Está en la página 1de 1

CONGREGACIN DE LOS SS.CC.

RAMA SECULAR DE CHILE

FORMACIN PARA EL AO 2012 FICHA N 2 LA ADORACIN COMO ACTITUD ESPIRITUAL Tal como sucede con la oracin en general, tambin se puede distinguir entre la prctica y la actitud de adoracin, es decir la actividad exterior, personal o comunitaria con su forma especfica, y el espritu con que ella se realiza. La actitud de adoracin, actitud interior, actitud de vida o disposicin del corazn, es un rasgo espiritual de nuestro carisma que se vive ms all de los lmites de la prctica de la adoracin. Como todo valor, llena la totalidad de la existencia y de la vocacin. Adorar es someter a Dios el corazn. En el fundador este rasgo se manifiesta muy especialmente cuando decidi abandonar el granero (la Motte dUsseau) donde haba estado oculto y en adoracin durante un largo tiempo, porque sinti una gran urgencia por servir a los pobres y abandonados en los que el Corazn de Cristo estaba herido. La eucarista celebrada y adorada se le hizo un desafo imperativo para la eucarista vivida: a la liturgia y la contemplacin se agreg como imperativo evanglico la accin concreta y el celo por el reinado de Dios. El espritu de adoracin se manifiesta as en el anhelo de colaborar con la accin del amor de Dios en el mundo, y como tal se expresa mucho ms all del momento mismo de la prctica de la adoracin, abarcando la totalidad de la consagracin del cristiano: su vida interior y comunitaria, su apostolado, su misin y su compromiso. Cuando decimos que estamos consagrados a los Sagrados Corazones de Jess y de Mara y que nuestra misin es contemplar, vivir y anunciar al mundo el Amor de Dios encarnado en Jess, estamos expresando de la manera ms honda y actual el espritu de adoracin. Preguntas para el trabajo en comunidad. 1. Cmo podramos definir esta actitud interior que supone la adoracin eucarstica? 2. Cmo se manifest este espritu interior en el Buen Padre? 3. Compartir en comunidad cmo experimenta cada uno este espritu de adoracin a partir de la propia prctica personal?

Anexo: Textos de P. Pat Bradley, ex sup. general, sobre la Eucarista y la Adoracin