Está en la página 1de 1

CAPITULO 1

Tratar con las mentes humanas es la obra ms delicada en la cual los hombres estuvieron alguna vez ocupados. Todos nosotros debemos conocer las leyes de la naturaleza y obedecerlas. Debemos comprender el funcionamiento de nuestros rganos y cmo unos dependen de otros para funcionar con salud, tambin debemos estudiar la influencia de la mente en el cuerpo y del cuerpo en la mente. Dios nos ha bendecido con facultades intelectuales de basto desarrollo. Hay que educar nuestros dones y talentos. No podemos encontrarnos con la mente de Dios si nuestras facultades no han sido desarrolladas y educadas. El carcter de los estudiantes progresar nicamente por medio de conflictos, hay tendencias al mal hereditarias y cultivadas, que deben ser vencidas. Aunque hay luchas que sostener, tambin hay victorias que ganar. Es deber de todo cristiano adquirir hbitos de orden, minuciosidad y prontitud. No hay excusa para hacer un trabajo lento y de poca calidad. Al momento de realizar un trabajo hay que poner en l la mente y el corazn. Hay que administrar el tiempo, el ejercicio de la voluntad har ms diestras las manos. Dios ha dado un cerebro a cada ser humano y dese que sea usado para su gloria. Hemos de educar y desarrollar cada facultad mental y fsica, el mecanismo humano que ha comprado Cristo, a fin de que podamos usarlo de la mejor manera posible. Dios se agrada de que cada vez lleguemos a ser colaboradores ms y ms eficientes en l. El verdadero maestro trata de progresar continuamente, no se conforma con lo que sabe, solo as tendr una mente siempre fresca que inspira a los alumnos. Reconoce a Dios como la fuente superior de poder y permite que amolde y discipline su mente. Si perfeccionamos nuestra mente hasta lo mximo de nuestra capacidad, continuaremos estudiando y aprendiendo por la eternidad. Los principios de la palabra de Dios han de ser comprendidos en su relacin con la vida diaria. Pensar que hemos aprendido bastante nos llevar al fracaso y al deterioro mental. La mente cultivada es la medida del hombre.