Está en la página 1de 1

El diputado Roberto Mouillern, integrante del Bloque Unin Peronista que preside Fe lipe Sol, sostuvo que "el

gobierno vuelve a equivocarse" y vaticin que de convalid arse la normativa que regular los accidentes de trabajo "est encaminada a fracasar ". Mouillern, especialista en temas laborales y Ministro de Trabajo bonaerense duran te la gobernacin Sol, sostuvo que "con un poco ms de tiempo y voluntad poltica, los diputados podramos consensuar una nueva Ley de Riesgos de Trabajo que beneficie a los trabajadores y no que, pese a todo lo se predica, retrotraiga el desamparo de otros tiempos en materia de cobertura de riesgos laborales Segn Mouillern, la iniciativa oficial incrementa el monto de las indemnizaciones p ero elimina la doble va para el reclamo que hasta hoy pueden practicar los trabaj adores accidentados y en general los artculos estn centrados en la reparacin y no en la prevencin, o sea que arranca con una distorsin legislativa condenada al fracas o. Cuesta creer que algunas cosas tengan que resolverse a libro cerrado, de la noche a la maana expres Mouillern- mientras asuntos impostergables como el proyecto que c onsagra, al fin, la proteccin jurdica de los trabajadores de casas particulares de scansa en el Senado desde hace dos aos y medio. A su entender, la premura oficial resulta tan inexplicable e injusta como el desc onocimiento que el gobierno hace de seis alternativas que en relacin a los riesgos laborales elaboraron pacientemente legisladores de difer entes partidos (entre ellos del propio FPV) y hasta de las conclusiones que emit i el Consejo Federal del Trabajo (CFT) quienes, en todos los casos, priorizan acc iones para evitar accidentes y recin luego se centran en la reparacin. Aqu hay una sola realidad y es lo de siempre: los diputados tenemos que tratar en forma urgente y sin alterar una coma un proyecto del cual no sabemos siquiera qu in es su autor y que con alta probabilidad va a generar pleitos judiciales que de sembocarn en una futura decisin de la Corte Suprema que desestimar la intencin visib le de esta reforma, concluy Mouillern.