P. 1
Envejecimiento de asfaltos y mezclas asfálticas

Envejecimiento de asfaltos y mezclas asfálticas

|Views: 4.386|Likes:

More info:

Published by: Juan Camilo Valderrama Alvarado on Nov 07, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/12/2013

pdf

text

original

Envejecimiento de Asfaltos y Mezclas Asfálticas: Estado del conocimiento

Wilmar Darío Fernández-Gómez*, Hugo Rondón Quintana*, Fredy Reyes Lizcano** *Universidad Distrital Francisco José de Caldas grupo de Topografía e Infraestructura Vial TOPOVIAL, **Pontificia Universidad Javeriana, Centro de estudios en carreteras, transportes y afines CECATA, 2011

INTRODUCCION Uno de los daños superficiales que contribuyen al deterioro en el tiempo de las mezclas asfálticas es el proceso de envejecimiento. Este fenómeno es atribuible a diferentes causas y en él intervienen diferentes variables. Las causas están asociadas a variables intrínsecas o sea las características propias de la mezcla asfáltica a saber: el cemento asfáltico, los agregados, el contenido de vacíos y la película de asfalto que recubre los agregados. De otro lado también influyen las variables externas que ofrecen algún tipo de alteración en el proceso de producción de la mezcla, el almacenamiento y transporte y la construcción de la capa asfáltica, ellas se reconocen como variables extrínsecas y son la temperatura de producción de la mezcla, la humedad, la radiación ultra violeta y la temperatura ambiente. Los mecanismos que interviene en el proceso están asociados a cambios de orden químico, físico, mecánico y reológico. En general las alteraciones de orden químico como la volatilización, la oxidación y la polimerización producen un reacomodamiento en la estructura molecular del asfalto y la manifestación de respuesta a estos cambios radica en el endurecimiento de las mezclas y por consiguiente la mezcla se convierte lentamente en un material frágil susceptible a agrietarse. La consecuencia de estos cambios es la aparición de grietas por donde se inicia un proceso de ingreso de agua y vapor al interior de la mezcla lo que conlleva a otros procesos de pérdida de cohesión y daños por humedad, lo que reduce el desempeño del pavimento asfáltico. Con ayuda de una amplia revisión bibliográfica, en este documento se explica el fenómeno de envejecimiento y se describen las variables intrínsecas y extrínsecas que intervienen en el proceso. En una segunda parte se mencionan las pruebas de laboratorio que se han utilizado para simular procesos de envejecimiento acelerado con tratamientos de temperatura, oxidación y radiación ultra violeta. En la tercera parte que presentan loes efectos que el envejecimiento produce en el desempeño de los pavimentos y por último se muestran las diferentes ecuaciones que los investigadores han propuesto para describir y predecir matemáticamente el fenómeno. 1. EL FENOMENO DE ENVEJECIMIENTO El envejecimiento de las mezclas asfálticas es un proceso complejo el cual ocurre durante el mezclado en la planta, la construcción de la carretera y la vida de servicio. En el mundo es ampliamente aceptado que el mecanismo de funcionamiento del envejecimiento ocurre en dos etapas a saber: el envejecimiento a corto y a largo plazo. La primera etapa del fenómeno se debe a la pérdida de componentes volátiles mientras la mezcla está caliente y la segunda se produce por las condiciones ambientales y los efectos del clima que generan una oxidación progresiva durante el tiempo de servicio (Bell et al., 1991).

Aunque el método de diseño de la mezcla asfáltica permite establecer sus cantidades volumétricas, así como se conocen las propiedades de cada material por separado, no se puede afirmar que solamente el envejecimiento del asfalto o de los agregados predice el envejecimiento de la mezcla. Es así que investigadores que han estudiado los efectos del envejecimiento sobre asfaltos convencionales y asfaltos modificados han establecido que la temperatura, la radiación ultravioleta, la presión, la humedad generan procesos de oxidación que producen envejecimiento en los materiales (Traxler, 1963; Vallerga, 1981). En contraste, otros estudios concluyen que los cambios en las propiedades reológicas, físicas y químicas dependen directamente de los materiales que componen la mezcla, las condiciones de exposición a las condiciones ambientales y el tiempo (Abbas et al., 2002; Lau et al., 1992; Lee, 1973). Así mismo, otros investigadores explican que el espesor de la película de asfalto en la mezcla y que el contenido de vacíos tiene también alguna influencia (Kandhal & Chakraborty, 1996). En consecuencia, para estudiar el envejecimiento se requiere, de un lado, el análisis de variables intrínsecas de la mezcla, sus componentes, el asfalto, los agregados, los vacíos con aire y el espesor de la película de asfalto y, del otro lado, se deben estudiar las variables extrínsecas que producen el efecto del envejecimiento como la temperatura, la presión atmosférica, el agua lluvia, la humedad relativa del ambiente, la radiación ultra violeta, el viento, las cargas del transito y el tiempo de servicio. Como resultado de la interacción de las variables mencionadas, la mezcla asfáltica experimenta cambios de orden físico, mecánico, químico y reológico. Respecto a los cambios físicos, resultados de laboratorio (Siddiqui & Ali, 1999a) han mostrado que al envejecerse el asfalto disminuye la penetración y la ductilidad y aumenta la temperatura del punto de ablandamiento y del punto de ignición. Adicionalmente desde el punto de vista mecánico y dinámico se observa un incremento en la relación de los módulos antes y después del envejecimiento, corresponde a un incremento en el módulo, es decir el endurecimiento del material, el ahuellamiento se reduce como la vida de fatiga y se incrementa el agrietamiento (Bell, 1989; Bell & Kliewer, 1995). De igual manera, los cambios químicos que se experimentan corresponden a un reacomodo de las moléculas de asfalto por efecto de la volatilización y la oxidación que producen cambios en los grupos de saturados, asfaltenos, resinas y aromáticos (Lesueur, 2009). Además, se evidencia la formación de grupos funcionales carbonilos y sulfoxidos en las mezclas con asfaltos envejecidos (Qi et al., 2009; Qi & Wang, 2004; Siddiqui & Ali, 1999). Así mismo, durante la oxidación, la respuesta elástica del asfalto se incrementa más rápidamente que la respuesta viscosa, debido al incremento en el tamaño de las moléculas por la presencia de oxigeno. Tal parece que las aglomeraciones moleculares pierden movilidad para fluir, el ángulo de fase decrece y se incrementa la viscosidad (Petersen, 2009), lo que corresponde a cambios manifiestos en las propiedades reológicas (Y. Qi & Wang, 2003, 2004a). 1.1 Definición de envejecimiento De acuerdo con las consideraciones previas, se puede establecer que el envejecimiento en las mezclas asfálticas es un fenómeno producido por la interacción de variables intrínsecas y extrínsecas, las cuales producen un efecto de endurecimiento en la mezcla. Los términos endurecimiento por la edad (age hardening) o envejecimiento (aging) son regularmente usados para describir el fenómeno de endurecimiento (Bell, 1989). El endurecimiento se produce por tres mecanismos a saber: la volatilización de componentes del asfalto mientras está caliente en la planta, la prolongada oxidación por la acción de las variables ambientales durante la vida de

servicio y el endurecimiento esterítico del asfalto producido por los cambios de temperatura cercana a la temperatura ambiente. Es necesario considerar que los mecanismos de volatilización y oxidación, son de carácter químico y por tanto, irreversibles (Lu & Isacsson, 2000) pues alteran la composición química del asfalto, mientras que el endurecimiento esterítico corresponde a un reacomodamiento estructural el cual se puede revertir mediante la exposición al calor o al trabajo mecánico (Swiertz, 2010). Como resultado de estos mecanismos, el envejecimiento produce un endurecimiento global del material el cual incrementa la probabilidad de agrietamiento de las mezclas asfálticas iniciando en la superficie de la capa expuesta a las condiciones ambientales.

1.2 Variables que intervienen en el proceso de envejecimiento 1.2.1 Variables intrínsecas Las variables intrínsecas corresponden a las características propias de la mezcla asfáltica, es decir los materiales y las características de fabricación. Entre ellas se cuenta el asfalto y los agregados, referidos a los materiales y el contenido de vacios con aire y la permeabilidad como características propias de la fabricación de la mezcla. El Asfalto Muchas y diferentes definiciones se tienen para explicar el asfalto, en general es un material producto derivado del petróleo con una gran cantidad de componentes hidrocarburos. Los asfaltos son constituidos por la fracción más pesada obtenida de la destilación al vacío del crudo reducido (fondos de la destilación atmosférica del petróleo). Normalmente son hidrocarburos pesados, solubles de color oscuro, y pueden ser líquidos o sólidos (Ecopetrol, 2011). El asfalto es un material con comportamiento viscoso o viscoelástico dependiendo de la temperatura en la que se encuentre. A temperaturas bajas se comporta como un material sólido (elástico) y a medida que la temperatura se incrementa presenta comportamiento fluido (viscoso). En Europa es comúnmente llamado bitumen y en América el término utilizado para su descripción es cemento asfáltico, ligante asfáltico o asfalto. La composición química del asfalto es bastante compleja. Los elementos químicos presentes en mayor proporción son el carbono (80-88%) y el hidrogeno (8 - 12%), y en menor proporción se encuentran el oxigeno (0-2%), nitrógeno (0-2%), azufre (0-9%), adicionalmente se encuentran trazas de metales como níquel, vanadio y manganeso entre otros (Speight, 2007) . Debe anotarse que esta composición es particular de cada asfalto y que los asfaltos provenientes de diferentes sitios tienen composiciones diferentes. Dada esta complejidad química del asfalto, en la actualidad el modelo que mejor describe el asfalto es modelo coloidal en el cual las partículas sólidas (los asfaltenos) están dispersos en una matriz liquida aceitosa (los maltenos). La temperatura hace que el material se presente como un sólido elástico o como un fluido newtoniano, la transición entre los dos estados se debe a los cambios de estado de la matriz de maltenos (Lesueur, 2009). Hacia 1836, Boussingault separó por destilación dos componentes de un asfalto de la ciudad de Brechelmon – Francia, el 85% de la destilación correspondió a un material que denominó

petroleno y el 15% restante fue una fracción sólida a la que llamó asfalteno. A este primer fraccionamiento siguió una serie de intentos de separación de los componentes del asfalto en fracciones utilizando solventes como alcohol, éter y cloroformo (Kayser, 1879); nafta y tetracloruro de carbono (Richardson ,1910), pentano (Hoiberg et al., 1939). En 1908 Corbett propuso una separación de las fracciones del asfalto mediante una elución-absorción en una columna de cromatografía liquida en alumina activada con solventes que incrementaron la polaridad y la aromaticidad. Con esta técnica es posible separar el asfalto en fracciones de saturados, aromáticos y resinas, gracias a este método, la composición del asfalto se da en términos de las cantidades relativas de cuatro fracciones denominadas SARA (fig. 1), o las correspondientes fracciones de saturados, aromáticos, resinas y asfaltenos (Lesueur, 2009). Es importante destacar que este procedimiento se encuentra vigente en la actualidad bajo la norma D4124 (ASTM, 2009). Con respecto a la funcionalidad de las fracciones, Corbett (1970) describió los efectos sobre las propiedades físicas del asfalto, describió que los asfaltenos funcionan como espesantes, la fluidez está dada por los saturados y los aromáticos; las resinas proveen la ductilidad de los asfaltos y los saturados y los aromáticos en combinación con los asfaltenos producen las condiciones de flujo en el asfalto. En resumen, el concluyó que cada fracción o combinación de fracciones presentan funciones separadas con respecto a las propiedades físicas y como es lógico asumir el total de las propiedades físicas de un asfalto es dependiente de la combinación de esas fracciones y de las proporciones en las cuales están presentes.

Figura 1. Separación en fracciones SARA para algunos asfaltos (Mortazavi & Moulthrop, 1993). La importancia de la descomposición del asfalto en las fracciones SARA radica en que las alteraciones químicas que se producen en el asfalto se evidencian en los cambios de estas fracciones, así por ejemplo los efectos del envejecimiento producen una reducción en el

contenido de aromáticos y un aumento en las resinas, lo que a su vez incrementa los asfaltenos, mientras que los saturados en general no presentan cambios tal vez por su baja reactividad química (Petersen, 2009; Qi & Wang, 2003, 2004a, 2004b; Siddiqui & Ali, 1999a, 1999b; Farcas, 1996; Petersen, 1984). La película de asfalto La película de asfalto en un pavimento es del orden de 15 a 20 micrones (Petersen, 1989) y el espesor mínimo recomendado es del orden de 6 a 8 micrones, sin embargo no hay suficiente evidencia en la literatura que soporte esa recomendación (Kandhal & Chakraborty, 1996). Es de anotar que el espesor de la película de asfalto no es constante en toda la mezcla, los agregados finos puede tener una capa de mayor espesor que los agregados gruesos, por lo que generalmente se considera un espesor promedio. En general, un adecuado espesor de la película alrededor de los agregados asegura una razonable durabilidad a la mezcla asfáltica. Esta película es la que realmente experimenta la acción del envejecimiento y en consecuencia es la que se endurece, por esta razón los ensayos de laboratorio para simular el envejecimiento se realizan sobre muestras de película delgada de asfalto del orden de uno a tres milímetros de espesor. Los cambios de temperatura producidos por el clima y el tránsito hacen que a medida que pasa el tiempo el asfalto se oxide y presente comportamiento quebradizo con la consecuente aparición de grietas. El espesor de la película de asfalto sobre los agregados y la cantidad de vacios en la mezcla inciden directamente en el endurecimiento envejecimiento de las mezclas asfálticas (Campen et al., 1959; Goode & Lufsey, 1965; Kumar & Goetz, 1977) Los agregados Realmente es escasa la evidencia científica sobre la incidencia de los agregados en el fenómeno de envejecimiento, de hecho se considera que los agregados son materiales inertes o áridos que no son objeto de reacciones químicas que alteren su composición al ser mezclados con otros materiales. Sin embargo, se ha podido comprobar que la presencia del agua en la mezcla en servicio cambia el PH de los agregados y en consecuencia se reduce la adhesión y por tanto desprendimiento de la película de asfalto, fenómeno conocido como Stripping (Kiggundu & Roberts, 1988). El envejecimiento de la mezcla se da por el intercambio de oxigeno entre el agua y el asfalto y la pérdida de cohesión se da por el cambio del PH de los agregados. Es probable que algunos agregados, particularmente agregados silíceos, tiendan a formar las mezclas susceptibles al daño por humedad sin importar el tipo de asfalto con el que se combinen. Algunos asfaltos puros o no modificados tienden a formar mezclas resistentes al agua con todos los agregados incluso con los algunos de baja calidad, pero algunos asfaltos tenderán a separarse incluso con agregados buenos. La resistencia al daño del agua parece no relacionarse con la cantidad original de moléculas orgánicas polares en asfaltos puros. Durante el envejecimiento oxidativo de los asfaltos, se generan las moléculas polares que pueden mejorar resistencia al daño del agua. Los compuestos de similar estructura pueden demostrar ser agentes eficaces de la antistripping (Huang et al., 2003). Adicionalmente los agregados con agua se cargan de manera negativa en diferentes proporciones. Los asfaltos en presencia de agua producen las moléculas ácidas del asfalto se separan en dos

iones, al anión carboxilo y el protón de hidrogeno, causando una polaridad negativa en la superficie del asfalto. La interacción de uno de los dos procesos trae como resultado una fuerza repulsiva que al desarrollarse separa el sistema agregado asfalto. La influencia de los agregados radica en la calidad de la mezcla asfáltica producida siempre y cuando se cumplan las condiciones para la producción de la mezcla. Esas condiciones se refieren a la gradación y limpieza de los agregados, las características de absorción del asfalto en el momento de la mezcla, así como la temperatura previa a la mezcla, la ausencia de humedad y el espesor de la película asfalto que los envuelve. Algunos autores expresan que mas importante que los agregados es el espesor de la película de asfalto que los envuelve y por esta razón los agregados no generan influencia alguna en el envejecimiento de las mezclas asfálticas (Kandhal & Chakraborty, 1996; Santucci et al., 1981; Kumar & Goetz, 1977; Goode & Lufsey, 1965), además la mineralogía de los agregados no incide en el desempeño de la mezcla (Kanitpong & Bahia, 2008), quizás el elemento que tiene mayor influencia en el envejecimiento es el contenido de llenante mineral o filler. El llenante mineral es un material fino que pasa la malla No. 200 que unido al asfalto conforman un sistema denominado mastic o mástico. La incorporación del llenante mineral genera cambios en las propiedades del medio continuo bituminoso, hace del asfalto una capa más gruesa con condiciones diferentes de fluidez, mejora la adherencia y provee un mayor espesor que recubre los agregados, lo que ayuda a retardar el envejecimiento (Bianchetto et al., 2006). Diferentes estudios han mostrado los beneficios que ofrece el filler para reducir los efectos del envejecimiento, los materiales comúnmente usados son el calcio carbonatado, la cal hidratada, el cemento portland o arenas finas. El tratamiento con llenantes minerales en diferentes cantidades genera pequeñas reducciones en la penetración, pequeños incrementos en la temperatura del punto de ablandamiento y pequeños incrementos en la viscosidad, indicadores que dejan ver que el envejecimiento es menor (Miró et al., 2005). De la misma forma algunos filleres tienen impactos significativos en la reducción del agrietamiento de las mezclas y en el mejoramiento del comportamiento visco elástico (Lesueur & Little, 1999; Kim et al. 2003; Little & Petersen, 2005; Plancher et al., 1976). El contenido de vacíos con aire. El tamaño y la distribución de los vacios con aire en las mezclas asfálticas dependen de las propiedades de los agregados, el diseño de la mezcla y el proceso de compactación. (Chen et al., 2004) clasificaron el contenido de aire en las mezclas en tres categorías: el contenido de vacios efectivo, semi efectivo e impermeable, figura 2, la consideración de efectividad se interpreta como la conectividad de los vacios dentro de la mezcla, lo que permite un reacomodamiento de la mezcla en los cambios térmicos por efecto del clima y el transito, pero además la circulación del agua y aire dentro de la misma.

Figura. 2. Clasificación de los vacios en las mezclas asfálticas (adaptado de Ch en et al. 2004) La función de los vacíos en la mezcla es la de generar unos espacios de estabilización de la mezcla en si, ya que en el momento de incrementarse la temperatura por efecto del clima o por el transito vehicular, el asfalto tiende a fluir y puede ocupar esos espacios vacíos. De hecho, debe existir un equilibrio en la cantidad y distribución de los vacíos pues el exceso de ellos genera deformaciones plásticas y se permite el paso de agua y vapor, por el contrario contenidos de vacíos muy bajos producen además de deformaciones plásticas, problemas de exudación. En general el contenido de vacios es una variable importante que afecta el desempeño, la deformación permanente y la fatiga de una mezcla asfáltica (Harvey et al., 1994; Masad et al., 1999). El flujo de aire y agua a través de los vacíos permite la oxidación de los asfaltos, lo que se traduce en el envejecimiento de la mezcla asfáltica. Entre mayor sea la percolación de aire y agua en la capa de rodadura mayor será la oxidación del asfalto (Swiertz, 2010). El concreto asfáltico con alto contenido de vacíos experimenta un incremento significativo en el módulo de resiliencia, en la viscosidad y en grupos carbonilos (Martin et al., 1990). En contraste, mezclas con contenidos de vacíos bajos experimentan un leve incremento en el módulo pero sus valores son cercanos al inicial (Bell, 1989; Bell & Kliewer, 1995). Estudios sobre asfaltos han demostrado que entre mayor sea el contenido de vacíos en las mezclas, los asfaltos recuperados de las mismas, experimentan una reducción significativa en la penetración, lo que indica un endurecimiento de la mezcla en el tiempo de servicio (Said, 2005). Mezclas con vacíos reducidos, donde la circulación de aire es baja, reducen la velocidad de endurecimiento de la película de asfalto sobre los agregados (Woo et al., 2008). 1.2.2 Variables extrínsecas Temperatura La temperatura es sin duda el primer agente externo al cual es sometida la mezcla asfáltica para su elaboración, el asfalto es elevado a temperaturas entre 150 y 170 grados centígrados, ambiente en el cual ocurre la volatilización del asfalto y en consecuencia ocurre alguna pérdida de masa, adicionalmente ocurre la polimerización de algunas moléculas pequeñas. La volatilización del asfalto inicia a los 150 °C y la cantidad de volátiles se puede incrementar al doble cada 10 o

12°C adicionales, este proceso ocurre por la evaporación de los componentes aromáticos del asfalto y en todos los casos la volatilización está acompañada de reacciones de oxidación lo que influye directamente en el incremento de la rigidez (Swiertz, 2010). La temperatura es una variable a controlar cuidadosamente en los procesos de transporte del asfalto, producción y colocación de la mezcla ya que de exceder los valores mencionados se producirá un envejecimiento prematuro del asfalto lo que reduce la vida de servicio de la mezcla asfáltica. Dessouky et al., (2011) encontraron que el manejo del asfalto a temperaturas cercanas a 143 °C induce menor envejecimiento que a temperaturas cercanas a 185°C. Entonces, durante la vida de servicio la mezcla asfáltica está expuesta a dos temperaturas, la primera en el proceso de mezclado, almacenamiento y construcción proceso que se denomina envejecimiento de corto plazo y la segunda durante la vida de servicio en el que ocurre el envejecimiento de largo plazo. La humedad La humedad es uno de los factores que afecta en mayor grado el desempeño de la mezcla asfáltica debido a que produce una degradación en las propiedades mecánicas del material por la presencia de agua en forma líquida o como vapor (Caro et al., 2008). La degradación de las propiedades mecánicas se da por la pérdida de adhesividad entre el asfalto y el agregado y la pérdida de resistencia cohesiva en el cemento asfáltico por la presencia de agua (Kiggundu & Roberts, 1988). Para que esto ocurra es necesario que exista algún elemento que permita el ingreso de agua o vapor dentro de la mezcla y esta situación es atribuible a una deficiente superficie de rodadura y a problemas de drenaje (Kandhal, 1992). El stripping es asociado a cinco diferentes mecanismos de funcionamiento, los cuales operan de manera individual o algunas veces de manera conjunta. Los mecanismos asociados al stripping son: el desprendimiento asociado por el rompimiento de los vínculos generados por la polaridad de los materiales y el agua, el desplazamiento por efecto de la penetración del agua en el agregado a causa del rompimiento de la película de asfalto, la formación de emulsiones espontaneas donde el asfalto representa la fase continua y el agua la fase discontinua, la presión de poros excesiva en mezclas asfálticas con alto contenido de vacios producida por el tráfico el cual induce presiones sobre el agua contenida en los poros y por último el bombeo de agua producido por las llantas de los vehículos sobre las mezclas asfálticas saturadas. El problema del daño por humedad conocido como ―stripping‖, es un problema que está regido por el transporte de agua en medios porosos y la interacción con los materiales que componen la mezcla asfáltica (Taylor & Khosla, 1983). Los efectos derivados del stripping corresponden a una reducción en la cohesión de la carpeta asfáltica y la pérdida de adhesión entre la carpeta de asfalto y la superficie del agregado. En consecuencia, este daño afecta el desempeño del pavimento asfáltico con respecto a su modulo dinámico y la resistencia a la tensión (Hammons et al., 2006). Según inspecciones de campo se ha encontrado que el stripping comienza en el fondo de la capa y trabaja hacia arriba atacando sobre todo el agregado grueso (Taylor & Khosla, 1983). En comparación con el envejecimiento el stripping genera daños respecto de la cohesión y adhesividad del asfalto en la mezcla evolucionando de manera vertical de abajo hacia arriba

mientras que el envejecimiento produce el endurecimiento de la carpeta asfáltica por efecto de los mecanismos mencionados y su evolución se produce desde la superficie hacia abajo. El stripping es considerado como un daño funcional del pavimento mientras que el envejecimiento se considera como un daño superficial pero que a la postre contribuye en el deterioro del pavimento ya que al producirse el endurecimiento y fragilidad de la película de asfalto, se forma agrietamiento que permite el ingreso del agua al interior de la capa de pavimento. Radiación UV La luz solar está conformada por un conjunto de radiaciones electromagnéticas de muy alta frecuencia que están agrupadas dentro de un cierto rango, llamado espectro luminoso. Las ondas de baja frecuencia del espectro solar (infrarrojo) proporcionan calor y las de alta frecuencia (ultravioleta) hacen posible el proceso de fotosíntesis o el bronceado de la piel. Los datos disponibles acerca de la distribución de la radiación solar fuera de la atmosfera indican que la luz en forma de radiación electromagnética tiene una longitud de onda entre 0.2 y 3μm. Del total del espectro el 7% que se recibe es radiación ultravioleta entre 0.2 y 0.4 μm, el 42% corresponde al área visible entre 0.4 y 0.8 μm y el 51% restante corresponde al área infra roja entre 0.8 y 3 μm (Bocci & Cerni, 2000). La densidad de potencia de la radiación solar es la energía por unidad de área incidente en una superficie ortogonal a los rayos del sol. De acuerdo con mediciones realizadas por la NASA, la constante solar tiene una media anual equivalente a 1353 W/m2 y experimenta oscilaciones de más o menos tres por ciento durante el año debido a los movimientos propios de la tierra. De esta manera, fuera de la atmosfera la radiación obtenida por la banda ultra violeta es de 95 W/m2, sin embargo al pasar la atmosfera, la radiación es atenuada por dispersión y la absorción de las partículas del aire y esa magnitud depende de la concentración de vapor de agua, ozono y polvo. La reducción por estos efectos puede alcanzar hasta un 10%, principalmente en casos de polución alta o polvo, pero la reducción de la capa de ozono del 1% puede llegar a incrementar la radiación hasta en un 4% (Herman et al., 2009). El espectro ultra violeta está dividido en tres sub rangos denominadas UV A (315-400 nm), UV B (280-315 nm) y UV C(240-280 nm), la importancia relativa de cada uno radica en la intensidad y la longitud de onda, algunos estudios han establecido que la radiación producida por unos tiene efectos más destructivos que los otros. La radiación UV B es quizá la responsable de producir las mayores variaciones en la estructura de los materiales que los daños comparados con la UV A o la UV C (Afanasieva & Cifuentes, 2002; Montepara et al., 1996). Los efectos de la radiación ultra violeta en el cemento asfaltico pueden cambiar la estructura molecular del mismo, así como pueden acelerar los procesos de envejecimiento térmico o alterar la susceptibilidad al agua de las mezclas (Cortes et al., 2010). Esta situación puede presentarse ya que tres mecanismos de envejecimiento se pueden dar simultáneamente, volatilización, oxidación y polimerización. Cuando la radiación alcanza el material, diferentes moléculas pueden experimentar una gran cantidad de niveles de energía, así en algunos casos la degradación molecular puede ocurrir, las cadenas de carbono-carbono se pueden romper y se pueden combinar con el aire (oxidación), adicionalmente la degradación puede llevar a la pérdida de materiales livianos (volatilización). Como resultado de la degradación puede presentarse además la formación de radicales libres y esto puede estimular la combinación y formación de nuevas

moléculas (polimerización). La consecuencia de estos procesos corresponde al endurecimiento superficial de la capa de rodadura, la fragilidad de la misma y la aparición de grietas (Montepara et al., 1996). Similares resultados fueron encontrados al realizar pruebas de foto degradación con xenón (Yamaguch et al., 2005) Tiempo de exposición El tiempo de exposición es quizás la variable que los investigadores han intentado predecir en las diferentes pruebas y ensayos de laboratorio. La búsqueda de la duración del tipo de la prueba que sea equivalente al proceso de envejecimiento de corto plazo y la duración de la prueba que sea equivalente al envejecimiento de largo plazo. El proyecto SHRP (Strategic Highaway Research Program 1987 - 1993) , al establecer el grado de desempeño de los asfaltos determinó que el efecto que produce el RTFOT durante 85 minutos y a 163 grados centígrados, equivale al envejecimiento de corto plazo y que el residuo del proceso anterior sometido en un vaso a presión PAV durante 20 horas a 100 grados centígrados y 2,07 MPa de presión, equivale al envejecimiento de largo plazo aproximadamente 8 años de servicio de la superficie de rodadura (Bahia & Anderson, 1995; Bahia et al., 1999; Bahia et al, 1998). Sin embargo, estas aproximaciones están dadas para algunos de los cementos asfálticos utilizados en los Estados Unidos, pero es evidente que para otras localizaciones y otros tipos de materiales esa equivalencia no es del todo correcta. De todas maneras es aceptado a nivel mundial que el envejecimiento sucede en dos etapas la primera el envejecimiento a corto plazo que ocurre en el momento de la mezcla, el transporte y la construcción. Esta etapa se caracteriza por que la mezcla experimenta la volatilización y una parte de la oxidación de una manera muy rápida, el proceso es llevado a cabo en cuestión de horas. La segunda etapa corresponde al envejecimiento de largo plazo asociado exclusivamente a la vida de servicio del pavimento. Allí las moléculas superficiales del pavimento reaccionan con las condiciones ambientales y se presentan procesos de oxidación, en contraste con la primera etapa, este proceso es lento y sus efectos se detectan con el paso de los años. Los efectos del envejecimiento a largo plazo son el incremento de la viscosidad y la rigidez de la mezcla asfáltica. La figura 3 muestra de manera esquemática las fases del envejecimiento.

Figura 3. Etapas en el proceso de envejecimiento (Read & Whiteoak, 2003) 2 PRUEBAS DE ENVEJECIMIENTO ACELERADO

Diferentes estudios se han realizado con el fin de simular procesos de envejecimiento acelerado utilizando varios tipos de hornos y cámaras sometiendo el asfalto y/o la mezclas asfáltica a diferentes temperaturas, oxidación por presión con oxigeno o aire, radiación de diferentes tipos; a continuación se describen las diferentes pruebas a las que los investigadores han sometido los materiales para determinar el envejecimiento. 2.1 Envejecimiento de cementos asfálticos Diversos estudios se han realizado con el fin de correlacionar el envejecimiento producido en el laboratorio mediante la utilización de diferentes equipos, con el envejecimiento real ocurrido en campo. La hipótesis general es que el envejecimiento/ endurecimiento que ocurre en la mezcla se debe en su totalidad a las alteraciones que experimenta el asfalto por condiciones de temperatura, humedad, radiación ultravioleta y las cargas del tránsito. La En el método de diseño Superpave®, se utiliza como norma el envejecimiento de corto plazo de los cementos asfálticos la prueba RTFOT (Prueba de horno de película delgada en movimiento, por sus siglas en ingles) y la prueba PAV (Vaso de envejecimiento a presión, por sus siglas en inglés) como envejecimiento de largo plazo. Estas dos pruebas son aceptadas alrededor del mundo como las pruebas que mejor predicen el comportamiento de los ligantes asfálticos en el tiempo, sin embargo como las condiciones climáticas son particulares en cada sitio y los ligantes tienen igualmente características particulares es necesario establecer la equivalencia en años con respecto al desempeño del material en la vía.

Tabla 1, presenta los métodos utilizados para realizar envejecimiento acelerado a los cementos asfálticos con respecto a procesos de calor extendido y oxidación.

Las pruebas en general consisten en someter películas delgadas de asfaltos de diferentes espesores a diferentes tiempos de exposición al calor en condiciones de movimiento o estáticas, a diferentes temperaturas y con suministro de oxigeno o aire a presión. El efecto de estas pruebas se puede considerar en dos sentidos, el primero la simulación del envejecimiento ocurrido en la producción de la mezcla o envejecimiento de corto plazo y el segundo el envejecimiento ocurrido en la mezcla en servicio o de largo plazo. En el método de diseño Superpave®, se utiliza como norma el envejecimiento de corto plazo de los cementos asfálticos la prueba RTFOT (Prueba de horno de película delgada en movimiento, por sus siglas en ingles) y la prueba PAV (Vaso de envejecimiento a presión, por sus siglas en inglés) como envejecimiento de largo plazo. Estas dos pruebas son aceptadas alrededor del mundo como las pruebas que mejor predicen el comportamiento de los ligantes asfálticos en el tiempo, sin embargo como las condiciones climáticas son particulares en cada sitio y los ligantes

tienen igualmente características particulares es necesario establecer la equivalencia en años con respecto al desempeño del material en la vía.

Tabla 1. Métodos de envejecimiento acelerado de cementos asfálticos (modificado de Airey 2003)
Autor (año) Prueba o ensayo Temperatura °C Duración Peso Muestra gr. 50 Espesor lámina 3,2 mm 100 μm 35 35 35 100 1,25 mm 1,25 mm 1,25 5 μm 20 μm 15 μm Flujo de aire 4000 ml/min Flujo de aire 4000 ml/min Flujo de N2 4000 ml/min Frasco giratorio 20 rpm Otras características

Lewis & Welborn (1940) Edler et al., 1985) Hveem et al. (1963) Edler et al., (1985) Parmeggiani, (2000) DIN (1988) Griffin. et al. (1955) Hveem et al. (1963) Traxler (1961), Halstead & Zenewitz (1961) Schmidt & Santucci (1969) Schmidt (1973)

Horno de película delgada TFOT TFOT Modificado Horno rotatorio de película delgada RTFOT Horno rotatorio de película delgada extendido ERTFOT Horno rotatorio de película delgada con nitrógeno NRTFOT Prueba de frasco giratorio Prueba de micro película de Shell Prueba modificada de micropelícula de Shell Prueba modificada de micropelícula de Shell Prueba rotatoria de micropelícula RMFOT RMFOT modificada

163 163 163 163 163 165 107 99 107

5h 24 h 75 min 8h 75 min 150 in 2h 24 h 2h

99 99

24 h 48 h

0,5 0,5

20 μm 20 μm

Solvente Benzeno orificio abierto de 1,04 mm de diametro

Kemp & Prodoehl (1981) McHattie (1983) Petersen (1989) Bahia et al. (1998)

Prueba de durabilidad en horno inclinado TDOT TODT altenativo Prueba de envejecimiento acelerado de película delgada Prueba modificada Horno rotatorio de película delgada RTFOT Prueba de durabilidad de Iowa (IDT) Bomba de oxidación a presión (POB) Prueba de envejecimiento acelerado de película delgada (RCAT), con cilindro rotatorio Vaso de envejecimiento a presión PAV

113 115 130 o 113 163

168 h 100 h 24 o 72 h 75 min

35 35 4 35

1,25 mm 1,25 mm 160 μm 1,25 mm Barras de acero orificio abierto de 3 mm de diametro

Lee (1973) Edler et al. (1985)

65 65

1000 h 96 h

Verhassellet & Croquet (1991) Christensen & Anderson (1992)

70-110

144 h

Residuo TFOT - 50 Residuo de ERTFOT 500

3,2 mm 30 μm

2,07 Mpa, oxigeno puro 2,07 Mpa, oxigeno puro 4-5 l/h de oxigeno puro

2 mm

90-110

20 h

Residuo RTFOT/ TFOT -50

3,2 mm 2,07 Mpa, aire

Hayton et al. (1999)

Prueba de envejecimiento de alta presión (HiPAT) Envejecimiento por absorción e oxigeno (OAA)

85

65 h

Residuo RTFOT 50

3,2 mm 2,07 Mpa, aire 1 mm 0.133 MPa (O2) en la oscuridad

Qi & Wang (2002)

50

125 h

2.2 Pruebas de envejecimiento acelerado en mezclas asfálticas Diferentes estudios se han realizado con el fin de simular procesos de envejecimiento acelerado utilizando varios tipos de hornos y cámaras sometiendo la mezcla asfáltica y en algunos casos probando los materiales que la componen por separado.

2.2.1 Tratamientos de calor extendido en laboratorio Los trabajos realizados para evaluar el envejecimiento de mezclas asfálticas son menores en cantidad comparados con los trabajos en cementos asfálticos. Desde 1903 se realizaron investigaciones de mezclas de arenas finas con asfaltos (Dow, 1903) sometidas a tratamientos de calor extendido. Una vez realizado el tratamiento se evaluaron los efectos en la penetración de los asfaltos recuperados antes y después del envejecimiento. Trabajos posteriores utilizaron el mismo procedimiento de evaluación de los asfaltos recuperados de las mezclas, comparando propiedades antes y después de los tratamientos de envejecimiento (Hubbard & Gollomb, 1937; Hugo & Kennedy, 1985; Kemp & Predoehl, 1981; Pauls & Welborn, 1952; Plancher et al., 1976; Shattuck, 1940). Los tratamientos en general consistieron en exponer las muestras a periodos de calor extendido en hornos los cuales generalmente se realizaban sobre muestras compactas (C. Bell et al., 1991; P. Kandhal & Koehler, 1984; Kemp & Predoehl, 1981; Kumar & Goetz, 1977; Lee, 1973; Plancher et al., 1976; Ruth & Potts, 1974; Santucci et al., 1981). Hacia 1988 se expusieron a similares tratamientos muestras de mezclas asfálticas sueltas con el fin de simular condiciones de envejecimiento en planta (Von Quintus et al., 1991). La tabla 2 resume algunos procedimientos utilizados para envejecer mezclas asfálticas, en la tabla se observa que los tratamientos que simulan el envejecimiento de corto plazo se llevan a la temperatura de mezclado de 135°C o más con duraciones en horas y utilizando mezclas sueltas. En contraste, los que simulan el envejecimiento de largo plazo se realizan a temperaturas bajas de 107°C o menos, con duraciones en días y mezclas compactas. Lo que no se ha podido establecer en estos estudios es en primer lugar la duración adecuada o la duración de la prueba que simule o que produzca los mismos efectos del mezclado en planta y el transporte al sitio de construcción en el caso del envejecimiento de corto plazo y en segundo lugar la relación entre la temperatura del horno en la prueba y la temperatura de funcionamiento de la mezcla en la vía. Tabla 2. Métodos utilizados para evaluar el envejecimiento por temperatura de las mezclas asfálticas (modificado de Airey, 2003)
Autor (año) Prueba o ensayo Temperatura °C Duración Muestra Otras características

Von Quintas (1988) SHRP (1991) Scholz (1995) Pauls & Welborn (1952) Plancher et al (1976) Kemp & Prodoehl (1981) Hugo y Kennedy (1985) Bell et al. (1991) Bell et al. (1991)

Envejecimiento en planta Short term aging test STOA Bitutest protocol Mezcla arena Otawa + asfalto Otawa sand mixtures

135 135 135 163 150 60 100

8,16,24,36 h 4h 2h Varios periodos 5h 1200 h 4 o 7 días 0, 6 y 15 h 0, 10, 120 y 360 min 2 días 3 días 2 días 0, 2 y 7 días

Material suelto Material suelto Material suelto 50 * 50 mm2 25 * 40 mm2 φ

80% humedad relativa Material suelto Material suelto Compactación amasado 250 y 500 psi Horno giratorio y compactación por amasado Pre acondicionamiento

Short Term Aging STA Extended mixing EM

135 y 163 135 y 163

Von Quintas (1988)

Long Term ageing

60 107 40 y 60 107

Muestra compacta Muestra compacta Muestra compacta Muestra compacta Muestra compacta Muestra compacta

Bell et al. (1991)

Long Term aging LTA

Pre acondicionamiento

SHRP (1991) Scholz, (1995) Scholz (1995)

Long-Term oven ageing LTOA Long Term Oven Aging – LTOA Bitutest protocol

85 85 85

5 días 120 h 5 días

A manera de síntesis se puede afirmar que aún no se encuentra un tratamiento normalizado en laboratorio que prediga los efectos de envejecimiento de mezclas asfálticas en el tiempo. Es evidente que encontrar las duraciones adecuadas de las pruebas depende directamente de las condiciones climáticas del lugar y de las características propias de las mezclas asfálticas.

2.2.2 Tratamientos de oxidación La reacción del asfalto con el oxigeno de la atmosfera es quizá el factor principal que produce el endurecimiento y lleva a la fragilidad del mismo, el endurecimiento es un resultado de la polaridad del oxigeno contenido en las fracciones del asfalto el cual aumenta la consistencia del asfalto por el incremento de las fuerzas de interacción molecular (Petersen, 2000). Adicionalmente, las moléculas pueden desarrollar envejecimiento químico irreversible el cual generalmente parece ser la suma de las reacciones con el oxigeno y de la polimerización de la oxidación y la evaporación de los componentes volátiles (Lesueur, 2009). Igual que los tratamientos de calor extendido, algunos investigadores han realizado pruebas de laboratorio para producir envejecimiento acelerado en las mezclas asfálticas mediante inyección de oxigeno y aire a las mezclas (Tabla 3). Tabla 3. Métodos para evaluar el envejecimiento por oxidación en mezclas asfálticas (modificado de Airey, 2003)
Autor (año)
Kumar y Goetz (1977) (Von Quintas, 1988) Kim et al. (1986)

Prueba o ensayo
Mixture oxidation Long Term ageing Oregon mixtures

Temperatura °C
60 60 60

Duración
1,2,4,6,10 días 5 y 10 días 0,1,2,3,5 días

Muestra
Muestra compacta Muestra compacta Muestra

Otras características
Aire a 0.5 mm de agua Aire a 0.7 Mpa. Aire a 0.7 Mpa.

SHRP (1991)

Low pressure oxidation LPO Pressure Oxidation Vessel

60 u 85

5 días

Bell et al. (1991) Khalid & Walsh (2000) Korsgaard (1996)

25 60 60 100

PAV mixtures

2 días 7 días Más de días 72 h

25

compacta Muestra compacta de STOA Muestra compacta Muestra compacta Muestra compacta

Oxigeno a 1.9 l/min.

Oxigeno a 100 psi Oxigeno a 300 psi Aire a 3 l/mibn Aire a 2.07 Mpa.

Para el análisis de la oxidación, se realiza un análisis químico del asfalto recuperado de las mezclas asfálticas envejecidas, el asfalto es extraído mediante el uso de solventes, centrifugado y roto evaporación. Los solventes utilizados comúnmente son el tetracloruro de carbono, el tricloroetileno, el tolueno, el varsol o la gasolina blanca, sin embargo, se ha podido establecer que los solventes generan en el asfalto extraído alteraciones que no han sido del todo determinadas, estudios realizados por (Burr et al., 1991)Burr et al., (1991), explicaron que los solventes producen un envejecimiento del asfalto en el momento de ser separado de los agregados, que no se ha determinado. Como este proceso se realiza en ausencia de oxigeno, es posible que el endurecimiento por oxidación no exista, entonces para contrarrestar de alguna manera su acción debe realizarse el procedimiento de extracción en frio y evaluar las propiedades del asfalto en el menor tiempo posible después de la extracción. La absorción de oxigeno produce la formación de nuevos grupos funcionales como sulfoxidos, anhídridos, ácidos carboxílicos y cetonas. Desde hace varios años se estableció que la oxidación en los asfaltos es representada con buena precisión por la aparición de grupo carbonilo que se observa a través de la medición de la absorbancia o reflectancia en una prueba de cromatografía de infrarrojo (Domke et al., 1997; Lau et al., 1992; Martin et al., , 1990) La figura 2, muestra la evidencia del crecimiento del área de carbonilo en un asfalto tipo AC-20 a diferentes temperaturas y tiempos de envejecimiento.

Figura 2. Crecimiento de la banda infrarroja de Carbonilo a diferentes temperaturas en un asfalto AC-20. (Despúes de Lau et al., 1992)

Diferentes asfaltos presentan diferentes velocidades de reacción a la misma temperatura y muestran diferentes energías de activación, como resultado un asfalto puede envejecer más rápido a una temperatura que otro, mientras que este puede envejecer más despacio a otra temperatura, este cruce en la rata de envejecimiento es de un gran significado en el diseño de pruebas para el envejecimiento de carreteras, figura 3. La pendiente de esta relación corresponde a la susceptibilidad al endurecimiento del asfalto.

Figura 3. Susceptibilidad al endurecimiento en mezclas asfálticas con dos asfaltos diferentes, dos agregados diferentes y tratamientos diferentes. (Lau et al., 1992) Otros estudios se realizaron para modelar el envejecimiento de los asfaltos recuperados de mezclas, basado en la oxidación. Chen y Huang (2000) sometieron a espectroscopia de infrarrojo (FTIR) para medir la cantidad de luz transmitida que se absorbió sobre una longitud de onda nominal de 4000 a 400 cm-1, en la figura 4 se observa que a medida que progresa el tiempo de oxidación se incrementa la absorción que se produce por el crecimiento de grupos funcionales sulfoxidos en el asfalto.

Figura 4. Espectro Infra Rojo banda sulfoxidos. Temperatura 60°C, 12 horas de exposición, asfalto 60/70. (Chen y Huang 2000). Las muestras antes y después del envejecimiento se han sometido a ensayos de separación de componentes del asfalto es decir cantidades de saturados, aromáticos, resinas y saturados. Al observar los resultados, el contenido de los compuestos saturados, aromáticos y resinas de los asfaltos envejecidos disminuyen, mientras que el contenido de asfaltenos aumenta. Los compuestos aromáticos se convierten en parte en resinas, así que el contenido de los compuestos aromáticos disminuye en consecuencia y finalmente las resinas cambian a asfaltenos. (Y. Qi & Wang, 2004a, 2004b), tabla 4. Tabla 4. Cambios en la composición de los grupos químicos de tres asfaltos después de Envejecimiento por absorción de oxigeno (OAA). (Y. Qi & Wang, 2004a)
SJS (%) Muestras Saturados Aromaticos Resinas Asfaltenos Original 19,13 26,28 38,53 16,06 Envejecido 18,54 23,89 34,99 22,58 Diferencia -0,59 -2,39 -3,54 6,52 original 17,18 32,49 31,88 18,45 SHL (%) Envejecido 15,04 26,64 28,78 29,54 diferencia -2,14 -5,85 -3,1 11,09 original 14,68 27,67 45,28 12,37 REQ (%) Envejecido 13,3 22,08 40,02 24,6 Diferencia -1,34 -5,59 -5,26 12,23

2.2.3 Tratamientos de foto degradación En relación con la degradación a causa de la luz, algunos investigadores estudiaron los cambios en el comportamiento de los asfaltos y de las mezclas asfálticas, como se puede observar en la tabla 5. En estos ensayos se intenta reproducir el efecto que produce la luz del día o la radiación producida por el sol. Tabla 5. Métodos para evaluar el envejecimiento por efectos de luz y radiación en mezclas asfáltica.
Autor (año)
Traxler (1963) Hveem (1963)

Prueba o ensayo
Foto oxidación Radiación roja Infra

Temperatura °C
87.7 60

Duración
18 h 1000 h

Muestra
Asfalto 3 μm Mezcla con arena 5 a 7 μm Asfalto mezclas asfálticas mezclas asfálticas Mezclas asfálticas

Otras caracteristicas
Mazda Sum Lamp (175 Watt) Corriente de aire a 41C

Kemp y Predoehl (1981) Hugo y Kennedy (1985)

Foto degradación luz actínica Foto oxidación

35 -

18 h 54 h

1000 MW/cm2 Mezclas de laboratorio y de campo. Mazda Sum Lamp (175 Watt) Radiación ultra violeta

Hugo y Kennedy (1985) Tia et al. (1988) Montepara et al. (2000)

Weatherometro Calor y radiación UV Cámara de radicaciónn Weatherometro

60 -

14 d (336 h) 1,7, 28 y 90 días 450 dias

Martinez y Caicedo (2005)

-

504 horas

Reyes y Camacho (2008)

Weatherometro

-

1350 horas

Asfaltos y mezclas asfálticas Mezclas asfálticas

lámparas de gas de mercurio de 125W (PHILIPS HPK) Radiación ultravioleta tipo B Rayos UV de 11,2W, irradiancia 3.700

Mo et al., (2010)

Cámara violeta

ultra

40

1000 horas

Concreto asfáltico poroso

μW/m2 luz Ultra Violeta UV (60 w/m2, 300-400 wavelength)

La consecuencia más importante de envejecimiento acelerado por acción de la luz o la radiación ultravioleta, corresponde a un incremento significativo en la viscosidad del material (Coons, 1965; Montepara & Giuliani, 2000; Tia et al., 1988; Traxler, 1963; Traxler, 1961), con respecto a los cambios químicos se pudo evidenciar la formación de enlaces carbonilos que cambian la estructura del asfalto y que estimulan el proceso de polimerización (Montepara & Giuliani, 2000), así mismo se encontró que el modulo complejo se incrementó y descendió el Angulo de fase (Martínez & Caicedo, 2005; Mo er al., 2010). Con respecto a los cambios mecánicos se observó un incremento en la estabilidad Marshall en las mezclas, lo que produjo un incremento en la rigidez, el flujo en cambio descendió con la exposición al igual que la deformación permanente lo que produce estructuras con mayor susceptibilidad a la rotura frágil. Con respecto al modulo resiliente se encontró un incremento considerable, hasta de un 50% después de la exposición a la radiación ultravioleta (Mo et al., 2010; Reyes & Camacho, 2008; Rondón et al., 2010; Rondón & Reyes, 2009). Es evidente que el efecto se produce en la superficie de rodadura pero también afecta una profundidad significativa de la mezcla y la profundidad del daño depende del tiempo de exposición, por ejemplo para 18 horas de exposición se encontró una profundidad de daño de 5 micrones (Kemp y Predoehl, (1981) mientras que una exposición de 504 horas el daño alcanzó valores hasta de 15 mm, (Martínez & Caicedo, 2005). Aunque estos estudios han considerado los efectos y las profundidades, no se sabe con certeza la equivalencia en años de servicio con respecto a los periodos de exposición, estas equivalencia de igual manera que los tratamiento abordados anteriormente, dependen de los materiales y las condiciones climáticas de la zona explicados, estudios realizados por Hveem et al, (1963) concluyeron que 1000 horas de foto degradación equivalen a 5 años en la vía para mezclas asfálticas con arena de Otawa. 2.2.4 Evaluación del envejecimiento en condiciones de campo Algunos investigadores han evaluado el desempeño de los pavimentos asfálticos en campo con el fin de establecer correlaciones y modelos con respecto al comportamiento encontrado en el laboratorio después de someter las mezclas asfálticas a los diferentes tratamientos mencionados. En general el procedimiento adoptado consiste en extraer núcleos de vías en servicio y de ellos extraer alguna porción del asfalto contenido con el fin de evaluar las propiedades físicas, químicas, mecánicas, dinámicas y reológicas. Estos estudios se realizan bajo la hipótesis que el envejecimiento de la mezcla se atribuye en mayor proporción al envejecimiento que sufre el asfalto en la vida de servicio y en menor proporción a los agregados que componen la mezcla. En una investigación realizada por Martin et al. (1990) donde se tomaron núcleos de pavimentos en servicio de diferentes vías en los Estados Unidos, se analizaron parámetros como viscosidad, porcentaje de vacíos, áreas de carbonilo y sulfoxido mediante cromatografía de columna de gel, índice de envejecimiento a 140° y 275 °F en la que concluyeron sobre la importancia de los vacíos en la mezcla, figura 5. Afirmaron que el contenido de vacíos con aire es uno, sino el más importante factor que afecta la velocidad de envejecimiento en los pavimentos asfálticos. De acuerdo con ellos la influencia de esta variable parece ser tan marcada que opaca el desempeño del tipo de asfalto, el agregado, la densidad del tráfico y las diferencias micro climáticas.

Figura 7. Índice de envejecimiento a 140 °F con diferentes porcentajes de vacíos. (Martin et al., 1990). Rondón y Reyes (2009) evaluaron el cambio que experimenta el módulo resiliente, la deformación permanente y la resistencia última bajo carga monotónica de una mezcla asfáltica densa en caliente cuando es expuesta al ambiente de la ciudad de Bogotá D.C. (Colombia). Las mezclas se fabricaron utilizando diferentes cementos asfálticos, y se evaluó su evolución en el tiempo evaluando los parámetros mencionados cada 3 meses en un tiempo de observación de 20 meses. De los estudios se concluye que el comportamiento que experimentan las mezclas depende del tipo de asfalto utilizado. Adicionalmente, la tendencia de las mezclas con los tres tipos de CA es experimentar un aumento en los valores de rigidez con el tiempo de exposición al ambiente debido principalmente a procesos de endurecimiento por envejecimiento de los ligantes asfálticos. 3. EFECTOS DEL ENVEJECIMIENTO EN EL DESEMPEÑO DE LAS MEZCLAS ASFALTICAS Módulos En los reportes de los investigadores se observa que la relación modular para mezclas asfálticas antes y después del envejecimiento presenta un incremento significativo, de hasta 5 veces, dependiendo del volumen de vacios de la mezcla (C. Bell et al., 1991; Kim, Bell, Wilson, & Boyle, 1987; H. L. Von Quintus et al., 1991).

Figura 8. Relación de módulos de envejecimiento para tres mezclas asfálticas, a) al 88% y b) 94% de compactación (Kim et al. 1987). 3.2 Ahuellamiento El ahuellamiento (rutting) en la capa superior del pavimento se produce por la acumulación de la deformación plástica en la mezcla como resultado de la repetición de cargas y se considera una falla estructural de los pavimentos asfálticos. Este fenómeno ocurre con mayor severidad a altas temperaturas de funcionamiento de la mezcla y produce un mayor impacto en los asfaltos sin envejecer que los envejecidos. Por tal razón se hizo necesario relacionar la respuesta elástica del pavimento con las cargas dinámicas del transito Con respecto al tránsito y a partir de observaciones, se consideró que la aplicación promedio de la carga a través de la llanta de un camión a una velocidad de 80 Km/h corresponde a un tiempo de 0.1 segundos, tiempo en el cual se produce la respuesta viscoelástica del material. Ese valor de 0.1 segundos en una carga de tipo sinusoidal corresponde a 10 rad/s (1.6 Hz). Con respecto al material, los asfaltos envejecidos son mas rígidos que los asfaltos naturales, por esta razón el control de ahuellamiento se realiza con asfaltos sometidos a envejecimiento de corto plazo o sea el envejecimiento por producción, transporte, almacenamiento y construcción, proceso que se simula en laboratorio mediante el la aplicación de la prueba TFOT o RTFOT. Para contrarrestar esta falla estructural en la vida temprana del pavimento se consideró que debe realizarse un control en el pavimento que va a ser construido, teniendo en cuenta que el asfalto viene del proceso de envejecimiento de corto plazo, para lo cual el SHRP en la clasificación PG de desempeño de los cementos asfálticos, recomienda tener en cuenta que el parámetro G*/sin debe ser mayor que 1 kPa, basado en el criterio de la deformación no recuperable. La escogencia de este valor correspondió a un análisis del comportamiento de diversos cementos asfálticos contra los resultados de wheel-tracking. (Figura 9.) (Bouldin, 1992).

Figura 9. Pérdida de compliance con respecto a resultados de Wheel tracking 3.3 Fatiga La fatiga es un fenómeno que ocurre en los materiales debido a la acción de cargas repetitivas o ciclos de carga. En tal sentido, la fatiga se asocia con la fractura de los materiales en procesos a largo plazo, en el caso de los cementos asfálticos la fatiga se relaciona con la energía disipada en la carpeta de asfalto durante cada ciclo de carga. El establecimiento de una norma adecuada para la evaluación de la fatiga ha sido una tarea complicada ya que, los resultados de laboratorio han sido contradictorios, por un lado asfaltos rígidos resultan resistentes a la fractura por fatiga en un ensayo de esfuerzo controlado y por otro lado los asfaltos suaves resultan también resistentes a la fractura por fatiga en un ensayo de deformación controlada. El criterio para evaluar el desempeño a la fatiga de un cemento asfáltico es la pérdida de la componente viscosa del modulo complejo G‖ = G* sin a 10 rad/s y a la temperatura de operación, el cual debe ser como máximo mayor a 5 MPa (Petersen et al., 1993). Es de anotar que dicha evaluación debe realizarse en un material envejecido a largo plazo, por esta razón las pruebas en laboratorio se realizan sobre asfaltos que han pasado por el tratamiento PAV. Con respecto a los resultados de fatiga en mezclas asfálticas, figura 3 obtenidos por Kim et al. (1987), presentan un incremento constante con el tratamiento en la cámara de presión de oxigeno (POV), las muestras de menor compactación presentaron mayor tiempo de vida a la fatiga. Esos ensayos se realizaron aplicando esfuerzo de tensión controlado y por lo tanto las mezclas más rígidas experimentaron menores niveles de deformación. Una tendencia diferente se podría esperar si se realiza el ensayo a deformación controlada.

Figura 9. Vida de fatiga de tres mezclas asfálticas, a) al 88% y b) al 94% de compactación. (Kim et al., 1986). La vida de fatiga depende de la estructura de la mezcla asfáltica, es decir, de la película de asfalto, de la granulometría y del contenido de vacíos. En el mismo sentido como se estableció con anterioridad, un mayor espesor de la película de asfalto produce una mayor resistencia al envejecimiento y también una mejor resistencia a la fatiga, como lo demuestra un estudio llevado por Hajj et al., (2005), en el cual las mezclas con contenidos de asfalto cerca del 8% obtuvieron un mejor desempeño a fatiga que las mezclas con contenidos de asfalto cercanos a 5%. 3.4 Agrietamiento térmico El incremento de la viscosidad y la reducción de la ductilidad de los asfaltos en las mezclas producen paulatinamente el agrietamiento (cracking) de la superficie de la capa de rodadura. Ensayos de campo realizados por (Ruan et al., 2003) establecen que la prolongada oxidación produce estos efectos. El agrietamiento por temperatura puede producirse por dos situaciones, la primera por un descenso puntual de la temperatura que rompe la carpeta de asfalto y la segunda por la fatiga del material debido a la repetición de cargas, esta última condición es denominada fatiga térmica, analizada en la sección anterior. Las dos condiciones mencionadas involucran la propagación de grietas en la carpeta de asfalto. El concepto de temperatura crítica de agrietamiento que ocurre como resultado de un ciclo de enfriamiento, requiere el concepto de temperatura limite de rigidez. Esto ocurre cuando la carpeta asfáltica alcanza una temperatura en la cual existe un modulo de rigidez critico producido por un carga, que propicia la formación de grietas. En la primera aproximación de la medición de esta parámetro se escogió la temperatura a la cual una rigidez de 200 MPa era obtenida en un tiempo de carga de 2 horas. Como el tiempo de respuesta de cada asfalto es particular, fue necesario incluir la curva maestra del mismo, por lo cual se estableció que la pendiente de la curva del creep m=d log J(T)/d log t

3.5 Viscosidad Las viscosidades dinámicas se midieron a diferentes temperaturas usando un reómetro mecánico dinámico, con el dispositivo de platos paralelos de 25 mm de diámetro y 1 mm de altura para disponer la muestra de asfalto (gap). El ensayo se realizo a bajas frecuencias de 0.1, 0.01 y 0.005 sec-1 dependiendo de la dureza del asfalto, para aproximarse a los valores limites de baja frecuencia y denotados como η0*, figura 5.

Figura 10. Viscosidad dinámica al endurecimiento con el tiempo de un asfalto AC-20 a cuatro temperaturas. (Lau et al., 1992) Huh y Robertson (1996) realizaron un estudio para determinar los cambios en la viscosidad como medida del progreso del envejecimiento, por efecto de la oxidación del asfalto. Utilizaron el PAV con una presión de 2.07 Mpa (300 psi) a temperaturas de 60° C por 800 hr, 80°C por 400 hr y 100°C por 96 hr, previo a ello envejecieron muestras de película delgada en el TFO (Thin Film Oven), por cinco horas a 163°C para determinar la pérdida de volátiles simulando el envejecimiento a corto plazo. Para determinar la viscosidad utilizaron un Reometro Mecánico (Modelo 605 Rheometrics), con el dispositivo de platos paralelos. La viscosidad dinámica a 0.1 rad/seg y 60°C fue utilizada como medida del cambio de la viscosidad debido a la oxidación en el PAV a las temperaturas dadas, figura 8.

Figura 11. Cambio de la viscosidad debido a la Oxidación en PAV, de dos asfaltos diferentes (Huh y Robertson, 1996) 4 MODELOS PROPUESTOS SOBRE EL ENVEJECMIENTO DE ASFALTOS Y MEZCLAS ASFALTICAS

Los investigadores en los diversos estudios realizados han tratado de describir de matemáticamente algunas relaciones que reproduzcan el envejecimiento de los cementos asfálticos, esas ecuaciones por o general describen el comportamiento de los asfaltos envejecidos pues se parte de la hipótesis que el envejecimiento ocurre en su totalidad en el asfalto y no así en los agregados. En consecuencia, se han podido establecer diferentes variables que afectan el desempeño del asfalto en el tiempo, es asi como la temperatura, la presión, la radiación ultra violeta, la humedad contribuyen de manera significativa en la oxidación y el endurecimiento de los asfaltos, la observación de los efectos producidos por esas variables simulados en el laboratorio y observados en las vias reales han permitido establecer diferentes modelos. Una de las primeras expresiones matemáticas que relacionan el endurecimiento de los asfaltos corresponde al Índice de Envejecimiento (AI) dado por la relación de la viscosidad de un asfalto antes y después del envejecimiento, el envejecimiento se produjo a una película de asfalto5 micrones de espesor dispuesta entre dos platos de vidrio durante 2 horas a una temperatura de 2107°C, la viscosidad se obtuvo en ambos casos (original y envejecido ) a la misma tasa de esfuerzo de corte, los resultados indican que un menor valor de índice de envejecimiento significa una mayor durabilidad de los asfaltos analizados (Griffin et al., 1955):

AI

A B

(1)

Donde AI es el índice de envejecimiento y ηA es la viscosidad después del proceso de envejecimiento y ηB es la viscosidad antes del proceso o la viscosidad del asfalto original. Gaestel (1971), estableció el Índice de estabilidad coloidal el cual establece una relación entre las fracciones generales del asfalto de la siguiente manera:

IC

%Asfaltenos %Saturados %Resin as %Aromati cos

(2)

Lee en el año (1973), estudió el cambio en el comportamiento químico y reológico de 8 cementos asfálticos que se utilizaron en proyectos viales en el estado de Iowa y le realizo seguimiento durante 48 meses y de la misma manera se realizo el envejecimiento en laboratorio combinado la prueba TFOT y el tratamiento de oxigenación por presión por un tiempo de 1000 horas. Los datos obtenidos en el terreno y en el laboratorio permitieron realizar correlaciones y por ende se estableció una función hiperbólica para estimar la evolución de las propiedades físicas en el tiempo.

log T1

Tf a bTf

(3)

Donde T1 corresponde al tiempo en el laboratorio en horas para alcanzar el valor de la propiedad buscada, Tf es el tiempo equivalente en campo, en meses, para alcanzar el mismo valor de la misma propiedad buscada en el mismo asfalto y a y b son constantes. Con el uso de esta ecuación se estableció que 46 horas de envejecimiento en el laboratorio corresponden a 60 meses en las vías en servicio. En el año (1976), Benson direccionó su trabajo en analizar el fracturamiento a baja temperatura en los pavimentos del estado de Texas y el endurecimiento del asfalto en nueve secciones viales, para ello evaluó las características físicas de los asfaltos y las relacionó con el desempeño de los mismos. En consecuencia, encontró buenas correlaciones entre la viscosidad a 25°C, el índice de envejecimiento y el contenido de vacios con el desempeño y sus resultados fueron muy similares a los encontrados por Lee (1973). Benson prefirió utilizar un modelo exponencial en lugar del hiperbólico utilizado por Lee, con el cual encontró mejores coeficientes de correlación con los datos de penetración y atribuyó la pobre correlación con la viscosidad debido a la complejidad del ensayo de micro viscosidad.
V at b

(4)

P a bln t

a

(5)

Benson notó que el parámetro a es una medida del endurecimiento a corto plazo, y t corresponde al tiempo de servicio en meses. P es la penetración, el parámetro b se relacionan con la curvatura del modelo y representa la susceptibilidad del envejecimiento a largo plazo. La ecuación de predicción para a fue desarrollada desde un análisis de multi-regresión (ver ecuación 6), donde ORP corresponde a la penetración original así:
a 0.52 ORP 2

(6)

Con estos modelos aplicados en las vías analizadas obtuvo correlaciones superiores a 0.95

Figura 12. Curvas típicas de endurecimiento (Benson, 1976). Shiau et al. (1992) , desarrollaron un modelo lineal incuyendo el tipo de asfalto (A), la tempertura del tratamiento (T), el tipo de horno utilizado para envejecer (O) y las interacciones entre cada variable, para integrar esa relación utilizaron 20 asfaltos, dos hornos y tres niveles de temperatura, de lo cual surgió la siguiente expresión:

yijk m A Tj Ok i

A T ij

A O ik

T O jk

ijk

(7)

Donde y es la respuesta general del asfalto iésimoi, la temperatura j-ésima, y el horno k-ésimo, m la media total, A el principal efecto del asfalto i, T el principal efecto de la temperatura j, O el principal efecto del horno k, AT interacción Asfalto-Temperatura, AO interacción, TO interacción Temperatura-Horno y, εijk es el error experimental. Los resultados mostraron que la viscosidad fue afectada por la temperatura como era de esperarse pero las alteraciones fueron mayores en el rango de temperatura entre 163 y 185 C que entre 140 y 163 C. En efecto, el tratamiento con el horno RTFOT fue mas severo que el horno TFOT para temperaturas de 140 y 163C, en ese sentido un cálculo aproximado el envejecimiento en los hornos mencionados a 60 C durante 14 dias corresponde a 3 meses de envejecimiento en un pavimento en las condiciones climáticas de La Florida. Y en las mismas condiciones del tratamiento en horno a 163 C se puede obtener el envejecimiento de un periodo de 6 a 9 meses.

Posteriormente Huang et al. (1996) trabajaron en el modelo propuesto por Shiau (1992) utilizando asfaltos modificados. Los resultados indicaron que los asfaltos envejecidos artificialmente en el laboratorio mediante TFOT, RTFOT, horno inclinado de California y Camara de envejecimiento a presion PAV, generan alteraciones en la reologia de los asfaltos similares a las que suceden en campo. En ese sentido aplicar el tratamiento RTFOT durante 75 minutos a 185 C simula 1 año de envejecimeinto en campo en las condiciones climáticas de La

Florida y someter el asfalto a 168 horas en el horno inclinado de California equivale a 8 años de envejecimiento en campo en La Florida.

Al mismo tiempo Huh & Robertson (1996) utilizaron la Cámara de Envejecimiento a Presión PAV, con 2,07 Mpa y 60, 80 y 100 C y diferentes tiempos de exposición hasta alcanzar 800 horas. Ellos adaptaron la expresión desarrollada por Arrhenius (1889) en la cual se considera la dependencia velocidad constante (cinética) de las reacciones químicas con la temperatura a la que se lleva a cabo la reacción y la Energia de Activación por difusión, como sigue:
kt Ae
Ea R T

(8)

Donde k(t) es el numero de colisiones que resultan en una reacción por segundo, A es un factor de frecuencia de la reacción o el número total de colisiones por segundo, Ea es la energía de activación por difusión, R es la constante de los gases y T es la temperatura, el factor exponencial es la probabilidad que cualquier colisión dada dará lugar a una reacción. Se observó un incremento en la viscosidad por la formación del grupo funcional sulfoxido en las primeras horas de oxidación (0-200 horas) y despues se mantiene constante y al final del proceso nuevamente se incrementa la viscosidad por la formación del grupo funcional carbonilo, en efecto la formación de esos dos grupos quimicos funcionales indicados llegan a ser las mayores causas del incremento de la viscosidad. Mas adelante en 1998, Daniel et al. (1998), investigaron los efectos del envejecimiento en las mezclas asfálticas, para realizarlo aplicaron el principio de correspondencia elástico – visco elástico de Schapery en el sentido de validar los mencionados efectos. Para analizar los efectos, se estudió mediante los cambios en las propiedades viscoelásticas y obteniendo el modulo dinámico, modulo de relajación y ángulo de fase del asfalto, mediante una ecuación de la ley de potencia:

E t,

Eo t

Eo t 1
o

E t
n t

(9)

t

En esta expresión t corresponde al tiempo de envejecimiento, (t-τ) es el tiempo de carga, E es el modulo de relajación. En la ley de potencia E0, Eω, τ0 y n, corresponden a cuatro coeficientes que se obtienen de las curvas de relajación de envejecimiento dadas por las curvas de creep compilance ploteadas con respecto al tiempo de envejecimiento. Al aplicar los modelos se establece que el envejecimiento de las mezcla asfálticas produce una disminución en la pendiente de las zonas lineales de las curvas de creep y del modulo de relajación, los módulos dinámicos se incrementan y los ángulos de fase disminuyen en altos niveles de envejecimiento. La ecuación maestra (9) representa satisfactoriamente el modulo de relajación a cualquier envejecimiento y tiempo de carga y permito determinar las seudo deformaciones.

Chen y Huang (2000) estudiaron el efecto de la oxidación en los asfaltos, para ello llevaron a cabo pruebas en el RTFOT y en el PAV para simular el envejecimiento en el campo, adicionalmente una pista de prueba fue construida con el fin de hallar el proceso real del envejecimiento en campo. Los datos se mostraron comparando los ligantes asfalticos tratados en laboratorio (60°C y presión de 20 Kg/cm2) y en campo y la duración del tratamiento dependió del tiempo de uso en la pista de prueba. Como resultados, en general se encontraron buenas correlaciones entre los datos de campo y laboratorio y por consiguiente plantearon un modelo que permite predecir los cambios en los ligantes asfalticos durante el tiempo de endurecimiento.
AI x' t xo 1 UAI UAI 1 ert

(10)

Donde x(t) es una medida del la asociación molecular en el tiempo t, x’(t) tasa de cambio en x con el tiempo, UAI corresponde al índice de envejecimiento último que es la relación entre el valor máximo y el valor inicial de x(t), en otras palabras éste representa el incremento final en x con el incremento de tiempo y el parámetro r es la tasa de envejecimiento que indica una medida de la tasa de incremento en x sobre el rango UAI, estos dos parámetros pueden ser usados para comparar la tasa de envejecimiento y la magnitud de envejecimiento de diferentes pavimentos. Said (2005) desarrolló el Indice de Envejecimiento (AI) para comparar el comportamiento de las mezclas, éste lo definió como el incremento relativo de la modulo de rigides por año expresado en porcentaje, de acuerdo con las siguinetes expresiones:
AI PLTA S t1 S t 0 * 365 * 100 S t 0 (t1 t0 )

(11)

AI LTA

St (t

0)

St1

St1 (t t1 )

* 365*100

(12)

Donde: AI PLTA es el indice de envejecimiento pre-largo plazo el cual representa el primer año de servicio, mientras que el AI LTA es el envejecimiento de largo plazo que representa la vida de servicio del pavimento despues del primer año. S es el modulo de rigidez en diferentes momentos, t es el tiempo en días, t1 es el primero año de servicio (365 dias) y t0 es el tiempo entre 15 y 30 dias. Como resultado, se encontró un incremento cerca del 27% durante el primer año despues de la construcción, un incremento de sólo el 3.5% por año durante el segundo y cuarto años y probablemente menos del 3% despues del cuarto año de servicio Como comentario final, los ejemplos mostrados han estudiado las condiciones del asfalto antes y después del proceso de envejecimiento. Esos asfaltos se han evaluado de manera separada según los cambios en sus propiedades químicas, mecánicas y reológicas por efecto del envejecimiento, pero esta condición no reproduce de manera exacta los sucesos de campo. Por ejemplo, el índice de envejecimiento AI propuesto por Griffin evalúa los cambios reológicos de unas muestras sometidas a diferentes cambios de temperatura, mientras que el modelo mecánico de Daniel evalúa los cambios a deformación de una muestra sometida a diferentes cargas y en la realidad ocurren los dos efectos al mismo tiempo. En efecto, no es posible comparar dichos modelos y por lo mismo no existe aún un modelo que integre la variables intrínsecas y extrínsecas para definir el comportamiento de una mezcla asfáltica sujeta a los mecanismos del envejecimiento.

CONCLUSIONES El proceso de envejecimiento es un proceso complejo que es tratado en la actualidad como una falla funcional de los pavimentos a nivel superficial, pero por el mecanismo y evolución del fenómeno incide en el tiempo hasta generar patologías que reducen significativamente el desempeño de las mezclas asfálticas en servicio sobre todo en cuanto al agrietamiento superficial y la reducción de la vida de fatiga. En general el envejecimiento se produce por la incidencia de las variables ambientales o externas del medio donde se encuentra el pavimento flexible, sobre los materiales o variables intrínsecas de la mezcla. Los efectos que se producen corresponden en todos los casos a modificaciones de orden químico, es decir a modificación en la estructura del asfalto y en las relaciones moleculares del mismo. Los procesos químicos que se presentan son la volatilización de las resinas y componentes livianos del asfalto por el incremento de la temperatura, la oxidación por la presencia de humedad y/o vapor de agua en la superficie de rodadura, la formación de grupos carbonilos por el rompimiento de los enlaces carbono y la polimerización. Con el fin de entender la magnitud del proceso, los investigadores han diferenciado dos etapas importantes en la ocurrencia del envejecimiento. La primera corresponde al envejecimiento de corto plazo el cual ocurre en la mezcla en planta, el almacenamiento, el transporte y la disposición en la obra, en este corto periodo de tiempo ocurre la mayor parte del daño pues ocurre la volatilización, oxidación y polimerización. En la segunda etapa, denominada la vida de servicio, ocurre una lenta y prolongada oxidación producida por el contacto de la superficie de rodadura con la radiación solar, la humedad del ambiente y la lluvia. Los efectos que generan estos procesos consisten en el endurecimiento de la parte superior de la capa de rodadura, se ha podido demostrar que ese endurecimiento con el paso del tiempo alcanza profundidades hasta de 15 milímetros. El endurecimiento aumenta el modulo de rigidez de la mezcla y la convierte en un material frágil susceptible a agrietarse y por tanto su vida a la fatiga se reduce. Hasta el momento los modelos propuestos para entender el envejecimiento no reproducen del todo las condiciones de lo que ocurre en campo, los modelos estudiados corresponden a modelos de carácter empírico y semi empírico, pero ninguno de ellos ha podido predecir con exactitud la reducción de la vida de servicio por efecto del envejecimiento. Así mismo, esta variable no es tenida en cuenta aún en todos los métodos de diseño de pavimentos. Las investigaciones futuras debe orientarse en ese esfuerzo ya que encontrando la forma adecuada de controlar o prevenir el envejecimiento producirá pavimentos flexibles mas durables.

REFERENCIAS

Abbas, A., Choi, B. C., Masad, E., & Papagiannakis, T. (2002). The influence of laboratory aging method on the rheological properties of asphalt binders. Journal of Testing and Evaluation, 30, 171-176. Afanasieva, N., & Cifuentes, M. (2002). Efecto de la radiación solar en el proceso de envejecimiento en los asfaltos colombianos. Presented at the 4 Jornadas Internacionales del Asfalto. Bahia, H. U., & Anderson, D. A. (1995). The pressure aging vessel (PAV): a test to simulate reological changes due to field aging. Physical properties of asphalt cement binders, 67–88. Bahia, H. U., Ahmad, S., & Unit, W. B. of H. C. T. A. (1999). Evaluation and correlation of lab and field tensile strength ratio (TSR) procedures and values in assessing the stripping potential of asphalt mixes. The Unit. Bahia, H. U., Hislop, W. P., Zhai, H., & Rangel, A. (1998). Classification of asphalt binders into simple and complex binders. Journal of the Association of Asphalt Paving Technologists, 67. Bell, A. (1989). Summary report on the aging of asphalt-aggregate systems. Transportation Research board, 10, 10PM. Bell, C. A., & Kliewer, J. E. (1995). Evaluating Aging of Asphalt Mixtures. Bell, C., AbWahab, Y., & Cristi, M. (1991). Investigation of Laboratory Aging Procedures for Asphalt-Aggregate Mixtures. Transportation Research Record, 1323, 32-46. Benson, P. E. (1976). Low temperature transverse cracking of asphalt concrete pavements in central and west Texas. Texas Transportation Institute, Texas A&M University. Bianchetto, H., Miró, R., & Pérez, F. (2006). Resistencia al envejecimiento de las mezclas bituminosas en caliente: beneficios y limitaciones de la incorporación de fílleres comerciales. Primera parte: estudios en base al método UCL. Bocci, M., & Cerni, G. (2000). The ultraviolet radiation in short-and long-term aging of bitumen. Proc. 2nd Eurasphalt and Eurobitume Congress, Session (Vol. 1, págs. 49–58). Burr, B., Davison, R., Jemison, H., Glover, C., & Bullin, J. (1991). Asphalt Hardening in Extraction Solvents. Transportation Research Record, 1323, 7. Campen, W. H., Smith, J. R., Erickson, L. G., & Mertz, L. R. (1959). The relationships between voids, surface area, film thickness and stability in bituminous paving mixtures. Proceedings of the Association of Asphalt Paving Technologists (Vol. 28, págs. 149–178). Caro, S., Masad, E., Bhasin, A., & Little, D. (2008). Moisture susceptibility of asphalt mixtures, Part 1: mechanisms. International Journal of Pavement Engineering, 9, 81-98. Chen, J., Young, S. Y., & Lin, K. (2004). Effects of crack width and permeability on moistureinduced damage of pavements. Journal of materials in civil engineering, 16, 276. Chen, JS, & Huang, L. (2000). Developing an aging model to evaluate engineering properties of asphalt paving binders. Materials and Structures, 33, 559-565. Coons, R. F. (1965). An investigation of the hardening of asphalt recovered from pavements of various ages.

Corbett, L. W. (1970). Relationship between composition and physical properties of asphalt. Proceedings of the Association of Asphalt Paving Technologists (Vol. 39, pág. 481). Cortes, C., Perez, A., Fermoso, J., Costa, A., Guisado, F., Esquena, J., & Potti, J. (2010). Envejecimiento Foto-Oxidativo De Betunes Asfálticos (pág. 12). Presented at the ASEFMA. Daniel, J., Kim, Y., & Lee, H.-J. (1998). Effects of Aging on Viscoelastic Properties of AsphaltAggregate Mixtures. Transportation Research Record: Journal of the Transportation Research Board, 1630(-1), 21-27. doi:10.3141/1630-03 Dessouky, S., Reyes, C., Ilias, M., Contreras, D., & Papagiannakis, A. T. (2011). Effect of preheating duration and temperature conditioning on the rheological properties of bitumen. Construction and Building Materials. Domke, C. H., Liu, M., Davison, R. R., Bullin, J. A., & Glover, C. J. (1997). Study of strategic highway research program pressure aging vessel procedure using long-term, low-temperature aging experiments and asphalt kinetics. Transportation Research Record: Journal of the Transportation Research Board, 1586(-1), 10–15. Dow, A. W. (1903). Asphalt Experiments at Washington. Engineering News Record, 47, 18-25. Edler, A. C., Hattingh, M. M., Servas, V. P., & Marais, C. P. (1985). Use of aging tests to determine the efficacy of hydrated lime additions to asphalt in retarding its oxidative hardening. Asphalt Paving Technology. Association of Asphalt Paving Technologists, 54, 118-139. Farcas, F. (1996). Etude d’une methode de simulation du vieillissement sur route des bitumes. Goode, J. ., & Lufsey, L. A. (1965). Voids,Permeability, Film Thickness vs Asphalt Hardening (págs. 430-463). Presented at the Proceedings of the Association of Asphalt Paving. Griffin, R. L., Miles, T. K., & Penther, C. J. (1955). Microfilm durability test for asphalt. Assoc Asphalt Paving Technol Proc. Hajj, E. Y., Sebaaly, P. E., & Weitzel, D. (2005). Fatigue Characteristics of Superpave and Hveem Mixtures. Journal of Transportation Engineering, 131, 302-310. Halstead, W. J., & Zenewitz, J. A. (1961). Changes in asphalt viscosities during thin-film oven and microfilm durability tests. Public Roads, 31(11), 211–218. Hammons, M. I., Von Quintus, H., Geary, G. M., Wu, P. Y., & Jared, D. M. (2006). Detection of stripping in hot-mix asphalt. Transportation Research Record: Journal of the Transportation Research Board, 1949(-1), 20–31. Harvey, J., Eriksen, K., Sousa, J., & Monismith, C. L. (1994). Effects of laboratory specimen preparation on aggregate-asphalt structure, air-void content measurement, and repetitive simple shear test results. Transportation Research Record, (1454). Herman, J. R., Labow, G., Hsu, N. C., & Larko, D. (2009). Changes in cloud and aerosol cover (1980–2006) from reflectivity time series using SeaWiFS, N7-TOMS, EP-TOMS, SBUV-2, and OMI radiance data. Journal of Geophysical Research, 114(D1), D01201. Huang, S. C. H. ., Branthaver, J., & Robertson, R. E. (2003). Aggregate Effects On The AsphaltAggregate Interaction In The Presence Of Water. Huang, S. C., Tia, M., & Ruth, B. E. (1996). Laboratory aging methods for simulation of field aging of asphalts. Journal of Materials in Civil Engineering, 8, 147. Hubbard, P., & Gollomb, H. (1937). The hardening of asphalt with relation to development of

cracks in asphalt pavements. Hugo, F., & Kennedy, T. (1985). Surface cracking of asphalt mixtures in Southern Africa. Proceedings (pág. 454). Huh, J., & Robertson, R. (1996). Modeling of Oxidative Aging Behavior of Asphalts from ShortTerm, High-Temperature Data as a Step Toward Prediction of Pavement Aging. Transportation Research Record: Journal of the Transportation Research Board, 1535, 91-97. Hveem, F. N., Zube, E., & Skog, J. (1963). Proposed new tests and specifications for paving grade asphalts. Proceedings of the Association of Asphalt Paving Technologists (Vol. 32, págs. 271-327). Kandhal, P. S. (1992). Moisture susceptibility of HMA mixes: identification of problem and recommended solutions. National Asphalt Pavement Association. Kandhal, P. S., & Chakraborty, S. (1996). Effect of asphalt film thickness on short-and long-term aging of asphalt paving mixtures. Transportation Research Record: Journal of the Transportation Research Board, 1535(-1), 83–90. Kandhal, P., & Chakraborty, S. (1996). Effect of asphalt film thickness on short-and long-term aging of asphalt paving mixtures. Transportation Research Record: Journal of the Transportation Research Board, 1535, 83-90. Kandhal, P., & Koehler, W. (1984). Significant studies on asphalt durability: Pennsylvania experience. Transportation Research Record, 999, 41-50. Kanitpong, K., & Bahia, H. U. (2008). Evaluation of HMA moisture damage in Wisconsin as it relates to pavement performance. International Journal of Pavement Engineering, 9(1), 9–17. Kemp, G. R., & Predoehl, N. H. (1981). A comparison of field and laboratory environments on asphalt durability. Proceedings of the Association of Asphalt Paving Technologists (Vol. 50, págs. 492-537). Kiggundu, B. M., & Roberts, F. L. (1988). Stripping in HMA mixtures: State-of-the-art and critical review of test methods. National Center for Asphalt Technology. Kim, O. K., Bell, C. A., Wilson, J. E., & Boyle, G. (1987). Development of laboratory oxidative aging procedures for asphalt cements and asphalt mixtures. Transportation Research Record, 1115, 101-112. Kumar, A., & Goetz, W. (1977). Asphalt hardening as affected by film thickness, voids and permeability in asphaltic mixtures (Vol. 46, págs. 571–605). Lau, C., Lunsford, K., Glover, C., Davison, R., & Bullin, J. (1992). Reaction Rates and Hardening Susceptibilities as Determined from Pressure Oxygen Vessel Aging of Asphalts. Transportation Research Record, 1342, 8. Lee, D. (1973). Asphalt durability correlation in Iowa. Transportation Research Record, 468, 4360. Lesueur, D. (2009). The colloidal structure of bitumen: Consequences on the rheology and on the mechanisms of bitumen modification. Advances in colloid and interface science, 145(1-2), 42– 82. Lesueur, Didier, & Little, D. (1999). Effect of Hydrated Lime on Rheology, Fracture, and Aging of Bitumen. Transportation Research Record: Journal of the Transportation Research Board,

1661(-1), 93-105. doi:10.3141/1661-14 Lewis, R. H., & Welborn, J. Y. (1940). Report on the Properties of the Residues of 50-60 and 85100 Penetration Asphalts from Oven Tests and Exposure. Proceedings, Association of Asphalt Paving Technologists (Vol. 11, págs. 86–157). Little, D. N., & Petersen, J. C. (2005). Unique effects of hydrated lime filler on the performancerelated properties of asphalt cements: physical and chemical interactions revisited. Journal of materials in civil engineering, 17, 207. Lu, X., & Isacsson, U. (2000). Artificial aging of polymer modified bitumens. Journal of applied polymer science, 76(12), 1811–1824. Martin, K., Davison, R., Glover, C., & Bullin, J. (1990). Asphalt Aging in Texas Roads and Test Sections. Transportation Research Record, 1269, 11. Martínez, G., & Caicedo, B. (2005). Efecto de la radiación ultravioleta en el envejecimiento de ligantes y mezclas asfálticas. Masad, Eyad, Muhunthan, B., Shashidhar, N., & Harman, T. (1999). Quantifying Laboratory Compaction Effects on the Internal Structure of Asphalt Concrete. Transportation Research Record: Journal of the Transportation Research Board, 1681(-1), 179-185. doi:10.3141/168121 Miró, R. M., Martínez, A., Perez, F. P., & Bianchetto, H. (2005). Effect of filler on the aging potential of asphalt mixtures. Transportation Research Record: Journal of the Transportation Research Board, 1901(-1), 10–17. Mo, L. T., Huurman, M., Woldekidan, M. F., Wu, S. P., & Molenaar, A. A. A. (2010). Investigation into material optimization and development for improved ravelling resistant porous asphalt concrete. Materials & Design, 31, 3194-3206. Montepara, A., & Giuliani, F. (2000). Comparison between ageing simulation tests of road bitumen. Montepara, A., Santagata, E., & Tosi. (1996). Photochemical degradation of pure bitumen by U.V. radiation. Presented at the First Euroasphalt Eurobitume Congress, Strasbourg. Mortazavi, M., & Moulthrop, J. S. (1993). The SHRP materials reference library. Parmeggiani, G. (2000). Nitrogen rolling thin film oven test. Proc. 2 nd Eurasphalt & Eurobitume Congress, Session 2: Development in Bituminous products and Techniques (págs. 432–437). Pauls, J. T., & Welborn, J. Y. (1952). Studies of the hardening properties of asphaltic materials. Transportation Research Board, Washington, DC, 21, 18. Petersen, J. (1984). Chemical composition of asphalt as related to asphalt durability: state of the art. Transportation Research Board, Washington, DC, 999, 13-30. Petersen, J. (1989). A thin film accelerated aging test for evaluating asphalt oxidative aging (Vol. 58, págs. 220-237). Transportation Research Board, Washington, DC. Petersen, J. C. (2009). A Review of the Fundamentals of Asphalt Oxidation: Chemical, Physicochemical, Physical Property, and Durability Relationships. Transportation Research ECircular (Vol. 1). Transportation Research Board. Petersen, J. Claine. (2000). Chapter 14 Chemical Composition of Asphalt as Related to Asphalt

Durability. Asphaltenes and Asphalts, 2 (Vol. Volume 40, Part 2, págs. 363-399). Elsevier. Recuperado a partir de http://www.sciencedirect.com/science/article/B8G67-4VCMX47N/2/679a5038cb93555afdeceb7a50eeb2b2 Petersen, Robertson, Branthaver, Harsenberg, Duvall, Kim, Anderson, T., et al. (1993). Binder characterization and evaluation. Volume 1. Plancher, H., Green, E., & Petersen, J. (1976). Reduction of oxidative hardening of asphalts by treatment with hydrated lime—a mechanistic study (Vol. 45, págs. 1-24). Qi, L., Zhang, Z. Q., Sho, A. M., & Yang, H. J. (2009). Research on Relationship between Aging State and Low-Temperature Performance of Asphalt Mixture. Journal of Testing and Evaluation, 37, 486-489. Qi, Y., & Wang, F. (2003). Study and evaluation of aging performance of petroleum asphalts and their constituents during oxygen absorption. I. Oxygen absorption behaviors and kinetics. Petroleum Science and Technology, 21(1), 283-299. Qi, Y., & Wang, F. (2004a). Study and Evaluation of Aging Performance of Petroleum Asphalts and Their Constituents During Oxygen Absorption. II. Chemical Group Composition and Structure Changes. Petroleum Science and Technology, 22(3), 263-274. Qi, Y., & Wang, F. (2004b). Study and Evaluation of Aging Performance of Petroleum Asphalts and Their Constituents During Oxygen Absorption. III. Average Molecular Structure Parameter Changes. Petroleum Science and Technology, 22(3), 275-286. Read, J., & Whiteoak, D. (2003). The Shell bitumen handbook. Thomas Telford. Reyes, O., & Camacho, J. (2008). Efecto de la radiación ultravioleta en las propiedades mecánicas y dinámicas de una mezcla asfáltica. Ingeniería e Investigación, 28, 22. Rondón, H. A., Reyes, F. A., & Vacca, H. A. (2010). CARACTERIZACIÓN DINÁMICA DE UNA MEZCLA ASFÁLTICA SOMETIDA A LAS CONDICIONES AMBIENTALES DE BOGOTÁ. Revista EIA, 14, 135-145. Rondón, H., & Reyes, F. (2009). Influence of the Bogotá environmental conditions on the mechanical behavior of an asphalt mixture. Revista ingeniería de construcción, 24, 195-207. Ruan, Y., Davison, R. R., & Glover, C. J. (2003). An investigation of asphalt durability: Relationships between ductility and rheological properties for unmodified asphalts. Petroleum Science and Technology, 21, 231-254. doi:Article Ruth, B., & Potts, C. F. (1974). Changes in asphalt concrete mixture properties as affected by absorption, hardening, and temperature. Transportation Research Record, 515, 55-66. Said, S. F. (2005). Aging effect on mechanical characteristics of bituminous mixtures. Bituminous Binders 2005, Transportation Research Record (págs. 1-9). Recuperado a partir de ://000234260800001 Santucci, L., Goodrich, J., & Sundberg, J. (1981). The effect of crude source and additives on the long term oven aging of paving asphalts (Vol. 50, págs. 560-570). Shattuck, C. L. (1940). Measurement of the Resistance of Oil Asphalts (50-60 Pen.) to Changes in Penetration and Ductility at Plant Mixing Temperatures. Proc. Assn. Asphalt Paving Technol. (Vol. 11, págs. 186-203). Shiau, J., Tia, M., Ruth, B., & Page, G. (1992). Evaluation of Aging Characteristics of Asphalts

by Using TFOT and RTFOT at Different Temperature Levels. Transportation Research Board, Washington, DC, 1342, 58-66. Siddiqui, M. N., & Ali, M. F. (1999a). Studies on the aging behavior of the Arabian asphalts. Fuel, 78(9), 1005–1015. Siddiqui, M. N., & Ali, M. F. (1999b). Investigation of chemical transformations by NMR and GPC during the laboratory aging of Arabian asphalt. Fuel, 78(12), 1407–1416. Speight, J. G. (2007). The chemistry and technology of petroleum (Vol. 119801). Swiertz, D. (2010). Asphalt aging characteristics, Rheological implications and laboratory techniques. University of Wisconsin - Madison. Taylor, M. A., & Khosla, N. P. (1983). STRIPPING OF ASPHALT PAVEMENTS: STATE OF THE ART (DISCUSSION, CLOSURE). Transportation Research Record, (911). Tia, M., Ruth, B. E., Charai, J. ., Shiau, J., Richardson, D., & Williams, J. (1988). Investigation of Original and In-Service Asphlat Properties for the Development of Improve Specifications (final report). University of Florida. Traxler, R. (1963). Durability of asphalt cements. Association of Asphalt Paving Technologist (Vol. 32, págs. 44-63). Traxler, R. N. (1961). Relation between asphalt composition and hardening by volatilization and oxidation. Vallerga, B. (1981). Pavement deficiencies related to asphalt durability. Association of Asphalt Paving Technologist (Vol. 50, págs. 481–491). Von Quintus, H. L., Scherocman, J. A., Hughes, C. S., & Kennedy, T. W. (1991). NCHRP Report 338: Asphalt Aggregate Mixture Analysis System (AAMAS). Transportation Research Board, National Research Council, Washington, DC. Woo, W. J., Chowdhury, A., & Glover, C. J. (2008). Field Aging of Unmodified Asphalt Binder in Three Texas Long-Term Performance Pavements. Transportation Research Record, 15-22. Yamaguchi, K., Sasaki, I., & Meiarashi, S. (2005). Photodegradation test of asphalt binder using pressed thin film samples. Canadian Journal of Civil Engineering, 32, 1166-1169. doi:Article

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->