Está en la página 1de 1

Mi vida, siempre igual, plana, montona, sin ninguna gran emocin.

Cada da abro los o jos al despertar y me pregunto qu hago aqu? no lo logro entender, no encuentro una razn para estar aqu. Llueve, si, caen diamantes desde lo ms alto. Aquella meloda que me acompaa en los das grises me relaja y hace que vuele a un mundo precioso, mi m undo, en el cul busco a alguien que me sepa comprender. Veo por la ventana, mi gran ventanal favorito, por el cul en los das de descanso o bservo el exterior sin comprenderlo. Ver toda esa gente corriendo, exaltada, pre ocupada por miles de cosas; no lo comprendo. Derrepente desde lejos aparece un destello de luz, me ciega, no logro ver que es aquello. Al pasar enfrente, te veo. Una ilusin, un ngel camina por la vereda mojndose. Tus c abellos como oro, cobrizo, danzan con el agua. Tus ojos, ventanas a un mundo nue vo, tu piel blanca con pecas que desean ser vistas. Nunca haba visto algo igual. Salgo sin pensarlo, corro a buscarte, paro frente a t, me sonres, que sonrisa ms be lla, sin duda era aquello lo que me cegaba. Me miras a los ojos, acaricias mi mejilla y me ablas. Estoy tan sorprendida que no logro comprender lo que dices.Me acabas de llevar a un mundo nuevo, ms hermoso , parece un sueo. Mi corazn arde, palpita cada vez ms y ms. Siento que mi sangre enr ojece mis mejillas. Tirito, siento cosas raras en mi estmago. Es lago inexplicab le. Nunca me haba sucedido en esta vida.Quizs ya haba pasado a la otra vida. No estaba segura. Todo era una confusin. Ahora mi vida ya no era la misma, mi corazn lata por una razn, por un anhelo, por un sueo que realizar, por t. Me sigues hablando, ahora logro comprender que me dices:- hola, te he visto en a lgn lugar, cmo te llamas? Sonro y nose que responder . Tartamudeando te digo mi nombre. Sonres y hablas otra vez.-caminemos por el parque? Te sigo, caminamos hacia el parque de la esquina. Hay muchos asientos, pero te s ientas en el primero. Conversamos, nos conocimos. Crea que era un sueo. Segua llovi endo. Caan gotas de nuestros rostros. Estbamos empapados, pero eso no importaba. Slo saba que estaba ah sentada, conversando, con el chico de mis sueos.