P. 1
Marco Teórico

Marco Teórico

|Views: 13|Likes:
Publicado porAxel Ganopolsky

More info:

Published by: Axel Ganopolsky on Nov 12, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/22/2014

pdf

text

original

Materia: “Comunicación: entre lo social y lo tecnológico”

El proceso de comunicación desde el emisor y el receptor
En principio... En nuestra vida cotidiana la comunicación ocupa un lugar muy importante ya que permanentemente realizamos actos comunicativos, como por ejemplo, tocar un instrumento, asistir a una clase, escribir un e-mail. Una primera forma de abordar el tema es señalando que todo acto comunicativo involucra a un emisor que transmite un mensaje a un receptor: es el caso de un hombre que le cuenta a su mujer cómo fue su día en el trabajo: en esta situación, el hombre es el emisor, los sucesos del día el mensaje y la mujer el receptor. Dentro del reino animal también encontramos acciones de comunicación similares a los que llevamos a cabo los seres humanos. Un ejemplo de ello lo constituyen las abejas. Ciertos investigadores descubrieron que cuando una abeja descubre un alimento, logra informar a las demás dónde éste se encuentra sin tener que guiarlas físicamente hasta allí ni sin que medie un contacto visual. Sucede que al volver a la colmena, la abeja realiza una danza para transmitir a las otras ciertos “datos”: la distancia y la dirección donde se encuentra el polen o el néctar que halló. En este caso, la abeja que vuelve a la colmena es el emisor, la danza el mensaje y las demás abejas, los receptores. Comunicación humana y animal El lingüista Emile Benveniste fue uno de los primeros en analizar y comparar las semejanzas y diferencias que existen entre los procesos comunicativos que desarrollamos los humanos y los que realizan ciertas especies animales. Veamos las similitudes: En los dos casos analizados anteriormente, el mensaje es un conjunto de signos que se refiere a determinados objetos. Los signos no tienen una relación necesaria con aquello que representan, no hay una continuidad entre signo y objeto, sino que los signos son entidades diferentes creadas para la comunicación. Esto quiere decir que son diferentes entre sí la danza de las abejas (el mensaje) del lugar donde se encuentra el alimento (lo que se comunica). Sucede lo mismo en la comunicación humana: la palabra casa (el signo) nada tiene que ver con el objeto casa. La otra semejanza tiene que ver con que estos signos sólo pueden ser comprendidos porque pertenecen a un código, es decir, un sistema de convenciones que comparten los miembros de una comunidad para poder entenderse. Claro que existen diferencias entre los lenguajes que utilizan los seres humanos y los animales. Por ejemplo, los mensajes de las abejas generan conductas (ir a buscar la comida) pero no otros mensajes como respuesta. Las personas, en cambio, hablamos a otros que responden de la misma forma. Por otro lado, el código de la comunicación humana es mucho más complejo ya que permite a las personas crear a partir de él infinitos mensajes y decir cosas hasta el momento aún no dichas con los propios signos que conforman el código.
-1-

Materia: “Comunicación: entre lo social y lo tecnológico”

Transmisión versus significación Existen dos formas principales de comprender la comunicación humana: una que la considera como transmisión de información y otra que la define como producción de significación.

Pensar la comunicación como transmisión de información equivale a creer que ésta se produce de la siguiente manera: un emisor codifica su mensaje, es decir, pone Sin embargo, los fenómenos de comunicación presentes en la la sus ideas en un código, y otro lo decodifica. El éxito de vida social no comunicación depende, en este caso, de que eltan lineal. Esto es preciso, siempre responden a un proceso código sea claro, así porque en la sumamente estable, y desde ya, compartido. en juego un código muy complejo, que es el comunicación humana se pone Esta forma de percibir la comunicación puede intervienen otros códigos a de vez. En una lenguaje verbal, en el que además ser útil para dar cuenta la algunos tiposconversación, como ejemplo, ademáso del señas del truco. inciden en el acto de mensaje, por los del semáforo las lenguaje verbal, comunicativo, las miradas, los gestos y los tonos de voz utilizados. De esta manera, en el proceso comunicativo, el receptor del mensaje tiene en cuenta todos estos elementos al mismo tiempo y así interpreta una determinada significación del mensaje que recibe. Enfoques en Comunicación : emisor, receptor, código, mensaje, signo Dijimos que definíamos a los mensajes como conjuntos de signos y esos signos juntos conformaban un código. Es tiempo de conocer una de las maneras tradicionales en las que se ha definido al signo lingüístico, desarrollada por Ferdinand de Saussure en su Curso de Lingüística General (1915). Como dijimos, Saussure concentró su análisis en los signos lingüísticos, aquellos que forman el lenguaje verbal. La Lingüística es la ciencia que estudia a estos signos verbales y que el mencionado autor la incluyó dentro de una disciplina más amplia, la Semiología, que se ocupa de investigar la totalidad de los signos presentes en la vida social. Para abordar el tema del lenguaje, Saussure diferenció dos entidades: lengua y habla. La lengua es la parte social del lenguaje, el conjunto de convenciones necesarias para comunicarse, es decir, el código. Podemos ilustrar esta afirmación diciendo que hallamos a este código en el diccionario de un idioma, donde se encuentran todas las palabras que utiliza una comunidad hablante. El habla, en cambio, es definida como el uso de la lengua: cada uno de nosotros realiza combinaciones empleando el código de la lengua para expresarse (hablar) a través de ciertos mecanismos psicofísicos. Como las posibles combinaciones son individuales, cambiantes e infinitas resulta imposible sistematizarlas y, por ello, el habla quedó fuera del objeto de análisis saussureano. Dijimos, entonces, que la lengua es un sistema formado por signos; cada signo verbal, según Saussure, a su vez, está compuesto por dos elementos: Significado concepto

-2-

Materia: “Comunicación: entre lo social y lo tecnológico”

Significante

imagen acústica

El significado es una representación mental. Es decir, no la casa como objeto real, sino la idea que una sociedad (y sus miembros) tienen de lo que es una casa y que se hace presente a partir de la presencia de un significante. El significante de la palabra casa sería la sucesión de los sonidos de cada una de las letras que conforman la palabra: c-a-s-a. El significante es la parte material del signo y permite que se haga presente el significado. De esta manera, el signo es una conjunción entre significado y significante, que no pueden existir uno aislado del otro. Su relación es arbitraria, lo cual quiere decir que remite a un acuerdo que va más allá de las opiniones individuales de los integrantes de la sociedad. Cada grupo social asigna un significante a cada significado Benveniste (1960) planteó que la lengua es modelo de todo sistema semiológico porque: • • • • Se manifiesta en la enunciación que representa las distintas maneras como un mensaje puede ser dicho. Siempre habla de algo Consiste en unidades distintas y cada uno es signo Es producida y recibida con los valores por toda la comunidad hablante Permanentemente actualizada

Observamos anteriormente que los actos comunicativos no podían identificarse simplemente y en todos los casos como lugar de transmisión –lineal- de información, sino más bien como procesos de significación. Esta última perspectiva nos permite comenzar –incipientemente- a dar cuenta de la complejidad que revisten los procesos de comunicación. Sucede que, más allá del o los código/s compartido/s entre los miembros de la comunidad, en los procesos de comunicativos intervienen otros factores: En el año 1965 Chomsky utiliza por primera vez un término que marcó un cambio de enfoque: la competencia comunicativa. Hasta ahora el estructuralismo (saussureano) planteaba que la lengua no está completa en el individuo, sino en toda la comunidad hablante y para cada hablante le es impuesta desde afuera (la convención). La concepción de Chomsky es diferente. El objeto de investigación es una capacidad o conocimiento: todo individuo sabe una lengua por lo menos hasta el punto de que es capaz de formular juicios acerca de las secuencias de esa lengua y evaluar si una oración determinada está bien o mal formada. Esto sucede aún cuando el hablante sea analfabeto y no pueda explicar el porqué de la mala formación. • La lengua no está afuera, no es externo sino que es interno; es una capacidad cognitiva, una potencialidad del ser humano (E – R). Un hablante sabe una lengua y conoce su gramática y eso es su competencia lingüística • El uso de esta potencialidad es la segunda característica de este enfoque en el que se describen los factores de distinto tipo que intervienen y que condicionan el uso
-3-

Materia: “Comunicación: entre lo social y lo tecnológico”

de esa competencia. El estudio de esos factores llevó a ver que la noción de competencia lingüística por si sola era poco abarcativa como para aplicarla a fenómenos discursivos o de comunicación. Aparece el concepto de competencia comunicativa Este concepto se formula en 2 enfoques distintos
A)

Escuela anglosajona – Hymes (1971) Sostiene que para la comunicación integral es necesario dominar la lengua, no solo conocer su gramática. Este dominio supone la capacidad de adecuar el discurso a la situación en que se lo produce. Implica, entonces, un conjunto de conocimientos a los que llama Competencias comunicativas Conjunto de conocimientos: 1. Oficios y estados: supone conocer los roles comunicativos, los roles sociales instituidos por la cultura y que se manifiestan en las formas de tratamiento: alternancia vos/ud., quién comienza a hablar, cómo se inicia el diálogo: sr., doctor, flaco, chavón, etc. 2. Espacio y tiempo: los adverbios y el sistema temporal cultural condiciona los saludos ( Ej: el guión telefónico ) 3. Grado de formalidad: condiciona elecciones en el léxico 4. Canal: diferencias entre lengua escrita y oral, conversación cara a cara, telefónica, la distancia 5. Contenido: si contiene vocabulario técnico específico Escuela sociológica francesa – Bourdieu (1977) Los conceptos anteriores se desplazan y surge como idea central el capital simbólico. El dominio de la lengua es un instrumento de poder. El discurso entonces es un “conjunto de oraciones bien formadas” pero también “un conjunto de enunciados adecuados a una situación, aceptados por los receptores” Un discurso se integra a un mercado lingüístico con relaciones de producción similares a las económicas, en las que existe, entre los actores sociales una desigualdad estructural que los ubica desigualmente en relación a las posibilidades de producción, circulación y apropiación del sentido. El capital lingüístico o simbólico es dominar la lengua y las relaciones de comunicación. Su posesión legitima al enunciador. El capital lingüístico o simbólico es derecho a la palabra, es poder en las relaciones de fuerza simbólica y le permite, tanto al emisor como al receptor, ser creíbles. ----------------------------------------------------------------------------------------------------

B)

-4-

Materia: “Comunicación: entre lo social y lo tecnológico”

Avanzando un poco más Catherine Kerbrat, en 1980, plantea un modelo más complejo centrado en el análisis de las competencias de los sujetos ( emisores y receptores de los mensajes ) ¿Cuáles son esas competencias? • Competencias lingüísticas y paralingüísticas ( lengua, gestos, mímica ) • Competencias culturales e ideológicas: conocimientos acerca del mundo (históricos, sociales, religiosos, políticos) y sus interpretaciones • Determinaciones “psi”: psicológicas y psicoanalíticas que cumplen un papel importante en el momento de codificar y decodificar • Restricciones del universo del discurso: son filtros que limitan los discursos, restricciones del género La comunicación y los medios masivos Es hora de centrarnos exclusivamente en qué sucede cuando los mensajes son emitidos por los medios de comunicación. Varios de los conceptos hasta aquí revisados serán de utilidad, pero también deberemos agregar algunos otros que nos permitan dar cuenta de una forma más acabada sobre la complejidad que pone en juego la comunicación masiva en nuestra sociedad. Un simple repaso a nuestras actividades cotidianas nos demuestra que son incontables las situaciones que nos enfrentan con mensajes mediáticos: desde la lectura del diario por la mañana, la escucha circunstancial de la radio cuando viajamos en colectivo, el afiche de propaganda en la vía pública hasta la visión de un programa de televisión nocturno.

Es decir que consumimos los mensajes de los medios con mayor frecuencia de lo que solemos imaginar y, por ello, es importante comprender cómo la gente se enfrenta con dichos mensajes.

Vale aclarar que las primeras escuelas que se dedicaron al análisis de los mensajes producidos por los medios masivos tendieron a dedicar mayor interés al polo emisor que al receptor. Sin embargo, en los últimos años, paralelamente al continuo aumento de la presencia de los medios en las sociedades, las preferencias de los investigadores se fueron volcando hacia la recepción de los mensajes. Hemos visto que aquello que entendemos sobre un mensaje no sólo depende de dicho mensaje, sino que allí se ponen en juego otras cuestiones. Imaginemos cuánto más complejo resulta este proceso si, como sucede con los mensajes mediáticos, los receptores a los que dicho mensaje llega constituyen un público muy amplio y, por ende, heterógeneo, tal como sucede cuando intervienen los medios.

-5-

Materia: “Comunicación: entre lo social y lo tecnológico”

Uno de los primeros aportes para explicar la recepción masiva de textos lo realizó la llamada Teoría Literaria. Algunos investigadores señalaron que un texto –sea o no literario- está formado por un conjunto de signos que no agotan el entendimiento si usamos como única referencia el código de la lengua. Es decir, debemos comprender el idioma en el que está escrito el texto, pero también tener en cuenta a qué género pertenece el mensaje, quién está hablando y en qué momento. Esto quiere decir que ningún texto puede portar un significado único, razón por la cual, la operación de lectura o de escucha siempre coopera en la producción del sentido de dicho texto, es decir que supone una posición activa por parte del receptor. Manifestamos esta posición activa de recepción en la mayoría de las ocasiones en las que nos involucramos en un acto comunicativo y, sobre todo, en las que nos enfrentan con algún producto mediático. La gente y los medios masivos En las sociedades contemporáneas, los medios masivos de comunicación son el camino más frecuente de circulación de mensajes. Esto no significa que la comunicación se establezca sólo a través de estos medios, pero sí que el mayor número de referencias, nombres, imágenes, objetos y situaciones que conocemos nos han llegado a través de ellos y no gracias a la experiencia directa. Muy pocos de nosotros conocemos China, a Paul Mc Cartney, el Niágara pero sabemos de su existencia o hemos visto imágenes. Al hablar de medios de comunicación no nos referimos tan sólo a la radio y a la televisión. También son considerados medios de comunicación el cine, la fotografía, los diarios y revistas, los afiches publicitarios. Pero no nos olvidemos de la voz, las señales de humo, las tablas de madera o arcilla. Medios de comunicación, en el sentido más amplio del término, hubo en todas las épocas y en todas las culturas. Un cambio importante se produjo cuando los medios de comunicación se volvieron masivos. La aparición de ellos y su explosión de popularidad modificó los horizontes informativos y culturales cambió el modo en que la sociedad se veía a sí misma transformó la política y la economía Esta nueva sociedad fue denominada “sociedad de masas” y su advenimiento fue el resultado de las transformaciones profundas que se venían produciendo en el mundo desde la Revolución Industrial. El papel de los medios en la sociedad ha sido y es tan importante que, a lo largo del siglo XX, hubo grandes debates y distintas teorías acerca de cómo debe entenderse el aporte que realizan a la vida social. En la actualidad, este tema sigue dando lugar a investigaciones y polémicas. La explosión de popularidad de los medios masivos en el siglo XX sucitó distintas posturas entre los autores que se dedicaban a analizarlos: algunos los recibieron fascinados y otros los criticaron y rechazaron abiertamente

-6-

Materia: “Comunicación: entre lo social y lo tecnológico”

El campo de estudios de la comunicación masiva asomó en el horizonte a partir de la segunda década del siglo xx. Los enfoques teóricos iniciales surgieron simultáneamente en Estados Unidos y en Alemania y en la década del 50 en Inglaterra He aquí las distintas escuelas pioneras en los estudios sobre comunicación de masas: la Mass Communication Research, la Escuela de Frankfurt y los Estudios Culturales ingleses. Mass Communication Research En los EE.UU. la investigación sobre los medios de comunicación fue impulsada por las universidades, pero también a pedido de distintas instituciones públicas y privadas ( empresarios de medios interesados en conocer la audiencia, partidos políticos que estudiaban los efectos de la propaganda sobre la opinión pública, organismos militares y de defensa deseosos de obtener consenso, etc.) Estos estudios pretendían explicar los procesos comunicacionales para poder generar determinadas actitudes en los individuos. Se centraban en los efectos que la comunicación mediática producía en las personas Esta escuela atravesó por tres etapas en las que primaron tres teorías. a. Teoría de la "aguja hipodérmica" La propaganda resultó una de las armas más novedosas ensayadas en la Primera Guerra Mundial (1914). Gran Bretaña, Francia, Alemania y también EE.UU. produjeron panfletos, afiches, proclamas con el fin de formar actitudes y opiniones entre las personas de su propio país, como así también entre las tropas del país enemigo. Al mismo tiempo, la propaganda fue utilizada con frecuencia por los movimientos obreros de los países europeos y cumplió un rol significativo en el triunfo de la Revolución Rusa (1917), en la Guerra Civil Española (1936) y en las experiencias totalitarias como el nazismo y el fachismo. Los mensajes de los medios fueron concebidos como estímulos capaces de provocar respuestas en los individuos. Los mensajes eran pensados como una "inyección" ante la cual el cuerpo reacciona. De esta manera creían que si una persona era alcanzada por una propaganda, podía ser manipulada e inducida a actuar según los intereses del emisor. Tenían en mente un modelo comunicacional simplista con un receptor cocebido como una persona pasiva y manipulable y no se tenía en cuenta el contexto social en el que tenía lugar el proceso comunicativo

b. Teoría de la persuasión A partir de los años 30 se fue elaborando una concepción más compleja de las cosas. Ya que la teoría psicológica vigente en esa época decía que un estímulo no se asocia mecánicamente con una respuesta, entonces un mensaje puede producir efectos diferentes según las características de las personas. Los psicólogos identificaron factores que los receptores ponen en juego en una comunicación: el interés, la
-7-

Materia: “Comunicación: entre lo social y lo tecnológico”

exposición selectiva (la atención de los receptores se centra más sobre los mensajes más acordes con sus actitudes y valores), la percepción selectiva y la memoria selectiva c. Teoría de los efectos limitados Desde finales de los años 40 y durante los 50 se desarrolló una nueva teoría dentro de este marco (M.C.R.) Lazarsfeld enunció que los efectos de los mensajes están fuertemente condicionados también por el contexto social del individuo y en especial los grupos de pertenencia del destinatario de los mensajes, ya que estos inciden en la manera que el receptor valora los mensajes que recibe a través de los medios. Centró su investigación durante una campaña electoral que dio como resultado la elección de Roosvelt para la presidencia (Durante sus presidencias la radio fue un arma política). El voto de la gente se definió según su grupo religioso, su nivel socio-económico y su lugar de residencia. De esta manera postulaba la existencia de líderes de opinión en estos grupos de pertenencia. Escuela de Frankfurt Los investigadores de esta escuela no se proponían producir conocimientos de utilidad inmediata sino una teoría de carácter general. Theodor Adorno y Max Horkheimer criticaron al período de la Ilustración que formulaba que “el hombre al aplicar la razón, las ciencias, a la concepción del mundo y del propio hombre desterraría todos los miedos y permitiría un progreso constante cuyo beneficio sería el bien común”. Estos teóricos vieron que en la sociedad de masas la razón, el pensamiento científico, la tecnología había cedido espacio a una razón instrumental que contribuía no al progreso y al bienestar sino a la manipulación de los individuos para volverlos funcionales al capitalismo. Con el nazismo el capitalismo deja de ser únicamente economía y pone al descubierto su textura política y cultural: su tendencia a la totalización. Dice Barbero en “De los medios a las mediaciones” : “Adorno y Horkheimer partían de la racionalidad que despliega el sistema – tal como puede ser analizada en el proceso de industrialización y mercantilización – para llegar al estudio de la masa como efecto de los procesos de legitimación de la cultura en que la lógica de la mercancía se realiza”. A partir de esta concepción surge el concepto de "industria cultural" que es el sistema de producción de bienes culturales puesto en marcha por los medios masivos, la producción en serie, el esquematismo ( asimilando toda obra a un esquema ), la degradación de la cultura en industria de la diversión, el arte en las reproducciones: películas, programas de radio, diarios, música de moda, televisión, revistas, “para seguir el argumento de un film, el espectador debe ir tan rápido que no puede pensar y como todo está dado en las imágenes, el film no deja a la fantasía ni al pensar de los espectadores dimensión alguna en la que puedan moverse por su propia cuenta” ( M.J.Barbero, “De los medios a las mediaciones”) .
-8-

Materia: “Comunicación: entre lo social y lo tecnológico”

Estos productos, al convertirse en mercancías, comienzan a producirse en serie como los automóviles y los electrodomésticos. Como toda industria aparecen las imitaciones, desaparecen los originales, todas las películas de acción se parecen, el tipo de historietas, el formato de las revistas, etc. Tiene, además, otra característica: el capitalismo invade el ocio y lo asimila a las formas propias del mundo laboral. Las personas durante su tiempo ocioso, hacen actividades programadas Estudios Culturales Ingleses Surgieron en la década del 50 y alrededor de 1964 se fundó la Escuela de Birmingham que reunió a Stuart Hall y Raymond Williams, entre otros. El autor jamaiquino Stuart Hall realizó en 1973 un importante estudio sobre la comunicación, donde combinó los aportes de la Semiótica con los de la teoría marxista. Hall diferencia la operación de emisión de la de recepción. El emisor realiza una operación de codificación para transmitir una idea, un mensaje en el que intervienen una serie de distintos tipos de signos organizados a través de esa operación de codificación y luego será el receptor quien deba decodificar el mensaje. Pero sucede que las condiciones y las situaciones de emisión nunca son iguales a las de la recepción. Claro que emisor y receptor deben compartir algunos códigos para que el acto comunicativo se realice: no es posible que realicen un acto comunicativo si, por ejemplo, no comparten el idioma. Pero, si en la mayoría de las ocasiones compartimos con los demás miembros de la sociedad el conjunto de códigos (idioma, costumbres, gestos), cabe preguntarse porqué se producen diferentes interpretaciones en la recepción de los mensajes. Según Hall, en la recepción de mensajes intervienen códigos específicos íntimamente relacionados con el lugar que cada persona ocupa en la sociedad (su clase social). Sucede que este autor sigue una perspectiva marxista que refiere a una sociedad que se encuentra dividida en clases. Las personas, en la recepción, ponen en juego su experiencia y los conocimientos adquiridos en el transcurso de sus vidas. Esta concepción implica –y explica- que de ningún modo podemos pensar que un empresario, un obrero y un estudiante universitario manejan exactamente los mismos códigos por lo que casi necesariamente interpretarán en forma diferente los mismos mensajes. Sin duda, el poder que tienen los medios de comunicación para influenciar a los públicos ya es indiscutible a comienzos del siglo XXI. Lo que aún es materia de análisis y desacuerdo entre los investigadores es el grado que cobra dicha influencia en la sociedad. Es evidente que desde que los medios de comunicación ingresaron en la vida cotidiana –especialmente la televisión- se registró un cambio en determinadas conductas cotidianas. Por ejemplo, la presencia de palabras en inglés en nuestras conversaciones, la aparición de nuevos hábitos alimenticios (los pochoclos en el cine), nuevas formas de vestir. Muchos autores hablan de dominación cultural para referirse a este fenómeno, producto del proceso de globalización que se realiza, en gran medida, a través de los modelos y las imágenes que nos presentan los medios de comunicación.

-9-

Materia: “Comunicación: entre lo social y lo tecnológico”

Claro que existen otras formas de influencia más indirecta, más sutil y que también tienen a los medios masivos como a uno de los principales agentes. Se habla de hegemonía para referir a este modelo de dominación indirecta. Una comunidad, para poder desarrollarse, necesita establecer ciertas reglas que sean compartidas por sus integrantes. Se trata de normas que establecen una base común que organice la vida social y que permitan zanjar, si se producen, las diferencias entre los integrantes de la sociedad. Dicha base común pasa inadvertida ya que la tenemos internalizada y la ponemos en práctica permanentemente: la manera de comer, de dirigirnos a un profesor, de divertirnos, de presentarnos y expresarnos ante la posibilidad de un nuevo trabajo. Estas reglas, basadas en valores y creencias compartidas, no son producto de una imposición sino que son el resultado de un acuerdo tácito de la propia comunidad. Ahora bien: no todos los grupos sociales participan en forma igualitaria en el proceso mediante el cual una sociedad fija sus reglas. Por ello, en Ciencias Sociales, se dice que el o los grupos que dirigen este proceso de establecimiento de hábitos y valores ejercen la hegemonía. En este sentido, los medios de comunicación cumplen un rol muy significativo en la construcción de la hegemonía. Williams define la hegemonía como el conjunto de prácticas, valores y expectativas que permiten la existencia de relaciones de dominación de una clase a otra. En los medios de comunicación este proceso se realiza cada vez que presentan, mediante sus programas de información o entretenimiento, una cierta manera –por lo general, muy similar- de interpretar la vida de las personas de nuestra comunidad, de presentar personajes e historias, de referirse a otras culturas. Anteriormente habíamos planteado que las personas les otorgan sentidos diferentes a los mensajes que reciben de los medios. Y también señalamos que el orden hegemónico se construye mediante la aceptación de las reglas por parte de todos los integrantes de la comunidad. Por esta razón, debemos comprender al orden hegemónico como inestable, en permanente movimiento. Como un sistema de dominación variable y nunca asegurado del todo. Claro que no podemos olvidar que existe una relación asimétrica de poder entre los diferentes grupos sociales. Porque, si bien la hegemonía supone el consenso entre los integrantes de la sociedad, no debemos perder de vista que ciertos sectores sociales tienen una mayor capacidad –material y simbólica- para establecer las reglas sociales (modelos de comportamiento, estereotipos, hábitos) que configuran el marco en el cual se desenvuelve la vida social, sus valores, costumbres, etc. Por ello, hablar de hegemonía es hacerlo de una forma de dominación sutil propia de la vida y el desarrollo de las sociedades democráticas.

Bibliografía: La confección de esta ficha se basó fundamentalmente en el contenido de algunos capítulos del libro:

- 10 -

Materia: “Comunicación: entre lo social y lo tecnológico”

 Rasnosky, J. - Sosa, María M., y otros, "Comunicación: sociedad y medios", Bs.As., Santillana, 2000 Otros libros consultados fueron:  Adorno Th. y Horkheimer, M., “Dialéctica del iluminismo”, Bs.As., Sudamericana, 1988

Barbero, M.J., “De los medios a las mediaciones”, Bogotá, Andrés Bello, 2003. de Chicago al Funcionalismo" , Bs.As., Eudeba, 1999

 Cambiasso, N. Y Grieco y Bavío, A., "Días felices-Los usos del orden: de la Escuela  Entel, A., “Escuela de Frankfurt”, Bs.As., Eudeba, 1999  Kerbrat Orecchioni, C.,”La enunciación. De la subjetividad en el lenguaje”, Bs.As., Hachette, 1986  Verón, E., “La semiosis social”, Barcelona, Gedisa, 1987

Cogswell,D. - Gordon, P. , "Chomsky para principiantes", Bs.As., Era Naciente, 1999.

 Zubieta, Ana María (Dir.), “Cultura popular y cultura de masas: conceptos, recorridos y polémicas”. Buenos Aires, Paidós, 2004.

- 11 -

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->