Está en la página 1de 1

TAL VEZ HOY

Soy el conjuro de la rosa y la espina, sustancia que decanta la razn y la osada. Negocio a diario con tmidas victorias e insolentes derrotas. Avanzo por la senda que mi planta inaugura como si fuera el postrer caminante. Mis ojos amanecen paulatino horizonte y a trasluz, zigzagueantes perfiles que no espanto me dan la referencia de que el tal vez existe y el ahora es posible. Pongo certeza en la mira del audaz caleidoscopio que calzo a mi espalda. Su metralla dispuesta a estallar a mi demanda. Y serenamente espero apuntar al cruce ms letal para herir de colores a la incorruptible muerte. MARITA CABRERA