P. 1
Un Comentario Sobre El Apego Negativo

Un Comentario Sobre El Apego Negativo

|Views: 12|Likes:
Un Comentario Sobre El Apego Negativo
Un Comentario Sobre El Apego Negativo

More info:

Published by: MisthycalBaby Celestial on Sep 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/29/2012

pdf

text

original

Asociación Escuela Argentina de Psicoterapia para Graduados

Trabajo final para el curso: “Aportaciones a la clínica desde la teoría del apego” Mayo 2011 / Julio 2011

1

Sobre el apego negativo

Partiendo de una definición simple de Apego,concepto central de este modelo,pasaré a mencionar suscintamente las nociones claves del mismo,para luego puntualizar algunos aspectos señalados por distintos autores en lo que hace al apego negativo,no para adentrarme en el desarrollo de estos conceptos ,sino a manera introductoria para incluír una viñeta clínica , tratando de ilustrar una de las vicisitudes posibles frente al déficit en la vivencia de una experiencia positiva de apego. Básicamente,este enfoque plantea: -Apego: El niño nace con una predisposición a apegarse a sus cuidadores,que organizará su conducta y su pensamiento para mantener sus relaciones de apego,que son la clave para su supervivencia física y psicológica.Esta pulsión constituye la pauta central organizativa de la conducta y motivación del bebé , jerárquicamente superior a las pulsiones tradicionalmente descriptas por la teoría psicoanalítica, no pasible de ser subsumida en ellas. -El niño mantendrá con frecuencia esas relaciones aún cuando supongan un alto costo para su funcionamiento. - Las distorsiones en el sentimiento y el pensamiento que se deriven de trastornos tempranos en el apego suceden con mayor frecuencia en respuesta a la incapacidad de los padres para satisfacer las necesidades que el niño tiene de confort,seguridad y reaseguramiento emocional. En términos generales,podemos plantear que cuando el niño no puede atravesar una experiencia de apego seguro lo suficientemente prolongada durante su infancia ,nos encontramos ya en el campo del apego negativo.Este tendrá distintas caracterísrticas y variará de acuerdo a muchos factores,siendo lo común la dificultad en alcanzar la asertividad,confianza en sí mismo , el desarrollo de la empatía y trastornos en la mentalización.,entre los más importantes. Los niños con apego seguro en relación a sus iguales,tienen mayor posibilidad de tener relaciones positivas y de ser líderes.No victimizan a otros niños,ni son victimizados por ellos ya que los encuentran asertivos.Pueden ser empáticos y resuelven en forma creativa las crisis de separación que se les presentan en un juego o en una situación determinada,pueden aceptar lo imprevisto y encontrar soluciones.En

2

contraste,los niños con apego evitativo en su infancia,tienden mucho más que otros a perseguir y victimizar a sus compañeros (prevalencia en estos casos de la defensa de identificación con el agresor que hoy puede ser referida al fundamento biológico dado por la función de las neuronas espejo).Pensemos lo fundamental de estos descubrimientos a la hora de entender y abordar el problema de la violencia,en todas sus formas,que tan generalizado está en todos los ámbitos. Los pequeños rechazados por sus madres en la infancia tienden a despertar rechazo por parte de personas nuevas,a la vez que en estas dos últimas variantes de apego,carecen de la posibilidad de encontrar soluciones frente a las situaciones de separación planteadas. Señala Fonagy la paradoja de la aproximación del niño maltratado-en este contexto,con una experiencia negativa de apego-al maltratador ,explicando que el aumento del malestar en el niño activa el sistema de apego,siendo dolorosa la proximidad mental , dicha necesidad se expresa físicamente,produciéndose de modo típico en estos casos una pauta de apego de tipo desorganizado,alterándose su capacidad para explorar el ambiente,sentir confianza en presencia de extraños o permanecer tranquilos cuando está el cuidador. Este autor se detiene a estudiar los efectos que sobre la capacidad de mentalizar tiene el apego negativo, planteando que el niño se defiende de la percepción de los sentimientos negativos hacia él,imponiéndosele la negación de sus propios sentimientos .La dificultad para la mentalización reduce su posibilidad de defenderse efectivamente del otro (rechazante,abandónico o maltratador), obstaculiza el desarrollo de la capacidad empática impidiendo al sujeto conectar con sus deseos,necesidades y sentimientos así como comprender,y por lo tanto dar lugar a dichas realidades psíquicas del otro,alterándose así la constitución de la subjetividad y la intersubjetividad.Dice,al respecto,Hugo Bleichmar: el psiquismo se desarrolla no sólo en la intersubjetividad,sino para la intersubjetividad ,para asegurar así al sujeto la mantención de la relación con el otro.”La evolución parece haber asegurado las bases biológicas favorables a la constitución de los procesos de identificación para garantizar a cuidador/a e infante que se encuentren;para que las características del primero puedan pasar al segundo,y las de éste-el infante-puedan resonar en el cuidador,que pasará a sentirlas como propias. También la percepción no sólo de acciones sino de estados emocionales del otro,hacen resonar estados equivalentes en el sujeto: la observación de una cara expresando emociones activa las áeas somatosensoriales que corresponden en el observador a sus propias emociones. Dichas bases biológicas a las que se alude,están constituídas por el trabajo de las neuronas espejo,que permiten tanto la identificación con los actos como con la intención del objeto de apego,en este caso.

3

.En cuanto a los aspectos psicodinámicos,Bowly dio cuenta de ellos a través de la elaboración del concepto de modelos internos operativos,corresponden entonces a este nivel de análisis las características subyacentes a los aspectos intrapsíquicos de la experiencia de apego. Con respecto a los dinamismos presentes en el apego negativo,además de la negación de los propios sentimientos y percepciones señalada por Fonagy,se agregan la represión,la escición, la identificación proyectiva de las partes dañadas y desvalorizadas del self ,la identificación con el agresor-ya descriptas por el psicoanálisis clásico pero en un contexto diferente. Didier Anzieu por su parte refiere la falla en la constitución del yo como consecuencia de los sucesivos intentos de borramiento de la superficie de inscripción del mismo,falla en la construcción de una autoimagen valorizada,hipertrofia de la función defensiva,señalando la negación,la denegación,desmentida,anulación y en especial el autoborramiento como típico de estos casos,en un espectro que va desde el rasgo de carácter hasta las tendencias suicidas. A este listado quisiera agregar los hallazgos de la Dra. Alice Miller respecto a la imposición de idealización y correlativa proscripción de la crítica a los padres,como característica que se presenta universalmente,en todas las sociedades y que ella pudo demostrar a partir de sus investigaciones relativas al maltrato infantil,y en otras fuentes,como el análisis de grandes artistas o pensadores que-pese a su brillantez en el área donde se desenvolvieron –sucumbieron a la repetición de patrones de vinculación patológicos o ante los distintos síntomas originados en lo que ,desde esta óptica,llamaríamos experiencias de apego negativo que devinieron en apegos patológicos a lo negativo. Así,a las observaciones e investigaciones de Bowlby,respecto de los patrones de apego y a su concepto de modelos operativos internos ,se agregan en el nivel biológico los aportes de la neurociencia con el descubrimiento de las neuronas espejo,los de la teoría relacional en la constitución de la subjetividad ,con la importancia de las interacciones reales en la experiencia infantil con el otro significativo(nivel intersubjetivo) más lo planteado desde enfoques como el arriba mencionado de Miller, Lloyd deMause desde la psicohistoria, Ashley Montagú desde la antropología;es decir aportaciones que complementan los niveles biológico, intrapsíquico,intersubjetivo con lo propio de lo transubjetivo,lo cultural.Y que en este momento ,como pauta de crianza promovida ampliamente,vira peligrosamente hacia el desapego,haciendo caso omiso de todos estos descubrimientos. Una viñeta ,leída en clave de apego

4

Retomo la expresión de Anzieu al referirse al apego negativo-apego a lo negativo para ilustrar el tema con una viñeta clínica que muestra un caso situado en ese espectro, más cercano a un trastorno de carácter ,por el predominio de la desconección con las propias necesidades , la autoexigencia,la escición y la identificación proyectiva de los aspectos desvalidos del self en el objeto,con el sufrimiento vincular aparejado. Si bien este caso no fue trabajado teniendo en mente la teoría del apego,al considerar que el eje del mismo pasaba por la experiencia de descontención en la infacia, por la carencia de una figura que proveyera una experiencia positiva en este sentido, y dada la repetición en la adultez de vínculos en los que el sujeto ocupaba reiterada y casi exclusivamente el rol de contenedor y dador ; fue trabajado desde esta perspectiva y creo que ahora puede por ello, ser leído a la luz de los descubrimientos de Bowlby. Se trata de un paciente de 40 años,que consulta por su angustia y preocupación dada la crisis de pareja por la que atraviesa,hace ya casi un año.El matrimonio se ha prolongado por 13 años,tienen 2 hijos,una púber y un niño de 6 años.D.,el paciente,es un padre cariñoso y dedicado que se ocupa de todas las necesidades de sus hijos y de la casa además de trabajar,ya que la esposa,G.,aunque no trabaja,no se ocupa de la comida,las compras o de llevar los chicos al colegio. La convocatoria para que acuda a alguna sesión con su esposo, fracasa ,no está interesada en la terapia de pareja.Tampoco prospera la derivación a terapia individual :aunque ante la insistencia de D. acude a una consulta,no continúa. Frente a esto,D. decide proseguir con las sesiones individuales que devinieron en la concreción de un tratamiento que se prolongó un total de 7 años,espaciados por dos cortes realizados por el paciente,ambos paréntesis de 1 año cada uno aproximadamente. En la etapa inicial se trabajó con intervenciones destinadas a contener a D.,a esclarecer las situaciones que traía ,centradas en las vicisitudes de la pareja y con los hijos,ayudándolo a deslindar sus dificultades afectivas respecto de las de los otros,por ej.era permanente en este período que se atribuyera responsabilidad por todo,su búsqueda en terapia se dirigía a saber “en qué falló”,repasando reiteradamente las escenas cotidianas y pasadas en las que su “no saber hacer,decir o anticiparse” al deseo de su esposa,habría ocasionado la distancia y reproches por parte de G. Se mostraba colaborativo , y motivado para referir todo lo que le pasaba,aunque con dificultades para ligar los sucesos actuales de su vida afectiva con los aconteceres de su historia personal. Respecto a esto,uno de los elementos más destacables de su biografía fue el hecho de que su infancia estuvo marcada por la depresión mayor de su padre,a quien conoció en ese estado desde su más tierna infancia.Una depresión que le impedía trabajar o salir de la

5

casa,medicado siempre,D.lo recuerda sentado,a veces hablaba con él,trae también escenas en que estaba eufórico,y había que buscarlo,refiere una sensación de vergúenza que sentía por entonces.La madre,cariñosa y de buen trato con los hijos,estaba poco en casa ya que tenía dos empleos,dado el impedimento del padre.Siendo el menor de los 3 hijos del matrimonio y el único varón,era la persona designada para acompañar al padre,darle las pastillas,llamar eventualmente al médico en caso necesario,etc.ya que las hermanas –varios años mayores que él-estudiaban,tenían novio y ayudaban a la madre( tenían un comercio).El rol de cuidador de su padre continuó así hasta el momento de su muerte,cuando D.ya estaba en sus 20 años.Respecto de las hermanas ,refiere que ellas eran quienes le ayudaban con la escolaridad,o lo llevaban al médico en algún pequeño accidente que tuvo,acompañándolo.(Acá podríamos pensar que ellas tuvieron un papel como figuras positivas de apego,tal vez no suficiente;pero importante ya que alguna cobertura emocional él tenía). Cuando alude a su infancia lo hace desde una visión marcadamente idealizada y negadora de sus propios sentimientos o conflictos,trayendo el clásico comentario “tuve una infancia felíz” insistentemente , lo que está referido en la literatura sobre el apego como una de las modalidades propias de los sujetos que atravesaron experiencias de apego negativo,por la mencionada dificultad en la mentalización.Me parece importante agregar la total concordancia de estas nociones-todas ellas refrendadas por largas investigaciones-con los hallazgos e investigaciones de la Dra. Alice Miller,en cuanto al discurso idealizador sobre los padres impuesto por la cultura,lo que obtura aún más la posibilidad del niño de conectar con su propia historia de carencia y sufrimiento.(Recordemos que la Dra. Miller plantea una definición amplia con respecto al maltrato infantil,consistente básicamente en la falla de empatía y satisfacción para con las necesidades del niño , tanto físicas como emocionales). Con respecto a la historia de la pareja,trae material que muestra desde el comienzo la problemática del vínculo,dadas las reiteradas situaciones que reflejaban las caracteríticas depresivas, narcisistas y controladoras de G. y el estar pendiente de D.: por ej. se repetían los encierros de ella en el baño de la casa de sus padres , ante discusiones de carácter menor,con la consecuente angustia por parte de de él ,que tenía fantasías de que la novia cometiese alguna autolesión,convirtiéndose así en su cuidador.Por la forma en que D.se refería a la flia. de su novia,como desconectados de las angustias y problemas de la hija,el padre”un hombre terrible”,la madre,como incapaz de registrar nada,etc.,pensé que más allá de las dificultades reales de G. con su flia.,era D. quien había identificado proyectivamente-previa escición-una parte suya,el self infantil indefenso y desvalorizado que correspondía a su propia experiencia infantil de descontención,de apego negativo.

6

Un dato importante es que por entonces conoció a una chica respecto de la cual se sintió muy atraído,compartían gustos similares,podían hablar y entenderse bien,sobre todo recuerda su vitalidad y la manera de tenerlo en cuenta.A pesar de esto ,continúa el noviazgo con G.,con quien las características del vínculo no sólo se mantuvieron luego de casados,sino que se fueron acentuando con posterioridad al nacimiento de los hijos. Podemos entender esta elección de pareja como la repetición de la dinámica relacional con su padre.Anzieu dirá que se trataría de una alianza entre la experiencia de apego negativo y la pulsión autodestructiva; pero también podemos pensarlo como la imposibilidad de elaborar los sentimientos de dolor,angustia,soledad,temor , por la prevalencia de lo defensivo en la psiquis infantil de D. lo que lo llevaría a la continuidad del rol de acompañante,cuidador y suministro del “necesitado”,papel dador de identidad que se cristaliza y se juega,en adelante especialmente en la relación con su mujer.(apego a lo negativo). En la transferencia,estos aspectos se observan desde el principio porque D. trae simpre caramelos,pastillas,latas de gaseosas para convidarme ,costándole (si bien escucha con atención todo lo que se le dice y trata siempre de tomarlo en cuenta) incorporar las intervenciones,sobre todo aquéllas que tratan de referir sus vínculos actuales con los primarios,ya que es rotunda la defensa que hace de la versión de infancia idílica. La crisis sobreviene por una situación de poca importancia,una discusión a partir de la cual G. toma distancia y evita el contacto sexual,siendo inútiles todos los intentos de D. por comprender a su esposa y poder acercarse. Otro hecho importante estaba dado,ya en lo actual,por la cohabitación de G. con el hijo de 6 años,habiéndose retirado de la habitación matrimonial y al niño de la suya para llevárselo a otra donde dormían juntos,aunque no en la misma cama.Todo esto sin mediar explicación,ni darla frente al cuestionamiento de D. Si bien sin poder elaborar todos los aspectos subyacentes a su dificultad para realizar el corte de la díada madre-niño y ayudar a éste en la superación de su situación edípica,pudo al menos en parte el paciente captar algunos aspectos de la misma y actuar prohibiendo esa imposición hacia el niño,siguiendo en esto la indicación concreta recibida en terapia,todo lo cual precipitó en enfrentamientos con G.,improductivos,dado que el intercambio no servía para aclarar o al menos,negociar algo,sino que resaltaban los reproches,las exigencias,el enojo de G. y su rechazo,ya que no toleraba los límites ni la mayor conexión con sus necesidades y deseos, que D. empezaba a manifestar,ni menos su defensa de ellos. A estas alturas,comprendía que no era él el único responsable de todo,que a su esposa le pasaban cosas que él no podía resolver, así como la proyección en su hijo del rol de acompañante del familiar

7

“dañado”-que entra en la dinámica de la transmisión transgeneracional de la modalidad de apego-, recuperando en parte su autoestima,manifestando mayor fuerza yoica. Este estado de situación lo lleva a avanzar en la idea de separarse,aunque muy conflictuado porque como solía repetir desde el principio “se había casado para toda la vida”. El final de este tramo coincidió con la llegada del corte de verano y mi traslado del consultorio,y aunque quedó a pocas cuadras del anterior D. no retomó las sesiones,sin explicar nada al respecto.(intensa dificultad para elaborar las separaciones). Un año después. Me llama la atención cómo vuelve el paciente :un día me ve pasar,y es como si recién entonces yo volviese a existir para él.Me saluda con énfasis,y al otro día saca el turno para esa misma semana. Cuenta que se ha separado , está a cargo de los chicos,se encuentra bien con su decisión; pero los continuos choques con G., las escenas de “alto voltaje” son permanentes.el hilo conductor del material que refiere en la terapia son las demandas no pertinentes por parte de G:,de dinero,de solución de problemas personales,lo llama permanentemente por teléfono o se presenta en su lugar de trabajo,pretendiendo que D. continúe proveyendo y solucionando todo. Son enormes las dificultades del paciente para poner límites,con momentos de ansiedad incontenible frente a los que son verdaderos embates por parte de su ex. Tampoco se avanzaba en la legalización de la nueva situación,no había “nada en papeles”. Se trabaja intensamente en esta modalidad de apego,que al principio sólo estaba superada en un plano al no haber convivencia ,continuando en todo lo demás ,ocupando prácticamente todo el tiempo y la energía de D. El foco consistió en la revisión de la historia de sus vínculos con su familia de origen,relacionándola con las modalidades actuales de su interrelación con los otros significativos,con un abordaje constante de sus sentimientos,por ej.sobre la culpa al no responder a todo lo que se demandaba de él. Hacia el final de esta etapa se han construído límites importantes,se lleva adelante la tramitación de divorcio y se trabajan a lo largo de las sesiones situaciones con y de los hijos que muestran profundas ansiedades por parte de D.cuya crianza reviste un estilo muy distinto al vivido,si bien con aspectos que dan cuenta de un apego ansioso hacia ellos : demasiado pendiente de los chicos, los llama permanentemente por tel.,los lleva y trae a todos lados,teme que les suceda algo en el trayecto, no está tranquilo cuando están con la madre ni puede tomarse un fin de semana para ir a visitar amigos,y dejarlos con la abuela,con la cual se llevan bien.

8

Pienso que si tuviéramos otro modelo en mente para comprender estos fenómenos,la interpretación de los mismos sería distinta,por ej. en un enfoque kleiniano se podría hipotetizar-frente a tanta ansiedad-un monto importante de agresión inconciente hacia los chicos; pero en este caso se tuvieron presentes las varias situaciones en que D.,siendo niño, se había caído,lastimado,tragado objetos de metal,etc.que mostraban la falta de un adulto cuidador,significado al cual fue arribando lentamente,ya que su negación y racionalizaciones frente a ellas eran muy importantes , atribuyéndose por ej.la responsabilidad,en todos estos casos,usando la fórmula refrendada socialmente :..”lo que pasaba es que yo era un indio..”Cada vez que mostraba las cicatrices en terapia , se ponía énfasis en señalar las vivencias acordes de un niño en ese caso,y acercar el significado en relación a su imposibilidad de cuidarse solo,ya que ningún niño puede hacerlo. En relación al tratamiento, su alianza es muy importante,no falta nunca a sesión,las cuales se tornan muy prolongadas ya que necesitaba traer todo lo acontecido en la semana.Si bien podríamos pensar que esto revestía una modalidad obsesiva,más allá de los aspectos defensivos de ese estilo de comunicación,mi sensación contratransferencial era la de cubrir la necesidad de sostén .”Para que me entiendas”,una de sus expresiones muy reiteradas-a lo largo de los años-, mostraba claramente la necesidad básica a cubrir,que precedía al relato de las distintas temáticas a las que se referiría durante la sesión.Otro de los aspectos contratransferenciales era la sensación de sobreexigencia ante su demanda,mostrándose sensible el paciente ante los cortes por feriados,o vacaciones.Incluso se quejó de haber quedado su hora en medio de otras ocupadas,”antes tenía más tiempo”,se quejó a pesar de que sus sesiones se acercaron siempre a la hora completa (una hora de reloj). Hoy podría pensar que se trataban de manifestaciones de su necesidad de mi disponibilidad ,como experiencia correctiva vivida en el tratamiento. Después de las vacaciones largas,no vuelve a terapia,y retoma al año siguiente de manera casi igual que en la ocasión anterior (es como si yo hubiera desaparecido,al igual que en los casos de los niños cuyo cuidador/a desaparecen por un tiempo,perdiendo el niño la respuesta de apego frente a eso). Empezamos la 3º etapa con una dinámica muy parecida, y las mismas temáticas aunque con mayor manejo de las mismas y ansiedad más modulada.Resalta su sensación de sobrecarga y aparece lo que será uno de los “leiv-motiv” durante esta época : “estoy solo para todo”, pero referida a las actividades y responsabilidades concretas actuales,no a lo emocional. Se concreta el divorcio,división de bienes,elaborando los duelos correspondientes;los logros se reflejan en una mayor tranquilidad y la concreción de una nueva pareja.Ya las sesiones no son ocupadas por

9

los problemas que plantea la ex,ni las necesidades de los chicos y la temática se traslada a cuestiones que tienen que ver con su pareja actual y la integración de ambos núcleos ,ya que ella también tiene hijos. Surge a estas alturas por primera vez en una sesión muy emotiva, la expresión “me dejaron solo”,refiriéndose a lo que vivió con su papá y va advirtiendo que ha desplazado sobre su hijo la sensación de desamparo al referir asiduamente la situación del mismo como la de un niño solo,descuidado. A partir de aquí puede aludir más a esos sentimientos y ante la enfermedad de la madre,por primera vez reclamar ayuda de sus hermanas a la vez que poner límites frente a sugerencias por parte de ellas que considera intrusivas ,defendiendo al mismo tiempo su espacio en cuanto a los tiempos que necesita para estar con su pareja y un proyecto de construcción que está llevando a cabo.Satisfecho de sí mismo porque ha podido en estas últimas semanas ocuparse eficazmente de todo,pero aceptando y pidiendo ayuda a su entorno. (disminución de la autoexigencia y conección con sus necesidades). Esta vez,luego de las vacaciones,vuelve sacando el turno en tiempo y forma.Sus logros están estables ,está tranquilo,la pareja continúa,los chicos están bien. Y yo, sigo disponible.

Bibliografía consultada: Clases de “Aportaciones a la clínica desde la teoría del Apego”, dictado virtualmente por la Lic.María Casariego de Gainza en la AEAPG , bibliografía obligatoria del curso y lecturas ampliatorias recomendadas en el mismo,especialmente los artículos sobre el apego de Peter Fonagy y Hugo Bleichmar de la Revista Aperturas Psicoanalíticas. Miller,Alice .”Por tu propio bien”,”El drama del niño dotado” y “El saber proscrito”,Tusquets Editora.

10

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->