Erase una vez, un lugar muy templado, triste y sin color.

Era un lugar sin luz, muy triste, muy apagado, las personas usaban ropa gris y negra, nunca hablaban con nadie, siempre caminaban muy lento, paso de tortuga los adultos y a paso de caracol los niños. Un día muy inesperado, llegó una familia que reflejaba mucha vida, la familia Pérez Ramírez. La señora Griselda Ramírez le gusta bailar. El señor Gustavo Pérez le gusta prender su equipo de sonido todos los días, la niña Sara Pérez Ramírez, le gusta cantar y al niño Johan Pérez Ramírez le gusta jugar mucho. Ellos llegaron al mundo sin vida y sin color, compraron una casa, la pintaron y la arreglaron Sara y Johan salieron a jugar y los demás niños a pasos de caracol les hablaban a ellos. Sara y Johan cambiaron totalmente a los niños de aquel lugar. Sus padres también cambiaron a los adultos. Desde entonces ya no se llamó El Mundo Sin Color y Sin Vida ahora se llamaba “El Mundo con Más Color y con más vidas” FIN

AUTORES: HERNANDO LUGO CAVADÍAS Y LUZ MARINA PLATA ROJAS 5°2

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful