Está en la página 1de 1

A8.

EL COMERCIO

SÁBADO 3 DE NOVIEMBRE DEL 2012

POLÍTICA
ENTREVISTA

UNIDAD DE INVESTIGACIÓN

or primera vez, el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, almirante José Cueto Aservi, habla ampliamente con un medio de comunicación sobre la lucha contraterrorista y la situación de los combatientes en los valles de los ríos Apurímac, Ene, Mantaro y Urubamba desde que asumió el cargo el 21 de mayo pasado. Pese a las críticas de los que llama ‘opinólogos’, Cueto recalca que se tiene una estrategia militar para derrotar a los senderistas al mando de ‘Gabriel’ y asegura que se crearán más bases contrasubversivas con decisión estratégica.
— En mayo pasado, cuando asumió el cargo, se comprometió a mejorar la inteligencia y mejorar las condiciones de las tropas en el Vraem…

P

FABIOLA TORRES LÓPEZ

José Cueto Aservi
Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas

“Vencer a Sendero en el Vraem no tiene fecha, es un trabajo de años”
El almirante al mando de las operaciones contraterroristas en las zonas de emergencia en el país sostiene que “salga bien o mal” todo lo que hacen las Fuerzas Armadas allá es con inteligencia y llama ‘opinólogos’ a los que se oponen a crear más bases militares.
FELIX INGARUCA ABAD

Eso se está haciendo. Ahora, con más razón porque con la creación del destacamento militar de La Convención, las Fuerzas Armadas han pasado a tener presencia en 20 mil kilómetros cuadrados más del territorio. Eso implica que hoy estamos en 60 mil kilómetros y se requiere movimiento de personal y de bases para sostener las operaciones. — ¿Cómo se mide el avance o la victoria de las Fuerzas Armadas en las zonas donde operan los terroristas? Usted dijo que no era cuestión de fechas o de izar una bandera… Me preguntaron si había una fecha. Eso no se puede dar. Ojalá tuviera una bola de cristal. Lo que se hace en el Vraem es trabajar con inteligencia –que es un período largo– para poder concretar y llegar a operaciones puntuales que lleven a derrotar a Sendero. Eso puede ser meses, años… Vencerlo no es cuestión de fechas. — ¿Cómo define la estrategia que se pone en marcha en el Vraem y hoy también en el valle del Urubamba? Mucha gente habla de que no hay una estrategia y sí la hay. La militar siempre ha existido y la estamos llevando a cabo. — Lo que se ve solo es el repliegue y movimiento de bases militares… Esa no es la estrategia. Esas son acciones que conllevan a una estrategia. La estrategia militar consta de cuatro ejes: inteligencia, operaciones puntuales, trabajo conjunto con la población y un comando unificado para poder manejar todo el eje militar. — ¿Qué responde a los analistas cuando señalan que es un error instalar más bases porque son un blanco fácil de hostigamiento de los terroristas? Le diría a todos esos ‘opinólogos’ que vayan a trabajar al Vraem para que sepan cuál es la realidad allá. Es muy fácil opinar y ser general después de la batalla [...] ¿Quién va a ocupar esos territorios si noso-

con la gente para que vean que las Fuerzas Armadas somos parte de ellos. Estamos apoyando la estrategia integral del Gobierno porque mucha gente identifica el Vraem solo con terrorismo, pero es una de las zonas más ricas en producción de cacao, café y piña golden de exportación. Si se crea un polo de producción y desarrollo, esa zona se va arriba. — Los medios damos solo el recuento de las bajas del lado de las Fuerzas Armadas y pareciera que fueran más que las del enemigo. ¿Se conoce si hay bajas del lado de los terroristas? Claro que sí. Sin embargo, la percepción de la gente es esa porque lo único que se sabe es lo que nosotros informamos. Cuando tenemos algún tipo de hostigamiento o enfrentamiento y hay un herido o muerto, que es lo que más duele, salimos inmediatamente a informar lo que pasó. Los terroristas jamás van a informar por la radio sobre sus muertos. Ellos se los llevan, los fondean o los tiran al río, pero sabemos por inteligencia las bajas que han tenido. — ¿Cuál es el número estimado de los hombres que integran los grupos terroristas? No son muchos. No son cientos ni miles como las FARC. Deben ser unos 200, no más. Lo que pasa es que la forma de actuar de Sendero Luminoso ha cambiado mucho. Ya no es el Sendero de los años ochenta que atacaba a los pueblos, es el grupo que se colude con el pueEXPANSIÓN

“Estamos en 60 mil kilómetros cuadrados del territorio y se requiere movimiento de personal y de bases”.

DIÁLOGO. El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, José Cueto Aservi, recibió a este Diario el viernes pasado en su despacho.

En este momento hay 40 bases militares en todo el Vraem y el Urubamba que pertenecen al Ejército y a la Marina”.

Que los ‘opinólogos’ [que se oponen a la creación de bases] vayan a trabajar al Vraem para que sepan cuál es la realidad allá. ¿Quién va a ocupar esos territorios si nosotros nos retiramos? ¿A quién le están haciendo el juego?”.

tros nos retiramos? ¿A quién le están haciendo el juego? ¿A las fuerzas del orden o al otro lado? Estamos en el centro del movimiento no solo de la parte terrorista, también del narcotráfico. — Pero sí se han desactivado bases como en el Mantaro... No. Lo que sucede es que hay zonas donde ya se recuperó el Estado de derecho y lo que hacemos es dejarle la seguridad a la policía para dedicarnos nosotros a las operaciones. En este momento hay 40 bases en todo el Vraem y el Urubamba que pertenecen al Ejército y a la Marina. — Usted se ha referido por separado al narcotráfico y terrorismo. ¿Son dos problemas paralelos o podemos hablar del narcoterrorismo? Hay dos fenómenos allí: cuando un territorio está abandonado muchos años, ese espacio es ocupado por alguien. En este caso, ha sido ocupado por las operaciones del narcotráfico.

Allí se recluyeron los terroristas y se coludieron. Ahora conviven, trabajan, tienen gente que mueve y cuida la droga. Tienen un negocio. Hace poco, la policía financiera hizo un excelente trabajo porque desarticuló más de 300 millones de soles a una red de testaferros que obedecían a los Quispe Palomino en Ica. Si le cortas la parte económica al terrorismo, entonces empezamos a ganar la otra guerra porque el narcotráfico está metido. Es evidente, nosotros lo vemos, estamos en zonas donde hay cocales por todos lados. Para eso se trabaja en conjunto con la policía, para atacar la parte terrorista y la parte del narcotráfico. — ¿Cuál es la relación de las Fuerzas Armadas con la población donde se han instalado los campamentos militares? Todas las bases tienen la tarea, en paralelo a la parte militar, de acercarse a la población. Tenemos acciones comunitarias

RESPONSABILIDAD

¿QUÉ FUNCIÓN CUMPLE UNA BASE MILITAR?

“Toda base militar tiene esencialmente tres funciones: control y vigilancia, control territorial de la zona [ si está sobre el río como las de la Marina se hace control fluvial]; y colateralmente apoyo a la población cercana. Principalmente, las Fuerzas Armadas llevan la presencia del Estado a las zonas en emergencia. Cuando colocamos las bases no es porque se nos ocurre, hay una decisión estratégica que tiene que ver con los ilícitos del lugar. Ese es un tema del estudio estratégico que se hace”.

blo y le paga sus cosechas. Lo trata de intimidar, pero nunca atacar, salvo cuando cree que hay un soplón. […] Se dejó un grupo [de terroristas] que se metió en la droga y mira ahora lo que está pasando. —La última operación exitosa ha sido Albergue, que terminó con la captura de 11 terroristas y el rescate de 11 niños. Se destacó que en ese caso sí funcionó inteligencia. En cambio, en otros casos... Todo lo que vas a ver –desde antes y para adelante– es porque se trabaja con inteligencia. Salga bien o mal, es porque se trabaja con inteligencia. — ¿Cómo han avanzado las investigaciones para esclarecer las circunstancias en las que murió la niña Zoraida en la operación de las Fuerzas Armadas en Ranrapata? Una fiscal investiga el tema, pero puedo asegurar que la patrulla actuó correctamente. Hizo su procedimiento táctico de acuerdo con las normas. Actuó, persiguió, capturó y encontró el armamento donde había terroristas, mujeres y niños. Así son a veces las operaciones. Después de dos días, nos enteramos del caso de la niña. Han salido muchos ‘opinólogos’ a exigir que haya un responsable. ¿Quién? La patrulla. Eso sería de lo más injusto.

“El Comando Conjunto no está hecho para comprar”
— El Gobierno anunció varios proyectos de inversión para la lucha narcoterrorista, entre ellos las bases contrasubversivas en La Convención. ¿Cuál es la situación hoy de la zona?

El destacamento de La Convención forma parte de la región militar del Vraem, que hoy abarca también al valle del Urubamba. Está orientado a proteger, principalmente, el eje energético, pero la prioridad es el combate del terrorismo. El personal allá está en condición de campaña, en campamentos. Pero con la ayuda del Gobierno se están licitando las bases para instalarlas y equiparlas con una

Todo lo comprado por el Comando Conjunto fue objetado por la contraloría. Desde que entré, acá ya no se compra”.

Combatientes en el Vraem están en campamentos.

Hemos empezado una fuerte capacitación para el personal que va al Vraem”.

infraestructura adecuada, no solo en términos de seguridad, también de tranquilidad y reposo del personal. — ¿El Comando Conjunto ya no compra ningún insumo para el Vraem? No, nada. Lo que pasa es que el Comando Conjunto no tiene por qué comprar. — Pero sí compraba… Sí, pero al comienzo. Se compraron algunas cosas y todo ha sido objetado por la contraloría. Allí se están viendo esos temas. El Comando Conjunto no está hecho para comprar. Si bien tiene un presupuesto, lo que hace hoy es asignarlo, distribuirlo a cada institución armada. Se hacen los requerimientos técnicos para que los compre cada instituto armado. Desde que entré, acá no se compra.

— ¿Cuáles son las condiciones de las tropas en el Vraem? Se ha denunciado que no están en buenas condiciones, no se les da el rancho, no tienen municiones, no tienen condiciones para permanecer en la zona...

Lo del rancho es mentira. El dinero del rancho 100% llega allá. Hablo por la Fuerza Armada. En cuanto al tema del personal [enviado al Vraem] hemos empezado una fuerte capacitación y entrenamiento antes de que se vayan a desplegar. — ¿Qué dice usted sobre que no se envían expertos profesionales, sino personal de menor rango sin experiencia? El Ejército está teniendo un rol muy protagónico con sus escuelas de operaciones de comando que tiene en la sierra y la selva. Hay una orden desde hace unos meses para que se

entrene previamente a todos los que van a relevar personal al Vraem. Antes, había conflictos porque muchos iban directamente a trabajar y no tenían mucha experiencia en esto. Ahora eso se está revirtiendo con entrenamiento. ¿Cómo se trabaja para que se cumpla con entregar todos los beneficios a los deudos de los caídos y al personal herido discapacitado? Hay un grupo en cada instituto armado que le hace un seguimiento particular a eso. Es un tema más administrativo y no operacional, pero estamos atrás para ver que se cumplan los beneficios. Se lo menciono porque es un tema que levanta la moral de los que están en el frente hoy... Le estamos haciendo un seguimiento.