P. 1
Las Garantias Individuales - Ignacio Burgoa o.

Las Garantias Individuales - Ignacio Burgoa o.

5.0

|Views: 29.605|Likes:
Publicado porchabelonsexapil

More info:

Published by: chabelonsexapil on Sep 21, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/26/2015

pdf

text

original

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

IGNACIO BURGOA O.
DOCTOR EN DERECHO Y MAESTRO EMÉRITO

DE L\ UNIVER-"iID,\D NACIONAL AlITÓNOMA DE MÉXICO

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES
4 O" edici6n

EDITORIAL PORRÚA
AV. REPÚBLICA ARGENTINA 15 MÉXICO. 2008

Primera edición, 1944

Copyright e 2008 por
IGNACIO BURGOA

Belisario Domínguez :140, Coyoacán México, DF

Esta edición y sus características son propiedad de la EDITORIAL PORRÚA, SA de CV 2 Av. República Argentina 15 altos, col. Centro, 06020, México, D"~

Queda hecho el depósito que marca la ley

Derechos reservados

ISBN

970-07-7155-5

IMI'R~O EN MÉXICO

PRlNTEf) IN MEXICO

PALABRAS SOBRE LA TRIGÉSIMA NOVENA EDICIÓN
El Foro Nacional en su conjunto, toda la Academia Jurídica de México, especialmente la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, sus seres queridos, muchos amigos y por qué no decirlo, este amado país dio a Ignacio Burgoa Orihuela, mi señor padre y autor de este libro, entre otros que todos conocemos, el postrer adiós la mañana del domingo seis de noviembre de 2005. Han transcurrido los meses dentro de un duelo multifacético que no pretendo describir, hasta que llegó el día en que la nueva edición de esta obra debía salir a la luz dando continuidad al afán permanente de su autor: mantenerla siempre vigente. Arrostré entonces como hijo obediente la responsabilidad sublime de cumplir tal anhelo, máxime que este libro es uno de los "hijos intelectuales" de Don Ignacio Burgoa Orihuela, y por ende es también mi hermano. El más sincero amor filial y un profundo respeto a la personalidad inmortal de mi padre y maestro me llevan al convencimiento de que ni yo ni nadie debe alterar ni un ápice el contenido y la estructura formal de ninguna de sus obras que la posteridad recibe como un legado invaluable. Tratando de cumplir con ambas premisas superiores e insoslayables, mi modestísirna labor respecto a esta Trigésima Novena Edición ha consistido en insertar las reformas y adiciones constitucionales que entraron en vigor después de la edición anterior, expresando los correspondientes comentarios bajo mi más estricta responsabilidad, dejándolo indicado en el contexto de la obra, a través de los señalamientos de impresión adecuados. De esta manera el lector estudioso tendrá en sus manos un libro actualizado que cumpla con el beneficio que tantas generaciones ha recibido. Tales reformas y adiciones corresponden a los artículos 1°, 3", 14. 18,21, 22 Y26 constitucionales. La memoria de Ignacio Burgoa Orihuela permanecerá brillando en el firmamento de las ideas. Ciudad de México, febrero de 2007.
IGNACIO BURGOA LLANO

VII

PREFACIO A LA SEGUNDA EDICIÓN
El conocimiento cotidiano del juicio de amparo a través de los múltiples y muy diversos casos concretos en que se traduce su vida pragmática, suscita pa· ralelamente variadas cuestiones que conciernen a las garantías individuales (cuya denominación correcta debiera ser la de "garantías del gobernado"). por constituir ellas. según es bien sabido. la primordial materia de preservación de nuestro medio de tutela constitucional. La experiencia jurídica que en más de dos años y medio he adquirido como Juez Segundo de Distrito en 1 Materia Administrativa del Distrito Federal. cuyo cargo he venido desempeñando desde el 7 de mayo de 1951, así como estudios de carácter teórico-especulativo que sobre tópicos de Derecho Constitucional he realizado, implican la fuente de las consideraciones que se contienen en esta segunda edición de mi libro intitulado LAs GARANTIAs INDIVIDUALES, esperando que las ideas que en ella se exponen sean acogidas por el Foro Nacional con la misma benevolencia que ha dispensado a todas mis modestas y deficientes obras de investígación jurfdica, México, D. F., diciembre de 1953.

i
I

IGNACIO BURGOA O.

PALABRAS PRELIMINARES SOBRE LA TERCERA EDICIÓN
Toda obra jurídica debe estar inexorablemente sometida a una constante revisión. Su autor tiene la ineludible obligación intelectual de asumir una actitud de redoblada vigilancia sobre la evolución y las transformaciones que, en el devenir del tiempo, experimente la materia de derecho que constituya el tema respecto del que haya emitido sus ideas, a efecto de renovarlas, actualizarlas e, inclusive, rectificarlas. Si entre las instituciones jurídicas y la realidad debe existir la mejor adecuación posible para evitar que el Derecho se convierta en obsoleto y. por ende, en inútil o hasta regresivo, la producción literaria sobre ellas debe también observar un dinamismo periódico que impida que las obras jurfdicas sólo conserven un valor histórico, sin proyección de actualidad. Estas reflexiones siempre han estimulado y orientado mi modesta labor autoral. Con base en ellas he procurado mejorar mis obras, al presentarse la oportunidad de su re-edición. Vuelvo, pues, a someter mis Garantías Individua-

2

PREFACIO

les, a la sana crítica jurídica con motivo de esta nueva edición, en la que he trata-

do de superar las anteriores. Creo así cumplir el deber intelectual que he mencionado, y para cuya observancia he escatimado, al arduo y absorbente ejercicio profesional, los momentos deliciosos de la cátedra, del estudio y de la meditación. México, D. F., enero de. 1961.
IGNACIO BURGOA O.

ADVERTENCIA SOBRE LA CUARTA EDICIÓN
Siguiendo el propósito que ha animado a las ediciones anteriores, en la que ahora sometemos a la opinión jurídica nacional hemos procurado actualizar el presente libro mediante el tratamiento de las cuestiones que, en torno al tema que comprende, se han suscitado por la jurisprudencia y la doctrina. Además, considerando que nunca obra humana alguna es perfecta sino' constantemente perfectible, hemos propendido en esta cuarta edición a mejo- ' rar y ampliar el examen de los tópicos que al contenido del presente estudio I conciernen, siempre bajo la idea de su continua superación, estimulada por la crítica constructiva y cuya formulación anticipadamente agradecemos. México, D. F., diciembre de 1964.
IGNACIO BURGOA O.

PALABRAS DEL AUTOR SOBRE LA QUINTA EDICIÓN
Fieles a la tendencia anunciada con motivo de cada publicación de la presente obra, hemos procurado completarla y actualizarla en esta quinta edición. Todo autor tiene el ineludible deber de perfeccionar sus libros, de corregirlos y superarlos mediante una minuciosa revisión de las consideraciones que informan el contenido de los variados temas que comprenden. Ese deber es fruto del compromiso intelectual que contrae con los lectores y estudiosos y nunca lo hemos eludido. Prueba de ello es que en esta edición intentamos mejorar las anteriores, siempre acatando el 'principio que enseña que toda obra humana es imperfecta aunque perfectible. Esperamos que así lo juzgue la crítica benevolente y constructiva del lector. México. D. F., noviembre de 1967.
IGNACIO BURGOA O.

PREFACIO

3

PALABRAS SOBRE LA SEXTA EDICIÓN
La constante vigilancia sobre los criterios que con cierta periodicidad sustenta la Suprema Corte respecto de la temática y p~oblemática de las garantías individuales y nuestra modesta pero contmua investigación en relación con ellas, han originado que en esta sexta edición hayamos tenido la oportunidad de complementar y de perfeccionar el contenido del presente libro: De esta manera creemos cumplir con el imperativo intelectual que debe condicionar la tarea .de todo autor de alguna obra jurídica que trate sobre instituciones y conceptos que cotidianamente se aplican en la dinámica del derecho. Huelga decir que esta sexta edición, como las anteriores, la sometemos gustosamente a la sana crítica de los lectores, cuyos juicios constructivos siempre nos han servido de aliento y de estímulo.

México, D. F., enero de 1970.
IGNACtO BURGOA

O.

PALABRAS SOBRE LA SÉPTIMA EDICIÓN
La presente obra la hemos actualizado mediante la invocación y comentario sobre las tesis jurisprudenciales y ejecutorias de la Suprema Corte que conciernen a diversas garantías y que se dietaron durante los años de 1970 y 1971. Además, no podríamos dejar de referirnos en esta edición al nuevo artículo 10 constitucional que atañe a la posesión y portaeión de armas, y cuyo texto se publieó en el Diario Ofir-al de in Federación correspondiente al 22 de octubre de 1971.

México, D. F., febrero de 1972.
IGNACIO BURGOA

O.

PREFACIO A LA NOVENA EDICIÓN
Siguiendo la tendencia observada en lo que respecta a -la elaboraeión de las ediciones anteriores de este libro, en la presente hemos procurado introducir a su contenido las innovaciones que hemos estimado más importantes. Asimismo, actualizamos algunos temas como consecuencia ineludible de las modificaciones que en materia de garantías individuales se han practicado a la Constitución vigente. Por otra parte, considerando que una obra jurídica debe contribuir al mejoramiento del derecho positivo en lo que a su temática y problemática concierne, en esta ocasión también sugerimos algunas reformas que en nuestra opinión deben introducirse a ciertos preceptos constitucionales que atañen a las garantías del gobernado.

4

PREFACfO

Por último, huelga decir que esta edición como las anteriores, la sometemos a la sana crítica del lector, del investigador y del estudioso, bajo la promesa de que enmendaremos los errores en que hayamos podido incurrir y cuyo señalamiento agradeceremos cordialmente. México, D. F., agosto de 1975.
IGNACIO BURGOA

O.

NOTA PREVIA SOBRE LA DÉCIMA EDICIÓN
En esta edición hemos actualizado el presente libro mediante la aplicación de las tesis jurisprudenciales y ejecutorias importantes que aparecen publicadas en el Apéndice 1975 y en los Informes correspondientes a los años de 1975 y 1976, del Semanario Judicial de la Federación. Estimamos que esta actualización contribuirá a incrementar la utilidad consultiva y de estudio de los diferentes lemas que conforman el contexto de nuestra obra. México, D. F., enero de 1977.
IGNACIO BURGOA

O.

PREFACIO SOBRE LA DECIMOPRIMERA EDICIÓN
Es innecesario reiterar el deber que tiene todo autor, consistente en mejorar permanentemente su obra. En la presente edición hemos tratado de cumplir ese deber mediante la ampliación de varios temas de carácter histórico sobre la materia de "Garantías Individuales" y la actualización de las consideraciones que sobre ellos formulamos, al través de la invocación y del comentario de los últimos criterios jurisprudenciales y doctrinales. Abrigamos la esperanza de que nuestro libro siga teniendo, para los estudiosos de tan importante materia, la utilidad que benévolamente le han reconocido.

México, D. F., noviembre de 1977.
IGNACIO BURGOA

O.

ADVERTENCIA SOBRE LA DECIMOSEGUNDA EDICIÓN
En esta edición hemos incluido un capítulo sobre un tema muy interesante y debatido que se relaciona con el "derecho a In información", que es complementario del que estriba en la libertad de expresión del pensamiento previsto en los artículos 6 y 7 constitucionales, habiendo actualizado nuestra obra, ade-

PREFACIO

5

más, con la invocación y el señalamiento de las tesis conducentes a su temática publicadas en el Informe de 1978. México, D. F., marzo de 1979.
IGNACIO BURGOA O.

PALABRAS SOBRE LA DECIMOTERCERA EDICIÓN
Dos han sido las reformas que en materia de garantías individuales se formularon durante e! año de 1979, a saber: la que concierne a la elevación de la autonomía uniuersuaria al rango constitucional y a la preservación de los menores. Por ende, en la presente edición comentamos ambas brevemente para mantener nuestro libro en permanente actualidad, señalando, por otra parte, las tesis jurisprudenciales y ejecutorias de la Segunda Sala de la Suprema Corte aplicables a los temas respectivos y que se publican en el Informe de J979. México, D. F., febrero de 1980.
IGNACIO BURGOA

O.

PALABRAS PRELIMINARES RESPECTO DE LA DECIMOCUARTA EDICIÓN
Durante el lapso comprendido entre la presente edición y la inmediata anterior, el Congreso de la Unión adicionó la Ley Federal de! Trabajo con diversas disposiciones que regulan las relaciones laborales universilarías. Como uno de los subternas de este libro concierne a la autonomía universitaria, hemos asumido la obligación de aludir someramente a tales disposiciones, sin pretender estudiarlas a fondo por no corresponder este tópico al contenido de nuestra obra. Por otra parte, para dar mayor congruencia a la temática de la misma, hemos colocado, en un capítulo final, el referente a las garantías sociales, royo tratamiento ampliamos con algunas breves consideraciones en tomo a la idea de interés social. Con las ampliaciones a que acabamos de hacer referencia estimamos haber cumplido con el deber que tiene todo autor jurídico de mantener siempre actualizados sus libros. México, D. F., noviembre de 1980.
IGNACIO BURGOA

O.

NOTA SOBRE LA DECIMOQUINTA EDICIÓN
Es lógico suponer que durante e! breve lapso entre la edición inmediata anterior y la presente, no se registraron cambios importantes en la normación

6

PREFACIO

constitucional de las garantías individuales ni en la jurisprudencia respectiva. La única reforma practicada en nuestra Constitución en relación a ellas, fue la que suprimió la expresión "Consejo de Ministros" inserta en su artículo 29, para sustituirla por la de "titulares de las Secretarias de Esta?o,. lo,~ departamentos administrativos y la Procuraduría General de la Repubhca . Sm embargo, hemos considerado ampliar los fundamentos doctrinales de algunos ternas que en esta obra tratamos. para reforzar las consideraciones que a ellos conciernen. México, D. F., junio de 1981.
IGNACIO BURGOA O.

NOTA SOBRE LA DECIMOSEXTA EDICIÓN
Cumpliendo con el deber que tiene todo autor en el sentido de actualizar sus obras, en la presente edición hemos introducido algunas ampliaciones respecto de ciertos tópicos que abordamos en el presente libro y cuya incorporación a su texto hemos considerado pertinente no obstante el breve lapso que media entre aquélla y la edición inmediata anterior. México, D. F., marzo de 1982.
IGNACIO BURGOA O.

PALABRAS PREVIAS SOBRE LA DECIMOSÉPTIMA EDICIÓN
Por Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación correspondiente al 3 de febrero de 1983 se introdujeron a la Constitución Federal diversas adiciones y modificaciones, figurando entre ellas las que conciernen a determinados textos normativos que se refieren a modalidades de las garantias individuales o del gobernado. Por consiguiente, en esta edición aludiremos a tales adiciones y modificaciones; y como se estructuraron, como preceptos nuevos, los articulas 25, 26 Y 28, en lo que atañe a la llamada "Rectoría Económica del Estado", agregamos un capitulo más a la presente obra que lleva esta denominación. Huelga decir, por otra parte, que en esta ocasión invocamos la tesis de la Suprema Corte que aparecen publicadas en el Informe de I 982 Y que se relacionan con algunos tópicos que integran el contenido de este libro. México, D. F., junio de 1983.
IGNACIO' BURGOA O.

PREFACIO

7

NOTA SOBRE LA DECIMONOVENA EDICIÓN
Cumpliendo la obligación que todo autor asume, en esta ~dición hemos seguido actualizando el presente libro conforme al Derecho POSItiVO,. a la doctrina y a la jurisprudencia. Además, exponemos y comentarnos el cnterio sustentado por la Sala Administrativa de la Suprema Corte en relación al Derecho a la Informaciim. México, D. F., junio de 1985.
IGNACIO BURGOA O.

OBSERVACIÓN SOBRE LA VIGÉSIMA EDICIÓN
En esta oportunidad actualizamos el presente libro de conformidad con los criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que se exponen en el Apéndice de JurispnuInu:ia 1985, independientemente de abordar otros tópicos jurídico-históricos con el afán de enriquecer el contenido de esta obra. México, D. F., octubre de 1986.
IGNACIO BURGOA

O.

PALABRAS SOBRE LA VIGÉSIMA PRIMERA EDICIÓN
Las disposiciones constitucionales que prevén las garantías individuales o del gobernado suelen reformarse con relativa poca frecuencia. Por tanto, en la presente edición nos referiremos a las modificaciones que se han introducido a tales disposiciones durante el breve periodo que abarca la edición inmediata anterior de este libro. Además, hemos estimado conveniente formular algunos comentarios en torno a las garantías constitucionales en materia judicial penal a que se refieren los artículos 18 y 19 de nuestra Ley Suprema. México, D. F., mayo de 1988.
IGNACIO BURGOA

O.

PREFACIO A LA VIGÉSIMA SEXTA EDICIÓN
Con fecha de agosto y septiembre de 1993, se publicaron en el Diario Oficial de la Federación reformas a diversos preceptos constitucionales vinculados a las Garantías Individuales o del gobernado. Por consiguiente en esta edición

8

PREFAC10

nos referimos, aunque con someridad a tales reformas, ampliando y actualizando con ello el presente libro. México, D. F., abril de 1994.
IGNAGIO BURGOA

O.

PALABRAS SOBRE LA VIGÉSIMA SÉPTIMA, VIGÉSIMA OCTAVA, VIGÉSIMA NOVENA, TRIGÉSIMA, TRIGÉSIMA PRIMERA, TRIGÉSIMA SEGUNDA Y TRIGÉSIMA TERCERA EDICIONES
En diciembre de 1994 se publicaron importantes reformas constitucionales en el Diario Oficia! de la Federación. Entre ellas figuran las concernientes a su artículo 21 estableciendo la impugnabilUúui jurisdiccionai de las decisiones del Ministerio Público de no ejercitar la acción penal y de desistirse de la misma. En la vigésima séptima edición aludimos a dicha reforma, que también prescribe la necesidad de normativizar la seguridad públua como función del Estado. Con fecha 3 de julio de 1996 se adicionó el artículo 16 de la Constitución con un párrafo para posibilitar jurídicamente la llamada "intervencián telefónica" como medida para combatir la "delincuencia organiwda". En la Vigésima Octava y Vigésima Novena ediciones aludimos a dicha adición, así como a las modificaciones practicadas a los artículos 20, 21 Y22 constitucionales que se publicaron en la última fecha indicada. En la Trigésima Edición, formulamos algunas consideraciones sobre los derechos humanos desde el punto de vista axiologico y dentológiJ;o tendientes a precisar su naturaleza para distinguirlos de los derechos subjetivos generales del gobernado. Por lo que concierne a la Trigésima Primera Edición, Trigésima Segunda y a la presente, nos referimos a las reformas que en 1999 y 2000 se practicaron a algunos preceptos constitucionales, tales como el 16, el 20, el 22, el 27 y el 28, para mantener actualizada esta obra. México, D. F., abril de 1995, agosLO de 1996, septiembre de 1997, agosto de 1998, julio de 1999, mayo de 2000 y febrero de 200 J.
IGNACIO BURGOA

O.

NOTA SOBRE LA TRIGÉSIMA CUARTA Y TRIGÉSIMA QUINTA EDICIÓN
Mediante Decreto Congresional pubiicado el 14 de agosto de 2001 se adicionó el artículo primero constitucional y se reformaron los artículos 2, 4 Y 18de la Ley Fundamental, La referencia respectiva la hacemos en estas ediciones para tener siempre actualizada la presente obra. Cuidad de México, diciembre de 2001 y noviembre de 2002.
IGNACIO BURGOA

O.

INTRODUCCIÓN FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES
Sumario: l.-La persona humana. H.-La libertad humana. III.-El in-

dividuo, la Sociedad y el Derecho. IV.-Individualismo y Colectivismo. V.-El Marx-leninismo. VI.-El bien común. VI l.-La Justicia Social. VIIL-Conc1usión.

I.

LA PERSONA HUMANA

Si analizamos sin ningún prejuicio ideológico los actos, las aspiraciones, las inquietudes, las tendencias 'y, en general, la vida del hombre, podemos observar claramente que todo ello gira alrededor de un solo fin, de un solo propósito, tan constante como insaciable: superarse a sí mismo, obtener una perenne satisfacción subjetiva que pueda brindarle la felicidad anhelada. Si se toma en consideración esta teleología, inherente a la ·naturaleza humana, se puede explicar y hasta justificar cualquier actividad del hombre, quien, en cada caso concreto, pretende conseguirla mediante la realización de los fines específicos que se ha propuesto y que se determinan, particularmente, de acuerdo con una vasta serie de causas concurrentes que sería prolijo mencionar. De esta guisa, podemos decir, sin salirnos de la normalidad, que los seres humanos, por más diversos que parezcan sus caracteres y sus temperamentos, por más disímiles sus fines particulares, por más contrarias sus actitudes, coinciden en un punto fundamental: en una genérica aspiración de obtener su felicidad, que se traduce en una situación subjetiva consciente de bienestar duradero, que no es otra cosa que una satisfacción íntima permanente. Así, para el egoísta, la felicidad estribará en procurarse a sí mismo los mayores beneficios posibles, aun en perjuicio de sus semejantes; para el altruista, para el filántropo, en cambio, la felicidad, que se revela, repetimos, genérica y formalmente corno una satisfacción vital subjetiva de carácter durable. consistirá en hacer el bien a sus congéneres, a su pueblo, a la sociedad de que forma parte. Con toda intención hemos señalado estos dos ejemplos, cuya materia la constituyen precisamente dos tipos opuestos de individuos, para subrayar la circunstancia indubitable y apodíctica de que todo hombre tiene un fin
9

10

LAS GARANTíAS INDMDUALES

supremo, al cual están subordinados, normalmente, todos los demás fines concretos y sucesivos que se forje: conseguir su propia felicidad, apreciada ésta en la forma ya anotada. Esta finalidad última del ser humano, esta teleología genérica del individuo, se revela en cada caso concreto mediante los propósitos privativos y particulares que cada quien conciba, y cuya pretendida consecución determina los actos exteriores del sujeto, que en su conjui.to constituyen el desenvolvimiento de l r personalidad humana. Hemos dicho que todo hombre aspira a algo;' que todo ser humano concibe determinados fines por realizar y que implican la manera de conseguir su felicidad partieular; que normalmente es imposihle siquiera representarse a un individuo que no tenga aspiraciones, propósitos y anhelos, hacia cuya verificación encauza sus esfuerzos vitales, subjetivos y objetivos. Por consiguiente, debe colcgirse indubítablcmcntc que la teleología de la vida del hombre normal es consubstancial a su propia índole y condición naturales. En otras palabras, la vida humana misma es, en esencia, la propensión de obtener la felicidad. Nadie actúa consciente y deliberadamente para ser infeliz.' b" En la conducta inmanente y trascendente de todo hombre hay siempre un "querer" o volición hacia la consecución de propósitos o fines que denoten la felicidad, aunque ésta no se logre. De ahí que el vivir humano tiene como causa determinante el deseo y como fin la realización de lo deseado. Recaséns Sic hes, citando a Ortega y Gasset, afirma que "la vida es intimidad con nosotros mismos", traduciéndose en "un hacer algo, determinado, positivo o negativo, un determinar qué :voy a hacer, por consiguiente, en este sentido un hacer". Exponiendo el pensamiento del ilustre filósofo español, concluye dicho autor que "la esencia del hacer, de todos los humanos haccres, no está en los instrumentos corporales y psíquicos que intervienen en la acción, sino en la decisión del sujeto. en Sil determinación, en un puro querer previo al mismo mecanismo evolutivo";' t· Para Santo Tomás de Aquino, la finalidad que toda persona debe perseguir estriba en la consecución riel bien, el cual es consubstancial a su naturaleza de ser racional. En otras palabras, parafraseando las ideas del doctor Angélico, se puede afirmar que el objetivo vital del hombre estriba en desenvolverse a sí mismo, en realizar su propia esencia y, por ende, e!1
1 Esta necesidad teleológica del hombre la expresa el ilustre jurisfilósofo alemán Rudol/ t'on Ihering en los siguientes términos: "Obrar y obrar por una finalidad son equivalentes; una acción sin fin es un absurdo tal como un efecto sin causa". (El Fin en el Derecho, Tomo 1, pág. 30).

1 bl,¡ Epicteto decía: "Libre {'S quien vive como desea; aquél que no puede ser coaccionado, impedido, violentado. .. ¿ acaso alguien quisiera vivir jamás sufriendo, temiendo, suplicando, envidiando, deseando sin lograr satisfacciones, aspirando y cayendo? Nadie." {Disertaciones, IV, t y 4~5. En El Pensamiento ÁlUiguo de Rodolfo Mondo1fo, pág. 195, dr:l Tomo 11.) 1 {, Filoseiía del Derecho, P.$S, 70·71.

FUNDAMENTACION FILOSÓFICA DE LAS GARANTÍAS INDMOUALES

II

actuar contarme a la razón; de ahí, la máxima del ilustre aquinatense que prescribe "Obra de acuerdo con los dictados de Su naturaleza racional". Sin embargo, independientemente de cuál sea el desiderátum deontológico del hombre, tema que corresponde a la axiologia, lo cierto es que, según aseveramos con antelación, el individuo humano propende hacia la felicidad, revelada ésta formalmente como una situación subjetiva de satisfacción permanente originada por una serie de actos múltiples concatenados entre sí hacia el logro de un propósito vital fundamental. El contenido de la mencionada situación subjetiva depende de diversos factores de índole variada y de .caracteres eminentemente personales, los cuales están predeterminados, a su vez, por la acción que sobre el hombre ejerce el medio ambiental social en que se desenvuelve, por lo cual éste es el que legitima el aludido estado de satisfacción cuando su substratum no pugna con las ideas morales, políticas y jurídicas socialmente sustentadas en una época y en un lugar históricamente dados. Por ende, para que una determinada "felicidad" individual sea socialmente permisible y consiguientemente, no susceptible de impedición u obstrucción, debe incidir en un ámbito de normalidad humana que autorice al sujeto a perseguir una finalidad que no sea exótica a las dimensiones morales de la sociedad en que la persona se desarrolla. Ahora bien, hemos aseverado que cada ser humano se forja fines o ideales particulares, que determinan subjetivamente su conducta moral o ética y dirigen objetivamente su actividad social. Pues bien, en la generalidad de los casos, el hombre hace figurar como contenido de su teleologia privada la pretensa realización personal y objetiva de valores, esto es, cada sujeto, en la esfera de su actividad individual interior y exterior, procura obtener la cristalización en su persona de determinado valor, en el amplio y filosófico sentido de este concepto. Así, verbigracia, habrá individuos a quienes seduzca notable y relevantemente el valor belleza, cuya ansiada consecución engendraría su respectiva conducta; existirán otros' a quienes les preocupe realizar el valor justicia, y, por último, para no ser prolijos en la ejemplificación, no faltarán sujetos cuya teleología consista en procurar la realización concreta de valores de menor jerarquía y aun de valores negativos. De todo y por todo lo expuesto, creemos haber demostrado otro supuesto que, como el contenido en párrafos que anteceden, es inseparable de la naturaleza humana, enunciándolo de la siguiente manera: al integrar su propia finalidad vital, el hombre pretende realizar valores, independientemente de que sean positivos o negativos.'
:! Al formular estas aserciones, hemos prescindido deliberadamente de toda consideración do tipo ideológico para concebir, en cuanto a su contenido, la finalidad natural del hombre. Dicho de otra manera) no pretendemos adscribir a esta finalidad ningún Mlh~tra. tum eidético especifico, o lea, es ajena a nuestra intención toda cuestión que se re-lacione con la jwtiflCaci6Jl o lctgitimaciQn reli..q~ moral o social de los fines a que la conducta

12

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

La circunstancia de que todo ser humano tenga o deba tener una "tcleología axiológica, e! hecho de que e! sujeto encauce su actividad externa e interna hacia la obtención concreta de un valor o hacia su realización particular, ha provocado la consideración de la personalidad humana en su sentido filosófico, esto es, ha suscitado la concepción del hombre como persona. En efecto, se ha dicho que e! hombre es persona en cuanto que tiende a conseguir un valor, a objetivarlo en actos y sucesos concretos e individuales, por 10 que de esta guisa, e! concepto de personalidad resulta de la relación entre el hombre como ser real y biológico y su propia releología axiológica, esto es, de! vínculo finalista que el ser humano, como tal, entable con el reino o esfera valoratíva o, como diría e! doctor Recaséns Siches, "el criterio para determinar la personalidad es e! constituir una instancia individual de valores, el ser la persona misma una concreta estructura de valor", agregando: "El hombre es algo real, participante de las leyes de la realidad; pero al mismo tiempo es distinto de todos los demás seres reales, pues tiene una conexión metafísica con el mundo de los valores, está en comunicación con su idealidad." Como 10 hace notar el mismo autor, "en Kant el concepto de persona surge a la luz de una idea ética. Esto es, la persona se define no atendiendo sólo a la especial dimensión de su ser (v. gr., la racionalidad, la individualidad, la identidad, etc.), sino descubriendo en ella la proyección de otro mundo distinto al de la realidad, subrayando que persona es aquel ente que tiene un fin propio que cumplir por propia determinaewn, aquel que tiene su fin en sí mismo y que cabalmente por eso, posee dignidad, a diferencia de todos los demás, de las cosas, que tienen su fin fuera de sí, que sirven como mero medio a fines ajenos y que, por tanto, tienen precio"." Comentando e! pensamiento de [aoques Maritain, Recaséns Siches añade: "Cuando decimos que e! hombre es persona, con esto significamos que no es solamente un pedazo de material, un elemento individual en la naturaleza, como un átomo, una espiga de trigo, una mosca o un elefante. Cierto que el hombre es un animal y un individuo; pero no como los demás. El hombre es un individuo que se caracteríza por la inteligencia y la voluntad. No existe sólo de un modo biológico, antes bien, hay en él una existencia más rica y más elevada; superexiste igualmente en conocimiento y en amor."·

humana debe estar vinculada, ya que simplemente hemos reputado a la felicidad del hombre como un objeto vital desde el estricto punto de vista formal, r-sto cs. como un continente susceptible: de colmarse por variados contenidos. 11 Filolofl:a del 1Jnulw. págs. '103 y 209, • Panorama del Pensamiento Jurídico t!'n et Siglo XX. Tomo H, pág-. lttl. Ed. 1963.

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTiAs INDlVIDUALES

13

II.

LA LffiERTAD HUMANA

Una de las condiciones indispensables, sine qua non, para que el individuo realice sus propios fines, desenvolviendo su personalidad y propendiendo a lograr su felicidad, es precisamente la libertad, concebida no solamente como una mera potestad psicológica de elegir propósitos determinados y escogitar los medios subjetivos de ejecución de los mismos, sino como una actuación externa sin limitaciones o restricciones que hagan imposible o impracticable los conductos necesarios para la actualización de la teleología humana. La existencia sine quu non de la libertad, como elemento esencial dé! desarrollo dc la propia individualidad, encuentra su sustrato evidente en la misma naturaleza de la personalidad humana.' nr Efectivamente, hemos hecho hincapié en la circunstancia de que la persona tiende siempre a realizar su propia finalidad, que por lo general se traduce en el anhelo de operar valores subjetiva u objetivamente, según el caso. Ahora bien, la calidad y cualidad de los fines particulares deben estar de acuerdo con la idiosincrasia y el temperamento específicos del que los. concibe. Por ende, los fines o propósitos deben ser forjados por la propia persona interesada, pues sería un contrasentido que le fueran impuestos, ya que ello implicaría no sólo un valladar insuperable para el desenvolvimiento de la individualidad humana, sino que constituiria la negación misma de la personalidad, porque la noción de ésta "implica la de totalidad y la de independencia".' Los anteriores asertos se robustecen con la estimación kantiana acerca de la personalidad, en la que se la aprecia como un auto-fin humano, esto es, que el hombre constituye un fin de sí mismo y no un mero medio para realizar otros propósitos, que se suponen impuestos. Si el hombre, si la persona human" estuvieran constreñidos a realizar ciertos fines determinados de antemano sin intervención de su libre albedrío, se destruiria entonces la personalidad, ya que en tal hipótesis, el sujeto sería empicado como un mero medio de verificación de los propósitos materia de la aludida pre-determinación, no constituyendo, por ende, un fin en sí mismo (auto-fin), en que estriba su propia evolución. Sobre el particular, Juan Manuel Terán Mata, en un interesante estudio sobre los valores jurídicos, se expresa así: "En su valor positivo existiría la libertad en cuanto no se tenga un medio como puro fin, porque en este caso, la conducta o el acontecer libre se encadena, ya que lo condicionado, medio, se hace condicionante y a priori desaparece la posibilidad de elegir fines que sólo se dan para el su¡eto en cuanto no se subordina a un motivo limitado, a lo que debe ser medio, sino que aspira
4 bis Libertas est naturalis facultas eius, quod cuique lacere libet, nisi si quid vi, aut jure proñibetur, (La libertad es una facultad natural de hacer aquello que a cada uno le agrada, si no le está prohibido por alguna ley o lo impida la violencia.} (FLORENTINO, Digesto, Libro l. Título Quinto y número 4.) e O p. Cit.} la misma página.

14

LAS GARANTÍAS INDnnOUALES

a un infinito fin que es la idea de su propia personalidad. En consecuencia, lo estimable de la libertad estriba en el orden de los medios y los fines, esto es, de la voluntad misma. Pero cuando una voluntad déterminada obliga a la persona exclusivamente a un objeto limitado, por dulces que los lazos sean, el sujeto del querer está en tránsito de no ser persona, de no ser libre, ya sea que la elecci6n de fines le está vedada al convertirse en mera cosa condicionada en esclavitud." De todo Jo asentado con anterioridad se desprende que la libertad de elecci6n de fines vitales es una mera consecuencia no s610 l6gica y natural del concepto de la personalidad humana, sino un factor necesario e imprescindible de su desenvolvimiento. Por eso Kant ha dicho: "personalidad es libertad e independencia del mecanismo de toda naturaleza"," y Fichte se ha expresado: "mí ser es mi querer, es mi libertad; s610 en mi determinaci6n moral soy dado a mí mismo como determinado". Por otra parte, la escogitaci6n de medios o conductos para realizar dichos fmes debe obedecer al juego del libre albedrío del hombre, en cuya práctica consiste la conducta humana, tanto interna (moral) como externa (social). Se dice, entonces, que en este sentido la persona es "autónoma", puesto que tanto desde el punto de vista subjetivo, en sus meras relaciones morales, como desde el punto de vista objetivo, en la formulación de sus propias normas que regulen su' actividad externa dirigida a la cristalizaci6n de sus fines, su condueta respectiva siempre es normada por disposiciones, reglas o ideas que ella misma se crea o forja, o, como diría el doctor Recaséns Siches, "la vida que tiene que hacerse, tiene que hacérsela el yo <¡ ue cada uno de nosotros es; y su estructura es futurición, es decir, en cada momento lo que se va a hacer en el momento siguiente, es libertad. Pero una libertad no abstracta, como absoluta e ilimitada indeterminación, sino libertad encajada en una circunstancia, entre cuyas posibilidades concretas tiene que optar",' agregando: "Por esencia, el hombre es independiente y no siervo:' 8 La libertad social o externa del hombre, es decir, aquella que trasciende de su objetividad, aquella que no solamente consiste en un proceder moral o interno, se revela, pues, en una facultad autónoma de elección de Jos medios más idóneos para la realización de la teleologia humana, o, como dice Jorge Xijra Heras: "En último término, la libertad no es otra cosa que la facultad de elección frente a un número limitado de posibilidades."· Esta
Crítica de la razón práctica~ pág. 105. Filosofía del Derecho, pág. 212. ~ Panorama del Pensamiento Jurídico en el Siglo XX. Tomo 11, pág. 833. Desde el punto de vista ético, Séneca estimaba que "Libertad es colocar el alma por encima de las injurias, y lograr transformarse a sí. mismo de tal manera, que sea posible extraer únicamente de sí mismo las propias satisfacciones" (Cfr. El Pensamiento Antiguo, Tomo 11,
8

T

pág. 189, de ROOOLFO MONDOLFO).
11 CUTSO

de Derecho Constitucional. Tomo 1, pág. 334.

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTÍAS INDMDUALES

15

libertad existe, subsiste y es concebida como un elemento o condición sine qua non de la actividad del hombre, tendiente a desenvolver su propia, personalidad, como un factor inherente e inseparable de su naturaleza, por las razones ya expuestas. Esta libertad social o externa, conceptuada como una facultad genérica de selección de medios o de escogitación de fines, en los casos o hipótesis en que éstos sean objetivos y no simples exigencias éticas, se manifiesta circunstancialmente en diversas facultades o posibilidades de actuación especiales y tiene como supuestos irreductibles otros elementos de que ya hablaremos.
Dichas posibilidades o libertades específicas, como las llamaremos, que en su conjunto constituyen, repetimos, el medio general de realización de la teleología humana son, verbigracia, la libertad de trabajo, de comercio, de prensa, etc., contenidas a título de derechos púbhcos individuales en la mayor parte de los ordenamientos jurídicos de los .países civilizados y que, dentro de nuestra Constitución, encontramos en los artículos 5, 7 y 28, bajo el nombre de garantías indiniduales. En cuanto a los elementos o condiciones extrínsecas que mencionamos anteriormente necesarios para el desarrollo de la supradicha libertad social, son aquellos sin los cuales ésta sería impracticable, o, al menos, muy difícil de desplegar. Así, verbigracia, tenemos ante todo los factores de igualdad y propiedad, que también están estatuidos en nuestra Ley Fundamental a título de garantías individuales (arts. 1, 13, 29, Y en general a través de todos los preceptos que integran el capítulo respectivo, por lo que concierne a la igualdad, por ser ésta un elemento de esencia de toda disposición legislativa, y 14,116 Y 27, por lo que atañe a la propiedad, aunque los dos últimos citados más bien se refieren a la seguridad), y que son los supuestos lógicos índispensablee para que exista una efectiva libertad con sus supradichas derivaciones específicas. En efecto, por lo que toca a la igualdad) ésta es absolutamente necesaria para que se opere una auténtica libertad social humana, puesto que de no existir, esto es, en la hipótesis de que el individuo no se encuentre en un rango o situación equivalentes a los de sus semejantes, la actividad del que esté colocado en un estado desventajoso desde todos los puntos de vista con los demás, estaría coaccionada precisamente por todas aquellas circunstancias que componen la .posición favorable o desfavorable, según el lado desde el cual se haga la consideración.: ' En cuanto a la propiedad, y específicamente la privada, como condición extrínseca del ejercicio de la libertad, también es un ~lemento o factor indispensable para tal efecto, puesto que faculta a su titular para disfrutar de todo aquello que le proporcione un medio material o inmaterial para realizar sus fines mediatos o inmediatos, concomitantes e inherentes a la naturaleza humana. Si no existiera la propiedad privada, si en l.Jn régimen estatal imperara sólo un tipo de propiedad colectiva, cuyo titular fuese el Estado o el pueblo, se destruiría el concepto de la personalidad humana, tal como 10 expusimos con antelación, puesto que en esa hipótesis, al individuo s610 se reputaría como un mero instrumento de trabajo para servir a una entidad distinta de él en la detentación de "los objetos de propiedad, y, por ende, se le colocaría en la categoría de simple, medio .al servicio de fines que le son impuestos nada menos que por el propietario colectivo o social. Cuando el individuo se ve despojado
I

16

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

de su propiedad particular, cuando se excluye absolutamente la idea de que pueda gozar de la pertenencia privativa de determinado bien, su actividad económica desplegada en relación al objeto, materia de la propiedad, se realiza ante algo que corresponde a una estructura social que está sobre él, la que por consiguiente, lo emplea como un mero medio de obtención de fines que ella misma forja, 10 cual implica, evidentemente, una negación de Ia libertad del

hombre, cuando menos en su aspecto económico. El individuo, ya Jo dijimos, desempeña su conducta para lograr un objetivo que él mismo ha seleccionado y, dentro de la esfera económica, la ejecuta para procurarse un bienestar correlativo. Cuando se le condena a no ser titular de ningún bien, sino que se le constriñe a actuar en objetos que corresponden a la colectividad, su actuaci6n deja de ser libre, desde el momento en que no sólo es un servidor de los fines de ésta, sino un trabajador de los bienes que ella tiene como medios. Para corroborar estas afirmaciones, no pretendemos referirnos a varias realidades sociales en las que el individuo no pasa de ser un mero instrumento, no ya digamos de la colectividad o del pueblo, sino de aquellos audaces que se dicen sus genuinos representantes y paladines, abstenci6n que adoptamos con la convicción de que aquéllas son bien conocidas. Tampoco pretendemos, al constatar que la existencia de la propiedad privada es una de las condiciones extrínsecas del ejercicio de la verdadera y completa libertad humana, colocarnos en una postura individualista, pues estimamos que ésta, como extremo contrario a aquella que criticamos; es también falsa y absurda, por muchas causas que no son del caso anotar, ya que nosotros en muchas ocasiones, y ésta es una de ellas, a menudo nos remitimos al célebre aforismo aristotélico que establece que la verdad está en el justo medio, en la armonía ecléctica. Si aludimos al régimen de propiedad colectiva y lo desechamos cuando se pretende que sea el único que exista en el Estado, con exclusión de cualquier otro, ello obedeció a que procuramos reafirmar más nuestra idea en el sentido de que el hombre, para ser o querer ser libre, económicamente al menos, debe disponer de algo que le sea propio y que lo destine a la consecución de sus fines particulares y siempre que éstos no sean incompatibles con el interés social o no lo lesionen. Creemos pertinente enfatizar 1a idea de que, al considerar a la propiedad privada como elemento necesario para el ejercicio de la libertad, no nos referirnos al concepto estrictamente individualista de "propiedad", ni por ende, al que ésta asumía en el Derecho Romano, según el cual su titular podía usar, disfrutar y abusar de la cosa. La propiedad particular-- en este sentido, seria siempre la causa que provocarla la prevalencia del interés individual del propietario sobre el interés colectivo, lo que es inadmisible. Dicho tipo de propiedad, para poder subsistir dentro de un orden socio-económico legítimamente, debe implicar una funci6n social, es decir, ser susceptible de afectarse o, inclusive, de suprimirse en cada caso concreto, si constituye un obstáculo para el bienestar de la sociedad, un impedimento para la satisfacción de las necesidades públicas o un elemento de damnificación colectiva.

En resumen, fácilmente se comprende, de lo que llevamos expuesto, la .relación inextricable de identidad entre el concepto de hombre y de persona y entre éste y el de libertad. Si el hombre es un ser esencialmente volitivo y si su voluntad se enfoca invariable y absolutamente hacia la obtención de su felicidad, es evidente que constituye, como lo concibe Kant, un ente antoteleológico (persona). Por consiguiente, en función de la auto-teleolo-

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTiA's INDIVIDUALES

17

gia, el hombre es naturalmente libre para concebir sus propios fines vitales y para seleccionar y poner en práctica los medios tendientes a su realización. De ahí que, filosóficamente, la libertad sea un atributo consubstancial de la naturaleza humana, es decir, que el hombre, en su íntima esencia, es libre por necesidad ineludible de su personalidad, o sea de su autoteleología, como elemento substancial de su ser.
111.

EL INDMDUO, LA SOCIEDAD Y El. nERECHO

Expusimos que el ser humano es quien crea sus -propias normas que se resuelven en juicios lógicos, para poner en juego los medios tendientes a la cristalización de los fines que se proponga, por lo que se dice que la libertad humana, en los términos genéricos en que la hemos concebido, esto es, como facultad o posibilidad de forjación de fines y de cscogitación de los medios idóneos respectivos, subjetivos y objetivos, es eminentemente autónoma, puesto que ella misma Crea sus propias reglas. Este es, pues, el panorama que se nos presenta a la observación aislada y singular de la persona. Sin embargo, el hombre es un ser esencialmente sociable, o, como dijera Aristóteles, un zoon politikon, pues es imposible forjar siquiera su existencia fuera de la convivencia con sus semejantes. La vida social del ser humano es siempre un constante contacto con los demás individuos miembros de la sociedad, equivaliendo, por tanto, a relaciones de diversa índole, sucesivas y de reaparición interminable." Ahora bien, para que la vida en común sea posible y pueda desarrollarse por un sendero de orden, para evitar el caos en la sociedad, es indispensable que exista una regulación que encauce y dirija esa vida en común, que nOnTIC las relaciones humanas sociales; en una palabra, es menester que exista un Derecho, concebido formalmente
10 Refiriéndose a. las ideas .de Jacques Maritain, Recaséns Siches asevera: "La persona es un todo, pero no un todo cerrado, antes bien, un todo abierto. Por naturaleza la persona tiende a la vida social y a la comunicación. Es aSÍ, no s610 a causa de las.. necesidades y de las indigencias de la naturaleza humana, por raz6n de las cuales cada uno tiene necesidad de los otros para su vida material, intelectual y moral; sino que es así, también por razón de la generosidad radical inscrita en el ser mismo de la persona; a causa de ese hallarse abierto a las comunicaciones .de la inteligencia y del amor, rasgos propios del espíritu y que le exige entrar en (elación con otras personas. En términos absolutos, podemos decir que la personalidad no puede estar sola. Así pues, la sociedad se forma como algo exigido por la naturaleza, precisamente por la naturaleza humana, como una obra realizada por un trabajo de la razón y de la voluntad, y libremente concebida." Panorama del Pensamiento [urídíco en ..:1 Siglo XX. Tomo 11, pig. 833. Edici6n 1963. Estas ideas siempre han predominado en el pensamiento sociol6gico y filosó· Iico de todos los tiempos. pues independientemente de la concepción aristotélica del hombre como zoon politikon J Marco AU'lelio afinnaba que "Los hombres han nacido los unos para los otros", y modernamente lhering sostiene que "La naturaleza misma ha seña. lado al ser humano el camino que debe tomar para ganar a otros para sus fines: es la asociaci6n del propio fin con el interés ajeno" (Cfr. respectivamente El Pensamiento Anti. euo, Tomo 11, pág. 205, y Op. cit .. Tomo 1, pig. 47).

18

LAS GARANrlAS INDIVIDUALES

cerno un conjunto de normas de vinculación buaterar, Imperativas) obligatorias y coercitivas.'? bis No carece de validez y verdad universal el proverbio sociológico que dice: ubi homines societas; ubi societas, jus~ pues el Derecho es inseparable de toda convivencia humana, que sin él sería imposible." el Pues bien, debiendo tener necesariamente toda sociedad humana un or-

den jurídico que haga posible la vida en común y de la comunidad misma, y cuyas disposiciones cstén colocadas sobre la voluntad de los miembros de sociedad, de tal manera que se imponga a éstos como normas de conducta en las relaciones sociales, ¿cómo se hace compatible esta circunstancia .con la libertad de la personalidad del hombre? En otras palabras: frente a la autonomía de la persona, ¿cómo operan la heteronomía y la imperatividad del Derecho? Éste, en su sentido objetivo, como conjunto de normas legales o consuetudinarias, impuestas heterónomarnente a la sociedad y a sus miernbros, inviolables (en la acepción quc Stammler da a este concepto), debe necesariamente respetar la esfera de actividad del sujeto que concierne a su libertad, en los términos ya apuntados. Puede el orden jurídico muy bien limitar o restringir ese radio de acción del hombre en interés de los demás, del Estado o de la sociedad; pero nunca imposibilitar el ejercicio de esa facultad inherente a la personalidad humana: escogitación de fines vitales y de medios para realizarlos. En relación con esta cuestión, se nos presenta nuevamente la oportunidad de citar los conceptos de Terán Mata acerca de la lihertad: " ... se injuria notoriamente la libertad cuando la organización jurídica sanciona deberes o facultades según las cuales es válido que los homhres sirvan como medios o cosas ? otros hombres y nada más como medios en la cooperación social, pues sólo se es libre cuando antes que todo en las normas se es tratado como fin. Es decir, cuando la constitución juridica de la personalidad no subordina de antemano unos hombres a los fines de otros exclusivamente. Así. la libertad jurídica es la adecuación de los medios jurídicos a los fines jurídicos"."
1(1 ti.,. Así, dentro de su concepción estatista del Derecho, lhering afinna que "La coacción aplicada por el Estado en la ejecución constituye el criterio absoluto del derecho, una norma jurídica sin coacción jurídica es una contradicción en sí, un fuego que no arde, una luz que no ilumina" (Op. cít., Tomo 1, pág. 239). 10,' Prescindimos, para 11l~ efectos del tema que tratamos, de la cuestión tan interesante cuanto comrovcrtida acerca de la existencia de un "derecho natural". Este tópico pertenece al ámbito de la Pilosoña Jurídica, en la que destacan la.. ideas jusnaturalistas de Santo Tomás de Aquino y Francisco Suáre.z. El primero afirma que "Toda Iey de procedencia humana sólo es verdadera ley, en cuanto se deriva de la ley natural; y no lo será sino más bien corrupción de la ley, si no es juvta o conforme con la razón natural, cuya primera regla es la ley natural." Por su parte, Suárez sostiene que "La ley natural no puede faltar ni mudarse, ni en lo universal ni en lo particular." {Citas in...crtas en la monografía "Bree-e Filosofía del Derecho" del distinguido maestro qucrctano Antonio PJu.t Atcocer.) 11 Op. cit.

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTÍAS INDMDUALES

19

Dicho de otra manera, existen dos realidades sociológicas incontrovcrtibIes: la potestad libertaria de que cada sujeto es titular como factor indispensable para que consiga su finalidad vital y la necesaria restricción, impuesta normativamente por el Derecho, como consecuencia dc la ineludible regulación de las relaciones sociales que cada miembro de la comunidad entabla con sUS semejantes. En otras palabras, esas dos realidades suscitan el fenómeno de afrontación entre la autonomía de la persona humana, revelada en su capacidad natural de forjar' fines vrtales y de escogitar los medios para su realización, .Y la heteronomía o imperatívídad def-orden jurídico. En consecuencia, ¿cómo pueden coexistir la potestad libertaria del hombre y el Derecho, que en esencia es norrnación, es decir, limitación de la conducta humana? La causa final pristina del orden jurídico en una sociedad estriba en regular, como ya sc dijo, las muy variadas relaciones que se entablan en el seno de la convivericia humana. Tal regulación se establece por modo imperativo, de tal suerte que las normas de conducta que la constituyen rigen sobre o contra la voluntad de los sujetos a los cuales se aplican. Sin embargo, desde un punto de vista deontológico, .la capacidad normativa del Derecho no es absoluta, esto es, el orden jurídico no está exento de barreras 'infranqueables al consignar las reglas de conducta humana que integran sus diversos ámbitos de normación." Ea regulación jurídica es indispensablc para la existencia, subsistencia y dinámica de la sociedad en todos sus aspectos. Sin el Derecho, que implanta el orden normativo necesario para la vida social, ésta no podría desarrollarse. La normatividad juridica es para toda colectividad humana lo que el agua para los peces, o sea, que dichos elementos son imprescindibles para la vida en sus respectivos casos. En toda comunidad, independientemente de sus condiciones ternpo-espaciales, siempre ha funcionado el, Derecho, cualesquiera que hayan sido sus modalidades orgánicas y teíeológicas, así como su fuente y su estimación axiológica. Sin embargo, en la actualidad han surgido algunas corrientes, principalmente entre economistas, sociólogos y "politólogos", que consideran que el Derecho no sólo ~á en crisis, sino que es un obstáculo para los cambios sociales. Tales corrientes y sus propugnadores parten del desconocimiento de lo que es el orden jurídico en sí mismo considerado, es decir, con independencia de su múltiple y variable contenido. El Derecho en si es una estructura normativa susceptible de acoger dentro de la substancialidad dc sus normas, principios, reglas o tendencias de diferentes disciplinas tanto culturales como técnicas y cientificas. Además, el Derecho, coma orden normativo, debe reflejar en sus prescripciones fundamentales las transformaciones
12 Sin embargo, tales barreras, pese a los jusnaturalistas, no son a su vez jurídicas, sino que se traducen en exigencias éticas Que hacen "que el Derecho Positivo no seacel ínjustum jus de los romanos.

20

LAS GARA.""l'riAS INDMDUALES

sociales, económicas, culturales y políticas que se registren dentro de la vida dinámica de las sociedades humanas, con el objeto de consolidar los resultados de dichas transformaciones y de regular imperativamente las relaciones comunitarias conforme a ellos. Sin esta normación jurídica, ningún cambio que opere en los diversos ámbitos vitales de la sociedad podria tener vigencia, respetabilidad ni operatividad reales, ya que los postulados de dicho cambio no podrían imponerse válidamente para regir a la colectividad, toda vez que estarían apoyados exclusivamente en la fuerza. No tienen, pues, justificación alguna para afirmaciones inconsultas contra el Derecho, puesto que éste no sólo no es ningún óbice para el progreso social, sino el conducto por el que necesariamente todas las transformaciones que experimente la sociedad deben
canalizarse.

En resumen, el Derecho como orden normativo de carácter imperativo y coercitivo en sí mismo considerado, es decir, con abstracción de su variado y variable contenido, no es ni infraestructura ni superestructura de la sociedad, puesto que, en su dimensi6n formal, no está sujeto ni al tiempo ni al espacio. Lo que cambia y debe cambiar constantemente en el Derecho es su contenido, que no debe expresar sino los cambios sociales. Las críticas contra el Derecho se han dirigido, y muchas veces con toda razón, contra el .contenido de las normas jurídicas, sin que sea lógica ni realmente posible enfocarlas contra ellas, en cuanto tales, es decir, prescindiendo de su contenido. Es más, todas las transformaciones sociales, políticas, económicas y culturales tienen la tendencia natural de plasmarse en un orden jurídico determinado, bien sustituyendo a uno anterior o modificando esencialmente el existente. No se requiere cavilar mucho ni emprender enjundiosos ni complicados estudios para evidenciar los anteriores asertos, pues la historia de todos los países del mundo es el testigo fidedigno e inobjetable ·que los confirma."
13 Según hemos aseverado, no han faltado deturpadores del Derecho, cuyas impugnaciones se explican por su ignorancia o desconocimiento del fenómeno jurídico. Sin

embargo, lo que sorprende es que haya juristas o abogados que hagan causa común con los enemigos de dicha disciplina cultural. Entre ellos figura Eduardo Nouoa Monrt:a1, quien, en su libro intitulado <lEI Derecho como Obstáculo al Cambio Social", aparecido en . marzo de 1975, sustenta apreciaciones que denotan ligereza y falta de fundamento y que contradicen consideraciones muy importantes que él mismo formula en su propia obra. Al criticar al Derecho comete el mismo error metodológico en que incurren sus impugnadores, consistente en atacar el orden jurídico en sí mismo, tomando exc1ush-a~· mente como base el contenido variable de sistemas de derecho. concretos históricamente dados. La contradicci6n a que nos referimos resulta de las afirmaciones que Novoa Monreal hace en su mencionado libro, y que, en síntesis, son las siguientes: "Este cada vez mayor alejamiento del Derecho de la realidad social y su renuencia a satisfacer lo que toda sociedad alerta a sus propios fines espera de ~I, no es, sin embargo. su aspecto negativo más saliente. "A nuestro juicio la nota más deprimente reside en que los preceptos, esquemas y principios jurídicos en boga se van convirtiendo .gradualmente no sólo en un pesado lastre que frena el progreso social, sino que llega, en muchas ocasiones. a levantarse como un verdadero obstáculo para éste.

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

21

Por otra parte y como ya se dijo, la ley o la costumbre, y principalmente la primera debe necesariamente reconocer y respetar una esfera núnima de actividad individual, permitiendo al sujeto el ejercicio de su potestad libertaria tendiente al logro de su felicidad. Sin esta restricci6n ética al impulso jurídico de regulaci6n positiva, se eclipsaría totalmente la personalidad humana como entidad auto-teleológica, para convertirla en un simple medio al servicio del poder legal ejercitado por los órganos de autoridad en quienes esté depositada la facultad de elaborar las leyes. Si el Derecho, como puro conjunto normativo, no respetara la esfera mínima de actuación individual a que nos hemos referido, se entronizarla en la sociedad la autocracia más execrable y el régimen más odioso de a-individualismo." En síntesis, el contenido de la norma jurídica debe radicar precisamente en la regulaci6n de las relaciones entre los hombres, esto es, debe encauzar aquel aspecto de su actividad que implique relaciones y juego de intereses recíprocos, bien de particulares entre si, o entre éstos y los sociales o viceversa, para establecer el orden correspondiente, respetando siempre un minimo de lioertad humana y haciendo invulnerables también los factores
"Desde hace años nos inquieta comprobar que el Derecho ha perdido la vitalidad que debie-serle propia y que empieza a cargar como un peso muerto sobre el desarrollo y avance de las estructuras sociales. "En suma, a nuestro juicio, el Derecho se presenta y vale como un instrumento de organización social, que debe Ser puesto al servicio de la sociedad y de los hombres que la integran, para facilitar y permitir una forma de estructura y de relaciones sociales que asegure a todos Jos individuos su más pleno desenvolvimiento humano, dentro de una sociedad capaz de promoverlo y asegurarlo." (Op. cit., págs. 11 Y 14.) Posteriormente el mismo Novoa Monrcal alude a las notas que caracterizan al De. recho, y con cuyo- contexto estamos acordes mutatis mutandis, permitiéndonos transcribir la forma como las presenta: "Las notas del Derecho que nos interesa destacar, tras el examen realizado en Jos capítulos precedentes y que se desprenden de lo que en ellos expusimos, son: "a] el Derecho tiene por objeto esencial imponer en la sociedad un régimen determinado de ordenación, el Derecho es en sí mismo un conjunto de reglas que fuerzan a un orden dado de la sociedad y de sus miembros. "b} el conjunto sistemá-tico de reglas' jurídicas obligatorias que el Derecho aporta a la sociedad constituye sólo el medio para que se alcance un determinado orden social. El Derecho, por consiguiente, es puramente instrumental y, por sí mismo, no se integra con ni comprende los fines o las ideas sustanciales que inspiran la ordenación que está encargado de sostener bajo amenaza de coacción. "o} es la política, como ciencia y práctica del gobierno de Ja sociedad, que en esto obra auxiliada por la economía y la sociología, la que señala las ideas directrices y lineamientos que aspiran a conformar de una manera dada a la sociedad; el Derecho solamente opera como apoyo formal de esas ideas y cumple la función de obtener que los hombres observen una conducta que permita hacerlas realidad. Ud) debido a lo anterior, al Derecho no le toca decidir sobre el sentido de las normas que la política Je pide elaborar con el fin de realizar una cierta concepción de lo que debe ser el gobierno, estructura y disposición interna de la sociedad y de sus miembros. "e ) siendo así, no puede decirse que el Derecho se rija por principios absolutos, como instrumento formal es eminentemente relativo y por hallarse al servicio de directivas ajenas, su funci6n la sirve obteniendo que esas directivas sean efectivamente cumplidas en la vida social. Para ello puede utilizar variados mecanismos, que serán correctos en cuanto sean aptos _P-.<l!'~lo~ar ese obedecimiento.

22

LAS GARANriAS INDIVlDUALES

extrinsecos de su ejercicio: la igualdad y la propiedad, sin los que aquélla seria nugatoria. Cualquier régimen jurídico, social o político debe tener siempre presente en su implantación y en su funcionamiento ese mínimo de libertad y los mencionados factores de ejercicio de ésta, si no se quiere degenerar en la autocracia y gestar pueblos -serviles y abyectos, creando su orden jurídico respectivo en atención a las condiciones históricas de cada Estado en concreto. Asl, cualquier régimen estatal, liberal, socialista, etc., será respetable y respetado, pues estaría basado en la dignidad y en la libertad de la persona humana. Y no se diga que sobre ésta en particular existen entidades superiores, como el pueblo, el Estado, la sociedad, la nación, etc., en aras de cuyo beneficio el ser humano debe sacrificarse totalmente hasta el grado
"tl sobre esa base, no hay en el Derecho principios de fondo preestablecidos. Se opera en él considerando las posibilidades que admite el ambiente social siempre cambiante y usando habilidad para lograr la mayor eficacia de las normas con el IIÚnimO de esfuerzo de los mecanismos sociales disponibles. Los criterios pr4cticos son los decisivos en- él.
N g) mucho menos hay preceptos o principios jurídicos inmutables. Las normas jurídicas deben adaptarse constantemente a la evolución y cambios que experimenten las ideas políticas directrices y a las variaciones continuas del ambiente social, que exigen alterarlas para mejor cumplir esas ideas, aun cuando estas mismas permanezcan InalterabIes por un tiempo. El jurista debe estar, por ello, siempre alerta a la readaptacióq de las normas; las fórmulas jurídicas tienen que ser dinámicas y hallarse en reelaboración permanente, porque la sociedad y sus concepciunes políticas tienen la movilidad de los organismos vivos." (Op. cit., págs. 80 Y 81.) La contradicción que se advierte en la obra de Ncvoa Monreal radica en que, por una parte, considera al Derecho "como obstáculo al cambio social" sin distingo ni salvedad, y, por la otra, estima, como nosotros en cierto modo, que el Derecho es Indispensable para la vida social y que las disposiciones que integran básicamente su orden normativo deben constantemente renovarse y actualizarse conforme a las transformaciones que vaya experimentando la colectividad humana, lo que no sólo no implica -el "obstáculo" de que dicho autor chileno habla, sino la canalización jurídica de los postulados que resulten de los cambios sociales. 14 El Hbertícidío, o sea, la eliminación de la libertad humana dentro de un contexto político, social y económico, ha sido un fenómeno que la historia 'registra con cierta frecuencia. Su causación ha obedecido parad6jicamente a la tutela jurídica de la libertad del hombre dentro de la sociedad, tutela que es uno de los atributos de todo régimen auténticamen te democrático. Así, al amparo de esa protección jurídica, los enemigos de la libertad se valen de ella para luchar por la entronización de sistemas autocráticos y totalitarios. Con toda razón el pensamiento digno del hombre ha proclamado el principio de que no puede haber libertad contra la libertad, condenando todas aquellas tendencias, de variada ideología y hasta a-ideológicas, que, aprovechando abusivamente las libertades jurídicas dentro de los regímenes democráticos, se empeñan en destruirlas para implantar dictaduras dE; derecha o de izquierda. Al respecto, el maestro Luis Recaséns Síches advierte que "no debe permitirse el ejercicio de la libertad encaminado a la supresión de la libertad" y que "cualquier conducta externa que se proponga Ia supresión de las libertades básicas de la persona individual debe ser definida como tipo de delito y castigada con severas penas, tiene una intrínseca validez y una plenaria justificación en todo miembro y en todo Jugar", agregando que "tal principio se ha actúalizado con máximo relieve, Con perentoria urgencia en nuestros días, Jo mismo a modo de necesidad práctica inesquivable, como también en tanto que problema que requiere apremiantemente una plena justificación teórica". (Cfr. "El Delito de Ejercitar la Libertad para Destruir la Libertad". Artículo publicado en la Revista Mexicana de Derecho Penal, volumen correspondiente a noviembre de 1964.)

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS. GARANriAS INDIVIDUALES

de renunciar a su propia libertad mínima, puesto que esta aseveración seria no sólo paradójica, sino contradictoria consigo misma, ya que es imposible que un todo tenga bienestar y felicidad, cuando sus partes son desdichadas y están postradas en la abyección y en el seruilismo. Una cosa es armonizar intereses sociales con particulares, establecer una adecuada relación jurídica y social entre ellos, dar primacía a los primeros respecto de los segundos en ciertos aspectos, y otra cuestión totalmente distinta es eclipsar a la persona humana en toda su integridad, para convertirla en un mero engrane de una gran maquinaria manejada oligárquica o autocrátícamente. En concIusión, independientemente del régimen jurídico, social y político de que se trate, todo sistema estatal debe respetar a la persona humana, absteniéndose de eliminar y hasta de vulnerar su mínimo de libertad en los términos expuestos con antelación, si no se quiere incidir en la autocracia arbitraria y despótica, de la que la historia es prolífica en ejemplos.
Para ilustrar las anteriores afirmaciones, recurramos a un ejemplo extraído de nuestra legislación constitucional positiva, tomando como base una corriente política que, dada su índole, podría suscitar la creencia de que el orden jurídico no debe respetar el mínimo -de libertad a que hemos aludido: el intervencionismo de Estado. Es evidente que nuestro artículo 123 fue la consecuencia legislativa de una idea, de un propósito tendiente a procurar para la clase trabajadora un mínimo de garantías sociales frente al otro factor rle la producción: el capital. La amarga experiencia histórica que se había adquirido con motivo de las consecuencias del liberalismo absoluto, derivado de los postulados de la Revolución francesa, en el sentido de que la tán decantada igualdad entre los hombres frente a la ley sólo tenía una existencia teórica, pues en la realidad propiamente había una verdadera desigualdad y una notoria inequidad, debida. a la diversidad de condiciones de hecho en que los individuos se encontraban, hizo que el Estado se propusiera, unas veces obedeciendo a un espíritu gracioso, corno en Alemania, y otras impelido por movimientos obreristas, intervenir en favor de la clase social desvalida, de aquella que realmente era la débil en las relaciones jurídicas y sociales. En esta virtud, no sólo se consagraron garantías sociales en favor de la cIase trabajadora en general y del trabajador en particular frente a la parte fuerte de la relación de trabajo, sino que por actos de fiscalización diversos, que no son dél caso mencionar, se

procuró que las condiciones reales de la prestación del servicio implicaran la
ejecución concreta de Jos preceptos legales relativos, tal como sucede con nues-

tro artículo 123 y .eon la ley reglamentaria correspondiente o Ley Federa! del Trabajo. .
Pues bien, ¿cuál es la causa final del supradicho precepto constitucional?
¿ Qué es lo que en realidad vienen a establecer sus disposiciones diversas, en que

se patentiza la intervención del Estado en la relación de trabajo? Ante todo, el artículo 123 y la legislación sobre la materia fueron los remedios normativos
más idóneos para subsanar las condiciones de verdadera desigualdad y desequi-

librio que existían antes de la expedición de la Constitución de 1917 entre los sujetos de la relación de trabajo. Los constituyentes de Querétaro, al formular el artículo 123, quisieron sobre todo colocar a la {'arte débil, a! trabajador, en
una situación de igualdad frente al patrón, mediante la consagración. de un mínimo de garantías, de tal ~anera .'l.Ut aquél no se viera_ya coaccionado en

24

LAS GARANTÍAs ~ INDIVIDUALES

la formación contractual por todas aquellas circunstancias que 10 impelían a aceptar inicuas condiciones de trabajo. En otras palabras, al pretender instituir el artículo 123 la igualdad de situaciones entre patrones y trabajadores, al procurar establecer un equilibrio entre esos dos factores de la producción en la creación de la 'relación de trabajo, propiamente quiso garantizar al obrero su libertad, eliminando, o al menos suavizando, los escollos de hecho que lo coartaban, sin suprimir totalmente, por Jo demás, la libertad contractual entre ambas partes, pór razones que no son del caso indicar. Hemos apelado a este ejemplo para demostrar que aun en regímenes de intervencionismo de Estado como es el nuestro, cuando menos en materia de tra.bajo, no s610 se respeta el mínimo de libertad tantas veces aludido, sino que se procura garantizarlo mediante el establecimiento de uno de los elementos indispensables para su ejercicio que también ya hemos mencionado: la igualdad.

IV.

INDIVIDUALISMO Y COLECTIVISMO [TOTALITARISMO]

Las anteriores elucubraciones han tenido como materia central al elemento "persona humana" en relación con la sociedad y frente al orden jurídico. Pero además de la entidad individual, existen en el seno de la convivencia humana esferas de intereses que pudiéramos llamar colectivos, es decir, intereses que no se contraen a una sola persona o a un número limitado de sujetos, sino que afectan a la sociedad en generala a una cierta mayoría social cuantitativamente indeterminada, Frente al individuo pues, se sitúa el grupo social; frente a los derechos de aquél existen los derechos sociales. Estas dos realidades, estos dos tipos de intereses aparentemente opuestos reclaman, por ende, una compatibilización, la cual debe realizarse por el propio orden jurídico de manera atingente para no incidir en extremismos peligrosos como los que han registrado en la historia humana contemporánea diversos regímenes estatales. A título de reacción contra el sistema absolutista, que consideraba al monarca como el depositario omnímodo de la soberanía del Estado, como réplica a la desigualdad social existente entre los hombres desde un punto de vista estrictamente humano, los sociólogos y políticos del siglo XVIII en Francia principalmente, tales como Rousseau, Voltaire, Diderot, etc., observando las iniquidades de la realidad, elaboraron doctrinas que preconizaban la igualdad humana. Como contestación a la insignificancia del in. dividuo en un Estado absolutista, surgió la corriente jurídico-filosófica del jus-naturaIismo (aun cuando en épocas anteriores, desde el mismo Aristóteles, a través de la filosofía escolástica, y hasta los pensadores del siglo XVIII, ya se había hablado de un derecho natural) que proclamó la existencia de derechos congénitos al hombre superiores a la sociedad. Tales derechos deberían ser respetados por el orden jurídico. y es más, deberían constituir el objeto esencial de la. instituciones sociales, idea que prohijaron entre nosotros los Constituyentes de 1856-57. El jus-naturalismo, por ende, exaltó

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANrlAS INDIVIDUALES

25

a la persona humana basta el grado de reputada como la entidad suprema en la sociedad, en aras de cuyos intereses debería sacrificarse todo aquello que implicara una merma o menoscabo para los mismos. De esta guisa, los diversos regímenes jurídicos que se inspiraron en la famosa Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, eliminaron todo lo que pudiera obstaculizar la seguridad de los derechos naturales del individuo, forjando una estructura normativa de las relaciones entre gobernantes y gobernados con un contenido eminentemente individualista v liberal. Indivioualísta porque, como ya dijimos, consideraron al íncnvíduo como la oase y fin, esencial de la organización estatal; y liberal, en virtud de que el Estado y sus autoridades deberían asumir una conducta de abstención en las relaciones sociales, dejando a los sujetos en posibilidad de desarrollar libremente su actividad, la cual sólo se limitaba por el poder público cuando el libre juego de los derechos de cada gobernado originaba conflictos personales. Fiel a la idea de no obstaculizar la actuación de cada miembro de la comunidad, el liberal-individualismo proscribió todo fenómeno de asociación, de coalición de gobernados para defender sus intereses comunes, pues se decía que entre el Estado como suprema persona moral y política y el individuo no deberían existir entidades intermedias. Es más, la tesis individualista pura, en su implicación estricta o rigurosa, ha tendido a repudiar a la sociedad y al Estado Como realidades distintas de las entidades individuales. Por necesidad sociológica y jurídica el individualismo clásico no se atrevió a proclamarse anti-social o anti-estatal, es decir, proscriptor de la sociedad y del Estado, aunque su natural inclinación lo condujera al anarquismo, como expresión culminatoria de su postura. Según afirma Solages," "la sociedad no se le presenta (al individualismo), sino como una yuxtaposición de individuos, una suma o un agregado. Nada hay en ella, por consiguiente, que sea fuente de unidad real". Como toda postura extremista y radical, el liberal-individualismo incidió en errores tan ingentes, que provocaron una reacción ideológica tendiente a concebir la finalidad del Estado en un sentido claramente opuesto. Los regímenes liberal-individualistas proclamaron una igualdad teórica o legal del individuo; asentaban que éste era igual ante la ley, pero dejaron de advertir que la desigualdad real era el fenómeno inveterado que patentemente se ostentaba dentro del ambiente social. No todos los hombres estaban colocados en una misma posición de hecho, habiéndose acentuado el desequilibrio entre las capacidades reales de cada uno merced a la proclamación de la igualdad legal y del abstencionismo estatal. El Estado, obedeciendo al principio liberal del laissez [aire, laissez passer; tout va de lui-méme, dejaba que los hombres actuaran libremente, teniendo su conducta ninguna
as Coleccíó a de EstudiosSociales. Persona y Sociedad. Traducción de Héctor Gonzátez Uribe. "Editorial Jus", 1947, pág. 109.

26

LAS GARANmS INDIVIDUALES

o casi ninguna barrera juridica; las únicas limitaciones a la potestad libertaria individual eran de naturaleza eminentemente fáctica. De esta manera, era más libre el sujeto qu6, gozaba de una posición real privilegiada, y menos libre la persona que no disfrutaba de condiciones de hecho que le permitieran realizar sus actividades conforme a sus intenciones y deseos. Al abstenerse el Estado de acudir en auxilio y defensa de los fácticamente débiles, consolidó la desigualdad social y permitió tácitamente que los poderosos aniquilaran a los que no estaban en situación de combatirlos en las diversas 'relaciones sociales. Tratar igualmente a los desiguales fue el gravísimo error en que incurrió elIiberal-individualismo como sistema radical de estructuración jurídica y social del Estado. Las consecuencias de hecho que de tal régimen se derivaron fueron aprovechadas para la proclamación de ideas colectivistas o totalitarias, al menos en el terreno económico, manifestándose abiertamente opuestas a las teorias individualistas y liberales. El individuo, según el colectivismo, no es ni la única ni mucbo menos la suprema entidad social. Sobre los intereses del hombre en particular existen intereses de grupo, que deben prevalecer sobre los primeros. En caso de oposición entre la esfera individual y el ámbito colectivo, es preciso sacrificar al individuo, que no es, para las ideas colectivistas, sino una parte del todo social cuya actividad debe realizarse en beneficio de la sociedad. Como ésta persigue fines específicos, los objetivos individuales deben ser medios para realizarlos, dejando de ser la persona humana, por tal motivo, un auto-fin, para convertirse en un mero conducto de consecución de' las finalidades Sociales, variables según el tiempo y el espacio y 'de hecho impuestas por gobiernos ocasionales. Al individuo, por ende, le está prohibido desplegar cualquier actividad que no sólo sea opuesta, sino diferente, de aquella que se estime en el totalitarismo como idónea para lograr tales fines sociales específicos. "Lo que caracteriza la forma sociológica de los regímenes totalitarios, dice Solages," es que la colectividad anuncia la pretensión de regir toda la actividad de los individuos, a la que subordina estrechamente en todos los dominios. El poder que la misma reivindica no es solamente reglamentario, sino, que quiere dirigir e inspirar hasta la actividad intelectual y moral de los ciudadanos y obtener por la educación un conformismo general según el tipo determinado de antemano." "Los individuos -y las diversas sociedades particulares a las que pueden pertenecer y de cuya trama se compone la sociedad entera- son considerados, en estos sistemas, como las partes de un todo y este todo es concebido como un organismo único en el que las células no gozan de una autonomía verdadera. Estos diversos elementos le están subordinados. Por consecuencia, las personas son para la sociedad como las partes para el todo: están relegadas al rango de medio al servicio del fin social."
.. Op. cit., págs, 119, 121 y 122.

l'UNDAYENTACIÓN l'ILOSÓl'ICA DE !,.AS GARANTfAs INDIVIDUALES

27

"Para el transpersonaiismo (como suele denominarse en la filosofía jurídico-pclitica al totalitarismo estatal o colectivismo secial) , que se centra axiológicamente en la colectividad, el individuo aparece como un producto -efímero, de escasa o nula importancia: un sinnúmero de individuos vienen y se van de la colectividad. En ella los individuos sólo están para ser soportes y agentes de la vida superior de la 'totalidad', para llevarla, promoverla y elevarla, Desde el punto de vista de los valores, el individuo no viene en cuestión: es mera materia de formaciones superiores. Sólo tienen importancia los fines de la colectividad y el proceso de ésta. El individuo sólo adquiere valor en la medida en que mueve ese proceso y sirve a 'esos fines de la 'totaIidad'; su relevancia axiológica deriva únicamente del valor que represente para la colectividad y para el proceso de la historia. Incluso las más grandes personalidades tienen valor sólo por razón de la 'totalidad' colectiva. Se ha llegado a decir por la concepción transpersonalista, que la colectividad sólo soporta a los individuos cuya conducta se ajusta totalmente a los fines de ella, debiendo destruir-a los inservibles y a los disidentes.""

V.

EL MARX-LENINISMO

A. Su exposicién sucinta
Es de vital ímportancia conoce>' las tesis básicas de la llamada ideología marx-leninista, que como bandera demagógica se tremola contra los regímenes democráticos, para consolidar los principios que hemos expuesto en torno a la persona humana y a sus relaciones con la sociedad, mediante una sana y serena crítica de los postulados en que esa ideología se sustenta y los objetivos que persigue. No está en nuestro ánímo formular una exposición exhaustiva del marx-leninismo, es decir, abordar el tratamiento de todos y cada uno de sus aspectos, pues ello rebasaría los límites del presente libro. Sólo nos interesa, en función del tema introductorio de esta obra. estudiar la situación que te6ricamente ocupa la persona humana dentro de su marco eidético y en la que se la colocaría en el supuesto de que el marxleninismo se ímplantara cabalmente en la realidad social. Aunque el marx-leninismo tenga una base eminentemente socio-económica y represente una tendencia politica, su repercusión en el campo del derecho es innegable, sin que, por ende, deba pasar inadvertida para el jurista, máxime que, según lo constataremos, en las diferentes etapas del desarrollo integral de dicha corriente, la proscripción de lo jurídico es su signo característico. Partiendo de la idea de que la sociedad burguesa, es decir, no comunista, está constituida por dos clases: la de los explotadores o propietarios dc los medios de producción- y la de los explotados, o sean, los obreros y campesinos, Marx y Engels conciben al Estado y al Derecho como la "ma1'f

RxCA9ÉNS SIeHES. Füosofla

d~l

Dereeho, pigs. 305 Y 306.

28

LAS

GARANrtAs INDIVIDUALES

quinaria coercitiva destinada a mantener la explotación de una clase por otra"." La aspiración -comanista, sostienen, consiste en destruir el Estado y el Derecho "burgués" y substituirlos por la "dictadura del proletariado", como etapa poIltica de transición, para llegar flnalmente a la "sociedad comunista". "En el Manifiesto Comunista se lee, dice Kelsen, que el prop6sito inmediato de los comunistas es derrocar el dominio de la burguesía, conquistar el poder politico para el proletariado. El proletariado utilizará su predominio político para arrancar paso a paso todo el capital a la burguesía, para concentrar todos los medíos de producción en manos del Estado, es decir, del proletariado organizado como clase dominante." ,. Ahora bien, la dictadura del proletariado, o sea, la concentración del poder político del Estado" en la clase social de los "explotados", no es sino una situación "transitoria para lograr la finalidad única o definitiva de la revolución comunista, que consiste en la consecución de una sociedad "sin clases o sea, de "una asociación en la cual el libre desarrollo de cada uno ", es la condición del libre desarrollo de todos"'· y cuyo establecimiento significará la extinción del Estado, pues como afirmaba Engels: "La sociedad que organice nuevamente la producción sobre la base de la asocíacién libre e igualitaria de los productores, colocará toda la maqninaria del Estado en el lugar que entonces le corresponderá: el museo de antigüedades, al lado de la rueca y del hacha de bronce." 21 En esa sociedad "sin clases", afirmaba Marx, "podrá ser sobrepasado por completo el estrecho horizonte del derecho burgués, y sólo entonces inscribirá la sociedad en su bandera: de cada uno según SU capacidad y a cada uno según sus necesidades." .. La evolución gradual que, según Marx y Engels,· experimentará necesariamente la sociedad humana a través de las tres etapas a que nos hemos referido, se sustituye en el pensamiento de Lenin por la revolución violenta. La clase social de los "aplotados" (obreros y campesinos) debe arrebatar cruentamente el poder político a los "explotadores" (dueños de los medios de producción y de la tierra), para establecer la "dictadura del proletariado", dentro de cuyo régimen deben adoptarse y practicarse medidas drásticas a efecto de consolidarla y de preparar el advenimiento de la "socíedad perfecta", es decir, de la sociedad comunista, en la que, porIa desaparición de "las clases, ya no habrá Estado, o sea, poder coactivo, pues la vida social se compondrá espontáneamente mediante la observancia de "sus reglas elementales" surgidas de la costumbre. "La dictadura del proletariado, afirma Lenin, produce una serie de restricciones a la libertad en el caso de los opresores, de los explotadores, de
'TeorÚJ Comunuta ,. Op. cit., págs. 49 Y 50. 20 KELSEI'O. Op. eit., pág. 52. .. lbld. Pág. 57. .. tu«. Pág. 59.
10 HANS KELSEN,
d~1 D~'echo

y del Estado, pág. 17.

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTÍAS INDMDUALES

29

los capítaustas, Debemos aplastarlos a fin de liberar a la humanidad de la esclavitud del salario; su resistencia debe ser quebrada mediante la fuerza. Es claro que donde hay represión hay también violencia; no hay libertad, no hay democracia." "Bajo el capitalismo, agrega, tenemos un Estado en el sentido propio del vocablo, esto es, una maquinaria especial para la represión de una clase por otra... Durante la transición del capitalismo al comunismo la represión es aún necesaria; pero es la represión de la minoría de explotadores por la mayoría de los explotados. Todavía es necesario un aparato especial, una maquinaria especial de represión, el 'Estado', pero se trata ahora de un Estado transicional, no ya de un Estado en el sentido
usual ... "
23

Cuando la clase de los "explotados" haya conquistado violentamente el poder político, cuando los "explotadores" hayan desaparecido completamente de la sociedad, la dictadura del proletariado, es decir, el "Estado socialista de transición", ya no tendrá razón de subsistir, pues habrá sido reemplazado por la "sociedad comunista", cuya vida no necesitará de ninguna organización coactiva. "El proletariado, sostiene Lenin, arroja a un lado, considerándola una mentira burguesa, la máquina llamada Estado. Hemos quitado esa máquina a los capitalistas; la hemos tomado para nosotros. Con ella --o con un garrote- haremos pedazos toda clase de explotación y -cuando ya no quede ninguna posibilidad de explotación en el mundo, cuando ya no queden dueños de tierras o de fábricas, cuando ya no se harten unos mientras los muchos padecen hambre- sólo entonces, cuando ya no existan esas posibilidades, devolveremos esa máquina para que sea destruida. No habrá entonces ni Estado ni explotación"," prediciendo que la extinción del Estado obedecerá a que "liberado de la esclavitud capitalista, de los indecibles horrores, el salvajismo, los absurdos e infamias de la explotación capitalista, el 'pueblo se acostumbrará gradualmente a observar las reglas elementales de la vida social, conocidas durante siglos y repetidas durante miles de años en todos los textos escolares; se acostumbrará a observarlas sin fuerza, sin compulsión, sin subordinación, sin el aparato compulsivo especial que se llama Estado"."
B. Su critica

El marx-leninismo es una teoría que se autocalifica como revolucionaria y que afirma preconizar una política revolucionaria. Su móvil es la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, o sea, su socialización. Por consiguiente, importa una ideología de contenido esencialmente económico, para cuya implantación proclama dos objetivos: uno inmediato, a saber. el establecimiento de la dictadura del proletariado, como situación
23

tu«
tsu.

2.

KELSEN.

en

Págs. 81, 82 Y 83. Op. cit., pág. 85. Pág. 86.

30

LAS GARANTIAS INDIVIDUALES

política transitoria y otro mediato, es decir, la creación de la sociedad comunista como finalidad definitiva. Para conseguir e! primero de estos objetivos adopta como táctica de lucha la violencia, es decir, la conquista cruenta de! poder político para aniquilar a los dueños o detentadores de los medios de producci6n; y para obtener e! segundo, predice y fomenta la educaci6n psicológica de! pueblo para vivir dentro de las "reglas elementales de vida de la sociedad" (se entiende bajo la concepción comunista), y cuya observancia será "natural y espontánea" y no requerirá de poder coactivo alguno para hacerlas curnplír, vaticinando, por este motivo, la desaparici6n de! "Estado". Consiguientemente, para e! marx-leninismo la sociedad comunista o sociedad "perfecta", en que ya no existirá ninguna "clase", ninguna explotaci6n del hombre por el hombre, será una sociedad "sin Estado" y quizá "sin Derecho", pues éste habrá sido reemplazado por esas "reglas elementales" de la vida social. El cuadro ideológico del marx-leninismo no puede ostentar mayores aberraciones que, proyectadas a la realidad social, se convierten en tan inonstruosas atrocidades, que no s610 aherrojan la libertad del hombre y afectan su dignidad, sino que propenden a alterar su naturaleza como individuo y como ente social. La concepción marx-leninista de la sociedad humana atenta contra su ser esencial, predestinándola a la condición de grupo o masa gregaria que únicamente se da en el reino animal. Estas afirmaciones, que podrían antojarse apasionadas o fruto de una vehemente animosidad contra e! marx-leninismo, se deducen, sin embargo, del análisis jurídíco-político y aun simplemente lógico de las tesis que preconiza.

Es inconcuso que toda revolución se traduce en un movimiento violento que persigue la destrucción de un determinado régimen para sustituirlo por otro en que se realicen política, jurídica y socialmente los móviles que la inspiran y los motivos teleológicos que la impulsan. La revoluci6n es por ello formalmente. al mismo tiempo destructiva y constructiva. Bajo el pri mer aspecto, la que proclama el marx-leninismo no tiene nada de censurable, ya que su finalidad estriba en abolir el régimen capitalista para reemplazarlo por un sistema económico en que los medios de producción no se concentren en ciertos grupos o clases, sino que su detentaci6n o posesi6n y utilización Correspondan al pueblo. Sin embargo, si éste es su objetivo económico definitivo o mediato, la revolución marx-leninista persigue un fin inmediato, que a su vez es la manera sine qua non para implantar la sociedad comunista, y que consiste en el establecimiento de la dictadura del proletariado, la cual, organizada políticamente, es el "Estado socialista" como aparato transitorio de coacci6n para suprimir las "clases explotadoras", para impedir su resurgimiento y para "educar" al pueblo en la vida social comunista que se desarrollará "espontáneamente" sin la maquinaria estatal.

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA D& LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

31

Ahora bien, es en la implantación de esa dictadura donde radica una de las más ingentes aberraciones del marx-leninismo, pues bajo la ficción de que su ejercicio lo imputa al "proletariado", en el fondo arrastra a los pueblos hacia el autocratismo o totalitarismo estatal absoluto. La sola exprcsión "dictadura del proletariado" es un contrasentido y únicamente puede engañar con los fuegos fatuos que de ella se desprenden a los ingenuos o ignorantes. La dictadura," por esencia, entraña un régimen en que el poder político se detenta por un sujeto o un grupo de sujetos que concentra todas las funciones del Estado y que actúa sin sujeción a ninguna norma jurídica pre-establecida, sino conforme a su irrestricta e irrestringible voluntad. La dictadura, por tanto, implica un gobierno uni-personal u oligárquico en lo ejecutivo, legislativo y judicial, ya-jurídico, pues aunque el dictador (individuo o grupo) suela expedir leyes, éstas, por una parte, no serán sino expresiones de sus voliciones exclusivas, y, por la otra, siempre variables o suprirnibles a su arbitrio. Todo dictador puede, en consecuencia, atribuirse la frase célebre de Luis XIV que condensa su poder omnímodo: "El Estado soy yo." 21 Frente a la implicación del concepto de "dictadura", ¿puede sostenerse con validez y sentido común que haya "dictadura del proletariado"? Con el nombre de "proletariado" se ha designado a la masa de "explotados", o sea, de obreros y campesinos principalmente y que sin duda constituyen los sectores humanos mayoritarios de un conglomerado social. ;Puede esa masa de hombres, cuantitativamente enorme y cualitativamente heterogénea, diseminada en un vasto territorio, sin conciencia uniforme sobre sus problemas, necesidades y conveniencias, ejercer un gobierno dictatorial? ¿Es lógico aceptar que ese conjunto humano en su totalidad o los innumerables individuos que lo componen, sean a la vez gobernantes y gobernados? ¿Es admisible que el proletariado, o sea, la mayoría popular, ejerza la dictadura sobre sí mismo, en el supuesto, preconizado por el marx-leninismo, de que ya hubiesen sido destruidas las otras clases sociales? La respuesta negativa a estos interrogantes está imbibita en su planteamiento. No puede haber ni política ni realmente "dictadura del proletariado", locución que sólo ha servido de bandera demagógica al marx-leninismo para atraer hacia la esclavitud y a la postración servil a los pueblos. La mencionada dictadura es. de hecho. la de un hombre o de una oligarquía
26 No nos referimos a la dictadura como instituci6n jurídico-política que se proclamaba en Roma y en Grecia con motivo del surgimiento de una situación de emergencia que obligaba a depositar las funciones del Estado en un gobierno uni-personal y que subsistía transitoriamente mientras durara dicha situación. 21 El mismo Lenin sostenía que: "La dictadura es un Poder que se apoya directamente en la violencia y no está sometido a la ley alguna", agregando: "La dictadura revolucionana (sic) del proletariado es un Poder conquistado y mantenido por la violencia empleadar por el proletariado contra-la burguesía, un Poder no sujeto a ley alguna." (V. I. LENIN~ Marx, Engels )' el marxismo, pág. 297. Ediciones Palomar. México, 1960.)

32

LAS GARANTÍAS INDMDUALES

mantenida mediante una maquinaria coercitiva que Marx, Engeís y Lenin llamaban "Estado", y en la que el proletariado no es sujeto sino objeto de gobierno, no es pastor sino rebaño. Por otra parte, la dictadura equivale a la negación de la seguridad jurídica, sin la cual la persona humana, independientemente de su condici6n social específica, no puede conservar su naturaleza auto-teleol6gica ni, por - ende, su hbertad dentro de la vida social, pues se convierte en instrumento al servicio Ilimitado e ilimitable del gobemante dictatorial y en simple medio de realización de su voluntad arbitraria, es decir, no sometida a ningún régimen de derecho. En una dictadura, o el gobernado se resigna a esa condición servil e indigna para poder sobrevivir o es eliminado. Tal es el pavoroso dilema que afronta el hombrc dentro de un estado dictatorial, con independencia ce la ideología que éste sustente o conforme a la cual se haya organizado. Además, las decisiones de un gobierno dictatorial son dogmáticas, es decir, no susceptibles de crítica valorativa alguna dentro del régimen respectivo. "Quod principii placuü, legis habet uigorem" es la máxima que recoge el absolutismo político de los otrora Estados monárquicos y que se aplica a cualquier dictadura de todos los tiempos como un alud que aplasta la libertad de expresi6n del pensamiento. Censurar al dictador, aun con un propósito constructivo, equivale al suicidio, al cautiverio o al destierro. Ninguna revoluci6n auténticamente popular ha tenido como aspiraci6n el establecimiento de un régimen dictatorial. Es más, las dictaduras de cualquier índole han provocado múltiples movimientos revolucionarios. La historia político-social de la humanidad nos proporciona innumerables ejemplos que sería ocioso señalar. Las aspiraciones de un pueblo, sus ideas, su designio de mejorar sus condiciones de vida, su querer, en una palabra, han tendido a estabilizarse o' institucionalizarse en un orden jurídico, implantable e implantado al triunfo dc la revoluci6n. Sería negar la historia y desfigurar la teleología revolucionaria con el solo hecho de concebir a un pueblo que quisiese vivir fuera de toda legalidad, es decir, que pretendiese abolir un régimen jurídico-político sin substituirlo por otro mejor, o sea, que tratase de entronizar la opresi6n renunciando a la libertad y depositando su destino en un poder dictatorial. Sería francamente absurdo, ilógico y contrario a la dinámica natural de los pueblos, que, mediante una revoluci6n, abdicaran de su condici6n de sociedades humanas para convertirse en masas serviles con el único "derecho" de obedecer y callar ante la voz imperativa de sus amos. Un pueblo que quiera, por propia voluntad, ser instrumento de una dictadura, ser esclavo de sus gobernantes, no merece sino el repudio de la historia y su rechazamiento por la conciencia libertaria universal. Un pueblo soporta y padece la dictadura, pero jamás la desea; nunca puede erigirla a la categoría de finalidad revolucionaria o evolutiva, aunque sea con un carácter transitorio, pues basta que así la acepte como objetivo,

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTiAS INDIVIDUALES

33

para que a si mismo se condene a sufrirla indefinidamente. Si revolución implica progreso en todos o en cualquiera de loo órdenes de la vida popular y si ese progreso aspira a institucionalizarse mediante el Derecho para asegurar la respetabilidad y la observancia de sus resultados, toda tendencia que se enfoque hacia la supresión de la normatividad jurídica significa necesariamente regresión. o lo que es lo mismo, contra-revolución. Por ello, el marx-leninismo, al proclamar la "dictadura del proletariado" como objetivo inmediato de la revolución que preconiza, es una tesis contrarrevolucionaria y regresiva, pues lejos de perseguir la liberación de los obreros y campesinos mediante un orden jurídico que garantice sus conquistas en el campo socio-económico, los proyecta hacia la opresión gubernativa, es decir, los sujeta a un poder político omnímodo y arbitrario. Ya .hernos dicho que la expresión "dictadura del proletariado" encierra un contrasentido desde el punto de vista conceptual o eidético e implica una falacia en el terreno de la realidad política con que se pretende deslumhrar a la ingenuidad popular. El proletariado, o sea, el conglomerado de obreros y campesinos no puede por sí mismo ejercer dictadura alguna. Ante esta imposibilidad, .el gobierno dictatorial debe desplegarse, en su nombre o por su delegación en el mejor de los casos, por un individuo o por un número limitado de sujetos, que serían sus autoridades. De ello se colige, conforme al pensamiento que animó a Marx y Lenin, que el pueblo quiere que lo gobiernen dictatorialmente, es decir, fuera de todo orden jurídico y scgún la sola voluntad de los que detentan el poder coactivo. Ese supuesto "querer" entraña indiscutiblemente la abdicación popular de la libertad, la renuncia a su condición de sociedad humana y su postración como masa ante una voluntad gubernativa suprema e incontrolable. Estas implicaciones funestas de la tesis marx-leninista nos inducen a considerarla como ostensiblemente anti-popular, pues no puede concebirse que un pueblo se traicione a si mismo, desvirtuando su esencia humana colectiva, al degradarse deliberadamente a la situación de masa-instrumento de una dictadura o dc osada ocucampo de incidencia de Un poder dictatorial: si Marx tuvo rrencia de afirmar que "la religión es el opio de los pueblos", en réplica podríamos contestarle que su "doctrina" sobre la dictadura del proletariado, reiterada por Lenin en sus virulentas arengas políticas, constituye la inducción al suicidio popular. Podría objetarse a las consideraciones expuestas que la dictadura del proletariado es una situación transitoria o de "transición" entre la "sociedad burguesa" y la "sociedad comunista", cuyo advenimiento prepara. Sin embargo, se nos ocurre preguntar: lesa situación transitoria cuánto tiempo dura? ¿Es posible, tomando en cuenta la naturaleza humana, establecer la sociedad comunista como la concibe el marx-leninismoi "

la

2~

_~ la creación de la sociedad comunista, afirmaba con notorio

El mismo Lenin, al aludir a Ia "extinción" de la explotación de las masas. o sea. escepticismo que: UNo sabe-

34

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

La sociedad comunista, meta ideal de esta tesis, se caracterizaría por lo siguiente: abolici6n de "explotadores" y "explotados" (sociedad sin clases, o sea, comunidad indivisa e indivisible); observancia de las "reglas elementales de la vida social" (según expresión de Lenin); cumplimiento de estas reglas sin compulsi6n, sin subordinación, es decir, sin el aparato coactivo llamado "Estado'"; obligaciones sociales a cargo de cada individuo "según su capacidad" y derechos de cada quien "según sus necesidades"; y substitución del Derecho, como expresi6n normativa de la voluntad estatal, por la acci6n espontánea del principio de justicia distributiva. Para lograr estos objetivos que en conjunto configurarían la "sociedad comunista", el marx-leninismo preconiza una. especie de "psicoterapia social" tendiente a imbuir en las conciencias individuales las ideas que entrañan. Este método "educativo" debe imponerse durante la etapa de la dictadura del proletariado para que, una vez logrados sus resultados, se llegue al establecimiento del tipo de sociedad mencionado. Es obvio que la sola utilización de dicho método no únicamente coarta, sino elimina, la libertad de expresi6n del pensamiento en todas sus manifestaciones, pues constriñe la mente humana a aceptar las ideas predeterminadas que constituyen su finalidad y coaccionan al hombre a comportarse de acuerdo con ellas sin posibilidad de apartarse del carnina que señalan. De esta guisa, el ser humano se vería despojado de su natural condici6n de ente auto-teleológico, arrebatándosele la potestad esencial que tiene para concebir y realizar fines vitales y de escoger los medios para su consecución, ya que dentro de la vida social no sería sino instrumento de una ideología opresiva que ]0 convertiría en siervo de sus sostenedores. Por otra parte, la sociedad comunista supone necesariamente una igualdad absoluta entre todos los miembros que la componen, pues sin ella no podría ni siquiera concebirse. No nos referimos a la proporcionalidad económica que como mero ideal y a través de la fórmula marxista de "cada uno según su capacidad y a cada quien según sus necesidades", sí sería deseable o, al menos no censurable en términos generales. Aludimos a la igualdad o uniformación de todos los seres humanos desde el punto de vista sicológico, mental o moral. Asi, para que cada persona pudiese actuar dentro de las "reglas elementales de la vida social" por modo espontáneo, o sea, sin compulsión alguna, sería indispensable que prescindiera de su individualidad, esto es, de todos aquellos elementos naturales, inherentes a su ser e inseparables de él, que lo han conformado desde que por primera vez sur¡¡i6 en el mundo. a saber, instintivos, sentimentales. morales e intelectuales
mos con qué rapidez y graduación" se lograría ese resunaco, a.'Stegando " .. . tenemos dereche a hablar s61\) de la extinción inevitable del Estado, subrayando la prolongación de este proceso (la dictadura del proletariado), su supeditación a la rapidez con que se desarrolle la fase superior del comunismo, y dejando completamente en pie la cuestión de los plazos o las formas concretas de la extinción, pues no tenemos datos para poder resolver estas cuestiones". (Op. oit., págs. 267 y 273.)

~UNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

35

¡ que condicionan ineludiblemente su conducta exterior. Borrar de la conciencia del hombre su individualidad, suprimir esos elementos que la integran, uniformar a todos los seres humanos, equivaldría a transformar su naturaleza, lo que se antoja utópico, pueril y absurdo. El homhre "ese microcosmos" de la Creación, como acertadamente lo concibió el pensamiento griego, se comporta voluntariamente, sin compulsión heterónoma y en determinado sentido o hacia cierta tendencia, cuando su proyección actuante se conforma COn su individualidad; y como ésta varía en cada persona, no es posíble imaginar conductas uniformes sin un poder. o fuerza quc dentro de la vida social las obligue a desplegarse de tal manera que se haga viable la convivencia. Es evidente la nobleza del propósito tendiente a suprimir la clase "explotadora" y la clase "explotada" en la vida económica de las sociedades humanas; es muy loable el designio de lograr una justa y proporcional distribución de la riqueza; es obvio quc a estas finalidades deben propender los gobíernos de todos los pueblos del mundo; es ineluctable, además, que conforme a la ideología cristiana, proyectada hacia el ámbito social, cada persona tiene el deber de esforzarse subjetiva y objetivamente para quc del seno de las comunidades desaparezcan las lacerantes desigualdades económicas; pero también es incontestable que ninguno de estos objetivos puede realizarse sin un poder jurídico-político que los establezca obligatoriamente, que los preserve y fomente por modo coactivo y que constríña a los miembros integrantes de la: colectividad a actualizarlos o, al menos, a no entorpecer o embarazar su actualizacíón. "Horno hominis lupus", dccla atinadamente Hobbes, y esta expresión, que refleja fielmente la naturaleza humana inmodificable, se aplica puntualmente en cualquier tipo de sociedad, aun en la "cornunista' utópica con que soñaron Marx. y Lenin. Por tanto, si el hombre, .por su ambición natural de poder, por su congénita inclinación de sojuzgar a los demás y ejercer sobre ellos una hegemonía, principalmente en materia económica tiene la tendencia de sobreponerse a sus semejantes y sujetarlos a su dominio, debe por necesidad existir en la sociedad un orden jurídico-político de carácter compulsorio que, en beneficio de los intereses comunes, límite o refrene las conductas individuales que los afecten o exploten, pero respetándolas en aquellos aspectos en que no produzcan este resultado. La explotación del hombre por el hombre, causa prístina' determinante del marx-leninismo, y su definitiva proscripción, objetivo que esta tesis supone realizable en la "sociedad comunista", sólo pueden abolirse y lograrse, respectivamente, por el poder estatal, encauzado mediante un orden jurídico equilibrado y justo que no permita a ese poder provocar una explotación quizá más grave: la del hombre por el Estado. No sólo es utópico sino absurdo, que pueda existir una sociedad "sin Estado", es decir, sin\gobierno, como ingenua o demagógícamente lo vaticinan Marx y Lenin, en cuyas opiniones se confunden ambos conceptos. Go-

36

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

bierno y Estado son esencialmente distintos, pues en tanto que e! primero es e! conjunto de órganos de autoridad, e! segundo implica una persona moral en que se organiza jurldica y políticamente un pueblo. Ninguna sociedad humana puede subsistir sin gobierno, o sea, sin "Estado" en la acepción a que esta idea adscribe e! marx-leninismo. aunque su vida pueda- desarrollarse sin ningún orden juridlcolegal o consuetudinario. En este último caso, el gobierno social quedará enmarcado dentro de un régimen dictatorial. Por tanto, la suposición de que la "sociedad comunista" pueda vivir "sin Derecho", es decir, sin normas jurídicas coercitivas de carácter legal o consuetudinario, entraña la dictadura, abominada y repudiada por todos los pueblos de la Tierra. Bien se advierte, en consecuencia, lo aberrativo de la pretensión de Marx y Lenin, la cual implica necesariamente, en el fondo, que su decantada "sociedad comunista", sin el aparato coercitivo del Derecho, estaría encuadrada dentro de! marco dictatorial. Más aún, e! conjunto de "reglas elementales de la vida social" que en el pensamiento de Lenin serian las que e! pueblo observara gradual y espontáneamente "sin compulsión", en esencia equivaldría a verdaderas normas jurídicas, pues su violabilidad sería siempre sancionable por el gobierno social (Estado), ya que es imposible imaginarse su libre y absoluto cumplimiento dentro de la dinámica de la sociedad. Por tanto, esas "reglas", de cuyo sentido y valor no nos habla e! seguidor de Marx, siempre requerirían para su eficacia real de un poder politico que las hiciera respetar en el caso de que no se acataran individual o colectivamente." Hay utopías que no por traducir las más sorprendentes fantasías que la imaginación humana pueda concebir, carecen de cierta lógica en su estructura y desarrollo explicativo, en cuyo caso merecen respeto o suscitan asombro; pero cuando una tesis Como la marx-leninista, no sólo es incompatible con la naturaleza social e individual de! hombre, sino contradictoria consigo misma y, por ende, aberrativa, lo que menos debe provocar es su rechazamiento combativo para impedir que, mediante sus nefastos espejismos, se apodere de los destinos de la humanidad.

VI.

EL BIEN COMÚN

Las tesis extremistas que propugnan ideas orientadas de la finalidad de! Estado y del orden jurídico, como el liberal-individualismo y el colectivismo (transpersonalismo o totalitarismo), basadas en la observación parcial de la realidad social, necesariamente incuban una ideología sintética a
ce Cegado por la pasión, Lenin aíirmaba: " ... sólo el comunismo suprime ~I~. absoluto la necesidad del Estado, pues bajo el comunismo no h¡;¡y nadie a quien reprimir -(?), nadie en el sentido de ciase, en el sentido de une ¡".-:!:::. sistemática centre. determinada parte de la población-o Nosotros no somos utopistas (?) v no negarnos, en modo alguno, que es posi-:

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARA>'ITiAS INDIVIDUALES

37

la manera hegeliana que, admitiendo y rechazando respectivamente los aciertos y errores radicales de la tesis y de la antítesis, se integra con un contenido ecléctico que atingentemente explica y fundamenta la posición de. las entidades individual y social como elementos que deben coexistir y ser respetados por el Derecho. Descartado el liberal-individualismo clásico como ideología político-jurídica, que erigia al gobernado particular en el objeto esencial de tutela por parte de las instituciones de derecho y vedaba a la acción gubernativa toda injerencia en las relaciones sociales que no tuviera como finalidad evitar pugnas o conflictos entre las actividades libres de los individuos, desconociendo eorrelativamcnte otras esferas reales que no se resumiesen en la personalidad humana específica; eliminado también el colectivismo que, .como tesis opuesta a la anteriormente mcnclonada, despojaba al sujeto de sus fundamentales prerrogativas como ser humano para convertirlo en un conducto de realización de los fines sociales o estatales generalmente impuestos- por la inclinación política de gobiernos perecederos, en la actualidad, dentro de los sistemas democráticos, sc va perfilando la doctrina del Bien Común, que, como veremos, no es sino la adecuada y debida sintesis entre la postura liberal-individualista y la coleetivista.

El concepto de Bien Común no es, sin embargo, de elaboración reciente. Ya Aristóteles y Santo Tomás de Aquino lo empleaban en sus doctrinas políticas, estimándolo el doctor Angélico como el fin a que dcbian tender todas las leyes humanas. No obstante, el Bien Común se ha revelado como una idea inexplicada en el pensamiento político de todos los tiempos, dándose por supuesto sin definirse 0, al menos, sin explicarse. Es cierto que el ilustre estagirita consideraba como "bien" aquello que apetece el hombre; pero esta consideración, más propiamente formulada en el terreno moral que en cI social, no nos resuelve el problema político que estriba en fijar el alcance de dicho concepto y de su actualización como finalidad de la convivencia humana, El Bien Común, como idea lógica y como meta .ética del orden jurídico estatal y de la política gubernativa, puede ser ponderado partiendo de un doble punto de vista o adoptando un doble criterio: el formal y el material,
a
lOS

cuales nos referiremos sucesivamente.

A. Criterio formal
El Bien Común es, ante todo, un concepto sintético, o sea, implica la aceptación eidética armoniosa de los aciertos de la tesis y de la antitesis
Ole e mevitabte que algunos individuos cometan excesos, como tampoco negamos la nccesidad de reprimir tales excesos. Pero. en primer lugar, para esto no hace falta de una 'néquina especial (normas iuridicas y tribunales Que las apliquen. decirnos nosotros}. un

38

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES

"teleológica del Estado. Por ello, no se fundamenta ni en el" individualismo ni en el colectivismo excluyentemente, y como fin verdadero de la organización y funcionamiento estatales, debe atender a las dos esferas reales que ineluctablemente se -re[¡lStran en la sociedad: la particular y la colectiva o de grupo. Con vista al carácter sintético del Bien Común, tanto como ente de razón como bajo el aspecto ético-político, aquél necesariamente debe abarcar, en una pretensión de tutela y fomentación, a las entidades individuales y a las sociales propiamente dichas, implicando una concordancia entre los desiderata de ambas. Ahora bien, ¿cómo se revela dicha síntesis? a) Hemos afirmado anteriormente que el hombre está dotado de una capacidad natura! para procurar su felicidad, cuyo contenido se integra con fines vitales que él mismo se forja, seleccionando libremente, en consecuencia, los conductos que repute idóneos para la consecución de éstos. Siendo la libertad bajo tales auspicios un factor consubstancial a la personalidad del hombre, el orden jurídico debe reconocerla o, al menos, no afectarla esencialmente a través de sus múltiples derivaciones especificas. Por tanto, para pretender realizar el Bien Común, el Derecho debe garantizar una esfera mínima de acción en favor del gobernado individual. De esta guisa, el Bien Común se traduce, frente al individuo, en la permisión que el orden juridico de un Estado debe establecer en el sentido de tolerar al gobernado el desempeño de su potestad libertaria a través de variadas manifestaciones especiales que se consideran como medios indispensables para la obtención de la felicidad personal: libertad de trabajo, de expresión del pensamiento, de reunión y asociación, de comercio, etc. De esta suerte, las diferentes facetas de la libertad individual natural, de simples fenómenos fácticos, se erigen por el Derecho Objetivo y en acatamiento de principios éticos derivados de la naturaleza del ente humano, en derechas públicas subjetivas. b) Ahora bien, tal permisión no debe ser absoluta, ya que, según aseveramos con antelación, el Derecho, como esencialmente normativo, al regular las relaciones sociales, forzosamente limita la actividad de los sujetos de dicho vinculo. Por ende, para mantener el orden dentro de la sociedad y evitar que ésta degenere en caos, la norma debe prohibir que la desenfrenada libertad individual origine conflictos entre los miembros del todo social y afecte valores o intereses que a éste corresponden. Tal prohibición debe instituirse por el Derecho atendido a diversos factores que verdaderamente y de manera positiva la justifiquen. En consecuencia, todo régimen jurídico que aspire a, realizar el Bien Común, al consigna! la permisión de un mínimo de actividad individual, correlativamente tiene que establecer
aparato especial de represión, esto lo hará el mismo pueblo armado (linchamiento, agregarnos) con la misma sencillez y facilidad COn que un grupo cualquiera de personas civilizadas l ?), incluso en la sociedad actual, separa a los que están peleando o impide que se maltrate a una mujer ... 1>. (Op. cít., págs. 269 y 270.)

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTiAS INDiVIDUALES

39

limites o prohibiciones al ejercicio absoluto de ésta para mantener el orden dentro de la sociedad y preservar los intereses de la misma o de un grupo social determinado, En este sentido, pues, el Bien Común se ostenta como la tendencia esencial del Derecho y de la actividad estatal a restringir el desempeño ilimitado de la potestad libertaria de! sujeto. e) Pues bien, además de las esferas jurídicas individuales existen ámbitos sociales integrados por los intereses de la colectividad, por lo que cI sujeto no es ni debe ser el único y primordial pupilo del orden jurídico. El individuo debe desempeñar su actividad, no sólo enfocándola hacia el logro de su felicidad personal, sino dirigiéndola al desempeño de funciones sociales. El hombre no debe ser la persona egoísta que exclusivamente vele por sus propios intereses. Al miembro de la sociedad como tal, se le impone el deber de actuar en beneficio de la comunidad bajo determinados aspectos, imposición que no debe rebasar en detrimento del sujeto ese minimo de potestad libertaria que sea cI factor indispensable para la obtención del bienestar individual. Es inconcuso que el orden jurídico ha salido ya de los estrechos límites que le demarcaba el sistema liberal-individualista, y ello se revela patentemente en el concepto y función de la propiedad privada. En efecto, ésta ya no es un derecho absoluto bajo la idea romana, según la cual el propietario estaba facultado para usar, disfrutar y abusar de la cosa, sino un elemento que debe emplear e! dueño pasa desplegar una función social, cuyo no ejercicio o indebido uSO origina la intervención del Estado traducida en diferentes actos de imposición de modalidades o, inclusive. en la expropiación. Por tanto, bajo este tercer aspecto, el orden jurídico que tienda a conseguir e! Bien Común puede válidamente imponer al gobernado oblígacione, que Duguit denomina individuales públicas, puesto que las contrae cI sujeto en favor del Estado o de la sociedad a que pertenece. Es evidente que la imposición de tales obligaciones debe tener como limite ético cI respeto a la esfera mínima de actividad dcl gobernado, a efecto de no imposibilitar a éste para realizar su propia finalidad vital, pues si la tendencia impositiva estatal fuese irrestrícra, se despojaría a la persona de la categoría de ente auto-teleológico y se gestarían regimenes autocráticos que necesariamente generan la desgracia de los pueblos, al hacer incidir a sus componentes individuales en la infelicidad. d) Según aseveramos con antelación, la verdadera igualdad que debe establecer el Derecho se basa en el principio que enuncia un tratamiento igual para los iguales y desigual para los desiguales. El fracaso de! liberalindividualismo -clásico, tal como se concibió en la ideología de la Revolución francesa, obedeció a la circunstancia de que se pretendió instaurar una igualdad teórica, desconociendo las desigualdades reales, lo que originó en la práctica el desequilibrio social y económico, que incrementó a las' corrientes colectivistas, conforme lo hemos expresado. Pues bien, como e! estable-

40

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

cimiento de una igualdad real es un poco menos que imposible de lograr, la norma jurídica debe facultar al poder estatal para intervenir en las relaciones sociales, principalmente en las de orden económico, a fin de proteger a la parte que esté colocada en una situación de desvalimiento. Tal acontece, por ejemplo, en el ámbito obrero-patronal, en el que el Estado tiene injerencia, a través de variados aspectos, para preservar a la parte débil en la relación de trabajo, situándola en una posición de verdadera igualdad real a través de las denominadas garantías sociales. El desiderátum consistente en implantar la igualdad real en la sociedad, no debe ser otra cosa que uno de los fines del orden jurídico estatal y una de las metas de la actividad gubernamental. Por ello, si se pretende lograr el Bien Común en un Estado, es menester que tal objetivo se consume simultáneamente con los demás que hemos apuntado, de lo que se concluye que un régimen de derecho que merezca ostentar positivamente el calificativo de verdadero conducto de realización del Bien Común, no debe fundarse o inspirarse en una sola tendencia ideológica generalmente parcial y, por ende, errónea, sino tener como ideario director todos aquellos postulados o principios que se derivan de la observación exhaustiva de la realidad social y que tienden a exaltar, en una adecuada armonla, tanto a las entidades individuales como a los intereses y derechos colectivos. e) De lo brevemente delineado con anterioridad, podemos inferir que el Bien Común es una síntesis teleológica del orden jurídico estatal y, por tanto, de la actividad gubernativa, 'condensándose en varias posturas éticas en relación con diferentes realidades sociales. Asl, frente al individuo, el Bien Común se revela como el reconocimiento o pérmisiÓ'Tl de las prerrogativas esenciales del sujeto, indispensables para el desenvolvimiento de su personalidad humana, a la par que como la prohibición o limitación de la actividad. individual respecto de actos que perjudiquen a la sociedad o a otros sujetos de la convivencia humana, imponiendo al gobernado determinadas obligaciones cuyo cumplimiento redunde en beneficio social. Por otra parte, frente a los intereses colectivos, el Bien Común debe autorizar la intervención del poder público en las relaciones sociales para preservar los intereses .de la comunidad o de los grupos desvalidos, con tendencia a procurar una igualdad real, al menos en la esfera económica. Claro está que esta síntesis teleológica, que no implica sino la necesaria armonía de diferentes y concurrentes imperativos éticos del orden jurídico estatal y de la misma actividad del Estado, debe establecer siempre el justo equilibrio entre sus finalidades parciales, de tal manera que no se menoscabe esencialmente ninguna de las esferas cuya subsistencia y garantía se preténda. Cuando dicha justa armonía no se logra, el régimen del Estado degenera en extremismos absurdos e inicuos que envilecen y prosternan en la miseria a los pueblos o, al menos, imposibilitan la realización del Bien Común en los términos ya anotados. Así, verbigracia, si se desconocen los intereses colectivos,

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

41

si se considera, como lO rnzo el liberal-individualismo, que el hombre en

particular es el objeto y apoyo de las instituciones sociales, se sientan las bases para la gestación de una desigualdad portentosa, a la par que, por el contrario, si se erige a la entidad social o a la nación en el fact6tum de la teleología jurídica, se consolida la autocracia más tiránica por virtud de una supuesta y casi siempre fanática representación del Estado en un solo individuo que recibe distintas denominaciones (totalitarismo autocrático). De todo lo aseverado con antelación, la conclusión que se evidencia estriba en que el Bien Común no consiste exclusivamente en la felicidad de los individuos como miembros de la sociedad, ni s610 en la protecci6n y fomento de los intereses y derechos del grupo humano, sino en una equilibrada armonía entre los desiderata del hombre como gobernado y las exigencias sociales o estatales."

B. Criterio material

Como el Bien Común se presenta bajo diferentes aspectos concurrentes que denotan una síntesis de diversas tendencias del orden jurídico y de la política gubernativa de un Estado, se suscita la cuestión consistente en de. terminar los límites de operatividad de cada una de aquéllas. En otros términos, surge el problema de precisar el alcance y contenido de las distintas exigencias en que se condensa el Bien Común, con mira a las realidades sociales d~_'lu."_y_a hablamos.
80 La implicación simplista del "bien común" en la equilibrada armonía a que acabamos de hacer alusión, plantea, sin embargo, la interesante cuanto complicada cuesti6n filos6fico-sociológica de si el individuo es para la sociedad o si ésta es para aquél. Abordar el estudio de dicha cuestión rebasaría los limites del presente libro. No obstante, Y. atendiendo a que se trata de un problema en cuya solución atingente estriba el destino político, jurídico y social de la Humanidad, no podemos eludir la formulaci6n de algunas someras consideraciones sobre el particular. Así como no es posible concebir al hombre aislado, sin la convivencia entre sus semejantes, tampoco es dable imaginarse a la sociedad sin hombres. Es más, el litado social" es, en esencia, un conjunto de individuos unidos por relaciones de diferente especie, participes de análogas necesidades y aspirantes a Ios mismos objetivos generales. De ahí que la sociedad, como "totalidad humana", sea el summum unitario de los individuos que la componen, en cuya virtud la teleología social se integra con el cúmulo de fines particulares de todos y de cada uno de sus miembros. Ahora bien, si la tendencia natural del hombre consiste en obtener su felicidad, ésta debe constituir evidentemente el objetivo mismo de la sociedad, es decir, para que una sociedad sea feliz) es menester que sus miembros componentes lo sean, ya que denotada una insalvable aberración la circunstancia de que el "todo" tuviese una teleología no sólo diferente, sino opuesta a la.de las partes que lo forman. Precisamente por la imposibilidad de que el hombre aislado, sin nexos permanentes con sus,semejantes, realice sus fines vitales, o sea, se desenvuelva como persona a través de múltiples aspectos, ha surgido la soc,iedad como expresión de solidaridad y reciprocidad entre los individuos. De esta guisa, lo~ llamados "fines sociales" no son sino la convergencia de los fines particulares de los miembros de la comunidad e implican, por ende, la propensión hacia el logro del bienestar cclectíve, o sea, de todos y cada uno de los individuos

42

LAS GARANTfAS INDIVIDUALES

Determinar hasta qué punto debe el orden jurídico Iímitar la actividad
y esfera de los particulares y hacer prevalecer frente a éstos los intereses y

derechos sociales, es un problema asaz complejo que no es posible resolver a priori. S610 nos es dable afirmar, no a guisa de contestación, sino como mera orientaci6n para posibles soluciones a tal cuestión, que la demarcaci6n de las fronteras entre los diferentes objetivos de! Bien Común, cuya realizaci6n produce una sinergia de factores individuales y colectivos; nunca debe rebasar una órbita mírnma de subsistencia y desenvolvimiento atribuida a las realidades individual y social. Dicho de otra manera, en e! afán de proteger auténticos intereses de la sociedad, bajo el deseo de establecer en el seno de la misma una verdadera igualdad real mediante un intervencionismo estatal en favor de los grupos desvalidos, no se debe restringir a tal grado el ámbito de actividad de la persona humana, que impida a ésta realizar su propia felicidad individual. Ahora bien, como los intereses sociales, como las exigencias privativas de cada Estado, como las deficiencias, vicios y errores que se deben corregir en cada régimen hist6ricamente dado para procurar el bienestar y el progreso de un pueblo, varían por razones temporales y espaciales, es evidente que no puede aducirse un contenido universal de Bien Común a través de cada uno de los aspectos sintéticos que éste presenta. Por ende, para fijar dicho contenido hay que atender a una multitud de factores propios de cada nación, tales como la idiosincrasia del pueblo, la tradición, la raza, la problemática social, económica, cultural, etc., pero siempre respetando, sin embargo, la 6rbita mínima de desenvolvimiento libre en favor de las entidades individuales y colectivas a efecto de no degenerar en extremismos que no conducen sino a la desgracia o infelicidad individual y social.
componentes de la sociedad. En otras palabras, no puede concebirse que la sociedad, COmo conjunto, persiga fines diversos de los que importan los objetivos particulares de sus miembros integrantes. Por consiguiente, al hablarse de "intereses" o "derechos" sociales, en esencia se alude a los intereses y derechos individuales conjuntivos de los miembros. de la sociedad. En estas condiciones, la oposición entre un interés o derecho individual y un interés o derecho social, en el fondo equivale a la contraposición entre lo singular y lo plural o entre lo particular y lo general, es decir, entre lo minoritario y lo mayoritario, ya que la sociedad, como una entidad ficticia, deshumanizada, no es concebible, ni tampoco imaginable COn "derechos" o "intereses" ajenos a los que corresponden .a todos sus miembros o a la mayoría de ellos. De lo que brevemente hemos expuesto se infiere que la "equilibrada armonía" a que hicimos mención. en substancia denota la compatibilizacíón entre los intereses o derechos .de los pocos con los intereses o derechos de los muchos, o sea, entre las singularidades y las pluralidades o entre las minorías y las mayorías dentro de un conglomerado humano. Este mismo pensamiento lo comparte el maestro Anlonw Pérez .n.1c;..,...." al afinnar que "El bien del individuo exige el bien del cuerpo social, pero a condición de que éste haga posible la libre integración de las personas, y tampoco podrá decirse que alguna persona podrá integrarse alguna vez, si no reconoce que necesita de la comunidad y pertenece a ella por naturaleza y. por lo mismo, debe aportar a ella, en la medida de :;u) posibilidades y capacidades, lo que dicha comunidad necesita para su desarrollo y su progreso," rOpo cit., pág. 68.)

FUNDAMENTACIÓN FII.OSÓFlCA DE LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

43

De la exposición que acabamos de hacer acerca de 10 que, en nuestro concepto, debe ser e! Bien Común, se infiere que el elemento central que debe ser tomado en cuenta por e! orden jurídico estatal a propósito de la oro ganización o estructuraci6n de la entidad política denominada "Estado" y de la nonnaci6n de las relaciones que dentro de ella se entablan, es nada menos Que la persona humana, el individuo que, en concurso" con sus sernejantes, forma la sociedad o los grupos seciales. Es por ello por lo que cuando se tutela jurídicamente al sujeto particular, en las proporciones anteriormente apuntadas, se preserva por igual a las entidades seciales, pues éstas no están compuestas sino por personas individuales, de lo que se colige que, procurando la felicidad de cada una de las partes -individuos- se pretende obtener el bienestar de! todo -seciedad o pueblo." Desgraciadamente, la historia nos otrece múltiples ejemplos de regímenes políticos y sociales en los que no sólo no se respetó la libertad' human á, sino que se escarneció vilmente al hombre, tratándolo algunas veces como una verdadera bestia, Lejos de corresponder a su naturaleza deontológica, que hemos delineado en párrafos anteriores, muchos Estados históricamente dados menospreciaron los derechos fundamentales del individuo, coartando' considerablemente su libertad, ccn especialidad en las monarquías absolutas, en las que la voluntad del rey era la suprema ley y en las que imperaba la arbitrariedad más completa, que en la mayoría de las veces no se desplegaba por senderos de equidad y justicia, sino teniendo como guías los caprichos más depravados, fundado todo ello tal vez en el concepto erróneo de! origen divino de la seberanía en favor del monarca. Ejemplos sobre este particular abundan en la historia, en especial en las épocas de! absolutismo monárquíco imperante en diferentes países y en diversas épocas. Transcurrieron casi dieciocho siglos de la Era Cristiana sin que los pueblos exigieran al Estado o a sus autoridades e! reconocimiento de sus derechos fundamentales, dentro de los que descuella la libertad humana. Bien es cierto, como después veremos, que en Inglaterra se suscitaron algunos incidentes tendientes a restringir la autoridad real mediante e! reconocimiento de ciertos derechos en favor de determinadas clases sociales y políticas; que en e! sistema jurídico español existían diversas limitaciones a' la actividad del rey y sus autoridades delegadas y que en los Estados Unidos se inici6 cl constitucionalismo quc ensalzó Tocqueville en su obra La Democracia en América; mas fue menester que el suelo de Francia se ensangrentara con tilla revoluci6n cruenta y despiadada para que el hombre; el individuo, encontrara sus derechos fundamentales cristalizados en preceptos legales, miciándose así una nueva etapa política, secial y jurídica en la historia: e! liberalismo e individualismo, cuyos postulados cundieron universalmente y se plasmaron en la mayor parte de las leyes fundamentales de muchos países, principalmente de! nuestro. Es a partir del célebre año de 1789 cuando
31

Véase la nota inmediata anterior.

44

LAS CARANTIAS INDIVIDUALES

en Jos regímenes estatales se autolirriitan la acción y el poder de las autoridades por ellos creadas, en el sentido de oponer un dique a la arbitrariedad y al abuso: los derechos del hombre, en especial, la libertad del sujeto. Hist6ricamente, en forma clara y definida, surge de la Revolución francesa Un orden juridico estatal que responde al deber-ser, a la deontología de todo orden de derecho, como ya habíamos indicado: respetar un mínimo de libertad humana, erigiéndola en derecho. público individual, tal como pasó después a muchas legislaciones. El reconocimiento que el orden juridico estatal hace respecto de ese mínimo eje libertad humana y de sus lógicas y naturales derivaciones, así como de otros factores o circunstancias imprescindibles para el desenvolvímiento de la personalidad del hombre, es, pues, lo que constituye los derechos /Júblicos indioiduales, que en nuestro sistema constitucional reciben el nombre de garantías indiuiduaies, contenidas en los veintinueve primeros articulos de nuestra Constitución. Pero, además de que los derechos públicos individuales se consideran como un reconocimiento en los términos ya anotados, expresado por el orden jurídico de un Estado, equivalen también a una autolimitación de la actividad de los órganos o autoridades de éste en favor de los individuos o de sus miembros en general, o sea, que el Estado, en ejercicio de la soberanía, como poder social supremo, se impone a sí mismo cortapisas o diques a su actuación, que no son sino los derechos fundamentales del hombre. En nuestro régimen constitucional, el reconocimiento de la libertad del individuo, de sus derivaciones específicas y de sus elementos de ejercicio, está expresado por nuestra Ley Fundamental en la declaración contenida en el articulo primero, que además encierra un principio general de igualdad, corroborado por el artículo 29, y que, como ya dijimos, es una condición sine qua non del desempeño efectivo de la libertad. Sin embargo, dados los términos en que está redactado dicho artículo primero, parece ser que las disposiciones relativas a los derechos públicos individuales no son recognoscitivas de los mismos, sino constitutivas, al preceptuarse que: "En los Estados Unidos Mexicanos todo individuo gozará de las garantías que otorga esta Constitución ... " El sentido de este primer precepto constitucional contrasta evidentemente con la indole del correspondiente de la Constitución de 1857, en la que las disposiciones concernientes a las garantías individuales se revelan no sólo cqmo un reconocimiento que hace el Estado Mexicano de éstas, sino que además contienen como teleología primordial la protección del individuo al estatuir que: "El pueblo mexicano reconoce que los derechos del hombre son la base y el objeto de las instituciones sociales... " y comentando este artículo, el licenCIado JOsé Maria Lozano, dice: "Notemos que nuestro articulo constitucional no dice que el pueblo mexicano declara o establece, sino que reconoce. Anterior; pues. a la Constitución e independiente de ella, es el hecho que se limita simplemente a reconocer como tal. Los derechos del hombre. son

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTiAS INDMDUALES

45

la base de las instituciones sociales y son al mismo tiempo su objeto. Una institución en que se desconozca como base los derechos de la humanidad, es decir, del hombre, será viciosa." ea Sea lo que fuere, independientemente de la concepción y la forma en que se establezcan constitucionalmente los derechos públicos individuales, lo cierto es que en nuestro régimen jurídico estatal éstos se estatuyen con claridad y precisión, de tal suerte que en nuestro país se cumple, aunque sólo sea teóricamente en muchos casos, desde un mero punto de vista normativo, con el deber-ser de todo orden de derecho: respetar la personalidad humana, mediante la erección en garantías individuales de los medios indispensables para su desenvolvimiento.

VII.

LA JUSTICIA SOCIAL

La justicia social, cuyo logro constituye el objeto primordial de la Revolución mexicana de 1910, no equivale sino al mismo Bien Común del que hemos tratado en el parágrafo que antecede. Por ende, comprendiéndose ambas ideas dentro de un solo concepto esencial, la justicia social no es sino la síntesis deontológiéa de todo orden jurídico y de la política gubernativa del Estado. Etimológicamente, la expresión "justicia social" denota la "justicia para la sociedad"; y como ésta se compone de individuos, su alcance se extiende a los miembros particulares de la comunidad y a la comunidad misma como un todo humano unitario. Ya hemos afirmado que los derechos e intereses sociales implican, en substancia, los derechos e intereses de todos y cada uno de los sujetos integrantes de la sociedad, pues suponer que ésta tenga derechos e intereses per-se, es decir, con independencia de sus miembros individuales componentes, equivaldría a deshumanizarla, o sea, a considerarla como una mera ficción. No debe olvidarse, además, que antes que el hombre fuese campesino, obrero, empresario, profesionista, etc., es y sigue siendo un ser humano, cuya personalidad como tal no se altera por pertenecer a determinada clase social o económica. La justicia social entraña un concepto y una situación que consisten en una sintesis armónica y de respetabilidad reciproca entre los intereses sociales y los intereses particulares del individuo. Sin esa esencia sintética no puede válidamente hablarse de justicia social, ya que al romperse el equilibrio que supone, se incide fatalmente cn cualquiera de estos dos extremos indeseables, que son: el totalismo colectivista y el individualismo que sólo atiende a la esfera particular de cada quien. Si un régimen jurídico se estructura tomando exclusivamente en cuenta ios intereses de los grupos mayoritarios de la sociedad sin considerar los
82

Los Derechos del Hombre. pág. 586.

46

LAS GARANTfAS INDIVIDUALES

intereses individuales de todos y cada uno de sus miembros componentes, la persona humana, en todos los aspectos de su entidad, se diluye dentro de un contexto social sin tener más significaci6n y valía que las de una simple pieza de una gran maquinaria o las de un mero instrumento al servicio insoslayable de objetivos que se le imponen coactivamente y se mantienen con la represión gubernativa. Por otra parte, si los intereses sociales, públi.cos, nacionales o generales se marginan por el derecho y por el gobierno, se entroniza y fomenta e! individualismo que a su vez origina graves y desastrosos desequilibrios socioecon6micos en detrimento de grandes mayorías humanas. Fácilmente se comprende que ninguna de las dos posturas extremistas que se han esbozado involucra la justicia social, pues e! olvido y la desprotecci6n de los intereses sociales o de los intereses particulares, es decir, la marginación. de grupos mayoritarios de la sociedad o la degradación de la persona humana, en cuanto tal, a la situación de instrumento servil, implican situaciones suhstancialmente injustas. La libertad de! hombre es uno de los valores sin los cuales el ser humano se convierte en un ente servil y abyecto, pero no hay que olvidar que el hombre vive en sociedad, que está en permanente contacto con 1"" demás miembros de'la colectividad a que pertenece, que es parte integrante de grupos sociales de diferente indole y que se encuentra en relaciones continuas con ellos. La indudable existencia y la innegable actuación de los intereses particulares y de los intereses sociales en toda colectividad humana, plantean la necesidad de establecer un criterio para que unos y otros vivan en constante y dinámico equilibrio dentro de un régimen que asegure su mutua respetabilidad y superaci6n. Precisamente en la implantación de ese equilibrio y de esa respetabilidad estriba la justicia social. En muchas ocasiones, tanto en la cátedra, en la conferencia o en la obra escrita, hemos aseverado que la libertad tiene sus imprescindibles limitaciones que la demarcan como un derecho dentro del contexto social, y qu~ sin tales limitaciones degeneraría en libertinaje que es de suyo negativo y perjúdicial, Ahora bien, dichas limitaciones no deben extenderse a tal grado que se elimine la libertad del hombre, o sea, que se establezca un régimen totalitario en que la persona humana no significa sino un simple número. También debe considerarse, por otra parte, que las citadas limitaciones .no deben ser tan reducidas o leves que auspicien la marginación de importantes intereses sociales de diferente contenido. Ante este dilema hemos procurado brindar algunos criterios para lograr la ya mencionada sintesis en la que, según nuestra opini6n, estriba la justicia social. Los aludidos criterios los hemos condensado en las hip6tesis restrictiva. o dernarcativas de la libertad humana dentro de la vida social y que son las siguientes: a) Todo acto que realice el individuo y que dañe los derechos e intereses de otra persona incide fuera de la libertad y, por ende, de la justicia.

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS CARANTÍAS INDIVIDUALES

47

!» Es evidente que sobre los intereses particulares de cada quien están los intereses colectivos, que se resumen dentro del concepto genérico de "interés social", el cual, a su vez, presenta diversas implicaciones demográficas, que se expresan en el "interés público", el "interés comun", el "interés nacionai", el "interés general" o el "interés mayoritario", Atendiendo a la indiscutible hegemonía del interés social sobre el interés particular, a nadie le debe estar permitido desplegar su conducta mediante actos quc lesionen o perjudiquen dicho interés en sus variadas manifestaciones. Por ende, el ejercicio de la auténtica libertad excluye la realización de dichos actos lesivos. c) Si la prevalencia del interés social sobre el interés particular impone a todo miembro de la sociedad la obligación negativa de no comportarse nocivamente en detrimento de la colectividad. toda persona, merced al inobjetable principio de solidaridad humana, debe desempeñar su conducta en beneficio de losgrupos mayoritarios que forman la sociedad." b l a Dicho prinmdiViduos diversos deberes sociales que no. entrañan cipio impone a todos meras abstenciones, sino actos, funciones o conductas de beneficio colectivo. Por consiguiente, si, a pretexto de desempeñar su libertad, el sujeto incumple los debefes sociales a su cargo, la actuación seudo libertaria en que tal incumplimiento se traduzca caerá fuera de la verdadera y auténtica libertad. Las tres hipótesis limitativas que hemos esbozado, al preverse jurídicamente y al aplicarse con toda atingencia en la realidad política, social, económica y cultural de un país, son las que expresan lo que debe entenderse por justicia social que tiene como principal" exigencia la consideración del hombre romo persona, con todos los atributos naturales y esenciales que a esta calidad corresponden. Por consiguiente, despojar a la persona humana de estos atributos para diluirla dentro del todo social y convertirla en instrumento servil del gobernante, importaría negar la justicia social, ya que el más grave atentado que pueda cometerse contra la sociedad sería privarla de su condición de comunidad de hombres para transformarla en un simple conjunto de siervos. Por otra parte, si la justicia social es incompatible con la explotacron y degradación del hombre por el Estado (en puridad conceptual debe decirse "por .J gobierno del Estado"), una de sus más importantes finalidades estriba además, en eliminar la explotación del hombre por el hombre dentro de la vida comunitaria. La abolición de ambos tipos de explotaciones, en cuya consecución radica la esencia teleológica de la justicia social, se

los

3.21>15 La prevalencia 'del interés social sobre el interés particular la reitera IheTing expresando al efecto las siguientes ideas: "El Interés de la sociedad, sin embargo, tiende no sólo a lo que conviene al individuo, sino a lo que conviene a todos, en lo que todos pueden existir, y esto, como lo he advertido más arriba ya, no es otra cosa que la jwticia. Ella está por encima de la l!J1ettad. El individuo no existe sólo para sí, sino también para el mundo - por eso la libertad: lo que conviene al individuo. debe subordinarse a la justicia, que conviene a todos." (Op. cit., T. 1, pág. 117.)

48

LAS GARANTIAS INDIVIDUALES

persigue, respectivamente, mediante la instituci6n de "garantias individuales o del' gobernado" y de "garantlas sociales", debiéndose ambas comprender dentro de un ordenamiento jurídico unitario y coordinado y que en armoniosa síntesis autorice al Estado, por una parte, para intervenir en la vida-socio-económica del pueblo a efecto de impedir la explotaci6n del hombre por el hombre y obtener el mejoramiento de las mayorías humanas dentro de la sociedad, y le prohíba por la otra, convertir a la persona en su instrumento servil. Las anteriores ideas se corroboran tomando en consideraci6n que el hombre, como ente social, se encuentra colocado simultáneamente en dos posiciones diversas. Como miembro de la sociedad y con independencia de la clase social o económica a que pertenezca, asume el carácter de "gobernado" frente a cualouier autoridad del Estado. Dentro de esta situaci6n, los órganos estatales realizan frente a él múltiples actos de autoridad de diferente .índole, los cuales, en un régimen de derecho, deben estar sometidos a norma. jurídicas fundamentales que establecen las condiciones básicas e ineludibles para su validez y eficacia y demarcan su esfera de operatividad. El conjunto de estas normas jurídicas fundamentales, consignadas en el ordenamiento constitucional, implica las garantlas individuales o del gobernado y de las quc goza todo sujeto moral o físico cuyo ámbito particular sea lJ1ateria de un acto de autoridad." Consiguientemente, si uno de los objetivos de la justicia social estriba en evitar la explotación del hombre por el Estado, o mejor dicho, por el gobierno del Estado, el orden jurídico que en ella se inspire y la política gubernativa que tienda a realizarla deben prever y observar, respectivamente, las citadas garantías. Sin perjuicio de su condici6n de gobernado, la persona humana puede pertenecer a cualquier clase socio--económica que no sea la poseedora de los medios de producción, como sucede principalmente con la clase obrera y campesina que constituye la mayoría de la población. Atendiendo a su situación de desvalimiento, o sea, tomando en cuenta que el obrero o el campesino ~r lo general sólo disponen de ~u energía laboral como fuente eco-nómica de subsistencia, en las relaciones que entablan con los sujetos que integran la clase social minoritaria de los poseedores de los medios de producción, representan la parte débil, siempre en riesgo de ser explotada. Ahora bien, para impedir esta posibilidad de explotación y sancionarla en los casos en que se actualice, el orden jurídico debe establecer un conjunto de normas que consignen un régimen de preservación a favor de la clase laborante y, por ende, de todos y cada uno de sus elementos individuales componentes. Más aún, ese orden tiene como exigencia deontológica fijar las bases conforme a las cuales .los órganos del Estado puedan realizar una actividad tendiente a elevar el' nivel de vida de los sectores, humanos mayo33

Véase sobre esta cuesti6n el capitulo 11 de esta obra.

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTiAS INDMDUALES

49

ritarios de la población a efecto dc conseguir una existencia decorosa para sus miembros integrantes en todos sus aspectos. El conjunto normativo que se estatuya bajo esos objetivos .,,10 que se denomina garantías socuues." cuyo establecimiento, protección y ampliación es otra de las finalidades inherentes a la justicia social, radicando su esencia teleológica en las tendencias coordinadas siguientes: a) institución y observancia de las "garantías del gobernado", y b) consagración, efectividad coactiva y ampliación pero manente de las "garantías sociales". Por ende, ningún orden jurídico ni ninguna política del Estado que no' actualicen armónica y compatiblemente las dos tendencias apuntadas, pueden entrañar un régimen de justicia social."

VIII.

CONCLuStÓN

Aplicando las ideas anteriormente expuestas a nuestro régimen constitucional, y por lo que concierne a las garantías individuales que expresamente se contienen en los veintinueve primeros preceptos de la Ley Fundamental, se puede llegar sin duda a la conclusión de que ésta cumple con la deontologia de todo orden jurídico, la cual consiste, según dijimos, en armonizar, en conjugar o hacer compatibles las diferentes tendencias del derecho positivo. En efecto, si analizamos cualquier garantía en la forma 'en que ésta se concibe en nuestra· Constitución, se puede constatar no sólo la consagración que aquélla implica respecto de las potestades naturales de todo ser humano, sino la limitaci6n que al ejercicio de ellas debe consignarse para no dañar intereses individuales o intereses sociales, pues el desempeño de cualquier actividad particular del gobernado' s6lo está pero mitido por la Ley Suprema en tanto que no afecte una esfera individual ajena o no lesione a la sociedad o comunidad misma, Además, nuestro ordenamiento político impone al gobernado obligaciones que Duguit llama "públicas individuales", es decir, servicios o prestaciones que deben realizar".. El concepto respectivo lO tratamos en el caprtuto 1V de este hbro. 35 El antiguo profesor de la Facultad de Derecho, don Josi Rivera Pérez Campos, sustenta un pensamiento análogo al que hemos expresado, demarcando con toda precisión la situación que la persona humana, como ente social. ocupa dentro del Estado. destacando la _posición arménica y compatible que debe existir entre aquélla y éste. posición Que, según hemos aseverado. denota la verdadera y auténtica justicia social. Dicho protesor afirma, en efecto que u ... hasta d6nde es legítimo el mando y hasta dónde la obediencia es virtud, antes-de-que el hombre caiga en la degradación, la servidumbre o la" renuncia a su propio destino. Por ello hablamos de libertad humana; la libertad del hombre-persona, no como fin del Estado, sino como condición que haga posible el fin propio de este último ; libertad del Estado-entidad, tampoco como fin del hombre, sino como condición que propicie a éste último la captación o la realizaci6n de los valores a que propende; en resumen, libertad del hombre-hombre, que significa: su libertad Como individuo, en cuanto no dañe con su ejercicio la consecución del valor del Estado j su sumisión al Estado, en cuanto contribuye a realizar el valor de éste; la libertad de acción y mando del Estado, en cuanto no impide la realización de valores por la persona; la sumisión por la autolimítación jurídica del poder. sufrida por el Estado. en cuanto contribuye con su auspicio y fomento a la realización de

50

LAS GARANTÍAS ~PnDUALES

se para beneficio común sm dejar de tomar en consideración que nuestra misma Ley Fundamental consigna un régimen de intervencionismo de Estado cuya finalidad primordial estriba en tutelar a la propia colectividad mediante la regulación, bajo múltiples aspectos, de las conductas individuales. Es más, independientemente de las garantías individuales o del gobernado, de su demarcación con vista a intereses o derechos particulares o colectivos y de la imposición de las mencionadas obligaciones públicas a cargo del sujeto individual, nuestra Constitución vigente consagra garan/las sociales, cuya implicación general hemos expuesto con antelación. Por con. siguiente, puede afirmarse, sin falsos ni apasionados nacionalismos, que la Ley Suprema de 1917 es el ordenamiento jurídico fundamental en que se recoge preceptivamente la justicia social o Bien Común, sin que se le pueda adjudicar ningún calificativo exclusivo ni excluyente, pues -no es ni individualista o liberal ni estatista o colectivista, sino que expresa una verdaderasíntesis armoniosa de los primordiales imperativos -de carácter filosófico, político, social y económico que deben condicionar a todo derecho positivo básico para conseguir la felicidad de un pueblo mediante la protección y desenvolvimiento progresivo de todos y cada uno de sus miembros integrantes, como hombres singularmente considerados y como sujetos pertenecientes a las clases mayoritarias de la población.

los valores de la persona". La Libertad Humana Valor del Estado. Articulo pubncado en la Reoista de la Escuela Nacional de Jurisprudencia. Volumen correspondiente a enero~o

de 1946.

.

Por otra parte, es interesante observar que la justicia social abarca Jo que, siguiendo a Aristóteles. se llama justicia conmutativa, distributiva y legal. Así don Antonio Pirez Alcacer sostiene -que "Los hombres, por naturaleza, somos miembros de una sociedad organizada en Estado. De aquí que podamos considerar a Jos miembros de una sociedad, en sus relaciones, de tres maneras: de parte a parte, de todo a parte y de parte a todo y, por lo mismo, hay tres especies de justicia: conmutativa, distributiva y legal. La primera se refiere a las relaciones entre individuos y comprende las relaciones de derecho privado. Si 'A' celebra un contrato en virtud del cual debe a 'B' cierta cantidad, aquél está obligado a pagar a éste dicha cantidad, ni más ni menos. Si paga menos, comete injusticia; si paga más. y el acreedor la recibe a sabiendas, es él quien la comete. La justicia que se refiere a las relaciones entre todo y parte es la justicia distributiva; se trata de las relaciones entre el Estado y sus miembros, de una justicia no de igualdad sino de proporcionalidad. El Estado distribuye las cargas públicas, según la capacidad de cada quieñ, -según su situación económica, y los puestos públicos según la preparación y la aptitud de cada miembro de la sociedad, así como los honores y distinciones. La justicia legal es la que se refiere a la conducta de los miembros del Estado respecto de éste. Todos somos deudores de lo que es necesario para la conservación, la dignidad y la prosperidad del Estado al que pertenecemos: prestar servicios de orden militar, no violar las leyes, no cometer delitos. dar aportaciones a la cultura, exigir a los gobernantes el cumplimiento de sus obligaciones y elegirlos de acuerdo con nuestras convicciones." (Breve

Fílosoiía d.t Derecho. Págs. 22 Y 23.)

FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA DE LAS GARANTlAs INDMDUALES

51

IX.

Los DERECHOS HUMANOS
Su positividad normativa

A.

De las consideraciones expuestas en los parágrafos que anteceden se concluye que los derechos humanos se traducen en imperativos éticos emanados de la naturaleza del hombre que se traducen en el respeto a su vida, dignidad y libertad en su dimensión de persona o ente autoteleológico. En otras palabras tales derechos "nacen de la naturaleza que la conciencia interpreta iluminada por la razón", como dijera Georges BUTdeu. 3Sbi, No provienen de la ley positiva sino de lo que Cicerón reputaba como "nata lex" y pertenecen al mundo del Derecho Natural en concepto de los pensadores cristianos encabezados por Santo Tomás de Aquino. Son anteriores y superiores a la "sripta lex" que los órganos legislativos del Estado crean, los cuales tienen el deber ético-político de reconocerlos como fundamento de la vida pública y social. Ahora bien, como imperativos de carácter moral y filosófico, los derechos humanos asumen positividad a virtud de dicho reconocimiento. Esta asunción les otorga obligatoriedad jurídica al convertirlos en el contenido de los derechos subjetivos públicos que son un elemento esencial integrante de las garantías individuales o del gobernado. Por consiguiente, merced a tal conversión adquieren coercitividad que se proyecta sobre la actuación de los órganos del Estado y la cual, por esta razón, se torna coercible. De estas afirmaciones se infiere la relación que existe entre los derechos humanos, los derechos subjetivos públicos y las citadas garantías. Los primeros, por su imperatividad ética, condicionan la previsión constitucional de los segundos que a su vez se implican en las garantías del gobernado. La susodicha relación se descubre claramente en el texto y espíritu del artículo primero de la Constitución mexicana de 1857. Así, según este precepto, los derechos humanos o derechos del hombre "son la base y el objeto de las instituciones sociales", por lo que "todas la leyes y todas las autoridades del país deben respetar y sostener las garantías que otorga la presente Constitución". Por ende, el objeto de preservación de estas garantías estriba en los consabidos derechos humanos ya convertidos en derechos subjetivos públicos de todo gobernado como elementos inherentes a las propias garantías.
En México, desde 1857 al menos, los derechos humanos se encuentran sustantivamente reconocidos y protegidos por el orden constitucional frente a todos los actos de autoridad en que se ejerce el poder público del Estado. Su protección, además, se reiteró mediante la creación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, establecida por Decreto presidencial de 6 de junio de 19903!k y en cuya exposición de motivos se alude a la citada relación al afirmarse que "es obligación del Estado mexicano preser-

var el orden, la paz y la estabilidad social del país, salvaguardando el pleno de ejercicio de las garantías individuales y la vigencia del principio de legalidad en la ejecución de las atribuciones de los óganos de gobierno", agregando que "la definición de políti35bis Tratado d~ Ciencia Poluica, Tomo l. Volumen l. pág. 49 Edición UNAM-Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán.
35c

Este decreto lo reproducimos en el ApindK~ del presente libro.

52

lAS GARANTíAS INDIVIDUALES

eas en materia de derechos humanos se encuentra históricamente contenida en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos como garantías individuales y garantías sociales", La mencionada Comisi6n no en.lraila al fa~noso "omln.ldsman" escandinavo. Así lo sostiene el doctor Jorge Carpizo, qUien fue designado presidente de la misma. aunque ambas instituciones presenten similirudcs.t'"

La citada Comisiónvv fue elevada a rango constitucional mediante una adición que se practicó al artículo 102 de la Ley Suprema como apartado "B" del mismo. la cual se publicó en el Diario Oficial de la Federación correspondiente al 28 de enero de 1992. Tal adición dispone:
"B. El Congreso de la Unión y las legislaturas de los Estados en el ámbito de sus respectivas competencias. establecerán organismos de protección de los Derechos Humanos que otorga el orden jurídico mexicano. los que conocerán de quejas en contra de actos u omisiones de naturaleza administrativa provenientes de cualquier autoridad o servidor público, con excepción de los del Poder Judicial de la Federación, que violen estos derechos, Formularán recomendaciones públicas autonómas, no vinculatorias y denuncias y quejas ante las autoridades respectivas. "Estos organismos no serán competentes tratándose de 'asuntos electorales, laborales y jurisdiccionales. "El organismo que establezca el Congreso de la Unión conocerá de las inconformidades que se presenten en relación con las recomendaciones. acuerdos u omisiones de los organismos equivalentes de los Estados."

Del texto transcrito se advierte claramente que la creación de la referida Comisión y de los organismos similares debe establecerse en la Ley Federal que reglamente la disposición constitucional invocada. Esta ley se expidió con fecha 23 de junio de 1992 y la reproducimos en el Apéndice VI de la presente obra.
B. Su dimensión axiológica y deontológica

Diariamente y con insistencia oímos hablar de los "derechos humanos" en todos los medios de información. En círculos políticos y en conversaciones cotidianas se hace mención de ellos y se imputa su violación a múltiples autoridades de diversa categoría. materia y competencia. Existen en México. como es notoriamente sabido, una Comisión Nacional y varias comisiones estatales encargadas de su preservación. Las leyes que organizan a estos cuerpos, y que heterodoxamente se denominan con impropiedad "ombudsman", en casi todo su articulado aluden a derechos tales. Sin embargo, pese a su profusa referencia, no se tiene un concepto daro. jurídico-filosófico, axiológico y deontológico, de lo que implican. Esta omisión nos ha impelido a formular los comentarios que a continuación exponemos. ¿Qué son, en esencia. los derechos humanos? ¿Todos los derechos subjetivos de la persona son derechos humanos? ¿Estos son ilimitados y corresponden a cualquier individuo? mi lo mismo el individuo que la persona
:l!"l

Cfr. Artículo publicado en "Exdlsíor" de 25 de julio de 1990.
1..:1 Ley Orgánica de dicha Comisión la insertamos en el Apéndice VI de esta edición.

~.'...,

FUNDAMENTACiÓN FILOSÓFICA DE I.AS GARANTÍAS INorvmUALES

53

humana? -Todo ser individual es hombre? De la respuesta que se dé a estas y otras varias cuestiones depende la demarcación de los derechos humanos y de su titular. Prima [acie, históricamente los derechos humanos son, con evidencia, los derechos naturales del hombre proclamados por el jusnaturalismo que surgió. con Diderot y D'Alambert, durante e! siglo XVIII como corriente filosófica que recogió la famosa y ecuménica Declaración france sa de 1789. Según la doctrina sostenida por el pensamiento jusnaturalista, tales derechos son inherentes a la persona humana. es decir, su naturaleza los ostenta como anteriores y superiores al Estado constriñéndolo éticamente a respetarlos y a establecer. en e! orden jurídico positivo. normas que aseguren sustantiva y adjetivamente su observancia, objetivo que en nuestro país se alcanza con las garantías individuales y e! juicio de amparo. En atención a los atributos de anterioridad y superioridad mencionados, los derechos humanos no emanan de la ley positiva ni de ningún hecho o acto concreto que se registre en cualquier ámbito de la vida social. puesto que existen por sí mismos con e! hombre. siendo. en consecuencia, inalienables e imprescriptibles. Esta inextricable vinculación no permite. por ende. calificar como derechos humanos a los derechos personales que no sean narurales al hombre, o sea. que emanen de la ley positiva. de algún acto contractual, administrativo o judicial. o de cualquier hecho jurídico. Ni la Constitución ni la legislación secundaria de México han formulado ninguna definición, o al menos catalogación, de los derechos humanos. Tampoco la encontramos en la jurisprudencia. Sin embargo. se encuentran imbíbitos en las garantías individuales o del gobernado a título de "derechos subjetivos públicos" enfrentables al poder del Estado. Esta involucración, no obstante. no excluye la necesidad de tipificarlos y el único documento que puede servir para este objetivo es la Declaración Universal de Derechos Humanos proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciemIn-e de 1948 y que nuestro país suscribió. En su preámbulo se considera que "la libertad. la justicia y la paz en el mundo tienen por base e! reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana". Dentro de esta genérica concepción se coloca primordialmente el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de la persona humana en cuanto que nadie puede ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado y de que todo hombre se debe presumir inocente mientras no se pruebe su. culpabilidad. Además, en e! rango de derechos humanos tal Declaración sitúa diversas libertades específicas que tutela nuestra Constitución a guisa de garantías individuales y sociales, así como fundamentales derechos políticos del ciudadano. enfatizando que ninguno de sus preceptos "podrá interpretarse en e! sentido de que confiere derecho alguno al Estado. a un grupo o a una persona. para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en la propia Declaración" (Art. 30). Por otra parte. siguiendo los planteamientos formulados, debemos advertir, pecando de tautológicos, que los derechos humano. son derechos de! hombre. no de cualquier individuo en su sola dimensión sicosomática. El ser

54

LAS GARANTÍAS INDIVI DUALES

huinano, es decir, la persona, no debe confundirse con el mero ente individual. El hombre rebasa con mucho esta simple entidad pues es un sujeto axiológico. Así lo ha considerado el pensamiento filosófico de todos los tiempos. Para Santo Tomás de Aquino, cuyas Ideas fundamenta en Aristóteles~ la finalidad que toda persona humana debe persegurr estriba en la consecución del bien, que es consubstancial a su naturaleza de ser racional. En otras palabras, se puede afirmar que el objetivo vital del hombre estriba en desenvolverse a sí mismo, en realizar su propia esencia y, por ende, en actuar conforme a la razón; de ahí, la máxima del ilustre aquinatense que prescribe "Obra de acuerdo con los dictados de tu naturaleza racional", La circunstancia de que todo ser humano tenga o deba tener una releología axiológica, el hecho de que el sujeto encauce su actividad externa e interna hacia la obtención concreta de un valor o hacia su realización partícular, ha provocado la consideración de la personalidad humana en su sentido filosófico, esto es, ha suscitado la concepción del hombre como persona. En efecto, se ha dicho que el hombre es persona en cuanto que tiende a conseguir un valor, a objetivarlo en actos y sucesos concretos e individuales, por lo que de esta guisa, el concepto de personalidad resulta de la relación entre el hombre como ser real y biológico y su propia teleología axiológica, esto es, del vínculo finalista que el ser humano, como tal, entable con el reino o esfera valorativa o, como diría el doctor Recaséns Siches, "el criterio para determinar la personalidad es el constituir una instancia individual de valores, el ser la persona misma una concreta estructura de valor", agregando: "El hombre es algo real, participante de las leyes de la realidad; pero al mismo tiempo es distinto de todos los demás seres reales, pues tiene una conexión metalisica con el mundo de los valores, está en comunicación con su idealidad". Como lo hace notar el mismo autor, "en Kant el concepto de persona surge a la luz de una idea ética. Esto es, la persona se define no atendiendo sólo a la especial dimensión de su ser (v.gr. la racionalidad, la individualidad, la identidad, etc.), sino descubriendo en ella la proyección de otro mundo distinto al de la realidad, subrayando que persona es aquel ente que tiene un fin propio que cumplir por propia determinación, aquel que tiene su fin en sí mismo y que cabalmente por eso, posee dignidad, a diferencia de todos los demás de las cosas, que tienen su fin fuera de sí, que sirven como mero medio a fines ajenos y que, por tanto, tienen precio". (Filosofía del Derecho, págs. 203 y 209). Comentando el pensamiento de Jacques Maritain, Recaséns Siches añade: "Cuando decimos que el hombre es persona, con esto significamos que no -es solamente un pedazo de material, un elemento individual en la naturaleza, como un átomo, una espiga de trigo, una mosca o un elefante. Cierto que el hombre es un animal y un individuo; pero no como los demás. El hombre es un individuo que se caracteriza por la inteligencia y la voluntad. No existe sólo de un modo. biológico, antes bien, hay en él una existencia más rica y más elevada; superexiste igualmente en conocimiento y en amor". (Panorama del Pensamiento Jurúlil:o en el SigÚJ XX. Tomo Il, pág. 833. Ed, 1963).

FUNDAMENTACiÓN FIlOSÓnCA DE lAS GARANTíAS INDIVIDUALES

55

Fácilmente se comprende que el hombre, como zoon politikon, según lo concibe Aristóteles, es un sujeto de imputación de derechos y deberes frente a la sociedad o colectividad a que pertenece. En otras palabras, esta dualidad imputativa, en si misma indisoluble, le impone la obligación social de ejercer sus derechos y de cumplir sus deberes. Desde el punto de vista élICO este cumplimiento valida tal ejercicio. Nadie está legitimado para exigir el respeto de sus derechos si elude sus deberes. Moralmente esta c1usión merma la condición de hombre y llega hasta extinguirla si la conducta del individuo es antisocial. Seria un contrasentido vulnerante de la justicia si a éste se le reconocieran sólo sus derechos y no Se le obligase compulsivamente a no dañar a la sociedad o a reparar el daño que a ésta haya causado su conducta. Esta hipótesis se actualiza en el caso de la llamada "delincuencia organizada". ¿Podría sostenerse válidamente, desde el punto de vista ético, que los jndividuos que la componen y que hacen del delito su modus vivendi, sean verdaderos y auténticos hombres titulares de derechos humanos no obstante la grave damnificación social que haya causado y cause su conducta pretérita o futura? Prescindiendo de meros formulismos normativos que conciernen al ámbito de la scripta lex, y sustentando un criterio superior de justicia los tales delincuentes "organizados", inadaptables a la vida social y en permanente peligrosidad contra la colectividad, no merecen ser sujetos de derechos humanos aunque la Constitución y la ley no hagan este distingo. Sin embargo, pese a esta omisión, debe interpretarse la idea de "individuo" que utiliza el articulo 10 de nuestra Ley Fundamental, desde un punto de vista ético y axiológico conforme a las breves consideraciones que anteceden, prescindiendo de la connotación meramente formal y gramatical de dicha palabra. Reconocemos que esta interpretación no está exenta de cuestionamientos y objeciones que puedan basarse en la falta de precisión de lo que deba entenderse por "delincuentes organizados", circunstancia omisiva que podría conducir a injusticias considerativas en el ámbito de la concreción, hipótesis viable que, sin embargo, no desvirtúa las observaciones filosóficas y ético-sociales que hemos formulado en un terreno estrictamente especulativo. En resumen, la validez filosófica, ética y social de los derechos humanos está condicionada a la conjunción de los siguientes factores: a) Que su titularidad corresponda al hombre en su carácter de "zoon politikon"como centro de imputación de deberes sociales; b) Que la conducta humana no traduzca el incumplimiento permanente y reiterado de estos deberes; e) Que dicha conducta. por su desempeño habitual, no sea contraria a los intereses de la sociedad, contrariedad que ostenta la llamada "delincuencia organizada". La insatisfacción de estos requisitos excluye la integración. en el individuo que no los observe, de los derechos humanos aunque su goce se derive, "erga omnes'', de la mera normatividad jurídica positiva.

CAPÍTULO PRIMERO

BREVE RESE~A ACERCA DE LA SITUACIÓN DEL INDIVIDUO COMO GOBERNADO EN LOS PRINCIPALES REGIMENES POLfTICO-SOCIALES HISTÓRICAMENTE DADOS
Sumario: l.-Tiempos primitivos. Il.-Los Estados orientales. IlI.-Grecia. IV.-Roma. V.-Edad Media. VI.-España. VIl.-Inglaterra. VIlI.Francia. IX.-Colonias Inglesas de América. X.-Estados U nidos. XI.U.R.S.S. XIl.-República' Popular China. XIlI.-Cuba. XIV.-México (Generalidades). XV.-La Declaración de los Derechos Humanos de diciembre de 1948 (somera referencia).

Hemos llegado, en el desarrollo de nuestra exposición, a la ocasión de tratar sucintamente la evolución que ha experimentado, en el decurso de la mutación de la humanidad, la situación del hombre como gobernado; en otras palabras haremos una narración somera respecto de las diferentes formas reales o teóricas dadas en la historia sobre las relaciones entre gobernantes y gobernados. El tema histórico apuntado lo acotaremos de la siguiente manera: en primer lugar, nos vamos a referir a las principales formas políticas reales dadas históricamente en cuanto a la situación del gobernado frente al poder público, con el fin de constatar si en algunas de ellas el hombre o la persona era titular de garantías índividuales o de derechos y prerrogativa establecidos por el orden jurídico estatal legal o consuetudinario y obligato rias para los órganos gubernamentales; en segundo término, el problema dc la mencionada situación del gobernado lo enfocaremos, ya no en cuanto a la existencia real de las garantías individuales o derechos del hombre dentro de un régimen social determinado, sino en lo que atañe a las teorias o ideales que se han sustentado en el pensamiento filosófico-político respecto de las relaciones jurídicas entre gobernantes y gobernados. Naturalmente que la referencia histórica que vamos a hacer bajo los dos aspectos anotados, versará sobre la situación general que ha ocupado la persona humana frente a las autoridades, pues los antecedentes históricos de cada garantía individual o derecho del hombre en particular los trataremos al abordar el estudio de cada prerrogativa del individuo consignada constitucionalmente, con especialidad por nuestro orden jurídico supremo y fundamental."
86 Del desarrollo del tema que comprende este capítulo excluiremos el estudio de las instituciones jurídicas que implican o pudieran implicar antecedentes histéricos de nuestro

58
l.

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

TIEMPOS PRIMITIVOS

Es inconcuso que en los tiempos primitivos no es posible hablar no sólo de la existencia de los derechos del hombre considerados éstos como un conjunto de prerrogativas del gobernado de observancia jurídicamente obligatoria e imperativa para los gobernantes, sino ni siquiera de potestades o facultades de hecho de que pudiera gozar el individuo dentro de la comunidad a que pertenecía y que constituyesen una esfera de acción o actividad propia frente al poder público. En los regímenes matriarcales y patriarcales, en efecto, la autoridad de Ja madre y del padre, respectivamente, era omnímoda, sin que encontrara un dique, ya no jurídico, sino fáctico a su desarrollo imperativo. La madre, y posteriormente el padre, como jefes de la socieda~ familiar, cuyo conjunto componía la tribu, disfrutaba de absoluto respeto por parte de sus subalternos, sobre los cuales, en muchos casos, tenían derechos de vida o muerte. Además, como fenómeno consubstancial a Jos regímenes sociales primitivos, se observa invariablemente la existencia de la esclavitud, la cual presupone, al menos en el orden a la libertad e igualdad humanas, una negación de los derechos del hombre o garantías individuales, como se denominan éstos entre nosotros. La sanción a la rebeldía justa o injusta contra los mandatos supremos e inapelables de los patriarcas y jefes de tribu, consistía en el destierro de la comunidad, sin que el afectado por este acto tuviese ningún derecho que hacer valer frente a tal decisión."

H.

LOS ESTADOS ORIENTALES

En los regímenes sociales orientales, los derechos del hombre o garantías individuales no solamente no existieron como fenómenos de hecho, producto de una especie de tolerancia por parte del poder público, sin obligatoriedad recognoscitiva o de respeto para éste, sino que la libertad del hombre, del individuo como gobernado, fue desconocida o, al menos, menospreciada, a tal grado que reinaba en aquéllos el despotismo más acabado. El individuo, el particular miembro de la comunidad o de la sociedad, tenía como consigna en algunos Estados orientales obedecer t callar, máxime que los mandamientos que recibía eran conceptuados como provenientes del
juicio de amparo o que ofrecen o puedan ofrecer semejanza con éste, por no corresponder estos tópicos al contenido propio del presente libro y los cuales, por otra parte, los tratamos en nuestra obra respectiva, El Juicio de Amparo, capítulos 1 y H. aa Las anteriores apreciaciones se corroboran por el maestro Antonio Caso al afirmar que: "El patriarca rige la vida social, familiar y política y, al desaparecer, Jejas de que mengüe su acción, preside la vida moral de su pueblo. O es jefe o es dios. Todo se le su~ bordina, inevitablemente, en el pasado, el presente y el porvenir de la comunidad." Sociologia, cuarta edici6n, pág. 301.

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

59

representante de Dios sobre la Tierra, es decir, del gobernante ungido como tal por la voluntad divina, de la cual derivaba su investidura. Por este motivo, las arbitrariedades autoritarias del poder en los pueblos orientales de la antigüedad, eran acatadas por los súbditos al amparo de la conciencia que éstos abrigaban, en el sentido de ser aquéllos emanaciones o designios de ·una voluntad sobrenatural expresada por el gobernante. Esta creencia acerca del origen del poder y de la autoridad reales estaba generalizada de tal manera, que podemos afirmar que casi todos los regímenes de gobierno de dichos pueblos eran teocráticos, como el egipcio, el hebreo, etc., máxime si se, toma en cuenta que el derecho y la religión se confundían en un conjunto de prácticas sociales indiferenciadas. "La forma general del Estado en el mundo oriental, afirma Gettel, fue la de una autocracia o monarquía despótica, teniendo por sanción de su autoridad la religión o la conquista. Los monarcas fueron venerados como dioses, tal es el caso de Egipto, o considerados como agentes de los dioses, según en Persia y Asiria." 38 Además, puede afirmarse que todas las legislaciones primitivas tuvieron un origen divino (revelación) y por ello su aplicación se encomendó a una casta privilegiada que las interpretaba y proveía a su observancia (sacerdocio). Las disposiciones que las integraban eran excesivamente minuciosas, pues no sólo regulaban los actos externos de los individuos, en sus relaciones sociales, sino su conducta privada cotidiana, llegando a prescribir lo que se debía comer y vestir, no desde un punto de vista puramente biológico o convencional, sino religioso. En los Estados orientales, el hombre estaba cercado por una multitud de prohibiciones no únicamente de índole fáctica sino de carácter jurídico, inherentes al régimen teocrático en que, por lo general, estaban organizados. La desorbitada reglamentación legal o consuetudinaria aprisionaba en normas rígidas y estáticas la actividad humana, manteniendo al individuo en la ignorancia por la falta casi absoluta de libertad y de iniciativa personal, así como por la sujeción incondicional del gobernado al gobernante, cuyo poder, consignado en las leyes reveladas, era ilimitado. Bien es verdad que en algunos de los pueblos del Oriente antiguo, como el hebreo, la actividad de los gobernantes se hallaba restringida por normas religiosas teocráticas, en las que implícitamente se reconocían ciertos derechos a los súbditos, pues se suponía que dichas normas, como las de Jehová,
38 RAVMOND G. GETTEL, Historia de las Ideas 'Polítícas, tomo 1, pág. 63. Refiriéndose específicamente a Egipto, CÉSAR CANTÚ exponía: "Mas, no obstante los elogios prodigados a los egipcios, ¿ qué _pensar de un gobierno en d que un faraón medita los medios de oprimir sabiamente á un pueblo refugiado y que, no pudiendo diezmado imponiéndole enormes trabajos, ordena la degollación de todos los recién nacidos? ¿ Qué pensar de un país donde hay de un lado dominadores instruidos y del otro siervos ignorantes y embrutecidos, 10 cual es peor aún que vencidos y vencedores?" (Historia Universal, torno 11, pág. 34.)

60

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

eran producto de un pacto entre Dios y el pueblo, cuyas disposiciones debían ser inviolables," mas también es cierto que, en primer lugar, esas restricciones eran muy débiles y la apreciación de su extralimitación quedaba al arbitrio de los propios gobernantes que eran sus intérpretes y, en segundo término, no exima ninguna sanción para sus posibles contravenciones. En estas condiciones, los regímenes gubernamentales, basados en tales principios o creencias, evidentemente pugnaban con toda idea de libertad humana, y más aún, con su reconocimiento, por lo que no es posible aseverar que en los pueblos orientales de la antigüedad existiera tal derecho y mucho menos un medio de preservarlo, pues cama ya dijimos, el individuo estaba relegado a un plano ínfimo, si no es que había incidido en la esclavitud. Sin embargo, como una notable excepción al régimen político y social oriental, existe la circunstancia de que la India no estaba dotada de un gobierno teocrático. El Estado temporal era independiente de la religión y los sacerdotes no debían tener injerencia en la vida política, sino consagrarse exclusivamente a su cometido religioso." Descartado el principio
89 Las leyes mosaicas, contenidas principalmente en el Decálogo y en el Levítico, descansaban sobre el principio de la igualdad religiosa. Todos los hebreos eran iguales ante Jehová, según lo proclamó Moisés, y tenían el derecho de intervenir en las asambleas populares, de las que no estaban excluidas las mujeres. Los privilegios se acordaban en favor de los miembros de la casta sacerdotal, o sea, a los "servidores de Dios". La omnipotencia divina, que alentaba el pensamiento mosaico, explica por qué éste no preconizó un monarca absoluto, pues para Moisés "el reyes Iehové". Estas ideas, que fueron observadas por mucho tiempo en el pueblo hebreo, se refrendaron en las palabras del profeta Samuel, al reprochar la tendencia para implantar la monarquía. Así, dirigiéndose a los hebreos, decía: "Vosotros queréis un rey. Ahora bien, he aquí el derecho del monarca que os gobernará: Tomará a vuestros hijos para conducir sus carruajes; los hará gente de a caballo y los hará correr delante de su carro; hará de vuestras hijas cocineras y panaderas; tomará lo mejor de vuestros campos, viñas y olivares y lo dará a sus criados; tomará a vuestros jóvenes, a vuestros criados y criadas y a vuestros asnos y Jos hará trabajar para él. .. " (Cfr. "Los Reyes". Libro 1, capítulo VlIL Antiguo Testamento.) Pese a las ideas políticas de Moisés.y a la profecía de Samucl, el pueblo hebreo se constituyó en una monarquía, en cuyo régimen el poder del rey estaba atemperado por la casta sacerdotal. Sus miembros, a pretexto de interpretar y ejecutar la voluntad dc Dios, se erigieron en verdaderos tiranos. Como se sabe. la tiranía sacerdotal fue la causa permanente de las guerras civiles que provocaron el desmembramiento del Estado de Israel. Su bandera fue la oposición tenaz al sistem-a hereditario en la sucesión dc las dignidades sacerdotales. sistema que el propio Moisés había reservado a la tribu dc Levl. Además, y según hemos dicho. en el pueblo hebreo, como en todos los de la antigüedad, existía la institución de la esclauitud, proscriptora en sí misma de la igualdad jurídica y, -'por ende. de la libertad para los que yacían en esa inhumana situación, y que ni el propio Moisés pudo abolir, aunque sí mitigar con algunas atinadas disposiciones de derecho civil y penal que se consignaron en el Levítico y en el Deuteronomio . .fQ Quizá la separación entre el poder sacerdotal y el civil haya obedecido a la falta de unidad religiosa de la India. impidiendo fa formación de un régimen teocrático. En efecto. entre el pueblo indio había. y existen en la actualidad, numerosos grupos de profesan tes de diversas religiones. tales como el brahmanismo. el budismo, el islamismo. el judaísmo e, inclusive, el cristianismo, teniendo eada una de ellas diferentes concepciones y orígenes. Así, el brahmanismo tiene como fundamento el naturalismo de Jos Vedas y el deísmo,

SITUACIÓN DEL COBERNADO EN LA HISTORIA

61

teocrático del poder público, el pensamiento hindú se reveló marcadamente democrático y liberal; los pensadores de la India no reputaban al régimen estatal como la realización del ideal humano de convivencia ante el cual las personalidades individuales palidecían; antes bien afirmaban que en un principio el hombre vivía en un estado de naturaleza, tal como lo consideró Rousseau, y que, para evitar las injusticias que en su desenfrenado libertinaje cometían los fuertes en detrimento de los débiles, fue necesario constituir el Estado, no como una forma de perfeccionamiento humano, sino como una urgencia de protección mutua. Para hacer prevalecer el orden dentro de la sociedad, producto de dicha necesidad, debería existir una autoridad o poder social, superior a las voluntades individuales, encargado de implantar el equilibrio entre las conductas desiguales de los hombres. Dicho poder debería ejercerse por el monarca, a quien no era lícito actuar arbitrariamente, esto es, sin sujeción a normas preestablecidas, sino que estaba obligado a obrar de acuerdo con un sentido de justicia y equidad, asesorado por las personas más cultas. Ya en lo tocante a los derechos del hombre o garantías índividuales, el pensamiento hindú abrigaba la tendencia a respetar la personalidad humana, principalmente por lo que ve al derecho específico de libertad, Las corrientes políticas doctrinales en China asumen caracteres análogos a los de aquellas que tuvieron lugar en la India. Los más destacados filósofos chinos, talcs como Confucio, Mencio, Moh.ti y Lao Tse, predicaconstituido por una especie de trinidad compuesta de Brahma, el Creador, de Vichnú, el conservador y de Siva, el destructor. Por su parte, el budismo establecido por Siddharta el Buda, es decir, el sapiente por excelencia, reconoció en un principio la" religión brahmánica, pero posteriormente le introdujo fundamentales modificaciones, mismas que provocaron un movimiento religioso de reivindicación del brahmanismo, cuyos adeptos lograron expulsar de la India a 105 budistas, quienes se refugiaron en China, en Japón, en Java y en otras regiones del Asia Meridional. El mahometismo o islamismo también hizo prosélitos en dicho país, en donde sus preceptos fueron observados con menos rigor que en el Asia Occidental, habiendo originado, sin embargo, a una especie de faquires y monjes mendicantes, que aún se pueden observar en nuestros días. El judaísmo esté también representado en la India por un cierto número de judíos dispersos en su vasto territorio, quienes han conservado las prescripciones mosaicas y las tradiciones del Talmud. Por 10 que respecta al cristianismo, se introdujo desde tiempos remotos entre diferentes sectores del pueblo indio, merced a los incesantes esfuerzos de las misiones. Como se ve, presentando la India el aspecto de un mosaico religioso, era imposible la constitución de un régimen teocrático, que se basa principalmente en la unidad de la fe, circunstancia que viene a explicar la causa de que dicho país haya significado una notable excepción, en cuanto a su forma de gobierno. frente a las demás naciones o pueblos del Oriente. Por otra parte, la población india estaba dividida en castas, cuyo establecimiento reconocía un origen divino, es decir, emanadas de la voluntad de Brahma. Cada una de dichas castas estaba colocada en una situación de desigualdad religiosa, jurídica y social, habiendo existido entre ellas una especie de jerarquía, a saber: la de los brahmanes (a quienes, dentro de los privilegios de que gozaban, les estaba reservado el" sacerdocio, la judicatura y la medicina); la de los chatriás (compuesta por los guerreros); la de los varias (integrada por los comerciantes, labradores y artesanos); la de los sudras (que implicaba una forma de esclavitud), y la de los parias (que constituía la "casta vitanda", proscrita de la comunidad y de todo trato con los individuos pertenecientes a las demás).

62

LAS GA~ÍAS ~DnnDUALES

ron la igualdad entre los hombres, sostuvieron la democracia como forma de gobierno y abogaron por el derecho legítimo del gobernado para rebelarse contra los mandatos desp6ticos y arbitrarios del gobernante, circunstancia ésta que ya barrunta una idea, aunque vaga, de los derechos del hombre o garantías individuales, tal como jurídica y filosóficamente se conciben.?

Por otra parte, el ambiente jurídico, político y social propicio para la institución de tales derechos o garantías, o sea, el democrático, se proclamó en el pensamiento de Moh-ti y de Mencio, quienes respectivamente sostenían la fraternidad universal y que "el elemento más importante de un Estado es el pueblo; después, la religíón de los dioses y, en último término, el monarca" y que "satisfaciendo las aspiraciones populares cumplimos la voluntad del Cielo"."

III.

CRECIA

En Grecia, el individuo' tampoco gozaba de sus derechos fundamentales como persona reconocidos por la polis y oponibles a las autoridades, es decir, no tenia derechos públícos individuales. Su esfera jurídica estaba integrada casi exclusivamente por derechos políticos y civiles, en cuanto que intervenía directamente en la constitución y funcionamiento de los órganos del Estado y en cuanto que tenía una situación protegida por el derecho en las relaciones Con sus semejantes, mas no gozaba de ninguna prerrogativa frente al poder público."
~l Es interesante recordar las máximas morales de Coniucio, muy similares a las cristianas, y cuya observancia trascendente u objetiva condensaba su pensamiento político. "Lo que yo os enseño, decía, podríais aprenderlo por vosotros mismos haciendo un uso legítimo de las facultades de vuestro espíritu. Nada tan natural y sencillo como los principios de la moral, cuyas saludables máximas procuro inculcaros. Todo lo que yo predico ha sido practicado ya por vuestros sabios j y esta práctica se reduce a tres leyes fundamentales de relaciones entre súbditos y reinantes, entre padre e hijo, entre marido y mujer; y al ejercido de las cinco virtudes capitales: la humanidad o sea el amor a todos Jos hombres sin distinci6n; la justicia que da a cada uno Jo que le corresponde; la observancia de las ceremonias 'Y dtJ los usos establecidos" a fin de que todos los que viven según una misma norma participen de las mismas ventajas e incomodidades; la rectitud de ánimo y de corazón que hace buscar y desear en todas las cosas 10 verdadero-sin engañarse a sí ni engañar a los demás; y la sinceridad, esto es un corazón franco, que excluye todo disimulo en los hechos o en las palabras." (Cita contenida en la obra de César Cantú, Historia Universal, tomo IV, pág. 130.) u GETTEL. Historia de las Ideas Políticas. Tomo J, pág. 69. 45 Según Fuste! de Coulanges, en las ciudades del mundo griego de la antigüedad imperaba una especie de totalitarismo estatal que colocaba a la persona humana, en su carácter de gobernado, en una situaci6n de completa sumisi6n al poder público de la polis. "La dudad, dice tan distinguido autor, se fundó sobre una religi6n y se constituyó como una iglesia. De ahí su fuerza; de ahí también su omnipotencia y el imperio ahsoluto que ejerci6 sobre sus miembros. En una sociedad establecida sobre tales principios, la libertad individual no podía existir. El ciudadano quedaba sumiso en todas las cosas y sin ninguna reserva a la ciudad: le pertenecía todo entero. La religión, que habla

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

63

Más aún, en Esparta habla una verdadera desigualdad social, estando dividida la población en tres capas, que eran: los ilotas o siervos que se dedicaban a los trabajos agricolas; los periecos o clase media, quienes desempeñaban la industria y el comercio; y, por último, los espartanos propiamente dichos que constituían la clase aristocrática y privilegiada. Ante esta jerarquía social, es inútil hablar de la existencia de derechos del hombre o garantías individuales como conjunto de potestades juridicas oponibles coercitivamente al poder público, en vista de que no existia la situación igualitaria que presupone todo derecho público individual. Siendo el Estado en Esparta una estructura superhumana a la cual todo miembro de la comunidad debla una natural sumisión, el gobernado como tal no tenia ningún derecho frente. al poder público, frente a las autoridades. Su esfera juridica se integraba exclusivamente por derechos políticos y civiles, como ya dijimos, esto es, por potestades que lo hadan participar activa o pasivamente en los destinos sociales como elector o funcionario, y por factores juridicos en las' relaciones de coordinación con sus semejantes. Sin embargo, Esparta no estaba constituida en un estado autocrático. Como en casi todas las ciudades griegas, su forma de gobierno se asentaba sobre bases democráticas. Lo que pudiéramos denominar "función administrativa" estaba encomendada a dos reyes llamados arqueguetas, cuyas facultades estaban muy restringidas, pues propiamente se reducían a recibir a los embajadores extranjeros y a presidir el Senado o Consejo de Ancianos. Además, los monarcas espartanos eran una especie de sumoa sacerdotes que celebraban las ceremonias religiosas y designaban a los prelados inferiores. En tiempo de guerra, "los reyes dirigían personalmente el ejército y marchaban al combate en el primer puesto"." La actividad gubernativa en Esparta se depositó en el Senado o Consejo de Ancianos, llamado Gerusia, el cual desplegaba también funciones judiciales, decidiendo en última instancia los negocios importantes en que el Estado tuviese interés. Sobre el Senado, la asamblea del pueblo, compuesta exclusivamente por los espartanos, ejercía una especie de control, ya que debla someterse a su aprobación cualquier asunto. Una magistratura singular fue la de los éforos quienes "velaban sobre la educación de la juventud, convocaban las asambleas populares, presidian los juegos y los festines, trataban con los enviados del extranjero e íntervenían en las controversias de carácter privado. Podían pedir la acusación y destitución de los magistrados, incluso de los reyes, cuando ciertos fenómenos sobrenaturales indicaban, de acuerdo con su propia interpretación,
engendrado al Estado, y el Estado, que conservaba la religi6n, sostenianse mutuamente y s6lo formaban una: estos dos poderes asociados y confundidos' formaban una fuerza casi humana, a la que alma y cuerpo quedaban esclavizadas." Agrega dicho tratadista que "Nada había en el hombre que fuese'"1indepcndiente. Su cuerpo pertenecía al Estado y estaba consagrado a su defensa.'" (La Ciudad Antigua. Edición 1908. Pág. 307.) « DE VEDIA y MITRE, MARIANO, Historia de las Ideas Políticas. Tomo 1, pág. 15.

64

LAS GARANTÍAS INDlVIDUALES

que los dioses no estaban satisfechos con el gobierno." "Su autoridad les permitia condenar a muerte a cualquier ciudadano sin explicar los motivos de la sentencia:" 405 En Atenas la situación social era diferente de la que prevalecía en Esparta. No existía esa diferenciación jerárquica entre tres clases sociales diversamente colocadas ante el derecho y en la realidad; había, es verdad, cierta desigualdad entre los hombres, aunque no tan marcada como en el régimen espartano. El ateniense gozaba de una libertad fáctica frente al poder público; podia libremente actuar ante éste y aun impugnar o criticar su proceder en las asambleas cuando fuere contrario a su criterio; mas esa libertad sólo tenia una existencia de hecho, sin que significara, por tanto, una obligación para la autoridad estatal su respeto; en una palabra, la libertad del ateniense, manifestada en diversos actos concretos, no implicaba un derecho público individual, esto es, una exigencia juridica frente al Estado con obligación ineludible de parte de sus autoridades en el sentido de acatarla. Se atribuye a Sol6n la estructuración legislativa de la polis ateniense. Narran los historiadores que su obra fue tan trascendental, que las más importantes instituciones juridicas de Atenas derivaron de su genio corno estadista. Según acontecía por lo general en los pueblos de la antigüedad, la organización estatal no se compendiaba en una constitución unitaria, sino que se establecia en diferentes cuerpos legales aislados, cuya materia de regulación era diferente. Asi sucedió en Atenas, en que. la labor de Solón no se tradujo en la confección de un solo ordenamiento juridico, sino en la expedición de diversas leyes especiales. La historia nos ha legado, sin em-· bargo, las normas básicas que a modo de principios latían en esa legislación diversificada. Según afirmamos anteriormente, la desigualdad social en Atenas no presentaba los caracteres tan marcados que ostentaba en Esparta, no obstante lo cual no es posible aseverar. que en el sistema juridico de la gran polis ateniense se haya proclamado la igualdad legal entre todos los miembros componentes de su población. Así, y desde los remotos origenes de Atenas, los individuos se agrupaban en clases sociales diferenciadas unas de otras por razón de la sangre; y este criterio, sobre el que descansaba la desigualdad social, se substituyó, en la obra de Solón, por el que se fundaba en una diferencia plutocrática. De esta guisa, el pueblo ateniense se dividió, durante la época de ese célebre legislador, en cuatro clases, colocadas jerárquicamente en atención a los bienes de fortuna que cada una de ellas poseia. Los ciudadanos componian la clase social superior, dotada de todos los derechos políticos y formada 'por los individuos de mayor poderlo económico; los caballeros integraban la segunda clase social y aunque gozaban de tales derechos, éstos sólo los habilitaban para ocupar magistraturas in~5

Op. cit., pág. 17.

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

65

feriares dentro de la polis; la tercera clase social estaba compuesta por los zeugitas, entre quienes se reclutaban los soldados; y por último, eran los tetes los que componian la clase social más baja en Atenas, habiendo estado privados de derechos políticos. El régimen plutocrático de Atenas, que substituy6, según dijimos, a la primitiva aristocracia, fue evolucionando hacia el sistema democrático directo, cuya implantaci6n se consuma dehnitivamente bajo el gobierno de Pericles y durante el cual culminó el esplendor político y cultural ateniense. Una de las conquistas logradas fue la consistente en el establecimiento de la isonomla o igualdad ante la ley. Además, se implant6 una especie de "garantía de legalidad", implicada en la circunstancia de que todo acle público y toda norma legal deberían estar de acuerdo con la costumbre jurídica. De esta guisa, se crearon importantes funcionarios que recibían el nombre de nomotetas o "guardianes de las leyes", y cuya primordial misi6n estribaba en impugnar ante la asamblea las normas legales inadecuadas. o impertinentes. Merced a la gestión impugnativa de los "nornotetas", las asamblcas de ciudadanos revisaban sus propias leyes con el objeto de constatar lo que suele llamarse su "causa final", es decir, su idoneidad desde el punto de vista social, económico o político en aras de los intereses de Atenas. Sin embargo, fuera de ese control o equilibrio ejercido por la asamblea ateniense, que era el 6rgano supremo del Estado, no existía dentro del régimcn jurídico de la luminosa polis griega ninguna instituci6n que hubiese establecido derechos en favor del gobernado frente al gobernante, circunstancia que no fue sino la consecuencia de la concepci6n política dominante de la época, en el sentido de que s610 a través de la organizaci6n estatal el individuo encontraba su verdadera perfecci6n, por lo que el poder del Estado no tenia límites, pudiendo inclusive injerirse hasta en los detalles más nimios de la vida privada. En resumen, cI individuo como gobernado no era titular de ningún derecho frente al poder público, o sea, en las llamadas relaciones de supra a subordinaci6n o de gnbierno propiamente dichas. Su personalidad como hombre se diluía dentro de la polis. S610 valía o tenía alguna significaci6n en la medida en que, como ciudadano, intervenía en la actividad estatal como miembro de los diferentes órganos de gobierno, tales como las asambleas y los tribunales. En Atenas, el pueblo (demos) lo era todo. A él incumbia la e1aboraci6n de las leyes y la administraci6n de justicia, misma que impartiaconstituyéndose en el célebre tribunal de los heliastas. El signo transpcrsonalista y estatista que caracteriz6 al régimen jurídico-politice de Atenas y, en general, de las demás ciudades griegas, trajo como consecuencia la minimizaci6n de la persona humana como tal, esto es, en su calidad de gobernado; y si el ateniense pudo escalar las más alta. cúspides del pensamiento y de la expresi6n artística y cultural, fue debido a la actitud de tolerancia y de respeto extrajurídicos que los g-obernantes asumianfrcnte

66

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES

a la libertad natura! del hombre, que no se erigió a la categoría de derecho ' público subjetivo. Los sofistas reaccionaron contra estas concepciones. Afirmando que "el hombre es la medida de todas las cosas" y que, por ende, ninguna verdad o supuesta verdad tiene validez universal, puesto que su sentido depende de cada sujet?, llegaron a presuponer a la anarquía como la situación natural del individuo. Por tal motivo, no se ocuparon de la cuestión relativa a los derechos del hombre o garantías individuales como prerrogativas jurídicas de éste frente a la autoridad estatal, ya que para ellos ésta no deberla existir, aun cuando, ante la realidad que vivían, explicaban al Estado como el fruto de un pacto socia!, sin que esta explicación significara la justificación de su existencia. Para apoyar su tesis anarquista, los sofistas, a través de las ideas de Hippías y Alcidamas, sostenían la existencia de los derechos del hombre, pero no a título de prerrogativas que el gobernado dentro del Estado o polis debiera tener frente a la autoridad, como ya sc dijo, sino reputándolos como elementos inseparables de la persona humana en un estado de naturaleza, en que nadie está supeditado a nadie y en que todos son libres e iguales, situación que significa para los discípulos de H erádiio el ideal de la humanidad que se alcanzarla al suprimir la organización estatal." S6crates impugnó las ideas sofistas, aun cuando su pensamiento coincidía en muchos aspectos con el contenido de éstas. Estimaba que el hombre había nacido en un plano de igualdad con sus semejantes; proclamó el principio de la racionalidad en todos los actos de la vida individual y pública, llegando hasta sostener que el gobernado debía obedecer los imperativos de su razón con preferencia a las leyes positivas estatales injustas e irracionales, pretendiendo que toda la actuación humana, social o particular, se sujetase a una norma ética de validez universal. Para Sócrates, la razón era el factor omnideterminante de la vida, por lo que es dable presumir, de acuerdo con su .pensamiento, que el gobernado deberla tener todas aquellas prerrogativas que estuvieren fundadas racionalmente frente a las arbitrariedades y despotismos de la autoridad del Estado. Si bien es verdad que Platón siguió en términos generales los lineamientos de la doctrina de su maestro Sócrates, en muchos puntos las ideas de ambos discrepan profundamente, en especial por lo que concierne a la situación del individuo como gobernado frente a las autoridades. En efecto, Platón justificaba la desigualdad social, propugnando la sumisión de los mediocres respecto de los mejores, a quienes debía encomendarse la dirección del Estado. En estas condiciones, se puede fácilmente concluir que en la doctrina platónica estaban proscritas las ideas de derechos del individuo frente a! poder público, pU,esto que éste se suponia desempeñado por personas capacitadas intelectual y culturalmente, a las cuales el gobernado de46 ENRIQUE ROMMEN,

Derecho Natural, ed. 1950, pág. 18.

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

67

bia sumisión. Platón llegaba hasta el extremo, en s'el concepclOn ideal del Estado, de considerar a éste como la realidad non plus ultra que debía absorber toda la actividad individual. Fue por esto por lo que la te;'ría platónica en materia política proponía la abolición de la propiedad privada y de los lazos familiares para asegurar la unidad orgánica del Estado. Arist6teles, discípulo del anterior, no obstante que en lineamientos generales adopta la teoría política de su maestro, se muestra liberal, por asi decirlo, en cuanto al problema de la situación del individuo frente al poder público. Según el estagirita, para que el hombre pueda alcanzar un grado de perfección, que' no se lograba tuera de la convivencia social, era menester gozar de cierto radio de libertad, el cual implicaba, correlativamente, ciertas limitaciones al poder estatal. Sin embargo, a esa esfera de libertad individual, Aristóteles no la colocaba en el rango de derecho público del gobernado, oponible obligatoriamente al Estado; según la tesis aristotélica sobre el particular, las autoridades deberian asumir el papel de tolerancia o consenso frente a una determinada actividad libre del ciudadano, pero nunca se deberían ver obligadas a respetarla como si se tratara de un verdadero derecho. Por lo que ve a la igualdad, Aristóteles la proscribia al justificar la esclavitud y la existencia de clases sociales completamente diversas, en vista de lo cual es inconcuso que en la doctrina política del ilustre estagirita no podemos vislumbrar ninguna concepción respecto a los derechos públicos individuales ni, consiguientemente, por lo que concierne a ningún medio jurídico de protección a los mismos." No obstante, ello no implica que para Aristóteles no existiera una le} natural anterior a las leyes positivas de la polis, ya que para él éstas deberían corresponder a la "justicia" quc deberia integrar su contenido. De ahí que, cuando no existiese esa correspondencia, incumbía al juzgador, mediante la equidad, resolver en justicia cualquier caso concre.to que se presentase. Sin embargo, las ideas de Aristóteles sobre la supervivencia de una ley natural sobre las leyes positivas, deben sólo considerarse como un pensamiento tímido quc cede a la concepción vigorosa de la polis, considerada por el estagirita, siguiendo a su maestro Platón, como el estado en que el individuo encuentra su perfección, de lo que concluye Rommen que, contra la polis, según las ideas aristotélicas, "no podía prevalecer, propiamente hablando, ningún derecho natural subjetivo del ciudadano"."
41 Es evidente que Aristóteles, al preconizar la existencia de diferentes clases sociales dentro del Estado. combatió la "isonomla", es decir, la mera igualdad te6rica ante la ley. Conforme al pensamiento aristotélico, la verdadera igualdad consiste en el tratamiento "igual para los iguales" y "desigual para los desiguales". pues sólo así puede obtenerse el equilibrio social. es decir, la justicia. Por consiguiente, ésta, según las ideas del s célebre estagirita. únicamente se consigue por la. leyes positivas si el legislador atiende, al elaborarlas. a las desigualdades reales existentes, adoptando las medidas idóneas para establecer entre ellas la armonía, que no es sino el supuesto ineludible de la paz pública y de la felicidad de los pueblos. 48 ROMMEN, op. cit .• pág. 27.

68
IV.
ROMA

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

En Roma, la situación del individuo y, por ende, de su libertad como derecho exigible y oponible al poder público,· era parecida a la que privaba en Grecia. Bien es verdad que el civis romanus tenia como elemento de su personalidad juridica el status libertatis, pero esta libertad se refería a sus relaciones civiles y políticas, ya que, repetimos, no' se concebía como un de; recho intocable y recognoscible por el orden jurídico. El status libertatis más bien se reputaba como una cualidad en oposición a la condición del senrus, o sea, como una facultad de actuar y comportarse pqr propia voluntad y determinación. Además, puede afirmarse que la libertad en el régimen romano 'estaba reservada a cierta categoría de personas, como el pater-familias, quien gozaba de amplio poder sobre los miembros de su familia y sobre los esclavos. En las relaciones de derecho privado, el ciudadano, romano estaba plenamente garantizado como individuo, al grado que el Derecho Civil en Roma alcanzó tal perfección, que aún hoy en día constituye la base jurídica de gran parte de las legislaciones, principalmente en los pueblos de extraeción latina. Análogamente a lo que sucedía en Grecia, el romano, el homo liber, disfrutaba también del derecho de votar y ser votado, de la facultad de intervenir en la vida pública, integrando los órganos de autoridad y teniendo injerencia en Su función amiento. Por esto, en el Derecho R¿mano tanto la libertad civil como la libertad politica alcanzaron gran incremento, mas en el campo de las relaciones entre el poder público y el ciudadano romano, no como depositario de una cierta actividad política, sino como mero particular, como simple individuo, la libertad humana como derecho público era desconocida. En síntesis, la libertad del hombre como tal, conceptuada como un derecho público individual inherente a la personalidad humana, oponible al Estado en sus diversas manifestaciones y derivaciones no existía en Roma, pues se disfrutaba como un hecho, sin consagración jurídica alguna, respetable y respetada sólo en las relaciones de derecho privado y como facultad de índole politíca, La única garantía del pueblo frente a las arbitrariedades posibles de la autoridad radicaba en la acusación del funcionario cuando expiraba el término de su cargo, lo cual de ninguna manera implicaba un derecho público individual, pues éste es un obstáculo juridico, cuyo titular es el gobernado, frente al poder público, que siempre tiene que respetarlo, mientras que la mencionada acusación era el acto inicial de una especie de juicio de responsabilidad iniciado en contra de la persona flsica que encarnaba a la autoridad y nunca un dique a la actividad de ésta, la cual, en dicha hipótesis, se presumía ya desplegada. Además, el juicio de responsabilidad tiene como finalidad esencial sancionar al funcionario público y nunca im-

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

69

plica una verdadera protección del gobernado frente al gobernante, como es la garantía individual. Independientemente de que, según acabamos de indicar, la libertad en Roma, como atributo esencial del estatuto personal, era de carácter civil y político, sin registrarse como contenido de un verdadero derecho público subjetivo, la desigualdad jurídica fue lo que peculiariz6 al derecho público romano durante las tres etapas hist6ricas de este gran pueblo. Durante la época de los reyes, la población de los hombres libres se dividia en dos primordiales clases sociales: .la de los patricios y la de los plebeyos. Aquéllos gozaban en plenitud de su libertad civil y política; éstos, en cambio, estaban privados del disfrute de la segunda. Las funciones del Estado romano se depositaron durante cl periodo de los reyes en tres cuerpos políticos que eran el pueblo, constituido exclusivamente por los patricios, el senado, que era un órgano aristocrático y el rey. Entre dichos cuerpos políticos no existía una verdadera diferenciaci6n funcional, pues las actividades gubernativas de cada uno de ellos se interferían. La célula primaria de la clase patricia era la familia, cuyos miembros componentes estaban colocados , bajo la autoridad omnímoda y hasta despótica del patero Éste era el único libre e independiente (sui juris) y su poder era tan monstruosamente ilimitado, que podía, inclusive, privar de la vida no sólo a sus esclavos sino a sus hijos. Ante esta situación, es inconcuso que dentro del sistema del jus quiritum, rigorista y esencialmente formalista, que reconocía esa tremenda potestad al paterfamilias, no es posible hablar siquiera de derechos de la persona humana oponibles a una verdadera autoridad que sc depositaba en el jefe de la familia patricia, Como basc de la organización social de Roma en la época monárquica. La ciudadanía en Roma estaba constituida exclusivamente por los patricios que componían el gmpo político en quien residía el gobierno del Estado, formando una porción minoritaria de la población, En situación de inferioridad se encontraban numerosos sectores humanos integrados por los vencidos, los extranjeros, los libertos y los clientes de familias patricias extinguidas. Todos ellos eran la plebe (plebs) y sus individuos estaban proscritos de los derechos civiles y políticos, sin poder unirse matrimonialmente a los patricios, aunque frecuentemente eran utilizados como soldados, como sucedi6 bajo el gobierno de Servio Tulio. En la República romana, los plebeyos lograron mejorar su situación política dentro del Estado, conquistando ciertos derechos y prerrogativas que antes estaban reservadas a los patricios." De esta manera, la plebe ya
49 Es bien conocida la lucha' de clases emprendida por la plebe contra los patricios, y cuyo hecho más sobresaliente consistió en el retiro de los plebeyos armados al Monte Sacro en actitud hostil, ante la cual el Senado les envió al célebre Menenio Agrippa, quien, vatiéndase de la metáfora de lilas miembros y el estómago", demostró que los patricios y plebeyos componían un solo organismo en la sociedad romana Con tareas y funciones específicas pero coordinadas que en concurrencia lo mantenían vivo y actuante.

70

LAS 'GARANTÍAS INDIVIDUALES

pudo participar en las funciones gubernativas, puesto que podía concurrir a las asambleas populares y oponeroe a las leyes que afectaran sus intereses a través de un funcíonario denominado tribunus plebis. La Ley de las Doce Tablas, expedida durante la época republicana, consagró algunos principios muy importantes que significaron una especie de seguridad jurídica de los gobernados frente al poder público. Así, la Tabla IX consignó el demento generalidad como esencial de toda ley, prohibiendo que ésta se contrajese a un individuo en particular. Esta prohibición significa e! antecedente jurídico romana del postulado constitucional moderno que veda que todo hombre sea juzgado por leyes privativas. Además, y en la propia Ta- ' bla, se estableció una garantía competencial, en e! sentido de que los comicios por centurias eran los únicos que tenían la facultad de dictar decisiones que implicasen la pérdida de la vida, de la libertad y de los derechos de! ciudadano. Las instituciones juridicas romanas, al menos en lo que concierne al derecho público, y que alcanzaron su plenitud durante la república, sufrieron una notoria decadencia en la época de los emperadores. Al emperador se le divinizó; el pueblo degeneró en una muchedumbre indolente, que contemplaba impasible los desmanes y las arbitrariedades de! césar; e! senado se convirti6 en un órgano incondicional de éste y la preponderancia política recay6 en las manos de los militares' que, con la fuerza de las armas y la violencia, deponían a su capricho al jefe del Estado. Por tanto, si durante la etapa republicana se puede vislumbrar un intento vago y tímido para asegurar la situación del gobernado, según se advierte en la Ley de las Doce Tablas, en el periodo imperial y hasta antes de la adopci6n del cristianismo por e! emperador Constantino, el gobernado, independientemente de la clase social a la que hubiese pertenecido, qued6 a merced del poder público, personalizado en el César, cuya investidura, haciéndose ficticiamente derivar de los designios de los dioses, se apoyaba en la soldadesca. Durante toda su historia, los romanos hicieron siempre una radical distinci6n jurídica y política entre el civis o ciudadano y el que no tenía esta calidad, a pesar de ser hombre libre. Dentro de los no ciudadanos se contaban los peregrinos, los enemigos y los bárbaros. Si bien ninguno de estos tres tipos era reputado como esclavo, tampoco gozaba, por el contrario, de libertad civil ni de libertad politica, como substratum de un derecho subjetivo. El peregrino era el extranjero radicado dentro de los confines del Estad" romano, sin gozar de ninguna prerrogativa política ni civil. Su discriminación de la vida pública de Roma llegó a tal extremo, que los tribunales ordinarios estaban impedidos para impartirle justicia, habiendo sido necesaria la creación de un funcionario judicial especial que se encargara de ventilar y dirimir los conflictos en que era parte (praetor peregnnus). El enemigo (hostis) era el extranjero que aún no se había sometido a la dominación romana; y el bárbaro era el sujeto que se hallaba fuera del

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA :HISTORIA

71

ámbito de la civilización de Roma y de los confines geográficos del Estado romano. En síntesis, la existencia de dos clases sociales diferentes, como eran los patricios y los plebeyos; la esclavitud como ínstitución del Derecho Romano; y la diversidad de sujetos que carecían de la ciudadanía, nos orillan a afirmar que dentro del régimen jurídico" político romano, la desigualdad humana y social fue su signo característico durante las tres etapas de su historia. Sin embargo, frente a la realidad jurídica y política de Roma, se yergue el pensamiento de Cicerón, Marco Aurelio y Epicteto, quienes adoptaron la tesis estoica sobre la existencia de una ley universal aplicable por igual a todos los hombres. Específicamente Cicerón proclamó la igualdad humana, afirmando que existen normas naturales que rigen la vida del hombre y de la sociedad, basadas en los principios del Derecho y de la Justicia y que, por el hecho de estar investidas con un carácter supremo, debían prevalecer sobre la.. leyes positivas que se les contrapusiesen. De esta manera, Cicerón reconoció, aunque tácitamente, la existencia de derechos propios de la persona humana superiores al ordenamiento estatal, el cual carecía de validez en cuanto vulnerara las normas relativas a la' naturaleza del hombre." Para el célebre orador romano, el Derecho está fundado en la naturaleza del hombre y no sólo se le encuentra en la sctipta lex, sino en la nata lex. De ahí que todo ordenamiento jurídico positivo que vulneraba esa "ley natural", afectando los "derechos" que conforme a ella tiene toda persona, sería a todas luces ínjusto, de lo que concluye Cicerón: "Si todo lo que ha sido instituido en virtud de una decisión de los pueblos, de un decreto de los príncipes y de una sentencia de los jueces, fuese el derecho, en tal caso el robo, el divorcio, los testamentos falsos, con tal de que estén firmados, serían derecho, desde el momento en que hablan sido admitidos por el consentimiento y la decisión de la multitud." 50 La concepción del hombre y del Estado dentro de la filosofía política y jurídica de la antigüedad, y concretamente de Roma, recibió el formidable impacto de una nueva ideología filosófico-religiosa, cuyo advenimiento marcó nuevas rutas en la historia de la humanidad. Nos referimos al Cristianismo que. brotado como doctrina de la fuente luminosa del Evangelio, transformó el régimen juridico-politico del imperio romano." trí a El politeísmo paCitado nor ROMMEN. op. cit .. pá~ 30. "El cristianismo, dice Eugenio Pelleton, rompió la ley de-desigualdad y de restricción. Midió indistintamente a cada hombre su parte de inmortalidad. Dios había entrado por la comunión en el cuerpo del cristiano. Este cuerpo santificado vibraba con nueva esperanza. El más humilde de espíritu senda, al salir del santuario, la inmensidad de su destino. Llevaba en sí como en un tabernáculo al Dios vivo. Una gloria imperecedera iba unida a cada uno de sus pensamientos, a cada una de sus acciones. Podía ser más que un héroe, más que Un genio; podía ser un santo, un elegido. Vivía frente a la eternidad, la eternidad estaba presente a la mera deliberación de la conciencia, a la menor victoria de la buena sobre la mala voluntad. La eternidad bajaba entera. a él, día por día en santificación. El cristianismo enseñó al hombre a vigilar y a guiar su pasión, su
:;0
/lO bis

72

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

gano, que se manifestaba en la legendaria y ficticia existencia de múltiples dioses, con poderes específicos y tareas determinadas, fue substituido por la precorúzaci6n de un solo Dios, que mediante la asunci6n de la naturaleza humana en la persona de Jesucristo, señal6 el fin último y definitivo del hombre. Este, en las ideologías religiosas del paganismo, era simplemente un sujeto de placer y de bienestar material; su vida no trascendía de la efímera y mezquina existencia mundana. Al indicarse por el cristianismo que el hombre tiene un destino ultraterreno, que se realiza como substrátum de la inmortalidad del' alma, las concepciones de la antigüedad dejan de constituir el fundamento y la justificaci6n del Estado. El principio de que todo poder emana de Dios, originó la idea de que el gobernante no es sino un simple depositario de la potestad divina en el orden temporal, con la obligación moral y religiosa de conducir a los gobernados hacia la consecución de su felicidad como-criaturas, De ahí que si éstas son hijas de Dios" sin distinci6n de ninguna es~cie, la igualdad de todos los hombres fue el principio ideológico que se opuso como réplica a las desigualdades sociales existentes. La historia jurídica, política y religiosa de Roma experimentó en el si, glo rv de nuestra era una radical transformación mediante la adopción por el emperador Constantino de la religión cristiana. Esta adopción, en lo que a la organización del Estado romano respecta, operó cambios radicales en su derecho público, preparando el terreno propicio para la gestación de los pueblos cristianos que comenzaron a formar Estados independientes al desmembrarse el vasto imperio romano de Occidente, con la invasión de las tribus germánicas, que el egocentrista espíritu de Roma calificaba con el epíteto despectivo de "bárbaras".

V.

EDAD MEDIA

Al tratar de la situación del individuo en la Edad Media y, por ende, de su libertad como derecho público subjetivo, excluiremos de las consideraciones que hagamos en el presente apartado aquellas que conciernen a los regímenes jurídicos medievales de España e Inglaterra, cn virtud de que hemos dedícado un estudio especial a ellos. En consecuencia, nos referiremos de manera general a la Edad Media, en relación con el tema propuesto. A este propósito, Mariano Azuela distingue tres periodos que comprenden el medievo, a saber: el de, las invasiones, el feudal y el municipal, en
voluntad. - Le dio - sobre si mismo derecho de justicia, derecho de remuneración. Le hizo implícitamente su propio juicio, su propio maestro. Nos dio a cada uno la obra de nuestra grandeza, de nuestra vida futura. Eternizó, en fin, en nuestra alma toda la parte de eternidad que mezcló a nuestra existencia. Hizo al hombre más eterno, si puedo expresanne así. Dio prueba otra vez de la fe en el progreso." (La Profesión de Fe del Si. glo XIX. Págs. 262, 263 Y 26f.)

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

73

cada uno de los cuales era diversa la situación del individuo en cuanto a sus' derechos fundamentales, principalmente el de la libertad. La época de las invasiones, en la que los pueblos llamados bárbaros no estaban aún delineados perfectamente en su formación, pues por lo general estaban constituidos por tribus dispersas y _aisladas, se caracterizó por el predominio de la arbitrariedad y el despotismo sobre la libertad humana, que ni siquiera estaba reglamentada jurídicamente en sus relaciones priva. das, como sucedía en Grecia y Roma, pues existía lo que se conoce con el nombre de "vindicta privata", en la que cada quien podía hacerse justieia por su propia mano. En estas condiciones, es inútil hablar de la existencia de la libertad del individuo como derecho público subjetivo y mucho menos del medio de proteeción correspondiente, La época feudal se caracteriza por el .dominio del poseedor dc la tierra, dueño de ella. respecto de aquellos que la cultivaban, cuyas relaciones dieron ongen a la msntucion medieval de la senndumbre, La propiedad terntorial confería a su titular un poder no sólo de hecho, sino de derecho, sobre los que la trabajaban, quienes rendían homenaje y juraban obediencia al terrateniente o señor feudal. El régimen de la servidumbre ·otorgaba a éste un poder soberano sobre los llamados siervos o vasallos, pudiendo disponer de su persona casi ilimitadamente." e En esta virtud, no tue posible concebir siquiera un orden de derecho que garantizara la libertad del hombre como elemento o factor inherente a la personalidad humana frente a los aetas arbitrarios y muchas veces despótieos del señor feudal, quien no encontraba otro límite a su actividad que su propia conciencia en relación con sus servidores y un vasallaje, nada más simbólico la mayoría de las veces, en cuanto al monarca o emperador. . Cuando las ciudades libres de la Edad Media fueron desarrollándose, cuando los intereses económicos de las mismas fueron adquiriendo importancia, los citadinos supieron imponerse a la autoridad del señor feudal, exigiéndole salvoconductos, cartas de seguridad, etc., y en general el reconocimiento de ciertos derechos que integraron una legislación especial (derecho cartulario). Se creó en esta forma, durante este tercer periodo medieval, o sea, el municipal, un régimen de legalidad que limitaba y sometía la autoridad del señor feudal en beneficio de los habitantes de las ciudades. El incremento económico y político que fueron paulatinamente· adquiriendo las poblaciones medievales, fue la causa de que los gobernantes respetaran los compromisos que habían contraído con 'sus moradores, mas la posibili. d~d de contravención y las violaciones mismas no tuvieron ninguna sanción
50 e uEI día que la invasión bárbara rompió la ciudad antigua y esparció los restos por el campo, trasladó por el mismo golpe la acción social de la ciudad al castillo. El castillo fue el centro del gobierno, la capital dispersa -y múltiple donde el señor reinaba, juzgaba, acuñaba moneda y echaba impuestos. El feudalismo transformó por este cambio la esclavitud en servidumbre." (EUGENIO PELLETAN: La Pro/esi6n de Fe del Siglo XIX, pág. 243.)

74

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

jurídica en favor de los afectados. Por este motiva no es posible encontrar en esta época un precedente histórico del juicio de amparo, no obstante la implantación de, un régimen de legalidad. Tal era la situación que guardaba el individuo a título de gobernado frente al Estado y a los detentadores del poder público. Como corriente moral y humanitaria, a principios de la Edad Media y al finalizar la época antigua, el Cristianismo pretendió suavizar las ásperas condiciones de desigualdad que prevalecían en el mundo pagano. Declaraba que los hombres eran iguales, al menos ante Dios; que todos estaban regidos por una ley universal basada en los principios de amor, piedad y caridad. Aun cuando Cristo concretó su doctrina al terreno religioso propiamente dicho, esto es, a las relaciones entre el Creador y las criaturas, su insuperable e insuperada tesis moral insinuó a los gobernantes un trato humanitario hacia sus gobernados, pugnando porque la actuación pública de aquéllos se ajustase a las normas de la justicia universal. Partiendo de la idea incontrovertible de que todo hombre es igual a sus semejantes, y considerando a todos los sujetos humanos hijos de Dios, independientemente de su condición social o religiosa, de la doctrina de Jesús se desprende la tolerancia de credos, siempre y cuando los diversos profesantes los sustentasen de buena fc. El Cristianismo, por consiguiente, dulcificó y trató de atenuar las desigualdades sociales que prevalecían en los tiempos del paganismo y de atemperar el -despotismo que se observaba por los gobernantes respecto de los gobernados, Sin embargo, cuando Constantino declaró como religión oficial del Estado la doctrina cristiana, las pecularidades de ésta, en cuanto a sus preceptos fundamentales, fueron subvertidas y hasta contradichas por las ideas que se adoptaron por la Iglesia. Ésta asumió una actitud de intolerancia respecto de los demás credos religiosos, dogmatizando el cristianismo e imponiendo una serie de prácticas cultuales, cuya inobservancia se sancionaba con el anatema de la perdición eterna. Estas amenazas con que la Iglesia acostumbraba revestir sus prédicas, constituyen la negación evidente del principio de tolerancia que permanece imbíbito en el espíritu del auténtico y genuino Cristianismo emanado de los inmaculados labios del Divino Maestro. Esta situación de intolerancia, que hacia nugatoria la libertad humana, cuando menos en el aspecto religioso, perdura en los Estados católicos europeos a través de la época medieval hasta la Revolución francesa, en cuya Declaración de 1789 se consideró la profesión de cualquier credo religioso como un derecho inherente e inalienable de la persona humana, intocable por el orden jurídico estatal y por el poder público."
~1 "Cuando el Cristianismo (mejor dicho los cristianos) era tan s610 una secta perseguida, afirma Gettel, abogaba por la transigencia y la tolerancia" y defendía el carácter voluntario de los lazos religiosos; cuando se ve favorecido posteriormente con la protección del Estado, abandona este punto de vista. Las divisiones religiosas constituyen un. peligro para la unidad del Estado! en el aspecto polític~; por otra p"arte, sólo se logra la salvación

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

75

La situación real, positiva, que guardaba cI individuo como gobernado en la Edad Media, que se traducía en una plena supeditación de la persona al poder público, pese al derecho cartulario de las ciudades libres alemanas e italianas, no excluyó la circunstancia de que en la patristica y, sobre todo, en la escolástica, principalmente con Santo Tomás de Aquino, se preconizara la existencia de un "derecho natural" fincado en la índole misma del ser humano. Así, el aquinatense, según indicamos en otra ocasión,52 partiendo de la idea de que el hombre está hecho a semejanza de Dios y propendiendo su razón práctica a la obtención del bien, al desarrollo cabal de su propia esencia, es decir, a la plenitud de su ser, proclama la existencia de una ley natural que debe regir precisamente la. conducta de la criatura racional hacia la obtención de sus fines vitales fundamentales, reputando contra naturam toda norma positiva que no respetase este desiderátum del hombre, ideas que, desfavorablemente, no cristalizaron en ninguna institución jurídica medieval." bis Antes que el doctor Angélico, los primeros padres de la Iglesia, siguiendo las enseñanzas de los apóstoles, proclamaron la igualdad entre los hombres como situación deontológica derivada puntualmente del innegable hecho de que todos son hijos de Dios. Aunque en un orden estrictamente cristiano dicha igualdad es en esencia religiosa o espiritual, el principio en que se apoya sirvió como idea directriz a la política de los gobernantes para atemperar, al menos, el trato arbitrario con que se conducían frente a sus gobernados, en propensión a cumplir así la obligación moral que a aquéllos imponían los postulados primordiales del Cristianismo."
de las almas por medio de la Iglesia; con estas creencias comienza la actuación de una política coactiva y dominante y se entroniza firmemente la actitud del dogmatismo e intolerancia que caracteriza el periodo medieval. Durante un periodo de mil años se esclaviza a la razón, se detiene el progreso científico y se persigue con dureza a cuantos disienten de las creencias ortodoxas. En estas condiciones era imposible que pudieran florecer verdaderamente las teorías políticas." (Historia de las Ideas Políticas, tomo 1, págs. 149 y 150.) na Véase introducción. ~2 ut a " ••• toda ley humana en tanto es ley en cuanto se deriva de la ley natural. Mas si en algún caso una ley se contrapone a la ley natural ya no es ley, sino corrupción de la ley', dice Santo Tomás, agregando que "la ley escrita no da su fuerza a la ley natural, ni tampoco le puede por tanto quitar o disminuir su fuerza. porque ni siquiera la voluntad del hombre es capaz de cambiar la naturaleza. Por tanto, si la ley escrita contiene algo contrario al derecho natural, es injusta, y por tanto no tiene fuerza obligatoria. Pues el derecho positivo sólo tiene lugar en aquellas cosas que de suyo son indiferentes al derecho natural. Por tanto, las leyes escritas ni siquiera pueden llamarse leyes, sino más bien corruptelas de la ley, como ya lo hemos dicho. Por tanto, no se ha de juzgar según ellas". (Tratado de la Ley de la Justicia, págs. 35 y 145. Edición "Sepan Cuantos". Editorial Porrúa.) :;3 Para San Agustín (yen este punto coincide con Cicerón) la justicia de las leyes humanas deriva de su adecuación .a la ley natural, que no es sino el reflejo de la "ley eterna", o sea, de "aquella en virtud a la cual es justo que todas las cosas estén perfectamente ordenadas", ya que es "la razón en la mente de Dios que dirige todo lo creado hacia sus

76

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Realmente, el pensamiento jurídico-político medieval, en términos generales, se desarrolló en torno a cuestiones y problemas de carácter religioso y teológico, con el propósito primordial de explicar y justificar, en sus respectivos casos, las dos posturas antagónicas que se disputaban la hegemonía politica, a saber: la supremacía del poder del papado o la de los reyes. A esta fundamental preocupación se debió el hecho de que en la ideología de la Edad Media no se hubiese planteado ni definido la situación del gobernado frente al gobernante ni se haya intentado crear o reconocer los derechos del hombre en los regímenes jurídico-políticos del medievo, ya que éstos, generalmente, descansaban sobre la concepción de que el poder público, ejercido en el orden temporal por los monarcas y en el espiritual por la Iglesia, emanaba de Dio~ y de que las autoridades que lo detentaban eran sus representantes en la Tierra. Sin embargo, ya en el siglo xv de nuestra era, es decir, en las postrimerías de la Edad Media, comienzan a desenvolverse teorías jurídicas, politicas y filosóficas muy importantes tendientes a substituir el concepto de la soberanía real por el de la soberanía popular. Esta tendencia se acentuó con la aparición de las corporaciones o gremios dentro de la vida económica de las ciudades medievales y se pretendió hacerla extensiva al elemento humano mismo de los estados. Los juristas del siglo xv construyeron una jerarquía normativa para concluir que el gobernante no debía ser sino un servidor del pueblo, estando obligado a observar los principios del Derecho Natural (obra de Dios a través de la razón humana), del Derecho Divino (fruto de la revelación) y del Derecho de Gentes (conjunto de reglas aplicables a todas las naciones y derivadas del Derecho Natural). De esta manera se preparó el terreno eidética donde posteriormente habría de brotar el pensamiento que reivindicó la dignidad de la persona humana y sus derechos y prerrogativas frente al Estado.

VI.

ESPAÑA

La nación española, antes de su formación social y politica definitiva, vivió una larga etapa de su historia en periodos de acomodamiento y adaptación entre los diferentes pueblos que habitaron su territorio, tanto durante la dominación romana como después del desmembramiento del imperio romano de Occidente en el siglo v de la era cristiana. A los celtas y latinos asentados en la peninsula ibérica, antigua provincia llamada Hispania, se sumaron con la invasión de los bárbaros, los vándalos, suevos, alanos y gopropios fines", (Citas contenidas en el artículo "La la Escolástico" de Leandro Azuara Pérez, publicado Revista de la Facultad de Derecho de México.) "la ley debe escribirse no para el in terés de algún munidad" (Etimologías, Libro V, Cap. 21).

Filosofía [urídica en la Patrística" en en el tomo XVI, núms. 63 y 64, de la A su vez, San Isidoro afirmaba que particular, sino para el bien de la ('O~

\.

SITUACIÓN \ DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

77

dos, de raza: germánica, que conservaron sus respectivas costumbres y entre

los cuales no existía ninguna unidad jurídica o política. De los diversos pobladores de España antes de la integración de los distintos reino> que al andar del tiempo debían constituirla, los más importantes desde el punto. de vista de la historia jurídica de aquel país fueron sin duda los visigodos, es decir, los godos de Occidente, pues de ellos surgieron las primeras institu.ciones de derecho escrito o codificado que substituyeron a las viejas costumbres jurídieas, considerándose a Eurico como el primer legislador de aquel tiempo y de quien se afirma fue una especie de compilador de antiguos hábitos y usos. Las llamadas "leyes de Eurico", que sólo regían a los godos con exclusión de cualquier otro pueblo, fueron perfeccionadas y ampliadas a los galos y españoles por el Breviario de Aniano, en el que se adoptaron algunas leyes y principios del Derecho Romano. Posteriormente, no faltaron intentos de algunos soberanos godos, cómo Recaredo, Chindasvinto y Recesvinto, para establecer una legislación unificada; pero el ordenamiento que mayor significación tiene en la historia jurídica de España durante la época visigótica fue indudablemente el famoso fuero Juzgo, también denominado Libro de los Jueces o Código de los Visigodos, originariamente redactado en latín y algunos siglos después traducido al antiguo castellano. Acerca de la época en que dicho estatuto legal haya sido elaborado existen entre los historiadores del Derecho Español profundas discrepancias, pues mientras unos sostienen que fue expedido en el año Glll por el Cuarto Concilio de Toledo ante la presencia del rey Sisenando, otros afirman que se formó en los Concilios Séptimo y Octavo convocados respectivamente por Chindasvinto y Recesvinto, no faltando quien asevere que fue creado bajo los reinados de Egica y Witiza.·· El. Fuero Juzgo fue, pudiéramos decir, un ordenamiento normativo que comprendía disposiciones telativas a múltiples materias jurídicas, tanto de derecho público como de derecho privado. Así, en el libro primero de los doce de que se componía, se contienen diversos preceptos concernientes al autor (fazedor) de las leyes y a la naturaleza de éstas, consagrándose en el título preliminar del mencionado ordenamiento un notable principio que traduce la limitación natural que desde el punto de vista ético-político debía tener la autoridad real en la función legislativa y de. justicia, así como un indice de legitimidad del monarca, en el sentido de que sólo será rey, si hiciere derecho, y si no lo hiciere, no será rey." Esta limitación al poder real, por otra parte, se había registrado antes de que la consignase el Fuero
54
5:>

zobispo de Sevilla, que recogieron- eCproverbio de Horacio, concebido en estos ténninos: "Rey que no rige y corrige en justicia, o se aparta de lo recto, pierde el nombre de rey." Considerando al pensamiento teológico-político de San Isidro como el antecedente de las Cortes medievales españolas, Ismael Diego Pire;: sostiene que sus teorías sobre el gc.. bierno de los pueblos "se fundamentan en la garantía para el_ rey y para los súbditos".

Códigos españoles. Introducción al tomo 1 por don Joaquín Francisco Pacheco, 1847. Posiblemente," -eIúáÜca·-declar~ciÓn ~'e-¡n-!pir6en jas ideas de San Isidoro, ar-

esta

/

78

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Juzgo, pues "la monarquía goda en su primer periodo hasta Teodoredo y en su segundo periodo hasta Leovigildo, fue completamente ilimitada y absoluta", pero "desde Recaredo en adelante los concilios y el poder episcopal, si no de derecho, de hecho la limitaron"." El libro segundo del Fuero Juzgo regula los "juicios y causas", ordenándose en los demás, cuestiones de derecho civil (casamientos, filiación, contratos, patronazgo y clientela), de derecho penal (delitos diversos, penas, tormentos, etc.) y de derecho rural y militar (división de tierras entre godos y romanos, arrendamiento de tierras, peculio de los siervos, división de heredades, servieío militar oblí~atorio y penas por eludirlo o por encubrir su evasión). Otro muy importante estatuto que integraba el derecho escrito español era el Fuero Viejo de Castilla, el cual, como ordenamiento compilador de diversos fueros y disposiciones anteriores, fue publicado en 1356, componiéndose de cinco libros. El primero de éstos trata de cuestiones de derecho público, tales como las relativas a los derechos y deberes de los fijosdalgo de Castilla, a las cosas que pertenecen al señorío de! rey, a la facultad real para desterrar a los nobles y a los derechos de los desterrados, a los quebrantamientos de las heredades de los fijosdalgo, etc. En e! libro segundo se regulan tópicos de derecho penal; en e! tercero, los procedimientos ju:Iiciales en e! orden civil, y en el cuarto y quinto, instituciones de derecho civil. En cuanto a las Leyes de Estilo, también conocidas con el nombre de Declaraci6n de las Leyes del Fuero, no constituyeron una legislación propiamente dicha, sino un conjunto de reglas establecidas por los tribunales a manera de jurisprudencia que vinieron a definir y aclarar, mediante la interpretación adecuada, disposiciones contenidas en diversos ordenamientos anteriores sobre diferentes materias jurídicas. Una de las legislaciones que en forma singularmente marcada contribuyó a la unidad de! derecho español y antecedente inmediato de las famosas Siete Partidas de! rey don Alfonso X, el Sabio, fue el Fuero Real de España debido al "noble rey" don Alfonso IX. Este fuero se compone de
agregando: "y da entrada (San Isidoro) al poder moderador de la facu1Í:ad real, que puede ser anatematizada o limitada por el Consejo o Concilio de los primates del reino." (Presencia Universal de España, pág. 101.) 56 Op. cit., introducción al tomo 1, pág. XXIX. Los citados "concilios" fueron desde sus albores reuniones de eclesiásticos de diferentes jerarquías o categorías que se celebraban en diversas ciudades españolas. siendo las más connotadas por dicho motivo las de Sevilla. Zaragoza y Toledo. Los asuntos-que en tales reuniones se trataban eran primeramente de carácter religioso, pero más tarde se abordaban y resolvían cuestiones de tipo político y jurídico laico; y prueba de ello es que de algunos concilios, principalmente de los de Toledo. convocados y presididos en general por los mismos reyes visigodos, emanaron no sólo restricciones al poder real. sino verdaderas normas de organización del reino, así como disposiciones de derecho de diferente Iedole, sobre todo en materia civil y penal. Fue así ccurc, según tesis generalmente aceptada, de los concilios de Toledo surgió el Fuero Juzgo como la legislación más completa e importante que se expidió en España durante la época visigótica.

SITUACI~ .\ cuatro libros en

\

DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA
..

79

los, que se norman diferentes cuestiones de derecho, principalmente en el civil y en el penal. Por otra' parte, el Ordenamiento de Alcalá, expedido por don Alfonso XI en el año de 1348 en Alcalá de Henares en los treinta y dos títulos que comprende, regula como los otros cuerpos legales diferentes' cuestiones atañederas a diversas ramas juridicas principalmente en lo que concierne al derecho civil, penal y procesal. La unificación del derecho estatutario de los reinos dc Castilla y León se realiza con la expedición de Las Siete Partidas, elaboradas bajo el gobierno del rey don Alfonso X, llamado con justicia el Sabio por el gran acervo cultural que poseía. Puede afirmarse; sin hipérbole, que dicho monumental ordenamiento constituye una de las obras más geniales que el pensamiento humano haya producido en pleno medievo por lo que respecta al derecho positivo, habiéndose no sólo codificado en él bajo un sistema normativo unitario múltiples disposiciones contenidas en cuerpos legales anteriores, incluyendo a las de los diversos fueros municipales, -sino adoptado principios prevalentes de la filosofía política de la época y del Derecho Romano oue parecía haberse olvidado en Iegislaciones precedentes." Así, en la Primera Partida se explica Jo que debe entenderse por "derccho natural", por el de gentes (jus gentium), por leyes, usos, eostumbrcs y fueros, prescribiéndose el carácter realista quc debe tener toda legislación, en el sentido de que ésta debe amoldarse a las necesidades que vayan surgiendo en la vida de los pueblos y experimentar todos los cambios y rnodificaciones que aconseje la realidad social. En la Segunda Partida se comprende el derecho político, cuyo principio de sustentación lo constituyen las ideas que en la Edad Media imperaban sobre la radicación de la soberanía, o sea, que ésta residía en la persona del monarca por "derecho divino", reputándose al rey como "vicario de Dios" con poder sobre sus súbditos "para mantenerlos en verdad y en justicia cuanto en lo temporal" (ley quinta) _ En otras disposiciones de dicha Partida se consigna el régimen monárquico absoluto, pues siendo el rey el representante de Dios sobre la Tierra en lo concerniente a los asuntos no espirituales, entre aquél y sus gobernados no debía existir ningún límite que restringiera la actividad real que no fuese la propia conciencia del monarca encauzada por reglas de tipo religioso y moral que preconizaran un tratamiento humanitario, .píadoso y caritativo para los súbditos. Es por ello por lo que. la mencionada Partida, aunque haya instituido un régimen monár31 Por no corresponder al tema del presente libro, no está en nuestro ánimo formular una crítica exhaustiva de las Siete Partidas, pues la labor correspondiente incumbe a los historiadores del Derecho .Universal, sin que dejemos de recomendar el importante estudio Que sobre dicho ordenamiento ha elaborado el ilustre iurisconsulto español don Pedro Gómez de la Serna, y que se contiene a guisa de mtroducción en el tomo II de -la compi':' laclén llamada Códigos EiPaiíoles, edici6n 1849.

!

80

LAS GARANTÍAS- INDivmuALES ,

quíco absoluto, condenaba la tirania en sus aspectos brutales y totalmente despóticos, al atemperar con máximas morales e! poder irrestricto del rey. Las demás Partidas regulan cuestiones de derecho procesal; cívíly penal, cuya refereucia rebasa los límites propios de! presente libro, por lo que omitimos su tratamiento. A pesar del designio real para que las Siete Partidas ímplicasen un cuerpo dispositivo unificador de! derecho estatutario español derramado en difercntes ordenamientos, lo cierto fue que subsistió la diversidad de cuerpos legales multiplicada por infinidad de fueros generales, provinciales y municipales. En e! decurso de la vida jurídica de España y hajo la idea de establecer una unidad legislativa, en diferentes épocas se expidieron diversos ordenamientos, tales como e! Espéculo (considerado por el mismo rey don Alfonso el Sabio como el "espejo de todos los dercchos'ó[, y las Ordenanzas Reales de Castilla, que fue una especie de compilación de varias leyes dispersas o contenidas en los antiguos códigos, como e! Fuero Real, las Leyes de Estilo y el Ordenamiento de Alcalá, formulada por e! jurisconsulto Alfonso Diaz de Montalvo y que en realidad no formó parte de! derecho positivo español por no haber, obtenido la sanción real. En el año de 1505 e! rey don Fernando e! Católico, después de! fallecimiento de su consorte la reina Isabel, ordenó la publicación de las llamadas Leyes de Toro, denominadas así porque se expidieron por las Cortes celebradas en la villa de ese nombre. Sin embargo. no se logró la unificación de la legislación española, habiendose urgido en el año ce 1523 al emperador Carlos y para que procediese a la expedición de un ordenamiento que se aplicasejridistintamente en todo e! reino y que concluyese la anarquía que en el orden' legal existía. Años más tarde, y después de reiteradas reclamaciones formuladas por las Cortes, se nombró a varios jurisconsultos para que emprendiesen la tarea unificadora mediante la expedición de un ordenamiento que viniese a resumir a los múltiples y variados cuerpos legales dispersos, y fue así como en el año de 1567, bajo e! reinado de Felipe I1, se publicó un importante código que se conoce con el nombre de Recopilacwn de las Leyes de España, dividido en nueve libros. Dicha Recopilación, según lo afirma Díaz y Mendoza," era incongruente, contradictoria y poco práctica, pues su aplicación en la realidad ofrecía muchas dificultades. Fue preciso que la autoridad real, a través de las consultas despachadas por su Consejo, aclarase múltiples dudas y limase muchos inconvenientes que la mencionada Recopilación presentaba al ser aplicada en la práctica; y e! conjunto de todas esas consultas, a las que se dio e! nombre de Autos Acordados, propiamente constituyó una especie de jurisprudencia explicativa de diferentes disposiciones contenidas en e! citado código. Esta situación subsistió en España hasta lilaS en que file promulgado el ordenamiento denominado Novísima Recopilaci6n de Leyes .Be España
sa Códigos españoles, tomo VII. Introducción, por F.' de P. Dlaz y Mendoza.

!

\
SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

81

bajo el reinado de Carlos IV, implicando una regulación minuciosa y detaliada de diferentes materias jurídicas, por lo que no se la puede considerar exclusivamente como un código procesal, ni civil, ni penal, ni de comercio, sino que Hes todo ello a la vez" ,69 En efecto, el ordenamiento a que acabamos de aludir, a través de sus cinco tomos o partes, trata sobre la Santa Iglesia y sus derechos (tomo primero); sobre el rey y su casa y corte, su jurisdicción por conducto del Supremo Consejo de Castilla, Chancillerías y Audiencias (tomo segundo); sobre los vasallos y los pueblos (tomo tercero); sobre las ciencias, artes y oficios, comercio, moneda y minas (tomo cuarto) y sobre contratos, obligaciones, testamentos, herencias, juicios civiles, delitos y juicios criminales

\

(tomo quinto). La somera reseña que acerca de los principales ordenamientos que integraron el derecho positivo español hemos brevemente delineado, nos conduce a la conclusión de que en éste, hasta antes de la Constitución de Cádiz de marzo de 1812, no se consagraron, a titulo de derechos subjetivos públicos, las fundamentales potestades libertarias del gobernado frente al poder público radicado en la persona del rey y emanado de su autoridad. En otras palabras, si el súbdito carecia de un verdadero derecho oponible a la actividad de las autoridades y si éstas, por tanto, no teman a SU cargo obligaciones propiamente jurídicas en favor de los gobernados que les haya impuesto alguno de los estatutos sucintamente comentados, es lógico inferir que en los diferentes reinos que en el decurso del tiempo formaron el Estado español, no descubrimos antecedentes históricos de nuestras garantías individuales. Sin embargo, no debe creerse que, por no haberse consagrado derechos individuales públicos en beneficio del gobernado en los distintos ordenamientos que hemos mencionado, el poder del monarca debiese ser tiránico o despótico, pues, según afirmamos anteriormente, a pesar de que en ellos se registra la institución de un régimen absoluto, el derecho natural, concebido con un contenido ideológico cristiano, no dejaba de ser la norma suprema que regia la actuación real. Tan es así, que en la Ley 31 del TItulo 18 de la Tercera Partida de don Alfonso el Sabio se disponía que "Contra derecho natural non debe valer privillejo, nin carta de Emperador, rey nin otro señor. E si la diere non debe valer", además de que, como se decía en el Fuero Juzgo, sólo legitimaba al monarca su conducta conforme a derecho y justicia. . Pero independientemente de los códigos que hemos reseñado, el derecho positivo español se localizaba en múltiples tueras o estatutos particulares que . en los distintos reinos de la península ibérica y en diferentes épocas expedían los reyes, tanto en favor de los nobles o "fijosdalgo" (fueros nobiliarios) como en beneficio de los moradores de las villas o ciudades (fueros munilHlldem.

82

/ LA~ GARANTIAS INDIVrnUALES

/

I

cipales ), El otorgamiento de estos últimos obedecía a diversos motivos, bien de carácter militar o bien de índole política, pues para recompensar las hazañas de los habitantes citadinos en las campañas de reconquista contra los moros principalmente, o para menguar e! poderío que los señores feudales ejercían sobre los pobladores de sus dominios, e! rey concedía a unos o a otros determinados privilegios que solemnemente juraba cumplir y hacer cumplir. Entre otras prerrogativas, en e! derecho foral se descubren las que atañían a la seguridad personal de los villanos o ciudadanos frente a posibles desmanes de los poderosos, así como a cierta especie de autonomía gubernativa de la comunidad municipal. La tutela de los fueros, por otra parte, estaba encomendada a un alto funcionario judicial, denomínado Justicia Mayor, tanto en Castilla como en Aragón especialmente, quien debía velar por su observancia en favor de las personas que denunciasen alguna contravención a las disposiciones forales." No debemos olvidar, por otra parte, e! Pacto Político-civil acordado en las cortes de! reino de Leán e! año de 1188. En dicho documento se contienen diversas disposiciones sobre materias distintas de carácter civil, penal, político y administrativo, y entre ellas las concernientes a la inviolabilidad del domicilio por e! rey (art. 6) y a la garantfa de audiencia (art, 13)." Uno de los fueros que más significación tiene para la antecedencia hispánica de algunas de nuestras garantías individuales, es sin duda el llamado Privilegio General que en e! reino de Arag6n expidió don Pedro 111 en e! año de 1348, estatuto que ya consagraba derechos fundamentales en favor de! gobernado oponibles a las arbitrariedades de! poder público en lo que concierne a la libertad personal. Las garantías de seguridad jurídica que dicho fuero general contenía en beneficio dc ésta se hacían respetar a través de distintos medios procesales que él mismo instituía y los cuales se conocen con e! nombre de "procesos forales", constituyendo algunos de ellos verdaderos antecedentes o precedentes hispánicos de nuestro juicio de amparo y cuyo estudio no abordamos por no corresponder al presente libro." La limitación de las funciones reales encontró en España su consagración definitiva en la Constituci6n de 1812, que contiene ya declaraciones terminantes que involucran sendas garantías individuales, tales como las relativas a la de audiencia (art. 287), a la de inviolabilidad del domicilio (art. 306), a la de protección a la propiedad privada (art. 4), a la de libertad de emisión de! pensamiento (art. 371), proscribiendo, en cambio, la religiosa, al disponerse en su articulo 12 que la religión oficial de España será la católica, apostólica y romana, y que e! ejercicio de cualquier otra debería prohibirse por las leyes.
GO Véase nuestro libro El Juicio de Amparo. en que tratamos acerca de dicho funcionario judicial. 1<1 El mencionado Pacto se reproduce en 1" importante obra de Carlos Lépea de Haro intitularla La Constitur.i6n v LibeTtar{~1 de Aragón, págs. 200 a 204. IJZ véase nuestra obra El JuiCIO de Amparo.

\
srrUACIóN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

83

Los lineamientos generales de la Constitución de 1812 se conservaron en la que se expidió en 1837, por lo que toca a la consagración de los derechos individuales de todo español frente al poder público, así como en el estatuto constitucional de 1845, cuya vigencia se vio suspendida por los sucesos militares de 1854 a propósito de los pronunciamientos de los generales Dulce y O'Donnell. En 1869 se promulgó una nueva Constitución, en cuyo preámbulo se declara que el deseo de los constituyentes consiste en afianzar la justicia, libertad, seguridad y propiedad, de cuantos vivan en España, conteniendo en su articulado un verdadero catálogo de derechos. Al surgir el movimiento republicano. en España en 1873, se elaboró un proyecto de constitución que substituía el régimen monárquico implantado y estructurado en los estatutos constitucionales anteriores por un sistema político federal en el cual el Estado español asumía la forma de república, Además de reiterarse en dicho proyecto la declaración de derechos individuales implicada en la Constitución monárquica de 1869, se pretendió proclamar la libertad religiosa y la separación de la Iglesia y el Estado. El mencionado proyecto, que nunca llegó a cristalizar en Constitución, fue condenado por las tendencias monárquicas que lograron restaurar la dinastía borbónica con Alfonso XII, habiendo expedido las Cortes en 1876 la última Constitución monárquica española, en la que, al igual que en las anteriores, se contiene una declaración de los derechos fundamentales de los españoles. En lo que respecta a la libertad religiosa, el código político de 1876 prescribía que "nadie sería molestado en territorio español 'por sus opiniones religiosas ni por el ejercicio de su respectivo culto, salvo el respeto debido a la moral cristiana" (art. 11). Por último, en abril de 1931 se implanta el régimen republicano en España mediante la Constitución de ese año, y en la que, además de contenerse un catálogo de garantías individuales, se instituyen medios para su protección y cuya referencia hacemos en nuestra ya citada obra." La mencionada Constitución tuvo una vigencia efímera, como es bien sabido, en atención al golpe de Estado que se produjo-en 1936 y a consecuencia del cual se entronizó la dictadura franquista. El mismo Franco, con fecha 17 de julio de 1945, expidió un ordenamiento denominado "Fuero de los Españoles", el cual fue modificado por la Ley Orgánica del Estado Español del 10 de enero de 1967. En dicho fuero se declararon distintos "derechos" de los españoles, estando tan limitados," principalmente en lo que atañe a las libertades del hombre, que en realidad sus limitaciones hacen nugatorio su ejercicio.es bis
63 El Juicio de" A'mparo. 63 bis El deceso de Franco, ocurrido en noviembre de 1975, significó la remoción

del obstáculo para que España tratase de encauzar su vida dentro de las instituciones constitucionales. Se ha observado, en efecto, una inusitada actividad de democratizaci6n en la Madre Patria, traducida en la adopción de diferentes medidas gubernativas tendientes a garantizar la libertad política de los españoles con independencia de su ideología

i
84
J

/

LAS GARANTÍAS JNDIVIDUALES

I
I
INGLATERRA

VII.

Es en Inglaterra donde la consagración normativa de la libertad humana y su protección jurídica alcanzaron admirable grado de desarrollo. El régimen juridico inglés lue evolucionando lentamente desde los más oscuros origenes de los pueblos que habitaron la Gran Bretaña, como los anglos y los sajones, y es fruto de sus costumbres y de su vida misma. El derecho inglés es la consecuencia de largos años de gestación social, de la sucesión incesante de fenómenos y hechos que fueron surgiendo dentro de la colectividad, basados en el espíritu y temperamento anglosajones, que siempre se distinguieron por ser amantes y defensores vehementes de la libertad del pueblo británico. Como efecto paulatino de la costumbre social, de la práctica constante de la libertad, de los acontecimientos históricos en los cuales se revelaron los intentos de defensa de los derechos fundamentales del inglés, surgió la constitución inglesa, no como un cuerpo conciso, unitario y escrito de preceptos y disposiciones legales, sino como un conjunto normativo consuetudinario, implicado en diversas legislaciones aisladas y en la práctica juridica realizada por los tribunales. Podemos decir que es Inglaterra el Estado tipico dotado de una constitución en el sentido lógico-formal del concepto, o sea, como agrupación preceptiva creada y consolidada por la costumbre social, fundamentada en la idiosincrasia popular y que no tiene como antecedente ninguna norma legal, sino que se produce _espontáneamente. Por eso, don Emilio Rabasa ha dicho que la constitución inglesa es el prototipo de la constituci6n espontánea, a diferencia de la impuesta que no surge espontáneamente de la costumbre jurídico-social, sino que su obligatoriedad depende de un acto legislativo. Pues bien, la consagración y protección jurídica en Inglaterra de la libertad, no aparecieron en forma súbita, repentina, como producto de un estudio teórico previo, como efecto de un proceso de imitación, sino que a través de varios acontecimientos históricos se fueron gestando y reafirmando. Como sucedía por lo general en las primeras épocas de la Edad Media, prevalecía el régimen de la uindicta privata en los comienzos de la sociedad inglesa. Sin embargo, con posterioridad se introdujeron limitaciones a esa práctica social, considerándose que en determinados periodos no
personal. El proceso de democratización culminó con la implantación de la Constitución monárquica española, aprobada por el referéndum popular que se efectuó en diciembre de 1978. En este ordenamiento se declaran las diversas garantías en favor de los españoles y de los gobernados en general, según se advierte de su Capítulo JI que se denomina "De las Libertades Públicas". en cuyo articulado se prevén diferentes potestades libertarias, tales como la expresión de pensamiento, la de reunión y asociación, así como la de igualdad jurídica y la de seguridad en el derecho. Como no abrigamos la intenci6n de comentar dicha Constitución ni de analizar los derechos públicos subjetivos que consagra, nos Jimitamos simplemente a mencionar los primordiales.

\
SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

85

podía ejercerse violencia alguna, en aras del rey, quien paulatinamente fue instituyendo nuevas prohibiciones a su ejercicio. El conjunto de estas restricciones recibía el nombre de "la paz del rey", que, como dice Rabasa, "comenzó por limitarse al respeto de su residencia o su presencia y fue extendiéndose poco a poco a las cosas reales como los caminos públicos, a la ciudad, a distritos señalados, etc.". En esta forma cl régimen de la venganza privada fue extinguiéndose paulatinamente y las violencias en que se traducía fueron desapareciendo con el tiempo. Así se crearon los primeros tribunales que eran el "Witan" o consejo de nobles, el tribunal del Condado y el Consejo de los Cien, que se concretaban a vigilar cl desarrollo de las ordalias o juicios de Dios. Con posterioridad, y en vista de la im'posibilidad material del monarca para impartir justicia en todos los lugares del reino, se estableció lo que se llamó la "Curia Regis" o Corte del Rey, con atribuciones varias, que éste le había delegado. En esta forma, los diversos tribunales de los distintos pueblos que habitaban Inglaterra fueron sometiéndose a la autoridad judicial central, quien respetó siempre sus costumbres y tradiciones jurídicas, aunque después éstas tuvieron que ceder. Así, en toda Inglaterra se fue extendiendo lo que se llamó el common lato, que fue y es un conjunto normativo consuetudinario, enriquecido y complementado por las resoluciones judiciales de los tribunales ingleses, y en particular por la Corte del Rey, las cuales constituyeron, a su vez, precedentes obligatorios no escritos para casos sucesivos." .En otras palabras, y como afirma Blackstone, el common law o derecho no escrito, "se encuentra en el hecho de que su institución original y autoridad primitiva no revistieron forma escrita, como las leyes del Parlamento, sino que su poder obligatorio y su fuerza legal devinieron a través de usos inmemoriales y prolongados ·en el Reino";" A! decir de Rabasa, el common lato, o derecho común en Inglaterra, "se formó y desenvolvió sobre dos principios capitales: la seguridad personal y la propiedad". Sus normas se extendieron y se impusieron a la autoridad real, quien debía acatarlas, por lo que de esta guisa la libertad y propiedad en Inglaterra se erigieron .ya en derechos individuales públicos, oponibles al poder de las autoridades, o, como asienta Rabasa, "el common law se impuso en la conducta de la vida pública, marcando un límite a la autoridad real que no podía traspasarlo sin provocar rebeldia y hostilidad". En conclusión, podemos decir que en Inglaterra existía, a virtud del common lato, una supremacía consuetudinaria respecto del poder del monarca y en
64 La obligatoriedad de los precedentes judiciales "resulta del principio conocido con el nombre de slare decisis, conforme con el cual los jueces deben resolver sus casos de acuerdo con 10 decidido por jueces de la misma jurisdicción, de mayor o igual jerarquía judicial, en casos previos de naturaleza similar". (Julio Cueto Rúa. El Common Laxu, págs, 31 y 32.) 55 Commentaries on the Laws 01 Engl,!-nd. Tomo I, página 66. Citado en la obra señalada en la nota anterior. ,

86

LAS GARANTÍAs INDMOUALES

general de cualquiera autoridad inferior, cuyo contenido eran la seguridad personal y la propiedad. Sin embargo, la costumbre jurídica, interpretada y definida por los tribunales, es decir, el common law, en varias ocasiones se vio contravenida por el rey, quien confiando en su autoridad, se Creyó lo suficientemente poderoso para sustraerse a sus imperativos. La resistencia real a los mandatos del derecho consuetudinario y la consiguiente oposición a las resoluciones judiciales provocaron en Inglaterra no pocas conmociones, que sirvieron para que el pueblo obtuviera nuevos triunfos sobre el monarca, consolidando así sus conquistas libertarias mediante "bills" o "cartas", que eran documentas públicos obtenidos del rey, en los que se hacía constar los derechos· fundamentales del individuo. Así, a principios del siglo XIII los barones ingleses obligaron al rey Juan Sin Tierra a firmar el documento político de los derechos y libertades en Inglaterra y origen remoto de varias garantías constitucionales de diversos países, principalmente de América. Nos referimos a la famosa Magna Charla, "en cuyos setenta y nueve capítulos hay una abundante enumeración de garantías prometidas a la Iglesia, a los barones, a los [reemen y a la comunidad, todos Con el valor jurídico para el presente que corresponde a fórmulas que se han transmutado en las libertades modernas; pero de las cuales algunas sólo han modificado las palabras y viven en los principios de las constituciones actuales".66

El precepto más importante de la Charta Magna inglesa es el marcado con el número 46, que constituye un antecedente evidente de nuestros artículos 14 y 16 constitucionales y del artículo 5 de las reformas y adiciones a la Constitución americana. Dicho artículo estaba redactado en latín y decía textualmente: "Nullus liber homo capiatur vel imprisionetur, aut disseisietur . " de liberatatibus vel de liberis consuctudinibus suis, aut ultragetur aut aliquo modo destruatur; nee super eum ibimus, nee super eum mittemus, nisi per legalem judieium parium suorum vel legem terrae, Nulli uendemus, nulli negabimus aut differemus reetum aul juslitiam." En síntesis, esta disposición contenía una verdadera garantía de legalidad, pues establecía que ningún hombre libre podía ser arrestado, expulsado o privado de sus propiedades, sino mediante juicio de sus pares y por las leyes de la tierra. En efecto, el concepto de "ley de la tierra" equivalía al conjunto dispositivo consuetudinario imperante en Inglaterra, es decir, al eommon law, que, como ya dijimos, estaba fundamentado en una tendencia jurídica de proteceión a la libertad y a la propiedad. La expresión, pues, de que ningún hombre podria ser privado de su libertad y propiedades, sino de acuerdo con la ley de la tierra, implicaba una garantía de legalidad en el sentido de CJE.e dicha privación sólo podria efectuarse mediante una causa
66 R.ABASA,

El Juicio Oonstituoíonal, pág. 86.

srruxcióx

DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

87

jurídica suficiente permitida por el derecho consuetudinario. Pero, además, la Charta Magna requería que la afectación a los derechos dc libertad y propiedad individuales se realizara no sólo de conformidad con la les terree, sino mediante juicio de los pares. Con esta idea, no sólo se otorgaba al hombre la garantía de audiencia, por la que pudiera ser oído en defensa, sino que se aseguraba también la legitimidad del tribunal que había de encargarse del proceso, pues se estableció que no cualquier cuerpo judicial podría tener tal incumbencia, sino precisamente los pares del interesado, es decir, órganos jurisdiccionales instalados con anteríoridad al hecho de que se tratase. Fue así como el articulo 46 de la Charta Magna inglesa reconoció al hombre libre, al [reeman, la garantía de legalidad, de audiencia y de legitimidad de los funcionarios o cuerpos judiciales, constituyendo un claro antecedente de nuestros artículos 14 y 16, en especial del primero, cuyo segundo párrafo expresa más pormenorizadamente las garantias insertas en el precepto anglosajón, que inspiró asimismo la enmienda quinta a la Constitución americana, la que englobó los términos legales de las mencionadas garantías en la expresión "debido proceso legal" -due process of law-, cuya generalidad, amplitud y vaguedad hacen a dicha disposición inferior a la norma correspondiente de nuestro artículo 14 constitucional. La Carta Magna inglesa no era una constitución dentro del concepto moderno respectivo, puesto que, por una parte, no estructuró jurídica ni políticamente a Inglaterra, y, por la otra, no se contrajo a establecer los principios dogmáticos y orgánicos del Estado. El expresado documento, como sucedía análogamente con los diversos ordenamientos que integraron el derecho estatutario español, contenía la regulación sobre distintas materias jurídicas, incluyendo entre ellas, según lo hemos afirmado, la concerniente a la consagración o reconocimiento de las prerrogativas básicas del súbdito inglés frente al poder público. La mencionada Carta no significó un estatuto transitorio que sólo obligara a Juan Sin Tierra, sino que este monarca, al jurar solemnemente su obediencia, extendió su acatamiento obligatorio a sus sucesores en el trono, al declarar que dicho cuerpo normativo quedaba confirmado "por nosotros y nuestros herederos para siempre". Mediante la Gran e arta elaborada bajo el reinado de Enrique III y confirmada por Eduardo 1, se reiteró la vigencia de la Carta Magna de 1215, reproduciéndose en sus preceptos las disposiciones de este último documento, específicamente las que se referían a las garantías de audiencia y de legalidad (capítulos I y XXIX). A pesar de que por la expedición de diferentes estatutos jurídicos que se incorporaron al derecho común inglés, la autoridad del monarca se fue paulatinamente restringiendo y de que el parlamento iba concentrando mayores facultades de gobierno, no faltaron sucesos políticos a través de los cuales el rey cometía verdaderos desmanes en detrimento de sus gobernados,

88

LAS GARANTfAS INDIVIDUALES

con patente infracción a los derechos consignados nonnativamente en favor de ellos. Esta situación de facto originó diversas protestas de carácter pa. cifico que se elevaron ante los soberanos arbitrarios; y entre ellas ocupa un lugar destacado en la historia jurídica de Inglaterra la famosa Petiiion 01 Rights, redactada por el célebre sir Edward Coke. En este importante documento se invocaron los estatutos y las normas del common law para solicitar y exigir su respeto a Carlos 1, aludiéndose a diversas arbitrariedades cometidas bajo su reinado en perjuicio de sus súbditos. La Petición de Derechos significó una enérgica reclamación al rey por las violaciones y desmanes cometidos, constriñéndolo a jurar que las arbitrariedades diversas que dieron motivo a dicha exigencia, no volverían a realizarse. El rey, en respuesta a dicha petición, manifestó que se hiciera justicia "según las leyes y costumbres del reino; y que los estatutos se pongan en debida ejecución, para que sus súbditos no' tengan motivo de quejarse de ningún agravio u operación, en contra de sus justos derechos y libertades, a cuya conservación se considera obligado en conciencia y como de su prerrogativa". 67 Lo que hizo asumir el carácter jurídico obligatorio a la famosa "Petición de Derechos", fue la intervención del parlamento inglés haciéndola suya en una exhortación que dirigió al rey cn junio de 1628 para que la cumpliera. Fue así como la simple solicitud de que se confirmaran y respetaran los derechos y libertades del pueblo inglés, se convirtió en una decisión parla. mentaria, que vino a incorporarse al common lato, como un acto público de refrendo a los estatutos normativos anteriores. Cuando fueron exaltados al trono el prlncipe Guillermo de Orange y la princesa María, después del movimiento revolucionario que derrocó a Jacobo II, el parlamento impuso a los nuevos monarcas en 1639 un estatuto que ampliaba las garantías individuales que ya se habían reconocido en las legislaciones anteriores, insertando nuevas como la libertad de tribuna, de portación de armas, etc., y que puede considerarse como el más corn,plelo de todos. El mencionado estatuto fue el célebre Bill 01 Rights, que en "expresiones breves y vigorosas, declarando la ilegalidad de muchas prácticas de la corona, prohíbe la suspensión y la dispensa de las leyes, los juicios por comisión, las multas o fianzas excesivas, así como el mantenimiento de ejércitos en tiempo de paz y la imposición de contribuciones sin permiso del Parlamento; se reconoce, además, el derecho de petición al rey, el de portación de armas, la libertad de tribuna en el Parlamento y la libertad en la elección de los comunes't." Por otra parte, no hay que pasar inadvertidas las ideas de Oliverio Cromwell acerca de lo que debía repu_tarse como gobierno constitucional
67 FRANCISCO LtEBER,.La

Libertad Civil.

68 El Juicio CoñweUClOnat.

pag. "tl/.

tomo I1J pág. 208. Las" prmcipares ceciaracrones contenidas en el

mencionado documento eran las siguientes: El rey no podía suspender las leyes ni su ejecuci6n sin el consentimiento del Parlamento; ilegalidad de los impuestos decretados por

srrUACIóN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

89

y que cristalizó en su célebre Instrument o{ Government, del año 1653, en cuyo documento se instituy6 una especie de separación o divisi6n de poderes para proscribir la arbitrariedad del poder público en beneficio. fundamentalmente de los gobernados. El pensamiento de Cromwell, expresado no sólo a través de dicho instrumento político, sino en sus fogosos discursos parlamentarios, deja entrever claramente el principio de supremacía constitucional, coincidiendo en este punto con las ideas del famoso juez inglés sir Edward Coke, a quien debe considerarse como un precursor del chie] justice John Marshall en lo tocante a la declaraci6n de dicho principio. En resumen, la situaci6n jurídica del gobernado en Inglaterra se gest6 y se defini6 de manera espontánea y natural dentro de la vida evolutiva del pueblo británico. La costumbre, como práctica social reiterada y constante, fue suministrando los hechos que la prudente interpretaci6n de los tribunales ingleses, a través del decurso de los años, convirti6 en normas de derecho, inte:grando así el common lato, complementando en forma trascendental por los diversos ordenamientos escritos a que hemos aludido y configurando lo que se llama la constituci6n inglesa. El espiritu jurídico de los anglosajones ha sido siempre más bien pragmático que te6rico o especulativo. De ahi que las instituciones del derecho inglés no hayan obedecido a teorías o doctrinas, como sucedi6 diversamente en Francia. Esta afirrnaci6n no significa que en Inglaterra no hayan existido pensadores que hubiesen contribuido al desarrollo del derecho político universal; pero la labor de esos pensadores, dentro de la historia jurídica de Inglaterra, tuvo menos influencia que la vida misma del pueblo en la estructuraci6n del derecho positivo, en especial por lo que concierne a la definici6n y consolidación normativa de los derechos del gobernado frente al poder estatal. Puede sostenerse, por tanto, que las teorías de los juristas, polítícos y filósofos ingleses, como Juan Locke principalmente, tuvieron mayor repercusión fuera de Inglaterra, pues este pais estructurado secularmente en torno a un espiritu conservador y tradicional, jamás fue ni ha sido campo propicio para las innovaciones súbitas provenientes de doctrinas propugnadoras de reformas sociales inspiradas, las más de las veces, en concepciones ideales o deontol6gicas, distantes o incompatibles con la realidad.

VIII.

FRANCIA

No obstante que ya se perfilaba el jus-naturalismo como corriente politica para fijar las relaciones entre el poder público y los gobernados, en
la Corona; derecho de petición en favor de los súbditos; prohibición para "levantar y mantener" ejércitos permanentes en tiempo de paz, a no ser con la autorización del Parlamento; libertad de posesión de armas ; de expresión del pensamiento y de "hablar" en el Parlamento; prohibición de exigir fianzas e imponer multas excesivas, así como de infligir "penas crueles y desusadas".

90

LAS GARANrlAS INDIVIDUALES

el sentido de que aquél debe siempre respetar y consagrar en el orden juridico las prerrogativas inherentes a la persona humana, como la libertad, la propiedad, la seguridad juridica, etc., la realidad política presentó una notable oposición al pensamiento teórico. El despotismo y la autocracia siguieron imperando principalmente en Francia, cuyo régimen gubernamental se cimentaba en un sistema teocrático, puesto que se consideraba que la autoridad monárquica tenía su origen y fundamento en la voluntad divina, por lo que se reputaba a aquélla como absoluta, esto es, sin ninguna limitaci6n en Su ejercicio. Los reyes cometieron, bajo estas condiciones, arbitrariedades sin fin, gravando inicuamente al pueblo con impuestos elevadisimos para poder mantener el boato y subvenir a los gastos exorbitantes de la corte real y de la podrida y degenerada nobleza, que contribuía a la extorsión popular. Ante esta triste realidad, surgen en Francia importantísimas corrientes políticas en el siglo XVIII, las cuales pretendían proponer medidas y reformas para acabar con el régimen absolutista, pugnando por el establecimiento de sistemas o formas de gobierno más pertinentes y adecuadas para conjurar el mal público. Así aparecen en el pensamiento político los fisiócratas, quienes abogaban por un marcado abstencionismo del Estado en lo concerniente a las relaciones sociales, las cuales debcrian entablarse y desarrollarse libremente, sin la injcrencia oficial, obedeciendo al ejercicio de los derechos naturales del gobernado (principio de "laissez faire-laissez passer"). Por su parte, Voltaire, propugnando una monarquía ilustrada y tolerante, proclama la igualdad de todos los hombres respecto a los derechos naturales de libertad, propiedad y protección legal. Los enciclopedistas, principalmente con Diderot y D' Alembert, pretendieron reconstruir teóncamente el mundo, saneándolo de sus deficiencias, errores y degradaciones, pretensión en la que pugnaban vehementemente por la consagración definitiva de los derechos naturales del hombre. Esta -última cuestión apenas se vislumbra en la teoria de 'M ontesquieu, cuya finalidad especulativa fundamentalmente tiende a elaborar un sistema de gobierno que garantizara la legalidad y descartara la arbitrariedad o despotismo de las autoridades, habiendo formulado para ello su famosa teoria de la división de poderes, dotando a cada uno de éstos de atribuciones especificas y distintas de las que correspondiesen a los otros, para el efecto de que imperase un régimen de frenos y contrapesos recíprocos, Pero el pensador que sin duda alguna ejerció mayor influencia en las tesis jurídico-políticas llevadas a la práctica por la Revolución francesa, fue Rousseau con su famosa teoria del Contrato Social, que ya antes había sido formulada por varios teóricos. Afirmaba Rousseau que el hombre en un principio vivía en estado de naturaleza, es decir, que su actividad no estaba limitada por ninguna norma, que desplegaba su libertad sin obstáculo alguno; en una palabra, que disfrutaba de una completa felicidad para cuya consecución, según dicho pensador, no operaba la razón, sino

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

91

el sentimiento de piedad. Con el progreso natural, se fueron marcando diferencias entre los individuos antes colocados en una posición de verdadera igualdad, y es entonces cuando suceden divergencias y pugnas entre ellos. Para evitar estos conflictos, los hombres, según Rousseau, concertaron un pacto de convivencia, estableciendo de esta manera la sociedad civil, limitándose ellos mismos su propia actividad particular y restringiendo en esta forma sus derechos naturales. Al crearse la sociedad civil, en oposición al estado de naturaleza, se estableció un poder o una autoridad supremos, cuyo titular fue y es la comunidad, capaz de imponerse a los individuos. A este poder o autoridad la llama Rousseau voluntad general, a la cual considera soberanamente omnímoda, esto es, sin limitación alguna. Sin embargo, y contradiciéndose con esta consideración, dicho pensador asienta que los individuos, al formar la sociedad civil, recuperan sus derechos naturales con las consiguientes restricciones, los cuales deben ser respetados por el poder o autoridad públicos. Consiguientemente, en la teoría rousseauniana tenemos, por un lado, la "volonté générale" como suprema, como soberana, y de otro, a los derechos fundamentales del hombre, inalienables y respetables necesariamente. Entonces si se acepta esta última consideración, la "volonté générale" no es omnímoda Como 10 sostiene Rousseau, sino que está limitada por los derechos naturales del hombre; por el contrario, si se admite que dicha voluntad general es omnímoda y absolutamente soberana, entonces no deben existir los derechos naturales del individuo frente a ella. Esta contradicción entre el jus-naturalismo y la concepción soberana del poder estatal se ha evitado en las modernas teorías de la soberanía a través del concepto de autolimitaci6n, por virtud de! cual, siendo e! poder del Estado soberano, esto es, no existiendo sobre él ningún otro, se impone a si mismo, en e! orden jurídico, limitaciones de derecho, es decir, obligatorias, siendo parte de esas limitaciones las garantías individuales o derechos fundamentales del individuo o gobernado que reconoce (como en la Constitución de 1857) o crea (como en la Constitución vigente). En las teorías actuales respecto de la soberanía, los derechos del hombre ya no existen como superestatales, sino que, o bien su validez depende de su reconocimiento por parte del orden jurídico del Estado (como sucedía en la Constitución de 57, que, sin embargo, adoptó la tesis jus-naturalista}, o bien se crean o establecen por dicho orden (como acontece en nuestra Constitución vigente, lo cual es más lógico y racional). A diferencia de Inglaterra, en donde el constitucionalismo surge paulatina y sucesivamente merced a distintos hechos históricos, en Francia de manera súbita y repentina se destruye el régimen monárquico absolutista y se implanta uno nuevo, democrático, individualista y republicano. Si las garantías individuales, si el respeto a la Iibert~d surgieron en Inglaterra por impulsos propios del pueblo, sentidos y experimentados por su misma idiosincrasia, en Francia, en cambio, fueron producto de elaboraciones doctri-

92

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

narias, de corrientes te6rlcas, propias y ajenas, que encontraron en el pueblo francés un amplio y propicio campo de desarrollo y realizaci6n, y cuya precaria situaci6n contribuy6 no poco a ello. Fue así como el pueblo, enardecido por la desgracia de la opresi6n, del favoritismo y de la iniquidad ejercidos por el gobierno, rompi6 los moldes jurídicos y políticos de la Francia absolutista, negativa de libertades, en completa incompatibilidad con los anhelos populares de liberaci6n. La libertad humana fue, en efecto, terriblemente mancillada por los gobiernos monárquicos absolutistas. A través de 6rdenes secretas, denominadas lettres de cachet, se sometia a prisi6n a los individuos sin expresarse la causa o el motivo de su detenci6n, que se prolongaba indefinidamente sin intervenci6n alguna de autoridad judicial. Este clima verdaderamente vejatorio de uno de los más caros derechos del hombre, auspició que en la realidad política de Francia fructificara la ideología revolucionaria que tendía a transformar los arcaicos cimientos filosóficos sobre los que se erigía el sistema absolutista, en que la actividad del Estado se identificaba con la voluntad del monarca, a tal punto que Luis XIV, el rey sol, solía decir "el Estado soy yo" .68 bis La Revoluci6n francesa se provoc6, consiguientemente, por la convergencia de diferentes factores, a saber: el pensamiento filos6fico político del siglo XVIII, el constitucionalismo norteamericano que se difundi6 en Francia mediante la circulaci6n profusa de las constituciones particulares de los Estados que forroaron la Uni6n Americana y de la Constituci6n federal, así como la realidad política y social que acusaba tiranía, despotismo, arbitrariedad y graves afrentas a la dignidad humana. El documento más importante en que cristaliz6 el ideario de la Revoluci6n francesa fue la famosa Declaraci6n de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789. Su expedici6n fue precedida de importantes sucesos políticos que se desarrollaron desde la convocaci6n a los llamados estados generales por el rey, hasta el juramento de la mencionada declaraci6n en la Asamblea Nacional. No corresponde al tema del presente libro el estudio de todos los acontecimientos histórico-políticos que antecedieron y dieron forroa preceptiva al citado documento público. Bástenos recordar que en su redacci6n y en su discusi6n tomaron parte activa los más egregios políticos de Francia, contándose entre ellos a Mirabeau, a Robespierre, Mounier, Torget, Lafayette, etc. Es importante subrayar algunos de los conceptos
08 bis "En Francia particularmente, dice Carpentíer, nadie ignora que las 'Iettres de cachet', podían ser arbitrariamente expedidas bajo el antiguo régimen sin la intervención de la autoridad judicial", agregando que esta circunstancia hizo decir a Malesherbes ante el mismo rey Luis XVI que "Sire: ningún ciudadano en vuestro reyno está seguro de no ver su libertad sacrificada a una venganza, porque nadie es demasiado grande para estar al abrigo del odio de un ministro, ni demasiado pequeño para no ser susceptible del de un simple comisionado de granjas" (Repertoire de Droít Francais, tomo XXVI, pág. 438). Es curioso observar, por otra parte, que ni el mismo Voltaire estuvo exento de ser víctima de la arbitrariedad real instrumentada en las "Iettres de . . .cachet". Así, dicho célebre persa-

SITUACIÓN DEL GOBERNADC EN LA HISTORIA

93

emitidos por este último al formular en julio de 1789 un proyecto de Declaraci6n de Derechos, pues en ellos se condensa la esencia del pensamiento revolucionario en lo que respecta a la implicación jurídica, filosófica y política dcl hombre. "La naturaleza ha hecho, deeía Lafayette, a los hombres libres e iguales; las distinciones necesarias para el orden soeíal no se fundan más que en utilidad general. Todo hombre nace con derechos inalienables e imprescriptibles, como son la libertad de todas sus opiniones, el cuidado de su honor y de su vida, el derecho de propiedad, la disposici6n entera de su persona, de su industria y de todas sus facultades, la expresión de sus pensamientos por todos los medios posibles, procurarse el bienestar y el derecho de resistencia a la opresión. El ejercicio de los derechos naturales no tiene más limites que aquéllos que aseguran su goce a los otros miembros de la sociedad. Ningún hombre puede estar sometido sino a leyes consentidas por él o sus representantes, anteriormente promulgadas y legalmente aplicadas." Se ha afirmado que la Declaraci6n de Derechos del Hombre de 1789 tuvo su fuente de inspiración en la doctrina del Contrato Social de Juan Jacobo Rousseau. [ellinek, por su parte, refutando esta consideración, asegura que el origen de dicha Declaración se descubre en las constituciones coloniales norteamericanas, y principalmente la federal, o sea, la que creó la federaci6n de los Estados Unidos del Norte, ya que, según dicho autor, los forjadores del código fundamental francés tuvieron como modelo los mencionados ordenamientos, lo cual se desprende de la notable similitud que entre éstos y aquél existe. Nosotros estimamos que no es debido atribuir a la Declaración francesa un origen exclusivo, ya, que más bien ésta surgi6 predeterminada por una variedad de factores de diversa índole, a saber, políticos, doctrinales, sociales, hist6ricos, etc.
Respecto a esta cuestión, o sea la consistente en establecer cuál fue el origen

o fuente de inspiración de la Declaración francesa de 1789, el licenciado Fernando Salís Cámara formula interesantes consideraciones, a las cuales nos adherimos y que nos permitimos transcribir: 69 "jellinek, en su estudio sobre la
Declaración francesa de los Derechos del Hombre, traza perfectamente los
naje fue encerrado en la Bastilla en dos ocasiones a saber: la primera de ellas como consecuencia de una composición poética que intituló "Yo he visto", y la cual fue una sátira en que se enumeraban todos los crímenes y las faltas de Luis XIV, así como sus actos de despotismo, de prodigalidad y de inhumanidad; y la segunda con motivo de baber escrito un epigrama contra el caballero Rohan-Chabot, "quien consideró que podía obrar a su antojo con un plebeyo, y dio lisa y llanamente a seis de sus criados la orden de esperar a VoItaire a la puerta de su casa y de molerlo a palos. El poeta escapó de Ios asesinos y se dirigió a Versalles, donde se encontraba el caballero, a quien envió un cartel de desafío. Roban, para quien era más sencillo mandar apalear que batirse con un hombre de valor, llevó la provocación escrita al Ministro del Departamento de París, y Voltaire fuc aprehendido por segunda vez, y llevado a l~ Bastilla el 28 de marzo de 1726". (Historia de la Bastilla. Publicación 'de Ignacio Cumnlido. nág , 155.) 69 Origen '1 Eooíucum en América de las Lnstuuciones Políticas Anglosajonas, páginas 83-92.

94

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

orígenes de la historia de este memorable documento. Comienza por negar la opinión vulgarmente admitida como cierta ... según la cual la Declaración se basa en los principios de Juan J. Rousseau. Su argumentación puede condensarse en los siguientes términos: 'El contrato social se reduce a una sola cláusula, a saber: la alienación completa de todos los derechos del individuo a la comunidad.' El individuo no conserva para sí un solo átomo de derechos a partir del momento en que entra en el Estado. Todos los derechos que el individuo de hecho tiene) los recibe de la voluntad general que determina sus límites, pero no debe ni puede ser restringida por ningún poder; ni la propiedad pertenece al individuo si no es por virtud de una concesión del Estado, el contrato social hace al Estado señor de todos los bienes de sus miembros, que continúan poseyéndolos solamente 'como depositarios del bien público'. La libertad cívica consiste simplemente en lo que queda al individuo después de la determinación de sus deberes cívicos. S610 la ley puede dictar estos deberes; según el Contrato Social, las leyes deben ser iguales para todos los ciudadanos; éste es para el poder soberano, que lleva en sí mismo sus garantías, el único límite, límite que brota de su propia naturaleza. La concepción de un estado original que el hombre transportara a la sociedad y que se presentara como una limitación jurídica del soberano es expresamente rechazada por Rousseau. '11 n'a pas de loi fondamentale qui puisse lier la communauté, pas mérne le contrat social.' Ahora bien, como la Declaración de Derechos pretende trazar entre el Estado y los individuos, la línea de demarcación eterna que el legislador debe tener siempre ante los ojos como límite que, una vez por todas, le es impuesto por los derechos naturales, inalienables y sagrados del hombre, es evidente que las teorías de Rousseau, lejos de ser la base, son contrarias a la Declaración de los Derechos del Hombre. Esta argumentación es perfectamente exacta. La idea de Rousseau es la misma que la de Napoleón y la de Luis XIV: la omnipotencia del Estado; en tanto que la Declaración de Derechos no es otra cosa que la consagración del más absoluto individualismo. En ella el Estado apenas se deja ver. Rousseau prestó a la Dectaracron ciertas fónnulas de dicción, ejerció alguna influencia sobre el estilo del documento; pero los orígenes de éste, según jellinek, hay que irlos a buscar en la revoluci6n americana. Sin duda el documento francés no es más que la traducción de las decleraciones de los varios Estados que forman la Unión Americana, y particularmente del Estado de Virginia. Basa su argumentación el distinguido publicista alemán en la similitud de las declaraciones americanas y francesas, en la circunstancia de haber sido el general Lafayelle quien, en la Asamblea Constituyente propuso la anexión de tal documento a la Constitución francesa. Pero el ilustre profesor parece no tener en cuenta que antes de la proposición de Lafayette existía ya un proyecto de Constitución y un dictamen de Mounier sobre él. En este dictamen se decía: 'Para los derechos del hombre y que los proteja evidentemente.' La verdad es que entre las dos grandes revoluciones existió una considerable conexi6n, un cambio constante y recíproco de ideas y de principios. De la misma manera que la proyección de la luz sobre un mismo cuerpo en lugares opuestos produce inmediatamente por el cruzamiento de los rayos luminosos dos siluetas, cada una de las cuales se encuentra colocada al lado opuesto al foco de que depende, así la corriente filosófica europea y el adrnirable adelanto político del pueblo americano pudieron crear recíprocamente la Revolución americana y la Revolución francesa: las dos grandes revoluciones no vinieron a ser otra cosa que siluetas magnificas del alma humana que se producían bajo la reflexión de la luz vivísima que el pensamiento europeo y el progreso político del pueblo americano arrojaban a torrentes sobre los de-

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

95

rechos y libertades de la humanidad. Las dos revoluciones deben la vida a la luz, y sólo desaparecerán y se borrarán de la historia cuando se haya ofuscado para siempre la inteligencia humana. La semejanza de las declaraciones de derechos promulgadas en Europa y en América no reconoce por causa propiamente el que aquéllas hayan sido traducidas de éstas. Los franceses no se hubicran apropiado de las declaraciones americanas si éstas no hubiesen estado de acuerdo con las ideas, los principios y los fines de la naciente Revolución francesa. Detrás de la razón aparente está la verdadera causa: la comunidad de las ideas se tradujo en la similitud de las leyes. Por tanto, es necesario reconocer que ambos acontecimientos obraron poderosamente el uno sobre el otro. La Revolución americana sobre la francesa, por su éxito y por la aplicación práctica de las teorías; la francesa sobre la Revolución americana, por sus antecedentes, es decir, por las doctrinas de los filósofos y moralistas, en su mayor parte franceses, que la hicieron nacer." Coincide con nuestro distinguido compatriota el célebre tratadista francés de Derecho Político Georges Burdeau, profesor de la Universidad de París, en 10 que concierne a la influencia indiscutible que sobre la Declaración de 1789 ejercieron los teóricos del siglo XVIII en cuanto a la formulación de los principios fundamentales que dicho documento proclama y que se acogieron en la mayoría de las constituciones del siglo XIX, entre ellas nuestra Ley Suprema de 1857. Dicho prestigiado autor, al hablar de las fuentes de la mencionada Declaración, se expresa de la siguiente manera: HLa Declaración de Derechos se remonta al movimiento filosófico del siglo xvrn, Pero este movimiento en sí mismo no es sino un aspecto en el que se expandió la doctrina individualista derivada del Cristianismo por los teólogos de la Edad Media y que, a través de las doctrinas religiosas de la Reforma, y después por la intromisi6n de los libertinos del siglo XVII, llegó a cristalizarse, más o menos reformado y enriquecido, en un cierto número de principios que los filósofos políticos del siglo XVIU recibieron como axiomas. De este edificio doctrinal que no es un sistema que hubiese aportado base pro~ - pia aljnma;- sería en vano investigar lo que cada uno de ellos pudo aportar por su cuenta. De todas maneras, se debe destacar el papel capital que juega la idea de que el hombre es titular de derechos inherentes a.síi" persona y, por consiguiente, anteriores y superiores al Estado. Esta idea es la que proclaman 1(1) representantes de la escuela del Derecho Natural y de Gentes: Grotius, De jure belli ac pacis (1625), Puffendorf, De jure naturae et gentium (1670), Wolff, Droit de la nature traité suiuant la méthode scientifique (1740), Vattel, Droit de Gens O" principes de la loi naturelle (1758), esta creencia, Rousseau después de Locke, la dedujo del contrato social que hizo admitir como el punto de partida de toda reflexi6n política. De Rousseau igualmente los autores dc la Declaración tomaron la definición de la ley, expresión de la voluntad general, pero el mismo Rousseau procedía de la filosofía anterior, lo mismo que Montesquieu, de quien la declaración adopta la regla de la separación de 'POderes, lo que no era sino la sistematización de las instituciones inglesas y los puntos de vista de Locke. "Se ve que en realidad la Declaración es ante todo la expresión de un estado de espíritu más que la consagración de una tesis particular. Es por esto por lo que, sin minimizar la influencia que pudieron tener las declaraciones colocadas algunos años antes a la cabeza de las constituciones de los Estados particulares de la Unión Americana, se debe comprender que, aunque este pre~ cedente no haya. existido, nuestra Declaración, sin embargo. pudo ser redactada.

96

LAS GARANriAS INDMDUALES

Jamás se tuvo conciencia de una manera tan clara del nacimiento de un mundo nuevo; para ello la Declaración era el programa necesario." 6'9 bll

La Declaración de 1789 instituyó la democracia como sistema de gobierno, afirmando que el origen del poder público y su fundamenta! sustrato es el pueblo o, para emplear su propio lenguaje, la nación, en la que se depositó la soberanía. Así, el articulo 3' establecía: "El principio de toda soberanía reside esencialmente en la nación. Ningún individuo o corporación puede ejercitar autoridad que no emane expresamente de ella", precepto que posteriormente inspiró sobre este punto a la mayor parte de las constituciones universales. La democracia siempre supone la igualdad jurídica y politica de los gobernados, por lo que el articulo 6' se referia a dicho elemento a! disponer: "La leyes la expresión de la voluntad general. Todos los ciudadanos tienen derecho de concurrir a su formación personalmente o por representantes. Debe ser la misma para todos, sea que proteja o sea que castigue. Todos los ciudadanos, siendo iguales a sus ojos, son igualmente admisibles a todas las dignidades, cargos o empleos públicos, según su capacidad, sin otra distinción que la de su virtud o su talento." Además, la Declaración francesa de 1789 contenía un principio netamente individualista y liberal. Individualista, porque consideraba al individuo como el objeto esencial y único de lit protección del Estado y de sus instituciones juridicas, a tal grado de no permitir la existencia de entidades sociales intermedias entre él y los gobernados particulares. A este propósito, establecía el articulo 2' lo siguiente. que revela una concepción notablemente jus-naturalista: "El objeto de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión" que es semejante, en cuanto' al principio en él involucrado, a!. primer precepto de nuestra Constitución de 1857, que dice: "El pueblo mexicano reconoce que los derechos del hombre son la base y el objeto de las instituciones sociales." Consagraba también la Declaración francesa el principio liberal, porque vedaba al Estado toda injerencia en las relaciones entre particulares que no tuviese por objeto evitar que el libre desarrollo de la actividad individua! perjudicara o dañara los intereses de otro u otros individuos, concibiendo a aquél como un mero policia, acerca de cuyo régimen ha hecho Duguit severas y justificadas criticas. A este respecto, decia el articulo 4' de la Declaración: "La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no dañe a otro; por lo tanto, el ejercicio de los derechos naturales de cada hombre no tiene más limites que aquéllos que aseguren a los demás miembros de la sociedad el goce de los mismos derecbos. Estos límites no I pueden ser
69 bis Drois Constitutíonneí el Institutions Potiüques. Decimaséptima edición lS76, páginas 287 y 288.

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

97

consignados más que por la ley." En síntesis, desde el punto de vista estrictamente jurídico-pelítico, la Declaración francesa de 1789 contenía eri sus diversos preceptos los siguientes principios: democrático, individualista y liberal, basados estos dos últimos en una concepción netamente jus-naturalista. La doctrina de la existencia de los derechos naturales imprescriptibles e inalienables del ser humano encontró acogida en la tesis de Kant y Fichte, quienes, aunque contrayendo su pensamiento fundamental a cuestiones meramente filosóficas, en el aspecto de la ciencia política afirmaban que el Estado debería respetar los derechos substanciales del sujeto, otorgando a éste su protección en el caso de que se viesen vulnerados y absteniéndose de intervenir en todas aquellas relaciones de los gobernados que no impertasen esa vulneración, consideración que corresponde a una pestura netamente individualista y liberal. El sistema de mención y definición Icgal y eserita de los derechos del hombre instituido en la Declaración francesa de 1789, fue adoptado por casi la totalidad de los países de Occidente, principalmente per México, desde que nació a la vida jurídica como Estado independiente, a través de los diversos cuerpos constitucionales que rigieron en nuestro país. Asimismo, la posición individualista y liberal que adoptó el Estado mexicano en algunos ordenamientos fundamentales, principalmente en la Constitución de 1857, tiene su origen en dicha Declaración, posición que implicaba que el fin del Estado estribaba en proteger al individuo en el goce y disfrute de los derechos connaturales a su personalidad y en abstenerse de tener injerencia en las relaciones entre los gobernados en caso de no impedir o remediar un conflicto de intereses particulares. Por lo que concierne a las garantías o derechos fundamentales del individuo, la Declaración francesa proclamaba como principales los siguientes: la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión [art. 29 ) , y como derivados, aquéllos que se refieren a la materia penal y que son análogos a los contenidos en los artículos 19, 20 y 21 de nuestra Constitución consignados en los preceptos 79 , 89 Y 99 , que decían: "Ningún hombre puede ser acusado, detenido o preso más que en los casos determinados per la ley y según las formas prescritas en ella. Los que soliciten, expidan, ejecuten o hagan ejecutar órdenes arbitrarias, deben ser castigados; pero todo ciudadano llamado o detenido en virtud de la ley, debe obedecer al instante, haciéndose culpable per su resistencia" (art, 79 ) . "La ley no debe establecer sino penas estrictas y evidentemente necesarias, y nadie puede ser castigado sino en virtud de una ley establecida y promulgada anteriormente al hecho (garantía de la no retroactividad de las leyes) y legalmente aplicada" (art, 8 9 ) . "Siendo todo hombre presunto inocente, hasta que sea declarado culpable, si se juzga indispensable SU detención, la ley debe reprimir severamente todo rigor que no sea necesario para asegurar su persona" [art, 99 ) .

98

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Además de esas garantías en materia penal, la Declaración francesa consignaba otras, en sendos artículos, tales como la libertad de pensamiento, de expresión del mismo, de religi6n y la de propiedad, respecto de la cual estable-

cía la procedencia de la expropiación, siempre y cuando mediara previa y
justa indemnización que se pagara al afectado. En efecto, las disposiciones conducentes del citado c6digo indicaban que "Nadie debe ser molestado por sus opiniones aun religiosas, con tal que su manifestación no trastorne al orden público establecido por la ley" (art. 10). "La libre comunicación de los pensamientos y de las opiniones es uno de los derechos más preciosos del hombre: todo ciudadano puede hablar, escribir o imprimir libremente, pero debe res-

ponder del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley" (art. 11). "Siendo la propiedad un derecho inviolable y sagrado, nadie puede ser privado de ella sino cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exija evidentemente y bajo la condición de una justa y previa indemnización" (art. 12). La célebre Declaraci6n propiamente no fue un ordenamiento de tipo constitucional, puesto que no organizó al Estado francés mediante la creaci6n de órganos de gobierno y la distribuci6n de su competencia, sino que representa un documento de singular importancia que sirvi6 de modelo irrebasable a los diferentes códigos políticos que rigieron la vida institucional de Francia a partir del año de 1791, en que se expide la primera Constituci6n, que en realidad instituy6 una dictadura popular atendiendo a los poderes omnímodos con que se invisti6 a la asamblea nacional corno órgano representativo del pueblo. Contiene el mencionado estatuto constitucional un catálogo de los derechos fundamentales del hombre y del ciudadano, capitulo que se refrenda en los siguientes ordenamientos políticos que se fueron poniendo en vigor a partir de 1793, en que se promulga una. nueva Ley Fundamental substitutiva de la anterior Durante ei siglo XIX Francia cont6 con diversos códigos políticos con efímera vigencia, circunstancia que revela la inestabilidad de las ideas que sucesivamente se fueron sustentando y que sirvieron de motivo a la expedici6n de tales estatutos. Así, durante el término de escasos setenta y cinco años rigieron en dicho país no menos de siete ordenamientos constitucionales, es decir, las constituciones del año 111; del año VIII, que instituyó el Consulado, así como un medio de protecci6n del orden por ella establecido confiado al llamado "Senado conservador";" la Carta de 1814, que suprimi6 la libertad religiosa declarando a la religi6n cat6lica, apostólica y romana como profesi6n de- fe estatal; la Ley Constitucional de 1815 patrocinada pqr Napoleón 1 a su regreso de la isla de Elba; el estatuto de 1830, que orglmiza a Francia en una monarquía; la Constitución de 1848, en que se vuel~e a instituir la República; el ordenamiento constitucional de 1852, en que al Senado se le atribuyen funciones de guardián de sus disposiciones, y las Leyes Constitucionales de 1875, que en realidad no formaron un es10

Véase nuestra obra El Juicio de Amparo.

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

99

tatuto unitario, sino que estructuraron a Francia mediante la regulación de diferentes materias políticas. En octubre de 1946, y aprobada por un referéndum popular, se expide la Constitución de la República francesa que la organizó a raíz de la terminación de la última guerra mundial, conteniéndose en dicho documento jurídico-político un preámbulo en que se reitera la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, la cual hemos comentado anteriormente. Esta' última Constitución fue substituida por la que se promulgó el 4 de octubre de 1958 y es la que actualmente rige en Francia. La Constitución vigente en este país introduce a su sistema jurídico-político importantes innovaciones, cuyo tratamiento rebasaría los límites del presente libro. Sólo debemos recordar que en dicha Ley Fundamental "El pueblo francés proclama solemnemente SU adhesión a los derechos del hombre y a los principios de la soberanía tal como fueron definidos por la Declaración de 1789, confirmada y completada por el preámbulo de la Constitución de 1946."

IX.

COLONIAS INGLESAS DE AMÉRICA

Al fundarse las colonias inglesas en América, los emigrantes llevaron consigo toda la tradición jurídica de Inglaterra, recogida en el common lata, y en la que sobresalía el espíritu de libertad. La opresión reinante en la metrópoli hizo que los colonos vieran en tierras americanas el lugar propicio para el desarrollo de la libertad humana. Sin embargo, no todos los emigrantes eran perseguidos políticos; había quienes acudían 'a América en busca de fortuna y con el propósito de fundar empresas explotadoras. Así, una compañía obtuvo de la corona inglesa la autorización para fundar una colonia en Virginia, habiéndose establecido posterior y sucesivamente otras en la misma forma. Poco a poco, la colonización en Norteamérica se fue extendiendo, y de esta manera surgieron las colonias de Massachusetts, Rhode IsIand y Connecticut, y otras que se fueron creando después. Las autorizaciones que otorgaba el rey para fundar y organizar colonias en América recibieron el nombre de cartas, que eran documentos que fijaban ciertas reglas de gobierno para las entidades por formarse, concediéndoles amplia autoridad y autonomía en cuanto a su régimen interior. Dichas cartas reconocían la supremacía de las leyes de Inglaterra y de su constitución consuetudinaria, teniendo, sin embargo, el carácter de Ley Fundamental en eada colonia (common laui), de tal suerte, que sus autoridades no podían actuar sino ciñéndose estrictamente a sus disposiciones. En esta forma, el constitucionalismo de Inglaterra se trasplantó a sus .colonias en América, organizadas ya políticamente por sus cartas de fundación, otorgadas por la corona.

100

LAS GARANTÍAS INDMDUALES

Por acontccirmentos históricos que no son del caso relatar, consistentes en violaciones a las concesiones que la metrópoli había mercedado a sus COIOlrlas americanas, éstas se soliviantaron contra aquélla en defensa de! reconocimiento de sus derechos. Aun antes de emanciparse totalmente de Inglaterra, ya diversas colonias habían erigido sus respectivas cartas en constijuciones, en las que se destacaba claramente su au~onomia gubernativa, 'basada en conceptos científicos, de derecho, que en la metrópoli aún se traducían en vida juridica práctica. En dichas constituciones particulares de las colonias inglesas se implantó e! sistema de la división de poderes como garantia para el gobernado, confiriendo el ejecutivo al gobernador, e! legislativo a una asamblea y e! judicial a los tribunales. Al decir de Jellinek, n las Cartas de Connecticut y Rhode Island, de 1662 y 1663, respectivamente, "son las más antiguas constituciones escritas, en el sentido que actualmente se atribuye al término". En 1776, la antigua colonia de Virginia adopta su constitución particular, que fue una de las más completas de todas y que inspiró a la misma Constitución federal norteamericana. El autor alemán invocado sostiene que e! célebre Madison "ejerció una decisiva influencia en su redacción definitiva". Lo más importante de la Constitución particular del Estado de Virginia consiste en e! catálogo de derechos (Bill 01 Rights) que contenía, y en e! que se consagraron las fundamentales prerrogativas de! gobernado frente al poder público. Fue precisamente dicha Constitución, a través de la declaración de derechos que consagraba, la que sirvió de modelo o fuente de inspiración al famoso documento público francés de 1789, en concepto de Jellinek, según hemos dicho." Las demás colonias británicas de Norteamérica, que formaron los prímitivos Estados integrantes de la Unión Norteamericana, también tenían, como hemos afirmado, sus respectivas constituciones. Asi, la de Pennsylvania fue de 28 de septiembre de 1776; la de Maryland, de 11 de noviembre de 1776; la de Carolina de! Norte, de 18 de diciembre de 1776; la de Vermont, de 8 de julio de 1777; la de Massachusetts, de 2 de marzo de 1780; la de New Hampshire, de 31 de octubre de 1783. En las referidas constituciones, principalmente en la de Virginia, como ya dijimos, se encuentran disposiciones que consagran derechos fundamentales de! individuo, as! como la declaración de la igualdad legal entre los hombres. Además de tales derechos, en los Estados particulares de la Unión Norteamericana se practicó e! habeas corpus desde la época colonial, institución que fue respetada por la Constitución federal de los Estados Unidos de América.

71

72

La Declaración de los Derechos del Hombre)' del Ciudadano, pág. 40. Ldem,

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

101

X.

ESTADOS UNIDOS

Podemos decir que los Estados Unidos surgieron como nación unitaria, con vida jurídica independiente, organizados en una federación, con la promulgación de un documento importante: los Artlculos de Confederaci6n y Uni6n perpetua. En su lucha por la independencia, las colonias inglesas tuvieron que reunir sus pocos recursos y combinar sus esfuerzos en una acción conjunta en contra de Inglaterra. Consumada ya la ruptura del vinculo de dependencia entre la metrópoli y las colonias, éstas no se sintieron lo suficientemente fuertes, por sí solas, aisladas unas de otras, para defender su autonomía recién conquistada en caso de cualquier intento de nueva sojuzgación. Permanecieron, pues, unidas, atendiendo a los dictados de la prudencia. Para que esa unión fuese más estable, se expidieron los mencionados "Artículos", cuyas- signatarias eran trece colonias, que más tarde fueron entidades federativas de la Unión Americana. El aludido cuerpo normativo no estableció aún la federación como entidad jurídica y política distinta de los miembros componentes, aunque ya consignaba una liga entre ellos, inspirada en la mutua defensa de sus propios intereses, para lo cual cada Estado se despojó de ciertas facultades inherentes a su soberanía, cuyo ejercicio depositó en un organísmo que se llamó "Congreso de los Estados Unidos", siendo su autoridad meramente eonsultiva, pues como dice Rabasa, "no había un poder ejecutivo central investido de fuerza para hacer cumplir los mandatos supremos"." Como el sistema de unión entre los Estados norteamericanos fracasó, se propuso una revisión de los "Artículos", para cuyo efecto se verificó una convención en Filadelfia, encargada de reformarlos. Después de prolongados debates y de la tenaz reticencia de los Estados a formar parte de una Iederación, es decir, dc una entidad política superior, con facultades y órganos gubernativos propios, se formuló el proyecto de Constituci6n Federal, que fue sometido a la consideración de los Estados particulares en convenciones locales, a las que concurrieron los delegados que por ellos fueron nombrados. Por fin se logró que la Constitución federal fuese aceptada por las entidades particulares, que en número de trece fueron las que originariamente integraron la naci6n norteamericana, no sin que durante mucho tiempo después surgieran intentos separatistas, a los que el célebre "chief justice" Marshall dio el golpe mortal, contribuyendo así a consolidar y robustecer el régimen federal."
" O~. riI. n Es "natural suponer que hi ·ConstÍtUci6n federal hubiese encontrado resistencia y re. pulsi6n de parte de algunos Estados, ya que la creación de la nueva entidad superior a ellos con órganos de gobierno propios, significó la restricción evidente de su soberanía. La posibilidad de que el flamante régimen federal se destruyera mediante la reasunción de

102

LAS OARANTfAS INDIVIDUALES

Es curioso observar que la Constitución de los Estados Unidos no contuvo, al ser promulgada en 1787, ningún catálogo o capitulo destinado, a la enumeración de los derechos del gobernado. Esta omisión se explica en virtud de que sus autores abrigaron como propósito primordial convertir el régimen confederal en federativo mediante la creación de una nueva entidad jurídica y política con personalidad distinta de la de los Estados miembros. Además, los derechos o prerrogativas de la persona humana ya se encontraban consagrados en las constituciones locales, según hemos indicado, por lo que se consideró que dicha cuestión debía ser, como 10 había sido históricamente, de la incumbencia interior de los Estados. Sin embargo, al poco tiempo de que la Constitución federal entró en vigor, surgió la necesidad de elevar al rango de garantia nacional, algunos de los mencionados derechos; y fue así como se le introdujeron varias enmiendas, es decir, reformas o adiciones. Durante el periodo de vigencia de la Constitución de los Estados tJnidos, que ya abarca casi dos centurias, se le han practicado veintidós enmiendas aproximadamente. Entre ellas, como acabamos de decir, se encuentran algunas que se refieren a la consagración de ciertos derechos del gobernado o garantías individuales, a saber: la 1", que establece la libertad religiosa; la 2' concerniente a la libertad de posesión y ponacion de armas; la 4", que instituye la garantfa de legalidad frente a actos que lesionen el domicilio y la persona del gobernado; la S', que consigna la garantía de audiencia y de una justa indemnización en materia expropiatoria, estando concebida en los siguientes términos: "A nadie se le privará de la vida, la libertad o la propiedad, sin el debido proceso legal; ni se ocupará la propiedad privada para USG público sin una justa indemnización." Estas enmiendas fueron propuestas y aprobadas en 1791; y al terminar la guerra de secesión con el
la independencia de los Estados, y el designio de defenderlo frente a esta amenaza, fueron los factores que determinaron la aparición en la literatura jurídica norteamericana de la época, de una importante publicación conocida con el nombre de El Federalista, en la que. bajo el seudónimo de "Publio", escribieron diversos articulos tres célebres políticos y juristas contemporáneos de la Constituci6n: Alejandro Hamilton, Santiago Madison y Juan lay. El Federalista, cuya lectura recomendamos ampliamente, no sólo tuvo el propósito pragmático de refutar las opiniones anti-federalistas que partían de los círculos políticos de algunos Estados de la Uni6n Norteamericana y de detener las corrientes separatistas que prohijaron, sino que aún en la actualidad representa un indiscutible interés para la interpretaci6n de la Constitución estadounidense, ya que sus autores eran voceros auténtiros de la gestación parlamentaria de este trascendental documento. Inclusive, la literatura y doctrina norteamericanas de Derecho Constitucional y la jurisprudencia de la Suprema Corte de los Estados Unidos reconocen en El Federalista una fuente cognoscitiva de genuinidad indisputable. Es más, los artículos de esta publicaci6n han servido a los doctrinarios del Derecho Constitucional de los países latinoamericanos, incluyendo al nuestro, para fijar el sentido y alcance de importantes disposiciones de las Constituciones respectivas que han tenido como modelo las correspondientes de la Ley Fundamental de la
U nién Americana.

srrUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

103

triunfo de los Estados del Norte, abolicionistas de la esclavitud que prevalecía en los del Sur, se incorporaron a la Constitución las enmiendas que instituyen la igualdad humana, estando concebidas en los siguientes términos: "Ni en los Estados Unidos ni en cualquier lugar sujeto a su jurisdicción, habrá esclavitud ni trabajo forzado, excepto como castigo de un delito del que el responsable haya quedado debidamente convicto" (enmienda 13-1865) ; "Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos y sometidas a su jurisdicción son ciudadanos de los Estados Unidos y de los Estados en que residen. Ningún Estado podrá dictar ni dar efecto a cualquier ley que limite los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos; tampoco podrá Estado alguno privar a cualquier persona de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal; ni negar a cualquier persona que se encuentre dentro de sus límites jurisdiccionales la proteccióIÍ de las leyes, igual para todos" (enmienda 14-1868). Como se ve, esta última enmienda reitera la garantía de audiencia contenida en la quinta, imponiendo su observancia a toda autoridad estatal. Se ha afirmado con insistencia y muchas veces contumazmente, que nuestro orden constitucional ha sido producto de la imitación de las instituciones jurídicas norteamericanas consagradas en la Constitución federal de los Estados Unidos. Es cierto que nuestras Leyes Fundamentales, principalmente las de 1824 y de 1857, tuvieron como modelo la Constitución estadunidense. Esta circunstancia dc ninguna manera implica baldón alguno en la historia jurídica de nuestro país, pues bien es sabido que las instituciones de un pueblo nunca SOn absolutamente aut6ctonas, es decir, jamás se generan sin la influencia exterior. El mismo Derecho Romano se inspiró en el antiguo derecho de las polis griegas, repercutiendo, a su vez, en la formación de las instituciones jurídicas de los países europeos. El derecho de éstos, principalmente el de España y de Inglaterra, se trasplantó a América, en cuyo continente los paises que reconocen como madre patria a dichos dos grandes Estados, han estructurado su régimen jurídico conforme al modelo de la metrópoli. Es indiscutible y sensatamente cierto que nuestro orden constitucional, Como el de varios países latinoamericanos, si no es que todos, se inspiraron en la Constituci6n federal norteamericana. Si adoptamos los principios jurídico-políticos consignados en este documento, ha sido por el convencimiento propio de la bondad que encierran. Dichos principios, además, pertenecen al pensamiento jurídico universal y son patrimonio cultural de todas las naciones que pretenderi realizar la justicia dentro de sus respectivos derechos positivos. Por consiguiente, al acoger México. en su orden constitucional los citados principios, no se apropi6 de algo que no le correspondía, pues, repetimos, aquéllos han sido el producto del pensamiento jurídico, politieo-social y filos6fico de la humanidad.

104

LAS GARANTIAS INDIVIDUALES

Por otra parte, dentro de la idea de que la Constituci6n americana fue modelo de, nuestras Constituciones, éstas han superado a la Carta fundamental estadunidense en lo que concierne a la consagraci6n de los derechos del gobernado frente al poder público. En efecto, según se habrá podido advertir, tales derechos se incorporaron al estatuto federal de los Estados Unidos mediante enmiendas que se le introdujeron en diferentes épocas. Estas enmiendas no s6lo se refieren a los citados derechos, sino que tienen como contenido otras materias constitucionales. Además, las garantías de libertad e igualdad que por ese procedimiento se consagraron en la Constituci6n federal norteamericana, ya se encontraban instituidas con antelaci6n en nuestros c6digos politicos. Estas circunstancias conducen a la conclusi6n de que en lo que atañe a los derechos del gobernado, las constituciones mexicanas han superado en tiempo y en metodología a la estadunidense, a pesar de que ésta haya sido una de las fuentes de inspiraci6n de nuestro
constitucionalismo.

XI. LA EXTINTA U. R. S. S.

La Constituci6n de la Uni6n de Repúblicas Socialistas Soviéticas acoge en sus primordiales aspectos preceptivos las declaraciones básicas del marxleninismo, contra cuyas tesis fundamentales en materia política hemos enfocado' nuestra crítica.' El citado documento organiza a la U. R. S. S. dentro de la segunda etapa qne previene dicha corriente ideol6gica, o sea, la llamada "dictadura del proletariado", declarando que su "base política" son "los soviets de diputados de los trabajadores, que se han desarrollado y fortalecido como consecuencia del derrocamiento del poder de los terratenientes y capitalistas y de la conquista de la dictadura del proletariado" (art. 2). El régimen econ6mico de dicho país, según el articulo 4 de su constituci6n, es "el sistema socialista de economía y la propiedad socialista sobre los instrumentos y medios de producción", reconociendo, sin embargo, la propiedad privada o particular respecto de ciertos bienes de uso en favor de los trabajadores del campo y de las empresas industriales, tales como "una hacienda auxiliar, vivienda, ganado de renta, aves de corral, pequeños aperos de labranza" (arts. 7 y 9), así 'como "los ingresos y ahorros procedentes de su trabajo", "objetos de uso doméstico, de consumo y de comodidad personal", estableciendo el derecho hereditario en relaci6n con esas bienes (art. 10). Considerando al trabajo como "un deber y una causa de honor", la Constituci6n de la U. R. S. S. adopta la máxima de Marx que prescribe que: "De cada cual según su capacidad y a cada cual según su trabajo" (art, 12), disponiendo en su articulo 118, no sin cierta incongruencia con la anterior declaraci6n, que todo ciudadano tiene "derecho" a "obtener un trabajo garantizado y remunerado según su cantidad y calidad".

srrUACIóN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

105

Establece, además, el mencionado documento la igualdad jurídica, econ6mica, cultural, social y política entre el hombre..y la mujer (art, 122), así como por razón de "nacionalidad y raza" (art. 123). Proclama la "libertad de conciencia, de culto y de propaganda antírreliziosa", fundándola en la separación de la Iglesia y del Estado (art. 124); y aunque reconoce la libertad de expresión del pensamiento por medios orales y escritos (art. 125), este reconocimiento lo supedita a la "conformidad" o al "acuerdo" entre las ideas que se emitan y "los intereses de los trabajadores" y la "consolidación del régimen socialista". Esta supeditación, evidentemente, destruye la mencionada libertad, pues cuando la emisión del pensamiento humano se condiciona inexorablemente al respeto de ciertos principios o fines pre-establecidos, o sea, si éstos no se pueden contrariar con la expresión eidética, tal libertad no existe. Es bajo este aspecto que la Constitución de la U. R. S. S. instituye la "dictadura del proletariado" principalmente, o sea, el gobierno dictatorial, ya que constriñe a todo ciudadano a hablar, escribir y a realizar cualquier manifestaci6n cultural o artística de conformidad con "los intereses de los trabajadores y a fin de consolidar el régimen socialista" (art. 125) obligándolo, además, a "respetar las -reglas de convivencia en la sociedadsocialísta" (art. 130), es decir, aquella que fijan sus autoridades. El señalamiento de las orientaciones generales conforme a las que ejerce en la U. R. S. S. la "libertad" de expresi6n del pensamiento, incumbe al Partido Comunista Soviético, cuya misi6n toral consiste, siguiendo el oráculo de Marx y Lenin, en implantar el comunismo universalmente, es decir, en el fondo y en realidad, la dictadura del proletariado. Estas consideraciones se corroboran por los mismos juristas rusos A. Denisov y M. Kiricñenko, quienes, al aludir a la libertad de palabra y de imprenta en su país, sostienen que "Dirigidos por el Partido Comunista, . los trabajadores combaten las perniciosas y peligrosas tendencias a la presunci6n y embriaguez por los éxitos obtenidos y las manifestaciones de placidez y ostentosos alardes, ponen de manifiesto las causas de los defectos y los fallos (sic) en el trabajo", agregando que "Asimismo (o. sea, bajo la dirección de dicho partido) fustigan los fenómenos negativos en la vida social y proponen caminos y medios para aclarar con ellos," te Por otra parte, aunque el artículo 127 de la Constitución de la U. R. S. S. dispone que nadie puede ser detenido "sino por decisión del Tribunal o con sanción del fiscal" (Ministerio Público), no señala, sin embargo, los casos y las condiciones en que proceda la detenci6n, es decir, no establece ninguna garantía de seguridad juridica para la libertad personal. Esta omisi6n se compagina con lo que se suele llamar el "principio de legalidad .socialista" y que en substancia contradice su denominación. -En efecto,' el
1li

Derecho Constitucional Soviitieo, pág. 323.

106

LAS GARANTíAS INDIVIDUALES

juez soviético carece de libre arbitrio para·interpretar y aplicar las normas juridicas y éstas, a su vez, quedan sin observancia frente a las ideas directrices que emanan del Partido Comunista, sustentadas en las tendencias de la ideología marx-leninista. El juzgador en la U. R. S. S. debe adecuar sus decisiones a su "conciencia revolucionaria" y ésta debe excluir cualquier idea que no haya sido expuesta, a guisa de orientación general, por dicbo partido. "En el ámbito del derecho comunista, dice Edouard Zellweger, la interpretación de las leyes está determinada, en último término, por el partido. Ante los imperativos establecidos por el partido, ha de inclinarse incluso el juez, siendo as! que éste, en el mundo occidental, suele interpretar las normas juridicas con arreglo a su libre convicción."" Hemos afirmado en la introducción de esta obra que la libertad del hombre consiste en la facultad que tiene para elegir fines vitales y escoger los medios idóneos tendientes a realizarlos. Se atenta indisputablemente contra la libertad de emisión del pensamiento cuando se constriñe al sujeto a expresar sus ideas dentro de un marco pre-establecido, reconociéndole 8610 la potestad de elegir los medios para lograr los fines que en ese marco ya están fijados de antemano. Este fenómeno se advierte en el régimen politico en que está organizada la U. R. S. S., pues la libertad del gobernado únicamente se ejerce en cuanto a la selección de los modos de expresión eidética para difundir y consolidar la ideologia del Estado, condicionándola a la. directrices _generales ql!e provienen del Partido Comunista, cuyo d~cato o apartamiento, a través de cualquier obra de externación del pensamiento, no 8610 rebasan los limites de esa libertad, sino que provocan la repulsa, traducida en múltiples medidas coactivas, de la "sociedad socíalista"." bl. La Constitución soviética de 1936 a que brevemente nos hemos referido, se sustituyó por la que se aprobó por el Soviet Supremo de la U. R. S. S. el 7 de octubre de 1977. Este último documento sigue los lineamientos generales del anterior, estableciendo en su articulo 6 que "La fuerza dirigente y orientadora de la sociedad soviética y el núcleo de su sistema político, de las organizaciones estatales y sociales es-el Partido Comunista de la nión_ So-

_y

78 El Principio de Legalidad Socialista. Publicado en la Revista de la Comisión Internacional de Juristas, vol. V t . núm. 2. invierno, 1964'. En el mismo artículo aparece una cita de W. M. Sawizkij, que asienta: "La garantía más eficaz para la observancia de la legalidad socialista en la labor realizada por las formaciones socialistas de personas legas en materia política es indudablemente el control ejercido por los 6rganos del Partido. Los 6rganos del partido dirigen la actuación de 10s tribunales de camaradas con respecto a los comités locales de sindicatos y a los comités ejecutivos de los soviets comarcales. Los sindicatos desempeñan a estos efectos el papel más importante ... Están obligados a revisar las resoluciones de los tribunales de camaradas en cuanto a su conformidad a derecho y modificar aquellas que se hallen en contradicción de los hechos, con la ley o con otras fonnas jurídicas ..• n 16 bl s Las anteriores apreciaciones se corroboran vur la simple lectura del Código Penal Soviético. que contiene la tipificación como delitos de diversas conductas de expresión de pensamiento que tiendan a debilitar el régimen socialista de URSS. Así" el artículo 6 de dicho ordenamiento establece que: "Se reputa socialmente peligrosa toda

SITUACI6N DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

107

viética", el cual, "pertrechado por la doctrina marxista-leninista, determina la perspectiva general del desarrollo de la sociedad, la línea de la política interior y exterior de la U. R. S. S., dirige la gran actividad creadora del pueblo soviético e imprime un carácter sistemático y científicamente fundamentado a su lucha por el triunfo del comunismo". La base del sistema económico de la U. R. S. S. es la propiedad socialista de los medios de producción, según lo dispone el artículo 10 de la Constitución de octubre de 1977. Esa propiedad socialista se integra con la propiedad del Estado, que es patrimonio de todo el pueblo, la propiedad de los koljoses y de otras organizaciones cooperativas, así como de los sindicatos. El artículo 13 de la citada Constitución reconoce, sin embargo, la propiedad privada en favor de los ciudadanos de la Unión Soviética sobre los utensilios de menaje y uso cotidiano, los bienes de consumo y comodidad personal, los objetos de la hacienda doméstica auxiliar, la vivienda y los ahorros procedentes de trabajo. Por lo que concierne a los derechos públicos subjetivos, la mencionada Constitución consigna la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, sean mujeres o varones (arts. 34, 35 Y 36); concede el derecho de asilo a los extranjeros perseguidos por defender los intereses de los trabajadorcs y la causa de la paz (art, 38); establece el derecho a elegir profesión y el deber de trabajar (art. 40); consigna diversos derechos de carácter laboral y de previsión social (arts. 41, 42 Y 43); también prevé el derecho a la vivienda, a la instrucción y a disfrutar dc los adelantos de la cultura (arts. 44, 45 Y46) ; asimismo, otorga a todo ciudadano el derecho de petición y de critica respecto de los "defectos en el trabajo" (art, 49); Y por lo que atañe a la libertad de expresión de pensamiento y de las ideas bajo distintas formas. los artículos 47 Y 50 del referido documento público los proclama pero con la insuperable limitación de que su ejercicio debe estar de acuerdo con los "fines de la edificación comunista" ;V con la tendencia a "fortalecer y desarrollar el régimen socialista". Es inconcuso que esta limitación hace nugatoria la mencionada libertad, al constreñir a pensar, escribir y manifestarse culturalmente en consonancia con una determinada ideología impuesta dogacción u omisión dirigida contra la estructura del Estado Soviético o que infrinja el orden jurídico establecido por el régimen de obreros y campesinos para el periodo de transición al régimen comunista." Sería demasiado prolijo citar múltiples preceptos del aludido código para confirmar la anterior idea, siendo suficiente, a este efecto, transcribir su artículo 58·10, que dice: "La propaganda o la agitación que contengan una Incitación para abatir o debilitar el Poder Soviético o para la ejecución de tino de 105 delitos contrarrevolucionarios (art. 58, 2-58j 9 del presente código), así como la difusión, fabricación o conservación de escritos de igual contenido, determinarán la privación de libertad por un plazo no inferior a seis meses. "Si los mismos actos se llevasen a cabo durante desórdenes colectivos o mediante la explotación de los prejuicios religiosos o nacionales de las masas o en estado de guerra o en las localidades donde se haya declarado ese estado, darán lugar a la aplicación de las medidas \de defensa social indicadas en el artículo 58, 2 del presente código ... (6 de junio de 1927)."

108

LAS GARANTÍAS INDnnnUALES

máticamente, que es la comunista, y que no tolera ninguna otra que le sea adversa o diferente.

XII.

REPÚBLICA POPULAR CHINA

Es interesante observar que, pese a la opmion muy generalizada que se sustenta, la Constitución de la República Popular China expedida en 1954 (o China Roja o Comunista como suele también designarse a ese país), no establecía un verdadero régimen dictatorial. Aunque se inspira en el marxleninismo, que se estima en su exposición de motivos como una "verdad universal", y a pesar de que instituía una situación económica y política "de transición» entre la "sociedad capitalista" y la "sociedad socialista" de que hablaran Marx y Lenin, en varios importantes aspectos preceptivos presenta indudables similitudes con nuestra Ley Fundamental de 1917 en 10 que a los derechos del gobernado atañe. Es más, dentro de esa institución "transitoria" que consagraba y regulaba, se advierten claros perfiles de los conceptos de "Bien Común" y "Justicia Social" de que hemos precedentemente tratado. Entre los tipos de propiedad: privada que conservaba, se encontraba la de los trabajadores individuales y la de los "capitalistas" (art. 5), reconociendo a los campesinos y a los capitalistas el derecho respectivo sobre la tierra, los medios de producción y "otros capitales" (arts. 8 y 10). Sin embargo, estos tipos de propiedad particular no los acogía la Constitución china como definitivos, puesto que los consideraba gradualmente transformables en propiedad colectiva o "del pueblo" mediante la política que en forma 'paulatina fuese desplegando el Estado para lograr este objetivo. "Nuestra experiencia ha confirmado ya --decía el Informe sobre el proyecto constitucional- que en las transformaciones socialistas tanto en la agricultura como en la industria artesana y en la industria y el comercio capitalistas puede haber formas de transición y que la utilización de estas formas transitorias, flexibles y variadas es absolutamente indispensable", agre. _gán(lo~: "Daremos a los capitalistas el tiempo necesario para que, bajo la dirección del Estado y de la clase obrera, acepten poco a poco las transformaciones," 11 Reconociéndose la propiedad privada sobre la tierra y medios de producción dentro de la situación transitoria que establecía la Constitución china, su uso y disfrute se limitaba en aras del interés público, o sea, del bienestar nacional y de la prosperidad del pueblo (art. 10) y se la colocaba, además, dentro de un marco ele seguridad jurídica en el sentido de que los bienes que la constituyen sólo podían expropiarse con vista a dicho interés.
11 LUI SHAo-CI. Informe sobre el Proyecto de Constitución de la República Populstr China. Ediciones en-Lenguas Extranjeras. Pekín, 1956. -

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

109

mediante la correspondiente indemnización y "de acuerdo con las condiciones determinadas por la ley" (art. 13). Por lo que concierne a las libertades fundamentales del hombre, dicha Constitución las reconocía como derechos de todos los ciudadanos de la República, previniendo que el Estado debe garantizarlas y dar "las facilidades materiales necesarias" para su ejercicio (art. 87). Esas libertades específicas (de palabra, de prensa, de reunión, de asociación y de participar en procesiones o manifestaciones, así como la de conciencia) se consagraban sin limitación alguna; y por lo que toca a la libertad de expresión científica, literaria, artística o cultural en general, no sólo no la sometia a ninguna condición ni la sujetaba a restricción, sino que obligaba al Estado a estimularla (art. 95). No es nuestra intención hacer un comentario exhaustivo sobre la Constituci6n de la República Popular China de 1954. Nos hemos concretado a· señalar en forma muy general la posición que guardaba el individuo como gobernado dentro de su estructura normativa básica, subrayando la idea de que, lejos de proclamar la dictadura del proletariado, se asemejaba en varios aspectos a las constituciones del llamado "mundo occidental" y destacadamente a nuestra Ley Fundamental de 1917 en lo que concierne a esa posici6n. Prima [acie, y a reserva de corroborarlo o desmentirlo mediante un estudio de derecho comparado, podria suponerse que la Carta de Querétaro, en cuanto al tópico apuntado, inspiró a la Constituci6n china mencionada, pues ambas instituyen un equilibrio entre los derechos de la persona humana y los de la sociedad, equilibrio en que debe ineIuctablementc manifestarse el Bien Común o la Justicia Social. A nuestro entender, aunque la Constitución china y la rusa hayan tomado como bandera común los principios del marx-leninismo, por lo que respecta a la normaci6n de las relaciones entre gobernantes y gobernados y al régimen de propiedad que establecen, entre ambas se advierten discrepancias esenciales, a tal punto notables, que nos inducen a sostener que corresponden a dos estructuras politicas diferentes, al menos en lo tocante a la "segunda etapa" de la transfonnaci6n socialista que predijeran Marx y Lenin, pues en tanto que la Constitución de la U. R. S. S. conforma un verdadero régimen dictatorial, la de la República Popular China instituía un innegable régimen de derecho, más de acuerdo con el pensamiento cultural de Occidente que con la ideología marx-leninista.
La Constitución china que brevemente hemos comentado, expedida, según también dijimos, en el año de 1954, fue sustituida por la que Se adopt6 el 17 de enero de 1975 por la Cuarta Asamblea Popular Nacional de la República Popular China. Sin el deseo de examinar detenida ni exhaustivamente a esta nueva Constitución, solamente destacaremos algunos de sus más importantes preceptos en lo que a la situación del gobernado respecta y cuyo texto se explica
por sí mismo.

110

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

"Art. 5. En la República Popular China existen principalmente, en la etapa actual, dos tipos de propiedad sobre los medios de producci6n: propiedad socialista de todo el pueblo y propiedad colectiva socialista de las masas
trabajadoras.')

El Estado permite que los trabajadores individuales no agrícolas, según disposiciones coordinadas de cada organización vecinal en las ciudades y poblados o cada equipo de producci6n de las comunas populares rurales, se dediquen al trabajo individual sin explotar a otros y dentro de los limites admitidos por la ley. Al mismo tiempo, se les debe conducir paso a paso a tomar el camino de la colectivización socialista. "Art. 6. El sector estatal de la economía constituye la fuerza dirigente de la economía nacional." Son propiedad de todo el pueblo los yacimientos minerales, las aguas y aquellos bosques, tierras vírgenes y otros recursos pertenecientes al Estado. El Estado puede expropiar mediante indemnización, tomar en usufructo o nacionalizar tierras y otros medios de producción en la ciudad y en el campo en las condiciones que determine la ley. "Art. 7. La comuna popular rural es una organización que fusiona en sí el poder de base y la administraci6n econ6mica. En la etapa actual, en la economía de propiedad colectiva en la comuna popular rural se adopta, por lo general, el sistema de propiedad a tres niveles con el equipo de producción como base, es decir, propiedad a los niveles de comuna, brigada de producción y equipo de producción, con este último como unidad básica de contabilidad. Con la condici6n de que se aseguren el desarrollo y el predominio absoluto de la economía colectiva de la comuna popular, los comuneros pueden cultivar una pequeña cantidad de tierra para uso personal y dedicarse a limitadas ocupaciones secundarias domésticas YJ en las zonas ganaderas, pueden poseer a título personal un reducido número de cabezas de ganado. "Art. 9. El Estado pone en práctica el siguiente principio socialista: 'El que no trabaja no come' y 'de cada uno, según su capacidad; a cada uno, según su trabajo'." El Estado protege el derecho de propiedad con los ciudadanos sobre sus ingresos obtenidos mediante el trabajo, sus ahorros, sus casas y otros medios de subsistencia. "Art, 11. Los organismos y trabajadores estatales deben estudiar a conciencia el marxismo-leninismo pensamiento Mao Tse-tung, colocar firmemente al mando la política proletaria, combatir el burocratismo, mantener estrechos vínculos con las masas y servir de todo corazón al pueblo. Los cuadros a todos los niveles deben participar en el trabajo colectivo de producción." Todo organismo estatal debe atenerse al principio de estructura simple y eficaz. Su cuerpo dirigente debe ser una triple integraci6n de cuadros de edad avanzada, de edad mediana y j6venes. "Art. 12. El proletariado debe ejercer una dictadura omnimoda sobre la burguesía en la superestructura, incluidos todos los dominios culturales. La cultura, la educación, la literatura, el arte, el deporte, la sanidad pública y la investigación científica deben servir a la política proletaria; servir a los obreros, campesinos y soldados y combinarse con el trabajo de producción. "Art. 13. La plena manifestación de las ideas, franca exposición de las opiniones, grandes debates y empleo de los dazibao son una nueva forma creada

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

111

por las masas populares para hacer la revolución socialista. El Estado garantiza

a las masas populares el derecho a emplear esta forma para crear una situación
política en la que haya tanto centralismo como democracia, tanto disciplina

como libertad, tanto unidad de voluntad como satisfacción mora! individual y
vivacidad, en interés de la consolidación de la dirección del Partido Comunista

de China sobre el Estado y de la consolidación de la dictadura del proletariado. "Art. 14. El Estado defiende el régimen socialista, reprime toda actividad traidora y contrarrevolucionaria y castiga a todos los vendepatria y contrarrevolucionarios."

El Estado, de acuerdo con la ley, priva de los derechos politicos por determinado plazo a los terratenientes, campesinos ricos, capitalistas reaccionarios y demás elementos nocivos, dándoles al mismo tiempo una salida para ganarse la vida, de modo que en el trabajo manual sean transformados en ciudadanos

que acaten la ley y vivan de su propio trabajo. "Art. 26. Los derechos y deberes básicos de los ciudadanos son: apoyar la dirección del Partido Comunista de China, apoyar el régimen socialista y obedecer la Constitución y las leyes de la República Popular China." Es noble obligación de todo ciudadano defender la patria y oponer resistencia a la agresión. Cumplir el servicio militar según la ley constituye un honroso deber de los ciudadanos. "Art, 27. Todos los ciudadanos desde los dieciocho años de edad tienen derecho a elegir y ser elegidos. Se exceptúa a las personas privadas de este derecho por la ley."

Los ciudadanos tienen derecho a! trabajo y derecho a la instrucción. Los trabajadores tienen derecho al descanso y derecho a la asistencia materia! en la vejez y en caso de enfermedad o de pérdida de la capacidad de trabajo.
Los ciudadanos tienen derecho a presentar ante los organismos del Estado a 1 s distintos niveles acusaciones, escritas o verbales, contra cualquier traba-

jador estatal que haya contravenido las leyes o incumplido sus deberes, y nadie debe crearles dificultades, ponerles trabas o tomar represalias. La mujer goza de iguales derechos que el hombre en todos los aspectos. El matrimonio, la familia, la maternidad y la infancia son protegidos por el Estado. El Estado protege los derechos e intereses legítimos de los chinos residentes
en el extranjero. "Art. 28. Los ciudadanos tienen libertad de palabra, de correspondencia,

de prensa, de reunión, de asociación, de desfile, de manifestación y de huelga, y tienen libertad de profesar creencias religiosas y de no profesarlas y propagar

el ateísmo.
..La libertad personal y el domicilio de los ciudadanos son inviolabies. Ningún ciudadano puede ser detenido sin decisión de un tribunal popular o sanción de un organismo de seguridad pública."

La proscripción de la libertad de emisión del pensamiento se deduce claramente de lo que la Constitución china de 1975 establece en su articulo 2, en el sentido de que "El marxismo-leninismo-pensamiento M ao Tse-tung constituye la base teórica que gula el pensamiento de nuestro país" (del chino). Fácilmente se comprende que quien se atreva a expresar ideas contrarias a dicho pensamiento se hará acreedor a graves sanciones como si se .tratase de traición a la patria. Verdaderamente monstruoso es el artículo 12 de la

112

LAS GARANTÍAS INDMDUALES

aludida Constitución (?), ya que su contenido aherroja toda actividad cultural que no tienda a servir la dictadura de! proletariado y e! aplastamiento de la burguesía, convirtiendo a la persona humana en un simple agregado de una inmensa masa dirigida como si se tratase de un auténtico rebaño. Si bien es verdad que el articulo 13 de tal documento proclama la "plena manifestacíón de las ideas", también es verdad que éstas no deben expresarse sino "en interés de la consolidaci6n de la direcci6n del Partido Comunista de China sobre el Estado y de la consolidaci6n de la dictadura del proleta-

riado" .
No está en nuestro ánimo invocar otros muchos preceptos del indicado documento, que indebidamente lleva e! nombre de "constitución", para enfatizar que en la actual República Popular China la persona humana como tal, su dignidad y sus libertades están a merced de la oligarquía o del aut6crata que dirige el Partido Comunista Chino, organismo que, incluso, se encuentra sobre todos los 6rganos estatales, incluyendo al Parlamento o Asamblea Popular. La impresión que se siente con motivo de la lectura de dicha seudo-constitución, consiste en que su expedición fue totalmente inútil, ya que ella misma se encarga de proclamar la dictadura y la autocracia, significando este hecho una tremenda regresión hacia los regímenes tiránicos dentro de los que el hombre, como ente social, no tenía más derecho que el de obedecer y callar.

XIII.

CUBA

Entre e! pueblo de este país y e! nuestro siempre han existido estrechos lazos fraternales, ideales comunes y unidad en su respectivo destino histórico. Sin embargo, el régimen cubano, estructurado bajo las tesis marxistas-leninistas, diverge esencialmente de! de México, pues aquél entraña una dictadura implantada por Fidel Castro Ruz y plasmada en su orden jurídico. Así, la Constitución cubana, expedida en febrero de 1976, elimina la libertad política al implantar e! sistema unipartidista, negativo de toda democracia, considerando al Partido Comunista de Cuba, como "la vanguardia organizada marxista-leninista de la clase obrera, fuerza dirigente superior de la sociedad y de! Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y e! avance hacia la sociedad comunista" (art. 5). En cuanto a las expresiones artísticas prohíbe todas aquellas que sean "contrarias a la Revolución" (art. 38, inciso d), y por lo que atañe a la libertad de palabra y prensa, sólo la permite a los ciudadanos si su ejercicio se despliega "conforme a los fines de la sociedad socialista" (art, 52). Suprime la libertad religiosa al declarar que "es ilegal y punible oponer Ii'. fe o la creencia religiosa a la Revolución, a la educación o al cumplimien-

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

113

to de los deberes de trabajar, defender la patria con las armas, reverenciar sus símbolos y los demás deberes establecidos por la Constitución" (art, 54), convirtiéndose en documento francamente liberticida al declarar que "ninguna de las libertades reconocidas a los ciudadanos puede ser ejercida contra la existencia y fines del Estado socialista, ni contra la decisión del pueblo cubano de construir el socialismo y el comunismo" estimando punible la transgresión a esta prohibición (art. 61). Por último, y para no ser demasiado prolijos en la referencia a los aspec· tos antidemocráticos, oligárquicos y dictatoriales de la Constitución cubana castrista, bástenos aludir a la subordinaci6n en que coloca a los tribunales frente a la Asamblea Nacional del Poder Popular y al Consejo del Estado y a la obligación que impone de "mantener y reforzar la legalidad socialista" (arts. 122 y 123). Fácilmente se advierte, por la semblanza anterior, que la situaci6n dcl gobernado en el régimen castrista denota Una plena supeditación a la voluntad autocrática y arbitraria de los 6rganos del Estado y especialmente del Primer Ministro que los encabeza, al proscribirse en el documento constitucional brevemente comentado las fundamentales libertades humanas a las que hemos hecho referencia.

XIV.

MÉXI<JO

(Generalidades)

Los antecedentes mexicanos de nuestras actuales garantías individuales los estudiaremos cuando analicemos cada una de ellas por separado. En consecuencia, en esta ocasión sólo nos referiremos por modo general a la situaci6n del gobernado en nuestro país a través de las tres etapas fundamentales en que suele dividirse su historia, a saber: la frrehispánica, la colonial y la independiente.
A. No es dable descubrir en la época precolombina y en los pueblos que habitaron el territorio que comprende actualmente la República Mexicana ninguna institución, consuetudinaria o de derecho escrito, que acuse una antecedencia de las garantías individuales que se consagraron, con diversas modalidades, en casi todas las Constituciones que nos rigieron a partir de la consumación de la independencia. En efecto, los regímenes sociales en que estaban estructurados los principales pueblos prehispánicos se vaciaron en formas primitivas y. rudimentarias, y conforme a las cuales la autoridad suprema, con facultades omnímodas, era el rey o emperador, nombre que, por una especie de proyecci6n conceptual política, se ha estilado adscribir a los jefes máximos de tales pueblos. El derecho público, entendiendo por tal conjunto de normas que organizan a un Estado y que definen y regulan las relaciones entre las. diversas autoridades estatales y entre éstas

114

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

y los gobernados, en los regimenes precoloniales se traducía en un cúmulo de reglas consuetudinarias que establecían la manera de designar al jefe supremo (designación que se llevaba a cabo generalmente por elección indirecta, siendo los electores los mismos jefes secundarios o los ancianos} así como en una especie de conciencia juridica que, atendie¡{do sobre todo a factores religiosos, consideraba al soberano investido de un poder ilimitado. Bien es cierto que en algnnos pueblos existían consejos de ancianos y sacerdotes que aconsejaban al jefe supremo en las cuestiones trascendentales para la vida pública; pero también es verdad que éste no estaba constreñido u obligado coactivamente a acatar las opiniones en que dicha función consultora se manifestaba. Tales circunstancias nos inducen a creer que en los regímenes políticos y sociales primitivos el gobernado no era titular de ningún derecho frente al gobernante, resultando aventurado tratar de descubrir en ellos algún precedente de nuestras actuales garantías individuales. Esta afirmación, desde luego, no implica que entre los pueblos que vivieron en el territorio nacional antes de la conquista no haya habido ningún derecho consuetudinario, pues, por el contrario, existia entre ellos un conjunto de prácticas que regulaban las relaciones propiamente civiles entre los miembros de la comunidad y fijaban cierta penalidad para hechos considerados como delictuosos, quedando la observancia de tales prácticas, en el terreno contencioso, al criterio o arbitrio del jefe supremo, a quien en la administración de justicia ayudaban diversos funcionarios en cuya actuación algunos historiadores, entre ellos Francisco Pimentel, Alfredo Chauero, /Vicente Riua Palacio y José María Vigil, estiman encontrar un régimen de protección al gobernado semejante al que caracterizaba las funciones del Justicia Mayor en Castilla y Aragón."

B. En Ia Nueva España el derecho colonial se integró con el, derecho español propiamente dicho en sus formas legal y consuetudinaria, y por las costumbres indígenas, principalmente. Al consumarse la conquista de MéxiCO Y al iniciarse la colonización de las tierras recién dominadas, la penetración jurídica española se encontró con un conjunto de hechos y prácticas sociales aut6ctonas, las cuales, lejos de desaparecer y quedar eliminadas por
18 Véase nuestra obra El Juicio de Amparo. No faltan autores como Ignacio Romero.. vargas Yturbide (Organizacit5n Política de los Pueblos de Anáhuac~ 1957), que han exage-

rado el origen precolombino de nuestras instituciones jurídicas, creyendo encontrar en la organización política y administrativa de los pueblos que habitaron el territorio nacional "antes de la conquista, el germen de las primordiales instituciones de derecho constitucional de nuestros tiempos. No está en nuestro ánimo ni corresponde al tema del presente libro, hacer alusi6n a tales opiniones, hiperbólicamente índigeniatas ; s610 nos permitimos afirmar, como Jo hemos hecho, que dentro de Jos regímenes sociales que precedieron a la CoJorna, no se pueden descubrir antecedentes de nuestras go.rantins individuales, por mAs que se haya exagerado la importancia del derecho consuetudinario precortesiano, principalmente el de los pueblos del An&h_~. -

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

115

el derecho peninsular, fueron consolidadas por diversas disposiciones reales y posteriormente por la Recopilación de Leyes de Indias de 1681, que autorizaba SU validez en todo aquello que no fuesen íncompatíhles con los principios morales y religiosos que informaban al derecho español." Así, pues, en la Nueva España estuvo vigente en primer término la 1egislaci6n dictada exclusivamente para las colonias de América, dentro de la que OCupan un lugar preeminente las célebres Leyes de Indias, verdadera síntesis del derecho hispánico y las costumbres jurídicas aborígenes. Por otra parte, las Leyes de Castilla tenían también aplicación en la Nueva España con un carácter supletorio, pues la Recopilaci6n de 1681 dispuso que en todo lo que no estuviere ordenado en particular para las Indias, se aplicaran las leyes citadas." En el orden político, la autoridad suprema en las colonias españolas de América era el mismo rey de España, quien -estaba representado por virreyes o capitanes generales, según la importancia de la colonia de que se tratase. El monarca español, como sucede en todos 106 regímenes absolutos, concentraba en su persona las tres funciones en que se desarrolla la actividad integral del Estado, pues además de ser el supremo administrador público, era legislador y juez. Todos 106 actos ejecutivos, todas las leyes y los fallos Se desempeñaban, _ expedían y pronunciaban en nombre del rey de España, quien, en- el- ámbito jiidicial, delegaba sus atribuciones 'propias inherentes a su soberanía en tribunales que él mismo 'J0mbraba." E! derecho español positivo y, sobre todo, el colonial, tenía la pretensión de ser eminentemente realista. Ninguna ordenanza debía expedir el monarca sin estar debidamente enterado acerca de su conveniencia objetiva, de tal suerte que lo que debía determinar la promulgación de cualquier ley,~~
19 En efecto, en cl libro II, título 1, de la mencionarla recopilación se contiene fa orden expedida por el Emperador Don Carlos el 6 de agosto de 1555, que establecía: "Ordenamos y mandamos, que las leyes y buenas costumbres que antiguamente teman los indios para su buen gobierno y policía, y sus usos y costumbres observadas y guardadas después que son Christianos, y que no se encuentran con nuestra Sagrada Religión. ni con las leyes de este libro, y las que han hecho y ordenado de nuevo se guarden y executen; y siendo necesario, por la presente las aprobamos y-confirmamos, con tanto, que Nos podamos añadir 10 que fuéremos servido, y nos pareciere que conviene al servicio de Dios nuestro Señor, y al nuestro, y a la conservación y policía christiana de los naturales de f aquellas provincias, no perjudicando a lo que tienen hecho, ni a las buenas y justas costumbres y estatutos suyos." 80 Por orden real del mismo Emperador Don Carlos, que consta en el libro 1I, titulo 1 de. la aludida recopilación, se dispuso: "Ordenamos y mandamos, que en todos los casos, negocios y pleytos en que no estuviere decidido, ni declarado lo que se debe proveer por las leyes de esta Recopilación, o por Cédulas, Provisiones, u Ordenanzas dadas, y no revocadas pata las Indias, y las que por nuestra orden se despacharen, se guarden las leyes de nuestro Reyno de, Castilla, conforme a la de Toro, así en quanto a la substancia, resclución y decisión de los casos, negocios y pleytos, como a la forma y orden substanciar." 81 Así, en la Nueva España la función jurisdiccional, que correspondía originariamente al rey, se desempeñaba por diferentes funcionarios judiciales que, según la competencia que se les asignaba en diversas disposiciones reales, conocían en primera instancia de los asuntos contenciosos que se sometían a su decisión, tales como los corregidores, los alcaldes

116

LAS GARANTiAS INDMDUALES

inclusive su abrogación, era una motivación integrada por elementos y factores propios de la realidad social para la que estaba destinada o que fuesen incompatibles con ella. Bajo estos auspicios, y con el fin primordial de garantizar el realismo jurídico, se creó el llamado Consejo de Indias, organismo que, aparte de las funciones propias que se le adscribieron en lo tocante a todos los asuntos de las colonias españolas en América, actuaba como consultor del rey en las cuestiones que a éstas interesaran. Persiguiendo el objeto de unificar todas las disposiciones q~e bajo distintas formas preceptivas se dictaron para los dominios españoles en América; el rey Carlos II, en 1681, y por sugestión de dicho Consejo, ordenó la conjunción de ellas en un código que se conoce con el nombre de Recopilaci6n de Leyes de Indias, cuyo contenido normativo versa sobre múltiples y variadas materias que sería prolijo mencionar. A través de las diversas ordenanzas, cédulas, pragmáticas, etc., que en tal Recopilación se involucraron, se observa la tendencia permanente de proteger a la población indígena contra abusos y arbitrariedades de los españoles, criollos y mestizos principalmente, así como el designio invariable de evangelizarla, refrendándose a este respecto el testamento de la reina Isabel la Católica. La legislación de Indias fue, por tanto, eminentemente protectora del indio, y este afán tutelar llegó al extremo de considerar al elemento indígena sujeto a un verdadero régimen de capitis deminutio, restrictor de su capacidad jurídica en muchos aspectos, según lo podemos constatar al examinar la antecedencia histórica de nuestras actuales garantías individuales en la época colonial. En un régimen jurídico-político como el español y, por extensión, como el de Nueva España, en el que la autoridad suprema del rey descansaba sobre el principio del origen divino de la investidura soberana de los monarcas, sería inútil descubrir en el sistema de derecho que lo estructuraba alguna institución que proclamase las prerrogativas inherentes al gobernado como contenido de una potestad jurídica. Sin embargo, el absolutismo de los reyes de España, en cuanto al ejercicio de sus funciones gubernativas en las Indias, y a pesar de que su propia naturaleza político-jurídica traduce ausencia de barreras legales que detuviesen la actuación del soberano ftente a sus súbditos, siempre se vio suavizado por los principios morales y religiosos derivados de los postulados cristianos, pues bajo el designio de cumplir con las enseñanzas evangélicas, los monarcas españoles generalmente se inspiraron en móviles humanitarios y piadosos para desempeñar su función legislativa, y prueba de ello es que en múltiples prescripciones de las Leyes de
ordiñarios, los jueces de la Casa+--de Contratación de Sevilla, etc. Las sentencias dictadas en dicha instancia, tanto en asuntos civiles como criminales, eran conocidas en alzada por las Audiencias, contra cuyos fallos, en algunos casos, procedía el recurso de suplicación ante. el rey, así como ante el Consejo de Indias cuando el 6rgano judicial a quo hubiere sido la Casa de Contrataci6n de Sevilla.

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

117

Indias se encuentra esa tendencia en beneficio del aborigen, y la cual, al adoptar formas preceptivas en un sistema legal, produjo como resultado, a través del 'tiempo, una especie de psicosis de inferioridad en la población indígena que, a pesar de haber estado jurídicamente protegida, en la realidad era vejada de diferentes maneras por españoles, criollos y mestizos. Es en las Leyes de Indias donde podemos encontrar la fuente primordial del derecho neo-español, pues en ellas están recopiladas las disposiciones reales quc bajo distintas formas rigieron múltiples aspectos de la vida colonial hasta 1681. Siguiendo la usanza de la generalidad de los ordenamientos españoles, a dichas leyes, compiladas por orden delrey Carlos II, se las debe reputar como un código omni-comprensivo, o sea, como un cuerpo Icgal regulador de variadas materias jurídicas, tanto de derecho público como de derecho privado, tales como las concernientes a la Santa Fe Católica, al patrimonio real, a los tribunales del santo oficio, a los colegios y seminarios, al Consejo de Indias, a las Audiencias, a los virreyes, al comercio, a los juicios, etc. En el cúmulo dc disposiciones sobre tan diversas cuestiones, se pueden descubrir prevenciones reales que revelan la situación de los gobernados durante el régimen neo-español y a las cuales tendremos oportunidad de referimos cuando estudiemos cada una de nuestras actuales garantías individuales a propósito de su antecedencia histórica en la época colonial de México." C. La emancipación política de la Nueva España comenzó a prepararse varios años antes de que don Miguel Hidalgo y Costilla lanzara el grito de insurgencia en el pueblo de Dolores. La invasión napoleónica de España y los sucesos políticos que ella produjo, entre los que destaca la abdicación de Carlos IV, por una parte, y la indiscutible influencia que sobre el pensamiento jurldico-filosófico de la época ejercieron los principios que se sustentaban en el ideario de la Revolución francesa, sobre todo los que conciernen a la soberanía popular, por otro lado, suscitaron en la Nueva España la tendencia a establecer entre las colonias españolas de América y la metrópoli una situación política igualitaria. Así, bajo el gobierno del virrey Iturrigaray, en 1803, el -regidor del Consejo Municipal de México, licenciado Francisco Primo Verdad, interpretando las ambiciones políticas de la burguesía criolla, propugnó la reunión de las Cortes españolas con la idea de que en ellas tuvieran representación política las colonias americanas, principalmente la Nueva España, Iturrigaray aceptó el plan que bajo los propósitos del licenciado Verdad le propuso dicho Consejo y ordenó la reunión de una junta en la que.. se diséutiría la _convocatoria de las Cortes.
82 En relación con algunas instituciones o ciertos recursos existentes en el derecho neo-español y en los cuales algunos -historiadores creen descubrir antecedentes hispánicos de nuestro juicio de amparo, véase nuestra ya citada obra.

118

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Dicha junta, compuesta por el arzobispo, los oidores, los procuradores del rey, nobles, burgueses y regidores, tuvo como finalidad principal establecer un gobierno provisional en la Nueva España mientras las Cortes determinaran el régimen político conforme al cual se estructurasen España y sus dominios. El citado virrey estuvo dispuesto a sostener las decisiones de la junta con todos los elementos materiales de que disponía, pero fue traicionado por el propio encargado de ejecutar el plan, Gabriel J. Yermo, y encarcelado, conduciéndosele después a España bajo la acusación por crimen de alta traición. Por su parte, el licenciado Verdad, una vez aprehendido, fue ejecutado, conceptuándolo México como uno de sus héroes a titulo de precursor de la independencia de nuestro país, Sin embargo, pese a tales sucesos, la tendencia a establecer la igualdad política entre España y sus colonias no sólo no se extinguió sino que trajo como resultado en octubre de 1810, cuando apenas se había iniciado el movimiento insurgente, que las Cortes extraordinarias y generales expidiesen un decreto en el que se declaraba que los naturales de los dominios españoles de ultramar eran iguales en derechos a los de la peninsula y que un mes después, en noviembre del citado año, se reconociese por las mismas Cortes la libertad de imprenta en materia política. El ambiente que se iba gestando para la expedición de la Constitución española en 1812 acusaba ya una franca evolución jurídica en el pensamiento político español, y prueba de ello es que antes que rigiera dicho ordenamiento, las mencionadas Cortes declararon en sendos decretos la igualdad de los americanos y europeos para actividades agrícolas e industriales, la abolición de la tortura y otras "prácticas aflictivas", la extinción de algunos estancos, la prohibición de la pena de horca y la habilitación de los oriundos de Mrlca para ser admitidos en las universidades, seminarios y demás centros educativos." El 18 de marzo de 1812 se expidió por las Cortes Generales y Extraordinarias de la Nación Española la primera Constit,:,ci6n Monárquica de España y cuyo ordenamiento puede decirse que estuvo vigente en México hasta la consumación de su independencia registrada el 27 de septiembre de 1821 con la entrada del llamado "Ejército Trigarante" a la antigua capital neo-española. Dicho documento suprimió las desigualdades que existian entre peninsulares, criollos, mestizos, indios y demás sujetos de diferente extracción racial, al reputar como "españoles" a "todos los hombres libres nacidos y avecinados en los dominios de las Españas", o sea, en todos los territorios sujetos al imperio de España (arts, 1, 5 y lO). La Constitución española de 1812, que representa para México la culminación del régimen jurídico que lo estructuró durante la época colonial, es indice inequívoco de un indiscutible progreso, que España fue impotente para atajar, bajo la
8S

Decretos de 9 de febrero y 22 de abril de 1811 y de 17, 24 y 29 de enero de 1812.

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

119

influencia de la corriente constitucionalista que brotó principalmente de la ideología revolucionaria francesa. Durante la vigencia de dicho ordenamiento constitucional, las Cortes españolas expidieron diversos decretos para hacer efectivos algunos de sus mandamientos en la Nueva España, tales como el que abolió los servicios personales a cargo de los indios y los repartimientos, el que suprimió la Inquisición estableciendo en su lugar a los llamados "tribunales protectores de la fe", el que declaró la libertad fabril e industrial, etc." Como se ve, el régimen jurídico-político de la Nueva España experimentó un cambio radical con la expedición de la Constitución de Cádiz de 1812, confeccionada, sin lugar a dudas, bajo la influencia de las corrientes ideológicas que dejaron un sello preceptivo indeleble en la Declaración francesa de 1789. Fue así como en la primera carta constitucional española propiamente dicha, se consagraron los principios torales sobre los que se levantó el edificio del constitucionalismo moderno, tales como el de soberanía popular, el de división o separación de poderes y el de limitación normativa de la actuación de las autoridades estatales. Por tanto, a virtud de la Constitución de 1812, España deja de ser un Estado absolutista para convertirse en una monarquía constitucional; al rey se le despoja del carácter de soberano ungido por la voluntad divina, para considerarlo como mero depositario del poder estatal cuyo titular es el pueblo, reduciendo su potestad gubernativa a las funciones administrativas, y diferenciando claramente éstas de las legislativas y jurisdiccionales, que· sc confiaron a las Cortes y a los tribunales respectivamente. Esta transformación política repercutió evidentemente en la Colonia, pues la Nueva España devino una entidad integrante del nuevo Estado monárquico constitucional, regido por los principios fundamentales, ya enunciados. Suele afirmarse, y no sin razón, que la Constitución Española de 1812, acogida con júbilo por los grupos políticos avanzados de la época, fue el documento que originó una de las tendencias ideológicas que se desarrollaron durante las postrimerías de la Colonia y que iba a disputar a la corriente absolutista representada por Iturbide, la estructuración juridico-constitucional del México IndependienteP Con el movimiento insurgente iniciado en septiembre de 1810, la historia juridica de la Nueva España se bifurca. En efecto, la ideología de nuestros principales libertadores, entre los que descuella el insigne Morelos, concibió y proyectó importantísimos documentos de ·carácter constitucional que sirvieron como índices de estructuración político-jurídica para el caso
84 Decretos de 9 de noviembre de 1812, 22 de febrero de 1813 y de 8 de. junio del propio año. . 8lS Sin embargo, el expresado documento, a pesar de su trascendencia, no tuvo la sufi. ciente fuerza en el ánimo de Jos forjadores de nuestro primer ordenamiento constitucional para que éste ño hubiese tenido que inspirarse en la Constituci6n federal norteamericana.

120

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES

de que México hubiese logrado su emancipaci6n. Por tanto, la historia de nuestro país, en lo que a dicha materia concierne, se desenvuelve en dos direcciones que, aunque coincidentes en muchos puntos, conservaron sin embargo su separación durante el periodo comprendido entre 1810 y 1821. Asi, la Constituci6n monárquica de 1812 y los diferentes decretos que con apoyo en ella se expidieron por las Cortes Españolas para la Nueva España, implicaron el derecho público de ésta desde el punto de vista del gobierno virreinal; la insurgencia, por su parte, y sobre todo en su segunda etapa, procuró organizar juridica y políticamente a lo que sería con posterioridad la Naci6n Mexicana, de acuerdo con las bases constitucionales que ella misma elabor6. En efecto, a pesar de que el movimiento iniciado por don Miguel Hidalgo y Costilla en sus albores parecía dirigirse contra "el mal gobierno" proclamando a Fernando VII como gobernante legitimo, a medida que se fue extendiendo adquiri6 impulsos legislativos, que, no obstante su desarticulaci6n, es decir, aunque no se hayan traducido en un documento unitario y sistemático, tuvieron como resultado la expedici6n de diferentes decretos o bandos que denotaron una manifestaci6n clara de las tendencias ideológicas de los insurgentes. Entre ellos, sin duda alguna el más importante fue el que declaró abolida la esclavitud y suprimida toda exacci6n que pesaba sobre las castas expedido por Hidalgo el 6 de diciembre de 1810. Por SU parte, don J05é María Morelos y Pav6n, a quien este mismo design6 su "lugarteniente" y cuya personalidad como político alcanza mayores alturas que la muy venerable del antiguo profesor del Colegio de San Nicolás en Valladolid (Morelia), no sólo continu6 la lucha emancipadora que dejó trunca el cura de Dolores, sino que pretendi6 hacerla culminar en una verdadera organizaci6n constitucional. Así, bajo los auspicios del gran cura de Carácuaro se form6 una especie de asamblea constituyente, denominada Congreso de Anáhuac, que el 6 de noviembre de 1813 expidi6 el. Acta Solemne de la Declaraci6n de la Independencia de América "Septentrional, en la que se declar6 la disoluci6n definitiva del vinculo de dependencia con el trono español. Cerca de un año después, el 22 de octubre de 1814, el propio Congreso expide un trascendental documento juridicopolítico llamado Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana, conocido comúnmente con el nombre de Constituci6n de Apatzíngan, por haber sido 'en esta poblaci6n donde se sancionó. Como no ro rresponde al terna del presente libro formular un estudio acerca de este trascendental documento juridico-político, seria suficiente para subrayar-su importancia el hecho de que en él se encuentran plasmados los fundamentales principios de. la ideología insurgente y de que si en varios aspectos
Puede decirse, en consecuencia, que el derecho político positivo del México independiente reitero la ruptura de la tradición jurídica española que ya había operado la Constitución de 1812, y fue influenciado por las doctrinas derivadas del ideario de la "Revolución francesa, inspirándose. además, en el sistema constitucional de los Estados Unidos.

SITUACIÓN DEL GOBERNAOO EN LA HISTORIA

121

sigue los lineamientos demarcados por la Constitución española de 1812, diverge radicalmente de ésta en cuanto que tendió a dotar a México de un gobierno propio, independiente de España, corno no lo.isoñé Hidalgo." La Constitución de Apatzingán contiene un capítulo especial dedicado a las garantías individuales. En su artículo 24, que es el precepto que encabeza el capítulo de referencia, se hace una declaración general acerca de la relación entre los derechos del hombre, clasificados a modo de la Declaración francesa, y el gobierno. De la forma corno está concebido dicho artículo, podernos inferir quc la Constitución de Apatzingán reputaba a los derechos del hombre o garantías individuales corno elementos insuperables por el poder público, que siempre debla respetarlos en toda su .integridad. Por ende, el documento constitucional que comentarnos, en relación con el terna concreto que ha suscitado nuestra atención, influido por los principios jurídicos y filosóficos de la Revolución francesa, estima que los derechos del hombre son superiores a toda organización social, cuyo gobierno, en ejercicio del poder público, debe considerarlos intangibles, pues su protección no es sino la única finalidad del Estado.
En tal sentido está concebido el mencionado artículo 24 de la Constitución

de Apatzingán, que textualmente dice: "La felicidad del pueblo y de cada uno de los ciudadanos, consiste en el goce de la igualdad, seguridad, propiedad y
libertad. La íntegra conservación de estos derechos es el objeto de la institución de los gobiernos y el único fin de las asociaciones políticas." En los preceptos subsecuentes, dicho documento constitucional consagra varias garantías individuales específicas, siguiendo la clasificación general contenida en el transcrito anteriormente, la que, como ya dijimos, es de procedencia francesa. Dentro de dichas garantías, que por lo demás se encuentran en el capítulo respectivo combinadas indebidamente con disposiciones de otra índole a que sería prolijo aludir, figuran varias, como la contenida en el artículo 31, que son, desde el punto de vista del pasado jurídico, derivaciones histéricas de análogos antecedentes registrados "en - Inglaterra, Francia y en el derecho foral

español, y que, por lo que concierne al futuro, precedentes de las que después fueron consagrando nuestros códigos politicos. Tal es, efectivamente, la "garantía de audiencia", que, junto con otras, se involucran en nuestro articulo 14 constitucional, cuya historia e importancia ya tendremos oportunidad de abordar. El precepto en cuestión de la Constitución de Apatzingán, dice: "Nin8G La Constitución de Apatzingán tiene como antecedentes inmediatos dos importantes documentos jurídico-políticos, a saber, los Elementos Constitucionales de Rayón y los Sentimientos de la Naci6n del mismo Morelos. En ambos se proclama la prohibición de la esclavitud, la supresión de las desigualdades provenientes del "linaje" o de la "distinción de castas", y la abolición de la tortura. En el primero de dichos documentos se declara "la absoluta libertad de imprenta en puntos puramente cientificos y políticos, con tal que estos últimos observen las miras de ilustrar y no zaherir las legislaciones establecidas" (art. 29); y en el segundo se advierte ya una cierta tendencia social, al disponer que las leyes que dicte el Congreso "deben ser tales que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia 'Y la indigencia, 'Y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, aleje la ignorancia, la rapiña 'Y el hurto" (art. 12), previendo así una especie de intervencionismo de Estado.

122

LAS GA¡<ANTÍAS INDIVIDUALES

guno debe ser juzgado ni sentenciado, sino después de haber sido oído legalmente", expresi6n que equivale a las dicciones "debido proceso legal" y "ley de la tierra y juicio de los pares", de la enmienda V de la, Constitución americana de 1787 y del articulo 46 de la Magna Charta inglesa, respectivamente." El movimiento insurgente parecía haberse sofocado definitivamente. a consecuencia del fusilamiento de Morelos acaecido el 22 de diciembre dc 1815 en San Crist6ba1 Ecatepec. Los principios político-juridicos sobre los que descansaba la ideología de la independencia nacional adoptados en el Acta de emancipaci6n de 1813 y en la Constituci6n de Apatzingán, desgraciadamente no fueron proclamados, de la manera enfática y categ6rica como se consagraron en dichos documentos, por los continuadores de los movimientos libertarios posteriores, pues la audaz y heroica aventura dc Francisco Javier Mina en 1817 realmente se tradujo en una lucha fracasada contra el gobierno de Fernando VII y no contra la dominaci6n española en México, y la tenaz y erguida resistencia que don Vicente Guerrero opuso a las autoridades virreinales en el sur de la Nueva España no representaba la pujanza suficiente para lograr un triunfo definitivo sobre sus adversarios que hubiera producido como, efecto inmediato la emancipación de nuestro país y su organización Como Estado soberano. Dada la situaci6n de hecho que a la sazón prevalecía en México, no podia preverse la posibilidad de que la independencia se consumase por el impulso propio de los auténticos insurgentes que entonces aún quedaban, tales como el-mismo Guerrero y Pedro Ascencio; y de no haber sido por la intervención -de don Agustín de lturbide en los hechos históricos que se desarrollaron, en el sentido de explotar para su exclusivo provecho la misión pacificadora que le encomend6 la famosa Junta de la Profesa, a la que traicionó, puede decirse que la emancipaci6n política de la Nueva España no se hubiese conseguido, al menos en la época en que se registr6 este acontecimiento. En efecto, se afirma que el virrey Apodaca recibió una carta de Fernando VII en la que éste expresaba sus deseos de gobernar a la Nueva España como Estado independiente para sustraerse a las limitaciones que al poder real imponía la Constitución de 1812 que se vio constreñido a jurar y con la esperanza de convertirse en el soberano absoluto de la nueva nación. En dicha misiva, Fernando VII sugiri6 algunas bases políticas para el gobierno independiente de la Nueva España fincadas en la unión entre mexicanos y peninsulares y en la adopción de la religi6n católica como
87 Acerca de esta Constitución el licenciado Hilario Medina, ex ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, constituyente en el Congreso de 1916-17 y antiguo profesor de Derecho Constitucional, ha emitido un 'certero juicio concebido en los términos que en seguida transcribimos: UNo busquemos en la Constitución de Apatzingán el"cuadro completo de una. organización política perfecta, porque no er~ éste su objeto primario: era ante todo un instrumento de lucha, la oposici6n armada, la antítesis política. Contra la manar. .quía,Ja república; contra el despotismo, la libertad; contra la sujeción, la independencia;

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA mSTORIA

123

religión estatal. Apodaca con todo sigilo convocó a diversos personajes de gran influencia a una reunión que dej>ería celebrarse en la Profesa para dar cuenta a los asistentes con los designios reservados del rey, y con el objeto de poner en práctica los planes de pacificación que las citadas bases entrañaban, se comisionó a Iturbide, quien, habiendo logrado la aquiescencia de don Vicente Guerrero (no sin cierta reticencia por parte de éste), proclamó el Plan de Iguala cuyas prescripciones principales eran las siguicntes: unión entre mexicanos y europeos, la conservación de la religión católica sin tolerarse ninguna otra y el establecimiento de una monarquía moderada que debiera intitularse "Imperio Mexicano", para cuyo gobierno se llamana a Fernando VII, pero que si éste no se presentaba a fin de prestar juramento a la Constitución que se expidiese, serían invitados al trono diversos miembros de la casa reinante de España por orden sucesivo. Como se ve, dichos principios, a pesar de importar la emancipación política de la Nueva España, auspiciaban la creación de un régimen monárquico cor tendencias absolutistas que repugnaban a la verdadera ideologia insurgente sustentada por el movimiento libertario del insigne Morelos y consignada en el Acta de Independencia de 1813 y en la Constitución de Apatzingán. El virrey Apodaca no aprobó el Plan de Iguala, y comprendiendo que Iturbide actuaba por cuenta propia movido por ambiciones personales de poder, se aprestó ingenuamente para combatirlo, ya que había puesto a su disposición y bajo su mando todas las fuerzas armadas con que contaba el gobierno virreinal para obtener la rendición de Guerrero y lograr la pacificación del país. Inerme e impotente frente al ex jefe militar realista, Apodaca fue depuesto violentamente dc su cargo por sus mismos y escasos partidarios, pues estimaron, no sin razón, que él era el principal responsable de la situación desesperada en que se encontraba el gobierno virreinal, hablendo colocado en su lugar a don Francisco Novella. Por otra parte, como es bien sabido, durante el mes de agosto dc 1821 llegó a Veracruz el que iría a ser gobernante de la Nueva España, don Juan O'Donojú, quien ni un solo momento pudo ejercer las funciones del cargo que se le había conferido, pues en la ciudad de Córdoba fue entrevistado por Iturbíde para imponerle la firma del tratado que lleva el nombre de esta, población y en el cual se confirmó el Plan de Iguala, con la adición de que, si Fernando VII o algún miembro de su familia no aceptaban el trono del "Imperio Mexicano", en su lugar debería designarse a la persona que las "cortes imperiales" nombraran. Dominada la situación por Iturbide y rota la inútil y débil
contra 'la conquista, la reivindicación; contra el derecho divino, la soberanía; contra la sucesi6n de la corona por nacimiento, la elección democrática. En una palabra, la condenaci6n más enérgica de la conquista y del régimen virreinal, un nuevo tipo de organización provisional destinada a preparar las instituciones definitivas. Muchos de los artículos no son mandamientos, sino postulados de derecho natural y político que tienden a combatir los principios básicos del régimen virreinal. No importa Que haya tenido DOCa o ninguna

124

LAS GARANTÍAS INDlVIOUALES

resistencia que aún osó oponer Novella.: e! 27 de septiembre de 1821 penetró triunfalmente en la antigua capital neoespañola e! ejército de las Tres Garantías, es decir, el sostenedor de los tres principios respectivos proclamados en e! Plan de Iguala (unión, religión e independencia), significando tal hecho la consumación de la independencia nacional. Los acontecimientos que se desarrollaron a raíz de este significativo fenómeno histórico revelan claramente, por su gestación y finalidad, las intenciones de Iturbide en e! sentido de convertirse en emperador de México. Así, la Junta Provisional Gubernativa que se había constituido para preparar la organización jurídico-poIítica de! nuevo Estado, expide e! 6 de octubre de 1821 la llamada Acta de Independencia del Imperio Mexicano, en la que, además de declararse la emancipación definitiva de la nación mexicana respecto de la antígua España, se previó la estructuración de nuestro país "con arreglo a las bases que en el Plan de Iguala y tratados de Córdoba estableció sabiamente e! primer jefe del Ejército Imperial de las Tres Garantías ... ". Congruente con dicha declaración de independencia, la mencionada Junta, por decreto de 17 de noviembre del citado año, lanza la convocatoria a Cortes, es decir, para integrar una asamblea constituyente del proyectado imperio, la cual se declaró instalada e! 24 de febrero de 1822. En e! decreto de instalación se estipuló que dicha asamblea o congreso representaba a la nación mexicana y que en este cuerpo residía la soberanía nacional; que la religión estatal debía ser la católica, apostólica, romana, con exclusión de cualquier otra; que México adoptaba para su gobierno "la monarquía moderada constitucional con la denominación de imperio mexicano"; y que se llamaría al trono imperial "conforme a la voImitad general, a las personas designadas en el Tratado de Córdoba"; consagrándose, además, el principio de separación o división de poderes, radicando e! ejecutivo por modo interino en la regencia designada por la Junta Provisional Gubernativa, el legislativo en la propia asamblea constituyente y e! judicial en los tribunales que a la sazón existían (es decir, en los coloniales) o en los que posteriormente se establecieran. Así las cosas, tres meses después, e! 19 de mayo de 1822, un sargento de nombre Pío Marcha, encabezando a una soldadesca tumultuosa, desfiló por las calles de la ciudad de México gritando "vivas" a "Agustín Primero, el emperador" y, ocupando e! local donde se encontraba reunido e! congreso constitucional, hizo presión para que este cuerpo declarara que 1turbide
aplicación, si debemos juzgarla como es, es decir, como el documento mi! completo de la polémica entablada sobre" la independencia, en un terreno meramente político, o instrumento de lucha. Es, pues, inútil hacer un análisis de ella; pero basta decir que es una constituci6n republicana, democrátiea, central, representativa y congresional que estaba destinada a desaparecer tan pronto como terminara la lucha, para dar lugar a la reuni6n de. un congreso constituyente que dictara la Constituci6n definitiva." (Fragmento de un articulo publicado en El Universal, el 27 de octubre de 1948.)

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

125

era llamado por la voluntad del pueblo Ocupar el trono imperial, declaración que se formuló por una mayoría sorprendida contra los votos de quince diputados. El gobierno imperial de lturbide tuvo una efímera duración, pues el citado congreso constituyente, por decreto de 31 de marzo de 1823, declaró que el Poder Ejecutivo existente desde el 19 de mayo del año anterior cesaba en sus funciones, estableciendo que dicho poder lo ejercería provisionalmente un cuerpo compuesto por tres miembros (designándose para tal efecto a Nicolás Bravo, Guadalupe Victoria y Pedro Celestino Negrete) y que debería denominarse "Supremo Poder Ejecutivo". Depuesto Iturbide, quien en un gesto de dignidad manifestó al Congreso que abdicaba de la corona, esta asamblea, mediante decreto de 8 de abril siguiente, dispuso que siendo su coronación "obra de la violencia y de la fuerza, y nula de derecho, no había lugar para discutir sobre dicha abdicación", y que quedaban insubsistentes todos los actos que con el carácter de emperador hubiese realizado, así como el Plan de Iguala, los tratados de Córdoba y el decreto de 24 de febrero de 1822. Por decreto de 21 de mayo de 1823, el Congreso Constituyente Mexicano lanzó una convocatoria para la formación de un nuevo congreso, dando las bases para la elección de los diputados que lo fuesen a integrar el 17 de junio siguiente, en la inteligencia de que, de acuerdo con ellas, el cuerpo legislativo por crearse debería quedar instalado a más tardar el día 31 de octubre del citado año. El nuevo Congreso Constituyente se enfrentó al dilema de si había de organizarse a México como república federal o como república centra!. Fue así como en dicho congreso se perfilaron dos corrientes de estructuración político-jurídica bien demarcadas y opuestas: el centralismo, cuyo principal sostenedor fue fray Servando Teresa de Mier, y el federalismo, por el que, entre otros muchos, pugnaba el joven diputado yucateco, que después se convertiría en el creador del juicio de amparo, don Manuel Crescencio Rej6n. El argumento básico que esgrimían los centralistas para que México adoptara la forma de una república central, sc apoyaba en la tradición política de nuestro país, que según ellos, acusaba un régimen de centralización, arguyendo, por tanto, que la implantación del federalismo vendría a dividir lo que antes estaba unido, mediante la creación artificial de estados federados, con mengua para la potencialidad y progreso de la .patria. Sin embargo, podemos afirmar que la tan decantada unidad política de la Nueva España, era un tanto cuanto figurada, pues si se toma en cuenta el hecho de quc había vastísimas regiones abandonadas y sin límites precisos, resultaba que la acción del gobierno en ellas nunca se dejó sentir, quedando a merced de pueblos y tribus autóctonos refractarios a la sumisión; por otra parte, aunque parezca paradójico, en la Nueva España existía una verdadera descentralización administrativa en lo que atañe al sistema municipal,

a

126

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

ya que los munIcIpIOs de población española y los indigenas, gozaban dc autonomía en lo que toca a su régimen interno, tal como acontecía en la metr6poli. Ahora bien,' si se toma en cuenta la enorme extensión que el territorio nacíonal tenia al consumarse la independencia de México, las muy variadas regiones desde el punto de vista mesológico que lo componían, las necesidades notoriamente divergentes de los pobladores de las mismas, etc., es obvio que esos tan disimiles elementos o factores no eran susceptibles dc gobernarse desde el centro por autoridades que, como sucedió e" el virreinato, muchas veces ignoraban las distintas realidades en las que, a través de funciones diferentes, iban a desarrollar su acción gubernativa. Atendiendo, pues, a la falta de compenetración entre el medio y el gobierno, determinada por, hasta entonces, insuperadas dificultades geográficas, estimamos que la implantación del régimen federal en la Constitución de 182+, no fue del todo desacertada, siempre que se le considere como una medida de distribución competencial en orden a las tres funciones de la actividad del Estado para el mejor gobierno de un extensisimo territorio y de poblaciones tan distintas unas de otras, distribución de competencia que en México sólo podia establecerse mediante la creación artificial de "Estados federados", pues únicamente se contaba, como ya se dijo, con regiones enormes y desarticuladas carentes de sustantividad politica y jurídica. Por otra parte, la adopción del régimen federal en los primeros documentos constitucionales de México, no carece de fundamentación ni dc justificación histórico-politica. 'En efecto, y como lo hace notar con toda claridad Nettie Lee Benson;" a las provincias de la Nueva España se les reconoció por la Constitución española de 1812 una verdadera autonomía o autarquía, para manejar sus asuntos interiores a través de sus órganos popularmente representativos, como eran las "diputaciones provinciales". El funcionamiento de estas diputaciones comenzó a adquirir caracteres definidos durante el periodo postrimero de la época colonial en nuestro país en que estuvo en vigor la importante Carta de Cádiz. Fueron las diputaciones provinciales las que tenazmente lucharon para que en el régimen jurídicopolitico del México independiente se les reconociera su autonomía en cuanto a los negocios internos de las respectivas provincias que representaban, Y no es aventurado suponer que la proclamación del régimen federal en el Acta Constitutiva de la Nación Mexicana de 31 de enero de 1824, haya obedecido a las tendencias autárquicas de los mencionados organismos provínciales."
La Diputación Provincial j' el Federalismo Mexicano. En un articulo que a invitación del Gobierno de la República nos permitimos redactar y que se contiene en la importante obra México, Cincuenta Años de Revolución~ 1960, estudiamos los orígenes, evolución y destino del federalismo en México, bajo el título de "Evolución de la Idea Federalista". Las consideraciones que en dicho artículo exponemos, las reiteramos y ampliamos en nuestra obra Derecho Constitucional Mexicano (Cfr. Capítulo quinto).
88

89

SITUACIÓN DEL GOBERNADO ~N LA HISTORIA

127

las ideas federalistas cristalizó primeramente en el Acta El triunfo Constitutiva de la Federación decretada el 31 de enero de 1824. Este documento jurídico-político reviste gran interés, en virtud de que en él ya se consagraron los fundamentales príncipios de todo régimen constitucional federal de naturaleza democrática. En efecto, en dicha acta se declara que la soberanía reside "radical y esencialmente" en la nación y que por 10 mismo a ésta pertenece con exclusividad "el derecho de adoptar y establecer por medio de sus representantes la forma de gobierno y demás leyes fundamentales que le parezca más conveniente para su conservación y mayor prosperidad ... " (art. 3); que el poder supremo de la federación se divide para su ejercicio en legislativo, ejecutivo y judicial y que jamás podrán reunirse dos o más de dichos poderes en una corporación o persona, ni depositarse el legislativo en un individuo (art. 9); y que las constituciones particulares de cada Estado federado no podrán oponerse a dicha acta (art. 24). Los lineamientos generales del Acta Constitutiva de la Federación se adoptan por nuestra primera Ley Fundamental, la Constitución Federar de 4 de octubre de 1824. Este importantisimo documento jurídico-político, cuyo estudio cabal rebasaría los límites del presente libro, representa una obra metódica y sistematizada, en que las diferentes instituciones constitucionales que establece y regula están organizadas preceptivamente con lógica ilación. Varias expresiones normativas que se contienen en dicha Constitución se incorporaron en las Leyes Supremas Federales de 1857 y de 19l 7, lo que da una idea de la atingencia conceptual de aquéllas. Conforme a ella, el Poder Legislativo Federal se deposita en un congreso general compuesto de dos cámaras, la de diputados y la de senadores (art. 7); el Poder Ejecutivo se encomienda a un individuo llamado "Presidente de los Estados Unidos Mexicanos", y en caso de que la persona que encarne este alto cargo se encontrare imposibilitada "física o moralmente" para desempeñarlo, las funciones respectivas las asumirá el vicepresidente de. la República (arts. 74 y 75). En cuanto al Poder Judicial de la Federación, la Constitución de 1824 lo deposita en una Corte Suprema de Justicia, en los tribunales de circuito y en los jueces de distrito (art, 123). Bajo el título de "Reglas generales a que se sujetará en todos los Estados y Territorios de la Federación la administración de justicia", se comprenden diferentes garantias de seguridad jur/dica en favor del gobernado, tales como la prohibición de penas trascendentales, la de confiscación de bienes; los juicios por comisión, la aplicación retroactiva de las leyes, la abolición de los tormentos y la de la legalidad para los actos de detención y de registro de casas, papeles "u otros efectos de los habitantes de la República" (arts, 145 a 156). Puede afirmarse que la Constitución Federal de 1824 representa la cristalización, en una normación positiva, del pensamiento jurídico-político

de

128

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES

avanzado de la época; y si bien es verdad que dicho documento público tuvo indudablemente como modelo la Constitución de los Estados Unidos de América, también es cierto que presenta varias modalidades preceptivas que inducen a creer que no fue una obra de mera emulación extranjerista como pretenden sus antipatizadores. En efecto, la Constitución norteamericana, como la mayoría de las leyes anglosajonas, son documentos eminentemente pragmáticos en los que se contienen reglas generales destinadas a regir con un sentido práctico la realidad misma. El espíritu jurídico de los anglosajones no es muy afecto a las definiciones conceptuales, sobre todo si éstas entrañan teorías filosóficas o políticas; lo que al anglosajón interesa no es tanto resolver una cuestión doctrinal, especulativa, cuanto encontrar una solución a los problemas que afronta la diaria vida de los pueblos. Por eso sus leyes y constituciones, como se dijo con antelación, son fundamentalmente pragmáticas y en ellas no se descubren con facilidad preceptos que impliquen definiciones conceptuales, tales como la de soberanía y de libertad. En cambio, el espíritu jurídico latino es idealista o, al menos, ideólogo; se preocupa por las hondas cuestiones que atañen a la Ciencia del Derecho, a la Política, a la Sociologia y, en general, a las ciencias culturales y pretende elaborar fórmulas que pudieren entrañar su solución satisfactoria; y cuando expide una normación positiva, en ésta plasma como definición o, al menos, como descripción, las ideas respectivas. Asi aconteció en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 en que se expuso un concepto sobre libertad; y de la misma propensión participaron la Constitución de Apatzingán y la Española de 1812 a propósito de la idea de soberanía, No se justifica, pues, la aseveración de que nuestra Ley Fundamental de 1824 y el Acta Constitutiva de la Federación Mexicana que le precede, hayan imitado servilmente a la Constitución norteamericana, porque si ésta implicó la fuente de inspiración de aquéllas, no por ello se le debe considerar como su origen exclusivo, ya que si en el pensamiento jurídico-político de una determinada época existen ciertas ideas o principios, es obvio que la ideologia respectiva se proyecta análogamente sobre todas las tendencias de formación jurídica que pretenden consagrarlo en una normación positiva, sin que las diversas legislaciones que bajo tales auspicios se elaboren puedan reputarse modelos o copias según el orden de su aparición, sino producto de un mismo modo de pensar aunque con modalidades especificas diferentes.
Aludiendo a los aspectos propios de nuestro derecho constitucional en formación que no encuentran su antecedente eidética en la Constitución estadunidense, aunque tampoco sean originalmente mexicanos, don Isidra Montiel " Duarte hace referencia especial al concepto de "soberanía" que no se define en el código supremo norteamericano, contrariamente a su implicaci6n en nuestros primeros documentos constitucionales. Dice al respecto el citado jurista: "La Constituci6n de Apatzingán, a prop6sito de la soberanía, había dicho

srrUACIóN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

129

que la facultad de dictar leyes y establecer la forma de gol>ierno, es lo que constituye la soberanía; que ésta, por su naturaleza es imprescriptible, inaje,
nable e indivisible j que como el gobierno no se instituye por los intereses y particulares de ninguna familia, de ningún hombre ni clase de hombres, sino para la protección y seguridad general de todos los ciudadanos, unidos voluntariamente en sociedad, éstos tienen derecho incontestable a establecer el gobierno que más les convenga, alterarlo, modificarlo y abolirlo completamente, cuando su felicidad lo requiera; que por consiguiente la soberanía reside originariamente en el pueblo y su ejercicio en la representación nacional, com-

puesta de diputados elegidos por los ciudadanos, bajo la forma que prescriba
la Constitución."

"Un poco antes había dicho la Constitución de 1812 muy lacónicamente:
"«La soberanía reside esencialmente en la nación, y por lo mismo, pertenece a ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales»." "Ahora bien, supuesto el deber que hay de comparar nuestro derecho constitucional con el americano, debemos decir que en la Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica, no hay nada que se parezca a los artículos que van citados."

No obstante quc México contaba con una Constitución, Como la federal de 1824, que podría haber enorgullecido a cualquier país de avanzada cultura jurídica, su expedición no fuc obstáculo para que durante su vigencia comenzara la trágica etapa de los pronunciamientos militares, fruto de las ambiciones personales de poder de los personajes que se consideraron "hombres fuertes" de la época. El periodo presidencial era de cuatro años, y al llegar a su término el gobierno de don Guadalupe Victoria, hubo dos candidatos para sucedcrlo: los generales Gómez Pedraza y Vicente Guerrero. El primero ocupó la presidencia merced al apoyo oficial que sc le dispensó, pero inconformes sus adversarios, hicieron estallar diversos pronunciamientos, bajo cuya presión el Congreso se vio obligado a declarar nulas las elecciones y designar como presidente al antiguo insurgente, quien tomó posesión de este alto cargo el primero de abril de 1829. Durante el gobierno de Guerrero se registró el desembarco del brigadier español Isidro Barradas, quien Con un ejército de cuatro mil hombres bien pertrechados intentó reconquistar a México para someterlo nuevamente a la dominación hispana. Guerrero confirió a don Antonio López de Santa Anna la misión de combatir a Barradas, habiendo derrotado al jefe español, obligándolo a- recmbarcarse. Este hecho concitó indirectamente antipatías a Guerrero, cuyo gobierno, merced a ese sonado triunfo, adquiría popularidad, por una parte, y era víctima dc la traición dc parte de uno de sus importantes componentes, el general Anastasio Bustamante, quien, en su carácter de vicepresidente de la República asumió el Poder Ejccutivo después de haber obtenido la declaración de nulidad de la elección del presidente. Al gobierno de Bustamante se achaca uno de los actos más bochornosos y viles que registra nuestra historia: la celada que por su cuenta tendió a Guerrero el genovés Pícaluga para entregarlo a un piquete de tropas gobiernistas a fin de que

130

LAS GARANTfAS INDIVIDUALES

posteriormente se le fusilara, hecho éste que ocurrió en Cuilapa el 14 de febrero de 183i. A la caída de Bustamante, que se debió, según se afirma, a que él mismo en los llamados Tratados de Zavaleta reconoció que era un usurpador, las elecciones que se celebraron llevaron a la presidencia de la República a Santa Anna y a la vicepresidencia a don Valentín Gómez Farías, quien asumió el Poder Ejecutivo el primero de abril de 1833 en vista de que el primero se retiró, como acostumbraba hacerlo frecuentemente, a su hacienda de Manga de Clavo, y de conformidad con lo dispuesto por la Constitución de 1824. Gómez Farías, quien en mayo de 1822 pugnó porque el entonces Congreso Constituyente del Imperio Mexicano, proclamase sin discusión a.Tturbíde como emperador, en su carácter de vicepresidente de la República y en ejercicio del Poder Ejecutivo Federal, se ostentó como un gobernante de ideas avanzadas, a tal grado que se le considera COmo el precursor 'de la Reforma en unión del doctor José Luis Mora. Enemigo del clero, que en aquella época representaba a la clase económica prepotente y cuya situación le atribuía indiscutible dominio político, Gómez Farías expidió diversos decretos en que prohibió a las autoridades eclesiásticas tratar cuestiones de gobierno civil; declaró la cesación de Ia obligación jurídica de pagar diezmos; suprimió la coacción civil para el cumplimiento de los votos monásticos; secularizó las misiones de las CaIifornias, vedó todas las ventas, imposiciones y redenciones en bienes y fincas de regulares del Distrito Federal a los prelados o ecónomos de sus conventos; y ordenó la substitución de la Real y Pontificia Universidad de México por una Dirección General de Institución Pública." Tales medidas, que tendieron a debilitar la pujanza económica del clero y a restringir su intervención en la vida politica y cultural de México y de cuya atingencia o desacierto no trataremos en esta ocasión, produjeron la violenta- reacción de los grupos politicos que eran decididos partidarios de los privilegios eclesiásticos y enemigos de las tendencias reformistas del gobierno de Gómez Farías demostradas por los drásticos decretos mencionados. Puede afirmarse que las medidas adoptadas por éste y su impugnación cruenta e ideológica, originaron en nuestra historia dos corrientes políticas opuestas, el liberalismo y elconservatismo, cuyas pugnas, que regaron la vida pública de México con la sangre de sus hijos, quedaron prácticamente liquidadas con el fusilamiento de MaxirniIiano en junio de 1867. El liberaIismo se significó como un movimiento político-jurídico sostenedor de una ideología nueva que pugnaba principalmente por la abolición de los fueros y privilegios de las clases sociales que entonces detentaban el poder político y económico (el clero, el ejército y los grupos económicamente fuertes) y por la separación de la Iglesia y del Estado, - confinando a aquélla a los
so Decretos de 6 y 8 de junio; 20 de agosto; 21 y 27 de octubre; 8 y 20 de noviembre

'1 2 de diciembre del año de 1833.

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

131

estrictos límites de su misión espiritual. Los llamados conservadores, en realidad, no tenían una ideología perfectamente definida, pues simplemente se ostentaron como opositores a toda tendencia reformadora del liberalismo, tratando de impedir que éste lograra las finalidades que perseguía. Frente al querer positivo renovador de los liberales, los conservadores asumieron un querer negativo: evitar la implantación política, jurídica y económica de las ideas abrigadas por sus adversarios mediante el mantenimiento del estado de cosas que por aquéllas pudiera afectarse. El conservatismo trató de defender lo que ya existía; no fue, por tanto, un movimiento regresivo; en cambio, el liberalismo pretendió transformar lo existente, reemplazándolo por lo que creyó justo desde el punto de vista político, social yeconómico. Ambas tendencias, hay que reconocerlo, procuraban de buena fe el bienestar y la felicidad de México, aunque en la conducta de algunos personajes que representaban a una y a otra se hayan advertido actos antipatrióticos que no es del caso relatar. Las medidas gubernativas de Gómez Farías provocaron el levantamiento que se Conoce con el nombre de "Religión y Fueros", por cuyo motivo Santa Anna se hizo cargo del Poder Ejecutivo. Bajo la presión de los grupos conservadores que ya comenzaban a tomar cuerpo, el sistema federal establecido en la Constitución de 1824 se substituyó por el régimen central, expidiéndose en diciembre de 1835 las llamadas Siete Leyes Constitucionales, ordenamiento que, a pesar de haber cambiado la forma estatal de México, conservó el principio de la división de poderes (hecho nugatorio por la creación de un cuarto poder denominado Supremo Poder Conservador) 01 e instituyó diversas garantías en favor del gobernado. La Constitución centralista de 1836 es hija espuria de un congreso que, no obstante que emanó de la Constitución de 1824, se erigió en "constituyente" violando con todo descaro el ordenamiento que le dio vida jurídica. Para constatar la ilegitimidad de "Las Siete Leyes Constitucionales" nada más pertinente que citar las palabras del licenciado F. Jorge Gaxiola, quien afirma: "Si el Jefe del Ejecutivo rompía sus títulos legitimes y se rebelaba, cn el fondo, contra su propia administración, el Congreso.no podía guardar una actitud ponderada; el mal ejemplo cundió y la asamblea legislativa declaró que en ella residían "por voluntad de la nación, todas las facultades extraconstitucionales necesarias para hacer en la Constitución de 1824, cuantas alteraciones crea convenientes, en bien de la misma nación, sin las trabas y moratorias que ella prescribe". La asamblea tuvo el inútil pudor de limitar sus funciones, y después de desconocer prácticamente la Constitución de 1824, que, al margen de la misma iba a reformar, quiso respetar uno solo de sus preceptos, el 171, que prohibía terminantemente cualquier enmienda sobre la libertad e independencia del país, su religión, forma de
91 El estudio de dicho "poder" aparece en la obra El Juicio de Amparo, del autor de este libro.

132

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

gobierno, división de poderes, o que atacase la libertad de imprenta. Pero este proceder pareció tímido y el Sexto Congreso consideró p""ferible declararse por sí y ante sí en verdadero constituyente, "con amplias facultades para variar la forma de gobierno y constituir a la nación de nuevo". "La asamblea destruyó en esta forma el principio que sustentaba su propia legalidad. Dio un original 'golpe de Estado parlamentario', que por lo demás fue calificado, en aquel entonces, como 'la única navecilla que por ahora puede salvar a la nación de un naufragio' (palabras del diputado Pacheco pronunciadas el 29 de abril de 1835) Y de aquí salieron las llamadas Siete Leyes, que formaron la Primera Constitución centralista del país, y que, del año de 1836 al de 1841, habían de ser el estatuto fundamental de nuestra organización política," La primera de las Siete Leyes Constitucionales de 1836 se refiere a los derechos' y obligaciones de los mexicanos y habitantes de la República y en sus preceptos se contienen diversas garantfas de seguridad jurldica, tanto en relación con la libertad personal como con la propiedad, al disponerse que nadie podía ser detenido sin mandamiento de juez competente y que la privación de los bienes de una persona, de su libre uso y de su aprovechamiento sólo podría llevarse a cabo cuando lo exigiera la pública utilidad. Además, en la propia Primera Ley se consagra la libertad de emisión del pensamiento, prohibiéndose la previa censura para los medios escritos de expresión, así como la libertad de traslación personal y de bienes fuera del

país."
El cambio de la forma de Estado que se operó en virtud de la Constitución centralista de 1836, no puso fin al padecimiento endémico de nuestra vida pública: los pronunciamientos, "cuartelazos" y levantamientos militaristas. Contra el gobierno de Bustamante, emanado de dicha Constitución, se suceden los famosos "planes", que no eran, en la mayoría de los casos, sino la careta con que se disfrazaban frente a un pueblo carente de opinión las ambiciones personalistas de poder. La implantación del ré'02 La sustitución del régimen federal por el régimen central que operó el documento constitucional a que nos referimos, originó que Yucatán reasumiera su soberanía convirtiéndose en auténtico "Estado libre y soberano". Al organizarse jurídica y políticamente con este carácter, su asamblea constituyente expidió la famosa Constitución de 1840. obra primordialmente del ilustre don Manuel Crescencio Rejón. en la que este patricio plasma su ideario sobre las trascendentales funciones del Poder Judicial dentro de un régimen de derecho en el que impere el principio de supremacía constitucional. Como es bien sabido, de ese. ideario brotó la concepción del juicio de amparo que se instituye en la mencionada Ley Fundamental Yucateca, misma que analizamos en nuestra obra respectiva a propósito de la creaci6n de nuestro glorioso juicio de garantías. Por lo que concierne a la situación del gobernado frente al poder estatal dentro del sistema establecido en la Constitución de 1840 este ordenamiento reconoció en su favor las potestades naturales inherentes a la personalidad humana, convirtiéndolas en garandas individuales, tales como las que atañen a la libertad de pensamiento, de imprenta, etc., instituyendo por primera vez en México la religiosa. Además, en la propia Constitución se consagran garantías de seguridad jurídica en favor de la libertad personal y en lo que respecta a los juicios penales, análogamente a las consignadas en los artículos 16, 19 Y 20 de nuestra Ley Fundamental vigente.

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

133

gimen central fue la causa, o al menos el pretexto, para que Tejas exigiera su independencia. Por su parte, Yucatán, molesto porque el centralismo lo degradó al convertirlo en un simple departamento, opta por separarse de la República Mexicana. Estos hechos, que revelaban el peligro de un paulatino desmembramiento de nuestro país, provocaron la reacción de los partidarios del federalismo para restaurar el imperio de la Constitución de 1824-. Sería prolijo relatar los múltiples levantamientos que bajo diversos "programas salvadores" se registraron en la etapa más caótica de nuestra historia: la que comprende la vigencia de las Siete Leyes Constitucionales. La República presentaba el aspecto de un gran teatro, en que el pueblo espectador, sin tomar realmente partido en favor de ninguna de las facciones, presenciaba diversos escenarios de mutación constante (los cargos de presidente) en que los actores se sucedían unos a otros en el paroxismo del poder (los diferentes pronunciados), ambicionado a la vez por Santa Auna, Bustamante, G6mez Pedraza, Bravo, Á1varez y otros muchos "patriotas". El antiguo vencedor del español Barradas, tras una serie interminable de peripecias, escaramuzas y ardides, proclama el tristemente célebre Plan de T acubaya, en que apoyara posteriormente su descarada dictadura, declarando la cesaci6n de todos los poderes existentes en virtud de la Constituci6n de 36, exceptuando al judicial (al que después manej6 a su antojo) y previniendo que se nombrara por el "jefe de la revoluci6n" una junta que debiera designar "con entera libertad" a la persona que se hiciese cargo del Poder. Ejecutivo, entretanto un "congreso constituyente" organizara a la naci6n." El primer paso dado "libremente" por dicha junta fue la declaración a favor de don Antonio L6pez de Santa Anna como Presidente de la República, cargo que en esta ocasi6n ocup6 por sexta vez. En 10 de diciembre de 184-1 Santa Anna lanza la convocatoria prevista en el Plan de Tacubaya para un Congreso Constituyente, el cual debería quedar instalado el primero de junio de 184-2. Del seno de este congreso se designa a una comisi6n compuesta por siete miembros encargada de elaborar un proyecto constitucional. Dicha comisi6n, a su vez, se dividió en dos grupos, estando el minoritario integrado por don Mariano Otero, Espinosa de los Monteros y Muñoz Ledo, quienes formularon un proyecto de naturaleza federalista, a diferencia del que elabor6 la mayoría, el cual tendia a reiterar el régimen central de la Constitución de 1836. Sin embargo, el Congreso Constituyente no pudo discutir tales proyectos, porque por decreto expedido el 19 de diciembre de 184-2 por don Nicolás Bravo, a la sazón Presidente de la República merced a la "designaci6n" que en su favor hizo Santa Arma, se nombro una Junta de Notables "compuesta de ciudadanos distinguidos por su ciencia y patriotismo", encargada de formar las bases para organizar a la naci6n....
98 Dicho plan fue expedido el 28 de septiembre de 1841. en cuyas bases primera a séptima se establecieron los anteriores puntos. 94 Entre, los ochenta miembros que componían la expresada Junta se encontraban el

134

LAS GARANTIAS INDIVIDUALES

Al efecto, el 13 de junio de 1843, "el general don Antonio López de Santa Anna, benemérito de la patria y Presidente provisional de la República", anunci6 la expedici6n, por la Junta de Notables citada, de las llamadas Bases de Organización Política de la República M exicana, Este ordenamiento, cuya ilegitimidad es notoria, reiteró e! régimen central implantado por la Constituci6n de 1836. Adopt6 el principio de la separaci6n o división de poderes, depositando el legislativo en dos cámaras, una de diputados y otra de senadores (estos últimos e!egibles por las asambleas departamentales, por la cámara de diputados, por e! Presidente de la República y por la Suprema Corte de Justicia) (art. 32); el ejecutivo en un magistrado (Presidente de la República) cuyas funciones durarían cinco años; y e! judicial en una Suprema Corte de Justicia, en los tribunales superiores y jueces inferiores de los departamentos.: Por lo que concierne a las garantfas del gobernado, las Bases Orgánicas de 1843 superaron a las Constituciones de 1824 y de 1836, al contener en un capitulo explicito y de manera más completa que en estos dos últimos ordenamientos, un cuadro general de los derechos "de los habitantes de la República" (arts. 7 a 10). El 2 de enero de 1844 vuelve a ser designado Presidente de la República por e! Congreso Nacional y de acuerdo con las citadas Bases Orgánicas e! general Santa Auna, quien, pretextando motivos de salud, manifiesta no poder tomar posesi6n de dicho cargo el primero de febrero siguiente, en cuya virtud se nombr6 presidente interino a don Valentin Canalizo. En 4 de junio de! propio año, Santa Auna asume la presidencia, cesando en sus funciones Canalizo, quien vuelve al interinato presidencial tres meses después a consecuencia de otro de los acostumbrados retiros de! "benemérito de la patria" a SUS fincas en e! Departamento de Veracruz, Hastiado el Congreso por los frecuentes retiros de Santa Anna, que más bien significaban huidas estratégicas de la Presidencia de la República cuando alguno de los muchos problemas que aquejaban a la naci6n se avecinaba, por decreto de 17 de diciembre de 1844 lo desconoci6 como Jefe del Ejecutivo nacional, "por haberse sublevado contra e! orden constitucional", ya que no pidi6 permiso al' Congreso para acudir a sofocar e! levantamiento de Paredes Arrillaga en Jalisco y en vista de que no reconoci6 al gobierno de don José Joaquin '<le Herrera, a la sazón designado presidente interino en substituci6n de Canalizo. Este fracaso político oblig6 a Santa Auna a desterrarse, embarcándose rumbo a La Habana en junio de 1845. Bajo e! gobierno de Herrera, a mediados del año de 1846 se declar6 el estado de guerra con los Estados Unidos, única manera decorosa de responder a la vileza que entrañ6 la anexi6n de Tejas a la Uni6n Americana.
general Valentín Canalizo. don Manuel Dublán, los licenciados José Urbano Fonseca, Fernando Ramírez, Andrés Quintana Roo, el general Mariano Paredes Arrillaga y otros.

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

135

Nuestro país, en plena bancarrota económica, desorganizado, infectado con el virus de los pronunciamientos que lo dividian interiormente y lo debilitaban para repeler la injusta y aleve agresión del poderoso país vecino, se aprestó, sin embargo, para defenderse a sabiendas de su impotencia y de su fatal y desgraciada derrota. El Presidente Herrera dispuso la defensa de la República, poniendo bajo el mando del general Paredes Arrillaga los elementos militares con que escasamente contaba el gobierno. Las ambiciones mezquinas de Paredes por conquistar el poder triunfan sobre el deber que como militar le incumbía para proteger a la patria contra el invasor extranjero y en vez de combatir a las tropas norteamericanas, se levanta en San Luis Potosí, logrando que el Congreso lo designe presidente interino. La gueITa contra los Estados Unidos significó una magnifica oportunidad para los federalistas, no en el sentido de demostrar su patriotismo defendiendo a México, sino de soliviantarse contra el gobierne¡ centralista. Así, el 4 de agosto de 1846, el gcneral Mariano Salas formuló un plan en la Ciudadela de México desconociendo el régimen centralista y pugnando por la formación de un nuevo congreso "compuesto de representantes nombrados popularmente, según las leyes electorales que sirvieron para el nombramiento del de 1824". En dicho plan se invitó a don Antonio López de Santa Anna para que se sumara al movimiento que implicaba, "reconociéndolo desde luego como general en jefe de todas las fuerzas comprometidas y resueltas a combatir porque la nación recobre sus derechos y asegure su libertad y se gobierne -por sí misma". Conforme a la convocatoria que dos días después lanzó el propio Salas en su carácter de "jefe del ejército libertador republicano en ejercicio del supremo Poder Ejecutivo", el Congreso a que aludía el Plan de la Ciudadela debería quedar instalado el 6 de di, ciembre de 1846, en la inteligencia de que mientras se expedía una nueva Constitución, regiría la federal de 1824 (decreto de agosto 22 del mencionado año). Uno de los primeros actos del nuevo Congreso consistió en designar presidente interino de la República a Santa Anna y vicepresidente, a don Valentín Gómez Farías (decreto de 26 de diciembre de 1846), Y seguidamente, en 10 de febrero de 1847, restauró la vigencia de la Constitución de 1824, reimplantándosc así el régimen federal. Este ordenamiento 'constitucional evidentemente urgía modificaciones para adaptarse al estado de cosas que prevalecían en 1847, y en tal virtud, el 18 de mayo de este año, se expidió el Acta de Reformas, cuyo preámbulo afirmaba lo siguiente': "En nombre de Dios, Creador y Conservador dc las sociedades, el congreso extraordinario constituyente, considerando: Que los Estados mexicanos, por un acto espontáneo de su propia e individual soberanía (lo que no es- verdad) y para consolidar su independencia, afianzar su libertad, proveer a la defensa común, establecer la paz y procurar el bien, se confederaron en 1823, y constituyeron después en 1824 un sistema político de unión par", su gobierno general, bajo la forma de República popular representativa, que

136

LAS GARANTIAS INDIVIDUALES

aquel pacto de alianza, origen de la primera Constitución y única fuente legítima del poder supremo de la República, subsiste en su primitivo vigor, y es y ha debido ser el principio de toda institución fundamental; que ese mismo principio constitutivo de la Unión Federal, ni ha podido ser contrariado por una fuerza superior, ni ha podido ni puede ser alterado por una nueva Constitución; y que para más consolidarle y hacerle efectivo, son urgentes las reformas que la experiencia ha demostrado ser necesarias en la Constitución de 1824, ha venido en declarar y decretar, y en uso de sus amplios poderes, declara y decreta: ... " Las prescripciones más importantes del Acta de Reformas de 1847 fueron las siguientes: declaración de que una ley secundaria fijarla las garantias de libertad, seguridad, propiedad e igualdad en favor de todos los habitantes de la República (art, 5'); supresión de la vicepresidencia (art. 15); establecimiento del principio de facultades expresas para los poderes de la Unión, sin que se entendieran permitidas otras por falta de expresa restricción (art. 21); institución del juicio de amparo para proteger a cualquier habitante de la República, en el ejercicio y conservación de los derechos concedidos constitucional y legalmente contra todo ataque de los poderes legíslativo y ejecutivo de la Federación o de -los Estados (art. 25); potestad para el Congreso General o las legislaturas locales, a fin de que pudiesen declarar anticonstitucionales, respectivamente, las leyes de las entidades federativas. o las federales (arts, 23 y 24). La eficacia juridica de las garantías individuales declaradas simplemente en el Acta de Reformas se supeditó a la expedición de una ley constitucional que las instituyera de manera específica, adoptando en este punto la idea de don Mariano Otero expuesta en su célebre "voto particular" de cinco de abril de 1847.
Al respecto, el ilustre jalisciense decía: "Entiendo que la Constitución actual

debe establecer las garantías individuales, y sobre bases de tal manera estables, que ninguno de los hombres que habiten en cualquier parte del territorio de la República, sin distinci6n de nacionales y extranjeros, tengan que extrañar
sobre este punto las mejores leyes de la Tierra. Dominado por este pensamiento,

propongo que la Constitución fije los derechos individuales y asegure Su inviolabilidad, dejando a una ley posterior, pero general y de un carácter muy elevado, el detallarlos." De manera distinta opinaban los señores Fernando Agreda, Manuel Crescencio Rejón, José Maria del Río y Manuel Buenrostro, diputados designados por el Distrito Federal, pues para ellos en la Constitución debían especificarse
las garantías individuales, sin dejar su institución a la legislación secundaria, aunque tuviese el rango elevado que pretendía Otero. Redactaron al efecto un

documento, fechado el 29 de noviembre de 1846, en que proponían la inserción dentro del texto constitucional- de diversas garantías, figurando entre ellas las relativas. -a la preservación de la libertad personal frente a detenciones arbitrarias y a la incomunicación, a la de legalidad, a la protección de la propiedad privada, a la libertad de industria y de reunión, al derecho de petición y a la

seguridad del domicilío.

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

137

Desventuradamente, el voto de Otero y la proposición de los mencionados diputados, encabezados por Rejón, no se enfrentaron en el seno del Congreso, ya que éste, en ausencia del egregio yucateco, adoptó el punto de vista del jalisciense. Ello se debió a que, según explican Carlos A. Echánove y Trujillo y Santiago Oñate, "En la discusión y votación del voto particular faltó la polémica entre Rejón -jefe de la mayoría de la comisión- y Otero", falta que obedeció a que "el 19 de abril (de 1847) llegó a México un periódico de Washington, el Commercial Advertiser, en el que se daba la noticia de que llegaría a México el mayor general Benton, provisto de todos los secretos diplomáticos, y con tres millones de dólares disponibles para concluir un tratado. El periódico afirmaba que Benton entablaría "comunicaciones con el señor Rejón inmediatamente". En la sesión de ese mismo día Rejón rechazó con energia el cargo que se le hacía, pero a pesar de ello una multitud enardecida por la derrota de Cerro Gordo, atacó al diputado Rejón y trató de lincharlo. Rejón se considero sin libertad ni garantías y desde entonces dejó de concurrir a las sesiones del Congreso" .9lS Con el objeto de hacer efectivas las garantías de libertad, seguridad, propiedad e igualdad que proclamaba el artículo 5 del Acta de Reformas, el diputado José Maria La/ragua presentó un proyecto de ley constitucional el 3 de mayo de 1847 que no fue aprobado por el Congreso. A su vez, el 29 de enero de 1849, los senadores Otero, Robredo e lbarra formularon otro proyecto de "Ley Constitucional de Garantías Individuales" que corrió la misma suerte que el anterior.P" Puede sostenerse, en consecuencia, que bajo la referida Acta las garantías del gobernado s610 se declararon teóricamente, pues su especificación y, por ende, su eficacia jurídica se sujetaron a una ley que no lleg6 a expedirse. Pese a esta omisión legislativa, y según relata Santiago Oñate, el 13 de agosto de 1849 se pronunci6 en México la primera sentencia de amparo, en cuyo caso el quejoso fue Manuel Verástegui y don Pedro Zámano el Juez de Distrito que "le dispensó" la protecci6n solicitada contra el gobernador del Estado de San Luis Potosí. El fallo respectivo se fundó substancialmente en el artículo 25 del Acta de Reformas (que instituyó el juicio de amparo), no obstante que este precepto tampoco fue reglamentado."

Después de que se suceden en la Presidencia de la Rcpúhlica Manuel de la Peña y Peña y José Joaquín de Herrera, la Cámara de Diputados del Congreso General, COn fundamento de los artículos 84 y 85 de la Constitución federal, declaró como Jefe del Ejecutivo al general Mariano Arista, uno de 105 pocos hombres bien intencionados de la época y que trató de desarrollar su actividad gubernativa por cauces realmente constructivos. Sin embargo, la moralización que pretendió imprimir a su .'gobierno afectó muchos intereses creados, imposibilitándolo para continuar digna y honestamente en el poder, por lo que se vio obligado a presentar su renuncia como 'presidente de la República que el Congreso aceptó el 6 de enero de 1853, Justamente dos años después de que asumió dicho alto cargo. Para substi~5 "El Acta de Refo~mas· de 1847". Estudio publicado en la obra D-erechos del Pueblo Mexicano - México a través di sus Constituciones, editada en 1967 por la XLVI Legislatura de la Cámara de Diputados, tomo II, pig. 26. . !.lO En atención a la importancia que para la historia de las garantías individuales en México tienen di~os dos proyectos, los reproducimos"COmo A~iñdic~s 111 y"iv esta ob~a. (l~ lbíd. Págs. 39 a 43.

de

138

LAS GARANTIAS INDMDUALES

tuir a Arista, la Cámara de Diputados de dicho cuerpo legislativo nombró a Juan B. Ceballos, quien venía ocupando la Presidencia de la Suprema Corte de Justicia. Mediante un clásico golpe de Estado, indigno de un ex representante del Poder Judicial Federal, Ceballos decretó la cesación del Poder Legislativo de la República (19 de enero de 1853), ordenando se convocara a un Congreso extraordinario para reformar la Constitución entonces vigente (la de 1824), con e! pretexto de que el Congreso ordinario no estaba facultado para introducir en dicho ordenamiento las modificaciones que reclamaba la "voluntad" del pueblo expresada a través de diversos pronunciamientos habidos en diferentes lugares del teritorio nacional y a los cuales se había adherido la guarnición de la ciudad de México. Roto el orden constitucional en virtud de la supresión de la asamblea legislativa, se apodera de la Presidencia de la República, sin más titulo que mediante uno de los incontables pronunciamientos que por desgracia han caracterizado a las época. más aciagas de nuestra historia, Manue! Maria Lombardini, quien por decreto de 17 de marzo de 1853 y con apoyo "en e! articulo 5 del convenio acordado en 6 de febrero anterior entre el jefe de la división de Jalisco y Estados adheridos al Plan de Guadalajara, e! jefe de la división Robles y los señores comisionados por la división Lombardini", declaró Presidente de la República a don Antonio López de Santa Anna y a consecuencia de una curiosa "elección" celebrada en el salón de la Cámara de Diputados (sin diputados) que se verificó por el insólito procedimiento de abrir unos misteriosos "pliegos" conteniendo los "votos" respectivos. El gobierno -del veleidoso Santa Anna, emanado de los anteriores acontecimientos, constituyó uno de los más afrentosos Impactos contra la dignidad política del pueblo mexicano. Fruto de un golpe militar que embozaba, como tantos otros, ambiciones mezquinas de poder respaldadas por la actitud oprobiosa de un ex presidente de la Suprema Corte, su ilegitimidad era notoria. Sin ninguna norma juridica que rigiera sus actos, pues el orden constitucional había desaparecido; frente a un pueblo que carecía de conciencia cívica e indiferente, por desgracia, a los nefastos pronunciamientos; y en ausencia de toda ideología politica que no fuese la suya personal, Santa Anna hizo de su gobierno la más execrable de todas las dictaduras. Bajo la forma meramente verbalista de "Presidente de la República", el astuto mutilado encarnó a un sátrapa, de cuya caprichosa voluntad dependia toda la vida pública de México. En su persona se concentraron todas las funciones estatales: dictaba leyes, las ordenaba cumplir y organizaba a discreción los tribunales. A falta de todo fundamento más o menos juridico que pudiese aparentemente justificar sus actos gubernativos ante el pueblo, tuvo, sin embargo, un gesto de falsa pudicia para tratar de legitimar su conducta: la invocación constante de "facultades que le confirió la nación" como si

SITUACIÓN DEL GOBERNADO EN LA HISTORIA

139

ésta hubiese estado constituida por los ambiciosos y descarados militares que 10 llevaron al poder. Son numerosísimos los decretos que expidi6 Santa Anna sobre las distintas materias que comprendía la vida pública de México; y s6lo con el objeto de dar una idea de lo omnímodo de su gobierno dictatorial, nos permitiremos aludir a varios de ellos. Legisl6 sobre las facultades que en su personal concepto debían tener los gobernadores de los Estados (decreto de 11 de mayo de 1853) ; dict6 una ley para el arreglo de lo contencioso-administrativo (Dec. de 25 de mayo de 1853); sujet6 a los ladrones a la jurisdicci6n militar (Dec. de mayo 20 de 53); restableci6 las alcabalas (Dec. de 2 de junio de 63); expidi6 una ley penal para los empleados de Hacienda (Dec. de 28 de junio); orden6 uniformar a los miembros de la Suprema Corte (Dec. de julio 5) j cre6 una ley expropiatoria (Dec. de 7 de julio) y otra sobre traidores a la patria (Dec. de 9 de julio); derog6 el decreto de la legislatura de Oaxaca que sancion6 el C6digo Civil del Estado (Dec. de julio 27); expidi6 una ley sobre conspiradores tratando de afianzar su gobierno contra sublevaciones, pronunciamientos o cualquier otro acto que afectara a su régimen (Dec. de primero de

agosto); delimit6 la jurisdicci6n del Tribunal Mercantil [Dec. de 12 de septiembre) ; expidi6 una ley orgánica sobre lo, tribunales y juzgados de Hacienda (Dec. de 20 de septiembre); determin6 que los Estados de la República se llamasen Departamentos (Dec. de 21 de septiembre); derog6 las leyes del Estado de Veracruz de 10 de febrero y de 15 de marzo de 1849 sobre tratamiento (Dec. de 24 de octubre); estableci6 una contribuci6n sobre posesi6n de perros (Dec, de 2 de noviembre); declaró nulas las enajenaciones de terrenos baldíos hechos por los Estados (Dec. de 25 de noviembre); expidi6 una ley sobre el arreglo de la administraci6n de justicia (Dec. de 16 de diciembre) ; ordenó la cesaci6n de los fueros de los diputados (Dec. de la misma fecha) ; cre6 una ley sobre extranjería y nacionalidad (Dec. de 30 de enero de 1854) y sobre nacionalidad de las sociedades comerciales (Dec. de 16 de. febrero) ; prohibi6 la introducción en la República de impresos que atacaran o censuraran al gobierno (Dec. de 16 de marzo); declar6 milos varios decretos de las legislaturas de los Estados (Dee. de 31 de mayo); expidi6 un C6digo de Comercio, cuyo autor fue don Teodosio Lares, ordenamiento que, no obstante su vicio de origen, significó un indudable adelanto en la evolución jurídica de México (Dec. de 16 de mayo).

Un pueblo puede tolerar por algún tiempo las vejaciones reiteradas de que lo hagan víctima sus autoridades; puede padecer pacientemente la más indignante opresión de su gobierno; pero llega un momento en que hombres decididos a romper el oprobio lo sacan de su letargo y lo tornan en furibundo reconquistador de sus derechos. Ello aconteci6 el primero de marzo de 1854, en que un grupo de militares, procediendo de manera contraria a como habían actuado muchos de sus colegas eri ocasiones anteriores, lanzó por todos los ámbitos de la República y desde la pequeña población de Ayuda una estruentosa proclama de libertad, formulando un plan reivindicador cuyo objetivo fundamental consisti6 en reorganizar jurídicamente a nuestro país bajo la forma republicana, representativa y popular y sobre la base del respeto a las garantías individuales. A dicho grupo, por invita-

140

lA')

GARANTÍAS INDIVIDUALES

ción del coronel don Florencio Villarreal que lo encabezaba, se adhirió en el puerto de Acapulco el día 11 siguiente, otro conjunto de militares de diversas jerarquías (entre los que se encontraba don Ignacio Comonfort), que COn algunas modificaciones suscribió gustoso el Plan de Ayutla, y cuyas tendencias básicas se analizarán posteriormente. Su Alteza Serenísima, confiado en la solidez de su poderío, en un principio no dio importancia al movimiento que se alzaba contra su dictatorial gobierno; pero como la sublevación cundía por diferentes regiones del territorio nacional, se decidió a combatirla. Sin embargo, el apoyo militar con que contaba Santa Anna se iba mermando gradualmente y el 8 de agosto de 1855, con el pretexto de "atender personalmente el restablecimiento del orden" marchó al Departamento de Veracruz, abandonando pocos días después el territorio de la República, adonde no regresó hasta febrero de 1874, víctima de la indiferencia pública, para morir dos años más tarde, olvidado por todos. La proclamación del Plan de Ayutla se revela en la historia de nuestro país como un acontecimiento iniciador de una auténtica revolución que culminó con la expedición de la Constitución Federal de 1857, rectora jurídica de los destinos patrios hasta los trágicos hechos de febrero de 1913, merced a los cuales la usurpación gubernativa de Victoriano Huerta desencadenó el movimiento revolucionario de restitución del orden constitucional emanado del famoso Plan de Guadalupe formulado principalmente por don Venustiano Carranza. La motivación del Plan de Ayuda se tradujo no sólo en el designio de suprimir la dictadura de Santa Anna, sino en la tendencia para estructurar a México de una manera estable desde el punto de vista jurídico y político. No se pretendió, a través de él, simplemente substituir un gobierno por otro mediante un mero cambio de los detentadores del poder (fenómeno éste que abunda en nuestra historia), sino establecer un orden constitucional que garantizara la permanencia de la vida institucional de la República. Claro está que dicha pretensión se descubre en las finalidades de diversos planes anteriores, que, o se vieron frustrados por la realidad histórica, o sólo significaban estratagemas para engañar al pueblo y encubrir ambiciones personales de poder. El Plan de Ayuda como mero acto de preparación revolucionaria y como medio para instituir un régimen constitucional, habría estado condenado al fracaso, como tantos otros" en el supuesto de que no hubiesen concurrido dos circunstancias fundamentales: el triunfo del partido liberalrepublicano que se logró con definitiva hasta la liquidación del imperio de Maximiliano sostenido por las fuerzas francesas de intervención y por los conservadores, y la legitimación de la Carta Política de 1857 en la conciencia de gobernantes y gobernados. De no haber mediado esas dos circunstancias primordiales, el Plan de Ayuda sólo hubiera significado en nuestra historia política lo que denotó la Constitución de Apatzingán, a saber, un mero documento de interés histórico en que se plasmaran las ideas libertarias de un grupo de hombres que con patriotismo y buena fe deseaban el progreso y bienestar del pueblo mexicano conforme a una ideología política determinada. El Plan de Ayuda y las modificaciones que se le introdujeron en Acapulco fueron obra exclusiva de un grupo de militares. cuyos designios no eran

SITUACIÓN DEL GOBERNADOR EN LA HISTORIA

141

otros que los de invitar a la nación a organizarse como mejor le conviniese mediante la integración de un Congreso Constituyente. Como protesta espontánea contra la dictadura de Santa Auna, no propendió a la imposición de ningún sistema político, pues aunque en él se contiene la profesión de fe republicana y liberal, se dejó la posibilidad en favor de la voluntad mayoritaria de la nación para que se le hiciesen las modificaciones que ésta acordara y las que serían acatadas "en todo tiempo" por sus suscriptores. 98 Es evidente que el Plan de Ayuda desató dos importantes movimientos armados que comprenden sendas etapas en la guerra civil que provocó: el que culminó con la eliminación del gobierno dictatorial de Santa Auna y el que terminó con el triunfo del partido liberal, sostenedor de los principios, instituciones y leyes que de dicho documento se derivaron. En efecto, los objetivos inmediatos del mencionado plan, una vez satisfechos los propósitos de derrocamiento de la dictadura santanista, consistieron en la designación de un presidente interino investido con amplias facultades "para reformar todos los ramos de la administración pública, para atender a la seguridad e independencia de la nación y para promover cuanto conduzca a su prosperidad, engrandecimiento y progreso". Dichas facultades no tenían otra restricción que la de "respetar inviolablemente las garantlas individuales", debiendo su titular "convocar a un Congreso extraordinario conforme a las bases de la ley que fue expedida con igual objeto en 10 de diciembre de 1841". La desaparición de Santa Auna de la vida pública de México no bastó para pacificar al país, pues la obra fundamental de dicho Congreso, la Constitución Federal de 1857, y las leyes y decretos reformadores que los gobiernos emanados del Plan de Ayutla fueron expidiendo, originaron la cruenta resistencia de los grupos políticos conservadores que se oponían a la implantación del nuevo estado de cosas. Por ello nos hemos atrevido a afirmar que la trascendencia revolucionaria del Plan de Ayuda no radica en su mera proclamación, sino en las consecuencias políticas e históricas que de él se derivaron, es decir, en la legitimación ante la conciencia mayoritaria del pueblo mexicano del Código Político de 1857 y de las llamadas "Leyes de Reforma" que a la postre sólo fueron y han sido repudiadas por grupos minoritarios, así como en la derrota definitiva infligida al partido conservador hasta junio de1867. Sin embargo, a pesar de que el Plan de Ayuda fue por sí solo insuficiente como causa directa e inmediata de la victoria del liberalismo y de la Reforma en nuestro país, tiene indiscutiblemente el mérito de haber sido un documento genuino de preparación revolucionaria, ya que los motivos que
98 Es obvio que la "voluntad nacional mayoritaria" que respaldó el Plan de Ayuda y la obra fundamental derivada de él, o sea la Constitución de 1857, no se externo mediante ningún plebiscito ni referéndum, sino que se reveló en la aceptación tácita de las ideas y principios que en ambos documentos se contuvieron; pues una vez sofocado para siempre el movimiento conservador, los sucesos históricos posteriores a 1867 no manifestaron tendencias contrarias al régimen republicano, representativo y federal; y si hubo inconformidades contra la transformación social y política que se operó en virtud de dicha Constitución y de la legislación secundaria conexa, tal hecho debe estimarse sólo imputable a minorías ridículas integradas por clases sociales que por su posición económica o sus ideas simpatizaban con el ideario conservador.

142

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

determinaron su proclamación y los objetivos que persiguió lo colocan en ese rango. En efecto, refiriendo a dicho plan los diferentes atributos que peculiarizan a toda revolución y la distinguen de cualquier movimiento alterador de un statu-quo, se llega a la conclusión que se acaba de apuntar por las siguientes consideraciones: l. El Plan de Ayuda propendió a derrocar violentamente la dictadura santanista, es decir, un gobierno de facto, espurio y oprobioso. Así lo declaró en su base primera al expresar que "Cesan en el ejercicio del poder público, el excelentísimo señor general don Antonio López de Santa Anna y los demás funcionarios que como él hayan desmerecido la confianza de los pueblos." (Primer atributo.) 2. Tuvo como propósito establecer la "igualdad republicana" mediante la abolición de "órdenes, tratamientos y privilegios" abiertamente opuestos a ella, así como la frustración de "tendencias al establecimiento de una monarquía ridícula y contraria a nuestro carácter y costumbres". (Segundo atributo.) 3. Pugnó por la organización "estable y duradera" del país mediante el establecimiento de un orden constitucional "bajo la forma de república, representativa y popular" y sobre la base del "respeto inviolable" de las garantías individuales, disponiendo la formación de un gobierno provisional para que promoviera "la prosperidad, engrandecimiento y progreso" de la patria, así como la convocación a un Congreso extraordinario que expidiera para México una Constitución. (Tercer atributo.) 4. Hizo surgir con perfiles ideológicos perfectamente marcados al partido liberal que sostuvo con las armas la Constitución de 57 y las Leyes de Reforma, y cuyos ordenamientos, una vez logrado el triunfo por sus propugnadores sobre sus adversarios, adquirieron carta de legitimidad en el pueblo mexicano, pues no sólo fueron aceptados por éste sin reticencias cruentas, sino invocados posteriormente por los gobernados contra las arbitrariedades del poder público." (Cuarto atributo.) Las Guerras de Reforma, desde el punto de vista de su significación nacional, están a la altura de las luchas insurgentes. Ambos fueron verdaderos movimientos revolucionarios, coincidentes en su motivación y teleología formales, aunque divergentes en sus causas y objetivos materiales. La insurgencia, sobre todo durante la epopeya de Morelos, pugnó por la emancipación política de nuestro país, por su conversión en un Estado independiente y soberano, luchando contra las fuerzas que sostenían al gobierno colonial. La revolución reformista, originada en el Plan de Ayuda y continuada por el partido liberal, estalla contra una dictadura asfixiante, proclama el régimen republicano, combate por el establecimiento de una igualdad legal individualista frente a los privilegios clasistas de una pseudo-aristocracia, intenta despojar al clero de la preeminencia política y económica que siempre tuvo en la vida pública de México, obligándolo a replegarse dentro del ámbito fun99 Respecto de la idea de "legitimidad constitucional", véanse las ideas que sobre dicho tópico exponemos en nuestro libro Derecho Constitucional Mexicano y las cuales son perfectamente aplicables al caso de la Constitución de 57.

SITUACIÓN DEL GOBERNADOR EN LA HISTORIA

143

cional que le demarca su cometido espiritual. Estas tendencias se basan en los siguientes principios de la ideología liberal: el republicanismo, el federalismo, la igualdad individual ante la ley, el respeto a los derechos de la persona humana, la limitación del poder público frente a los gobernados, la formación democrática del gobierno y la separación de la Iglesia y el Estado; principios que se consagran en la Constitución de 57 y en las Leyes de Reforma. Desde el punto de vista humano, deontológico-jurídico y aun cristiano, el ideario liberal no tiene nada de censurable, pues, por el contrario, refleja el pensamiento jurídico-político a que en su época había llegado la evolución eidética de la humanidad. Es por ello por lo que México pudo orgulloso exhibir ante todas las naciones civilizadas su Constitución de 1857 como uno de los ordenamientos más avanzados del mundo dentro de sus contemporáneos, como una obra jurídica producto de las más preclaras inteligencias mexicanas. Desde el punto de vista puramente ideológico, como sistema de principios, nada tiene de vituperable el liberalismo; y si el derecho positivo fundamental que de él emanó fue susceptible de no acoplarse a la realidad nuestra o impotente para conjurar definitivamente nuestros males inveterados, no por ello dejó de representar un avance decisivo en el desenvolvimiento político-jurídico de México. Se ha dicho que el derecho debe siempre reflejar la realidad, que por modo necesario debe reconocer las situaciones sociales que pretenda regular so pena de no aplicarse, de resultar letra muerta o de no expresar sino un romántico e ingenuo deseo de sus forjadores; pero si tan triste y desairado papel se atribuyera en forma absoluta al derecho, principalmente a toda Constitución, en nuestro régimen jurídico existirían aún las encomiendas, las incapacidades raciales, los privilegios de ciertas clases sociales, los títulos de nobleza, el poder gubernativo abo soluto, la censura en la emisión del pensamiento, la capitis tieminutio del indio, los fueros personales, la hegemonía política y económica del clero y, en general, todas las situaciones contrarias al progreso social, económico y político. Es cierto que la Constitución de 57 y las Leyes de Reforma pudieron no sólo no adaptarse a la realidad mexicana, sino aun contradecirla; pero precisamente en estas circunstancias radicó su mayor mérito, pues cuando una realidad social está plagada de iniquidades, vicios y errores que la sumergen en la injusticia más indignante, el ordenamiento jurídico que se le enfrenta es altamente plausible, máxime que, como en el caso de los principios fundamentales de la legislación liberal, surgió su indiscutible legitimación popular. En efecto, después de la Constitución de 57 y una vez destruido el fracasado imperio de Maximiliano en junio de 1867, équé movimiento revolucionario anti-republicano, anti-federal y anti-popular se hace estallar? ¿Quién pugnó ideológicamente por la supresión de las garantías individuales, por la restauración de las dictaduras, por la reimplantación de los fueros personales y los privilegios de clase o por la reivindicación de la hegemonía política y económica del clero? Es obvio que durante la vigencia de la Constitución de 57 nuestra realidad social, por desgracia, fue refractaria a la observancia positiva de los principios jurídicos y políticos que en aquélla se consagraron; pero ello no es de ninguna manera un baldón para el pensamiento liberal que forjó dicho ordenamiento, sino para todos aquellos,

144

lAS GARAm1As INDMDUALES

gobernantes y gobernados, que pretendieron desconocerlo en su conducta práctica, aunque no en sus ideas primordiales. 100 Durante el periodo de sesiones del Congreso Constituyente de 1856-57. don Ignacio Comonfort, en su carácter de presidente sustituto de la República Mexicana. expide, en mayo de 1856, el "Estatuto Orgánico Proinsumal" en el que se consignan diferentes garantías individuales de seguridad. propiedad e igualdad (arts. 30 a 79). En su exposición de motivos, contenida en comunicación de 20 de mayo de 1856 dirigida al Congreso por el ministro de Gobernación Lafragua, se asienta que la sección quinta de dicho estatuto "es la ofrecida Ley de Garantías Individuales. y en general está tomada del acuerdo aprobado por el último Senado constitucional.w' Como en esa Cámara fue escrupulosamente discutido el proyecto, el gobierno cree haber acertado, adoptándolo con las modificaciones que han parecido necesarias y que son la consecuencia de los principios de progreso y de justicia proclamados por la administración. La libertad, la seguridad. la propiedad y la igualdad. están suficientemente garantizadas. y los ciudadanos pueden vivir tranquilos bajo la égida de la ley, que imponiendo reglas al Poder Supremo asegura a la sociedad contra los avances del despotismo y pone freno a las pasiones. que muchas veces visten con su vergonzosa librea los actos que deben ser únicamente fruto de la razón y de la justicia. En esta sección se proclama la abolición de la esclavitud. se establecen bases para el servicio personal, se declara la libertad de enseñanza. se prohíben todos los monopolios. las distinciones. los privilegios perjudiciales, las penas degradantes y los préstamos forzosos; se restringe la pena de muerte, ya que. por desgracia, no se puede aún decretar su abolición completa; se establecen las penitenciarías. se respeta la propiedad, y en
100

Al afirmar que la Constitución de 57 quedó legitimada en la conciencia de gobernantes

y gobernados pretendemos significar que. una vez restaurada la República en 1867 con el triunfa de las armas que la sostenían sobre el llamado imperio de Maximiliano, ningún movimiento político se levanta contra ella y sus principios. Esto no denota, sin embargo. que su legitimación hubiese equivalido a su puntual observancia ni que. en el campo especulativo. no hubiese sido objeto de critica. Según asevera Daniel Cosía Villegas: "El Congreso Constituyente de 1856 y su obra. la Constitución del año siguiente, han tenido pocos apologistas a cambio de numerosos -, crülcos. Los más de éstos fueron. y lo son, la Iglesia católica y el partido conservador". agregando "del campo liberal surgieron sus mejores críticos" y señala como los más destacados a don Justo Sierra y a don Emilio Rabasa. Ambos convergen en un mismo propósito: justificar el gobierno y la política de don Porfirio Díaz y en un solo medio: introducir reformas a la Constitución para normatlvizar a ese gobierno y a esa política; el uno actúa como periodista y el otro procede como escritor. Sierra expone sus ideas en el periódico LA Libertad Y a distancia de varios lustros, en 1912. Rabasa publica su obra LA Constilucilm y la Dictadura. No está en nuestro ánimo hacer un examen de las ideas de tan distinguidos críticos, pues este tema rebasa los límites de la presente obra, recomendando la lectura del profundo y brillante opúsculo de Cosía Villegas, LA Constuución di 1857 Y sus Crituos, en que su autor trata substanciosa y amenamente el estudio sobre el pensamiento de ambos personajes respecto del tópico anotado. 101 Seguramente. la mencionada sección quinta del estatuto tuvo como antecedente inmediato el proyecto de Ley Constitucional de Garantías Individuales presentado al Senado por Otero. Robredo e Ibarra ei 29 de enero de 1859, pues como sostiene Santiago Oñate "ejerció influencia considerable en el Estatuto Orgánico de Comonfort y en la Constitución Federal de 1857". (op. cu., pág. 33.)

SITUACIÓN DEL GOBERNADOR EN LA HISTORIA

145

suma, se hacen efectivos los principios de libertad, orden, progreso, justicia y moralidad que el gobierno proclamó desde el instante primero de su instalación".102
La Constuuácm de 1857 implanta el liberalismo e individualismo como regímenes de relaciones entre el Estado y sus miembros. Puede afirmarse, pues, que dicha Constitución fue el reflejo auténtico de las doctrinas imperantes en la época de su promulgación, principalmente en Francia, para las que el individuo y sus derechos eran el primordial, si no el único, objeto de las instituciones sociales, que siempre debían respetarlos como elementos superestatales. Más que regímenes de gobierno propiamente dichos, más que sistemas de organización política y jurídica, el individualismo y el liberalismo implican las posturas que el Estado, como entidad superior, debe adoptar frente a sus miembros en las constantes relaciones entre ambos. Dichos regímenes traducen, pues, como todos los demás que son adversos o diversos (socialismo, intervencionismo estatal, etc.), la esfera de actividad, de competencia del Estado en sus relaciones con los gobernados, demarcando la injerencia de sus órganos en el ámbito de conducta de aquéllos. Si bien en un orden jurídico estatal determinado el individualismo y el liberalismo coexisten, complementándose el uno con el otro, ambos presentan, no obstante, profundas diferencias en su concepción política y filosófica. En efecto, puede decirse que el individualismo constituye un contenido posible de los fines del Estado, o sea, que éste opta por la realización de un objetivo, que estriba precisamente en la protección y conservación de la personalidad individual, en aras de la cual precisaría sacrificar cualquier otro interés, naturalmente con las consiguientes salvedades. Por el contrario, el liberalismo implica la actitud que el Estado adopta o asume por conducto de sus órganos frente a la actividad particular, en el sentido de garantizar a ésta un amplio desarrollo mientras no provoque el desorden dentro del medio social. Por eso es por lo que el régimen liberal puro, tal como surgió de los postulados fundamentales de la Revolución francesa, conceptúa al Estado o, para hablar con más propiedad, al gobierno del Estado, como un mero vigilante de las relaciones entre los particulares, en las cuales solamente tiene intervención cuando puedan provocar manifiestos desórdenes en la vida social. Pues bien, ambas posturas estatales, individualista y liberal, derivan claramente del articulado de la Declaración de los Derechos del Hombre de 1789 y se encuentran plasmadas en nuestra Constitución Federal de 1857, cuyo artículo primero dice a la letra: "El pueblo mexicano reconoce que los derechos del hombre son la base y el objeto de las instituciones sociales. En consecuencia, declara que todas las leyes y todas las autoridades del país deben respetar y sostener las garantías que otorga la presente Constitución." Efectivamente, de la simple lectura del precepto que acabamos de transcribir
102 La comunicación a que nos referimos aparece inserta en la obra de don Felipe Tena Ramlrez, LeytS Fundamentales de Mhico, págs. 517 a 525, pudiendo también consultarse en el DeTecho Público Mexicano, de don Isidro Montiel y Duarte.

146

lAS GARANTíAs INDIVIDUALES

se desprende que el Código Político de 1857 consideró, fiel a la tesis individualista, que los derechos del hombre no sólo son el objeto de las instituciones jurídicas, sino su base misma. Los autores de dicha Constitución, además, implícitamente se declararon partidarios del jusnaturalismo en materia de derechos del hombre, tal como puede colegirse de la exposición de motivos respectiva, que en su parte conducente dice: "Persuadido el Congreso de que la sociedad para ser justa, sin lo que no puede ser duradera, debe respetar los derechos concedidos al hombre por su Creador, convencido de que las más brillantes y deslumbradoras teorías políticas son torpe engaño, amarga irrisión, cuando no se aseguran aquellos derechos, cuando no se goza de libertad civil, ha definido clara y precisamente las garantías individuales, poniéndolas a cubierto de todo ataque arbitrario. El acta de derechos que va al frente de la Constitución, es un homenaje tributado en vuestro nombre, por vuestros legisladores, a los derechos imprescriptibles de la humanidad. Os quedan, pues, libres, expeditas, todas las facultades que del Supremo recibisteis para el desarrollo de vuestra inteligencia, para el logro de vuestro
bienestar."

Pero, además, la Constitución de 1857 no sólo adopta una posición francamente individualista en los términos ya apuntados, sino que implanta también el liberalismo como régimen de relaciones entre el Estado y los gobernados. En efecto, de la segunda parte del artículo primero se desprende que toda autoridad debe respetar y sostener las garantías individuales, y en la exposición de motivos relativa se expresa: "El Congreso estimó como base de toda prosperidad, de todo engrandecimiento, la unidad nacional; y, por tanto, se ha empeñado en que las instituciones sean un vínculo de fraternidad, un medio seguro de llegar a establecer armonías, y ha procurado alejar cuanto producir pudiera choques y resistencias, colisiones y conflictos", lo cual viene a indicar, sin dejar lugar a dudas, que al Estado se reputó como un mero vigilante de las relaciones entre particulares, cuya injerencia surge cuando el desenfrenado desarrollo de la libertad individual acarrea disturbios en la convivencia social. El artículo la de nuestra Ley Fundamental de 1857, como se ve, contiene una declaración de carácter dogmático, en el sentido de que los derechos del hombre son la base y el objeto de las instituciones sociales, ruando así según dijimos, el fin del Estado. Ahora bien, esa declaración dogmática, consecuencia evidente del jusnaturalismo, es el antecedente lógico ineludible de la segunda parte del precepto que comentamos, en la que se indica que es precisamente la Constitución la que otorga garantías que deben respetar y sostener todas las autoridades del país, incluyendo a las legislativas. De la exégesis de dicho artículo 10 se concluye que la Constitución de 57 no declaró cuáles eran los derechos del hombre específicamente considerados, sino que, dándolos por supuestos como una verdad incontrovertible, se contrajo a enunciar las garantías, concedidas al individuo, para asegurarlos. Por tanto, al mencionar en sus veintinueve primeros preceptos dichas garantías, por simultaneidad lógica reconoce los primordiales derechos humanos, estableciendo así una identidad entre éstos y aquéllas. Sin embargo, no se debe

SITUACIÓN DEL GOBERNADOR EN LA HISTORIA

147

dejar de advertir que varias de las garantías consignadas en tales preceptos no corresponden a un auténtico "derecho del hombre", según la idea respectiva del jusnaturalismo, o sea, a un derecho anterior y superior a la sociedad, sino a un "derecho del ciudadano", esto es, a un derecho que el hombre tiene, no en su calidad de tal, sino como miembro de la colectividad y dentro de cuyo concepto se comprenden, por lo genera!, las llamadas "garantías de seguridad jurídica". Es importante subrayar que esta distinción la hacía en el fondo la Declaración francesa de 1789, a! referirse a los "derechos del hombre y del ciudadano", como conceptos jurídico-políticos diferentes.103
En torno a la concepción filosófica de los derechos del hombre se suscitó una interesante polémica entre don Ignacio Ramírez; por un lado, y don Le6n Guzmán y don Ponciano Amaga por el otro. Ramírez no era jusnaturalista, pues para él los derechos humanos nacen de la ley y asevera que "antes de decir que los derechos del hombre son la base de las instituciones sociales se debe averiguar y definir cuáles son esos derechos", preguntándose si son los que concede la misma Constitución, los que derivan del Evangelio o del derecho canónico o los que reconocieron el derecho romano y las partidas. sin dejar de observar que el proyecto constitucional olvida los derechos sociales de la mujer. de los niños, de los huérfanos y de los hijos naturales. Guzmán, por vía de refutación. proclama que el hombre es un ser eminentemente libre y social, que al reunirse los hombres en sociedad "convienen en sacrificar un poco de su libertad natural, para asegurar la de los demás, y que esta parte de libertad que se reserva a todos los individuos, es lo que constituye el derecho del hombre en sociedad, y asegurar ese mismo derecho, debe ser el fin de las constituciones y de todas las leyes", concluyendo que por estas razones la Comisión ha acertado en afirmar que los derechos del hombre son la base y el objeto de las instituciones sociales. Corroborando estas ideas, Arriaga sostuvo que los derechos no emanan de la ley, sino que son anteriores a ella y que el ser humano nace con ellos. "El derecho de la vida, el de la seguridad, etc., dice, existen por sí mismos y a nadie ha ocurrido que se necesite una ley que conceda a los niños el derecho de mamar, y a los hombres todos el de alimentarse y el de vivir." Fácilmente se advierte que al discutirse el tema de los multicitados derechos se enfrentaron dos corrientes opuestas, a saber, el positivismo juridico, representado por don Ignacio Ramírez, y el jusnaturaUsmo cuyos voceros fueron en esa ocasión don León Guzmán y don Ponciano Arriaga. Esta última tesis fue compartida por la mayoría de los diputados constituyentes al aprobar por setenta votos contra veintitrés el artículo primero de la Constitución.tw
103 La interpretación que nos hemos permitido sustentar sobre el artículo 1° de la Constitución de 57, se corrobora por la gestación parlamentaria misma de dicho precepto. a través de los debates ocurridos en las sesiones del Congreso Constituyente, efectuadas los días 10 Y 11 de julio de 1856 y en los que se destacaron Arriaga, Ramlrez, Guzmán, vallarta y Mata. (Consúltese Historio. del Congreso ConstiJuytnle, de don Francisco Zarco, tomo 1, págs. 683 a 690: y Derecho Público Mexicano de don Isidro Montiel y Duarte, tomo IV, págs. 161 a 166.) Además, este último jurista. en un estudio prolijo y bien documentado que publicó en el afio de 1889. establece Con claridad la distinción entre los "derechos del hombre" y las "garantías individuales", aseverando que los primeros "están fundados en la ley natural" y que éstas "son creaciones de la ley positiva encaminadas a asegurar el goce de tales derechos por medios que los hagan efectivos" y agrega que "aun cuando no hubiere ninguna ley positiva. habría sin embargo derechos del hombre que son anteriores a toda institución social, pero no habrá garantías individuales" (Revista tk úgislaci6nyJurisprudtncia. Volumen correspondiente a enero a junio de 1889, págs. 164 y 165). 104 ZARCO. Historia tkl Congreso ConstiJuyenh, tomo 1, págs. 683 a 690.

148

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Hemos hecho las anteriores digresiones alrededor del artículo primero de la Constitución de 57 para comparar este precepto con el relativo de nuestra Constitución vigente y poder así constatar la diferente ideología política que en materia de garantías individuales se contiene en ambos ordenamientos fundamentales. En cuanto a los derechos individuales públicos específicos, la Constitución de 57 proclama los mismos que la Constitución vigente, dentro de los cuales sobresalen por su singular importancia los contenidos en los artículos 14 y 16 constitucionales, a los cuales nos referimos posteriormente, haciendo un estudio histórico de ellos, y que tan trascendentales son para la vida jurídica pública del país. La Constüucum vigente se aparta de la doctrina individualista, pues a diferencia de la de 57, ya no considera a los derechos del hombre como la base y objeto de las instituciones sociales, sino que los reputa como un conjunto de garantías individuales que el Estado concede u otorga a los gobem.adns. El individualismo, adoptado en el ordenamiento constitucional próximo anterior, establece que los derechos del hombre, inherentes e inseparables de su personalidad, son supraestatales, es decir, que están por encima de todo orden creado por el Estado, el que, por ende, debe siempre respetarlos y convertirlos en el objeto y base de sus instituciones. Contrariamente a la tesis individualista, nuestra Constitución de 1917 ya no hace figurar a los derechos del hombre como el exclusivo contenido de los fines estatales, sino que, considerando que el pueblo constituido políticamente en Estado es el único depositario del poder soberano, ha expresado en su artículo primero que las garantías individuales son instituidas o creadas por el orden jurídico constitucional. Dice textualmente el mencionado precepto: "En los Estados Unidos Mexicanos todo individuo gozará de las garantías que otorga esta Constitución, las cuales no podrán restringirse ni suspenderse sino en los casos y con las condiciones que ella misma establece." Por consiguiente, nuestra Constitución de 17 resuelve la manifiesta contradicción que teóricamente surge entre la concepción superestatal e irreductible de los derechos del hombre y la soberanía, como poder máximo, sobre el cual nada existe humanamente. Lejos de sustentar nuestra actual Ley Fundamental la tesis individualista, se inclina más bien hacia la teoría rousseauniana, que asevera que las garantías de que pueden gozar los individuos frente al poder público son otorgadas a éstos por la propia sociedad, única titular de la soberanía, en virtud de la renuncia de sus prerrogativas, hecha por sus miembros, las cuales son posteriormente restituidas al sujeto, pero no como una necesidad derivada de una imprescindible obligatoriedad, sino como una gracia o concesión. La voluntad de la nación es, pues, para Rousseau, el elemento supremo en que consiste la soberanía, sobre la cual ningún poder existe y a la cual todos deben sumisión. Ni en el Proyedo de Rejormas a la Cllll.<titw:Wn de 1857 elaborado por don Venustiano Carranza y presentado al Congreso de Querétaro el 10 de diciembre de 1916, ni en los debates habidos en éste, se formulan consideraciones expresas para cambiar el texto y espíritu del arúculo primero de la

SITUACiÓN DEL GOBERNADOR EN LA HISTORIA

149

mencionada Ley Fundamental. No se puso en duda, sin embargo, que el hombre tiene derechos y que esos derechos deben ser garantizados por la Constitución; pero entre esta irrefutable concepción y la de que tales derechos debieran ser el objeto y la base de las instituciones sociales, hay un inmenso abismo. Seguramente, tanto Carranza como los constituyentes de 16-17, tuvieron en cuenta que, al introducirse garantías de carácter social en la Constitución, al no ser ya el individuo el sujeto de protección preferente por parte del Estado, al otorgar a éste mayor intervención en la vida social, la declaración individualista de la Carta de 57 resultaba incongruente con el contenido ideológico de la nueva Ley Fundamental. Por ende, al transformar ésta la actividad estatal, atribuyéndole un radio de acción más amplio, forzosamente se tuvo que adoptar otro principio general respecto a las garantías individuales, que se conceden u otorgan constitucionalmente para asegurar y proteger los llamados derechos humanos. La variación del artículo primero de la Constitución de 57 no supone evidentemente el desconocimiento o rechazo de los derechos del hombre por parte de los forjadores de nuestra Ley Suprema vigente. Lejos de ello, según acabamos de decir, la existencia de tales derechos y su necesario reconocimiento por el orden jurídico eran supuestos ineludibles para la construcción legislativa. La exposición de motivos del Proyecto de Reformas Constitucionales y las ideas emitidas al discutirse su artículo primero en el Congreso Constituyente así lo demuestran. Sería prolijo hacer las transcripciones respectivas donde dichas apreciaciones encuentran su respaldo, bastando para este efecto, citar las palabras del diputado don José Natividad Macias, uno de los más distinguidos constituyentes: "La conclusión a que se ha llegado es que el hombre tiene un derecho fundamental, que es el derecho a la vida, y en este derecho está comprendido el derecho a la libertad, el cual se traduce por el derecho a todas las necesidades naturales del individuo. Hay que rehuir cuidadosamente todas estas discusiones filosóficas que no sirven más que para hacer confusión de las ideas e inducir a errores que siempre son petjudiciales para los pueblos, y venir a una cosa práctica y positiva. Las constuucumes no necesitan declarar cuáles son los derechos; necesitan garantizar de la manera más completa y más absoluta todas las manifestaciones de la libertad. Por eso deben otorgarse las garantías individuales, y esto es lo que se ha hecho en el artículo que está a discusión. lOS Según hemos afirmado, a diferencia de la Constitución de 1857, que únicamente consagraba garantías individuales como medios recognoscitivos y protectores de los derechos del hombre, la Constitución vigente consigna, además, las llamadas garantías sociales, o sea, un conjunto de derechos otorgados a determinadas clases sociales que propenden a consolidar su situación económica primordialmente. Esos derechos sociales se contienen sobre todo en los artículos 27 y 123 constitucionales, preceptos que cristalizan las aspiraciones revolucionarias fundamentales, consistentes en resolver, en beneficio de las masas desvalidas, los problemas obrero y agrario. Por otra parte, y sobre todo en materia de propiedad privada, parece
105 Diario de

los Debous, tomo 1, núm. 24. Sesión de 13 de diciembre de 1916.

150

lAS GARANT1As INDMDUALES

ser que nuestra actual Ley Suprema, junto a los derechos fundamentales del individuo o garantías individuales, adopta el concepto correlativo, o sea, el de obligaciones individuales públicas, que tiene la implicación opuesta a la idea de "derechos públicos individuales". La obligación pública individual, desconocida en la Constitución de 57, con exclusión de las fiscales y militares, es aquella que el Estado impone al individuo, al sujeto, constriñéndolo a obrar o a hacer uso de sus bienes en beneficio de la sociedad. En este sentido, podemos decir que la obligación pública individual es el reverso del derecho correlativo, en términos abstractos, y que si el Estado, por medio del orden constitucional, ha concedido en favor del individuo determinadas garantías, cuyo ejercicio y respeto son indispensables para el desenvolvimiento de la personalidad humana, también le ha impuesto el deber, en algunos casos, de utilizar esas garantías en beneficio de la colectividad a que pertenece. La idea de obligación pública individual, concebida por Duguit, se ha plasmado, en efecto, en el artículo 27 constitucional, que considera a la propiedad privada, a la vez que como un derecho público individual para su titular, como una funci6n social, con el correspondiente deber de utilizarla o emplearla para el bien general. . Es en la conservación y efectividad de las garantfas sociales a que nos referíamos, y que respecto de cada particular se traducen en sendas garantías jurídicas frente al Estado, donde se puede palpar con mayor evidencia el régimen de interoenaonalismo estatal que establece nuestra Constitución vigente, al menos en los aspectos que vamos a indicar. Se ha estimado a dichas garantías sociales como un conjunto de derechos inalienables e irrenunciables en favor de las clases económicamente débiles frente a las poderosas. Así, verbigracia, el artículo 123 constitucional instituye las bases mínimas generales, conforme a las cuales se debe formar la relación de trabajo y determinar sus consecuencias jurídicas, bases que no pueden ser materia de modificación desfavorable para el trabajador. Pues bien, para hacer efectivas en la realidad esas bases constitucionales, interviene oficiosamente el Estado en beneficio de la clase débil, con el fin de hacerlas respetar en la relación jurídica entre trabajador y patrón, sancionando los actos que las contravengan con la nulidad, o bien con medidas más severas, según el caso. En la solución del problema agrario también se manifiesta con claridad la intervención que al Estado da la Constitución en las relaciones sociales. Así.vpor ejemplo, las disposiciones del artículo 27 constitucional que se refieren a las dotaciones y restituciones de tierras yaguas, particularmente, erigen al Estado, por conducto' de sus órganos autoritarios respectivos, en verdadero agente no sólo en los procedimientos correspondientes, sino en la organización y formación del nuevo régimen de propiedad agraria, hipótesis en las que la oficiosidad de la actuación del poder público es manifiesta, hasta tal punto de oponerse a la voluntad de los mismos beneficiados, como acaece en un sinnúmero de caSOS prácticos, que sería prolijo mencionar. Pero es más, la vida del Estado mexicano se ha ido desarrollando con miras a nacionalizar las actividades económicas fundamentales del país, sustrayendo de su esfera de acción a los particulares. Ello ha acontecido primordialmente con el petróleo y con los productos derivados de esta vital

SITUACIÓN DEL GOBERNADOR EN LA HISTORIA

151

sustancia para la economía nacional. Al expropiarse en marzo de 1938 todos los bienes de las compañías petroleras. el Estado se convirtió en el explotador exclusivo de los yacimientos petrolíferos; y con el objeto de evitar que las actividades relacionadas con el petróleo reincidieran en la órbita particular. se adicionó el artículo 27 constitucional con la prohibición absoluta de que se otorguen las concesiones respectivas. La adición a que nos referimos. que se introdujo a dicho precepto en noviembre de 1940. establece categóricamente que 'Tratándose del petróleo y de los carburos de hidrógeno sólidos. líquidos o gaseosos. no se expedirán concesiones... "'06 Bastan. pues. estas breves digresiones para demostrar que en el régimen jurídico instituido por la Constitución de 17 opera el sistema de mteruencionismo de Estado, alternando con el liberal-individualista en cuanto a varias de las garantías del gobernado. Se ha criticado acremente a nuestra actual Ley Fundamental. porque se asemeja. según sus impugnadores, a un mosaico híbrido de tendencias contrarias y. en ciertas hipótesis. contradictorias. Nosotros no estamos de acuerdo con esa crítica, pues un ordenamiento básico que regula la vida misma de un Estado. de aspectos tan múltiples y diversos. debe atender a la realidad íntegramente y normar diferentemente sus distintos sectores, aun cuando en esa normación global se impliquen principios pertenecientes a regimenes sociales y políticos contrarios. como sucede con nuestro caso concreto. Los fracasos que en la realidad han experimentado los ordenamientos legales se han debido primordialmente al deseo de querer aplicar un solo principio político-social a un ambiente compuesto de elementos y circunstancias tan disímiles unos de otros, que reclaman diversa consideración jurídica. ¿Qué sucedería. en efecto. si se implantara en nuestro medio únicamente el socialismo, o el liberalismo puro cabalmente? La respuesta no se haría esperar: o se mataría definitivamente la iniciativa privada. que es la base del progreso de un pueblo, o se degeneraría en la explotación más inicua de la parte débil. como sucedió en Francia a raíz de la Declaración de 1789 y de las constituciones emanadas de ella. En síntesis. mientras que la Constitución de 1857 reputa los derechos del hombre como elementos superestatales, la Constitución vigente los considera como una concesión por parte del orden jurídico del Estado. Además. en ambos ordenamientos constitucionales el Estado adopta distinta postura frente a los gobernados. ya que en la Constitución de 57 son los principios liberales los que regulan las relaciones respectivas. y en la vigente. los postulados pertenecientes a diversas tendencias político-jurídicas. Hemos aseverado anteriormente'v? que el Bien Común o Justicia Social es un concepto que se integra con dos ideas fundamentales conjugadas ar106 Más aún, por iniciativa presidencial de 20 de octubre de 1960 se adicionó al mismo artículo 27 constitucional la declaración enfática de que "Corresponde exclusivamente a la nación generar, transformar, distribuir y abastecer energía eléctrica que tenga por objeto la prestación de servicio público. En esta materia no se otorgará concesiones a las particulares y la nación aprovechará los bienes y recursos naturales que se requieran para dichos fines."
107 Véase

introducción, parágrafos VI y VII.

152

lAS GARANT!As INDIVIDUALES

rnónicamente, a saber: el respeto a la personalidad humana del gobernado y la protección y mejoramiento de los sectores mayoritarios de la población. Proyectar un orden jurídico exclusivamente hacia una u otra de tales ideas significa incidir en la injusticia social. Pues bien, nuestra Constitución de 1917, al recoger en sus preceptos y espíritu los ideales de la Revolución de 1910 Yal convertirlos en garantío.s sociales, paralela o simultáneamente reiteró el respeto a la persona humana y la tutela a sus atributos naturales o esenciales, que eran los objetivos ideológico-políticos fundamentales de la Carta de 57. Al proceder en esta forma, la Constitución actual ha realizado normativamente el Bien Común o la Justicia Social, estableciendo una verdadera síntesis entre el individualismo y el colectivismo mediante una clara y definida demarcación entre las fronteras de ambos, asegurada por el intervencionismo de Estado. La tesis de que el hombre, como ente social, sólo es susceptible de ser preservado por el orden jurídico en la medida en que su conducta no dañe a otro, no perjudique a los intereses de la sociedad o no se oponga al mejoramiento colectivo, es uno de los primordiales aspectos teleológicos que configuran el espíritu de nuestra Ley Suprema vigente. El otro aspecto, de igual importancia que el anterior, se traduce en la tendencia a elevar constantemente el nivel de vida de la sociedad, en mejorar las condiciones de existencia de los grandes grupos humanos que la componen; y este objetivo lo señala y lo hace posible la Constitución de 17 a través de los tres criterios limitativos de la conducta individual que hemos mencionado. En ocasión precedente afirmamos que la Justicia Social se condensa en esta máxima: "Suprimir la explotación del hombre por el hombre y del hombre por el Estado." Los dos objetivos que concurren en este desiderátum los realiza en conjunción armoniosa nuestra Ley Fundamental vigente. Divorciarlos, conceptuándolos como finalidades excluyentes de un orden constitucional, implicaría regresión, o al individualismo egoísta o a la dictadura estatal totalitaria como situaciones extremas indeseables de las que precave a México su Carta de Querétaro.
XV. LA DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS (SOMERA REFERENCIA)

Basándose en la naturaleza inespacial e intemporal del hombre como ser que ha sido y es la causa, el medio y el objeto del devenir histórico de todos los países del orbe en sus múltiples manifestaciones, se concibió la nobilísima idea de protegerlo en su calidad de persona y de ente socio-político con independencia del Estado concreto a que pertenezca. Esa idea, sustentada por la U.N.E.S.C.O. (Organización Educativa, Científica y Cultural de las Naciones Unidas), cristalizó en el trascendental documento internacional que se llama Declaracilm Universal de los Derechos Humanos, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas ellO de diciembre de 1948 en el Palacio de Chaillot de París. La Comisión designada para elaborar las bases teóricas sobre las que descansaría la referida Declaración, después de obtener las valiosas opiniones de filósofos, escritores y juristas de prestigio internacional, tales como

SITUACiÓN DEL GOBFRNADOR EN LA HISTORIA

153

Benedetto Croce, Haro/d]. Laski, Salvador de Madariaga y otros, dio cima a su importante cometido en julio de 1947, En el estudio que al efecto formuló se proclama la tesis de la universalidad de los derechos del hombre sin diferencias de raza, sexo, idioma o religión, A estos derechos no sólo les asigna un contenido puramente civil y político, sino económico y social, entendiendo bajo el concepto de "derecho" "aquella condicián de vida sin la cual, en cualquier fase histórica dada de una sociedad, los hambres no pueden dar de si lo mejor que hay en ellos como miembros activos de la comunidad, porque se ven privados de los medios para realizarse plenamente como seres humanos", Adoptando un método pragmático, es decir, prescindiendo de consideraciones de tipo filosófico-político respecto a la fundamentación de los derechos humanos, tema éste en que abundan las opiniones más diversas, contrarias y contradictorias, la Declaración preconiza los que deben ser reconocidos al hombre para lograr su respetabilidad como persona y su desarrollo vital dentro de la comunidad. Por tanto, los derechos declarados no son exclusiva ni estrictamente individuales sino sociales, es decir, corresponden a lo que dentro de nuestro orden constitucional son las "garantías individuales" y las "garantías sociales". Puede México legítimamente ufanarse, en consecuencia, de que en su Constitución de 1917 se encuentren consagrados los derechos humanos bajo los dos aspectos anotados, con mucha antelación a su proclamación en la Declaración Universal de diciembre de 1948,108 y 109
XVI. CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS

Esta Convención, conocida también como ''Pacto de San José", entró en vigor en julio de 1978 y contiene la declaración sobre los derechos siguientes: derecho de reconocimiento de la personalidad jurídica, derecho a la vida, derecho a un trato humano, incluyendo el derecho a no ser sometido a tratos o castigos crueles, inhumanos o degradantes, prohibición de la esclavitud, derecho a la libertad personal, derecho a ser oído por un tribunal competente, derecho a no ser condenado con aplicación retroactiva de leyes
108 En el Apéndice de este libro se transcribe la mencionada Declaración, cuyo cotejo con nuestra Ley Suprema vigente corroborará la anterior aserción en cuanto a la correspondencia general entre ambos documentos.
109 La mencionada Declaración. durante el tiempo que lleva de haber sido formulada, ha sido objeto de múltiples estudios y comentarios elaborados por distinguidos juristas nacionales y extranjeros. Para no pecar de prolijos en la mención respectiva, bástenos citar aRmé Cassm; profesor honorario de la Facultad de Derecho de París y miembro de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas; a Sean Macbritk, Secretario General de la Comisión Internacional de Juristas; a Louis B. Sohn, profesor de Derecho Internacional de la Universidad de Harvard; a [ustino Jiménez. de Aréchaga, profesor Emérito de Derecho Constitucional de la Facultad de Ciencias y Humanidades de Montevideo, Uruguay. y participante en la redacción de la aludida Declaración Universal; a Héaor Cuadra, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien ha producido la importante obra "La Proyección Internacional de los Derechos Humanos"; a Cabino Fraga, Héaor Fix Zamudio, Alfonso Noriega, Sergio Carda Ramirez y Guillermo Floris Margadant entre los autores mexicanos, cuyos artículos y monografias pueden consultarse en la obra intitulada "Veinte Años de Evoluci6n de los Derechos Humanos", publicada en el año de 1974 por el Instituto de Investigaciones jurídicas de la UNAM.

154

lAS GARANTÍAS INDMDUALIS

penales, derecho a indemnización en caso de haber sido condenado por error judicial, derecho a la vida privada de la persona, libertad de conciencia y religión, libertad de pensamiento y de expresión, derecho de rectificación o respuesta por informaciones inexactas o agraviantes, derecho de reunión, libertad de asociación, derecho a la protección de la familia, derecho al nombre, derecho del niño, derecho a la nacionalidad, derecho a la propiedad privada, derecho de circulación y residencia, derecho a participar en el gobierno, derecho a igual protección de la ley, derecho a protección judicial contra violaciones de los derechos fundamentales.

CAPITULO SEGUNDO

LAS GARANTíAS INDIVIDUALES (Aspecto general)
Sumario: 1.-Introducci6n. n.-Diversas acepciones del concepto "garantía". lIJ.-Elementos, concepto y naturaleza de ,las garantías individuales:

A.-Sujetos. B.-Objeto. C.-Fuente. D.-Concepto de "garantía individual". E.-Principios constitucionales que rigen las garantías individuales.
F.-Extensión de las, garantías individuales en cuanto·a su consagración

constitucional. C.-Origen formal de las garantias individuales por lo. que toca a su consagración por el orden jurídico estatal. IV.-Clasificaci6n de las garantías individuales. V.-La extensión de los derechos públicos subjetivos derivados de las garantías individuales y la reglamentación de éstas.

I.

INTRODUCCIÓN

Sea que nos declaremos adictos a la tesis aristotélica elemental en materia política, es decir, aquella que asienta que el hombre es un ser esencialmente sociable (zoon poiitikon}, o sea que aceptemos la: doctrina de Rousseau, para quien la existencia aislada e individual del ser humano precede a la formación social, lo cierto es que no se puede concebir al sujeto fuera de la convivencia con sus semejantes. La vida común es, pues, un hecho y un supuesto indiscutible. Ahora bien, haciendo abstracción de la actividad moral o meramente subjetiva del hombre, cuya identidad constituye en ella los dos extremos de las relaciones que se formen al respecto, externamente, el?- su constante y continuo contacto con sus semejantes, la persona siempre está en relación con éstos. Por ende, podemos decir que la vida en común, que la convivencia humana, son 'sinónimos de relaciones sociales entre los miembros de una determinada sociedad. Pues bien, lógicamente, para que sea dable y posible el desarrollo de esa vida en común, para que puedan establecerse las relaciones sociales, para que, en una palabra, pueda existir la sociedad humana, es menester que la actividad de cada quien esté limitada en tal forma, que su ejercicio no ocasione 'el caos y el desorden, cuya presencia destruyen la convivencia. Esas limitaciones a la conducta particular de cada miembro de la comunidad en sus relaciones con los demás sujetos que la integran, se traducen en la aparición de exigencias y obligaciones mutuas o recíprocas, cuya imposición no sólo es natural, sino necesaria, obra del Derecho,

156

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES

que sociológicamente responde como el medio imprescindible de satisfacer esa necesidad de regulación. El contenido normativo del Derecho, bien plasmado en disposiciones legislativas expedidas por órganos determinados, o bien como substratum de una práctica social constante y con fuerza de obligatoriedad, forzosamente debe estar garantizado, en cuanto a su imperatividad, por un poder superior a la voluntad de cada individuo, de tal suerte que la aplicación de lo juridico no quede supeditada al arbitrio de éste. Ese poder, que también recibe el nombre de autoridad, considerado este concepto no en su acepción de órgano estatal dotado de funciones de ejecución y decisión, sino como actuaci6n suprema, radica en la comunidad misma, en el propio grupo social, y es ejercido por entidades creadas a posteriori, a las cuales expresamente se les ha conferido esa facultad. La autoridad de un Estado (el cual constituye la forma de organización política y juridica de una sociedad humana, pueblo o nación), en la connotación que hemos atribuido al concepto respectivo, implica, pues, un poder, o sea, un conjunto de facultades y actos tendientes a garantizar el orden de derecho mediante su idónea aplicación contra posibles contravenciones por parte de los individuos de la comunidad, asegurando así el orden social (aun cuando su atribución indebida en muchas hipótesis, hist6ricamente dadas, sirva de medio a la arhitrariedad despótica). De la importante misión que tiene que realizar ese poder social, cuyo titular es el Estado como organización formal juridico-política de la sociedad humana y cuya depositaria es ésta (de acuerdo con las doctrinas actuales generalmente aceptadas), se desprende con evidencia una de sus características fundamentales, a saber: la de ser soberano. La soberania, cuyo término deriva de la conjunción "super-omnia", o sea sobre-todo, es un atributo del poder del Estado, de esa actuación suprema desarrollada por y dentro de la sociedad humana, que supedita todo lo que en ella existe, que subordina todos los demás poderes y actividades que se desplieguen en su seno. Pues bien, el Estado, como forma en que se organiza un pueblo o una sociedad humana, al adquirir sustantividad propia, al revestirse con una personalidad juridica y política sui generis, se convierte en titular del poder soberano, que, sin embargo, como ya dijimos, permanece radicado en uno de sus elementos, que es la comunidad. Por consiguiente, podemos decir que la soberanía (entendiendo ya por tal no sólo un atributo del poder estatal, sino el poder mismo) reside jurídica y políticamente en el Estado, en virtud de su personalidad propia, artificial; y real y socialmente, en la sociedad o pueblo, entendido éste en su acepción jurídica, na sociológica, o sea, como conjunto de individuos con derechos .civicos activos y pasivos, La soberanía popular, llamada así porque es en el pueblo en quien efectivamente radica, según las doctrinas modernas, es, como dijera [ellinek,

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES ASPECTO GENERAL

157

aquella potestad suprema "que no reconoce ningún otro poder superior a si; es el poder supremo e independiente". De esta concepción de soberania podemos derivar dos de sus características principales; en primer lugar, la consistente en la imposibilidad de que exista un poder superior a ella dentro del Estado, y en segundo, la de que exteriormente no depende de ninguna otra potestad. Estas dos notas fundamentales de la soberanía implican que el Estado, su titular jurídico y político, es autónomo, es decir, capaz de darse sus propias normas para rcgir su vida interior, e independiente, en cuanto que, en sus relaciones con los demás, no está supeditado a ellos. Sin embargo, la soberanía, como potestad suprema del Estado, no es ilimitada, sino que está sujeta a restricciones; mas éstas no provienen de una imposición, de un poder ajeno y extraño a ella, sino que obedecen a su propia naturaleza. En efecto, el pueblo, siendo el depositario real del poder soberano, en ejercicio de éste decide desplegar su actividad suprema dentro de ciertos cauces jurídicos que él mismo crea y que se obliga a na transgredir, en una palabra, se autolimita. Además, existiendo la necesidad de que su vida adopte la forma que más le convenga, selecciona él mismo la manera de constituirse y el sistema de su funcionamiento, es decir, se autodetermina. Los atributos de auto-limitación y auto-determinación son inherentes a la soberanía e implican la negación misma de la arbitrariedad, al traducirse en la creación de un orden de derecho. La soberanía, en cuanto a sus notas de titularidad y radicación, y por lo que concierne a sus implicaciones de autonomia (auto-limitación y autodeterminación) e independencia, históricamente no aparece la misma en los distintos regimenes sociales y políticos que se han sucedido. Durante la Edad Media, no solamente no consta de los caracteres ya apuntados, sino que ni siquiera era referible a los estados temporales, puesto que en forma casi absoluta éstos estaban sometidos al poder espiritual y material del pontífice romano. Posteriormente, cuando los jefes del Estado quisieron reasumir su soberanía perdida, logrando recuperarla, surge ésta con atributos distintos de los que actualmente la constituyen en todas las naciones democráticas. En aquella época, llamada del absolutismo, se desconocieron fundamentalmente las notas de radicación popular y de auto-limitación dc la soberanía, al haberse hecho residir en el monarca, cuyo capricho y antojo eran la ley del Estado (quod principii placuit, legis habet uigorem), Con la Revolución francesa, principalmente merced a la repercusión de la tesis de Rousseau, la soberanía se deposita en el pueblo o en la nación, mas originariamente sin estar dotada del atributo de auto-limitación. La concepción de la soberanía como poder ilimitado, exento de restricciones de ninguna especie, pronto se vio en notoria pugna con la corriente jusnaturalista de los derechos del hombre. ¿Cómo salvar, entonces, la antítesis entre la idea de la "volonté générale" como suprema, ilimitada, y el con-

158

LAS GARANTÍAS IN'DIVIDUALES

cepto de derechos del homhre anteriores a toda organización política y respetables por toda entidad y ordenamiento? Varias legislaciones constitucionales, entre ellas la nuestra de 1857, admitieron la doctrina jus-naturalista en detrimento de la concepción dominante de la soberanía, como se deduce del articulo primero, que en otra ocasión comentamos. Doctrinalrnente, pues, urgía solucionar la cuestión, el conflicto suscitado entre ambas concepciones contradictorias. Fue entonces cuando se elaboró el concepto de "auto-limitación" para significar que, si bien el poder soberano del Estado no reconocia a ningún otro superior a él, en cambio, se imponía a sí mismo ciertas restricciones en beneficio de los individuos. Fue así como, abandonando la idea jusnaturalista, individualista y liberal, por cuanto se refiere a los derechos del sujeto, nuestra Constitución vigente, que es el ordenamiento que cristaliza directamente la autodeterminación popular, consignó en su artículo primero, como declaración general, el principio de la autolimitación, al instituir en favor del individuo las garantías que en los preceptos sucesivos otorga. No se trata ya, pues, de reconocer derechos superestatales del hombre, sino de autolimitarse, otorgando a éste las garantías debidas para el desarrollo integral de su personalidad. El concepto de soberanía, tal como lo forjan los autores modernos como Jellinek, Posada, etc., se encuentra en todos sus términos en nuestra Constitución de 1917. En efecto, al constituirse el pueblo mexicano en Estado, al darse una organización estatal, el poder o actividad supremos, inherentes a él, los refirió a la entidad jurídica y política que creó con sustantividad y personalidad propias, reservándose, no obstante, para sí, la fundamentación real de la soberanía. Al surgir el Estado mexicano con personalidad jurídica y política propias, como mera forma de creación artificial (como lo es el concepto de la entidad política "estado" en general), necesariamente se le tuvo que atribuir autoridad, esto es, el poder indispensable para la consecución de sus fines específicos y para el mantenimiento del orden 'interior, análogamente a lo que sucede cuando Se forman sociedades civiles o mercantiles dotadas de propia personalidad. Al nacer el Estado mexicano, lógicamente el pueblo o elemento humano que lo integra devino un factor de su naturaleza, conservando, sin embargo, el poder o actividad social suprema de que es depositario. En el terreno lógico (no en el histórico, que muchas veces es contrario al primero), un elemento real, el pueblo o la nación, al que como tal corresponde un determinado poder o actividad soberanos, cedió la titularidad de ese poder o actividad a la entidad artificial que 'creó, dotándola de sustantividad o personalidad propias. Por consiguiente, podemos decir que la soberanía o poder soberano corresponde al Estado mexicano (forma política y jurídica artificial) por atribución que de ella le hizo el pueblo o nación mexicana, en los cuales subsiste su fundamentación real. Implicando, por ende, el Estado una forma jurídica y po-

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES ASPECfO GENERAL

159

lítica como persona moral de Derecho Público, al igual que las personas morales de Derecho Privado, en sus respectivos casos de consideración jurídica, resulta que, como éstas, es titular de una actividad o poder que en realidad corresponde a sus miembros humanos, o sea, e! pueblo. Pues bien, la fundamentación real de la soberanía, como poder social supremo, que ficticiamente se imputa al .Estado, que es la forma en que se organiza política y jurídicamente una sociedad humana, se atribuye por el artículo 39 constitucional al pueblo mexicano, atribución que reproduce las consideraciones l6gicas que acabamos de hacer. En efecto, dice e! citado precepto textualmente: "La soberanía nacional reside esencial y originariamente en e! pueblo. Todo poder público dimana de! pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno." Fácilmente se desprende de! contenido de tal artículo, que la primera parte alude a la fundamentaci6n o radicaci6n populares de la soberanía, principalmente cuando emplea los adverbios esencial y originariamente. El primero de ellos implica que la soberanía es consubstancial y concomitante al pueblo, o sea que éste tiene como atributo de esencia el ser soberano, que está dotado de potestad suprema. Por otra parte, la palabra "originariamente" significa que es el pueblo quien, en principio y de manera esencial, es el único sujeto real de la soberanía, pero que, en atención a circunstancias de índole práctica, no puede desempeñarla dentro de la organización estatal por sí mismo, por lo que se ve en la precisión de delegar su ejercicio en órganos por él creados expresamente, los cuales despliegan el poder soberano popular en forma derivada. En estos términos, pues, debe interpretarse e! artículo 41 de la Constituci6n de 17, que a la letra dice: "El pueblo ejerce su soberanía por medio de los Poderes de la Uni6n, en los casos de competencia de éstos, y por los de los Estados, en lo que toca a sus regímenes interiores, en los términos respectivamente establecidos por la presente Constituci6n Federal y las particulares de los Estados, las que en ningún caso podrán contravenir las estipulaciones de! Pacto Federal." La segunda parte de! artículo 39 constitucional implícitamente contiene la atribución que de la soberanía hace el pueblo en favor de la entidad Estado por él creada. Efectivamente, al establecerse que "todo poder público dimana de! pueblo", sc está sobreentendiendo que dicho poder, o sea la actividad del Estado, es fruto de una imputaci6n que hace a éste el pueblo, pues no ótra es la interpretaci6n que debe darse al término "dimana", que equivale a la circunstancia de que e! poder público con que está investida la entidad estatal procede precisamente de su sustrato humano real, que es el pueblo, o, como dijeran los revolucionarios franceses de 1789, entre ellos Sieyés, la nación. La tercera parte del artículo que comentamos expresa el carácter de inalienabilidad de. la soberanía, es decir, considera a ésta como inseparable

160

LAS GARANTÍAS INDMDUALES

del pueblo, inherente a éste, de lo que se concluye la imposibilidad de delegación de la potestad soberana en cuanto tal, pues lo que se confiere a los órganos autoritarios es su ejercicio, como ya dijimos. Las facultades de autodeterminación y de autolimitación, que son las capacidades siempre coexistentes del concepto de soberanía popular y que participan, por ende, de su carácter de inalienabilidad, también están implicadas en nuestro orden constitucional. En efecto, siendo la Constitución la Ley Fundamental que establece primordialmente la organización del Estado y el funcionamiento, atribuciones, etc., de los órganos O autoridades supremos de que está compuesto su gobierno, resulta que toda ella, por si misma, traduce en normación positiva la facultad de autodeterminación del pueblo investido de soberanía, lo que se corrobora por el contenido dispositivo del articulo 40, que dice: "Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática y federal, compuesta de Estados libres y soberanos en todo lo que concierne a su régimen interior; pero unidos en una federación establecida según los principios de esta ley." En cuanto a la facultad de autolirnitación, ésta se encuentra prevista, a modo de declaración inicial general, en el articulo primero constitucional que contiene el otorgamiento de garantías individuales que el pueblo hace a los habitantes del Estado mexicano por medio de la Constitución. Consiguientemente, son los derechos públicos individuales los factores o elementos en que se concreta la autolimitación popular, al reputarlos como diques u obstáculos a la actuación arbitraria e ilegal de los 6rganos autoritarios, por conducto de los cuales se desempeña la soberanía del pueblo. Además, dentro de un régimen de legalidad como es o pretende ser, al menos teóricamente, el nuestro, la autolirnitaci6n se contiene en todo el Derecho Positivo, que es el que complementa o secunda las garantías constitucionales, clasificadas' .generalmente en garantías concernientes a la libertad, a la igualdad, a la propiedad y a la seguridad, la que propiamente equivale a la de legalidad, por significar el conjunto de medios jurídicos de preservaci6n de las anteriores, dentro de los cuales descuella la existencia de la ley.no La autolirnitaci6n, que es una de las capacidades propias de la soberaroa, implica una restiiccián a la actividad del Estado introducida por el orden jurídico. Ahora bien, como el Estado carece de sustantividad psicofísica, no estando dotado, por tanto, de una voluntad biológica, necesariamente tiene que actuar mediante representantes o agentes que se llaman autoridades, establecidas por la norma jurídica y cuyo conjunto integra el gobierno estatal. Las autoridades, pues, representan al Estado; son los 6rganes de desempeño de su actividad: por ende, una autoridad, cualesquiera que sean sus atribuciones. independientemente de la índole de sus funciono Esta autolimitaci6n es, desde luego, temporal o relativa, puesto que la obligación de observarla por parte del Estado subsiste en tanto que el pueblo, depositario real de la soberanía, no decida modificar el orden jurídico en que aquélla se expresa.

LAS GARANTiAs INDIVIDUALES ASPECTO GENERAL

161

nes, nunca obra "motu pr(Jprio", sino siempre en representaci6n del Estado como persona jurídica y del pueblo como realidad social o en ejercicio debido o indebido de una funci6n estatal. En consecuencia, ninguna entidad autoritaria es depositaria o titular del poder soberano; a ella sólo le corresponde su ejercicio de acuerdo con el ámbito de competencia que la ley le impute. Pues bien, si es el propio Estado el que se autolimita en cuanto al poder que le es inherente para cumplir sus fines, evidentemente que esta autolimitación se traduce en una serie de restricciones jurldicas impuestas a la actividad de las autoridades estatales. Por tal motivo, la soberanía, por lo que ve al Estado, implica una autolimitación en los términos ya indicados, y por lo que concierne a las autoridades, una limitaci6n a su actividad desplegada en ejercicio del poder estatal. Por otra parte, e independientemente dc las consideraciones anteriores, las garantías individuales, que con mejor denominación deben llamarse "garantías del gobernado", denotan esencialmente el principio de seguridad jurídica inherente a todo régimen democrático. Dicho principio no es sino el de juridicidad que implica la obligación ineludible de todas las autoridades del Estado en el sentido de someter sus actos al Derecho. Siguiendo esta idea, puede afirmarse que las invocadas garantías son la expresi6n fundamental y suprema de los dos principios aludidos, sin cuya consagración se propicia y estimula la entronizaci6n de la autocracia, de la dictadura o de la tiranía. No es posible, en efecto, concebir siquiera ningún sistema juridico sin la seguridad que entrañan las garantías en favor de todo gobernado, por lo que su institución es el elemento indispensable para implantar y mantener el orden jurídico en cualquier país, con prescindencia de la estructura socio-eeon6mica y política que cada uno de los pueblos del orbe adopte. La abolición o la no consagraci6n de, las mencionadas garantías significaría la destrucción de todo el Derecho, fenómenos que, a su vez, atentan contra la libertad y la justicia, como aspiraciones permanentes de todas las naciones del mundo.

11.

DIVERSAS ACEPCIONES DEL CONCEPTO "GARANTÍA"

Parece ser que la palabra "garantía" proviene del término anglosajón "warranty" o "warantie", que significa la acción de asegurar, proteger, defender o salvaguardar (to warrant), por lo que tiene una connotación muy amplia. "Garantía" equivale, pues, en su sentido lato, a "aseguramiento" o "afianzamiento", pudiendo denotar también "protección", "respaldo", "defensa", "salvaguardia" o "apoyo". Jurídicamente, el vocablo y el concepto "garantía" se originaron en el derecho privado, teniendo en él las acepciones apuntadas.

162

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

En el derecho público, según afirmaci6n de Sánchez Viamonte,'" "la palabra garantía y el verbo garantizar son creaciones institucionales de los franceses y de ellos las tomaron los demás pueblos en cuya legislación aparece desde mediados del siglo XIX". El concepto "garantía" en derecho público ha significado diversos tipos de seguridades o protecciones en favor de los gobernados dentro de un estado de derecho, es decir, dentro de una entidad política estructurada y organizada jurídicamente, en que la actividad del gobierno está sometida a normas pre-establecidas que tienen como base de sustentaci6n el orden constitucional. De esta guisa, se ha estimado, incluso por la doctrina, que el principio de legalidad, el de divisi6n o. separaci6n de poderes, el de responsabilidad oficial de los funcionarios públicos, etc., son garantías jurídicas estatuidas en beneficio de los gobernados; afirmándose también que el mismo concepto se extiende a los medios o recursos tendientes a hacer efectivo el imperio de la ley y del derecho. Ideas semejantes emite don Isidro M ontiel y Duarte'" al aseverar que " ... todo medio consignado en la Constituci6n para asegurar el goce de un derecho se llama garantia, aun cuando no sea de las individuales". La doctrina no se ha podido poner de acuerdo en la acepci6n estrictg y específica que debe tener el concepto de "garantía" en el derecho público y, especialmente, en el constitucional. La diversidad de definiciones o de opiniones sobre lo que debe entenderse por "garantía" obedece a que sus autores toman la idea respectiva en su sentido amplio o lato, es decir, con la sinonimia a que nos hemos referido, sin contraerla al campo donde específicamente debe ser proyectada, o sea, al de las relaciones entre gobernantes y gobernados. Además, dentro de la amplitud del término "garantía", los doctrinarios enfocan la definición de este concepto desde diferentes puntos de vista, sugiriendo ideas confusas o demasiado generales. Suele hablarse, en efecto, de "garantías institucionales" como medios de protecci6n de "ciertas instituciones" establecidos por la "regulación constitucional" para hacer imposible su supresión en la vía legislativa ordinaria.'" Esta idea identifica a la garantía con la Constitución misma o, al menos, con los preceptos constitucionales protectores de "ciertas instituciones", lo que es inadmisible, ya que no se trata de desentrañar lo que es "garantía en general", sino de definir lo que denota el concepto específico de "garantía individual o del gobernado". ] ellinek clasifica las "garantías del derecho público" en garantías sociales, tales como la religión, las costumbres, las fuerzas culturales y, en general, los elementos diversos que se dan en la dinámica de la sociedad;
1.11 Los Derechos del Hombre en la Revoluci6n Francesa. Edición de la Facultad de Derecho de México, pág. 7. 112 Estudio sobre Garandas Individuales. Edición 1873, pág. 26. ll~ CARL SCHMITT. Teoría de la Constitución, págs. 197 y sigs.

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES ASPECI"O GENERAL

163

garantfas polIticas, dentro de las que comprende la organizaci6n misma del Estado y el principio de división de poderes; y jurldicas que se traducen en 'Ios sistemas de fiscalización de los 6rganos estatales, de responsabilidad oficial, de jurisdicci6n y de los medios para hacer efectivas las normas de derecho objetivo.v" Fácilmente puede notarse que esta c!asificaci6n tiene como base la idea general de garantía y que por modo indistinto puede aplicarse a cualquiera de los tipos enunciados, lo que no aporta ninguna luz para precisar el concepto de garantia individual o del gobernado. Don José Natividad M acias, distinguido diputado constituyente al Congreso de Querétaro, habla de garantías distintas de las individuales, tales como las "sociales" y las "políticas", afirmando que estos tipos se encuentran dentro de la estructura y el funcionamiento de los poderes del Estado.
Al efecto, sostiene que: "La nación tiene el derecho electoral, la nación tiene la manera de decir cómo y en qué fonna expresa su voluntad soberana, para instruir a los mandatarios que han de ejercer el poder, y ésta es una garantía social, es. una garantía enteramente política, no constitucional y esta garantía política no está protegida por el amparo. Esta garantía se protege por la ilustración del pueblo; un pueblo que no tiene ilustración o un pueblo que no tenga valor, es un pueblo indigno, que no merece las garantías politicas.rporque no tiene valor para defenderlas o porque no tiene el conocimiento bastante, la ilustración suficiente para ejercitar sus derechos. Ésta es otra garantía enteramente distinta de la garantía individual y esta garantía politica no está defendida por el derecho de amparo, como lo están las garantías individuales... Hay otro derecho, otra garantía, que es la que la nación tiene para influir sobre el gobierno; la opinión pública, la prensa, son los órganos de oposición, las asociaciones, las confederaciones, uniéndose con el objeto de obligar al gobierno a que siga determinada politica o con el objeto di' imponer al gobierno que cumpla sus deberes con .la nación. De manera es que la nación soberana tiene su manera de imponerse. En los Estados Unidos, en Suiza y en Inglaterra se ha establecido otra garantía social, y esta garantía social o nacional es un derecho para que no pueda haber ley alguna que no esté sujeta a la resolución suprema de la nación." tU

Kelsen alude a "las garantias de la Constituci6n" y las identifica con los procedimientos o medios para asegurar el imperio de la Ley Fundamental frente a las normas· juridicas secundarias, es decir, para "garantizar el que una norma inferior se ajuste a la norma superior que determina su creaci6n o su contenido" .no Huelga decir que tampoco la opini6n del famoso jurista vienés se dirige hacia la definici6n del tipo especifico de garantía que nos interesa, pues no habla de las garantías del gobernado sino de los medios o sistemas para "garantizar" o asegurar la prevalencia de las normas jurídicas superiores sobre las de menor categoria. Fix Zamudio sostiene que "s610 pueden estimarse como verdaderas garantias los medios jurídicos de hacer efectivos los mandatos constituciona114
11.5

116

Teoría General del Estado, págs. 637 y sigs. Diario de los Debates. Tomo 1, págs. 428 y 429. Teoría General del Derech~ , del Estado, págs. 280 y sigs.

164

LAS GARANTIAS INDIVIDUALES

les",''' aclarando inmediatamente que para él existen dos especies de garantías: las fundamentales (individuales, sociales e institucionales) y las de la Ccmstituci6n ("para los métodos procesales, represivos y reparadores, que dan efectividad a los mandatos fundamentales, cuando son desconocidos, violados o existe incertidumbre respecto de su forma o contenido,,).na Acudiendo a la ejemplificaci6n, agrega dicho autor que "garantías fundamentales son las establecidas por los primeros veintiocho artículos de nuestra Carta Fundamental, las cuales, unas tienen el carácter de individuales, otras pueden estimarse sociales, y finalmente también están reguladas determinadas instituciones y entre estas últimas merecen destacarse las establecidas por los artículos 14 y 16 que pueden designarse genéricamente como u garantía de justicia JJ • "Por el contrario, continúa, las garantías de la Constituci6n mexicana son los procesos establecidos por los artículos 103 y lO? (amparo), 105 (conflictos entre los Estados y la Federaci6n, o los estados entre sí) Y 111 (proceso de responsabilidad de funcionarios), que ya SOn normas estrictamente procesales, de carácter represivo y reparador" .11.9 Como se ve, Fix Zamudio, tomando en cuenta la noción muy amplia y general de "garantía" y aglutinando en su opini6n las de los tres autores ya citados, no explica la consistencia jurídica de lo que, a su juicio, sean las "garantías fundamentales", pues se concreta a exponer lo que, según él, comprenden. La mera demarcación del alcance de un concepto no equivale a su desentrañamiento, cuesti6n ésta que deja sin tratar nuestro estudioso jurista; y por lo que concierne a las "garantías de la Constitución", que identifica con los diferentes "procesos constitucionales", debemos decir que implican una idea completamente distinta de la de "garantía individual o del gobernado" y cuya fisonomía jurídica es precisamente lo que pretendemos describir. El distinguido maestro de nuestra Facultad, don Alfonso Noriega C., identifica a las garantías individuales con los llamados "derechos del hombre", sosteniendo que estas garantías "son derechos naturales, inherentes a la persona humana, en virtud de su propia naturaleza y de la naturaleza de las cosas, que el Estado debe reconocer, respetar y proteger, mediante la creaci6n de un orden jurídico y social, que permite el libre desenvolvimiento' de las personas, de acuerdo con su propia y natural vocaci6n, individual y

social"

,120

Discrepamos de esta concepci6n, pues aun aceptando la idea de que
existan "derechos naturales" del ser humano y no meras potestades naturales

del hombre que al reconocerse por el orden jurídico positivo se convierten
[uicio de Amparo. edición 1-964, pág. 58. Ibíd. U. Ibíd, '120 La Naturaleza de las Gar-antías Individuales en la Constitución de 1917. Ed. 1967 (UNAM - Coordinaci6n de Humanidades). pág. 111.
].1'1'

111l

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES ASPECTO GENERAL

165

en derechos públicos subjetivos (que es nuestra opinión), esos derechos se asegurarían o preservarían por las garantías establecidas por la Constitución o por la ley. De ahí que no es lo mismo el elemento que garantiza (garantía) que la materia garantizada (derecho humano). Además, según veremos, las garantías denominadas impropiamente "individuales" no se consignan únicamente para el hombre o persona física, ni sólo protegen sus "derechos", sino que se extienden a todo ente jurídico, distinto del ser humano en cuanto tal, que se encuentre en la situación de gobernado. La identidad que proclama el maestro Noriega deja fuera del concepto de "garantía individual" las que la Constitución implanta para las personas mo.eales de diferente índole, que en substancia no son hombres, aunque estén formadas por ellos. En atención a las diversas acepciones del vocablo y de la idea "garantía" dentro del campo del derecho, nosotros prescindiremos dc los múltiples significados que tienen, para contraer el concepto respectivo a la relaci6n jurldica de supra a subordinaci6n de que vamos a hablar, y de la que surge el llamado "derecho público subjetivo" del gobernado y que equivale, en cierta medida, al "derecho del hombre" de la Declaración francesa de 1789 y de nuestra Constitución de 1857. En otras palabras, desde el punto de vista de nuestra Ley Fundamental vigente, las "garantías individuales" implican, no todo el variado sistema jurídico para la seguridad y eficacia del estado de derecho, sino lo que se ha entendido por "derechos del gobernado" frente al poder público. La relación entre ambos conceptos, "garantía individual" y "derecho del gobernado", se deduce de la gestación parlamentaria del artículo primero de la Constitución de 1857. Como ya lo hemos advertido, los constituyentes de 56-57, influidos por la corriente jusnaturalista, consideraron que los derechos del hombre son aquellos que éste recibe de Dios (o como dijera Mírabcau, "los que la justicia natural acuerda a todos los hombres"), y que, dada su amplitud y variedad, no era posiblc enmarcar dentro de un catálogo. Por ello, dichos constituyentes se concretaron a instituir las "garantías" que aseguraran el goce de esos derechos, de tal suerte que al consagrar las propias garantías, en el fondo se reconoció el derecho respectivamente protegido o asegurado por ellas, estableciéndose· así la relación de que hemos hablado. A nuestro entender, sin embargo, no puede identificarse la "garantía individual" con el "derecho del hombre" o el "derecho del gobernado", como no se puede confundir el "todo" con la "parte", lo que creemos demostrar por las consideraciones que informan este capítulo. m
121 No dejamos de reconocer que la denominaci6n de "garantía individual o del gobcrnadan no es muy adecuada para denotar su ser jurídico, sin que se haya logrado, empero" sustituirla ventajosamente por otro nombre. Ya hemos dicho que "garantizar" equivale a

166

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

IJI.

ELEMENTOS, CONCEPTO Y NATURALEZA DE LAS GARANTÍAS
INDIVIDUALES

La autolimitaci6n y, por ende, las limitaciones o restnccrones a la conducta de las autoridades, se establecen por todo el orden juridico del Estado, independientemente de la índole jerárquica de las distintas normas que lo integran, siguiendo diferentes criterios y frente a diversos factores que no son del caso mencionar. Ahora bien, directa y primariamente, frente a los miembros singulares del Estado o gobernados, la autolimitaci6n estatal y las limitaciones jurídicas a la actuaci6n de las autoridades se revelan en las garantlas individuales. Por tanto, éstas se traducen juridicamente en una relaci6n de derecho existente entre el gobernado como persona Física o moral y el Estado como entidad jurídica y politica con personalidad propia y sus autoridades, cuya actividad en todo caso se desempeña en ejercicio del poder y en representaci6n de la entidad estatal. En realidad, los sujetos inmediatos y directos de la relaci6n juridica que implica la garantía individual están constituidos por el gobernado, por una parte, y las autoridades del Estado, por la otra, puesto que es la conducta de estas mismas la que está limitada o restringida de modo directo por dicho vinculo de derecho; sin embargo, como una autoridad no debe ser reputada como entidad o funcionario per se, esto es, que traduzca una voluntad propia en cuanto al desempeño de su actuaci6n pública, sino que siempre se la debe considerar como representante del Estado, a quien se encomienda el ejercicio del poder de éste, hablando con propiedad las limitaciones que comprende la relaci6n juridica que entraña la garantía individual, y que inmediata y directamente se imputan a la conducta autoritaria, repercuten en la potestad del Estado, ya que la primera no se traduce sino en el ejercicio o desempeño de ésta. En la vida de cualquier estado o sociedad existen tres fundamentales tipos de relaciones, a saber: las de coordinaci6n, las de supraordinacián y las de supra a subordinaci6n. Las relaciones de coordinaci6n son los vínculos que se entablan merced a una gama variada de causas entre dos o más sujetos fisicos o morales dentro de su condición de gobernados. Esas relaciones pueden ser de índole privada o de carácter socio-económico. En el primer caso, cuando están previstas y reguladas por las normas [uridicas, el conjunto de éstas constituye lo que suele denominarse "Derecho privado"; y en el segundo, si las citadas normas las imponen y rigen, su agrupamiento integra lo que se llama
"asegurar", "proteger", "defender" o "salvaguardar". Consiguientemente, al otorgarse por ,la Constitución garantías en favor de todo gobernado, se asegura, protege, defiende o salvaguarda a éste frente. al poder público, manifestado en multitud de actos de autoridad provenientes de Jos órganos del Estado. De ahí que, a falta de una mejor y más id6nea . designación. optemos por seguir empleando la citada denominaci6n.

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES ASPECTO GENERAL

167

"Derecho social". En ambas hipótesis, según aseveramos, los sujetos de las relaciones reguladas jurídicamente no son los órganos del Estado, ni entre sí ni frente a los gobernados, pudiendo éstos ser, como también afirmamos, simples particulares o entidades colectivas o los miembros individuales de las mismas; y si en las propias relaciones puede intervenir algún órgano estatal, como sujeto, no es su actividad de imperio la que se encauza. Las relaciones de supraordinaci6n se establecen entre los diferentes órganos de poder o gobierno de un estado o sociedad, normando la actuación de cada uno de ellos; y si esta normación se consagra por el derecho positivo, la rama de éste que la instituya configura tanto el Derecho Constitucional como el Administrativo en sus aspectos orgánicos. A diferencia de los dos tipos de relaciones que hemos mencionado, que reconocen siempre una situación igualitaria o de paridad formal entre sus sujetos (gobernados entre sí o autoridades entre sí), las relaciones de supra o sub-ordinación descansan sobre una dualidad cualitativa subjetiva, o sea, que surgen entre dos entidades colocadas en distinto plano o posición, es decir, entre el Estado como persona jurídico-política y sus órganos de autoridad, por un lado, y el gobernado, por el otro. En dichas relaciones, la persona moral estatal y sus autoridades desempeñan frente al gobernado la actividad soberana o de gobierno, o sea, actos autoritarios propiamente dichos que tienen como atributos esenciales la unilateralidad, la imperatividad y la coercitividad. En efecto, se dice que todo acto de autoridad es unilateral, porque su existencia no requiere de la voluntad del particular al que va dirigido o frente al que se realiza; que es imperativo, en virtud de que se impone contra y sobre la voluntad en contrario del gobernado, quien tiene la obligación de obedecerlo, y sin perjuicio, claro está, de que lo impugne jurídicamente como corresponda; y que es coercitivo, atendiendo a que, si no se acata por rebeldía u oposición de la persona contra quien se pretenda ejecutar, puede realizarse coactivamente, incluso mediante la fuerza pública, en detrimento de ella. La concurrencia de los tres elementos indicados forma la índole propia del acto autoritario o de gobierno, de tal manera que, faltando cualquiera de ellos, el acto que provenga de un órgano estatal y que se realice frente a un particular no será de autoridad. Ahora bien, cuando las relaciones de supra a subordinación se regulan por el orden jurídico, su normación forma parte tanto de la Constitución como de las leyes administrativas principalmente, implicando en el primer caso las llamadas "garantías individuales". En consecuencia, éstas, de conformidad con lo que se acaba de exponer, se traducen en relaciones jurídicas quc se entablan entre el gobernado, por un lado, y cualquier autoridad estatal de modo directo e inmediato y el Estado de manera indirecta o media/a, por el otro. Pues bien, entre ambos sujetos pueden mediar diversas categorías de relaciones jurídícas que, sin embargo, no son garantías individuales. Por

168

LAS GARANTfAS INDIVIDUALES

ende, si bien es verdad que éstas son siempre relaciones jurídicas entre el gobernado y las autoridades estatales inmediatas y el Estado en forma mediata, no toda clase de vínculos de derecho entre tales extremos de la relación denotan una garantía individual. Por tal motivo, para dejar precisado el concepto de ésta, es menester especificar las características de la relación jurídica en que se revela.

A.

SUJETOS

a) Consideraciones generales
La relación jurídica de supra a subordinación en que se manifiesta la garantía individual consta de dos sujetos, a saber, el activo o gobernado y el pasivo, constituido por el Estado y sus Ó'Tganos de autoridad. Las garantías individuales según la postura ideológica adoptada en las Constituciones que rigieron a nuestro país durante el siglo pasado, se reputaron, en términos generales, como medios sustantivos constitucionales para asegurar los derechos del hombre. Asl, inclusive, se estimaron por el artículo primero de la Constitución de 1857, para cuyo ordenamiento tales derechos implicaron la base y el objeto de las instituciones sociales, es decir, de la teleología estatal expresada en éstas. Es evidente que dentro de esa concepción, las garantías consignadas constitucionalmente fueron establecidas para tutelar los derechos o la esfera jurídica en general del individuo frente a los actos del poder público. Atendiendo al sujeto que como único centro de imputación de las citadas garantías se consideraba por los preceptos que las instituian, la denominación o el adjetivo de "individuales" se justificó plenamente. Sin embargo, y aun bajo la vigencia de la Constitución de 1857, surgió el problema jurídico consistente en determinar si las llamadas personas morales podrían ser titulares de las garantías individuales, que según se dijo, se implantaron en el mencionado ordenamiento supremo para asegurar los derechos del hombre. El problema a que nos referimos se suscitó en torno a la cuestión de si las personas morales o corporaciones, que evidentemente no son "individuos" ni tienen "derechos del hombre", podian invocar, frente a cualquier acto de autoridad, la violación que en su perjuicio éste cometiera a los preceptos en que las multicitadas garantías se consignaban. Se arguyó que de las garantías individuales sólo podía gozar la persona física o individuo, pues las personas morales, por carecer de sustantividad humana, no podían ser titulares de derechos del hombre, que sólo a éste pertenecen, ni, por ende, ser protegidas por los medios sustantivos de tutela de esos derechos. El criterio certero y de gran hondura jurídica del ilustre don Ignacio L. Vallarta resolvió el problema en el sentido de que, a pesar de que las personas morales no eran seres humanos, sino ficciones legales, y de que, por

LAS G~S rNDnroDUALES ASPECTO GENERAL

169

ende, no gozaban de derechos del hombre, como entidades sujetas al imperio del Estado, sí podían invocar en su beneficio las garantías individuales, cuando éstas se violasen por algún acto de autoridad, lesionando su . esfera jurídica. En el pensamiento ·de Vallarta asoma un principio de extensión de las garantías individuales desde el punto de vista subjetivo, es decir, en cuanto al sujeto titular de las mismas. Ya en la idea de nuestro egregio jurista apuntaba la tendencia a dejar de considerar a las multicitadas garantías como exelusivamente individuales, para reputarlas susceptibles de disfrutarse por entes que no eran individuos, como las personas morales o jurídicas. La dinámica social, impulsora de las transformaciones evolutivas que ha experimentado nuestro país en todos los órdenes a través de su historia, amplió aún más el radio de disfrute o de titularidad de las llamadas gilrantías individuales. Esta ampliación se registró, por modo primordial, a partir de la Constitución de 1917. En el ámbito económico y social aparecen sujetos o entidades distintas de las personas morales de derecho privado. En la esfera de las relaciones de trabajo se reconoce la existencia de organismos o asociaciones laborales o patronales, que se convierten en centros de imputación de normas jurídicas. En materia agraria surgen también, como entidades ·propias, sui generis, las comunidades ejidales a las que generalmente se estiman como centros de referencia de los ordenamientos de derecho. Pero es más y dentro del mismo derecho administrativo y merced a la política económica del Estado, han ido surgiendo, con personalidad propia, empresas de participación estatal y organismos descentralizados. Por tanto, los sujetos, Como centros de/imputación de las normas jurídicas, bajo la vigencia de la Constitución del 17 y hasta la actualidad, son los siguientes: los individuos o las personas físicas; las personas morales del derecho privado; las personas morales de derecho social, tales como los sindicatos obreros y patronales o las comunidades agrarias; las empresas de participación estatal y los organismos descentralizados. Todos estos sujetos son actualmente, como ya dijimos, centros de imputación de la normatividad jurídica en lo que atañe a las relaciones de coordinación y de supra a subordinación que se registran en la vida del Estado mexicano. Pero es más, aun las mismas personas morales oficiales o' de derecho público, dentro de los dos tipos de relaciones mencionadas, son sujetos de derecho, independientemente de que también lo sean en las llamadas relaciones de supraordinación. Ya dijirnes que las relaciones de coordinacián son aquellas que se entablan entre sujetos que, en el momento de establecerlas mediante actos o' hechos' jurídicos de diversa naturaleza, no operan como entidades de imperio. Por tanto, tales relaciones, reguladas generalmente por el derecho privado y el social, pueden' existir entre dos o más personas físicas; entre

~;
.~

,l>
'.

,

172

•. ¡

LAS GARANTIAS INDMDUALES

público, bien sea el constitucional o el administrativo, principalmente, Pero puede suceder que una institución pública centralizada o un órgano estatal no despliegue frente a otro una conducta imperativa, o sea, no desempeñe un acto de autoridad propiamente dicho, sino que se coloque en la situación de gobernado. En esta hipótesis, que se registra frecuentemente en la realidad, dicha institución pública centralizada deja de ser autoridad, y entre ella y el otro órgano del Estado que conserva su poder de imperio, surge una relación de supra a subordinación, regida básicamente por los preceptos constitucionales en que se declaran o instituyen las llamadas garantías individuales. El órgano estatal de imperio, por ende, puede violar las disposiciones que norman dicha relación en perjuicio de la instituci6n pública que, como gobernado, se encuentra frente a él por virtud de una situaci6n especial. Estas ideas condensan el fundamento teórico del artículo 9' de la Ley de Amparo, que hace procedente el juicio de garantías en favor de las personas morales oficiales, cuando por algún acto emanado de otro 6rgano del Estado, se lesionan sus intereses patrimoniales. En el caso contemplado por dicho precepto se advierte, como subyacente, una relación de supra a subordinación entre la persona moral oficial, titular de la acción de amparo, y el órgano estatal que comete el acto de autoridad lesivo. Estas consideraciones son puntualmente aplicables al caso en que se trate de un conflicto jurídico entre una instituci6n pública o persona moral oficial, por un lado, y un particular, por el otro. Entre ambos sujetos del conflicto existe una relaci6n de coordinaci6n, pues la instituci6n pública o la persona moral oficial la ha entablado con el particular sin haber ejercitado frente a éste el jus imperii, sino a consecuencia del jure gestionis, lo que inclusive ha sido reconocido por la Suprema Corte a prop6sito de la distinción entre la doble personalidad o doble actuaci6n del Estado. Ahora bien, el conflicto de referencia debe. ser resuelto por otro órgano estatal, diciendo el derecho en él, o sea, desempeñando la función jurisdiccional. Es entonces cuando, entre el órgano jurisdiccional, por una parle, y los sujetos del conflicto, por la otra, y dentro del procedimiento en que éste se vaya a dirimir, surgc una relaci6n de supra a subordinaci6n. En esta relacián, la institución pública o la persona moral oficial deja de ser autoridad para sujetarse a la decisión del órgano jurisdiccional que va a resolver el conflicto suscitado entre ella y el particular. Ambos se colocari, por ende, y dentro de dicho procedimiento, en la misma situación de gobernados frente al órgano jurisdiccional, que es el único que despliega una funci6n .imperativa mediante una serie de actos de autoridad, y. la cual desemboca en la dicción del derecho expresado en la sentencia. De ahi se concluye que dentro de un proceso, cualquiera que sea su carácter, en que la instituci6n pública o la persona moral oficial sea parte, los actos que ésta realice no

LAS GARANTIAS INDIVIDUALES ASPECTO GENERAL

173

son de autoridad, sino que participan de la misma índole que los que desempeña SU contraparte. Conforme al principio de igualdad procesal, todos los sujetos que como partes intervienen en un procedimiento jurisdiccional, tienen los mismos derechos, traducidos en la capacidad de ofrecer pruebas, de alegar y, sobre todo, de interponer los recursos legales pertinentes. Cuando en un proceso las partes sean un particular y una institución pública o persona moral oficial, ésta es titular de esos derechos, teniendo la potestad de impugnar, por los medios jurídicos adecuados, los actos de autoridad que realice el órgano jurisdiccional. Corrobora las anteriores ideas la situación procesal que guarda la autoridad responsable en un juicio de amparo. Al emitir ésta el acto reclamado, lo hace en desempeño del jus imperii frente al agraviado; pero cuando el afectado por dicho acto deduce la acción de amparo y se forma, como consecuencia de ello, el triángulo procesal entre cI órgano de control, el quejoso y la autoridad responsable, ésta es automáticamente despojada de su carácter de entidad autoritaria o de imperio, para asumir la calidad de parte, sin poder desplegar; dentro del proceso constitucional, ningún acto de autoridad, sino los que bajo esa calidad, legalmente esté facultada para realizar. Las relaciones entre autoridad responsable y el órgano jurisdiccional que conoce del amparo contra sus actos, no son de supraordinación, sino de supra' a subordinación, porque en ellos el único que desempeña actos de autoridad propiamente dichos es el mencionado órgano, quedando supeditados a su voluntad decisoria la autoridad responsable y el quejoso. De las anteriores consideraciones se deducen las conclusiones siguientes:
l' Cualquier institución pública o persona moral oficial, esto es, cual. quier órgano centralizado del poder, puede colocarse, frente a otro órgano del Estado, en una relación de supra a subordinación.

2' En esa relación, la institución pública o la persona moral oficial deja de ser entidad autoritaria, supeditándose a las decisiones del otro órgano estatal, mismo que, frente a ella; desempeña el jus imperii.
3' El ejercicio del jus imperii frente a la institución pública o persona moral oficial debe ajustarse a las exigencias constitucionales que se consignan en los preceptos de nuestra Ley Fundamental que expresan las denominadas garantías individuales.

4' La institución pública o persona moral oficial, dentro de esa relación de supra a subordinación, goza de los derechos establecidos en tales preceptos constitucionales,

5' Cuando por cualquier acto de autoridad se violan dichos preceptos en perjuicio de la institución pública o de la persona moral oficial, ésta puede promover, por ende, el juicio de amparo.

174-

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Expuestas como quedaron las variadas posibilidades de los sujetos que, como gobernados, pueden ser titulares de las llamadas garantías individuales, nuestro estudio lo enfocaremos a cada uno de los tipos respectivos. b) Sujeto activo. (Idea de "gobernado.) Este concepto está íntimamente ligado al de "acto de autoridad". En efecto, frente a cualquier persona se pueden desempeñar diferentes actividades tanto por los particulares como por los órganos estatales, formándose en el primer caso las llamadas "relaciones de coordinación" ajenas a la garantía individual. Cuando el acto que un órgano del Estado realice frente a una persona no sea unilateral, imperativo ni coercitivo, es decir, cuando no sea de autoridad en los términos en que hemos expuesto esta idea, las relaciones respectivas que entre ambos sujetos se entablan no son de supra a subordinación, esto es, de gobierno, sino también, como en la hipótesis anterior, de coordinación, pues la entidad estatal, a través de dichos órganos, no opera imperativamente (jus-imperii), sino como particular (jure-gestionis) buscando la colaboración voluntaria de su ca-su jeto mediante la concertación de actos bilaterales de diversa Indole.f" Por ende, en las relaciones de coordinaci6n que se formen entre el Estado y sus órganos, por un lado, y los particulares, por el otro, éstos no tienen la calidad de gobernados, ya que esta condición supone necesariamente una relaci6n de gobierno o de supra a subordinaci6n, la cual se constituye por verdaderos actos de autoridad, es decir, por actos emanados de tales órganos en ejercicio de las funciones estatales y que para existir no requíeren el consentimiento de la persona frente a la que se despliegan (unilateralidad), se imponen a la voluntad contraria de ésta (imperatividad) y la obligan coactivamente a obedecerlos (coercitividad). En conclusi6n, si para que una persona tenga el carácter de gobernado es menester que respecto de ella se desempeñan actos de autoridad y si éstos generan las relaciones de supra a subordinaci6n, tal carácter sólo existe en los mencionados vínculos. Consecuentemente; por "gobemaqo" o sujeto activo de las garantías individuales debe entenderse a aquella persona en cuya esiera operen o vayan a operar actos de autoridad, es decir, actos atribuibles a algún 6rgano estatal que sean de indole unilateral, imperativa y coercitiva. Ahora bien, ya hemos dicho que la naturaleza de gobernado, a cuyo concepto equivale la idea de "individuo" empleada en el artículo primero de nuestra Constituci6n Federal, puede darse en diferentes tipos de entes jurídicos, tales como las personas Ilsicas o individuos en sentido estricto, las personas morales de derecho privado (sociedades y asociaciones), las de derecho social (sindicatos y comunidades agrarias), las de derecho público (personas morales y oficiales) y los organismos descentralizados.
122 La fundamentación doctrinal y jurisprudencial de la doble actuación del Estado la tratamos en nuestra obra El Juicio d~ Amparo.

LAS GARANTIAS INDIV1DUALES ASPEcrO GENERAL

175

1. En el primer caso, el gobernado o sujeto activo de la garantía individual está constituido por todo habitante o individuo que viva en el territorio nacional independientemente de su. calidad migratoria, nacionalidad, sexo, condición civil, etc. El término "individuo" que encarna al sujeto gobernado cuando éste se revela en una persona física, equivale a ser humano en su sustantividad biológica, con independencia, como ya aseveramos, de sus atributos jurídicos o políticos. La mencionada equivalencia está contenida implícitamente en el articulo primero de nuestra Constitución, que dispone en su parte relativa que "En los Estados Unidos Mexicanos todo individuo gozará de las garantías que otorga esta Constituci6n ... ", revelándose nuestro ordenamiento fundamental en este aspecto más liberal que muchos extranjeros que contraían la titularidad de las garantías individuales a los nacionales, excluyendo de su goce y disfrute a los que no tuvieren esa condición. Tal liberalidad, que descubrimos en casi todos los códigos políticos que han regido la vida pública de México, indica la asimilación de las garantías individuales, como relaciones jurídicas entre gobernantes y gobernados, a los derechos fundamentales del hombre, que se caracterizan por su concomitancia universal con la naturaleza de todo ser humano, independientemente de su condición concreta y particular, a modo de potestades necesarias para el desarrollo de la personalidad, como ya asentamos en ocasiones anteriores. 2. Pues bien, existiendo al lado de las personas físicas o individuos las personas morales, cuya sustantividad y capacidad de adquirir derechos y contraer obligaciones las crea la ley, es evidente que cuando se ostentan como gobernados, son titulares también de garantías individuales, aunque tal titularidad parezca un paralogismo. Interpretando literalmente los artículos primeros de las Constituciones de 57 y de 17, puede uno resistirse a considerar a las personas morales como sujetos activos de las garantías individuales, concluyendo que éstas sólo deben imputarse a las personas físicas. Sin embargo, la garantía individual in-genere puede atribuirse también a las personas morales como entidades sometidas al imperio autoritario, puesto que bajo ciertos aspectos, constituidos por derechos o potestades que no tengan un sustrato biológico (como la vida), dichas personas están colocadas por la ley en un rango semejante al que ocupan los individuos propiamente dichos. Por tal motivo, la titularidad de las garantías individuales ~ favor de las personas morales será lógica y realmente factible cuando no se trata de garantías cuyo contenido esté integrado por potestades de naturaIcza biológica, sino cuando la prerrogativa garantizada sea de índole propiamente jurídica. La extensión de las garantías individuales en beneficio de las personas morales ha sido corroborada constante e invariablemente por la jurisprudencia de la Suprema Corte, así como establecida indirectamente por la Ley de Amparo al tratar la cuestión de la personalidad y la representación en el juicio constitucional.

176

LAS GARANTÍAS ~nnDUALES

La cuestión de si las personas morales deben considerarse o no como titulares de garantías individuales ha sido un tema sobre el que algunos de nuestros más distinguidos juristas emitieron variadas y opuestas opiniones al comentar el artículo primero de la Constitución Federal de 1857, que disponía que "El pueblo mexicano reconoce que los derechos del hombre son la base y el objeto de las instituciones sociales", adoptando una tesis francamente individualista. Así, para Lozano y Esteva Ruiz " ninguna persona moral, como tal, debía gozar de los derechos del hombre. Por su parte, M areno COTa admitía la existencia de garantías para las entidades morales, considerando Paliares que respecto de las llamadas de "interés público" tales garantías eran inoperantes, pues en aquéllas "los socios abdican absolutamente del dominio de los bienes que dedican a la obra, y lo abdican a favor de ella y no a favor de los socios, ni de otra persona física determinada".12< El eminente jurisconsulto don Ignacio L. Vallarta, a su vez, sostuvo que las corporaciones tienen derechos civiles, propiedades y capacidad para celebrar contratos, y que, a pesar de que solamente los individuos tienen derechos naturales que gozan en su condición de hombres, las "compañías" también pueden disfrutar de tales derechos, porque "esas personas morales pueden ser juzgadas como .cualquier individuo, y sus propiedades están bajo la protección de la ley constitucional, protección que necesitan contra los actos arbitrarios, lo mismo que cualquier individuo".12~ Las opiniones sobre el otrora debatido tópico de si las personas morales deben o no gozar de garantías individuales sólo representan en la actualidad un mero interés histórico, pues tomando en cuenta que el concepto de "derechos del hombre" (alrededor del cual se emitieron dichas opiniones) se sustituyó en nuestra Constitución vigente por el de "garantías otorgadas" por la propia Ley Fundamental, y que la persona física como tal no es ni debe ser el único ente al que como gobernado pertenezca la titularidad de las mencionadas garantías, las entidades morales de cualquier índole pueden ser y son sujetos activos de la relación jurídica que éstas entrañan, según hemos afirmado. 3. Pero no solamente la titularidad de las garantías individuales, es decir, su subjetividad activa, corresponde a las personas físicas y a las morales de derecho privado, sino que se extiende a las personas morales de derecho social y aun a las de derecho público. En efecto, hemos dicho que el concepto dc "individuo" a que se refiere el artículo primero constitucional equivale a la idea de "gobernado", o sea, al de sujeto físico o moral cuya esfera ju128 Los Derechos del Hombre y estudio intitulado Las personas morales l gozan de los derechos del hombre establecidos por la Constitución Federal Mexicana?, publicado en la Revista de Legulaáón y jtJ.'f'isprudencia, tomo XX.IV, 1903. La misma idea la comparte Rodolfo Reyes, habiéndola sustentado en un interesante estudio que se publicó en la Revista de Legislación 'JI Jurisprudencia, volumen correspondiente a los meses de enero a junio de 1903, pál;ts. 301 a 348. 124, Obra citada en segundo lugar. 1.2li El Juicio'··de Amparo y el Writ 01 Habeas Corpus, págs. 108 a 110.

LAS GARANTÍAS INIlIVIDUALES ASPECTO GENERAL

177

ridica es susceptible de constituir el objeto total o parcial de actos de autoridad imputables a los órganos estatales. Por tanto, si dicha esfera pertenece a una persona moral de derecho social (sindicato, confederación sindical, comunidad agraria), ésta asume el carácter de sujeto gobernado frente a los actos autoritarios de afectación correspondientes, o sea, de "individuo" para los efectos' de la titularidad activa de las garantías que expresamente consagra la Constitución. Por otra parte, si las personas morales oficiales o estatales pueden entablar la acción de amparo cuando los actos de autoridad de que se trate lesionen sus intereses patrimoniales eonforme a lo dispuesto por el artículo 9 de la Ley de Amparo, tales personas deben estimarse como sujetos activos de la relación jurídica llamada "garantía individual" en lo que atañe al ámbito formado por dichos intereses, pues en lo tocante a éstos asumen la calidad de gobernadas.v" En cuanto a los organismos descentralizados opera análoga conclusión, porque si su esfera jurídica es susceptible de afectarse por algún acto de autoridad y, por ende, si merced a dicha posibilidad de afectación pueden ostentarse como entidades gobernadas, son también sujetos activos o titulares de garantías individuales atendiendo a la equivalencia conceptual entre "individuo" y "gobernado" que implica el artículo primero constitucional. 4. En resumen, las garantías que con el título de "individuales" instituye nuestra Constitución, propiamente se refieren a todo sujeto que tenga o pueda tener el carácter de gobernado en los términos en que expusimos este concepto. Consiguientemente, la denominaci6n "garantías individuales" que se atribuye a las garantías que debe tener todo gobernado, no corresponde a la verdadera indole jurídica de éstas y s610 se explica por un resabio del individualismo clásico que no tiene raz6n de subsistencia en la actualidad y que, por otra parte, ha sido objeto de críticas destructivas injustificadas provenientes de ideologías socialistas o colectivistas que se sustentan en nuestro medio, considerando a la Constitución de 1917, en lo que respecta a la consagración de tales garantías, como un trasunto de regimenes politice-sociales ya liquidados. Por tanto, para evitar dichas críticas, que sólo se basan en un error puramente terminológico consistente en haber denominado a las multicitadas garantías con un adjetivo que únicamente traduce a uno de los sujetos activos de la relación jurídica que implica (individuo O persona física), es del todo indispensable que el nombre de "garantías individuales" Se sustituya por el de garantías del gobernado, el cual se adecúa con justeza a su verdadera titularidad subjetiva. Ahora bien, esta titularidad, por fundarse en un concepto estrictamente jurídico, no está sometida a ideologías político-sociales, pues si en cualquier régimen estatal deben existir como fenómenos ímpres126 La crítica de dicho precepto de la Ley de Amparo, asi como de la conclusi6n a que llega la jurisprudencia de la Suprema Corte al interpretarlo, en el sentido de que en el caso a que la propia disposición legal se refiere, las personas morales oficiales son titulares de garantías individuales, la formulamos en nuestro libro El Juicio de Amparo, a cuyas consideraciones nos remitimos.

178

LAS GARANTÍAS INDIVlDUALES

cindibles las relaciones de supra a subódíriación entre gobernantes y gobernadas, las g-arantías que a éstos se otorguen como cauces normativos en que aquéllos deban desplegar su actividad dentro de un estado de derecho, no obedecerán a un criterio ideológico determinado, sino que se establecerán sobre la idea de "ente gobernado", que puede involucrar sujetos de diferente consistencia social, política y jurídica. c) Sujeto pasivo. El sujeto pasivo de la relación jurídica que implica la garantía individual está integrado, ya lo dijimos, por el Estado como entidad jurídica y política en que se constituye el pueblo y por las autoridades del mismo. Éstas, según también aseveramos, son las directamente limitadas en cuanto a su actividad frente a los gobernados por las garantías individuales como manifestaciones de la restricción juridica del poder de imperio, siendo el Estado el sujeto pasivo mediatoée 1" relación de derecho respectivo. Por ende, el gobernado, titular de las garantías individuales, tiene el goce y disfrute de éstas inmediata o directamente frente a las autoridades estatales y mediata e indirectamente frente al Estado, el cual, como persona moral de derecho público que es, tiene necesariamente que estar representado por aquéllas, quienes, a su vez, están dotadas del ejercicio del poder de imperio en su distinta esfera de competencia juridica. Surge la importante cuestión consistente en determinar si los organismos descentralizados pueden ser sujetos pasivos de la relación jurídica en que se manifiesta la garantía individual. Esta cuestión se vincula estrechamente con otra que le es anexa y que estriba en la procedencia o improcedencia del juicio de amparo contra los actos de tales organismos y cuyo tratamiento lo abordamos en nuestra tantas veces citada obra.'" De las consideraciones que formulamos al exponer este último tópico se deduce la conclusión de que el organismo descentralizado puede ser sujeto pasivo de la mencionada relación jurídica cuando ésta sea de supra a subordinación, es decir, cuando dicho organismo realice frente al partícular algún acto de autoridad, si la legislación respectiva prevé esta posibilidad, tema éste que analizamos en nuestro indicado libro." B. EL OBJETO. La relación jurídica que existe entre los sujetos mencionados genera, para éstos, derechos y obligaciones que tienen un contenido especial. En efecto, las garantías individuales se han reputado históricamente como aquellos elementos juridicos que se traducen en medios de salvaguarda de las prerrogativas fundamentales que el ser humano debe tener para el cabal desenvolvimiento de su personalidad frente al poder público. En consecuencia, los derechos y obligaciones que implica Q genera la relación que existe entre gobernados _y gobernantes o entre aquéllos y el Estado (en los términos ya apuntados) tienen como esfera de gravitación esas prerrogativas sustanciales del ser humano, cuyos fundamentos filosóficos expusimos en otra
127

128

El Juicio de AmparC'. lbíd.

LAS GAllANTiAs INDIVIDUALES ASPECfO GENERAL

179

ocasión,':" considerándose como aquéllas la libertad, la igualdad, la seguridad jurídica y la propiedad, respecto ele las cuales trataremos en sendos capítulos, a) Pues bien, desde el punto de vista del sujeto activo de la relación jurídica en que se revela la garantía individual, ésta implica para dicho sujeto un derecho, esto es, una potestad jurídica que hace valer obligatoriamente frente al Estado en forma mediata y de manera inmediata frente a sus autoridades, surgiendo para el sujeto pasivo, o sea, para estos dos elementos (autoridad y Estado) una obligaci6n correlativa. Siendo las prerrogativas fundamentales del hombre inherentes a SU personalidad, lo que constituye el objeto tutelado por las garantías individuales principalmente, el derecho quc se establece por la relación jurídica en que éstas se traducen consiste en una exigencia imperativa que el gobernado reclama del sujeto pasivo de la aludida relación (autoridades y Estado), en el sentido de que se le respete un mínimo de actividad y de seguridad indispensable para el desarrollo de la personalidad humana. La potestad de reclamar al Estado y a sus autoridades el respeto a las prerrogativas fundamentales del hombre, y que constituye la manera como se traduce el derecho que para el sujeto activo de la relación jurídica multicitada o gobernado genera o implica esta misma, tiene la naturaleza de un derecho subjetivo público."· En efecto, dicha potestad es un derecho, esto es, tiene el calificativo de jurídica, porque se impone al Estado y a sus autoridades, o sea, porque estos
Véase introducción. Debemos advertir que el concepto de "derecho público subjetivo" no lo identificamos con el concepto tradicional y clásico de "derechos del hombre" elaborado por el jusnaturalismo. Para nosotros, y en ello reconocemos la influencia de Kelsen, la fuente del derecho subjetivo es la norma -jurídica objetiva, sin la cual no puede existir. En cambio, para los jusnaturalistas los derechos del hombre son anteriores y superiores a todo orden jurídico positivo, o sea, pre y suprasociales y pre y supraestatales, por ser atributos Inseparables de la persona humana. Lo que para el jusnaturalismo es un "derecho" del hombre, para nosotros es una exigencia deontol6gica que se traduce en un ideal, fincado en la naturaleza humana, y que debe cristalizar en su reconocimiento jurídico normativo si el orden de derecho objetivo pretende adecuarse a esa naturaleza. Ya hemos afirmado que, en nuestra opinión, al reconocer este orden las potestades libertarias naturales del hombre, las erige a la categorla de "derecho subjetivo", por lo que lo "jurídico" de esas potestades, o sea, su respetabilidad coercitiva e imperativa, deriva de la norma recognoscitiva y no de ellas mismas. Coincide con nuestro pensamiento Recaséns Siches, al aseverar que "Obviamente, cuando se habla de los 'derechos del hombre' con este vocablo, "derechos' se piensa en otra cosa y, sobre todo, en un plano diferente del Derecho positivo. Se piensa en una exigencia ideal, la cual es formulada verbalmente diciendo 'todos los hombres tienen -por ejempie-- derecho a la libertad de conciencia', lo cual no expresa un de'lecho subjetivo en el sentido técnico de estos vocablos, sino que expresa que el. Derecho positivo, todo orden jurídico positivo, por exigencia estimativa o axiol6gica, debe establecer y garantizar en sus normas de libertad de conciencia. Cuando la doctrina filosófica habla de "derechos del hombre', lo que hace es dirigir requerimientos al legislador, fundados en normas o en principios ideales, en criterios estimativos, en juicios de valor, para que el orden jurídico positivo emita preceptos que vengan a satisfacer esas exigencias." (Panorama del Pensa· miento Jurídico en el Siglo XX. Ed. 1963. Tomo 1, pág. 535.)
UD

130

180

LAS GARANTfAS INDIVIDUALES

sujetos pasivos de la relación que implica la garantía individual están obligados a respetar Su contenido, el cual, como ya advertimos, se constituye por las prerrogativas fundamentales del ser humano. En este sentido, la potestad del gobernado de exigir a las autoridades estatales y, por ende, al Estado, el mencionado respeto, la indicada observancia, no es un mero hecho o una simple posibilidad de actuar del titular de la garantia individual y cuyo cumplimiento o acatamiento podrían e1udirse. Por el contrario, dicha potestad prevalece contra la voluntad estatal expresada por conducto de las autoridades, la cual debe acatar las exigencias, los imperativos de aquélla, por estar sometida obligatoriamente. En segundo lugar, la potestad de referencia es un derecho subjetivo, porque implica una facultad que la ley (en este caso la Constitución) otorga al sujeto activo (gobernado) para reclamar al sujeto pasivo (autoridades y Estado) determinadas exigencias, ciertas obligaciones. En este particular, la locución "derecho subjetivo" está empleada en oposición a la expresión "derecho objetivo", que se identifica con el término "norma jurídica" abstracta e impersonal.>" Por último, la multicitada potestad es un derecho subjetivo público, porque se hace valer frente a un sujeto pasivo de esta índole, como son las autoridades estatales y el Estado mismo, según ya quedó expresado anteriormente. Ahora bien, el derecho público subjetivo no sólo es atribuible a los individuos o personas físicas, sino a todo ente que se halle en la situaci6n de gobernado. Por consiguiente de tal derecho también son titulares las personas morales privadas, las de índole social, las empresas de participación estatal, los organismos descentralizados y excepcionalmente las entidades denominadas "personas morales oficiales", ya que todos estos tipos son sujetos activos de la relación jurídica de supra a subordinación en que se traduce la "garantía individual" o garantía del gobernado. Es obvio que el contenido o la materia de ese derecho, tratándose de los diferentes tipos de gobernado varía en cada caso, pues si, en cuanto a las personas físicas o individuos ese contenido o materia está implicado, según dijimos, en las prerrogativas fundamentales del hombre, por lo que respecta a las otras especies se manifestará en su correspondiente esfera jurídica demarcada por el régimen normativo a que su estructura y funcionamiento estén sometidos. En cuanto a su existencia para el gobernado, los derechos subjetivos pueden ser originarios o derivados. En el primer caso, el nacimiento de los mencionados derechos opera per-se, esto es, sin la verificación de ningún acto o hecho jurídico previo, bien porque sean inherentes a la personalidad humana, o
181 Por corresponder a la esfera de estudio e investigación de la Filosofía del Derecho la determinación del concepto "derecho subjetivo", que tan diversamente se ha formulado por los filósofos del Derecho como Windscheid, Ihering y del Vecchio principalmente, nosotros optamos por estimar tal idea como una facultad concedida a la persona por el orden jurídico objetivo, estimaci6n que es suficiente para distinguir lo "jurídico subjetivo" de lo "jurídico objetivo".

LAS GARANTfAs INDIVIDUALES ASPECrO GENERAL

181

bien porque se imputen directamente por la lcy a una persona o entidad. Por el contrario, cuando se trata de derechos subjetivos derivados, Su causación proviene de un acto o de un hecho jurídico previo y necesario, como sucede con los derechos que nacen de un contrato, de un testamento, de la prescripeión adquisitiva o positiva, de una concesión, licencia, permiso oficial, etcétera. En otras palabras, los derechos subjetivos originarios son aquellos que corresponden a una situación jurídica concreta, para cuya formación no es menester el cumplimiento o la realización de un hecho o de un acto jurídico particular y determinado, sino que resulta de la imputación directa que hace la ley a una persona de una situación jurídica abstracta, imputación o referencia que personaliza o particulariza a ésta. A diferencia de los derechos subjetivos originarios, los derivados pertenecen a una situación jurídica concreta que se crea por un acto o un hecho concreto y previo, el cual reproduce, entre partes y sujetos determinados, una situación jutídica abstracta. Los derechos· públicos subjetivos que nacen de la relación jurídica que implica la garantía individual, son evidentemente originarios, puesto que existen para el gobernado desde que éste nace, o se forma, o sea, desde el momento en que es persona (física o moral) independientemente de sus condiciones o circunstancias particulares. En otras palabras, la titularidad de los derechos que integran el objeto de las garantías individuales surge por la imputación inmediata y directa que hace la Constitución a los gobernados respecto de las situaciones jurídicas abstractas que se contienen en los preceptos que las instituyen. Además, los multicitados derechos subjetivos públicos son absolutos en cuanto a su exigibilidad y validez frente al sujeto de la obligación correlativa. En efecto, existen derechos subjetivos relativos y absolutos. Los primeros son aquellos que tienen un obligado particular, concreto y determinado (hic et nunG, como dirían los escolásticos), pudiéndose solamente ejercitar contra él. Por el contrario, un derecho subjetivo es absoluto cuando puede hacerse valer frente a un número indeterminado de obligados, como acontece, verbigracia, con el derecho dc propiedad, en el cual, de acuerdo con la doctrina moderna del Derecho Civil, existe un obligado universal representado por todos los hombres que tiene el deber de no vulnerar ese derecho. Las garantías individuales evidentemente participan de este carácter absoluto, desde el momento en que los derechos públicos subjetivos que dc ellas derivan pueden hacerse valer contra cualquier autoridad del Estado que los viole o incumpla, existiendo, por ende, un sujeto obligado universal que se traduce en todas las autoridades del país. Debemos recordar que no debe identificarse a la garantía individual o garantía de gobernado con el derecho público subjetivo o "derecho fundamental del gobernado" como también suele llamársele. El derecho subjetivo, que tan diversamente ha sido conceptuado por la doctrina desde distintos

182

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

puntos de vista '" reconoce siempre, con independencia de su implicación filosófica, la existencia de una obligación correlativa a cargo de un sujeto diferente de su titular. Un derecho subjetivo se tiene y se ejercita frente a alguien, o sea, frente a un obligado que tiene el deber coercible de respetarlo o ae comportarse vanadamente conforme a él. Por ende, ese derecho es coercitivo y la obligación concomitante coercible, y como uno y otra son correlativos por necesidad, entre sus respectivos sujetos existe una relación prevista por la norma jurídica objetiva y que en cada caso concreto se actualiza por una variedad de causas que seria prolijo señalar. Es obvio que sin esa re.ación no puede haber ni derecho subjetivo ni obligación, ya que es ella la que constituye la fuente de ambos. De ahí que la relación, como nexo que vincula juridicamente a dos sujetos, genera para uno el derecho y para el otro la obligación. Se concluye de ello que la relación comprende tanto al derecho subjetivo como a la obligación correlativa a éste. Las consideraciones someramente expuestas demuestran que la garantia individual o del gobernado como relación juridica no puede confundirse con e! derecho público subjetivo que en favor de éste surge de ella. La mencionada garantía en su carácter de vínculo juridico establecido por la Constitución impone una obligación a las autoridades de! Estado en beneficio de todo gobernado. Esta obligación deriva de la juridicidad de la relación en que dicha garantía se revela, misma que, por e! propio elemento, crea al derecho subjetivo público. Sin la juridicidad, que no denota sino la previsión constitucional de la citada relación, no habría ni derecho subjetivo ni obligación, pues en esta hipótesis negativa los vínculos de supra a subordinación estarían regidos por e! solo arbitrio de los gobernantes, sin que éstos asumiesen, por tanto, ninguna obligación frente a los gobernados, quienes lógicamente tampoco serian titulares de ningún derecho subjetivo públíco.?" En conclusión, si la garantía individual se traduce en una relación juridica de rango constitucional entre el gobernado, por una parte, y las autoridades del Estado, por la otra, y si involucra el derecho público subjetivo en favor de aquél y la obligación correlativa a cargo de éstas, no es posible admitir la identificación de que hemos hablado, ya que no es dable confundir el todo con ninguna de sus partes. b) Si la relación jurídica que implica la garantia individual engendra para el sujeto activo de aquélla o gobernado un derecho en los términos
1.82 Así, para Windscheid el derecho subjetivo es un poder de voluntad condicionado por el derecho objetivo. Para Ihering tal derecho es un interés jurldicamente protegido, y Jellinek, combinando el interés y la voluntad, lo considera como la potestad volitiva recenacida y protegida por el orden jurídico "que tiene por objeto un bien o un interés". 138 Las ideas que acabamos de expresar nos reafirman en la tesis que reiteradamente hemos postulado de que sin una obligación coercible por el derecho objetivo no puede haber un derecho subjetivo, que es de suyo coercitivo como poder, voluntad o facultad. Por tanto, Jos llamados "derechos naturales del hombre" no son tales derechos sino meras concepciones ideales fundadas, eso 51, en las potestades naturales del ser humano, las cuales, mientras no sean reconocidas por el derecho objetivo, es decir, en tanto éste no les

LAS GARANTiAs INDIVIDUALES ASPEGTO GENERAL

183

que se acaban de anotar, para el sujeto pasivo, o sea, para las autoridades estatales y para el Estado, genera una obligaci6n correlativa. Esta obligación se revela en el respeto que el sujeto pasivo debe observar frente a los derechos públicos subjetivos del gobernado derivados de la garantía individual. El cumplimiento de dicha obligación, esto es, la observancia de dicho respeto, puede llevarse a cabo, por el sujeto pasivo en términos generales, y según el caso, mediante una abstenci6n o un no hacer o a través de una con· ducta positiva. En el primer caso, la obligación que para el Estado y sus autoridades genera la relación jurídica en que se traduce la garantía individual, es de carácter pasivo, mientras que en la segunda hipótesis es de índole activa. Ya al tratar el tema relativo a la clasificación de las garantías individuales tendremos oportunidad de vincular estos dos tipos de obligaciones estatales y autoritarias con los preceptos constitucionales que las contienen. Debemos observar que la obligación mencionada a cargo de todos los órganos estatales tiene su fundamento directo en el principio de juridicidad, que implica la ineludible subordinación de todos los actos del poder público a normas jurídicas pre-establecidas. Ahora bien, si estas normas tienen carácter constitucional, como son las que establecen las garantías en favor de todo gobernado, la citada obligación deriva puntualmente del deber general que tienen todas las autoridades del Estado, consistente en cumplir y hacer cumplir la Constitución. Ese deber, según fácilmente puede advertirse, no sólo incumbe a las autoridades administrativas y judiciales, sino que también atañe al legislador ordinario, en cuanto que las leyes que expida no deben contrariar las invocadas garantías.t'" e) De conformidad con lo que asentamos anteriormente, se deduce que tal derecho a favor del gobernado y la obligación correlativa a cargo de las autoridades estatales y del Estado mismo que surgen de la relación jurídica en que se traduce la garantía individual, existen unilateralmente, es decir, que no hay derechos u obligaciones reciprocas por parte de los sujetos activo y pasivo del citado vínculo, Así, atendiendo a la naturaleza prístina de la garantía individual, el sujeto activo o gobernado sólo es titular de un derecho subjetivo público que enfrenta a las autoridades estatales y al Estado mismo, sin que, a su vez esté obligado hacia el sujeto pasivo. Por lo mismo, y en
atribuya juridicidad para imponerse coercitivamente sobre los necesarios- sujetos obligados que serían las autoridades del Estado, no rebasan la órbita de la' facticidad, de la ética o de la filosofía. 1M Al respecto, Philippe Braud; profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Económicas de París, afirma que "La sumisión de los poderes públicos a la carta constitucional es un deber auténtico del Estado; incumbe sin excepción, a todos BUS órganos porque la Constitución es precisamente la norma que funda la competencia de cada uno de ellos. Ninguno puede librarse o librar a los otros de su observancia, porque las normas expedidas por el legislativo son siempre de valor infra-constitucional, salvo que el 6rgano legislativo y el 6rgano constitucional se encuentren exactamente confundidos." (La No .. 'ion de LibertA Publique en Droit Fran'dis. Pág. 169. Edici6n 1968. Biblioteca de Derecho Público.)

184-

LAS GARANTIAS INDMDUALES

vista del atributo de unilateralidad que hemos señalado, el Estado y sus autoridades no tienen ningún derecho, ninguna facultad de imperio frente al gobernado en la relaci6n que implica la garantía individual, pues s610 son titulares de la obligaci6n que especificamos anteriormente. Por tal motivo, podemos afirmar que de acuerdo con su Indole genuina, primaria y propia, la relación jurídica en que se revela la garantía i,ndividual tiene el carácter distintivo de la unilateralidad en la causaci6n de los derechos y obligaciones que de ella se derivan para ambos sujetos, carácter que equivale a la circunstancia de que los derechos s610 se generan para el sujeto activo y las obligaciones exclusivamente para el pasivo. :Ésta es, pues, la fisonomía que presenta la naturaleza jurídica de la garantía individual, en un régimen individualista y liberal. Sin embargo, no considerándose ya a los intereses y derechos particulares como el objetivo y la base de las instituciones sociales, no reputándose -exclusivamente al Estado como el guardián de la esfera jurídica de actividad privada, tal como acontecia en la Constituci6n de 57 que sigui6 una corriente netamente jus-naturalista, las relaciones entre dicha entidad y los gobernados por lo que ve a las garantías individuales se transforman palpablemente. En efecto, el Estado y sus autoridades ya no son los tuteladores de los derechos individuales exclusivamente; éstos ya no se estiman como supraestatales, sino como prerrogativas jurídicas que el orden de derecho crea o instituye en favor de los gobernados para hacer factible su desenvolvimiento dentro de la vida social. Fue por esta nueva concepci6n de las garantías individuales por lo que el Estado ya no se ve constreñido a reconocer o respetar derechos intangibles por su poder de imperio, sino que, para procurar el bienestar y felicidad de sus miembros componentes, establece, en el orden jurídico primario y fundamental como es la Ley Suprema, una esfera de actividad para el gobernado inviolable por las autoridades y un régimen de seguridad jurídica para el mismo. Bajo esta nueva concepci6n de las garantías individuales, que es la que acogió nuestra Constitución actual en su articulo primero, los derechos fundamentales del hombre ya no Se reputan pre-existentes a la sociedad estatal, según la teoría jus-naturalista, sino como creaciones del poder soberano del Estado plasmadas en el orden jurídico básico del mismo, y que, por este solo hecho, significan una autolimitaci6n a la actividad estatal, y, por ende, a la conducta de las autoridades."
1M

Es pertinente insistir en que las anteriores consideraciones no excluyen la idea de

que todo hombre tiene potestades naturales inherentes a su personalidad, que se resumen

en la libertad natural. Ahora bien, tales potestades, mientras no se reconozcan por el orden jurídico positivo, no deben ser reputadas como "derechos". El derecho, en su aspecto subjetivo, siempre reclama la existencia de una obligación correlativa. Un "derecho" sin un 'sujeto frente a quien se ejercite O pueda ejercitar obligatoriamente, no merece el califica .. tivc de tal. El derecho subjetivo, según dijimos, no es una simple "facultad" o "potestad", sino una "facultad" o "potestad" obligatoria, imperativa y coercitiva. Estos atributos s610 los puede otorgar la norma jurídica, sin la cual cualquier potestad humana, por más natural que se suponga, no es "derecho subjetivo". Nuestro pensamiento coincide con el [us-

LAS GARANTiAs INDIVIDUALES ASPÉGTO GENERAL

185

"La misma idea la desenvuelve Burgess en las siguientes palabras: 'Los revolucionarios del siglo xvm decían que la libertad era un derecho natural; que pertenecía al individuo en cuanto ser humano, independientemente del Estado o sociedad en que viviese o del gobierno que le rigiera. Pero fácil es ver que ésa es una idea vana e irrealizable; porque, si ni el Estado, ni la sociedad, ni el gobierno definen la esfera de la autonomía individual y señalan sus límites, entonces se dejará que lo haga el individuo mismo, y eso es anarquía pura y simplemente. Los ensayos que hizo la revolución francesa para traer a la práctica la teoría de los derechos naturales, demostraron la fatalidad de esa consecuencia. Tales ensayos indujeron a los espíritus más piadosos de aquellos días a afirmar que la fuente de la libertad del individuo es Dios. As¡ se renovaba la divisa de la Edad Media: Dieu et mon droit. Pero, ¿ quién debe interpretar la voluntad de Dios respecto de la libertad individual? Si la interpreta el individuo por sí mismo, llegaremos a la misma consecuencia anárquica de antes. Si la interpretan el Estado, la Iglesia o el gobierno, el individuo pierde realmente la fuente divina de su libertad, porque lo único que tiene un valor práctico es la interpretación y declaraci6n legal de los derechos e inmunidades individuales. Esas dos teorías eran una protesta natural y necesaria contra el régimen del periodo prerrevolucionario que no reconocía al individuo más libertad que la que el gobierno le otorgase. Pero una y otra rebasaron la medida, y provocaron una reacción en las ideas y en los hechos.' "El momento presente es mucho más favorable para una inteligencia exacta y científica de estas relaciones. El principio más moderno puede expresarse como sigue: el individuo, tanto para su más elevado desarrollo como para el mayor bien de la sociedad y del Estado en que vive, debe obrar libremente dentro de cierta esfera. La tendencia a tal acci6n es una cualidad universal de la naturaleza humana; pero el Estado, el soberano, es el único que puede definir los elementos de la libertad individual, limitar su esfera y garantizar su goce. Así, el poder que crea y sostiene al gobierno, y dispone de su vida, defiende al individuo en esa esfera contra el gobierno, y, mediante el gobierno, contra las intrusiones de todos los demás. Pero contra ese poder no hay defensa: él da y quita. El individuo puede reclamar libertades que aquél no haya otorgado, y aun demostrar hasta la evidencia que las ha menester; pero 10 seguro es que, mientras no se las otorga, no las posee. La soberanía plena --el Estado- no puede ser limitada ni por la libertad individual ni por las facultades gubérnativas; y lo sería, si la libertad individual tuviese su fuente fuera del Estado. 'He ah¡ el único criterio que puede armonizar la libertad con el derecho, y mantener su equilibrio." aee Pues bien, al crear el Estado por conducto del orden jurídico las garannas individuales en beneficio de los gobernados, en algunos casos correlativamente impone a éstos determinados deberes que cumplir en aras de la
naturalismo en cuanto a que la persona nace libre y en que está colocada en una situaci6n igualitaria natural Con sus semejantes, pues sería monstruosamente aberrativo que se negara la libertad e igualdad naturales, como elementos consubstanciales de todo ser humano. En lo que disentimos de tal corriente filosófica, es en que dicha libertad e igualdad sean "derechos", pues en nuestro entender, siguiendo en este punto a Kelsen, esta calidad s610 puede derivar de la nonna jurídica objetiva. Por eso, cuando la Constitúci6n reconoce la libertad e igualdad naturales del hombre, las erige en derechos públicos subjetivos, ya que, a través de la relación llamada "garantía individual" O "garantia del gobernado", les imputa los ingredientes esenciales de lo jurídico, que son, como hemos afinnado, la obligatoriedad, la imperatividad y la coercitividad. 188 Ciencia Polltica y Derecho Constitucional Comparado, págs. 215 y 216.

186

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES

sociedad. De esta manera surgió la idea o el concepto de obligaci6n individual pública, que puede definirse como un conjunto de prestaciones positivas o negativas impuestas al gobernado en favor del Estado. En nuestro sistema constitucional encontramos, al lado de las garantías individuales propiamente dichas, obligaciones individuales públicas que el gobernado contrae en beneficio del Estado o de la sociedad. As1, por vía de ejemplo, el articulo Sconstitucional, al consignar la garantía individual de la justa retribución por trabajos desempeñados, impone correlativamente al gobernado la obligación de prestar los servicios militares, de jurados, etc., obligación que implica una excepción a la libertad de. trabajo que consagra el precepto anteriormente invocado. En conclusión, junto a las garantías individuales propiamente dichas, nuestra Ley Fundamental, en múltiples casos que por ahora sería inoportuno tratar, impone al gobernado determinadas obligaciones en favor del Estado o de la sociedad y que se traducen genéricamente en prestaciones positivas o en abstenciones, obligaciones de que ya trataremos al abordar el estudio de cada una de las garantías individuales en particular.
C. LA FUENTE. Hemos afirmado que la garantía individual se traduce en una relación jurídica que se entabla entre el gobernado como persona física o moral, por un lado, y las autoridades estatales y el Estado, por el otro. Ahora bien, la juridicidad de este vínculo y, por ende, de la garantía individual, descansa en un orden de derecho, es decir, en un sistema normativo que rige la vida social. Ese orden de derecho, en cuanto a su forma, puede ser escrito o consuetudinario. Por consiguiente, la fuente formal de las garantías individuales puede ser, o bien la costumbre jurídica, o bien la legislación escrita, como acontece entre nosotros. Sin embargo, no a toda ésta debe reputarse como fuente de las garantías individuales, sino a una categoría especial de normas, En efecto, los derechos públicos subjetivos, cuyo titular es todo gobernádo, se instituyen en el ordenamiento fundamental o básico del orden jurídico estatal, es decir, en la Constituci6n, según sucede en la generalidad de los casos. Por ello, ésta es la fuente formal de las garantías individuales, que no son sino la relación jurídica de supra a subordinación de que hemos hablado y de la que derivan los mencionados derechos. Es, pues, la Ley Fundamental, esto es, el ordenamiento primario y supremo del orden jurídico del Estado que obliga a gobernantes y gobernados y encauza el poder público, la que regula dicha relación. Por ende, los derechos públicos subjetivos, que traducen uno de los elementos de la garantía individual o del gobernado, son de creaci6n constitucional conforme al articulo primero de nuestra Ley Suprema, sin que esos derechos se agotén en los llamados "derechos del hombre" aunque sí los comprendan, pero únicamente con referencia a un solo tipo de gobernado, como es la persona física O individuo. Ahora bien, los derechos públicos subjetivos están preservados por un cúmulo de condiciones que aseguran su goce y ejereicio en favor de su titular

LAS GARANTfAs INDIVIDUALES ASPECTO GENERAL

187

O gobernado, en el sentido de que aquéllos no pueden afectarse válidamente por ningún acto del poder público sin que éste observe o acate tales condiciones, cuyo conjunto integra la seguridad jurídica dentro de un régimen de derecho.

D. CONCEPTO DE GARANTÍA INDIVIDUAL. Este concepto se forma, según las explicaciones que preceden, mediante la concurrencia de los siguientes elementos: 1. Relaci6n jurídica de supra a subordinaci6n entre el gobernado (sujeto activo) y el Estado y sus autoridades (sujetos pasivos). 2. Derecho público subjetivo que emana de dicha relaci6n en favor del gobernado .(objeto) . 3. Obligaci6n correlativa a cargo del Estado y sus autoridades, consistente en respetar el consabido derecho y en observar o cumplir las condiciones de seguridad juridica del mismo (objeto). 4. Previsi6n y regulaci6n de la citada relaci6n por la Ley Fundamental (fuente). De estos elementos fácilmente se infiere el nexo lógico-jurídico que media 'entre las garantías individuales o del gobernado y los "derechos del hombre" como una de las especies que abarcan los derechos públicos subjetivos. Los derechos del hombre se traducen substancialmente en potestades inseparables e inherentes a su personalidad; son elementos propios y consubstanciales de su naturaleza como ser racional, independientemente de la posición juridico-positiva en que pudiera estar colocado ante el Estado y sus autoridades; en cambio, las garantías individuales equivalen a la consagración juridico-positiva de esos elementos, en el sentido de investirlos de obligatoriedad e imperatividad para atribuirles respetabilidad por parte de las autoridades estatales y del Estado mismo. Por ende, los derechos del hombre constituyen, en términos generales, el contenido parcial de las garantías individuales, considerando a éstas como meras relaciones juridicas entre los sujetos de que hemos hablado: gobernados, por un lado y Estado y autoridades, por el otro. E. PRINCIPIOS CONSTrrUCIoNALES QUE RIGEN A LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES. Siendo nuestra Constitución la fuente de las garantías individuales, o sea el ordenamiento en el cual éstas se consagran, formando, por ende, parte de la Ley Fundamental, es 16gico y evidente que están investidas de los principios esenciales que caracterizan al cuerpo normativo supremo respecto de la legislaci6n secundaria. Por consiguiente, las garantías individuales participan del principio de supremacia constitucional (consignado en el artículo 133 de la Ley Suprema), en cuanto que tienen prevalencia sobre cualquier norma o ley secundaria que se les contraponga y primacía de aplicaci6n sobre la misma, por lo que las autoridades todas deben observarlas preferentemente a cualquier disposici6n ordinaria. Por otra parte, las garantías individuales,

188

LAS GARANTfAS INDIVIDUALES

que forman parte integrante de la Constitución, están, como ésta, investidas del principio de rigidez constitucional, en el sentido de que no pueden ser modificadas o reformadas por el poder legislativo ordinario (o sea, por el Congreso de la Unión como órgano legislativo federal y para el Distrito Federal, y por las Legislaturas de los Estados), sino por un poder extraordinario integrado en los términos del articulo 135 de la Ley Fundamental.'"

F. EXTENSIÓN DE LAS GARANmS INDIVIDUALES EN CUANTO A SU CONSAGRACIÓN CONSTITUCIONAL. La cuestión relativa a la extensión de las garantías individuales en cuanto a su consagración constitucional equivale a la formulación de la siguiente pregunta: ¿Las garantías individuales, sólo están comprendidas por la Constitución en sus veintinueve primeros articulas que integran el capitulo respectivo, o por el contrario, abarcan otros preceptos constitucionales distintos? A don Ignacio L. Vallarta le preocupó tal cuestión, habiéndola resuelto en el sentido de que por garantías individuales no deben entenderse únicamente los, veintinueve primeros artículos de la Constitución, sino que aquéllas podían hacerse extensivas a otros preceptos de la Ley Fundamental que signifiquen una explicación, ampliación o reglamentación de las normas que expresamente las prevén.f" A nuestro parecer, y no obstante la crítica que a esta tesis del insigne V allarta hace Rabasa, estimamos que es correcta la apreciación del célebre constitucionalista, máxime si se tiene en consideración que el concepto de "garantías individuales" no es restrictivo, sino por el contrario, extensivo, es decir, no se debe identificar a las garantías individuales con los veintinueve primeros articulas de la Constitución, pues éstos solamente las enuncian en forma más o menos sistemática, sino referirlas a todos aquellos preceptos constitucionales que por su espíritu mismo vengan a complementar, en diversa manera, las primeras veintinueve disposiciones, toda vez que la declaración contenida en el articulo primero es lo suficientemente amplia para inferir que es a través de toda la Constitución como se consagran las garantías individuales o del gobernado. Por via de ejemplo citaremos un caso: el articulo 123, que no se encuentra dentro de los veintinueve primeros artículos constitucionales, está indiscutiblemente vinculado al articulo 5 de la Ley Fundamental, precepto, que se refiere a garantías relativas a la prestación de servicios. Las fracciones JI, JII, etc., del mencionado articulo 123 fijan las condiciones del desempeño del trabajo y, cuando alguna autoridad las viole en perjuicio de una persona, evidentemente, y a nadie se le ocurriría lo contrario, procede el amparo, no obstante que la supuesta violación se camete contra un precepto constitucional no comprendido dentro de los vein1.S1 En relación con los principios constitucionales a que aludimos, véase nuestro libro Derecho Constitucional Mexicano. obra en la que abordamos su estudio con el debido detenimiento y la pertinente amplitud. 188 Véase sobre el particular nuestra obra El Juicio de Amparo, en relación con los Votos, de Vallarta.

LAS GAIlANTIAS INDIVIDUALES ASPECTO GENERAL

189

tinueve primeros artículos, pero que en sí mismo importa una complementación y extensión sociales del artículo 5, que consigna expresamente sendas garantías individuales.

G.

ORIGEN FORMAL DE LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES POR LO QUE TOCA

A SU CONSAGRACIÓN POR EL ORDEN JURÍDICO ESTATAL.

Por origen formal de las garantías individuales entendemos aquella manera o forma como el Estado o sociedad política organizada incorporó en el orden jurídico constitucional los derechos públicos subjetivos cuyo contenido lo constituyen las prerrogativas fundamentales del gobernado, o sea, el acto por virtud del cual dichos derechos se establecieron en la Constitución. Existen diversas teorias para solucionar esta cuestión. Sin embargo, en su mayoría no son sino variantes de alguna de estas dos tesis opuestas, a saber, la jusnaturalista y la estatista. La primera sostiene que, siendo los derechos del hombre inseparables de su naturaleza y consubstanciales a su personalidad, y por ende, superiores y pre-existentes a toda organización normativa, el Estado debe respetarlos, teniendo la ineludible obligación de incorporarlos a su orden juridico. Esta idea se preconiza por la doctrina francesa clásica representada por Esmein, Barthélemy, Le FUT y Hauriou, entre otros, quienes, siguiendo las concepciones que inspiraron a la Declaración de 1789, afirman que el hombre nace con "derechos naturales", los cuales deben condicionar necesariamente a todo orden jurídico positivo por
tener un carácter "supra-constitucional".

La teoría estatista parte de un criterio opuesto al sustentado por la doctrina jusnaturalista. En efecto, se afirma que sobre el poder del pueblo o la nación (volonté générale en la tesis rousseauniana) no existe ninguna potestad individual. Por ende, el sujeto particular no tiene ningún derecho que oponer al Estado, que es la forma política y jurídica en que se organiza el pueblo. Pero, para obtener la felicidad y el bienestar de la comunidad, es menester procurar que sus partes integrantes, los individuos, sean dichosos. y por ello es que el Estado, en ejercicio del poder soberano cuyo titular es el pueblo, otorga, crea o concede a los gobernados determinadas prerrogativas que lo coloquen al amparo de los desmanes, arbitrariedades e iniquidades dc las autoridades que obran en representación de aquél (tesis del otorgamiento o creaci6n de las garantlas indiuiduales), En conclusión, según esta solución, el establecimiento de las garantías individuales constituye parte integrante de la finalidad general del Estado determinada por postulados éticos, como SOn los concernientes a la procuración del bienestar de la sociedad por medio de la obtención de la felicidad de sus miembros individuales, para cuya consecución se otorga a éstos ciertos derechos o prerrogativas fundamentales. Según la tesis estatista los derechos públicos subjetivos derivan de la autolimitaci6n del poder del Estado en el orden jurídico positivo. Su existencia no precede a este orden puesto que dimanan de él y se instituyen por él en

190

LAS oARANniAs ~nnnUALES

favor de los gobernados, ya que, como asevera Laband, "los derechos de libertad o derechos fundamentales son reglas que se da a sí mismo el poder del Estado; constituyen barreras que limitan los poderes de las autoridades, aseguran al particular su natural libertad de acci6n en un circulo determinado, pero no establecen derechos subjetivos de los ciudadanos del Estado ... " 180 En Kelsen y en Duguit la teoría estatista llega hasta el extremo de negar la existencia de derechos subjetivos.
Para el jurista vienés, éstos se diluyen en el derecho objetivo. "Fundamental..
mente considerado, dice, el derecho objetivo no es otro que el derecho positivo. 1.0 que surge frente al derecho positivo como un derecho subjetivo esencialmente diverso del derecho positivo, por ser irreductible a éste, es un orden jurídico diferente. El derecho (subjetivo) no es diverso del (objetivo) más que si es independiente de él, si no deriva de él su validez, si -c-como enseñan a veces incluso algunos positivistas--- le precede temporalmente y -en grado mayor

o menor- no puede ser desconocido o negado por el derecho objetivo. En principio, la teoría enlaza esta idea con la noción de derecho subjetivo. Es la idea de los derechos innatos e indestructibles y de los derechos (adquiridos) del individuo, idea que siempre ha surgido con la pretensión de señalar límites absolutos al derecho positivo. En el dualismo de derecho objetivo y subjetivo se oculta, pues, el viejo dualismo de derecho positivo y derecho justo o natural. Es verdad que este último suele ser con frecuencia (minimizado), reducido a un límite externo que no puede ser sobrepasado por el derecho positivo con perjuicio del individuo. La idea de un derecho subjetivo contrapuesto al objetivo equivale a la idea de libertad, la cual no puede ser limitada más allá de cierto grado por el derecho objetivo. Y aquí tiene una de sus raíces la polifacétiea antítesis en que el Derecho se coloca frente al Estado. "A medida que se fortalece el positivismo, se volatiliza esta significación originaria del derecho subjetivo, si bien subsisten aún abundantes huellas de la misma j así, por ejemplo, cuando algunos defienden la teoría de que es preciso que el orden jurídico objetivo reconozca a los sujetos individuales de Derecho (es decir, garantice derechos subJetivos), puesto que de otro modo nos hallaríamos en presencia de una comunidad de esclavos, pero no de una comunidad jurídica. Y así podrían citarse otros casos. Pero en el momento en que se reconoce como postulado metodológico la necesidad de (derivar) el derecho subjetivo del objetivo -<:on 10 cual' el primero adopta la significación de un interés protegido o de una voluntad garantizada por el derecho positivo-- aparece, en lugar del dualismo de dos sistemas de normas, el dualismo del sistema del Derecho y del sistema de la naturaleza. El derecho objetivo (como norma y deber ser) se contrapone al derecho subjetivo (considerado como 'ser' del desear y del querer psíquicos). y con esto se ha dado un avance decisivo hacia la superación del' dualismo de derecho objetivo y subjetivo." 140 Por lo que concierne a la opini6n de Duguit, Xifra Heras afirma que: "La negaci6n aparentemente más radical de los derechos subjetivos se encuentra en la obra de Duguit, para quien no hay más derecho que el objetivo, al que todo el mundo -gobernados y gobernantes- está scmetido. El derecho subjetivo,
189

HO

Citado por Xifra Heras. Op. cít., pág.t356, tomo l. Teoría General del Estado, págs. 77 y 78.

LAll GARANTiAs INDIVIDUALES ASPECI"O GENERAL

191

concebido como el poder de una voluntad a imponerse sobre otras, es algo inexistente, es una quimera. No hay más que situaciones jurídicas, o sea, re-

glas objetivas que se aplican al individuo: éste está sólo situado activa o pasivamente con respecto a la regla de Derecho." l.U

A nuestro entender, la negaci6n de los derechos subjetivos privados o públicos arranca de una confusi6n, como en Kelsen, y de una falta de sindéresis como en Duguit. Kelsen concibe que tales derechos pre-existen al derecho objetivo colocándolos en el mundo de! ser y no en e! de! deber ser. Según nuestro pensamiento, los derechos subjetivos no son anteriores al derecho objetivo, a la norma jurídica general, impersonal y abstracta; antes bien, son creados por ésta al proyectarse o referirse ella misma a los casos concretos, estableciendo, dentro de ellos, una re!aci6n entre dos o más sujetos. De esta relaci6n, ya lo hemos afirmado, surge una potestad coactiva en favor de uno de tales sujetos y una obligaci6n coercible a cargo de! otro u otros. Esa potestad es precisamente el derecho subjetivo, que a pesar de que esté regulado por la norma jurídica objetiva, no puede confundirse o identificarse con ella. Duguit, por su parte, al hablar de situaciones jurídicas que se aplican al individuo, se desentiende o no advierte que esta aplicaci6n genera para e! sujeto una potestad de exigir, en su favor, el cumplimiento o la observancia de las normas objetivas que establecen dicha situaci6n frente a otros sujetos, y esa potestad, repetimos, es el derecho subjetivo. En nuestra historia constitucional la tesis jus-naturalista se adopt6 franca y claramente por e! C6digo Político Federal de 1857, al declararse con énfasis en su articulo primero que "el pueblo mexicano reconoce que los derechos del hombre son la base y el objeto de las instituciones sociales". Comentando este precepto, don José María Lozano sustentaba con pasi6n dicha tesis al afirmar: "Notemos que nuestro artículo constitucional no dice que e! pueblo mexicano declara o establece, sino que reconoce. Anterior, pues, a la Constituci6n e independiente de ella, es e! hecho que se limita simplemente a reconocer como tal. Los derechos del hombre son la base de las instituciones sociales y son al mismo tiempo su objeto. Una instituci6n en que se desconozca como base los derechos de la humanidad, es decir, de! hombre, será viciosa." Además, el insigne tratadista extremaba su acendrada devoci6n por los derechos humanos a tal punto, que lIeg6 a considerarlos superiores al interés general, aseverando al respecto que: "En e! conflicto entre el interés social y e! interés individual hay que sacrificar éste; pero en el que puede haber entre el interés general y el derecho de un solo hombre, guardémonos de creer que en algún caso sea lícito sacrificar el derecho individual, el derecho de un hombre, por más que se trate del último, del más oscuro y miserable de los habitantes de la República." '"
Op. cit., tomo 1, págs. 336 y 337. "Los Derechos del Hombre" (Estudio del Derecho Constitucional Patrio), págs. 586 y 587.
141 HZ

192

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Ahora bien, como consecuencia del reconocimiento de los "derechos del hombre", es decir, de IJ)S que todo ser humano tiene por el hecho de ser el tal, inseparables de la personalidad y anteriores a todo ordenamiento positivo (según la teoría jusnaturalista), la Constitución de 57 otorgaba, o sea, institula garantías en favor del individuo, las cuales significaban limitaciones impuestas al poder público para asegurar el goce de tales derechos (art. primero, segunda parte). Como se ve, dicho código constitucional establecía una marcada distinción entre "derechos del hombre" y "garantías individuales", reputando a aquéllos inherentes a toda persona humana por haberle sido concedidos "por su Creador", y estimando a éstas como restricciones consignadas en la propia Ley Fundamental a la actividad de las autoridades del país con la finalidad de proteger y hacer efectivos los citados derechos. Sin duda alguna, y dentro de un proceso rigurosamente lógico, congruente con la postura individualista que asumió la Constitución de 57, la doctrina mexicana consideró que sólo el individuo como tal poseía "derechos del hombre", sin perjuicio de que las personas morales disfrutasen de ciertas garantías otorgadas por dicho ordenamiento compatibles con su naturaleza jurídica. Por el contrario, nuestra Constitución vigente, al abandonar la tesis jusnaturalista, ya no establece la distinción que fijó el Código Político de 57 entre "derechos del hombre" y "garantías individuales". La actual Ley Suprema, según lo declara en su articulo primero, otorga garantías al individuo, pero no como consecuencia de "derechos naturales" que éste pudiera tener en su carácter de persona humana, sino en su calidad de "gobernado", es decir, como sujeto cuya esfera sea ámbito de operatividad de actos de las autoridades estatales desempeñados en ejercicio del poder de imperio. De esta guisa, para la Constitución de 1917 los derechos del gobernado no equivalen a los derechos del hombre, esto es, no son anteriores a ella ni necesaria o ineludiblemente recognoscib1es por ella, sino derivados de la relación juridica en que se traduce la garantía individual establecida y regulada por sUS propios mandamientos.

IV.

GLASIFICAGIÓN DE LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Para clasificar en términos generales las garantías individuales disponemos de dos criterios fundamentales: uno que parte del punto de vista de la Indole formal de la obligaci6n estatal que surge de la relación jurídica que implica la garantía individual, y otro que toma en consideración el contenido mismo de los derechos PÚblicos subjetivos que de la mencionada relación se forman en beneficio del sujeto activo o gobernado. No hay que confundir la clasificación de las garantías individuales propiamente dichas, y a la que nos referimos en esta ocasión, con la división que de las garantías en general ha elaborado Jellinek. En ambas clasifica-

LAS GARANTiAs INDIVIDUALES ASPECTO GENERAL

193

ciones el objeto es diverso, puesto que en la que formularemos, éste se constituyc por las garantías individuales como relaciones jurídicas existentes entre el gobernado como sujeto activo y las autoridades estatales y el Estado como sujetos pasivos con los elementos y notas que ya hemos indicado; en cambio, el objeto de la clasificación hecha por Jellinek versa, no sobre las garantías individuales propiamente dichas, sino respecto de los medios que establecen un control o una salvaguardia al régimen de derecho en general y a los derechos de los gobernados en particular. Según dijimos en otra ocasión, Jellinek afirma que hay tres especies de garantías (o medios de preservar el orden jurídico): las sociales, las polfticas y las propiamente jurídicas. Las primeras están constituidas por aquellos factores culturales, por todas aquellas ideas religiosas, tendencias sociales, económicas, etcétera, que forjen, en el ánimo de los gobernantes o legisladores, la creación de un orden de derecho determinado, el cual, de esta guisa, se reputa como un mero producto cultural. Tales factores, ideas, tendencias, etc., cuando reflejan ideales éticos, significan una influencia en la voluntad de los forjadores del orden de derecho, en el sentido de proscribir las arbitrariedades, iniquidades e injusticias legislativas, administrativas y judiciales. Las garantías políticas equivalen para Jellinek a un sistema o régimen de competencias y de limitación de poderes entre las distintas autoridades del Estado, de tal suerte que cada entidad autoritaria o cada funcionario se ve constreñido a actuar dentro de su órbita competencial creada por la ley. Por último, las garantías jurídicas se traducen para el citado autor en todos aquellos medios de derecho de que el gobernado dispone para proteger sus derechos frente a los gobernantes o autoridades, tales como el juicio de responsabilidad, las instituciones de fiscalización, los recursos legales ante la jurisdicción, etc.m A. Hemos afirmado anteriormente que la obligación estatal que surge de la relación jurídica en que se traduce la garantía individual puede consistir desde el punto de vista formal en un no hacer o abstención, o en un hacer positivo en favor del gobernado por parte de las autoridades del Estado. El respeto quc éste, por conducto de sus autoridades todas, debe observar frente al gobernado, se puede manifestar en una mera abstención o no hacer o en la realización de una conducta positiva. Consiguientemente, desde el punto de vista de la naturaleza formal de la obligación estatal que surge de la relación jurídica que denota la garantía individual, ésta puede ser negativa (en tanto que impone al Estado y a sus autoridades un no hacer, una abstención, una conducta pasiva de no violar, de no vulnerar, de no prohibir, etc.), o positiva (en tanto que las autoridades estatales y el Estado, por la mediación representativa de éstas, están obligados a realizar en beneficio del titular del derecho subjetivo público o gobernado una serie de prestaciones, hechos, actos, etc., o sea, a desempeñar un comportamiento
1.-48

Véase el parágrafo 11 de este capítulo.

194

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

activo, tal como la observancia de ciertos requisitos o formalidades, e! desarrollo de un procedimiento previo para poder privar a una persona de la vida, de la libertad, etc.). Teniendo en cuenta las dos especies de obligaciones a que hemos aludido, las garantias que respectivamente las impongan al Estado y sus autoridades, se pueden clasificar en garantias materiales y garantias formales. Dentro de! primer grupo se incluyen las que se refieren a las libertades específicas del gobernado, a la igualdad y a la propiedad, comprendiendo el segundo grupo las de seguridad juridica, entre las que destacan la de audiencia y de legalidad consagradas primordialmente en los articulas 14 y 16 de nuestra Constitución. En las garantías materiales, los sujetos pasivos (Estado y autoridades estatales) asumen obligaciones de no hacer o de abstenci6n (no vulnerar, no prohibir, no afectar, no impedir, etc.), en tanto que respecto a las garantías formales, las obligaciones correlativas a los derechos públicos subjetivos correspondientes son de hacer, o sea, positivas, consistentes en realizar todos los actos tendientes a cumplir u observar las condiciones que someten la conducta autoritaria para que ésta afecte con validez la esfera de! gobernado. B. Tomando en consideración el segundo punto de vista a que aludimos con antelación, esto es, el consistente en e! contenido del derecho subjetivo público que para el gobernado se deriva de la relación jurídica en que se manifiestan las garantías individuales, éstas pueden ser: de igualdad, de libertad, de propiedad y de seguridad juridica. En efecto, todo derecho subjetivo tiende a exigir o reclamar algo del sujeto obligado frente a su titular. Este "algo" constituye, pues, el contenido de exigencia de! derecho subjetivo (verbigracia, la entrega de una cosa, de una suma de dinero, la transmisión de! uso de un bien, etc.). Ahora bien, ¿cuál es el contenido de! derecho subjetivo público que emana de la garantía individual? ¿Cuáles son las prestaciones que Por medio de su ejercicio e! gobernado puede exigir de las autoridades estatales? Si recorremos e! articulado constitucional que consagra las garantías individuales y que está compuesto por los veintinueve primeros articulas de la Ley Fundamental, se llegará a la conclusión de que e! gobernado tiene varias esferas jurídicas oponibles y reclamabIes contra las autoridades del Estado. Estas órbitas o esferas juridieas conciernen al respeto de su situación de igualdad con sus semejantes, al de su libertad en todas sus manifestaciones, y al de su propiedad y a la observancia de determinadas formalidades, requisitos, medios, condiciones, etc., por parte del poder público para que la actuación de éste sea constitucionalmente válida en la causación de determinada afectación al gobernado, circunstancias que implican una seguridad juridica para éste. Por ende, el contenido de exigencia de los derechos públicas subjetivos que emanan de la relación en que se traduce la garantia individual consiste precisamente en oponer a las autoridades estatales el respeto y la observancia de esas dife-

LAS

G~S ~UALES

ASPECTO GENERAL

195

rentes esferas jurídicas. En conclusi6n de acuerdo con el contenido de los mencionados derechos, las garantías individuales se clasifican en garantías de igualdad, de libertad, de propiedad y de seguridad jurídica, clasificación que adoptaremos al abordar el estudio de cada una de ellas en nuestro sistema constitucional. La c1asificaci6n anterior ha sido adoptada por diferentes documentos jurídico-políticos. En la Declaraci6n francesa de 1789 se estableci6 que los derechos naturales e imprescriptibles del hombre "son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión" (art. 2), y aunque no menciona expresamente dentro de estos tipos a la igualdad, su articulo primero hace alusión a ella como condici6n humana natural. En México, la Constitución de Apatzingán, de 22 de octubre de 1814, clasifica las garantías o derechos del ciudadano en garantías de igualdad, seguridad, propiedad y libertad, según se advierte en su capitulo V. En el Proyecto de la M ayorfa de 1842 también se acoge dicha c1asificaci6n en el artículo 7, así como en el de la Minoría del propio año dentro de lo que lImaba "Sección Segunda", bajo el título de "De los derechos individuales", En el Proyecto posterior que los grupos mayoritario y minoritario elaboraron en noviembre de 1842 se reitera la citada c1asificaci6n en el título III, con el rubro de "Garantías Individuales". Por último en el Acta de Reformas de 1847 se establece que "para asegurar los derechos del hombre que la Constituci6n reconoce," una ley fijará las garantías de libertad, seguridad, propiedad e igualdad de que gozan todos los habitantes de la República y establecerá los medios de hacerlas efectivas". (Art. 4.) Como hemos afirmado, aunque ni la Constitución de 1857 ni la de 1917 consignan expresamente los mencionados cuatro tipos de garantías, todas las que respectivamente se contienen en ambos documentos se pueden adscribir a cada uno de ellos, en atención, según también indicamos, al contenido del derecho público subjetivo correspondiente.
1-H Ya dijimos en un capitulo precedente que la Constituci6n federal de 18241 a la que indiscutiblemente se remitía el Acta de Reformas de 1847, no involucro ningún catálogo o capitulo destinado a enumerar, enunciar o consagrar las garantías del gobernado ni los llamados derechos del hombre. Sólo en preceptos aislados estableció algunas garantías de seguridad jurídica, por lo que la citada acta Incurrió en el error de declarar, en el precepto que transcribimos, que la Ley Fundamental mencionada "reconoció" tales derechos. Por otra parte, los autores de la propia Acta de Reformas-cometieron la aberración de no consagrar en ella las garantías que simplemente apuntaron en su articulo 4', dejando a una ley secundaria su establecimiento. Según hemos dicho, sobre esta última cuestión, Santiago Oñate hace notar que el 29 de enero de 1849 se presentó al Senado de la República un proyecto de "Ley Constitucional de Garantías Individuales" elaborado por los senadores Mariano Otero, Manuel Ro. bredo y Domingo Ibarra, presumíéndose fundadamente que su único autor fue el primero de los nombrados. Sin embargo, dicho proyecto no fue elevado a la categoría de ordena. miento legal, por 10 que se debe concluir, reiterando la consideración anterior, que desde 1847 hasta 1857, México no tuvo ningún documento jurídico-constitucional que instituyese por modo expreso, sistemático y exhaustivo las garantías que todo gobernado debe tener frente al poder público.

196 V.

LAS GARANTÍAS INDIVIDUAI,ES

LA EXTENSIÓN DE LOS DERECHOS PÚBLICOS SUBJETIVOS DERIVAlXJS DE LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES Y LA REGLAMENTACIÓN DE ÉSTAS

A. Extensién de los derechos PÚblicos subjetivos derivados de las garantlas individuales. Hemos dicho que la garantia individual se manifiesta en la regulación de las relaciones de supra a subordinación o de gobierno por la Ley Fundamental. En otros términos, cuando tales relaciones se norrnan juridicamente por la Constitución, se erigen en garantias del gobernado, es decir, en vinculas de derecho que instituyen, a favor de éste, derechos públicos subjetivos y a cargo de las autoridades estatales las obligaciones públicas correlativas. Ahora bien, dentro de la relación juridica llamada garantía individual, tales derechos no son absolutos en el sentido de estar consignados irrestrictamente en la norma constitucional reguladora, pues ésta, al consagrarlos, les fija una determinada extensión. La demarcación de los derechos públicos subjetivos, por otra parte, se justifica plenamente por imperativos que establece la naturaleza misma del orden social, ya que no es posible suponer que dentro de la convivencia humana el Derecho que la organiza y encauza autorice a todo ente gobernado desplegar ilimitadamente su actividad, pues ello convertiria a la sociedad en un caos auspiciando su propia desintegración. Al abordar el tema concerniente a la fundamentación filosófica de las garantias individuales, dijimos que en la vida social, que registra múltiples relaciones de diferente tipo entre los componentes del conglomerado humano, la conducta del particular debe necesariamente limitarse por la norma juridica para hacer posible la existencia de la sociedad, permitiendo al gobernado el desempeño de una cierta actividad que, por una parte, implique un minimo indispensable de potestades libertarias para que la persona trate de obtener su finalidad vital, y, por la otra, no dañe a otro sujeto y no lesione los intereses o derechos sociales. En consecuencia, sin las limitadones que a la actuación del ente gobernado impone el desiderátum de mantener el orden social, éste no podria no sólo subsistir, sino ni siquiera concebirse. Ahora bien, al consagrar las garantias individuales, es decir, al erigir en juridicas las relaciones de supra a subordinación que inexorablemente se entablan dentro de la sociedad o del Estado entre gobernantes (autoridades) y gobernados, la Constitución, como hemos afirmado, fija la extensión de los derechos públicos subjetivos que en favor de éstos involucran tales vínculos jurídicos; y esa fijación entraña, a título de limitaciones naturales inherentes a la vida social, determinadas prohibiciones que se imponen a la actividad del gobernado a efecto de que, mediante el ejercicio de ésta, no se lesione una esfera particular ajena ni se afecte el interés o el derecho de la sociedad. Esas limitaciones las consignan las diversas normas constitucionales que regulan las diferentes garantías individuales, y basta para demostrarlo las restricciones que la propia Ley Fundamental establece al

LAS

GARANTtAs

INDIVIDUALES ASPI!CI"O GENERAL

197

derecho público subjetivo emanado de cada una de ellas. Así, verbigracia, al declarar el articulo 5 de nuestra Constitución que a nadie podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, sujeta esta potestad o facultad juridica libertaria a la condición de que la actividad en que se despliegue sea licita, de lo cual se infiere que el derecho público subjetivo correspondiente no comprende al trabajo ilícito, pues éste no sólo entrañaría una lesión a la esfera de otro sujeto, sino una afectación al interés social que radica precisamente en la conservación y defensa de la moralidad pública. Lo mismo acontece tratándose de la libre emisión del pensamiento, la cual sólo tiene el carácter de derecho público subjetivo cuando no ataque derechos de tercero o no afecte la moral, no provoque algún delito o perturbe el orden público (art. 6' constitucional), ya que causándose alguno de dichos fenómenos no existe la obligación pública correlativa consistente en no inquirir judicial ni administrativamente la manifestación de las ideas. Además, si se toma en cuenta que el individuo forma parte de la sociedad, si a ella se debe, si en ella vive y se desenvuelve y si tiene la obligación moral, o por mejor decir, cristiana, no sólo de no dañar a sus semejantes, sino de procurarles un beneficio, las limitaciones que impone a su conducta la convivencia social no únicamente deben fundarse en designios negativos (no lesionar a otro ni a la sociedad), sino en exigencias positivas que reclama la solidaridad común. En otras palabras, el hombre no sólo debe tener derechos como gobernado dentro de la vida social, sino obligaciones que cumplir en favor de la colectividad de que forma parte; y la imposición de tales deberes, que se han dado en llamar con Duguit obligaciones públicas individuales, comprende otra restricción a los derechos públicos subjetivos, o sea, que éstos se extienden hasta donde aquéllas comienzan. Así, nuestra Constitución vigente, que repudió la idea de que el hombre, como simple individuo, era el ser predilecto, si no el único, para la tutela jurídica, como lo declaraba la Ley Fundamental de 1857, impone al gobernado obligaciones sociales, y la consignación de éstas en la norma constitucional viene a restringir el derecho público subjetivo involucrado en ciertas garantías individuales. Tal sucede, por ejemplo, en lo que se refiere a la potestad juridica de no poder ser constreñido a prestar trabajos personales sin la justa retribución y sin el pleno consentimiento del que los realice, pues en lo tocante al servicio de las armas, a los cargos concejiles y a los de elección popular directa o indirecta, la actividad individual respectiva debe desempeñarse sin el consenso particular, as! como la que atañe a los servicios profesionales de índole social; y en lo que concierne a las funciones electorales y censales, el gobernado no sólo está obligado a desplegarlas, sino a no obtener ninguna remuneración por ello (art. 5' constitucional). La demarcación de los derechos públicos subjetivos, o sea, la fijación de las limitaciones que les impone la situación del gobernado como ente

198

LAS GARANTfAS INDIVIDUALES

social, únicamente debe consignarse en los preceptos constitucionales que establezcan o regulen la garantía individual correspondiente o en otras disposiciones de la propia Ley Fundamental, pues siendo tales derechos de carácter constitucional, dentro de un sistema normativo organizado en una jerarquia de leyes, como el nuestro, en el que el ordenamiento supremo es la Constituci6n Federal, no es posible admitir que cuerpos legales secundarios, cualquiera que ellos sean, puedan alterar, reduciéndolo, el ámbito regulador de los mandamientos de ésta. Por tanto, a ninguna norma no constitucional, independientemente de su naturaleza formal (ley o reglamento) o de su alcance imperativo espacial (federal o local), le es dable, sin quebrantar el principio de supremacia del C6digo Politico de la Fcderaci6n consagrado en su artículo 133, establecer restricciones a los derechos públicos subjetivos derivados de alguna garantía individual, so pena de violar las disposiciones fundamentales en' que ésta se consigne o regule, pues suponer lo contrario equivaldría a subvertir el orden implantado por la Constituci6n al permitirse que cualquier ley secundaria pueda impunemente modificarlo. Es más, el artículo primero constitucional, al otorgar garantias a todo individuo, es decir, a todo sujeto moral o físico que esté en la situaci6n de gobernado, establece categ6ricamente que no podrán restringirse ni suspenderse, sino en los casos y condiciones previstos en la misma Ley Fundamental. Esta terminante declaraci6n evidencia que ninguna autoridad estatal, incluyendo obviamente a la legislativa, puede limitar el ámbito normativo de los preceptos constitucionales en que las referidas garantías se contienen, y sin perjuicio, claro está, de que éstos se reformen o adicionen conforme al articulo 135 de la Ley Suprema para restringir los derechos públicos subjetivos correspondientes, restricci6n que sólo se iegitima en funci6n de un auténtico interés social. B. La reglamentacién de los preceptos constitucionales que instituyen o norman las garan/Ias individuales. Si bien, como acabamos de afirmar, ninguna ley secundaria debe limitar las disposiciones constitucionales relativas a cualquier garantía individual bajo la sanci6n de carecer de validez jurídica en los preceptos restrictivos, ello no implica que los ordenamientos no constitucionales no puedan reglamentar los mandatos de la Ley Suprema concernientes a algún derecho público subjetivo. Ahora bien, la reglamentaci6n, por su misma indole, sólo significa pormenorizar o detallar la norma superior de que se trate, a fin de procurar su mejor aplicaci6n u observancia. La potestad reglamentaria, por ende, tiene sus límites naturales fijados por el alcance o extensi6n de la disposici6n reglamentada. En otras palabras, el ordenamiento reglamentario no puede bajo ningún aspecto variar el ámbito 1lormativo de las disposiciones que regllLmente, y como éste se traduce en una determinada situaci6n abstracta, impersonal y general, identificada por un conjunto de modalidades o supuestos que forman el con-

LAS GARAN"I'tAS IND[YIDUALES ASPECTO GENERAL

199

tenido de dicha situación, la reglamentación únicamente debe tender a pormenorizarla sin introducir elementos preceptivos que en el expresado ámbito no se prevean. Por tanto, un precepto reglamentario desvirtúa su propia índole jurídica cuando se excede de la norma reglamentada abarcando su regulación materias o supuestos que no se comprendan en la situación general abstracta contemplada en dicha norma. De ello se deduce que nInguna reglamentaci6n de una garantla individual puede establecer limita· ciones al derecho público subjetivo que de ésta se deriva y que no estén comprendidas en el precepto constitucional que las regule o en otro de la misma Ley Fundamental. Ahora bien, la reglamentación de las garantías individuales puede tener dos origenes formales en atención a la fuente normativa que establezca la potestad reglamentaria, a saber: el constitucional y el legal. En el primer caso es la misma Constitución la que autoriza la reglamentación, es decir, cuando los preceptos que consignan o regulan la garantía individual de que se trate prevén su pormenorización por la legislación secundaria federal o local. Asi, verbigracia, el segundo párrafo del artículo 5 constitucional (que consigna la libertad de trabajo) establece que: "La ley determinará en cada Estado cuáles son las profesiones que requieran título para su ejercicio, las condiciones que deban llenarse para obtenerlo y las autoridades que han de expedirlo." Como se desprende de esta disposición constitucional, así como de otras varias que podrian citarse, es nuestra Ley Fundamental la que en forma originaria e inicial prevé la reglamentación de un derecho público subjetivo derivado de una garantía individual, remitiendo la especificación de las condiciones y términos de ella a la legislación secundaria u ordinaria, surgiendo de esta manera las leyes reglamentarias de garantfas. En cuanto a la reglamentación puramente legal, su fuente exclusiva es la ley ordinaria, sin que tal reglamentación esté prevista en la Ley Fundamental. Ahora bicn, en relación con esta cuestión surge el problema de la constitucionalidad de aquellas leyes en sentido material (federales generales, federales de garantías, locales, reglamentos, etc.), que contengan dicha reglamentación. Este problema no debe resolverse a priori, sino a posteriori, es decir, tomando en consideración el caso especial de cada ley que reglamente un derecho público subjetivo emanado de la garantía individual de que se trate, y, reiterando lo que ya aseveramos, podemos aducir como criterio general para constatar si una ley secundaria en sentido material rcglamentaria de una garantía individual, pugna o no con el precepto constitucional en que ésta se consagra, la estimación de que, si una disposición legal ordinaria, al reglamentar el derecho público subjetivo correspondiente, hace nugatorio el ejercicio de éste, de tal manera que lo descarte o niegue, aunque sea en hip6tesis o circunstancias determinadas, dicha disposición será inconstitucional. Por el contrario, SI la ley secundaria que reglamenta una garantía individual no altera substancialmente el derecho público subjetivo

200

LAS GARANTIAS INDIVIDUALES

emanado de ella, sino que sólo establece ciertas condiciones o requisitos para su ejercicio, entonces dicha norma no será inconstitucional. Como dijimos anteriormente, el problema de la constitucionalidad o inconstítucionalidad de una ley secundaria que reglamente una garantía individual no debe resolverse in abstracto, sino atendiendo a cada caso concreto siguiendo e! criterio general que esbozamos, e! cual, si bien no deja de ser vago e impreciso, sí puede contribuir, en cambio, a elucidar tal cuestión, que reviste vital importancia. En conclusión, y corroborando nuestro punto de vista por lo que concierne al posible aspecto inconstitucional de la legislación ordinaria reglamentaria de las garantías individuales, una ley adolecerá de ese vicio cuando no se concrete a normar los derechos subjetivos públicos que derivan de aquéllas, sino que los haga nugatorios, en todo o en parte, alterándolos substancialmente, circunstancias que no pueden constatarse a priori, sino a posteriori, en atención a cada hipótesis particular que Se presente. Autoridades competentes para reglamentar las garantías Individuales. En e! caso de que sea la propia Constitución la que prevea la reglamentación de cualquier precepto que establezca una garantía individual, evidentemente que la autoridad a la que incumbe la facultad reglamentaria será la señalada en la Ley Fundamental. Ahora bien, cuando en ésta se emplee la locución "ley" como medio para dicha reglamentación, indiscutiblemente que e! ordenamiento reglamentario deberá ser un estatuto legal en sentido material y formal, es decir, un acto jurídico creador de situaciones abstractas, generales e impersonales realizado por algún 6rgano legislativo (Congreso de la Unión o legislatura local, según e! caso) .'" Por otra parte, si la Constitución sujeta e! goce de un derecho público subjetivo a las disposiciones que se contengan en algún "reglamento", o sea, en un estatuto que carezca de! aspecto formal de una ley, la reglamentación de la garantía individual correspondiente ~ que tal sujeción equivalga, incumbe al órgano investido con la facultad correlativa, es decir, al Presidente de la República o a los gobernadores de los Estados. Fácil es, pues, determinar a qué autoridad compete la reglamentación de una garantía individual cuando la misma Constitución establece e! conducto normativo correspondiente (ley o reglamento); pero e! problema que abordamos se complica en e! caso de que la Ley Fundamental sea omisa sobre ese particular. En otras palabras, ¿puede e! Presidente de la República reglamentar motu proptio un precepto de la Constitución que contenga una garantía individual, o la potestad reglamentaria incumbe en todo caso al Congreso de la Unión? La reglamentación de una disposición constitucional traduce evidentemente una facultad legislativa, y como dicho alto funHli Tal sucede, verbigracia, con los articules 5 y 27, fracción VI, párrafo segundo, constitucionales, repectivamente, a propósito de la reglamentación del ejercicio profesio-nal y de la ocupaci6n de la propiedad privada por causa de utilidad pública.

LAS GARANTIAs INDIVIDUALES ASPECTO GENERAL

201

cionario sólo puede expedir reglamentos para proveer en la esfera administrativa a la exacta observancia de las leyes (art. 89, frac. 1), y para regular la extracción y utilización de las aguas del subsuelo y las dc propiedad nacional (art. 27, párrafo quinto), resulta que en ausencia de un ordenamiento legal que reglamente una garantía individual, la reglamentación de ésta no debe formularla el Presidente de la República, sino que es de la competencia de los órganos a quienes esté encomendada la facultar de legislar. Ahora bien, dentro de nuestro sistema federal, ¿son competentes las legislaturas locales o e! Congreso de la Unión para expedir leyes reglamentarias de las garantías individuales a falta de prevención expresa que al respecto contenga la Constitución? Para solucionar esta cuestión hay que atender a la materia o esfera en la que incidan los derechos públicos subjetivos de que se trate, es decir, a la órbita dentro de la cual se ejercitan o puedan ejercitarse. Así, si dicha materia o esfera pertenece a la competencia legislativa de! Congreso de la Unión, este organismo será e! facultado para reglamentar, dentro de aquélla, la garantía individual correspondiente; por el contrario, si el ámbito del goee o ejercicio del derecho público subjetivo no está considerado como materia de normación a favor de! Poder Legislativo Federal, sino de las legislaturas locales (lo que se puede decidir sin dificultad observando 10 dispuesto por e! artículo 124 constitucional), éstas son las autorizadas para expedir leyes reglamentarias de las garantías individuales. Sobre este tópico, la Suprema Corte ha establecido que la facultad respectiva "está subordinada a la naturaleza de la materia sobre la cual versen las garantías (las que se reglamenten), según 10 previene e! artículo 124 de la misma Constitución, y, por tanto, la reglamentación de dichas garantías corresponderá al Congreso Federal, cuando se trate de materias que atañen a la jurisdicción federal y a las legislaturas locales en caso contrario",'1" y 147

Semanario Judicial de la Federación, Quinta Epoca, tomo XL, pág. 3,327. Es cierto que durante una época, a raíz de que la Constituci6n de 17 entró en vigor (primero de mayo de 1917), el Congreso de la Unión tuvo la facultad. expresa de reglamentar legalmente las garantías individuales, o sea, durante el periodo ordinario de sesiones transcurrido entre el primero de septiembre al treinta y uno de diciembre del propio año, según lo preceptúa el artículo 16 transitorio de nuestro Código Supremo. Sin embargo. después de ese periodo. el citado organismo legislativo dej6 de tener la mencionada facultad. por Jo que. concluida la situación transitoria prevista en el precepto que se acaba de indicar. la cuestión competencia! planteada debe resolverse en los términos anotados.
H6
'l4T

CAPITULO TERCERO

LA SUSPENSIÓN DE GARANTtAS INDIVIDUALES
Sumario: l.-Introducción. n.-La suspensión de garantías individuales: a) Causas; b) Autoridades; c) Modalidades jurídicas de la suspensión.

nl.-El régimen suspensivo de garantías individuales en la situación bélica próxima pasada. IV.-Las facultades extraordinarias. V.-Las leyes de emergencia. Vl.-El control jurisdiccional de la legislación de emergencia. Vn.-Inconstitucionalidad del decreto congresional de cesación del régimen suspensivo de garantías individuales: A.-El destino de las leyes de emergencia. B.-El decreto de 28 de septiembre de mil novecientos cuarenta y cinco.

l.

INTRODUCCIÓN

Un estado de derecho como es el nuestro, se caracteriza porque su organizaci6n y funcionamiento como entidad política soberana se establecen y encauzan por senderos normativos, por disposiciones jurídicas, cuyo conjunto constituye el orden legal integro, emanado de las potestades de autodeterminaci6n y autolimitaci6n estatales. El orden jurídico, que es uno de los elementos substanciales que componen el ser del Estado, si bien es creado por éste en ejercicio de dichas potestades o facultades distintivas de su actividad soberana, una vez que adquiere el carácter de vigente, se reviste de imperatividad y somete a sus mandatos al poder estatal mismo. Éste, en consecuencia, no obstante ser el elemento causal inmediato del orden de derecho, se convierte en el objeto regulado por las normas constitutivas de los diversos ordenamientos que integran el sistema o régimen legal, cuya obligatoriedad y cocrcitividad general Se manifiestan en diferentes y numerosos cuerpos jurídico-normativos. Ahora bien, entre los distintos conjuntos reguladores que someten inmediata o mediatamente la actividad del Estado (como sucede, respectivamente, con las normas de Derecho Público y con las de Derecho Privado), desarrollada por las diversas autoridades quc componen el gobierno integral de la entidad política dentro de su concerniente ámbito de competencia, existe una jerarquía de validez y aplicabilidad normativas, ocupando la Constitución en tal gradaci6n, el sitio preeminente y fundamental. Dicho ordenamiento, por virtud de esta circunstancia, está investido de suprema-

204-

LAS GARANTIAS INDIVIDUALES

cía respecto de todos los demás cuerpos legales, como se advierte en sus artículos 41 y 133. En un ambiente de normalidad, cuando ningún acontecimiento social o político extraordinario ocurre, cuando ninguna hecatombe general y colectiva se produce, el Estado y las autoridades que a nombre de éste realizan la actividad de imperio, deben someterse primaria y fundamentalmente a los mandatos constitucionales, y secundaria o derivativamente a las disposiciones de los diferentes cuerpos legales vigentes, cuya fuerza normativa o imperio regulador están condicionados al principio de que el contenido y forma de las prevenciones jurídicas que encierran no se opongan a lo estatuido en la Ley Suprema. En un régimen de Derecho, pues, rige como elemento inseparable de su esencia y naturaleza el principio de juridicidad in genere, el cual implica que el Estado, a través de sus distintas autoridades, sólo debe realizar lo que el orden jurídico general le permite o faculta que haga, sin que a ningún funcionario público o miembro de cualquier organismo autoritario le sea dable ejecutar algún acto cuya comisión no le esté expresamente otorgada por la ley, la que, además, debe regular el ejercicio de la facultad concedida. El principio de juridicidad in genere, que impone a todas las autoridades estatales el deber u obligación de actuar con previa permisión del orden de derecho y de sujetar a éste el desarrollo de las atribuciones que jurídicamente les son otorgadas, se bifurca en dos principios in specie, como son el de constitucionalidad y el de legalidad stricto sensu, cuya diferente calificación se establece atendiendo a la naturaleza y jerarquía del conjunto preceptivo que consigna la obligatoriedad normativa. Así, el principio de constitucionalidad implica que todas las autoridades del Estado deben someter su conducta a los mandatos de la Ley Fundamental a pesar de las disposiciones legales que en contrario existan, denotando el principio de legalidad stricto sensu la situación de observancia en que toda autoridad se encuentra para acatar las prevenciones de las normas no' constitucionales o secundarias en general (leyes federales, constituciones locales, leyes locales, reglamentos, etc.). En un ambiente de normalidad, la organización y el poder autoritarios estatales deben observar, en primer término, como ya dijimos, la Constitución, y en segundo lugar, dentro de una jerarquía normativa, las leyes federales y las constituciones y leyes locales ordinarias que integran la llamada legislación secundaria o no constitucional federal. Tanto la Constitución como la legislación secundaria imponen al Estado y a las autoridades integrantes de su gobierno una serie de requisitos, condiciones y prohibiciones, de cumplimiento u observancia inaplazables, a fin de que su poder, su actividad, surta válidamente sus efectos en la esfera jurídica o fáctica hacia la cual está destinada a operar. Ese conjunto de

LA SUSPENSIÓN DE GARANTiAS INDIVIDUALES

\

205

condicionJ, requisitos o prohibiciones constituye lo que se denomina garantias de seguridad jurldica, instituidas originaria y primariamente en la Ley Fundamental y reglamentadas o pormenorizadas en la legislación secundaria. . Sin embargo, desgraciadamente, los Estados como las personas físicas están propensas a salirse del cauce normal de su vida. Cruentos acontecimientos políticos o sociales internos c internacionales suelen turbar la existencia tranquila y habitual de las naciones, creando un ambiente de peligrosidad para sus instituciones fundamentales e independencia. Es entonces cuando el gobierno se ve en la imperiosa necesidad de hacer frente a la situación anómala provocada por multitud de sucesos, a fin de preservar al Estado de sus funestas consecuencias. En tales circunstancias surge, pues, la urgencia de que las autoridades desarrollen una actividad inusitada, anormal, empleando todos aquellos medios o conductos que se juzguen idóneos para hacer frente en forma eficaz al ambiente de emergencia. Ahora bien, la actuación gubernativa tendiente a prevenir o remediar los trastornos públicos inherentes a la situación anormal de peligro que puede darse en la vida de un Estado o de la sociedad, debe desplegarse de manera efectiva, expedita y pronta para que pueda conseguir los objetos cuya realización la inspira. Hemos dicho, por otra parte, que la actividad autoritaria toda del Estado se debe normar por la Constitución y las leyes secundarias que no se opongan al ordenamiento fundamental, normación que impone a las autoridades la observancia de requisitos, condiciones, procedimientos, etc., para que su conducta pública produzca válidamente los efectos apetecidos en las distintas esferas jurídicas o fácticas cn las que vaya a operar. Pues bien, si la actuación que el gobierno estatal tiene que desempeñar para remediar la situación anormal de peligrosidad que se presenta se desarrollase dentro de los cauces normatiuos ordinarios, esta circuMtancia uendría a restar la e[ectiuidad y rapidez necesarias para hacer frente al mal, preuiniéndolo y conjurándolo. Por ende, atendiendo al estado de emergencia, las normas constitucionales y legales que impongan a las autoridades la observancia necesaria de requisitos o condiciones que signifiquen un menoscabo a las características que debe reunir la actividad del gobierno para prevenir o remediar los trastornos públicos inherentes a la situación anómala, deben cesar en su uigencia en forma temporal y transitoria mientras tal estado de cosas subsista:"
14.8 El estado anómalo y la cesación de la vigencia del orden jurídico en aquellos aspectos que signifiquen un obstáculo para poner en juego los remedios tendientes a conjurar los males propios de la situación extraordinaria, fueron ya previstos por Montesquieu, quien afirmaba: "La práctica seguida por los pueblos más libres de Ia Tierra, me ha hecho creer que hay casos en que es preciso poner por un momento un velo sobre la libertad, a la manera como los antiguos cubrían en ciertas circunstancias las estatuas de sus dioses." Por su parte, Hcurioú se expresa en términos análogos a los que expusimos, al afirmar que: "La moderación del poder político, obtenida por la separaci6n de poderes, produce una cierta debilitación del poder. Esta dcbilitaci6n no ofrece peligros en los periodos tren-

206

LAS GARANTÍAS INDIVIDUAl,ES

J

.Esta cesación normativa constitucional y legal no se opera antijurldicamente, como a primera vista podría suponerse. En efecto, los propios ordenamientos fundamentales, como el nuestro, instituyen, previendo un estado de emergencia, diversas facultades o atribuciones en favor de las autoridades estatales superiores a fin de que éstas puedan desarrollar una actividad adecuada para precaver o conjurar los males públicos connaturales a la situación de anormalidad. El uso o ejercicio de tales facultades tiene que implicar, fundamentalmente y primariamente, la cesacion de vigencia o imperio normativo de todas aquellas disposiciones constitucionales o legales que entorpezcan la funci6n autoritaria de emergencia o que la excluyan plenamente de la incumbencia competencial de determinados 6rganos del Estado, impidiendo el desarrollo expedito de la actuación gubernativa tendiente a hacer frente en forma eficaz a los problemas causados por los fenómenos que surjan dentro del ambiente anómalo.v" El proceso jurídico constitucionalmente autorizado para investir al gobierno estatal con el swnmum de poderes necesarios para enfrentarse a la
quilos y -normales, pero si en los periodos de agitación debidos a una guerra extranjera o a una revolución interior. Se ve entonces en el gobierno una tendencia a concentrarse para revestirse de energía, aun a riesgo de convertirse en tiránico. Se prescinde más o menos de la separaci6n de poderes, y éstos se concentran en una asamblea legislativa o en un jefe ejecutivo. A esto se llama suspensi6n de garantías constitucionales." (Derecho pú. blico " Constitucional, pág. 121.) 1:f9 La permisión jurídica para el desempeño de la actividad gubernamental de emerge~cia, fue objeto de alusión hace algún tiempo por un ilustre jurisconsulto español, don Vicente Santamotía de Paredes, quien en un interesante libro, intitulado Derecho Político, aseveraba: "El estado de salud, diremos nosotros, no puede confundirse con el estado de enfermedad, y así como fuera absurdo privar del alimento al hombre sano, sería sumamente perjudicial dárselo al hombre enfermo. De igual modo, la libertad, que es el alimento imprescindible para la vida de los pueblos, pudiera en ocasiones poner en peligro su existencia, cuando atraviesan periodos anormales en que el derecho de la fuerza se sobrepone a la fuerza del Derecho. En estas razones se funda la 'suspensión de garantías constitucionales', sin que para justificarla sea preciso abdicar de los principios que se profesan con referencia a la vida política normal, porque lo normal y lo anormal son estados completamente distintos de la vida, y porque cuando el imperio de la fuerza tiende a usurpar el imperio de la ley, el Derecho autoriza el empleo de la fuerza para rechazar toda agresión ilegitima; vis vi repellere íícet, dijeron ya los jurisconsultos romanos." Pero la suspensión de las garantias constitucionales ha de verificarse bajo ciertas condiciones y dentro de ciertos límites, para que sea racional y justa. Únicamente podrán suspenderse aquellas garantías cuya práctica por parte de los individuos o de las autoridades sirva de rémora u obstáculo al mantenimiento del orden público, dada la rapidez, reserva o energía con que es preciso obrar en situaciones anormales ... (Derecho Político, págs. 431 y 432, edición de 1883.) La situación jurídlco-constituclonal que se produce a consecuencia de la cesación parcial del orden de derecho originada por fenómenos sociales y políticos anormales, ha recibido el nombre de estado de sitio en diversos regímenes extranjeros, como los de Francia y Argentina. Según Hauríou, dicho "estado" es una "institución legal preparada de antemano, que, con el fin de asegurar la paz pública, organiza el robustecimiento del poder ejecutivo, transfiriendo de la autoridad civil a la militar una parte de los poderes de policía y una parte del poder represivo sobre la población civil. Este robustecimiento tendrá lugar en caso de peligro inminente resultante de guerra extranjera o de insurrecci6n armada, y en virtud de decisiones declarando el estado de sitio, el cual, llegado el caso, se levantará mediante decisiones de igual naturaleza". (Op. cit., pág. 122.)

I

LA

SUSP~SI6N

DE GARANTiAS INDIVIDUALES

207

situación an\rmaI que surge en la vida del Estado, se desenvuelve a través de dos fases'fundamentales QUC son: a) cesación de oigencia de las normas conslitucionaies y legales quc de alguna manera condicionen en general o prohíban a u'na autoridad el ejercicio de la actividad de emergencia, y b) otorgamiento de facultades extraordinarias sobre las bases establecidas en la propia Constitución en favor de uno de los tres poderes que componen el gobierno estatal, y que generalmente es el Ejccutivo, el cual, por razón de sus propias funciones normales, es el más indicado para enfrentarse a la sin.ación anómala de peligro público. Estas dos fases se encuentran en una auténtica relación de dependencia causal; en otras palabras, en tanto no se produzca, por los medios-y en la extensión previstos en la Constitución, la cesaci6n de vi{;encia o imperio normativo de las disposiciones legales o constitucionales a que antes aludlamos, las facultades extraordinarias no pueden válidamente concederse, ya que tanto su otorgamiento como su ejercicio implicarían una transgresión manifiesta al orden. constitucional o legal en aquellos aspectos que fijen y delimiten competencias entre los tres poderes, que consignen requisitos condicionantes de la actividad autoritaria, o que prohíban el desempeño de cierta actuaci6n por determinadas autoridades, en sus respectivos casos. Ahora bien, el desarrollo de las funciones extraordinarias en el ámbito legislativo implica o trae como consecuencia la expedici6n de lo que se llama leyes de emergencia, cuya validez y alcance, como veremos posteriormente, están en raz6n directa COn los dos fen6menos juridicos mencionados con antelación, a saber: a) con la cesaci6n de vigencia constitucional y legal a que nos reieriamos, y b) con la extensi6n constitucional de las facultades extraordinarias, la cual, a su vez está limitada por dicha cesación. Así, entre nosotros el artículo 29 de la Constituci6n Federal previene: "En los casos de invasi6n, perturbaci6n grave de la paz pública o cualquier otro que ponga a la sociedad en grande peligro o conflicto, solamente el Presidente de la República Mexicana, de acuerdo con el Consejo de Ministros y con aprobaci6n del Congreso de la Unión, y en los recesos de éste, de la Comisión Permanente, podrá suspender en todo el país o en lugar determinado las garantfas que fuesen obstáculo para hacer frente rápida y fácilmente a la situación; pero deberá hacerlo por un tiempo limitado, por medio de prevenciones generales y sin que la suspensi6n se contraiga a determinado individuo. Si la suspensión tuviese lugar hallándose el Congreso reunido, éste concederá las autorizaciones que estime necesarias para que el Ejecutivo haga frente a la situación, Si la suspensión se verificase en tiempo de receso, se convocará sin demora al Congreso para que las acuerde." Este precepto es el que habilita y legitima al Ejecutivo Federal para que pueda desempeñar la actividad de emergencia, a fin de enfrentarse rápida y fácilmente al peligro que entraña la situaei6n anómala. Las disposiciones involucradas en el artículo 29 constitucional implican no sólo la base, el

208

LAS GARANriAS INLUALES

fundamento, de todos los actos autoritarios (legislativos, ejec1vos y judiciales) tendientes a prevenir o remediar los problemas y calattudades propios de un estado de emergencia, sino la pauta restrictiva de posibles extralimitaciones del poder público dentro de la misma situación de, anormalidad, como después veremos. Es, por tanto, de dicho precepto (en relación Con el artículo 49 constitucional) de donde emanan las facultades extraordinarias con que se inviste al Presidente de la República para enfrentarse rápida y fácilmente a la situación de emergencia, constituyendo paralelamente la disposición que marca los linderos del ámbito y objetivo de la actividad autoritaria extraordinaria.
El artículo 29 de nuestra actual Constitución tiene su antecedente inmediato en el precepto que con el mismo número corresponde a la Constituci6n de 1857. En este último ordenamiento, la suspensión de garantías podía comprender a todas c~:m excepción "de las que aseguran la vida del hombre". Esta

salvedad obedeció. al espíritu hostil a la pena de muerte que alentaba en el Congreso Constituyente de 1856-57. Don Ponciano Arriaga, en la memorable sesión de 21 de noviembre de 1856, en que se discutió el artículo 29 del proyecto constitucional, manifestó, en defensa de la mencionada salvedad, que "la democracia es la caridad, es el amor a la humanidad, es el Evangelio, es la ley de Dios que dijo: 'No matarás' sin hacer excepciones, y así cualquiera que mata o contribuye a la matanza, falta al precepto divino".Uio . Bajo la Constitución de 57 se expidieron por el Congreso varias leyes suspensivas de garantías. Bástenos citar la del 7 de junio de 1861 que suspendió la libertad de trabajo, en el sentido de que cuando el interés público 10 exigiere, se podía obligar a toda persona a prestar trabajos "mediante una justa retribución"; la de imprenta; la de asociación; la contenida en el artículo 13 constitucional, primera parte; la de legalidad establecida en el artículo 16; limitándose las consagradas en los artículos 18, 19, 21 Y 26 de la Ley Fundamental. Se

declaró, además, la vigencia de la Ley de Conspiradores de 6 de diciembre
de 1856, expedida por Comonfort, y que, entre otras penas, establecía la de muerte. La ley suspensiva a que nos referimos tuvo una duración de seis meses, a cuyo término, el mismo Congreso, por decreto de 11 de diciembre de 1861, prorrogó indefinidamente la suspensión de garantías y la autorización concedida al Ejecutivo para legislar en múltiples materias, es decir, hasta treinta

días después de que el propio Congreso se reuniese (art. 3 del citado decreto).
El estado suspensivo a que aludimos se levantó hasta enero de 1868, en que se

declaró restableciendo el orden constitucional.
Con apoyo en el mencionado decreto suspensivo de garantías individuales,

Juárez expidió la célebre ley de 25 de enero de 1862, que previó y sancionó delitos contra la nación, el orden y la paz pública. Conforme a sus prescripciones fue juzgado y sentenciado Maximiliano de Habsburgo y los generales conservadores Miguel Miram6n y Tomás Mejía. Es interesante traer a colación

estos hechos históricos porque brindaron la oportunidad a los defensores del
archiduque, licenciados Eulalia María Ortega y Jesús María Vázquez, para argumentar en favor de su defensa sobre la incanstitucianalidad de la citada ley en lo que respecta a su oposición con el artículo 29 de la Constitución de 1857, el cual, según dijimos, estableció la suspendibilidad de todas las ga160 ZARCO.

Congreso Constituyente. Tomo II, pág. 569.

LA SUSPE16N DE GARANTIAS INDIVIDUALES

209

rantías individuales con excepci6n de las que "aseguran la vida del hombre". Dichos letradca argüían que la pena de muerte decretada en ese ordenamiento secundario de -emergencia se contraponía al invocado precepto constitucional, sosteniendo qué. "ni aun en los casos extremos a que se refiere (la Constiruci6n), autoriza la suspensión de las garantías que aseguran la vida del hombre, pues están en él (art. 29) expresamente exceptuadas, y de esta clase son las contra que peca 'la ley de 25 de enero de 1862. Ella, por lo mismo, ní aun en virtud de facultades extraordinarias otorgadas con suspensión de garantías individuales pudo 'dictarse válidamente'U'" La suspensión' de garantías o "estado de sitio" también se previó, aunque no en forma tan clara ni con la debida amplitud, en la Constitución española de 1812, en cuyo artículo 308 se disponía: "si en circunstancias ordinarias la seguridad del Estado exigiese, en toda la monarquía o eti parte de ella, la suspensión de algunas de las formalidades prescritas en este capítulo (el que se refería a la administración de justicia en lo criminal), para el arresto de los delincuentes, podrán las Cortes decrctarla por un tiempo determinado". Ni en el Acta Constitutiva de la Federación Mexicana de 31 de enero de 1824 ni en la Constitución -Federal de 4 de octubre del propio año, se previ6 la suspensión de garantías en casos anormales y de peligro para la vida del país, Es más, según lo hace notar don Isidro Montiel y Duarte, el principio tajante de la división o separación de poderes que en ambos documentos se consignaba, hizo imposible el fenómeno suspensivo indicado, que para desarrollarse reconoce necesariamente el depósito de la función legislativa en el órgano encargado del Poder Ejecutivo, al que se conceptúa más id6neo para remediar una situación de cmergencia.v" No obstante que ninguno de los dos ordenamientos acabados de citar estatuy6 la posibilidad de que en casos excepcionales se otorgaran facultades extraordinarias al Ejecutivo para legislar, es decir, para expedir las leyes que reclamase una situación emergente, durante la vigencia de la Constitución Federal de 1824 se crearon diferentes decretos confiriendo dichas facuItades al Presidente de la República, decretos que, por las razones invocadas, resultaban inconstitucionales. Así, el 25 de agosto de 1829 se autorizó al Ejecutivo de la Federación "para adoptar cuantas medidas fueran necesarias a la conservación de la independencia, del sistema federal y de la tranquilidad pública"; y como se abusara del ejercicio de dichas facultades, el Congreso, por ley de 15 de febrero de 1831, aclar6 y dej6 sín valor varias providencias que el Ejecutivo había tomado en ocasión del desempeño de las propias facuItades. Como la situación política y militar interna de México hacía difícilmente aplicable la Constitución de 1824 en lo que concernía, sobre todo, al principio de división o separación de poderes, el Congreso expidi6 una ley el 8 de octubre de 1832 otorgando facultades extraordinarias al Poder Ejecutivo, mismas que se reiteraron por sendas leyes en los años de 1833 y de 1834. Como se ve, los autores del Acta Constitutiva de la Federación y los Constituyentes. de 1824 no previeron el surgimiento de casos anormales dentro de la vida del país, para instituir la posibilidad jurídica de que se invistiese al Poder Ejecutivo con facultades extraordinarias tendientes a conjurar o evitar los trastornos inherentes a toda situación de emergencia. Por ello, es decir, en atención a dicha omisión constitucional, todas las leyes a través de las cuales "!'_ E~taron las mencionadas facultades. estuvieron en abíerta puzna con el
20'1 Reseña Histórica. de don Juan de Dios Arias, obra en la que se encuentra reproducido íntegramente el proceso contra Maximiliano, Miram6n y Mejía (pág. 413). 'l~2 Estudio sobre Garantías Individuales, edición 1873, págs. 536 a 540.

210

u.s

GARANTÍAS¿DIVIDUALES

principio de división o separación de poderes que en forma categórica e inexcepcional se consagró en dicha acta y en la Constitución de 1824. I La Constitución Centralista de 1836 también fue omisa en lo que respecta a la suspensión de garantías individuales y al otorgamiento de facultades extraordinarias para legislar en favor del Ejecutivo. Al declarar enfáticamente en su artículo 4º que "El ejercicio del supremo poder nacional continuará dividido en legislativo, ejecutivo y jucicial y que no podrán reunirse en ningún caso ni por ningún pretexto" evitó ambos fenómenos jurídico-constitucionales. Es más, en el artículo 45, fracción V, de la tercera ley, dicha Constitución dispuso que el Congreso General no podía "... suspender a los mexicanos de sus derechos declarados en las leyes constitucionales". En cambio, en las llamadas Bases Orgánicas de 1843 ya se contenía la previsión, en favor del Congreso, para suspender o "minorar" las garantías individuales en circunstancias extraordinarias cuando la seguridad de la nación lo exigiere en toda la República o parte de ella, "para la aprehensión y detención de los delincuentes" (arts. 67 frac. IV y 198). La suspensión de garantías individuales es, pues, un fenómeno que, con más o menos variantes ha sido acogido en nuestro Derecho Püblíco.!» pudiendo decirse. en general. que reconoce como antecedente remoto la institución de la dictadura en el Derecho Romano, en cuyo sistema correspondía al Senado la designación del dictador atendiendo a las situaciones de peligro que se presentaban en la vida del Estado, designación que debía ser aprobada por los cónsules.

I

II.

lA SUSPENSIÓN DE GARANTlAs INDIVIDUALES

La suspensión de garantías individuales es un fenómeno jurídico-constitucional que tiene lugar como antecedente necesario para que la actividad gubernativa de emergencia pueda válidamente desarrollarse. Sin que previamente se decrete la suspensión mencionada por los medios y autoridades a que alude la Ley Fundamental, la labor del gobierno estatal tendiente a prevenir o remediar los males públicos inherentes a la situación anormal, sería jurídicamente inválida, teniendo el gobernado el derecho de oponerse a ella a través de los conductos que, como el juicio de amparo, la Constitución le brinda. En consecuencia, antes "''' las autoridades del Estado estén en condiciones de hacer frente a la situación de emergencia, deben suspender las garantias individuales que constituyan un obstáculo al desarrollo rápido y e.fU:az de la actividad estatal-autoritaria de prevención o remedio.

Ahora bien, éen qué estriba la suspensión de garantías individuales? Esta implica la cesación de vigencia de la relación jurídica que importa la garantía
l!i:i Sobre la antecedencia legislativa del régimen jurídico de suspensión de garantías individuales en nuestro país. consúltese la obra Derechos cht Ptublo Mtxicano. Mh.Uo a travis th sus Constitud.m~, editada por La XLVI Legislatura de la Cámara de Diputados en 1967. (Torno V, págs. 99 a 127.)

lA .sUSPENSIÓN DE GARANTlAs INDMDUALES

\

211

individual, o\ea, la paralización de la normatividad de los preceptos con.stitucionales que la regulan. Consiguientemente, a virtud de la suspensión de garantías individuales, tanto Ios derechos públicos subjetivos co.mo las obligaciones est,atales que se denvan o em~an. de la relación )~~dica .que aquéllas entrañan, dejan de tener eficacia, eJercltabil~dad o exigibilidad Jurídicas. Por ende,'ni el gobernado o sujeto acnvo de dicho vínculo puede eJercitar los mencionados derechos de que es titular, ni el Estado y sus autoridades están' obligados a observarlos o cumplirlos. La cesación de vigencia de las garantías individuales importa también la de sus limitaciones o reglamentaciones legales o constitucionales, puesto que siendo éstas accesorios normativos, por así decirlo, de las primeras, siguen la suerte del objeto limitado o reglamentado. En síntesis, pues, a consecuencia de la suspensión de garantías individuales, tanto los preceptos constitucionales que las consagran como las leyes reglamentarias u orgánicas respectivas dejan de estar vigentes. ¿QJté diferencia existe entre la suspensitm de garantías mdioiduales y su reglamentación? La reglamentación, como su nombre lo indica, es un conjunto de reglas o disposiciones que norman en detalle, con cierta minuciosidad, una declaración legal general, estableciendo las bases y criterios para su aplicación, interpretación, alcance, etc. Por ende, la reglamentación de las garantías individuales forma parte integrante de su estructura legislativa. Integra, junto con los preceptos constitucionales que consagran a dichas garantías, su normación jurídica completa. Por tal motivo, la reglamentación constitucional o legal de las garantías individuales tiene, como éstas, el carácter de permanencia en cuanto a su vigencia en el tiempo. La suspensión de garantías individuales, por otra parte, importa la cesación de vigencia temporal y espacial de las mismas. Mientras que la reglamentación de una garantía individual no debe hacer nugatorios los derechos subjetivos públicos y las obligaciones estatales que en ésta se comprenden, ni alterarlos substancialmente, so pena de ostentar el vicio de inconstitucionalidad, la suspensión, por el contrario, la despoja de su imperio normativo. Además, obedeciendo la suspensión de garantías individuales a una situación anómala, de emergencia, su duración tiene que estar en íntima correlación con la persistencia de ésta, por lo que dicha suspensión es de carácter transitorio. ¿Cuál es la manera como se realiza la suspensión de garantías individuales prevista por el artículo 29 constitucional? Para sistematizar este punto, señalaremos las causas de la suspensión indicada, las autoridades que en su producción intervienen y las diversas modalidades juridicas que en dicho fenómeno constitucional concurren.
a)

Causas

El artículo 29 de la Constitución menciona como causas específicas que originan el estado o situación de emergencia que provoca, a SU vez, la suspensión de garantías individuales, las siguientes: invasión (o sea la penetración en territorio nacional de fuerzas armadas extranjeras), perturbación grave de la paz públü;a (es decir, alteración de la vida normal del Estado O de la

212

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

/

sociedad mediante motines, revoluciones, asonadas, rebeliones!etc. l, o cualquier otro caso que ponga a la sociedad en f'a1UÚ! peligro de conflicio (guerra, epIdemias, etc.).15~hi, Como se ve, el señalamiento de las causas especIales originadoras de la suspensión de garanLÍas individuales no está eXl'resado en forma limitativa o taxativa, sino enunciativa, puesto que deja al arbitrio y creción de las autoridades a que vamos a aludir a continuación, la estimaCIón de la índole y gravedaá de una situación de hecho susceptible de provocar la cesación de vigencia' de las garantías individuales.

?IS-

bl

Autoridades

En cuanto a las autoridades constitucionalmente competentes para decretar la suspensión de dichas garantías. existe una colaboración [uncional entre los diversos órganos estatales que tienen tal incumbencia. En efecto, de acuerdo con el artículo 29 de la Constitución, solamente el Presidente de la República,"" de conformidad con el Consejo de Mínistros''!> (o sea,
153hi, En este caso debe incluirse la delincuencia organizada habitua.l. por 110 decir cotidiana, que constantemente lesiona a la sociedad generando la inseguridad, la zozobra y alarma colectivas y el pánico en las personas que la integran, así como otros muchos fenómenos en los distintos ámbitos de la vida comunitaria.
l~ Ao;( lo ha establecido la Suprema Corte en una tesis (Informe correspondiente al año de 1943, pág. 7I. Segunda Sala).

¡55 El empleo del vocablo "ministros" es indebido dentro de nuestro orden administra tive-constitucional, que establece un régimen presidencial, en el que el Poder Ejecutivo Federal se deposita en un individuo, llamado Presidente de la República (art. SO). Los secretarios de Estado son auxiliares de éste en los diferentes ramos de la administración pública. es decir. siempre actúan en nombre de él, sin tener potestades per-se. En otras palabras, la función administrativa de la Federación es unitaria y constitucionalmente se confía al Presidente de la República, quien es responsable de los actos de sus coadyuvantes, denominados "secretarios de Estado". En nuestro país no existe, como en los sistemas parlamentarios, la desconuntraci6n funcional del gobierno administrativo, conforme al cual los ministros asumen responsabilidad oficial por los actos que realizan dentro de su correspondiente ramo, ante la asamblea legislativa. Por lo tanto, es impropia la locución que utiliza el artículo 29 constitucional. o sea, la de "consejo de ministros", pues de acuerdo con nuestro régimen jurídico-constitucional y administrativo. tal "consejo" no es sino la simple reunión de los diferentes auxiliares del Presidente de la República. esto es. de los secretarios de Estado a que se refiere el artículo 90 de la Constitución. Por otra parte, al afirmar que el régimen de gobierno administrativo en México es p1"esidendal, mismo que se caracteriza por la concentración de las funciones inherentes en el Presjdente de la República, no suponemos que los secretarios de Estado no sean responsables por modo absoluto de sus actos. Estos funcionarios asumen responsabilidad oficial pero ante su superior jerárquico, cual es el Presidente. sobre todo al refrendar los reglamentos, decretos y órdenes de él (art. 92); pero esa responsabilidad no la contraen ante un poder distinto, como es el legislativo, con el que no guardan ninguna vinculación, salvo el caso de que sean llamados a informar sobre la situación, del ramo administrativo bajo su cuidado (art. 93). Además, tam poco estas consideraciones entrañan la idea de que los secretarios de Estado no sean responsables penalmente por los delitos comunes y oficiales, que cometan. pues el concepto de "responsabilidad" lo hemos empleado en un sentido estrictamente administrativo-constitucional. La errónea expresión "Come de Ministros" que U contenía en el artículo 29 omstimcumal fue jo sustituida correctamente con tI siguiente texto involucrado en dicho precepto: '". .de acuerda con los titu-

LA SUSPENSIÓN DE GARANTÍAs INDIVII>UALES

\

213

con los secretarios de Estado, jefes de Departamentos autónomos y Procurader de la República) ,'" 'lo tiene la facultad de tomar la iniciativa para suspender las garantías individuales, la cual, para que produzca el acto juridico suspensivo propiamente dicho, y por ende, para que surta sus efectos legales, requiere la aprobación del Congreso de la Unión o, en los casos dc receso de éste, de la Comisión Permanente. Como se ve, en un decreto de suspensión dc garantías individuales tienen injerencia el Ejecutivo Federal como autoridad a quien exclusivamente compete la iniciativa, y el Congreso de la Unión, injerencia que se traduce en la realización de dos actos diferentes imputables a cada uno de dichos poderes, a saber, al primero, la formulación de los términos jurídicos en que operará la suspensión, y al segundo, la aprobación de los mismos y de la iniciativa correspondiente propiamente dicha. En cada uno de esos dos actos en que se revela el proceso de la expedición del decreto de suspensión de garantias individuales, tanto el Ejecutivo Federal como el Congreso de la Unión gozan de amplias facultades discrecionales para calificar la existencia y gravedad del estado de emergencia que sea la causa de la situación suspensiva. e) Modalidades juridicas de la suspensi6n En nuestro orden constitucional, la suspensión de garantías individuales se caracteriza por varias modalidades juridieas importantes. En primer lugar, el acto que instituye la mencionada suspensión debe ser materialmente legislativo, conteniendo prevenciones generales, o sea, sin que el fenómeno suspensivo se contraiga a ningún individuo o individuos determinados. Consiguientcmente, un decreto o "ley", que no contenga dicha caracteristica de generalidad, sino que suspenda las garantías individuales en relación con una sola persona moral o física o con un grupo determinado de sujetos, seria inconstitucional a todas luces en primer término, porque violaria los artículos primero y 29 constitucionales y, en segundo lugar, debido a que tendria la naturaleza de una ley privativa, cuya aplicación está prohibida por el articulo 13 de la Ley Suprema. Por lo que concierne al alcance espacial o territorial de la suspensión de garantías individuales, ésta puede ser nacional, o sea, tener vigencia en toda la República, o bien regir solamente en un Estado o región determinados (local). Tal podria suceder, verbigracia, en el supuesto de que se tratara de la perturbación de la paz pública en una sola entidad federativa, en la que, para dar fin a la situación anómala, se suspendieran las garantías individuales, sin que tal suspensión se hiciese extensiva a otros Estados del país en los que no existiese dicha alteración.
lores eh las Secretarias de Estado, los Departamentos Administrativos y la Procuraduría General de la Repú. blica... ", sustitución que se practicó por reforma publicada en el Diario Oficial el21 d, abril de 1981. l!í5hi~ Véase la parte final de la nota inmediata anterior.

\

214-

LAS GARANTfAs INDIVIDUALES

Otra de las modalidades jurídicas de la suspensión de garantías individuales que se desprende del articulo 29 constitucional consiste en que el acto o la situación suspensivos tienen un carácter temporalmente limitado o transitorio, rigiendo únicamente mientras subsista el estado de emergencia que los motivó. En relación con la cesación de vigencia de la suspensión de garantías individuales se presenta un problema que no deja de tener importancia: esa cesación ¿se produce ipso iure, una vez desaparecido el estado de emergencia que provoca la mencionada suspensión, o bien se requiere para ello la expedición de un decreto derogatorio expreso? Estimamos que la suspensión de garantías individuales opera ipso iure una vez desaparecida la causa que la determinó, puesto que ni el Ejecutivo ni el Legislativo, ni cualquiera otra autoridad estatal tienen facultad para retardar dicha cesación (lo cual acontecerá si se requiera una ley o un decreto derogatorios expresos), máxime que la Constitución prolúbe tal posible demora al establecer en el artículo 29 que la suspensión de garantías individuales debe decretarse por tiempo limitado, entendiéndose por tal el lapso durante el cual subsista la situación que originó dicha suspensión. Además, la suspensión de garantías individuales no necesariamente debe versar sobre todas las que instituye el ordenamiento fundamental, sino que puede contraerse a aquellas que impliquen un óbice a la actividad gubernativa tendiente a hacer frente rápida y fácilmente a los peligros que entraña el estado de emergencia, independientemente de los derechos públicos subjetivos que involucren. A diferencia del alcance que puede tener el acto o situación suspensivos de garantías individuales en nuestro actual sistema constitucional, en la Constitución de 1857 no eran susceptibles de suspenderse las garantías que asegurasen la vida del hombre. Esta imposibilidad de suspensión implicaba evidentemente la nugatoriedad de las facultades con que debían estar investidas las autoridades superiores del país para hacer frente a los trastornos inherentes a una situación de emergencia. Fue por ello por lo que los Constituyentes de 1916-17 suprimieron la prohibición de que las garantias que asegurasen la vida del hombre fuesen susceptibles de suspenderse, al considerarse que "cuando se apruebe por el Ejecutivo en consejo de ministros, y por el Congreso, una medida tan grave como la suspensión de garantias, es evidente que la exigiría la salvación pública; para que tal medida produzca el efecto deseado, será indispensable dejar a los poderes que la decretan, libertad para que ellos mismos fijen el alcance de aquélla en vista de las circunstancias. Casos habrá, y ya se han visto ejemplos prácticos, en que si la suspensión de garantías no comprende también las que protegen la vida, no producirá aquella medida otro resultado que poner en descubierto la impotencia del poder público para garantizar la seguridad social"."6
Uf

Diario de los Debates, tomo H, pág. 260.

LA SUSPENSIÓN DE GARANTiAS INDIVIDUALES

215

En virtud del estado de guerra que prevaleció entre nuestro país, por un lado, e Italia, Alemania y el Japón, por otro, ha tenido su aplicación real el artículo 29 constitucional, conteniéndose la suspensión de garantías individuales en el decreto de 2 de junio de 1942, reglamentado por la Ley de Prevenciones Generales relativa del día 13 del propio mes y año, o-rdenamientos ambos que
constituyeron los conjuntos normativos orgánicos o reglamentarios del men-

cionado precepto constitucional, así como las reglas fundamentales que sometieron la actitud estatal-autoritaria de emergencia.U •T

III.

EL RÉGIMEN SUSPENSIVO DE GARANTIAS INDIVIDUALES EN LA SITUACIÓN BÉLICA PRÓXIMA PASADA

A fines del mes de mayo de 1942, el Presidente Avila Camacho convocó a todos los miembros de su gabinete, integrantes del Consejo de Ministros, para una sesión memorable con el fin de discutir y aprobar las medidas que habrian de tomarse frente a la doble ofensa que se perpetró a nuestra soberanía, habiéndose acordado unánimemente tres puntos fundamentales: primero, declarar el estado de guerra entre la República Mexicana por una parte, y Alemania, Italia y el fap6n por la otra; segundo, suspender la vigencia de garantías individuales que fueren obstáculo para hacer frente, rápida y fácilmente, a la situaci6n, y tercero, solicitar en favor del Ejecutivo Federal facultades extraordinarias para legislar. Estando en receso el Congreso de la Unión, la Comisión Permanente convocó a los miembros de éste a un periodo extraordinario de sesiones, en el cual serian tratados únicamente los puntos acordados por el Ejecutivo, de conformidad con el Consejo de Ministros, y que hemos señalado con antelación, tal como lo prevé e! artículo 79 constitucional en su fracción IV, convocatoria que en forma de decreto fue publicada en e! Diario Oficial e! 27 de mayo de 1942. Por su parte, el Congreso de la Unión, en sesión extraordinaria celebrada el día 30 de mayo de! propio año, y una vez que e! Presidente de la República hubo reforzado con sólidos y convincentes argumentos su petición respecto de los tres puntos fundamentales anotados, aprob6 la ley que faculta al Ejecutivo conforme áI artículo 89, fracción VIII, de la Constitución Federal, para declarar el estado de guerra entre nuestro país y las naciones del Eje (ley que se publicó en e! Diario Oficial e! 2 de junio de 1942), declaración que en forma de decreto presidencial fue publicada en dicho periódico en la misma fecha.
13f La t6nica que presentan dichos ordenamientos y las ideas que los sustentaron, configuran un verdadero estado de derecho de la situación de emergencia en que se vio colocado nuestro pals ; y aunque su estudio reviste en la actualidad un mero interés histórico, el análisis de sus disposiciones no es de ninguna manera superfluo, ya que &tas pueden constituir el antecedente para el evento, no deseado ni deseable, de que México, por circunstancias aleatorias, tenga que acogerse al régimen previsto en el artículo 29 constitucional. Esta razón nos-impulsa a reiterar, en la presente edición, el aúIisis referido.

216

LAS GARANTIAS INDIVIPUALES

El 2 de junio de 1942 salió publicado también e! Decreto de Suspensi6n de Garantlas Individuales expedido por el Congreso de la Unión de acuerdo con los articulas 29 y primero constitucionales, habiéndose facultado e! Ejecutivo Federal para formular la reglamentación respectiva (articulo 3 de dicho decreto).
A. Carácter y naturaleza del Decreto de Suspensi6n de Garantias

Individuales
En primer lugar, e! mencionado Decreto, as! como su Ley Reglamentaria, publicada en e! Diario Oficial e! 13 de junio de 1942, eran de carácter general. La generalidad de los citados ordenamientos se traducía en la circunstancia de que la suspensión de garantías individuales que establecían afectaba a todo individuo o habitante de la República Mexicana, independientemente de su condición particular. En segundo lugar, la suspensión instituida por dichos cuerpos normativos era de Indole nacional, supuesto que afectaba a todo e! territorio de! país. Los caracteres de generalidad en cuanto a los sujetos afectados y de vigencia nacional, por 10 que toca a su aplicación territorial de que estaba investido e! Decreto de Suspensión, estaban corroborados por e! texto mismo de sus prevenciones contenidas en e! articulo primero, que decía:
"Se aprueba la suspensión de las garantías individuales consignadas en los articulos 4, párrafo primero del 5, 6, 7, 10, 11, 14, 16, 19, 20, 21 párrafo tercero del 22 y 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que acordó el C. Presidente de la República, previa conformidad del Consejo de Ministros, para todo el territorio y para todos los habitantes de la República."

Otra nota substancial y constitucional de! aludido decreto era la transitoriedad de! mismo, o sea, su vigencia limitada en cuanto al tiempo. Esta vigencia limitada perduraría siempre y cuando subsistiesen los motivos que originaron la expedición de! multicitado decreto, tal como 10 declaraba éste en su articulo 2, que decía:
"La suspensión a que se refiere el artículo anterior, durará todo el tiempo
en que México permanezca en estado de guerra con Alemania, Italia y el Japón, o con cualquiera de estos países, y será susceptible de prorrogarse, a jui-

cio del Ejecutivo, hasta treinta días después de la fecha de cesación de las hostilidades."

B. Alcance del Decreto de Suspensi6n en cuanto a las garantías
individuales
El articulo 29 de la Constitución establece que la suspensión versará respecto a aquellas garantías constitucionales que "fueren obstáculo para

LA SUSPENSiÓN DE GAI<ANTIAS INDIVIDUALES

217

hacer frente rápida y fácilmente a la situación". Pues bien, de acuerdo con esta prevención de la Ley Suprema, el Decreto de Suspensión en su artículo primero mencionaba, como ya advertimos, todas aquellas disposiciones que contienen las garantías suspendidas, una vez que se hizo la consideración por el Congreso de la Unión, en el sentido de que la vigencia de las mismas podrían constituir un obstáculo para hacer frente al estado de guerra en que se encontraba México. De conformidad con esta prevención, involucrada en el artículo primero mencionado, fácil es inferir el alcance del decreto en cuestión por 10 que concierne a la suspensión en él contenida, así como las facultades y potestades que, como consecuencia de tal suspensión de garantías individuales, tenían las autoridades del país en los términos a que nos referiremos posteriormente. Sin embargo, atendiendo al contenido de la Ley Reglamentaria del multicitado decreto y a la reglamentación formulada respecto del artículo primero de dicha ley, la suspensión de garantías individuales tuvo una extensión mucho más restringida que aquella que se desprende del primer precepto del decreto mencionado.

C. Aplicabilidad y vigencia efectivas del Decreto de Suspension
De acuerdo con la amplitud con que el mencionado decreto consignaba la suspensión de determinadas garantías individuales, éstas, en toda su extensión y sin salvedad alguna, debieron haber sido relevadas de su vigencia, máxime si se atiende a la declaración categórica del artículo 2 transitorio del aludido decreto, que decía:
UEn esa misma fecha (o sea, en aquella en que entr6 en vigor dicha preven.. ción: 2 de junio de 1942) empezará a surtir sus efectos en todo el país y para todos sus habitantes la suspensión de garantías materia del presente decreto, sin que se requiera la reglamentaci6n a que se contrae el artículo 3."

La suspensión absoluta de las garantías individuales señaladas en el artículo primero del aludido decreto, tuvo lugar en forma muy efímera, esto es, en el lapso comprendido entre el 2 de junio de 1942 y el 13 del propio mes y año, es decir, hasta antes de la expedición de la Ley Reglamentaria respectiva que prevenía el artículo 3. Durante ese término, en virtud de que la suspensión de garantías individuales, a la.que el artículo primero del multicitado decreto aludía, era absoluta, el juicio de amparo por violación a las mismas era completamente improcedente, dado que habían sido despojadas de su vigencia. Afortunadamente (y empleamos este adverbio porque de haber subsistido tal situación, que implicaba la desaparición transitoria, pero casi absoluta del medio garante de la legalidad, habría sobrevenido el caos o, al menos, se habrían cometido serios abusos por parte de las autoridades), el 13 de junio

218

LAS GARANTÍAS INDMOUALES

de 1942 sali6 publicada en el Diario Oficial la Ley de Prevenciones Generales relativas a la suspensi6n de garantias individuales, que contenía .reglas muy atingentes reveladoras del criterio y capacidad juridicos de los autores del proyecto correspondiente. La citada Ley Reglamentaria vino, en primer lugar, a especificar el alcance, sentido y aplicaci6n práctica del Decreto de Suspensi6n, y en segundo término, como consecuencia de esta finalidad, a hacer renacer la confianza y la tranquilidad públicas, que en cierto modo se vieron amenazadas por el hecho de haber sido suprimidas de manera absoluta las garantias individuales a que aludía el articulo primero del supradicho decreto. La Ley Reglamentaria del Decreto de Suspensi6n de Garantías Individuales o Ley de Prevenciones Generales respectiva, contenía declaraciones fundamentales importantísimas, tanto en su texto normativo propiamente dicho, coma en su exposici6n de motivos, y que vinieron a corroborar el régimen de legalidad. a) En primer lugar, el orden jurídico general. del país no se vio alterado en sus lineamientos abstractos; todo el sistema de derecho mexicano, en sus distintos y variados aspectos, subsisti6, y s610 en aquellos casos especiales que requirieron acuerdos de emergencia operaba la suspensi6n de garantías individuales. Asi lo asent6 el Ejecutivo Federal en la exposición de motivos de la Ley de
Prevenciones Generales, al establecer que "el régimen no puede hacer abandono del deber de cuidar, antes que cualquiera otro aspecto, el de que no pierda su fisonomía de régimen de derecho; y por tales causas ha solicitado la implantación de

las nonnas que la propia Ley Fundamental señala para afrontar las situaciones de peligro sin romper los cauces de legalidad".

La subsistencia del régimen jurídico general estaba corroborada por el articulo 4 de dicha Ley Reglamentaria, que decia:
"Tedas las autoridades federales, locales y municipales conservan su competencia y atribuciones que les corresponden, en los estrictos términos de las leyes federales o locales que normen sus actividades. En consecuencia, fuera de los casos expresamente previstos por esta ley y por la legislación de emergencia que en lo sucesivo se dictare, ninguna autoridad federal, local o municipal puede realizar acto alguno que no le esté permitido por las leyes ordinarias expedidas con sujeción estricta a los' mandatos de la Constitución."
Esta consideración legal fue confirmada por la Suprema Corte en resolución de fecha 15 de marzo de 1945, recaída al recurso de revisión impuesto por el licenciado Víctor Velázquez, como defensor del licenciado Carlos A. Madraza, contra el auto de sobreseimiento dictado por el C. Juez Segundo de Distrito en material penal del Distrito Federal en el amparo promovido por dicho profesionista, a nombre de su defenso, contra el auto de formal prisión pronunciado en contra de éste por el C. Juez Primero de Distrito en materia penal del Distrito Federal por el delito de traición a la patria, entre otros.

LA SUSPENSIÓN DE GARANTÍAS INDIVIDUALES

219

Dice así la paIle conducente de la resolución de la Corte: "si las leyes de emergencia restringen las garantías individuales teniendo en cuenta el estado de guerra que existe en nuestra nación y las que forman el Eje, esa restricción de garantlas no puede afectar el orden constitucional, que descansa precisamente en la división de los poderes públicos, ni menos puede limitar las facultades propias de cada uno de dichos poderes, pues rompería el equilibrio que debe existir en las funciones interdependientes de los órganos del Estado . ..", agregando posteriormente rt • • • es indiscutible y fuera de toda duda, que una ley de emergencia, que como se dijo anteriormente tiene el propósito de restringir determinadas garantías individuales de los particulares, no puede afectar por ningún concepto el orden
constitucional".

La mencionada resolución de la Suprema Corte, para fundar sus apreciaciones respecto del alcance de las leyes de emergencia, transcribe algunas ideas que sobre el particular ha sustentado el tratadista argentino Juan A. González Calderón en su obra intitulada Derecho Constitucional, y que a la letra se expresa de la.
siguiente manera:

"El estado de sitio (de emergencia) no suspende los privilegios parlamentarios. Aunque no hubiera en nuestra jurisprudencia alguna decisión concluyente en este sentido, sería evidente el principio de que el estado de sitio no suspende

los privilegios parlamentarios. La Constitución crea tres poderes para ejercer el
gobierno supremo de la nación, y cada uno de ellos es absolutamente autónomo dentro de la esfera de las atribuciones que le están asignadas. La existencia independiente de los tres poderes gubernamentales es necesaria para que el sistema constitucional sea una realidad positiva y no una vana quimera, de modo que nin-

guno de ellos debe obstruir o suprimir el funcionamiento de los otros dos. Si el Poder Ejecutivo no respetara los privilegios parlamentarios durante el estado de
sitio, el Congreso no podría existir, o existiera solamente aquelia parte del mismoque mansamente se sometiera a sus caprichos."

Además de que, como hemos visto, el sistema competencial de todas las autoridades subsistió frente al estado de suspensión de garantías individuales, éstas siguieron vigentes, pues si bien es verdad que la Ley de Prevenciones Generales mencionada restringió O limitó aquellas a que se refería el Decreto de Suspensión, tales restricciones O limitaciones atañían a casos particulares de modalidades especiales que en el propio ordenamiento se especificaban.
Así se afirmó en la exposición de motivos al decirse que "el Ejecutivo estima que las prevenciones generales que debe dictar en cumplimiento de las atribuciones que le señala el artículo 29 constitucional, además de satisfacer los requisitos que este precepto establece, deben referirse a fijar por ahora limitaciones sólo a aquellos derechos del hombre cuya restricción sea ineludible como consecuencia inmediata y directa del estado de guerra decretado",

b) Por otra parte, la aplicación concreta o general de las limitaciones a las garantías ináividuaJes que contenía la Ley de Prevenciones Generales, s610 pudo llevarse a cabo. por el Ejecutivo Federal y únicamente a través de sus colaboradores inmediatos, como son los secretarios de Estado, Procurador Ge-

220

LAS GARANrlAS INDIVIDUALES

neral de la República y jefes de Departamentos autónomos. De acuerdo con esta declaraci6n, ninguna autoridad del Estado que no haya sido el Presidente de la República o los funcionarios antes mencionados, cuando éstos actuaran con la expresa autorización del Ejecutivo, pudo aplicar las disposiciones limitativas o restrictivas de las garantlas individuales a que se referia dicho ordenamiento reglamentario, a no ser que las facultades correspondientes le hayan sido expresamente otorgadas por las leyes de emergencia o por la legislación ordinaria, tal como se desprendía de los artículos 1 y 2 de la Ley Reglamentaria del articulo primero de la de Prevenciones Generales, publicada (la primera) en 12 de septiembre de 1942. En síntesis, la situaci6n legal de emergencia que se desprendia de la Ley de Prevenciones Generales, así como del ordenamiento reglamentario de su articulo primero, en relaci6n con la vigencia de las garantias individuales, se puede resumir en estos términos: a) Las garantías individuales, cuya suspensi6n fue instituida por el decreto respectivo publicado en 2 de junio de 1942 sólo estuvieron limitadas en la forma, términos y modalidades que mencionaba la Ley de Prevenciones Generales de 13 de junio del propio año, la Ley Reglamentaria del artículo primero de este ordenamiento o las diversas leyes de emergencia que haya dictado el Presidente de la República en uso de las facultades extraordinarias que le fueron conferidas por el Poder Legislativo con apoyo en el artículo 49 constitucional, leyes que a su vez debieron estar condicionadas, según después veremos, por el artículo 29 de la Ley Suprema y por su precitado cuerpo legal reglamentario; por ende, fuera de dicha forma, términos y modalidades consignados por las normas que mencionamos, las garantias individuales subsistieron en vigor integramente; b) Las limitaciones o restricciones a las garantías individuales s610 pudieron crearse por el Ejecutivo Federal, y únicamente a través de sus colaboradores inmediatos que señalamos con antelaci6n; consiguientemente, ninguna otra autoridad del Estado, haya sido local o federal, pudo promover por sí misma restricciones o limitaciones a las garantías individuales. Esta circunstancia, claro está, no excluy6 la posibilidad de que las autoridades inferiores auxiliasen a los mencionados funcionarios en la realizaci6n práctica de las limitaciones a las garantias individuales, pero careciendo en todo caso de iniciativa propia, pues solamente se debi6 contraer su actuaci6n a ese respecto a cumplir fielmente las disposiciones, acuerdos, prevenciones, etc., del Jefe del Ejecutivo Federal; c) La aplicaci6n concreta de las limitaciones o restricciones a las garantías individuales que establecía la legislaci6n de emergencia en general, así como la de ésta, s610 incumbla a las autoridades federales o locales que expresamente tuvieran tal facultad conferida por la ley de que se tratara; por consiguiente, cualquiera autoridad del Estado a la cual la ley de emergencia correspondiente no otorgaba en forma expresa la facultad de aplicarla concretamente, no podía llevar a cabo dicha aplicación, Por otra parte, en ejercicio legal de ésta, la autoridad respectiva debía ceñirse a los términos

LA SUSPENSIÓN DE GARANTÍAS INDIVIDUALES

221

del otorgamiento de dicha facultad (arts. 1 y 2 de la Ley Reglamentaria del artículo primero de la de Prevenciones Generales relativas a la suspensión de garantías individuales). Tales son, a nuestro parecer, los puntos fundamentales que caracterizaron la situación jurídica general de emergencia que prevalecía en nuestro país con motivo del estado de guerra en que éste se encontraba. Como se ve, las modalidades que hemos apuntado no sólo no infringieron el principio de legalidad en la actuación de las autoridades estatales, sino que lo corroboraron. Por lo que respecta a las limitaciones o restricciones a cada una de las garantías individuales afectadas por e! Decreto de Suspensión de 2 de junio de 1942, y que se enumeraban en el artículo primero del mismo, nos remitirnos al texto de las disposiciones que las consignaban, tales como las contenidas en la Ley de Prevenciones Generales de 13 del propio mes y año, en la reglamentaria del artículo primero de este último ordenamiento o en las diversas leyes de emergencia que se dictaron y las cuales debieron sujetarse a lo establecido por el artículo 29 constitucional y a las disposiciones de la indicada Ley Orgánica de este precepto.

IV.

LAS FACULTADES EXTRAORDINARIAS

Una vez suspendidas las garantías individuales, el gobierno estatal tiene que estar investido del cúmulo necesario de facultades para decretar las medidas convenientes e indispensables a fin de prevenir O remediar los trastornos públicos y sociales propios de una situación anormal provocada por los sucesos a que alude el artículo 29 constitucional. Percatándose de la necesidad de que e! gobierno del Estado actúe dentro de un radio de actividad lo suficientemente amplio para cumplir en forma cabal con su trascendental y difícil cometido, consistente en afrontar la situaci6n de emergencia, e! Constituyente de 16-17 previ6 la posibilidad de otorgamiento de "facultades extraordinarias" por parte del Poder Legislativo Federal en favor de! Ejecutivo de la Urti6n.
Así, e! artículo 49 constitucional, en su forma prístina, es decir, tal como fue elaborado por e! Congreso Constituyente de Querétaro, establecla: "El Supremo Poder de la Federación se divide, para su ejercicio, en Legislativo, Ejecutivo y Judicial. No podrán reunirse dos o más de estos poderes en una sola persona o corporaci6n, ni depositarse el Legislativo en un individuo, salvo e! caso de facultades extraordinarias al Ejecutivo de la Urti6n, conforme a lo dispuesto en el artículo 29."

Dicho precepto fuc adicionado posteriormente en agosto de 1938, con la declaraci6n categ6rica de que: "En ningún otro caso se otorgarán al Ejecu-

222

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

tivo facultades extraordinarias para legislar", y la cual obedeció al deseo de corroborar la intención y espíritu de los autores de la Constitución de 1917, en el sentido de que, fuera de los casos extraordinarios a que alude el artículo 29 constitucional, no se debería conceder facultades exorbitantes al E jecutivo Federal por el Poder Legislativo, prohibición que en múltiples ocasiones fue abiertamente infringida, habiéndose expedido, como fruto de violaciones al sistema ordinario de división de poderes, numerosos ordenamientos de variada índole por el Ejecutivo de la Federación "en uso de facultades extraordinarias" que le fueron delegadas por el Congreso de la Unión fuera de los casos a que se refiere el artículo 29 de la Ley Suprema." El otorgamiento de facultades extraordinarias al Poder Ejecutivo Federal implica evidentemente una excepción, entre las varias que existen en nuestro sistema constitucional, a la clásica división de poderes tal como la concibió Montesquieu. Ahora bien, de conformidad con el artículo 49 de la Constitución, el Poder Legislativo Federal no es absolutamente libre para delegar parte de su potestad legislativa en el Jefe del Ejecutivo; en otras palabras, el Congreso de la Unión no puede proceder ad libitum en el otorgamiento de facultades extraordinarias para legislar en favor del Presidente de la República. La Constitución, a través del multicitado articulo 49, sólo hace posible la concesión de dichas facultades en los casos y en los términos previstos en el articulo 29 constitucional, fuera de los cuales la delegación legislativa no es válida. Por ende, únicamente en los casos de invasi6n, perturbocién grave de la paz pública o de cualquiera otro que ponga a la sociedad en grande peligro o conflicto y previa suspensi6n de las garantias individuales que impliquen un obstáculo para que la acci6n gubernativa pueda hacer frente rápida y fácilmente a la situaci6n an6mala provocada por dichos acontecimientos, el Poder Legislativo Federal tiene autorización constitucional para conceder al Ejecutivo de la Unión facultades extraordinarias.'" Ahora bien, pero no solamente en lbs casos a que se refiere el artículo 29 constitucional pueden otorgarse al Ejecutivo Federal facultades extraordinaUi8 Por reforma publicada en el Diario O/icia,l de la Federaci6n el 28 de marzo de 1951, se estableció la posibilidad en el artículo 49 constitucional de que se otorguen facultades extraordinarias al Ejecutivo de la Unión, en los casos a que se refiere el segundo párrafo del artículo 131 de la Ley Suprema, o sea, "para aumentar, disminuir o suprimir las cuotas de las tarifas de exportación e importación expedidas por el propio Congreso (el de la Uni6n), y para crear otras; así como para restringir y para prohibir las importaciones, las exportaciones y el tránsito de productos, artículos y efectos, cuando lo estime urgente, a fin de regular el comercio exterior, la economía del país, la estabilidad de la producci6n nacional o de realizar cualquier otro propósito (sic) en beneficio del país". Si se interpreta extensivamente esta última expresión, se podría originar el quebrantamiento del principio de división o separación de poderes en el ámbito económico, pues atendiendo a ella, el Ccageeso de la Unión podría investir con facultades extraordinarias al Presidente de la República para expedir todas las leyes que éste considerase pertinentes a efecto de "realizar cualquier propósito en beneficio del país", finalidad que, dada su enorme amplitud, abre dilatadas perspectivas al intervencionismo estatal. 1ti9 Véase la nota anterior.

LA SUSPENSIÓN DE GARANTÍAS INDIVIDUALES

223

rias para legislar, sino que el artículo 49 de nuestra Ley Fundamental dispone que dicho otorgamiento también es dable en el caso a que alude el segundo párrafo de su artículo 131 y cuyo sentido expresamos en las notas que anteceden. Por tanto, el alcance o la extensión de las facultades mencionadas debe demarcarse mediante una recta y sana interpretación jurídica del invocado artículo 49. Del texto de este precepto se inficre que su contenido involucra las siguientes disposiciones: a) La que se refiere a la consagración del principio clásico de la división o separación de poderes; b) La que alude a la prohibición de que se reúnan dos o más de los poderes en que se desarrolla la actividad estatal en una sola persona o corporación; c) La de que el Poder Legislativo no puede depositarse en un solo individuo, y d) La que estriba en que dicho Poder Legislativo puede depositarse en un solo individuo en el caso de facultades extraordinarias al Ejecutivo de la Unión, conforme a lo dispuesto por el articulo 29 constitucional y al segundo párrafo del artículo 131 de la Ley Suprema. La simple prohibición de que cl Poder Legislativo se deposite en un individuo, no es sino una mera declaración constitucional dogmática, de la que no se deduce lógicamente facultad alguna, ya que prohibir escuetamente, sin aditivos, algún fenómeno, no implica autorizar el contrario. El concepto de "Poder Legislativo" a que se refiere el citado artículo 49 constitucional equivale al de "potestad legislativa", es decir, a la facultad de elaboración de leyes y no al organismo bicameral al que dicha facultad corresponde normalmente, puesto que, según el artículo 50 dc la Constitución Federal, el mencionado poder "se deposita" en un Congreso General que se divide en dos Cámaras, una de diputados y otra de senadores, entendiéndose por "depositar", "en. tregar o confiar", de acuerdo con el Diccionario de la Lengua Castellana. Por ende, el "poder legislativo", cuyo "depósito" en un individuo prohibe el aro tículo 49 constitucional, se traduce en la "actividad legislativa", o sea, en la función creadora o elaboradora de leyes, sin referirse, por el contrario, al "organismo legislador" (Congreso de la Unión), puesto que a éste no lo considera el artículo 50 de la Ley Suprema como "integrante o componente" de dicho Poder, sino como depositario del mismo. En otras palabras, al establecer el citado artículo 50 que el Poder Legislativo se deposita en un Congreso de la Unión, claramente indica que a este organismo se entrega o confía la función estatal legislativa, ya que no es lógico ni real depositar, entregar o confiar a alguna persona o entidad lo que ésta ya tiene como constitutivo o integrante de su propio ser orgánico. De lo anteriormente expuesto se colige que la prohibición de "depositar" establecida en el artículo 49 constitucional tiene como materia la función, actividad o potestad legislativa (Poder Legislativo del Estado Mexicano) y no al organismo que dicha función, actividad o potestad se deposita (Congreso de la Unión), como erróneamente lo estimó don Ignacio L. VaUarta en una tesis que más que jurídica es política, el interpretar el artículo 50 de la

224

LAS GARANTIAS INDIVII)UALES

Constituci6n de 57 (correspondiente .. l 49 de la Constituci6n vigente), quea brantando la l6gica jurídica al no atribuir e! alcance debido a los articulos 51, 75 Y 90 de la Ley Fundamental de 1857, preceptos que equivalen a los articulos 50, 80 Y 94 constitucionales en vigor. Afirmaba al respecto el .ilustre jurista: "¿Es aceptable la interpretaci6n absoluta y rígida que dan a la parte final del artículo 50 los defensores de la teoría
que combato? ¿Es cierto, ya sea ante el derecho positivo constitucional, ya ante

la filosofía del derecho político, que nunca, jamás, en ningún caso, ni por motivo alguno se pueden reunir dos o más poderes en una sola persona o corporaci6n, ni depositarse el legislativo en un individuo? No lo creo yo así, y para sostener mi opinión, diré desde luego que si se concede al Presidente de la República
autorizaci6n para legislar sobre milicia, por ejemplo, reteniendo el Congreso la suprema potestad legislativa, ni se reúnen dos poderes en una persona, ni se deposita el legislativo en un individuo, ni se infringe por consecuencia el artículo 50. Yo creo que ese artículo prohíbe que en uno de los tres poderes se refundan los otros dos, o siquiera uno de ellos, de un modo permanente, es decir, que el Congreso suprima al Ejecutivo para asumir las atribuciones de éste, o que a la Corte

se le declare Poder Legislativo, o que el Ejecutivo se arrogue las atribuciones judiciales. Así sí habría la reunión de poderes que el repetido artículo 50 prohíbe,
con raz6n. En este sentido' interpreto yo ese texto constitucional.":160

Como se ve, V allarta confundió el concepto de "poder" que, según se ha dicho, implica funci6n, potestad o actividad, con la idea de "6rgano u organismo", al pretender que la prohibici6n contenida en el artículo 50 de la Constituci6n de 57 s6lo se transgredía cuando acaeciera e! fen6meno de la "supresi6n" del Legislativo (Congreso), para que las funciones de éste las asumiera íntegramente e! Ejecutivo, lo cual ya no s6lo supondría la violaci6n a dicho precepto, sino e! quebrantamiento total de! orden constitucional al entronizarse la dictadura presidencial, supresi6n que, por otra parte, nunca puede registrarse constitucionalmente, aun en e! caso del otorgamiento de facultades extraordinarias al Presidente de la República conforme a los articulos 29 y 131, párrafo segundo, de la Ley Suprema, puesto que el Congreso de la Uni6n o la Comisi6n Permanente de éste no desaparecen como organismos al ínvestirse al Ejecutivo con atribuciones legislativas, en virtud de que conservan su capacidad para desplegar la actuaci6n que la Constituci6n les encomienda, inclusive para retirar la concesión de facultades extraordinarias. En conclusi6n, si en la "supresión" del Legislativo hace estribar V allarta la única posible contravención del artículo 50 de la Constituci6n de 57, Y si dicho fenómeno no puede darse jurídicamente dentro de! mismo orden constitucional, es obvio que conforme a estas ideas la declaración dogmática involucrada en dicho precepto hubiera sido superflua o inútil, al prohibir un hecho imposible dentro . de! propio régimen normativo fundamental. Según lo hemos afirmado, el Congreso de la Uni6n no puede ad líbitum otorgar facultades extraordinarias para legislar en favor del Presidente de la
100

Cuestiones Constitucionales (Votos). Tomo JJ págs. 235 Y 236.

LA SUSPENSIÓN DE GARANTÍAS INDIVIDUALES

225

República, sino sólo en los dos casos distintos a que aluden los artículos 29 y 131, segundo párrafo, de la Constituci6n, fuera de los cuales dicho otorgamiento es víolatorio de su artículo 49.
Estas consideraciones se robustecen por las ideas contenidas en la exposición

de motivos del Proyecto de la Constitución vigente presentado .1 Congreso de Querétaro por don Venustiano Carranza al sostenerse que: "Tampoco ha tenido cumplimiento y, por lo tanto, valor positivo apreciable, el otro principio fundamenta! claramente establecido por la Constitución de 1857, relativo a la división del ejercicio del poder público, pues tal división, sólo ha estado, por regla general, escrita en la ley, en abierta oposición con la realidad, en la que, de hecho, todos los poderes han estado ejercidos por una sola persona, habiéndose llegado hasta el grado de manifestar, por una serie de hechos constantemente repetidos, el desprecio a la Ley Suprema, dándose sin el menor obstáculo al Jefe del Poder Ejecutivo la facultad de legislar sobre toda clase de asuntos, habiéndose reducido a esto la función del Poder Legislativo, el que de hecho quedó reducido a delegar facultades y aprobar después lo ejecutado por virtud de ellas, sin que haya llegado a
presentarse el caso, ya no de que reprobase, sino al menos de que hiciese obser-

vación alguna." 361 Por su parte, la Comisión Dictaminadora del articulo 49 en el seno del Constituyente de 1916-17 participó en análogos puntos de vista al aseverar que: "Las mismas razones por todos conocidas, que desde hace siglos se han dado para la división de dichos poderes, implican la prohibición más absoluta de la reunión, en una sola persona, de dos de ellos. La conveniencia de la deliberación, discusión y representación de las diversas tendencias de un país en la elaboración de sus leyes, circunstancias aquéllas que suponen una colectividad

que ejerce el Poder Legislativo, forzosamente impone la prohibición de que dicho
poder resida en un solo individuo. Las dos últimas reglas tienen una excepci6n

y son el conjunto de casos de que habla el artículo 29, porque en ellos puede otorgarse a! Ejecutivo la facultad de expedir algún decreto para el establecimiento de una penalidad especial, o bien para el de tribunales también especiales y procedimientos propios para la situación normal a que dicho artículo se refiere; también en este caso, el artículo 29, puede suceder que los tribunales especiales referidos se constituyan para la muy expedita y rápida aplicación de la ley, por
autoridades auxiliares del Poder Ejecutivo. Y en todos estos casos vienen, por la fuerza de Ias circunstancias, a reunirse en el personal de un poder dos de ellos,

si bien esto sucede bajo la reglamentación estricta del artículo 29, la vigilancia de la Comisión Permanente y por un tiempo limitado. Pero la simple posibilidad de que exceda, es bastante para ameritar la excepción al principio general que antes se ha establecido". La interpretaci6n restrictiva del artículo 49 constitucional en lo que concierne al otorgamiento de facultades extraordinarias al Ejecutivo Federal para legislar, se corrobora por las ideas sustentadas en la exposición de motivos de la adici6n que en el año de 1938 se introdujo al mencionado precepto por iniciativa del Presidente Cárdenas, adición que consistió en declarar enfáticamente que fuera de los casos previstos en el artículo 29 no podrían conce181

Diario de 101

Debatel~ tomo

1, pág. 261.

226

LAS GARANTIAS INDIVIDUALES

derse tales facultades. La exposicton de motivos citada expresa: "Ha sido práctica inveterada que el Presidente de la República solicite del H. Congreso la concesión de facultades extraordinarias para legislar sobre determinadas materias o ramos, facilitándose así la expedición de leyes que se han estimado inaplazables para regular nuevas situaciones y para que la actividad del Estado pudiera desenvolverse en concordancia con las necesidades del país. La administración que presido estima que la continuación indefinida de esa práctica produce el lamentable resultado de menoscabar las actividades del Poder Legislativo, contrariando en forma que pudiera ser grave al sistema de gobierno representativo y popular establecido por la Constitución, puesto que reúne, aunque transitoria e incompletamente, las facultades de dos poderes en un solo individuo, lo cual independientemente de crear una situación jurídica irregular dentro del Estado mexicano, ya que la división en el ejercicio del poder es una de sus normas fundamentales, en el terreno de la realidad va sumando facultades al Ejecutivo con el inminente peligro de convertir en dictadura personal nuestro sistema republicano, democrático y federal. Cree el Ejecutivo de mi cargo que solamente en los casos de invasión, perturbación grave de la paz pública o de cualquiera otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto, mencionados en el artículo 29 constitucional, se justifica debidamente la concesión de facultades extraordinarias." En conclusión, suponer que fuera de los casos previstos en los artículos 29 y 131, párrafo segundo, constitucionales, el Congreso de la Unión pudiese delegar sus facultades o poderes legislativos al Presidente de la República o a cualquier otra autoridad, significaría admitir la posibilidad de que constante y reiteradamente se quebrante la Ley Fundamental, con menoscabo y desprecio del principio de supremacía constitucional consagrado en su artículo 133, al considerar que a los órganos legisladores fuese dable alterar caprichosamente su órbita de facultades y proyectarla hacia el Ejecutivo en alguna, en varias o en todas las materias legislables, propiciándose con ello el tremendo absurdo en Derecho Constitucional de que un órgano creado por la Constitución pudiese válidamente desconocer la fuente misma de su existencia y de su actividad.
Este mismo criterio lo comparte [. Ramón Palacios Vargas, cuando afirma que: u •.. si el Ejecutivo pudiese ejercer facultades legislativas sin invasión, guerra o calamidad pública, sin suspensión de garantías y sin relaci6n de causa a efecto entre un estado real, no ficticio, de guerra y las normas que decrete, entonces

respecto de estos actos legislativos el Congreso ha transferido, ha cedido su función, y como Rabasa expresa, para que existiese la constitucionalidad de la delegación de funciones legislativas, era preciso que la Constitución depositara en el

legislativo esa facultad delegante, la cual no aparece en ningún precepto de 1 as dos Constituciones mencionadas" (la de 57 y la de 17).m
1'62 La; facultades extraordinarias al Ejecutivo. Ed. 1965, págs. 63 y 64. Es inconcuso que las ideas transcritas 5910 deben referirse al caso contemplado por el articulo 29 conatitucional, pero no tienen aplicación en el previsto por el párrafo segundo del articulo 131

LA SUSPENSIÓN DE GARANTÍAS INDIVIDUALES

227

No obstante dicha conclusi6n, que se apoya en la interpretaci6n recta y jurídica del artículo 49 constitucional, sustentada no sólo en las ideas que dominan la gestación parlamentaria de dicho precepto sino en la índole misma de nuestro orden normativo supremo que se peculiariza, entre otros, por el principio de división o separaci6n de poderes, la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia, como resultado posible de una indigna doblegaci6n ante el Ejecutivo Federal, adopta la anti-jurídica teoría de Vallarta para sostener que el otorgamiento de facultades extraordinarias al Presidente de la República en todo caso no es infractor de la disposici6n constitucional señalada. Sobre este particular, la tesis jurisprudencial respectiva asienta: "Si bien es cierto que la facultad de expedir leyes corresponde al Poder Legislativo, también lo es que, cuando por circunstancias graves o especiales no hace uso de esa facultad, o de otras que le confiere la Constitución, puede concedérselas al Ejecutivo, para la marcha regular y el buen funcionamiento de la administración pública, sin que se repute anticonstitucional el uso de dichas facultades por parte de aquél; porque ello no significa, ni la reuni6n de das poderes en uno, pues no pasan al último todas las atribuciones correspondientes al primero, ni tampoco una delegaci6n del Poder Legislativo en el Ejecutivo, sino más bien una cooperaci6n o auxilio de un poder al otro." , ..
V.
LAS LEYES DE EMERGENCIA

Las facultades extraordinarias que otorga el Legislativo Federal al Ejecutivo de la Uni6n en los términos ya indicados, versan sobre la potestad legislativa; en consecuencia, el Presidente de la República, en uso de las mismas, expide lo que se llama leyes de emergencia cuando se ejercitan en los casos señalados por el articulo 29 de la Constitución.':" tstas, por el hecho de implicar disposiciones legales, participan del carácter material de toda ley, esto es, son creadoras, modificativas o extintivas de situaciones jurldicas abstractas, sin que su imperio regulador se pueda contraer a una sola persona física o moral o a un grupo numéricamente determinado de ellas, pues de lo contrario se violarían los articulas primero y 29 constitucionales por razones obvias.
de la Constituci6n, ya que en relaci6n con éste sí existe la facultad deJegativa en favor del Congreso de la Unión, en cuanto que este organismo sí puede autorizar al Ejecutivo Fcderal para legislar, según lo declara expresamente el artículo 49. En otras palabras, las facultades extraordinarias pueden otorgarse en dos casos diferentes, a saber: cuando exista previamente una situación de emergencia y previa suspensión de garantías (art. 29) y para legislar en las materias señaladas en el segundo párrafo del artículo 131 constitucional en cuya hipótesis no deben existir los presupuestos a que alude Palacios Vargas. ' 163 Semanario Judicial de la Federación, Apéndice al tomo CXVIII, tesis 477. • ~&4 Es importante subrayar que las leyes que expide el Ejecutivo Federal, previa autorizacién del Congreso, en los casos a que se refiere el segundo párrafo del artículo 131 constitucional, no son de emergencia.

228

LAS GARANrlAS INDIVIDUALES

Por otra parte, la posibilidad de expedición y la validez de las leyes de emergencia no son absolutas; en otras palabras, el Ejecutivo Federal no está autorizado constitucionalmente para crear disposiciones legales de tal Indole en forma irrestricta. En efecto, siendo la potestad legislativa de emergencia una consecuencia o, mejor dicho, el contenido general mismo de las facultades extraordinarias, aquélla debe tener el alcance y extensión de éstas. Por consiguiente, las leyes de emergencia deben tener por objeto, exclusivamente, desde el punto de vista constitucional, prevenir o remediar en forma directa o indirecta, y previa la suspensión de las garantEas individuales que tiendan a afectar, los males y trastornos públicos y sociales propios de la situación anormal creada por los acontecimientos a que alude el articulo 29 de la Ley Suprema, precepto que en su parte conducente dice:
"Si la suspensión tuviere lugar hallándose el Congreso reunido, éste concederá las autorizaciones que estime necesarias para .que el Ejecutivo haga frente a la

situación.n

Ahora bien, en el estado de guerra en que México se encontraba con los países del Eje, ¿cuál fue el proceso jurídico-constitucional cuya culminación entrañó la legislación de emergencia que el Ejecutivo expidió? Con antelación afirmamos que el Congreso de la Unión aprobó la suspensión de las garantías individuales que implicaron un óbice para hacer frente rápida y fácilmente a la situación anómala proveniente de dicho estado bélico, aprobación que estaba contenida en el articulo. primero del Decreto de Suspensión de 2 de junio de 194-2, y que en otra ocasión transcribimos. Por otra parte, el propio Poder Legislativo en el articulo tercero del aludido decreto facult6 al Ejecutivo Federal para formular la reglamentación a la suspensión de garantías individuales, habiendo expedido el Presidente de la República, con apoyo en tal autorización, la Ley de Prevenciones Generales relativa a dicha suspensión con fecha de 13 de junio de 194-2, según también aseveramos. Este ordenamiento, juntamente con la reglamentación de su articulo primero formulada con fecha 12 de septiembre del mencionado año, c<mstituyó la legislación orgánica del articulo 29 constitucional, en la que se contenían los términos y modalidades suspensivos y restrictivos de los preceptos de la Constitución que involucran las garantías suspendidas, así como una verdadera distribución de competencias entre las autoridades a las que estuvo encomendada su aplicación. Al mismo tiempo, en los artículos 4- y 5 del Derecho de Suspensión mencionado, el Congreso de la Unión otorgó facultades extraordinarias al Ejecutivo Federal "para imponer en los distintos ramos de la Administración Pública todas las modificaciones que fuesen indispensables para la eficaz defensa del territorio nacional, de su soberanía' y dignidad y para el mantenimiento de nuestras instituciones fundamentales", así como para "legislar en los distintos ramos de la Administración Pública", con sujeción a la an-

LA SUSPENSIÓN DE GARANTIAS INDIVIDUALES

229

terior facultad, o sea, para dictar leyes tendientes a defender eficazmente el territorio nacional, su soberania y dignidad, asi como mantener nuestra. instituciones fundamentales. Los articulos 4 5 del precitado Decreto de Suspensi6n involucran, pues, el otorgamiento de facultades extraordinarias en favor del Presidente de la República, conforme a los articulos 29 y 49 constitucionales, los cuales, como ya dijimos, debieron tener por objeto la defensa eficaz del territorio nacional, de Su soberanla y dignidad, y el mantenimiento de nuestras instituciones fundamentales. Por ende, todas las disposiciones legales que haya expedido el Ejecutivo Federal con apoyo en dichas facultades extraordinarias que constitucionalmente le fueron concedidas, debieron tender a la consecución de cualquiera de dichos objetivos que limitativamente fij6 el Congreso de la Uni6n en acatamiento a los artículos 29 y 49 de la Constituci6n, por lo que solamente una ley emanada del Presidente de la República que hubiese perseguido tal finalidad, 'tenia el carácter de ordenamiento de emergencia con plena validez y obligatoriedad. Por el contrario, cuando el Ejecutivo haya expedido un mandamiento general (ley o decreto) cuya teleologia normativa no hubiere estado circunscrita a la obtención de dichos fines, sino que pretendiese conseguir otros diversos desvinculados de la defensa del territorio nacional, de la soberanía y dignidad del país o del mantenimiento de nuestras instituciones fundamentales, tal acto autoritario no habría implicado una ley de emergencia con obligatoriedad constitucional, pudiendo los afectados por su dictado o ejecución haber acudido a la Justicia Federal en vía de amparo por violación de la garantía de competencia constitucional consagrada en el articulo 16 de la Ley Suprema. En sintesis, las facultades extraordinarias sólo fueron otorgadas al Ejeeutivo de la Uni6n en los términos de los articulos 4 y 5 del Decreto de Suspensión de 2 de junio de 1942 y en consonancia con los artículos 29 y 49 constitucionales, por lo que únicamente las leyes y decretos que expidió el Presidente de la República en ejercicio de las mismas ostentaban el carácter de actos autoritarios de emergencia jurídicamente válidos y eficaces, debiendo, además, haberse sujetado a la reglamentación de la suspensión de garantías individuales involucrada en la Ley de Prevenciones Generales de 13 de junio de 1942 y en la Orgánica de su articulo primero de 12 de septiembre del propio año. En conclusión, las leyes o decretos de emergencia tuvieron estas dos limitaciones jurídicas importantes, que a su vez implican sus caracteres distintivos: a) Que se hubiesen expedido por el Ejecutivo de la Uni6n para satisfacer los fines que se mencionan en los articulos 4 y 5 del Decreto de Suspensián de 2 de junio de 1942,. y b) Que, llenado tal objetivo, se hubiesen apoyado o no hubieran violado las disposiciones de la Ley de Prevenciones Generales de 13 del propio mes y año y de la reglamentaci6n de su articulo primero. En caso de que cualquier ley o decreto expedido por el Presidente de la República no haya reunido ambos

y

230

LAS GARANTÍAS ~nnDUALES

caracteres, el alectado por tales actos tenía expedita la vía de amparo para impugnarlos por violación al artículo 16 constitucional, en virtud de que el Jefe del Ejecutivo no era autoridad competente desde el punto de vista de la Constitución para actuar fuera de la órbita de facultades extraordinarias que le demarcó el Congreso de la Unión en el decreto de 2 de junio de 1942, acatando lo dispuesto por los artículos 29 y 49 de nuestra Ley Suprema.

VI.

EL CONTROL JURISDICCiONAL DE LA LEGISLACIÓN DE EMERGENCIA

Hemos afirmado anteriormente que la legislación de emergencia (constituida por todos aquellos ordenamientos legales dictados por el Ejecutivo de la Unión en uso de las facultades extraordinarias de que era titular conforme a los artículos 29 y 49 constitucionales, de acuerdo con los términos y modalidades de la suspensión de garantías individuales introducidos por la Ley de Prevenciones Generales de 13 de junio de 1942 Y por la reglamentación de su artículo primero de 12 de septiembre de dicho año), era un orden de excepci6n en el sentido de que sólo regía para aquellos cases expresamente comprendidos en ella, implicando, por tanto, en relaci6n a éstos, una cesación de vigencia de las disposiciones constitucionales o legales que se opusieran a sus prevenciones o determinaciones. Téngase en cuenta que tal cesación de vigencia debió ser producto de una auténtica ley de emergencia, es decir, de un ordenamiento que haya sido tal constitucionalmente, o sea, cuando reuniese los dos reqnisitos o condiciones a que nos referíamos con antelación, a saber: que haya sido dictado por el Jefe del Ejecutivo Federal dentro de la extensión y alcance de las facultades extraordinarias que se le otorgaron en los términos limitativos del artículo 29 constitucional; y que se hubiese ajustado o no hubiese contravenido las disposiciones de la Ley de Prevenciones Generales relativas a la suspensión de garantías individuales y de la reglamentación de su artículo primero, que eran los conjuntos orgánicos o reglamentarios del precitado artículo 29. Por el contrario, cuando cualquier ley o decreto que se decía de emergencia no haya reunido los dos requisitos antes mencionados, puede decirse que propiamente no ostentaba tal carácter, por lo que desde un punto de vista deontológíco-constitucional o jurídico carecía de validez y de fuerza obligatoria. Ahora bien, con motivo de la violación o no observancia de cualquiera de las dos condiciones apuntadas con antelación, pudieron surgir diversas hipótesis de extralimitación autoritaria al orden jurídico que debe prevalecer en un estado de emergencia, planteándose en esa ocasión el problema de la intervención de la Justicia Federal para controlar la actividad de las autoridades estatales productoras de esa transgresión. A efecto de abordar y

LA SUSPENSIÓN DE GARANTiAS INDIVIDUALES

231

resolver tal cuestión, se debe tener en cuenta que la competencia constitucional de los Jueces de Distrito y de la Suprema Corte subsistió en términos generales frente a la legislación de emergencia; en otras palabras, tal como lo asentó el Presidente de la República en la exposición de motivos de la Ley de Prevenciones Generales de 13 de junio de 1942, todas las autoridades del país conservaron su competencia constitucional y legal, sin excluir, claro está, a los Tribunales de la Federación, pudiéndose afirmar que éstos, como todos los demás órganos autoritarios federales y locales, solamente se vieron privados de sus [acultades competenciales ordinarias en los casos en que así lo hubiese dispuesto una auténtica ley de emergencia, es decir, un ordenamiento que haya reunido conjuntamente los dos requisitos o condiciones a que antes aludimos.
Así lo previó la Ley de Prevenciones Generales mencionada en su artículo lB a

propósito de la improcedencia del juicio de amparo en los casos en que tal precepto se refería, el cual textualmente decía: UNo se dará entrada a ninguna de-

manda de amparo en que se reclame alguna disposición de las leyes de emergencia
o algún acto derivado de las
~ismas."
'1ll1!'

Sin embargo, para que un Juez de Distrito y, consiguientemente, la Suprema Corte se hubieran visto inhibidos de conocer de un juicio de amparo dentro de su respectivo grado jurisdiccional en los casos a que se refería el mencionado artículo 18, el acto o los actos reclamados debieron ser, o bien una genuina y constitucional ley o decreto de emergencia, o bien un acto autoritario que por su naturaleza misma haya estado comprendido dentro de sus disposiciones. Ahora bien, para que un juiáo de amparo fuese desechado o sobreseido según el artículo 18 indicado, la autoridad judicial federal que de él hubiese conocido debió examinar en forma previa estas dos situaciones: a) si la ley o decreto que se reclamara era verdaderamente de emergencia, o sea, si fue dictada o dictado por el Ejecutivo de la Unión dentro de la extensión y alcance de las facultades extraordinarias que le fueron concedidas por el Poder Legislativo en los términos y para los fines señalados en el articulo 29 constitucional, y si, además, sus disposiciones no contravengan los mandatos de este propio precepto y de los contenidos en la Ley de Prevenciones Generales de 13 de junio de 1942 y en la ley reglamentaria de su articulo primero; b) si el acto o los actos reclamados, por su naturaleza misma, encuadraban dentro de una verdadera ley de emergencia, concebida ésta en las condiciones antes apuntadas. Para imprimir mayor claridad a nuestras consideraciones, examinaremos diversas situaciones reales de expedición o aplicación de leyes de emer165 La Invocación que hemos hecho de tal precepto, así como las referencias que con posterioridad formularemos, son sin perjuicio de poner en relieve, tal como después lo haremos, la inconstitucionalidad del mismo.

232

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

gencia que solían presentarse y que podían o no provocar la intervención de la Justicia Federal a través de! juicio de amparo; es decir, constatar la aplicabilidad, en cada hipótesis que mencionemos, del articulo 18 de la Ley de Prevenciones Generales, haciendo abstracción del vicio de inconstitucionalidad que dicho precepto ostentaba y que demostraremos en su debida oportunidad, por virtud de involucrar disposiciones que no podían conceptuarse como de emergencia dentro de los estrictos términos constitucionales y legales.
A. Podía suceder que el Presidente de la República expidiese una ley, atribuyéndole el carácter de ordenamiento de emergencia, pero excediéndose de las facultades extraordinarias que conforme a los artículos 49 y 29 constitucionales le fueron conferidas por e! Poder Legislativo Federal. Tal hipótesis podía acaecer, verbigracia, en e! caso de que la ley o el decreto expedidos no tuvieran como finalidad defender la soberanía, integridad o dignidad de México o el mantenimiento de nuestras instituciones fundamentales, objetivos especiales que a su vez implicaban la limitaci6n constitucional y legal de la actividad autoritaria. de emergencia cristalizada en las leyes de esta especie (arts, 49 y 59 del Decreto de Suspensi6n de Garantias Individuales de 2 de junio de 1942). En este caso, pues, la mencionada ley o el indicado decreto, a los que el Ejecutivo hubiese dado indebidamente la denominación de ordenamientos de emergencia, propiamente no habrían sido tales, ya que, como aseveramos con antelación, no habrían cumplido con el requisito consistente en que su creación fuese un acto que estuviera comprendido dentro del ámbito de las facultades extraordinarias, las cuales tenían las limitaciones constitucionales y legales a que respectivamente se refieren los articulas 29 de nuestra Ley Suprema y 4 y 5 del aludido Decreto de Suspensión. Por ende, tratándose de una ley o un decreto a los que indebidamente se les haya atribuido e! calificativo de emergentes, y que implican sendas transgresiones a la demarcación legal y constitucional de las facultades extraordinarias, no era aplicable el artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales de 13 de junio de 1942, desde e! momento en que tales actos no eran de emergencia, habiendo procedido, entonces, la protección de la Justicia Federal en favor de la persona por ellos afectada, por violación a la garantía de competencia constitucional autoritaria consagrada en e! artículo 16 de nuestra Ley Suprema, y que, por otra parte, no se encontraba ni restringida ni suspendida, según se desprende de los artículos 12 y 13 de! ordenamiento orgánico o reglamentario del articulo 29 constitucional a que antes aludimos.

Esta incompetencia constitucional del Ejecutivo Federal fue declarada por la
Sala Administrativa de la Suprema Corte en una ejecutoria recaída a la revisión

número 7,385-1943-1', con feeba 6 de diciembre de 1944, y cuya parte conducente
dice: HEI Ejecutivo Federal es autoridad incompetente para expedir con apoyo en

LA SUSPENSIÓN DE GARANTÍAS INDIVIDUALES

233

el artículo 5. del decreto de l. de junio de 1942, leyes que no estén limitadas a los fines que esa misma disposici6n, relacionada con el artIculo 4' del propio ordenamiento, señala:"

B. También podía acontecer en la realidad que el Presidente de la República, sin excederse de las facultades extraordinarias que le fueron concedidas por el Congreso de la Uni6n conforme a los astlculos 29 y 49 constitucionales, expidiese una ley o un decreto violatorios de algunas de las normas contenidas en la Ley de Prevenciones Generales relativa a la suspensión de garantías individuales. En la presente hipótesis, tal ley o decreto tampoco ostentaría el carácter de ordenamiento o acto de emergencia, ya que esta calidad, según afirmamos anteriormente, se establece cuando existe la circunstancia jurídica de que el conjunto regulador de que se trate no se oponga ni contravenga la precitada legislación orgánica o reglamentaria de! articulo 29 del Código Supremo, que fue precisamente la que pormenorizó el régimen de suspensión de las garantías individuales y que encauzó primaria y fundamentalmente, tal como se asentó en su misma exposición de motivos, la actividad gubernativa de emergencia. Es más, el carácter de no emergencia con que estaría investida una ley o un decreto del Ejecutivo de la Unión que violara o no se ajustara a la expresada Ley de Prevenciones Generales de 13 de junio de 1942, se constataría a través del propio párrafo segundo del artículo 2 de tal ordenamiento.
En efecto, según la disposición legal respectiva, use entiende por legislación de

emergencia la dictada por el Ejecutivo Federal, en usó de las facultades que le confiere el artículo 3. del decreto de l. de junio de 1942", es decir, de las consistentes en reglamentar la suspensión de garantías individuales. Ahora bien, ¿cómo va a reputarse "ley de emergencia" un ordenamiento que no sólo no reglamenta sino que contraviene positivamente o por omisión las bases generales de la suspensión mencionada, como sería e! conjunto dispositivo legal o el decreto que violara la Ley de Prevenciones Generales o que dejara de ceñirse a sus mandatos imperativos? Evidentemente que en tales circunstancias los indicados actos emanados del Presidente de la República no serían "actos de emergencia", no siendo aplicable, por consiguiente, el artículo 18 de la multicitada Ley de Prevenciones Generales, habiendo procedido la acción de amparo contra los mismos por violación de la garantía de legalidad consignada tanto en la primera parte del articulo 16 constitucional, a través del concepto "causa legal del procedimiento fundada y motivada", como en los párrafos segundo y cuarto del articulo 14 de nuestra Ley Suprema por conducto de las expresiones respectivas de "conforme a leyes (la de Prevenciones Generales) dadas con anterioridad al hecho" (decreto o ley contraventores de este ordenamiento) y de "conforme a la letra o interpretación jurídica de la ley" (la de Prevenciones

234

LAS GARANriAS INDIVIDUALES

Generales), disposición constitucional (la del cuarto párrafo) aplicable por analogía a los actos administrativos. C. Podía acontecer también que cualquier autoridad estatal distinta del Presidente de la República, expidiese motu proprio una ley o decreto a que diese el carácter de disposición de emergencia. En este caso, dicha ley y decreto, además de importar sendas violaciones a los articulos 14 y 16 constitucionales por los motivos indicados en el párrafo que antecede, desde el momento en que su expedición contrariaría las disposiciones de la Ley de Prevenciones Generales relativas a la suspensión de garantías individuales, que conferla la facultad de creación respectiva únicamente al Ejecutivo Federal, según se desprendía de la exposición de motivos correspondientes, contravendría asimismo la garantía individual no suspendida consistente en la competencia constitucional con que debe estar investida toda autoridad para llevar a cabo un acto de molestia en los bienes jurídicos a que alude el articulo 16 de nuestra Ley Suprema. Por ende, cuando una autoridad estatal, que no haya sido el Presidente de la República, dictaba una ley o decreto motu proprio, no estimamos aplicable el artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales, puesto que tales actos en realidad no se habrían reputado como medidas de emergencia desde el punto de vista formal-constitucional, en vista de que la Ley Fundamental sólo hace factible su adopción por el Jefe del Ejecutivo Federal en los términos de sus articulos 29 y 49.
D. Como afirmamos en una ocasión anterior, el orden jurídico de emergencia no sólo no descartó el principio de legalidad que debe regir la actividad autoritaria estatal, sino que lo confirmó, según se deduce de diversas disposiciones de la Ley de Prevenciones Generales relativas a la suspensión de garantías y especialmente de su artículo 4, que impedía que cualquier autoridad federal o local desempeñase acto alguno "que no le esté permitido por las leyes ordinarias expedidas con sujeción estricta a los mandatos de la Constitución". Por ende, tanto las autoridades federales como las locales debieron ajustar su actuación a los estrictos términos de su competencia legal ordinaria y, tratándose de la actividad desplegada dentro y con motivo del estado de emergencia, realizar exclusivamente las facultades que les hubiesen conferido, bien la multicitada Ley de Prevenciones Generales, o bien las diferentes leyes extraordinarias que conforme a los postulados constitucionales respectivos haya dictado el Jefe del Ejecutivo Federal. Pues bien, en la realidad pedía suceder que las autoridades del Estado que careciesen de competencia legal, según la Ley de Prevenciones Generales, la Ley Reglamentaria del articulo primero de ésta y la legislación de emergencia en general (cuyo contenido debió respetar las disposiciones de los dos ordenamientos primeramente citados), para aplicar o ejecutar las disposiciones de tales cuerpos legales, afectasen la esfera jurídica o fáctica

\,
LA SUSPENSIÓN DE GARANTIAS INDIVIDUALES

235

de los gobernados, aun ciñéndose a los mandatos respectivos. Ahora bien, no habiendo sido dichas autoridades las legalmente competentes para aplicar motu proprio la legislaci6n de emcrgencia in genere, ¿qué defensa habría tenido e! particular afectado en su persona, domicilio, papeles, posesiones, propiedades, derechos, etc.? Desde luego, e! artículo primero, fracci6n III, de la Ley Reglamentaria del artículo primero de la de Prevenciones Generales establecía que, en los casos en que haya sido la autoridad federal la que aplicara las limitaciones a las garantías individuales o la legislaci6n de emergencia en general sin haber tenido competencia legal para ello, e! afectado debía ocurrir al superior inmediato de la autoridad incompetente para que éste hiciese cesar la extralimitaci6n o sus efectos. Si a su vez el superior inmediato no reparase e! acto o no lo impidiese, e! agraviado tema derecho, a nuestro parecer, de enderezar en contra de la decisi6n por aquél emitida la acci6n de amparo, ya que la improcedencia de ésta s610 surgía o tenia lugar en los términos de! artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales cuando las autoridades estatales actuasen dentro de los estrictos términos de los ordenamientos de emergencia. Por otra parte, cuando las autoridades incompetentes para aplicar las limitaciones a las garantías individuales hayan sido locales, o cuando hubiese existido de parte de ellas una extralimitaci6n a la competencia respectiva que la ley les concedía expresamente para tal efecto, e! afectado debla ocurrir a la autoridad federal que correspondiese para que ésta hiciese cesar e! acto aplicativo indebido o que entrañara dicha extralimitación (art. 2, frac. III, de la Ley Reglamentaria del articulo primero de la de Preven. ciones Generales). A nuestro parecer, si la autoridad federal se negaba a hacer cesar e! aludido acto, procedía el juicio de amparo contra ella por la misma razón que adujimos en el caso precedente. No obstaban para la procedencia de! juicio constitucional en los casos apuntados las disposiciones contenidas en e! artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales de 13 de junio de 1942. En efecto, hemos dicho que las leyes de emergencia deberian ceñirse a los mandatos del expresado ordenamiento, el cual Se reputaba orgánico o reglamentario del articulo 29 constitucional. Ahora bien, si la precitada Ley de Prevenciones Generales no suspendió ni restringió la garantía individual de competencia constitucional autoritaria consagrada en el artículo 16 de la Ley Suprema, aquélla debía considerarse como intactamente subsistente y con plena fuerza reguladora. Pues bien, por extensión, debe estimarse que la competencia de autoridades consagrada en la Ley de Prevenciones Generales y en la Reglamentaria de SU artículo primero, era una competencia constitucional, desde e! momento en que tales ordenamientos teman e! carácter de orgánicos de! artículo 29 de nuestra Ley Fundamental. Por ende, al no actuar las autoridades dentro de la esfera competencial establecida en los multicitados ordenamientos de emergencia, violaban la garantía individual antes aludida,

236

LAS G~S n{D~UALES

la cual, repetimos, no estaba ni suspendida ni limitada o restringida en términos generales, por lo que e! articulo 18 de la Ley de Prevenciones Generales, que tenía aplicabilidad únicamente en los casos de excepcioñ que se hubieren contraído a actos legislativos o ejecutivos de emergencia, esto es, que hubieran presupuesto necesariamente una suspensién o limitaci6n previas de garantías individuales, no podía ni debla aplicarse en tales condiciones.

E. Podía acontecer, aamismo, que una ley de emergencia, concebida ésta en los términos que hemos apuntado, se aplicara o haya pretendido aplicarse a un caso concreto que no estuviese comprendido en sus disposiciones, o, en otras palabras, que la situación particular, respecto de la cual se tratara que tal ley surtiese sus efectos normativos, no estuviese involucrada dentro de la situación jurldica abstracta correspondiente legalmente determinada. En esta hipótesis, estimamos que e! articulo 18 de la Ley de Prevenciones Generales era inaplicable, es decir, que contra e! acto aplicativo mencionado procedía e! juicio de amparo, sin que el Juez de Distrito, ante quien se hubiese interpuesto la demanda respectiva, debiera sobreseerlo. a) Efectivamente, según se desprende de la letra y espíritu mismo de! ,aludido precepto, sus disposiciones tenían aplicabilidad cuando el acto o los actos reclamados se derivaban de una ley de emergencia. A contrario-sensu, si las autoridades estatales de que se tratara hubiesen pretendido aplicar una norma de emergencia a un caso concreto que no haya estado comprendido dentro de e!la, tal acto aplicativo en realidad no emanaba de una ley de emergencia, toda vez que ésta s610 autorizaba aquellos actos autoritarios que hubiesen sido id6neos· para afectar una situación particular prevista por ella misma al determinar el ámbito abstracto de su regulaci6n. Por ende, no podía decirse que un acto de autoridad haya derivado de una ley de emergencia si producía o intentaba producir una afectación en una situación concreta no prevista por dicha norma, ya que en tal caso e! indicado acto realmente no se apoyaba en la regla misma que pretendía aplicar, sino en la arbitrariedad más completa, cuyo régimen queda eliminado no sólo dentro de un ambiente político y social normal, sino aun tratándose de circunstancias anormales, como fueron las que prevalecieron en nuestro país, b) Por otra parte, siendo una ley de emergencia, conceptuada ésta en la forma en que lo hemos hecho, una norma de escepcién, tal como se desprende de la exposición de motivos y del articulado mismo de la Ley de Prevenciones Generales que constituyó o debla constituir su fundamento y directriz, resulta evidente que sus disposiciones solamente debían aplicarse a los casos expresa y limitativamente previstos en ella, regla ésta unánimemente aceptada por la doctrina jurídica y que se encuentra contenida en e! articulo 11 de nuestro Código Civil.

LA SUSPENSióN DE GARANTiAs INDIVIDUALES

\

237

Pues bien\ cuando alguna autoridad pretendía aplicar una ley de emergencia (norma de excepción) a un caso no previsto en ella, violaba tal principio, por lo que su actuación sobre el particular no estaba autorizada o no derivaba de la indicada norma, ya que ésta, como precepto de excepción, únicamente confería al poder autoritario facultades de aplicación o ejecución ejercitables para afectar situaciones expresamente determinadas cn sus prevenciones. Por todo eIJo, resulta que, también por esta clara consideración, el articulo 18 de la Ley de Prevenciones Generales era inaplicable a la hipótesis de que estamos tratando. e) No habiendo autorizado ninguna ley, de emergencia un acto de autoridad tendiente a producir una afectación en un status particular y concreto no comprendido dentro de la situación abstracta y general legalmente determinada; en otras palabras, no fundándose dicho acto en ningún precepto legal, es evidente que la autoridad que lo desempeñaba o pretendía desempeñar violaba el artículo 16 constitucional, al infringir la garantia de legalidad que este precepto consagra a través de los conceptos de "fundamentación" y "motivación" de la "causa legal del procedimiento" (o sea, del o de los actos autoritarios mencionados), y los cuales explicaremos posteriormente. Por ende, un acto autoritario que haya aplicado o intentado aplicar una disposición de emergencia a un caso no comprendido dentro de la situación general y abstracta que preveía, carecía de causa legal fundada y motivada, ya que, en primer lugar, al afectar al status concreto de que se trataba, no se basaba en ninguna norma que autorizara dicha afectación (falta de fundamentación), y, en segundo término, a pesar de que hubiese invocado una ley de emergencia, el caso afectado no habría estado previsto en ésta (falta de motivación) . De las ideas anteriormente sustentadas se infiere que el articulo 18 de la Ley de Prevenciones Generales no regia en la hipótesis en que se tratase de la aplicación de una norma de emergencia a un caso no comprendido dentro de la situación general y abstracta en ella prevista, ya que en primer lugar, tal acto aplicativo (potencial o actual) no emanaba la dicha norma, y, por otra parte, porque éste carecía de causa legal fundada y motivada, vioIándose de esa guisa la garantia de legalidad consagrada en el artículo 16 constitucional y la cual no se encontraba suspendida ni restringida.
F. Otra hipótesis que en la práctica solía presentarse a propósito de las cuestiones que estamos tratando es la siguicnte: podía acontecer que la autoridad encargada legahnente de aplicar una norma de emergencia a Un caso comprendido dentro de la situaci6n general y abstracta en ella preuista y regulada, realizara el acto aplicativo correspondiente en forma indebida, esto es, sin ceñirse estrictamente a la disposici6n relatiua. ¿Procedía en este caso el amparo contra la indebida aplicación de una ley de emergencia a

238

LAS GARANriAS iNDIVIDUAJ.ES

una situaci6n concreta comprendida dentro de sus términos De conformidad con el artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales, ¿debía desecharse la demanda de amparo que contra tal acto se enderezase o sobreseerse el juicio respectivo una vez que se hubiese iniciado? Si interpretamos literalmente las disposiciones involucradas en dicho precepto, llegaremos a la conclusi6n de que, derivándose dicho acto aplicativo de una ley de emergencia (suponiendo que ésta haya sido tal en los términos en que la hemos conceptuado), el juicio de amparo sería improcedente, por lo que los Jueces de Distrito ante los que se promoviese debían sobreseerlo o desechar la demanda respectiva. Sin embargo, la cuesti6n planteada no es de tan fácil soluci6n. En realidad, con motivo de ella, se suscit6 un problema arduo que estrib6 en detenninar la validez normativo-constitucional del artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales, pudiéndose formular esta pregunta: ¿dicho precepto era válido constitucionalmente como una auténtica disposici6n de emergencia? De la respuesta que se dé a esta interrogaci6n depende la consideraci6n sobre la improcedencia o procedencia de la acci6n de amparo contra actos de la autoridad legalmente competente que se hubiesen traducido en una inexacta o indebida aplicaci6n de una disposici6n de emergencia a un caso concreto comprendido dentro de la situaci6n abstracta y general prevista.

~enerales?

I

a) Un argumento que puede esgrimirse en pro de la improcedencia del juicio constitucional en tales casos es éste: la función que se desplegaría a fin de constatar si la autoridad aplicó debida o indebidamente una norma de emergencia a un caso concreto en ésta involucrado, implicaría evidentemente un control de legalidad sobre los actos autoritarios que de ella deban derivar. Ahora bien, una ley de emergencia, en cuanto tal, es soberana por lo que concierne a su imperio normativo, y si bien se fundamenta o encuentra su origen en la Constituci6n, implica la cesación de vigencia de las disposiciones conducentes de ésta en los casos generales expresa y excepcionalmente regulados por aquélla y autorizada por la propia Ley Fundamental a través de sus articulos 29 y 49. Es verdad que tanto el orden constitucional como el legal normal y ordinario mantienen su imperio normativo frente a la legislación de emergencia; mas tal autoridad reguladora subsiste en aquellos casos que constitucionalmente no son objeto de normaci6n por los ordenamientos extraordinarios, los cuales tienen plena y exclusiva vigencia en aquellos ámbitos abstractos y generales para los que expresa y excepcionalmente fueron expedidos, de acuerdo, claro está, con la Ley Suprema. Siendo la legislación de emergencia soberana en los términos anteriormente indicados, es evidente que ella es la única que debe establecer cuándo procede o no un control sobre su aplicación, por lo que, si la Ley de Prevenciones Generales (que era la ley de emergencia primaria y fundamental), vedó la intervenci6n jurisdiccional a través del juicio de amparo en los casos a que

LA SUSPENSIÓN DE

\

oARANTiAs INDIVIDUALES

239

.. . . ., . se re f erí a su \ artícu Io Hl, tal medio constítuciona1 d e impugnacion era improcedente rai:a determinar si se aplicó debida o indebidamente una norma de emergencia!a un caso concreto comprendido dentro de la situación prevista en ella. " b) Sin embargo, la conclusión a que se llega por medio del anterior argumento se puede desvirtuar por este otro razonamiento, que nos parece más sólido: Una ley de emergencia, según hemos aseverado con antelación, debió necesariamente tener como antecedente la suspensión o limitación de la garantía individual que se tratara de afectar en la realidad, en los términos establecidos por la Ley de Prevenciones Generales, ya que solamente con vista a este estado suspensivo o limitativo son constitucionalmente válidas las normas extraordinarias de acuerdo con los articulos 29 y 49 de la Ley Suprema. En otras palabras, una ley de emergencia es tal cuando no viola o no se extralimita de los términos y extensiones legales en que opera la suspensión o restricción a las garantías individuales correspondientes. Ahora bien, al declarar improcedente el juicio de amparo contra leyes de emergencia o contra actos autoritarios derivados de las mismas, el artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales propiamente contravino o transgredió el articulado mismo de dicho ordenamiento y, por ende, el artículo 29 constitucional, puesto que el alcance normativo de dicho precepto fue más allá del sistema demarcado y definido de la suspensión o restricción a las garantías individuales, invadiendo un terreno intocable por una disposición de emergencia, como es el concerniente a la esfera competencial del Poder Judicial Federal consagrada en los artículos 103, 104, 105, 106 y 107 de la Ley Fundamental. En otras palabras, como el artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales no se contrajo a reglamentar, como los demás preceptos de dicho ordenamiento, el régimen de suspensión de garantías individuales, que constituye el antecedente necesario y el plano irrebasable de toda ley de emergencia, según hemos afirmado, sino que inhibió de la facultad jurisdiccional, en los casos a que el indicado precepto se refería, a los Tribunales de la Federación para conocer el juicio de amparo, violando los artículos 103 y 107 constitucionales, en realidad las disposiciones en él contenidas no debieron reputarse de emergencia dentro del concepto respectivo que hemos expuesto, habiendo carecido, por tanto, de validez normativa, ya que no estaban ajustadas al objetivo consignado en el artículo 29 constitucional y en la ley orgánica correspondiente (Ley de Prevenciones Generales). Estimamos, en consecuencia, que el Ejecutivo Federal, al declarar improcedente el juicio de amparo en los casos que se mencionaban en el artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales, se excedió de las facultades extraordinarias que conforme a los artículos 29 y 49 constitucionales se le confirieron por el Congreso de la Unión, ya que legisló sobre un punto que no puede involucrarse dentro de tales preceptos, como es el consistente en alterar la órbita competencial de la Justicia de la Unión, al restringir a ésta

240

LAS GARANrlAS lNDMDUALES

su función jurisdiccional ejercitada a través del conocimiento del JUICIO de I amparo. Considerando at -aludido articulo 18 de la Ley de Prevenciones Generales como carente de validez normativa por el hecho de ostentarse como inconstitucional, es evidente que los Jueces de Distrito y la Suprema Corte conservaron la competencia que les otorga la Constitución para controlar los actos de las autoridades facultadas legalmente para desempeñar una actividad de emergencia y por virtud de los cuales hubiesen aplicado indebida o inexactamente una disposición extraordinaria a un caso concreto com... prendido dentro de la situación general y abstracta en ella prevista."
G. Otro de los aspectos inconstitucionales que presentaba el articulo 18 de la Ley de Prevenciones Generales se contiene en su segundo párrafo, que decia:

I ...

!

"Cuando se hubiese admitido alguna demanda (de amparo) en que se dé apariencia diversa al acto reclamado, deberá sobreseerse el juicio tan luego como se tenga conocimiento, a virtud de informe de autoridad federal, de que tal acto se encuentra fundado en la presente ley (la de Prevenciones Generales). En tal caso, si se hubiese dictado auto de suspensión provisional o definitiva, se revocará de plano y sin recurso alguno." De acuerdo con la interpretación letrista que se solía sustentar respecto de tal disposición, el juicio de amparo que se hubiese promovido contra un acto al que el quejoso haya dado una apariencia distinta de "acto de emergencia", debería sobreseerse tan pronto como se rindiese por autoridad federal (no dice cuál, pero suponemos que es la responsable que haya sido parte en dicho juicio) el informe respectivo, en el sentido de que tal acto se encontraba fundado en la Ley de Prevenciones Generales. Según la letra de este segundo párrafo del articulo 18, bastaba dicho informe para que se sobreseyera el juicio de amparo promovido. Esta disposición nos parece absurda por las siguientes consideraciones: a) En primer lugar, tal prevención era inconstitucional, porque no implicaba sino la consecuencia preceptiva de la norma contenida en el párrafo primero del mencionado articulo 18, a la cual reputamos con todo fundamento contraria a la Ley Suprema, por excederse, en cuanto a su alcance regulador, del ámbito limitado que toda disposición de emergencia debe tener de conformidad con el articulo 29 constitucional. En efecto, el primer párrafo del precepto citado involucraba la declaración general y ca1C6 Creemos pertinente hacer la advertencia de que la consideración de invalidez normativa del artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales, fundada en las razones expuestas anteriormente, viene a aunarse a los argumentos que en ocasiones precedentes hemos esgrimido para demostrar la procedencia del juicio de amparo en las diversas hip6tesis que solían presentarse en la práctica con motivo de la actuación autoritaria de emergencia.

LA SUSPENSIÓN DE GARANTÍAS INDIVIDUALES

\

241

,. \ . Iuiclo tegorrca d e que\era improced ente el JUICIO de garan tiras contra I de emereyes gencia o actos derivados de las mismas, sancionando la disposición contenida en el segundo, la hipótesis en que se haya dado entrada a la demanda de amparo correspondiente. Por tanto, al referirse el Presidente de la República a dicha hipótesis, en lógica concordancia con la prohibición implicada en el párrafo primero del articulo 18, decretó como sanción respectiva el sobreseimiento del juicio de amparo ya iniciado. En conclusión, si este medio de impuguación no era improcedente, según demostramos anteriormente, la sanción de sobreseimiento establecida en el segundo párrafo del articulo 18 de la Ley de Prevenciones Generales citado era inoperante, participando del vicio de inconstitucionalidad que afectaba a la disposición legal de la cual era accesoria o consecuente. b) En <segundo lugar, por el hecho de que el mencionado segundo párrafo del articulo 18 de la Ley de Prevenciones Generales estimase sobreseíbles, a consecuencia del solo informe de autoridad federal en el sentido de que el acto reclamado se encontraba fundado en el expresado ordenamiento, los juicios de amparo correspondientes, se violaba abiertamente el artículo 107 constitucional, cuyas normas no se encontraban privadas de vigencia (ni podrian estarlo jurídicamente), desde el momento en que su posible relevación de autoridad normativa, rebasarla los límites constitucionales de la esfera dentro de la cual debía desplegarse la actividad autoritaria de emergencia, toda vez que ésta debía tener como objetivo la satisfacción de los fines indicados en los articulos 4 y 5 del Decreto de Suspensión de 2 de junio de 1945 y que se desprenden del articulo 29 de la Ley Suprema, y de ninguna manera alterar los procedimientos judiciales de amparo. Ahora bícn, la fracción IX del artículo 107 constitucional, que instituía la competencia de los Jueces de Distrito en materia de amparo (y que eran los funcionarios judiciales de conocimiento de los juicios de garantías que se hubiesen promovido contra leyes o actos de emergencia), consiguaba un procedimiento determinado a través del cual se sustanciaban los juicios de amparo indirectos o bi-instanciales, destacándose por su importancia procesal, la audiencia de pruebas y alegatos. Pues bien, si el párrafo segundo del artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales eliminaba dicha audiencia, obligando a los jueces de Distrito a no someterse al procedimiento instituido en la mencionada disposición constitucional y constriñendo a dichos funcionarios a decretar el sobreseimiento de los juicios de amparo respectivos sin ulterior recurso, una vez que la autoridad federal (?) hubiese informado que los actos reclamados se encontraban fundados en la Ley de Prevenciones Generales, es evidente que tal precepto era inconstitucional por contravenir f1agrantemente la fracción IX del artículo 107 de la Ley Fundamental. Por ende, los Jueces de Distrito, y en .general las autoridades que hubiesen conocido de los jnicios de amparo que se entablaran contra actos que la

242

LAS GARANTfAS/rNDIVJDUALES

autoridad responsable estimara de emergencia, no debían LbreseerlOS basándose exclusivamente en e! informe en cuestión, sino continuar e! procedimiento hasta pronunciar la sentencia pertinente, previo examen concienzudo de las pruebas que las partes aportasen en la audiencia correspondiente. e) Además, la disposición contenida en e! segundo párrafo de! mencionado artículo 18 de la Ley de Prevenciones Generales era contraria a la técnica jurídica de! juicio de amparo. En efecto, en el procedimiento constitucional, la autoridad responsable no está investida con poderes de imperio; sus decisiones o determinaciones no son actos autoritarios, esto es, coercitivos y obligatorios; por el contrario, está colocada en la situación de parte o sujeto procesal adverso al quejoso contra cuyos actos éste dirige la acción de amparo. De la posición que ocupa la autoridad responsable en un juicio de garantías se infiere que sus peticiones, sus instancias, no tienen fuerza obligatoria, precisamente por e! hecho de no ser actos autoritarios; sólo cuando el Juez de Distrito o la autoridad que conozca del juicio constitucional sancione la actividad que la autoridad responsable despliegue dentro del procedimiento respectivo, los actos de ésta se revisten de obligatoriedad. De todo lo anterior resulta que, habiendo sido el informe a que aludía el párrafo segundo del multicitado articulo 18 de la Ley de Prevenciones Generales una instancia de la autoridad responsable,'" es decir, un acto no autoritario sino proveniente de una de las partes en el procedimiento respectivo, es evidente que el Juez de Distrito o el órgano judicial que conociese del juicio de garantías correspondiente, no estaba obligado a proceder conforme a los designios y consideraciones implicadas en el informe de referencia sin analizar la legalidad y la pertinencia jurídica de éste. Es más, las aseveraciones que formula la autoridad responsable en un juicio de amparo no tienen el carácter de apodicticidad, esto es, no son incontrovertibles o incontestables; implican simples asertos de una de las- partes en un juicio; por ende, para que se decretara el sobreseimiento a que aludía el multícítado párrafo del articulo 18 de la Ley de Prevenciones Generales, era menester que el juez de Distrito, por sí mismo, y en la oportunidad procesal debida, es decir, en la audiencia de pruebas y alegatos respectiva, resolviese si había lugar o no a sentenciar en tal sentido, mediante el examen de probanzas aportadas por todos los sujetos de la relación jurídico-procesal.

161 Suponemos que la referencia vaga e imprecisa que hacía el citado párrafo al "informe de autoridad federal", aludía al informe de la autoridad responsable en el juicio de amparo que promovía el afectado por un acto al que éste "le haya dado un carácter distinto de acto de emergencia", ya que en tales casos sería la autoridad federal la que lo habría desempeñado, por haber sido legalmente competente para ello, atendiendo a que las autoridades locales propiamente figuraban como auxiliares de aquélla en lo tocante a la realización de la actividad extraordinaria.

LA SUSPENSION DE GARANTiAS INDIVIDUALES

\

243

VII.

INCONSTlTUCIONALIDAD DEL DECRETO OONGRESIONAL DE CESACIÓN

DEL ESTADO SUSPENSIVO DE GARANTiAS INDIVIDUALES FECHADO EL VEINTIOCHO DE SEPTIEMBRE DE \

\.

-

1945

A. El destino de las leyes de emergencia Un problema jurídico que afecta a todos los habitantes del país es el que concierne a la cesaci6n de vigencia de las leyes de emergencia, el cual plantea, entre otras, las siguientes cuestiones fundamentales: - ¿C6mo opera dicha cesaci6n? ¿Las facultades estatales y autoritarias, los derechos y las obligaciones de los gobernados y, en general, las situaciones creadas por los ordenamientos extraordinarios dejaron de existir, de tener validez, por modo automático una vez terminadas las hostilidades con el Japón, para que se hubiera realizado ipso jure la restauraci6n del orden jurídico normal en aquellos aspectos afectados por la legislaci6n de emergencia; o bien fue posible que se adoptasen por el gobierno medidas transitorias que de manera paulatina y gradual hubiesen encauzado la conversi6n del estado de derecho anormal en el régimen constitucional y legal ordinario? El articulo 2 del decreto de l' de junio de 1942, que instituyó el régimen jurídico suspensivo de las garantías individuales y facult6 1egislativamente al Presidente de la República para expedir todas aquellas leyes "indispensables para la eficaz defensa del territorio nacional, de su soberanía y dignidad, y para el mantenimiento de nuestras instituciones fundamentales", es lo suficientemente explícito para elucidar tal problema, ya que establecía que la suspensi6n de tales garantías frente al Estado y sus autoridades "duraría todo el tiempo que México permaneciese en guerra con Alemania, Italia y el Japón, o con cualquiera de estos paises", habiendo sido susceptible de prorrogarse, a juicio de Ejecutivo, "hasta treinta días después de la cesaci6n de las hostilidades". En consecuencia, por el solo hecho de haber transcurrido dicho plazo, que se estableci6 en el artículo primero del Decreto Presidencial de 14 de agosto de 1945 (mediante el cual el Presidente de la República ejercitó la facultad que le fue concedida por el Congreso de la Uni6n en los términos ya transcritos), toda la legislaci6n de emergencia, esto es, todos los ordenamientos que en uso de facultades extraordinarias expidió el Jefe del Ejecutivo Federal dejaron totalmente de estar vigentes, lo que evidentemente import6 la subsistencia de las situaciones en ellos previstas y, por ende, la eliminación de las atribuciones estatales l! -autoritarias inherentes a éstas y de los derechos y obligaciones correlativas de los gobernados. Estimamos, por consiguiente, que, dada la manera en que estaba redactado el articulo 2 del Decreto de Suspensi6n de Garantías Individuales de l' de junio de 1942, la cesación del régimen legal que instituy6 y de la legislación de emergencia en general, oper6 ipso jure, una vez desaparecida la causa que los dctermin6 o tan luego como transcurri6 el plazo

244

LAS GARANTÍAS INDMDUALES

I

de treinta días a que tal precepto se refiere, puesto que ~i el Poder Ejecutivo, ni el Legislativo, ni cualquiera otra autoridad estatal, tuvieron facultad para retardar dicha cesación, máxime que la Constitución prolúbe toda posible demora sobre el particular, al establecer en el articulo 29 que la suspensión de garantías indíviduales debe decretarse por tiempo limitado, entendiéndose por tal el lapso durante el cual subsista la situación anómala que hubiere originado dicha suspensión.
El anterior punto de vista también 10 sustenta el maestro M ario de la Cueva al afirmar que "La suspensión de garantías, las autorizaciones administrativas y las facultades legislativas terminan al cesar la emergencia para la que fueron concedidas. La proposición no necesi ta demostrarse, pues deriva del texto mis-

I

mo del artículo 29 y, por fortuna, está en todas las leyes que han dictado los
Congresos _mexicanos al suspender las garantías." "El levantamiento del estado de suspensión de garantías es automático; se concluye con la terminación del estado de guerra, a menos que, en ese momento, resuelva el Presidente de la

República prorrogarlo por 30 días más. Pero cualquiera que sea la solución
que dé el presidente al problema, el levantamiento de suspensión de garantías es automático." HA partir de ese momento, rige otra vez la vieja Constitución; las modificaciones introducidas por la Ley de Suspensión de Garantías, dejan de tener vigencia. También a partir de ese momento, ninguna ley o acto, de ninguno de los poderes, puede lesionar las garantías consignadas en la vieja Constituci6n. Todo lo que en ese momento lesíone las garantías constitucionales, debe desaparecer." "La suspensión de garantías es la medida principal y al terminar concluyen, igualmente, las autorizaciones administrativas y facultades

legislativas otorgadas al Presidente de la República. El Presidente regresa a
su antigua competencia} cesa la mayor amplitud de acción administrativa y todo acto que vaya más allá de la antigua competencia del presidente es nulo.

y también terminan las facultades legislativas del presidente, lo que significa que cualquiera ley que pretendiera dictar después de que ha concluido el
estado de suspensión de garantías", es nula. La facultad legislativa torna al
Con~so

de la Unión, cuerpo que deberá actuar dentro de los limites de

la VIeja Constitución.":lBS

Por otra parte, debe recordarse que el mismo Presidente de la República advirtió en su decreto de 14 de agosto de 1945 la posibilidad de que algunas leyes de emergencia se transformasen en cuerpos dispositivos normales. ¿Cómo debió operarse la incorporación de algunos ordenamientos extraordinarios al orden juridico ordinario? Dentro de la llamada "legislación de emergencia" existieron leyes cuya validez y fundamento se derivaron del régimen suspensivo de. garantías individuales instituido por la Ley de Prevenciones Generales publicada en el
1.-<18 Estudio publicado en el tomo VII, números 25, 26, 27 Y 28 de la Revista de la Escuela Nacional de Jurisprudencia. Sobre el mismo tema consúltense los artículos que en la misma. publicaci6n aparecen' insertos y cuyos autores son los maestros Antonio Martínez Bdez, Fdipe Tena Romtres, Gustavo R. Velasco y José Aguilar y Maya, quienes. en uni6n del maestro De la Cueva, participaron en los Cursos de Invierno organizados por nuestra referida Instituci6n bajo el rubro "Curso Colectivo sobre Suspensión de Garantías y Legislación de Emergencia". en el mes de enero de 1945.

\
LA SUSPENSIÓN DE i

oARANTiAs

INDIVIDUALES

245

Diario Oficial·el 13 de junio de 1942. Por otra parte, el Presidente de la República expidió, "en uso de las facultades extraordinarias" que le fueron conferidas por el Congreso de la Unión en el decreto de l' de junio del propio año, otros conjuntos normativos que no estuvieron basados en el régimen jurídico de la suspensión de garantías individuales y que en estricto derecho no ostentaron el carácter de "leyes de emergencia" conforme al artículo 3 de la Ley de Prevenciones Generales y a la opinión sustentada al respecto por la Suprema Corte. Por ende, atendiendo a esos dos grupos de leyes que el Jefe del Ejecutivo Federal expidió durante el tiempo en que México se encontraba en estado de guerra con los países del Eje, la incorporación de los ordenamientos llamados de emergencia al sistema jurídico normal se debió llevar a cabo diversamente.

\

En efecto, como los ordenamientos anormales basados en el régimen jurídico de suspensión de garantías individuales implicaron una alteración al ámbito normativo de éstas, y en virtud de que, con motivo de la cesación de hostilidades, el orden constitucional se restableció íntegramente por el solo hecho de haber transcurrido el término a que aludía el artículo primero del decreto presidencial de 14 de agosto de 1945, para incorporar aquéllos al sistema jurídico ordinario debió haber sido absolutamente necesario e ineludible que se hubiera procedido con antelación a reformar la Ley Fundamental en los aspectos en que su obligatoriedad se suspendió, mediante el procedimiento consagrado en el artículo 135 constitucional. De lo contrario, es decir, sin modificar previamente los preceptos constitucionales para acoplarlos al sentido del régimen jurídico de suspensión de las garantías individuales, las leyes de emergencia que en éste se fundamentaron, una vez controvertidas en ordenamientos legales normales, serían notoriamente inconstitucionales por razones obvias. Por otro lado, si dicha conversión se operó respecto de leyes extraordinarias que no se fundamentaron en el expresado régimen, o sea, en normas que hubieren entrañado una cesación parcial de la vigencia de la Constitución, la incorporación a que nos referimos pudo haberse realizado válidamente a través del proceso constitucional de elaboración legislativa, sin necesidad de alterar previamente la Ley Fundamental. Pues bien, mientras la incorporación a que aludimos no se hubo realizado constitucionalmente, la legislación de emergencia en toda su integridad dejó de estar vigente por el solo hecho del transcurso del plazo de treinta días a que se contrae el artículo primero del decreto presidencial de 14 de agosto de 1945, habiendo quedado totalmente insubsistentes las situaciones consignadas en los ordenamientos extraordinarios y, por ende, sin ninguna eficacia jur!.dica las facultades estatales y autoritarios- inherentes, así como los derechos y obligaciones correlativas a los gobernados al haberse restablecido incontinenti el orden de derecho normal en sus aspectos constitucional

}

I

24-6

,

¡

LAS GARANTlAS INDIVIDUALES

y legal. No debió ser un óbice para la producción automática de tares fenómenos de derecho, la posible desorientación que pudo haber sobrevenido con motivo de la cesación de vigencia de las leyes de emergencia en lo que concierne a las situaciones jurídicas y fácticas que se crearon bajo su amparo, ya que en un estado de derecho, como es e! nuestro, la observancia de sus reglas y principios debe constituir e! imperativo más poderoso ante e! cual deben ceder consideraciones de índole diversa.

B. El decreto de cesación del estado suspensivo de garantlas indioiduales
Pues bien, e! restablecimiento de todo el orden jurídico normal imperante con anterioridad al estado bélico, se realizó e! día 15 de septiembre de 194-5, es decir, una vez transcurrido e! plazo de treinta días multicitado, habiendo surtido sus efectos la restauración mencionada hasta e! 30 de dícho mes, ya que a partir de! día 19 de octubre siguiente entró en vigor e! decreto de! Congreso de la Unión fechado e! 28 de septiembre de! propio año, que convirtió en leyes ordinarias díversos cuerpos legales de emergencia que en su texto se mencionan. Dicha conversión, tal como se operó en e! indícado decreto, ¿fue constitucional ? a) 1. Como hemos dícho, e! artículo 29 constitucional previene la causación de dos fenómenos jurídícos importantes, como son: la suspensián de garantlas indioiduales y e! otorgamiento de las autorizaciones que e! Congreso de la Unión estime necesarias para que e! Ejecutivo Federal haga frente a la situación de emergencia provocada por los acontecimientos a que alude dícho precepto, dentro de los cuales se conceptúa el "estado de guerra". Ahora bien, como se desprende del texto y espíritu mismos de! artículo 29 constitucional, las mencionadas autorizaciones deben ir precedidas de la suspensión de garantías individuales en la generalidad de los casos, cuando éstas impliquen un óbice a la adopción de las medidas extraordinarias de emergencia basadas en las expresadas autorizaciones. Como quiera que sea, debiendo tener o no como antecedente la suspensión de garantías individuales, las autorizaciones a que se refiere e! artículo 29 constitucional en su última parte, previstas precisamente para afrontar un estado anémolo proveniente de los hechos a que tal precepto se refiere, necesariamente deben traducirse en la adopción de medidas temporalmente idóneas, limitadas o transitorias, 0010 eficaces constitucionalmente durante la época en que perduren las condiciones extraordinarias constitutivas de la situación de emergencia. Si se analiza el espíritu que animó al Constituyente de 1917 para insertar en e! artículo 29 constitucional la posibilidad de concederse autorizaciones al Ejecutivo Federal por el Congreso de la Unión para hacer frente a una situación de emergencia, no se llega a una conclusión diferente de la

LA SUSPENSIÓN DE GARANTIAS INDIVIDUALES

247

formulada en el párraIo que antecede. En efecto, dichas autorizaciones tienen como causa final, que les otorga validez constitucional, la consistente en que tiendan a prevenir o remediar los males o conflictos propios de una situación anormal; en otras palabras, dichas autorizaciones solamente pueden concederse, desde el punto de vista del articulo 29 de nuestra Ley Fundamental, cuando persigan como objetivo esencial hacer frente a una situación de emergencia. Por consiguiente, cuando la situación en que deben operar tales autorizaciones desaparece, éstas dejan de tener validez constitucional por ausencia del ámbito donde debe desarrollarse su objetivo leg~. Estas consideraciones están corroboradas por las ideas sustentadas al respecto por Felipe Tena Ramfrez, quien asevera: "Dichas autorizaciones presuponen necesariamente la existencia de la situación anormal que como premisa rige el contenido todo del artículo 29. Pueden consistir en dar al Ejecutivo una mayor amplitud en la esfera administrativa o en transmitirle facultades legislativas, pero en uno y en otro caso las autorizaciones deben estar regidas por las mismas reglas de la relatividad que señorean todo el articulo 29, puesto que al igual que la suspensión de garantías, las autorizaciones son simples medios para hacer frente a un estado de necesidad.i'" 2. Ahora bien, el decreto expedido por el Congreso de la Unión con fecha 28 de septiembre de 1945, en sus articulas diversos, ratificó diferentes medidas legislativas que el Presidente de la República adoptó en uso de las autorizaciones o facultades que se le confirieron en los artículos 4 y 5 del Decreto Congresional de l. de junio de 1942. En virtud de lo anterior, ¿cuál es el alcance de dicha ratificación?, ¿qué consecuencias se derivan de tal acto? La ratificación no es sino la confirmación o corroboración por parte del Legislativo Federal de los ordenamientos de emergencia que en citado decreto de 28 de septiembre de 1945 se mencionan, y que implican medidas legislativas extraordinarias que adoptó el Presidente de la República en ejercicio y uso de las facultades y autorizaciones que conforme a los artículos 29 y 49 constitucionales le fueron conferidas a través de los artículos 4 y 5 del Decreto Congresional de l° de junio de 1942. Pues bien, atendiendo a que la validez constitucional de los ordenamientos de emergencia dependió de la subsistencia de la situación bélica en que nuestro país se encontraba; en otras palabras, en vista de que de acuerdo con el articulo 29 constitucional el Presidente de la República solamente está facultado para ejercitar las autorizaciones que le confiere el Poder Legislativo Federal mientras el objetivo o causa final de las mismas exista, y siendo las leyes de emergencia efecto del desempeño de tales autorizaciones, como el mismo Ejecutivo de la Unión lo menciona en los considerandos respectivos, es evidente que dichos cuerpos legales fueron despojados de su vigencia y validez normativas por el hecho de que cesó el estado de guerra en que nuestro país
169 D~'t!eho

Constitucional M~xicano, pág. 194.

248

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

se encontraba con las naciones del Eje y de que transcurrió el plazo de treinta días a que se refieren el Decreto Congresional de l' de junio de 1942 y el presidencial de 14 de agosto de 1945. Al consignar la ratificación de las leyes de emergencia a que alude el decreto de fecha 28 de septiembre de 1945, el Congreso de la Unión declaró subsistentes, en forma indefinida, unas medidas legislativas que, por provenir de autorizaciones de validez y ejercitabilidad transitorias conforme al artículo 29 constitucional, debieron ser despojadas de su imperio normativo al desaparecer el ámbito hacia el cual estaban destinadas a operar, como es el estado de guerra. En consecuencia, por virtud de dicha ratificación, el Poder Legislativo Federal violó las garantías de seguridad jurídica que otorga el expresado artículo 29 constitucional, consistentes en que las medidas que se adopten por el Presidente de la República en ejercicio de las facultades o autorizaciones previstas en los artículos 29 y 49 de la Ley Suprema, deben ser válidas y eficaces mientras subsista la situación de emergencia en la que deben operar. b) Por otra parte, independientemente del anterior vicio de inconstitucionalidad que afecta al Decreto de Cesación del estado suspensivo de garantías individuales, el Congreso de la Unión, al ratificar las leyes de emergencia que en dicho cuerpo normativo se expresan, infringió también la garantía de competencia constitucional consagrada en la primera parte del artículo 16 de la Ley Fundamental. En efecto, de acuerdo con dicha garantía individual, y conforme lo ha establecido la jurisprudencia de la Suprema Corte, la competencia constitucional de una autoridad está integrada con todas aquellas facultades que la Ley Fundamental le otorga. Ahora bien, el Poder Legislativo Federal no tiene competencia constitucional para ratificar leyes u ordenamientos elaborados por el Ejecutivo de la Unión, entendiéndose por ratificación, la corroboración o confirmación de normas ya existentes. Bien es cierto que el artículo 73 constitucional faculta al Congreso Federal para expedir diversas leyes en las materias que el propio precepto menciona; mas también es verdad que una cosa es la expedición de una ley y otra la ratificación de la misma, ya que en el primer caso se crea, se da nacimiento, se elabora un ordenamiento, a iniciativa de cualquiera de las autoridades o funcionarios que cita el artículo 71 de nuestra Ley Suprema, mientras que en el segundo se confirma, se convalida un ordenamiento que vive ya jurídicamente, que ya está investido de validez y fuerza obligatoria. Siendo la expedición y la ratificación de una ley dos actos jurídicos distintos y diferentes, es evidente que el Congreso de la Unión carecia de facultades para ratificar ordenamientos expedidos por el Ejecutivo de la Unión en uso de las facultades extraordinarias que le fueron conferidas durante la situación de emergencia, por lo que, a través del decreto de 28 de septiembre de 1945, el Poder Legislativo Federal contravino la garantía de competencia

LA SUSPENSIÓN DE GARANTÍAS INDIVIDUALES

249

constitucional consagrada en la primera parte del articulo 16 de la Ley Fundamental. e) No teniendo facultades para ratificar leyes de emergencia expedidas por el Presidente de la República, el Congreso de la Unión, al expedir el decreto de 28 de septiembre de 1945, no se fundamentó en ley alguna, por lo que tal acto careció de causa legal, habiendo sido, por tanto, violatorio de la garantla individual de legalidad consignada en el artículo 16 constitucional. d) Por otra parte, dicho decreto y los ordenamientos por él ratificados y convertidos, éstos, consiguientemente, en leyes ordinarias, tienen un notorio vicio de retroactividad, que alteran fundamentalmente los derechos de los afectados, por lo que implican una flagrarrte violación a la garantía correspondiente consignada en el primer párrafo del articulo 14 constitucional, y cuya demostración es fácil de establecerse. e) Las anteriores consideraciones demuestran diversos aspectos inconstitucionales del Decreto Congresional de 28 de septiembre de 1945, existiendo, además, otras circunstancias que denotan tal vicio y que sería prolijo mencionar, por lo cual nos abstendremos de aludir a ellas. En consecuencia, contra de dicho ordenamiento y de las leyes de emergencia que éste convirtió en cuerpos normativos ordinarios por virtud de la aludida ratificación, procedía con evidencia el juicio de amparo, el cual pudo haberse intentado con éxito contra tales conjuntos legales en su aspecto auto-aplicativo y aun promoverse con análogo resultado en ocasión" a los actos concretos de aplicación respectivos, en caso contrario.

CAPÍTULO CUARTO

GARANTíAS DE IGUALDAD
Sumario: l.-Idea jurídica de igualdad. H.-La igualdad como garantía individual: A.-Concepto. B.-Antecedentes históricos. HI.-Garantías específicas de igualdad: análisis de los artículos 1', 2', 4', 12 Y 13 constitucionales. A.-Artículo primero. B.-Articulo segundo. C.-Artículo cuarto. D.-Artículo 12. E.-Artículo 13.

l.

IDEA JURÍDmA DE LA IGUALDAD

Jurídicamente la igualdad se traduce en CJ,ue varias personas, en número indeterminado, que se encuentren en una determinada situaci6n, tengan la posibilidad y capacidad de ser titulares cualitativamente de los mismos derechos y de contraer las mismas obligaciones que emanan de dicho estado. En otras palabras, la igualdad, desde un punto de vista jurídico, se manifiesta en la posibilidad y capacidad de que varias personas, numéricamente indeterminadas, adquieran los derechos y contraigan las obligaciones derivados de una cierta y determinada situación en que se encuentran. La igualdad está, pues, demarcada por una situación determinada; por ende, puede decirse que dicho fenómeno sólo tiene lugar cn relación y en vista de un estado particular y definido. Para ilustrar nuestras anteriores apreciaciones, recurramos a la ejemplificación. El arrendatario, el mutuario, el comerciante, etc., tienen en términos abstractos una situación jurídica determinada y específica establecida por el orden de derecho correspondiente. Pues bien, un comerciante, un arrendatario, un mutuario, personalizados, individualizados, gozan de los mismos derechos y responden de las mismas obligaciones que todas aquellas personas que tienen su misma situaci6n jurídica de comerciantes, arrendatarios o de mutuarios. Por ende, ésta constituye el presupuesto, el campo de operación, del fenómeno de igualdad jurídica, que se revela, repetimos, en la posibilidad y capacidad que tiene una persona individualmente considerada de ser titular de derechos y contraer obligaciones que corresponden a otros sujetos numéricamente indeterminados que se encuentren en una misma situación jurídica. Por exclusión, no puede entablarse una relación igualitaria entre la posición concreta que guarde una persona colocada en una situación jurídica determinada, con la

252

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

que tiene un individuo perteneciente a otro estado de derecho particular diferente. El criterio que sirve de base para constatar si existe o no igualdad desde un punto de vista jurídico es, pues, la situación de derecho deterrninada en que dos o más personas se hallen. Ahora bien, el individuo, como persona jurídica, es susceptible de ser estimado por el orden de derecho bajo diferentes aspectos. Estas distintas maneras de estimación del sujeto por el Derecho se establecen por una multitud de factores imputables a relaciones de diversa índole, Asi, una persona, que entabla con otra una relación jurídica a virtud de la cual la energía de esta última está bajo la dirección y dependencia de la primera a cambio de una retribución determinada, será considerada como patrón en esta situación especial. Por otra parte, esa misma persona, reputada como propietaria o poseedora jurídica de determinados bienes inmuebles, es susceptible de ser causante del impuesto predial respectivo que paga al Estado. y así sucesivamente, toda persona, según la índole de las relaciones jurídicas que haya entablado o con la que se hayan formado, goza de diferentes situaciones de derecho determinadas (como patrón, trabajador, causante, etc.). Podemos afirmar, en consecuencia, que la persona jurídica, en su aspecto integrál y completo de derecho, es susceptible de colocarse en tantas situaciones jurídicas determinadas como relaciones o actos pueda entablar o realizar. En vista de esta multiplicidad de situaciones de derecho determinadas que puede ocupar una persona, ésta puede ser objeto de una estimación igualitaria también variada, formulada en atención a los demás sujetos que estén colocados en un parecido estado. La existencia de esas diferentes situaciones jurídicas determinadas en que una persona puede hallarse, obedece a un slnfin de factores, elementos y circunstancias (sociales, económicos, jurídicos, etc.), que el orden jurídico estatal toma en cuenta para regular las diversas relaciones que de las primeras se derivan, originándose en esta forma los distintos cuerpos legales, cuyo contenido lo constituye precisamente esa regulación. Todo ordenamiento, específicamente considerado, tiene como campo o ámbito de normación un conjunto de relaciones entre dos o más personas numéricamente indeterminadas que se encuentren en una determinada situación jurídica o en dos estados de derechos correlativos (patrón-trabajador; donante-donatario; arrendador-arrendatario, etc.). Pues bien, al imponer un ordenamiento los mismos derechos y las mismas obligaciones a cualquier persona colocada en una determinada situación juridica por él regulada, que los que establece para otros sujetos que en ésta se hallen, surge el fenómeno de igualdad legal. Ésta se traduce, por ende, en la imputación que la norma de derecho hace a toda persona de los derechos y obligaciones que son inherentes a una situación determinada en que ésta pueda encontrarse. No hay que confundir la igualdad con la proporcionalidad, pues son dos conceptos distintos. La primera se traduce, dijimos, en la posibilidad o ca-

GARANTÍAS DE IGUALDAD

253

pacidad que tiene una persona de adquirir los mismos derechos y las mismas obligaciones de que es titular todo sujeto que se encuentre en una determinada situaci6n abstracta legalmente establecida. Por consiguiente, la igualdad se refiere a la calidad o naturaleza de los derechos y obligaciones propios de un estado jurídico especifico. Por el contrario, la proporcionalidad, que supone siempre la igualdad, implica la fijación de derechos y obligaciones para una persona desde un punto de vista cuantitativo dentro de una misma situaci6n jurídica. Verbigracia, todo propietario o poseedor juridico de bienes inmuebles está colocado frente al Estado, desde el punto de vista fiscal, en una determinada situaci6n jurídica, consistente en ser el causante de un cierto impuesto que recibe el nombre de predial. Todo propietario o poseedor jurídico, pues, está obligado, por el hecho de tener la condición de tal, a pagar ese impuesto, el cual se establece. por la índole, cualidad o naturaleza de su situaci6n determinada. Esta obligación, que se extiende a todo poseedor jurídico o propietario de un bien inmueble, implica, pues, igualdad por el hecho de referirse a todo sujeto que ostente la condici6n de tal independientemente del monto o cuantía de sus posesiones o propiedades. Ahora bien, como no todos los propietarios o poseedores de inmuebles (igualdad) están colocados en una misma situación económica respecto a la propiedad o posesi6n de éstos, los que tengan fincas o predios más extensos, mejor situados o en mayor número, pagarán un impuesto más elevado que los que estén en una posición contraria, circunstancia que no es otra cosa que la proporcionalidad, la cual se establece atendiendo al quantum de los objetos del impuesto que detente cada uno de los causantes. La igualdad (o equidad) y la proporcionalidad de todo impuesto son las caraeteristicas que a éste imprime la Ley Fundamental en el articulo 31, fracci6n IV, que dice: "Son obligaciones de los mexicanos: IV. Contribuir para los gastos públicos, así de la Federaci6n como del Estado y Municipio en que residan, de la manera proporcional y equitativa (igualitaria) que dispongan las leyes." Según este precepto, un impuesto, para que no sea inconstitucional, debe ser igual o equitativo, es decir, decretarse para todo individuo que se encuentre en la situaci6n determinada que aquél grava. Por ende, no seria equitativo un impuesto que debiese pagar una persona que no se encuentre en la situaci6n especifica para la que fue creado. (Por ejemplo, si se exigiere a un arrendatario el pago de contribuciones prediales que se reclaman al propietario o poseedor originario.) Además del requisito de igualdad que' debe tener todo impuesto, y, por consecuencia, toda ley que lo cree, éste debe ser proporcional, o sea, establecido en atención a la especial situaci6n económica gravable de cada causante, constituida por sus ingreses, capital fijo, etc. Seria desproporcionado un impuesto y, por ende, inconstitucional en el caso de que todos los causantes, independientemente de su posici6n econ6mica gravable, estuviesen obligados a pagar una misma suma por tal concepto.

254

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

En síntesis, la igualdad desde un punto de vista jurídico implica la posibilidad o capacidad que tiene una persona de adquirir derechos o contraer obligaciones, cualitativamente, propios de todos aquellos sujetos que se encuentren en su misma situación jurídica determinada. Por otra parte fácilmente se deduce de las ideas esbozadas, que el concepto de igualdad jurídica que mediante ellas hemos expuesto. no corresponde al concepto abstracto, deshumanizado e irreal que proclamó e! liberalindividualismo. En la vida de ningún pueblo puede existir la igualdad juridica absoluta entre sus variadísimos componentes, pues la ley jamás debe prescindir de las diferentes situaciones generales determinadas que se registran en la realidad social para normarlas diversamente, Este imperativo fue soslayado por e! expresado régimen, ya que, adoptando una postura francamente quimérica O utópica, consideró que todos los hombres debían ser iguales ante la ley sin tomar en cuenta las posiciones desiguales en que realmente están colocados. En suma, la igualdad juridica debe siempre acatar e! principio aristotélico que enseña "tratar igualmente a los iguales y desigualmente a los desiguales", e! cual, proyectado hacia la vida de las sociedades humanas, genera la justicia social?" bis Es obvio que ese tratamiento debe desembocar en la implantación juridica de garantias sociales en favor de los grupos o clases económica y cu1turalmente desvalidos de! conglomerado humano para asegurar la libertad de todos y cada uno de sus integrantes en la compleja y variada vida social. De ahí que la igualdad jurídica, según nuestra opinión, sea e! resultado de un proceso de igualaci6n socio-econámica que debe suministrar e! contenido a la ley para que ésta se adecúe a los diferentes sectores reales que deba regir.

lI.

LA IGUALDAD COMO GARANTÍA INDIVIDUAL

A. Concepto. Hemos dicho que la igualdad sólo debe tener lugar, como relación comparativa, entre dos o más sujetos pertenecientes a una misma y determinada situación juridica, la cual se consigna por e! orden de derecho mediante diversos cuerpos leg-ales, atendiendo a factores y circunstancias de diferente índole: económicos, sociales, propiamente jurídicos, etc. Ahora bien, ¿cómo se revela la igualdad a título de garantía individual? Ésta, según aseveramos en un capítulo precedente, se traduce en una rela169 bl8 Al efecto, el ilustre Estagirita afinnaba: «La desigualdad entre iguales, )1 la disparidad entre pares es contraria a la naturaleza: " ninguna cosa contraria a la naturaleza es honestA,JI Así, la igualdad parece y es justa; pero no entre todos, sino, más bien, entre iguales. También parece justa la desigualdad, y en efecto, lo es, pero no entre todos, sino entf'e desiguales. Quien suprime lo siguiente: "entre qué personas", juzga mal, también. Y eso sucede porque juzgan en causa propia, y casi todos son malos jueces de las causas propias ... Efectivamente, algunos, sí son desiguales en algo (por ejemplo, en las riquezas) creen ser desiguales en todo; otros si son iguales en algo (por ejemplo, en libertad), se creen iguales en todo. Pero no dicen lo que es esencial.". (Política VII. 3, 1325 Y III, 5, 1280.)

GARANTÍAS DE IGUALDAD

255

ción jurídica que media entre el gobernado por una parte y el Estado y sus autoridades por la otra, constituyendo el primordial contenido de los derechos subjetivos públicos que de dicho vinculo se derivan, las prerrogativas fundamentales del hombre, o sea, aquellos elementos indispensables para el desenvolvimiento de su personalidad y el logro de su felicidad. Una de las condiciones sine qua non para conseguir estos fines es la igualdad jurídica. tomada ésta como conjunto dc posibilidades y capacidades imputables al sujeto, en el sentido de que esté en aptitud de adquirir los mismos derechos y contraer las mismas obligaciones, desde un punto de vista cualüatioo, que corresponden a otras personas colocadas en idéntica situación determinada. Pues bien, el criterio que sirve de base para definir dicha situación, en que campea la igualdad jurídica como garantía individual, está integrado por la propia personalidad humana en su aspecto uniuersal abstracto, eliminando toda diferencia entre grupos humanos e individuos desde el punto de vista de la raza, nacionalidad, religión, posición económica, etc. El concepto jurídico de igualdad, como contenido de una garantía individual, se traduce en un elemento eminentemente negativo: la ausencia de distinciones y diferencias entre los hombres en cuanto tales, provenientes de factor alguno. Consiguicntemente, la situación determinada en que opera la igualdad, como substratum. de un derecho subjetivo público emanado de una garantia individual, es muy amplia, pues no se establece ni se demarca por un cierto factor contingente o accesorio, sino que se forma por un fenómeno negativo inherente a la naturaleza del hombre en si mismo considerado, en cuanto tal: ausencia de diferencias en las posibilidades y capacidades jurídicas generales, debidas aquéllas a particularidades étnicas, religiosas, biológicas, etc., que puedan ostentar varios individuos o grupos humanos. La igualdad como garantia individual es, por ende, un elemento consubstancial al sujeto en su situaci6n de persona humana frente a sus semejantes todos, iodependientemente de las condiciones jurídicas parciales y particulares que aquél pudiese reunir. En conclusión, podemos decir que la igualdad como garantia iodividual, traducida en esa situación negativa de toda diferencia entre los hombres, proveniente de circunstancias y atributos originarios emanados de la propia personalidad humana particular (raza, religión, nacionalidad, etc.}, es el fundamento de la igualdad jurídica que opera en cada una de las posiciones determinadas v correlativas derivadas de los distintos ordenamientos legales. La situación en que existe la igualdad como garantía individual no se forma para el sujeto a virtud de la celebración de un acto jurídico previo y necesario (contrato, verbigraeia), ni como resultado de una cierta posieión económica o jurídica (propiedad, posesión, etc.), sioo surge concomitantemente con la persona humana. Por tal motivo, la igualdad, como contenido de la garantía individual, es una situación en que está colocado todo hombre desde que nace.

256

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Hemos afirmado que toda garantía individual, como relación jurídica que es, crea para los sujetos de ésta sendos derechos y obligaciones, es decir, para el gobernado y para el Estado y sus autoridades. ¿Cuáles son esos de. rechos y obligaciones en la garan/la individual de igualdad? Desde luego, el gobernado tiene el derecho o potestad juridica de exigir al Estado y a sus autoridades el respeto de esa situación negativa en que se traduce la igualdad como garantía individual, consistente en la ausencia de diferencias )' distinciones frente a los demás sujetos desde un punto de vista estrictamente humano. En otras palabras, atendiendo a ese derecho público subjetivo, las autoridades del Estado, y este mismo, tienen la obligación de considerar a todos los gobernados, baJO et aspecto de ta personauaaa humana y psrunca pura, situados en un mismo plano, sin atribuir distinciones y diferencias por concepto de raza, religión, nacionalidad, etc. Claro que esta estimación o concepción igualitaria de todos los gobernados por parte de las autoridades estatales, no excluye la posibilidad de que, bajo un criterio ya no puramente humano, sino de otra índole especial (político, económico, social, etc. ), se repute a una cierta categoría de gobernados colocados en situaciones juridicas determinadas diferentes respecto de otra clase de individuos, pero siempre. conservando la igualdad de derechos dentro de ese estado determinado, la cual debe estar imbíbita en todo ordenamiento legal que lo instituya y regule. En resumen, la igualdad como garantía individual tiene camo centro de imputación al ser humano en cuanto tal, es decir, en su implicación de persona, prescindiendo de la diferente condición social. económica o cultural en que se encuentre o pueda encontrarse dentro de la vida comunitaria. Puede afirmarse que esa igualdad se establece conforme a la situación más dilatada en que se halla el gobernado, o sea, en su carácter de hombre, y sin perjuicio de que simultáneamente esté colocado en situaciones específicas o de menor extensión y en las cuales la igualdad juridica se traduce en el mismo tratamiento normativo para todos los sujetos que dentro de cada una de ellas se encuentren.

B. Antecedentes históricos de la igualdad como situación del individuo. La igualdad no siempre ha existido en el decurso de la evolución de la humanidad, no ya digamos como derecho subjetivo público o como garantía individual, esto es, consagrada jurídicamente desde un punto de vista positivo, sino como fenómeno social o real. Eh efecto, desde los tiempos más remotos de la Historia se palpan las profundas diferencias, con variadas manifestaciones, que mediaban entre los diversos grupos humanos pertenecientes a sociedades determinadas, habiéndose sancionado por la costumbre jurídica. Entre los pueblos de la antigüedad resalta la institución de la esclavitud como índice negativo de la igualdad humana. La condición del esclavo era, principalmente en Roma, no un estado personal, o sea, imputable a una persona, sino un estado real, esto es, referible a una cosa.

GARANTÍAS DE IGUALDAD

257

En efecto, el esclavo -servus- era conceptuado como un bien susceptible de constituir el objeto material de la contratación jurídica. Y aun independientemente de la esclavitud, la sociedad romana presentaba una profunda desigualdad por lo que respecta a las dos clases que la componian: los patricios y los plebeyos. Efectivamente, existían múltiples prohibiciones jurídicas para los segundos, quienes, por ejemplo, no podían contraer matrimonio con los primeros. Fue hasta la expedición de la Lex Canuleia cuando se permitieron las nupcias entre individuos pertenecientes a dichas dos clases sociales. El gobierno del Estado romano, por otra parte, era desempeñado únicamente por los patricios. Entre e! romano y e! extranjero existían también grandes desigualdades. Éste no tenía ningún derecho dentro del Estado romano; estaba colocado en una situación de tacto sin protección jurídica. No fue sino hasta e! surgimiento del jus gentium cuando al extranjero se le reconocieron determinados derechos, suavizándose de esta manera las asperezas de la desigualdad en que otrora estaba colocado, o sea, fuera de la órbita hermética de! estricto y formalista jus civile. En la Edad Media, y no obstante la propagación dc los postulados cristianos, la desigualdad era ostensible entre la sociedad humana, principalmente por lo que toca a la institución de la servidumbre, en la que los siervos estaban supeditados a la voluntad del señol feudal y a la nobleza. La desigualdad fáctica que prevalecia hasta antes de la Revolución francesa, se traducia en la consiguiente desigualdad jurídica, que no era sino e! reconocimiento que hacia e! Derecho Positivo respecto de los privilegios, potestades y prerrogativas de una clase social y económica sobre otra. Hasta la administración de justicia, cuyo recto y debido dcsempeño debe tener como supuesto fundamento la igualdad, se desarrollaba en planos de marcado sectarismo, revelado en la existencia de los diferentes "fueros". La Revolución francesa, inspirada en su contenido fílosófico-juridico por las doctrinas politicas de Rousseau y del jus-naturalismo, principalmente, constituyó e! origen de la consagración jurídica de la igualdad humana como garantía individual o prerrogativa del hombre oponible a las autoridades estatales. Ante la ley y para el Estado desaparecieron todos aquellos factores que integraban la desigualdad entre los diversos gobernados. Sin embargo, como ya advertimos en un capitulo precedente, la igualdad legal abstracta se tradujo en la realidad económica, primordialmente entre el capital y e! trabajo, en una profunda desigualdad. Ésta, no obstante, no se manifestó como una negativa de la garantía individual de igualdad, sino como un estado existente entre dos clases sociales y económicas determinadas, o sea, entre dos sujetos sociales colocados en la misma situación de gobernados, estado que se remedió mediante la consagración de las garantias sociales, según aseveramos en otra oportunidad. En conclusión, la Revolución francesa trajo consigo la consagración jurídica definitiva de la igualdad humana como ¡;rarantía individual, subsis-

256

LAS GARANTÍAS INDlVmUALES

tiendo actualmente como tal en la mayoría de los ordenamientos constitucionales de los paises civilizados contemporáneos. En México, durante el régimen azteca y, en general, precortesiano, la desigualdad del hombre, en cuanto a persona, era el estado natural dentro de la sociedad. Ésta, en efecto, estaba dividida en varias clases con distinta posición jurídica, económica y política cada una de ellas: la nobleza, el sacerdocio y el pueblo propiamente dicho. Entre estas diversas capas seciales mediaban grandes y notables diferencias de variado orden, principalmente en el aspecto político y económico. Políticamente, los nobles y sacerdotes tenían la facultad de nombrar al rey, acto en el cual no tenían injerencia los individuos integrantes de la clase popular. Por tal motivo, el régimen gubernamental azteca era eminentemente aristocrático y sacerdotal en cuanto a la designación de su jefe. Además de la población libre propiamente dicha, que estaba dividida en las mencionadas clases sociales, entre los aztecas existía, corno en casi todos los pueblos de la antigüedad, la esclavitud, la que, sin embargo, no presentaba los caracteres tan degradantes y oprobiosos que entre los romanos. Las causas de la incidencia en la esclavitud eran de tres órdenes: derivadas de la guerra, de la costumbre y de la voluntad humana. En el primer caso, los esclavos procedentes del cautiverio por motivos bélicos eran relativamente escasos, puesto que a los prisioneros generalmente se los destinaba a los sacrificios, para lo cual no sólo no se les vejaba o ultrajaba, sino que se les erigía en objeto de agasajos. La costumbre jurídica entre los aztecas determinaba, por otra parte, cuáles eran los delitos cuya sanción consistía en la pérdida de la libertad. Por último, un deudor, por voluntad propia y para pagar el adeudo a su acreedor, podía venderse a éste a título de esclavo, permaneciendo en esta situación en tanto no solventaba su deuda. Para salir del estado de esclavitud, la costumbre jurídica azteca era mucho más liberal que el Derecho Romano en este aspecto; por otra parte, el esclavo no era considerado como una mera cosa -res-, tal como sucedía entre los romanos, sino como depositario de cierta voluntad propia, de tal manera que para su venta se requería su consentimiento. En la época colonial la desigualdad del individuo corno persona humana, era el estado normal del sujeto. No todos los hombres, conceptuados como tales, tenían los mismos derechos o potestades jurídicas. Así, desde el punto de vista político, los españoles propiamente dichos o peninsulares eran los únicos capacitados para desempeñar los altos puestos gubernativos, capacidad que se fue haciendo extensiva a los criollos después del derrocamiento de la casa de Austria. Sin embargo, en términos generales, tanto el criollo corno el mestizo estaban impedidos para ocupar cargos de gobierno en la Nueva España. El indio, no obstante las múltiples medidas de protección dictadas en su favor por el gobierno de la metrópoli, inspiradas en un auténtico y genuino espíritu cristiano, estaba colocado en una verdadera

GARANTÍ'\S DE IGUALDAD

259

situaci6n de desigualdad rayana en esclavitud, principalmente debido a la famosa institución de la encomienda, cuya existencia y funcionamiento reales se apartaban completamente de los designios que la crearon. Lejos de mejorar su condición social y cultural, que era lo que constituia el meollo de las causas inspiradoras de la formaci6n de las encomiendas como instituci6n accesoria a las mercedes reales en favor de los señores españoles. los indios, por lo común, eran vilmente explotados por los encomenderos, a pesar de las reiteradas instancias que, para poner coto a este mal, realizaron insignes Y. piadosos frailes ante la corona de España. Por otra parte, si bien los esclavos eran poco numerosos en la Colonia en comparaci6n con los que había a la saz6n en otros lugares (en Estados Unidos, verbigracia), no por ello la esclavitud estaba proscrita en nuestro país durante la época de la dominaci6n hispana, aunque se haya contraído generalmente a los negros, traídos ex profeso para desempeñar labores arduas para las que el indio no estaba acostumbrado. Además, como negaci6n del principio universal de que la administraci6n de justicia debe ser igual para todos en cuanto a personas e impartida por los mismos jueces sin limitaciones competenciales por raz6n de la Indole especial del individuo, en la Nueva España, como reflejo del estado de cosas que privaba en la metr6poli, existían múltiples fueros personales, en virtud de los cuales un sujeto de cierta categoria profesional s610 podía ser juzgado por un tribunal integrado por sus iguales, como acontecía COn los eclesiásticos y militares. La existencia de los indicados fueros en materia jurisdiccional significa la desigualdad evidente en la administraci6n de justicia, originando, por ende, toda especie de iniquidades, ya que las penas y sanciones que debían corresponder a un mismo hecho delictuoso, verbigracia, variaban en cada individuo que lo realizaba, no por gravedad del mismo, como debiera ser, sino por razón de la condici6n particular del delincuente. Esta situación traía como consecuencia, por ejemplo, que si un civil cometía un determinado delito, la pena era mayor que la que se imponía a un eclesiástico por haber ejecutado el mismo acto delictivo, o viceversa. No hay que confundir los fueros personales Con los reales o materiales, que constituyen un criterio o pauta para determinar la competencia autoritaria. En los primeros, como ya dijimos, es la categoría especial de la persona, del sujeto, lo que fija la competencia de una autoridad judicial para juzgarlo o para enjuiciarlo, independientemente de la índole intrínseca del acto delictivo que ejecute o de la relación jurídica en que se encuentra respecto a su demandante. En los fueros reales o materiales, para la determinaci6n de la competencia autoritaria, se toman en consideraci6n diversos factores extrapersonales, tales como la naturaleza del acto o hecho causante del proceso, el territorio, el grado, principios constitucionales y legales, etc. De acuerdo con este conjunto de factores, una persona es sometida a la jurisdicci6n de un tribunal determinado, no ya por razón de su investidura o categoría especial (fuero personal), sino en

260

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

vista de un elemento objetivo, operante para todos los sujetos: matena sustancial del acto que origina el proceso, cuantía del negocio, indole del delito, relación juridica en general, etc. Los fueros personales (subjetivos), propiamente hablando, presuponen una desigualdad manifiesta, porque por un mismo delito, verbigracia, son juzgadas diferentemente las personas según la categoria especial que ostenten, pudiendo variar por ende, la gravedad de la pena, las garantías procesales, etc. Por el contrario, los fueros reales o materiales (objetivos), no sólo no indican desigualdad, sino que implican una clara y evidente igualdad juridica para todos los sujetos de derecho, ya que, para establecer la competencia jurisdiccional y la aplicabilidad legal, no se atiende a la condición especial de la persona enjuiciada o procesada, sino a la índole de múltiples factores extrapersonales, los que, por ser tales, se pueden referir a toda clase de sujetos. La abolición de la esclavitud en México sígmncó un marcado avance hacia el establecimiento de la igualdad juridíca.t'" Desde que nuestro país estaba sujeto a la dominación española, y precisamente en las postrimerias del gobierno virreinal, se expidieron diferentes cédulas con tendencia expresa a suprimir dicho estado inhumano. Muy elocuente es, por otra parte, la proclama que el 6 de diciembre de 1810 dirigió al pueblo don Miguel Hidalgo y Costilla, en la que se afirma que "todos los dueños de esclavos deberían darles libertad dentro del término de diez dias so pena de muerte, la que se aplicará por transgresión de este artículo". Además, la Constitución de Cádiz de llll~ consagró la Igualdad juridica, proscribiendo la esclavitud; de la misma manera, la Constitución de Apatzingán, obra de Morelos principalmente, declaraba categóricamente que "todos los nacidos en América se reputan ciudadanos" (art, 13), y que "la felicidad del pueblo y de cada uno de sus ciudadanos consiste en el goce de la igualdfld, seguridad, propiedad y libertad" (art. 24). y así sucesivamente en todos los ordenamientos constitucionales que estuvieron vigentes en nuestro país hasta el actual, consagraron la igualdad juridica del hombre en SIL'l variados aspectos, tales como la ausencia de fueros personales (art. 24 de la Constitución de 1824), la abolición de la esclavitud (art. 7 de la Constitución Centralista de 1836; arts, 4 y 5 del Proyecto de la Minoria del 42; arto 9, fracción I. de las Bases Orgánicas de 181-3; arto 5 del Acta de Reformas de 1847, y arts, 1, 2, 12, 13 de las Constituciones de 1857 y vigente). Como se ve, desde los albores de la independencia política mexicana se consagró la igualdad jurídica de todos los hombres en sus diversas manifestaciones por todos los ordenamientos constitucionales, no obstante el diverso carácter de la organízací/n política que instituían.
182 En Estados Unidos esa igualdad se implantó mucho después a consecuencia de la guerra de secesión y mediante la enmienda número 13 que se introdujo a su Constituci6n en el año de 1865. El hecho de que en México se hubiese consagrado con mucha anterioridad la igualdad jurídica, al menos en lo que concierne a la supresión de la esclavitud, significa un notable adelanto cultural y humano de nuestro país sobre Norteamérica en este aspecto.

GARANTÍAS DE IGUALDAD

261
ANÁLISIS DE LOS ARTICULOS

II!.

GARANTiAs ESPECiFICAS DE IGUALDAD: 4, 12' y 13 CONSTIT1JCIONALES

1, 2,

A. Artículo primero constitucional
a)

Pérrafo I"

Este precepto dice: "En los Estados Unidos Mexicanos todo individuo gozará de las garantias que otorga esta Constitución, las cuales no podrán restringirse ni suspenderse sino en los casos y con las condiciones que ella misma establece." Consagra una garantía individual específica de igualdad, puesto que considera posibilitados y capaces a todos los hombres, sin excepción, de ser titulares de los derechos subjetivos públicos instituidos por la propia Ley Fundamental. El alcance personal o subjetivo de esta garantía especifica de igualdad se extiende, como dice el artículo I Q constitucional, a todo individuo; es decir, a todo ser humano independientemente de su condición particular congénita (raza, sexo, etc.), o adquirida (estado jurídico o fáctico, proveniente de la realización de un hecho o acto previo: estado de arrendatario, casado, propietario, etc.). Así, pues, de acuerdo con nuestra Ley Fundamental, toda persona tiene capacidad de goce y ejercicio (para emplear el lenguaje del Derecho Civil) de las diversas garantías individuales específicas que consagra la Constitución en sus respectivos artículos. Esta particularidad que presenta nuestro sistema constitucional en relación con la titularidad o extensión subjetiva de las garantías individuales, revela evidentemente una superioridad respecto dc aquellos ordenamientos fundamentales que contraen el goce y ejercicio dc las mismas a los nacionales (v. gr., la Constitución española republicana de 1931). Por otra parte, la titularidad de las, garantías individuales se entiende extensiva jurídica, legal y jurisprudencialmente, a las personas morales de orden privado, y, cn casos determinados a las oficiales -artículo 9 de la Ley de Amparo--, a través de la procedencia del juicio constitucional a su favor,'" aSÍ Como a las personas morales de derecho social y a los organismos descentralizados, según afirmamos en el capítulo segundo de esta obra. Por lo que concierne a la extensi6n espacial de vigencia o imperio de las garantías individuales, el artículo 1Q constitucional establece que su goce y ejercicio prevalecerán para todo individuo en los Estados Unidos Mexicanos, esto es, en todo el territorio de la República (territorio continental, insular, mar territorial, etc.). Ahora bien, el propio artículo l' de la Constitución declara que las garantías individuales 8610 pueden restringirse o suspenderse en los casos y bajo las condiciones que dicho ordenamiento supremo establece. ¿Cuáles
183 Esta cuesti6n la tratamos con la debida amplitud en El Juicio de Amparo, capítulo VIII.

262

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES

son los casos de restricción de garantías individuales? En el capítulo segundo de este trabajo dijimos que las limitaciones o restricciones a las garantías individuales sólo pueden establecerse por la misma Ley Fundamental y reglamentarse por ordenamientos secundarios, o sea, por la legislación ordinaria pe?' se. En este último caso aseveramos que la reglamentación de una garantía individual será 'inconstitucional y, por tanto, carente de validez jurídica, cuando la altere sustancialmente o la haga nugatoria, Por lo que toca a los casos de suspensión de garantías individuales, ésta sólo puede llevarse a cabo en los términos de! artículo 29 constitucional, que ya estudiamos en e! capítulo tercero, remitiéndonos a las consideraciones que en esa ocasión expusimos. Se presenta e! problema de si las garantías individuales se pueden despojar de su vigencia definitivamente, esto es, si es posible jurídicamente hablando, derogar o abrogar los preceptos constitucionales que las contienen. Interpretando literal y gramaticalmente el artículo 1Q constitucional, llegaremos a la conclusión de que este precepto de la Ley Fundamental únicamente autoriza la restricción y la suspensión de las garantías individuales, mas no su derogación o abrogación. Por ende, de conformidad con dicha interpretación, este acto no está permitido por la' Constitución a ninguna autoridad estatal. Sin embargo, se presenta una objeción a la anterior conclusión: la derogación o la abrogación de una garantía individual presupone necesariamente una reforma al precepto constitucional respectivo que la consigna. Ahora bien, de conformidad con el artículo 135 constitucional, el Congreso de la Unión y las legislaturas de los Estados, están capacitados para adicionar o reformar la Constitución. ¿Pueden dichas autoridades legislativas suprimir una garantía individual en ejercicio de la facultad reformativa de la Ley Fundamental con que ésta las inviste? En otras palabras, ¿los mencionados órganos legislatívos federales o locales - a los cuales suele denominarse, de acuerdo con algunos tratadistas, "Poder Constituyente Permanente" sólo para el efecto de distinguirlos de! Poder Legislativo Ordinario en sus respectivas funciones-- pueden ad libitum, sin ninguna restricción, alterar totalmente la Constitución, cambiando los principios jurídicos Y sociales que la inspiraron y que la informan, sustituyendo, verbigracia, un régimen federativo por un centralista o uno republicano por un monárquico o eliminando el sistema de garantías individuales? De acuerdo con la interpretación gramatical que suele sustentarse respecto del artículo 135 constitucional (127 de la Constitución de 57), se desprende que, teniendo e! Congreso de la Unión y las legislaturas de los Estados la facultad de "reformar" la Constitución sin restricción o salvedad alguna, es lógico que pueden modificarla totalmente, desde el momento en que una reforma, en el sentido amplio de la palabra, implica toda alteración.

GARANTÍAS DE IGUALDAD

263

Sin embargo, nosotros no estamos <le acuerdo con esta interpretación meramente gramatical de los términos relativos del precepto constitucional aludido, en primer lugar, porque la interpretaci6n de tal índole es la menos id6nea de las interpretaciones y, en segundo, porque las conclusiones a que nos conduce están desmentidas por diversas consideraciones, tanto de naturaleza constitucional como doctrinal. En efecto, el concepto de "reforma" implica necesariamente una modificaci6n parcial, puesto que si fuere total, se trataría de una sustitución o transformación. Una reforma es algo accesorio o anexo a lo principal, que es precisamente su objeto; por consiguiente, cuando se elimina lo principal, la reforma no tiene raz6n de ser. Por tanto, la facultad reformativa que el artículo 135 confiere al Congreso de la Unión y a las legislaturas de los Estados sólo equivale a una alteración parcial de la Constituci6n, por las razones ya dichas. Una reforma implica la adici6n, la disminución O la modificación parcial de un todo, pero nunca su eliminaci6n integral, porque entonces ya no sería reforma, ya que ésta altera, pero no extingue. Por otra parte, el único soberano, el único capaz de alterar o modificar la forma de gobierno o la posici6n general que adopta el Estado frente al individuo (que serían los casos de alteraciones totales), es el pueblo como lo dispone el artículo 39 constitucional en su norma respectiva, que textualmente dice: "El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de modificar o alterar la forma dc su gobierno." Interpretando los artículos 39 y 135 constitucionales en la relación lógica que entre ambos existe, resulta que el segundo de ellos no se refiere a ninguna facultad de alterar el régimen gubernativo que el pueblo ha elegido como depositario real del poder soberano, posibilidad que concede el primero a la naci6n, por lo que debemos coneluir que las atribuciones de modificar y reformar la Constitución con que están investidos el Congreso de la Uni6n y las legislaturas de los Estados, en manera alguna involucran la de sustituir los principios políticos que informan a dicho ordenamiento, los cuales en su conjunto integran la forma de gobierno, o sea, la representativa, democrática y federal (art. 40). Además, siendo propia de la soberania popular la facultad de alterar el régimen de gobierno, y teniendo aquél1a por característica la inalienabilidad, tal como lo declara el artículo 39 constitucional, es l6gico y evidente que el pueblo no pudo haberse despojado o desposeído de el1a para eonfcrirla al Congreso de la Uni6n y a las legislaturas de los Estados, órganos que sólo son titulares del ejercicio del poder soberano, limitado por la propia Constitución y por la legislación ordinaria en general.'''
184 El actual articulo 135 constitucional corresponde al articulo 127 de la Constitución de 57. El proyecto respectivo, en su artículo 125, establecía un verdadero referindum popular, operante en las elecciones de diputados, para ratificar O desautorizar las reformas o adiciones constitucionales. Dicho artículo 125 disponía lo siguiente: "La presente Oonstitución puede ser adicionada o reformada. Mas para que las adiciones o reformas lleguen a ser parte de la Constitución, se requiere: que un congreso por el voto nominal de dos terceras

264

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Doctrinalmente, casi todos los autores están contestes en la idea de que las atribuciones que la Ley Fundamental imputa a los poderes legislativos federal y locales, en el sentido de llevar a cabo reformas y adiciones a la Constitución, de ninguna manera equivalen a la posibilidad jurídica de alterar a ésta sustancialmente en sus principios esenciales y caracterlsticos, y menos aún abrogarla, pues siendo aquéllos entidades autoritarias engendradas por ella, es ilógico y absurdo que la destruyan sin destruirse ellos mismos. Asi, Recaséns Siches,"" refiriéndose a la cuestión que ocupa nuestra atención, sostiene que "el caso de reforma constitucional está limitado por barreras infranqueables. La reforma, para que merezca la calificación de tal y no caiga bajo el concepto de otra alteración totalmente distinta, no puede llegar a cambiar la esencia de la Constituci6n, no puede comprender la modificación del supremo poder del Estado; esto es, por ejemplo, no puede transformar un régimen democrático en un régimen autocrático, ni viceversa; tal alteración no puede ser contenido de una reforma, sino que requiere un acto primario del Poder Constituyente, uno, indiviso e ilimitado. Esto es, así, sencillamente por la siguiente consideración, harto clara y fundamental. El órgano o poder autorizado para reformar la Constitución, es tal, porque recibe su competencia de la Constitución: de ella, por consiguiente, podrá modificar todo aquello que no se refiere esencialmente a la titularidad del supremo poder (que es la soberanía, agregamos nosotros), pero de ninguna manera este punto, pues en el momento en que tal hiciese, negaria la fuente de su propia existencia y competencia, y lo que resultase representarla la fundación originaria de un nuevo sistema jurídico, sin conexión ni apoyo en el anterior, aunque se produjese pacífica e incruentamente". Por su parte, Le6n Duguit UG afirma que sobre la potestad reformadora y legislativa de los poderes públicos, existen ciertas ideas, principios y tradipartes de sus miembros presentes acuerde qué artículos deben reformarse; que este acuerdo se publique en los peri6dicos de toda la República tres meses antes de la elección del con'greso inmediato j que los electores al verificarla, manifiesten si están conformes en que se haga la reforma, en cuyo caso lo harán constar en los respectivos poderes de los diputados; que el nuevo congreso formule las reformas, y éstas se someterán al voto del pueblo en la elección inmediata. Si la mayoría absoluta de los electores votare en favor de las reformas, el Ejecutivo las sancionará como parte de la Constitución." Este precepto fue acaloradamente discutido en el seno del Constituyente de 1856-57. Sus principales impugnadores, Zarco, Moreno y Prieto, sostuvieron que la apelación al pueblo para que aprobase o des-aprobase las reformas o adiciones a la Constitución, desnaturalizaba el sistema representativo ya adoptado. "Dar al cuerpo electoral funciones legislativas, decía Zarco, es nulificar al Congreso y llevar a la agitación y la discordia a todo el país", afirmando, por su parte, don Guillermo Prieto, que "Consultar el voto de los electores ofrece gravísimos Inconvenientes". Fue el famoso "Fidel quien sugirió que en el proceso de reformas y adiciones constitucionales tuviesen intervención las legislaturas de los Estados, idea que fue acogida por la Comisión, la que present6 un nuevo proyecto concebido en los mismos términos que el artículo definitivo de la Constitución de 57, precepto que fue aprobado por 67 votos contra 14-." (Sobre la problemática que plantean las anteriores cuestiones, consúltese nuestra obra Der-echo Ilonstitucional Mexicano, capitulo cuarto.) 185 Filosoffa det Derecho, pág. 159. l.86 Manuel de Droit Constitutionnel, pág. 282.

CARANTfAS DE IGUALDAD

265

ciones jurídicas y sociales que no pueden ser vulneradas por las autoridades. Se expresa así dicho autor: "Dondequiera que haya un legislador, incluso en los países que no practican el sistema de constituciones rígidas, estará siempre limitado por un poder supremo al suyo. En la propia Inglaterra, donde la omnipotencia del Parlamento está considerada como un principio esencial, hay ciertas reglas superiores que la conciencia misma del pueblo inglés se resiste a dejar violar por el Parlamento." Más claramente resuelve el problema que nos hemos planteado, el tratadista alemán Carl Schmitt 187 aseverando: "que la Constituci6n puede ser transformada, no quiere decir que las decisiones políticas fundamentales que integran la sustancia misma de la Constituci6n puedan ser suprimidas y sustituidas por otras cualesquiera mediante el Parlamento (en nuestro Derecho por el Congreso de la Uni6n y las legislaturas de los Estados). Los límites de la facultad de reformar la Constituci6n resultan del bien entendido concepto de reforma constitucional. Una facultad de "reformar la Constituci6n", atribuida por una norma legal-constitucional, significa que una o varias regulaciones legal-constitucionales pueden ser sustituidas por otras regulaciones legal-constitucionales; pero sólo bajo el supuesto de que queden garantizadas la identidad y la continuidad de la Constituci6n, considerada como un todo. La facultad de reformar la Constituci6n contiene, pues, tan sólo la facultad de practicar, en las prescripciones legal-constitucionales, reformas, adiciones, refundiciones, supresiones, etc.; pero manteniendo la Constituci6n, no la facultad de dar una nueva Constituci6n, ni tampoco la de reformar, ensanchar o sustituir por otro el fundamento propio de esta competencia de revisi6n constitucional" . En síntesis, implicando la abolición de las garantlas individuales una trans[ormacián radical del sistema jurldico estatal, puesto que se erigirla el Estado en totalitario en el sentido actual del vocablo, el Congreso de la Uni6n y las legislaturas de los Estados no tienen facultad para suprimirlas; pueden, sí, modificarlas o restringirlas pero siempre conservando su finalidad tutelar esencial. Se presenta el problema de si los gobernados, sujetos activos de las garantías individuales, pueden renunciar en su propio y exclusivo perjuicio los derechos públicos subjetivos que aquéllas les confieren. Ahora bien, siendo la Constitución el ordenamiento supremo de eminente Derecho Público y estando las garantías individuales que contiene en una situaci6n de orden público, esto es, con prevalencia inviolable, la voluntad de los particulares, por un lado, y la del Estado como sujeto de Derecho Internacional PÚblico, por otro, deben acatar sus imperativos. De esta guisa, ni los particulares entre sí, bajo la sanción de nulidad absoluta, pueden concertar pactos en que renuncien en su exclusivo perjuicio a los derechos subjetivos públicos que erna1Jl1

'feorla de la Constituci6n, págs. 30 y 120.

266

lAS

cARANT1As

INDIVIDUALES

nan de las garantías individuales, ni el Estado mexicano está capacitado para celebrar tratados ni convenios internacionales en los que se alteren dichas garantías. Así, la segunda parte del artículo 15 constitucional establece que "no se autoriza la celebración de convenios o de tratados en virtud de los que se alteren las garantías y derechos establecidos por esta Constitución para el hombre y el ciudadano", disposición que viene a ser el complemento de la contenida en el artículo 10 de la Ley Fundamental.re' El artículo primero de la Constitución vigente y el correlativo de la Constitución de 57 varían sustancialmente, no s610 en cuanto a su redacción, sino también por lo que toca a su sentido mismo. Al tratar la cuestión relativa al origen formal de las garantías individuales, por lo que toca a su consagración por el orden constitucional, estudiamos la diferente posición que adopta el Estado en relación con ellas; por tanto, en obvio de repeticiones, reiteramos las consideraciones que al respecto formulamos en aquella oportunidad en el capítulo segundo de este trabajo.
b) Párrafo 2'

Por otra parte, mediante adición publicada el 14 de agosto de 2001 se agregó al artículo 10 constitucional un segundo párrafo con el texto del artículo 2 de la Ley Fundamental que establece: "Está prohibida la esclavitud en los Estados Unidos Mexicanos. Los esclavos del extranjero que entren al territorio nacional, alcanzarán, por este solo hecho, su libertad y la protección de las leyes." La esclavitud es, en términos generales, una situación en la que un individuo ejerce sobre otro un poder de hecho ilimitado, en virtud del cual este último se supedita incondicionalmente al primero. El esclavo, de esta guisa, no tiene ningún derecho frente al amo; éste tiene sobre él una potestad omnímoda, cuyo ejercicio está exento de condiciones, a tal grado que, como sucedía en el régimen romano, el servus era conceptuado como una cosa u objeto del derecho y no como una persona o sujeto del mismo. ¿Cuál es el derecho subjetivo público que se deriva de esta garantía específica de igualdad y, por correlación, cuál es la obligación estatal y autoritaria respectiva? Tal derecho estriba en exigir del Estado y de sus autoridades una estimación, un trato parejo para todos los hombres como tales; para el individuo singular consistirá, por ende, en reclamar tal exigencia del Estado y de sus autoridades, en una situación equivalente a la que guardan sus semejantes, independientemente de cualquier género de condición accidental.
188 La prohibición constitucional a la que aludimos fue propuesta como adición al proyecto del artículo 15 de la Constitución de 57 (igual al de nuestra Ley Suprema vigente), por don Francisco Zarco, arguyendo que "tratados que se celebran con precipitación, y se discuten de la misma suerte, suelen producir graves alteraciones en los derechos civiles y políticos de los ciuda-

danos de un país; por eso eminentes autores de derecho internacional recomiendan a los negociadores, que se abstengan de aceptar estipulaciones que modifiquen las leyes de la nación que representan. Las grandes potencias tienden generalmente a influir en los negocios de los paises débiles; las alianzas. los protectorados y las intervenciones, producen estos resultados. En virtud de un tratado pueden. pues. perderse ciertos derechos políticos, o perderse otras libertades. como la de comercio, la de tránsito. etc.''.

GARANTfAS DE IGUALDAD

267

Esta garantía específica de igualdad, que impone al Estado y a sus autoridades la obligación negativa de no reputar a nadie como esclavo, sino como persona jurídica, o sea, como sujeto capaz y susceptible de adquirir derechos y contraer obligaciones, se extiende a todo hombre que habita el territorio nacional, abstracción hecha de su estado jurídico o fáctico particular. Congruente con esta prescripción, el propio artículo 2 constitucional dispone que todo hombre que haya sido esclavo en el extranjero, por el mero hecho de entrar al territorio nacional, alcanza su libertad y la protección de las leyes. Sobre este particular, se presenta una cuestión que no deja de tener importancia: ¿Para la adquisición de la libertad y protección legal, el sujeto que haya sido esclavo en el extranjero debe entrar legalmente al país, de conformidad con la legislación migratoria y con la autorización de las autoridades de la Secretaría de Gobernación, o bien, es suficiente que penetre al territorio nacional sin reunir tales requisitos? Estimamos que el término "entre" empleado en el artículo. 2 constitucional está utilizado en un sentido real. Por ende, no hay necesidad de que el extranjero regularice su estancia en el país, de acuerdo con la Ley General de Población, para que sea titular de la garantía individual que consagra el mencionado precepto constitucional, toda vez que esta última hipótesis se refiere más bien a la residencia o estancia dentro de nuestro suelo y no al hecho de entrar o penetrar en él, que es la condición que establece la Constitución para que un extranjero adquiera su libertad y goce de la protección de las leyes de México. Antecedentes hist6ricos de la esclaoitud. En los pueblos primitivos la esclavitud era un fenómeno normal en su vida social y generalmente obedecía a motivos de carácter bélico por virtud de los cuales los vencedores sometían a los vencidos a su poder omnímodo, empleándolos en su servicio personal. Sin embargo, no falta quien afirme, como Spencer, que la esclavitud era rara en los pueblos cazadores, es decir, en los que se procuraban el sustento mediante la caza, pues habiendo sido dichos pueblos generalmente nómadas, su actividad principal se desarrollaba indistintamente en diversos sitios o parajes en los que, merced a una labor estrictamente personal, obtenían los elementos indispensables para la satisfacción de sus necesidades primarias, habiendo sido inútiles los esclavos, máxime si se consideraba la facilidad de su evasión por el recorrido constante que se tenía que realizar a través de grandes extensiones territoriales. No sucedía lo mismo con los pueblos sedentarios que, por lo común, ya se dedicaban a la agricultura y a industrias incipientes, y en los que, atendiendo a la permanencia en determinados lugares, se facilitaba el trabajo personal que se encomendaba a los esclavos. Igualmente, en los pueblos orientales, como la India y la China, así corno en los del Medio Oriente, Egipto, Caldea y Babilonia, la esclavitud era una institución hondamente arraigada en la vida social, y que además de reconocer como causas, motivos bélicos, obedecía a concepciones de tipo religioso. Así, verbigracia, se ha afirmado que en la India la esclavitud surgió por el destino divino que se deparó a determinada clase social, que era la de los sudra, compuesta por individuos que se decía habían emanado de los pies de un gigante primitivo llamado Purusha, según aparece en el himno XIX del libro X del Rig-veda, el cual fue posteriormente reiterado por el C6digo de Manú, en

268

lA')

GARAN-rtAS INDIVIDUALES

donde se encuentra la división de la sociedad hindú en cuatro castas, siendo una de ellas la de los sudras o servidores, cuya obligación consistía en servir a las demás. Entre los pueblos he/mas también descubrimos la esclavitud, regulada por diferentes libros sagrados, tales como el Levítico, el Génesis, el Exodo y el Deuteronomio, estableciéndose distintas modalidades a la situación del esclavo, la cual no era tan ardua como en otros regímenes sociales primitivos y, además, asumía un carácter temporal, pues el individuo no podía permanecer en estado de esclavitud por más de seis años, obligándose el amo, al libertar al esclavo, a suministrarle algunos medios de sustento mientras consolidara su estado de liberto. Tampoco era desconocida la esclavitud en las diferentes ciudades griegas, habiendo sido la causa general, que determinó dicho estado, la propia guerra, que con frecuencia tenía por objeto obtener esclavos (dmóos), En casi todas las polis, la sociedad estaba dividida en diversas clases, y así, en,Esparta, era la de los ilotas a la que se conceptuaba reducida a la esclavitud. Esta llegó a ser una importante materia de regulación por el derecho positivo. lo mismo que en Romo, y cuyo estudio en realidad corresponde a la disciplina jurídica civil. 188 bis Con el advenimiento del cristianismo se suavizó bastante la condición del esclavo, y aunque la esclavitud no fue desgraciadamente abolida, merced a sus enseñanzas, los postulados del Divino Maestro destruyeron la base de desigualdad sobre la cual descansaba, al afirmar que todos los hombres estaban colocados en la misma situación por la sola circunstancia de ser hijos de Dios. Sin embargo, como a la esclavitud se la consideraba en la Edad Media como una institución temporal y regulada en los diferentes pueblos por diversos ordenamientos positivos, el cristianismo, y en general la Iglesia, se contrajeron a predicar un tratamiento generoso y humanitario en favor del esclavo, cuya condición, sin embargo, no fue totalmente repudiada. No fue sino ya muy entrada la Edad Moderna cuando en los diferentes pueblos de Europa comenzó a observarse una tendencia abolicionista de la esclavitud, subsistiendo, no obstante el inhumano y oprobioso comercio de negros, quienes eran vendidos en los mercados públicos como si fueran viles mercandas, desconociéndoles su condición de hombres. Inglaterra y Francia fueron los países que a fines del siglo XVIlI y a principios del XIX descollaron en ese tráfico execrable, que fue severamente condenado por la Iglesia Católica, la cual, a través de León XIII y en la Encíclica In Plurimis, declaró que la trata de negros contravenía de manera ostensible las leyes divinas y humanas. En México, como ya lo hemos hecho notar, en los pueblos precortesianos, divididos en clases sociales, exisrfa también la condición de esclavo, aunque no con los caracteres tan inhumanos con que se presentaba en Roma y en otros países de la antigüedad. Durante la época colonial subsistió la esclavi188 bis En el pensamiento antiguo destacan las ideas de Séneca quien se mostró adversario de la esclavitud, proclamando una especie de igualdad entre todos los hombres, en la que nadie es amo ni siervo. (El Pensamiento Antiguo de Rodolfo Mondolfo, Tomo 11. pág. 191.

GARANTÍAS DE IGUAWAD

269

tud, de la cual estaban en casos generales expresamente excluidos los indios, a quienes no sólo no se consideraba por el derecho neo-español como materia de propiedad, sino como objeto de cristianización, tal como lo dispuso en su testamento la reina Isabel la Católica. Además, durante la Colonia, diversas disposiciones reales pretendieron suavizar el tráfico de esclavos negros o, al menos, impedir su abuso, al determinarse que éstos no deberían introducirse a las Indias sin licencia del rey, de la justicia y oficiales reales. (Leyes de 21 de junio de 1595 y 17 de marzo de 1557, dadas por Felipe II, y que aparecen compiladas en el título XVIII del libro VIII de la Recopilación de Leyes de Indias.)
En cuanto a los indios, la tendencia que generalmente inspiró a la legislación neoespafiola, integrada por ordenanzas, cédulas reales y pragmáticas, se enfocó, según hemos dicho, hacia la exclusión de nuestros aborígenes de la esclavitud, sin que, desafortunadamente, este infame e infamante estado haya sido abolido absolutamente. Sobre este tópico es pertinente reproducir las palabras del doctor Silvio Zauala, quien afirma: "La segunda Audiencia de México, nombrada en el afio de 1530, trajo. entre otras instrucciones y cédulas reales, una que prohibía la esclavitud de los indios. Estaba fechada en Madrid, el día dos de agosto de aquel afio; en su parte cxposiuva, el emperador don Carlos y su madre doña Juana decían que, desde el principio del descubrimiento de las islas y tierra firme del mar Océano hasta entonces, se permitió, si algunos de los indios no querían admitir la predicación de la fe católica y resistían con mano armada a los predicadores de ella, que se les hiciese guerra y los presos fuesen esclavos de los españoles que los prendiesen. 'También se había dado licencia a los cristianos españoles para que pudiesen rescatar y haber, de poder de los indios, los esclavos que éstos tenían, así tomados en las guerras que entre si libraban, como hechos de acuerdo con sus leyes y costumbres. "La codicia desenfrenada de los conquistadores y otras personas que procuraron hacer guerra y cautivar a los indios, aunque estuviesen en paz, había causado gran daño a la población de las Indias y a los naturales. que no hacian cosa alguna por donde mereciesen ser esclavos ni perder la libertad que de derecho natural tenían. "visto en el Consejo de las Indias y consultado con el Emperador, fue acordado para el remedio que, en adelante, hasta tanto que expresamente no se revocara o suspendiera lo contenido en esta carta real, ninguna persona en tiempo de guerra, aunque justa y mandada hacer por la corona, fuese osada de cautivar a los indios ni tenerlos por esclavos. Quedaban revocadas las licencias dadas anteriormente para prender o cautivar indios. "En cuanto al rescate de los esclavos que los indios tenían por tales, se prohibía igualmente hacerlo en adelante... "Esta cédula hería gravemente los intereses de los espafioles radicados en las Indias, y los cabildos y vecinos de Nueva España elevaron quejas clamorosas al Empera-

dor...
"La legislación de Indias era de naturaleza casuística, y así como los razonamientos de los esclavistas impresionaron al rey y a su consejo cuando se expidió la cédula de 1530, los argumentos presentados por los partidarios de la esclavitud dieron por fruto que en Toledo, el 20 de febrero de 1534, CarlosV derogara la prohibición anterior y autorizara de nuevo el cautiverio en guerra justa y el rescate de los indios esclavos, bajo ciertas reglas ... "Habiendo considerado el Consejo de Indias una y otras razones, se resolvió y decretó que en las guerras justas, hechas por mandato real o de las personas que tuvieron poder para ello, los indios que se prendieran podían ser esclavos y contratarse

270

LAS GARANTÍAS INDMDUALES

como habidos en buena guerra, pero no habían de ser sacados a vender fuera de las Indias. Las mujeres y los niños menores de 14 años no serian cautivados; servirían como naborias en las casas y otras labores, como personas libres, recibiendo mantenimiento y otras cosas necesarias. "En lo tocante a los indios de rescate, se vería en los pueblos la matricula; serían herrados los que resultaran legalmente esclavos, y se podrían rescatar y contratar, en algunos casos aun sacándolos con destino a las islas y otras partes del continentc.T"

Por otra parte, en las postrimerías de la dominación española en México, las cédulas de 14 de abril de 1779 y de 25 de marzo de 180 I declararon libre a todo individuo que entrase a España y sus dominios con el objeto de recobrar su libertad. Es importante subrayar, además, como documentos abolicionistas de la esclavitud, la proclama de don Miguel Hidalgo y Costilla de 6 de diciembre de 1810; los "Elementos Constitucionales de don Ignacio López de Rayón de 1811" (art, 24); la Constitución española de 1812 que consideraba como españoles a "todos los hombres libres nacidos y avecindados en los dominios de las Españas, y los hijos de éstos" (art. 5); los "Sentímientos de la Nación" de don José María Morelos de 14 de septiembre de 1813 (art, 15); la Constitución de Aparzíngán, que reputó como "ciudadanos de América" a todos los nacidos en ella (art, 13); el Plan de Iguala de 24 de febrero de 1821, que declaró que todos los habitantes de la Nueva España, sin distinción alguna de los europeos, de africanos ni de indios, eran ciudadanos de la monarquía mexicana, con opción a todo 'empleo, según su mérito y virtudes; el "Reglamento Provisional Político del Imperio Mexicano" de lO de enero de 1822, que consideró como mexicanos "a todos los habitantes del imperio" sin distinción de origen (art. 7); el Decreto Congresional de 13 de julio de 1824, que abolió para siempre la esclavitud en México, prohibiendo el tráfico de esclavos y declarando que los individuos que en el extranjero hubiesen tenido esta condición, deberían quedar libres "con sólo el hecho de pisar territorio mexicano"; los tratados entre México e Inglaterra de 16 de diciembre de 1826, que sancionaron lo mismo; la ley de 15 de septiembre de 1829, expedida por don Vicente Guerrero, que, además de suprimir la esclavitud, reiterando así los documentos anteriores, puso a cargo del erario la indemnización a favor de los muy pocos propietarios de esclavos que existían; la ley de 5 de abril de 1837 que reafirmó la abolición de la esclavitud decretada en los ordenamientos que la precedieron; las Bases Orgánicas de 1843, que en su artículo 9 establecieron que ninguno es esclavo en territorio de la nación y que el que se introduzca quedará en clase de libre y bajo la protección de las leyes; el Estatuto Orgánico Provisional de 15 de mayo de 1856 expedido por don Ignacio Comonfort, que enfatizó que: "En ningún punto de la República Mexicana se podrá establecer la esclavitud" y que "los esclavos de otros países quedan en libertad por el hecho de pisar territorio de la nación". La Constitución Federal de 1857, en su artículo 2, dispuso que "en la República todos nacen libres. Los esclavos que pisen el territorio nacional
189 Irb1l.1'io di Vasco tU Quiwga. Págs. 11-15. Obra citada por Rubén Landa en su libro intitulado Vasco de Quiroga. Págs. 60 y 61. Edición 1965.

GARANTlAs DE IGUALDAD

271

recobran. por ese solo hecho. su libertad. y tienen derecho a la protección de las leyes". Este precepto difiere ligeramente en su redacción del artículo 2 de nuestra Ley Fundamental vigente. mismo que. en sustitución del verbo "pisar". emplea el de "entrar" que nos parece más acertado. pues tiene una acepción más amplia y apropiada. comprendiendo el caso de penetración al mar territorial que forma parte del territorio nacional en su implicación jurídica. De la simple referencia a los documentos jurídico-políticos que suprimieron en México la inhumana condición de esclavo. se advierte la invariable y constante tendencia a establecer la garantía de igualdad de que tratamos. Esta circunstancia coloca a nuestro país en una situación histórica de supe· rioridad frente a los Estados Unidos de América. en que sólo hasta el año de 1865. y a través de la enmienda XIII que se introdujo a su Constitución. se abolió la esclavitud. como consecuencia de la despiadada guerra civil de secesión entre los Estados del norte y los sureños. que pugnaban por mantener tan infame condición.!89 bis Debemos reconocer. además. que dicha superioridad no únicamente corresponde a México. sino a los países latinoarnericanos. los que coetáneamente a nuestro país. declararon en sus documentos públicos respectivos la supresión de la esclavitud. en la época en que naciones europeas. como Francia e Inglaterra principalmente. se dedicaban al ignominioso tráfico de esclavos. Cabe concluir. por ende. que el segundo párrafo del artículo 1 constitucional es trasunto de la tendencia humanista que siempre ha caracterizado al constitucionalismo mexicano frente al infame tráfico de negros que varios países. durante el siglo pasado. auspiciaban o toleraban. haciendo subsistir la esc1avitud.

IR9his Al comentar la situación del esclavo en diversos Estados integrantes de la Unión Norteamericana antes de que se introdujese la citada enmienda XIII, el distinguido tratadista francés, Eduardo lhoulayt, afirmaba: "Al mismo tiempo que tratan al esclavo como un bruto, no pueden olvidar que tiene un alma que podría aspirar a la libertad; así es que no se limitan a castigar al negro. sino que todas ellas tienden a anonadar su inteligencia, haciendo de él un animal tlmido y obediente. "Si se encontraba un esclavo fuera de la colonia sin un permiso de su dueño, podía arrestársele y castigársele en el acto, y si se resistía era permitido matarle. La razón de este rigor es clara; el negro prófugo era un enemigo Común. "Al recibirse una queja contra un esclavo, desde el hurto más insignificante hasta el asesinato, todo juez de paz debla arrestar al acusado y llevarlo ante un jurado, compuesto de algunos propietarios de la vecindad. La ley ponía la vida del esclavo en manos de sus enemigos naturales, y bastaba la simple mayoría para aplicar la pena de muerte. Todo castigo menor quedaba a arbitrio del jurado, el cual debla fijar la forma y la duración. En caso de muerte el mismo tribunal debía señalar la clase de suplicio y podía proceder a la ejecución, con tal que se indemnizase al propietario a expensas del público. 'Tal es el procedimiento sumario que aún hoy pone al esclavo en manos de sus verdugos. De esta manera estos republicanos tan celosos de su libertad y tan envanecidos con su jurado protegen la vida de un hombre y de un cristiano culpable tan sólo del color de su piel. "Después de haber castigado el motín, era necesario prevenir el más extraño de los crtmenes, la fuga, es decir, el robo que el esclavo hacia de su propia persona, recobrando la libertad que Dios le había dado. La muerte para el esclavo que intentaba abandonar la provincia, y la misma pena para el cómplice que le ayudaba en su fuga.

272

LAS GARANTÍAS INDMDUALES

Las prohibiciones que e! precepto citado involucra deben conservarse como principios que expresan dicha tradición a pesar de que en la actualidad hayan dejado de ser operantes, pues hoy en día en ningún país de! mundo existe la situación de esclavo. Sin embargo, aunque ya no exista la esclavitud ni haya esclavos en e! sentido ortodoxo del concepto y de la palabra, e! hombre desafortunadamente se encuentra muchas veces en verdaderos estados de servidumbre de carácter económico o político. Por consiguiente, estimamos que para actualizar dicho artículo segundo constitucional, se deben agregar dos párrafos a su texto vigente al través de los cuales se declarara que en México no deberá existir la mencionada servidumbre. Tales párrafos podrían estar concebidos en los siguientes términos:
En la República Mexicana tampoco habrá servidumbre econ6mica ni polftica. 'Todo hombre tendrá derecho a la protección de las leyes en materia de trabajo en los términos que éstas dispongan y todo ciudadano mexicano podrá ejercitar libremente sus derechos políticos y cumplir las obligaciones correlativas para con el Estado que establecen esta Constitución y las leyes que de ella emanen.
c)

Párrafo Tercero

También el 14 de agosto de 2001 se publicó una adición al artículo l° constitucional que dispone: "Q;u1ÚL prohibida toda diJcriminación motioada por
'Todo esclavo que desaparecía durante veinte días por la primera vez, era pública y severamente azotado. Si el dueño no aplicaba el castigo. cualquier juez de paz podía hacerlo a costa de aquél. "En caso de reincidencia, el fugitivo era marcado en el carrillo derecho con una R, pudiendo todo juez de paz ordenar la marca. De lo contrario, el dueño incurría en una multa de diez libras esterlinas. En la tercera ofensa, el esclavo perdía una oreja, y la cuarta era castrado. Todo señor que dejaba pasar más de veinte días sin aplicar estos crueles castigos, perdía la propiedad del esclavo, que correspondía a cualquiera que lo denunciase dentro de seis meses. "Al simple aviso de la presencia de un negro cimarrón, todo oficial de la fuerza pública debía en el acto perseguirlo, presentándolo vivo o muerto mediante una recompensa de dos a cuatro libras. El que era herido en una de estas expediciones. recibía una indemnización pública; de suerte que se consideraba al fugitivo como una bestia salvaje de que era preciso librar a la comunidad. "Aún cuando no se temiese la resistencia o la fuga, la ley tomaba sus precauciones contra todo lo que pudiera despertar en el corazón de estos desgraciados, sentimientos de humanidad. La Ley de la Carolina. más cruel que la ley romana, prohibía al esclavo el peculio. No le era permitido sembrar para él: trigo. ni arroz, ni poseer animales domésticos. Más severa todavía .una acta de 1740, declaraba que los esclavos y sus descendientes permanecieran perpetuamente en servidumbre. No sólo se quitaba toda esperanza al negro, sino que se privaba al señor del derecho de manumitir aún a los hijos que hubiera tenido de alguna esclava. Esta disposición fue admitida más tarde por una ley de Georgia. Hoy para manumitir se necesita autorización pública. Ahora, como según la ley, la nacencia de este rebaño humano pertenecía al propietario de la madre, se llegaba gradualmente a este resultado por la unión de blancos y de las mulatas: que había esclavos, cuya sangre era tan pura como la de sus mismos señores. IQué espectáculo más triste que la venta pública de mujeres tan blancas como las criollas y esclavas; sin embargo. en un país cristiano y civilizado!" (Historia tU los Estados Unidos. Tomo L Págs. 247 y 248. Traducción de don Manuel Dublán, 1870.)

GARA:\'TÍAS DE IGUALDAD

273

origen étnico o nacional, el género, la edad, las capacidades diferentes, 189 e la condici6n social, las condiciones de salud, la religi6n, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas". Esta adición C01TObora pormenorizadamente las garantías de igualdad cuyo concepto hemos definido con antelación.ls9 d
B. Artículo 2 constitucional

Este precepto, por virtud de la reforma publicada el 14 de agosto de 2001, ya no se refiere a la prohibición de la esclavitud sino a los pueblos indígenas, cuya normatividad es prolija y abarca varios aspectos de su vida, cultura, costumbres, lengua y otras modalidades. En el Apéndice VII de esta obra reproducimos tal normatividad. Su evaluación requiere profundos estudios sobre diferentes materias concernientes a los citados pueblos. Tales estudios rebasarían el contenido de la presente obra. debiéndose realizar en una monografía especializada. C. Artículo 4 constitucional Tradicionalmente, desde que se expidió la Constitución Federal de 1917, este precepto había consagrado la libertad de trabajo y conforme a este contenido lo analizamos en ediciones anteriores de la presente obra. Por Decreto Congresional de 27 de diciembre de 1974, publicado en el Diario Oficial de la Federación correspondiente al día 31 del mismo mes y año, el artículo 4 constitucional dejó de referirse a dicha libertad para instituir la "igualdad jurídica entre el hombre y la mujer", habiéndose desplazado las normas relativas a la citada libertad, al artículo 5 de nuestra Ley Fundamental, que examinaremos posteriormente.
El artículo 4 de la Constitución, según quedó concebido por el mencionado decreto, establece lo siguiente: "El varón y la mujer son iguales ante la ley. Ésta protegerá la organización y el desarrollo de la familia."

"Toda persona tiene derecho" decidir de manera libre. responsable e informada sobre el nlÍmero y el espaciamiento de sus hijos."

De Tet
n Int a ::¡K,,::I¡¡lll¡¡¡¡:,"I.'",' R).. e _~ eh <lpa':l e.s
IR9d La discriminación está tipificada como delito en el artículo 206 del Código Penal del Distrito Federal cuyo texto es el siguiente: "Se impondrán de uno a tres años de prisión y de cincuenta a doscientos días multa al que. por razón de edad. sexo, embarazo, estado civil. raza. procedencia étnica, idioma, religión, ideología, orientación sexual, color de piel, nacionalidad, origen o posición social. trabajo o salud: I. Provoque o incite alodio o a la violencia; 11. Veje o excluya a alguna persona o gmpo de personas; o IIl. Nigue o restrinja derechos laborales. Al servidor público que niegue o retarde a una pesona un trámite. servicio o prestación al que tenga derecho, se le aumentará en una mitad la pena prevista en primer párrafo del presente artículo. y además se le impondrá destitución e inhabilitación para el desempeño de cualquier cargo, empleo o comisión públicos, por el mismo lapso de la privación

de la libertad impuesta. Este delito se perseguirá por querella.

274

lAS GARANlÍAS INDIVIDUALES

La disposición constitucional transcrita es justificadamente criticable por diferentes razones que vamos a exponer a continuación: a) La igualdad jurídica entre el hombre y la mujer ha existido en México desde hace varios lustros, por lo que su proclamación en la Ley Fundamental de la República resultó innecesaria. En efecto, desde el -punto de vista civil. político, administrativo y cultural, la mujer ha tenido los mismos derechos y obligaciones que el varón, bastando la simple lectura de diferentes ordenamientos concernientes a dichas materias para corroborar este aserto. En lo que concierne a la materia laboral y penal, la legislación respectiva ha sido protectora de la situación de la mujer en su carácter de trabajadora y de víctima de los delitos llamados sexuales, tales como el estupro, la violación y el rapto. Esa protección jurídica se ha implantado tomando en cuenta las diferencias naturales de carácter sico-somático entre el varón y la mujer y las cuales jamás deben ser desatendidas por el orden jurídico, que, por otra parte, nunca puede variarlas ni eliminarlas.
Así, verbigracia. las condiciones físicas de la mujer como trabajadora que desempeña principalmente labores materiales, no le permiten la realización de tareas en las que se requiere la fuerza y la destreza varoniles y una determinada capacidad de resistencia para desplegarlas. Además, la mujer, durante cierto periodo del embarazo, debe ser relevada del trabajo que desempeñe, mientras no se verifique el alumbramiento, relevación que también opera durante algún lapso prudente posterior a este fenómeno natural. Por ello, tanto el artículo 123 constitucional como la Ley Federal del Trabajo, consignan las garantías adecuadas para la protección femenina en las situaciones anteriormente apuntadas. De acatarse absolutamente la decantada "igualdad jurídica" entre el hombre y la mujer, lógicamente se tendría que desembocar en cualquiera de estos dos extremos absurdos: o se protege al varón en los mismos casos señalados, lo que sería francamente inconcebible y descabellado, o se dejaría a la mujer sin la referida protección, lo que se antoja injusto. Desde el punto de vista penal, sería grotesco y ridículo que el varón pudiese ser víctima del delito de estupro o que la mujer fuera agente del delito de rapto, de donde se colige que nunca puede existir ninguna igualdad jurídica absoluta e inexcepcional entre ambos sexos por su diversidad natural sico-somátíca.

La declaración dogmática que contiene el artículo 4 constitucional en el sentido de que el varón y la mujer "son iguales ante la ley", es contraria a la condición natural de las personas pertenecientes a ambos sexos, pues como se acaba de demostrar, la igualdad legal absoluta entre ellas no puede jamás existir. Por otra parte, lo innecesario de dicha declaración también se deduce de la circunstancia de que tanto la mujer COllW el varón, en su carácter de gobernados, son titulares de las mismas garantías que consagra la Constitución, destacándose entre ellas las de seguridad jurídica, como son las de audiencia y de legalidad, que imparten su tutela a todas las materias susceptibles de normarse por el Derecho. b) La prescripción de que "Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijos" merece también algunos importantes comentarios. El ejercicio de ese derecho, es decir, la decisión que comprende, se desempeña de co1l1Ún acuerdo entre el varón y la mujer. Por ende, tal derecho no se despliega frente a ningún acto de autoridad, o sea, ningún órgano del Estado es,

GARANTiAS DE IG UALDAD

275

en puridad lógico-jurídica, el titular de la obligación correlativa. En efecto. ya hemos afirmado que las garantías individuales entrañan en su motivación y teleología diques, frenos o valladares que la Constitución opone al poder público del Estado para asegurar una esfera en favor de todo gobernado dentro de la que éste pueda actuar libremente. La mera repetición normativa de-lo que el hombre y la mujer puedan hacer desde el punto de vista flsico y mental, no representa ninguna garantía en puridad jurídica. La Constitución, en lo que atañe al régimen de garantías individuales que instituye no debe prescribir, como no prescribe, lo que los gobernados pueden hacer, sino lo que las autoridades estatales no deben hacer o dejar de hacer en su detrimento. Creemos, por consiguiente. que al redactarse el segundo párrafo del artículo 4 constitucional que comentamos, no se tomó en cuenta la implicación esencial de la garantía individual, por lo que indebidamente se incluyó tal párrafo en el título correspondiente de nuestra Ley Suprema. Si se hubiese advertido la naturaleza jurídica de las garantías del gobernado, el texto del multicitado párrafo se habría concebido en los siguientes térrninos: "No se podrá impedir a nadie el derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y espaciamiento de los hijos." Esta redacción. en el supuesto no admitido de que los actos determinativos de dicho número y espaciamiento pudiesen ser materia legislable, hubiese adecuado, al menos terminológicamente, el propósito de quienes alentaron el segundo párrafo del actual artículo 4 constitucional, dentro del contexto de las garantías individuales. 100 Prescindiendo de la redacción que debió darse a dicho segundo párrafo, éste, en substancia, proclama la libertad de procreacián, imponiendo simultáneamente a los órganos del Estado la obligación pasiva de no determinar. por ningún acto de autoridad. el número de hijos que desee tener la pareja humana. La disposición que comentamos es la base constitucional de lo que se llama planeacián familiar, la cual de ninguna manera entraña el desconocimiento de la aludida libertad. sino una política de persuasión que se debe implantar y desarrollar legislativa y administrativamente por el Estado tendiente a infundir en el varón y la mujer una conciencia de responsabilidad en cuanto a la procreación de los hijos con el objeto primordial de controlar el crecimiento demográfico que tan graves problemas sociales, económicos,
190 Según Miguel Mora Bravo, el texto del multicitado segundo párrafo se inspiró en la Declaración de los Jefes de Estado fechada el 10 de diciembre de 1966, así como en los acuerdos tomados en la Conferencia sobre Derechos Humanos celebrada en la ciudad de Teherán, al verificar su sesión plenaria el 12 de mayo de 1968. Tales acuerdos fueron ratificados por rescludón de la Organización de Naciones Unidas de diciembre de 1968. (Cfr.: "Control de la Natalidad y Plantación Familiar",) Debemos hacer notar, por otra parte, que con mucha anterioridad el jesuita Tomás Sánche% en su obra "De Sancto Matrimonio", disculpó a los casados de la abstención de tener hijos en el supuesto de que no pudieren subvenir a sus necesidades, al afirmar que "cuando se teme que las facultades de los casados no alcancen a mantener un nuevo hijo, cuando ya tienen varios a quienes será preciso desatender por el nuevo, es lfcito negarse a la soJución de la deuda matrimonial" (citado por don BiasJos! Gutibrt% en su importante obra ''Código de la Reforma". Tomo 11, tercera parte, pág. 18).

276

lAS GARANTIAs INOMOUALES

sanitarios y ecológicos provoca"'''" y euyo estudio y pretendida solución han originado diversos eventos de carácter internacional en los que nuestro país ha participado. "", e) Por iniciativa presidencial de 28 de noviembre de 1979 se agregó un tercer párrafo al artículo 4° constitucional concebido en los siguientes términos:
"Es deber de los padres preseruar el derecho de los menores a la satisfacción de sus musidades y a la salud fisUa y mental. La ley determinará los apoyos a la proteccifm de los menores. a cargo de los mstiiucíones públials."I90d

Esta disposición consigna meras declaraciones cuya operatividad práctica depende de la legislación secundaria que establezca la manera de cumplir las obligaciones en favor de los menores a cargo de los padres y de las instituciones especializadas. así como las sanciones que se pueden imponer por su incumplimiento y por referirse a los derechos de los menores, sí justifica su ranga constitucional camo declaración dogmática de carácter social. La protección del menor ha sido la motivación y la teleología de varios ordenamientos secundarios en cuanto a su situación civil. penal, educacional y laboral. por lo que, para revestirla con mayor fuerza y respetabilidad. se elevó al rango mencionado. Es más, en la exposición de motivos de la iniciativa presidencial. origen de la declaración mencionada, se aducen diversos precedentes internacionales en que se determinó tutelar a los menores jurídicamente.
En efecto, la aludida exposición de motivos sostiene que: "Ante la panorámica del nacimiento y evolución de las garantías sociales en nuestro país. es de destacarse que el artículo 4° constitucional está exigiendo que se le complemente con el señalamiento del deber de los padres para preservar los derechos del menor y la protección subsidiaria que al mismo propósito presten las instituciones públicas. Ello debe ser así, aceptando las declaraciones de carácter internacional que se han sucedido y que ha hecho propias el Estado Mexicano. En efecto, en 1924 la Sociedad de las Naciones se refiri6 a la necesidad de atender al ser más indefenso de la sociedad, como lo es el niño. consideración nuevamente adoptada por la Organización de las Naciones Unidas al proclamar el 20 de noviembre de 1959, su Declaración sobre los Derechos del Niño. Después, a cerca de 20 años de distancia, y con el interés de subrayar los alcances de

190 bis Del mismo parecer es el doctor Alfonso Noríega al afirmar que "El precepto constitucional contenido en el segundo párrafo del artículo 4°, en mi opinión, tiene el carácter doble de crear un derecho individual en favor de las personas al reconocerles el derecho a planear su familia y, con ello, ponerlas a cubierto de cualquier acción del Estado que pretendiera imponer un control coactivo de la natalidad, y, al mismo tiempo, crear un derecho social que impone al poder público, además del respeto a la libertad de las personas, la obligación de otorgar a los particulares prestaciones positivas de información, educación y servidos. Señala, con precisión, el sentido y la finalidad de la política en materia de población del Estado Mexicano." (Prólogo de la obra "El Derecho a la Plantación Familiar" de MIGUEL MORA BRAVO. Edición 1984.) 190c Cfr. op. cu.

190 d Este párrafo se convirtió en el quimo de dicho precepto por adiciones posteriores que al articulo 4° constitucional se introdujeron y a las ~ales aludiremos.

GARANTIAs DE rGUALDAD

277

aquella Declaración, el 5 de agosto de 1976 la Asamblea General de las Naciones Unidas instituyó el de 1979 como el Año Internacional del Niño, y se solicitó a los países miembros que revisaran las acciones internas, la estrategia establecida y las disposiciones legales existentes, a fin de procurar nuevos programas a beneficio de la niñez, buscando su mayor bienestar," "Atendiendo a la citada solicitud, se integró en México. con representantes de diversas Secretarías de Estado y de varias Instituciones Públicas y Privadas, la Comisión Nacional para el Año Internacional del Niño, misma que surgió al Ejecutivo de mi cargo el proyecto de adición al artículo 4° constitucional, que no he tenido inconveniente en considerar para presentar esta iniciativa ante ese H. Congreso de la Unión, a fin de

lograr un franco progreso legislativo." Esta noble tendencia cristalizó en la adición de los párrafos que transcribimos al articulo 4 constitucional. "Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfaccüm de sus necesidades de alimentación, salud, educacum y sano esparcimiento para su desarrollo integral.
"Los ascendientes, tutores y custodios tienen el deber de preservar estos derechos. El Estado proveerá lo necesario para propiciar el respeto a la dignidad de la niñez y el ejercicio pleno de

susderechos. "El Estado otargará facilidades a los particulares para que coadyuven al cumplimiento de los derechos de la niñez." d) El mismo articulo 4° constitucional contiene, además, la declaración de que 'Toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda. digna Y decorosa", previniendo que será la ley secundaria la que establezca "los instrumentos O apoyos necesarios a fin de alcanzar tal objetivo". El derecho subjetivo que proclama tal declaración está subordinado, en cuanto a su goce y ejercicio, a las condiciones económicas y sociales que permitan su efectividad práctica, ya que sin ellas tal derecho se antoja onírico o quimérico. A mayor abundamiento, la obligación correlativa a tal derecho estará a cargo del Estado o de las entidades paraestatales que la legislación ordinaria determine, por lo que la declaración constitucional que comentamos no deja de ser un mero sano propósito para mejorar los niveles de vida de las grandes mayorías que integran la población mexicana. e) Análogas consideraciones pueden formularse en lo que atañe a la declaración de que 'Toda persona tiene derecho a la protección de la salud", ya que también el goce y ejercicio de este derecho subjetivo depende de las "bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud" que la legislación secundaria defina, tal como se indica en la misma disposición constitucional que comentamos. 100 e

190 e El llamado "derecho a la protección de la salud" fue incorporado al artículo 4° de la Constitución mediante Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación correspondiente al 13 febrero de 1983. La gestación parlamentaria de la iniciativa correspondiente. así como

de

las de los párrafosanteriores del artículo 4° constitucional se pueden consultar en la obra de MIGUEL MORA BRAVO. "El Derecño a la Pianeadlm Familiar"; así como en el libro de MIGUEL CARBo. NELL titulado "Los Derechos Fundamentales en Mi.uo" (Págs. 813 a 936).

278

lAS

GARANliAs INDIVIDUALES

j) T()(ÚL persona tiene derecho a un medio ambiente adecuado para su desarrollo y bienestar. Este derecho es individual y grupal. Su protección está prevista en la legislación ambiental integrada por diversos ordenamientos tales como la Ley General del Equilibrio Ecológico y In. Protección al Ambiente y la Ley Forestal, entre otros. Su estudio rebasaría el contenido de la presente obra, por lo que
nos contraemos a remitirnos a sus disposiciones.

D. Articulo 12 constitucional

Este precepto consigna otra garantía específica de igualdad al disponer que "en los Estados Unidos Mexicanos no se concederán títulos de nobleza, ni prerrogativas y honores hereditarios, ni se dará efecto alguno a los otorgados por cualquier otro país". La prevención constitucional transcrita implica la negación de la diferencia entre los individuos integrantes de la población mexicana preveniente de una artificiosa jerarquía social. En México, en atención a tal precepto de nuestra Ley Fundamental, ninguno es noble ni plebeyo; todos los hombres están colocados en una situación de igualdad social. Todo individuo, como persona humana, tiene los mismos derechos y la misma capacidad jurídica. En la vida social, dentro de los usos y convencionalismos sociales, no existen en nuestro país privilegios y prerrogativas para un grupo. Todo hombre, humilde o potentado, es susceptible de ser objeto del mismo trato social. Por tal motivo, el artículo 12, al prohibir la concesión del título de nobleza, tácitamente proscribe las prerrogativas y privilegios de que gozaban en otros tiempos los individuos pertenecientes a un grupo social favorecido. Para el orden jurídico mexicano todos los hombres son personas, colocadas en una situación de igualdad como tales, es decir, todos los individuos, desde el punto de vista de la personalidad humana, merecen el mismo trato, tanto en las relaciones sociales propiamente dichas como ante las autoridades estatales. La ausencia de distinciones entre los individuos, proveniente de la prohibición constitucional de conceder títulos de nobleza, prerrogativas y honores hereditarios, en realidad establece la igualdad entre los hombres desde el punto de vista eminentemente humano, esto es, con independencia de su posición social. religiosa, económica, etc. La proscripción de la jerarquía social. consiste en la existencia de dos o más capas dentro de la sociedad compuesta por sujetos pertenecientes a distinto origen desde el punto de vista estrictamente humano, es un fenómeno observado en los regímenes democráticos. los cuales desde la Revolución francesa descartaron toda distinción entre nobles y plebeyos. Antes de esta revolución, uno de cuyos postulados básicos fue la igualdad humana. la sociedad estaba dividida en capas sociales desde el punto de vista puramente humano. Independientemente de su posición económica. intelectual. etc.• todo sujeto. por razón misma de su nacimiento. debía pertenecer a cualquiera de esas categorías sociales: a la nobleza, a la púbe ("pueblo" en sentido despectivo) o a la clase media, la cual se fue gestando entre las dos pri-

GARANTÍAS DE IGUALDAD

279

meras por causas y fenómenos propiamente económicos. La aparición o surgimiento de la nobleza ruvo lugar, en sus orígenes, por la voluntad real. subsistiendo y renovándose posteriormente por la transmisión hereditaria. En efecto, por hazañas meritorias o por cualquier otro hecho digno de encomio, el individuo generalmente era premiado por el monarca mediante la concesión de un título que permanentemente indicara su gloria. En un principio, pues, el título nobiliario presentaba el aspecto de una recompensa, de un galardón, en reconocimiento de obras de mérito. Sin embargo, dicho título era transmisible por herencia a los descendientes del prócer mereciéndolo éstos o no. Fue así como los títulos de nobleza dejaron de ser testimonio de recompensa por obras elogiables, para convertirse en elementos que denotaban una mera posición social creada por sucesivas transmisiones hereditarias. De esta manera frecuentemente se daba el caso de que el poseedor de un título nobiliario era el menos noble de los mortales, el más protervo, deprava. do y vil, sujeto, no obstante, de toda clase de privilegios y prerrogativas que a su vez transmitía a sus descendíentes.iwr Como protesta racional contra la existencia de la nobleza, y en vista de que lógicamente no había ningún motivo para considerar a un individuo noble y a otro no por el solo hecho de tener padres diferentes, casi todos los pensadores que precedieron ideológicamente a la Revolución francesa proclamaron la igualdad humana. Los ordenamientos jurídicos que se derivan de ese gran acontecimiento histórico consideraron a todo hombre igual fren te a sus semejantes, frente a las autoridades y frente a la ley. Por ende, la garantía individual que consagra el artículo 12 constitucional implica la obligación para el Estado y sus autoridades de reputar a todo sujeto, en cuanto hombre, situado en la misma posición que los demás, sin que sea dable otorgar prerrogativas ni privilegios a unos en detrimento de otros, o viceversa. Claro está que la prohibición constitucional de conceder títulos de nobleza, honores y prerrogativas hereditarias a un individuo, no excluye la posibilidad de que a un sujeto se le recompense por obras meritorias realizadas, mediante el otorgamiento de menciones honoríficas de diversa índole. Lo que prohíbe la Constitución es que se haga distinción entre grupos sociales o entre individuos de diferente origen social, y que esa distinción se prolongue a una descendencia indefinida; los títulos de nobleza, prerrogativas y honores que no permite el artículo 12 constitucional son aquellos que se atribuyen a un grupo social,.esto es, a una serie indeterminada de individuos de análogo origen o extracción social. Por el contrario, los tiru-

190f Según relata don Arlemio tÚ Vallt Ariz.pt. don Victoriano Salado AlvaTt% emite esta opinión de la llamada "nobleza mexicana"; ..... si bien creo en muchas cosas por la fe, no he podido encontrar manera de creer por la fe en la nobleza mexicana. Prescindamos de si la nobleza es buena o maja, justa o injusta; no quiero meterme en tales reconditeces, porque difícilmente saboa salir de ellas. Pongámonos sólo en el caso de la nobleza mexicana. que es lo que niego, y veamos cómo es un ente de sin razón que han inventado los vanidosos" (Cita en la obra La Gíur4 Rodrigun. pág. 275).

280

LAS GARANTIAS INDIVIDUALES

los u honores que se confieren a- un individuo con carácter exdusiuamente personal, esto es, sin susceptibilidad de transmisi6n a sus descendientes, y cuyo otorgamiento obedezca a una obra meritoria, no están en manera alguna prohibidos por la Constitución. Tan es así, que el artículo 12 de la Constitución de 57 contenía una prevención (que desgraciadamente por omisión inexplicable no la incluye la Constitución vigente) en el sentido de que "Sólo el pueblo legítimamente representado puede decretar recomo pensas en honor de los que hayan prestado o prestaran servicios eminentes a la patria o a la humanidad". Por otra parte, la posesión de un título honorifico, en los términos acabados de indicar, no destruye la garantía específica de igualdad que consagra el artículo 12 constitucional, puesto que no reporta para su titular ningún privilcgío o prerrogativa frente a sus semejantes, a la ley o a las autoridades, sino sólo implica un timbre de gloria o galardón como testimonio de la realización de una obra meritoria. El desconocimiento de los títulos de nobleza, de las prerrogativas y honores hereditarios ha sido en nuestra historia constitucional la consecuencia inherente al principio de igualdad ante la ley proclamado en casi todos los documentos juridicos públicos de México. Así, en los "Elementos Constitucionales de Rayón", de agosto de 1811 Y en "Los Sentimientos de la Nación", de Morclos, de 14 de septiembre de 1813, se proscribió "toda clase de linaje" y toda "distinción de castas" (arts. 15 Y 25, respectivamente). De manera expresa, en la Constitución de Apatzingán de 22 de octubre de 1814 se declaró que "ningún ciudadano podrá obtener más ventajas que las que haya merecido por servicios hechos al Estado" y que "Éstos no son títulos comunicables ni hereditarios ... " (art. 25); el decreto de 2 de mayo de 1826, que declaró extinguidos "para siempre los títulos de conde, marqués, caballero y todos los de igual naturaleza, cualquiera que sea su origen", habiendo ordenado que se destruyeran "por los dueños de edificios, coches y otros muebles de uso público, los escudos de armas y demás signos que recuerden la antigua dependencia o enlace de esta América con España; el Estatuto Orgánico Provisional de la República Mexicana, de 15 de mayo de 1856, prohibió los empleos y los cargos vendibles, hereditarios y los títulos nobiliarios (art. 76); el Proyecto de Constitución Federal de 1857, elaborado en 16 de junio de 1856 por la comisión respectiva encabezada por don Ponciano Arriaga, León Guzmán y José Maria Mata, entre otros, consideraba en su artículo 2, antecedente inmediato del artículo 12 de dicha Constitución, iguales en derechos a todos los habitantes de la República, sin distinción de clases ni de origen, declaración que fue aprobada unánimemente por los ochenta y siete diputados presentes en el Congreso Constituyente. La comparación entre el artículo 12 de la Constitución de 57 y el rorrespondiente a la Constitución de 17, nos inducen a algunas someras reflexiones. En aquélla, la declaración prohibitiva de títulos de nobleza, prerrogativas u honores hereditarios era más categórica que en ésta, al haber establecido que en México "no existen ni ~ reconocen". En cambio, el artículo 12 constitucional vigente simplemente veda la concesión futura de

GARANTiAS DE IGUALDAD

281

dichos títulos, prerrogativas y honores hereditarios, negando eficacia total a los otorgados en el extranjero. Interpretando estrictamente el precepto actual, se llega a la conclusión de que los títulos de nobleza, prerrogativas y honores hereditarios concedidos en la República Mexicana con anterioridad, no deben ser desconocidos ni ineficaces. Sin embargo, esta conclusión sólo tiene validez aparente por derivarse de una inapropiada fórmula preceptiva, menos clara y enfática que la utilizada en el articulo 12 de la Constitución de 57, pues la tendencia invariable y precisa de ambos ordenamientos supremos en esta materia, auspiciada por la tradición jurídica de nuestro país, se ha enf~cado siempre hacia el establecimiento de la igualdad a través de la prohibición de dichos títulos, prerrogativas y honores.

E. Articulo 13 constitucional
Este precepto contiene varias garantías específicas de igualdad, que son: a) la de que nadie puede ser juzgado por leyes privativas; b) la de que nadie puede ser juzgado por tribunales especiales; c) la de que ninguna persona o corporación puede tener fuero; d) la de que ninl!una bersona o corporación puede gozar de más emolumentos que los que sean compensación de servicios PÚblicos y estén fijados por la ley. a) Para delimitar el alcance de la primera de las garantías de igualdad que comprende el artículo 13 constitucional, hay que precisar el concepto fundamental que se emplea en su redacción: el de leyes privativas. ¿Qué es una ley privativa? Toda disposición legal desde el punto de vista material, es un acto jurídico creador, modificativo, extintivo o regulador de situaciones juridicas abstractas, esto es, impersonales y generales. Por ende, el acto jurídico legislativo establece normas que crean, modifican, extinguen o regulan de cualquier otro modo estados generales, impersonales, es decir, sin contraerse a una persona moral o física particularmente considerada o a un número determinado de individuos. Las características de la ley son, pues, la abstracción, la generalidad y la impersonalidad o indeterminación individual o particular.

La doctrina ha caracterizado a la ley con los atributos que se acaban de indicar. ASÍ, Duguit sostiene que: "La leyes una disposición establecida porvía general. Queremos decir con esto, que la ley constituye en sí misma una disposición que no desaparece después de su aplicación a un caso previsto y determinado previamente, sino que sobrevive a esta aplicación y que sigue aplicándose mientras no se derogue, a todos los casos idénticos al previsto. Este carácter de generalidad subsiste aun cuando de hecho no se aplique la ley más que una sola vez. La disposición dictada por vía individual se establece, en cambio, en atención a un caso determinado exclusivamente. Una vez apncada, desaparece la ley, puesto que el propósito especial, concreto, exclusivo, para el cual se dictara, se ha realizado o se ha logrado ya. La disposición de la ley dictada con carácter general sobrevive a su aplicación a una o muchas especies determinadas. Por ser general es, asimismo, abstracta; con lo que se da a entender, que al dietarse, no se tiene en cuenta especie. oJ>ersona alguna. La disposición por vía indi-

282

LAS GARANriAS INDIVIDUALES

vidual y concreta no es una ley en sentido material; será una ley en sentido formal si emana del árgano legislativo. Desde el punto de vista material puede ser, según las circunstancias, un acto administrativo o un acto jurisdiccicnal.vt'" Por su parte, Kelsen sostiene que: "En la función legislativa, el Estado establece reglas generales, abstractas; en la jurisdicción y en la administración, despliega una actividad individualizada, resuelve directamente tareas concretas; tales son las respectivas nociones más generales. De este modo, el concepto de legislación se identifica con los de 'producción', 'creación' o 'posición' de derechos." 1112 • Las earacterisucas" esenciales de" toda ley que hemos mencionado se han- proclamado por la doctrina general del Derecho desde la Roma antigua. Así, los jurisconsultos Marciano, Ulpiano y Papiniano, entre otros, sostienen que la ley debe regir para todos, o sea, que debe responder al elemento universalidad (u ti universi) y no para determinada persona o ciertos grupos de personas en número limitado (uti singuli).1f.l2 hi!l

Ahora bien, puede suceder que una Horma legal cree, extinga, modifique o de cualquiera otra manera regule _u_na situación abstracta determinada. Tal es e! caso de las llamadas leyes especiales. Éstas son, en efecto, conjuntos dispositivos que se refieren a un estado jurídico determinado; normas que crean, extinguen, modifican o regulan una posición general determinada en la que las personas pueden estar colocadas. Por ejemplo, legislaciones especiales son: e! Código de Comercio, la Ley de Sociedades Mercantiles, la Ley de Instituciones de Fianzas, la Ley de! Impuesto sobre la Renta etcétera. Cada. uno de estos ordenamientos tiene su campo de vigencia en una situación determinada en cuanto tal, o sea, regula un conjunto de relaciones que surgen entre sujetos que están situados bajo una condición jurídica determinada o entabladas entre éstos y otras personas ajenas a la misma. Lo que peculiariza a una ley especial es la circunstancia de que opera en una situación jurídIca determinada. Pues bien, no por e! hecho de ser especial, una ley de esta índole carece de los elementos característicos de toda disposición legal desde el punto de vista material, En efecto, la especialidad de una ley se contrae a la determinación de una situación jurídica, la cual es abstracta, general, impersonal y compuesta por individuos indeterminados en número e indeterminables bajo este aspecto desde e! punto de vista de la futuridad. Así, e! Código de Comercio, verbigracia, o la Ley de Sociedades Mercantiles, o la de Instituciones de Fianzas o de Crédito, rigen, respectivamente, para la situación especial del comerciante, de las empresas mercantiles en gegenarl, de las instituciones afianzadoras o de crédito. Esas situaciones jurídicas
Manual de Derecho Constitucional, págs. 88, 90 y 91. Teoría General del Estado, pág. 301. Por su parte, el jurisconsulto Papiniano definía a la ley como "precepto común, decreto de varones prudentes, freno y castigo de Jos delitos que se cometen por voluntad o ignorancia, y obligación común de la República". {Les est commune praeceptum, virorum prudentum aonsultum, delictorum quae sponte uel ignoran tia contrañuntur, coercitío, communis reipubíícae sponsio.) A su vez, Ulpiano 50S tenía que «las Jeyes no se establecen para cada persona en particular, sino generalmente para todas", {lura non in singullJS personas, sed generaliter constituuntur}, (Digesto Tomo I, Título 1lI.) JD.2 bl" Cfr. Tratado de las Leyes)' su Aplicación, de don Isidro Montiey y Duarte, páginas 11 a 13.
J91

192

GAltANÚAS DE IGUALDAD

283

son, a su vez, abstractas y generales, porquc comprenden indistintamente a todas las personas que sean o puedan ser comerciantes, o a todas las entidades morales, mercantiles presentes o futuras, o a todas las instituciones dc fianzas o de crédito actuales o por constituirse, sin contraerse a un comerciante, a una sociedad mercantil o a una institución afianzadora o de crédito individualmente consideradas, o a varios comerciantes, sociedades mercantiles o instituciones de fianzas o de crédito delimitadas numéricamente. Por el mismo motivo, la ley especial no deja de ser impersonal, debido a que no regula, crea, modifica o extingue una situación individual, esto es, imputable a una sola persona o a un número limitado dc sujetos, sino quc se refiere a todo individuo o entidad moral que se encuentre en la posición abstracta determinada que rige, por lo que tampoco carece del atributo de indeterminación personal o particular. Por el contrario, una ley privativa deja dc tener los elementos o características materiales de toda ley, sea ésta general o especial. En vista de esta circunstancia, una disposición legal privativa propiamente no es ley. En efecto, una ley privativa crea, modifica, extingue o regula una situación en reladón con una sola persona moral o física o con varias en número -determinado. De esta suerte, una ley privativa no es abstracta ni g-eneral, sino eminentemente concreta e individual o personal, pues su vígencia está limitada a una persona o a varias determinadas, careciendo, por tanto, de los atributos de impersonalidad e indeterminación particular que peculiarizan a toda ley." La jurisprudencia de la Suprema Corte ha definido con claridad la idea de "ley privativa", a que se refiere el artículo 13 constitucional, al establecer que: Es carácter constante de las leyes, que sean de aplicacián general y abstracta (es decir, nue deban contener una disposici6n que no desaparezca después de aplicarse a un caso previsto y determinado de antemano, sino que
193 No deja de tener importancia la distinción jurídica entre "ley" y "decreto", máxime que' nuestra Constitución utiliza indistintamente estos conceptos al referirse a las resoluciones del Congreso (art. 70) y a la iniciativa y formación legislativas (art. 71). Históricamente, ambas ideas se confundían y desde el punto de vista etimol6gico dentro del vocablo "decreto" puede incluirse el de "ley", ya que equivale a "resolución", "determinación" o "decisión", proviniendo la palabra "decretar" del verbo latino "decemere" J que significa "decidir" o "fallar". Ante la imposibilidad de que la historia o la etimología nos suministren un criterio certero para diferenciar la ley del decreto, el análisis jurídico de ambos conceptos proporciona su recíproca distinción. La "ley", como ya Jo advertimos, es un acto creador, modificativo o extintivo de situaciones abstractas, impersonales y generales, sin que sus efectos normativos deban contraerse a un solo sujeto o a un número determinado de sujetos. Por el contrario, el "decreto" carece de los elementos abstracción, impersonalidad y generalidad, pues implica una resolución, decisión' u orden que se refiere a una situación particular y perfectamente específica. En consecuencia, los actos legislativos in genere, es decir, los que emanan del órgano legislador, pueden ser "leyes" o "decretos", en la medida en que respectivamente ostenten o no los caracteres apuntados. En otras palabras, aunque la ley y el decreto sean legislativos desde el punto de vista formal, entre ambos existe una substancial diferencia por cuanto a su implicación intrínseca o material. Confonne a estas ideas, podemos concluir que el concepto de "leyes privativas" a que alude el artículo 13 constitucional equivale al de "decretos", que sólo pueden expedir las autoridades estatales para casos o situaciones concretas y siempre que estén investidas con la facultad constitucional correspondiente.

284

LAS GARANTfAS INDMDUALES

sobrevivan a esta aplicacién, y se apliquen sin consideración de especie o de persona a todos los casos idénticos al que previenen, en cuanto que no sean abrogadas). Una ley que carece de estos caracteres, va en contra del principio de igualdad garantizado por el artículo 13 constitucional, y aun deja de ser una disposición legislativa, en el sentido material, puesto que le falta algo que pertenece a su esencia. Las leyes pueden considerarse como privativas, tanto las dictadas en el orden civil como en cualquier otro orden, pues el carácter de generalidad, se refiere á las leyes de todas las especies, y contra la aplicación de leyes privativas protege el ya expresado artículo 13 constitucional.''' Como se ve, la tesis jurisprudencial transcrita hace extensiva la prohibición constitucional de que se apliquen a una pelOona leyes privativas, a todos los órdenes jurídicos, esto es, sin contraerla al judicial, como se desprendería de la interpretación gramatical de la parte relativa del articulo 13 de la Ley Suprema!" Por ende, tampoco las autoridades administrativas deben aplicar en perjuicio de ningún sujeto una ley privativa en los términos apuntados con antelación. Ahora bien, dada la redacción en que está concebida la disposición constitucional que contiene la garantía de igualdad de que estamos tratando, así como el sentido de la jurisprudencia de la Suprema Corte sobre el particular, se deduce que el mencionado precepto en su disposición respectiva consagra una garantía de aplicación contra leyes privativas. Por ende, la actividad legislativa está exenta de la prohibición constitucional de expedir leyes de tal índole. Esta circunstancia, no obstante, en nada hace nugatoria la garantía individual consistente en que nadie puede ser juzgado pos disposiciones legales privativas, puesto que una norma jurídica, mientras no sea aplicada, no afecta a nadie, a no ser que sea autoaplicativa, en cuyo caso opera perfectamente la prohibición consignada por nuestra Ley Fundamental en la parte inicial del articulo 13. Se presenta el problema de si las llamadas leyes orgánicas propiamente dichas pueden o no reputarse como leyes privativas. Según su misma denominación lo indica, los ordenamientos orgánicos estructuran a una entidad moral generalmente de tipo oficial o semi-oficial (dependencias gubernativas, organismos descentralizados o sociedades de participación estatal) y regulan su funcionamiento, tanto por lo que respecta a sus diferentes cuerpos componentes entre sí, como por lo que concierne a sus relaciones externas. Si una ley orgánica tiene como sujeto de normación a una persona moral o a una unidad gubernativa determinada, es decir, si exprofesamente se expide para organizar y encauzar la actividad interna y externa de ésta,
194 Sem. JOO, tU la Fed., apéndice del tomo CXVIII, tesis 643. Tesis 17 de la Compikuián 1917-1965 y 76 del Apéndice 1975. Tesis 84 del Apindiu de 1985. Pleno. Idem, Tesis 222 del Apéndice 1995. Materia Constitucional.

195 Don José María Lozano consideraba que únicamente podían existir leyes privativas en materia penal y no en la civil, al afirmar que "sóloen materia penal es propio decir que alguno es juzgado. Si se trata de materia civil, no es la persona, sino la materia de la demanda lo que se juzga; y debe suponerse que la ley constitucional se sirve de aquella palabra usándola en su sentido técnico". (Tratado dt los Derechos del Hombre, páginas 69 y 7.0).

GARANTiAS DE IGUALDAD

285

¿puede sostenerse con validez que se trata de una "ley privativa"? En otras palabras, ¿los estatutos orgánicos carecen de los elementos materiales de toda ley, como son, según dijirnos, la abstracci6n, la generalidad y la impersonalidad? Para dar respuesta a estas interrogaciones deben distinguirse las fundamentales esferas dc normaci6n que comprende la regulaci6n integral consignada en una lcy orgánica, a saber: la que atañe a la creaci6n y organizaci6n, la que corresponde al funcionamiento interior y la quc se refiere a las relaciones externas dc la entidad de que se trate. En el primer caso, las disposiciones dc una ley orgánica no establecen realmente una vinculaci6n bilateral, es decir, no regulan la actividad de la entidad respectiva frente a terceros, sino que se contraen a darle vida jurídica (creacián ) y a instituir a sus 6rganos funcionales (organizaci6n). En esta virtud, aunque tales disposiciones propiamente no contengan situaciones abstractas, generales e impersonales, puesto que se refieren la individualidad de la entidad creada y organizada, y a pesar de que, por esta causa, pudieran considerarse privativas, no deben ser catalogadas dentro de la prohibici6n consignada en el artículo 13 constitucional, porque si este prccepto supone necesariamente una aplicación lcgal negativa (no ser juzgado), es decir, una referencia normativa a un gobernado, tal referencia no puede 16gica ni realmente existir tratándose de prescripeiones que sólo conciernen al ser y al modo dc ser de una entidad. En otros términos, la aplicaci6n de una ley privativa reconoce como condici6n jurídica fundamental y, pudiéramos decir, sine que non, a una relaci6n entre dos sujetos, a saber, la autoridad que la aplica y el gobernado a quien se aplica (bilateralidad); y como las disposiciones creativas y estructurales de una ley orgánica no son exteriormente vinculatorias, o sea, no son relacionales, carecen de posibilidad aplicativa exterior, esto es, frente a sujetos distintos de la entidad creada y organizada. A la misma conclusi6n puede llegarse en lo tocante a las normas de una ley orgánica que rijan el funcionamiento interno de la citada entidad, coordinando hacia sus finalidades u objetivos la diversa actuaci6n de sus difercntes órganos, pues aunque aquéllas sí tienen un carácter relacional, su ámbito regulador no trasciende a esferas externas, es decir, no entrañan una vinculación exterior que habilite su aplicaci6n a sujetos que no sean los propios componentes de la entidad dc que se trate. En resumen, ni las disposiciones creativas y estructurales de una ley orgánica ni las que regulen el funcionamiento interno de una entidad, no obstante que carezcan de los elementos abstracci6n, impersonalidad y generalidad, pueden estimarse privativas desde el punto de vista de la prohibici6n que establece el artículo 13 constitucional, porque ésta sólo opera dentro de la posibilidad de que una ley se aplique a un gobernado y ya hemos dicho que tal aplicaci6n no puede registrarse tratándose de normas de la índole mencionada. En cambio, cuando las disposiciones de una ley orgánica normen las relaciones externas de la entidad respectiva, o sea, las que ésta pueda entablar

286

LAS GARANTiAS INDIVIDUALES

con terceros, sí existe la posibilidad de que sean privativas para los efectos prohibitivos del precepto constitucional que comentamos, en la hipótesis de que el sujeto de la relación trascendente sea un solo individuo o se implique en un número limitado de personas, pero no en el caso contrario. Habiendo ya delimitado el concepto de "ley privativa", ¿en qué consiste la garantía individual que prohibe que alguien sea juzgado por ella? Desde luego, el Estado y sus autoridades judiciales y administrativas tienen la obligaci6n de no afectar a ningún gobernado bajo ninguna forma (por procedimiento judicial --civil o penal- o administrativo o por actos autoritarios aislados), mediante la aplicaci6n de disposiciones legales que creen, modifiquen, extinguen o regulen situaciones jurídicas concretas para un sujeto o para un número determinado de personas, con exclusi6n de otras, bien sean aquéllas jisicas o morales. La garantía específica de igualdad consistente en que a nadie puede aplicarse una ley privativa es de consagración y, principalmente, de vigencia real relativamente reciente. En el decurso de la historia, durante las distintas épocas de la vida de la humanidad, se observa a menudo la expedición de leyes privativas dictadas en perjuicio de una o varias personas determinadas, sobre todo en materia criminal. Bien es verdad que la Carta Magna inglesa, en su artículo 46, establecerla que todo individuo debía ser juzgado mediante la lex terree, que es, como dijimos en una ocasión anterior, la norma legítima, esto es, la establecida con anterioridad al hecho que origíne el proceso y con carácter de generalidad. Sin embargo, el rey tenía facultad de expedir leyes con marcado carácter privativo, principalmente cuando trataba de "impedir a cualquiera de sus súbditos por medio de un writ exeat regno" que viajara sin permiso o que abandonara el país. La Declaración Francesa de 1789, en su artículo VI, al consagrar la igualdad legal, propiamente desautorizaba la expedición de leyes privativas que vinieran a desvirtuar esa igualdad; no obstante, en varias ocasiones los gobiernos revolucionarios dictaban disposiciones legales para un solo individuo o un grupo numéricamente determinado de personas, sobre todo en materia penal. En México, en forma expresa no se consignó la garantía de la prohibíción de ser juzgado por leyes privativas, sino hasta la Constitución de 1857, pues en los ordenamientos políticos anteriores sólo de manera tácita se comprendía, al consagrarse las garantías de audiencia, de legalidad y de irretroactividad legal y al declararse abolidos los fueros personales (arts. 274 y 347 de la Constitución española de 1812; 19 del Acta Constitutiva de 1824; 148 de la Constitución Federal de ese año; 2', párrafo quinto, de la Primera Ley Constitucional de 1836; y en las Bases Orgánicas de 1843); Es más, en nuestra historia abundan los casos en que las autoridades expedían verdaderas disposiciones legales privativas, tales como las que declararon fuera de la ley a Iturbide y a su familia, así como al general López de Santa Arma. Aún a raíz de promulgada la Constitución de 1857, que ya

GARANTÍAs DE IGUALDAD

287

consagraba en forma expresa en su articulo 13 la garantía de igualdad a que nos estamos refiriendo, se dictó en junio de 1861 una ley por las autoridades liberales declarando proscritos a los generales conservadores Félix Zuloaga, Leonardo Márquez, Tomás Mejia, etc. b) Otra garantía específica de igualdad quc contiene el artículo 13 constitucional es la que estriba en que nadie puedc ser juzgado por tribunales especiales. ¿Qué se entiende por tribunales especiales? Todos los órganos jurisdiccionales y, en general, todas las autoridades estatales tienen fijada su competencia legalmente, esto es, por una disposición general, abstracta c impersonal. Todas las facultades de una autoridad, bien sea judicial, administrativa o legislativa, quc integran su competencia, deben estar consignadas en una norma legal. Por ende, autoridad competente es aquella que está facultada expresamente por la ley para dictar o ejercitar cualquier acto, idea que ha sido constantemente reiterada por la jurisprudencia de la Suprema Corte. La competencia de una autoridad es, pues, sinónimo de su capacidad jurídica. Ahora bien, toda autoridad, dentro de la órbita de su competencia, es capaz para conocer de todos aquellos casos concretos, en número ilimitado, que se presenten y que encuadren dentro de la hipótesis o situación jurídica abstracta en relación con la .cual la ley le atribuye ciertas facultades decisorias o ejecutivas ejercidas y ejercitables conjunta o separadamente. Toda autoridad tiene, dentro de su competencia legal que se establece en razón de varios factores (territorio, materia, grado, etc.), una capacidad permanente de conocer de casos concretos en número ilimitado. Por consiguiente, cualquier asunto o negocio particular que se pueda subSumir dentro de la situación general que origina la competencia de una autoridad, puede ser tratado por ésta bajo las diversas maneras o funciones que procedan (legislativa, judicial o administrativamente). Por lo que toca, pues, a los tribunales, éstos están capacitados permanentemente para conocer, dentro de su competencia diversa, de todos aquellos asuntos concretos que se presenten. Lo que caracteriza a los tribunales propiamente dichos o generales (en oposición a los especiales de que ya hablaremos), así como a cualquier autoridad estatal desde el punto de vista de su capacidad juridica o competencia en el conocimiento de un caso concreto, es la permanencia de sus funciones ejecutivas o decisorias y la posibilidad de tener injerencia válidamente en un númerO indeterminado de negocios singulares que encajen dentro de la situaci6n determinada abstracta constitutiva de su ámbito competencial. El primer carácter implica que la competencia o capacidad de una autoridad judicial, administrativa o legislativa no cesa cuando concluye el conocimiento íntegro de uno o varios casos concretos, sino. que se conserva ilimitadamente en tanto una ley no la despoje de sus atribuciones y facultades. La segunda peculiaridad significa que la competencia o capacidad autoritarias se extiende a todos 10/1 casos presentes y futuros que se sometan o puedan someterse a la consideración del órgano estatal.

288

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Pues bien, ninguna de estas dos caracteristicas ostentan los llamados "tribunales especiales". En efecto, éstos no son creados por la ley que establece los órganos jurisdiccionales ordinarios o generales, sino instituidos comúnmente mediante un acto mi generis (decreto, decisión administrativa o legislativa formalmente hablando, etc.}, en el cual se consignan sus finalidades específicas de conocimiento o injerencia (juicios por comisión). Precisamente en la delimitación de estas finalidades, un tribunal especial sólo está capacitado para conocer de uno o varios casos concretos determinados, objetivo para cuya consecución fue expresamente establecido. Por consiguiente, cuando el conocimiento de estos negocios singulares y determinados en cuanto a su número concluye cabalmente, el tribunal especial deja de tener capacidad para seguir funcionando. De todo lo anteriormente expuesto se colige que un tribunal especial, así como cualquier autoridad estatal no judicial de la misma índole, 'por idénticas razones tiene una capacidad limitada y transitoria de conocimiento, esto es, contraida al negocio o negocios concretos y numéricamente determinados para cuyo tratamiento fue creado, de tal manera que, terminado éste, el órgano mencionado deja de ser competente y capaz. La Suprema Corte ha sustentado un concepto análogo de tribunal especial al que acabamos de esbozar, al expresar que "por tribunales especiales se entienden aquellos que se crean exclusivamente para conocer, un tiempo dado, de ciertos delitos o respecto de determinados delincuentes ... " ,.. Habiendo ya fijado las caracteristicas más relevantes de los tribunales especiales; surge la cuestión de determinar el alcance de la garantía individual que prohibe que una persona pueda ser juzgada por ellos. Desde luego, estimamos que la obligación que surge de dicha garantía es imputable directamente al Estado y consiste en que el poder de éste no debe enjuiciar a una persona, civil o penalmente, mediante órganos jurisdiccionales que establezca exprofesamente para conocer de determinados casos concretos numéricamente demarcados. La obligación que nace de dicha garantía individual consagrada en el artículo 13 constitucional es referible directamente al Estado, porque impone la prohibición de que se instituyan autoridades judiciales especiales; y como la entidad estatal no puede por sí misma externar su voluntad hacia esa institución, la aludida prohibición debe considerarse extensiva al órgano legislativo o administrativo a través de cuyos actos (leyes, decretos, acuerdos, resoluciones, etc.), se establezcan tales autoridades. En relación con ua extensión de la garantía individual de que venimos tratando, se presenta una importante cuestión: la prohibición de que una persona pueda ser juzgada por "tribunales especiales" ¿se refiere únicamente a los órganos jurisdiccionales propiamente dichos o, por el contrario, abarca a todas las autoridades estatales? Desde luego, estimamos que, en virtud de .estar empleado el concepto "tribunales. especiales" en un sentido
---~..

_. - Semanario Judicial de la Federaeión, Quinta tpoca, tomo XXVI, pág. 1,140; tomo LI, pAg. 1,644-; tomo LV, pAg. 2,007.
196

GARANTÍAS DE IGUALDAD

289

material, es decir, comprendiendo dentro de él a toda autoridad que desempeñe normalmente una función jurisdiccional, la citada garantía individual se puede hacer extensiva no sólo a los tribunales judiciales, sino a los administrativos y del trabajo. Pero, cuando una autoridad estatal no es un tribunal administrativo, judicial o del trabajo, por no ejercer normalmente funciones jurisdiccionales, ¿la garantía multicitada prohibe también que cualquier órgano de carácter especial pueda afectar a alguna persona? Haciendo abstracción de la interpretación gramatical del concepto de "tribunal" y recurriendo a consideraciones jurídicas importantes, se puede llegar a la .conclusión de que dicha garantía no es sino el corolario o la configuración de la imposibilidad jurídica de que existan autoridades especiales en general. En efecto, una autoridad estatal de esta naturaleza conoce exclusivamente de determinados casos numéricamente prefijados. Pues 'bien, si fuese dable que se estableciera una autoridad que conociese o tratase exproíesamente de negocios singulares en número determinado y limitado, éstos se sustraerían lógicamente de la competencia legal respectiva de las autoridades generales u ordinarias. Por ende, se subvertiría de esta manera todo el sistema competencial de la totalidad de las autoridades del Estado al crearse organismos especiales que eliminarían la competencia normal de las mismas en casos eoncretos. De esta suerte, tanto las disposiciones constitucionales como las legales sobre competencia de autoridades se verían constantemente infringidas por todos aquellos actos que crearan o establecieran organismos autoritarios especiales. Por todas estas razones estimamos que, si bien el artículo 13 constitucional, en la garantía individual de quc tratamos, menciona expresamente a los "tribunales" especiales como objeto de la prohibición en que aquélla se traduce, las disposiciones de dicho precepto sobre ese particular pueden hacerse extensivas a cualquier autoridad del Estado, si se toman en cuenta las consideraciones muy atendibles que hemos esbozado. En cuanto a los antecedentes históricos de la garantía especifica de igualdad consistente en que nadie puede ser juzgado por tribunales especiales, podemos decir que aquéllos son relativamente recientes. En efecto, la historia de casi todos los pueblos de! mundo está preñada de casos en los que se juzgaba a un individuo por comisiones exprofesamente nombradas para ello. Don José María Lozano afirma que "en Inglaterra y España no han faltado ejemplos de tribunales especiales. Sobre todo en la primera, en donde las comisiones creadas para juzgar a los pares, comisiones que cubrieron de sangre e! parlamento, forman uno de los rasgos más sombríos que caracterizan en la historia el célebre reinado de Enrique VIII" ... t Sin embargo, y no obstante ese caso a que se refiere el licenciado Lozano, en Inglaterra, en materia de justicia común al menos, estaban proscritos los tribunales especiales, desde el momento en que la Carta Magna de Juan Sin Tierra establecia que nadie podía ser privado de la vida o libertad, sino en
1D1

Derechos del Hombre, pág. 71.

290

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

virtud de un juicio de los pares del individuo, o sea, mediante un procedimiento previo seguido ante los órganos jurisdiccionales legítimos del acusado.

En México, la garantía de que nadie puede ser juzgado por tribunales especiales se ha venido consagrando expresamente en casi todos los ordenamientos constitucionales que estuvieron vigentes desde que nuestro país consumó su independencia política. Así, en la Constitución española de 1812 se estableció que "ningún español podrá ser juzgado en causas civiles ni criminales por ninguna' comisión, sino por el tribunal competente, determinado con anterioridad por la ley" (art. 24-7); el Acta Constitutiva de la Federación Mexicana, de 31 de enero de 1824, dispuso que "ningún hombre será juzgado, en los Estados o territorios de la Federación, sino por leyes dadas y tribunales establecidos antes del acto por el cual se le juzgue. En consecuencia, quedan para siempre prohibidos todo juicio por comisión especial y toda ·ley retroactiva" (au, 19); la Constitución Federal de 1824 también prohibió todo juicio por comisión en su artículo 148, habiendo formulado declaración semejante las Siete Leyes Constitucionales de 1836 en el articulo 2' de la Primera Ley; por su parte, el Proyecto de Reformas Constitucionales de 30 de junio de 18ro establecía en su artículo 99 , fracción IV, que es derecho del mexicano no poder ser procesado civil ni criminalmente, "sino por los tribunales y trámites establecidos con generalidad por la ley, ni sentenciado por comisión, ni según otras \cyes, que las dictadas con anterioridad al hecho que se juzgue"; el famoso Proyecto de la Minoría de 1842, datado el 26 de agosto de ese año, dispuso en su articulo 59, fracción XII, que "jamás podrán establecerse tribunales especiales, ni procedimientos singulares que quiten a los acusados las garantías de las formas comunes", declaración que fue ratificada por el Proyecto Constitucional de 2 de noviembre de 1842, el cual, como dijimos en otra ocasión, fue el documento transaccional entre los ·miembros que formaban la mayoría y la minoria de la comisión del Congreso Constituyente del citado año (art. 13, fracción VII); las Bases Orgánicas de junio de 1843 también consignaron la garantía de igualdad de que tratamos al establecer en su articulo 99 , fracción VIII, que "Nadie podrá ser juzgado ni sentenciado en sus causas civiles y criminales sino por jueces de su propio fuero, y por leyes dadas y tribunales establecidos con anterioridad al hecho o delito de que se trate"; el Estatuto Orgánico Provisional de la República Mexicana prohibió asimismo "todo juicio por comisión especial" (art. 58); fmalmente, la Constitución de 57, en su articulo 13, consagraba también, como la vigente, la indicada garantía, estatuida en el articulo 29 del proyecto respectivo, empleando la misma fórmula contenida en nuestro articulo 13 actual, por 10 que todas las consideraciones que sobre este precepto expusimos son referibles a nuestro ordenamiento constitucional próximo anterior. c) Otra garantía específica de ignaldad que contiene el artículo 13 constitucional es la que estriba en que ninguna persona o corporaci6n puede

GARANTÍAS DE IGUALDAD

291

tener juero, ¿Qué se entiende por fuero a la luz del mencionado precepto constitucional? El aludido concepto o término es multívoco, esto es, tiene muchas acepciones. En efecto, bajo la palabra "fuero" puede entenderse una compilación o reunión de leyes o disposiciones jurídicas, como el "Fuero Juzgo", los famosos "Fueros de Aragón", etc. En segundo lugar, "fuero" puede significar un conjunto de usos y costumbres jurídicos de observancia obligatoria; también el concepto de "fuero" puede denotar una situación delimitada de competencia o jurisdicción entre dos órdenes de tribunales (como sucede, verbigracia, entre nosotros en el caso del "fuero federal" --órbita de competencia de los tribunales de la Federación-e- y del "fuero común" --esfera competencial de los tribunales locales--). Asimismo, el concepto de "fuero" implica "carta de privilegios o instrumento de exenciones de gabelas, concesiones de gracias, mercedes, franquezas y libertades" .'.8 ¿Bajo cuál de estas varias acepciones está empleado el concepto de "fuero" en el articulo 13 constitucional? Desde luego, conteniendo este precepto, en la parte en que está involucrado dicho concepto, una garantía específica de igualdad, traducida en la prohibición de existencia de "fueros", esta idea corresponderá a la acepción que implique o denote una circunstancia antiigualitaria. Consiguientemente, el término "fuero" en el artículo 13 constitucional significa todo privilegio o prerrogativa de cualquier especie y contenido otorgado a alguna persona o corporaci6n (persona moral). Habiendo expresado la connotación en que está empleada la palabra "fuero" en el articulo 13 constitucional, ¿cómo se revela la garantía específica de igualdad que prohíbe ser sujeto de fueros, tanto por lo que ve a las personas físicas como a las morales? En primer lugar, dc acuerdo con la citada garantía individual, el Estado y sus autoridades tienen la obligación pasiva (o abstención) de no otorgar-a ninguna persona moral o física singularmente hablando, privilegio o prerrogativa alguna de cualquier índole o contenido que sea. En segundo lugar, y en el caso de que un individuo o una persona moral tuviere un fuero determinado, esto es, la titularidad dc ciertos privilegios y prerrogativas particulares, éstas no tendrían ninguna validez, estando las autoridades estatales obligadas a no tomarlas en consideración. Esta prohibición de existencia de fueros a título de privilegios o prerrogativas en favor de una persona tiene las consabidas salvedades constitucionales, en el sentido de que ciertos altos funcionarios gozan de inmunidad en determinados casos, consistente en quedar excluidos de la jurisdicción común en materia penal mientras no sean "desaforados' mediante el procedimiento correspondíente.!"
Diccionario de Legislación y Jurisprudencia de don Joaquín Escriche. Aunque no nos corresponde tratar en el presente libro acerca de Jo que se ha llamado tuero constitucional con que están investidos primordialmente el Presidente de la República, 10$ senadores y diputados al Congreso de la Unión, los ministros de la Suprema Corte, los secretarios de Estado y el procurador general de la República, no podemos eximimos de formular algunas breves consideraciones sobre él.
198
199

292

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

Ahora bien; parece ser que el propio artículo 13 constitucional consa-

gra una excepción a la prohibición de que ninguna persona o corporación
puede tener fuero, al declarar que "subsiste" el fuero de guerra para los delitos y faltas contra la disciplina militar. ¿Esta prevención constitucional que declara subsistente el fuero de guerra es, en realidad, una excepción a la garantía específica de igualdad que prohíbe la existencia de privilegios o prerrogativas personales? Para resolver esta cuestión hay que determinar la naturaleza jurídica
El fuero constitucional. en realidad se debe concebir bajo dos aspectos: el de inmunidad y el de no procesabilidad ante las autoridades judiciales ordinarias federales o locales. En ambos casos dicho fuero opera diversamente, no s6lo en cuanto a sus efectos jurídicos, sino por lo que atañe a los funcionarios en cuyo favor lo establece la Constitución. a) El fuero como inmunidad, es decir, como privilegio o prerrogativa que entraña irresponsabilidad jurídica, únicamente se consigna por la Ley Fundamental en relaci6n con los diputados y senadores en fonna absoluta confonne a su artículo 61, en el sentido de que éstos "son inviolables por las opiniones que manifiesten en el desempeño de sus cargos sin que jamás puedan ser reconvenidos por ellas"; así como respecto del Pre.sidente de la República de manera relativa en los términos del artículo 108, párrafo segundo constitucional que dispone que dicho alto funcionario durante el tiempo de su encargo s610 puede ser acusado por traici6n a la patria y por delitos graves del orden común. 1. Tratándose de los senadores y diputados, dicha inmunidad absoluta sólo opera durante el desempeño del cargo correspondiente, es decir, con motivo de las funciones Que .realicen como miembros integrantes de la Cámara respectiva, pero no en razón de su investidura misma. Dicho de otra manera, no por el hecho de ser diputado o senador, la persona que encame la representación correlativa goza de la inmunidad prevista en el articulo 61 constitucional, sino únicamente cuando esté en su ejercicio funcional, De esta guisa, cualquier miembro del Congreso de la Unión, cuando emita opiniones fuera del desempeño de su cargo, o sea, en el caso de que no esté en funciones no es inviolable, pudiendo ser reconvenido poraquéllas, pues la inmunidad sólo se justifica por la Ji. bertad parlamentaria que todo diputado o senador debe tener dentro de un régimen democrático basado en el principio de división de poderes, sin que deba significar irresponsabilidad por actos que realice en su conducta privada. Por otra parte, si las opiniones que emita un diputado o senador eneldesempeño de su cargo configuran la incitación- a algún hecho delictivo común u oficial o si su externaclén implica en sí misma un delito de cualquier orden, opera la inmunidad mencionada en el sentido de que el opinante permanece inviolable y de que no puede ser reconvenido 'por tales opiniones, pero ello no implica que contra él no se promueva el llamado "juicio político" que puede culminar con su desafuero, a consecuencia del cual quedaría a disposición de las autoridades judiciales penales que corresponda. 2. Otro caso de [uero-inmunidad que previene la Constitución es el que se refiere al Presidente de la República y se traduce en que éste. durante el tiempo de su encargo (no simplemente durante el desempeño de sus funciones, es decir, con motivo de su actuación inherente a su alto puesto, como sucede con los diputados y senadores) s6lo puede ser acusado por traición a la patria y por delitos graves del orden común [art-. 1~8 pfo. segundo}, gravedad cuya esnmacrón queda al criterio de la Cámara de Diputados (art. 109). Por ende. durante su periodo funciona), el Presidente de la República goza de inmunidad respecto a cualquier delito oficial, pudiendo presentarse la acusaci6n que proceda dentro del año siguiente a la terminación de su encargo (art. 114). Nótese, sin embargo, que dicha inmunidad no significa la irresponsabilidad absoluta del Jefe del Ejecutivo Federa) por delitos comunes u oficiales que pueda cometer durante el tiempo y en ejercicio de su puesto, sino que sólo equivale a que, en el periodo de su gestión gubernativa, únicamente puede ser acusado por traición a la patria y por hechos delictivos graves del primer orden, y dentro del término de un año siguiente a la conclusión de su mandato por los del segundo tipo. Además. si la acusación por traición a la patria o por delitos graves del orden común numese sido desestimada por la Cámara de Diputados al presentarse durante el

GARAi'ITÍAs DE IGUALDAD

293

de! fuero de guerra en cl sentido en que está empleada la idea respectiva en el articulo 13 constitucional. Existen, desde cl punto de vista genérico, dos especies de fuero: e! personal y el real o material. El fuero personal está constituido por un conjunto de privilegios y prerrogativas que se acuerdan en favor de una o varias personas determinadas. Dichos privilegios y prerrogativas se establecen intuitu personae, esto es, atendiendo al sujeto mismo. Por ende, los privilegios y prerrogartivas, que pueden traducirse en una serie de exenciones y favores o ven rajas para sus titulares, viven y mueren con las personas por ellos beneficiadas, por lo que se dice que el fuero que los comprende es personal o subjetivo. Este fuero excluye para sus titulares la imperatividad de la norma jurídica general; el sujeto de un fuero personal se sustrae de la esfera jurídica establecida para todos los individuos. Así, el que goza de un fuero de tal naturaleza no puede ser juzgado por los tribunales ordinarios que conocen de los juicios que se susciten entre las personas no privilegiadas; tampoco está obligado a pagar ciertos impuestos, gabelas, etc., al Estado. En síntesis, e! fuero personal o subjetivo es un conjunto de privilegios, prerrogativas o ventajas que se acuerdan en beneficio exclusivo de una o de varias personas, con la circunstancia de que éstas se colocan en una situación jurídica particular, sui generis, diversa de aquella en que se encuentran los demás individuos. Dicha situación es invariable en cuanto que no se altera por la posición juridica individual de los no privilegiados frente a la competencia de los tribunales, a sus semejantes y al Estado. Así, un sujeto titular de un fuero personal no puede ser sometido a la jurisdicción del tribunal que conocería de
periodo presidencial, ello no implica que, una vez expirado éste, no se acuse ante el Ministerio Público que corresponda por tales hechos delictivos a la persona que haya tenido el cargo de Presidente de la República, teniéndose en cuenta, claro está, las reglas sobre prescripción de la acci6n penal. b) El fuero que se traduce en la no procesabilidad ante las autoridades judiciales ordinanas federales o locales no equivale a la inmunidad de los funcionarios que con él están investidos y que señalan los artículos lOa y 110 de la Constitución. En otras palabras, el fuero, bajo el aspecto que estamos tratando, no implica la irresponsabilidad jurídica absoluta como en el caso a que se refiere el artículo 61 de nuestra Ley Fundamental, ni la irresponsabilidad jurídica relativa a que alude su artículo loa pfo. segundo y por lo que concierne al Presidente de la República; es decir, en esta última hipótesis, a la imposibilidad de que durante el tiempo de la gesti6n presidencial, pueda acusarse al Jefe del Ejecutivo Federal por delitos oficiales o por los que sean diversos de Ja traición a la patria o de los graves del. orden común. La no procesabilidad realmente se traduce en la circunstancia de que, mientras no se promueva y decida contra el funcionario de que se trate el llamado juicio político, los diputados y senadores al Congreso de la Uni6n, los ministros .de la Suprema Corte de Justicia, los secretarios de Estado, el procurador general de la República y JO!l demás funcionarios a que se refiere el articulo 111 constitucional, no quedan sujetos a la potestad jurisdiccional ordinaria. El juicio político es de la incumbencia cognoscitiva y decisoria de la Cámara de Diputados o de la de Senadores, según se trate respectivamente de delitos comunes u oficiales, y se sustancia conforme al procedimiento establecido en los artículos 109 y 111 de la Constitución, a cuyo tenor nos remitimos, pues, como afirmamos al principio de esta nota, su estudio no nos corresponde, aboTdar en el presente libro, remitiéndonos a las consideraciones que sobre este tema formulamos en nuestra obra Derecho Constitucional Mexicano.

294

LAS GARANTiAS tNDMDUALES

un determinado proceso por raz6n de la naturaleza del delito cometido, de la índole del negocio jurídico, del grado en la instancia, etc.; 199 bla tampoco está colocado dicho sujeto en una situaci6n igualitaria con las demás personas. puesto que disfruta de ventajas respecto de éstas; carece asimismo en algunos casos de la obligaci6n pública individual de contribuir a los gastos estatales mediante el pago de un impuesto, dc prestar ciertos servicios sociales, etc. Por el contrario, el fuero real, material u objetivo, no se refiere a una persona determinada o a un número también determinado de sujetos. Dicho fuero no implica un conjunto de ventajas o favores personales acordados para uno o varios sujetos o un grupo de personas, sino que propiamente se traduce en una situación de competencia jurisdiccional determinada por la índole o naturaleza del hecho, acto o negocio que da origen a un juicio. Así, en nuestro régimen jurídico existen los fueros federales y local que significan sendas esferas de competencia entre los tribunales de la Federaci6n y los de los Estados, fijadas en raz6n de la naturaleza formal (federal o local) de los actos, hechos o negocios que se someten a su conocimiento o que dan origen al procedimiento que ante ellos debe ventilarse. Al fuero que se traduce en órbitas de competencia jurisdiccional se le da el nombre dc real o material, porque para su existencia se toma en consideración un elemento ontológico, pudiéramos decir, constituirlo por hechos, actos o situ~ciones que
'19& bl e El sistema de los fueros personales en lo que a la jurisdicci6n atañe se estableció en la legislación española medieval y de los tiempos modernos. Así, la Novísima Recopilación de las Leyes de España~ expedida en 1804, contiene en su Libro Segundo diferentes disposiciones que consignan dicho sistema foral. Entre ellas se encuentra la Ley IV mediante la que se prohibió a los jueces eclesiásticos "prender las perronas de los lagos, y hacer ejecución en sus bienes, sin invocar la ayuda del brazo seglar", así como la Ley x..xl V. cuyo texto es el siguiente: "Informado, por representación que me ha hecho la Audiencia de la Coruña, de que el R. Obispo de Mondoñedo hizo arrestar a un Receptor de aquel -Tribunal, con pretexto de haberle faltado al respeto al tiempo de notificarle un auto de la misma Audiencia, para que pusiese en libertad a otro que había mandado arrestar, también excediendo de sus facultades, "por ser lego; a fin de evitar en adelante los perjuicios que de semejantes procedimientos Se originan a mi Real jurisdicción, he mandado, que se advierta al R. Obispo haberse excedido en las prisiones del Receptor r del otro lego, usurpando la [urisdicoíón ordinaria, e impidiendo el libre uso de la que exerce la Real Audiencia; y se le prevenga, que en adelante se abstenga de semejantes procedimientos, en 1 concpto de que tomaré sobre ello seria providenciai que no proceda a la prisión de seglares en causas que no sean de fuero eclesiástico, y en tal caso imparta el auxilio de la jurisdicción Real, que le deberán dar las Justicias en quanto proceda de Derecho: que de ningún modo detenga ni arreste, para efecto de tomar declaración, a ningún seglar. sino que despache exhorto a su Juez. Real, para que este le compela, o a otro qualquiera acto de esta naturaleza, si "fuere justo: que a los Ministros subalternos de la Real Audiencia los trate con la distinción que exige su encargo de cumplir las Reales provisiones; para cuya notificación, y otra qualquiera jurídica diligencia de la Real jurisdicción, prevendrá la Audiencia a los Receptores y Escribanos, que en adelante con los RR. Obispos, Provisores y demás Jueces eclesiásticos del reyno de Galicia solo usen la atención de dar recado de urbanidad, antes de hacerles la notificación de los despachos, sin que proceda papel, carta ni memorial, ni copia de la providencia o despacho; y que se les admita hacer estas notificaciones sin causarles detención ni molestia, o dándoles hora, de cuya respuesta pongan diligencia; y la Audiencia procederá contra los infractores por los medios establecidos para contener a los Eclesiásticos en sus justos límites:' (Esta disposición fue dictada

por Carlos IU el 24 de febrero de 1764.)

GARANTiAS DE IGUALDAD

295

son extrapersonales y que pueden tener lugar en relación con cualquier sujeto, independientemente de la condición especial de éste. Por tal motivo, al fuero real o material puede lIamársele oh¡etivo, porque se establece atendiendo a circunstancias, fenómenos, elementos, etc., trascendentes e independientes de la índole intrínseca de una persona. Lo que la Constitución prohíbe en su artículo 13 es la existencia de fueros personales en los términos que hemos asentado con antelación, Por ende, nuestra Ley Fundamental no excluye a los fueros reales, materiales u objetivos. Pues bien, el fuero de guerra que permite la Ley Suprema es eminentemente real u objetivo, puesto que se consigna en razón de la indole del delito que da origen a un juicio. El fuero de guerra implica, pues, la órbita de competencia de los tribunales militares, establecida, no atendiendo a la persona de los sujetos que cometan un delito o cualquier acto o negocio jurídico que dé nacimiento al procedimiento judicial, sino en vista de la naturaleza del hecho delictuoso. Así pues, el fuero de guerra o esfera de competencia jurisdiccional de los tribunales militares surge o tiene lugar cuando se trata de delitos o faltas del orden militar. Como se ve, el fuero de guerra tiene un carácter eminentemente objetivo y, por ende, distinto del personal cuya existencia prohíbe la Constitución. Dicho fuero sería subjetivo si consignara para los tribunales militares una especial competencia para conocer de todo caso en que estuvieren inodados los miembros del Ejército. Entonces, la esfera competencial se instituiría atendiendo a la condición particular y propia de la persona, 10 cual implicaría la negación de la garantía de igualdad. Por todas las anteriores razones, estimamos que la parte del artículo 13 constitucional que declara subsistente el fuero de guerra no es excepción, ni mucho menos contradice, a la garantía específica de igualdad que consiste en la prohibición de privilegios o prerrogativas personales o fuero subjetivo. d) Extensi6n jurisdiccional del fuero de guerra. Siendo, como hemos aseverado, el fuero de guerra un fuero real, materíal u objetivo, traducido en la especial esfera de competencia de los tribunales militares, su operatividad obedece a un hecho extrapersonal, cual es la comisión de un delito de carácter militar. Consiguientemente, el fuero de guerra tiene lugar u opera cuando se trate de un delito de dicha naturaleza. Ahora bien, ¿qué se entiende por delito militar? Desde luego, y dando por sabido o supuesto el concepto de delito en general, un hecho delictivo será militar cuando esté catalogado como tal por el Código de Justicia Militar. Así como el Código Penal define el delito en general como "todo acto u omisión que sancionan las leyes penales" (art. 7), recurriendo a dicha definición legal, un delito militar estará constituido por todo hecho activo o pasivo que penen las leyes militares, esto es, el Código de Justicia Militar la Ordenanza General del Ejército y demás ordenamientos especiales de tal índole. Como se ve, la definición legal de delito militar, así como delito en general, toma como criterio de calificación, la tipificación delictiva contenida en el ordenamiento jurídico que corresponda.

296

LAS GARANTiAS INDMDUALES

El Código de Justicia Militar de 1933, que entró en vigor a partir del primero de enero de 1934, considera como delitos militares los siguientes: la trai-

ción a la partria (art. 203) ; espionaje (art. 206) ; delitos contra el derecho de gentes (arts. 208 a 215); violación de neutralidad o de inmunidad diplomática [arts. 216 y 217); rebelión (arts. 218 a 233); sedición (arts. 224 a 227); falsificación de documento militar (arts. 228 a 238); fraude y malversación de
haberes en materia militar (aro. 29 a 345); extravío, enajenación, robo y des-

trucción de 10 perteneciente al Ejército (arts. 246 a 254); deserción (arts. 225 y 275); inutilización voluntaria para el servicio (arts. 276 y 277) ~ insultos,
amenazas o violencias contra centinelas, guardias, tropa formada, salvaguardias, banderas y ejércitos (arts. 278 a 280) ; ultraje y violencia contra la policía

cometidos por militares (art. 281); falsa alarma (art. 282); insubordinación (arts. 283 a 292); abuso de autoridad cometido por un militar que trate a un inferior de un modo contrario. a las prescripciones legales (arts. 293 a
3(0); abandono de servicio (art. 310); extralimitaci6n y usurpación de mando o comisi6n (art. 323); maltratamiento a prisioneros, detenidos o presos y heridos (art. 324); pillaje, devastación, merodeo, apropiación de botín, contrabando, saqueo y violencia contra las personas (arts. 378 a 430) ; delitos cometidos en la

administración de justicia militar (arts. 421 a 433); Por lo que toca a las faltas del orden militar, éstas son en general todas aquellas infracciones cometidas contra los reglamentos militares, principalmente contra la Ordenanza General del Ejército. Las faltas se distinguen de los delitos por la circunstancia de que, por lo general, producen las primeras, consecuencias de menor gravedad que las que originan los segundos, así como por el hecho de que las sanciones en ambas especies de infracciones legales son de diferente grado de severidad. De acuerdo, pues, con e! artículo 13 constitucional, e! fuero de guerra o esfera de competencia de los tribunales militares surge cuando se trata de la comisión de un delito o falta calificados por la ley como pertenecientes al orden militar. Por el contrario, cuando un hecho no tiene un carácter delictivo militar, los competentes para conocer del proceso que a ese propósito se instruya serán los tribunales ordinarios (federales o locales, según e! caso), aun cuando aquél haya sido realizado por un miembro del Ejército. Así lo ha sostenído la Suprema Corte en una tesis que dice: "El fuero de guerra no puede extenderse a conocer de delitos que, aunque cometidos por militares, y relacionados con el servicio del Ejército, no son contra la disciplina militar. No quedan bajo la jurisdicción del fuero de guerra los delitos del orden común que cometan los militares, cuando no estén en servicio de armas." "El artículo 13 constitucional ha reservado el fuero de guerra para los delitos contra la disciplina militar, debiendo entenderse como tales los que, al cometerse, perturban, disminuyen O ponen en peligro el servicio militar, se oponen a los deberes que impone el ordenamiento general del Ejército, O realizan durante un servicio militar." :lOO Sin embargo, no basta que exista dicha circunstancia para que opere e! fuero de guerra; es menester, además, que un delito militar sea cometido por un miembro del Ejército para que los tribunales militares puedan conocer de! juicio que de su comisión se derive. Éstos carecen de facultad para extender su jurisdicción a
200

Semanario Judicial de la Federación, Quinta Epoca, tomo XIV, pág. 1,788.

GARANTÍAS DE IGUALDAD

297

personas que no pertenezcan a nuestro instituto armado, aun en el supuesto de que un sujeto no militar esté inodado en la ejecución de un delito o falta de esa naturaleza. Así 10 dispone el propio artículo 13 constitucional al establecer que "los tribunales militares en ningún caso y por ningún motivo podrán extender su jurisdicción sobre personas que no pertenezcan al Ejército". Puede suceder, no obstante, que en la preparación y ejecución de un delito del orden militar haya tenido injerencia un civil. En este caso, tal como 10 preceptúa nuestra Ley Fundamental en el propio artículo 13, conocerá del juicio correspondiente el tribunal ordinario competente, esto es, el fe. deral (Juzgado de Distrito que corresponda), ya que los delitos militares tienen dicho carácter federal por implicar infracciones a disposiciones federales, como son las contenidas por el Código de Justicia Militar, la Ordenanza General del Ejército, etc. La jurisprudencia de la Suprema Corte ha delimitado con claridad la extensión jurisdiccional del fuero de guerra al interpretar la parte relativa del artículo 13 constitucional. Las tesis jurisprudenciales respectivas acr sin. tetizan dicha extensión en los siguientes tres puntos: "a) el artículo 13 constitucional prohíbe que los civiles sean juzgados por los tribunales militares, en todo caso; b) manda que las personas que pertenezcan al Ejército deban ser enjuiciadas ante los tribunales del fuero de guerra, cuando se trate de delitos del orden militar; c) que cuando en la comisión de un delito militar concurran militares y civiles, la autoridad civil debe Conocer del proceso por lo que toca a los civiles, y los tribunales del fuero de guerra al que se instruya a los militares". En cuanto a los dos primeros puntos estamos de acuerdo con la Suprema Corte, puesto que las conclusiones que encierran se desprenden lógicamente del contenido mismo del artículo 13 constitucional; mas por lo que concierne al tercero, expresamos nuestra completa inconformidad con la aseveración en él involucrada. En efecto, tratándose del conocimiento de un juicio O proceso derivado de la comisión de un delito militar perpetrado por civiles y miembros del Ejército, la Suprema Corte consigna dos competencias: una en favor de los tribunales ordinarios en cuanto al establecimiento de la responsabilidad para los coautores civiles. y otra para los jueces militares por lo que ve al enjuiciamiento de los coautores militares. Esta bifurcación de competencia para conocer de responsabilidades provenientes de la realización de un mismo hecho delictivo según la condición de sus autores. es notoriamente -indebida. Efectivamente, la Constitución, en su artículo 13, dispone textualmente: "Cuando en un delito o falta de orden militar estuviese complicado un paisano, conocerá del caso la autoridad civil que corresponda." Como se ve, el conocimiento del caso, esto es, de la cabal situación provocada por la comisión de un delito militar, lo imputa nuestra Ley Fundamental a los tribunales ordinarios cuando en la ejecución del hecho delictivo men201

Ldem, tomo XXXIX, pég. 240, suplemento 33, pág. 1,195, tomo XL, pág. 1,392.

298

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

cionado haya intervenido un ciVil De acuerdo con la interpretación fiel de la disposición constitucional "transcrita, el juicio proveniente de la perpetración de un delito militar en la que haya estado inodada una persona civil, debe ser ventilado ante los tribunales ordinarios quc corresponda, es decir, ante los Jueces de Distrito en materia penal o mixtos, según aseveramos con antelación. Por ende, estos jueces tienen facultad constitucional para establecer la responsabilidad de todos los coautores de un mismo delito del orden militar, sean éstos civiles o miembros del Ejército. La bifurcación o dualidad de competencias que consigna la Suprema Corte, repetimos, no sólo no está fundada legalmente, sino que pugna con los términos claros e indubitables del texto constitucional. Además, de realizarse dicha bifurcación o dualidad, se engendrarían consecuencias prácticas que provocarían la inestabilidad judicial. En efecto, en la comisión de un hecho delictuoso, las responsabilidades de los coautores están en íntima relación de tal manera que la liberación de culpabilidad de unos aumenta o agrava la de los otros, o viceversa. Tan es así, que en muchos casos prácticos los intereses de los procesados coautores de un mismo delito están en pugna, lo que hace que éstos mutuamente se imputen la responsabilidad penal. Pues bien, para que un juez conozca cabalmente de una situación creada por la comisión de un delito, debe deslindar perfectamente las responsabilidades de las personas que concurrieron en su realización, con el fin de aplicar adecuadamente la pena que corresponda. Para conseguir este objetivo, es menester que enjuicie simultáneamente, en un solo proceso, a los diversos coautores de un delito. De lo contrario, no dispondría de datos y elementos suficientes para delimitar las distintas responsabilidades penales. Por tal motivo, tratándose de un delito militar, como de cualquiera otro, debe ser un mismo tribunal el que enjuicie a todos los coautores del hecho, y si la Constitución da competencia a los jueces ordinarios para conocer de un caso que verse sobre la comisión de un delito militar en la que hubieren intervenido civiles y miembrosdel Ejército, a ambas categorías de personas deben juzgar. La tesis de la Suprema Corte sobre este particular, además de pugnar abiertamente con el artículo 13 constitucional, es el presagio de consecuencias prácticas tan tremendas como las consistentes en que no se aprecie íntegramente la participación de los diversos coautores de un delito militar para la fijación de la responsabilidad penal en que haya incurrido cada uno de ellos, debido a que se parcializa, por así decirlo, el conocimiento judicial en virtud ele la bifurcación de competencias, En efecto, si bien es cierto que el grado de responsabilidad y la penalidad correspondiente deben ser distintas para el rmlitar y el coautor civil en la comisión de un delito castrense por la diversa situación personal especifica en que ambos están colocados, también es verdad que, en cuanto a la apreciación de los elementos del corpus delicti, no deben existir criterios contrarios y hasta contradictorios, lo que acontecería merced a la bifurcación competellc~a! que sostiene la Suprema Corte. Así, verbigracia, el

!

,

GARANTiAs

DE IGUALDAD

299

Juez de Distrito podrá resolver, al conocer de la participación del civil en un hecho delictivo de carácter militar, que los elementos materiales de éste no quedaron comprobados, dictando, en consecuencia, un auto de libertad en acatamiento de lo dispuesto por el articulo 19 constitucional; en cambio, el juez militar, en cuanto al miembro del Ejército, podría decidir, en el proveído de formal prisión que contra él pronuncie, que dichos elementos sí fueron demostrados, lo que evidentemente originaria una dualidad contradictoria de resoluciones judiciales sobre un mismo caso y en relación con un mismo delito, el cual, con independencia de la responsabilidad de sus coautores (militar y civil), debe ser estimado unitariamente en lo que atañe a sus referidos elementos. Por todas estas consideraciones estimamos que, cuando en la preparación o ejecución de un delito militar estén complicados tanto civiles como militares, la competencia para conocer del proceso correspondiente debe imputase a los tribunales ordinarios, esto es, a los Jueces de Distrito. En resumen, el fuero de guerra es primordialmente un fuero de caráeter real o material, implicando la competencia de los tribunales militares para conocer de los delitos y faltas de tipo militar. Sin embargo, decho fuero no deja de ser, paralelamente, de índole personal, pues para que se surta dieha competencia, se requiere que el autor de un delito O falta militar sea miembro del Ejército. Por tanto, debe concluirse que el fuero de guerra es mixto, o sea, real, desde el punto de vista de la naturaleza del hecho que lo sustenta, y personal, en cuanto que sólo es operante respecto de los militares por los delitos y faltas que cometan contra la disciplina militar. e) Breve referencia histórica respecto de los fueros personales en M éxico. La abolición de los fueros personales es relativamente reciente. Principalmente en España y, en consecuencia, en la Nueva España, subsistían sobre todo los fueros eclesiásticos y militares. Estos fueros eran de los llamados privilegiados, de carácter personalísimo, pues los sujetos que tenían la condición de miembros de la Iglesia o de la milicia estaban substraidos de la jurisdicción de los tribunales ordinarios, independientemente del hecho o situación que originase el juicio o proceso correspondiente. Aparte del fuero eclesiástico y militar, la administración de justicia en la época colonial de México y, en general, de las Indias, se impartia por multitud de tribunales cuya competencia estaba determinada en razón de factores estrictamente personales sobre los que se asentaban otros tantos fueros. Así, existía el fuero común, merced al cual los alcaldes ordinarios, los alcaldes mayores o corregidores y las reales audiencias conocían de los asuntos civiles y penales referentes a las personas que, por su condición o rango profesional, no estaban comprendidas en los demás fueros especiales. En cuanto a los negocios contenciosos en que intervenían los indios y los españoles existía el Fuero de Indios. Para las cuestiones que concernían a los comerciantes había el fuero mercantil, "reglarnentado por las Ordenanzas de Bilbao, y que estaba constituido por tribunales de comercio, independientes de los tribunales ordinarios. compuestos de un

300

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

\

prior y de cónsules elegidos por los mismos comerciantes en primera instancia, y de un oidor en la apelación'V" Sería prolijo mencionar siquiera los numerosos fueros especiales que, a guisa de privilegios o prerrogativas para determinada categoría de sujetos o para ciertas clases profesionales, existían en el derecho neo-español. Bástenos citar, además de los ya mencionados, los de Minería, el de la Inquisici6n, e! de la Santa Hermandad, etc., y en los cuales, sin embargo, la competencia de los tribunales respectivos ya no se establecerla atendiendo a elementos puramente subjetivos, sino a circunstancias objetivas atañederas a la índole de los negocios que reclamaran la intervención jurisdiccional, teniendo en consecuencia, e! carácter de fueros mixtos. La Constitución española de 1812, no pudiéronse liberar de la tradición jurídica que acusaba la existencia de una infinidad de fueros privilegiados o personales, los dejó subsistentes en materia militar y eclesiástica (arts. 249 y 250). En la época en que tuvieron lugar los hechos de emancipación politica de la Colonia y durante el México independiente, los diferentes ordenamientos legales y constitucionales que se expidieron hasta antes de la Constitución de 1857, no consignaron expresamente la supresión de los fueros personales o privilegiados; antes bien, en la Constitución de 1824 se declararon subsistentes los de! orden militar y eclesiástico, mismos que se reiteraron en las Bases Orgánicas de 1843. No fue sino hasta la expedición de la Ley Fundamental de 1857 (art. 13, correspondiente al arto 29 del Proyecto), cuando se abolieron dichos fueros expresamente, conservándose únicamente e! de guerra; pero no con el carácter de absolutamente personal o privilegiado, sino como órbita o esfera de competencia de los tribunales militares en razón de la índole del hecho causante de! juicio o proceso, sin que se hubiese consignado la prohibición de que dichos tribunales no podían extender su jurisdicción a personas que no pertenecieran al Ejército, como ya lo establece e! artículo 13 de la Constitución vigente, según dijimos. Durante la gestación parlamentaria de dicho precepto en e! Congreso Constituyente de Querétaro, la comisión dictaminadora abundó en razones por las cuales e! fuero de guerra debería operar únicamente respecto de los delitos y faltas de carácter militar (fuero real u objetivo), sin extenderse a personas que no fuesen miembros del Ejército (elemento personal o subjetivo en dicho fuero). En la exposición de motivos del actual articulo 13 constitucional, la comisión dictaminadora dijo lo siguiente: "El principio de la igualdad, base de la democracia, es incompatible con la existencia de leyes privativas y tribunales especiales, que implican privilegios de clases; condena éstos el artículo I3 del proyecto de Constitución en los mismos términos en que lo hace la de 1857, dejando subsistente nada más el fuero de guerra; pero en el pro'2OZ Los Delitos de los Altos Funcionarios y el Fuero Constitucíonol, por Juan José González Bwtamante, pág. 24.

GARANTíAs DE IGUALDAD

301

yecto se circunscribe más aún la jurisdicción de los tribunales militares, retirándoles aquélla de un modo absoluto respecto de los civiles complicados en delitos de orden militar. De esta suerte, el fuero militar, responde exactamente a la necesidad social que hace forzosa su subsistencia; viene a constituir una garantía para la misma sociedad, en lugar de un privilegio otorgado a la clase militar, como fue en otro tiempo. Anteriormente a la Ley Juárez, el fuero militar era positivamente un privilegio de casta; gozaban de ese fuero los militares en toda materia: en negocios del orden civil, en tratándose de delitos del orden común y en los comprendidos en la ordenanza militar. La Ley J uárez, al abolir todas las demás prerrogativas dejando sólo subsistentes los tribunales especiales para los delitos militares, dio un gran paso en el camino democrático; el artículo 13 del proyeeto de Constitución es el complemento de aquella ley.'" 10 que obliga a conservar la práctica en que los militares sean juzgados por militares conforme a leyes especiales, es la naturaleza misma de la institución del Ejército. Estando constituido éste para sostener las instituciones, urge rodearlo de todas las precauciones dirigidas a impedir su desmoralización y mantener la disciplina, que es su fuerza, porque un ejército no deja de ser el sostén de una nación, sino para convertirse en azote de la misma. La conservación de la disciplina militar impone la necesidad de.castigos severos, rápidos, que produzcan una fuerte impresión colectiva; no pudiendo obtener este resultado de los tribunales ordinarios, por la variedad de los negocios a que tienen que atender constantemente y por la impotencia a que se ven reducidos en ocasiones, por diversas causas, es fuerza instituir tribunales espeeiales que juzguen de los delitos del orden militar, si se quiere obtener los fines indicados antes".204 1 205 f) La última garantía específica de igualdad que contiene el artículo 13 constitucional es la que se refiere a que ninguna persona o corporaci6n puede gozar de más emolumentos que los que sean compensaci6n de servicios públicos y estén fijados por la ley. Esta garantía impide que el Estado, por conducto de sus autoridades, pueda acordar en beneficio de algún sujeto o persona moral una retribución económica, no 8610 sin que haya una contra2103

Probablemente se trata de la ley de 15 de septiembre de 1857, expedida no por

Juárez sino por Comonfort, en cuyo artículo primero se declaró subsistente el fuero de
guerra para los delitos y faltas en conexión con el servicio militar únicamente. 2(14 Diario de los Debates del Congreso Constituyente de 1916-17. págs. 205 y 206. 2(l5 El diputado constituyente Francisco J. Múgica, que formé parte de la citada comisión dictaminadora, fonnuló un voto particular propugnando la abolición total del fuero de guerra en tiempo de paz, para el efecto de que fuesen los tribunales ordinarios (no militares) los que conociesen de todos los casos en que se tratare de un delito de carácter militar cometido inclusive por miembros del Ejército. Para Múgica, el fuero de guerra sólo debía subsistir, como competencia de los tribunales militares, por delitos de este tipo cuando la naci6n se encontrase en estado de guerra o cuando el Ejército se hallare en campaña en determinada regi6n del país. (Véase la obra citada en la nota anterior, páginas 206 y 207.) No obstante dicho voto y las objeciones que diferentes congresistas formularon al" dictamen, se aprobó el articulo 13 constitudonal por 122 votos contra 61.

302

LAS GARANTÍAS JNDIVIDUALES

prestación de índole pública por parte del beneficiado, sino aun en el caso de que, habiéndola, la remuneración correspondiente no esté fijada legalmente. Esta garantía prohíbe, por un lado, las "canonjías", que se pudieren conceder a alguna persona y, por otro, el pago por servicios públicos que no esté fijado por una ley."'" Para los efectos de esta disposición constitucional, los servicios públicos están constituidos por todas aquellas prestaciones otorgadas al Estado en beneficio del mismo o como colaboración para la realización de sus fines, tales como las desempeñadas por los empleados o funcionarios públicos, o como las ejecutadas por particulares para beneficio colectivo. Por ende, significará una violación a esta garantía específica de igualdad el caso en que el Estado, por conducto de las autoridades respectivas, autorice en favor de una persona o corporación un pago que no sea retribución a alguna prestación que tenga por objeto colaborar, en una esfera determinada, a la realización de los fines estatales que genéricamente deben consistir en el logro del bienestar colectivo y del mejoramiento social. En la historia, y muy particularmente en México, se daban frecuentes casos en que existía un emolumento acordado en favor de una persona o de un grupo determinado de individuos, sin que mediara de parte de los beneficiarios la prestación de un servicio público en los términos que acabamos de indicar. Así, el licenciado Lozano afirma 207 que: "En otra época ciertas personas y corporaciones tenían emolumentos que no eran. compensación de un servicio público; tales eran los tributos y servicios personales que los encomenderos, personas o corporaciones podían exigir de los pueblos que tenían en encomienda, y los diezmos y primicias que los cabildos eclesiásticos estaban en posesión de percibir, con apoyo de la autoridad pública y de las leyes, hasta que la del 27 de octubre de 1833 derogó las que imponían o autorizaban la coacción civil para hacer efectivas estas exacciones tan injustas como ruinosas."

::lO6 Constitucionalmente, cada año el Poder Ejecutivo debe presentar al Congreso Federal el "Presupuesto de Egresos", en el que están incluidas las partidas para pagar Jos servicios públicos. debiendo el Legislativo examinar "no s610 la conformidad de las partidas gastadas por dicho presupuesto, sino también la exactitud y justificación de las mismas" (art, 73 constitucional, fracción XXVIII), estableciendo el artículo 126 de la Constitución que no podrá hacerse pago alguno que no esté comprendido en dicho presupuesto o determinado por ley posterior. 201 Los Derechos del Hombre, pág. 77.

,

I

CAPÍTULO QUINTO

GARANTíAS DE LIBERTAD
Sumario: l.-La libertad (Generalidades). H.-La libertad como garantía individual. I11.-Garantías específicas de libertad: A.-La libertad de trabajo (artículo 5. constitucional). a) Extensión y limitaciones constitucionales a dicha libertad; b) Seguridades constitucionales relativas a la libertad de trabajo; e) El trabajo como obligación individual pública; d) Breve referencia histórica a la libertad de trabajo. B.-La libre expresión de las ideas: a) Su extensión jurídica; b) Limitaciones constitucionales a la libertad de expresión de las ideas; e) Breve reseña histórica de dicha libertad. C.-La libertad de imprenta: a) Su extensión jurídica¡ b) Sus limitaciones constitucionales; e) Seguridades jurídico-constitucionales de la libertad de imprenta; d) Antecedentes históricos de dicha libertad. D.-El derecho de petíción. E.-La libertad de reunión y asociación: a) Su extensión jurídica; b) Limitaciones constitucionales a dicha libertad; e) La libertad de asociación politíca y los partidos politicos; d) Breve referencia histórica. F.-Libertad de posesión y portación de armas. G.-Libertad de tránsito. H.-Libertad religiosa. l.-Libertad de circu-

lación de correspondencia. ¡.-La libre concurrencia. IV.-Consideraciones sobre el artículo 39 constitucional. a) Somera referencia histórica; b) Apreciaciones generales; e) La reforma de 1934; d) La reforma de 1946; e) La autonomía universitaria.
LA LIBERTAD

l.

(Generalidades)

Al abordar el somero estudio que hicimos respecto de la persona humana, afirmamos que todo individuo tiene una teleologia que perseguir, que es inherente a su ser. Dicha finalidad estriba, genéricamente hablando, en la obtención de su felicidad o bienestar, que se traduce, en términos abstractos, en una situación subjetiva de satisfacción permanente, con independencia del estado real en que la persona se encuentre o de las circunstancias materiales que la rodeen (v. gr., un pobre puede ser más feliz que un rico, no obstante que éste está colocado en una mejor posición económica). Pues bien, dijimos asimismo que cada pen;ona, al realizar o pretender realizar su propia felicidad, se forja los fines II objetivos en que, según cada criterio individual, puede estribar su bienestar, forjación que generalmente es la consecuencia de un sinnúmero de factores de diversa indole que están presentes en cada individualidad. Al concebir la persona sus fines vitales, en cuya obtención hace radicar su especial y propia felicidad o bienestar, el individuo asimismo crea o escoge los medios que estima idóneos para conseguir tal objetivo.

304

LAS

oARANTfAs

INDIVIDUALES

Tanto en la concepción teleológica como en la selección de los medios tendientes a lograr los fines vitales personales, el individuo obra por sí mismo. Nadie más que él conoce la indole de su propia felicidad; él solo es el único que puede elegir el terreno o ámbito donde situar los fines que forja; él también es el que sabe, con exclusión de cualquier otro sujeto, cuáles son los conductos adecuados para realizar sus objetivos personales y, por ende, para lograr su felicidad. Es a través de esta elección individual y exclusivista de fines y medios vitales como filosóficamente se reputa a la persona humana en su carácter de auto-fin, puesto que es ella misma el único o al menos el principal sujeto de la felicidad que persigue, aun cuando la obtención real o práctica de ésta redunde en beneficio ajeno (como acontece con el altruista, v, gr., quien, al sentirse feliz haciendo el bien a sus congéneres, al mismo tiempo beneficia a éstos con su conducta o comportamiento). Ahora bien, es en la elección de [mes vitales y de medios para su realiza' ción como se ostenta relevantemente la libertad. Esta es, en términos genéricos, la cualidad inseparable de la persona humana consistente en la potestad que tiene de concebir los fines y de escogitar los medios respectivos que más le acomoden para el logro de su felicidad particular. Se dice, por ende, que cada persona es libre para proponer los fines que más le convengan para el desarrollo de su propia personalidad, así como para seleccionar los medios que estime más apropiados para su consecución. La libertad, traducida en esa potestad o facultad propia de la persona humana de elegir fines y medios vitales, presenta dos aspectos fundamentales, establecidos en razón del ámbito donde aquélla se despliega. En primer lugar, la escogitación de objetivos vitales y de conductos para su reaIización puede tener lugar inmanentemente, esto es, sólo en el intelecto de la persona, sin trascendencia objetiva. En este caso, la potestad electiva no implica sino una libertad subjetiva o psicológica ajena al campo del Derecho. En segundo término, como el individuo no se conforma con concebir los fines y medios respectivos para el logro de su bienestar vital, sino que procura darles objetividad, externándolos a la realidad, surge la libertad social, o sea, la potestad que tiene la persona de. poner en práctica trascendentemente tanto los conductos como los fines que se ha forjado. La libertad social, por ende, no se contrae al campo de la inmanencia del sujeto, sino que trasciende a la realidad, traducida en aquella facultad que tiene la persona humana de objetivar sus fines vitales mediante la práctica real de los medios idóneos para este efecto. Ésta es la libertad que interesa fundamentalmente al Derecho, ya que la otra, es decir, la subjetiva o psicológica, se relega al fuero intimo del intelecto o de la conciencia, indiferente, en sí misma, a la regulación juridica. La libertad social, que es la única que vamos a tomar en consideración, se traduce, pues, en una potestad genérica de actuar, real y trascendentemente, de la persona humana, actuación que implica, en síntesis, la consecución objetiva de fines vitales del individuo y la realización práctica de los

GARANTiAs DE LIBERTAD

305

medios adecuados para su obtención. Pues bien, ese actuar genérico de la persona, esa libertad abstracta del sujeto, se puede desplegar específicamente de diferentes maneras y en diversos ámbitos o terrenos. Cuando la actuación libre humana se ejerce en una determinada órbita y bajo una forma particular, se tiene a la libertad especifica. :&ta es, en consecuencia, una derivación de la libertad social genérica que se ejercita bajo ciertas formas y en una esfera determinada (libertad de expresión de pensamiento, de trabajo, de comercio, de imprenta, etc.), En otras palabras, las libertades específicas constituyen aspectos de la libertad genérica del individuo, o sea, modos o maneras especiales de actuar. La libertad social, traducida en la potestad del SUjeto para realizar sus fines vitales mediante el juego de los medios idóneos por él seleccionados, y la cual determina su actuación objetiva, no es absoluta, esto es, no está exenta de restricciones o limitaciones. Éstas tienen su razón de ser en la vida social misma. En efecto, la convivencia humana sería un caos si no existiera un principio de orden. Si a cada miembro de la sociedad le fuera dable actuar en forma ilimitada, la vida social se destruiría a virtud de la constante violencia que surgiría entre dos o más sujetos. En la pretensión de hacer prevalecer sus intereses propios sobre los de los demás, bajo el deseo de tener primacía sobre sus semejantes, el individuo aniquilaría al régimen de convivencia. Éste, por tal motivo, debe implicar limitaciones a la actividad de sus componentes. La libertad objetiva, como ilimitada y absoluta actuación, sólo puede tener lugar en el hipotético "estado de naturaleza" de que hablara Rousseau, donde cada hombre, por el hecho de vivir aislado de sus congéneres, desempeña su eonducta sin restricciones, de acuerdo con la capacidad de sus fuerzas naturales, El principio de orden, sobre el que se basa toda sociedad, toda convivencia humana, implica necesariamente limitaciones a la actividad objetiva del sujeto; por ende, éste estará impedido para desarrollar cualquier acto que engendre conflictos dentro de la vida social. Las limitaciones o restricciones impuestas por el orden y armonía sociales a la actividad de cada quien, se establecen por el Derecho, el cual, por esta causa, se convierte en la condición indispensable sine qua non, de toda sociedad humana. Por eso el aforismo sociol6gico que expresa: ubi homines, societas, ubi societas, jus, es de validez apodíctica, en el sentido de implicar, en primer lugar, la índole eminentemente sociable del ser humano y, en segundo término, la imprescindible necesidad del orden juridico, bien sea consuetudinario o legal, para que una sociedad exista y subsista. Claro está que el orden de derecho . es el factor que fija las limitaciones a la libertad social del hombre desde un punto de vista deontológico, ya que en la realidad hist6rica no faltan ni han faltado casos en que aquéllas no son impuestas juridicamente, sino por la voluntad autocrática del gobernante. Las limitaciones o restricciones a la libertad social del hombre que establece el orden juridico tienen diversas causas. En los regímenes netamente

306

LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES

individualistas que se crearon a raíz de la Revoluci6n francesa, la libertad humana no podia ejercerse sino cuando su desempeño no perjudicaba o dañaba a otra persona. El interés particular, como posible objeto de vulneraci6n de una desenfrenada libertad individual, era, pues, la barrera que a ésta se oponía, La Declaraci6n Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano claramente consignaba este criterio de limitaci6n a la libertad en su artículo IV, que disponía: "La libertad consiste en poder hacer todo lo que no dañe a otro. De aquí que el ejercicio de los derechos naturales del hombre no tenga más limitaciones que los que aseguren a los otros miembros de la sociedad el goce de esos mismos derechos: estos limites no pueden determinarse más que por la ley." Por tanto, como se puede colegir de la anterior transcripci6n, dentro del más estricto individualismo, las únicas limitaciones jurldicas a la libertad del hombre obedecían a una sola circunstancia, a saber: cuando se causaran, mediante su ejercicio, daños a un interés privado. El criterio que sirvi6 de fundamento a las limitaciones de la libertad se transform6 y ampli6 con el tiempo. Entonces, la simple producci6n de un daño a un particular ya no era ni el único ni el más importante dique al desarrollo abusivo de la potestad libertaria. El Estado, como persona política y social, podía ser también vulnerado por un desenfrenado ejercicio de la libertad. Fue así como, al lado del factor limitativo ya mencionado, se declar6 que la libertad del individuo deberla restringirse en aquellos casos en que su ejercicio significara un ataque o vulneraci6n al interés estatal o interés social. Junto a la limitaci6n de la libertad en aras del interés particular, se consagr6 la restricci6n a la misma en beneficio del Estado o de la sociedad. Ahora bien, ¿cuándo existe ese interés social o estatal como criterio limitativo de la libertad del individuo? Ésta es una cuesti6n que no es posible resolver a priori; es menester tomar en consideraci6n para tal efecto cada caso concreto que se presente, o mejor dicho, cada libertad específica de que se trate. Éste es el método que generalmente adoptan las constituciones en el establecimiento de las limitaciones a la libertad humana, o sea, el consistente en consignar éstas en relaci6n a cada libertad específica que reconozcan. Es más, por lo general, ni la Ley Fundamental ni las leyes orgánicas de garantías indican en qué casos se está en presencia de un interés social, estatal, público, general, etc., para limitar las diversas libertades específicas; en la mayoría de las veees se concretan los ordenamientos jurídicos a mencionar simplemente el interés del Estado o de la sociedad como dique a la libertad humana en sus distintas y correspondientes manifestaciones. Por consiguiente, toca a la jurisdicci6n o a la administraci6n establecer en cada caso concreto cuándo se vulnera el interés social o estatal por el desarrollo de una determinada libertad eSpecífica.... .
:208 Así, v. gr.; el artículo 5° constitucional declara que "el ejercicio de la libertad de trabajo, industria, comercio o profesión sólo podrá vedarse... cuando se ofendan los derechos de la sociedad", sin especificar cuándo surge esa ofensa.

GARANTÍAs DE UBERTAD

307

No obstante, podemos afirmar que, si no se quiere degenerar en la absorción del individuo por el Estado, como acontece en los regímenes totalitarios, las limitaciones a la libertad en presencia del interés social o estatal, por un lado, deben estar plenamente justificadas, y por el otro, ser de tal naturaleza, que no impliquen la negación de la potestad humana que se pretende restringir, según ya afirmamos en otra ocasión. En síntesis, la libertad social u objetiva del hombre se revela como la potestad consistente en realizar trascendentalmente los fines que él mismo se forja por conducto de los medios id6neos que su arbitrio le sugiere, que es en lo que estriba su actuaci6n externa, la cual s610 debe tener las restricciones que establezca la ley en aras de un interés social o estatal o de un interés legitimo privado ajeno.""

II.

LA LIBERTAD COMO GARANTÍA rNDIVIDUAL

La libertad, en los términos que acabamos de expresar, es una condición sine qua non, imprescindible para el logro de la teleología que cada individuo persigue. En estas circunstancias, la libertad se revela como una potestad inseparable de la naturaleza humana, como un elemento esencial de la persona. En un plano deontológico, pues, la libertad se manifiesta bajo ese aspecto. Ahora bien, en el terreno de las realidades sociales, ¿cómo se ostenta la libertad del hombre? En otras palabras, ¿qué posición ocupa la potestad libertaria del ser humano dentro de la sociedad estatal? Las concepciones filosóficas abstractas de la personalidad dentro de la cual sitúan a la libertad como un elemento inherente a su naturaleza, han tenido repercusiones en la vida social. La idea deontológica de la libertad tiende siempre a convertirse en realidad ontológica.
20'9 La anterior concepción no tiene la pretensión de definir lo que es la libertad. Atendiendo a los diferentes puntos de vista desde los cuales puede analizarse la idea respectiva, nos hemos contraído a exponer su implicación tomando en cuenta la naturaleza teleol6gica del hombre y su carácter de ente social. Quizá las dificultades que embarazan la tendencia intelectiva para definir la libertad como concepto abstracto, unitario e integral (tendencia que peculieriza al espíritu filosófico latino y germánico), hayan originado que la mentalidad anglo-sajona, propensa al pragmatismo, no se hubiese preocupado por analizarlo. Tan es así, que los documentos jurldico-politícos de Inglaterra y Estados Unidos se han concretado a mencionar las diferentes libertades especificas del hombre, insertándolas en catálogos (bills) declarativos. Como indica acertadamente Sánchez Viamonte (Los Derechos del Hombre en la Revolución Francesa); el conceptualismo y la terminología anglo-sajona distinguen la idea de "Iiberty", que corresponde al concepto abstracto, integral y unitario de "libertad", de la de "freedom", que se aplica a las libertades específicas reconocidas estatutaria y consuetudinariamente como "derechos del gobernado". La idea de "Iiberty" ha sido deliberadamente inasequible para la conciencia jurídica de los pueblos anglo-sajones, quienes se han conformado, en un afán utilitario, a emplear en sus documentos públicos el concepto "Ireedom", desenvuelto en libertades específicas declaradas o reconocidas.

308

LAS GARANTfAs INDIVIDUALES

El hombre, considerado abstractamente como persona, está dotado de la potestad libertaria. Pues bien, dentro de la convivencia humana, dentro del conglomerado social, en las múltiples relaciones que surgen entre los miembros de éste, la libertad como factor abstracto deontológico del hombre ha pugnado por transmutarse en algo real. En síntesis, si filosóficamente el ser humano como tal tiene que ser libre, realmente también debe poseer este atributo. Se suscita, entonces, una cuestión histórica por elucidar: las concepciones abstractas y deontológicas de la personalidad humana ¿han correspondido a las realidades sociales, o éstas a aquéllas? La libertad que todo hombre debe poseer ¿prácticamente la ha tenido? La historia nos demuestra hasta la evidencia que tal correspondencia ha faltado a menudo. Así, desde los tiempos más remotos había una acentuada diferencia social entre dos grupos de hombres: los libres y los esclavos. La libertad estaba reservada a una clase privilegiada, a un sector que imponía su voluntad sobre el resto de la población constituida por los esclavos. Éstas no eran personas, sino cosas, como sucedía principalmente en Roma. No era cierto que todo hombre, por el hecho de ser tal, fuese libre; era falso que la libertad constituyera un atributo inseparable de la naturaleza humana; la potestad libertaria se reservaba a una clase social superior, privilegiada, que tenía todos lGS derechos sobre los seres no libres. Esta negación de libertad a un grupo humano de la sociedad, esta desigualdad inicua que imperaba entre dos clases sociales -hombres libres y esclavos--, eran el signo invariable y característico de las realidades políticas de la antigüedad. En la Edad Media y hasta los tiempos modernos, la libertad humana no existía como atributo real de todo hombre. Los privilegios y la reserva de libertad en favor de grupos sociales determinados subsistieron, a pesar de las concepciones filosóficas propaladas en el sentido de que todos los hombres sin distioción son igualmente libres. No fue sino hasta la Revolución francesa cuando se proclamó la libertad universal del ser humano; todo hombre, se dijo entonces, por el hecho de ser tal, nace libre; la libertad se hizo extensiva a todo sujeto, con independencia de su condición particular de cualquier género y especie. Fue asi como todo individuo ante el Derecho se reputó colocado en una situación de igualdad con sus semejantes, situación que en la actualidad se ha proyectado al campo económico y social propiamente dicho, dando origen a las llamadas garantias sociales que tratamos en otra ocasión. Pues bien, la libertad de que disfrutaron en la antigüedad, en la época medieval y en los tiempos modernos los grupos prepotentes y privilegiados, salvo algunas excepciones, no significaba una garantía individual (en el concepto que expusimos oportunamente), esto es, no era una libertad pública, sino una libertad civil o privada. El individuo gozaba de libertad dentro del campo del Derecho Civil, esto es, en las relaciones con sus semejantes, como sucedía principalmente en Roma y en Grecia. Sin embargo, frente al poder público

GARANTIAS DE LI1lERTAD

309

no podía hacer valer la libertad de que era sujeto. El Estado y sus autoridades estaban en la posibilidad de respetar la esfera de acci6n del gobernado, mas no como consecuencia de una obligaci6n jurídica, sino a título de mera tolerancia. El gobernante, según su arbitrio y discreción, podia o no respetar la libertad de un individuo; mas no estaba obligado a acatarla. De ahí que el Estado, sin tener barreras jurídicas que limitaran su actividad en beneficio del gobernado, se tornaba cada vez más prepotente, invadiendo las órbitas de la actuación del individuo en todos sus aspectos, como sucedía en los regímenes absolutistas, principalmente en Francia, en donde los monarcas eran dueños de las vidas y haciendas de sus súbditos. En sintesis, hasta antes de la Revolución francesa, y salvo excepciones como las concernientes a los regímenes jurídicos inglés y español (este último a virtud de los "fueros"), en los que la actividad gubernamental debía respetar jurídicamente cierta esfera de acci6n del gobernado, el hombre libre, esto es, el perteneciente a las clases sociales privilegiadas, s610 gozaba de una libertad civil o privada frente a sus semejantes y en las relaciones con éstos, careciendo de libertad pública o a titulo de garantla individual, es decir, frente a los gobernantes. Ante los desmanes y arbitrariedades cometidos en contra de los gobernados por el poder público, en vista de los abusos muy frecuentes de los monarcas irresponsables y tiránicos ejecutados en perjuicio de