P. 1
Iglesias evangélicas

Iglesias evangélicas

|Views: 304|Likes:
Publicado porIsrael Moraleda

More info:

Published by: Israel Moraleda on Oct 29, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/02/2014

pdf

text

original

La Alianza Cristiana y Misionera (ACyM) es una alianza de cristianos evangélicos,
unidos en iglesias locales, dedicados a cumplir la "Gran Comisión" (S. Mateo 28,16-20;
S. Marcos 16,14-18; S. Lucas 24,44-49; S. Juan 20,19-23 y Hechos 1,4-8) entregada por
Jesucristo a sus seguidores:

Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del
Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles todas las cosas que os he mandado a
ustedes.
(S. Mateo 28,19-20 NIV).

Fue fundada por el pastor presbiteriano de origen canadiense Albert Benjamin Simpson
en 1887 (con la forma de dos sociedades misioneras: "The Christian Alliance" y "The
Evangelical Missionary Alliance", más tarde "The International Missionary Alliance),
evidentemente no como una denominación, sino que para organizar la movilización de
cristianos en general al trabajo misionero en el extranjero (específicamente fuera de los
Estados Unidos de América). No fue sino hasta mediados del Siglo XX cuando se
convirtió oficialmente en una denominación.

En los Estados Unidos de América existen alrededor de 2.000 iglesias aliancistas, con
más de 420.000 miembros activos. En Canadá, hay unas 440 iglesias, con más de
120.000 miembros. En América Latina existen alrededor de 1.560 iglesias y más de
520.000 miembros activos. En el mundo entero la alianza suma más de 12 millones de
miembros, y está presente en más de 90 países.[1]

Antaño, las oficinas principales (administrativas) de la ACyM estuvieron en Nyack
(Nueva York), donde Simpson fundó el Instituto de Entrenamiento Misionero (ahora
Nyack College). Las oficinas centrales de la ACyM se trasladaron posteriormente a
Colorado Springs (Colorado). El Dr. Gary Benedict es el presidente electo de la ACyM
para el año 2007.

Contenido

1 Historia de la ACyM
2 Valores aliancistas
3 El Presidente de la ACyM estadounidense
4 El Evangelio Cuádruple y el Logo de la AC&M
5 Declaración de Fe
6 Miembros socialmente prominentes de la ACyM
7 Miembros prominentes que dejaron la ACyM
8 Enlaces
9 Referencias
10 Enlaces externos

Historia de la ACyM

En 1881, el pastor de la Iglesia Presbiteriana de la Calle 13ª, en New York, Albert
Benjamin Simpson, dimitió a su cargo para dedicarse "a las masas rechazadas y sin
iglesia", para ello, organizó un instituto de entrenamiento misionero y un centro de
evangelización (el Missionary Training Institute y el New York Gospel Tabernacle),
publicó asimismo una revista para difundir su mensaje, "The Word, The Work, and The
World" (hoy conocida como Alliance Life). Para 1884, Simpson y sus seguidores
fueron capaces de financiar el envío de 5 misioneros al Congo (actual República
Democrática del Congo).

El año 1887 vería la fundación de las dos sociedades misioneras que luego se
convertirían en la ACyM, movilizando a creyentes evangélico-protestantes hacia la
fundación de iglesias fuera de los países ya evangelizados (desde el punto de vista
protestante), señalaba Simpson: ―para llevar la Biblia entera el mundo entero‖. Simpson
creía que una vida "rendida totalmente a Cristo" (una manera evangélica de referirse a la
Consagración cristiana) era una en la cual el trabajo evangelizador tenía importancia
suprema. Del mismo modo, pensaba que una persona "controlada por el Espíritu Santo"
no podía sino implicarse activamente en la misión evangelizadora de la Iglesia, tanto en
ultramar como en el propio país.

En 1888 se inició un exitoso trabajo misionero en China. Luego arribarían misioneros al
Japón (1891), India (1893), Venezuela (1895), Argentina, Chile, Ecuador y Perú (1897).
Ese mismo último año, la Alianza Cristiana y Misionera estrenaría su nombre ante la
fusión de las dos sociedades misioneras anteriores.

La Rebelión de los Bóxers (1900) provocaría los primeros mártires de la ACyM, 19
misioneros de nacionalidad sueca y sus 13 niños fueron asesinados. No obstante, las
misiones seguirían aumentando: Puerto Rico (1900), Sudán (1901), Filipinas (1902),
Vietnam (1911) y Guinea (1919)

Simpson nunca quiso establecer una nueva iglesia, y al año de su muerte, 1919, su
amada ACyM aún no lo era, sin embargo, el énfasis "Cristocéntrico" y misionero de su
enseñanza ya hacía que muchos de sus seguidores se sintieran incómodos en sus
respectivas denominaciones, formándose por ello pequeños grupos de creyentes que por

muchos años fueron conocidos como ―ramificaciones‖, no iglesias. Mientras tanto la

ACyM siguió enviando misioneros a los más diversos países del mundo, muchas de esa
misiones prosperaron, pero muchas otras también terminaron cerradas, especialmente
como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) durante la cual,
conocieron la muerte otros diez misioneros aliancistas, entre ellos Robert A. Jaffray,
internado en un campo de concentración japonés en Indonesia.

La guerra también truncó el trabajo aliancista en Vietnam, donde, en 1962,
desaparecieron los misioneros Archie Mitchell y Ardel Vietti, apresados por el
Vietcong junto al misionero Menonita Dan Gerber, en 1968, otros seis misioneros
fueron asesinados y la obrera Betty Olsen apresada y luego ejecutada por las fuerzas
comunistas.

Hacia mediados de los años setenta, se hizo cada vez más claro que la Alianza Cristiana
y Misionera era sin lugar a dudas una nueva denominación. De ese modo se formalizó
como iglesia independiente en 1974, formulando sus propias ordenanzas y constitución.

En 1975, se organiza igualmente la Confraternidad Mundial Aliancista (Alliance World
Fellowship (AWF)).

La ACyM se ha involucrado también en muchos otros tipos de trabajo misionero en la
sociedad moderna, tales como: las comunicaciones, el servicio médico, la traducción y
la ayuda solidaria al desarrollo económico. Aunque la gran mayoría de los misioneros
de la ACyM siguen provieniendo de los Estados Unidos de América, obreros de otras
nacionalidades también han sido apoyados por iglesias de sus respectivos países.

Valores aliancistas

Gloria a Dios, señalan valorar a Dios por sobre todo y desear que su justicia "brille" en
toda la tierra.
La Biblia, declaran valorar la Palabra de Dios como única regla para la fe y la práctica
de los creyentes en todas las cosas.
La Iglesia, afirman valorar la Iglesia cristiana universal y cada iglesia local en particular
como expresión del cuerpo de Cristo.
La Gran Comisión, proclaman valorar la extensión del discípulado cristiano entre todas
las gentes, en obediencia al mandato de Cristo.
El Espíritu Santo, señalan valorar la dependencia total hacia Dios expresada en la
oración intercesora.

El Presidente de la ACyM estadounidense

El Dr. Gary M. Benedict, presidente del Crown College de St. Bonifacius, Minnesota
fue elegido undécimo presidente de la Alianza Cristiana y Misionera (ACyM) en los
Estados Unidos de América. Su gobierno de cuatro años comenzó el 1 de agosto de
2005.

Natural de Minnesota, Benedict se graduó en la Universidad Estatal de Iowa (Iowa State
University) como Ingeniero Industrial. En 1972 se graduó en la St. Paul Bible College
(actualmente parte del Crown College) como Licenciado en Misiones. Después de
pastorear iglesias en Nebraska y Wisconsin, regresó al Crown College para servir como
Director de Desarrollo (1982-1988). En 1989 fue electo superintendente del Distrito
Noroeste de la ACyM norteamericana.

Luego llegó a ser el decimotercer presidente del Crown College en 1997, recibiendo un
Doctorado Honoris Causa en Teología del Nyack College de Nueva York. Durante sus
ocho años como presidente, la institución educativa incrementó su matrícula en un 60
por ciento.

En 2004 fue electo Vicepresidente corporativo de la ACyM estadounidense, y luego
electo para servir como Presidente de la ACyM durante el Consejo General de
Cincinnati, Ohio, en 2005.

El Evangelio Cuádruple y el Logo de la AC&M

Antiguo logo de la Alianza Cristiana y Misionera.

Las enseñanzas de Simpson enfatizaron cuatro roles de Cristo que están representados
como emblemas en el logo de la AC&M.

Se puede resumir como "Jesucristo es nuestro Salvador, Santificador, Sanador y el Rey
que viene".

1. La Cruz representa que Cristo es nuestro salvador, Creemos que Jesús es el único
camino hacia Dios...
"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene
al Padre, sino por mí" (Juan 14,6); "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro
nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos." (Hechos 4,12)
2. El Lavacro representa que Cristo es nuestro santificador (sobre el lavacro véase Ex
30:17-21; 38:8). Comúnmente este emblema ha sido confundido con una copa.

Creemos en el Espíritu Santo de Dios y en su llenura, único medio por el cual
podemos llevar una vida cristiana santa y victoriosa...
Jesús dijo: "Yo soy la vid,
vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto;
porque separados de mí nada podéis hacer." (Juan 15,5); "Como todas las cosas que
pertenecen á la vida y á la piedad nos sean dadas de su divina potencia, por el
conocimiento de aquel que nos ha llamado por su gloria y virtud:" (2 Pedro 1,3)
3. El Jarro representa que Cristo es nuestro sanador, Creemos que Jesucristo tiene poder
para sanar cualquier enfermedad
: "Y dondequiera que entraba, en aldeas, ciudades o
campos, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejase
tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que le tocaban quedaban sanos."
(Marcos 6,56). Con su muerte en la cruz, Jesús proveyó el medio para que todos
pudiésemos alcanzar la sanidad de nuestros cuerpos: "... y por su llaga fuimos nosotros
curados." (Isaías 53,5). En nuestros días, este poder se sigue manifestando porque
"Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos." (Hebreos 13,8). Podemos invocar
confiadamente su gracia porque: "He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová
para salvar, ni se ha agravado su oído para oír;" (Isaías 59,1).
4. La Corona representa a Cristo como nuestro Rey que viene pronto, Creemos en la
segunda venida de Jesucristo y en el rapto de la Iglesia. Su venida será antes del
milenio y puede ocurrir en cualquier momento. No sabemos el día ni la hora pero el
que puede ocurrir en cualquier momento es lo que motiva nuestro esfuerzo
misionero. Porque Jesús dijo:
"Y será predicado este evangelio del reino en todo el
mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin." (Mateo 24,14);
"Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo del hombre sentado á la diestra de la potencia
de Dios, y viniendo en las nubes del cielo" (Marcos 14,62).

Esta fórmula es compartida también por las Asambleas de Dios y por la Iglesia
Internacional del Evangelio Cuadrangular.

A los cuatro símbolos tradicionales que representan el tema central de la Alianza
Cristiana y Misionera, es decir la cruz, el lavacro, el jarro, y la corona, se une
actualmente el globo terráqueo (en el logo oficial de la organización, protegido por
Copyright). El globo terráqueo simboliza el propósito de dar cumplimiento a la Gran
Comisión. El globo representa nuestra misión en el mundo. El Señor urge a sus
seguidores: "de gracia recibisteis, dad de gracia", al mismo tiempo que los envía a
predicar su palabra por todo el mundo. Este llamado continuará hasta que el evangelio,
mediante los esfuerzos de su Iglesia, haya alcanzado a todas las naciones y él vuelva
nuevamente. "Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por
testimonio á todos los Gentiles; y entonces vendrá el fin". (Mateo 24,14)

Declaración de Fe

La Confraternidad Mundial Aliancista ha publicado la siguiente Declaración de Fe, a
la cual adhieren todas las iglesias aliancistas partícipes de esta confraternidad:

1. Hay un solo Dios, quien es infinitamente perfecto y existe eternamente en tres
personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
2. Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre. Fue concebido por el Espíritu Santo
y nació de la virgen María. Murió en la cruz, el Justo por los injustos, como sacrificio
substitutivo, y todos que creen en El son justificados por medio de su sangre. Resucitó
de entre los muertos, según las Escrituras. Actualmente está a la diestra de la
Majestad en lo alto como nuestro gran Sumo Sacerdote. Vendrá otra vez para
establecer su reino de justicia y paz.
3. El Espíritu Santo es una divina persona, enviado para morar en el creyente, para
guiarlo, enseñarlo y darle poder, y para convencer al mundo de pecado, de justicia y
de juicio.

4. Los Testamentos, Antiguo y Nuevo, son infalibles tales como fueron originalmente;
fueron inspirados verbalmente por Dios y son una revelación completa de la voluntad
de Dios para la salvación de los seres humanos. Constituyen la única regla divina de fe
y práctica cristiana.
5. El hombre fue creado originalmente a la imagen y semejanza de Dios; cayó por su
desobediencia, y así incurrió en la muerte tanto física como espiritual. Todo hombre
nace con una naturaleza pecaminosa, está separado de la vida de Dios y puede ser
salvo sólo por la obra expiatoria del Señor Jesucristo. El fin de los impenitentes e
incrédulos es la existencia eterna en sufrimiento consciente; el del creyente es de gozo
y dicha eterna.
6. La salvación se ha provisto por medio de Jesucristo para todos los hombres; y los que
se arrepienten y creen en El, nacen de nuevo por medio del Espíritu Santo, reciben el
don de vida eterna y llegan a ser hijos de Dios.
7. Es la voluntad de Dios que todo creyente sea lleno del Espíritu Santo y enteramente
santificado, separado del pecado y del mundo, y completamente dedicado a la
voluntad de Dios, y así recibirá poder para vivir santamente y servir eficazmente. Esta
experiencia progresiva, efectuada en la vida del creyente después de su conversión.
8. Hay provisión en la obra redentora del Señor Jesucristo para la sanidad del cuerpo
mortal. La oración por los enfermos y el ungimiento con aceite son enseñados en las
Escrituras y son privilegios de la Iglesia para el presente siglo.
9. La Iglesia consiste de todos aquellos que creen en el Señor Jesucristo, que son
redimidos por su sangre y nacen de nuevo por el Espíritu Santo. Cristo es la Cabeza del

Cuerpo, su Iglesia que ha sido comisionada por El para ir a todo el mundo para
testimonio, predicando el Evangelio a todas las naciones. La iglesia local es un cuerpo
de creyentes en Cristo que se reúne para la adoración a Dios, la edificación por medio
de la Palabra de Dios, la oración, la comunión, la proclamación del Evangelio y la
celebración de las ordenanzas del Bautismo y la Santa Cena.
10. Habrá una resurrección corporal de los justos y de los injustos; para aquellos será una
resurrección para vida; y para éstos, una resurrección para juicio.
11. La Segunda Venida del Señor Jesucristo es inminente y será personal, visible y
premilenial. Esta es la esperanza gloriosa del creyente y es una verdad vital que le
impulsa a una vida santa y un servicio fiel.[2]

Miembros socialmente prominentes de la ACyM

Stephen Harper, Primer Ministro de Canadá

Miembros prominentes que dejaron la ACyM

Charles Templeton, evangelista. Dejó la alianza y se convirtió en agnóstico.
David Berg, que dejó la alianza para fundar la secta de los Niños de Dios, hoy
conocidos como la Familia Internacional.

Enlaces

Anexo:Iglesias de la Alianza Cristiana y Misionera de Chile
Banda En Tu Presencia

Alianza Cristiana y Misionera - La Florida Chile http://www.iglesiacymlaflorida.cl

Alianza Cordillera en Chile http://www.alianzacordillera.cl

Alianza Cristiana en Colombia - http://elencuentro.net/m

http://www.alianzacristianamisionera.com

Instituto Biblico Buenos Aires - Buenos Aires, Argentina

http://www.seminarioibba.com

Iglesia Alianza Cristiana y Misionera de Piura, Peru
Iglesia Alianza Cristiana y misionera de Piura

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->