Está en la página 1de 6

Reunion es de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX CVX Jóvenes Chile 2010

R EUNIÓN Nº 4 /

I GN AC IA NA M I HIS T OR I A ,

2 – 3 Reunion es

C ON O C I É ND ON O S COMO GRU PO Y CONOC I ENDO LA E SP I R ITU A L I DAD

TU HISTORIA / M I VIDA ES CO MO UN R ÍO

Objetivos

I DAD TU HISTORIA / M I VIDA ES CO MO UN R ÍO Objetivos 1.

1. Conocer las historias de vida de los integrantes de la comunida d, aceptándose y ayudándose mutua men te.

2. Ser concie ntes del creci miento pers onal, estando atentos a las propias fortalezas y debilida des.

3. Reconoc er el paso de Dios por la propia vida, presencia que anima y fortalece.

Motivación inicial

Utili zando la parábola del río vamos a procur ar leer la historia de nuestra vida. Así como el río corre desde donde nace hasta su desembocad ura, también la vida de cada uno de nosotros va haciendo un camino hasta llegar a Dios:

siguiendo un a dirección con la motiva ción por un úl timo objetivo.

a veces el progreso es sereno y fácil de vencer, otras veces con la presencia de torbellinos y obstáculos que hay que vencer .

con épocas de muchas alegrías y éxitos, otras donde parece que todo se pierde y desaparece sin dejar rastro.

Oración inicial

En pr esencia del Seño r, ofrecemos la r eunión para conocer la presencia de Di os en nuestr a vida y hacernos co ncientes de los momen tos en qu e Él nos ha acom pañ a do con más fuerza. Se reza un Ave María pi dien do esa gracia por inter cesi ó n de la Virgen.

Desarrollo de la reunión

Diná mica Pr opues ta Materiales:

Una hoja en blanco por cada uno de los participantes de la reunión, Lápices para dibujar, Go ma de bor r ar, Lápices para pintar.

Instrucciones :

1. Se pide hacer el dibujo de un río. El río que se dib uje es como la propia vida. A través de este

dibujo se pid e a los in tegr antes de la comunidad ha cer una medi tación con las cuestiones fundame ntal es de su vida.

2. Por medio de l dib ujo del río cada uno ir á recordando el trayecto de su vida.

3. Se irán identi ficando los puntos que co rresponden al camino que hace el río. A cada uno de estos pun tos del río se ide ntifican con momen tos de la historia personal.

- El naci mien to del río: dib ujar como co mienza el río. ¿Cómo es el camino inicial que hace el río?

- Dibujar los afluentes, las otras aguas que alimenta n al río. ¿Cuáles son las personas que han alimentado mi vida? ¿Qué otras personas me han ido dando forma? ¿En qué momen tos de manera especial?

Reunion es de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX CVX Jóvenes Chile

Reunion es de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX CVX Jóvenes Chile 2010

Así di bujar otro s lugares y momentos de la vida del río (es decir de mi propia vida):

-

Lugares y momentos en que el río corr e sereno.

-

Lugares y momentos en que el río se es conde.

-

Lugares y momentos en que el río se dispersa y pier de id enti dad.

-

Lugares y momentos en que el río pare ce que se secó.

-

Lugares y momentos en que el río se encue ntr a con obstáculos, piedras y dificultad es en el cam ino.

-

Lugares y momentos en que el río se vuel v e pa ntan o.

-

Lugares y momentos dond e el río corre rápido, por pendien tes, se vuelve más rápido

y

peligroso.

-

Lugares y momentos en que el río se alarga, se abre, riega los campos y da vida a muchos pue b l os.

-

Y

así el río lle ga tranquila mente a dese mbocar al ma r.

4. Repasar: “En cada p unto impo rtante del trayecto del río me cen tro en un aconteci mien to o hecho importante de mi vida…. y así voy co mpleta ndo el traye cto” .

5. Mien tras voy dibujando el río de mi vida , procuro percibir cómo Dios ha estado presente en ese mome nto o en ese momento de la vida del río. ¿Cómo Él se manifestó en ese mo mento? ¿Qué hizo por mí?

6. Después de haber he cho el di bujo “del río de mi vida” se hace un mome n to de oració n personal. Ha blo directam ente con Dio s sobre estos aconte cimie ntos y esos momen tos de mi vida. Le digo lo que siento sobre su pres encia en mi vida y escucho lo que Él quie r e de cirme .

Luego el guí a de comun i dad hace la siguiente me ditación dirigida . Durante esta medita ción cada integran te de la com unida d observa el dibujo que hi zo. Al terminar esta lectura, se hace un co mpartir com unitario sobre los dibujos que cada un o hizo y lo que surgió a partir de la medita ción gu i a da.

Texto de Med i ta ci ó n

Soy como un río que va ga nando forma y caudal para llegar al mar …

Un río nace siempr e en un pun to inde finido; algun os en medio de vegeta ción, otros entre las rocas de una montaña. Pero cualquier p equeño naci miento se transforma en una corriente amplia de la cual los pes ca do r es sacan alimento y muchos árboles frondosos extiende n sus raíces para tener hojas y frutos en el tiem po debido.

Miro hacia atrás y pienso en el curso de este río que so y yo, y que estoy aquí.

Pienso en ese pun to pre c iso que fui un río nacie nte. ¿Qué con o zco y qué valorizo sobre mis propios orígenes? El río influye en el paisaje donde está inserto, pero tambié n el paisaje influye en el río. El río cava su propi o lecho, el pa isaje abre es pacio para qu e la corriente fluya, pero también hay momen tos en que se resiste.

Así se van d ef i niendo la forma y el curso que sigue el rí o…

- ¿Por cuáles paisajes ha corrido el río de mi vida?

- ¿Qué circ un stancias e influencias fueron deter minantes para mi formación com o persona?

- ¿Qué tipo de obstáculos y fr onter a s he enfrenta do en mi vida, en qué mo mento s ?

- ¿Alguna vez sentí que el río podía secarse y ter minar ?

Reunion es de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX CVX Jóvenes Chile 2010

y Crecimiento en CVX CVX Jóvenes Chile 2010 - ¿Sentí que el río de mi vida

- ¿Sentí que el río de mi vida podía perderse entre los pantanos?

- ¿Qué curvas o desvíos hizo el río de mi vida?

A lo largo de su trayecto el río tambi én va encontrando un cami n o más incli na do o una planicie abierta, terrenos propicios para el fluir de sus aguas, terrenos do nde las aguas corren libres y se tornan verda deramente fuer tes.

- ¿Qué cosas de mi vida ha n sido para fuente de energía y alegría?

Miro hacia atr á s y veo es te río que corre por muchos espacios diferentes, unas veces más rápido, otras veces más lento, unas veces por terreno difícil, otras por planicie alimentando la tierra fértil.

-

A

med ida que miro el curso de este río… ¿Qué he chos de mi vida y p untos impo rtantes me

hacen sentir agradecido?

-

¿De qué forma y para dó nde siento que mi río corre en este mom e nto?

-

Del mismo modo que el río se alarga y aumenta sus aguas a medi da que se aproxima al mar, tambié n mi vida se esparce y profundiza en direcció n de aquello que realmente quiero para mí. ¿Cuál es el mar que busco?

Oración final

+ Para termina r la reun ión, un in tegran te de la com uni dad lee en voz alta la sigui ente oración.

Quiero agradecerte, Señor , todo el tray ecto que mi río ha vivido hasta hoy. Quiero agradecerte ese pu nto escondido donde fui n a ciendo. Quiero agradecerte los ter r enos escarpados y las pla nicies de mi vida . Quiero agradecerte los pu ntos del pais aje donde las aguas se une n.

Y agradecerte los momentos en que parecía qu e perdían fuerza, para vo lv er a

encontrarse con más fuer za. Quiero agradecerte por lo s árboles que cre cen a la o r illa de las agua s, y agradecerte por todas las vistas hermo s as que he te nido a lo largo del camino.

Por eso quier o decir te que la vida tiene sentido. Te pi do para que el agua de mi río corra hasta lle gar al mar. Para ll egar a Ti .

Amén.

+ Se invi ta a pedi r y dar graci a s a Dios.

+ Se termina re zando como comuni dad un Padre Nues tro.

Evaluación

Se invi ta a ha cer una evaluación de la re unión. Se pid e a ca da in te grante de la comunidad qu e me dite un momen to las siguientes preg untas. Luego se com parten:

¿Me ayudó la reunión? ¿Hay algo que recibí por pa rte de Dios de modo espe cial? ¿Qué es lo que me llev o como ense ñanza?

¿Qué fue lo mejor logrado de la r euni ón? ¿Hay algo que mejorar para la sigui ente reunión ?

¿Hay algo de la reunión qu e no me haya gustado?

¿Cómo evalúo mi propia participación en la re unión?

¿Cuáles son los desafíos que me deja la reunión pa ra el tiem po que viene, desafíos hasta la próxima re unión de comu n idad?

Reunion es de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX CVX Jóvenes Chile

Reunion es de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX CVX Jóvenes Chile 2010

T EXTOS DE AYUDA PA RA PR EPA R AR LA REUN I Ó N

Él está conm igo

Anselm Gr ün, O.S.B.

La fe quiere mostrarnos quiénes somos realmente, de dónde recibimos nuestro verdadero valor. Pero no basta con decir úni cam ente a las personas que deben confiar en Dios y qu e entonces hallarán confianza en mismos. La cuestión es como podem o s aprender la confianza en Dios. Un llamamien to a la confianza no cr ea toda vía la confian za.

La confianza en Dios no puede lograrse a la fuerza tampoco por medio de la oración. Podemos aprenderla, p o niendo ante nuestros ojos la confianza que Dios tiene hacia nosotros y ejercitándonos en confiar en Dios. Es también siempre una gracia el que de repente surja en nosotros una profunda confianza en Dios, y por medio de la confianza en Dios se cree una nueva confianza en nosotros mismos. A mí me ayuda obrar sencillamente como si yo tuviera confianza.

Tene mos dos polos en nosotros mismos: la angustia (ansiedad) y la confianza. No hay nadie que tenga únicamente angustia , no hay nadie que te nga únicam ente confianza. Pero con harta frecue ncia estamos fijados en nuestra angustia. Si nos familiarizamos con palabras de la Escritura que hablan de confianza, entonces descubriremos la confianza en nosotros allá en el fondo de nuestra alma. Cuando medito el Sal mo 23 me doy cuen ta de que es to no es pura ima ginación. Claro que igual me entran dudas y pie nso que eso es demasiado bonito para ser verdadero. Pero en la medita ción hag o como si la frase estuviera en lo cierto. Enton ces puede crecer en un sentimie nto de li bertad. Presiento que Dios me basta; que él me da lo qu e necesito .

La realidad fundame ntal de nuestra fe es que nosotros somos aceptados in condicional m ente por Dios. En el bautismo Dios pronunció sobre nosotros aquellas palabras “Tú eres mi hijo amado, en ti me compla zco”. Si vivo mi vida a partir de esa realidad, entonce s desaparece n mu chas dudas acerca de mismo y enmudecen los mensajes negativos qu e escu cho co n mu cha fre c uencia . La cu estión es cómo podre mos vivir de tal modo des de la realida d de la fe, qu e ésta marqu e más nuestr a vida que las devaluaci ones que ha cemos de nosotros mismos, las inculpaci o nes y las recrimina cione s que nos dirigimos, y que en muchas ocasiones determinan nuestra vida.

No sirve de nada obligar se con la voluntad a sentir confianza . La confianza ha de nacer y desarrollarse. Podrá nacer y desarrollarse, si paladeo y saboreo bien las palabras de Dios, si hago que penetr en cad a vez más hondamen te en mí mismo. Entonc es esas palabras me irán tran sformando poco a poco. Irán crean do más y más confianza en mi interior.

Me gusta exponer como meditación el capítulo 54 de Isaías: “Canta de alegría, estéril, qu e no dabas a luz; rompe a cant ar de júbilo, que no con o cías los dolores de parto, porque serán más los hijos de la abandonada que los hijos de la casada, dice el Señor . Ensan cha el espacio de tu tie nda, despliega tus toldos sin miedo, hinca tus estacas y alarga tus cu erdas” (Is 54, 1ss). Quizás me veo estéril y solitario. Tengo el sentimie nto de que conmigo no ha sucedi do nad a ; de que he vivido en vano; de que todo carece enterame nte de valor. Cuando me encuentr o en es te estado de ánimo, dejo que estas pal a bras vayan penetra ndo en mí. Ento nces cesan a menudo los reproches que me dirijo y las depreciaciones que hago de mí mismo. Es posible que haya esterilidad. Es posible que algunas veces me encuentre solo y abandonado. Pero precisamente a mí, como solitario y abandonado, va dirigida esta promesa de que mi vida pr oducirá ab un dantes frutos.

Hay que ensanchar el espacio de mi tienda, es deci r, hay que dejar suficiente amplitud en mi interior para no sentirme demasiado peque ño. En mi tien da hay lugar par a muchas pe rsonas. Mi

Reunion es de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX CVX Jóvenes Chile 2010

y Crecimiento en CVX CVX Jóvenes Chile 2010 corazón tie n e una amplitud infi nita.

corazón tie n e una amplitud infi nita. Des eo abrirme ante Dios que crea en mi interior un dilatado espacio. Y he de invitar a la gente a qu e entre y se sienta cómoda en mi tien da. Por la bondad de Dios tengo una ti enda maravillosa, una tienda a la que ha venido a morar Dios mismo. No necesito esconderme. Creo en mi belleza interio r y puedo invita r a la gen t e a gozarse juntam ente conmigo en la gloria que Dios me ha concedido por su gracia.

Reunion es de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX CVX Jóvenes Chile

Reunion es de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX CVX Jóvenes Chile 2010

Oda a la Alegría

Pablo N eruda

Alegría

Alegría,

hoja verde caída en la ventana, minúscula claridad recién nacida,

fui un joven taci turno, hallé tu cabel lera escandal o sa.

elefante sonoro, deslumbran te mone da,

No era verda d, lo supe cuando en mi pecho

a

veces ráfaga quebrad iza,

desató su cascada.

pero más bi e n pan per mane nte, esperanza cumplida, deber desarrollado.

Hoy, alegría, encontrada en la calle, lejos de todo libro, acompáñame :

Te desdeñé, alegría. Fui mal acons ejado. La luna me llevó por sus caminos.

contigo quier o ir de casa en casa, quiero ir de pueblo en pue blo, de ban dera en ban dera.

Los antiguos poetas me pr estaron anteojos

No eres para mí solo.

y junto a cad a cosa un nim bo oscuro pu se, sobre la flor una corona negr a, sobre la boca amada un tri s te beso.

Aún es te mpr a no. Déjame arrepentirme. Pensé que solamente

si que maba mi corazón

la zarza del tormento , si mojaba la ll uvia mi ves tido en la comarc a cárdena del luto,

A las islas ire mos, a los mares.

A las minas ir emos, a los b o sques. No sólo leñadores solitarios, pobres lavanderas

o erizados, augustos pi cap edreros,

me van a recibir con tus racimos, sino los congr egados, los reunidos,

los sindicatos de mar o madera, los valientes muchachos en su lucha.

si

cerraba los ojos a la rosa

Contigo por el mu ndo!

y

tocaba la herida ,

Con mi canto !

si

compartía todos los dolores,

Con el vuelo entreabier to de la estrella,

yo ayudaba a los hombres.

No fui jus to. Equivoqu é mis pasos

y hoy te llamo, alegría.

Como la tierr a eres ne cesa ria. Como el fuego sustentas los hogares. Como el pan eres pura. Como el agua de un río ere s sonora. Como una abeja repartes miel volando.

y con el regocijo de la espuma!

Voy a cumplir con todos, porque debo a todos mi alegría.

No se sorprenda nadi e po rque quiero entregar a los hombres los dones de la tierra, porque aprendí luchando que es mi de ber terrestre propagar la alegría.

Y cumplo mi destino con mi ca nto.