P. 1
Aristóteles - Esquema y textos

Aristóteles - Esquema y textos

|Views: 4.039|Likes:
Publicado porparergafilo

More info:

Published by: parergafilo on Oct 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/15/2013

pdf

text

original

Fiiosoví.

Aw:icU.
Aristóteles
(,s¡–,aa a. C.)
3
Linneo y Cuvier son mis dioses, pero son unos niños comparados
con el viejo Aristóteles.
—Charles D.v«iw, Carta a William Ogle, traductor de Sobre
las partes de los animales, +ss:.
Tras los ojos alzar, vi a quien concilia
todo saber en sí: sentado estaba
entre la filosófica familia.
—D.w:i, Divina Comedia, Infierno, Canto iii, +,o–+,:.
Rixnv.wu:, Aristóteles con un busto de Homero.
+o,,, Metropolitan Museum of Art, Nueva York.
.
«Es evidente que [la ciudad] al hacerse más unitaria, ya no será ciudad.
Pues la ciudad es por su naturaleza una cierta pluralidad, y al hacerse más
una, de ciudad se convertirá en casa, y de casa en hombre, ya que podría-
mos afirmar que la casa es más unitaria que la ciudad y el individuo más
que la casa. De modo que aunque alguien fuera capaz de hacer esto, no de-
bería hacerlo, porque destruiría la ciudad.» [Avis:ó:iiis, Política, ii,
+:o+a :.]
.
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
Indice
+. Biografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ,
.. Relación con Alejandro Magno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ,
a. Obra de Aristóteles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ,
,. Forma de filosofar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¡
¡. Crítica a la filosofía platónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ,
¡. Conocimiento y ciencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . -
.. Teoría del conocimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . -
e. Nociones fundamentales del pensamiento aristotélico . . . . . . . . . . . . . ,
-. Apuntes sobre lógica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ++
.. Concepto de lógica (o analítica) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ++
.. El Organon . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +:
.. El silogismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +¡
-.,.+. Sobre la inducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +,
.. Sobre la demostración y la definición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +o
.. Sentido histórico de la lógica aristotélica . . . . . . . . . . . . . . . . . +-
s. Textos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +-
.. Metafísica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +-
.. Física . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +s
ç. Selección de textos para PAU . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +s
.. Ética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +s
.. Política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ::
+o. Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ::
:
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
+. Biografía
Aristóteles nació en el año ,s¡ a. C. en Estagira, una pequeña ciudad del reino de Ma-
cedonia. Seguramente recibió desde muy temprana edad algún adiestramiento en lo que se
refiere a la ciencia médica, oficio de su padre.
En el ,o- Aristóteles se traslada a Atenas para ingresar en la Academia platónica, donde
permanecerá unos :o años. Las matemáticas y la dialéctica eran, junto con la astronomía, las
principales áreas de estudio. Tras la muerte de Platón, enel año,¡-, susobrinoEspeusipo fue
elegido para presidir la Academia y Aristóteles partió hacia Assos, donde se formó un círculo
de antiguos estudiantes de la Academia entre los que se contaban Jenócrates y Teofrasto. Allí
contrajo matrimonio con Pythias, sobrina de su amigo Hermia, tirano de Atarneo.
Durante los tres años que estuvo en Assos y en la cercana isla de Lesbos, Aristóteles debió
llevar a cabo gran parte de su investigaciones biológicas y zoológicas, convirtiéndose, con
ellas, en un naturalista admirado por los siglos posteriores.
.. Relación con Alejandro Magno
Filipo ii, rey de Macedonia, le invita a hacerse cargo de la educación de su hijo Alejandro
en Pella, la capital macedónica. Por este motivo se traslada a Macedonia en el año ,¡,. Cu-
riosamente, este periodo en la corte de Macedonia no hace que Aristóteles varíe su visión del
Estado como polis, aferrándose con ello a la tradición griega que concebía la ciudad como el
centro de la vida política.
Cuando Alejandro sucedió a su padre, que había sido asesinado en el ,,o, Aristóteles
regresó a Atenas, donde fundó su propia escuela, el Liceo, en una gruta sagrada en la parte
norte de la ciudad. Durante trece años impartió allí sus enseñanzas. Como en ocasiones las
lecciones se daban mientras paseaba con sus alumnos, a la escuela de Aristóteles se la deno-
minó peripatética (en griego,περίπατοι, perípatoi, paseantes).
Alejandro Magno murió en el ,:, y en esa época el odio hacia Macedonia se había reavi-
vado, como dan buena muestra los incendiarios discursos de Demóstenes. En este ambiente,
Aristóteles decidió marcharse a Calcis, para evitar que los atenienses «pecaran dos veces
contra la filosofía», según expresión de un historiador de la época para referirse a la muerte
de Sócrates y a la que amenazaba la vida de Aristóteles, caso de que hubiera decidido perma-
necer en Atenas. Murió en Calcis en el ,::, cuando tenía o: años.
a. Obra de Aristóteles
El conjunto de las obras de Aristóteles, denominado Corpus aristotelicum, contiene sólo
una parte de lo que debieronser todos los escritos del Estagirita. El propio Aristóteles dividía
sus escritos en aquellos orientados a los estudiantes del Liceo, llamados esotéricos (literal-
mente, «para los de dentro», «para los iniciados»), y, por otro lado, los acroamáticos o
exotéricos, dirigidos a «los de fuera», esto es, al público que asistía a las conferencias que
Aristóteles impartía en ocasiones señaladas.
De estos últimos escritos, los exotéricos, no han quedado más que fragmentos de algu-
nas de las obras que contrastan en estilo y contenido con las obras esotéricas. Mientras que
las obras designadas al público siguen el modelo platónico del diálogo y poseen un estilo de
,
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
Figura +: Alejandro Magno, Mosaico de Issos (detalle).
Circa :oo a. C., Casa del Fauno, Pompeya.
gran riqueza literaria, lo que las hacía merecedoras de las alabanzas de Cicerón, los escritos
esotéricos son expositivos, carentes de recursos retóricos, reiterativos y a menudo oscu-
ros, tal vez porque son un conjunto disperso de notas o apuntes escritos por Aristóteles —o
por alguno de sus discípulos— para preparar sus clases, sin estar pensados para su difusión
pública.
Como se puede comprobar en el cuadro +, las obras de Aristóteles se ocupan de todos
los campos de conocimiento de su época, con excepción de las matemáticas. Escribió sobre
todo lo que hoy clasificaríamos como biología, física, astronomía, psicología, lógica o teoría
de la ciencia.
,. Forma de filosofar
El modo de abordar los problemas filosóficos, las aporías, de Aristóteles es muy distinto
del de Platón. Si éste confiaba en que del cruce de discursos contrapuestos y del diálogo, lo
que llamaba dialéctica, surgiera la verdad filosófica, Aristóteles, por el contrario, sigue unos
procedimientos más apegados a la realidad: la observación y la opinión mayoritaria de los
sabios tienen tanto peso como el puro ejercicio del razonamiento.
Para Aristóteles, un problema o dificultad filosófica resulta de la diversidad de opiniones:
aquello acerca de lo cual hay pleno acuerdo con respecto a su verdad no merece la pena dis-
cutirlo, como también resulta inútil debatir sobre lo que la mayoría de las personas considera
falso; por ello, Aristóteles siempre comienza su investigación recogiendo las opiniones que
otros antes que él han vertido acerca de la cuestión que se esté tratando (qué es la felicidad,
el bien, o qué es lo que existe). De este modo, Aristóteles se convierte en un recopilador de
la tesis de los filósofos que le precedieron y sus obras son una fuente fiable de las doctrinas,
por ejemplo, de los presocráticos.
¡
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
Cuadro +: Obras de Aristóteles
Escvi:os
Exo:ivicos
Sobre la filosofía;
Sobre el bien;
Protréptico
Obras orientadas al
público. Estilo retórico.
Forma de diálogo
E
s
c
v
i
:
o
s
i
s
o
:
i
v
i
c
o
s
Organon Lógica
O
b
r
a
s
o
r
i
e
n
t
a
d
a
s
a
l
o
s
a
l
u
m
n
o
s
d
e
l
L
i
c
e
o
.
E
s
t
i
l
o
t
é
c
n
i
c
o
,
a
r
g
u
m
e
n
t
a
t
i
v
o
.
Física Física
Ética a Nicómaco;
Ética a Eudemo
Etica
Política
Acerca del alma;
Sobre los sentidos
y lo sensible
Psicología
Metafísica
Poética
Retórica
De las partes de
las animales;
Historia de los
animales
Zoología
Acerca del cielo;
Sobre los meteoros
Astronomía
De esta diversidadde opiniones puede extraerse enocasiones una opinióncomúnilustra-
da, la endoxá, que difícilmente va a ser contrariada por la investigación posterior. Aristóteles
pasa a ver qué es lo que tiene que decir el ciudadano griego medio: el punto de vista común,
aunque no necesariamente ilustrado, contiene casi siempre algún elemento de verdad que la
investigación filosófica debe sacar a la luz. Pero también será necesario, a veces, recoger datos
empíricos que permitan resolver las dificultades. El mismo se encargaba de recabar esa infor-
mación empírica sin la cual las opiniones en liza parecían tener igual fuerza de convicción.
¡. Crítica a la filosofía platónica'
Aristóteles dedica mucho espacio a esta crítica —libros i, xii, xiii y xivde la Metafísica y
el tratado Sobre las ideas, que no ha llegado hasta nosotros—, quizá para justificar su ruptura
con la Academia y la orientación propia de su pensamiento, que parece partir justamente de
esta crítica. en un famoso pasaje de la Ética a Nicómaco dice:
«Han sido nuestros amigos los que han creado la teoría de las Ideas. Pero hay que
seguir el parecer de que para salvar la verdad es preciso sacrificar nuestras preferencias,
' Ti}iuov C.xvox.wis, C., Historia de la Filosofía en su marco cultural. SM, Madrid, +,ss, págs. o+ y o:.
,
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
tanto más cuanto que también nosotros somos filósofos. Se puede amar a los amigos y
a la verdad; pero lo más honesto es dar preferencia a la verdad.»´
Según Aristóteles, la teoría de las Ideas parte de la búsqueda por parte de Sócrates de la
definición de la esencia de las cosas, en particular aquellas relativas a asuntos morales (vir-
tud). Al definir una esencia, «lo que es»tal cosa, se obtiene el concepto general o universal
de la misma. Pues bien, según Aristóteles:
«Sócrates no otorgaba una existencia separada ni a los universales ni a las defi-
niciones. Pero los filósofos que vinieron después los separaron y dieron a esta clase de
realidades el nombre de “Ideas”. Y de este modo, llegaron a admitir como Ideas todo lo
que se afirma universalmente.»`
Es este carácter separadode las esencias lo que Aristóteles no puede admitir, porque si las
Ideas son esencias que existen separadamente de las cosas, entonces son substancias (reali-
dades subsistentes, es decir, seres que existen, independientemente, en sí mismas). Todas las
críticas de Aristóteles se centran en este punto:
+. Intentando explicar este mundo, Platón lo duplica: postula otro mundo, el de las
Ideas, con lo cual la dificultad se duplica también: hay que explicar, ahora, dos mun-
dos.
:. Además, el mundo de las Ideas no permite explicar nada sobre el mundo de las co-
sas. En efecto, si las esencias de las cosas están separadas de las cosas mismas, es
que no son propiamente esencias. Si lo fueran, estarían en las cosas. Claro está que
Platón afirmó que las cosas «participan» de la Ideas, pero decir que las cosas son
paradigmas o modelos, «no es sino pronunciar palabras vacías y construir metáfo-
ras poéticas».
,. Tampoco permiten las Ideas explicar el origen y el devenir o cambios de las cosas,
aunque Platón afirmó que las Ideas son «causas» de las cosas, es evidente que no
pueden ser causas productivas y motrices. Sin duda, por esta razón, Platón se vio
obligado en el Timeo a introducir la figura mítica del Demiurgo.
Igualmente atacará Aristóteles a la matematización de la teoría de las Ideas, es decir, la
interposición en los últimos escritos platónicos de los números entre las cosas y las Ideas, o,
directamente, la identificación de estas últimas con los números. «Actualmente —se queja
Aristóteles— las matemáticas se han convertido en filosofía, son toda la filosofía, por más
que se diga que se estudian con atención a ella». Así, para Aristóteles, las deficiencias de la
teoría no se solucionan recurriendo a las matemáticas. Más bien se agravan. Y, además, el
platonismo se convierte en pitagorismo. Parece como si Aristóteles quisiera decir: la úni-
ca solución a los problemas planteados por la teoría de las Ideas es la mía. En este sentido,
podríamos considerar a Aristóteles un auténtico platónico, puesto que persiste en el marco
teórico de su maestro y hace frente a los problemas de la teoría de las Ideas.
En conclusión, la crítica de Aristóteles se resume en lo siguiente: no es posible que la
esencia de las cosas exista separada de las cosas. Por tanto, Aristóteles no rechaza en su tota-
lidad la teoría de las Ideas, sino únicamente la existencia separada de las Formas platónicas.
Podemos señalar, pues, que Aristóteles permanecerá fiel a la herencia socrática y platónica:
la ciencia versa sobre lo universal, es una búsqueda de la esencia común que se encuentra
´ Avis:ó:iiis, Ética a Nicómaco, i o, +,oo a ++.
` Avis:ó:iiis, Metafísica, xiii ¡, +o-s b ,o.
o
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
en las cosas mismas y no separada de ellas. Esta es la idea clave de la lógica y metafísica
aristotélicas.
¡. Conocimiento y ciencia
Aristóteles, a diferencia de Platón, entiende la universalidad de la ciencia como el re-
sultado de la conjunción de todos los saberes. El saber está articulado en diversas ciencias
particulares y autónomas. El conjunto de todas ellas constituye la ciencia: el conocimiento
de todos los aspectos de la realidad.
Aristóteles procede a la clasificación de los diferentes saberes en tres campos:
• El saber productivo, que es técnico y remite a la «fabricación»de cosas útiles. Son
las distintas artes y técnicas: la retórica, la medicina, etc.
• El saber práctico, que es ético-político y remite a la acción libre o electiva, porque
busca la virtud, la regla de la «buena acción».
• El saber teórico, referido al modo de ser de las cosas mismas, y no al agente que
fabrica con ellas algo o que emprende a partir de ellas alguna acción. Las ciencias
teóricas sonsuperiores enel sentido de que tomansufundamento de la cosa misma
que investigan y no de los propósitos que frente a ella persiga el agente o productor,
esto es, investigan las leyes de lo real. Son la física, la matemática, y la filosofía
primera o metafísica (ontología).
Apropósito de esta clasificación de las ciencias, conviene recordar que el término «cien-
cia»no tiene enla Grecia antigua las connotaciones que hoy reviste para nosotros, y que, por
tanto, no importa cuál sea su «superioridad»con respecto al conocimiento ordinario, nun-
ca se aparta del todo de la noción común de saber entre los contemporáneos de Aristóteles
que siempre es un saber arraigado en la acción y relacionado con el uso.
Por otra parte, la clasificación en sí misma está relacionada con la concepción general de
Aristóteles:
(+) Las ciencias productivas remiten al carácter «necesitado» de la vida humana, en
el sentido de que ésta exige la satisfacción de ciertas necesidades para su man-
tenimiento, necesidades que demandan una actividad productiva por parte de los
hombres.
(:) El saber práctico no se relaciona con las necesidades de la vida, sino, por el contra-
rio, con la posibilidad de una «vida buena» (feliz); es decir, aquella que ya no
está orientada a la satisfacción de las necesidades primarias, sino al ejercicio de la
libertad.
(,) La actividad teórica es para Aristóteles la mejor de todas las vidas posibles para
el hombre libre, que en nada puede ejercitarse con más propiedad que en el cono-
cimiento superior.
.. Teoría del conocimiento
Para Aristóteles, todos los seres vivos tienen algún tipo de conocimiento de acuerdo con
las funciones propias de cada uno de ellos. Distingue, así, varios niveles que van desde el me-
ro conocimiento sensible hasta el conocimiento intelectual. Sin embargo, lo que realmente
-
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
le interesa es responder a la cuestión de cuál es el modelo de conocimiento que permite la in-
vestigación científica, que es la actividad más característica del ser humano. Para Aristóteles,
el conocimiento no es una herramienta útil para la supervivencia, sino que su persecución
está inscrita en la propia naturaleza humana en tanto que animal dotado de razón. Así lo
señala al comienzo de la Metafísica: «Todos los hombres desean por naturaleza saber».
La teoría del conocimiento aristotélica se opone a la anámnesis platónica. Descarta la
preexistencia del alma y, por consiguiente, la posibilidad de que ésta haya contemplado y
pueda albergar algún conocimiento de lo que es en sí. De modo que el conocimiento co-
mienza por los sentidos, para Aristóteles. Adopta, de esta manera, una posición empirista
con respecto al problema del conocimiento.
..
Objetos sensibles
.
Sensación
.
Imaginación
.
Memoria
.
Entendimiento
(nous)
.
Tabula rasa
.
Entendimiento
agente
.
Entendimiento
paciente
(Conceptos)
.
Proceso
de
abstracción
.
Conocimiento
sensible
.
Conocimiento
intelectual
Figura :: Proceso de conocimiento en Aristóteles.
El conocimiento sensible es el primer nivel que señala Aristóteles. Se da también en los
animales y su fundamento es la sensación. Se lleva a cabo a través de los sentidos. Aristóteles
distingue entre sentidos propios (vista, oído, olfato, gusto y tacto), y un sentido común que
subyace a todos los demás sentidos y que permite realizar ciertas operaciones como captar
tamaños, figuras, movimientos, etc. La funciónde este sentido comúnes coordinar y unificar
el resto de sentidos.
La imaginación desempeña un importante papel en el conocimiento humano, pues po-
sibilita la reproducción mental de objetos percibidos anteriormente en ausencia de los mis-
mos. Junto con la memoria (acumulación de imágenes pasadas), permite el trabajo del en-
tendimiento.
El grado superior del conocimiento es el conocimiento intelectual. Esta forma de co-
nocimiento es exclusiva de los seres humanos. Es llevada a cabo por el entendimiento (en
griego, νοῦς, nous, intelecto), que desarrolla razonamientos y hace posible la ciencia. Para
realizar esta labor, ha de apoyarse en las imágenes almacenadas en la imaginación y en la
memoria, por lo que éstas se convierten en intermediarias entre la sensación y el pensamien-
to. Aristóteles distingue dos clases de entendimiento: uno activo, el entendimiento agente,
y otro pasivo, el entendimiento paciente. Sobre el entendimiento paciente dice que hay que
suponer que es como una tablilla en la que nada hay escrito hasta que el entendimiento agen-
te escribe los inteligibles o conceptos universales de las cosas. Este es el entendimiento que
nos hace seres pensantes. El problema, aquí, estriba en cómo pueden llegar al entendimiento
nociones universales (conceptos) si el material de entrada es siempre un dato sensorial par-
ticular. La respuesta es clara: el conocimiento en Aristóteles se concibe como un proceso de
s
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
abstracción, en el cual se trata de separar de los individuos sensibles aquellas características
o propiedades comunes a todos ellos, para conseguir llegar al concepto universal. Por lo
tanto, el intelecto agente separa las propiedades accidentales de los objetos, para retener las
características esenciales que conforman los conceptos.
Cabe señalar, por último, que el entendimiento o intelecto agente es algo que, aun estan-
do en cada hombre, es, sin embargo, de naturaleza no personal: una realidad espiritual que
trasciende al individuo concreto, y cuya inmortalidad no garantiza, por tanto, su supervi-
vencia. La interpretación cristiana del pensamiento aristotélico intentó recabar la autoridad
del filósofo en apoyo de la creencia en la pervivencia del individuo después de la muerte. Sin
embargo, esta interpretación no resulta demasiado consistente con los textos de Aristóteles.
e. Nociones fundamentales del pensamiento aristotélico
SUs:.wci.: [οὐσία, (ousía), es el participio de presente del verbo εἶναι (ser).] Es la forma
del ser propiamente dicho. A esta forma remiten el resto de formas de ser (ac-
cidentes). La sustancia no es única, sino que existen muchas. Aristóteles reprocha
a Platón el haber afirmado que lo verdaderamente real —el «ser» propiamente
dicho o la sustancia— era la Idea. Para Aristóteles, en cambio, sustancias son úni-
camente los individuos concretos, como Sócrates o este caballo.
«Enverdad, el eterno objeto de todas las investigaciones presentes y pre-
téritas, la cuestión siempre planteada, ¸qué es el ser·, se reduce a esta otra:
¸qué es la sustancia· Sobre la sustancia, unos filósofos afirmaron que era única
y otros que era múltiple. […] Para nosotros también el objeto fundamental,
primero, y, por así decir, único de nuestro estudio será el ser tomado en este
sentido: la sustancia.»⁴
Sin embargo, resulta que Aristóteles extiende la denominación de sustancia, y la
aplica no sólo al individuo concreto sino también a la especie y al género. Cabe,
por tanto, hablar de dos tipos de sustancias en Aristóteles:
(α) La sustancia primera: el individuo concreto (Sócrates).
(β) La sustancia segunda: la especie y el género (hombre, animal).
Ahora bien, esto no significa que Aristóteles cayese en el platonismo, al sugerir que
las especies y los géneros tuviesen una existencia real, ya que lo que sucede es que la
sustancia segunda no existe separada de la sustancia primera, sino en ella. Por esto,
la sustancia primera es lo verdaderamente real, la sustancia en sentido estricto. De
esta manera la sustancia (primera) también recibe el nombre de sujeto (en griego,
ὑποκείμενον, hypokeímenon) ya que ella subyace a todas las cosas, incluidos géneros
y especies.
Acciuiw:is: Son todo aquello que pertenece a una cosa (sujeto) pero no de modo sus-
tancial o esencial, sino a título contingente o fortuito: mientras que «Sócrates es
hombre»dice algo esencial del ser de Sócrates, «Sócrates está sentado»o «Sócra-
tes ha salido de casa»dicenacerca de Sócrates algo puramente accidental. También
pueden considerarse accidentes de la sustancia todas las demás categorías distintas
⁴ Ibid., vii, +, +o:s b ,.
,
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
de ella, puesto que, como hemos dicho, solo pueden existir merced a ella, como
accidentes de una sustancia, como propiedades de algo que ha de precederlas.
M.:ivi. v Fovx.: Las entidades que pueblan el ámbito sublunar, las sustancias, obede-
cen a dos principios diferentes: por un lado, su materia (ὕλη, hyle), que constituye
su sustrato, aquello con lo que está hecho algo; y por otra parte, su forma (μορφή,
morphé), que define su esencia y función. Hay que poner atención para no confun-
dir la forma con la figura de una cosa.
La forma es la esencia de la cosa, la sustancia segunda, la especie, y es, según
Aristóteles, eterna; pero no existe sino en la materia.
Con respecto a la materia, Aristóteles distingue:
• La materia próxima o segunda (escháte hyle), que es, por ejemplo, el bronce
o la madera, de la que están hechas las cosas.
• La materia primera (próte hyle), que es algo absolutamente indetermina-
do, carente de forma, cualidades o extensión determinada, e incapaz de
existir independientemente. Su existencia como sustrato último debía ser
lógicamente admitida por Aristóteles: la materia próxima, en efecto, no
es pura materia sino que posee ya una esencia o forma determinada, la del
bronce. Debe haber, pues, una materia absolutamente indeterminada e
informe: la materia primera.
Enla figura , se muestra la relaciónentre las nociones de sustancia, materia y forma,
y acto y potencia.
..
Sustancia
.
Accidentes
.
en
.
Forma
.
Materia
.
Acto
.
Potencia
.
Cambio – Movimiento
.
Cambio – Movimiento
Figura ,: Relación entre las nociones fundamentales del pensamiento
aristotélico.
Ac:o v vo:iwci. (Movixiiw:o): Para Aristóteles, el cambio se explica como el paso
de la potencia al acto, estoes, comola actualizaciónde una potencia, de un«poder
ser»que precede al cambio mismo. Las cosas físicas son susceptibles de cambio (la
materia puede cambiar de forma, la madera del árbol puede convertirse en el marco
de una ventana o en astillas para el fuego), y a ese «poder cambiar» es a lo que
llamamos potencia. El cambio es el «paso al acto» de una de esas potencias.
+o
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
Doc:viw. ui i.s c.Us.s: Puesto que conocer algo científicamente es conocer sus cau-
sas, la física debe ocuparse de establecer las causas de los seres naturales. Las causas
son las siguientes:
+. La causa material, por ejemplo, el bronce de que está hecha la estatua.
:. La causa formal, la figura de la estatua. El modo en cómo está dispuesta
y organizada la materia para hacer de la cosa lo que es. En este caso, una
determinada estatua.
,. La causa eficiente o motriz, el escultor.
¡. La causa final, adornar un templo.
Estas cuatro causas, afirma Aristóteles, han sido sólo parcial e imperfectamente en-
trevistas por los filósofos anteriores: los jonios hablaron únicamente de la materia
(agua, etc.), el principiodel movimientofue mencionadopor Empédocles y Anaxá-
goras, y la forma fue considerada por Platón. La causa final no fue considerada cla-
ramente por ninguno. Sólo el sistema explicativo aristotélico se presenta a sí mismo
como suficiente y completo.
-. Apuntes sobre lógica
Aristóteles fue el creador de la lógica, aunque la dialéctica de Platón constituye un im-
portante precedente. Aristóteles no dio un nombre especial a sus escritos sobre esta materia.
El término «lógica» aparece posteriormente en los escritos de los estoicos. Por su parte, el
término órganon (instrumento) también es posterior y sólo a partir del siglo vi d. C. se em-
pleará para designar el conjunto de escritos lógicos de Aristóteles. La lógica, en efecto, era
concebida por Aristóteles como órganon, esto es, como instrumento, porque era entendida
como una propedéutica a la ciencia, y no como una ciencia en sí misma.
En consecuencia, la lógica es el instrumento de la ciencia. Ahora bien, en el modo co-
mo Aristóteles concibe la ciencia se muestra muy bien hasta qué punto permanece fiel a la
herencia socrática y platónica: no hay ciencia sino de lo universal y necesario. Por tanto,
si queremos tener un conocimiento científico de la realidad, es decir, de las cosas singulares,
el único procedimiento válido es conectarlas necesariamente con lo universal:
«Estimamos que poseemos la ciencia de unobjeto cuando creemos conocer la cau-
sa en virtud de la cual la cosa es, sabiendo que ella es su causa y que el efecto no puede
ser de otro modo».⁵
En otras palabras: la ciencia explica la realidad deduciendo lo particular de lo universal, que
es su causa. Resulta así que, según Aristóteles, la función de la lógica es mostrar cómo en la
ciencia se resuelve la problemática planteada por los presocráticos y por Platón: la relación
entre lo uno y lo múltiple, o lo universal y lo particular.
.. Concepto de lógica (o analítica)⁶
En el esquema sobre cuya base el Estagirita ha subdividido y sistematizado las ciencias,
no hay lugar para la lógica, y esto no se debe al azar. Esta ciencia no tiene por objeto ni
⁵ Avis:ó:iiis, Analíticos segundos, i :, -+ b ,.
⁶ Ri.ii, G., Introducción a Aristóteles. Herder, +,, y sigs.
++
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
la producción de algo (como las ciencias poéticas), ni la acción moral (como las ciencias
prácticas), ni siquiera una determinada realidad distinta de la que es objeto de la metafísica
o de la que es objeto de la física o de la matemática (ciencias teoréticas).
La lógica considera, encambio, la forma que debe tener cualquier tipode razonamien-
to que pretenda demostrar algo y, en general, que trate de probar (algo). Por tanto, la
lógica muestra cómo procede el pensamiento cuando piensa, cuál es la estructura del razona-
miento, cuáles son sus elementos, cómo es posible proporcionar demostraciones, qué tipos
de demostraciones existen, sobre qué cosa versan y cuándo son posibles.
Naturalmente, cabría decir que la lógica es ciencia en sí misma, en cuanto su contenido
viene dado precisamente por las operaciones del pensamiento, es decir, del ens tamquam ve-
rum (el ser lógico en cuanto verdadero), que ya el Estagirita ha distinguido efectivamente.
Sin embargo, esto solo coincidiría parcialmente con las ideas de Aristóteles, que sólo de refi-
lón y casi accidentalmente ha dado el nombre de «ciencia» a la lógica, considerándola más
bien como un estudio preliminar, como una propedéutica general de todas las ciencias.
Por consiguiente el término organon, que significa instrumento, introducido por Alejandro
de Afrodisia —y aplicado a partir del siglo vi d. C. como título al conjunto de todos los es-
critos aristotélicos relacionados con la lógica—para designar la lógica en su conjunto define
perfectamente el concepto y fin d ella lógica aristotélica, que pretende suministrar precisa-
mente los instrumentos mentales y conceptuales necesarios para afrontar cualquier tipo de
indagación.
De hecho, Aristóteles llamaba a la lógica con el término analítica, tal y como se titulan
los escritos fundamentales del Organon. La analítica (del griegoἀνάλυσις, sustantivoformado
sobre el verbo ἀναλύω, que remite a la resolución de un todo en sus partes) explica el método
con el que, partiendo de una conclusión dada, ésta se resuelve precisamente en los elementos
de los que se deriva, es decir, en las premisas de las que procede y que, por tanto, constituyen
su fundamento y la justifican. De esta manera, la analítica es básicamente la doctrina del
silogismo y, en efecto, éste constituye el núcleo fundamental y el eje en torno al cual giran
todas las demás figuras de la lógica aristotélica. El Estagirita tuvo plena conciencia de ser el
descubridor del silogismo, hasta el punto de que al final de las Refutaciones sofísticas nos
dice con toda claridad que, mientras con respecto a los discursos retóricos existían, ya en su
época, muchos y antiguos tratados, sobre el silogismo no había absolutamente nada.
.. El Organon
El primero de los escritos lógicos aristotélicos se llama Categorías, y en él se hace un estu-
dio de los términos que forman una proposición. Las categorías son, en realidad, las clases
más amplias de predicados que se pueden afirmar de un sujeto. La lista dada por Aristóteles
aparece en el cuadro :.
En Sobre la interpretación, Aristóteles estudia la proposición, o enunciado atributivo
(lógos apophantikós) que puede ser verdadero o falso, a diferencia de los ruegos, órdenes, etc.
La proposición puede ser, por tanto, afirmativa o negativa, universal o particular.
Los Analíticos anteriores y los Analíticos posteriores (también llamados Analíticos prime-
ros [Analytica priora] y Analíticos segundos [Analytica posteriora]) son los tratados funda-
mentales y, probablemente, los más tardíos. Los primeros estudianla estructura del silogismo
engeneral, sus diversas figuras y sus diferentes modos, considerando todo ello de manera for-
mal, es decir, prescindiendo de su valor de verdad y estudiando exclusivamente la coherencia
+:
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
Categoría Pregunta Ljemplo
SusrnNcrn ¸Qué es· hombre⁷
A
c
c
r
n
v
N
r
v
s
Cantidad ¸Cuánto· de dos codos de largo
Cualidad ¸Cuál· blanco
Relación
¸Respecto de
qué·
doble
Lugar ¸Dónde· en el Liceo
Tiempo ¸Cuándo· ayer
Posición
¸En qué
postura·
sentado
Estado ¸De qué modo· calzado
Acción ¸Qué hace· corta un leño
Pasión ¸Qué le pasa· se cansa
Cuadro :: Tabla de las categorías según Categorías y Tópicos.
formal del razonamiento. En realidad, puede darse un silogismo formalmente correcto, esto
es, que partiendo de determinadas premisas deduce las consecuencias que se imponen te-
niendo en cuenta las premisas mencionadas; pero si éstas no son verdaderas, el silogismo,
aun siendo formalmente correcto, llega a conclusiones falsas. En cambio, en los Analíticos
segundos Aristóteles se ocupa del silogismo, además de formalmente correcto, verdadero
(adecuación material), o sea del silogismo científico, en el que consiste la demostración
verdadera y propiamente dicha. Esta es la definición que Aristóteles nos da del mismo:
«Llamo demostración al silogismo científico; llamo científico al silogismo en vir-
tuddel cual, por el merohecho de poseerlo, tenemos ciencia. Ahora bien, si tener ciencia
es lo que nos habíamos propuesto, es necesario que la ciencia de nuestra vida proceda
de protasis (proposiciones) verdaderas, primeras, inmediatas, más conocidas, anteriores
y causas de las conclusiones. En realidad, el silogismo subsiste también sin estas con-
diciones, mientras que la demostración no puede subsistir sin ellas, ya que no produciría
ciencia».⁸
Los Tópicos versan sobre los argumentos probables que se emplean en la discusión. Para
Aristóteles esta forma de argumentar recibe el nombre de dialéctica. En ella se da el silogismo
dialéctico, el cual es untipo de silogismo enel que se parte de premisas simplemente fundadas
en la opinión, o en elementos que parecen aceptables para todos, o para la mayor parte, y
que, por tanto, ofrece tipos de argumentaciones meramente probables.
Por último, en las Refutaciones sofísticas, Aristóteles estudia las argumentaciones falaces,
los sofismas.
⁷ Se ha de distinguir en la categoría de sUs:.wci. entre sustancia primera (sujeto) y segunda (esencia).
⁸ Avis:ó:iiis, Analíticos segundos, . :, -+ b +-–:,. La cursiva es mía.
+,
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
Obra Tema de estudio
Categorías Términos de la proposición
Sobre la interpretación La proposición
Analíticos primeros y
segundos
La demostración. Argumentos
científicos (Siiocisxos)
Tópicos
Argumentos probables
(Dialéctica)
Refutaciones sofísticas Argumentos falaces (Sofismas)
Cuadro ,: El Organon aristotélico
.. El silogismo
Es la estructura formal que permite realizar la conexión entre lo particular y lo univer-
sal. Aristóteles lo define como «un discurso [conjunto de palabras o locuciones] en el que,
una vez concedidas ciertas cosas, se siguen o concluyen necesariamente otras distintas».⁹ En
el silogismo debe haber tres proposiciones, de las cuales dos desempeñan el papel de ante-
cedentes y por ello reciben el nombre de premisas, siendo la tercera el consecuente, es decir,
la conclusión que se deriva de las premisas.
Además, comolas proposiciones se componende términos, siguiendola estructura sujeto-
predicado, enel silogismo tambiénintervienentres términos (categorías), de los cuales uno
ejerce una función similar a la bisagra que une los otros dos.
(S+)
Premisa mayor (incluye el término mayor),
Premisa menor (incluye el término menor).
Conclusión del silogismo ∴
El silogismo consta, pues, de tres elementos:
+. Un primer término, llamado mayor.
:. Un segundo término, llamado menor.
,. Un término medio.
Con estos tres términos, Aristóteles construyó las tres figuras o esquemas del silogismo
—a las que, por cierto, Galileo añadió una cuarta—, pero indicó que sólo la primera tiene
valor por sí misma, por lo que la segunda y tercera figuras dependende la primera. La primera
figura es el silogismo perfecto y Aristóteles lo describe así:
«Cuando tres términos están de tal manera relacionados que el último está com-
pletamente incluido o contenido en el término medio, y el término medio está incluido
o excluido totalmente del primero, de manera necesaria debemos admitir un perfecto
silogismo entre los extremos. Significo por término medio aquel que es contenido en
otro y contiene a otro en sí mismo, y que además es intermedio por su posición, y signi-
fico por extremos aquel que está contenido en otro y aquel en que otro está contenido.
⁹ Avis:ó:iiis, Analíticos primeros, i +, :¡ b +s.

Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
..
B
.
A
.
B
.
C
.
A
.
B
.
C
Figura ¡: Representación gráfica de la primera figura del silogismo
Si A, en efecto, se predica de todo B, y B se predica de todo C, A debe necesariamente
predicarse de todo C.»'⁰
El esquema sería el mostrado en la figura ¡. A es el término primero o mayor; B, el tér-
mino medio; y Cel término menor.'' Como ejemplo puede valer: ‘Todo hombre (B) es mor-
tal (A); Sócrates (C) es hombre (B); luego Sócrates (C) es mortal (A).’
(S:)
Todo hombre es mortal,
Sócrates es hombre.
Sócrates es mortal ∴
Como se puede apreciar en (S:), todo el valor demostrativo radica en la inclusión de
unos términos en otros: C se incluye en A porque se incluye también en B, y B, a su vez, es
incluido en A. Por eso Bes la causa o razón de la afirmación final (Ces A). el silogismo, pues,
expresa una relación de inclusión: cómo lo particular se subsume en lo universal. De este
modo, en Aristóteles la lógica del silogismo substituye a la dialéctica platónica.
-.,.+. Sobre la inducción
Además del silogismo, Aristóteles propone otro método para conectar e incluir lo parti-
cular en lo universal: la inducción. La diferencia estriba en que, mientras que el silogismo es
deductivo —va de lo universal a lo particular—, la inducción, encambio, procede a la inversa:
va de lo particular a lo universal.
Un ejemplo: ‘El hombre, el caballo, la mula…(C) viven largo tiempo (A); el hombre, el
caballo, la mula…(C) son animales sin hiel (B); luego los animales sin hiel (B) deben vivir
largo tiempo (A)’.
Este tipo de inducción presupone que B no tiene mayor extensión que C, es decir, que
en B se ha hecho la enumeración de todos los animales sin hiel. Se trata, pues, de lo que más
tarde se llamará inducción perfecta o completa. en principio, parecería que la conclusión
no nos enseña nada nuevo que no esté ya en las premisas, pero no es así: permite la conexión
racional de dos conceptos, la inclusión de lo particular (B) en lo universal (A).
El ejemplo muestra que, para Aristóteles, la enumeración de casos particulares no es de
individuos sino de especies. Y, dado que para Aristóteles, el número de especies biológicas era
necesariamente limitado, se comprende que creyera en la posibilidad de hacer inducciones
'⁰ Ibid., i ¡, :, b ,:.
'' Otra forma de representación posterior designará los términos con las letras P (mayor), M(medio) y S (me-
nor).
+,
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
completas, enumerando todas las especies posibles. Pero en algunos pasajes se habla también
de la inducción incompleta, incluso a partir de un solo caso. Esta inducción incompleta
tiene lugar cuando se trata de aprehender los primeros principios de la ciencia, los cuales
pueden ser captados por intuición o bien por un proceso de generalización, a partir de la
percepción sensible —la memoria— y la experiencia, sucesivamente.
.. Sobre la demostración y la definición
Según Aristóteles, poseemos conocimiento científico de una cosa cuando sabemos:
+. que es, que existe esa cosa;
:. lo que es (su esencia); y
,. el porqué (causa) de + y :.
Gracias a que conocemos la causa, podemos tener la certidumbre de que la cosa es necesa-
riamente así y no de otro modo. Así pues, la ciencia no es sólo conocimiento de lo universal
—no hay ciencia de lo particular—, sino también un conocimiento de lo necesario y, por
supuesto, verdadero y cierto.
Un conocimiento de este tipo sólo se consigue por la vía de la demostración, o lo que
es lo mismo, a través del silogismo científico. De manera que hay que tener presente que, para
Aristóteles, no todo silogismo produce un conocimiento científico, sólo aquel que se apoya
en premisas que son «verdaderas, primarias, inmediatas, mejor conocidas que la conclusión
y anteriores a ella, y causas de la conclusión».'´ Con ello quiere decir Aristóteles que toda
demostración debe basarse, en último término, en unos primeros principios que —por ser
justamente primeros— han de ser inmediatamente evidentes e indemostrables, y que expli-
can por qué la conclusión es necesariamente ésa.
Para Aristóteles, estos primeros principios son de dos tipos:
(+) Axiomas: que pueden ser comunes a todas las ciencias (como, por ejemplo, el prin-
cipio de no contradiccióny el tercio excluso) o propios únicamente de algunas cien-
cias («una igualdad subsiste si se restan cantidades iguales a cantidades iguales»).
(:) Tesis peculiares de algunas ciencias, que pueden ser hipótesis o definiciones.
Mediante la demostración (silogismo científico), la ciencia establece de modo cierto las
cuestiones + y , que hemos citado más arriba: que una cosa sea y el por qué de su existencia.
Ahora bien, falta, entonces, ocuparse de la cuestión :: lo que una cosa es que se establece por
medio de la definición. La definición expresa la esencia permanente de una cosa, mediante
el género y la diferencia específica del objeto definido. Así, por ejemplo, en la definición de
hombre como «animal racional»:
• ‘Animal’ es el género próximo al que pertenece ‘hombre’, y
• ‘racional’ es la diferencia específica que distingue a ‘hombre’ del resto de animales.
Hay que recordar, por último, que para que una definicióntenga valor científico, la conexión
de conceptos de que consta debe establecerse por demostración.
'´ Ibid., i :, -+ b ,.
+o
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
.. Sentido histórico de la lógica aristotélica'`
Debemos recordar que la lógica aristotélica nació de una reflexión en torno a los proce-
dimientos que habían puesto en marcha los filósofos anteriores, principalmente a partir de
los sofistas, y sobre todo en torno al procedimiento socrático, especialmente tal como Pla-
tón lo amplió y profundizó. No cabe duda de que influyó también el método matemático,
como lo demuestra la terminología misma utilizada para indicar muchas figuras de la lógi-
ca. Pero la matemática no fue sino un componente más; existían otras ciencias cuyo método
pudo haber sugerido a Aristóteles sus descubrimientos. La lógica aristotélica tiene, por con-
siguiente, una génesis perfectamente filosófica; esta ciencia indica el momento en el que el
logos filosófico, después de haber madurado completamente a través de todos los problemas
principales, resulta capaz de cuestionarse a sí mismo y a su propio método de proceder, hasta
llegar a establecer qué es la razón misma, o sea qué hay que hacer para razonar (bien), así
como cuándo y sobre qué cosa cabe razonar. Este descubrimiento bastaría por sí solo para
asignar a Aristóteles uno de los primerísimos puestos enla historia del pensamiento humano.
s. Textos
.. Metafísica
Tix:o , +. «Todos los hombres desean por naturaleza saber. Así lo indica el amor a los
sentidos; pues, al margen de su utilidad, son amados a causa de sí mismos, y el que más de
todos, el de la vista. En efecto, no sólo para obrar, sino también cuando no pensamos hacer
nada, preferimos la vista, por decirlo así, a todos los otros. Y la causa es que, de los sentidos,
éste es el que nos hace conocer más y nos muestra muchas diferencias.
Por naturaleza, los animales nacen dotados de sensación; pero ésta no engendra en algu-
nos la memoria, mientras que en otros sí. Ypor eso éstos son más prudentes y más aptos para
aprender que los que no pueden recordar; son prudentes sin aprender los incapaces de oír
los sonidos (como la abeja y otros animales semejantes, si los hay); aprenden, en cambio, los
que, además de memoria, tienen este sentido.
Los demás animales viven con imágenes y recuerdos, y participan poco de la experien-
cia. Pero el género humano dispone del arte y del razonamiento. Y del recuerdo nace para
los hombres la experiencia, pues muchos recuerdos de la misma cosa llegan a constituir una
experiencia. Y la experiencia parece, en cierto modo, semejante a la ciencia y al arte, pero la
ciencia y el arte llegana los hombres a través de la experiencia. Pues la experiencia hizo el arte,
como dice Polo, y la inexperiencia, el azar. Nace el arte cuando de muchas observaciones ex-
perimentales surge una noción universal sobre los casos semejantes. Pues tener la noción de
que a Calias, afectado por tal enfermedad, le fue bien tal remedio, y lo mismo a Sócrates y a
otros muchos considerados individualmente, es propio de la experiencia; pero saber que fue
provechoso a todos los individuos de tal constitución, agrupados en una misma clase y afec-
tados por tal enfermedad, por ejemplo a los flemáticos, a los biliosos o a los calenturientos,
corresponde al arte.
Pues bien, para la vida práctica, la experiencia no parece ser en nada inferior al arte, sino
que incluso tienen más éxito los expertos que los que, sin experiencia, poseen el conocimien-
'` Ri.ii, G., op. cit, pág. +,,.
+-
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
to teórico. Y esto se debe a que la experiencia es el conocimiento de las cosas singulares, y el
arte, de las universales; y todas las acciones y generaciones se refieren a lo singular. No es al
hombre, efectivamente, a quien sana el médico, a no ser accidentalmente, sino a Calias o a
Sócrates, o a otro de los así llamados, que, además, es hombre. Por consiguiente, si alguien
tiene, sinla experiencia, el conocimientoteórico, y sabe louniversal peroignora sucontenido
singular, errará muchas veces en la curación, pues es lo singular lo que puede ser curado.
Creemos, sinembargo, que el saber y el entender pertenecenmás al arte que a la experien-
cia y consideramos más sabios a los conocedores del arte que a los expertos, pensando que la
sabiduría corresponde en todos al saber. Y esto, porque unos saben la causa y los otros no.
Pues los expertos saben el qué, pero no el porqué. Aquéllos, en cambio, conocen el porqué
y la causa. Por eso a los jefes de obras los consideramos en cada caso más valiosos, y pensa-
mos que entienden más y son más sabios que los simples operarios, porque saben las causas
de lo que se está haciendo; éstos, en cambio, como algunos seres inanimados, hacen, sí, pero
hacen sin saber lo que hacen, del mismo modo que quema el fuego. Los seres inanimados
hacen estas operaciones por cierto impulso natural y los operarios, por costumbre. Así pues,
no consideramos a los jefes de obras más sabios por su habilidad práctica, sino por su do-
minio de la teoría y su conocimiento de las causas. En definitiva, lo que distingue al sabio
del ignorante es el poder enseñar, y por esto consideramos que el arte es más ciencia que la
experiencia, pues aquéllos pueden y éstos no pueden enseñar.» [Avis:ó:iiis, Metafísica,
i +.]
.. Física
Tix:o , :. Diferencia entre las cosas naturales y las artificiales: «Algunas cosas son por na-
turaleza, otras por otras causas. Por naturaleza, los animales y sus partes, las plantas y los
cuerpos simples como la tierra, el fuego, el aire y el agua —pues decimos que éstas y otras
cosas semejantes son por naturaleza. Todas estas cosas parecen diferenciarse de las que no
están constituidas por naturaleza, porque cada una de ellas tiene en sí misma un principio
de movimiento y de reposo, sea con respecto al lugar o al aumento o a la disminución o a la
alteración. Por el contrario, una cama, una prenda de vestir o cualquier otra cosa de género
semejante, en cuanto que las significamos en cada caso por su nombre y en tanto que son
productos del arte , no tienen en sí mismas ninguna tendencia natural al cambio; pero en
cuanto que, accidentalmente, están hechas de piedra o de tierra o de una mezcla de ellas, y
sólo bajo este respecto, la tienen. Porque la naturaleza es unprincipio y causa del movimiento
o del reposo en la cosa a la que pertenece primariamente y por sí misma, no por accidente.»
[Avis:ó:iiis, Física, ii, +.]
ç. Selección de textos para PAU
.. Ética
Tix:o , ,. «Uno podría preguntarse cómo decimos que los hombres han de hacerse jus-
tos practicando la justicia, y moderados, practicando la moderación, puesto que si practican
la justicia y la moderación son ya justos y moderados, del mismo modo que si practican la
gramática y la música son gramáticos y músicos. […]
Las acciones, de acuerdo con las virtudes, no están hechas justa o sobriamente si ellas
+s
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
mismas son de cierta manera, sino si también el que las hace está en cierta disposición al
hacerlas, es decir, en primer lugar, si sabe lo que hace; luego, si las elige, y las elige por ellas
mismas; y, en tercer lugar, si las hace con firmeza e inquebrantablemente. […]
Así, las acciones se llaman justas y moderadas cuando son tales que un hombre justo y
moderado podría realizarlas; y es justo y moderado no el que las hace, sino el que las hace
como las hacen los justos y moderados. Se dice bien, pues, que realizando acciones justas y
moderadas se hace uno justo y moderado respectivamente; y sin hacerlas, nadie podría llegar
a ser bueno.» [Avis:ó:iiis, Ética a Nicómaco, ii ¡.]
Tix:o , ¡. «Estoy hablando de la virtud ética, pues ésta se refiere a las pasiones y acciones,
y en ellas hay exceso, defecto y término medio. Por ejemplo, cuando tenemos las pasiones
de temor, osadía, apetencia, ira, compasión, y placer y dolor en general, caben lo mucho y lo
poco, y ninguno de los dos está bien; pero si tenemos estas pasiones cuando es debido, y por
las cosas y hacia las personas debidas, y por el motivo y de la manera que se debe, entonces
hay un término medio y excelente; y en ello radica, precisamente, la virtud.
En las acciones hay también exceso y defecto y término medio. Ahora, la virtud tiene que
ver con pasiones y acciones, en las cuales el exceso y el defecto yerran y son censurados, mien-
tras que el término medio es elogiado y acierta; y ambas cosas son propias de la virtud. La
virtud, entonces, es un término medio, o al menos tiende al medio. Además se puede errar de
muchas maneras (pues el mal, como imaginaban los pitagóricos, pertenece a lo indetermina-
do, mientras que el biena lo determinado), pero acertar sólo es posible de una (y, por eso, una
cosa es fácil y la otra difícil: fácil errar el blanco, difícil acertar); y, a causa de esto, también el
exceso y el defecto pertenece al vicio, pero el término medio, a la virtud: “Los hombres sólo
son buenos de una manera, malos de muchas’’.» [Avis:ó:iiis, Ética a Nicómaco, ii o.]
Tix:o , ,. La virtud es un término medio, pero con respecto al bien, un extremo: «Es, por
tanto, la virtud un modo de ser selectivo, siendo un término medio relativo a nosotros, de-
terminado por la razón y por aquello por lo que decidiría el hombre prudente. Es un medio
entre dos vicios, uno por exceso y otro por defecto, y también por no alcanzar, en un caso, y
sobrepasar, en otro, lo necesario en las pasiones y acciones, mientras que la virtud encuentra
y elige el término medio. Por eso, de acuerdo con su entidad y con la definición que estable-
ce su esencia, la virtud es un término medio, pero con respecto a lo mejor y al bien, es un
extremo.» [Avis:ó:iiis, Ética a Nicómaco, ii o.]
Tix:o , o. No en todas las acciones ni pasiones hay término medio: «Sin embargo, no toda
acciónni toda pasiónadmitenel término medio, pues hay algunas cuyo solo nombre implica
la idea de perversidad, por ejemplo, la malignidad, la desvergüenza, la envidia; y entre las
acciones, el adulterio, el robo y el homicidio. Pues todas estas cosas y otras semejantes se
llaman así por ser malas en sí mismas, no por sus excesos ni por sus defectos. Por tanto, no es
posible nunca acertar conellas, sinoque siempre se yerra. Yenrelaciónconestas cosas, nohay
problema de si está bien o mal hacerlas, por ejemplo, cometer adulterio con la mujer debida
y cuando y como es debido, sino que el realizarlas es, en absoluto, erróneo. Igualmente lo es
el creer que en la injusticia, la cobardía y el desenfreno hay término medio, exceso y defecto;
pues, entonces, habría un término medio del exceso y del defecto, y un exceso del exceso y
un defecto del defecto. Por el contrario, así como no hay exceso ni defecto en la moderación
ni en la virilidad, por ser el término medio en cierto modo un extremo, así tampoco hay
un término medio, ni un exceso ni un defecto en los vicios mencionados, sino que se yerra
+,
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
de cualquier modo que se actúe; pues, en general, ni existe término medio del exceso y del
defecto, ni exceso y defecto del término medio.» [Avis:ó:iiis, Ética a Nicómaco, ii o.]
Tix:o , -. «Si la felicidad es una actividad de acuerdo con la virtud, es razonable [que
sea una actividad] de acuerdo con la virtud más excelsa, y ésta será una actividad de la parte
mejor del hombre. Ya sea, pues, el intelectoya otra cosa loque, por naturaleza, parece mandar
y dirigir y poseer el conocimiento de los objetos nobles y divinos, siendo esto mismo divino
o la parte más divina que hay en nosotros, su actividad de acuerdo con la virtud propia será
la felicidad perfecta. Y esta actividad es contemplativa, como ya hemos dicho.
Esto parece estar de acuerdo con lo que hemos dicho y con la verdad. En efecto, esta ac-
tividad es la más excelente (pues el intelecto es lo mejor de lo que hay en nosotros y está en
relación con lo mejor de los objetos cognoscibles); también es la más continua, pues somos
más capaces de contemplar continuamente que de realizar cualquier otra actividad. Y pen-
samos que el placer debe estar mezclado con la felicidad, y todo el mundo está de acuerdo en
que la más agradable de nuestras actividades virtuosas es la actividad en concordancia con la
sabiduría. Ciertamente, se considera que la filosofía posee placeres admirables en pureza y
en firmeza, y es razonable que los hombres que saben, pasen su tiempo más agradablemente
que los que investigan. Además, la dicha autarquía se aplicará, sobre todo, a la actividad con-
templativa, aunque el sabio y el justo necesiten, como los demás, de las cosas necesarias para
la vida; pero, a pesar de estar suficientemente provistos de ellas, el justo necesita de otras per-
sonas hacia las cuales y con las cuales practicar la justicia, y lo mismo el hombre moderado,
el valiente y todos los demás; en cambio, el sabio, aun estando sólo, puede teorizar, y cuanto
más sabio, más; quizá sea mejor para él tener colegas, pero con todo, es el que más se basta a
sí mismo.
Esta actividad es la única que parece ser amada por sí misma, pues nada se saca de ella
excepto la contemplación.» [Avis:ó:iiis, Ética a Nicómaco x -.]
Tix:o , s. «Tal vida [la contemplativa], sin embargo, sería superior a la de un hombre,
pues el hombre viviría de esta manera no en cuanto hombre, sino en cuanto que hay algo
divino en él; y la actividad de esta parte divina del alma es tan superior al compuesto humano
como lo es su actividad respecto de la actividad de las otras virtudes. Si, pues, la mente es
divina respectodel hombre, tambiénla vida segúnella será divina respectode la vida humana.
Pero no hemos de seguir los consejos de algunos que dicen que, siendo hombres, debemos
pensar sólo humanamente y, siendo mortales, ocuparnos sólo de las cosas mortales, sino que
debemos, en la medida de lo posible, inmortalizarnos y hacer todo esfuerzo para vivir de
acuerdo con lo más excelente que hay en nosotros; pues, aun cuando esta parte sea pequeña
en volumen, sobrepasa a todas las otras en poder y dignidad. Y parecería también, que todo
hombre es esta parte, si, en verdad, ésta es la parte dominante y la mejor; por consiguiente,
sería absurdo que un hombre no eligiera su propia vida, sino la de otro. Y lo que dijimos
antes es apropiado también ahora: lo que es propio de cada uno por naturaleza es lo mejor
y lo más agradable para cada uno. Así, para el hombre, lo será la vida conforme a la mente,
si, en verdad, un hombre es primariamente su mente. Y esta vida será también la más feliz.»
[Avis:ó:iiis, Ética a Nicómaco x -.]
Tix:o , ,. La contemplación es la felicidad perfecta: «Que la felicidad perfecta es una ac-
tividad contemplativa será evidente también por lo siguiente. Consideramos que los dioses
son en grado sumo bienaventurados y felices, pero ¸qué género de acciones hemos de atri-
:o
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
buirles· ¸Acaso las acciones justas· ¸No parecerá ridículo ver a los dioses haciendo contratos,
devolviendo depósitos y otras cosas semejantes· ¸Odeben ser contemplados afrontando pe-
ligros, arriesgando su vida para algo noble· ¸O acciones generosas· Pero, ¸a quién darán·
Sería absurdo que también ellos tuvieran dinero o algo semejante. Y ¸cuáles serían sus ac-
ciones moderadas· ¸No será esto una alabanza vulgar, puesto que los dioses no tienen deseos
malos· Aunque recorriéramos todas estas virtudes, todas las alabanzas relativas a las acciones
nos parecerían pequeñas e indignas de los dioses. Sin embargo, todos creemos que los dioses
viven y que ejercen alguna actividad, no que duermen, como Endimión.'⁴ Pues bien, si a un
ser vivo se le quita la acción y, aún más, la producción, ¸qué le queda, sino la contemplación·
De suerte que la actividad divina que sobrepasa a todas las actividades en beatitud, será con-
templativa, y, en consecuencia, la actividad humana que está más íntimamente unida a esta
actividad, será la más feliz. Una señal de ello es también el hecho de que los demás animales
no participan de la felicidad por estar del todo privados de tal actividad. Pues, mientras toda
la vida de los dioses es feliz, la de los hombres lo es en cuanto que existe una cierta semejanza
con la actividad divina; pero ninguno de los demás seres vivos es feliz, porque no participan,
en modo alguno, de la contemplación. Por consiguiente, hasta donde se extiende la contem-
plación, también la felicidad, y aquellos que pueden contemplar más sontambién más felices
no por accidente, sino en virtud de la contemplación. Pues ésta es, por naturaleza, honora-
ble. De suerte que la felicidad será una especie de contemplación.» [Avis:ó:iiis, Ética a
Nicómaco x s.]
Tix:o , +o. El hombre sabio (contemplativo) también necesita del bienestar material: «Sin
embargo, siendo humano, el hombre contemplativo necesitará del bienestar externo, ya que
nuestra naturaleza no se basta a sí misma para la contemplación, sino que necesita de la salud
corporal, del alimento y de los demás cuidados. Por cierto, no debemos pensar que el hombre
para ser feliz necesitará muchos y grandes bienes externos, si no puede ser bienaventurado
sin ellos, pues la autarquía y la acción no dependen de una superabundancia de estos bienes,
y sin dominar el mar y la tierra se pueden hacer acciones nobles, ya que uno puede actuar de
acuerdo con la virtud aun con recursos moderados. Esto puede verse claramente por el he-
cho de que los particulares, no menos que los poderosos, pueden realizar acciones honrosas
y aún más; así es bastante, si uno dispone de tales recursos, ya que la vida feliz será la del que
actúe de acuerdo con la virtud. Quizá también Solón'⁵ se expresaba bien cuando decía que,
a su juicio, el hombre feliz era aquel que, provisto moderadamente de bienes exteriores, hu-
biera realizado las más nobles acciones y hubiera vivido una vida moderada, pues es posible
practicar lo que se debe con bienes moderados. […] Así debemos examinar lo dicho refirién-
dolo a los hechos y a la vida, y aceptarlo, si armoniza con los hechos, pero considerándolo
como simple teoría, si choca con ellos. Además, el que procede en sus actividades de acuerdo
con su intelecto y lo cultiva, parece ser el mejor dispuesto y el más querido de los dioses. En
efecto, si los dioses tienen algún cuidado de las cosas humanas, como se cree, será también
'⁴ Endimión, según la mitología griega, fue un pastor o rey de Elide que, gracias a su belleza, fue objeto de
deseo por parte de la diosa Selene (personificación de la luna). Esta, enamorándose de él mientras dormía en
una cueva de Latmos, como cuenta Apolodoro, «se acostó a su lado y le beso lentamente sus ojos cerrados».
No queda claro si fue él mismo o si fue Selene quien pidió a Zeus caer en un estado permanente de sueño para
que el tiempo no pasase más por él, pero, segúnApolodoro, «él no envejeció ni undía más y conserva la lozanía
de la juventud en sus mejillas». Endimión quedó así como símbolo del eterno durmiente.
'⁵ Poeta y legislador ateniense de la primera mitad del siglo vi a. C. Recordado, sobre todo, por la reforma
constitucional del año ,,¡, mediante la cual se intentó aliviar la situación del campesinado.
:+
Historia de la Filosofía – . Aristóteles Esquema y textos
razonable que se complazcan en lo mejor y más afín a ellos (y esto sería el intelecto), y que
recompensen a los que más lo aman y honran, como si ellos se preocuparan de sus amigos y
actuaranrecta y noblemente. Es manifiesto que todas estas actividades pertenecenal hombre
sabio principalmente; y así, será el más amado de los dioses y es verosímil que sea también
el más feliz. De modo que, considerado de este modo, el sabio será el más feliz de todos los
hombres.» [Avis:ó:iiis, Ética a Nicómaco x s.]
.. Política
Tix:o , ++. «La ciudad es la comunidad, procedente de varias aldeas, perfecta, ya que po-
see, para decirlo de una vez, la conclusión de la autosuficiencia total, y que tiene su origen en
la urgencia del vivir, pero subsiste para el vivir bien. Así que toda ciudad existe por natura-
leza, del mismo modo que las comunidades originarias. Ella es la finalidad de aquéllas, y la
naturaleza es finalidad. Lo que cada ser es, después de cumplirse el desarrollo, eso decimos
que es su naturaleza, así de un hombre, de un caballo o de una casa. Además, la causa final y
la perfección es lo mejor. Y la autosuficiencia es la perfección, y óptima.» [Avis:ó:iiis,
Política, i :.]
Tix:o , +:. «La razón de que el hombre sea un ser social, más que cualquier abeja y que
cualquier otro animal gregario, es clara. La naturaleza, pues, como decimos, no hace nada
en vano. Sólo el hombre, entre los animales, posee la palabra. La voz es una indicación del
dolor y del placer; por eso la tienen también los otros animales. (Ya que por su naturaleza ha
alcanzado hasta tener sensación del dolor y del placer e indicarse indicarse estas sensaciones
unos a otros.) En cambio, la palabra existe para manifestar lo conveniente y lo dañino, así
como lo justo y lo injusto. Y esto es lo propio de los humanos frente a los demás animales:
poseer, de modo exclusivo, el sentido de lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto, y las de-
más apreciaciones. La participación comunitaria en éstas funda la casa familiar y la ciudad.»
[Avis:ó:iiis, Política, i :.]
+o. Bibliografía
• AUniw_Ui, P., Le problème de l’être chez Aristote. PUF, París, :oo, (+· ed. en francés:
+,o:).
• Coviis:ow, F., A History of Philosophy. Volume : Greece and Rome. Continuum, Lon-
dres, :o++ (+· ed. en inglés: +,¡o).
• Ri.ii, G., Introducción a Aristóteles. Herder, Barcelona, :oo,.
::

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->