Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

1

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

Ediciones Cordelería Ilustrada © de los textos: Raúl Terán, 2012 © del diseño de la colección: Ernesto Jartillo, 2012 Editores: Víctor Manuel Guíu Aguilar, David Giménez Alonso, Sergio Grao Director Colección: Ernesto Jartillo CORDELERÍA ILUSTRADA Carretera de Samper S/N 44530 Híjar –Teruelhttp://cordeleriailustrada.blogspot.com Publicación nº 5 Impreso en: CopyCenter Utebo Nota de la Editorial: La propiedad de los textos, ilustraciones y “pensamientos” son de sus autores primero, y del mundo mundial después (aunque no sabemos muy bien si en ese orden estricto). El Cordelero cuesta menos comprado que fotocopiado. Así somos los Cordeleros Ilustrados… de la Ilustración

2

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

3

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

Mi corazón pidió puerta y lo dejo alzar el vuelo, no está bien ponerle freno al sentimiento que brota y por las cuerdas galopa hasta hacerse canto pleno. Soy un gaucho trasplantado que llegó desde la pampa soy un sureño que canta bastante desafinado desde que se ha levantado milongas, tangos y zambas. Hoy brota de mi garganta un canto por la alegría, porque no todo en la vida ha de ser llanto y penas las vaquitas son ajenas pero las risas son mías. Si llama para que cante yo canto donde usted quiera no importa cuan lejos sea he de llegar con mi trino ser cantor es mi destino y cantaré hasta que muera. Pero al igual que el zorzal siempre canto lo que quiero si no le gusta prefiero que no se quede a escuchar yo canto bastante mal pero siempre soy sincero. En cuestiones de reír empiezo por mis defectos pues me parece incorrecto

4

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

reírse de los demás, si lo practica verá que le sobran argumentos. Se ensañó la creación en hacerme a mi tan feo y le puso tanto esmero que alcanzó la perfección a veces me da temor cuando al espejo me veo. Si no se mueve es tumor, dijo mi madre asustada, viendo mi cara aplastada y mi cuerpito mal hecho y en lugar de darme el pecho ella la espalda me daba. Prefería la placenta si le daban a elegir, imposible describir lo que ha sido ese momento cuando vio el esperpento que acababa de parir. Le preguntaban: Señora, ¿lo parió o lo ha tejido? ¿se parece a su marido? ¿o es un niño de probeta? ¿lo ha cultivado en maceta? ¿o la especie se ha extinguido? Porque además de muy feo era alargado y peludo “lo usaremos de felpudo” dijo mi padre al mirarme y usaba para mimarme un guante de cuero oscuro.

5

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

La cuestión iba empeorando pues conforme yo crecía hasta el perro me rehuía cuando yo me le acercaba con una chuleta colgada pero ni así me quería. Mi abuelita, con ternura, aguantando el repeluz, con una garra de avestruz de lejos me acariciaba mientras que al cielo rogaba porque no se corte la luz. Pero a pesar de todo ese indecible padecer he conseguido crecer hasta ser adolescente, así llegué de repente a la edad de merecer. Allí comenzó otra etapa de tremendo sufrimiento ya que por feo ni el viento se me quería acercar nadie quería escuchar la causa de mis lamentos. Los burdeles me cerraban sus puertas a cal y canto no atendían ni a mi llanto ni a mi montón de monedas y yo calmaba mis penas en mi solitario cuarto.

6

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

Al final pude encontrar quien calmara mi fervor, aunque no fue por amor ya que tuve que pagar con todo mi capital aquel enorme favor. Por supuesto era invidente, sino no hubiera aceptado, en bastante mal estado tenía sus pocos dientes y un olor un poco fuerte como de perro mojado. Ella calmó los ardores de mi tierna juventud pero dejó mi salud un poquito quebrantada, una infección mal curada que supuraba en el “sur” Además de la infección me dejó una tropilla enorme de mil ladillas que mordían a traición y cuando veían el sol retozaban como ardillas. Y me curó Don Zenón, afamado curandero, él me hizo, de primero, una cura de oración y una pomada marrón con caquita de jilguero.

7

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

Y mis ahorros también se vieron perjudicados tanto me había cobrado para calmar mi fervor que aun manda el cobrador por los pagos aplazados. Para huir de mi dolor me dediqué a estudiar no me fue del todo mal pues casi llego a doctor salvo por un profesor que sentenció mi final. “Solo le falta, verá para poderse recibir una materia que aquí resulta fundamental, algo que nunca tendrá se llama materia gris” Acostumbrado a sufrir como siempre había sufrido no me sentí ofendido y me empeñe en ser feliz dedicándome a escribir algo de lo allí aprendido.

8

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

9

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

Tratado de Fisiología Sabia es la naturaleza que para preservar la vida los leucocitos envía deteniendo la asechanza de los gérmenes que avanzan por la puerta de la herida. Una estructura perfecta es el esqueleto humano de los pies hasta las manos son lo huesos un sostén que de manera fetén sostienen al ciudadano. Tejidos, órganos y sistemas se mantienen conectados y por la sangre irrigados que el oxígeno transporta, comenzando por la aorta en un círculo cerrado. Estrógenos, insulina y hormonas en general son la muestra más cabal de la gran sabiduría que nos mantiene con vida desde el principio al final. La piel que parece nada es un órgano perfecto transpira por cada poro contrarrestando el calor y aislando del exterior a los órganos de adentro. El cerebro es un arcano que esconde grandes secretos y pone en grandes aprietos para explicar sus funciones

10

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

pues tiene tantos rincones que supone grandes retos. Hay máquinas artificiales que funcionan cual riñones, otras son como pulmones que ayudan a respirar, mas, es no posible reemplazar al cerebro y sus funciones. Los órganos de los sentidos no podrían ser mejores, por los ojos los colores, la música en los oídos y por todos conocidos texturas, aromas y sabores. Nadie puede discutir el grado de perfección que alcanzó la creación al hacer el cuerpo humano, por eso cuidalo, hermano mientras tengas ocasión. Esta bella maquinaria a veces puede fallar por eso hay que procurar cuidar este cuerpo nuestro porque una vez descompuesto es difícil de arreglar.

11

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

Flatulencias Quisiera hablarle a conciencia de un tema no muy menor que nos provoca pavor cuando hace acto de presencia las llamadas flatulencias y su correspondiente olor. No pasa nada si uno está solo y en el lugar adecuado pero si esta acompañado o en un lugar de reunión cuando hacen su aparición de modo precipitado. No hallará ningún rincón donde esconder su vergüenza pondrá cara de inocencia mientras sus ojos presienten las miradas de la gente que escuchó su procedencia. Mirará con disimulo hacia todos los costados y con el ceño fruncido desaprobando la acción sentirá su corazón galopando desbocado. Pero el problema no es solo el ruidito delator, la cuestión es aun peor cuando al ruido lo acompaña otro factor que aun más daña la herida reputación. Porque si uno ha comido un buen plato de garbanzos no serán pocos ni mansos

12

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

los ruiditos posteriores ni olerán como las flores ni madrugadas de marzo. La cosa puede empeorar pues si además de oloroso el elemento gaseoso nos llegara acompañado hemos sido visitados por un pedito caldoso. Este nuevo regalito para la ropa interior sumado al ruido y olor que sin aviso han llegado hundirán al desgraciado hasta el fondo del horror. A veces las flatulencias nos llegan como erupciones, volcánicas sensaciones que avisan de su llegada, una desgracia anunciada desde intestinos rincones. En estos casos puntuales suelen sonar en la panza ritmos de ancestrales danzas anunciando de su arribo, prepárese usted, amigo, que es un gran pedo el que avanza. Si esto llega a suceder apártese del rebaño, enfile derecho hacia el baño antes que llegue a destino aquel odiado enemigo y provoque mucho daño. Una vez en el retrete suéltelo sin más cuidado

13

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

lo peor ya habrá pasado disfrute usted del momento el preso que estaba adentro ha quedado liberado. Mas, no se le vaya a ocurrir hacer pública su hazaña, lo perseguirán con saña por calentar el planeta con sus tiros de escopeta no harán más que darle caña. Pues al gas metano culpan de componer flatulencias, según afirma la ciencia y de otras calamidades así las ventosidades pierden toda su inocencia. Que más le puede decir amigo, sobre estas cosas que nunca huelen a rosas ni suenan cual melodías provocando, cualquier día, situaciones enojosas. Son los pedos, amigo mío, parte de nuestra existencia, ventosidad, flatulencia, llámelas como usted quiera pero suéltelos afuera bien lejos de mi presencia.

14

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

15

Raúl Terán, “Gauchotrasplantado”

Despedida. Sobrevivo y me mantengo gracias a que canto mal pues mi voz suena fatal y en mi pueblo han decidido pagar todos los vecinos para que no cante más. Para no asustar a nadie una careta he comprado y me mantengo callado solo canto en la cocina así transcurren los días de este gaucho trasplantado. Por seguir mi vocación me dedico a no hacer nada pero nunca en madrugada, no soy muy madrugador, y a la siesta es mejor respetarla por sagrada. Sentimientos repartidos mantengo en mi corazón viviendo en este rincón donde me trajo el destino, me siento medio argentino y otro medio de Aragón.

16

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful