P. 1
Hellinger Bert - Ordenes Del Amor

Hellinger Bert - Ordenes Del Amor

|Views: 3.048|Likes:
Publicado porPsicosistemas

More info:

Published by: Psicosistemas on Nov 07, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/09/2015

pdf

text

original

THEA Aún estoy dándole vueltas al hecho de que ella estudiara
psicología después de que su marido tuviera una relación con otra
mujer durante un año y medio. A pesar de todo, en la constelación
resulta que ella ha perdido sus derechos sobre las hijas. Como mujer,
me choca porque lo considero injusto.
HELLINGER ¿Es injusto? Lo que no ves es la culpa de los inocentes,
puesto que no son los culpables los que acaban enojándose, sino los
inocentes. Por regla general, el culpable no está enojado con el otro,
frecuentemente no experimenta ningún sentimiento negativo. El
inocente, sin embargo, sí se enfada, ya que se siente justificado
haciéndolo. Su culpa es especialmente grave porque aparece en
forma de inocencia y de justicia.
¿Qué hay de malo en que una persona alguna vez mantenga otra
relación? ¿Qué es lo que se hiere? El inocente se comporta como si
tuviera el derecho de poseer al otro para siempre. Esta actitud es
arrogante. En vez de intentar ganarse al otro a través del amor, se le
persigue. ¿Y así quiere que vuelva? Es imposible que lo haga. Una vez
el inocente haya saciado sus deseos desmesurados de venganza, el
culpable ya no puede volver a él. Por tanto, abogo a favor de lo más
humano y de la mesura.
Siento un profundo respeto ante la fidelidad, pero no bajo estas
condiciones. La fidelidad debe ser un resultado del amor.
Frecuentemente se reclama: «Yo soy la única persona que puede
tener importancia para ti.» Muchas veces, sin embargo, la persona se
encuentra también con otras personas importantes, por lo que el otro
no tiene ningún derecho de perseguirlo. Debe respetar la situación tal
como es; así, quizás, puede darse una solución buena para todos.
Ésta, sin embargo, sólo es posible a través del amor. ¿Lo he dejado
bastante claro?

Pero aún quisiera mencionar otro detalle. Frecuentemente, la
lucha de un cónyuge por el otro se nutre del miedo del niño que teme

204

perder a su madre. Así, la exigencia de fidelidad no se dirige tanto a
la pareja como a la madre. También la fidelidad de un cónyuge,
especialmente la fidelidad abnegada, transfiere la fidelidad del niño
con su madre al marido o a la mujer. En consecuencia, tiene algo de
irreal.

Os daré un ejemplo:
Un hombre me escribió que estaba comprometido, pero que su
novia le había dicho que su amor no era más que una transferencia, y
que ella quería ser independiente de él y tener también otras
relaciones. Él, sin embargo, pensaba que debía guardarle fidelidad,
esperando que volviera con él. En una carta le contesté de la
siguiente manera:

«Frente a tu novia muestras una fidelidad semejante a la que los
niños sienten por su madre. Por tanto, también te engaña tu
sentimiento. Ella no te merece.»
En la siguiente carta me contestó que se sintió liberado
inmediatamente. En seguida se sacó el anillo y se sintió preparado
para lo nuevo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->