Está en la página 1de 81

TACNA:

LA CHILENIZACIÓN IMPOSIBLE

VISIÓN DEL

PROCESO DE CHILENIZACIÓN DE TACNA Y ARICA

(1880-1929),

Autor:

Willy Guevara ( *)

(Segunda versión y edición para distribución virtual)

2008-2012

VERSIÓN

COMPLETA

CONTENIDO:

1.-Presentación.

2.-Palabras de Jorge Basadre. 3.- La cláusula tercera. 4.-José Antonio de Lavalle. 5.-Reacciones en Tacna y Arica ante el Tratado. 6.-Carlos Vicuña Fuentes. 7.-El frustrado plebiscito. 8.-Guillermo Billinghurst. 9.-Expectativa popular. 10.-Protocolo Billinghurst-La Torre 11.-La chilenización “cortés”. 12.-La chilenización “canalla” 13.-El cura traidor. 14.-Comité chilenizador. 15.-Las escuelas tacneñas y la Resistencia. 16.- Escuelas tacneñas clausuradas. 17.- Zoila Sabel Cáceres. 18.-La clandestinidad. 19.-La clausura de los templos. 20.-Expulsión de los sacerdotes peruanos. 21.-Los ataques al periodismo tacneño. 22.-Función del periodismo. 23.-Andrés Freyre Fernández. 24.- Violencia indiscriminada. 25.-La procesión de la bandera. 26.-El himno a Tacna de Modesto Molina. 27.- El espionaje y el terrorismo. 28.-La Mazorca. 29.-El padre nuestro como oración de patriotismo. 30.-La mujer en la chilenización. 31.-Los afrodescendientes. 32.- El arbitraje norteamericano. 33.-El Laudo arbitral. 34.- Tarata, Albarracín y Locumba. 35.-Visión latinoamericana. 36.-La etapa plebiscitaria. 37.-La situación presentada. 38.-Las sospechas de Pershing.

39.-Challaviento.

40.- El retiro de Pershing.

41.-Lassiter.

42.-La Comisión Jurídica 43.-Manifestación tacneña. 44.- ¡Justicia! 45.- El Fraude. 46.- Entre bastidores. 47.- La Moción Lassiter y el final. 48.-Plebiscitarios sin plebiscito. 49.- Hacia el Tratado de 1929. 50.-Razones del Patriotismo. ANEXOS

51.-Bibliografías.

52.-Transcripción de la Noticia “Secretos de la Cancillería Chilena”, publicada por el diario “El Comercio” de Lima el 06 de Marzo de 1910. Secretos de la Cancillería Chilena. El Comité Nacionalizador de Tacna y Arica y sus Actas Reservadas. 53.- Acercamiento de Ecuador a Chile. 54.- Himno a Tacna durante el Cautiverio. 55.- Dossier fotográfico.

3
3
TACNA, ARICA Y TARAPACÁ EN UN MAPA PERUANO 1.- PRESENTACIÓN: El presente trabajo está concebido

TACNA, ARICA Y TARAPACÁ EN UN MAPA PERUANO

1.-PRESENTACIÓN:

El presente trabajo está concebido para jóvenes tacneños y arequiños de 18 a 25 años de edad pero puede ser leído por personas de toda nacionalidad, cultura, edad, ideología, geografía, intenciones y conceptos que tengan del tema.

La diferencia sustancial entre la primera edición impresa y la presente segunda versión virtual radica en los conversatorios que se sostuvieron en TACNA (PERÚ) Y ARICA (CHILE) (AMÉRICA DEL SUR) con jóvenes, damas y varones de ambos países con el texto a la vista.

Constituyó una validación del libro y una acumulación de opiniones y percepciones que será materia de algún artículo más adelante. Destaca el rechazo total de la juventud de ambas ciudades a toda posibilidad de guerra, aun cuando reconocen que en ambos países en ciertos grupos de poder, especialmente militares existen

“alcohonismos guerreristas” que cuestionarían el FALLO DEL TRIBUNAL DE LA HAYA

que será emitido el año que viene y no les es importaría la guerra como recurso aún en el Siglo XXI. Nadie está inmune a la guerra porque no la deciden los pueblos sino las cúpulas armamentistas.

En el año 2008 la Oficina Congresal (CONGRESO DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ) del prematuramente fallecido congresista tacneño JUVENAL ORDÓÑEZ SALAZAR publicó

mi libro sobre el proceso de Chilenización de Tacna y Arica, bajo el nombre de LA

AFRENTA OLVIDADA. MEMORIAS PARA LAS NUEVAS GENERACIONES (Ediciones

fue realizada por el Fondo

Historia Presente-Tacna/Lima-Agosto 2008) La

publicación

Editorial del Congreso de la República bajo el logo de la Oficina Parlamentaria aludida.

Es probable que aquella etapa histórica resulte prácticamente desconocida en sus

detalles esenciales para tal vez el 98% de la población peruana al 2012. Agotada la edición impresa, entrego la presente edición virtual en dos versiones, una resumida, conteniendo el texto base y otra más extensa donde agrego fotografías, bibliografías y las Actas del Comité Chilenizador.

Me parece pertinente analizar aquella etapa histórica y analizar sus implicancias para

la esperada paz en los siglos venideros entre ambos países previa a la decisión del

Tribunal Internacional de La Haya sobre el Diferendo Limítrofe existente en la frontera sur entre Perú y Chile.

Es posible que algunas personas consideren al presente texto como instrumento que

retoma odios olvidados. No. En absoluto. Dicha percepción estaría absolutamente equivocada. Mi motivación central como tacneño es satisfacer el mandato de JORGE BASADRE de construir historia local desde perspectivas críticas y de ese modo no incurrir en el futuro en los mismos errores del pasado.

Él concibió la historia como una macro estructura temporal donde actúan tres

dimensiones: pasado-presente-futuro, cuyas causas y efectos se retroalimentan continuamente en nuestras memorias y conductas, de modo que el pasado ayuda a

entender y explicar el presente y ambos permiten la posibilidad de diseñar alternativas y formular un futuro absolutamente diferente.

El pasado peruano de la Costa se esta modificando constantemente con los hallazgos arqueológicos de Caral, Sipán, Cao y Úcume y otros en curso, demostrando que nada está sepultado definitivamente. El Pasado nos sorprende cada tanto con nuevas revelaciones de hechos acontecidos en diversas épocas que nos visibilizan súbitamente sus lados más ocultos.

Las investigaciones multidisciplinarias rigurosas y la desclasificación de documentos secretos -entre otros recursos- permiten que acontecimientos ocultados por poderes manipulatorios diversos aparezcan desnudados en toda su verdad en la actualidad, modificando totalmente el sentido de las cosas que se creían cerradas para siempre.

En la lógica de BASADRE, el futuro es la posibilidad de corregir o cambiar los productos del pasado y las circunstancias del presente, convirtiéndose en un campo de alternativas donde pueden tener cabida la verdad y la justicia.

En

ese sentido, deseo que las nuevas generaciones conozcan una etapa de la historia

de

su ciudad -y probablemente de sus familias- que les es desconocida, o les llegó

parcialmente, sesgada o mixtificada, impidiendo el análisis sistemático de los acontecimientos presentes en las relaciones peruano-chilenas.

Tampoco me alienta anti chilenismo alguno, porque hago mío el Chile de los araucanos, mapuches y aymaras, o el de Neruda, Mistral y Jara, o aquel de la utopía

improbable y honesta de Allende, entre otros chiles muy queridos, como el de sus pueblos especialmente, pero temo a ciertos sectores del Estado Chileno que continúa

los mandatos portalianos expansionistas expresados en un armamentismo excesivo y

diversas manifestaciones paranoicas de su “alcohonismo militar”.

Efectivamente, coincido con lo popular chileno pero al mismo tiempo llamo la atención sobre el comportamiento del Estado que siguió a DIEGO PORTALES y a AUGUSTO PINOCHET, poniendo en práctica la teoría expansionista de la que fuimos víctimas en 1879 -y que todavía- al 2012, nos sigue creando problemas que impiden una paz creativa y recíproca.

Asumo la posición de JORGE BASADRE, que en la página 338 de su libro LA VIDA Y LA

HISTORIA (SEGUNDA EDICIÓN-1981) expresó:

“Las referencias en este libro a aspectos negros de la política chilena en Tacna y Arica no implican una condena ciega o absoluta a Chile. Aluden sólo a determinados sectores, grupos o personas. Muchos ciudadanos de aquel país en la época aquí evocada y más tarde ignoraron por completo y siguen ignorando lo que entonces ocurrió; hubo quienes lo condenaron en una forma y otra. No cabe una generalización de responsabilidades. Del mismo modo, ha habido y hay peruanos capaces de cometer atropellos e injusticias”.

Este libro que ahora ofrezco aspira a convertirse en una herramienta básica que permita analizar de un modo que espero sea correcto lo que todavía es un serio conflicto entre dos países vecinos. Con mayor razón si los intercambios económicos entre Chile y Perú crecen, pese a la asimetría a favor del país del sur. (Ver: De la

Concordia a La Haya: Hitos y Relaciones entre Perú y Chile: Una visión nacionalista. Capítulo III.”Relaciones económicas Perú-Chile: ¿Integración o conflicto? Autor:

Economista Alan Fairlie Reynoso-Página 65) (Oficina Congresal de Juvenal Ordóñez Salazar- Ediciones del Congreso de la República del Perú)

Tampoco debe obviarse la significativa presencia migratoria peruana en Chile. Si los estamos “conquistando” con la comida, por ejemplo, y ellos nos están “conquistando” con sus supermercados e inversiones múltiples, todo indica que una solución al Diferendo Limítrofe sería el inicio de un FUTURO basadriano.

A la manera de cierto psicoanálisis nos permita revertir el llamado “narcisismo invertido” consistente en seguir odiando el pasado al cual hay que transformar en historia( pasado del futuro) y revertir en los subjetivarios EL AGRAVIO que la

frenando nuestra

GUERRA DEL GÜANO Y EL SALITRE (DEL PACÍFICO) no continúe

necesidad del Amigo y privilegiando la ausencia de El Enemigo y construir La Patria sana y creativa que siempre se recrea en su mejor sentido en los espacios pequeños o locales.

Debemos des-aristotelizar el pasado. Sanar de la “enfermedad aristotélica” de la que fuimos sujetos y darle su condición de historia de modo que nuestros corazones se limpien y seamos ciudadanos en la suprema ecuación dialéctica de lo Local dentro de lo Universal y viceversa.

De otro lado-reitero-después de publicado el libro impreso y agotado el mismo, en Tacna y Arica se tuvieron conversaciones con los jóvenes, damas y varones, y absolutamente todas y todos rechazaban la guerra por “aburrida”, como dijera una joven chilena, porque significaría hambre, falta de agua, suciedad, terror,

eso, para ciudadanas y

ciudadanos que morirán al finalizar el Siglo XXI, era lo que menos deseban para sus

alimentación al límite…casi como un terremoto grado 9

y

actuales vidas en plena construcción.

Un joven chileno expresó además que para ¿qué querría Chile una guerra si el Fallo

de La Haya les es desfavorable si “ya tenemos tomado el país económicamente”….?

El lector podrá operar una lectura veloz de este texto porque está concebido en núcleos que transportan el proceso y lo hacen a través de sus escenas más importantes.

Son capítulos sumamente breves que proceso chilenizador.

en su conjunto ofrecen una visión esencial del

Posiblemente no todos los tacneños y ariqueños en su momento fueron patriotas plenos y hubo personas que flaquearon, transigieron, traicionaron o se integraron al enemigo.

Mi homenaje será permanente a quienes defendieron incondicionalmente el suelo

tacneño, carente de riquezas pero repleto de símbolos y sentidos. La Patria Chica, es la única posible. La habitan los ancestros, donde seguramente depositaremos nuestros restos mortales o ya están afincados los recuerdos inmortales de amigas y amigos.

Mi visión metodológica consistió en seleccionar los núcleos más relevantes del

proceso histórico que tuvo lugar en el periodo que va desde el Tratado de Ancón al

Tratado de Lima, tiempo en el cual se explica la denominada chilenización (1880- 1929), impulsada por el gobierno del sur.

Debo anotar que al fracasar el plebiscito en 1926, cesó la chilenización, porque ya no tenía sentido alguno para Chile, abriéndose en cambio un periodo de intensas negociaciones que culminaron en el Tratado de 1929.

Este fenómeno no tiene antecedentes en la historia de América y conocerlo nos descubrirá un sentido de patria que la globalización está impedida de comprender por la simplificación que hace de las culturas locales.

Adopto un estilo directo, abordando sucintamente lo central de cada núcleo histórico,

sin tonos academicistas y evitando detalles y derivaciones secundarias. Trato de

visualizar el proceso general y dentro de él la chilenización.

Considero a este breve libro como un objeto abierto que se irá engrosando en adelante de acuerdo a las investigaciones que vaya realizando y a las opiniones que

vaya recibiendo y elaborando.

Me interesan mucho las cartas de la periodista norteamericana JACKIE DIETRICK que

estuvo en el navío Ucayali y que fuera amiga de JORGE BASADRE cuando aún éste no cumplía los 22 años y no era todavía lo que sería después en la historia del Perú.

que además

enviaba crónicas a diarios de su país y al (West Coast Leader). Cada núcleo deberá merecer en una Tercera Edición un engrosamiento de sus contenidos y derivaciones hasta lograr un escrito que tenga de testimonio, de historia y de expiación de toda forma de odio y agravio. (Willy Guevara)

De la DIETRICK está su libro: “TACNA, ARICA, ¿A QUÉ PRECIO?”,

2.-PALABRAS DE JORGE BASADRE:

“El tratado de Ancón de 1883, el laudo del Presidente Coolidge en 1925 y el tratado Rada y Gamio-Figueroa Larraín de 1929 no solo se ocuparon de las relaciones entre dos países sudamericanos, de las fronteras entre ambos, o de los territorios sobre los que a uno o a otro Estado correspondía ejercer derechos de ocupación o de soberanía. Cada uno de los mencionados documentos y de los hechos de ellos producidos, afectaron vitalmente, a través de sucesivas generaciones, a gran número de hombres, mujeres y niños. Ocurrió que, por una serie de circunstancias, cuyo análisis no corresponde hacer aquí, la gran mayoría de los tacneños y de los ariqueños no quiso adoptar la nacionalidad chilena sino continuar siendo peruana; y, menos aún, estuvo de acuerdo con la posibilidad eventual de obtener la ciudadanía boliviana que, según algunos estudiosos, concentrados exclusivamente en la geografía económica, hubiese sido viable. El predominio de la pequeña clase media y de la pequeña agricultura en la zona de Tacna obstaculizó los esfuerzos para chilenizarla. Muy distinto habría sido, a lo largo de casi cincuenta años, el caso de una urbe industrial y de una zona campesina dominada por la gran propiedad y el gamonalismo. En el puerto de Arica, dentro de una situación distinta, vino a ser lentamente y con la complicidad del tiempo, favorecida la tarea de arrancar idénticas raíces mediante la obligada evacuación de la gente antigua que trabajaba en las faenas marítimas y en las empresas de comercio, principalmente vinculadas a la aduana, así como también por medio de todo lo que significó el aporte del personal directa o indirectamente anexo a la vía férrea a La Paz, que tan previsoriamente se construyó en 1905 lejos de la ruta que, desde siglos atrás, tenía uno de sus hitos principales en la ciudad hermana. Si bien la inmigración foránea pudo llegar también a parte del área rural ariqueña, vimos con nuestros propios ojos en 1925 y 1926 en Azapa, en Lluta, en Codpa, en Putre y en otros lugares un vibrante peruanismo y algunos de los más notorios abusos surgidos en aquella combativa época tuvieron su escenario allí. Si el plebiscito se hubiera efectuado entonces bajo condiciones medianamente aceptables -muy lejos por cierto de la fecha señalada para él, o sea 1894- el Perú hubiera ganado en esta zona y también en las dos, la urbana y la rural de Tacna, y por añadidura, habría tenido más alta votación que la imaginada por mucha gente de Lima en la misma ciudad del Morro” (Jorge

Basadre en el prólogo al libro de Raúl Palacios Rodríguez La chilenización de Tacna y Arica-1883-1929, páginas 8 y 9.)

3.-LA CLÁUSULA TERCERA:

Después de Huamachuco- 1883- las acciones bélicas entre peruanos y chilenos cesaron oficialmente aun cuando las escaramuzas continuaron en todo el territorio nacional y cedieron el paso a las deliberaciones diplomáticas. Los temas territoriales no estaban solucionados pero el ejército invasor usufructuaba del güano y del salitre. Estados Unidos, a través de su Ministerio de Relaciones Exteriores, tramitó una comunicación al Presidente chileno ANIBAL PINTO. El 11 de Febrero de 1882, en el llamado Acuerdo de Viña del Mar, con la presencia del Canciller chileno MANUEL BALMACEDA Y WILLIAM HENRY TRESCOT por EEUU, se dieron a conocer las duras pretensiones chilenas con relación al Perú:

Entrega de Tarapacá a Chile y ocupación de Tacna y Arica por 10 años.

Al cabo de 10 años Perú pagaría a Chile 20 millones de pesos o cedería ambas provincias.

En caso de que Arica regrese a Perú, debía de desmilitarizarse.

Chile podía disponer del 50% de los ingresos netos por el güano de las islas de Lobos y del salitre de Tarapacá. El otro 50% sería para los acreedores del Perú.

(La Pax Castrense. Sergio Gonzáles. Revista Universum, Nº 19, Vol.1.2004. Universidad de Talca).

El Presidente MIGUEL IGLESIAS aceptó la firma del Tratado de Ancón de 1883, cuya Cláusula Tercera ( 1 ) postergaba la solución del destino de las provincias de Tacna y Arica, abriendo un espacio de nuevos conflictos.

La referida cláusula obligaba a la realización de un plebiscito, estableciéndose que el territorio de dichas provincias continuaría bajo la posesión del país del sur por diez años, contados desde el momento de la ratificación del tratado, al cabo de los cuales una votación popular (plebiscito) decidiría si las provincias quedaban en poder de Chile o continuaban siendo parte del territorio peruano.

4.-JOSÉ ANTONIO DE LAVALLE:

Fue el diplomático peruano que planteó la realización del plebiscito, oponiéndose a quienes proponían la venta mercantil de Tacna y Arica. En una de sus cartas sostuvo que la pérdida de Iquique y Tarapacá ya eran dolorosas e injustas pero vender las provincias cautivas era someterse a los rigores de una ignominia sin nombre.

Tuvo una tarea penosa, ya que en Santiago, el presidente de la República de Chile, ANÍBAL PINTO GARMENDIA, le denunció la existencia del pacto secreto que el Perú mantenía con Bolivia desde 1873. A pesar que Chile conoció del pacto secreto casi desde sus inicios, por informes de su canciller en Buenos Aires, BLEST GANA, no hizo nada y esperó pacientemente seis años para sacarlo a la luz. Por su parte, Perú, luego de firmado el Tratado de 1874, entre Bolivia y Chile, en vez de denunciar dicho pacto secreto, lo archivó. Años más tarde, en 1879, las consecuencias del pacto le arrastraron a la guerra involucrando a su aliado, Bolivia. El 20 de octubre de 1883 firmó el Tratado de Ancón con Chile junto a MARIANO CASTRO ZALDIVAR.

Tras el estallido de la guerra, JOSÉ ANTONIO DE LAVALLE fue designado ministro plenipotenciario del Perú en el Imperio del Brasil, ante los sucesivos desastres militares en la guerra su hijo Hernando optó por regresar al Perú a fin de reintegrarse al ejército activo, participando en la batalla de Miraflores en la cual perdió la vida.

5.-REACCIONES EN TACNA Y ARICA AL TRATADO:

Las reacciones de los tacneños y ariqueños fueron de protesta y quienes residían en Lima emitieron un ACTA FIRMADA EL 10 DE MARZO DE 1884 que decía lo siguiente:

“Que Tacna y Arica son dos de las provincias del Perú que le están más estrechamente unidas por vínculos poderosos de interés común y tradiciones gloriosas; que la posesión temporal dada a Chile, aunque sea por un término limitado, constituye un ataque a la integridad del territorio peruano; que la República de Chile no tiene título alguno que justifique su pretensión sobre Tacna y Arica, pues las victorias obtenidas por sus ejércitos en nada pueden legitimar la conquista de los territorios que desea; que si se ha suscrito el tratado ha sido únicamente en fuerza de la dura opresión que ejercían las armas chilenas; que el Perú, aún obligado por las

1 ARTÍCULO Nº 3:El territorio de las provincias de Tacna y Arica que limita, por el Norte, con el río Sama, desde su nacimiento en las cordilleras limítrofes con Bolivia hasta su desembocadura en el mar, por el Sur, con la quebrada y el río de Camarones, por el Oriente, con la República de Bolivia; y por el poniente con el mar Pacífico, continuará poseído por Chile y sujeto a la legislación y autoridades chilenas durante el término de diez años, contados desde que se ratifique el presente tratado de paz. Expirado este plazo, un plebiscito decidirá en votación popular, si el territorio de las provincias referidas queda definitivamente el dominio y soberanía de Chile o si continúa siendo parte del territorio peruano. Aquel de los países a cuyo favor queden anexadas las provincias de Tacna y Arica, pagará otros diez millones de pesos, moneda chilena de plata, o soles peruanos de igual ley y peso que aquella.

circunstancias, no puede enajenar derechos imprescriptibles de personalidades colectivas en beneficio de una nación ajena por sus instituciones a nuestras costumbres y tradiciones inveteradas; y que los naturales de esos lugares son los únicos que tienen derecho a resolver su

suerte(La Chilenización de Tacna y Arica, 1883-1929.Págs. 29-30)

Los firmantes repudiaron la cláusula tercera y lamentaron que Chile tuviera la posesión por diez años de los territorios de Tacna y Arica e instaron a la población a permanecer fieles al Perú.

6.-CARLOS VICUÑA FUENTES:

El escritor chileno VICUÑA FUENTES en 1921 dijo que no se celebró el plebiscito de 1894, por responsabilidad exclusiva de la cancillería chilena, situación reconocida por otros pensadores y periodistas chilenos.

Siendo Director Extraordinario de la Federación de Estudiantes de Chile en 1921- 1922, formuló un programa de 37 principios sobre Chile, señalando en el Nº 23, que debía resolverse el problema internacional del norte mediante la devolución al Perú de las provincias de Tacna y Arica y la cesión a Bolivia de una faja de terreno en Tarapacá para salir al mar.

Estas declaraciones conmovieron a la clase política conservadora chilena quien lo destituyó del cargo magisterial que ostentaba. (La libertad de opinar y el problema de

Tacna y Arica. Santiago, 1921.)

7.-EL FRUSTRADO PLEBISCITO:

Vencidos los plazos y al no haberse llevado a cabo el plebiscito, Chile debió perder el derecho de posesión sobre las dos provincias, quedando por consiguiente sin efecto sus leyes y autoridad.

Se alegaron diversos pretextos para que el plebiscito no se lleve a cabo, pero la razón de fondo que subsistió hasta 1929, fue que en las provincias cautivas la población a favor de Chile era mínima y temían perder vergonzosamente la consulta popular, optando por posponerla indefinidamente con la esperanza de que el PATRIOTISMO de Tacna y Arica muriera. De haberse llevado a cabo el sufragio Chile hubiera perdido en una proporción de 10 a 1.

Una de las tácticas chilenas para justificar su incumplimiento consistió en acusar a los sucesivos gobiernos peruanos de indolencia. Una segunda, fue afirmar que a las poblaciones tacneñas y ariqueñas no les importaba el plebiscito y permanecían insensibles a esa situación.

Percepción a todas luces falsa porque un año antes de la fecha fijada para el plebiscito, sendas asambleas populares en Tacna y Arica afirmaron su deseo de volver al Perú. En asamblea realizada en Arica el 29 de octubre de 1893, presidida por RÓMULO CÚNEO VIDAL se firmó un acta en la que se expresaba que el retorno al Perú interesaba profundamente a Arica y se exigía el fiel cumplimiento de lo pactado en el

Tratado de Ancón. (El Morro de Arica, Año IV, Nº 324. Arica, 4 de noviembre de 1893).

8.-GUILLERMO BILLINGHURST:

Nacido en Arica, fue considerado por tacneños y ariqueños como “el segundo Bolívar”. Su carrera política que lo llevó a la Presidencia del Perú entre 1912 y 1914, habiendo sido antes Senador por Tacna en 1895. Siendo Vicepresidente de NICOLÁS DE PIÉROLA, fue nombrado Ministro Plenipotenciario ad hoc para las negociaciones con Chile.

Hizo varias intentos de resolver el conflicto con Chile por los territorios de Tacna y Arica habiendo vencido el plazo de la realización de un plebiscito según lo previsto en el Tratado de Ancón. El 9 de Abril de 1898 suscribió un memorando con el ministro de Relaciones Exteriores chileno RAIMUNDO SILVA CRUZ, donde se acordaba la realización del plebiscito y como árbitro se requeriría a la REINA DE ESPAÑA, MARÍA CRISTINA DE HABSBURGO-LORENA, para determinar las condiciones de voto. Como resultado de este acuerdo se firmó en Santiago, el 16 de Abril de 1898, entre BILLINGHURST y el nuevo canciller chileno, almirante JUAN JOSÉ LATORRE, el Protocolo que lleva sus nombres y en el que en sus XVIII artículos se consignaban los acuerdos tenidos para la realización del Plebiscito.

Hay que señalar que Chile se mostró en ese momento asequible para realizar el plebiscito por una razón especial: el agravamiento de su conflicto limítrofe con Argentina por la posesión de la Patagonia. Naturalmente no le convenía tener un potencial frente en el norte, ante una inminente guerra con Argentina en el sur. Una vez resuelto aquel incidente por el famoso “abrazo del estrecho” entre los presidentes de Chile y Argentina (15 de Febrero de 1899) al gobierno chileno ya no le interesó llevar a cabo el plebiscito.

El Protocolo de BILLINGHURST-LATORRE, aprobado inicialmente por el Senado chileno, no fue ratificado por la Cámara chilena de Diputados, y el asunto volvió nuevamente a prorrogarse indefinidamente. Debido a este revés y a la desalmada política de “chilenización” desatada en Tacna y Arica, se interrumpieron las relaciones diplomáticas entre Perú y Chile en 1901, las que fueron restablecidas en 1905, para volver a interrumpirse en 1909.

Argentina y Chile, como ya dije, estaban en serios problemas que los colocaron al borde de la guerra. La prensa mapochina lamentó que en una eventual conflagración con los argentinos no podrían contar con el apoyo de Bolivia y Perú. Estando en esa coyuntura es que deciden conversar sobre el tema pendiente y proponen a BILLINGHURST las siguientes alternativas:

Que Tacna y Arica les fuesen concedidas a cambio de una alta indemnización pecuniaria (Rechazada).

Que se separe el territorio en disputa en dos regiones. Una de Arica al Norte que podría anexarse al Perú y otra de Arica al Sur para Chile. (Rechazada).

Que se dividiera el territorio en dos zonas: Norte, desde Chero hasta Sama para el Perú y al Sur, desde Vítor hasta Camarones para Chile. (Rechazada).

Rechazadas las ofertas chilenas por BILLINGHURST, las conversaciones se orientaron

a repotenciar el tema del plebiscito que convenía al Perú pero no a Chile, a pesar de que era la salida más práctica y democrática para el problema.

El representante chileno insistió y propuso que el territorio se partiera en tres secciones, la zona Norte para Perú, la del Sur para Chile y la intermedia se sometiera

a plebiscito. Perspectiva igualmente negada por BILLINGHURST. Finalmente primó

la idea de que el plebiscito debería realizarse sin amputación de territorio alguno. Se discutieron entonces puntos tales como:

¿Quiénes tendrían derecho a voto?

¿El voto sería público o secreto?

¿Quién presidiría el acto?

Forma de pago de la indemnización de los diez millones.

Garantías que aseguren el cumplimiento de esta obligación.

Sobre los dos primeros puntos no hubo acuerdo alguno.

9.-EXPECTATIVA POPULAR:

Las negociaciones que hacía BILLINGHURST en Santiago concitaron la atención popular en el Perú, consiguiéndose una unanimidad nacional como no se ha visto antes ni después sobre asuntos de nacionalismo, patria y territorio.

La prensa tacneña de resistencia trabajó intensamente, redescubriendo géneros periodísticos poco usados: la publicidad, la propaganda, el análisis, la opinión y la investigación. Incluso (El Comercio de Lima (Abril de 1898) en Semana Santa, publicó

una sátira de la siete palabras bajo el título:”Las siete palabras de Tacna y Arica en la Cruz del Calvario”:

I. Argentina; castígalos porque saben lo que hacen.

II. Bolivia; ayer fuiste con nosotros.

III. Perú; he aquí a tus hijos.

IV. Chile, inicuo Chile, por qué nos retenéis esclavizados.

V. Sed de libertad tenemos.

VI. El plazo de ocupación está consumado.

VII. Billinghurst; en tus manos encomendamos nuestro rescate.

10.-PROTOCOLO BILLINGHURST- LA TORRE:

El mérito objetivo del documento denominado Protocolo BILLINGHURST – LA TORRE firmado en 1898 – a 15 años de haberse firmado el Tratado de Ancón- consistió en que por primera vez se estipulaban acuerdos sobre los procedimientos plebiscitarios, excepto la condición de los votantes que fue elevado a arbitraje.

El recibimiento al Protocolo fue de entusiasmo generalizado en todo el Perú,

excepto dos casos

CXXV) reseña: la primera fue en Huánuco, donde se sublevó VERÁSTEGUI, incondicional del MARISCAL CÁCERES, tenaz opositor de PIÉROLA, creyendo que el Protocolo era una persona.

que JORGE BASADRE (Tomo X de su Historia de la República, Capítulo

El segundo caso provino de MANUEL GONZÁLES PRADA, recién llegado de Europa, sosteniendo en su conferencia del 21 de Agosto de 1898 que el protocolo era insidioso

y propugnó que “la nación que no lleva el hierro en las manos, concluye por arrastrarlo en los pies”.

Sin embargo, las adhesiones recibidas a favor fueron unánimes y es copiosa la documentación al respecto. En Arica se recibió efusivamente a BILLINGHURST, y en Tacna, el 26 de junio de 1889, se realizó un acto popular pidiendo la aprobación del protocolo, estampando su firma millares de ciudadanos que veían en el plebiscito la solución definitiva. El Parlamento peruano lo aprobó con 27 votos en contra.

En Chile corrió distinta suerte, porque aprobado en la Cámara de Senadores por amplia mayoría, en la Cámara de Diputados la decisión se dilató por dos años para ser finalmente rechazado. Alguna prensa chilena lamentó que los esfuerzos alcanzados sobre el tema se diluyeran. Pero la prensa internacional explicó que el rechazo al protocolo se debió a que la crisis entre Chile y Argentina se desinfló al pasar al arbitraje británico.

El debate en la Cámara de Diputados chilena fue significativo, porque reveló las contradicciones internas de la clase política. Los diarios santiaguinos La Nueva República y El Porvenir, adeptos a una solución razonable con el Perú, cambiaron súbitamente de posición una vez arreglada la crisis con Argentina.

11.-LA CHILENIZACIÓN “CORTÉS”:

Durante diecisiete años – sin contar el tiempo de posesión inmediatamente después de la guerra- desde que el Tratado de Ancón les diera “legitimidad” en 1883 hasta 1900 los chilenos diseñaron una estrategia cuyo objetivo máximo fue ganarse las simpatías de los nativos de las provincias cautivas.

Pusieron especial cuidado en la creación de centros educativos, en la fundación de nuevos periódicos, estableciendo una administración eficaz al servicio de la comunidad. El gobierno chileno seleccionó a sus mejores cuadros para ejercer la autoridad en los territorios ocupados.

Una serie de Intendentes (autoridades chilenas en los territorios ocupados) fueron en su país figuras públicas de reconocido prestigio. La lógica chilenizadora –en esta etapa- fue captar simpatías mediante la eficacia y la paz.

Las injusticias se dieron en la aduana asentada en Sama, que entonces era el límite entre Perú y Chile, que decomisaba minucias a los peruanos que cruzaban la frontera, hecho que mereció en Santiago comentarios en contra, revelando de paso la lógica chilenizadora:

“Es muy funesto para nuestro país mantener autoridades en aquellos territorios (Tacna y Arica) que no interpretan con sus actos el elevado pensamiento de atraernos la buena voluntad y la adhesión de sus habitantes para el día no lejano en que haya de definirse la situación indecisa en que se

encuentran”. (La Ley. 19 de diciembre de 1895).

En esta etapa, las relaciones sociales entre peruanos y chilenos fueron cordiales y hubo matrimonios entre mujeres y hombres de ambas naciones, y los centros de reunión peruanos admitían a chilenos y viceversa.

VÍCTOR ANDRÉS BELAÚNDE en las páginas 184-185 de su libro Nuestra cuestión con Chile

vaticinó que las tácticas empleadas no conseguirían

oriundos de las zonas en conflicto. A su turno, el chileno JAVIER VIAL SOLAR sostuvo

lo siguiente:

cambiar las mentalidades de los

“Desgraciadamente, lo único que puede decirse al respecto, como explicación de los resultados obtenidos de la obra administrativa encomendada a los jefes políticos de Tacna y Arica, es que allí debía forzosamente de suceder lo que en otras partes ha sucedido, esto es, que el cambio de nacionalidad no puede operarse en los sentimientos de un pueblo ni en diez ni en veinte años, ni en una ni en varias generaciones, siendo como ha sido, la obra lenta tendrá un larguísimo transcurso de tiempo”. (El problema del Norte, página 26)

12.-LA “CHILENIZACIÓN CANALLA”:

A mediados del año 1900, cuando Chile se sintió libre de la amenaza de una guerra con Argentina, cambió su perspectiva respecto a la chilenización de Tacna y Arica y desarrolló una política internacional con dos objetivos definidos: repudiar los arreglos con el Perú y Bolivia y chilenizar agresivamente las provincias cautivas.

El Ministro chileno de Relaciones Exteriores en su Memoria del mismo año, anunció ante el Congreso que usando los derechos del propio Tratado de Ancón, asumirían una serie de medidas para colocar a su país en situación favorable para la realización del plebiscito. Este fue el punto de partida de una vasta campaña diseñada con la finalidad de ganar el plebiscito a como diera lugar, utilizando todos los recursos posibles, en un completo plan de extirpación de conciencias y conquista en plena paz.

Las medidas principales fueron las siguientes:

Clausura de las escuelas regidas por peruanos y reemplazarlas por chilenas.

Modificación de los límites departamentales.

Aplicación de leyes colonizadoras.

Clausura de las iglesias peruanas.

Expulsión de sacerdotes.

Traslado de Iquique a Tacna de la Jefatura Militar chilena.

Instalación en Tacna de la Corte de Apelaciones.

Clausura de las imprentas peruanas.

Creación de periódicos chilenos.

Instalación de la Escuela de Artillería y Torpedos en Arica.

Instalaciones ferroviarias.

Expulsión en masa de habitantes peruanos.

Creación de una nueva vicaría apostólica.

Sabotaje a los gremios marítimos en Arica.

Conscripción de jóvenes peruanos para el servicio militar chileno.

Establecimiento de corrientes inmigratorias forzadas desde el Sur hacia Tacna y Arica.

Igualmente, el gobierno chileno envió a Tacna el batallón de infantería Carapangue, un regimiento de artillería, otro de caballería y la compañía de ingeniería Concepción, estableciendo tres cuarteles provinciales y una comisaría, haciendo un total de 3 mil hombres armados.

13.-EL CURA TRAIDOR:

En 1908, el misionero chileno JUAN JOSÉ JULIO Y ELIZALDE fue declarado traidor a Chile y encarcelado por atacar al Intendente LIRA ( 2 ), famoso por su crueldad, que obligaba a los tacneños a vender sus propiedades y abandonar el valle. Elizalde dejó escrito lo siguiente:

“Es, pues, verdaderamente vergonzosa la esterilidad de los esfuerzos del señor Lira, y parece que tiene engañado al gobierno de La Moneda,

2 Lira era el apellido del Intendente chileno en Tacna. Durante el inicio de la “chilenización canalla”. Durante el cautiverio de Tacna, se cantaron diversas canciones de resistencia, una de ellas fue “Viva Tacna”, que en una de sus estrofas decía: “Allá en la “quinta de las palmeras”, / el "roto" Lira rabiando está, / al ver que Tacna no chileniza, / nunca es chilena ni lo será”.

haciéndole creer que sus trabajos tendentes a la chilenización de Tacna y Arica, le han producido espléndidos resultados”( …) Queda, pues, claramente evidenciado, y está fuera de toda discusión, que la obra emprendida por los actuales chilenizadores, Lira y Blandot, es una obra completamente nula…Querer chilenizar a Tacna y Arica es como querer chilenizar a Lima y Callao, o peruanizar a Santiago y Valparaíso”…(Los

chilenizadores de Tacna y Arica ante la Historia. Cáp. I. Pág.72 y Cáp. V, Pág.102.

14.-COMITÉ CHILENIZADOR:

En Santiago se creó un Comité Chilenizador, dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores, cuya misión principal era estudiar y resolver todas las medidas administrativas convenientes para extender los intereses chilenos y garantizar su triunfo en el plebiscito.

El Intendente Lira fue invitado a informar de sus actividades y aseguró que la salida de los peruanos no se debía a expulsiones, sino al ingreso de inmigración chilena, recomendando que se la aumentara para contar con el número suficiente de electores y afrontar “honradamente” el plebiscito.

Recomendó incluso, que se trasladaran a Tacna los veteranos chilenos de la guerra de

1879. Las actas secretas del mencionado Comité Chilenizador - 22, 24 y 25 de octubre, 20 y

21 de Noviembre y 14 de Diciembre de 1908- fueron publicadas por

de marzo de 1910 y días siguientes), generando una verdadera

Sudamérica.(VER ANEXOS)

El Comercio de Lima (6

conmoción

en

15.-LAS ESCUELAS TACNEÑAS Y LA RESISTENCIA:

En su libro La Escuela Peruana en Tacna- 1793-1907- Págs. 44 a 56, CARLOS ALBERTO

GONZÁLES MARÍN proporciona valioso material al respecto al papel de las escuelas tacneñas en la resistencia al invasor. El 9 de Enero de 1879 empezó a funcionar el Colegio de la Independencia en Tacna y cuando el 5 de Abril se declaró la guerra se formaron en La Alameda, principal avenida de Tacna, más de dos mil voluntarios al mando de ENRIQUE SALKED. Este grupo de voluntarios fue la base para la formación

de los diferentes batallones como los Artesanos de Tacna y Los Granaderos de Tacna.

El entonces alumno PEDRO QUINA CASTAÑÓN, ante una multitud de tres mil personas indignadas, dejó oír su voz desde el balcón de la Municipalidad, en contra del “derecho de conquista” proclamado por Chile.

En 1880 empezó a funcionar el Colegio Francés de MADAME ANA DUHUISON en la Calle Dos de Mayo. Entre sus alumnas estaba ZOILA SABEL CÁCERES de importante protagonismo años después.

El 9 de Junio,

CLARA HENRÍQUEZ de diecisiete años de edad, se movilizó hasta el Morro buscando

los restos del CORONEL INCLÁN.

después de la cruenta batalla del Morro de Arica, la alumna tacneña

Se entrevistó con JUAN JOSÉ VILDOSO, asistente de INCLÁN quien se encontraba prisionero. VILDOSO había mantenido oculto el pabellón nacional que ondeó en la Carpa de Estado Mayor de Bolognesi y se lo entregó a Clara. La joven guardó el símbolo patrio en su cuerpo y lo extrajo subrepticiamente, entregándolo cuarenta años después al Museo Nacional.

En 1897, la tacneña PERFECTA HEREDIA VIUDA DE TAILLAC regresó de Santiago de Chile a Tacna, después de enviudar, evitando que sus cuatro hijos hicieran el servicio militar. Fundó el Liceo Santa Rosa donde se educaría otro importante grupo de mujeres tacneñas.

Ese mismo año, DON ADOLFO MENA fundó el Instituto de Educación Popular con el

propósito de alfabetizar a los indígenas de Tarata y Charaña.

También en 1897 el pueblo tacneño erigió un monumento a FRANCISCO DE PAULA GONZÁLES VIGIL YÁÑEZ, patricio del liberalismo tacneño, excomulgado repetidas veces por la iglesia y el Papa, a pesar de su condición de sacerdote, gestor y pionero de la educación para las mujeres y las clases populares.

GONZÁLES VIGIL manejó en su doctrina liberal educativa conceptos adelantados para la época, a cuyo marco conceptual de laicismo y mesocracia respondieron todas las escuelas abiertas en la ciudad tacneña en los años posteriores. Estas escuelas fueron luego clausuradas por la “chilenización canalla”.

La fundación de centros escolares a cargo de tacneños o extranjeros de fe tacneña, en el fondo funcionó como una macro estrategia de resistencia y peruanización sostenida que rindió sus frutos en el cautiverio, dando sustento al patriotismo local, entendido como forma de cultura estructurada sobre la base de sentimientos, afectos memoria y racionalidad.

El determinante rol de la mujer tacneña en los años tanto de la “chilenización cortés” como de la “chilenización canalla” se debió en gran medida, a la calidad de su escolaridad, y en el caso de muchas de ellas, a su horizontalidad con relación a los varones y porque además algunos centros educativos eran mixtos, situación infrecuente en la época.

Como parte integrante de la cultura local tacneña tenemos que admitir las influencias de axiologías lejanas que llegaron al valle a través de sucesivas presencias demográficas de minorías europeas, asiáticas, africanas y otras (diversidad cultural), que dada la dimensión poblacional y espacial de Tacna, fueron gravitantes en esa noción de horizontalidad entre hombres y mujeres, creando en las mentalidades la ausencia de xenofobia, racismo y exclusión.

En 1890, se fundó el Colegio de la Inmaculada Concepción, bajo la dirección de MELCHORA OLIVERA y el asesoramiento de MARÍA CIEZA. En este centro se educaron una serie de tacneños que cumplieron importantes roles en la resistencia, incluyendo a ÁNGELA FERNÁNDEZ DE SIMPSON quien en la época pre-plebiscitaria trajo desde Santiago, para engrosar las listas patrióticas, a cuatro de sus hijos fingiéndolos chilenos.

De otro lado, como una manera de afianzar los soportes subjetivos del patriotismo, el

Congreso de la República

cuatro becas completas para jóvenes tacneños. Uno de aquellos beneficiarios fue

JORGE BASADRE.

creó

en

el Colegio de Nuestra Señora de Guadalupe de Lima,

El 24 de mayo de 1893 –en el Círculo Vigil- se llevó a cabo otro acto de unidad tacneña y fortalecimiento patriótico. Con el objeto de colocar una placa recordatoria en la Casa

de

Carpinteros, delegados y directores de los colegios de

FRANCISCO

ANTONIO

DE ZELA, se congregaron la Asociación Patriótica de

Tacna, La Sociedad Peruana,

Sociedad de Artesanos, Sociedad de Enfardeladores, Talia Tacneña y la Beneficencia.

Sociedad Peruana de

La placa fue colocada el 28 de Julio, día de la independencia del Perú, de ese año en un acto multitudinario que convocó a pobladores de Tacna y Arica.

En 1895 las montoneras de NICOLÁS DE PIÉROLA tomaron el poder y el caudillo designó al poeta tacneño MODESTO MOLINA – hombre de su confianza- encargado de organizar las escuelas peruanas en territorio cautivo. Al finalizar su tarea quedaron establecidas 18 nuevas escuelas en Arica, Tacna y Tarata.

En el informe que MODESTO MOLINA elevó al Ministerio de Educación señaló que en Tacna y Arica funcionaban 32 escuelas a las que asistían 1,400 niños de uno y otro sexo, siendo 260 chilenos y 1,140 peruanos.

Asimismo, al celebrarse el triunfo peruano en la batalla de Tarapacá, el pueblo tacneño se congregó una vez más reafirmar la unidad afectiva en torno del territorio.

Un 12 de marzo del mismo año –al iniciarse las labores- en el Colegio Peruano de Instrucción, un grupo de señoritas tacneñas organizaron una velada en el Teatro Municipal en homenaje a América y Europa, generándose otra oportunidad de unidad tacneña frente al ocupante.

En 1896, se

a la Sociedad de Artesanos, congregando a una vasta lista de mujeres tacneñas que

resistieron los embates chilenizadores.

fundó la Sociedad Católica de Instrucción y Auxilios Mutuos de Señoras, similar

Fueron las mismas que, 15 años antes, en 1881 formaron la Sociedad de Señoras para trabajar resolviendo como voluntarias una serie de problemas humanos y sociales derivados de las batallas de Arica y del Alto de la Alianza.

A punto de finalizar el siglo- en 1899-

edificios públicos, pero en los PAGOS ( 3 ) de Pocollay, Humo, Calana, Pachía, Palca y Para, flameaban también banderas peruanas y los estudiantes se prepararon para un multitudinario desfile de antorchas.

algunos pabellones chilenos ondeaban en los

La manifestación fue liderada por una enorme bandera peruana confeccionada por las damas tacneñas organizadas en sus asociaciones.

No debe olvidarse que RAMÓN CASTILLA, el 5 de julio de 1843, ingresó a Tacna con un tambor, diez hombres y dos asistentes, después de cruentas batallas desgastadoras, pero de inmediato reconstruyó su ejército a pedido del pueblo tacneño, decidido a emprender la última fase caudillista y asumir la presidencia por primera vez, dando fundación al Perú Jurídico. En aquella epopeya las damas tacneñas colaboraron confeccionando ropas, uniformes, aditamentos y banderas, de modo que el oficio femenino tacneño de confeccionar símbolos utilitarios no era nuevo.

El 9 de febrero de 1900, el Intendente chileno FRANCISCO PALACIOS conminó a cada director de escuela o colegio a declarar por escrito si su establecimiento era gratuito o no –y si era el caso- señalar quién pagaba sus servicios.

3 Medida geográfica del valle de Tacna inventada por las primeros aymaras que organizaron la exigua agricultura con la escasa agua del Caplina.

El objetivo era demostrar que el gobierno peruano tenía ingerencia en la educación tacneña. Igualmente, el Intendente informó a sus superiores que en las escuelas tacneñas se enseñaba a odiar a Chile.

El 14 de mayo de 1900, las escuelas peruanas recibieron el Oficio Nº 85, disponiendo

que en el plazo de 24 horas “cesen sus funciones y cierren los planteles de enseñanza peruana en territorio chileno”. (Ministerio de Relaciones Exteriores. Documentos relativos al plebiscito de Tacna y Arica: Escuelas Peruanas. T. I Págs., 39 y 40).

16.-ESCUELAS TACNEÑAS CLAUSURADAS:

DOCENTE

 

CARGO

ESCUELA

DIRECCIÓN

 

OBSERVACIONES

Matilde

Arbeló de

Directora

Escuela

Mixta

Av. 2 de Mayo

   

Rospigliosi

 

26

Glorinda

Vda.

De

Directora

Escuela

Mixta

Calle Comercio

   

Benavides

 

17

 

Zoila

Sabel

Directora

Liceo de Tacna

 

Calle Comercio Nº

Se negó a recibir la

Cáceres

 

111

notificación

Carolina Gómez de Bruzza

Directora

Escuela

de

 

Arica

 

Educación

 

María

y

Celinda

Directoras

Colegio de Mujeres

Alto

de

Lima

 

Marca

908

Juana

Vda.

De

Directora

Plantel

de

Arte

Calle Bolívar Nº 49

 

Mansilla

 

Doméstico

y

 

Floricultura

Ricardo Mena

 

Director

Colegio

Peruano

Alameda Nº 162

   
 

de Hombres

   

Melchora Olivera

Directora

Colegio

de

la

San Martín Nº 57

   

Inmaculada

 

Concepción

Carlota

Pinto

de

Directora

Escuela de Mujeres

Calle Comercio Nº

 

Gamallo

248

Arístides

 

Director

Escuela de la Sub Delegación de Para

 

Para

Pomareda

María

Luisa

Directora

Escuela de Mujeres

Calle Comercio Nº

 

Rospigliosi

de

200

Quiroz

José Saona

 

Director

Escuela

Calle Zela

   
 

Preparatoria

de

Nº 175

Varones

 

Manuel Silvestre

 

Director

Escuela

Paillardelli Nº 29

 
 

Preparatoria

 

Perfecta

Vda.

De

Directora

Liceo Santa Rosa

Alameda Nº 64

   

Taillacq

 

Carolina Vargas

 

Directora

Escuela

Mixta

de

Calle Bolívar Nº 53

Se

negó

a recibir

 

Primeras Letras

la Notificación

Betsabé Ward

 

Directora

Escuela

Peruana

José Gálvez Nº 36

Arica

 
 

en Arica

 

Eduardo

Zevallos

Director

Liceo Mercantil

 

Calle Zela

   

Ortiz

 

Nº 124

Luis Maldonado Montes de Oca

 

Director

Escuela Primaria

Calle Ayacucho Nº

 

de

Varones

en

225

 

Arica

María

Tedeski

Directora

Escuela

Mixta

de

   

Salazar

Pocollay

FUENTE: CARLOS ALBERTO GONZÁLES MARÍN. Elaboración propia.

17.-ZOILA SABEL CÁCERES:

Durante el gobierno de LÓPEZ DE ROMAÑA se autorizó a ZOILA SABEL CÁCERES la apertura del Liceo Peruano en Tacna. En mayo de 1990, al momento de recibir la notificación de cierre, expresó al portador que como tacneña y peruana mantendría su

local abierto y si “querían clausurarla que viniera el Intendente en persona”.

Más adelante, en el curso de una reunión, el Intendente SUBERCASEAUX ofreció

respetar la existencia de las escuelas peruanas con la condición de que no se enseñase

la geografía de ENRIQUE BENITES

que falseaba los hechos de la guerra.

Ante el silencio del auditorio, ZOILA SABEL CÁCERES protestó, y fue echada de mala manera por el funcionario extranjero. El Liceo Peruano de Tacna funcionó por dos meses más bajo toda clase de hostilidades.

ZOILA SABEL CÁCERES tuvo que trasladarse a Arequipa, donde fue combatida por el clero de esa ciudad, por considerarla atea y enemiga de la religión, además de venir de una ciudad considerada laica que albergó a GONZÁLES VIGIL, enemigo tenaz de la conservadora curia mistiana.

El caso específico estuvo relacionado con los preparativos del Corpus Cristi- cerca del 7 de Junio, aniversario da la batalla de Arica. ZOILA SABEL y sus alumnos preparaban un homenaje a BOLOGNESI y a los sacrificados del Morro.

Antes de iniciar la ceremonia, fue notificada por la autoridad escolar arequipeña para que suspendiera el acto, pero respondió en la lógica de GONZÁLES VIGIL: que la religión podía esperar porque era un tema de “conciencia personal” y que antes está el amor a la patria que es “eterno y universal. Su actitud le significó ser excomulgada.

(La Escuela Peruana en Tacna. Carlos Alberto Gonzáles Marín. Págs.53-54. Nota Nº 33).

18.-LA CLANDESTINIDAD:

En Arica fueron clausuradas las dos escuelas patrocinadas por la Sociedad de Auxilios

Las

escuelas distritales no particulares estaban instaladas en Codpa, Socorona, Putre, Lluta, Azapa y Livilcar.

Mutuos de Señoras

y

por la Sociedad Peruana de Beneficencia, (varones).

En respuesta, la resistencia peruana decidió establecer en Arica escuelas peruanas clandestinas con todas las medidas de seguridad necesarias, mientras las escuelas clausuradas fueron reemplazadas por escuelas chilenas a cargo de directoras que eran esposas de los subdelegados mapochinos.

En Tacna también se decidió por una medida similar: las hermanas MARÍA Y CELINDA MARCA recibían a sus alumnas por la puerta falsa de la casa Nº 988 en el barrio de Alto de Lima con frente a La Alameda. Ellas mismas, posteriormente se establecieron en Arica en iguales condiciones de clandestinidad.

La PATRIA INVISIBLE –conceptuada ampliamente por JORGE BASADRE- empezó a desarrollarse en esas escuelas secretas. Sobre ese tiempo heroico tenemos dos imágenes entrañables:

“Cómo olvidar la sensación, quizás falsa, de que hacíamos un acto clandestino pero bello al ir a aprender, a escribir y a leer no al magnífico Liceo dirigido por el señor Galicio sino a la pequeña escuela de doña

Carlota Pinto de Gamallo”. (Tres recuerdos de Tacna. En: Vigil, Nº 2, junio de

1972.UNTAC).

“Experimentábamos la sensación de ir a clases día a día como quien va a algo prohibido”. (Infancia en Tacna. Lima, 1959, Pág.10-11)

19.-LA CLAUSURA DE TEMPLOS:

En las sesiones secretas del Comité Chilenizador se estudió detalladamente el asunto

de los sacerdotes peruanos, considerándolos agentes de peruanidad, aprovechando su posición social. Se clausuraron los templos en 1909 y se expulsó a los sacerdotes en

1910.

El cruel Intendente LIRA recibió en 1907 una comunicación del canciller chileno FEDERICO PUGA BORNE, impulsándolo a profundizar la chilenización incluyendo el acto de dejar a la población sin servicios religiosos.

Administrativamente, el clero tacneño continuaba dependiendo de Arequipa, y los procedimientos de registros parroquiales, la predicación, los bautizos y los matrimonios seguían en su poder.

Chile adoptó diversas rutas para vencer ese poder, y al fracasar sus gestiones de captación, medidas diplomáticas, negociaciones con la Santa Sede y tratos directos con el Obispo arequipeño, utilizó la fuerza, basándose en el supuesto “derecho de patronato” para expulsar a los curas peruanos que desde sus púlpitos hacían propaganda peruana.

Esta fase de la “chilenización canalla” también fue llamada en rojo blanco (en alusión a la bandera peruana).

Chile como política al

Durante más de un año guardias armados apostados en las pocas iglesias tacneñas impidieron el acceso de sacerdotes y feligreses. El servicio religioso castrense instalado por Chile alcanzaba solamente a los militares y a sus familias:

“Los niños son educados en sus casas, y los padres que no pueden hacerlo, mantienen con su ejemplo y con su palabra el santo amor a la patria. Las mujeres rezan en sus hogares, sin oír misa, sin confesarse, sin practicar ninguno de los sacramentos administrados por los curas enemigos”.

(Carlos Téllez, La cuestión de Tacna y Arica, Lima, 1925, Pág. 6)

Sacerdotes destacados de aquella resistencia religioso-patriótica activada también desde la clandestinidad fueron: JOSÉ VITALIANO BERROA, que levantó una capilla en su casa particular para recibir a sus feligreses, convirtiendo la adoración religiosa en una liturgia para la Patria Invisible, antes que en rito católico estricto; JUAN GUALBERTO GUEVARA, quien destacó por su valentía y persistencia, convirtiéndose posteriormente en el Primer Cardenal del Perú y JOSÉ FÉLIX ANDÍA, Vicario de Tacna, que luchó incansablemente por mantener la peruanidad de sus fieles; entre otros.

20.-EXPULSIÓN DE SACERDOTES PERUANOS:

Las protestas no se hicieron esperar, y el Ministro de Relaciones Exteriores del Perú cursó una nota a su homólogo chileno AGUSTÍN EDWARDS, llamando la atención sobre prohibiciones que atentaban contra un culto que el propio invasor practicaba.

Igualmente, damas chilenas telegrafiaron al gobierno peruano defendiendo el derecho de culto, lo que permitió constatar al Intendente LIRA que las medidas no daban los efectos deseados, proponiendo y consiguiendo la expulsión física de los sacerdotes.

un

plazo de 48 horas para que abandonen el territorio, amparándose en artículos de la

Ley de Garantías Individuales para expulsar a extranjeros que leyes.

Un

documento de la Cancillería

chilena del 27 de febrero de 1910, les

otorgó

menospreciaban sus

LIRA se encargó de su estricto cumplimiento, asegurándose que no ingresara a los territorios en conflicto ningún otro sacerdote peruano.

Los sacerdotes de Arica apelaron a la Corte de Tacna, solicitando la revocación de la medida, y en un gesto aplaudido por los peruanos y un sector sensato de la opinión pública chilena, la Corte les dio la razón.

LIRA desatendió el mandato judicial y procedió a la expulsión. Sendas operaciones policiales se produjeron operaron en Tacna y Arica con motivo del apresamiento y expulsión física de los sacerdotes, ante el aliento y a la vez repudio multitudinario de la población.

Años más tarde, BERROA (José Vitaliano Berroa y Bernedo. El problema religioso durante la ocupación chilena de las parroquias irredentas de la Diócesis de Arequipa-1879-1826-Lima, S/F)

describiría la patética situación planteada a GUALBERTO GUEVARA antes de embarcarse en el puerto de Arica, expulsado rumbo a Mollendo: Celebró una misa en una iglesia vacía, a puertas cerradas, como un acto criminal, con la sola presencia del Secretario de la Gobernación ENRIQUE MEDIDA, mientras afuera en la plaza, la feligresía patriótica impedida de ingresar a la misa, oraba de rodillas. Una vez concluido el acto salió de la iglesia a despedirse mientras el chilenizador clausuraba la puerta del templo.

Posteriormente, diarios prestigiosos de Santiago de Chile se aunaron a las protestas que se irguieron en todo el Perú: La Unión de Valparaíso y El Diario Ilustrado, de Santiago, lamentaron la inútil medida, probando que en Chile hubieron sectores que rechazaban las inicuas medidas chilenizantes.

La mayoría de los sacerdotes expulsados fueron discípulos del sacerdote francés radicado en Arequipa DUHAMEL, que tenía viva las guerras entre FRANCIA Y ALEMANIA y el caso DE ALSACIA Y LORENA, similar a las cautivas Tacna y Arica. Podría sostenerse que los sacerdotes patriotas seguían la línea francesa y el Comité Chilenizador la línea Alemana-Prusiana.

21.-LOS ATAQUES AL PERIODISMO TACNEÑO:

La siguiente institución en soportar los embates chilenizadores fue la prensa tacneña. Ninguna de las medidas fueron frutos de la coyuntura. Todas respondieron a una meditada estrategia de Estado para vencer las voluntades y extirpar de las mentalidades y sentimientos la noción de patria peruana e implantar la de patria chilena.

Para acallar a la prensa tacneña se usaron lo que RAÚL PALACIOS RODRÍGUEZ denominó los métodos “francos” y los “misteriosos”. A los primeros los relaciona con los judiciales, y a los segundos con los asaltos violentos durante las noches a los talleres y redacciones.

El 18 de Setiembre de 1888, la imprenta de El Caplina fue empastelada, impidiendo su circulación, por haber publicado un artículo de FEDERICO OTAMENDI denunciando los abusos en contra de la población civil.

En 1901, el promotor fiscal chileno, aduciendo que en Tacna no regía ley de imprenta

facilitara sancionar a los periódicos peruanos, demandó ante el Juzgado

alguna que

de Letras la clausura de El Tacora y La Voz del Sur.

En la noche del 27 de Abril de 1902 el diario La Voz del Sur fue asaltado por una turba, situación que fue denunciada por su director JOSÉ MARÍA BARRETO en El

Comercio de Lima.

En 1908, el Intendente LIRA, paradigma de la “chilenización canalla”, abrió juicio criminal a La Voz del Sur, por haber publicado un artículo donde sus directores JOSÉ

MARÍA Y FEDERICO BARRETO lo atacaron.

La demanda de LIRA, mereció la protesta de diarios chilenos como el santiaguino El

Mercurio y el ariqueño El Ferrocarril.

En 1911, durante las Fiestas Patrias Peruanas, la asonada contra la prensa peruana fue total, utilizando ex professo a los pobladores inmigrados a la fuerza y deliberadamente para constituir masas destructoras, que dieran la sensación de que era el pueblo en general el que rechazaba a los peruanos.

En Iquique, una turba atacó a pedradas a instituciones diversas y arrastró por las calles el escudo peruano, obligando incluso a que el cónsul MANUEL FORERO abandonara la ciudad, después de permanecer oculto por varios días. El diario ariqueño El Ferrocarril cambiando de posición- editorializó a favor de la clausura definitiva de la prensa peruana.

El 18 de Julio de 1911, un tren trajo a Tacna a más de mil trabajadores del ferrocarril Arica-La Paz. El Morro de Arica anunció que esa noche se realizaría un mitin popular chileno pidiendo la anexión de Tacna y Arica a Chile.

Al terminar la manifestación los participantes se ensañaron con los diarios, destruyeron el Club de La Unión, negocios y viviendas. JORGE BASADRE (Infancia en Tacna. Pp.75-76) narró aquella pesadilla, mientras que en El Comercio de Lima del día siguiente apareció una larga nota describiendo las tropelías, escrita por un testigo

extranjero. (El Comercio, 25 de julio de 1911).

Tacna quedó asolada y destruida por los desbordes. Otro tanto aconteció en Arica, donde la turba de regreso atacó El Morro de Arica, periódico peruanista al que habían tratado de hacer quebrar por todos los medios. También fueron atacados la Sociedad

Peruana de Beneficencia y el Club Peruano, usando combas y hachas.

22.-FUNCIÓN DEL PERIODISMO:

A fines del siglo XIX, Chile fundó en Tacna El Norte, panfleto que se encargaba de denigrar a las familias tacneñas sosteniendo, además, extensas polémicas con los diarios peruanos.

Su línea fue criticada por el diario santiaguino La Unión, lamentando que sus objetivos se convirtieran en infamias contraproducentes a los intereses del Estado Chileno.

Posteriormente se instaló el periódico El Pacífico, con la finalidad de contrarrestar la permanente campaña de resistencia emprendida por la prensa peruana: La Voz del

Sur, a cargo de los hermanos JOSÉ MARÍA Y FEDERICO BARRETO; El Tacora, dirigido

por ROBERTO

FREYRE. Mientras en Arica GERARDO VARGAS Y ENRIQUE WARD lo

hacían a través de El Morro de Arica.

Los hermanos BARRETO habían dirigido el grupo La Bohemia Tacneña, a fines del siglo XIX, editando la revista Letras, que contaba entre sus colaboradores a las mejores plumas de América Latina.

FEDERICO BARRETO destacó por su poesía y su incansable lucha a favor de las provincias cautivas. Fundó una serie de publicaciones para contrarrestar la chilenización, entre ellas Tacna Libre, que editó en Locumba.

23.-ANDRÉS FREYRE FERNÁNDEZ:

Tronco de una familia tacneña dedicada al periodismo y a las letras. La Revista del Sur-que vino editando desde 1866- fue cerrada por los chilenos. En su reemplazo editó El Tacora en 1882, cuya dirección pasó a su hijo ROBERTO desde 1900.

“Del peruanísimo espíritu de este diario de combate inmensamente popular, hemos visto una joya: una cartulina que puede caber en el bolsillo y lleva el almanaque para 1902 a un lado y el altanero “Himno a Tacna” de Modesto Molina al otro. El Tacora tuvo, junto a una sección editorial con informaciones alentadoras sobre la reconstrucción y el progreso del Perú y críticas implacables a las autoridades de la ocupación, hirientes y jocosas letrillas que no perdonaban al Intendente, a los jefes militares o a los funcionarios judiciales o administrativos”. (Jorge Basadre, Pág. 84 de La Vida y

la Historia. Segunda edición).

El 28 de Noviembre de 1910, su imprenta ubicada en la calle San Martín fue asaltada por una turba que maltrató a los trabajadores y arrastró por el suelo a la madre del director que frisaba los ochenta y nueve años.

Los materiales e instrumentos de trabajo fueron regados por las calles, pero la ciudadanía tacneña entera recogió pacientemente todo lo desperdigado, permitiendo reconstruir el periódico, volviendo El Tacora a salir a las calles.

Pero no cesaron las afrentas. FREYRE y tres damas de su familia fueron asaltados y golpeados una noche, a la vuelta de una esquina, por los mazorqueros. Solamente

cuando fue destrozada por segunda vez la imprenta El Tacora dejó de salir y la familia entera se exilió en Lima.

24.-VIOLENCIA INDISCRIMINADA:

La vida de los tacneños y ariqueños transcurría en los centros o clubes sociales

fundados muchos de ellos con anterioridad la guerra, donde se celebraban diversos

actos cívicos, especialmente de naturaleza patriótica con motivo de las Fiestas Patrias.

La destrucción del Club Unión constituyó la más grave ofensa a la institucionalidad tacneña, y a pesar de continuar funcionando entre sus ruinas, a los pocos meses la autoridad chilena dispuso su cierre definitivo.

Adoptando diversas modalidades, la expulsión sistemática de la población peruana fue otra de las principales estrategias chilenizadoras. El objetivo evidente era disminuir la cantidad de peruanos que influirían en los resultados del plebiscito.

La sustentación que

factores económicos, haciendo notar que la causa era la paralización de las oficinas salitreras y que en la misma situación se encontraban chilenos y bolivianos.

dieron a

estas medidas en general fue baladí,

o

arguyeron

La población expatriada era reemplazada por chilenos que obtendrían la calidad de

votantes. Al principio esta política fue combatida por la propia prensa chilena:

“Estamos llevando a Tacna una población nómade, que no tiene raíces propias, que no es espontánea, que no es exigida por el desenvolvimiento de las industrias y del trabajo en la región; la estamos llevando a pretexto de que vamos al plebiscito. Su acarreo importa desembolsos extraordinarios y perjudica grandemente a la agricultura de más al sur” (La Mañana, Santiago de

Chile, 4 de setiembre de 1910).

A los

prohibiéndoles también la circulación a altas horas de la noche. A partir de 1919 se

oficializó el reclutamiento forzoso de jóvenes peruanos para el ejército mapochino.

peruanos

se

les

negaba

el

derecho

al

trabajo

en

oficinas

y

talleres,

Las medidas violentas dirigidas al despoblamiento peruano en Tacna y Arica mereció

de parte de periodistas y prensa chilena varios comentarios negativos (Raúl Palacios

Rodríguez-1974-pp127/131) aparecidos en la siguiente secuencia cronológica:

El Independiente. Santiago. 18 de Diciembre de 1889.

El chileno. Santiago. 1902.

La Unión. Valparaíso.1902.

El Mercurio. Valparaíso.1911.

Carlos Vicuña Fuentes.1921.

También fue cercenado el derecho de los peruanos a reunirse públicamente. Esta prohibición fue la que acrecentó el culto a la PATRIA INVISIBLE, en formas secretas y familiares. Más aún cuando las celebraciones patrióticas del 28 de Julio fueron también oficialmente prohibidas.

El pabellón nacional, instrumento determinante en la confrontación peruanización

/chilenización, igualmente fue prohibido, pero antes y después de las fiestas julias, aparecían colgadas banderas bicolores en vilcas, pinos y molles y en otros espacios de

los famosos “callejones tacneños”, sucediendo lo mismo en las zonas rurales de los valles costeños e interandinos.

La frase despectiva: “un saludo a la bandera”, usada en todo el Perú actual, se deriva de los actos patrióticos chilenos a los que forzadamente tenían que asistir los tacneños y ariqueños.

Veían con desagrado izarse la bandera de la estrella solitaria y escuchar el himno enemigo, circunstancia que era asumida por los peruanos con desdén y ostensible aburrimiento, generando una asociación negativa entre bandera/ rito, cuando en verdad, con su propia bandera, la actitud era exactamente la contraria.

En el imaginario popular de resistencia la frase para definir esa forzada presencia en

los actos oficiales chilenos decía: “no tiene importancia, es un saludo a la bandera”.

Una sociedad pequeña y homogénea sometida a la clandestinidad y sin medios formales para comunicarse, tuvo que desarrollar redes de comunicación y verbalización colectiva de resistencia recurriendo a la antiquísima institución cotidiana conocida como el “chisme”.

En inglés “chisme” es una palabra que significaba “persona relacionada a otra en Dios”

y hasta 1800 era señal de amistad. Este sistema elabora y disemina socialmente información de las vidas privadas mantenidas en secreto. Existen diversas teorías sobre el “chisme”, pero muchas de ellas no le otorgan la importancia ni clarifican su verdadera función antropológica que tiene en todas las culturas, clases y estamentos.

Estudios recientes han demostrado la utilidad social del “chismecomo mecanismo desacralizador y develador (desde el punto de vista positivo), como también sus funciones distorsionadoras y confrontacionales (desde su lado negativo). Puede unificar a un grupo o destruirlo. Su carácter es instrumental, extraoficial, irregular, clandestino, perseguido y sus fuentes pueden ser verdaderas o falsas.

Para quienes están en los márgenes sociales, el chisme es una herramienta de supervivencia. En las mujeres que con frecuencia son estereotipadas como chismosas crónicas es una consecuencia de su opresión histórica. Reuniéndose en el pozo o el río, nuestras antepasadas intercambiaban información acerca de las cosas que definían sus vidas: nacimientos, muertes, enfermedades y actividades de los hombres. ¿De qué otra forma podrían haberse enterado de lo que estaba sucediendo? Escuchar lo que la gente está chismorreando es una de las formas de detectar los conflictos que se avecinan en un grupo. El chisme sirve como una válvula de seguridad social y puede dilatar o prevenir la erupción de un conflicto abierto. Traer a la luz emociones tales como miedo, celos, enojo, confusión o frustración mediante el chismorreo no hace que el problema subyacente deje de existir, pero una “dosis de chisme” puede aliviar temporalmente el dolor. (Beatrice

Briggs. El Chisme como dinámica de grupo. IIAF. Setiembre, 2005)

Tacna sometida al silencio y a la vigilancia de los chilenizadores no tuvo otra

alternativa que recurrir a esta institución, manejándola simultáneamente en dos

planos, uno positivo, de cara a los patriotas, y otro negativo, de cara a los chilenos.

segundo denigraba y devaluaba los valores del opresor. El primero trasmitía noticias,

estableciendo redes secretas y sucesivas de comunicación e información que fortalecieron la resistencia.

El

Este sistema comunicacional secreto, cotidiano y personalizado, unificó a los patriotas, descubrió a los traidores, sancionó a los colaboracionistas, identificó a los agresores, desnudó a los mazorqueros, devaluó la solemnidad de la autoridad

ocupante, inmunizó a los niños y niñas contra la retórica insultante, desmitificó las hipocresías, amplificó los lados humanos básicos más deleznables de los

chilenizadores, etc. El “chisme” no conviene a quienes llevan doble vida o ejercen el poder indebidamente.

25.-LA PROCESIÓN DE LA BANDERA:

En 1901, el Pabellón Nacional de la Sociedad de Artesanos saldría por última vez durante la ocupación por las calles tacneñas en una procesión silenciosa llena de fervor que mereció una crónica de FEDERICO BARRETO, publicada en la revista limeña Variedades (1911). Con anterioridad a esta fecha, las manifestaciones patrióticas eran toleradas dentro de la lógica de la “chilenización cortés”.

Cuenta el vate que una comisión de tacneños notables, se apersonó ante el Intendente Accidental VERGARA para solicitar el permiso respectivo para llevar a cabo el acto cívico, pero fue negado. En vísperas del 28 de Julio la comisión insistió en el permiso por lo que el funcionario se vio obligado a otorgarlo, pero puso como condición que la bandera recorrería las calles en silencio, sin que hubiera ninguna manifestación ruidosa.

Luego de una misa en la Iglesia San Ramón, el pabellón nacional salió a la calle y aproximadamente diez mil personas cayeron de rodillas ante ella. Acto seguido, el paño gigante, como una ola sagrada, pasó por encima de la multitud que se movilizó por las calles de la ciudad despertando emociones y sensaciones inéditas en la población cautiva.

El diario Morro de Arica del 28 de Julio de 1897,

publicaba:”En Arica estamos en el

décimo sexto año de cautiverio, sin ver flamear nuestro querido bicolor; libando día a

día la copa del infortunio más cruel”… Las fiestas patrias peruanas organizadas por la Sociedad Peruana de Beneficencia, se celebraron con desfiles, discursos y otros actos públicos hasta el día 30 de Julio, contando con la presencia las autoridades chilenas. Hasta 1899 se celebraban normalmente la Independencia del Perú el 28 de julio en Tacna y Arica.

El gobernador, MANUEL MONTT, prohíbe las celebraciones de la Independencia del Perú el 28 de Julio de 1900. El diario Morro de Arica publicaba: “Hoy no celebraremos

el aniversario de nuestra emancipación política con el esplendor de otros años, contentándonos con levantar un altar a la patria en lo más recóndito de nuestros corazones y en el silencio que se nos ha impuesto”…

En la actualidad la procesión de la bandera es organizada por la "BENEMÉRITA

SOCIEDAD DE SEÑORAS DE AUXILIOS MUTUOS DE TACNA", fundada en 1890 por

JOSÉ ANDÍA como

"SOCIEDAD DE SEÑORAS DE AUXILIOS MUTUOS EL PORVENIR", representando a las

damas de Tacna.

CAROLINA VARGAS y bajo

la

obra

del

párroco

de

Tacna

26.-EL HIMNO A TACNA DE MODESTO MOLINA:

La idea de que Tacna tuviera un himno que fortaleciera el peruanismo en los años del cautiverio cobró prioridad y con ese objetivo se reunieron en la Sociedad de Artesanos un grupo de tacneños presididos por GUILLERMO MAC LEAN, encargando al poeta MODESTO MOLINA la creación de la pieza.

Ocho días después trajo una composición cuyo metro y música se ajustaba exactamente al Himno Nacional. Fue estrenado el 28 de Julio de 1886- y según BASADRE- alude sin insulto ni encono a la situación de los territorios ocupados, rindiendo homenaje al pasado y recalcando su fe en el porvenir.

Era cantado por el Orfeón de Tacna ( 4 ), en las escuelas y casas, pero fue perseguido cuando los chilenizadores se percataron que constituía la mejor propaganda de peruanidad, pasando entonces a la clandestinidad más absoluta, cantándose incluso con los labios cerrados ante las caras de los invasores.

27.-EL ESPIONAJE Y EL TERRORISMO:

El terrorismo en todas sus modalidades se había convertido paulatinamente en sistema chilenizador, particularmente entre 1923 y 1926. Tres españoles con residencia en Argentina después de una visita declararon:

“Que en las ciudades de Tacna y Arica han sido testigos presenciales de los más inicuos atentados que puede concebir la imaginación humana contra los indefensos peruanos que habitan esas regiones; que aunque absolutamente ajenos al litigio peruano-chileno desde el punto de vista de la nacionalidad, como cristianos y en defensa de los sentimientos de humanidad y ejercitando el derecho de justicia universal, protestan ante la faz del mundo de los atentados, de los martirios y de los vejámenes que las fuerzas de la República de Chile ejercitan sin la menor piedad con los peruanos” ( En: REPLICA DEL

PERÚ. Págs. 160-161).

El espionaje de la vida familiar tuvo el mismo carácter que todas las estrategias chilenizadoras: moderadas al inicio y crueles conforme se comprobaba que no obtenían efecto alguno en el núcleo duro del patriotismo de tacneños y ariqueños.

Con posterioridad a 1918, en la fase preliminar del plebiscito pactado, el espionaje fue mayor. El arribo de inmigrantes traídos de Santiago y Valparaíso permitía la oportunidad de presentarse como “amigos” para averiguar datos que requería la autoridad ocupante.

Incluso MANUEL PORTOCARRERO, Jefe de la Propaganda Peruana en su libro Lo que vi. en Arica.1926, confiesa que una bella mujer se acercó hacia él con ficciones para conquistarlo e introducirse en su vida privada, siendo descubierta a tiempo.

4 Teatro tacneño de creación temprana donde se presentaban obras y espectáculos teatrales internacionales.

28.-LA MAZORCA:

Grupos de chilenos se organizaron bajo membretes como Sociedad Hijos de Tacna y Arica o el Comité Cívico, con carácter para-militar y semi-fascista. A sus integrantes se les conocía como mazorqueros o “cowboys”. Gran número de estos sujetos, según

consta en el Esquema de razones para requerir una terminación definitiva de los procedimientos plebiscitarios en Tacna y Arica”, presentado el 14 de Junio de 1926 por

en contra del pueblo

el general WILLIAM LASSITER, realizaron nefastas peruano.

acciones

Usaban un uniforme kaki verdoso, sombrero de alas anchas, polainas amarillas y ancho cinturón negro. Por las noches lucían un antifaz y un poncho negro, llevando en todo momento látigos, garrotes y armas de fuego con el fin específico de amedrentar.

Montaban caballos de excelente erguida, provenientes del ejército chileno, y sus cuarteles estaban en Tacna, Para, Pachía, Pocollay, Piedra Blanca, Cerro Blanco y Calientes.

Cuando en Agosto de 1925, se instaló en la ciudad de Arica la Comisión Plebiscitaria, la mazorca se convirtió en la tristemente célebre Guardia Roja, que tuviera enorme protagonismo en los actos de violencia generalizada que marcaron las acciones preparatorias del plebiscito.

Se creó también la Liga Patriótica, concebida para hostilizar a los peruanos en todas las formas posibles. Durante las noches sus integrantes recorrían las calles tacneñas y ariqueñas dando vivas a su país y profiriendo amenazas e insultos.

Los actos mazorqueros pasaron de las ofensas, atropellos, asaltos y saqueos a crímenes, ampliamente documentados en la extensa bibliografía todavía inédita de la etapa plebiscitaria.

29-EL PADRE NUESTRO COMO ORACIÓN DE PATRIOTISMO:

Sobran pruebas del patriotismo tacneño expuesto por aquellos que jamás fueron vencidos por la chilenización, pero es pertinente puntualizar la enorme difusión que tuvo un anónimo titulado Oración que deben enseñar a sus hijos pequeños las madres de Tarapacá, Tacna y Arica:

“Padre nuestro que estás en los cielos,

Haz que odiemos siempre el nombre de Chile

Y concédenos volver a la tierra en que nacimos,

Para que no se haga la voluntad Del que se apoderó de ella sin derecho, Privando a nuestras familias de sus hogares, Quitándonos el pan y arrojándonos de nuestras playas. Perfuma, Padre nuestro, nuestro corazón, Para que amemos mucho a nuestra Patria, el Perú; Y fortalece nuestro brazo, Para que un día lo venguemos de su mortal e implacable enemigo Chile”

(BLANCO Y ROJO. Lima, año I, Nº 3, 1 de setiembre de 1920.Pág. 194. El texto prosa).

fue publicado en

30.-LA MUJER EN LA CHILENIZACIÓN:

Destruidas las instituciones sociales, de carácter público, como la iglesia, las escuelas

y los diarios, quedó la familia como espacio privado donde cultivar el amor a la PATRIA

INVISIBLE. A la manera de las matrias griegas, las mujeres profundizaron los afectos en su condición de detentadoras y organizadoras del ámbito familiar ahondaron en el inconsciente colectivo los afectos por la patria.

Estudios contemporáneos han demostrado que las mujeres poseen cerebralmente un tipo de pensamiento en red, que les permite capacidades relacionadoras y previsoras notables, a diferencia del varón, que su pensamiento predominante es lineal o en línea.

A esa característica de género las mujeres sumaron su particular gravitación en la historia tacneña, de modo que fue por línea matrilocal que funcionó la producción y reproducción de valores que la iglesia, colegios y prensa dejaron de ofrecer.

La mujer sintetizó todas aquellas funciones- y mientras el varón proveedor- estaba fuera de casa o expatriado, ella proveía a sus vástagos de la estructura emocional de resistencia en todos sus niveles.

La educación de la mujer, propugnada por VIGIL y practicada en Tacna con especial énfasis, como dijéramos en el acápite correspondiente, rindió sus frutos en el cautiverio. En 1896 BILLINGHURST en su discurso en la Sociedad de Artesanos de Tacna dijo sobre la mujer:

“Siempre la mujer tacneña se distinguió por la delicadeza de sus sentimientos, por su corazón selecto, y por las nobles manifestaciones de su bien cultivado espíritu ¿Qué extraño es, pues, verla constantemente asociada a todas las ardientes expresiones del patriotismo?”. (En: Manifestación del

pueblo de Tacna en homenaje al Primer Vicepresidente de la República don Guillermo Billinghurst.1 de enero de 1896.Iquique, Tipografía y Litografía Rafael Bini, 1897).

31.-LOS AFRODESCENDIENTES:

Azapa, al sur de Arica, y Sama, al norte de Tacna, son valles complementarios y las familias afro descendientes allí asentadas se relacionaron por lazos familiares pre- republicanos que se mantienen vigentes hasta el presente.

Al momento de las investigaciones de PERSHING sobre las tropelías chilenas con la población de Azapa, se descubrió que los hermanos TEODORICO, EUGENIO Y

MODESTO

CORBACHO,

MIGUEL

Y

AUGUSTO

SALINAS,

CARLOS

BUSTAMANTE,

JUVENAL LAGOS, JOSÉ OVIEDO y ciento cincuenta nativos más del valle, se confesaron peruanos y revelaron que habían firmado como chilenos para engañar a los mazorqueros.

Al Santuario de las Peñas ubicado en Arica, donde se rinde culto a la Virgen del Rosario, acudía gente de Tarapacá, Arica y Tacna, acercándose también las Compañías de Morenos, grupos de danzantes afro descendientes ataviados con los colores de Yemayah, la deidad africana.

Durante los momentos más peligrosos de la chilenización, se cruzaban banderas peruanas en el pecho y en sus cantos introdujeron letanías solicitando la libertad de las provincias cautivas. Por esa razón, aquellas romerías anuales también fueron

prohibidas, argumentándose que la aglomeración de masas podía producir epidemias y enfermedades contagiosas.

Tales argucias fueron muestra nítida del racismo y xenofobia, intrínsecamente adheridos a la lógica de la chilenización.

El Estado Chileno gestó la construcción de EL ENEMIGO ( 5 ) y las relaciones amigo/enemigo en base a la lógica de la “civilización y barbarie” del político, educador y escritor argentino FAUSTINO SARMIENTO, que sustentó los etnocidios argentino y chileno de sus poblaciones originarias.

Las Compañías de Morenos trasladaron simbólicamente a la Virgen de las Peñas a Sama, le cambiaron de nombre, la nacionalizaron, y la adoraron en la parte peruana del valle con la misma unción.

32.-EL ARBITRAJE NORTEAMERICANO:

Ya se mencionó que por la cláusula tercera del Tratado de Ancón de 1883, las provincias de Tacna y Arica quedaron en poder de Chile y que, al percatarse que el plebiscito pactado les sería negativo, Chile fue descubriendo que la realización del mismo les sería negativo, optando por dilaciones y falacias para incumplir con el objetivo de no cumplir con lo acordado.

El Perú buscó vanamente- desde 1893- solucionar el problema por medio de negociaciones directas y más tarde a través del arbitraje que Chile negó.

El Estado chileno alentó las demandas territoriales en contra del Perú de países vecinos como Colombia, Bolivia, Ecuador y Brasil, de modo que entre 1909 y 1912, etapa del inicio y desarrollo de la “chilenización canalla”, estábamos amenazados por todas las fronteras.

En las postrimerías de la Primera Guerra Mundial, el presidente estadounidense WOODROW WILSON emitió sus “14 puntos”, que entusiasmaron al Perú para retomar el conflicto del sur, divulgándose la tesis de que como el Tratado de Ancón no fue respetado por Chile devenía en nulo, y Tacna, Arica y Tarapacá deberían volver al Perú automáticamente.

Estos hechos coincidieron con la llegada de AUGUSTO B. LEGUÍA al poder por segunda vez. El 12 de Diciembre de 1921, la Cancillería chilena sugiere al Perú la apertura de nuevas negociaciones, emanándose el Protocolo del 21 de Julio de 1922, donde ambos litigantes resuelven entregar la solución al Presidente de Estados Unidos.

5 El concepto de enemigo se refiere a que consciente o inconscientemente, por razones de supervivencia, prestigio, concepciones ideológicas, racistas, económicas y de otra índole, las personas, comunidades y las propias naciones se declaran enemigas de las otras y las tratan en consecuencia, siendo la guerra la expresión máxima de su “enemistad”.

33.-EL LAUDO ARBITRAL:

El Presidente de Estados Unidos CALVIN COOLIDGE emite su fallo arbitral el 9 de Marzo de 1925, definiendo que el plebiscito decidiría el destino de las ciudades cautivas, de acuerdo con el Tratado de Ancón, Artículo 3º, de cuarenta y dos años atrás.

Anota BASADRE (La Vida y La Historia, p-341) que contribuyó a la decisión una mala traducción al inglés en el alegato peruano de varios términos: Las palabras “expirado el plazo”, referentes a los diez años para el plebiscito, fueron traducidas “after the

expiration” en vez de “at the expiration ofo “having expired this time limit”.

Según esto, el árbitro consideró que el plebiscito era válido en cualquier tiempo y no en el que señalaba el texto normativo de Ancón. Esta fue una victoria de Chile.

Diversas manifestaciones surgieron en el Perú, incluyendo una multitudinaria de mujeres en Lima presidida por la viuda de GRAU que llegó hasta la tumba de BOLOGNESI, donde ELVIRA GARCÍA Y GARCÍA pronunció un discurso de protesta.

El gobierno de LEGUÍA, que había explotado en su campaña el sentimiento patriótico del sur, tuvo opositores que desearon que la situación de Tacna y Arica termine mal para traerse abajo al dictador.

Prevaleció sin embargo, la posición de afrontar la situación y participar en los actos preparatorios del plebiscito. Para reunir materiales y elementos para la campaña que se avecinaba el gobierno nombró al tacneño CARLOS JIMÉNEZ CORREA como jefe del equipo, integrándose a él un muy joven JORGE BASADRE.

34.-TARATA, ALBARRACÍN Y LOCUMBA:

“Chile definió su frontera Norte en el río Sama e incorporó a Tarata, sin estar ésta considerada en el Tratado de Ancón, es decir, aumentó temporalmente su territorio en aproximadamente en un tercio”. (Tarapacá: región en conflicto-

1911-1929. Sergio Gonzáles Miranda. Universidad Arturo Prat. Revista Ciencias Sociales. Nº 7/1997.pp. 38 y ss).

Chile asumió arbitrariamente que el río Sama tenía sus nacientes en el río Ticalaco y no en el Talabaya. Esto le permitió ocupar más territorio que el acordado y tener también bajo su ocupación las localidades de Tarucachi y Tarata. El reclamo peruano correspondiente sobre este tema se hizo llegar al árbitro designado (Estados Unidos).

El laudo del árbitro dispuso que Tarata pase al Perú, hecho importante que no fue destacado en su oportunidad. Una delegación fue nombrada para fijar lo nuevos límites que trajo la integración tarateña a territorio peruano.

Chucatamani fue el lugar donde fuera abatido el mítico guerrillero tacneño GREGORIO ALBARRACÍN ( 6 ) que hostilizó al ejército chileno en innumerables

6 En la primera edición señalamos que estaba pendiente de investigación la vida y obra de este legendario patriota conocido como El Centauro de las Vilcas. El historiador tacneño Luis Cavagnaro Orellana ha publicado escritos recientes que llena en gran medida el vacío inicialmente aludido.

oportunidades gloriosas, equiparándose a otro de origen cubano: PACHECO DE CÉSPEDES, de cuya gesta existe un libro de JOSÉ GIGLIO VARAS.

GREGORIO ALBARRACÍN LANCHIPA según

ALBERTO TAURO DEL PINO y LUIS

GUZMÁN PALOMINO han destacado la presencia del guerrero tacneño en la Campaña de la Breña. Después de la debacle del 26 de Mayo de 1880 y la ocupación chilena de Tacna, Albarracín, Pacheco de Céspedes y Leoncio Prado organizaron la resistencia en las alturas de Tacna.

Con posterioridad al combate de Tarata, donde enfrentó a un destacamento chileno asentado en Pachía, Albarracín, llamado el “Centauro de las Vilcas” se dirigieron hacia Candarave y Puno.

Albarracín estuvo con Cáceres

Enero de 1881 y participó en las guerrillas

Bedoya en los alrededores de Canta. Sin embargo, en Noviembre de 1881, Albarracín y su columna guerrillera decide dejar las breñas limeñas y continuar la resistencia en Tacna.

después de las batallas de San Juan y Miraflores, en

caceristas defensivas al mando de

José

Después de establecer su cuartel en Tala (Chucatamani) y ofrecer activa resistencia, el “Centauro de las Vilcas” libró su último combate en Saucini el 02 de Octubre de 1882.

Lo notable de Chucatamani es que su territorialidad estaba repartida al Norte y al Sur del río Sama, y para no estar en zona ocupada, se fundó un nuevo Chucatamani en territorio peruano, teniendo sus pobladores que trasladarse cotidianamente de “una a

otra banda del río”.

Locumba se constituyó en la Capital de la Resistencia en territorio peruano, y el rol que cumplió durante los 50 años de cautiverio está por investigarse con la extensión y justicia debidas. El fallecido CARLOS NALVARTE ZEVALLOS dejó muchos escritos inéditos -probablemente perdidos- sobre aquella etapa locumbeña de interés excepcional para la construcción de las historias locales.

35.-VISIÓN LATINOAMERICANA:

Otra situación poco conocida: En el Congreso de la Central Sindical Latinoamericana

realizado en Montevideo en mayo de 1929, y en la Primera Conferencia de Partidos Comunistas Latinoamericanos, que se reunió en Buenos Aires en Junio de ese mismo año, existe un acta de los debates, donde los delegados peruanos fueron oficialmente censurados por su aceptación pasiva del arreglo sobre Tacna y Arica.

Se les recomendó emprender acciones contra LEGUÍA y el imperialismo yanqui y luchar por la autodeterminación de estas poblaciones, planteando un plebiscito bajo

supervisión obrera y campesina. (El movimiento revolucionario latinoamericano. Versiones de la Primera Conferencia Comunista Sud Americana – Buenos Aires: La Correspondencia Sud Americana, 1929, Citada por Jorge Basadre en un estudio sobre Seven Interpretive Essays on Peruvian Reality, de José Carlos Mariátegui.University of Texas Press. Austin & London, 1971).

36.-LA ETAPA PLEBISCITARIA:

El buque Ucayali anclado en la rada de Arica fue la vivienda y al mismo tiempo las oficinas de la Delegación Peruana, al mando de MANUEL DE FREYRE y SANTANDER y

sus asesores ALBERTO SALOMÓN, ANSELMO BARRETO Y MANUEL MARÍA FORERO y

un gran equipo.

El diario oficial La Prensa trasladó una imprenta al buque y diariamente editaban ejemplares de La Voz del Sur, que se distribuían de modos abiertos y secretos, dependiendo de las facilidades de circunstancia y acceso de los lectores peruanistas.

Estuvieron presentes en el barco la periodista norteamericana JACKIE DIETRICK y la experta norteamericana, profesora de Derecho Internacional en la Corte Internacional de La Haya, SARAH WAMBAUGH. La mayoría de los peruanos hablaban inglés.

37.-LA SITUACIÓN PRESENTADA:

La Delegación Peruana tuvo un inmenso trabajo, frente a Chile que tenía posesión del territorio y había tenido tiempo suficiente para desplegar una enorme campaña de propaganda en todos los frentes, incluyendo la movilización de figuras “mediáticas”

como los músicos ARMANDO CABRERA Y OSMÁN PÉREZ FREYRE, y de la política

chilena como el ex Presidente ARTURO ALESSANDRI, uno de los mejores oradores de masas de la época.

También el canciller ERNESTO BARROS JARPA, el poeta VÍCTOR DOMINGO SILVA y

el diputado comunista LUIS V. CRUZ, quien se rehusó a polemizar con BASADRE.

El número de carabineros creció en cuatro veces, con relación a los dos últimos años, y entre la policía chilena y el personal de su ejército había una proporción de cuatro a uno, con respecto a los varones de la población civil.

Todos los hoteles, pensiones y casa de huéspedes, fueron obligados desde Agosto de 1925, a remitir a la policía relaciones de los alojados y visitantes y se restringió casi totalmente el tránsito en las ciudades.

La vigilancia a los integrantes de la Delegación era estricta, lo mismo que a la Delegación Norteamericana, según lo revela el general JOHN PERSHING

Las cruces negras intimidatorias, que eran colocadas durante las noches en las puertas de los peruanos y podía indicar solamente advertencia o también signo de ataque artero a los moradores, se intensificaron. Las cruces jugaron un siniestro papel atemorizador. En los establecimientos comerciales se colgaban carteles que rezaban:

Aquí no se vende a peruanos. Incluso se recuerda uno que relacionaba “perros,

peruanos y cholos”.

El laudo arbitral había otorgado el derecho a sufragio no solo a los nativos sino también a los residentes que vivían en Tacna y Arica desde 1920, incrementándose ficticiamente el número de votantes.

Al llegar la Delegación Norteamericana al mando de PERSHING a Arica, toda la ciudad lucía embanderada -pero sin banderas peruanas- lo que llamó la atención del general norteamericano.

38.-LAS SOSPECHAS DE PERSHING:

En Enero de 1925, en un discurso ante la Comisión Plebiscitaria, PERSHING señaló que se habían deportado a 710 personas comprobadas de peruanidad, 275 de las cuales se verificaron después del laudo arbitral.

Dió los nombres de las lanchas y barcos utilizados en las expulsiones. Hubo asimismo, muchos tacneños que se asilaron en el Ucayali, en el local de la Delegación de Límites o en territorio peruano o boliviano.

El general calificó a la situación como “extraordinaria” y “sorprendente”, en un informe al Departamento de Estado el 21 de Diciembre de 1925, añadiendo que le “repugnaba” sancionar un plebiscito “amañado(Carta en el libro El proceso de Tacna y

Arica, Págs. 338-339).

Un grupo de observadores norteamericanos traídos de Panamá y Filipinas recorrió el territorio interrogando a toda clase de gente sobre muertes, confinamientos, deportaciones e intimidaciones.

La enorme cantidad de material recogido pasó al “Comité para oír e investigar quejas”, formado por miembros de las tres delegaciones: peruana. chilena y norteamericana, liderada por esta última.

El chileno EDWARDS (Agustín Edwards, Memoria presentada al Supremo Gobierno por el Miembro representante de Chile en la Comisión Plebiscitaria, Arbitraje de Tacna y Arica. Santiago

de Chile, 1926) asumió que el plebiscito estaba perdido, ya que en Tacna, según análisis chilenos confiables de inteligencia, solo tenían 800 votantes seguros y en Arica 400. Confesó además, que el propio PERSHING le había sugerido otras rutas de negociación porque el plebiscito lo perdían de todas maneras.

PERSHING aseguró que se trataba de aprovechar el clima de terror entronizado para precipitar el acto electoral, en referencia a las desesperadas medidas chilenas de cambios de jefes y claras muestras de fraude electoral. (Conrado Ríos Gallardo, Chile y

Perú. Los pactos de 1929. Santiago, Editorial Nacimiento, 1959, Págs. 80-81)

39.-CHALLAVIENTO:

JORGE BASADRE fue testigo excepcional de los sucesos de Challaviento, por cuanto realizó todo el trabajo de investigación de campo. El 19 de Noviembre de 1925(aunque algunos los datan en 1926) los periódicos chilenos de Tacna y Arica denunciaron el crimen de tres carabineros (policías chilenos) en la comunidad de Challaviento ubicada en los andes tacneños.

Se descubrió que los sucesos se originaron en la violación que un carabinero perpetró a la joven esposa de uno de los pobladores, acrecentando al límite la serie de abusos. El esposo agraviado se enfrentó a los chilenos, que mataron a un boliviano asentado en la comunidad.

El pueblo se organizó y prendió fuego al puesto policial, matando a los carabineros, incluyendo al violador cuyos genitales fueron mutilados. Todos los pobladores de Challaviento y comunidades vecinas como Palquilla y Ataspaca fugaron en masa hacia la liberada Tarata.

El informe con las entrevistas y las características de todos los afectados de Challaviento fue incluido en el libro de JORGE BASADRE El Proceso de Tacna y Arica, Lima, 1927, Págs.209-226, asegurando el propio BASADRE que no circuló porque se reanudaron las relaciones con Chile, y al firmarse el tratado RADA GAMIO-FIGUEROA LARRAÍN, decidieron guardarlo en reserva.

40.-EL RETIRO DE PERSHING:

PERSHING meditó su retiro de la tarea encomendada y así se lo hizo saber al Secretario de Estado -KELLOG- quien reiteradamente sostuvo que no pospusiera la consulta electoral aún dentro de circunstancias imperfectas.

Las relaciones entre ambos personajes norteamericanos se tensaron, pero finalmente PERSHING -alegando razones de salud- se alejó de Arica el 27 de enero de 1926.

BASADRE sostiene al respecto (La Vida y La Historia, Pág.367):

“Sin mengua de nuestra gratitud ante su asco frente a un plebiscito prefabricado, los tacneños en especial debemos censurarle a este general el hecho de que no siguió adelante en su tarea. En la última conversación con Edwards, éste se mostró anheloso de neutralizar el territorio en disputa. No quiso dejar un testimonio escrito de dicha idea y luego afirmó que tan sólo fue una sugerencia personal”.

El historiador tacneño ERNESTO YÉPEZ DEL CASTILLO en un libro “Para que no se repita. Cómo se negoció el Tratado de 1929”. Ediciones Análisis. Lima, 1993, publica

parte del informe PERSHING Y LASSITER, y reclama para ellos un homenaje permanente porque evidenciaron no solo la existencia de la chilenización como sistema, sino que levantaron una enorme documentación que queda para el análisis de la historia por las futuras generaciones, sin necesidad de recurrir a sofisticados aparatos intelectuales justificatorios, como suele suceder con algunos escritores chilenos de la actualidad.

41.-LASSITER:

Como nuevo Presidente de la Comisión Norteamericana llegó el general WILLIAM LASSITER, jefe de las fuerzas de Estados Unidos en el canal de Panamá, con instrucciones de mantener buenas relaciones con los litigantes y sobretodo, llevar a cabo el plebiscito ordenado por el laudo, si ello era humanamente posible

(Comunicación del secretario de Estado, Kellog a Lassiter, 11 de enero de 1926).

Pero las circunstancias que descubrió PERSHING no habían cambiado. Por el contrario, tendieron a su agudización. La línea dura sostenida por EDWARDS, era alentada por el militarismo expansionista chileno.

LASSITER en comunicación a KELLOG (25 de febrero de 1926, FA, 1926, V. I, Pág.315)

informó que EDWARDS le había manifestado que entre un plebiscito en que Chile saliera vencido y ningún plebiscito, su gobierno prefería lo segundo.

42.-LA COMISIÓN JURÍDICA:

Los “jurídicos” peruanos integraron las comisiones peruanas en las distintas localidades donde correspondía realizar la función de inscribir a los electores en el plebiscito: depurar registros, fundamentar u objetar tachas e intervenir en el acto de sufragio.

Establecer asimismo, un amplio contacto con toda la gente de Tacna y Arica, visitando todos los confines territoriales, profundizando lo que había hecho la anterior

Delegación Plebiscitaria.

El buque Rímac reemplazó al Ucayali y se abrieron oficinas de propaganda en los lugares más apartados.

43.-MANIFESTACIÓN TACNEÑA:

Luego de muchos años los tacneños organizaron una gran manifestación para recibir a los funcionarios peruanos encargados del plebiscito.

El 6 de Enero de 1926, un grupo de treinta repatriados peruanos fueron atacados por doscientos cincuenta chilenos. Esa misma tarde EMILIO VALVERDE y el Jefe de la Marina CARLOS ROTALDE fueron agredidos brutalmente.

No obstante, se decidió organizar el acto de masas para el 15 de Marzo de 1926. La Comisión Jurídica llegó a la estación del Ferrocarril tacneño donde esperaba la multitud patriótica, con una banda de músicos tocando el himno nacional.

Desafiando más de cuatro décadas de chilenización se desplegó una enorme bandera peruana que cubrió parte de la concurrencia.

Al mismo tiempo, se advirtió que en las bocacalles de la avenida Dos de Mayo estaban apostadas todas las organizaciones chilenas para atacar:

“Insultos, amenazas, barro, excrementos, piedras, trozos de adobe, pintura, guijarros, agua sucia llovieron sobre nosotros. Desde las esquinas y las aceras habían grupos que propinaban golpes de palo y puño, puntapiés y hasta heridas de armas cortantes a quienes desfilaban. Numerosos camiones y automóviles estacionados en las bocacalles no cesaban de tocar bocinas con la finalidad de crear un clima de amedrentamiento mayor” (Jorge Basadre, La Vida y La Historia,

Pág.372- Agrega en la Nota 20: No se ha publicado el informe de Lassiter sobre estos sucesos, en contraste con el enérgico y preciso resumen que hizo Pershing por cable de lo ocurrido el 6 de enero de 1926)

Treinta y cinco heridos y cuarenta lesionados graves no impidieron que la manifestación llegara hasta la casa del general PIZARRO en la calle San Martín, desde cuyo balcón el poeta JOSÉ GÁLVEZ improvisó un discurso, lamentablemente no grabado, que lograra acallar la gritería de los chilenos totalmente vencidos moralmente.

BASADRE confiesa que muchos de los integrantes de la Comisión Jurídica que no eran tacneños ni estaban relacionados con el tema de un modo familiar, se volvieron a Lima.

No obstante, JORGE BASADRE, a los 23 años, durante aquellas jornadas de violencia y patriotismo, coronó una experiencia de campo y de lucha en las calles que sustentaron al futuro historiador.

44.- ¡JUSTICIA!:

Instalados en Arica, los integrantes de la Comisión Plebiscitaria Peruana, empezaron su trabajo, incluyendo visitas a las zonas rurales, donde descubrieron que el peruanismo continuaba vivo y era absolutamente mayoritario.

Uno de ellos izó la bandera peruana a más de 5 mil metros de altura en Viriviri, haciendo regresar a muchas personas que habían huido a Bolivia.

En la imprenta tacneña de CARLOS GARCÍA DÁVILA, que volvió repatriado, se imprimió el semanario ¡JUSTICIA!, bajo la dirección de JOSÉ GÁLVEZ, para elevar el debate que el panfletismo chileno había descendido a niveles coprolálicos.

La publicación tenía como frontis ético la frase: “Lo que escribimos como periodistas podemos repetirlo como caballeros. Se incluyeron reportajes a grandes personajes de

la

causa contraria, en una muestra de apertura increíble en tales circunstancias.

El

semanario apareció el 24 de Marzo de 1926 y su último número fue fechado el 12

de

Junio del mismo año al terminar la campaña plebiscitaria.

45.-EL FRAUDE:

El Departamento de Estado Norteamericano, a cargo de KELLOG, de dudosa imparcialidad, insistía en que el plebiscito se realizaría así las condiciones no fueran las óptimas para ninguno de los países en conflicto.

El Reglamento de Inscripción y Elección se aprobó el 15 de Febrero de 1926. El Perú

anunció que no movilizaría a sus votantes y en muestra de transparencia sostuvo que

llegaron a registrarse 3,166 residentes, 2,185 nativos, 336 extranjeros y 21 supuestos peruanos con un total de 5,908 electores, a diferencia de Chile que manejó el asunto

de

los votantes en absoluta reserva y temor.

El

tema vital para la Delegación Plebiscitaria Peruana se concentró entonces en buscar

evidencias del fraude irrefutable que se pretendía cometer.

El Presidente COOLIDGE otorgó derecho de sufragio no solo a los varones mayores de

veintiún años oriundos de Tacna y Arica, sino también a los residentes de modo ininterrumpido desde 1920.

Ese mismo año se había llevado a cabo en Chile un censo, importante documento que los peruanos usaron debidamente. Analizaron el régimen de la propiedad urbana y rural, así como las actividades económicas, y la lista de los inscritos que le fuera entregada a la Comisión Peruana fue espulgada minuciosamente.

A los inscritos los agruparon uno a uno, según las distintas provincias, distritos,

ciudades, aldeas, haciendas y chacras. Una vez discriminados los votantes urbanos, se

los ubicaron dentro de sus domicilios y lugares de trabajo, señalados por ellos mismos

en las cédulas respectivas.

Destacó el número de residentes ingresados entre los años 1918 y 1920, hasta llegar a tener casi el 62% en Arica y más del 92% en Lluta. Una de las dificultades para quienes manejaron el engaño consistió en llenar la sección que indicaba dónde habitó el presunto elector.

Muchas casas no eran tan amplias como para albergar la cantidad que se decía. Se encontraron domicilios imaginarios. En ambas zonas el porcentaje de residentes inscritos como electores contrastaba con las cifras del censo de 1920 y se evidenciaron anomalías en las planillas de la casa FRANKE JULLIEN, de la Compañía General de

Construcciones, del Ferrocarril Arica-La Paz y del Gremio de Playeros.

En las zonas rurales de Tacna y Arica los contrastes eran todavía más burdos. La masa electoral chilena era a todas luces mayoritariamente inventada. Ayudaron en las pesquisas los funcionarios de Aduanas del Callao. Todos los legajos fueron entregados

a la Delegación Norteamericana.

Entre febrero y marzo de 1927 el Canciller (chileno) Conrado Ríos Gallardo solicitó y obtuvo datos especiales de la oficina del censo sobre la zona en litigio y efectuó un análisis tan minucioso en torno a los electores registrados en 1926, que llegó hasta el examen de los expedientes de cada uno de dichos sujetos y de la manera cómo fueron preparados. El resultado de tales búsquedas fue desconsolador. Tampoco dieron un saldo favorable los informes que en agosto y setiembre del mismo año envió el Intendente de Tacna Carlos Harmes. Fue así cómo la fórmula plebiscitaria llegó a ser

abandonada” (La Vida y La Historia, Pág.407).

46.-ENTRE BASTIDORES:

Desde que Chile supo con certeza que perdería el plebiscito y los delegados norteamericanos descubrieron pruebas del fraude en marcha, empezaron las conversaciones secretas entre los actores norteamericanos y chilenos.

El delegado chileno AGUSTÍN EDWARDS, y PERSHING hablaron sobre arreglos extra- plebiscito, manejando las siguientes alternativas: División del territorio en litigio; su internacionalización; fundación de un Estado “para-choques”, cuya neutralidad la garantizarían Chile, Perú y Bolivia.

El Embajador norteamericano en Lima informó a Washington que LEGUÍA estaba dispuesto a ceder Arica a Bolivia si el Perú ganaba el plebiscito.

Cuando el Secretario de Estado norteamericano, KELLOG, tuvo la evidencia de que el plebiscito lo ganaba Perú pero Chile montaba un fraude, se dedicó a sugerir las más variadas alternativas, lo que no le correspondía, porque el árbitro estaba para cumplir estrictamente el fallo del laudo expedido por su Presidente.

El Perú insistió en un plebiscito limpio y se negaba a toda otra alternativa, al punto que VELARDE, delegado peruano ante la Comisión Norteamericana fue llamado por el Departamento de Estado Norteamericano para que explique por qué se insistía en dicha posición.

PERSHING, en su retiro norteamericano, se encerró en un silencio que en nada ayudaba al Perú, más allá de denunciar que estaba en marcha un fraude grosero. KELLOG una vez más, sacó de la manga otra salida, proponiendo que Tacna y Arica pasaran a Bolivia. Velarde a nombre del Perú la rechazó, aun cuando esta vía fue

aceptada por Chile. LEGUÍA por su parte, aventuró que aceptaba la neutralización de todos los territorios en litigio bajo la supervigilancia norteamericana, cosa que a KELLOG le pareció inadecuada.

Pero la neutralización persistió en LEGUÍA. No solo como medida transitoria sino que inclusive pensó en convertir a Arica en Puerto Libre permanente. KELLOG siguió inventando alternativas y propuso a VELARDE, delegado peruano, y a Cruchaga, delegado chileno adjunto de Edwards, las siguientes alternativas:

1) Neutralización y desmilitarización de todo el territorio. 2) Arica sería puerto libre y el ferrocarril quedaría a cargo de un comité de peruanos, chilenos y bolivianos.

KELLOG expresó en más de una ocasión animosidad hacia el Perú y se lo hizo saber personalmente a VELARDE de manera severa, entrando en contradicciones entre sus ofrecimientos privados y los públicos. Las simpatías del Secretario de Estado Norteamericano y sus asesores estaban a favor de Chile, tal vez porque contrataron los servicios del experto internacional ROBERT LANSING, asesor personal de

KELLOG.

Pero la intuición de VELARDE ponía freno a las suficiencias del Secretario de Estado, que llegó incluso a proponer la venta de Tacna y Arica a otro país. Toda una trama de tiras y aflojes diplomáticos ignorados por los pueblos. A las propuestas finales de KELLOG, Velarde se opuso rotundamente, coincidiendo con un pronunciamiento del Ministro de Guerra chileno quien dijo que si Arica pasaba al Perú surgiría un movimiento subversivo.

47.-LA MOCIÓN LASSITER Y EL FINAL:

En la noche del 14 de Mayo de 1926 fueron atacados en Arica varios peruanos, recibiendo JORGE BASADRE una pedrada en la cara, que le dejó una cicatriz para siempre. Otras casas fueron apedreadas, y el 22 hubo diferentes actos violentos en la ciudad y zonas rurales ariqueñas. El 29 de Mayo en Tacna fue asesinado el notable ciudadano tacneño MANUEL ESPINOZA CUELLAR, sumándose a la larga lista de asesinados por la mazorca.

Mientras tanto LASSITER, el 21 de Mayo de 1926, quiso aplazar el acuerdo final sobre la votación porque las cancillerías seguían discutiendo fórmulas. En El Mercurio (8 de

junio.1926) de Santiago apareció la frase: “Sólo los hijos de los héroes son dignos de guardar los sepulcros de los mártires. Esta es la voz de los chilenos que con su sangre conquistaron Tacna y Arica”.

EDWARDS insistió en el plebiscito pero el Departamento de Estado Norteamericano había guardado ya distancia sobre el tema ante las evidencias de fraude. Los comportamientos de los chilenos empezaron a mostrarse contradictorios, incluyéndose en esa conducta al Secretario de Estado KELLOG. La situación los rebasaba porque la realidad cotidiana de Tacna y Arica estaba profundamente ecolisada después de décadas de violencia formal e informal, oficial y oficiosa, visible y secreta.

En una reunión secreta entre STIMSON, especialista en inteligencia, que había hecho un informe final sobre el asunto, los antiguos Secretarios de Estado HUGHES Y WILLIAM C. DENNOS, miembros de la delegación norteamericana en Arica, confirmaron que el plebiscito como se ofrecía en la realidad era un fraude y un

escándalo.

LASSITER en consecuencia, el 15 de Mayo de 1926 leyó su Esquema de

razones para requerir una terminación definitiva de los procedimientos plebiscitarios

en Tacna y Arica. El 21 viajó a su país.

El personal peruano se retiró al Callao en el Rímac. Quedó un pequeño grupo para liquidar y cerrar todo lo actuado y el 25 de Julio se embarcaron con el mismo rumbo en el vapor Ebro.

BASADRE escribe que se ofreció a los participantes en las comisiones diversas compensaciones honoríficas y económicas a las cuales se adscribieron muchos pero él se negó, pese al enorme rol desempeñado.

Emigraron al Perú entre hombres, mujeres y niños más de 2,200 personas, que dada la población de la época, era una enorme proporción, produciéndose una verdadera diáspora tacneña. El fracaso del plebiscito fue un triunfo moral del Perú, pero las glorias se las llevó sin justicia LEGUÍA, cuando los verdaderos triunfadores fueron los pueblos peruanistas de Tacna y Arica.

Se señala que el fracaso del plebiscito fue un triunfo moral, porque aún cuando se tenía la seguridad de ganarlo, existían un conjunto de inconvenientes, por ejemplo:

las mujeres no hubieran tenido derecho a votar, a pesar que desarrollaron, como ya se ha resaltado suficientemente, labores propagandísticas y sustentadoras de peruanidad evidentes y demostrables.

48.-PLEBISCITARIOS SIN PLEBISCITO:

No obstante, con posterioridad al retorno de Tacna al Perú el 28 de Agosto de 1929, se

organizaron sociedades de ex plebiscitarios y ex plebiscitarias, pudiéndose entender en el fraseo que el acto se llevó a cabo, situación a todas luces inexacta.

La existencia de estas organizaciones se explica en la necesidad de perpetuar el trabajo realizado por hombres y mujeres- con independencia de ser votantes o no- en

rigor son: “sociedades de tacneños y tacneñas que participaron directamente en las acciones preparatorias del frustrado plebiscito”.

El reconocimiento a todos los que se prepararon para participar en el frustrado plebiscito, llegando de otros lugares o viviendo sacrificadamente en los territorios ocupados, debe ser valorado en esta dimensión y a la luz de los contextos realmente ocurridos.

49.-HACIA EL TRATADO DE 1929:

Fracasado el plebiscito y el arbitraje de Estados Unidos, este país a través de KELLOG tendría todavía gravitación en las negociaciones posteriores al fracaso plebiscitario y se abrió otro intenso periodo de propuestas y contrapuestas diplomáticas.

“Sin embargo, en esta oportunidad, como en muchas anteriores y ulteriores, no sólo en nuestra área geográfica sino en el plano mundial, Estados Unidos demostró su falta de tacto, de comprensión y de verdadero conocimiento (…) Desde el punto de vista político y aun desde el ángulo psicológico, la iniciativa de Kellog era absurda para el Perú en diciembre de 1926 y resulta inconcebible la creencia de que hubiera sido aceptada

entonces(La Vida y La Historia. Pág.405)

Finalmente, Chile adoptó la estrategia de buscar directamente la reanudación de las relaciones diplomáticas con el Perú, lo cual fue hecha con la aquiescencia norteamericana, porque el Departamento de Estado y KELLOG, en particular, jugaron en varios campos, uno de los cuales consistió en no publicar los materiales de PERSHING Y LASSITER y su tremendo contenido acusatorio.

LEGUÍA no pudo cambiar la perspectiva de KELLOG y permitió la llegada a Lima de EMILIO FIGUEROA LARRAÍN, desdeñando otras valiosas opciones diplomáticas que requerían reafirmar la superioridad jurídica y moral del Perú, pero la diplomacia de la dictadura no estuvo a la altura del momento histórico, por la misma catadura moral de su posición en el poder peruano de aquellas fechas.

Tampoco se quiso llevar el problema a la Corte Internacional de La Haya (Fundada

con el nombre de Tribunal Permanente en 1899, en La Haya). Eliminado el plebiscito se

discutieron otras alternativas, pero LEGUÍA “no se dio cuenta” que realizada y ganada la Consulta Popular por el Perú, Chile hubiera tenido que devolver 15,351 Km2. En la situación generada después del Tratado de 1929, el Perú reconquistaba apenas 8,678 Km2, aproximadamente.

No refutó la aseveración de que Arica ya era chilena, ignorando que Putre, Azapa, Codpa y otras zonas rurales seguían peruanas. Olvidó asimismo que no debía aceptarse una Tacna mediterránea y enclaustrada, aceptando servilmente la llamada “repartija”.

FIGUEROA LARRAÍN envió el 16 de Abril de 1929 el cablegrama confidencial Nº 90 cuyo texto resulta feroz ante la historia: “Como se ve, usted estaba en lo cierto al

venirme asegurando que el señor Leguía no quería el puerto sino el dinero” (Ríos Gallardo, Ob. Cit. Págs.309).

El Tratado de 1929 inauguró otra etapa histórica y otros incumplimientos.

50.-RAZONES DEL PATRIOTISMO:

“Lo ocurrido en Tacna y Arica entre 1880 y 1929 es, sencillamente, un acto increíble en la historia del Perú y de América” (La Vida y La Historia, Pág.390).

Efectivamente, la pregunta que nos hacemos después de 80 años de producida la reincorporación de Tacna al Perú es la siguiente: ¿Qué hizo que la mayoría de tacneños defendieran con sus vidas un territorio cuyo signo más evidente era la escasez de recursos naturales y la ausencia de otras riquezas tangibles?

No olvidemos que Caplina –nombre que tiene el pequeño río que riega el valle de Tacna- quiere decir en lengua aymara: El que nunca podrá llegar al mar… proponiendo una suerte de determinismo geoeconómico que los tacneños de todas las generaciones supieron manejar exitosamente.

Los vínculos de afecto e identidad que se mantuvieron entre los habitantes del valle de Tacna y el Perú por largos años, a pesar del proceso de chilenización, se debieron a una especial mentalidad (subjetividad) construida a través de varios factores que fueron imbricándose en el tiempo, entre los cuales seleccionamos y destacamos los siguientes:

Población urbana compuesta principalmente de artesanos.

Predominio del minifundio. Pequeños propietarios.

Ausencia de fundación española.

Cuenca limitada para las grandes industrias.

Territorio imposibilitado de recepcionar a grandes masas de población.

Valle que no ofreció perspectivas para la aventura colonizadora.

No fue una geografía que sustentara un aparato productivo explotador.

No fue zona de feudalidad ni de capitalismo desarrollado.

No hubo relaciones económicas agrarias de sujeción.

Se hizo cultura local a partir de una noción de la escasez.

Predominaron la mesocracia, el laicismo y el liberalismo como formas de ser y de pensar.

Escenario directo de los rebalses libertarios de la revolución Francesa.

A su vez, Jorge Basadre elaboró los siguientes perfiles tacneños que avalan lo

enunciado anteriormente (Jorge Basadre. La Vida y La Historia. Págs.35-110/390 y ss.)

“Ni altos edificios, ni palacios señoriales, ni escudos solariegos, ni conventos o iglesias imponentes, ni balcones morunos, ni rejas lujosas, ni ruinas seculares había en Tacna. La ciudad pequeña en sentido horizontal,

con sus diez mil habitantes, lo era también en sentido vertical: dos pisos a lo

más

(Basadre. Ob. Cit.)

“La jerarquía tacneña era fundamentalmente urbana y su población poseía un orgullo innato que una civilidad sencilla resaltaba y no disminuía”

(Basadre. Ob. Cit.)

“Los invasores se hicieron dueños de Tacna después de matar a padres,

hijos y hermanos de las poblaciones ocupadas

(Basadre. Ob. Cit.)

“Había una relación no distante entre quienes murieron en El Morro y en el Alto de la Alianza y los supervivientes y habitantes de Tacna, en su mayoría

mujeres, niños y ancianos”

(Basadre. Ob. Cit.)

En Tacna los invasores no hallaron ninguna riqueza que pudieran usufructuar de inmediato, y su ensañamiento estuvo cerca de la soberbia prusiana de su ejército, y no lejos del racismo bazófico de sus clases dirigentes conservadoras.

El Perú tuvo una etapa de guerras caudillistas que lo desangraron y postergaron su

unidad en la diversidad, profundizando, por el contrario, sus diferencias en todo sentido. Incluso la clausura de esa etapa por RAMÓN CASTILLA fundando la República Jurídica, no incluyó a los andes ni a la amazonía.

Chile careció de una circunstancia similar, lo que le permitió unificarse y

homogeneizarse en torno de un Estado Nación más nítido, en una geografía escuálida

y sin la presencia notoria de etnias ancestrales a las cuales o eliminaron o refundieron.

La homogeneidad subjetiva de las poblaciones es garantía demostrada de estabilidad y fortaleza, situación que se dio en Tacna, a diferencia de otras ciudades que reproducían la fractura entre unidad y diversidad.

Las características culturales locales tacneñas fueron sustentadas por bases económicas artesanales, una clase media ilustrada y minifundista, consiguiéndose que la distancia entre ricos y pobres fuera mínima.

Asimismo, el campo estuvo integrado a la ciudad estructuralmente. No hubo grandes propietarios, ni reclutamientos compulsivos de mano de obra, ni el dominio total de alguien sobre algo, ni mafias en el manejo del exiguo recurso del agua.

“Los traslados masivos de emigrantes no resultaron fáciles. A un agricultor de Temuco, por ejemplo, no le resultó ventajoso transformarse en un chacarero de Pachía o Pocollay, sujeto a una pequeña cuota de agua para

regar diariamente sólo unas horas su magro lote”

(Basadre. Ob. Cit.)

“Las jornadas cotidianas hallábanse reguladas por normas locales. El hombre siempre ha sido feliz al lado de vecinos que conocía dentro de un paisaje familiar sintiendo que de allí emanaba su identidad, por lo menos,

en parte; y que, por lo tanto, sus trabajos y sus días tenían consecuencias

humanas visibles

( Basadre. Ob. Cit.)

“Quienes integran la comunidad pueden no ser íntimos amigos; pero jamás son extraños. Ella históricamente requiere ser pequeña y palpable, existir dentro de un área que a los sentidos les es dable aprehender, un lugar cuyas señales específicas cualquier habitante encuéntrase apto para

conocer

(Basadre. Ob. Cit.)

“Es la comunidad pequeña la unidad fundamental que el individuo hasta ahora pudo crear y donde expresa mejor el sentido social que es necesario para la verdadera libertad. Lleva en sí el conjunto institucional de propósitos humanos compartidos, la reconciliación mesurada entre los deseos subjetivos y el bien común. Como organismo, al tener la comunidad relación con el ambiente físico, el trabajo, la sociabilidad, la recreación y también las posibilidades de afirmación personal, regula y orienta las mejores fuerzas productivas desde la época clásica hasta cerca de nuestros días. Aislada, no logra naturalmente manejar las que tienen carácter nacional e internacional en su trascendencia; pero las vivencias que en ella palpitan son los hilos para tejer más grandes planteamientos. Si los lazos sociales a un nivel comunal o local han sido rotos, los designios más vastos

resultan artificiales o superfluos”

(Basadre. Ob. Cit.)

Tacna nunca hizo sentir como extranjeros a sus pobladores, logrando crear una serie concatenada de pequeños procesos cotidianos al alcance de todos, sin exclusión ni discriminación, condiciones que unifican los soportes subjetivos de toda comunidad.

La

chilenización

–forma

de

extirpación

de

idolatrías

cívicas-

destruyó

núcleos

institucionales claves de la resistencia, pero no logró ingresar al núcleo de la Patria Local (La Patria Invisible): La Familia y La Mujer.

Arica tuvo otra suerte por su condición de puerto, con haciendas en Azapa más grandes que las de Sama, con aduanas y manejos portuarios altamente rentables, que atrajeron inversionistas de todo nivel, que siempre terminan por desestructurar las tramas culturales, aun cuando eleven el nivel de vida material. Este horizonte le configuró otra personalidad económica y social al puerto natural de Tacna.

Los estamentos intelectuales tacneños jugaron un rol determinante, y las distancias entre creadores, intelectuales y pueblo prácticamente no existieron, haciendo que la Patria Invisible sea una realidad orgánica cotidiana, y no un símbolo sustitutorio, sublimador o lejano.

El culto a la Patria Invisible no requería rituales sino de actos concretos de vida y de muerte, como aconteció en la realidad.

La

Patria

Invisible

fue

al

mismo

tiempo:

sentimiento

y

concepto,

emoción

y

estrategia, símbolo y acto, fe y táctica, recurso y herramienta.

“De niño, el Perú fue para mí, como para muchos, lo soñado, lo esperado, lo profundo; el nexo que unía a la lealtad al terruño y al hogar que invasores quisieron cortar, la vaga idea de una historia con sus fulgores y sus numerosas caídas y la fe en un futuro de liberación(Basadre. Ob. Cit.)

Aquella forma de vivir y sentir clandestinamente al Perú durante la chilenización obligó a aprenderlo (y aprehenderlo) desde lejos, realmente como promesa y posibilidad, (Ambos conceptos basadrianos para todo elPerú) ambas ubicadas en el futuro, cuando se volviese a la Patria Nacional y se reintegre Tacna a la comunidad peruana con los mismos derechos y deberes que todas las regiones.

La Patria Invisible fue además, la acunación y criaje de una estructura mental con raíces en muchas partes, informada de afectos y realidades, pero también de sueños, que la violencia de la chilenización y la ausencia de la Patria Real no lograron destruir jamás.

Aquella Patria Invisible constituyó un sistema de supervivencia y un culto popular laico, cuyo oficiante principal fue la Mujer Tacneña, que como la Magna Mater Griega, impidió que los corazones que se emocionan y los brazos que crean con el trabajo fuesen adoptados a la fuerza por El Otro, El Vecino, convertido en enemigo por decisión propia ayer y hoy.

ANEXOS

BIBLIOGRAFÍAS:

A

BIBLIOGRAFÍA ESTABLECIDA POR RAÚL PALACIOS RODRÍGUEZ EN SU LIBRO “LA CHILENIZACIÓN DE TACNA Y ARICA 1883-1929”. COLECCIÓN DE PERÚ HISTORIA. EDITORIAL ARICA S.A. LIMA, 1974, PÁGINAS 293 Y SIGUIENTES:

ABARZUA TRONCOSO, Bernardino De la tierra y de la raza (Algunos recuerdos de la obra propagandista en la zona plebiscitaria de Tacna y Arica). Santiago de Chile. Imprenta San José, 1936.

AHUMADA MORENO, Pascual Guerra del Pacífico. (Recopilación completa de todos los documentos oficiales, correspondencias y demás publicaciones referentes a la guerra que ha dado a luz la prensa de Chile, Perú y Bolivia). Valparaíso, 1892. 8 Volúmenes

ARANDA, Ricardo Colección de Tratados, Convenciones, Capitulaciones, Armisticios y otros actos diplomáticos y políticos celebrados desde la independencia hasta el día. Lima, Imprenta del Estado, 1890-1919. Publicación oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores.

ALGUNAS reflexiones acerca del protocolo Billinghurst-La Torres sobre Tacna y Arica.

Lima, Imprenta Calle de Palacio Nº 36, 1898.

ARCE, Juan (y otros) Crónicas ariqueñas Tacna, Librería e Imprenta La Joya Literaria, 1910. Prólogo de Vicente Dagnino.

AUZA ARCE, Guillermo Relatos de un periodo trágico en la vida del pueblo tacneño. Tacna. Editorial Santa María, 1971. Ediciones Cruz del Sur.

AUZA ARCE, Guillermo El paisaje y el alma de Tacna. En: Amanecer, Órgano de los estudiantes del Colegio Nacional de Varones Coronel Francisco Bolognesi. Tacna, Año I, Nº 2. Agosto de 1943.

ALDUNATE, Luis. Los tratados de 1883-84. Santiago de Chile. Centro Editorial La Prensa, 1900.

BALDIVIA GRADO, José María Tacna, Arica y Cobija. Páginas históricas. La Paz, Empresa Editora Universo, 1951.

BARRETO, José María Sin réplica (Cartas diplomáticas) La Paz, Imprenta Velarde, 1919.

BARRETO, José María El problema peruano-chileno (1883-1911). Lima, Imprenta Americana, 1919.

BARRETO, Federico Algo mío, versos escritos en Tacna. Lima, Tipografía la Voce d´Italia, 1912.

BASADRE, Jorge Infancia en Tacna Lima, Talleres Gráficos de P.L. Villanueva, S.A., 1959. Edición a cargo de Sebastián Salazar Bondy

BASADRE, Jorge Historia de la República del Perú, 1822-1933. Lima, Talleres Litográficos de la Editorial Universitaria S.A. 1968. Sexta Edición.

BASADRE, Jorge Tres recuerdos de Tacna. En: Vigil. Tacna, junio de 1972. Nº 2.

Publicación trimestral de la Universidad Nacional de Tacna.

BASADRE, Jorge Introducción a las bases documentales para la historia de la República del Perú con algunas reflexiones. Lima, Talleres Gráficos P.L. Villanueva, S.A. 1971.

BELAUNDE, Víctor Andrés Nuestra cuestión con Chile. Lima, Sanmarti y Cía. Impresiones, 1919. Biblioteca del Mercurio Peruano.

BELAUNDE, Víctor Andrés Nuestra actitud frente a Chile. En: Mercurio Peruano, Lima, Año V, Vol. VIII, Nº 48, 1922.

BELAUNDE, Víctor Andrés La Conferencia de Washington. En: Mercurio Peruano. Lima, Año I, Vol. I, 1918.

BELLO CODECIDO, Emilio Anotaciones para la historia de las negociaciones diplomáticas con el Perú y Bolivia, 1900-1904. Santiago de Chile, Imprenta, Encuadernación y Litografía La Ilustración, 1919.

BERROA Y BERNEDO, José Vitaliano El problema religioso durante la ocupación chilena de las parroquias de la diócesis de Arequipa (1879-1926). Lima, Talleres Gráficos La Confianza. S/f.

BLANDOT HOLLEY, Anselmo Historia de la Paz entre Chile y el Perú, 1879-1884. Santiago de Chile, Sociedad Imprenta y Litografía Universo, 1910.

BLANDOT HOLLEY, Anselmo Conferencia sobre la cuestión de Tacna y Arica, dada en sesión solemne de 14 de mayo de 1911. Santiago de Chile, Imprenta Lathrop Hnos., 1911.

BOLIVIA, Ministerio de Relaciones Exteriores. La reintegración marítima de Bolivia; reservas de su Cancillería al tratado chileno-peruano sobre la soberanía de Tacna y Arica. La Paz, Imprenta Artística, 1929.

BULNES, Gonzalo La soberanía definitiva de Tacna y Arica. Santiago de Chile, Imprenta Universo, 1919.

BUSTAMANTE Y RIVERO, José Luis El arbitraje peruano-chileno ante el derecho judicial. Arequipa, Tipografía Cuadros, 1929.

CASTRO SALDIVAR, Mariano

Memoria

que

el

delegado

del

general

Iglesias

presenta

al

Supremo

Gobierno del Perú. Lima, 1883.

CASTRO Y ORANGUREN, Enrique Entre el Perú y Chile. En: Mercurio Peruano, Lima, Año II, Vol. II, 1919.

CLAVERO, José Revelaciones históricas Lima, Imprenta del Universo, 1893.

COLECCIÓN

de

discursos

pronunciados

por

el

Presidente

de

la

República, señor don Augusto B. Leguía, sobre nuestro problema internacional del Sur. Lima, Editorial Cahuide, 1927.

COMISIÓN plebiscitaria del Arbitraje de Tacna y Arica. Reglamento de inscripción y elección del Plebiscito de Tacna Arica, 17 de enero de 1926. La Paz, Escuela Tipográfica Salesiana, 1926. CORNEJO, Salvador El irredentismo peruano y la solidaridad americana. Arequipa, Tipografía S. Quiroz, 1919.

CORVACHO, José Versos de Soldado Lima, Imprenta J. I. Williams, 1917.

CURLETTI, Lauro El Laudo Arbitral sobre Tacna y Arica. Lima, Imprenta Torres Aguirre, 1925.

CHILE. Ministerio de Relaciones Exteriores. Arbitraje sobre Tacna y Arica. Santiago de Chile, Imprenta Cervantes, 1924.

DAVALOS Y LISSON, Pedro Tacna y Tarapacá peruanos. Artículos publicados en El Comercio de Lima. Lima, diciembre de 1919.

DAVALOS Y LISSON, Pedro Diez años de Historia Contemporánea del Perú. Lima. Talleres Gráficos de la Librería, Imprenta y Litografía Gil S.A., 1930.

DAVALOS Y LISSON, Pedro Leguía (1875-1899) Barcelona, Talleres Gráficos de Montaner y Simón, 1928.

EDWARDS BELLO, Joaquín Tacna y Arica. Madrid, Ediciones Auriga, 1926.

EGAÑA, Rafael La cuestión de Tacna y Arica. Santiago de Chile, Imprenta Barcelona, 1900.

ESTADOS UNIDOS, Presidente, 1923-29 (Coolidge) El problema de Tacna y Arica; texto íntegro del Laudo Arbitral expedido por el Presidente de los Estados Unidos. Lima, Casa Ed. M. Moral, 1925.

GARCÍA SALAZAR, Arturo Historia Diplomática del Perú. Lima, Imprenta A. J. Rivas Berrio, 1930.

GARFIAS, Domingo Arturo El proceso plebiscitario de Tacna y Arica. Santiago de Chile, Barcells y Co., 1925.

CASTAÑEDA DE SOVERO, Nancy La Imprenta en Tacna. En: Boletín de la Biblioteca Nacional. Lima, Nº 25, primer trimestre de 1963.

GIESECKE, Alberto Antonio Los plebiscitos en la historia; con un resumen de la cuestión de Tacna y Arica. Cuzco, Imprenta M. G. Rozas, 1923.

GONZALES MARÍN, Carlos Alberto Antología histórica de Tacna (1732-1916). Lima, Imprenta Colegio Militar Leoncio Prado, 1952.

GONZÁLES MARÍN, Carlos Alberto La Escuela Peruana en Tacna (1793-1907). Lima, Talleres Gráficos Impresiones Moreno, 1970. Prólogo de Alberto Tauro del Pino.

HOOPER LÓPEZ, René Leguía. Ensayo biográfico. Lima, Tipografía Peruana S.A., 1964

HURTADO Y ARIAS, Enrique La cuestión de Tacna y Arica y las aspiraciones bolivianas. En: Mercurio Peruano, Lima, Año III, Vol. IV, 1920.

JULIO Y ELIZALDE, Juan José Los chilenizadotes de Tacna y Arica ante la historia. Callao, Imprenta El Progreso, 1908.

LAGARRIGUE, Juan Enrique Las cuestiones de Chile con el Perú y Bolivia. Santiago de Chile, 1900.

LAGARRIGUE, Juan Enrique La devolución de Tacna y Arica. Santiago de Chile, 1903.

LAGARRIGUE, Juan Enrique La cuestión del Norte. Santiago de Chile, 1907.

LAGARRIGUE, Juan Enrique Tacna y Arica ante el patriotismo chileno. Santiago de Chile, 1907.

LAGARRIGUE, Juan Enrique Sobre Tacna y Arica. Santiago de Chile, 1909.

LANDA REVOLLAR, Mario Tacna la ciudad del patriotismo irreductible. En: Amanecer, Órgano de los Estudiantes del Colegio Coronel Bolognesi de Tacna. Año I, Nº 2, agosto de 1943.

LASTRA BERNALES, Jaime de la Historias diplomática de la cuestión de Tacna y Arica. En: Memoria de Licenciados. Publicación de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile. Santiago de Chile. T. I., Vol. XIX, 1951.

MANIFESTACIÓN

del

pueblo

de

Tacna

en

honor

del

Primer

Vicepresidente de la República don Guillermo E. Billinghurst. 1 de agoto de 1896. Iquique, Tipografía y Litografía Rafael Bini, 1879.

MARKHAM, Clemente La guerra entre Perú y Chile. Lima, Ediciones Tasorello, 1970. Prólogo de Horacio H. Arteaga.

MARTIN, José Carlos Peruanos deportados por Chile en la Guerra del Pacífico. Talleres de la Editorial Universitaria S.A., 1972

MAURTUA, Aníbal

La

política

internacional

de

Chile

y

la

liquidación

de

la

guerra

del

Pacífico. Lima, Imprenta de E. Moreno, 1901.

MAURTUA, Víctor Manuel La cuestión del pacífico. Lima, Imprenta de E. Moreno, 1901.

MEDINA, Pío Max La controversia peruano-chilena. El Laudo y el Plebiscito. Lima, Imprenta Torres Aguirre, 1926.

MOLINA, Modesto Hojas del proceso. Lima, Empresa Tipográfica Unión, 1932.

MOREYRA PAZ SOLDÁN, Carlos Bibliografía regional peruana. Lima, Talleres de Tipografía y FOCET Peruana S.A., 1957.

MUÑOZ FIGUEROA, Alberto. Recuerdos de Tacna y Arica. Santiago de Chile, Imprenta Fiscal de la Penitenciaría, 1922.

ORREGO LUCO, Augusto Los problemas internacionales de Chile. La cuestión peruana. Santiago de Chile, 1901.

PAZ SOLDÁN, Carlos El Perú y Chile. La cuestión de Tacna y Arica. Lima, 1901.

PAZ SOLDAN, Carlos El Perú y Chile; la cláusula tercera del Tratado de Ancón y el Plebiscito de Tacna y Arica. Lima, Imprenta Liberal, 1901.

PAZ SOLDAN, Juan Pedro El Canciller Porras y sus doctrinas internacionales. Lima, Imprenta Gil, 1929.

PEREZ CANTO, Julio. El conflicto después de la victoria. Santiago de Chile, Empresa Zigzag, 1918.

PERÚ. Ministerio de Relaciones Exteriores. Exposición documentada sobre el estado actual del Problema del Pacífico. Lima, Imprenta Torres Aguirre, 1921.

PERÚ, Ministerio de Relaciones Exteriores. Negociaciones diplomáticas con Chile. Lima, Imprenta del Estado, 1892.

PERÚ. Ministerio de Relaciones Exteriores. Documentos relativos al plebiscito de Tacna y Arica. Lima, Casa Editora La Opinión Pública Nacional, 1926-27.

PERÚ. Ministerio de Relaciones Exteriores. Arbitraje de Tacna y Arica (Documentos de la Comisión Especial de Límites). Lima, Casa Editora La Opinión Nacional, 1926-27.

PERÚ. Ministerio de Relaciones Exteriores. Cuestión Tarata. Lima, Imprenta Torres Aguirre, 1921.

PERÚ. Ministerio de Relaciones Exteriores. Circular sobre la cuestión de Tacna y Arica. Lima, Imprenta Torres Aguirre, 1901.

PERÚ. Ministerio de relaciones Exteriores. El Arbitraje de Tacna y Arica (Actas de la Comisión Plebiscitaria) Lima, Imprenta Torres Aguirre, 1929.

PERÚ. Ministerio de Relaciones Exteriores. El Tratado de Ancón y el Laudo Arbitral de los Estados Unidos de Norte

América.1883-1925.

PINTO, Gustavo. La cuestión de Tacna, Arica y Tarapacá. Lima, Talleres Gráficos de la Penitenciaría, 1920.

PORRAS BARRENECHEA, Raúl Historia de los Límites del Perú Lima, Librería Francesa Científica y casa editorial E. Rosay, 1930.

PORRAS BARRENECHEA, Raúl Fuentes Históricas Peruanas. Lima, Talleres Gráficos de la Librería e Imprenta Minerva, 1963.

PORTAL, Ismael Chile ante el árbitro. Su conducta desde 1820. Lima, Librería e Imprenta Gil, 1924.

PORTOCARRERO, Manuel Lo que vi en Arica. Lima, Casa Editora La Opinión Nacional, 1926.

RAMIREZ GASTON, José María. Perú y Chile, Estudios políticos y económicos. Lima, Imprenta Americana, 1926.

REPLICA DEL PERÚ en el litigio que, emanado de la Cuestión del Pacífico se sigue ante el Presidente de los Estados Unidos de América como Árbitro. Según el Protocolo y el Acta Complementaria entre el 20 de julio de 1922 y ratificados el 15 de enero de 1923. Lima, T. Scheuch, 1924.

REY DE CASTRO, Carlos. El Artículo III del Tratado de Ancón. París, Imprimerie Coueslant, 1919.

RÍOS GALLARDO, Conrado Chile y Perú. Los pactos de 1929. Santiago de Chile, Talleres de la Editorial Nacimiento, 1959.

RIVERA SERNA, Raúl Historia del Perú-República. Lima, Talleres de la Editorial Universitaria S.A., S/F.

SAN CASTELLI, Blanca de Las Cautivas, Alegoría patriótica en tres cuadros. Lima, Librería Francesa Científica E. Rosay, 1919.

SÁNCHEZ, Luis Alberto La literatura peruana. Derrotero para una historia cultural del Perú. Lima, Talleres Gráficos P.L. Villanueva S.A., 1965.

STIGLICH, Germán Diccionario plebiscitario del reglamento de inscripción y elección del plebiscito de Tacna y Arica. Lima, Imprenta Torres Aguirre, 1926.

SERRANO, Oscar Los que defendieron el derecho de Chile y el principio del arbitraje en Tacna y Arica. Iquique, Imprenta Caras y Caretas, 1926.

TACNA Y ARICA. Antecedentes e historia. La Misión Billinghurst. El sendero del futuro. Lima, Of. Tipográfica de El Tiempo, 1898.

TELLEZ, Carlos La cuestión de Tacna y Arica. Lima, Empresa Editorial Cervantes, 1925.

UGARTE, César El proceso de Tacna y Arica. En: Mercurio Peruano, Lima, Nº 105, 1927.

UGARTECHE, Pedro. La política Internacional Peruana durante la dictadura de Leguía. Lima, Imprenta C. A. Castrillón, 1930.

UGARTECHE, Pedro Diplomacia chilena 1826-1926 Lima, Editorial Garcilazo, 1926.

ULLOA, Alberto Don Nicolás de Piérola. Lima, Imprenta Santa maría, 1949.

ULLOA, Alberto La Opinión colombiana y el problema de Tacna y Arica. Lima, Imprenta de El Tiempo, 1905.

Ulloa Sotomayor, Alberto El fallo arbitral del Presidente de Estados Unidos de América en la cuestión de Tacna y Arica. Lima, Imprenta Seminario y Cía., 1925.

UNOS TACNEÑOS El alma de Tacna (Ensayo de interpretación histórica) Tacna, 1926. VIAL SOLAR, Javier El problema del Norte. Santiago de Chile, Imprenta y Encuadernación Barcelona, 1898.

VICUÑA FUENTES, Carlos La libertad de opinar y el problema de Tacna y Arica. Santiago de Chile, Imprenta, Litografía y Encuadernación Selecta, 1921.

VIERA GALLLO, Antonio Estudio jurídico sobre la nacionalidad de los hijos peruanos residentes en los territorios de Tacna y Arica, nacidos durante la posesión de Chile. Iquique, 1913.

WAGNER DE REYNA, Alberto Historia Diplomática del Perú. Lima, Rávago e Hijos S.A., 1964.

WIESE, Carlos Apuntaciones sobre el plebiscito pactado en el artículo 3º del Tratado de Ancón. Lausana, Imprenta George Bridel y Cía., 1898.

YAÑEZ, Eleodoro Las negociaciones chileno-peruanas de Washington. Santiago de Chile, Imprenta La Unión, 1922.

YARLEQUE, Pedro Artículos internacionales sobre Tarapacá, Tacna y Arica. Lima, Imprenta y Librería de San Pedro, 1917.

YRIGOYEN, Pedro El cumplimiento del tratado de Ancón y la invitación de Chile para realizar el plebiscito. En: Mercurio Peruano. Lima, Año V, Vol. VIII, Nº 43, pp. 4612-514.

ZORA CARVAJAL, Fortunato Tacna, Historia y Folklore. Lima, Talleres Gráficos P.L. Villanueva, 1954.

ZORA CARBAJAL, Horacio R. Esquema y Perfil Histórico de Tacna. En: Amanecer. Órgano de los estudiantes del Colegio Coronel Bolognesi, Tacna, Año I, Nº 3, noviembre de 1943, pp. 8-10.

OFICIOS Y FOLIOS:

Oficios relativos a la no realización de erogaciones para el rescate de Tacna y Arica en la provincia de Condesuyos. Chuquibamba, junio 6 de 1896.

La chilenización de Arica. Arica, febrero 26 de 1902.

La chilenización de Tacna y Arica. Víctor Soto. Tacna, junio 28 de 1902.

La chilenización. Tacna, junio 30 de 1902.

Documentos sobre la instalación de la Junta de Notables de la ciudad de Locumba. Locumba, febrero de 1894.

Oficio cursado por el Prefecto del departamento de Tacna al Director de Gobierno, adjuntándole copia certificada de un parte pasado por el Comandante Militar de la frontera de Sama, en que le da cuenta de los sucesos ocurridos en ese lugar el 15 de abril. Locumba, 17 de abril de 1894.

Cuadro que manifiesta el nuevo personal de la Honorable Junta de Notables de la provincia del cercado de Tacna. Locumba, febrero 4 de 1896.

Resolución por la que se cambia a los representantes del gobierno peruano en la ciudad de Tacna. Lima, junio 28 de 1900.

Cuadro del personal elegido en la renovación de cargos, practicada por el H. Concejo Provincial de Tacna en sesión de 14 de enero de 1907.

MEMORIAS:

Memoria elevada a la Dirección de Gobierno por el Prefecto del Departamento de Tacna, Francisco Calmet, Locumba, junio 4 de 1892.

Memoria elevada a la Dirección de Gobierno por el Prefecto del departamento de Tacna, Francisco Calmet, Locumba, junio 29 de 1900.

Memoria de la Prefectura de Tacna, Locumba, junio 15 de 1901.

Memoria que el Prefecto de Tacna eleva al Supremo Gobierno. Locumba, mayo 31 de 1902.