P. 1
Conocimiento Del Medio Natural y Social II (Ed. 2005)

Conocimiento Del Medio Natural y Social II (Ed. 2005)

|Views: 4.892|Likes:
Publicado porJazmin Lopez
libro de actividades para lic en preescolar materia conocimiento del medio natural
libro de actividades para lic en preescolar materia conocimiento del medio natural

More info:

Published by: Jazmin Lopez on Sep 29, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/20/2013

pdf

text

original

Distribución gratuita Prohibida su venta

Conocimiento del Medio Natural y Social I y II
Licenciatura en Educación Preescolar

Programa para la Transformación y el Fortalecimiento Académicos de las Escuelas Normales

4 o 5
y

Programas y materiales de apoyo para el estudio

o

semestres

Conocimiento del Medio Natural y Social II
Horas/semana: 4 Créditos: 7.0

Programa

Introducción
Este curso tiene como propósitos que las alumnas normalistas adquieran y desarrollen habilidades para diseñar y aplicar actividades didácticas que permitan a los niños en edad preescolar poner en juego sus competencias cognitivas y afectivas al interactuar con el medio natural y social. Asimismo, se busca que las estudiantes reflexionen sobre los retos que implica la intervención docente para aproximar sistemáticamente a los pequeños al conocimiento de los objetos físicos, los seres vivos, los fenómenos naturales y los acontecimientos sociales que ocurren en la vida cotidiana. En el curso anterior de esta asignatura las estudiantes analizaron: la función que tiene el preescolar como un espacio que ofrece nuevas y variadas oportunidades para que los niños pongan en juego sus competencias cognitivas y afectivas al explorar el mundo natural y social; las características del pensamiento infantil y las formas que utilizan los niños para explicar los acontecimientos o hechos que ocurren, así como el papel de la educadora en el desarrollo de las potencialidades de los niños para conocer el entorno natural y social. Con esta base, en el segundo curso las estudiantes tendrán mayores elementos para orientar el trabajo educativo con los niños que asisten a los planteles de educación preescolar. El conjunto de temas y actividades que se proponen en Conocimiento del Medio Natural y Social II, están orientados a que las estudiantes reflexionen sobre las formas de intervención educativa que propician en los niños su curiosidad creciente y el deseo por conocer más acerca de la naturaleza y la vida social, y que favorecen sus competencias para observar y buscar explicaciones ante los objetos circundantes y la variedad de organismos que existen –plantas, animales, el ser humano–, y los fenómenos naturales y acontecimientos sociales de la vida diaria. Asimismo, en este curso se tiene previsto analizar algunas prácticas docentes que se realizan en el jardín para acercar a los niños al conocimiento del medio natural y social, pero que resultan poco significativas y retadoras para los niños y en consecuencia no contribuyen al desarrollo de sus competencias cognitivas y afectivas. La identificación de estas prácticas servirá de base para que las futuras educadoras reconozcan la importancia de llevar a cabo una intervención pedagógica congruente con las necesidades educativas que presentan los pequeños. Por otra parte, el estudio de las características que deben tener las actividades didácticas relacionadas con el conocimiento del medio natural y social, las experiencias al visitar los jardines de niños y los aprendizajes obtenidos en el curso anterior, así como en Taller de Diseño y Actividades Didácticas I y Desarrollo Infantil I y II, sirven de base 85

para analizar las estrategias didácticas (resolución de problemas, observación, experimentación, narración, dramatización, juego y trabajo con imágenes y textos) e iniciar el diseño de actividades didácticas a partir de situaciones problemáticas reales que los niños viven en los diversos entornos naturales y sociales en que interactúan. Por tanto, se espera que los aprendizajes de las alumnas normalistas les permitan avanzar en el desarrollo de sus competencias didácticas y fortalecer en los niños los aprendizajes sobre el medio natural y social, lo cual contribuye a desarrollar su sensibilidad y disposición para conocer, valorar y cuidar el medio, y procurar con ello una mejor calidad de vida. Finalmente, se aborda el tema de la evaluación de los aprendizajes de los pequeños respecto al conocimiento del ambiente natural y social, y el papel que tiene la educadora en este proceso. Las estudiantes reconocen que la observación acompañada del registro, la sistematización y el análisis de la información obtenida constituye una herramienta insustituible para valorar los progresos de los niños. También se inician en el uso de portafolios como una estrategia de evaluación que permite a la educadora identificar los logros de los niños y valorar su propia intervención.

Relación con otras asignaturas
El curso Conocimiento del Medio Natural y Social II, mantiene una estrecha relación con asignaturas que las alumnas normalistas han estudiado, así como con otras que cursarán de forma simultánea; es importante identificar las tareas comunes con el fin de integrar los conocimientos adquiridos y evitar repeticiones innecesarias. En este quinto semestre, la asignatura Observación y Práctica Docente III da especial atención al desarrollo de la reflexión sistemática sobre la práctica educativa, con el fin de que las estudiantes aprovechen esta habilidad intelectual para el mejoramiento continuo del trabajo que realizan con los niños que asisten a la educación preescolar. Asimismo, incluye actividades destinadas a la preparación de las jornadas de observación y práctica –visita al preescolar para conocer al grupo y a la educadora y establecer acuerdos con ella; el diseño del plan de trabajo en el que se organizan las actividades a realizar en el jardín; la elaboración de guías de observación y de entrevistas, y las orientaciones para la elaboración del diario de observación y práctica– y al análisis de la experiencia obtenida en los planteles de educación preescolar. A partir de los conocimientos obtenidos en esta asignatura, las alumnas normalistas tendrán mayores herramientas para planear y aplicar, en los jardines de niños, actividades didácticas relacionadas con el conocimiento del medio natural y social, y para reflexionar sobre su intervención docente a partir de la experiencia obtenida. Por otra parte, en Taller de Diseño de Actividades Didácticas I se analizan las concepciones que subyacen en la práctica educativa y en las actividades predominantes en el preescolar, como punto de partida para transformar y mejorar la calidad de sus prácti86

cas; asimismo, en ese curso se busca que las alumnas normalistas apliquen los principios y criterios de la intervención educativa al plantearse propósitos precisos, y al seleccionar las estrategias didácticas y diseñar actividades didácticas que propicien aprendizajes con sentido para los niños. Estos conocimientos son de gran utilidad al momento en que las estudiantes seleccionan las estrategias didácticas y diseñan y aplican actividades didácticas relacionadas con el medio natural y social. Las asignaturas Entorno Familiar y Social I y Asignatura Regional I promueven el conocimiento de las diversas características de los contextos sociales, culturales y familiares de los que proceden los niños, como referentes que la educadora ha de considerar en su intervención educativa para entender la forma en que los niños interpretan el mundo; estos aprendizajes contribuyen a que las estudiantes normalistas muestren mayor sensibilidad ante la diversidad que caracteriza a un grupo escolar y utilicen formas de atención pedagógica adecuadas a los intereses y las necesidades de los pequeños. Asimismo, el conocimiento de estos contextos socioculturales podrá aprovecharse para enriquecer las actividades didácticas relacionadas con el medio natural y social que realizan las alumnas normalistas durante las jornadas de observación y práctica docente. Cuidado de la Salud Infantil es otro de los cursos que tiene relación con Conocimiento del Medio Natural y Social II; en él, las futuras educadoras tendrán la oportunidad de analizar temas como: la nutrición y sus implicaciones en el desarrollo y aprendizaje de los niños, la promoción de la salud y la prevención de enfermedades y accidentes, la función de la escuela y de la educadora en el desarrollo de habilidades para adoptar estilos de vida saludables, etcétera. Los aportes de esta asignatura darán a las alumnas normalistas mayores elementos para entender la estrecha relación que hay entre la salud infantil y el medio ambiente.

Propósitos generales
Mediante el estudio de los temas y la realización de las actividades del curso se pretende que las estudiantes normalistas: • Analicen las formas de intervención docente que favorecen el desarrollo de las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el medio natural y social. • Reconozcan y utilicen la resolución de problemas, la observación, la experimentación, la narración, la dramatización, el juego y el trabajo con textos e imágenes como estrategias didácticas que propician que los niños desarrollen sus competencias cognitivas y afectivas al interactuar con el medio natural y social. • Adquieran y desarrollen habilidades para diseñar y aplicar actividades didácticas que favorezcan las competencias de los niños al relacionarse con el entorno natural y social. 87

• Comprendan la importancia de evaluar los aprendizajes de los niños, cuando interactúan con el medio natural y social; adquieran elementos para trabajar con los portafolios como una estrategia de evaluación que permite a la educadora conocer los avances de los niños y reflexionar sobre su propia intervención.

Orientaciones didácticas generales
En este apartado se sugiere un conjunto de orientaciones para organizar el trabajo del curso. Antes de iniciar el tratamiento de los temas es conveniente que el maestro y las estudiantes analicen el programa y su relación con los rasgos del perfil de egreso. Esa revisión detallada les proporcionará una idea precisa de las finalidades del curso y de las formas de trabajo que pueden aplicarse. Para el logro de los fines del curso, es necesario que el profesor planifique cada una de las sesiones de trabajo, con base en los siguientes aspectos: 1. Los propósitos del curso, los temas, así como los avances y las dificultades en los aprendizajes de las estudiantes. 2. Los materiales de estudio y las actividades que se sugieren, con el fin de precisar las cuestiones fundamentales que se analizarán y debatirán, así como para diseñar o adecuar las actividades de acuerdo con las características de las alumnas normalistas y las condiciones para el trabajo académico. Es pertinente aclarar que las actividades sugeridas en cada bloque están organizadas de modo tal que abarquen los distintos temas de estudio; sin embargo, son ejemplos que, lejos de constituir secuencias acabadas o rígidas, pretenden servir como base para que el maestro y las alumnas normalistas seleccionen o agreguen las que consideren convenientes, siempre y cuando respondan a los propósitos del curso, a su enfoque y a los temas de estudio. A continuación, se exponen algunos criterios básicos que deben considerase durante el curso para lograr los propósitos previstos: a) Lectura de textos y elaboración de escritos. Tanto la lectura como la escritura de textos de diversa índole son requisitos indispensables para el desarrollo de este curso, y de cualquier actividad académica. Estas actividades aportan elementos para organizar ideas y sistematizar el aprendizaje, participar y plantear preguntas o dudas. Es fundamental que las estudiantes tengan claro que la participación en actividades, ya sea en equipo o en grupo, tiene como base el trabajo previo de lectura individual y estudio autónomo. La lectura de textos permitirá a las estudiantes normalistas adquirir información actualizada o relevante que, al ser analizada a través de diferentes estrategias de estudio, les proporcionará elementos para explicarse las formas de intervención que favorecen el desarrollo de las competencias de los niños al explorar el entorno natural y social, las características de las estrategias básicas y los criterios que orientan el diseño y la 88

aplicación de actividades didácticas. Por otra parte, al final del programa se anexa un listado con referencias bibliográficas y sitios web que pueden ser de utilidad para profundizar en los temas de estudio, o bien, para aportar ideas sobre el diseño de actividades didácticas que favorezcan en los niños el desarrollo de sus competencias cognitivas y afectivas al interactuar con el medio natural y social. La redacción de notas, apuntes y opiniones personales, así como la elaboración de esquemas o mapas conceptuales y de resúmenes o síntesis de textos, propicia seleccionar y adquirir conocimientos específicos para compartir puntos de vista. Después de una lectura individual, de una clase o una sesión de discusión, se pueden redactar ideas en forma de ensayo, esquemas, cuadros o fichas de trabajo; esta actividad intelectual constante contribuye al logro personal de los rasgos del perfil de egreso y prepara a las estudiantes para enfrentar los retos que implica el trabajo con los niños. El contenido de las lecturas debe integrarse al análisis, la argumentación, la discusión y la reflexión de las actividades prácticas; hay que evitar la lectura sin un propósito definido o desvinculada de los temas de estudio que se proponen en el programa. Si el maestro advierte que algunas estudiantes tienen dificultades en el análisis de los textos sugeridos, puede promover la formación de círculos de estudio que funcionen temporal o permanentemente, solicitando la colaboración de las estudiantes con mejores desempeños. b) La exposición de conclusiones y la confrontación de argumentos. La exposición de puntos de vista divergentes u opiniones contrarias sobre un mismo tema por parte de los miembros de un grupo es una práctica que implica la argumentación y la discusión, así como saber escuchar a otros; exige también un ambiente de respeto y tolerancia que involucre a todos los integrantes del grupo, incluido el profesor, y evitar individualismos que desgastan y restan la posibilidad de aprender en colectividad; por ello, una tarea del maestro es propiciar un ambiente que incite a debatir, confrontar y arribar a consensos sobre ideas y posiciones. Asimismo, es importante que el maestro oriente y precise las participaciones de las alumnas normalistas durante la discusión de los temas del curso con el fin de lograr una mayor comprensión de los mismos. c) Consulta en biblioteca. Se recomienda a las estudiantes que, para el estudio de los temas del programa, aprovechen los diversos recursos con que cuenta la biblioteca de su escuela: bibliográficos, audiovisuales y red Edusat. En estos acervos se encuentran algunos de los materiales señalados en las bibliografías básica y complementaria, así como en el anexo que se encuentra en la parte final del programa. La revisión completa de estos materiales ayudará a comprender el contexto en que los autores analizados plantean sus ideas. La revisión de otros textos, la audición de una cinta o la observación de un video, brindan diferentes perspectivas sobre un mismo tema. d) Manejo y uso de información localizada en Internet. La Internet se ha convertido en un recurso cada vez más importante para obtener información pertinente y actualizada, lo cual resulta muy conveniente para cursos como éste. Las alumnas normalistas podrán consultar páginas de interés educativo que les apoyen en el estudio de algunos temas 89

del curso, como la Red Normalista: http://normalista.ilce.edu.mx; sin embargo, es importante que se les sensibilice en el buen uso de este recurso para que lo aprovechen con fines de estudio. e) Organización del trabajo durante las sesiones. El trabajo colectivo compromete a la totalidad del grupo en acciones comunes para el logro de propósitos definidos. Este programa, como los de otras asignaturas, contiene temas que deben tratarse mediante la realización de tareas en conjunto. El trabajo en grupo exige una participación comprometida, activa, continua y responsable del profesor y de las estudiantes; de manera particular, requiere de atención e intervenciones oportunas del maestro para orientar a las estudiantes en su desempeño académico. Es importante recordar que estas tareas sólo tendrán sentido si cada integrante del grupo o equipo cumple con su responsabilidad individual, ya sea al momento de analizar un texto, elaborar escritos, plantear preguntas para la discusión, aportar reflexiones sobre un tema, etcétera. f) Las ideas previas de las estudiantes. En el trabajo con esta asignatura es necesario que el profesor tome como punto de partida los conocimientos de las estudiantes normalistas obtenidos en los cursos de los semestres anteriores, y considere que esos saberes ayudarán a que el aprendizaje de las alumnas normalistas tenga mayor sentido y a que desarrollen su sensibilidad para asumir actitudes que promuevan el conocimiento en los niños que asisten a los planteles de educación preescolar. Para indagar las concepciones previas no es suficiente formular preguntas al grupo al iniciar un tema, se precisa que durante las actividades se utilicen estrategias como la escritura individual de textos breves y la organización de debates, entre otras. g) Las actividades de observación y práctica. En quinto semestre se trabajan dos jornadas de observación y práctica, la primera abarca una semana (tres días de observación y dos de práctica) y la segunda incluye dos semanas (dos días de observación y tres de práctica en la primera semana y todos los días de práctica en la segunda); las actividades didácticas para promover el desarrollo de competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el medio natural y social se preparan y analizan en este curso con la asesoría del maestro responsable de la asignatura. Para preparar las actividades de observación es importante que previamente las estudiantes identifiquen aspectos sobre los que requieren obtener información, como: • Las formas en que los niños manifiestan su curiosidad al interactuar con objetos físicos, seres vivos, fenómenos naturales y acontecimientos sociales; las preguntas y explicaciones que formulan ante los sucesos que les parecen relevantes de su entorno; las observaciones que realizan dentro o fuera de la escuela para conocer con mayor detalle los diferentes elementos de la naturaleza y la vida social; las actitudes que muestran para cuidar y preservar el medio; la capacidad que ponen en juego para establecer conjeturas e indagar sobre un hecho social o un fenómeno natural, el empleo de la manipulación como un medio para conocer el ambiente natural, el reconocimiento de las características de su propia cultura y 90

de otras, la capacidad para establecer relaciones entre las formas de vida, los hábitos, las costumbres y las normas del pasado y del presente, etcétera. El registro atento de éstos y otros aspectos orientará a las estudiantes en el conocimiento de los niños del grupo y les dará mayores elementos para seleccionar las estrategias didácticas y diseñar y aplicar actividades didácticas que correspondan a sus características particulares y a las condiciones específicas del lugar donde se realizan las jornadas de observación y práctica. El diario de observación y práctica que elaboran durante la estancia en los jardines de niños tiene la intención de que sistematicen la experiencia; junto con la planeación y las evidencias del trabajo de los niños (escritos, registros y observaciones de las relaciones que se establecen con el ambiente natural y social, etcétera), son herramientas de apoyo en las actividades de análisis, ya que les permiten recordar, reflexionar y valorar los logros de los niños, así como su propio desempeño. Con las actividades de observación, al inicio de cada jornada, se busca que las estudiantes conozcan a los niños del grupo, y con base en ese conocimiento definan su intervención educativa. El maestro y las estudiantes normalistas, después de revisar el programa y de identificar los aspectos sobre los que es necesario obtener información, establecerán los tiempos que dedicarán a cada tarea. Por otra parte, las actividades didácticas que aplican las estudiantes durante las jornadas tienen como propósito favorecer las competencias cognitivas y afectivas de los niños y, al mismo tiempo, que las futuras educadoras reflexionen sobre su propia práctica docente. Para el diseño es factible aprovechar los planteamientos que se abordan en el bloque II de este programa y en el curso Taller de Diseño de Actividades Didácticas I. Asimismo, se recomienda que, en cualquiera de las actividades relacionadas con el conocimiento del medio natural y social, las estudiantes cuiden que su intervención genere posibilidades para que los niños: • Manifiesten sus competencias cognitivas, tales como: observar, buscar explicaciones, indagar, formular preguntas, establecer hipótesis, resolver problemas, etcétera. • Pongan en juego sus competencias afectivas: asumir actitudes positivas hacia el cuidado y la protección del medio; reconocer y respetar las formas de vida, normas, valores, tradiciones de otras culturas, y construir su propia identidad cultural, entre otras. En el diseño de las actividades didácticas es necesario evitar el hacer por hacer; lo más importante no es la actividad en sí misma, sino favorecer principalmente el desarrollo de las competencias cognitivas y afectivas de los niños. Asimismo, es importante señalar que, si bien las alumnas normalistas diseñarán actividades didácticas con la intención de que los niños conozcan y comprendan tanto sobre el mundo natural como sobre el social, no debe caerse en el error de pensar que ellos perciben estos ámbitos

91

de conocimiento de manera diferenciada; por el contrario, cuando interactúan con el entorno lo hacen de forma integrada y simultánea. Conviene que, antes de la jornada de observación y práctica, se analicen las actividades didácticas que las estudiantes pretenden aplicar, esto les dará oportunidad de discutir las diversas propuestas a desarrollar, así como de revisarlas y mejorarlas. Después, y con base en las características de los niños del grupo donde aplicarán las actividades didácticas, se harán las adecuaciones necesarias. Asimismo, es conveniente recordar que las actividades didácticas que las estudiantes diseñen durante el desarrollo del curso formarán parte de un fichero. Se recomienda que este material, con las adecuaciones necesarias, sea un referente para la preparación de actividades didácticas en las siguientes estancias en los jardines de niños. Es importante que las futuras educadoras comprendan que la aplicación de las actividades didácticas relacionadas con el conocimiento del medio natural y social, además de favorecer las competencias propias de este campo, contribuye al desarrollo de otro tipo de competencias relacionadas con el lenguaje (dialogar con sus pares y con adultos sobre los sucesos o fenómenos naturales y sociales que llamen su atención; comunicar a través del dibujo o grafías sus ideas sobre el mundo natural o social; discutir e intercambiar puntos de vista para resolver un problema y describir las cosas que observan del entorno), y con el desarrollo motor (manipular objetos, observar y explorar el entorno natural y social). h) Sistematización y análisis de la información obtenida durante las jornadas de observación y práctica. Para que las actividades de observación y práctica tengan un sentido formativo, es necesario que el análisis de las experiencias relacionadas con las actividades didácticas aplicadas para promover en los niños el conocimiento y la comprensión del medio natural y social sea parte de este curso: mediante preguntas e intercambios de puntos de vista, buscando posibles explicaciones, y evitando el simple recuento anecdótico de los sucesos vividos u observados. Este análisis orientará a las estudiantes a reflexionar acerca de su actuación frente a los niños y a modificarla y reorientarla para que sus prácticas resulten educativas. Cabe señalar que en la sistematización de los datos y durante su análisis, las estudiantes se apoyarán en los textos revisados y en las discusiones en grupo, con el propósito de profundizar en el conocimiento de las competencias cognitivas y afectivas que los niños ponen en juego al momento de establecer contacto con el entorno natural y social. De este modo, se darán cuenta del sentido o utilidad de los planteamientos de los autores que se analizan en este curso y se motivarán para seguir estudiando y encontrando explicaciones de diverso tipo a los fenómenos que observen o conozcan. Reconocerán, además, que las conclusiones obtenidas de sus análisis se refieren a un medio o contexto particular y evitarán hacer generalizaciones precipitadas, lo que las preparará para la formulación de juicios con fundamentos y la aplicación razonada de conceptos e ideas. 92

Por otra parte, para superar el reto que implica analizar la diversidad de las experiencias de las estudiantes al aplicar actividades didácticas, conviene organizar equipos de trabajo de acuerdo con el grado en el que realizaron la estancia. Finalmente, las conclusiones que se obtengan, así como los casos considerados relevantes, se someterán a discusión con todo el grupo. Al concluir cada actividad destinada al análisis, las estudiantes elaborarán individualmente un escrito donde integren lo aprendido al trabajar con los niños para propiciar el desarrollo de sus competencias cognitivas y afectivas al interactuar con el entorno natural y social; en los escritos plantearán acciones que les permitan mejorar su práctica docente. Se recomienda compartir estos escritos en plenaria, con el fin de obtener elementos para identificar fortalezas y debilidades en su intervención pedagógica y actuar en consecuencia. i) La comunicación y la coordinación entre los profesores titulares de las diferentes asignaturas del semestre. El trabajo colegiado entre los profesores de la escuela normal contribuirá al desarrollo de las competencias profesionales de las estudiantes, pues mediante él se articulan los conocimientos y las experiencias que han obtenido en las distintas asignaturas. Aunado a esto, el trabajo en academia constituye un espacio fundamental para valorar los aprendizajes de las alumnas normalistas, conocer las relaciones que hay entre las asignaturas, y poner en común la planificación de las actividades de observación y práctica requeridas para el estudio de los temas en las diferentes asignaturas. j) Actividades extraclase para las estudiantes. Se sugiere que, mediante actividades como visitas a ríos, montañas, bosques, observatorios, museos, parques, zoológicos, monumentos, zonas urbanas, rurales, indígenas o migrantes, las estudiantes desarrollen sus competencias para observar, manipular, formular preguntas y obtener explicaciones, describir, explicar los fenómenos naturales y acontecimientos sociales; encontrar relaciones entre el pasado y el presente respecto a las formas de vida; valorar y respetar las diferentes costumbres, tradiciones y normas que caracterizan la vida en sociedad. En estos casos, el maestro presentará una guía de trabajo para sistematizar las experiencias y el desarrollo de las actividades de exploración y de conocimiento, con apoyo en fuentes de información adecuadas y tomando como punto de partida la bibliografía del programa, el acervo, software educativo, videograbaciones y otros materiales disponibles en la biblioteca de la escuela normal, los Centros de Maestros y otras instituciones.

Sugerencias para la evaluación
La evaluación, entendida como un proceso continuo, sistemático y permanente, permite identificar los avances y las dificultades en el aprendizaje de las estudiantes, así como aportar información al maestro para que tome decisiones que mejoren su estilo de enseñanza y el proceso formativo de las alumnas normalistas.

93

El profesor de la asignatura, tomando en cuenta la opinión de las estudiantes, establecerá los procedimientos y criterios más idóneos para valorar continuamente los aprendizajes obtenidos. Para ello, tendrá como referentes, entre otros elementos, el perfil de egreso, los propósitos del curso, los temas de estudio y el desempeño de las estudiantes en las actividades desarrolladas. Es conveniente que, al iniciar el curso, las estudiantes conozcan el procedimiento que se seguirá para su evaluación, tanto en el trabajo individual como en la participación en equipo y en grupo, de tal forma que ellas también puedan evaluar su proceso formativo. El profesor llevará un control sistemático de los productos elaborados (ensayos, resúmenes, notas, esquemas, registros de observaciones y entrevistas, diseño de actividades didácticas, entre otros), con el fin de contar con suficiente información para valorar el aprendizaje y evitar la tendencia que reduce la evaluación a la calificación de trabajos al término del semestre. Es recomendable que las estudiantes normalistas continúen con la conformación y el uso de un portafolios ya que constituye una importante fuente para la autoevaluación así como para la evaluación que realiza el maestro. A continuación se presentan algunos aspectos que pueden orientar el proceso de evaluación durante el curso, caracterizados por los principios de continuidad, sistematicidad y flexibilidad.

Evaluación mediante trabajos escritos
Para el desarrollo de este curso se propone, entre otras actividades, que las alumnas redacten escritos individuales y después los analicen en equipo, de modo que cuenten con elementos para mejorarlos; algunos requieren del estudio de textos y confrontación con situaciones reales. En congruencia con los propósitos del programa y las actividades sugeridas, la evaluación debe aportar evidencias de los esfuerzos y progresos que las estudiantes realicen; entre otros aspectos, es recomendable considerar lo siguiente: a) que los escritos den cuenta de sus aprendizajes sobre el tema; b) las modificaciones y correcciones que puedan hacer a sus escritos, a partir de las sugerencias brindadas para mejorarlos, y no únicamente valorar el producto final; c) la comprensión del contenido, más que la presentación formal del trabajo; d) el empleo de referentes teóricos para explicar los procesos mediante los cuales se desarrolla el conocimiento en los niños y para analizar sus experiencias de trabajo en el aula, y e) las reflexiones, las propuestas y los cuestionamientos que elaboren.

Evaluación a partir de actividades de observación y práctica
Es importante que el diseño de guiones de observación y/o entrevistas, así como el diseño de actividades didácticas relacionadas con el conocimiento de la naturaleza y de 94

la vida social, elaborados para las jornadas de observación y práctica, sean considerados en la evaluación de las estudiantes normalistas. La sistematización y el análisis de experiencias obtenidas en la aplicación de las actividades didácticas, la información recabada a través de reseñas, descripciones y grabaciones, son evidencias que deben ser analizadas y evaluadas para fortalecer en las estudiantes el desarrollo de habilidades para observar, registrar, describir, comparar, analizar y explicar el medio natural y social; así como para reflexionar sobre el conocimiento que tienen de los niños, y sobre lo que sucede en el aula y en el jardín de niños. Es importante subrayar que al momento de valorar el desempeño de las alumnas normalistas en el trabajo con los niños se debe considerar que se encuentran en proceso de formación como educadoras y, en este sentido, no se puede esperar que pongan en juego habilidades docentes aún no consolidadas.

Evaluación del trabajo en equipo
El trabajo en equipo es una de las actividades que requiere especial atención por parte del profesor de la asignatura, a fin de evitar la práctica frecuente de sólo evaluar los productos en forma global e indiscriminada. Para ello, se recomienda considerar aspectos individuales que se presentan en el trabajo en equipo, como: la participación, la responsabilidad, la colaboración y el nivel de integración, la calidad de las participaciones y el respeto a la diversidad de opiniones.

Evaluación de la participación de las estudiantes en el grupo
Las participaciones de las alumnas normalistas en el grupo son importantes para el desarrollo de sus competencias docentes y, por tanto, pueden considerarse como aspectos a evaluar. Para ello, es necesario valorar las características de las participaciones: calidad de los argumentos o las preguntas; es decir, si las alumnas normalistas manifiestan comprensión de los textos o sólo repiten los contenidos; asimismo, el respeto a la diversidad de opiniones debe distinguirse de la aceptación de participaciones protagónicas que imponen interpretaciones unilaterales y carentes de argumentos.

Evaluación por medio de pruebas escritas
En general, la evaluación no requiere de acciones ni de productos distintos a los que se generan en los procesos de enseñanza y de aprendizaje. Cuando se considere la posibilidad de evaluar con un examen los conocimientos adquiridos por las estudiantes, es necesario que los instrumentos elegidos les planteen retos para que apliquen su capacidad de análisis, juicio crítico, comprensión, relación, síntesis y argumentación, así como:

95

• La comprensión de las competencias cognitivas y afectivas que desarrollan los niños al interactuar con el medio natural y social. • La habilidad para vincular los aportes teóricos con el análisis de las actitudes, respuestas e interpretaciones que los niños en edad preescolar elaboran a partir de su relación con el medio natural y social. • El reconocimiento de la importancia de estimular la curiosidad en los niños y favorecer su actitud inquisitiva ante los fenómenos naturales y los acontecimientos sociales.

Organización por bloques
El curso está formado por dos bloques temáticos, cuyos propósitos y contenidos se describen a continuación. Cada bloque contiene un apartado de bibliografía sugerida y propuestas de actividades didácticas que pueden ser útiles para el aprendizaje efectivo y sistemático de los temas de estudio.

Bloque I. El conocimiento del entorno natural y social y el trabajo educativo que se realiza en el preescolar
Con el estudio de este primer bloque, las alumnas normalistas reflexionarán sobre las formas de intervención docente que favorecen el desarrollo de las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el entorno natural y social; reconocerán que orientar el trabajo con los niños a partir de lo que saben, lo que les interesa saber y lo que necesitan saber, permite crear las condiciones para garantizar aprendizajes efectivos, que les ayudan a ampliar sus conocimientos y comprensión sobre el entorno natural y social y a utilizarlos en su vida cotidiana. También valorarán que generar un clima propicio para el aprendizaje sobre los diferentes aspectos relacionados con el ambiente natural y social implica que la educadora: 1) propicie la curiosidad y el interés creciente de los niños por conocer los objetos físicos, los seres vivos (animales, plantas, el ser humano) y los acontecimientos sociales y fenómenos naturales; 2) plantee situaciones en donde los niños comparen, describan, clasifiquen y encuentren semejanzas y/o diferencias entre los diferentes elementos del entorno (tamaño, forma, color, textura, peso, etcétera); 3) haga que experimenten, manipulen y exploren objetos distintos, aprovechando la riqueza del entorno natural; 4) los aliente a formular preguntas y a encontrar respuestas a sus inquietudes; por ejemplo: cómo funcionan ciertos objetos, qué formas de vida prevalecen en algunas comunidades, qué animales podemos encontrar en la selva, cómo es el lugar dónde vivo, entre otras; 5) sugiera actividades en donde los niños establezcan hipótesis y resuelvan situaciones problemáticas relacionadas con el entorno natural o social; 6) promueva la búsqueda de información en distintas fuentes de consulta (periódicos, revistas científicas, 96

libros, fotografías, folletos y videos) para contrastar y ampliar sus ideas sobre el medio natural o la vida social; 7) propicie que intercambien puntos de vista sobre sucesos del entorno que llamen su atención, como un ejercicio permanente que les permite compartir y aprender de otros; 8) favorezca la adquisición de valores y actitudes relacionadas con el cuidado y la protección del medio ambiente; así como el respeto a la diversidad lingüística, cultural y social que caracteriza a nuestro país; 9) proponga situaciones mediante las cuales establezcan relaciones entre el pasado y el presente respecto a las formas de vida, por ejemplo: cómo se vestían antes las abuelas, cómo se visten ahora, de qué material estaba hecha la ropa, con qué material se fabrica ahora la vestimenta. En síntesis, que los niños pongan en juego sus competencias cognitivas y afectivas al interactuar con el entorno natural y social está estrechamente asociado con la forma en que la educadora los aproxima a este terreno. En la segunda parte de este bloque, las alumnas normalistas analizarán algunas prácticas que se realizan en el preescolar para acercar a los niños al conocimiento del medio natural y social. Advertirán que en algunos casos existe una tendencia a desvalorizar las potencialidades de los pequeños o por el contrario a sobredimensionarlas. De prevalecer estas dos visiones en las prácticas docentes se corren dos riesgos: simplificar el acercamiento de los niños a temas naturales o sociales demasiados complejos para el nivel cognitivo en el que se encuentran, o bien presentarles situaciones poco retadoras que no les permitan ampliar sus saberes sobre el entorno. En este sentido, la educadora deberá poner en juego su habilidad para indagar los conocimientos que posee cada uno de los niños del grupo y proponer situaciones idóneas que les permitan progresar. Aunado a esto, se analizan algunos ejemplos de prácticas que brindan pocos espacios para que los niños exploren el medio, formulen preguntas, utilicen distintas fuentes de consulta, experimenten con diversos objetos, dialoguen con otros para compartir sus hallazgos obtenidos después de una visita a un museo o al zoológico, expliquen algunas características de la cultura a que pertenecen y de otras. Reflexionar sobre esto permitirá a las futuras educadoras comprender la prioridad de este tipo de actividades durante la jornada diaria de trabajo en los planteles de educación preescolar. También se analizarán algunas prácticas rutinarias que se realizan en el preescolar para aproximar a los niños al conocimiento del medio natural y social en el jardín; por ejemplo, se trabajan con los niños temas como “la familia”, “el barrio”, “los transportes”, “las estaciones del año” o “las plantas”, sin tomar en cuenta que los niños ya poseen cierta información al respecto, y se proponen actividades que no amplían la información que ellos ya poseen ni promueven su comprensión. De igual manera, es usual que, con la intención de tomar en cuenta las necesidades y los intereses de los pequeños, se deposite en ellos la elección de las actividades didácticas o las decisiones sobre el trabajo educativo, sin considerar que si bien es cierto que la educadora debe tomar en cuenta su opinión, también debe brindarles otros conocimientos que es poco probable que aprendan por sí solos. 97

Finalmente, otra creencia usual es que se debe promover en los niños la interacción con el medio natural y social que les son próximos o familiares, por ejemplo, la familia; y no acercarlos con aquello que les resulte lejano, como “el universo”, “los planetas” etcétera; al respecto, las alumnas normalistas comprenderán que es importante brindar oportunidades para que los pequeños conozcan tanto aspectos del entorno que les son familiares como aquellos que no lo son, lo que les permitirá ampliar sus conocimientos y compresión de la naturaleza y de la vida social. Con el análisis de los temas incluidos en este bloque, las alumnas normalistas tendrán mayores elementos para revisar el quehacer docente y orientar adecuadamente el trabajo con los niños que asisten a los planteles de educación preescolar.

Temas
1. Las prácticas de la educadora para propiciar que los niños desarrollen sus competencias cognitivas y afectivas al explorar el medio natural y social. • El reconocimiento de las ideas previas que tienen los niños. • El aprovechamiento de los intereses de los pequeños sobre los objetos físicos, seres vivos, hechos naturales y acontecimientos sociales. • Las oportunidades para indagar en diversas fuentes de información: libros, revistas, videos, testimonios, fotografías o imágenes, entrevistas. • El establecimiento de un ambiente en el cual los niños se pregunten constantemente y encuentren respuestas a sus inquietudes. • La promoción del diálogo y el intercambio de opiniones entre la maestra y los niños y entre ellos y sus propios compañeros. 2. Algunas prácticas que se realizan en el preescolar para acercar a los niños al conocimiento del entorno natural y social y que no aportan al desarrollo de sus competencias cognitivas y afectivas. • Desvalorización de las posibilidades de aprendizaje de los niños o la sobredimensión del nivel cognitivo en el que se encuentran para acercarse al conocimiento del mundo natural y social. • Se brindan a los niños pocas oportunidades para que formulen preguntas e indaguen sobre el entorno natural y social. • Prácticas rutinarias relacionadas con el conocimiento del entorno natural y social. • El mito de responder a los intereses y a las necesidades de los niños. • La idea de enseñar sólo lo que está cercano al contexto social y natural del niño.

98

Bibliografía básica1
Hildebrand, Verna (2002), “¿Qué tiene que considerar el maestro al preparar la educación científica?”, en Fundamentos de Educación Infantil. Jardín de niños y preprimaria, México, Limusa/ Noriega Editores, pp. 232-238. Serulnicoff, Adriana E. (1998),“Reflexiones en torno de una propuesta de trabajo con las ciencias sociales”, en 0 a 5. La educación en los primeros años, año I, núm. 3, agosto, Buenos Aires, Ediciones Novedades Educativas, pp. 2-17. Grisovsky, Laura y Cecilia Bernardi (2002), “Planificar para enseñar ciencias sociales. El trabajo didáctico con recortes del ambiente”, en Ana Malajovich (coord.), Orientaciones didácticas para el nivel inicial. 1ª parte, Buenos Aires, Dirección de Cultura y Educación (Serie desarrollo curricular, 1), pp. 18-24, http://abc.gov.ar/LaInstitucion/Organismos/SubEducacion/ Documentos/OrientP1.pdf Tonucci, Francesco (1996), “El niño y la ciencia”, en Con ojos de maestro, Gladis Koche (trad.), Buenos Aires, Troquel (FLACSO acción), pp. 84-107. Varela, Brisa y Lila Ferro (2000),“Mitos y representaciones sociales sobre el nivel inicial y los niños pequeños”, en Las Ciencias Sociales en el nivel inicial. Andamios para futuros/as ciudadanos/as, Buenos Aires, Ediciones Colihue (Nuevos caminos en educación infantil), pp. 26-31. Alderoqui, Silvia (1995),“Una didáctica de lo social: del jardín de infantes a tercer grado”, en Beatriz Aisenberg y Silvia Alderoqui (comps.), Didáctica de las ciencias sociales. Aportes y reflexiones, Buenos Aires, Paidós (Paidós educador), pp. 163-181. Bredekamp, Sue y Carol Copple (eds.) (2002), [“Ejemplos de prácticas adecuadas e inadecuadas para niños de 3 a 5 años de edad”] “Examples of appropriate and inappropriate practices for 3- trough 5- years olds”, en Developmentally Appropriate Practice in Early Childhoood Programs, Washington, National Association for the Education of Young Children, pp. 123-135 [este documento puede consultarse en SEP, Desarrollo Físico y Psicomotor I y II. Programas y materiales de apoyo para el estudio. Licenciatura en Educación Preescolar. 2° y 3er semestres, México, 2004, pp. 177-194].

Bibliografía complementaria
Benlloch, Montse (1992), “Presentación” e “Interacciones y actividades de conocimiento físico en el parvulario”, en Ciencias en el parvulario. Una propuesta psicopedagógica para el ámbito de experimentación, Barcelona, Paidós (Paidós educador), pp. 13-19 y 65-69.

En los dos bloques se presenta la bibliografía siguiendo el orden de lectura que se sugiere.

1

99

Actividades sugeridas
Tema 1. Las prácticas de la educadora para propiciar que los niños desarrollen sus competencias cognitivas y afectivas al explorar el medio natural y social 1. Para iniciar el estudio del tema, comentar en pareja las ideas que les sugieren las historietas que se presentan a continuación respecto a la intervención docente.

Fuente: http://mafalda.dreamers.com/Tiras%20libertad/TIRASLIBERTAD.htm

Registrar sus conclusiones. 2. De acuerdo con su experiencia y las reflexiones obtenidas en la actividad anterior, elaborar un breve escrito que dé respuesta a la siguiente pregunta: • Como futura educadora ¿de qué manera debería orientar mi intervención para favorecer las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el entorno natural y social? Compartir algunos escritos al grupo. 3. Leer los apartados “¿Qué tiene que considerar el maestro al preparar la educación científica?”, de Hildebrand, y “¿Cómo podemos promover el aprendizaje de las ciencias?”, del texto “La ciencia en los primeros años”, de Glauert, y llevar a cabo las siguientes actividades: a) En equipo, completar con argumentos las siguientes frases: • Una intervención docente que contribuye a que los niños pongan en juego sus competencias cognitivas y afectivas al interactuar con el medio natural y social se caracteriza por… 100

• Las ideas más significativas que plantean los autores sobre cómo acercar a los niños a la exploración y al conocimiento del mundo natural y social en el jardín son… b) A partir de los conocimientos obtenidos en las actividades anteriores, en equipo analizar el siguiente registro:
Las actividades del día de hoy las inicié preguntando a los niños ¿a qué le tienen miedo? A partir de mi cuestionamiento la mayoría de los niños querían participar, por lo que fue necesario explicar la dinámica de la actividad, se les indicó que cada uno tendría que decir a qué le tenía miedo y los demás le darían una recomendación para ayudar a disminuirlo. Mario mencionó que a él le daban miedo los murciélagos, por lo que Omar, otro compañero del grupo, le propuso que cuando viera alguno prendiera una lámpara y que le echara la luz, pues él sabía que con la luz “desaparecen”, después de esta explicación Irving agregó: “el murciélago se derrite y así no se te acerca”, entonces le pregunté a él a que le tenía miedo y respondió: “a los ciempiés”, la recomendación que le dieron algunos niños fue que lo matara con un cuchillo, Irving aprobó la propuesta y agregó “para no acercarme mejor lo mato con una piedra”. Por su parte Abdiel comentó que tenía miedo a las víboras, seguro de sí mismo afirmó: “les tengo miedo, pero las puedo matar”, agregando que ya había matado una, los demás niños dudaron de su comentario por lo que intervine para aclarar que es muy peligroso que los niños maten a las víboras y solamente las personas que las conocen bien saben cómo acercarse a ellas sin que les causen daño. Andrea señaló que siente miedo hacia los alacranes, Abdiel inmediatamente le sugirió matarlos con piedras. Ante esta situación intervine de nuevo para hacerles notar que sus recomendaciones eran para matar a los animales, y de eso no se trataba; lo que tendríamos que hacer sería dar soluciones para disminuir el miedo de sus compañeros; después de mi comentario Mario le dijo a Andrea “no pienses en ellos, y cuando los veas háblale a tu papá”. Nayeli comentó que, igual que Abdiel, le tenía miedo a las víboras, Irving inmediatamente le sugirió ponerles veneno, ante este comentario se dieron algunas discusiones; por ejemplo, Mario dijo que las víboras no se mataban con veneno, porque ellas tenían veneno en los dientes y Alejandro por su parte dijo que no se debían acercar, porque los podían morder y les dejaban el veneno que tenían en los dientes. En seguida los cuestioné ¿las víboras tienen el veneno en los dientes? Lorenzo contestó que no, que ellas soltaban un líquido que era el veneno. Cuando Laura expresó que temía matar a los tiburones intervine de nuevo para aclarar que estaban dando muchas recomendaciones de cómo combatir a los animales, pero que estaban diciendo respuestas muy raras, porque eran niños y no podrían matar a los animales y además eso dañaba… cuando Jairo me interrumpió para comentar: “lo que tenemos que hacer es alejarnos de los

101

animales que nos dan miedo y estar siempre con una persona grande en lugares en donde pueda haber esos animales”; a partir del comentario de Jairo llegamos a la conclusión que ésa sería una buena solución para todos los niños que le tuvieran miedo a los animales. Seguimos con los comentarios y Rogelio nos compartió su miedo a los “carnostaurios”, inmediatamente sus compañeros, antes de hacerle una recomendación, comenzaron a preguntar sobre esos animales, Carlos les explicó que eran unos animales que comían carne y dirigiéndose a Rogelio con tranquilidad le dijo: “no les tengas miedo, no te puedes encontrar uno aquí, esos animales ya no existen”, y Rogelio asintió con la cabeza mostrando acuerdo. Por su parte Manuel comentó que no les tiene miedo a los animales, que sólo a los huracanes, al escuchar esta palabra inmediatamente Carlos preguntó: ¿qué son los huracanes?, Manuel los describe como un fuerte viento y mucha lluvia, la explicación la acompaña con diferentes sonidos y movimientos corporales llamando la atención de sus compañeros. […] Registro elaborando por una estudiante del sexto semestre de la Licenciatura en Educación Preescolar durante el ciclo escolar 2001-2002.

• ¿Cuáles de las inquietudes que manifiestan los niños sobre el medio natural seleccionarían para abrir nuevas interrogantes y comenzar la búsqueda de respuestas?, ¿cómo podría ser la intervención docente para propiciar que los niños pongan en juego sus competencias cognitivas y afectivas? Argumentar su elección. En plenaria, compartir algunos ejemplos de cómo resolvieron la situación. 4. Analizar los textos “Reflexiones en torno de una propuesta de trabajo con las ciencias sociales”, de Serulnicoff, y “Planificar para enseñar ciencias sociales. El trabajo didáctico con recortes del ambiente”, de Grisovsky y Bernardi, y realizar lo que se propone a continuación: a) De forma individual, elaborar un escrito con las ideas que le parecen más significativas sobre el papel del docente para acercar a los niños al conocimiento del ambiente social. b) A partir del producto anterior, dar respuesta, en equipo, a la siguiente pregunta:
Las oportunidades que los niños tengan para ampliar y complejizar su mirada respecto al conocimiento del ambiente social están ligadas a las posibilidades que brinde la educadora para ello. En este sentido, ¿qué criterios deben orientar la intervención docente para fortalecer las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el mundo social?

c) En plenaria, comentar sus reflexiones y explicar a qué refieren las ideas de Grisovsky y Bernardi que se presentan a continuación: 102

• La tarea de enseñanza del docente supone en principio que, como adulto, revise y amplíe su propia mirada acerca del ambiente en que enseña; es decir, volver a mirar el ambiente “con otros ojos”. • Seleccionar un recorte del ambiente para ser trabajado desde el jardín de infantes, significa que el docente identifique qué “parte” del ambiente convertirá en objeto de indagación y conocimiento para sus alumnos. • Enseñar ciencias sociales en el jardín implica considerar las ideas que los chicos han desarrollado, tomarlas como punto de partida y avanzar, ayudándolos a cruzar nuevas fronteras.

Tomar notas personales. 5. Dialogar con una educadora para obtener información sobre las actividades didácticas que realiza en el jardín para acercar a los niños al conocimiento del medio natural y social. Para orientar este ejercicio pueden considerarse preguntas como las siguientes: • ¿Qué tipo de actividades lleva a cabo con los niños para aproximarlos al conocimiento del medio natural?, ¿cuáles respecto al medio social? • ¿Qué espera favorecer en los niños con esas actividades? • ¿Cuánto tiempo de la jornada escolar dedica a este tipo de actividades? En equipo, compartir la información y sistematizarla en un cuadro. Posteriormente, reflexionar en torno a lo siguiente: • ¿Consideran que las actividades propuestas favorecen en los niños el conocimiento y la comprensión del entorno natural y social?, ¿por qué? Compartir con el grupo las conclusiones obtenidas.

Tema 2. Algunas prácticas que se realizan en el preescolar para acercar a los niños al conocimiento del entorno natural y social y que no aportan al desarrollo de sus competencias cognitivas y afectivas 1. Leer el texto “El niño y la ciencia”, de Tonucci, y realizar las siguientes actividades: a) De manera individual, elaborar un escrito con las ideas más importantes que plantea Tonucci acerca de las formas de intervención docente para aproximar a los niños al conocimiento del medio natural, y las implicaciones en su formación. b) A partir del escrito elaborado, discutir en equipo las siguientes cuestiones: • ¿En qué consisten las tendencias a que refiere Tonucci para enseñar a los niños aspectos referidos al conocimiento del mundo natural?, ¿qué opinión les merecen?

103

• ¿Qué planteamientos de Tonucci les resultan significativos para orientar el trabajo docente con el fin de acercar a los pequeños al entorno natural? • ¿Qué les sugieren los dibujos que se presentan en el texto? c) En plenaria, compartir sus conclusiones. Tomar notas individuales. 2. Leer el texto “Mitos y representaciones sociales sobre el nivel inicial y los niños pequeños”, de Varela y Ferro, y retomar la lectura “Una didáctica de lo social: del jardín de infantes a tercer grado”, de Alderoqui, analizada en el curso Conocimiento del Medio Natural y Social I, para discutir cuestiones como las siguientes: • Mitos y tradiciones respecto al trabajo que se realiza para aproximar a los niños a las ciencias sociales. • Aportes de las autoras acerca de la enseñaza de las ciencias sociales en el jardín. En plenaria, compartir sus reflexiones. 3. A partir de los conocimientos y las experiencias obtenidas durante el estudio de este bloque, elaborar en equipo un cuadro como el que se presenta a continuación. Para enriquecer el ejercicio pueden consultar el texto “Ejemplos de prácticas adecuadas e inadecuadas para niños de 3 a 5 años de edad”, de Bredekamp y Copple, analizado en los cursos Desarrollo Físico y Psicomotor II y Socialización y Afectividad en el Niño II.
Ámbito de conocimiento Entorno natural Prácticas adecuadas en relación con el… Prácticas inadecuadas en relación con el…

Entorno social

En plenaria, a través de lluvia de ideas, elaborar un cuadro colectivo. 4. Organizar dos equipos, y debatir el siguiente planteamiento de Tonucci, dando argumentos a favor o en contra.
Entendamos que hacer ciencia no es conocer la verdad sino intentar conocerla. Por lo tanto debemos propiciar en los niños una actitud de investigación que se funde sobre los criterios de relatividad y no sobre criterios dogmáticos. Esto significa que hay que ayudar a los niños a darse cuenta de que ellos saben, de que ellos también son constructores de teorías y de que es esta teoría la que deben poner en juego para saber si les sirve o si es necesario modificarla para poder dar una explicación a la realidad que los circunda.

5. Retomar el escrito elaborado en la actividad 2 del tema 1 y ampliarlo o modificarlo a partir de los conocimientos obtenidos. 104

Bloque II. La intervención de la educadora para favorecer las competencias de los niños al explorar y conocer el medio natural y social
Este bloque tiene como intención brindar a las estudiantes normalistas elementos para el diseño y la aplicación de las actividades didácticas relacionadas con el conocimiento del medio natural y social, así como propiciar la reflexión sobre las experiencias obtenidas en la aplicación de las mismas en las jornadas de observación y práctica en los jardines de niños. Antes de iniciarse en la tarea de elaborar y poner en práctica actividades didácticas, las estudiantes analizarán algunos criterios pedagógicos que conviene tomar en cuenta para que las actividades didácticas conduzcan a los pequeños al desarrollo de sus competencias cognitivas y afectivas y amplíen su conocimiento y compresión sobre el entorno natural y social. Aunado a esto, las alumnas normalistas reconocerán que no existe medio educativo más variado, sugerente y accesible que el propio entorno, el cual debe ser aprovechado durante el diseño de las actividades didácticas; por ejemplo, visitar un museo, ir al planetario o al bosque, hacer un recorrido por la comunidad, recolectar del campo hojas de diferentes tamaños, texturas y colores, etcétera.También valorarán que es importante llevar a cabo distintos tipos de actividades que promuevan la curiosidad creciente de los niños y su deseo por aprender: el uso de la observación; la utilización y lectura de imágenes, cuadros, fotos, películas y textos diversos; la planeación de salidas o la realización de entrevistas para obtener información. Posteriormente, profundizarán en el estudio de algunas estrategias didácticas que la educadora puede emplear para promover en los niños el desarrollo de sus competencias cognitivas y afectivas al interactuar con el medio natural y social y que son útiles para diversificar la intervención educativa. Por ejemplo: a través de la resolución de problemas los niños se enfrentan a retos que los llevan a utilizar las herramientas que poseen y de esta manera elaboran nuevas ideas y obtienen nuevas preguntas; es decir, plantear y resolver situaciones problemáticas exige que los pequeños indaguen, observen, busquen explicaciones, formulen hipótesis, consulten distintas fuentes de información y compartan la tarea con otros niños del grupo para encontrar juntos explicaciones sobre algún evento relacionado con el medio natural y social. La observación constituye otra estrategia didáctica mediante la cual los pequeños aprenden sobre las características de los objetos físicos y los seres vivos que se encuentran en el entorno, describen sus cualidades, establecen semejanzas y diferencias, clasifican, expresan mediante diálogo, dibujos o grafías sus ideas de lo que observan, etcétera. Las salidas a la plaza, el parque, la comunidad o la granja se convierten en ocasiones propicias para que los niños se apropien de, e interactúen con, el medio natural y social. También dentro del aula o el jardín deben brindarse a los pequeños oportunidades para observar objetos físicos, plantas, animales o sucesos relacionados con la naturaleza o la vida social. 105

El trabajo con textos e imágenes es otra estrategia que abre muchas oportunidades para que los niños indaguen sobre el medio natural y social, pues a través del contacto con libros, revistas, fotografías, videos y pinturas pueden observar y describir los diferentes elementos que conforman el mundo en el cual se insertan. Aunado a esto, el trabajo con imágenes y textos estimula la capacidad de los niños para hacer inferencias sobre lo que están observado; les permite buscar explicaciones a sus interrogantes y contrastar sus ideas iniciales, aproximarse al conocimiento del pasado y establecer relaciones con el presente, etcétera. Es importante que, desde el jardín, la educadora promueva en los niños la consulta en fuentes distintas, para obtener información que les ayude a encontrar respuestas a sus inquietudes. Por otra parte, el juego constituye una actividad primordial durante los primeros años de la infancia, mediante él los niños se relacionan con otros, consigo mismos y comprenden progresivamente normas, valores, formas de vida, etcétera. En este sentido, las estudiantes normalistas comprenderán que dadas las potencialidades educativas que tiene esta estrategia, se puede aprovechar para promover en los niños, entre otras cuestiones: la adquisición de valores y actitudes relacionadas con el cuidado y la protección del ambiente natural y la comprensión del ambiente social; el conocimiento y la relación que puede establecerse entre los diferentes elementos del medio social o natural, la comprensión de las características que distinguen a su propia cultura de otras; etcétera. De igual manera, las estudiantes valorarán el papel del juego de representación o dramatización, como otra estrategia que permite a los niños conocer, comprender y recrear la cultura y manifestar sus ideas sobre lo que acontece en el mundo natural y social. Las futuras docentes apreciarán que la narración es una forma de expresión con la cual los niños se familiarizan desde temprana edad. La narración puede ser empleada en el aula para conocer los valores, las ideas y tradiciones que las comunidades transmiten y recrean cultural y socialmente. Al realizar actividades en las que exploren el uso de la narración y al desarrollar algunas propuestas en el grupo, las estudiantes identificarán qué momentos son más propicios para trabajar esta estrategia con los niños. Por medio de la narración es posible externar ideas, reconocer actitudes de las personas en relación con los ambientes, favorecer la expresión y el contacto corporal, establecer acuerdos, trabajar cooperativamente y apreciar los valores. Las estudiantes podrán reconocer, por ejemplo, que tanto la narración como la dramatización constituyen una excelente oportunidad para favorecer la expresión, el diálogo y la integración de los niños al trabajo en equipo. La experimentación es otra estrategia a través de la cual los niños tienen la oportunidad de manipular objetos, construir artefactos sencillos, explorar y poner a prueba sus ideas, elaborar explicaciones acerca del medio natural que les rodea y compartir con otros sus conclusiones, lo que les permite avanzar en la construcción y aplicación de sus conocimientos. 106

A partir de esta revisión de estrategias didácticas, las alumnas normalistas seleccionarán las más pertinentes para atender las necesidades de aprendizaje de los niños y diseñarán y aplicarán actividades didácticas relacionadas con el conocimiento del medio natural y social, teniendo siempre como referente los propósitos de la educación preescolar y las competencias a favorecer en los niños que asisten a este nivel educativo. El último tema del bloque está destinado a la evaluación de los aprendizajes de los niños; y tiene como propósitos que las estudiantes reconozcan que la observación continua y sistemática es una herramienta fundamental para valorar los avances que manifiestan los pequeños durante la realización de las actividades relacionadas con el conocimiento del medio natural y social y apoya también la toma de decisiones pertinentes que contribuyan a mejorar el proceso educativo. Asimismo, se analizan las ventajas del uso de portafolios, mediante los cuales la educadora tiene mayores posibilidades para identificar y documentar los aprendizajes de los niños a través de la recolección, selección y reflexión acerca de los distintos trabajos o productos de los pequeños (escritos, dibujos, etcétera). Esta forma de evaluación proporciona a la educadora información sobre los avances de los niños, al tiempo que le permite reflexionar sobre su propia intervención educativa.

Temas
1. El sentido formativo de las actividades didácticas que promueven las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el entorno natural y social. • La intención pedagógica y las características de las actividades que se pueden trabajar con los niños. 2. El diseño y la aplicación de actividades didácticas para promover en los niños la exploración y el conocimiento del entorno natural y social. • El empleo didáctico de las estrategias para el trabajo con los niños: situaciones problemáticas, observación, trabajo con textos e imágenes, experimentación, juego, dramatización y narración. 3. La evaluación de los aprendizajes de los niños al interactuar con el entorno natural y social.

Bibliografía básica
Kaufmann, Verónica y Adriana E. Serulnicoff (2000),“Conocer el ambiente. Una propuesta para las ciencias sociales y naturales en el nivel inicial”, en Ana Malajovich (comp.), Recorridos didácticos en la educación inicial, Buenos Aires, Paidós (Cuestiones de educación), pp. 42-61. Bernardi, Cecilia et al. (2003),“El álbum de la ropa”, en Ana Malajovich (coord.), Orientaciones didácticas para el nivel inicial. 3ª parte, Buenos Aires, Dirección de Cultura y Educación (Serie desarro-

107

llo curricular, 6), pp. 7-60, http://abc.gov.ar/LaInstitucion/SistemaEducativo/Inicial/DocumentosCirculares/2004/orientaciones%20didacticas%203.pdf Thornton, Stephanie (1998), “El contexto social en la resolución infantil de problemas”, en La resolución infantil de problemas, Madrid, Morata (Serie Bruner), pp. 117-147. Tarradellas Piferrer, Rosa (2001), “La observación”, “La experimentación” y “Variedad de experiencias, materiales”, en Teresa Lleixà Arribas (coord.), La educación infantil. 0-6 años. Vol. 1. Descubrimiento de sí mismo y del entorno, 5a ed., Barcelona, Paidotribo, pp. 237-242, 242248 y 268-269. Vega, Silvia (1996),“La flotación”, en In-fan-cia. Educar de 0 a 6 años, núm. 36, marzo-abril, Barcelona, Associació de Mestres Rosa Sensat, pp. 16-19. Guitart Aced, Rosa (1999), “El juego: fuente de aprendizaje y herramienta educativa”, en Jugar y divertirse sin excluir. Recopilación de juegos no competitivos, Barcelona, Graó, pp. 7-12.
SEP (1996), “Lotería”, en Materiales para actividades y juegos educativos. Educación preescolar, Méxi-

co, pp. 9-12. Bodrova, Elena y Deborah J. Leong (2004), “El juego como actividad conductora”, en Herramientas de la mente. El aprendizaje en la infancia desde la perspectiva de Vygotsky, México, Pearson/
SEP (Biblioteca para la actualización del maestro), pp. 122-134.

Aebli, Hans (1998), “Parte didáctica. Didáctica de la narración y la disertación”, en 12 formas básicas de enseñar. Una didáctica basada en la psicología, Alfredo Guerra Miralles (trad.), Madrid, Narcea, pp. 41-44.
SEP (2004), “Exploración y conocimiento del mundo”, en Programa de Educación Preescolar 2004,

México, pp. 82-93. Seefeldt, Carol y Barbara Wasik (s/f), “Evaluación y valoración del aprendizaje científico de los niños”, en Preescolar: los pequeños van a la escuela, Pearson Education/SEP (Biblioteca para la actualización del maestro), pp. 296-297 (en prensa) [título original: Fours and Fives Go to School. Kindergarten]. Airasian, Peter W. (2002), “Evaluación del portafolio”, en La evaluación en el salón de clases, México, McGraw-Hill/SEP (Biblioteca para la actualización del maestro), pp. 153-161. Turri, Claudia y Silvina Canedo (2004),“El uso de portfolios. Una propuesta para la evaluación de procesos de aprendizaje”, en Novedades educativas. Ideas y recursos, año XVI, núm. 168, diciembre, Buenos Aires, Ediciones Novedades Educativas, pp. 11-15.

Bibliografía complementaria
Arcà, María (1994), “Jugar, experimentar, aprender”, en Cuadernos de Pedagogía, núm. 221, enero, Jaume Gavaldá (trad.), Barcelona, Fontalba, pp. 14-16. [La consulta se realizó en el CD
ROM 25 años contigo. Cuadernos de Pedagogía 1975-1999.]

Elizondo, Aurora (1995), “La narrativa en la educación básica”, en Investigación en la escuela, núm. 25, Sevilla, Díada/Universidad de Sevilla, pp. 44-47.

108

Masnou, Fina y Carme Thió de Pol (2000), “Juegos de representación o simbólicos”, en Ester Casals y Otilia Defis (coords.), Educación infantil y valores, 2ª ed., Bilbao, Desclée de Brouwer, pp. 150-153. Méndez, Laura Marcela (2000),“La ciudad y el tiempo se investigan”, en Ada Kopitowski (coord.), ¡Sociales primero! La teoría va a la escuela, Buenos Aires, Ediciones Novedades Educativas, pp. 73-80. Caironi, Graciela (2000), “Colecciones”, en Taller de ciencias al aire libre. Actividades para maestros y niños curiosos, Buenos Aires, Novedades Educativas (Proyecto en la escuela 2000), pp. 69-74. D’Angelo, Estela y Ángeles Medina (1999), “Los animales en la vida cotidiana del aula: propuesta para distintos proyectos”, en 0 a 5. La educación en los primeros años, año II, núm. 17, octubre, Buenos Aires, Ediciones Novedades Educativas, pp. 56-66. Albalat, Horacio y Magali Lara (1997), A las plantas les gusta tener los pies en la tierra, México, SEP (Libros del rincón).

Actividades sugeridas
Tema 1. El sentido formativo de las actividades didácticas que promueven las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el entorno natural y social 1. A partir de los conocimientos adquiridos en el curso Conocimiento del Medio Natural y Social I y las experiencias obtenidas en los semestres anteriores, realizar las siguientes actividades: a) De forma individual, elaborar un escrito que dé respuesta a la siguiente pregunta: • ¿Qué características deben tener las actividades didácticas destinadas a promover en los niños el desarrollo de sus competencias cognitivas y afectivas al interactuar con el entorno natural y social? b) Con base en el escrito anterior, en grupo, enlistar las características más importantes que deben tener las actividades didácticas para acercar a los niños al conocimiento del medio natural y social. Registrar las ideas en un cuadro como el que se sugiere a continuación.
Características que deben tener las actividades didácticas relacionadas con el entorno natural y social

Conservar este producto para futuras actividades. 109

2. Individualmente, retomar el texto “Conocer el ambiente. Una propuesta para las ciencias sociales y naturales en el nivel inicial”, de Kaufmann y Serulnicoff, revisado en Observación y Práctica Docente I y, en equipo, reflexionar sobre los siguientes planteamientos: • Características que deben tener las actividades didácticas para acercar a los niños al conocimiento del medio natural y social. • Actividades que se pueden implementar para desarrollar las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con la naturaleza y la vida social. • Aspectos que deben considerarse al momento de planificar las actividades didácticas. • El papel de la educadora en el conocimiento del ambiente natural y social por parte de los niños. Tomar notas individuales. Posteriormente, contrastar los planteamientos de las autoras con el producto colectivo obtenido en la actividad 1 inciso b y ampliarlo o modificarlo. 3. En pequeños grupos, explicar a qué se refieren las ideas que a continuación se presentan:
“[Las actividades] se centran en aspectos del mundo cotidiano, que son familiares y significativos para los niños”. “Las actividades de ciencias están organizadas de manera coherente con las actividades de cada día y se construye sobre lo que se aprendió el día anterior como base para los conocimientos del día siguiente […] Este enfoque contrasta con lo que sucede en muchos de los salones de clase de la infancia temprana donde los temas cambian de día a día o de semana a semana (por ejemplo, el día de San Valentín, los dinosaurios y los cumpleaños de algunos presidentes son temas que se pueden cubrir durante febrero) o las actividades se organizan alrededor de temas arbitrarios (por ejemplo, el color rojo)”. “Las actividades en todas las áreas del salón de clases están ligadas con la investigación científica diaria. Los libros relacionados con el tema se leen en voz alta durante el tiempo para el grupo”. “Los niños entran al nivel preescolar con muchos patrones de intereses y habilidades. Para ajustarse a esta diversidad, las actividades en el salón de clases de la temprana infancia deben ser lo suficientemente ricas y abiertas como para permitir que los niños encuentren su propio nivel de participación y de desarrollo”. Fuente: Barbara T. Bowman et al. (eds.), Eager to Learn: Educating Our Preschoolers, Washington, National Academy Press, 2000.

Tomar nota de las conclusiones. 4. Con base en las experiencias adquiridas, elaborar en pareja un cartel cuyo mensaje se relacione con las características que deben tener las actividades didácticas para favo110

recer las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con la naturaleza y la vida social. Establecer relaciones entre las ideas que se expresan en el cartel y el producto colectivo obtenido en la actividad 1, inciso b.

Tema 2. El diseño y la aplicación de actividades didácticas para promover en los niños la exploración y el conocimiento del entorno natural y social 1. En plenaria, comentar sus ideas acerca de qué son las estrategias didácticas. Tomar notas y contrastarlas con los planteamientos de Monereo:
Las estrategias son siempre conscientes e intencionales, dirigidas a un objetivo relacionado con el aprendizaje […]. La estrategia se considera como una guía de las acciones que hay que seguir, y que, obviamente, es anterior a la elección de cualquier otro procedimiento para actuar. […] actuar estratégicamente ante una actividad de enseñanza-aprendizaje supone ser capaz de tomar decisiones “conscientes” para regular las condiciones que delimitan la actividad en cuestión y así lograr el objetivo perseguido. Al emplear una estrategia hay que estar consciente en todo momento de sus propósitos, y cuando se desvía de ellos hay que ser capaz de reorientar o regular su acción. Esta regulación, por lo menos en las primeras ocasiones en que se ensaya una estrategia, requiere plantearse por qué elegir esa definición y no esa otra, o las ventajas que se derivan de emplear ese método y no ese otro.

2. Realizar las siguientes actividades: a) Con base en los conocimientos y las experiencias obtenidas en los semestres anteriores, elaborar individualmente un cuadro como el que se presenta a continuación, en el que registren dos ideas que les parezcan significativas para caracterizar las distintas estrategias didácticas que se sugieren con el fin de propiciar las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el medio natural y social. Para realizar este ejercicio, se pueden consultar los productos de trabajo que realizaron al cursar Desarrollo Infantil II, Adquisición y Desenvolvimiento del Lenguaje II, Desarrollo Físico y Psicomotor II, Socialización y Afectividad en el Niño II, Expresión y Apreciación Artísticas II, Pensamiento Matemático Infantil y Conocimiento del Medio Natural y Social I.
Estrategias didácticas Resolución de problemas Observación Lo que conozco sobre la estrategia de…

111

Trabajo con textos e imágenes Experimentación Juego Dramatización Narración

b) Con base en el cuadro elaborado, compartir en equipo sus reflexiones. Posteriormente, a partir de las conclusiones que se obtengan en el equipo, de forma individual, enriquecer el cuadro anterior. c) Conservar este producto para futuras actividades. 3. Leer la información de los recuadros y discutir la importancia de que la educadora plantee una interrogante o situación problemática como punto de partida para promover el desarrollo de las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar en el entorno natural y social.
“Plantear un problema a resolver significa encontrar algunos interrogantes acerca del mundo social [y natural] que el niño no conoce. Si nos detenemos un poco a analizar las prácticas cotidianas veremos que no es poco común escuchar que un docente formula preguntas del orden de: ¿qué creen que vamos a ver en la plaza? Cabe preguntarse, siendo la plaza un espacio típico del niño (no incluimos plazas que por su ubicación o características son usadas por adultos, nos referimos a la plaza con juego, espacios deportivos, etcétera), es muy posible que su conocimiento del lugar exceda completamente al del adulto. Lo importante es preguntarse qué es lo que el niño no sabe acerca de la plaza (¿de quién es la plaza? ¿Quién corta el pasto? ¿Cuando un juego se rompe, quién lo arregla?, etcétera). ¿Por qué decimos que estas preguntas problematizan? Porque evitan la descripción o la enumeración, más allá de que digamos sí o no, éstos son interrogantes a ser resueltos”. Beatriz Goris y Claudia Díaz

“En el campo del aprendizaje general, sólo se estimulará a un estudiante a crear competencias de alto nivel haciendo que se enfrente regular e intensamente a problemas relativamente numerosos, complejos y realistas, que movilicen diversos tipos de recursos cognitivos”. “Una situación-problema no es una situación didáctica cualquiera puesto que debe colocar al alumno frente a una serie de decisiones que deberá tomar para alcanzar un objetivo que él mismo ha elegido o que se le ha propuesto, e incluso asignado”.

112

“Apuntar al desarrollo de competencias, es ‘quebrarse la cabeza’ para crear situaciones-problemas movilizadoras y orientadas a la vez hacia aprendizajes específicos”. Philippe Perrenoud

4. A partir del texto “El álbum de la ropa”, de Bernardi y otros, realizar las siguientes actividades: a) De forma individual, identificar las ideas del texto que le parezcan más relevantes. b) Con base en el ejercicio anterior, en equipo, analizar los siguientes aspectos: • ¿Qué competencias cognitivas y afectivas pueden favorecerse a partir de las actividades didácticas que se sugieren?, ¿cuáles respecto al lenguaje y el desarrollo motor? • ¿Cuál es la situación problemática que se propone plantear a los niños para indagar sobre el medio social? • ¿Qué estrategias didácticas se utilizan y cómo se aprovecha cada una de ellas para aproximar a los niños al conocimiento del medio social? • ¿Consideran que las actividades didácticas descritas implican verdaderos retos para los pequeños?, ¿por qué? • ¿Qué recursos para la enseñanza se sugieren para realización de las actividades?, ¿qué opinión les merece? • Si bien las actividades didácticas están centradas en el conocimiento que tienen los pequeños acerca del entorno social, ¿qué aspectos relacionados con el medio natural se propone indagar? c) Registrar sus reflexiones y compartirlas en plenaria. 5. Antes de iniciar el diseño de actividades didácticas relacionadas tanto con el medio natural como el social, es importante profundizar en el estudio de las estrategias didácticas que pueden favorecer el desarrollo de las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el medio natural y social. Se propone que este estudio tenga un carácter flexible; en este sentido, las estudiantes normalistas, junto con el profesor, elegirán qué estrategias didácticas analizar, en función de las necesidades de formación que manifieste el grupo. Esta elección puede orientarse a partir de las conclusiones obtenidas en el cuadro de estrategias elaborado en la actividad 2, inciso a, del tema 2. A continuación, se presenta un conjunto de actividades que pueden apoyar la comprensión y el manejo de tales estrategias.
Estrategia: resolución de problemas 1. A partir del texto “El contexto social en la resolución infantil de problemas”, de Thornton, elaborar individualmente un esquema con las ideas más relevantes que plantea la autora sobre el tema.

113

2. En equipo, explicar los siguientes planteamientos: • Los conocimientos previos que tienen los niños son el punto de partida del trabajo de la educadora al momento de trabajar con la resolución de problemas. • A través de situaciones problemáticas, los niños ponen en juego sus competencias cognitivas y afectivas relacionadas con el conocimiento del entorno natural y social. • Es más fácil enseñar a los niños a conocer su mundo natural y social en contextos donde ellos comprenden y comparten las metas que motivan a la resolución de problemas, que en situaciones donde la meta parece no tener sentido o resulta incomprensible. • Enfrentarse a la tarea de resolver un problema relacionado con el medio natural o social resulta para el niño más fácil y significativo si lo hace con ayuda de otros. • Un factor que influye en la resolución exitosa y eficaz de un problema es la confianza que el niño tenga para enfrentar la tarea, de ahí la importancia que tiene el papel de la educadora. • La educadora debe brindar a los niños distintas oportunidades para resolver diferentes tipos de problemas relacionados con el medio natural y social. 3. En plenaria, compartir las reflexiones y dar respuesta a la siguiente pregunta: • ¿Qué debe considerar la educadora al proponer situaciones problemáticas para que los niños pongan en juego sus competencias al interactuar con el medio natural y social? 4. A partir de las conclusiones obtenidas, elaborar una carta destinada a una educadora donde le comente las ventajas que tiene el uso de situaciones problemáticas para aproximar a los niños a la exploración y al conocimiento de su medio natural y social. 5. Con base en las experiencias adquiridas, recuperar el cuadro elaborado en la actividad 2, inciso a, del tema 2, e incorporar una fila en donde se expresen dos o tres ideas que den cuenta de los nuevos aprendizajes que obtuvieron. Estrategias didácticas Resolución de problemas Observación Trabajo con textos e imágenes Experimentación Juego Dramatización Narración Lo que conozco sobre Lo que aprendí sobre la estrategia de… la estrategia de…

114

Estrategia: la observación del entorno natural y social 1. Leer el texto “La observación”, de Tarradellas, e identificar las ideas principales que plantea la autora. 2. En pequeños grupos, dar respuesta a las siguientes preguntas: • ¿Qué aprendizajes obtienen los niños a través de la observación del entorno natural y social? • ¿A qué se refiere la autora cuando habla de la observación espontánea y la sistemática? • ¿De qué manera puede la educadora utilizar la estrategia de la observación para enriquecer el conocimiento y la comprensión de los niños sobre el ambiente natural y social? • ¿Qué papel desempeña la educadora antes, durante y después de las actividades de observación del entorno? Establecer conclusiones generales a partir de los indicadores anteriores. 3. A través de lluvia de ideas, en grupo, elaborar un listado con las consideraciones que debe tomar en cuenta la educadora al trabajar con la estrategia de observación para acercar a los niños al conocimiento del medio natural y social. 4. Integrar al cuadro de estrategias dos o tres ideas que den cuenta de sus nuevos aprendizajes.

Estrategia: el trabajo con textos e imágenes 1. Analizar los apartados “Las actividades de búsqueda de información a través de la ‘lectura’ de imágenes, cuadros, fotos, películas, etc.” y “Las actividades de búsqueda de información en libros, revistas, enciclopedias, etc.”, (pp. 51-53) del texto ya citado de Kaufmann y Serulnicoff, y en pareja discutir en torno a lo siguiente: • De acuerdo con los planteamientos de las autoras ¿por qué es importante la lectura de imágenes y el uso de diferentes textos en el acercamiento de los niños al medio natural y social? • ¿Qué competencias cognitivas ponen en juego los pequeños al trabajar con imágenes y textos? • ¿Cómo debe ser la intervención educativa para garantizar el aprovechamiento óptimo de las imágenes y los textos? Mediante lluvia de ideas, compartir sus aportaciones. 2. En equipo, elaborar un folleto que dé cuenta de la importancia de utilizar la estrategia didáctica del trabajo con imágenes y textos diversos en el desarrollo de competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el medio natural y social.

115

3. Elegir, con el apoyo del profesor, un lugar del salón o de la escuela normal para organizar un estante con materiales de consulta (libros, revistas, folletos, imágenes, cuadros, videos, fotografías relacionadas con el medio natural y social), con el fin de que puedan ser utilizados con los niños durante la aplicación de las actividades didácticas en el jardín. Para tener más ideas de cómo llevar a cabo esta actividad pueden consultar el apartado “Organicemos la biblioteca”, (pp. 13-15) del Libro Español. Quinto grado. Educación Primaria. 4. Incorporar al cuadro de estrategias las ideas más significativas que obtuvieron a partir de sus experiencias en las actividades anteriores.

Estrategia: experimentación 1. Analizar el fragmento que se presenta a continuación y en equipo discutir lo siguiente: • ¿Qué criterios deben orientar la utilización de la estrategia de experimentación para que tenga un sentido educativo? • ¿Qué competencias cognitivas y afectivas ponen en juego los niños durante la realización de las actividades experimentales en el preescolar? • ¿Qué aspectos hay que considerar antes, durante y después de realizar actividades experimentales con los niños? • ¿Qué papel tiene el lenguaje durante el desarrollo de las actividades experimentales? Tomar notas personales. Las actividades experimentales y los alumnos de preescolar De manera natural los niños exploran su entorno inmediato y experimentan con los objetos a su alcance. La curiosidad característica de los pequeños, que les lleva a experimentar por iniciativa propia, puede ser estimulada en la educación preescolar y convertirse en una importante fuente de motivación para que conozcan más acerca de los fenómenos y procesos naturales que ocurren en el medio en que se desenvuelven. La experimentación es una estrategia que permite a los niños incorporar información a la vez que observan y reflexionan sobre distintos aspectos del entorno. Con la realización de actividades experimentales se estimula en los alumnos la capacidad de observar, de formular preguntas, predecir resultados y contrastar ideas. De esta manera, avanzarán en la construcción de explicaciones sencillas acerca de lo que ocurre a su alrededor. Es fundamental que los niños lleven a cabo los experimentos y que éstos no se conviertan en una demostración mecánica o rutinaria por parte de la educadora. Las actividades deben realizarse con materiales sencillos y fáci-

116

les de conseguir, utensilios y sustancias que no representen riesgo alguno para los pequeños. La realización de actividades experimentales lleva tiempo y requiere de una planeación cuidadosa. Es fácil comprobar que la comprensión y el interés de los alumnos se incrementa gracias a que las actividades experimentales promueven la curiosidad, la receptividad y la reflexión. Por ejemplo, una actividad experimental clásica es la de hacer germinar un semilla. Este tipo de actividades tiene un gran potencial para que los niños se inicien en la comprensión de cómo se origina una nueva planta, qué condiciones requiere una semilla para germinar y el tiempo que toma a la nueva planta crecer. La actividad genera también el contexto para que los niños desarrollen habilidades de comunicación, observación y registro. También da oportunidad para que colaboren al hacer los registros y se asignen responsabilidades durante la realización de la actividad. Sin embargo, todo este potencial puede quedar anulado si la actividad se realiza como una simple rutina, sin una finalidad clara y la planeación debida. Para que la actividad sea trascendente e interesante para los pequeños es necesario inyectar cierta dosis de entusiasmo y creatividad. Si cada alumno hace un germinador exactamente con el mismo tipo de semilla y materiales, la posibilidad de observar cosas interesantes será muy limitada. Sin embargo, pueden probar y utilizar diversos tipos de semillas (maíz, frijol, trigo, cilantro, alfalfa) y recipientes (de vidrio o de plástico). Otras posibilidades son variar las condiciones de los germinadores: exponer algunos a la luz del sol y otros no, variar la cantidad y la calidad del agua con que se riegan, etcétera. Lo importante será, en todo caso, que la educadora decida qué aspectos vale la pena variar y con qué finalidad, para que los niños puedan observar fenómenos y procesos relevantes e interesantes. La actividad experimental por sí misma no garantiza que los alumnos aprendan acerca del fenómeno o proceso estudiado. Lo que resulta fundamental son las oportunidades que se generen a partir de ella para que los alumnos formulen preguntas, anticipen lo que puede ocurrir y argumenten sus ideas, resuelvan problemas y compartan los resultados. Es esencial que los pequeños se sientan motivados para plantear y dar respuesta a preguntas como: ¿qué necesita una semilla para germinar?, ¿qué semillas germinan más rápido?, ¿qué pasa si no le ponemos agua a una planta (o si no recibe luz solar)?, ¿hay alguna diferencia entre regar una planta con agua limpia y regarla con agua jabonosa?, ¿a qué objetos se adhiere un imán?, ¿qué material es más adecuado para hacer un puente?, ¿qué le pasa a distintos tipos de basura cuando se entierran en el suelo? Es importante favorecer que los niños generen sus propias preguntas y señalen qué creen que pasará. En las actividades experimentales donde se estudia un proceso y se necesitan varias horas o días para la observación de los resultados, se requiere que los niños hagan registros parciales, por lo que es indispensable que tengan claro cuándo se harán las observaciones y la forma de registro. El dibujo es la forma de registro idónea para los niños de preescolar.

117

Durante la realización de las actividades experimentales es importante promover actitudes de participación, tolerancia, respeto (a las opiniones de los demás, a las normas establecidas para la realización de la actividad) y prevención (para evitar lesiones y accidentes durante el uso de algunos materiales). Después de realizar la actividad es necesario dedicar un espacio para que los alumnos comenten lo que hicieron y observaron, esto permitirá que organicen, en cierta medida, la información. En forma simultánea, se requiere orientar a las alumnas y a los alumnos para que sistematicen sus observaciones y puedan dar respuesta así a las preguntas planteadas.
Fuente: María Teresa Guerra Ramos, prsonal académico de la Subsecretaría de Educación Básica.

2. Leer el texto “La flotación”, de Vega, y posteriormente, en equipo, discutir las siguientes preguntas: • ¿Qué competencias cognitivas ponen en juego los niños durante el empleo de la estrategia de la experimentación? • ¿Cómo es la intervención de la educadora durante el desarrollo de las actividades? • ¿A qué se refiere la autora cuando afirma que no se trata de formar pequeños científicos? 3. A partir del análisis del texto “La experimentación”, de Tarradellas, y de las experiencias obtenidas en las actividades anteriores, diseñar, en pareja o equipo, un spot publicitario que gire en torno a la importancia de utilizar la estrategia de la experimentación para favorecer las competencias cognitivas y afectivas de los niños en relación con el conocimiento del medio natural. Presentar algunos productos al grupo. 4. Ampliar el cuadro de las estrategias e integrar los aprendizajes obtenidos.

Estrategia: juego 1. De acuerdo con los conocimientos y las experiencias obtenidas en los semestres anteriores, en lluvia de ideas dar respuestas a las siguientes preguntas: • ¿Qué papel tiene el juego en el desarrollo cognitivo y social de los niños? • ¿De qué forma se puede favorecer en los niños el conocimiento y la comprensión del medio natural y social a través del juego? Registrar sus respuestas. 2. De forma individual, leer el texto “El juego: fuente de aprendizaje y herramienta educativa”, de Guitart, y contrastar las ideas de la autora con las respuestas de la actividad anterior.

118

3. En equipo, revisar las láminas “Lotería”, del Material para actividades y juegos educativos. Educación preescolar, de la SEP, y reflexionar en torno a lo siguiente: • ¿Cómo aprovecharían este juego tradicional para acercar a los niños al conocimiento del medio natural o social? • ¿Qué aprendizajes pueden obtener los niños durante el desarrollo del juego? Tomar notas personales. 4. A partir de los conocimientos obtenidos, elaborar en equipo un guión de radio cuyo tema gire en torno a las posibilidades educativas que tiene el juego en el desarrollo de las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el medio natural y social. Presentar uno o dos guiones radiofónicos al grupo. 5. Retomar el cuadro de estrategias y registrar en él dos o tres ideas que le hayan parecido interesantes a partir del estudio de esta estrategia.

Estrategia: dramatización 1. Observar y registrar, durante una mañana de trabajo, situaciones en las que los niños representen a través de la dramatización, personajes u objetos; centrar la atención en los siguientes aspectos: • ¿A quién o qué representan?, ¿quiénes lo deciden?, ¿de qué recursos se valen para llevar a cabo las representaciones? • En las representaciones que hacen los niños, ¿qué ideas subyacen sobre la naturaleza y la vida social? • ¿Qué tipo de expresiones verbales utilizan para dar a conocer sus ideas acerca el entorno social o natural? Sistematizar la información. 2. En plenaria, compartir los hallazgos obtenidos y responder la pregunta que se sugiere a continuación –es conveniente que se retomen los conocimientos adquiridos en la asignatura Expresión y Apreciación Artísticas II. • ¿De qué forma puede la educadora aprovechar las representaciones espontáneas que hacen los niños, para trabajar con la estrategia de la dramatización o juego simbólico en la tarea de desarrollar las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el medio natural y social? Tomar notas personales. 3. Leer el texto “El juego como actividad conductora”, de Bodrova y Leong, y en equipo reflexionar en torno a lo siguiente: • ¿Qué se entiende por juego de representación o dramatización?

119

• ¿Cuál es el valor pedagógico que tiene el juego de representación o dramatización en el desarrollo cognitivo y social de los niños? • ¿Cómo puede utilizar la educadora la dramatización o el juego de representación para acercar a los niños al conocimiento del medio social o natural? Registrar las conclusiones obtenidas. 4. En equipo, elaborar un guión de teatro cuyo propósito sea ampliar el conocimiento y la comprensión de los niños sobre el medio natural o el social. Para llevar a cabo este ejercicio es importante considerar lo siguiente: • Los personajes y sus parlamentos. • La escenografía o ambientación del lugar donde se desarrolla la historia. • Las acotaciones sobre la actuación de los personajes. En plenaria, uno o dos equipos presentarán el guión elaborado, haciendo una lectura dramatizada. 5. Con base en las experiencias obtenidas en las actividades anteriores, ampliar el cuadro elaborado en la actividad 2, inciso a, del tema 2.

Estrategia: narración 1. De acuerdo con las experiencias adquiridas en el curso Adquisición y Desenvolvimiento del Lenguaje II, y la relectura del texto “Parte didáctica. Didáctica de la narración y disertación”, de Aebli, en equipo, profundizar en torno a lo siguiente: • El papel que tienen los niños y la educadora en la narración. • El valor pedagógico que tiene la narración en el desarrollo cognitivo y social de los niños. En plenaria, compartir conclusiones. 2. Realizar las actividades que se sugieren a continuación: a) Leer el siguiente fragmento: Conocimiento de la narrativa A partir de la edad escolar los cuentos serán un elemento fundamental de las clases de lectura, así que es muy útil que los niños se familiaricen con la narrativa y sus elementos, tales como los personajes, los diálogos y “lo que sucede después”. Los niños pequeños son receptivos a la secuencia en el lenguaje, siguen el hilo de la narración y el orden de los sucesos en los cuentos.
Fuente: Nacional Research Council, Un buen comienzo. Guía para promover la lectura en la infancia, FCE/SEP (Biblioteca para la actualización del maestro), 2000, p. 33.

b) Con base en la actividad 1 y la lectura del fragmento, en equipo reflexionar acerca de lo siguiente:

120

• ¿De qué forma puede la educadora aprovechar la narración para acercar a los niños al conocimiento del medio natural y social? Tomar notas personales. 3. Recuperar la experiencia obtenida durante el curso Adquisición y Desenvolvimiento del Lenguaje II, bloque III, actividad 3, en la preparación de narraciones; elaborar un cuento, una leyenda o fábula para que sea narrada a los niños durante las estancias en los planteles de educación preescolar, cuyo propósito sea enriquecer sus conocimientos y comprensión del entorno natural o social. Para complementar esta actividad se pueden elaborar dibujos o historietas que ilustren el cuento, la fábula o leyenda. 4. A partir de las actividades realizadas, retomar el cuadro de las estrategias para el trabajo y registrar dos o tres ideas nuevas.

6. Diseñar actividades didácticas que permitan favorecer en los niños el desarrollo de sus competencias cognitivas y afectivas al interactuar con el entorno natural y social. Para ello pueden llevar a cabo lo siguiente: a) Elegir la competencia que se desea favorecer en los niños, una para el conocimiento del medio natural y otra para el social. Para realizar este ejercicio pueden consultar el apartado “Exploración y conocimiento del mundo”, del Programa de Educación Preescolar 2004. b) Con base en la competencia elegida de cada uno de los ámbitos de conocimiento, plantear una interrogante o situación problemática a resolver para el medio natural y otra para el medio social. c) Reflexionar y decidir la estrategia o las estrategias didácticas que le ayudarán a favorecer en los niños la competencia seleccionada para cada ámbito de conocimiento. d) Una vez definida la estrategia o las estrategias didácticas, de manera individual o en pareja diseñar actividades didácticas a partir de las cuales los niños pongan en juego la competencia planteada para cada ámbito de conocimiento. Durante el diseño es importante considerar los siguientes puntos:
• Tener como punto de partida los propósitos que persigue la educación preescolar y la competencia que se desea favorecer en los niños al establecer contacto con el entorno natural y social. • Consultar el cuadro de competencias elaborado en la actividad de cierre del curso anterior y las competencias del apartado “Exploración y conocimiento del mundo”, del Programa de Educación Preescolar 2004. • Revisar el listado de materiales bibliográficos que se anexan al final del curso, el Libro integrado de primer año, de la SEP, así como la columna “Se favorece y se manifiesta cuando…”, del apartado “Exploración y conoci-

121

miento del mundo”, del Programa de Educación Preescolar 2004, de los cuales pueden obtener ideas para el diseño de las actividades didácticas. • Retomar las conclusiones obtenidas sobre las características de las actividades didácticas para acercar a los niños al conocimiento del medio natural y social. • Revisar la lista de materiales didácticos que se sugieren en la parte final del texto “La ciencia en los primeros años”, de Glauert –que se leyó en Conocimiento del Medio Natural y Social I–, o bien consultar el apartado “Variedad de experiencias, materiales”, de Tarradellas. • Seleccionar adecuadamente los recursos didácticos: espacios que se utilizarán en las actividades, formas de organizar al grupo, materiales didácticos y tiempo estimado. • Al finalizar el diseño de las actividades didácticas, considerar la posibilidad de indagar elementos del ámbito de conocimiento (natural o social) que no se seleccionó. Por ejemplo, si las actividades que se diseñaron estuvieron encaminadas a conocer el medio social, tendríamos que preguntarnos qué aspectos del entorno natural podemos conocer simultáneamente.

7. Conformar pequeños equipos para analizar el diseño de las actividades didácticas antes de su aplicación en los jardines de niños, a partir de preguntas como las siguientes: • ¿La estrategia o estrategias didácticas elegidas propician el desarrollo de la competencia seleccionada para cada ámbito de conocimiento? • ¿Las actividades didácticas que se proponen contribuyen al desarrollo en los niños de las competencias seleccionadas respecto al conocimiento del medio natural y social? Argumentar. • ¿Hay relación y articulación entre las actividades didácticas propuestas?, ¿por qué? • ¿Las actividades didácticas que se proponen son accesibles para los niños?, ¿posibilitan que los pequeños indaguen, formulen preguntas, hagan inferencias, expresen sus ideas, resuelvan problemas, etcétera?, ¿por qué? • ¿Qué competencias de otros campos del desarrollo se favorecen con las actividades propuestas? • ¿Qué tan pertinente resulta la forma como se sugiere organizar al grupo? A partir del análisis anterior, hacer las modificaciones pertinentes para aplicar las actividades en los jardines de niños. Posteriormente, en plenaria, compartir y analizar un diseño de actividades didácticas para el medio natural y otro para el medio social. 8. De manera individual, diseñar otras actividades didácticas tanto para el medio social como para el natural donde se empleen distintas estrategias didácticas e integrar un fichero de actividades y juegos para acercar a los pequeños al conocimiento del 122

entorno natural y social, con el fin de que sean referentes para el trabajo con los niños en las siguientes jornadas de observación y práctica. 9. Después de las estancias en los jardines de niños, y con base en la información del diario de observación y práctica, analizar su experiencia en la aplicación de las actividades didácticas para desarrollar las competencias cognitivas y afectivas de los niños al interactuar con el medio natural y social; considerar elementos como los siguientes: • Relación entre las actividades realizadas y las competencias cognitivas y afectivas de los niños al explorar y conocer el entorno natural o social. • Las competencias que los niños pusieron en práctica, relacionadas con el lenguaje y el desarrollo motor. • Las reacciones de los niños durante la realización de las actividades de acercamiento tanto al medio natural como al social. Sus preguntas. Sus explicaciones. • El clima de trabajo que prevaleció durante el desarrollo de las actividades. • La pertinencia de los materiales, la forma de organizar al grupo y el tiempo asignado para realizar las actividades. • Aplicación de los conocimientos obtenidos acerca de cómo se aproximan los niños al conocimiento del medio natural y social. • Las dificultades que enfrentaron al aplicar las actividades didácticas y la forma en que las resolvieron. Presentar al grupo sus conclusiones e individualmente elaborar un escrito con el título: “Lo que debo tomar en cuenta al diseñar y aplicar actividades para favorecer las competencias de los niños relacionadas con el conocimiento del medio natural y social”.

Tema 3. La evaluación de los aprendizajes de los niños al interactuar con el entorno natural y social 1. Revisar el apartado “Evaluación y valoración del aprendizaje científico de los niños”, de Seefeldt y Wasik, y en equipo comentar las sugerencias que se dan para evaluar los aprendizajes de los niños, centrando la atención en los aspectos que se presentan a continuación (si bien el texto sólo refiere a la evaluación de los aprendizajes relacionados con el conocimiento natural, también se deberá reflexionar sobre los relacionados con el entorno social): • Los aspectos en que se debe centrar la evaluación de los aprendizajes de los niños al interactuar con el medio. • El papel de la educadora durante la evaluación del nivel de logro de las competencias cognitivas y afectivas de los niños. • Los instrumentos que se pueden utilizar para valorar los avances de los niños en el conocimiento del entorno. 2. A partir de la lectura “Evaluación del portafolio”, de Airasian, realizar las siguientes actividades: 123

a) De forma individual, elaborar un escrito con las ideas que le parecieron más importantes sobre el uso de portafolios. b) Con base en el escrito anterior, en equipo, dar respuesta a las siguientes preguntas: • ¿Qué son los portafolios? • ¿Cuál es el valor pedagógico que tiene el uso de portafolios? • ¿Qué tipo de productos se pueden integrar a los portafolios? • ¿De qué forma participan el docente y los niños en la conformación del portafolio? • ¿Qué criterios hay que tomar en cuenta para iniciar la conformación de los portafolios? c) Analizar la experiencia que se relata en el texto “El uso de portfolios.2 Una propuesta para la evaluación de procesos de aprendizaje”, de Turri y Canedo, y dar respuestas a las preguntas que se presentan a continuación. • ¿Qué ideas les sugiere el texto sobre el uso de portafolios en el nivel inicial? • En las experiencias descritas ¿qué papel asumen la educadora y los niños en la evaluación de los aprendizajes? • ¿A qué se refieren las autoras cuando sostienen que las técnicas de evaluación no pueden ser entendidas por sí mismas, sino que su comprensión radica en la construcción metodológica que hace el maestro al evaluar? En plenaria, compartir sus reflexiones y registrarlas. d) A partir lo estudiado y de las experiencias obtenidas en el diseño y la aplicación de actividades didácticas relacionadas con el conocimiento del medio natural y social, organizarse en equipos y discutir qué acciones conviene llevar a cabo para la elaboración de portafolios, tomando en cuenta los siguientes aspectos: • Competencias de los niños que interesa evaluar, en relación con el conocimiento del medio natural y social. • La selección de los productos que den cuenta de los aprendizajes de los niños (situaciones de trabajo en equipo, dibujos, carteles, actividades experimentales, escritos producto de visitas a museos, salidas al campo, etcétera). • El papel que tendrán los niños en la conformación del portafolio. • La intervención de la educadora durante la integración de los productos de los niños al portafolios. • La utilización de la información recopilada en el portafolios. En plenaria, compartir las ideas obtenidas.

Es necesario aclarar que la palabra “portfolios” no se encuentra en el Diccionario de la Real Academia Española, pero se respeta la escritura original del texto argentino.

2

124

Actividad de cierre
1. Elaborar una antología con ayuda de todo el grupo. Para llevar a cabo esta actividad, de manera individual, seleccionar –de todos los productos elaborados a lo largo del curso– aquellos que le parecieron más significativos (uno o dos) y mejorarlos. Posteriormente reunir todos los productos del grupo y en pequeños equipos asignar las tareas para conformar la antología: • Clasificar los productos por temas de estudio. • Elaborar la portada de la antología (título y logotipo) • Redactar una presentación o introducción y preparar el índice. Para obtener ideas de cómo elaborar una antología, acudir a la biblioteca de su escuela para revisar algunos ejemplares. 2. En grupo, leer en voz alta algunos de los trabajos de la antología. Incluir este producto en la biblioteca para posteriores consultas.

125

Anexo3
Materiales de consulta que pueden aportar ideas al diseño de actividades didácticas • Alemán Lascuráin, Guadalupe (1994), El monstruoso libro de las texturas, México, Fernández Editores, pp. 18-24. • Bellous, Karen (2004), “Una mirada a los árboles que nos rodean”, en Early Childhood Research & Practice, Primavera, vol. 6, núm. 1, pp. 1-30, http://ecrpuiuc.edu/ v6n1/bellous-sp.html • Chen, Jie-Qi (2001), “Actividades de ciencias naturales”, en Howard Gardner et al. (comps.), El proyecto Spectrum. Tomo II: Actividades de aprendizaje en la educación infantil, Madrid, MEC/Morata (Pedagogía. Educación infantil y primaria, 35), pp. 55-86. • De Puig, Irene y Angélica Sátiro (2000), Jugar a pensar. Recursos para aprender a pensar en educación infantil, Barcelona, EUMO/Octaedro (Recursos, 27). • Hildebrand, Verna (2002), “Experiencias científicas recomendables”, en Fundamentos de educación infantil. Jardín de niños y preprimaria, México, Limusa Noriega Editores, pp. 238-273. • Kogan, Ivonne (2003), “Un estudio de huesos”, en Early Childhood Research & Practice, Spring, vol. 5, núm. 1, pp. 1-23, http://ecrp.uiuc.edu/v5n1/kogan-spanishthumb.html • Martín Casalderrey, Luisa (1993), “La experimentación en la escuela infantil”, en In-fan-cia. Educar de 0 a 6 años, núm. 18, marzo-abril, Barcelona, Associació de Mestres Rosa Sensat, pp. 3-7. • Páramo, Ernesto et al. (2004), Ciencias a los 5 años. Experiencias de ciencia en Educaión Infantil, htpp://www.santillana.com.ar/doc/articulos/abril/ciencia5/ TCIENC5A.pdf • Raths L. E. et al. (1999),“Actividades que enseñan a pensar, para alumnos que aún no saben leer y para los principiantes”, en Cómo enseñar a pensar. Teoría y aplicación, Buenos Aires, Paidós (Paidós Studio, 56), pp. 67-94. • Sánchez de Tagle, María (1992), Preguntitas, México, SEP (Libros del rincón). • SEP (1991), Cosas curiosas de aquí y de allá, vols. I y II, México, Innovación y Comunicación/SEP (Libros del rincón). • Tignanelli, Horacio (1997), Astronomía en Liliput.Talleres de introducción a las ciencias del espacio, Buenos Aires, Ediciones Colihue (Nuevos caminos para la educación infantil). • Varios (1995), 66 nuevos experimentos para la pandilla científica, por el profesor cientifix, vol. III, México, Longman de México Editores/Ediciones Alhambra Mexicana.
La mayoría de los materiales incluidos en este anexo se pueden consultar en la bibliotecas de las escuelas normales; sin embargo, hay materiales que deberán ser consultados en otras bibliotecas.
3

127

• Varios (1995), Cultivemos con el profesor cientifix. Experimentos para todas las estaciones, vol. IV, México, Longman de México Editores/Ediciones Alhambra Mexicana. • Varios (1995), La pandilla científica. 66 experimentos fáciles por el profesor cientifix, vol. II, México, Longman de México Editores/Ediciones Alambra Mexicana. • Varios (1995), Los viajes fantásticos de don glóbulo, vol. I, México, Longman de México Editores/Ediciones Alhambra Mexicana. • Wilson, Rebecca (2001),“El proyecto de la cosechadora: una experiencia en una clase bilingüe”, en Early Childhood Research & Practice, Spring, vol. 3, núm. 1, pp. 119, http://ecrp.uiuc.edu/v3n1/wilsonspthumb.html Materiales para ampliar el conocimiento de las estudiantes sobre el entorno natural y social Bibliográfico • Alvarado Zink, Alejandra (2003), Nuestro cuerpo se mueve, México, UNAM (Ciencia para maestros, 3). • Cruz Wilson, Luci (2003), Encuentro con el mar, México, UNAM (Ciencia para maestros, 1). • Fierro G., Julieta (2004), El sol, la luna y las estrellas, México, UNAM (Ciencia para maestros, 5). • Langaney, Andre et al. (1999), La más bella historia del hombre, Santiago de Chile, Andrés Bello. • Méndez Acosta, Mario (2003), Nuestro corazón, México, UNAM (Ciencia para maestros, 4). • Reeves, Hubert et al. (1999), La más bella historia del mundo, México, SEP (Biblioteca para la actualización del maestro). • Sánchez Mora, Ma. del Carmen (2003), De la naturaleza a la mesa, México, UNAM (Ciencia para maestros, 2). • SEP (1997), Ciencia: conocimiento para todos. Proyecto 2061, México, Oxford University Press/SEP (Biblioteca del normalista). • UNAM (2000), Una mirada a la ciencia. Antología de la revista ¿Cómo ves?, México, SEP/UNAM. • “La ciencia desde México”, colección del Fondo de Cultura Económica. • “Los señores”, colección de Editorial Pangea. • “Viajeros del conocimiento”, colección de Editorial Pangea. Colección Zeta Multimedia (CD-Rom) • Enciclopedia de la naturaleza. • Aves. • Esqueleto en 3d. • Guía médica para la familia. • Felinos. • Dinosaurios. 128

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->