Está en la página 1de 1

INSTITUTO DE LIDERAZGO; BLOQUE 03 ASIGNATURA: LA ORACION II MAESTRO: ANCIANA ESPERANZA CHABLE GOMEZ ALUMNO: JOSE DEL CARMEN ORLAINETA

MANRIQUE. TEMA: LOS OBSTACULOS DE LA ORACIN En este tema entend el porque muchas veces con hijos de Dios nos sentimos frustrados, pues aunque oramos de continuo, no recibimos respuestas y pensamos que Dios nos ha olvidado, pero no caemos en cuenta que hay muchos obstculos que impiden que nuestras oraciones sean escuchadas, algunos de estos son los siguientes: El no pedir y pedir mal: aqu lo mas importante es no dejar de pedir a Dios, y empezar a cambiar nuestra forma de pedir, es decir hacerlo de manera correcta, primero para el reino y luego para nosotros. El maltrato al cnyuge: aqu entend que tanto las mujer como el hombre juegan un papel muy importante dentro del matrimonio y que cada un tiene un rol que debe cumplir, por ejemplo la mujer debe de someterse a su marido y el hombre tratar a su mujer como a vaso mas frgil, cuando estos roles se desobedecen, entonces las oraciones no son escuchadas. La duda o la incredulidad; acerca de esto entend que no podemos orar a Dios y ser escuchados, si dudamos de su existencia, si no sabemos lo que pedimos a l, si no lo pedimos con confianza de que lo recibiremos, ya que la duda viene a nuestro corazn, cuando nuestra mirada se aparta de Jess, para ver las circunstancias que nos rodean, ya que entra en nosotros el miedo y se va la Fe. La falta de perdn: este es el obstculo mas grande que tienen nuestras oraciones, ya que corta nuestra comunin con Dios. Si no perdonamos a quienes nos ofenden, entonces nuestras oraciones no son efectivas y no son escuchadas por Dios, ya que el resultado de no perdonar, es ser entregado a los verdugos (demonios), y las consecuencias que esto acarrea son: miseria, pobreza, enfermedad y depresin. En conclusin puedo entender que el no pedir o pedir mal, el maltratar a nuestro cnyuge, la duda o la incredulidad y la falta de perdn, son los obstculos ms grande que se presentan para que nuestras oraciones no sean escuchadas por Dios.