P. 1
Trabajos Pandillas.

Trabajos Pandillas.

|Views: 30|Likes:

More info:

Published by: Daniela Soledad Pacheco C on Oct 21, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/03/2013

pdf

text

original

ENSAYO “PANDILLAS”

¿Qué son las pandillas? Las pandillas son un grupo de personas, mayormente jóvenes, que evidencian un sistema social de exclusión, con evidentes faltas de oportunidades para el desarrollo de la juventud.

¿Cómo se originan las pandillas?

Las pandillas se originan porque algunos jóvenes sienten que no le dan las suficientes oportunidades para su integración, debido a una diversidad de factores tanto del entorno familiar y como del ámbito externo.

¿En qué entorno se desarrollan las pandillas?

Las pandillas se desarrollan en un entorno de violencia, drogas, alcohol y sobre todo en la delincuencia, la cual puede inducirles al robo o aun peor aún al homicidio.

¿Cuáles son las causas de ese comportamiento agresivo?

Una de las causas del comportamiento agresivo de jóvenes que integran una pandilla son: maltratos físicos y psicológicos sufridos en la infancia, el ambiente social en el que el adolescente vive y muchas veces por el rencor que sienten hacia los demás producto de la desintegración familiar.

¿Qué tipos de pandillas existen?

Existen varios tipos de pandillas, entre ellas tenemos:

 Pandillas de delincuentes jóvenes: Estos son grupos de jóvenes que "se juntan" que realizan acciones de delincuentes o tienen comportamiento indeseable (absentismo escolar, vandalismo menor, violación de reglas) con suficiente frecuencia como para atraer la atención negativa de las agencias del orden público, los residentes del vecindario y/ o los funcionarios escolares, pero aún no han cometido un crimen serio.  Pandillas tradicionales basadas en el territorio: Estos son grupos de gente joven (jóvenes y/ o adultos) que tienen un nombre, líder o líderes y señas que los identifican, como estilo de vestir, colores y señales con las manos  Pandillas con fines de lucro: Las ofensas de estas pandillas pueden incluir robo, hurto y la distribución y venta de substancias controladas.  Pandillas violentas/de odio: Las ofensas de estas pandillas podrían incluir agresiones serias y homicidio.  Las del barrio: Son agrupaciones que actúan en un determinado espacio territorial o barrio.  Las de guerra: se dedican exclusivamente al "guerreo" al enfrentamiento con las pandillas rivales.  Las barras bravas: A su interior se confunden jóvenes integrantes de pandillas de diferentes lugares que dejan de lado la identidad territorial o de grupo para adoptar una identidad común en los colores del club que los identifica.  Pandillas femeninas: Su participación es múltiple: "guerrean" junto con los varones; auxilian a los heridos en los enfrentamientos a modo de

"socorristas"; o actúan como "soplonas"; las que llevan y traen amenazas de mensaje, desafíos o burlas de grupo enfrentados; alertan de posibles ataques o "mandan al desvió". ¿Quiénes son los jóvenes en las pandillas?

Los pandilleros típicamente son jóvenes entre 10 y 24 años de edad. La mayoría de ellos no se han desempeñado bien en la escuela, y muchos hasta han abandonado sus estudios antes de cumplirlos. Muchas veces, sus hermanos

mayores, padres u otros parientes también han sido parte de una pandilla. Generalmente, los jóvenes más involucrados en actividades de pandillerismo vienen de hogares en los cuales, desde una edad joven, diariamente les faltaba supervisión adulta por largos plazos de tiempo. Estos jóvenes se unen a las pandillas en búsqueda de la autoestima, del compañerismo, el reconocimiento y para obtener un sentido de sociedad. No todos los jóvenes que experimentan con los modales de las pandillas son necesariamente pandilleros1.

La pandilla analizada continuamente se enfrenta con las otras pandillas del sector con riñas nocturnas, con el objetivo de defender su territorio o de responder a una agresión. Dentro de las conductas más comunes se encuentra el hurto, la agresión física y verbal, incluso el homicidio. Los comportamientos de la pandilla han impactado severamente en la comunidad del sector; sin embargo, funcionalmente la comunidad mantiene contingencias de refuerzo para la pandilla, porque ante la ausencia de la autoridad la pandilla llega a verse como protectora del barrio.

Cada pandilla, a pesar de las características comunes, mantiene características distintivas que la hacen diferente de las otras, aún dentro del mismo sector de una ciudad. Dentro de las características principales generales se pueden señalar las siguientes:  En el interior de su propio territorio (colegio o comunidad) generalmente se muestran hostiles; sin embargo, fuera de éste, pueden parecer amigables.
1

Departamento de seguridad pública. (2007) .Definición y Categorización de Pandilla. Washington DC.

 Tienen un código y sentido de justicia propio y cuando consideran que ha sido violado aplican castigos fuertes, llegando a la violencia.  Emplean la mentira y pueden manipular a otros a través de ella de la forma como les convenga.  Los más violentos llegan a ser insensibles al dolor ajeno y no tener metas a largo plazo. No muestran remordimientos y no controlan sus impulsos.  Para muchas pandillas criminales modernas la violencia es un medio hacia un fin material y se vinculan al tráfico de drogas y otras actividades criminales, las cuales se convierten en objetivos primarios para asociarse en pandillas. Este tipo de pandillas no es intimidado por la autoridad, por el contrario, en medio de un acto criminal sienten excitación (ver, por ejemplo, Atehortúa, 1992).  La pandilla ofrece posibilidad de encontrar la identidad que en general el joven no encuentra en su ambiente familiar o escolar.  La pandilla ofrece posibilidad de encontrar protección, compañerismo y seguridad. En comunidades donde ya hay pandillas, el hecho de unirse a una se hace casi una necesidad. La pandilla ofrece un sentido de familia que a veces no existe en el hogar. Es interesante anotar la paradoja aparente de tener que soportar maltrato violento y ritos de admisión peligrosos, lo cual está relacionado con la exigencia de prácticas culturales características.  Pertenecer a la pandilla también se vuelve fuente de reconocimiento social, así sea mediante actividades criminales, respecto de las cuales en muchas ocasiones no hay plena consciencia del peligro implicado. En algunos datos confirman que los pandilleros se refieren a su grupo como su familia y reconocen un alto grado de afinidad “familiar», pretendiendo encontrar el afecto y el amor que por lo general no encuentran entre sus hermanos y padres2.

Las características familiares relacionadas con el problema de pertenencia a pandillas. Los jóvenes informan de maltrato físico y verbal por parte de sus padres,
2

Colombia, Atehortúa (1992) e Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico (1999).

lo cual cumple la función de lograr el control del comportamiento de sus hijos, pero a la vez modela formas coercitivas de interacción y genera procesos de reciprocidad negativa, lo cual lleva a los jóvenes a pensar en irse de la casa para no seguir siendo víctimas y poder vivir con tranquilidad. Una característica importante es la proporción de padres u otros familiares cercanos que son o fueron pandilleros, o que informan de problemas como alcoholismo, desempleo, irresponsabilidad, drogadicción, delincuencia, pocas habilidades de comunicación, agresión verbal y física, y menosprecio hacia los hijos. Los problemas económicos sirven como factor de restricción que predispone a la búsqueda de dinero u objetos deseados por medios ilegales. Esto se relaciona con los modelos existentes y contingencias de refuerzo por parte de la madre, quien en ocasiones aprueba y acepta las aportaciones del hijo, sin preocuparse de dónde provienen.

Los amigos se convierten en la fortaleza del pandillero y recurren a marcas distintivas que los identifican; por ejemplo, los tatuajes y el corte de pelo forman parte de su nueva identidad. Igualmente, los une el vocabulario que en ocasiones sólo entienden ellos. Tienen sitios específicos de reunión en los que adoptan una presencia retadora con respecto a la comunidad. En grupo se sienten seguros, dueños de todo y de todos. En general, los actos delictivos los realizan en compañía.

Desde la niñez intermedia los niños se ven atraídos por aquellos que son similares a ellos, sobre todo en relación a su comportamiento agresivo y, posteriormente, al uso de drogas en la adolescencia. Se habla del proceso de atracción mutua y de la hipótesis de la hemofilia3.

Hay consistencia en la presencia de factores demográficos como vecindad y rechazo en grupos más conformados, como los compañeros de colegios, lo cual lleva a buscar amistades fuera de estos grupos. Independientemente de si los

3

"homofilia" (literalmente "amor a los iguales") a la tendencia de las personas de relacionarse con personas que se parecen a ellas.

niños antisociales se juntan por elección o por defecto, de acuerdo con el modelo de coerción descrito por el grupo de Patterson (citado por Angel et al., 1995), los niños aprenden a escalar el comportamiento aversivo para controlar los esfuerzos de los padres por establecer límites.

Patterson elaboró el llamado modelo de coerción que intenta explicar cómo se va formando la conducta antisocial. Se refiere a la inadaptación que se produce desde edades tempranas y se desarrolla en cuatro etapas a cuyo conjunto se viene denominando como itinerario vital conducente a situaciones de exclusión.

En la familia: Prácticas educativas inadecuadas, donde el niño aprende a manipular a su familia. Sus conductas negativas tienen recompensa: escapar de algo negativo, u obtener algo agradable. Se agrava con la precariedad económica, familias desestructuradas, padres separados, etc.

En la escuela: Si las pautas familiares que deben ser la base de socialización del niño no han quedado bien interiorizadas, el niño carece de habilidades de interacción válidas para las nuevas situaciones, con lo cual es probable que sea rechazado por sus compañeros. Además no se ha de olvidar que si ha evitado tareas difíciles, le costará también desarrollar habilidades académicas.

Con los iguales desviados: En esta tercera etapa aparece el aprendizaje con los iguales desviados y el perfeccionamiento de habilidades antisociales. Cuando se sienta excluido por sus compañeros y viva el fracaso académico buscará relacionarse con individuos semejantes a él.

La edad adulta: En esta etapa, el autor afirma que se manifiestan dificultades para adquirir distintas habilidades y aprendizajes, que faciliten lograr un empleo estable. Esto favorece el desarrollo del proceso antisocial duradero.

Patterson no plantea que el fracaso en una etapa sea irreversible ni tampoco que se pasen por todas las etapas. Algunos individuos interrumpen dicho proceso por cualquier motivo. En lo que sí pone mucho énfasis es en las experiencias disciplinarias dentro del seno familiar para impedir este proceso coercitivo 4. . Con lo anterior se puede decir que la adquisición de normas en la infancia favorecerá al desarrollo positivo de aprendizajes de interacción con sus pares en las etapas nombradas anteriormente.

Sin duda la vinculación a pandillas estará ligada a las carencias de inadaptación que se produce desde edades tempranas y que son reforzadas por la vinculación y socialización con pandillas.

De acuerdo con Lahey, Gordon, Loeber, Stouthamer-Loeber y Farrington (1999), existen dos modelos para explicar la vinculación a las pandillas.  La teoría de la selección, cuya hipótesis es que algunos niños se vinculan a pandillas porque ya están comprometidos en conducta antisocial.  Las teorías de la socialización proponen que los niños son socializados en conducta antisocial durante o después de su vinculación a pandillas. por ej: las razones de vinculación son: búsqueda de autoestima, de poder, de protección, pero en el interior de la pandilla son estimulados a participar en actividades antisociales.

La vinculación y socialización con pandillas no siempre es por tener problemas familiares. Casi todos los miembros de pandillas viven con su familia, padres, madres, padrastros o madrastras y hermanos. A pesar de que las relaciones con

4

Elena de la Peña F. (2005). Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico .teorías conductas antisocial en adolecentes. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID. FACULTAD DE PSICOLOGÍA. (pág. 56-57).
Madrid.

ellos en ocasiones no son buenas, dicen querer a la familia aún quejándose de las actitudes de algunos de los padres.

Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de datos que señalan que el entorno social y familiar en habilidades de interacción, vinculación y practicas educativa inadecuadas, empujan a los pre-adolecentes y adolecentes a incorporarse a pandillas. La escuela también ayuda a que los jóvenes se asocien a estas pandillas al no ejercer una función efectiva de protección contra los problemas de la violencia familiar y social, y por tanto tampoco está cumpliendo una función de socialización en el sentido integral de la palabra, como tampoco se observan acciones estatales que den respuesta a dichos datos5. Estos jóvenes tienen una imagen negativa de la escuela; sin embargo, todos quieren estudiar. Desean un colegio sin tantos castigos y que los profesores los dejen ser libres, pues en general sienten que éstos siempre deciden por sus vidas. La razón por la cual algunos pandilleros no han desertado de la institución escolar es porque todavía allí tienen la posibilidad de encontrarse con un grupo y porque todavía están bajo la influencia de su familia, pero indiscutiblemente su compromiso académico es muy pobre.

5

Angel et al., 1995; Ballesteros de Valderrama y Cortés, 2000

PLAN DE INTERVENCION. Se focaliza en adolescentes y jóvenes que viven en condiciones de vulnerabilidad desde el punto de vista educacional, familiar, laboral y social y que además ejercen violencia en el marco de su pertenencia a pandillas y a grupos juveniles. La metodología se basara trabajar los procesos de reinserción de los jóvenes, implicando un fuerte trabajo con las familias y las comunidades a fin de constituirlas en agentes de apoyo para el éxito de la intervención. La metodología enfatiza en un proceso continuo de acercamiento Y colaboración entre las instituciones, establecimientos educacionales, sociales y como herramienta de pacificación y convivencia. Tema: Prevención de conductas problemáticas relacionadas con delitos o violencia en niños, adolescentes y jóvenes en Objetivo general Contribuir con el fortalecimiento de la seguridad ciudadana de la juveniles;

Comuna de San Antonio a través de la reinserción social de los adolescentes y jóvenes integrantes de los grupos de pandillas. Así como la Integración la familia y comunidad en este proceso y el mejoramiento de las relaciones jóvenes-familiacomunidad. Objetivos especifico.   Identificar los grupos juveniles que participan en actividades de

violencia en la comuna. Brindar atención a los adolescentes y jóvenes a través de la

implementación de un plan de mediación y la capacitarlos en temas de

crecimiento y desarrollo humano; prevención sobre el uso y consumo de drogas; prevención del delito; seguridad humana y factores de protección social que ayude a un desarrollo saludable.    Utilización del tiempo libre de los adolescentes y jóvenes mediante la habilitación en dibujo, pintura y la práctica del deporte. Integrar a la familia y a la comunidad en el proceso de reinserción social de los jóvenes. Mejorar la relación comunidad–adolescentes-jóvenes-familia. Líneas de trabajo, actividades Paso1: Trabajo coordinado con la comunidad e instituciones.      Identificación de líderes Comunitarios por barrio. Presentación del proyecto a la comunidad y a otros actores. Validación de los grupos juveniles en alto riesgo a intervenir. Fortalecimiento y/u organización de la comunidad y de la familia en apoyo a la reinserción social de Los jóvenes. Capacitación a líderes comunitarios, a padres de familia.

Paso 2: Proceso Reinserción Social Jóvenes/ adolescentes. Acercamiento e invitación a ser parte del proyecto.        Explicación del proyecto, alcances, objetivos y limitaciones. Identificación de líderes juveniles. Elaboración de diagnóstico por grupo. Elaboración de base de datos. Desarrollo de la atención grupo por grupo. Seguimiento sistemático, insitu, a cada grupo. Visitas a las casas y familiares de los integrantes de los grupos con énfasis a casos especiales.

  

Seguimiento a la educación formal y coordinación con directores y profesores de escuelas. Capacitación técnica e integración al mercado laboral. Promoción del deporte, la cultura y actividades recreativas y comunitarias.

Paso 3: Desarrollo de la Mediación Intergrupal    

Encuentros para el intercambio de experiencia inter grupales. Grupos de Reflexión inter grupales. Encuentros Deportivos inter grupales. Actividades deportivas, culturales y recreativas conjuntas.

Resultados Esperados De la Metodología      

La Reintegración social de los jóvenes. Mejorada Las relaciones, la comunicación, el respeto y la tolerancia entre los grupos. La Transformación de los grupos en alto riesgo a grupos propositivos. Mejorada La paz social de los barrios atendidos y la percepción de seguridad ciudadana. Mejorada La confianza entre los padres e hijos. La Integración de los adolescentes y jóvenes al trabajo productivo.

Conclusión De acuerdo al trabajo expuesto creemos que, la identificación más precisa de los factores de protectores, así como los mecanismos causales de los factores de riesgo y protección que operan en la violencia y delincuencia juvenil quedan planteados como desafíos a desarrollar. Las investigaciones longitudinales respecto de factores de riesgo y protección requieren ser desarrollas en Chile para el diseño de programas basados en evidencia. Es importante destinar recursos a evaluaciones longitudinales de intervenciones sociales que hayan demostrado resultados positivos. Una de las principales lecciones aprendidas a partir de la investigación e intervención en pandillas juveniles en chile, señala que hay que atender a las particularidades de cada comunidad y a las necesidades específicas de los jóvenes en esas localidades. En este sentido, el intercambio fluido entre investigadores y profesionales de la intervención social es fundamental para desarrollar estrategias y modelos de intervención basados en evidencia. El desafío de generar modelos de intervención que vinculen integralmente aspectos teóricos con diseños de implementación y evaluación es uno de los grandes objetivos a desarrollar. Un criterio central para decidir las intervenciones sociales que deben ser implementadas debe ser la respuesta a la pregunta: ¿cuáles son las intervenciones que cuentan con evidencia empírica que demuestran resultados en cuanto a disminuir los factores de riesgo y aumentar los factores protectores en una comunidad especifica? El criterio de efectividad y adaptación a las necesidades y características de los jóvenes de cada comunidad es fundamental. Un aspecto que se ha descuidado en la implementación de intervenciones sociales tanto en Chile como America Latina, está relacionado con el estudio y evaluación de la efectividad de las estrategias basadas en la participación comunitaria. La importancia de este enfoque es central no solo para entender el contexto en el cual se implementan estas estrategias, sino que también como un recurso para el desarrollo de los niños y jóvenes.

Bibliografía

-B. Patricia Ballesteros de Valderrama, Carlos E. Contreras, Francy J. Vargas, Sandra R. Palacios y Liliana P. Bonilla. (2002). La pandilla juvenil: breve revisión y análisis funcional de un caso. (Vol. 2, Nº 2, pp. 335-350). -Bárbara Scandroglio.“Pandillas”: grupos juveniles y conductas desviadas. Departamento de Psicología Social y metodología. Universidad Autónoma de Madrid.

-Departamento de seguridad pública. (2007) .Definición y Categorización de Pandilla. Washington DC.

-Departamento Investigación de organizaciones criminales, O.S.9. Carabineros de Chile (2008). Situación actual de pandillas juveniles en Chile. Santiago.

-Elena de la Peña F. (2005). Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico .teorías conductas antisocial en adolecentes. Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Psicología. (pág. 56-57). Madrid.

Link

https://mailattachment.googleusercontent.com/attachment/?ui=2&ik=9f140c84a5&v iew=att&th=13a7721707837267&attid=0.2&disp=inline&safe=1&zw&saduie=AG9B _P_i9D4RtqvyXBA7FqEMPerN&sadet=1350619768849&sads=rEwHQDhfXDFv0o BkcR3_GpNaUSM

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->