P. 1
Revista Proceso 1877 [21 octubre 2012]

Revista Proceso 1877 [21 octubre 2012]

5.0

|Views: 262|Likes:
Publicado porIvonne
Revista Proceso del 21 de octubre de 2012 No. 1877
Revista Proceso del 21 de octubre de 2012 No. 1877

More info:

Published by: Ivonne on Oct 23, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/10/2015

pdf

text

original

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb25ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb25ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

Portada del libro
“Vivir” de Julio Scherer García
Índice
CISA / Co

mu

ni

ca

ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, En ri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Luis Ángel Cruz
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez, Hugo Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila, Gloria Leticia Díaz,
Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Santiago Igartúa, Arturo Rodríguez, Marcela Turati, Ro dri go Ve ra,
Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Oaxaca, Pedro Matías; Tabasco,
Ar man do Guz mán; Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Ro sa rio Man za nos, Samuel Máynez Champion, Jor ge Mun guía
Es pi tia, Jo sé Emi lio Pa che co, Al ber to Pa re des, Niza Rivera Medina, Ra quel Ti bol, Flo ren ce Tous saint,
Rafael Vargas, Co lum ba Vér tiz de la Fuente; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ; asistente, Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Marta Lamas, Rafael Segovia, Ja vier Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi;
car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández, Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya y Juan Ricardo Robles de Haro
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez eje cu ti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
REPORTE ESPECIAL
6 Proceso y sus adentros /Julio Scherer García
10 La visa que jamás llegó /Ariel Dorfman
VIOLENCIA SOCIAL
14 La sombra del EPR sobre el desgobierno
de Vallejo /José Gil Olmos
POLÍTICA
18 La exclusiva fiesta de Gordillo /Santiago Igartúa
22 Autoanálisis: el PAN se reconoce corrupto
/Álvaro Delgado
28 México de oferta /Alejandro Gutiérrez
31 El Edomex, ejemplo a seguir /Rodrigo Vera
LA GUERRA DE CALDERÓN
36 Calderón maquina su propia impunidad
/Gloria Leticia Díaz y J. Jesús Esquivel
39 Províctima, la mascarada presidencial
/Marcela Turati
41 “Quien mató a mi madre no es el Wicked;
es Andy Barraza” /Patricia Dávila
44 Guerrero: contagio narco de autoridades
/Ezequiel Flores Contreras
CORRUPCIÓN
48 El golpe a Luz y Fuerza, ilegal de principio a fin
/Arturo Rodríguez García
51 CFE: El “gran fraude”, el gran fracaso
/Arturo Rodríguez García
ANÁLISIS
54 Continuidad con el salinismo /Jesús Cantú
55 El profe Fausto /Hernández
Aviso a los lectores: Las colaboraciones de Naranjo se
reanudarán en ediciones subsiguientes.
56 Carta abierta a Humberto Moreira /Javier Sicilia
57 Elba Esther: Tiempo de irte /Denise Dresser
59 EU: el negocio de la democracia
/John M. Ackerman
89
92
No. 1877
21 de octubre de 2012
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN: Fernando Rodríguez, jefe; Marlon Mejía, subjefe; Eduardo Alfaro,
Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BI LI DAD: Ma ría Con cep ción Al va ra do, Rosa Ma. García, Edgar Hernández, Ra quel
Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7, Co l. del Va lle, 03100 Mé xi co, DF
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 35, No. 1877, 21 DE OCTUBRE DE 2012
IM PRE SIÓN: Quad Graphics. Democracias No.116, Col. San Miguel Amantla, Azcapotzalco, C.P. 02700.
México, DF
DIS TRI BU CIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Concepción Villaverde;
asis ten te: Ma ría Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Armando Gutiérrez,
Juan Pablo Proal y Alejandro Saldívar, coeditores; Tel. 5636-2010
RESPONSABLE TECNOLÓGICO: Ernesto García Parra; Saúl Díaz Valadéz, desarrollador,Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 21
Suscripciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,490.00, 6 meses, $850.00; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,600.00, 6 meses, $880.00. Ejemplares atrasados: $45.00. Ser vi cios in for ma ti vos y
fo to grá fi cos: AP, No ti mex, Reu ters.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia pro ce so de in for ma ción
agen cia de fotografía
Siguenos en: @revistaproceso facebook.com/revistaproceso
60 El relanzamiento del RIAL /Olga Pellicer
61 Una oportunidad para México /Sabina Berman
INTERNACIONAL
62 HISTORIA: La correspondencia del Apocalipsis
/Emilio Godoy
67 Misión en La Habana /Lucía Luna
71 Los mitos de la crisis /Rafael Hernández
LIBROS
74 “¡No me lleven, por favor!”
/Javier Valdez Cárdenas
CULTURA
78 Grecia y México, en la mirada de Titos Patrikios
/Roberto Ponce y Columba Vértiz de la Fuente
81 Acoso, intimidación y malos tratos en Sitios
y Monumentos /Judith Amador Tello
83 Estro Armónico /Samuel Máynez Champion
Páginas de crítica
Arte: La última semana /Blanca González Rosas
Música: La magia de Muti y la Sinfónica de
Chicago /Raúl Díaz
Teatro: Cervantino 2012 (I) /Estela Leñero Franco
Cine: Bel Ami /Javier Betancourt
Televisión: OPMA y Canal 30 (II y última)
/Florence Toussaint
ESPECTÁCULOS
89 Ganador en Cannes, criticado por spot
gubernamental /Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES
92 Choque Liga Mexicana-Ligas Mayores,
por un joven pitcher /Raúl Ochoa
96 Palabra de Lector
98 Mono Sapiens /El pequeño gallego
/Helguera y Hernández
41
28
22
62
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
“Proceso


y sus
adentros
P
roceso nació el 6 de noviembre de 1976, aún bajo el
gobierno de Luis Echeverría. En la portada apareció
mi nombre con el título de director general, una do-
lorosa remembranza de Excélsior.
La casa de Reforma 18 sí ameritaba el título.
Editaba Excélsior dos periódicos, Últimas Noticias, primera y
segunda edición; dos semanarios, Revista de Revistas, Jueves de
JULI O SCHERER GARCÍ A
U
l
i
s
e
s

C
a
s
t
e
l
l
a
n
o
s
Excélsior; y un par de publicaciones sin relieve, Ja já y Policía.
Nombrado director gerente de Proceso, Miguel Ángel Gra-
nados Chapa tomó el mando de la revista. En las reuniones
previas a su aparición, dispuso el orden y la periodicidad con
la que debían escribir los colaboradores. Además, redactaría
el editorial de cada semana, un texto breve que daba cuen-
ta de los puntos de vista de Proceso, en rigor el pensamien-
6

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
En 1965 Julio Scherer García publicó su primer libro, La piel y la entraña, fruto de
una larga serie de entrevistas con David Alfaro Siqueiros, en las que el periodista
obligó al muralista, entonces en la cárcel, a exponer su piel y sus entrañas. Casi
medio siglo después, bien podría Scherer García haber titulado de la misma manera
su nuevo libro en el cual es él mismo quien se muestra en forma descarnada, como
nunca antes, por dentro y por fuera. De su vida personalísima, íntima, a sus relacio-
nes con los hombres del poder; de los amores que ya partieron a los vituperios que
sobreviven; de los episodios luminosos a las vivencias amargas; de las interiorida-
des de Excélsior a las intimidades de Proceso... el autor de Vivir asume la insólita
decisión de levantar las cortinas de su historia personal y compartida y nos entrega
trozos de existencia con honestidad y valor. Algo sabe él de lo que significan esas
virtudes. En el estilo directo, escueto, que envuelve la densidad del pensamiento y
de las emociones del fundador de Proceso, en Vivir transcurren episodios humanos
y familiares de alta tensión, experiencias periodísticas singulares, momentos límite
que sacuden el alma. Su libro conduce a sumergirse en México y en los oscuros en-
tretelones de su vida pública. Y sobre todo, ofrece una oportunidad única: asomarse
al mundo interno, atormentado en ocasiones, apasionado siempre, de Julio Scherer
García. Del libro, que ya circula con el sello de Grijalbo, reproducimos fragmentos
relativos a momentos clave en la historia de Proceso. (RRC)
fuera y él se mantuvo firme. Sin palabras explícitas, dejó en
claro: éramos incompatibles. Él, Miguel Ángel, creía en la críti-
ca que esclarece el punto central de la discusión política y los
quehaceres de nuestro oficio. Yo creía en los hechos concre-
tos, los que se huelen y se tocan. Miguel Ángel se sentía atraí-
do por los pensadores, y yo, sobre todo, por los reporteros.
XXX
Años después del 8 de julio de 1976, con Los periodistas en las
librerías, Vicente Leñero me contó de su ánimo en la asam-
blea. Pensaba que me había adelantado a los acontecimien-
tos al ponerme de pie y anunciar el camino a la calle. Me dijo:
—Creo que te precipitaste. Tu nombre ya se coreaba en la
asamblea. Debiste aguardar unos minutos.
Los sucesos que seguirían al golpe modificarían el punto
de vista de Vicente. No podría olvidar su juicio:
—Frente a cualquier crítica adversa, sostendría que te ha-
bías mantenido en la línea correcta.
Vicente me llevó a la zona profunda de la amistad. Su crí-
tica adversa, en momentos cruciales, habría terminado con lo
poco que restaba de mí.
Permanecimos juntos un primer año, luego un segundo y
en una larga etapa, veinte años. Vicente me decía que desea-
ba volver a su vocación en el teatro, los libros, la cultura, los
talleres que impartía, su condición de profesor. Me obsequia-
ba parte de su tiempo esencial.
to de Granados Chapa. Miguel Ángel repetiría a lo largo de su
vida que yo había contribuido a mi propio derrumbe. Afirma-
ba que no abrí los ojos ante Regino Díaz Redondo, periodista
sin hechura y drogadicto, a pesar de las advertencias con que
me pedía un cambio de actitud frente a los acontecimientos.
Sorprendido por la súbita y brutal corrupción que generó
Echeverría al interior de la cooperativa, creo que no había te-
nido oportunidad para tomar algunas providencias. El espa-
cio que me quedaba era reducido, minados en su responsabi-
lidad los trabajadores de “Formación” y “Rotativas”, y sin los
cuales era impensable la aparición del diario. Un ejemplo de
lo que narro está escrito en un texto del que me ocupo a pro-
pósito de Arturo Sánchez Medina. El líder de los obreros se
había ahogado en la traición y a la traición había convocado
a muchos.
Nunca quise discutir con Miguel Ángel los puntos de dis-
cordia entre ambos. En alguna medida le debía como periodis-
ta mi supervivencia y mi gratitud hacia él era patente. Además
del respeto a su trabajo, dan cuenta los hechos. Por iniciativa
nacida en Proceso, Miguel Ángel fue elevado a la dignidad ciu-
dadana, Medalla Belisario Domínguez, el 8 de octubre del 2008.
Miguel Ángel renunció a Proceso ocho meses después de
la fundación de la revista. Aún éramos débiles, sin un peso de
ahorro, inciertos en cuanto a un alto nivel de los reporteros,
algunos principiantes. El paso que daba me lo comunicó en
horas de caminata alrededor de Fresas 13. Yo le pedí que no se
REPORTE ESPECI AL

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 7
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
XXX
Vicente Leñero, Enrique Maza y yo renunciamos en noviem-
bre de 1996 a los puestos directivos de la revista. En el futu-
ro nos concentraríamos en el Consejo de Administración. Ha-
bíamos cumplido veinte años juntos y era tiempo para que
las oportunidades del futuro se abrieran a una nueva genera-
ción. Además, cumplíamos una promesa entre nosotros: a los
cuatro lustros en el semanario, iríamos en pos del azaroso en-
cuentro personal con la vida.
El día de la despedida viví la amistad apasionada de mis
compañeros y la honda tristeza que deparaba una nueva re-
lación con ellos. En la fiesta estábamos todos los que debería-
mos estar, entre ellos Gabriel García Márquez.
—Hoy no te beso —me dijo, en referencia al momento en
que había sentido la levedad de su rostro en mi cara al minu-
to de la entrega en Monterrey del primer premio de Nuevo Pe-
riodismo, el 21 de octubre de 2000.
—Yo sí —le dije.
Estaba Susana, sin que la muerte se hubiera atrevido a to-
carla, estaban mis hijos.
Días después de la fiesta, Vicente me dijo que no le preocu-
paba el futuro de Proceso tanto como los años inciertos que me
esperaban. No me imaginaba lejos del periodismo, pendiente
de los sucesos del tamaño que fueran.
—¿Qué vas a hacer? —me preguntaba.
—No sé —respondía.
También le preocupaba Enrique. Sus conflictos con la San-
ta Sede, de la que había sido devoto durante su juventud y
buena parte de la época que le siguió, lo mantenían en perma-
nente tensión. Veía en la Iglesia Católica, Apostólica Romana,
un poder terrenal sin aspiración a la eternidad. Sus negocios
eran los de esta tierra.
Recuerdo, entre otros, los conflictos de Enrique por la pu-
blicación de un volumen pequeño, El diablo. Fiel a su forma-
ción teológica, encaraba el dogma. Satanás no existía en la
forma corpórea que la Iglesia pretende hacer creer a sus se-
guidores. El diablo es el mal sobre la tierra, siniestro, miste-
rioso, universal.
El Vaticano exigió a Enrique la abjuración de la obra. En-
rique se negó. El Vaticano retrocedió apenas y mantuvo sus
amenazas, la excomunión incluida. Enrique volvió a negarse.
Finalmente llegaron a un acuerdo las partes en conflicto. En-
rique no reeditaría a Satanás.
El futuro de Vicente Leñero traería consigo una posible nos-
talgia, pero no ofrecía mayores problemas. Volvería al teatro, a
los guiones cinematográficos, a los talleres, a la literatura, a su
magisterio.
Yo me fui de vacaciones en compañía de Regina y Gabrie-
la. Visitamos Brasil y Argentina durante un mes, bañados en la
alegría. Una sola angustia ocultaría brevemente nuestro sol. Vi-
sitamos Bahía, la capital de Brasil de 1549 a 1763, caminamos
por sus ruinas majestuosas, perdidos en el tiempo. Yo recorda-
ba Antigua, la ciudad de piedra de Guatemala, también de es-
combros centenarios. Hablábamos de las ruinas y veíamos el
azul desvanecido del atardecer.
Llegamos a la ciudad de Bahía allá por octubre de 1996,
aún fuerte el calor. Fuimos de un lado al otro sin puntos de
referencia. Ya tarde pregunté a mis hijas por qué no veíamos
grupos de niños, uno al menos. Gabriela, segura en sus cono-
cimientos de sociología volcados en los niños, me dijo que en
Bahía las criaturas abandonaban sus guaridas en la noche. Era
frecuente que viejos decrépitos que por ahí andaban los es-
clavizaran para su lujuria o mendicidad.
La desazón se me apareció apremiante y urgí a Regina y
a Gabriela para que regresáramos cuanto antes al automóvil,
dejado quién sabe dónde. Las sombras caían y yo miraba ros-
tros lúbricos y cuerpos amenazantes.
Temí un asalto, los cuchillos desnudos, la violación tumul-
tuaria, la muerte. Como podía me empeñaba en tranquilizar
a mis hijas y ellas hacían lo mismo. Sin embargo, la opacidad
del lenguaje se imponía en palabras convulsas.
Maldecía la falta de una pistola y también el cuerpo
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
El inicio. Leñero, Rubio, Rodríguez Toro, Scherer, Granados, Del Villar
8

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
gastado, poca cosa para una riña hasta la última sangre.
Me preguntaba por mis hijas, pero no sólo por ellas:
¿Y yo? ¿Tendría el valor para ir a la muerte en defensa de Re-
gina y Gabriela? ¿Las vería expirar a unos metros, paralizado?
A la vida le temo como no le temo a la muerte. La muerte
es inevitable. Cae. El terror en los límites de la cordura, es asun-
to personal.
XXX
Palabras más, palabras menos, Carlos Marín me planteó, claro:
—En esas condiciones, renuncio a la coordinación de
información.
—No, Carlos —procuré en una tregua.
La imposición de mi autoridad, en momentos de crisis,
habría desencadenado la tormenta en Proceso.
Enterado de las diferencias entre Carlos Marín y Anne Ma-
rie Mergier, corresponsal de Proceso en Europa, fui al teléfono.
—Le ruego, Anne Marie, que acepte trabajar con Marín. Ya
tendré oportunidad de conversar con usted acerca de la difícil
situación por la que atravesamos.
—No, don Julio.
Acudí a Vicente:
—Ayúdame.
Habló con Anne Marie. Anne Marie cedió.
La situación se me hizo clara. Marín actuaba con soltura.
Una mayoría de la administración estaba de su lado a partir
de un estudiado entendimiento con el gerente, Enrique Sán-
chez España. Además, el coordinador de información presu-
mía de la aceptación de un grupo de reporteros.
Rafael Rodríguez Castañeda, el coordinador de redacción,
se atenía a su trabajo.
Frente al anuncio de un conflicto que crecía en su propio
dinamismo, llegué a proponerle a Rodríguez Castañeda su de-
signación como director. Me dijo y después repetiría ante los
reporteros:
—Yo no camino sobre cadáveres.
XXX
A nuestra partida, un sexteto inventado por el Consejo de Ad-
ministración había tomado la responsabilidad de la dirección.
Lo integraban: Rodríguez Castañeda, Marín, Carlos Puig, Froy-
lán López Narváez, Francisco Ortiz Pinchetti y Gerardo Galar-
za. Poco tiempo después de iniciado su trabajo, el malestar se
hizo patente en el semanario. Divisiones internas y pleitos
abiertos habían hecho inviable un proyecto mal concebido.
Después de reyertas que subían de tono, del sexteto que-
dó un cuarteto, pero sólo Rodríguez Castañeda y Marín eran
reales aspirantes a la dirección. Marín se movía con torpes ai-
res de autoridad en la redacción y en la administración. Ro-
dríguez Castañeda trabajaba sin alardes en la concepción de
la revista y el diseño de la portada, imagen de la revista en la
calle, nuestra preferente publicidad. Marín y Rodríguez Casta-
ñeda disputaban por todo.
Elena Guerra, mi secretaria, me prevenía:
—Haga algo, don Julio.
—¿Qué, Elenita?
—Pierde usted autoridad, los compañeros lo ven pasivo,
distinto de lo que usted es.
Yo pensaba sobre todo en Rafael Rodríguez Castañeda, en
tanto Vicente Leñero y Enrique Maza se expresaban en la duda.
Marín reflejaba una imagen externa de la que Rodríguez Cas-
tañeda carecía. El primero había escrito trabajos memorables:
una entrevista con Manuel Becerra Acosta en la que detallaba
su abandono de Unomásuno y su exilio en España; revelaciones
sobre la matanza de Acteal, coludidos el ejército y grupos para-
militares; una acabada reseña del asesinato de Amado Carrillo,
el Señor de los Cielos; reportajes sobre la Brigada Blanca.
Rafael, sin alardes protagónicos, cumplía su tarea seguro
de lo que hacía. De su inteligencia y concepción periodística
había nacido el proyecto exitoso de los suplementos especia-
les. Tres veces al año se ocupaban de temas que estremecían
al país. Los rostros del narco; La guerra del narco; Con zeta de muer-
te; El Chapo, crimen y poder, son algunos títulos. Los suplemen-
tos crecerían hasta altos niveles. En la actualidad, los índi-
ces de venta se sitúan en no menos de los 200 mil ejemplares.
Al lado de la brillantez que llegó a alcanzar Marín, Rodríguez
Castañeda representaba la certeza.
En la mañana sorpresiva en la que Anne Marie Mergier vol-
vió a comunicarse conmigo, me sorprendió la voz aguda de su
español con acento descarado. Ella era absolutamente france-
sa. Parisina nacida en Argel, amaba la fealdad de su país de ori-
gen, ardiente, terroso, como lo describe Albert Camus.
—¿Qué ocurre, Anne Marie?
—Desde hoy, don Julio, trabajo con usted directamente o
renuncio a Proceso. No soporto a Marín. Es autoritario y con-
migo ha llegado a la destemplanza. Con usted o me voy.
—No se preocupe, Anne Marie —le había asegurado.
Hablé con Marín:
—A partir de hoy, Anne Marie trabaja conmigo.
La respuesta me llegó inmediata:
—Cuente con mi renuncia. No admito la merma arbitra-
ria de mi autoridad.
Las buenas maneras habían terminado. Marín luchaba por
la dirección. Se comportaba como si nada pudiera detenerlo.
XXX
Anne Marie disfrutaba de un puesto eminente en Proceso. Ha-
bía llegado a la casa de Fresas 13 de manera casual. Cercana a
Lucía Luna, responsable de la sección internacional en nues-
tro trabajo, le había propuesto impartir un curso de francés
para el personal interesado en el aprendizaje del idioma. El
padre de Lucía Luna, Fernando Luna de la Paz, había sido mi
profesor de filosofía en el Centro Cultural Universitario. A su
hija le tenía confianza absoluta.
En París, Anne Marie había obtenido, durante su época de
estudiante, un diploma en las disciplinas de arte, particular-
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
La casa de Fresas 13
REPORTE ESPECI AL

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 9
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
mente pintura y escultura. Disfrutaba el premio. En su éxito
había encabezado una visita guiada por el Museo de Rodin,
ella al frente de sus compañeros.
Corresponsal de Proceso, empezó a viajar por Europa. Su
primer golpe fue en la cárcel de Long Kesh, en Belfast. Em-
prendió su trabajo en las condiciones más difíciles: francesa
en el cuerpo de una revista mexicana absolutamente desco-
nocida en Irlanda del Norte y sin los contactos que todo repor-
tero necesita para su trabajo.
Escribió el 20 de julio de 1981:
Las reivindicaciones de los presos políticos en Irlanda del
Norte siguen sin respuesta alguna por parte del gobierno
británico. En declaraciones recientes, la primera ministra,
Margaret Thatcher, mantuvo su posición sobre el proble-
ma. “Un crimen es un crimen”, y los independentistas ir-
landeses siguen siendo considerados como reos comunes
y no como presos políticos. Mientras ocho presos más han
relevado a sus compañeros muertos de hambre, 414 de los
650 encarcelados en total por razones políticas siguen en
una “huelga de desnudez”.
Luego:
Obligados a llevar el uniforme de los presos comunes, la
mayoría de los independentistas irlandeses presos en Long
Kesh viven completamente desnudos, algunos desde hace
dos años, otros desde hace tres. Sólo cuando el frío es de-
masiado insoportable, se cubren con una manta.
Fueron ocho las entregas sucesivas que Anne Marie envió a
México desde la prisión de Long Kesh. Bobby Sands fue un per-
sonaje al que siguió con la meticulosidad de una artista en su
martirio del hambre. Anotó Anne Marie el 19 de mayo de 1982:
Cinco de mayo de 1982. Ocho de la noche. Falls Road. La ca-
lle más rebelde de los barrios rebeldes recuerda el primer
aniversario de la muerte de Bobby Sands.
Ocho taxis negros abren la marcha. Diez ex presos de
Long Kesh caminan a pasos lentos con inmensas fotos de
los huelguistas de hambre muertos entre el mes de mayo
y el de septiembre de 1981. Lo siguen los familiares de los
difuntos. Luego viene la multitud.
Son cuatro mil, cinco mil. Tal vez más. Silenciosos. Jóve-
nes, ancianos, mujeres, hombres, niños. Graves. Tercos. En las
ventanas flotan banderas negras. Sólo se escucha el ritmo lú-
gubre de los tambores. El viento es más helado que nunca.
XXX
Entre telefonemas, memorándums y revisión de documentos,
le pregunté a Elena Guerra:
—Dígame, ¿qué hacemos?
—No sé —me respondió.
Nuestros diálogos eran repetitivos, sin punto de arribo. En
La visa que
jamás llegó
Coincidente en tiempo y en naturaleza con Vivir, de Julio
Scherer García, el más reciente libro de memorias de Ariel
Dorfman revela una anécdota que en el duro exilio del es-
critor chileno no podía dejar de ser contada: el intento del
periodista mexicano por ayudarlo en una empresa apa-
rentemente sencilla que, finalmente, resultó imposible...
La obra se intitula Entre sueños y traidores. Un striptease
del exilio y comenzará a circular en los próximos días.
Aquí se publica un adelanto con autorización del sello
Seix Barral /Biblioteca Breve.
10

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Í
bamos a necesitar en good old USA a aquellos ángeles,
esa solidarity forever, antes de que pasara mucho tiem-
po. Aunque es cierto que, esta vez, no había escatimado
esfuerzos para que las cosas anduvieran sobre ruedas.
Todo estaba arreglado para llegar sin problemas a
nuestro próximo destino, el México lindo donde pensábamos
instalarnos hasta que cayera Pinochet y donde podríamos
criar a nuestros hijos en el castellano que hablarían al regre-
sar a Chile. Cada detalle se fijó durante dos viajes que reali-
cé a México. La primera visita había sido con toda la familia,
en agosto de 1980, como jurado de un premio instituido por
Nueva Imagen –la editora que estaba sacando mis dos nue-
vos libros– junto con Proceso, la revista mexicana dirigida por
el inimitable Julio Scherer. En la última noche de la semana
que pasamos en Cocoyoc, bajo la sombra del volcán que ha-
bía azuzado la locura de Malcolm Lowry, mis conjurados Gar-
cía Márquez y Cortázar me incitaron a plantearle algo a Sche-
rer, seguros de que accedería a mi solicitud: si acaso él podría
evitar que mi familia y yo desfiláramos por el infierno que vi-
ven los exiliados en México cada año al tener que renovar su
estatus migratorio. Le pregunté, entonces, si había alguna for-
ma de obtener una visa de residencia permanente en su país
a partir de septiembre de 1981 y de esa manera soslayar una
burocracia displicente.
–Considéralo ya hecho –respondió Scherer, agregando con
su acostumbrada generosidad–: Yo te pago el boleto desde
Washing ton, cuando tú digas, me llamas y me lo dices, Ariel, pe-
ro Ariel no dejes de llamarme y ya, hacemos todos los arreglos.
Así que en febrero de 1981 viajé otra vez a Ciudad de Méxi-
co. La primera noche, Julio Scherer me contó en un restaurante
celestial, sobre avenida Insurgentes, que todo estaba acordado.
ARIEL DORFMAN
–Al presidente lo vi ayer –dijo– y me preguntó que por qué
Ariel Dorfman no estaba acá ayer mismo, anteayer, que ven-
ga ya mismo. El Presidente López Portillo dio instrucciones en
mi presencia a Gobernación para que apuraran un permiso de
residencia permanente para ti y tu familia.
Al día siguiente firmé un contrato con Juan Somavía para
trabajar en un proyecto de medios de comunicación alterna-
tivos en el Instituto de Estudios Latinoamericanos (ILET) que
él había fundado en esa ciudad. Juan se alegró de que hubié-
ramos podido esquivar los despiadados salones de espera del
gobierno mexicano para consolidar mi estatus; si Scherer ha-
bía ratificado el asunto, no había para qué desvelarse más,
una opinión que secundaron muchos otros chilenos. Recuer-
do incluso un almuerzo con Tencha Bussi, la viuda de Allende,
donde confirmó que era innecesario que ella usara su propia
influencia para solucionar mi caso. Si Scherer ha dado su pa-
labra, dijo ella, yo estaba en las mejores manos, “es un hom-
bre de honor, un verdadero caballero”, palabras que repitió
casi textualmente otra amiga, Moy de Tohá, otra viuda resi-
dente en México.
Alborozado con estas buenas noticias regresé a Washing-
ton, donde visitamos el consulado mexicano con nuestras fo-
tos y el contrato del ILET. A fines de mayo de 1981 hice una
llamada al Distrito Federal y Julio respondió que todo mar-
chaba viento en popa, nuestro permiso ya iba a llegar, no hay
para qué preocuparse. Repetí la misma cantilena a Angélica,
“no hay para qué preocuparse, mi amor, ya sabes cómo tar-
dan estas cosas”. Ya los Fenton, dueños de la casita que arren-
dábamos en Bethesda, la estaban mostrando a posibles inqui-
linos, Rodrigo ya se había despedido, con pena, de sus copins
en el cercano Lycée Rochambeau, y la certificación sobre sus
estudios se había enviado a un colegio francés en Ciudad de
México para garantizar una transición dúctil. Sin embargo, la
visa se empecinaba en no llegar, los funcionarios del consu-
la obsesión, una noche se impuso la claridad en el momento
preciso: la decisión, la que fuera, tendría que apartar a los tra-
bajadores de la administración, en manos de Marín, del tema
central: la elección del nuevo director.
Ésta debería surgir de la voluntad de los reporteros.
El tiempo se venía encima. El 23 de marzo de
1999, el Consejo de Administración había citado a
Rodríguez Castañeda, Carlos Marín y Froylán Ló-
pez Narváez a una reunión capital. En esa fecha
decidiríamos los nombres de los compañeros a
los que deberíamos liquidar. Los asuntos marcha-
ban mal en Fresas 13. Los signos del declive resul-
taban alarmantes.
Urgía poner en práctica la decisión que lleva-
ba en mente. Me reuní a toda prisa con el notario
Juan Vicente Matute Ruiz de la Notaría 179 en el
DF, los consejeros Vicente Leñero Otero y Enrique
Maza García, los auditores José Palomec y Fran-
cisco Álvarez y el abogado Juan José Royo. Les pro-
puse la celebración de una junta de consejo para
el 23 de marzo. Les expuse los motivos con clari-
dad. Vicente Leñero y Enrique Maza me hicieron
clara su incertidumbre. Pero convenimos: no ha-
bía de otra.
Media hora antes de la cita, nos encontrába-
mos todos en el salón del consejo. Llegó Rodrí-
guez Castañeda. Serios, graves, esperábamos a
Marín y a López Narváez. Entraron. Sus rostros acusaron un
desconcierto que los rebasaría. Anuncié que, de acuerdo a las
facultades del Consejo de Administración, a partir de ese mo-
mento desahogaríamos el único punto de la orden del día, la
elección del nuevo director. Pregunté, sin más, quién se apun-
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
Tiempos idos. Maza, Leñero, Scherer, Marín, López Narváez, Rodríguez Castañeda
REPORTE ESPECI AL

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 11
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
lado decían con cara de palo no contar con información algu-
na, que volviéramos mañana, al otro día, de nuevo mañana,
y a la semana siguiente, mañana, mañana, y era como si es-
tuviéramos atrapados en una de esas caricaturas de la identi-
dad latinoamericana en donde todo se posterga hasta un fu-
turo siempre indefinido.
Durante un par de llamadas afables y puntillosas a Sche-
rer, me reiteró que todo estaba bajo control, eran cosas habi-
tuales de la burocracia. De manera que volvimos a hacer las
valijas y a empacar las cajas, cada ítem guardado en el lugar
que le correspondía según la infatigable Angélica. Y entonces,
a mediados de julio de 1981, salimos hacia Canadá con mis
padres siempre dispuestos a convidarnos a unas vacaciones
que vaya que nos hacían falta.
Mientras manejaba un Chevrolet arrendado hacia Prince
Edward Island, con mi papá en el asiento del acompañante y
taba como candidato para la sucesión en una elección entre
reporteros y editores. Sólo se escuchó la voz de Rafael:
—Yo.
López Narváez y Marín se pusieron de pie, suelta la furia.
Froylán abandonó primero la sala de juntas. Marín lo siguió.
Brotaron los improperios. Froylán pronunció la frase que pre-
tendió me sepultaría. Me llamó el Díaz Redondo de Proceso.
Ya en la redacción, Marín estalló. Habló de urnas envene-
nadas. Enrique Sánchez España me dijo que también se iba.
Era figura clara en la empresa y me encendió de rabia.
—Usted se queda —le grité.
En la sala de redacción informé del nombramiento de Ra-
fael Rodríguez Castañeda como nuevo director de Proceso.
Escuché aplausos, pero no me llegó el canto del entusiasmo.
Hoy podemos afirmar que en Proceso supimos ver el futuro.
XXX
Instalado Rodríguez Castañeda en la dirección de Proceso, el
sentido del tiempo cambió para mí. Ya no participaba en los
acontecimientos de la vida noticiosa como un testigo privi-
legiado. Ahora veía los sucesos a distancia, crítico o cronista,
mas no reportero.
De alguna manera apartado de la vida que había hecho mía
durante cincuenta años, el tiempo se alargaba inmisericorde.
Veinticuatro horas pueden provocar sentimiento de indefini-
ción, el final de la jornada siempre pendiente. ¿Cómo vivirlas
para hacerlas útiles, atractivas? ¿Qué hacer con las horas que
sobran? ¿Cómo vivir pensando en el amor el día entero o leyen-
do y escribiendo de amanecer a amanecer? Las horas sin vida
pueden resumirse en un vacío que convoque al aburrimiento.
Me atraía el magisterio, pero no me conquistaba para la pa-
sión de una vida vuelta al exterior. Los ojos están hechos para
mirar, los oídos para escuchar y el tiempo de la reflexión ocu-
paba en mí un segundo espacio. No soy un intelectual ni aspiro
a la erudición. Soy persona que existe a partir de los sentidos,
no de mi inteligencia.Las personas de las que me apropio, mis
hijos, mis amigos, me resultan insustituibles. Representan el
corazón que palpita, pero sé que nada remplaza la vida perso-
nal. No obstante, en Proceso me negué a tener una oficina pro-
pia. Estaba en mi decisión ampliar en todo lo que fuera posible
el territorio del director. Yo deseaba que se sintiera a sus an-
chas, sin la sombra de quien tenía una historia propia y le ha-
bía dictado órdenes durante mucho tiempo. Las relaciones en
la alternancia son complicadas, al acecho la envidia, los celos,
las intrigas de terceros, la propia malevolencia.
El día de la toma de posesión de Rodríguez Castañeda al
frente de Proceso le había dicho que sería su incondicional en
el trabajo, y él me había respondido que mantendría un respe-
to sin sombra para mis decisiones como presidente del Con-
sejo de Administración.
Con Rafael conversaba primero en la superficie y poco a po-
co hacia adentro. Trascendimos el trabajo y nos hicimos ami-
gos. La confianza caminaba de un lado para otro. Pero no bas-
taba. Hacía falta el humor y ambos lo procurábamos con éxito.
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
Julio Scherer con el jurado del premio Proceso-Nueva imagen, 1980: Zavaleta, González Casanova,
Cortázar, Dorfman, García Márquez, Casimir, Quijano y Dos Santos
12

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
A los reporteros los veía regularmente. Pugnaba con ellos
para que escribieran libros en una buena prosa y se pulieran
como redactores. Tenía presente a Monsiváis: “Sólo los textos
bien escritos se pueden recordar”.
XXX
Un día de abril de 2010, un enviado de Ismael El Mayo Zam-
bada me transmitió un mensaje del capo: deseaba conversar
conmigo a partir de un dato. Estaba enterado de mi trabajo y
me tenía confianza.
Rafael Rodríguez Castañeda, director de Proceso; Salvador
Corro, el subdirector, y yo, presidente del Consejo de Admi-
nistración, abordamos el asunto en un estado de tensión ex-
plicable. Sin embargo, no asomaba entre nosotros inquietud
mayor. Sabíamos cuál era el compromiso que nos unía con
nuestros lectores, la información en el límite de lo posible. Y
cumpliríamos con nuestra tarea.
Proceso vive con las puertas abiertas. En Fresas 13 no exis-
te un circuito cerrado ni vigilancia especial. Sólo un par de po-
licías cuidan la calle, el incesante ir y venir de los automóviles
por la estrecha vía. Entre nosotros no hay guaruras.
En esas condiciones analizamos sin sobresaltos los pro-
blemas que suscitaría el viaje ineludible. La conclusión en
nuestras deliberaciones fue una: llegar hasta El Mayo e infor-
mar del encuentro sin cargar tinta alguna. Yo contaría todo,
salvo detalles que pudieran abrir pistas a la autoridad y dar
con el delincuente. En su momento repetí que no soy delator.
En nuestras conversaciones, abiertas las puertas de la di-
rección, pero la voz baja, sin altibajos, monótona para subra-
yar la naturalidad de nuestros conciliábulos, ponderamos las
reacciones del viaje. Dábamos por cierto que sobre Fresas 13
caerían dolosos calificativos a propósito de la tarea que yo
emprendería.
En momento alguno pensamos seriamente en un contra-
tiempo mayor ni que yo quedara como rehén del narco. Cual-
quiera podría acometer contra nosotros, los trabajadores de
Proceso, el asalto que le viniera en gana. Transitamos por la
calle en paz, la naturalidad como norma.
No hay argumento que pudiera justificar el narcotráfico,
ni la delincuencia organizada, ni los asesinatos, los secues-
tros, las desapariciones, las mutilaciones. Pero entre los de-
lincuentes priva una ley que no necesita de redacción alguna
para aplicarse. Para el soplón no existe piedad. Ha de pagar su
traición con la vida y muchas veces con la vida de sus familia-
res. El traidor paga dos ojos por uno.
XXX
Frente a la perspectiva del encuentro con Zambada, Rodrí-
guez Castañeda, Corro y yo dimos por cierto que sería un
golpe periodístico, pero a él seguirían las diatribas, las críti-
cas enconadas, las ganas contra nosotros.
Al despedirnos, el director de Proceso me dijo en un lar-
go abrazo: “Si en una semana no sé de usted, tenga por se-
guro que usted sabrá de mí”.
Angélica, mi mamá y los dos niños atrás, me extrañé –aunque
no lo manifesté a viva voz– de que no hubiese podido contactar
a Scherer antes de que viajáramos. Mejor no expresar estas du-
das, todo estaba bien, su secretaria había transmitido un men-
saje de Julio de que no me impacientara, no hay para qué preo-
cuparse. Justo en ese momento recuerdo haber divisado por la
ventana del auto una escena digna de Edward Hopper o tal vez
de un cuadro de Andrew Wyet: ahí, solitario e inmóvil en la lla-
nura canadiense, reflejando la luminosidad azul de los lagos y
el sol reverberante, se erguía una desguarnecida caseta de telé-
fono, y algo en mi pie decidió apretar el freno y el auto obede-
ció y se detuvo junto a la caseta fantasmagórica.
Esta memoria es tan exótica que ahora me digo que debo
haberla inventado, que tal vez llevé a cabo la llamada a Sche-
rer desde una gasolinera o por ahí la realicé esa noche en el
hotel, y, sin embargo, así es mi recuerdo de ese momento: dis-
co el número de Ciudad de México, deposito una cascada de
monedas en la ranura y dejo que mis ojos se paseen por el
paisaje de tundra hasta posarse en el auto, que tiene adentro
a los cinco seres que más amo en el mundo, y finalmente Ju-
lio se pone al aparato, Julio está en tren de admitir, se está to-
mando su tiempo, está mascullando sus palabras, se nota que
se siente embarazado, no me ha llamado porque tenía la es-
peranza de darme buenas noticias y no sabe cómo contarme
lo que por último sí debe advertirme: estamos jodidos, Ariel,
¿qué quieres que te diga? Resulta que Proceso ha publicado
una serie de artículos acerca de la corrupción en la Secreta-
ría de Energía y el presidente, furioso, le ha declarado la gue-
rra a la revista, quitándole todo avisaje comercial, tal como
Echeverría, el presidente anterior, le había declarado la gue-
rra al diario Excélsior cuando Scherer lo dirigía, y ahora la his-
toria se está repitiendo. López Portillo intentará someter al di-
rector díscolo y negarle todo favor en un país donde el poder
surge de la presidencia imperial y del partido gobernante, el
PRI. López Portillo ha dicho que cualquier asistencia prome-
tida a Scherer se ha cancelado y específicamente mencionó
que Dorfman, el amigo de Scherer, no espere obtener ningún
tipo de trato preferencial.
Julio está devorado por la rabia y la vergüenza, pero no hay
nada que pueda hacer, no puede dejar de denunciar el millo-
nario fraude detectado en los contratos del petróleo. Lo único
que ofrece es que viajemos a México con una visa de turista y
él contactará a alguien en Gobernación que todavía está dis-
puesto a recibir sus llamadas, a ver si nos ayuda a navegar por
la burocracia kafkiana, “pero todo va a terminar arreglándo-
se, esta confrontación no ha de perdurar mucho tiempo, este
Presidente o el que viene va a ceder y se podrá negociar una
residencia permanente, un permiso de trabajo”, afirma Sche-
rer, ese ser maravilloso que considera que se ha comprometi-
do su honor, y yo me encuentro consolándolo a él, asegurán-
dole que no hay que preocuparse, que hemos sobrevivido a
peores circunstancias.
Esa noche, bajo la extensa aura crepuscular del cielo cana-
diense –lo más al norte que he estado en mi vida, lo más le-
jos de Chile–, convocamos un consejo de adultos, mis padres,
Angélica, yo, y el grupo alcanza rápidamente un consenso: no
teníamos ánimo como para embarcarnos en aventura y defi-
nitivamente no queríamos arriesgarnos en el laberinto que
era México, donde las leyes se aplicaban con arbitrariedad y el
hombre más poderoso del país había jurado destruir a mi pro-
tector. No es que tengamos especiales ganas de residir en los
United States, pero no parece haber, por ahora, otra opción.
No podemos retornar a Europa, ni viajar a una Argentina re-
gentada por los militares, a Chile yo no podía entrar, y por lo
menos estábamos semiinstalados en Washington, y ahí está
mi inglés, sí, es inglés ninguneado por mí y que ahora que he-
mos encallado en estas orillas tendrá que ser pieza principal
en mi intento por ganarme la vida. O
REPORTE ESPECI AL

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 13
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
14

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

JOSÉ GIL OLMOS
M
ORELIA, MICH.- El lunes 15
por la madrugada, un grupo
de jóvenes dialogaba con el
secretario de Gobierno, Je-
sús Reyna, en torno al pro-
blema de las normales rura-
les e indígenas. De repente el funcionario
tronó: “Tienen dos horas para entregar los
autobuses”, y se paró de la mesa. Ya no
hubo más palabras.
Casi de inmediato los estudiantes re-
cibieron llamadas de sus compañeros de
Tiripetío, Cherán y Arteaga para avisarles
que cientos de policías estaban entrando
a sus planteles. Portaban armas largas,
decían, y llevaban perros, que azuzaban
contra ellos, al tiempo que lanzaban ga-
ses. Varios helicópteros sobrevolaban las
inmediaciones.
Como sucedió en San Salvador Atenco,
Estado de México, en mayo de 2006, esta
vez policías federales y estatales entraron
Entre analistas y medios de comunicación de Michoacán
se extiende el rumor de que el gobernador Fausto Vallejo
podría ser relevado del cargo por problemas de salud. Uno
de los escenarios que se manejan es que sólo espera a que
cumpla un año –febrero de 2013– para que se nombre a un
interino y éste se encargue de organizar los comicios para
elegir al mandatario sustituto. Dicen también que el secre-
tario de Gobierno, Jesús Reyna –quien orquestó la agresión
del lunes 15 a las normales rurales de Tiripetío, C herán y
Arteaga–, es el que se perfila. En la semana, mientras los
jóvenes agredidos relataban sus testimonios, el EPR difun-
dió un comunicado en el que culpa a la clase política mi-
choacana de la agresión a los tres planteles.
sobre el desgobierno de Vallejo
Alan Ortega
EPR
La sombra del
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 15
de madrugada a las escuelas normales
rurales e indígenas de Tiripetío, Artega y
Cherán y arremetieron contra los estu-
diantes. Algunos alcanzaron a refugiarse
en las casas cercanas.
Los que permanecieron en los plante-
les fueron golpeados con macanas y rocia-
dos con gases. En las inmediaciones esta-
ban los camiones y camionetas utilizadas
en el operativo, así como tanques de agua,
ambulancias, autobuses y armas de grueso
calibre. Según los vecinos, fueron alrededor
de mil 500 los elementos que participaron.
“Nos perseguían como animales. Los he-
licópteros lanzaban luces en el cerro mien-
tras nos escondíamos”, dice un normalista
de Tiripetío que se salvó de ser detenido.
La orden del gobernador priista Fausto
Vallejo había sido clara: “restablecer la paz
y la tranquilidad”. Horas después justificó
el despliegue policiaco, al señalar que una
cosa es la tolerancia y la manifestación de
ideas y otra que se transgreda la ley. Aña-
dió que el gobierno michoacano sólo ha-
bía coadyuvado en el operativo federal,
pues había inconformidad en la población
por la retención de los autobuses.
Mientras los jóvenes eran traslada-
dos a la procuraduría estatal con las ma-
nos atadas por detrás con cintas elásticas,
muchos de ellos con sangre en el rostro,
Vallejo volvió a la carga:
“Invitamos a la sociedad civil, a los
partidos políticos, a los medios de comu-
nicación, a todo el pueblo que quiera que
se compongan las cosas en Michoacán, a
que valore y se pregunte qué tipo de go-
bierno quiere: uno que irresponsable-
mente permita la ingobernabilidad por
no asumir los costos políticos que el or-
den acarrea o uno abierto al diálogo con la
única condición de la legalidad.”
Los líderes del magisterio michoacano
piensan lo contrario. Para ellos, el operati-
vo policiaco fue un acto de desesperación
del gobernador, quien no ha podido en-
frentar la crisis económica, social y de se-
guridad en el estado, por lo que recurre a
la mano dura para reafirmarse en el poder.
Fue Jesús Reyna quien, en coordina-
ción con el titular de la Secretaría de Se-
guridad Pública federal, Genaro García Lu-
na, diseñó la logística, en particular la que
se instrumentó en Tiripetío, para recupe-
rar los autobuses retenidos por los nor-
malistas. Los uniformados aprovecharon
para llevarse archivos, computadoras y te-
léfonos de las agrupaciones estudiantiles
de otras entidades.
Fue un saqueo
El jueves 18 en la normal rural Vasco de
Quiroga de Tiripetío –el viejo casco de la
exhacienda de Coapa que data del siglo
XVIII y perteneció a la orden de los agusti-
nos–, en la cual estudian 510 jóvenes, aún
VI OLENCI A SOCI AL
se ven las huellas de la agresión: puertas y
ventanas rotas, piezas de cilindros metáli-
cos desperdigados en el campus y un pene-
trante olor a gas, el que usaron los policías.
En la huida, los uniformados robaron
algunos borregos, cerdos y codornices que
criaban los estudiantes; saquearon tam-
bién la bodega de víveres. Lo que no pu-
dieron llevarse lo quemaron, sostiene uno
de los estudiantes.
Muchos de los jóvenes del plantel fue-
ron golpeados con los toletes y someti-
dos a la fuerza. Luego los subieron a ca-
miones y comenzaron a intimidarlos: “Se
van al Cereso, morros; mínimo 40 años”,
les decían.
Originario de Janitzio, un normalista de
18 años muestra las heridas en la cara. Tie-
ne la ceja abierta y la nariz y el pómulo hin-
chados. Relata: “Nos subieron a un camión
y nos llevaron a una especie de auditorio.
Íbamos mujeres y hombres. Nos trataban
igual. Nos pusieron bocabajo en el suelo y
nos golpeaban si levantábamos la cabeza.
“Nos sacaron a golpes y ya en el sue-
lo nos dieron patadas. Eran federales los
que nos tuvieron bocabajo todo el día; no
nos dieron ni un vaso de agua. Luego nos
sacaron huellas y no nos dejaron avisar a
nuestras familias.”
Otro joven que huyó al cerro cercano a
la escuela para evitar ser capturado relata:
“La gente nos recogió luego de que nos ha-
bíamos escondido en el cerro porque nos
estaban golpeando bien feo. Nos fuimos
a esconder porque nos andaban buscan-
do como perros en unos helicópteros. Nos
echaban la luz desde arriba; por tierra nos
andaban buscando con lámparas. Por eso
la gente del pueblo se portó bien y nos me-
tieron a sus casas.
“Eran como las cuatro de la mañana.
Los granaderos se nos fueron encima con
armas de fuego, aunque digan que no es
cierto. Hubo armas de fuego, balas de go-
ma, granadas. Yo estaba debajo de unos
arbustos, por eso no me vieron.”
La madre de uno de los normalistas de
Tiripetío comenta: “Una señora escondió
en un aljibe a los muchachos. En otra ca-
sa los escondieron en unos cuartos, al fon-
do del patio. Eran como 30, entre ellos iba
mi hijo”.
Gobierno débil
Juan José Madrigal, dirigente de la sección
18 del Sindicato Nacional de Trabajado-
res de la Educación (SNTE), advierte que
el operativo fue un exceso. Si el goberna-
dor quería mandar un mensaje de fuerza
y poder, dice, lo que mostró en realidad es
debilidad y falta de gobernabilidad.
A Madrigal lo detuvieron los policías fe-
derales cuando se dirigía a las oficinas sin-
dicales. Dice que Vallejo recurre a la fuer-
za pública para llenar los vacíos de poder.
Desde que asumió el cargo, en febrero
pasado, no ha resuelto ni un solo conflic-
to, indica el líder magisterial, entre ellos
la quema de escuelas en la comunidad re-
ligiosa de Nueva Jerusalén; tampoco ha
atendido la demanda de espacios de edu-
cación superior ni la inseguridad.
El 8 de agosto pasado el gobernador
presentó al Congreso local una iniciativa
para restructurar 19 mil millones de pe-
sos de la deuda pública, al tiempo que
anunció un plan de austeridad para aho-
rrar 8 mil millones de pesos en los próxi-
mos años. Los legisladores sólo aprobaron
la restructuración de 11 mil millones.
El gobierno aplicó un plan de contin-
gencia que motivó el despido de emplea-
dos, reducción de gastos personales, ser-
vicios generales y un recorte de 77% en
E
n
r
i
q
u
e

C
a
s
t
r
o

S
á
n
c
h
e
z
Normal de Tiripetío. El sometimiento
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
16

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

VI OLENCI A SOCI AL
inversión pública con recursos del estado,
en detrimento de la educación y la salud.
La medida también afectó a trabajadores
por contrato, advierte el profesor Madrigal.
Michoacán es uno de los estados más
atrasados y violentos del país, de acuerdo
con el estudio de la correduría Barclays Ca-
pital elaborado hace un par de años. Bajo el
título Mercados emergentes, la investigación
explica que Baja California, Chihuahua,
Guerrero, Michoacán y Nuevo León son las
entidades más afectadas por la violencia,
que se refleja en la caída de sus economías.
El pasado 30 de septiembre, en un ac-
to público, el gobernador, quien padece
diabetes, tuvo un desvanecimiento, aun-
que él comentó que se debió a una hernia.
Los 10 días siguientes no volvió a apare-
cer. Los diarios locales comenzaron a es-
pecular sobre su salud; algunos comenta-
ron que Vallejo podría ser sustituido por
su secretario de gobierno, Jesús Reyna.
El día del operativo en las escuelas
normales, en la Casa de Gobierno fueron
convocados los exgobernadores Servan-
do Chávez, Carlos Torres Manzo, Geno-
vevo Figueroa, Ausencio Chávez y Víctor
Manuel Tinoco. En el encuentro estuvo
también el presidente de la comisión polí-
tica del Congreso local, Víctor Silva Tejeda,
coordinador de la campaña presidencial
de Enrique Peña Nieto en el estado.
Para el historiador y sociólogo Arturo
Molina, ese encuentro es significativo pues
se dio en los momentos en que se habla de
una posible sustitución de Vallejo, quien
ha sufrido un fuerte desgaste por los con-
flictos sociales, la crisis económica, la vio-
lencia y los ataques del presidente Felipe
Calderón, quien, dice, “está descargando
toda su impotencia porque no pudo impo-
ner como gobernadora a su hermana Ma-
ría Luisa en las elecciones pasadas”.
Fundador de la radio Nicolaíta y ex-
coordinador de publicaciones de Inves-
tigación Científica de la Universidad Mi-
choacana de San Nicolás Hidalgo, Molina
advierte que el PRI no quiere mostrar de-
bilidades, sino fortalecerse y proteger a su
correligionario Vallejo, por lo menos hasta
que cumpla un año en el poder.
De acuerdo con los artículos 56, 57 y
58 de la Constitución Política del estado,
el PRI tendría que esperar a que Vallejo
cumpla un año como gobernador –febre-
ro de 2013– como marca la ley para que el
Congreso designe a un interino, quien se
encargaría de convocar a elecciones para
que llegara un gobernador sustituto.
“El gobernador está enfermo. Ya se ha-
bla incluso de una sustitución. Tenemos
información de que está muy enfermo de
diabetes y por eso se tuvo que retirar del
acto el 20 de septiembre. No sabemos qué
está pasando. Lo único que podemos decir
es que no estamos de acuerdo con la forma
en que está gobernando porque está afec-
tando a todo Michoacán”, sostiene a su vez
el dirigente magisterial Juan José Madrigal.
Advertencia guerrillera
El lunes 15, mientras los normalistas, cu-
ya edad promedio es de 20 años, eran re-
cluidos, el Ejército Popular Revoluciona-
rio (EPR) emitió un comunicado fechado
en Michoacán en el que calificaba el ope-
rativo policiaco como “crimen de Estado”.
El grupo armado culpó de los hechos al
presidente Felipe Calderón, al gobernador
Fausto Vallejo, al secretario de Seguridad Pú-
blica federal, Genaro García Luna, al secreta-
rio de gobierno, Jesús Reyna, y al secretario
de seguridad pública estatal, Elías Álvarez.
Y lanzó una advertencia: “A los incita-
dores de la represión, sepan que ante la
violencia y el terrorismo de Estado al pue-
blo trabajador y sus organizaciones sólo le
están dejando como alternativa recurrir
al legítimo derecho de la autodefensa (…)
que nadie se asuste y se asombre cuan-
do las masas trabajadoras se desborden
sobre las calles en la exigencia y defensa
de sus derechos conculcados; que nadie
se estremezca ni se sorprenda cuando el
pueblo se haga justicia por propia mano”.
El grupo guerrillero sostiene que los
jóvenes normalistas estaban ejerciendo
su derecho de defender el modelo educa-
tivo popular, rechazando las reformas a
la educación normalista rural e indígena
que no toman en cuenta sus usos y cos-
tumbres. También criticó a las autorida-
des por querer imponer materias como
inglés y computación.
“Lo sucedido la madrugada de este lu-
nes 15 de octubre no fue un enfrentamien-
to entre estudiantes y policías. Fue ante to-
do un brutal acto de represión ejercido con
saña, alevosía y ventaja, utilizando arma-
mento de infantería, artillería terrestre y
aérea propias de un ejército regular en gue-
rra, es decir, se actuó con toda la fuerza del
Estado criminal y represor contra los hijos
del pueblo indefensos y desarmados. Com-
probándose una vez más que la guerra no
es contra el llamado crimen organizado, es
contra el pueblo que se organiza y lucha en
la defensa de sus derechos constituciona-
les y humanos”, manifestó el EPR.
Desde el gobierno estatal se filtró in-
formación según la cual detrás de los es-
tudiantes estaban grupos radicales que só-
lo pretenden desestabilizar a Michoacán.
Los principales periódicos difundieron la
posición de los empresarios encabezados
por la familia Ramírez (dueña de una ca-
dena nacional de salas de cine) y Medina,
que acusaron a los estudiantes de la crisis
económica local; son grupos violentos los
que destruyeron y quemaron los autobu-
ses, arguyeron.
La versión fue desmentida por los es-
tudiantes de Tiripetío y algunos periodis-
tas, entre ellos el fotógrafo Alan Ortega,
quien declaró que en Cherán fueron los
policías los que destruyeron las unidades.
También presentó una denuncia contra
los agentes estatales que rompieron los
cristales de su vehículo.
Juan José Madrigal, dirigente de la sec-
ción 18 del SNTE, sostiene: “Hay muchos
vacíos de poder en Michoacán. Es imposi-
ble que en un solo día se quieran resolver
con un ejercicio represivo en contra de las
tres normales y del movimiento social”.
En el transcurso de la semana pasa-
da fueron liberados la mayoría de los nor-
malistas. Después de la megamarcha del
miércoles 17 sólo quedaron en el Cereso de
Morelia ocho estudiantes, a quienes se les
acusa de los delitos de sedición y motín.
Los maestros y estudiantes instalaron
un plantón indefinido frente al Palacio de
Gobierno para exigir respeto a la educa-
ción popular y la renuncia del gobernador
Fausto Vallejo, así como la renuncia del se-
cretario de Gobierno, Jesús Reyna, a quien
responsabilizan de los conflictos sociales
para quedarse, dicen, en el lugar del man-
datario estatal.
E
n
r
i
q
u
e

C
a
s
t
r
o

S
á
n
c
h
e
z
Morelia, miércoles 17. Solidaridad magisterial
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb25ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
S
OLIDARIDAD, QR.- La noche del
viernes 19 Elba Esther Gordillo
estaba contenta. Se tomó foto-
grafías durante más de cuatro
horas con sus fieles, maestros
devotos a su causa que le ren-
dían pleitesía tras ratificarla como repre-
sentante máxima de un Consejo Supre-
mo a través del cual seguirá decidiendo
la suerte de 1.4 millones de maestros del
Sindicato Nacional de Trabajadores de la
Educación (SNTE).
Todo le había salido bien. A unos días
de iniciarse, pudo cambiar la sede del
evento en horas, concertado para reali-
zarse originalmente en las playas de Ba-
ja California.
Hacia allá un grupo de maestros disi-
dentes partió en una caravana desde el Zó-
calo capitalino el domingo 14. Cerca de 200
docentes recorrerían más de 3 mil kilóme-
tros y siete estados; cinco días de camino
en autobuses hasta llegar al kilómetro 44
de la carretera de Puerto Nuevo, en Rosari-
to, para “evitar” que la maestra iniciara un
nuevo periodo al frente del sindicato, se-
gún Artemio Ortiz, líder de los disidentes
Del liderazgo moral Elba Esther Gordillo pasó al mando
“supremo” del Sindicato Nacional de Trabajadores de la
Educación para enfrentar la incertidumbre del sexenio de
Enrique Peña Nieto y la ofensiva privatizadora empresarial
de la educación, luego de “la traición” que le achaca al
saliente Felipe Calderón. “Ayer me necesitaste y hoy me
rechazas”, resumió sobre el comportamiento de Calderón
la jefa del sindicato que la semana pasada hizo alarde de
ser el más grande y rico de América Latina.
SANTIAGO IGARTÚA
agrupados en el Comité Ejecutivo Nacional
Democrático del SNTE.
El martes 16 se cambió la convocato-
ria. Con la firma de la maestra se anunció
que el encuentro sindical había cambiado
por completo de latitud. El encuentro sería
en el hotel Barceló de la Riviera Maya, en
el kilómetro 266 de la carretera Chetumal-
Puerto Juárez, en el municipio de Solidari-
dad, Quintana Roo.
Tres mil 500 delegados de las 56 seccio-
nes del SNTE fueron movilizados y hospe-
dados de improviso en el lujoso resort ca-
tegoría premium, un complejo con cinco
edificios de estilo tropical, playero, caribe-
ño, colonial y de palacio.
Diseñado para todo tipo de excesos,
su ostentosidad alcanza servicio de ni-
ñera, centro de negocios, centro de con-
venciones, capilla, múltiples restaurantes
internacionales especializados en maris-
cos, comida oriental, italiana, cortes fi-
nos, comida española o mexicana; bares,
discoteca, centro comercial, joyerías, tea-
tros, campos de práctica para golf y mi-
nigolf, canchas de tenis y de basquetbol,
cancha de futbol profesional, spa, cinco
“megapisci nas”, lago y monumentales es-
culturas prehispánicas que bordan el lujo.
Los huéspedes podían comer y be-
ber sin costo alguno, cubiertos los place-
res bajo el concepto “todo incluido” que se
paga con las tarifas de hospedaje.
Al llegar, la noche del miércoles 17, a
los 3 mil 500 delegados para votar a mano
alzada los destinos del sindicato los espe-
raba una laptop Hewlett-Packard, con un
costo, aun al mayoreo, no menor de 4 mil
pesos por pieza.
Así la mañana del jueves 18 recibió a
la lideresa sindical con un clamor colosal
que se escuchaba a cientos de metros de
un complejo con tres enormes carpas que
se instalaron en la cancha de futbol para
el congreso, montadas con cinco pantallas
LED gigantes para concierto, juego de luces,
equipo de cine con grúas para filmar “la fies-
ta de Elba”, como alguien en la concurrencia
la calificaría. “¡Elba, Elba, Elba!”, retumbaba
la escenografía, custodiada por policías fe-
derales y helicópteros de esa fuerza.
Cerca de las 11 de la mañana, con un
vestido con el mismo rojo que el fuego, co-
llar y aretes de perlas, arengando con el pu-
La

fiesta de Gordillo
exclusiva
18

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
ño mientras escuchaba nada más que su
nombre, apareció la maestra. Sólo por el
sonido local se llegó a saber que la acom-
pañaba el gobernador del estado, Roberto
Borge Angulo, indiferente para las miradas.
La llamada “maestra” entre maestras
se adueñó de la situación como lo hizo del
oficio. “¡Arriba el SNTE!”, gritaba poseída
el nombre de “la niña de sus ojos” (como
llama al sindicato que lidera) y la concu-
rrencia obedecía replicando sin importar
la falta de aire acondicionado o ventilado-
res que suplían con platos de unicel, para
aliviarse del despiadado calor del Caribe y
los enormes reflectores para el acto.
Agobiada por sus detractores, atrin-
cherada con sus más fieles, desgañitó la
voz y el alma para mostrar su fuerza. Va-
nidosa como es, no le importó el peinado
que en la violencia de sus palabras le cu-
bría el rostro, tampoco le importó el sudor
que la cubría entera. Empoderada en el
magisterio sólo supo de sí. Habló de trai-
ciones y de futuro. Histriónica, arrastró la
voz en los momentos que hizo dramáti-
cos. Mandó mensajes cruzados. A los su-
yos y a los que no.
Al terminar la inauguración del ac-
to desapareció bajo un alto sistema de se-
guridad del gobernador, que ella rehuía. Su
custodia la había dispuesto más lejos, a 50
kilómetros del complejo turístico, donde re-
tenes de la policía impedían la entrada a la
veintena de disidentes encabezados por Ar-
temio Ortiz Hurtado, que pudieron cambiar
la ruta desde Baja California para protestar
contra la que llaman “Doña Perpetua”.
Consumadas sus intenciones, deján-
dose besar y fotografiar por “sus” maes-
tros, la maestra que habla de sí en tercera
persona dejó caer lágrimas por su mejilla.
Puentes con Peña Nieto
Acosado el gremio magisterial por distin-
tos grupos de poder y del sector empresa-
rial, la maestra que se afincó en el poder
sindical desde las entrañas del priismo
envió una serie de mensajes al próximo
gobierno de Peña Nieto.
Gordillo, quien en el acto inaugural
del Congreso del SNTE se hizo acompañar
por el senador del PRI Carlos Romero Des-
champs, secretario general del Sindicato de
Trabajadores de Pemex –a quien llamó po-
lémico e hizo una deferencia especial–, así
como representantes del Sindicato de Tele-
fonistas de la República Mexicana, de la Fe-
deración Democrática de Sindicatos de Ser-
vidores Públicos, entre otros invitados, dejó
en claro la fuerza política que representa.
Se mostró dispuesta a conciliar con Pe-
ña Nieto y su equipo y a acoplarse a nue-
vos tiempos, no a resignar la voz de man-
do. “Desde aquí le decimos al que anda
por Europa, que hoy es (presidente) elec-
to, mañana será constitucional, que ten-
drá en este gremio un gremio de respeto,
de compromiso, de profundo amor a la pa-
tria y de compromiso con él, sin rubores
para un buen gobierno”.
Contrario al proceder del sindicato al
amanecer de los sexenios anteriores, em-
plazó al priista a presentar su propuesta
educativa antes que el SNTE ex-
ponga sus intenciones. “Para que
ya no haya rumores, nosotros va-
mos a construir nuestras opcio-
nes educativas, pero le pedimos
que nos presente su propuesta
educativa para hacer la nuestra.
No vamos a presentar la nuestra
para que no siga en discusiones
estériles. Esperamos la de él, la
analizaremos, platicaremos y dia-
logaremos con respeto, con espí-
ritu solidario, con ánimo de con-
tribuir a un buen gobierno, y ahí
estaremos”, dijo como quien mi-
de el más mínimo riesgo.
En días pasados, miembros del
equipo de transición de Peña Nie-
to han sido cautos al referirse al
sindicato de Elba Esther. El coordi-
nador de trabajo de ese equipo de
transición, Alfonso Navarrete, cri-
ticó públicamente el jueves 18 a
Felipe Calderón y dijo que el grupo
que representa no negociaría en lo
“oscurito” con el SNTE:
“En el sexto año de gobierno,
a tres meses de terminar la ad-
ministración, hacer una reforma
(laboral) que toque el apartado A
cuando durante cinco años ocho meses
tuvo cogobernando a un sindicato; ya no
estoy hablando de respeto a una organi-
zación sindical sino de un cogobierno a un
sindicato, que lo tuvo en el gobierno de la
República, pues suena más bien a una es-
pecie de constancia testimonial de lo que
hizo”, declaró implacable.
En contraste, desde Madrid, el lunes 15
Peña Nieto se refirió a la transparencia del
sindicato de maestros: “Nadie se opone a
este tema. Sin embargo lo que hemos se-
ñalado de manera reiterada es que debe
darse en un marco de respeto a la autono-
mía sindical”.
Entre tanto, los maestros esperan una
pronta definición en su relación con la
próxima administración. Desde su con-
greso los mensajes de la maestra aún son
ambiguos:
“Vamos revisando nuestro estatuto,
vamos a corregir nosotros lo que esté mal,
vamos a darle vía a lo que esté bien, no
permitamos traidores adentro que permi-
tan ser manipulados por ningún tipo de
poder político ni de partido alguno, revise-
mos nuestra relación con los partidos, aun
aquel que formamos y no nos avergonza-
mos, porque demuestra lo grande y pode-
rosa que es esta organización y lo compro-
metida que está con México.
“Revisemos la relación con los partidos,
revisemos la relación con el gobierno, y que
sepa bien el gobierno del color que sea, del
sitio donde esté, que los maestros no nos
arrodillamos, a los maestros no nos vence-
rán, los maestros nos comprometemos con
http://vocero.qroo.gob.mx

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 19
POLÍ TI CA
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
México, los maestros estamos con un buen
gobierno y apoyaremos por que haya buen
gobierno, sin rumores, sin prejuicios.”
Reclamos a Calderón
Cómplices en 2006, cuando Felipe Calde-
rón como candidato presidencial pactó
con Elba Esther Gordillo el apoyo del SN-
TE para encumbrarse en el gobierno fede-
ral a cambio del manejo del ISSSTE, el Sis-
tema Nacional de Seguridad Pública y la
Lotería Nacional, según reconoció la pro-
pia maestra en junio de 2011, atrás queda-
ron los tiempos de solidaridad y la volun-
tad que los unía.
Al ocaso del sexenio, ya en la transi-
ción del poder, Calderón rompió la estre-
cha relación con Gordillo y con el sindica-
to magisterial que representa.
La embestida fatal comenzó con la ini-
ciativa de reforma laboral que el Ejecutivo
promovió bajo la implementación de una
figura “preferente”, que incluía la rendi-
ción de cuentas para los sindicatos, y con-
tinuó en el extranjero con críticas a la cali-
dad de los maestros, que Gordillo asumió
como traiciones. Todo fue en septiembre.
Durante su discurso central en el VI
Congreso Nacional Extraordinario del SNTE,
el jueves 18, Elba Esther Gordillo habló de
traiciones y mezquindad. Se dirigió a Cal-
derón, encendida cada una de sus palabras.
“Muchas son las amenazas que hay pa-
ra el sindicalismo: iniciativas de ley que se
mandan con el argumento no de encon-
trar productividad o competitividad, sino
de confrontarnos, y algunos caen en esa
trampa que nos puede llevar al debilita-
miento”, decía con el semblante descom-
puesto en rabia y criticando los altos índi-
ces de desempleo.
En contraste, Gordillo habló de logros
que a ella y a Calderón los atan: “No se pue-
de ni se debe. Tampoco tengo rubor en de-
cir que muchas cosas buenas se lograron
en el gobierno del presidente Calderón, que
las reconocemos, las valoramos y les da-
mos su justa dimensión”, dijo e hizo énfa-
sis en los beneficios salariales. De la segun-
da administración del PAN en el gobierno
federal, el SNTE consiguió aumentos sala-
riales de 28% directo al salario y casi 9% en
prestaciones.
Después le reprochó la falta de conti-
nuidad en la dirigencia de la SEP: “No so-
mos responsables de tantos cambios en la
SEP y que (los exsecretarios Josefina Váz-
quez Mota y Alonso Lujambio) llegaran
con aspiraciones de ser presidentes. Que
se nos dé nuestro lugar”.
A pesar de “reconocer” su trabajo, so-
bre las “medallas” que Calderón se ha col-
gado en el sexenio por la negociación de
la Alianza por la Calidad de la Educación
y que supone la calificación de los maes-
tros, Gordillo fue muy clara: “No nos obli-
garon a la evaluación. No se vale, nosotros
la propusimos.
“Nos cuestionaban y decidimos (...) esti-
mular a los compañeros que egresaban de
las escuelas normales con mayores actitu-
des, que no conocimientos (sic). Nunca ha-
blamos de examen, hablamos de evalua-
ción, fue la SEP quien permitió el término.
Evaluar la vocación. Saber más no hace a un
buen maestro. Necesitamos maestros con
vocación y que dominen el conocimien-
to”, dijo la lideresa del SNTE, que no permi-
tió que se hiciera un examen a los maestros
para evaluarlos.
Sin nombrarlo, Gordillo reprochó a Cal-
derón el rigor y el rechazo, al grado de “las-
timar” al gremio al cuestionarlo en su úl-
tima gira presidencial por Washington, los
últimos días de septiembre. Entonces, Cal-
derón fue tajante:
“Hablando de los desafíos, estoy de
acuerdo en que éste (el de la educación) es
seguramente uno de los desafíos más de-
mandantes para México hoy día. No queda
duda de que es necesario hacer más acer-
ca de la calidad de la educación, de que se
tiene que lograr todavía más cooperación
con los sindicatos de los maestros. La pa-
radoja es que hay dos tipos de sindicatos
de maestros: uno tiene muchas prácticas,
malas prácticas, si lo puedo decir así, o ma-
la reputación; y el otro... está peor”, dijo en
referencia al SNTE y la CNTE.
Cuando las recuerda, las palabras del
mandatario que ayudó a ser aún exaspe-
ran el ánimo de “la maestra”: “Perdón, ayer
me necesitaste… al gremio, y hoy me re-
chazas”, lanzó como reproche y sentenció:
“La historia los juzgará.
“De aquí, de este congreso, le enviamos
un saludo y un compromiso: hasta el úl-
timo día de su gobierno este gremio será
institucional y respetuoso y solidario con
el presidente Felipe Calderón.”
Mexicanos Primero
El martes 16, a dos días de celebrarse el
Congreso Nacional del SNTE, Elba Esther
Gordillo denunció una “campaña mediáti-
ca” en su contra por parte de los poderes
fácticos del país y criticó sin reservas a la
televisión pública.
La campaña a la que se refería es la li-
derada por Mexicanos Primero, organiza-
ción abocada al ámbito educativo, directa-
mente ligada a Televisa, que ha destinado
recursos y esfuerzos en combatir a la cú-
pula sindical del SNTE desde los medios
masivos. Al grupo que la encabeza, Gordi-
llo lo ha acusado de fomentar la privati-
zación de la educación y lucrar con ésta.
“Con evidentes objetivos políticos e
intereses de los poderes fácticos, a últi-
mas fechas se ha desplegado una campa-
ña mediática contra los maestros y contra
su organización. Los argumentos son bási-
camente dos: Que los maestros son los res-
ponsables de la mala calidad educativa y
que su sindicato ha bloqueado toda inicia-
tiva que tenga como fin su mejoramiento,
afirmaciones a todas luces falsas”, escribió
Gordillo y lamentó lo que entiende como
“el enorme daño que ha generado el exce-
sivo consumo de la televisión chatarra por
los mensajes de doble moral con el que se
construye”.
De fondo, el problema se inició con
el documental De panzazo, realizado por
Mexicanos Primero con la participación
del conductor de Noticieros Televisa Car-
los Loret, desde la cual se desencadenó
una crítica masiva a la cúpula del SNTE y
la demanda de que se aplique el examen
de evaluación a los maestros y, por medio de
la campaña “Fin al abuso”, que se revisen
las cuentas del gremio.
El pasado 30 de agosto la organización
que preside Claudio X. González denunció
que el SNTE paga a 45 mil 753 trabajado-
res que no fungen como maestros con un
gasto equivalente a más de mil 700 millo-
nes de pesos en el último año. El SNTE ne-
gó la cifra y aseguró que son 5 mil 500 los
agremiados que dedican su tiempo a labo-
res exclusivas del sindicato.
Empapada en sudor, en el clímax de su
discurso en el foro del VI Congreso Nacio-
nal del sindicato que domina, Gordillo se
refirió a esa disputa:
“Cada maestro y cada trabajador de la
educación debe saber a dónde van sus cuo-
tas; cuánto es de sus cuotas. Discútanlo, no
nos debilita, nos fortalece, pero entre noso-
tros. ¡Que no nos quieran revisar Mexica-
nos Primero! ¡Que rindan cuentas de Béca-
los (campaña de becas escolares organizada
por Fundación Televisa)! ¡Queremos cuen-
tas de Bécalos! ¡Queremos cuentas de las
asociaciones que, simulando querer ayudar
a la educación pública, lo que les interesa es
el negocio”, reviró Elba Esther Gordillo, lle-
vando al límite la euforia de sus 3 mil 500
incondicionales.
Y remató: “Les interesa construir un
México de varios puentes: los del prime-
ro para los ricos, los poderosos o aquellos
que pueden pagar una colegiatura cara que
no siempre es mejor educación que la pú-
blica. Los otros, los que pretenden prepa-
rar a sus estructuras menores, de conduc-
ción laboral y de supervisión de trabajo. Y
los otros, que los quieren de mano de obra
barata. ¡En México no! Queremos producti-
vidad y queremos que haya un ingreso jus-
to para todos los trabajadores.
“No nos vamos a confrontar trabaja-
dores contra trabajadores, ni trabajado-
res contra patrones, vamos a confron-
tar ideas, propuestas, vayan a las mesas y
discutan los temas; nosotros hemos teni-
do transparencia, cada consejo, (en) cada
pleno se rinden cuentas”, fueron las pala-
bras de Gordillo.
20

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

POLÍ TI CA
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb25ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
22

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

ÁLVARO DELGADO
L
a problemática del PAN como
partido y como gobierno, que
lo llevó a la pérdida de la Pre-
sidencia de la República y a su
desplome a tercera fuerza elec-
toral, es “de naturaleza ética”,
concluye la Comisión de Eva-
luación y Mejora, que propone crear un
nuevo estatuto y hacer “cambios de gran
calado”.
“La parte más importante de los pro-
blemas que vive (el PAN) son (sic) de na-
turaleza ética y esto se manifiesta en
una pérdida de congruencia en su acción
partidista y de gobierno a través de he-
chos percibidos como corrupción”, esta-
blece el Borrador sobre contenido y alcance
de la reforma estatutaria, del que Proceso
tiene copia.
El documento, fechado el miércoles
10 de octubre, no detalla a cuáles “hechos
percibidos como corrupción” se refiere,
pero en las “conclusiones preliminares”
enumera una serie de cambios que deben
hacerse para “recuperar el proyecto éti-
co y político” que dio origen al Partido Ac-
ción Nacional (PAN) hace 71 años y que
–advierte– implica atentar “contra nues-
tros propios intereses creados”.
Entre los cambios sugeridos por la co-
misión se encuentran evitar que “la afilia-
ción se manipule indebidamente”, “volver
a ser escuela de ciudadanos”, disminuir la
conflictividad en sus procesos, “no ence-
rrarse en sí mismo”, aplicar sanciones pa-
ra prevenir faltas y que los conflictos no
lleguen a instancias jurisdiccionales.
“Con este listado de temas que deben
atenderse, esta comisión afirma que una
reforma estatutaria ayuda pero es insu-
ficiente, que el trabajo no será fácil, pues
deberemos avanzar en una reforma con-
tra nuestros propios intereses creados y
que debemos actuar de manera inmedia-
ta y sostenida para recuperar el proyec-
to ético y político que dio origen a Acción
Nacional y que nos permitirá ser nueva-
mente competitivos.”
La comisión creada por el Consejo Na-
cional el pasado 11 de agosto reconoce
que apenas ganó la Presidencia de la Re-
pública en 2000 comenzó el deterioro del
En julio último el PAN perdió la Presiden-
cia de la República y se desbarrancó al
tercer lugar como fuerza política. El blan-
quiazul decidió entonces crear una Comi-
sión de Evaluación y Mejora que analiza-
ra las causas del desastre. Esta instancia
concluyó que el problema del partido es la
corrupción. Lo mismo opina el integrante
del CEN Juan José Rodríguez Prats, quien
sostiene que la actual presidencia nacio-
nal panista está en manos de un hombre
que conjuga dos características: ser “co-
rrupto” y ser “imbécil”.
el P AN se reconoce
corrupto
Autoanálisis:
Benjamín Flores
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 23
PAN por causas que no fueron atendidas
oportunamente y que derivaron en el de-
sastre electoral del pasado 1 de julio:
“Los resultados electorales reciente-
mente vividos no fueron un suceso ines-
perado, son parte de un largo devenir
desde la exitosa campaña de 2000. Du-
rante este lapso hubo señales no atendi-
das a pesar de que cada proceso electo-
ral nos arrojó un deterioro mayor que su
precedente.”
Integrada por 20 consejeros, entre
ellos los expresidentes del PAN Luis Felipe
Bravo, Germán Martínez y César Nava, la
comisión propone no una reforma, como
inicialmente se pensó, sino “la construc-
ción de un nuevo estatuto” que se apro-
baría en la Asamblea Nacional, convocada
para el 16 y 17 de marzo de 2013.
“El PAN requiere cambios de gran ca-
lado, que preparen al partido para nuestro
tiempo y circunstancia y para los vientos
siempre cambiantes que enfrenta el hacer
político. Esto no es posible a partir de par-
ches a nuestro marco jurídico, pues reque-
rimos una normativa congruente en todas
sus partes. Por ello es convicción de esta
comisión que la propuesta más adecuada
es la realización de nuevos estatutos que
cimienten todo lo que está bien en el PAN,
regeneren lo que se ha dañado y creen lo
que necesitamos para el futuro.”
El problema es que, según panistas
atentos a esta propuesta de nuevo estatu-
to, lo que se pretende es “adelgazarlo” para
seguir manipulando al PAN mediante regla-
mentos sobre los derechos y obligaciones
de los militantes, la selección de candida-
tos, la afiliación y la formación de órganos.
Aunque sólo es un “borrador”, el docu-
mento de apenas nueve cuartillas contras-
ta con el elaborado por la Comisión de Re-
flexión que se integró tras la derrota de 2009,
cuyas conclusiones establecen que el PAN
dejó de representar el cambio y “se han to-
lerado actos de corrupción de funcionarios y
militantes” (Proceso 1813).
Los “pillos” del PAN
“El tema fundamental del PAN es la co-
rrupción”, afirma Juan José Rodríguez
Prats, integrante del Comité Ejecutivo Na-
cional (CEN) panista –presidido por Gus-
tavo Madero–, quien afirma que ese pro-
blema no se resolverá con el informe de la
Comisión de Evaluación y Mejora.
“Lo dije el lunes 8 en la sesión del CEN:
‘Señores, ¿por qué proponen cosas ob-
vias? Postular a los mejores candidatos,
hacerlos ganar con trabajo político. Todo
eso suena bien, pero mientras no haya un
liderazgo que acredite autoridad moral,
estamos perdidos’. Y le dije a Madero: ‘Ese
es el problema que tú tienes’.”
Y es que Madero, acusa Rodríguez
Prats, no sólo ha actuado de manera “timo-
rata” como presidente del PAN sino que es
corrupto y cómplice de la corrupción. “Es
un pillo contumaz. Ya decidió llenarse la
bolsa de centavos con los diputados Fer-
nando Larrazabal, Luis Alberto Villarreal,
Rodolfo Dorador y Jorge Villalobos”.
Añade: “Esto es lo más triste del PAN,
porque los tres presidentes que ha teni-
do en este sexenio –Martínez, Nava, Ma-
dero– son pillos. Por eso el tema es la co-
rrupción, como el de los diputados locales
cooptados por los gobernadores. En Brasil
el partido gobernante es juzgado por com-
prar diputados y aquí no pasa nada”.
–¿Hay pruebas?
–¡Carajo, hay escándalos! En Chiapas
Madero fue y le dijo a Juan Sabines, gober-
nador de Chiapas: “Rodríguez Prats no pa-
sa jamás” y me sacrifica y le da la lista de
los diputados.
Asegura que Madero pactó no sólo ve-
tarlo como candidato a gobernador e im-
poner a quien Sabines quería, Emanuel
Nivón, exalcalde de Tapachula, sino que
también le concedió a éste colocar co-
mo diputados del PAN a sus amigos Itzel
Francisca de León Villard y Francisco Ja-
vier Morales Hernández, que votaron a fa-
vor del endeudamiento.
“Germán y Nava son corruptos, pe-
ro no puedo criticarles que son imbéci-
les. Madero reúne las dos característi-
cas: Es corrupto y es imbécil”, fustiga el
exsenador.
–Habrá quien diga que está usted ardi-
do por no haber sido diputado.
–¡Claro!, no hay forma más estúpida
de repudiar un argumento que irse ad ho-
minem. Ah, es que Juan José dice esto por-
que es tal o cual. ¡Qué importa quién soy
yo! Lo importante es si lo que digo es ver-
dad o es mentira. Esa es una deformación
del debate mexicano.
Y la verdad es que hay mucha corrup-
ción en el PAN y “lo más grave es esta com-
plicidad de Gustavo Madero con pillos”,
como diputados en Michoacán, Coahui-
la, Nuevo León y Chiapas, donde designó
al candidato que Sabines quería y lo de-
rrumbó a 10%.
Refugiado en la fundación Rafael Pre-
ciado Hernández, fundada por Carlos Cas-
tillo Peraza, Rodríguez Prats revela que
renunció como investigador de esa ins-
titución tras ser designado director Juan
Molinar Horcasitas.
–¿Por qué renunció?
–Porque no le concedo a Molinar ca-
lidad para dirigirme. Tú tienes que te-
ner respeto por tu jefe. A mí no me inspi-
ra ningún respeto. Lo siento oportunista,
maquiavélico, prepotente y soberbio. No
siento que me pueda dar órdenes.
–¿Está desencantado del PAN?
–Desencantado de la política mexica-
na. No me voy a ir a otro partido, pero ¿qué
más me pueden joder luego de no hacer-
me diputado por órdenes de Felipe?
Rodríguez Prats quiso ser diputado des-
pués de que apoyó la candidatura de Alon-
so Lujambio y luego respaldó a Josefina Váz-
quez Mota ante Ernesto Cordero, pero se dice
traicionado: Le ofrecieron apoyo 41 de los 51
miembros del CEN, pero sólo recibió 16 votos.
“En esa sesión se vio la deslealtad de
Josefina, una mujer vacía y ambiciosa, la
tibieza de Gustavo y la maniobra de Calde-
rón”, evoca Rodríguez Prats, quien ha si-
do un duro crítico del gobierno, que tildó
de mediocre.
“Lo quise cultivar con una cultura
priista de que yo no podía estar pelean-
do con el presidente de la República, has-
ta que llegó un momento en que ya no pu-
de. Felipe sabe ofender.”
Calderón, anticipa, será repudiado:
“Si me preguntas qué derrotó al PAN digo
que Calderón 90% desde el inicio de su go-
bierno. Vicente Fox la libra y él sí apoyó a
Calderón, tan es así que puso en riesgo la
elección de 2006”.
Decidido a irse al rancho que posee
en Pichucalco, Chiapas, donde nació, Ro-
dríguez Prats ve al PAN perdido por los in-
tereses y él en vías de ser expulsado del
CEN, como ya se lo ha sugerido Cecilia Ro-
mero, la secretaria general.
POLÍ TI CA
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
Rodríguez Prats. Desencanto
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
24

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

“Cecilia es el retrato del PAN: Una mu-
jer que se ostentó con toda pulcritud y que
al final se dejó arrastrar por la corriente o
por el presupuesto”, juzga Rodríguez Prats.
Y reconoce que el problema de su par-
tido es peor que el del PRI: “El priista es cí-
nico simple; el panista es cínico compues-
ÁLVARO DELGADO

Aquí está el plan del nuevo partido”,
se regodeaba Manuel Espino mien-
tras agitaba una hoja tamaño car-
ta en su oficina de Volver a Empezar
(VAE), el movimiento que fundó cuando su-
po que sería expulsado del Partido Acción
Nacional (PAN).
Era el jueves 3 de mayo, a un mes de ini-
ciada la campaña presidencial y tres sema-
nas antes de que VAE se adhiriera al priis-
ta Enrique Peña Nieto, el martes 22 de ese
mes, junto con políticos variopintos que fir-
maron el Plan de la Concertación Mexicana,
denominación del partido que ahora preten-
den fundar.
Con la bandera de la unidad entre dere-
cha e izquierda –no “nos hemos propues-
to poner fin a 200 años de confrontaciones
políticas por diferencias ideológicas”–, el
amasijo de políticos anticipó que será de
respaldo, no oposición, al régimen de Pe-
ña Nieto.
“(Será un partido) no de oposición al ré-
gimen, sino de cooperación responsable
en todo cuanto sea para bien de los mexi-
canos”, puntualizó Espino en el anuncio del
nuevo partido, el sábado 13.
También se propone modernizar el sis-
tema de partidos y aun sustituirlos. “(Se-
remos) una institución que inicie la mo-
El nuevo partido,
para apapachar a Peña
to. Es peor. El priista nunca nos ofreció ser
honesto, el panista sí”.
Rendijas para manipular
Cecilia Romero es precisamente coordina-
dora de la Comisión de Evaluación y Mejo-
ra –aprobada por el Consejo Nacional a pro-
puesta de Madero en la sesión del 11 de
agosto–, cuyos 20 integrantes se han reuni-
do 10 veces para cumplir el mandato de rea-
lizar una amplia consulta para mejorar el
funcionamiento del PAN y sus gobiernos.
Esta comisión, que suele sesionar los
miércoles y cuyo integrante más faltis-
ta es Germán Martínez, deberá considerar
los temas relacionados con la militancia, la
selección de candidatos, la elección de las
dirigencias y los mecanismos de financia-
miento, para proponer una reforma esta-
tutaria en la Asamblea Nacional, a la que el
CEN convocó, el lunes 15, para marzo.
En el “borrador” se hace una descrip-
ción del trabajo realizado, la identifica-
ción del “problemario” y la elaboración del
cuestionario que militantes y ciudadanos
pueden responder en la página web del
PAN y que ha sido base para las reuniones
con panistas en los estados.
Esto y las reuniones que los miem-
bros de la comisión han tenido con aca-
démicos como Soledad Loaeza –cuyo pa-
dre fue fundador del PAN– y Jean Francoise
Prud’homme han sido base para la elabo-
ración del “borrador”, que desglosa con ex-
trema cautela las críticas, como la que se
hace a la nula defensa del voto.
F
e
r
n
a
n
d
o

G
u
t
i
é
r
r
e
z

J
u
á
r
e
z
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
Bravo Mena. Cambios de fondo
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 25
dernización del sistema de partidos y la
suplantación paulatina de los que se han
quedado en la obsolescencia o dejado de
representar los intereses del pueblo”.
Junto a expanistas, experredistas y mi-
litantes de partidos de izquierda y derecha
que no lograron obtener o retener su re-
gistro, Espino aseguró que Concertación
Mexicana tendrá identidad propia, huma-
nista y progresista, programático y plu-
ral, comprometido con las causas sociales
más apremiantes:
“(Seremos) un partido formador de
conciencia comunitaria, de responsabili-
dad solidaria y subsidiaria, nunca una or-
ganización demagógica ni populista, tam-
poco electorera y facciosa. Mucho menos
de preponderancia caciquil, autoritaria o
mesiánica.”
Autor del libro El poder del águila. De la
lucha por la silla presidencial a la concerta-
ción mexicana, un estudio sobre la histórica
confrontación entre liberales y conservado-
res, Espino asegura que es indispensable la
unión de izquierda y derecha.
Conocida su relación de amistad con
Peña –quien le confesó incluso que no le
gusta leer–, Espino niega que el Partido
Concertación Mexicana se haya concebido
para respaldar al próximo gobierno priista.
–Usted dijo que “no será de oposición al
régimen”. ¿Será partido pro Peña?
–Dije que formaremos un partido con
misión de causa y no de coyuntura, con vi-
sión de país y no de grupo... No de oposi-
ción al régimen sino de cooperación res-
ponsable en todo cuanto sea para el bien
de los mexicanos. Nunca insinué siquie-
ra otra cosa. Solo alguien muy prejuicio-
so puede suponer que queramos hacer un
partido “pro Peña”.
–No es prejuicio, es un hecho que
los principales promotores de Concerta-
ción Mexicana son abiertamente peñistas.
¿Quiénes no lo son?
–Nadie se ha pronunciado peñista. Nadie.
Peñistas
Pero la adhesión a Peña fue obvia desde
que, el 22 de mayo, Espino y otros promoto-
res del nuevo partido, como la exjefa de go-
bierno de la Ciudad de México, la perredis-
ta Rosario Robles –integrante del equipo de
transición del presidente electo–, firmaron el
Plan de la Concertación Mexicana.
Los experredistas Patricia Olamendi, Re-
né Arce, Ramón Sosamontes, la expanista
Lía Limón, la locutora Teresa Guadalupe Va-
le Castilla, conocida como Tere Vale, y Jor-
ge Carlos Díaz Cuervo signaron el plan, leído
por Espino, y dieron como ganador inevita-
ble a Peña:
“Reconocemos que la Coalición Com-
promiso por México va a ganar la Presiden-
cia de la República y que Enrique Peña Nie-
to cargará con la responsabilidad de cerrar
con éxito la etapa de transición e insertar a
México en una nueva forma de gobernar y
para la sociedad. 
“Convocamos a los mexicanos a sumar-
se a este esfuerzo histórico, el primero del
siglo 21 en el que todas las formas de pensa-
miento se unen en afanes superiores de la na-
ción para apoyar al próximo gobierno a lograr
los objetivos pendientes en la transición.”
Más aún, Espino dispuso todo para con-
validar, en el acto de VAE, la adhesión a Pe-
ña: le adelantó las preguntas que le harían y
suprimió cualquier inconformidad, como la
del exsenador Jorge Nordhausen.
“¡Cómo vamos a apoyarlo si representa
la garantía de corrupción y represión!”, tronó
éste ante Espino, y le pidió al menos propo-
POLÍ TI CA
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
26

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

Así lo refiere el documento: “Entre las
críticas sobresale la expectativa de los ciu-
dadanos de una posición más firme con-
tra los resultados electorales que favore-
cieron al PRI y esperaban una defensa del
voto y un apoyo de esta fuerza política por
los votos que ellos otorgaron al PAN”.
Entre los atributos que se espera del PAN
se encuentran la recuperación de la místi-
ca con visión de futuro, una honradez que
sea “menos elitista”, así como proyectar una
imagen de mayor trabajo “evitando la co-
rrupción, dejando atrás políticas equivoca-
das; un partido que aprenda de sus errores”.
“Los participantes en la consulta piden
transparencia al elegir candidatos y exigen
que (éstos) publiquen su declaración patri-
monial al entrar y al salir del cargo para el
que sean electos. Entre las críticas se en-
cuentra el otorgamiento de plurinomina-
les para pasar de una cámara a la otra.”
Como la comisión llegó a la conclusión
de que “no hay una crisis doctrinal en el
partido”, entonces identifica la congruen-
cia como el tema mayor:
“El tema central ha sido el de la acción
congruente con esos principios, pues su
nerle a Peña que se eliminara de la lista pa-
ra senador a Carlos Romero Deschamps,
líder del sindicato petrolero, y al aspirante
a alcalde de Ciudad del Carmen, Campe-
che, Enrique Iván González, inhabilitado
para ocupar cargos públicos.
“¿Qué tiene de malo? Es una propues-
ta. Son un par de corruptos. Peña los palo-
meó y él los puede quitar. Sería una señal
positiva para la ciudadanía”, argumentó
Nordhausen, quien insistía en hacer ese
planteamiento en una de las preguntas que
se le formularían al priista.
–Yo estoy de acuerdo –lo respaldó Pa-
tricia Durán Reveles, también expanista.
No quiso Espino, quien había pactado
con Peña otra cosa, como reveló Nord-
hausen al reportero antes del inicio del
acto, celebrado en el hotel Marriot, de
Polanco: “Le dieron las 10 preguntas pa-
ra el evento. Un títere va a leerlas y él las
contestará”.
Y así fue. Las nueve preguntas –no
10– las formularon miembros de VAE y
las respuestas de Peña, en realidad ge-
neralidades, fueron antesala del pac-
to para 2012, semejante al de hace seis
años.
En efecto, el propio Espino evocó que
en esa elección, siendo él presidente del
PAN, recibió el apoyo priista para vencer a
Andrés Manuel López Obrador.
“En el Comité Nacional decidimos ir por
el voto útil. Fui a hablar con dirigentes nacio-
nales del PRI, con legisladores, con gober-
nadores, con alcaldes, y los priistas le dieron
el voto a Felipe Calderón, hoy presidente de
la República y, como hace seis años, a partir
de hoy comenzaré a promover por México el
voto útil para Enrique Peña Nieto.”
Yunque de izquierda
El elenco de promotores del Partido Con-
certación Mexicana es diverso: los her-
manos René Arce y Víctor Hugo Círigo,
experredistas de Nueva Izquierda, apo-
yaron, el año pasado, al priista Eruviel
Ávila en el Estado de México, a cambio
supuestamente de la creación de un Ins-
tituto de Economía Social y Solidaria, que
ni siquiera se ha concretado.
Otro político aliado es Jorge Carlos
Díaz Cuervo, quien en 2002 fundó, jun-
to con Jorge Alcocer, exsubsecretario de
Gobernación, el partido Fuerza Ciudada-
na, que perdió su registro en 2003, y luego
presidió el Partido Socialdemócrata, que
también lo perdió en 2009.
Teresa Guadalupe Vale Castilla, quien
se hace llamar Tere Vale, tiene una bio-
grafía política semejante. Fue candidata
a jefa de gobierno en 2000 por Democra-
cia Social, que desapareció, fue directiva
y candidata a jefa delegacional en Miguel
Hidalgo de Alternativa Socialdemócra-
ta, que también desapareció por falta de
apoyo popular.
Junto a esos personajes, que se iden-
tifican con la izquierda, se encuentra Re-
né Bolio, un expanista que quiso fundar el
partido Movimiento de Participación So-
lidaria, cuyos principales promotores son
miembros de El Yunque, la organización
ultraderechista.
Además de Bolio, coordinador de
la precampaña de Alberto Cárdenas en
2005 y estrecho colaborador de José
Luis Luege, director general de la Comi-
sión Nacional del Agua, otro promotor del
partido fue Fernando Rivera Barroso, se-
cretario de Educación en el gobierno de
Vicente Fox en Guanajuato y asesor en
“valores” de Reyes Tamez, exsecretario
de Educación.
Espino, cuando aún era presidente del
PAN, se deslindó de ese partido en agos-
to de 2007 y aseguró que expulsaría a los
panistas que lo promovían. “Es una señal
inequívoca de traición”, declaró en entre-
vista para Proceso. “Esos hijos de la chin-
gada, y así ponlo, tienen sus intereses”.
–¿Quiénes?
–Los del Yunque.
–¿Cecilia Romero, José Luis Luege,
César Nava?
–Los que sean del Yunque.
–¿Usted mismo?
–No. Yo soy gente decente. O
POLÍ TI CA
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Martínez Cázares. El ausente Nava. “Es un corrupto”
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 27
pérdida nos ha llevado al desdibujamien-
to de nuestra identidad. En este sentido
unos estatutos que retomen la política y
orienten al partido con base en sus prin-
cipios es consistente con la opinión de to-
dos los ámbitos del partido y de manera
muy sentida de sus militantes.”
Subraya: “Tanto en los temas estatuta-
rios como en los no estatutarios considera-
mos los aspectos éticos como preminentes
y transversales a toda la acción del partido”.
Y enseguida enumera una serie de te-
mas a atender por los nuevos estatutos y
cuya enunciación ha inquietado a panis-
tas, porque se plantea también la creación
de reglamentos que pueden prestarse a la
manipulación cupular.
Por ejemplo: “Derechos y obligacio-
nes de los militantes. Las categorías de
militantes en el PAN se definirán en rela-
ción con el cumplimiento de los derechos
y obligaciones que correspondan en cada
caso. Los miembros activos tendrán dere-
cho a participar en las decisiones, gobier-
no y candidaturas del partido, siempre y
cuando cumplan con las obligaciones que
les señalen los propios estatutos y el regla-
mento bajo un esquema claro y simple”.
Añade: “Los miembros adherentes só-
lo tendrán los derechos que les señalen los
reglamentos y serán invitados a colaborar
en las actividades políticas, de capacita-
ción y de apoyo a campañas electorales. En
el caso de los miembros activos, los estatu-
tos preverán los periodos que deban trans-
currir para poder votar en procesos inter-
nos o acceder a cargos directivos en los
consejos y comités del partido”.
Otro: “La elección de candidatos. Debe-
mos conservar la flexibilidad que nos da el
conjunto de métodos de elección en vigor,
simplificar su aplicación, quitar en lo posible
los elementos del proceso que llevan a inter-
minables controversias al interior del parti-
do y en instancias jurisdiccionales externas,
procurar que el proceso de selección nos dé
el impulso que siempre necesitamos para
aumentar nuestra competitividad electoral e
introducir combinaciones que nos permitan
encontrar los candidatos con mayor iden-
tidad panista y más competitivos teniendo
flexibilidad suficiente para adaptarse a cir-
cunstancias políticas cambiantes”.
Y sobre la disciplina partidaria: “El Comi-
té Nacional tendrá la facultad para imponer
medidas cautelares, en los casos de corrup-
ción u otros temas de grave responsabilidad.
Las comisiones de orden podrán actuar de
oficio y contar con mecanismos expeditos
para expulsar a quienes colaboren en cam-
paña con otros partidos, manifiesten públi-
camente su renuncia al PAN o realicen actos
o expresiones públicas que atenten contra la
buena imagen y el deber de lealtad que tie-
nen para con el partido”.
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Enrique Peña Nieto colocó en una charola la energía, el
petróleo, la construcción de infraestructura y otras áreas
económicas y los fue a ofrecer a España, país al que, dijo,
ayudará a salir de la crisis. El acento lo puso en los hidro-
carburos –sector que pretende “abrir” a comienzos del
próximo año– y en la infraestructura, áreas en las que
el empresariado español ya tiene metido un pie y donde
una pieza fundamental ha sido José Andrés de Oteyza,
presidente de la constructora OHL-México.
ALEJANDRO GUTIÉRREZ
M
ADRID.- La mañana del lunes
15 Enrique Peña Nieto inició
aquí su mensaje definiendo
cómo desearía la relación
de su próximo gobierno con
España y sus empresas:
“Esta relación México-España –que se
ha venido consolidando a lo largo de los
años– tiene mucho más que dar, tiene mu-
cho que deparar en el desarrollo y en el be-
neficio de ambos pueblos. Vengo a reafir-
mar la voluntad política del gobierno que
habré de encabezar para intensificar los
lazos de hermandad y de relación comer-
cial, de amistad con España” para que “se
consolide aún más”.
Lo dijo en cónclave con 43 presidentes
y altos ejecutivos de los mayores consor-
cios españoles –prácticamente todos con
presencia en México– a quienes les anun-
AP photo / Daniel Ochoa de Olza
México de
oferta
28

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
ció que impulsará una reforma energética
que permita abrir Petróleos Mexicanos (Pe-
mex) a la inversión privada en exploración
y explotación, y que seguirá alentando la
inversión en infraestructura, aprovechan-
do la Ley de Asociaciones Público-Privadas
–como lo hizo en su estado natal–, lo que
sus críticos en México califican como una
“subasta salvaje del país” (Proceso 1773).
Al dar la bienvenida a Peña Nieto a la
reunión –que estaba agendada entre las
actividades de su gira europea–, el em-
bajador de México en España, el panista
Francisco Ramírez Acuña, la describió co-
mo “una reunión de buenos amigos”.
El priista desglosó sus propuestas en
esta suerte de paseíllo ante el empresaria-
do español, en algo similar a lo que hicie-
ron sus antecesores priistas Carlos Salinas
de Gortari y Ernesto Zedillo, o los panistas
Vicente Fox y Felipe Calderón, prometien-
do apertura para nuevas inversiones.
Ahí ofreció el apoyo de su futuro go-
bierno para que España salga de la crisis
económica, enunciado que repitió más
tarde en sus encuentros con el presiden-
te Mariano Rajoy y con el rey Juan Carlos y
el príncipe Felipe.
Pero no precisó cómo lo hará.
No obstante la primera señal favorable
a España la difundió su equipo de transi-
ción la noche del viernes 12, en un comu-
nicado en el que respaldó el acuerdo de
Pemex con los astilleros gallegos para la
construcción de dos buques-hotel.
El tema no fue retomado por los medios
impresos sino hasta el domingo 14, por la
inusual hora de difusión del comunicado.
Pero repitió el mensaje el lunes 15, lue-
go de su encuentro con Rajoy: “He compro-
metido que mi gobierno habrá de conti-
nuar con las gestiones iniciadas por Pemex
y los astilleros de Galicia para los barcos-
hoteles que se habrán de construir. Es al-
go que Pemex está necesitando y creo que
el acuerdo que se ha llevado a cabo genera
condiciones favorables tanto para los cons-
tructores como para Pemex”.
“Los Churumbeles”
Ante los empresarios dijo: “He propuesto
impulsar una reforma energética y sobre
todo una mayor participación del sector
privado en la exploración y explotación
de Pemex”. Y subrayó: “Nunca he postula-
do la privatización de esta gran empresa;
por el contrario, he señalado que el Estado
debe mantener la propiedad y rectoría so-
bre los hidrocarburos del país”.
Lo expuso teniendo a su lado a su co-
laborador Luis Videgaray, jefe del equipo de
transición, quien 11 días antes había decla-
rado a The Wall Street Journal que esa aper-
tura de Pemex está “al alcance de la mano”.
Incluso adelantó que “con suerte, la hare-
mos a principios del próximo año”, dijo.
Peña Nieto aseguró que con base en “ex-
periencias exitosas” de otros países México
podrá crear su propio modelo “a partir de la
participación del sector privado. No privati-
zación sino ampliar la empresa y desarro-
llar mayor infraestructura”. También se refi-
rió al impulso que piensa dar a las energías
renovables, tema del que habló en Alema-
nia, el primer punto de su gira europea.
A los constructores presentes Peña
Nieto les anunció que impulsará una “ma-
yor participación del sector privado” en de-
sarrollos de infraestructura. “Aquí hay em-
presas que conozco, que han trabajado y
realizado inversiones en infraestructura
en el país. Queremos alentar mayores in-
versiones para el desarrollo de infraestruc-
tura. Tomemos ventajas de la Ley de Aso-
ciaciones Público-Privadas”, les planteó.
En la mesa había representantes de la
empresa que más contratos de obra ob-
tuvo de Peña Nieto en el Estado de Méxi-
co: Juan Miguel Villar Mir, presidente de
OHL; José Andrés de Oteyza, presidente
de OHL-México, y Emilio Lozoya Austin,
quien renunció a finales de agosto a su
puesto en los consejos de administración
y de auditoría de OHL-México para asumir
la vicecoordinación de vinculación inter-
nacional del presidente electo.
En el libro El cártel español. Historia crítica
de la reconquista económica de México y Améri-
ca Latina (1898-2008) (Foca, 2011), Oriol Malló
describe a De Oteyza como “hijo de refugia-
dos republicanos y ministro de Patrimonio y
Fomento Industrial en el gobierno de López
Portillo, convertido en presidente de OHL-
México, que ganó para esta constructora
española las principales y más suculentas
contratas para varios ejes, varios de pago
que estaba licitando el gobierno del Estado
de México, un añejo bastión del PRI”.
Lo identifica como uno de los llama-
dos “Churumbeles de López Portillo”, por-
que fue “un personaje decisivo en alguno
de los más grandes arreglos instituciona-
les entre México y España desde finales de
los años 70, que se tradujeron en la mul-
timillonaria inversión de Pemex en la refi-
nería de Petróleos del Norte (Petronor), en
Muskiz, Bilbao”, plantea.
“De alguna forma, aquel personaje de-
cisivo en los nuevos arreglos instituciona-
les entre España y México, José Andrés de
Oteyza, inició desde 1978 una entente cor-
diale entre los altos funcionarios del INH
(Instituto Nacional de Hidrocarburos) y la
tecnocracia mexicana, liason poco explo-
rada pero altamente redituable a futuro,
porque incluía variados negocios en un
terreno donde el Estado español dependía
de la buena voluntad de sus socios azte-
cas”, asegura el periodista catalán afinca-
do en México.
En esta investigación el autor profun-
diza en las redes hispano-mexicanas y de
otros países latinoamericanos que “gra-
cias a la cooptación, la corrupción y la se-
ducción” monopolizaron los mercados de
la obra pública, agua, energía, turismo, me-
dios y telecomunicaciones, “redes de hispa-
nidad que son hoy el principal ariete contra
el cambio y la soberanía en las Américas”.
El “cártel español”
En entrevista con este corresponsal, Ma-
lló sostiene: “Lo que podemos esperar con
Peña Nieto es que la apertura a favor del
‘cártel español’ va a ser completa; va a ir
más allá de donde llegó con Calderón o los
antecesores”.
Entrevistado el martes 16, un día des-
pués de los actos públicos del mandata-
rio electo en España, afirma que “el men-
saje de Peña Nieto con el tema de Pemex,
su aval a los buques-hotel para los astille-
ros gallegos, la eventual privatización de
V
í
c
t
o
r

H
u
g
o

V
a
l
d
i
v
i
a

E
s
t
r
a
d
a
Reforma energética peñista
POLÍ TI CA

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 29
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
servicios del IMSS, su reforma fiscal y el
tema de infraestructuras no representan
una simple vuelta de tuerca. Es la defini-
ción de que viene una apertura mayor pa-
ra los conglomerados españoles.
“La transición de los gobiernos del PAN
al próximo del PRI no representará para
esas redes ningún trauma, cambio o reajus-
te, porque los círculos de amistad, de po-
der y relaciones empresariales creados al
amparo de Salinas y Zedillo, que se retroa-
limentaron con la llegada del panismo, en
esencia no cambiaron la orientación ni los
elementos reales del poder.
“En esta ecuación intocable la fu-
sión de intereses entre las élites hispano-
mexicanas es total. No importa quién sea
el huésped de Los Pinos, seguirá la misma
línea y Peña Nieto ya mostró su más abso-
luta sintonía y vinculación con ese poder;
lo marca decididamente la participación
de sus principales asesores, Luis Videga-
ray y Emilio Lozoya, que son unos tecnó-
cratas neoliberales obstinados con la en-
trega total a los capitales. Por desgracia en
México no se perciben contrapesos para
evitarlo”, dice.
El entrevistado hace un recordatorio
del proceso de “subyugación” de los gober-
nantes de México desde José López Porti-
llo, quien apoyó a España en la etapa del
colapso petrolero, recién inaugurada la de-
mocracia, hecho que tiene semejanzas con
la promesa de Peña Nieto de ayudarla a sa-
lir de la crisis económica.
Los dueños del dinero
Entre los asistentes al cónclave con Peña
Nieto estaban seis de los 10 ejecutivos que
recibieron mayores dividendos persona-
les en 2011, según publicó en junio el dia-
rio económico Expansión: Pablo Isla, pre-
sidente del Grupo Inditex (20 millones de
euros); César Alierta, presidente de Telefó-
nica (10.27 millones); Antonio Brufau, de
Repsol (10.12 millones); José Ignacio Sán-
chez Galán, presidente de Iberdrola (9.5
millones); Francisco González, presiden-
te de BBVA (4.9 millones), y Rafael Vilaseca,
consejero delegado de Gas Natural-Endesa
(3.97 millones).
La camaradería de Peña con esos po-
tentados parecía ajena a controversias re-
cientes de México con algunas de las em-
presas aquí citadas: Telefónica mantiene
una demanda de arbitraje contra el go-
bierno de México ante un organismo del
Banco Mundial, por considerar que las
nuevas regulaciones por las tarifas de in-
terconexión en telecomunicaciones vio-
lan acuerdos binacionales de protección a
la inversión, por la cual reclama 14.7 mil
millones de pesos.
Con Repsol la situación es peor: A prin-
cipios de año la petrolera hispana aban-
donó unilateralmente el contrato de su-
ministro de gas natural peruano para la
Comisión Federal de Electricidad (CFE).
Hasta el momento no se sabe que el
gobierno de Calderón haya iniciado accio-
nes legales para penalizar a la empresa
por no cumplir este contrato, firmado en
septiembre de 2007 y que tendría una du-
ración de 15 años. Para Repsol dejó de ser
negocio cuando los precios de referencia
del gas natural licuado cayeron.
Más aún, el presidente de la petrolera,
Antonio Brufau, y el secretario de Energía
mexicano, Jordy Herrera, firmaron en ene-
ro pasado una “alianza estratégica” para
poner en marcha planes conjuntos en dis-
tintas partes del mundo. Representó, en
realidad, la firma de la paz tras la confron-
tación iniciada en agosto de 2011, cuando
Pemex pretendía mayor poder de decisión
en Repsol al aumentar su capital hasta ca-
si 10% y asociarse con Sacyr-Vallehermoso.
Malló es crítico al señalar que “Peña
Nieto no se puede decir ajeno” a estas gra-
ves circunstancias y “sentarse a prometer
la apertura de Pemex” ante Brufau. “México
no puede permitir estos ataques, esta hu-
millación increíble sin reaccionar. México
no tuvo una posición digna ni a la altura de
las circunstancias”.
Y recuerda la campaña en pro de la
“españolidad” de Repsol y contra Pemex y
México, que promovió Brufau y a la que se
sumaron el periódico El País y el expresiden-
te Felipe González. “Es decir, dos humilla-
ciones de Repsol a México en sólo seis me-
ses, con reacción cero; pero para Peña Nieto,
al parecer, tampoco tiene importancia”.
Las empresas representadas en el cón-
clave son lo que Malló describe como el
cártel español, donde se cruzan negocios,
amistades y vinculaciones en ambos lados
del Atlántico. Aparte de los mencionados,
estuvieron ejecutivos de Banco Santan-
der, Abengoa, ACS Industrial, CAF, Comi-
des, Enagás, FCC, Grupo Eulen, Hoteles Riu,
Iberostar Hoteles, Indra, Isolux-Corsán,
Mapfre, NH Hoteles, Renovalia Energy, Sa-
cyr-Vallehermoso, Renovalia Energy, Grupo
Villar Mir, Endesa, Ferrovial, Bodegas Torres
y Bodegas Vega Sicilia, entre otros.
Las expectativas de que esas empresas
incrementen sus negocios son altas, expli-
ca al corresponsal un consultor financie-
ro involucrado en negocios empresariales
en España y México. “Si el próximo gobier-
no analiza promover el transporte masivo,
trenes suburbanos, entonces es un hecho
que CAF (Construcciones y Auxiliar de Fe-
rrocarriles), que ha ganado las principales
licitaciones para suministrar coches al Me-
tro de la Ciudad de México o que opera el
sistema 1 del tren Suburbano (de la zona
metropolitana del Valle de México), luche
por esos proyectos futuros”.
Otro caso, ejemplifica, es el de Aben-
goa, “que hoy opera la mayor planta de co-
generación de energía (para el suministro
de electricidad y vapor) para procesar gas
en el complejo Nuevo Pemex o fue selec-
cionada (por la CFE) en el Proyecto Inte-
gral Morelos (para la cogeneración de 640
megavatios). Si hablas de abrir Pemex a la
inversión privada, no dudo que estén ahí,
además de Repsol”.
En el encuentro con Peña Nieto parti-
ciparon los mexicanos Valentín Díez Mo-
rodo, presidente del Consejo Mexicano de
Comercio Exterior (Comce), y Plácido Aran-
go, presidente del Grupo Vips. Al primero
de ellos, el presidente electo le pidió que
siga colaborando para “estrechar los lazos
empresariales con España”.
Díez Morodo, quien se presenta como
“el dueño de las relaciones empresariales
mexicano-españolas”, en opinión del con-
sultor financiero, aparte de ocupar la vi-
cepresidencia del Grupo Modelo y ser ca-
beza del Comce, participa en los consejos
de administración de OHL-México, Zara-
México, Telefónica Móviles México y Bode-
gas Vega Sicilia, filiales mexicanas de em-
presas españolas.
“Es un personaje importantísimo en el
rol hispanomexicano”, dice Malló.
Este hombre de negocios ha buscado el
acercamiento con el equipo de Peña Nieto.
Incluso aprovechando los éxitos del club
de futbol Toluca, del que es propietario. En
mayo de 2010, como gobernador Peña Nie-
to recibió al equipo cuando ganó el torneo
Bicentenario.
Desde el ámbito empresarial también
lo hizo durante la campaña, en los encuen-
tros del Consejo Coordinador Empresarial
(CCE) con los candidatos.
Más recientemente, en agosto pasado,
en su residencia en México se celebró un
encuentro entre la Comisión Ejecutiva del
CCE con Peña Nieto y su equipo para ha-
blar sobre las próximas reformas que pon-
drá en marcha el futuro gobierno. O
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
De Oteyza. Personero
30

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Enrique Peña Nieto se formó en una escuela de corrup-
ción que promueve el nepotismo y favorece los intereses
oligárquicos, sostiene el presidente del Colegio de Arqui-
tectos y Urbanistas del Estado de México, Arturo Chavarría
Sánchez. Según el especialista, quien afirma haber esta-
do preso por denunciar los presuntos malos manejos del
próximo presidente de México, el llama-
do Golden Boy se dedicó a favorecer
a grandes empresas, como Gru-
po Carso y OHL, entre otras, y a
otorgarles jugosos contratos de
obra pública.
RODRIGO VERA
T
OLUCA, MÉX.- El presidente elec-
to Enrique Peña Nieto “es hoy el
personaje más representativo de
la corrupción y el nepotismo que
durante décadas ha ejercido la
oligarquía que controla al Esta-
do de México”, asegura Arturo Chavarría
Sánchez, presidente del Colegio de Arqui-
tectos y Urbanistas del Estado de México.
Y agrega: “Peña Nieto fue educado en
la escuela de la corrupción. De ahí salió. Y
se le preparó para que la oligarquía priis-
ta a la que pertenece haga negocios des-
de los puestos de gobierno. ¡Gobernar pa-
ra lucrar! Ese fue realmente su ideario
siendo gobernador del Estado de México.
Imagíneselo ahora como presidente de la
República”.
Octavio Gómez
El Edomex,
ejemplo
a seguir
POLÍ TI CA

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 31
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
–¿Cree usted que asumirá la misma
actitud?
–Es lo más probable, pues el chamaco
no sabe hacer otra cosa. Es casi seguro que
repetirá, a nivel federal, su mismo esque-
ma oligárquico, corrupto y represor. A tra-
vés de él, el pequeño grupo que lo rodea
asumirá el poder. Peña Nieto es un verda-
dero riesgo para México. Nos espera un fu-
turo muy negro.
–¿Hay algo que se pueda hacer a estas
alturas?
–Por lo pronto, urge crear una comisión
investigadora para que revise todas las co-
rruptelas y atropellos que cometió durante
su gobierno en el Estado de México, así co-
mo los contratos multimillonarios que en
obra pública les otorgó a sus amigos. De-
be ser una comisión independiente, sobre
todo que no tenga vínculos con el PRI. Los
mexicanos tenemos derecho a saber qué
clase de político nos va a gobernar.
A través de su Colegio de Urbanistas,
desde hace varios años Chavarría ha ve-
nido denunciando los actos de corrup-
ción presuntamente cometidos por el
llamado Grupo Atlacomulco y por Peña
Nieto. También ha defendido legalmente a
campesinos, ejidatarios y colonos afecta-
dos por ese grupo. Esta oposición a la cla-
se política mexiquense provocó que su-
friera hostigamientos e incluso que fuera
encarcelado.
“Conozco muy bien las artimañas a
las que recurre el Grupo Atlacomulco pa-
ra hacer negocios y perpetuarse en el po-
der. He analizado los contratos multimi-
llonarios que le da el gobierno del estado.
Aquí tengo documentado cada caso”, di-
ce Chavarría, mientras señala los archivos
colocados en las estanterías de su amplio
despacho y las carpetas dispuestas sobre
la mesa circular ante la que está sentado.
–¿A cuáles empresarios favoreció Peña
Nieto durante su gobierno?
–A un pequeño grupo de magnates en
el que están Juan Armando Hinojosa Can-
tú, Carlos Hank Rhon, Carlos Slim, Olega-
rio Vázquez Raña, la familia Azcárraga y
la empresa española OHL, que en la enti-
dad hace grandes obras viales en sociedad
con el Grupo Atlacomulco. Todos ellos for-
man parte de esa oligarquía corrupta que
le mencionaba y que seguirá siendo be-
neficiada con Peña Nieto en la Presiden-
cia de la República; de eso no tengo la me-
nor duda.
“Por ejemplo, el empresario norteño Hi-
nojosa Cantú comenzó a encumbrarse du-
rante el gobierno de Arturo Montiel, cuan-
do se le empezaron a dar en construcción
edificios públicos y urbanizaciones impor-
tantes, dejando excluidos a constructores
mexiquenses medianos y pequeños.
“Rápidamente creó un grupo de em-
presas dedicadas a la construcción y a la
urbanización, entre ellas Teya y el Grupo
Higa. Son compañías que se formaron de
la noche a la mañana para obtener conce-
siones multimillonarias del gobierno. Han
construido hospitales, carreteras, puentes
y varias obras más.”
–¿Y qué hay de irregular en eso?
–Son obras que generalmente se otor-
gan a discreción, incrementan sus costos
originales, no respetan los usos de sue-
lo, atropellan los derechos de terceros…
en fin, son obras infladas que violan sis-
temáticamente la Ley de Obra Pública del
Estado de México. Están proyectadas pa-
ra enriquecer al grupo político empresa-
rial al que pertenece Peña Nieto.
“Ejemplifico: Cuando el joven Peña Nie-
to era todavía secretario de Administración
en el gobierno de su tío Arturo Montiel, éste
mandó construir un enorme centro médi-
co de alta especialidad; fue una construc-
ción faraónica que Montiel utilizó como
modelo en sus aspiraciones presidencia-
les. De manera ilegal la construcción se la
otorgó a un consorcio encabezado por Hi-
nojosa Cantú. Ese hospital terminó costan-
do tres veces más de lo proyectado. Y se le-
vantó en una zona de Metepec cuyo uso de
suelo es incompatible con la obra.
“En su desbordada megalomanía el go-
bernador todavía tuvo el descaro de bauti-
zarlo con su nombre: Centro Médico Arturo
Montiel, lo cual también es ilegal. Y colocó
a Peña Nieto como presidente del consejo
de administración del hospital. Yo protes-
té porque desde el inicio esa obra violó to-
da la normatividad. Pedía que se explicara
por qué se encareció tanto la construcción
y por qué se otorgó de manera selectiva.”
–¿Y qué respuesta obtuvo de Montiel y
de Peña Nieto?
–La única respuesta fue la represión.
Primero me demandaron acusándome
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Circuito El Centenario. Botín de trasnacionales
Carreteras de peaje. Jugoso negocio
32

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
de difamador. Yo pedía un careo con Peña
Nieto. Pero no lo dejaron confrontarse con-
migo. Protegieron a su golden boy porque sa-
bían que él no tenía argumentos. Para aca-
llar mis críticas, en 2002 me metieron preso
en la cárcel de Almoloya de Juárez. Padecí
de esa manera tan brutal el abuso del poder.
Pero un juez federal me exoneró, determi-
nando que fui arrestado por un acto doloso
del gobierno del estado.
“Obviamente Peña Nieto estuvo de-
trás de mi encarcelamiento. Su tío Montiel,
aparte de ponerlo como administrador de
su gobierno, ya lo estaba adiestrando en los
negocios ilícitos, la corrupción y el uso del
garrote, que luego ejecutaría muy bien ya
siendo gobernador con la represión en San
Salvador Atenco. De modo que la construc-
ción del Centro Médico Arturo Montiel ilus-
tra muy bien el favoritismo hacia ese grupo
de empresarios.”
–¿Y de qué manera Peña Nieto favore-
ció a Carlos Hank Rhon?
–Bueno, por ser hijo del profesor Car-
los Hank González, una de las figuras em-
blemáticas del Grupo Atlacomulco, Hank
Rhon ha gozado siempre de muchos privi-
legios. Su banco Interacciones es la afian-
zadora del gobierno del estado. Además
Hank realiza importante obra guberna-
mental a través de dos de sus empresas,
La Nacional y La Peninsular.
“Una de las obras actuales más impor-
tantes se le entregó precisamente a Hank
Rhon; la moderna autopista que corre de
Lerma a Tres Marías, por lo que en ese pun-
to se conecta con la autopista México-Cuer-
navaca. Es una carretera de peaje de aproxi-
madamente 67 kilómetros y cuyo costo se
calcula en unos 2 mil 600 millones de pe-
sos. La obra se inició en la época de Montiel
y continúo durante todo el gobierno de Pe-
ña Nieto.”
Negocios con Televisa
Respecto a Carlos Slim, Chavarría seña-
la que también tiene ligas con el Grupo
Atlacomulco, ya que a sus empresas Gru-
po Carso y La Ideal también se les ha dado
obra importante, como el libramiento no-
roriente de Toluca.
Otro empresario consentido es Ole-
gario Vázquez Raña, quien a través de su
constructora Prodemex –dice Chavarría–
hizo la avenida Las Torres, de más de 20
kilómetros, en Toluca. “Por esta sola ave-
nida, los mexiquenses le estamos pagan-
do a Olegario 250 millones de pesos anua-
les durante 20 años”, comenta.
Y señala que además a Vázquez Ra-
ña se le otorgó la concesión para darle
mantenimiento a 70 vialidades en el Es-
tado de México, entre las que se encuen-
tran importantes avenidas como el Paseo
Tollocan, la avenida Gustavo Baz y la Ló-
pez Portillo.
Comenta que la relación de Peña Nie-
to con la familia Azcárraga no consiste só-
lo en los contratos publicitarios del priis-
ta con Televisa para impulsar su imagen.
“No. Hay otros negocios de por medio. Por
ejemplo, el suegro de Emilio Azcárraga
Jean, Marcos Fastlicht, es un poderosísimo
empresario a quien se le dio manga ancha
para realizar jugosos negocios inmobilia-
rios en Huixquilucan”, dice.
Pero sin duda –agrega– es a la empresa
española OHL a la que “se le han otorga-
do las grandes superobras de Peña Nieto”:
construyó el Circuito Exterior Mexiquense
(CEM), el Aeropuerto Internacional de To-
luca y levanta ahora el Viaducto Bicente-
nario, el tramo del Periférico conocido co-
mo el “segundo piso” que corre de Cuatro
Caminos a Cuautitlán.
Acota Chavarría: “No es fortuito que el
presidente de OHL-México sea José Andrés
de Oteyza, quien fuera secretario de Pa-
trimonio y Fomento Industrial durante el
sexenio de José López Portillo. En ese tiem-
po Oteyza era el enlace de la Presidencia
con el Grupo Atlacomulco. Desde entonces
ha mantenido por su cuenta esas buenas
relaciones, al grado de que cristalizaron en
negocios con Peña Nieto.
“Sin embargo, las obras de OHL le han
provocado muchos estragos a los ejidos,
comunidades y poblados por donde pasan.
No se han dado todas las indemnizacio-
nes. Y las pocas que se han otorgado son
de burla. Muchos campesinos y ejidatarios
fueron despojados de sus tierras. Algunos
levantaron denuncias contra la empresa y
contra Peña Nieto. Los litigios continúan.”
Como gobernador del Estado de Méxi-
co, Peña Nieto no se cansó de pregonar que
el CEM era la obra carretera más importan-
te del país y la utilizó para afianzar su ca-
rrera a la Presidencia. Pero la construyó de
manera arbitraria. Esa ancha cinta asfálti-
ca, que circunda a una parte de la Ciudad
de México, se tendió sin haberse llevado los
procesos expropiatorios con los ejidos que
cercenó, como los de Tultepec, Huehueto-
ca, Coyotepec, Zumpango, Melchor Ocam-
po, Jaltengo y Nextlalpan, entre otros.
Además la autopista de Peña Nieto,
bordeada con vallas metálicas y altos ta-
ludes, también incomunicó a grandes cen-
tros de población, como Ciudad Nezahual-
cóyotl, Chimalhuacán, Texcoco y Tultepec.
Hubo movimientos de resistencia civil de
pobladores y alcaldes que vieron mutilado
su territorio.
Los inconformes señalan que el CEM
–de 113 kilómetros y cuyo costo fue de 24
mil millones de pesos– no era ni siquiera
de utilidad pública, sino más bien un “ne-
gocio privado” que Peña Nieto entregó en
concesión a OHL para que lo explotara du-
rante 40 años, cobrando actualmente a ca-
da automovilista dos pesos por kilómetro
recorrido (Proceso 1802).
POLÍ TI CA

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 33
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Despojo a ejidatarios
El Aeropuerto Internacional de Toluca
también representa un redituable nego-
cio para OHL y el Grupo Atlacomulco, ya
que lo tienen en concesión por 99 años, a
partir de 2005. Chavarría detalla que, for-
malmente, OHL tiene 49% de la concesión.
Otro 26% está en manos del gobierno esta-
tal y el resto lo detenta el federal.
Y menciona otros negocios que giran al-
rededor del aeropuerto: la concesión de es-
tacionamientos, sitios de taxis, líneas de
transporte terrestre que recogen pasajeros
en la Ciudad de México, centros comercia-
les, hoteles y restaurantes de lujo, etcétera.
“El de Toluca rápidamente se convirtió
en un aeropuerto internacional con mu-
cha demanda, ya que recibe tráfico aéreo
que antes captaba el de la Ciudad de Méxi-
co. Es en los hechos una terminal alterna.
“El proyecto del Grupo Atlacomulco
es que en 20 años el aeropuerto de Toluca
tenga la misma capacidad de vuelos que
el de la Ciudad de México”, dice Chavarría.
Por ello el gobierno de Peña Nieto pro-
yectó ampliar el área del aeropuerto a 400
hectáreas más, que poco a poco empezó a
tomar a la fuerza del único lugar disponi-
ble: el ejido de San Pedro Totoltepec, ubica-
do en el costado oriente de la terminal aérea.
El gobierno empezó por cortarles la luz
y el agua a los ejidatarios para orillarlos a
salir. Luego comenzó a presionarlos para
que vendieran sus parcelas, utilizando in-
cluso amenazas de muerte. Algunos pre-
firieron malbaratar su patrimonio, ven-
diendo a 400 pesos el metro cuadrado,
siendo que ahí el valor del suelo ya es de
18 mil pesos el metro cuadrado.
Pero otros ejidatarios no se dejaron
amedrentar e interpusieron, en septiem-
bre de 2009, asesorados por el Colegio de
Arquitectos y Urbanistas del Estado de
México, una demanda contra Peña Nieto
y algunos de sus funcionarios implicados
en el despojo a mansalva. En respuesta el
director del aeropuerto, Alexandro Argu-
dín, llegó incluso a amenazar a los ejida-
tarios, advirtiéndoles que si no vendían,
entonces el gobierno les expropiaría sus
tierras (Proceso 1816).
“El conflicto continúa. El Grupo Atlaco-
mulco y OHL siguen empecinados en apo-
derarse del ejido de San Pedro Totoltepec.
Nosotros seguiremos luchando, aunque la
tendremos más difícil con Peña Nieto en
Los Pinos”, dice Chavarría.
Indica que otro gran negocio del gobier-
no peñista fue la construcción de las llama-
das Ciudades Bicentenario, “grandes cen-
tros urbanos que empezaron a levantarse
en seis municipios –Atlacomulco, Almo-
loya de Juárez, Huehuetoca, Jilotepec, Te-
camac y Zumpango– para que las empre-
sas constructoras hicieran miles y miles de
diminutas viviendas de interés social –de
30 a 60 metros cuadrados–. Lo mismo, pa-
ra que las grandes tiendas departamenta-
les se instalaran ahí y tuvieran consumi-
dores cautivos. Y las industrias, que ahí se
proyecta construir, mano de obra barata”.
Hasta el momento, añade, esas ciu-
dades diseñadas para hacer negocio con
los pobres han resultado un fracaso, pues
no cuentan con vialidades, transporte ni
seguridad adecuada; ni siquiera fuentes
de empleo, como se proyectó. Sólo están
provocando un “desastre ecológico” y un
“caos total”.
Y agrega: “Peña Nieto se caracterizó por
concesionar obra pública por todos lados
para dar una falsa impresión de progreso y
así impulsar sus aspiraciones presidencia-
les. Esas obras se las otorgó arbitrariamen-
te a sus allegados de la iniciativa privada,
mediante el peligroso esquema denomina-
do Proyectos para Prestación de Servicios
(PPS), que consiste en decir: ‘Tú, empresa-
rio, haces la obra, la explotas en concesión
por 20 años, durante ese tiempo haces un
gran negocio cobrado intereses, y luego se
la entregas al estado’.
“En realidad los PPS son un esquema
de endeudamiento para la población, la
que finalmente deberá pagar los costos y
los altos intereses durante muchos años.
Es lo mismo que pagar un crédito banca-
rio. Los PPS que otorgó Peña Nieto –en ca-
rreteras, hospitales, escuelas, etcétera–
tuvieron un plazo promedio de 20 años.
Por lo tanto, les heredó una cuantiosa
deuda a las cuatro administraciones esta-
tales posteriores a la suya. El pueblo ten-
drá que pagarla.”
Pone como ejemplo el Hospital Regio-
nal de Alta Especialidad de Zumpango, cu-
yo costo fue de 800 millones de pesos, pe-
ro finalmente costará 5 mil 146 millones,
ya que Peña Nieto financió a 23 años la
obra. Cada año deberán pagarse 300 mi-
llones de pesos.
O el Centro Cultural Oriente de Texco-
co, que costó 700 millones de pesos, pe-
ro se pagarán 4 mil 536 millones, pues se
financió a 21 años, con pagos anuales de
180 millones de pesos.
Y así están muchas otras obras.
Por otra parte, Chavarría alerta sobre
la “fuerte cultura del nepotismo” en que
abrevó Peña Nieto:
“Él es un auténtico producto del ne-
potismo; se crió en ese caldo de cultivo.
Su tío Arturo Montiel le dio un alto pues-
to en su gobierno para después heredar-
le la gubernatura. Y ya como gobernador y
sin empacho Peña Nieto repitió el esque-
ma al repartir entre su parentela los car-
gos de gobierno, violando el artículo 42 de
la Ley de Responsabilidades de los Servido-
res Públicos del Estado de México, que pro-
híbe esas prácticas.”
Detalla que, siendo gobernador, Pe-
ña Nieto le dio a su primo Alfredo del Ma-
zo Maza la Secretaría de Turismo. A su tía
Marcela Velasco González la nombró secre-
taria de Desarrollo Urbano. A su prima Ca-
rolina Monroy del Mazo la hizo encargada
de Radio y Televisión Mexiquense y luego
la nombró secretaria de Desarrollo Econó-
mico. A su primo Gustavo Cárdenas Mon-
roy lo designó secretario del Medio Am-
biente. A su tío el exgobernador Alfredo
del Mazo González lo hizo presidente del
Consejo Mexiquense de Infraestructura. A
su primo Ernesto Monroy Yurrieta le dio la
Subsecretaría de Educación. A su tío Artu-
ro Lugo Peña lo hizo subsecretario de Via-
lidad de la Secretaría de Comunicaciones.
Chavarría recalca: “¡Pura corrupción
y nepotismo! Toda la trayectoria política
de Peña Nieto está marcada por esas dos
prácticas”.
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Peña Nieto. Repudio popular
34

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

POLÍ TI CA
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
LA GUERRA DE CALDERÓN

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 35
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
36

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

36

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

Calderón maquina
su propia
impunidad
GLORIA LETICIA DÍAZ
Y JESÚS ESQUIVEL
P
ese a los esfuerzos de Feli-
pe Calderón para frenar la de-
manda por crímenes de guerra
y de lesa humanidad que en su
contra interpusieron cerca de
23 mil mexicanos ante la Cor-
te Penal Internacional (CPI), en diciembre
próximo la fiscal Fatou Bensuada podrá
definir su destino.
Presentada el 25 de noviembre de 2011
contra el presidente mexicano y otros pro-
tagonistas de la guerra contra el crimen
organizado (incluidos el narcotrafican-
te Joaquín Guzmán Loera, el secretario de
Seguridad Pública, Genaro García Luna, y
de la Defensa Nacional, Guillermo Galván
Galván), la demanda pasó el primer filtro:
la fiscalía del CPI determinó que hay mate-
ria para juzgar. Ahora está a punto de en-
trar al “análisis preliminar”.
Llegar a esta etapa “es algo muy grave
porque implica que la fiscalía de la CPI le
dice al mundo que en México se están co-
metiendo crímenes de guerra y crímenes
de lesa humanidad, pero se le da una últi-
ma oportunidad al gobierno de demostrar
que tiene tanto capacidad como voluntad
de juzgar esos delitos”, sostiene en entre-
vista con Proceso Netzaí Sandoval Balles-
teros, el abogado de los demandantes.
El expediente de 700 fojas entrega-
do al entonces fiscal de la CPI, Luis More-
no Ocampo, originalmente documentaba
470 casos de violaciones al derecho inter-
nacional, 200 de ellos relacionados con
torturas de militares cometidos en ins-
talaciones castrenses (Proceso 1838). Ac-
tualmente el documento cuenta con más
de mil 400 cuartillas por las aportaciones
que organizaciones civiles y víctimas de
la guerra contra el narcotráfico han envia-
do a la CPI.
Calderón no ha escatimado en el uso
de la fuerza del Estado para evitar que el
caso avance, tanto así que nombró a uno
de sus maestros en la Escuela Libre de De-
recho, Eduardo Ibarrola Nicolín, como em-
bajador en el Reino de los Países Bajos con
un objetivo: detener cualquier demanda
contra Felipe Calderón por delitos de lesa
humanidad y crímenes de guerra, ya que,
según organizaciones no gubernamen-
tales, la mala conducción del combate al
narcotráfico ha dejado un saldo de más de
70 mil muertos, por lo menos 10 mil des-
aparecidos y unos 160 mil desplazados
por la violencia.
“Fue Calderón quien directamente le
dio esa instrucción a Ibarrola. Lo envió
a los Países Bajos a que evite que lo de-
manden por violaciones a los derechos
humanos, esa es su única misión”, reve-
la un alto funcionario federal al corres-
Felipe Calderón puso en práctica una estrategia para in-
tentar diluir la demanda de los 23 mil mexicanos que lo
acusaron de crímenes de guerra y de lesa humanidad en
la Corte Penal Internacional, según revela a Proceso un
funcionario federal. El presidente, explica, designó en la
embajada de México en los Países Bajos a dos incondi-
cionales con la misión de protegerlo de los golpes jurídi-
cos que pudiera recibir desde allá. Más aún, añade que el
mandatario saliente también pactó con Enrique Peña Nieto
mantener a esos escuderos en sus puestos diplomáticos.
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
LA GUERRA DE CALDERÓN

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 37 1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 37
“las estructuras del Estado mexicano prote-
gían al tráfico de drogas”. Tres días después,
Ibarrola Nicolín dejó su cargo en la PGR.
Considerado por excolegas de la pro-
curaduría como “un abogado muy grillo
y fiel únicamente a sus jefes en turno”,
a partir de 2002 Ibarrola regresó a la SRE
gracias a Fox: estuvo dos años en el con-
sulado de México en Houston y desde ahí
colaboró con la PGR de manera informal,
como le confió una fuente al correspon-
sal de Proceso en Washington, y de 2004
al primer trimestre de 2007 fue jefe de la
cancillería en la embajada de México en
Washington.
Con la venia de su discípulo Calderón
y la aprobación del Senado, el 21 de ma-
yo de 2007 Ibarrola presentó sus cartas
credenciales como embajador de México
en Guatemala. Tras cinco años de estar al
frente de la segunda representación más
importante para las relaciones bilaterales
mexicanas, después de la de Estados Uni-
dos, el 17 de abril pasado Ibarrola Nicolín
fue ratificado por el Senado de la Repúbli-
ca como embajador en el Reino de los Paí-
ses Bajos y representante permanente de
México ante la Organización para la Prohi-
bición de Armas Químicas.
La encomienda que Ibarrola llevó –in-
sistió el funcionario entrevistado por el
corresponsal en Washington– fue impedir
que Calderón sea enjuiciado por la CPI con
sede en La Haya.
“Ibarrola es un tipo muy truculento y
astuto –apuntó la fuente–; Calderón le re-
conoce estas cualidades, por eso lo man-
da a La Haya para que lo defienda a como
dé lugar, de todo y contra todo. Habría que
ver si Peña Nieto defiende el acuerdo que
hizo con Calderón por encima de las pre-
siones que, se pronostica, habrá una vez
que asuma la presidencia y de que Calde-
rón vuelva a ser un ciudadano de a pie”.
El Estado como escudo personal
Ibarrola no llega solo a defender a Cal-
derón ante la CPI. Con él está Alejandro
León Vargas, quien aparece en la página
de internet de la SRE como responsable
de asuntos económicos de la embajada de
México en el Reino de Países Bajos.
“Tenemos información, de manera ex-
traoficial, de que Alejandro León Vargas es
el enviado especial para litigar este asun-
to en la Corte Penal Internacional”, dice
Netzaí Sandoval a la reportera.
Licenciado en Derecho por el Institu-
to Tecnológico Autónomo de México, León
Vargas tiene una maestría en Derecho In-
ternacional por la Universidad de Georgia,
Estados Unidos, y una más en Derecho Co-
munitario Europeo por la Universidad Li-
bre de Bruselas, Bélgica. En 2006 formó
parte del consulado de México en Arkan-
sas, y antes fue litigante del despacho ju-
ponsal de este semanario en Washing-
ton, Jesús Esquivel.
“Ibarrola se quedará en el puesto aún
después de que llegue (Enrique) Peña Nie-
to a la presidencia; ese es uno de los arre-
glos que logró Calderón con el nuevo pre-
sidente”, añade el funcionario a condición
de que su nombre no fuera revelado, por
temor a represalias.
Profesor titular de la Escuela Libre de
Derecho hasta 2002, Ibarrola Nicolín tuvo
cargos directivos en la Secretaría de Rela-
ciones Exteriores (SRE), entre ellos la co-
ordinación de asesores de Fernando So-
lana Morales, quien fuera canciller en el
gobierno de Carlos Salinas de Gortari.
Durante el gobierno de Zedillo y los
primeros 17 meses del gobierno de Vicen-
te Fox, Ibarrola Nicolín, maestro en So-
ciología Política por la London School of
Economics and Political Science de la Uni-
versidad de Londres, fungió como subpro-
curador Jurídico y de Asuntos Interna-
cionales de la Procuraduría General de la
República (PGR). Ahí estuvo a cargo de la
investigación contra Raúl Salinas de Gor-
tari por su presunta relación con el narco-
tráfico, lavado de dinero y enriquecimien-
to ilícito.
Sobre este asunto, desde Suiza el juez
Paul Perraudin declaró el 17 de mayo de
2002 que después de casi siete años de in-
vestigaciones llegó a la conclusión de que
A
P

p
h
o
t
o

/

P
e
t
e
r

D
e
j
o
n
g
Corte de La Haya. “Hay materia para juzgar”
rídico Van Bael & Bellis y de la consultoría
ENHESA en Bruselas.
Esto implica que “Calderón está usan-
do recursos del Estado para defenderse en
lo personal; no está usando un despacho
privado”, puntualiza Sandoval.
–¿Tendría que contratar su propio abo-
gado para defenderse de las acusaciones
en su contra en La Haya? –se le plantea al
abogado.
–En este momento no, porque lo que
hizo la Fiscalía de la CPI fue informarle a
México (en mayo pasado) de la demanda
que interpusimos, un resumen que prote-
ge a los denunciantes y pide al Estado la
versión de los hechos, lo que ocurrió en
junio. Sin embargo Calderón ha converti-
do el asunto en algo personal. Él ha utili-
zado recursos públicos para defender su
participación como individuo dentro de
esta crisis. Desde nuestro punto de vista,
si quisiera hacerlo pulcramente tendría
que hacerlo con sus propios recursos.
Prueba de lo anterior, insiste Sandoval,
es que el mismo día que se presentó la de-
nuncia en La Haya, la Secretaría de Gober-
nación emitió un comunicado para des-
virtuar el caso. Y el 27 de noviembre, en
nombre del “Gobierno de la República”, se
publicaron sendos desplegados en medios
nacionales en los que se amagaba con ex-
plorar “todas las alternativas para proce-
der legalmente” contra los 23 mil quejo-
sos. La amenaza obligó a Sandoval y a 31
personas más a solicitar medidas cautela-
res a la Comisión Interamericana de Dere-
chos Humanos (Proceso 1831).
Una vez que el caso de México llegó a
la CPI, recuerda el abogado, el gobierno de
Calderón procuró que el entonces fiscal
de origen argentino Luis Moreno Ocampo
bloqueara la querella para que no pasara
el primer filtro de análisis.
“Nosotros nos enteramos por una
fuente primaria que a Moreno Ocampo se
le ofrecieron contratos en México, al pa-
recer cursos de derechos humanos para
servidores públicos; no nos atrevimos a
denunciarlo públicamente porque no te-
níamos la certeza de que eso fuera posi-
ble. Un día antes de que Moreno Ocampo
dejara la fiscalía de la CPI, Jorge Castañe-
da lo confirmó veladamente en un artícu-
lo en Reforma”, señala el litigante.
Bajo el título “Sin carpetazo en la CPI”,
el excanciller Castañeda narró en su co-
laboración semanal en Reforma que, con
la pretensión de que el argentino recha-
zara la demanda contra Calderón, “viaja-
ron delegaciones mexicanas a La Haya y a
Nueva York, y enviados de Moreno a Méxi-
co para buscar un acuerdo”.
Castañeda dice que, antes de salir de
la CPI, el fiscal tenía varios proyectos en
mente, “desde la creación de un institu-
to de estudio sobre las drogas en Améri-
ca Latina hasta la corrupción en la FIFA,
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
38

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

38

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

pasando por dar cursos y asesorías a di-
versos gobiernos, sobre todo en América
Latina”. De ahí que, apunta, “resulta ló-
gico pensar que en algún momento cier-
tos sectores del gobierno de México hu-
bieran podido creer que de haber logrado
un acuerdo con Moreno, éste podía espe-
rar asociaciones interesantes y hasta lu-
crativas en México”.
Comenta Sandoval: “Aparentemen-
te, Luis Moreno Ocampo no pudo cerrar el
caso, no sólo por la información que les
hicimos llegar sino porque la fiscalía de
la CPI consultó a organizaciones de dere-
chos humanos, entre ellas una francesa,
la Fédération Internationale des Droits de
l’Homme, que opinó que en México había
una crisis humanitaria y que por lo tanto
no podía cerrar el expediente”.
Sostiene que la nueva fiscal, Fatou
Bensouda, originaria de Gambia y la se-
gunda de a bordo durante la gestión de
Moreno en la CPI, “nos da la confianza
en que el caso se va a acelerar, porque su
nombramiento surge de la presión de paí-
ses africanos que exigen que también se
juzgue a otros países por crímenes de lesa
humanidad, y eso implica que se va a ana-
lizar con detalle el caso mexicano”.
Además, como Bensouda “está em-
pezando su tarea, es menos susceptible a
aceptar contratos o grandes asesorías que
le pudiera ofrecer el gobierno de Calderón
como lo hizo con Moreno Ocampo; la fis-
cal no va a aceptar ningún pacto”.
La confianza de Sandoval se sustenta
en el contacto permanente que tiene con
el personal de la fiscalía. “Nos han dicho
que ya tienen suficiente información pa-
ra analizar la situación de México, y por
esos contactos –de los que no pode-
mos mencionar sus nombres porque
nos hacen firmar escritos para man-
tenerlos en secreto por el riesgo que
corren– es muy probable que la CPI
tome una decisión antes de que ter-
mine el año”.
Si bien la fiscalía puede cerrar de-
finitivamente el caso, también existe
la posibilidad de que inicie el análisis
preliminar.
“En esa etapa –explica Sandoval–
todavía no se definen culpables ni
implica necesariamente que Calde-
rón sea responsable de los crímenes.
Sí que existen los crímenes y se tie-
ne que juzgar a alguien, pero a la CPI
no le interesar juzgar nunca al solda-
do raso que torturó: le interesa la res-
ponsabilidad de los mandos. No ha-
bría una detención o una medida en
contra de Calderón por ahora; para
eso ya se tendría que iniciar una eta-
pa de proceso que se abre solamen-
te si el Estado no tiene ni voluntad o
capacidad para juzgar esos delitos”.
De declararse el análisis prelimi-
nar en diciembre, Enrique Peña Nie-
to estaría obligado “a sancionar a los
criminales de guerra y de lesa huma-
nidad en México”, destaca el litigante.
A semanas de la toma de posesión
de Peña Nieto, el abogado manifiesta
su preocupación por las declaracio-
nes que hizo el miércoles ante inver-
sionistas en Londres: que la violencia
“lamentablemente se ha agravado en
algunas partes de nuestro país”, pe-
ro que “la imagen y la proyección que
hoy se da al exterior es quizá peor de
lo que se vive, que no por ello deja de
ser importante”.
Netzaí Sandoval considera que, con
esas palabras, “Peña Nieto desdeña la
situación y le parece que no hay una
crisis grave, que no tiene que tomar
medidas para juzgar a los responsa-
bles de los gravísimos crímenes y que
no tiene que modificar la situación. Si
es así, a quien va a perjudicar es a Cal-
derón, porque la CPI tendrá elementos
para abrir el proceso contra él”.
–¿La CPI podría considerar por ello
responsable a Peña Nieto?
–Depende muchísimo si en próxi-
mo sexenio sigue habiendo torturas,
desapariciones forzadas o ejecucio-
nes extrajudiciales, crímenes que du-
rante el gobierno de Calderón pudie-
ron evitarse pero que él permitió con
su política de seguridad. En principio,
Peña Nieto no sería responsable an-
te la CPI por lo ocurrido en el periodo
de Calderón, pero lo será si continuara
con la misma política –concluye Net-
zaí Sandoval. O
Ibarrola Nicolín. Peón calderonista
A
P

p
h
o
t
o

/

P
a
t

S
u
l
l
i
v
a
n
MARCELA TURATI
A
seis semanas de que culmi-
ne este sexenio con el nega-
tivo saldo de más de 10 mil
desaparecidos, el presidente
Felipe Calderón presumió un
mañoso dato para aplaudirse
por la creación de la Procuraduría Social
de Atención a Víctimas de Delitos (Províc-
tima): que en un año localizó a 113 perso-
nas reportadas como desaparecidas.
El anuncio lo hizo durante el primer
aniversario de Províctima, aunque omitió
decir que las personas encontradas no ha-
bían sido desaparecidas por la delincuen-
cia organizada o las fuerzas de seguridad
–como es característico del sexenio–, sino
que eran ciudadanos que no se habían re-
portado a sus casas.
Al analizar las circunstancias del ha-
llazgo de las primeras 66 víctimas de des-
aparición que Províctima presumió como
encontradas, Proceso halló que 24 de ellas
decidieron salir de su domicilio sin espe-
cificar a dónde iban; 10 se pelearon con su
familia y eran hospedadas por otros fa-
miliares; cuatro estaban en prisión pre-
ventiva y dos en hospitales; tres eran mi-
grantes de paso por México; tres no tenían
señal de teléfono o dinero para comuni-
carse; una estaba arraigada, otra en un re-
fugio para víctimas de trata, y de tres no
hay datos. Otras 13 estaban muertas.
Ninguno de los desaparecidos que fue-
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
LA GUERRA DE CALDERÓN

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 39
ron localizados eran víctimas de desapari-
ción forzada, lo que significa que no cuen-
tan entre las personas que se han llevado
el Ejército, la Marina, la Secretaría de Segu-
ridad Pública, las distintas policías, alguna
autoridad o, lo que es lo mismo, el Estado.
Dichos datos se desprenden de varias
solicitudes de información pública y en-
trevistas a víctimas y organizaciones de
derechos humanos que este semanario
realizó para analizar la publicidad oficial.
Como ya había dado cuenta Proceso 1865,
en abril de este año la Presidencia de la
República inventó una encuesta que atri-
buyó a la consultora Moctezuma & Aso-
ciados y que mostraba la supuesta satis-
facción de los usuarios de la Procuraduría
Social, pero la información resultó falsa.
El presente reportaje forma parte del
seguimiento que este semanario ha he-
cho de Províctima luego de que fue crea-
da, mediante decreto presidencial, el 6 de
septiembre de 2011, como respuesta a las
movilizaciones callejeras y reclamos del
Movimiento por la Paz con Justicia y Dig-
nidad y de las organizaciones de familias
con personas desaparecidas de México y
Centroamérica.
Como se estableció desde entonces,
Províctima nació sin atribuciones lega-
les para asistir a las víctimas ante la justi-
cia, funciona sin recursos, pepena progra-
mas sociales que adapta para víctimas, y
trabaja con instalaciones y personal pres-
tados de varias dependencias. (Entre sus
miembros se cuentan exdirectivos del Ci-
sen, hombres que trabajaron en la oficina
del Secretario de Seguridad Pública fede-
ral o integrantes de la Marina y el Ejército.)
El nuevo logro presumido por Provícti-
ma es la invención del “Protocolo de Bús-
queda para Personas Desaparecidas o No
Localizadas”, con el fin de actuar durante
las primeras horas a partir del reporte, que
pone en evidencia la negligente actuación
de la PGR y las procuradurías estatales, pe-
ro sigue sin resolver demandas de fondo.
“El protocolo no está construido para
buscar a víctimas de desaparición forzada;
está para buscar a personas no localizadas
que se van de sus casas. El trabajo de Pro-
víctima es enviar oficios para preguntar a
las otras instituciones qué saben sobre la
persona o buscar en FaceBook o interrogar
a los amigos, como hace CAPEA (el Centro
de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausen-
tes, de la Procuraduría del DF), pero siguen
indagando a través de oficios, y como no
tienen facultad de Ministerio Público pa-
ra salir a la calle a buscar, ¡es un fraude!”,
expresó Juan Carlos Gutiérrez, director de
la Comisión Mexicana para la Defensa y la
Promoción de los Derechos Humanos.
Aunque el presidente Calderón y su procuraduría “de pa-
pel”, Províctima, presumen el hallazgo de algunas dece-
nas de los más de 10 mil desaparecidos, cabe subrayar
que no se trata de víctimas de desapariciones forzadas,
sino de personas que, peleadas con sus familias, se fueron
a hospedar en casa de un pariente; de otras que habían
sido internadas en prisión preventiva, de unas más que se
hallaban hospitalizadas, y así por el estilo… de modo que
los levantamientos de la delincuencia organizada y de las
fuerzas de seguridad siguen impunes y a todo lo que dan…
Províctima,
la mascarada presidencial
Benjamín Flores
LA GUERRA DE CALDERÓN
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
40

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

En entrevista, indicó que para el dise-
ño del protocolo, elaborado por la subpro-
curadora Patricia Bugarín, no fueron con-
vocadas las organizaciones de familias o
de defensa de derechos humanos exper-
tas en el tema.
El protocolo aprobado a unos meses de
terminar el sexenio tampoco ayudará a re-
solver las miles de desapariciones ocurridas
estos años, ya que –en caso de que sea apro-
bado en la Conferencia Nacional de Procu-
radores– operará para casos futuros. Así,
Calderón dejará a su sucesor la deuda de
encontrar a miles de seres humanos ade-
más de castigar más de 60 mil asesinatos.
“Están proponiendo búsquedas norma-
les, las tradicionales que haría el CAPEA,
porque si tienes personas desaparecidas
lo más lógico es que busques en hospita-
les, centros de reclusión, albergues o entre
familiares. Es muy diferente la búsqueda
cuando se trata de casos de delincuencia
organizada o desaparición forzada”, dijo
a su vez la asesora de Fuerzas Unidas por
Nuestros Desaparecidos de México (Fun-
dem), Ana Lorena Delgadillo.
En entrevista, señaló que la principal de-
manda de las víctimas del Movimiento por la
Paz y de las organizaciones de familiares es
la constitución de mecanismos para la bús-
queda de personas sobre terreno, de meca-
nismos de investigación para las personas
que llevan semanas desaparecidas.
“La búsqueda que propone Províctima
es de papel, es la que se hace sin inves-
tigación de campo, pero lo que pedimos
es que ante cada denuncia salga un equi-
po formado con policías, criminalistas, in-
vestigadores, Ministerios Públicos que se
vayan a campo a buscar con una estrate-
gia regional”, precisó.
En el aire quedan varias dudas: ¿Pro-
víctima duplica funciones con CAPEA?
¿Cuál es la diferencia con el área de la SSP
denominada “Ayúdalos a regresar a casa”
y con el de la PGR dedicada a la búsque-
da? ¿Es diferente su registro de personas
extraviadas a los de otras dependencias?
“No queda claro si duplican funciones.
Lo cierto es que se está burocratizando la
parte de atención a víctimas, lo que signi-
fica que se sigue buscando a los mismos
grupos y que los grupos desprotegidos si-
guen desprotegidos”, expresó la abogada.
El parche al hoyo negro
En el PowerPoint de presentación del pro-
tocolo de búsqueda la dependencia seña-
la como justificación lo que las familias
víctimas han repetido hasta el cansancio:
“En la actualidad no existe un sistema de
coordinación operativa que permita dar
respuesta inmediata y adecuada (…) y que
garantice la realización de las acciones in-
mediatas” que aseguren la “localización y
resguardo” de las personas desaparecidas.
Partiendo de la base de esta negligen-
cia institucionalizada, el documento indica
a los Ministerios Públicos los pasos que de-
ben seguir al recibir una denuncia por des-
aparición. Algunos calificados como “estra-
tégicos” parecen obvios –como entrevistar
exhaustivamente a la familia o mandar una
ficha con los datos de el/la desaparecida/o a
todas las dependencias–, pero con el hecho
de hallarse contenidos en el documento se
demuestra que no se siguen.
Otros de los procedimientos consisten
en mandar carteles de extravío a lugares
como terminales de autobuses o casetas
de peaje; solicitar videos de las casetas;
alertar sobre el vehículo utilizado para el
rapto; solicitar a las compañías telefóni-
cas las listas de llamadas desde el celular
de la víctima; indagar en correos electró-
nicos y redes sociales que utilizaba la per-
sona buscada o solicitar los movimientos
de sus cuentas bancarias, pedir colabora-
ción a los cuerpos de seguridad y verificar
en los centros de detención. Todo lo que, a
lo largo del sexenio, las víctimas han se-
ñalado que se deja de investigar.
La presentación establece que, en caso
de contar con la autorización de acceso, se
debe solicitar a la Policía Cibernética ingre-
sar a los correos electrónicos de la víctima,
y “si el correo fuera Yahoo, es factible solici-
tar su intervención”. Además, plantea que
deben rastrearse las redes sociales de las
amistades de la persona buscada.
Estos procedimientos dieron como re-
sultado el hallazgo de las 66 personas has-
ta el mes de julio. Según la información
proporcionada a través de la Ley de Trans-
parencia, éstas fueron encontradas en Chia-
pas, Chihuahua, Estado de México, Gua-
najuato, Guerrero, Jalisco, Nayarit, Oaxaca,
Puebla, Querétaro, Quintana Roo, Tabasco,
Veracruz, Yucatán, Argentina, El Salvador,
Inglaterra; otros, en el DF, en el hospital La
Villa o el Reclusorio Norte, y uno más en el
penal de Topo Chico, en Nuevo León.
La ubicación se logró debido a que Pro-
víctima “supervisó” al Ministerio Público
para que realizara las acciones debidas, o
“solicitó” a las instituciones involucradas
en la investigación que cumplieran sus
funciones y desarrollaran los mecanis-
mos de colaboración con otras procuradu-
rías, o les sugirió pistas de investigación.
Las personas sin vida fueron encontra-
das en Chihuahua (cinco, una de ellas en el
Servicio Médico Forense), Estado de Méxi-
co (tres), dos en Oaxaca y una en Guerre-
ro, Hidalgo y Tamaulipas, respectivamente.
Otro de los datos dado a conocer por
la dependencia es que cinco estados con-
centran la mitad de las mil 314 denuncias
por desaparición que ha recibido. Tamau-
lipas se sitúa a la cabeza, con 14.8%, y le
siguen Coahuila, con 10.8%; Veracruz, con
9.2%; Estado de México, con 7.8% y Nuevo
León, con 7.4%.
Sólo en el estado de Coahuila –según
cifras del gobernador Rubén Moreira–, en
los últimos años han desaparecido mil
600 personas.
Consuelo Morales, directora de la or-
ganización neoleonesa Ciudadanos en
Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac),
manifestó que en todo el país se debe
avanzar en acceso a la justicia y la verdad,
lo que se lograría si existiera una ley fe-
deral de desaparición forzada, ya que só-
lo de esa manera el gobierno mandaría un
mensaje de “alto a la impunidad”.
Esta religiosa, galardonada por Hu-
man Rights Watch por su trayectoria, ad-
virtió que en Nuevo León hay más de 980
personas desaparecidas, y que el 25% de
los casos son catalogados como desapari-
ciones forzadas.
Su organización ha presentado ante
el sistema de Naciones Unidas 19 denun-
cias por desapariciones donde participa-
ron agentes del Estado.
En entrevista, indicó que aunque Pro-
víctima cuenta con integrantes que tie-
nen “buena voluntad” para ayudar, care-
cen de fundamentos legales y económicos
para operar a favor de las víctimas.
“Acompañan ante la procuraduría,
vienen y asumen algunos compromisos
que la mayoría de las veces no han po-
dido cumplir, no porque no quieran, sino
porque no cuentan con los recursos ma-
teriales y económicos. A veces se com-
prometen a pagar un boleto para que una
persona deje una muestra de ADN en PGR,
pero a la mera hora dicen que no tienen
dinero. Otra vez se comprometieron a pe-
dirle a una televisora el video donde se
mostraba a una persona que buscábamos,
pero no pudieron”, explicó.
La hermana Consuelo, como se le co-
noce, agregó que en Nuevo León los fun-
cionarios usaban un formato que deslin-
daba de responsabilidad al Estado de las
desapariciones forzadas.
“En el formato se señalaba que noso-
tros (los firmantes) asumimos que nues-
tro familiar no fue detenido arbitraria-
mente o no está desaparecido. Lo comenté
con ellos, les dije que eso no lo íbamos a
firmar; ellos lo informaron a México; nos
dijeron que lo iban a quitar, y se quitó ese
párrafo del formato. No he sabido de otras
cosas más”, refirió.
El sexenio de Calderón terminará sin
respuesta a las familias incompletas que
buscan a sus seres queridos. Todo indi-
ca que como saldo pendiente quedarán
el registro nacional de personas desapa-
recidas, el banco genético de familiares,
la implementación de protocolos y me-
canismos de búsqueda en vida y de ex-
humaciones, así como la tipificación del
delito de desaparición forzada a nivel fe-
deral. Un legado para las próximas gene-
raciones. O
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
LA GUERRA DE CALDERÓN

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 41
PATRICIA DÁVILA
E
l asesino de mi madre es Andy Alon-
so Barraza Bocanegra, no José Enri-
que Jiménez Zavala, El Wicked, como
se afana en hacer creer el goberna-
dor de Chihuahua, César Duarte. Ha-
ce siete meses les entregamos foto-
grafías y el nombre del verdadero homicida a la
Fiscalía chihuahuense y a la Procuraduría Ge-
neral de la República (PGR). No sé por qué fabri-
caron un asesino”.
Desde su exilio en El Paso, Texas, Juan
Fraire Escobedo –hijo de Marisela Escobedo
Ortiz, activista asesinada el 16 de diciembre
de 2010– se dice decepcionado por la actua-
ción de las autoridades mexicanas y en ex-
clusiva para Proceso decide hacer pública la
identidad de la persona que, según Ricardo
Escobedo –tío de Juan y testigo del crimen– es
el homicida de su madre.
Fraire afirma que Andy es estaduniden-
se, hermano de Sergio Rafael El Comandante
Bambino, jefe de una célula de Los Zetas en
Fresnillo, Zacatecas, quien en 2009 fue acu-
sado por Escobedo Ortiz de asesinar a su hi-
ja, Rubí Marisol.
“Siempre pensamos que el de mi madre
fue un crimen de Estado. Que La Línea y Los
Zetas la asesinaron con la ayuda y aproba-
ción del gobierno de Chihuahua, del gober-
nador César Duarte y del fiscal Carlos Salas
porque los presionaba demasiado para que
detuvieran a Sergio Barraza por el homicidio
de Rubí. Con su muerte el que ganó fue el go-
bierno”.
Aunque están exiliados en El Paso, los Es-
cobedo se han negado a que los asesinatos
de Marisela y de Rubí queden impunes, y du-
rante meses, a través del consulado mexica-
no, presionaron para que funcionarios del
gobierno federal y de la Fiscalía estatal se re-
unieran con ellos para informarles de las in-
vestigaciones.
Amenazas
El 13 de diciembre de 2011, tres días antes de
que se cumpliera el primer aniversario del
asesinato de Marisela Escobedo, su hijo Juan
llevó a cabo una de tantas protestas frente al
consulado en El Paso; de ahí fue al centro co-
mercial Wal-Mart, cerca del Puente Interna-
cional Zaragoza. En la puerta de la tienda un
hombre lo interceptó.
“Me preguntó si soy Fraire Escobedo –
aunque no lo conocía, de inmediato lo rela-
cioné con la familia de Sergio Barraza–. Di un
paso atrás. Me dijo: ‘Acompáñame’. En eso
veo que se le une un joven que se coloca atrás
de él y que otro más acechaba a corta distan-
cia”, recuerda.
“Sí soy Fraire Escobedo. Y sé que eres Andy,
hermano de Sergio Barraza, le respondí. En to-
no de burla soltó la amenaza: ‘Mira hijo de tu
pinche madre, te voy a matar y luego voy por
toda tu familia’. Su actitud era prepotente. Me
“Quien mató a mi madre
no es El Wicked;
es Andy Barraza”
Marisela Escobedo se había convertido en una moles-
tia. Su asesinato, en diciembre de 2010, ocurrió en cir-
cunstancias tan atípicas que sugieren incluso la com-
plicidad oficial. La familia de la activista sigue luchan-
do desde su exilio por que se castigue a los culpables;
incluso les dio a las autoridades de México y de Esta-
dos Unidos el nombre y filiación del asesino… en vano.
El gobierno chihuahuense ha presentado a falsos cul-
pables, aparentemente con el ánimo de dar carpetazo
a un asunto donde sólo ha campeado la corrupción.
LA GUERRA DE CALDERÓN

J
a
c
q
u
e
l
i
n
e

A
r
m
e
n
d
a
r
i
z

R
e
y
n
o
l
d
s
El abogado Carlos Spector y Juan Fraire, hijo de Marisela Escobedo
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
42

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

42

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

sabía débil. Me asusté. Entré a la tienda.
Era Navidad y había mucha gente. Me in-
terné por un pasillo tratando de alcanzar
a mi familia pero sentí que me seguían.
Volteo y en efecto, iba un par de metros
atrás de mí”.
Juan siguió avanzando mientras
desde su celular marcaba el 911 para pe-
dir ayuda: “Me detengo y le hago frente.
Se da cuenta de que hablo con una ope-
radora, se desconcierta, camina hacia
uno y otro lado. Por fin da media vuel-
ta y se aleja. Él no conocía a mi espo-
sa y a mis hijos, así que les dije que se
fueran porque supuse que Andy podía
estar afuera, esperando para matarme”.
Minutos después llegó la policía.
“Les expliqué mi situación, quién era
Andy Barraza y su relación con Los Zetas.
Los oficiales me dijeron que tenían noti-
cias de que este cártel estaba reclutando
jóvenes en El Paso. Después solicitaron las
cintas de video de Wal-Mart. Las imáge-
nes mostraron los actos de intimidación.
Levantaron un reporte y luego me llevaron
a presentar la denuncia al área de crimen
organizado del departamento de policía”.
Semanas después Carlos Spector –
abogado de Juan Fraire– fue informado de
la detención de Barraza en un operativo
realizado en una casa en la que se ven-
día droga. Según la causa 20120C00187 del
estado de Texas, Andy Barraza estuvo 90
días en prisión por “amenaza terrorista”.
No era el primer acto intimidatorio de
Andy contra los Escobedo. En la misma
causa fue integrada una querella fecha-
da el 13 de septiembre de 2010, interpues-
ta por Marisela Escobedo ante el Agente
del Ministerio Público Miguel Ángel Var-
gas Rodríguez en Ciudad Juárez:
“El día 9 de este mes Andy me buscó
en la maderería de José Monge, mi pareja
sentimental. Preguntó por mí y al no en-
contrarme dejó un mensaje: ‘Dígale que
soy Andrés, hermano de Sergio, el que le
quitó la vida a Rubí’”.
Al siguiente día –señala el expediente–
la activista recibió la llamada de Karina,
una amiga. Ella le comentó que Andy le di-
jo que estaba “cazando” a Marisela y ufa-
no mostró la pistola con la que comete-
ría el crimen. En el expediente también se
proporciona la media filiación de quien se
convertiría en su verdugo: complexión ro-
busta, tez morena clara, cabello negro ca-
si a rape, sin bigote, usa aretes, ojos color
café, ceja depilada, como de 19 años y 1.65
metros de estatura, aproximadamente.
A fines de 2011 la familia Fraire Esco-
bedo supo que el gobierno de Chihuahua
presentó a Héctor Miguel Flores Morán, El
Payaso, como autor material del crimen de
Marisela.
Días más tarde, el 20 de enero de 2012,
la familia logró que autoridades mexica-
nas se trasladaran a El Paso.
Cuenta Juan: “Mi tío Ricardo, el aboga-
do Carlos Spector y yo nos reunimos con
César Augusto Peniche, delegado de la PGR
en Ciudad Juárez y con el Ministerio Públi-
co Federal David Mendoza; por la Fiscalía
asistieron el Ministerio Público Rubén Ra-
mírez y Rosa María Sandoval. Ahí Ricardo
insistió en que El Payaso no era el asesino
de su hermana. Lo ignoraron”.
Después de esa reunión, durante dos
meses Spector y Juan Escobedo recolecta-
ron fotografías de criminales registrados
en El Paso y en Ciudad Juárez. El hijo de la
activista las reenviaba a Ricardo para ver si
lograba identificar al asesino de Marisela.
Por fin un día vio el rostro del asesino,
quien resultó ser Andy Barraza. Notifica-
ron a la PGR y el 20 de marzo los funcio-
narios que asistieron al primer encuentro
se reunieron nuevamente. Esta vez David
Mendoza le presentó a Ricardo otro paque-
te de fotos; sin dudarlo identificó nueva-
mente a Andy Barraza como el homicida.
Prosigue Juan Escobedo: “El 27 de abril
me reuní nuevamente con el delegado Pe-
niche para conocer los avances para la de-
tención de Andy. Me dijo que tenía que
presentar la evidencia ante un juez fede-
ral para que se validara, se integrara al ex-
pediente y se iniciara la investigación. An-
dy es ciudadano americano, pero como
el delito lo cometió en México tenía que
existir una orden de aprehensión en ese
país, para luego solicitar su extradición”.
El 8 de mayo en el hotel Camino Real
de El Paso, Juan Escobedo se reunió por úl-
tima vez con Peniche y David Mendoza,
quienes le notificaron que la PGR estaba
analizando la atracción del caso del asesi-
nato de su madre: “Les dije que no quería
que la Fiscalía (General del Estado de Chi-
huahua) se quedara con el caso porque no
confiaba en el fiscal Carlos Salas ni en los
agentes judiciales”.
Después de unos días Fraire trató de
comunicarse por teléfono con David Men-
doza y por correo electrónico con Peniche,
pero no tuvo respuesta. Juan muestra a
Proceso algunos de los correos enviados.
–¿Por qué no quería que la Fiscalía se
hiciera cargo?
–Después de que mi mamá fue ase-
sinada, Manuel García, El Meny, amigo
de ella, se convirtió en testigo protegido
de la Fiscalía. Este hombre anduvo con
mi madre en Zacatecas, conocía los por-
menores de la investigación sobre Ser-
gio Barraza. Acompañó a un comandan-
te de apellido Santa Cruz de la Policía
Ministerial de Chihuahua y lo llevó a los
lugares que vigilamos. Le dijo que Ser-
gio trabajaba para Los Zetas, que esta-
ba en Río Grande al servicio de un líder
apodado El Bulldog.
Protección condicionada
En entrevista con este semanario Manuel
García narra:
“Acompañé a la señora Marisela a
Zacatecas. Estuve con ella el día en que
policías de esa entidad casi detienen a
Sergio en casa de su esposa. Días antes de
que la mataran regresamos a Chihuahua
a pasar Navidad. A la semana del asesina-
to, Norma Ledezma, fundadora de la Aso-
ciación Justicia para Nuestras Hijas, llegó
a mi casa acompañada por un comandan-
te de apellido Santa Cruz; querían infor-
mación sobre la investigación que Marise-
la hizo en Zacatecas”.
El Meny aceptó a cambio de que lo sa-
caran de Juárez. A la semana regresaron a
su casa a cerrar el trato. Lo llevaron a la ca-
pital a declarar, pero al estar ahí le dijeron
que primero tenía que acompañar a San-
ta Cruz a realizar el recorrido que Marisela
hizo en busca del asesino de su hija Rubí.
“Lo llevé a los lugares donde vivía la
esposa de Sergio, de donde se nos escapó
la primera vez; lo llevé con los contactos
que nos daban información, tomaron fo-
tos y declaraciones de todos. Esto fue en
los últimos días de enero o primeros de fe-
brero. Nos dijeron que Sergio vivía en la
Colonia Esparza, en Fresnillo. Incluso en
los últimos recorridos que hice con Mari-
sela, a Sergio ya se le conocía como El Co-
mandante Bambino”, recuerda.
En el recorrido con Santa Cruz obtuvie-
ron un disco compacto con ocho cancio-
nes en las que a ritmo de reguetón Sergio
describe el asesinato de Rubí y amenaza a
quienes lo buscaban.
“La Fiscalía se quedó con el disco aun-
que en Fresnillo hasta en los taxis se es-
cuchan esas canciones. En una ocasión vi
que Sergio estaba afuera del hotel en el
que nos hospedábamos. Se lo mostré al
comandante Santa Cruz, él se comunicó
con Rosa María Sandoval para que le auto-
rizara detenerlo. Ella le dijo que regresára-
mos porque Sergio tenía un amparo. Des-
pués, por el mismo Santa Cruz me enteré
de que esta mujer tiene contacto perma-
nente con la mamá de Barraza”.
Antes de regresar a Chihuahua Manuel
llevó a Santa Cruz con una informante de
Andy Barraza. “El verdadero asesino”
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
LA GUERRA DE CALDERÓN

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 43
Marisela: “Nos sorprendió. Aseguró que
Sergio le ordenó a su hermano Andy que
la matara. Eso aparece en la declaración”.
“Ya en Chihuahua me llevaron a decla-
rar a las oficinas de Norma Ledezma; lue-
go, en lo que me enviaban a Estados Uni-
dos, me hospedaron en un hotel cercano
a la Fiscalía. Ahí duré un mes. Un día llegó
el comandante, me dijo que a la licencia-
da Sandoval no le servía mi declaración,
que si la cambiaba me darían la protec-
ción que pedía. Que dijera que la familia
de Marisela y yo éramos gente de El Chapo
Guzmán y que llevábamos droga a El Paso.
Que me perdonaría. Dije que no tenía na-
da que perdonarme. No firme”.
Prosigue: “El primero de marzo me
mandaron en avión a Torreón. Antes Nor-
ma Ledezma llegó muy molesta al hotel,
me dijo que no contara con ellos para nada,
que me cuidara yo como pudiera. En Banco
Azteca la Fiscalía depositó cinco mil pesos
en una cuenta a mi nombre; sin embargo
no saque nada; dos días después la cance-
laron. En Torreón me enteré de que asesi-
naron a Ángel Gabriel Valles Maciel quien
testificó que Sergio mató a Rubí y que Andy
le ayudó a deshacerse del cuerpo. Llamé a
Norma y a Santa Cruz y dijeron que se tra-
taba de otra persona. Me mintieron”.
Asustado, García regresó a Juárez y
con ayuda de Imelda Marrufo, directora de
Mesa de Mujeres en Ciudad Juárez, llegó al
puente de Nuevo Laredo. Hoy es uno más
de los mexicanos que auxiliados por Spec-
tor esperan que ese país les conceda asilo.
Complicidad gubernamental
–¿Preguntó usted por qué nunca se inves-
tigó a Andy Barraza? –se le inquiere al hi-
jo de Marisela.
–Tengo grabaciones de las reuniones
con la PGR y la Fiscalía de cuando mi tío
Ricardo identificó a Andy de manera ofi-
cial y de cuando la licenciada Rosa María
Sandoval me dijo que si quería informa-
ción fuera a Chihuahua. Le dije: ‘Señora,
usted sabe que nosotros no podemos ir a
México’. Respondió: ‘¿De qué tiene mie-
do?’. Le contesté que estaba amenazado
de muerte y que si le parecía poco el ase-
sinato de mi madre y de mi hermana.
“Reitero que el estado fue cómplice en
el asesinato de mi mamá. Tengo el expe-
diente de mi madre hasta junio de 2011 y
la Fiscalía desapareció la declaración que
hizo el 8 de diciembre de 2010, cuando
muy molesto Duarte la mandó con Carlos
Salas a declarar.
“Cuando terminó, Salas leyó en voz alta
la declaración. Ella informó todo: cómo es-
tán Río Grande y Fresnillo controlados por
Los Zetas. Dio una lista de las casas de se-
guridad, bodegas de armas, vehículos en
los que Sergio se movía, nombres de perso-
nas con las que trabajaba y de funcionarios
con los que se entrevistó. Incluso señaló
que el comandante de PGR en Río Gran-
de les dijo que el control de la zona era del
cártel y que si no querían entregar a Sergio
Barraza él no podía hacer nada.
“Mi madre tenía dos meses con la in-
formación. No la había compartido con
nadie. ¿Fue casualidad que la asesinaran
una semana después de proporcionarla a
la Fiscalía?”, se pregunta Juan Fraire.
Menciona otro factor que para él prue-
ba la complicidad del estado: De acuerdo
con el expediente, todos los días las puer-
tas del Palacio de Gobierno de Chihuahua
se cierran a las 20:00. El asesinato de su
madre ocurrió 32 segundos después. Al
C-4 (Complejo Estatal de Seguridad Públi-
ca) hablaron de una corporación policia-
ca –no recuerda cual– preguntando si re-
querían apoyo. El C-4 respondió que no. Y
la primera llamada de auxilio no salió del
C-4 sino hasta las 20:04, aunque se supone
que es una instancia de urgencias.
“El Palacio de Gobierno es una zona
por la que cada tres minutos pasa una pa-
trulla. Tengo los videos de los alrededores
y nueve minutos antes del asesinato no
se ve una sola unidad; quiere decir que el
área estaba limpia para que este hombre
llegara. Andy sabía que nadie lo iba a mo-
lestar”, afirma.
Agrega: “Duarte dice que tengo inte-
rés en que no se concluya el caso porque
mi trámite de asilo se afecta. ¡No! Yo quie-
ro que se cierre pero con la verdad. Quie-
ro que arresten a Ser-
gio y a Andy. Están
enfocados en el caso
de mi mamá. Y no han
ido por Sergio para que
pague por el asesinato
de Rubí.
“El gobierno fabri-
có un culpable, por eso
decidí revelar que Andy
Barraza es el verdadero
asesino de mi madre. A
partir de la publicación
de esta información
responsabilizo al go-
bierno de Chihuahua
y al federal de lo que le
suceda a mi familia y a
mí”, advierte.
–¿Qué opina de que
hayan presentado a un
falso asesino? –se le
pregunta a Spector.
–Proporcionamos
la evidencia para que
se presentara en una
corte mexicana pero
no funcionó. Política-
mente se les hizo com-
plicado. Duarte y Cal-
derón querían cerrar
el caso y no se metie-
ron en una extradición porque el caso de
Marisela está plagado de corrupción. Su
asesinato es emblemático y llegaron a un
acuerdo con Los Zetas y con La Línea para
que entregaran a alguien a cambio de de-
jarlos en paz. De eso estoy seguro.
“Cuando Juan exigía copia del expe-
diente nunca lo proporcionaron y el día
que presentaron al Wicked, Duarte di-
jo que está a disposición de quien quie-
ra. Es incongruente. Esta detención es un
chantaje sofisticado porque no arrestaron
a cualquier pelagatos dentro de la organi-
zación; él (El Wicked) tenía poder”.
Para el abogado es una pena que en
México las autoridades identifiquen y
arresten a “asesinos de gringos”, pero no
a los de miles y miles de mexicanos: “Cal-
derón está pidiendo una plaza en la Uni-
versidad de Austin”.
El 8 de noviembre la organización
Mexicanos en el Exilio se reunirá con es-
tudiantes y profesores de esa institución
“para que se opongan a que llegue un ase-
sino e incompetente que nunca va a lim-
piar sus manos de sangre”.
“En México se vive la intolerancia. Un
día después de que Luz Estela Castro, abo-
gada que lleva el caso del homicidio de Ma-
risela y de Rubí, manifestó que El Wicked
era un asesino fabricado, la amenazaron
de muerte. Hace tiempo que no sentíamos
la reacción del gobierno. Somos veteranos
en esto y sabemos que algo bastante malo
está por venir”, concluye Spector. O
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Marisela Escobedo. Memorial
LA GUERRA DE CALDERÓN

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 43
Marisela: “Nos sorprendió. Aseguró que
Sergio le ordenó a su hermano Andy que
la matara. Eso aparece en la declaración”.
“Ya en Chihuahua me llevaron a decla-
rar a las oficinas de Norma Ledezma; lue-
go, en lo que me enviaban a Estados Uni-
dos, me hospedaron en un hotel cercano
a la Fiscalía. Ahí duré un mes. Un día llegó
el comandante, me dijo que a la licencia-
da Sandoval no le servía mi declaración,
que si la cambiaba me darían la protec-
ción que pedía. Que dijera que la familia
de Marisela y yo éramos gente de El Chapo
Guzmán y que llevábamos droga a El Paso.
Que me perdonaría. Dije que no tenía na-
da que perdonarme. No firme”.
Prosigue: “El primero de marzo me
mandaron en avión a Torreón. Antes Nor-
ma Ledezma llegó muy molesta al hotel,
me dijo que no contara con ellos para nada,
que me cuidara yo como pudiera. En Banco
Azteca la Fiscalía depositó cinco mil pesos
en una cuenta a mi nombre; sin embargo
no saque nada; dos días después la cance-
laron. En Torreón me enteré de que asesi-
naron a Ángel Gabriel Valles Maciel quien
testificó que Sergio mató a Rubí y que Andy
le ayudó a deshacerse del cuerpo. Llamé a
Norma y a Santa Cruz y dijeron que se tra-
taba de otra persona. Me mintieron”.
Asustado, García regresó a Juárez y
con ayuda de Imelda Marrufo, directora de
Mesa de Mujeres en Ciudad Juárez, llegó al
puente de Nuevo Laredo. Hoy es uno más
de los mexicanos que auxiliados por Spec-
tor esperan que ese país les conceda asilo.
Complicidad gubernamental
–¿Preguntó usted por qué nunca se inves-
tigó a Andy Barraza? –se le inquiere al hi-
jo de Marisela.
–Tengo grabaciones de las reuniones
con la PGR y la Fiscalía de cuando mi tío
Ricardo identificó a Andy de manera ofi-
cial y de cuando la licenciada Rosa María
Sandoval me dijo que si quería informa-
ción fuera a Chihuahua. Le dije: ‘Señora,
usted sabe que nosotros no podemos ir a
México’. Respondió: ‘¿De qué tiene mie-
do?’. Le contesté que estaba amenazado
de muerte y que si le parecía poco el ase-
sinato de mi madre y de mi hermana.
“Reitero que el estado fue cómplice en
el asesinato de mi mamá. Tengo el expe-
diente de mi madre hasta junio de 2011 y
la Fiscalía desapareció la declaración que
hizo el 8 de diciembre de 2010, cuando
muy molesto Duarte la mandó con Carlos
Salas a declarar.
“Cuando terminó, Salas leyó en voz alta
la declaración. Ella informó todo: cómo es-
tán Río Grande y Fresnillo controlados por
Los Zetas. Dio una lista de las casas de se-
guridad, bodegas de armas, vehículos en
los que Sergio se movía, nombres de perso-
nas con las que trabajaba y de funcionarios
con los que se entrevistó. Incluso señaló
que el comandante de PGR en Río Gran-
de les dijo que el control de la zona era del
cártel y que si no querían entregar a Sergio
Barraza él no podía hacer nada.
“Mi madre tenía dos meses con la in-
formación. No la había compartido con
nadie. ¿Fue casualidad que la asesinaran
una semana después de proporcionarla a
la Fiscalía?”, se pregunta Juan Fraire.
Menciona otro factor que para él prue-
ba la complicidad del estado: De acuerdo
con el expediente, todos los días las puer-
tas del Palacio de Gobierno de Chihuahua
se cierran a las 20:00. El asesinato de su
madre ocurrió 32 segundos después. Al
C-4 (Complejo Estatal de Seguridad Públi-
ca) hablaron de una corporación policia-
ca –no recuerda cual– preguntando si re-
querían apoyo. El C-4 respondió que no. Y
la primera llamada de auxilio no salió del
C-4 sino hasta las 20:04, aunque se supone
que es una instancia de urgencias.
“El Palacio de Gobierno es una zona
por la que cada tres minutos pasa una pa-
trulla. Tengo los videos de los alrededores
y nueve minutos antes del asesinato no
se ve una sola unidad; quiere decir que el
área estaba limpia para que este hombre
llegara. Andy sabía que nadie lo iba a mo-
lestar”, afirma.
Agrega: “Duarte dice que tengo inte-
rés en que no se concluya el caso porque
mi trámite de asilo se afecta. ¡No! Yo quie-
ro que se cierre pero con la verdad. Quie-
ro que arresten a Ser-
gio y a Andy. Están
enfocados en el caso
de mi mamá. Y no han
ido por Sergio para que
pague por el asesinato
de Rubí.
“El gobierno fabri-
có un culpable, por eso
decidí revelar que Andy
Barraza es el verdadero
asesino de mi madre. A
partir de la publicación
de esta información
responsabilizo al go-
bierno de Chihuahua
y al federal de lo que le
suceda a mi familia y a
mí”, advierte.
–¿Qué opina de que
hayan presentado a un
falso asesino? –se le
pregunta a Spector.
–Proporcionamos
la evidencia para que
se presentara en una
corte mexicana pero
no funcionó. Política-
mente se les hizo com-
plicado. Duarte y Cal-
derón querían cerrar
el caso y no se metie-
ron en una extradición porque el caso de
Marisela está plagado de corrupción. Su
asesinato es emblemático y llegaron a un
acuerdo con Los Zetas y con La Línea para
que entregaran a alguien a cambio de de-
jarlos en paz. De eso estoy seguro.
“Cuando Juan exigía copia del expe-
diente nunca lo proporcionaron y el día
que presentaron al Wicked, Duarte di-
jo que está a disposición de quien quie-
ra. Es incongruente. Esta detención es un
chantaje sofisticado porque no arrestaron
a cualquier pelagatos dentro de la organi-
zación; él (El Wicked) tenía poder”.
Para el abogado es una pena que en
México las autoridades identifiquen y
arresten a “asesinos de gringos”, pero no
a los de miles y miles de mexicanos: “Cal-
derón está pidiendo una plaza en la Uni-
versidad de Austin”.
El 8 de noviembre la organización
Mexicanos en el Exilio se reunirá con es-
tudiantes y profesores de esa institución
“para que se opongan a que llegue un ase-
sino e incompetente que nunca va a lim-
piar sus manos de sangre”.
“En México se vive la intolerancia. Un
día después de que Luz Estela Castro, abo-
gada que lleva el caso del homicidio de Ma-
risela y de Rubí, manifestó que El Wicked
era un asesino fabricado, la amenazaron
de muerte. Hace tiempo que no sentíamos
la reacción del gobierno. Somos veteranos
en esto y sabemos que algo bastante malo
está por venir”, concluye Spector. O
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
44

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

EZEQUIEL FLORES CONTRERAS
C
HILPANCINGO, GRO.- Lo conocen co-
mo El Solitario del Sur. Ameni-
za bodas y fiestas en Guerrero,
Morelos y el Estado de México.
Con voz desafinada interpreta
canciones populares, sobre to-
do narcocorridos que exaltan a integran-
tes de La Familia Michoacana.
Es Eleuterio Aranda Salgado, quien
arropado por el PRD incursionó en la polí-
tica y pasó de director de la Policía Muni-
cipal a alcalde de General Canuto A. Neri.
La imagen que plasma en las porta-
das de sus discos se basa en la estética del
narco: con ceño fruncido porta fusiles AR-
15 y faja pistolas tipo escuadra en un cin-
turón piteado, y enormes cadenas de oro
sobre el pecho contrastan con su dimi-
nuta complexión. Las botas de avestruz y
sombreros tejanos sobre su rapada cabeza
complementan el atuendo.
El municipio que gobierna, en el norte
guerrerense, se suma a Apaxtla y Teloloa-
pan –administrados los tres por el PRD–
como parte de un corredor para el tráfi-
co de drogas que se disputan sicarios al
servicio de La Familia y de Guerreros Uni-
dos, banda fundada por exintegrantes de
la organización de los Beltrán Leyva y pre-
suntamente dirigida por un narcotrafi-
cante oriundo de Teloloapan: Mario Cas-
arrubias.
Si bien el alcalde perredista de Telo-
loapan, Ignacio de Jesús Valladares Salga-
do, insiste en negar cualquier nexo con los
capos de La Familia identificados por las
autoridades federales como Johnny Hur-
tado Olascoaga, El Fish, El Pez o El Mojarro,
y Felipe Viveros García, El F, su colega de
General Canuto A. Neri no deja dudas de
la relación entre delincuentes y autorida-
des en esta zona controlada por el narco-
tráfico.
Valladares Salgado es el alcalde que
resultó exhibido en un video de Youtube
pactando acuerdos en materia de seguri-
dad con dicho grupo criminal.
Este hecho ocurrió el 29 de septiembre,
un día antes de que aquél tomara pose-
sión del cargo, acatando órdenes de per-
soneros de La Familia, quienes le exigie-
ron mantener a la policía municipal al
margen de la disputa por la plaza, porque
de lo contrario, según le adviertieron, la
zona iba “a arder”. El gobierno federal re-
accionó con un despliegue de fuerzas en
la cabecera de este municipio, operativo
que apenas duró un par de horas.
El miércoles 10 se concentró en este
lugar, en los límites con la región de Tierra
Caliente, el Grupo de Coordinación Gue-
rrero, integrado por mandos de la Marina,
la Policía Federal y autoridades civiles fe-
derales y estatales encabezadas por el go-
bernador Ángel Heladio Aguirre Rivero.
La reunión, que fue privada, tuvo co-
mo propósito anunciar el reforzamien-
to de la seguridad en esta zona colindan-
te con el Estado de México y Michoacán,
así como expresar “apoyo institucional” al
edil perredista exhibido.
No obstante, para el gobernador esta
trama que involucra a delincuentes y a las
nuevas autoridades locales no es una his-
toria desconocida. En noviembre de 2010
empezó su campaña por la gubernatura
en Teloloapan y en ese tiempo, según re-
conoció él mismo ante la prensa, fue in-
vitado a una comida en el Rancho San
Andrés, propiedad de Bernardo Lagunas
Contreras y patrocinada por Santana Ríos
Bahena –el primero empresario del ramo
hotelero y aficionado a los caballos, y el
segundo conocido productor de melón;
ambos señalados por sus presuntos nexos
con el narco, de acuerdo con informes ofi-
ciales consultados por Proceso.
El encuentro, agendado por el actual
senador perredista Sofío Ramírez, fue
promovido por un grupo de políticos pe-
rredistas que triangularon posiciones en
la zona norte para mantener sus cotos de
poder.
El grupo aglutinado en las corrientes
Nueva Mayoría y Grupo Guerrero lo enca-
beza el exalcalde de Teloloapan y actual
diputado federal Marino Miranda, quien
dejó como sucesor a su amigo, el exdipu-
tado local Ignacio Valladares; éste a su vez
Guerrero:
contagio narco
de autoridades
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
LA GUERRA DE CALDERÓN

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 45
designó como su suplente a Rogelio Lagu-
nas, hermano de Bernardo Lagunas.
De igual manera, el exalcalde de Gene-
ral Canuto A. Neri y actual diputado local,
Roger Arellano Sotelo, prácticamente dejó
como sucesor en el ayuntamiento a su je-
fe de la policía e intérprete de narcocorri-
dos Eleuterio Aranda.
Consultado por este semanario, el go-
bernador Aguirre reconoció que este gru-
po de políticos perredistas lo invitaron a
comer con los presuntos narcotrafican-
tes Bernardo Lagunas y Santana Ríos; pe-
ro sostiene que al final no acudió al en-
cuentro.
“Recibí algunas invitaciones (de los
políticos) pero no acudí a ese lugar (Ran-
cho San Andrés) y más allá de eso, en una
campaña muchas veces recibes el saludo
de gente que no sabes de quién se tra-
ta, ni tienes por qué saberlo porque no
tienes función investigadora en ese mo-
mento; pero por supuesto que yo me des-
lindo absoluta y totalmente de cualquier
vínculo con esas personas.”
Durante la entrevista de Proceso con
Aguirre, que se efectuó al término de la re-
unión privada del gabinete de seguridad y
alcaldes de la región, Eleuterio Aranda in-
tentó acercarse para saludar al mandata-
rio, quien decidió evitar al Solitario del Sur.
Cuando Aguirre se retiró de Teloloa-
pan, desaparecieron también las fuerzas
federales. Al día siguiente La Familia des-
plegó en el municipio numerosas narco-
mantas con el mismo mensaje: que el go-
bierno de Aguirre y el Ejército apoyan a
Guerreros Unidos.
El mensaje decía:
“Señor gobernador usted es infalible
por ahora, sin embargo, su operativo Gue-
rrero Seguro no funciona y su objetividad
es nula, por la infiltración de sicarios acti-
vos del grupo Guerreros Unidos en su ga-
binete de seguridad y que operan desde su
escritorio. Estos mismos son los que dis-
turban el bien común de todos y sus fun-
cionarios se prestan a actos ilícitos y pa-
san a formar parte de las estadísticas de
corrupción acompañada de la extorsión
de Refugio o Ramiro alias ‘Cuco’ exco-
mandante de la Policía Municipal de Telo-
loapan, Reducindo alias ‘El Caballo’ así co-
mo varios elementos del 27 Batallón que
hacen de este operativo llamarle, por así
decirlo, operativo Guerreros Unidos, pues
son sicarios disfrazados de policías es-
tatales y militares. Pedimos un gobierno
imparcial y real. La disputa es entre gru-
pos y los funcionarios no tienen que ser
partícipes en esta guerra generada por la
traición y tratar de invadir nuestro te-
rritorio el ahora líder de los Guerreros
Unidos Mario Casarrubias, que gracias
a él muchos pagan con su vida. La Fa-
milia Michoacana defen-
derá Teloloapan y peleará su territorio por
encima de cualquier grupo delictivo. Atte.
La Familia Michoacana”.
El alcalde de Teloloapan decidió per-
manecer en el cargo pero hasta la fecha
no ha nombrado director de Seguridad Pú-
blica, atribución que decidió delegar al go-
bierno estatal y el Ejército.
El Caracol
Durante décadas la zona norte de la enti-
dad ha sido considerada un corredor ha-
cia el centro del país de la heroína y la
mariguana que se producen en la Sierra
Madre del Sur. En esa ruta el municipio de
Apaxtla representa un punto neurálgico
debido a que ahí está la presa El Caracol,
en el cauce del Balsas.
El embalse de esta presa es utiliza-
do para transportar en lanchas rápidas
la droga que baja de la sierra, a través de
poblados pertenecientes al municipio de
Heliodoro Castillo, hacia comunidades de
Apaxtla que sirven como un gran centro
de acopio. Después la droga es llevada por
tierra hacia el Estado de México, pasan-
do por municipios como Teloloapan, Ge-
neral Canuto A. Neri, Iguala y Taxco de
Un alcalde trata de zafarse luego de que el portal de
Youtube lo mostró negociando con narcos: dice que lo
presionaron pero que no cedió. Otro edil es cantante
de narcocorridos… Este es el panorama con las auto-
ridades municipales que acaban de asumir sus cargos
en el norte de Guerrero, región clave en las rutas de la
droga hacia el centro del país, que son disputadas al
menos por dos grupos del crimen organizado: La Fa-
milia Michoacana y Guerreros Unidos.
LA GUERRA DE CALDERÓN
El alcalde Aranda: “El Solitario del Sur”
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
46

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

Alarcón, según reportes de la Secretaría
de Seguridad Pública estatal.
En 2002 se instaló en la presa El Cara-
col una base de operaciones de la PGR que
luego se acondicionó como centro de ca-
pacitación y adiestramiento para agentes
federales y centro de investigación genéti-
ca de mariguana y amapola. El propósito:
contrarrestar la aplicación de nuevas tec-
nologías en los cultivos, además de ser ba-
se de intercepción aérea y erradicación de
cultivos, según publicó La Jornada el 6 de
enero de 2008.
La inversión que se hizo para el esta-
blecimiento de este centro fue de 30 mi-
llones de pesos. En sus primeros cuatro
meses de operación desplegó fuerzas fe-
derales de reacción en busca de cultivos y
aeronaves con cargamentos ilícitos.
Ahí trabajaban 60 técnicos y el mismo
número de pilotos, tres agentes del Mi-
nisterio Público, 15 efectivos de reacción
y seis integrantes de la Dirección General
de Erradicación de Cultivos Ilícitos. Había
además una ambulancia aérea con equipo
de terapia intensiva.
El centro fue cerrado en 2006 con el ar-
gumento de que “no era costeable”. Con
ello comenzó la disputa por este corredor
de drogas que ha dejado una estela de eje-
cuciones y denuncias de nexos entre au-
toridades locales con el narco.
Mientras en la zona norte de la enti-
dad se vive en tensión permanente, la
violencia se agudizó en la región de Tie-
rra Caliente. El martes 9 el diputado local
perredista Elí Camacho Goicoechea reve-
ló que en su paso por la alcaldía de Coyu-
ca de Catalán, en Tierra Caliente, tuvo que
“sellar acuerdos” con el crimen organi-
zado para poder gobernar.
Actual vicepresidente de la Mesa Di-
rectiva del Congreso local confesó que
durante su gestión en el trienio 2009-
2012 tuvo que “dialogar” con persone-
ros del narcotráfico, aunque rechazó
que ese diálogo implicara compromisos
con el crimen organizado.
“No hice pacto con las organizacio-
nes. Simple y sencillamente estuvimos
platicando, poniéndonos de acuerdo:
que ellos trabajaran en lo de ellos y no-
sotros en lo nuestro, nada más acuer-
dos”, dijo.
El diputado aseguró que en la ac-
tualidad “todos” los presidentes muni-
cipales en funciones están siendo pre-
sionados por los grupos del crimen
organizado que se disputan la plaza.
“Uno se las tiene que ingeniar como
presidente municipal para que puedas
gobernar, (para que) puedas hablar con
ellos sin pactar en la totalidad de las
cosas. Si pactas te cae el Ejército, te lle-
ga la federación y te meten al bote. En-
tonces tienes que ser muy astuto, (por-
que) hoy estamos viviendo ese nuevo
estilo de vida”, expresó y señaló que en
la región de Tierra Caliente existe un
vacío de autoridad debido a que diaria-
mente se registran “enfrentamientos
armados, emboscadas y levantones”.
Las declaraciones de Camacho se
dieron en el contexto de las presio-
nes contra el alcalde de Teloloapan y el
atentado que sufrió su hermano, Eucli-
des Camacho Goicoechea, El Quilles,
quien salió ileso de un ataque realizado
por sujetos armados con rifles AK-47 en
las inmediaciones de Santa Teresa, en
Coyuca de Catalán.
El lunes 15 fueron ejecutados en la
misma región dos empresarios michoa-
canos. Uno de ellos era Jesús Avellaneda
Chávez, conocido por financiar campa-
ñas de políticos priistas y pewrredistas.
En la casa del empresario, en Ciudad Al-
tamirano, Pungarabato, era común ver
desfilar a políticos locales que le pedían
apoyo económico en tiempos de cam-
pañas electorales, aseguraron fuentes
policiales y políticos de la región. O
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
LA GUERRA DE CALDERÓN

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 47
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
La ilegalidad de la extinción
de Luz y Fuerza del Centro,
hace tres años, ya empezó
a generarle reveses al go-
bierno federal: un tribunal
resolvió que el despido de
los trabajadores de aquella
Compañía no tuvo causa ni
motivo justificado, que la
CFE es el patrón sustituto
y debe reponer las plazas
laborales y los salarios caí-
dos a más 16 mil electricis-
tas. Además, un informe de
la Secretaría de Energía re-
cientemente desclasificado
evidencia que Felipe Cal-
derón sabía que su decreto
era ilegal... y aun así lo llevó
adelante.
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
A
tres años de la extinción de
Luz y Fuerza del Centro (LFC)
el desaseo administrativo y el
embrollo jurídico que provo-
có el decreto de Felipe Calde-
rón empieza a revelarse: con
informes dudosos, mentiras y opacidad,
pero con una ejecución bien sincroniza-
da se perpetró el golpe que dejó en la ca-
lle a más de 44 mil trabajadores en octu-
bre de 2009.
Aunque en sus referencias a la extin-
ción Calderón insiste en que fue necesa-
ria y que no le importó el costo político
con tal de mejorar el sistema eléctrico del
país, por la ilegalidad del acto ya hay reve-
ses judiciales.
El pasado miércoles 17 Calderón abordó
un aspecto de la extinción, que se suma a la
larga lista de declaraciones con que se ufa-
na de su decisión. En un evento de la Comi-
sión Federal de Electricidad (CFE) dijo que
LFC era “un lastre” y decidió extinguirla.
“Y con esa decisión, la responsabilidad
para el suministro de electricidad fue ple-
namente asumida por la CFE, tal y como
ordena la ley desde hace mucho tiempo,
algo que debemos enfatizar. La ley, prác-
Germán Canseco
ilegal
de principio a fin
El golpe a Luz y Fuerza,
48

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
ticamente desde la nacionalización eléc-
trica, preveía precisamente que sería una
entidad del Estado, la CFE, la encargada
del servicio”.
La declaración se contradice con los
documentos emitidos por su gobierno pa-
ra ejecutar la extinción. Por ejemplo en el
informe con el que la Secretaría de Ener-
gía (Sener) recomendó la medida se cita el
artículo 4 transitorio de la Ley del Servicio
Público de Energía Eléctrica (LSPEE) a par-
tir del cual se decretó la creación de LFC
en febrero de 1994.
El informe de la Sener contiene otros
datos que muestran que se sabía que se
actuaba ilegalmente. El inciso E del infor-
me preveía entre las “Desventajas de las
soluciones propuestas”:
“Instauración de procedimientos judi-
ciales tendientes a demostrar la inconsti-
tucionalidad o ilegalidad de los actos ad-
ministrativos que se expidan, o bien, la
actualización de la figura de sustitución
patronal, a fin de obtener la consecuente
reinstalación de los trabajadores de LFC”.
El gobierno de Calderón inició la ope-
ración el 5 de octubre de 2009 cuando la
Secretaría del Trabajo rechazó otorgar la
toma de nota a Martín Esparza como diri-
gente del Sindicato Mexicano de Electricis-
tas (SME). Ese mismo día, en secreto, la Co-
misión Intersecretarial de Gasto Público,
Financiamiento y Desincorporación (CIGF)
dictaminó la extinción (Proceso 1859).
Durante los primeros minutos del 11
de octubre siguiente Calderón emitió el
decreto al mismo tiempo que soldados
disfrazados de policías federales tomaban
las instalaciones de LFC (Proceso 1841).
Otra revelación: El decreto presiden-
cial instruía al Servicio de Administración
y Enajenación de Bienes (SAE) de la Secre-
taría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)
que asumiera la administración de LFC;
pero en cuestión de minutos y sin inven-
tarios de por medio, la entregó en como-
dato a la CFE (Proceso 1859).
Tres días después se anunció el despido
de los trabajadores, a pesar de la recomen-
dación que hizo la Sener en su informe.
La información sobre el montaje del
SAE no fue pública hasta que el Sindica-
to Mexicano de Electricistas consiguió su
desclasificación durante un largo litigio
en el Instituto Federal de Acceso a la In-
formación y Protección de Datos Persona-
les (IFAI) en marzo pasado. El gobierno de
Calderón había decidido reservar los do-
cumentos 12 años con el argumento de
que los trabajadores eran “una amenaza
para la seguridad nacional”.
Esparza obtuvo la toma de nota me-
diante un amparo en diciembre de 2010
y el pasado jueves 11 el Segundo Tribunal
Colegiado en Materia del Trabajo del Pri-
mer Circuito resolvió que el despido de los
trabajadores no tuvo causa ni motivo jus-
tificado y que la CFE es el patrón sustituto,
por lo que se deben reponer las plazas la-
borales y los salarios caídos a más 16 mil
trabajadores.
Estrategia equivocada
La toma de nota de Esparza, la resolución
que considera que la CFE es el patrón sus-
tituto y que el despido de los trabajadores
fue injustificado fueron posibles debido a
que la Suprema Corte de Justicia de la Na-
ción (SCJN) dejó a salvo los derechos labo-
rales y diferentes aspectos relativos a otras
materias jurídicas que no fueron invocados
en el juicio de amparo tramitado por el SME.
El pleno de la SCJN resolvió el 5 de julio
de 2010 que el decreto de extinción de LFC
era constitucional. El SME había intentado
el amparo por considerar que el Ejecutivo
invadió el ámbito de competencia del Po-
der Legislativo. También consideraban que
el artículo 16 de la Ley Federal de Entidades
Paraestatales (LFEP) era inconstitucional.
Dicho precepto establece que cuan-
do un organismo descentralizado deje de
cumplir con su objeto, el Ejecutivo puede
disolverlo, liquidarlo o extinguirlo.
En la resolución del amparo de re-
visión 346/2010, la SCJN concluyó que la
emisión del decreto era constitucional, es
decir que no se invadió el ámbito de com-
petencia del Poder Legislativo.
Conforme a la demanda de amparo y
los sobreseimientos determinados por los
jueces que conocieron el caso antes de
que llegara a la SCJN, ésta se concretó a re-
visar los actos reclamados.
El SME exigía que la opinión de la Se-
ner y Hacienda para extinguir LFC se consi-
derara inconstitucional. La resolución de la
Suprema Corte resolvió que no era así, ya
que dichas opiniones no eran vinculatorias
jurídicamente con la decisión presidencial.
Los argumentos del SME tuvieron co-
mo base que la creación de LFC fue un ac-
to legislativo, por lo que su extinción tam-
bién debió decidirse en el Congreso. Por lo
tanto solicitaron que se declarara inconsti-
tucional el articulo 16 de la LFEP, pero la Su-
prema Corte consideró que el precepto y su
aplicación en este caso estaban fundados.
El SME no invocó el artículo 14 de dicha
ley, ni la SCJN entró a su revisión. Ese artí-
culo establece que el objeto de los organis-
mos descentralizados es la realización de
actividades de las áreas estratégicas o prio-
ritarias; la prestación de un servicio públi-
co o social y la aplicación de recursos para
fines de asistencia o seguridad social.
Tomando en cuenta el mencionado ar-
tículo 4 transitorio de la LSPEE –citado en
el informe de la Sener–, la Comisión Fede-
ral de Electricidad y Luz y Fuerza del Cen-
tro pertenecen al grupo de áreas estratégi-
cas y prioritarias y juntas forman el Sector
Eléctrico que no puede desincorporarse
sin un proceso legislativo.
Proceso administrativo
Como el informe de la Sener tenía la ex-
presa preocupación por los juicios en ma-
teria administrativa y el asunto no se revi-
só en la SCJN ni era público, Proceso buscó
–por medio de solicitudes de acceso a la
información– dar un seguimiento a la ex-
tinción de LFC pese a la reserva de 12 años.
Un análisis realizado en 2005 por la
Dirección de Gestión de Información y Es-
tudios (DGEI) del IFAI, cuyo objetivo fue
establecer criterios para acceder a la in-
formación de desincorporaciones de pa-
raestatales, sirvió como guía.
El documento menciona que en 1989 el
presidente Carlos Salinas emitió un decre-
to sobre el Plan Nacional de Desarrollo, cu-
yo numeral 5.3.9. se refiere a la moderniza-
ción de la empresa pública. Establece que
las entidades estratégicas deben ser aten-
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Esparza. Puntos a favor
CORRUPCI ÓN

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 49
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
E
l caso del exdirector de Opera-
ciones de la Comisión Federal de
Electricidad (CFE) Néstor Félix
Moreno Díaz, a quien las autori-
dades federales acusan de pre-
suntas acciones de cohecho y
enriquecimiento ilícito en detrimento de
la empresa, se convirtió en el gran fracaso
para la administración calderonista.
En este hecho, considerado por las au-
toridades federales como “uno de los más
escandalosos actos de corrupción” durante
el actual sexenio, ni la Secretaría de la Fun-
ción Pública (SFP) ni la Procuraduría Gene-
ral de la República (PGR) pudieron demos-
trar que los más de 33 millones de pesos
–entre dinero y bienes inmuebles– que se
le atribuían fueran suyos; menos aun que
se tratara de sobornos entregados por con-
tratistas de la paraestatal.
El 31 de agosto pasado, según informó
el diario El Universal, el titular de la SFP, Ra-
fael Morgan Ríos, entrevistado en Culiacán,
se jactó de que entre los miles de expe-
dientes abiertos para sancionar ilícitos es-
taba el de Néstor Moreno, e insistió en que
era uno de los más escandalosos.
Pero, según los elementos de defensa
que se han presentado a favor del exfun-
cionario, las pruebas en su contra resulta-
ron en extremo frágiles, pues se fundaron
en facturas y documentos cuyas firmas
aparentemente no son de Moreno Díaz;
además, el dinero fue reintegrado antes
del juicio, y en los contratos que origina-
ron el presunto soborno no participó el in-
culpado, pues él jamás tuvo facultades de
contratación.
Con estos argumentos, los aboga-
dos Raúl Cárdenas Montesinos y José Luis
Nassar Daw consiguieron un amparo a su
cliente. De acuerdo con el jurista Raúl Ca-
rrancá y Rivas, quien asesoró a la defensa,
se detectaron graves violaciones a las ga-
rantías constitucionales de Moreno Díaz,
quien está preso en el Reclusorio Oriente
de la Ciudad de México.
Para Carrancá y Rivas, el amparo era in-
evitable, pues se violaron los principios de
presunción de inocencia de Moreno Díaz;
se le intentó juzgar por dos delitos bajo las
mismas pruebas, y se le impuso una fian-
za de 40 millones de pesos, los cuales, por
la imposibilidad de pagarlos, violentan la
prohibición de imponer multas excesivas y
hacen nugatorio el derecho a la libertad ba-
jo caución.
Imputaciones y carpetazos
De acuerdo con el Padrón de Servidores Pú-
blicos de la SFP, Néstor Moreno Díaz entró
a trabajar a la CFE en 1986. Ahí ocupó dife-
rentes cargos de generación, transmisión,
transformación y control de electricidad.
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
didas con un criterio claro que evite con-
fundirlas con las entidades del servicio
institucional que prestan servicios o sirven
para la investigación.
Además advierte que no serán desin-
corporadas las entidades que reúnan las
características de estratégicas o priorita-
rias, o ambas.
Con el procedimiento administrativo
descrito por la DGEI se encontró lo siguiente.
Siendo la Sener coordinadora del sec-
tor eléctrico tiene competencia para iniciar
una desincorporación. El reglamento de la
Sener, artículo 8, fracción X, establece entre
las atribuciones no delegables del titular:
“Emitir opinión sobre la transformación,
fusión, escisión, enajenación, disolución,
extinción y liquidación según correspon-
da, de las paraestatales coordinadas”.
El mismo reglamento establece que
los subsecretarios tienen como atribución
emitir también esas opiniones “así como
recomendar la forma y términos para rea-
lizar lo anterior, de conformidad a las dis-
posiciones jurídicas aplicables y criterios
y normas emitidas por la SHCP”.
A partir de lo anterior se solicitó el
mencionado informe de la Sener para re-
comendar la extinción de LFC. El IFAI resol-
vió desclasificar los documentos que aho-
ra tiene Proceso; es decir el informe con las
opiniones de la secretaria y el subsecreta-
rio, en las que se constata la omisión a las
disposiciones jurídicas y normas emitidas
por Hacienda.
El documento empieza con el oficio
100.2009-049, de fecha 28 de septiembre de
2009, dirigido por la secretaria de Energía,
Georgina Kessel al secretario ejecutivo de
la CIGF, Leopoldo de Rosenzweig, en el que
se anexa el documento Informe de la Desin-
corporación Mediante Extinción del Organismo
Descentralizado Luz y Fuerza del Centro.
Para saber si hubo omisión se solicitó
a Hacienda la normatividad aplicable pa-
ra desincorporar una paraestatal. Las res-
puestas de la dependencia fueron obte-
nidas a través de la resolución 6507/10 y
consisten en asegurar que sí existe una
norma específica que es “de observancia
obligatoria” para el Poder Ejecutivo.
Se trata de la Norma Especifica de In-
formación Financiera Gubernamental pa-
ra el Sector Paraestatal (NEIFGSP 011),
emitida en enero de 2009, es decir ya en el
gobierno de Calderón y antes de la extin-
ción de LFC. El primer contenido del docu-
mento es su “objetivo”:
“La desincorporación de entidades del
Sector Paraestatal tiene como propósito
contribuir en la modernización del país,
permitiendo la liberación de recursos para
una mayor atención de los sectores priori-
tarios del desarrollo. Dicha desincorpora-
ción, se aplica a las empresas paraestata-
les no estratégicas ni prioritarias”.
En el numeral 6 de la NEIFGSP se esta-
blece que el procedimiento administrativo:
“Inicia formalmente cuando la coordinado-
ra de sector presenta a la CIGF su propues-
ta de desincorporación, por considerar que
la Entidad no es estratégica ni prioritaria”.
Como argumentó el SME en el amparo
que resolvió la SCJN, el carácter de estra-
tégico deriva de los artículos 25, 26, 27 y 28
constitucionales, donde se asienta que el
Sector Eléctrico es estratégico, lo cual no
fue considerado para la extinción.
Hay más. En el numeral 79, inciso d
de la NEIFGSP se reglamenta como requi-
sito de extinción, “en el caso de los orga-
nismos descentralizados, liquidarse pre-
viamente”. El decreto de Calderón ordenó
primero la extinción y luego la liquidación
de LFC, que era descentralizada.
Mediante otra solicitud se preguntó a
la SHCP cuál era la normatividad aplicable
para desincorporar un organismo estraté-
gico. Respondió que la LFEP, su reglamen-
to y el Manual de Procesos de Desincorpo-
ración de Entidades Paraestatales, emitido
de 1995. Es decir un reglamento parecido
aunque anterior a la NEIFGSP.
El manual no especifica si sirve para
desincorporar una entidad estratégica por
lo que se cuestionó al respecto a la depen-
dencia. Esta vez, la respuesta vino de la Pro-
curaduría Fiscal de la Federación, contra-
diciendo la respuesta original: es claro que
el manual es para desincorporar entidades
que no son estratégicas ni prioritarias.
Hasta el momento la SHCP no ha en-
tregado ninguna norma que sirva para
desincorporar entidades estratégicas y el
asunto se mantiene en el IFAI, que por la
complejidad de las respuestas de la de-
pendencia pidió una ampliación del pla-
zo para resolver.
Sin embargo, a fin de dar seguimiento
al manual se localizó en sus lineamientos
para iniciar cualquier proceso de desin-
corporación:
“La SHCP, en coordinación con la coor-
dinadora de sector, enviará un informe es-
crito a la Cámara de Diputados, de las ra-
zones y criterios específicos para llevar a
cabo los procesos de desincorporación”.
El lineamiento establece que cuando
la coordinadora de sector haya aportado
los elementos necesarios la Cámara de Di-
putados, vía la comisión de Programación,
Presupuesto y Cuenta Pública, analizará la
información de referencia y en su caso da-
rá su opinión.
Es decir que el reclamo de que Calde-
rón no tomó en cuenta al Poder Legislativo
era viable, pero al revisar el caso la Supre-
ma Corte se concretó a la constitucionali-
dad de la facultad presidencial para emi-
tir el decreto y del artículo 16 de la LFEP, sin
entrar a analizar la materia administrativa,
pues no se invocó en la demanda del SME,
así que las irregularidades en esa materia
no se han juzgado. O
50

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
El “gran fraude”,
Néstor Moreno Díaz, el exfuncionario de la Comisión Fede-
ral de Electricidad preso por los presuntos delitos de co-
hecho y enriquecimiento ilícito, está a punto de recuperar
su libertad, pues hasta ahora la PGR no ha podido demos-
trar las acusaciones que le imputa. Y mientras el titular de
la Secretaría de la Función Pública (SFP), Rafael Morgan
Ríos, se jacta de haber llevado a prisión al protagonista de
“uno de los más escandalosos actos de corrupción” del
sexenio, el jurista Raúl Carrancá y Rivas, quien asesora a
la defensa de Moreno, sostiene que el proceso ha estado
plagado de irregularidades.
Supo ascender en el escalafón, en par-
ticular durante la dirección transexenal de
Alfredo Elías Ayub. En 2007, en el sexenio
calderonista, fue nombrado director de Ope-
raciones. Ocupaba ese cargo cuando, en oc-
tubre de 2009, el presidente Calderón emitió
un decreto en el que declaraba la extinción
de Luz y Fuerza del Centro y la comisión ab-
sorbió las operaciones de la compañía.
Las denuncias contra Moreno Díaz em-
pezaron a finales de los noventa, pero la
intervención de Elías Ayub y otros directi-
vos de la CFE evitó que prosperaran (Pro-
ceso 1859).
En 2010 se abrieron los procesos pe-
nal y administrativo en su contra por la
supuesta recepción de sobornos por par-
te de empresas, emulando dos juicios que
se seguían en Estados Unidos. En ambos
se implicaba a Moreno Díaz.
En el primero, radicado en la Corte Fe-
deral de Distrito Central de California, en
Los Ángeles, se acusó a la empresa Lindsey
Manufacturing Co. de entregar a Moreno un
yate valuado en 1.8 millones de dólares, un
auto Ferrari Spyder cuyo costo era de unos
297 mil dólares, así como 23 mil 450 dólares
a cambio de conseguir contratos en la CFE.
El segundo juicio, incoado en la Corte
Federal de Distrito Sur de Texas, era contra
John O’Shea, director de la empresa ABB
Inc., por 12 cargos de “prácticas corruptas
en el extranjero”.
En ambos casos Moreno fue señalado
como el beneficiario de los sobornos. En
medio del escándalo, el 27 de septiembre
de 2010 dejó su cargo en la CFE. Dos sema-
nas después, la PGR anunció el asegura-
miento del yate Dream Seeker, cuya propie-
dad atribuyó al exfuncionario.
“Como parte de la investigación a Mo-
reno Díaz”, la procuraduría emitió el co-
municado 1156/10 para informar sobre el
aseguramiento del yate marca Horizon,
el gran
fracaso
A
g
e
n
c
i
a

E
l

U
n
i
v
e
r
s
a
l
Moreno. En la antesala
CORRUPCI ÓN

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 51
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
modelo 1999, con 82 pies de eslora en Aca-
pulco. Exponía también que la diligencia
se derivó de la averiguación previa PGR/
UEIDCSPJ/MXXVI/136/2009, abierta contra
el exfuncionario por presunto enriqueci-
miento ilícito.
En 2011, la SFP abrió los expedientes
04/2011 y PA/081/2011, según los cuales se
acusaba a Moreno de negligencia admi-
nistrativa durante su gestión en la CFE. De
acuerdo con el Registro de Servidores Pú-
blicos Sancionados de la SFP, el primero de
ellos se resolvió en noviembre de ese año,
al inhabilitar a Moreno durante 12 meses;
el segundo, resuelto el 17 de julio último,
indica que se inhabilita a Moreno por 17
años y medio y se aplica una multa cerca-
na a los 70 millones de pesos.
Mientras la PGR y la SFP empezaban a
actuar contra él, en Estados Unidos los ca-
sos en los que se mencionaba su nombre
fueron desestimados. En diciembre de 2011,
en California, el juez del caso, Howard Matz,
señaló que la fiscalía y el FBI incurrieron en
irregularidades y “conductas indebidas” en
su intento por vincular los pagos de Lind-
sey Manufacturing a los mexicanos Enrique
Aguilar y su esposa Ángela Gómez, quienes
supuestamente eran los intermediarios pa-
ra sobornar a Néstor Moreno.
Y aun cuando el Departamento de Es-
tado intentó una apelación contra el fallo
del juez Matz, el 25 de mayo pasado se de-
sistió. El caso quedó cerrado. El juicio ra-
dicado en California se sustentaba en las
pruebas que la PGR esgrime en el juicio
contra Moreno: los presuntos sobornos
pagados por Lindsey Manufacturing, aun
cuando el gobierno estadunidense no pu-
do probarlos.
Por lo que atañe al expediente de la
SFP, es parecido al caso que se abrió en
Texas contra el exdirectivo de ABB Inc, Jo-
hn O’Shea. De acuerdo con la acusación, el
ejecutivo sobornó a Moreno para conseguir
contratos, entre los que destaca una adjudi-
cación para adquirir “bienes informáticos”
por un monto de 116 millones de pesos.
El 9 de febrero último, el juez Lynn Hug-
hes dio por concluido el caso, al considerar
que no había materia ni siquiera para que
fuera conocido por un gran jurado. El mo-
tivo: la fiscalía no acreditó que O’Shea hu-
biera hecho pagos ilícitos. Además, la acu-
sación se apoyaba en la imputación de un
testigo único.
La SFP no resolvió la inhabilitación de
Moreno por cohecho –no pudo demostrar
los presuntos sobornos–, ye n cambio ar-
guyó que hubo dos irregularidades: una
indebida adjudicación directa a ABB Inc.
para el contrato de equipos de cómputo y
otra porque se registró un sobreprecio que
causó un daño patrimonial por 5 millones
de dólares y un perjuicio económico por
677 mil dólares.
No obstante, el caso de ABB Inc. no es-
tá relacionado con el proceso penal que
mantiene preso a Néstor Moreno.
Pruebas falsas
A partir de la averiguación previa PGR/UEI-
DCSPJ/MXXVI/136/2009, la procuraduría
consiguió que el Juzgado Cuarto de Distri-
to en Procesos Penales del Distrito Fede-
ral admitiera la causa y liberara una orden
de aprehensión contra Néstor Moreno en
agosto de 2011.
Y aunque el acusado consiguió un am-
paro en el Juzgado Quinto de Distrito en
Materia Penal de Nuevo León, el 3 de sep-
tiembre de 2011 un grupo de agentes fe-
derales lo detuvieron en el aero-
puerto de Toluca y lo remitieron al
Reclusorio Oriente. Salió libre ho-
ras después, pero se le notificó la
orden de aprehensión.
La defensa de Moreno intentó
otro amparo ante el Séptimo Tri-
bunal Unitario de Circuito de la
Tercera Región, con sede en Gua-
dalajara. El pasado 10 de abril fue
detenido en Hermosillo, Sonora, y
aun cuando tenía el amparo, se le
impuso una fianza por 130 millo-
nes de pesos.
El abogado Raúl Carrancá y Ri-
vas insiste: las violaciones cons-
titucionales detectadas son graves. Desta-
ca sobre todo que se haya pasado por alto
la presunción de inocencia. Aun sin haber
sentencia de un juez, sostiene, Néstor Mo-
reno fue privado de su libertad.
Carrancá y Rivas recuerda que en la
reforma constitucional en materia penal
realizada en 2008, la presunción de ino-
cencia –consignada en el artículo 20– ha
sido pregonada por Felipe Calderón como
un aspecto medular de la modificación a
las leyes que consiguió ese año. En el ca-
so de Moreno, reitera, se pasó por alto di-
cho principio.
El jurista destaca también que la fian-
za se haya fijado en 130 millones, cuan-
do la acusación por enriquecimiento ilíci-
to es por 33 millones, de los cuales unos 20
millones corresponden al yate asegurado.
La defensa de Moreno logró que el mon-
to de la fianza se redujera al monto de la
acusación. Con el yate asegurado y el Ferrari
Spyder que se le atribuyen, Moreno sólo ha-
bría depositado los 23 mil dólares. Sin em-
bargo, como dichos bienes no son suyos, la
fianza fue inaccesible y el amparo quedó sin
efectos, explica Carrancá y Rivas.
Y es que, entre las pruebas ofrecidas
por la defensa, destaca el dictamen del
perito Jorge Lizárraga Trujillo, quien con-
cluyó que las facturas del yate y el vehí-
culo no están firmadas por Moreno, como
aseguran las autoridades.
Respecto a la entrega de 23 mil 450 dó-
lares, los abogados demostraron que el di-
nero fue depositado en el colegio St. John’s
Northwestern Military Academy, de Wis-
consin, para cubrir la colegiatura de un hi-
jo de Moreno.
En el anexo 13 de las pruebas presen-
tadas por la defensa, destaca que el dinero
se depositó en ese colegio, pero el trámite
no se concretó y los directivos del plantel
regresaron el dinero, que fue reintegrado
por Moreno a su dueño: Enrique Aguilar,
quien junto con su esposa fue menciona-
do en el juicio radicado en California. Al fi-
nal, ambos fueron exonerados.
Ó
s
c
a
r

M
i
r
e
l
e
s

/

R
e
f
o
r
m
a
El yate “sin dueño”
52

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
En el caso de México, a partir de las
pruebas documentales y testimonios, se
asentó que el yate, el automóvil y el dine-
ro eran de Aguilar. Él se los había prestado
a Néstor Moreno, quien es su amigo.
Según la defensa y los implicados, los
préstamos de yate, vehículo y dinero no
tienen relación con los contratos. De ahí la
insistencia de los abogados de que More-
no carecía de facultades para autorizarlos.
“Los delitos ameritan fianza –advierte
Carrancá y Rivas–. Es escandaloso que el
Ministerio Público se burle de la Constitu-
ción y haga nugatorio el derecho a la liber-
tad bajo caución. Lo mismo ocurre con el
articulo 22 constitucional en el que se pro-
híbe la multa excesiva”.
Pesquisa inconstitucional
Raúl Carrancá señala que durante el pro-
ceso ha habido prácticas dilatorias. Y po-
ne un ejemplo: cuando Moreno obtuvo un
amparo, el asunto se archivó durante cua-
tro meses y medio; simplemente fue en-
viado al Tribunal Colegiado.
Y añade que cuando Moreno llegó al
Reclusorio Oriente, en abril, su situación
jurídica cambió, por lo cual el amparo
quedó sobreseído. Entonces volvió a soli-
citar libertad bajo caución, pero se le negó
a petición de la PGR.
El argumento de la procuraduría fue
que Néstor Moreno tiene familiares fuera
de México, lo cual facilita su fuga y, como
es una persona educada, conoce las rutas
de fuga. Además, ocupó un cargo impor-
tante en la CFE, lo que le permite tener ac-
ceso a información sobre rutas de fuga en
otros países.
Asimismo, según la procuraduría, co-
mo la acusación es relevante por el mon-
to que implica y como el pueblo de México
ya está cansado de servidores públicos co-
rruptos, si Moreno se fuga, existe el riesgo
de que el pueblo se enardezca.
La negativa fue admitida por la juez
del caso, y se confirmó en apelación. Sin
embargo, el Cuarto Tribunal Unitario en
Materia Penal del Primer Circuito conce-
dió el amparo indirecto 18/2012, el 23 de
agosto pasado. La PGR se inconformó el 11
de septiembre, pero el amparo se confir-
mó. No obstante, la procuraduría intentó
una nueva maniobra: imputarle a Moreno
el delito de cohecho.
Raúl Carrancá afirma que, con lo ante-
rior, se está juzgando a Moreno dos veces
por los mismos hechos, lo cual viola el artí-
culo 23 constitucional, que prohíbe juzgar
por dos delitos en relación con los mismos
hechos, así como el artículo 14, pues se le
ha privado de todos sus derechos.
La nueva acusación de cohecho repre-
senta, a juicio del abogado, un agregado a
la serie de inconsistencias graves que se
han registrado para conseguir sentenciar
a Moreno, por lo que se presentó un nue-
vo juicio de amparo que está pendiente de
resolución.
“De esta forma –dice–, manteniéndolo
preso sin sentencia, sin posibilidad de pa-
gar una fianza, acusándolo por un nuevo
delito por los mismos hechos, se le man-
tienen en el infierno carcelario siendo ino-
cente, sin que se haya demostrado lo con-
trario y sin reparar en el daño a él, a su
honor, a su familia”.
El jurista, quien asesoró al Sindicato
Mexicano de Electricistas en su intento por
conseguir que la Suprema Corte de Justicia
de la Nación declarara inconstitucional la
extinción de Luz y Fuerza del Centro, aclara
que al asesorar el caso de Moreno no existe
conflicto de intereses.
“Todo indica que Néstor Moreno es un
chivo expiatorio, que se utilizó cuando ser-
vía, como en el caso de LFC, pero luego se
le imputaron crímenes que en realidad son
una vendetta”.
Según el abogado, la PGR puede im-
pugnar el amparo y se encuentra en pla-
zo, pero será difícil que pueda revertir las
pruebas y la valoración de las violaciones
cometidas contra Néstor Moreno.
CORRUPCI ÓN

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 53
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
54

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

El próximo presidente, Enrique Peña
Nieto, intentará retomar el rumbo –inte-
rrumpido en 1994– de las llamadas refor-
mas estructurales, que no son otra cosa
que la adecuación de la legislación mexi-
cana a las condiciones impuestas por los
organismos financieros internacionales
con el fin de crear el escenario ideal para
el modelo neoliberal.
A partir de diciembre de 1982, a esca-
sos tres meses de la nacionalización ban-
caria, con la llegada a Los Pinos de Miguel
de la Madrid, México emprendió las medi-
das correspondientes; éstas se fortalecie-
ron y acrecentaron durante el sexenio de
Carlos Salinas de Gortari. Pero los cambios
constitucionales y legales se interrumpie-
ron en 1994, primero con el alzamiento
zapatista; después, con los crímenes po-
líticos (Luis Donaldo Colosio y José Fran-
cisco Ruiz Massieu); más adelante, con el
famoso “error de diciembre”, que provocó
una de las crisis económicas más severas,
y, finalmente, con la pérdida de la mayoría
priista en la Cámara de Diputados, en sep-
tiembre de 1997.
De la Madrid y Salinas sostenían que
no se podían lograr las reformas econó-
mica y política simultáneamente, e inclu-
so recurrían al ejemplo de lo que le pasó
a Mijail Gorbachov, en la Unión Soviética,
con la Perestroika y la Glasnost. Optaron
entonces por la primera, la económica.
Eso implicó posponer la reforma política
y, por lo tanto, mantener el régimen auto-
ritario y, en el caso de Salinas de Gortari,
incluso intentar fortalecerlo, pues duran-
te su sexenio se recrudeció la persecución
de los opositores políticos y de los perio-
distas independientes, como ejemplo de
la exacerbación de la represión.
Sin embargo, Salinas combinó la ma-
yor represión con mayor corrupción, clien-
telismo y corporativismo, particularmen-
te a través del programa Solidaridad y del
proceso de privatización de las empresas
públicas, en especial los bancos, la telefó-
nica y las aerolíneas. Como un alto grado
de simulación, impulsó asimismo la crea-
ción de órganos formalmente autónomos,
como el Instituto Federal Electoral, la Co-
misión Nacional de Derechos Humanos y
el Banco de México, aunque de hecho se-
guían totalmente sometidos a su voluntad.
En síntesis, durante 12 años, pero sobre
todo en los últimos seis, en lo económico
se impulsó el neoliberalismo, y en lo polí-
tico, el autoritarismo. Ernesto Zedillo pa-
gó las consecuencias (aunque es innegable
el pésimo manejo de la economía durante
los primeros meses de su mandato) de los
impactos de las políticas salinistas (tanto
por las reacciones violentas que provoca-
ron como por los efectos sobre las reser-
vas monetarias), y eso lo obligó a dedicarse
durante la primera mitad de su mandato
simplemente a estabilizar la situación eco-
nómica, a implementar una reforma elec-
toral cuyos alcances no previó, y, posterior-
mente, en los últimos tres años, a lidiar con
la primera Cámara de Diputados de oposi-
ción, lo que le impidió sacar adelante las
llamadas reformas estructurales, particu-
larmente la reforma en electricidad.
Los dos gobiernos panistas, también fie-
les al neoliberalismo, pretendieron impul-
sar dichas reformas, particularmente en los
ámbitos energético, laboral y hacendario;
sin embargo, la ausencia de una mayoría en
el Congreso les impidió sacarlas adelante,
por lo menos en los términos en que ellos y
los organismos internacionales pretendían.
Pero lo más lamentable de estos dos
últimos sexenios es que tampoco logra-
ron avanzar mayormente en la reforma
del Estado y, sin demérito de algunos pa-
sos hacia adelante en algunos ámbitos es-
pecíficos, como transparencia y acceso a la
información, así como autonomía opera-
tiva de la Auditoría Superior de la Federa-
ción, no consiguieron sentar las bases de
un régimen democrático, es decir, uno en
el que la ciudadanía elija libremente a sus
autoridades, incida en las políticas públi-
cas y controle a los hacedores de esas polí-
ticas. Todavía hoy la equidad en la contien-
da electoral está bajo cuestionamiento, y
en los demás aspectos apenas se han dado
los primeros y trastabillantes pasos.
En estas condiciones se da el regreso
del PRI a Los Pinos. Peña Nieto ya dejó claro
su compromiso con las reformas estructu-
rales, tanto en sus discursos de presiden-
te electo como en las indicaciones que gira
a los legisladores de su partido en relación
con la reforma laboral. Así que en lo econó-
mico no hay duda: Peña Nieto pretende re-
tomar el rumbo trazado por Salinas de Gor-
tari, incluso con el regreso de algunos de
sus operadores o, al menos, con la contra-
tación de alumnos de sus operadores. Y to-
do indica que tendrá mejor suerte que sus
tres antecesores inmediatos, pues el PAN sí
será una oposición leal y votará favorable-
mente las iniciativas o, al menos, las partes
de las iniciativas que favorezcan la conso-
lidación del neoliberalismo.
Continuidad con el salinismo
J E S Ú S C A N T Ú
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 55
ANÁLI SI S
La interrogante se encuentra en el lado
político, pues el comportamiento de la ban-
cada tricolor respecto a la reforma laboral
(desde luego, por instrucciones del presi-
dente electo, ya que desde ahora ni la ho-
ja de un árbol se mueve sin su anuencia) in-
dica claramente que mantiene su oposición
a la construcción de una institucionalidad
democrática.
De acuerdo con las señales emitidas
hasta estos momentos, los énfasis serán
los mismos que hace 24 años: en lo eco-
nómico, avanzar en las reformas estruc-
turales para atender las indicaciones de
los organismos internacionales y pre-
tender insertarnos en los círculos de las
economías desarrolladas; y, en lo políti-
co, retomar la simulación con fines me-
diáticos, en el terreno legislativo, y, en
las prácticas, fortalecer los maltrechos
(pero subsistentes) soportes del autori-
tarismo: corrupción, corporativismo y
clientelismo.
Habrá que estar atentos a las conse-
cuencias de estas políticas en el corto y en
el mediano plazos, en los ámbitos económi-
co, social y político. Los antecedentes mues-
tran que en los indicadores macroeconómi-
cos los resultados pueden ser favorables en
el corto, pero insostenibles en el mediano y
en el largo plazo; en lo social, se ensanchan
las desigualdades y simplemente se miti-
gan sus impactos sobre los más desprotegi-
dos, pero sin atender sus causas y orígenes;
y en lo político, basta voltear a 1994.
Después de un cuarto de siglo, las con-
diciones son muy distintas, pero los com-
promisos y las tentaciones parecen ser los
mismos. O
H E R N Á N D E Z
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
56

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

Q
uerido Humberto:
Aunque no nos conocemos perso-
nalmente, el adjetivo con el que me di-
rijo a usted es real y debe tomarlo en su
sentido más profundo: usted, Humber-
to, se ha convertido, bajo el peso de la
desgracia que se ha adueñado de nues-
tro país, en un hermano más en el do-
lor, en alguien muy querido y muy ama-
do en esa comunidad de los que sufren.
Cuando supe del asesinato de su hi-
jo José Eduardo, mi corazón se quebró,
como no ha dejado de quebrarse cada
vez que sé del asesinato o de la desapa-
rición de alguien; cuando lo vi por la te-
levisión en el funeral al lado del dolor
de su familia, las lágrimas inundaron
mis ojos. Usted ya no era el exgoberna-
dor de Coahuila, el expresidente del PRI,
el político famoso y controvertido; us-
ted era yo, y su familia, la mía; era ca-
da uno de los padres, madres, herma-
nas, hermanos e hijos que no he dejado
de abrazar y me han abrazado en medio
de esta tragedia sin fin; era, junto con
los suyos, el rostro desolado de las víc-
timas: un ser humano desfigurado, re-
ducido a una pura cosa por la imbécil
desmesura de la ambición y de la fuer-
za que destruyó la vida de su hijo, como
destruyó la del mío y la de tantos hijos
e hijas de otros padres. Desde entonces
no he dejado de abrazarlo, a usted y a su
familia, en mi corazón.
La comunidad de las víctimas, us-
ted lo sabe, usted lo experimenta con
todo el dolor, carece de ideología. Su
rostro es el de la derelicción, el de la
desdicha. No encuentro otras pala-
bras para definir ese estado que el del
desarraigo de la vida, una especie de
muerte atenuada que, dice Simone
Weil, se hace presente en el alma por
la aprehensión de un extraño y pro-
fundo malestar físico que se parece al
dolor extremo pero que no es dolor, si-
no sufrimiento, desdicha, una especie
de abandono y de desamparo total que
nos hacen buscar el consuelo de los se-
res humanos y la justicia.
Usted, querido Humberto, al igual que
yo y que otros –muy poco, por desgracia–
hemos tenido consuelo y justicia. Sin em-
bargo, hay miles que no los tienen. Una
horrenda injusticia que habla de las omi-
siones y complicidades del Estado, que
carga a sus espaldas el 95% de impunidad,
hace que sólo algunos –aquellos que tene-
mos el privilegio absurdo de una visibili-
dad social– podamos acceder a ellos. Hace
unos días, una víctima cuyo hijo desapa-
reció hace un año en Nuevo León y que
no halló justicia, porque nadie en el Esta-
do ha seguido su caso como se ha seguido
el de nuestros hijos, se encerró en su de-
partamento y se dejó morir de tristeza. No
le dimos el amor, la esperanza y la justi-
cia que necesitaba. Eso, querido Humber-
to, no podemos ni debemos aceptarlo. La
justicia y el consuelo deben ser para todos,
porque todos merecemos el mismo amor,
la misma justicia, la misma solidaridad. Es
lo mínimo que nos debemos como seres
humanos, y es lo mínimo que debemos
exigirle a una sociedad y a un Estado.
Sé, sin embargo, querido Humberto,
que no hay justicia ni consuelo alguno que
puedan compensar la desdicha –por eso el
Cristo resucitado lleva las huellas del mal
en su cuerpo–, pero sé también que en esas
oscuridades a las que el mal nos arrojó no
podemos –a menos que aceptemos el in-
fierno– dejar de amar y de saber que hay
consuelos y justicias que les debemos a
otros y que por ese amor desdichado –que
es nuestro único vínculo con Dios, con no-
sotros mismos y con nuestros prójimos–
tenemos que cumplir y hacer cumplir.
Usted y yo tenemos un hijo asesina-
do. Pero hay miles que claman por la jus-
ticia que se les debe a ellos y a sus hijos
o padres o esposos o esposas asesinados;
hay otros miles más que los tienen desa-
parecidos y que no encuentran siquiera
la justicia de saber su paradero. No quie-
ro comparar –a estos niveles de la desdi-
cha no existen comparaciones–, pero los
padres y las familias de los desaparecidos
viven una injusticia peor. Usted y yo te-
nemos la respuesta completa: sabemos
qué les pasó a nuestros hijos, recupera-
mos sus cuerpos, los honramos, los llo-
ramos y obtuvimos justicia –en mi caso
aún no plenamente; todavía faltan las
sentencias–. Pero esas víctimas no saben
si sus familiares viven o están muertos; si
viven, dónde están y cómo están; si están
muertos, qué les sucedió y dónde están
sus cuerpos. Las he oído y visto clamar,
aullar, gritar, luchar; las he acompañado
en “la tortura de la esperanza”.
Por ese sufrimiento que nos herma-
na ahora, le pido que tome al lado nues-
tro el camino de la justicia y de la paz.
Usted, en medio de su dolor, y si no de-
ja de amar –le suplico que nunca deje de
amar, de orientar su alma hacia el amor–,
puede hacer mucho por esa realidad au-
sente que desde hace más de año y me-
dio el Movimiento por la Paz con Justicia
y Dignidad (MPJD) se impuso construir.
Quizá no podremos hacer un México
en donde no haya muertos y haya una jus-
ticia plena, pero podemos contribuir a que
otros padres y otros hijos no sufran lo que
usted, yo y nuestros hijos sufrimos, a que
los familiares de desaparecidos recuperen
a los suyos, a que la justicia se cumpla en
mayor medida y la paz vuelva a la vida de
la patria. El amor, querido Humberto, es el
único punto que tenemos para orientar-
nos en medio del desastre.
Desde allí, no dejo de abrazarlo.
Además opino que hay que respetar
los Acuerdos de San Andrés, liberar a to-
dos los zapatistas presos, derruir el Cost-
co-CM del Casino de la Selva, esclarecer
los crímenes de las asesinadas de Juárez,
sacar a la Minera San Xavier del Cerro de
San Pedro, liberar a todos los presos de la
APPO, hacerle juicio político a Ulises Ruiz,
cambiar la estrategia de seguridad, resar-
cir a las víctimas de la guerra de Calderón
y promulgar la Ley de Víctimas. O
J A V I E R S I C I L I A
Carta abierta a Humberto Moreira
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 57
ANÁLI SI S
¿
Qué se siente ser la mujer
más odiada de México?
¿Cómo duermes en las no-
ches sabiendo que eres respon-
sable, en gran medida, del esta-
do deplorable de la educación?
¿Qué opinas de que Enrique
Peña Nieto, en su gira por Amé-
rica Latina, haya dicho que el
Estado retomaría la rectoría en
la educación? ¿Eso significa que
en lugar de pactar contigo te en-
frentará? ¿Empiezas a escuchar
pasos en la azotea?
¿No crees que ya llegó la hora
de renovar el liderazgo en el SN-
TE? ¿No será que el tuyo ya ha
llegado a su fin por maloliente?
¿Por qué nunca hablas de la evalua-
ción magisterial o la democracia sindical
o la profesionalización docente?
¿Cómo justificas que una camarilla
que domina al SNTE ha colonizado al go-
bierno encargado de la educación, en par-
ticular el área de instrucción básica?
¿Cómo explicas lo que la ONG Mexicanos
Primero llama la “colonización del sistema”,
donde los funcionarios públicos –controla-
dos por el SNTE– privilegian los intereses del
sindicato por encima de los alumnos?
¿Con qué objetivo ha capturado el sin-
dicato las subsecretarías, las direcciones
generales de la SEP, las secretarías de Edu-
cación de los estados?
¿Cómo explicas que de 100 niños que
se inscriben en primaria sólo 15 terminan
la licenciatura 16 años después?
¿A qué le atribuyes que una caravana
de maestros disidentes recorra el país?
Has escrito recientemente que reque-
rimos “recuperar la confianza en la políti-
ca y en el gobierno”. Para que eso ocurriera,
¿no sería indispensable que tú te retiraras
de ella?
¿No crees que eres una carga política
muy pesada para el próximo gobierno?
¿Por qué caracterizas el ingreso de las
mujeres a la fuerza de trabajo como un
“abandono de la madre en la formación
de los hijos”? ¿Tú “abandonaste” a tus hi-
jas por trabajar en el sindicato?
¿Por qué responsabilizas a las muje-
res que trabajan del “deterioro de la socie-
dad toda”. ¿No es una actitud retrógrada,
basada en la ignorancia de la realidad del
país?
Tu ataque reciente a las mujeres traba-
jadoras ¿no es un intento por negar la res-
ponsabilidad del sindicato que controlas
en el deterioro de la educación?
Argumentas que “ante el alejamien-
to de los padres de familia de la educación
de los hijos, han sido los maestros quienes
han sostenido el esfuerzo educativo y, por lo
tanto, es a ellos a quienes se debe que no se
haya derrumbado el nivel educativo de los
mexicanos”. ¿Pero no es cierto que ese nivel
se ha derrumbado y que muchos maestros
poco preparados y que no han sido evalua-
dos son corresponsables de esa situación?
¿Por qué colocas la culpa del desastre
educativo sobre los hombros de las ma-
dres, cuando los malos resultados tienen
que ver con decisiones equivocadas de
política pública y complicidad electoral?
¿A quién más intentarás –injustamente–
responsabilizar de las penurias del sistema
educativo, del cual tú eres una parte central?
¿No estás usando a los maestros co-
mo escudo para protegerte de lo que es en
realidad una crítica extendida a tu control
del sindicato?
¿No es tu ataque a las mujeres una
coartada fácil que busca trasladar la aten-
ción de donde debería estar: en el sindi-
cato y sus prácticas cuestionables, como
lo son vender, heredar o intercambiar una
plaza de maestro por favores sexuales?
¿Cómo explicas que tu yerno, el exsub-
secretario de Educación Básica, haya usado
la Red Multipropósito que em-
pujó en la SEP como un vehícu-
lo para hacer negocios? ¿Cómo
explicas que quiso aprovecharse
de los recursos que el Estado ha-
bía destinado a la conectividad?
¿Moviste la sede del Sexto
Congreso Nacional del SNTE de
Rosarito a Cancún precisamen-
te para evitar las movilizacio-
nes planeadas en tu contra?
¿Cómo explicas el reproche
social en contra de ti y de la cú-
pula del sindicato?
¿No será porque la cúpula
del SNTE bloqueó la Evaluación
Universal de maestros, y por
ello sólo tres de cada 10 maes-
tros se presentaron al examen?
¿Cómo reaccionas ante la recolección
de miles de firmas a lo largo del país de-
mandando que el Poder Legislativo y el
Ejecutivo federal dejen de pagar el salario
de los maestros que realizan actividades
sindicales y cobran como docentes?
¿No crees que ya ha llegado la hora de
eliminar la retención automática de cuo-
tas sindicales, permitir la libre sindicaliza-
ción de los maestros y fomentar la carre-
ra docente con parámetros académicos?
Argumentas que los llamados “pode-
res fácticos” han lanzado una campaña
mediática en tu contra. ¿No eres tú uno de
esos poderes que están retrasando la mo-
dernización del país?
Dices que los cambios necesarios en
la educación no se lograrán sin los maes-
tros. ¿Pero no es cierto que tú llevas más
de tres décadas aprovechándote de sus
cuotas sindicales?
¿Por qué afirmas que el sindicato pro-
movió la Evaluación Universal de los maes-
tros, cuando se ha dedicado a sabotearla?
¿Cómo explicas que –según un estudio
de la OCDE– México gasta más en maes-
tros y menos en alumnos? Cómo explicas
que el gobierno mexicano invierte nueve
de cada 10 pesos del presupuesto educa-
tivo en la nómina magisterial? ¿Cómo ex-
plicas que el gasto por alumno es el más
bajo de los países que integran la OCDE?
¿No es cierto que la Alianza por la Ca-
lidad de la Educación ha sido obstaculiza-
da a cada paso por el SNTE?
Elba Esther: Tiempo de irte
D E N I S E D R E S S E R
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
58

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

Las campañas presidenciales en
curso en Estados Unidos confirman que
el sistema político estadunidense no
debe fungir como modelo de referen-
cia para nadie. Allá no existe el voto di-
recto para elegir presidente de la Repú-
blica y los dólares cuentan más que los
ciudadanos. El bipartidismo institucio-
nalizado y la interminable reelección
legislativa imposibilitan debates verda-
deros sobre asuntos cruciales, como la
desigualdad, el racismo y la corrupción.
Tampoco existen organismos autóno-
mos o tribunales electorales que orga-
nicen y califiquen las elecciones.
Las elecciones de 2012 están desti-
nadas a ser las más caras en la histo-
ria de Estados Unidos. De acuerdo con
datos de la organización Open Secrets
(http://www.opensecrets.org), se estima
que una vez concluido el proceso elec-
toral todos los candidatos y precandi-
datos juntos (se encuentra en dispu-
ta no sólo la Presidencia, sino además
una tercera parte del Senado y toda
la Cámara de Representantes) habrán
gastado casi 6 mil millones de dólares
(casi 80 mil millones de pesos) en sus
campañas.
Por sí solo Barack Obama ya ha re-
caudado casi 500 millones de dólares
(unos 6 mil 500 millones de pesos), y
en estos últimos días Mitt Romney es-
tá rápidamente cerrando la brecha. El
pasado martes el candidato republica-
no erogó en un solo día la friolera can-
tidad de 13.6 millones de dólares para
una sola semana de anuncios televisi-
vos en apenas nueve estados del país.
En los hechos no existe un tope pa-
ra el gasto de los candidatos presiden-
ciales en Estados Unidos. Solamente
¿Cómo respondes al planteamiento de
Jacqueline Peschard, presidenta del IFAI, en
cuanto a que los sindicatos que reciben re-
cursos públicos –como el SNTE– sean suje-
tos obligatorios de la ley de transparencia?
¿Por qué crees que mereces ser líder
vitalicia del SNTE?
¿Cómo justificas la vida suntuosa que
llevas con un sueldo que –según el SNTE–
es de 71 mil pesos por nómina?
Has dicho que siempre has creído que
“todos tenemos tiempo para cumplir nues-
tras misiones”. ¿No has cumplido ya con la
tuya, que fue subordinar la educación a los
pactos políticos con el gobierno en turno?
¿No es cierto que te encuentras en tu
peor momento, cuestionada por una mul-
tiplicidad de organismos sociales que se
dedican no sólo al tema educativo, sino
también por aquellos interesados en la
transparencia y en la rendición de cuen-
tas? ¿No ha llegado el momento de irte? O
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 59
ANÁLI SI S
hay un límite en caso de que el candida-
to correspondiente acepte financiamien-
to público para su campaña. Pero desde
2008 Obama se negó a recibir este apoyo
para poder recaudar libremente y gastar
sin límite alguno. En 2012, ambos candi-
datos han repetido esa estrategia.
En 2010, la Suprema Corte de Estados
Unidos “liberó” aún más el financiamien-
to privado con su controvertida decisión
en el caso de Citizens United. Con esta re-
solución los ministros defendieron el
“derecho a la libertad de expresión” de
las empresas y las corporaciones, equi-
parándolas con personas físicas, lo cual
redujo al mínimo los controles sobre sus
contribuciones a las campañas políticas.
Ello ha generado un importante aumen-
to en el flujo de dinero privado y, aún más
grave, una drástica reducción en la trans-
parencia de esas contribuciones. Hoy, ca-
si la mitad de los gastos electorales pro-
vienen de los llamados Super PACs, que
no tienen obligación alguna de identi-
ficar sus fuentes de financiamiento, de
acuerdo con Open Secrets.
En Estados Unidos, entonces, es sim-
plemente imposible ganar una elección
presidencial sin un enorme patrocinio
privado. El resultado es que ningún can-
didato puede permitirse el lujo de cues-
tionar la estructura de poder económico
o de representar a los pobres o los mar-
ginados. Las diferencias entre los candi-
datos se reducen a pleitos entre distin-
tas redes de potentados. Por ejemplo, en
el actual proceso electoral, que tendrá
su desenlace el próximo 6 de noviembre,
Romney ha recibido el apoyo de los sec-
tores financiero y energético, y Obama,
de las telecomunicaciones y de los des-
pachos de abogados corporativos.
Aparte del factor dinero, el geográfico
también reduce drásticamente el alcan-
ce de la democracia estadunidense. Dado
que no existe el voto directo en las elec-
ciones presidenciales, no gana el candi-
dato que reciba más votos, sino el que
conquiste una mayor cantidad de “elec-
tores” estatales. En el año 2000, por ejem-
plo, Al Gore recibió más votos que George
W. Bush, pero perdió la elección presi-
dencial porque los estados ganados por
Bush tenían más “electores” que los ob-
tenidos por Gore.
El resultado es que los candidatos de-
ben ignorar a más de tres cuartas par-
tes del electorado. Hoy, Obama y Romney
concentran sus esfuerzos exclusivamen-
te en los nueve estados “indecisos” (swing
states) (Colorado, Florida, Iowa, Nevada,
Nueva Hampshire, Carolina del Norte,
Ohio, Virginia y Wisconsin), de los 50 que
conforman el país. En cada uno de ellos
el premio es grande, ya que los “electo-
res” correspondientes se entregan en su
totalidad al candidato ganador en el es-
tado, sin “elector” alguno para el candi-
dato que haya llegado en segundo lugar.
Mientras, la campaña presidencial es
casi inexistente en los otros 41 estados
donde ya existe una preferencia sólida
para uno u otro candidato. Seguros de su
victoria, o de la victoria de su contrincan-
te, simplemente no tiene sentido invertir
recursos en esas demarcaciones, donde
ya está definido por quiénes votarán los
“electores” correspondientes.
El resultado es que la vasta mayoría
de los ciudadanos estadunidenses son
reducidos a simples espectadores de la
elección presidencial. Carecen de rele-
vancia para los candidatos las opiniones
y los votos de quienes no tienen dinero
para contribuir a sus campañas, y de los
habitantes de los estados dominados por
un partido.
No es casualidad entonces que los
debates presidenciales en Estados Uni-
dos parezcan más talk shows que verda-
deros intercambios de ideas y propues-
tas, y que los candidatos en campaña se
comporten más como vendedores de co-
ches usados que como estadistas. Los de-
bates de candidatos presidenciales, por
ejemplo, son organizados por una agru-
pación que dirigen dos expresidentes de
los partidos Demócrata y Republicano y
que financia principalmente la empre-
sa cervecera Anheuser Busch. La Comi-
sión Federal Electoral de Estados Unidos
tampoco cuenta con autonomía alguna
de los dos principales partidos políticos.
El marco jurídico en materia electoral
en México es infinitamente mejor que el
de Estados Unidos. Contamos con todas
las herramientas necesarias para evitar
la compraventa de los cargos políticos,
mientras en Estados Unidos el negocio
de la democracia está institucionalizado
y legalizado.
Por ello es doblemente doloroso el in-
cumplimiento de nuestras autoridades
electorales. Teniendo todo para ser un
ejemplo a nivel internacional, los con-
sejeros y los magistrados desprestigian
nuestro sistema con su inacción y com-
plicidad con los poderes fácticos y los
corruptos. En lugar de seguir la trági-
ca puesta en escena del sistema político
de Estados Unidos, es urgente dignificar
y defender las instituciones que hemos
construido entre todos. O
www.johnackerman.blogspot.com
Twitter: @JohnMAckerman
EU: el negocio de la democracia
J O H N M. A C K E R MA N
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
60

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

ANÁLI SI S
Los días 15 y 16 de octubre tuvo lugar
un evento en la sede de la Cepal en Méxi-
co cuyo objetivo fue relanzar el Consejo de
Relaciones Internacionales de América La-
tina (RIAL). Este consejo tuvo mucha tras-
cendencia en los años ochenta, cuando la
región vivía uno de los momentos más di-
fíciles por la presencia de regímenes mi-
litares en casi todos sus países. El RIAL
fue entonces un foro muy necesario para
mantener el diálogo entre académicos la-
tinoamericanos, algunos de los cuales no
podían expresarse libremente en sus na-
ciones o bien se encontraban en el exilio.
Desde el RIAL se gestó una visión la-
tinoamericana de lo que acontecía en el
mundo al acercarse el fin de la Guerra Fría,
y se tomó conciencia de los procesos que
conducirían al fin de las dictaduras milita-
res en América Latina. Para comienzos de
la siguiente década empezó el retorno a
sus países de origen de quienes se encon-
traban en el exilio y, frecuentemente, su in-
corporación en puestos de alta responsabi-
lidad en los nuevos gobiernos civiles. Esto,
y el giro de la mirada del gobierno mexica-
no, más interesado para entonces en el li-
bre comercio con América del Norte que en
la relación con América Latina, cambiaron
el panorama. El RIAL languideció y terminó
por desaparecer, a pesar de la nostalgia de
quienes pertenecimos a la primera época y
exclamábamos al encontrar a colegas lati-
noamericanos: “¡Hay que revivir el RIAL!”.
El consejo ha reaparecido bajo el im-
pulso de colegas del Cono Sur y el apoyo de
instituciones académicas en México. En-
cuentra, desde luego, un panorama muy
distinto al de hace 20 años. La situación in-
ternacional durante ese tiempo ha expe-
rimentado los cambios más profundos y
acelerados de que se tenga memoria.
El paradigma bipolar existente du-
rante los años de la Guerra Fría no fue
sustituido, como algunos creyeron ori-
ginalmente, por un sistema unipolar en-
cabezado por Estados Unidos y aceptado,
en mayor o menor grado, por el resto del
mundo. Es cierto que ese país sigue sien-
El relanzamiento del RIAL
O L G A P E L L I C E R
do una gran potencia, la mayor que haya
existido por su poderío militar, su capaci-
dad de innovación tecnológica, su “poder
suave” presente a lo largo del mundo, la
indudable vitalidad y variedad de su po-
blación, y por muchos otros factores. Sin
embargo, no ha podido ganar las guerras
que ha emprendido y comparte con la
Unión Europea la imposibilidad de resol-
ver la crisis económica que explotó des-
de 2008 y cuyas consecuencias más nega-
tivas no se han podido solucionar.
Paralelamente, ha hecho irrupción un
cambio deslumbrante en el terreno de la
ciencia y la tecnología que ha modificado
las formas de comunicación, ha transfor-
mado las actividades productivas y ha da-
do lugar a una cultura nueva que parece
renovarse cada día y cuyas consecuencias
son francamente impredecibles.
A esos cambios se suma el surgimien-
to de nuevos polos de poder económico,
los cuales se localizan fundamentalmen-
te en Asia, donde China se ha convertido
en el centro más poderoso de las finanzas
y el comercio internacionales, avanzando
rápidamente a igualar la presencia econó-
mica de Estados Unidos.
Los países emergentes, que participan
muy activamente en la economía interna-
cional, que tienen un gran potencial demo-
gráfico, altos índices de crecimiento y vo-
luntad de hacer sentir su presencia y de
ejercer influencia en su entorno inmediato
y a nivel internacional, se han constituido
en un grupo ya institucionalizado, los lla-
mados BRICS, cuya presencia no se puede
soslayar en cualquier análisis sobre la si-
tuación internacional de nuestros días.
¿Cómo se posiciona en ese mundo del
siglo XXI América Latina? ¿Qué posibilida-
des tiene de incidir en la transición hacia un
orden internacional que por lo pronto sólo
se encuentra en una etapa de gestación?
Las preguntas anteriores, que fue-
ron vivamente debatidas en el evento del
RIAL, no tienen una respuesta única pe-
ro obligan, por lo pronto, a diseñar una vi-
sión realista en la que se decanten tanto
las limitaciones como las posibilidades de
que América Latina esté presente en los
momentos de transición, de manera que
pueda salir de ella fortalecida en los ám-
bitos que se haya propuesto.
Dentro de las limitaciones se encuen-
tra, desde luego, la enorme heterogenei-
dad que caracteriza a la región en térmi-
nos de niveles de desarrollo, situación
geopolítica, diferencias ideológicas, capa-
cidades institucionales, intereses nacio-
nales y otros aspectos.
Lo anterior no significa que sea impo-
sible construir una agenda de encuentros
e intereses comunes de los países de Amé-
rica Latina. Los elementos de dichas po-
sibilidades residen, primeramente, en los
acuerdos subregionales. La mejor manera
para incidir en el mundo del futuro no es
mediante la construcción de mecanismos
incluyentes de toda América Latina y el Ca-
ribe; eso funcionará, quizá, para elegir can-
didatos en un organismo internacional.
Más allá, lo que se requiere son mecanis-
mos subregionales flexibles que puedan
potenciar el peso de los países que formen
parte de los mismos. La Alianza del Pacífi-
co, el Mecanismo de Tuxtla, la Cooperación
Sur-Sur, o instituciones más elaboradas,
como Unasur o el Consejo de Defensa de
los países del Cono Sur, aparecen como los
ejemplos más evidentes de acuerdos su-
bregionales con capacidad de incidencia.
Luego, es preciso identificar acciones
que, encabezadas por potencias emergen-
tes ya establecidas, como Brasil, puedan
tener peso en las discusiones sobre una
nueva arquitectura internacional. Aquí
está por definir si México entrará plena-
mente a esa categoría de países.
Finalmente, no se debe descuidar la
fuerza del pensamiento; las contribucio-
nes de la Cepal, del PNUD, de pensado-
res como los creadores de la teoría de la
dependencia, han contribuido a esclare-
cer las condiciones que determinan la in-
serción de América Latina en el mundo. A
ello también puede contribuir el relanza-
miento del RIAL. O
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 61 1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 61
Como exportadores de Cultu-
ra, somos necios. Necios y vanos.
Mientras la Cultura es el comercio
donde circula mayor cantidad de
dinero en el mundo, aún más que
en la compra-venta de armamen-
to, los políticos locales hablan de la
necesidad de mostrar nuestro arte
fuera de nuestras fronteras “para
mejorar la imagen de México”, o si
un furor metafórico los posee, “pa-
ra deslumbrar al mundo con nues-
tro brillo”.
Desde luego mostrar arte fue-
ra de las fronteras tiene esa bondad
añadida, muestra el lado creativo y sensual
de una sociedad, su lado más atractivo. Pe-
ro aun en eso fallamos, seguimos enviando
afuera sandías de Tamayo y mujeres dolo-
rosas de Frida Kahlo o revolucionarios he-
roicos de Rivera, o bien vasijas y estatuas de
señores aztecas y mayas. El arte de nuestros
difuntos puede ser glorioso, y sin embargo
el mensaje que transmite es: Qué sofistica-
dos eran los mexicanos, ¿qué les pasó que
no tienen algo contemporáneo que mos-
trar?
Importamos películas por centena-
res cada año, compramos música estadu-
nidense e inglesa, popular y clásica, como
colonizados ejemplares, consumimos apli-
caciones digitales por millones, traemos
conciertos y espectáculos extranjeros co-
mo eventos principales a nuestros foros
magnos, pagándolo todo con dinero con-
tante y sonante; pero al pensar en expor-
tar Cultura, lo dicho, mandamos postales
del pasado, y para colmo saldamos el en-
vío nosotros.
¿Cómo cambiar esta costumbre maso-
quista? ¿Cuándo curar esa timidez de no-
viecita que, guardada en un rincón y vesti-
da de chaquiras, pestañea con coquetería
provinciana?
Está abriéndose para México una opor-
tunidad amplia en estos días en que la cri-
sis económica obliga a España, el único país
de los que hablan español que ha sabido ha-
cer de su cultura una exportación, a cortar
sus apoyos al arte y la literatura. En especial
debe interesarnos el recorte de 37% anuncia-
do para el Instituto Cervantes, esa red de em-
bajadas culturales que España sembró por el
planeta en la última década del siglo pasado.
Las historias paralelas de lo que México
y España hicieron con sus bienes culturales
de otros siglos ni convoca a grandes
conferencias retóricas, ni siquiera
promueve un Nobel. Hace en cambio
algo sólido, algo que permanece, al-
go que el mundo desea adquirir y al-
go auto-sustentable, o casi.
En 1991 nace el Instituto Cer-
vantes, creado para enseñar el es-
pañol a un mundo ávido de apren-
derlo. A semejanza de la Alianza
Francesa, el Instituto Cervantes es
una escuela del idioma de su país
patrocinador, y también un umbral
de sus artes. Cuenta con espacios
de exhibición para artes plásticas.
Cuenta con un cine para mostrar sus pe-
lículas. Cuenta con un auditorio para con-
ferencias y para hacer teatro. Cuenta con
una burocracia local que recibe a los artis-
tas españoles y se encarga de darles pro-
moción y comunicarlos con empresarios
culturales.
Evanescente esplendor el de aque-
lla faraónica exposición y aquellos mag-
nos congresos. Queda de ellos apenas un
recuerdo. En cambio hoy el Instituto Cer-
vantes cuenta con 77 sedes en 44 países
de los cinco continentes.
Escribía antes que el Instituto Cervan-
tes padece un recorte, a mi parecer impru-
dente. Sus embajadas han sido para Espa-
ña más valiosas que lo que han costado: en
la percepción planetaria, colocaron la Cul-
tura hispana a la cabeza de la de los países
que hablamos con la ñ, y por ellas pasaron
los artistas españoles más renombrados, no
únicamente para “mejorar la imagen” de
España, aunque también eso lograron, sino
para volverse, algunos, best sellers de libros,
otros realizadores del cine con distribución
internacional, otros pintores cotizados.
Tendríamos que preguntarnos noso-
tros en México, siendo que estamos a sal-
vo de la crisis económica, cómo aprove-
char el retraimiento actual de la Cultura
española. Cómo avanzar con la ventaja
que nos da un presupuesto en Cultura sa-
ludable, el mayor de nuestra historia y el
mayor de Latinoamérica.
Incluso, tendríamos que preguntarnos
si no es aconsejable aliar nuestros esfuer-
zos con el Instituto Cervantes, ahora que
requiere ayuda, y ahora que tal vez (tal vez,
tal vez) nosotros hemos comprendido que
la exportación de Cultura es más que en-
viar postales de lujo al mundo. O
S A B I N A B E R MA N
Una oportunidad para México
en la época naciente de la globalización, es
interesante de recontar, y entraña una en-
señanza de lo que no debiéramos repetir.
En 1988 Carlos Salinas de Gortari se
tercia la banda presidencial luego de una
elección de resultados dudosos, e inicia un
proceso de desestatización y de integra-
ción económica con el resto de Norteamé-
rica a través del Tratado de Libre Comercio.
Como parte de la apertura al mundo, el
gobierno salinista se propone “mejorar la
imagen de México en el extranjero”, y dis-
pone para ello de un presupuesto abulta-
do. En 1990 envía a viajar por las capitales
del planeta la exposición Treinta siglos de
esplendor, que en efecto muestra la gran-
deza de nuestro arte, sobre todo el preté-
rito, el precolombino y el post-revolucio-
nario, con una última y breve sala para el
arte contemporáneo. El día de la inaugu-
ración en Nueva York, el deslumbramien-
to se agranda con el anuncio del Premio
Nobel de Literatura para Octavio Paz.
Ese mismo año, pero meses antes, y
calculada para promover el nombre de Paz
internacionalmente, se había realizado en
la Ciudad de México un congreso, La expe-
riencia de la libertad, con el no tímido pro-
pósito de discutir el porvenir de la civiliza-
ción tras la caída del Muro de Berlín. Y en
1992 se realiza otro congreso con el mis-
mo propósito, pero ahora atrayendo a fi-
guras internacionales de la Izquierda en-
lutada de esos años, el Coloquio de Invierno.
Esto es lo que sucede en España en tan-
to. La transición a la democracia se conso-
lida cuando España se integra a la Unión
Europea en 1986. Una fiebre de concursos li-
terarios y artísticos anima la creación de los
españoles. Y para mostrarse al mundo, Es-
paña no envía exposiciones de sus nativos
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
S
i “los imperialistas invaden Cu-
ba con el objetivo de ocuparla,
el peligro que esa política agre-
siva representa para la huma-
nidad es tan grande que luego
de ese evento la Unión Soviética
nunca debe permitir las circunstancias en
las cuales los imperialistas puedan lanzar
el primer ataque nuclear en su contra”.
Es lo que sugiere Fidel Castro, enton-
ces primer ministro del gobierno revolu-
cionario de Cuba, al líder soviético, Niki-
ta Kruschev, en una carta fechada el 26 de
octubre de 1962, en el punto más crítico de
la Crisis de los Misiles.
“Si ellos (los estadunidenses) llevan a
cabo el acto brutal de invadir Cuba en vio-
Medio siglo después de la Crisis de los Misiles, los aca-
démicos James G. Blight y Janet M. Lang publicaron un
libro que contiene la correspondencia cruzada entre los
tres principales protagonistas de este episodio: Nikita
Kruschev, John F. Kennedy y Fidel Castro. La obra es
una bocanada de aire fresco en los estudios históricos
y brinda una nueva perspectiva de un conflicto que tuvo
al mundo en vilo. Destaca una misiva en la que Castro
plantea al líder soviético que ante la eventualidad de
una agresión estadunidense a la isla, la URSS debería
ser el primero en lanzar un ataque nuclear.
EMILIO GODOY
A
P

p
h
o
t
o

/

T
A
S
S
La correspondencia del
Apocalipsis
62

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Las cartas del Armagedón. Kennedy /Kruschev
/Castro en la crisis cubana de los misiles, es-
crito por los académicos James G. Blight y
Janet M. Lang.
Publicada en septiembre pasado por la
editorial Rowman & Littlefield Publishers,
la obra de estos profesores de la Escuela
Balsillie de Asuntos Internacionales y del
Departamento de Historia en la Univer-
sidad de Waterloo –en Ontario, Canadá–,
relata desde la voz de los tres principa-
les protagonistas la cadena de aconteci-
mientos que derivaron en la inminencia
de una conflagración nuclear entre las
dos superpotencias.
El libro contiene 43 documentos, de
los cuales 30 son cartas y otras comunica-
ciones escritas entre Kennedy y Kruschev.
Además presenta tres misivas de Castro al
dirigente soviético y dos de éste a aquél.
Adicionalmente incluye dos del líder cu-
bano al birmano U Thant, entonces secre-
tario general interino de la Organización
de las Naciones Unidas (ONU).
Las cartas, plantean los autores, son
dramáticas, “idiosincráticas”, a menudo
engañosas, algunas veces desesperadas y
otras agresivas y acusatorias. Cada una re-
fleja la personalidad, la situación y las in-
tenciones de los tres líderes.
Ruta de colisión
Los expertos ubican el origen de la crisis
en la fallida invasión patrocinada por Es-
tados Unidos a Bahía de Cochinos en abril
de 1961.
Con motivo de ese ataque Kruschev es-
cribió a Kennedy el 18 de abril de 1961: “Le
envío este mensaje en un momento de alar-
ma, lleno de peligro para la paz del mundo
entero. La agresión armada ha comenza-
do contra Cuba. No es un secreto para na-
die que las bandas armadas que están in-
vadiendo este país fueron entrenadas,
equipadas y armadas en Estados Unidos”.
Lo exhorta: “Aún no es muy tarde para
evitar lo irreparable. El gobierno de Esta-
dos Unidos tiene aún la posibilidad de no
permitir que la flama de la guerra prendi-
da por las intervenciones en Cuba crezca a
una conflagración incomparable”.
Y le advierte: “Le prestaremos al pue-
blo cubano y su gobierno toda la ayuda ne-
cesaria para repeler un ataque armado”.
En una nueva carta, fechada el 22 de
ese mes, Kruschev le recuerda la partici-
pación estadunidense y niega que su go-
bierno busque “ventajas o privilegios en
Cuba”. Lo previene: “Señor presidente, es-
tá tomando una ruta muy peligrosa. Pien-
se en ello…”.
Poco tiempo después de la invasión fa-
llida Kennedy autoriza la Operación Man-
gosta, contra objetivos económicos en la
isla y que incluye un plan para asesinar
a Castro y a otros dirigentes revoluciona-
rios. El 31 de enero de 1962 Estados Uni-
dos logra la expulsión de Cuba de la Orga-
nización de Estados Americanos y el 7 de
febrero de ese año el presidente estaduni-
dense firma el embargo comercial contra
la isla, que persiste hasta la fecha.
A mediados de agosto de 1962 Kennedy
recibe reportes de que “algo nuevo y dife-
rente” está sucediendo en la isla: la cons-
trucción de un “megasitio militar”, encabe-
zado por unos 5 mil especialistas soviéticos.
El 4 de septiembre de ese año envía a su
hermano y fiscal general, Robert Kennedy,
a advertirle al embajador soviético, Anato-
ly Dobrynin, que Washington no tolerará
la existencia de armas ofensivas en Cuba.
El diplomático le responde que esa insta-
lación es estrictamente defensiva.
Sin embargo el 29 de agosto la Agen-
cia Central de Inteligencia (CIA) informa a
Kennedy sobre el montaje de varios sitios
de lanzamiento de misiles tierra-aire en la
isla. El presidente comprende que se trata
de plataformas nucleares.
Ante ello emite una advertencia públi-
ca: si Estados Unidos descubre armas nu-
cleares en Cuba, las removerá de inmediato.
Del otro lado del mundo, Ernesto Che
Guevara y Raúl Castro, hermano de Fi-
del, visitan a finales de agosto a Kruschev
con el texto de un tratado sobre la insta-
lación de misiles en Cuba. Demandan que
el acuerdo se difunda de inmediato pues
creen que eso puede fortalecer la percep-
ción mundial de un arreglo cubano-sovié-
tico, que persuadiría a Washington de in-
vadir a la isla.
El dirigente soviético se niega y se ape-
ga al plan inicial: visitará Cuba a finales de
noviembre y discutirá con Castro la forma
en que la nación del Caribe puede ser un
buen socio de la Unión de Repúblicas So-
cialistas Soviéticas (URSS).
El 11 de septiembre el líder soviético
anuncia el envío a Cuba de armamento
“defensivo” y su solicitud de que se envíe
personal militar y técnico para adiestrar
al ejército de la isla. Además insinúa ame-
nazante que un ataque contra la nación
caribeña lo sería también contra su país.
El 16 de octubre el asesor de seguridad
nacional estadunidense, McGeorge Bun-
dy, comunica a Kennedy que la CIA con-
firmó la construcción en Cuba de sitios
para el lanzamiento de misiles de media-
no alcance. Asimismo le dice que la agen-
cia identificó cohetes de alcance medio e
intermedio.
Kennedy ordena un bloqueo naval al-
rededor de Cuba (conocido como “cuaren-
tena”) y la activación de la alerta militar.
En una misiva fechada el 22 de octu-
bre Kennedy le dice a Kruschev: “El rápido
lación de la ley internacional y la morali-
dad, ese sería el momento de eliminar tal
peligro para siempre mediante un acto de
clara defensa legítima, no obstante cuán
dura y terrible sea la solución, pues no hay
otra”, escribe Castro en su carta al “queri-
do camarada” Kruschev.
El líder del Kremlin interpretó las lí-
neas de Castro como una exhortación pa-
ra que, en caso de una invasión a Cuba, la
Unión Soviética se adelantara a Washing-
ton y fuera la primera en atacar con misi-
les nucleares a Estados Unidos.
De ser así, Castro colocaría a Cuba en
el altar de los sacrificios en aras de derro-
tar al “imperio” y encumbrar al socialismo.
Esa carta –de 10 párrafos– forma parte
del legajo de comunicaciones que Castro
intercambió con Kruschev, así como las
que éste cruzó con el entonces presidente
de Estados Unidos, John F. Kennedy. Fue-
ron enviadas entre noviembre de 1960 y
diciembre de 1962 y forman parte del libro
Castro y Kruschev. Cartas cruzadas

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 63
I NTERNACI ONAL
/ HI STORI A
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
desarrollo de bases para misiles de largo
alcance y otros sistemas de armas ofen-
sivas en Cuba ha procedido. Debo decir-
le que Estados Unidos está resuelto a que
esta amenaza a la seguridad del hemisfe-
rio sea removida”.
Al día siguiente Kruschev le contesta:
“Debo decir francamente que las medidas
indicadas en su declaración constituyen
una seria amenaza a la paz y la seguridad
de las naciones y sólo pueden ser recono-
cidas como interferencia abierta en los
asuntos internos de la República de Cuba,
la Unión Soviética y otros Estados”.
Y añade: “Espero que el gobierno de
Estados Unidos demuestre sabiduría y re-
nuncie a las acciones perseguidas por us-
ted, que pueden llevar a consecuencias
catastróficas para la paz mundial”.
Botón rojo
A partir de ese momento, los tres involu-
crados cruzan mensajes amenazantes.
El 23 de octubre Kennedy le escribe a
B
ERLÍN.- En octubre de 1962, durante
la Crisis de los Misiles, Fidel Castro
buscó a exoficiales de la Waffen-SS
–el cuerpo de combatientes de élite
del régimen nazi– para que entrenaran a mi-
litares cubanos y estableció contactos con
los ultraderechistas comerciantes de armas
Ernst-Wilhelm Springer y Otto Ernst Remer.
Esto se desprende de documentos que
el Servicio de Inteligencia Federal de Alema-
nia (BND) dio a conocer el pasado viernes
12, a 50 años de la Crisis de los Misiles.
Los documentos –que ese mismo día
fueron difundidos por el diario alemán Die
Welt– son fichas informativas elaboradas en
octubre de 1962 por el BND así como un in-
forme de presentación firmado por Bodo He-
chelhammer, quien dirige el Grupo de Trabajo
e Investigación Histórica de ese organismo.
En el informe se plasman datos y he-
chos que permitieron al BND seguir de cer-
ca la crisis provocada por la instalación de
misiles nucleares soviéticos en Cuba.
Destaca el episodio en el que Castro
buscó reclutar a exmilitares nazis. La ficha
0/317/62 con fecha 26 de octubre de 1962
–en el punto más candente de la crisis– in-
forma que una fuente del BND reportó el re-
clutamiento de antiguos oficiales de la Wa-
ffen-SS para ser utilizados como “instructo-
res” en Cuba.
Los proveedores nazis
YETLANECI ALCARAZ
cualquier cuenta bancaria de Europa”, se-
ñala la nota informativa, cuyo facsímil origi-
nal –junto con los otros documentos– pue-
de ser consultada en la página en internet
del BND.
La “oferta laboral” que Castro ofrecía no
era despreciable. Los dos mil marcos pro-
metidos (mil en moneda cubana y mil en otra
moneda) representaban en aquella época
una gran suma. Algo así como seis veces el
salario promedio de un ciudadano alemán.
Según la misma nota, “fueron cuatro los
exfuncionarios de la Waffen-SS reclutados.
Se habrían embarcado rumbo a Cuba el 25
de octubre de 1962. Los cuatro pertenecie-
“Fueron buscados de manera urgente
y para un inmediato reclutamiento oficiales
paracaidistas, oficiales de las Waffen-SS y
antiguos técnicos de tropa con formación
especial. Como pago se ofrecieron mil mar-
cos alemanes, entregados mensualmente
en moneda cubana y otros mil marcos de-
positados en la moneda de preferencia en
R
e
u
t
e
r
s
Plataformas nucleares. El manto de la URSS
64

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Kruschev: “Reconocerá que el paso que de-
sató la actual cadena de acontecimientos
fue la acción de su gobierno dotando en se-
creto armas ofensivas a Cuba”. Y lo exhorta
a que “ambos mostremos prudencia y no
hagamos nada para permitir eventos que
vuelvan la situación más difícil de contro-
lar de lo que ya es”.
Al día siguiente viene la respuesta in-
dignada de su interlocutor: “Sólo imagine,
señor presidente, que hubiéramos presen-
tado las condiciones de un ultimátum co-
mo el que usted nos ha presentado con sus
acciones. ¿Cómo hubiera reaccionado? Se
hubiera indignado ante tal paso de nues-
tra parte”.
Y alerta: “Estaremos entonces obliga-
dos a tomar las medidas que considere-
mos necesarias y adecuadas para prote-
ger nuestros derechos”.
Las palabras vuelan en el papel. De Ken-
nedy a Kruschev, el 25 de octubre, en cuatro
párrafos: “Le pido que reconozca claramen-
te, señor ministro, que no fui yo quien lan-
zó el primer reto en este caso y que a la luz
de este récord las actividades en Cuba re-
quirieron las respuestas que he anunciado”.
Conciliador y a la vez amenazante el
dirigente soviético le expone al estaduni-
dense el 26 de octubre en un largo escri-
to: “Tengo la sensación de que tiene algu-
na comprensión de la situación que se ha
desarrollado y un sentido de responsabili-
dad. Aprecio esto”.
Prosigue: “Nos amenaza con la guerra.
Pero sabe bien que lo menos que recibiría
a cambio sería lo que nos habría dado. Su-
friría las mismas consecuencias”.
Y le pide: “Normalicemos las relaciones”.
Pero mantiene tensa la palabra: “Si
ha hecho esto como el primer paso hacia
el inicio de la guerra, evidentemente na-
da queda por hacer de nuestra parte sino
aceptar su desafío”.
Es en este punto cuando Castro envía
a Kruschev la citada carta del 26 de octu-
(PSR), que más tarde fue prohibido por el
Tribunal Supremo alemán debido a su ultra-
derechismo. Hasta su muerte, Remer negó
la existencia del Holocausto.
Springer también fue miembro del PSR
y en enero de1962, a raíz de un atentado fa-
llido en su contra, las autoridades investiga-
ron sus actividades comerciales. Fue acusa-
do de violar la ley alemana de explosivos y
armas y de tráfico ilegal de armamento.
Según la tarjeta informativa 0/317/62
del 22 de octubre de 1962, el plan para que
Cuba recibiera las armas fue el siguiente:
Springer y Remer adquirieron las armas en
Bélgica. Las importaron ilegalmente a la Re-
pública Federal de Alemania. Ahí las entre-
garon al representante del Frente de Libe-
ración Nacional (FLN) de Argelia, a quien el
documento sólo menciona como Dr. Serghi-
ni. Éste las envió a Cuba.
El BND conoció los detalles de esta ope-
ración gracias a un informante que tenía
dentro del FLN.
“A partir de este momento –señala la
tarjeta informativa– Cuba ha comenzado a
hacer uso del grupo comercializador Sprin-
ger/Remer para proveerse de armas, tal co-
mo ya lo venía haciendo desde hace años el
FLN. Quedaría aún por comprobar si esto es
resultado de un acuerdo político entre Cuba
y Argelia o bien se puede atribuir a la influen-
cia de los contratantes del Este”.
El documento del BND aventura una
conclusión: Castro ya no quería depender
de las armas soviéticas. O
ron a la Asociación de Antiguos Soldados
de la Waffen-SS”.
Sin embargo, en una comunicación pos-
terior, el BND señala que en realidad sólo
dos de esos exoficiales del régimen nazi ha-
brían llegado a Cuba.
El BND presentó como evidencia de la
presunta presencia de exsoldados alema-
nes en la isla la información radiofónica
transmitida en la isla a las 13:00 horas del 26
de octubre de 1962 en la que se destacaba
el esfuerzo que hacía Cuba por armar una
denominada “brigada extranjera”, dentro de
la cual participarían personas de 22 nacio-
nes, incluida la República Federal Alemana.
“Lo que es evidente es que el ejército
revolucionario cubano mostró poco temor
de estar en contacto con personal con un
pasado nazi, siempre y cuando esto sirviera
para su beneficio”, considera el informe rea-
lizado por Hechelhammer.
Con ayuda argelina
Los documentos del BND también revelan
que el régimen de Castro intentó adquirir ar-
mamento fabricado en países occidentales.
Precisan que con ese propósito La Habana
entró en contacto con Remer y Springer, per-
sonajes de la extrema derecha alemana de la
época. Estos transportaron ilegalmente cuatro
mil metralletas de fabricación belga a Cuba.
Remer fue oficial del ejército alemán y
jugó un papel decisivo para que fracasara el
golpe del 20 de julio de 1944, en el que un
grupo de militares intentó asesinar a Hitler.
Al término de la Segunda Guerra Mundial
fue fundador del Partido Socialista del Reich
bre en la cual le anuncia: “De un análisis
de la situación y los reportes en nuestra
posesión, considero que la agresión es ca-
si inminente dentro de las próximas 24 a
72 horas”. A partir de ello, le dice que si se
efectúa una invasión a la isla, la Unión So-
viética “nunca debe permitir las circuns-
tancias en las cuales los imperialistas
puedan lanzar el primer ataque nuclear
en su contra” y que “sería el momento de
eliminar tal peligro para siempre median-
te un acto de clara defensa legítima, no
obstante cuán dura y terrible sea la solu-
ción, pues no hay otra”.
Al día siguiente, Kruschev envía una
carta a Kennedy en la que, en tono conci-
liador, ofrece una salida al conflicto: “Pien-
so que es posible terminar la controversia
rápidamente y normalizar la situación. Es-
tamos dispuestos a remover de Cuba los
A
r
c
h
i
v
o

h
i
s
t
ó
r
i
c
o

M
I
N
F
A
R
La Habana, 1962. En espera del ataque
I NTERNACI ONAL / HI STORI A

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 65
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
medios que usted reconoce como ofensi-
vos. A cambio Estados Unidos removerá
esos mismos medios de Turquía”, en alu-
sión a los cohetes instalados en abril de
1962 apuntando al sur soviético.
El acuerdo incluiría que ambas super-
potencias asumieran el compromiso de
respetar las fronteras de Cuba y Turquía y
no invadir a esas naciones.
El mismo 27 Kennedy le escribe al so-
viético: “La primera cosa que necesita ha-
cerse es, sin embargo, trabajar para fre-
nar las bases de misiles ofensivos en Cuba
y para inutilizar los sistemas de armas
ofensivas”.
Plantea que la Unión Soviética acuer-
de remover todos los sistemas armamen-
tistas en Cuba bajo la observación y super-
visión de la ONU y otorgue salvaguardias
para no introducirlas de nuevo. A cambio,
ofrece el levantamiento del bloqueo naval
contra Cuba y garantías de que no invadi-
rá esta nación.
El 28 de octubre Kruschev le escribe a
Kennedy: “El gobierno soviético, además
de instrucciones emitidas previamen-
te sobre el cese de labores en los sitios
en construcción para las armas, ha emi-
tido una nueva orden sobre el desmante-
lamiento de las armas que usted describe
como ‘ofensivas’”.
En su respuesta –enviada ese mismo
día– Kennedy le reconoce el gesto: “Pien-
so que usted y yo, con nuestras pesadas
responsabilidades de mantener la paz,
fuimos conscientes de que los sucesos
estaban aproximándose a un punto don-
de los eventos pudieron haberse vuelto
inmanejables”.
Reclamos
El 30 de octubre el dirigente soviético le es-
cribe a Castro: “El acuerdo condujo a la li-
quidación del conflicto en la zona del Ca-
ribe, el cual, como bien se percata, fue
caracterizado por el choque de dos super-
potencias y la posibilidad de su transfor-
mación en una guerra mundial termonu-
clear con el uso de misiles”.
Y reprueba la recomendación que
Castro le hizo en su carta del 26 de oc-
tubre: “Propuso que fuéramos los prime-
ros en lanzar un ataque nuclear contra el
territorio del enemigo. Usted obviamen-
te se da cuenta a dónde hubiera llevado
esto. Hubiera sido el inicio de una guerra
termonuclear.
“Querido camarada Fidel Castro, con-
sidero esta propuesta de usted incorrecta,
aunque entiendo su motivación.”
Kruschev le enumera: “Obviamente
Estados Unidos habría sufrido enormes
pérdidas, pero la Unión Soviética y todo el
campo socialista también las habrían su-
frido. Cuba habría sido quemada en el fue-
go de la guerra. Pero no estamos luchan-
do contra el imperialismo para morir, sino
para aprovechar todas nuestras posibi-
lidades, para perder menos en la lucha y
ganar más”.
El dirigente cierra con optimismo: “Le
deseo éxito, camarada Fidel Castro. Aún
habrá maquinaciones en su contra, pe-
ro, junto con usted, adoptaremos todas
las medidas necesarias para paralizarlas
y continuar con el fortalecimiento y el de-
sarrollo de la Revolución Cubana”.
La réplica de Castro es dura. Escribe
el 31 de octubre, en la que será la última
comunicación directa entre ambos en re-
lación con este conflicto: “Me di cuenta
cuando las escribí que las palabras con-
tenidas en mi carta podían ser malin-
terpretadas por usted y eso fue lo que
ocurrió, tal vez porque no las leyó cuida-
dosamente, tal vez por la traducción, tal
vez porque quise decir mucho en tan po-
cas líneas”.
Le pregunta: “¿Cree, camarada Krus-
chev, que estábamos pensando egoísta-
mente en nosotros, en nuestro generoso
pueblo dispuesto a sacrificarse no de una
manera inconsciente sino completamen-
te seguro del riesgo que corría? Sabíamos,
y no presumo de ignorarlo, que hubiéra-
mos sido aniquilados, como insinúa en su
carta, en el caso de guerra nuclear. Sin em-
bargo eso no nos llevó a pedirle que reti-
rara sus misiles, a pedirle que negociara”.
Y le rebate: “Y no le sugerí que la URSS
debía ser el agresor porque eso sería más
que incorrecto, sería inmoral y desprecia-
ble de mi parte. No sugerí, camarada Krus-
chev, que en medio de la crisis la Unión
Soviética debía atacar, que es lo que su
carta parece decir; en cambio, que ante un
ataque imperialista la URSS debía actuar
sin vacilación y no debía nunca cometer el
error de permitir el desarrollo de unas cir-
cunstancias en las cuales el enemigo rea-
lizara el primer ataque nuclear contra la
URSS”.
El 20 de noviembre empieza a dis-
tenderse la situación, con la anuencia
del dirigente soviético a retirar todos los
misiles en un plazo de 30 días, al tiem-
po que Kennedy ordena el levantamien-
to de la cuarentena naval y la desactiva-
ción de la alerta militar.
La Crisis de los Misiles había sido su-
perada. O
A
P
Kruschev y Kennedy. Negociaciones directas
Blight y Lang. Misivas desclasificadas
66

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Fidel estaba furioso. Washington y Moscú habían resuel-
to la Crisis de los Misiles sin tomarlo en cuenta. Enton-
ces el Kremlin envió al viceministro Anastas Mikoyan a
La Habana con la misión de calmar a Castro y, lo más
importante, acordar el retiro de los misiles nucleares
instalados en Cuba. Un memorándum sobre la reunión
sostenida el 22 de noviembre de 1962 entre ambos per-
sonajes revela los detalles de las tensas negociaciones
que pusieron a prueba la alianza entre la Unión Soviéti-
ca y la Revolución Cubana.
LUCÍA LUNA
–¿
Q
uiere saber mi opinión sin-
cera? –espetó el presidente
cubano Fidel Castro.
–Por supuesto. Como
siempre hemos hablado el
uno con el otro –respondió
Anastas Mikoyan, viceprimer ministro de
la Unión Soviética.
–Muy mala –afirmó Castro.
–¿En qué sentido? –preguntó Mikoyan.
–En todos –reafirmó el cubano.
–¿Le parece mal que se haya levantado
el bloqueo (naval)? –inquirió el soviético.
–No. Que se haya levantado el bloqueo
no. Lo que me parece mal es que hayamos
perdido los aviones Il-28. Precisamente
ahora estamos preparando una respuesta
a las declaraciones de Kennedy en la con-
ferencia de prensa. No nos gusta nada su
anuncio de que van a continuar con los re-
conocimientos aéreos.
Era el 22 de noviembre de 1962 y Cas-
tro se refería a la conferencia que había
dado unos días antes el presidente de
Estados Unidos, John F. Kennedy, anun-
ciando el fin del bloqueo naval sobre Cu-
ba luego de que el líder soviético, Nikita
Kruschev, aceptara el 28 de octubre el reti-
ro de sus misiles nucleares de alcance me-
dio estacionados en la isla.
Misión
en La Habana
Fidel y Mikoyan (en primer plano). Encuentros tensos
I NTERNACI ONAL / HI STORI A

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 67
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Fidel estaba furioso porque Kruschev
lo excluyó de las negociaciones y ni si-
quiera le informó de ellas. De hecho se en-
teró de la retirada de los misiles soviéticos
de Cuba por la radio.
Para deshacer ese entuerto, una vez
que Washington y Moscú superaron la cri-
sis, Kruschev envió a La Habana a Anastas
Mikoyan, un político prudente que gozaba
de la confianza de la cúpula revoluciona-
ria cubana. Pero las conversaciones estu-
vieron lejos de ser tersas, según adelan-
tó en 2006 a la corresponsal de Proceso
Anne Marie Mergier, Sergo Mikoyan, hijo
y secretario particular de Anastas, quien
acompañó a su padre en esa ocasión a Cu-
ba (Proceso, Edición Especial 20).
Sergo, destacado investigador de la
Academia de Ciencias de Rusia, super-
visó la edición de las Memorias de su pa-
dre en los ochenta y publicó él mismo una
monumental Anatomía de la crisis del Cari-
be en la que incluyó un sinfín de testimo-
nios, documentos, fichas y memorandos
oficiales desclasificados de la URSS y de
Estados Unidos, además de registros pro-
pios y de su padre que reunió en un enor-
me archivo.
Sergo Mikoyan murió en 2010. Su ar-
chivo fue donado al National Security Ar-
chive de Estados Unidos. Parte de los do-
cumentos inéditos apareció por primera
vez en inglés este mes en el libro The So-
viet Cuban Missile Crisis. Uno de ellos es el
memorándum de las conversaciones sos-
tenidas ese 22 de noviembre por Anastas
Mikoyan “con los camaradas” que enca-
bezaban el gobierno cubano: Fidel Castro,
Osvaldo Dorticós, Ernesto Guevara, Emilio
Aragonés y Carlos Rafael Rodríguez.
La traductora de los documentos,
Svetlana Savranskaya, publicó ese memo-
rándum de las conversaciones en la revista
Foreign Policy el pasado miércoles 10.
En la nota introductoria “Cuba casi se
convirtió en un poder nuclear en 1962”,
Savranskaya da cuenta de que si bien Krus-
chev y Kennedy acordaron el retiro de los
misiles nucleares de alcance medio, toda-
vía quedaban en la isla armas atómicas de
las cuales los estadunidenses ni siquiera
tenían conocimiento.
Savranskaya dice que la Unión Sovié-
tica había trasladado a Cuba unas 100 ar-
mas tácticas. “Ochenta misiles nucleares
de crucero (FKR), 12 ojivas nucleares de uso
dual para cohetes Luna de corto alcance
y seis bombas nucleares para bombarde-
ros Il-28”. Y la documentación revela que
si bien se retirarían las armas estratégicas,
las tácticas permanecerían y los soviéticos
tenían la intención de entrenar a los cuba-
nos para usarlas.
Pero después de llegar a Cuba el 2 de
noviembre de ese año crítico y a lo largo de
20 días de pláticas frecuentemente agrias
con el liderzgo cubano, Mikoyan empezó a
percatarse del peligro que significaba dejar
esas armas en la isla y, especialmente, en
manos de los cubanos. Informó de ello al
Soviet Supremo y se vio ante el desafío de
informar a sus anfitriones el retiro de todo
el armamento nuclear, sin que por ello de-
jaran de ser sus aliados.
“Camarada Fidel”
A continuación se presentan los mo-
mentos más tensos de la reunión del 22
de noviembre, recogidos por un trascrip-
tor soviético. Además de la cúpula cuba-
na y Mikoyan estuvieron presentes el em-
bajador de la URSS en Cuba, Alexander
Alexeiev, y un intérprete ruso.
“Castro: Sigo de mal humor porque
hay puntos que todavía no me quedan
claros. Lo que más me preocupa es la afir-
mación de Kennedy de que todas las ar-
mas nucleares serán retiradas de Cuba.
¿Prometió eso la Unión Soviética? ¿Es ver-
dad que todas las armas nucleares tácti-
cas ya fueron retiradas?
“Mikoyan: El gobierno soviético no hi-
zo ninguna promesa en cuanto al retiro de
las armas tácticas. Los estadunidenses ni
siquiera tienen información de que están
en Cuba.
“Castro: ¿Entonces las armas nuclea-
res tácticas siguen aquí? ¿Y no se dieron
garantías sobre su retiro?
“Mikoyan: No sobre las armas tácticas
(…) y sí, siguen aquí, en manos del cama-
rada Pavlov. Estas armas no son ofensivas.
Se pueden usar en lugar de los cañones
nucleares.
“Castro: Si no me equivoco se refiere a
las que llamamos Colina.
“Mikoyan: Sí y pueden ser usadas tan-
to con ojivas convencionales como nu-
cleares (…)
“Castro: Hay otra cosa que me preocu-
pa. Partiendo de la afirmación de Kennedy
pareciera que el gobierno soviético aseguró
al de Estados Unidos que todas las tropas
soviéticas se retirarían de Cuba. ¿Es así?
“Mikoyan: Los estadunidenses conocen
las zonas donde los misiles estaban estacio-
nados y por lo tanto también donde estaban
desplegadas las tropas de apoyo.
“Castro: ¿Y cuál es el número de esas
tropas?
“Mikoyan: Actualmente tenemos en
Cuba cuatro regimientos de apoyo de 2 mil
hombres cada uno, es decir 8 mil en total.
Todo su armamento y equipo de comba-
te, incluyendo tanques y vehículos blinda-
dos, serán transferidos a los cubanos. Ha-
brá que pensar en un plan para la retirada
del personal soviético (…) de tal manera
que pueda transmitir a los cubanos sus
conocimientos para operar ese material.”
Fidel insiste en el tema y dice que los
cubanos pensaban que las tropas soviéti-
cas estaban ahí para ayudarlos en caso de
una invasión estadunidense.
“Castro: ¿Significa eso entonces que to-
das las tropas soviéticas son sólo fuerzas
de apoyo?
“Mikoyan: No. Las fuerzas de apoyo son
sólo los cuatro regimientos que apoyan
un batallón de misiles. En total hay 34 mil
efectivos militares soviéticos en Cuba (…)
Empezaremos la retirada del personal de
apoyo de acuerdo con un calendario coor-
dinado con ustedes.
“Castro: Sería mejor no apresurar-
se con la retirada de las tropas soviéticas.
Aunque me temo que los estadunidenses
se los recordarán pronto.”
Mikoyan hace a continuación un ale-
gato de que los estadunidenses saben con
quién se están metiendo (los soviéticos),
que no quieren una confrontación y que
son más las declaraciones que las acciones.
“Castro: Las garantías estadunidenses
A
P

p
h
o
t
o

/

I
s
m
a
e
l

F
r
a
n
c
i
s
c
o
,

C
u
b
a
d
e
b
a
t
e
Cuba. Adiós a las armas nucleares
68

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
no tienen gran significado para nosotros.
No había garantías antes del 22 de octubre
(…) y el bloqueo era más o menos el mis-
mo. Pero teníamos los bombarderos Il-28.
Ahora nuestra situación está peor. Acep-
tamos su retirada sólo para ayudar a la
Unión Soviética.
“Mikoyan: No, camarada Fidel (…) Si
comparamos la situación cubana de junio
pasado con la actual de noviembre, vere-
mos que ha mejorado tanto en el aspec-
to militar como en el político y diplomá-
tico. Recordemos que los estadunidenses
estaban preparando una operación bajo el
nombre codificado de Ortsac, es decir Cas-
tro al revés. ¡Planeaban el desembarco de
20 mil marines!
“Castro: Bueno, ¡la invasión sólo era
hipotética! (…) Vimos la posibilidad de
una invasión inclusive en octubre, pero
sólo era una probabilidad.
“Mikoyan: Fue usted, camarada Fidel,
quien nos informó que era posible un ata-
que de Estados Unidos contra Cuba en las
siguientes 24 horas. El primer objetivo sería
destruir los misiles y el segundo la invasión.
“Castro: Creo que lo principal era ata-
car las bases de misiles y la invasión era
mucho menos probable. Y tampoco creo
que una invasión hubiera causado una
guerra mundial. Ese peligro estuvo presen-
te en el momento en que los misiles sovié-
ticos fueron descubiertos. Obviamente los
especialistas militares soviéticos no toma-
ron todas las medidas necesarias para ca-
muflarlos. Deberían haber usado los cohe-
tes aintiaéreos contra los U-2 para que no
los descubrieran.
“Mikoyan: Ya le dije, camarada Fidel,
que cuando recibí su telegrama sobre una
invasión inminente, de inmediato se le dio
la orden al camarada Pavlov de poner a las
fuerzas soviéticas en Cuba en alerta máxi-
ma (…) para repeler junto con ustedes la
agresión. Si la invasión por parte de los es-
tadunidenses hubiera empezado, eso hu-
biera conducido a una confrontación global.
“Castro: Tal vez… pero cuando escribí
mi telegrama a Kruschev tenía más bien
en mente la posibilidad de que los estadu-
nidenses atacaran las bases de misiles.Si
hubiera sabido que tomaría la decisión de
retirarlos, no hubiera escrito eso.”
“Si lo hubiéramos sabido”
Castro expone que los cubanos no cono-
cían el marco en que los misiles estratégi-
cos serían utilizados ni las medidas que se
tomarían para impedir que los enemigos
los descubrieran. “¡Estamos hablando de
una base de defensa a 90 millas de Estados
Unidos, es lógico que la detectaran!”, excla-
ma y reclama que ellos dieron su confianza
a los soviéticos por su experiencia militar y
política, pero evidentemente no hicieron lo
adecuado. “Muchas cosas no estaban claras
para nosotros cuando los misiles ya venían
hacia Cuba”, se queja y sigue…
“Castro: Todo empezó cuando el maris-
cal (Sergey Biryuzov) encargado de la arti-
llería aérea nos prometió los misiles. Creí-
mos que serían entregados a Cuba, pero no
en su interés, porque no los necesitamos.
Luego di mi consentimiento, pensando que
cumplíamos con nuestra obligación ha-
cia el campo socialista. Asumimos el ries-
go creyendo que éste también lo asumiría
por nosotros. Estábamos inclusive prepa-
rados para una guerra nuclear en caso de
que la Unión Soviética fuera atacada. Aho-
ra veo que el gobierno soviético no estaba
dispuesto a hacer lo mismo por nosotros.
“Mikoyan: Nosotros también estába-
mos dispuestos a hacer sacrificios por Cu-
ba. El temor de los estadunidenses no era
tanto porque nosotros desplegáramos mi-
siles en la isla, sino porque se los transfi-
riéramos a ustedes.
“Castro: ¿La Unión Soviética no trans-
fiere armas nucleares a otros países?
“Mikoyan: Tenemos una ley que prohíbe
la transferencia de cualquier arma nuclear,
I NTERNACI ONAL / HI STORI A

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 69
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
incluidas las tácticas, a otro país. Nunca las
hemos transferido ni pretendemos transfe-
rirlas a nadie. Las armas nucleares perma-
necen en nuestras manos y sólo se utiliza-
rían en caso de guerra para defender a todo
el campo socialista.”
(En este punto Savranskaya aclara que
Mikoyan mintió: No era cierto que hubie-
ra una ley soviética que prohibiera la tras-
ferencia de armas nucleares a otro país).
“Castro: ¿Y no sería posible que las ar-
mas nucleares tácticas permanezcan en
Cuba en manos soviéticas, sin transferir-
las a los cubanos?
“Mikoyan: No. No es posible porque si
no hay una base soviética en Cuba, los ofi-
ciales soviéticos sólo podrían actuar como
asesores del ejército cubano. Los estadu-
nidenses no saben que las armas tácticas
están aquí y las estamos retirando no por-
que ellos quieran, como usted cree, sino
por nuestra propia voluntad.
“Castro: Comprendo… pero nosotros
pensábamos que una estrategia conjunta
serviría para fortalecer los lazos entre los
países del campo socialista, tanto en lo po-
lítico como en lo psicológico. No eludimos
nuestra responsabilidad (…) Entendimos
sus argumentos… pero no pensamos que
escogerían la opción menos peligrosa. Si lo
hubiéramos sabido no hubiéramos acep-
tado el despliegue de misiles soviéticos en
Cuba (…) Hicimos concesiones y no nos
aportaron nada más que el levantamiento
del bloqueo ( naval).
“Mikoyan: ¿Y qué concesiones hicieron?
“Castro: ¿Qué cree que somos? ¿Un cero
a la izquierda, un guiñapo? Quisimos ayu-
dar a la Unión Soviética a salir de una situa-
ción difícil (…) Ni siquiera pudimos disparar
contra los U-2 mientras los estadunidenses
violaban constantemente nuestro espacio
aéreo al despegar de Guantánamo. (…) Re-
petidamente hemos protestado por ello y
todo esto es muy desagradable para noso-
tros. Se lo digo con toda sinceridad.
“Mikoyan: Valoro su sinceridad, pero
nosotros vemos los resultados de un mo-
do diferente. Fue un éxito que se levantara
el bloqueo, y así lo ven el Comité Central
y Kruschev. Su carta a U Thant (entonces
secretario general de la ONU) fue publica-
da en Pravda con el título La decisión debe-
ría ser aceptable para todos.”
El tema vuelve sobre el camuflaje de los
misiles nucleares y Castro se queja de que
los soviéticos ni siquiera consultaron a los
cubanos sobre las condiciones del terreno
ni las mejores opciones para ocultarlos. Él
mismo, dice, vio accidentalmente los misi-
les en posición de combate durante uno de
sus viajes. “Pero, para decir la verdad, nun-
ca nadie me invitó a verlos. Sólo los vi des-
pués de que los desmantelaran”.
“Mikoyan: Es cierto, nuestros militares
obviamente fallaron al no tomar en cuenta
las grandes habilidades de los cubanos. (…)
“Castro: Desafortunadamente, nos
abstuvimos de hacer preguntas, porque el
plan fue preparado en la Unión Soviética.
Por supuesto nosotros sabemos menos de
asuntos militares que ustedes; pero cono-
cemos mucho mejor nuestras condiciones
geográficas y nuestros recursos. Y eso por
supuesto nos ofende.”
Tratado militar
Mikoyan empieza a hablar de las bases mi-
litares estadunidenses en Turquía; dice
que las tienen permanentemente vigila-
das y que hay misiles soviéticos apuntan-
do a ellas. Castro pregunta si pedirán a Es-
tados Unidos la remoción de esas bases. El
intérprete vuelve a equivocarse y pregun-
ta si Washington le ha pedido a los sovié-
ticos retirar sus misiles. Hay un momento
de agitación, luego Fidel vuelve a los cohe-
tes nucleares.
“Castro: ¿Así que tienen una ley que
prohíbe la transferencia de todo tipo de ar-
mas nucleares a otros países? Es una lásti-
ma. ¿Y cuándo van a derogar esa ley?
“Mikoyan: Ya veremos. Ése es nuestro
derecho.
“Castro: ¿Y si ustedes usan sus misi-
les desde territorio soviético, pueden dar
con precisión en blancos estadunidenses?
“Mikoyan: Sí, pero si atacamos a Esta-
dos Unidos, eso naturalmente provocaría
un ataque de ellos contra Cuba.
“Castro: En el caso de una guerra
mundial, los misiles nucleares tam-
bién los golpearían a ustedes.
“Mikoyan: Claro. Las armas que
Pavlov les va a transferir son de gran
importancia para la defensa de Cuba
en las condiciones actuales. Por ejem-
plo ustedes tienen tanques T-34 y no-
sotros los nuevos tanques T-55. Sus
cañones están equipados con un me-
canismo giroscópico, que asegura la
precisión de los disparos mientras el
tanque está en movimiento. Es el más
moderno.”
A continuación Mikoyan comen-
ta que tanto Estados Unidos como la
Unión Soviética han levantado sus medi-
das de emergencia y pregunta a Castro si
Cuba está dispuesta a hacer lo mismo.
“Castro: Sí, también planeamos hacer-
lo. Pero quiero hacerle otra pregunta, ca-
marada Mikoyan. ¿Dónde puedo comprar
bombarderos?
“Mikoyan: Ya hablamos sobre los Mig-
21. Estos aviones son capaces de realizar
todo tipo de tareas de combate (…) Son los
más modernos (…) Por lo que concierne a
los Il-28, usted mismo sabe que son obsole-
tos, es mejor usarlos como señuelos.
“Castro: Y entonces, ¿para qué nos los
enviaron?
“Mikoyan: Acompañados de aviones
de combate pueden ser muy últiles para
la defensa.”
Fidel ironiza y pregunta si tal vez po-
drían utilizarlos para proteger sus barcos
de pesca. Luego vuelve al asunto que le in-
teresa: Un tratado de asistencia militar con
la Unión Soviética como los que ésta tenía
con otros países socialistas y contar con
tropas soviéticas en Cuba.
“Castro: (…) Les pedimos que no se
apresuren con la retirada de tropas (de la
isla). Creemos que nuestras fuerzas, so-
las, no sirven como disuasión. Hay con-
diciones nuevas: el acuerdo militar que
firmamos sigue vigente, pero las tropas
soviéticas deben ser retiradas, porque in-
comodan al imperialismo. (…) Creo que
sería deseable abrir negociaciones so-
bre un nuevo tratado. (…) Todos los paí-
ses socialistas de Europa tienen acuer-
dos militares con la Unión Soviética. Si
nosotros firmáramos también un nuevo
acuerdo, eso funcionaría como un fuerte
factor disuasivo (…)
“Mikoyan: Camarada Fidel, ¿está us-
ted pensando en el Pacto de Varsovia?
“Castro: No. Estoy pensando en un
acuerdo militar bilateral (…) Si sustituyéra-
mos el actual por otro no creo que el impe-
rialismo pudiera emplearlo como un arma
política contra Cuba y la Unión Soviética.
(…) Un paso así reforzaría la confianza del
pueblo cubano y de todos los pueblos de
América Latina hacia ustedes (…).
“Mikoyan: Como usted sabe, Kruschev
ha dicho que entendemos la responsabili-
dad de la URSS en la defensa de Cuba fren-
te a la agresión imperialista. (…) En lo que
concierne a los medios de disuasión, éstos
se ubican en territorio soviético. Kruschev
ya dijo que los misiles que se retiren de Cu-
ba serán apuntados contra Berlín.”
Mikoyan habla de un posible acuerdo
de no agresión entre el Pacto de Varsovia y
la OTAN para distender la tensión mundial,
pero Castro vuelve al acuerdo bilateral.
“Castro: Camarada Mikoyan, para no-
sotros sería muy importante sentir un es-
cudo protector en la forma de un acuerdo
militar. Le rogaríamos que la URSS no se
apresurara con el retiro de tropas.” O
C
a
r
l

M
y
d
a
n
s

/

L
I
F
E
La “cuarentena” naval
70

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012
I NTERNACI ONAL / HI STORI A
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Cincuenta años después de la Crisis de los Misiles aún
prevalecen los lugares comunes sobre lo que sucedió:
que los cohetes nucleares desplegados en Cuba eran
para atacar a Estados Unidos, que la habilidad política de
Washington evitó la catástrofe, que el gobierno de Fidel
Castro no cooperó para poner fin al conflicto, que tras
esta crisis el mundo fue más seguro… Rafael Hernán-
dez, intelectual cubano y director de la revista Temas,
aborda varios de “los mitos” en torno a ese episodio
histórico y señala que se desperdició la oportunidad de
establecer un instrumento de paz estable que hubiera
evitado muchos problemas al mundo.
El 14 de octubre de 1962 un avión U-2
de reconocimiento que volaba sobre Cuba,
espiando desde la estratosfera lo que ocu-
rría en la isla, tomó fotos de una base de
cohetes nucleares en fase de construcción
cerca de San Cristóbal, en la provincia de
Pinar del Río, al occidente de La Habana.
Una semana después el presidente John
F. Kennedy denunciaría, en una dramáti-
ca comparecencia televisiva, que la Unión
Soviética estaba instalando cohetes estra-
tégicos en la mayor de las Antillas, a só-
lo 90 millas de territorio estadunidense.
Se iniciaba así lo que muchos consideran
el acontecimiento más grave de la Gue-
rra Fría, conocido desde entonces como la
Crisis de los Misiles.
Ristras de libros, artículos, tesis docto-
rales, filmes documentales y de ficción se
han dedicado a examinar ese momento,
Los mitos de la crisis
R A F A E L H E R N Á N D E Z
L
I
F
E
Misiles en Cuba. El mundo en vilo

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 71
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
cuando ambas superpotencias estuvieron
más cerca que nunca de “apretar el gatillo
nuclear”, como se decía entonces. Esta me-
táfora correspondía con la imagen de dos
cowboys enfrentados por la supremacía del
mundo: de una parte un Kennedy resuel-
to, plantado en la calle principal del pueblo
con las manos sobre las cachas de sus pis-
tolas, y de otra, un villano Nikita Kruschev,
que al final no tendría más opción que reti-
rarse con el rabo entre las piernas.
Esta visión más bien peliculera de la
crisis, predominante durante décadas y
que todavía hoy circula en muchas partes,
no sólo extraía la lección de que la intran-
sigencia de un presidente macho había
salvado al mundo libre, sino que la toma
de decisiones durante los míticos 13 días
que aquella había durado era un ejemplo
de manual acerca de cómo el aplomo, la
lucidez y el apego al funcionamiento re-
glamentado de las instituciones a cargo
de la seguridad nacional había permitido
conducir la crisis a buen término.
XXX
Aprovechando el clima de distensión de
los años postreros de la Unión Soviética,
a finales de los ochenta un grupo de aca-
démicos estadunidenses convenció a los
veteranos de ambos gobiernos para sen-
tarse a revisar de manera ecuánime y do-
cumentada, con el beneficio del tiempo
transcurrido, lo que había pasado real-
mente en los días de la crisis. Después de
las dos primeras conferencias, celebradas
en Estados Unidos, y de conseguir la des-
clasificación de varios miles de documen-
tos de ambos lados, el grupo de trabajo
acordó planear la siguiente en Moscú. Por
iniciativa de algunos de los participantes
y la anuencia de los anfitriones rusos, se
invitó por primera vez a los cubanos.
Por razones de espacio no me puedo
detener aquí en los detalles de aquella
conferencia tripartita de Moscú, en el in-
vierno de 1990, ni en los pasos posteriores,
que culminaron en la conferencia de La
Habana en 1992, apenas un año después
del desmantelamiento de la URSS. Gra-
cias a aquellas reuniones la historia escri-
ta sobre la crisis dio un salto espectacular
y se desvaneció en buena medida la ma-
yor parte de los lugares comunes que se
habían tejido durante tres décadas.
Años después una película como 13
días (2000) podría reflejar la atmósfera de
paranoia, incertidumbre, miedo y cabos
sueltos que predominó en Washington y
mostrar cómo la negociaciones secretas
con los rusos, a espaldas de la mayoría del
Consejo de Seguridad Nacional, y las con-
cesiones mutuas habían sido la llave pa-
ra un arreglo. Típicamente, sin embargo,
el espectador de 13 días no se entera de
lo que estaba pasando en Moscú ni en La
Habana ni puede explicarse, sobre todo,
por qué la Unión Soviética y Cuba decidie-
ron la instalación de los cohetes en la isla,
como no fuera la consabida maldad ínsi-
ta en ambos regímenes. A pesar de aque-
llas reuniones tripartitas los mitos alrede-
dor de la crisis nos siguen acompañando.
El primer mito consiste en que la ins-
talación de los cohetes se dirigía a lanzar
un ataque nuclear contra Estados Unidos.
A raíz de esos hechos de abril de 1961
–cuando una fuerza militar de mil 400 an-
ticastristas, dirigida y desembarcada por
la CIA en Playa Girón, en el sur de la isla,
fuera derrotada en 66 horas–, tanto la in-
teligencia soviética como la cubana tuvie-
ron señales de que Estados Unidos había
aprendido la lección de mala manera y se
preparaba para lanzar un ataque directo
con sus propias tropas sobre la isla.
El ejército de Estados Unidos empezó a
reclutar y entrenar a un creciente núme-
ro de cubanos en sus propias unidades y
a ejercitarse en maniobras de desembarco
en la isla de Vieques, Puerto Rico. El Con-
sejo de Seguridad Nacional implementó
una nueva estrategia de acción contra Cu-
ba, denominada Plan Mangosta. Siguiendo
este plan supersecreto, numerosos grupos
paramilitares se estaban infiltrando en la
isla con el propósito de controlar un terri-
torio (como las montañas del Escambray,
en la región central) y declarar un gobier-
no provisional que reclamara la interven-
ción de Estados Unidos. Aunque no cono-
cía los detalles de Mangosta, la seguridad
del Estado cubano, que desde entonces ha-
bía penetrado las organizaciones anticas-
tristas, se daba cuenta de que un plan de
mayor escala estaba en marcha.
Con el fin de disuadir a Estados Unidos
de que una invasión sería muy costosa, el
gobierno cubano le pidió a la URSS que am-
pliara y modernizara su armamento con-
vencional. La respuesta soviética fue ofre-
cerle cohetes nucleares de alcance medio
(mil 200 millas) e intermedio (2 mil 200 mi-
llas). Bajo la presión de aquella situación
los cubanos aceptaron la oferta y le propu-
sieron al primer ministro Kruschev la fir-
ma y anuncio oficial de un Pacto de Defen-
sa Mutua Soviético-Cubano. Éste respondió
que no era necesario anticiparse a la insta-
lación de los cohetes, pues la inteligencia
militar de Estados Unidos no iba a descu-
brirlos. Una vez terminadas las bases Krus-
chev visitaría La Habana, en diciembre de
1962, y junto con Fidel Castro proclamarían
el Pacto de Defensa y su objetivo de garan-
tizar la seguridad de Cuba.
El segundo mito es que la decisión de
la URSS y Cuba de instalar cohetes en la
isla fue la causa eficiente que desencade-
nó y desplegó la crisis.
En sentido estricto desde la perspectiva
del derecho internacional y de las prácticas
de la Guerra Fría la instalación de los cohe-
tes no era un acto ilegal ni anormal y hu-
biera podido desarrollarse sin necesidad
de llegar al borde de una guerra nuclear.
Dos fueron los principales errores que
complicaron la situación y la hicieron
abortar en la forma de crisis, prolongán-
dola 30 días.
El primero fue la desproporcionada re-
acción estadunidense, más dictada por fac-
tores de política interna –las elecciones
congresionales próximas– y por el efecto
simbólico de las bases soviéticas para su ex-
clusividad regional, que por la significación
militar real de los misiles para la balanza es-
tratégica con la URSS. Cuando los expertos
del Pentágono concluyeron su evaluación
sobre los cohetes en Cuba, ya avanzada la
crisis, se reveló que Estados Unidos seguía
superando en más de veinte veces a la URSS
en su capacidad de destrucción nuclear.
El segundo error fue la táctica soviéti-
ca de ocultar, primero, la existencia de los
cohetes y de limitarse luego a argumen-
tar que no eran “armas ofensivas”, en lu-
gar de afirmar el derecho de Cuba y la URSS
a situar en la isla las armas que estimaran
convenientes para su defensa, igual que
hacía Estados Unidos con sus aliados alre-
dedor de la URSS y de publicar el texto del
Pacto de Defensa, cuyo borrador había sido
acordado ya entre los dos gobiernos.
El tercer mito es que Estados Unidos
adoptó una política razonable, firme, pe-
ro la menos peligrosa posible, suficien-
temente moderada como para dejar a la
URSS la alternativa de recapacitar.
XXX
De hecho, sin embargo, el bloqueo de la
isla por más de 200 barcos y decenas de
aviones de Estados Unidos (llamada “la
cuarentena”, como si se tratara de con-
tener la propagación de un virus), no te-
nía eficacia militar pues no anulaba las
armas nucleares ya instaladas; más bien
anunciaba una ruta de colisión con las
unidades navales soviéticas, lanzaba vue-
los a baja altura sobre la isla y reiteraba el
ultimátum en vez de la negociación.
Los soviéticos no supieron afrontar po-
líticamente la situación creada y cometie-
ron también movidas incongruentes. En
aquel contexto Cuba advertiría la gravedad
de las consecuencias de cualquier acción
imprevista o fuera de control. Las cartas
de Fidel Castro a Kruschev reflejan la per-
cepción del enorme peligro que se advertía
desde la isla, a partir de un probable ata-
que preventivo de Estados Unidos contra
72

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
las bases soviéticas, que se podría conver-
tir en el detonante de un conflicto nuclear
y conllevar el primer golpe contra Moscú.
Paradójicamente Fidel Castro y
Kennedy compartían esa preocupación,
derivada de la lógica de los militares en el
Consejo de Seguridad Nacional, lo que no
era visto en toda su gravedad por los so-
viéticos desde Moscú. Estos la llamaron
“Crisis del Caribe” como si fuera un en-
frentamiento regional que no escalaría,
ya que supuestamente ninguna de las dos
partes estaría impelida a atacar el territo-
rio continental de la otra.
Sin embargo, si Estados Unidos hubie-
ra lanzado un ataque masivo contra varios
millones de cubanos y 40 mil soldados so-
viéticos en Cuba, ¿se habrían quedado cru-
zados de brazos los militares y el gobierno
en Moscú? Y de ser así, ¿habrían aceptado
la misma suerte los generales soviéticos en
Cuba, quienes sí tenían poder de decisión
sobre el uso de misiles nucleares tácticos
emplazados en las costas para enfrentar
una posible invasión?
Un cuarto mito es que Cuba no coope-
ró con el fin de la crisis pues Fidel Cas-
tro estaba ofendido con los soviéticos por
haberlo ignorado en la negociación del
acuerdo y de hecho prefería que éstos ata-
caran a Estados Unidos.
Deliberadamente la URSS decidió no
involucrar a Cuba en el proceso negocia-
dor. Por una parte pensaba que no se podía
dar el lujo de introducir ningún elemento
que complicara y retrasara la consecución
del acuerdo; probablemente también rece-
ló de la emotividad cubana y de su alarma
ante un ataque estadunidense y asumió
que bajo esa tremenda tensión los dirigen-
tes cubanos no serían realistas.
Sin embargo, el hecho es que éstos nun-
ca cuestionaron el control soviético sobre
las bases, no entorpecieron el desmantela-
miento de los misiles, permitieron los vue-
los rasantes sobre la isla hasta el 15 de no-
viembre, recibieron al secretario general de
la ONU y le expusieron su disposición nego-
ciadora, mantuvieron la comunicación con
los militares soviéticos en Cuba y presenta-
ron una agenda donde se recogían sus prin-
cipales preocupaciones de seguridad nacio-
nal frente a Estados Unidos: fin del bloqueo
económico, de las operaciones encubiertas
violentas (incluidos actos terroristas) y de-
volución de la base naval de Guantánamo.
Éste no era un plan maximalista ni excesivo
en términos del derecho internacional.
Aunque Cuba –precisamente por no
haber participado en el acuerdo– no ad-
mitió la supervisión del desmantelamien-
to de los misiles en el terreno ni tampoco
se plegó a la idea de que los vuelos rasan-
tes se prolongaran indefinidamente para
evitar contingencias militares peligrosas,
en todos los demás aspectos cooperó ac-
tivamente por alcanzar el fin de la crisis.
Entre los mitos generados por la cri-
sis el último es que al evitar la guerra nu-
clear el mundo posterior fue más seguro,
incluidos los intereses estadunidenses, y
que aquel desenlace fue un modelo para
solucionar conflictos.
Paradójicamente en las décadas que
siguieron a la crisis la carrera nuclear dio
lugar a una fuerza naval soviética tan po-
derosa que no sólo se alcanzó la paridad
nuclear sino la capacidad de barrer varias
veces –sin necesidad de bases en Cuba–
todas las ciudades estadunidenses, algo
que no hubieran podido lograr los misiles
de 1962.
El entendimiento que puso fin a aque-
lla crisis logró detener la colisión nuclear
en curso, pero no estableció un instru-
mento para una paz estable en la región.
Fue un simple compromiso verbal en-
tre dos presidentes que murieron o per-
dieron sus cargos muy poco después y
que nunca se tradujo en un acuerdo ofi-
cial o tratado de obligatorio cumplimien-
to. Aunque el presidente Kennedy renun-
ció a invadir directamente Cuba a cambio
de la retirada de los misiles de la isla, en
diversas oportunidades presidentes de
Estados Unidos, como Ronald Reagan y
otros altos dirigentes, han ignorado la
existencia de aquel compromiso.
También fue una oportunidad perdida
para la concertación internacional. El con-
flicto no fue llevado al marco de la ONU,
donde se hubiera podido promover una
solución multilateral, ya que el consen-
so internacional –sobre todo de los países
no-alineados y algunos influyentes, como
México– era favorable a un arreglo.
Hoy se sabe que la diplomacia estaduni-
dense en privado no era inflexi-
ble a la negociación y que en la
mesa del Consejo de Seguridad
Nacional llegó a emerger la cues-
tión de Guantánamo, así como
otras piezas de cambio que no
se admitieron públicamente, en
particular los cohetes en Turquía
que se retiraron meses después
como parte secreta del acuerdo
con Kruschev.
Cuando se avanzaba en las
maniobras diplomáticas necesa-
rias para un acuerdo negociado,
se produjo un aterrizaje forzoso.
El “entendimiento” no fue pro-
ducto de una concertación ba-
sada en la ley internacional sino
un acomodo pragmático dictado
por el horror de la guerra nuclear;
una oportunidad perdida para so-
lucionar un conflicto cuyas deri-
vaciones regionales en América
Latina, el Caribe y África podrían
haberse ahorrado, evitando cos-
tos humanos, materiales y políti-
cos muy altos, y que se perpetúa
medio siglo después.
A
r
c
h
i
v
o

h
i
s
t
ó
r
i
c
o

M
I
N
F
A
R Soviéticos en Cuba. Hermandad con reservas
I NTERNACI ONAL / HI STORI A

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 73
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
74

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

JAVIER VALDEZ CÁRDENAS
L
os gritos del hombre jalaron sus ojos: dos jóvenes
armados con cuernos de chivo lo golpeaban y pa-
teaban, tratando de domarlo, para luego subirlo al
vehículo en que viajaban.
Ella apenas salía de la casa y escuchó todo
cuando pasó por ahí, en ese céntrico sector. Pri-
mero pensó que era algún pleito doméstico, un habitual y mati-
nal jaloneo verbal en el caserío aquel, por eso no hizo caso; pero
cuando oyó a los pistoleros que querían someterlo, volteó.
“El señor decía ‘no fui yo, compa. Yo no dije nada, no hablé. Por
mi mamacita, por Dios’, repetía a gritos, llorando”, manifestó Re-
beca, quien pasaba por el lugar, ubicado por la calle Escobedo, a
pocos metros de la avenida Nicolás Bravo, muy cerca del restau-
rante de comida china, China Loa, en el primer cuadro de la ciudad.
En el saldo de la guerra de Felipe Calderón contra el narco
no sólo se acumulan más de 65 mil muertos, sino decenas
de miles de desaparecidos y desplazados. En su más reciente
libro, Levantones. Historias reales de desaparecidos y vícti-
mas del narco, el reportero Javier Valdez Cárdenas reúne
un conjunto de reportajes y testimonios acerca de quienes
fueron privados de la libertad o de la vida; le da voz a los
sujetos del verbo “levantar”, cuyo nuevo significado impli-
ca devastación de familias enteras. Con autorización de la
editorial Aguilar se ofrecen aquí fragmentos del libro, que
próximamente estará en circulación.
“¡No me lleven,
por favor!”
R
i
c
a
r
d
o

R
u
i
z
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 75
LI BROS
El hombre berreaba como animal al cadal-
so. Llanto con súplicas, manoteo para asirse del
aire, del barandal de la puerta de su casa, de las
pocas plantas que su mujer había sembrado en
el paupérrimo jardín frontal.
Uno le dio un cachazo en el pómulo izquier-
do. El otro le pateó el abdomen en dos ocasio-
nes. Y cuando pensaban que aquel por fin ha-
bía desistido de luchar, intentaron levantarlo,
tomando manos y pies, en vilo. Fue en vano. El
desconocido pesaba mucho y el esfuerzo que
realizaban era insuficiente.
“No me lleven, oigan, por favor. Yo no fui, no
dije nada”, les decía el hombre. Rebeca señaló
que aquellos homicidas parecían no escuchar.
Ellos, como bestias, pateaban a su víctima y le
daban golpes con las culatas de los fusiles auto-
máticos. Lo único que importaba era someterlo y
después subirlo al automóvil que los esperaba y
en el que se irían sin problema alguno.
“Cállate pendejo”. El vecino amarraba sus
manos a los tubos verticales, a la cerca de alam-
bre, al aire, a la vida. “No me lleven, por favor”.
Las respuestas fueron nuevas órdenes de que
guardara silencio y amenazas de que ahí mismo
lo iban a matar. Uno de los sicarios, al parecer el más joven, sa-
có un arma corta y cortó cartucho. Le apuntó a la cabeza y le gri-
tó que iba en serio, que más valía que se calmara y se subiera al
automóvil.
“Era un hombre corpulento, de alrededor de 130 kilos. Traía
camiseta sin mangas y pantalón azul. Bigote que adornaba sus
hinchados cachetes y su barba de espinas”, recordó ella.
Los hombres lo golpeaban. No podían con él, con ese peso.
El hombre se quedó tendido, en el suelo. Parecía rendido. Pero
cuando los sicarios arremetieron de nuevo para levantarlo, fra-
casaron otra vez.
La mujer trató de distraerse para no escuchar ni voltear a ver.
Iba con sus dos hijos y los distrajo rápido, trató de conversar para
que no escucharan los gritos ni los llantos, y bloqueó con su cuer-
po el escenario de la agresión. “Uno de los niños me preguntó qué
pasa. ‘Nada, hijo. Sólo están peleando, son señores que discuten,
que quieren arreglar sus problemas. Es todo, no te preocupes’. La
verdad eso fue lo que se me ocurrió, con tal de salir a salvo de ahí”.
Dijo que con movimientos veloces se montó en el asiento del
conductor y salió rápido de la cochera. Aceleró sin revisar el re-
trovisor, musitando un “no veo, no veo”, que apenas se oía. A lo
lejos, el aquelarre de fusiles, patadas y jaloneos seguía vivo. A los
dos se unió el que los esperaba en el vehículo.
Otros pasaban por ahí. Lo hacían en los camiones de transpor-
te colectivo, en automóviles propios o a pie. Todos huyeron. Pasaron
y apuraron. Fingieron no ver. Pretendieron olvidar. “Esto ya fue, ya
pasó.” Y emprendían la retirada, apenas se daban cuenta de lo que
aquel trío de gatilleros hacía con el hombre al que pretendían pri-
var ilegalmente de la libertad. “No voltees, están levantando a uno.”
Ésa era la consigna. Bandera para la sobrevivencia. Dosis suficien-
te en ese tratamiento de resignación: “No veo, no oigo, no hablo.”
Ella golpeaba el volante, queriendo distraerse. Pensó que así
podía recordar alguna canción, huir más velozmente. O hacer
un poco de música y envolver con ella a sus hijos, que todavía
tenían los ojos más abiertos que de costumbre, que tenían cara
de espanto. Buscó en el dial la estación del noticiario que a dia-
rio escuchaba; quería cancelar el recuerdo, los gritos, el llanto, el
ruego. Se alejó titiritando en verano, bajo un sol malhumorado
que a esa hora, alrededor de las nueve, ya arrojaba sus llamean-
tes e insufribles rayos invisibles sobre las cabezas de los culichis.
Y se fue de ahí, cavilando, “voy a subir de peso”.
Encobijado
“Tons qué. Por última vez, dónde está el cuer-
no. El dinero vale madres, no hay pedo. Pero el
cuerno, ése sí”, le dijo el gatillero. El muchacho
estaba temblando y no de frío. Uno le apunta-
ba con una pistola. Otro le dio varios cachazos
y le metió el cañón oscuro en la boca: un inva-
sivo sabor amargo y cobrizo.
Tartamudeó. “Yo, yo, yo. No, no, no. No sé. No
sé co-co-compa. No sé nada”. La mandíbula se
le volvía insumisa y contestona. Le respondió el
que tenía más cerca que se dejara de pendeja-
das. “Te vamos a matar si nos sigues echando
mentiras, pinche ‘tacuache’”.
Lo envolvieron en una cobija a cuadros.
Atado de manos con un mecate amarillo, de
nailon. Los pies se los amarraron con una cinta
adhesiva color café. La forma en que forraron
su cuerpo con esa gruesa prenda, de cuadros
verdes y negros, pudo recordarle a sus padres,
los cuidados, su infancia. Pero no. La muerte es-
taba a tres palabras.
“Quién fue, pendejo. Dilo”. El incauto confesó que El Chute fue
quien se quedó con el fusil automático que tanto reclamaban aque-
llos homicidas. Soltó el llanto de un bebé en desgracia y abandonado.
“Cállate el hocico, cabrón. Si no, aquí mismo te matamos”. Le
dio una cachetada y le pusieron los pies encima. Iba en el piso de
la parte trasera del automóvil.
Les dijo quién y cómo era El Chute. Y dónde vivía. Se dirigían
a buscarlo, en la colonia Emiliano Zapata, al sur de la ciudad, en
Culiacán. No lo supo hasta que escuchó las voces. Reconoció a
los del barrio, los de la casa del que buscaban. El Chute salió dis-
parado por la calle de atrás.
“Allá va, allá va”, gritó alguien. Se subieron al carro y lo persiguie-
ron por las calles, entre casuchas de madera y lámina. El terregal de
pisadas, el viento poluto, el polvo danzando con zapatos, tenis y neu-
máticos, metiéndose, anidando, en narices, boca, poros, ojos.
Gritos, frenones, arrancones, vueltas policiacas. Crac, crac.
Uno de ellos cortó cartucho. “Aquí lo tengo, ‘plebes’”. Lo tenía
arrodillado, con la mirada baja y moqueando.
–Yo no fui, jefe. La neta.
–¿Quién fue, cabrón? ¿Quién?
J
.

G
u
a
d
a
l
u
p
e

P
é
r
e
z
Cuando llega la muerte
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
76

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

LI BROS
Les dijo todo. Igual lo envolvieron en una manta anaranjada.
Lo ataron y lo pusieron encima del otro. El dueño del fusil automá-
tico y el dinero vivía ahí, en ese sector. Era el jefe de esos matones,
cuya vivienda había sido visitada por ladrones, quienes entre el
botín se llevaron el arma y varios fajos de billetes. El dinero, pues
ni modo. Ya se perdió. Pero el cuerno, ése no. Y fueron a buscarlo.
Se lo había regalado alguien muy querido. Le dio ese cuerno
de chivo, con piezas de oro. Andaba “piñado” con el fusil. No lo
podía perder.
Dieron con el tercero de los implicados. Lo subieron y los hi-
cieron bola. Se dirigieron al sur de la ciudad. Hablaban de las
morras, la droga, las rolas alteradas del movimiento alterado y
toda esa enfermedad. Se detuvieron en medio de un fracciona-
miento hueco y bajaron a los dos en un ancho camellón desér-
tico, por el bulevar Las Torres, cerca del fraccionamiento Infona-
vit Barrancos.
Los tiran al suelo. Se oyó otro crac, crac. Pensaron que era el fin.
Moquearon y suplicaron. Pero sus captores no le jalaron. “A chingar a
su madre, cabrones. Y pobres de ustedes si voltean”, dijo uno de ellos.
Se quedaron ahí, atolondrados, chillando. Se desataron tor-
pemente y quisieron correr. Se contorsionaban como gusanos
para deshacerse de la cobija y la cinta adhesiva color café con la
que los habían atado. Aquellos recuperaron el cuerno de chivo,
como llaman al fusil AK-47. Del tercer encobijado no supieron
más hasta que fue encontrado por la policía: huellas de haber si-
do torturado, lesiones de bala que le provocaron la muerte, en-
contrado en el Canal 7, más allá del fraccionamiento Barrancos.
Tres cabezas
En la preparatoria Salvador Allende andaba diciendo lo que había
hecho en aquella ciudad, apenas una semana antes: “Fui a echar-
me dos cabezas, dos batos, me dijeron ‘ve y mátalos’, y yo me lancé
para allá y les di ‘piso’ a estos cabrones. La neta me sentí machín”.
En la escuela se le veía inquieto. No era de esos adictos a la
muerte, que matan gratis con tal de experimentar de nuevo esa
emoción, el miedo, la adrenalina, el poder placentero de dispo-
ner de la vida de otros y acabar, con un jalón de gatillo, una ráfa-
ga, con todas las mañanas de una persona.
El plantel está ubicado entre las colonias Guadalupe y Rosa-
les, en un céntrico sector de la ciudad de Culiacán. La escuela
forma parte del sistema de bachillerato de la Universidad Autó-
noma de Sinaloa, donde el hampa ha metido mano: hostiga a las
jóvenes, seduce con esos automóviles de lujo que exhiben mien-
tras parecen esperar en el exterior de la prepa, los jóvenes acu-
den armados, venden o consumen droga, y la prostitución es un
gran escaparate disfrazado de uniforme colegial y camisetas de
vestir marca Ferrari.
Él quería entrar a la “maña”, como le llaman a quienes están en
el crimen organizado. Y conocer matones y narcos, traer un arma y
andar de cabrón. No iba bien en clases, pero no faltaba con tal de ver
a los amigos. Se fue adentrando poco a poco, sin darse cuenta. Y una
mañana le dijeron “tas dentro, pero tienes que aventarte un jale”.
“Qué hay que hacer. A quién hay que matar”. Soltó, sin más.
“Mira, son estos batos”. Se la dan de cabrones pero le han hecho
mucho daño al jefe. Le deben lana, hacen lo que quieren, son des-
madrosos. Le explicaron dónde y cuándo. Mil pesos de viáticos.
“Los matas y te vienes. No quiero pedos. En cuanto termi-
nes, vas pa tras”. “Órale”, contestó, como si estuviera hablando
con otro de la prepa. “Te vamos a dar 5 mil. Pero con eso, de ahí
p’alante, al cien con nosotros. Y puro p’arriba y p’arriba.”
“Ta bien fácil. Entonces llego, me voy a ese lugar. De seguro
ahí van a llegar ellos. Bueno, ahí los espero y en cuanto los vea
pum, pum, pum. Y en chinga de regreso. A toda madre. Mañana,
de seguro, aquí nos vemos y les traigo esas dos calacas”.
Al otro día partió. Llegó y no duró mucho en identificarlos.
Había sido así, como le explicaron. Se acercó y mientras dio tres
pasos jaló la parte superior de la escuadra para subir el cartucho.
Y cuando los tuvo a poco más de un metro les disparó. Vio cómo
cayeron, queriendo tomar aire, alargar la vida. Ya en el piso, uno
más para asegurar el éxito.
Se rio, nervioso. Y mientras se alejaba y guardaba el arma
sentía que no podía borrar la sonrisa de su cara, atorada entre
tantos músculos. Emperrada a su cara que ya no deseaba son-
reír. Pensó “han de ser los nervios”. Pero continuó así y se olvidó
de aquella mueca cuando regresó a la prepa.
Ahí, en los salones, entre clases y pasillos, les contó a sus
amigos. Y a otros y a otros. Y éstos a otros más. “Un día le dijeron,
fueron los mismos compañeros, que ya no anduviera comentán-
dolo… ‘ya déjate de andar contando eso, güey’, pero como que no
agarró la onda, porque le gustaba presumir”, manifestó un em-
pleado del área de seguridad de la preparatoria. “Te van a chin-
gar”, le advirtieron.
“Él nomás se rio, confiado, como si nada hubiera pasado, co-
mo si no hubiera escuchado el consejo, y con-
testó ‘me la pelan’, y pues ni modo, qué va a
hacer uno ahí, ¡Nada!”
El joven respondió que ya traía con qué
defenderse. Y dejó asomar una fusca negra,
Gloc, que parecía nuevecita. “Yo nomás te di-
go, loco. Ponte listo. Órale, güey.”
Pero no le dieron tiempo. Y no pudo ni acer-
car su mano al arma que traía en la cangurera.
“No la hagas de pedo, morro. Vámonos”. Apare-
ció tirado, en el monte. “Lo torturaron gacho”, di-
cen los amigos.
La noticia del levantón corrió por los pa-
sillos y las aulas de la escuela. Supieron de él
cuando lo encontraron muerto, con huellas de
haber sido torturado, en un paraje deshabita-
do de la ciudad.
“Pobre bato, era su primer jale. Y todo por
querer entrar a la narcada, por andar en la
‘clica’. Los que lo vieron cuando fueron por él
dicen que traía esa mueca. Como que el bato
sonreía, como que no tenía miedo. No saben
que ya no pudo con esa sonrisa, que por den-
tro temblaba, se despedía.”
J
u
a
n

C
a
r
l
o
s

C
r
u
z
“Pobre bato”
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 77
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
78

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

ROBERTO PONCE
Y COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
T
itos Patrikios, uno de los
autores más importan-
tes en Grecia que estuvo a
punto de ser ejecutado por
colaboradores de los nazis
y padeció las secuelas de la
Guerra Civil Griega, destaca de entre los
15 escritores nacionales e internacionales
que participan en el Segundo Festival In-
ternacional de Poesía y Prosa en México.
Hace 12 años tuvo su primer contac-
to con México, platica vía telefónica des-
de su país natal:
“Fui con mi esposa Irene, ya murió, y
sentimos admiración por esa nación, es-
pecialmente por la Ciudad de México. En
realidad nos sorprendimos por muchas
razones. Era una metrópoli muy viva
aunque notamos una contradicción en-
tre lo cultural y la criminalidad. Lo cul-
tural alcanza a todos los habitantes, por
ejemplo, el Palacio de las Bellas Artes
siempre está lleno de gente. Los cuadros
están a la venta en las calles. Vimos mu-
chos objetos hermosos de arte pintados.
Regresamos con una maleta llena de co-
sas que compramos en la capital mexica-
na, en especial ángeles pintados, un pe-
queño asno de madera, un montón de
objetos muy bellos…
“Pero notamos una contradicción de
lo cultural, y si se me permite decirlo así,
la criminalidad. Estaba con mi esposa en
un restaurante cuando entraron unos la-
drones, afortunadamente la policía llegó a
tiempo y los arrestó. Fue una experiencia
muy dura, pero tuvo un final feliz.”
El Festival de Poesía y Prosa en Méxi-
co se efectúa del 23 al 26 de octubre en
la Ciudadela: La Ciudad de los Libros y la
Imagen. También participarán Carol Ann
Duffy, la primera poeta mujer y abierta-
mente homosexual laureada por el Reino
Unido; Darío Jaramillo, ensayista y nove-
lista, quien con su tono intimista ha mar-
cado una tendencia en la narrativa co-
lombiana; Jaime Siles, autor y académico
valenciano que ha explorado la capacidad
de conocimiento del poema, y Martin Mo-
sebach, de Frankfurt, Alemania, ganador
del prestigioso premio Georg Büchner.
Patrikios se manifiesta contento por
participar en el festival y recuerda que
aquí conoció a poetas como Homero Arid-
jis, de ancestros griegos, y cuenta que su
esposa historiadora lo había introducido a
la literatura latinoamericana “y a un nove-
lista como Carlos Fuentes, a quien conocí
en Atenas en 2003, conversamos muchas
noches sobre libros y dejó en mí una im-
presión bastante profunda”.
También le sorprendió en México el
interés de los escritores y de la gente en
general sobre la antigua cultura griega:
“Nos quedamos en un hotel de la calle
Herodoto y cerca había una avenida con
tiendas y librerías que se llama Homero.
En la UNAM se enseña griego moderno.
Francamente, el contacto que tenía antes
de la literatura era con la pintura mexica-
na. Diego Rivera, las pinturas de José Cle-
mente Orozco y Rufino Tamayo, así como
sus grabados. En Grecia estamos informa-
dos de la historia moderna de México.”
–Se refirió a una experiencia violenta
cuando vino por primera vez al país, ¿qué
opina de la situación del narcotráfico en
México?
–En Grecia sabemos por lo que publica
la prensa de que el presidente ha empren-
dido una guerra fuerte contra los narco-
traficantes. Es una situación bastante gra-
ve. Vivimos en un tiempo de conflictos. Tal
vez todos los periodos de la historia han
sido así, podría pensarse que hemos supe-
rado los problemas pero no, porque ahora
la humanidad debe enfrentar nuevos y se-
rios problemas.”
Patrikios nació en Atenas, Grecia, en
1928. Estudió Derecho en la Universidad
de Atenas. Además de sociología y filoso-
fía en la Sorbona y en la École des Hau-
tes Études. Ocupó un puesto en el Centre
National de la Recherche Scientifique. Fue
director de Investigaciones en el Centro
Griego de Ciencias Sociales y colaboró en
El escritor griego Titos Patrikios está por publi-
car La poesía te encuentra. Durante su juventud,
en la Guerra Civil Griega, consideró desde su
perspectiva revolucionaria que el oficio poético
era pequeño-burgués. “Traté de abandonarla,
pero ella regresaba a mí… No me dejó”, seña-
la en conversación telefónica desde su país,
en vísperas de viajar a México donde partici-
pará esta semana en el Segundo Festival In-
ternacional de Poesía y Prosa. Se refirió a
la situación griega, ante la cual dijo ser
optimista: “Espero que podamos man-
tenernos en la Unión Europea para
superar la situación conflictiva.”
Grecia y México,
en la mirada de Titos Patrikios
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 79 1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 79
CULTURA
diversos centros de investigación, además
de ser consultor en la UNESCO, en París.
Su primer libro de poesía, Dirt Road, fue
admitido con gran entusiasmo por los crí-
ticos literarios. Ha publicado veintiún li-
bros de poesía, cuatro de prosa, cuatro de
sociología en francés e inglés y un buen
número de ensayos.
Después de la Guerra Civil Griega fue
arrestado por sus ideas de izquierda y
condenado al exilio durante tres años en
París y Roma.
Su obra
–Ha escrito estudios de sociología en fran-
cés y sólo su poesía la escribe en griego,
¿por qué?
–Jamás he podido escribir un solo
verso en otro idioma que no sea el grie-
go. Porque cuando quiero expresar sen-
timientos profundos sólo puedo hacer-
lo en mi propia lengua. Puedo expresar
pensamientos abstractos en inglés o
francés, a veces en italiano; pero mi
sentir profundo, sólo en griego.
A las preguntas de los reporteros en
inglés responde de pronto, sin percibirlo,
en otra lengua, y la entrevista acaba mez-
clándose en inglés, francés e italiano.
–¿Por qué se dedicó a la literatura?
–Porque algunas veces se me daba aun
a pesar de mí mismo. Durante algunos
momentos de mi vida cuando era más jo-
ven decidí abandonar la poesía, conside-
rando que en esa época teníamos una re-
volución en Grecia y había guerra civil, me
pareció que la poesía era una actividad
del sentimentalismo pequeño-burgués. Y
lo único en verdad valioso para mí era la
acción revolucionaria.
“Entonces, como pasé varios años de mi
juventud en un campo de concentración, ahí
conocí a un poeta griego muy importante,
Yannis Ritsos, él me influyó y me dijo: ‘Debes
entender que la poesía es tu destino’. Y aun-
que traté de abandonarla, ella regresaba a mí
y me encontraba. No me dejó.”
–En su poesía hay mucho de la situa-
ción política de Grecia y de Europa. Inclu-
so denuncia…
–Sí, en especial durante mis años juve-
niles. Siempre intento estar informado de
lo que sucede en la ciudad y en torno a las
cuestiones políticas, pero de modo inde-
pendiente y sin involucrarme con ningún
partido político. Soy independiente de los
partidos políticos, no me gusta depender
de ellos. Me gustan las ideas de izquierda
pero más ser independiente, lo cual no es
nada fácil. Ahora a mi edad me doy cuenta
de que para ser independiente uno debe
pagar un precio muy alto. La independen-
cia y la libertad no es algo que se dé gra-
tuitamente, uno debe luchar por ser inde-
pendiente. Inclusive por la independencia
intelectual.”
RAFAEL VARGAS*
E
s difícil saber si ante los ojos de
los lectores de literatura Polo-
nia es más conocida por sus na-
rradores o por sus poetas. Unos
y otros se antojan igualmente extraordina-
rios. Del lado de los primeros viene de in-
mediato a la mente el nombre de Witold
Gombrowicz, quizá uno de los nombres
más invocados cuando se habla de la lite-
ratura polaca contemporánea. Del lado de
los segundos es imposible no pensar en
Zbigniew Herbert, el poeta –muchas veces
se ha dicho– que merecía el Premio Nobel
tanto como, o más que, Czeslaw Milosz y
Wyslawa Szymborska. (También se ha di-
cho, por cierto, que Gombrowicz y Herbert
eran candidatos en 1968.)
Pero hay decenas de poetas y narrado-
res de alto nivel. Herbert y Gombrowicz no
son sino figuras emblemáticas, figuras que
a veces son contrapuestas por sus respec-
tivos seguidores. El primero, dicho grose-
ramente, sería un esteta; el segundo –visto
con la misma grosería– un vitalista. Ninguno
de los dos, por supuesto, habría aceptado
en la realidad semejante reduccionismo.
Me permito mencionar esa contraposi-
ción sólo con el afán de ilustrar la riqueza y
complejidad de la literatura polaca, una li-
teratura tan vasta y tan cambiante como lo
han sido las fronteras del territorio al que ha
pertenecido a lo largo de la historia. Es una
literatura fascinante, todo un universo acer-
ca del cual el lector mexicano, sin embargo,
sabe muy poco, porque son muy pocos los
traductores del polaco al español.
Uno de los escritores que más esfuer-
zos ha hecho para difundir esa riqueza en-
tre nosotros es Sergio Pitol. Naturalmente,
como narrador, ha privilegiado la traduc-
ción de cuentos y novelas.
Desde enero de 1963, cuando Pitol
se tomó diez días de vacaciones para sa-
lir de China, donde trabajaba como tra-
ductor, Varsovia se le presentó, pese al frío
glacial (30 grados bajo cero), como la ciu-
dad en la que deseaba vivir y crear. Sus
impresiones de esos días están plasma-
das en un extenso artículo publicado el 31
de marzo de 1963: “Polonia: el movimien-
to cultural”
1
, en el que desbordaba entu-
1
Ocupa la primera plana del número 40 de
El Gallo Ilustrado, suplemento dominical
del diario El Día.
siasmo por los avances del país y la forta-
leza de sus artes.
En aquella primera visita, como él mis-
mo lo ha recordado, fue a Lodz para en-
contrarse con el escritor mexicano Juan
Manuel Torres, quien entonces se encon-
traba en esa ciudad estudiando cine en la
Szkola Teatralna Filmowa, en la que recibía
clases por parte de uno de los más gran-
des cineastas de Europa: Andrej Wajda, y
tenía por compañero de cursos a Roman
Polanski.
No cabe duda de que el eslavófilo To-
rres (“Hablaba de sus clásicos y sus román-
ticos como en un trance místico”) influyó en
el ánimo de Pitol para que éste se mudase
a Polonia en septiembre de aquel año, pe-
ro también es indudable que el entusias-
mo de Pitol por ese país rebasaría con mu-
cho el de Torres –por lo menos en lo que a
respuesta productiva se refiere–. Después
de dos años de estudio intensivo del polaco
empieza a traducir. En el lapso de una dé-
cada traduce una decena de libros de auto-
res de esa lengua. El primero de ellos, la ex-
celente novela de Jerszy Andrejewski, Las
puertas del paraíso (Joaquín Mortiz, 1965) y,
enseguida, una amplia Antología del cuento
polaco contemporáneo, que incluía diecio-
cho relatos de dieciséis autores.
Elena Poniatowska lo entrevista en
Varsovia en 1965, cuando vivía en el Hotel
Bristol como becario del gobierno polaco,
justo en la época en que estaba enfrasca-
do preparando esa selección.
2
Un par de
meses después el suplemento de Siem-
pre! publica dos de los cuentos que for-
marían parte de la Antología: “Rachab, o
la soledad”, de Leszek Kolakowski, y “Los
pájaros”, de Bruno Schultz.
3
El 10 de julio
de 1967 el libro comienza a circular bajo el
sello de Ediciones Era.
“¿Hay medios más apropiados para in-
tentar explicarse la realidad de un país que el
estudio de su historia y su literatura?”, se pre-
gunta Pitol en el prólogo de esa obra, cuya
respuesta es la antología misma: dieciocho
cuentos, un mosaico que entrega una ima-
2
“Elena Poniatowska redescubre en Varso-
via a un escritor mexicano: Sergio Pitol”,
La Cultura en México, núm. 185, suplemen-
to de la revista Siempre!, 1 de septiembre
de 1965, pp. xiii-xiv.
3
Ambos cuentos aparecen en el número
190 de ese suplemento, correspondiente
al 6 de octubre de 1965.
Sergio Pitol
y el cuento polaco
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
80

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

80

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

–¿Cuál es el precio que usted ha paga-
do por ser independiente?
–Uno siempre se arriesga a quedar ais-
lado. Las fuerzas políticas siempre quie-
ren usarlo a uno para sus propios intere-
ses, y si no lo acepta uno, hay peligro de
quedar aislado. Eso también debe enfren-
tarlo uno. Por supuesto, a mi edad ya no se
me aísla, ya he superado esas etapas en
mi vida.
Grecia
–Su país vive un momento dramático…
–La situación es mucho muy difícil, la
gente ha alcanzado el límite de sus po-
sibilidades de vida, porque el desempleo
es muy alto, los jóvenes no pueden hallar
trabajo, las pensiones están restringidas,
todo es así, hay mucha tensión y mani-
festaciones, etcétera. Pero la vida conti-
núa, los libros se siguen publicando, cada
día hay libros de poesía que aparecen, los
teatros funcionan, las cosas marchan… Yo
pronto voy a sacar un libro titulado La poe-
sía te encuentra. Y supongo que lo mismo
sucede en México, la vida continúa.
–Muchos opinan que Grecia está peor
que en tiempos de su Guerra Civil en 1949…
–No, no…, la Guerra Civil fue una ca-
tástrofe, 80 mil, casi 100 mil murieron, mi-
les huyeron al exilio, miles fueron ejecuta-
dos, no hay comparación. La economía es
muy difícil y la situación social, pero nada
comparable a la guerra civil o al período
posterior de la ocupación durante la se-
gunda Guerra Mundial. Hoy hay una situa-
ción económica muy dura, mucho desem-
pleo en particular para los jóvenes y las
clases pobres, que casi no pueden sobre-
vivir y el problema es económico, político
social, pero no hay guerra civil. Es muy du-
ro pero insisto que la vida sigue.
“Espero que podamos mantenernos
en la Unión Europea para superar la situa-
ción conflictiva. Siempre trato de ser op-
timista.”
–¿Cómo ve a los políticos europeos,
son los peores ahora…?
–Creo que los líderes de Europa, sobre
todo los del norte, que son los países ri-
cos, tardaron demasiado tiempo en darse
cuenta de la seriedad del problema. Y el
tiempo perdido tiene consecuencias muy
negativas. En especial me refiero a Ale-
mania, que es el país más poderoso eco-
nómicamente de Europa. Primero pensa-
ban que el problema era particularmente
griego, pero luego se dieron cuenta que
era también un problema para Italia y Por-
tugal, luego España. ¿Por qué todas estas
naciones mediterráneas no podían tener
una economía saludable?, ¿qué sucedió?
Que el problema era más general…
“Por supuesto no quiero dar recetas ni
soluciones, pero entiendo que debemos
intentarlo. No hay que rendirnos.”
gen de Polonia en toda su di-
versidad: desde los horrores
de la ocupación nazi hasta las
tribulaciones de un niño que
decide romper el preciado flo-
rero de su madre. Pocos libros
pueden brindarnos la oportu-
nidad de atisbar la vida de Po-
lonia como ese libro, primer
antecedente del que se pre-
senta ahora.
Elogio del cuento pola-
co es y no es una nueva ver-
sión de la Antología del cuen-
to polaco contemporáneo,
comenzando porque en es-
ta obra Pitol cuenta con la cola-
boración de Rodolfo Mendoza, afi-
lado lector y editor, que lo ha acompañado
antes en otras empresas literarias, como la
dirección de la revista La Nave. La participa-
ción de Mendoza ha significado una consi-
derable ampliación y modificación de aque-
lla Antología. Este nuevo libro comprende
cuarentaicuatro cuentos, pero de aquellos
dieciocho sólo conserva diez. No se ha des-
cartado a ninguno de los dieciséis autores,
pero sí se han sustituido los cuentos de seis
de ellos. Por ejemplo, en vez de volver a in-
cluir “Los pájaros”, de Bruno Schultz (un
cuento que por momentos hace recordar a
Kafka), ahora se le representa con un rela-
to mucho más hermoso: “El libro”, en la es-
pléndida traducción de Juan Manuel Torres.
Y en lugar de reproducir “Un crimen preme-
ditado”, de Gombrowicz, hoy se ofrece al
lector su primer cuento, “El bailarín del abo-
gado Kraykowski”, muestra perfecta de su
temprana maestría.
En todos los casos las sustituciones
son atinadas, si bien el lector codicioso ha-
bría preferido conservar también los cuen-
tos reemplazados. Pero es más que bue-
na compensación que Elogio… contenga
veintiséis nuevos cuentos, entre ellos, jo-
yas como “Memorias de un maestro de
Poznan”, de Henryk Sienkiewicz, y “Cála-
mo aromático” de Jaroslaw Iwaszkiewicz,
dos auténticos clásicos de las letras pola-
cas, pruebas de que la enorme tradición
poética de Polonia es el sustrato sobre el
que se han desarrollado los grandes narra-
dores polacos en el curso del último siglo.
Los vasos comunicantes entre poesía y
prosa son claramente palpables en varias de
las piezas cortas que forman parte del libro,
no sólo porque algunas de ellas han sido es-
critas por narradores que también son poe-
tas –o mejor: poetas metidos a narradores–,
como Tadeusz Rósewicz (“El pecado”) o An-
drzej Stasiuk (“Los cangrejos”), sino porque
la poderosa poesía polaca parece permear al
conjunto de la cultura de ese país, trátese de
las letras, de la música, o de las artes visua-
les –desde la pintura hasta el cine.
Elogio del cuento polaco tiene todavía
otro precedente: la antología que Aleksan-
* Texto escrito para la presentación del volumen
editado por Publicaciones de Conaculta, acae-
cida el viernes pasado en el Teatro Juárez de
Guanajuato en la 40 edición del Festival Interna-
cional Cervantino, dedicado a Polonia.
der Bugajski hizo bajo el
sencillo título de El cuen-
to polaco, publicada en
1974 por Ediciones Oasis,
sello creado por Luis Mario
Schneider.
Bugajski llegó a Méxi-
co en 1966, casi al mismo
tiempo que Pitol se prepa-
raba a concluir su prime-
ra residencia en Polonia.
Y por lo menos durante un
instante el destino de am-
bos converge por causa de
terceros: en 1963 el primer mi-
nistro de Polonia, Józef Cyrankiewi-
cz, viene a México, y poco después Adolfo
López Mateos va a Polonia. A raíz de tales
intercambios, como lo ha recordado Juan
Villoro
4
, Polonia y México firman un con-
venio. Gracias a él, Pitol se va a Varsovia a
estudiar polaco. Bugajski, que ha servido
como intérprete de López Mateos durante
la visita de éste, recibe una invitación para
estudiar en la Universidad Nacional Autó-
noma de México. Llega en marzo de 1966
y se queda aquí por el resto de su vida.
Enamorado de México, Bugajski es-
cribió muchas páginas relativas a nuestro
país (escribió en numerosas ocasiones pa-
ra Proceso) pero también se preocupó por
difundir la literatura de su lengua materna.
El cuento polaco, un tomo de 382 páginas,
es quizá su contribución más importante en
ese sentido. En él reunió veinte cuentos de
los cuales sólo uno se encontraba conteni-
do en la antigua Antología de Pitol. Ahora,
Pitol y Mendoza le rinden una suerte de dis-
creto homenaje al incluir en Elogio… doce
de los cuentos que él seleccionara y tradu-
jera –por lo menos, nueve de ellos–. Se fun-
den, así, dos libros esenciales para quien
desee leer a varios de los más importantes
narradores del siglo XX. No obstante, Elogio
del cuento polaco es mucho más que la su-
ma de esos dos antecedentes, no sólo por-
que –como si fuera poco– incorpora veinti-
dós cuentos más, sino porque nunca antes
se había realizado una obra como esta en
nuestro idioma, una verdadera vía de acce-
so a la vida de un país que por idioma y si-
tuación geográfica parece tan distante pero
que en muchos aspectos históricos y cultu-
rales es semejante al nuestro.
Elogio del cuento polaco es un libro
que debe agradecerse y celebrarse. O
4
Juan Villoro, “Sergio Pitol con pasaporte
negro”, en Escritores en la diplomacia mexicana,
Secretaría de Relaciones Exteriores; México,
2000, pp. 337-363.
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
CULTURA

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 81
JUDITH AMADOR TELLO
C
ansados de no obtener res-
puesta a sus denuncias por
acoso laboral y hostiga-
miento, trabajadores de la
Dirección General de Sitios
y Monumentos del Patrimo-
nio Cultural del Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes (Conaculta) advierten
que la situación no sólo afecta su desem-
peño sino pone en riesgo la conservación
de los más de 20 mil inmuebles de carác-
ter histórico propiedad de la nación que
están a su cargo.
El pasado 9 de agosto un grupo de cerca
de 40 colaboradores de esa área dirigieron
un oficio a la titular del Conaculta, Consue-
lo Sáizar Guerrero, en el cual le solicitan
“urgentemente su intervención” para ter-
minar con el acoso, intimidaciones, malos
tratos, humillaciones e insultos de los cua-
les son víctimas por parte de Alberto Meza
Hernández, coordinador administrativo de
Sitios y Monumentos.
Le explican que acudieron al arquitec-
to Raúl Delgado Lamas, director general,
pidiéndole detener los abusos de poder, y
al no obtener respuesta decidieron dirigir-
se a ella, apegados al Código de Conducta
del Conaculta, en el cual se establece cla-
ramente que los funcionarios no deben
“tener conductas y actitudes ofensivas,
ni usar lenguaje soez, prepotente o abu-
sivo” con sus colaboradores, ni “emplear
cualquier forma de hostigamiento, acoso,
amenaza y discriminación”.
Apelan también a la Ley Federal de Res-
ponsabilidades Administrativas de los Ser-
vidores Públicos, que en su artículo 8 Frac-
ción VI dice que éstos deben “observar
buena conducta en su empleo, cargo o co-
misión, tratando con respeto, diligencia,
imparcialidad y rectitud a las personas con
las que tenga relación con motivo de éste”.
Hasta ahora Sáizar no les ha dado nin-
guna respuesta. Peor aún, dicen en entre-
vista con Proceso, las hostilidades e inti-
La situación de los trabajadores de la Dirección de
Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural se ha
hecho insostenible desde que asumió la coordina-
ción administrativa Alberto Meza Hernández. Las
quejas son múltiples: Intimidaciones, malos tratos,
obstrucción en el desempeño y hasta remociones,
que han sido expuestas por los sindicalistas en to-
dos los frentes, sin hasta ahora recibir atención. Ello
está incidiendo de manera grave, acusan, en la pro-
tección del patrimonio.
Acoso,
en Sitios y Monumentos
M
a
r
c
o

A
n
t
o
n
i
o

C
r
u
z
intimidación y malos tratos
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
82

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

midaciones se han incrementado luego de
que varios de los trabajadores acudieron
al Órgano Interno de Control del Conacul-
ta a ratificar sus denuncias. Incluso se les
amenazó con el despido.
En su peregrinar en busca de respues-
tas, acudieron también a la Secretaría de
la Función Pública, encabezada por Rafael
Morgan Ríos; a su delegación sindical (Sec-
ción 11 del Sindicato Nacional de Trabaja-
dores de la Educación) y a la Comisión Na-
cional de los Derechos Humanos, presidida
por Raúl Plascencia Villanueva, en donde
se les dijo que no atienden asuntos labora-
les, y se les recomendó dirigirse a la Procu-
raduría Federal de la Defensa del Trabajo.
En un pequeño cubículo de las ofici-
nas de Sitios y Monumentos, a donde di-
ce han sido relegados pese a necesitar de
un espacio para juntas y reuniones de los
trabajadores, el secretario general de la
D-111-225 del SNTE, Jaime Ortega Flores,
representante sindical de esa dependen-
cia, expone junto con un grupo de trabaja-
dores que la situación comenzó luego de
la salida del director Xavier Cortés Rocha.
En noviembre de 2009 llegó a sustituir-
lo Delgado Lamas quien, acusan los de-
nunciantes, se jubiló para luego ser recon-
tratado como director general, situación
que a ningún otro empleado se le permi-
tiría (artículo 96 de la nueva ley del Insti-
tuto de Seguridad y Servicios Sociales pa-
ra los Trabajadores del Estado).
En aquel momento la coordinadora
administrativa era Leticia Enríquez Cruz,
y Meza Hernández trabajaba en el Audi-
torio Nacional, de donde –dicen– fue des-
pedido y los trabajadores aprobaron con
pancartas su salida. Delgado pidió enton-
ces su renuncia a Enríquez para “meter a
su amigo” y fue “cuando llegó el terror”.
Desde entonces, cuentan, han pade-
cido gritos, insultos, maltratos y humilla-
ciones, sin que nadie ponga un alto al ad-
ministrador. Además de esta situación,
denuncian que se obstruye su desempeño
pues varios de ellos han sido removidos
de sus puestos, en los cuales tenían hasta
con más de 20 años.
También se les ha retirado de los es-
pacios donde laboraban enviándoles a lu-
gares sin luz apropiada, sin mobiliario,
equipos de cómputo, teléfonos ni herra-
mientas necesarias para su labor.
“Otros compañeros han sido presiona-
dos a renunciar a sus plazas de confian-
za, para asignarlas posteriormente a re-
comendados y familiares del licenciado
Alberto Meza, aun cuando no reúnan el
perfil, nivel académico, ni experiencia re-
queridos, pasando por alto el orden esca-
lafonario a pesar de representar un dere-
cho de los trabajadores.”
Según éstos, la ley marca un plazo de 15
días para recibir respuesta, pero aunque des-
de los días 13 y 14 de agosto entregaron el
oficio en las diferentes dependencias del Co-
naculta, la Secretaría de Educación Pública
(SEP) y el SNTE, no han tenido noticias. Orte-
ga Flores dice incluso que cuando habló con
Delgado Lamas le pidió respetar sus condi-
ciones generales establecidas en la Ley Fe-
deral del Trabajo. La respuesta del arquitecto
fue, dice, “pues aquí no se aplica eso”.
Los riesgos
Con más de 30 años de existencia en los
cuales ha estado a cargo de la preserva-
ción, restauración, catalogación y demás
cuidados de los inmuebles artísticos e
históricos de propiedad federal, calcula-
dos en más de 20 mil, la Dirección Gene-
ral de Sitios y Monumentos estuvo ads-
crita a diversas secretarías de Estado,
entre ellas Desarrollo Social y SEP.
Pasó al Conaculta en marzo de 1997
sin alterar su misión dentro de la cual su
titular por varias décadas, Sergio Zaldívar
Guerra, hizo importantes obras de restau-
ración en diversos inmuebles, entre ellos
Palacio Nacional y la Catedral Metropo-
litana, en donde revirtió el hundimiento
que presentaba en 90 centímetros y logró
su estabilidad estructural.
La plantilla laboral ha disminuido de
entonces a la fecha de entre 900 u 800 a so-
lamente 100 miembros, admite el propio
Delgado Lamas. Y afirma que quedan muy
pocos ingenieros y arquitectos. Los traba-
jadores entrevistados lamentan que ahora
no haya siquiera ingenieros estructuristas
en instalaciones eléctricas y en procesos
de conservación, por lo cual la dirección
está “coja” y así no puede hacerse la res-
tauración integral de los inmuebles.
Pero además, señalan, ya no se hace el
número de rescate de edificios como an-
tes de la llegada de Delgado. A veces ni si-
quiera pueden realizarse los levantamien-
tos y vigilancia del estado de conservación
de los monumentos, pues no se les otor-
gan viáticos ni recursos para ir al interior
del país. Citan, por ejemplo, que había un
programa de conservación de catedrales
de los estados que ha disminuido drástica-
mente. Tampoco se ha avanzado mucho en
la catalogación de los inmuebles y de las
obras de arte que ahí se encuentran, un al-
to porcentaje de ellas de la época virreinal.
En ocasiones se encarga un informe
de la situación de un determinado inmue-
ble y la elaboración de un proyecto para su
restauro, pero éste nunca se ejecuta. Otras
veces se contrata por fuera la realización
del proyecto, aunque con menos personal,
Sitios y Monumentos tiene las facultades
y la obligación, por ley, de ejecutarlo.
Ellos dicen tener sueldos de entre 6 mil
y 14 mil pesos, cuando el director general
gana 85 mil 777 pesos y el administrativo
20 mil 134. Y la Dirección paga a un contra-
tista hasta 500 mil pesos por un proyecto.
El arquitecto que estaba como respon-
sable de la ejecución de obras en la Bibliote-
ca de México José Vasconcelos, para instalar
la Biblioteca de José Luis Martínez, compra-
da por el Conaculta, relata que luego de ha-
ber trabajado por más de 14 años en la Di-
rección con el régimen de honorarios, fue
invitado a concursar por una plaza para je-
fe de Departamento. Al final, sin darle res-
puesta, fue hecho a un lado y se le retiró
del proyecto de la Biblioteca, donde se es-
tá creando la llamada Ciudad de los Libros.
Tras pelear por algunos meses su de-
recho a recibir por lo menos una respues-
ta, positiva o negativa, fue notificado final-
mente y aceptado para el cargo, pero nunca
se le ha permitido ejercerlo adecuadamen-
te y dice ser víctima también del maltrato
de Meza. Algunos de los proyectos para res-
tauración en los cuales había trabajado an-
teriormente, han quedado abandonados.
Rememora que ingresó a Sitios y Monu-
mentos cuando se realizaba el proyecto de
Palacio Nacional y participó en la restaura-
ción del Jardín de la Emperatriz, así mismo
en la del Retablo de Los Reyes de la Catedral
Metropolitana, la Basílica de Guadalupe, la
Casa de Alvarado para instalar la Fonote-
ca Nacional, la Casa Martí, la de Arenal 40,
donde están las oficinas centrales del Cona-
culta y las crujías para la biblioteca de José
Luis Martínez en la Ciudadela. Pero cuando
iba a inaugurarse esta última, se le despla-
zó y se le ordenó que no se parara más por
el sitio, sin ninguna explicación.
Proceso solicitó una entrevista al ar-
quitecto Delgado Lamas para que respon-
diera a los señalamientos. Por teléfono di-
jo que con mucho gusto lo haría, pero que
se tramitará a través del área de Prensa
del Conaculta. Se le habló entonces a Ed-
son Alamilla, quien pidió se le detallara el
asunto y se le dijera quiénes eran los de-
nunciantes. Se le aclaró que no se trata-
ba de delatar a los trabajadores, sino de
dar oportunidad a Delgado de exponer su
punto de vista. Nunca hubo respuesta.
“La conservación y preservación de
nuestro patrimonio está metido en un ho-
yo”, concluyen los trabajadores.
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Conservación en riesgo
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
CULTURA
Arte
La última semana
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
Y
a sea que se conozca o
desconozca, es muy re-
comendable visitar por
última vez el Museo Colección
Blaisten (MCB) en el Centro
Cultural Universitario Tlatelol-
co (CCUT) de la Universidad
Nacional Autónoma de México
(UNAM), en la Ciudad de Méxi-
co. Promovido e inaugurado
en octubre de 2007 por el en-
tonces rector de la UNAM Juan
Ramón de la Fuente, el recinto
ha destacado no sólo por su
incomparable acervo y la expe-
riencia museística que ofrece,
sino también por la exposición
y difusión del coleccionismo
mexicano.
Resguardado celosa y se-
cretamente entre especialistas
y vendedores, el coleccionismo
artístico carece en México de
un marco normativo que pro-
mueva su exhibición y asegure
su relación –donación o partici-
SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION
F
ORT WORTH, TEXAS.- Ningún
mexicano en su sano juicio podría
negar que una visita a esta fore-
ciente urbe no le resulte bochor-
nosa. Inevitables son las comparaciones
entre la visible bonanza que aquí se palpa
frente al deterioro que experimentan las
ciudades de nuestro país, hundidas cada
día más en la irracionalidad y la barbarie.
¿Cómo impedir que se enciendan fobias
y se activen rencores ante la desigualdad
manifesta? ¿Cómo desmentir que los
mexicanos –tampoco los novohispanos–
fueron incapaces de valorar, menos aún
de defender, lo que entonces eran prade-
ras despobladas y que, una vez anexadas
a la Unión Americana, se convirtieron en
pujantes emporios urbanos?
Mas vayamos al origen mismo de la
ciudad texana para entender la magnitud
de aquello que está en entredicho, cabal-
gando entre la productiva ambición del
poblador estadunidense y el sino trágico
–llamémosle también abulia e ineptitud– del
mexicano. Fort Worth se funda en mayo de
1849, sólo un año después de haberse of-
cializado la usurpación del territorio nacio-
nal y, como su nombre lo dice, tuvo la fna-
lidad de fungir como fuerte defensivo, uno
de los 10 que el general William J. Worth
(1794-1849), pretendía construir a lo ancho
del famante estado. A la muerte de Worth,
su sucesor, un veterano de la guerra contra
México, completa el obraje erigiendo junto
al río Trinity el Camp Worth que habría de
honrar para siempre la memoria del exito-
so combatiente. Más adelante, el Departa-
mento de Guerra yanqui lo denomina con el
apelativo actual.
A partir de ahí, de esos albores como
asentamiento de la milicia, viene el pri-
mer periodo de auge merced a la industria
ganadera que logra, de forma vertigino-
sa, consolidar su derrotero comercial. Es
En la tierra del
nunca jamás
tal su importancia en ese rubro que reci-
be el sobrenombre de “Pueblo vaquero”
o Cowtown. Hacia 1876 llega el ferrocarril
que expande aún más el ímpetu fnanciero,
al que se le suma la riqueza aportada por
la explotación de los yacimientos de petró-
leo descubiertos en 1920 en sus derredo-
res. Con esos elementos –son de agregar
las aportaciones de su prominente indus-
tria aeroespacial y farmacéutica– el auge
es total, dando pie para que el fujo mo-
netario se ramifque en las acciones edu-
cativas y culturales que forjan la civilidad
que hoy presume. En 1873 se construye la
primera universidad, la TCU o Texas Chris-
tian University que, al cabo de las déca-
das, se impone como uno de los centros
de enseñanza superior mejor dotados de
los E.U. (Destina anualmente 433 millones
de dólares para la investigación, y el mon-
to de inversiones para este 2012 supera el
billón. Exactamente 1.2 BD). Para acotar
lo que estas cifras promueven, baste de-
cir que su College of Fine Arts patrocina
los festivales PianoTexas, Mimir Chamber
Music y el Trinity Shakespeare que, como
reza su publicidad, proporcionan el anclaje
de la vida cultural de la ciudad.
Por si fuera poco, hay una segunda
universidad, la Texas Wesleyan University,
cuyos méritos académicos e infraestruc-
tura no distan mucho de la anterior, acre-
centándose la relevancia al saber que Fort
Worth tiene, nada más, una población de
741, 206 habitantes (según el censo de
2010), prácticamente los mismos que pue-
blan la Delegación Álvaro Obregón del DF.
La comparación viene a cuento para cali-
brar las diferencias: Fort Worth cuenta con
una orquesta sinfónica, un teatro de ópera,
una compañía de ballet, es sede del Con-
curso Internacional de Piano Van Cliburn,
un certamen que, deliberadamente, rivaliza
con el Concurso Tschaikovsky de Moscú
y dispone de ocho museos de particular
relieve, relieve que impone su visita para,
sin quererlo, aumentar el bochorno; pre-
guntemos ahora: ¿Hay acaso en la delega-
ción mencionada alguna orquesta que no
sea de salsa o de música grupera?, ¿dis-
pone de algún teatro o museo importante
para cultivar a sus miles de pobladores?
Y, ¿qué hay de sus escuelas de arte y de
las acciones ciudadanas para promover
la cultura dentro de su perímetro?... Me-
jor no abundemos y procedamos con la
visita a los museos. Es un tour obligado
que sobrepasa cualquier expectativa. De
los ocho recintos construidos con la idea
de albergar sus colecciones seleccione-
mos tres al azar: El Kimbell Art Museum,
el Amon Carter American Art Museum y el
Stockyards para ver con qué nos encon-
tramos. Lamentablemente, el Museo de
la Ciencia y la Historia, el Museo Militar, el
Museo Texano de la Guerra Civil, el Museo
de Arte Moderno y el Museo Sid Richard-
son han de aplazarse.
Ya desde sus hermosas formas –fue
diseñado por el arquitecto Renzo Piano– el
museo Kimbell preanuncia el calibre de sus
tesoros, en los que prevalece el criterio de
Colección Blaisten. Se acabó
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 83
Estro Armónico
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
pación– con las instituciones
del sector público. El convenio
entre la UNAM y el coleccio-
nista Andrés Blaisten marcó
un positivo precedente que,
lamentablemente, se interrum-
pe el próximo 31 de octubre
con el cierre del museo y su
salida del CCUT.
Considerada reiteradamen-
te como la mejor colección de
arte moderno mexicano del
mundo, conformada desde la
pasada década de los ochenta,
sobresale por el impacto que
ha tenido en el viraje y desarro-
llo de la historiografía –interpre-
tación histórica– contemporá-
nea del arte moderno mexica-
no. Arriesgado como coleccio-
nista al sustentar su selección
en la propuesta visual y no en
la legitimación de las frmas,
Blaisten comprobó que la crea-
ción posrevolucionaria excedía
el discurso ofcial del muralismo
y la escuela mexicana. Espe-
cialmente potente en el ámbi-
to pictórico –María Izquierdo,
Dr. Atl, Alfonso Michel, Agus-
tín Lazo, Fernández Ledesma,
Fernando Leal, Emilio Baz, Al-
fonso X. Peña, Rosa Rolanda,
entre otros–, el acervo elegido
con base en categorías estéti-
cas que inciden en la narrativa
pictórica –iluminación cromáti-
ca, volúmenes contundentes y
temáticas ajenas al folclorismo
institucional–, atrajo la atención
de investigadores que compro-
baron la pluralidad y vanguar-
dismo de la creación nacional
de principios del siglo XX.
Concebido como un pro-
yecto que integra la emotividad
de los espacios con el impacto
estético de las obras, el Museo
Colección Blaisten en el CCUT
introduce al espectador en una
dimensión relacionada con ima-
ginarios modernos-mexicanis-
tas y posmodernos-sesenteros.
Este último territorio logrado a
partir tanto de las vistas urba-
nas del complejo arquitectóni-
co de Tlatelolco como del uso
de mobiliario que remite a la
época en que se construyó el
antiguo edifcio de Relaciones
Exteriores, en donde se ubica
el museo. En lo que correspon-
de a las piezas pictóricas que
se muestran actualmente, des-
tacan La mujer y el pelele de
Ángel Zárraga (1909), la Mujer
con calabaza (1917) de Saturni-
no Herrán, las inquietantes pro-
la calidad antes que la cantidad. Aún así,
disculpándose por la supuesta pequeñez
de su acervo en exhibición permanente,
pueden admirarse 350 obras de arte que
van desde el tercer milenio a. C. hasta la
mitad del siglo XX. En deleitable sucesión
aparecen óleos de Caravaggio, Velázquez,
Matisse, El Greco, Picasso, Fra Angelico,
Miró, Goya y Rembrandt, junto a escul-
turas asirias, egipcias, chinas, griegas y
romanas, sin faltar joyas de Bernini y Do-
natello. En uno de los panfetos que se
obtiene al ingreso que, por cierto, es gra-
tuito, puede leerse que la meta del proce-
so adquisitivo es aquel de definitive exce-
llence versus dimension y, ciertamente, la
magnifcencia de lo exhibido lo corrobora:
la primera pintura conocida de Miguel Án-
gel y una de las últimas de Monet cruzaron
el Atlántico sin importar su precio. Mez-
cladas entre tanta belleza estética tienen
asiento 30 piezas prehispánicas, entre las
que es imperativo resaltar una pintura mu-
ral teotihuacana y un bajo relieve maya del
posclásico que cautivan el espíritu. Como
dice su slogan, hay verdaderas gemas;
otras olmecas, náhuas y zapotecas dan fe
del celo con que fueron seleccionadas. El
cuestionamiento es necesario: ¿Por qué
salieron de México, y si es que en rea-
lidad fueron compradas, quién las ven-
dió? ¿De haberse quedado en su lugar de
origen estarían mejor preservadas? Antes
de abandonar el edifcio nos enteran, en
vías de las obras de ampliación en acto,
que en un par de meses el público podrá
admirar el resto del acervo, pues lo que
vimos sólo representa el 10 %...
A unos pasos del Kimbell se yergue
el museo donado por el flántropo Amon
Carter para reunir lo más granado del arte
norteamericano. Entre sus luminosas bó-
vedas una plétora de 28 mil 800 objetos
se presenta con un orgullo evidente; sin
embargo, la visita se centra en la bibliote-
ca anexa, donde una colección de libros
ilustrados y partituras aguarda expectan-
te. A sabiendas de nuestra nacionalidad,
el titular prepara una mesa con ejem-
plares alusivos que, en su decir, serán
de nuestro agrado. No puede menos que
apreciarse el gesto, ya que con esmero
preparó los materiales: una primera edición
del libro México hacia 1850 del erudito ale-
mán Carl Christian Sartorius, publicado en
Darmstadt en 1858, y una serie de com-
posiciones musicales que versa, desde la
óptica yanqui, sobre la expansión territo-
rial que se gestó gracias a la estulticia de
los guardianes de la soberanía mexicana.
Todo un compendio que por su conficti-
va naturaleza continúa en parcial silencio.
Citemos algunos ejemplos con el propósi-
to de echar a andar su exploración y, natu-
ralmente, de agradecer la ambigua actitud
divulgativa: The Rio Grande Quick March,
Matamoros Grand March, The Mexican
Volunteer Quick Step y el burlesque Batt-
le of Buena Vista. Sobre ésta última gesta
bélica debemos destacar otro Quick Step
de la autoría de Stephen Foster (1826-
1864) quien, dicho sea de paso, inauguró
el flón de la música Pop otro 11 de sep-
tiembre, pero de 1847, con su canción Oh!
Susanna. La obra de nuestra incumbencia
se titula: Santa Anna’s Retreat from Buena
Vista y nos complacemos en darla a cono-
cer en la Audioteca del semanario.
1
Para concluir la ronda museística he-
mos de desplazarnos hacia los predios
que ocupa el Stockyards, donde la gran
mayoría de sus vitrinas puede recorrerse a
paso veloz –tienen que ver con la cultura
del cowboy– excepto una de las más apar-
tadas donde, para nuestra estupefacción,
aparece el uniforme que vestía Santa Anna
antes de haber sido capturado por Sam
Houston, sus primeras muletas y una serie
de daguerrotipos de su innoble rostro. Con
un tino certero, en el suelo de la misma
vitrina se apoyan dos rejas de Chapulte-
pec en las que se labró el escudo nacional.
¿Puede ser más claro el simbolismo? O
1
Puede escucharse en la página:
proceso.com.mx
84

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
CULTURA
puestas de las Escuelas al Aire
Libre, la espléndida sección de
retratos y, muy especialmente,
las máscaras semiabstractas
de Germán Cueto.
Entre los principales cues-
tionamientos que deja su salida
del CCUT se encuentra la perti-
nencia del costo de las exposi-
ciones que apoya la Coordina-
ción de Difusión Cultural de la
UNAM a través de la Dirección
de Artes Visuales, a cargo de
Graciela de la Torre. Antes de
aceptar que 4 millones de pe-
sos para realizar tres exposi-
ciones temporales anuales en
el MCB son excesivos (Excél-
sior, 28 septiembre 2012), es
indispensable transparentar la
cuota que paga el Museo Uni-
versitario Arte Contemporáneo
(MUAC) por sus exposiciones:
¿Es cierto que la muestra de
Cildo Meireles que se presentó
en 2010 tuvo un costo de 8 mi-
llones de pesos y que la actual
de Teresa Margolles le costó a
la ciudadanía 1 millón 600 mil
pesos? O
Música
I
La magia de Muti y la
Sinfónica de Chicago
RAÚL DÍAZ
G
UANAJUATO, GTO.-
Independientemente del
prodigio que fue la pre-
sencia de la Orquesta Sinfónica
de Chicago, una de las mejores
del mundo, y de su titular, el
ícono viviente de la dirección
musical, Riccardo Muti, creo
que hay dos o tres aristas que
deben mencionarse sobre esa
visita y que, hasta donde he
leído, salvo una, no han sido
tocadas por los colegas.
La primera de ellas, la ya
abordada, el 10 que se anotó
el Festival Cervantino, en espe-
cial su directora, Lidia Cama-
cho, al haber conseguido que,
por primera vez, tal orquesta y
director estuvieran en nuestro
país, y además, en una ocasión
tan signifcativa como es la edi-
ción 40 y fnal de este sexenio
que, si por algo se distinguió en
el terreno cultural, fue precisa-
mente por su falta de aciertos.
Lo segundo, que también
merece felicitación pero es
igualmente excepcional porque
si algo ha sido mediocre es la
actual administración del INBA,
se refere a la atingencia y pron-
titud con que se creó una clase
realmente magistral que, de ma-
nera gratuita y abierta, ofreció
Muti en la sala grande de Bellas
Artes al frente de 30 atrilistas
de nuestra Orquesta Sinfónica
Nacional y en la cual, por espa-
cio de unas dos horas, mate-
rialmente diseccionó la Sinfonía
No. 41 de Mozart, llamada Jú-
piter, y de la que un boletín del
INBA decía que es “una de las
últimas sinfonías de Mozart”.
Es lamentable que no más
de cinco de nuestros directores
hayan estado presentes y, para
los que no, cobra total realidad
la conseja popular de “ellos se
lo perdieron”. Quién sabe si
vuelvan a tener oportunidad tal
en su vida.
La tercera cuestión no des-
tacada es la enorme, inmensa
y hasta sorprendente genero-
sidad de Muti, quien sin rega-
teo alguno se prestó a ofrecer
esa clase y no sólo eso, estuvo
abierto a charlar, de la manera
más informal y antisolemne del
mundo, con cualquiera que se
le acercara.
Es importante destacar esa
generosísima actitud porque su
agenda estuvo realmente apre-
tada, veamos: viajó a México y
luego a Guanajuato en donde,
el domingo por la tarde ofreció
una conferencia de prensa pro-
gramada por los organizadores
para no más de veinte minutos
pero que, gracias a la genero-
sidad y bonhomía del maestro,
se prolongó por más de una
hora y, al concluir, todavía se
prestó para fotografarse con
quien quisiera en el plan más
afable que imaginarse pueda.
Ensayó el lunes en la maña-
na, dirigió en la noche, regaló
un encore después de las ago-
tadoras sinfonías en re menor
de César Franck y la Segunda
sinfonía en re mayor de Jo-
hannes Brahms, y todavía se
dio tiempo para agradecer a
la invitación y bromear con el
público. Retornó a la Ciudad
de México el martes y, el miér-
coles a las 11 en punto de la
madrugada, regaló su lección
inolvidable. Esa misma noche,
a las ocho, repitió el programa
de Guanajuato e igualmente se
despidió con enorme afabilidad.
En la pausa del ensayo
matutino, unos 15 minutos, fue
con este escribidor aún más
generoso que con los demás
ya que me permitió estar en su
camerino charlando sobre sus
experiencias en México. Pre-
sentes, únicamente su fotógra-
fo, una persona de su staff, el
maestro, y este sencillo mor-
tal en estado de levitación. En
algún momento se asomó uno
de los directivos de Bellas Artes
pero, como su vista era pura-
mente protocolaria y no de lo
que signifcaba la enorme pre-
sencia del maestro, estuvo un
minuto, se tomó la foto y se
fue. Con el mito viviente segui-
mos conversando, nos despe-
dimos con un abrazo y, claro,
con el formal compromiso: Ci
vidiamo sera.
¿Qué agregar? Sobre la
excelencia musical de los dos
conciertos sólo puedo añadir
que transportó al auditorio a
algo que, me imagino, es lo que
se considera como “Estado de
Gracia”. O
II
“El barbero de Sevilla”
MAURICIO RÁBAGO PALAFOX
G
ioacchino Rossini (1792-
1868) nació en Pésaro,
Italia, por lo que Heine
le otorgó el famoso mote de El
cisne de Pésaro. Rossini com-
puso a los 24 años, en febrero
de 1816, para el Teatro di Torre
Argentina de Roma, Almaviva;
o sia L’ Inutile Precauzione que
hoy se le conoce como El bar-
bero de Sevilla. La hizo en un
tiempo récord de tres semanas.
No era inusual que los compo-
sitores del siglo XIX reutilizaran
música propia, en especial si
no había tenido éxito y no era
reconocible. Por lo que en El
barbero de Sevilla encontramos
melodías rossinianas emplea-
das anteriormente:
La obertura fue compues-
ta para Aureliano in Palmira en
1813 y usada también en Elisa-
betta, regina d’Inghilterra en
1815, y fnalmente en Il barbiere
di Siviglia en 1816 (originalmen-
te Rossini había escrito para su
barbero una colorida obertura
con temas estilo español, pero
al perderse ésta, fue sustituida
por la que subsiste aún).
El musicólogo Charles Os-
borne afrma que en Il barbiere
di Siviglia aparecen ideas musi-
cales de Franz Joseph Haydn y
de Gaspare Spontini.
El domingo 14 se produ-
jo el esperado estreno de una
nueva producción en el Palacio
de Bellas Artes con resultados
muy irregulares. Juliana Faes-
ler y un muy nutrido grupo de
15 ayudantes se encargaron
de la parte escénica, con muy
pobres resultados: iluminación
indigente sin imaginación, falta
de verdad escénica, vestua-
h
t
t
p
:
/
/
r
o
c
k
c
h
i
c
a
g
o
.
n
e
t

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 85
Muti. Acierto
Muy irregular
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
CULTURA
rio horrible y disfuncional, una
enorme y protagónica jaula en
el escenario que más que la
obviedad de su signifcado no
hacía más que estorbar, el coro
resultó una masa informe con
aspecto aburrido, gente espe-
rando que acabe la función,
el Bártolo se veía muy joven,
Almaviva no era para nada un
conde, y un largo etcétera.
Cassandra Zoé debutó en el
papel de una Rosina muy mu-
sical y afnada, voz pequeñita,
agraciada fgura, muy animosa
pero tímida, le quedó grande el
compromiso. Como decía Di Ste-
fano: tiene un defecto que se le
quitará con el tiempo, es dema-
siado joven. Toda una promesa.
Javier Camarena cantó el
conde: bellísima voz, pero des-
cuidado en los pequeños deta-
lles indispensables en las gran-
des ligas del canto; tiene mu-
chas áreas que mejorar.
José Adán Pérez fue sin
duda quien se llevó la función,
un Fígaro como hace mucho
no veíamos, buen actor y me-
jor cantante, agradabilísima voz
baritonal con un registro agudo
seguro y frme: lástima del ves-
tuario ridículo que le diseña-
ron en especial el del segundo
acto.
Stefano de Peppo es un
experimentado profesional del
canto, bajo-barítono que in-
terpretó el Bártolo, en general
bastante bien pero actoral-
mente parco y su aspecto muy
juvenil, pese a que en el libreto
indica que es un viejo ridículo.
¿Por qué la directora de esce-
na no sigue el libreto en vez de
poner jaulas innecesarias?
Muy bien Carsten Wittmo-
ser, el Basilio, su origen germá-
nico le aportó una seriedad có-
mica a su personaje; estupenda
voz de bajo, nos obsequió una
“Calunnia” de antología.
La soprano Celia Gómez
cantó muy bien la Berta (¿no
se supone que es un papel pa-
ra mezzo?) y la actuó de mara-
villa, pero hay que decir que el
diseño escénico a que la so-
metió la resigeur es inapropia-
do, exagerado.
Se lució el barítono Amed
Liévanos en los papeles de Fio-
rello y el del Sargento, canta de
maravilla y tiene una gran bis
cómica, ojalá pronto lo veamos
en el papel de Fígaro.
El director orquestal fue
Marco Balderi, en ocasiones
tapó el sonido orquestal a los
cantantes, a ratos muy rápido
(el fnal del aria de Bártolo) lo
que hacía casi imposible seguir
esos tiempos. En general bien,
pero no excelente: como en
otras ocasiones, pensamos que
varios de los directores nacio-
nales lo pueden hacer mejor. O
Teatro
Cervantino 2012 (I)
ESTELA LEÑERO FRANCO
G
UANAJUATO, GTO.-
Dos obras de teatro,
si puede llamárseles
así, se presentaron el segun-
do fn de semana del Festival
Cervantino: una adaptación de
la novela El retrato de Dorian
Gray de Oscar Wilde hecha
por el Burgtheater de Austria; y
un performance realizado por
dos jóvenes, una argentina y
un suizo. Ambas obras resul-
taron decepcionantes para tal
envergadura. Parecerían ser
ejercicios teatrales: un apantalla
público, explotando la fragmen-
tación del discurso a través de
las pantallas de video; y el otro,
con el título Título, un examen
profesional de actuación cons-
truido con un sinfín de ocu-
rrencias, cuyo tema sugerido
fue la incomunicación entre las
personas.
La adaptación casi literal
a la novela de Wilde apuesta
exclusivamente a la idea de un
actor conversando con perso-
najes vistos en las pantallas.
Los textos seleccionados guían
la trama a partir de grandes
monólogos dichos en tercera
persona y diálogos entre el pro-
tagonista, interpretado por el
único actor en escena, Markus
Meyer, y dos de sus amigos:
Basil, hombre experimenta-
do, admirador de la belleza y
guía de Dorian y Henry, pintor
tímido pero cuyo retrato hace
que el joven se obsesione por
mantener la juventud captada
por él. El pacto está hecho y
su recorrido por la vida a saltos
agigantados, planteados por
el autor original, lo llevan de la
cumbre a la derrota.
La novela de Wilde refexi-
va, descriptiva y maravillosa
en su género, se vuelve en un
espectáculo pesado, lleno de
palabras poco dramáticas que
en nada hacen interesar al es-
pectador. En un principio la no-
vedad de las pantallas, el ver a
los personajes partidos en tres:
un close up del rostro, una taza
donde a veces asoma la mano
que la toma y unos pies inquie-
tos, hacen sugerente el discur-
so visual, pero pronto se ago-
ta. La tercera persona debilita
la emotividad del personaje,
no habla desde un yo sino
desde el autor que lo observa
y describe externa e interna-
mente. El director Bastian Kraft
encuentra en el diálogo pre-
sencial y proyectivo el princi-
pal camino de la investigación
teatral, pero la dramaturgia se
queda rezagada y hace que
su inventiva no prospere. Los
esfuerzos acrobáticos y emo-
tivos del actor, son muchos,
en particular en la locura fnal,
desesperación frente al asesi-
nato, pero para ese entonces
el espectador viaja por los um-
brales de las pantallas balan-
ceándose entre el ayer y el hoy
esperando ver cómo y cuán-
do se apagarán una a una las
proyecciones y el protagonista
caerá muerto.
El ejercicio suizo argentino
nos hace reír frente a la identif-
cación del absurdo que provo-
ca la incomunicación, pero por
la superfcialidad en el trata-
miento, nos dura poco el entu-
siasmo: nada de metáforas, de
verdades ocultas, de problemas
sugeridos a través del diverti-
mento. El esquema es básico:
primero mímica para hacerse
entender, luego chistes conoci-
dos, después refranes también
conocidos y más tarde hacer
que el otro y el público comple-
ten sus ideas. Al fnal un buen
gag de remate, donde pregun-
tan al espectador su nombre,
para apuntarlo en el suelo y de-
cirle que se puede ir.
La argentina Laura Kaluz,
y el suizo Martin Schick, radi-
cados en Zurich, son ingenio-
sos y se divierten inventando
“babosadas”; encuentran mo-
mentos importantes donde
conectarse asertivamente con
el espectador, pero les hace
falta mayor sinceridad, tocarse
más adentro, creerse menos y
dudar más, porque detrás del
primer impulso viene realmen-
te la solidifcación creativa. La
risa y la sencillez son grandes
vetas teatrales que requieren de
inteligencia para crear un es-
pectáculo divertido y capaz de
atrapar desde sus entrañas al
espectador. O
Cine
“Bel Ami”
JAVIER BETANCOURT
C
uando Guy de Maupas-
sant publicó Bel Ami,
Francia se encontraba
en plena expansión colonia, y
Argelia y Marruecos eran temas
de sobremesa. Bajo la Tercera
República, la sociedad pari-
sina de banqueros y políticos
descubrió que la prensa era
su mejor arma. Para Georges
Duroy, un joven recién llegado
a París, el periodismo es un
camino seguro hacia el éxito;
si es apuesto y carece de es-
crúpulos, la mujeres están ahí
para iniciarlo en los secretos de
la vida mundana y asegurar su
camino a la cumbre.
C
h
r
i
s
t
a

C
o
w
r
i
e
Decepcionante
86

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
NIZA RIVERA
A
efectuarse del 24 al 28 de octubre,
la tercera edición de la Feria de los
Colores, Sonidos y Sabores será
muestra de interculturalidad con las
distintas artes de las comunidades, tanto del
país como del extranjero, en el Distrito Federal.
Con sede en el Monumento a la Re-
volución y organizada por la Secretaría de
Desarrollo Rural y Equidad para las Comu-
nidades (Sederec) del D.F., la delegación
Cuauhtémoc, y el Programa Ciudades in-
terculturales del Consejo de Europa, la feria
contará con la participación de diversas
comunidades: 35 de pueblos originarios
del país, y 11 provenientes del extranjero
(Bolivia, Chile, Honduras, Indonesia, Italia,
Japón, Nicaragua, Marruecos, República
Árabe Saharaui Democrática, Tshad y Viet-
nam), radicadas en la ciudad.
Además de una serie de stands con
muestra gastronómica y artesanal, un sitio de
exposiciones, actividades culturales (música,
danza) y el espacio Ágora Conferencias, Diálo-
go de los pueblos, que tendrá transmisión en
vivo por internet mediante http://www.radio-
raices.tk/
Jesús Escamilla Martínez, responsable de
la Promoción y Visibilización de Comunidades
de Distinto Origen Nacional de la Sederec, ex-
plica a Proceso:
“Lo que nos interesa es visibilizar esas
comunidades y no dejarlas en la exposición
turística que muchas veces sólo se reduce a
la venta de productos, ciertamente aquí ha-
brá stands con gastronomía y artesanía, pero
nos interesa también profundizar en el tema
y exponer los asuntos, problemas y posibles
soluciones que les preocupan a estas comu-
nidades.
“Hay presencia de comunidades indíge-
nas radicadas en la ciudad –como mazahuas
y los otomíes–, así como de provenientes de
países europeos, ambos no importa de dón-
de vengan, son migrantes en la ciudad con
problemas en común, tanto de integración de
lengua como de cultura, y es justo por esto
que también se hace una serie de pláticas en
el Ágora.”
Entre los stands se encontrará el de Italia,
atendido por Fabio Tabani, promotor indepen-
diente de turismo y gastronomía, quien radica
en México desde hace 11 años:
“Mi trabajo forma parte del fomento de in-
tercambio entre la cultura italiana con la mexi-
cana que se puede hacer a través del marida-
je, aquí habrá muestra de pasta y vinos esen-
cialmente. La labor de esta feria es importante
por la promoción de intercambio e integración
que no hay en otros lados. La diferencia con
otras ferias es que aquí se tiene la posibilidad
de conocer más sobre la cultura más autén-
tica, más del pueblo, no son funcionarios de
embajada, es gente preocupada por la esen-
cia. Es una muestra de que en México se ha-
cen cosas buenas, en Italia nunca se acerca-
rían a algo así.”
En lo que respecta al programa, durante la
inauguración a las 10 de la mañana se presen-
Encuentro intercultural
de comunidades indígenas y europeas
tará la creación de la Red Intercultural Mexica-
na, cuyo propósito es servir como mecanismo
de seguimiento en la adopción de legislacio-
nes y políticas públicas de fomento a la inter-
culturalidad, garantizando situaciones elemen-
tales como la protección a migrantes.
Cada día habrá por lo menos cinco pláti-
cas en el espacio para conferencias, se conta-
rá con un “Museo Vivo” de representación te-
mática relacionado con ofrendas de muertos,
medicina herbolaria, artesanías, agricultura,
cultura alimentaria, productos rurales, lenguas
y talleres, y música de los pueblos. Durante el
cierre el domingo 28 desde las 11 de la maña-
na se realizará el Desfle Anual de la Intercul-
turalidad desde el Zócalo al Monumento a la
Revolución. O

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 87
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Bel Ami, el seductor (Bel
Ami; Reino Unido-Francia-Italia,
2012) es la última versión para
la pantalla de la famosa nove-
la de Maupassant; han habido
diferentes adaptaciones en cine
y televisión, unas mejores que
otras; la precisión del diálogo,
la claridad narrativa y la lógi-
ca de la maquinaria literaria del
autor de Bola de sebo parecen
provenir de una visión cinema-
tográfca. Esta es la primera
cinta dirigida por los británicos
Declan Donnellan y Nick Orme-
rod, mancuerna con tres dé-
cadas de prestigio en el teatro
europeo, la famosa compañía
Cheek by Jowl.
Absoluta experiencia en el
manejo de actores, un buen
presupuesto y un reparto de
lujo (Uma Thurman, Christina
Ricci, Kristine Scott Thomas,
Robert Pattinson, joven ac-
tor que no carece de talento);
sobraban recursos para hacer
una gran película; Donnellan,
además, ha recibido premios
por su trabajo en Francia, lo
cual sugiere, por lo menos,
familiaridad con la fuerza épi-
ca de la novela francesa del
siglo XIX. Pero ocurrió lo más
chocante, que dos británicos
dirigiendo juntos se perdie-
ran por el camino del drama
de época, el vestuario y las
luces, más cerca de Downton
Abbey (la famosa serie de TV)
que de la implacable crónica
naturalista del discípulo de
Flaubert.
La estampa de vampiro que
se pegó a la imagen de Pattin-
son con la franquicia de Twi-
light, no debía ser obstáculo
para interpretar al cínico Bel-
Ami, que se vale del periodis-
mo y de las mujeres para con-
quistar una posición de poder;
Georges Duroy es prácticamen-
te un vampiro, un tipo infecto
que se cree inteligente pero que
extrae el talento y la fuerza de
quien se atraviese en su cami-
no, como ocurre con Madame
Forestier (Uma Thurman); el
error, en ésta y otras versiones
de Bel Ami, es querer dotar a
Duroy de una dimensión de la
que carece. El verdadero per-
sonaje es la sociedad francesa
que Maupassant satiriza en el
laboratorio de su novela; en
esta adaptación falta cinismo,
los realizadores elaboran de
antemano el juicio moral que el
novelista deja a cargo del lec-
tor, y el actor principal queda a
la deriva.
No resulta exagerado decir
que este arribista, mísero he-
redero de los héroes de Stend-
hal, Balzac y Flaurbet, salta de
cama en cama, el sexo es su
mejor arma, para abrirse puer-
tas o para vengar injurias; Bel
Ami, el seductor explota la veta
comercial que ofrece el tema,
pero arruina, por completo,
la sensualidad de la prosa de
Maupassant, sin duda la mejor
cualidad de su escritura. O
Televisión
OPMA y Canal 30 (II y
última)
FLORENCE TOUSSAINT
E
l sistema de conte-
nidos que funciona pa-
ralelamente al desarrollo de la
infraestructura de Canal 30 que
ofrece OPMA está organizado,
señala su director Omar Cha-
nona, bajo los principios de
“formación ciudadana plena y
amplitud temática para la con-
vivencia social”.
A partir de los objetivos
centrales se establecieron lí-
neas de trabajo que serán con-
vertidas en programas y series
específcas. El proyecto es que
Canal 30 sea el vehículo a tra-
vés del cual se difundan los
paquetes informativos sin que
se haya creado una enorme
productora con instalaciones
costosas y realizadores con-
tratados de fjo por la emisora.
El equipo de planta con que
cuenta es de 15 personas y las
instalaciones se reducen a un
estudio, cabinas de grabación
de audio, máquinas de edición
en línea, cuatro sistemas portá-
tiles para grabar en exteriores.
Toda imagen que se capta va a
una biblioteca digital a la cual
podrán tener acceso realizado-
res, directores, productoras y el
público general.
Las producciones corren
por cuenta de 21 empresas,
cada una de las cuales tiene a
su cargo una serie y excepcio-
nalmente dos. Estas alcanzan
muy distinta duración, entre
1’03 la menor hasta 45 minutos
la más extensa. La idea es elu-
dir los estándares comerciales
y dejar que el tema o el trata-
miento impongan ritmo y tiem-
pos. Ningún corte va a trocear
los programas, no están hechos
para dar cabida a anuncios o
identifcaciones de canal. Se
transmiten en unidad, al menos
así será en Canal 30, si otras
estaciones toman el material y
lo interrumpen será cuestión de
esas emisoras.
Entre las compañías produc-
toras están algunas famosas,
como Palmera, cuyas obras he-
mos visto en otros canales cul-
turales, y Producciones Corazón
de Fernando Sariñana, nombra-
da en su división cinematográf-
ca como Corazón Films. El resto
son escasamente conocidas.
La oferta se complementa
con productos de otras emiso-
ras, entre las que destacan TV-
Unam, Canal Once, Canal 22.
Hasta la fecha se ha frma-
do contrato para la realización
de 22 series. Éstas no tienen un
número igual de capítulos, algu-
nas llegan a sólo dos episodios,
otras se alargan hasta consti-
tuir 30. En octubre comenzó la
segunda etapa, pues Canal 30
está al aire desde principios de
2012. Y dentro de un mes podrá
ser sintonizado en internet.
Detrás de toda la línea
programática hay investiga-
ción, “no se gestiona un ca-
nal, sino un organismo ge-
nerador de contenidos”, y a
pesar de que Canal 30 perte-
nece a OPMA, Omar Chanona
asegura que la Secretaría de
Gobernación no interviene en
lo que se dice.
La señal, que únicamente
puede captarse en las nuevas
pantallas digitales de alta def-
nición, es muy nítida. Canal 30
se identifca con una fgura de
serpiente emplumada que re-
corre el paisaje urbano. La ani-
mación resulta original y atrac-
tiva. La calidad de la imagen es
notable. O
J
o
s
é

M
a
u
e
l

J
i
m
é
n
e
z
88

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

Otra versión de Maupassant
Chanona. Generar contenidos
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 89
CULTURA ESPECTÁCULOS
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
M
ichel Franco, quien
con Después de Lu-
cía obtuvo el premio
a mejor película en
la sección “Una cier-
ta mirada” en Cannes
de este año, fue invitado por el gobierno
federal y el Consejo Nacional para la Cul-
tura y las Artes (Conaculta) a realizar un
spot para televisión y radio, quedando el
cineasta bajo la lupa de las redes sociales.
Después de Lucía, segundo largometra-
je del realizador, nacido en la Ciudad de
México en 1979, fue escogido por la Aca-
demia Mexicana de Artes y Ciencias Cine-
matográficas para representar a México en
los Goya y el Oscar 2013. Además lo estrenó
en México el viernes 19 y antes, Cinépolis
ofreció proyecciones gratuitas los días 15,
16, 17 y 18 de octubre por 75 de sus comple-
jos en siete ciudades.
Internacionalmente, el filme compite
en la sección oficial del Festival de Cine BFI
de Londres, ciudad donde se proyectó el sá-
bado 20 y a donde Michel Franco viajó desde
el viernes 19 para asistir a dicho encuentro
cinematográfico. Después de Lucía se centra
en el bullying (acoso escolar agresivo): calla-
da, la adolescente Alejandra tolera abusos
emocionales y humillaciones de todo tipo
en su nueva escuela.
Más allá del enorme triunfo de su fil-
me, se le comenta en entrevista a Franco
que dicho spot que él grabó por invitación
del gobierno federal le ha generado críti-
cas negativas y polémica; pero él agrega,
en tono despreocupado:
“Yo no he escuchado tanto… En las
otras entrevistas no ha salido mucho el
tema. En la rueda de prensa del lunes 15
lo mencionaron, y digo lo mismo que dije
allí: no tengo nada que decir.”
En ese anuncio gubernamental apare-
ce Franco, quien narra:
“Dirigir una película es imaginar un
mundo, sentirlo. Con México pasa lo mis-
mo: cuando lo sientes, te das cuenta que
no es un mexicano el que ganó un pre-
mio, lo gana el país entero, y he consegui-
do uno de mis mayores sueños: poner en
alto el nombre de mi país.”
Luego, sigue una voz en off que destaca:
“En el gobierno del Presidente de la Re-
pública se apoyó al cine como nunca an-
tes. En el México de hoy hay motivos para
estar orgullosos.”
El spot se convirtió en un tópico de crí-
tica y discusión abundantes por vía de la
red social Twitter en internet, por ejemplo,
en los mensajes de algunos usuarios como:
Embryón891: ¡Vendido! Que vergüenza y
que lamentable que un cineasta reconocido se
haya prestado a algo tan bajo como hacer un
spot para el gobierno de Felipe Calderón.
Redvolt564: De las cosas buenas el go-
bierno se adjudica el premio y de las malas no
tienen la culpa.
Bujes02: Qué pena que por unos cuantos
pesos se vendan al gobierno federal para pa-
rarse el cuello, éstos nunca apoyan a las artes,
y mucho menos al cine.
Al joven realizador se le cuestiona si le
gustó salir en el anuncio y argumenta que
tal spot “ayuda a promover la película (Des-
pués de Lucía).”
–¿Le pagaron por realizarlo?
–No. Ayuda a que mucha gente se en-
tere de la película. Hay que centrarse en el
largometraje y no mezclarlo con el spot.
Televisa “se montó”
Como se mencionó, Después de Lucía fue
proyectada sin cobrar la entrada duran-
te cuatro días consecutivos del 15 al 18 de
octubre a las 16 horas sólo por las 75 salas
de la cadena de Cinépolis. Alejandro Ra-
mírez, dueño de esta empresa exhibidora,
informó en su Twitter que durante los dos
primeros días acudieron 8 mil 500 perso-
nas a las salas para ver su cinta.
También realizador de Daniel y Ana (2009)
y actualmente trabajando en la postproduc-
ción de su tercer filme A los ojos, Franco re-
salta que “nunca se había proyectado una
película gratis antes de su estreno”.
–¿Cómo surgió la idea de que Ci-
Con 33 años y su segunda cinta de recien-
te estreno gratuito a nivel nacional, Después
de Lucía, galardonada en el Festival de Can-
nes y distribuida por Televisa, con miras a
obtener un Oscar, el cineasta Michel Franco
es blanco de críticas en Twitter tras apare-
cer en un anuncio promocional radiotelevi-
sivo a favor del régimen de Felipe Calderón,
cuyo gobierno supuestamente “apoyó al ci-
ne mexicano como nunca antes”.
criticado
Ganador en Cannes,
por “spot” gubernamental
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
90

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

VÍCTOR UGALDE *
E
n los promocionales del Co-
naculta y en su ultimo informe,
Consuelo Sáizar afirmó que este
fue el sexenio del cine y que co-
mo nunca antes se le ha apoyado para
obtener los éxitos de todos conocidos.
El presidente Felipe Calderón só-
lo dedicó ocho renglones a la cultura
en su sexto informe de gobierno, des-
tacando, como en todo su texto, “los
grandes avances del sexenio”. Días
después, la presidenta del Conaculta,
copiando el estilo triunfalista de su jefe,
presentó su informe destacando como
propios resultados que no le pertene-
cen y que no son del tamaño propala-
do, si se analizan las cifras que presen-
tó con el debido detenimiento.
A su decir, en el sexenio 2006-2012 se
ejerció uno de los presupuestos más al-
tos en el sector cultural en nuestra historia,
ya que se pasó de 7 mil 434.6 millones de
pesos (mdp) en el 2007 a 15 mil 662.9 en
2012, 110% de incremento en seis años.
Efectivamente, la cultura nacional se vio
beneficiada con incrementos sustanciales
que nos hicieron olvidar los desastrosos
y alarmantes recortes que vivimos en es-
te sector los últimos 12 años del neolibe-
ralismo priista (Salinas, Zedillo), que ahora
se apresta a regresar con los mismos cua-
dros que provocaron el desastre del fin del
siglo XX.
Este logro que incentivó económica-
mente a la actividad cultural mexicana se
tiene que agradecer más al poder legisla-
tivo (Corral, Rojo, Madero, Arroyo, Beltro-
nes, Acosta, García Cervantes, Gómez,
Núñez, Inti Muñoz, Kenia, Báez, etcéte-
ra) que a la voluntad expresa del ejecutivo
panista. En el sexenio que termina la Se-
cretaría de Hacienda (Carstens, Cordero,
Meade) siempre envió un presupuesto re-
duccionista en materia de arte y cultura, ya
que siempre lo pensaron como un gasto a
fondo perdido y no como una inversión de-
tonante de múltiples beneficios (empleo,
inversión de alto impacto, generador de
servicios asociados, incremento en la cap-
tación tributaria, turismo, regenerador de
tejido social, exportación del imaginario,
etcétera).
Anteproyecto de presupuesto que
afortunadamente siempre fue corregido
y aumentado, gracias al equilibrio de po-
deres que permitió a los diputados y se-
nadores de las legislaturas LX y LXI tra-
bajar una y otra vez a favor de nuestro
arte y cultura a petición y exigencia de la
comunidad artística. Por esto, el presu-
puesto cultural aprobado pasó de 8 mil
136 millones de pesos en 2007 a 16 mil
népolis ofreciera proyecciones gratuitas?
–Después de Cannes empezamos a
mostrar la película a ciertas personas, co-
mo Alejandro Ramírez o Emilio Azcárraga,
por eso Fundación Televisa se montó, y Fe-
lipe Calderón, en fin…
“Así se fue sumando el apoyo de todos y
la verdad es que todo lo que ayude a que Des-
pués de Lucía llegue a más público se agrade-
ce, porque normalmente es al contrario, a los
largometrajes nos dan poca atención y con
mi película está pasando lo contrario.
–¿Que la película la viera Felipe Cal-
derón influyó para que usted saliera en el
spot del gobierno?
–No. Lo acepté y ya.
“Por un lado, es una realidad que se pro-
duce mucho más cine que antes, eso me pa-
rece positivo; por otro lado, vuelvo a lo ori-
ginal: ayuda a darle difusión a la película y
eso no hay que despreciarlo, porque nor-
malmente es lo contrario.”
Y aclara que “se pueden mejorar más las
condiciones para el cine nacional, definiti-
vamente”, pues aunque “sigue siendo difí-
cil, están mejorando el panorama, se produ-
cen 70 películas al año y eso es un avance”.
–Su segunda película Después de Lucía
estrenó en los cines y fue elegida para re-
presentar a México en el Óscar, ¿qué opi-
na de todo eso?
–Estoy muy orgulloso y me siento cobi-
jado por el país, por los compañeros de la
Academia. De alguna manera el tema del
bullying no es sólo mío, ya es de relevancia
nacional. Y creo que la película tiene opor-
tunidad de llegar al Oscar, ojalá y siga te-
niendo buena estrella.
–¿El éxito de la cinta se debe a cómo
aborda el problema del bullying?
–Sí, el tema es muy actual y requie-
re urgentemente ser atendido; y el trata-
miento que se da en la película no es su-
perficial, es bastante profundo, de buen
nivel y no es condescendiente. Además,
trata al público de manera respetuosa.
Las escenas de los jóvenes son bastan-
te reales, bastante naturales y sobre to-
do, se muestra que la violencia atrae más
violencia. Al final, la película nos hace re-
flexionar obviamente hacia lo positivo.
–También muestra la falta de comuni-
cación de un padre y su
hija…
–Eso es lo importan-
te. Que entendamos qué
está pasando en la so-
ciedad, en las casas, co-
mo individuos, y eso no
es fácil de abordar. Apar-
te, la película, me atrevo
a decirlo, es entretenida
y sí logra captar la aten-
ción del público.”
–¿Cree que nada más
los jóvenes tengan inte-
rés por la película?
–Me encantaría que la vean los jó-
venes porque son quienes más pueden
entender las consecuencias y la grave-
dad del bullying. No es sólo molestar a un
compañero de la escuela o un juego en
la escuela, acaban con un ser humano. Y
los padres de familia también la tienen
que ver porque en la película se ve que el
origen viene de la casa, el problema em-
pieza cuando no se comunican bien en el
hogar, entonces, también es importante
atender esa parte por parte de los padres
de familia. Obviamente, de los maestros
también.
Según Michel Franco, el ser huma-
no “siempre ha sido violento” pero lo que
habría que analizar es “por qué en las es-
cuelas se está viviendo esta violencia de
manera sistemática y se ha empeorado
a través de las redes sociales de Twitter
o Facebook y en los teléfonos celulares”.
Le llama la atención que hayamos asumi-
do “o aceptado” a la violencia como “par-
te de nuestras vidas”, y apunta otro asun-
to: “los adultos no saben quiénes son sus
hijos, quiénes son los adolescentes, y eso
también se ve en el filme”.
Se le comenta que a sus 33 años es un
cineasta afortunado.
“La verdad es que nada ha sido fácil.
Ha sido una labor profunda y empieza por
lo personal, desde sentarse a escribir un
guión y estar solo y tener claridad sobre
qué temática abordar, cómo se va a filmar
y encontrar a los actores ideales, más allá
de los tópicos del presupuesto y esas cosas.
En lo personal siempre es difícil hacer un
largometraje, y cada proyecto es una labor
tremenda que no sabes realmente cuándo
ni cómo va acabar; entonces, que acabe en
Cannes y con este premio, es ideal.”
Los protagonistas de Después de Lucía
son Tessa Ia y Hernán Mendoza. La produc-
ción estuvo a cargo de Lucía Films, Lemon
Films, Filmadora Nacional y Pop Films, con
apoyos Centro, y del Estado de Jalisco; dis-
tribuyen Lemon Films y Videocine (Televi-
sa). Infatigable, Michel Franco anuncia ya
que peleará por obtener el Oscar:
“Los productores van a aventar toda la
carne al asador para promoverla en Esta-
dos Unidos.”
Franco. Cuestionamiento
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 91
ESPECTÁCULOS
285 en el 2012, es decir 100% más en el
periodo referido. (En el 2007 se incremen-
to en 4%; en 2008, 16%; en 2009, 28%;
en 2010, 46%; en 2011, 12%, y en 2012,
28.89%.)
Si los números no le cuadran a nues-
tros lectores, esto se debe a que en los pasa-
dos seis años el presupuesto aprobado por
el Poder Legislativo fue de 69 mil 784 mdp,
pero el realmente ejercido por los titulares
del Conaculta (Vela, Sáizar) fue sólo de 67 mil
243; es decir, 2 mil 541 mdp no se ejercieron
en su oportunidad y tuvieron que ser devuel-
tos a las arcas de la nación. Tanto Vela como
Sáizar subejercieron todos los años los mon-
tos aprobados por el legislativo, lo que re-
presentó 3.77% menos de recursos para el
arte, pero existieron años en que el subejer-
cicio fue mayor de 10% y sólo se compen-
só con el escandaloso gasto extraordinario
de las Fiestas del Bi/Centenario, cuya Este-
la de luz y corrupción brilla todas las noches
tan campante. Sáizar nunca ejerció el total de
sus presupuestos autorizados en contra de
las necesidades de los artistas mexicanos y
de la voluntad de apoyo que tenían todos los
partidos del Poder Legislativo.
En materia de cine, la señora Sáizar in-
formó que se pasó de 100 cintas mexica-
nas de 1995 a 2000, a 217 de 2001 a 2006, y
en el presente sexenio a 418 filmes naciona-
les. Todo esto es cierto pero se logró gracias
al apoyo de senadores y diputados de las le-
gislaturas mencionadas (LXVIII a la LXI) y a las
convocatorias democráticas e incluyentes del
Instituto Mexicano del Cine (Imcine), que dejó
atrás las asignaciones voluntaristas y las os-
curas recomendaciones a los amigos de los
políticos en turno o los intereses particulares
de la burocracia en turno. Esto último lo pre-
tendió rehacer la presidenta del Conaculta en
su último año de gobierno, al tratar de usar
más presupuesto federal en apoyo directo a
ciertos filmes que lo otorgado a los dos fidei-
comisos federales donde compiten todos los
cineastas del país.
Se informó que el presupuesto fílmico
fue del orden de los 6,198.9 mdp en los seis
años que terminan, cifra muy superior a los
1,772.3 mdp del inicio de la recuperación en
el sexenio de Fox. Todo, producto del apoyo
legislativo. Muy lejos quedaron los 697 mdp
del último sexenio priista (95/2000) que en-
tregó nuestro cine a través de los recortes
en un sexenio de cine
A Javier Corral, por su valentía en la democratización de los medios
Luces y sombras
presupuestales constantes y los ordena-
mientos jurídicos como la Ley de cine del
92, el TLCAN y la OMC que dejó a nuestro
cine a las fuerzas del mercado, renuncian-
do a la obligación de garantizar el acceso a
la expresión y circulación de esta manifes-
tación artística tan importante para nues-
tro imaginario.
El impulso económico de los últimos
12 años permitió la reactivación de la
producción, pero desgraciadamente por
prácticas contrarias al libre comercio se
ha reducido la comunicación de nuestros
artistas con nuestro público, y tal pare-
ce que esta gravísima situación se la qui-
so ocultar, ya que el Conaculta presentó
un cuadro que no corresponde a la rea-
lidad sobre los asistentes a las películas
mexicanas.
Sáizar afirmó que se pasó de 38 mi-
llones de espectadores de 2001 a 2006 a
57 millones de 2007 a 2012, es decir un
incremento de 50% respecto del sexe-
nio anterior. Estos datos no son ciertos, y
sumando lo que el Imcine ha venido pu-
blicando año con año en sus informes,
anuarios y el libro Miradas múltiples, así
como el informe de Nielsen. De 2001 a
2006 fueron 62 millones de mexicanos
los que vieron las 137 películas que se
estrenaron, cifra que en el sexenio que
termina ascendió a sólo 71 millones con
sus 324 estrenos. Es decir que el incre-
mento fue sólo de 14.15% y no de 50%
cacareado. El número de espectadores
promedio por título fue de 452,554 en el
sexenio 2001/2006 por 219,135 en el que
termina, lo que representó una caída de
51.48% por título mexicano. En parte es-
to se debió a las prácticas contrarias al li-
bre comercio, y en parte a que no se logró
hacer un cine atractivo, pero sobre todo
a que no se tomaron las medidas legisla-
tivas que consolidaran la recuperación y
comunicación de nuestro cine con nues-
tros habitantes.
Existen más inexactitudes en el área
de cine pero ya corresponderá su análi-
sis a los miembros de la comunidad ar-
tística decirnos si se ajustan a la reali-
dad o no.
Mientras tanto, esperemos que las
autoridades entrantes reflexionen se-
riamente sobre el estado que guarda el
cine y sus necesidades para un creci-
miento y consolidación democrática, in-
cluyente y transparente; además es-
peremos que hayan aprendido de sus
errores y no vengan a terminar de des-
truir lo que intentaron aniquilar a finales
del siglo pasado. O
*Presidente de la Sociedad Mexicana de Direc-
tores-Realizadores de Obras Audiovisuales.
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
92

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012
RAÚL OCHOA
D
avid González, padre del
ligamayorista Adrián
González, anunció que
interpondrá una de-
manda contra la Major
League Basseball (MLB)
porque provocó que al joven pelotero
mexicano Daniel Pesqueira se le escapa-
ra la oportunidad de jugar con los Me-
dias Rojas de Boston y de firmar un con-
trato con Rays de Tampa Bay.
La oficina del comisionado de la
MLB impidió que Pesqueira se contrata-
ra con algún equipo de la llamada gran
carpa, luego de que la Liga Mexicana de
Beisbol (LMB), a través de la National
Association –a la que está afiliada–, le
comunicó que el equipo Diablos Rojos
del México posee los derechos del pelo-
tero, con quien habría firmado un con-
trato en 2010.
Desde hace poco más de dos años
David González, dueño de la Academia
de Beisbol González; Roberto Mansur,
presidente ejecutivo de Diablos Rojos, y
la LMB entraron en disputa por Pesquei-
ra, pitcher zurdo de 18 años. El prime-
ro alega que desde 2010 tiene los dere-
chos de representación del muchacho,
mientras que Mansur y el presidente de
la LMB, Plinio Escalante, sostienen que
desde ese año el lanzador está debida-
mente registrado en la liga a nombre de
Diablos Rojos.
Por su parte Alberto Pesqueira, pa-
dre del pelotero motivo de discordia,
asegura que nunca firmaron contrato
con los Diablos. Dice que en 2009 signó
un papel en blanco. Le dijeron que se-
ría la carta responsiva para que su hijo,
entonces menor de edad, pudiera viajar
en avión a la academia que el club tie-
ne en Oaxaca.
En entrevista con Proceso, Pesquei-
ra dice que un año después ese docu-
mento apareció en las oficinas de la Li-
ga Mexicana de Beisbol convertido en
un contrato entre el joven y el México.
“Nos sorprendieron y se aprovecha-
ron de nosotros. Así están las cosas en
el beisbol mexicano”, acusa Pesquei-
ra. Afirma que “son falsos” los papeles
Choque
Liga Mexicana-
Ligas Mayores,
por un joven pitcher
92

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012
r
e
c
o
r
d
4
.
r
e
c
o
r
d
.
c
o
m
.
m
x
Daniel Pesqueira
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 93
DEPORTES / BEI SBOL DEPORTES
/ BEI SBOL
En defensa del conjunto escarlata, el
presidente de la LMB insiste en que el con-
trato es legal y que le pertenece al equipo
México. Sin embargo, admite que la única
firma existente del jugador es la que apa-
rece en el documento de 2010. Explica que
si bien el contrato tiene vigencia por un
año éste se renueva “automáticamente” si
el jugador no responde a la invitación del
club para presentarse a la pretemporada.
Ahora el caso deberá ser resuelto por
la justicia estadunidense, a la que ha re-
currido David González.
“No sé qué vaya a pasar, pero Ligas Ma-
yores no puede decir que el muchacho le
pertenece a Diablos Rojos. Si Ligas Mayo-
res está de acuerdo en que los equipos de
México afiliados a la National Associa-
tion permitan ese tipo de cosas, pues en-
tonces van a tener un problema muy serio
porque es esclavitud agarrar un mucha-
cho y no autorizarle jugar con otro equi-
po cuando no lo necesitan. Es un abuso de
autoridad y de muchas cosas”, advierte el
empresario.
Convencido de que ha elegido el me-
jor camino, González insiste en que el pa-
norama no luce favorable para los equipos
de beisbol de México ni tampoco para las
Ligas Mayores.
Sostiene: “Ante la justicia estaduni-
dense habrá un intercambio de cuestio-
nes legales que no sabemos en qué va a
terminar. No lo hago por David Gonzá-
lez; actúo porque quiero que si un equi-
po mexicano firma un día a mi hijo de 14
o 15 años, que al menos se lo lleve a en-
trenar un máximo de seis meses y que no
lo deje un año o dos sin darle seguimien-
to ni preparación. No es válido, no es jus-
to. Eso es lo que está pasando en el beis-
bol mexicano”.
–¿Cómo podrían resarcir al pelotero?
–se le pregunta.
–Dentro de la demanda solicitaremos
una compensación por daños y perjuicios.
El monto aún no ha sido calculado; depen-
derá del tiempo que lleve el juicio. Si el da-
ño es completo en el sentido de que Da-
niel ya no pueda lanzar en el beisbol de
Estados Unidos por culpa de Diablos Ro-
jos y le cortan una carrera a un pelotero
que pudo haber cobrado 300 mil, 500 mil o
1 millón de dólares, todo deberá evaluarse
a su debido tiempo.
En entrevista con este semanario, Gon-
zález reconoce que Pesqueira no alcanzó a
firmar contrato con Boston, y explica: “El
equipo me lo pidió para pruebas, y si les
gustaba llegaríamos a un acuerdo econó-
mico. Las primeras impresiones fueron
excelentes; además, ya había recibido una
oferta de compra de Tampa Bay. No se lle-
gó a la negociación porque los Diablos di-
jeron que el contrato era de ellos. Boston
estaba interesadísimo, ya iba a pitchear
un juego en la pretemporada, aunque no
con el equipo grande, pero le habían dicho
que jugaría. Fue cuando lo regresaron, un
día antes de lanzar”.
Lo peor, añade, es la existencia de tres
supuestos contratos, todos ellos con fe-
chas distintas: uno de 2010, otro de 2011 y
uno más de 2012, siendo que su represen-
tado y el padre de éste firmaron un docu-
mento en 2008 que nunca fue considerado
como un contrato laboral.
González duda de la autenticidad de
esos papeles, pues el hecho de que pre-
senten las rúbricas un tanto borrosas lo
hacen suponer que hubo un montaje. Se-
gún él, “la LMB no sella ninguna hoja ni de
recibido ni de enterado. Son cosas muy ra-
ras que pasan ahí y no se entienden”.
Además, el propietario de la acade-
mia de beisbol revela que, de acuerdo con
la documentación proporcionada por la
LMB, dos de los contratos están firmados
por padre e hijo y otro sólo por el mucha-
cho. “Eso quiere decir que el tercer papel lo
hicieron de la hoja en blanco firmada por
padre e hijo”.
Comenta que en el supuesto contra-
to de prestación de servicios profesiona-
les presentado por los Diablos Rojos se fija
una beca por 2 mil pesos al jugador Da-
niel Pesqueira Arellano. Lo anterior, dice,
aparece en la carátula del convenio, en el
que por cierto no están las firmas del pre-
sidente del club ni del titular de la LMB.
Asegura que agotará todas las instan-
cias. Anuncia que incluso en México “es-
tamos viendo la posibilidad de acudir al
Congreso y al Senado. Estamos hablan-
Un escándalo estalló en la Liga Mexicana de Beisbol a partir de la supuesta falsifi-
cación de contratos en que incurrieron los Diablos Rojos del México. El promotor
de jugadores David González acudió ante la justicia estadunidense para interpo-
ner un juicio contra el conjunto escarlata, que no permite que el joven pitcher Da-
niel Pesqueira se integre a ningún equipo porque alega poseer la titularidad de su
contrato. El conflicto le ha impedido al muchacho jugar en Grandes Ligas.

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 93
exhi bidos por Diablos Rojos y la LMB y que
el único contrato que reconoce es el que
firmó con su hijo para la empresa de Da-
vid González en 2010.
Luego de dos años de preparación en
la Academia González, Daniel Pesquei-
ra, originario de Tijuana, recibió en febre-
ro pasado la oportunidad de entrenarse
con los Medias Rojas de Boston. Permane-
ció en esa ciudad hasta que el 9 de marzo
la LMB reclamó los derechos del pelotero
y dijo al equipo estadunidense que si de-
seaba contratarlo debía dirigirse a los Dia-
blos Rojos.
“Como presidente de la Liga Mexicana
de Beisbol tengo la obligación de avisarle
al equipo Boston, por conducto de las ofi-
cinas correspondientes del beisbol de li-
gas menores y el beisbol de ligas mayores,
que ese jugador que está en el campo de
entrenamiento pertenece a la lista de re-
servas de los Diablos”, alega el presiden-
te de la Liga Mexicana de Beisbol, Plinio
Escalante.
Como esc|avo
El pasado 6 de marzo la National Associa-
tion fijó su postura: “Los Medias Rojas no
lo tienen en el campo efectivo de inme-
diato y lo enviarán de vuelta a México tan
pronto como sea posible. Reiteraron que
su único propósito de contar con él en Fort
Myers fue por un favor a Adrián González.
Sobre la base de nuestras discusiones con
la MLB creemos que esto fue un error ho-
nesto por parte de Medias Rojas y consi-
dera este asunto cerrado”.
Escalante Justifica: “Pesqueira fue de-
vuelto a México inmediatamente porque no
pueden firmar a ningún pelotero que perte-
nece a la lista de reservas de un equipo que
forme parte del beisbol organizado”.
Ahora el pitcher, quien es además el
mejor prospecto de la Academia Gonzá-
lez, afronta un veto en el beisbol organi-
zado de México: el equipo Diablos Rojos
lo ha puesto en su “lista de restringidos”,
lo que le impide jugar y contratarse en el
beisbol profesional, a menos que volunta-
riamente se presente al campamento del
club México.
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
94

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 94

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012
do con muchas personas porque los Dia-
blos Rojos están cometiendo una enorme
injusticia: quieren a un muchacho que no
les pertenece y el chico no quiere pertene-
cer a ellos, ni el padre ni la madre”.
B|oqueos
Hace dos años, y respaldado en la figura
mediática de su hijo Adrián, que milita en
Ligas Mayores, David González diseñó un
proyecto para establecer dos academias
de beisbol: una en Tijuana y otra en Chu-
lavista, California. De esta manera preten-
de que jóvenes peloteros mexicanos lle-
guen a las Ligas Mayores.
El empresario cobra una comisión de
30% por cada beisbolista que logra colocar
en las Mayores. Este porcentaje contrasta
con el 75% que reclaman los equipos mexi-
canos sobre los derechos del valor de cada
pelotero. Dice que cuando comenzó su tra-
bajo como representante de jugadores, la
LMB le indicó que no podía hacerlo porque
ella “tenía un acuerdo con las Ligas Mayo-
res y era la única que podía hacerlo”.
Refiere que su labor consiste en buscar
peloteros en toda la República Mexicana.
“Los requisitos que pedimos son los mis-
mos que buscan los scouts de Estados Uni-
dos. Me piden peloteros de seis pies para
arriba: de 1.80 metros en adelante. Busca-
mos deportistas con esas características”.
“El problema del beisbol mexicano –di-
ce González– es que los equipos firman a
muchos peloteros de 14 años, pero no tie-
nen ningún compromiso con ellos. Los
hacen firmar un contrato que no es tal; los
obligan a ello simplemente para asegurar-
los. ¿Qué va a hacer la Liga Mexicana con
un muchacho de 14 años? No puede ven-
derlo a Estados Unidos hasta los 16 años y
medio, y tampoco puede jugar en la Liga
Mexicana. No puede hacer nada con él.”
La LMB, acusa Alberto Pesqueira, se va-
le de prácticas deshonestas en la contrata-
ción de jugadores. Comenta que en el ca-
so del supuesto contrato con su hijo la liga
y el equipo sólo presentan una carátula y
posteriormente tras la rúbrica le anexan
tres hojas, “todo favorable a ellos... Ade-
más nos mandaron unos documentos que
no reconocemos. Queremos que nos justi-
fiquen cuándo firmamos los documentos”.
Y añade: “Mi hijo ha estado bloquea-
do por dos años y medio. No puede llevar
una carrera limpia porque luego salen con
que tienen contrato con él. No se ha po-
dido aclarar nada y no ha podido firmar
con ningún equipo. Estoy en pláticas con
ellos tratando de arreglar que mi hijo que-
de limpio, pero también está David Gon-
zález, el representante legal de mi hijo. Lo
único que quiero es que no lo afecten y
que lo dejen jugar”.
Por su parte, el presidente de la LMB in-
siste en que el documento firmado por Pes-
queira es legal: “Es un contrato anual que
firmó en 2010 y que le da al club el derecho
sobre el jugador. En 2011 el equipo le volvió
a enviar su contrato como corresponde, co-
mo marca la regla, y no lo devolvió firmado.
En 2012 sucedió lo mismo y Diablos Rojos lo
colocó en la lista de restringidos por negarse
a reportar siendo parte de la lista de reservas
del equipo”, acota el directivo.
Escalante agrega que “el señor Gon-
zález no es nada en el beisbol; no es una
organización, no es un equipo, no es una
liga. Sin embargo, se han atendido sus re-
querimientos. Pero todo tiene un lími-
te. Ya lo hizo notarialmente, ya se acredi-
tó ante notario; ya lo hizo judicialmente,
y ya se acreditó ante el juez. Que ya le pa-
re a su carrito”.
–Pero resulta que su carrito ya llegó
hasta las Ligas Mayores, que ahora debe-
rá responder ante la justicia estaduniden-
se –plantea el reportero.
–Es muy libre de hacerlo, pero no tie-
ne la razón. Y si la tuviera en un momen-
to dado y alguna autoridad le requiere al
club México para que devuelva el contra-
to, se hará, pero de acuerdo con nuestros
abogados la cuestión es totalmente legal,
y de acuerdo también a las reglamenta-
ciones de las leyes mexicanas y del beis-
bol. Si el señor González quiere seguir
haciendo trámites, que los haga. En esa
medida responderemos.
Según Escalante, David González abu-
sa al pretender llevarse a un jugador sin
tener los derechos sobre el contrato. “Pe-
ro el club México tiene sus derechos, y es-
tá cumpliendo con la ley. De ninguna ma-
nera está abusando”.
Y acerca de Pesquiera, aclara: “De nin-
guna manera está suspendido. El pelotero
puede reportar y juega. Está en la lista de
restringidos. En el momento en que él se
reporte, Diablos Rojos tiene todo el derecho
de ponerlo en su lista de activos, en la lista
de reservas de la Liga Mexicana o en la lis-
ta de reservas de novatos de la academia”.
Sentencia que sólo si el pelotero se re-
porta con Diablos Rojos “juega y empieza a
ganar dinero”, y advierte que difícilmente un
equipo de Grandes Ligas negocia los contra-
tos de jugadores con alguien que no sea un
equipo de beisbol. “Así ha sido siempre”.
Para el presidente de los Diablos, Rober-
to Mansur, las reglas están claras: “por un
pelotero no falsificaríamos papeles. No po-
demos falsificar el acta de nacimiento ni la
firma ni la credencial de elector del papá.
Él firmó para pertenecer a Diablos y al no
reportarse el equipo lo mandó a la lista de
restringidos. Año con año se le manda una
copia a la liga del contrato original firma-
do por él.
“David quiere buscar peloteros pa-
ra venderlos. ¿Y quién les va a dar traba-
jo cuando los corran de Estados Unidos?
Que forme una liga para que les dé traba-
jo, porque en el beisbol 1% de los peloteros
firmados llegan a Grandes Ligas. Entonces
a 99% de los que él mande, ¿quién les va a
dar empleo?
“No buscamos peloteros para vender a
Estados Unidos. Buscamos peloteros para
hacer beisbol en México”, sentencia Man-
sur, quien considera que David González
se vale de la fama de su hijo. “Si no fuera el
papá de Adrián González, no sería nadie”.
Y por absurdo que parezca admite:
“en lo personal no conozco a Daniel Pes-
queira porque no me hago cargo de las
sucursales”.
David González. Equipos piratas
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 95
DEPORTES / BEI SBOL
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
96

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012

ducción plástica de pintura, escultura, dibujo
y gráfica, parte esencial de nuestra historia
cultural?
Atentamente
Inda Sáenz
Pintora y profesora asociada en la Facultad
de Psicología de la UNAM.
Escultor denuncia que Conaculta
adquirió obra que le plagiaron
Señor director:
L
e solicito publicar la siguiente carta, envia-
da a la presidenta del Conaculta, Consuelo
Sáizar:
Estimada licenciada Sáizar: En días pasados
recibí la información de que el Consejo Nacional
para la Cultura y las Artes (Conaculta), institución
a su cargo, adquirió por una importante suma
obra de la señora Alejandra Zermeño.
Como ya es de conocimiento público, sobre
todo a partir de la nota que difundió la perio-
dista Blanca González Rosas en Proceso 1876
(página 82), la señora Alejandra Zermeño ha
estado plagiando en técnica y concepto mi obra
plástica desde hace varios años. El hecho de que
el Conaculta compre obra de esta persona me
parece que atenta contra los derechos básicos
de autoría, avalando el plagio.
Como puede constatarse en los archivos del
Conaculta, en particular del Fonca, institución
que ha apoyado mi trayectoria artística por lo
menos desde 1994, mi trabajo ha tenido un de-
sarrollo evolutivo, constante, creativo y reflexivo
hasta llegar a los conceptos y técnicas que cons-
tituyen mi obra.
Considero que si el Estado mexicano, en parti-
cular el Conaculta, requiere de obra para los diver-
sos edificios públicos, y sobre todo para enriquecer
De Inda Sáenz
Señor director:
H
e seguido las notas de Blanca González y
Judith Amador sobre la renovación de la red
de museos de arte de la UNAM
(Proceso 1874), y me surgen
varias inquietudes.
En primer lugar, en la
información que proporciona
Graciela de la Torre, directora
de Artes Visuales de esta ins-
titución, no se menciona nada
sobre la difusión de las artes
plásticas en dichos museos.
Pareciera que la funcionaria
olvida que la UNAM tiene una
licenciatura y un posgrado
en artes visuales, donde se
forman profesionales de la
pintura, la escultura, la gráfica
y el diseño.
De la Torre afirmó que la
red de museos “va a sentar
un nuevo paradigma en el ha-
cer de la cultura y en el hacer
de los museos, con nichos
muy particulares (…)”. Sin
embargo, los enunciados que
marcarían la orientación distin-
tiva de cada recinto (el Museo
Universitario de Ciencias y
Arte de la colonia Roma estará
“enfocado en la experimen-
tación artística” (…) El Eco
se constituirá en “una caja de
resonancia entre la modernidad
y lo contemporáneo….”, etcé-
tera) podrían ser intercambiables o estar sujetos
a interpretación, por lo que no se comprende en
qué consistirá la diferencia entre las exposiciones
de cada recinto.
Lo único que queda claro es que los museos
de la UNAM serán lugares para la experimenta-
ción y el ejercicio de curadores e historiadores
¿Y los artistas plásticos cuyo trabajo indepen-
diente no encaje en el “guión curatorial” pres-
tablecido no tendrán cabida en ningún recinto?
Por otra parte, valdría la pena que la funcionaria
aclarara exactamente a qué se refiere con un
“nuevo paradigma”, ya que éste incidiría en uno
de los proyectos culturales con mayores reper-
cusiones dentro y fuera de la UNAM.
En torno al mismo tema, en días pasados
la doctora María Teresa Uriarte, coordinadora
de Difusión Cultural de la UNAM, afirmó que
los museos en México están desaprovechados,
cuando pudieran ser espacios de creatividad y
de mejoramiento académico. Estoy de acuer-
do. Sólo que resulta muy contradictorio que
el único museo cuyo perfil no será modificado
sea el Museo de Arte Contemporáneo (Muac);
quizá porque se le considera como modelo del
“nuevo paradigma”. Tal cosa me parece cues-
tionable, considerando que dicho museo es
el escenario de “nuevas prácticas”, que com-
prenden, por ejemplo: instruir a los alumnos de
servicio social de distintas carreras para que
expliquen a los visitantes por qué una sábana
sucia y arrugada es arte.
En este tenor, me ha tocado presenciar
también cómo la sala educativa del Muac resul-
ta un buen lugar para poner a
jugar con figuritas de plásti-
co a grupos de adolescen-
tes, infantilizándolos y de
paso propiciando en ellos
la desorientación. ¿A esto
se le llama “construcción
de conocimiento” y “pensa-
miento crítico”, o es simple
y llano adoctrinamiento para
que el público acepte, sin
crítica, que cualquier objeto
de uso cotidiano se exhiba
como “arte contemporáneo”
y pueda eventualmente
formar parte del acervo
(contando por supuesto con
la intermediación de alguna
galería)?
Pero los museos del INBA
no están mejor; en los últimos
años los visitantes hemos te-
nido que sufrir el capricho de
directores/as y curadores/as
que cambian el perfil y misión
de los museos sin decir agua
va. Por ejemplo, en el Museo
Carrillo Gil, las magníficas
obras de su colección per-
manente están embodegadas
para dar cabida al proyecto de
curadurías patrocinado por la
Fundación Bancomer.
Más ejemplos: La colección única de arte
europeo en México del Museo Nacional de San
Carlos se prestó recientemente a un artista
alemán para “dialogar” con las obras colocan-
do basura en las salas. En la reapertura del
Museo Tamayo, los cuadros de Mark Rothko,
Ben Nicholson y José Soto, entre otras obras
de su acervo, se presentan como marco para
un video insulso que ocupa el espacio central
de la instalación. Por cierto, en las flamantes
salas ampliadas conté 27 proyecciones en 16
milímetros y video. O sea, ¿tanto dinero pú-
blico/privado gastado para poner teles? Una
sola sala con una programación distribuida a lo
largo del día habría bastado; pero para abundar
en el desperdicio, el auditorio del museo per-
manece cerrado.
Como cereza del pastel, la falta de acuer-
do entre el coleccionista Andrés Blaisten y la
UNAM mantiene en suspenso el que podamos
volver a ver, en un espacio público, una co-
lección única de arte mexicano. Hay pocos
museos con colecciones coherentes de arte de
México, y a los que la poseen se les cambia su
vocación de un día para otro. ¿A dónde vamos
a poder acudir los artistas, historiadores, es-
tudiantes, académicos y público para estudiar,
comprender y apreciar la extraordinaria pro-
Sobre la red de museos
de arte de la UNAM
Nota de la Redacción
P
or un error de edición, en Proceso 1876
(Poco interés del equipo de Peña Nieto
por el caso Jaakkola) se publicó que, según la
eurodiputada Satu Hassi, las leyes de su país
permitirían llevar a juicio a Enrique Peña Nieto
si éste decidiera que se siga protegiendo al
exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, ante el
asesinato del activista finlandés Jyri Jaakkola.
Asimismo, que, en este caso, la familia de
Jaakkola iniciará dicho procedimiento judicial.
Lo que Hassi dijo fue: “Es conocido que el
grupo que tiene sitiado San Juan Copala es
la Ubisort; igualmente se sabe que su líder,
Rufino Juárez, es buen amigo de Ulises Ruiz
y que el PRI financia este grupo paramilitar.
No estoy asegurando que él sea el autor
intelectual, pero hay elementos por los que
debe ser investigado”; y también: “Hay pocos
visos de que los integrantes del equipo de
transición de Enrique Peña Nieto se ciñan a la
aplicación de la ley”. Se piden disculpas a la
eurodiputada, a las partes implicadas y a los
lectores por la incorrecta interpretación de las
declaraciones mencionadas.
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
PALABRA DE LECTOR

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 97
el acervo del patrimonio artístico en México, bien
podría solicitar, a través del programa de retribu-
ción social, obra de artistas del Sistema Nacional
de Creadores, y ocupar el presupuesto para
fomentar la singularidad, la autenticidad y los va-
lores inherentes a la creación artística.
Como usted y su equipo de trabajo segu-
ramente saben, el plagio es una acción des-
honesta, considerada ilícita y que contraviene
las normas básicas del quehacer artístico.
Por ello lamento y me preocupa mucho que el
Conaculta valide la compra de obras “piratas”,
y hago pública mi postura ante el plagio explí-
cito de mis obras por parte de esta persona.
Sin más por el momento, aprovecho la
ocasión para enviarle un cordial saludo.
Atentamente
Maestro Héctor Velázquez Gutiérrez
Escultor y artista plástico
Exigen brindar protección a la
fauna silvestre en Chihuahua
Señor director:
E
n Chihuahua los seres humanos no somos
las únicas víctimas de las armas de fuego.
También son abatidos a tiros, y a manos de las
propias autoridades, los infortunados ejempla-
res de puma y otros animales que, acosados
por la sequía y la destrucción de su hábitat,
se acercan a algunos poblados en busca de
refugio. Son animales que cometen el imperdo-
nable error de volver a sus antiguos territorios,
ahora ocupados por humanos.
Algunos de los animales matados a tiros
son muy jóvenes, casi cachorros, como el
puma acribillado por la Dirección de Seguridad
Municipal en la ciudad de Chihuahua hace
unos días; o no representan ningún peligro,
como una víbora casera que recientemente fue
muerta a pedradas también por oficiales.
Las autoridades ambientales federales y
estatales no se dan cuenta, o parecen no darse
cuenta de esta destrucción (la indiferencia es el
apoyo silencioso a la injusticia), y las locales la
justifican a la antigüita: “es que el animal esta-
ba a punto de agredir al agente”.
Por contraste, en Nuevo León, cuando
hace poco una osa con crías se acercó a un
área urbana, fue tranquilizada con un dardo
para ser reubicada, con sus cuatro oseznos, en
un lugar silvestre seguro.
Es urgente que en Chihuahua se cree y
opere un programa similar de relocalización
de fauna que permita capturar vivos (mediante
trampeo no-letal y con dardos tranquilizantes)
a los pocos ejemplares que nos quedan; que,
entre los costosos arsenales que se compran
cada día, se invierta por lo menos en rifles lan-
zadardos y pinzas herpetológicas, cuyo costo
es mucho menor al de un arma de fuego.
Al tiempo que protegemos a los poblado-
res, urgimos a nuestras autoridades para que
protejamos también, y de manera efectiva, a
la muy depredada fauna silvestre nativa de
Chihuahua.
Atentamente
Doctor Álvaro Anchondo
y maestro en ciencias Manuel Bujanda.
PALABRA DE LECTOR

1877 / 21 DE OCTUBRE DE 2012 97
De Jorge Ordóñez Burgos
Señor director:
P
or este conducto deseo hacer algunos
comentarios sobre la edición especial de
Proceso titulada El sexenio de la muerte /
Memoria gráfica del horror.
Independientemente de la necesidad im-
perante de resolver muchos problemas en este
país, debe atenderse la salud mental de los
mexicanos –tanto la del ciudadano común como
la de quienes integran los diversos cuerpos de
seguridad–. La edición referida no escatima en
mostrar imágenes de una realidad de la que no
podemos escapar. Cierto: Vivimos en un medio
convulsionado en el que el miedo y la violencia
forman parte de la cotidianeidad.
No sé hasta qué punto podría considerarse
la colección de fotografías publicadas como una
contribución al juicio ciudadano de la historia
contemporánea; este es un terreno que supera
mi formación académica. Sin embargo, creo que
el texto introductorio de Juan Villoro (páginas 4-5)
es sugerente e invita a repensar el tema del sal-
vajismo en México.
“El derecho a la información –afirma– es el
principio rector del periodismo. Lo que existe
debe ser comunicado; no se trata de censurar
ni de maquillar los sucesos. ¿Cómo hacerlo?”.
Villoro plantea un problema de múltiples aristas.
En él se involucran tópicos como la libertad de
expresión, la ética de los medios de comunica-
ción, la censura estatal, el derecho del ciudadano
a ser informado y, entre muchas otros aspectos,
el derecho de las víctimas a no ser utilizadas
como mercancía. La realidad del absurdo que se
vive en México debe ser estudiada a profundidad
por varias disciplinas, entre ellas la filosofía.
De las palabras de Villoro pueden despren-
derse temas susceptibles de ser tocados por
la crítica filosófica, una crítica que trascienda la
mera referencia histórica de pensadores extran-
jeros para internarse en la humanidad viva del
mexicano que está inmerso en unas condiciones
inéditas para el país.
Acerca de la edición especial
El sexenio de la muerte
La reflexión filosófica, contra lo que muchos
piensan, se encarga de voltear la mirada hacia la
vida misma: Los grandes filósofos de la historia
–a los que suele citarse anacrónicamente– no
eran ajenos a la cotidianeidad que los envolvía.
La necesidad de acudir a la filosofía mexicana es
inaplazable, y debe echarse mano de un pensa-
miento que se construye a partir de meditaciones
sobre aspectos tangibles de nuestro entorno.
La respuesta a la pregunta: ¿quién o qué es
el mexicano?, lanzada hace 100 o 50 años, hoy
deberá responderse de manera muy diferente. Es
posible que las atrocidades que captan las foto-
grafías publicadas por Proceso nos proporcio-
nen un norte. Otras muchas interrogantes pue-
den desprenderse a partir de simples imágenes:
¿Qué es la libertad de expresión?, ¿qué es la
soberanía nacional?, ¿qué es el Estado?, ¿cuáles
son los puntos de anclaje que tiene el lenguaje
del mexicano que refiere la violencia en todas sus
expresiones y niveles? Es decir, ¿podría hablarse
de una semiótica y una semántica de la violencia
en el discurso de las distintas clases sociales de
México; verbigracia: el político, el decir de la gen-
te de la calle, el soldado, el comunicador, el mi-
nistro religioso o el lenguaje plástico del sicario?
¿Hubo advertencias, en la historia reciente,
del México de los últimos 30 años, que nos hi-
cieran pensar en la posibilidad de caer en estado
de salvajismo extremo? ¿Qué entendemos por
“salvajismo”? ¿Es una idea que se opone o con-
tradice a la “civilidad”? ¿”Salvajismo” y “civiliza-
ción” son antónimos? ¿El “salvajismo” estaba en
germen en la conciencia de algunos mexicanos
y las condiciones que vivimos lo dispararon, o
bien, se ha “implantado” entre los mexicanos de
alguna manera?
Estas y otras preguntas sólo pueden ser res-
pondidas por los mexicanos del siglo XXI, pues
importar filosofías que mediten sobre conflictos
tan complejos significa repetir la historia de
México. Los mexicanos gustamos de buscar en
todas partes la solución a nuestros problemas,
menos en nuestra casa. Actualmente, Finlandia
está de moda; la educación nacional tiene un
fuerte sabor al Báltico. Se repite hasta el hartaz-
go que los finlandeses tienen “una educación
de primera”; ergo, “trasplantemos sus métodos
y estrategias”. No importa cuál es la historia de
aquel país; su ubicación geográfica carece de
relevancia, así como la estructura jurídica que
tiene el Estado finlandés… Sabemos cuál será el
desenlace de esta aventura.
Las palabras de Villoro son una de tantas
invitaciones que se nos hacen para pensar en el
México actual; antes de recurrir a la trillada res-
puesta “la solución a nuestros males es la edu-
cación en valores”, debe visualizarse a qué clase
de país pretende educarse, qué y cuáles son los
valores del mexicano, qué ha sido la educación
en México durante los últimas décadas…
Atentamente
Doctor Jorge Ordóñez Burgos
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb25ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb25ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb25ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->