P. 1
Cálculo de la forma de la Tierra.

Cálculo de la forma de la Tierra.

|Views: 43|Likes:
Publicado porAitor Robleto Orús
Cálculo de la forma del geoide para una Tierra esférica y para el elipsoide. Obtención de la Ecuación Internacional de la Gravedad.
Cálculo de la forma del geoide para una Tierra esférica y para el elipsoide. Obtención de la Ecuación Internacional de la Gravedad.

More info:

Published by: Aitor Robleto Orús on Oct 07, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/25/2012

pdf

text

original

CÁLCULO DE LA FORMA DE LA TIERRA.

26 de septiembre de 2012
UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE NICARAGUA UNAN-MANAGUA.
Facultad de ciencias e ingeniería, departamento de física.
Asignatura: Física de la Tierra. Prof. Karla Ubieta Huete.
Aitor Robleto Orús.
1
Resumen
El siguiente trabajo se presenta como parte de las tareas asignadas en la asignatura Física de la Tierra
de la carrera Licenciatura en Física. Se presentará la forma de representar y calcular matemáticamente
la forma de nuestro planeta a partir de conceptos matemáticos y físicos. Primeramente se introucirá
un modelo muy simple de una Tierra esférica, luego se introducirán efectos como la rotación para
obtener un elipsoide. A continuación se buscaran soluciones a las ecuaciones que lo representan para
definir una superficie equipotencial del campo de gravedad conocida como geoide, de gran importancia
ya que sirve como referencia para múltiples áreas del conocimiento, como la geofísica, la geología, la
navegación, la topografía, o la geografía.
Índice general
1. Primera aproximación: la Tierra esférica. 1
1.1. El campo de gravedad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.2. El efecto centrífugo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.3. El campo de gravedad en una Tierra esférica que rota sobre su propio eje. . . . . . . . . 3
2. La forma del Geopotencial. 7
2.1. El potencial gravitatorio para un punto exterior a la superficie. . . . . . . . . . . . . . . 7
2.2. El geoide. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
2.3. La fórmula de MacCullagh. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
2.4. Efectos de la rotación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
2.5. El vector del campo de gravedad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
2
Capítulo 1
Primera aproximación: la Tierra
esférica.
Como primer paso supondremos que la forma de la Tierra se aproxima a una esfera ideal. Entonces
podemos definir las coordenadas de cualquier punto sea sobre su superficie, fuera o dentro de ella,
mediante el siguiente sistema de coordenadas esféricas:
r: Radio o distancia desde el centro de la esfera hasta el punto P.
θ: Ángulo de colatitud geocéntrica. Medido a partir del eje vertical z en coordenadas rectangulares que
en un principio hacemos conincidir con el eje de rotación de la Tierra.
φ = 90º −θ: Latitud.
λ: Longitud, medida a partir de un meridiano de referencia, tomándose positiva hacia el este y negativa
hacia el oeste.
Se relacionan con las coordenadas rectangulares (x, y, z) mediante la relación:
r =
_
_
x
y
z
_
_
=
_
_
r sin θ cos λ
r sin θ sin λ
r cos θ
_
_
(1.1)
1.1. El campo de gravedad.
Recordemos que se define la fuerza de gravedad entre dos cuerpos mediante la ecuación de Newton:

F = G
m
1
m
2
r
2
r
12
|r
12
|
(1.2)
Donde G es la constante de gravitación universal, m
1
y m
2
son las masas de los cuerpos.
El campo gravitatorio se define como la fuerza de gravedad por unidad de masa, es una cantidad
vectorial y es igual a la aceleración gravitacional debida a un determinado cuerpo en cada un punto del
espacio. Al ser una cantidad vectorial, se puede sumar vectorialmente para obtener el campo debido a
un conjunto de cuerpos. Se define como:
g =

F
n
m
n
(1.3)
1
Las unidades de medida en el SI son las mismas que para cualquier otra aceleración, metros por
segundo al cuadrado
_
ms
−2
¸
. Sin embargo en aplicaciones de geofísica se suele usar la unidad gravimé-
trica ug para variaciones en el campo gravitatorio, ya que estas suelen ser muy pequeñas para usarse
los valores del SI de manera práctica:
1ug = 10
−6
ms
−2
También se puede encontrar en la literatura una unidad más antigua llamada gal en honor a Galilei:
1gal = 1cms
−2
Y para variaciones en el campo gravitatorio se usa el miligal:
1mgal = 10
−6
gal = 10
−5
ms
−2
El gradiente del campo gravitatorio tiene como unidad de medida el Eötvös:
1E = 10
−9
s
−2
La fuerza de gravedad puede ser definida mediante un potencial escalar V tal que:
V =
GM
r
(1.4)
Donde M es la masa de la Tierra (en el caso que nos ocupa). De este modo:

F =
∂V
∂x
ˆ
i +
∂V
∂y
ˆ
j +
∂V
∂z
ˆ
k (1.5)
En el caso de un sistema de múltiples cuerpos:
V =

m
i
r
(1.6)
Para una Tierra esférica, la fuerza de gravedad sobre otro cuerpo tendrá las componentes:

F =
_

GM
r
2
, 0, 0
_
(1.7)
1.2. El efecto centrífugo.
Debido a que la Tierra gira sobre su propio eje, su superficie y cualquier sistema de coordenadas
que sea rígido con ella no constituyen un marco de referencia inercial. Ello lleva a que aparezcan efectos
de pseudofuerzas como la fuerza centrífuga o la de Coriolis en caso de un cuerpo en movimiento sobre
la superficie.
La aceleración en un punto dado viene dada por:
a = − ω ×( ω ×r) −2 ω ×v −

˙ ω ×r (1.8)
Donde ω es la velocidad angular y vla velocidad tangencial. El primer término de la derecha
corresponde a la aceleración centrífuga, el segundo a la fuerza de Coriolis y le tercero una aportación
2
de la aceleración angular. En el caso de la Tierra a pesar de tener una desaceleración angular debida
a efectos de marea, esta se considera despreciable excepto para periodos de tiempo muy largos, por lo
que supondremos que el tercer término de la ecuación anterior es igual a cero.
En el caso de un punto en la superficie de una Tierra idealmente esférica, r es constante y las
componentes de la velocidad angular en las direcciones de los vectores unitarios ˆ r,
ˆ
θ,
ˆ
λ son:
ω =
_
_
ω cos θ
−ω sin θ
0
_
_
(1.9)
Las componentes de la aceleración centrífuga serán entonces:
a
cf
=
_
_
ω
2
r sin
2
θ
ω
2
r sin θ cos θ
0
_
_
(1.10)
Las componentes de la aceleración de Coriolis son:
a
C
=
_
_
2v
λ
ω sin θ
2v
λ
cos θ
−2 (v
r
ω sin θ + v
θ
cos θ)
_
_
(1.11)
1.3. El campo de gravedad en una Tierra esférica que rota sobre
su propio eje.
Si midieramos la fuerza de gravedad en la superficie de nuestra Tierra esférica que rota, esta se vería
afectada por la fuerza centrífuga de manera tal que mediremos una fuerza menor que si solo actuara la
gravedad. (Recordemos que la gravedad sobre el cuerpo en que la medimos actuará en dirección radial
con sentido hacia el centro de la Tierra, mientras la centrífuga actuará en la misma dirección pero en
sentido contrario.
Entonces definiremos el vector de la aceleración de la gravedad g como la contribución de las dos
fuerzas, gravitatoria y centrífuga. Así sumando 1.7 y 1.10 obtenemos:
g =
_
_

GM
r
2
+ ω
2
r sin
2
θ
ω
2
r sin θ cos θ
0
_
_
(1.12)
Hay que destacar que el verdadero campo de gravedad es el debido únicamente a la fuerza gravi-
tatoria, pero en la realidad otros efectos como la centrífuga tambien afectan a los cuerpos y por tanto
lo que se mide es el efecto de todos ellos combinados y es eso lo que calcularemos aquí.
Describiremos ahora el la fuerza como función de un potencial escalar U, que será la suma del
potencial gravitatorio V y del potencial de la fuerza centrífuga Φ. En este caso al no tratarse de una
fuerza real, sino de un efecto de la rotación, puede considerarse el potencial Φcomo la energía cinética
producida por la fuerza centrífuga con signo negativo:
U = V + Φ =
GM
r

1
2
ω
2
r
2
sin
2
θ (1.13)
Por la definición de latitud:
3
θ = 90º −φ =
π
2
−φ (1.14)
Por tanto:
sin θ = −cos φ (1.15)
Si escribimos U en función de la latitud φ:
U =
GM
r
+
1
2
ω
2
r
2
cos
2
φ (1.16)
U =
GM
r
_
1 +
m
2
cos
2
φ
_
(1.17)
Donde definimos la constante m como:
m =
r
3
ω
2
GM
(1.18)
Esto corresponde a la razón entre la fuerza centrífuga y la gravitacional en el ecuador, donde φ = 0.
Podemos definir entonces g como el gradiente del potencial U
1
, que escrito en coordenadas esféricas
es:
g =
_
∂U
∂r
,
1
r
∂U
∂θ
,
1
r sin θ
∂U
∂λ
_
(1.19)
Sustituyendo 1.17 en 1.19 obtentemos:
g =
_
_

GM
r
2
+ ω
2
r sin
2
θ
ω
2
r sin θ cos θ
0
_
_
(1.20)
que es idéntica a la ecuación 1.12. En términos de m:
g =
_
_

GM
r
2
_
1 −mcos
2
φ
_
GM
r
2
mcos φsin φ
0
_
_
(1.21)
Podemos ver como debido al efecto de la fuerza centrífuga, g tiene una componenete en θ, y por
tanto no apunta en la dirección radial. Debido a esto, la superficie esférica que asumimos para la Tierra
no coincide con la forma de una superficie equipotencial de U. Tomemos el valor del potencial en el
polo norte:
φ = 90º (1.22)
Y llamemos a al valor de la distancia r al centro de la Tierra en ese punto:
1
Recordemos que definimos la fuerza como el gradiente de un potencial, sin embargo por la segunda ley de Newton,
la fuerza es simplemente la aceleración por una constante (la masa), por tanto también la aceleración de la gravedad
se puede considerar como el gradiente del potencial escalar u divido por la masa, y a esto es a lo que nos referimos
implícitamente de aquí en adelante
_
U =
u
r
_
.
4
U
0
=
GM
a
(1.23)
Sustituyendo 1.23 en 1.17:
GM
a
=
GM
r
_
1 +
m
2
cos
2
φ
_
(1.24)
Despejando r:
r = a
_
1 +
m
2
cos
2
φ
_
(1.25)
Esto corresponde a la ecuación de un elipsoide de revolución. Por tanto una superficie equipotencial
del potencial U tiene esa forma
2
.
Podemos darle valores a la ecuación 1.21 para estudiar el comportamiento de g en función de la
latitud. Usando el lenguaje de programación R
3
, graficamos las componentes radial y en colatitud de
g en función de la latitud
4
(fig. 1.1).
En este caso los valores usados son
5
:
a = 6, 371 ×10
6
m.
G = 6, 67 ×10
−11
m
3
kg
−1
s
−2
M = 5, 976 ×10
24
kg
ω = 7, 292 ×10
−5
s
m = 3, 45 ×10
−3
De la gráfica se puede notar que el valor de g en su componente radial aumenta conforme nos
alejamos del ecuador, llegando a un valor máximo en los polos. La componente en colatitud (tangencial)
tiene un comportamiento muy diferente, teniendo un máximo en latitudes medias (45º) y anulándose
en el ecuador y en los polos, aunque su efecto correspondiente a menos de dos milésimas de ms
−2
sea
despreciable en una buena parte de las aplicaciones prácticas.
2
Concretamente, es la forma de la superficie equipotencial cuyo valor es igual al del potencial en los polos, dado que
definimos U
0
a partir de a. Para encontrar otra superficie equipotencial simplemente cambiamos a en la ecuación 1.23
por el valor de r correspondiente al valor del potencial que nos interese.
3
R Development Core Team (2010). R: A language and environment for statistical computing. R Foundation for
Statistical Computing, Vienna, Austria. ISBN 3-900051-07-0, URL http://www.R-project.org.
4
Debe notarse que si bien aquí se grafican los valores de las componentes de g como positivos por motivos ilustrativos,
las ecuaciones dan en realidad valores negativos para la componente radial, indicando que la dirección de la aceleración
es hacia el origen del sistema de coordenadas (en este caso el centro de la Tierra).
5
Tomados de [2].
5
Figura 1.1: Variación de las componentes radial (arriba) y en colatitud (abajo) del campo vectorial g
en función de la latitud.
6
Capítulo 2
La forma del Geopotencial.
Se denomina Geopotencial al potencial U de gravedad de la Tierra. Como vimos en el capítulo
anterior, este está formado por la suma del potencial gravitatorio V y del potencial centrífugo Φ
(Ecuación 1.13).
U =
GM
r
+
1
2
ω
2
r
2
sin
2
θ (2.1)
Ahora analizaremos la forma del Geopotencial de forma mejor aproximada que en el capítulo 1.
2.1. El potencial gravitatorio para un punto exterior a la su-
perficie.
El potencial gravitatorio para un punto externo V tiene la forma:
V
ext
=
GM
r
= G
˚
T
dm
r
(2.2)
Donde dm es un elemento infinitesimal de masa que integramos para toda la Tierra (indicado por
el subíndice T).
r =
_
(x −x
0
)
2
+ (y −y
0
)
2
+ (z −z
0
)
2
(2.3)
Podemos observar que el potencial se comporta como si toda la masa estuviera concentrada en un
solo punto, y:
l´ım
r→∞
V
ext
= 0 (2.4)
Si aplicamos el operador laplaciano a V
ext
:

2
V
ext
=

2
V
ext
∂x
2
+

2
V
ext
∂y
2
+

2
V
ext
∂z
2
(2.5)
Encontramos la primera derivada respecto a x:
7
∂V
ext
∂x
= G
˚
T
_

∂x
_
dm
r
= G
˚
T
_

∂x
_
dm
_
(x −x
0
)
2
+ (y −y
0
)
2
+ (z −z
0
)
2
(2.6)
Por la regla de la derivada del cociente de una constante por una función y la regla de la cadena:
f (x) =
k
v
, f

(x) =
−kv

v
2
(2.7)
∂V
ext
∂x
= G
˚
T
−dm
_
1
2
_
(x −x
0
)
2
+ (y −y
0
)
2
+ (z −z
0
)
2
_

1
2
[2 (x −x
0
)]
_
_
_
(x −x
0
)
2
+ (y −y
0
)
2
+ (z −z
0
)
2
_1
2
_
2
(2.8)
∂V
ext
∂x
= −G
˚
T
(x −x
0
) dm
_
(x −x
0
)
2
+ (y −y
0
)
2
+ (z −z
0
)
2
_3
2
(2.9)
∂V
ext
∂x
= −G
˚
T
(x −x
0
)
r
3
dm (2.10)
Las derivadas respecto a las otras coordenadas espaciales tienen la misma forma. Encontramos
ahora la segunda derivada:

2
V
ext
∂x
2
=

∂x
_
_
−G
˚
T
(x −x
0
)
r
3
dm
_
_
= −G
˚
T
_

∂x
_
(x −x
0
)
r
3
dm (2.11)

2
V
ext
∂x
2
= −G
˚
T
dm
_

∂x
_
(x −x
0
)
_
(x −x
0
)
2
+ (y −y
0
)
2
+ (z −z
0
)
2
_3
2
(2.12)
Aplicando la regla de la derivada del cociente y la regla de la cadena:
−G
˚
T
dm
_
(x −x
0
)
2
+ (y −y
0
)
2
+ (z −z
0
)
2
_3
2
−(x −x
0
)
3
2
_
(x −x
0
)
2
+ (y −y
0
)
2
+ (z −z
0
)
2
_1
2
2 (x −x
0
)
_
_
(x −x
0
)
2
+ (y −y
0
)
2
+ (z −z
0
)
2
_3
2
_
2
(2.13)

2
V
ext
∂x
2
= −G
˚
T
dm
1
_
(x −x
0
)
2
+ (y −y
0
)
2
+ (z −z
0
)
2
_3
2

3 (x −x
0
)
2
_
(x −x
0
)
2
+ (y −y
0
)
2
+ (z −z
0
)
2
_5
2
(2.14)

2
V
ext
∂x
2
= −G
˚
T
_
1
r
3

3 (x −x
0
)
2
r
5
_
dm (2.15)
8
Las derivadas respecto a las otras coordenadas espaciales tienen la misma forma. Notemos que
tanto la primera como la segunda derivada son continuass fuera de la Tierra y se anulan en el infinito.
Sustituimos estos resultados en la ecuación 2.5 y para r muy grande:

2
V
ext
= −G
˚
T
_
1
r
3

3 (x −x
0
)
2
r
5
_
dm−G
˚
T
_
1
r
3

3 (y −y
0
)
2
r
5
_
dm−G
˚
T
_
1
r
3

3 (z −z
0
)
2
r
5
_
dm = 0
(2.16)
Por tanto el potencial gravitatorio externo cumple con la ecuación de Laplace:

2
V
ext
= 0 (2.17)
2.2. El geoide.
El geoide es una figura imaginaria que define la forma de una Tierra idealizada. En este modelo se
supone que la Tierra está cubierta totalmente por un océano. Por equilibrio hidrostático, este océano
asumiría cierta forma determinada por las fuerzas de gravitación y rotación que actuan sobre el agua.
El geoide se define como la superficie equipotencial que mejor se ajusta al nivel medio del mar.
Entonces el siguiente paso en la búsqueda de la forma de la Tierra, es encontrar la forma de esa
superficie equipotencial. Sabemos que el Potencial para cualquier punto en la superfice o exterior a la
Tierra cumple con la ecuación de Laplace (ecuación 2.17). En coordenadas esféricas:

2
V =
1
r
2

∂r
_
r
2
∂V
∂r
_
+
1
r
2
sin θ

∂θ
_
sin θ
∂V
∂θ
_
+
1
r
2
sin
2
θ

2
V
∂λ
2
= 0 (2.18)
Si asumimos simetria axial alrededor del eje de rotación (eje z), entonces la solución a la ecuación
de Laplace en coordenadas esféricas viene dada por una suma de polinomios de Legendre P
l
(cos θ),
definidos como:
P
l0
(µ) =
1
2
l
l!
d
l

l
_
_
µ
2
−1
_
l
_
(2.19)
Donde el factor
1
2
l
l!
no afecta a la solución, pero la normaliza de manera tal que P
l0
(1) = +1.
Podemos definir entonces el potencial como una combinación lineal de estos polinomios tal que:
V =
1
a

l=0
_
C
l
_
a
r
_
l+1
+ C

l
_
r
a
_
l
_
P
l
(cos θ) (2.20)
Donde a es el radio de la Tierra en el ecuador (la ecuación está normalizada a este radio), C
l
son coeficientes constantes que representan fuentes de potencial en el interior de la Tierra y C

l
son
coeficientes constantes que representan fuentes de potencial exteriores a la Tierra. En este caso igno-
raremos las fuentes de potencial externas y analizaremos solamente las debidas a la Tierra misma, por
tanto asumiremos que C

l
= 0. Como asumimos simetria axial, V solo depende de r y de θ. Podemos
escribirlo entonces como:
V = −
GM
r
_
J
0
P
0
−J
1
a
r
P
1
(cos θ) −J
2
_
a
r
_
2
P
2
(cos θ) · · ·
_
(2.21)
9
l P
l
(cos θ)
0 1
1 cos θ
2
1
2
_
3 cos
2
θ −1
_
3
1
2
_
5 cos
3
θ −3 cos θ
_
4
1
8
_
35 cos
4
θ −30 cos
2
θ + 3
_
Cuadro 2.1: Primeros cinco polinomios de Legendre P
l0
para cos θ.
Donde los coeficientes J
l
sustituyen a los C
l
y representan la distribución de masa. Cada término de
esta solución a la ecuación de Laplace representa armónicos esféricos que se van sumando, modificando
la forma del geoide. Para el primer término (l = 0) obtenemos de la ecuación 2.19 P
0
= 1. Sabemos
que a una gran distancia los otros términos se hacen cada vez más pequeños hasta poder considerarlos
insignificantes, y que en el exterior de la Tierra, el potencial se comporta como si toda la masa estuviera
concentrada en un solo punto, V = −
GM
r
por tanto deducimos que J
0
= 1. En la tabla 2.1 se encuentran
los primeros cinco polinomios de Legendre P
l0
resultado de la ecuación 2.19.
Como tenemos el origen en el centro de masas, debemos considerar J
1
= 0 ya que P
1
(cos θ) = cos θ
y esto representa un potencial descentrado. El término más interesante entonces es J
2
ya que es el
principal responsable de alejar el geoide de la forma esférica y los términos siguientes más allá de J
3
tienen un orden de magnitud mil veces menor y los consideraremos despreciables, aunque son necesarios
para obtener la forma ideal del elipsoide. Entonces a partir de la ecuación 2.21 podemos representar
al potencial con lo considerado hasta aquí como:
V = −
GM
r
+
GMa
2
J
2
r
3
_
3
2
cos
2
θ −
1
2
_
(2.22)
Esto representa el potencial gravitatorio terrestre visto desde el exterior de la Tierra por un objeto
que no rota junto con ella, como podría ser un satélite. Para un punto en la superfice de la Tierra que
rota con ella debemos agregarle entonces los efectos de la rotación.
2.3. La fórmula de MacCullagh.
Consideremos ahora la geometría de la figura 2.1. El potencial gravitacional debido a un elemento
de masa dM es:
dV = −G
dM
q
=
GdM
r
_
1 +
s
2
r
2
−2
s
r
cos ψ
¸
1
2
(2.23)
Expandimos lo anterior en series de potencias de
1
/r ignorando los términos más altos que
1
/r
3
:
10
Figura 2.1: Geometría para calcular el potencial en un punto P externo a la masa M y a una distancia
r de su centro de masas O; r es la constante de integración y s y ψ, las coordenadas de un elemento
de masa dM respecto a O y la línea OP. Tomado de [1]
_
1 +
s
2
r
2
−2
s
r
cos ψ
_

1
2
=

l=0
_
s
r
_
l
P
l0
(cos ψ)
= 1 +
s
r
cos ψ −
1
2
s
2
r
2
+
3
2
s
2
r
2
cos ψ +· · · = 1 +
s
r
cos ψ +
s
2
r
2

3
2
s
2
r
2
sin ψ +· · · (2.24)
El potencial total será entonces la integral de la ecuación 2.23. Sustituyendo tambień el resultado
de la ecuación 2.24:
ˆ
dV =
ˆ
G
_
1 +
s
r
cos ψ +
s
2
r
2

3
2
s
2
r
2
sin ψ
_
dM
r
(2.25)
V = −
G
r
ˆ
dM −
G
r
2
ˆ
s (cos ψ) dM −
G
r
3
ˆ
s
2
dM +
3
2
G
r
3
ˆ
s
2
(sin ψ) dM (2.26)
El primer término es el potencial con la masa en el centro:

G
r
ˆ
dM = −
GM
r
(2.27)
El segundo término es:

G
r
2
ˆ
s (cos ψ) dM = 0 (2.28)
Ya que se eligió el centro de masa como origen de coordenadas. Transformamos el tercer término
asignandole al elemento de masa dM las coordenadas x, y, z tal que s
2
= x
2
+ y
2
+ z
2
:

G
r
3
ˆ
s
2
dM = −
G
r
3
ˆ
_
x
2
+ y
2
+ z
2
_
dM
= −
G
2r
3

_
y
2
+ z
2
_
dM +
ˆ
_
x
2
+ z
2
_
dM +
ˆ
_
x
2
+ y
2
_
dM
_
= −
G
2r
3
(A + B + C) (2.29)
11
Donde A,B y C corresponden a los momentos de inercia alrededor de los ejes x, y y z respectiva-
mente. Si analizamos la figura nos damos cuenta que el cuarto término del lado derecho de la ecuación
2.26 es
3
/2 por el momento de inercia I de la masa M alrededor del eje OP. Entonces finalmente
juntando estos resultados:
V = −
GM
r

G
2r
3
(A + B + C −3I) · · · (2.30)
La ecuación 2.30 se conoce como fórmula de MacCullagh. Podemos reescribir el momento de inercia
I en términos de los momentos A,B y C y los cosenos l, m, n de los ángulos entre la línea OP y los
ejes x, y y z.
I = Al
2
+ Bm
2
+ Cn
2
(2.31)
donde
l
2
+ m
2
+ n
2
= 1 (2.32)
l
2
+ m
2
= 1 −n
2
(2.33)
Como tenemos simetría rotacional alrededor del eje z, entonces A = B. Sustituimos B en 2.31
I = A
_
l
2
+ m
2
_
+ Cn
2
= A
_
1 −n
2
_
+ Cn
2
= A + (C −A) n
2
(2.34)
Sustituyendo en la fórmula de MacCullagh:
V = −
GM
r

G
2r
3
(A + B + C −3I) · · · = −
GM
r

G
2r
3
_
2A + C + 3
_
A + (C −A) n
2

= −
GM
r

G
2r
3
_
−A + C −3 (C −A) n
2
¸
= −
GM
r

G
2r
3
_
(C −A) −3 (C −A) n
2
¸
= −
GM
r

G
2r
3
(C −A)
_
1 −3n
2
_
(2.35)
Como en este caso n = cos θ:
V = −
GM
r

G
r
3
(C −A)
_
3
2
cos
2
θ −
1
2
_
(2.36)
Que coincide exactamente con la ecuación 2.22 si tomamos
1
:
J
2
=
(C −A)
Ma
2
(2.37)
1
Según datos de satélite el valor de J
2
= 1,082626 ×10
−3
[1]
12
2.4. Efectos de la rotación.
Podemos ahora agregar los efectos de la rotación sumando el potencial gravitatorio con el potencial
centrífugo, donde la distancia de un punto en la superficie de la Tierra al eje de rotación viene dada
por r sin θ:
U = V + Φ = −
GM
r

G
r
3
(C −A)
_
3
2
cos
2
θ −
1
2
_

1
2
ω
2
r
2
sin
2
θ (2.38)
O en términos de la latitud:
U = V + Φ = −
GM
r

G
r
3
(C −A)
_
3
2
sin
2
φ −
1
2
_

1
2
ω
2
r
2
cos
2
φ (2.39)
Sustituyendo J
2
=
C−A
a
2
M
U =
GM
r
_
1 −
J
2
2
_
a
r
_
2 _
3 sin
2
φ −1
_
+
_
r
a
_
3
m
2
cos
2
φ
_
(2.40)
Donde m es la razón de la componente centrífuga de la gravedad a la gravedad total en el ecuador
que ya habíamos presentado en la ecuación 1.18.
Recordemos que definimos el geoide como la superficie equipotencial que mejor se ajusta al nivel
medio del mar. Sabemos que esta es la forma aproximada de un elipsoide de revolución con radio
ecuatorial a y radio polar c. Sustituimos entonces en la ecuación 2.39(r = a, φ = 0)y (r = c, φ = 90º).
U
0
=
GM
r
_
1 −
J
2
2
_
a
r
_
2 _
3 sin
2
φ −1
_
+
_
r
a
_
3
m
2
cos
2
φ
_
(2.41)
Despejando r:
r =
GM
U
0
_
1 −
J
2
2
_
a
r
_
2 _
3 sin
2
φ −1
_
+
1
2
r
3
ω
2
GM
cos
2
φ
_
(2.42)
Hacemos una nueva aproximación sustituyendo r = a dentro del corchete de la ecuación anterior:
r =
GM
U
0
_
1 +
J
2
2
+
1
2
m−
_
3
2
J
2
+
m
2
_
sin
2
φ
_
(2.43)
En el ecuador:
U
0
= −
GM
a

G
2a
3
(C −A) −
1
2
a
2
ω
2
=
GM
a
_
1 +
J
2
2
+
m
2
_
(2.44)
Sustituyendo 2.44 en 2.43:
r = a
_
1 −
_
3
2
J
2
+
m
2
_
sin
2
φ
_
(2.45)
Para un elipsoide de revolución de semiejes a y c, el achatamiento se define como la razón entre la
diferencia de los semiejes al semieje mayor:
f =
a −c
a
(2.46)
13
Para un elipsoide, en primera aproximación , el radio vector viene dado por:
r = a
_
1 −f sin
2
φ
_
(2.47)
Comparando 2.45 y 2.47 deducimos que el geoide en primera aproximación es un elipsoide con
aplanamiento:
f ≈
3
2
J
2
+
1
2
m (2.48)
2.5. El vector del campo de gravedad.
Podemos calcular g partir del potencial:
g = −

∇U (2.49)
g = −
_
_
∂U
∂r
_
2
+
_
1
r
∂U
∂φ
_
2
_1
2
≈ −
U
r
(2.50)
Derivando la ecuación 2.39 y sustituyendo C −A = J
2
Ma
2
:
∂U
∂r
=

∂r
_

GM
r

GJ
2
Ma
2
r
3
_
3
2
sin
2
φ −
1
2
_

1
2
ω
2
r
2
cos
2
φ
_
(2.51)
|g| =
GM
r
2

3GJ
2
Ma
2
r
4
_
3
2
sin
2
φ −
1
2
_

1
2
ω
2
r
2
cos
2
φ (2.52)
Definimos g como positiva hacia abajo para evitar usar las barras de valor absoluto. Sustituimos r
de la ecuación 2.47.
g =
GM
_
a
_
1 −f sin
2
φ

2

3GJ
2
Ma
2
_
a
_
1 −f sin
2
φ

4
_
3
2
sin
2
φ −
1
2
_

1
2
ω
2
_
a
_
1 −f sin
2
φ

2
cos
2
φ
=
GM
a
2
_
1 + 2f sin
2
φ
_

3GMJ
2
a
2
_
3
2
sin
2
φ −
1
2
_
−ω
2
a
_
1 −sin
2
φ
_
(2.53)
g =
GM
a
2
_
_
1 + 2f sin
2
φ
_
−3J
2
_
3
2
sin
2
φ −
1
2
_
−m
_
1 −sin
2
φ
_
_
(2.54)
Donde m = ω
3
a
3
/GM = 3, 46775 × 10
−3
. Recordemos que antes habíamos definido m ∝ ω
2
, a
2
,
sin embargo como podemos ver su valor es del orden de f, asi que para esta aproximación de primer
orden las consecuencias de este cambio son despreciables. En ocasiones m se define como lo razón de
las componentes centrífuga y radial de la gravedad ecuatorial, en lugar de la de la gravedad total, en
ese caso m = 3, 45576 ×10
−3
. La gravedad ecuatorial en φ = 0 es:
g
e
=
GM
a
2
_
1 +
3
2
J
2
−m
_
(2.55)
Ahora trataremos de escribir g en función de g
e
. Despejando GM/a
2
en 2.55:
14
GM
a
2
=
g
e
1 +
3
2
J
2
−m
(2.56)
Sustituyendo este resultado en 2.54:
g =
g
e
1 +
3
2
J
2
−m
_
_
1 + 2f sin
2
φ
_
−3J
2
_
3
2
sin
2
φ −
1
2
_
−m
_
1 −sin
2
φ
_
_
=
g
e
1 +
3
2
J
2
−m
_
1 + (2f −3J
2
−m) sin
2
φ
¸
=
g
e
1 +
3
2
J
2
−m
+
g
e
(2f −3J
2
−m) sin
2
φ
1 +
3
2
J
2
−m
(2.57)
g = g
e
_
1 +
_
2f −
9
2
J
2
+ m
_
sin
2
φ
_
(2.58)
Por la ecuación 2.48, podemos reescribir 2.58 como:
g = g
e
_
1 +
_
2m−
3
2
J
2
_
sin
2
φ
_
(2.59)
g = g
e
_
1 +
_
5
2
m−f
_
sin
2
φ
_
(2.60)
Hasta ahora hemos estado utilizando coordenadas geocéntricas en lugar de geográficas. Para que
estas ecuaciones sean útiles para sus diversas aplicaciones, es conveniente utilizar las coordenadas
geográficas. EN este caso la que más nos interesa es la latitud. La latitud geográfica φ
g
se define
como el ángulo entre la vertical local (normal al geoide) y el plano ecuatorial. En cambio la latitud
geocéntrica φ, es el ángulo entre la línea que une el punto en la superficie con el centro de la Tierra, y
el plano ecuatorial (ver figura 2.2). Están relacionadas de la siguiente manera:
tan φ
g
=
a
2
c
2
tan φ =
tan φ
1 −e
2
=
tan φ
(1 −f)
2
(2.61)
Una aproximación conveniente para convertir la fórmula de la variación de la gravedad de φ
g
a φ
es:
sin
2
φ ≈ sin
2
φ
g
−f sin
2

g
(2.62)
Usando esta transformación, reescribimos la ecuación 2.60 en términos de φ
g
:
g = g
e
_
1 +
_
5
2
m−f −
17
14
mf
_
sin
2
φ
g
+
_
f
2
8

5
8
mf
_
sin
2

g
_
(2.63)
Esta se conoce como la ecuación internacional de la gravedad. Con valores numéricos:
g = 9, 780327
_
1 + 0, 0053024 sin
2
φ
g
−0, 0000059 sin
2

g
_
(2.64)
Esta ecuación nos da la gravedad en la superficie del geoide, y es la referencia con la cual se miden
las variaciones locales de gravedad o anomalías. Por definición una anomalía es la diferencia entre el
valor local de la gravedad medido empíricamente y el valor de la gravedad del geoide en ese punto.
15
Figura 2.2: Relación entre φ y φ
g
. Tomado de [1]
Cuando las medidas se toman a alturas diferentes al nivel del geoide se deben hacer correcciones para
compensarlas, por diferentes métodos. Por lo general se asume un gradiente de 0, 8630mGal m
−1
y se
le conoce como gradiente en aire libre. Otros métodos convenientes según diversas situaciones pueden
asumir otros valores.
En la figura se muestra una grafica hecha en R en la que podemos ver una comparación del
valor de la componente vertical de g que habíamos obtenido en el capitulo 1 para una Tierra esférica
(recordemos que la componente tangencial es despreciable para este orden de magnitud) y el obtenido
para g mediante la ecuación internacional de la gravedad 2.64.
16
Figura 2.3: Comparación de el valor de g en función de la latitud según la ecuación internacional de
la gravedad (en verde) y la aproximación con el modelo de la Tierra esférica (rojo).
17
Bibliografía
[1] Stacey. Physics Of The Eatrh. 2008.
[2] Udías. Fundamentos de geofísica.
18

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->