Está en la página 1de 1

frica ... Haba una mujer que tena un hijo llamado Ojulari.

Debido a que sus hijos haba muerto antes, Ojulari creci mimado en exceso. Un da aburrido el nio tom la ropa de su madre, vestida con y empezaron a bailar. Pregunt a su madre a recoger la materia fecal que hara sentado y lo golpearon como un tambor, por lo que no haba msica. Feliz temprano al da siguiente, hizo lo mismo. Pero la madre estaba cansada y se neg. El muchacho entr en crisis llegando a obtener febril por ser contrarrestado. Consulta de Ifa, se le recomienda hacer todo lo que chico quera ... Temeroso de perder a su hijo, al igual que los dems, costuroulhe un pao para terminar, va a marcar el paso en la batalla contra taburete, como un tambor real. El muchacho respondi bien, bailando todo el da. Estuvo bien. Y as, cada da, Ojulari fue desde la maana hasta la noche bailando bajo el sonido spero tambor improvisado por su madre, cuyo talento como msico eran pocos. Le proporcione los alimentos por lo que acababa de bailar, porque siempre termin hambre y exigente, la mujer comenz a hacerle ciertos alimentos Eva. Eko hizo una papilla hecha de maz, y moyinmoyin, un pudn hecha de frijoles a vapor. Paratus tambin le dio a los que se apartan cabras que estaban tratando de comer la comida que huele. Ojulari creci, se convirti en un hombre. Y un da, vio a su madre morir ya anciano y cansado. Con todo, lamenta que la hizo sufrir cuando era nio, l decidi comenzar una celebracin en honor del espritu de su madre. Llam a sus amigos y les dio los mismos alimentos que su madre preparados para l cuando era nio. Luego los puso con telas coloridas y les dio aparatos, como lo haba hecho cuando pequeo para espantar a las cabras. Con un ritmo de batera llamado, lleg bailando a travs de la ciudad tocarlo irregular, fingiendo no saber cmo jugarlo. Hacer todo lo posible para recordar su infancia, en homenaje a los esfuerzos de su madre. La difusin del festival en toda la tierra Yoruba convirtindose en el culto principal