PENSAMIENTO

Necesidad de descifrar este cúmulo de qué sé yo qué; necesidad de descifrar por orden, por paz, por libertad. Destellos de grandeza, anillos de verdad, el color que siempre gusta surge de lo que se dice temporal. Son las emociones que se escapan, es después el pensamiento, y algo, qué sé yo qué, abraza la oscuridad. No es uno, tampoco otro, sin embargo, es uno y es otro y en la oscuridad algo se queda sin descifrar. Un tic y un tac distintos, solos, únicos; movimiento que cambia de lugar, la hoja que reposa en su árbol cae, por qué sé yo qué

motivo temporal. Se cierran y se abren los parpados, rizados protectores, vencidos, nacidos, sencillos hechos impensables, necesidad de descifrar sus sueños acaeciendo la noche. Qué extraña estancia la de éste paseo: me ofrece las emociones vivas, me lleva al pensamiento. ¿Qué fuerza arrastra mi necesidad, mi libertad?: ¡qué sé yo qué!, tu nombre, pensamiento. Necesidad de descifrar, oscuro e incierto imán, verdad que miente, mentira que verdad… Permanente pensamiento.

DAMA QUE DANZAS

Donde quiera que te escondas te siento viva en mi carne; donde quieras mostrar tu dureza, tu infinitud, tu pervivencia, te siento viva en mis surcos desahuciados. Demacrada te respiro: ¡derrotada! Mis manos buscan tu fondo, dama que danzas; anhelo tu figura temiendo tu poesía. Mi piel se desgarra sin descanso, ¡te necesito vivir!, ¡te necesito morir! Cansada soy de tu muestra invisible, de tu presencia contradictoria, de tu armazón impenetrable, de tu fuerza reforzada, de tus grietas destrozadas…

Dama que danzas, amorosa y temeraria, me penetras. Mágica dama que danzas, bruja y hechicera, encantadora quimera.

Luciérnaga, 11 de Noviembre de 2012.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful