Está en la página 1de 23
HABILIDADES DEL COMUNICADOR EFICAZ
HABILIDADES DEL
COMUNICADOR
EFICAZ

Comunicador eficaz

Un comunicador eficaz es aquel que logra

emitir su mensaje de forma clara y

concreta para que cualquier receptor lo

entienda, y de esa forma producir un efecto particular en él.

Habilidades personales

Según

el

Diccionario

de

la

Real

Academia Española, habilidad se define

de las siguientes formas:

Capacidad y disposición para algo.

Cada una de las cosas que una persona ejecuta con gracia y destreza.

Credibilidad

Credibilidad es la cualidad de creíble; es decir, tener por cierto algo que el entendimiento no alcanza o que no está comprobado o demostrado.

Cuando

nos

comunicamos

de forma

oral debemos manifestar al receptor que nuestro mensaje es cierto aunque

no esté demostrado.

La credibilidad del orador consiste en las cualidades que la gente percibe en él, tales como:

El dominio que tenga, y demuestre,

sobre el tema.

La convicción que el orador muestra al

decir su mensaje.

 Su naturalidad.  Su gesticulación.  Su honestidad.  Su formación profesional.  La

Su naturalidad.

Su gesticulación.

Su honestidad.

Su formación profesional.

La imagen que proyecta a través

de su postura y su ropa.

No siempre la credibilidad es innata o

inherente al comunicador, ya que el receptor es el encargado de elegir la

información o el comentario que sea afín con sus propios puntos de vista,

opiniones o creencias.

Ejercicio

En equipo de tres personas, imaginen y comenten las siguientes situaciones:

Un padre alcohólico aconseja a su hijo diciéndole que no consuma bebidas

embriagantes o algún tipo de droga.

Antes de iniciar la presentación el expositor solicita al público que apaguen

sus

su

celulares

medio

de

y presentación le suena el celular.

en

Un investigador informa parte de los resultados de investigación sobre los

efectos del consumo de frituras, su discurso giró en torno a la obesidad y, además, en el vestíbulo del auditorio había charolas con todo

tipo de botanas comerciales de la

marca Sabritas.

¿Qué sucede con la credibilidad en cada uno de los casos?

Hablar en público

Hablar en público

Al hablar manifestamos la suma de

elementos vocales y verbales, esto

significa que combinamos el tono, el volumen, las pausas y el énfasis con las

ideas.

Cuando

enfrentamos

a

presentaciones en público es normal

sentir que perdemos la voz, o que ésta “tiembla”, dicho incidente es una

reacción normal causada por el

nos

nerviosismo que experimentamos.

Recursos para un buen manejo de la voz:

Impostación. Con esta acción

podemos adecuar el ritmo de la respiración para que la voz suene con plenitud. Esto logra con respirar

profundamente y una pronunciación

adecuada.

Claridad. Cuando pronunciamos

adecuadamente las palabras, éstas se

perciben con mayor facilidad. Esto

requiere que movamos la mandíbula, la lengua y los labios, tal como es

necesario para la pronunciación de

cada sonido.

Flexibilidad.

Esto

significa

variar la

velocidad, el volumen y el tono de

voz para enfatizar las ideas y lograr más expresividad de las mismas

(León, 2005).

Saber escuchar

Saber escuchar

Es la acción de prestar atención a lo que oímos, es decir, nuestra atención se

centra no sólo en las palabras sino también en la forma que se dicen, los

gestos que acompañan la expresión y el contexto en que se emiten.

A través de este proceso dinámico es

otras

posible

identificarnos

con

personas,

ser

comprendidos

y

respetados,

y

se

refuerza

la

credibilidad de nuestras palabras

(Fonseca, 2005).

El escuchar también obedece a funciones concretas:

1) Obtener información. En cada uno de los contextos en los que nos desenvolvemos adquirimos información,

en nuestra casa, la escuela o en el lugar

donde trabajamos. Esa información nos

ayudará a enriquecer la que ya poseemos.

2) Valorar y seleccionar mensajes. Si

bien es cierto que nos encontramos expuestos a una gran cantidad de información, también es cierto que a

través de la escucha escogemos aquellos

mensajes que son importantes para nosotros e ignoramos el resto.

3) Disfrutar. En ocasiones, el escuchar

es un proceso que nos permite

divertirnos. Podemos decir que escuchar mensajes agradables a nuestros oídos nos ayuda a relajarnos y a liberar el estrés.

4) Fortalecer nuestras relaciones sociales. Cuando escuchamos lo que las demás personas nos dicen y respondemos a sus mensajes, logramos

establecer un vínculo con ellas. De esta

forma podemos hacer más amigos, o

bien, influir en el pensamiento de los

demás.

Bibliografía

DeFleur, M. et al. (2006) Fundamentos de la comunicación

humana, 3° ed. México: McGraw-Hill Interamericana.

Fonseca, S. (2005) Comunicación oral. Fundamentos y práctica

estratégica. México: Pearson.

González, J. (2005, diciembre) La credibilidad de la voz como

aspecto persuasivo de creación radiofónica. ICONO14, N°6 (1-19).

de

http://www.icono14.net/revista/num6/articulos/articulo%20julia/julia

%20gonzalez.pdf

León, A. (2005) Estrategias para el desarrollo de la comunicación

profesional. México: Limusa.

Extraído

McEntee, E. (2004) Comunicación oral. México: McGraw-

Hill/Interamericana.

Diccionario de la Real Academia Española en línea. En http://buscon.rae.es/draeI/