Está en la página 1de 11

La persona correcta, el lugar correcto, el

momento correcto.
Por Thomas B. Holman
Traducción: Maria Marta Jimenez

Normas generales para elegir sabiamente un/a esposo/a.

En Enero de 1972, después de cenar en un lindo restaurante y de haber asistido al concierto


de los Osmonds, le pedí a mi esposa que se casara conmigo. Ella dijo: “No”. Un poco
después de eso mientras la acompañaba a casa después de la iglesia, ella dijo: “ Bueno, te
vas a casar conmigo o voy a tener que buscar un trabajo? Yo acorde sabiamente casarme
con ella. Ella, muy sensatamente no había aceptado mi invitación demasiado rápido, y
cuidadosamente se había asegurado de que había elegido al hombre correcto.
Ella entendió el consejo del Presidente Hinckley: “Esta será la decisión mas importante de
tu vida, la persona con quien te cases... cásate con la persona correcta, en el lugar correcto y
en el tiempo correcto. (life’s obligations Ensign February 1999,2)

Donde es el lugar correcto? Quien es la persona correcta? Cuando es el tiempo correcto?


Afortunadamente el Presidente Hinckley y otros nos han dado inspirado consejo en cuanto
a estas preguntas, y mas de 60 años de investigación en las ciencias sociales , agrega otro
testigo a su consejo. Aunque las normas que voy a compartir hoy son principalmente para
personas solteras, mucho de lo que digo puede ayudar a parejas casadas a continuar
fortaleciendo sus matrimonios.

El lugar correcto
El lugar correcto, por supuesto es el Templo. “No hay nada que sustituya el casamiento en
el templo” aconseja el Presidente Hinckley “ Este es el único lugar bajo los cielos donde se
puede solemnizar el matrimonio por la eternidad. No te engañes, no engañes a tu
compañero /a. No apoquen sus vidas” (life’s obligations Ensign February 1999,2)

La persona correcta
Una persona comprometida a casarse en el templo debe entonces preguntarse: “con quien
debería yo casarme? Como identifico la persona correcta para mi?”
Todo el mundo tiene consejos para personas solteras en cuanto al matrimonio, los Beatles c
cantaban “todo lo que necesitas es amor, amor, amor es todo lo que necesitas”. Las revistas
de kiosco afirman, “Buena comunicación es todo lo que realmente necesitas”
Las películas parecen gritar: “ encuentra alguien apuesto, alguien que realmente te
encienda, entonces vas a ser feliz!”

El hecho es que nosotros tenemos gran consejo de fuentes mucho mejores que los Bealtes,
las revistas, o la televisión. Las palabras del Salvador en las escrituras y las enseñanzas
inspiradas de profetas antiguos y modernos nos ponen en el camino correcto.
Este consejo divino y profético esta apoyado por mas de 60 años de investigación de
ciencias sociales, referente a predecir antes del matrimonio la calidad y estabilidad de éste.
Primero veamos lo que las escrituras y las autoridades generales enseñan en cuanto a la
selección de un esposo /a. Luego veamos como los resultados de investigación del
fenómeno pre marital que influye en el éxito matrimonial, puede ser un “segundo testigo”.

Permítanme dejar dos cosas claras sobre lo que significa “la persona correcta”. Primero, las
películas, la ficción y los programas de televisión algunas veces nos dirigen
equivocadamente a la idea de que hay una “sola y única persona” por ahí, en algún lugar
con quien hicimos el convenio de casarnos en la existencia premortal. Pensamos que
encontrar un compañero es simplemente cuestión de esperar “una noche encantada” clavar
miradas con esa persona al otro lado de un cuarto lleno de personas, luego, ir al templo mas
cercano tomados de la mano, y entonces vivir felices para siempre. No importa cuan
romántica pueda sonar esta idea, esta no esta apoyada por consejo profético.
El presidente Kimball dijo lo siguiente:
Lo de “almas gemelas” es una ficción y una ilusión y si bien todo joven y señorita
buscaran con toda diligencia y oración ese compañero/ a con quien la vida puede ser lo
mas compatible y hermosa, es seguro que casi cualquier buen hombre y cualquier buena
mujer pueden tener felicidad y un matrimonio exitoso si ambos están dispuestos a pagar el
precio de ello. ( Marriage and Divorce, in speeches of the year, 1976, (Provo Utah
Brigham Young University, 1977, 146)

Evidentemente, buscar un compañero no es una cuestión de esperar a esa “sola y única


persona” que se acerque y te agarre.

Ser la persona correcta


Segundo, uno de los principios mas importantes que aprendemos de las escrituras para
ayudarnos a elegir un compañero eterno es expuesto por el Salvador en Mateo 7:3-5

Y por que miras tu la paja que esta en el ojo de tu hermano pero no consideras la viga que
está en tu propio ojo?

O como dirás a tu hermano, déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí, una viga está en tu
propio ojo?

Tu hipócrita, primero saca la viga de tu propio ojo, y luego veras claramente para sacar la
paja del ojo de tu hermano.

Elder Neal A. Maxwell habló mas específicamente a las familias y a los que están en la
etapa del cortejo cuando dijo:

Si la alternativa esta entre reformar a otros miembros de la iglesia, (incluyendo,


prometidos, esposos, hijos) o a nosotros mismos, hay realmente alguna pregunta sobre
donde deberíamos empezar? La clave es tener nuestros ojos bien abiertos hacia nuestras
propias faltas y parcialmente cerrados hacia las faltas de otros- No al revés!. Las
imperfecciones de otros nunca nos liberan de la necesidad de ocuparnos de nuestros propios
defectos. ( A brother offended . Ensign, May 1982, 39)
Así que mientras piensas en cuanto al consejo profético y la investigación que ahora voy a
analizar sobre la elección de un esposo/ a primero necesitas aplicar las ideas y el consejos a
ti mismo. Luego podrás analizar mas apropiadamente la rectitud de otros para ti.

Encontrar la persona indicada


La primera cualidad que muchas personas jóvenes buscan en un esposo /a potencial es
alguien de quien puedan “enamorarse” lo cual muchas veces significa alguien por quien
sientan una fuerte atracción física. Aunque el amor es mas que atracción física, sentirse
físicamente atraído a un potencial esposo/a no es malo. De hecho el Elder Bruce McConkie
dijo: “ La persona correcta es alguien por quien, el afecto sano , natural y normal que
debería existir, existe.” Luego el continuó agregando: “Es la persona que esta viviendo de
tal manera que el o ella puede ir al templo de Dios y hacer los convenios que hacemos allí”.

Estar “enamorado” y atraído a una persona es un buen comienzo, pero claramente no


suficiente. El Presidente Gordon B. Hinclkey sugirió otros varios factores que deberíamos
tener en mente:
Elige un compañero de tu misma Fe. Es probable que seas mucho mas feliz. Elige un
compañero a quien puedas siempre honrar, a quien puedas siempre respetar, alguien que te
va a complementar en tu propia vida, alguien a quien puedas darle todo tu corazón, toda tu
lealtad, toda tu fidelidad” ( Hinclkey, Life’s obligations, 2)

El Elder Richard G. Scott sugirió que en un esposo potencial deberíamos buscar:


Atributos esenciales que brindan felicidad: un amor profundo por el Señor y Sus
mandamientos ,una determinación de vivirlos, alguien que es amablemente comprensivo,
que perdona a otros, y dispuesto a dar de si mismo, con el deseo de tener una familia
coronada con bellos hijos, y un compromiso de enseñarles los principios de verdad en el
hogar. (Receive the Temple blessings , Ensign May 1999,26)

Mas de 60 años de investigación sugieren varios factores que atestiguan y complementan


los atributos resumidos por el Presidente Hinckley y el Elder Scott. La investigación
sugiere lo que mi colega el Dr. Jeff Larson ha llamado el “triangulo matrimonial” que
necesitamos considerar al elegir un esposo/a.
Estos factores son: Primero, los atributos individuales y valores principales de la persona,
segundo, la calidad de relación que somos capaces de construir con esa persona, y tercero,
las circunstancias y entorno presentes y pasados de tal persona.
Consideremos cada uno de estos.
Primero, necesitamos conocer mucho sobre la persona con la cual estamos pensando en
casarnos. Como dice el Elder Scott las creencias que tiene la persona en cuanto a la vida
familiar importan, y la investigación lo confirma. Cuanto mas valora la persona el
matrimonio y la vida familiar, mejor será el matrimonio.
El Presidente Hinckley nos amonesta a elegir una persona a quien podamos honrar,
respetar, y darle nuestro completo corazón, amor, fidelidad y lealtad.
La investigación nos muestra que este tipo de persona tendrá un sano sentido del auto-
respecto, madurez, auto-control y buena salud mental y emocional.
La relación correcta
El presidente Hinckley te sugiere que escojas una persona “que va a complementarte” y el
Elder Scott dice que nuestra elección debiera ser una persona que es “amablemente
comprensiva y perdona a los demás.” Entonces necesitamos encontrar una persona no solo
de una buena personalidad sino alguien con quien podamos tener una buena relación.

Las dos cosas en las que los líderes de la iglesia han hecho hincapié en cuanto a buenas
relaciones antes del matrimonio son el amor y la comunicación. Estos dos factores ayudan a
las parejas a solucionar problemas, resolver diferencias, y acrecentar el común acuerdo en
asuntos importantes. El Presidente Spencer W. Kimball ayudó a una joven pareja a punto de
casarse con este consejo:
El amor del cual habla el Señor no es solamente atracción física, sino también, Fe,
confianza, comprensión y colaboración. Es devoción y compañerismo, ideales comunes y
altos principios. Significa una vida limpia, sacrificio y generosidad. Este tipo de amor nuca
se cansa ni mengua.
Continúa vivo a través de la enfermedad y el dolor, la prosperidad y la privación, los logros
y las desilusiones, a través del tiempo y de la eternidad... Hoy es un amor demostrativo,
pero en el mañana de 10,30 50 años será un amor mucho mas grande e intensificado,
crecido y mas dignificado con los años de sacrificio, sufrimiento, alegrías, y la
consagración del uno al otro a la familia y al reino de Dios,

Los investigadores han encontrado también que cuanto mas grande es el amor que tienen
las parejas en su relación antes de casarse, mas exitoso será el matrimonio. Sin embargo
,una investigadora revisó miles de estudios sobre el amor y descubrió que existen tanto el
“amor maduro” como el “amor inmaduro”. El “amor maduro”, declaró ella, es al tipo de
amor necesario para un matrimonio y una vida familiar exitosos.(Patricia Noller, what is
this thing called love?...) El amor, tanto maduro como inmaduro tiene tres aspectos: - como
se siente el amor, que piensas acerca del amor, y como te comportas al estar enamorado.

Aspectos del amor en las ciencias sociales


I Parte sentimental del amor

Amor inmaduro Amor maduro

Posesión Pasión duradera


Celos Deseo de
Capricho Compañerismo
Preocupación Cálido sentimiento
Ansiedad Satisfacción

II. Creencias del amor

Amor inmaduro Amor maduro

“el amor es ciego” Compromiso


Algo externo Confianza
Fuera de nuestro control Compartir, sacrificio.
III. Comportamiento del amor

Amor inmaduro Amor maduro

-Egoísmo - Crea un ambiente


-Lujurioso de crecimiento
-Preocupado solo en y desarrollo.
satisfacer sus propias - Permite al otro
necesidades espacio para
-Sobre dependiente crecer.
-Exigente.

Nota como las características del amor de las que habló el Presidente Kimball, reflejan lo
que la investigación ha encontrado ser las características del amor maduro, sobre las cuales
son construidos matrimonios y familias estables, de alta calidad.
Pero el amor del que hablan los líderes de la iglesia, va mas allá de lo que aun la mejor
ciencia social haya descubierto como amor.
Incluye, como dijo el Pte. Kimball, “consagración” al compañero, a la familia y al Reino de
Dios. Esta clase de amor está íntimamente conectado a los convenios y a nuestro amor por
el Señor. Es un amor entre parejas que “se unen el uno al otro y al Señor”. Este tipo de
amor evita la lujuria y el egoísmo de las relaciones sexuales pre-matrimoniales y de la
convivencia ilegítima. Esta clase de amor se preocupa mas por la otra persona que por si
mismo.
La manera en que nos comunicamos durante las salidas y el cortejo, generalmente influye
en cómo se sentirá nuestro compañero con respecto a nosotros y a nuestra relación. Las
relaciones se afirman sobre el bienestar y la confianza creados por una comunicación
sincera. La investigación muestra que la comunicación positiva practicada durante las
relaciones de cortejo y noviazgo, aumenta la probabilidad de mayor compromiso, mejor
resolución de conflictos y mas amor entre compañeros en el matrimonio.
La buena comunicación comienza con un corazón justo. “de la abundancia del corazón
habla la boca” dijo el Señor Jesucristo (Mat 12:34). Por otra parte, la comunicación de un
corazón egoísta generalmente es solo manipulación. El Elder Marvin Ashton agrega:

Si conocemos el amor verdadero y la comprensión del uno por el otro, debemos darnos
cuenta de que la comunicación es mas que un intercambio de palabras. Es un intercambio
sabio de emociones, sentimientos y preocupaciones. Es compartirse totalmente a uno
mismo.

Circunstancias presentes y pasadas


Además de investigar el carácter de la otra persona y tu habilidad para crear una buena
relación de pareja con ella, necesitas considerar sus relaciones familiares presentes y
pasadas. El Presidente David O.McKay enseñó: “al elegir un compañero/a es necesario
estudiar la disposición, la herencia y el entrenamiento de la persona con quien estas
contemplando hacer la jornada de tu vida”.
La investigación sostiene el consejo del Presidente David O McKay. Los buenos entornos y
las buenas relaciones familiares tienden a dirigir a los hijos a una buena calidad de
matrimonios, los entornos y relaciones familiares pobres frecuentemente resultan en
matrimonios pobres de los hijos criados en este tipo de hogar.
Los jóvenes adultos de familias divorciadas por ejemplo, pueden experimentar mas
depresión e ira y tener problemas de confianza como resultado del trauma por el divorcio
de los padres. Algunos individuos, ya sea de padres divorciados o no, pueden haber sido
expuestos a pobres modelos de comunicación y de resolución de conflictos en sus familias.
Los individuos procedentes de familias que fueron emocionalmente frías y distantes,
caóticas, peligrosas, imprevisibles, aisladas, llenas de conflicto, o donde las adicciones o la
violencia fueron problemas crónicos, pueden necesitar ayuda especial para sobreponerse a
tal educación.

Sin embargo, alguien cuya historia familiar es menos que perfecta nunca debe sentir que el
o ella, es una cosa dañada y no puede tener un buen matrimonio. Tampoco debería tal
persona ser eliminada automáticamente de la “lista de esposos elegibles” de alguien. No
estamos condenados a sufrir las consecuencias de las iniquidades de nuestros padres “hasta
la tercera y cuarta generación”.Las mismas escrituras que advierten de la maldad pasada la
tercera y cuarta generación también muestran la manera de salir de un entorno familiar
problemático.
Doctrina y Convenios 124:50 nos dice que las iniquidades de los padres serán visitadas
sobre las cabezas de los hijos “mientras ellos (los hijos) no se arrepientan y me
aborrezcan”.Entonces el arrepentimiento y amar al Señor nos ayuda a liberarnos de los
pecados de nuestro padres. Lo que es mas importante es que la persona se ha vuelto de las
“tradiciones malvadas”de los padres y esta esforzándose por guardar los mandamientos de
Señor.(Alma 23:3).

El tiempo correcto
Cuando se trata de determinar “el tiempo correcto” al menos dos preguntas necesitan ser
efectuadas y contestadas. Primero ¿ cuando es el tiempo apropiado de la vida para casarse?
segundo ¿cuanto tiempo debería pasar en el proceso que va “desde la primera cita a la
elección del compañero”? déjenme dirigirme brevemente en cuanto a estos asuntos.
Los años de investigación sugieren que el matrimonio corre menos riesgos de problemas
futuros cuando las personas se casan entre sus veinte y treinta años. Casarte antes de los
veinte o después de los treinta años simplemente incrementa los factores de riesgos
asociados con un matrimonio de menor calidad y estabilidad.
El Pte. Harold B. Lee nos ayuda a entender cuando es el mejor tiempo en la vida para
casarse. El dijo:
Ahora no me mal interpreten. No estoy tratando de apresurar a ustedes los hombres mas
jóvenes a casarse demasiado temprano. Pienso que allí yace unos de los riesgos de hoy en
día. No queremos que un hombre joven piense en el matrimonio hasta que el sea capaz de
encargarse de una familia, estar bien instituido y ser una persona independiente. El tiene
que asegurarse de que ha encontrado a la chica de su elección, que juntos han andado el
tiempo suficiente como para conocerse, y que conocen las faltas del otro y aun así se aman
mutuamente.
Por favor no mal entiendan lo que estamos diciendo; pero, hermanos, pensar mas
seriamente en cuanto a las obligaciones del matrimonio, para aquellos que poseen el santo
sacerdocio de Dios al tiempo de casarse, debería ser la perspectiva de todo hombre que
entiende su responsabilidad.
Las hermanas también necesitan esperar hasta que sean suficientemente maduras para
asumir las responsabilidades de una esposa y madre, sin esperar demasiado por ocuparse de
asuntos menos importantes.

El ABC del Cortejo


Cuanto tiempo lleva el proceso de encontrar la persona indicada y prepararse para casarse
con el/ ella en el templo? Dos proyectos de investigación, involucrando principalmente a
estudiantes de la universidad de Brigham Young, muestra lo que las parejas creen o han
encontrado que resultó para ellos.
Estos dos estudios muestran que el tiempo promedio entre la primera cita y el matrimonio
en el templo es entre 9 y 10 meses. Algunas parejas se mueven mas rápido, otras
considerablemente mas lento. En promedio, a los 3 o 4 meses de esos 9 o 10 se efectúa el
compromiso. En un estudio de parejas Santos de los últimos días, casados por 8 años, y en
otro estudio de estudiantes solteros de BYU, se preguntó cual debería ser la duración ideal
del compromiso, la vasta mayoría piensa que el tiempo apropiado es entre 3 y 4 meses.
No tomes estos números como metas que debes alcanzar.
Lo que los hermanos y la investigación parecen sugerir es que puedes ir demasiado rápido o
demasiado despacio en el proceso. Hay, por ejemplo, etapas visibles que la mayoría de las
parejas necesitan pasar en el camino que va desde la primera cita al compañero elegido.
Podemos llamar a estas etapas, el “ABC del cortejo” y hay ciertas tareas que necesitas
cumplir en cada etapa.
“A” es la etapa de atracción y conocimiento. Una investigación en estudiantes santos de los
últimos días realizada por mi colega el Dr. Craig Ostler, en el departamento de educación
religiosa, muestra que la atracción inicial generalmente consiste en atracción física,
atracción por el carácter de la persona, y/o atracción a sus cualidades espirituales
percibidas. Según la investigación del hermano Ostler los jóvenes santos de los últimos
días son mas capaces de pasar de la atracción inicial al conocimiento y el principio de una
relación si ambas partes, varón y mujer, están buscando, mandando y recibiendo lo que el
llamó las “señales de interés y estrategias de atracción”.
De manera que las relaciones se desarrollan generalmente solamente cuando estas buscando
saber si una persona está interesada, mandando señales apropiadas de interés, y
recibiéndolas en retorno, o entendiendo como interpretar el interés de la otra persona por ti
o la falta de interés. Quien es deficiente en uno o mas de estos procesos halla que las
relaciones tienden a no desarrollarse, y uno o ambos compañeros pueden llegar a sentirse
muy frustrados. El Dr.Ostler descubrió que las chicas especialmente, entendieron lo que
necesitaban hacer- y estaban dispuestas a enseñar a sus compañeras que se sentían
frustradas. Ellas dijeron: “lo que necesitas hacer es tocarle el brazo, mirarlo a los ojos y
reírte de sus chistes. En unos pocos días te estará invitando a salir”

Cuando la búsqueda, envío y recepción es hecha sincronizadamente- en otras palabras,


cuando ambas personas están buscando, recibiendo y mandando los mismos mensajes- la
pareja pasa a la etapa “B” de acumulación. A estas alturas, la pareja llega a conocerse e
investigan a la otra persona para ver si el o ella son las personas adecuadas para ellos.
Una investigación llevada a cabo por dos de mis estudiantes, - EmRee Pugmire y Nancy
McLaughlin- ha demostrado que, hablando en términos generales- los hombres y mujeres
santos de los últimos días, se conducen mejor a través de esta etapa cuando se ha
desarrollado una amistad primero, cuando las dos personas se sienten como compañeros
iguales en la relación creciente; cuando esta amistad sucedió mucho antes de algún contacto
físico si es que alguno ha ocurrido; y cuando ambas personas están relajadas sin estar
preocupándose en cuanto a si esta es “la relación” y solo dejan que las cosas pasen.

Si todas estas cosas suceden, entonces la pareja esta lista para pasar a la etapa”C”, de
Consolidación, Continuación, y compromiso mutuo a la relación eterna.

Tomar la decisión
El presidente Gordon B. Hinckley tiene algunos consejos en cuanto a esta etapa:

Yo espero que no vayas a aplazar el matrimonio por demasiado tiempo. No hablo tanto a las
jóvenes como a los jóvenes cuya prerrogativa y responsabilidad es tomar las riendas en este
asunto. No entres en un juego eterno y frívolo de citas. Busca a un compañero elegido a
quien puedas amar, honrar y respetar y toma la decisión.

Finalmente debemos “tomar la decisión” como dice el Presidente Hinckley. Al hacer esto la
mayoría de los Santos de los últimos días, quieren una confirmación espiritual de que están
haciendo un compromiso sabio. Mientras buscas esta confirmación debes tener al menos 5
cosas en mente.

Primero, se digno de recibir la inspiración que necesitas. El Elder Boyd. K Packer nos
recuerda que si “deseamos la inspiración del Señor en esta decisión crucial, debemos vivir
los principios de la iglesia”

Segundo, entiende el equilibrio entre albedrío e inspiración. Como dijo el Elder Bruce.
McConkie “Nosotros tomamos nuestras propias decisiones y luego presentamos el asunto
al Señor para obtener su sello ratificador y aprobador.”

La experiencia de un joven hombre ilustra esto:


Hay dos cosas en mi vida que siempre sentí que serían importantes: una carrera y el
matrimonio. Aun así en ese momento no sentía que estaba recibiendo respuesta alguna.
Oré: “Padre Celestial, esto es tan importante, necesito saber si esta bien o no”. Luego hacia
el final de nuestro cortejo, fui al templo. Me sentía tan frustrado porque no estaba
obteniendo ninguna respuesta. Después de orar y esperar la respuesta, me sentí mas
frustrado y me di por vencido. Ahí fue cuando me vino una impresión: “tu ya sabes la
respuesta”. Entonces me di cuenta de que Dios había contestado mis oraciones. La decisión
de casarme con Becky siempre había tenido sentido, y se sentía bien. Ahora puedo ver que
Dios me había estaba diciendo en mi corazón y en mi mente que esta era una buena
decisión. Y mas tarde, en el momento de la ceremonia, tuve otra confirmación de que lo
que estaba haciendo estaba bien.

Tercero: Busca múltiples testigos. Las escrituras nos enseñan que “por boca de dos o tres
testigos se establecerá toda palabra”. (2Corintios 13:1; DyC 6:28). Un testimonio espiritual
puede ser confirmado por segunda vez o mas grandemente en el altar del templo, como
vimos anteriormente, en la oración por medio del Espíritu nuevamente, en conversaciones
con los padres, obispo, o un amigo de confianza, al participar de la Santa Cena o en otras
numerosas circunstancias.
Cuarto: Aprende a distinguir entre inspiración y infatuación, desesperación o el deseo de
complacer a los demás.
La inspiración viene, como se explicó anteriormente: cuando uno esta viviendo digno,
cuando uno esta ejerciendo su albedrío y estudiando todo cuidadosamente, y cuando las
decisiones de uno son confirmadas por varios esclarecimientos espirituales y sentimientos
de paz. (ver DyC 6:15, 22-23). La infatuación, usualmente se manifiesta por el “amor
inmaduro” del cual hablé antes- incluyendo este, gran ansiedad, posesión, egoísmo, y sobre
dependencia. La infatuación, puede ser mas probable en individuos que carecen de madurez
emocional y espiritual.
La desesperación frecuentemente esta asociada con las circunstancias sociales y culturales
que crean una atmósfera(al menos en la mente de la persona) de “ahora o nunca”. La
presión por parte de los conocidos, familiares y las normas culturales, pueden crear una
sensación de desesperación que conduzca a una decisión imprudente. El deseo de alejarte
de una situación familiar desagradable o el miedo al fracaso en el estudio o el trabajo,
también pueden causar que alguien mire desesperadamente el matrimonio como una salida
del problema. Por otra parte, la misma presión de conocidos, familiares y normas
culturales pueden crear una situación en la que aplaces el matrimonio por miedo a que los
demás pienses que eres solo un “mormón fanático” que no entiende que el matrimonio está
pasado de moda y que puede arruinar tu carrera. Tales presiones de casarse o no casarse
frecuentemente crean miedos y ansiedad que “hablan” tan fuerte en nuestras mentes que no
podemos escuchar los quietos susurros del Espíritu.

Quinto, la confirmación espiritual debe llegar necesariamente a las dos partes involucradas.
Una persona no debería sentir que si su compañero/a recibe una confirmación, el o ella
están liberados de buscar una confirmación similar para si mismos. El Elder Dallin Oaks
habló sobre este tema:
Si la revelación está fuera de los límites de tu mayordomía entonces sabes que no es del
Señor. He oído de casos en los que el joven le dijo a la joven que ella debía casarse con el
porque el había recibido revelación de que ella iba a ser su compañera eterna. Si esta es una
revelación verdadera, será confirmada directamente a la mujer si es que ella busca saber..
Entretanto ella no está bajo obligación de considerarlo. Ella debería buscar su propia guía y
tomar su propia decisión. El hombre puede recibir revelación para guiar sus propias
acciones, pero no puede recibir revelación propiamente para dirigir las de ella. Ella esta
fuera de la mayordomía de el.

“D” y “E” del desarrollo de la relación


No todas las relaciones terminan en matrimonio. Por lo tanto debemos entender no solo el
“ABC” del cortejo si no también las etapas “D y E” de deterioro y terminación. Estas
etapas de una relación tal vez son las mas difíciles que tenemos que afrontar. Las
relaciones, por supuesto pueden “deteriorarse” y “terminar” muy rápido- después de solo
unos pocos minutos de estar conociéndose o en cualquiera de las etapas del desarrollo.
Pero terminar una relación que ha crecido hacia el sentido de inter dependencia y
pensamientos de posible matrimonio es particularmente difícil.

Si es apropiado terminar una relación, cómo puede ser hecho de tal manera que causemos el
menor daño posible? La revelación dada por El Señor a José Smith , contenida en la
sección 121 de Doctrina y Convenios provee excelente consejo no solo para fortalecer una
relación sino también para terminarla. El consejo contenido en estos versículos en es
especialmente útil:

Ningún poder o influencia se puede ni se debe mantener en virtud del Sacerdocio, sino por
persuasión, por longanimidad, benignidad, mansedumbre y por amor sincero;

Por bondad y por conocimiento puro, lo cual ennoblecerá grandemente el alma sin
hipocresía y sin malicia;

Reprendiendo en el momento oportuno con severidad, cuando lo induzca el Espíritu Santo;


y entonces demostrando mayor amor hacia el que has reprendido, no sea que te considere
su enemigo.

Para que sepa que tu fidelidad es mas fuerte que los lazos de la muerte. ( DyC 121:41-44)

Los versículos 41 y 42 nos enseñan que no deberíamos procurar continuar una relación por
ningún medio injusto. Un compañero/a no debería ser forzado a permanecer en una
relación, ni deberíamos nosotros sentirnos obligados nunca. Además, cuando una relación
debe terminar, los principios hablados en los versículos 41 y 42 pueden ser una guía para
ayudarnos a enfrentar el dolor y la emoción que pueden resultar de esto.
Uno necesita tener longanimidad, ser benigno, manso y bondadoso con un compañero que
no entienda el cambio o se resista a el. El consejo dado en los versículos 43 y 44 puede
parecer extremo, pero al ser considerado cuidadosamente, es uno de los mejores consejos
que podemos obtener para terminar con una relación. Reprender significa “corregir” en el
momento oportuno significa “pronto”. Entonces, cuando el “conocimiento puro”que es
recibido por el Espíritu Santo, nos ayuda a entender que una relación debe terminar,
deberíamos “corregir” la situación (terminar la relación) rápido y no dejarla alargarse. La
palabra severidad puede significar “con claridad” mas bien que ásperamente como es
interpretada mayormente. Entonces, mientras estemos siendo lo mas amables y bondadosos
que podemos, deberíamos dejar en claro que la relación está terminando y la razón de ello
antes que empezar a dar vueltas esperando que el compañero capte el mensaje. Nuevamente
esto debería ser hecho con bondad, mansedumbre y amor sincero, reconociendo que aun si
el compañero nos ha herido de alguna manera, todavía el o ella es un amado hijo de Dios y
debe ser tratado de manera Cristiana

Si uno no es el que decidió la ruptura el mismo consejo se aplica. Este compañero al que
crees amar no debería ser obligado o forzado en ninguna manera a continuar la relación si
el o ella no desea hacerlo. Aún si el dolor emocional que sientes es fuerte, necesitas dar un
paso atrás, no tratar de herir a tu compañero en retorno de ninguna manera y permitirte a ti
mismo el tiempo para sanar la herida.

Terminar una relación no es el fin del mundo. Gran aprendizaje y madurez pueden venir de
sobrevivir a la ruptura de un noviazgo. Si uno inicia o transita a través de la ruptura con un
comportamiento y sentimientos lo mas cristianos posible, y se permite ser sanado por la
paz del Espíritu, esa persona está entonces mas preparada para pasar a una relación que
puede resultar en un matrimonio eterno, pero no demasiado rápido. Ten cuidado.
Ayudas para elegir la persona correcta, el lugar correcto y el tiempo correcto

La iglesia y la universidad de BYU, tienen maravillosas fuentes de ayuda en la elección de


la persona correcta, el lugar correcto y el tiempo correcto, tales como el curso de religión
Nº 234 dictado en los institutos, con el nombre de Preparación para un matrimonio
Celestial. Les animo a tomar este curso.

La persona correcta no es perfecta- Todavía

Nuestro hijo, Matt se casó recientemente con una joven maravillosa de Oregon, y mientras
mi esposa, Linda y yo íbamos de camino a la recepción en Oregon, recordamos cosas
pasadas en cuanto a nuestro noviazgo y matrimonio. Mientras mas hablábamos mas recordé
cuan inmaduro había sido yo cuando nos casamos.

Finalmente desconcertado, pregunté a Linda: ¿Por qué te casaste conmigo?


Su simple respuesta fue: “Vi potencial”.

Mientras buscamos un compañero con el cual pasar las eternidades, haríamos bien en
recordar el consejo del Elder Richard Scott que refleja el comentario de mi esposa:

Te sugiero que no ignores a muchos posibles candidatos que todavía están desarrollando
estos atributos, por buscar a alguien que esté perfeccionado en ellos. Probablemente no
encontrarás esa persona perfecta, y si la encontraras, ciertamente no estaría interesada en ti.
Estos atributos son pulidos mejor juntos como esposo y esposa.

Que puedas “casarte con la persona correcta, en el lugar correcto, y en el momento


correcto” es mi oración en el nombre de Jesucristo Amen.