P. 1
Topografia y Orientacion Astronomica

Topografia y Orientacion Astronomica

|Views: 2.901|Likes:
Publicado poredgarmartinezc

More info:

Published by: edgarmartinezc on Nov 10, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/30/2014

pdf

text

original

TOPOGRAFÍA Y ORIENTACIÓN 
QUE ES TOPOGRAFÍA 
La  topografía  estudia  el  conjunto  de  métodos  y  procedimientos  que  tienen  por  objeto  la  representación  gráfica  de  una  parte  de  al  superficie  terrestre,  con  todas  sus  formas  y  detalles.  Esta  representación  se  realiza  sobre  un  plano.  La  topografía  puede  quedarse dividida en tres partes principales:  1.  Planimetría:  estudia  los  procedimientos  y  métodos  empleados  para  representar la superficie terrestre en un plano horizontal.  2.  Altimetría: estudia los procedimientos para calcular las cotas o altitudes de  los puntos.  3.  Taquimetría:  estudia  la  determinación  simultanea  de  la  proyección  horizontal y la altitud de los puntos mediante el uso de aparatos específicos  que miden ángulos y distancias y que se llaman taquímetros.  A  veces  solo  interesa  la  distancia  horizontal  entre  dos  puntos,  otras  veces  la  diferencia de cota, pero casi  siempre el  levamiento topográfico de un plano abarca  las  dos clases de operaciones, planimétricas y altimétricas. 

EL RELIEVE EN TOPOGRAFÍA 
El  relieve  en  topografía  viene  representado  por  formas  muy  variables  que  podemos clasificar en  función de  la estructura y  de su  naturaleza. Por su estructura se  agrupan en cuatro clases diferentes:         Llano. Ondulado. Montañoso. Escarpado. 

Por su naturaleza se clasifican en:  ­  Monte:  Elevación  del  terreno  respecto  al  que  le  rodea,  su  parte  más  alta  se  llama cima o cumbre; si la cumbre es alargada se denomina cresta, si es llana meseta y  si es puntiaguda pico.  ­  Colina  o  mogote:  Es  una  pequeña  elevación  del  terreno  respecto  al  que  le  rodea,  de  forma  aproximadamente  cónica  y  roma  en  su  parte  superior.  Si  su  forma  es  alargada se denomina loma y cuando la colina es de terreno peñascoso y de laderas de  mucha pendiente se llama cerro.

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

­ Ladera o vertiente: Son las superficies laterales de toda elevación o depresión  del  terreno.  Vienen  representadas  por  curvas  de  nivel  más  o  menos  paralelas  y  más  o  menos  juntas,  según  sea  mayor  o  menor  la  pendiente  que  representan.  Si  las  curvas  están unas muy junto a otras estamos ante un escarpe que en el caso de que estén muy  amontonadas  forman  un  abrupto.  Cuando  en  la  vertiente  las  curvas  de  nivel  pasan  de  estar muy juntas a estar más separadas existe lo que se denomina ruptura de pendiente,  siendo esta donde la pendiente cambia de valor.  ­  Rellano:  Parte  de  una  ladera  de  pendiente  más  suave  entre  dos  partes  de  pendiente más fuerte.  ­ Línea de cumbres: Línea que une los puntos culminantes.  ­  Puerto o  collado:  Es  el  punto  donde  la  línea  de  cumbres  desciende  entre  dos  puntos más elevados. Un collado siempre da origen a dos  vaguadas que se  separan en  direcciones opuestas.  ­  Divisoria:  Línea  ideal  del  terreno  que  señala  la  separación  de  agua  hacia  distintas laderas.  ­  Vaguada:  Intersección  de  dos  laderas  opuestas  por  su  parte  inferior  donde  fluyen las aguas. Si la vaguada es muy encajonada y profunda se denomina barranco.  ­ Valle: Terreno más o menos llano comprendido entre dos series de alturas. Si  es estrecho recibe el nombre de cañada.  ­ Montañas: Son grandes elevaciones constituidas por montes.  ­  Macizos:  Constituidos  por  un  núcleo  de  montañas  que  se  extienden  en  todas  direcciones. Una serie de montañas, cuando éstas se extienden en una sola dirección, se  denomina sierra.  ­  Cordilleras: Son sucesiones de sierras.  ­ Ríos y arroyos: Corrientes de agua de mayor o menor importancia. El terreno  por el que discurren se denomina cauce o lecho. Cuando sólo circula agua por ellos en  tiempo de lluvia en forma impetuosa y turbulenta se denomina torrente.  ­ Confluencia: Es el punto  de unión de dos cursos de agua. El punto donde  las  aguas de un río vierten al mar se denomina desembocadura.  ­ Costa: Terreno lindante con el mar. Recibe el nombre de playa si está formada  por arenales y pendientes suaves y acantilado si es escarpado y está formado por rocas.  Los salientes de  las costas se denominan cabos, promontorios o puntas  y  los entrantes  golfos, bahías, radas, abras y calas, según su importancia.

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

MAPAS, CARTAS, PLANOS Y CROQUIS 
Carta: descripción gráfica o representación de partes más o menos extensas de  la superficie del globo terrestre sobre un plano, que da a conocer la configuración de las  costas, islas, cabos y canales.  Mapa:  representación  de  una  gran  extensión  en  la  que  se  carece  de  detalles  planimétricos y altimétricos.  Plano o mapa topográfico: representación gráfica de una superficie terrestre en  la cual se aprecian con detalle las formas del terreno.  Croquis: representación del terreno donde la escala es aproximada. 

ESCALAS,  CURVAS  DE  NIVEL.  EQUIDISTANCIAS  Y  SIGNOS  CONVENCIONALES 

Curvas  de  nivel:  Para  determinar  la  forma  y  dimensiones  de  una  superficie  de  terreno se utiliza la proyección de diversos puntos del terreno sobre un plano horizontal,  que será el plano topográfico. . Los puntos tendrán dos coordenadas,  la planimétrica u  horizontal y la altimétrica, que nos da la cota o altitud. La visión de los puntos de igual  cota nos da las curvas de nivel, de tal modo que una curva de nivel no es más que una  línea de altitud.

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

En  las  curvas de  nivel  se  supone que cortamos el terreno con una serie de planos  paralelos  entre  sí  y  a  una  distancia  en  altura  equivalente  unos  de  otros.  Estos  planos  imaginarios al cortar el terreno determinan una línea que es la que trasladamos al plano.  En  el  piano  no  pintamos  todas  las  curvas  de  nivel,  o  sea,  todas  las  actitudes  posibles,  sino  unas  altitudes  determinadas;  cada  metro,  cada  cinco,  cada  diez,  etc.,  a  fin  de  dar  una claridad al mismo o, es lo que se llama diferencia de cota entre dos curvas de nivel  contiguas.  Las  curvas  de  nivel  son  siempre  cerradas  aunque  a  veces  no  pueda  apreciarse  dentro  de  un  plano  por  su  pequeña  extensión.  Las  curvas  no  deben  cortarse  nunca,  excepto en el caso de cuevas o túneles donde curvas de menor cota pasan por debajo de  otras de superior cota. Varias curvas pueden llegar a ser tangentes cuando corresponden  a una parte vertical del terreno.  Equidistancia:  separación  vertical  constante  entre  las  curvas  de  nivel  en  una  misma escala.  Escalas:  Escala es la relación constante que existe entre las líneas de] plano y sus  homólogas  del  terreno.  Esta  reducción  se  representa  mediante  una  fracción  cuyo  numerador  es  la  unidad  y  su  denominador  un  múltiplo  de  diez,  a  fin  de  facilitar  las  operaciones  de  multiplicación  o  división  necesarias  para  pasar  de  las  magnitudes  del  plano a las del terreno o viceversa.  Así.  si  tenemos  la  escala  del  plano  1/1000,  significa  que  un  centímetro  del  plano  equivale a 1000 centímetros de la realidad, oque un  metro equivale a 1000  metros. La  unidad de medida es indiferente, lo importante es la proporcionalidad.  Las escalas varían según el objeto del plano: así, para representaciones de edificios  y  pequeñas  parcelas  de  terreno  se  usan  escalas  1/100,  1/200,  1/500.  Para  mayores  extensiones: 1/1000, 1/2000, 1/5000 y 1/10.000. Los mapas cartográficos se publican a  escalas /25.000 y 1/50.000.  Escalas  gráficas:  con  el  fin  de  determinar  más  rápidamente  que  por  el  procedimiento numérico la equivalencia entre la distancia del plano y la del terreno se  emplean  escalas  gráficas  que  permiten  realizar  medidas  con  rapidez  mediante  una  simple comparación.  Escala 1: 50.000 

1000      0        1000     2000  3000     4000     5000      6000    7000    8000       9000 

Signos  convencionales:  existen  muchos  detalles  de  importancia  que  no  pueden  representarse,  como  por  ejemplo;  puentes,  postes,  fuentes,...  Estos  detalles  no  pueden  ser representados a escala, por ello se emplean unos signos convencionales, cada uno de  los cuales representa un detalle determinado, pero cuyas dimensiones no están a escala.

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

Signos convencionales

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

CALCULO SOBRE UN PLANO DE DISTANCIAS REALES,  PENDIENTES Y ALTITUDES 

La  distancia  real  entre  dos  puntos  es  la  existentes  entre  los  mismos,  teniendo  en  cuenta  las  diferentes  irregularidades  del  terreno.  La  distancia  llamada  natural  es  la  existente entre esos mismos puntos si  los uniéramos  mediante un  cable tenso, es decir  en línea recta sin tener en cuenta las irregularidades del terreno. La distancia horizontal  o reducida es la proyección sobre un plano horizontal de la distancia real o natural, ya  que en este caso es lo mismo, entre los dos puntos.  DISTANCL4S:  cuando  medimos  en  un  plano  la  distancia  que  separa  dos  puntos  estamos midiendo su distancia reducida. El cálculo de la distancia real se hará teniendo  2  en cuenta el teorema de Pitágoras (H  U + C  2 ).  La  mejor  forma  de  medir  la  distancia  real  seria  realizar  un  levantamiento  topográfico, de esta forma se tendrán en cuenta las distintas pendientes que presenta el  itinerario.  PENDIENTES:  la  pendiente  entre  dos  puntos  no  es  más  que  su  diferencia  de  cota.  La pendiente se suele expresar en tanto por ciento, ej. una pendiente del 25% nos quiere  decir que por cada 100 metros horizontales subimos 25 metros en altura.

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

C opuesto  Diferencia de cota  Pendiente = * ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­  = 100 * ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­  C contiguo  Distancia reducida 

Cota inferior = 50 m. 

Cota superior = 115 m. 

(115­50)  Pendiente   =   100 * ­­­­­­­­­­­­­­  =  29´5 %  220 m 

PERFIL TOPOGRÁFICO 
La representación gráfica del terreno, al ser cortado por un plano vertical, recibe el  nombre de perfil vertical, y en la práctica, simplemente perfil.  Para obtener el perfil del terreno entre los puntos A y B, bastara unir estos puntos  con  una  recta  y  sobre  ella  levantar  perpendiculares  en  los  puntos  de  corte  con  las  distintas  curvas  de  nivel,  una  vez  llevados  todos  estos  puntos  a  la  escala  horizontal  bastara con unirlos para obtener el perfil topográfico.  A la hora de representar un perfil topográfico es necesario mantener los valores de

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

las  escalas,  tanto  la  escala  vertical  como  la  escalo  horizontal.  Como  escala  horizontal  (EH) se usa la misma que presenta el plano o mapa topográfico, y como escala vertical  (E.V) se puede usar la misma del plano, aunque se tiende a usar una mayor para apreciar  de esta forma las pendientes. Si pretendemos realizar un perfil topográfico de un plano a  escala 1:50.000, la E.H será a 1:50.000, y la E. y será a 1:5.000, diez veces menor que la  horizontal. 

CONOCIMIENTO Y UTILIZACIÓN DE LA BRÚJ ULA 
Probablemente  la  primera  brújula  utilizada  fue  un  trozo  de  magnetita  flotando  sobre un corcho en un recipiente de agua. Su cometido seria el de sustituir al sol y las  estrellas  en  días  sin  visibilidad  y  pasarían  muchos  años  antes  de  comprender  su  fundamento.  El  principio  de  la  brújula  se  basa  en  la  atracción  magnética  que  tiene  la  tierra,  actuando como un gran imán sobre los objetos imantados, haciendo que en la brújula la  aguja imantada indique siempre la misma dirección, es decir, el norte magnético.  Es  importante  observar  que  la  intensidad  de]  magnetismo  varía  con  la  altura:  es  menor  a  más  altura  y  es  mayor  a  medida  que  nos  acercamos  al  nivel  del  mar.  Por  lo  tanto. la brújula señalará al norte con más precisión en mesetas, valles y llanuras que en  montañas.  Son muchos los modelos que existen en el mercado, si bien se pueden clasificar en  dos: de limbo fijo o de base opaca y de limbo móvil o de base transparente. La brújula

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

consta de tres partes fundamentales: 

1.  Base: es de material plástico transparente y generalmente de forma rectangular. En  sus  costados  aparecen  dos  pequeñas  reglas  o  escalas  para  la  apreciación  de  pequeñas  distancias. También aparecen  impresas unas  marcas  fluorescentes para determinar  más  fácilmente la dirección durante la noche, y una marca fila de referencia para introducir  los valores numéricos del limbo.  2.  Limbo:  está  colocado  sobre  la  base  y  rota  sobre  si  mismo.  Tiene  en  su  borde  exterior una graduación de 360 grados, si está en escala sexagesimal, o 400 si está en  escala  centesimal,  intercalándose  los  cuatro  puntos  cardinales.  En  su  interior  se  encuentra la aguja imantada con la parte en rojo indicando siempre al norte magnético.  Está  montada  sobre  un  pivote  y  rodeada  de  un  aceite  especial  que  amortigua  los  movimientos  y  facilita  su  precisión.  También  se  encuentran  en  el  fondo  unas  finas  líneas rojas, llamadas líneas de meridiano de la brújula, paralelas entre sí, y una flecha  también roja pero más gruesa. Las dos centrales se encuentran unidas por una flecha que  señala al norte de] limbo. Las líneas representan a las líneas de meridiano de los mapas  (dirección N­S) y la flecha señala el norte de cualquier mapa. La brújula lleva dentro del  limbo elementos importantísimos  como son  la aguja  imantada, que representa siempre  el norte magnético, el meridiano central que apunta al norte y que se hace coincidir con  el  norte  del  mapa,  y  las  líneas  norte  sur  que  representan  siempre  a  las  líneas  de  meridiano de los mapas.  3.  Mira con espejo: elemento que sirve de tapadera al conjunto. En su parte interior  se  encuentra  un  espejo  que  nos  permite  visualizar  el  limbo  cuando  señalamos  a  cualquier objeto, encontrándose sobre la tapa y el espejo una línea de referencia llamada  alidada. que nos permite la puntería sobre el objeto.  La brújula se utiliza para indicar el norte magnético y para medir rumbos, es decir,  el  ángulo  formado  por  una  alineación  y  el  norte magnético.  Con  estos  datos  podemos  realizar  itinerarios  diversos,  descomponiéndolos  en  tramos  rectos,  para  poder  representar en el plano una  forma o itinerario dado en el terreno, como el contorno de  un monte o de un enclave.  Aplicaciones de la brújula.  1.  Dada una dirección en el terreno hallar su rumbo. 

Si tenemos la dirección AB para determinar su rumbo, se realizarán los siguientes  pasos:  1º ­ Situarse en el punto A.  2º ­ Visar por la línea de mira, al punto 8.  3º ­ Sin dejar de visar el punto B, girar al Mismo tiempo el limbo móvil, hasta que la  punta y la cola de la aguja coincidan con las referencias de declinación (N­S).

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

4º ­ Leer en el limbo de la aguja la graduación correspondiente al R~ 

2. 

Dado Un rumbo, materializar la dirección en el ter reno 

Si tenemos el valor del rumbo de una dirección y queremos materializarla en el  terreno, procederemos de forma inversa al apartado anterior.  1º ­ Moveremos el limbo hasta que la graduación del rumbo dado quede frente al índice.  2º ­ Poniendo la brújula lo más horizontal posible, la moveremos hasta que la aguja  coincida con las referencias Norte­Sur.  3º ­ Visamos por la línea de mira y tomamos una referencia lo más lejana posible,  procurando que la aguja no se salga de sus referencias.  4º ­ El rumbo pedido nos lo materializa el punto de estación en que estamos y la  referencia lejana visada.  3.  Deter minar El rumbo de una dirección marcada en el mapa. 

Cuando  se  está  en  punto  E  y  se  quiere  llegar  a  o  B,  no  visible  desde  E,  y  cuya  situación en el no es conocida, se coloca la brújula abierta sobre e como índica la figura  8.9, con su lado más largo paralelo a las líneas Oeste­Este del cuadriculado del no, y dc  modo que la letra N queda hacia el Norte.  Desplazando la brújula paralelamente a sí misma, y girando el limbo móvil, se hace  que cualquiera de los bordes del diámetro metálico, que lleva grabada la flecha roja, se  adapte a la línea del plano definida por el punto de estación E y el B, de manera que la  punta de la flecha esté dirigida hacia B.  Queda así determinada la orientación de la dirección a seguir, que no es necesario  anotar,  y  sólo  a  comprobar  si  el  limbo  sufre  durante  la  marcha  algún  movimiento  involuntario, se puede señalar con lápiz un trazo frente al índice y sobre la faja blanca  de anillo de maniobra.  Para emprender la marcha basta colocar la brújula según se indica en la figura 8.2  y. mediante giros de conjunto, hacer que la aguja quede entre sus referencias; en cuyo  momento la línea de mira señala la dirección a seguir.  Si  la  brújula  de  que  disponemos  no  puede  emplearse  como  transportador,  mediríamos,  en  el  mapa,  el  rumbo  de  la  dirección  dada  con  un  transportador  y  estaríamos en el caso 7.1.2.  Para medir el rumbo con un transportador trazaríamos, en el punto E, una paralela a  las líneas N­S de cuadriculado, y otra línea que forme con la anterior un ángulo igual a  la declinación UTM. El rumbo será el ángulo que forme  la última  línea trazada con  la  dirección LB (fig. 8.10).

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

Si no disponemos de transportador, emplearemos la brújula para medir el rumbo de  la dirección EB, como se explicó en el punto 8.3.3.  4.  Dado un rumbo, materializar la dir ección que r epresenta en el mapa 

Este problema es inverso al anterior. Si queremos trazar en el mapa el rumbo desde  el punto E, trazamos en éste una paralela a las líneas N­S del cuadriculado; convertimos  el rumbo en orientación y con este nuevo ángulo lo materializamos en el mapa, tomando  como vértice el punto E y como origen de ángulos la paralela que hemos trazado en el  punto.  5.  Orientación del plano con brújula 

Uno de los métodos de orientar un plano es mediante el empleo de la brújula.  Para esto, colocamos  la  brújula  sobre el  mapa, de tal  manera que sus aristas sean  paralelas a  los ejes de  la cuadrícula, de forma que el origen de ángulos quede  hacia el  Norte  de]  mapa.  Movemos  el  conjunto  hasta  que  la  aguja  nos  marque  la  graduación  correspondiente, teniendo en cuenta la declinación UTM 

MÉTODOS EXPEDITOS DE ORIENTACIÓN 
Cuando no se dispone de ningún aparato con declinatorio ni brújula y no se tienen  datos topográficos que poder utilizar para orientarse, y sea necesario hacerlo, se recurre  a  otros  procedimientos  que  sin  dar  gran  precisión,  definen  la  dirección  Norte­Sur,  pudiéndole relacionar después con alguna del terreno.  Entre los procedimientos expeditos más corrientes se encuentran los astronómicos,  que son sencillos de aplicar  y no necesitan de conocimientos especiales de astronomía  para su utilización.  Los  motivos  o  las  circunstancias  por  las  que  haya  que  orintarse  pueden  ser  muy  diversas, pero todos ellos se reducen a determinar la dirección Norte­Sur del terreno. En  el caso de disponer de un plano de la zona y desear orientarlo, bastará con trazar en el  plano la dirección homóloga de una del terreno, ya orientada, o referida a la N­S  conocida.  Una vez conocida la dirección Norte­Sur es fácil determinar los otros dos puntos o  direcciones cardinales Este y Oeste.  1.­UTILIZACIÓN DEL SOL PARA ORIENTARSE: DISTINTOS MÉTODOS.  1.1.­  FUNDAMENTO  De  todos  los  procedimientos  astronómicos  de  orientación  los  más  conocidos  y  sencillos  son  los  que  utilizan  el  Sol  para  esta  finalidad.  Se  basan  en  el  Movimiento  aparente del sol alrededor de la tierra y en la regularidad de este movimiento.

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

No  ay  que  olvidar  que  la  orientación  obtenida  por  estos  procedimientos  es  aproximada y que en algún método se puede mejorar, si interesa, empleando tablas que  nos aumentan la precisión.  1.2.­  ORIENTACIÓN POR EL SOL  Aunque es la tierra la que gira alrededor del Sol, aparentemente es éste el que gira  alrededor  de  la  Tierra,  “saliendo”  por  el  Este,  pasando  por  el  Sur  al  mediodía  y  “poniéndose” por el oeste. 

Sí se tiene en cuenta que entre la salida y puesta del sol (orto y ocaso) transcurre 12  horas  y  que  el  astro  recorre  1800,  se  verá  que  en  cada  hora  el  sol  recorre  150;  por  lo  tanto, sabiendo la hora. será fácil deducir, por el numero de grados, donde se encontrará  el  Sur  ,y  una  vez  localizado  este,  tendremos  la  dirección  N­S  y,  por  consiguiente,  habremos conseguido orientarnos. 

Otro factor a tener en cuenta en este procedimiento es la  hora o dos horas que se  llevan de adelanto en la “hora oficial’ respecto de la hora solar.

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

1.3.­  ORIENTACIÓN POR El RELOJ .  Al fijarse en a distribución del as horas en la esfera del reloj, se ve que en 6 horas,  por ejemplo, de  las 9 a  las 3,  la  manecilla  horaria recorre 1 80º, esto es, 30º por hora,  mientras que el sol en ese  mismo tiempo habrá recorrido 9ºº. El  sol  va a  la  “mitad de  velocidad”  que  la  manecilla  horaria  por  lo  que  se  puede  establecer  una  relación  entre  ambos movimientos.  En un reloj la determinación de la línea N­.S, no se hará contando el ángulo hasta  las doce, sino la mitad de dicho ángulo, es decir, su bisectriz.  La  operación  se  efectúa  colocando  el  reloj  horizontalmente,  de  forma  que  la  manecilla horaria señale la dirección del sol (fig. 9.4). La bisectriz del ángulo que esta  aguja forma con la dirección de lis doce nos determinará la dirección Sur.  Esta operación se hace  lo  mismo por la  mañana  que por la tarde (hg. 9.4 b). Hay  que tener presente que estas operaciones están realizadas con la hora solar y no con la  oficial,  por  lo  que  previamente  se  habrá  tenido  que  retrasar  el  reloj  una  o  dos  horas,  según sea el adelanto de la hora oficial en el día en cuestión. 

2.­ ORIENTACIÓN POR LA LUNA  Por  ser  periódico  el  movimiento  de  la  Luna  alrededor  de  la  Tierra,  nos  permite  orientar aproximadamente una dirección, teniendo en cuenta las fases lunares.  Conviene recordar que la  fase creciente de la  luna es  la que presenta forma de D,  esto es, los cuernos a la izquierda, mientras que la fase decreciente tiene forma de C, o  lo que es lo mismo, presenta los cuernos a la derecha.  En la figura 9.5, en la que la Luna está en su fase creciente, se ve que a las 18 horas

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

señalará el Sur, a las 24 horas el Oeste y a las 6 horas el Norte.  En  la  figura  9.6,  la  Luna  está  llena  y  sus  posiciones  a  las  18  h,  24  h  y  6  horas,  señalarán respectivamente el Este, Sur y Oeste.  Cuando se encuentre en cuarto menguante (fig. 9.7), a las 18 h estará en el Norte,  a las 24 h en el Este ya las 6 horas en el Sur.  Estos datos, tanto las figuras como las horas, están calculados para el comienzo de  fase;  por  lo  tanto,  para  las  observaciones  que  se  hagan  en  días  distintos  a  estos  de  iniciación,  hay  que  tener  en  cuenta  que  la  luna  se  retrasa  diariamente  una  hora,  en  su  paso por un determinado meridiano.  Será  necesario  disponer  de  un  calendario  para  saber  en  que  día  de  la  fase  se  encuentre la Luna, a fin de poder deducir el retraso lunar y aplicar el procedimiento.  Este procedimiento da muy poca aproximación. 

3.­  ORIENTACIÓN POR LA POLAR  Si por el día el procedimiento astronómico de orientación  más usado es el que  utiliza  al  Sol,  por  la  noche  es  el  que  emplea  la  Estrella  Polar,  llamada  así  por  su  proximidad al polo de la Esfera Celeste.  Si  una  vez  localizada  la  Polar,  se  baja  una  vertical  hasta  que  encuentre  al  terreno, este punto de encuentro nos marca la dirección Norte, con un error máximo de  un grado y medio centesimal  La  determinación  de  la  Polar  es  sencilla.  Se  busca,  en  primer  lugar,  la  Osa  Mayor, constelación muy conocida por su forma de cano, y constituida por 7 estrellas,  de  las  cuales  3  forman  la  lanza  y  4  cl  cano.  Si  prolongamos,  imaginariamente  las  dos  últimas estrellas (á ¡3) 5 veces su separación, nos encontraremos con la Estrella Polar,  que  es  el  extremo  de  la  lanza  de  otro  carro  de  las  mismas  características  que  la  Osa  Mayor  pero  situado  en  sentido  inverso  y  que  resulta  ser  la  constelación  llamada  Osa

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

Menor. Se podría localizar la Polar por esta última constelación, pero no se hace así por  ser sus estrellas de menor magnitud y ser de mayor dificultad su identificación. Una vez  identificada la Polar se puede ver que es la de mayor magnitud brillo de su entorno. 

4.­  ORIENTACIÓN POR INDICIOS  En el caso de que el cielo esté nublado y no se pueda, por tanto, hacer uso de los  sistemas  que  hemos  visto,  la  naturaleza  o  la  construcción  pueden  facilitarnos  algunos  indicios para determinar “aproximadamente” los puntos cardinales.  Veamos algunos:   Muros:  Los  muros  o  paredes  suelen  estar  muy  secos  por  la  parte  que  da  al  SUR. Húmedos por el NORTE.   Casas: Para ello tienes la necesidad de saber cual es  el viento dominante en  la región. Las paredes más sucias y ennegrecidas están del lado donde sopla  el viento y cae la lluvia.   Árboles:  Los  árboles  “aislados”  pueden  facilitarte  la  orientación:  pues  su  tronco  está  más  desarrollado  en  la  dirección  SUR,  por  ser  la  parte  más  expuesta al sol.

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519 

  Vegetales: Me refiero a los “musgos” y “líquenes” que recubren las cortezas  de los árboles y rocas. Donde se encuentran indican humedad y falta de sol,  por  lo  tanto  se  reproducen  al  NORTE  y  en  las  partes  más  atascadas  por  la  lluvia.   Nieve: Donde existe, desaparece  más rápidamente o está  más  blanca en  las  laderas que miran al SUR.   Veletas: Es muy frecuente que en las bases de las veletas existan dos flechas  en cruz indicando los puntos cardinales.   Relojes de Sol: Las paredes en  las que  haya relojes de sol es  muy probable  que estén orientadas de ESTE a OESTE. Y que por lo tanto miran al SUR.   Molinos de Viento: Las aspas de  los  molinos de viento, generalmente están  en  dirección  NORTE­SUR  o  de  ESTE­OESTE.  Observar  el  musgo  de  las  paredes para distinguir una y otra.   Iglesias antiguas: Están dispuestas de manera que el altar indique el oriente o  el ESTE. De manera que los ejes de la cruz marcan los puntos cardinales.   Animales: Las costumbres de algunos seres vivos pueden proporcionar datos  para  la  orientación.  Casi  todos  ellos  buscan  para  guarecerse  en  invierno  ribazos, peñascos o madrigueras que  los resguarden de  los  vientos fríos del  NORTE. 

BIBLIOGRAFÍA
  Guardas Forestales, Juan Carlos Costa Pérez. Editorial MAD.   Topografía nivel 1, Academia General Militar.   Apuntes de Vías Forestales (1995), Juan Peña.

ESCUELA DE FORMACION  SCOUTS CATOLICOS DE ANDALUCIA  C/ Limones, nº 18, 3ª Planta – 11403 Jerez de la frontera (Cádiz). C.I.F.: G­11656519

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->