P. 1
Carta de Un Laico a Un Sacerdote

Carta de Un Laico a Un Sacerdote

|Views: 28|Likes:

More info:

Published by: Barbosa Arevalo Darlyn on Nov 05, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/14/2014

pdf

text

original

CARTA A UN SACERDOTE

DARLYN BARBOSA ARÉVALO

PBRO. FREDY JÁCOME

SEMINARIO MAYOR EL BUEN PASTOR CICLO PROPEDÉUTICO 2012

Con cuánta delicadeza tomó entre tus manos las especies para consagrarlas. Sabernos escuchados. Decías su nombre con tanta ternura: “Jesús”. Era como si hubiese perdido la noción del tiempo. Por eso. COMPROMETIDO A UN SACERDOTE. así lo creo y lo vivo desde mi estado de laico. “Reverendísimo padre” usted disculpe pero en esta ocasión he querido obviar un poco el tecnicismo de la carta como tal. Salí conmovido sabiendo que algo extraordinario había ocurrido. sé que usted en su oficina tiene muchos documentos con normas “INCONTEC” o incluso “APPA”. estas con un Alter christus”. Y . pero bueno al fin rompamos un poco los esquemas y dejemos que sople el Espíritu Santo: Sabe. Sé con certeza que Jesús está en ellos y en usted. felicidades en este día en que el señor ha derramado abundantes bendiciones sobre su vida. y que después de esta experiencia. como sé que lo hace todos los días. Todos necesitamos de cuando en cuando una voz de aliento. Nadie se atrevió a moverse siquiera. Lo noté por el particular cariño con que nombraba a Jesús. MINISTRO CONSAGRADO Querido padre. a quien contarle nuestros problemas. cuando me confieso suelo decirme: “Escucha atentamente. Elevó la Hostia y la mantuvo elevada en un tiempo que me pareció eterno. Un gran silencio inundó la Iglesia. Por eso hay que amarlos y respetarlos. siempre he visto en los sacerdotes a un segundo Jesús. Hace algún tiempo lo vi oficiando la misa y me di cuenta que era usted un sacerdote diferente. Sé que no es fácil ser un sacerdote y usted sabe lo cerca que estoy de este ambiente. y de reconocimiento al sumo sacerdocio tan magno del cual usted como ministro ordenado participa. Por eso los sacerdotes significan tanto para mí. algo en nosotros había cambiado para siempre… Volví a verlo a los años y me pareció que su ilusión no era la misma. esta carta que le envío es un signo de amistad fraterna. Jesús y usted… Estaba concentrado… Reaccionó al rato y la Eucaristía continuó. alguien en quien confiar.CARTA DE UN LAICO.

Necesitamos que nos hable de Él. que se llene de alegría y buen ánimo. Su Homilía también fue diferente. aunque no lo ve. Un santo solía acercarse al sagrario. Que nos cuente vivencias que podamos recordar y que nos ayuden en nuestro camino hacia Dios. por ser sacerdote! Dios le bendiga. Recuerde que a Don Bosco y muchos otros santos le fueron muy efectivas estas historias que luego todos recordaban y comentaban por días. a pesar de toda su humanidad. debes tener la fe suficiente como para tener la certeza de que Jesús lo acompaña y lo cuida y lo escucha. esa alegría que brota de usted… esa esperanza. . saludos en Cristo y María… DARLYN BARBOSA ARÉVALO ¡Gracias amigo. cercano. No tenía la emoción que antes llenaba cada una de sus palabras. Quisiera pedirle que nos llene nuevamente con ese fuego. ¿Será falta de fe o mucha confianza en el divino maestro? Yo. Queremos que recupere la ilusión. Tiene un buen corazón… Nos trae a Jesús todos los días y esto es algo que jamás podremos agradecerle lo suficiente… Nos escucha cuando tenemos problemas. nos aconseja. Por eso las personas están siempre pendientes de los sacerdotes. que le ha caracterizado transmitir. pendiente como un Dios hermano. lo necesitamos. Y sus palabras nunca caen al olvido. Créame. nos tiende una mano amiga… Y nos ayudas a ser como Jesús quiso que fuéramos. le daba unos toques con la mano y le preguntaba: ¿Estás allí?. tiene algo de sagrado.usted. por experiencia sé que sí… Él está allí. A veces parece tan callado Jesús. Estamos sedientos de Dios. queridísimo padre por eso ojala estas sencillas palabras le animen en su ministerio y le ayuden a tener las cualidades que primero el Señor espera de usted y que nosotros como fieles anhelamos de usted y sus hermanos sacerdotes. Por eso le escribo. El modelo perfectísimo del sacerdocio es sin duda nuestro señor Jesucristo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->