P. 1
Cartilla 1 - Tramo II

Cartilla 1 - Tramo II

|Views: 792|Likes:
Publicado pormaricelseivane

More info:

Published by: maricelseivane on Nov 02, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/25/2013

pdf

text

original

Estimados colegas Los docentes sabemos que nuestro accionar educativo tiene que contribuir a facilitar los procesos

de aprendizaje mediante enfoques integrados sin que los contenidos de las distintas áreas tengan primacía unos sobre otros. Esto cobra especial importancia cuando trabajamos con alumnos del Nivel Inicial, por ello las áreas Curriculares se presentan en forma separada realidad de forma parcializada. Si acordamos que el objetivo por excelencia de la Educación Inicial es la iniciación en el conocimiento y la comprensión del ambiente, en un proceso sistemático, no se podrá plantear el conocimiento del mismo en forma fragmentada, ya que éste está caracterizado por la integralidad presenta. Los contenidos curriculares no constituyen un fin en sí mismo sino que son herramientas que permiten el acceso a la comprensión e interpretación de los lenguajes con que se nos manifiesta ese ambiente, su aprendizaje aporta claves e instrumentos cognitivos para comprender la realidad. Sin embargo, es conveniente recordar que al hablar de integración articulación de contenidos particulares, incidiendo esto en las posibilidades de aprendizaje de los alumnos. Consideramos importante entonces, que los Docentes del Nivel Inicial, se o y para ser estudiado debemos tomarlo desde la complejidad misma con que se nos simplemente a modo de organización, esto no significa que los abordajes sean parciales puesto que los niños no perciben la

puede desdibujarse la especificidad de cada disciplina y sus metodología

capaciten en todas las áreas curriculares y aún más, que profundicen sus conocimientos de las distintas disciplinas que conforman las áreas integradas (Educación Artística; Cs. Sociales, Cs. Naturales y Tecnología) pues sólo ello les posibilitará la enseñanza de los contenidos en forma integrada y secuenciada en estructuras didácticas significativas. Intentaremos en este Programa Provincial de Capacitación, profundizar la

reflexión sobre nuestras prácticas pedagógicas en las áreas curriculares, de manera tal de poder capitalizar todo lo que espontáneamente surge en el niño para transformarlo en situaciones de aprendizaje.

Equipo Central de Capacitación Docente

INDICE

Ampliamos información solicitada... Gestión Institucional La participación de los supervisores Un tiempo para los directivos La evaluación: un compromiso de todos La Educación Especial en nuestra provincia hoy Propuestas por Área Educación Artística ­ ­ Plástica Música Educación Física Formación Ética y Ciudadana Matemática Lengua Ciencias Sociales Ciencias Naturales Tecnología Escuelas Rurales

AMPLIAMOS INFORMACIÓN SOLICITADA...
Hemos recibido algunos interrogantes que no pudieron ser resueltos desde la lectura de la cartilla “Jornadas regionales de reflexión institucional acerca de la capacitación docente” e intentaremos brevemente, dar satisfacción a los mismos: Se envía la Cartilla Nº 1, lo que despejará dudas acerca de la integración del Equipo Central, los referentes de Áreas y la aparente falta de información del contenido de las mismas. La propuesta de capacitación es institucional y está dirigida a los docentes de Inicial a EGB3 del Sistema Educativo Provincial, por lo que ante posibles traslados del docente, éste deberá incorporarse al grupo de docentes que en la nueva institución se capacite en el tramo elegido por él. Si alguno quedara fuera del Sistema, por cese de sus funciones, interrumpirá su capacitación como toda otra actividad. Una vez recibido un ejemplar del material, en forma gratuita, cada Institución arbitrará los medios para distribuir según corresponda a cada docente. Cuando se habla de capacitación se adjudica a este término un valor pedagógico y epistemológico, que de ningún modo implica un trato peyorativo, como aparece en la interpretación de algunas instituciones. La oferta del PROCAP es eso: una oferta, en la modalidad que la actual gestión ha diseñado como parte de su política educativa por lo que no guarda relación alguna con estrategias pensadas contra los docentes. Este Programa de Capacitación Provincial permanecerá abierto para aquellas instituciones que no hayan adherido en su primer trayecto. De igual forma, será posible renunciar al mismo si los docentes de alguna escuela así lo decidieran y esto no acarreará ninguna consecuencia perjudicial para la carrera docente de quienes adopten esta posición. Los Equipos regionales serán los encargados de dar respuesta a las dudas que persistieran. Independientemente de esto, si fuera necesario, siempre volveremos a comunicarnos a través de una página como la presente, de fácil exhibición en las instituciones educativas.

-

-

-

-

-

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 1

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS
Mediante este aporte reflexivo buscamos los espacios para compartir ideas y ofrecer una propuesta de intervención entre todos los involucrados en el Programa de Capacitación entendiendo a la evaluación como una oportunidad más de capacitación, y no como un simple instrumento de control. ¿Cuál es el marco para plantear, o mejor, para hacernos cargo de la idea de evaluación como posibilidad de retroalimentación permanente -que es en sí misma capacitadora-? ¿Qué actitud construir en el trabajo cotidiano de cada uno con los otros, y por consiguiente: entre todos y desde cada función para generar una nueva identidad en nuestro sistema educativo? Situándonos en el análisis y reflexión de esta problemática, es importante asumir que la evaluación educativa no es: medir, tampoco es juzgar, dictaminar, clasificar Y asumir lo que no es supone -más que conocer lo que sí es- saber lo que se desea que fuera. En nuestra historia educativa (como alumnos y como docentes), la evaluación siempre estuvo estrechamente ligada a la enseñanza, pero en este sentido: 1. primero se enseña, 2. luego se mide – controla para determinar cuánto se aprendió” ... Entonces, “recién se puede asegurar – determinar si hubo o no “aprendizaje”. Así comprendida y puesta en acción la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación pasan a ser tres instancias sucesivas, con un orden temporal claramente definido; cada una acotada a un momento de una secuencia. Observemos que, de este modo, también se dividen los roles poniendo una distancia clara entre evaluadores y evaluados – docentes y alumnos - directivos y docentes – supervisores y directivos: “padeciendo” -en realidad- el peso de la evaluación quien está más abajo. Por tanto; evalúa el que enseña, es evaluado el que aprende. Entonces cabría preguntarse: 1. ¿Qué le aporta la evaluación al docente?: Una “medida o parámetro” alcanzado por el alumno en función de una escala –de 1 a 10 ; de insuficiente a MB -.

2 – LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS

2. ¿Para qué?: Para determinar-dictaminar el lugar que va a ocupar en ese estándar. Metámonos en el “pellejo” del alumno –condición de la que también tenemos experiencia-: 3. ¿Es posible que una medición dé cuenta de todos los factores que intervienen en el momento de la medición?... 4. ¿Son los procedimientos solicitados los únicos con que se puede dar cuenta de lo que sabe el alumno? 5. ¿Podrían intervenir otros factores no susceptibles de medición (estado emocional, interés por lo enseñado, no comprensión de la lógica que propone la requisitoria evaluadora...). Luego, los mecanismos habituales: 1. ¿Le permiten revisar su proceso y rectificar a partir de la comprensión de dónde estuvo el error? ... 2. ¿O proponer otras alternativas de resolución?.. 3. ¿ O defender otros parámetros que indiquen lo que sabe?.. 4. ¿O poder explicar que esto que se le preguntó no tiene sentido para él porque no se conecta con sus vivencias?.. 5. ¿O poder comprender-se e interpretar lo que le pasó cuando no le fue tan bien como se esperaba de él? En realidad, si no se plantean estas cuestiones, lo único que aprende el alumno es el lugar que inexorablemente puede ocupar en la escala: que es tanto como comprender el lugar que le asigna su maestro -el del éxito o del fracaso- ... Por tanto, si en realidad se admitiera que la evaluación es una situación de aprendizaje -en este caso-, se pone al servicio de los aprendizajes más dolorosos. 1. ¿Qué le aporta al docente la evaluación, además de una “medida” sobre el alumno?.. 2. ¿Lo ayuda a revisar sus modos de enseñar?.. 3. ¿Lo ayuda a interesarse por el modo en que aprenden sus alumnos o por las razones que NO aprenden?.. En verdad, este ejercicio de la evaluación confirma que: el docente no tiene que aprender...

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 3

Pensemos un momento todas las estrategias posibles que facilitarían el proceso de "aprender": sorprenderse, interrogarse, problematizarse, compartir, buscar, elegir, discernir, optar, intentar, errar, rectificar, reconstruir, corroborar, recuperar, confrontar,... Si a ello lo complementamos desde distintas concepciones que sostienen : "nadie aprende por otro", “sólo se aprende desde lo que se conoce” , “ se aprende a través de la interacción y por la mediación social”, acordaremos que el aprendizaje es un proceso que depende de la disposición voluntaria del sujeto, de la posibilidad de interactuar (que alude a protagonismo entre los que interactúan) y de la posibilidad de enlazar el significado de lo nuevo que se conoce con lo que ya se sabe: ¿Qué inferencias podemos realizar en orden a la evaluación? ... ¿Es "problematizarse, compartir, buscar, elegir, discernir, optar, intentar, errar, rectificar, recuperar..." lo que generalizadamente se entiende por evaluación? ¿Cómo fueron nuestras experiencias de evaluación como alumnos? Las "pruebas" con que generalmente fuimos evaluados y evaluamos... ¿Integran todas esas estrategias y posibilidades? ¿Por qué "la evaluación" genera nerviosismo, temor, inseguridad, inhibición? ¿Qué aprendemos luego de cada evaluación? ¿Es lo mismo evaluar-se que ser-evaluado? Conectemos ahora aquellas referencias, con la idea de enseñar: ¿Problematizamos las evidencias que estamos acostumbrados a obtener de nuestros alumnos? ¿Compartimos con él nuestras apreciaciones para que él también pueda comprender-se y explicar-se? ¿Por qué no dar valor a la explicación del alumno?: porque es “más chico” –menor-: y por lo tanto “no sabe”?.. Porque “no ve” las cosas como nosotros? Pero... ¿No será también importante saber cómo ve y conoce él su realidad para comprender desde dónde tenemos que enseñar lo que todavía no conoce (y también dejarnos sorprender)?

4 – LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS

¿Es posible que quien no es puesto en situación de comprender y comprender-se, aprenda a comprender? Y aún cuando luego de la evaluación se estimara un límite-obstáculo-desafíoexigencia: ¿ No puede ser éste mutuamente negociado-comprendido-aceptado...? ¿Buscamos alternativas que recuperen sus posibilidades? ¿Elegimos – intentamos - optamos – erramos, aceptándolos como oportunidades y momentos que necesariamente hacen a la especificidad del “enseñar”?.. ¿O nos aseguramos repitiendo procedimientos que a otros le dieron resultado, o que indican los Manuales “escritos” por los que –supuestamente- saben más? ... ¿No será el empobrecido sentido y alcance que se da a la evaluación, no sólo desde la escuela, el que genera tanta resistencia – temor – inhibición - inseguridad? ¿A quién no le gusta que le den la oportunidad de decidir “ser sí mismo” sin sentirse juzgado – encasillado – determinado, sino acompañado, comprendido, valorado, ayudado a modificar-se ? ¿No serían distintas las actitudes sociales si antes de formular opiniones o afirmaciones sobre los demás intentásemos ver-nos en las posibilidades antes que en las imposibilidades? ¿No se mejorarían los vínculos si pudiésemos ver-nos a nosotros mismos y ver a los otros tal cual los otros se ven y nos ven para comprender-nos “sin egoísmos” y comprender-los “sin cercenarlos en sus posibilidades de cambiar-crecer-construir”? Todas estas preguntas debieran traspasarnos profundamente y orientarnos en el avance de la capacitación que propone el Programa. Capacitación que pretendemos sea un proceso de aprendizaje – enseñanza - evaluación permanentes. Por ello, convengamos que si no anudamos estrechamente los sentidos que encierran las dimensiones del enseñar-aprender-evaluar, estaremos contribuyendo a reforzar desde la educación la idea de evaluación como discriminación en su peor sentido: separar, establecer diferencias que suponen que alguien es inferior respecto de los que son superiores... Esta conclusión nos debe instalar en una reflexión responsable:

La importancia de la evaluación radica en el sentido que le damos y con que la usamos cuando enseñamos y cuando aprendemos: • no es posible el aprendizaje sin evaluación y recíprocamente no es posible la evaluación sin aprendizaje, • no se puede enseñar si el que enseña no se evalúa primero; porque SÓLO APRENDIENDO podremos saber qué enseñar y cómo enseñarlo .

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 5

ENSEÑANZA-APRENDIZAJE-EVALUACIÓN indisociable.

deben

tener

un

significado

Para ello, y en orden a ampliar y mejorar nuestra perspectiva, analicemos juntos los rasgos que creemos deben caracterizar esta capacitación que propone el Programa. Estimamos que esto es necesario para definir los parámetros e indicadores de evaluación que sustentará y recuperará este Programa, desde el anhelo de contribuir a la transformación y mejora de las prácticas docentes: INDEPENDIENTE Y COMPROMETIDA: evaluación no entendida como herramienta de sometimiento ni como ejercicio de poder; tampoco aséptica y neutral, sino comprometida con los valores que identifican a este Programa de Capacitación -equidad, solidaridad, atención a la diversidad, calidad- y que se tienen que expresar en gestos concretos de capacitación. CUALITATIVA Y NO MERAMENTE CUANTIFICABLE: Porque los procesos que analiza, cuando se trata de procesos y programas educativos, son enormemente complejos y la reducción a números suele simplificar y desvirtuar lo más sustantivo de los mismos. PRÁCTICA Y NO MERAMENTE ESPECULATIVA: que no tenga por finalidad producir conocimientos académicos, realizar informes para publicaciones especializadas y ni siquiera elaborar un conocimiento teórico sobre las experiencias. Debe tener por finalidad la comprensión de la práctica para comprometerse con su transformación permanente. DEMOCRÁTICA Y NO AUTOCRÁTICA: Requiere espacios de participación y de permanentes consensos y autocríticas . . . “el desconocimiento provoca desinterés; el consenso genera compromiso y participación” (pág. 28 – Documento de Apoyo Curricular: Acerca de la Evaluación – M.E. – Prov. de Santa Fe – 1999). PROCESUAL, NO MERAMENTE FINAL: se realiza durante el proceso y no una vez terminado el programa. Durante su desarrollo se puede modificar y mejorar. Realizada al final del mismo, como un apéndice, pierde la capacidad de generar comprensión de lo que realmente va sucediendo. PARTICIPATIVA, NO MECANICISTA: procura dar voz a los participantes, no se realiza a través de pruebas y de análisis ajenos a la opinión de los protagonistas. Son ellos los que valoran su propio hacer integrando la mirada de los que lo acompañan y, desde esa evaluación sobre su propio hacer, contribuyen en la evaluación de todos. COLEGIADA NO INDIVIDUALISTA: Es un tipo de evaluación que se asume en equipo; ello no niega la idea de autoevaluación sino que la fortalece e integra como constitutivo esencial en tanto, al conjugarse distintas miradas, goza del aval del contraste, de la pluralidad de enfoques, de una mayor garantía de rigor y de una diversificación estrategias de acceso y actuación. EXTERNA, E INTERNA: porque tradicionalmente fue externa. Hoy podemos afirmar que el evaluado debe ser su protagonista principal en cuanto así como "aprende quien desea aprender" es

6 – LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS

evaluado quien se dispone para ello; los que aportan su mirada desde afuera colaboran, orientan y animan la disposición interior ayudando a descentrarla, a sacarla de los límites de la propia perspectiva para introducirla en niveles más amplios, plurales y complejos de comprensión. Así entendida la evaluación -como un proceso de diálogo, comprensión y transformación de las prácticas que cada uno realiza desde la propia función y en el contexto de situaciones compartidas- deja de ser un trance o requisitoria de verificación de datos y conceptos retenidos en orden a reproducir y acreditar, para constituirse en una oportunidad de comprensión de redes conceptuales más complejas que producen y recrean no sólo el conocimiento. sino los modos de posicionarse frente al mismo, y de comprometerse con la realidad que explican. Por todo ello, la evaluación supone una plataforma de diálogo entre los evaluadores y los evaluados, y entre los diversos estamentos del sistema que la misma evaluación produce. Pero el diálogo tiene una doble finalidad: por una parte trata de generar comprensión de lo que se evalúa y, por otra, de mejorar la calidad, con la intencionalidad de transformarla. Mientras se realiza el diálogo, y porque se realiza, se produce la comprensión. Cuando se produce la comprensión es más fluido y enriquecedor el diálogo. El diálogo fecundo es una parte de la transformación; por ello es oportuno detenernos y profundizar... “Dialogar” no es sinónimo de “hablar”. Muchas veces se cree estar dialogando y en realidad se está “monologando”. Para que haya diálogo es necesario: que la palabra que se dice vaya acompañada de un esfuerzo de fundamentación y de compromiso con lo que se dice. (a veces opinamos sobre todo y no siempre somos capaces de comprender qué efecto producen las propias palabras: si apuntan a generar un clima positivo y a posibilitar la mayor profundización de la reflexión o si apuntan a condenar – juzgar – desestimar – competir – brillar -. .. ). que se “preste atención” y se “disponga una actitud respetuosa” ante la palabra de los otros y de “lo otro”, “lo diferente a mis criterios y apreciaciones”. La “escucha” es mucho más que oír: la ESCUCHA es hacer un esfuerzo por entender no sólo lo que “el otro” o “lo otro” me quiere decir, sino que: es poder comprender qué me quiere decir con lo que expresa. Es, ante todo, la posibilidad de descentrarme y meterme en el pellejo del otro para comprender por qué dice lo que dice, qué dice cuando dice y desde dónde dice lo que dice.

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 7

8 – LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS

El diálogo es lo que proyecta y trasciende la singular riqueza de la particularidad de cada uno en la construcción de un “nosotros” solidario y libre de ataduras, de prejuicios, de discriminación, de injusticia.

El juicio de valor que la evaluación realiza, se basa y se nutre del diálogo y la discusión reflexión compartida de todos los que están implicados directa e indirectamente en la actividad evaluada. La evaluación así entendida, se basa en la concepción democrática de la dinámica social: sobre su racionalidad y su sentido educativo, sobre las intenciones educativas que la sustentan y sobre los cambios que se propone generar. Está guiada por el impulso de la comprensión y se plantea como finalidad entender por qué las cosas han llegado a ser como son. Lo cual hace necesario saber cómo son realmente. Estamos convencidos que lo desarrollado hasta aquí no guarda relación con la concepción de evaluación que se evidencia en situaciones muy difundidas y concretas. La realidad da cuenta de una confusión semántica respecto del concepto aparentemente unívoco de evaluación: se habla de evaluación refiriéndose a procesos de carácter comparativo aplicados a mediciones de resultados, se llama evaluación a fenómenos de rendimiento de cuentas determinados por la autoridad, se denomina evaluación al análisis diagnóstico realizado mediante instrumentos que permiten cuantificar datos, se denomina evaluación a la opinión que se expresa sobre un hecho, catástrofe, escándalo, descubrimiento, procedimiento... se define como evaluación la que realiza la "comprobación" del aprendizaje de los alumnos. Todas, de algún modo, apuntan a medir resultados de los que depende la confirmación de confianza, de reconocimiento, de "crédito". Cualquiera de ellas es condición para que -como consecuencia-, devenga una medida que puede tener distintas características: "premiar - estimular" o "sancionar - castigar" por las "conclusiones - resultados" obtenidos. Ante estas apreciaciones, nos parece fundamental establecer diferencias entre la concepción de evaluación que sostiene este Programa de Capacitación y el de "acreditación" que está instalada en el sistema. Si bien entendemos que no son excluyentes sino complementarias, ya que los resultados son también parte de un proceso, creemos que -en los hechos- se establece una correspondencia estricta entre ambos significados. Por otra parte, esta simplificación refuerza el carácter unilateral que en la

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 9

práctica se otorga a la idea de acreditación: crédito que alguien o algo -certificado, constancia, puntaje, ranking- le asigna a uno desde afuera, reduciendo el alcance de la evaluación a lo que no sólo le resta riqueza sino que la despoja de su potencial transformador. Por ello preferimos hablar de validación. Y cuando decimos validación pretendemos volver a poner el acento en la capacidad humana de aprender y de sostener las propias convicciones aprendidas; más allá del estímulo condicionado que, en general, instala una “nota”, “certificado o constancia”, como prueba del dictamen que, sobre uno mismo, establecen otros. Lo que es muy distinto a la idea de construir y construir-se junto con otros. Entonces, validación es el valor de uno mismo proyectado en el propio hacer y trascendido en las incalculables posibilidades que genera también en los otros. Veamos y analicemos ahora en forma conjunta, algunas características e indicadores que estimamos necesarias para comprender el proceso de evaluación que se propone el Programa de Capacitación -PROCAP-, en orden a la validación. La acción evaluadora para la validación estará a cargo: a) en primera instancia: de cada actor en situación de autoevaluación de la propia práctica docente en cada función: supervisor directivo docente capacitador regional capacitador del equipo central b)

Cada uno a través de distintos procedimientos e instrumentos, integrando la mirada de los otros –también de los alumnos e incluso de los padres- para explicar el propio proceso, observar las modificaciones, estimar rectificaciones, proponer innovaciones....

Sucesivamente y en instancias que incorporen y complementen los

diferentes roles, considerando las implicancias de la capacitación como una acción que impacta y transforma los distintos estamentos simultáneamente. Cuando un directivo evalúa a su equipo docente, en realidad se está autoevaluando en el desempeño de su propio rol; del mismo modo, la autoevaluación del supervisor contempla las transformaciones que su gestión ha producido en su sección o circuito. Se ha insistido en dos actitudes: integrar la mirada de los otros y a la vez, que la evaluación circule democráticamente como vehículo de transformación de las prácticas de todos... Indudablemente esto necesita canales instrumentales, procedimentales que lo hagan

10 – LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS

posible. Para ello, plantearemos algunas cuestiones operativas que servirán de marco para encuadrar la tarea: 1. El Programa Provincial de Capacitación Docente Permanente, está configurado en una secuencia de tres trayectos . 2. Cada trayecto- de aproximadamente un año de duración – supone instancias que deben ser evaluadas procesualmente. 3. En cada una de estas instancias la capacitación se llevará a cabo en una modalidad grupal (institucional) e individual, con una carga horaria total, de doscientas cuarenta (240) horas reloj, que se corresponden a cuatro horas presenciales por mes (Resolución 776/00), y veinte horas no presenciales por mes, durante un período de diez meses.

¿CÓMO SE ALCANZA ESTE TOTAL HORARIO?
1. Las cuatro (4) horas presenciales son las previstas como autoperfeccionamiento
(RES.MIN. N° 776/00)

que

mensualmente

se

realiza

intrainstitucional

y/o

interinstitucionalmente. 2. Las veinte (20) horas no presenciales corresponden a cinco (5) horas semanales. 3. Estas cinco (5) horas semanales resultan del tiempo que habitualmente dedica el docente a la preparación de sus actividades de enseñanza, ya sea en forma individual o en tarea de equipo.

Considerar este tiempo de lectura, reflexión, selección de estrategias, búsqueda de material - previo al desarrollo de las actividades de evaluaciónenseñanza-aprendizaje-, como un tiempo de capacitación, implica ya haber comprendido de un modo diferente e innovador qué es capacitarse y desde qué marco se ofrece esta propuesta de capacitación centrada en la escuela. Este es un aspecto fundamental que da cuenta de la conexión ineludible y profunda que existe entre: aprendizaje, práctica docente, capacitación, evaluación.

La validación de estas instancias de un año del trayecto, ameritará un certificado expedido por el Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe, en el marco de la R.F.F.D.C., y según la normativa vigente. Esta evaluación implica adaptaciones institucionales y curriculares (expresadas en el P.C.I.), de trabajos y experiencias individuales y/o grupales en relación a la opción manifestada por los docentes según área y tramo.

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 11

Al cabo de todo el trayecto (3 años), se obtendrá una certificación que dará cuenta de la capacitación en el área y tramo elegidos, con una carga total horaria de setecientas veinte (720) horas.

¿CÓMO DEJAR HUELAS DE ESTE RECORRIDO?
“...Caminante son tus huellas el camino, y nada más... Caminante no hay camino se hace camino al andar al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar...” Antonio Machado

Es habitual en el ámbito docente generar múltiples acciones, creativas e ingeniosas, sin producir el registro de las mismas. Esto, que en definitiva contribuiría a construir la historia del propio hacer, documentando el mismo como modo de recuperar la memoria y recrearla. Es decir, hacer que la huella no se corte sino que cada vez sea más firme en los trazos que deja. No “volver la vista atrás” instala una suerte de inauguración permanente del propio hacer que, así, pierde el rumbo que da sentido “al andar” y valor al esfuerzo y riqueza empeñados en la marcha. Para superar esta habitualidad proponemos la necesidad de generar procedimientos e instrumentos que faciliten el registro de las acciones a la par que vayan consolidando una práctica de recuperación y documentación que permitan la continuidad de los procesos y la lectura y comprensión de los mismos. Este registro lo realizará cada actor/capacitando/docente según su propio criterio, inscribiendo la historia de su capacitación del modo que le resulte más claro para expresar cómo se van modificando sus propias prácticas. (Ej. Diario del aula, cuaderno de ruta,dossier,archivo de testimonios,...) En las instituciones se compartirán estos registros definiendo -tal vez- cada grupo de docentes, cada equipo directivo, cómo volcarán los aprendizajes realizados en tanto son procesos compartidos. A su vez, en las sedes regionales se llevará un registro de las acciones de capacitación, de cada una de las instituciones que hayan adherido al PROCAP, y que hayan generado encuentros interinstitucionales en las diferentes secciones de Supervisión. El docente y/o institución, que por distintas y atendidas razones, no continúe el proceso que el programa propone, obtendrá la certificación probatoria de las instancias realizadas. Por último, todos nos capacitamos; somos capacitadores y a la vez capacitandos de nuestras propias prácticas. Esto implica que todos los actores del sistema (docentes – directivos

12 – LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS

– supervisores – equipos regionales – equipo central - . . .), somos sujetos y objetos de una evaluación, que intenta a partir de un proceso de comprensión y diálogo, transformar las prácticas y la realidad educativa. Para sistematizar la recuperación de estos registros en un volcado que exprese una síntesis y que a la vez permita la incorporación de esta documentación al REFEPEC deberá llevarse a cabo un registro que describa: a.- las aciones de capacitación por institución b.- las acciones por cada actor de la capacitación: b1: docentes b2: directivos b3: supervisores b4: capacitadores equipo regional b5: capacitadores equipo central Dichos registros deben conformar la carpeta o legajo de evaluación de la institución, del docente, de los equipos directivos, del cuerpo de supervisores, de los equipos de capacitación.

ACERCA DE LOS CRITERIOS PARA REGISTRAR LA EVALUACIÓN DEL PROCAP
Esta ficha sólo tendrá sentido si se realiza en el marco del diálogo entre los actores involucrados, entonces puede encararse con las características de cada institución: a) Si es una institución que cuenta con más de un directivo: Podría ser sintetizada por sub-equipos institucionales tales como: los docentes y directivos que comparten un área. Podrían los docentes coordinar en forma rotativa y semanal o quincenalmente realizar el volcado con el acompañamiento de un directivo. b) Los Directivos hacen el volcado en equipo (si lo son), pero siempre incluyendo en el perspectiva de los docentes. c) Si es una institución que cuenta con un directivo: Podrían formarse dos sub-equipos: los docentes se agrupan conforme al área elegida con la coordinación del directivo o de uno de ellos en forma rotativa. d) Si fuera una escuela de personal único: podría pensarse una alternativa de encuentro, con cierta periodicidad con docentes que compartan idéntica circunstancias.

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 13

e) Todas las otras posibilidades que siempre –en el marco de un equipo- se puedan diseñar. Lo importante es comprender que el volcado no debe significar un trámite burocrático más, sino el momento para ejercitar el diálogo que ayude a unir todos los elementos recogidos; los testimonios, los indicios, los, datos, las anécdotas, las impresiones, para –juntos- poder comprender los rasgos que unen, caracterizan y explican el proceso cumplido1. Aun cuando esas lecturas de lo ocurrido no evidencien los logros deseados, se tendrán elementos para orientar los próximos pasos –consultar, leer, contrastar con otro docente, investigar, reformular,...

Este proceso de síntesis debiera ser estimado como muy importante porque es aquí cuando el docente descubre cuál es el sentido de su acción. Por tanto, sería importante se vayan reajustando– flexibilizando- gradualmente los horarios institucionales para que estos sub-equipos tengan espacios comunes de co-gestión: experiencias que de hecho muchas instituciones están intentando: no son imposibles, requieren de ingenio para optimizar los tiempos y espacios.

Se anexa un compendio que proporciona orientaciones acerca de modos de registrar lo que va ocurriendo con o “a raíz de” las propias prácticas.

1

14 – LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS

ACERCA DE LOS INSTRUMENTOS PARA REGISTRAR LA EVALUACIÓN DEL PROCAP
• En orden al registro que debe realizar cada actor luego de recibida una cartilla, y antes de abordar la siguiente: I.- Ficha Síntesis de autoevaluación docente Escuela/ Sección/ Equipo capacitador :........................................................................ Identificación de la Institución (Nº - Nombre –)..................................................... Nombre Docente: . . . . . . . . …… . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . Región: . . . . . . . . . . . Cargo – Función: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . Area: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tramo: . . . . . . . . . . . . Observaciones: .................................................................................................................. 1.- Especificación de las acciones realizadas (que se relacionen con las sugeridas en las cartillas):…………………………………………………………………………………………………… 2.-Otras que se derivaron de aquellas o que se hayan estimado oportunas…………………… 3.-Especificación de acciones de articulación entre: a) Docente – docente: ………………………………………………………………… . b) Docente – directivo: …………………………………………………..……………… c) Docente – supervisor: ………………………………………………………..……… d) Docente – directivo – supervisor – equipo regional:............................................ e) Otros compañeros docentes que actúen como pareja pedagógica:.................... f) Docente –colegas de otras instituciones
4.- Explicación (incluir las explicaciones que sinteticen el proceso) : ......................

II.- Ficha síntesis de autoevaluación a nivel Directivo: Escuela Nº: …………………… Localidad: ……………………..Región:.......

Equipo Directivo – Nombre/s: ………………………………………………… Área……………………………………………… ……………………………
1.-Especificación de las acciones realizadas (que se relacionen con las sugeridas en las cartillas:……………………………………………………………………… 2.-Otras que se derivaron de aquellas o que se hayan estimado oportunas…… 3.-Especificación de acciones de articulación entre: • Directivo – docente: …………………………………………………..……………… • Directivo- directivo: ........................................................................................... • Directivo – supervisor: ………………………………………………………..……… • Directivo – supervisor – equipo regional:............................................ • Otros compañeros directivos que constituyan equipos de consulta-autoayuda,...: ............................................................................................... Explicación (incluir las explicaciones que sinteticen el proceso) : .................... 4.-Explicitar por medio de un informe cuali-cuantitativo los avances, logros, dificultades e interrogantes, por área y tramos. 5.-Definir futuros escenarios proyectando otras acciones (a modo de ejemplo): Acciones para: a) Sostener el compromiso de capacitación: ............................. b) Enriquecer y mejorar la comunicación: Optimizar la gestión de los recursos (cartilla, diskett, videos, bibliografía, referentes del lugar de capacitación: ................................. c) Evaluar permanente el programa: ...................................................... d) Propiciar el crecimiento y fortalecimiento profesional docente:............ e) Otras acciones: ............................................................................................

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 15

III.- Ficha síntesis de autoevaluación a nivel Supervisor
ZONA/SECCIÓN Nº: ………LETRA: …………… Localidad: ……………………..Región:....... 1.-Especificación de las acciones realizadas (que se relacionen con las sugeridas en las cartillas:………………………………………………………………………................... 2.-Otras que se derivaron de aquellas o que se hayan estimado oportunas…….......... 3.-Especificación de acciones de articulación entre:
Supervisor - Directivo – Docente: ………………………................................… Supervisor - Supervisor:..................................................... .............................. Supervisor – Equipo regional:........................................................................... Otros colegas de Regionales o niveles distintos: ........................................... Explicación (incluir las explicaciones que sinteticen el proceso) : ......................

• • • •

4.-Explicitar por medio de un informe cuali-cuantitativo los avances, logros, dificultades e interrogantes planteados en su sección: a) en las áreas y tramos:........................................................... b) en las prácticas docentes: .................................................... c) en la circulación de la información-reflexión:......................... d) en las coordinaciones de dispositivo/acciones/... : .............. e) en un estamento en especial: .............................................. Otros:..................................................................................... 5.-Definir futuros escenarios proyectando otras acciones (a modo de ejemplo): Acciones para:
Sostener el compromiso de capacitación: ................................... Enriquecer y mejorar la comunicación: ....................................... Optimizar la gestión de los recursos (cartilla, diskett, videos, bibliografía)..........….......................... Evaluar permanente el programa: .......................................................... Propiciar el crecimiento y fortalecimiento profesional docente: Otras acciones que se puedan encarar: …………………………………………………………

a) b) c) d) e)

f)

IV Ficha de síntesis evaluación de Equipos capacitadores
REGIÓN: ............................... CAPACITADOR: ....................................... Área:...................................... 1.-Especificación de las acciones realizadas (que se relacionen con los dispositivos de la región):
Escuelas asistidas: .......................................................................................... Ciclos: .............................................................................................................. Descripción de Contextos: ............................................................................... Problemáticas abordadas: ............................................................................... Aspectos en los que se observan transformaciones/mejoras/modificaciones: Aspectos que deben ser profundizados/retrabajados: ................................... Aspectos no previstos (enunciar - caracterizar): ............................................ Aspectos que debieran ser incluidos: .......................................................... *Los aspectos pueden aludir a interrogantes, actitudes, procedimientos, temáticas, supuestos, )

• • • • • • • •

• • •

2.-Otras acciones que se derivaron de los dispositivos propuestos:....... 3.-Acciones que hayan sugerido los docentes y que se hayan estimado oportunas:..... 4.-Explicación (incluir las explicaciones que sinteticen el proceso) : *En todos los casos especificar el marco de articulación entre:
Supervisor - Directivos – Docentes: ………………………................................… Supervisor – Equipo regional:........................................................................... Capacitador – Instituciones:................................... ........................................... Capacitador – Docentes de Institutos: .............................................................

5.-Explicitar por medio de un informe cuali-cuantitativo los avances, logros, dificultades e interrogantes planteados en su sección:
a) b) c) d) en las áreas y tramos:........................................................................... en las prácticas docentes: .................................................................... en la circulación de la información-reflexión:......................................... en las coordinaciones de dispositivo/acciones/... : ............................... en un estamento en especial: ................................................................

e) Otros:........................................................................................................ 6.- Definir futuros escenarios proyectando otras acciones (a modo de ejemplo): Acciones para:
Sostener el compromiso de capacitación: ............................................... Enriquecer y mejorar la comunicación: .................................................... Optimizar la gestión de los recursos (cartilla, diskett, videos, bibliografía, referentes del lugar de capacitación: ………………………………………… d) Evaluar permanentemente el programa: .............................................................. e) Propiciar el crecimiento y fortalecimiento profesional docente: .................................... Otras acciones que se puedan encarar: ........................………………………………… a) b) c)

g)

16 – LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS

V.-Ficha síntesis evaluación institucional (Instancia grupal) Datos de la institución: Escuela Nº: . . . . . . . . . . . . . . . .. Nombre: . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Región: . . . . . . . . . . Localidad:. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tramo Docente–Nombre (*) Área Acciones realizadas Fecha Observaciones •

Reflexionar en instancias de gestión grupal. 1.- ¿Qué impactos ha producido a nivel aula e institucional esta capacitación? Especificar los mismos, en orden a ir configurando el documento curricular de la institución. 2.- Desglosar las acciones de mejoras producidas en el área elegida (especificar qué tramos participan), potenciando el enriquecimiento del P.C.I. 3.- Revisar el proceso de lectura de las cartillas: a) Recuperar los ajustes realizados en las mismas prácticas pedagógicas. b) Explicar las decisiones que se fueron tomando como equipo docente en relación a la organización institucional, al curriculum...

NOTA: Pueden acompañarse con informes. Estos deben ser archivados del modo más funcional que consideren por cada equipo de área. *aquí también deben incluirse los directivos

Observaciones:
1) Estas fichas deben estar dentro del “diario de ruta”, “dossier”, “portafolios” donde también se incluyan con el ordenamiento que se estime valioso: protocolos, trabajos efectuados, documentación de experiencias, testimonios, fotos, registros anecdóticos, registros etnográficos, documentos curriculares institucionales –circulares, actas de reuniones, proyectos específicos de aulas, planificaciones, agendas de trabajo docente-, otras... Cada actor completa esta ficha, desde la función que desempeña, documentando su propio legajo del proceso de capacitación y de evaluación. 2) Los datos pueden registrarse manualmente o en la computadora. 3) La unidad de “práctica docente” debe ser tomada como unidad institucional: escuela, sección de Supervisión, Equipos capacitadores.

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 17

ALGUNAS HERRAMIENTAS POSIBLES PARA LLEVAR ADELANTE LA EVALUACIÓN
Nuestra intención es proporcionar un repertorio de instrumentos de evaluación posibles con el propósito de que sirvan de ayuda para el acompañamiento de las acciones de la capacitación del PROCAP. No pretendemos con dicho instrumento proporcionarles un modelo acabado y cerrado , sino por el contrario dejamos abiertas todas las posibles acciones para su mejora y adaptación a las peculiaridades de cada grupo . Llevar a cabo un proceso evaluativo implica en primer lugar desarrollar herramientas. Evaluar cualitativamente significa, entre otras cosas: • Generar conceptos, nociones, interpretar a partir de pautas obtenidas por los datos; y esto es muy distinto que evaluar modelos, hipótesis ya preconcebidas. • Comprender a las personas dentro del marco de referencia en el cual se encuentran; abordar la realidad tal cual se vive, para poder identificarnos con los otros, para comprender cómo pueden ver su realidad. • Entender que puede haber otras creencias, supuestos, prejuicios, además de los nuestros. • Evitar dar todo por obvio. • Considerar valiosas todas las opiniones, comentarios, etc. De esta manera nos proponemos compartir una serie de herramientas para reflexionar sobre nuestras propias prácticas, que buscan modificaciones necesarias y posibles de realizar en nuestro accionar.

ORIENTACIONES PARA LA OBSERVACIÓN.
Dos de los instrumentos más apropiados que hacen a la descripción e información de los datos provienen de manera particular del campo de la antropología social, y son la observación (participante) y las entrevistas (estructuradas y semi estructuradas). Elsie Rockwell destaca que el proceso que determina la observación es selectivo. Es decir, siempre seleccionaremos en función de nuestras categorías de análisis (sociales, ideológicas) previas, aquello que estimamos importante o no sobre la realidad con la cual nos enfrentamos. Ahora bien ¿desde qué lugar nos ubicamos para “mirar” el aula /la escuela ? ; ¿Sólo desde nuestras categorías de análisis? Debemos evitar esta selección que generalmente realizamos de modo inconsciente. Es conveniente entonces que tratemos de “ver todo“ percibiendo los detalle, los indicios que nos proporcionan los sujetos con que nos relacionamos, advirtiendo así las nuevas relaciones que se van generando en nuestra cotidianeidad.

18 – LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS

Nuestro propósito es entonces detectar el sentido de las prácticas, de las nociones que se presentan en tales relaciones, ya sea con nuestros compañeros de trabajo, alumnos, padres. Para ello la observación de lo que nos ocurre puede constituir una herramienta interesante. Todos estamos observando constantemente, percibiendo lo que ocurre a nuestro alrededor, pero esto no significa que el “sólo mirar” nos producirá conclusiones verdaderas; por el contrario, cuando hacemos referencia a dicho término estamos registrando comportamientos, interpretaciones, actitudes, opiniones que van ocurriendo en situaciones concretas. Elssie Rochwell destaca que el proceso que determina la observación es electivo, es decir, siempre seleccionaremos en función de nuestras categorías previas aquello que estimamos importante, o no, sobre la realidad con la cual nos enfrentamos; selección inconsciente, que -por otra partedebemos evitar. Es conveniente entonces que tratemos de “ver todo” percibiendo detalles, huellas, indicios que nos proporcionan los sujetos con que nos relacionamos, advirtiendo así las nuevas relaciones que se vayan generando en nuestra cotidianeidad. Dichos indicios nos facilitan además categorías teóricas que tornan observables aquellas primeras señales que advertimos, logrando así de a poco una mirada más abierta, aunque debemos señalar que tales categorías no las definiremos de antemano en términos de conducta o fenómenos observables. Buscamos también con la observación incluir lo informal, lo “no documentado” más que lo formal, lo establecido. Esto nos permitirá establecer contradicciones, confrontar opiniones que evidenciarían la articulación de los diferentes aspectos de nuestra vida escolar, ampliando la mirada sobre la misma. Para ello les proponemos registrar actitudes, opiniones, comentarios a medida que vayan ocurriendo en los encuentros de trabajo y reflexión de la institución aunque debemos tener en cuenta que dichas observaciones no deben afectar ni inhibir a los participantes. Ningún dato por sí mismo es importante sino lo es en el seno de una situación, ya que justamente el contexto es quien le da sentido. En lo que observamos se entrecruzan también las significaciones del entorno que los sujetos van construyendo, las tramas de las acciones que los involucran; lo real abarcará prácticas , valores, normas que la gente hace, dice que hace y lo que se supone que hace. La articulación entre nosotros, “actores” y nuestras actividades torna significativa nuestras prácticas y verbalizaciones. La observación no tiene por qué ser externa sin que nos podamos comunicar, puede implicar también participar. Por participación entendemos una forma de diálogo, de comunicación; de poder intervenir y preguntar. Ello nos permite construir un ámbito en el que realmente se produzcan intercambios. No sólo nosotros -los docentes- podemos realizar las observaciones. Propongámosle a nuestros alumnos o compañeros, que la lleven a cabo en cada ocasión que se presente la necesidad de aplicarla, dándoles la oportunidad que ellos mismos destaquen lo que ocurrió, relaten las diferentes opiniones del

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 19

resto de la clase, los gestos percibidos, su sentir al observar y de lo observado, en un proceso en donde ambas reflexiones se pueden confrontar. Aspectos a tener en cuenta : Lograr un contacto fluido y comprometerse con los participantes del encuentro, es decir, mantener una relación “cara a cara” con el resto de los compañeros que observamos, participando y compartiendo las experiencias. Evitar una influencia pasiva, distanciada, el “ no involucrarnos” en la situación concreta puede generar recelos o nos expone a la tentación de erigirnos en jueces de los observados o de nunca sentirnos partícipes de los límites, posibilidades y/o decisiones que el grupo tome. La reflexión del que observa y de los observados deben conjugarse en instancias de diálogo, en un proceso en donde ambas reflexiones se puedan confrontar . ¿Cómo vamos a registrar la información que estas herramientas nos proporcionan ?.

NOTAS DE CAMPO
Una vez que llevamos a cabo las observaciones debemos centrarnos en el registro y análisis de las mismas. Algunos medios que nos facilitan registrar las observaciones: 1. Si no se puede o no se quiere escribir en el momento de la observación tomaremos notas mentales de lo que ocurre e inmediatamente después de finalizar la misma, registraremos lo acontecido. 2. Notas apuntadas: consiste en registrar los aspectos mas sobresalientes pasemos a notas de campo completas. (palabras, citas,

gestos, ...) del encuentro, dichas notas estimularán nuestra memoria cuando más tarde

NOTAS DE CAMPO COMPLETAS
Se llevarán a cabo en un cuaderno general de observaciones para una posterior relectura y análisis de las mimas. Es importante que se realicen al menos dos copias de las observaciones, una se conserva como una cronología de la observación, mientras que las otras pueden ficharse y archivarse según las categorías utilizadas para su posterior análisis. Las notas deben ser concretas, es decir, deben reflejar lo que realmente ocurre. Y tienen que estar presentes nuestras opiniones que deben ser,a su vez, compartidas por el resto de nuestros compañeros.

20 – LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS

ANÉCDOTAS
Consiste en un método menos estructurado para la descripción de los datos aunque es más selectivo que los anteriores, ya que seleccionaremos de manera previa los acontecimientos que nos interesan. Para su elaboración: 1. Se las debe redactar a continuación de lo ocurrido, si la situación es compleja y no puede ser registrada al simultáneamente a que ocurre, anotar dos o tres palabras claves que ayudarán a la memoria para su posterior redacción. 2. Anotar en caso que la anécdotas impliquen a una o más personas qué es lo que se hizo, o qué se dijo. 3. Incluir detalles para indicar dónde y cuándo, bajo qué circunstancias ocurrió; o sea, fecha, hora, nombres concretos. 4. Usar citas directas , es decir preservar el cómo se dijeron o hicieron las cosas. 5. Redactar la descripción final con el objeto de lograr un registro permanente.

LA CRÓNICA
Un modo de registrar puede ser la crónica o registro de campo. Para ello necesitaremos un anotador o cuaderno de campo en donde indicaremos fecha y horario del inicio de la observación, dividida en pausas recreos o primer momento, segundo momento; y así hasta finalizar la misma. También en la crónica podemos: consignar el motivo de la reunión, encuentro o situación concreta, anotar las diferentes opiniones de los participantes el horario en que se terminó la observación, luego, una posterior reflexión al finalizar cada encuentro, reunión o clase a partir de la lectura de la crónica en donde destacaremos los acuerdos, desacuerdos, inconvenientes a los que se arribaron. Elaborar los registros de cada reunión permitirá por otro lado, una devolución buscando problematizar los temas, los conflictos producidos por las diferentes opiniones, interpretaciones, desde el comienzo.

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 21

LA ENTREVISTA
En lo que respecta a la entrevista diferenciamos las estructuradas de las semi estructuradas. La diferencia entre ambas radica en que la primera se prepara y luego generalmente se cumple con el orden estructurado –también requiere de un grabador- mientras que en la segunda se produce como una conversación más espontánea. Podremos incorporar el grabador en aquellas situaciones o con aquellas personas que tengamos cierta afinidad o familiaridad en relación con el tema. Por ejemplo en el aula, en los momentos que se comparten tareas elaborando proyectos, en plenarias, en celebraciones. Consideramos el grabador como complemento del registro escrito, siempre y cuando no condicione o inhiba a la/s persona/s con la/s que nos estamos entrevistando. Es valioso ya que luego, en el momento de la transcripción inmediata, nos familiarizamos con lo dicho recreando los contenidosdecires-expresiones que no siempre registran nuestra memoria. De este modo podemos recuperar la información liberando nuestra capacidad creativa e interpretativa. Cuando la entrevista es más estructurada debemos realizarla tratando de preguntar y re-preguntar a fin de “entender” lo que realmente la o las otras personas intentan significar o qué quieren decir con lo que dicen. ¿De qué manera?. En primer lugar, las preguntas que haremos tienen que ser abiertas, de lo contrario daremos lugar a un solo tipo de respuestas generalmente puntual, inmediata, concisa; lo que no permite establecer relaciones o explicaciones y llevan a priorizar la memoria sobre la comprensión. Por ejemplo, preguntas tales como ¿cuándo?.. ¿quién?.. remiten a respuestas que no hacen más que enunciar o describir tales como “sí” , “no” o “nombres propios”. Este tipo de respuestas pueden ser apropiadas en caso de cuestionarios ya que nos ofrecerán una respuesta inmediata sobre lo que nos interesa. Por preguntas abiertas entendemos a aquellas que exigen, al menos, la elaboración de una frase como respuesta. Con dicha herramienta se priorizan los procesos explicativos. Por ejemplo: al preguntar “¿Por qué ?” “¿Para qué?” “¿Cómo?” requieren del entrevistado una justificación desde lo que él cree, sabe, entiende o supone. Luego, se pueden volver a formular preguntas en relación a lo que dice creer, saber, entender o suponer. También y, ante todo, debemos tener en claro cuáles son nuestros puntos de partida y adónde intentamos llegar para no caer en un examen mecánico, ni considerar con la entrevista la ocasión de proyectar nuestros prejuicios de valor. Ésta debe ser estimada como un juego de intercambio en donde nos permitamos aprender del otro. Así confeccionamos lo que, desde la antropología se denomina “registro etnográfico”, ya que es a partir de análisis de su contenido (proveniente de las observaciones, entrevistas, etc.) lo que nos

22 – LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS

permite acceder al conocimiento de detalles, fragmentos, representaciones, que significan las relaciones, situaciones, generadas en nuestra vida escolar.

LA EVALUACIÓN: UN COMPROMISO DE TODOS - 23

De esta manera proponemos : distinguir las interpretaciones de las significaciones en las diferentes acciones u opiniones de los demás compañeros o alumnos, padres; que no es exactamente igual a describir lo que dicen como impresiones, aproximaciones, o comentarios. Y ello no quiere decir que se reste importancia a “las impresiones o aproximaciones, o comentarios” sino que todos estos deben ser reconsiderados desde lo que se quiere decir; sistematizado como reflexión y a partir de cuestiones que tienen que ver con cómo, cuándo, quién desde dónde lo dice. realizar chequeos que nos permitan percibir si lo que nos dicen u observamos se lleva a cabo o no desde el lugar de “lo que realmente se hace” o “lo que se desea” o desde el “deber ser “; chequeos que, con el tiempo se pueden ir modificando. resaltar aquellas acciones, gestos o situaciones que nos parecen iguales ante una primera mirada pero que pueden encerrar modificaciones diferentes. Por ejemplo una misma acción pueden significar diferencias: no es lo mismo un tics, que un gesto; los silencios tienen distintos significados, el llanto puede indicar distintas cosas. buscar contra ejemplos de lo no recurrente. contextualizar cada hecho. triangular la información que obtenemos de las informaciones, de las entrevistas entre los diferentes informantes. Introducir reflexivamente las diferentes herramientas en nuestra cotidianeidad no implica considerarlas como meras recetas a seguir mecánicamente, sino por el contrario, el empleo reflexivo que surge de la implementación de éstas nos llevarán a una situación de encuentro ( en nuestras aulas con nuestros alumnos, en las reuniones de padres, en los talleres con nuestros compañeros de trabajo, etc.), dentro de un marco de relaciones sociales. Ellas nos permitirán a su vez ampliar nuestra mirada, desestructurando lo que Taylor y Bogman denominan “mitos legitimantes” que hacen a la imagen del docente / director en la que el saber y el poder circulan en sus diferentes prácticas y relaciones. Es tiempo de preguntar, explorar, de tratar de descubrir las diferencias entre las diversas situaciones subjetivas, entre formas culturales; es tiempo de iniciar acciones que nos permitan probar diferentes ángulos bajo diferentes miradas. NOTA: en esta entrega llegamos hasta aquí. Progresivamente y en futuras entregas ahondaremos cuestiones abordadas en este desarrollo y avanzaremos sobre otras. ¡Ojalá este aporte contribuya a realizar una evaluación del proceso de capacitación que estreche los vínculos institucionales y nos ayude a valorarnos más, desafiándonos a seguir creciendo desde lo que somos, cómo somos y cuánto podemos llegar a ser!

GESTIÓN INSTITUCIONAL - 1

LA PARTICIPACIÓN DE LOS SUPERVISORES
Teniendo en cuenta las propuestas de formación profesional que se llevarán a cabo en la jurisdicción, es necesario que el cuerpo de supervisores se plantee cómo se articularán sus funciones y tareas con los procesos de capacitación que se desarrollarán en las escuelas. Como así también, abordar cuestiones referidas a su propia formación dentro del presente dispositivo. Considerando lo expuesto, es posible diferenciar tres ejes en torno a los cuales orientar las reflexiones y perfilar acciones: Las oportunidades para el desarrollo de las propias instancias de formación que se le presentan a los supervisores en este contexto. Las instancias de asesoramiento y dinamización, dirigidas a las instituciones escolares. Las instancias de articulación con los equipos regionales y central respectivamente, involucrados en este dispositivo.

LAS OPORTUNIDADES PARA INSTANCIAS DE FORMACIÓN

EL

DESARROLLO

DE

LAS

PROPIAS

Una primera instancia, para avanzar en el proceso de formación profesional, puede ser la recuperación de la información disponible y de los saberes y prácticas construidos a partir de otras instancias o dispositivos de formación. El nuevo perfil profesional con las características de un “práctico reflexivo” para el ejercicio de la función y el proyecto educativo de supervisión, han sido dos cuestiones sobre las que se ha tenido oportunidad de trabajar desde la teoría y la práctica, por lo que constituyen nudos conceptuales y experienciales, desde los cuales es posible articular nuevas reflexiones y compromisos de acción. Retomar algunas conceptualizaciones ya abordadas sobre el nuevo perfil profesional, puede ser una ocasión para analizar las prácticas que se vienen desarrollando y apreciar los modelos de desempeño, en correlato con los marcos referenciales construidos. La reflexión acerca de lo expuesto, permite explicitar avances y dificultades, construir explicaciones y orientar nuevos ensayos para alcanzar el desempeño profesional deseado. Puede ser útil, además, para comprender los procesos de otros actores del sistema, fundamentalmente el de los directivos y docentes, quienes también están involucrados en la búsqueda de nuevos perfiles y desempeños para el ejercicio de sus respectivas funciones. Esta comprensión permitirá a los supervisores perfilar modelos de intervención para acompañar esas búsquedas y transformaciones, necesarias e importantes para generar mejores procesos de enseñanza y aprendizaje en las instituciones escolares.

2 - GESTIÓN INSTITUCIONAL

La reforma del sistema educativo, a pesar de los cambios estructurales que ha emprendido, no logra satisfacer plenamente los objetivos propuestos. Para aproximarnos paulatinamente al resultado deseado -mejor y más educación para todos- es necesario profundizar los procesos de búsqueda y reflexión que permitan, a cada estamento del sistema educativo y a otros sectores de la comunidad, e ir visualizando cuáles son las adecuaciones y cambios que necesitan producir, las posibilidades y dificultades. Las características y necesidades de la sociedad en este particular momento histórico, nuevas concepciones acerca del conocimiento, del curriculum, del aprendizaje y del sujeto que aprende, de la enseñanza y del rol docente, de las organizaciones y su gestión, subyacen en las propuestas de un nuevo modelo de escuela, desde el cual se intenta que la educación institucionalizada pueda dar mejores respuestas a las demandas sociales actuales. Estas nuevas concepciones requieren cambios significativos en las prácticas sustentadas por el modelo de escuela anterior, por ende, demanda a los distintos actores del sistema educativo la reformulación de los perfiles profesionales y el desempeño de nuevos roles En toda práctica subyacen determinados supuestos y desde ellos se aborda la tarea que se desea desarrollar. El conocimiento y comprensión de esos supuestos, permite apreciar cuáles son las acciones necesarias para plasmar en hechos, lo que se enuncia para los nuevos perfiles y roles profesionales. Para asumir otras perspectivas en el desempeño profesional, la construcción de marcos teóricos es condición necesaria pero no suficiente. Según Elliot1 : “el desarrollo de la claridad conceptual no antecede a la innovación sino que se crea en forma interactiva con la experiencia”. La construcción de nuevos perfiles laborales aporta orientaciones para los agentes del cambio, pero la claridad respecto de ellos, emerge mediante la reflexión de la experiencia, sobre una variedad de tentativas concretas de esas nuevas imágenes, donde la gente puede articular y clarificar las concepciones que definen los nuevos roles profesionales. La cultura prevaleciente durante mucho tiempo en el sistema, ha sido la de un “práctico infalible”. Por tanto, a la hora de comenzar la revisión de lo andado, cabe preguntarse: ¿Persisten todavía rasgos de esta cultura laboral en las creencias y prácticas de supervisores... directivos... docentes...?, de ser así: ¿en qué situaciones concretas se advierte su influencia?, ¿qué explicaciones pueden construirse al respecto?, ¿qué se necesita y puede hacerse para transitar hacia concepciones y prácticas superadoras? Las preguntas anteriores serán pertinentes si se considera que los desempeños profesionales se quieren orientar hacia las de un “práctico reflexivo”, cuyas características se han tenido oportunidad de analizar y referenciar específicamente en las prácticas de la supervisión en anteriores instancias de formación en servicio.

GESTIÓN INSTITUCIONAL - 3

El material bibliográfico del que ya se dispone, las producciones propias y las experiencias realizadas, son elementos importantes de recuperar para dar continuidad al proceso de formación y transformación, que estamos construyendo. Para llevar a cabo reflexiones y reforzar el conocimiento profesional, concebido como un repertorio de casos elaborados de forma reflexiva, característica del “práctico reflexivo”, puede ser útil volver a Elliot2 y retomar una consideración suya, que aporta a la forma en que se pueden desarrollar procesos de aprendizaje de nuevos desempeños profesionales: “Aunque todo aprendizaje profesional valioso es experiencial, las situaciones prácticas pueden ser experimentadas de tres maneras: Directamente. Mediante observación En forma vicaria (ej. reflexionando sobre las aportaciones de estudios en casos y explorando las posibilidades mediante ejercicios de juegos de roles o simulación).” El Proyecto Educativo de Supervisión (PES), en el que se han articulado las necesidades de las instituciones educativas y el rol del supervisor, constituyéndose así en un instrumento operativo para su gestión, es otro elemento del que disponen los cuerpos de supervisión. El análisis estratégico situacional efectuado, los compromisos de acción formulados y ya puestos en marcha, son puntos de partida para considerar de qué manera pueden articularse las nuevas propuestas de formación con las funciones y tareas de los supervisores en el interior de cada circuito y de cada nivel educativo, ya que cada uno tiene características propias, se encuentran en distintas instancias de implementación de la nueva estructura del sistema, han realizado diferentes recorridos en su capacitación y se cuenta con cuadros de supervisión heterogéneos, para dar respuestas a las demandas actuales de las instituciones. Atendiendo lo antes expuesto, será importante pensar de qué manera es posible potenciar el trabajo cooperativo con los colegas. Los cuerpos de supervisores, dependientes de distintas regionales y direcciones provinciales, tendrán algún recorrido efectuado al respecto. No obstante, es necesario volver a la reflexión de estas prácticas, las cuales han sido consideradas no sólo deseables, sino indispensables para abordar la complejidad de las situaciones y los contextos que involucran las funciones y tareas de la supervisión. La reflexión compartida y contrastada, abre al debate profesional, favorece la articulación de los niveles, modalidades y especialidades, ayuda a impulsar el compromiso colectivo, la superación personal y de las instituciones a las que asiste en su tarea educativa.

1 2

Elliot,John.-Cuaderno de pedagogía 191.- Pag. 77 Op Cit. - Pag.80

4 - GESTIÓN INSTITUCIONAL

LAS INSTANCIAS DE ASESORAMIENTO Y DINAMIZACIÓN DIRIGIDAS A LAS ESCUELAS
Las instancias de apoyo a las escuelas, necesitan en un primer momento centrarse en orientar y asesorar, fundamentalmente a los equipos de conducción, quienes asumirán las tareas de organización y coordinación de los distintos momentos de formación que se desarrollarán en sus escuelas. Es evidente que las escuelas tienen puntos de partida diferentes. La heterogeneidad de los contextos, de los saberes y las prácticas, plantean la necesidad de atender y respetar la diversidad de las instituciones y sus actores. Ayudar a los equipos de conducción a que, con los docentes de sus escuelas: planteen objetivos posibles, concreten sus propuestas logren apreciar procesos y resultados de las acciones desarrolladas es un valioso aporte que los supervisores pueden hacer en sus tareas de orientación y asesoramiento. La necesidad de una mayor participación de los directivos y docentes para tomar decisiones respecto a su formación para llevar adelante la tarea educativa en sus escuelas, implica comprender la misma como una tarea compartida, cooperativa, en equipo, con todos los actores implicados en el hecho educativo. Sin embargo, la participación no es un proceso fácil ni siempre presente en las instituciones: ¿cómo incentivarla y contribuir a su perfeccionamiento? La participación requiere de dispositivos adecuados que la propicien y que favorezcan el trabajo en equipo para reflexionar y dar coherencia a las prácticas institucionales: ¿cómo se organizan en las escuelas estos espacios?, ¿cuáles son las experiencias de flexibilización de espacios, tiempos y agrupamientos que podemos rescatar de las escuelas supervisadas?, ¿qué aportes necesitan los directivos para introducir estos cambios estructurales en las instituciones que conducen?, ¿se puede explicitar lo observado y compartir con otros colegas supervisores?, ¿qué dificultades y logros encontramos?, ¿cómo los planteamos y a quiénes?........ Para cuando se planteen intervenciones de asesoramiento, puede ser útil revisar algunas características de esas situaciones, que Poggi, M.3 propone considerar a quienes realizan dichas tareas. “......toda situación de asesoramiento:

3

Poggi M,. “Apuntes y Aportes para la Gestión curricular”.-Pag 72.-Edt. Kapeluz,Bs. As., Argentina, 1995

GESTIÓN INSTITUCIONAL - 5

Supone una relación de intercambio. En el caso de los establecimientos escolares implica que esta relación se centra fundamentalmente en un intercambio cognitivo entre dos (o más) profesionales involucrados en la relación. El origen de la relación está determinado por la necesidad de hace evolucionar una situación, superar una dificultad, etc., en otros términos implica que la relación se organiza en torno a un problema que debe ser tratado. El asesorado debe reconocer en el asesor saberes, experiencia, en definitiva las competencias necesarias para desempeñar tal función. Esto no implica colocarse en el lugar de poder responder a las más variadas cuestiones; en algunos casos la competencia se pone en evidencia cuando se indica la consulta a otros especialistas, a diversos materiales bibliográficos, etc. El asesoramiento deberá desembocar en acciones a realizar por el asesor y el asesorado, cuya responsabilidad es compartida e involucra a ambos, aunque de manera diferenciada. Siempre un contrato regula esta relación de intercambio. Como en muchas ocasiones este contrato es implícito, se tratará de explicitarlo, por lo menos en las reglas generales centrales que permitan garantizar la tarea de asesoramiento. A pesar de lo expresado en los puntos anteriores, siempre existe un monto de ambigüedad, la que deviene del abordaje de situaciones complejas, en las que los saberes sobre la misma deben ser considerados hipótesis provisorias. Esto supone desarrollar una actitud de interrogación permanente sobre la situación observada y no certezas acabadas. La importancia de “recortar” y definir claramente un problema. Aunque sea de manera provisoria, permite organizar y operar sobre la situación en análisis. Esto se vincula al hecho de que es imposible observarlo todo, con lo cual es necesario delimitar sobre qué aspectos se focalizará la devolución.” Es necesario preguntarse, si los supervisores y los miembros de las comunidades escolares, han construido una visión del asesoramiento como una tarea compartida. Esto depende de las representaciones que se tienen de los modelos de desempeño, propios y de otros, lo que condiciona las prácticas de la supervisión, pero también lo que otros esperan y demandan a los supervisores. Orientar y asesorar a los equipos directivos para que en sus instituciones se asigne sentido a las tareas que se van a encarar, puede significar para los supervisores apoyarlos para que: Identifiquen, con los equipos docentes, sus necesidades de formación en servicio. Se propongan objetivos acordes con sus posibilidades y orientados a la mejora de sus desempeños profesionales. Se puedan establecer procesos de revisión de las prácticas, relacionando lo que se propone desde la teoría con lo que se hace y con lo que se desea hacer.

6 - GESTIÓN INSTITUCIONAL

Se prevean formas sistematizadas de registro de los procesos y resultados que permitan tener memoria de las prácticas pedagógicas institucionales, expresando y recuperando los saberes teóricos y prácticos que construyen los equipos profesionales a partir de sus propias instancias de reflexión, adecuadas a sus particulares necesidades contextuales. Estas tareas requieren de los supervisores: identificar necesidades, interpretar

adecuadamente las demandas y buscar estrategias pertinentes, para lo cual, las tareas compartidas con otros colegas pueden proporcionar perspectivas enriquecedoras para las prácticas de la supervisión. También hace falta buscar respuestas posibles a algunos interrogantes: ¿cuáles son los espacios que se necesitan generar para ese asesoramiento?, ¿hay en los circuitos un espacio ya construido para la interacción entre supervisor/ra y directivos, para que los directivos compartan experiencias y reflexiones con sus pares?, ¿hay espacios para trabajos intercircuitales....con otros niveles, modalidades y especialidades?. Estas y otras estrategias, si las hubiera ya pensadas y puestas en práctica por los supervisores, son experiencias disponibles y puntos de referencia para aprovechar, mejorar y complementar con otras que se crean convenientes para esta ocasión.

LAS INSTANCIAS DE ARTICULACIÓN CON LOS EQUIPOS REGIONALES Y EL EQUIPO CENTRAL
La elaboración de los proyectos educativos, los cambios estructurales del sistema, la extensión de la educación obligatoria, las exigentes demandas sociales y la necesidad de pensar una escuela con criterios de atención a la diversidad, equidad, solidaridad y calidad -entendida ésta desde el cumplimiento de los tres anteriores- sin duda complejizan las tareas de todos los actores del sistema, los cuales necesitan progresar en el desarrollo de competencias adecuadas para atender sus responsabilidades. Este contexto necesita, entre otras cosas, un mejor aprovechamiento de los recursos materiales y profesionales disponibles en el sistema, clarificando sus atribuciones y optimizando las articulaciones, para no superponer funciones y acciones, para que no se desdibujen los perfiles profesionales enunciados, los desempeños puedan transformarse paulatinamente y los sistemas de apoyo a las escuelas sean más efectivos. En este sentido, los cuerpos de supervisores ya han realizado algunas reflexiones, motivo por el cual sería oportuno considerar: Cuáles son las tareas y articulaciones que necesitan realizar los equipos regionales y el equipo central, que tendrá este dispositivo de formación en servicio. La conveniencia de programar modelos de intervención complementarios. Acordar espacios de trabajo conjunto para: Recibir y brindar información. Construir marcos referenciales desde los cuales los equipos involucrados puedan fundamentar y dar sentido a sus acciones. Construir nuevos aprendizajes aprovechando los conocimientos que pueden circular en equipos constituidos por profesionales con saberes y experiencias heterogéneas.

GESTIÓN INSTITUCIONAL - 7

Enriquecer las perspectivas de análisis y buscar soluciones cooperativamente a las dificultades que se vayan planteando en las instituciones. Compartir criterios para llegar con coherencia a las escuelas, sin mensajes contradictorios ni demandas superpuestas. Por último y no por eso menos importante, dado el lugar en que se encuentran los supervisores en el sistema, es preciso conocer los canales a través de los cuales se mantendrá la comunicación con la conducción política del sistema en sus diversos estamentos. El compromiso y la tarea de los supervisores son sin duda necesarios, pero también lo son la comprensión, la claridad y el compromiso que los distintos miembros encargados de la conducción política tengan de este proyecto de formación, porque de eso dependerán las demandas y el apoyo a los cuerpos de supervisión para que lleven adelante sus tareas. Un proceso de formación profesional, requiere de todos los actores del sistema reflexión crítica, intercambios y cooperación, superar la descripción para avanzar hacia una dimensión más explicativa de las situaciones educativas, contrastando las prácticas y los supuestos subyacentes con los marcos referenciales que se van construyendo, y en consecuencia de lo anterior, traducir en acciones concretas lo que se expresa en los discursos.

8 - GESTIÓN INSTITUCIONAL

BIBLIOGRAFÍA
♦ Material bibliográfico entregado a los supervisores en la anterior instancia de formación profesional :”El rol del supervisor en el marco de un nuevo modelo de planificación y gestión” ELLIOT, JOHN.- “Actuación profesional y formación del profesorado”.-en Cuadernos de Pedagogía 191.-pag 76 a 80 GÓMEZ DACAL y otros.- “Técnicas y procedimientos de Inspección Educativa”. - Edit. Escuela Española.- Madrid, España. -1993 POGGI, MARGARITA.- “Apuntes y Aportes para la Gestión curricular”.- Edit. Kapeluzs. - Bs. As. Argentina, 1995. SOLER FIERREZ, EDUARDO -“Fundamentos de supervisión educativa”.-Edit. La muralla, Madrid, España,1993. SOLER FIERREZ, EDUARDO.- “La visita de inspección”.- Edit. La muralla,Madrid,España,1991

♦ ♦

♦ ♦ ♦

GESTIÓN INSTITUCIONAL - 9

INTRODUCCIÓN
Este texto, que forma parte del material que recibirán los directivos para desarrollar actividades de formación profesional en sus escuelas, tiene como propósito, apoyar su trabajo de conducción y hacer algunos aportes para esas instancias de reflexión en que teorías y prácticas serán abordadas en cada establecimiento. Las cuestiones aquí tratadas: las expectativas de los directivos, las tareas vinculadas al proyecto educativo y las prácticas comunicacionales que posibilitan los intercambios entre los miembros de la escuela, pueden ser abordadas desde distintas perspectivas. En este caso, la opción ha sido privilegiar la búsqueda de sentidos para la construcción de significados compartidos y poner en circulación un conocimiento disponible. En esta cartilla, muchos de ustedes encontrarán temas sobre los cuales disponen de conocimientos previos originados en otras instancias de formación. Si así es, los estarán confrontando con sus prácticas. Recuperar esos saberes teóricos y prácticos, re-conocerlos, volver a pensarlos, puede ser una oportunidad para conservar revalorizando o cambiar, para construir o enriquecer herramientas conceptuales y prácticas que permitan mejorar los procesos de enseñar y aprender en cada escuela. El texto de una cartilla es breve, se registran en ella algunas “anotaciones”, por tanto hay que considerar que los tópicos planteados están acotados, no sólo en cantidad sino también en extensión. Cabe entonces la posibilidad de muchas aperturas para los temas tratados, también para las conceptualizaciones, las perspectivas de análisis y los enlaces con las prácticas. Es necesario reconocer además, que esas “anotaciones” llevan las huellas de quien las produce. Teniendo en cuenta las consideraciones hechas, es que la presente, se propone como un texto para contrastar con otros textos. No sólo con los textos producidos desde diferentes campos disciplinares que aportan a la educación (valiosos y necesarios sin dudas), también con los textos propios: los que surgen del saber compartido acerca de lo que ocurre en la escuela, en nuestra escuela. Es una invitación a escribir, a observar las prácticas y revisar nuestras teorías, explicitarlas, explicarlas, a elaborar unos registros que permitan seguir el curso de saberes y prácticas pedagógicas para su mejora permanente, a reconocer la esperanza y la pasión tantas veces puesta en la tarea, procesos que nos posibilitan potenciar el espacio educativo de la escuela.

10 - GESTIÓN INSTITUCIONAL

UN TIEMPO PARA LOS DIRECTIVOS
Antes de comenzar a trabajar con los equipos docentes quizás sea conveniente una reflexión previa de quienes tienen a su cargo la dirección de la escuela. La diferenciación de sus funciones, conlleva una diferenciación de tareas y de responsabilidades que requieren de un tiempo propio para su revisión y análisis, explicitación y explicación, por tanto es legítimo que en la planificación de las instancias de formación profesional que se abordan en la escuela, lo consideren y lo incluyan. Las reflexiones sobre sus propias funciones y prácticas han de ser una ocasión valiosa para clarificar y fundamentar el accionar de los equipos de conducción, permitiendo intervenciones más ajustadas a las necesidades y demandas institucionales. Una de las preocupaciones prioritarias en torno a la escuela, es la de la recuperación de sus funciones específicas, Frigerio y Poggi plantean al respecto: “El nudo de la tarea, a nuestro entender, es la recuperación para la escuela de las prácticas de enseñanza y aprendizaje y, a partir de allí, la reformulación de los contratos internos para posibilitar que el esfuerzo de todos los actores confluya en la consecución de este objetivo”4 Esos contratos al interior de cada establecimiento se articulan con el proyecto educativo institucional y “Cada actor, por su parte traducirá ese contrato en su espacio experto de intervención, desde la especificidad de su rol”5. Considerando la tarea pedagógica, núcleo central de la escuela y razón de los contratos mencionados, se puede recuperar un texto aportado por las autoras de la bibliografía citada6, para volver a trabajar sobre él: “Ya sea que a uno le guste o no, toda pedagogía es una pedagogía de contrato en la medida que ella tiene la gestión de un conjunto de expectativas recíprocas, a menudo sumamente complejas, en las cuales interfiere la posición social de los actores, las reglas de juego de la institución y su interpretación local así como los límites específicos a la situación y a la disciplina que se enseña. Todos esperan algo del otro, un tipo de comportamiento, una reacción, un gesto, o simplemente una mirada en respuesta a cada una de sus demandas; cada uno actúa también en función de lo que supone que el otro sabe que él espera”(Meririeu, Ph. Le choix d’éduquer;ESF;CEE;1991;pag.105 Las concepciones de la escuela y de sus funciones atraviesan las prácticas que en ella se desarrollan, también las perspectivas de los análisis y las explicaciones que se construyen. Hay una coincidencia recurrente desde la teoría, que también rescatamos desde nuestras apreciaciones empíricas, acerca de la importancia que cobran las expectativas de los actores
4 5

FrigerioG. Poggi,M,”Cara y ceca”,. Edit. Troquel Serie Flacso –Acción, 5ta. Edición., Cap. Federal, Argentina. Op. Cit., pag 28 6 Op. Cit., Pag 72

GESTIÓN INSTITUCIONAL - 11

institucionales cuando se trata de revitalizar las funciones específicas de la escuela. Los directivos en este aspecto desempeñan un papel importante. Según Santos Guerra, querer ser directores es una de las condiciones necesarias para la mejora de la dirección escolar: “La primera exigencia es que realmente se quiera ejercer la función directiva para realizar una función pedagógica y no meramente protocolaria o gerencial. (...)Ser director a la fuerza (sea mediante nombramiento, sea mediante una aceptación a regañadientes, sea por una elección “democrática”...) hace difícil un buen ejercicio de la dirección (...)¿Por qué han querido ser directores quienes lo son?”7 Para trabajar con los colegas la cita anterior, se puede recurrir a investigaciones y desarrollos teóricos provenientes de diferentes ámbitos académicos, cuyos valiosos aportes enriquecen la formación de nuestros marcos conceptuales. Pero valioso puede ser también volver a Santos Guerra en la siguiente expresión: “Como sabiamente sugería Chesterton, cuando se entra en un templo es preciso quitarse el sombrero pero no la cabeza”8 No “quitarse la cabeza”, en el sentido de: no renunciar al ejercicio de la reflexión crítica respecto de la pertinencia que esas aportaciones tienen para cada situación y en cada contexto específico. Dar lugar a las interpelaciones propias, para formular hipótesis y respuestas que se construyen y explican en realidades socioculturales, económicas y políticas concretas. Brindar explicaciones en las que operan además, la manera en que se valora y percibe cada sujeto a sí mismo y a su tarea, condicionando sus búsquedas y sus prácticas. Para trabajar sobre aspectos de la escuela que nos interesan, también podemos hacer cita de lo cotidiano y establecer otras relaciones si tomamos, por ejemplo, algunas expresiones que con frecuencia se oyen en nuestras escuelas: “la cabeza no le da”, “es un bocho”, “hay que poner cabeza” y otras por el estilo, que cobrarán distintos significados y repercusiones, según el contexto de los intercambios, las intenciones comunicativas y los sujetos que las producen, pero que aluden a los procesos de cognición que se realizan en la escuela y que la caracterizan. El conocimiento es el núcleo de la actividad docente, por tanto debe constituirse en motivo de su búsqueda y análisis. La construcción de saberes en y para el ejercicio de su profesión, no puede quedar fuera en sus experiencias de formación. Construir un conocimiento acerca de los procesos cotidianos de la escuela, la situación de los docentes y las prácticas mediante la revisión y reflexión de los supuestos en que se asientan, sobre las necesidades de aprendizaje de los alumnos y educadores en sus diferentes funciones, incluidas las del equipo directivo, es apropiarse de un saber que posibilita la gestación de proyectos educativos pertinentes y relevantes para cada comunidad educativa.

7 8

Santos Guerra.M.A. “Entre Bastidores”.- 1ra. Edición 1994,Edit. Aljibe.-Málaga, España. Op.Cit. pag. 105

12 - GESTIÓN INSTITUCIONAL

Entre las tareas sustantivas para la gestión directiva, se encuentran aquellas vinculadas fundamentalmente al proyecto educativo de su escuela: animar, coordinar, estimular, impulsar el proyecto educativo, requiere una dirección implicada en ese proyecto. Implicar: significa “ enlazar”, “enredar”, “entrelazar”, “envolver dentro”. Otras acepciones son: “contener”, “llevar en sí”, “significar”. La implicación es “lo contenido en una cosa”, también“ estado de la persona envuelta en”. El impulso que pueden dar los directores a un proyecto educativo, (sin ser ésta la única variable a considerar), tiene relación con su implicación en dicho proyecto. Es decir, un directivo “envuelto en” las tareas específicas de la escuela, posibles a partir de ese “enlazar” los distintos actores institucionales, las teorías y las prácticas en una búsqueda activa de lo que “significa” un mayor y mejor aprendizaje institucional; conviviendo muchas veces con las contradicciones y la incertidumbre, pero también con la sorpresa y la posibilidad de nuevos hallazgos que “lleva en sí” toda búsqueda. La metáfora suele ser un buen recurso para desentrañar y construir significados. El cuento que sigue puede ser útil para trabajar sobre algunas cuestiones planteadas, como por ejemplo: la incertidumbre, la búsqueda, los supuestos, los hallazgos.....y también para propiciar la comunicación a través del diálogo.

EL BUSCADOR
“Esta es la historia de un hombre que yo definiría como un buscador.... Un buscador es alguien que busca, no necesariamente que encuentra (…..) Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. El había aprendido a hacer caso riguroso a estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. (....) Un poco antes de llegar al pueblo. Una colina a la derecha del sendero le llamó mucho la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de flores encantadoras; la rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada. Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. (...) El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar entre los árboles. Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de este paraíso multicolor.

GESTIÓN INSTITUCIONAL - 13

Sus ojos eran los de un buscador, y quizás por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción...: Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días.(.....) Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra, era una lápida. (....) El buscador se sintió terriblemente conmocionado. Este hermoso lugar era un cementerio y cada piedra, una tumba. (....) Pero lo que lo conectó con el espanto, fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los 11 años..... Embargado por un dolor terrible se sentó y se puso a llorar. El cuidador del cementerio, pasaba por ahí y se acercó. Lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar. -No, ningún familiar -dijo el buscador- ¿qué pasa con este pueblo?, ¿qué cosa tan terrible hay en esta ciudad?, ¿por qué tantos niños muertos enterrados en este lugar?, ¿cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que los ha obligado a construir un cementerio de chicos?!!! El anciano se sonrió y dijo: -Puede Ud. serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré... Cuando un joven cumple los quince años sus padres le regalan una libreta, como ésta que tengo aquí, colgando del cuello. Y es tradición entre nosotros que a partir de allí. Cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: A la izquierda, qué fue lo disfrutado... A la derecha, cuánto tiempo duró el gozo (....)Así... vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos...cada momento.

14 - GESTIÓN INSTITUCIONAL

Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre, abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo en su tumba, porque ese es, para nosotros, el único y verdadero tiempo VIVIDO.” (Jorge Bucay)9 Un proyecto educativo participativo, requiere de ciertos consensos, los cuales se basan en la construcción de significados compartidos. La construcción de significados tiene sus raíces en las intenciones, creencias y emociones de los sujetos. Atender y articular la pluralidad de pensamientos, es entonces una actividad importante, que requiere de formas de comunicación y de actitudes que favorezcan la participación e inclusión de todos los miembros de la institución. Peter Senge10, con respecto a los aprendizajes que necesita hacer un buen equipo de trabajo, toma algunos aportes de David Bohm, el cual sostiene que en el diálogo un grupo “se abre al flujo de una inteligencia más amplia”, tiene acceso a una mayor “reserva de significado común”, a la cual no puede tener acceso en forma individual. El propósito de diálogo consiste en trascender la comprensión de un solo individuo; en el diálogo un grupo explora asuntos complejos y dificultosos desde muchas perspectivas. En el diálogo las personas aprenden a observar sus propios pensamientos. Bohm identifica tres condiciones básicas para el diálogo: Suspensión de supuestos: En el diálogo todos los participantes deben “suspender” sus supuestos, esto significa sostenerlos “como quien dice, colgando ante nosotros”, constantemente accesibles para el cuestionamiento y la observación. Esto no significa desechar nuestros supuestos, reprimirlos o callarlos. Tampoco que sea “malo” tenerlos o que se pretenda eliminar toda subjetividad, significa tener conciencia de nuestros supuestos y someterlos a examen, lo cual no es posible si estamos posicionados en defender nuestras opiniones como hechos incontrovertibles. Verse como colegas: El diálogo sólo acontece cuando las personas se ven como colegas en una búsqueda común de mayor percepción y claridad. Considerarse colega es importante porque el pensamiento es participativo y porque considerar a los otros como colegas contribuye a que interactúen como tales, estableciendo un tono positivo para contrapesar la vulnerabilidad que provoca el diálogo. Suspender de esta manera nuestros supuestos nos expone. Sólo respetando y siendo respetado por los otros es posible reconocer el riesgo mutuo y contar con cierta seguridad para afrontar el riesgo. Las relaciones así planteadas no implican que haya que concordar, por el contrario el poder de esta actitud opera cuando hay diferencias de opinión. Es fácil sentir camaradería cuando se está de acuerdo, difícil es cuando hay desaveniencias profundas. Si se opta por ver a los “adversarios” como “colegas con otra perspectiva” los beneficios pueden ser inmensos.
9

10

Bucay,Jorge.-“Cuentos para pensar”.- 8ª reimpresión 1999, Edit. Nuevo Extremo,Bs. As. Argentina Senge,Peter M., “La quinta Disciplina”, 3r edición 1995.- Edit. Granica, Barcelona, España.

GESTIÓN INSTITUCIONAL - 15

Un árbitro que conserve el contexto del diálogo: es alguien que facilita los intercambios siguiendo las condiciones expuestas para el diálogo, necesario en los primeros aprendizajes de esta práctica, porque nuestros hábitos de pensamiento continuamente nos empujan hacia la discusión y nos alejan del diálogo. El árbitro demuestra el diálogo en sus propias actitudes, lo que permite que el grupo lo comprenda mucho más que con explicaciones abstractas. Cuando el equipo adquiere experiencia y destreza en la práctica del diálogo, este árbitro pierde importancia y se transforma gradualmente en un participante más. La distinción que hace el autor que se está citando, entre diálogo y discusión, es que en esta última se toman decisiones. Después de haber analizado y enriquecido con el diálogo las perspectivas de las cuestiones tratadas, se puede pasar a la discusión para optar por aquellas que se crean más convenientes. Las discusiones productivas convergen en una conclusión o curso de acción. Los diálogos, en cambio, son divergentes, no procuran el acuerdo sino una aprehensión más matizada de asuntos complejos. Por último, es bueno traer a consideración algunos aportes de investigaciones sobre la dinámica en las escuelas, los cuales permiten relacionar la posibilidad y el deseo de trabajar con la autoestima del sujeto, su convicción de poder lograr determinadas metas y su sentimiento de pertenencia al grupo de trabajo y a la institución. La autoestima y la autoconfianza se vinculan con la certeza de ser aceptado y valorado, el desarrollo intelectual se ve favorecido, entre otras cosas, por la oportunidad de espacios para explorar, indagar e interrogar la realidad.

SUGERENCIAS PARA TRABAJAR EN EL EQUIPO DIRECTIVO DE LA INSTITUCIÓN, O CON OTROS EQUIPOS DE CONDUCCIÓN
1.1) ¿Cómo se organiza el equipo directivo para coordinar las tareas de perfeccionamiento que se desarrollarán en la escuela? Considerar con los pares del equipo de conducción la propuesta de reservar un tiempo y un espacio para reunirse y dialogar acerca de la importancia del mismo. Los miembros del equipo directivo poseen un conocimiento al respecto, construido a lo largo de su práctica profesional y en instancias de perfeccionamiento en las que ha participado. Pueden contrastar sus opiniones con conceptos e ideas expuestas por diferentes autores. 1.2) Enumerar y justificar las tareas que consideren importantes para su gestión en esta instancia.

16 - GESTIÓN INSTITUCIONAL

Ejemplo: Tareas que se acuerdan realizar Justificación: por qué se considera válida esta acción?

1- Organizar juntos los equipos, los tiempos, los 1-…………………………...………………………….. espacios, los materiales y las acciones que requiere esta instancia de perfeccionamiento institucional. Distribuir las tareas entre los miembros del equipo directivo.

2- Evaluar las tareas acordadas para cada 2.- Posibilitar el análisis crítico de las propias miembro del equipo directivo. prácticas. Identificar rasgos de los estilos de gestión, mejorarlos, optar por los que se considera más apropiados, etc.......………………………..............

3.-..........................................................…………

3.-......................................................………….....

4.-..............................................……………............ 4.-..................…………..........…..............................

GESTIÓN INSTITUCIONAL - 17

2.1) Profundizar la temática del rol directivo con sus pares. Ejemplo:

A) Enumerar los rasgos que considera debería tener la actuación de un director cuyo objetivo
fuera promover el perfeccionamiento profesional en su escuela.

B) Contrastar con los rasgos explicitados por los otros miembros del equipo directivo. C) Identificar similitudes y diferencias. D) Mediante el diálogo, analizar los supuestos que operan en las propuestas realizadas. E) Reflexionar acerca de los aspectos no considerados y que luego del diálogo aprecian que
podrían incluirse.

F) Identificar los tres o cuatro rasgos más importantes: ¿cuáles de estos están? ¿cuáles se
proponen lograr?

G) ¿Cómo lo harían?
3. Analizar cómo se articula el perfeccionamiento que se iniciará en la institución con las necesidades planteadas en su PEI. ¿Cómo trabajarían esta cuestión con los equipos docentes? 4. Las búsquedas, los supuestos e hipótesis de los actores institucionales son elementos fundamentales en la orientación del análisis de las prácticas, las formas de conocer y valorar la enseñanza y los aprendizajes, no son homogéneas. ¿Cómo trabajaría estas cuestiones con el cuento “El Buscador” en una reunión con los equipos docentes? Para planificar la reunión considere: A) B) C) D) E) El planteo de los objetivos de la misma. Etapas de su desarrollo. Recursos a utilizar: tiempo, espacios, materiales... Actores implicados. Cierrre de la reunión con síntesis del proceso y las producciones de los participantes, compromisos de acción si los hubiere.

18 - GESTIÓN INSTITUCIONAL

BIBLIOGRAFÍA
♦ Material bibliográfico entregado a los supervisores en la anterior instancia de formación profesional :”El rol del supervisor en el marco de un nuevo modelo de planificación y gestión” ELLIOT, JOHN.- “Actuación profesional y formación del profesorado”.-en Cuadernos de Pedagogía 191.-pag 76 a 80 GÓMEZ DACAL y otros.- “Técnicas y procedimientos de Inspección Educativa”. - Edit. Escuela Española.- Madrid, España. -1993 POGGI, MARGARITA.- “Apuntes y Aportes para la Gestión curricular”.- Edit. Kapeluzs.-Ba. As. Argentina, 1995. SOLER FIERREZ, EDUARDO -“Fundamentos de supervisión educativa”.-Edit. La muralla, Madrid, España,1993. SOLER FIERREZ, EDUARDO.- “La visita de inspección”.- Edit. La muralla,Madrid, España,1991

♦ ♦

♦ ♦ ♦

EDUCACIÓN ESPECIAL - 1

LA EDUCACIÓN ESPECIAL EN NUESTRA PROVINCIA HOY

Queremos llegar a las Escuela Comunes y Especiales a través de estas cartillas, a fin de acercarles información que consideramos útil en estos momentos de replanteo y cambio de paradigmas que atraviesan a la educación. La historia de la Educación Especial en nuestra provincia se remonta más allá de los años 60, época en que la educación en Argentina respondía a modelos teóricos positivistas y la organización escolar se basaba en la conformación de grupos homogéneos. Esto llevó a que las escuelas especiales se convirtieran en un sistema educativo paralelo que atendía, no solo a los niños discapacitados, sino también a los que fracasaban en la escuela común por no aprender según lo esperado. Es cierto que en las ultimas décadas hemos avanzado hacia nuevos paradigmas que admiten la heterogeneidad presente en todos los grupos humanos y la importancia de su abordaje en el aula. Esto implica un complejo trabajo que requiere del compromiso de todos los actores que conforman cada comunidad educativa. Dar cabida a la diversidad dentro de un marco institucional que garantice calidad y equidad para todos los niños, es uno de los desafíos para la educación del nuevo milenio. Actualmente, el accionar conjunto que se viene dando entre la Escuela Especial y la Escuela Común significa un avance fundamental, que no debe ser entendido como un borramiento de la especificidad que significa en el trabajo áulico la atención de los niños con problemas en su desarrollo. Estas nuevas posiciones se han afianzado y generalizado a través de reuniones internacionales, como la realizada en Tailandia en 1990, donde se elaboró el documento Educación para Todos y la Declaración de Salamanca de1994, sobre las Necesidades Educativas Especiales: acceso y calidad. La Ley Federal de Educación de nuestro país, que ubica a la Educación Especial en el Capítulo VII de los Regímenes Especiales, incluye algunas de estas innovaciones, dando un marco de legalidad a los procesos de integración que se venían realizando “de hecho”. Del artículo Nº28 de dicha ley toma nuestra provincia los tres principios que sustentan a la Educación Especial: integración, normalización e individualización. El principio de normalización, que surge con este nombre en el norte de Europa, sostiene que la vida de un sujeto discapacitado debe ser la misma que la de cualquier ciudadano en cuanto a su ritmo, oportunidades y opciones, tanto en las instituciones como en la sociedad. El principio de integración se refiere a las múltiples formas de atención educativa de las personas con necesidades especiales dentro de la escolaridad común. Esto significa reconocer la diversidad, valorizar las diferencias propias de lo humano y poner a su alcance las mejores condiciones para su desarrollo.

2 - EDUCACIÓN ESPECIAL

El principio de individualización supone adaptar la enseñanza a las necesidades educativas del alumno en cuanto a sus posibilidades, tiempo de aprendizaje, conocimientos previos, intereses, recursos que le resulten más adecuados, etc. En el año 1998 se firmó el Marco Acuerdo Federal en el que se reafirma la meta de integración para las escuelas especiales. En este documento se define a las necesidades educativas especiales como “las experimentadas por aquellas personas que requieren ayudas o recursos que no están habitualmente disponibles en su contexto educativo, para posibilitarles su proceso de construcción de las experiencias de aprendizaje establecidas en el Diseño Curricular”. Esta denominación, que resalta la importancia de lo educativo, refiriéndose a las necesidades de los niños en relación con el curriculum escolar, no debe entenderse como un modo de ocultar un déficit, sino que alude a las respuestas que pueden darse desde la educación para favorecer el desarrollo y los aprendizajes. Esto significa para la Educación Especial dejar de lado modelos pedagógicos centrados en la visión médico patológica de la discapacidad, para dar lugar a una pedagogía que centra sus expectativas en una adecuada oferta educativa. En nuestra provincia, a través de la Comisión de Diseño Curricular dependiente del Ministerio de Educación, se elaboró el año pasado el primer documento sobre integración de alumnos con necesidades educativas especiales a la escuela común, destinado fundamentalmente a las escuelas comunes en todos sus niveles y modalidades. Esta integración, que en otros lugares del mundo se dio de manera abrupta y que significó el cierre de las escuelas especiales, se está implementando en nuestro país, y particularmente en nuestra provincia, de manera paulatina, con una idea clara de ofrecer una respuesta educativa lo menos restrictiva posible, sin que esto implique su aplicación masiva, ya que hay niños que se verán beneficiados si son atendidos en una escuela especial. Los avances alcanzados por la estimulación temprana desempeñan un papel fundamental en los logros de los niños con problemas en su desarrollo. No debemos, por lo tanto, desestimar la posibilidad de que todo niño pueda acceder, durante su escolarización, a ciertos contenidos de las áreas curriculares, si bien algunos se favorecerán con propuestas educativas más amplias y flexibles. Es importante, por lo tanto, la participación de los docentes de educación especial en esta capacitación donde podrán actualizar su formación en las áreas curriculares simultáneamente con los docentes de Nivel Inicial y EGB común. Definimos a la educación especial como el conjunto de conocimientos, servicios, técnicas, estrategias y recursos pedagógicos destinados a promover y facilitar el proceso de aprendizaje de los niños, jóvenes y adultos con necesidades educativas especiales derivadas de una patología orgánica y/o psicológica. Su accionar se efectiviza en el ámbito donde éstos desarrollan su escolaridad:

2

EDUCACIÓN ESPECIAL - 3

Escuela Especial. Aula especial en la escuela común (grado radial). Escuela común. La provincia de Santa Fe cuenta con escuelas especiales de las siguientes modalidades:

a. b. c. d. e. f. g. h.

Institutos de Estimulación Temprana (para niños de 0 a 3 años). Escuelas de EGB para discapacitados mentales (de 4 a 14 años). Escuelas de Formación Laboral (de 14 a 22 años). Escuelas para discapacitados auditivos (de 0 a 14 años). Escuelas para discapacitados auditivos adultos. Escuelas para discapacitados visuales (de 0 a 14 años). Centro de rehabilitación para ciegos adultos. Escuelas para irregulares sociales. Para algunos de Uds. la lectura de estas páginas puede significar un modo de dar respuesta a

una problemática, para otros puede ser el reflejo de su práctica institucional actual. Creemos que es mediante el trabajo y la reflexión conjunta de las Escuelas Comunes y Especiales que podremos arribar a propuestas superadoras para nuestros alumnos en general y para los niños con necesidades educativas especiales en particular. Para facilitar este acercamiento les proporcionamos la distribución geográfica de las Escuelas Especiales Oficiales según las nueve regionales de educación de nuestra provincia, mediante el mapa que se adjunta.

4 - EDUCACIÓN ESPECIAL

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA DE LAS ESCUELAS ESPECIALES OFICIALES

4

EDUCACIÓN ESPECIAL - 5

ACTIVIDAD DE REFLEXIÓN INSTITUCIONAL

Es indudable que el fenómeno de la globalización mundial produjo en nuestro país transformaciones que afectaron a la educación en su estructura organizativa. Una reflexión sobre algunos aspectos puede ayudarnos a entender lo que ocurre en la escuela donde desarrollamos nuestra tarea. Les proponemos analizar las transformaciones que ha sufrido su institución, el rol social que cumple en su comunidad de pertenencia y su significado en el porvenir escolar de los niños. Para ello le proponemos trabajar sobre estos tres ejes.

1.

Pérdida del lugar hegemónico de transmisión del saber y la cultura. La escuela dejó de ser la institución que monopoliza la transmisión científica y cultural. Los chicos suelen encontrar herramientas e información actualizada para adaptarse al mundo fuera de ella (por ejemplo: programas de ciencia por la televisión, abundante información por Internet, cursos de computación, etc.). Por otro lado, al ser la escuela la institución que se hizo cargo del daño social causado por las políticas económicas, en muchos casos ha desviado su esfuerzo de lo pedagógico a lo meramente asistencial. Esto significa que los mismos docentes dejamos de considerarla una oportunidad en el futuro de la población que pertenece a los sectores más empobrecidos y a veces, de la sociedad en general.

2.

Comprensión y respeto por la diversidad dentro del ámbito escolar. Esto trae aparejado una resignificación de la función social de la escuela, entendida como el lugar donde promovamos la tolerancia a las diferencias individuales.

3.

El trabajo en equipo, interdisciplinario e interinstitucional. La complejidad de las problemáticas que se presentan actualmente en las aulas hace imposible su abordaje sin un trabajo conjunto de toda la comunidad educativa y de otras instituciones. A la hora de definir las orientaciones y actividades pedagógicas, suelen desarrollarse proyectos institucionales que parten de las preocupaciones y reflexiones sobre la realidad. En ocaciones es necesario el aporte de otras instituciones que se encargan de abordar problemáticas puntuales relacionadas con los menores y su familia (juzgados, profesionales que abordan el tema de la violencia, adicciones, etc.), escuelas especiales que atienden a niños ciegos, sordos, deficientes mentales.

6 - EDUCACIÓN ESPECIAL

INDICE TEMÁTICO POSIBLE PARA LAS PRÓXIMAS CARTILLAS
Estructura organizativa y servicios que ofrecen las distintas escuelas especiales. Para ello, las escuelas que lo deseen podrán mandar trabajos con las actividades que desarrollan, los servicios y proyectos que ofrecen, o cualquier otra información que les interese dar a conocer en su región a través de estas cartillas. Integración de niños con necesidades educativas especiales a la escuela común.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA
MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA PROVINCIA DE SANTA FE (1998). LA ESCUELA ESPECIAL EN LA PROVINCIA DE SANTA FE. MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE SANTA FE (1997). Documento de Evaluación, Acreditación y Promoción en Educación Especial. MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACIÓN DE LA NACIÓN (1998). Documento Nº 19 Acuerdo marco de Educación Especial. MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE SANTA FE (1999). Documento “La Integración de los alumnos con necesidades educativas especiales en la Escuela Común. PUIGDELLIVOL, IGNASI (1998). La Educación Especial en la Escuela Integrada. Una perspectiva desde la diversidad. Grao. Barcelona. PUIGDELLIVOL, IGNASI (1993). Programación de aula y adecuación curricular. El tratamiento de la diversidad. Grao. Barcelona. PUIGGRÓS, ADRIANA (1999). En los límites de la educación. Niños y jóvenes del fin de siglo. HomoSapiens Ediciones.

6

EDUCACIÓN ARTÍSTICA - 1

ENCUADRE TEÓRICO PARA LOS NIVELES DE CONDUCCIÓN
”¿A quién no le interesa la belleza, a quién no le interesa que el mundo que estamos construyendo sea además de más justo, más bello? ¿Es que podría ser plenamente justo un mundo que no fuera también bello? Roberto Fernández Retamar A menudo hablamos de “educación integral” del niño y del adolescente. Esto implica todo un desafío: el buscar respuestas que permitan una visión unificadora, un saber no parcelado. El ofrecimiento a los alumnos de posibilidades expresivas y lúdicas desde lo musical, lo plástico, lo teatral, contribuirá a una educación completa y armoniosa. El área artística integra los aprendizajes que buscan favorecer el desarrollo de la expresión creadora, la comunicación y la formación de la consciencia estética. Existe cierto prejuicio social de que el arte es un espacio donde sólo se juega, donde el conocimiento está ausente, o que es más bien un adorno, cuando no una pérdida de tiempo, un conocimiento superfluo nada comparable a otros saberes más utilitarios. Es la escuela el lugar desde donde se debería intentar la revisión del paradigma que privilegia el lenguaje verbal y las llamadas disciplinas “útiles", otorgándole a la Educación Artística la importancia que tiene en el desarrollo integral de la persona. Comprender, además, que lo lúdico es parte de la expresión, es manifestación espontánea, es desarrollo del pensamiento. “El hombre juega cuando es hombre en el pleno sentido de la palabra, y es plenamente hombre únicamente cuando juega” (Cartas sobre la educación estética del hombre - Federico Schiller) La educación artística pone al alumno en contacto con el mundo, otorgándole la posibilidad de vivenciarlo y disfrutarlo estéticamente. La exploración multisensorial, el desarrollo de todos los modos de la percepción, las sensaciones que éstas provoquen, la relación con el ambiente, lo lúdico implícito en el percibir, enriquecerá producciones y facilitará habilidades para la reflexión. La creatividad y la imaginación, capacidades comunes a distintas disciplinas, son potenciadas desde esta área. El arte proporciona la oportunidad de explorar el entorno, inventar, probar, descubrir, soñar, expresar ideas y sentimientos. Su magia consiste en que en la recreación, el volver a hacer, el buscar por otros caminos e intentar otras respuestas, la realidad puede transformarse. La posibilidad de observar y expresarse permitirá al niño llegar a ser él mismo, descubriendo su propia identidad. Al expresarse, el niño exteriorizará su propio mundo interno, pondrá fuera de sí sentimientos, vivencias y afectividad. “…al ocuparse la educación del desarrollo del ser humano, es dentro del proceso educativo que debemos tratar de lograr que se cumplan en el hombre los procesos básicos de comunicación con el medio, mediante la absorción de lo que lo rodea y la devolución de lo que él ya tiene elaborado. En este proceso bidireccional, que habrá que cuidar toda la vida, la expresión constituye una parte importante.

2 - EDUCACIÓN ARTÍSTICA

No podemos concebir un hombre en desarrollo sin que esa devolución, esa comunicación, esa salida hacia afuera se realice de manera plena. Creo que eso es la expresión” (Gainza, H. –1978) La "alfabetización estética” en el niño y el adolescente, les permitirá valorar las producciones propias, las de su cultura o de culturas lejanas, desarrollando poco a poco su juicio crítico. Comprender y aceptar la pluralidad de manifestaciones, es también educar la actitud de aceptar y compartir críticas y valoraciones. La creatividad admite la duda y la alternativa. Las actitudes flexibles aliviarán las consecuencias de algunas situaciones de rigidez por las que atravesamos en la vida. Si nuestra pretensión es que los alumnos se orienten al descubrimiento, se comuniquen, disfruten estéticamente, debemos promover desde la escuela, el desarrollo del pensamiento divergente, alternativo, inductivo. Sólo en un ambiente de libertad se desarrollará la persona creativa, donde se otorgue tiempo para la búsqueda, se permitan todas las respuestas, incluso el error, donde se construya también el espacio para la distracción. El acto creativo es único, no puede estrecharse a normas rígidas. Aquello demasiado estructurado también será motivo de inhibición. El desarrollo de la libertad creadora está en manos del docente y de la Institución que lo respalda. Muchas veces hablamos de los estereotipos como de aquello impuesto desde afuera, sean imágenes, música, costumbres, etc. No nos equivocamos, pero debemos pensar, además, en erradicar de nuestras aulas todas aquellas conductas estereotipadas que producen en el niño respuestas estereotipadas, carentes de sentimiento, donde no han tenido oportunidad de indagar, de buscar, de descubrir. Por ejemplo, al pensar en los actos escolares: ¿son espacios donde se comparten lenguajes? ¿O es que los lenguajes artísticos se encuentran a la orden del adornar, sonorizar adecuadamente, dejando reducido el espacio de la expresión artística de los alumnos? La voluntad de desplazar estereotipos deberá estar acompañada por el uso de recursos creativos que tiendan al desarrollo de la percepción, a la expresión de sentimientos, ideas, vivencias y sensaciones. Desde la escuela, se debería considerar la enseñanza del arte teniendo en cuenta que: Los procesos de trabajo son más importantes que los resultados obtenidos. Algunas experiencias artísticas podrían se enriquecen al integrarse con otras áreas, lo que implica flexibilidad en el horario. Las características del área hacen necesaria la adecuación de espacios específicos para su desarrollo. La Institución debería apoyar a los docentes especiales en el desafío de enseñar a ver, a escuchar, a expresarse en estos otros lenguajes, compartir lo hecho, lo vivido, hacer conocer aquello que estéticamente es valioso, perteneciente a nuestra cultura o a otras, de nuestro tiempo o del pasado. “De la misma forma que existe una considerable militancia a favor del medio ambiente y la consciencia ecológica, (…), hay que estudiar, divulgar y defender nuestro ecosistema artístico y cultural” (Revista IBER de Didáctica de las Ciencias Sociales Nº 8 GRAO - 1996).

PLÁSTICA - 3

PARA DOCENTES
“Para innovar se necesita tener libertad de jugar con las ideas y los materiales, estímulo para ocuparse de cosas irrelevantes y permiso para sumergirse en la fantasía y simulación…. La creatividad es profundamente divertida. Hallman

UN ESPACIO PARA PENSAR

Todo hecho artístico implica una búsqueda. La sensibilidad, la percepción, el desarrollo de habilidades y destrezas harán síntesis en el acto expresivo. El arte proporciona la oportunidad de explorar el entorno, inventar formas, expresar ideas y sensaciones. Su magia consiste en que en la recreación, en el volver a hacer, en el buscar por otros caminos e intentar otras respuestas, la realidad puede transformarse. En los últimos años se ha aceptado, casi en forma unánime, la posibilidad que la Plástica otorga a los niños en cuanto al desarrollo de aptitudes personales, como la expresión y la creatividad, y de valores que permiten la comunicación tanto como la autoestima. Sin embargo, paradójicamente, hay también una coincidencia en la opinión de la sociedad en que este ámbito curricular es un espacio poco significativo, poco importante, un espacio que satisface solo el espíritu decorativo dentro del aula. Los docentes de Plástica sabemos que hacer y comprender el arte atiende a las características del desarrollo cognitivo, afectivo, psicomotriz y perceptivo del niño; le otorgamos, con razón, la categoría de un lenguaje único e irrepetible que permite la comunicación y el ejercicio de la libertad. Pero en algunos casos sentimos cierta decepción frente a nuestras propias expectativas, lo que lleva a preguntarnos: ¿Es quizás que ese supuesto social que quita importancia a la plástica en la escuela, nos influye? ¿Es acaso que nos hemos quedado “anclados” a cierta idea incompleta de libre expresión y hoy se nos presenta como una dificultad organizar el área atendiendo a las necesidades de relación conocimiento-niño-docente, sin abandonar la importante idea de lo lúdico y lo recreativo como vehículos de comunicación? Como docentes de arte, cada uno de nosotros adherimos, según nuestras propias experiencias, a un modelo didáctico, que creemos se evidencia al responder preguntas tales como: ¿Cuál es nuestra concepción de arte y de belleza? ¿Con qué experiencia de arte convivimos? ¿Cómo se enseña y se aprende “Arte”? Cuando enseñamos, ponemos en juego las múltiples respuestas que damos a estas y otras cuestiones. En cada momento de nuestro accionar educativo se manifiestan las propias concepciones

4 - PLÁSTICA

acerca del arte y la enseñanza del lenguaje artístico. Consideramos que estos temas merecen una reflexión personal, un mirar hacia adentro, ya que serán el punto de partida para ampliar o reelaborar nuestras teorías y prácticas. Pensar en cómo enseñamos será el motivo de esta propuesta, cuestionarnos juntos para movilizar, si es necesario, pequeñas transformaciones y buscar nuevos caminos.

NUESTRAS CLASES DE PLÁSTICA
Revisar algunos conceptos y supuestos en los que se sustenta la enseñanza de la plástica tal vez nos posibilite tomar consciencia de nuestro “hacer”. Pensamos que uno de esos supuestos se relaciona con el concepto de “libre expresión”, ya que con frecuencia realizamos formulaciones tales como: “que el alumno se manifieste libremente”… “que se exprese en forma espontánea…” El ser humano puede expresarse de muchas maneras: con palabras, gestos, etc., pero sabemos que cuando hablamos de expresión plástica nos referimos a la expresión que se define por el deseo de "contar" una idea, un sentimiento y por un modo particular de realizarlo, lo que implica conocer los medios, las técnicas y procedimientos propios del lenguaje. Nada de esto excluye lo espontáneo… “La espontaneidad es un proceder que revela y desarrolla la creatividad. Entiendo por espontaneidad, la respuesta nueva a un estímulo nuevo, o la respuesta nueva o adecuada a un estímulo viejo. Generalmente se confunde espontaneidad con rapidez en la respuesta". Roberto Vega La sensibilidad, la disponibilidad emocional y el conocimiento de los medios para expresarse requieren de plazos de maduración, no hay atajos, no podemos apurar la marcha. La búsqueda implica tiempo y nos reclama, como docentes, reflexionar cada paso del proceso creativo. "Como nunca, a partir del siglo XX las artes plásticas alejan su interés de la descripción del objeto para centrarlo en la búsqueda de quien crea; para hacer de ese objeto (pintado, dibujado o esculpido) el vehículo de ideas, los sentimientos, el fluir del inconsciente o la pura gestualidad del autor" (Spravkin 1998) Los fines de la Educación Estética fueron a partir de entonces el ejercicio de la imaginación y la fantasía, el cultivo de la sensibilidad (pensemos, por ejemplo, en experiencias innovadoras como las de Olga y Leticia Cossettini). Nos parece importante recordar esta renovación de la mirada sobre la expresión ya que fue lo que sentó las bases para que dentro de la educación se posibilitara el abordaje hacia una concepción realmente significativa de la "expresión infantil". Sin embargo, también causó cierta tensión en orden a cómo equilibrar la libertad de expresión y las intervenciones de los docentes –en algunos casos– concibiendo la idea que lo más importante era establecer un clima estimulante para la creación artística, e interpretando esta intervención como de cierta interferencia en la producción de los niños. Hoy nos

PLÁSTICA - 5

parece necesario rever esta situación que nos colocó frente a la disyuntiva de intervenir o dejar hacer, y que, quizá en ciertas circunstancias, todavía nos inquieta. Desde el enfoque de la práctica, ¿Seguimos teniendo los docentes de plástica cierta polaridad entre conocimiento y libre expresión? ¿Hasta dónde intervenimos, frente a qué situaciones? ¿Cómo establecemos el alcance de la libertad? ¿Cuál es nuestro accionar docente para sostenerla? Espontaneidad y libertad no significan lo mismo, no necesariamente van de la mano. Una propuesta didáctica que apunte a la libertad, no debería basarse en el supuesto de que cada niño haga lo que quiera, sino tener en cuenta que: “Establecer condiciones para un verdadero marco de libertad significa el compromiso de desarrollar en los alumnos la variedad y la calidad de conocimientos que los instrumenten para elegir, y además generar las experiencias que les permitan ir ampliando las fronteras de “lo posible”, entendiendo que aquello que los niños no conocen, lo que no saben que existe, no podrá ser considerado como opción” (Spravkin -1998) Esta reflexión no supone que los docentes de plástica estemos trabajando con consignas de tema libre, ya superadas, sino que intentamos poner el acento en nuestras prácticas en cuanto a la profundización que hacemos de los temas, de las miradas, del proceso…, buscando compartir interrogantes que nos permitan ver las oportunidades en las que somos partícipes y guías para revalorizar la sensibilidad. “Lo que el niño aprende se debe en parte a lo que tiene la posibilidad de experimentar” (Eisner - 1995). El rol docente en este sentido será ayudar al niño a ampliar su mundo de referencia, hacer ver, sentir, tocar, experimentar, divertirse, jugar, estimulando su pensamiento en la combinación del conocimiento de las cosas, su individual relación con ellas y su personal modo de expresarse plásticamente…

“La calidad humana no está en la suma de contenidos prácticos, técnicos, científicos o eruditos, sino en ciertas cuerdas sensibles capaces de vibrar a la más mínima impresión: aquello por lo cual nos maravilla una flor o nos llega al alma una melodía (CIMPEC O.E.A.)

6 - PLÁSTICA

DESARROLLANDO PERSONAS CURIOSAS Y SENSIBLES…
“Todo el saber se instala en los horizontes abiertos por la percepción…” M. Merleau-Ponty Uno de los ejes organizadores de contenidos, tanto para primer ciclo como para segundo ciclo de EGB, tiene por título: “La Información Sensorial, La Percepción”. La percepción es fundamental para el desarrollo de la capacidad de hacer e imaginar y, de alguna manera, en mayor o en menor medida, todos los contenidos que integran el Diseño Curricular en el área artística, dependen de ésta. Sería de mucha utilidad volver a leer las Orientaciones Didácticas que ponen de manifiesto la relación que se establece entre la experiencia sensible y la expresión. Conocer por medio de la percepción implica un proceso por el cual una persona busca los elementos más importantes que distinguen un objeto, sus cualidades, comparándolas con otras, discriminando e interpretando estímulos. Moviliza la observación, la selección, la exploración, el descubrimiento, la comparación, el análisis, la asociación, la discriminación de formas, colores, sonidos, movimientos… Según Knobler (1970) el proceso de percepción puede describirse de la siguiente manera: LOS ÓRGANOS SENSORIALES RECOGEN INFORMACIÓN SOBRE EL OBJETO (toma sensorial) LA CUAL ES ENVIADA AL CEREBRO DONDE ES INTERPRETADA. (interpretación) En la toma sensorial intervienen todos los sentidos, cada uno de ellos es fuente de vivencias. Estas vivencias, que la Psicología llama sensaciones, son la fuente principal de información y conocimiento del mundo externo y de nuestro propio cuerpo. Podemos distinguir dos tipos de sensaciones: • Exteroperceptivas: son las que comunican al sujeto por medio de circuitos nerviosos con el mundo exterior: el tacto, el gusto, el oído, la vista, el olfato. • Propioceptivas: (o sensaciones del propio cuerpo) A estas categorías de sensaciones pertenecen las kinestésicas y cinestésicas, que nos informan sobre la posición de nuestro cuerpo en el espacio, sobre las posiciones respectivas de nuestros miembros, así como su variación a causa del movimiento. En la interpretación, ese "dar sentido a los datos", influyen: las experiencias previas del sujeto (su relación con el medio ambiente, su situación geográfica, económica, política, posición religiosa, sus relaciones sociales, su formación), además de su nivel de pensamiento y su estado emocional.

PLÁSTICA - 7

La resultante de este proceso es el PERCEPTO, es decir la imagen en presencia del objeto. En un sentido amplio se denomina representación al pensamiento no basado simplemente en las percepciones y los movimientos (que constituyen la esencia de la inteligencia sensorio-motriz) sino a un sistema de conceptos y esquemas mentales. En un sentido estricto, se entiende por representación a la imagen mental o recuerdo-imagen, es decir, a la evocación simbólica de realidades ausentes. REPRESENTAR es hacer presente lo ausente. Enseñar al niño a observar significa una interrogación sensible al objeto (Orientaciones didácticas) no sólo desde el punto de vista sensorial, sino vinculándolo con lo afectivo. Este enseñar a observar tiene un punto de partida en el contacto directo del niño pequeño con los objetos del mundo circundante. Hannoun (1974) nos habla de “descentrar” el objeto, es decir, guiar al niño a distinguir las partes del todo, a discernir, consiguiendo que más allá de la relación del objeto consigo mismo, entable la de los objetos entre sí. Nombra tres categorías en cuanto al objeto se refiere: - La interioridad (dentro, fuera, etc.) - La exterioridad (fuera de, afuera de, etc.) - La delimitación (final, límite, etc.) Estas categorías marcan el rumbo del docente para acentuar en el niño la búsqueda por el análisis del objeto. La descentración entonces, tendrá relación con la disposición del docente para ayudar al niño a vincular el objeto con otros objetos. Comprender el objeto, reconocer la esencia, es reconocer el conjunto al que pertenece. Ir más allá de las particularidades significa que el niño ha superado la experiencia para elevarse al pensamiento lógico. La percepción del espacio también debe ser orientada de manera de asistir al niño a estructurarlo distinguiendo progresivamente lo lejos, lo cerca, el arriba, el abajo. Acercándonos a lo que Lowenfeld (1980) llama la etapa del realismo, esta estructuración también debe orientarse de manera que logre evolucionar hacia otras categorías espaciales, como la profundidad, la distancia, etc. y hacia las necesidades que determina el incremento de la consciencia visual, como por ejemplo en la percepción del color. Para que el niño construya su noción de espacio, siempre es importante acudir a la observación directa. Recordemos que el niño no puede realizar las construcciones espaciales (para su representación gráfica) sin la ayuda pedagógica.

8 - PLÁSTICA

El docente debe guiar paulatinamente al niño a una percepción de los objetos y del espacio, a vivir estas categorías “tomando la suficiente distancia como para concientizarlas” (Hannoun–1974) La exploración de objetos, registrando sus cualidades, abre posibilidades para el desarrollo de la sensibilidad. Las sensaciones corporales, gestuales, visuales, sonoras, olfativas y táctiles despertarán nuevas emociones. El registro de estas experiencias multisensoriales y su asociación con vivencias desencadenará en el niño respuestas para inventar y crear. La percepción es personal, es subjetiva, pero seremos nosotros, los docentes, los artífices de despertar la curiosidad y abrir inquietudes, orientando a los alumnos a establecer relaciones sensibles con su cuerpo y el mundo que lo rodea, logrando que realmente capten aquello que normalmente escapa a su atención. “Para que los niños sean creativos no es suficiente esperar (…) La creación no es un fenómeno biológico análogo a la puesta de un huevo” L. Lourçat No hay creación sin estímulo, o al menos no habrá riqueza en esa creación. Por ejemplo, cuando planteamos una clase a partir de las actividades que el niño ha realizado durante el fin de semana y les proponemos la visualización de lo hecho: ¿Profundizamos la percepción en algún sentido? ¿Buscamos espacios para comparar, discriminar y relacionar formas, su armonía, tamaños y colores? ¿Rescatamos todo aquello sentido? Pensemos por un momento en lo vivenciado por el niño, por ejemplo, al arrojarse por un tobogán: corrió por las escaleras, sintió en sus manos el metal frío de las barandas, se deslizó y experimentó la velocidad, el vértigo, la incertidumbre del freno, el viento en su cara, en su cuerpo, sintió el corazón acelerado, su transpiración, la caída y vuelta a correr para trepar nuevamente; desde arriba ha visto a sus compañeros, ha observado más de cerca los árboles, etc. Todas estas sensaciones merecen reflexión. No solamente es importante el tobogán y la flexión de las rodillas (cuántas veces nos circunscribimos al esquema corporal!) Una percepción activa y atenta abrirá caminos, enriquecerá los momentos de creación y producción, posibilitará también un posterior juicio de resultados. Por otra parte, aproximar al niño a la obra de arte o a la observación de ciertos espacios que guardan formas estéticas como fuentes, aljibes, rejas artísticas, tallas en puertas antiguas, formarán también parte del proceso del desarrollo de la percepción. Remitirnos al dominio interpretativo y a los aspectos que éste contiene (detallados en las Orientaciones Didácticas) nos ayudará a guiar la percepción frente a la obra artística. La percepción analítica de la imagen tanto como el registro de sensaciones que provoque la misma, serán pilares fundamentales para la producción y para comprender el arte. La lectura de la imagen alude a los elementos que la componen, la relación entre sí y a las emociones y sentimientos que provoca, en otras palabras a lo que denota (lo que vemos, todo aquello que se puede reconocer y

PLÁSTICA - 9

describir en forma objetiva) y lo que connota (lo que nos sugiere, corresponde a los valores expresivos y a los significados simbólicos). Poner en contacto al niño con obras plásticas nunca será demasiado pronto, ya que le permitirá agudizar la sensibilidad descubriendo colores, líneas, formas, realizando comparaciones entre opuestos, analizando las diferencias, etc. relacionándolos con su propio sentir. La selección de imágenes que realicemos con la finalidad de ser observadas por nuestros alumnos será de fundamental importancia en la construcción de su juicio crítico.

Creemos también importante destacar que, en la medida de las posibilidades que ofrezca el contexto donde desarrollamos nuestra labor docente, será enriquecedor poner a los alumnos en contacto directo con la obra de arte (monumentos o esculturas en la plaza, un edificio en particular, pinturas originales que encontremos en bancos u otros organismos, obras en museos o exposiciones, etc.) La cualidad de lo auténtico permitirá diferenciar y resaltar aspectos que nos sensibilizan, inaccesibles desde una reproducción: "Incluso en la reproducción mejor acabada falta algo: el aquí y ahora de la obra de arte, su existencia irrepetible en el lugar en que se encuentra"..."en la época de la reproducción técnica de la obra de arte lo que se atrofia es el aura de ésta" (Benjamin - 1973) Pensemos, ahora, en nuestras clases para determinar qué lugar le damos a la percepción, cómo la orientamos, cuánto incentivamos, de qué manera establecemos la reflexión sobre lo hecho, sobre lo visto y lo vivido, analizando: ∗ ¿Dedicamos momentos a desarrollar la percepción? ∗ ¿Podríamos orientarla en forma más enriquecedora? ∗ ¿Ponemos en juego la atención, la comparación, la discriminación?

Depende de nosotros, los docentes, que las propuestas que otorguemos sean lo suficientemente atractivas para desplegar la actividad en el niño, una misma tarea puede presentarse de manera que resulte un juego agradable o una carga. Es por eso que nos deben importar los conflictos que generemos, las consignas que propongamos, la libertad que otorguemos a los alumnos en la toma de sus propias decisiones. Si nos hemos propuesto como objetivo “educar la sensibilidad artística”, debemos plantearnos como esencial la búsqueda de la verdadera expresión y del sentimiento; no estamos hablando de lo solemne: divertirnos y reírnos también abre caminos a la creación. …”Se espera que las obras de arte comuniquen estados de ánimo (alegría, angustia, soledad, etc). Gran parte de la producción moderna ha procurado combatir ciertas excrecencias del romanticismo. Ha tenido como objeto desacralizar el arte, hacer sensible su parentesco con el juego. Ha combatido lo

10 - PLÁSTICA

“sentimental” y se ha valido del humor y la sátira para ironizar sobre aquellos sentimientos solemnes...” (Alderoqui - 1996) Es desde nuestra intervención docente que podemos guiar al niño para que registre imágenes, las relacione con emociones y sentimientos, emita juicios que conformarán su aptitud para producir y apreciar lo bello. Deberíamos estimular la autonomía y la creatividad de cada alumno, todo aquello demasiado estructurado es motivo de inhibición y no ayuda a buscar la expresión personal. El acto creativo es único, no cabe en normas estrechas o rígidas. Juguemos, estimulemos, que la actividad resulte un juego agradable… El entusiasmo es contagioso!

LA PERCEPCIÓN EN NIÑOS CON DISCAPACIDAD VISUAL
“El artista no es un tipo especial de hombre, sino que, cada hombre es un tipo especial de artista” Precepto hindú Nos hemos acostumbrado a escuchar reclamos de justicia casi cotidianamente, situaciones de distintas necesidades sin respuestas que conviven en nuestra sociedad. La educación tiene en sus manos la posibilidad de disminuir las desigualdades de oportunidades manifiestas. Analizar la pluralidad de variables que intervienen en el sistema educativo, atendiendo a la diversidad de los sujetos que aprenden, valorando sus diferencias, marcará el rumbo hacia una sociedad más justa. Atender a la diversidad, entender las diferencias, ser tolerantes, respetar la dignidad de todas las personas, promover la igualdad de oportunidades son situaciones que, a los docentes de arte, nos incluye. Es necesario reflexionar sobre las necesidades especiales de aquellos alumnos con discapacidad visual, en relación con tema propuesto en cuanto a la importancia de la percepción. Para una persona vidente la percepción de la forma mediante la vista y el tacto se complementan continuamente. Incluso necesitamos en algunas oportunidades de la información que nos otorga otro tipo de percepción (pensemos por ejemplo cuando no podemos distinguir entre azúcar y sal, necesitamos del gusto para saber realmente de qué se trata) La visión nos proporciona un enfoque global de las formas. Para quien debe prescindir de la vista, la información sensorial es de gran importancia para conocer las características de su propio cuerpo, de los objetos y del mundo que lo rodea. Es por ésto que las sensaciones auditivas, táctiles y olfativa deben ser estimuladas para incrementar la información. En el mismo camino se desarrollará la sensibilidad.

PLÁSTICA - 11

Cuando el sentido de la vista está disminuido en su capacidad o es nulo, se hace necesario buscar estrategias en correlación con el resto de los sentidos, fortaleciendo la discriminación y la comparación de manera de acercar al niño al conocimiento o al reconocimiento del material y la forma. Para una persona ciega, “ver” significaría palpar, tocar, sentir, oír, oler, moverse. Para discriminar, desarrollar la capacidad senso-perceptiva en el niño con dificultades visuales, será necesario acercarle experiencias enriquecedoras, apoyándonos en ciertos atributos de la forma: Tamaño: grande, pequeño, diminuto, gigante. Sería importante trabajar con parámetros como: más grande que, más pequeño que,… Volumen: grueso - delgado, ancho - fino, salientes - entrantes (adentro y afuera) Textura: Rugoso - liso, gruesa - fina, áspero – suave, atendiendo a parámetros como: más áspero que…, textura más gruesa que.., etc. Consistencia: blando, duro, gelatinoso, esponjoso, pegajoso, grasoso, etc. Termicidad: frío, tibio, caliente, helado, etc. Además de éstos, deberían tenerse en cuenta otras cualidades de las formas que posibiliten trabajarlas enriqueciendo la percepción, como por ejemplo concavidad, convexidad, sonoridad, aroma, etc. “No cabe duda de que la apreciación de la forma está originaria e íntimamente relacionada con la función visual. El mundo de las formas, su increíble variedad, su riqueza de asociaciones y su importancia estética sólo es comprensible en todo su sentido para los videntes. “Sin embargo, el alcance de la percepción y la creación de la forma transciende el mundo visible. También la Háptica tiene su propio mundo de la forma, aunque limitado y diferente: un mundo determinado por otras tendencias y objetivos formales que los de la Óptica. La autonomía del mundo óptico tiene su contrapartida en la autonomía del mundo háptico; la forma visual autónoma tiene su contrapartida en la forma háptica autónoma, y la fantasía visual, su paralelo en la fantasía táctil” (Bardisa - 1992) Para quien percibe hápticamente, es generalmente el primer interés conocer o reconocer la forma por su estructura, es decir relacionando las partes con representaciones geométricas. La percepción de los objetos para la aprehensión de las formas, requerirá para una persona con discapacidad visual, de un proceso estimulado hacia el movimiento de las manos, abarcador en lo posible de la forma, que permita descubrir su estructura y sus cualidades. Proponer al niño diferentes movimientos con sus manos enriquecerá la percepción: por ejemplo: el roce de la superficie permitirá descubrir líneas, planos, contornos e inferir direcciones lineales, proporciones, relaciones con formas geométricas, etc.; mover las manos deslizándolas de un lado a otro permitirá descubrir alteraciones en la superficie y la textura de la misma. En cuanto al esquema corporal podemos destacar que el desarrollo del mismo está en estrecha relación con el movimiento. El niño no vidente podrá destacar cada parte de su cuerpo a medida que sea capaz de moverlas. Algunas actividades que pueda realizar como trepar, correr, saltar, balancearse, girar darán lugar al afianzamiento del esquema corporal.

12 - PLÁSTICA

Los materiales más adecuados para el desarrollo del lenguaje plástico en estos niños son, entre otros, arcilla, plastilina, masas (de sal, porcelana fría, otras) para realizar modelados; maderas, cajas, alambres, yeso para construcciones, etc. La adición de ciertas texturas como aserrín, arroz, azúcar, chamote u otras en las masas permitiría trabajar asociaciones de color, por ejemplo incorporar a la masa de sal roja: azúcar, a la verde: aserrín, etc. También se podría incorporar textura a materiales como témpera o plasticola, además de recomendar el trabajo con papeles texturados. Es importante otorgar a los niños la posibilidad de discriminar y comparar las distintas manifestaciones de la materia y de las formas. Seremos los docentes los encargados de buscar la metodología, las estrategias y los materiales más adecuados para el desarrollo de la percepción, punto de partida para el hacer plástico, tan valioso desde el aspecto de la comunicación y la expresión.

REFLEXIONEMOS SOBRE NUESTRAS PRÁCTICAS
Analicemos algunas clases. Respondamos algunos interrogantes y, desde realizadas, formulemos modificaciones y nuevas propuestas: Ejemplo Nº1 (primer ciclo) La maestra con los alumnos realiza una visita a algún edificio interesante o al mismo edificio de la escuela. La maestra guía la observación con preguntas: ¿Este edificio es grande o pequeño? ¿Es más alto que nosotros? ¿Es más alto o más bajo que las casas que están a su lado? ¿Conocen algún edificio más alto? Vamos a tocar las paredes, son ¿Ásperas o lisas? Y las rejas (si las hay) ¿Son frías? ¿Podemos seguir con nuestros dedos sus curvas? ¿Están decoradas? ¿Hay columnas en el edificio? ¿Cómo son? ¿Podríamos abrazarlas? ¿Vemos el techo? Si lo vemos: ¿Cómo es? ¿De qué color? Las puertas y las ventanas ¿Tienen color? ¿Podemos ver a través de ellas? ¿Sentimos algún aroma en especial dentro de este edificio? Si lo sentimos ¿A qué nos recuerda? ¿Hay plantas o árboles? ¿Dónde están? En el salón la maestra propone observar imágenes de arquitectura (las pueden haber traído los niños, siempre la búsqueda de material agudiza la observación) pueden ser revistas, fotografías, libros, de diferentes estilos, diseños de casas, iglesias, edificios públicos, etc. (Por ejemplo la obra del arquitecto español Gaudí es especialmente significativa ya que se caracteriza por lo onírico, lo imaginario que hay en su creación; presentarla a los niños también puede despertar su propia fantasía.) La maestra propone a los niños la realización de un edificio imaginario (puede ser del futuro, de algún personaje en especial que le dé sentido a la obra, para una mascota, etc.) Utilizarán el dibujo o la pintura, además del collage con materiales como cartones corrugados y lisos, varillas de madera, cables, sogas, palitos, chapitas o tapitas aplastadas, hilos de diferente grosor, arena y plasticola, etc. Antes de comenzar la maestra sugiere realizar una prueba colocando algunos elementos de los nombrados en un papel soporte común y un soporte más rígido (cartón, madera, u otro) pregunta ¿cuál sostiene mejor los elementos? ¿Cuál elegimos? Una vez terminado propone realizar un friso alrededor de la sala o en otro lugar de la escuela (galería por ejemplo) las reflexiones

a.

b.

c.

Actividades:

PLÁSTICA - 13

1. Señala las partes de la clase que se relacionan con la percepción. 2. Fragmentando analicemos: a. ¿Qué factores de la percepción movilizó el docente con las preguntas? ¿Han sido suficientes?
¿Cuáles otras te parecerían válidas para apoyar la percepción?

b. ¿Qué preguntas formularías para apoyar la percepción de las imágenes? c. Como cierre de actividad ¿ te parece suficiente? Propone uno diferente.

Ejemplo Nº2 : Observando el entorno, la maestra propone: Juguemos a “atrapar con las manos”, por ejemplo (extendiendo el brazo y buscando ubicar el edificio o cada objeto entre los dedos índice y pulgar) ¿Podemos atrapar con una sola mano el edificio de la escuela? ¿Podemos atrapar otras casas más lejanas? Lo mismo plantea con autos, árboles, personas (si estamos en el medio rural podemos comparar árboles, animales, etc. que estén más lejos y más cerca del observador) Utilizando una reproducción, por ejemplo “La hamaca” de Raúl Soldi, (se observa una niña en un sillón de hamaca y a lo lejos, mucho más pequeños, caballos). Proponiendo que observen muy bien, la maestra pregunta: ¿Qué personajes aparecen en este cuadro? ¿Cuál es la figura más importante? ¿Por qué? ¿Quién está más cerca de la persona que mira o del pintor, la niña o los caballos? ¿Cómo lo sabemos? ¿Qué sensaciones nos provoca esta imagen? Propone entonces: Dibujarse a sí mismo y recortar luego la figura. Pregunta: si quisiéramos mostrar edificios u otros objetos que están más lejos ¿De qué tamaño tendrían que ser? ¿Dónde los ubicaríamos? ¿Dónde se encontraría el personaje? Invita a realizar una producción grupal, utilizando los dibujos que ya hicieron, recurriendo a técnicas mixtas.

a.

b.

c.

Actividades:

1. Señala las partes de la clase que se relacionan con la percepción. 2. Fragmentando la clase, analicemos: a. ¿Qué otras preguntas serían necesarias realizar para apoyar la percepción espacial? b. ¿Te parece adecuada esta actividad? ¿Qué propuesta harías para apoyar al niño en la
representación del espacio en su dibujo? ¿Es apropiado trabajar con una sola obra?

c. A tu criterio, la propuesta de trabajo ¿ha sido planteada respetando la libertad de opciones para
la expresión? ¿Podrías mejorarla?

d. ¿Cómo harías el cierre de esta clase? e. ¿Para qué ciclo te parece adecuado este ejemplo? ¿Por qué?

Ejemplo Nº3 ( segundo ciclo)

14 - PLÁSTICA

a.

b.

c.

La maestra propone a sus alumnos jugar al espejo (mímica de a dos, alternando que cada niño sea el espejo), se gesticularán sentimientos de enojo, alegría, dulzura, tristeza, susto. Luego el docente propone por grupos hacer varias listas sobre ¿cómo sentimos el enojo (la alegría, el miedo) en la piel, en las manos, en los ojos, en nuestro corazón, interiormente? Más tarde la maestra presenta retratos realizados por distintos artistas y de distintos momentos de la historia del arte, por ejemplo: Bacon, Leonardo, Spilimbergo, Modigliani. Observan y la docente pregunta: ¿Cómo es la mirada en cada retrato? Busquemos las diferencias y las coincidencias ¿Cómo es el gesto? ¿Qué sentimientos demuestran? ¿Todos los retratos nos producen las mismas sensaciones? Cada niño ha traído recortado de revistas ojos, lo más grande que consigan. Comentarán en grupo: cuáles se ven tristes, preocupados, etc. Luego cada uno intentará integrarlos en una composición personal. Cuando los trabajos estén terminados, los exponen, y la maestra pregunta: ¿Cuál es la expresión lograda?, destacando que aún el menos expresivo es el resultado de un intento, y que la búsqueda siempre continúa. Ante niños que no se muestran conformes con su producción, la maestra pregunta personalizando ¿Qué es lo que a tu criterio no está bien, no ayuda a representar la sensación elegida? ¿Cómo podríamos hacer para mejorarla?

Actividades:

1. Señala las partes de la clase que se relacionan con la percepción. 2. Fragmentando la clase, analicemos: a. ¿Podrías proponer otra actividad movilizadora de la percepción de distintos gestos? b. La propuesta de observar estos retratos de artistas ¿qué aportes a la percepción otorga? ¿Qué
otras preguntas harías? Se podría haber llegado a una conclusión acerca de: ¿Qué es el retrato? ¿Qué es el estilo del autor? Apunta qué propondrías para trabajar uno de estos temas.

c. ¿Qué otras preguntas o actividades sugerirías para guiar la autocrítica?

Ejemplo Nº4 (segundo ciclo) Los alumnos han traído un pañuelo con los que se tapan los ojos. Sentados o parados (caminar o no dependerá del tamaño del grupo y sus características). La maestra propone explorar con las manos lo que está a su alrededor, incluso su ropa, cara, manos, silla, mesa, etc. También han traído desde su casa un elemento cualquiera en desuso, la maestra los mezcla y los coloca entre las manos de los alumnos (aún con los ojos tapados). Cada uno lo explora, buscando descubrir de qué se trata. La maestra pregunta: ¿Qué sentimos cuando tocamos el elemento desconocido? Propone hacer una lista en grupos acerca de lo que “sintieron” al tomar el elemento con los ojos vendados (incertidumbre, dudas, inquietud, miedo, curiosidad, etc.) La maestra muestra fotos de esculturas donde los artistas (Miró, Picasso u otros) han operado sobre maderas, metales, piedras, semillas, etc. buscando una transformación plástica. Luego propondrá a los alumnos modificar su propio elemento, agregando arcilla, o masa de sal, alambres, hilos u otros elementos. Pregunta: ¿Qué puedo hacer? ¿Qué le puedo agregar? ¿Cómo lo veo si lo doy vuelta?, otorgando amplia libertad a la imaginación. Se propone finalmente ubicarlos sobre una mesa para que todos puedan apreciarlos.

a.

b.

PLÁSTICA - 15

Actividades:

1. Señala las partes del ejemplo que se relacionan con la percepción. 2. Fragmentando la clase, analicemos: a. A tu juicio ¿cuál es la pretensión de la maestra en esta actividad? ¿Se relaciona con la actividad
de producción que sugiere luego? ¿Cómo mejorarías esta relación?

b. ¿Podrías enriquecer esta actividad?

PROPUESTA Desarrolla una clase, o varias como proceso, apuntando los contenidos, las actividades que sugerirías trabajar, y el cierre de la misma. O bien comparte el trabajo que estás realizando actualmente, considerando la necesidad de desarrollar la percepción, tema propuesto desde esta instancia.

TENER EN CUENTA Tomar nota de todo lo trabajado y pensado a manera de conclusiones. Realizar las modificaciones y propuestas sugeridas en forma grupal o personal. Acercar el material a dirección para que el capacitador regional pueda retirarlo. Quedan abiertos los interrogantes, cada uno desde sus prácticas enriquecerá las respuestas. Si lo veo, puedo tal vez recordarlo. Si lo veo y lo escucho, podrá serme de mucha utilidad. Pero si lo veo, lo escucho y lo hago, jamás podré olvidarlo Porque forma parte de mí mismo. (Proverbio Chino)

16 - PLÁSTICA

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

AKOSCHKY, J. - BRANDT, E. - SPRAVKIN, M. y otros. - 1998 - Artes y Escuela -Aspectos curriculares y didácticos de la Educación Artística - Paidós - Buenos Aires ALDEROQUI, S. - 1996 - Museos y Escuelas - Socios para educar - Paidós -Buenos Aires ARNAIZ SÁNCHEZ, P. - 1997 - Diferencias visuales y psicomotricidad. ONCE - Madrid ARNHEIM, R. - 1976 - El pensamiento visual - Eudeba- Buenos Aires ARNHEIM, R. - 1985 - Arte y Percepción visual- Eudeba- Buenos Aires AA VV - 1996 - El arte en la Educación Argentina - Palabras y realidades - Publicación periódica Vol. 1 y 3 - Editorial Arte y Educación S.A. Buenos Aires BARDISA, L. -1992 - Cómo enseñar a los niños ciegos a dibujar - ONCE - Madrid DISEÑO CURRICULAR PARA EGB 1 y 2 Documento de Desarrollo Curricular - ORIENTACIONES DIDÁCTICAS - Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe DOCUMENTO LA INTEGRACIÓN DE LOS ALUMNOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES A LA ESCUELA COMÚN - Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe - 1999 EISNER, E. - 1995 - Educar la Visión Artística - Paidós - Barcelona GARDNER, H. - 1994 - Educación artística , desarrollo humano – Paidós – Buenos Aires HANNOUN, H. – 1974 – El niño conquista el medio – Kapelusz – Buenos aires HARGREAVES,D.J. - 1989 - Infancia y Educación Artística - Morata - Madrid KNOBLER,N. -1970 - El diálogo visual. Introducción a la apreciación del arte - Paidós - Buenos Aires LOWENFELD, V. - 1980 - Desarrollo de la capacidad creadora - Kapelusz. - Buenos Aires NUN DE NEGRO, B. - 1995 - La educación estética del niño pequeño - Colección respuestas educativas - Editorial Magisterio del Río de la Plata - Buenos Aires. NUN DE NEGRO, B. - 1997 - Plástica en la escuela- Cómo leer los lenguajes artísticos en el nivel inicial y en el primer ciclo - GEEMA Grupo Editor Multimedial- Buenos Aires SPRAVKIN, M. - 1997 - Educación Plástica en la Escuela: un lenguaje en acción - Ediciones Novedades Educativas Buenos Aires VIGOTSKI, L. S. - La imaginación y el arte en la infancia - Editorial Fontamara - Buenos Aires

MÚSICA - 17

PARA DOCENTES
“Hay lunas a las que todavía no ladré y soles en los que todavía no me incendié. Todavía no me sumergí en todos los mares de este mundo, que dicen que son siete, ni en los ríos del paraíso, que dicen que son cuatro.” ( Eduardo Galeano, “Libro de los Abrazos”) Este espacio es para abrir puertas, para respirar búsquedas para juntar las miradas y ver más allá.

COMPARTIR UN NUEVO ESPACIO

¿Podemos juntos armar caminos para llenar de Música el andar de nuestros chicos? Abrimos un lugar para compartir, preguntar, dudar, acomodar y volver a inventar situaciones de aprendizaje relacionadas con la educación musical en nuestras escuelas. Esta cartilla está dirigida a movilizar inquietudes y reflexionar sobre nuestra práctica. La Música, al igual que otras disciplinas artísticas, ayuda a desarrollar aspectos fundamentales de la persona, a nivel individual y social. El proceso de musicalización que llevamos a cabo en nuestras escuelas está enmarcado en los Diseños Curriculares Jurisdiccionales, con fines y contenidos precisos. Estos diseños son un instrumento imprescindible para nuestra tarea. Nos explicitan los alcances de cada nivel y los logros posibles. ¿Quién de nosotros no ha tenido entre sus manos esos famosos “libros azules”?, ¿Quién no los ha fotocopiado y vuelto a organizar en sus carpetas?, ¿Quién no los ha utilizado en los trabajos de plenaria? Es bueno tenerlos a mano, releerlos y volver a analizarlos. Ellos son organizadores de nuestras prácticas. El abordaje de los diseños va a depender de la realidad con la que trabajemos y de la identificación con alguna tendencia pedagógica musical, que seguramente nos llevará a poner énfasis en determinados aspectos o contenidos. Reflexionar sobre nuestra didáctica, es intentar posicionarnos frente a lo que se enseña y cómo se lo enseña, desde la realidad de cada institución.

18 - MÚSICA

Algunos autores actuales afirman que la didáctica es una disciplina política y está condicionada por creencias socio-culturales y posturas filosóficas e ideológicas. “Toda práctica educativa implementa y responde a modelos educativos que conllevan connotaciones éticas e ideológicas. Es optar por una concepción del hombre y de la vida (...)La didáctica no actúa a nivel de laboratorio, transcurre en el contexto y encuadra una situación política concreta.” (RUTH HARF –1998)) Tomar posición frente a nuestra didáctica no es optar por un método y acciones precisas, sino por el contrario, es reflexionarla, cuestionarla y embarcarnos en la búsqueda. Proponernos una didáctica abierta, comprometida, capaz de transformar y transformarse es todo un desafío. De ahí, la importancia de reflexionar a través de nuestras situaciones diarias de aprendizaje. Partimos de cuestionamientos para movilizar pequeñas transformaciones y alimentar nuevos proyectos. Proponer a nuestros chicos situaciones que los acerquen a la Música y los motiven a desarrollar habilidades específicas, sigue siendo una gran inquietud como docentes. “La Música es un territorio ilimitado de múltiples puertas permanentemente abiertas al asombro. Un mundo que contiene tesoros de incalculable riqueza para todas las personas, los gustos, los lugares, las edades. Cada individuo encontrará en la música algo a su medida, algo apetecible, de alto valor nutritivo para su espíritu. El maestro es, nada más ni nada menos, el guía que se ofrece para acompañar a los niños en este viaje, en esta verdadera aventura.” (GAINZA V. –1997) ¿Nuestras propuestas acompañan a los chicos en esta aventura de “encontrarse” con la música? ¿Los invitan a “apropiarse” de ella? Nuestras clases deben desarrollar el manejo de los elementos del lenguaje musical y a la vez ser espacios para disfrutar, reír y jugar grupalmente.

REVISAR, REFRESCAR, RETOMAR...

Desde las Orientaciones Didácticas para el primer ciclo, se nos proponen dos ejes en cuanto al manejo del lenguaje musical: PERCEPCIÓN EXPRESIÓN Sobre estos dos ejes se desarrollan los contenidos del área, ya que desde ellos se pueden

MÚSICA - 19

abordar todos los elementos del lenguaje musical. Agregamos un eje más para trabajar, ya de manera más explícita, en el segundo ciclo: REFLEXIÓN Hagamos una rápida lectura de los contenidos conceptuales para relacionarlos con estos ejes:

* sonido * ritmo *melodía * armonía * textura * forma * carácter * tempo. * género y estilo * juego concertante *audición *voz * percusión corporal * instrumentos sonoros y musicales * información sensorial *patrimonio cultural * producciones artísticas

¿Hay algún contenido que no se pueda abordar desde los ejes propuestos? En nuestras clases ¿descuidamos demasiado alguno de estos ejes? Analicemos cada eje:

ESO DE PERCIBIR...

“ El mundo es como aparece ante mis cinco sentidos y ante los tuyos que son las orillas de los míos...” (Miguel Hernández)

Percibir es interiorizar, interpretar y comprender la experiencia sensorial. Las cualidades de un objeto, son registradas en la memoria y compartidas con registros de vivencias anteriores. Según Pep Alsina (1997) la persona al percibir, va más allá de la experiencia sensorial puntual, ya que puede percibir como sensación algo que no dependa de un estímulo y que realmente no exista (como puede ser el miedo o la inseguridad). También tiene la capacidad de anticiparse a un estímulo y muchas veces puede que no exista una respuesta evidente ante la experiencia perceptiva. Hablamos de una percepción activa cuando incentivamos la:

20 - MÚSICA

observación clasificación asociación discriminación

exploración manipulación atención, etc.

F. Delalande considera a esta percepción activa como el basamento de la “pedagogía del despertar”, que da importancia a la dimensión sensorial de la Música. La percepción auditiva del primer ciclo involucra especialmente al cuerpo y su movimiento. Este es el medio para asociar lo que se está escuchando a las representaciones mentales que se producen. En el momento en que se perciben los estímulos sonoros, el movimiento corporal estructura diversos elementos del lenguaje musical, ayudando así a realizar comparaciones, discriminaciones, etc. El movimiento corporal se convierte en uno de los medios fundamentales para internalizar y manifestar las percepciones auditivas. El comienzo de todo desarrollo musical es explorar al máximo las posibilidades que brinda el cuerpo como primer organizador de las representaciones mentales del sonido. ¿Exploramos las posibilidades que nos ofrece el movimiento corporal como organizador de los estímulos sonoros? ¿De qué forma? ¿Lo hacemos en los dos ciclos, o solo en el primero?

“En cuanto el niño es limitado en el uso de sus percepciones espontáneas, el marco estructural que construye para representar su mundo sonoro también queda limitado.” ( P. ZIMMERMAN 1992) Podemos representar corporalmente diversos elementos del lenguaje musical como: duraciones, ritmo, dinámica, movimientos melódicos, fraseo, forma, planos sonoros etc. Así algunos elementos de la Música son escuchados a través del sistema auditivo, pero también a través del cuerpo entero, intentando desarrollar la experiencia sensorio motora completa. La iniciación musical desde la escuela estará brindando, entre otras cosas, la posibilidad de: Ser sensibles a los sonidos, especialmente los del entorno. Encontrar en ellos una significación. Gozar de su organización a través de producciones. Percibir y comprender el lenguaje musical mediante el movimiento corporal Cada momento dedicado a desarrollar la percepción, estará condicionado por el entorno históricosocio-cultural en el que se realice, ya que cada experiencia del momento es una más de todas las vivencias anteriores del chico. Cada una ha dejado huellas en su memoria. “El registro de sensaciones y la manera en que cada persona puede captar la realidad están relacionados con la historia personal, los intereses, el aprendizaje, la motivación, los patrones culturales, etc. En la escuela los alumnos deben encontrar un espacio óptimo para ampliar y compartir la

MÚSICA - 21

información perceptiva. Si bien la captación es personal, al compartirla se confrontan diferentes registros.” (C.B.C. , M. C y E) La percepción es el mejor punto de partida para la producción musical. La búsqueda y exploración de fuentes sonoras se convierten en maravillosos momentos educativos, que motivan la expresión. La percepción unida a la expresión nos abre caminos hacia una educación musical más despojada de estructuras cerradas. Es aquí donde, la “pedagogía del despertar”, afirma que “saber oír” y “saber hacer” son una misma competencia. Los momentos de motivación que brindamos a los chicos en el aula tienen que estar bien pensados, para que realmente movilicen el interés en desarrollar su escucha y lograr producciones más trabajadas. “Escuchamos lo que tenemos buenas razones para escuchar, y un despertar de la escucha musical consiste en multiplicar las razones por las que escuchar música. El mejor medio para motivar la escucha es fundarla sobre una experiencia de producción.” (F. Delalande -1995) Las producciones de los chicos, ya sean improvisaciones o producciones previamente acordadas, son el material más rico para realizar observaciones y reflexiones.

ESO DE EXPRESAR...
“Si no canto lo que siento me voy a morir por dentro. He de gritarle a los vientos hasta reventar, Aunque sólo quede tiempo en mi lugar.” (L. A. Spinetta) La expresión pone en práctica la información obtenida a través de las experiencias de percepción, utilizando diferentes medios (ya sea a través del movimiento, la manipulación de elementos sonoros, la expresión vocal, la ejecución instrumental, etc.) Ella moviliza los códigos del lenguaje musical que fueron incorporados, a la vez que se descubren códigos nuevos. Los momentos expresivos dan lugar a la improvisación, a la creación y a la producción, pero no necesariamente están dirigidos hacia un objetivo, ya que entonces se transforman también en experiencias de comunicación. Cada medio de expresión, tiene un lugar único dentro del desarrollo musical. Por eso, es importante reflexionar si a cada uno de ellos le damos su espacio:

22 - MÚSICA

¿Explotamos los diferentes medios de expresión en cada ciclo, o priorizamos alguno descuidando otros? (ejemplo: dar total importancia al canto y descuidar los demás). Para que la expresión esté valorizada en nuestras actividades, debemos ser cuidadosos con el clima de trabajo que los chicos encuentran en las clases. Sería ideal que pudieran identificar a las clases de música con un ambiente afectuoso, donde hay permiso para equivocarse y volver a empezar. Donde hay tiempo para buscar, revisar y encontrar. Para compartir y proponer: es imposible movilizar la expresión en un ambiente rígido, donde todo esté previsto por el docente. Muchas veces, desarrollar la expresión en un ambiente que no es el adecuado, que no la moviliza, provoca experiencias negativas para los chicos y el maestro. La música es un lenguaje de expresión, que comunica y transmite mensajes. Si en el proceso de aprendizaje los espacios para experimentarlo y vivenciarlo son escasos o muy pobres, este lenguaje no se alcanza a comprender ni a dimensionar. Estos dos ejes, la percepción y la expresión, los trabajamos implícita o explícitamente en los diferentes ciclos. A medida que profundizamos los contenidos, desarrollamos habilidades cada vez más precisas. En el segundo ciclo, la percepción auditiva se orienta a una escucha más atenta y analítica, desarrollando un sistema de relaciones que enriquece el lenguaje musical.

Resumamos en un cuadro la relación de estos ejes que desarrollamos:

PERCEPCIÓN Pueden estar movilizados por un estímulo sonoro, pero no necesariamente. MOVIMIENTO CORPORAL REPRESENTACIONES MENTALES

EXPRESION

A lo largo del proceso de aprendizaje trabajamos sobre los ejes en diferentes dimensiones, abordando en forma progresiva varios contenidos a la vez.

MÚSICA - 23

ESO DE REFLEXIONAR...
¿Desarrollamos los contenidos estratégicamente? Las estrategias claras en el desarrollo de los procedimientos acercan los contenidos a las prácticas concretas. Los chicos deben sentir que a lo largo del proceso de aprendizaje van utilizando los procedimientos en forma estratégica, para adquirir habilidades cada vez más complejas. Por eso, deben existir situaciones REFLEXIVAS dentro del proceso (acorde a las edades). Esto ayudará a tomar conciencia del progreso realizado. Nosotros empleamos estrategias para acercar los procedimientos y los contenidos a las situaciones de aprendizaje, y a la vez los chicos se apropian del procedimiento, del contenido y también de la estrategia que los llevó a una nueva representación mental. Una estrategia adecuada debe dar respuestas a las necesidades de aprendizaje, por eso se adapta y se modifica a lo largo del proceso Agreguemos entonces a los dos ejes desarrollados la instancia de la REFLEXIÓN, que también estará integrada a la actividad diaria. A partir de las reflexiones de los chicos nosotros podremos modificar, transformar y recrear nuestra propia práctica. Los momentos dedicados a reflexionar pueden estar dispersos a lo largo de una misma actividad. Es la actitud de comprender el pequeño proceso de aprendizaje, de interrogarlo, de cuestionarlo y clarificarlo.

FRENTE A LA DIVERSIDAD
La escuela común se abre para integrar a niños con necesidades educativas especiales. Es indispensable replantearnos si nuestras prácticas posibilitan a todos por igual el desarrollo de habilidades y competencias. Hablar de diversidad dentro de la formación artística, es atender en forma precisa a las diferentes posibilidades perceptivas, expresivas y comunicativas de cada alumno. Según Louis Porcher la sensibilidad estética, el don, el talento, la apertura hacia el misterio del arte, no se distribuyen de igual manera según las clases sociales. La escuela es, justamente, la que tiene al alcance promover y democratizar las experiencias artísticas, modificando en alguna medida desigualdades que no son de origen escolar. La música es fuente inagotable de estímulos formadores de la personalidad del niño. Ella puede ofrecer al alumno con NEE experiencias que lo ayuden a comunicarse con sus pares y el entorno.

24 - MÚSICA

En el caso de niños con déficit auditivo, la percepción ocupa un lugar preponderante en su desarrollo, ya que ésta les permite recoger información sensorial que los comunica con el medio. La exploración visual y motora es un recurso permanente para percibir diversos elementos del lenguaje musical, como así también, las vibraciones de determinados instrumentos u objetos sonoros, el movimiento de imágenes, de luces y del cuerpo.

PARA PENSAR, PARA CONVERSAR Y TRABAJAR EN EQUIPOS

Conversar, debatir y elaborar conclusiones a partir del siguiente texto:

¿QUÉ PASA EN LA ESCUELA?
“ Los chicos siempre quieren hacer bochinche. Los maestros quieren que se callen. Porque en nuestra cultura tiene más poder el que tiene el sonido más fuerte. El que tiene el micrófono. Entonces se arma una especie de guerra. Cuando los maestros nos ponemos malos, reprimimos el ruido ( pegamos unos gritos, ponemos un cero... y listo).Cuando nos ponemos seductores hacemos unos jueguitos preciosos y los chicos, sin darse cuenta, se callan. Cuando somos buenos maestros hacemos el bochinche con los chicos y disfrutamos de nuestra vitalidad y la expansión natural de nuestro cuerpo, hasta que los sonidos decaen naturalmente, o hasta que alguno de los alumnos se siente molesto y fabricamos alguna regla de convivencia sonora.” (PEPA VIVANCO del cap. “Cruce de rutas”. ENEAC)

REFLEXIONEMOS SOBRE NUESTRAS PRÁCTICAS
La intención de revisar algunas clases, es la de utilizarlas como disparadores para reflexionar sobre los distintos momentos que en ella se suceden. A partir de estas reflexiones pueden surgirnos dudas, cuestionamientos y replanteos que tienen el objetivo de movilizar inquietudes, generar ideas y provocar pequeñas transformaciones. Es por eso que en el trabajo que se propone a continuación, el lugar de importancia lo van a tener las revisiones, modificaciones y propuestas que puedan surgir de la lectura de algunas prácticas “Lo deseable en innovación educativa no consiste en que perfeccionemos tácticas para hacer perfeccionar nuestra causa, sino en que mejoremos nuestra capacidad de someter a crítica nuestra práctica a luz de nuestras creencias y nuestras creencias a la luz de nuestra práctica.” (STENHOUSE, 1984). Analicemos tres clases, teniendo en cuenta los ejes que desarrollamos. Respondamos algunos interrogantes y formulemos modificaciones y propuestas

MÚSICA - 25

PRIMER CICLO CLASE 1:
El maestro saluda y pide a los chicos que armen una ronda sentados en el piso. Después de demorar en armarla y charlar otro rato, comienzan a hacer silencio, ya que ven al maestro sentado esperando poder explicar la actividad. Cuando se logra el clima adecuado (el maestro lo hace notar felicitándolos), comienza la actividad. Acerca a la ronda un gran “dado” (hecho con una caja de galletitas) y explica: Cada cara del dado tiene un dibujo: un resorte un trompo un elástico una pluma una tabla un comodín -Un chico va a tirar el dado y según la cara que salga vamos a tener que movernos. Por ejemplo, si sale el resorte tendremos que movernos como si fuéramos resortes. ¿Cómo nos moveremos si somos plumas? ¿Y si somos elásticos? Cada vez que la música para, nos congelamos en el lugar y así otro chico pasa a tirar el dado. Cuando salga el comodín se mueven libremente. Después de tirar el dado varias veces y salir todas las caras, el maestro vuelve a explicar:

-Ahora nos moveremos sin el dado. La música nos dirá cómo movernos. Vamos a escuchar atentamente y cada uno se imaginará en qué le propone la música convertirse. Quizás nos proponga ser hojas,o hamacas,o burbujas... ¿cómo será una música que nos proponga ser barriletes? Después de escuchar y moverse con un fragmento musical, se congelan y comparten algunas imágenes provocadas por la música y representadas por el cuerpo. Terminan la clase cerrando los ojos, escuchando una música muy tranquila y haciendo un breve ejercicio de relajación.

PARA PENSAR, PARA CONVERSAR Y TRABAJAR EN EQUIPOS
Señalar las partes de la clase que estuvieron relacionadas con la percepción y la expresión ¿Estuvieron bien aprovechadas? ¿Qué habilidades se procuró desarrollar? ¿Qué contenidos previos deben tener los alumnos para trabajar en esta clase?

26 - MÚSICA

Tomemos ahora cada parte de la clase señalada para realizar un análisis más general con respecto a su desarrollo. PARTE A: ¿El maestro tendría que haber utilizado algún recurso para ordenar rápidamente el grupo? Esa felicitación dada cuando se logró el clima de trabajo ¿es una pequeña instancia de reflexión? PARTE B: Plantear otras posibilidades para armar las “caras” del dado. PARTE C: ¿Qué contenidos está desarrollando el docente? Sugerir otra propuesta a partir del recurso del dado y del movimiento corporal

CLASE 2:

El maestro saluda y pide a los chicos que se sienten en la alfombra, cerca de él ( ése es el rincón dedicado a la escucha, a la lectura, a la relajación, etc..) Después de un lapso de tiempo los niños se callan al ver la actitud de espera del docente. Cuando se logra el clima de trabajo, el maestro cuelga en la pared un afiche que tiene dibujado un laberinto de instrumentos.

MÚSICA - 27

Explica la consigna a través de una pequeña historia: “ El Duende Chichinazo es muy travieso y juguetón. Le encanta jugar a las escondidas. Cada vez que va al bosque busca diferentes caminos para despistar a sus amigos. Como quiere jugar con nosotros, Chichinazo se lleva algunos instrumentos y desde su escondite toca uno para que nosotros adivinemos el camino que va recorriendo.”

El docente explica también que van a ir señalando con un fibrón el recorrido sobre el laberinto. Pone un cassette y se comienza a escuchar una música alegre y divertida. Cuando ésta se interrumpe, se escucha sonar un instrumento. Los chicos lo identifican y pasa uno de ellos a señalarlo en el afiche. Una vez terminado el laberinto, el maestro distribuye instrumentos y propone “tocar” el recorrido hecho por el Duende. Así quedan formados grupitos con los instrumentos que tocarán cuando aparezcan en el recorrido. También da algunas pautas de intensidad: cuando tocan los panderos se escucha muy suavecito porque el duende está debajo de un montón de hojas...

Como se mantiene la atención y el entusiasmo, entre todos marcan otro camino a recorrer con otro color de fibrón.

PARA PENSAR, PARA TRABAJAR Y CONVERSAR EN EQUIPOS:
• • • • Señalar las partes de la clase que estuvieron relacionadas con la percepción. ¿Estuvieron bien aprovechadas? ¿Qué habilidades se procuró desarrollar? ¿Qué contenidos previos deben tener los alumnos para trabajar en esta clase?

Tomemos ahora cada parte de la clase señalada para realizar un análisis más general con respecto a su desarrollo. PARTE A: • ¿ Se desarrollan contenidos actitudinales en el comienzo de esta clase? Anotar beneficios y dificultades de este tiempo que el maestro da a los alumnos esperando que se ordenen solos.

28 - MÚSICA

PARTE B: • Proponer otro laberinto, con elementos del salón, fuentes sonoras del entorno, animales etc. (o quizás con un recorrido más sencillo, acorde a la capacidad de respuesta del grupo).

PARTE C: • En el caso de no tener el recurso de la grabación,¿cómo se podría realizar?

PARTE D: • Plantear otra forma de organizar la ejecución acorde al laberinto que se haya inventado.

PARTE E: • • ¿Se podría agregar una instancia más reflexiva acerca del producto.?¿Cuál? ¿Cómo podría ser una clase anterior a ésta, preparatoria al recorrido del laberinto? Relatarla.

SEGUNDO CICLO
El maestro ha venido desarrollando como tema “nuestro folclore”. Los chicos estuvieron investigando, conociendo e identificando auditivamente algunos instrumentos folclóricos. El maestro saluda y pide a los alumnos que hagan silencio. Reitera el pedido para comenzar la clase. Advierte que sacará de la sala al que no colabora. Como el desorden continúa, saca a un chico que molesta y así provoca que los demás se ordenen. Después de un rato, hace entrar al alumno. Comienza a preguntarles acerca de lo desarrollado en la clase anterior. ¿Recuerdan qué habíamos hecho? ¿Qué instrumentos habíamos visto? ¿Por qué decíamos que eran folclóricos? ¿Se acuerdan cuáles escuchamos y reconocimos?

Para realizar la actividad de hoy, armaremos cuatro grupos. Cada uno recibirá tarjetas con imágenes de instrumentos folclóricos. A cada integrante del grupo le va a tocar una tarjeta diferente, pero todos los grupos tendrán las mismas imágenes. Cuando escuchen en la grabación el instrumento que tienen en la tarjeta deberán levantarla y mostrarla. En cada grupo se deberá levantar una. Después de tardar un buen tiempo en organizar los grupos y retomar el clima de trabajo, se reparten las tarjetas y comienzan la actividad: A medida que van escuchando y las van mostrando surgen equivocaciones, risas y enojos. Cada grupo participa con atención, asombrando al docente, que tanto le costó lograr ese clima. Los chicos se ayudan si a algún integrante del grupo le cuesta reconocer su instrumento.

MÚSICA - 29

Como trabajaron sin dificultad, el maestro propone complejizar la actividad: Ahora escucharán fragmentos de música folclórica, por lo tanto van a tener que reconocer dos o más instrumentos que sonarán juntos. El desafío de complicar la actividad generó más entusiasmo. Esta vez surgen más equivocaciones, que el maestro intenta resolver con humor. Terminada la actividad toman nota de la tarea: buscar para la clase siguiente imágenes, fotos de revistas o información de instrumentos folclóricos. El material debe responder a la clase de instrumento que le tocó en la tarjeta (aerófono, membranófono etc.) Antes de terminar la clase el maestro conversa acerca del clima de trabajo. Llegan a proponer para el próximo encuentro algunos objetivos relacionados con el comienzo de la hora.

PARA PENSAR, PARA CONVERSAR Y TRABAJAR EN EQUIPOS
Señalar las partes de la clase que estuvieron relacionadas con la percepción y la expresión ¿Estuvieron bien aprovechadas? ¿Qué habilidades se procuró desarrollar? ¿Qué contenidos previos deben tener los alumnos para trabajar en esta clase?

Tomemos ahora cada parte de la clase señalada para realizar un análisis más general con respecto a su desarrollo. PARTE A: ¿Cuál podría ser una actitud alternativa del docente frente a este comienzo de clase?

PARTE B: ¿Qué moviliza el docente al preguntar sobre la clase anterior?

PARTE C: ¿Qué contenidos está desarrollando?

PARTE D: Propone otra alternativa para complejizar la actividad.

PARTE E: ¿Resulta eficaz una instancia de reflexión fuera del momento conflictivo? ¿Cuándo logra el maestro el clima adecuado para trabajar?

30 - MÚSICA

Realizar una tercer clase prestando suma atención a los ejes planteados (percepción-expresiónreflexión). Puede ser el registro de una ya realizada, teniendo en cuenta los interrogantes compartidos.

TENER EN CUENTA
Tomar nota de todo lo charlado a manera de conclusiones. Realizar las modificaciones y propuestas sugeridas en forma grupal o personal. Acercar el material a dirección para que el capacitador regional pueda retirarlo.

QUEDAN ABIERTOS LOS INTERROGANTES. CADA UNO DESDE SU PRÁCTICA IRÁ RESPONDIÉNDOLOS. LAS DIFERENTES REALIDADES ENRIQUECEN LAS RESPUESTAS. “La sensibilidad es construida, el talento se forma, la inspiración se adquiere, la emoción se prepara” (L. PORCHER -1975)

MÚSICA - 31

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
ALSINA P. (1999) El área de educación musical. Graó. Barcelona. DELALANDE F. (1995) La música es un juego de niños. Ricordi Bs. As. EQUIPO CAURIA, proyecto trineo (1995) Educación artística Everest, León. ESPINOSA S., GARCÍA S. (1995) Animúsica Dynamic Bs. As. FREGA L. ,CALVO D. (2000) Sonido, Música y Ecoacústica. Marimar Bs. AS. FREGA Y VAUGHAN (1980) Creatividad musical Casa América S.A. Bs.As. GAINZA V. (1992) Nuevas perspectivas de la educación musical Guadalupe Bs.As. GAINZA V. (1997) Construyendo con sonidos Tiempos Bs. As. GARDNER (1994) Educación artística y desarrollo humano Paidós Bs. As. GIRÁLDEZ HAYES A. (1994) Música ESO Akal Madrid. GONZÁLEZ CUBERES (1987) Taller de los talleres Estrada Bs. As. HARGREAVES D. J.(1991) Infancia y educación artística Morata Madrid MALBRÁN S. (1980) El aprendizaje musical de los niños acti libro Bs. As. PAYNTER J.(1991) Oír aquí y ahora Ricordi Bs. As. PAYNTER J. (1993) La música moderna en la escuela Guadalupe Bs. As. PORCHER L. (1975) La educación estética, lujo o necesidad Kapelusz Bs.As. Revistas Eufonía Nº 5, 7, 8 Graó Barcelona. SAITTA C. (1997) Trampolines musicales Novedades educativas Bs. As. SAITTA C. (1977) Creación e iniciación musical Ricordi Bs. As. SELF G. (1991) Nuevos sonidos en clase Ricordi Bs. As. SCHAFER M.(1967) Limpieza de oídos Ricordi Bs. As. VIVANCO P. GILES E. Zapadas y ocurrencias Ricordi Bs. As.

EDUCACIÓN FÍSICA - 1

ENCUADRE TEÓRICO PARA LOS NIVELES DE CONDUCCIÓN
INTRODUCCIÓN
Como J. Dewey afirmaba, “reflexionar es una característica humana, es un proceso de pensamiento en el que se transforman las ideas, conocimientos y experiencias en otros pensamientos e intenciones, que resultan o pueden resultar en acciones sociales y que a su vez son estímulo para nuevas formas de pensar.” Estimado colega, sabemos sobre las dificultades que día a día exigen a la compleja tarea del Directivo. Somos conscientes de las demandas de la escuela actual, por lo tanto estamos convencidos que es solamente a través de la participación comprometida de todos, que se podrán encontrar las soluciones pertinentes. Dentro de este marco comenzamos el primer contacto, con la firme idea de sumar un pequeño aporte que colabore en la reflexión del hacer cotidiano. Cada uno en su lugar de trabajo, con distintas realidades y circunstancias, se ocupa de resolver con esfuerzo el desafío de cada momento, intentando dar respuestas ajustadas a la situación que le toca vivir. Es intención de estas cartillas ofrecer algunos puntos de vista, algunos pensamientos e ideas relacionadas con el área de la Educación Física, que permitan disponer de una nueva visión disciplinar en la búsqueda de un hacer reflexivo y no en un hacer rutinario. “El hombre evoluciona en una continua y permanente interacción con el medio, relacionándose con los demás a través de su accionar. Tenemos ante nosotros un ser que siente, piensa y actúa, manifestándose en cada acción con integralidad, una maravillosa unidad en la que cuerpo y psiquis se revelan en el movimiento respondiendo a las demandas de su existencia.” Intentar abordar todos los problemas de la Educación Física escolar sería tremendamente difícil y complejo, pero nada nos impide hacer algunos acercamientos, que nos faciliten el acceso a una nueva perspectiva. Podríamos comenzar a reflexionar haciéndonos algunas preguntas, por ejemplo: ¿Qué sensibilidad tiene el sistema escolar hacia la Educación Física, en función de la declarada educación integral? ¿Cuáles son los supuestos instalados con relación a la Educación Física escolar en el equipo directivo y en los docentes en general? ¿Cuál es el valor que el niño y su familia le dan al aporte disciplinar dentro del contexto educativo formal? Intentar dar algunas respuestas a estos interrogantes para modificar cuestiones instaladas, nos puede comenzar a revelar un panorama distinto, un análisis diferente, donde las percepciones sobre el

2 - EDUCACIÓN FÍSICA

área comiencen a modificarse, en función de una revalorización de su aporte a la educación integral del alumno. Esto permitiría una mayor comprensión y una valoración diferente de la intervención del docente especialista; favoreciendo la comunicación y la coordinación del accionar del equipo docente. Seguramente de esta forma se facilitará la generación de una propuesta superadora, tanto en el contexto pedagógico, como en el de las relaciones interpersonales. “Los problemas importantes no pueden ser resueltos en el mismo nivel de pensamiento en el que surgieron, para resolver un problema complejo, es preciso cambiar de paradigma.” ( Albert Einstein)

BUSCANDO RESPUESTAS
“ Cuando los paradigmas cambian, el mundo cambia con ellos.”(Thomas Kuhn) Es indudable que la Educación Física actual se está debatiendo ante nuevas ideas y desafíos. Instalada en la Educación General de nuestro país desde fines del siglo pasado, ha ido sufriendo paulatinamente algunos cambios. Orientada en sus principios con un sentido funcionalista e higienista, respondió a los intereses y al contexto de una época. En este sentido no podemos dejar de reconocer que este mandato fundacional se ha sostenido en el tiempo influenciando en mayor o menor medida todo su accionar. En los últimos años y con el aporte y el reconocimiento que le han brindado otras ciencias del hombre, por ejemplo la medicina, la psicología, la sociología, etc., la E.F. escolar ha comenzado a marcar nuevos rumbos, abriendo su mirada, ubicándose desde nuevos paradigmas. En la actualidad la Educación Física, es definida como una pedagogía de la conducta motriz, planteada como una Educación por el movimiento, que apunta a la formación integral del individuo. Actividad sugerida para el directivo: De la lectura de la fundamentación general del área, del Diseño Curricular Jurisdiccional, indagar sobre las siguientes cuestiones: ¿Cuáles son los aspectos más destacados en el fundamento del área en el diseño curricular? ¿Qué acciones se podrían proyectar desde el equipo directivo para facilitar la comprensión del área por el resto de los docentes de la institución? Desde una concepción integral de hombre, el replanteo parte tomando en consideración a la persona como: “unidad estructural de pensamiento, sentimiento y acción; sujeto cultural e histórico, perteneciente a un espacio propio, dotado de libertad, abierto a los demás y a la trascendencia”. Dentro de este contexto, la programación y sistematización de la Educación Física, debe orientarse al desarrollo de capacidades. Proponiendo una verdadera elaboración de esquemas para la acción, pensando que un accionar pedagógico óptimo no sólo implica accionar sobre lo físico motor, sino

EDUCACIÓN FÍSICA - 3

también sobre lo cognitivo y lo socio afectivo. Respetando un criterio evolutivo, de rendimiento diferenciado e individualizado, de acuerdo a las capacidades e intereses de los alumnos. Integrando el querer hacer, con el poder hacer y el saber hacer, en función de lograr ser. Teniendo en cuenta lo antes mencionado podemos adherir a lo que dice L. M. Ruiz Pérez ( 1995 ) sobre la E. F. “La Educación Física actual se caracteriza en su deseo de contribuir al desarrollo de la competencia motriz.” Entendiendo por este concepto al conjunto de conocimientos, procedimientos, actitudes y sentimientos que intervienen en las múltiples interacciones que el sujeto realiza en su medio y con los demás, permitiéndole superar diferentes problemas motrices, tanto en la clase de Educación Física como en su vida cotidiana. La Educación Física es un área disciplinar que requiere una práctica de intervención, a través de la acción y la experimentación, para un conocimiento vivenciado de sus contenidos. Esto implica planificar y organizar la propuesta desde el alumno y para el alumno, por lo tanto, es fundamental comprender la importancia de tener siempre en cuenta los conocimientos previos que éste dispone. Es en este sentido como dice C. Coll – (1994) que “la enseñanza eficaz, es la que parte del nivel inicial de desarrollo del alumno, pero no para acomodarse a él sino para hacerlo progresar.” Esta mirada de la Educación Física nos lleva a contemplarla integrada plenamente en el contexto educativo. Pero sin embargo no podemos dejar de reconocer que la Educación Física escolar está pasando un momento de crisis. Indudablemente hay muchas cuestiones que conspiran para que esto suceda, cuestiones que van desde una desvalorización del área por parte de la estructura escolar, hasta actitudes docentes, que revelan un desgaste ante las dificultades. Para muchos, el movimiento, sigue siendo un sinónimo de ejercicio, juego o deporte, para algunos pocos es considerado una pérdida de tiempo, para otros la E.F. se encarga de enseñar como pueden aprenderse habilidades motrices, pero no logra ser concebida como aspecto fundamental de la tan proclamada Educación Integral. A los profesores de E.F. no nos agrada enfrentarnos al hecho de que la educación por el movimiento no se entienda cabalmente. En muchas ocasiones el docente se ha transformado en un compensador del marcado sedentarismo escolar. Esa escuela ha pretendido solamente que la E.F. se encargue de los desfiles y formaciones escolares, o de la preparación de los esquemas gimnásticos para la fiesta de fin de año. Las autoridades escolares, otros docentes, alumnos y familia muchas veces comparten un sentimiento de descreimiento sobre ella. Desde luego, nosotros, los profesores, también tenemos algo que ver con estos desconceptos. Pero no es intención de esta propuesta ganar en la crítica, sino todo lo contrario; la idea es promover la reflexión sobre las diferentes situaciones que día a día van surgiendo y conformando el hacer cotidiano de cada Institución. No se intentan establecer recetas, sino todo lo contrario, el tema es promover la búsqueda de soluciones, las cuales deberán ser construidas por todos, con la participación y el compromiso que esto implica, fundamentalmente a través de los acuerdos.

4 - EDUCACIÓN FÍSICA

Es importante que el docente del área tenga un espacio para explicar su propuesta, como así también exponer sus intereses y necesidades, de la misma manera que estará disponible para interactuar en equipo, poniendo a disposición sus conocimientos disciplinares en función del proyecto institucional.

PARA PENSAR
Para finalizar este primer contacto, vamos a narrar una historia; “dicen que un día, durante el imperio ruso, el Zar estaba caminando a través de uno de los hermosos parques adyacentes a su palacio. En su andar vino a dar con un guardia que estaba parado cerca de unas matas. Sorprendido por encontrar un guardia en ese lugar, preguntó, “¿Qué está haciendo acá?” “No sé” –contestó el guardia– “estoy cumpliendo las órdenes que me dio el capitán”. El Zar cuestionó al capitán “¿Por qué razón tiene un guardia vigilando un grupo de plantas?”, “Las regulaciones han sido siempre así" –respondió el cuestionado– “Pero no sé la razón para ello”. Después de una cuidadosa investigación, el Zar descubrió que nadie en su corte recordaba una instancia donde esto no se hubiese hecho así. Intrigado por el hecho, el Zar fue a los archivos que contenían documentos antiguos y para su sorpresa, esto es lo que descubrió: Cien años antes, Catalina La Grande había tenido un rosal en ese lugar, y había colocado allí un guardia para que nadie tropezara con la nueva planta. Hacía mucho que el rosal se había secado y la emperatriz había muerto. Sin embargo, permanecía allí un guardia que no sabía qué tenía que vigilar. No siempre resulta ser tarea fácil hallar los fundamentos concretos de nuestras acciones. Con frecuencia, las urgencias cotidianas nos llevan a actuar sin que hallamos prestado verdadera atención a lo que causa y fundamenta nuestro accionar. En muchas situaciones actuamos por rutina sin analizar con profundidad. Lo importante es comenzar a superar algunas barreras y prejuicios que dificultan la percepción de lo esencial. Como dijo el escritor Marcel Proust " el verdadero descubrimiento no consiste en encontrar nuevas tierras, sino en verlas con nuevos ojos.” ♦ Actividad sugerida para el directivo: lectura de los Documentos de desarrollo curricular – Orientaciones didácticas para el Nivel Inicial , Primer y segundo Ciclo de la E.G.B. área Educación Física – Diseño Curricular para La Provincia de Santa Fe.

EDUCACIÓN FÍSICA - 5

BIBLIOGRAFÍA

AISENTEIN, ÁNGELA (1994) El modelo didáctico en la educación Física, entre la Escuela y la Formación Docente” . Edt. Miñi y Davial Buenos Aires. CARRETERO MARIO (1996) Constructivismo y Educación. Edt. Aique B. A.. GOMEZ, RAUL. Propuesta Contenidos Básicos Comunes para la E.G.B. Misterio de Educación de la Nación. GUIRALDES MARIANO (1994) Didáctica de una cultura de lo corporal. Edt. El autor B.A. LOPEZ QUINTAS; ALFONSO (1996). Cómo lograr una formación integral. Edt. San Pablo Madrid. GARCIA MORETE (1983) Lecciones preliminares de Filosofía . Edit. Losada. Bs. As. MARCHESI, COLL Y PALACIOS (1992) Desarrollo Psicológico y Educación. Tomo I. Edit. Alianza. España. MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA PROVINCIA DE SANTA FE (1997) Diseño Curricular Jurisdiccional. Nivel Inicial. Primer y Segundo Ciclo de la E.G.B. MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA PROVINCIA DE SANTA FE. (1997) Orientaciones Didácticas. Nivel Inicial, Primer y Segundo Ciclo de la E.G.B. RUIZ PÉREZ LUIS MIGUEL (1996) Competencia Motriz. Edit. Gymnos España. SANCHEZ BAÑUELO, FERNANDO (1992) Bases para una didáctica de la educación física y el deporte. Edit. Gimnos Madrid.

Consultas Internet Revista digital //www.efdeportes.com Pierre Parlebas ( 1997) Art. Problemas Teóricos y crisis actual en la Educación Física. Lecturas Educación Física y Deportes. Año 2 Nº 7

EDUCACIÓN FÍSICA - 7

PARA DOCENTES
INTRODUCCIÓN
Estimado colega, nos es muy grato poder establecer este primer contacto, a través del cual intentaremos acompañarte para que juntos, podamos revisar, analizar y reflexionar sobre nuestras prácticas cotidianas. Sabemos y entendemos los problemas y dificultades que día a día se presentan en la compleja tarea de enseñar. Cada uno en su lugar de trabajo, bajo distintas realidades y circunstancias se ocupa de resolver el desafío de cada momento, intentando dar respuestas ajustadas a la situación que le toca vivir. Es intención de esta propuesta ofrecer algunos puntos de vista, algunos pensamientos e ideas que permitan ser disparadores de nuevas miradas sobre la problemática de enseñar y aprender hoy en Educación Física; como J. Dewey afirmaba, “reflexionar es una característica humana, es un proceso de pensamiento en el que se transforman las ideas, conocimientos y experiencias en otros pensamientos e intenciones, que resultan o pueden resultar en acciones sociales y que a su vez son estímulo para nuevas formas de pensar.” El objetivo permanente de estos contactos será colaborar en ese proceso reflexivo que iremos instalando y sosteniendo a través del tiempo. Conceptos básicos a trabajar en esta primera cartilla:

Comenzar a pensar en la enseñanza y del aprendizaje en Educación Física en el Primer y Segundo Ciclo de la Enseñanza General Básica, invitaría indudablemente a reflexionar sobre, distintos aspectos, los cuales podrían abarcar desde cuestiones de orden epistemológico, hasta el análisis de aspectos fisiológicos que inciden en el rendimiento físico del niño.

8 - EDUCACIÓN FÍSICA

Pero en esta oportunidad nuestra atención estará dirigida a aspectos pedagógicos y didácticos, que conforman al hacer cotidiano, en especial a reflexionar sobre el valor de nuestras propuestas, en función de favorecer el proceso de adquisición y de generalización por parte del niño. Hechas estas referencias, la idea es enmarcar todas las reflexiones hacia una propuesta centrada en el alumno, haciendo nuestra la frase de J. Dewey: “El niño es el punto de partida, el centro y el final; la meta no es el conocimiento, ni la información, sino la autorrealización.” En este sentido, “el niño, al accionar con su cuerpo, engloba todo su campo experimental, lo percibido, lo consciente o no, lo vivido, lo hecho, lo conocido, lo dado y lo recibido, todo esto va constituyendo los datos significativos sobre los cuales ha de ir estructurando su verdadera personalidad.”(Bucher) El niño habita en su cuerpo, y a través de él se expresa, sufre, se emociona, se comunica, conoce, concreta sus necesidades, manifiesta su energía y así se proyecta un futuro versátil. Partimos de una realidad. Tenemos ante nosotros un niño, un ser total, que siente, piensa, actúa y se muestra en cada acción con integralidad. Una maravillosa unidad en la que cuerpo y movimiento se destacan ineludiblemente. La cuestión se nos plantea cuando nos ponemos a pensar con un sentido crítico sobre nuestras propias prácticas, fundamentalmente sobre las dificultades que se nos presentan a la hora de diseñar y organizar nuestra clase. Es en ese momento cuando aparecen muchos interrogantes, como por ejemplo: ¿Qué tipo de propuestas serán las más significativas para estos niños con los cuales hoy me toca trabajar? ¿Cómo se apropia el niño en estas edades de estos contenidos que hemos seleccionado para la propuesta? ¿Cuáles son las expectativas y la motivación para aprender, que tienen estos chicos, en esta realidad que les toca vivir? ¿Cómo responder a la heterogeneidad de los integrantes que conforman los grupos escolares, teniendo en cuenta sus posibilidades individuales, atendiendo a la diversidad? ¿Cómo articular nuestra propuesta disciplinar con las demás áreas que conforman el diseño curricular de la enseñanza general básica? Todas estas preguntas y muchas otras, ponen en juego cuestiones que preocupan y preocuparán a la Educación Física escolar.

EDUCACIÓN FÍSICA - 9

BUSCANDO ALGUNAS RESPUESTAS
Intentar repensar los interrogantes antes mencionados es lo que permite y motiva el quehacer del docente y es lo que constituye el eje de nuestras propias prácticas. Para comenzar a reflexionar deberíamos hacerlo centrando siempre la mirada en el niño, en ese sujeto simple pero polémico que atraviesa complejas etapas evolutivas. Esto implica un volver a “reconocerlo” como tal, tener en cuenta sus intereses y necesidades. En este período de la escolarización encontramos a un alumno, con una gran disponibilidad para el aprendizaje y en una etapa de pleno desarrollo en su motricidad. Este desarrollo se manifiesta en tres dimensiones: En lo cuantitativo; expresado en un aumento del rendimiento, en relación con la dinámica del movimiento; nos encontramos con un niño mucho más activo que el pequeño del nivel inicial. En lo cualitativo, referido fundamentalmente a una mejora en calidad de la ejecución de los movimientos. Por último y sobre todo, en un aumento considerable de la disponibilidad variable de las formas motoras, o sea de su capacidad para utilizarlas en nuevas situaciones. Centrando la mirada en las actuales propuestas del diseño curricular, podemos observar que se establece la necesidad de desarrollar en los niños los conocimientos, procedimientos y actitudes con respecto a diferentes campos de actuación. Teniendo en cuenta lo antes mencionado podemos adherir a lo que dice L.M.Ruiz Pérez ( 1995 ) sobre la Educación Física “La Educación Física actual se caracteriza en su deseo de contribuir al desarrollo de la competencia motriz.” Entendiendo por este concepto al conjunto de conocimientos, procedimientos, actitudes y sentimientos que intervienen en las múltiples interacciones que el sujeto realiza en su medio y con los demás, permitiéndole superar diferentes problemas motrices, tanto en la clase de Educación Física como en su vida cotidiana. Es imposible entonces, que cualquier conducta llamada motriz se produzca únicamente por factores corporales, ésta incluye siempre factores de orden cognitivo, afectivo, valorativo y social. Analizando este concepto de Competencia motriz, podemos comenzar a resaltar algunas cuestiones que podrían ser orientadoras de nuestras propuestas. Cuando el niño se mueve para llegar a un determinado objetivo pone en funcionamiento una serie de mecanismos que le permiten percibir la situación, tomar decisiones y ejecutar la acción. Esto supone para los niños, actos de conocimiento más que pura reacción instintiva o conjunto de movimientos sin sentido.

10 - EDUCACIÓN FÍSICA

Para Wall y otros (1985), ” La calidad del desarrollo motor está ampliamente relacionada con el conocimiento, que sobre las acciones los niños van adquiriendo en su interacción con el medio.” Esto pone de manifiesto el papel relevante que el conocimiento tiene para el control y ejecución de las habilidades motrices. Ahora, es pertinente preguntarse qué tipos de conocimientos son los que el niño necesita aprender en función de su “competencia motriz”. Son varios los estudiosos que han tratado el tema, diferenciando distintos tipos de conocimientos. Pero nosotros nos remitiremos a Wall (1985 – 1986), quien distingue cuatro tipos de conocimientos: Conocimientos Declarativos: Este tipo de conocimientos tienen que ver con el saber que el niño tiene sobre los acontecimientos que rodean a su actuación. Esta información es almacenada en la memoria, permitiéndole utilizarla en la elaboración, regulación y control de los movimientos. Tienen que ver con lo conceptual de las acciones, son datos relacionados consigo mismo, con su propio cuerpo, sobre las relaciones espaciales. Por ejemplo: si el niño ejecutara un lanzamiento al blanco con una pelota emplearía datos relacionados con el tamaño del blanco, la distancia al mismo, la altura, el peso de la pelota, tamaño, etc., datos declarativos sobre la situación. Este tipo de conocimiento es fundamental para poder aplicar los conocimientos procedimentales. Conocimientos Procedimentales: Están relacionados con el cómo hacer algo. Lo procedimental utiliza todos los aspectos perceptivos y cognitivos, está en estrecha relación con lo declarativo. Siguiendo con el ejemplo de lanzar al blanco veremos que los conocimientos procedimentales se manifestarán en la acción motriz, concretamente en la acción de lanzar, eligiendo la forma de ejecución en función de conseguir el objetivo de golpear el blanco. Conocimientos Afectivos: Están relacionados con los sentimientos subjetivos que los niños tienen sobre sus propias acciones, sobre su desempeño, sentimientos de éxito o fracaso, de placer o displacer. En el ejemplo podríamos destacar las sensaciones que causa el cumplir o no con el objetivo, dar en el blanco o errar. Podríamos agregar aquí también las percepciones que el alumno tiene de la aprobación o no de los demás respecto a su accionar. Conocimientos Metacognitivos: Progresivamente los niños van aprendiendo y tomando conciencia sobre lo que conocen sobre las acciones, esto le permite establecer opiniones sobre sí mismo y sobre su capacidad de llevar adelante nuevos aprendizajes. Este tipo de conocimientos se manifiesta – siguiendo con el ejemplo– de la siguiente manera: una vez que el niño ha experimentado distintas formas de lanzar y se ha ejercitado en distintas situaciones, está en condiciones de asumir nuevos retos, aplicando o generalizando lo aprendido. Este tipo de conocimientos le permitirá ser capaz de centrar su atención en las causas que dan origen al resultado obtenido. Todo lo descripto nos debe llevar a pensar cómo podemos colaborar con el niño para que pueda apropiarse de éstos conocimientos en función de un aprendizaje significativo, permitiéndole la búsqueda de una mayor autonomía.

EDUCACIÓN FÍSICA - 11

Dentro de este contexto, la programación y sistematización de la Educación Física debe orientarse al desarrollo de capacidades, proponiendo una verdadera elaboración de esquemas para la acción, o sea que pensar en un accionar pedagógico óptimo no solamente implicaría accionar sobre lo físico motor, sino también sobre los aspectos cognitivos y socio afectivos que hacen a la formación integral de la persona. Respetando en toda propuesta un criterio evolutivo, de rendimiento diferenciado e individualizado, de acuerdo a las capacidades y necesidades de los alumnos. La Educación Física es un área disciplinar que requiere una práctica de intervención, a través de la acción y la experimentación, para un conocimiento vivenciado de sus contenidos y que a la vez suponen sólidos conocimientos teóricos. Ahora la pregunta no se hace esperar ¿Cómo traducir éstas intenciones educativas a la práctica cotidiana? Este tema está muy bien planteado en los Documentos de Desarrollo Curricular, Orientaciones Didácticas para el Primer y Segundo Ciclo E.G.B. área Educación Física. En el mismo se destaca la necesidad de una reflexión permanente sobre la práctica y se plantea la importancia de la participación del alumno a través de la resolución de situaciones problemáticas, haciendo hincapié en la intervención del docente como un diseñador de situaciones, como un orientador y facilitador de aprendizajes. ♦ Actividad sugerida para el docente: Releer Orientaciones Didácticas para el Primer Ciclo EGB Area Educación Física. Analizar la propuesta del documento en función de la práctica cotidiana. ¿Cómo efectuamos nuestras propuestas? ¿Qué grado de participación les damos a los alumnos? Sanchez Bañuelos, en su libro “Didáctica de la Educación Física y el Deporte” sostiene que la enseñanza mediante la presentación de problemas, ofrece una serie de ventajas importantes entre las cuales se podrían citar: Establece una relación clara entre actividad física y actividad cognitiva. Destaca aspectos de la Educación Física de carácter intelectual. Justifica la idea de que la Educación Física no está preocupada solamente por el desarrollo condicional del alumno. Favorece un proceso emancipatorio, concediendo al alumno una capacidad de decisión significativa. Permite distintos niveles de respuestas, favoreciendo la individualización de la enseñanza. De acuerdo con lo planteado, las estrategias utilizadas para llevar adelante la clase deberán permitir una verdadera participación del alumno, dándole el protagonismo que se merece para que sea el verdadero constructor de sus conocimientos y no un mero receptor de información.

12 - EDUCACIÓN FÍSICA

Claro que ésta forma de proponer las actividades estará en relación directa con el tipo de tarea a realizar. Por lo tanto, es fundamental comprender la importancia de tener en cuenta los conocimientos previos de los que dispone el alumno. En este sentido expresa C. Coll – (1994) “la enseñanza eficaz, es la que parte del nivel inicial de desarrollo del alumno, pero no para acomodarse a él sino para hacerlo progresar.” Para lo cual deberíamos tener en cuenta algunos aspectos: En primer término, la posibilidad de descubrir o resolver situaciones problemáticas no implica dejar la clase librada al azar o a una eterna exploración de espacios y materiales por parte del alumno; sino muy por el contrario, nuestro accionar debe intentar orientar la búsqueda hacia respuestas significativas y originales desde el punto de vista de los niños. En segundo lugar y simultáneamente, debemos intentar preservar la plasticidad de la motricidad infantil, evitando estereotiparla, favoreciendo la actividad constructiva del alumno, posibilitando que éste pueda crear la mayor cantidad de esquemas motores surgidos de sus propios proyectos, para lo cual es importante acompañarlo con una práctica variada y significativa. Por último, generar los espacios para que el niño reconstruya lo actuado. Para ello, es importante que pueda reflexionar sobre su accionar, contando cómo lo hizo, lo que sintió, qué cree que hizo bien y qué mal, entre otros aspectos. Indudablemente, utilizar la resolución de problemas como estrategia demanda una mayor atención por parte del docente, fundamentalmente a la hora de diseñar y llevar adelante la propuesta. Esto implica pensar nuestra intervención en otras perspectivas, lo que nos sugiere interrogantes: ¿Cómo plantear situaciones que sean un verdadero desafío para el alumno? ¿Cómo promover en los niños la búsqueda de respuestas? ¿Cómo graduar la dificultad motriz del problema para que se torne suficientemente significativa para el alumno? ¿Cómo estar atentos a los tiempos de respuesta que puedan necesitar los niños para resolver las situaciones planteadas? ¿Cómo diseñar la propuesta para que sea resuelta a través del movimiento, en función de que el niño realice una actividad física suficiente y adecuada?

EDUCACIÓN FÍSICA - 13

RESOLVER JUGANDO
Teniendo en cuenta lo expresado nos encontramos ante la posibilidad de utilizar un medio educativo muy importante y fundamental en nuestra área como es el Juego, y en particular el juego motor. Cabe destacar el valor que éste posee para el normal desarrollo del niño. Interpretando a Piaget vemos que en el juego se presenta, como en todo aprendizaje, un conflicto, que llevará al individuo a intentar manipular el problema, con el objeto de comprenderlo y poder asimilarlo a las estructuras que él posee, formando así nuevas estructuras. El conflicto cognitivo se presenta poniendo en evidencia los conocimientos Declarativos, Procedimentales, Afectivos y Metacognitivos. del sujeto que juega, Los contenidos del área en el Primer y Segundo Ciclo de la E.G.B., con relación al juego, están demandando del niño la valoración progresiva del trabajo con otros, el sentido de la cooperación, la aceptación de reglas, el respeto, los acuerdos en las decisiones, la creación de actividades lúdicas, el reconocimiento de roles y funciones. Esto implica una participación intensa del alumno y una atención especial por parte del docente. Cuando el niño juega, se prepara, se ejercita para las exigencias de la vida, satisface su necesidad de expresión, de actuar sobre las cosas que lo rodean, haciéndose consciente de sus posibilidades y limitaciones. El juego permite la liberación de las emociones y es la mejor forma de desarrollar las necesidades de socialización del niño. Disponerse a jugar implica, en muchas ocasiones, exponerse al reto. Las normas, pautas o reglas contextualizan la acción dándole un marco de referencia donde el que juega intenta resolver cada situación que se le presenta. Utilizar el juego o las presentaciones jugadas, como estrategias para enseñar nos ubican en el cómo enseñamos pero indudablemente esto tiene que estar en perfecta armonía con el, qué enseñamos, por lo cual no se puede perder de vista el mensaje que deseamos transmitir a través de la propuesta. Muy a menudo, decidimos incluir un juego solamente pensando en aquellos beneficios que el mismo le brindará al niño desde lo físico funcional, o desde lo coordinativo. Cuestiones puntuales, muy importantes a tener en cuenta y que nunca deben descuidarse, pero nos olvidamos de otras que son tan significativas como las mencionadas, y tienen que ver con los valores humanos, con el respeto, con las relaciones sociales, con la solidaridad, entre otros. Esto implica estar atentos al mensaje que genera nuestro hacer educativo, para no imponer un doble discurso, situación en la cual muchas veces caemos inconscientemente. Por ejemplo, hay oportunidades en las que intentamos transmitir a los niños el valor de una convivencia armónica, de la verdad, la solidaridad, el compartir. Luego, cuando el niño juega, aprende que lo más importante es ganar, haciendo y permitiendo cualquier cosa para lograrlo.

14 - EDUCACIÓN FÍSICA

Según manifiesta Terry Orlik, en su libro Juegos y deportes cooperativos, “el modelo del mercado ha llegado a ser el modelo de organización de la vida occidental, los juegos son rígidos, sobreorganizados y excesivamente orientados hacia el resultado final, los niños aprenden a gozar del fracaso del otro”. Van creciendo tan condicionados a la importancia de ganar que ya no saben jugar sólo para divertirse. ♦ Actividad sugerida para el docente: Reflexionar sobre la propuesta de juegos que habitualmente les presentamos a los alumnos. ¿Cuál es el mensaje que deseamos dar a través de la misma? ¿Qué tipos de juegos utilizamos con más frecuencia, juegos de eliminación, juegos cooperativos, otros? ¿Privilegiamos la competencia permanentemente? ¿Qué otras formas podemos idear para motivar al niño sin promocionar el ganar como lo más importante? Pensar otros interrogantes que ayuden a reflexionar sobre el tema, en función de la propia realidad de trabajo. El juego es un elemento facilitador de distintas experiencias. La posibilidad de jugar le permite al niño descubrir y valorar progresivamente el trabajo con otros, el sentido de la cooperación, la aceptación de reglas. El respeto de las mismas, le da oportunidad de tomar decisiones y establecer acuerdos, le genera espacios para crear nuevas formas de jugar a partir de las que ya conoce, asumiendo roles y funciones. Indudablemente también permite desarrollar habilidades y destrezas, favoreciendo el desarrollo de las capacidades condicionales (fuerza, resistencia, velocidad) y coordinativas (acoplamiento, diferenciación, orientación espacio temporal, reacción, etc.), por lo tanto, el juego se nos ofrece como una alternativa educativa insustituible, y además... ¡Qué bueno es aprender a jugar con nuestros niños y niñas!.

EDUCACIÓN FÍSICA - 15

EL VALOR DEL MENSAJE: JUGAR, COOPERAR Y COMPETIR
Ahora... es bueno ponernos a pensar: ¿Qué tipos de juegos serán los más significativos para los niños que se encuentran en el Primero y Segundo Ciclo de la E.G.B.? ¿Cuál es el mensaje que queremos darle al niño con la propuesta de juegos que le ofrecemos? Estos interrogantes y muchos otros, son y serán preocupación permanente del docente. Para comenzar a ocuparnos del tema, podríamos hacer algunas reflexiones; cuando hablamos del juego motor como un eje de contenidos de la Educación Física dentro del diseño Curricular en la E.G.B., podemos observar que no se simplifica en la idea de la adquisición y práctica de determinadas formas motoras, sino que la propuesta es mucho más amplia, con un compromiso en la formación integral del alumno. Es un hecho que cada día se pierde más el juego como expresión libre, como actividad para pasar el tiempo sin presiones. Esto pone en evidencia que ese juego está siendo reemplazado por el deporte, bajo un modelo del adulto, en el que la competencia aflora como lo más importante. Donde lo que trasciende es el ganar por sobre todas las cosas. La Educación Física debe rescatar el juego en todos sus planos y en todas sus posibilidades para poder recrearlas desde una didáctica que recupere distintos estilos de aprendizaje. El juego del niño en la etapa escolar, tiene características bien definidas. Podemos destacar como componentes de ese juego la cooperación y la competencia, lo que le permite convivir y manifestarse en las distintas situaciones con mayor o menor intensidad de acuerdo a la interacción que se promueva con el medio y con los otros. Como ejemplo, podríamos analizar la siguiente situación: los niños en parejas, compartiendo un aro y una pelota; les proponemos que inventen un juego donde los dos participen utilizando los elementos disponibles. Cada pareja deberá idear de qué manera jugar, cómo organizarse, cuál será el espacio de juego, de qué manera lanzar la pelota. Los niños juegan acordando y explorando distintas situaciones. Así podremos ver acciones cooperativas espontáneas, alcanzándose la pelota, contabilizándose los aciertos, sosteniéndose el aro para que el compañero intente embocar. Al mismo tiempo podremos observar situaciones de competencia: quién tiene mas aciertos, quién realiza el mejor lanzamiento... Retomando el tema del mensaje que se desea transmitir con la propuesta de juego, es fundamental el valor que el docente les dé a los componentes antes mencionados. Si las consignas se orientan siempre a indagar quién gana, quién es el mejor, valorizando en forma exagerada y diferenciada a ese niño o niña del resto del grupo, seguramente esos otros niños se sentirán relegados, no disfrutarán del juego, y posiblemente el docente pierda la oportunidad de lograr un intercambio socio afectivo adecuado, como así también la posibilidad de una vivencia motora placentera.

16 - EDUCACIÓN FÍSICA

El problema de la competencia no es algo que se reduce solamente a cómo jugamos, sino que está presente en el mismo sistema cultural y social. Revalorizar el jugar con el otro y no contra el otro, nos ubica en una mejor posición para promover la sana competencia, las actitudes solidarias, la tolerancia y el respeto, evitando ver al otro como el enemigo. En muchas ocasiones utilizamos la competencia como estrategia y dinámica, dejando en el olvido otros recursos que pueden ser altamente significativos para el niño. En muchas oportunidades el ganar no es siempre divertido, fundamentalmente para aquellos que no lo hacen muy a menudo. Ganar, puede así significar envidias, revanchas, alegrías no compartidas, frustraciones. Mabel Bellante, en su libro “Para jugar en la E.G.B.” propone un ensayo para probar estos conceptos, el mismo consiste en que los niños hagan un juego altamente competitivo y luego, cambiando ciertas reglas del mismo, lo transformen en menos competitivo, con la idea de observar los cambios que se producen en los comportamientos y sentimientos de los que juegan . A continuación, traemos a colación, un párrafo extractado del libro “Qué tal si Jugamos”, para compartir y sacar jugosas conclusiones. Tomemos un ejemplo que todos conocemos: “El juego de la silla”, (los niños comienzan a desplazarse alrededor de un círculo de sillas, se quita una silla y al compás de la música los niños bailan mientras dan vueltas alrededor, después de un rato, el maestro detiene la música y en ese momento cada uno busca sentarse en una silla, como falta una, uno de los niños sale del juego. Nuevamente, con la música, se quita otra silla y se repite la situación anterior. Y otra vez, hasta quedar un solo niño, quien será el ganador) ¿Cuál será la gracia de un Juego sin ganador?, nos preguntaremos. Veamos si a ese juego lo modificamos, por ejemplo para que ningún niño quede afuera, ya es otro juego. Como ningún niño saldrá eliminado, alguien va a tener que compartir la silla. Mientras avanza el juego, el grupo tiene que organizarse, para poder lograr, por ejemplo, que diez personas se sienten en cuatro sillas. Con este juego no hay personas eliminadas, en cambio hay un desafío para todo el grupo, si éste logra sentar tantas personas en cuatro sillas, el éxito es compartido por todos. Es importante que al final del juego debe haber una reflexión compartida por todos. ♦ Actividad sugerida para el docente: Teniendo en cuenta el ejemplo anterior, tomar un juego propuesto a los niños durante la semana, que haya tenido una orientación competitiva e individualista. Intentar pensar y proponer en acciones cómo se podría modificar en función de lo presentado anteriormente. ♦

EDUCACIÓN FÍSICA - 17

JUGAR CON EL OTRO. ACUERDOS Y DESACUERDOS
En el transcurso del Primer Ciclo de la E.G.B. el juego comienza a tomar otros matices. En la primera etapa de éste período es importante recordar que el niño comprende mejor los roles que le toca asumir, lo que se constituye en una de las primeras reglas adquiridas. ...La tarde invita a moverse, los chicos disfrutan jugando con las pelotas construidas, con papel y cinta engomada, cada uno las ha traído de su casa, han cumplido con la tarea pautada la semana anterior... Los observo en el juego libre, mientras exploran distintas formas de tirar y atrapar la pelota .... Veo que hay pelotas de diferentes tamaños, los invito a buscar un compañero para jugar. Les pido que encuentren a alguien que tenga la pelota, del mismo tamaño o de un tamaño parecido para formar la pareja. Todos comienzan la búsqueda, algunos comparan, no están muy seguros. Me preguntan para confirmar, (están terminando el 2º año de la E.G.B. pero todavía necesitan la respuesta segura).... En ésta primera etapa las propuestas de juego deberán favorecer la aparición del concepto de regla, como un acuerdo de las partes intervinientes. Es sumamente importante que los niños participen en esos acuerdos y lo hagan concientemente. Por ejemplo, permitiéndoles a los alumnos, que ante una propuesta de juego por parte del docente, puedan modificarla, proponiendo nuevas reglas o acordando modificaciones a las ya establecidas. Es el tiempo donde poco a poco el grupo va dejando de ser una suma de individualidades para pasar a conformarse en un verdadero equipo, en el cual cada uno de sus integrantes intentará coordinar acciones con los otros en función del logro final. Este interés, que comienza a manifestarse en los niños de este período escolar, debe ser aprovechado en toda su dimensión por el docente. La aparición de conductas de cooperación y solidaridad, junto a la noción de equipo, permitirá una nueva dinámica en la interacción de los grupos. ...No los hago esperar, lanzo la propuesta...”Podemos inventar un juego con el compañero donde practiquemos nuestra puntería lanzando con la mano”.... Las charlas, los acuerdos, la búsqueda interna en sus experiencias previas no se hacen esperar. Algunos tardan en resolver, otros imitan el juego inventado por algún compañero. Recorro el lugar, la mayoría me pide que los observe ( necesitan la confirmación y el reconocimiento)... Es una etapa ideal para la implementación de situaciones o desafíos grupales, ya que, mientras juegan y se divierten se aprende a ser más considerado con los demás, a ser más concientes de como sienten las otras personas. Comienzan a tener en cuenta el esfuerzo del otro y a trabajar realizando lo mejor para todos. El conocimiento sobre las acciones se realiza al lograr una autoconciencia de las mismas. A medida que el niño juega con otros va adquiriendo conocimientos de cómo desenvolverse en situación

18 - EDUCACIÓN FÍSICA

evaluando las posibles consecuencias de sus actos y de los otros, elevando el sentimiento de confianza y seguridad en sus propios recursos y valorando el de los demás. ...El juego se repite algunas veces más, las alternativas son variadas. Algunos, buscan lanzar al blanco que han elegido en el patio, la rama de un árbol, una mancha en la pared. Otros han optado por formar un espacio con su cuerpo, para que el compañero haga pasar la pelota por el lugar. Los ajustes en la acción, van permitiendo la progresiva interiorización del espacio de juego. De esta manera, la actividad planteada propone una adecuada estimulación de las capacidades coordinativas de diferenciación y transformación del movimiento. Mantengo la idea de trabajo con el otro. Aprovecho la distribución de los niños en el patio para cambiar la actividad. Les pido que se unan a otra pareja y se sienten para escuchar la propuesta. Los invito a jugar al “Cazador Cazado”... Dada la importancia de estos primeros aprendizajes socio-motores (Parlebas 1995), se hace fundamental disponer de un espacio para que el niño se exprese libremente, tanto para proponer situaciones que le interesen, como para reflexionar sobre lo actuado. Es entonces donde debemos, como docentes, propiciar esos momentos, preguntándoles por ejemplo: ¿Cómo se puede jugar un juego? ¿Cómo podría hacerse más divertido? ¿Qué elementos debería tener un juego para que lo fuera? o ¿Cómo podría hacerse de tal manera que nadie quede eliminado? Es a través de la reflexión de lo vivenciado, que el niño podrá poner en palabras lo que ha acontecido, favoreciendo los procesos de internalización, construcción y recreación. ♦ Actividad sugerida para el docente: Teniendo en cuenta lo expresado con relación a la importancia de reconstruir lo actuado pensar: ¿Cómo y en qué momentos del juego sería más oportuno iniciar diálogos de este tipo con los niños? ¿ Qué tipo de preguntas les haríamos? Para ello, ¿puedo relatar alguna experiencia que haya protagonizado al respecto? ....La idea del juego es que cada uno de los integrantes del grupo actúe como cazador, intentando “cazar” al compañero, haciendo blanco con su pelota en las piernas de cualquiera de los otros miembros del grupo; al mismo tiempo debiendo evitar ser tocado de la misma manera. Cada grupo de cuatro juega entre sí, pudiendo utilizar el espacio disponible del patio. El jugador tocado debe sentarse en el lugar, si el toque es simultáneo los jugadores se sientan a esperar que quede uno de los cuatro sin ser tocado, para luego volver a comenzar el juego”..... Todos parecen entusiasmados y ansiosos por comenzar. El desafío invita a la acción...

EDUCACIÓN FÍSICA - 19

Otra referencia importante, con relación a esta etapa, está dada en la necesidad de estimular la creatividad en el niño. Ciertamente, los juegos a implementarse deberán tener como característica ofrecer margen a la imaginación de los participantes. El docente deberá favorecer la creación e invención de nuevos juegos. Esto es posible partiendo de juegos conocidos, invitándolo a modificar sus reglas, o eliminándolas completamente, estableciendo una variante del juego o creando uno totalmente nuevo. Es importante, para ello, tener en cuenta las opiniones o sugerencias de la mayoría de los integrantes o miembros del equipo. Es así como: “El juego como actividad y en lo lúdico como actitud es donde mejor se puede apreciar, la relación creatividad, imprevisibilidad e informalidad”... “ En el juego, ámbito de la más pura informalidad educativa, el acto creador, superando los límites de la razón para alcanzar otra superior, acaba con el propio juego. Enseguida, sin embargo, habrá otro juego para poder seguir creando” (Trilla a I Bernet Creatividad, Imprevisibilidad y Educación Informal, en Creatividad y Educación Madrid 1981) Como referencia importante para el primer Ciclo debemos recordar, que en el transcurso de este período, el niño despliega una gran riqueza de conductas motrices. La mejora se manifiesta en un aumento progresivo de la precisión en los movimientos, como también la maduración de su sistema nervioso permite un mayor tratamiento de la información, lo que determinará el acceso a aprendizajes cada vez más complejos, no obstante la motricidad conserva su carácter global. ....los desplazamientos, las paradas y los cambios sucesivos de dirección, van permitiendo la progresiva apropiación del espacio. La actividad planteada propone una adecuada estimulación del sistema aeróbico, alternando actividades de moderada intensidad con espacios de recuperación por parte de los niños... Al término de un tiempo, los convoco para preguntarles qué les parece el juego, cómo lo están pasando, los escucho, observo que están entusiasmados. Rápidamente les solicito que piensen alguna sugerencia para que en el juego nadie quede eliminado cuando es tocado y pueda seguir jugando de alguna manera ... En relación a estas cuestiones será fundamental proporcionar al niño una propuesta de juegos que contemple una gran variedad de situaciones motrices, ofreciendo oportunidades para ejercitarse adecuadamente, teniendo en cuenta un criterio evolutivo, de rendimiento diferenciado e individualizado, de acuerdo a las capacidades, necesidades e intereses de los alumnos. La variabilidad en las propuestas de juego, puede ser interpretada solamente como la posibilidad de modificar algún elemento de la situación o tarea. Sin embargo variar las condiciones tiene que ver, mayormente, con la real posibilidad de que el alumno o alumna genere nuevos parámetros de respuesta. En próximos contactos, intentaremos desarrollar este tema de la importancia de la práctica variable, enfocados desde otras problemáticas y perspectivas.

20 - EDUCACIÓN FÍSICA

.....La consigna los moviliza. Muchos recurren a sus experiencias en otros momentos de juego. Algunas propuestas no se hacen esperar: “Raúl propone que el que es tocado ayude al compañero que le tocó cazar a los otros”, “Mónica propone jugar a que haya un solo cazador, el que deberá perseguir a los compañeros. Des esta manera, el que es tocado pasará a ser el cazador” ...Los escucho y los invito a que cada grupo juegue eligiendo la forma que más le agrade ...La actividad se hace intensa, la mayoría juega sin problemas, algunos discuten, otros les cuesta ponerse de acuerdo ...Miro el reloj, falta poco, pienso en terminar, espero ...los dejo un poco más... Al finalizar el tercer año, en el Primer Ciclo de la E.G.B., nos encontramos un niño que comienza a mostrarse de una manera diferente, con nuevos intereses y mayor autonomía. Es en el transcurrir del Segundo Ciclo de la E.G.B., donde podemos observar a un sujeto más equilibrado en todos sus aspectos, ya sean físicos, intelectuales, sociales o emocionales. Su inteligencia se desarrolla en la posibilidad de comprensión de fenómenos más complejos disponiendo de una mayor capacidad de análisis de causas y efectos; se encuentra en el apogeo de la etapa operatoria del pensamiento, donde comienza a interiorizarse de ciertas reglas morales, organizadoras de lo grupal. Todo esto tiene vital importancia en el plano de la motricidad, durante este período se produce una fluida relación entre el desarrollo cognitivo y el plano motor, es una relación de ida y vuelta. En esta etapa generalmente los niños se inician en forma progresiva en las actividades motrices específicas, según configuraciones social y culturalmente significadas y reconocidas. Por ejemplo, las actividades deportivas de distinta índole: Fútbol, Voleibol, etc. ....Los observo y pienso: ya están en primer año de la E.G.B. 2, parece que fue ayer cuando comenzaron, muy temerosos, en primero. Cómo han crecido, cuánta seguridad han ganado en sus movimientos.... La clase se ha tornado muy dinámica, la actividad en parejas es intensa,… Los invito a un cambio, les propongo agruparse con dos parejas más para conformar un equipo, ...el pedido no se hace esperar.... El niño en esta etapa tiene una mayor predisposición para participar en distintas actividades que requieran de agilidad, habilidad y destreza. Disfruta de los juegos grupales y se interesa por aprenderlos, asumiendo compromisos con el equipo, reflejando un sentido de la responsabilidad y de pertenencia al grupo. Como podemos observar, nos encontramos con un niño ampliamente disponible para el aprendizaje de actividades físicas, siendo una etapa óptima para la iniciación en actividades deportivas. En el Diseño Curricular notamos que la organización de los contenidos se presenta agrupándolos en ejes que responden a configuraciones significativas desde lo social y cultural. Los juegos motores y deportivos son considerados con una especial atención, por lo tanto es nuestra intención realizar algunas reflexiones al respecto (pensando en su concreción en las aulas).

EDUCACIÓN FÍSICA - 21

....Los seis integrantes de cada equipo están preparados, el entusiasmo por participar es generalizado. Los chicos se disponen a probar sus habilidades, aunque para Walter y Gastón las expectativas no son las mejores, ellos preferían estar en otro grupo. Trato de alentarlos para darles confianza y explicarles que podemos jugar con todos los compañeros ..... El juego es simple, les cuento que se llama “La Fortaleza”. Hemos marcado dos campos de juego para que los cuatro equipos puedan participar simultáneamente (la idea es aprovechar al máximo el tiempo de la clase). El sector es un cuadrado cuyo lado mide entre 8 y 10 m, en el centro hemos dibujado dos círculos concéntricos, de 3 y 5 metros de diámetro respectivamente. En cada cancha disponemos de dos balones, uno para jugar y el otro para colocarlo en el centro del círculo interior.

...Les explico que durante el juego el equipo que tenga posesión de la pelota intentará, mediante pases, colocarse en posición. De esta manera, con un lanzamiento, intentará golpear el balón que está dentro del círculo mas pequeño. Mientras tanto, el otro equipo tratará de impedirlo defendiendo la zona e intentando sacarle la pelota para transformarse en atacante...Cada equipo tendrá un arquero que se ubicará en el espacio que haya entre los dos círculos. Todo está dispuesto para comenzar.... antes de hacer una prueba para verificar si han comprendido, sugiero algunas reglas para jugar... Estando atentos al valor del deporte como medio y no como fin, el proceso de iniciación deportiva no debe entenderse sólo como el momento en que se empieza la práctica de un deporte, debe plantearse mucho más allá de un aprendizaje de reglas, técnicas y estrategias. Los juegos motores y deportivos en el ámbito educativo adquieren variadas formas, según la intencionalidad de quien los proponga. Indudablemente dentro del contexto de la escuela lo que se rescata y tiene validez es preservar el placer por jugar y su valor educativo, por las infinitas posibilidades que brinda: socialización, interpretación de consignas, roles, espontaneidad, creatividad, aprovechamiento del tiempo y del espacio, otros... Partiendo de las premisas antes mencionadas, establecemos una relación con la práctica deportiva, como un momento del juego, donde las situaciones y los que participan en ellas (los jugadores) se muestran como una realidad inseparable. En esta perspectiva no es el movimiento el que ocupa el lugar central, sino el sujeto que se mueve, que actúa, que realiza una actividad física. Así lo define P. Parlebas “Las perspectivas en la que se orienta la Educación Física sitúan al niño en el centro de la educación, interesa menos el ejercicio y más el que se ejercita. Ya no preocupa ‘modelar’ al niño, sino dotarle de una gran disponibilidad motriz que le permita adaptarse cada vez mejor”.

22 - EDUCACIÓN FÍSICA

.... Para los atacantes estará prohibido lanzar pisando el círculo externo, además no podrá dar más de tres pasos con la pelota, ni salir de los límites del terreno de juego. Estará prohibido cargar sobre el cuerpo del jugador que defiende. Cualquiera de estas faltas implica la pérdida de posesión del balón .... Los defensas tendrán prohibido cargar sobre el cuerpo del atacante, tampoco podrán entrar en el círculo donde sólo permanecerá el arquero, quién podrá atajar la pelota con cualquier parte de su cuerpo. Para recuperar la pelota los defensores deberán interceptar el pase de los atacantes.....Se marcará un tanto cada vez que se golpee la pelota que está en el círculo central.... Todo está dispuesto... Son muchas las críticas hacia el deporte en la escuela: en ocasiones se lo vincula con la competencia desmedida y por qué no discriminatoria de las distintas capacidades en juego, un modelo del deporte espectáculo, donde todo lo vale para llegar al éxito. El modelo desacreditado del adulto se refleja, en muchas ocasiones, en la propuesta al niño. Por lo tanto, se hace necesario reflexionar sobre estas cuestiones, muchas veces vemos teñidas nuestras prácticas de esos modelos establecidos desde el afuera que no tiene nada que ver con nuestra verdadera propuesta en la escuela. … Les pregunto si han comprendido, la mayoría cree que sí. Observo a Diego y a Germán, los noto con dudas, pero las ganas de jugar superan todos los temores... Los equipos ya están distribuidos.... Ellos deberán autodirigirse, en cada cancha, yo ejerceré una supervisión sobre las dos canchas. ....Han comenzado a jugar. Las primeras dudas no se hacen esperar, atiendo los reclamos, les sugiero que ante cualquier dificultad intenten acordar una salida al problema antes de llamarme para intervenir.... El juego se torna más dinámico, hay un mayor entendimiento grupal, corriendo, pasando la pelota, cambiando de lugar, se van apropiando del espacio de juego... Después de un tiempo, detengo el juego y los invito a que cada equipo se junte para que en dos minutos acuerden y organicen alguna estrategia para el juego... El tiempo es empleado para hablar acerca de las dificultades que se les han presentado. Algunos grupos parecen estar muy atentos a la consigna, otros simplemente discuten, sin escucharse unos a otros. Intervengo y trato de mediar y orientarlos en el problema. No es fácil ponerse de acuerdo, como todo aprendizaje llevará su tiempo.... La señal para jugar.... Los observo, algunos han logrado una mejor ubicación en el espacio, todos tienen una buena participación. Sin embargo, a Néstor le cuesta entrar en el juego... Después de unos minutos vuelvo a intervenir... “El deporte no es bueno ni malo; es el contexto el que determina su carácter. Puede desarrollar tanto el espíritu de equipo, como engendrar el espíritu individualista, puede educar el respeto a las normas, como el sentido de la trampa. Es necesario determinar las condiciones pedagógicas, que permitan convertir el deporte en una actividad educativa autentica.” (D. Blazquez Sanchez) Si analizamos nuestro Diseño Curricular Jurisdiccional para el 2º ciclo de la E.G.B., podremos observar que, a través de los juegos motores y deportivos, se promueven, además de la adquisición de diferentes tipos de destrezas motoras, actitudes de colaboración y solidaridad, de aceptación a las reglas, actitudes de tolerancia y respeto hacia los demás, de compromiso y responsabilidad en el

EDUCACIÓN FÍSICA - 23

desempeño grupal. La posibilidad de organizar y crear espacios lúdicos para disfrutar participando con otros, estableciendo acuerdos, reflexionando sobre lo actuado y compartiendo proyectos comunes. ...Los invito pensar de qué forma podríamos jugar para que cada integrante del equipo entre más en contacto con la pelota .... Algunos proponen que todos los integrantes del equipo deben recibir y pasar la pelota antes de poder lanzar al blanco para hacer el tanto... Acordamos que no se podrá sumar puntos si la pelota no ha sido tocada por todo el equipo... Continuamos jugando, la nueva regla exige mayor movilidad y atención de cada participante, me mantengo atento a cualquier problema. El vértigo del juego algunas veces ocasiona algunos desajustes en las relaciones, toda situación debe ser aprovechada para el aprendizaje y la reflexión ...

Hacer realidad en el deporte el principio de jugar con el otro y no contra el otro, parece una cuestión difícil, hasta se podría hablar de una paradoja, pero si nos ponemos a pensar detenidamente, podremos observar que el “contra otro”, se puede transformar en el “con el otro” siempre y cuando se comprenda y se vivencie esa situación como la necesidad de que ese otro está para ”hacer juntos”.

...Buscando una mayor dinámica y participación en el juego, les propongo introducir una variante que cree un nuevo desafío. Los invito a jugar agregando una pelota más, transformando a los equipos en atacantes y defensores al mismo tiempo. Cada grupo tendrá posesión de una pelota para jugar... El desafío no se hace esperar, el juego se hace intenso, la novedad iguala las posibilidades para sumar puntos, hay una mayor participación. Los arqueros no tienen respiro, la pelota interceptada obliga a un equipo a jugar en determinado momento con dos balones. Cuando un equipo convierte un tanto, el juego se detiene, tomando posesión de la pelota el equipo que sufrió el punto.... El entusiasmo, el griterío, las risas, llenan el espacio del patio....Los chicos están jugando y eso es bueno, sano, educativo... Es un hecho indudable que la las prácticas deportivas constituyen, entre otros aspectos, una característica esencial de la cultura de nuestros tiempos. Todos sabemos que los niños no están al margen de distintos tipos de vivencias que les dan oportunidad de experimentar (actividades fuera de la escuela, en el club, escuelas de iniciación deportiva) o de observar (televisión, espectáculos deportivos, etc. ) distintas situaciones referidas al deporte. Éstas les muestran el remarcado carácter competitivo del mismo, exaltado permanentemente en el ganar a toda costa, en el éxito en función del fracaso del otro y en la presión de un triunfalismo constante. Seguramente este mensaje del afuera no puede tener cabida dentro de la propuesta escolar; todo lo contrario, la oferta deberá ser superadora, deberá generar en el niño una nueva mirada, una mirada critica, donde se valore más el participar que el ganar y el cooperar que el competir.

24 - EDUCACIÓN FÍSICA

OPORTUNIDADES PARA TODOS
Nos aproximamos a la problemática de los niños con necesidades educativas especiales, la idea de una escuela para todos se hace realidad en el discurso, pero es poco probable, muchas veces, en la práctica cotidiana. Es en ésta cuando la problemática de la diversidad se hace concreta, es en la interacción docente alumno, durante el proceso de enseñanza aprendizaje, donde toman fuerza aspectos como: la heterogeneidad que existe entre los integrantes que conforman los grupos escolares y sus posibilidades individuales. La idea de una educación integradora, que aspira a asumir la diversidad en la clase debe estar pensada desde la experiencia que surge en el hacer cotidiano. El problema debe encararse desde una práctica reflexiva, que permita descubrir y tener en cuenta las demandas e intereses del alumno, que pueda sostenerse con una propuesta adecuada y con estrategias pensadas en función de las posibilidades de ese alumno, innovando y rompiendo con viejos paradigmas. Manteniendo a su vez lo valioso que nos puedan dejar experiencias pedagógicas exitosas o enriquecedoras. Una mirada hacia la diversidad también tiene que ver con eso de poder comprender el mundo del otro, se trata de reconocer su presencia y su posibilidad de interactuar. El desafío comienza con la necesidad de entender y atender la dimensión individual, revalorizando la categoría del otro, respondiendo al sentido de inclusión y no a los manifiestos de la exclusión. Sostener los postulados de una Educación Física para todos, implica ser partícipes de un sistema educativo integrado e integrador, asumiendo compromisos y teniendo un protagonismo que permita ofrecer un contexto de igualdad en las oportunidades. Alumnos con necesidades educativas especiales, es el término que caracteriza en la actualidad a todo alumno que se encuentre en una situación educativa “difícil“. En este punto podríamos citar la definición de Marchesi: “Un alumno tiene una N.E.E. cuando presenta algún problema de aprendizaje a lo largo de su escolarización que demanda un atención más específica y mayores recursos educativos de los necesarios para compañeros de su edad”. También podríamos mencionar a Brenan (1988): “Hay una N.E.E. cuando una deficiencia física, sensorial, intelectual, emocional, social, o cualquier combinación de estas, afecta el aprendizaje hasta tal punto que son necesarios algunos o todos los accesos especiales al currículo, al currículo especial o modificado, o a unas condiciones de aprendizaje especialmente adaptadas para que el alumno sea educado adecuada y eficazmente. La necesidad puede presentarse en cualquier punto en un continuo que va desde lo leve hasta lo agudo, puede ser permanente o una fase temporal en el desarrollo del alumno.” ♦ Actividad sugerida para el docente: leer “ La Educación Especial en la Provincia de Santa Fe” documento del Ministerio de Educación, año 1998.

EDUCACIÓN FÍSICA - 25

Reflexionar las siguientes cuestiones. ¿Cuáles son nuestras creencias previas en relación al tema de la educación de personas con algún tipo de N.E.E.? ¿Qué entendemos por integración educativa?

De lo expuesto se deduce que las N.E.E. aluden a una situación del alumno, pero también y sobre todo a “una respuesta especial” que debe o debería dar la Educación, en nuestro caso la Educación Física, en función de compensar dicha situación. Este compromiso debe ser asumido no sólo por el docente sino por toda la Institución, proyectar procesos de integración en el aula significa repensar una práctica en la cual se tengan en cuenta todos los medios para la integración, No sólo lo específico del hacer docente, sino también las decisiones Institucionales y del sistema en su conjunto. Este tema será motivo de tratamiento en próximas cartillas. ♦ Actividad sugerida para el docente: recomendamos leer la Cartilla del área Educación Física para la Educación Especial y anotar o construir un mapa semántico que dé sentido a la propuesta de integrar a niños con N.E.E.. Ahora sí, para finalizar este primer contacto, queremos resaltar el componente actitudinal del docente, como generador de la verdadera transformación, porque, en definitiva, es la actitud sostenida lo que moviliza todo accionar. Es pertinente citar a Vayer (1978): “La actitud educativa no consiste en transmitir un saber o una conducta, sino en imaginar una situación psicosocial, que incite al alumno a descubrirla por sí mismo y a integrarla en una verdadera obra original.”

26 - EDUCACIÓN FÍSICA

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

AISENSTEIN, ÁNGELA, (1994) El modelo didáctico en la Educación Física - “Entre la Escuela y la Formación Docente” Edt. Miño y Dávila Buenos Aires. BLAZQUEZ SANCHEZ DOMINGO (1993) Iniciación a los deportes de equipos. Ediciones Martinez Roca BELLANTE MABEL (1998) Para Jugar en la E.G.B. Edit. E I- Bs. As. CARRETERO MARIO (1996) Constructivismo y Educación. Edt. Aique Bs. As. CHINCHILLA M. Y BALLESTEROS A. (1999) Educación Física en la E.G.B. Edit. LESA España FINGERMANN GREGORIO(1970) El Juego y sus Proyecciones Sociales. Edit. El Ateneo Bs. As. GOMEZ, JORGE (1986) La Educación Física en la educación primaria. Edt. Stadium, Bs. As. GOMEZ, RAUL. Propuesta Contenidos Básicos Comunes. Ministerio de Educación de la Nación GUIRALDES MARIANO (1994) Didáctica de una cultura de lo corporal. Edt. El autor – Bs. As. INCARBONE OSCAR (1997) Juego y Movimiento de 6 a 14 años. Edit Novelibro – Bs. As. LE BOULCH, JEAN ( 1978) Hacia una ciencia del movimiento humano. Edit. Paidós Bs. As. LE BOULCH, JEAN ( 1983)Desarrollo psicomotor desde el nacimiento hasta los 12 años. . Edit. Paidós Bs. As. LOPEZ QUINTAS; ALFONSO (1996). Como lograr una formación integral. Edt. San Pablo Madrid. LOPEZ MELERO- (1996) Educación Física en niños con Necesidades Educativas Especiales ”La Educación Física y las personas con Necesidades Educativas Especificas” Cap. 1. Edit. Universidad de Huelva Publicaciones. España,. MARCHESI, COLL Y PALACIOS –( 1992) Desarrollo Psicológico y Educación. Tomo I. Edit. Alianza. España. MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA PROVINCIA DEL SANTA FE .(1997) Diseño Curricular Jurisdiccional, Provincia de Santa Fe para el nivel Inicial. MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA PROVINCIA DEL SANTA FE. . (1997) Orientaciones Pedagógicas para el Nivel Inicial. PORTEIN ANA M. ( 1999) Revista libro- 0 a 5 La Educación en los Primeros años. – Art. “Un lugar para la Educación Física en la formación y en la práctica docente” Edit. Novedades Educativas. RUIZ PÉREZ LUIS MIGUEL (1996) Competencia Motriz. Edit. Gymnos España. RUIZ PEREZ, LUIS MIGUEL, ( 1996) Desarrollo Motor y Actividades Físicas. Edit. Gymnos España. SANCHEZ BAÑUELO, Fernando (1992) Bases para una didáctica de la educación física y el deportes. Edit. Gymnos Madrid. MELEROS L. (1996) Educación Física en Niños con Necesidades Educativas Especiales. Capitulo. 1 Edit. Unv. De Huelva. España. TRIGO AZA, EUGENIA ( 1992) Juegos Motores y Creatividad Edit. Paidotribo 2º Edición Consultas Revista digital //www.efdeportes.com . Lecturas Educación Física y Deporte

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 1

ENCUADRE TEÓRICO PARA LOS NIVELES DE CONDUCCIÓN
DIALOGANDO CON LOS EQUIPOS DIRECTIVOS

“El hilo que la mano de Ariadna dejó en la mano de Teseo (en la otra estaba la espada) para que éste se ahondara en el laberinto y descubriera el centro, el hombre con cabeza de toro o, como quiere Dante, el toro con cabeza de hombre, y le diera muerte y pudiera, ya ejecutada la proeza, destejer las redes de piedra y volver a ella, a su amor. Las cosas ocurrieron así. Teseo no podía saber que del otro lado del laberinto estaba el otro laberinto, el del tiempo, y que en algún lugar prefijado estaba Medea. El hilo se ha perdido; el laberinto se ha perdido también. Ahora ni siquiera sabemos si nos rodea un laberinto, un secreto cosmos, o un caos azaroso. Nuestro hermoso deber es imaginar que hay un laberinto y un hilo. Nunca daremos con el hilo; acaso lo encontramos y lo perdemos en un acto de fe, en una cadencia, en el sueño, en las palabras que se llaman Filosofía o en la mera y sencilla felicidad.Cnossos, 1984.” (Borges, Jorge Luis;
“Obras completas”; tomo III: ‘Los conjurados’; p. 477)

“El hilo se ha perdido; el laberinto se ha perdido también...”, expresan bellamente las palabras de Borges. ¿Es que habremos nosotros perdido (u olvidado), al igual que Teseo su hilo, los principios axiológicos que nos guían en el laberinto de la vida? ¿Podemos afirmar que nuestra sociedad se encuentra actualmente padeciendo una “crisis” o “ausencia” de valores? Y en este contexto: ¿qué responsabilidad le cabe a la institución educativa? Como varios autores coincidirán en afirmar (y muchos de nosotros acordaremos con ello): “(...) las crisis políticas y económicas que sacuden al mundo en la actualidad son, en última instancia, crisis éticas.” (Lentijo y otros, 1995, 158) Por ello, en primera instancia, es fundamental situarnos en el contexto espacio-temporal desde el cual vamos a plantear esta capacitación. Éste se enmarca en algunas paradojas epocales: en primer lugar, en un ámbito económico de globalización por un lado, y de regionalismos locales socioculturales por otro. Un carácter esencial a tener en cuenta, es no sólo la escisión muy marcada del ámbito público y privado, sino de todas las esferas de la sociedad: religiosa, política, jurídica, cultural, económica, educativa. Y es precisamente en este marco en el que el individuo, el ciudadano, debe formular, desarrollar y hacer posible su proyecto personal de vida. Sumémosle además a esta complejidad los innumerables cambios acaecidos en los últimos tiempos, producto del vertiginoso desarrollo de la ciencia y de la técnica, del auge de las

2 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

telecomunicaciones y la explosión de la informática, que permitieron la transformación abismal de este planeta. Al ser “ciudadanos del mundo”, entonces, compartimos la realidad anteriormente descrita; pero al ser latinoamericanos y argentinos continuamos inmersos, por nuestra historia y cultura, dentro de una sociedad piramidal o estratificada. Como expresión de todo lo anteriormente mencionado, la sociedad padece una serie de transformaciones y “metamorfosis” esenciales. Éstas tienen que ver no sólo con lo económico, político y social, sino también con la escala de valores, el sentido y la contención humanas, totalmente diferentes si las comparamos con la etapa histórico–moderna anterior. En consecuencia, nos preguntamos qué responsabilidad y tarea le cabe a la escuela en el marco de este contexto. Somos conscientes de las limitaciones de las instituciones educativas en la actualidad. No se puede hacer un mundo mejor y más justo en la escuela; o al menos únicamente desde la escuela. Eso sólo podrá hacerse a partir de la acción político–social, que impacte en transformaciones integrales de la realidad. La escuela, sin embargo, puede educar para facilitar la acción social encaminada a mejorar el mundo... o puede intentar —por acción u omisión— mantenerse ajena, indolente, negligente, indiferente. Cuando nos preguntamos por la función de la escuela en este tiempo... ¿a qué aludimos? ¿Entra en el abanico de repuestas posibles, esta opción que anula la neutralidad, la asepsia, el no–compromiso? Precisamente, en medio de esta situación de cambio e incertidumbre social, la posición de la escuela es crítica y fundamental como formadora de personas y ciudadanos, puesto que le impele armonizar y equilibrar ámbitos y situaciones disímiles, no sólo de diversidad económica, sino también socio-cultural, ideológica y de creencias, pero con una oferta que, cualitativamente, garantice las mismas oportunidades de formación a todos los individuos de la comunidad, con la finalidad de prepararlos para una mejor inserción en su comunidad, construyendo así la sociedad que todos queremos. La función de la escuela, en esta época y proceso, es medular, puesto que es la encargada no sólo de la transmisión de conocimientos, sino también la principal generadora del espacio de reflexión, constitución de conciencia y de capacidad crítica del hombre. No es el único ámbito de formación de la persona, pero sí un ámbito fundamental; y le cabe por ello una responsabilidad ineludible como generadora de cambios culturales y sociales. Como expresan Lentijo y otros (1995, 158), la educación tiene como finalidad tanto la perfección del individuo como el bienestar de la comunidad nacional e internacional: “(...) Se educa para el bien del educando, que es el propio sujeto de la educación; se educa para la familia, de la cual es miembro; se educa para el país a que pertenece y se educa también

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 3

para la comunidad internacional, porque, ahora más que nunca, las naciones todas constituyen una sola sociedad humana.” Bien sabemos que la identidad y función de toda escuela se inscribe en el marco de su proyecto educativo, el cual supone definir una serie de rasgos característicos, formular los objetivos a lograr y establecer una estructura organizativo–funcional orientada a posibilitar su logro; todo ello, como resultado del análisis concreto de la realidad en que se halla inmersa. Esto requiere, inevitablemente, la asunción y reconocimiento de una serie de valores que darán cuerpo a la formulación de dicho proyecto, e impulsarán las posibilidades concretas de su implementación. Supone responder a una serie de interrogantes que darán sentido a toda nuestra labor educativa: ¿qué persona queremos formar? ¿qué escuela, como ciudadanos, queremos? ¿cuál es la tarea que nos corresponde a todos los enseñantes en la construcción de esa escuela? En definitiva, reflexionar sobre el papel y las posibilidades de la educación y de nuestra institución en particular, en el proceso de socialización. Ahora bien, aunque habrá tantos proyectos educativos como diversidad de escuelas, y no podemos por ello especificar cuáles valores seleccionar o por qué vías alcanzarlos, sí tenemos la seguridad de que una explicitación de los mismos que coherentemente se vea reflejada en la cotidianeidad de la práctica institucional, constituye una de las condiciones fundamentales para promoverlos. La coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, entre el currículum explícito y el oculto, suele incrementar la presencia de los valores y normas perseguidos en la escuela en cuestión. Dentro de este marco y contexto social y educativo, la Formación Ética y Ciudadana constituye un hito fundamental. Es así porque (y a ésto lo detallaremos con más detenimiento en las páginas de la primera y segunda parte de esta cartilla), no sólo funciona como otro contenido disciplinar más, sino que viene a instalarse como un nuevo espacio de reflexión, conciencia y crítica de la persona, de sus valores y de las normas sociales y comunitarias en todo aspecto y sentido. Las cuestiones éticas y cívicas, y más aún si consideramos el marco establecido en las líneas precedentes, son de urgencia y capital tratamiento, estudio y reflexión. Nos parece necesario recordar ahora las decisiones que la Provincia de Santa Fe ha adoptado con respecto al Área de Formación Ética y Ciudadana, en la medida en que serán ampliamente tenidas en cuenta para el desarrollo de esta capacitación: 1. “Dado que sus contenidos constituyen, desde nuestros fundamentos filosóficos y pedagógicos, el eje nuclear que atraviesa, integra, otorga dirección, sentido y coherencia al Proyecto Educativo, consideramos que esta área debe ser incluida desde el Nivel Inicial hasta el Polimodal. 2. Por la complejidad y especificidad de sus contenidos conceptuales, proponemos que su tratamiento en el Nivel Inicial se asuma desde la formación de actitudes éticamente valiosas para la vida personal y sociocomunitaria.

4 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

3. A partir del primer ciclo de la EGB, el área incluirá los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales referidos a los tres grandes ejes de Persona, Valores, Normas. Éstos serán presentados en forma secuenciada con la propuesta curricular de cada ciclo. 4. Esta área, como eje nuclear, se inserta en todas las demás disciplinas, impregna los contenidos transversales (...), define el proyecto institucional y responsabiliza a todos los integrantes de la vida escolar.”* De este modo, cuestiones relativas al carácter de contenido transversal de las temáticas propias de la Formación Ética y Ciudadana; de su inclusión en los Diseños Curriculares desde el Nivel Inicial hasta el Polimodal; de los bloques de Persona, Valores y Normas como ejes estructurantes de los contenidos; son algunas de las nociones sobre las que hemos puesto especial énfasis a lo largo de la Cartilla. Esta capacitación, destinada especialmente a los docentes, sólo será posible y tendrá pleno sentido en la medida en que logre inscribirse en el proyecto educativo de la institución como un compromiso de todos sus actores. Por ello el aval del Equipo Directivo es esencial, como agente generador de espacios de reflexión que permitan debatir y re–explicitar los valores y códigos de convivencia en los cuales se fundamenta el quehacer institucional. Es un plan y proyecto a largo plazo, con miras profundas y exigentes, puesto que están incluidos aquí la acción y la conducta humana en relación a sí misma y a los demás; y el propio destino individual y colectivo del hombre. Al Equipo Directivo, como cabeza y responsable de las instituciones educativas, le compete una serie de tareas esenciales. Será el encargado de orientar y de coordinar el proyecto educativo, y la dinámica de la escuela; tomando conciencia de la realidad socio–cultural del contexto de inserción inmediato de la propia institución y de las otras instituciones, de la realidad regional y provincial que las incluye, de las perspectivas nacionales, tanto como de la situación de los individuos que la componen. Y ésto es así, puesto que como orientador del proceso, será el encargado de apoyar, contener, avalar, posibilitar y guiar el desenvolvimiento de este proyecto institucional de capacitación educativa. Desde cualquier punto de vista es fundamental su presencia y participación, ya que esta capacitación lo involucra no sólo como capacitando, sino como sujeto de garantía de las mejores condiciones para la realización de la misma, en la medida en que representa la conducción de la institución en su totalidad. Este proyecto es impensable e irrealizable sin su colaboración y sostén...

*

Diseño Curricular Jurisdiccional — Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe — PRISE/PRODyMES — 1998.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 5

Pensar el rol de conducción de la institución conlleva necesariamente criterios éticos... ¿Podría Usted jerarquizar las cuestiones que inmediatamente se plantea al definir su papel en la escuela? Como parte del Equipo Directivo y más aún en esta perspectiva de capacitador: ¿qué exigencias implica asumir este compromiso dentro de su escuela, en la convicción de que la capacitación —directamente dirigida a los docentes— tiene como horizonte la transformación de la realidad que la contiene? Finalmente, los invitamos a continuar con nosotros hasta el final de esta cartilla, en la creencia de que las cuestiones a abordar nos atraviesan a todos, en tanto que, al igual que Teseo, probablemente debamos salir a re-encontrar el hilo que hemos perdido, la guía que nos permitirá salir del laberinto y recuperar nuestra libertad.

6 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

BIBLIOGRAFÍA

FASCE, Jorge y ROJO, Mónica (directores) (1993). Directores y direcciones... de escuela. Buenos Aires: Miño y Dávila editores. HORTAL, Augusto (2000). “Docencia”. En 10 Palabras clave en ética de las profesiones, Adela Cortina y Jesús Conill (directores). España: Verbo Divino. ISAACS, David. (1987). Teoría y Práctica de la Dirección de los Centros Educativos. Pamplona: Ediciones Universidad de Navarra. LENTIJO, Perpetuo; CANCELA, Cristina y MARTINÉ, Eduardo (1995). Conducción escolar y transformación educativa. Buenos Aires: AIQUE. NICASTRO, Sandra (1999). “Dirección y liderazgo”. En Revista Novedades Educativas, Nro. 102, 44-45. NICASTRO, Sandra (1999). “Los roles de la dirección escolar”. En Revista Novedades Educativas, Nro. 103, 28-29. RUIZ, Daniel (1985). Ética y Deontología Docente. Buenos Aires: Braga.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 7

PARA DOCENTES
LA INTENCIÓN QUE NOS ANIMA
La propuesta que aquí les presentamos, al tiempo que plantea algunas orientaciones para el trabajo en el área de Formación Ética y Ciudadana, deja abierto el campo para el planeamiento y elaboración que cada docente deberá hacer en el aula y en su escuela. Esta apertura es muy necesaria en esta área donde sólo el debate permitirá, sin pretender certezas, compartir con entusiasmo el desafío de abordar con sentido crítico los nudos conceptuales y metodológicos que se constituyan en orientadores para innovadoras definiciones didácticas. Y es en el orden de la definición didáctica que se nos presenta claramente un dilema inherente a la naturaleza misma de la enseñanza ética y ciudadana: por un lado sugerimos orientaciones que no deseamos sean tomadas como imperativas. Y por otro, invitamos a la construcción de principios autónomos y autorregulados que tengan significado para cada contexto institucional. Éste es un punto clave a la hora de los enmarques didácticos y guarda estrecha relación con lo propio del campo del saber que nos ocupa, puesto que su fin último se sitúa en la autonomía individual e institucional, que también para construirse necesita de mediaciones de heteronomía, en cuanto que nadie construye solo sus aprendizajes: la autonomía y la heteronomía son dos perspectivas que se conjugan. La heteronomía, desde la aspiración de autonomía, abre a la participación y al diálogo —que no genera ni dependencia, ni prescripción, ni dogmatismo— integrando y comprendiendo la perspectiva "del otro" y de "lo otro"; simultáneamente, la autonomía se fortalece desde el compromiso de refrendar el debate con las propias convicciones. Nosotros compartimos las preocupaciones que muchos docentes tienen respecto de su práctica en este campo de la enseñanza, porque sabemos que esta preocupación se incrementa aún más en el marco de las crisis sociales de la actualidad. Ellas ponen a la escuela en la tensión de ser demandada a dar respuestas a las grandes incertidumbres provocadas por la caída de los ideales, el desencanto, las desigualdades, las rupturas y conflictos de instituciones sociales tradicionales, las múltiples pobrezas, la celeridad de los cambios... Pero también somos conscientes de que los docentes —ante las innumerables problemáticas actuales— asumen distintas actitudes: algunos se resisten a abordarlas desde reflexiones que perciben como demasiado "abstractas", mientras otros avanzan en indagaciones teóricas buscando caminos para dar respuestas en las situaciones concretas del aula. Estas diferentes actitudes nos interpelan en un doble compromiso: ser consecuentes con la avidez de los que están más preocupados, aportando serenidad a sus búsquedas, entusiasmar a los más escépticos con desarrollos que permitan conectar la reflexión con

8 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

sus vivencias cotidianas, concretas. Por todo ello, queremos reafirmar nuevamente la intención que nos anima y que no es otra que la de aportar perspectivas teórico-prácticas y metodológicas que contribuyan a la comprensión del problema moral y ciudadano, sin reemplazar el protagonismo del docente en el diseño y desarrollo del curriculum institucional. Es ésta una invitación a reflexionar, todos juntos, sobre estas cuestiones que vertebran la totalidad de los saberes escolares y gestos institucionales. La pluralidad de opiniones es evidente e inevitable, pero también lo es la urgencia de arbitrar consensos y darles una cierta validez.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 9

PRIMERA PARTE

LA CAPACITACIÓN EN EL ÁREA DE FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

“Nuestro estudio no tiene como los otros, un fin especulativo: si hemos emprendido esta investigación, no es para llegar a saber qué es la virtud —en tal caso, nuestro estudio sería inútil—, sino para llegar a ser bueno”. Aristóteles

En esta primera entrega de la capacitación vemos la conveniencia de comenzar por el abordaje de una serie de cuestiones preliminares, referidas a las características particulares del área y su inclusión en la escuela. Un importante punto a destacar es que el área Formación Ética y Ciudadana, incorporada con esa denominación recientemente, invita a explorar las nuevas perspectivas que reemplacen los criterios que en otras épocas estructuraron su orientación. Y es precisamente porque deseamos superar las connotaciones históricas que evoca, que los convocamos a interrogarnos acerca de las cuestiones que hoy deben atravesarla. Por esta exigencia de reformulación profunda, entendemos que esta primera cartilla tiene que contener los alcances de todos los niveles y modalidades del sistema educativo en una misma entrega. Y en esta amplitud de alcance, también se integra el Nivel Inicial, que por decisión del Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe, incorporó el área de Formación Ética y Ciudadana en su Diseño Curricular. Esta decisión se sustenta en fundamentos antropológico-psicológicos que interpretan la pertinencia y la necesidad de enseñar nociones de persona, de virtudes morales, de derechos humanos, de normas justas de convivencia y de ciudadanía democrática, en esta etapa evolutiva del niño. Acordemos entonces que la importancia de este contenido específico y transversal a la vez, está sustantivamente legitimado desde las determinaciones políticas de la Jurisdicción. Queda ahora por construir el sentido con que se legitimará su desarrollo en cada nivel y contexto de enseñanza, atento a que, como afirma Victoria Camps (1990), todo acto educativo entraña una dimensión moral ineludible. Las circunstancias socioculturales imperantes en la actualidad, se encuentran cristalizadas en una serie de representaciones que, en mayor o menor medida, todos compartimos, tales como: la "crisis de la modernidad", la "crisis político y social", o la denominada por algunos "crisis de valores". También hay quienes afirman que vivimos en una sociedad sin valores; otros consideran que han aparecido nuevos valores asociados al paradigma socioeconómico y cultural del capitalismo de fin de siglo; y están aquellos que alegan que el problema está en la existencia de multivariedad de valores, lo que produce confusión y desorientación en la actuación y valoración de los seres humanos. Todos estos posicionamientos, traen aparejados una sobredimensionada demanda de respuestas a la institución a la que tradicionalmente se le asignó la función formadora: la escuela. Y es a ella a quien se le reclaman definiciones, en torno a la educación en valores y normas para la convivencia.

10 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

No obstante, estamos seguros de que alentar una propuesta educativa que sustente el anhelo de dar respuestas, no implica creer que ellas deban provenir excluyentemente de la escuela. En realidad, esta aspiración debe incluirse en un esfuerzo social más amplio en donde la escuela desempeñaría un papel protagónico, si su hacer se constituyera en multiplicador y posibilitador de esa decisión mayor; lo que por otra parte, la integraría más significativamente al contexto. Pero constituirse en multiplicadora y posibilitadora, es un reto que exige clarificaciones en orden a definir desde dónde y cómo formar seres pensantes, reflexivos y comprometidos. Exige además, abocarnos al análisis de temas como la felicidad, la libertad, la convivencia pacífica, el mejor modo posible de "vida buena", de "vida justa", la relación con los otros, el sentido de la vida, y la importancia de desarrollar esa capacidad tan humana, central, y que nos constituye en personas: Amar.

LA FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA: CUESTIONES PRELIMINARES Y GENERALES
La escuela siempre educó en valores y normas, porque es imposible educar sin hacerlo. En relación con ésto sería importante que en cada institución nos planteáramos: ¿Cómo educamos en valores hasta ahora? ¿Lo hicimos con procedimientos expresamente planificados, previstos, o por lo general fueron experiencias fortuitas, ocasionales? Detengámonos un instante y reflexionemos: ¿Es necesaria una educación en valores? ¿Es posible llevarla a cabo? ¿Qué responsabilidad le cabe en ello a la escuela? ... Porque valores y normas no se enseñan y aprenden de igual modo que los contenidos conceptuales y las habilidades. Y es esta razón la que plantea la necesidad ineludible de abordar su dimensión conceptual, a la par que, al considerarlos como contenidos susceptibles de enseñar y aprender, constituyen un lugar, un ámbito preciso de construcción del conocimiento que pone en el centro del protagonismo a docentes y alumnos. La escuela tiene como finalidad la formación y educación integral de los alumnos armonizando todos los aspectos humanos: intelectuales, estéticos, físicos, psíquicos, afectivos y éticos, así como lo que hace a la acción u obrar moral del hombre, a partir del "aquí" y del "ahora" de cada sujeto. De este modo, dos serán los ejes fundamentales que actuarán como hilos conductores de sentido y organizadores de esta capacitación.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 11

El primero de ellos, la acción del hombre; su obrar y su conciencia moral reflexiva, núcleo articulador y mediador entre todos los aspectos que constituyen al ser humano en su plenitud personal. El segundo eje estructurante, radica en considerar que todo ser humano es persona; más allá de que —como tal— se siga consolidando a lo largo de toda la vida y por la mediación de un proceso educativo permanente. Cada uno al ir encontrándose, paulatinamente, a sí mismo, podrá verdaderamente ser libre, ser dueño de sí y de sus actos y de esta forma, elegir ser quien es. La Formación Ética y Ciudadana tiene una particular e integradora manera de enlazar todos los componentes de la persona. En ella, no sólo se plantean contenidos a aprender, sino que se procura una formación de personas, de conciencias, de sentidos, en unidad y en diálogo, a través del intercambio con los pares y los docentes en el aula, en la vida institucional y en la comunidad educativa en su totalidad. En los primeros años de la infancia, el ser humano no cuenta con la madurez cognitiva necesaria que le permita enunciar o describir con claridad cuáles son los derechos y deberes que tiene que defender y respetar. Progresivamente, en comunidad con los otros —su familia, la escuela— y mediante el ejercicio de la reflexión sobre lo que va viviendo cotidianamente en su vida en general, podrá ir creciendo en su condición de "ser persona". Por otra parte, es importante destacar que los supuestos conceptuales que atenderemos en cuanto a problemáticas ético-políticas concretas, serán dos: La “Apropiación de sí mismo”, el “Yo”, el “Interior”: promover el cuidado y la atención de uno mismo haciéndose cargo de la propia existencia, de la forma de conducirse en la vida. Este supuesto conceptual hace hincapié en la situación de dominio, orientación, control y gobierno de la propia persona; una de las tareas más complejas y ‘difíciles’ ya que significa, muchas veces, luchar consigo mismo en el desafío de elegir las acciones que nos acercan al Bien, logrando de este modo ese crecimiento integral al que aludíamos antes. Desde una mirada al interior de cada uno, nos abrimos a una nueva significación de lo exterior, alcanzando una visión superior de sí y de todo lo existente. Sin embargo, el “yo” no puede instituirse sin un “tú” que obre de referente, de contención, de apoyo, de “co-realizador” de la personalidad, de la moralidad, y de la socialización. El “yo” y el “nosotros” no pueden darse sin ese previo encuentro con un “tú” que entre en la dialéctica del desarrollo y crecimiento del individuo. La "Convivencia Pacífica": no refiere a una cuestión estrictamente ética, sino que alude a la cuestión político-social de las instituciones, puesto que, como venimos viendo, el hombre por ser social es un ser moral. Esto nos lleva a la necesidad de contar con normas y códigos éticos y jurídicos; con éticas del consenso y éticas mínimas; reflexiones político-sociales sobre la tolerancia; cuestiones referentes a los modos posibles de convivencia entre culturas

12 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

heterogéneas; la primacía de un criterio de vida buena o de vida justa para la fundamentación y la organización política; y discusiones sobre el tipo de ciudadano que se quiere educar, entre otras cosas. Nos centraremos aquí en las normas institucionales, en la medida en que fundan la posibilidad de una convivencia pacífica. En síntesis, se tendría que insistir, por un lado, en la formación del “retorno a sí mismo”; y, por el otro, en la manera de dialogar y consensuar códigos y una “ética de mínimos” para la convivencia "armónica" en la institución y en la sociedad. Esta formación para la “Paz Interior” y para la “Paz de la Comunidad”, será la propuesta que nos abocará en este trabajo conjunto. Por ello es que insistimos en la articulación y en la importancia de la “formación” conjunta de ética y ciudadanía; o bien en lo moral, en lo político y en lo jurídico juntos. Por ésto es que insistimos en la articulación y en la importancia de la formación conjunta de ética y ciudadanía; tanto en lo moral, como en lo político y en lo jurídico. Desde el punto de vista de algunas recientes posturas sociológicas, se entiende a los mismos como realidades fragmentadas e independientes unas de otras; así como lo privado y lo público se evidencian en concreta diferenciación. Primero se sucedieron las escisiones entre los ámbitos de la conciencia privada y de la vida pública (siglos XV – XVI); para luego continuar diferenciándose en otras esferas en todos los sectores de la sociedad (siglos XIX – XX). Por esta razón vemos la necesidad de ir logrando, a través de la educación, un punto de conexión y unión entre ambas instancias, ética y política, como sujeto moral y con conciencia, que a la vez es ciudadano y miembro de una sociedad; y asimismo del reconocimiento del otro como igual, con sus diferencias, en su heterogeneidad y comunicados en la tolerancia. La tolerancia “(…) presupone tener unas convicciones firmes, respetando sin embargo las ajenas. Se basa en la noción de que ninguna persona está en última instancia libre de prejuicios o errores, pero sobre todo en el reconocimiento de los demás como personas libres e iguales, con el derecho a expresar sus opiniones y actuar de acuerdo con ellas, en la medida en que no impidan el ejercicio del mismo derecho de los demás (…)”. La misma “(…) hace posible la convivencia en libertad y humanidad. (...) Se consuma en la manifestación viva de interés por otras formas de vida; se presenta entonces como una forma secularizada y moderada de amor (al prójimo).” (Höffe, 1994; pp. 281, 282). Es la virtud fundamental de la democracia pluralista moderna, garantizando la organización sociopolítica en el respeto recíproco y legítimo de la pluralidad de confesiones, cosmovisiones y programas políticos. La tolerancia instaura un espacio de libertad en el que pueden expresarse objetivamente los conflictos y discutirse racionalmente las opiniones enfrentadas. “El sentido positivo de la tolerancia abriría el entendimiento desde el ‘ego’ hacia el ‘alter’, hacia el respeto de las necesidades de reconocimiento del alter.” (Trachitte, 2000). Recalquemos, por último, que todo pensamiento, noción o dilema que aquí sólo se ha esbozado, será discutido en forma paulatina, a medida que vayamos avanzando en la investigación, en el encuentro

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 13

y en el diálogo mutuo.

“Acción Humana”

Núcleo articulador y mediador entre todos los aspectos que constituyen al ser humano en su plenitud personal.

Ejes articuladores
Es concebido como un soporte fundamental para la maduración integral del hombre; así como la capacidad, en tensión constante, hacia el desarrollo de la propia humanidad en plenitud.

“Proceso Educativo”

“Paz Interior”

Interioridad y Espiritualidad

Apropiación y dominio de sí mismo (persona- valores)

Supuestos conceptuales
Normas Institucionales Tolerancia – Justicia – Diversidad Cultural – Modos diferentes de convivencia

“Convivencia Pacífica”

Vida Buena - Vida Justa – Éticas dialógicas – Éticas Mínimas – Éticas del consenso

EL PLAN TRIENAL DE CAPACITACIÓN EN EL ÁREA DE FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

Tres años recorreremos juntos este camino de aprendizaje mutuo, a través de dos tramos: Núcleo Temático I: El Área de Formación Ética y Ciudadana en la Escuela. Trabajado en la presente cartilla, abordará una serie de puntos de partida, acuerdos conceptuales y metodológicos básicos y comunes. Núcleo Temático II: Educación para la Convivencia. Introducirá en cuestiones relativas a los contenidos curriculares especificados para el área y su didáctica. Seleccionamos esta temática, porque como Cullen (1997) entendemos que en su sentido más amplio y por definición, la educación es para la convivencia. La socialización consiste en aprender a vivir con otro, a con-vivir; y la escuela representa un ámbito privilegiado para convertir en contenido de aprendizaje todas aquellas vivencias que los chicos traen de afuera, o experimentan en la

14 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

propia institución escolar. Sin embargo, para poder convivir con otros es preciso saber hacerlo y uno de los ámbitos en los que este aprendizaje puede tener lugar, es la escuela. Primero, por la función de formadora que específicamente le cabe; segundo, por constituir ella misma un espacio de convivencia. Lo que habrá que determinar, pues, es qué tipo de convivencia, con qué carga valorativa se la concibe y qué relación tiene con saberes enseñables en la escuela. Este núcleo temático se irá estructurando progresivamente en torno a tres subnúcleos:

1. 2. 3.

El “Yo” – Persona. El “Tú” – Reconocimiento del otro. El “Nosotros” – Instituciones.

PLAN TRIENAL DE CAPACITACIÓN – ÁREA DE FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA Núcleo Temático I El Área de Formación Ética y Ciudadana en la escuela Yo Persona Interioridad Sí mismo Núcleo Temático II Educación para la Convivencia Tú Alter-ego Con el otro Reconocimiento del otro Nosotros Instituciones Acuerdos – Política Democracia Espacio público y privado

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 15

SEGUNDA PARTE

EL ÁREA DE FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA: necesidad y posibilidades de su inclusión en la escuela

ÉTICA, CIUDADANÍA Y EDUCACIÓN
Como mencionamos al comenzar esta cartilla, todo acto educativo, per se, encierra un comportamiento ético y tiene implicancias políticas, tanto por el ejercicio formativo en sí mismo como por sus efectos en la socialización del niño. El propósito fundamental de toda educación es, en definitiva, preparar a los alumnos para la vida, lo que implica abarcar dos dimensiones: el cuidado y la atención a uno mismo; y el cuidado y la atención a los demás. Dada su función socializadora —la tarea de educar para la convivencia mediante la enseñanza de los saberes y bienes socialmente legitimados—, toda educación significa para el docente y el alumno la apropiación y resignificación de un saber social previamente existente, que siempre viene cargado de un sentido contextual. Todo conocimiento posee un contenido valorativo y el valor, a su vez, se ve reflejado en la realidad, lo que debe ser interpretado y comprendido adecuadamente por alumnos y docentes a través de la cultura. La selección, el ordenamiento y la jerarquización de contenidos, implica ya un criterio de valorización que se enseña y se aprende. Esto nos puede llevar a pensar, que el educando se encuentra inmerso en la actividad educativa en una relación de heteronomía, que lo reduce a incorporar pasivamente los saberes y conocimientos provenientes del entorno. Pero sabemos que ésto no es así. El alumno, sujeto activo en la construcción de sus aprendizajes, recrea permanentemente las significaciones de los saberes a los que accede. Si ésto ocurre con los conocimientos de disciplinas tales como la matemática o las ciencias naturales — donde el margen de reinterpretación es más ajustado debido a la mayor formalización de los métodos y los objetos de conocimiento—, en el caso de la enseñanza de valores y normas, la posibilidad de resignificar y re-crear es aún mayor y más imprevisible en sus resultados, pues los saberes están más fuertemente cargados de representaciones sociales, tradiciones culturales, referencias éticas, morales y normativas. Muchos de los intentos y experiencias que llevamos a cabo en nuestras escuelas, no logran tener el éxito que esperábamos en los aprendizajes de nuestros alumnos, por ejemplo cuando: Se piensa que formar y desarrollar valores sigue idénticas reglas que el aprendizaje de contenidos conceptuales y habilidades. Se cree que no hace falta incorporarlos intencional y explícitamente en los diseños curriculares,

16 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

porque el docente, aunque no se lo proponga, forma al alumno con el propio ejemplo y a través de la relación interpersonal. Se considera que analizando hechos actuales de la realidad o incorporando al curriculum un área específica para el tratamiento de contenidos éticos y normativos, el conocimiento teórico por sí solo produce cambios actitudinales en la personalidad del alumno. Se organizan actividades (jornadas de los Derechos Humanos, campañas ecológicas, etc.) para que todos los alumnos participen, pero no se clarifican debidamente los objetivos de las mismas (lo que dificulta la comprensión de su sentido por parte del alumno); ni se promueven a posteriori instancias de reflexión sobre lo trabajado. Todo lo cual, dificulta la apropiación y construcción, por parte del alumno, de sus propios y personales sentidos del comportamiento ético y moral, ya que, en cierto modo, pasamos toda la vida “pactando con” o resignificando las creencias que nos son dadas, que vienen de afuera. Se trata de alcanzar un equilibrio entre lo heterónomo y autónomo, entre los mandatos y exigencias externas y los principios y valoraciones personales que rigen nuestro comportamiento.

LA ENSEÑANZA ÉTICA Y CIUDADANA EN LA ESCUELA
Nos centraremos ahora en la educación ética y ciudadana, como el espacio concreto en el que, de modo intencional, se procura la formación integral de los alumnos sustentada en principios éticos. Creemos que aquélla prepara para la vida, pero por eso mismo, debemos reconocer sus limitaciones. No hay una única vía para la formación del sujeto moral ni hay instrucciones precisas que la garanticen. En cambio, se abre ante nosotros un campo de múltiples posibilidades de acción que nos demanda ser creativos, enfrentarnos a sus incertidumbres, dejarnos atravesar por sus interrogantes, comprometernos en su discusión. La formación ética y ciudadana, desde luego, no es responsabilidad exclusiva ni de los maestros, ni de alguna o algunas de las áreas curriculares, de la institución educativa en su totalidad o de la familia; sino que todos ellos están a cargo de la misma. No obstante ello, la escuela debe definir cuál es su inserción desde la especificidad de su hacer respecto de la educación moral y para la ciudadanía. El actuar ético y moral está presente a lo largo y ancho de la escuela y toda actuación o circunstancia, por insignificante que sea, es susceptible de un tratamiento ético y moral. La transversalidad adquiere de este modo un doble sentido: primero en tanto y en cuanto la Formación Ética y Ciudadana atraviesa toda la vida institucional; segundo —y es esta la acepción más frecuentemente sostenida por todos—, en la medida en que sus contenidos, referidos a personas, normas y valores, que se irán plasmando en actitudes, deberían cumplir con la condición de interrelacionarse en la organización curricular, a fin de integrar saberes que respondan tanto a las necesidades, intereses y capacidades de los alumnos, como a las demandas formativas de la sociedad.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 17

El ejercicio de la educación ética y moral está relacionado con el clima moral imperante en la institución escolar, en coherencia con el discurso que a la vez sostiene. Muchas veces, tras una fachada democrática, se esconden prácticas autoritarias, tendencias favoritistas y una extrema preocupación por la disciplina de los estudiantes basada en principios arbitrarios y no conocidos por todos. Lo cual poco tiene que ver con la escuela que todos deseamos, en la que cada uno de sus miembros pueda tener la oportunidad de expresarse y cuyas ideas y sentimientos sean tenidos en cuenta. La construcción de una cultura escolar democrática supone ante todo un cambio de actitud, donde se conciba a la democracia como un estilo de vida, en cuya construcción todos estemos comprometidos, y de la cual seamos responsables en el día a día. La norma, si no está basada en principios éticos consensuados por todos, no pasará de tener un poder coercitivo que actuará en perjuicio de la autonomía personal.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA Y CURRICULUM
Aunque la razón de ser de la escuela se centra fundamentalmente en el ejercicio pedagógico, sus alcances van mucho más allá, ya que lo que sucede en las aulas escolares tiene una fuerte relación con lo que sucede en otras esferas de la sociedad. Su condición de ámbito en el que se entrecruzan la cultura que el niño trae desde su familia y grupo social, con la cultura académica y la cultura que portan los docentes de la institución, hacen de ella un complejo espacio de interacciones sociales, en donde todos estos bagajes necesariamente se fusionan. De aquí que la escuela no puede desconocer los restantes espacios de socialización en los que se forma la personalidad del niño, y menos aun reemplazarlos, de modo tal de aunar todos los esfuerzos para hacer de éste, un acto educativo compartido, libre de conflictos y contradicciones. Por otra parte, es preciso considerar tanto el curriculum explícito como el curriculum oculto a la hora de proponer las acciones para una enseñanza en valores y normas. A veces se piensa que una pedagogía propia de los valores y normas no es necesaria, dado que —como bien decíamos hoy— siempre está presente en el proceso de formación, siendo suficiente una buena relación alumnoprofesor, el ejemplo de este último, la comunicación fluida, etc. Es verdad que el proceso de enseñanzaaprendizaje siempre forma y desarrolla valores, el asunto a reflexionar está: ¿en qué valores? ¿para qué? y ¿cómo? Si, por el contrario, olvidamos este curriculum oculto y sólo nos preocupamos por la planificación rigurosa de actividades referidas al aula, corremos el riesgo de caer en una retórica de lo moral que, a pesar de nuestras buenas intenciones, no sea coherente con las prácticas cotidianas de la escuela.

EL DOCENTE Y SU ROL DE FORMADOR MORAL
En la escuela, y respecto a un mismo docente, nos encontramos habitualmente con dos formas de llevar a cabo la educación en valores morales y cívicos: la que parte de las acciones planificadas o intencionales y la que emana del modo en que encaramos nuestra tarea en el aula. Vale decir, como

18 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

docentes no sólo estamos formando en valores cuando nos los proponemos con un tema específico de Formación Ética y Ciudadana, sino en cada una de nuestras actitudes frente al grupo y en toda ocasión, más allá de que explícitamente nos lo propongamos. Pero por ello mismo cabe preguntarse: ¿Se nos puede pedir como docentes que representemos modelos de identificación axiológica para nuestros alumnos? ¿Todos estamos en condiciones de hacerlo? ¿Cuál es la actitud más correcta a adoptar frente a los alumnos: la neutralidad o la parcialidad que nos despierta el tratamiento de ciertas cuestiones? Siguiendo a Onetto (1994), los valores que hemos incorporado a nuestra vida siempre tienen un nombre y apellido porque los hemos descubierto a través de un ser humano concreto. Es gracias a los otros, que tenemos la oportunidad de descubrir los valores. Claro está, que no somos los docentes las únicas figuras que intervienen en la ampliación y en el enriquecimiento del mundo valorativo que el niño construye en el hogar. Junto a las figuras adultas parentales y escolares, los medios masivos de comunicación publicitan a diario modelos a consumir que impactan fuertemente en la formación de niños y jóvenes, captando sus opciones valorativas. Todos estos agentes co-operan en la socialización del niño quien, a través de complejos y progresivos procesos de identificación, aprenderá qué es lo justo y lo injusto, por qué es necesaria la solidaridad, en qué consiste ser honesto, para qué y cómo basar nuestras relaciones en el respeto mutuo. Sin embargo la escuela, dado su carácter intencional y sistemático, constituye un ámbito privilegiado para transmitir y encarnar en los alumnos aquellos valores que posibilitarán la construcción de una conciencia comunitaria esencialmente democrática, en armónica convivencia. Ahora bien, ¿qué se entiende por modelo ético? Ser un modelo ético no significa ser perfecto, sino una persona que se asume con sus errores y limitaciones. Como seres humanos falibles que somos por naturaleza, nos equivocamos constantemente y ello nos “duele”. Y es este “dolor” ante el error el que nos posibilita aprender, puesto que si no hay dolor ante el error uno no intentará “volver a pararse” y autosuperarse. Es de alto valor para el aprendizaje de un niño ver que su maestro o maestra se equivoca y luego se arrepiente. Si la flaqueza o el error pueden ser reconocidos como tales por su autor, acercarán el modelo aun más como encarnación de valores susceptibles de ser imitados. Solemos identificar la idea de modelo con la representación de una coherencia perfecta entre el pensar, el sentir, el decir y el hacer. Sin embargo, la realidad cotidiana nos muestra que todo modelo humano es defectible y no se puede esperar de él dicha perfección. Muy por el contrario, pensamos que es esa misma debilidad la que puede constituirse en una enseñanza. Esto refuerza la necesidad de que, como docentes, reflexionemos permanentemente sobre nuestra propia formación moral, sobre nuestras actitudes y gestos, con el objetivo de revisar la

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 19

coherencia entre el decir y el hacer, entre el discurso y la práctica, a fin de no transmitir al alumno mensajes contradictorios. Por ejemplo: si expresamos en nuestro discurso el respeto por las normas de convivencia en el aula, e indicamos a los alumnos que no se debe comer en la hora de clase y, a continuación, nos tomamos un café sentados frente a los niños; si enseñamos la solidaridad y luego no permitimos que los chicos compartan sus materiales de trabajo; si enseñamos la no discriminación y después los alumnos nos observan gestos descalificadores frente a los que no aprenden… Lógicamente, iremos perdiendo credibilidad ante ellos; o puede suceder también que los alumnos aprendan como “natural” esa ambigüedad. Comprender la coherencia es importante si queremos lograr que los niños desarrollen la integridad moral. Pero la coherencia tiene que ser practicada por aquellos que obramos como modelo de conducta correcta; no servirá de nada si solamente la defendemos verbalmente delante de los niños (Lipman; Sharp y Oscanyan, 1992). La reflexión respecto a nuestro comportamiento y actitudes es más necesaria aun si pensamos en niños de 0 a 6 años, ya que el aprendizaje por imitación es fundamental en estas edades. Una de las cuestiones más importantes en torno al cómo enseñar pasa por la postura del docente. En un sentido, el docente debe aparecer como neutral, no imponiendo sus puntos de vista a los alumnos; lo cual no quiere decir que sea indiferente frente a los valores y las normas, o que no pueda mostrar sus opciones. Esto se hace particularmente importante cuando se plantean discusiones sobre principios éticos fundamentales o sobre derechos humanos, en tanto valores universales. Aquí se pone en juego lo que podemos llamar la autoridad y el carácter de modelo de racionalidad crítica y comprometida que debe representar el maestro, simultáneamente, y no una encarnación ideal o idealizada de valores morales determinados. Pero detengámonos un instante a profundizar este punto. Una de las discusiones más antiguas en torno a la cual gira la posibilidad y legitimidad de la formación ética y ciudadana en la escuela, se centra en el problema de la neutralidad del docente frente a las cuestiones socialmente conflictivas. En un extremo, están quienes argumentan que efectivamente los docentes deben ejercer su papel de forma absolutamente neutral: en una sociedad democrática pluralista donde todos debemos estar capacitados para interpretar las diferencias, los dogmatismos sólo provocarían sentimientos de resistencia en nuestros educandos, y no los prepararía para la vida en comunidad. En el otro extremo, una educación que no admite el relativismo subjetivista y se propone garantizar que los alumnos —supuestamente más autónomos—, acepten criterios morales comunes que faciliten el acuerdo en situaciones de conflicto interpersonal o que favorezcan la convivencia democrática. Desde esta perspectiva se considera que la supuesta neutralidad del profesor es un mito,

20 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

no sólo indeseable como aspiración educativa sino también imposible desde el punto de vista práctico, en la medida en que todo gesto, toda enseñanza, encierra una valoración. ¿Cómo encontrar entonces el punto de equilibrio entre ambos extremos? Siguiendo a Trilla Bernet (1992), una alternativa es que, como docentes, adecuemos la educación ética al tipo de valores de los que se trate. Es importante destacar aquí que la adopción de una u otra actitud no hace referencia necesariamente a modos de ser o de pensar de la persona (en nuestro caso, a la persona del docente), sino más bien a una estrategia, a un instrumento de intervención para el tratamiento de la temática en el aula. De este modo, nuestro autor elige para contraponer al término de neutralidad el de beligerancia, entendiendo por ellos lo siguiente:

Neutralidad: es aquella instancia que, ante un conjunto de opciones existentes respecto de un objeto determinado, no apoya a una (o unas) de ellas por encima de las demás. Beligerancia: es aquella instancia que, ante un conjunto de opciones existentes respecto de un objeto determinado, apoya a una (o unas) de ellas por encima de las demás.

Frente a los valores compartidos en nuestra sociedad, es decir, aquéllos que gozan de un consenso generalizado y que constituyen reglas del sistema; valores que se desprenden de las declaraciones de Derechos que forman parte de la Constitución Argentina; el docente y la escuela podrán asumir una postura beligerante, enseñándolos con convicción. Esto autoriza al docente a intervenir en la discusión cuando los argumentos o actitudes de sus alumnos vulneran esos valores. Pero también, producto de nuestra sociedad democrática, existen otras cuestiones éticas que no gozan del mencionado consenso y que se traducen en lo que podemos denominar —continuando con nuestro autor— valores controvertidos. En este caso, el modelo de neutralidad permitirá que los alumnos reconozcan los conflictos de valores que encierran y puedan elegir sus propias opciones a partir de procesos de reflexión y discusión que promueva su desarrollo moral autónomo. Es importante que reflexionemos sobre nuestra “supuesta neutralidad” o “posicionamiento ideológico”, en las diversas acciones que desarrollamos en el ámbito pedagógico-institucional e identifiquemos puntualmente el matiz de cada acción. Los valores se aprenden y se enseñan, fundamentalmente, por gestos y actitudes, por entusiasmo vital, por empatías compartidas. Por el mensaje silencioso de lo que hacemos y de cómo nos ven los demás. En el docente, el modo como “encara” su tarea, la manera de marcar los límites, habla de los valores por los que vive y centra su vida. Finalmente, una última cuestión relativa a la formación requerida como docentes para el desempeño de esta función, en correlación con la responsabilidad que en ello nos cabe: no podemos, como docentes, constituirnos en expertos disciplinares en las temáticas propias del área de Formación

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 21

Ética y Ciudadana; no en expertos, pero sí en profundos conocedores de los contenidos en sí mismos y del sentido de su inclusión en los diseños curriculares, a fin de poder llevar a cabo la tarea de socialización del alumno mediante el ejercicio de consolidación de una actitud reflexiva y crítica frente a los problemas valorativos de la convivencia. Del mismo modo que como docentes no precisamos ser expertos en Lengua o en Matemática, no podemos aspirar a serlo en la compleja interdisciplinariedad de saberes que conjuga esta área: psicología, filosofía, lógica, derecho, ciencias de la salud, etc. Sin embargo, a medida que vamos ascendiendo en la estructura del sistema educativo, son mayores las exigencias respecto de las definiciones que en este orden le vamos a dar a la enseñanza. Por lo mismo —el compromiso que comporta la especificidad de la enseñanza—, será preciso conocer las teorías del desarrollo moral y del conocimiento social, y una didáctica centrada en estos contenidos de formación ética y ciudadana (Cullen, 1997).

LO MORAL EN EL HOMBRE: UN ANÁLISIS FILOSÓFICO-ANTROPOLÓGICO
Si nos atenemos ahora a una sencilla fundamentación moral en el hombre, comenzaremos por afirmar que todos “somos constitutivamente morales”. Establezcamos, pues, que desde una perspectiva estructural el hombre es moral. Esto significa que en esa relación entre el animal y el medio, y entre el hombre y el medio, se producen en ambos organismos efectos diferentes. Mientras el primero (el animal) responde, se “ajusta” al entorno automáticamente por su dotación biológica; la respuesta del hombre no es “instantánea”, sino que queda indeterminada ante una multiplicidad de modos de contestación. Se produce de esta forma el primer momento básico de libertad y de conducta “moral”, ya que el animal tiene programada su respuesta, instintivamente, en tanto que el ser humano debe determinarse en sus elecciones. Se establece así, en esta indeterminación y “espacio” de respuesta, la posibilidad de ejecutar diversas opciones y a su vez de otorgar, por su condición “racional”, justificaciones disímiles. De esta manera el hombre, gracias a su inteligencia, asume los estímulos reales del medio, sintiéndose afectado por los mismos. El medio se convierte en “realidad”, a cuyos estímulos el hombre no responde automática y unívocamente, sino que se responsabiliza y compromete originariamente con la misma, con las consecuencias éticas que ello implica. A la hora de responder a esta realidad, se le abre una serie de posibilidades entre las que tendrá que elegir cuál desea concretar. El medio no le viene justificado, como al animal, sino que debe ajustarse a la realidad, ya que al escoger una respuesta tendrá que justificarla, dado que también renuncia al resto de las posibilidades. “Lo que en el animal es justeza automática, en el hombre es justificación activa, y esta necesidad de justificarse le hace necesariamente moral. (...) La exigencia de apelar a un referente moral se encuentra inscrita en la estructura básica del hombre, de donde se sigue que es constitutivamente moral.” (Cortina, 1996, pág. 6).

22 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

En esa afección que el hombre recibe de la realidad, tendrá que responder a ella para sobrevivir, optando entre alternativas, y con la correspondiente justificación de la elección. Queda así establecida la "condición" de análisis antropológica del hombre, como constituido por esa “moral como estructura”. Siendo que el contenido de esa moral y la respuesta que dará —moral como contenido—, dependerá de ciertas “tendencias inconclusas”, que deseará o preferirá, justificando también sus elecciones: 1) la jerarquía de valores, o bien los ideales de hombre y códigos morales vigentes en la sociedad o en su grupo, variando éstos diacrónica y sincrónicamente, a través de la historia y de los lugares en los que él se va desarrollando; 2) las inclinaciones de la constitución temperamental de cada persona que le viene dada por el nacimiento; y 3) el nivel de desarrollo moral alcanzado tanto por la persona como por la sociedad en la que vive.

Fundamentación reflexivo-teórica y antropológico-ética de lo moral

Moral como Estructura

Moral como Contenido

Condición constitutiva humana de ajuste a la realidad: 1. Libertad de escoger y de rectificar.

Tres tendencias inconclusas:

1. Códigos morales y sociales (cívicos) que varían históricamente.

2. Dar cuenta de sus actos y justificar su conducta.

2. Inclinaciones del temperamento (innatas).

3. Nivel de desarrollo moral alcanzado de la persona y la sociedad.

LA FORMACIÓN DE LA PERSONA MORAL
Uno de los requerimientos más importantes a la hora de diseñar y llevar a la práctica un curriculum de formación ética y ciudadana, radica en el conocimiento, por parte de los docentes, de los procesos según los cuales los alumnos adquieren y desarrollan los distintos componentes morales de su personalidad. Si somos conscientes de las posibilidades y limitaciones que en este plano de la conducta, presentan los sujetos en cada etapa de su vida y en cada tramo del sistema educativo, y adecuamos nuestra tarea a las características y potencialidades de ese alumno concreto que tenemos frente, es más factible que pueda desarrollar una conducta moral autónoma y armónica.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 23

Desde luego, la cotidianeidad de nuestro trabajo nos permitirá un conocimiento más profundo aun de la singularidad de cada uno de nuestros aprendices, producto de múltiples coordenadas tales como la pertenencia a una familia, a un grupo o grupos, a una comunidad, a una región, a un país; diversos espacios de socialización donde comienza la constitución del sujeto moral. Esto no invalida la necesidad de partir de una serie de supuestos psicológicos comunes a todos, que oficien de punto de partida y se constituyan en todo momento en orientadores de nuestro trabajo en el aula. Una salvedad antes de proseguir. Somos conscientes de que hablar de persona o personalidad moral puede resultar confuso si partimos del supuesto compartido por todos de que el hombre se desenvuelve en este mundo como totalidad indivisa y unidad integrada de aspectos afectivos, sociales, cognitivos, etc. Pero si hacemos referencia a una personalidad “moral”, no es más que para poner el acento en esta dimensión del ser humano a los efectos de facilitar la profundización de su análisis. Partiremos entonces de una serie de interrogantes que deseamos compartir con Uds. y que a posteriori intentaremos responder:

¿Cómo y en qué condiciones tiene lugar el desarrollo moral de la persona? ¿De qué modo puedo contribuir, en mi tarea docente, con la formación moral de mis alumnos, de acuerdo a sus posibilidades psicológicas?

En relación con la primera cuestión, más que el desarrollo teórico de posturas psicológicas, lo que nos interesa es tomar algunos elementos de las mismas que nos permitan inferir modos concretos de intervención pedagógica destinados a efectivizar los aprendizajes de nuestros alumnos. Por ello, sería conveniente ampliar estos temas con la bibliografía sugerida, para una comprensión más exhaustiva de las diferentes teorías del desarrollo moral que expondremos a continuación. Para Piaget, el problema central del desarrollo moral radica en el paso de una moral heterónoma a una moral autónoma. La mayoría de las investigaciones psicológicas coincidirían en el hecho de que en los primeros años de vida, los niños se hallarían en una etapa de tipo pre-moral, careciendo de todo sentido de obligación hacia las reglas sociales. El niño es un ser amoral, pues no posee criterios para definir qué es bueno y qué malo, qué es justo y qué injusto. El punto de partida para que el niño construya el respeto por la norma es el respeto por el otro. Los niños consideran ahora a las normas como eternas e inmutables —es decir, “sagradas” (provenientes de los adultos o del mismo Dios)—. Esta heteronomía se da en el marco de un cierto tipo de relación de presión y asimetría que mantiene el adulto con el niño. Como contrapartida y debido a su pensamiento egocéntrico (que no le

24 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

permite distinguir el propio yo de todo lo exterior, de modo que lo interno se confunde con el afuera), las normas son poco comprendidas por los mismos. Tiene un máximo de respeto, pero un insuficiente cumplimiento porque sólo se comprende la ley de modo lineal, no en su esencia; por tanto no la puede traducir o aplicar a situaciones nuevas que se le presenten. Esta etapa, denominada heterónoma, se caracteriza por un marcado predominio del egocentrismo y el respeto unilateral (que a veces puede ser sólo temor al castigo) por los adultos. “Algo es bueno o malo, justo o injusto, porque así lo determina la autoridad que es la que sabe lo que es bueno para mí o tiene la posibilidad de castigarme si infrinjo la norma.” De aquí que en primera instancia, los niños se encuentren bajo la mirada, la autoridad de sus padres o docentes, momento en el que asumirán como propios una serie de valores y normas sin comprenderlos todavía, para que a medida que vayan creciendo y se vaya acrecentando su capacidad de analizar situaciones, discernir, tomar decisiones y justificar su comportamiento, se produzca progresivamente el pasaje a la moral autónoma. La interacción con los iguales, el enfrentarse con otras perspectivas diferentes a la suya, o el encontrarse ante el conflicto que se produce con un compañero cuando, por ejemplo, se disputan por la pelota en el recreo, son factores que van induciendo al niño a la interiorización de las normas sociales y morales no por coacción, sino por el valor moral de la norma en sí misma. La cooperación, la solidaridad entre las personas que integran una sociedad, permiten que nazca en el interior de cada uno la conciencia de normas ideales que regulan la convivencia, basada en principios de respeto mutuo e igualdad. La norma es producto de su propia conciencia y está basada en el respeto a los derechos de los otros y la solidaridad; ya no viene impuesta por el adulto o el grupo. No podemos hablar propiamente de estadios del desarrollo moral, pues el pensamiento del niño representa siempre una mezcla de ambas morales, aunque entre los 4 y los 8 años predomine una moral heterónoma y a partir de esta edad, aproximadamente, comience la moral de la reciprocidad. Y hacemos ahora un paréntesis para efectuar una muy importante aclaración. Que el niño pequeño se encuentre evolutivamente en un estadio de desarrollo moral heterónomo, no significa que por ello debamos privarlo de la formación moral. Muy por el contrario: dada la enorme plasticidad y capacidad de aprendizaje que el niño posee en esta etapa de su vida; dada la autoridad que el adulto (sean sus padres o el docente) y su palabra entrañan para él; dada la natural curiosidad que lo mueve a conocer y comprender el mundo que lo rodea, … es cuando más empeño debemos poner en ella. Claro está, que en la etapa del Nivel Inicial no

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 25

se podrán conceptualizar nociones demasiado elaboradas, pero es precisamente en los primeros años de vida cuando se construyen las estructuras afectivas y cognoscitivas básicas, y se inician los mecanismos de interacción con el entorno y con la sociedad, a la vez que se desarrolla la noción de la propia identidad y la autoestima. Por todo lo dicho hasta aquí, una intervención educativa que incida en estos procesos, tanto si procede del núcleo familiar como de la escuela, configurará las coordenadas del proceso educativo global del individuo, y podrá ser considerada de una notable funcionalidad y valor si, además, es realizada en el entorno cotidiano y habitual (Casals y Defis; 1999). Otro autor que se interesa por el estudio del desarrollo moral en el niño es Kohlberg, quien retoma la perspectiva iniciada por Piaget en el abordaje de la moral, pero le da un sello personal1. Kohlberg plantea la moral en términos de principios más que de reglas; concibe el desarrollo moral como una evolución hacia la adhesión personal y racional a principios éticos y universales. La verdadera autonomía del pensamiento moral sólo es alcanzada en muy pocos adultos y por lo general sólo se llega a ella después de los 20 años de vida. Su explicación de los estadios del desarrollo moral incluye tres niveles, cada uno con dos subestadios: un nivel preconvencional, un nivel convencional y un nivel postconvencional. El desarrollo moral estaría condicionado por el desarrollo cognitivo y por el proceso sociocognitivo. El primero es una base necesaria para que se dé el desarrollo moral (por ejemplo el razonamiento lógico formal); pero no es el que lo produce directamente; sino que son los factores sociocognitivos, resultantes de la interacción social, de la adopción de roles y de la capacidad para ubicarse en el punto de vista del otro, los que favorecen dicho desarrollo. Veamos, a grandes rasgos, en qué consiste cada uno de dichos niveles:

Preconvencional: • Forma más elemental de razonamiento moral (moral heterónoma de Piaget). • Basada en razones externas a la propia conciencia. • Preocupada por satisfacer el propio deseo o bien, pero unida a la obediencia para evitar el castigo. • No hay auténtica comprensión de las normas, ni en su significado ni en su función.

Convencional: • La persona se percibe ahora como miembro de un grupo social, y comprende la función de las normas como medio para proteger el bien de todos. Se comporta en función de lo que piensan que los demás esperan de un “buen ciudadano” o de un “buen niño”. • Sigue habiendo elementos de moral heterónoma. Por ejemplo: el que roba un remedio para salvar la vida de su mujer está moralmente justificado, pero hay que imponerle algún castigo para evitar el mal ejemplo.

1 Dada la abundante bibliografía que sobre el tema se ha desarrollado, sólo haremos algunas puntuaciones respecto a los aportes de este importante investigador.

26 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

Posconvencional: • La perspectiva va más allá de la sociedad, y el juicio moral se rige por principios universalmente válidos, como la justicia. • Se reconoce la necesidad de asumir responsablemente las reglas o normas derivadas del “contrato social” siempre que aseguren la justicia y los derechos básicos como la vida, la libertad y la dignidad de la persona. Si las leyes o los acuerdos sociales violan los principios éticos, actuará de acuerdo con estos últimos.

Tanto Piaget como Kohlberg, están de acuerdo en afirmar que la conciencia moral se va construyendo a lo largo de sucesivas etapas de desarrollo que culminan cuando el individuo acepta autónomamente sus normas, las cuales son asumidas no porque sean impuestas, sino porque se las considera valiosas en sí mismas y dignas de ser tenidas en cuenta. Sólo entonces podrá afirmarse que ha desarrollado una conciencia moral. El ser maduro, en el sentido moral de la palabra, es el que escoge libremente sus principios y sabe responder de su comportamiento: razonando, argumentando y justificando el por qué de las propias acciones (Camps, 1994). Finalmente, un tercer autor —Vigotsky—, acerca con su propuesta teórica una perspectiva de análisis que podríamos emparentar a la de los investigadores anteriores: la ley de la doble formación: “En el desarrollo cultural del niño, toda función aparece dos veces: primero, a nivel social, y más tarde, a nivel individual...” (Vigotsky, 1988; 94). El niño pasa de una regulación externa a la autorregulación. Vigotsky otorga de este modo un papel muy importante al adulto como mediador en el paso progresivo del niño de la hétero a la autorregulación. El niño aprende primero a hacer coherente su comportamiento con un conjunto de reglas externas y sólo en un segundo momento se producirá la autorregulación voluntaria. Ahora bien, el pasaje de la heteronomía a la autonomía —fin y sentido del desarrollo moral— no es algo que se produce automáticamente, en un paso directo. Es una transformación que tiene varios condicionantes, de los cuales uno de los fundamentales es el cognitivo: un alto desarrollo cognitivo facilita un alto desarrollo moral. Dependerá, en gran medida, de las capacidades cognitivas del sujeto, la posibilidad de tomar distancia de los contenidos culturales (normas, valores, principios, etc.) que le fueron “dados” desde fuera, para analizar la norma y asumirla críticamente como propia. No debemos descuidar por ello ciertos condicionantes de tipo social, como puede ser una moral externa excesivamente autoritaria, rígida e impositiva que dejan al niño indefenso, débil y casi inerme frente a una moral impuesta. Con frecuencia el adulto parte de la heteronomía, pero se aprovecha de ella para mantener al niño en la obediencia, sin tomar conciencia de que lentamente, si no cede en su rigidez, le irá cerrando los caminos hacia una moral autónoma. Estamos en condiciones ahora de retomar nuestra pregunta inicial: ¿de qué modo puedo contribuir, en mi tarea docente, con la formación moral de mis alumnos, de acuerdo a sus posibilidades psicológicas? Y más aun, arriesgarnos a traducirla a la siguiente: ¿De qué modo puedo contribuir al pasaje de la moral heterónoma a la moral autónoma?

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 27

Puig Rovira y Martínez Martín (1989) ponen a nuestro alcance las consecuencias pedagógicas que, tanto del estudio de Piaget como de las conclusiones de Kholberg, podremos tener en cuenta a la hora de programar y ajustar nuestra intervención docente. A continuación, seleccionamos algunos puntos importantes a tener en cuenta: PIAGET 1.
Si el desarrollo intelectual general constituye una condición necesaria (aunque no suficiente) para el desarrollo moral, un primer requisito a tener en cuenta es no descuidar los factores cognitivos que inciden en el proceso. Los valores y normas no se interiorizan de un afuera hacia adentro, sino que son reconstruidos activamente por el sujeto. De aquí que se deba colocar a los alumnos en condiciones de experimentar una vida social activa y cooperativa. Para ello es conveniente que el docente sea capaz de: 1. Animar a sus alumnos a que manifiesten actitudes de iniciativa, curiosidad y espíritu crítico, así como a sentirse capaces de solucionar problemas y descubrir alternativas; 2. No imponer mediante la autoridad adulta, aquello que el niño podrá, tarde o temprano, descubrir por sus propios medios; 3. Propiciar la participación del niño en actividades de intercambio socio-moral. No es conveniente que el adulto imponga una disciplina acabada donde los valores y normas tiendan a ser percibidos por el alumno como imposiciones arbitrarias, sino que deberá ayudar a los niños a descubrir por sí mismos aquellas normas que considere convenientes o hacerles comprender determinadas normas de conductas necesarias. El educador debe estar dispuesto a aceptar valores y normas elaborados por los niños, aunque a él no le parezcan las más convenientes o no le agraden. A fines de promover la cooperación, el educador deberá favorecer la participación activa de todos los individuos en grupos de pares, para incitar a los niños a intercambiar y coordinar puntos de vista sobre los temas y problemas morales que se pueden plantear en una clase, o que se presentan en una situación colectiva.

2.

3.

4. 5.

KOHLBERG 1. Para planificar un currículum de educación moral, el educador previamente deberá haber
considerado: 1. La necesidad de fomentar su propia preocupación por los temas morales antes de pretender que la adquieran sus alumnos; 2. Reconocer que la mayoría de las interrelaciones educador-educando tienen una dimensión moral que es preciso considerar; 3. Tomar conciencia de que ciertos modelos de relación interpersonal facilitan el desarrollo moral, mientras que otros lo obstaculizan.

2. Al igual que en Piaget, la educación moral supone también potenciar los estímulos cognitivos
que facilitarán su desarrollo.

3. El ambiente escolar se organizará de modo tal de garantizar la participación activa de los
alumnos en el gobierno democrático de la escuela; una comunidad justa que dé oportunidades a todos para expresar sus opiniones y resolver mediante el diálogo los problemas de convivencia.

4. Es fundamental subrayar la vertiente moral que tienen todas las materias escolares, a fin de
promover la formación moral desde todos los campos posibles del saber.

28 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

Veamos un ejemplo del modo en que, trabajando el tema de las normas como contenido transversal en la hora de Educación Física, el docente puede plantear una actividad que posibilite que — intercambio, diálogo y concertación mediante—, los niños puedan por sí solos trabajar la noción de norma y construir, desde sus conocimientos previos, una conceptualización de la misma basada en la propia experiencia, con las orientaciones correspondientes.
El o la Prof. de Educación Física divide el curso de 3er. Año de EGB en grupos de alrededor 8/10 participantes con la consigna de que deben inventar un juego (las reglas, las sanciones a los infractores, las funciones del árbitro si lo hubiere, etc.), aprovechando lo aprendido hasta la fecha, con elementos reales: aros, pelotas, colchonetas, sogas, diarios, obstáculos, etc., y jugarlo. Si en la práctica se ven deficiencias de las 2 reglas, deben modificarlas para que el juego sea posible.

Nos interesa destacar en esta actividad la descentración que el docente efectúa de sí mismo y el traspaso de su poder y responsabilidad de la actividad al grupo. Si la actividad se termina con la reflexión hecha entre todos sobre la experiencia realizada, la intervención docente facilitaría la toma de conciencia de las actitudes positivas del grupo (cooperación, respeto mutuo, búsqueda dialogada del consenso, etc.) para el logro del objetivo: jugar. También reforzaría la noción de convencionalidad de la regla de juego, noción indispensable para construir la autonomía moral y permitiría aplicar la de norma a situaciones nuevas. Se podría reflexionar sobre la importancia de las reglas para poder jugar y trazar un paralelo con la importancia de las leyes para que las comunidades cumplan con sus proyectos; o más próximo a sus preocupaciones, podríamos preguntar sobre qué creen que pasaría si en la escuela no hubiera reglas y cuáles y cuántas fueron las dificultades para lograr ponerse de acuerdo, etc. Finalmente, las reglas podrían escribirse y seguir jugando otro día para ir mejorando el juego o solucionando las dificultades que se hubieren presentado. Muy diferente será, en cambio, si el docente decide trabajar este mismo tema valiéndose de una propuesta expositiva, dictando definiciones o recurriendo a un cuestionario cerrado¸ actividades todas que, para este contenido en particular, dejan escasas posibilidades de participar activamente al sujeto en la construcción de sus propios aprendizajes. No queremos dejar a un lado, a pesar de haber puesto el acento en la dimensión cognitiva del desarrollo moral de la personalidad, la otra esfera de la Formación Ética y Ciudadana, la de los estados afectivos que movilizan los sentimientos, las empatías y antipatías, la autoestima y la valoración de los otros. No bastan los contenidos conceptuales como pura información de nosotros mismos y del mundo, si no están acompañados de verdaderas actitudes, que desde lo emocional coadyuven a forjar nuestro carácter, como manera de ser ante cada una de las situaciones concretas de nuestra vida. Deseamos terminar este apartado con una reflexión de Cullen que delimitaría, en pocas líneas, el sentido de nuestra función como educadores morales y para la ciudadanía: “Justamente, una
2

Este ejemplo fue tomado de LA PORTA, Patricia (1999). “La valoración de las normas: enseñemos jugando”. En Revista La Obra, Nro. 320, 70-75.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 29

personalidad moral se construye a partir de conseguir un juicio moral autónomo, un pensamiento crítico, una capacidad de diálogo argumentativo, una autorregulación de la conducta, y la formación de sentimientos de cuidado y respeto del otro y de todo aquello que concluye en comprometerse con la vida y sus condiciones ambientales.” (1997, 204)

Bibliografía sugerida:
DELVAL, Juan y ENESCO, Ileana (1994). Moral, desarrollo y educación. Colección Hacer Reforma. Grupo Anaya: Madrid. KOHLBERG, Lawrence; POWER, F. Clark y HIGGINS, Ann. (1989). La Educación Moral según Lawrence Kohlberg. Barcelona: Gedisa. LA PORTA, Patricia (1999). “La valoración de las normas: enseñemos jugando”. En Revista La Obra, Nro. 320, 70-75. PALACIOS, J.; MARCHESI, A. y CARRETERO, M. (comps.) (1985). Psicología Evolutiva. 2. Desarrollo Cognitivo y Social del Niño. Madrid: Alianza Editorial. PIAGET, J. (1971). El criterio moral en el niño. Barcelona: Editorial Fontanella. PUIG ROVIRA, J. M. y MARTÍNEZ MARTÍN, M. (1989). Educación Moral y Democracia. Barcelona: Laertes. PUIG ROVIRA, Josep Mª (1996). La construcción de la personalidad moral. Paidós: Buenos Aires.

30 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

TERCERA PARTE

ÉTICA Y CIUDADANÍA

En torno a la noción de Ética

Antes de proseguir, le sugerimos que intente definir lo que comprende por la noción de ética. No pedimos tanto una definición formal, cuanto la activación de lo que interpreta a propósito de dicha noción.

Una vez realizado este pequeño ejercicio, estamos ya en condiciones de adentrarnos en el tema específico que nos ocupa. Comenzaremos este apartado estableciendo una diferenciación necesaria: la distinción entre saber crítico y saber vulgar, para esclarecer mejor el objeto propio de la reflexión ética. Convengamos que existen dos saberes críticos: las Ciencias (formales, empírico-formales, y hermenéuticas, sociales o humanas); y la Filosofía con sus diversas ramas: teóricas (metafísica, antropología, etc.), y prácticas (ética, filosofía política, filosofía de la educación, filosofía del derecho, etc.). Nombramos pues a los saberes críticos para distinguirlos del saber vulgar o cotidiano, que es aquél que adquirimos desde que nacemos en nuestra familia, en el quehacer de todos los días. Por ejemplo, los valores familiares y sociales (respeto a los mayores, padres o autoridades); y las normas de higiene, de tránsito o de alimentación (cruzar la calle en las esquinas, lavarse las manos antes de comer, etc.). Este saber vulgar, entonces, es aquél con el que nos manejamos cotidianamente, con el que vivimos, obramos, nos expresamos y conducimos; y de acuerdo a la época y al lugar en el que hayamos nacido, pensaremos, sentiremos y actuaremos de forma determinada y particular. Seguiremos determinados valores y normas políticas, jurídicas y morales, de acuerdo al contexto socio-espaciotemporal en el que nos hallemos.
• • • Formales Empírico-formales Hermenéuticas-Sociales-Humanas

Ciencia

SABER CRÍTICO
Filosofía • • Teórica: Metafísica – Antropología Práctica: Filosofía Política – Filosofía de la Educación – Ética

SABER VULGAR

Los saberes adquiridos cotidianamente desde que nacemos. Experiencias vividas.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 31

Pues bien, si nos remitimos ahora al otro nivel, el del saber crítico, y nos detenemos en la Filosofía, observaremos que lo que ésta hace (así como también las ciencias pero con fines, miradas y objetivos diferentes), es interpretar y comprender íntimamente esa realidad “vulgar” que se nos presenta cotidiana y simple día a día. Lo que hace la filosofía, por consiguiente, como saber crítico, es buscar los fundamentos, el sentido, las razones más hondas de interpretación y penetración de las realidades del hombre consigo mismo y con los otros hombres, con el mundo, y con lo Divino. De modo que si seguimos acotando nuestro enfoque, y nos detenemos en la Ética propiamente dicha, veremos que ésta será, desde un nivel crítico, reflexivo y teórico de análisis, una meditación especulativa sobre el obrar, sobre las conductas, sobre el hombre y su acción, sobre un aspecto constitutivo del ser humano como es su ser-moral. Lo que hace la Ética, pues, es reflexionar y comprender el hecho moral en el hombre procediendo para ello con una metodología específica, y con ciertos presupuestos y fines. La ética no determina lo que está bien o mal, eso lo hacen los códigos morales —por ejemplo, los que poseen las religiones (católica, musulmana, mahometana, etc.)—; sino que se encarga de reflexionar, estudiar y establecer criterios y enunciados universales, generales, “objetivos”, “formales” para un posterior juicio moral; “habla acerca de la moral”, se encarga de averiguar “cómo se llega a considerar a algo como bueno” y la “manera cómo llegan a formarse los juicios morales acerca de las acciones”. De la mano de otras disciplinas científicas, y filosóficas como la antropología y ontología, pretende pensar y escrutar el hecho moral, estableciendo, con el conjunto de distintas teorías éticas, cuál podría ser el “mejor modo de vida buena”. Las tareas de la ética, entonces, como filosofía moral, se pueden resumir en tres puntos:

1. “dilucidar en qué consiste lo moral; 2. intentar fundamentar lo moral, es decir, inquirir las razones para que haya moral o bien
denunciar que no las hay;

3. intentar una aplicación de los principios éticos descubiertos a los distintos ámbitos de la
vida cotidiana.” (Cortina 1993, pág. 164)

32 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

ÉTICA
(Moral pensada)

- Teorías Éticas - Deontología

ÉTICA: reflexión filosófica y especulativa, que se encarga de pensar la tensión existente entre la Moral y la Moralidad. Objeto: Bien – Mal – Autonomía – Felicidad – Libertad – Valores – Virtud - Normas

La enseñanza de la ética y la política, la Formación Ética y Ciudadana, es necesaria, siempre y cuando se concrete en un tratamiento responsable y comprometido: hacer tomar conciencia de lo que implica ser personas, ser sujetos “éticos”, poseedores de una conducta moral que debe ser reflexionada, puesta en cuestión de manera crítica, involucrando todas las dimensiones humanas; ser ciudadanos, miembros de una familia, de una ciudad, de un país y de un mundo como el que nos toca vivir. Para transmitir, educar y formar en estas temáticas, es fundamental que los docentes revisemos nuestra relación con el conocimiento y con los valores, pero no sólo como profesionales responsables de una práctica, sino como individuos que estamos atravesados por las mismas crisis e incertidumbres que todo el resto de los ciudadanos. En este proceso, docente y alumno están en dialéctica constante, inmersos en situaciones comunes; no obstante el encargado de conducir y guiar este sendero, es el educador. Formar en valores y normas, en conciencia y reflexión, es apasionante pero también complejo; no obstante, el desafío es factible y muy positivo para la institución como tal.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 33

Bibliografía sugerida:
CAMPS, Victoria; GUARIGLIA, Osvaldo y SALMERÓN, Fernando (editores). Concepciones de la ética. Madrid: Trotta.

CORTINA, Adela (1993). Ética aplicada y Democracia radical. Madrid: Tecnos. CORTINA, Adela (1996). “La educación del Hombre y del Ciudadano”. En Educación en Valores y Desarrollo moral, Martínez, M. y Buxarrais, Ma. Rosa (comps.). Barcelona: Institut de Ciencias de l’Educació y la Organización de Estados Iberoamericanos-OEI. CULLEN, Carlos (1996). Autonomía moral, participación democrática y cuidado del otro. Buenos Aires: Novedades Educativas. HOFFE, Otfired (1994). Diccionario de Ética; trad. Jorge Vigil. Barcelona: Crítica. PIEPER, Annemarie (1991). Ética y moral; trad. Gustau Muñoz. Barcelona: Crítica.

EN TORNO A LA NOCIÓN DE CIUDADANÍA

• •

Del mismo modo que en el apartado de la Ética, los invitamos ahora a elaborar una representación conceptual de lo que se entiende por ciudadanía. A continuación, les proponemos que reflexionen sobre las siguientes cuestiones: 1. ¿La noción de ciudadanía, continúa siendo la misma que nosotros aprendimos en la escuela o ha sufrido alguna transformación? 2. ¿Existe alguna relación entre ciudadanía y valores morales? ¿Cuál es?

Como ya hemos venido analizando, la ética, al constituir la reflexión teórica de lo moral, tiene por objeto no sólo el tratamiento de problemas relativos a los valores y códigos morales, sino también a las normas, puesto que la moral abarca a ambos componentes. Una confusión muy frecuente es la de pensar que la educación moral tiene que, en primer instancia, formar al niño como ser humano y luego inculcarle los valores de la ciudadanía. Sin embargo, ambas cosas no pueden hacerse por separado, ya que en el proceso de socialización, se hace necesario comunicar de diversas maneras el sentido de pertenencia a una sociedad, y en esa tarea es indispensable el tratamiento de valores que tienen directa relación con la noción de ciudadanía. Entre formación ética y formación ciudadana existe una fuerte implicación, que nos permite afirmar que para

34 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

formar personas hay que formar ciudadanos, y que no podremos formas ciudadanos si no formamos personas. De modo que, para la educación de los alumnos así como para la reformulación y profundización de estas cuestiones en la reflexión institucional conjunta, es necesario vincular la ética y la ciudadanía (Cortina, 1996). Por naturaleza, el hombre es incompleto e insuficiente sin el otro; ser con los demás y ser para los demás pertenece al núcleo mismo de la existencia del hombre. Éste se realiza en comunidad o no se realiza; pues sabe que es mejor hacerlo con otros, ya que solo no puede. No obstante, para poder vivir con el otro, es necesario compartir no sólo experiencias, hábitos, sentimientos, sino fundamentalmente —he aquí lo que nos interesa— un conjunto de valores y normas que actúen como condición de posibilidad y sostén de los lazos de dicha comunidad. Las personas para devenir tales, a través del proceso de socialización, necesitan identificarse con cada miembro de la sociedad, con sus semejantes y ligarse en rasgos comunes de pertenencia. El ámbito necesario del actuar ético y moral presupone conexiones y vinculaciones con el ámbito político y esto mismo implica actuar dentro de órdenes sociales estatuidos que se condensan en concepciones y prácticas jurídicas específicas. El comportamiento ético y moral presupone la existencia de máximas y de principios que a nivel colectivo se cristalizan en el derecho. Con esto no afirmamos que todas las actuaciones éticas y morales deban concretarse en disposiciones jurídicas positivas o ser asimiladas a éstas. Las normas y las leyes deben ganar su propia legitimidad en el campo ético y moral, del mismo modo que no basta la convicción ética y moral de ciertos principios para que tengan fuerza material en la vida de las sociedades. Existe en la actualidad un consenso unánime en la consideración de los Derechos Humanos como cristalizadores de una “ética mínima” compartida por todos en torno a principios básicos de justicia e igualdad, válidos para toda la humanidad. Ahora bien, ¿qué entendemos por el concepto de ciudadanía? Esto nos remite a otra pregunta: ¿qué significa en nuestra época formar ciudadanos? Solemos pensar, cuando aludimos a la “ciudadanía”, en la ciudadanía política, siendo que en la actualidad esta noción entraña una idea mucho más amplia que en otras épocas, e implica una fuerte relación con la moralidad. Cabe destacar asimismo, que otros conceptos tales como familia, institución, nación, estado, patria, y pertenencia a un gobierno determinado, se han modificado en su gran mayoría, si los comparamos con los siglos XVIII y XIX. En nuestra sociedad, afectada por la globalización, se observan cambios que abarcan variados aspectos de la realidad. Estos cambios comprenden, entre otras cosas, la modificación de las estructuras territoriales y una redefinición del papel del Estado, que acarrea consecuencias directas sobre las ideas de identidad y ciudadanía.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 35

Dado que no sólo somos miembros de comunidades o regiones culturales determinadas, sino que formamos parte de una “aldea global planetaria”, en la que compartimos una “economía de mercado” (con la consecuente sociedad de mercado), y normas económico-político-financieras comunes; formaríamos parte de dos órdenes simultáneos: el territorio o región en el que vivimos, con su características socioculturales específicas; y el mundo en el que todos nos hallamos comunicados e interrelacionados “cosmopolitamente”. “La asunción de la ‘doble ciudadanía’ –nacional y universal- es fruto de un doble movimiento de diferenciación, por el que el ciudadano se sabe vinculado a los miembros de su comunidad por una identidad que le diferencia de los miembros de otras comunidades y, sin embargo, de identificación en tanto que persona, con todos aquellos que son también personas, aunque de diferentes nacionalidades. (...) Por eso, educar en la doble ciudadanía supone introducir afectivamente en el doble simbolismo e implicar a los niños en proyectos tanto locales como de alcance universal.” (Cortina, 1996; pág. 9-10) Arribamos de esta forma, a una categoría crucial que es la de “Codisciplinariedad” de la formación ciudadana. Esto hace referencia a que su enseñanza involucra a otras disciplinas, tanto filosóficas como científicas; tales como las reflexiones específicas de la ética, de la política, del derecho, de la historia, de la sociología, de la economía, de la antropología, de las teorías del lenguaje, entre otras; contextualizando todos estos saberes, además, en la realidad histórico social en la que habrán de abordarse (Cullen, 1996). A través de la crítica de las socializaciones posibles —al igual que la ética critica las morales posibles—, lo que se pretende no es legitimar un orden social dado, o tampoco descreer escépticamente de su posible transformación: “Es enseñar la participación democrática como modo de construir una ciudadanía responsable y solidaria: una convivencia justa”. (Cullen, 1996; pág. 39-40) De lo que se trata es de ser capaces de argumentar racionalmente esta convivencia. Es primordial, entonces, la reflexión cívica, puesto que como mundialmente la situación socio– política se ha modificado: con la existencia del pluralismo cultural, de la diversidad y las diferencias de identidades, la globalización económica, y la multiplicidad de tipos de modelos ético–políticos de esta sociedad diferenciada y compleja; habitan ciudadanos con distintos sistemas de creencias (compleja y reflexivamente), siendo menester repensar sus pertenencias y participaciones en dicho ámbito. (Ver Thiebaut, 1998; pp. 67–76; 259–274.)

36 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

Estamos ahora en condiciones de cotejar nuestras ideas previas —tanto en lo que concierne a la noción de ética como a la de ciudadanía— con lo recientemente estudiado. Para dicho fin, les proponemos reflexionen sobre algunos interrogantes: 1. Teniendo en cuenta la distinción entre saber vulgar y saber crítico. ¿Encuentro ahora alguna diferencia entre la situación previa y la situación posterior a la lectura del apartado precedente? 2. ¿Podemos ir evidenciando los contenidos trabajados en el contexto concreto del aula? Vale decir, ¿podemos ahora hacer una lectura comparativa, a la luz de estas temáticas teóricas, de las concepciones, valoraciones y actitudes —tanto de los alumnos como de las nuestras—?

Bibliografía sugerida:
CORTINA, Adela (1993). Ética aplicada y Democracia radical. Madrid: Tecnos. CORTINA, Adela (1996). “La educación del Hombre y del Ciudadano”. En Educación en Valores y Desarrollo moral, Martínez, M. y Buxarrais, Ma. Rosa (comps.). Barcelona: Institut de Ciencias de l’Educació y la Organización de Estados Iberoamericanos-OEI. CULLEN, Carlos (1996). Autonomía moral, participación democrática y cuidado del otro. Buenos Aires: Novedades Educativas. DUSSEL, Inés (1996). La Escuela y la Formación de la Ciudadanía: reflexiones en tiempos de crisis. Area: Educación y Sociedad. Serie Documentos e Informes de Investigación Nº186. Buenos Aires: Proyecto IDRC/FLACSO – Sede Argentina. Höffe, Otfired (1994). Diccionario de Ética; trad. Jorge Vigil. Barcelona: Crítica. Thiebaut, Carlos (1998). Vindicación del ciudadano. Barcelona: Paidós. Trachitte, María Teresa (2000). La compleja relación entre diferencia e igualdad. Comunicación dictada en el 1º Congreso Internacional de Ética. 17–19 de Mayo. Universidad del Salvador. Buenos Aires.

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 37

Para reflexionar entre todos... En una suerte de anticipo a la próxima cartilla, los invitamos a reflexionar sobre dos tipos de valores primordiales en la formación ética y ciudadana. Uno de ellos hace hincapié en lo moral —la compasión—, y el otro en lo social —la responsabilidad—, atendiendo a la complementariedad de ambos. Decimos anticipo, en la medida en que introduciremos una primer estrategia metodológica, posible de ser trabajada en el aula, bajo la creencia de que las cuestiones que nos ocupan no pueden ser enseñadas en modo alguno si antes no nos hemos apropiado en forma personal de tales planteamientos. O por lo menos haberlos presentado, discernido y debatido desde un lugar que nos resulta común y que es propio: la escuela. Compartiremos, en consecuencia, uno de los tantos métodos que podemos encontrar en la enseñanza de dicha área, el cual radica fundamentalmente en la meditación de relatos, tales como cuentos, fábulas o historias cotidianas, entre otras propuestas. El cuento realiza diversas funciones: psicológicas, lúdicas, lógicas y lingüísticas. Las primeras son básicas para incidir en la asimilación de los valores, ya que tienen implicación directa en la conciencia del alumno. Las funciones lógicas, en la medida en que aluden al razonamiento, también son fundamentales. De aquí el considerable “(...) valor pedagógico de las narraciones, ya sean fantásticas o reales, utilizadas como ejercicio de reflexión y transmisoras de unos valores permanentes que facilitan también la disciplina escolar.” (Carreras, Eijo y otros, 1994, 58). De modo que, en función del valor que se intenta investigar el sendero a recorrer será una previa lectura del texto y su posterior meditación, con la guía del docente:*

La Compasión – Valor Ético Androcles y el león Versión de James Baldwin

En

Roma vivía una vez un pobre esclavo llamado Androcles. Su amo era un hombre cruel, y lo trataba tan mal que al final Androcles se fugó. Permaneció en una selva muchos días. Pero no encontraba comida, y se debilitó y enfermó tanto que pensó que moriría. Así que un día entró en una caverna y se acostó, y pronto se durmió profundamente. Al rato un gran ruido lo despertó. Un león había entrado en la cueva, y rugía furiosamente. Androcles sintió mucho miedo, pues estaba seguro de que la bestia lo mataría. Pero pronto vio que el león no estaba enojado, sino que cojeaba como si le doliera una pata.

*

Los textos a trabajar han sido seleccionados de BENNETT, William J. (1995). El libro de las Virtudes; trad. Carlos Gardini. Buenos Aires: Vergara.

38 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

Androcles tuvo la osadía de tomar la pata coja del león para ver qué le pasaba. El león se quedó quieto, y frotó la cabeza contra el hombro de Androcles. Parecía decirle: “Sé que me ayudarás.” Androcles alzó la pata y vio que una espina larga y filosa causaba ese dolor. Tomó el extremo de la espina con los dos dedos, dio un tirón rápido y fuerte y la extrajo. El león estaba feliz. Saltaba como un perro, y lamió los pies y las manos de su nuevo amigo. Androcles ya no le tuvo miedo a partir de entonces. Y cuando anochecía, él y el león dormían lado a lado. Durante largo tiempo, el león le llevó comida a Androcles todos los días, y ambos se hicieron tan amigos que Androcles se sentía muy dichoso con su nueva vida. Un día unos soldados que pasaban por el bosque encontraron a Androcles en la cueva. Sabían quién era, así que lo llevaron de regreso a Roma. La ley de esa época establecía que todos los esclavos que escapaban de su amo debían luchar contra un león hambriento. Así que encerraron un tiempo a un fiero león sin comida, y se fijó un momento para la lucha. Cuando llegó el día, miles de personas se apiñaron para ver el espectáculo. En esa época iban a esos sitios tantas personas como las que hoy van a un circo, o a ver un partido de fútbol. Se abrió la puerta, y el pobre Androcles salió a la arena. Estaba medio muerto de medio, pues ya oía los rugidos del león. Miró hacia arriba, y vio que no había piedad en los miles de rostros que lo rodeaban. Entonces entró el hambriento león. De un solo salto llegó hasta el pobre esclavo. Androcles saltó un gran grito, no de miedo, sino de alegría. Era su viejo amigo, el león de la caverna. La gente, que esperaba ver cómo el león mataba al hombre se quedó maravillada. Vio que Androcles echaba los brazos al pescuezo del león, que el león se tendía a sus pies y se los lamía, y que la gran bestia frotaba la cabeza contra el rostro del esclavo, como si quisiera que la mimaran. Nadie entendía lo que sucedía. Al cabo de un rato pidieron a Androcles que contara su historia. Androcles se plantó ante ellos, y rodeando el cuello del león con el brazo, contó que él y la bestia habían vivido juntos en la caverna. - Yo soy un hombre —dijo—, pero ningún hombre ha sido mi amigo. Este pobre león ha sido el único que fue amable, y nos amamos como hermanos. La gente se apiadó del pobre esclavo. - ¡Vive en libertad! —Exclamaron todos—. ¡Vive en libertad! Otros gritaban: - ¡Qué también liberen al león! ¡Que ambos sean libres! Así liberaron a Androcles, y le entregaron al león. Y vivieron juntos en Roma por muchos años.

Cuestionario guía para la reflexión:

1. Reflexione sobre los conceptos previos que tiene sobre la "compasión". 2. ¿Recuerda situaciones en las cuales haya puesto en juego la compasión? 3. Deteniéndonos en el cuento:
Relacione la incidencia que tiene el prejuicio de Androcles hacia el león, con la actitud de compasión. ¿Quién fue compasivo en realidad, Androcles o el león? ¿Con qué personaje o hecho del cuento Ud. se identifica? ¿Por qué? ¿Cómo se va concatenando el valor de la compasión con otros valores éticos en esta fábula? ¿Cuáles serían esos valores? ¿Cómo definiría la compasión acorde con este relato?

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 39

A partir de los valores personales vivenciados en la actualidad, ¿qué otros finales se podrían imaginar para esta historia? ¿En qué situaciones concretas de la vida podemos llegar a desempeñar, también, el papel de “espectador del circo”? En la sociedad en que nos hallamos, ¿prima este valor? Si es así, ¿en qué gestos o bajo qué formas lo encontramos? Si no, ¿de qué modo puedo yo contribuir desde mi realidad para poner en práctica este valor? Luego de hacer un juicio de valor de la moral de nuestra sociedad, ¿qué importancia y tarea le cabe a la ética para la transformación de los aspectos negativos de dicha realidad?

La Responsabilidad – Valor Cívico El constructor de puentes Will Allen Dromgoole

Un anciano, por un camino solitario, llegó en el frío y gris atardecer a un abismo vasto, ancho y profundo por donde rodaba un peligroso río. El anciano cruzó en la hosca penumbra (pues las aguas no lo amedrentaban) pero en la otra margen se detuvo y se puso a construir un puente. “Anciano –díjole otro peregrino –. Derrochas energías con tu obra; tu viaje habrá concluido con el día, y nunca más pasarás por estos rumbos; has cruzado el profundo y ancho abismo, ¿por qué construir un puente a estas horas?
El constructor irguió la gris cabeza. “Buen amigo, hoy en el camino me seguía –dijo– un joven cuyos pies también deben pasar por estos rumbos. Este abismo, que para mí no fue nada, puede ser fatal para ese rubio joven. El también debe cruzar en el crepúsculo; buen amigo, para él construyo el puente.”

40 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

Cuestionario guía para la reflexión: Adentrándonos en el cuento:

Consideramos que este relato es muy fructífero para profundizar la forma en que se pone en juego la responsabilidad comprometida y libre de cada generación ante sus sucesores, y concomitante y evidentemente de cada “educador” en relación con la formación integral de sus alumnos. Entonces, ¿qué actitudes manifiesta el personaje en este sentido? ¿Qué otro valor evidencia el anciano, que es esencial en la tarea docente? ¿Es menester que cada uno cumpla su función en la sociedad, en cualquier sector de la comunidad en la que se halle? ¿La Responsabilidad es un valor sólo cívico? El cuidado de sí, ¿implica responsabilidad? Si es así ¿tiene la responsabilidad alguna relación con la Sabiduría? ¿Cómo entiende la responsabilidad acorde con este relato? En la sociedad en que nos hallamos, ¿prima este valor? Si es así, ¿en qué gestos o bajo que formas lo encontramos? Si no, ¿de qué modo puedo yo contribuir desde mi realidad para poner en práctica este valor? ¿Qué ocurre si cada uno no se hace responsable de sí mismo, y si no se hace cargo de las tareas y funciones sociales en la “cultura política” en la que le tocó vivir? Luego de hacer un juicio de valor de las conductas cívicas de nuestra sociedad, ¿qué importancia y tarea le cabe a la reflexión ciudadana y política para la transformación de los aspectos negativos de dicha realidad?

FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA - 41

BIBLIOGRAFÍA

ANTÚNEZ, Serafín (Director) (1991). La educación moral: perspectivas de futuro y técnicas de trabajo. Barcelona: ICE de la Universitat de Barcelona/GRAO. ARISTÓTELES. Obras Completas. BENNETT, William J. (1995). El libro de las Virtudes; trad. Carlos Gardini. Buenos Aires: Vergara. BLONDEL, Maurice (1996). La Acción. Ensayo de una crítica de la vida y de una ciencia de la práctica; trad. Juan M. Isasi y César Izquierdo. Madrid: B.A.C. BRUNER, Jerome (1990). Actos de significado. Madrid: Alianza. BUXARRAIS, Ma. R.; MARTÌNEZ, M.; PUIG, J.M. y TRILLA, J. (1990). La Educación Moral en Primaria y Secundaria. Madrid: Edel. CAMPS, Victoria (1990). Virtudes públicas. Barcelona: Espasa Calpe. CAMPS, Victoria (1994). Los valores de la educación. Colección Hacer Reforma. Madrid: Grupo Anaya. CAMPS, Victoria; GUARIGLIA, Osvaldo y SALMERÓN, Fernando (editores). Concepciones de la ética. Madrid: Trotta. CARRERAS, H., EIJO y otros (1994). Cómo educar en valores. Madrid: Narcea. CASALS, Ester; DEFIS, Otilia (coords.) (1999). Educación infantil y valores. Bilbao: Desclée de Brouwer. CORTINA, Adela (1993). Ética aplicada y Democracia radical. Madrid: Tecnos. CORTINA, Adela (1996). “La educación del Hombre y del Ciudadano”. En Educación en Valores y Desarrollo moral, Martínez, M. y Buxarrais, Ma. Rosa (comps.). Barcelona: Institut de Ciencias de l’Educació y la Organización de Estados Iberoamericanos-OEI. CULLEN, Carlos (1996). Autonomía moral, participación democrática y cuidado del otro. Buenos Aires: Novedades Educativas. CULLEN, Carlos (1997). Crítica de las razones de educar. Temas de filosofía de la educación. Buenos Aires: Paidós. DELVAL, Juan y ENESCO, Ileana (1994). Moral, desarrollo y educación. Colección Hacer Reforma. Madrid: Grupo Anaya. DUSSEL, Inés (1996). La Escuela y la Formación de la Ciudadanía: reflexiones en tiempos de crisis. Area: Educación y Sociedad. Serie Documentos e Informes de Investigación Nº186. Buenos Aires: Proyecto IDRC/FLACSO – Sede Argentina. ELKIN, Frederick (1992). El niño y la sociedad. Buenos Aires: Paidós. GALÁN, Jesús y GARCÍA, Abilio (1995). La formación moral: eje transversal de la educación. Madrid: Fed. Española. HÖFFE, Otfired (1994). Diccionario de Ética; trad. Jorge Vigil. Barcelona: Crítica. KOHLBERG, Lawrence; POWER, F. Clark y HIGGINS, Ann. (1989). La Educación Moral según Lawrence Kohlberg. Barcelona: Gedisa. Lineamientos Curriculares para el área de Ética y Valores Humanos. Orientaciones para la Formulación de Currículos en Ética y Valores Humanos. Ministerio de Educación Nacional – República de Colombia – 1998. LIPMAN, M.; SHARP, A. M. y OSCANYAN, F. S. (1992). La Filosofía en el Aula. Madrid: Ediciones de La Torre. LUCINI, Fernando G. (1993). Temas transversales y educación en valores. Madrid: Anaya. MALIANDI, Ricardo (1991). Ética: conceptos y problemas. Buenos Aries: Biblos. MARGALIT, Avishai (1997). La sociedad decente. Buenos Aires: Paidós.

42 - FORMACIÓN ÉTICA Y CIUDADANA

OCHOA Y GÓMEZ, Ofelia. No Matarás; Comunicación en las “Primeras Jornadas Internacionales de Ética”; 17-19 de Mayo de 2000; Universidad del Salvador; Buenos Aires. ONETTO, Fernando (1994). Con los valores. ¿Quién se anima?. Buenos Aires: Bonum. PALACIOS, J.; MARCHESI, A. y CARRETERO, M. (comps.) (1985). Psicología Evolutiva. 2. Desarrollo Cognitivo y Social del Niño. Madrid: Alianza Editorial. PASCUAL, Juan (1995). La vida moral y la reflexión ética. Madrid: Mc Graw-Hill. PIAGET, J. (1971). El criterio moral en el niño. Barcelona: Editorial Fontanella. PIEPER, Annemarie (1991). Ética y moral; trad. Gustau Muñoz. Barcelona: Crítica. PLATÓN. Obras Completas. PUIG ROVIRA, J. M. y MARTÍNEZ MARTÍN, M. (1989). Educación Moral y Democracia. Barcelona: Laertes. PUIG ROVIRA, Josep Mª (1996). La construcción de la personalidad moral. Buenos Aires: Paidós. REYZÁBAL, Ma. Victoria y SANZ, Ana Isabel (1997). Los Ejes Transversales. Aprendizajes para la vida. Madrid: Editorial Escuela Española. RICOEUR, Paul (1982). Finitud y Culpabilidad; trad. Cecilio Sánchez Gil. Madrid: Taurus. RICOEUR, Paul (1986). Lo voluntario y lo involuntario; trad. Juan Carlos Gorlier; t. I-II; Buenos Aires: Docencia. SAVATER, Fernando (1994). El contenido de la felicidad. Un alegato reflexivo contra supersticiones y resentimientos. Madrid: El País/Aguilar. SAVATER, Fernando (1997). El valor de educar. Buenos Aires: Ariel. SPINOZA, Benedictus de (1982). Ética; trad. Ángel Rodríguez Bachiller; 8ª ed. Buenos Aires: Aguilar. SPLITTER, Laurence J. y SHARP, Ann M. (1995). La otra educación. Filosofía para niños y la comunidad de indagación. Buenos Aires: Manantial. TAYLOR, Charles (1994). La ética de la autenticidad; trad. Pablo Carbajosa Pérez. Barcelona: Paidós. TAYLOR, Charles (1996). Fuentes del yo. La construcción de la identidad moderna; trad. Ana Lizón. Barcelona: Paidós. THIEBAUT, Carlos (1998). Vindicación del ciudadano. Barcelona: Paidós. TRACHITTE, María Teresa (2000). La compleja relación entre diferencia e igualdad. Comunicación dictada en el 1º Congreso Internacional de Ética. 17–19 de Mayo. Universidad del Salvador. Buenos Aires. TRILLLA, Jaume (1992). El profesor y los valores controvertidos. Neutralidad y beligerancia en la educación. Barcelona, Paidós, 1992. VIGOTSKY, Lev S. (ed. 1998). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. México: Grijalbo.

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 1

ENCUADRE TEÓRICO PARA LOS NIVELES DE CONDUCCIÓN
Este material desea, en primera instancia establecer una comunicación con Uds. para apoyar a sus docentes con orientaciones, que consideramos útiles, en el acompañamiento pedagógico que merecen y necesitan. Estamos viviendo una época de transición donde conviven distintas posturas, con muchos problemas no resueltos, con momentos de entusiasmo pero también con algunas dudas. De algo estamos seguros, nuestro principal compromiso es con ese niño que está en nuestra institución, al cual le debemos lo mejor de nuestra tarea. Éste es un aporte que pretende contribuir a reflexionar sobre nuestras propias prácticas, desde nuestra institución, con su particular realidad, que la hace distinta de otras. Hoy enfrentamos el desafío de PROMOVER UN CAMBIO DE PERSPECTIVA A NUESTRO TRABAJO, y creemos que sólo lo podemos hacer si estamos dispuestos a seguir aprendiendo, conformando para ello verdaderos equipos de trabajo, cuyo pilar será la solidaridad... En este camino, necesitamos reflexionar sobre nuestros proyectos anteriores con el fin de establecer: QUÉ RECUPERAMOS QUÉ MODIFICAMOS Seguramente nos daremos cuenta de que hay mucho por rescatar, y que es posible rectificar aquello que no nos ha dado los resultados esperados, debiendo ser éste, un proceso permanente para un mejoramiento efectivo. Éste es nuestro punto de partida, revisar lo actuado para avanzar. Por otra parte, deseamos que las nuevas tendencias en relación a la matemática no las consideremos como una moda que adoptamos. Basta recordar que algunas veces, con entusiasmo hemos incorporado algunas propuestas, y al poco tiempo las abandonamos volviendo a nuestras rutinas creando en nosotros la sensación de fracaso. Los verdaderos cambios requieren de un análisis profundo, de una revisión de nuestras formas de pensar, esto no es sencillo y mucho más dificultoso cuando se hace a partir de un esfuerzo individual. Para que esto sea una real transformación necesitamos de un verdadero trabajo en equipo, del intercambio y de la discusión con fundamentos, para elaborar proyectos factibles de realizar. Somos conscientes de los cambios en la sociedad, que nos sorprenden y maravillan con los adelantos tecnológicos, que impactan en lo social y en lo económico. Como educadores no podemos ignorarlos. Sí asumir que con nuestras acciones, desde la escuela, podemos preparar a nuestros alumnos para una intervención más adecuada en este mundo cambiante. En esta complejidad es importante resolver problemas; pero también ser capaz de plantear problemas diversos, buscar información, establecer relaciones y aprender a trabajar en grupo.

2 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

Nosotros podemos contribuir en este proceso, si realmente convertimos a la matemática en una herramienta para resolver las situaciones diversas que se nos presenten, favoreciendo formas de pensar flexibles y creativas, generando en los niños la autoconfianza y el gusto por la tarea realizada. Es por ello que proponemos una matemática comprometida con el tiempo histórico, que nuestros alumnos descubran desde el principio, que la actividad matemática trasciende las paredes de la escuela. Siempre que se pueda, procurar el contacto con las matemáticas a través de situaciones provenientes del ambiente real. Este proceso de formación matemática comienza desde muy temprano, se va puliendo con la práctica, su uso, su aplicación y por medio de definiciones y razonamientos repetidos una y otra vez en los distintos ciclos de la enseñanza. En cada momento se presentarán bajo nuevos enfoques de manera progresiva para alcanzar contenidos más complejos y/o generales. Esta es la enseñanza en espiral que propiciamos. Deseamos compartir algunas cuestiones, que entendemos son criterios básicos para el trabajo del área y que nosotros consideramos como propósitos, de la primera cartilla.

1.

Reconocemos la matemática informal como plataforma inicial para una real comprensión de signos y conceptos abstractos de la matemática formal.

2.

Valoramos los procedimientos informales de los niños, para enfrentar con éxito la resolución de problemas

3. 4. 5.

Estimulamos la creatividad y la flexibilidad del pensamiento a través de la resolución de problemas. Revisamos el rol de los problemas en nuestras prácticas áulicas Favorecemos la comunicación de resultados y procedimientos utilizando variedad de lenguajes. En esta cartilla hemos abordado una concepción de lo que es Hacer Matemática, porque estamos

convencidos de que nuestro trabajo en el aula está condicionado por nuestras matrices (concepciones conscientes o subconscientes) acerca de la matemática. Nuestro punto de partida es una de las tantas investigaciones cuyo análisis nos conduce a revisar nuestras propias prácticas y a revalorizar la matemática informal.

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 3

LA DIDÁCTICA TRADICIONAL Cuando analizamos el esquema didáctico tradicional de la matemática, nos encontramos frente a un modelo repetitivo que ha reducido el aprendizaje de esta área a la realización En el modelo de enseñanza clásico, primero se enseñan los conceptos y luego se ve qué tipo de problemas son resueltos por éstos. Es por ello que primero se enseña a sumar y después a resolver problemas aditivos por ejemplo. mecánica de sus procedimientos, se ha mostrado al educando como un objeto rígido que no admite cuestionamiento, donde hay que seguir paso a paso las indicaciones del maestro. Esta manera de proceder ha limitado las posibilidades intelectuales del sujeto y ha instalado un tabú: la matemática es inaccesible.

PARA REFLEXIONAR:
¿En qué medida a nivel Institucional se encuentra instalado este modelo de enseñanza de la Matemática? ¿Por qué se da así? ¿Qué obstáculos son los que impiden que se trabaje desde otra mirada? Nuestros niños no son simples recipientes vacíos que deben llenarse de “nuevos” conocimientos. La mayoría de los niños, llega a la escuela con una gran cantidad de conocimientos matemáticos informales, de la familia, los compañeros, la TV, y los juegos. Es una matemática que tiene que ver con la intuición, la creatividad, una manera propia de buscar soluciones a los problemas y de inventar procedimientos de solución. ¿Cómo hacer menos traumático el tránsito entre el conocimiento informal cotidiano y el conocimiento científico escolar de la matemática? La matemática informal de los niños es el paso crucial entre el conocimiento intuitivo, limitado e impreciso, basado en su percepción directa y sus ricas experiencias, y la matemática formal –académica, precisa-, basada en símbolos abstractos que se imparte en la escuela. Todas las apreciaciones en relación a la matemática informal son aplicables a toda la gama de temas: el dominio de las combinaciones numéricas básicas, el aprendizaje de conceptos y procedimientos relacionados con el sistema de numeración y los algoritmos operatorios. También vemos que este principio se aplica a niños con una gran variedad de aptitudes, incluyendo los que tienen problemas de aprendizaje y los que presentan retraso mental.

4 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

La matemática como lenguaje formal, al resolver problemas tipo (llamados rutinarios o clásicos) que se resolvían con un planteo único, hizo que se expulsara de la escuela la matemática informal. Es por eso que retomamos otro tema fundamental, el corazón de la matemática: la resolución de problemas. En la práctica docente –tradicional- la enseñanza de los signos matemáticos y de las reglas para combinarlos ha ocupado un lugar privilegiado sobre el desarrollo de la capacidad para resolver problemas, siendo éste uno de los objetivos fundamentales de la matemática. Como lo dijimos anteriormente, los maestros enseñan según este enfoque, primero el algoritmo de la suma y una vez que los niños tienen sobre él cierto dominio, se “les muestra” cómo se utiliza la suma en la resolución de problemas que implican a esta operación. Veamos con un ejemplo muy simple ante un problema como Martín tiene 12 bolitas, su tía le regaló 8, ¿cuántas bolitas tiene ahora Martín?. Desgraciadamente, frente a este problema en particular y de hecho frente a cualquier tipo de problema, los niños no tienen oportunidad de pensar en algún procedimiento que les permita encontrar la solución, porque inmediatamente a la presentación del problema, el maestro plantea las siguientes preguntas: ¿cuántas bolitas tenía Juan?, ¿cuántas le regaló su tía? Y conforme los niños van contestando, el maestro escribe en el pizarrón la suma 12+ 8 y les pide en seguida que la resuelvan para que averigüen la solución al problema planteado. En esta manera de proceder, es el maestro quien ha resuelto el problema, porque es él quien ha decidido qué estrategia de solución utilizar, el trabajo intelectual de los niños se ha reducido a dos cosas: a contestar preguntas obvias, porque las respuestas están claramente en el texto del problema y a resolver una suma que dicho sea de paso, ya sabían resolver. En la estrategia de enseñanza tradicional, al problema de Juan le siguen otros muy semejantes en los que, en lugar de Martín es Carlos, las bolitas se cambian por caramelos y la tía por el padrino... Para colmo los niños durante este período no se enfrentan con otros tipos de problemas. ¿Qué es lo que se logra después de un largo tiempo de trabajar con problemas parecidos? Nuestros niños adquieren determinados “vicios”, buscan la palabra clave, usan todos los datos y muestran una gran dificultad para resolver problemas no rutinarios.

LA CONCEPCIÓN ACTUAL
En los Diseños Curriculares los problemas se ubican como el núcleo del aprendizaje alrededor de los cuales se organiza la enseñanza. Este enfoque responde a recomendaciones surgidas en la década del 80 en varias partes del mundo. El origen de la construcción del conocimiento matemático se sustenta, en la mayoría de los

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 5

casos, en procesos de abstracción que se dan a partir de soluciones particulares encontradas a problemas específicos. Los conocimientos matemáticos y los problemas no pueden separarse. No se trata de “aprender” matemáticas para después “aplicarlas “a la resolución de problemas, sino de aprender matemáticas AL RESOLVER PROBLEMAS. En los primeros años la mayoría de las situaciones problemáticas habrán de surgir a partir de la escuela y de otras experiencias cotidianas. Cuando las matemáticas se originan de forma natural a partir de situaciones problemáticas que tienen sentido para los niños y están regularmente relacionadas con su entorno, pasan a ser relevantes y ayudan al niño a ligar su conocimiento con distintos tipos de situaciones. A medida que el niño avanza de nivel, debe encontrarse con tipos más variados y complejos de problemas que surjan tanto del mundo real como de contextos matemáticos. Cuando la resolución de problemas pasa a ser una parte integral de nuestro trabajo en el aula y los niños van teniendo éxito en esta tarea, van ganando confianza en el uso de las matemáticas y desarrollan una mente perseverante e inquisitiva. Aumenta igualmente su capacidad para comunicarse matemáticamente y para utilizar procesos de pensamiento de más alto nivel A lo largo de la historia, la humanidad ha ido enfrentando problemas y como parte de los procesos de abstracción se ha ido construyendo el lenguaje matemático.

DESDE LA DIDÁCTICA DE LA MATEMÁTICA
Es fundamental que nuestros alumnos vayan reconociendo, a través de la organización y selección de las actividades que se les propone en el aula, que la matemática es:

Un objeto de conocimiento sujeto a cuestionamiento, análisis y experimentación en donde las cosas no están dadas de una vez y para siempre.

Una herramienta útil que permite resolver problemas, considerando que éstos pueden resolverse de diversas maneras, entre las cuales está el recurso de las estrategias convencionales de solución (sistemas de numeración, sistemas de medidas, operatoria fórmulas, etcétera). Estos procedimientos convencionales, a partir de que son comprendidos y se reconoce su utilidad, permiten resolver las situaciones problemáticas con más facilidad y rapidez.

Nos parece oportuno tener presente que las investigaciones en didáctica de la matemática desarrolladas en los últimos 30 años, han permitido aproximarse a la solución del problema de la enseñanza y el aprendizaje de la matemática. Para ello fue necesario comprender los obstáculos que

6 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

enfrenta el alumno, y hubo que entender y analizar las concepciones que los docentes tienen sobre su trabajo profesional. Estas investigaciones nos muestran que los niños aprenden: Interactuando con el objeto de conocimiento a través de la búsqueda de soluciones a situaciones problemáticas, que los reten intelectualmente (desde luego esas situaciones problemáticas deben implicar al concepto matemático que se está enseñando). Intercambiando sistemáticamente con sus compañeros y su maestro los logros, dificultades, estrategias de solución, resultados y observaciones que van encontrando. Elaborando argumentaciones cada vez mejores al aplicar y defender los puntos de vista, sobre los resultados o estrategias de solución encontrados. El ejercicio sobre las argumentaciones les permiten tomar acuerdos sobre algunas estrategias de solución y desechar otros. Resumiendo, el enfoque metodológico actual propone una reubicación de los problemas en la organización de la enseñanza. Éstos deben ser planteados a los alumnos desde un principio, antes de que aprendan los procedimientos convencionales de solución. En las estrategias iniciales de solución que los niños ponen en juego en su intención por resolver un problema manifiestan los conocimientos y experiencias con las que cuentan, en el momento de enfrentar al problema planteado, que éstas difieren de las estrategias empleadas por quienes “ya han adquirido el concepto matemático” involucrado en la problemática y que poco a poco, con la ayuda del maestro irán utilizando las estrategias convencionales de solución, hasta llegar a reconocerlas como más funcionales y eficaces que las propias. Le acercamos en las cartillas sugerencias para trabajar los problemas, como así también todo tipo de problemas, para que en el aula ingresen problemas no rutinarios que el maestro podrá tomarlos, analizarlos y adaptarlos, teniendo en cuenta su realidad. Sabemos que es mucho más fácil dictar una receta y que los niños la repitan. Esto nos dará orden y la tranquilidad de cumplir con un programa en un determinado tiempo, pero no nos garantiza un conocimiento disponible ante nuevas situaciones. Sabemos que el aprendizaje es una tarea costosa, la búsqueda de aprendizajes duraderos es un proceso que se construye a lo largo de los ciclos y en ese camino cada niño lo hará con su propio ritmo. Preferimos entonces hacer cabezas bien hechas en lugar de cabezas bien llenas.

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 7

ALGUNAS RECOMENDACIONES A TENER EN CUENTA PARA MEJORAR EL PROCESO DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE

Antes de iniciar el desarrollo de un tema, indagar acerca de los conocimientos previos necesarios para el desarrollo del mismo; y retomarlos si la circunstancias lo requieren. El fracaso se multiplica si se hace el esfuerzo de construir sobre bases que no existen. Cuando la enseñanza formal se introduce con demasiada rapidez y no se basa en el conocimiento informal que ya poseen los niños, el resultado es un aprendizaje forzado, impuesto, memorístico y la aparición de problemas de aprendizaje. Incapaces de conectar la matemática formal como algo significativo, muchos niños se limitan a memorizar y utilizar mecánicamente las matemáticas que se presentan en la escuela. Incluso llegan a no poder memorizar ni datos ni técnicas. Otros pierden interés y desarrollan un sentimiento de rechazo hacia la matemática. Algunos niños suelen tener bajo rendimiento en matemática a pesar de tener una capacidad normal, las razones pueden ser falta de confianza, problemas familiares, enfermedad, falta de continuidad (reemplazantes) etc.. En tales casos es imprescindible diagnosticar los motivos de este bloqueo matemático mediante el diálogo y la observación. También destrezas pobres de lectura perjudican el progreso en matemática. Cuando el bajo rendimiento en Matemática está asociado a un bajo rendimiento generalizado, habrá que avanzar por pequeñas etapas, volviendo atrás y repasando con bastante frecuencia y proponiendo actividades orales y prácticos relacionados a las situaciones cotidianas, tales como: efectuar medidas, ir de compras, juegos, etc., de forma que el alumno adquiera confianza en su capacidad para hacer uso de las matemáticas de la vida cotidiana. Las posibilidades de alcanzar un alto rendimiento en Matemática, se ponen a veces de manifiesto a una edad temprana, pese a que frecuentemente el maestro no lo advierta por problemas de comportamiento, que pueden derivar del aburrimiento y frustración que surgen de un trabajo que resulta poco exigente. De aquí la necesidad de detectar estos casos para diseñar propuestas que respondan a sus intereses y capacidades. Al igual que los de bajo rendimiento, deberán ser estimulados en sus tareas. Elaborar secuencias de contenido, teniendo en cuenta la relación entre los mismos, sus fundamentos disciplinares, respetando el nivel cognitivo y los intereses de los alumnos. El conocimiento matemático se construye a partir de la acción concreta del niño sobre los objetos y de la reflexión y discusión sobre los resultados de esa acción. Esto pone en evidencia la necesidad de la manipulación del material concreto, en forma individual, el cual deberá ser variado y estar al alcance de todos.

8 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

Tener en cuenta que resulta tan perjudicial insistir en que los alumnos empleen material concreto para un proceso que ya comprende y puede desarrollar matemáticamente (por ejemplo haciendo uso de símbolos), como querer que otros pasen a la representación, ya sea por medio de diagramas o símbolos cuando aun no están en condiciones de trabajar adecuadamente con el material. Constituye un error suponer que existe una edad determinada para dejar de trabajar material concreto Las experiencias de los alumnos no pueden etiquetarse, a medida que el niño explora el mundo que lo rodea va encontrando relaciones matemáticas. El maestro debe tratar de plantear actividades relacionadas con ese contexto y también con otras áreas: En tecnología se trabaja con formas geométricas que a veces hay que reducir o agrandar; con medidas; con simetrías, etc. En Ciencias sociales, por ejemplo, el estudio de los mapas introduce los conceptos de dirección, escala y proporción. De los días de la semana, del calendario, de las fiestas se pueden extraer conceptos matemáticos para plantear y resolver problemas. Para comprender la idea del paso del tiempo se puede utilizar una recta cronológica análoga a la recta numérica. Hay actividades de Educación Física que hacen uso de la medida, de las distancias, del tiempo, etc. Al planificar actividades o proyectos de trabajo, se deben tener en cuenta desde el principio todas las posibilidades matemáticas que pueden ofrecer las mismas. Durante las actividades que desarrolla el alumno en las clases de matemáticas, además de poder o no construir determinados conceptos, también adopta una actitud hacia ella. Corresponde al maestro generar una actitud positiva, valorando los razonamientos realizados, las reflexiones hechas, las respuestas dadas, tratando de no emitir críticas, que puedan inhibir su confianza y/o participación, etc. Es fundamental realizar las articulaciones necesarias interciclos y niveles para mejorar los aprendizaje de los alumnos. No olvidar que la construcción de conocimientos comienza desde muy temprano pero se prolonga en el tiempo, por lo cual se deben realizar los acuerdos necesarios . A veces vemos como sufre un niño cuando pasa de una maestra que respeta tiempos y que estimula, a otra que no permite que cada alumno realice su propio recorrido. En definitiva, deben existir acuerdos respecto a qué es enseñar y qué es aprender, entre todos los miembros de la Institución. De esto se deriva lo restante, y así, se pueden lograr las articulaciones necesarias.

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 9

PARA DOCENTES

“...Aprender algo bien es aprenderlo de nuevo con el mismo espíritu de descubrimiento que reinaba cuando fue descubierto, o con el mismo espíritu de invención que reinaba cuando se inventó. Cuando este espíritu -que es el espíritu de investigación- prevalezca en el aula, los niños trabajarán afanosamente por sí mismos con las materias de las artes, las ciencias y las humanidades, y las asimilarán por sí mismos...” Matthew Lipman

PRESENTACIÓN

Estimados colegas, la presente cartilla tiene como propósitos: 1. Reconocer la Matemática informal como plataforma inicial para una real comprensión de signos y conceptos abstractos de la Matemática formal. 2. Valorar los procedimientos informales de los niños para enfrentar con éxito la resolución de problemas. 3. Estimular la creatividad y la flexibilidad del pensamiento a través de la resolución de problemas. 4. Revisar el rol de los problemas en nuestras prácticas áulicas 5. Favorecer la comunicación de resultados y procedimientos, utilizando variedad de lenguajes.

10 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

CAPÍTULO I: DE LO INFORMAL A LO FORMAL
1. INTRODUCCIÓN
Estas cartillas no tienen como pretensión indicar a los docentes, de manera rígida e inflexible, lo que tienen que hacer en cada clase o en cada desarrollo de tema. Nuestro punto de partida es reconocer la creatividad del maestro y los esfuerzos que realizan para actualizarse. Este material puede ser un recurso práctico para apoyar el trabajo en el aula. Se lo ha concebido como un medio para estimular y orientar sus análisis, conformando equipos de trabajo en la institución donde desarrollan sus actividades Claudi Alsina y otros autores en el libro Enseñar Matemática, teniendo en cuenta los distintos documentos que se han elaborado sintetizan los objetivos esenciales de la Educación Matemática: “Ofrecer una educación matemática interesante para todo el mundo, a la luz de nuevos horizontes de vida que nos rodean, incorporando nuevas tecnologías y medios audiovisuales e intentando una actitud social nueva sobre la importancia de educarse matemáticamente bien. Pasar de la simple transmisión de conocimientos, verdades o técnicas a crear una verdadera estimulación del aprendizaje donde primen los métodos, los modelos y las estrategias sobre los contenidos concretos, donde inducir, resolver, decidir, deducir, representar, verbalizar, explorar, investigar, etc. sean verbos que marquen la nueva dinámica y jubilen antiguas costumbres como la de calcular rutinariamente. Considerar que el aprendizaje es una labor continua que forma parte de la vida de la persona y a la cual habrá que ayudar siempre a cualquier edad y en todas las situaciones, consiguiendo poner en cada caso los medios adecuados de todo tipo.” Lo constante de nuestra época es el cambio. Debemos estar preparados para formar ciudadanos del presente y del futuro. No se puede dar cuenta aquí y ahora de cuáles serán los conocimientos necesarios para que nuestros alumnos puedan desenvolverse en la sociedad dentro de 10 o 20 años de manera autónoma y crítica. Lo que si podemos afirmar que dichos conocimientos se construirán sobre la base de los conocimientos que la escuela sea capaz de brindar hoy.

2. NECESIDAD DE UN CAMBIO EN LA ENSEÑANZA DE LA MATEMÁTICA
Los invitamos a reflexionar juntos. Con frecuencia los docentes nos encontramos con apreciaciones como éstas al intercambiar con otros maestros o profesores de matemática: Los niños no han aprendido las fracciones, tienen dificultades para dividir, confunden perímetro con área ... No saben razonar, si le damos un problema terminan preguntando qué operación pueden hacer. Los niños no recuerdan y tengo que retomar desde el principio... Cuando los niños acceden a un nuevo ciclo se ponen muy en evidencia estas cuestiones. Y por lo

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 11

general buscamos las causas en los ciclos anteriores. Hoy les proponemos realizar una mirada hacia el escenario cotidiano del aula. ¿Les ha sucedido que, habiendo preparado en forma responsable sus clases y aun cuando los alumnos hubieron realizado evaluaciones satisfactorias, al retomar los mismos temas constatamos que los aprendizajes no fueron los esperados? Nuestros alumnos pasan muchos años en las aulas y en muchas ocasiones, estos conocimientos no están disponibles cuando las situaciones reales de la vida o de las otras ciencias lo requieren. Sabemos que todo buen maestro o profesor de matemática espera que sus alumnos aprendan matemática. Sin embargo ésta no siempre es una tarea fácil de conseguir. ¿Dónde radica la dificultad?. ¿Será que la matemática es accesible por sus características para unos pocos?. ¿Es suficiente saber matemática para saber enseñarla?. Los que valoramos la matemática como una herramienta formadora del pensamiento para desenvolverse en situaciones variadas: ¿Nos preocupa cuando ésta, se transforma en una reiterada acción sobre la memoria? ¿Nos preocupa cuando ciertos mecanismos se repiten año tras año sin conocer sus fundamentos y sus ricas relaciones? El problema es complejo. En este trabajo inicial acercaremos una posible explicación de los factore que inciden en la falta de aprendizaje genuino, en Matemática. ¿Qué significa “ saber matemáticas”?. Se han realizado numerosas investigaciones con adultos y niños no escolarizados, cuyas conclusiones pueden ayudarnos a reflexionar sobre nuestras ideas acerca de lo que es hacer matemática. Les proponemos que analicen las respuestas al problema planteado a Margarita, una señora que fue entrevistada en el Proyecto de Investigación: Conceptualizaciones matemáticas de adultos no alfabetizados 1. Margarita tiene 37 años. Ha trabajado desde muy joven como empleada doméstica. Nunca fue a la escuela, no sabe leer ni escribir y solo conoce la representación de los números del 1 al 10.

1

Ferreiro, E., Fuenlabrada, I (responsables) Proyecto de Investigación: Conceptualizaciones matemáticas en adultos no alfabetizados, DIE-CINVESTAV-IPN. MÉXICO

12 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

Durante la entrevista Margarita proporcionó algunos datos que se utilizaron para plantearle problemas matemáticos que resolvió acertadamente, aunque en varias ocasiones comentó no saber nada: “es que yo no sé nada, no puedo” Veamos cómo se desempeña Margarita frente a algunos de los problemas que se le plantean: Entrevistador: “ ¿Cuánto vale ahora el boleto del colectivo” (refiriéndose a lo que cobran por el trayecto en el autobús) Margarita: “Pués están cobrando veinte pesos”, Entrevistador: “Si yo le dijera que me gasté quinientos cuarenta pesos en colectivo a lo largo de todo el mes, ¿usted podría saber cuántas veces usé el colectivo?” Margarita: Sí Entrevistador: ¿Cómo?” Margarita: “ Bueno, pues haciendo la cuenta” Entrevistador: ¿Cómo? Margarita: ¿Quinientos qué, me dijo? Entrevistador: “Me gasté quinientos cuarenta pesos durante el mes, en viajes de veinte pesos. Usted, a partir de esto, ¿podría adivinar cuántas veces me subí a un colectivo” Margarita: Se queda pensativa, tiene las manos sobre las piernas, suelta la risa y dice: “se subió veintisiete veces al colectivo” Entrevistador: “Ahora me puede decir cómo lo hizo?” Margarita: “Bueno, pues es que si cobran veinte pesos, cien pesos tiene cinco veintes, con cien pesos se sube cinco veces, ¿no?” Entrevistador: “Ajá” Margarita: “Entonces, si se sube diez veces son doscientos, si se sube quince veces son trescientos (se ríe) y si se sube veinte veces son cuatrocientos pesos y si se sube veinticinco veces son quinientos pesos y sobran otros dos veintes, son veintisiete veces” (se ríe divertida). ¿Qué podemos destacar de la resolución del problema? Existe mucha claridad para “contar lo que hizo”, y esos procedimientos muestran en forma implícita el manejo de algunos elementos matemáticos importantes. Veamos. El problema planteado es de división, que podría haberse resuelto “simplemente” con la división 540: 20. Sin embargo Margarita elige otro camino. Cuando dice “cien pesos tiene cinco veintes” reduce el problema a 100: 20, buscando cuántas veces cabe el 20 en 100. Encuentra que el 20 cabe 5 veces en el 100. (Simplificación del problema) El dividendo 540 es concebido a partir de su escritura aditiva: 540 = 100+ 100+ 100 + 100 + 100 + 20 + 20

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 13

Las relaciones posteriores son de proporcionalidad directa, entre el número de veces que usa transporte y el costo:

VECES
5 10 15 20 25 1 1 27

PESOS
100 200 300 400 500 20 20 540

Los datos de la tabla que nosotros mostramos es controlada mentalmente por Margarita, por un lado, el número de veces que se subía al colectivo, y por otro, la suma de los cientos de pesos gastados. Si se desea describir el procedimiento de Margarita con una propiedad formal de la división, puede destacarse que, implícitamente, aplica la propiedad distributiva de la división. Esta misma propiedad sustenta, junto con otras propiedades, nuestro algoritmo de la división. 540 : 20 = ( 100 + 100 +100 + 100 +100 +20 +20) : 20 = = ( 100 : 20) + (100 : 20)+ (100 : 20) + (100 : 20) + (100 : 20) + (20:20) + (20 : 20) = 27 Margarita llega al resultado correcto, sus procedimientos son largos pero con alegría ha resuelto un problema a pesar que al comienzo anticipaba que no sabía nada. Lo que hace Margarita para resolver problemas, ¿es matemática? Si por hacer matemáticas entendemos sólo conocer el lenguaje convencional y los algoritmos operatorios es cierto que Margarita no sabe. Pero si atendiendo a los objetivos prioritarios de la enseñanza, definimos “saber matemáticas” como tener la capacidad de usar flexiblemente herramientas matemáticas para resolver los problemas que se nos presentan en nuestra vida, podemos afirmar que Margarita ¡si sabe matemáticas!

14 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

3. ALGUNAS CONCLUSIONES
¿Cómo aprendió Margarita sin la escuela? Margarita aprendió de su experiencia, aprendió de numerosos problemas que tuvo que resolver a lo largo de su vida. Margarita usó la matemática como una herramienta poderosa. Desde esta perspectiva las matemáticas deben ser para los alumnos una herramienta que ellos recrean y que evoluciona frente a la necesidad de resolver problemas. Para aprender, los alumnos, como Margarita, necesitan “hacer matemáticas”, es decir, precisan enfrentar numerosas situaciones que les presente un problema, un reto y generar sus propios recursos para resolverlas, utilizando los conocimientos que ya poseen. Sus recursos serán informales al principio, pero poco a poco, con la experiencia, la interacción con sus compañeros y la ayuda del maestro, evolucionarán hacia la formalización de ese conocimiento. En consecuencia, los conocimientos matemáticos y los problemas no pueden separarse. No se trata de “aprender” matemáticas para después “aplicarlas“ a la resolución de problemas, sino de aprender matemáticas AL RESOLVER PROBLEMAS. En este primer acercamiento es fundamental que analicemos nuestra concepción de lo que es saber matemáticas, centrando la atención ya no sólo en los contenidos matemáticos formales sino también en la capacidad de pensar matemáticamente, de generar procesos informales para resolver problemas, justo como lo hicieron aquellos que fueron inventando las matemáticas que hoy nos presentan los libros. Seguramente el desarrollo de nuestros alumnos y sus producciones en matemáticas, se verán favorecidos cuando se los mire a partir de otra concepción de lo que es hacer matemáticas.

4. ALGUNAS CONSECUENCIAS DE INVALIDAR LOS PROCEDIMIENTOS INFORMALES EN LA ESCUELA
¿Porqué nuestros alumnos son poco creativos en el uso de herramientas matemáticas?. Intentamos mostrar que una de las causas que originan este complejo problema es la concepción misma de la matemática que hemos heredado y que compartimos socialmente. En muchas ocasiones en la escuela el alumno no es creativo, porque no se lo permitimos. Esto ocurre cuando -aun trabajando con problemas,- se tiene la expectativa de que las cosas se hagan de un modo único, de la manera que se convino en la matemática; que incluye la aplicación de fórmulas y operaciones.

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 15

Muchos de los procedimientos artesanales de los niños son creativos: nos muestran cómo recurren a lo que saben y lo que realmente saben; pero por sobre todo, cuánta satisfacción sienten cuando sus procedimientos son valorados. Es claro que en nuestras aulas los procedimientos serán diversos y más aún cuando se les ofrezca variedad de recursos. La comunicación de esos procedimientos y su posterior reflexión por parte de los alumnos propicia los intercambios y la evolución de esos procedimientos. ¿Nos animamos a dejar que nuestros alumnos resuelvan los problemas de matemáticas recurriendo a estas matemáticas informales?. Indudablemente este enfoque implica cambios profundos. Necesitamos primero aceptar que nuestros alumnos traen un bagaje de conocimientos que - muchas veces - no fueron obtenidos en la escuela, además de reconocer en ellos saberes matemáticos. Después, necesitamos propiciar que esos saberes formales. Esa es otra tarea. evolucionen hacia conocimientos más

5. LOS PROCEDIMIENTOS INFORMALES
A continuación proponemos ejemplos, en los distintos ciclos, donde la resolución de problemas se basa en procedimientos informales

¿QUÉ SABEN LOS NIÑOS DE LOS PRIMEROS AÑOS ACERCA DE LA ADICIÓN?
Seguramente podemos responder, que han vivido situaciones donde a una cantidad inicial se le agrega otra y obtiene un resultado. Estas experiencias vividas tienen una gran importancia, ya que “saben” que la suma es un proceso aumentativo, aunque no conozcan el signo ( + ), ni la palabra suma. En el aula sería conveniente utilizar este concepto previo como puente para lograr una comprensión de la representación escrita de la adición; retomar estos problemas de “agregar” tan familiares para los niños, “vivir los problemas” y permitir que lo resuelvan con variedad de materiales. Sin lugar a dudas para un niño es mucho más significativo resolver un problema de enunciado verbal, relacionado con sus intereses, que una aritmética formal o simbólica. Ante el problema: si tenés cuatro caramelos y te regalan dos ¿ cuántos caramelos tenés ahora?, es muy probable que la respuesta será seis. ¡ Muy distinto de proponer cuánto es 4+2 !. En este caso el niño utilizará sus propias técnicas artesanales, el conteo suele ser una herramienta potente para poder lograr el resultado correcto. El problema lo puede resolver en función de su comprensión informal de la adición como un proceso aumentativo y, por lo tanto, tiene significado. Si luego lo ayudamos a conectar con el símbolo extraño (4+2), la aritmética formal se hace comprensible. Sabe que puede usar el símbolo (+) en otras situaciones similares de “agregar”.

16 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

UNA EXPERIENCIA EN SEXTO AÑO:
Del proyecto de investigación: “Un programa experimental de matemáticas en la escuela primaria”2, se transcribe la misma: Veamos: Cómo enfrenta un grupo de alumnos de 6º año un típico problema de geometría: calcular el área de un trapecio. El maestro entregó a los alumnos una hoja en la que venía dibujado un trapecio como el que se muestra en la figura 1 y les pidió que calcularan el área.

2
fig. 1 fig. 2

Maestro: "Voy a entregarles esta ficha para que trabajemos en el tema de medición...” (TRABAJO INDIVIDUAL DE LOS ALUMNOS) Maestro: En la confrontación pide a sus alumnos expliquen los procedimientos que utilizaron para resolver el problema planteado. Pablo: "Primero dividí la figura en un cuadrado y un triángulo, así que busqué un ángulo recto, así. (muestra la figura 2). Como era un cuadrado, hice cuatro por cuatro igual a dieciséis, luego, para sacar el área del triángulo vi que medía dos de base y cuatro de altura y tenía que ser base por altura sobre dos, o sea dos por cuatro entre dos igual a cuatro, luego sumé las dos áreas: dieciséis más cuatro, igual a veinte centímetros cuadrados".

Maestro: "Ahí, en ese procedimiento, hubo una fórmula para calcular el área de toda la figura? Quiero decir que primero usó base por altura para calcular la del cuadrado, y base por altura-sobre dos para la del triángulo. Pero, ¿y para toda la figura?" Pablo: "No, mira yo tengo otro procedimiento". Osvaldo: "Y yo también". Maestro: "A ver Osvaldo"

2

Saiz, Irma (responsable).Alvarez,Ma.Balbuena, H. Dominguez,R. (equipo de investigación). Proyecto de investigación: Un programa experimental de matemáticas en la escuela primaria. Mexico 1984.

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 17

Osvaldo: "Yo hice otro triángulo , así (muestra lo siguiente).

Y luego hice seis por cuatro igual a veinticuatro, pero le quité el pedazo imaginario que eran dos por cuatro igual a ocho, entre dos, igual a cuatro. Luego hice veinticuatro menos cuatro, igual a veinte centímetros cuadrados”. Maestra: "Bueno, es otro procedimiento”. Pablo: “Yo tengo otro, ve (muestra lo siguiente)”

“Así ya nos queda un rectángulo y hacemos base por altura o sea cinco por cuatro igual a veinte centímetros cuadrados”. Maestra: “Bueno, es otro. ¿Alguien tiene otro más?” Valentina: “Yo me fijé que había un cuadrado de cuatro centímetros, lo dividí a la mitad en dos rectángulos de cuatro por dos, luego hice (muestra cuatro triángulos que obtuvo de los dos rectángulos de la siguiente forma)”:

“Entonces hice base por altura menos un sexto de base por altura”

18 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

¿Qué hay detrás de esta creatividad, de esta capacidad de buscar soluciones a un problema? los alumnos no disponen aun de una fórmula para obtener el área del trapecio. saben que su maestro no espera de ellos que apliquen una fórmula específica. que apreciará las distintas maneras en que logran resolver el problema. Estos niños se han habituado a enfrentar problemas sin enseñanza previa. Seguramente han tardado más que otros niños en conocer el lenguaje formal de las matemáticas, así como los algoritmos y las fórmulas, pero HAN DESARROLLADO UNA ACTITUD, UNA DISPOSICIÓN CREATIVA Y DE BÚSQUEDA FRENTE A LOS PROBLEMAS. Nota: En todas las cartillas se plantearán distintas actividades en las cuales estarán las “situaciones-problema”, diseñadas para maestros, cuyo propósito es acompañarlos a profundizar los diferentes contenidos de matemáticas del Diseño Curricular de la Provincia, desde el punto de vista de sus contextos y sus significados. Al mismo tiempo se espera que ustedes vivan la experiencia de hacer matemáticas, es decir de construir conocimientos matemáticos resolviendo cierto tipo de problemas. LOS ENSAYOS, LOS ERRORES, LAS RECTIFICACIONES SON PARTE ESENCIAL DEL PROCESO DE CONSTRUCCIÓN DE CONOCIMIENTOS MATEMÁTICOS Y SI SE REALIZAN CON LIBERTAD Y CONFIANZA, SE PUEDEN CONSTITUIR EN EXPERIENCIAS MUY GRATAS.

ACTIVIDAD 1

1.

¿Cuáles son las dos concepciones de “saber matemáticas” de las que se habla en el trabajo presentado hasta aquí? ¿podemos inferir otras a partir de las experiencias de nuestras prácticas? ¿cuáles?

2. ¿Cómo aprendió la Sra. Margarita a resolver problemas si nunca fue a la escuela? 3. ¿Cuál es su actitud con respecto a los procedimientos informales de sus alumnos? 4.
Analice los objetivos propuestos por C. Alsina. ¿Qué posibilidades de concreción tienen los mismos en el lugar donde Ud. trabaja?

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 19

CAPÍTULO II: LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS EN LAS CLASES DE MATEMÁTICAS
“ Hierón, rey de Siracusa (ciudad de la isla de Sicilia), mandó a sus orfebres cierta cantidad de oro para que hicieran una corona que deseaba ofrecer a Júpiter (entre los romanos padres de los Dioses). Cuando el rey recibió la obra acabada, comprobó que la corona tenía el peso del oro entregado, pero el color del oro le inspiró cierta desconfianza pensando que pudieran haber mezclado plata con el oro. Para aclarar sus dudas consultó a Arquímedes, el geómetra. Arquímedes , habiendo comprobado que el oro pierde en el agua 52 milésimas de su peso, y la plata 99 milésimas, determinó el peso de la corona sumergida en el agua y halló que la pérdida de peso era en parte debida a cierta porción de plata adicionada al oro. Se cuenta que Arquímedes pasó mucho tiempo sin poder resolver el problema propuesto por Hierón. Un día estando en el baño, descubrió el modo de solucionarlo, y, entusiasmado, salió de él corriendo por el palacio del monarca, gritando: ¡Eureka! ¡Eureka!

Que quiere decir: ¡Lo he encontrado! ¡Lo he encontrado!...”

El hombre que calculaba de Malba Tahan

1. LOS PROBLEMAS COMO EJE DEL APRENDIZAJE DE LA MATEMÁTICA
Uno de los objetivos esenciales de la enseñanza de la matemática es que lo que se enseñe tenga sentido para el alumno. ¿Qué significa afirmar que los conocimientos tengan sentido? Roland Charnay3 hace referencia que en la construcción del significado de un conocimiento se distinguen dos niveles: Un nivel externo: ¿Cuáles son los problemas que dicho conocimiento permite resolver? ¿cuáles son los problemas que dicho conocimiento no permite resolver? O sea el campo de utilización de ese conocimiento y sus límites. Un nivel interno: ¿Cómo y porqué funciona ese conocimiento matemático? Por ejemplo: Si tratamos el tema sustracción podemos formularnos dos preguntas:

3

Aprender (por medio de) La resolución de problemas.

20 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

¿Cuáles son los problemas que se resuelven con la sustracción? (las distintas acciones que conducen a la operación sustracción). ¿Cómo funciona la sustracción? (los números que intervienen, sus relaciones, propiedades, algoritmos, etc.) En general la enseñanza de las operaciones ha sido identificada con la enseñanza de las cuentas, es decir con aspectos del nivel interno. ¿No les parece?.

2. LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS COMO UN RECURSO DE APRENDIZAJE
La resolución de problemas juega un papel fundamental en el aprendizaje; los podemos utilizar como: punto de partida para la construcción de nuevos conceptos y/o procedimientos, o sea como fuente. ocasión de empleo de conocimientos anteriores y así poder determinar su eficacia y disponibilidad, problemas de resignificación.4 investigación, donde la búsqueda es más libre y no se conoce de antemano un procedimiento estándar de resolución. Distintos autores señalan definiciones de problemas, teniendo en cuenta diferentes aspectos; nosotros consideramos que una situación es problema cuando el alumno se enfrenta a la misma sin tener una respuesta inmediata, donde la solución no está disponible de entrada, pero es posible construirla con los recursos que se poseen. Por ejemplo, responder cuánto es 6x7 puede ser un simple ejercicio de recuperación de la memoria para los niños de 3º o 4º año; pero constituir un verdadero problema para alumnos de 2º año que recién se inician en la multiplicación. Para que las situaciones problemáticas favorezcan la construcción de conocimientos y centren el interés de los alumnos en la búsqueda de su solución, deben: Despertar su curiosidad (motivadoras). Ser originales, presentar un reto o desafío. Que estén a su alcance, es decir, sean resolubles.

4

Sugerimos , en relación con este tema, consultar “Los CBC y la enseñanza de la matemática” G.Iaies (comp.) Ed.AZ 1997. Cap.I de Ana Bressan.

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 21

3. FASES PARA LA APRENDIZAJE ESCOLAR

ORGANIZACIÓN

DE

LAS

SITUACIONES

DE

Régine Douady5 propone las siguientes: (A) (B) (C) (D) (E) Presentación del problema Investigación Presentación de los resultados Institucionalización Nivelación y Evaluación

Estas etapas permiten al docente organizar y planificar su tarea; seleccionar primeramente la o las actividades que va a proponer, teniendo en cuenta los objetivos de la misma y lo que espera de sus alumnos; y luego, evaluar lo actuado. Trataremos de mostrar con un problema las etapas anteriormente mencionadas: (A) Presentación del problema: ¿Qué tendero conviene más?6 En la casa de electrodomésticos “A&A” se venden dos modelos de tendero de ropa para departamentos; tienen igual precio, la misma resistencia, ocupan el mismo espacio, sólo difieren por la posición de los hilos de tendido. La parte superior de ambos es un cuadrado de 1m de lado. El modelo A tiene los hilos dispuestos en 9 tiras paralelas y equidistantes; mientras que el modelo B tiene los hilos dispuestos en 4 cuadrados concéntricos a igual distancia entre ellos.

¿ Cuál de los dos permite tender más ropa? (B) Investigación: Para responder a las preguntas los alumnos podrán trabajar individualmente o en grupos (se puede alternar según la actividad); las dificultades que se presentan pueden derivar en
5 6

Régine Douady –Marie Perrín Glorian: Aprendizaje de los Números Decimales.I.R.E.M. 1986 Adaptado del libro Estudiar Matemática de I. Chevallard,M. Bosch y J. Gascón. Ed. Horsori. Barcelona 1997

22 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

una discusión, ya sea porque no se comprende el enunciado, o agregan condiciones que no están, no pueden relacionar los datos con lo que buscan, no saben el significado de cuadrados concéntricos etc. En estos casos, el maestro negociará y dará pistas a los alumnos, para que éstos puedan seguir trabajando; tratando de que lo hagan en forma independiente. Por ejemplo, sugerir un dibujo. (Una primera aproximación a la respuesta puede ser representar los cuadrados de ambos modelos en una cuadrícula, tomando como escala 8 cuadraditos equivalen a 1 metro. Contando el número de cuadraditos, obtenemos la longitud del hilo para el modelo A y B). (C)Presentación de los resultados: Cada grupo o en forma individual, según la forma de trabajo, presenta los resultados explicando la interpretación hecha. Aquí se analizan las respuestas; como así también los distintos procedimientos empleados (cuando los alumnos logran comprender los procedimientos que otros siguieron, para resolver el problema, pueden utilizarlo en otras situaciones) . Los alumnos tienen que utilizar un lenguaje correcto para poder comunicarse y así convencer de la validez de sus respuestas. Se pueden generar nuevas preguntas. Lo importante, es que cada uno vaya tomando conciencia de lo que hizo; si lo suyo es válido o no, si la respuesta de otros es igual o distinta a la suya, cuál es más apropiada, de esta manera podrá asumir el control de su trabajo y aceptar la resolución de problemas como algo propio de su responsabilidad. Esto no se logra de un día para otro, sino a través de la práctica y la reflexión. Para ello debemos acostumbrarnos y acostumbrarlos a que justifiquen sus procedimientos y/o resultados; esto nos permite entender el razonamiento que los niños siguen en la resolución del problema. Darles oportunidades de manifestarse aunque se equivoquen, porque el error también forma parte del aprendizaje, muestran el estado del saber, a partir del cual se deben construir nuevos conocimientos. Un alumno que se equivoca, y reconoce su error y es capaz de corregirlo, es un sujeto activo. (D) Síntesis e institucionalización: Se retoma el problema, las soluciones que se encontraron y los métodos utilizados. Destacar que la pregunta ¿cuál de los dos permite tender más ropa? equivale a ¿Qué longitud es mayor: la suma de los 9 segmentos paralelos del modelo A o la de los perímetros de los 4 cuadrados concéntricos del modelo B? Debemos interrogarnos acerca de los conceptos matemáticos involucrados en la resolución del problema para que el alumno sepa qué conocimiento está aprendiendo ( en el ejemplo: perímetro, comparación de longitudes). Esta fase más que de formalización, es de identificación del saber que el alumno debe retener para luego usar en otras ocasiones. En esta etapa nuestro rol es fundamental, porque somos nosotros quienes sabemos el propósito de la actividad diseñada; no debemos perder los beneficios de la misma; ya que en la práctica muchos alumnos pueden quedar enganchados en la actividad.

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 23

(E) Evaluación y/o Nivelación : Esta fase tiene especial interés, porque en ella se deben detectar a los alumnos con dificultades para brindarles, individualmente, información y explicación; también se les puede proponer otras actividades para familiarizarlos con el concepto que se está trabajando y que ellos deben integrar a los conocimientos que ya poseen. Por ejemplo: se pueden proponer algunas variantes al problema dado. “ También se venden tenderos de otros tamaños: los más grandes son cuadrados de 1,25 metros de lado; con 11 tiras los del modelo A y 5 cuadrados los del modelo B. Y los más pequeños de 75 cm de lado; con siete tiras (Modelo A) y tres cuadrados (Modelo B).. El hecho que el modelo A sea más o menos útil que el B, ¿dependerá del tamaño del tendero?. Aclaración: El problema dado se puede utilizar como fuente para introducir el tema perímetro, o si dicho tema ya fue desarrollado, como problema de resignificación (no se incluyen en esta categoría los llamados “problemas tipo”, que tienden a fijar mecanismos o conceptos, y que sin ser dejados totalmente de lado, no constituyen el quehacer matemático) Los docentes debemos reconocer que la resolución de problemas tiene características diferentes a otras actividades. Que los alumnos necesitan tiempo y espacio para el razonamiento y la reflexión. Que permite desarrollar actitudes como: confianza en sí mismo; tener iniciativas y tomar decisiones ; perseverancia y esfuerzo personal; respeto y comprensión de las ideas de sus compañeros; placer por el descubrimiento; etc. Estas actitudes las debemos generar nosotros, valorando los razonamientos realizados, las reflexiones hechas, las respuesta dadas, tratando de no emitir críticas, que puedan inhibir su confianza y/o participación ... ¡Qué responsabilidad! ¿Somos conscientes de lo que significa trabajar de esta forma? Tenemos que seleccionar, organizar y contextualizar el conocimiento; presentárselo a nuestros alumnos para que ellos lo trabajen; favorecer el análisis del mismo; y luego ayudarlos para que cada uno descontextualice la situación y quede para él un conocimiento (disponible), que pueda ser utilizado en otras situaciones; y todo esto en un clima de respeto, orden y contención. ¡Tarea nada fácil! ¿no? Con una actitud positiva, hoy, es posible afrontar los retos y cambios necesarios para lograr una educación matemática útil, viva, divertida, atractiva, efectiva... ¿Por qué no intentarlo? ¿Acaso no lo estamos haciendo ya?.

24 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

ACTIVIDAD 2
1. 2. ¿Qué reflexión le merece el texto de Malba Tahan? Piense en sus prácticas áulicas. Reflexione acerca de la manera en que utiliza la resolución de problemas en sus clases. ¿Selecciona problemas que favorezcan la construcción del conocimiento? En caso afirmativo comente algún caso e identifique sus características. En caso negativo proponga uno. 3. Analice el siguiente texto de Guy Brousseau7: “ No se trata sólo de enseñar los rudimentos de una técnica,
ni siquiera los fundamentos de una cultura científica; las matemáticas en este nivel son el primer dominio y el más importante_ en que los niños pueden aprender los rudimentos de la gestión individual y social de la verdad. Aprenden en él o deberían aprender_ no sólo los fundamentos de su actividad cognitiva, sino también las reglas sociales del debate y la toma de decisiones pertinentes: cómo convencer respetando al interlocutor, cómo dejarse convencer contra su deseo o interés; cómo renunciar a la autoridad, a la seducción, a la retórica, a la forma, para compartir lo que será una verdad común. Soy de los que piensan que la educación matemática, y en particular la educación matemática de la que acabo de hablar, es necesaria para la cultura de una sociedad que quiere ser una democracia. La enseñanza de la matemática no tiene el monopolio ni del pensamiento racional ni de la lógica ni de ninguna verdad intelectual, pero es un lugar privilegiado para su desarrollo precoz.” ¿El estilo de nuestras prácticas áulicas, en matemática; promueven una sociedad democrática? ¿Por

qué? 4. Resuelva el problema "¿qué tendero conviene más?". Busque distintos procedimientos de resolución. 5. a. ¿Qué situaciones de la vida cotidiana, o de otras áreas, o de la matemática misma se le ocurre como fuente de problemas? b. Para cada una de ellas elabore problemas, para trabajar con sus alumnos c. Analice qué conceptos aborda cada problema y qué procedimientos cree Ud. que utilizarían sus alumnos para resolverlos. d. Indique cuáles utiliza como fuente de un nuevo aprendizaje y cuáles de resignificación. e.Proponga algunos de los problemas elaborados, a sus alumnos, destacando los distintos momentos seguidos para su resolución (si lo cree conveniente tenga en cuenta las etapas de R. Douady). f. Anote sus conclusiones y luego coméntelas con otros docentes.

“Qué pueden aportar a los enseñantes los diferentes enfoques de la Didáctica de las matemáticas?” G.Brousseau en Enseñanza de las Ciencias, vol 9 n 1

7

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 25

4. RESOLVER PROBLEMAS, ¿UNA ACTIVIDAD COMPLEJA?
Históricamente los conceptos matemáticos han surgido al tratar de dar respuesta a ciertos problemas:

de la vida cotidiana , por ejemplo, la necesidad de repartir las tierras con limo fértil, luego de cada crecida del Nilo en el Antiguo Egipto;

de aplicación a otras ciencias (física, astronomía, química, etc) por ejemplo, el cálculo de la velocidad instántanea de un móvil;

puramente matemáticos, originados en el placer de resolver desafíos, por ejemplo buscar si la ecuación a2 + b2 = c2 (teorema de Pitágoras) es válida para otros exponentes enteros positivos. El trabajo con situaciones problemáticas es más complejo de lo que suele suponerse, no sólo para

el alumno sino también para el maestro.

LO COMPLEJO PARA LOS NIÑOS
El aprendizaje de la lectura y la expresión oral condiciona fuertemente la resolución de problemas, aunque se realicen actividades de manipulación de manera sistemática. A veces una respuesta incorrecta proviene de la falta de capacidad para la lectura y comprensión del enunciado como así también para comunicar las propias ideas. La puntuación suele ser un obstáculo, porque implica comprender el significado de la coma, el punto y coma, del punto, los dos puntos. También hay que tener en cuenta que palabras, que usamos habitualmente, tienen un significado diferente en Matemática, por ejemplo : factor, potencia, primo, raíz, producto, radio, índice, diferencia. Ej. una vez un supervisor visitó un aula de alumnos entre 10 y 11 años, tras preguntar “¿Cuál es la diferencia entre 11 y 6?” recibió como respuesta “11 es impar y 6 par", en lugar de 5 como esperaba. Muchos niños tienen dificultades, porque creen que el “contrato didáctico”8, al resolver un problema, es descubrir qué operación deben realizar con los números que figuran en el enunciado, sin tener en cuenta la respuesta que obtienen. Están acostumbrados a que cuando les planteamos un problema, éste está bien planteado y se disponen de los elementos necesarios para resolverlo; el alumno no cuestiona ni opina acerca de los enunciados para no romper la armonía que supone tiene. No relacionan el enunciado del problema con la situación real o no, que se plantea; porque tal vez no le brindamos oportunidades de discusión y análisis; y de esta forma, renuncian fácilmente a las posibilidades de pensar sobre lo que están haciendo o aprendiendo. La formulación de preguntas en matemáticas suele ser diferente a la de otras asignaturas. Así por ejemplo, cuando se formula una pregunta otros textos, generalmente la respuesta se encuentra en
8 8

G.Brousseau entiende por “contrato didáctico” al conjunto de comportamientos (específicos) del maestro que son esperados por el alumno, y el conjunto de comportamientos del alumno que son esperados por el maestro, y que regulan el funcionamiento de la clase y las relaciones maestro-alumno-saber, definiendo así los roles de cada uno y la repartición de las tareas: ¿quién puede hacer qué?, ¿quién debe hacer qué?;¿cuáles son los fines y objetivos?...en Aprender (por medio) la resolución de problemas.Roland Charnay

26 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

el mismo texto. En cambio, cuando se trabaja con problemas, la respuesta a la pregunta generalmente se obtiene realizando razonamientos y cálculos que no se encuentran en el texto ni en la memoria del niño. A veces hay palabras claves que parecen inducir una operación. Por ejemplo: “Ana tiene un hermano y una hermana. Su hermana tiene 12 años y su hermano es 5 años más joven que ella. ¿Qué edad tiene el hermano?” “Ana tiene un hermano y una hermana. Su hermana tiene 12 años y es 5 años más joven que el hermano. ¿Qué edad tiene el hermano?” Por lo general los alumnos dan la misma respuesta a ambos problemas, suman 12 + 5. Sin embargo la palabra clave “más joven que” indica que hay que restar en un caso y sumar en el otro. Lo que indica que las palabras claves desempeñan un papel fundamental y deben comprenderse globalmente en el contexto del enunciado y no en forma aislada. En los primeros ciclos, casi siempre se plantean problemas que supuestamente responden a una realidad, pero a menudo son diferentes de esa realidad. J.Adda9 los llama “problemas disfraces”. Por ejemplo: “ Los alumnos de dos cursos de 4to año van de excursión a Cayastá. El primero tiene 29 alumnos y el segundo 25; lo acompañan dos maestras. ¿Cuántos ómnibus harán falta para transportar a todos sentados, si el número de asientos de cada uno es 40?” La respuesta esperada generalmente es “dos”. Ciertos niños pueden responder uno, y tal vez lo consideramos erróneo; sin embargo los mismos pueden pensar en una situación vivida anteriormente donde para transportarlos los ubicaban de a tres. Lo que nos da la pauta que tenemos que considerar los procesos de resolución y sus argumentaciones. También señala J. Adda que ciertos problemas-difraces que utilizan palabras como “mamá”, “papá”, o el nombre de algún miembro de la familia, pueden perturbar a niños con problemas familiares e impedir que resuelvan el problema, ya que los niños no logran comprender que la palabra papá usada, por ej. en un texto no se trata de su propio papá sino de “alguien” usado como variable.

¿SE PUEDE ENSEÑAR A RESOLVER PROBLEMAS?
Coincidimos con distintos autores que indican que la dificultad para aprender matemática en la escuela, no reside en la falta de capacidad de los alumnos, ni el carácter abstracto de la disciplina, sino quizás en la forma que tenemos de enseñarla. Todos los docentes incluimos los problemas como estrategia de enseñanza. Pero no todos los docentes le asignamos a los problemas el mismo rol. ¿Qué estrategia utilizar en la resolución de un problema? Si tenemos en cuenta que problema es toda situación inédita, ¿existirá alguna solución tipo para abordarlo?

9

J. Adda citada en Enseñar Matemática en los primeros ciclos. De Francoise Cerquetti-Aberkane. Ed. Edicial 1992

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 27

George Polya10 considera cuatro pasos básicos en la resolución de problemas; que es recomendable tener en cuenta como una forma de adquisición de habilidades , aunque no se expliciten los pasos a los alumnos, especialmente en los primeros años de escolaridad: 1. Comprender el problema : se refiere a la lectura y/o interpretación de las consignas, identificando qué es lo que se pide (incógnitas), con qué elementos se cuenta (datos) ¿hay alguna condición? ¿qué condición relacionan la incógnita y los datos? ¿todos los datos son necesarios? ¿falta alguno? Tratar de visualizar el problema como un todo, ante cualquier duda, leer nuevamente el enunciado ( o consignas) hasta lograr familiarizarse con el mismo. Ante las dificultades que puedan presentar algunos alumnos se les puede mostrar a los mismos, la forma en que uno resuelve un problema, puede ser dramatizando un poco las ideas y haciéndose las mismas preguntas que hace a sus alumnos, de esta manera, éstos, podrán usar las sugerencias posteriormente. 2. Concebir un plan: se refiere a la búsqueda de propiedades y/o relaciones matemáticas que vinculen los datos con lo que se quiere calcular. Se piensan distintas estrategias a seguir: ¿Qué similitud se presenta con respecto a otras situaciones conocidas? ¿Podría enunciar el problema en otra forma? Si no lo puede resolver,¿ podría buscar otro similar?, ¿más simple?, ¿más general o particular, según el caso? ¿Ha considerado todos los datos? ¿Se puede anticipar una respuesta, una estimación a la misma? 3. Ejecutar el plan: se pone en práctica lo elaborado, comprobando o modificando, si es necesario, pasos para arribar a la solución. Se puede trabajar con materiales manipulativos,y recurrir al el tanteo, a la elaboración de tablas, listas, diagramas, buscar regularidades, etc. 4. Examinar la solución obtenida: se refiere a la evaluación de lo actuado, al razonamiento seguido, a la verificación de la respuesta, si se puede obtener el resultado en forma diferente.

¿EL ROL DOCENTE?
Debemos tomar en cuenta que nuestro papel no se limita a ser un facilitador de la actividad. Si bien debemos respetar la creatividad y actividad de los alumnos, también debemos intervenir con orientaciones, explicaciones y ejemplos cuando así se requiera. Ante una situación problemática podemos sugerir preguntas como: ¿cómo empiezan? ¿leen la consigna más de una vez? ¿eso les ayuda? ¿les sirve hacer un diagrama o un gráfico? ¿imaginan una película con lo que ocurre en la situación-problema? ¿qué cosas son útiles? ¿qué se pide? ¿qué se quiere determinar? ¿qué se pide que encuentre? ¿cuál es la incógnita? ¿conoce otro problema que tenga una incógnita similar?. Conviene hacer preguntas generales, aplicables a cualquier tipo de problemas, de manera que se adquieran ciertas estrategias de resolución.
10

George Polya.Cómo plantear y resolver problemas.Vigesimosegunda eimpresión, mayo 1998. Ed. Trillas

28 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

Ante las dificultades que puedan presentar algunos alumnos, se les puede mostrar , la forma en que uno resuelve un problema. Por ejemplo: El peso de un cajón con frutas, que recibió el verdulero de la esquina, es de 40 kg. El peso del cajón es el 5 % del peso de las frutas. ¿Cuál es el peso de las frutas? - Ya hemos leído el problema más de una vez; ¿qué tenemos? un cajón lleno de frutas; ¿cuánto pesa? 40 kg; ¿qué es lo que no sabemos?, el peso de las frutas, ni del cajón vacío; o sea ¿cuántas incógnitas tenemos?; ¿existe alguna relación entre las incógnitas y los datos?, el peso del cajón vacío más el peso de las frutas, da el peso total del cajón; ¿qué incógnitas elegimos? ¿introduciremos alguna notación, para designar a algunas de las incógnitas? ¿cuál? ¿cómo resolvemos?-. Si los alumnos no pueden resolver el problema, debemos volver a dialogar con ellos, repetir, de otra manera las preguntas formuladas; pedirles algún problema que se relacione con el dado, más simple. Por ejemplo: “El peso de un cajón con frutas, que recibió el verdulero de la esquina, es de 40 kg, el peso del cajón vacío es el 5% del peso total. ¿Cuál es el peso de las frutas?”. Este problema es más fácil que el propuesto ya que se debe calcular el 5% de 40, y luego efectuar una resta. En cambio en el propuesto se debe distinguir que el peso del cajón vacío es el 5% del peso de las frutas, que no se conoce. Una vez encontrada la relación entre los datos y las incógnitas, se resuelve el problema, se pueden utilizar distintos procedimientos (ejecutar el plan). Volver sobre el problema y analizar en el mismo si la solución obtenida satisface las condiciones dadas en el enunciado. Recién después podemos dar la respuesta. Muchos alumnos una vez llegado a la posible respuesta omiten esta etapa, que hay que destacar con la misma importancia que las anteriores, ya que al examinar lo hecho les permite consolidar sus conocimientos, obtener un autocontrol de sus respuestas. Los alumnos necesitan comprender y para lograrlo se deben realizar actividades que requieran razonamiento y explicación. No debemos olvidar, que en la resolución de problemas, nuestro papel fundamental es el de negociar los significados, o sea estar a la expectativa para decidir cuándo es necesaria alguna información o ayudar a descubrir errores para sacar provecho de ello y valorar el esfuerzo aunque no se llegue a resultados correctos. No estamos para dar soluciones sino para ayudar a los alumnos a utilizar lo mejor posible los recursos que disponen.

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 29

ACTIVIDAD 3
1.

a. Lea el Anexo Bibliográfico del documento “Resolución de Problemas” del Ministerio de Educación
de la Pcia. de Santa Fe (PRISE-PRODyME, 1999)

b. ¿Cómo modificaría la conducta de esos alumnos? c. ¿Se siente identificada con la situación planteada?
2. Analizar el siguiente diálogo: _Mamá, hoy resolví mal todos los problemas_ dice Lucas a la salida del colegio. _¿Por qué hijo? _Pregunta la mamá preocupada. _No sé_ contesta Lucas . _¿Cómo que no sabés?. ¿Qué te dijo la maestra?. _Que estaban todos mal, ella tenía los resultados en un cuaderno y no coincidían con los míos. _Y vos, ¿sabés en qué te equivocaste? _NO, lo único que sé, es que estaban mal.

a. b. c. d.

¿Qué rol y lugar le asigna este maestro a la resolución de problemas? ¿Frente al error, qué interpretación hace del mismo? ¿Cómo procedería Ud. para revertir la situación de Lucas y ayudarlo a comprender? Comparar su respuesta con lo que dice Roland Charnay en Aprender por medio de la resolución de problemas: “Las producciones del alumno son una información sobre su estado de saber .En particular
ciertas producciones erróneas (sobre todo si ellas persisten) no corresponden a una ausencia de saber, sino más bien, a una manera de conocer (que a veces ha servido en otros contextos) contra la cual el alumno deberá construir el nuevo conocimiento. El alumno no tiene jamás la cabeza vacía: no puede ser considerado como una página en blanco sobre el cual será suficiente imprimir conocimientos correctos y bien enunciados.”

3.

“El método a seguir para la resolución de problemas se relaciona más con la heurística que con la búsqueda o aplicación de algoritmos”.

a. b.

¿ Qué significa para Ud. la heurística o método heurístico? Enuncie 5 o más contenidos procedimentales que apunten a lograr significatividad a la resolución de problemas.

4.

Dibuje 1,96 dm2

a. b.

Pida a dos o tres de sus colegas que también hagan el dibujo y luego analice las respuestas y los procedimientos utilizados. ¿Se agotaron todas las respuestas?. ¿Qué contenidos se pueden trabajar con el mismo? ¿A qué bloques del Diseño Curricular pertenecen?.

30 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

ANEXO PARA TENER EN CUENTA . . .
Las orientaciones que proponemos a continuación no pretenden ser recetas metodológicas, sino estímulos para que cada uno encuentre su propio método, teniendo en cuenta a sus alumnos, el lugar donde desarrolla sus clases y los recursos disponibles. LO FUNDAMENTAL ES QUE EN EL AULA APAREZCAN TODO TIPO DE PROBLEMAS Y NO PROBLEMAS TIPO. Plantear problemas donde el alumno identifique qué datos son necesarios para resolverlo y cuales no. Ej. Zulma compró un pantalón por $ 28, que antes de la liquidación costaba $ 35. Además compró una remera a $ 15. ¿Cuánto gastó en total? Que el alumno advierta la insuficiencia de datos y /o que busque los que faltan. Ej. Con los alumnos varones de los 5tos años, que son 29, se quieren formar equipos iguales. ¿Cuántos jugadores habrá en cada equipo? Proponer problemas imposibles, sin solución relación con el problema . y/o problemas cuya pregunta no tenga

a. b.

La abuela de Ana tiene 30 gallinas que quiere distribuir en 4 gallineros poniendo igual cantidad de gallinas en cada uno, y sin que sobre ninguna. ¿ Cuántas gallinas va a tener cada gallinero? María va al Supermercado mayorista CAB, la cajera que la atiende factura lo siguiente: 10 latas de leche en polvo, 6 latas de cacao y 8 latas durazno al natural. ¿Qué edad tiene la cajera?

Para hacer que presten más atención al enunciado se pueden presentar los datos numéricos escritos textualmente, de esta manera se evitará que seleccionen únicamente los números y traten de combinarlos con las distintas operaciones . Dada una operación pedirles que inventen un enunciado que se resuelva con ella. Inventa un problema en el que intervengan los números 18 y 75 y la operación suma. Luego ir graduando la dificultad:
♦ ♦

pedirles el enunciado de un problema donde intervenga la división, sin precisar los números; que intervengan más de dos números y dos operaciones diferentes, etc.

Inventar enunciados de problemas permite a los niños usar su imaginación y estimular su espíritu creativo; también hace posible conocer cuáles son los temas que ellos consideran significativos.

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 31

Se pueden dramatizar situaciones y que los alumnos inventen problemas en base a ellas.. Pasar lista; juntar dinero para la merienda ; organizar ventas o un paseo; etc. Hacer que busquen entre varias soluciones numéricas con distintos números la que conviene para una situación determinada. Mariano observa las ventanas de su aula. Piensa en la cantidad de aulas que tiene su escuela, y en todas las habitaciones que hay. Y se pregunta ¿cuántas ventanas habrá?. ¿Cuál de todas las siguientes, puede ser una posible solución?

a. b. c.

5 x 89 + 3 x 50 3 x 12 + 2 x 5 1 x 30 + 0 x 8

Proponer problemas que admitan varias soluciones.

a.

Tengo en el bolsillo monedas de $1, $0.50 y $ 0.25 . Si saco tres monedas, ¿cuánto dinero tendré en la mano?

Esta situación lleva a los niños a utilizar estrategias de ensayo y error. Pueden utilizar monedas de verdad para ensayar la respuesta; o pueden realizar una tabla con las posibles cantidades que se pueden tener en la mano, como la siguiente: $1 $1 $1 $1 $1 $1 $0.50 $0.50 $0.25 $1 $1 $1 $0.50 $0.50 $0.25 $0.50 $0.25 $0.25 $1 $0.50 $0.25 $0.50 $0.25 $0.25 $0.25 $0.25 $0.25 $3 $2.50 $2.25 $2 $1.75 $1.50 $1.25 $1 $0.75

b. c.

Tengo 6 monedas que en total representan $ 4, ¿qué monedas puedo tener? ¿Cuántos triángulos, de lados enteros, con perímetro 11 cm se pueden dibujar?

Proponer problemas sin datos numéricos.

a. b.

Compré una campera y me hicieron una rebaja por precio contado. ¿Qué debo hacer para saber cuánto debo abonar? Compré ...kilos de pan a ... el kilo. ¿Cuánto gasté? En los primeros años los niños podrán elegir números cualesquiera y resolverlo. Luego explicar

cómo se resuelve, para descubrir la estructura operatoria. Se puede sugerir que este método se puede usar cada vez que los números que aparecen en el enunciado sean un obstáculo de resolución, por ejemplo números muy grandes o decimales. Entonces se podrán quitar del enunciado y reemplazarlos por números más simples que le permitan descubrir la

32 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

estructura del problema. Proponer enunciados de problemas, sin preguntas, las que los niños deberán formular, y luego resolver el problema.

a.

Se quiere rivetear con una puntilla un mantel rectangular de 2 metros de largo por un metro cincuenta centímetros de ancho.La puntilla cuesta $ 0,50 el metro.

b.

En la carrera de Fórmula 1 largaron 40 autos. Se clasificaron 28.

Dada una pregunta que el alumno elabore enunciados que se ajusten a ella.

a. b.

... ¿cuánto mide cada lado? ... ¿cuántas baldosas se necesitan?

Proponer distintas soluciones para un mismo problema y luego analizarlas En la feria se venden dos docenas de mandarinas por $ 3. ¿Cuántas mandarinas podré comprar con $5? Primera solución: primero calculé cuanto cuesta una docena $1.50. Luego dividí $5 por $1.50 y obtuve 3.3 3... doc. Y multipliqué por 12 y obtuve 40 mandarinas. Segunda solución: pensé dos docenas de mandarinas son 24, y cuestan 3 pesos; 12 mandarinas cuestan entonces $1.50; 4 mandarinas cuestan $0.50. Entonces podré comprar: 24+12+4 = 40 mandarinas. Tercera solución: dos docenas son 24 mandarinas, luego usé una proporción para obtener la respuesta

24 x = 3 5

de donde

x=

24x5 = 40 mandarinas 3

Variar la forma de presentar los datos: a través de tablas, grafos, diagramas u otros tipos para lograr su lectura, comparación e interpretación. Luego de encuestar a los chicos del colegio sobre qué desayunaban, se organizó la información obtenida en el siguiente gráfico circular.

café con leche mate cocido té con leche leche blanca no desayunan

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 33

¿Qué parte de todos los chicos del colegio desayunan con café con leche? ¿y té con leche? ¿Qué parte de los chicos no desayunan? ¿qué parte de los chicos sí desayunan? De la cantidad de alumnos que desayunan, ¿qué parte toma café con leche?, ¿y mate cocido?, ¿qué parte de los chicos consume leche?, ¿qué parte de los que consumen leche la toman fría?. Si los chicos que no desayunan son 100, ¿cuántos fueron encuestados en total? Las calculadoras deben aceptarse como herramientas valiosas , ya que un uso racional de las mismas puede mejorar la calidad del aprendizaje, no sustituyen el conocimiento ni la justificación de hechos básicos, ni el de los cálculos, pero pueden ayudar a los alumnos a inventar algoritmos propios, a ahorrar tiempo en cálculos complicados propiciando la comprensión y el uso de las matemáticas, etc.

a.

Usando la calculadora escribe las siguientes escalas De 35 en 35 A partir de 2220, de 300 en 300 A partir de 15 de 0.5 Coloca 300 en la calculadora y descuenta de 15 en 15.

b.

Obtener con la calculadora dos números cuyo producto sea 23; cuando halles un par sigue buscando otros dos factores, otros dos factores..... Organiza una tabla ; qué relaciones entre los números puedes descubrir

c. d.

Calcula los múltiplos de 13, 7 , y 9 Encuentra un número que multiplicado por 0.2, de un resultado mayor que 0.2 pero menor que 0.21

e. f.

Usando la calculadora halla el resto de la división entera 4567 : 87 Suponiendo que en tu calculadora sólo funcionan las teclas siguientes: 1 ; 2 ; 3; = ; x ; : y que la pantalla funciona perfectamente: ¿qué números puedes hacer que

salgan en la pantalla? (En todos los ejemplos se pueden variar los números y hacerlos más fáciles o no, según los objetivos perseguidos) Un recurso importante a tener en cuenta a la hora de planificar nuestra tarea en el aula es la utilización de diarios, catálogos de ofertas, folletos, tickets, revistas. El uso del diario sirve para analizar los conocimientos matemáticos en un contexto diferente y ver la utilización de los mismos en la sociedad. La publicidad realizada en catálogos por los comercios u otra actividades de servicio, aportan una

34 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

gran cantidad de información que se puede emplear en la clase de matemática, dando lugar a problemas significativos. Proponemos ejemplos que pueden servir de disparador, si aun no los ha usado:
♦ ♦

Identificar los productos y clasificarlos ( según uso, forma de envases, etc.) Buscar en su casa envases que tengan la forma de....... Ya en el aula desarmarlo, estudiar las formas de las caras, pintar sus bordes, superponer las caras y comparar la superficie que ocupan etc.

Buscar los envases de los productos de una página que tengan forma de prisma, pirámide, cilindro...

♦ ♦ ♦

Ordenar precios. Los más caros, los más baratos. Productos con igual precio. Redondear los precios Proponer problemas: Ej.: Si disponemos de $20, ¿cuántas unidades puedo comprar de un determinado producto?.

♦ ♦

Elaborar enunciados según la información mostrada. Medir las dimensiones de los objetos dibujados y compararlos con las medidas reales. De esta forma se acerca el niño en forma intuitiva al concepto de Escala. Más adelante pueden buscar la escala que las relaciona.

Proponer situaciones, a través de juegos, donde además de jugar, se debe conjeturar, analizar, proponer estrategias, etc. 1º) ”Juego de las 15 bolitas” Reglas: intervienen dos jugadores. Se sortea cuál comienza .Cada jugador toma sucesivamente y alternadamente, y a su elecciòn 1, 2 ó 3 bolitas. Pierde el jugador que debe tomar la última bolita. Primero se debe jugar libremente. Segundo, se debe tratar de buscar una estrategia ganadora. ¿Existirá una estrategia para que el que juegue primero, gane? Veamos: Primera jugada, supongamos que tome 2 bolitas; entonces en cada jugada posterior: si el jugador nº 2 toma x bolitas (x ≤ 3 ) entonces el jugador nº 1 deberá tomar (4 –x) bolitas. Es decir: si el jugador nº 2 toma 3, el jugador nº 1 deberá tomar 1 si el jugador nº 2 toma 2, entonces el jugador nº1 deberá tomar 2 si el jugador nº 2 toma 1, entonces el jugador nº1 deberá tomar 3 (Se basa en los complementos sumativos para la constante 4) Procedimiento: 15 – 2 – 4 – 4 – 4 = 1

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 35

2º) “La rayuela” Juego individual. Dar a los niños fichas con números del 1 al 8.

Consigna: Ubicar los números del 1 al 8 en la rayuela de manera que no haya dos números consecutivos unidos por un trazo. Comentario: Este problema requiere muy pocos saberes previos, pero permite poner en práctica un razonamiento hipotético-deductivo. Dejar que los niños busquen libremente, y al cabo de un tiempo hacer una síntesis que permita reunir las primeras observaciones. Constatarán que los casilleros del medio son más difíciles de llenar pues están ligados a otros 6 casilleros. Poner en paralelo los dos números de la lista que tienen un solo antecesor o sucesor, es decir 1 y 8. Esta única información generalmente permite que los niños resuelvan el problema. Sin embargo no todo está terminado, será necesario hacer una segunda confrontación de los resultados. Durante la síntesis, ayudarlos para que no vuelvan a empezar, sino que utilicen sus primeras búsquedas. Considerar las construcciones geométricas como otro tipo de problemas que pueden interesar y desafiar a nuestros alumnos. Los griegos en sus construcciones geométricas sólo utilizaban regla y compás En una ciudad se desea hallar el lugar más conveniente para construir un hospital, de tal manera que su ubicación equidiste de los tres accesos principales a la ciudad. Encontrar, con regla y compás ese lugar estratégico.

ACCESO NORTE

ACCESO ESTE

• • ACCESO SUR

36 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

Los “puzzles” o rompecabezas despiertan el interés de los alumnos y constituyen un verdadero desafío, en ocasiones se debe recurrir más a la creatividad que a los conocimientos matemáticos para solucionarlos. Encontrar cinco tetraminós11, todos ellos distintos, con los que se pueda rellenar la plantilla siguiente:

Completar series es un clásico entretenimiento y contribuye a ejercitar la atención y concentración. Es importante analizar los distintos modos de proceder para lograr que los alumnos expresen oralmente la regla que han seguido para completarla, cosa que no siempre resulta fácil. A continuación proponemos ejemplos de series numéricas y no numéricas.

a.

En la siguiente serie a cada dibujo se le asigna un número con un determinado criterio. ¿Qué número le corresponde al último dibujo?

b.

Se han tratado de construir, con cuatro bolas blancas o negras, todos los aros diferentes, salvo movimientos. Se han conseguido los siguientes:

¿Falta alguno? En caso afirmativo ¿cuál?

Tetraminós: poliminós de cuatro cuadrados. Se llaman poliminós a las distintas figuras que se pueden formar con un número fijo de cuadrados (tres o más) de modo que cada uno de los cuadrados de la figura tenga, como mínimo, un lado en común con otro cuadrado de la misma figura

11

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 37

Proponer diagramas de cálculo, cuadros mágicos, crucigramas, etc. que ayudan a ejercitar el cálculo mental, el análisis combinatorio, el razonamiento lógico.

a.

Considerar todos los números consecutivos del 1 al 15 (ambos inclusive). Colocarlos en los círculos de la figura teniendo en cuenta que la suma de los números colocados en los círculos sombreados, sea el doble que la suma de los números situados en los círculos blancos.

b.

Completar el cuadro con signos de operaciones de manera que se cumpla la igualdad.

3

4

1

5

9

= 8

c.

Sustituir las letra por números de una cifra en el siguiente esquema:

38 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

Tener en cuenta que ciertos problemas, donde interviene más la lógica y el razonamiento que los conceptos matemáticos (y que algunos los llaman de “ingenio”) también son adecuados para presentar a los alumnos. La selección de estos problemas debe hacerse con cuidado ya que requieren concentración y diferentes tiempos de resolución, por lo que conviene que los alumnos los trabajen en sus casas primeramente, para luego hacer el análisis y la discusión en el aula.

a.

Hay ocho bolitas todas del mismo tamaño, color y forma. Siete de ellas son del mismo peso y una es más pesada. Usando una balanza de dos platillos, ¿cómo encontrarías la bolita más pesada si solamente pudieras pesar dos veces?

b.

Se tienen 17 fósforos dispuestos de la siguiente forma

Retirar 6 de ellos de modo que queden dos cuadrados. ¿Si se retiran siete de ellos, podrán quedar dos cuadrados?

c.

Un piloto vuela 100 km al sur, después, 100 km hacia el este, y finalmente, otros 100 rumbo al norte. Al final se encuentra exactamente en el punto de partida. ¿Cuál es el punto de partida? ¿Cuántas respuestas hay?

d.

Como pago de un pequeño lote de carneros, tres amigos recibieron, aquí en Bagdad una partida de vino excelente envasado en 21 vasijas, de las cuales se hallaban: 7 llenas; 7 llenas hasta la mitad y 7 vacías. Quieren repartirse estas vasijas de modo que cada uno reciba el mismo número de vasijas y la misma cantidad de vino. ¿Será posible, ¡oh calculador!, hallar una solución satisfactoria a este problema? De “El hombre que calculaba” Malba Tahan

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 39

ACTIVIDAD 4
1.
Resuelve los problemas propuestos, en todos los puntos de la cartilla, analice los

procedimientos usados y coméntelos con sus compañeros.

2.

Analiza la resolución del siguiente problema: “Cuando los brazos de mi compás forman un ángulo de 23º, la distancia entre las puntas es 10 cm. ¿Cuál será la distancia entre las puntas cuando el ángulo es de 46º?” Planteo 23º_____ 10 cm 46º_____ x Solución 23º____ 10 cm

1º ____

10cm 23º 10cm.46º = 20 cm 23º

46º____ ¿Qué comentarios haría al respecto?

3.

Recortar los cuadrados pequeños y unirlos para formar el cuadrado grande cumpliendo la condición de que los vértices que queden juntos deben llevar el mismo dibujo.

4.

Redactar una situación problemática y resolverla, teniendo en cuenta los gráficos que se dan a continuación,

5.

Analizar si en el “juego de las quince bolitas” existe alguna estrategia que permita ganar el mismo, al jugador nº2

40 - EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA

6.

Pedir a los alumnos una boleta de la luz o un ticket y un prospecto de algún medicamento . A partir de los mismos elaborar conjuntamente problemas. Intercambiarlos y resolverlos. Posteriormente realizar un análisis conjunto de lo hecho para evaluar la propuesta. Comentar lo realizado con otros colegas y volver a evaluar la propuesta. Discutir si la misma se puede mejorar, ya sea en la forma de implementación, en las producciones de los alumnos o en cualquier otro aspecto que se considere conveniente. Si cree necesario volver a implementarla.

7. a. Utilizando regla y compás construir una recta S que sea perpendicular a la recta T por el punto p
si:
1. 2.

p no pertenece a T p pertenece a T

b.
R

•p

Utilizar sólo un compás para hallar un punto q, de manera que pq sea paralela a la recta R. Describe y justifica el procedimiento utilizado.

8.

¿Cuáles de los problemas resueltos anteriormente? ¿se pueden trabajar en el ciclo? ¿Haría algunas adaptaciones? ¿Cuáles?

9.

Confeccionar un fichero de problemas y/o juegos, ya sea por temas, dificultades, años, etc.

Este es un recurso útil para atender las necesidades particulares de los alumnos y permite al docente organizarse en su tarea áulica y sería enriquecedor compartirlo con otros colegas. ¿Siente la satisfacción de haber resuelto por sí misma los problemas propuestos?

¡Felicitaciones! Ud. vive el desafío de HACER MATEMÁTICAS RESOLVIENDO PROBLEMAS.

NOTA: En las próximas cartillas se abordarán los temas: ¿Cómo trabajar la geometría en el aula? . El cálculo en el contexto actual.

EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LA MATEMÁTICA - 41

BIBLIOGRAFÍA
ALSINA, C. Y OTROS.(1996) Enseñar Matemáticas. Barcelona. Ed. Grao. BARODY, ARTHUR .(1983).El pensamiento matemático de los niños. Madrid. Ed. Visor. BLOCK,D. Y OTROS. Lo que cuentan las cuentas de multiplicar y dividir. CERQUETTI-ABERKANE (1998) Enseñar Matemática en los primeros ciclos. Buenos Aires Ed. Edicial. CHEVALLARD, I. Y OTROS.(1997)Estudiar Matemáticas. Barcelona .Ed. Horsori DOUADY,R. PERRÍN GLORIAN,M..(1986). Aprendizaje de los números decimales. París. I.R.E.M FUENLABRADA, IRMA obra colectiva. Block, D. (1991)Juega y aprende matemáticas .México: SEP, Libros del Rincón. IAIES,GUSTAVO (comp.) (1997) Los CBC y la enseñanza de la matemática. Buenos Aires Ed. AZ INFORME COCKCROFT. (1985) Las Matemáticas, sí cuentan. Madrid. Ministerio de Educación y Ciencia. MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACIÓN DE LA NACIÓN. (1997) Material de apoyo para la capacitación docente. EGB. PARRA y SAIZ (comp) (1994). Didáctica de matemática. Aportes y reflexiones. Buenos.Aires. Paidós POLYA, GEORGE (1998) Cómo plantear y resolver problemas. Vigésimosegunda reimpresión. México. Editorial Trillas. SANTALÓ, LUIS.(1994). Enfoques.Buenos Aires. Ed. Troquel SEP PROGRMA NACIONAL DE ACTUALIZACIÓN PERMANANTE.(1995) La enseñanza de las Matemáticas en la

escuela primaria . México SUCASA, J. Y OTROS.(1991) Juegos y pasatiempos para la enseñanza de la Matemática Elemental. Madrid. Ed. Síntesis. TAHAN, MALBA.(1990) El hombre que calculaba. Buenos Aires. Ed.Multicolor.

LENGUA - 1

PARA NIVELES DE CONDUCCIÓN y DOCENTES DEL PRIMER Y SEGUNDO CICLO DE LA E.G.B.

En este primer planteo recordamos y compartimos con ustedes, líneas de trabajo que vinculan la enseñanza de la Lengua con prácticas comunicativas lingüísticas que le otorgan sentido. En las propuestas siguientes abordaremos contenidos que corresponden a los ejes: Leer y escribir Leer, escribir, hablar. Leer, escribir, hablar, escuchar.

2 - LENGUA

LA LENGUA Y SU ENSEÑANZA

Generalmente, la enseñanza de la Lengua en la escuela ha sido abordada con el propósito de que los alumnos incorporaran habilidades que les permitieran escribir en forma correcta y leer comprensivamente. Generalmente, también, y en relación con estos propósitos, la reflexión gramatical y su ejercitación -el estudio de la oración y de las palabras-, el dominio de la ortografía, la puntuación, el vocabulario el análisis y la lectura de textos literarios considerados relevantes, se constituyeron en la propuesta básica para su enseñanza. Sabemos que la reflexión metalingüística, como proceso de metacognición ha sido y es constitutiva de la enseñanza de la Lengua. Sabemos, además, que los enfoques estructuralistas dominaron la enseñanza durante décadas centrándose en la unidad máxima del estudio gramatical: la oración. La sintaxis, la morfología y la fonología ocuparon un lugar privilegiado en relación directa, también, con el avance dado en los estudios lingüísticos. Se abordaron, de este modo, las regularidades del funcionamiento del sistema lingüístico a partir del análisis de la oración. Los cambios producidos en el campo social, cultural, económico, tecnológico y científico han producido transformaciones y formas diversas de comunicación social y de intercambio comunicativo. En estas últimas décadas han surgido otras clases de discursos, otros formatos textuales y, en consecuencia se han hecho necesarios otros tipos de conocimiento para abordarlos en los procesos que conducen a su producción, a su comprensión y a su recepción. Esto significa poner en juego, además de los conocimientos tradicionalmente enseñados, dimensiones de análisis y de estudio de la lengua relacionados con la perspectiva textual. Esto supone la integración de las diferentes categorías y unidades de análisis de la lengua en y para la comprensión y la producción de los procesos de construcción de significado que todo texto genera. Implica la actividad reflexiva y consciente del receptor y una redefinición de su papel en relación con el texto y su autor ya que será quien lo explore, lo organice y le otorgue significado. Así, el interés en los textos habrá de dominar los estudios en torno a la lengua en los últimos años. " Desde la segunda mitad del siglo XX y, al despertarse el interés por los estudios comunicacionales, se tomó conciencia de que los mensajes transmitidos no consistían en una suma aleatoria de las oraciones desvinculadas entre sí, sino en unidades también gramaticalmente estructuradas, llamadas textos. Esto obligó a plantearse el problema de las categorías, las relaciones y los límites de una gramática textual que ciertamente no guardaba relación cuantitativa sino cualitativa con la gramática oracional. 1 Desde la Teoría de la enunciación, Emile Benveniste(1966) advierte la diferencia entre la descripción lingüística del empleo de las formas lingüísticas y el empleo de la lengua: “las condiciones
1

Elvira Narvaja de Arnoux. Fuentes para la transformación curricular. M.E.C. 1996

LENGUA - 3

de empleo de las formas (lingüísticas) no son, en nuestro concepto, idénticas a las condiciones de empleo de la lengua". Esta observación indica que el estudio de la lengua ha de enfocarse no sólo como objeto de reflexión y análisis teórico, sino también como realización, en su enunciación, como acto, en sus usos concretos."La enunciación -dice- supone la conversión individual de la lengua en discurso". Significa la puesta en acto de la lengua por un sujeto. Esto implica, entonces, abordar su estudio no sólo como sistema, sino como proceso, en su textualización, como discurso efectivamente enunciado y producido cuyo sentido se inscribe en la situación comunicativa en la que emerge. "Pero no es una suma de signos la que produce el sentido, sino el funcionamiento textual", afirma Benveniste. En consecuencia, creemos que los textos deben ser entendidos como el lugar de privilegio para la producción del sentido. Dentro de este marco teórico, es preciso señalar, entonces, que adquieren relevancia en la enseñanza los elementos que constituyen la enunciación: las marcas textuales que dan cuenta del sujeto enunciador y su vinculación con el enunciado -el yo, el aquí, el ahora-; las modalidades de la enunciación y su relación con el interlocutor destinatario; la consideración de las condiciones del contexto en el que se produce la situación comunicativa y el proceso de construcción de sentido tanto en la comprensión como en la producción textual. Acudiremos aquí, a algunas consideraciones acerca del texto y sus características: “Unidad lingüística comunicativa fundamental, producto de la actividad verbal humana, (oral o escrita), que posee siempre carácter social; está caracterizado por su cierre semántico y comunicativo así como por su coherencia profunda y superficial, debido a la intención del hablante de crear un texto íntegro, y a su estructuración mediante dos conjuntos de reglas: las propias del nivel textual y las del sistema de la lengua." "Dos son las propiedades que organizan el texto: la cohesión y la coherencia. La cohesión se manifiesta principalmente mediante los pronombres personales, posesivos y demostrativos, pero es además un fenómeno generado por las relaciones léxicas. Por esta razón los rasgos componentes del léxico, los campos semánticos y la significación de las palabras en contexto constituyen instrumentos fundamentales de la gramática textual. La cohesión depende también de las relaciones que se establecen entre oraciones, serie de oraciones, párrafos, etc. Tales relaciones están generalmente marcadas por conjunciones y o adverbios denominados conectores. Por su parte, la coherencia depende de los temas del texto y de su organización jerárquica. Contribuyen a la identificación de los temas las palabras genéricas, los sustantivos abstractos derivados de verbos, y ciertas palabras que expresan relaciones lógicas."2 "Los discursos realizados poseen además, en cada caso, marcas indicadoras de su producción en una situación determinada. Esta marcación la realizan fundamentalmente los pronombres, reinterpretados ahora como elementos señaladores de situación. También hay otras
2

E. Bernárdez. Introducción a la lingüística del texto. Espasa Calpe. 1982

4 - LENGUA

palabras o expresiones que poseen significados afectivos o evaluativos, y marcan la subjetividad con que se encara el discurso. Por otra parte, los tiempos y los modos verbales aparecen en este nivel como marcadores del distanciamiento o acercamiento del emisor con respecto a su discurso...".3 Estas consideraciones llevan a plantear algunas derivaciones en torno a la enseñanza de la lengua: son los textos, como unidades lingüísticas comunicativas en uso, los que serán objeto de aprendizaje, entendido éste como la posibilidad de comprender y producir los procesos lingüísticos que configuran al texto en sí mismo, que a su vez lo distinguen de otros textos y cuyos sentidos serán construidos e interpretados en los contextos en los que se constituyen como tales. Entenderemos a los textos no como una sumatoria de oraciones. Entenderemos que el "texto se realiza a través de las oraciones y funciona como una unidad con respecto a su entorno textual. y extratextual... "4 Cuando hablamos de textos, nos referimos no sólo a los textos escritos sino también a aquellos que son productos de la oralidad, para los que es necesario un receptor que los procese, los escuche desde sus propias competencias para comprenderlos, interpretarlos y re-escribirlos. Precisamos aquí el papel que juega el lector con palabras de Umberto Eco: "Así, pues, el texto está plagado de espacios en blanco que hay que rellenar; quien lo emitió preveía que se los rellenaría y los dejó en blanco por dos razones. Ante todo porque el texto es un mecanismo perezoso (o económico) que vive de la plusvalía de sentido que el destinatario introduce en él y sólo en casos de extrema pedantería, de extrema preocupación didáctica o de extrema represión el texto se complica con redundancias y especificaciones ulteriores (hasta el extremo de violar las reglas normales de conversación). En segundo lugar porque, a medida que pasa de la función didáctica a la estética un texto quiere dejar al lector la iniciativa interpretativa, aunque normalmente desea ser interpretado con un margen suficiente de univocidad. Un texto requiere de alguien que lo ayude a funcionar. 5 Nuestro siglo XXI, nos coloca ante un mundo signado por la comunicación, por el empleo cotidiano de imágenes de todo tipo, ante una tecnología informatizada que media, con su intervención, los procesos de información y el almacenamiento de la misma La enseñanza de la Lengua ha de valerse de los medios tecnológicos e informáticos a su alcance, habrá de generar, con sus propuestas, la percepción y la escucha hábil, que permitan, en síntesis, la construcción y la producción de sentido. Todo este planteo lleva a considerar dos cuestiones a la hora de pensar en los aprendizajes y en la enseñanza:

3 4

Elvira Narvaja de Arnoux. Fuentes para la transformación curricular. M.E.C. 1996 Menéndez, Salvio Martín. Gramática textual. Plus Ultra. 1993 5 Umberto Eco. Lector in fábula. Lumen .1978

LENGUA - 5

adoptar un enfoque para el estudio de la Lengua; adoptar un enfoque para su enseñanza. Optamos, en consecuencia, por la construcción de una práctica de enseñanza de la Lengua en profunda vinculación con la comprensión y la producción textual.

NUESTRA PROPUESTA

Este módulo está pensado según la dinámica de aula taller y puede ser desarrollado en forma simultánea en la escuela por los docentes de los diferentes niveles con una puesta final en común que permita compartir las diferentes instancias de trabajo. Reunidos en grupos pequeños de acuerdo con las posibilidades institucionales, los invitamos a realizar la siguiente tarea:

1

Para leer y compartir:
a. Nuestras prácticas docentes: Muchas veces recurrimos, para enseñar, a modelos interiorizados, productos del trabajo y de la

historia escolar de cada uno de nosotros. Pocas veces nos detenemos a analizar acerca de las razones por las que seleccionamos ciertas y determinadas estrategias de enseñanza. Pocas veces nos detenemos a pensar cómo estas prácticas han orientado la búsqueda de nuevas propuestas. ".....Las escuelas son instituciones fuertes; y reconocer las fuentes de su estabilidad es importante si queremos crear mejores métodos para perfeccionarlas. Será conveniente entonces discernir algunas de las principales piedras fundamentales que hacen a las escuelas tan resistentes al cambio... " ".....las imágenes de la enseñanza, del aula y de lo que es una escuela se adquieren temprano en la vida. La docencia es la única profesión que conozco en que la socialización profesional comienza los cinco años. En consecuencia, las personas que enseñan, han tenido años para internalizar una serie de expectativas respecto de lo que los maestros hacen y de cómo son las escuelas". 6 Recuperar nuestras propias biografías escolares significa reconstruir el lugar de los aprendizajes en nuestra propia profesión; compartirlas e interrogarlas es encontrar nuevos significados a la luz de nuevos marcos teóricos y dotarlas, así, de permanentes nuevos sentidos.

6

Elliot Eisner . Currículum y Cognición. Ed. Amorrortu. l998

6 - LENGUA

"En la última década, buena parte del debate en el campo de la enseñanza se ha centrado en torno a la relación entre la teoría y la práctica. En estas discusiones habría una idea fuerza que ubica las prácticas docentes como aquellas sustentadas en diversas explicaciones acerca de los procesos de enseñar y aprender en relación con los sujetos, el conocimiento y las condiciones institucionales en que se concretan, aun cuando ellas no estén explicitadas. También esta idea implica el planteo inverso, reconocer la práctica como fuente de interrogantes para desarrollos conceptuales y de investigación en alguno de esos campos." "Romper la tradicional dicotomía entre teorías y prácticas en las propuestas de formación de docentes reclama capitalizar el recorrido formativo como una fuente reveladora de problemáticas constitutivas de las prácticas docentes. Esto posibilitaría reconocer supuestos diferentes y derivaciones en la enseñanza, generadas de dichos supuestos.” 7 b. Una buena experiencia de Lectura Un integrante del grupo narre a los otros docentes una buena propuesta de enseñanza de Lectura en la que haya sido alumno o docente. Los docentes que escuchan, registren el relato y, al finalizar realicen preguntas sobre aspectos que consideren relevantes del mismo. Enuncien y comenten los aspectos significativos de la experiencia que permitan reconocer por qué se trata de una buena experiencia. c. Para leer, compartir y sacar conclusiones: Los invitamos a leer el texto de Delia Lerner que hemos seleccionado y que encontrarán en el anexo d. Para realizar en grupo: Extraigan del texto algunas ideas que consideren claves. Elaboren conclusiones y regístrenlas por escrito.

2

Para seguir compartiendo
Leer ...y Escribir... Leer... ¿qué? Escribir... ¿qué? Para poder escribir, hay que tener qué escribir. Para saber cómo hay que escribir tenemos que

saber cómo se ha hecho durante siglos y cómo se sigue haciendo... es decir tenemos que leer, encontrarnos con textos escritos.

7

Gloria Edelstein "Imágenes e imaginación. Iniciación a la Docencia " Ed. Kapelusz. Bs As. 1999

LENGUA - 7

Leer... ¿para qué? Escribir... ¿para qué? Leer con un propósito... Escribir con un propósito, con una finalidad. Parece simple pero sin embargo, a la hora de la enseñanza, a veces perdemos de vista aquello que le otorga sentido y que vertebra sus prácticas. Hablamos aquí del contexto que otorga significación al encuentro con los textos - orales y escritos; del uso social de la Lengua. Entonces nos parece importante recordar las reflexiones que nos aportan dos especialistas: " Leer para responder a la necesidad de vivir con los demás, en la clase, y en la escuela, para comunicarnos con el exterior, para descubrir las informaciones que necesitamos, para hacer (jugar, fabricar, llevar adelante un proyecto- empresa), para alimentar y estimular la imaginación, para documentarse en el marco de una investigación." 8 "Leer para obtener una información precisa, para leer unas instrucciones, para obtener una información de carácter general, para aprender; leer por placer, leer para comunicar un texto a un auditorio, para practicar la lectura en voz alta. 9 a. Antes de todo, la lectura ¿Por qué la lectura...? Porque la escuela es el único lugar en el que sistemática y deliberadamente todos los alumnos que a ella concurren tendrán la oportunidad- a veces la única en sus vidas - y el primer derecho, a conocer y comprender el funcionamiento del sistema del lenguaje escrito de su lengua materna. Porque la lectura instaura, renueva y conserva un bien cultural desde largo tiempo conquistado. Porque aún con la incorporación de los medios tecnológicos e informáticos, la lectura de la cultura escrita sigue siendo la llave que permite seguir abriendo las puertas a la información, información cada día más compleja, cada día más cercana para algunos, tan distante para otros. De eso se trata, de poder acercar las distancias. Porque la lectura permite entrar y salir de los "mundos posibles", entrar y salir del propio mundo... enriquecido.

8 9

Josette Jolibert- 1992 Solé, Isabel 1993

8 - LENGUA

Porque sabemos...
que es conveniente que la enseñanza de la lengua se vincule con el uso social de la misma; que se deben crear las condiciones didácticas para que la escuela se convierta en el ámbito propicio para la enseñanza y el aprendizaje de la lectura; que los alumnos deben vivir la lectura como un acto placentero; que es preciso dar a los niños y a los adolescentes "la idea que entre todas esas obras de hoy o de ayer, de aquí o de allá, habrá seguramente algunas que sabrán hablarles a ellos en particular." que promover actos de lectura “es proponer a los lectores múltiples ocasiones de encuentros y de hallazgos, encuentros inéditos, imprevisibles, con una parte de azar, ese azar que a veces hace tan bien las cosas. Donde también la transgresión encontrará su lugar. Ya que si tantos lectores y lectoras leen por la noche, hoy todavía, si leer es a menudo un gesto de las sombras, no es sólo por una cuestión de culpabilidad: ellos crean así un espacio de intimidad, un jardín a resguardo de las miradas, leen en los bordes, en las riberas de la vida, en los linderos del mundo y no dejan de sorprendernos." 10 Y PORQUE CREEMOS: que "HACER DE LA ESCUELA UN ÁMBITO PROPICIO PARA LA LECTURA ES ABRIR LAS PUERTAS DE LOS MUNDOS POSIBLES, ES INAUGURAR UN CAMINO QUE TODOS PUEDEN RECORRER PARA LLEGAR A SER CIUDADANOS DE LA CULTURA ESCRITA" (Lerner, Delia), Es que les proponemos que trabajemos juntos la enseñanza y el aprendizaje de la Lengua en la escuela de hoy, tomando como eje la lectura.

3

Un camino posible (no excluyente).
Un enfoque comunicativo en la enseñanza de la Lengua, nos conduce a pensar nuestra actividad

áulica a partir de la recreación de situaciones comunicativas reales, verosímiles. Estas deben permitir que los alumnos puedan realizar los aprendizajes y los docentes la enseñanza a través del empleo concreto de la lengua, de producciones orales o escritas, resolviendo los problemas lingüísticos que las mismas van presentando para que la situación pueda resolverse con eficacia, con éxito. Pensemos en todo el proceso vivido en alguna oportunidad cuando hemos tenido que decir algunas palabras ante público o cuando hemos tenido que enviar una nota a alguien por algún motivo.
10

Petit, Michèle: "Los lectores no dejan de sorprendernos" en La Mancha. 2000

LENGUA - 9

En estas situaciones se desencadenan verdaderos problemas lingüísticos que van tomando cuerpo y materialización en las lecturas previas para la búsqueda de información o para el conocimiento de otros trabajos similares, en la redacción de muchos y útiles borradores, en el uso del diccionario, en la búsqueda de un oyente o un lector experto que aporte su punto de vista, en los consecuentes intercambios orales acerca de los textos producidos... en la generación de otras situaciones comunicativas. En suma: decidir qué decir... qué tiempo, modo verbal, qué persona gramatical, qué palabras, cuántas oraciones, en dónde la coma o el punto y coma, con qué intención, qué recursos lingüísticos para reforzar ideas o significados, cómo no repetir expresiones, cómo lograr claridad, cómo lograr que los demás entiendan... en síntesis... cómo decir lo que queremos decir... a otros... Un enfoque comunicativo de la enseñanza de la Lengua significará la implicación de los alumnos en un proyecto comunicativo global, totalizador e inclusivo de las actividades lingüísticas –hablar, leer, escribir y escuchar- en un proyecto de trabajo que persiga un propósito y que otorgue sentido a estas actividades, en un proyecto que busque la concreción de una producción final -oral o escrita- individual o grupal en torno a la cual se generará la enseñanza de los contenidos que le son pertinentes. a. ¿Por qué no pensar en proyectos de enseñanza que impliquen producciones finales orales y/o escritas? Nuestros propósitos como docentes apuntan al desarrollo de competencias comunicativas en nuestros alumnos, competencias que sólo se han de actualizar en situaciones en las que sea preciso poner en juego el conocimiento de las formas lingüísticas y la habilidad para utilizarlas adecuadamente en un momento, en un lugar y con personas determinadas. Esto significa emplear el saber sobre su propia lengua, el saber sobre los usos, normas y estrategias que rigen las situaciones comunicativas, el conocimiento sobre los textos y sus características y el conocimiento del mundo. Hablamos aquí, de competencias lingüísticas, pragmáticas y discursivas o textuales. Ahora bien. La elaboración de proyectos puede ser un camino posible. Pueden posibilitar la concreción de los propósitos didácticos que orienten y organicen la propuesta de enseñanza, actualizando el uso social de la Lengua y permitiendo que los alumnos otorguen sentido a las actividades. Leer, escuchar, hablar, escribir... algo a alguien... b. ¿Por qué no pensar en el aula taller? A la hora de pensar en cómo organizamos la tarea en una clase de Lengua entendemos que el aula taller es una modalidad de trabajo que se adecua a la concepción del área desde el enfoque aquí planteado. "Por eso, muchos maestros se preguntan hoy cómo poner en práctica la planificación, la revisión y la reescritura de los textos que propician las nuevas pedagogías basadas en los enfoques de la escritura en proceso. Estos enfoques exigen un compromiso mayor con la tarea

10 - LENGUA

por parte de alumnos y maestros y ese compromiso se basa en la convicción compartida de que aprender a escribir es importante y difícil. También se basa en la conciencia de que el trabajo de escritura no se limita a la redacción, sino que empieza con una cuidadosa evaluación de la tarea... Se trata de un proceso que lleva su tiempo y exige interés y constancia en el entrenamiento... Aquí es donde... la modalidad de taller de escritura, en el que el propio grupo se vuelve receptor de los textos, adquiere sentido... Pese a la larga y original trayectoria de los talleres de escritura en nuestro país y a su incidencia en la pedagogía de la escritura desde la década del ochenta hasta nuestros días, todavía se los sigue asociando con la escritura creativa y con una práctica espontánea y asistemática. Lo cierto es que, a través de consignas de taller, consignas de invención cuidadosamente formuladas, resulta mucho más sencillo entender en qué consiste la coherencia del texto o cuál es el valor de los modos o tiempos verbales. La modalidad taller permite desarrollar los contenidos curriculares vinculados a la lengua escrita, aprovechando la oportunidad de inventar mundos e historias, personajes y situaciones, lo que devuelve a la práctica de la escritura la motivación perdida en la era de la imagen. Entre la pedagogía del modelo y la de la libre expresión, el taller representa una opción de trabajo sistemático con la escritura y con la formulación de hipótesis o mundos alternativos.” 11

PARA COMPARTIR CON EL PERSONAL DIRECTIVO
La enseñanza de la Lengua así concebida, atraviesa los límites del aula, trasciende los muros de la escuela para compartir experiencias entre docentes, entre los alumnos, con las familias y con otros sectores de la comunidad; se nutre, aprovecha y recrea los recursos comunicacionales en circulación. Necesita de instituciones escolares que comprendan, faciliten y promuevan instancias de trabajo compartido y cooperativo para estudiar, discutir, planear, evaluar propuestas; priorizar pedagógicamente los contenidos a abordar, institucionalizar debates en torno al análisis de estrategias didácticas y problemas de enseñanza. Necesita que la escuela priorice proyectos institucionales sobre la base del conocimiento de los puntos de partida de sus alumnos para que encuentren sentido a los actos fundamentales de comprender y producir textos orales y escritos, y puedan ser verdaderos actores en el intercambio de sus producciones. Necesita instituciones ocupadas en la tarea de indagar cuál es la mejor propuesta de enseñanza que se adecua a los alumnos de “esta escuela”, que conozcan los resultados de investigaciones y de trabajos realizados en este campo de la enseñanza. Necesita que las instituciones estén organizadas en sus tiempos y espacios; que el trabajo en equipo sea una necesidad y un aprendizaje diario.
11

Maite Alvarado Escritura e invención en la escuela en "Los CBC y la enseñanza de la Lengua". 1997

LENGUA - 11

Necesita que las instituciones se conviertan en el lugar en el que todos aprenden. Necesita que las instituciones generen las estrategias más adecuadas que permitan, conservar, manejar y hacer circular la información y el material - textos, materiales, recursos, etc.- indispensables para la implementación de las propuestas de enseñanza. Necesita que las escuelas puedan definirse como el espacio que dé cabida a todas y a cada una de sus voces. Uno de los méritos fundamentales de las propuestas institucionales para la enseñanza de la Lengua reside en que proveen un marco en el cual leer, escribir, hablar “cobra sentido no sólo para los alumnos sino también para los docentes...". Las propuestas institucionales "permiten instalar en la escuela - y no sólo en el aula un 'clima lector' que en algunos casos se extiende a los hogares, porque va involucrando insensiblemente no sólo a los niños, sino también a la familia". 12 Otorgar nuevos sentidos a prácticas que habitualmente se han realizado y/o se realizan en las escuelas, dotarlas de propósitos que han de ser compartidos con y por todos los actores institucionales, es crear condiciones para que las propuestas de enseñanza de la Lengua, encuentren el ámbito propicio para plantear e imaginar caminos posibles y abordar sus contenidos y sus estrategias. Clubes de lectores, clubes de narradores, periódico escolar, revista escolar, ferias que posibiliten la exposición de trabajos realizados por los alumnos, servicios de informaciones científicas y literarias, carteleras informativas sobre temas de interés, radios escolares, teatro, teatro leído, teatro de títeres, cine clubes, etc., generan espacios de privilegio para el desarrollo del currículum, toda vez que estos sean entendidos como la posibilidad de concretar opciones y propuestas que otorguen sentido institucional a la enseñanza de la Lengua. Nuestra sugerencia de trabajo para quienes realizaron la lectura y la discusión de esta primera cartilla introductoria: Plantear líneas de trabajo posibles de ser concretadas en la institución para la enseñanza y el aprendizaje de la Lengua, que tomen como eje la lectura y el uso social de la misma. Fundamentar. Elegir uno de los tramos previstos en la capacitación. Incorporarse a ese grupo de trabajo para abordar la sugerencia que les hemos hecho a los docentes y que transcribimos a continuación: Re-escriban o formulen otra propuesta de trabajo con las adecuaciones que tengan en cuenta las características de los grupos, el contexto institucional, la experiencia y el conocimiento del área que poseen como docentes . Señalen en ella las situaciones comunicativas lingüísticas que se pueden contextualizar en vinculación con los actos de leer, escuchar, escribir y hablar.
12

Lerner, Delia 1996.

12 - LENGUA

Traten de llevarla al aula. Trabajen de modo tal que un docente pueda observar buena parte de los procesos de enseñaza y de aprendizaje .Registren el trabajo realizado. Analicen aquellos aspectos de la propuesta que ustedes reconocen como los que les han aportado mejores planteos y mejores resoluciones a los problemas de la enseñanza de la Lengua. Escriban una buena conclusión sobre la enseñanza de la Lengua vinculada con el uso social de la misma , a partir de tomar como eje la lectura. Enuncien los interrogantes que se les han planteado en relación con el trabajo realizado. Señalen cuáles han sido los aspectos de la enseñanza de la Lengua que se han puesto en tensión. Planteen algunas hipótesis en torno a la enseñanza y al aprendizaje de la Lengua. Enunciar y fundamentar las decisiones que desde el rol directivo deberán ser tomadas para acompañar el trabajo de los docentes.

LENGUA - 13

PARA LOS DOCENTES DEL PRIMER Y SEGUNDO CICLO DE LA E.G.B.
Les proponemos que lean el siguiente Proyecto extraído de la conferencia de Delia Lerner ¿"Es posible leer en la escuela"? y el comentario que su autora hace del mismo, publicado en "Lectura y Vida" No1-l996Propósito: Producción de un caset de poemas. (Leer para compartir con otros algo que nos gusta). Destinatarios: Grupos de jardín de infantes de la escuela y Biblioteca parlante de ciegos. Secuencia de actividades : Propuesta del proyecto a los niños y discusión del plan de trabajo. Selección de poemas a grabar: la maestra lee muchos poemas -algunos los ha encontrado ella misma, otros le fueron sugeridos por la bibliotecaria o por los niños, todos han aprobado el "examen” de calidad literaria -. Cada niño anota los títulos de los poemas que le gustaría grabar. Esta actividad ocupa muchas horas de clase: se disfruta de cada uno de los poemas, se intercambian impresiones, los niños piden a la maestra que relea algún poema que les gusta mucho, se habla sobre los autores, se leen otros poemas de los poetas favoritos. Organización de la tarea: Tomando en cuenta los poemas elegidos y las posibilidades de ayuda mutua, la maestra constituye los grupitos de niños que trabajarán juntos (de a dos). Cada pareja relee los poemas que grabará. Los niños intercambian ideas acerca de cómo leer cada uno. Deciden provisoriamente qué integrante de la pareja grabará cada uno de los poemas. Se llevan los poemas a su casa, para ensayar. Audición de casetes grabados por poetas o recitadores. Grabación (ensayo): Cada pareja -y cada niño- graba los poemas elegidos. Después de haber grabado los dos primeros (uno cada niño), escuchan. Analizan, deciden modificaciones. Hacen una nueva grabación, vuelven a escuchar y determinan si será necesario volver a grabar. Prueban con otros dos poemas. Audición: el grupo total escucha las grabaciones realizadas hasta el momento. Las "parejas intercambian sugerencias". Grabación (segundo ensayo): Cada pareja vuelve a grabar tomando en cuenta las recomendaciones de los oyentes. Escuchan lo grabado, hacen las correcciones necesarias. Repiten el proceso con los poemas que faltan. En algunos casos, habrá que volver a ensayar y regrabar. En otros casos, el poema ya está listo para su grabación definitiva.

14 - LENGUA

Grabación final (se siguen haciendo correcciones, algunas sugeridas por los niños, otras por el maestro, hasta que ésta declara que el producto es aceptable y que hay que poner punto final). Se escucha (en grupo total) el caset que la maestra ha armado copiando las grabaciones de todos. Se redacta una carta colectiva presentando el caset a los destinatarios, solicitándoles respuesta y crítica constructiva. Se ha cumplido el propósito planteado por el proyecto y también se han desarrollado objetivos de enseñanza y de aprendizaje: se ha sostenido un intenso contacto con variados textos de un mismo género y los niños saben ahora mucho más que antes sobre poetas y poemas; presenciar la lectura de la maestra y escuchar grabaciones realizadas por recitadores o poetas ha permitido disfrutar de las posibilidades de ese género literario en el que la forma del decir adquiere un valor específico; los entusiastas y reiterados ensayos, las autocorrecciones infinitas y las sugerencias de los oyentes (sobre el énfasis que convenía dar a una palabra, sobre la intensidad de la voz en un determinado pasaje, sobre la tendencia de algunos a acentuar demasiado la rima...) han permitido avanzar considerablemente como lectores en voz alta.

PARA COMPARTIR: NUESTROS APORTES
"Leer para otros" en este proyecto, supone ir eslabonando actividades comunicativas y dar solución a los problemas que son inherentes al desarrollo del proyecto. En este caso, las dificultades a salvar, las competencias a incorporar, encuentran su lugar natural en el mismo proceso de leer con un propósito, para la obtención de la producción final -el caset-. La motivación es fuente para la escucha atenta, para la lectura, para la expresión oral, para la escritura. El docente, el primer lector… ¿Por qué escuchar leer, a la maestra/o ? ... porque necesitan escuchar una buena lectura que les permita reconocer, gustar, recrear el texto en la voz de otro; ... porque es la oportunidad de enseñar, mostrar cómo se lee, por qué y para qué se lee, cuál es la entonación adecuada; ... porque facilita la primera comprensión y aproximación al texto; ... porque el alumno escuchará hablar y emitir comentarios sobre el texto a su maestro/a después de la lectura; ... porque se mostrará que es natural y constitutivo del acto de leer volver a leer si necesitamos buscar información, aclarar el significado de expresiones o palabras, o simplemente porque nos gusta;

LENGUA - 15

... porque escuchar leer instaura la intimidad necesaria, convoca. El maestro/a media entre el texto y el nuevo texto, el que nace en cada lector, en la representación que de él hacemos. A la hora de dar más razones compartimos con ustedes dos textos : ".....aquel ritual de la lectura, cada noche, al pie de su cama, cuando él era pequeño -hora fija y gestos inmutables-, se parecía un poco a la oración. Aquel armisticio que seguía al estruendo del día, aquel reencuentro al margen de cualquier contingencia, aquel momento de silencio recogido antes de las primeras palabras del relato, nuestra voz al fin semejante a sí misma, la liturgia de los episodios... Sí, la historia leída cada noche cumplía la más bella función de la oración, la más desinteresada, la menos especulativa y que sólo afecta a los hombres: el perdón de las ofensas. Allí no se confesaba ningún pecado, ni se buscaba conseguir un pedazo de eternidad, era un momento de comunión entre nosotros, la absolución del texto, un regreso al único paraíso que vale la pena: la intimidad. Sin saberlo, descubríamos una de las funciones esenciales del cuento, y, más ampliamente, del arte en general, que consiste en poner una tregua al combate de los hombres. El amor adquiría allí una piel nueva. Era gratuito." 13 "La Lengua, susurrante, confiada al significante en un inaudito movimiento, desconocido por nuestros discursos racionales, no por ello abandonaría un horizonte de sentido: el sentido, indiviso, impenetrable, innominable, estaría, sin embargo, colocado a lo lejos, como un espejismo, convirtiendo el ejercicio vocal en un doble paisaje, provisto de un “fondo”; pero, en lugar de ser la música de los fonemas el “fondo” de nuestros mensajes (como ocurre en nuestra Poesía), el sentido sería en este caso el punto de fuga del placer. Y del mismo modo que, cuando lo atribuimos a la máquina, el susurro no es más que la ausencia de ruido, igualmente, en relación con la lengua, ese susurro sería ese sentido que permitiría oír una exención de los sentidos, o -pues es lo mismo- ese sin sentido que dejaría oír a lo lejos un sentido, a partir de ese momento liberado de todas las agresiones, cuyo signo, formado a lo largo de la “triste y salvaje historia de los hombres”, es la caja de Pandora." 14 El lugar de 'lo literario': "lo literario” ejerce presión sobre el leguaje, lo provoca para decir lo que dice convocando otros significados, plurales, simultáneos...; esa plurisemia del texto es intencional, dirigida por el escritor y depende o funciona en relación con la lectura y con un lector. Para este aspecto de la enseñanza, traemos el pensamiento de Graciela Montes :

13 14

Daniel Pennac. Como una novela. Anagrama. 1996 Roland Barthes El susurro del lenguaje Pâidos.1987

16 - LENGUA

"Hay por supuesto muchas formas de ver la enseñanza de la Literatura y muchos atajos y coartadas para otorgarle o quitarle sentido a lo que uno hace. Pero, para mi modo de ver, no hay vuelta que darle: enseñar literatura no puede significar otra cosa que educar en la literatura, que ayudar a que la literatura ingrese en la experiencia de los alumnos, en su hacer, lo que supone, por supuesto, reingresarla en el propio. Educar en la literatura ensanchamiento de fronteras." ".....Si ya no nos interesa nuestro oficio, si hemos decidido reemplazar toda reflexión sobre él por comentarios difusos acerca de las noticias aparecidas en los diarios, será porque ya hemos entregado una zona considerable de nuestra propia frontera." 15 es un asunto de tránsito y

EL LUGAR DE LA LENGUA ORAL: HABLAR Y ESCUCHAR
La propuesta expuesta permite instancias de discusión y acuerdos en el grupo clase. Esto

significa la oportunidad de enseñar y de aprender a escuchar, a elaborar argumentos que fundamenten, por ejemplo, la ejecución de la tarea en sus diversas etapas. Quizá lo más difícil será orientar el intercambio de ideas y facilitar las oportunidades para que todos los alumnos puedan expresarse. Aunque sean pequeños, los alumnos son capaces de definir inconvenientes y también buscar soluciones. La discusión en pequeños grupos y la puesta en común puede ser una estrategia apropiada para aquellos que no se animan a hablar ante el grupo clase pero sí lo hacen en grupos reducidos. ¿Por qué esta reflexión? Porque consideramos que la discusión, el intercambio, la argumentación, la elaboración, la expresión de soluciones o la formulación de acuerdos para trabajar, constituyen una oportunidad real para el desarrollo de competencias vinculadas con las expectativas de logros y los contenidos previstos para el ciclo. La selección de textos puede convertirse en una situación didáctica propicia para que los alumnos puedan explicar sus preferencias y opciones. Podrán argumentar y fundamentar en torno a cuestiones tales como: los temas, los recursos expresivos, los autores, los destinatarios. Este trabajo podrá ser luego utilizado para escribir la presentación del caset, que será utilizado a su vez, en otra circunstancia comunicativa. De lo que se trata es que alumnos y maestro compartan y conozcan los temas acerca de los que se habrá de hablar. Es tarea del docente gestarlos, ayudar a los chicos a elaborar y expresar ideas en torno de ellos, incorporando nuevas palabras, nuevas expresiones, seleccionando las más adecuadas. Entendemos que es la intencionalidad del docente la que convierte un acontecimiento cotidiano de intercambio comunicativo en un saber a enseñar:

15

Graciela Montes. La frontera indómita. Conferencia- l995 .

LENGUA - 17

LA LECTURA, LA ESCRITURA...
Para poder seleccionar cuáles poemas leer, los alumnos proceden a la lectura de textos poéticos incluidos en libros de diverso tipo. Escuchan los poemas en la voz del docente, en grabaciones de poetas y realizan un trabajo de comprensión, apreciación y valoración de las obras que habrán de seleccionar. Para ello, el docente se ha convertido en el primer lector y, ayudado por los alumnos, conforma un corpus de libros, revistas infantiles y casetes con los que trabaja. Este momento del desarrollo del proyecto implica el encuentro del docente y del alumno con textos escritos y orales. La búsqueda, clasificación, identificación y el registro de los libros, los poemas y los datos de sus autores en fichas para la biblioteca del aula permiten contextualizar, a su tiempo, expectativas de logros y contenidos. Nuevamente, la intencionalidad del docente podrá convertir en objeto de enseñanza las actividades señaladas. Armar en el aula una pequeña sección en la cual haya pequeñas antologías con obras seleccionadas por el grupo, puede convertirse, además, en un peldaño eficaz para el desarrollo de competencias lectoras.

PARA FINALIZAR:
Las propuestas de enseñanza que proponen productos finales en los que se actualizan procesos comunicativos lingüísticos -leer, escribir, hablar, escuchar algo a alguien- "toman en cuenta los objetivos didácticos -referidos a la enseñanza y el aprendizaje- y los propósitos inmediatos a los que apunta el proyecto... Si al diseñar el proyecto se toman en cuenta ambos tipos de objetivos, esta articulación no plantea mayores problemas: mientras se desarrollan las actividades necesarias para cumplir el propósito inmediato, se van cumpliendo los objetivos referidos al aprendizaje." 16 Nuestra sugerencia de trabajo para los docentes que realizaron la lectura y discusión de esta primera cartilla introductoria: Re-escriban o formulen otra propuesta de trabajo con las adecuaciones que tengan en cuenta las características de los grupos, el contexto institucional, la experiencia y el conocimiento del área que poseen como docentes. Señalen en ella las situaciones comunicativas lingüísticas que se pueden contextualizar en vinculación con los actos de leer, escuchar, escribir y hablar.

16

Lerner, Delia. Ob. Cit.

18 - LENGUA

Traten de llevarla al aula. Trabajen de modo tal que un docente pueda observar buena parte de los procesos de enseñanza. Registren el trabajo realizado. Analicen aquellos aspectos de la propuesta que ustedes reconocen como los que les han aportado mejores planteos y mejores resoluciones a los problemas de la enseñanza de la Lengua. Enuncien los interrogantes que se les han planteado en relación con el trabajo realizado. Señalen cuáles han sido los aspectos de la enseñanza de la Lengua que se han puesto en tensión. Escriban una buena conclusión sobre la enseñanza de la Lengua vinculada con el uso social de la misma, a partir de tomar como eje la lectura. Planteen algunas hipótesis en torno a la enseñanza y al aprendizaje de la Lengua .

LENGUA - 19

ANEXO

¿Es posible leer en la escuela? - Delia Lerner en "Lectura y Vida" l996 No 17:
“La realidad no se responsabiliza por la pérdida de sus (nuestras) ilusiones” (o “No. No es posible leer en la escuela”) Al analizar la práctica escolar de la lectura, uno recuerda la leyenda que suele aparecer en las películas: “Todo parecido con la realidad es mera coincidencia". Y los parecidos con el uso social de la lectura son realmente escasos. La presentación de la lectura como objeto de enseñanza –la transposición didáctica (Chevallard, 1985)- está tan alejada de la realidad que no resulta nada fácil encontrar coincidencias. Por el contrario, las preguntas que uno se hace el “mirar la película” se refiere a las discrepancias flagrantes entre la versión social y la versión escolar de la lectura: ¿por qué la lectura – tan útil en la vida real para cumplir diversos propósitos- aparece en la escuela como una actividad gratuita, cuyo único objetivo es aprender a leer?, ¿por qué se enseña una única manera de leerlinealmente, palabra por palabra desde la primera hasta la última que se encuentra en el texto-, si los lectores usan modalidades diversas en función del objetivo que se han propuesto? (a veces leen exhaustivamente, pero otras veces exploran sólo ciertas partes del texto o saltean lo que no les interesa; en algunos casos leen muy rápido y en otros lentamente; en ciertas situaciones controlan cuidadosamente lo que están comprendiendo, en tanto que en otras se entregan completamente al placer de leer); ¿por qué se usan textos específicos para enseñar, diferentes de los que se leen fuera de la escuela?, ¿por qué se enfatiza tanto la lectura oral –que no es muy frecuente con otros contextos- y tan poco la lectura para sí mismo? Por qué se espera que la lectura reproduzca con exactitud lo que literalmente está escrito, si los lectores que se centran en la construcción de un significado para el texto evitan perder tiempo en identificar cada una de las palabras que en él figuran y suelen sustituirlas por expresiones sinónimas? ¿por qué se supone en la escuela que existe una sola interpretación correcta de cada texto (y se evalúa en consecuencia), cuando la experiencia de todo lector muestra tantas discusiones originadas en las diversas interpretaciones posibles de un artículo o de una novela?. ¿Cómo explicar estas discrepancias? ¿se originan en auténticas necesidades didácticas? ¿Es necesario transformar -deformar- de ese modo la lectura para lograr que los niños aprendan a leer?. Dos factores esenciales parecen conjugarse en perfecto y duradero matrimonio, para generar esta versión ficticia de la lectura: la teoría conductista del aprendizaje y un conjunto de reglas, presiones y exigencias fuertemente arraigadas en la institución escolar. Dar respuesta a los interrogantes antes formulados permitirá poner de manifiesto cómo se engarzan los factores que están en juego en la escuela. La lectura aparece desgajada de los propósitos que le dan sentido en el uso social porque la construcción del sentido no es considerada como una condición necesaria para el aprendizaje. La teoría

20 - LENGUA

oficial en la escuela parece considerar –diría Piaget– que el funcionamiento cognitivo de los niños es totalmente diferente del de los adultos: en tanto que éstos aprenden sólo lo que les resulta significativo, los niños podrían aprender todo aquello que les enseña, independientemente de que puedan o no adjudicarle un sentido. Por otra parte, según las reglas institucionales, es el docente quien tiene el derecho (y también el deber) de adjudicar sentido a las actividades que propone: ellas deben “cumplir los objetivos” establecidos para la enseñanza. ¿Por qué se enseña una única manera de leer?. Ésta es, en primer lugar, una consecuencia inmediata de la ausencia de objetivos, porque la diversidad de modalidades sólo puede hacerse presente –como veremos luego- en función de los diversos propósitos a los que el lector apunta y de los diversos textos que utiliza para cumplirlos. Cuando el objetivo que la institución plantea uno solo –aprender a leer o, a lo sumo, ser evaluado-, la modalidad que se actualiza es también única. Cuando el trabajo se realiza con unos pocos libros que además pertenecen al género “texto escolar”, se obstaculiza aún más la posibilidad de que aparezcan diferentes maneras de leer. Por otra parte, permitir el ingreso de una única modalidad de lectura y de un tipo de texto facilita el ejercicio de un importante requerimiento institucional: el control riguroso del aprendizaje. El predominio de la lectura en voz alta se deriva indudablemente de una concepción del aprendizaje que pone en primer plano las manifestaciones externas de la actividad intelectual dejando de lado los procesos subyacentes que las hacen posible. Pero la necesidad de control hace sentir su influencia también en este caso, ya que evaluar el aprendizaje de la lectura resultaría más difícil si en el aula predominaran las situaciones de lectura silenciosa. La exigencia de oralizar con exactitud lo que se está escrito –de hacer una lectura escrupulosamente literal- resulta no sólo del desconocimiento del proceso lector, sino también de la preocupación por el control exhaustivo del aprendizaje: si se permitiera a los alumnos sustituir las palabras del texto, por más pertinentes que estas sustituciones fueran ¿cuáles serían los parámetros para determinar la corrección o incorrección de la lectura?. El uso de textos especialmente diseñados para la enseñanza de la lectura es sólo una de las manifestaciones de un postulado básico de la concepción vigente en la escuela: el proceso de aprendizaje evoluciona de lo “simple” a lo “complejo”; por lo tanto, para enseñar saberes complejos es necesario descomponerlos en sus elementos constituyentes y distribuir la presentación de estos elementos a lo largo del tiempo, empezando –por supuesto- por los más simples. Es así como lo escrito es parcelado en sus componentes mínimos - sílabas, letras o, en el mejor de los casos, palabras- y sólo una vez que éstos se han adquirido, se comienza a trabajar con frases o textos. Los textos deben presentarse también en forma cuidadosamente graduada: la exigencia de simplificación –y también de brevedad- es tal que resulta imposible encontrar entre los textos verdaderos alguno que reúna los requisitos prefijados, la única solución es entonces recurrir a libros “de texto” especialmente elaborados. Por otra parte, la lectura misma debe parcelarse y reducirse, en un principio, a sus elementos supuestamente más simples: lectura mecánica primero, comprensiva después y crítica sólo al final de la escolaridad.

LENGUA - 21

Es así como el contenido escolar se va distribuyendo en el tiempo: una porción de escritura – algunas sílabas, algunas palabras- para cada semana, un aspecto separada del proceso lector para cada período de la escolaridad. El lenguaje escrito y el acto de lectura desaparecen, son sacrificados en aras de la graduación. Controlar el aprendizaje de cada una de estas pequeñas parcelas resulta indudablemente más fácil de lo que sería controlar el aprendizaje del lenguaje escrito o de la lectura si se presentaron con toda su complejidad. Finalmente, el reconocimiento de una única interpretación válida para cada texto es consistente con una postura teórica según la cual el significado está en el texto, en lugar de construirse gracias al esfuerzo de interpretación realizados por el lector -es decir, gracias a la interacción del sujeto-lector con el objeto-texto. Pero también aquí podemos reconocer las reglas imperantes en la institución escolar: el derecho a decidir sobre validez de la interpretación es privativo del maestro. Por otra parte, cuando hay una única interpretación en juego, el control se facilita: la del niño coincide o no coincide con la del maestro, es correcta o incorrecta. Mucho más difícil resulta intentar comprender las interpretaciones de los niños y apoyarse en ellas para ayudarlos a construir una interpretación cada vez más ajustada. En síntesis, una teoría del aprendizaje que no se ocupa del sentido que la lectura pueda revestir para los niños y concibe la adquisición del conocimiento como un proceso acumulativo y graduado, una parcelación del contenido en elementos supuestamente simples, una distribución del tiempo escolar que adjudica un período determinado al aprendizaje de cada uno de estos elementos, un control estricto del aprendizaje de cada parcela y un conjunto de reglas que otorgan al maestro ciertas derechos y deberes que sólo él puede ejercer -mientras el alumno ejerce otros complementarios-... ésos son los factores que se articulan para hacer imposible leer en la escuela. ¿Cuáles son entonces las ilusiones perdidas? Hemos perdido la ilusión de la naturalidad. Antes, nos parecía sencillo introducir en la escuela la versión social de la lectura. Para lograr que los niños llegaran a ser lectores, parecía suficiente llenar dos requisitos: respetar la naturaleza de la práctica social de la lectura y tomar en cuenta los procesos constructivos de los niños. Cumplidas estas dos condiciones, todo ocurriría naturalmente. Ahora sabemos que la concepción que se tiene del objeto y del sujeto está lejos de ser el único factor determinante de la versión escolar de la lectura, que la persistencia de las concepciones vigentes se explica por su perfecta articulación con reglas y requerimientos propios de la institución escolar. Ahora sabemos que la complejidad no es “natural” para la escuela, porque resulta mucho más problemática desde el punto de vista de la gestión del tiempo y de la necesidad de control: ¿cómo distribuir en el tiempo la enseñanza de un objeto complejo si no se lo parcela?, ¿cómo controlar el progreso del aprendizaje cuando el objeto se presenta en toda su complejidad? ; si también es complejo el proceso de reconstrucción del objeto por parte del niño, si el aprendizaje no es una suma de pequeños aprendizajes sino un proceso de reorganización del conocimiento de objetos complejos, ¿cuáles son los parámetros que permitirían controlar las aproximaciones sucesivas? Ahora sabemos que, para llegar a

22 - LENGUA

ser lector, el alumno tendría que ejercer algunos derechos y deberes que – según el contrato didáctico vigente- son privativos del maestro; sabemos también que no es natural para la escuela que los derechos y deberes sean compartidos por el docente y los alumnos, porque una distinción nítida de los roles es necesaria para concretar la enseñanza y el aprendizaje, para cumplir la función que la sociedad ha asignado a la escuela. Dado que la escuela tiene una misión específica, los objetos de conocimiento –la lectura en este caso- ingresan a ella como “objetos de enseñanza”. Por lo tanto, no es “natural” que la lectura tenga en la escuela el mismo sentido que tiene fuera de ella. Si pretendemos que este sentido se conserve, tendremos que realizar un fuerte trabajo didáctico para lograrlo. Este trabajo comienza por reconocer que, efectivamente, la escuela es un ámbito de ficción. Y la obra que pondremos en escena hoy es... “La escuela como microsociedad de lectores y escritores” (o “Sí. Es posible leer en la escuela”) “Enfrentamos un gran desafío: construir una nueva versión ficticia de la lectura, una versión que se ajuste mucho más a la práctica social que intentamos comunicar y permita a nuestros alumnos apropiarse efectivamente de ella. Articular la teoría constructivista del aprendizaje con las reglas y exigencias institucionales está lejos de ser fácil: hay que encontrar otra manera de gestionar el tiempo, hay que generar nuevos modos de controlar el aprendizaje, hay que transformar el contrato didáctico, hay que conciliar los objetivos institucionales con los objetivos personales de los alumnos...”

LENGUA - 23

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA
ALVARADO, MAITE (1997). “Los CBC y la enseñanza de la Lengua”. A-Z Editora. ALVARADO, MAITE. “Incluso los niños”. BARTHES, ROLAND (1987). “El susurro del Lenguaje”. Paidós BERNÁRDEZ, E. (1999). “Introducción a la Lingüística del Texto”. Espasa Calpe. BRUNER, JEROME (1998). “Realidad mental y mundos posibles”. Gedisa. ECO, UMBERTO (1981). “Lector in fábula”. Lumen. EDELSTEIN, Gloria (1999). “Imágenes e imaginación. Iniciación a la Docencia”. Kapelusz. EISNER, ELLIOT (1998). “Cognición y Currículum”. Amorrortu. GRAVES, DONALD (1992). “Estructurar un aula donde se lea y escriba”. Aique. JOLIBERT, JOSETTE (1991). “Formar niños lectores de textos”. Hachette. LAVANDERA, B. (1985). “Curso de Lingüística para el análisis del discurso”. Centro Editor de América Latina. LERNER, DELIA (1996). ¿Es posible leer en la escuela? En Revista Lectura y Vida, Nº 17. MARRO, M. Y DELLAMEA, A. (1993). Producción de Textos. Fundación Universitaria a Distancia. "Hernandarias". MENÉNDEZ SALVIO, MARTÍN (1993). “Gramática Textual”. Plus Ultra. PENNAC, DANIEL (1996). “Como una novela”. Anagrama. PETIT, Michèle (2000). Revista La Mancha. Plan Social Educativo -Perfeccionamiento Docente- Area Lengua. SOLÉ, ISABEL (1997). “Estrategias de Lectura”. TEBEROSKY, ANA; TOLCHINSKY, LILIANA (1995). “Más allá de la alfabetización”. Santillana.

CIENCIAS SOCIALES - 1

ENCUADRE TEÓRICO PARA LOS NIVELES DE CONDUCCIÓN∗

CIENCIAS SOCIALES: ¿ÁREA O DISCIPLINA?
La mundialización y el nuevo milenio imponen cambios a las instituciones y a las personas; por lo tanto la escuela y los docentes estamos directamente involucrados y no podemos sentirnos ajenos. Nos encontramos inmersos en un acelerado proceso de avance de un nuevo tipo de sociedad, la sociedad de la información, frente a la cual la escuela y su comunidad educativa necesitan redefinir su función social. El tratamiento de la diversidad y la integración del alumno en el mundo de hoy constituyen problemáticas que nos ocupan y “pre-ocupan” en todas las escuelas. El Siglo XXI es incertidumbre, el mundo de hoy es incierto, hay que pensar con y dentro de la incertidumbre. En este contexto y en el marco de un aprendizaje significativo también son válidas nuestras inquietudes acerca de que los niños aprendan a aprender. La gestión institucional no es ajena a estos replanteos y su misión supone hoy, un compromiso pedagógico basado en la conformación de equipos de trabajos. Esta visión compartida nos habla de planificación conjunta, de puestas en común de vivencias y reflexiones, de intercambio de información superando de esta manera el estilo de trabajo solitario y atomizado. La gestión integral es un motor importante para dinamizar la escuela pero la apertura y predisposición a revisar nuestras propias prácticas no puede venir del exterior sino que es patrimonio de nosotros mismos como educadores. El desafío requiere de un pensamiento no lineal, de una ciencia basada en el paradigma de la complejidad y de una transposición didáctica que posibilite al niño construir el mundo a partir del conocimiento. Revisando algunas cuestiones..... ¿Qué cambios experimentó la ciencia en las últimas décadas del siglo XX? En las versiones del paradigma epistemológico predominante durante el siglo XIX y primeras décadas del XX, la ciencia, para serlo, debía arribar a la verdad siguiendo un único método posible con absoluta prescindencia de la implicancia del investigador. Estos criterios se relacionan con el concepto de autoridad predominante ya que el enunciado resultante infería leyes de carácter y aplicación general. Así es que, el pretendidamente más depurado producto del avance de la razón, terminó por acercarse a los límites de la irracionalidad.

Los autores reconocemos nuestra deuda para con Vilma POUDES, que comenzara este trabajo junto al profesor Rubén ROMÁN y se viera obligada a renunciar, dejando su lugar a la Profesora Evangelina PETICH. Vilma no comparte la responsabilidad del contenido, pero ha aportado interesantes ideas que llevaron a concretarlo.

2 - CIENCIAS SOCIALES

A partir de mediados del siglo XX se instaló la discusión acerca de este paradigma único, se flexibilizaron los criterios acerca de la ciencia, se empezó a aceptar que era pertinente hablar de “las ciencias”, de “aproximación o búsqueda de la verdad” o, en el mejor de los casos, de “verdades provisorias y relativas”. Se empezó también a aceptar que el hombre que participa en el proceso de investigación siempre lo hace desde sí mismo, con su historia, sus características personales y profesionales, inmerso en su contextualidad, por lo tanto, que la intervención subjetiva era imposible de evitar. Así comenzaron a ponerse en duda los conceptos de ciencia, método, verdad y objetividad. Durante varios siglos, los diferentes campos de conocimiento de la realidad trataron de separarse del ámbito de las humanidades para ir conformando las distintas disciplinas científicas que hoy conocemos. Este proceso no se ha detenido, sino que continúa profundizándose en búsqueda de la pretendida eficiencia en los resultados observables de estos objetos de estudio, cada vez más recortados que producen la consecuente hiperespecialización. Pese a esto podemos avizorar junto a la segmentación, un pensamiento alternativo que propone religar, relacionar una realidad que se va tejiendo en conjunto; a la vez que permite aprovechar los innúmeros vasos comunicantes entre las disciplinas creadas. Éstas fueron pensadas y usadas para facilitar la investigación y no para explicar, mucho menos para comprender mejor la realidad. Ya más específicamente en al ámbito de las Ciencias Sociales, también se aceptaron paulatinamente la influencia de las ideologías en: la delimitación del campo de estudio, de las fuentes, del método utilizado y por ende, del resultado de la misma; que podía quedar atado a la intencionalidad, algunas veces espuria, del investigador. Todo esto nos lleva a la humilde búsqueda de la honestidad intelectual, por un lado y a la comunicación de los resultados de cualquier investigación, por otro; persiguiendo el consenso de la comunidad científica alrededor de la posibilidad de la validación del resultado frente a la subjetividad múltiple que reemplaza la discutida objetividad y la verdad absoluta, hoy negadas. Por lo tanto, la complejización de la realidad, objeto de estudio de las ciencias, debe expresarse en forma directa en las aulas, ya que la simplificación en aras de la claridad posiblemente termine siendo una forma de falseamiento de dicha realidad. Los niños advierten de acuerdo a sus posibilidades, la realidad diversa y compleja, no segmentada en parcelas aisladas del conocimiento. Las formas cognoscitivas que se encuentran hoy fuera de la escuela se basan en las posibilidades de ensayo y respuesta rápida, por lo tanto la escuela necesita conocer el impacto que tienen dichas formas y los estilos de decodificación en las prácticas escolares las que recuperan como eje la comprensión de los saberes. Además, podemos advertir un indudable paralelismo entre el modelo científico y el educativo, ya que quien está imbuido del convencimiento del dominio de ‘la verdad’, sólo tendría como preocupación la

CIENCIAS SOCIALES - 3

transmisión -transposición didáctica mediante- de esa verdad ya dada. El resultado generalmente se traduce en clases expositivas o atadas a los contenidos de algún manual; se impone el estudio de esos contenidos a través de la repetición y memorización de los mismos, lo que implicaría el ‘conocimiento’ de la verdad. En cambio, si aceptamos las limitaciones de la ciencia expuestas someramente más arriba, tendremos una clase totalmente diferente, ya que en la búsqueda permanente de acercamiento a la verdad, se deberán tener presentes algunas cuestiones: Que ante la ausencia de resultados definitivos de la investigación científica, es imposible la publicación de la misma como “la verdad”, por ende comprender que los negocios editoriales tienen como objetivo primordial el lucro, antes que el logro de los mejores aprendizajes. Que ante la carencia de resultados predefinidos, se acrecienta la importancia de la participación de la/os alumna/os, tanto en la clase como en la búsqueda de información que puedan hacer en contra horario. Que las múltiples razones y situaciones contextuales que rodean cada acontecer humano, pueden llevarnos a aceptar a la vez diversas respuestas con el carácter de válidas. Estos antecedentes, permitirían replantear, desde el ámbito específico de las Ciencias Sociales, pero con impacto efectivo en cualquiera de los aspectos curriculares de la escuela santafesina, algunas reflexiones pedagógicas fundamentales, desde la perspectiva de este comienzo del milenio, que expresaremos en forma de interrogantes, en consonancia con el contenido que venimos desarrollando: Si lo que enuncia la ciencia, no es ‘la verdad’, en consecuencia quien conduce el proceso de aprendizaje, no ‘sabe’, por lo tanto quizás:

¿Sería pertinente poner en duda el mismo concepto de ‘enseñar’ en la acepción tradicional?

Si el docente no ‘enseña’, entendido como transmisión de conocimientos:

¿Será posible caracterizar la función del mismo como la de un colaborador en el proceso de completar la siempre inacabada hominización del educando?

Si compartimos este criterio de necesidad de educación permanente, a concretarse desde dentro y fuera de la institución escuela:

¿No deberemos considerarnos todos y siempre permanentes educandos?

Si la realidad es una, indivisa y compleja:

¿Será imaginable dejar de lado la pretensión de ‘enseñanza disciplinar’, para tratar de abarcar una educación cada vez más: disciplinar, sí, pero también interdisciplinar, pluridisciplinar y

4 - CIENCIAS SOCIALES

multidisciplinar, transdisciplinar, intradisciplinar, polidisciplinar…? Si queremos lograr estar compenetrados de la función protagónica, en los procesos sociales, de las nociones de tiempo y espacio:

¿No deberemos intentar la interacción y los juegos de relaciones posibles de los componentes de la realidad social en las coordenadas de tiempo y de espacio?

Si en todo sistema social surgen turbulencias, inestabilidades, conflictos, ambigüedades, incertidumbres, desórdenes, indeterminaciones, cambios y permanencias que afectan ese sistema en un marco témporo-espacial dado:

¿No deberemos tomar en cuenta el concepto de irreversibilidad, que implica la imposibilidad de la experimentación en “aquellas” circunstancias; y, paralelamente, cooptar el desorden, para conducirlo provechosamente?

Si la teoría de la relatividad es aceptada desde hace casi un siglo:

¿No deberemos tener en cuenta dicha relatividad, en sus aspectos témporo-espaciales?

Si ya no podemos confiar en ‘el’ método del racionalismo de occidente de los últimos siglos:

¿No podremos repetir a Machado, como nos invitan Bachelard y Morin “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, ya que el conocimiento se nutre de la incertidumbre?

Si entendemos que la educación sólo es posible como fruto del amor; por lo que se conoce y con quien se conoce:

¿No podremos concluir que la búsqueda del conocimiento de la totalidad de relaciones sociales posibles, es, quizás en definitiva, sólo la no/verdad, utópico motor de avance en el conocimiento?

Estamos en un momento de cambio y el cambio es ruptura pero no necesariamente innovación, ruptura con el acatamiento de la norma sin capacidad de mejora, ruptura con la aplicación acrítica de criterios descontextualizados, ruptura con esquemas unidireccionales y paradigmas basados en la homogeneidad. ¿Por qué no partir de lo hecho hasta aquí? Tan importantes son nuestros esfuerzos como nuestras experiencias, trabajemos juntos para optimizar las propuestas escolares con la implementación de estrategias que posibiliten el abordaje de la compleja realidad. Intentaremos plantear algunas vías de acción que posibiliten dar cumplimiento a los fines, objetivos y expectativas de logro, desde la revalorización de la función integradora de las Ciencias Sociales, que permitan culminar en la participación ciudadana plena, partiendo de la flexibilidad

CIENCIAS SOCIALES - 5

necesaria por la diversidad cultural que enriquece a nuestra realidad provincial. Pensamos en la necesidad de posibilitar la revalorización y autoestima del docente, que le permita romper, en caso de que ésta exista, con la dependencia de los textos comerciales, que deberán ser utilizados como herramientas auxiliares y no como decisores del currículo. Creemos entender plenamente las dificultades que la dura realidad nos impone, los problemas ajenos a la responsabilidad de la escuela, pero no a la educación, que entre todos trataremos de ir superando en aras del éxito de nuestra empresa y del reconocimiento y valoración social de la función docente. Para ello trataremos de incorporar los aportes actuales que nos brindan la investigación educativa de nuestra realidad más cercana, de nuestro país y la experiencia aplicable que nos llega desde otros Estados. Solamente si contamos con el decidido entusiasmo de los docentes, en su doble carácter práctico/reflexivo, en el marco de las mejores tradiciones de los maestros santafesinos, tendremos derecho a soñar en el éxito de promover adecuados y estimulantes ámbitos de discusión académica en las Instituciones de la Provincia. Por último, al pie incluimos la bibliografía específica utilizada para elaborar las reflexiones que anteceden, pero, además, queremos llegar a quienes se interesen especialmente por nuestra área, para proponer una bibliografía amplia, que en general hemos señalado por capítulos o páginas para resaltar los aspectos más pertinentes trabajados por cada autor mencionado. No pretendemos agotar el tema, pero creemos que puede dar referencia válida como un buen punto de apoyo a lecturas ampliatorias, que en casos complemente la bibliografía que en muchas instituciones se fue recibiendo a través de aportes del Ministerio de Educación.

6 - CIENCIAS SOCIALES

CIENCIAS SOCIALES - 7

PARA DOCENTES
CIENCIAS SOCIALES: ¿ÁREA O DISCIPLINA? OBJETIVOS
Nuestro objetivo central es llegar a los colegas docentes que se desempeñan frente a alumnos, con algunas reflexiones, acompañadas por propuestas o vías de acción, en un intento por facilitar la integración de las disciplinas sociales en una única propuesta de trabajo por área, acorde a las corrientes epistemológicas actuales y con la mira puesta en los intereses, necesidades y posibilidades de la/os alumna/os.

CONTENIDOS
Tendremos presente los tres ámbitos desde los que encarar los contenidos: conceptuales, procedimentales y actitudinales. Por supuesto que solamente haremos algunas referencias a contenidos concretos a modo de ejemplo, ya que no se trata de reemplazar los textos comerciales por otro, sino, como lo expresábamos, de acercar reflexiones y propuestas, fruto del accionar docente, de la experiencia propia y ajena, de la incorporación de lecturas teóricas a la propia práctica, con el objetivo primordial de integrar los contenidos de sociales.

NECESIDAD DE LECTURAS PREVIAS
Aproximándonos al planteo que nos ocupa, necesitamos, para que todos hablemos un lenguaje común, una relectura de algunos de los materiales referidos al proceso de transformar la educación, por ejemplo, aquellos que tratan las siguientes problemáticas: Explicación del área de Ciencias Sociales en el Diseño Curricular Jurisdiccional. Las explicaciones contenidas en el cuadernillo “Diseño Curricular Jurisdiccional”, dedicado a cada ciclo de la EGB. Consideramos necesario poder responder a los siguientes interrogantes:
♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦

¿Qué y cuáles son los contenidos procedimentales? ¿Qué y cuáles son los contenidos conceptuales? ¿Qué y cuáles son los contenidos actitudinales? ¿Qué son las expectativas de logro? ¿Cuáles son las categorías conceptuales del área? ¿Qué aspectos ya hemos trabajado acerca de la jerarquización de contenidos?

8 - CIENCIAS SOCIALES

¿POR QUÉ EL ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES?

Tal vez podríamos establecer un paralelismo entre los tres ejes incluidos en el Diseño Provincial, en lo que nos interesa, respecto a Ciencias Sociales; los conceptos centrales que los mismos significan y las tres disciplinas fundantes del área, en la siguiente relación:

EJE
LAS SOCIEDADES Y LOS ESPACIOS GEOGRÁFICOS LAS SOCIEDADES Y EL TIEMPO SOCIAL LAS SOCIEDADES ORGANIZADAS Y LAS ACTIVIDADES HUMANAS

CATEGORÍA CONCEPTUAL
Espacio Tiempo Sociedad

DISCIPLINA
Geografía Historia Antropología Sociología Economía Política

El área de Ciencias Sociales, tiene su propia epistemología, su objeto de estudio delimitado, un método propio, que es afectado por las distintas corrientes de pensamiento. Con base en todo esto, ¿Será válido considerarlas como una ciencia pluridisciplinar? ¿Podremos coincidir con la caracterización que en tal sentido se hace en el artículo 15 de la Ley Federal de Educación, que reconoce su estatus científico? ¿Podemos entonces pensar en ellas como un dominio sistematizado de conocimientos complejo y heterogéneo? ¿Estamos en condiciones de aceptar que los saberes que proporciona cada una de las disciplinas particulares no constituyen un fin en sí mismos, sino que están al servicio de un objetivo más amplio, más globalizador, que es el que atiende el área de las Ciencias Sociales? Para mejor apreciar lo que antecede, incluimos el cuadro de espiralamiento de contenidos.

CIENCIAS SOCIALES - 9

SOCIEDAD SOCIEDAD
T T I I E E M M P P O O E E S S P P A A C C I I O O

Otra forma de ver lo que estamos proponiendo, es fotocopiar la “SECUENCIACIÓN DE LOS CONTENIDOS POR AÑOS” incluidos en el “Diseño Curricular Provincial. EGB. Primer Ciclo” Pág. 108/114, lo mismo sería para el segundo ciclo, recortar el año en que estemos trabajando y colocar horizontalmente los tres ejes. Esta actividad posiblemente nos ayude a trabajar el área integradamente.

¿QUÉ TIENEN EN COMÚN ESTAS CIENCIAS?
Creemos que podemos coincidir en que trabajamos sobre un único objeto material de estudio, el hombre, desde distintos puntos de vista u objetos formales: el tiempo, el espacio, las relaciones, la producción, etc. Por lo tanto, se relacionan entre sí por su problemática común y sus contenidos fuertemente entrelazados, por ello es que es posible considerarlos como el conjunto de miradas posibles sobre un mismo sujeto/objeto; que resulta una totalidad integradora.

¿CUÁL ES LA PROBLEMÁTICA COMÚN?
Se trata del estudio de la realidad social. Al respecto nos parece conveniente recordar como define a las Ciencias Sociales el Diseño Jurisdiccional para precisar aún más las problemáticas abordadas por el área: “Las Ciencias Sociales tienen como objeto de estudio la realidad social, que reconoce al hombre como actor de procesos que se desarrollan en un contexto témporo – espacial determinado” Como se puede observar, el párrafo aclara la problemática común, el objeto de estudio, de las Ciencias Sociales, involucrando al hombre como el actor de estos procesos.

10 - CIENCIAS SOCIALES

¿CUÁL ES EL ALCANCE DE INCLUIR AL HOMBRE COMO PROTAGONISTA?
No es suficiente con describir o explicar la realidad social en un contexto témporo-espacial determinado, sino que es preciso que los alumnos comprendan que los cambios y permanencias, las diferencias y similitudes que se observan en las distintas sociedades, son el producto de las acciones de los hombres y las mujeres, por lo tanto son, o somos, ‘protagonistas activos’ de esa realidad social. Esta será la manera en que el alumno deberá y podrá entender el mundo en que vive y posicionarse en él de manera responsable y crítica.

¿CÓMO SE PRESENTAN LOS SABERES QUE SE APRENDERÁN DE ESTA REALIDAD SOCIAL?
Si bien la Geografía y la Historia son las disciplinas vertebradoras del área, en tanto que espacio y tiempo constituyen dos categorías básicas para pensar la vida del hombre en sociedad y en distintos contextos témporo-espaciales, estas categorías básicas son enriquecidas con el aporte de la Economía, la Política, la Sociología y la Antropología, entre otras. Por lo tanto el área está estructurada, como ya lo mencionáramos, en torno a las siguientes categorías conceptuales: tiempo, espacio y sociedad. El área de Ciencias Sociales tiene: Un marco filosófico epistemológico, que incluye un objeto de estudio, que ya hemos presentado y una concepción antropológica del hombre, que lo ve como actor de procesos. Un modelo pedagógico, que tiende a las categorías conceptuales mencionadas y pretende articularlas, respetando las características cognitivas del sujeto que aprende y pretende atender a las demandas sociales. Es sobre la base de todo esto que los docentes del área, consensuarán los contenidos a seleccionar para organizar el Proyecto Curricular. Estos contenidos deberán ser socialmente significativos y presentados en forma espiralada a medida que el proceso de aprendizaje transcurre, es decir, con niveles de complejidad creciente. Por ejemplo, si recurrimos al Diseño Curricular Jurisdiccional. EGB. Primer Ciclo, podríamos seleccionar, de entre los contenidos conceptuales, los siguientes:

CIENCIAS SOCIALES - 11

PARA EL PRIMER AÑO
ESPACIO: “El espacio vivido: la casa y la escuela” TIEMPO: “El tiempo vivido: la familia y la escuela” SOCIEDAD: “La convivencia en la familia y en la escuela”

PARA EL SEGUNDO AÑO
“El espacio de la casa y la escuela en el barrio o la zona rural”

PARA EL TERCER AÑO

“El espacio percibido, la localidad en la provincia”

“El tiempo de la vecindad” “El tiempo de la comunidad local” “La familia y la escuela en “La convivencia en la vecindad y en la escuela” la localidad o en la zona rural”

¿CUÁL ES, ENTONCES, LA PARTICIPACIÓN DE LOS DOCENTES DEL ÁREA?
Esta es la pregunta hasta aquí válida que podemos estar haciéndonos. Pero el anterior era un ejemplo vacío de contextualidad. Ahora bien, estos contenidos, ¿los consideramos significativos para el grupo de alumnos a nuestro cargo, para las características socio-culturales de la realidad en la que está inmersa la comunidad educativa a la que pertenece la Institución? ¿qué demanda nos está haciendo la sociedad en estos momentos? ¿qué conocimiento es necesario que nuestro grupo de alumnos incorpore como preparación para continuar en el sistema por un lado y para integrarse a la sociedad, como partícipes críticos y responsables, por el otro? La participación de los docentes del área, consistirá entonces en la selección y jerarquización de contenidos socialmente significativos, ya que la realidad social, para ser abordada en la escuela, necesita de una selección de contenidos que no es independiente de su tratamiento didáctico. Las herramientas claves para concretar un trabajo áulico fundamentado son los conceptos y los problemas. Los conceptos se construyen y, en tanto cambia la realidad, también lo hacen las formas de conocerla e interpretarla, requiriendo una resignificación, también provisoria. Estamos frente a nuevos contenidos y a la construcción de nuevos conceptos, en la medida en que ha cambiado su significado y su correspondencia con fenómenos y procesos socio-espaciotemporales nuevos. En este marco de la conceptualización se redefine el papel de los datos, procesos, problemas; algunos serán obviados y otros resignificados en una trama contextual. Los problemas posibilitarán pensar los hechos, establecer relaciones y analizar procesos mediante interpretaciones múltiples y contrastadas, quedando abiertas reflexiones; no cerradas las respuestas. El atributo complejo de la realidad social perfila la necesidad de presentar los contenidos de un

12 - CIENCIAS SOCIALES

modo globalizado, problematizado y desde una perspectiva integrada. Pero estos contenidos no son independientes de las cuestiones de forma: es importante desde el tipo de preguntas, la metodología o las actividades planteadas, los proyectos y/o diseño de la propuesta; hasta los gestos, lo que se dice ... y lo que no se dice. Creemos que en torno a lo que antecede, cabe preguntarnos: ¿Cómo presentamos el conocimiento escolar a los alumnos? ¿Con qué calidad, riqueza y/o pureza trabajamos ese conocimiento? ¿Podemos legitimar el conocimiento? ¿Desde dónde? ¿Quién nos da la autoridad? ¿Es válido este criterio? ¿Estamos intentando recuperar la voz de los alumnos como sujetos portadores de cultura? ¿Lo logramos? ¿Qué lugar les damos? ¿Con qué gestos acompañamos esta inclusión? ¿Confrontamos los conocimientos previos con los nuevos? ¿Cómo presentamos un problema? ¿Los ayudamos a pensar a través de problemas complejos o los presentamos como lineales? En el marco de estas cuestiones, nuestro proyecto educativo quizás debería atender a la aplicación de conceptos a situaciones concretas, mediante la resolución de problemas abiertos y complejos. De esta manera, el currículo puede promover un pensamiento complejo que opere no sólo por inducción y deducción, sino también por comparación, analogía y relación metafórica. El conocimiento, en tanto nuevo elemento productivo, exige su apropiación para convertirse en garantía de integración social. En una primera instancia nos parece conveniente que trabajemos con otra/os colegas a cargo de la misma área, si es posible del mismo año y sino, o además, de otros años. Trabajar los contenidos de un ciclo en forma integrada puede resultar altamente positivo. De esta manera se puede lograr una integración espiralada verticalmente que resulte coherente con los objetivos de la institución y con los intereses y posibilidades de los alumnos. Esta tarea se deberá completar con los trabajos interciclos, tratando de evitar, entre otros inconvenientes, el reparto mutuo de culpas por las falencias que pudieren observarse en el proceso de aprendizaje, o en evaluación del ‘producto’ final que pueda hacerse desde otros ciclos, niveles y/o instituciones.

EN DEFINITIVA ¿CUÁNTOS TIPOS DE CONTENIDOS HAY?
El diseño nos presenta los tres tipos de contenidos que actualmente los parámetros epistemológicos consideran válidos:

1. 2.

conceptuales procedimentales

CIENCIAS SOCIALES - 13

3.

actitudinales Por otro lado, de entre las categorías conceptuales integradoras a manejar en el área, como por

ejemplo: cambio y continuidad, estructura, proceso, multiplicidad de razones, actores sociales, relaciones sociales, escalas de análisis, entre otras, tomaremos las tres que ya hemos planteado como básicas:

a. b. c.

tiempo espacio sociedad A cada uno de los dos primeros (1 y 2), les aplicaremos cada una de estas tres categorías (a, b y

c), lo que dará por resultado un complejo de seis tipos de contenidos a tener en cuenta, ya que no puede existir en la realidad ningún contenido conceptual que implicando un fenómeno social, esté fuera de un tiempo y un espacio, por lo que en ‘TODOS’ los casos, deberán aparecer a, b y c para 1. Otro tanto podemos decir de 2, ya que diferirán los procedimientos según se trate de un aspecto social, espacial o temporal y TODOS los fenómenos integran estos tres aspectos, si bien se expresan procedimentalmente, de forma diversa. En lo que hace al punto 3: actitudinales, tendremos en cuenta dos posibilidades:

1º. 2º.

Pertinentes al área Transversales Los que consideremos como pertinentes al área, son un fenómeno específico de Sociales, -quizás

junto a Formación Ética y Ciudadana- y se expresarán como contenidos que reflejen actitudes con relación a los contenidos conceptuales del tema en desarrollo. Los del punto 2º en cambio, serán los mismos contenidos actitudinales que se apliquen a cualquier otra área o disciplina y que se relacionan con la forma de trabajo, los compañeros, los docentes, etc. Creemos que lo que estamos planteando, para algunos colegas que no lo hayan pensado de esta manera, puede tornarse complejo, por lo que trataremos de clarificarlo con un ejemplo. Por supuesto que dejamos aclarado desde ahora que la forma de presentar la planificación de contenidos, lo es a sólo título del presente ejemplo y no tiene la pretensión de que se tome como normativo -está planteado en forma exagerada y sobreabundante-. Por otro lado, se paralizará para atender sólo a lo que nos ocupa, el trabajo por área. También dejamos aclarado que hacemos abstracción de la realidad posible de cada Institución, ya que si bien hay casos en los que en el primer ciclo se trabaje por áreas, es real que en la mayoría de los casos, la tarea es integrada, pero nos atenemos al área que estamos tratando.

14 - CIENCIAS SOCIALES

Por último, presentaremos en realidad una doble propuesta, la primera, será más descontextualizada, pero acorde al Diseño, para que se visualice como entendemos la presentación del trabajo por área. La segunda, será una adecuación a un realidad áulica, por supuesto convencional.

PLANIFICACIÓN DE UNIDAD TEMÁTICA DEL ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES PRIMER AÑO DEL PRIMER CICLO
Nombre: (Insistimos en darle una identidad) EL AMBIENTE EJES: (Siguiendo el Diseño Curricular Jurisdiccional. EGB. Primer Ciclo) Las referencias corresponden a las planteadas en el acápite anterior:

1.

CONCEPTUALES:

a.

Espacio “Las actividades humanas” Actividades que afectan el ambiente.

b.

Tiempo “El tiempo vivido: la familia y la escuela” Transformaciones en la vida cotidiana.

c.

Sociedad “Las actividades humanas” Las actividades del barrio: los servicios públicos.

2.

PROCEDIMENTALES:

a.

Espacio Identificación de las necesidades humanas. Reconocimiento de las que afectan el ambiente. Narración de hechos o fenómenos ambientales vividos. Medición y comparación de trayectos. Comparación de trayectos en medios de transporte. Comparación oral de las conclusiones.

CIENCIAS SOCIALES - 15

b.

Tiempo Observación y reconocimiento de objetos y hechos del presente, pasado inmediato y futuro cercano. Identificación de hechos y cambios en la historia personal y familiar. Análisis y descripción de aspectos y elementos del tiempo y el medio inmediatos. Secuenciación, representación y narración de hechos y acontecimientos. Comunicación de ideas usando diferentes formas de representación.

c.

Sociedad Observación y análisis de situaciones diversas. Formulación de preguntas. Reconocimiento de las diferencias. Elaboración de las conclusiones.

3.

ACTITUDINALES:

1º. a.

Pertinentes al área: Espacio Apreciación de los elementos naturales y culturales de los diferentes paisajes. Respeto y cuidado del ambiente desde el ámbito familiar y escolar.

a

Tiempo Interés por la búsqueda de soluciones a problemas de la realidad social inmediata. Iniciación en la valoración de la historia como memoria del pasado colectivo de la comunidad, con miras a la formación de la propia identidad.

a

Sociedad Interés por generar estrategias personales en la elaboración de respuestas a situaciones problemáticas propias de la realidad social inmediata. Sensibilidad ante las necesidades humanas, solidaridad e interés por el mejoramiento de las condiciones sociales cercanas. Respeto por las normas y valores propios de los grupos sociales inmediatos.

2º.

Transversales: Respeto por el pensamiento ajeno. Respeto por las opiniones ajenas y el conocimiento producido por otros. Confianza en sí mismo para tomar decisiones y aceptar responsabilidades.

16 - CIENCIAS SOCIALES

Idear estrategias de investigación en la búsqueda de solución a problemas. La curiosidad, la apertura y la duda en relación a los conceptos y los procedimientos con los que actúa. El sentido crítico ante la producción propia y ajena. Hasta aquí entonces la propuesta, con relación a lo que veníamos desarrollando obedece a una jerarquización de los contenidos socialmente significativos para el grupo de alumnos y con base en ello, una selección de los mismos, efectuada con el diseño curricular a la mano. Por supuesto, que esta ‘muleta’, la de recurrir al diseño, no será utilizada de forma directa cuando se estén planificando las clases en situaciones reales. Por lo tanto, plantearemos ahora una adecuación de esta planificación a una situación –en este caso imaginaria– que podría corresponder a una problemática áulica concreta.

ADECUACIÓN DE LA PLANIFICACIÓN ANTERIOR
Creemos oportuno hacer algunas aclaraciones. Al plantear la planificación anterior, hemos desarrollado solamente los contenidos, por supuesto que al incluir expectativas de logro así como al desarrollar las actividades y la propuesta de evaluación, también tendremos en cuenta los criterios que venimos exponiendo para darle a la planificación en su conjunto la coherencia interna que le dé sustento. También queremos aclarar que no ampliamos las propuestas, porque la adecuación de expectativas de logro, así como los otros dos componentes mencionados, tienen mucho que ver con la situación concreta que maneja cada maestro, por un lado y que nadie mejor que quien está frente a un grupo de alumnos, para trabajar en acciones concretas los contenidos desprendidos del Diseño. Solamente, insistimos, estamos tratando de dar algunas pautas de acción acerca de la integración del área, sobre todo desde la perspectiva de superar las propuestas de muchos de los libros de texto comerciales, e incluso de una lectura vertical de los ejes del Diseño. NOMBRE: (Ahora vamos al tema concreto a trabajar) LA PLAZA EJES: (Nos desprendemos de las muletas del Diseño, pero tenemos en cuenta las tres categorías de análisis que se condicen con los ejes del mismo, de acuerdo a lo que hemos venido trabajando y los distintos tipos de contenidos).

1.

CONCEPTUALES:

a.

Espacio La plaza, pulmón del barrio.

b.

Tiempo Nuestra plaza y la de los abuelos.

CIENCIAS SOCIALES - 17

c.

Sociedad Las tareas que realiza el placero.

2.

PROCEDIMENTALES:

a.

Espacio Reconocemos lo que hacemos en la plaza que ayuda o perjudica su mantenimiento. Hacemos un recorrido a la ida y otro al regreso, los identificamos, comparamos, medimos y relatamos.

b.

Tiempo Hacemos una observación comparada de la plaza antes y ahora, identificamos las diferencias, las relatamos. Proponemos modificaciones deseadas y/o posibles, las representamos gráficamente.

c.

Sociedad Observamos la tarea que realiza el placero. Le hacemos preguntas con relación a su trabajo. Elaboramos conclusiones orales al respecto.

3.

ACTITUDINALES:

1º. a.

Pertinentes al área: Espacio Nos iniciamos en el respeto de los elementos naturales y culturales de la plaza.

b.

Tiempo Nos iniciamos en la valoración histórica, desde la perspectiva de la plaza del barrio (pueblo), apuntando a reafirmar la propia identidad.

c.

Sociedad Nos sensibilizamos ante las necesidades humanas y laborales no plenamente satisfechas, en el caso particular del placero.

2º.

Transversales: Respetamos por las opiniones ajenas y el conocimiento producido por otros. Respeto a las normas de comportamiento establecidas institucionalmente para una excursión didáctica.

18 - CIENCIAS SOCIALES

AUTOEVALUACIÓN
1.
Queremos proponer (sólo a título autoevaluativo) repasar alguna planificación, de cualquier tema que se haya trabajado en el aula, incorporando las siguientes novedades:

a.

Identidad: Toda planificación, en razón del grupo de alumna/os y del contexto, será única e irrepetible, por lo cual será conveniente caracterizarla con un nombre que la distinga; breve, significativo, claro, indicativo de esa identidad que señala.

b.

Expectativas de logro: Al plantearse y según la modalidad imperante en la institución, a los fines de verificar la inclusión de todos los aspectos posibles, dividirlas en subtítulos, como mínimo: Sociedad, Tiempo y Espacio, pudiendo agregar otros ejes de acuerdo a las demás áreas o disciplinas que se estén tratando de integrar.

c.

Contenidos: En los conceptuales y procedimentales, realizar una subdivisión por disciplina, a los efectos de verificar que están presentes los aspectos socio-espacio-temporales. Con relación a los actitudinales, realizar una primera división, entre los transversales -aquéllos que no tienen relación directa con los contenidos- y los que se corresponden con los mismos. En este segundo grupo, deberán aparecer los de las tres dimensiones de análisis de lo social.

d.

Actividades: La planificación deberá tener una coherencia interna que permita constatar que en las actividades se incluyen aspectos que tengan en cuenta todas estas variables.

e.

Evaluación: Variará de acuerdo al instrumento propuesto, pero en lo posible, deberá apuntar a constatar los avances en el aprendizaje de los aspectos considerados.

2.

Otra forma posible sería realizar tres planificaciones independientes, una por cada eje (o disciplina) y una integrando los tres como estamos proponiendo. En ambos casos, inmediatamente se advertirá, en esta última propuesta:

a.

Que se posibilita una comprensión globalizada, más adecuada a los niveles de comprensión de la realidad de los alumnos.

b.

Que surge casi espontáneamente el tratamiento desde un enfoque crítico, en reemplazo del positivista, lo que da como resultado la eliminación de la exigencia del estudio memorístico y en su reemplazo la búsqueda de la comprensión de los fenómenos integrales.

c.

Que resulta más fácil adecuar estos contenidos integrados a los intereses y conocimientos previos de los alumnos.

CIENCIAS SOCIALES - 19

A MODO DE DESPEDIDA
Colegas: hasta aquí nuestra primera propuesta de trabajo. Esperamos recibir las críticas, vía equipos regionales de capacitación, que posibiliten que nuestra tarea resulte de mayor utilidad en las próximas cartillas. Para las mismas, hemos pensado algunos temas que desde nuestra experiencia nos parece importante tratar, como por ejemplo:

1. 2. 3. 4. 5. 6.

Los actos escolares y las efemérides. Evaluación: Problema epistemológico / problema ético. Expectativas de logro. Secuenciación de contenidos. La resolución de problemas. ¿Qué es la realidad, cómo adquieren los alumnos sus conocimientos previos y como aprovecharlos en el aula? ¿Es diferente el primer año?

7. 8.

Integración: Inter/años, Inter/ciclos, Inter/especialistas. Elaboración e interpretación de consignas. ¿Qué opinan al respecto? ¿Les gustaría modificar esta propuesta? Quisiéramos escucharlos, por

la vía mencionada, para poder orientar nuestro trabajo a sus verdaderas necesidades. Desde ya nos manifestamos agradecidos por su colaboración. Hasta pronto.

20 - CIENCIAS SOCIALES

BIBLIOGRAFÍA ESPECÍFICA RECOMENDADA
GARCÍA, JOSEFA. (1999) Fundamento espistemológico. En Fundamentos. M.C.E. Santa Fe. GIL PÉREZ, DANIEL (Univ. De Valencia) (1994) Relaciones entre conocimiento escolar y conocimiento científico En Revista Investigación en la Escuela Nº 23 KLIMOVSKY e HIDALGO. (1998) La epistemología de las ciencias sociales, Problemas metodológicos en las ciencias sociales I y II. Pág. 15/25, 165/192 y 209/236. En La inexplicable sociedad AZ. Buenos Aires. MORIN, EDGAR(1998) Articular los saberes. ¿Qué saberes enseñar en las escuelas? EUS. Buenos Aires. SANTOS, MILTON. (1990) Introducción, Una nueva interdisciplinaridad y La noción del tiempo en los espacios geográficos en Por una geografía nueva Pág. 113/127. 219/228. Espasa Calpe. Buenos Aires.

POSIBLES LECTURAS RECOMENDADAS:
ACHILLI, ELENA. (1996). Práctica docente y diversidad sociocultural. Homo Sapiens. Rosario. AGUERRONDO, INÉS. (1993). El planeamiento educativo como Instrumento de cambio. Troquel. Buenos Aires. AIZEMBERG, BEATRIZ. Enseñanza de la historia en la escuela primaria (I) e Idem (II) en La educación en nuestras manos. Pág. 16/19 y 23/26. Buenos Aires. AIZENBERG Y ALDEROQUI (Comps) (1995). Didáctica de las Ciencias sociales Paidós. Buenos Aires. “ “ (1998). Idem. II. Idem.-Idem.

AMEZCÚA CARDIEL, HÉCTOR. (1997). Sociedad y trabajo en Introducción a las ciencias sociales . Pág. 7/28. Nueva Imagen. México ANTUNEZ, S. (1987). El proyecto educativo de centro. Grau. Barcelona. AUGE, M (1993). Los nos lugares, espacios de anonimato. Edisa. Madrid. BALE, JHON. (1989). Didáctica de la geografía en la escuela primaria. Cap. I y IV. Morata. Madrid. BAQUERO R. y URALDE B.. (¿1997?). Investigación educativa y práctica docente. M.C.E.. Buenos Aires. BARROS, CARLOS. (1996). El paradigma común de los historiadores del siglo XX. Estudios sociales. Año VI Nº 10. UNL Santa Fe. BATALLÁN, GRACIELA. (1987). El niño y el conocimiento de la realidad social en la escuela en ELICHIRY, NORA (Comp.). Pág. 39/53. Nueva Visión.Buenos Aires. BERÓN, INÉS. (1992). Formación Humanística en el aula. Dimuro. Buenos Aires. BERTONI Y ROMERO. (1988). Una historia argentina. 1- Así empezó nuestra historia. Quirquincho, Buenos Aires. BONAL, XAVIER. (1997). Las actitudes del profesorado ante la coeducación. Grao. Barcelona. BRAGUINSKY, RICARDO. (1994). La hora de las ciencias sociales. En Clarín. Suplemento Lo nuevo. Pág. 2 y 3. 13 de diciembre. Buenos Aires. BUXARRAIS, MARTINEZ, PUIG TRILLA. (1998). La educación moral en primaria y en secundaria. MEC/Vives. Madrid. CALVO, FERNANDEZ Y ROSON. (1994). Educar para la tolerancia. Popular/ Jóvenes Contra la intolerancia. Madrid. CAMPS, VICTORIA. (1998). Hacer reforma. Los valores de la educación. Anaya. Madrid.

CIENCIAS SOCIALES - 21

CARRETERO, MARIO. (1994). Una perspectiva constructivista para la enseñanza de las ciencias sociales y la Historia. Novedades Educativas Nº 46. Octubre. Pág. 4/6.Buenos Aires. CARRETERO Y LIMÓN. La construcción del conocimiento histórico. en Cuadernos de pedagogía. Nº 221. Pág. 24/26. CARRETERO, POZO Y ASENCIO (1989). La enseñanza de las ciencias sociales. Cap. V, VI, VIII y XII. Visor. CASSARA DE GIUDICE. (1997). Los conocimientos previos y las construcciones conceptuales en el marco disciplinar del área de las ciencias sociales. En Cuadernos de apoyo docente Nº 6 A. . Pág. 1/23. Consejo de educación católica de la arquidiócesis de Buenos Aires CERVERA, JUSTO FELIPE. (1999). Globalización. Nueva organización del espacio argentino. J.P.E.H. Santa Fe. “ “ (2000). Encrucijadas espaciales y procesos históricos en la Argentina J.P.E.H. Santa Fe.

COMISIÓN DISEÑO CURRICULAR PRISE – PRODYMES. (1998) Afirmaciones basadas en la investigación sobre el aprendizaje. Mímeo. CORVATTA, M.T. Y TOTAH, J.J. (1998). Capítulo 6 Ciencias Sociales. Pág. 143/179. En Empezar a transformar. Cómo llevar los CBC al aula. Aique. Buenos Aires CAZDEN, COURTENEY B. (1991). El discurso en el aula. El lenguaje de la enseñanza y del aprendizaje. Paidós. Madrid. DELORS, J. (1996). La educación encierra un tesoro. Santillana/UNESCO. Madrid. DAGUERRE, DURAN y LARA. (1994). Argentina, Mitos y realidades. Lugar. Buenos Aires. DAVIES, P, JOHNSON, G, MARTINEZ, G, VATTIMO, G. (1998). Ahora la ciencia piensa en Dios. En suplemento: Cultura y Nación. Pág. 4/7 Diario Clarín, 16-08. Buenos Aires. DIAZ, ESTER. (1996). La era de la posciencia. En La ciencia y el imaginario social. Pág. 281/321.Biblos. Buenos Aires. “ “ (1997). Metodología de las ciencias sociales. Cap. I, V, VI, VII Biblos. Buenos Aires.

DI TELLA, TORCUATO (1993). Historia Argentina desde 1830 hasta nuestros días. Troquel. Buenos Aires. DUSSEL.FINOCCHIO.GOJMAN. (1997). Haciendo memoria en el país de nunca más. Eudeba. Buenos Aires. FABREGAT, CLEMENTE. Hacia una geografía educativa y social. En Geografía y Educación. Sugerencias didácticas. Pág. 17/ 40. Huerga y Fierro. Barcelona. FERNANDEZ CORTE, T. Unir teoría y práctica. en Cuadernos de Pedagogía. Nº 221. Pág. 27/30. FINOCCHIO, S. (1994). Enseñar ciencias sociales. Troquel. Buenos Aires. FINOCCHIO S.(1995). El concepto de tiempo en los nuevos enfoques de las ciencias sociales. en Enseñar ciencias sociales. Pág. 110. Troquel. Buenos Aires. GARCÍA, JOSEFA. (1999). Fundamento espistemológico. En Fundamentos M.E.C. Santa Fe GARCÍA, JOSEFA. (1998). La transversalidad, la escuela y su compromiso con la comunidad. M.E.C. Santa Fe. GINOBILI, M. E. ¿Cómo enseñar ciencias sociales en la E.G.B.?. En Novedades Educativas, Nº 69. Pág. 64/65 Buenos Aires GIROUX, HENRY, FLECHA, RAMÓN. (1994). Igualdad educativa y diferencia cultural. El roure. Barcelona. GIROUX, HENRY. (1997). Cruzando límites. Trabajadores culturales y políticas educativas. Paidós Barcelona. GOTBETER, GUSTAVO. Los problemas en la enseñanza de las ciencias sociales. En: Revista Estrada. Pág. 32 y 33. Buenos Aires GUEREVICH, BLANCO y Otros. Notas sobre la enseñanza de una geografía renovada. Cap. I, IV y VI. Aique. Buenos

22 - CIENCIAS SOCIALES

Aires. HOLT HENSEN, A.(1992). Geografía, historia y conceptos. Vincens Vives. Barcelona. IAES, GUSTAVO. Las ciencias sociales en la escuela primaria II. En La educación en nuestras manos. Pág. 22/25. Buenos Aires. IAES y SEGAL (1992). Las ciencias sociales y el campo de la didáctica. En IAES, GUSTAVO (Comp.). Didácticas especiales. Pág. 101/126. Aique. Buenos Aires. "IBER. Didáctica de las Ciencias sociales" N 1 a 24. Grao. Barcelona. 1994/2000. IGGERS, GEORG.(1995). La ciencia histórica en el siglo XX. Pág. 59/104. Labor. Barcelona. KLIMOVSKY e HIDALGO. (1998). La epistemología de las ciencias sociales, Problemas metodológicos en las ciencias sociales I y II. Pág. 15/25, 165/192 y 209/236. AZ. Buenos Aires. LIPMAN y Otros. (1992). La filosofía en el aula De la Torre. Madrid. LOZANO DE SFRISO Y MARTINEZ DE GUITA. (1995). Acerca de la integración en ciencias sociales. En Proyecto 7. Guía del docente. Pág. 11/22. Plus Ultra. Buenos Aires. MAESTRO GONZALEZ, PILAR. (1997). Historiografía, didáctica y enseñanza de la historia. En: Clío y asociados. La historia enseñada. Nº 2. Pág. 9/34. Setiembre U.N.L. Santa Fe. MARTINEZ, ALEJANDRA. Los CBC en al área de ciencias sociales. en Boletín J.A.E.C. Año II Nº 6. Pág. 16/19. Buenos Aires. MCLAREN, PETER. (1998). Pedagogía, identidad y poder. Los educadores frente al multiculturalismo Homo Sapiens. Rosario. MENEGHETTI, AMALIA (1988). Historia 1 (Provincia de Santa Fe). Kapelusz, Buenos Aires. MORIN, EDGAR PICARDO JOAO, OSCAR (2000). Realidades educativas: Teoría y praxis contemporánea. Inforp/UES. San Salvador. Buenos Aires. MORIN, EDGAR. (1998). Articular los saberes. ¿Qué saberes enseñar en las escuelas?. EUS. Buenos Aires. POZO, J. (1996). Teorías cognitivas del aprendizaje. Morata. Madrid. RENNA, A. (Ed.) (1991/1992/1994). Nueva Enciclopedia de la Provincia de Santa Fe. T. I, II, III y IV. Sudamérica S. Fe. Santa Fe. REVEL, JACK. Historia y ciencias sociales: una confrontación inestable Estudios sociales Año VI. Nº 10. UNL Santa Fe. RODRIGUEZ, MARÍA. (1998). En el jardín ¿Trabajamos las efemérides o preparamos los actos?. En: Ciencias sociales. Una aproximación al conocimiento del entorno social. La educación en los primeros años. Novedades Educativas Nº 3. Pág. 58/71. Buenos Aires. ROMERO, LUIS A. Pensar a partir de problemas. En Volver a la historia. Pág. 61. .Aique. Buenos Aires. 1997. SANTOS, MILTON. (1997). Los nuevos mundos de la geografía. En: DI CIONI, VICENTE (Comp.). La geografía por venir. Pág. 11/24. Cooperativa Editora Universitaria. Buenos Aires. SANTOS, MILTON. (1990). Introducción, Una nueva interdisciplinaridad y La noción del tiempo en los espacios geográficos .En Por una geografía nueva Pág. 113/127. 219/228. Espasa Calpe. Buenos Aires SANTOS GUERRA, M.A.(1996). La evaluación en la educación primaria. En Evaluación educativa. Un proceso de diálogo, comprensión y mejora. Pág. 267/328. Magisterio del río de la Plata. Buenos Aires. TREPAT, CRISTOFAL. Procedimientos en historia Un punto de vista didáctico. Cap. III, Vi, VII y VIII. Grao. Barcelona. TOURAINE, ALAIN (1998). La escuela del sujeto. En ¿Podremos vivir juntos?. Cap. VIII Pág. 273/296. FCE. Buenos Aires.

CIENCIAS SOCIALES - 23

ZABALA. A.(1993). Como trabajar los contenidos procedimentales en el aula. Grao. Barcelona. ZECHETTO, VICTORINO. (1989). Para entender la ideología En Colección comunicación Nº 1. Don Bosco. Buenos Aires. ZELMANOVICH, PERLA. ¿Cómo hacer para no dejar el primer ciclo vaciado de contenidos...?.

REVISTAS
Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Bolsa de Comercio de Rosario. Democracia y educación. Boletín informativo del Proyecto 1 del programa “La enseñanza en valores para un mundo en transformación”, de la Organización de estados iberoamericanos para la Educación la ciencia y la cultura (OEI)- Número 0. Julio de 1996 “ “ “ “ “ “. “. “ “ “ Nº 1. Julio de 1996. Nª 2, diciembre de 1996. , Nº 3, marzo de 1997. , Nº 4, diciembre de 1997. , Nº 5, junio de 1997.

Ensayos y experiencias. N º 26 Desafíos para una escuela inclusiva. Integración escolar de personas con necesidades especiales. Novedades Educativas Buenos Aires. Noviembre/diciembre de 1998. R.I.E. (Ed.). Educación y democracia (I) Introducción. En RIE: Nº 7. Enero – abril de 1995. Pág. 1/ 4. Biblioteca Virtual de la OEI. //rie07.htm (http) R.I.E. Educación y gobernabilidad democrática Introducción”- en R.I.E. Nº 12 Pág. 1/3 http: //www.oei.org.co/oeivirt/rie12.htm INSTITUTO DE INVESTIGACIONES EN EDUCACIÓN. UNIVERSIDAD VERACRUZANA. (Ed) MANZANO ORTIZ, LANDY La enseñanza de las ciencias sociales en la Educación básica: ¿Misión cumplida?. En Revista viviendo. Nª 1. Crisis y Educación. 1998. Pág. 1/6.

DIARIOS: Varios.

DOCUMENTOS
Conferencia iberoamericana de educación. “Calidad de la educación: equidad, desarrollo e integración ante el reto de la globalización” La Habana. 2 de julio de 1999 Constituciones, leyes, otras normas legales. Contenidos Básicos Comunes de la EGB.

24 - CIENCIAS SOCIALES

Criterios básicos para el desarrollo de normas de convivencia en las instituciones escolares. Anexo a la resolución Nº 62/97 C.F.C.y E. Diseño curricular jurisdiccional provincia de Santa Fe. Educación en Las Américas. Calidad y equidad en el proceso de globalización. INDEC. Censos DE población, económicos e industriales. IPEC. Informaciones varias. Material editado por los organismos pertinentes referido a la implementación de la Ley Federal de Educación. Materiales de trabajo. Campo de la formación de orientación. Ciencias sociales. Pág. 139/251. Programa interamericano de educación. O.E.A. Proyecto Nueva Escuela Argentina para el Siglo XXI. II Cumbre de las Américas. Plan de Acción. Pág. 1/11 “II Seminario internacional de innovaciones educativas: Formación y capacitación docente”. En Revista Latinoamericana de Innovaciones educativas. Año Nª 28. Junio de 1988. Pág. 1/38.

CIBERSITIOS
AGUIRRE, ALFREDO A.(1999). La educación permanente como actitud Pág. 1/5. http://www.mcye.gov.ar/teletrabajar/documen/eduperman.html. CÁNOVAS, L, PULFER, L; PUJADAS G. Calidad de la educación desarrollo e integración ante el reto de la

globalización. Pág. 1/9. Julio de 1999 Weboei@oei.es FILMUS, Daniel. Concertación educativa y gobernabilidad democrática en América Latina Pág. 1/14. En R.I.E. Nº 12. Weboei@oei.es. FINARDI MARTA (Dir.) (1999). El pensamiento social y normativo del adolescente. Nociones acerca de la responsabilidad, las leyes, las sanciones y los roles sociales y políticos. Fac. de Filosofía. U. de Morón. http://www.oei.org.co/valores/boletín4.htm. TORRE TOMÁS. M. CONSUELO. Modelos de enseñanza y formación del profesor en la educación preescolar Pág. 1/ 2. Teseo. SFgate 5.111 TRILLA BERNET, JAUME. Educación y valores controvertidos. Elementos para un planteamiento normativo sobre la neutralidad en las instituciones educativas. Pág. 1/19. En R.I.E. Nº 7. Enero – abril 1995. Biblioteca virtual de la O.E.I. file://A:/educaciónyvalores.Htm. ZAVALETA BETANCOURT, JOSÉ. La construcción del paradigma comunicativo en ciencias sociales. Pág. 1/ 3. En colección pedagogía Universitaria. Nº doble 25/26 febrero 1997. semina@dino.coacade.uv.mx

CIENCIAS NATURALES - 1

ENCUADRE TEÓRICO PARA LOS NIVELES DE CONDUCCIÓN

“...hay que dejar pensar, provocar el pensamiento, aceptar al que pronuncia ideas extrañas a las establecidas en los manuales. Hay que educar para pensar, que es educar para no repetir, por más que todos digan lo mismo. Si todos dicen algo atinado es bueno, y si no es verdadero hay que atreverse a decir que es falso.” Jaime Barylko

LA ENSEÑANZA DE CIENCIAS PARA LA ESCUELA DE HOY

Estas acciones de capacitación desde las diferentes áreas tienden a afirmar la función estratégica de los Directivos de las escuelas, centrada en lo pedagógico y con miras a mejorar los niveles globales de calidad de los aprendizajes. Esto le plantea a los Directivos la necesidad de comprender mejor las características del conocimiento profesional de los docentes en el área de Ciencias Naturales, sus posibilidades reales de evolución, las alternativas de cambio deseables y las estrategias formativas que pueden favorecerlas. Esta perspectiva supone que sean los propios docentes los que impulsen el proceso gradual de transformación de la enseñanza de ciencias, coherentes con los fines socialmente establecidos de la educación científica en la enseñanza obligatoria. El área de Ciencias Naturales presenta temáticas que, en general, forman parte de los centros de interés de los alumnos. Pese a esto se generan patrones de mal entendimiento en algunos contenidos, que actúan como obstáculos para futuros aprendizajes. Intentaremos analizar esta situación desde la idea de que en toda intervención didáctica subyace una determinada concepción de ciencia, de enseñanza y de aprendizaje; es decir que se ponen en juego supuestos epistemológicos, sociológicos y antropológicos que mediatizan la práctica docente.

Concepciones acerca de la ciencia
Hay una fuerte crisis del debate filosófico y epistemológico sobre cómo entender qué es la ciencia. Para muchas personas es un saber acabado, irrefutable, absoluto y neutro. Sin embargo, cada vez más, sabemos que la ciencia se equivoca; es tentativa; tiene que ver con la ética; crea ciertos problemas a la humanidad y soluciona otros; es cuestionable pero a la vez tiene mecanismos que tratan de garantizar el rigor.

2 - CIENCIAS NATURALES

En la escuela se suele enseñar ciencia como un producto cierto, que se aprende a través de definiciones que se memorizan, con experimentos pautados desde los libros de texto y cuyo resultado, en la mayoría de los casos, ya se sabe de antemano. Los científicos, cuando trabajan y producen conocimiento, ponen en juego muchos elementos y no sólo el producto final que acuñan sobre un asunto determinado. Ellos trabajan sobre problemas que quieren resolver, para lo cual enuncian hipótesis, contrastan puntos de vista, elaboran teorías, extraen datos empíricos, investigan en función de la realidad y comunican los resultados. Producir ciencia es un proceso muy complejo en el cual intervienen múltiples factores. En la escuela la enseñanza de ciencia suele quedar reducida al producto final de un proceso de investigación que, en muchos casos, reflejan ciertos libros de texto mostrando sólo los experimentos cruciales que llevaron a determinadas teorías. No podemos pretender que los niños lleguen al resultado final sin reproducir de alguna manera todo ese proceso, sin replantearse ellos mismos los problemas, sin intentar enunciar sus propias hipótesis, sin diseñar experimentos que les suministren datos y en ese proceso, ir construyendo un saber escolar en el campo de las Ciencias Naturales. En este proceder, el error se considera como un desafío a la propia capacidad de pensar, a la búsqueda de otros caminos posibles y a la consulta permanente. Otro punto importante es saber que la construcción de la ciencia se va haciendo históricamente, con el debate entre los científicos bajo la influencia del contexto político, económico y social. Si al alumno se le presenta o explica sólo la teoría final, sin insertarlo en el recorrido histórico, en los debates que tuvieron los científicos y en los argumentos que utilizaron, es muy difícil que alcance a comprenderla y menos a problematizarla. Toda ciencia está estructurada en tres dimensiones definidas y complementarias: Un cuerpo conceptual de conocimientos: Conformado por los productos del trabajo científico: conceptos, leyes, principios y teorías, que serán el punto de partida para nuevas investigaciones. Un modo de producción del conocimiento: Corresponde a los procesos que se ponen en juego a través de múltiples metodologías científicas que permiten organizar el camino de las investigaciones. A esta dimensión pertenecen los siguientes procesos: formulación de hipótesis, resolución de problemas, desarrollo de investigaciones, experiencias, observaciones, búsqueda de información, registro de datos, comunicación. Una modalidad de vínculo con el saber: Esta dimensión se centra en la actitud científica que debe caracterizar a quienes hacen ciencia y se manifiesta en actitudes como: curiosidad, flexibilidad, humildad, rigurosidad, paciencia, respeto, etc.

CIENCIAS NATURALES - 3

¿Qué ciencia se enseña en la escuela?
Es importante que el docente comprenda que en la escuela no se “hace ciencia” sino que se la enseña para que sea aprendida, por eso es fundamental transmitir un conocimiento científico actualizado y enseñar de acuerdo con paradigmas científicos vigentes en la producción de conocimientos. Se denomina transposición didáctica al proceso que se opera entre el conocimiento científico puro (ciencia erudita) y el conocimiento a enseñar en el contexto de la escuela (ciencia escolar). Este proceso implica una selección de saberes de la que participan, en diferentes niveles de mediación: especialistas, autoridades escolares, autores de texto, editoriales y docentes. Veamos una trama que representa aspectos de este proceso:

CIENCIA ERUDITA por CIENTÍFICOS producen

CONOCIMIENTO CIENTÍFICO

DISEÑOS CURRICULARES por Orientan TRANSPOSICIÓN DIDÁCTICA TEXTOS Selecciona domina DOCENTE selecciona CONOCIMIENTO A ENSEÑAR orientan coherencia

CIENCIA ESCOLAR

por

Orienta

Mediación Estrategias Recursos

coherencia

construyen ALUMNOS Conocimientos previos

ESQUEMAS DE CONOCIMIENTO

4 - CIENCIAS NATURALES

En síntesis:

CIENCIA DEL CIENTÍFICO

CIENCIA DEL MAESTRO

CIENCIA DEL ALUMNO

aceptada por la comunidad científica

de la que habla el maestro en el aula

la que construye el alumno

objeto del saber científico

objeto del saber a enseñar

TRANSPOSICIÓN DIDÁCTICA

El conocimiento científico alude a las tres dimensiones ya descritas de la ciencia como cuerpo conceptual, metodológico y actitudinal. Esta estructura de la ciencia es la que posibilita pensar en tres tipos de contenidos a la hora de enseñar

CIENCIAS NATURALES - 5

Cuerpo conceptual de conocimiento

Contenidos conceptuales

Metodología de la investigación

Contenidos procedimentales

Actitud científica

Contenidos actitudinales

El saber que el docente tiene sobre estas tres dimensiones del conocimiento científico es fundamental en la selección de contenidos a enseñar, permitiéndole una visión más específica de: para qué, qué, cómo y cuándo enseñar y evaluar.

PROCESO DE ACTITUDES LA CIENCIA

PRODUCTO DE LA CIENCIA

MODALIDAD DE VÍNCULO CON EL SABER

METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN

CONJUNTO DE HECHOS ESPECÍFICOS

CONTENIDOS ACTITUDINALES

CONTENIDOS PROCEDIMENTALES

CONTENIDOS CONCEPTUALES

EDUCACIÓN CIENTÍFICA

ALFABETIZACIÓN CIENTÍFICA

6 - CIENCIAS NATURALES

A continuación le proponemos un cuadro que organiza ideas relativas al saber científico en relación con estrategias didácticas que permitan la puesta en práctica de las ideas que hemos desarrollado hasta ahora.

ENSEÑAR CIENCIAS EN COHERENCIA CON EL MODO DE PRODUCCIÓN DEL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO

Cómo trabajan los científicos en la producción de conocimientos

Cómo trabajar en el aula para favorecer la educación científica
♦ ♦

En la observación hay una carga teórica procedente de las nociones implícitas en la mente de quien observa.

Promover la explicitación de ideas previas. Orientar la reelaboración de estas ideas intuitivas a fin de enriquecer el marco teórico del alumno Promover en los alumnos: El planteo de situaciones problemáticas. La formulación de preguntas. La explicitación de dudas. Las explicaciones alternativas. El diseño de sus propios experimentos.

En la investigación debe cuestionarse lo obvio, lo evidente. Esto significa impulsar el pensamiento divergente.

♦ ♦ ♦ ♦ ♦

En ciencia se utilizan múltiples y a la vez rigurosas metodologías. No se aplica un único método científico.

♦ ♦ ♦ ♦ ♦

Partir de problemas. Tener en cuenta todas las anticipaciones dadas por los alumnos. Proponer estrategias alternativas de búsqueda. Evitar experimentos cuyos “resultados” se conocen de antemano. No uniformar los cursos de acción en la clase de ciencias.

El conocimiento científico posee un modo de producción colectivo, social e histórico.

♦ ♦ ♦

Favorecer la confrontación en pequeños grupos de trabajo. Fomentar la comunicación de resultados al resto de la clase o de la escuela. Abordar algunos temas a través de su investigación en la historia de la ciencia.

CIENCIAS NATURALES - 7

ACTIVIDAD Elabore un texto analizando críticamente esta afirmación: La escuela está impregnada de una visión absolutista del conocimiento, según la cual existe un conocimiento verdadero, único e inmutable en sus conceptos básicos que es al que debe aspirarse y el que debe aprenderse en la etapa escolar. Dicho con otras palabras: “El concepto de sustancia es el concepto de sustancia, no hay más que uno correcto y es el que los alumnos deberán aprender”.

Los docentes interiorizamos, de manera inconsciente, conductas profesionales prototípicas acerca de “lo que es enseñar”, desconociendo que estas prácticas son susceptibles de ser analizadas, categorizadas y, por lo tanto, sometidas a revisión crítica. Este proceso genera la ilusión de que enseñar es una práctica desvinculada de cualquier teoría, y más aún, de que la teoría no es relevante para la práctica de la enseñanza.

“Para nosotros toda práctica obedece a una teoría y la relación entre ambas no se plantea en términos jerárquicos, sino dialécticos. Siguiendo la metáfora de Claxton, el mapa (la teoría) no hace al territorio (la realidad, la práctica), pero ayuda a caminar por él, a no perderse, a situarse en el punto elegido, a trazar el itinerario deseado. A su vez, el recorrido por el territorio (la práctica) nos hace comprender de manera más significativa los símbolos topográficos; cobran sentido pleno las diferentes señales que aparecen en el mapa (la teoría), y éste se va completando y haciendo progresivamente más complejo.” Porlán, R. y Martín, J. (1994)1

El docente es el mediador fundamental entre la teoría y la práctica educativa, regulando y transformando la dinámica del aula. Por un lado, interpreta y valora las informaciones exteriores que recibe, sean éstas modelos educativos o instrucciones curriculares, desde sus propios esquemas de conocimiento que operan a modo de filtro cognitivo, a veces incluso de obstáculo cognitivo, respecto a dicha información. Por otro lado, en la práctica toma innumerables decisiones que están influidas por su sistema de creencias y opiniones pero sin adecuarse estrictamente al mismo. Múltiples variables (emocionales,
1

PORLÁN, R. y MARTÍN, J. 1994. El diario del profesor. Sevilla. Díada.

8 - CIENCIAS NATURALES

cognitivas, actitudinales…) interactúan con el contexto específico en un proceso que se escapa, en parte, de su control consciente. De aquí la necesidad de explicitar sus teorías en el plano profesional. El papel que desarrolla entonces el maestro en el aula, no es precisamente el de un sujeto pasivo que aplica mecánicamente el currículo establecido. El modelo que proponemos se fundamenta en las siguientes bases teóricas: Una concepción sistémica y compleja de la realidad y de los procesos de enseñanza aprendizaje que pretenden conocerla. Una visión constructivista e investigadora del desarrollo y del aprendizaje humano. Una perspectiva crítica y social de la enseñanza. En un nivel más cercano a la práctica, este modelo se concreta en una serie de principios didácticos que guían las propuestas de intervención: La investigación de los alumnos como proceso de construcción de normas, actitudes, destrezas y conocimientos en el aula. La investigación del docente como forma de propiciar una práctica reflexiva y un desarrollo profesional permanente. El carácter procesual, abierto y experimental de los currículos, como forma de establecer un equilibrio adecuado entre planificación y evaluación de la enseñanza.

Una propuesta de capacitación no debe tener como objetivo “sustituir” el conocimiento de los docentes por otro considerado deseable sino que utilizando éste como referencia, debe pretender la reflexión sobre la propia práctica para enriquecerla y mejorarla significativamente. En este sentido coincidimos con Furió, C. y otros (1992)2:

“El objetivo perseguido no es la sustitución de una práctica
docente determinada -por muy “tradicional” e inefectiva que ésta sea- por otra, aunque se trate de una orientación docente plena de virtualidades. Ello daría a la formación del profesorado el carácter de un simple adoctrinamiento”.

FURIÓ, C.; GIL, D.; PESSOA, A. y SALCEDO, L. 1992. La formación inicial del profesorado de Educación Secundaria: papel de las didácticas específicas. Investigación en la Escuela, 16, 7-21.

2

CIENCIAS NATURALES - 9

Como ya lo hemos expresado, desde nuestro punto de vista la construcción del conocimiento profesional está ligada al desarrollo de procesos de investigación del docente en torno a problemas curriculares concretos como los siguientes:

CUESTIÓN 1 ¿Qué sabemos los docentes sobre determinados contenidos curriculares? MARCO TEÓRICO

CUESTIÓN 2 ¿Qué saben nuestros alumnos sobre ese contenido? SABERES PREVIOS ¿Cómo lo detectamos? INDAGACIÓN DE IDEAS PREVIAS

CUESTIÓN 3 ¿Qué finalidad tiene la enseñanza de las Ciencias en el Nivel y/o Ciclo? DISEÑO CURRICULAR

CUESTIÓN 4 ¿Qué enseñar a mis alumnos en relación a un contenido determinado? DIMENSIÓN DISCIPLINAR ¿Cómo hacerlo? DIMENSIÓN DIDÁCTICA

CUESTIÓN 5 ¿Cómo obtenemos información significativa del desarrollo del proceso de enseñar y aprender? EVALUACIÓN

CUESTIÓN 6 ¿Cuál es nuestro Modelo Didáctico personal?

Adaptación de: PORLÁN, R. y RIVERO, A. 1998. El conocimiento de los profesores. Sevilla. Díada. (Pág. 176)

10 - CIENCIAS NATURALES

ACTIVIDAD Realice una reunión con los docentes de 1º y 2º Ciclo de su escuela para tratar la enseñanza en el área de Ciencias Naturales. Plantee los siguientes aspectos para el diálogo y registre las ideas vertidas durante el mismo. Aspectos positivos. Dificultades detectadas. Alternativas para la superación de las mismas.

PARA FINALIZAR, ALGUNOS TEXTOS PARA LA REFLEXIÓN

“ Profesionalidad es la expresión de la especificidad de la actuación en la práctica, es decir el conjunto de actuaciones, destrezas, conocimientos, actitudes, valores, competencias y resultados de la misma que constituyen lo específico de ser maestro o profesor.” Pozner, P. (1999).

“El

conocimiento

profesional diferenciado

es y

un

conocimiento distinto

práctico, al que

epistemológicamente Porlán, R. (1998).

radicalmente

mayoritariamente existe, cuya construcción ha de ser gradual y progresiva.”

Stenhouse, L. resume las características del profesional amplio en: - Capacidad para cuestionar permanentemente la propia práctica. - Interés por problematizar y comprobar la teoría en la práctica. - Comprobación de ideas mediante la investigación en el aula.

CIENCIAS NATURALES - 11

BIBLIOGRAFIA
CAMILLONI, A.; DAVINI, M. C. y otros. 1996. Corrientes didácticas contemporáneas. Buenos Aires. Paidós. CLAXTON, G. 1991. Educar mentes curiosas. Madrid. Visor. DEL CARMEN, L.; CABALLER, M. J. y otros. 1997. La enseñanza y el aprendizaje de las ciencias de la naturaleza en la educación secundaria. Barcelona. ICE/HORSORI. DISEÑO CURRICULAR PARA PRIMER CICLO EGB. 1997. Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe. DISEÑO CURRICULAR PARA SEGUNDO CICLO EGB. 1997. Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe. DISEÑO CURRICULAR PARA TERCER CICLO EGB. 1997. Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe. DISEÑO CURRICULAR PARA NIVEL INICIAL. 1996. Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe. DRIVER, R.; SQUIRES, A. y otros. 1994. Dando sentido a la ciencia en secundaria. Investigaciones sobre las ideas de los niños. Madrid. Visor. FOUREZ, G. 1997. Alfabetización científica y tecnológica. Buenos Aires. Colihue. FUMAGALLI, L. 1992. El desafío de enseñar Ciencias Naturales. Buenos Aires. Troquel. GARCÍA, E. 1998. Hacia una alternativa sobre los contenidos escolares. Sevilla. Díada. GIORDAN, A. y VECCHI, G. 1988. Los orígenes del saber. Sevilla. Díada. HARLEN, W. 1989. Enseñanza y aprendizaje de las ciencias. Madrid. Morata. KAUFMAN, M. y FUMAGALLI, L. 1999. Enseñar ciencias naturales. Reflexiones y propuestas didácticas. Buenos Aires. Paidós. MORENO, M. 1992. Los temas transversales. Barcelona. Aula XXI. Santillana. PORLÁN, R. y RIVERO, A. 1998. El conocimiento de los profesores. Sevilla. Díada. POZO, J. I. y GOMEZ CRESPO, M. A. 1998. Aprender y enseñar ciencia. Madrid. Morata. POZO, J. I. y MONEREO, C. 1999. El aprendizaje estratégico. Aula XXI. Madrid. Santillana. TISHMAN, S.; PERKINS, D. y JAY, E. 1998. Un aula para pensar. Aprender y enseñar en una cultura del pensamiento. Buenos Aires. Aique. TONUCCI, F. 1995. Con ojos de maestro. Buenos Aires. Troquel. WEISSMANN, H. (comp.). 1993. Didáctica de las ciencias naturales. Buenos Aires. Paidós.

CIENCIAS NATURALES - 13

PARA DOCENTES
“Despertad la atención de vuestro alumno por los fenómenos de la naturaleza y lo habréis hecho curioso, más satisfacer su curiosidad, no os apresuréis jamás a satisfacerla. Poned los problemas a su alcance y dejádselos resolver. Que no sepa nada porque se lo halláis dicho sino porque él mismo lo haya comprendido. Que no aprenda la ciencia, sino que la invente.” “Emilio” - Jean Jacques Rousseau (1712-1778)

INTRODUCCION
Estas cartillas tienen como objetivo sugerir ideas accesibles que ofrezcan algunos elementos concretos para el avance, tanto en la práctica áulica como en la práctica reflexiva y compartida con los otros docentes, constituyéndose en una base que promueva el optimismo y el entusiasmo en relación con nuestra tarea. Es por ello que intentaremos que esta propuesta de capacitación se traduzca en un diálogo entre teoría y práctica situado en el aula y desde la realidad en que cada uno está inmerso. Consideramos que la capacitación debe constituirse en una oportunidad para manifestar todas las inquietudes que surgen de la práctica profesional. Seguramente no tendremos todas las respuestas, pero sí la convicción de que el camino adecuado para lograrlas es el trabajo compartido. La explicitación de nuestras prácticas habituales (¿qué cosas hago?), para analizarlas y cuestionarlas (¿por qué lo hago?, ¿podría hacerlo de otra manera?) y contrastarlas con perspectivas diferentes, constituyen quizás uno de los procesos más significativos para la construcción del conocimiento profesional. Nuestras propuestas pretenden ser sólo orientadoras y por lo tanto flexibles y abiertas a los aportes que puedan surgir de la práctica cotidiana. Compartimos la convicción de que no es posible, y quizás tampoco deseable, pretender hallar una única forma de enseñar ciencias que a modo de método infalible garantice los aprendizajes de aquellos contenidos que deseamos que nuestros alumnos aprendan. Esta capacitación está pensada desde la didáctica específica del área, campo de intensa investigación actual, aportando elementos que contribuyan a la construcción del conocimiento profesional docente. Es nuestra idea desarrollar planteos teniendo en cuenta aspectos como: Aportes epistemológicos. Enfoque sistémico y utilización de modelos en la enseñanza de ciencias. Abordaje de contenidos procedimentales. Resolución de problemas. Análisis de obstáculos que se presentan en la construcción de ciertos contenidos.

14 – CIENCIAS NATURALES

Hipótesis de progresión como marco de referencia para la construcción del conocimiento y para la orientación en la secuenciación de contenidos. Propuestas integradoras a partir de contenidos del Diseño Curricular. A lo largo de esta capacitación trataremos de lograr un equilibrio entre la información que brindemos y las actividades y reflexiones que propongamos en relación con problemas vinculados a la enseñanza de las ciencias y que en conjunto persiguen un único objetivo: una enseñanza de calidad.

ENSEÑAR CIENCIAS EN LA ESCUELA DE HOY
Pensamos que la educación científica es una de las herramientas más importante que tiene la sociedad para formar sujetos que, además de poseer una visión del mundo más amplia y compleja, desarrollen valores y actitudes tales como ser críticos de lo establecido, reflexivos, indagadores y perseverantes. Los niños no están ajenos al desarrollo científico y tecnológico que caracteriza a la sociedad actual. En el bombardeo cotidiano que reciben de los medios de comunicación, ven y escuchan sobre temas diversos como clonación de animales, contaminación y cambios climáticos, caza indiscriminada de ballenas, transplante de órganos, exploraciones en la Luna o Marte... Hoy ya nadie puede negar la necesidad de enseñar ciencia desde edad temprana, para ayudar a comprender mejor el mundo y con ello contribuir a su transformación. La ciencia se considera como un conjunto de saberes agrupados en modelos teóricos que intentan explicar la realidad y, a la vez, como una metodología de investigación que permite acceder al conocimiento de la misma en un grado de mayor complejidad. El resultado de esta actividad humana y sociocultural compleja representa un pensamiento provisional sobre el mundo en un contexto histórico determinado. El conocimiento científico se construye en función de lo real mediante modelos ideales que se supone representan de modo más o menos simbólico y con alguna aproximación, ciertos aspectos de la realidad. Por otra parte, dicha realidad es compleja y debe asumirse como un todo y no en forma fragmentada. Esto implica considerar cualquier recorte de la misma desde una visión sistémica. Aprender en el área de ciencia es construir estructuras conceptuales, metodológicas y actitudinales que permitan otorgar significados e indagar la naturaleza desde una lógica particular de producción del conocimiento: el conocimiento escolar. Es importante que como docentes comprendamos que en la escuela no se “hace ciencia” sino que se la enseña para que sea aprendida, de acuerdo con paradigmas científicos vigentes en la producción de conocimientos a través de saberes actualizados pero a la vez adecuados al contexto escolar.

CIENCIAS NATURALES - 15

CIENCIA ERUDITA por CIENTÍFICOS producen

CONOCIMIENTO CIENTÍFICO

DISEÑOS CURRICULARES

por
TRANSPOSICIÓN DIDÁCTICA

orientan
TEXTOS

coherencia

selecciona
DOCENTE

domina selecciona
Mediación Estrategias Recursos

CONOCIMIENTO A ENSEÑAR

CIENCIA ESCOLAR

por orienta

coherencia

ALUMNOS

construyen Conocimientos previos

ESQUEMAS DE CONOCIMIENTO

La trama anterior representa aspectos de la transposición didáctica, proceso que se opera entre el conocimiento científico puro (ciencia erudita) y el conocimiento a enseñar en el contexto de la escuela (ciencia escolar). Esto implica una selección de saberes de la que participan, en diferentes niveles de mediación, especialistas, autoridades escolares, autores de texto, editoriales y docentes.

16 – CIENCIAS NATURALES

El niño, en su propio intento de comprender el mundo, va elaborando sus propias teorías atribuyendo explicaciones a lo que sucede en su entorno. Este conocimiento cotidiano que ha construido a lo largo de su historia personal por medios diversos, si bien es intuitivo, es un factor muy importante en el proceso de aprendizaje, ya que es precisamente el que lo potencia y lo hace posible.

Frato (1988)1

Para favorecer el proceso de conceptualización sería necesario partir de una cierta insatisfacción del niño respecto a sus ideas previas y desde ahí, construir una concepción más inteligible, plausible y rica de la realidad.

1

TONUCCI, F. 1991. Cómo ser niño. Buenos Aires. Rei.

CIENCIAS NATURALES - 17

Por ejemplo, la indagación de las concepciones de los niños más pequeños acerca de la flotación de los cuerpos, revela que “los cuerpos chicos flotan y los grandes se hunden”. La utilización de contraejemplos del tipo: “¿Por qué entonces un barco, que es tan grande flota y la piedrita se hunde?”, provoca conflictos y contradicciones que llevan a los niños a considerar la conveniencia de revisar sus puntos de vista y, en última instancia, a modificarlos. La reestructuración de las propias ideas en busca del equilibrio “perdido”, posibilita una transición hacia un nivel de comprensión más avanzado. En este proceso el maestro actúa como mediador entre los conocimientos infantiles y los conocimientos científicos e interviene negociando un marco de significados, en un proceso constructivo de otros significados más elaborados. En palabras de Porlán, R. (1993)2, “desde un punto de vista educativo, se trabaja desde y para el conocimiento que tienen, generan y construyen los alumnos”. Enseñar ciencias supone entonces, un rol docente activo, orientador y autónomo, basado en la seguridad que proporciona una sólida competencia profesional.

“Consideramos el conocimiento escolar como el conocimiento que se elabora en la escuela que, por un lado, trasciende las explicaciones cotidianas que se desarrollan fuera de los contextos académicos, y por otro, aunque tiene como marco de referencia el conocimiento científico, no es un conocimiento científico en sí, sino una elaboración de este conocimiento que se ajusta a las características propias del contexto escolar”. Cubero, R. y García, E. (1994)3

Para muchos alumnos lo escolar es nuevo y no está incorporado al escenario cotidiano familiar. Para otros, sin embargo, lo que aprenden en la escuela ya forma parte de su escenario cotidiano, como en el caso de Clarita (7 años), quien dibuja su cuerpo en una actividad solicitada por su maestra de 1º de EGB, identificando “útero” y “vagina”. La maestra completa la indagación con preguntas que permiten aclarar la situación: el papá de Clarita es ginecólogo. Los saberes cotidianos son teorías implícitas (se esconden en la mente del que las construye), útiles y eficaces para intentar explicar, predecir y actuar en su entorno físico y social. El conocimiento cotidiano se construye en la comunidad de práctica cotidiana para resolver problemas de la vida diaria, mientras que el conocimiento escolar se construye en la comunidad de la escuela para resolver problemas escolares. “Esto supone que, aunque en la escuela se traten aquellos temas que interesan al hombre de la calle, seguirán existiendo diferencias cualitativas entre el
PORLÁN, R. 1993. Constructivismo y escuela. Hacia un modelo de enseñanza aprendizaje basado en la investigación. Sevilla. Díada. 3 CUBERO, R. y GARCÍA, E. 1994. Carta de presentación del proyecto de debate sobre el conocimiento escolar. Comunicación personal.
2

18 – CIENCIAS NATURALES

conocimiento cotidiano y el conocimiento formado en la comunidad de práctica escolar”. Claxton, G. ( 1994)4. Por ejemplo, en la vida cotidiana el término “fruta” se asocia a postre, ensalada de frutas dulces, determinada sección de la verdulería o supermercado. En la escuela, desde las Ciencias Naturales, se abordará el concepto “fruto” como órgano de las plantas que encierra la o las semillas, lo que supone referirse también a tomates, berenjenas (verduras en el lenguaje cotidiano) y a otros frutos que no son comestibles. Desde la diversidad de ejemplos seleccionados por el docente, los alumnos podrán ir construyendo el concepto en cuestión como un saber escolar que no supone suplantar de ningún modo el significado que posee el término aludido en la vida diaria.

CONTENIDOS CONCEPTUALES Y APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO
Las propuestas recientes insisten muy particularmente en que los contenidos a enseñar no se limiten exclusivamente a aspectos conceptuales. No se trata de reducir la importancia de éstos, sino de tener en cuenta que el aprendizaje que nos proponemos desarrollar precisa de una estrecha y equilibrada relación entre los tres tipos de contenidos. La importancia de este enfoque es haber elevado a categoría de contenido los procedimientos y actitudes, lo cual implica que su enseñanza vaya acompañada de una intencionalidad explícita. A pesar de que el énfasis puesto en los contenidos conceptuales es tradicional en la enseñanza de las ciencias, no por ello su aprendizaje carece de dificultades relacionadas principalmente con su comprensión. Cuando enseñamos contenidos conceptuales, enseñamos datos, conceptos, y principios. Un dato es un conocimiento descriptivo de la realidad, referido a un acontecimiento concreto: el agua hierve a 100º, la hoja es un órgano de la planta, etc. El aprendizaje de la ciencia requiere conocer muchos datos, algunos de los cuales se adquieren en la escuela, mientras que otros son el producto de la interacción cotidiana con nuestro entorno: los niños saben intuitivamente desde muy pequeños que los objetos que no son sostenidos se caen o que el hielo se derrite. Pero una cosa es conocer un dato, y otra es dotarle de significado. Comprender un dato requiere utilizar conceptos, es decir relacionar estos datos dentro de una red de significados que lo explique, por lo que interpretar un dato es más difícil que conocerlo: los niños pequeños pueden llegar a predecir lo que pasará con un objeto si no se lo sostiene, pero otra cosa es que sepan interpretarlo en función de la existencia de una interacción gravitatoria entre la Tierra y el objeto.

4

CLAXTON,G. 1994. Educar mentes curiosas. Madrid. Visor.

CIENCIAS NATURALES - 19

ACTIVIDAD Reflexione con sus colegas: ¿Debe la escuela enseñar datos? Y si es así, ¿para qué?. Tome nota de las ideas fuerza compartidas por el grupo. Si bien ambos tipos de contenidos conceptuales pueden ser considerados complementarios, hoy en día la enseñanza se orienta más hacia la comprensión que hacia la mera acumulación de datos. La ciencia escolar debe proporcionar datos nuevos, pero éste no debe constituir el fin principal de la educación científica. Ésta por sobre todo debe proporcionar los marcos conceptuales para interpretar no sólo esos datos, sino la abundante información a la que los niños tienen acceso sin necesidad de concurrir a la escuela. Para Morin, E. (1986)5, el conocimiento implica información y estructuras teóricas que le den sentido. En el momento presente circula mucha información y hay poco conocimiento reflexivo, lo que provoca un aumento de la incertidumbre y un progreso de la ignorancia. Los datos son necesarios en cuanto sean funcionales, es decir, en cuanto sirvan para facilitar otros aprendizajes más significativos. Por ejemplo el conocimiento del peso específico de diferentes materiales, no debe ser un fin en sí mismo, sino en cuanto son útiles para anticipar si flotarán o no al sumergirlos en agua. La mejor forma de aprender hechos de la ciencia es comprenderlos dándoles sentido. Comprender es la forma más eficaz de retener, aunque sea más difícil que repetir, y enseñar conceptos es, sin duda, más complicado que enseñar datos.

“Una persona adquiere un concepto cuando es capaz de dotar de significado a un material o una información que se le presenta, es decir cuando comprende ese material; donde comprender sería equivalente, más o menos, a traducir algo a las propias palabras”. Pozo, J.I. ( 1998)6

Un concepto puede ser considerado como una generalización acerca de datos relacionados. Por ejemplo, para promover en los niños la construcción conceptual acerca de “las propiedades de los materiales” tendríamos que brindarles diversas oportunidades de recoger datos a través de la experiencia, como lo sugerimos a continuación:

5

MORIN, E. 1986. La vida de la vida. Madrid. Cátedra.

20 – CIENCIAS NATURALES

Trabajar con muestras de los siguientes materiales u otros equivalentes: madera blanda (pino o balsa), madera dura (algarrobo), parafina, plastilina, espuma de poliéster, vidrio, mármol, granito, goma, algodón, diferentes clases de papel, plástico, piedras, arena, cerámica, sal, azúcar, fórmica, jabón, tiza, ladrillo, harina, corcho, cobre, aluminio, bronce, agua, alcohol, aceite, miel, vinagre, leche, etc. Conceder unos minutos para que los niños exploren libremente el material. Solicitar que formen “el conjunto de los sólidos” y “el conjunto de los líquidos”. Comparar los conjuntos hechos por los distintos grupos, discutir y reelaborar el agrupamiento si lo creyeran necesario. Reconocer algunas propiedades de los sólidos, usando la vista, el tacto y el olfato. (¿Cuál es el más áspero? ¿Alguno tiene olor? ¿Cuál es el más brillante?) Jugar a “adivinar” ( con los ojos vendados) de qué material se trata utilizando solamente el tacto y el olfato. Proceder de igual modo con los líquidos. En este caso se puede determinar cuál es el más espeso trasvasándolo de un recipiente a otro y tocándolo con la yema de los dedos. Reconocer algunas diferencias entre los sólidos y los líquidos. Para ello colocar un poco de agua en un vaso y trasvasar a otro recipiente. Repetir la experiencia con una piedra. ( Se trata de que los niños lleguen a darse cuenta de que los líquidos adoptan la forma del recipiente que los contiene, mientras que los sólidos conservan su forma). Explorar las interacciones de los materiales con agua para reconocer otras propiedades como la flotabilidad, solubilidad, permeabilidad, etc. Solicitar nuevos agrupamientos de los materiales utilizando otros criterios.

ACTIVIDAD Sabemos que la clasificación de contenidos en conceptuales, procedimentales y actitudinales es válida a los fines de su análisis, pero que es imposible separarlos en la realidad. En relación con el contenido conceptual: “las propiedades de los materiales”, identifique algunos contenidos procedimentales y actitudinales cuyo aprendizaje se estaría promoviendo en la propuesta anterior.

6

POZO, J. I. y GÓMEZ CRESPO, M. A. 1998. Aprender y enseñar ciencia. Madrid. Morata.

CIENCIAS NATURALES - 21

Los conceptos se aprenden relacionándolos con los conocimientos previos que se poseen. Los niños irán construyendo el concepto de temperatura o el de evolución cuando logren conectarlo con sus propias representaciones de la realidad.

FRATO, (1985)7

A diferencia de los datos que requieren de un aprendizaje fundamentalmente memorístico y que se adquieren todo o nada (el punto de ebullición del agua es de 100ºC y esto, se sabe o no se sabe), el aprendizaje de los conceptos debe ser interpretado de un modo progresivo; ninguna idea se construye de una vez por todas, sino que se desarrolla de manera gradual en relación con la experiencia del sujeto, tanto dentro como fuera de la escuela. Los conceptos admiten entonces, diferentes niveles de comprensión. Las siguientes proposiciones indican el nivel de comprensión alcanzado por la mayoría de los niños al final del 2º ciclo de la EGB, con relación a la luz: Para ver las cosas es necesario que la luz procedente de ellas llegue a nuestros ojos.

22 – CIENCIAS NATURALES

La luz sigue trayectorias rectas, pero puede cambiar de dirección si interponemos cosas a su paso. Cada proposición supone un paso en el desarrollo de las ideas de los niños, que se irán transformando poco a poco, en un proceso alimentado por la experiencia y estimulado por el docente a través de una propuesta de actividades que las ponga en conflicto. Podríamos pensar que la idea de que “ver las cosas implica que la luz llegue desde ellas a nuestros ojos” es tan obvia que puede darse por supuesta o bien ser enseñada sobre la base de una sola actividad. Sin embargo no es así, sino que se requiere una extensa lista de experiencias que les permitan darse cuenta por ejemplo que: El cielo se oscurece cuando se pone el sol. Si queremos ver algo en una habitación a oscuras hay que encender la luz. Cuando mayor es la cantidad de luz que incide sobre un objeto, más brilla. Y así sucesivamente, hasta darse cuenta que deben emplear ideas alternativas que se ajusten mejor a esta evidencia.

ACTIVIDAD A partir de su experiencia docente, comente y enriquezca con ejemplos la siguiente idea: “La experiencia nos enseña a no dar por sentado que lo obvio es claramente entendido” Paulo Freire

Este carácter gradual de la comprensión implica que se requiere tiempo y reflexión sobre una gran cantidad de actividades relevantes para que los niños revisen sus ideas y las modifiquen. Ello implica consecuencias importantes para la selección y secuenciación de los contenidos conceptuales. El currículo en espiral, de carácter recursivo, significa el abordaje de un mismo concepto a lo largo de una etapa educativa, estableciendo distintos niveles de complejidad. Por ejemplo, respecto a la nutrición de las plantas: enseñar en 1º ciclo sus requerimientos de agua y luz para referirse, ya en 2º ciclo, a su carácter de productoras. Algunos criterios a tener en cuenta para promover el aprendizaje conceptual son:
7

TONUCCI, F. 1991. Cómo ser niño. Buenos Aires. Rei.

CIENCIAS NATURALES - 23

Evitar actividades que exijan respuestas meramente reproductivas, del tipo correcta o incorrecta, en las que los niños no ponen nada de su parte. Plantear la aplicación de los conocimientos a situaciones nuevas. Indagar los conocimientos previos de los alumnos al comienzo de cada bloque temático y trabajar a partir de esas ideas. Valorar las interpretaciones de los niños aunque no se ajusten exactamente a la idea aceptada, promoviendo la elaboración de explicaciones con sus propias palabras. Utilizar técnicas de solución de problemas que hagan inútil el aprendizaje repetitivo, acostumbrando a los niños a implicarse activamente en la búsqueda de respuestas. Plantear contraejemplos y contraargumentos que permitan a los niños poner en duda sus ideas, de tal manera de avanzar hacia otras más elaboradas.

ACTIVIDAD ¿Enseñamos datos o conceptos? Analice críticamente una evaluación escrita de Ciencias Naturales que haya tomado en el transcurso de este año. Anote en el margen de cada ítem o ejercicio si la respuesta que debe dar el alumno se centra en datos o en conceptos.

El Diseño Jurisdiccional de la Provincia de Santa Fe en el área de Ciencias Naturales expresa: “Los contenidos conceptuales se organizan alrededor de algunos conceptos fundamentales, tales como diversidad y unidad; cambio, permanencia y evolución; interacción. A través de ello se reconoce la importancia de la adquisición de las ideas más relevantes del conocimiento de la naturaleza, de su organización y estructuración en un todo articulado y coherente, que permitirá construir los metaconceptos del área”. Pozo, J. I. (1998)8 establece una distinción entre los conceptos organizadores (principios estructurantes, metaconceptos) de un área o disciplina y los conceptos específicos. Los primeros serían conceptos muy generales, de un gran nivel de abstracción, que deben ser construidos a través de los contenidos conceptuales específicos de cada disciplina científica. Los metaconceptos, al construirse, organizan el sistema cognitivo de otra manera; equivalen a
8

POZO, J. I. y GÓMEZ CRESPO, M. A. 1998. Aprender y enseñar ciencia. Madrid. Morata.

24 – CIENCIAS NATURALES

tener un cuadro general en cuyo interior los contenidos específicos son más comprensibles y las relaciones entre ellos más significativas. Desde el punto de vista del aprendizaje, su adquisición posibilita la construcción de un modelo teórico útil para generalizar los conocimientos adquiridos a otros contextos y para evitar que el “olvido” de los mismos no sea total, ya que al disponer de una estructura general, los detalles pueden reconstruirse cada vez que se necesiten.

¿Cómo trabajar en el aula teniendo en cuenta el papel organizador de estos conceptos? La actividad anteriormente sugerida con relación al contenido “propiedades de los materiales”, proporciona a los niños experiencia para construir el concepto de diversidad a través de los materiales del entorno. Posteriormente, en el 2º ciclo de EGB, se podrá trabajar el concepto de unidad a través de las siguientes ideas: La materia es el constituyente común de todas las cosas. La materia tiene peso y ocupa un lugar en el espacio. De la misma manera, al trabajar el concepto específico “fruto”, se parte de la diversidad existente para a llegar a la unidad en cuanto a su estructura y función. Existen hoy posturas dentro de la didáctica de las ciencias, que consideran que los conceptos fundamentales citados en el Diseño Curricular ( unidad/diversidad, cambio/permanencia/evolución, interacción) podrían constituirse en conceptos metadisciplinares, es decir comunes a diversas disciplinas y con un fuerte carácter estructurador de los diferentes campos del conocimiento. El interés de estas categorías reside en su empleo como elementos organizadores del conocimiento escolar, pues ayudan a construir sistemas de ideas que permiten una visión global de la realidad.

ACTIVIDAD - Seleccione contenidos conceptuales del Diseño Curricular que puedan ser tratados desde el concepto organizador de UNIDAD y DIVERSIDAD. - Discuta con sus colegas la posibilidad de aplicar estos conceptos organizadores en el área de Ciencias Sociales.

CIENCIAS NATURALES - 25

LA CONCEPCIÓN DE CIENCIA QUE SUSTENTA EL DOCENTE GUÍA SU PRÁCTICA

“El área de Ciencias Naturales ha de corresponderse con la NATURALEZA DE LA CIENCIA como actividad constructiva y en proceso, en permanente revisión”: Diseño Curricular de la Prov. de Santa. Fe

El hecho de considerar la ciencia como un cuerpo acabado de conocimientos o como un proceso de construcción de interpretaciones del mundo, sometido a cambios constantes, implica diferentes modos de tratar y concebir los contenidos escolares. De hecho la concepción de ciencia sustentada en diferentes épocas, ha tenido generalmente correspondencia con una determinada manera de entender el proceso de enseñanza y aprendizaje, delimitando diferentes modos de tratar los contenidos escolares y en consecuencia distintas estrategias o modos de enseñar. Cada maestro, a través de su propia historia educativa, ha ido caracterizando implícitamente una conceptualización de ciencia que regirá su tarea docente. Un docente que interprete al conocimiento científico como acabado, dogmático, infalible, resultante de la aplicación de “un método científico” único y rígido, tiene una visión cerrada de la ciencia y transmitirá conocimientos ya elaborados sin atender a los problemas que generaron su construcción. Esta concepción lineal y acumulativa de la ciencia, va acompañada generalmente, de una carencia de contexto histórico y social en la producción del conocimiento científico. También peca de la idea ingenua de que los conocimientos científicos son obra de genios aislados en sus laboratorios, ignorando el rasgo colectivo y situado que distingue al trabajo de la comunidad científica. La leyenda cuenta que a Newton le cayó una manzana en la cabeza y a partir de la observación de este hecho descubrió la gravedad. Si fuese tan simple producir conocimiento científico hasta un niño podría hacerlo. Esta visión de la ciencia resalta el papel neutro o aséptico de una observación sin teoría que la sustente. En realidad Newton pudo llegar a interpretar ese hecho porque sus ideas estaban muy centradas en el problema en cuestión y sustentaron su observación. Muchas veces desde el aula se inculca o muestra a la actividad científica como una cuestión de simple “descubrimiento” y no como el resultado de una construcción humana fatigosa, paciente, con errores, retrocesos y permanentes replanteos.

26 – CIENCIAS NATURALES

“Los cambios que se están produciendo en el momento actual en el mundo de la ciencia no conciernen únicamente a los contenidos de las diferentes disciplinas científicas sino que alcanzan el concepto mismo de ciencia. El rechazo de la idea arcaica de la ciencia entendida como un conjunto de verdades de naturaleza acumulativa, y su sustitución por una idea más dinámica según la cual las teorías científicas que se van sucediendo a lo largo de la historia no serían sino modelos explicativos parciales, y siempre provisionales, de determinados aspectos de la realidad, conlleva cambios muy profundos, incluso de naturaleza epistemológica que tienen una enorme resonancia en el campo de la educación”. Moreno, M. (1992). Los temas transversales. Barcelona. Aula XXI

Si bien es evidente que a partir de la bibliografía actual no emerge una visión simple y universalmente aceptada de la ciencia, sí hay un cierto consenso respecto a una serie de aspectos relevantes para el currículo escolar: La ciencia no es un conjunto de contenidos cerrados o definitivos, que constituyen verdades absolutas, sino un entramado de conjeturas acerca de las que carecemos, y careceremos, de certeza absoluta, en perpetua revisión y reconstrucción. Los modelos y teorías científicas son productos de la actividad creadora de la mente humana y no de la generalización inductiva a partir de los datos observables. La observación depende de nuestras percepciones sensoriales, por lo que carece de fiabilidad; está impregnada por el marco teórico del observador. En palabras de Chalmers, A. (1982)9: “la observación depende de la teoría”. No existe un único método científico sujeto a reglas fijas, ordenadas y universales, sino una metodología que se adecua a cada situación. La ciencia es una tarea colectiva, que sigue líneas diversas de trabajo aceptadas por la comunidad científica. El conocimiento científico es una construcción histórica, condicionada por el pensamiento dominante de la época y por intereses sociales y particulares y por lo tanto difícilmente neutro. Si el docente está interiorizado de la esencia misma de la ciencia podrá proponer actividades abiertas al planteo de hipótesis frente a problemas estratégicamente seleccionados y basándose en su saber, guiar el registro sistemático de datos y estimular la confrontación entre sus alumnos en pro de interpretaciones más claras y aproximadas sobre la realidad que los rodea.

9

CHALMERS, A. 1982. ¿Qué es esa cosa llamada ciencia?. Madrid. Aula XXI.

CIENCIAS NATURALES - 27

ACTIVIDAD Lea el siguiente texto y reflexione: ¿Qué concepción de ciencia guía la práctica del profesor Wing? Fundamente sus ideas. “Pensemos, por ejemplo, en el dilema del Profesor Wing cuando empieza a reflexionar sobre el experimento científico relativo al crecimiento de las plantas que suele plantear a sus alumnos de quinto grado. El experimento es así: el Prof. Wing proporciona a sus alumnos macetas, tierra y semillas. El experimento tiene que ver con la influencia de la luz solar sobre el crecimiento de las plantas. Los alumnos colocan algunas plantas en la ventana y otras en un armario. Las siguientes semanas, hacen gráficos con el crecimiento de las plantas, observando la influencia de la luz solar. El profesor Wing piensa: - El problema es que los niños ya saben qué va a suceder. No es un experimento de verdad. Carece de interés real y no les da a mis alumnos una idea de lo que en realidad es la ciencia. El profesor Wing se pone a reflexionar sobre cómo puede reformular el experimento para que represente más auténticamente un proceso de investigación científica. Hay algo seguro: si ha de parecerse a la ciencia real, las hipótesis las tendrán que plantear los alumnos, y no todas pueden ser tan obvias como: Las plantas responden a la luz solar. Después de una planificación cuidadosa, propone a sus alumnos una forma muy diferente de experimento sobre las plantas. Empieza escribiendo con letra grande en la pizarra: El crecimiento de las plantas. Luego pregunta a sus alumnos: - ¿Qué se les ocurre que puede influir en el crecimiento de una planta? Digan cualquier cosa que se les ocurra que pueda afectarlo. Hagamos un torbellino de ideas sobre el tema. Quiero hacer una lista lo más larga posible. Decidido a ser abierto y receptivo a todas las posibilidades que sugieran sus alumnos, el profesor anota hasta las hipótesis más excéntricas. Éstas son algunas de las propuestas de sus alumnos: La cantidad de sol. La duración del día. Cuánta agua reciben. A qué profundidad está la semilla al principio. El fertilizante. Con qué frecuencia se las riega, no sólo cuánto. El tipo de luz: por ejemplo, la luz solar contra la luz artificial.

28 – CIENCIAS NATURALES

-

El tipo de suelo. Si se las siembra en arena, en hojas o en otra cosa. El aire puro. El hecho de hablarles y tocarlas. La cercanía con otras plantas similares. El calor. El aire húmedo, no sólo el riego.

Luego el profesor divide a la clase en grupos de cuatro alumnos. Cada grupo tiene que elegir una hipótesis que le parezca factible, escribir por qué piensa que ese factor puede resultar importante y, luego, pensar en una forma de verificarlo. El profesor agrega un detalle más: - Y otra cosa... No elijan un factor cuya respuesta ya conozcan. Nada que esté en el libro. Por ejemplo, todos sabemos que las plantas reaccionan contra la luz; así que no escriban: poner una maceta en la ventana y otra en el armario. Un alumno plantea una objeción: - Pero no sabemos todo sobre la luz. ¿Cuál es la diferencia entre la luz del sol y la de las lamparitas? ¿Y cómo puede saber una planta que afuera hay luz antes de que se rompa la semilla? - Está bien –dice el profesor Wing– Cualquier cosa que no sepan, si ofrecen un motivo que pueda ser posible, pueden tratar de comprobarlo. Pronto descubre que sus alumnos se han involucrado mucho más en sus proyectos que con el típico experimento de la planta en el alféizar de la ventana. Los alumnos “se apropian” de las ideas que quieren verificar. Tienen bastante libertad (con la ayuda del profesor) para inventar cómo averiguar lo que quieren saber. El docente se ocupa de enseñar a sus alumnos cómo encarar el control de variables, asegurándose de que la variable clave que estén verificando sea el único contraste en las situaciones que se plantean. Pronto, entre las cuatro paredes del aula del profesor Wing, se desarrolla una pequeña pero activa comunidad científica.” Adaptado de Tishman, S.; Perkins, D. y JAY, E. (1998). Un aula para pensar.

CIENCIAS NATURALES - 29

UNA PROPUESTA INTEGRADORA: LOS ALIMENTOS
Los contenidos de Ciencias Naturales deben enfocarse dentro de un contexto y no como temas aislados. Entendemos por alimentación la obtención de sustancias que aportan materia, energía o ambas y que permiten a los seres vivos crecer y desarrollarse. Estas sustancias contenidas en los alimentos son necesarias para los organismos como materia prima de los procesos de crecimiento y reparación del cuerpo y como fuente de energía para impulsar la maquinaria biológica. Los distintos grupos sociales, utilizando sus propias tecnologías, obtienen los alimentos de los sistemas ecológicos con los que interactúan. La necesidad de alimentarse se satisface así por el uso adecuado de los recursos naturales que a este respecto ofrece la región, o por el aporte de productos de otras regiones. En la compleja trama de los ecosistemas, los diversos seres vivos que los habitan mantienen entre sí relaciones basadas en el pasaje de alimento, a las que denominamos redes tróficas o redes alimentarias. En los últimos años la enseñanza de la Física y la Química quedó prácticamente relegada al nivel secundario, suponiendo que su aprendizaje requiere un grado de abstracción que lo hace imposible en niveles educativos anteriores. Por otra parte, para personas no relacionadas con ellas, implica pensar en laboratorios donde se manipulan sofisticados aparatos. En general no se las reconoce vinculadas a lo cotidiano, como por ejemplo la cocción de alimentos o su digestión. Precisamente el tema de los alimentos proporciona un ámbito de experimentación y reflexión donde se puede trabajar con los materiales, reconocer sus propiedades, analizar los cambios que pueden sufrir por acción de diferentes agentes. Todo ello en forma sencilla, atractiva y poco riesgosa para los niños. Como vemos, esta temática ofrece múltiples alcances en su tratamiento. Las estrategias docentes estarán centradas en plantear este tema a partir de problemáticas cercanas a la realidad del alumno, que desencadenen las preguntas necesarias para entrar en lo disciplinar, incluso no limitándose a las Ciencias Naturales. Se propone iniciar la tarea con la transformación de un gran problema en un conjunto de problemas, para luego en un proceso de síntesis, buscar la articulación de las soluciones particulares en una solución al problema inicial. Se trata de realizar actividades integradas, en cuanto a que las diferentes cuestiones que se estudian están relacionadas entre sí a pesar de pertenecer, formalmente, a ejes diferentes del área o a otras áreas. La articulación que se propone en esta alternativa de integración no obedece a criterios artificiales, sino a una estructura dominada por la comprensión.

30 – CIENCIAS NATURALES

Una opción de este tipo implica una concepción flexible de la planificación, no desarrollada a partir de un modelo prescriptivo basado en la secuencia que presentan los ejes del diseño curricular. Posibles situaciones problemáticas para trabajar en el aula ¿De dónde vienen los alimentos que comemos? ¿Qué procesos siguen los alimentos hasta llegar al mercado? ¿Saben de qué se hace el jamón, los fideos, el helado de vainilla? ¿Cómo se elabora el pan? ¿y el queso? ¿y el dulce de leche? ¿y el yogur? ¿Qué cultivos de nuestra provincia nos proveen alimentos? Contenidos conceptuales involucrados: Necesidad de utilizar racionalmente los recursos naturales. Actividades humanas que modifican el ambiente. Tipos de materiales. Procedencia de los materiales. Uso de los materiales. El suelo como recurso natural. Cambios naturales y cambios propiciados por el hombre.

¿Qué cambios pueden experimentar los alimentos? ¿Qué hacemos con los alimentos en casa? ¿Por qué hacer dulces es una forma de conservar las frutas? ¿Qué procesos se realizan para elaborar tomates en conserva? ¿En que tipos de envases se los puede comercializar? ¿Por qué la comida se pone fea? ¿Qué les sucede a los distintos alimentos cuando transcurre el tiempo? ¿La leche cambia? ¿Qué es lo que cambia? (color, olor, aspecto) ¿Qué pasa con el queso cuando lo dejamos fuera de la heladera? ¿y con los huevos? ¿y con una lata de choclo? ¿Qué se puede hacer para conservar los alimentos? ¿Cómo se conservaban los alimentos cuando todavía no se había inventado la heladera

CIENCIAS NATURALES - 31

eléctrica? ¿Por qué se cocinan algunos alimentos antes de comerlos? ¿Por qué se le agrega limón a la manzana rallada? Contenidos conceptuales involucrados: Interacciones tróficas. Acción de los descomponedores. Características que permiten diferenciar entre vivo y no vivo. Cambios. Higiene de los alimentos. Prevención de enfermedades. La acción de bacterias y hongos. Cambios naturales y cambios propiciados por el hombre. Efectos del calor. Transformaciones y reacciones químicas.

¿Qué podemos tener en cuenta para diferenciar unos alimentos de otros? ¿Qué alimentos se pueden disolver en agua? ¿Cuánto azúcar se puede disolver en una taza de leche? La sal, ¿se disuelve mejor en agua fría o en agua caliente?

¿Qué partes de las plantas comemos? ¿Cómo se pueden separar las lentejas de los garbanzos? ¿Por qué algunos alimentos se denominan dietéticos y/o livianos? Contenidos conceptuales involucrados: Materiales sólidos y líquidos. Propiedades de los materiales. Flotación. Sistemas materiales. Métodos de separación. Soluciones y dispersiones. Efectos de la temperatura en la solubilidad. Cambios de las propiedades del agua por el agregado de solutos.

32 – CIENCIAS NATURALES

-

Introducción a la diversidad vegetal. Similitudes y diferencias entre plantas y órganos que forman parte de ellas. Similitudes y diferencias entre flores, frutos y semillas.

¿Todos comemos lo mismo? ¿Qué cambios se dan en la alimentación de un bebé durante el primer año de vida? ¿Nos alimentamos mejor que como lo hacían nuestros abuelos? ¿Qué comidas son típicas de distintas regiones de nuestro país? ¿Preparamos las mismas comidas en las distintas estaciones del año? ¿Qué comemos durante una semana? ¿Qué deberíamos comer? ¿Qué debemos tener en cuenta para elegir los alimentos que vamos a consumir? ¿Qué comen las mascotas? ¿Qué alimentos le dan a los animales en un zoológico o en una reserva? ¿Qué comen los carpinchos? ¿y los gorriones? ¿y los zorros? ¿Por qué a veces decimos de alguien que “come como un pajarito”? ¿Cuánto come un picaflor? ¿Por qué hay gente que pasa hambre? Contenidos conceptuales involucrados: Similitudes y diferencias entre necesidades alimentarias de niños y adultos. Interacciones tróficas. Cadenas alimentarias. Diversidad animal. Comportamiento en relación con la alimentación. El cuidado de nuestro cuerpo: la alimentación. Actividades humanas que modifican el ambiente. Necesidad de utilizar racionalmente los recursos naturales. Alimentos y alimentación. Requerimientos básicos y dietas.

CIENCIAS NATURALES - 33

¿Qué necesitamos para mantenernos vivos? ¿Qué ocurre con la comida y la bebida en nuestro cuerpo? ¿Para qué sirve lo que comemos? ¿Qué ocurre cuando comemos alimentos en mal estado? Si fueras el encargado de evitar que se contaminen los alimentos de un restaurante ¿qué indicaciones les darías a los empleados? ¿Por qué es importante leer las etiquetas de los alimentos envasados? Contenidos conceptuales involucrados: Localización de los órganos y sistemas de órganos involucrados en la nutrición del hombre. El cuidado de nuestro cuerpo: la alimentación. Higiene de los alimentos. Interacciones entre los seres vivos y con el ambiente. Transformaciones de la materia. Las funciones de nutrición. Alimentos y alimentación. Requerimientos básicos.

La propuesta de trabajo puede centrarse en algún alimento en particular y problematizar aspectos relacionados con él. Por ejemplo en relación con el aceite: ¿De dónde se puede obtener aceite? ¿Qué tipos diferentes de aceites comestibles hay? ¿Todos tienen las mismas características? ¿Qué es más “pesado”: el aceite o el agua? ¿Cómo podemos reconocer experimentalmente si un alimento contiene aceite?

Las problemáticas anteriores pueden ser planteadas en ambos ciclos variando el nivel de profundidad con que se aborden. Por ejemplo, la problemática: ¿Qué cambios pueden experimentar los alimentos? se centrará en 1º ciclo en el reconocimiento de los cambios en las propiedades organolépticas (color, sabor, olor, textura), mientras que en 2º ciclo se pueden formular explicaciones acerca de las causas del cambio.

34 – CIENCIAS NATURALES

ACTIVIDAD Es importante tener en cuenta que una condición previa al planteo de situaciones problemáticas, es el desarrollo de un marco teórico suficiente en relación con la temática a trabajar. En la problemática sobre las transformaciones que experimentan los alimentos está involucrado el concepto de cambio. Ante esto: - ¿Tiene claro qué significa hablar de cambios en Ciencias Naturales? - ¿A qué se refiere el Diseño Curricular cuando propone el contenido conceptual “Cambios reversibles e irreversibles”? - ¿Puede reconocer qué es lo que cambia en relación con un fenómeno determinado? Ejemplifique - ¿Está en condiciones de comprender las causas de ese cambio?

Los alumnos construyen sus conocimientos cuando la nueva información interacciona con sus esquemas representativos de la realidad. Esto hace necesario no sólo conocer las concepciones de los alumnos, sino también trabajar con ellas a lo largo de todo el proceso de enseñanza y aprendizaje con intención de ampliarlas, relativizarlas y profundizarlas. Como los problemas se derivan del planteo didáctico pensado por el maestro como hipótesis de trabajo, se debe tener en cuenta que las investigaciones de los alumnos en función de la evolución de sus concepciones, pueden originar nuevos problemas o reformular los inicialmente planteados. Este ajuste supone una evaluación que, en un proceso de retroalimentación, contemple a los alumnos y a lo planificado y propuesto por el maestro.

UNA REFLEXION FINAL
“Cada vez estoy más convencido de que las únicas personas que pueden planificar, iniciar y llevar a cabo el tipo de cambio educativo necesario son los enseñantes mismos. Existen tres razones para creer esto. En primer lugar, la enseñanza es una profesión y los enseñantes están celosos de su tenue prerrogativa de ser los artífices de la educación además de sus “expendedores”. En segundo lugar, tienen la experiencia de lo que en realidad son la escuela y los escolares sobre la que basar evaluaciones de lo que se debe y se puede hacer. Y en tercer lugar, su poder profesional le permite derribar, ignorar o neutralizar cualquier innovación que se les quiera endosar...”

CIENCIAS NATURALES - 35

“Para que se produzca una revolución real, primero se debe producir en los corazones y las mentes de miles de enseñantes individuales.” .”..los principales requisitos para el cambio educativo son la predisposición de los enseñantes a participar en estas cuestiones y un sentido de honestidad, solidaridad y franqueza intelectual en el seguimiento y la apreciación de propuestas.” Claxton, G. (1991).

36 – CIENCIAS NATURALES

BIBLIOGRAFIA

CLAXTON, G. 1991. Educar mentes curiosas. Madrid. Visor. DRIVER, R.; GUESME, E.; TIBERGHIEN, A. 1992. Ideas científicas en la infancia y la adolescencia. Madrid. Morata. FOUREZ, G. 1997. Alfabetización científica y tecnológica. Buenos Aires. Colihue. FUMAGALLI, L. 1996. El desafío de enseñar Ciencias Naturales. Buenos Aires. Troquel GARCÍA, E. 1998. Hacia una teoría alternativa sobre los contenidos escolares. Sevilla. Díada. GIORDAN, A. y VECCHI, G. 1988. Los orígenes del saber. Sevilla. Díada. GOLDSTEIN, B. y otros. 2000. Ayudando a construir mentes cuestionadoras. Actividades y contenidos de Ciencias Naturales para el primer ciclo. Buenos Aires. Novedades Educativas. GOLDSTEIN, B. y otros. 2000. Preparándonos con información y con-ciencia. Enfoque globalizador para el segundo ciclo. Buenos Aires. Novedades Educativas. HARLEN, W. 1989. Enseñanza y aprendizaje de las ciencias. Madrid. Morata. KAUFMAN, M. y FUMAGALLI, L. 1999. Enseñar ciencias naturales. Reflexiones y propuestas didácticas. Buenos Aires. Paidós. MORENO, M.1992. Los temas transversales. Barcelona. Aula XXI. Santillana. PORLÁN, R. 1998. El conocimiento de los profesores. Sevilla. Díada. PORLÁN, R. 1994. Constructivismo y Escuela. Hacia un modelo de enseñanza – aprendizaje basado en la investigación. Sevilla. Díada. POZO, J. I. y GOMEZ CRESPO, M. A. 1998. Aprender y enseñar ciencia. Madrid. Morata. POZO, J. I. y MONEREO, C. 1999. El aprendizaje estratégico. Madrid. Aula XXI. Santillana. TISHMAN, S.; PERKINS, D. y JAY, E. 1998. Un aula para pensar. Aprender y enseñar en una cultura del pensamiento. Buenos Aires. Aique. WEISSMANN, H. (comp.) .1993. Didáctica de las ciencias naturales. Buenos Aires. Paidós.

TECNOLOGÍA - 1

PARA NIVELES DE CONDUCCIÓN, DOCENTES DE NIVEL INICIAL, E.G.B. 1, E.G.B. 2, E.G.B. 3 Y EDUC. ESPECIAL.

Agosto de 2000 Apreciados colegas: Iniciamos este primer encuentro escrito con Uds., a la espera de que el material elaborado en esta oportunidad les permita de modo interactivo y situado, actualizarse, capacitarse o profundizar en algunos casos en los cuales ya tienen cierta experiencia en el desarrollo del área tecnología. Cuentan Uds. con el apoyo de los equipos regionales y particularmente el asesoramiento y orientación de sus directores, Lo que intentaremos comunicarles, seguramente tendrá cierta familiaridad con muchos docentes, en razón de que han sido bastantes los cursos de perfeccionamiento dirigidos a los circuitos de la RFFDC. Encontrarán Uds. que ciertos temas, al abordar el área son ineludibles. Esperamos poder ofrecerles un enfoque renovado de lo que indefectiblemente debe estar presente al iniciar una actividad de esta índole. Nos proponemos incluir en estas cartillas trabajos de evaluación para ser realizados grupal e individualmente en la escuela de cada uno. Las consultas las pueden realizar al equipo regional, o a su director. Ellos seguramente serán facilitadores de vuestro trabajo y nos harán llegar sus inquietudes. Quedamos en contacto y abiertos a las sugerencias que crean conveniente hacernos llegar. Marta y Miguel

2 - TECNOLOGÍA

ORGANIZACIÓN DEL MATERIAL
El material que a partir de la primera Cartilla ofrecemos, es una propuesta de base, de ninguna manera cerrada en sí misma y ofrece la posibilidad de un intercambio con todos los actores involucrados. Se encuentra organizado del siguiente modo:

PRIMERA PROPUESTA
Se constituye en una presentación del área. En la misma se propone un acercamiento a la Educación Tecnológica, para aquellos docentes que no han accedido a otras instancias de capacitación, y una nueva para quienes ya se han capacitado. Esta primera cartilla es única para ser compartida por los docentes del Nivel Inicial, E.G.B. 1,2 y 3, Directivos, Escuelas Rurales y de Educación Especial.

SEGUNDA PROPUESTA
En esta instancia queremos compartir estrategias metodológicas, tratadas en forma conjunta con los contenidos propios de la Educación Tecnológica para el Nivel Inicial y los tres Ciclos de la E.G.B., preparados en forma independiente, de manera que nos permitan un acercamiento, aproximación y análisis de Productos y Procesos Tecnológicos

TERCERA PROPUESTA
Involucra el trabajo conjunto de marcos metodológicos y contenidos, pertinentes al Nivel Inicial y los tres Ciclos de la E.G.B., orientados a la resolución de problemas Tecnológicos, como así también la metodología de diseño de proyecto.

TECNOLOGÍA - 3

INTRODUCCIÓN A modo de reflexión
¿De qué se trata esta novedad curricular llamada tecnología? Tiene lugar propio en los CBC de Nación, en los diseños de la Provincia de Santa Fe y tiempos propios en los horarios de las escuelas. Aparece con fuerte presencia en la capacitación. Se ha extendido a todos los niveles y ciclos del sistema. Como toda novedad genera expectativas, dudas y curiosidad... Algunos de los interrogantes que nos planteamos son: ¿Cuál es el perfil profesional adecuado a sus requerimientos?. ¿Es patrimonio exclusivo de alguna profesión?. ¿O habrá que formar docentes especialistas en Tecnología? Sin duda, hay ciertas profesiones que guardan más parentesco con los contenidos convenidos a enseñar. El Nivel Inicial escapa obviamente a esta consideración por cuanto un solo docente es responsable de todas las áreas. Por lo que el desafío para ellos es aún mayor.

¿Cuál es la razón de la inclusión curricular de la Educación Tecnológica? Por lo pronto constituye “per se” una innovación pedagógica. La enseñanza de la tecnología no ha encontrado una forma acabada ni una función definitiva. En cada país asume contenidos diferentes y aún en diferentes escuelas de un mismo país, responde a necesidades locales, regionales y propias de la cultura. Para justificar la inclusión de un área referente a la Tecnología en los Diseños Curriculares, se torna necesario establecer algunos supuestos y diferenciaciones que permitan comprender la pertinencia de su inserción en el curriculum escolar. El concepto de tecnología no es unívoco, ya que cada representación alude a un espacio, contexto o situación determinada en que “lo tecnológico” cobra realidad y sentido. La tecnología como práctica social es una dimensión de la cultura que se constituye en interrelación de prácticas y conocimientos que han acompañado al hombre desde el comienzo de la historia misma, como modo de relacionarse con las cosas materiales -a través del trabajo- para la satisfacción de necesidades de variado tipo.

4 - TECNOLOGÍA

Al objetivar algunos de los procesos y productos que esta relación genera, se pueden visualizar diferentes aspectos de la vida personal y social: alimentación, vestimenta, vivienda, comunicación, salud, recreación, seguridad y transporte, entre otros. La historia de la tecnología pone en evidencia una progresión creciente de técnicas que comienzan por satisfacer necesidades biológicas básicas como comer y protegerse, para seguir cubriendo necesidades cada vez más complejas y resolviendo situaciones con más recursos; desarrollo que no es lineal ni homogéneo. Si bien la proyección del hombre como ser tecnológico -entre otras posibilidades- es un camino en transformación continua, es preciso ver que este cambio no es un proceso azaroso, sino que, tanto la tecnología como la ciencia son moldeadas por la sociedad en la que se desarrollan y que por lo tanto, existe un fuerte componente sociopolítico y económico que influye en su orientación y sentido. Como producto cultural y herramienta de producción cultural, la tecnología representa un campo que necesitamos abordar para conocer sus prácticas, comprender su lógica, establecer sus fronteras, identificar sus falencias, potencializar sus posibilidades, discutir sus supuestos éticos y científicos.

La tecnología como campo de conocimiento, implica una sistematización de conocimientos y de prácticas provenientes de diferentes ámbitos disciplinares, como pueden ser la mecánica, la electricidad, la electrónica, la biotecnología, la informática, la carpintería, la elaboración de alimentos, la confección de fibras, telas y prendas, la horticultura, la agricultura, la construcción de viviendas, la metalurgia, la fabricación de insumos como el plástico, el vidrio o el papel, las tecnologías gestionales, además de otras. Esta sistematización implica la conjunción de procedimientos técnicos, conocimientos teóricos y el análisis de la realidad sociocultural y económica, para resolver en forma adecuada y organizadamente los problemas concretos. A partir de la producción tecnológica se generan y articulan conocimientos empíricos y científicos que responden a motivaciones y paradigmas propios de una época y una cultura. Este recorte de la realidad tiene como objeto de conocimiento a los bienes, procesos y servicios que resultan del hacer tecnológico. Involucra la suma de conocimientos y capacidades que se utilizan en el proceso de solucionar problemas prácticos que son importantes para la humanidad y también representa los objetos o sistemas que son producto de estos esfuerzos. Además de los procesos y productos se incluye a las personas como productoras y usuarias de la tecnología, así como a los efectos que el accionar tecnológico tiene en el ambiente social y natural. Como campo de conocimiento, la tecnología posibilita la producción de alternativas materiales y simbólicas para solucionar los problemas que aquejan a la humanidad, implica la posibilidad de usar, comprender y transformar el bagaje tecnológico construido y constituye un lugar privilegiado para interpretar e interpelar su propia práctica, tanto desde el conocimiento como desde la ética.

TECNOLOGÍA - 5

La tecnología en el curriculum es un área que tiene la finalidad de constituir un espacio específico en donde los alumnos se involucren con el quehacer tecnológico. Entre la tecnología como práctica social y la enseñanza de la misma existen mediaciones, entre las cuales podemos citar las decisiones político-educativas y técnico-pedagógicas, los saberes y decisiones del docente, los saberes y posibilidades de los alumnos, el contexto institucional y social. A través de la educación tecnológica los alumnos podrán trascender, gradualmente, el plano empírico y construir marcos conceptuales para organizar los contenidos tecnológicos dentro de un área profundamente articulada con las demás y a su vez portadora, ella misma, de autonomía en lo que hace a su objeto de conocimiento y a los procedimientos y prácticas con él vinculadas. Las situaciones de aprendizaje en las cuales los alumnos se enfrentan con situaciones problemáticas, cuya solución supone un compromiso intelectual y físico, que involucra uso de instrumentos, máquinas y herramientas, poseen una poderosa fuerza motivacional. La reflexión acerca de este quehacer brindará las claves para la comprensión del entorno artificial y posibilitará el desarrollo de la dimensión ética, que supone la formación de ciudadanos comprometidos.

En esta primera comunicación desde el equipo de capacitación es necesario que nos preguntemos: ¿Cómo apoyar adecuadamente al Diseño Curricular y a la vez sistematizar la información que circula prolíficamente con relación a la Tecnología? ¿Cuál será el mejor modo de acompañar al docente en el desarrollo disciplinar, ofreciendo a la vez una orientación pedagógico didáctica apropiada? ¿Cómo integrar enfoques en un área que demanda y utiliza información de diversos tipos de saberes? ¿Cuál es el mejor camino para introducir al niño en la comprensión de lo tecnológico, desde su sincretismo integrador? ¿Cómo convertirlo en un usuario crítico desde una escuela con una tradición que ha fragmentado el saber? ¿Cómo superar las antiguas dicotomías entre:

6 - TECNOLOGÍA

- trabajo manual y trabajo intelectual, - teoría y práctica, - enseñanza técnica y enseñanza humanística y social, - formación científica y enseñanza técnica? Para lograr que el conocimiento Tecnológico de carácter erudito, pueda convertirse con éxito en conocimiento a enseñar, es necesario desarrollar primero las competencias que derivan de la educación tecnológica en el docente, de otro modo no será posible su enseñanza. Sólo se convertirá en reproducción vacía de sentido.

“Lo primero que influye (en el alumno) es la personalidad del educador; lo segundo, su manera de obrar; sólo en tercer lugar lo que dice” R. Guardini

TECNOLOGÍA - 7

ALGUNOS PROPÓSITOS DE ESTA CAPACITACIÓN
Constituirla en una práctica educativa que transforme lo que ocurre en las aulas. Abordar algunas cuestiones conceptuales del área. Desarrollar sugerencias metodológicas y orientaciones bibliográficas. Proponer trabajos que les permitan contrastar con su práctica en el aula. Ofrecer aportes que respondan a los obstáculos que encuentren para la enseñanza de la tecnología.

ES PROPÓSITO GENERAL DEL ÁREA:
“Adquirir competencias que permitan a los alumnos comprender, orientarse y transformar el mundo en que se desenvuelven”

SON PROPÓSITOS ESPECÍFICOS DEL ÁREA:
Con relación a “comprender y orientarse en el mundo en que se desenvuelven” Desarrollar competencias para analizar “objetos” tecnológicos partiendo del entorno inmediato y en una secuencia de complejidad y extensión crecientes. Reconocer la interdependencia de la tecnología con otros subsistemas de la cultura: científico, económico, político, ético, legal, etc. Generar autonomía de pensamiento y toma de decisiones en un mundo altamente signado por la tecnología. Con relación a “las competencias para transformar el mundo en que se desenvuelven”: Desarrollar la capacidad de formular adecuadamente los problemas tecnológicos y las variables intervinientes en él. Desarrollar conocimientos y destrezas instrumentales, para modificar y controlar el entorno, partiendo de lo inmediato, en una secuencia de creciente complejidad. Integrar el trabajo como instancia pedagógica (en los niveles en que esto sea posible). La educación tecnológica es una actividad compleja en la que intervienen diferentes saberes: “saber”, ”saber hacer”, ”saber evaluar”, “saber usar”, etc.

8 - TECNOLOGÍA

¿QUÉ ABORDAREMOS EN ESTA PRIMERA COMUNICACIÓN?

1. Cuestiones básicas tales como: qué es la tecnología, sus semejanzas y diferencias con el concepto actual de ciencia y cómo interactúan entre ambas. Comenzaremos analizando algunas definiciones de tecnología. “La tecnología es una actividad social centrada en el saber hacer que, mediante el uso racional, organizado, planificado y creativo de los recursos materiales y la información, propios de un grupo humano, en una cierta época, brinda respuestas a las necesidades y a las demandas sociales en lo que respecta a la producción, distribución y uso de bienes, procesos y servicios. La tecnología nace de necesidades, responde a demandas e implica el planteo y la solución de problemas concretos, ya sea de las personas, empresas, instituciones o del conjunto de la sociedad”. CBC aprobados por CFCyE 1995

Otro aporte conceptual sobre el significado del término, lo aporta Mario Bunge, el conocido físico y filósofo argentino. “Un cuerpo de conocimientos es una tecnología si y solamente si: 1) es compatible con la ciencia coetánea y controlable por el método científico, y 2) se lo emplea para controlar, transformar o crear cosas o procesos, naturales o sociales.” Bunge M., Epistemología, Edit. Ariel, 1985.

En otro párrafo: “toda rama de la tecnología presupone no sólo el conocimiento ordinario sino a veces también el conocimiento científico (natural o social) y siempre el conocimiento matemático. Tiene además, componentes estéticos, ideológicos y filosóficos.”

En La educación Tecnológica, Aquiles Gay Edit. Tec Córdoba 1995 la define: “Tecnología es el conjunto ordenado de conocimientos, y los correspondientes procesos que tienen como objetivo la producción de bienes y servicios, teniendo en cuenta la técnica, la ciencia y los aspectos económicos, políticos, sociales y culturales involucrados; el término se hace extensivo a los productos (si los hubiera), resultantes de esos procesos, los que deben responder a necesidades o deseos de la sociedad y como ambición contribuir a mejorar la calidad de vida”

TECNOLOGÍA - 9

Y en otro lugar del mismo texto expresa: ”desde un punto de vista mas estructural (...) tecnología es el resultado de relacionar la técnica con la ciencia y con la estructura económica y sociocultural a fin de solucionar problemas concretos”

Otro autor que se dedica hace tiempo a la Educación Tecnológica afirma: “La tecnología constituye hoy: el campo de investigación, diseño y planificación, que utiliza conocimientos científicos y empíricos, dispositivos y procedimientos, con el objetivo de: concebir operaciones, diseñar artefactos o procesos, y/o transformar o controlar dispositivos o procesos naturales” Grau, Jorge, Fundec, Bs.As. 1995

La primera propuesta de trabajo que les hacemos: De las definiciones que les presentamos, les sugerimos que seleccionen los elementos que tienen en común. Y que con ellos hagan un listado. A su vez, de cada una podemos seleccionar aquello que la distingue. Conserve sus anotaciones. Compare y delibere con sus colegas.

A esta altura del desarrollo... Uds. se preguntarán para qué me sirven tantas definiciones si no se las voy a dictar a mis alumnos La racionalidad humana se mueve en diferentes niveles, uno de ellos es la racionalidad abstracta, conceptual. ¿Para qué sirve?. Para establecer relaciones, comparar, concluir, etc. La realidad dada, la que percibimos, es captada por nuestra mente, no sólo en lo aparente sino en sus intrínsecas relaciones, en lo que tienen de captable sólo por la inteligencia. Esa comprensión abstracta de la realidad me permite moverme sin las ataduras de lo sensible (forma, tamaño, color, temperatura, etc.). Y a partir de la inteligencia abstracta: pensar. Por eso las definiciones. Para que podamos pensar juntos... Recorrer el camino de la enseñanza supone, por un lado, reflexionar desde mi propia práctica y, además, pensar desde las ideas de quienes han dedicado buena parte de sus vidas a cuestiones de la pedagogía, la didáctica y, en nuestro caso, especialmente desde la tecnología y las implicancias de su enseñanza.

10 - TECNOLOGÍA

De lo contrario, ¿sería posible enseñar con un sentido superador de nuestra propia profesión docente? ¿O correríamos el riesgo de anclar en aquello que, si bien nos proporciona seguridad, no produce el desafío necesario a la inteligencia, por efecto de lo cual ésta se mueve?

Seguimos pensando juntos... Ladriere, J. en El reto de la racionalidad. UNESCO.1977, nos dice: Este pensador francés sostiene que “Para que una tecnología concreta sea socialmente aceptada, es necesario, sin duda, que dé al menos la impresión de satisfacer necesidades. Pero el hecho característico es que se pueden crear necesidades que son tan artificiales como los sistemas tecnológicos a los que corresponden... Por una especie de inversión, llega un momento en que el sistema de necesidad, determinado por las propiedades somáticas y psíquicas del ser humano, no domina ya el desarrollo tecnológico, sino que es el devenir de la misma tecnología el que rige el sistema de necesidades ” ¿Qué les parece si lo conversamos con los pares?

Veamos el siguiente ejemplo: El sistema de recolección de residuos es un servicio generalmente municipal, que nuestros alumnos conocen y además comparten, arrojando los restos en cestos, bolsitas, etc. Este servicio, que es aceptado como tal, crea a su vez un sinnúmero de necesidades, a saber: hay horarios que respetar para sacar los residuos a la calle, hay bolsas especialmente diseñadas para la finalidad, últimamente se han diferenciado los residuos en patológicos, reciclables, no reciclables, etc. Es decir, como resultado de un servicio municipal que implica tecnologías varias (de productos, de procesos y de servicios) crea a su vez un sistema adicional de clasificación de basura, de respeto a horarios específicos, de colocación de los residuos en determinados lugares y no en otros, etc.

2. Veamos ahora la tecnología como conocimientos, procesos y resultados. ¿La tecnología es eso? Sí, es conocimiento. Es un conocimiento con características particulares, que guarda diferencias con el conocimiento vulgar y con el conocimiento científico, por ejemplo. Por el saber vulgar, todos sabemos que los pájaros cantan. Por la ornitología, podemos saber en qué épocas del año cantan más los pájaros, cómo afecta al canto la época de reproducción, etc. Mientras que por el conocimiento tecnológico podríamos desarrollar un tipo de hábitat o alimento que mejore la salud general y por ende el canto de los pájaros

TECNOLOGÍA - 11

¿Qué es lo que caracteriza a la tecnología como conocimiento?. A este conocimiento lo caracteriza, básicamente, su finalidad. Pues entonces, ¿qué finalidad persigue el conocimiento tecnológico? Su fin es la utilidad, que sirva para algo. Y aquí debemos establecer una radical diferencia con el conocimiento científico cuya finalidad es el saber por el saber mismo, no persigue la utilidad. Cuando a un conocimiento científico se lo transforma en útil, ya es tecnología . Por eso la tecnología busca transformar el mundo. Y esto es particularmente lo que le transfiere su carácter ético. Mientras que la ciencia, al contrario, trata de desentrañar los misterios de la naturaleza, es un saber provisorio en constante búsqueda de la verdad Se dice habitualmente que el saber no es en sí mismo ni bueno ni malo. Lo que con él se hace configura lo ético. Según Ladriere “La ciencia tiende a adquirir nuevas informaciones sobre la realidad, mientras que la tecnología tiende a introducir información en los sistemas existentes (tanto en los naturales como en los artificiales)” Op. cit. Una de las diferencias importantes entre ciencia y tecnología que marca este autor nos indica que la tecnología, al introducir información, al inyectar información (conocimiento útil) transforma los sistemas existentes, y este es el gran poder de cambio que posee. Por ejemplo, el desarrollo tecnológico en las redes de computadoras ha producido una verdadera revolución en el campo de la información y las comunicaciones alcanzando, sin duda, la más amplia gama de servicios y procesos. ¿Qué sería de la educación de hoy sin los sistemas satelitales, de esta capacitación sin la informática? ¿Podíamos prever hace unos años una capacitación con la introducción del soporte informático? Simultáneamente debemos decir que la escuela, particularmente la escuela argentina, padece un atraso tecnológico importante, y cuando cuenta con los avances necesarios, a veces carece de la educación tecnológica indispensable para un uso adecuado de ella. Debemos decir que las interacciones entre ciencia y tecnología son vigorosas, que su demarcación es difícil, no obstante algunos puntos son claros. En la introducción que se hace al libro de Bunge, M.: Ciencia y desarrollo. Edit. Siglo XX se establecen diferencias muy útiles: “la ciencia se distingue de la tecnología por su audiencia: la primera se dirige a los pares, quienes la juzgan y, llegando a un consenso, la transforman en verdad; la segunda se dirige a los clientes, por lo general no-científicos, y su verdad consiste en su viabilidad económica”. “También el estilo difiere, mientras se espera que el científico publique, (porque es un saber gratuito, que necesita validarse) el tecnólogo, aunque pueda leer mucho, oculta sus hallazgos” (por el valor económico potencial que encierra).

12 - TECNOLOGÍA

El manejo y la política de cada una son diferentes, la tecnología se puede planear, mientras que la ciencia no. La ciencia va donde sopla el espíritu del investigador, la tecnología, donde deciden los dirigentes de un país.

Otra propuesta de trabajo Si comparte la diferencia que marca Ladriere entre ciencia y tecnología, busque tres ejemplos de cada uno que justifiquen esa distinción. Conserve sus apuntes.

Al comienzo de este título decíamos que tecnología está constituida por: conocimientos, procesos y resultados. Si bien estos conceptos están relacionados no se confunden entre sí. Cuando decimos conocimiento tecnológico, hacemos referencia a conocimiento útil, por ejemplo: sabemos que utilizando el calor, bajo determinadas condiciones, podemos calentar el alimento. Del mismo modo identificamos procesos tecnológicos cuando se puede observar la transformación de la espiga de trigo en harina, el capullo de algodón en algodón industrial. Hablamos de servicios en términos tecnológicos, por ejemplo el servicio que presta una escuela, un banco, una verdulería, etc. O bien hablamos de resultados. Cualquier objeto que nos rodea es un resultado tecnológico, por ejemplo el mate, la yerba. Son la excepción los entes naturales: animales, vegetales, etc. No obstante, con los avances de la genética, esto podría también entrar en discusión. La tecnología es un fenómeno complejo, básicamente constituida por el conocimiento humano, por procesos y resultados. El conocimiento tecnológico tiene como sustrato la detección de una necesidad social (real o creada). Por ejemplo, satisfacer la necesidad de locomoción. Para su satisfacción es necesario desarrollar un proceso que conlleve la satisfacción o solución del problema o necesidad. Así, hablaríamos del proceso de fabricación de bicicletas, automotores, etc. Entonces nos encontramos con el producto tecnológico o resultado. Este puede ser tangible, captable directa y fácilmente por los sentidos como una cuchara, o intangible y no captable directamente, tales como tecnologías de gestión, organizacionales, de diseño, evaluación de proyectos, etc.

TECNOLOGÍA - 13

Por ejemplo, el sistema de organización de una escuela por la que todos pueden acceder a horario en base a un sistema organizado de entrada. Abundamos casi hasta la reiteración con los ejemplos pues, al parecer, nos acercan a la comprensión de conceptos que contienen cierto grado de abstracción. Entonces estaríamos en condiciones de afirmar que la tecnología da respuesta a las necesidades sociales planteadas o detectadas como tales. El resultado o producto de la tecnología lo constituyen los bienes, procesos y servicios. Por ejemplo: bienes que satisfagan una necesidad lo son la plancha, un termómetro, una lente, etc. Son procesos por ejemplo: la transformación del agua en potable, la transformación de la espiga en harina y la harina en pan, la producción de energía, etc. Los servicios lo constituyen, por ejemplo: la recolección de residuos, el mantenimiento de una plaza, una escuela, el que presta el transporte urbano, etc. Cada uno de ellos se implica con el otro. Por ejemplo: la espiga de trigo es, en parte, un objeto natural, pero en gran parte un producto de la tecnología de los fertilizantes, de las maquinarias del campo. Para que la espiga se convierta en harina se necesita un proceso (tecnológico) de molienda que dará como resultado un producto, la harina. La que a su vez necesitará de procesos y productos para ser embolsada, rotulada, y repartida para su distribución: servicio. En todos los ejemplos dados el insumo básico fue el conocimiento, cuya característica fue la de ser útil para algo. En los ejemplos mencionados se ha “consumido” a su vez, conocimiento científico, proveniente ya sea de la matemática para el cálculo, de la física, de la biología o de las ciencias humanas. Se ha buscado una finalidad útil y se ha resuelto un problema social real o creado por la misma tecnología. Esto resulta una cuestión nodal de la tecnología.

“Como consecuencia de lo anterior puede advertirse de forma inmediata la amplitud y diversidad de conocimientos que se requieren en la actualidad para resolver los problemas tecnológicos. De allí el hecho que cada vez más se exija la intervención de profesionales de distintas especialidades. El trabajo en equipo y la interdisciplina, en tecnología, son condiciones para la calidad, eficiencia y eficacia.” M. Chaparro: Ciencia, tecnología y desarrollo. UTN Ceut 2000

14 - TECNOLOGÍA

Ahora les sugerimos Buscar algún objeto o producto del aula o de la escuela y analizar en él: (recordar que el resultado o producto de la tecnología está formado por bienes, procesos o servicios) - ¿qué conocimiento científico porta o ha consumido? - ¿qué conocimiento tecnológico o proceso porta? Podrían discutir entre Uds. los puntos anteriores, en relación con ejemplos de bienes, algún proceso y algún servicio. Les sugerimos que dejen asentadas las conclusiones y ejemplos seleccionados para que puedan consultarlos más adelante.

Actividad final de la cartilla. Sus colegas de la escuela, sea en el Nivel Inicial, E.G.B., Rural o Especial, se encuentran muy inquietos en relación con el área Tecnología. El Director le propone a Ud. organizar una reunión donde les explique a sus pares cuál es su propuesta para el área Tecnología. Le sugerimos que lo refleje en un escrito de una página.

TECNOLOGÍA - 15

EN SÍNTESIS
1) 2) 3) La tecnología está constituida por: conocimientos, procesos y resultados. Los resultados de ella pueden ser: bienes, procesos y/o servicios. Tanto la ciencia como la tecnología son conocimientos, que difieren en su finalidad, en

los destinatarios y en su modo de difusión entre otras diferencias que se podrían establecer. 4) Tecnología y Educación Tecnológica son conceptos bien diferenciados. La Tecnología

es un saber técnico instrumental, utiliza la racionalidad instrumental, es un saber operativo. La Educación Tecnológica supone la integración de diversos tipos de racionalidad para la promoción del ser humano en su totalidad. Integra diversos tipos de saberes: el ético, el estético, el matemático, de la naturaleza, de la sociología, la psicología, etc. Quedamos a la espera de sus interrogantes y sugerencias, ellos nos permitirán una mejora constante de la propuesta. ¡Hasta pronto!

ESCUELAS RURALES - 1

Un lugar muy importante... EL NIVEL INICIAL
Nuestro Nivel Inicial, en los umbrales del tercer milenio debe responder a un doble desafío en relación a la responsabilidad que afronta: el niño que se está introduciendo en la "vida" Por un lado, debe continuar superándose en la encomienda histórica de oferta educativa, adaptándose a la red social en la que está incluida y esforzándose por ser a la vez un elemento transformador.

Por el otro, debe armonizar con los actuales medios de comunicación, entidades intermedias, instituciones, cuyas ofertas pueden contribuir a potenciar su tarea educativa. Sabemos que en muchos casos, la escuela, es sin embargo, la única prestación social y cultural del medio, la única posibilidad de reunión de los padres, de los chicos, y también la única que mitiga la soledad del docente, constituyendose por lo tanto en un fuerte elemento de identificación y de vida comunitaria. Enseñar a un grupo de niños de diferentes edades, enseñar en un grupo muy pequeño, o enseñar dos días a unos niños y luego ir a enseñar a otros, de manera que todos formen parte de una dinámica de trabajo y de un proceso de comunicación orientado sistemática e intencionadamente hacia el logro de las expectativas deseadas, no es tarea fácil. Nuestras prácticas deben afrontar los desafíos que el medio les impone, compartir el proceso de enseñanza sistemática, con otros actores, es uno de ellos; porque no podemos dejar de entender que la escuela es un agente educativo muy importante, pero no el único y que la educación es algo mucho más complejo que la suma de días de clases con la maestra. Esto nos ha llevado a dar legitimidad a otros modelos organizacionales que aspiran a la integración comunitaria en la escuela; a un nivel inicial distinto, con espacios amplios de participación, con intervención en las decisiones,porque cuando la autogestión está en juego, la energía humana se potencia para poner proyectos en marcha. En síntesis, creemos que los docentes de Nivel Inicial pueden aportar mucho para: Desarrollar la comunidad educativa en su conjunto, transformándola en un ámbito de realización personal y profesional, Contribuyendo a la creación de espacios de aprendizaje donde el clima de solidaridad, de respeto, de alegría de estar juntos, impere. Compartiendo el deseo de crecer juntos en el diálogo. Despertando alegría y deseos de aprender en los alumnos.

Las utopías y los sueños sirven para caminar, hay que abrir brechas para transformar algunos en proyectos, porque sólo han dejado huellas en la vida, los que se han lanzado detrás de sus sueños.

2 - ESCUELAS RURALES

¿Cuántas anécdotas y testimonios podrían configurar nuestro “Diario del Jardín”?. ¿Cuántas peripecias de la itinerancia podrían enriquecer la carpeta”Recopilación de mis memorias de maestro rural”? ¡Cuánto trabajo con los adultos para que puedan ayudar a los chicos los días que itinero! ¿Podrían hacernos llegar alguna experiencia en este sentido llegar?

RECUPERAR LA AUTOESTIMA Y ESTIMAR LO POSIBLE...
Es difícil imaginar, crear, recuperar, cuando la realidad cotidiana nos plantea cuestiones complejas, que se nos presentan como inabordables desde nuestras posibilidades. Muchas veces, los que alguna vez trabajamos en escuelas rurales como los que hoy trabajan, nos sentimos invadidos por una sensación de soledad y abandono.

"¿Qué hacer para que las propuestas de los diseños curriculares interesen a estos alumnos?" "¡Qué!.. si generalmente la mayoría de los chicos no conocen "una" ciudad -desde donde se piensan y formulan esos diseños curriculares, los calendarios, los compromisos docentes, …- ". "¿Cómo enseñar si -además- tenemos todos los grados?" "¡Cómo enseñar!.. si también se agrega la exigencia de considerar simultáneamente los procesos de aprendizaje de un grupo de alumnos con distintas edades y grados de escolaridad".

"¿Por qué cuando nos formaron para "ser docentes" no se previó que no nos iba a tocar enfrentar la misma realidad a todos?" "¡Por qué!... si esta realidad no tiene nada que ver con las situaciones que analizábamos en la hora de didáctica, o en los apuntes de …" "¿Para qué me sirve lo que aprendí si no responde a lo que hoy necesito?"

ESCUELAS RURALES - 3

"Para qué, si tengo que enseñar en un tipo de escuela que en nada se parece a las de las prácticas de ensayo: "cada grado en su grado" , "cada maestro con su grado".

¿Es tan así la realidad?... ¿No estaremos mirándola desde una sola perspectiva?

¡Está bien Mafalda!.. ¡NO NOS TENEMOS QUE "DEJAR GANAR" POR EL PESIMISMO! Pero… TAMPOCO vamos a REPROBAR TU SINCERIDAD… Pensemos que la sensación de soledad y abandono de la que veníamos hablando es probablemente- la misma que alguna vez sacudió el corazón de otros docentes que nos antecedieron. Sin embargo, Pestalozzi, Decroly, Montessori, Cousinet, Miss Parkurst, Freinet, Jesualdo, Luis Iglesias, José María Firpo, fueron algunos de esos "MAESTROS": concretos, reales, -quizás temerarios o arriesgadosque desde lugares apartados, alejados, humildes... Como nuestras escuelas rurales... Produjeron obras pedagógicas que impactaron en el campo educativo a lo largo del tiempo y las distancias. “¿Podremos nosotros con lo que sabemos?...”

4 - ESCUELAS RURALES

Entonces… ¿POR QUÉ NO RECUPERAR LA AUTOESTIMA?

¿POR QUÉ NO PENSAR QUE NUESTRO LUGAR -"ALEJADO Y SOLITARIO DE HOY", PUEDE SUGERIR RESPUESTAS A MUCHOS PROBLEMAS QUE PREOCUPAN A LA ESCUELA EN GENERAL? Y también… SÍ CREER QUE SOMOS NOSOTROS MISMOS LOS QUE TENEMOS QUE ABRIR CAMINOS

DEMOS LUGAR A

LA IMAGINACIÓN Y TIEMPO AL INGENIO...

RECUPERANDO LO PROPIO Y LEYENDO MÁS ALLÁ DE LOS PLIEGUES DE LA REALIDAD

La escuela rural, por su particularidad, constituye un espacio de aprendizaje donde es posible que: Sea un lugar de pertenencia efectiva –pues está menos condicionada por el apuro, las tensiones, los espacios reducidos, los horarios y tiempos rígidos–. “Los muros de la escuela” sean paredes de afecto e intercambio: adentro de los cuales los chicos puedan “encontrarse” con los otros y acortar las “distancias”, que generalmente son sólo topográficas y se miden en KM, o leguas. Los ojos y la mirada, desde la escuela, se extiendan hasta el lugar más recóndito del horizonte...

…Pero no es común que nos asombre la flexibilidad, el intercambio, el encuentro humano; la posibilidad real de "poder mirar el horizonte". Tampoco es fácil en la rutina de cada día, valorar la importancia de esta renovada sorpresa … ¿Por qué estamos más sensibles para "ver" las dificultades y no así para ver las posibilidades?

CAPTUREMOS EL ASOMBRO Y PERMITAMOS QUE NOS SORPRENDA

ESCUELAS RURALES - 5

La realidad del "plurigrado" es enriquecedora porque: El universo de experiencias que promueve el intercambio en un espacio compartido de grados, de distintos niveles de comprensión y madurez, y de intereses, instala y legitima el respeto por el otro, la cooperación, la circulación del conocimiento, la convivencia de diferentes lógicas, la creatividad. El trabajo más independiente de los alumnos respecto del maestro, y nada homogéneo en relación con las actividades que realizan unos y otros; propende a un mayor desarrollo de la autonomía y —en consecuencia— fortalece actitudes más positivas frente al error y las dificultades, como así también, a las nuevas experiencias de aprendizaje.

Y LO QUE ES MUY IMPORTANTE: son protagonistas en el ejercicio no "artificial" y "ficticio"
de la comunicación y así, pueden alcanzar mayor comprensión y criticidad respecto de los códigos de comunicación que circulan.

Destaquemos los aspectos más importantes que se infieren de estas afirmaciones:

La distribución de los tiempos y espacios institucionales. El tratamiento de los contenidos de la enseñanza, en orden a contextualizarlos en el marco de la Educación Rural, y atendiendo a la relación entre: especificidad de los mismos – momento de comprensión en que se encuentra el alumno. La formación de la autonomía. El intercambio y la interacción entre pares. La articulación escuela – comunidad rural.

Todas estas cuestiones van esbozando el índice que se irá desarrollando progresivamente en las sucesivas cartillas de área. De este modo, en cada entrega, construiremos juntos un modo de mirar y enriquecer estas afirmaciones, con el anhelo de acompañar el proceso de reflexión y transformación permanente de la enseñanza, en la perspectiva de la escuela rural.

6 - ESCUELAS RURALES

A MODO DE AVANCE...
"La escuela debe unirse a la naturaleza y a la vida, abandonar a menudo los muros de la clase para volver a ella cargada de observaciones y de experiencias, enriquecerse de reflexión y meditación, iniciarse en la notación, la expresión, la representación de las cosas vistas, vividas o sentidas. Debe sentirse constantemente solidaria de ese mundo exterior a cuyo acceso prepara"1

Incluimos a continuación algunas citas textuales del libro "La escuela rural unitaria", de Luis F. Iglesias, con testimonios recogidos del libro "¡Qué porquería es el glóbulo! " de José María Firpo. "Despertar y robustecer desde el primer día el gusto por el trabajo escolar agradable, cimentar el autodidacto apasionado y capaz de buscar su propio camino, importa tanto como asegurar el dominio de las técnicas escolares clásicas (…) Así va nutriéndose el niño que se inició tímidamente en nuestra escuela jugando con sus compañeros a ‘manejarse solo’; crece el autodidacto en sostenido diálogo con toda la clase, y aprende a moverse libremente en los textos de estudio, a interrogar, a responder, a dudar: vale decir, entra ya en los prolegómenos del razonamiento, con el que llegará ávido y recién pertrechado a los ricos graneros de la cultura humana si no se detiene, o más bien, si no lo detienen (…)1".

TESTIMONIOS DE ALUMNOS2

(Tema: La respiración) -"El pulmón izquierdo es un poquito más chico que el derecho" -"Debemos colocar siempre el aparato respiratorio en el aire puro" -"Donde no hay aire puro, uno no se puede morir aficionado" -"Dijo el maestro que no entra el médico si no entra el sol". -"No hay que dejar braseros, ni flores,. Ni leche, ni agua, ni orines donde uno duerme". -"El aire que entra lleva oxígeno, y el que sale trae anhídrido carbónico; es como un camión que lleva naranjas para un lado y trae muebles para un remate cuando vuelve". -Siempre hay que estar en lugares donde haya buena respiración, para poder respirar".

1 2

Iglesias Luis F. En "La escuela rural unitaria", Ed. Magisterio del Río de La Plata. Bs. As. 1995. Firpo José María. En "¡Qué porquería es el glóbulo! ". Ed. De La Flor, Bs. As. 1977.

ESCUELAS RURALES - 7

Hagamos un esfuerzo y juntemos las opiniones de Iglesias con los testimonios que Firpo nos aporta desde su experiencia. Luego tratemos de: 1. Inferir cómo sería un día de clase en una escuela así, donde "crece el autodidacto en sostenido diálogo con toda la clase, y aprende a moverse libremente". ¿CÓMO ES?
La distribución de los tiempos y espacios institucionales El tratamiento de contenidos de la enseñanza los

Qué estrategias se propondrá para la formación de la autonomía

2.

Guarden estas anotaciones. Si en algún momento la pueden compartir con sus compañeros,

agreguen los aportes mutuos.

3.

Analicen lo que dice Iglesias en (*) y piensen: a. ¿Están de acuerdo? SÍ b. ¿Qué le agregarían o sacarían? NO POR QUÉ

4.

Mantengan estos borradores y vayan armando una carpeta "Recopilación de mis memorias de

maestro rural": a. Archivando los borradores cronológicamente o de acuerdo a sus vivencias. b. Pónganle un nombre a las etapas que consideran van realizando. c. Agreguen testimonios de los alumnos, padres, otro/s miembro/s de la comunidad, reflexiones propias, que puedan recoger en cada jornada (o en las que puedan), a modo de “diario de ruta”.

8 - ESCUELAS RURALES

NOTA: Uds. podrán ir procesando todo este material, con algunas guías y orientaciones que les demos: así podrán por sí mismos evaluar sus propios procesos de aprendizaje. Nuestro anhelo es, a través de este intercambio, poner en acción una nueva perspectiva de evaluación. 5. Ahora les proponemos iniciar la "Recopilación de sus memorias" (recuperemos como matriz -por ahora- el texto que Iglesias hiciera para escribir las suyas)

Nuestra escuela se halla ubicada en pleno........................... a..................... de................., sobre............................. Está rodeada por ........................., .......................... y ............................; hay........................., y .......................... El local escolar es ............................., casi............................, de ......................... y .......................... con ................................ Está constituido por ......................, ......................, ......................; separado del ..............................., hay también ...................... con y que en su puerta de entrada ...................... Amplios ...................... de ...................... y de ...................... con ......................, ......................, ...................... Completan el establecimiento, al que ............................ algunas... Toda la escuela, con sus ........................., .........................., ........................., es pertenencia .......................... De los niños; ellos se .........................., .........................., y sin .......................... Nosotros ambicionamos responder con amplitud a sus gustos y necesidades, para que ellos encuentren en su escuela casi todo lo que se les niega tan torpe y despiadamente; creemos que recién entonces nos es dado plantearles honradamente las exigencias de sus aprendizajes y responsabilidades. (*) En esta breve presentación objetiva de nuestra escuela quedan ya señaladas dos de sus características esenciales: .........................................................................................................

(*) Sería importante que a este párrafo lo modifiquen, enriqueciéndolo o rectificándolo, conforme a las expectativas que ustedes tengan.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->