P. 1
Sobre El Agotar a Las Personas

Sobre El Agotar a Las Personas

|Views: 6|Likes:
Publicado porLas Manos del Dia

More info:

Published by: Las Manos del Dia on Sep 24, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/01/2016

pdf

text

original

SOBRE EL AGOTAR A LAS PERSONAS - Diego Galo Ulloa Una persona se agota cuando la consideramos un recurso o un espejo.

Se agota cuando nos aferramos, cuando compramos su libertad a cambio de amor. Se agota cuando se cansa de cargar con nuestras expectativas, cuando se harta de simular para caber en su rol, cuando ya no puede ser espontánea con nosotros porque está tratando de acomodarse. Agotamos cuando nuestro amor o nuestro odio es intenso pero mezquino, cuando ese amor o ese odio quiere “todas las perdices”, no se contenta con la única perdiz, la necesaria y la suficiente. Pasa que abusamos de la gente, eso es agotarlos. Agotamos a una persona cuando la tenemos prisionera de un afecto, cuando especulamos, cuando usamos la lógica del comerciante, cuando llevamos una libreta donde apuntamos todas sus faltas y luego vamos, como infames recaudadores, a cobrárselas. Agotamos si celamos, pero también si descuidamos al otro. Agotamos a una persona querida cuando nuestro querer está repleto de exigencias, cuando hemos hecho contratos, cuando estamos llenos de promesas incumplidas y cuando la volvemos a atar a una nueva promesa. Agotamos cuando lo que amamos en el otro es el amor que nos tiene.Una persona se agota si nosotros, como parte de su historia personal, le infringimos cautiverio, la arrinconamos a su pasado, no la dejamos ser por nuestros prejuicios, creemos saber todo de ella y la damos por sentada, despreciamos sus intentos de cambio. Un guerrero si ama, no agota a su amado. Porque trata siempre de tener ojos nuevos para la relación, porque hace que fluya creativamente, porque hace ofrendas y no exige, ni corrige, ni tolera, ni simula, ni amenaza. Un guerrero cuando ama se da, pero no da lo que no puede, lo que es ilegítimo dar en una relación de poder: su libertad.COMPARARSE CON LOS DEMÁS: EL OFICIO DE AMARGARSE LA VIDA - En nuestro cerebro hay un “chip” de supervivencia que sirve para compararnos con los demás; pareciera ser que nos fue puesto, como a todos los animales, para saber si corremos riesgo de vida: ¿es el otro más rápido que nosotros? ¿Más fuerte? ¿Con dientes más grandes? En virtud de esa ecuación, el instinto nos dice cómo obrar, y es por esas condiciones que se establecen en las manadas jerarquías de dominancia: el mejor está destinado a proteger al conjunto.Pero los animales humanos somos muy complicados y utilizamos ese chip para una función bien distinta, de manera patéticamente eficaz: AMARGARNOS LA VIDA. Si aprendemos a autoobservar el mecanismo, nos daremos cuenta de con cuánta frecuencia nos generamos malestar por DEFINIR NUESTRA IDENTIDAD A PARTIR DE LA COMPARACIÓN: en lo corporal, en lo intelectual, en las habilidades sociales, en lo que el otro tiene y nosotros no... Pero un individuo sólo es libre A PARTIR DE QUE DEJA DE COMPARARSE CON LOS OTROS, y ASUME SU SINGULARIDAD. Entonces (sólo entonces) puede VIVIR A GUSTO CONSIGO MISM O sin arrogancia... y sin sentimientos de inferioridad.

Virginia Wagel

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->