*JJ

HISTORIA
GENERALDE
LAS
MISIONES
Anuestros
padres,
cuya
misión
tanto nos ha
enriquecido:

Justo
B.
Gonzalez
Carrasco
Luisa L.
GarcIa Acosta
Carlos
Cardoza
Montalvo
MUM
Orlandi Torruella
HISTORIA
GENERAL
DE
LAS
MISIONES
JUSTOL
GoNZALEZ
Y
CARLOS
F. CARDOZA

ardoGranada
2
ThL 745
94 80
Armaia
QundIo

Dearrojo
rit e rnacicna
edit orial
die
COLECCION
HISTOR
IA
EDITORIALCUE
M.C.E. Horeb, E.R. n.°
2.9
10
SE-A
Cl F erroc a rri l, 8
08232
VILADECAVALLS
(Ba rc elona )
ESPAJIA
E-ma i l: li bros@c li e.es
Internet :
http :Il
www.c li e.es

HISTORIAGENERALDELASMISIONES

COLECCIONHISTORIA
Copyri ght
©2008
Justo
L. Gonza lez
-
Ca rlos E
Ca rdoza
Copyri ght
©2008 Edi tori a l CUE
Todos los derec hos reserva dos

Depósi to
lega l:
CO-0707-2008

ISBN:
978-84-8267-520-6

Impreso
en Ta ller de Li bros, S.L.

Pri ntedi n
Spa i n
Cla si fIquese:
0306 HISTORIADELAS MISIONES
CTC:
01-03-0306-01
Referenc i a : 22.46.44
4-
P r e f a c i o
)
9o r r

--
r r j/0
Ha c e
c a si c ua r e nta a f lo s
que
r e c i bI una
i nvi ta c i ón
i ne spe r a da
a e sc r i bi r una hi s-
to r i a de la s
mi si o ne s .La i nvi ta c i ón ve nf a de
una
c o mi si ón,
c o n
se de e n Bue no s Ai r e s,
c uyo
pr o pósi to
e r a
pr o duc i r
una se r i e de te xto s
que
pudi e se n
se r vi r
de
i ntr o duc c i ón a la s di ve r sa s
di sc i pli na s
de l c ur r Ic ulo
te o lógi c o .
De bo
c o nf e sa r
que
la i nvi ta c i ón no f ue de
mi
a gr a do
i nme di a to .P o r a f lo s me ha bIa de di -
c a do
a
e studi a r la hi sto r i a de la
i gle si a , y
so br e
to do
de
sus do c tr i na s,
y
a ho r a se me
pe dIa
que
e nf o c a se mi a te nc i ón so br e la hi sto r i a de
la s mi si o ne s!
Lue go ,
no f ue c o n muc ho e ntu-
si a smo
que e mpr e ndi
la ta r e a
a si gna da .
Si n
e mba r go , se gi .i In
f ui a de ntr ándo me e n e l
te ma , más me f a sc i nó. Se tr a ta ba de to do un
a spe c to
de
la
hi sto r i a e c le si ásti c a
que po c o s
de
mi s
pr o f e so r e s a pe na s
me nc i o na ba n,
pe r o que
un muc ho s mo do s
po di a yo
r e c o no c e r c o mo
pa r te
de mi
hi sto r i a . Gui a do
po r
lo s
i mpr e si o -
na nte s si e te to mo s de la <<Hi sto r i a de la
e xpa n-
si ón de l c r i sti a ni smo >>,
po r
Ke nne th Sc o tt
La to ur e tte ,
qui e n
e n Ya le ha bIa si do mi ve c i -
no
y
f r e c ue nte i nte r lo c uto r
(pe r o
no mi
pr o f e -
so r ) , me la nc e a la ta r e a .
De to do e llo r e sulta r o n do s c o sa s. Re sultó
e n
pr i me r luga r
una nue va vi si o n de l a lc a nc e
de la hi sto r i a e c le si ásti c a , de ta l mo do
que
a
pa r ti r
de e nto nc e s hi c e to do lo
po si ble ,
e n
to do s mi s c ur so s
y
e sc r i to s so br e la hi sto r i a
e c le si ásti c a ,
po r
i nc lui r la vi si o n mundi a l
que
a que l
e studi o me
pr o po r c i o nó.
Y r e sultó e n
se gundo luga r
una <<Hi sto r i a de la s mi si o ne s>>
que
f ue muc ho
me jo r
r e c i bi da de lo
que yo
ha bi a
e spe r a do , y que pr o nto
se
a go tó.'

A
pa r ti r
de
e nto nc e s he r e c i bi do
r e pe ti da s
i nvi ta c i o ne s
a
r e e di ta r
a que lla
o br a .
Empe r o
si e mpr e
me he
r e si sti do a e llo ,
po r que
no
so y
mi si ólo go , y
si e mpr e
he e sta do bi e n c o ns-
c i e nte de
que a que l
li br o
de ja ba
ba sta nte
que
de se a r .
Fue ha c e uno s
po c o s
a f lo s
que ,
e n c o nve r sa -
c i o ne s c o n mi
c o le ga y a mi go
e l
mi si o lo go
Ca r lo s F.
Ca r do za Or la ndi , se me o c ur r i ó la
i de a de
i nvi ta r le a c o la bo r a r
c o nmi go
e n una
hi sto r i a de la s
mi si o ne s
que , a unque
hi c i e r a
uso de
a que l vi e jo
ma te r i a l, to ma r a e n c ue nta
e l
e sta do a c tua l de la
mi si o lo gIa y
de sus di s-
c i pli na s
a f i ne s .
Ta l e s la
hi sto r i a
y
la
pr e hi sto r i a
de e ste
li br o
que
mi
c o le ga
Ca r do za Or la ndi
y yo
no s
a tr e ve mo s a ho r a a la nza r a l mundo , c o n la
e spe r a nza
de
que e nr i que zc a
la r e f le xi ón
mi si o lógi c a
de la
i gle si a c o nte mpo r áne a , y
que
de
a lgdn
mo do no s li a me a to do s a una
o be di e nc i a c a da ve z más f i e l .
Justo L.Go nza le z
De c a tur ,
Ge o r gi a ,
EE.UU.
P a sc ua de Re sur r e c c i ón, 2005

1 . Bue no s Ai r e s: La Aur o r a ,
1 965.

5
Contenido

CapItulo
1 :
Introducción . 1 2

A. La
misiologIa,
la misión
y
la historia de las misiones

1 4
B. La
historia de la
iglesia y
la historia de las misiones

1 5
C.
La
teologIa pastoral,
la historia de las misiones
y
el
pueblo
de Dios

1 7
D.
Organización
de esta historia de las misiones

1 8

CapItulo
2: Biblia, misión e historia de las misiones

1 9
A. El uso e
interpretación
de la Biblia en la
historia de las misiones

1 9
B. El
Antiguo
Testamento
y
la misión de
la
iglesia

23
1 . La universalidad del
Antiguo
Testamento

23
2. Lamisión universal de Israel

24
a. La fuerza
centrIpeta
de la
misión de Israel

24
b. De la exciusividad a la
inclusividad: El
ejemplo
de Jonas

24
c. Acuérdate de
que
fuiste esciavo en la tierra de
Egipto

24
d. El
carácter
escatologico
de Ia misión

25
C. El
Nuevo Testamento
y
criterios
teológicos para
la
misión

25
1 .
Jesus
y
su ministerio

25
2. La
iglesia:
comunidad de misión en el
EspIritu

26
3 . La
opción por
la vida

26
D. La
expansion
del cristianismo
durante el
perfodo
neotestamentario

26

CapItulo
3 : Las misiones en la Mad
Antigua

3 0
A. Desde el fin del
perIodo
neotestamentario hasta la conversiOn de Constantino

3 0
1 .
Expansion geográfica
del cristianismo

3 1
a. El
Egipto

3 1
b. El nofle de Africa

3 2
c.
España

3 2
d. Las Galias

3 3
e.
Los territorios donde habIan laborado los
apóstoles

3 3
2.
Un
gran
misionero de este
perIodo: Gregorio
de
Neocesarea

3 3
3. Los métodos

3 5
a. La
polémica
contra el
judafsmo

3 5
b. La
polémica
contra el
culto
pagano

3 6
c.
El encuentro con la filosoffa
pagana

3 7
d. El contacto
personal
entre intelectuaLes

3 8
e. Las escuelas cristianas

3 9
f. El testimonio de
la base de la
iglesia

3 9
g.
Los
milagros

4 1
h. El martirio

4 1
i. El culto

4 1
j.
Los
misioneros

4 2
HIsT0RIAGENERALDELASMIsIoNEs

k. Factores
sociológicos

4 2
1 . Resumen:La actitud de los
cristianoshacia el
paganismo

4 2
B. El
imperio
cristiano
y
la
supresión
del
paganismo

4 3
1. La conversionde Constantino

4 3
2. Los
hijos
de
Constantino
y
la reacción
pagana

4 6
3. El
Imperio
cristiano

4 6
4. El finde la Had
Antigua

4 7
5. La obra misionera
después
de la conversionde Constantino

4 8
a. Ulfilas

4 8

b. MartInde
Tours

4 9
C. La
expansion
del cristianismofuera del
Imperlo
Romano

50
1. El
cristianismoenEdesa

50
2 . El cristianismoenArmenia

50
3. El cristianismoen
Georgia

52
4 . El cristianismoen
Mesopotamia y
Persia

52
5. El cristianismoenla India

53
6. El cristianismoenArabia

54
7. El cristianismoenAbisinia
(hoyEtiopIa)

54
D. Consideraciones
generales

54

CapItulo
4 :Lasmisionesmedievales
56
A. Desde Ia
irrupciOngermánica
hasta el avance del Islam
56
1 . La
reconquista
de lo
que
habIa sidoel
Imperio
Romano
56
a. El retode losbárbarosa la romanitas cristiana
57
b. La conversionde los
paganos
58
c. La conversionde losarrianos
60
2 . LasmisionesenlasIslasBritánicas
60
a. Patricio
61
b. Columba
y
la comunidad de
Jona 62
c.
AgustIn
de
Canterbury
63
3. Las
misionesorientales 65
a. El cristianismo
ortodoxo 65
b. Losnestorianosy monofisitas 65
4 . El avance del islam
67
B. Desde el
impulso
misionerobritánicohasta las cruzadas
70
1 . Lasmisionesenel forte de
Europa
71
a. Las
primeras
misionesen los
paIsesBajosy
Alemania
71
b.
Carlomagnoy
la conversionde los
sajones
72
c. La misión a losescandinavos:
Ansgar
73
d. La conversionde Escandinavia: Dinamarca
74
e. La conversion de Escandinavia:
Noruega
74
f. La conversion de Escandinavia: Suecia
75

7
Contenido

2.
Las misiones en
Europa
Central

7 6
3 . La
expansion
del cristianismo bizantino

7 8
a. La
conversion de
Bulgaria

7 8
b. La conversion
de
Rusia

7 9
4. El cristianismo
en
el
Oriente

8 0
5. La ofensiva
contra
el
islam

8 0
a. La
Reconquista
de
Espafla

8 0
b. El reino normando de
S icilia

8 3
c. Las Cruzadas
C. Desde el renacimiento
del
siglo
XIIhasta fines de la Edad Media

8 6
1 . La
Europa
occidental

8 6
a. S an Francisco
y
la Orden de los
Hermanos Menores

8 6
b. S anto
Domingo y
la Orden de
Predicadores

8 9
c. Las
mujeres
como
agentes
de misión

9 0
d. La contiriuación del ideal de la cruzada

9 1
2. La
expansion
del cristianismo
oriental

9 2
D. Consideraciones
generales

9 3

CapItulo
5:
Las
misiones en la Edad Moderna

9 5
A. Las
misiones católicas
9 6
1 . Las Razones
de la
preponderancia
de las misiones católicas
y
las
limitaciones
en
las misiones
protestantes
9 6
a. La
ventaja geografica
del
catolicismo 9 7
b. La
ventaja
militar
y politica
9 7
c. La unidad católjca
9 7
d. La continuación de un
viejo impulso
9 8
e. Las órdenes monásticas
9 9
2. Las misiones
espafiolas
9 9
a. Launificación
religiosa
de
Espana
9 9
b. La America
too
c. Las Islas
Filipinas
117
d. Otras misiones
españ olas
118
3. La
expansiOn
misionera a
partir
de
Portugal
118
a. La colonización
portuguesa
en America
119
b. La
expansiOn portuguesa
en Africa
120
c. El
Oriente
122
4. Las
misiones francesas
128
a. La
expansion geografica
de Francia
128
b. La S ociété des
Missions
Etrangères
de Paris
1 29
S. Los comienzos
de la
misiologIa
católica
1 29
B. La
expansion
del
cristianismo ortodoxo
1 3 0
C. Los comienzos de
las misiones
protestantes
1 3 0
HIsT0RIA GENERAL
DELAS MIsloNEs

1 . La
oposición
de la ortodoxia
protestante
alas misiones entre
paganos
1 30
a. Martin Lutero
1 31
b . Melanchthon
1 31
c.
Zwinglio,
Calvino
y
Bucero
1 31
d.
Adrian Saravia
y
la
respuesta
de Teodoro Beza
1 31
e. Johan Gerhard
1 32
f . Justiniano von Welz
1 32
2. La
expansion
del
protestantismo
através dela
expansion polItica
de
]as naciones
protestantes
1 33
a. La
expansion
holandesa
1 34
b . La
expansion
inglesa
1 35
c. La
expansion
danesa
1 37
3. Nuevos
movimientos dentro del
protestantismo y
su
importancia para
las misiones . 1 38
a. El
pietismoy
la Universidad
de Halle 1 38
b. Zinzendorf
y
los moravos
1 39
c. Loshermanos
Wesley y
el metodismo
1 40
d. El <<Great
Awakening>>
en la AmericadelNorte
1 41
D. Consideraciones
generales
1 42
Capitulo
6 : Las
misiones
en
la
EpocaContemporánea:
Introducción
general
. 1 43

A. La
Iglesia
Católica Romana

1 44
B. Las
iglesias
ortodoxas

1 46
C. Lasmisiones
protestantes

1 46
1 . El
precursor:
Guillermo
Carey

1 47
2. Loscentros misioneros durante este
perIodo

1 51
3.
Lasmisiones
y
el movimientoecuménico

1 54
D. Consideraciones
generales

1 58

CapItulo
7: Lasmisiones
en el
Lejano
Oriente
y
ci Sur delPacIf ico
1 6 0
A. Lasmisiones en la India
1 6 0
1 . LosCristianos de SantoTomásdurante
los
Siglos
XIX
y
XX 1 6 1
2. El catolicismo
romano
1 6 2
3. Lasmisiones
protestantes
1 6 4
4. El movimientoecuménico
y
las
iglesias
unidasde la India 1 6 9
B.
Elcristianismo en Ceilán
1 70
C.
El
cristianismo
en el Asia sudoriental
1 71
D. El Cristianismo
en el
Archipiélago Malayo
1 74
E. Elcristianismo en las
Filipinas
1 76
F. El cristianismo en el
JapOn y
en Corea
1 79
1 .
El cristianismo en el
JapOn
1 79
a. Lasmisiones
católicas
1 80

9
Contenido

b. Lamisión ortodoxa rusa
.180

c. Las misiones
protestantes

181
2. El
cristianismo
en la
Peninsulade
Corea

184
G. El cristianismo en China

187
1. Las misiones católicas
romanas

188
2. Las misiones ortodoxas

190
3. Las misiones
protestantes

190
H. El cristianismo en
Australia
y
las islas
del PacIfico

198
1. Australia

198
2. NuevaZelandia

200
3. Las islas del PacIfico

200
I. Consideraciones
generales

202
CapItulo
8: Las misiones en el mundomusulmán

204
A. Las
antiguas iglesias
orientales

206
1. La
Iglesia
Ortodoxa

206
2. Las
iglesias
monofisitas

208
3. Los nestorianos

209
B. Las misiones católicas

210
C. Las misiones
protestantes

211
D. Consideraciones
generales

214
CapItulo
9: Las
misiones en AfricaEcuatorial
y
Meridional

215
A. La
Iglesia
OrtodoxaTawahedo de
EtiopIa

215
B. Las
misiones
protestantes
en el Africa al sur del Sahara

215
1. Lafundación de
Liberia
y
SierraLeona
y
las misiones en AfricaOccidental
y
Ecuatorial ..217

2. Lacolonización
europea
y
las misiones en
el
Africa del Sur

221
3. Un
ejemplo
de las
misiones,
la
colonización
y
el
legado
misionero en el sur de Africa:

Elcaso de David
Livingstone

223
C. Las misiones católicas en Africa

226
D. El cristianismo en
Madagascar

229
E. Consideraciones
generales

231
CapItulo
10: El cristianismo en AmericaLatina

232
A. Las nuevas condiciones

232
B. El cristianismo en
Argentina

234
1. El catolicismo romano

234
2. El
protestantismo

235
3. El cristianismo ortodoxo

238
C. El cristianismo en el
Uruguay

239
1. El catolicismo romano

239
2. El
protestantismo

239

10
HIsT0RIAGENERAL
DELASMISIONES

D.El cristianismo
en el
Paraguay
241
1. El catolicismo
romano
241
2. El
protestantismo
242
E. El cristianismo en Bolivia
243
1.
El
catolicismo
romano
243
2. El
protestantismo
244
F . El cristianismo en Chile
246
1.
El catolicismo romano
246
2. El
protestantismo
247
G.El cristianismo en el
Peru
251
1.
El catolicismo romano
251
2. El
protestantismo
252
H.El cristianismo en
el Ecuador
254
1. El catolicismo romano
254
2. El
protestantismo
255
I. El cristianismo en
Colombia
y
Panama
256
1. El catolicismo romano
256
2. El
protestantismo
257
J .
El cristianismo
en Venezuela
261
1. El catolicismo romano
261
2. El
protestantismo
261
K.El cristianismo
en el Brasil
262
1. El catolicismo
romano
262
2. El
protestantismo
265
3. El cristianismo
oriental
270
L.El cristianismo
en la America Central
270
1. El catolicismo romano
270
2. El
protestantismo
275
M.El cristianismo
en Mexico
282
1. El catolicismo
romano
282
2. El
protestantismo
286
3. La
Iglesia
Ortodoxa
290
N.El cristianismo en
las Antillas
290
1.
El catolicismo romano
290
2. El
protestantismo
293
0.Consideraciones
generales
306

CapItulo
11: Desdetodas
las naciones

309
A.Una historia
compleja
con lecciones
para
el futuro

309
B. El cristianismo
en el
siglo
XXI
yalgunas proyecciones
misioneras

311
11
capItulo
i
Introduccion

or tanto, id
y
haced
discIpulos
a
todas
<<
las naciones. . . >>
Hay
pocos
textos bibli-
cos rnás conocidos
y
citados
que
este,
frecuen-
temente denominado la <<Gran Comisión>>. A
travds de los
siglos,
estas
palabras
de
Jesds han
inspirado
amiles de
creyentes
alievar el
Evan-
gelio
a los
lugares
más remotos de la
tierra.
Unos sencillamente han cruzado la calle;
otros
han cruzado rIos, mares
y
fronteras. Unos han
dado dinero; otros ban dado la
vida. Unos fue-
ron bien recibidos; otros
murieron como mar-
tires a manos de
aquellos
a
quienes esperaban
evangelizar.
En obediencia a esas
palabras
se
ban establecido
iglesias,
se han
construido
es-
cuelas
y hospitales,
se han
deshecho
injusti-
cias, se ha liberado a
mujeres oprimidas
por
tradiciones ancestrales, se ha
enseflado
a
millo-
nes a
mejorar
sus crIas, a cuidar de su
salud,
y
a leer. Cientos de idiomas
que
solo
existIan
en
formaoral han sidoreducidos a la
escritura
. . . .
Si esafuera todalahistoria,
tendrIamos
so-
bradas razones
para gloriarnos y
enorgullecer-
nos. Pero
hay
tarnbidn el otrolado de la
mone-
da. Atravds de los
siglos, y
hastaeldIade
hoy,
ha habido cristianos
que
ban tornado las
pala-
bras deJesus
para
sus
propios
propósitos impe-
rialistas o de lucro. Hahabido
cristianos
que
han tornado el rnandato rnisionero como
Indi-
ce de su
propia superioridad, y que
con
ese
sentido de
superioridad
han
destruidoculturas
y
civilizaciones, han establecido
y
defendido

regImenes despóticos,
han acudido a las armas
para
forzar alos más ddbiles a creer,
y hanjus-
tificado lo
injustificable.
Tales desmanes no
siempre
han sido come-
tidos
por hipócritas que
sencillamente desea-
ban
aprovecharse
de la fe cristiana. Tambidn
han
sido cornetidos
por
cristianos sinceros,
convencidos de
que
la
expansion
de su fe
jus-
tificaba sus acciones,
y que
con ello servIan a
Dios. Convencidos de la verdad de su fe, mu-
chos han crefdo
que
esto era también fndice de
la
superioridad
de su cultura,
y
con ese senti-
do de
superioridad
ban destruido civilizacio-
nes, violado identidades
y oprimido
alos inde-
fensos.
Todoestoes lo
que
le daal estudiode la his-
toria delas misiones su
importancia y
su
urgen-
cia. Lahistonadela
expansion
del cristianismo
es a Ia vez
inspiradora y
aterradora. Nos sirve
de llamado
y
de advertencia. Nos llama a se-
guir
la lInea
esplendorosa
de
quienes
antes de
nosotros dieron testimonio de su fe. Ynos ad-
vierte del
peligro
de
imaginar que, porque
so-
mos cristianos fieles, no hemos de
preocupar-
nos
por
las consecuencias denuestras acciones
y
nuestras actitudes.
En este
punto,
conviene
que
volvamos sobre
la tan citada <<Gran Coniisión>>. Ta! corno fre-
cuentemente se le cita, el
pasaje empieza
con las
palabras
<<Por tanto, id. . . . >>.
Empero
la frase
<<por
tanto>>
implica siempre
un antecedente, una ra-
1 2
HISTORLk GENERAL
DELAS MIsIoNEs

zon
para
lo
que sigue.
Eneste caso, ese
antece-
dente son ] as
palabras
del
propio
Jesds: <<Toda
potestad
mees
dada en ci cielo
y
en la tierra. Por
tanto, id....
> >
En
dltima instancia, la razón
por
la
cual los
creyentes
ban de ir a todaslas naciones
lbs es
que
les
tengamos
lástima a
quienes
se
pierden,
o
que
nuestra cultura sea
superior,
o
quetengamos
algo que
enseñarles. La razóri
dl-
tima de nuestro
ir es el señorio universal
de Je-
sucristo.
Jesusdice
que ya
dl es Señor de toda
la
tierra. No
haylugar
dondedl noestd. No
hay
lu-
gar
donde
sea necesario
que
los
creyentes
vayan
a lievarle.
El Señor
que
era en el
principio
con
Dios,
por quien
todaslas cosas fueron hechas,
y
que
es la luz
que
alumbra a todoser humano,
ya
está allI. Está
actuando en los mdividuos
y
en
las
culturas,
aunque
no se le conozca,
aunque
su
presencia
sea
anónima. En ese sentido,
lo
que
los
creyentes
hacen al dar su testimonio
e invi-
tar a otros a
creer es lievar el conocimiento
del
nombre de Jesus,
de sus ensefianzas, de sus
pro-
mesas. Pero
no llevar a Jestis!
Si el
Señor está
ya
allI al
llegar
nosotros,
esto
quiere
decir
que
en la
empresa
misionera
vamos al
encuentro, no solo de
quienes
no
creen, sino tambidn
del JesOs en
quienya
cre-
emos. Yendoa esos
lugares
donde dl nos
dice
que
su seflorIo,
contodo
y
ser desconocido, es
real, conocemos
algo
másde di
y
de sus
propó-
sitos. AsI,
por
ejemplo,
Pedro
aprendió algo
del
Evangelio
al
predicarle
al
pagano
Cornelio;
y
la
iglesia
antigua aprendió algo
al
penetrar
la
cultura
grecorromana.

Todoesto
significa que
la historia de las
mi-
siones, bien
entendida, no es solamente
la his-
toria de la
expansión
del cristianismo, sino
tambidnla
historia de susmuchas conversiones
-de lo
que
la
iglesia
ha ido
aprendiendo y
descubriendo
segOn
se encarna en diversos
tiempos, lugares y
civilizaciones.
Cuando el
gran
historiador de las misiones
Kenneth Scott
Latourette
completO
los siete
voldmenes de su
magna
obra,
podia
señalar
que
el
gran
acontecimiento del
siglo
anterior
( el
XIX) fue
que por primera
vez el cristianis-

mose habIa vuelto
verdaderamente universal,
pues
se encontraba
presente
en todaslas
regio-
nes del
globo. Hoy,
medio
siglo
despuds, pode-
mosdecir muchomás. La
fe cristiana no solo
se encuentra
presente
en los
rincones más
apar-
tadosde la Tierra, sino
que
es en varios de esos
rincones
que
muestra más
vitalidad
y
creci-
miento numdrico. En
vida de Latourette, el
cristianismo,
aunque presente por
doquier,
se-
guIa
siendo la
religion
del Occidente,
repre-
sentada en buena
parte
del resto del mundo
por
pequeños grupos,
muchos
de ellosel resuitado
de la
empresa
misionera
occidental,
y
todavIa
dependientes
de esa
empresa. Hoy,
al
tiempo
que
la fe cristiana
parece
estar
perdiendo
terre-
no en sus
antiguos
centros
en
Europa y
Norte-
america, crece a
pasos
agigantados
en Africa
y
Asia. Yen America
Latina, donde en
tiempos
de Latourette lo
que
habIa era
principalmente
un catolicismo romano
estancado
y
un
protes-
tantismo bastante
minoritario,
hoy
existe un
catolicismoen vIas de
renovación
y
un
protes-
tantismo
puj
ante
que
en varios
paIses
alcanza
másde la cuarta
parte
de la
población.
Estoscambios
demográficos
son una mues-
tra del movimientode
la fe cristiana, del carác-
ter contextual de las
comunidades de fe, de la
vitalidad
que
la fe descubre
en ci
margen
oen
la frontera entre culturas
ypueblos,
de la diver-
sidad de
prácticas y
teologIas
misioneras
y
de
las diversas
respuestas
al
evangelio.
Por ello
esperamos que
nuestro
trabajo ayude
a elimi-
nar la vision del
cristianismo comouna
religion
occidental
y
a redescubrir
su carácter mundial,
fronterizo
y
transcultural . En otras
palabras,
la vitalidad de le fe
cristiana en los continen-
tes del sur
y
del este a
principios
de este
siglo
se convierte en un
prisma
para
releer las teo-
logias yprácticas
misioneras
de antaño. Inclu-
sive, ei hecho de ser
observadores
y partici-
pantes
del carácter transcultural
del movimien-
to misional cristiano nos
provee
un iente
parti-
cular
para
descubrir nuevos
agentes,
nuevas
teologIas y
nuevas
prácticas
misioneras
que
quiebran
una
concepción
del
movimientoens-

13
Introducción

tianocomo unidireccional,
patriarcal, imperia-
lis ta,
capitalis ta,
excius ivo, burocrático
yrIgi-
do. La
ges tión
mis ionera revela una dinániica
multidireccional ilena de
complejidades y
lu-
chas
que reflejan y
demandan un marco inter-
pretativo
cohererite
yjus to.
En es te s entido,
nues tra his toria noes de triunfo ecles ial, s ino de
encrucijadas ycomplejidades que
tienen afini-
dad
conla cruz,
y
de trans formación
yes peran-
za
que dejan
ver un des tello de la res urrección.
Ahora bien, s i es ta his toria de las mis iones
ha de s ervir como herramienta de reflexión
tanto
para
las
dis ciplinas
académicas como
para
la
igles ia,
neces itamos clarificar los en-
terios ,
principios y
limitaciones
que gulan
es -
te
trabajo.

A. La
mis iologIa,
la mis ión
y
la his toria de las mis iones
La
<<mis iologIa>>
es la
dis ciplina que
es tudia,
de forma s is temática
y
coherente, todolorela-
cionado a la mis iónde Dios
y
de la comunidad
de fe. Es una
dis ciplina amplia que
s e des arro-
ha en
diálogo
conla
antropologIa,
la economIa,
la his toria, la his toria de las
religiones ,
la teo-
logIa
s is temática,
y
muchas otras
dis ciplinas .
La <<mis ión>>,
por
otro lado, es la actividad
de Dios enel mundo. Dios es el
protagonis ta
de
la mis ión. Dios actda en el mundo,
por
s u
gra-
cia,
para
reconciliar al mundo
cons igo
mis mo
(2
Corintios
5:19).
La
igles ia,
como
pueblo
de
Dios ,
s urge
de es ta mis ión
yparticipa
en ella.
La
igles ia
es res ultado
y coprotagonis ta
de la
mis ión de Dios . La
igles ia
nace, s e s os tiene
y
s e trans forma
por
la mis ión de Dios ;es
objeto
de la mis ión de Dios . Al mis mo
tiempo,
ella
tambiénes
s ujeto
activo en es a mis ión. Es toes ,
la
igles ia
dis cierne, des cubre
yparticipa
en la
actividad
de Dios enel mundo.
El
término <<mis iones >> es tá
cargado
de mu-
chos
s ignificados .
Es te noes el
lugarpara
des -
cribir
y
anahizanlos ,
pero
51 es el
lugarpara
cla-
rificar el us o
que
le hemos dado en es te traba-
jo.
El
t&mino <<mis iones >> s e refiere a la activi-
daddel
pueblo
de Dios en la comunicación del

evangelio.
Tradicionalmente, el término <<mi-
s iones >> crea una
imagen
de movimientounidi-
reccional: del mundo cris tiano al mundo no
cris tiano. Portal razOn
ypor
mucho
tiempo,
las
mis iones s e as ocian a una
práctica
mis ionera
ecles iocntrica, donde la
igles ia
es ha
protago-
nis ta
principal
de la mis ión.
En nues tro
trabajo
el
concepto
de <<mis io-
nes >> s e refiere al movimiento del cris tianis mo,
aun dentro de un area
geográfica
donde
hay
pres encia
cris tiana. Comoveremos en es ta his -
toria, el cris tianis mo, en s us muchas variantes ,
tiene maneras de introducirs e
y
reintroducirs e
enuna mis ma
region geográfica, generando
re-
laciones variadas
y
divers as en un mis mocon-
texto. Portanto, las <<mis iones >> s onla actividad
dirigida
a extender la fe cnis tiana, aunen
luga-
res donde la fe exis te. Las <<mis iones >> s on lo
que
la
igles ia
ha hecho-bueno o malo-enla
ges tión
de extender la fe
fuera y
dentro de las
fronteras donde ella mis ma es tá
arraigada.
Es te
trabajo
es <<una his toria de las niis iones >>
ypertenece
a la
dis ciplina
de ha
mis iologfa
ens -
tiana. Es un
trabajo que
acumula información
y
reflexióncrItica s obre La actividadde la
igles ia.
Noes una his tonia de la
mis iologfa (del
des -
arrollo de es a
dis ciplina
a través de los tiem-
pos );
no es una his toria de ha mis ión
(una
his to-
na de la actividad de Dios , como s on las Es cri-
turas.
y
de la comunidadde fe en el mundo);
y
no es una his toria del
pens amiento
s obre la mi-
s ión
(las
ideas ,
principios y
debates
que
ban
s urgido
en el
proces o
de dis cernir la actividad
de Dios
y
de ha
igles ia
enel mundo).Es una
his -
toria de la actividadde las
igles ias
en s us
ges -
tiones de comunicarel
evangelio
de Jes ucris to,
dentro
yfuera
de
s us fronteras ;
es una his toria
de la extens iOn de
lafe
cris tiana en el mundo.
No
hay
duda, s in
einbrago, que
es ta his toria
de las mis iones ,
por
el carácter
interdis ciphina-
riode la
mis iologIa,
s e nutre de la his toria de la
dis ciplina,
de la his toria de ha mis ión, de la his -
toria del
pens amientomis iológico,
etc. Porello
provee pis tas ,
ideas
y
Lentes
para
reflexionar
y
bus carmás información
y
profundizar
en dis -

14
HIsT0RIA GENERAL
DE LASMisloNEs

4q

Antioqu(a
de Psida, donde Pablo declarb
su msian a los
gentiles.

tintas areasde
la
misiologia.
Por
ejemplo,
en
el
capItulo
dos
proveemos
unos modelos
que
nos
ayudan
aentender
el usodela Biblia en el cam-
p0
misionero. Estos
modelosno
agotan
ni
pre-
tenden
agotar
los
asuntos,
complejidades y
re-
tos a
que
se
enfrentan la
misiologIa y
la
iglesia
en cuanto a ese tema.
Noobstante, ese
capItu-
lo se inserta en una
conversación
teológica y
misional
para
animar,
reflexionar
y
ubicar el te-
ma de la Biblia
y
la
misión en nuestros dIas.
Otro
ejemplo
de
la contribución de esta his-
toria delasmisiones
ala
misiologla
está en
pro-
veer una
<<cartografIa>
delas
teologIas
dela ml-
sión en distintas
épocasy regiones.
Las
prácticas
y
mdtodos
misionales,
junto
a las
teologIas que
se desarrollaron antes,
durante,
y después
dela
gestion
misionera,
revelan
que
la relación entre
la
teologIa
de la misión
y
la
práctica
misionera
noesunidireccional.
Las
teologIas
de la niisión
se fueron desarrollando
segiin
la
práctica
misio-
nera enfrentaba
conflictos, triunfos, derrotas
y
hasta
expulsion.
Esta
historia ilustra cOmo las
prácticasyteologlas
cambian a través deltiem-
p0
en la medida
que
las circunstancias históricas
modifican la cultura
y
la tarea misionera. Por

otro lado, esta historia también
ilustra cómo
prácticas y teologlas que
no dieron fruto en un
contexto silo dieron enotro.
AsI,
por
ejemplo,
los
postuladosque
se desarrollaron
y
no dieron
resultadoen la Chinatomaronotro
giro
y
si die-
ron resultadoen el suelocoreano.

B. Lahistoria dela
iglesia
y
la historia de las misiones
La historia de la
iglesia y
la
historia delas
misiones no deberIan
separarse.
La reflexiOn
crItica sobrela vida dela
iglesia,
seaen la litur-
gia,
la
teologla,
olas
prácticas
pastorales,
no
debe aislarse de la reflexióncrItica
sobrela ex-
tension de la fe cristiana
por parte
del
pueblo
de Dios en
lugares
donde la
iglesia
ilega por
primera
vez o donde se inserta
como
agente
de
renovación. Desafortunadamente,
la definición
mismadelas
disciplinas-historia
dela
iglesia
e historia de las misiones-muestra
una dico-
tomfa, unaestructura
bipolar, que
parece negar
la unidadentre
iglesiay
misión,
y
parece
dar a
entender
quehay
ciertos
capItulos
enla vida de
la
iglesia que
son
parte
de su verdadera
<<histo-
na>>,
y
otros
que
sonsOlo
parte
de su <<misión>> .
1 5
IntroducciOn

Tal
concepción
bipolar
de la historia
y
la
misión de la
iglesia
manifiesta el carácter euro-
céntrico de ambas
disciplinas segUn
se handes-
arrollado
tradicionalmente. AsI,
por ejemplo,
los conflictos de los
primeros
cristianos conel
Imperio
Romano se
estudian
en
Ia historia de la
iglesia, pero
los
conflictos entre los cristianos
y
el
Impeno
Persa se
estudian-si es
que
se es-
tudian-en otra
disciplina.
Lo
que
ocurrió en
Alemania en el
siglo
XVI
es
parte
de la histo-
na de la
iglesia,
pero
lo
que
ocurrió en Mexico
a! mismo
tiempo
no
lo es. El <<Gran
despertar>>
en Norteamérica a
fines del
siglo
XVIII-el
Great
Awakening-es
parte
de la historia de la
iglesia, pero
el
avivamiento
pentecostal
en Chi-
le a
principios
del XX
no lo es. Ciertamente, es
hora de
corregir
tales
perspectivas,
o al menos
de comenzar a
intentarlo.
Esta obra no
espera romper
esa estructura
bipolar
de las
disciplinas
históricas.
Empero
si
deseamos contribuir a
un
quehacer
histórico
quetenga
en cuenta la
compleja
relación de in-
terdependencia y
de
mutuo
impactoque
existe
entre el centro
y
la
periferia-entre
lo
que
tra-
dicionalmente ha
estudiado la historia de la
iglesia y
lo
que
se
incluye
en esta histona de las
misiones . Esto
ciertamente es tarea de toda una
generación
de
historiadores-y
de historiado-
res
querepresenten
una
variedad de
perspecti-
vas
y
de contextos. Por
tanto, ofrecemos este Ii-
bro como remedio
provisional,
como recorda-
tonio acerca de la
inmensa tarea
que
todavIa
queda por
hacer.
Puesto
que
estamos convencidos
que
la tarea
histórica necesita
integrar
la <<historia de la
igle-
sia>> conla <<historia de
las misiones>>, haciendo
de ambas una <<historia
de la
iglesia
en misión>>,
en varios casos
aludimos a esta relación
y
la
compleja
interacción
que
existe entre la activi-
dad misionera en el
margen y
la vida de la
igle-
sia en el centro de
donde se inicia la actividad
misionera. Un
ejemploque
ilustra nuestro inte-
rés en enfrentar
este
problema metodológico,
esta
bipolanidad
histónica, se encontrará en el
capItulo
sobre
las misiones en la
dpoca
antigua.

En ese
capItulo
ilustramos cómo las misiones
hacia
los <<bárbaros>>
y grupos
celtas transfor-
man
las
prácticas
misioneras
aceptadas que
el
centro
habIa dado
por
normativas . Es
importan-
te
destacar, no obstante,
que
el énfasis no está en
las
condiciones
y
procesos quecontnibuyen
a la
transformación de la
polftica
misional del cen-
tro-sital
fuera el caso, este libro serla más bien
sobre la
historia del
pensamientomisiológico-
sino en
la actividad,
protagonistas y
condiciones
en el
margen
de los territorios cristianos, o sea,
una historia de las misiones .
Esperamos que llegue
el dIa en
que
no
sea
necesario estudiar ni escnbir la historia de
las
misiones
separadamente
de la historia de la
iglesia.
Lo
que
es más, en el ültimo
capItulo
de
esta
historia señalaremos
porqué
creemos
que
ese
dIa ha
ilegado, y que
si
algunos
no se
per-
catan de
ello se debe a cierta
miopIa
de
que
los
<<centros>>
siempre
adolecen. Porlo
pronto,
em-
pero,
los currIculos
y programas
de estudio de
la
mayorIa
de las instituciones de
educación
teologica,
asI como la formación misma
de
buena
parte
del
profesorado,
tienden a
estudiar
la
histona de la
iglesia
<<desde el centro>>,
como
si
solamente lo
que
ocurre en el centro
tuviese
importancia.
Mientras no se
supere
esa
postu-
ra,
será necesario insistir en el estudio de
la
historia de las misiones,
para
al menos recor-
darnos constantemente
que
el <<centro>>-o
los
centros-existe en virtud de la
periferia, y
que
buena
parte
de la realidad cristiana
queda
ex-
cluida cuando solamente nos
ocupamos
de lo
que
ocurre en los centros-centros de
recursos
económicos, de estudios
teológicos,
etc.
Un
segundo
efecto
que
tiene esta
bipolari-
dad
histOnica es una
interpretación exponen-
cial del crecimiento de la fe cnistiana.
Se
da
por
sentado
que
la fe cristiana crece, crece
y
crece
tal
como un
globo
crece
y
se
expande
a!
soplar
aire. Esto
presupone
un movimiento
unidirec-
cional
y homogéneo segiin
el <<centro>>
va am-
pliando
su territono sin cambio
alguno.
Esta historia del movimiento
cristiano se
aparta
de tal vision del
crecimiento cristiano,
y

16
HISTORIA GENERAL
DE LAS MIsIoNEs

se
une a l as crecientes
y
novedosas
voces de
historiadores en todas
partes
del mundo,
para
junto
a
el l as
proponer
l o
siguiente:
(1)
El mo-
vimiento
del cristianismo es en serie. La
fe se
mueve
del centro al a
periferia,
transformando
tanto
l a
periferia
comoel centro
y
creando
nue-
vos
centros
que
reanudan su movimierito
hacia
l a
periferia
(que muy
bien
puede
ser
un
viejo
centro).
(2)
Este movimientoafecta el
quehacer
teol ogico y
l a vida de l as comunidades
de fe
tanto
en el centro como en l a
periferia.
(3 )
La
actividad misional de l a
periferia
muestra
gran
vital idad
por
razón de l as intersecciones
de di-
cha
actividad concul turas no occidental es
ricas
en diversidad
rel igiosa,
étnica
yteol ógica,
y
también
por
su contexto de l uchas de
cl ases
y
en
pro
de l a
justicia
hacia
grupos oprimidos
ta-
l es como
l as
mujeres y
l a nifl ez.
(4)
El cristia-
nismo
está
adquiriendo
una
configuración
mundial ,
transcul tural
y
contextual
que requie-
re nuevos
l entes
para
observar,
y pl umas
fl ue-
vas
para
escribir, l a historia de l a
igl esia.
Ahora
bien, 5
por al gdn tiempo
todavIa
se-
rd necesario
estudiar
por separado
l a historia
de
l asmisiones
para
no ol vidar el carácter
gl obal
de l a
igl esia,
hay
una razón
muypráctica
para
revisar
y
escribir esta historia de l as misiones:
en nuestra
opinion
no
haydisponibl e
una his-
toria de l a
misiones
que
sea abarcadora
ygene-
ral.
Hay
una escasez de material
que
provea,
particul armente
a estudiantes
y
l Ideres
en l as
igl esias
e instituciones misioneras, un
panora-
ma
general que
sirva
para
il ustrar el
mosaico
que
comprende
l a historia de l a transmisión
del
evangel io.
No
pretendemos aquI
describir
en
detal l e todas
l as
partes
de mosaico. Pero
51 es-
peramosque
l a comunidadl ectora
(1)
reconoz-
ca l a variedad
de ese mosaico
que
es l a
igl esia
universal
y
l a
historia de sus
orIgenes;
(2)
se in-
forme
y
refl exione
sobre esa variedad;
(3 )
acepte
el reto a ir
másal l á de l o
que aquI
se di-
ce,
ampl iando
sus
horizontes mediante
expe-
riencias de contactos
con otros sectores del
cristianismo mundial;
y(4)
descubra otros an-
gul os para
observar,
estudiar
y
disfrutar de l a

gl oriosa
variedad del
puebl o
de Dios,
que
al -
canza a toda tribu,
l engua y
nación.

C. La
teol ogIa pastoral ,
l a
historia
de l as misiones
y
el
puebl o
de Dios
La
teol ogl a pastoral integra
muchas otras
discipl inas
a l a tarea
pastoral .
La
misiol ogIa,
junto
a l a historia de l a
igl esia y
l a historia de
l as misiones, en ocasiones necesita
situarse en
el contexto de l a
pastoral .
Cuando habl amos
de < < l a
pastoral >>
no
queremos
l imitarl a al mi-
nisterio ordenado. Más
bien nos referimos a
toda
gestion y
refl exiOn
que busque
descubrir e
integrar
l os conocimientos
y
contribuciones de
diversas
discipl inas
a l a
vida de l a comunidad
de fe. Enrel ación a este
proyecto
de l a historia
de l as misiones, l a
teol ogIa pastoral
busca res-
puestas
a l a
pregunta: j,COmo
contnbuye
l a his-
toria de l as misiones al a vida
de l a
igl esia
en su
l ucha
por
ser fiel al
Evangel io
de Jesucristo
y
ser
signo
del Reinode
Dios en el mundo? Al -
gunas posibl es respuestas
a esta
pregunta
son
l as
siguientes:
Primero, l a historia
de l as misiones
ayuda
al
puebl o
de Dios a descubrir
yaceptarque
l as
< < misiones han extendido
l a
fe
cristiana más
al l á de
l asfronteras
de l a
cristiandad
y
de l os
centrosdonde
l afe
tiene
arraigo
desde
tiempos
antiguos.
Enesta historia
encontramos
creyen-
tes-unoscon el tItul o de
< < misioneros>>
y
otros
sin
61-que
hal l aron
en su fe una
urgencia
e
imperativo por compartir
su
experiencia
de
Dios. Veremos
al go
de l os retos,
ambigueda-
des, l uchas, triunfos,
frustraciones
yesperanzas
que
tal vocación
engendró.
Seremos
testigos
de muchos triunfos,
pero
también de muchas
derrotas; de muchas visiones
profeticas, pero
también de muchas visiones
torcidas; de mu-
chos beneficios,
pero
también-confesémos-
l o-de muchos daños.
Segundo,
l a historia de l as
misiones il ustra
l a diversidad
yriqueza que
existe en l as < mi-
sionesx Esta historia da evidencia
de
que
l as
misionesnohan sido, ni son,
ni serán una acti-
vidad
homogénea,
unidireccional
y
con un so-

17
Introducción

lo
patron.
Al contrario, esta
historia
testifica
de la libertad soberana del
EspIritu
Santo
y
la
capacidad-o
la
incapacidad-de
discerni-
miento de miles de
creyentes que,
estando a!
margen
de los centros de la
teologla y
del orden
eclesial, han tratado
y
tratan de comunicar el
Evangelio y
establecer el orden de la
iglesia
cristiana donde no existIa o donde habIa <<defi-
ciencias>> en ese orden.
Tercero, la historia de la
misiones
nos re-
cuerda
que
la actividad misionera
por parte
del
pueblo
de Dios no
siempre
cumple
con las
niás altas
exigencias y
entendimiento
del evan-
gelio
de Cristo. Como
aqul
se leerá, no son
po-
cas las ocasiones en
que
la historia de las mi-
siones es también una
historia
de
atropello,
de
genocidio,
de abusode
poder, y
de
pecado.
Es-
ta dimension en la historia de ]as misiones in-
tenta,
por
un lado, relativizar la actitud triunfa-
lista
que
en ocasiones ha anirnado
y
hasta abru-
mado las
gestiones
misionales
de
la
iglesia
y
que
le ha
permitido
continuarcometiendo
mu-
chos de los errores
del
pasado y, por
otro lado,
alertar a la
iglesia
a una
reflexiOn
crItica
y
cau-
telosa sobre nuestra
actividad misionera.
En cuarto
lugar, y
al otro
extremo,
la
histo-
na de las misiones celebra el
acervo de las
gestiones
inisioneras, sin
perder
una
actitud
crItica hacia la
recuperación
de los estilos, es-
trategias yteologIas que
caracterizaron
a
las
misiones saludables
y que pueden ayudar
a
formar
una nueva
generación
de
creyentes
compmmetidos
comomisioneras
y
misioneros.
AsI como es
importante
cuestionar
y
rechazar
las
prácticas
misioneras
que ponen
en
peligro
la
integridad
del
Evangelio,
asI tambiénes im-
portante
celebrar las misiones
que
continOan
desarrollando una conciencia histórica, una ac-
titud crItica, una voz
profética y
una
btisqueda
de fidelidad al
Evangelio
en la actividadmisio-
nera cotidiana.
Finalmente, la histonia de las misiones ilus-
tra la diversidaddel
pueblo
de Dios, su exten-
sión sobre la
faz
de la tierra
y
la
promesa
de
que estafe
no
quedara
circunscrita a unas cul-

turas o
regiones geográficas,
sino
que
se ex-
tiende en
todo
el
mundo
como
testimonio
vivo
de la
vitalidadde
la
fe
del
pueblo
de Dios. Las
misiones son el testirnonio de la actividad de
Dios en el mundo con todo
tipo
de
personas y
entoda clase de
circunstancias.
Son
testirnonio
del
riesgo que
ha tornado Dios en
compartir
con su
pueblo
la tarea de salvaciOn
y
reconci-
liación, nunca
agotando
los nuevos
caminos
para
dar a conocer el
Evangelio.
Son tarnbidn
testimoniode
la diversidad del
pueblo
de Dios
y,
al mismo
tiempo,
de
la lucha
por
discernir
la
actividad de
Dios en
el
rnundo-y
de
hacerlo
con
humildad
y
confianza en Dios. Son testi-
monio
de
la
interdependencia
de
lacomunidad
de
fe alrededor del mundo
y
de la
dependencia
de la
comunidad en Dios,
protagonista princi-
pal
de toda
actividad misionera.
D.
Organización
de esta historia
de las misiones
Las
páginas que siguen
ban sido
organiza-
das a la vez
cronológica y geográficamente.
AsI, los
capItulos
del dos al cincose
ocupan
ca-
da
unode un
perIodo
diferente enla historia de
la
iglesia y
sumisiOn. La Biblia
y
las rnisiones
durante el
perIodo
neotestamentario son el te-
ma
del
segundo capItulo.
El tercero, cuarto
y
quinto
se
ocupan respectivamente
de las mi-
siones durante la Edad
Antigua,
la EdadMedia
y
la Edad Moderna. Puesto
que
la Edad Con-
temporánea
es el
gran siglo
de la
expansion
cristiana-y
sobre todo,
protestante-le
dedi-
camos cuatro
capItulos:
uno introductorio
(ca-
pItulo
seis), otros sobre las misiones en Asia
(capItulo
siete), en Africa
y
el mundo musul-
man
(capItulo
ocho)
y
finalmente en America
Latina
(capItulo
nueve).
Por illtimo
el libro
concluye
con
un
capItu-
lo
sobre las misiones
en
la Era Posmoderna o
Poscolonial
y
el modo en
que
la nueva
configu-
raciOn
mundial
y
los enormes cambios demo-
gráficos
en
la
iglesia
la
obligan
a
repensar
to-
da su
historia
general, y
en concreto su
propio
entendimiento de la misión.
18
cap
Itulo 2

. I,
Biblia,mision e historia
de las misiones

Paradójicamente,
lahistoria
de las misiones
cristianas,comotodo
aspecto
de lahistoria
de la
iglesia,
comienza
precisamente
con lo
que
en cierto sentidoes ci fin de
lahistoria,es
decir,con ci momentoen
que,
con
el adveni-
miento de Jesucristo,se
cumplieron
los tiem-
pos.
Este
cumplimiento
de los
tiempos
es el
punto
de
partiday
laesenciadel
mensaje
mi-
sionero de la
iglesia.
Es
por
estarazón
que
el
testimonio biblicohade ser,no solo el
punto
de
partida
de todalahistoriade las misiones,
sino
también una
reglaimportante por
la
que
ha
de
medirse todo momento en esahistoria.
Porque
dantestimonio de Jesucristo,las Escrituras
tie-
nen
para
nosotros ci carácter dobie de
primero
y
ditimo
capItulos,
de
punto
de
partida y
de
juicio
final.
For otra
parte,
es ci testimonio bIblico,
espe-
cialmente ci NuevoTestamento,
ci
que
presen-
talacuiminaciOndel
proposito
inicial
de Dios
en lacreación misma,
y
de la
promesa
dadare-
petidamente
alos seres humanos. Afin de co-
locar ci tcstimonio bIblico en su
propia pers-
pectiva,
este
capItulo
comienzadiscutiendo
el
usode las Escrituras en lahistoriade las misio-
nes
(sección
A); en
segundo lugar,presenta
la
importanciayvigencia
del
Antiguo
Testamen-
to en ci
quehacer
misioncro
(sección B);
terce-
ro,
expone
criterios
importantes para
lamisión
que surgen
de unalectura misional del Nuevo
Testamento
(sección C);
y
finalmente,traza

brevemente la
expansiOn
del cristianismo du-
rante ci
perfodo
neotestamentario
(sección D).

A.El uso e
interpretación
de laBiblia
en lahistoriade las misiones
El
propósito
de estasección es
presentar,
de
forma
general,
cuatro modeios de
interpreta-
ción bfbiicausados en ci
campo
misionero. Es-
tos modelos no
agotan
ni
inciuyen
todas las
sutilezas
y
detailes en la
interpretaciOn
de la
Bibliaen lahistoriade las misiones. No obs-
tante,
proveen
un marco de referencia
que
nos
ayuda
a
comprender
ci
papel
de laBibliaen esa
historia.
1.
El
primer
modelo es la
interpretaciOn
bIbli-
cadesde el centro. Este modelode
interpre-
tación bIblicalimitaci testimonio bIblico a
dosdimensiones:
primero,
la Bibliaes clii-
bro
que justifica
la labor misioncra;
y
se-
gundo,
es un
tipo
de < < recetario> > con
pres-
cripciones fijas
a
seguir paracumpiir
conla
misión. La
interpretación
bthiica desde ci
centro asume
que
laBiblialc
pertenece
dni-
ca
y
exciusivamente ala
igiesiay,
en las co-
munidades recidn fundadas,
particularmen-
te alos misioneros
y
misioneras.
Un
ejemplo
del uso de este modelodesde ci
centro hasido ci modoen
que
Mateo28: 1 6-
20,< < LaGran Comisión> > ,se
intcrpretay
usa
como ancla
para
estableccr un mdtodo mi-
sioncro,cs decir,< < haccr
discIpulos> > ,
< < bau-

1 9
Biblia, misión e historia de las misiones

tiz ar> >
y
< < ensef lar> > sin
ninguna
otra conside-
ración
teológica
o contextual.
Esta
interpretación
bIblica desde el centro
tiene limitaciones
que
af ectan el
quehacer
misional del
pueblo
de Dios. Primero, tien-
de
a limitar el uso
y
la
interpretación
de la
Biblia a los misioneros
y
misioneras,
y
a las
iglesias que
los envIan. Se conoce de ante-
mano lo
que
la misión es,
yluego
se buscan
ref erencias en la Biblia. La accesibilidad,
autoridad e
interpretación
de las Escrituras
quedan
reservadas
y
limitadas a la cultura
y
experiencia
de f e de donde
procede
la mi-
sión.
Segundo,
la
interpretación
bf blica se
puede
transf ormar en la
justif icación
de un
modelo de misión tinico. Como consecuen-
cia, se conf unde el testimonio biblico conel
dogma,
la vitalidad de la
interpretación
de
las Escrituras en el
EspIritu
de Cristo conlos
prejuicios, prescripciones y
direcciones hu-
manas e institucionales. Por ditimo, la inter-
pretación
bIblica desde el centro no conside-
ra el contexto de la misión. No existe inter-
cambio entre el texto bIblico
y
el contexto
donde
hay
misión-la cultura, los asuntos
politicos,
económicos
y
sociales, etc.
El
segundo
modelo es la
interpretación
bI-
blica desde el
margen.
Mientras
que
en la
interpretación
bIblica desde el centro el con-
texto de misión
queda relegado,
la
interpre-
tación biblica desde el
margen
le
otorga
un
lugar prominente .
El
personal
misionero
describe
y
analiz a las condiciones cultura-
les, ecoriómicas,
poif ticas y
sociales dándo-
les
prioridad,
en la
mayorIa
de los casos, a
situaciones de
opresión, pobrez a y margi-
nalidad.
Luego
se busca en las Escrituras
ejemplos que
(1)
scan
análogos
a las situa-
ciones descritas
y
analiz adas
y
(2)
justif i-
quen
acciones
yproyectos que
alivien di-
chas condiciones. El
propósito principal
de
este modelo de
interpretación
bthlica es
per-
mitir
que
las situaciones
f uera
del texto de
la
Biblia seleccionen los textos bIblicos.
El
uso de este modelo es comUn en la redac-

ción de documentos of iciales
por parte
de
cuerpos
denominacionales. Normalmente,
estos documentos of iciales comienz an
por
describir el contexto donde se lieva a cabo la
misión.
Luego,
mediante el uso de textos bI-
blicos, se establece el enlace
teologico
entre
el contexto
y
la misión
ysejustif ica
la
prác-
tica misionera en un contexto
particular.
El modelo de
interpretación
bIblica desde
el
margen
enf oca sus esf uerz os en el análi-
sis del contexto
y
su relación conel texto bi-
blico.
Aunque supera
una de las limitacio-
nes del modelo desde el centro, no
deja
de
tener serios def ectos:
Primero, f recuentemente la
incorpora-
ción del contexto en la
interpretación
bf -
blica es
superf icial, ya que
carece del
uso de las ciencias sociales
para propo-
ner un análisis detallado. Consecuente-
mente, no existe
dialogo
entre el texto
biblico
y
el contexto. Lo
que
existe es
una correlación entre el contexto
yalgUn
texto biblico.
Segundo,
el análisis del contexto se usa
como criterio absoluto
para
escudriñar
y
seleccionar el texto biblico
para
la mi-
sión. Este criterio de
interpretación deja
al texto bIblico en silencio
ya que
no
per-
mite otra
interpretación
del texto o del
contexto. Es una via de una sola direc-
ción. El texto bIblico solo ilumina el con-
texto
yjustif ica
una acción, una
gestión
misional.
"
Tercero, normalmente el análisis del con-
texto es una tarea realiz ada
por personas
que (1)
no son
parte
del contexto
o,
en el
mejor
de los casos,
(2)
son
agentes
de
misión
y
solidaridad con el
pueblo
mar-
ginado.
La
participación
del
pueblo que
experimenta
la
marginalidad
en su coti-
dianidad es minima. Realmente, el
pue-
blo se usa como
ejemplo para justif icar
el
uso del texto bf blico. El
pueblo, aunque
con
participacion pasiva
en la
gestión
de
interpretación
biblica
y
ref lexión misio-

20
HIsT0RRGENERALDE LAS
MIsI0NES

nal,
sigue
siendo
objeto
de una misión
definida
por
una
interpretación ajena
a su
propia marginalidad.
3. El tercer modelo de
interpretación
bIblica, el
cIrculo hermenéutico
(o
cIrculo de
interpre-
tación), es caracterIstico de la
teologIa
con-
temporanea, y particularmente
la
teologla
latinoamericana de la liberación.
Propuesto
por
el
teólogo
latinoamericano Juan Luis
Segundo,
el cfrculo hermenéutico
supera
al-
gunas
de las limitaciones de los modelos
arriba mencionados.Por
ejemplo,
el cIrculo
hermendutico toma
muy
en serio el contex-
to
pero
este no es el ünico criterio
que
deter-
mina la
interpretación
del texto bIblico. El
estudio del contexto va
ligado
a la
interpre-
tación del texto,
que
a su vez va
ligada
a la
acción
por
la liberación, todo dentro de la
vida del
pueblo, protagonista principal
en la
interpretación
del texto.
Básicamente, el cfrculo hermendutico tiene
cinco fases. La
primera
es el análisis de la
realidad. Usando lasciencias sociales se in-
terpretan y
formulan causas
para explicar
la
situación de
opresión que
vive el
pueblo.
Hay
una
<sospecha ideologica>> que
indica
que
la situación de
pobreza y opresión
no es
voluntad de Dios. En la
segunda
fase la Bi-
blia se lee en relación a este análisisde la re-
alidad. Se hace una lectura
polItica
del tex-
to bIblico. El texto bIblico
y
la realidad se
interpelan
mutuamente en un
diálogo
del
cual
surge
un
imperativo,
una
práctica
libe-
radora, transformadora . Esta
praxis
libera-
dora es la tercera fase
y
esla
gestión
misio-
nera
que
la comunidad
pondrá
en obra. La
cuarta fase es la
experiencia
de transforma-
ción
que
nace
y
se desarrolla de la
praxis
Ii-
beradora . La acción misionera
y
liberadora
gesta
una nueva realidad. Finalmente, esta
nueva realidad necesita ser evaluada
y
estu-
diada; el cIrculo hermenéutico se cierra a!
comenzar de nuevo,
y
lasEscrituras toman
su
lugar
de continua conversación con el
contexto
y
la
praxis
liberadora.

Una de lascontribucionesmás
importantes
de este modelo en el
campo
de la
misiologIa
es la conciencia del
acompañamiento
de
Dios. La misión
y
la reflexión
bIblica sobre
ella cobran una
naturaleza dinámica
y
flui-
da
que exige
discernimiento
y
crecimiento
en la fe. Losdos
primeros
modelos
limitan
la acción de Diosa!
pasado.
El cIrculo
her-
mendutico
quiebra
este
entendimiento está-
tico de la
gracia
de Dios
y pone
de
manifies-
to la continua
y
renovadora
presencia
de
Diosen su creación . El Dios
misionero nos
invita a
acompafiarle
en su misión, a
discer-
nir su
gestión
salvadora en el
mundo.
Otra contribución
importante
del
cIrculo
hermendutico es la
participación
activa
en la
reflexión
y
acción misionera del
pueblo que
experimenta opresión y marginación.
El
pueblo participa
con Diosen la acción
libe-
radora
y
reconciliadora; el
pueblo
es
sujeto,
en reflexión
y
acción, en el
quehacer
de
Diosen el mundo.
Sin
embargo,
este modelo de
interpretación
biblica también tiene sus
limitaciones. Prin-
cipalmente,
el
cIrculo hermenéutico reduce
la
interpretación
bIblica en el
contexto de
misión
a situaciones
sociopolIticas
o de lu-
cha de clases.
Esta reducción,
en
muchas
ocasiones, no
permite
la inclusion de
temas
y
realidades
que,
ademásde
contenido
poli-
tico, tienen contenido cultural,
religioso,
fa-
miliar
y
de otra Indole.
Cualquier
reducción
en el modo en
que
entendemosla
presencia,
misión
y acompafiamiento
de Dios limita
nuestra vision del encuentro de Dioscon los
sereshumanosen suscontextos.
4. El cuarto modelo de
interpretación
bIblica
surge
del
diálogo teolOgico y
bIblico entre
biblistas
y misiólogos.
Este
modelo
refleja
una
etapa
de madurez,
ya que
los
biblistas
toman en serio el testimonio bIblico
en rela-
ción a la misión
y
los
misiOlogos superan
las
limitaciones de los modelosanteriores des-
cubriendo en lasEscrituras, con la
ayuda
de
losbiblistas,
gran riqueza misiolOgica.
Am-

21
Biblia, misión e historia de las misiones

bas
disciplinas
muestran interés en el cam-
p0
bIblico identificando criterios
y pregun-
tas
que arrojen
luz
y perspectivas para
el
desarrollo de una
teologIa
bIblica de la mi-
sion.
Este modelo
guIa
a! lector bIblico a encon-
trar en todas las Escrituras
ejes
temáticos en
relación a la misión de Dios. Por tanto, se
supera
la selección de textos, la
dependencia
exciusiva del contexto
y
la reducción de te-
mas misioneros a
categorfas sociológicas.
Consecuentemente, se descubre la
amplitud
y
densidad de la misión de Dios en todo el
testimonio biblico. Sin descartar el contex-
to
ycategorIas sociológicas,
el texto bIblico
comienza, como indica el
misiólogo
católi-
co Robert Schreiter, una conversación aire-
dedor de las
siguientes preguntas guIas:
( a)
,Por qué
la misión?
( b)
Cómo es la mi-
sion?
( c) Qud
es misión?
a) La
primera pregunta explora
el carácter
misionero de Dios. Schreiter llama a es-
ta reflexión biblica < < la
Bibliapara
la mi-
sión> > . En otras
palabras,
la
iglesia
busca
en el testimonio bIblico la naturaleza mi-
sionera de Dios, el liamado a la misión, el
carácter del mandato divino
y
el
origen
de la relación entre el Dios de la misión
y
el
pueblo
misionero. La
iglesia
exami-
na
y
estudia el
espIritu
del conocido tex-
to: < < Como me envió el Padre, asI también
Os envIo> >
( Juan 20:21) .
b)
La
segunda pregunta explora
el < < cómo> >
de la misión. Centrando todavIa su aten-
ción sobre el texto, sirve de
puente
entre
el
porqué
de la misión
y
Ia
gestion
misio-
nera.
Luego
de estudiar en Juan 20:21 la
naturaleza del < < enviar> , la
pregunta
< < Cómo es la misión?> > encuentra una
contestación
importante, por ejemplo,
en
Filipenses
2:5-8:
Haya, pues,
en vosotros este sentir
que
bubo también en Cristo Jesiis:
El, siendo en forma de Dios, no es-
timó el ser
igual
a Dios como cosa

a
que
aferrarse, sino
que
se
despo-

a sí mismo, tomó la forma de
siervo,
y
se hizo
semejante
a los
hombres. Más aün, hallándose en
la condición de hombre, se humilló
a sí mismo, haciéndose obediente
hasta la muerte,
y
muerte de cruz.
El cómo de la misión de la
iglesia
debe
reflejar
el cómo de la misión del trino
Dios.
c)
La tercera
pregunta, < < Qué
es la ml-
sion?> > , evalüa el contenido de nuestra
gestión
misional. Continuando con los
textos de Juan
y Filipenses,
nos
pregun-
tamos ahora:
Qué
contenidos,
qué pra-
xis testifican
que
Jesus, dando a conocer
a Dios, se
< < despojó
a sí mismo> >;
que
< < to-
mó forma de siervo> > ;
que
< < Se humilló a
Si mismo haciéndose obediente hasta la
muerte....
> > ?
Esta tercera
pregunta
subra-
ya
el carácter histórico de la misión de
Dios, la contextuahzación de esa misión
por
el
pueblo
de Dios
y
la
importancia
del
EspIritu
Santo en el discernimiento
de la misión.
Ahora bien, estas tres
preguntas
no están
aisladas entre si. No es contestar una
ypasar
a la otra. Todo lo contrario. Estas tres
pre-
guntas
se entrelazan en una reflexión bibli-
ca
que permite
creatividad a la luz de las di-
versas circunstancias
y
realidades de cada
comunidad en misión. Es una
gestión espi-
ritual de descubrir a Dios en misión
y
de
discernir la tarea de la
iglesia para
testificar
del Dios de la misión
responsablemente y
en
la libertad del
EspIritu.
La
interpretación
biblica misional está en
desarrollo. Confronta
grandes
retos en la me-
dida en
que
las comunidades de fe se enfren-
tan,
por ejemplo,
a la dinámica misional
transcultural, la
presencia y
vitalidad de otras
religiones,
la creciente distancia entre ricos
y
pobres,
el cambio
demografico
de la fe cris-
tiana donde los continentes del sur tienen la
fuerza
espiritual
mientras
que
la fe en el con-

22
HISTORIA
GENERALDELAS MIsI0NES
texto euroamencano
está en crisis, la violen-
cia entre
grupos
dtnicos
y
contra la
mujer y
la niflez,
y
la
crisisambiental
y ecológica.
La
comunidad de fe
misional necesita
superar
aquellos
modelos
de
interpretación
bIblica
que
limitan la
interpretación
a
propuestas
in-
flexibles
y
arcaicas
que
no
pueden
lidiar con
los retos del
siglo
veintiuno.
Porotro lado,
ningUn
modelo de
interpreta-
ción
agota
la
riqueza
de
la
interpretación
bI-
blica
y
la
complejidad
de la realidad. De ahI
la necesidad de mantener
el modelo de inter-
pretación
bIblica
misional abierto a!
soplo
del
EspIritu;
de
ahI la contribución de las
preguntas
misionales
y
la
importancia
de sa-
ber < < leer> > las
Escrituras de forma misional
tomando en
consideración
que
la misiónes,
primordialmente,
actividad de Diosen toda
la creación.

B. El
Antiguo
Testamento
y
lamisión de
la
iglesia
El
concepto
de < < misiones> > ,
tal como lo en-
contramosen el
Nuevo Testamento, no
apare-
ce en el
Viejo.
Pero esto no
quiere
decir
que
no
haya
en el
Antiguo
Testamento un
concepto
universal del
seflorfo de Yahvd
y
un sentido de
la misión
de Israel. Este
concepto
informó
y
formó la
comprensión
de la misión de la
igle-
sia en el
Nuevo Testamento,
y
continua hacidn-
dolo hasta
boy.
1. La
universalidad del
Antiguo
Testamento
Amenudo se
comete el error de
interpretar
el
Antiguo
Testamento entérminos exclusivis-
tas, como si
se tratase sencillamente de la his-
toria de un
pueblo que
se dio a sí mismo
por
fa-
vorito o
preferido
de Dios. Cuando se inter-
preta
el
Antiguo
Testamento de este modo no
hay
lugar
alguno para
veren I el
punto
de
par-
tida del
concepto
misionero del Nuevo Testa-
mento.
Sin
embargo,
el
Antiguo
Testamento esmu-
cho másuniversal en su visionde lo
que por
lo
general
se
piensa.
El libro de Genesis,
cuyo

punto
culminante se encuentra en la elección
de Abraham
y
de su simiente, comienza
por
un
largo
prólogo
o
introducción de once
capI-
tubsen los
cuales se
subraya
el señorfo univer-
sal del Creador
por
sobre toda la creación
y
to-
dos los seres
humanos. La historia de Israel,
que
comienza en el
capItulo
doce de Genesis,
hade entenderse
dentro del contexto
general
de
la historia de
la humanidad,
y especialmente
de
los
propositos
de Dios
para
esa humanidad,
que
se encuentraen
los
primeros
once
capItu-
los del mismo
libro.
La
propia
elección de Abraham,
que apare-
ce al
principio
del
capftulo
doce de Genesis,
subraya
el
proposito
universal de la eleccióndi-
vina: < < Y serán
benditas en ti todas las familias
de la tierra> >
(Genesis 1 2:3).
Todo esto
quiere
decir
que, aunque
Israel es
el
pueblo
elegido
de Dios, tal elección no es
unamarca de
favoritismo, sino
que
esmásbien
unaseñal de
obligacion,
el resultado de un
pue-
blo
que
vive en
pacto
o alianza con Dios.
Porotro lado, esta
responsabilidad
de Israel
conlievaanunciar
su elección en medio de
pue-
blos
que
tienen
otras
religiones y, por
tanto,
otras historias de la
salvación. El encuentro de
la fe
y
elección
de Israel con estos
pueblos
re-
sultó en
nuevos entendimientos de cómo vivir
y expresar
la elecciOn del Señor. En un extre-
mo, hubo
fuertes confrontaciones como la de
ElIas
y
los
profetas
de Baal; enel otro, hubo in-
teresantes
interpretaciones
de la acción de
Dios, tal como
la
de
Isalas cuando anuncia un
libertador en la
persona
del
rey persa
Ciro
(IsaIas 44:28-45:7).
En todo caso,
Israel tiene un llamado de
Dios
para
set un
pueblo
de bendición
para
to-
das lasnaciones
de la tierra. Laforma de
expre-
sar
y
actuar
la fe en Yahvé
y
su elecciOn es
multiple y
enriquecedora.
Sin duda,
por
la di-
versidad de
la
experiencia
no son
pocas
las
ocasiones en
que
Dios interviene
para
clarifi-
carle a
Israel suelección. Diosusalassituacio-
nes
particulares
del
pueblo para
comunicar su
voluntad. Al
mismo
tiempo,
el
pueblo
de Israel

23
B i b l i a , mi si 6n e hi stori a de
l a s mi si one s

se
e nfre nta a l re to de
di sce rni r l a vol unta d de
Di os. Es e n e sta conti nua
di námi ca donde e l
pue b l o pe rci b e
e l
si gni fi ca do
de
su e l e cci ón
y ,
por
ta nto, de su mi si ón.

2. La mi si ón uni ve rsa l de Isra e l
a )
La fue rza ce ntrIpe ta
de l a
mi si 6n de Isra e l .
En e l
Anti guo
Te sta me nto
l a
mi si 6n de Is-
ra e l se e nti e nde de una
ma ne ra
<<ce ntrIpe ta >>
más b i e n
que
<<ce ntrIfuga >>.
No se tra ta de
que
Isra e l
va y a por
toda s l a s na ci one s de l
mundo
pre di ca ndo
e l
me nsa je
de sa l va ci ón,
si no
que
se tra ta más
b i e n de
que
toda s l a
na ci one s de l mundo
e ncue ntre n e n Isra e l su
sa l va ci ón. Por ta nto, l a
mi si 6n de Isra e l e s
te sti fi ca r
y
a nunci a r l a
sa l va ci ón de Di os so-
b re toda l a cre a ci ón. El
Sa l mo 2 confi rma e l
ca rácte r
<<ce ntrIpe to>>
de l a
mi si 6n de Isra e l :
Ahora ,
pue s, re y e s,
se d
prude nte s;
a drni ti d
a mone sta ci ón,
jue ce s
de l a
ti e rra . Se rvi d a
Je hová con te mor
y
a l e gra os
con
te mb l or. Honra d a l hi -
jo
( a l
ungi do
de Di os),
pa ra que
no
se
e noje y
pe re zcái s
e n e l ca mi no;
pue s
se
i nfl a ma
de
pronto
su i ra .
;B i e na ve ntura dos
todos l os
que
e n
él confl a n!
( Sa l mo 2: 10-12).
b )
De l a
e xcl usi vi da d a l a
i ncl usi vi da d: El
e je mpl o
de Jona s. El
ca rácte r mi si one ro de l
l i b ro de Jona s e s
muy
conoci do
y pol dmi co.
No son
poca s
l a s
oca si one s e n
que pe rde -
mos e l
me nsa je
ce ntra l de l
l i b ro a ra fz de e n-
fra sca rnos e n
di scusi one s e stéri l e s sob re l a
a ute nti ci da d de l
docume nto . Si n
e mb a rgo,
e l
l i b ro de Jona s e s uno de
l os te xtos más e l o-
cue nte s e n re l a ci ón a l a
mi si 6n de Isra e l
y
de
l a
i gl e si a .
Una
l e ctura
cui da dosa
de l
l i b ro
prove e ra
l a
re fl e xi ón funda me nta l sob re l o
a nte ri onne n-
te
di cho: e l
proposi to
de
Di os
y
l a mi si 6n
uni ve rsa l de Isra e l .
Pri me ra me nte , e l
propó-
si to no e s l l a ma r a
Isra e l
a
sa l i r a l mundo a
pre di ca r
e l se ñorIo de
Ya hvé, si no
que
e s
más
b i e n un
l i a ma mi e nto
a l
propi o
Isra e l a
re conoce r
que
e se
se fl orIo
e s
uni ve rsa l . El

re conoci mi e nto de l se fl orIo de Ya hvd más
a l l á de
l a s l i mi ta ci one s
ge ogra fi ca s y
étni ca s
de Isra e l
ob l i ga
a l
pue b l o
de Di os a a b ri r
sus
fronte ra s
y
re conoce r l a
gra ci a
de
Di os
e n l a
vi da de l os
pue b l os que a ce pta n
l a i n-
vi ta ci ón
a !
a rre pe nti mi e nto .
Se gundo,
e sta
a pe rtura por pa rte
de
Isra e l ,
pe rsoni fi ca da
e n l a ta re a de Jona s,
i ndi ca
cómo
l a mi si 6n tra nsforma l a fe
y
e l
pe nsa -
mi e nto sob re l a vol unta d de Di os. El con-
fl i cto funda me nta l de Jona s e ra
a ce pta r
e l a l -
ca nce de l a mi se ri cordi a de Di os. Ha ce r
mi -
si ón
e n Ni ni ve
i mpl i ca b a
confi a r
e xcl usi va -
me nte e n Di os
y
no e n l os
pre jui ci os que
te rgi ve rsa b a n
e l
conce pto
de l a
e l e cci ón e n
Isra e l . En otra s
pa l a b ra s,
ha ce r
mi si 6n e n
NIni ve
re que rl a
de Isra e l modi fi ca r su
se nti -
do de
e l e cci ón, re conoci e ndo su
l uga r e spe -
ci a l
y re sponsa b i l i da d
e n l a
hi stori a de l a
sa l va ci ón
( una
ge sti ón
de
compa si ón),
pe ro
si n
confundi rl o con l a
e xcl usi vi da d
y
e l
pri -
vi l e gi o .
c)
Acuérda te de
que fui ste
e sci a vo e n l a ti e -
rra de
Egi pto, pe r
e so
y o
te
ma ndo
que
ha -
ga s
e sto .... >. La fe de Isra e l
e stá ce ntra da e n
l a
e xpe ri e nci a
de l a
l i b e ra ci ón de
Egi pto.
Todo e l Pe nta te uco ha ce
conti nua re fe re n-
ci a a
l a
e xpe ri e nci a
de e scl a vi tud e n
Egi pto
y
de
l i b e ra ci ón como cri te ri o dti co
y
mi si o-
na l
de l a vi da de l
pue b l o.
La
me mori a de l a
l i b e ra ci On de l
y ugo
de e scl a vi tud
de
Egi p-
to e s e l a nunci o de l Re i no de
justi ci a
y Pa z
de
Di os.
La justi ci a y
l a
Pa z
son te ma s de
i mporta n-
ci a
e n l a hi stori a de Isra e l
y
e n
su mi si ón.
Los
profe ta s
l e s re cue rda n, ta nto
a l
pue b l o
como a sus l Ide re s, l a ce ntra l i da d
de l sha l om
de
Di os, de l a
Pa z y
l a
justi ci a
de
Di os. El
profe ta Mi que a s
e s e l ocue nte e n
a nunci a r l o
que
Di os
e spe ra
de su
pue b l o:
Homb re , él te ha de cl a ra do l o
que
e s
b ue no, l o
que pi de
Je hová de ti :
so-
l a me nte
ha ce rjusti ci a ,
a ma r
mi se ri -
cordi a
y
humi l l a rte a nte tu
Di os
( 6: 8).
24
HISTORIA GENERALDE LAS MIsIoNEs

Lamisión deIsr ael , comol amisión de l a
igl e-
sia, está
l igada
al Dios de
justicia ypaz par a
l os
puebl os.
El car ácter de l a misión de Dios
haciasu
puebl o
Isr ael en
Egipto,
l a
otor gación
de l a vida ante l a muer te de l a esciavitud, es
Un cr iter io
teol ógico y
misional
que
anuncia
quién
es Dios, cuál es su misión
y
cómodebe
vivir l a
igl esia
fr ente al a
injusticia.
d)
El car ácter
escatol ógico
de l a misión.
Hay
cier tos textos en el
Antiguo
Testamento,
y
sobr e todoen l a
segundapar te
de IsaIas,
que
tienen Un car ácter cl ar amente misioner o, es
decir ,
que
se r efier en a l a sal vación de l as
naciones. Per o l o más acer tado
par ece
ser
inter pr etar
estostextos en un sentidoescato-
l ógico.
Estos textos
apuntan
haciadIaen
que
l a sal -
vación al canzar á atodos l os r incones de l a
tier r a. Dentr o del contexto del
Antiguo
Tes-
tamento no
hay l ugar par a
el
concepto
de
una
<<evangel ización>>
del mundo
que
ha de
tener
l ugar por
l os esfuer zos de Isr ael ; sino
que
esa
<<evangel ización>>,
en l a cual ci
pue-
bl o
el egido
ha de ser util izado comoinstr u-
mentode Dios, es de car ácter
escatol ogico,
de
l os til timos
tiempos,
y
ocur r e sol o
por
l a
decision sober ana del Al tIsimo.
En el
Antiguo
Testamento, l a misión ol as
misiones no son una
obl igación
que
l e es
impuesta
aIsr ael atr avés de toda su histor ia
como
par te
de su tar eade
puebl o
escogido,
sino
que
son unade l as sefl al es de l os tiem-
pos
escatol ogicos.

C.El NuevoTestamento
y
cr iter ios
teol ógicos par a
l a misión
El
Nuevo
Testamento
pr opor ciona
abundantes
cr iter ios
par a
l amisiOn del a
igl esia.
Todosl os1 1 -
br os
del NuevoTestamento ofr ecen
ejes
temáti-
cos de misiOn. Lo
que
es más, cuando r efl exio-
namos
sobr e l a mater ia nos
per catamos
de
que
pr ácticamente
todoel NuevoTestamento fue es-
cr ito
en un contexto misioner o,
y
en buename-
dida
par a
r esponder
a cuestiones
y
dil emas
que
ese
contexto
pl anteaba.
AsI,
por
ejempl o,
en l as

epIstol as paul inas
el tema de l a incl usion de
l os
gentil es, y
su r el ación con el
viejo
Isr ael , es
cen-
tr al . Otr ostemasmisioner os
apar ecen
también
en
l os
Evangel ios,
Hechos, etc.
Lo
que
deter minasil os
textos
tienen un
ma-
tiz misioner o noes l a l ectur a l iter al o
l a inter -
pr etación
tr adicional del
pasaje,
sino
l a
per s-
pectiva
misional
y
de
inter pr etación
con
que
se l ee el texto. Por tanto, el
pasaje
de
l a
mujer
extr anjer a
de Mateo1 5: 21 -28
y
Mar cos7: 24-
30 se tr ansfor ma en un
<par adigma
misional >>
con distintas var iantes: ci encuentr o de JesOs
(hombr e)
con una
mujer
(par adigma
de
gene-
r o); el encuentr ode Jesuscon una
per sona
que
no
per tenece
a l a fe
judIa
(par adigma
inter r el i-
gioso);
el encuentr ode JesOs con una
extr anje-
r a
(par adigma
inter cul tur al );
y
otr os.
En esta sección nos inter esa
pr esentar
tr es
cr iter ios misional es
que sur gen
del NuevoTes-
tamento
y
que
sir ven de
ejes
temáticos
par a
r e-
fl exionar sobr e l a misión de l a
igl esia y
l a Bi-
bl ia. Dc
ninguna
maner aestos cr iter ios
agotan
l a contr ibución del NuevoTestamento. Per o si
r epr esentan gr andes
r etos misioner os
par a
l a
igl esia
de
Jesucr isto
en el
pr Oximo
mil enio.

1 .
Jesás
y
su
minister io
Cual quier
r efl exión misional sobr e ci Nue-
vo Testamento necesita tomar
muy
en ser io el
minister io de Jesustal comose
pr esenta
en l os
Evangel ios.
Lamuer te
y
l a r esur r ección de Je-
sOs estOn
l igadas
al minister io del Maestr o, a
sus r el aciones con hombr es,
mujer es y
nifios;
con l as autor idades
judl as y
r omanas; con l os
pecador es
de su
tiempo;
con l as instituciones
de su sociedad; con
per sonas
de otr as cul tur as;
con sus
discIpul os; y
con ci Padr e.
En l a histor ia del cr istianismo el evento de
Jesus fr ecuentemente ha
quedado
r educido a
l a cr uz
y
l osbeneficios de
sal vación
que
vienen
de su muer te. Esta
per spectiva
necesita cnn-
quecer se
con l a vida
y
minister io del Maestr o,
ampl iando
par a
el
puebl o
cr istiano no sol o l a
sal vación, sino ci
significado
de vivir esta sal -
vaciOn en l a histor ia.

25
Biblia, misión e
historia de L as misiones

religiosas.
Es el
Espfritu
Santo
quien
está <<ha-
ciendo misión>> antes de nuestra
palabra y
ac-
ción,
preparando
los corazones
y
las
mentes
para
el
mensaje
de Cristo.
L a
obra del
Espfritu,
tanto en la
iglesia
como
fuera
de ella,
exige
seria
yprofunda
reflexión.
El
misterio de la
presencia
del
EspIritu
en
am-
bas
esferas
representa
un
puente
donde
la
co-
munidad de fe tiene la
responsabilidad
de
dis-
cemir su misión
y discipulado,
su
testimonio al
mundo
y
vida de comunidad.
Ser comunidad de
misión en el
EspIritu
le
permite
a la
iglesia
ser
a
la vez
signo y agente
de la
misión.

2 . L a
iglesia:
comunidad
de misión
en el
EspIritu
Es el
EspIritu
Santo
quien capacita
a la
igle-
sia
para
la misión
y
el
discipulado.
Por otro la-
do,
es el
EspIritu
Santo
quien empuja y
sor-
prende
a la
iglesia
en la
misión
y
el
discipula-
do tal
como le sucedió a Pedro
en su encuentro
con
Cornelio
(Hechos 10).
Es
también el
EspI-
rita
de Cristo
quien
efectUa en
la comunidad de
creyentes
la
reconciliación
de
Cristo,
rompien-
do
barreras culturales,
dtnicas, económicas
y

3 .
L a
opciónpor
la vida
El testimonio del Nuevo
Testamento
apunta
a
la vida. El ministerio de
Jestis
no
termina con
la
muerte. Su ministerio
y
la
fidelidad al Padre
le dan a Jesus el
poder
sobre la
muerte,
la
resu-
rrección. De hecho, la
actividad misionera de
parte
de los
discIpulos surge
luego
de
la
resu-
rrección del Maestro. L a
resurrección,
la
vida,
marca el comienzo de Ia
misión de
la
iglesia y
de la nueva era
que
termina
con la venida del
Reino.
Entre esta nueva era
y
el fin
de
la
historia,
Dios obra
para
Vida. <<Yo he
venido
para que
tengan
vida,
ypara que
la
tengan
en abundan-
cia>>
(Juan 10:10).
L a misión de la
iglesia
es
anunciar las buenas nuevas, no
solo
de
la vida
despuds
de la muerte, sino de
vida en contra de
la
muerte
que
amenaza a tantos
en este mundo.
El
testimonio biblico, tanto en el
Antiguo
como
en el Nuevo Testamento,
anuncia
que
el Dios
de la misión es el Dios
que
otorga
la
Vida, es el
Dios de la Vida

D.
L a
expansion
del
cristianismo
durante el
perlodo
neotestamentario
Como
podrIa suponerse,
es
sumamente re-
ducido el nOmero de
documentos
que
han lle-
gado
hasta nosotros referentes a
los
orIgenes y
la
primera expansion
del
cristianismo . L a ma-
yorla
de estos documentos
trata acerca
de
la vi-
da
y
obra misionera del
apóstol
Pablo, lo cual
2 6

El
emperadorAugus-to gobernaba
en Roma
cuando
Jesus
nacd.
Palacio Pith, Florencia.

HIsT0RIA GENERALDELAS MisloNEs

S
-.
'-
_,-...
---

noshace
pensar que
fue é l el
principal
de entre
los
primeros
misioneros cristianos.Sin embar-
go,
conviene recordar
que
no
haygarantIa algu-
nadeesto,
yque
nocabe duda
alguna
de
que
al
mismo
tiempo que
el
apóstol
Pablorealizaba
sus
viajes
misioneros hablamuchosotros ens-
tianos
que
iban lievandosu nueva fe de unoa
otro
lugar.
En el libro de Hechos se nos habla acerca
del
origen
de la
iglesia
cristiana en Jerusaldn.
Perotambidn se hace referencia a la existencia
de cristianos en Galilea, Samaria
y
Damasco.
El
propio
libro de los Hechosafirma
que
Feli-
pe
bautizó auneunucode
EtiopIa, pero
nosa-
bemos si el eunuco en cuestión
regresó
a su
pals
de
origen,
ni
tampoco
si el
propioFelipe
sirvió de instrumento
para
otras converSioneS
semejantes.
Es acerca de la
iglesia
de
Antioqula y
de
SUS labores misioneras
que
tenemos datos
másexactos.El
origen
de la
iglesia antioque-
ña, al
igualque
el de otras de las
principales
iglesias
cristianas,
queda
sumido en la
pe-

numbra de la historia.Hechosafirma
que
fue-
ron los
discIpulos dispersos por
causa de la
persecuciOn que surgió
a la muerte de Este-
ban
quienes
lievaron el
Evangelio
a
Chipre y
Antioqula (Hechos 11:19), aunque
se afirma
tambidn
que
fueron
chipriotas y
cirenaicos
quienes
llevaron el
Evangelio
a los
gentiles
en la
gran
ciudad del Orontes
(Hechos
11:20).
En todo caso, la
iglesia
de Jerusalé n
recibió noticias de la naciente comunidad de
Antioqufa y
envió a Bernabd
para que
traba-
jase
enella.Fueen
Antioqufa que
los cristia-
nos
por primera
vez recibieron ese nombre,
y
fue tambié n la
iglesia
de
Antioqula
la
que
en-
vió en sus
viajes
misioneros a Pablo
y
sus
acompañantes (y aquf
es necesario seflalar
que
el llamamientomisioneroa Pablo
y
Ben-
nab no les
llegó
directamente, sino
por
el
Espiritu
a travds dela
iglesia).
Los
viajes
del
apóstol
Pablo son de todos
conocidos,
y
no
hay
razón
alguna para
ofrecer
aqul
una resefla de ellos.Basta decir
que
el
apóstol
Pablo llevó el
Evangelio
a
Chipre,
a
27

Los caminos
romanos eran famosos,
y algunos Ilegaban
hasta los más remotos
lugares.
Puertodel Piso,
España.
Biblia, misión e
historia de las misiones
F
" i*

/

IJ
i} iI

'L
lI

-441

trataba de encontrar
puntos
de contacto entre su
mensaje y
la cultura del
lugar. Siempre
se ocu-
paba
de la edificación
posterior
de las
iglesias
que
habIa fundado
ymuyespecialmente
de sa-
nar las divisiones
que
en ellas
apareclan.
Su
tendencia a
viajar rápidamente
de un
lugar
a
otro,
dejando pequefios
nücleos de
discIpulos
en cada ciudad, no se debIa tanto a una
supues-
ta
estrategia
misionera
segdn
la cual esos discI-
pubs luego
llevarIari el
Evangelio
a las comar-
cas más
apartadas
de la
region,
sino
que
se de-
bla más bien al
concepto que
Pablo tenIa de su
misión,
y que
le lievaba a no
pensar
tanto en
tdrminos de individuos como en términos de
naciones. Una vez
que
el
Evangelio
habIa sido
sembrado en una nación, su tarea era la de con-
tinuar hacia otro sitio.
Sabemos
que
Pablo no fue el dnico misione-
ro cristiano de los
tiempos
neotestamentarios
porque
el libro de los Hechos
y
las
epIstolas
paulinas
mencionan diversos
episodios
en los
que aparecen
otros misioneros. Bernabd
y
Mar-
cos fueron a la isla de
Chipre.
La Primera
EpIs-
tola de Pablo a los Corintios habla acerca del
Buena
pane
del
transporte y
los
viajes
se hacla
per
via maritima. Mosaico en el Puerto de Ostia.

varias de las
ciudades del Asia Menor, a Mace-
donia, a
las
principales
ciudades de Grecia, a
Roma
yquizá
hasta a
Espana.
Acerca de sus
mdtodos, lo más notable es
que, aunque
Pablo
se consideraba
apóstol
a los
gentiles, por
lo
ge-
neral se acercaba
primero
a la
sinagoga
de Ca-
da
ciudad
y
allIenseñaba
ypredicaba
el Evan-
gelio.
En
algunos
casos, como en el de Atenas,

Una calle
y
el famoso teatro de Efeso

.r

::.
7

-.
3
-
U

t
-
-
.
.

28

HISTORIA GENERALDELAS MisloNEs

wI
judIo alejandrino Apolos, quien
laboraba en
Corinto. Además, antes de
que
Pablo
liegase
a
Roma, ya
existla una
igiesia
cristiana en esa
ciudad. Aun más, en el
pequefio puerto
italia-
node PuteolihabIa
ya
cristianos
que
acudieron
a recibir a Pablocuando
llegó
de caminohacia
Roma. Todo esto ha de recordamos
que
el
apóstol
Pabloes solo uno
-aunque quizá
el
másimportante-
de los muchoscristianos
que
durante el
siglo
I
contribuyeron
a hacer
ilegar
su fe a distintas
regiones
delmundo.
Por ditimo, debemos mencionar
que
exis-
ten leyendas segdn
las cuales los
apóstoles
se
dedicaron a predicar
el
Evangeliopor
distintas
regiones
de la tierra. La
mayor parte
de estas
ieyendas
resultan compietamente
fantásticas,
y
aun en los casosen los cuales se
podria supo-
ner su veracidad noexisten
pruebasfidedignas
que
nos ileven a afirmarla.
Solamente en el casodel
apóstol
Pedro
po-
demosdecir que
existen razones
para
creer en
la veracidad de in visita a Roma
que
la tradi-

ción le
atribuye.
De hecho, esta tradición es
tan
antigua que aparece reflejada ya
en el Nue-
voTestamento,
y
la
mayor parte
de los
antiguos
escritores eclesiásticos se hace ecode ella. Co-
mo
parte
de la misma tradición, el martirio de
Pedroen Roma debe darse
por
cierto. Esto no
quiere
decir, sin
embargo, que
Pedro
haya
fun-
dadola
iglesia
de Roma,
pues
la
EpIstola
de
Pabloa los Romanos
parece implicar que
hubo
en Roma una
iglesia
cristiana aun antes de las
visitas de Pedro
y
Pablo.
En todo caso, el hechoes que
a fines del si-
gb
I habla cristianos en todas las
principales
regiones
del nordeste del Mediterráneo,
yque
esta
expansion
se habIa llevado a cabosin un
plan
o
estrategia
misionera
prefijada.
Además
era claro
que
esa tarea misionera era transcul-
tural, noidentificandoel
Evangelio
con un so-
lo
grupo
étnicoouna raza en
particular.
AsI, la
iglesia
cruzaba las fronteras culturales
y
echa-
ba raIces en diversos contextos
y
de diversas
formas.

29

capItulo
3

Las misiones
en la Edad
Antigua

A.Desde el fin del
perIodo
neotestamenta-
riohasta laconversion de Constantino
Si bien es
poco
lo
que
sabemos acercade la
expansion
misioneradel cristianismo durante
el
perIodoapostólico,
es muchomenos lo
que
sabemosacercade ellaen el
perlodoquesigue
inmediatamente
después.Esto erade
esperarse,
pues ste es
precisamente
el
perlodo
de las
grandes persecuciones, ya unaiglesia perse-
guida
se le hace dificilconservar
y
transmitir la
historia de sus orIgenes. Además, buena
parte
de la
expansion
del cristianismo durante este
perlodo
tuvo
lugar,
no solo através de la obra
de misioneros dedicados exciusivamente a la
tarea de la
evangelización,
sino sobre todo a
través del testimonio de comerciantes, solda-
dos
y
esciavos
que viajaban por
unauotrara-
zón. El cristianismo hacIa su entrada en una
nueva
provincia
de manerahumilde
yoscura,
y
cuando la
iglesia
en esa
provincialograbasu-
ficiente madurez
para producir
literatura oal-
gdn
otro monumento
que pudiese quedarpara
la
posteridad, ya
sus
orIgenes
habIan sido olvi-
dados. Además, la
investigacion
de los
orfge-
nesdelcristianismo se dificultafrecuentemen-
te debido al modoen
que
las
generaciones pos-
teriores,
siguiendo
la tendenciade la
dpoca
a
hacer de los
apóstoles personajes
ideales, bus-
caban el mediode atribuir los
orIgenes
delens-
tianismoen suciudad a
algtmn
varOn
apostólico,
locual sirvió de
genesis
amds de unatradición

legendaria que
resulta difIcil
separar
de la ver-
dadhistórica.
Por otra
parte,
en base alos documentos
existentes
y
aotros indicios
arqueolOgicos,
es
posible
descubrir dimensiones
sociologicas
que
nos
ayudan
a
interpretar
el crecimiento del
cristianismo durante esta
época.
AsI,
porejem-
plo,
losdatosexistentes llevan ados afirmacio-
nes
significativas:
La
primera
es
que
la
mayo-
nade los conversos al cristianismovenIade los
trasfondos
religiosos
más
aceptados
en la so-
ciedad de la
epoca(es decir, lo
que
recibe
hoy
el nombre
genérico
de
<<paganismo>>), ynode
sectas omovimientos
marginados.
La
segunda
afirmaciOn es
que
muchas de las conversiories
tenfan
lugar
através de los contactos familiares
eIntimosde los
yacreyentes.
Estasdos afirma-
ciones deben mantenerse en tension dialéctica:
Poruna
parte,
el cristianismoeraatractivo
pre-
cisamente
porque
señalabaun camino, unafe
y
un estilo de vida diferentes alosdelcomdn de
lasociedad.Porotra, esafe se comunicabame-
diante los contactos directos de los cristianos
con esa sociedad.
Optimamente,
entonces, el
mayorcrecimiento se
produce
cuando la
igle-
sia, al
tiempo que
muestra el contraste entre
ella
y
elrestode lasociedad, mantiene sus con-
tactos humanos con esasociedad circundante.
Además,
para
entender la expansion del
cristianismo en el
Imperio
Romano es bueno
recordar
algunas
de las caracterIsticas de ese

30
HI5T0RIA GENERALDELAS MisloNEs

Imperio, y
de la vida en é l. En este sentido, lo
primeroque
debemosrecordar es
que
Ia civili-
zación
grecorromana
era esencialmente urba-
na. Naturalmente, la vida rural continuaba,
pues
sin los
productos
del
campo
es
imposible
subsistir. Pero tantolos
griegos
comolos roma-
nos
pensaban que
la más
importante
invención
humana era la ciudad -de hecho, la
palabra
<<civilización>>
originalmente querIa
decir <<cm-
dadif icación>> . Tanto
Alejandro
en sus
conquis-
tas comomástarde losromanos en las suyas,
se
propusieron
<<ciudadif icar>> el mundo. Por
ello la
mayorf a
de losrecursos económicos y
humanos se concentraba en las ciudades. Los
caminos, más
que
modos de abrir el interior,
eran vIasde comunicación entre ciudades. Por
ellonoha de
sorprendernos
el
que
el cristianis-
mo,
f orjado
en ese ambiente, f uese
por largo
tiempo
una
religion mayormente
urbana.
Este
imperio que
se veIa a sí mismocomo
un
conglomerado
de ciudades subsistIa en ba-
se al comercio
y
la interrelación entre esas ciu-
dades. Fue
por
eso
que
Roma construyó
sus
f amososcaminos. Por ellos,
y
sobre todo
por
vIas marItimas
y
f luviales, transitaban merca-
deres, artesanos enbusca de
empleo,
estudian-
tes enbusca de sabidurf a,
peregrinos inspirados
por
su
religion, y
muchasotras
personas.
Fue
mayormente
a travé s de ese tráf ico
que
elcris-
tianismo se extendió de un
lugar
a otro.
En lo
religioso,
el
Imperio
Romano se f un-
damentaba en una
amalgama
de las
religiones
de los
pueblos conquistados. Siempre que
f ue-
ra
posible,
se establecIan vInculos
y supuestas
identidades entre los diversos dioses. AsI, por
ejemplo,
se
llegO
a decir
que
el
Neptuno
de los
romanosera el Poseidon de los
griegos, y que
la Artemisa
griega
noera otra
que
la f amosa
y
antiquIsima
diosa de los ef esios,
y
tambié n la
Diana de los romanos. Aesto se af ladIan anti-
guos
<<misterios>>
-religiones cuyos adeptos
celebraban ritos secretosmediante los cuales se
unIan a sus dioses-ademásde toda una
plé ya-
de de doctrinas
que
reciben el nombre comün
de
<<gnosticismo>>, que
of recIan salvación a

quienes
tuvieran cierto conocimiento
(gnosis)
secreto. Y, comolazode uniOn de todoesto, se
f omentaba
y
en
algunas
circunstancias se re-
queria
el culto al
Emperador,
corno señal de
lealtad a tan diverso
imperio.
1.
Expansion geograf ica
delcristianisino
Aunque
las razones arriba
expuestas
hacen
imposible
una narración detallada de los nom-
bres
y
mé todosde los misioneros
que
llevaron
el cristianismo a cada
region,
si es
posible
lo-
grar
una idea
aproximada
de la extension
geo-
gráf ica que logrO
el cristianismo en los af los
que
van del f inal de la era
apostólica
a la con-
version de Constantino. Esta extension es tan
sorprendente que
resulta doblemente desaf or-
tunadocarecer de datos exactos acerca de có-
mola nueva f e f ue
liegando
a cada
region
del
Imperio.
Alterminar el
perIodo
neotestamentario, la
iglesia
cristiana se extendla allende Palestina
y
Siria hacia elAsia Menor
y
hasta Grecia
y
Ro-
ma. Más allá de la
capital imperial
no
llegan
nuestrosdatos
pues, aunque hay
noticias de un
viaje
de Pabloa
Espaf la,
nada se sabe acerca de
sus resultados,
y
es
posible que
tal
viaje
nunca
se
haya
realizado. Sin
embargo,
a f ines del si-
gb
1 1
-y
sobre todoa mediadosdelIII-
apa-
recen enla historia
repetidas pruebas
de
que
la
nueva f e se habIa extendido
por
todo el Medi-
terráneo,
y que lograba adeptos
sobre todo en
las
grandes
ciudades, donde
pronto surgieron
comunidadescristianas de
importancia.
a) El
Egipto.
En el
Egipto, y
sobre todo en la
ciudad de
AlejandrIa, pronto apareció
una
iglesia
f loreciente
que algunos
dicen f ue
f undada
por
San Marcos,
aunque
este dato
carece de conf irmación histórica. En todo
caso, a mediados del
siglo
1 1 la comunidad
cristiana de esa ciudad contaba
ya
con
pen-
sadores de la
importancia
de Panteno
y, p0-
co
despué s,
de Clemente
y OrIgenes.
Ade-
más
-y
esto es señalde la
pujanza
delcris-
tianismo- f ueen
AlejandrIa que
el
gnosti-
cismohizo
algunos
de sus más serios es-

31
Las misiones en la Edad
Antigua

fuerzos
por
asimilar en su seno al
cristia-
nismo.
b)
El forte de
Africa.
En la
parte
occidental
del forte de Africa -to
que
los
romanos
llamaban Africa-
y
sobre todo en la
ciudad
de
Cartago, aparece
tambin el
cristianismo
a
fines del
siglo
I I . Cuando este
cristianismo
cartaginés
asoma a la historia, tiene
ya
tal
madurez
que
resulta necesario
suponer que
habfa sido fundado varias décadas
antes. Es
en
Cartago, y
no en Roma,
que
surge
la
pn-
mera literatura cristiana en
lengua
latina
-
con
Tertuliano-
y
esa
region
fue
también,
con
Tertuliano
yCipriano,
el centro del
pen-
samiento
teologico
occidental durante
todo
el
perfodo que
nos
ocupa -y
aflos
despues
con San
AgustI n.
j,Cómo
llego
el cristianismo al norte de
Africa?
,Quiénes
10 ilevaron?
LDe
dónde
venI an?
No lo sabemos.
Tradicionalmente
se ha
pensado que
fue de Roma
que
el cris-
tianismo fue llevado a
Cartago.
Sin embar-
go,
un
estudio más detenido
parece
indicar

que
fue del Oriente
-y
quizá
de
Frigia.
Al
parecer,
fue más tarde
que
las
circunstan-
cias
politicas y
culturales
llevaron a la
igle-
sia africana a establecer relaciones más es-
trechas con Roma,
y
a olvidar sus
antiguos
lazos con el mundo
griego.
c)
España.
Los
orI genes
del
cristianismo
en
Espafla,
asI como la historia de la
iglesia
es-
pañola
en los
primeros siglos,
nos son total-
mente desconocidos.
Aparte
de la
posibili-
dad de
que
Pablo
haya
visitado la
Peninsu-
la I bérica, existen
leyendas
que
afirman
que
el
apóstol Santiago
laboró en
tierras de Es-
pafia, y que
Pedro enviO siete
obispos
a la
misma
region.
El hecho es
que
la
iglesia
es-
pañola,
si bien
parece
haber sido
fundada
por
lo menos a fines del
siglo
I I , no
produ-
jo
durante todo este
perI odo
monumento al-
guno -ya
sea literario, artI sticoo de otra in-
dole-
que
nos
permita
afirmar
que
haya
existido en la Peninsula I bérica,
y
antes de
la
segunda
mitad del
siglo
I I I .
un
cristianismo
puj
ante. Sin
embargo,
el sinodo
de Elvira,
32

HISTORIA GENERAL
DELAS MIsIoNEs
airededor del aho 300, muestra
que
el
cris-
tianismo se habla extendido tan al
norte co-
mo Asturias
y
tan al este como
Zaragoza,
aunque
su fuerza
mayorparece
haberse con-
centrado en lo
que hoy
es
AndalucIa.
d)
LasGalias. Desde la
segunda
mitad del
si-
gb
II
-y quizá
desde antes- el
cristianis-
mo
penetró
en las Galias. En el aho
177 se
desató una
persecución
en las ciudades de
Lyon
y
Vienne, locual
prueba que ya
en
esa
fecha existIan allI comunidades
cristianas.
Poco
despuds,
el
obispo
Ireneo de
Lyon,
quizá
el más
grande teólogo
de este
perIodo,
es
testimonio de la fuerza del
cristianismo
en
esta
region,
nosolo numérica, sino tam-
bién intelectualmente. Parece
que
el
cristia-
nismo
llego
a esa
region
traIdo
por
inmi-
grantes
cristianos
procedentes
del Asia Me-
nor oal menosdel Oriente,
y que
durante a!-
gdn tiempo
su fuerza
mayor
estuvo
entre los
habitantesde
lengua griega.
Sin
embargo,
el
propio
Ireneo da a entender
que
los
cristia-
nos de
Lyon
-oal menos él mismo- se
ocupaban
tambidn de
evangelizar
a los
habi-
tantesde
origen
celta. En unode sus
princi-
pales
libros, escrito en
griego,
se
excusa de
no escribir esa
lengua
con toda
elegancia,
puespasa
buena
parte
de su
tiempoevange-
lizando a los celtas. Cuandoen ci aho314
se
reuniOun sInodo en Arlés, al sur de
Francia,
acudieron a l
obispos,
no solo de
toda la
Galia, sino hasta de las Islas
Británicas.
Luego,
antes de comenzar ci
siglo
IV
ya
ci
cristianismo habIa rodeado la
cuenca
del
Mediterráneo,
y
se encontraba
representado
en todas las
regionesprincipales
del
Imperio.
e)
Los territorios en
que
habIan
laborado los
apóstoles.
Además, en las
zonas
a
que
los
apóstoles y
sus
contemporaneos
habIan
ya
llevadoci cristianismo, la
iglesia
continuó su
labor misionera,
dingiendose
ahora sobre to-
doa ciudades
y pueblos
de
menor
importan-
cia adonde el
cristianismo
no
parece
haber
ilegado
antes. AsI,
por ejemplo,
a
mediados
del
siglo
III
parece
haber habido en
Italia

unoscien
obispos.
En
Grecia el
progreso
del
cnstianismo
parece
haber sido máslento,
yb
mismo
puede
decirse de la
pobiación
semiti-
ca de Siria
y
Palestina. En Asia Menor, sin
embargo,
ci
progreso
fue
sorprendente, y
pronto
hubo, nosolo
comunidades en sitios
bastante
apartados,
sino tambidn
gran
nOme-
ro de miembrosen
esas comunidades. Testi-
moniode elloesla
correspondencia
en la
que
Pliniole informa a
Trajanoque
en Bitinia
-
adonde nunca
llegó
apóstoi abguno-
los
templos paganos
estaban <<casi desiertos>>.
Afortunadamente, sabemos
algo
más acerca
de la labor misionera en
Asia Menor debido
a los datos
y
obras
que
se
conservan de Gre-
gorio
de
Neocesarea.

2 . Un
gran
misionerode
este
perIodo:
Gregorio
de Neocesarea
Si bien es
poco
lo
que
sabemos acerca de la
multitud de
creyentes que
deben haber contri-
buidoa esa
sorprendente
expansion
del cristia-
nismo,
hay algunos cuyas
labores nos son más
conocidas. Tales
misioneros nos ofrecen atisbos
de la
teologla y
métodos
misionerosen ese tiem-
po.
Uno de elbos fue
Gregorio
de Neocesarea,
másconocidocomo
Gregorio
ci
Taumaturgo.
Gregorio
era natural del
Ponto,
y
sus
padres
eran
paganos.
Su
verdadero nombre era Teodo-
ro,
y
vinoa ilamarse
Gregorio
solo
después
de
su bautismo. Contaba
catorce aflos al morir su
padre, aunque
esto nole
impidió
estudiar en las
mej
ores escuelas de la
dpoca, pues
su familia
era acomodada. Por diversas
razones
Gregorio
y
su hermanoAtenodoro
visitaron la ciudad de
Cesarea en Palestina. AllI
conocieron a
OrIge-
nes,
quien, segOn
cuenta un
biógrafo
de
Grego-
rio, les cautivO de tab
modo
que quedaron
<<co-
moinmóviles>> a sus
pies.
Entoncesel maestro
alejandrino
les enseñó,
ademásde
lOgica,
fIsi-
ca,
geometrIa y
astronomIa, la .xverdadera fib-
sofIa>> del
cristianismo. En esta historia, es im-
portante
recordar
que
tanto
OrIgenes
comosu
maestroClemente de
Aiejandria
se dedicaron a
presentar
el
Evangelio
en
tdrminosde laselites

33
Las misiones en la Edad
Antigua

culturales de
AlejandrIa,
como la <<verdadera
f ilosof Ia> >.
Tras
permanecer
en Cesarea unos cinco
años,
Gregorio y
Atenodoro
regresaron
al Pon-
to,
donde
pronto
se les conoció
por
f ervientes
cristianos
ypropagadores
activos de su nueva
f e.
A
la
postre Gregorio
f ue
consagrado obispo
de Neocesarea. Tambinsu hermano Atenodo-
ro
llegó
a ser
obispo
de otra ciudad del Ponto,
ycontribuyó
ala obra misionera de
Gregorio.
El
cargo
de
obispo
de Neocesarea no
pare-
cIa ser de demasiada
responsabilidad, pues
la
comunidadcristianaen esaciudadcontaba só-
lo con diecisiete miembros. Pero
Gregorio
to-
mó su nueva
responsabilidad
con toda serie-
dad,
y
se
dedicó alas labores misioneras en la
ciudad
y
los
campos
con tal ahInco
y
xito
que
se dice
que
asu muerte solo
quedaban
diecisie-
te
paganos
en la
region.
Los métodos misioneros de
Gregono
-has-
ta dondenos son conocidos-son interesantes.
Su
personalidad,
cautivadora
y subyugante
se-
gOn
todos los testimonios,
contribuyO grande-
menteal éxito de sus
trabajos apostólicos.
Ade-
más, si su
PanegIrico
a
OrIgenes
f ue sincero,
debemos
suponer que
el
propio Gregorio,
siempreque
las condiciones se lo
permitiesen,
usaria
del
método de la
persuasion lOgica que
tan buenos resultados habIa dado en su
propio
caso. Para l, el cristianismo era una f ilosof Ia
superior, pero
no una
simple
f ilosof la
especu-
lativa, sino toda unaf ilosof la
práctica
en la
que
la
especulación
debIa unirse ala virtud.
Sin
embargo,
en la
region
del Ponto,
aparta. -
da de las
principales
corrientes de
pensamien-
to
y
estudio,
y
sobretodo entre
gentes
incultas,
el método
que OrIgenes
le habla
aplicado
a
Gregorio
resultaba
impracticable.
Por esta ra-
zón,
Gregorio
intentó
presentar
el cristianismo
del modo
que
másse
adaptaba
a la mentalidad
de las
personas
con
quienes trabajaba.
Uno de
sus
biograf os
dice:
He
aquI
un
rasgo
de la
gran
sabidu-
rIa
de
este hombre: debIaf ormar en
masa
para
una nueva vida a toda

una
generación.
Como cochero
que
sabe conducir la naturaleza, les su-
jetó
f irmemente conel f reno de la f e
y
del conocimiento de Dios;
pero
a!
mismo
tiempo
les
permitió
tener,
bajo
el
gobierno
de la f e, un
poco
de
alegrIa y
libertaci. Advirtió
que
este
pueblo
inf antil e inculto
quedaba
apegado
al culto idolátrico
por
los
placeres
del sentido;
y, queriendo
asegurar
ante todo lo esencial,
apar-
tarlos de las vanas
supersticiones y
lievarlos a Dios, les
permitió
cele-
brar la memoriade los mártires con
gozo yalegrIa.
SabIa
que
con el
tiempo
su vida
Ilegarla
a ser
espon-
táneamente más
grave y
más arre-
glada; pues
la mismaf e les Ilevarla
aello;
y
ef ectivamente, esto es lo
que
sucedió con la
mayor parte:
su
gozo
se trocó
y, dejando
los
place-
resdel
cuerpo, pasaron
alos del es-
pIritu. (Gregorio
de Nisa, Vida de
San
Gregorio;
citado en Fliche
y
Martin, Historia de la
iglesia
desde
los
orIgenes
hasta nuestros dIas,
Buenos Aires, 1953,
2: 291)
Este método de
adaptar
el
mensaje
alas con-
diciones intelectuales, morales
y religiosas
del
pueblo
f ue utilizado
ampliamente,
no solo
por
Gregorio,
sino también
por
toda una
larga
serie
de misioneros através de todos los
tiempos, y
ha
sido motivo de
amargas ylargas
controversias.
Empero
esto no
quiere
decir
que Gregorio
permitiese
asus conversos
seguir
so
vieja
vi-
da
y
creencias,
yque
se contentase con la so-
la conf esiOn oral de la f e cristiana. Al contra-
rio, la
persecución
de Decio,
yluego
la inva-
sión del Ponto
por parte
de los
godos y
otros,
le dieron ocasión de mostrar lo
que
se
espera-
ba de los verdaderos cristianos. Sobretodo en
esta Ultima
oportunidad, parece
ser
que
mu-
chosde los cristianos se
dejaron
lievar
por
las
circunstancias
y
cometieron acciones
que
Gregorio
se sentIa
obligado
acondenar, como

34
HISTORIA
GENERALDE LAS
MIsIoNEs

lo muestra su
EpIstola
canónica. En ella, Gre-
gorio
ordena
excomulgar
a
quienes
en rnedio
de la invasion fueron <<tan
audaces
que
consi-
deraron el
tiempo que trajo
destrucción a to-
dos como el momento
preciso para
su
propio
lucro> >.
Quienes
han
tornado
o
encontrado lo
que
no es
suyo
deben
devolverlo inmediata-
mente;
quienes
han
retenido cautivos deben
dejarlos
libres; los
traidores
que
se hicieron
partidarios
de los bárbaros,
y
se
hicieron
par-
tIcipes
de sus crImenes,
deben ser
excornulga-
dos
hasta
que
un sInodo,
bajo
la
dirección del
EspIritu
Santo, decida
qué
ha de
hacerse con
ellos;
y quienes
contribuyan
a
restaurar el or-
den devolviendo a las
personas
lo
que
les
per-
tenece no deben
esperar
recompensa alguna,
ni cobrar el servicio
prestado.
Como vemos, el
método misionero
ypasto-
ral de
Gregorio
era
una combinación de flexi-
bilidad e
integridad:
flexibilidad
adaptándose
a
las costumbres del
pueblo,
e
integridad
exi-
giendo que
ese
pueblo
se
comportase
corno
cristiano.
Por Oltimo,
y
antes de
pasar
adelante, debe-
mos senalar
que
otro de
los métodos misione-
rosde
Gregorio
parece
haber sido el de los mi-
lagros, que
le valió el
tItulo de
<<Taumaturgo> > .
En las narraciones de
estos
milagros
la historia
y
Ia
leyenda
se
mezclan
de
tal modo
que
resul-
ta
imposible
distinguirlas.

3. Los métodos
Al estudiar los
rnétodos
empleados
durante
este
perlodo,
tropezamos
una vez más con la
dificultad de
que
nuestros materiales son harto
escasos,
y
los
que
tenemos
representan
solo un
sector de la vida
total
de
la
iglesia.
De este
pe-
rIodo se
conservan extensas
apologIas
en
pro
del
cristianismo, asIcomola historia de ciertas
conversiones
particulares; pero
la casi totali-
dad de estos
testimonios nos sirve solo
para
saber cómo las
personas
máscultas
y
rnás
pri-
vilegiadas liegaban
al
cristianismo,
y
nada nos
dice acerca de la
conversion de esciavos, arte-
sanos
y mujeres.

a) La
polémica
contra el
judaIsmo.
El
conflic-
to
entre cristianos
yjudlos
ha
dejado
testi-
monio
duradero en varios de los
escritos del
Nuevo
Testamento, asI corno en
la literatu-
ra
cristiana
posterior. Empero
antesde
pasar
a
estudiar el contenido de esa
poldrnica
de-
bernos aclarar el carácter del
conflicto mis-
mo.
La noción comOn,
que
el
cristianismo
pronto
dejO
de ser
mayormente
una
religiOn
de
judIos
para
volverse casi
completamente
gentil,
no
parece
ser del todo
exacta. En fe-
cha
reciente estudios
sociológicos
de
la
igle-
sia
y
del
judaIsmo antiguos
han
rnostrado
que
el
proceso
de conversion de
judIos
al
cristianismo continuó bastante
más de lo
que
anteriormente se
pensó.
Muchos de los
gentiles
que
antes habIan sido
clasificados
por
los
judIos
como
<<temerosos
de
Dios> > , es
decir,
personas que
se sentIan
atraldas hacia
la fe de
Israel,
pero
nose hacIan
judlas,
aho-
ra se
unieron a la
iglesia.
Pero
también mu-
chos
de
los
judIos
de la
diaspora,
es decir,
judIos
que
vivian entre
gentiles,
parecen
ha-
ber
visto en la nueva fe un modo
de conser-
var
la tradición de sus
antepasados
y
al mis-
mo
tiempo ajustarse mejor
a las
nuevas cir-
cunstancias. Este
proceso
continuó al menos
por
tres
siglos, ypor
tanto
buena
parte
de los
escritos cristianos
que hoy
leemoscomo
po-
lémicas contra el
judaIsrno
no
iban
dirigidos
tantoa los verdaderos
judIos
cornoa los
que
se
habian hecho cristianos,
pero
todavIa no
estaban del todo
seguros
en su
nueva fe.
Luego,
al leer estos
documentos debemos
recordar
que
se trata solo de una
vision
par-
cial de las relaciones entre el
cristianismo
y
el
judaIsmo.
El
método
que aparece
una
y
otra
vez en los
documentos
que
ban
ilegado
hasta nosotros
es
el de la
polémica y
el
argumento
lógico.
Este
tipo
de
argumentación
se
empleaba ya
en el
periodo
neotestamentario, sobre todo
frente alos
judios,
haciéndoles
ver
cómo Je-
sUs
era el
curnplimiento
de las
promesas
del
Antiguo
Testamento. Durante el
perfodo
que

35
Las misiones en la Edad
Antigua

estudiamos, continUa esta
polUmica antiju-
dia,
pero
la
polUmica
frente ala
religion y
la
filosofIa
paganas
viene a
ocupar
el
primer
lugar.
Esto es seflal de
que
la
iglesia,
cada
vez más convencida de
que
los
judIos
no ha-
Mande convertirse, vuelve su
impetu
mi-
sionero hacia los
gentiles.
La
iglesia
de fines
de este
perIodo
es
ya
una
iglesia
de
gentiles,
y
buena
parte
de su
polUmica
con
los
judios
no ileva
ya
el
propósito
de
convencer, sino
sOlo de
aplastar
a una
religion
rival.
En todo caso, el
argumento
fundamental
de los cristianos frente a
los
judlos
es el del
cumplimiento
de ciertas
profecIas
en la
persona
de JesUs,
especialmente
en su na-
cimiento
y
muerte.
AdemUs -también al
igual que
ciertos escritores del
Nuevo Tes-
tamento- los
polemistas
cristianos de es-
te
perIodo apelan
a la
tipologIa,
afirmando
que
ciertos
acontecimientos del
Antiguo
Testamento eran seflales,
< < tipos> >
o
figuras
de lo
que
habrIa de ocunir
en el Nuevo.
Por Ultimo, otros
escritores cristianos,
y
muy especialmente
los
alejandrinos, apelan
a la
alegoria,
frecuentemente
negando
el
carácter histórico de
las narraciones del
Antiguo
Testamento,
y
haciendo de ellas
alegorIas
referentes a
las enseflanzas del
Nuevo.
Algunos
cristianos -como
Marción- ne-
gaban
la validez del
Antiguo
Testamento,
y
pretendIan que
el
cristianismo era
algo
tan
radicalmente nuevo
que
no
podia
ser el
cumplimiento
de
las
antiguas promesas
he-
chas a los
judIos.
Pero la
inmensa
mayoria
de los cristianos
rechazO tal
posicion, que
fue considerada herética.
b)
La
poléinica
contra el
culto
pagano.
Frente
a los
paganos,
la
polémica
cristiana tenla
que
luchar en dos frentes: el
del culto
y
el de
la filosofIa.
Frente al culto
pagano,
tanto los cristianos
como los
judIos
enseflaban un monoteIsmo
moral,
y
con ello se
hacIan eco de los ata-
ques que
los
propios
filósofos
paganos
ye-

Los
antiguos
dioses Hablan
perdido
mucbo
de su
poder
Estatua de Zeus
(o quizd
Posei-
dOn) En el
Museo
ArqueolOgico
de Atenas,

man haciendo a la
pluralidad
de
los dioses,
y
sobre todo alas historias
inmorales
que
de
ellos se contaban. Al
aparecer
el
cristianis-
mo,
ya
hacia
siglos que
los
filósofos
griegos
habIan comenzado a
expresar
dudas acerca
de los dioses del
Olimpo, y
sobretodo acer-
ca de las cosas
que
de
ellos
se
contaban. Al
igual que
los filósofos
paganos,
los cristia-
nos atacaban aestos
dioses,
primero, por
su
impotencia y por
ser
creación humana;
y,
segundo, por
los
hechos inmorales
que
se
les atribuIan. Como
ejemplo
de esto
pode-
mostomar a
ArIstides,
quien
a
mediados del
siglo
II
escribió:

36

HIsT0RIAGENERALDELAS
MIsIoNEs
Viendoa sus dioses aserrados
por
sus artifices,
y
desbastados,
y
acor-
tados,
y
cortados,
yquemados, y
fi-
gurados, ypor
ellos transformados
en toda
figura, y
ora
que envejecen
consumidos
por
el
largo
tiempo,
ora
que
sefundenose hacen
peda-
zos, cómo no
comprendieron
que
no son dioses? Y
aquellos que
no
han
podidoproveer
a la salvación
de si mismos,
,cómo pueden
tener
cuidado de los hombres?
(Apol.
13.1;
trad. D. Ruiz Bueno,
B.A.C.,
96:143)
Y,
señalando la inmoralidad de los
dioses
griegos,
dice:
Mashe
aqul que,
habiendo los
grie-
gos
establecido
leyes,
nohan
caIdo
en la cuenta de
que
con sus
]eyes
condenan a sus dioses. Si, en efec-
to, sus
leyes
son
justas,
son
perver-
sos sus dioses, los cuales han trans-
gredido
las
leyes, porque
se matan
unosa otros,
ypractican
la
magia, y
cometen adulterio,
y
se dan a la
ra-

piña y
al robo
yyacen
convarones,
con todassus otras hazaflas;
que
si
susdioseshanhechobien estas co-
sas, tal comolo escriben, son
per-
versaslas
leyes
de los
griegos,
por-
que
nohan sido establecidas
segün
la voluntad de los dioses. Yen es-
to, todoel mundoha errado.
(Apol.
13.7;
trad. D. Ruiz Bueno,
B.A.C.,
96:144)
c)
El encuentro con la
filosofIa pagana.
En
cuantoa su
posicion
frente a la filosofIa
pa-
gana,
los cristianos de este
perIodo
-como
los de todas las
épocas-
no estaban de
acuerdo entre si. Todos vefan en el cristia-
nismo una verdad
superior,
revelada
por
Dios,
y
a la
que ningün
filósofo,
por muy
acertado
que
fuese su
pensamiento,
hubiera
podidollegar.
El
punto
de desacuerdo esta-
ba en el valor
que
debIa atribuirse a la fib-
sofia,
pues
unos veIan en ella el
ayo que
conducIa a Cristo
(Justino,
Clemente,
Orige-
nes)
y
otros veIansolo una
oposición
radical
entre el
pensamiento
filosófico
y
la verdad
cristiana
(Taciano,
Hermias, Tertuliano).

El
Areópago.

-
-4
;

-;

37
I
Las
misiones en la Edad
Antigua

Unos
veIan en la filosofla un instrumento
necesario
para
la
exegesis
biblica,
y
otros
velanen ella el
origen
de toda
herejIa.
Unos
afirmaban
que
Jesucristo era el Señor tanto
de
Atenas como de Jerusalén,
y
otros se
pre-
guntaban:
<<i,Qué
tiene
que
ver Atenas con
Jerusalén?
,Qué
la Academia con la
igle-
sia?> >
(palabras
famosas de Tertuliano). Sin
embargo,
la inmensa
mayorIa
de los cristia-
nos
-0al menos de los cristianos
cuyas
opiniones
nos son conocidas através de sus
obras- vefa un valor
positivo
en la filoso-
fIa
pagana.
Como
ejemplo
de esta
posición podemos
to-
mar a
Justino Mártir, autor cristiano de la Se-
gunda
mitaddel
siglo
II. Afin de mostrar a
las
personas
cultas entre los
gentiles que
el
cristianismo no se
opone
ala civilizaciOn
y
filosofIa
helénicas, sino
que
las
complemen-
ta
y
supera,
Justino
apela
a la doctrina del
logos
o
Verbo. Este término
podia
ser de
gran
valor,
pues
era unode los temasfunda-
mentales de la filosofia
pagana,
se
aplicaba
a
Jesucristo en el
Evangelio
de Juan,
yya
antes -con Filón de
AlejandrIa-
habIa
servido de
puente
entre la filosofia
griega y
la
religion
judaica.
Siguiendo
la tradición de los filósofos
griegos,
Justino afirma
que
todo conoci-
miento
que
los humanos
poseen
es
pro-
ducto
del
logos
o
principio
racional del
universo. Pero
-apelando
ahora al Cuar-
to
Evangelio, y
a su uso del término lo-
gos-
Justino afirma también
que
ese lo-
gos
que
es el
principio
racional del uni-
verso es el mismo
que
se encarnó en Jesu-
cristo.
Luego,
la verdad
que
los filósofos
conocieron no es otra
que
la verdadcristia-
na, con la
sola salvedad
que
Platón
y
sus
colegas
conocieron al Verbo <<en
parte> > ,
mientras
que
los cristianos conocen al Ver-
bo
<<entero> > . Los filósofos conocIan solo
las
verdades
que
el Verbo les revelaba,
mientras
que
los cristianos conocen a! Ver-
bo
mismo.
Luego,
todo cuanto
hay
de bue-

no en la cultura
y
filosofia
paganas
les
per-
tenece
a
los cristianos.
De
este modo la
polémica
cristiana, tanto
frente al
judaismo
como frente a!
paganis-
mo,
buscarumbos
que
le
permitan
afirmar el
señorIo de Jesucristo sobre todo cuando
existe
-en estos casos, el
Antiguo
Testa-
mento
y
la cultura helenista- sin abando-
narla
afirmación fundamental de
que
el
que
es el
Señor
y
Verbo eterno se ha
ilegado
a
nosotros
de
manera Onica
yparticular
en Je-
sucristo.
d)
El contacto
personal
entre intelectuales. Sin
embargo,
toda esta
argumentación
servia de
canal
para
la
propagaciOn
del
Evangelio
solo
cuando iba
acompañada por
el testimonio
personal
del cristiano. No tenemos noticias
de
personas que
se
hayan
convertido al cris-
tianismo
leyendo
el
Diálogo
con
TrfOn
o las
Apologias
de Justino
(lo
cual resulta másno-
table si recordamos
que
tenemos noticias de
conversiones filosóficas mediante la lectura
de los libros de los filósofos),
pero
si sabemos
de ocasiones en
que
tales discusiones
perso-
nales llevaron a
alguien
al cristianismo.
El
propio
Justino da fe de la
importancia
de
este método de discusión
y
testimonio direc-
to entre cristianos
ypaganos
al afirmar
que
su conversion se debiO a un encuentro tal,
cuando un anciano venerable, tras mostrar-
le la insuficiencia del
platonismo,
le mostró
la <<verdadera filosofia> >. Ya hemos visto el
caso de
Gregorio
de Neocesarea
y
so henna-
no Atenodoro,
cuya
conversion tuvo
lugar
a
través del contacto con
OrIgenes. Algo pare-
cido
parece
haber sucedido en los casos de
Clemente de
Alejandrfa gracias
ala influen-
cia
personal
de su maestroPanteno,
y
de Ci-
priano
de
Cartago
através del sacerdote Ce-
ciliano.
Y,
si el Octavio de Minucio Felix
narra un acontecimiento histórico, tambidn
allI vemos un intento de
lograr
una conver-
sión
a
través de la discusión directa
yperso-
nal de los valores
y
doctrinas del cristianis-
mo frente al
paganismo.

38
HIsT0RIA GENERALDE LAS MIsIoNEs

4

I
&
t 4
I

La a
iguedad
sent la
gran aprecio per
as let ras. Fachada de a Bibliot eca de Ce] o a
Pdrga
o

e)
Lasescuelas crist ianas. Lasmásde las ye-
ces t ales encuent ros no se
dejaban simple-
ment e a! azar, sino
que
los crist ianos funda-
ban escuelas
que
t enlan funciones
cat equé-
t icas,
pero
a las
que podlan dirigirse
los
pa-
ganos
cult os
que querIan
saber másacerca
del crist ianismo, o
que simplement e querl-
an at acarlo
disput ando
con sus másdest aca-
dos
port avoces.
Como
ejemplo
de est e
t ipo
de escuela,
que segula
el moldede la ant i-
gua
Academia de At enas, t enemos la
que
fundO Just ino en Roma
y que luego dirigió
su
discIpulo
Taciano,
y
la famosIsima de
AlejandrIa,
relacionada con los nombresde
Pant eno, Clement e,
Orfgenes,
Heraclas
y
ot ros,
y
a la
que
acudla a veces lo más Se-
lect o de la nobleza
y
la int elect ualidad
pa-
ganas.
Tales escuelas
jugaron
un
papel
im-
port ant Isimo
en la
expansion
del crist ianis-
mo,
pues
muchos
paganos que
acudIan a
ellas se convert Ian, ademásde
quepront o
se
volvieron cent ros de donde salIan crist ia-
nos
preparados para
ilevar sobre sus horn-

brosla
responsabilidad
de
predicar y
ext en-
derel conocimient o del
Evangelio
-delos
cuales
Gregorio
de Neocesarea es un
mag-
nIfico
ejemplo.
Además, la lit erat ura
que
se
producla
en est as escuelas servfa de fuent e
de conocimient os a crist ianos menos ilus-
t rados
que
deblan enfrent arse con
paganos
que
deot ro modo hubieran
podido
vencer-
les en la cont roversia.
f)
El t est imonio de la base de la
iglesia.
Est e
t ipo
de t est imonio direct o
y personal,
en
que
la
polmica
se mezclabacon el fervien-
t e deseodever la conversion del int erlocu-
t or, no
siempre
t enIa
lugar
en el five! eleva-
do de los filósofos
y
los ret Oricos, sino
que
con
mayor
frecuencia t enIa
lugar
ent re es-
clavos, art esanos
y mujeres (en una cult ura
en la
que
se
pensaba que
est as Olt imas no
eran
capaces
de
pensamient os profundos) .
Prueba de ello es el
siguient e
t ext o de Ce!-
so,
quien
veIa en la
pobreza
e
ignorancia
de
los crist ianos un
argument o
cont ra la vera-
cidad de su fe:

39
Las misiones en l a Edad
Antigua
j,Qud
hacen l os feriantes, l os Sal -
arregl an para ganar adeptos.
No
timbanquis?
Se
dingen
a l os horn-
exagero y
en mis acusaciones no
bres sensatos
para espetarl es
sus
sal go
un
ápice
de l a verdad.
(Cita-
sofl amas? No. Pero si divisan en do
por OrIgenes,
Contra Cel so,
al guna parte
a un
grupo
de niños, 3.55; G.
Bardy,
La conversion al
de
cargadores,
de
gentes groseras,
cristianismo en l os
primeros
si-
al l I es donde
pl antan
sus tabl ados,
gl os, Pampl ona,
1961,
pp. 3 07-8)
exponen
su industria
y
se hacen ad- Es una verdadera desventura el
que,
dado su
mirar. Lo mismo ocurre en el seno
propio
carácter, el
trabajo
de tal es cristia-
de l as farnil ias. Se yen
pel aires,
za- nos no nos sea
mejor
conocido,
pues
sin du-
pateros,
bataneros,
gentes
de extre- da descubrirIamos
que
su contribución a l a
ma
ignorancia ydesprovistas
de to-
expansion
del cristianismo fue mucho ma-
da educación
que,
en
presencia
de
yor que
l o
que
l os textos
parecen
indicar,
y
l os maestros, se
guardan muy
bien hasta
mayor que
l a de l as escuel as
y
de l os
de abrir l a boca;
pero
si
pil l an pri-
cristianos cul tos.
vadamente a l os
hijos
de l a casa o En este contexto, es
importante
destacar tres
a
mujeres que
no tienen más intel i- el ementos
que
hasta fecha rel ativamente re-
gencia que
el l os mismos, se
ponen
ciente no han recibido l a atención de l os his-
a decirl es maravil l as. Sol o a el l os toriadores. El
primero
de el l os es el
papel
de
hay que
creer; l os
padres,
l os
pre-
l as
mujeres
en l a
expansion
del cristianismo
ceptores
son unos l ocos
que igno- antiguo.
No cabe duda de
que
en l a
igl esia
ran el verdadero bien
y
son
incapa-
de l os
pnimeros sigl os
l as
mujeres
eran mu-
ces de ensefl ar. Sol o el l os saben cho más numerosas
que
l os varones. Esto
cómo
hayque
vivir; a l os niños l es
parece
haberse debido en
parte
a l as ense-
ira bien si l es
siguen, y por
su me- ñanzas de l a
igl esia respecto
al sexo. Aun-
dio l a fel icidad visitará a toda l a
que
a veces indirectamente, tal es ensefl an-
famil ia. Si mientras están
peroran-
zas fomentaban hacia l a
mujer
un
respeto
do, sobreviene
al guna persona
se-
que
contrastaba con l as
prácticas
de l a socie-
na, uno de l os
preceptores
o el
pa-
dad circundante. En consecuencia, eran mu-
dre rnismo, l os mds tImidos se ca- cho más frecuentes l os casos de
mujeres
l l an; l os descarados no
dejan
de ex- convertidas al cristianismo
que l uego
traIan
hortar a l os niños a
que
sacudan el a sus
esposos y
al resto de su famil ia a l a
yugo,
insinuándol es cal l adamente
igl esia, que
l os casos en
que
el
Evangel io
que
no
quieren
ensefl arl es nada an-
penetraba
en una famil ia a travds de l os Va-
te el
padre
de el l os o ante el
pre-
rones
-y
rnucho menos del
padre
de farni-
ceptor, para
no
exponerse
a l a bru- ha. Las redes de intercomunicación de l as
tal idad de esas
gentes corrompidas mujeres
en sus faenas diarias fueron enton-
que
l os harl an
castigar.
Los
que
tie- ces uno de l os
pnincipal es
canal es
por
l os
nen interds en saber l a verdad,
que
se
divul go
l a
pal abra
del
Evangel io.
abandonen a esos
preceptores y
a El
segundo
factor
digno
de mención es el
sus
padres yvengan
con l as
muje- impacto
de l as
epidemias
sobre l a
pobl a-
res
y
l a
chiquil l erIa
al
gineceo
o al ciOn,
y
el modo en
que
l a
igl esia respondió
puesto
del
zapatero
o a l a tienda a el l as. Hacia mediados del
sigl o
II, comen-
del batanero,
para aprender
aIl I ha zO una serie de
epidemias que repetidamen-
vida
perfecta.
Ved ahI cómo se l as to diezmaron l a
pobl ación.
Esto
contribuyo
40
HISTORIA GENERALDE LAS MIsloNEs

a l crecimiento del cristia nismo a l menosde
dos modos. En
primer luga r, porque
los
cristia nos cuida ba n
mejor
unosde otros, los
Indices de sobrevivencia entre ellos era n
ma yores que
entre el resto de la
pobla ción.
En
segundo luga r,
en esos
tiempos
difIciles
se vioun ma rca docontra ste entre el
grueso
de la
pobla ción, que
hula de los enfermos
y
solo busca ba su
propia
sa lud,
y
los cristia -
nos,
que
se dedica ba n a cuida r no solo a
sus enfermos, sinoa losde toda la comuni-
da d. Por ello, a bunda n los testimonios de
persona s cuya primera
a tra cción a l cristia -
nismose debió a ver la obra de ca rida d de
los
creyentes,
a un a
riesgo
de sus
propia s
vida s.
El tercer fa ctor
digno
de mención es el cre-
cimiento
demogra fico
de los cristia nos, de-
bido a su
oposición
a l a borto
y
el infa ntici-
dio
-práctica s
comunes
y perfecta mente
a cepta bles
dentro de la socieda d
pa ga na .
Aunque
la sa ctitudesde los
primeros
cristia -
nos ha cia otros mtodos de control de la na -
ta lida d noson del todo cla ra s, la sola
prohi-
bición del a borto
y
el infa nticidio
-y
su in-
sistencia en limita r la s rela ciones sexua les a
la s
que
tenla n
luga r
dentro del ma trimo-
nio- llevó a un Indice de na ta lida d
positi-
vo a un en mediode una socieda d en
que
el
Indice era
nega tivo
-esdecir, na cIa n menos
persona s que
la s
que
morla n.
g)
Los
mila gros.
Entre esta s
persona s-y
ta m-
bién entre mucha s de la s
persona s
máscul-
ta s del
Imperio-
los
mila gros
era n un fa c-
tor
importa nte.
Si bien no sa bemos cuántos
de los hechos
prodigiososque
se cuenta n de
Gregorio
de Neocesa rea son a contecimien-
tos históricos, resulta cla ro
que
todos cua n-
tos se dedica ron a na rra r su vida veIa n en
sus
mila gros
uno de los instrumentos más
poderosos pa ra logra r
la conversion de los
pa ga nos.
Dura nte los dltimos a ños de este
periodo a pa recen
en la litera tura cristia na
numerosos
eva ngelios y
libros de hechos de
unou otro
a póstol, y
ca si todos
subra ya n
lo

mila groso
como si esto fuera una de la s
principa les ga ra ntIa s
de la vera cida d del
cristia nismo.
h)
Elma rtirio. De todos los
mila gros, ninguno
ta n nota ble
y
ta n fructifero en conversiones
como el del ma rtirio, ta n frecuente dura nte
los
siglos segundo y
tercero. Niños
y muje-
res, a ncia nos
ca rga dos
de a ños,
y
escla vos
a costumbra dos a
doblega rse
a nte la volun-
ta d de sus a mos, ofrecia n
gozosos
la vida
enfrentándose a la s a utorida des
y regociján-
dose en la
oportunida d
de
procla ma r
con sus
a ctos su fe. Pa ra un mundoen busca de rea -
lida des
que
diesen sentido a la vida
y
la
muerte, ta les a ctos era n una
prueba
de
heroIsmo -ode locura -
que
no
podia
ex-
plica rse
fácilmente. Pa ra
a quellos a ntiguos
mártires, lo
que podrla pa recer
locura
pa ra
el
extra flo noera sino una decision
muy
ra cio-
na t, de sa crifica r la vida
y
unos insta ntes de
dolor a ca mbiode la vida inmorta l
y
de una
eternida d de
gozo y
de
pa z.
Ta nto era a sI,
que
la
iglesia
tuvo
que prohibir
la
práctica
de los
<<espontáneos>> -persona s que
se
ofrecia n volunta ria mente
pa ra
el ma rtirio-
e insistir en
que
el ma rtirio era una corona
pa ra
la cua lera necesa ria la elección divina .
Muchos son los textos
a ntiguos que
da n fe
del sa cudimiento de una conciencia
pa ga na
a nte los sufrimientos de
a lgiin
mártir cristia -
no,
y
es
por
ello
que
Tertulia no
podia
decir
que
<<mientra s máS se nos
destruye
máscre-
cemos;la
sa ngre
de los cristia nos es semi-
lla >>.
i)
El culto. Otro fa ctor
que
es necesa rio men-
ciona r,
a unque por
ra zón de su esca sa im-
porta ncia
como instrumento directo
pa ra
la
expa nsion
del cristia nismo, es el culto divi-
no. Loscultos orienta les
que
inva dia n el Im-
perio
a
principios
de nuestra era -elde Atis
y
Cibele, el de Isis
y
Osiris, el de Dionisio,
etc.- ofrecia n una
liturgia
fa scina nte
y
con-
movedora .Frente a esto, la
liturgia
cristia na
-a la
que
en todo ca so no se
permitia
a sis-
tir a losnoba utiza dos- era en extremosell-

41
Las misiones en la Edad
Antigua

c ilia. Resulta c iaro
que,
a diferenc ia de lo
que
ha
ilegado
a ser c ostumbre en muc has
iglesias,
enla
igiesia primitiva
el c ulto no te-
nIa ei más mInimo
propósito
de servir de
oc asiOn
para
la c onversion de los no c ristia-
nos. El
trabajo queboy
liamamos
<<evange-
lIstic o> > se realizaba fuera del c ulto, en los
sitios donde la vida c omün
proveIa
c ontac -
to a los c ristianos c on los no
c reyentes.
j)
Los misioneros.
Algo semejante
suc ede
c on la
prác tic a
de enviar misioneros, aun-
que
en este c aso si es c ierto
que
la
iglesia
delos
primeros sigios
tenIa
por
c ostumbre
enviar misioneros a otros sitios. Ya hemos
menc ionado el c aso de la
iglesia
de Antio-
quIa, que
envió a Pablo
y
sus
ac ompafian-
tes. Enel
perIodo que
estamos estudiando,
merec e la
pena
c itarse el c aso de Panteno,
quien
hizo un
viaje
hac iael Oriente (has-
ta Arabia, o hasta la India?) c omo <<heraldo
del
Evangelio
de Cristo> > . Además obras
tales c omo la
Didajé y
el Contra Celso de
OrIgenes
dan aentender
que
habIa un buen
nümero de
personas
dedic adas exc lusiva o
c asi exc iusivamente a ir de
lugar
en
lugar
predic ando
el
Evangelio,
c omo antes lo ha-
bIa hec ho Pablo. Sin
embargo,
al
parec er
una buena
parte
del
trabajo
de estas
perso-
nas c onsistIa en visitar sitios en
que ya
existIan
iglesias, y ayudarlas y
fortalec erlas
en su fe.
La
mayor parte
de la
expansion
del c ristia-
nismo en los
siglos que
antec eden a Cons-
tantino tuvo
lugar,
no
grac ias
a la obra de
personas
dedic adas exc iusivamente a esa
tarea, sino
grac ias
al testimonio c onstante
de c ientos
y
miles de c omerc iantes, de es-
c iavos
y
de c ristianos c ondenados al exilio
que
iban dandotestimonio deJesuc risto do-
quiera
la vida les ilevaba,
y que
iban c rean-
do asi nuevas c omunidades en sitios donde
los misioneros
<<profesionales>
no habIan
liegado
aün. Y, una vez sembrada la semi-
ila, el
trabajo
más
digno
de notarse no fue
tampoc o
el de los
predic adores que
visita-

ban la c omunidad
para predic arie
unos
p0-
c os dIas, sino el de
quienes,
c omo
Gregorio
de Neoc esarea, vivian
junto
a su
pueblo y
se
sentIan
responsables,
no solo de su
peque-
ña
grey,
sino también de toda la c omunidad
no c ristiana.
k) Fac tores
soc iológic os. Repetidamente
en
las
páginas
anteriores hemos menc ionado
varios de los fac tores
soc iológic os y
demo-
grafic os que c ontribuyeron
a la
expansion
del c ristianismo: las redes de interac c ión
en la soc iedad urbana, el
papel
de la
mujer,
las
epidemias y
su
impac to demográfic o,
el sistema de
apoyo
de los
c reyentes
entre
si, la
prác tic a
de la c aridad hac ia los de
fuera del
grupo,
etc .
AquI
los menc iona-
mos
juntos, porque
son fac tores
que
fre-
c uentemente se olvidan, c omo si no hu-
biesen marc ado entonc es,
y
no c ontinuaran
impac tando
hasta
hoy,
la
expansion
del
c ristianismo.
1 ) Resumen: La ac titudde los c ristianos hac ia
el
paganismo.
Podemos dec ir
que
el c ristia-
nismo avanzó a
pasos agigantados por
la
c uenc a del Mediterráneo
grac ias
a los fac -
tores
y
métodos misioneros
que
ac abamos
de disc utir. Pero todo esto de nada hubiera
servido de no ser
por
el modo en
que
la
igiesia y
los c ristianos c ombinaban unafle-
xibilidad
sorprendente
c on una firme inte-
gridad y
lealtad ala tradic ión en formac ión.
Si c i c ristianismo se hubiese mostrado radi-
c almente inflexible, c omo si solo la
iglesia
y
la tradic iOn veterotestamentaria
poseye-
sen la verdad,
y
c omo si toda verdad
paga-
na tuviese
que
ser faisa, se le hubiera hec ho
imposible
a un
pagano
helenista hac erse
c ristiano sin al mismo
tiempo
abandonar
todo
rasgo
de heleniSmo
yaprender
a
pen-
sar c omo un hebreo. Fue SU
propia
flexibi-
lidad, nac ida del deseo de alc anzar a otros
para
su fe, lo
que
hizo de la
iglesia antigua
una fuerza arrolladora. Pero,
por
otra
parte,
tal flexibiiidadtenIa suslImites. Si bien era
ac eptabie
ver c ierta medida de verdad en la

42
HIsT0RIA GENERALDE LAS MIsIoNEs

Estatua ecuestre do Cons mttno. San
Juan
de Letrán, Roma.

cultura
pagana,
no todo en ella era
igual-
mente
aceptable.
Por
ejemplo, quien
le
ofreciera sacrificio al
emperador
o a cual-
quiera
de los dioses,
por
ese actomismose
declaraba fuera de la
iglesia.
Al colocarse en el
justo
medioentre estos
dos extremos, siendo firme en lo esencial
y
acomodándose crIticamente a la cultura
y
las tradiciones del mundo grecorromano,
la
iglesia acepto
el
riesgo
de
perder
la inte-
gridad
de su fe,
y
tambiénel
riesgo
de en-
ajenarse porcompleto
de la cultura circun-
dante. Su vida en
aquellos primeros siglos
se caracterizó
por
una lucha
por
ser fiel al
liamado de Dios de dar a conocerel Evan-
gelio
en nuevos contornos culturales
y
so-
ciales,
y
al mismo
tiempo
mantener la inte-
gridad
de la tradición cristiana. Al tomar
esta
posición
de difIcil tension, la
iglesia
tomó la actitud
que mejor podia
servir a la
expansion
del cristianismo,
y
a! mismo
tiempo reflej
aba,
siquiera imperfectamen-
te, el amor del Señor
que
<<siendo enforma
de Dios>> tomO <<forma de siervo>>
por
amor
de los humanos.

B.El
imperio
cristiano
y
la
supresión
del
paganismo
1 . La conversionde Constantino
La conversion de Constantino es uno de
esos
grandes
acontecimientos
que parecen
ser
como hitos
que
se alzan en mediode la histo-
na, señalando nuevos rumbos
y
abriendo flue-
vas
posibilidades. Quizá por
esomismoes tam-
bidnunode los acontecimientosmásdiscutidos
en la historia de la
iglesia.
Para unos, fueel co-
mienzo de esa
perversion
del cristianismo
que
ala
postre requeriria
la Reforma del
siglo
XVI.
Para otros, fue el tniunfode la
iglesia persegui-
da sobre sus
persecutores,
la maxima
expre-
siónde la
pujanza
de la
iglesia
de los
primeros
siglos.
Ambas
interpretaciones
son
parcialmen-
te correctas,
pues
unacontecimiento del orden
de la conversion de Constantino no
podia
sino
tener
grandes
consecuencias
para
la vida de la
iglesia
-consecuencias tanto
positivas
como
negativas,
asI como consecuencias
positivas
con
grandes potencialidades negativas.
Nocabe duda de
que
la conversionde Cons-
tantinofue
algo
radicalmente distinto de lo
que
generalmente
entendemos
por
conversion,
y
4 3
L

Las misiones en la Edad
Antigua

mom
PWI

Un
bajorrel
eve en a
puerta
de a catedral conmemora el Edido de Milan.

muyespecialmente
de lo
que
sucedIa en
aque-
ha
poca
cuando
alguien
se convertfa. En
po-
ca de Constantino, era la
iglesia, oal menos al-
gun
cristiano estrechamente relacionado conla
iglesia, quien
servIa de
agente para la conver-
sión de un
pagano; luego
ci converso se
ponla
a la
disposición
de la
iglesia,
a fin de ser ins-
truido en las cosas de la fe;
por ültimo, median-
te el bautismo se unfa a la
iglesia, que debla di-
rigir
su vida cristiana. El caso de Constantino
es distinto.
Segiin
Eusebio, dl mismodecIa
que
su conversion se debIa, no tanto a una conver-
sación 0
poldmica
con
algOn cristiano, como a
una visiOn directa
que
Dios le habla
proporcio-
nado.
SegOn
esa visiOn, Constantino tenIa una
misión dada
por
el Dios de la
iglesia yque por
ello se relacionaba con la misión de dsta Olti-
ma;
pero dada directamente,
por
lo
que
no de-
pendIa
de, ni se sometIa a, la
organización de la
iglesia.
Por otra
parte,
Constantino veIa al Cris-
to a
quien ahora servIa, no tanto como un Sal-
vador del
poder
del
pecado y
la muerte, sino
más bien como el Vencedor
que
le darIa la vic-

I

toria sobre sus
enemigos.
A cambio de esto,
Constantino debla honrarle
y
contribuir al cre-
cimiento de su
iglesia.
Cuáles fueron las consecuencias de todo
esto
para
la
expansion
del cristianismo? Noca-
be duda de
que
el
prestigio que
le
prestaba
la
persona
del
Emperador
debe haber
despertado
interds hacia el cristianismo. Los
lugares
de
adoración se hacIan cada vez más
pequeflos
ante el
influjo
de los conversos. Al
principio,
la
iglesia mantuvo su
antigua
costumbre de
pre-
parar
a los conversos
para
el bautismo a travds
deun
largo perIodo
de
prueba y
de instrucción
catequdtica. Conel coffer de los años tal
perIo-
do se hizo cada vez más breve,
y
la instrucción
más
superficial,
hasta
llegar
a las conversiones
en masa de
principios
de la Edad Media. Como
ha de
suponerse,
esto resultó en menoscabo de
la dedicación
personal
de los cristianos, sobre
todo enlo
que a la vida dtica se refiere,
pues
en
el
campo doctrinal la
iglesia
desarro]16 medics
para
mantener la adhesion casi absoluta de sus
fieles.
44

HIsT0RIA GENERALDELAS MIsIoNEs
Esto no
quiere
decir
que
el resultado de la
conversion de Constantino
haya
sido
puramen-
te
negativo.
Por el contrario, el
sigloque sigue
a tal acontecimiento es el
Siglo
de Oro de la
historia de la
iglesia. Personajes
tales como
Atanasio, Basilio el Grande, Ambrosio, Jeróni-
mo
y Agustin
son testimonio de la
pujanza
ii-
teraria e intelectual de la
iglesia
liberada del
azote de las
persecuciones.
Las
grandes
basuli-
cas
y
obras de arte son
ejemplo
del modoen
que
los cristianos tomaron lo
mejor
de la cultu-
ra
conquistada y
lo
pusieron
al servicio de su
Señor. La
organización
eclesiástica
que logró
desarrollarse gracias
a la
protección imperial
resultó ser el tinico
poder capaz
de rescatar la
cultura grecorromana
tras lasinvasiones de los
bárbaros. Por dltimo, el
siglo que siguió
a la
conversion de Constantinovio misionerostales
comoUlfilas y
MartIn de Tours.
La conversion del
Emperador planteaba pro-
blemasque
hasta entonces habIan sido desco-
nocidos
para
la
iglesia. ,Debia
el
Emperador
estar supeditado
a la
iglesia,
o viceversa?
,De-

bIa el
Emperador
utilizar su
poder
en
pro
de los
principios
cristianos? COmose entendIa la
responsabilidad
del
Emperador para
con sus
sObditos
paganos?
DebIa la
iglesia
utilizar su
influencia sobre el
Emperador para lograr
un
orden social más
justo? ,PodIan
los cristianos
aceptar privilegios
de
parte
del estado?
j,Im-
plicarla
una traición a los
principios evangdli-
cos el
dejar
de ser la
iglesia perseguida para
convertirse en la
iglesia apoyada
en el
poder
imperial?
Todosdstos son
problemas
a
que
la
iglesia
de los
siglos
cuarto
y siguientes
tuvo
que
enfrentarse. Son también
problemas
harto
difIciles,
pues
en cada casoexisten fuertes ar-
gumentos
en
pro
de soluciones contradictorias.
Si el
Emperador
utilizaba su
poder
a favor de
sus
principios
cristianos, se corrIa el
peligro
de
que
la
iglesia Ilegase
a fundamentar su
esperan-
za, noenDios, sinoensu
poder politicoy
eco-
nómico. Si,
por
el contrario, el
Emperador
Se-
paraba
su fe de su oficio de
gobierno,
estoim-
plicaba que
su fe
quedaba
reducida a un
aspec-
to de su vida,
que
era una fe
parcial que podia

Constantinoles
entrega
la ciudad de
Constantinopla
a
laVirgen y
su
Hijo, y justinia-
nohace lo mismocon la catedral de Santa Sofia. Mosaico en Santa Sofia, Estambul.

4 5

Las misiones en la Edad
Antigua

ser
restringida
a
alguna
fase de la vida humana,
excluyéndola
de las demás.
Luego,
ni una ni
otra solución era adecuada,
y
se hacIa difIcil
determinar
qué
deblan hacer la
iglesia y
el es-
tado ante la conversion del
Emperador.Empe-
ro unacosa resultaba clara e indudable: la con-
version del
Emperador,
como la conversion de
todo ser humano, debIa ser recibida con
rego-
cijo por los cristianos, a
pesar
de los
problemas
-a menudo
insospechados- que
tal conver-
siOn
podrIa plantear.

2 . Los hjos de Constantino
y
la reacción
pagana
Si bien Constantino nunca se volvió intole-
rante
para
con el
paganismo,
sus tres
hijos y
su-
cesores -Constantino II, Constancio
y
Cons-
tante-
siguieron
frente alos
viejos cultos una
polItica
cada vez más
rIgida.
En el aflo 341 se
prohibieron
los sacrificios,
y
en el 354 Cons-
tancio ordenó
que
todos los
templos paganos
fuesen clausurados.
Aunque
estas
leyes
no se
cumplieron
a cabalidad en todo el
Imperio,
si
sirvieron
para
estimular acciones violentas
contra los
paganospor parte
de
algunos
funcio-
narios.Además,
bajo
el
amparo
de tales
leyes
algunos cnstianos se dedicaron a destruir tern-
pbs paganosy
construir
iglesias sobre sus rui-
nas. Ante tab situaciOn, era de
esperarse
una
reacción
pagana.
Esa reacción se hizo sentir con el adveni-
miento al trono del
emperador Juliano.
Aunque
la historia, llevada
por
el excesivo celo de
algu-
nos cristianos, le conoce como < < el
Apóstata>>,
lo cierto es
que
Juliano nunca
parece
haber si-
do cristiano de convicción.El Onico cristianis-
mo
que
Juliano conoció fue el intelectualismo
arriano,
cargado
de
silogismos y manchado
además
por
el hecho de
que
su
principal defen-
sor, Constancio, habIahecho asesinar acuantos
Juliano
pudo
haber amado.
Llevado
por
la convicción de
que habla sido
elegido por
los dioses
para restaurar su culto,
Juliano
promulgo
toda una serie de
leyes
en
contra del cristianismo,
y
se dedicó además a

organizar
el
viejo culto
pagano siguiendo
el
ejemplo
de la
iglesia. Todos los
privilegios que
Constantino
y
sus
hijos habIan concedido a los
cristianos,
y especialmente al clero, fueron re-
vocados. Se
prohibió
a los cristianos enseñar
literatura
y
filosofIa clásicas.
Aunque
no se or-
denó
persecución alguna,
en varios
lugares
se
cometieron atrocidades contra los cristianos.
Por otra
parte, Juliano
reorganizó
el
paganismo
y
le dio un nuevo
impulso.
El mismo tomó de
nuevo el
viejo tItulo
imperial
de
Pontifex
maxi-
mus,
y
colocó en cada
provincia
un Sumo Sa-
cerdote
bajo cuya
dirección estaba todo el cul-
to
pagano. Bajo
dl, todos los demás sacerdotes
deblan ilevar vidas intachables
y,
además de ce-
lebrar el culto, deblan dedicarse a enseñar al
pueblo
el amor entre los seres humanos.Por ül-
timo, el
propio Juliano se dedicó aescribir con-
tra los cristianos, a
quienes
liamaba
< < galileos>>.
El
proyecto
de Juliano estaba destinado al
fracaso. Si bien era cierto
que
el cristianismo
no habIa
arraigado
adn en las conciencias del
pueblo,
no era menos cierto
que
el
viejo paga-
nismo estaba en franca decadencia. En Antio-
qula
el
populacho
se burlaba no solo de la rebi-
gión
de Juliano, sino tambidn de su moral es-
toica. El ideal
religioso
de la
dpoca
no era
ya
el
hombre
templado
de Marco Aurelio
y
los estoi-
cos, sino el asceta sufrido del
monaquismo
cristiano. En el
campo
de la
liturgia
el culto
cristiano tenIa más atracción
que
los sacrifi-
cios
que
en todas
partes
se celebraban
por
or-
den de Juliano. Por Oltimo, la
iglesia produjo
pensadores, escritores
y predicadores muy
su-
periores
alos
que
Juliano
pudo
reclutar de en-
tre los
paganos.
Cuando en el aflo 363 Juliano
cayó
herido
de muerte
por
unalanza
persa,
lo inevitable si-
guió
su curso: ala breve reacción
pagana siguió
un
perfodo
de
ininterrumpido
avance
por parte
de los cristianos frente al
paganismo.

3. El
Imperio cristiano
Joviano
y Valentiniano I, sucesores de Ju-
liano, volvieron a la
vieja polItica
de
apoyar
a

46
p

HESTORIA GENERALDELAS MisloNEs
I

MucHos se retiraron a
ugares apartados para
tevar vdas do
santidad
y contempladón.
Cuevas en la
region
de
Capadocia.

la
iglesia, aunque
tolerando
siempre
la exis-
tencia
y practica
de los cultos
paganos.
Susu-
cesor Graciano, debidoen
parte
a la influen-
cia de AmbrosiodeMilan, ledio nuevo
Impe-
tu a la
polItica
de colocar al
paganismobajo
condiciones cada vez más difIciles. Pero fue
con el advenimiento de Teodosioal tronoim-
perial que'
el
paganismo
clásico recibió un
golpe
de muerte.
Teodosio se creIa liamadoa defender la or-
todoxia frente a las
herejIas, y
el cristianismo
frente al
paganismo.
Por ello, en el año 391
prohibió
los sacrificios a losdioses
paganos, y
ordenó
que
los
antiguostemplos
fuesen clausu-
rados o dedicados a usosseculares. Al aflo si-
guiente,
otro edicto
prohibió
no
ya
el culto
p0-
blico, sino hasta la
práctica privada
de la reli-
gion pagana.
Perolo
que
másdañohizo al
pa-
ganismo
fue la tendencia de las autoridades a
ver con
complacencia,
o al menoscon indife-
rencia, los excesos
que
los cristianos cometIan
contra los
paganos.
En
AlejandrIa
el
obispo
Teófilo, conocido
por
sufalta de
escrOpulos y
de caridad
para
con sus adversarios,
provocó
a

los
paganos
a unalucha
desigual cuyo
resulta-
dofue la destrucción del
antiqulsimoy
monu-
mental
templo
de
Serapis.
En otras
regiones
del
Imperio,
acontecimientos
semejantespriva-
ron al
paganismo
de
algunos
de sus másvene-
rados
templos.
4.
Elfin
de la
EdadAntigua
DespuOs
de la muertede Teodosio en el año
395, es necesario
distinguir
entre el Occidente
y
el Onente en lo
que
a! avance del cristianis-
mo
y
la
supresión
del
paganismo
se refiere. En
el Oriente, el
Impeno
Romano subsistiO mil
afios más,
y
enél seestablecióuna unionestre-
cha entre
iglesia y
estadoen la
queaqulla que-
daba sometida a éste. En lo
que aquI
nos con-
cierne,
podemos
decir
que
en el Oriente el
pa-
ganismo siguió decayendopor
razones de su
propia
debilidad interna combinadas con la
presión
del estado
y
la
iglesia.
El tiltimo re-
ducto
importante
del
viejo paganismo
fue la
AcademiadeAtenas, clausurada enel año529
por
orden de Justiniano. A
partir
de esa fecha,
el
antiguo
culto no
parece
haber subsistido si-
4 7
I
Las misiones en la Edad
Antigua

no en
algunas
comunidades aisladas. Tan es
asI ,
que pronto
se le
empezó
a dar a la
vieja
re-
ligion
el nombre de
<<paganismo> por
el
que
se
le conoce
hoy, y que
se deriva de
<<paganus>>,
que querI a
decir <<rO stico>> o <<rural>>.
En el O ccidente, el avance del cristianismo
se vio detenido
por
las invasiones de los <<bar-
baros>>
que irrumpieron
en el
I mperio aprove-
chando la decadencia
que siguió
ala muerte de
Teodosio. La inmensa
mayorI a
de esos bárba-
ros era
pagana, y
casi todos los
que
eran cris-
tianos eran de convicción arriana. Esto
planteó
Un
grail
reto
para
la
iglesia
en los territorios
que
los bárbaros
conquistaban, pues
tanto si dstos
eran
paganos
como Si eran arrianos era necesa-
rio traerles a la fe ortodoxa. El modo en
que
la
iglesia respondiópertenece
al
próximo capI tu-
lo de esta historia.

5. La obra misionera
después
de la conversion
de Constantino
Nuestra
exposición
a
partir
de la conversion
de Constantino
puede
haber creado en la men-
te del lector la idea
equivocada
de
que,
unavez
que los
emperadores
se declararon cristianos, la
iglesia dejó
la conversion de los
paganos
en ma-
nos del estado. Es cierto
que
sabemos mds acer-
ca de las medidas oficiales
para propiciar
la
<<conversion>> al cristianismo -o al menos
pa-
ra debilitar el culto
pagano-que
acerca de los
cristianos
que
se dedicaron a
procurar
la con-
version de los
paganos por
medios menos es-
pectaculares
o menos violentos. Sabemos, sin
embargo, que
en la misma
época
en
que
los em-
peradores
se esforzaban
por
destruir el
paga-
nismo mediante edictos
y prohibiciones,
habI a
cristianos
que
se dedicaban al mismo fin
por
otros medios. Ambrosio de Milan, además de
abogar por que
se
aplicara
la
presión imperial
frente al
paganismo,
se dedicó a
predicar
alos
paganos, y
tenemos noticias de varias conver-
siones
que
tuvieron
lugar
a través de él. O tros
continuaron la
larga
tradición de
apologI as
cris-
tianas frente al
paganismo.
Entre ellos merecen
citarse Lactancio, Eusebio de Cesarea,
Agustmn

y
Juan Crisóstomo. O tros, en fin, laboraban en
lugares
más
apartados
de los centros del
pensa-
miento,
y
se dedicaban sobre todo a la
predica-
ción
y
la
polémica
directa
y espontánea,
a fin de
lograr
conversos
para
la fe cristiana. Amodo de
ejemplo,
tomaremos, entre los arrianos, a Ulfi-
las;
y
entre los ortodoxos, aMartI n de Tours.
a)
Ulfilas.
Es
poco
o nada lo
que
se sabe acer-
ca de la infancia
y
la conversion de Ulfilas,
pues
los escasos datos
que poseemos
se ha-
ilan envueltos en la
leyenda.
Sabemos
que
a
la edad de treinta afios se le
consagrO
<<obis-
p0
de los
godos>>, y que despuds
de
algO n
tiempo,
con el
permiso imperial,
se trasladó
al sur del Danubio con un
grupo
de cristianos
de
origen godo.
Su
importancia para
nuestra
historia radica
principalmente
en el hecho
de
que,
a fin de traducir la Biblia al
godo,
Ul-
filas
preparo
un alfabeto
capaz
de simbolizar
los distintos sonidos de esa
lengua.
Hasta el
dI a de
boy
se conservan
fragmentos
de una
traducción de la Biblia al
godo que
bien
pue-
de ser la del
propio Ulfilas. En todo caso, es
importante
señalar
que
tenemos
aquI una de
las
primeras
muestras -si no la
primera-
de una labor
que
continuarla hasta
hoy,
es
decir, la de reducir un idioma ala escritura a
fin de traducir la Biblia a él.
Por otra
parte,
la tradición le concede
espe-
cial
importancia
a Ulfilas
porque
se
supone
que
fue a través de SUS labores
que
los
godos
se convirtieron al cristianismo arriano. Lo
más
probable
es
que -aunque Ulfilas ocu-

un
papel importante
en ello- los
godos
se
hayan
convertido al arrianismo, no a tra-
yes de la obra de un misionero
particular,
si-
no más bien a través de innumerables con-
tactos con el
I mperio
en un
perI odo
en
que
éste estaba dominado
por
el arrianismo. Du-
rante el reinado de Constancio,
y después
bajo
Valentiniano I I
y
su madre Justina, el
arrianismo
gozó
de
gran
favor en la corte
imperial, y
fue
precisamente
durante esos
perfodos que
los
godos tuvieron máscontac-
to con el
I mperio.

48
HISTORIA GENERALDE LAS MIsIoNEs

b)
Martin de Tours. De MartIn de Tours se con-
servan numerosas
biografIas que,
comoes de
suponerse,
se hacen más
legendarias
amedi-
da
que
se hacen mástardIas. Ya la másanti-
gua,
escrita
por Sulpicio
Severo,
parece
mez-
clar la
leyenda
conla historia. Todo esto, sin
embargo,
es testimoniode la
importancia
de
Martin
y
del
impacto que
su vida hizo sobre
sus
contemporáneosy
sus sucesores.
Nacido en Panonia
(probablemente
en lo
que hoy
es
Hungria) por
el aflo 316, MartIn
siguió
una
larga
carrera
cuyas
vicisitudesle
ilevaron
primero
a!
ejército, luego
aPoitiers,
de
regreso
a Panonia,
y por
fin a Tours, en lo
que hoy
es Francia. Fue durante sus andan-
zas en el
ejército que
se convirtió al cristia-
nismo. Luego,
al
ilegar
a Tours, donde fue
hechoobispo, ya
ilevaba una
larga experien-
cia de testimonio cristiano.
En Tours, MartIn se hizo rodear de un
gru-
p0
de monjes
a
quienes dirigió
en unalabor
incesante de
predicación y
de destrucción
de antiguos templos paganos.
Sobre lasrui-
nas de esos templos
se construIan entonces

iglesias,
afin de
que
losdemonios
que
antes
habitaban tales
lugares
no
pudiesen
volver.
En ocasiones Martin
lograba que
los
pro-
pios paganos
accediesen ala destrucción de
sus
templos.
Tal fue el caso de la comunidad
que
tenIa
por
costumbre venerar un
viejo
ár-
bol. Afin de mostrar el
poder
de su Dios,
MartIn se hizoatar en el sitio
preciso
en
que
el árbol caerIa si se le cortaba,
y
retó a los
propios paganos
a hacer caer el árbol sobre
él.
Aguijoneados por
tal osadIa, los
paganos
echaron
abajo
su árbol
sagrado, esperando
que aplastara
aMartIn. De un modo
inexpli-
cable el árbol
cayó
en la dirección
opuesta.
Ante tal
milagro,
varios
paganos
se convir-
tieron,
y
aun los
que
nolo hicieron no
opu-
sieron resistencia
alguna
cuando Martin
echo
abajo
su
templo y construyó
una
igle-
sia sobre sus ruinas.
Segi:in
sus
biografos,
no
siempre
los méto-
dos de Martin eran violentos. Amenudo so
arma
principal
fue un valor
inquebrantable,
como en la ocasión en
que
un
grupo
de
pa-
ganos
le atacó
y
el
propio
MartIn ofreció su

49

La histonia másfamosa acerca de MarIn deTours le
pnesenta
corn-
partiendo
su
capa
con un
mendgo.
Monumento en Buenos aires.

Las misiones en la Had
Antigua

cuello
para que
le
decapitasen.
Ante tal
prueba
de valor, los
paganos
no se atrevie-
ron a usar de violencia con dl.
En todo caso, el hecho es
que
Martin,
por
uno u otro medio,
contribuyó
a la
expan-
sión del cristianismo en los alrededores de
la ciudadde Tours. Cuando se le
consagró
obispo
es
posible que
no
haya
habido sino
una comunidad cristiana de mediano ta-
maflo en la ciudadmisma,
y
no cabe duda
de
que
en las
regiones
circundantes domi-
naba el
paganismo.
A su muerte, la
iglesia
se habIa extendido hacia los
campos, y
el
paganismo habIa
perdido
mucho de su
arraigo.
Estos son solo dos de los muchos misione-
ros
que
es de
suponerse
se dedicaron a la ex-
pansión
del cristianismo entre los
paganos
al
mismo
tiempo que
las autoridades civiles se
esforzaban
por completar
la cristianización
del
Imperio.
No cabe duda de
que,
silos do-
cumentos
y
demás
pruebas
históricas no se
hubiesen
perdido a travds de los
siglos,
ten-
drIamos noticias de centenares de cristianos
que
llevaron a cabo un
trabajo semejante
al
de estos dos.
Porotra
parte,
es
importante
recalcar
que
la
conversion de Constantino
y
sus sucesores
tuvo otra consecuencia,
quizá
no tan fácil-
mente notable,
pero
de enorme
importancia
para
la historia de las misiones. El cristianis-
mo,
que
hasta entonces se habIa mostrado
dispuesto
a
dialogar
con las nuevas culturas
y tradiciones con las
que
se
topaba,
se vol-
vió ahora menos tolerante hacia tales dife-
rencias. Conflando en su
poder politico,
si-
guió
un curso
que
a la
postre
la harla más di-
flcil
adaptarse
a nuevas culturas
y
circuns-
tancias.

C. La
expansion
del cristianismo fuera
del
Imperio Romano
Tambidn fuera del
Imperio
Romano se ex-
tendió el cristianismo en los
siglos que siguen
al
perfodo apostOlico.

1 . El cristianismo en Edesa
La ciudadde Edesa, en la frontera misma
entre los
imperios romano
y persa,
fue
testigo
de la
primera conversion de un
gobernante
-
probablemente Abgaro
IX,
quien gobernO
a fi-
nes del
siglo
II
y principios
del III. Más tarde,
y
a fin de establecer una conexión directa entre
Jesucristo
y
el cristianismo de Edesa, se
forjó
la
leyenda
de una
correspondencia
entre
Abgaro
IV,
contemporáneo
de Jesus,
y
el Salvador. Lo
cierto
parece
ser
que
el cristianismo
llego
a
Edesa a mediados del
siglo
II
procedente
de
Antioqula.
En todo caso, en Edesa el cristianis-
mo se
desligO
cada vez más del helenismo
y
se
unió a la
poblaciOn y
la cultura sirIacas.
Algo semej
ante sucedió en el
pequeno
esta-
do de Adiabene, más al este de Edesa, de don-
de
pronto partieron
misioneros
que penetraron
hacia el centro de Asia.

2. El cristianismo en Armenia
De entre todos estos
paIses,
fue en Armenia,
y
sobre todo a travds de la obra de
Gregorio
el
Iluminador,
que
el cristianismo
logró
sus con-
quistas mayores y
más
permanentes.
Durante
siglos,
la
posiciOn geografica
de Armenia, en-
tre el
Imperio
Persa
y
el
Imperio
Romano, la
hizo
presa
de
repetidas
invasiones en las
que
uno u otro
impeno
hacIa valer la
superioridad
de sus armas. En esta lucha constante, la
poll-
tica romana de conceder a Armenia cierta inde-
pendencia, y
de
proteger
a sus soberanos
legI-
timos frente a las ambiciones
persas,
hizo
que
el sentimiento
popular
se inclinase más hacia
Roma
que
hacia Persia.
Un
episodio importante
de esta
agitada
his-
toria de Armenia es la lucha del
rey
Tiridates
III
(también ilamado Tradt o Tirdat)
por
perar
el trono
que
le habIa sido arrebatado
por
las
tropas persas
de
Sapor.
Los
persas aprove-
charon la muerte del
rey
armenio, asesinado
por emisarios
persas, para
invadir el
pals, y
el
pequeflo heredero del trono, Tiridates, se vio
forzado a
pedir
asilo en el
Imperio
Romano.
Armenia
quedo bajo
el dominio de Persia has-
50
HISTORIA GENERALDELAS MIsIoNEs

AraIz delas matanzas del s
gb
XX,mucdosarmenios
emgraron delurqu(a.
Monurnen-
to a los caldos en esa matanza,
erigido par
la comunidadarmenia deMontevideo.

ta
que
ahosmástardeci
j
oven Tiridates,conel
apoyo
delos romanos
y
tras muchas altas
y
ba-
j as, recuperó
sutrono.
Toda esta contienda en
pos
deuntrono
y
de
la
independencia
deuna nación tieneenorme
importancia para
nuestra historia,
pues
a travds
deella ocurrió la
primera
conversion al cristia-
nismodetodo un estado
-aparte,
claro está,
dela ciudaddeEdesa.En efecto, durantelos
dos exilios deTiridates fueron muchos los no-
bles
y
militaresdeArmenia
que
le
acompafia-
ron
y que,
en las
regiones
deSiria
y
Asia Me-
nor,establecieron contacto conun cnstianismo
puj ante.
Muchos deellosseconvirtieron a la fe
cristiana,
y
al
regresar
a su
pals
de
origen
la lie-
varonconsigo.
Otros,
aunque
no se convirtie-
rondeinmediato, lievaron
por
lo menoscierto
conocimiento delo
que
eranlas doctrinas
y
la
vida cristianas.
Entrelos nobles deArmenia
que
sevieron
obligados
a acudir al asiloromano,habla un
Jo-
yenpariente
deTiridates, denombre
Gregorio
y
a
quien
la
posteridad
conocecomo<<El Ilumi-

nador>> o <<Lusarovicha.
Gregorio
se convirtió
al cristianismo en Cesarea de
Capadocia, y
cuandolas condiciones
polfticas
selo
permitie-
ronregresó
a su
pals
de
origen,
dondesededi-
cda propagar
sufe cristiana.Al
principio,
Ti-
ridates se opuso
a su
predicación, y
hasta le
encarceló por espacio
de
quince
años
-quizá
notanto por
razones
religiosas
como
por
razo-
nespolIticas.
Pero a la
larga acepto
la fedesu
pariente, y
tanto dl como sufamilia
y
sus no-
bles fueron bautizados airededor del ano 302.
Aesto
siguió
una conversionenmasa.Losan-
tiguos templos paganos
seconvirtieron en
igle-
sias cristianas.Muchos sacerdotes,a
par
lo me-
nos sushij os, sehicieron sacerdotes cristianos,
conlo cual el carácter hereditario del sacerdo-
cio
paganopaso
al cristianismo deArmenia, a
tal
punto que
a travds delos
siglos
fueron los
descendientesde
Gregorio
el Iluminador
quie-
nes gobernaron
la
iglesia
deArmenia.
Los primeros
ahos del cristianismo en Ar-
menia fueron hartodificiles. Pero
ya
a la muer-
tedel
rey
Tiridatesla nueva fehabla
logrado
tal

51
Las misiones en la Edad
Antigua

arraigo
en el
pueblo
de Armenia
que, aunque
el
pals quedO sujeto
de nuevo al
poderlo persa, y
aunque
ste hizo todo lo
posible por implantar
el zoroastrismo, el cristianismo
siguió
siendo la
religion
de Armenia. Además, lo
que
habla co-
menzado como una conversion en masa
pron-
to se hizo un movimiento
profundo,
sobre todo
despuds que, gracias
a la labor de los cristianos,
el idioma de Armenia fue dotado de un alfabe-
to,
y
se comenzó a traducir literatura cristiana
del
griego y
del siriaco.
Debido a una
guerra que
Armenia libraba
contra Persia, la
Iglesia
de Armenia no estu-
vo
representada
en el Concilio de Calcedonia.
Eran
tiempos
difIciles
para
el
pals que
se vio
invadido
por
los
persas yquedó esperando
de
Roma una
ayuda que
nunca
ilegó.
Ala
postre,
la
iglesia
de Armenia
aceptO
el valor
dogma-
tico del Henoticon de Zenón
yrompió
su co-
munión con las
iglesias
ortodoxas,
que
le
pa-
reclan ser instrumentos del
Imperio
Romano.

3. El cristianismo en
Georgia
A
partir
de Armenia, el cristianismo se cx-
tendió hacia
Georgia y
toda la
region
del
Cáucaso.
Aunque
es
posible que haya
habido
cristianos en
Georgia
antes, la
primera
noticia
que
tenemos acerca de la
llegada
del cristia-
nismo a esa
region
se encuentra en la Histo-
na eclesiástica de Rufino,
quien
afirma
que
la conversion de
Georgia
tuvo
lugar
cuando el
rey
Miriam
y
su
esposa
se convirtieron al
cristianismo,
aproximadamente
en la misma
fecha en
que
Constantino dio un
paso
seme-
jante. SegOn
Rufino, la reina Nana se convir-
tió cuando las oraciones de una esclava cris-
tiana
lograron
sanar,
primero
a su
hijo, y
des-
pués
a la Reina misma. Poco
después, y
debi-
do a otro
milagro,
su
esposo
el
rey
Miriam
también se convirtió. Aesto
siguió
una con-
version en masa
semejante
a la
que
hemos
visto
ya
en el caso de Armenia. La nueva
iglesia
estableció relaciones con la
iglesia
constantinopolitana,
de la
que dependió por
algdn tiempo.

Si esta historia es correcta,
podemos supo-
ner
que,
como en muchos otros casos, varios
factores
contribuyeron
a la conversion del
pa-
ls: la fe sincera
y
sencilla de unacautiva cristia-
na, la creencia comdn en lo
milagroso,
el deseo
del
rey
de establecer contactos culturales
ypo-
lIticos con el
Imperio
Romano
(quizá porque
crela
que
ste era menosde temer
que
Persia),
el
apoyo
activo ala
religion
del
Imperio
Roma-
no
por parte
del
rey, y
el asentimiento de las
masas.

4. El cristianismo en
Mesopotamia yPersia
Fue sobre todo a través de la cultura y len-
gua sirlacas
que
el cristianismo
logró
su
mayor
expansion
hacia el oriente durante este
perlodo.
Primero en
Antioqula, yluego en Edesa, se ha-
bla ido
forjando
toda una literatura cristianaen
lengua sirlaca. Puesto
que
esta
lengua
era am-
pliamente
utilizada
para
fines del comercio in-
ternacional en ci Medio Oriente, el cristianis-
mo encontró en ella un canal
para
su
expan-
siOn. Através de mercaderes e
inmigrantes
de
cultura sirlaca, el cristianismo
penetró
en
regio-
nes tales como
Mesopotamia.
Pronto los cris-
tianos de
lengua sirlaca en
Mesopotamia
lo-
graron
cierta madurez teológica, yse estable-
cieron escuelas como la de Nisibis,
junto
al
Eufrates.
Durante los
primeros
aflos de vida de la
igle-
sia,
gobernaba
en Persia la dinastla de los
par-
tos,
que
no se
ocupó de
perseguir
al cristianis-
mo.
Hayindicios de
que ya para
ci aflo 225ha-
bla
iglesias en varias
regiones
del
Imperio
Per-
sa. Entre los misioneros
que
laboraron en esos
territorios, las crónicas
antiguas
mencionan Fe-
petidamente
a Tadeo,
Hageo y
Man,
quienes
al
parecer
llevaron la fe cristiana hasta las fronte-
ras mismas de la India.
Empero
en el aflo 226
ese vasto
imperio paso a manos de los Sasáni-
das,
que se opusieron tenazmente al cristianis-
mo. Tras la conversion de Constantino esa si-
tuación
empeoró, pues los
gobernantes persas,
enemigos
tradicionales del
Imperio
Romano,
velan en los cristianos
posibles
aliados de éste

52
HIsT0RIA GENERALDELASMIsIoNEs
ditimo-dehecho, en másdeuna ocasión los
emperadores
rornanos se
proclamaron
defenso-
res delos cristianos
que
vivian dentrodel Im-
perio
Persa, con lo
que
solo
lograron hacer más
difIcil su situación. Debidoa estas razones,
y
tambidn a otras menosobvias, la
iglesia
dentro
del
Imperio
Persa tendlaa
subrayar
su
indeperi-
denciafrentea su
congénere
dentrodel
Impe-
rio Romano. Esta
independencia
se hizo
per-
manentecuandolas
iglesias
de
Mesopotamiay
Persia
adoptaron
el nestorianismo -sobrelo
cual volveremosmás adelante.
En toda esta
region,
el cristianismo seex-
tendió
siguiendo
los canales dela cultura sin-
aca. Entrelos
inmigrantesy
comerciantes de
origen
sirIacoen Seleucia-CtesifOn
parece
ha-
ber habidouna fuerte
iglesia
en la
que
seuti-
lizaba el sirIaco. Esta
iglesia logro
hacer con-
versos entrelas
personas
de
lenguapersa, y se
establecieron
pequenas
comunidades cristia-
nas en las
principales
ciudades del
imperio
persa y
hasta en el
Turquestán.
Se
tradujeron
obras cristianas del sirIaco al
pahlavi, y
hasta
se escribieron
algunas
obras en ese idioma.
Comohemos dicho, los cristianos sevieron
perseguidos por
la dinastIa delos Sasánidas,
quepretendlan
utilizar el zoroastrismo
para
dar unidad asu
imperio,
de
igual
modo
que
los
emperadores
romanosutilizaban el cristianis-
mo. Loscristianos eran vistoscomoaliadosde
Roma y estaban
por
tanto
sujetos
a
persecu-
ción cada vez
que
las relaciones entreambos
imperios
sehacIan tensas. Esta situación me-
joró
cuandola
iglesia persa
seseparó
del res-
to dela
iglesia, primero
en su
organizaciOn y
luego
en su
teologia.
La
iglesia persa
se
organizó
como
iglesia
independiente
enel aflo410, cuandoun conci-
horeunidoen Seleucia-Ctesifón dio al
obispo
deesa ciudad el titulo dePatriarca,
y
lehizo
cabeza detoda la
iglesia
dentro del
Imperio
Persa.
En su
teologia,
la
iglesia persa
se
separó
de
la
iglesia
dentrodel ImperioRomanoal
adop-
tar la doctrina
cristologica que
corrientemen-

terecibeel nombrede<<nestorianismo>>. Pues-
to
que
esta doctrina tenIa buen ntImerodead-
herentesen
Antioquiay
Edesa, erade
esperar-
se
que,
al ser rechazada
por
el concilio reuni-
doen Efesoen el año431, buena
parte
deesos
adherentes buscara
refugio
entrelos cristianos
de
lengua
sirIaca allendelas fronteras del Tm-
perio
Romano, con
quienes siempre
habIan te-
nidorelaciones estrechas. FueasI
que
un buen
nUmerodenestorianos seestableció en la ciu-
dad deNisibis,
y
fundó alhi unaescuela teolO-
gica quepronto
hizosentir su influencia. Al-
gunos
años
despuds,
esta
iglesia
sedeclaró en
favor del nestorianismo
y
en contra dela cnis-
tologIa
dela
iglesia
cristiana dentrodel
Impe-
rioRomano.

5 . El cristianismo enla India
Existeuna tradiciOn
que
afirma
que
el cris-
tianismofueIhevado a la India
por
el
Apóstol
Tomás. Estonoes totalmente
imposible, pero
la tendencia delas
iglesias
de
siglos posterio-
res a atribuir sus
orIgenes
a
algOn apóstoh
des-
pierta
dudasacercadela veracidad deesta tra-
dición. Además, otra tradición afirma
qué
fue
San Bartolomd
quien
hhevó el cristianismo a ha
India.
En todocaso, nocabeduda de
que
ha nueva
fe
llegó
al sur dehaIndia desde
muy temprano
-quizá
desdeel
siglo primero.
Debido al he-
chode
que
los más
antiguos
monumentosens-
tianos están escritos en
pahlavi,
es dable
supo-
ner
que
el cristianismo del sur deha India tuvo
desdesus
orIgenes
relaciones estrechas con el
cristianismo
persa, y quealgunos
desus
prime-
ros adherentes eran
inmigrantes
de
origen per-
sa
-quizá refugiados que
hufan delas
perse-
cuciones delos Sasánidas. Además, sabemos
de
inmigrantes
cristianos de
onigen
sirIaco.
Nada sabemos acerca delos mdtodos mi-
sionerosdelos
primeros
cnistianos
quelhegaron
aha India. El hechode
que
muchosdelos con-
versos
pertenecIan
a una casta alta hace
supo-
ner
que
se
dingieron especialmente
a los five-
hes más elevados deha sociedad.

5 3
Las misiones en la Edad
Antigua

6 . El cristianismo en Arabia
También en Arabia se extendió el cristianis-
mo durante este
perlodo.
Dada su
posición
en-
tre esos tres estados, Arabia fue
campo
misio-
nero
para
lo cristianos del
Imperio
Romano,
los de Persia
y
los de Abisinia. Sin
embargo,
el
cristianismo en esa
region
no
logró
el
arraigo,
la extension
y
la
organización que
alcanzó en
otros
lugares.

7 . El cristianismo en Abisinia
(hoyEtiopla)
Por i5 dtimo, debemos mencionar los
orlgenes
del cristianismo en Abisinia
(hoy EtiopIa), pues
durante el
perlodo que
estamos estudiando se
fundó allI una
iglesia queperdurarIa
hasta flues-
tros dlas.
Hayleyendas quesugieren que
la labor
evangelizadora
en Abisinia comenzó con los
apostolados
de Mateo,
(el
autor del
Evangelio)
y
de Tomás
(el discIpulo
incrédulo). Demáses-
tá decir
que
estas
leyendas
tienen
muypoca
cre-
dibilidad entre los historiadores. Pero hasta el
dIa de
hoy
muchos cnstianos
etIopes
reclaman
la distinción de
pertenecer
a una de las
iglesias
más
antiguas, que segtin
ellos alcanzó buena
parte
de su xito
temprano
debido a
que ya
ha-
bIa en
EtiopIa
unafuerte comunidad
judIa,
des-
cendiente de Salomón
y
de la Reina de Saba.
En todo caso, en la
primera
mitaddel
siglo
cuarto,
y
como consecuencia de un
naufragio,
el
jovei
cristiano Frumencio
y
su hermano
Edesio
liegaron
al reino de Axum a orillas del
Mar
Rojo.
Fueron hechos
prisioneros por
los
habitantes deese reino,
pero pronto
su carácter
les
ganó
la libertad
y
la estima delos
gobernan-
tes del
pals.
Frumencio comenzó suobra ëntre
los comerciantes cristianos
que liegaban
a
Axum,
ypronto
tuvo
algunos
conversos del
pa-
ls mismo. Edesio
regresó
aTiro,
pero
Frumen-
cio decidió continuar su obra de
evangeliza-
ción
y
fue a
Alejandria,
donde el famoso obis-
p0
Atanasio le
consagró obispo
de Axum.
Unos cien aflos mástarde
(año 45 0)
los esfuer-
zos de Frumencio
y
sus sucesores fueron coro-
nados con la conversion del
rey
Exana. Aesto
siguió
la conversion en masa del
pals. Puesto

que
Exana fue un hábil
politico y guerrero,
quien
además utilizó la fuerza
para lograr
la
<<conversion>> al cristianismo de los más recal-
citrantes de sus stibditos, el reino cristiano de
Axum se extendió
rápidamente
hasta las mar-
genes del Nib,
y
vino a ser asiel nlicleode la
Etiopia
moderna. En ese
pals
la
iglesia
funda-
da
por
Frumencio
logró
fuerte
arraigo
con la
traducción de la Biblia al idioma nacional, la
organización
de una
iglesia
autónoma,
y
la
adopción
del <<monofisismo>>
por
esa
iglesia
en
el
siglo
sexto,
siguiendo
el
ejemplo
de los
cop-
tos del
Egipto.

D. Consideraciones
generales
A
pesar
de la escasez de datos
que
hace tan
difIcil su estudio, el
perlodo que
acabamos de
discutir es uno de los más interesantes en la
historia de la
expansion
del cristianismo.
Es interesante, en
primer lugar, por
el inusi-
tado alcance de esa
expansion.
Al terminar el
perfodoapostólico,
la fe cristiana estaba
repre-
sentada solo
por pequeñas
minorias en
algunas
de las
principales
ciudades dela cuenca orien-
tal del Meditenáneo. Ahora, tras sOlo cuatro si-
glos
de historia, esa misma fe se ha adueflado
del
Imperio
Romano
y
de los estados deEdesa
y
Armenia,
y
se ha extendidotambiénhacia el
Oriente hasta la India,
y
hacia el sur hasta Abi-
sinia.
Excepto
en los
siglos
XVI
y
XIX, el cris-
tianismo no ha
gozado
de otro
perlodo
de Se-
mejarite expansion.

En
segundo lugar,
el
periodo que
acaba-
mos deestudiar es interesante
por
los métodos
misioneros
queen
él se
emplearon.
Tales m-
todosreflejan
un
genuino
interés de
compar-
tir-la fecristiana en toda circunstancia
ylugar,
frecuentemente utilizando las estructuras cul-
turales
y
sociales de cada
grupo
o sociedad
como canales
para
esacomunicación. Unade
las caracterlsticas más notables de este
perlo-
do es la ausencia casi total de <<misioneros>>
-es decir, de
personas
enviadas
por
la
iglesia
para propagar
su fe. También es de notarsela
poca importanciaque
tienen la
predicación y

5 4
HISToRIi GENERALDE LAS MisloNEs
e l culto cristianos e n la conve rsion de los
pa-
ganos. Quizá
e stas dos caracte rIsticas se de -
ban a
que
la
igle sia ge nuiname nte
misioncra
no trata de
de scargar
e sa
re sponsabilidad
con-
ce ntrándola sobre unos
pocos
misione ros o
sobre un mome nto
particular
de su vida, sino
que
se hace toda e lla instrume nto de su voca-
ción misione ra.
Te rce ro, e l e ncue ntro de l cristianismo con
lasculturas circundante s se manife sto sobre to-
do e n la ne ce sidad de traducir la Biblia, asI co-
mo toda la
pre dicación y
ci culto, a nue vos
idiomas. Tale straduccione s,
que
han sido se ñal
de los
me jore s pe rlodos
e n la historia de las nii-
sione s, son Indice de la
ape rtura
de la nue va fe
y
de sus
portavoce s
a las tradicione s
y
valore s
culturale s de sus nue vas audie ncias.
En cuarto
lugar,
e s de notarse la
importancia
que
tuvo la conve rsion de
gobe rnante s y
otros
mie mbros de las e lite s sociale s
y politicas
e n
varios
paIse s y re gione s
-conve rsion
que
fre -
cue nte me nte fue
se guida por
la de l re sto de la
población.

2C
Por tIltimo, e ste
pe rlodo
e s inte re sante
por
e l
modo e n
que
e n lse
plante a
e l
proble ma
de las
re lacione s e ntre la
igle sia y
la socie dad civil,
que
e s uno de los
proble mas
cruciale s
que
se
plante an
e n nue stros dias. La
igle sia
no e s una
age ncia
de
pode r politico
o de
pre sión
social.
Pe ro, si la
igle sia
cre e e n e l se florlo de Je sucris-
to
por
sobre la totalidad de l mundo, ha de
e spe -
rar
que
e se se ñorIo se a se rvido aun
por
las
age n-
cias de l
pode r politico y
de la
pre sión
social.
Estosdos
polos
e n la vida de la
igle sia plante an
una
paradoja que
se hace
e spe cialme nte
notable
e n
pe riodos
como e l nue stro, cuando los cam-
bios sociale s
y politicos
se suce de n con de scon-
ce rtante
rapide z.
Tal
paradoja re quie re
disce rnir
cuándo e l
pode r politico
sirve alos
propósitos
de
Je sucristo
y
cuándo no. Ese disce rnimie nto nun-
ca e sabsoluto e infalible ,
ypor
tanto la tare a mi-
sione ra e s
sie mpre comple ja y arrie sgada. Qui-
zá e l e studio
y
la re fle xión ace rca de la conve r-
sión de Constantino
y
de sus
implicacione s pa-
ra la
igle sia pue dan
se rvirnos
para
e nfre ntarnos
a nue stra
re sponsabilidad
misione ra
hoy.

rarcI
TcL759'? 80
.Arrnp
QuindIo!

55
capItulo
4

Las misiones
medievales

Pasamos
ahoraal estudio de un
perfodoque
muchos historiadores ban caracterizado en
términos
negativos,
como
tiempo
de oscuridad
y
de
superstición.
Noobstante, esta
época
está
Ilenade intercambios ricos
y
novedososentre la
fe cristiana, las distintas culturas
germánicas y
el islam. Tales intercambios
y
situaciones histó-
ricas
obligan
ala
iglesia
areflexionar sobre su
misión
y
sobre la
evangelización. Aunque
la
iglesia
se vioen situación
ambiguay frágil,
las
polIticas
misioneras
reflejan
nuevosmdtodos,
y
unanovedosa reflexión misional
que
bien
pue-
de marcar
pautapara
los retos a
que
se enfren-
tala
iglesia
de
boy
en sus encuentroscon diver-
sas culturas, tradiciones
y religiones.
Lo
que
otros consideran <<edad oscura>> bien
puede
ver-
se comoun
perIodo
de transformaciOn creado-
raen lavidade la
iglesia y
en su
misiologla.

A. Desde la
irrupción germánica
hastael avance delislam
1 . La
reconquista
de lo
que
hablasido
el
Imperio Romano
Desde sus
orIgenes
el
Imperio
Romano se
vio constantemente amenazado
por
la
presen-
ciaen susfronterasde los
pueblos,
en su
mayo-
na
germánicos, que
los romanos llamaban
<<bárbaros>> . En
Europa,
el Danubio
y
el Rin
servIan de lImites naturales
que
contenlan el
Impetu
de los
germanos y
eslavos. En las Islas
Británicas, dondenohabIatales fronterasnatu-

rales, se
construyeron
fortificaciones
para
im-
pedir
lainvasion delterritorioromano
por par-
te de los escotos
y pictos.
En Africa delNorte
yEgipto
se
repetfan
losencuentros bdlicos con
los moros
y
nubios. Enel Oriente, el
gran
ene-
migo
de Romaerael
Imperio
Persa, al
parecer
méstemible
que
los bárbaros,
peroque
en rea-
lidad lo eramenos. Persia
podiamuy
bien in-
vadir el
Imperioy arrebatarle tres ocuatro
pro-
vincias, como lo hizo en
repetidas ocasiones,
pero
nose trasladarIaen masahaciael ternito-
rio romano
dejando
detrás su
lugar
de
origen,
comotendIan ahacerlolos bárbaros. Por estas
razones, la
porción
oriental del
Imperio
Roma-
no nose verIa seriamente amenazadaen tanto
no
apareciesen
otros nómadas, los árabes, ca-
paces
de invadir
y conquistar
tanto el
Imperio
Persacomobuena
parte
del
Imperio Romano.
El Occidente,
por
el contrario, se veIa amena-
zado
por
un
enemigo
harto volátil
cuyo objeti-
vofinal eraestablecerse dentro del
Imperio.
Si bien desde
tiempos
de MarcoAurelioco-
menzó unaserie de
pequeflas guerras
de fron-
teras
que
debilitaban el
Imperio,
nofuesino en
el
siglo
IV
-y
sobretodo
despuds
de la muer-
te de Teodosio-
que
las
legiones romanasse
mostraron
incapaces
de contener las olassuce-
sivas de bárbaros
que penetraron
el
Imperio
occidental através de todas sus fronteras. Du-
rante
siglos
de
prosperidad y
relativa
seguridad,
el
Imperioy
sus habitantes se habIan acostum-
5 6
HIsT0RIA GENERALDE LAS MIsIoNEs
bradoa l a vida muel l e
y
l ibre de
pel igros.
Pues-
to
que
l os
antiguos
habitantes del
Imperio
no
querl an
ir al
campo
de batal l a, se acudió a l a
sol uciOn fácil
-pero
suicida- de col mar l as
l egiones
de bárbaros
dispuestos
a l uchar
por
el
Imperio.
Prontol a defensa de Roma contra l os
bárbaros estuvoen manosde l os
propiosbárba-
ros. Unos como defensores de Roma
y
otros
comosusinvasores
-y
muchos al ternadamen-
te a tItul o de ambascosas- l os
puebl os
bárba-
ros fueron instal ándose
y
establ eciendo reinos
propios
dentro del
Imperio.
Este
proceso
fue
l ento
y-aunque
hubo momentos de
gran sig-
nificaciOn histórica, como el
saqueo
de Roma
por
Al arico en el afl o 410, o l a
deposición del
emperador
Rómul o
AugOstul opor Odoacroen
el 476-l a
mayorparte
de l as
personas
a
quie-
nes tocó vivir en esa
poca probabl emente
no
se
percató
de su
importancia.
a) El reto de l os bárbaros a l a romanitas cris-
tiana. Desde el
punto
de vista de l a historia
de l a civil ización, l as invasiones de l os bar-
baros
presentaban
un
gran
reto. Através de
sigl os
de desarrol l o cul tural , habIa
apareci-
do en el mundol o
que
l os
contemporáneos
l l amaban romanitas, o <<romanidad> -l a
herencia
grecorromana que
crel an ser l a ci-
vil ización másel evada
que Europa
habIa co-
nocido. Era l a romanitasl a
que
habIa hecho
posibl e
l a
riqueza que
l os bárbaros ambi-
cionaban,
y
unode l os motivos
que
l es im-
pul saban
hacia el territorio romano era ha-
cerse
partIcipes
de el l a. Sin
embargo,
esos
mismos bárbaros, con sus costumbres dis-
tintas de l as romanas
y
su fal ta de
compren-
sión de l os verdaderos fundamentos de l a
romanitas, amenazaban de muerte
aquel l o
de
que
deseaban aduefl arse.
Desde el
punto
de vista de l as misiones, l as
invasiones de l os bárbaros
presentaban
tam-
bién un reto. Los invasores traIan
consigo
sus tradiciones
y
sus dioses. Puesto
que
l os
diversos
puebl os
nórdicos
que invadieron el
Imperio
Romano tenl an
orIgenesytradicio-
nes comunes, frecuentemente es difIcil dis-

tinguir
entre l a
rel igion
de uno
y
l a de otro.
Además, nuestras
principal es
fuentes l itera-
rias
para
conocer esas
rel igiones
datan de
varios
sigl os después
de l as
primeras
inva-
siones,
ypor
tanto
pueden refl ej ar
infl uen-
cias e
interpretaciones posteriores. Empero
en trminos
general es
5 1 es
posibl e
señal ar
que
todos estos
puebl os creIan en l a vida
después
de l a muerte, al menos
para
l os
gue-
rreros val erosos,
que participarl an
de fiestas
ybanquetes
en el sal on del Dios de l a
gue-
rra -Dios
que
recibIa un nombre entre l os
godos,
otro entre l os cel tas, y otro entre l os
escandinavos. Tanto a este dios comoa otros
de sus muchos dioses, estos
puebl os
ofre-
cl an sacrificios de animal es, cosechas,
y
hasta de seres humanos. En
al gunos
casos
seguIan
una
pol Itica semej
ante a l a de Israel
al tomar a J ericO, sacrificándol es a sus dio-
ses todo el botin de
al guna conquista
-in-
cl uso l os cautivos. Por otra
parte,
un el e-
mento
importante
de su
rel igion eran l os l u-
gares sagrados, y especial mente l os
bosques
y
árbol es
sagrados.
La inmensa
mayorl a
de l os puebl os que
se
establ ecieron en l os
antiguos territorios im-
perial es
era
pagana, y seguIa l a
rel igiOn que
acabamos de describir. Los que eran cristia-
nos habIan sido convertidos a través de su
contacto con l os arrianos
ysegul an Ia doctri-
na arriana,
que
l o demás cristianos conside-
raban herdtica.
Al gunas
de l as
regiones
en
l as
que
el cristianismohabl a
l ogradopropa-
garse
con más efectividad -l as Gal ias, Ita-
ha,
Espafl a,
el Africa del Norte- se vieron
ahora
pobl adas por nuevas
gentes
entre l as
que
era necesario
emprender
de nuevo l a
obra misionera.
Para l oscnstianosde l a
época que
se habl an
formado
baj o
l a romanitas, el reto a l a civi-
l ización
y
el reto al cristianismo eran una
y
l a misma cosa. Para el l os, el
Imperio
Roma-
no era obra de Dios mismo,
que en su
pro-
videncia l o habl a establ ecido como trasfon-
do
y
vehicul o
para
l a transmisión del Evan-

5 7
medievales

gelio.
Si ahora Dios
permitIa que
ese
impe-
rio fuese amenazado
por
la barbarie, ello era
también
parte
del
plan
divino
para
la reden-
ción del mundo,
pues
asI los bárbaros
po-
dian encontrar acceso a la fe. Pero era tam-
bién
parte
del
plan
de Dios el
que
esos bar-
baros encontraran acceso ala fe haciéndose
partIcipes
de la romanitas. Es
por
esta razón
que
através de todo este
perlodo
la obra mi-
sionera de la
iglesia
se une a su obra civili-
zadora,
y
a la
par que
se busca convertir a
los bárbaros se buscaromanizarlos. Lo
que
es más,
algunos
escritores cristianos, como
Paulino de Nola,
argumentan que
se debe
hacer un esfuerzo
por
convertir a los
paga-
nos,
pues
de ese modo
dejarán
de ser una
amenaza al
Imperio y
su civilización.
Empero
esto no
quiere
decir
que
todos los
cristianos viesen en su
religion
un modo de
salvar la romanitas, sino
que por
el contra-
rio al menos
algunos
estaban
dispuestos
a
que
la
propia
estructura de la civilización
fuese destruida si Dios decidIa utilizar ese
medio
para
Ia
evangelización
de los bárba-
ros. AsI, Orosio, el
espaflol discipulo
de
AgustIn,
decia:
Si sOlo
para
eSto los bárbaros fue-
ron enviados dentro de las fronte-
ras romanas,
para que por
todo el
Oriente
y
el Occidente la
iglesia
de
Cristo se lienase de hunos
y
sue-
vos, de vándalos
yborgonones,
de
diversos e innumerables
pueblos
de creyentes, loada
y
exaltada ha
de ser la misericordia de Dios
por-
que
ban
liegado
al conocimiento de
la verdad tantas naciones
que
no
hubieran
podido
hacerlo sin esta
ocasión,
aunque
esto sea mediante
nueStra
propia
destrucción.
(Histo-
na, vii: 41)
La
reconquista por parte
de la
Iglesia
del tern-
torio
perdido
acausa de las invasiones de los
bárbaros comenzó el mismo dIa en
que
se hi-
zo necesaria. Los
pueblos paganosque
se es-

tablecIanen territorio romano
pronto
comen-
zaban a
adaptarse
a las costumbres
y
creen-
cias de sus vecinos
conquistados.
Al mismo
tiempo,
los nuevos métodos de misión
y
la
configuraciOn
del encuentro entre estas cultu-
ras transformaban la fe cristiana, hacindola
más
germánicay
menos latina.
Algo
máslen-
ta fue la conversiOn al catolicismo de los bar-
baros
que
eran arrianos antes de atravesar las
frontera del
Impeno -godos,
lombardos
y
vándalos. Pero también dsta era de
esperarse
debido a la tendencia de los barbaros a
acep-
tar las costumbres de los romanos.
b) La conversion de los
paganos.
El
proceso
de
conversion de los invasores
germanos
es
ejemplo
de cómo una
mayorIa
no cristiana,
impresionada por
la cultura
y
civilización
< < cristianas> > de una minorla,
poco
a
poco
acepta
la fe de la minorla. En el
proceso,
naturalmente, se entremezclan elementos de
ambas culturas, de modo
que
el cristianismo
resultante lieva el sello tanto de la tradición
cnstiana anterior como de las tradiciones de
los
pueblos
recién convertidos.
Los lfderes mismos de la
iglesia
se veIanen-
tonces en medio de una tension
que
será Ca-
racterIstica de la historia del cristianismo a
través de las edades. Por una
parte,
les
pare-
cia necesario deshacerse de tantos elementos
de la
antigua religion
de los conversos como
fuese
posible.
Por otro, se
percataban
de
que
esa
religion
tenha raIces
profundas
en las tra-
diciones
y
costumbres de los
pueblos.
Esa
ambivalencia
puede
verse en las cartas del
obispo
de Roma
(o papa) Gregorio
el Gran-
de,
quien
tras recibir noticias de
que
el
rey
Etelberto de Kent se habIa convertido le en-
vió instrucciones en el sentido de
que
todos
los
templos paganos
debhan ser destruidos.
Pero
poco después
le escribiO a unmisione-
ro
que
se
dirigIa
a ese mismo reino de Kent:
Llevo
largo tiempo
debatiendo con-
migo
mismo acerca del caso de los
anglos, y
he
liegado
ala conclusiOn
de
que
los
templos
de los Idolos de

58
HIsT0RIA GENERALDELAS MIsIoNEs
ese
pueblo
no deben ser destruidos,
aunque
sIlos Idolos
que
en ellos
hay. Que se
prepare y
rode
agua
bendita en estos
templos, y
se cons-
truyan
altares [cristianos] y
se
depo-
siten
reliquias [de santos]. Puesto
que
estos
templos
están bien cons-
truidos, es bueno
que pasen
del ser-
vicio de los Idolos a! servicio del
Dios verdadero. AsI, cuando las
gentes
vean
que
sus
templos
noson
destruidos,
aparten
el error de sus
corazones
y,
conociendo
y
adoran-
doa! verdadero Dios,
vayan
ahora a
esos mismos
lugares
donde antes
acostumbraban ir. Y, puesto que
acostumbran sacrificarles mucho
ganado
alos demonios, debencon-
tinuar teniendo
alguna
celebración
parecida pero
transformada, de mo-
do
que
a!
tiempo
de la dedicación, o
en los aniversarios de los santos
mártires
cuyasreliquias
estdnen los
templos,
se
construyan
enramadas
en tomb a esos
antiguos templos
que
ahorason
iglesias, y
celebren la
ocasión con fiestas
religiosas. Que
ya
no
sacrifiquen
animales al dia-
blo, sino
que
ahora los
sacrifiquen
en alabanzas a Dios,
y
los coman,
alabando a! Dios
que
les da ese
go-
zo, de modo
que
mientras sus cuer-
pos
disfrutan de estos
placeres
ex-
ternos, susmentes
puedan
ser lleva-
dasa! disfrute de los
placeres
inter-
nos.
Porque
sin duda es
imposible
quitarles
todo eso de los corazones
de una vez. (Beda, Historia, 1.30)
Si bien la conversion de los bárbaros
paga-
nos comenzO tan
pronto
como se estable-
cieron en territorios del
Imperio
Romano,
y
pueblos
como los suevos
y borgoflones
pronto
contaron con
gran
ndmero de cristia-
nos, el
paso
decisivo fue frecuentemente la
conversion de un
rey y
de sus nobles, a lo

que siguió
la conversion en masa del
pueblo.
En este sentido, el acontecimiento
princi-
pal,
tanto
por
su
importancia
inmediata co-
mo
por
sus consecuencias a travds de los si-
glos,
fue la conversion de los francos,
cuyo
punto
culminante fue el bautismo del
rey
Clodoveo en el año 496.
Fue en el 481
que
Clodoveo
llegó
a ser
rey
de los francos salios. Este no era unreino de
gran
extension o
poderIo, y
durante cinco
aflos el
joven rey pareció
contentarse con
é l. Pero en el aflo 486 Clodoveo
emprendió
una serie de
campafias
militares
que rápida-
mente extendieron las fronteras de su reino.
En el 493 tomO
por esposa
a una
princesa
católica, Clotilde,
hija
de
Chilperico, rey
de
las
borgonones. Aunque
hacla
ya
aflos
que
el
rey
de los francos se habla mostrado res-
petuoso
hacia el cristianismo
y
sus
obispos,
a!
parecer
fue Clotilde
quien
más
influyó
en
su conversion. Primero Clodoveo consintió
en
que
sus
hijos
fuesen bautizados,
y
fue s6-
lo
algiin tiempo
mástarde
que
dl mismore-
cibiO el bautismo. La ceremoniatuvo
lugar
en Rheims el dIade Navidaddel aflo 496,
y
varios nobles
-y
ala
larga
todoel
pueblo-
siguieron
al
Rey
ala
pita
bautismal.
Al
parecer,
los motivos
que impulsaron
aClo-
doveo a
aceptar
el bautismo fueron más
poli-
ticos
que religiosos -aunque
nodebemos ol-
vidar la influencia de Clotilde. En efecto, la
iglesia podia
ser una
gran
aliada en las con-
quistasque
Clodoveose
proponla, y
sobre to-
do en la
organizaciOn
del naciente
imperio
franco. Para ello era necesario
que
el
Rey
fue-
se cristiano
y que
sus acciones
pudiesen
inter-
pretarse
como
inspiradas por
su fe. Al
aceptar
el bautismo,
y
at instar asus sdbditos a
seguir
su
ejemplo -aunque
no
por
medios violen-
tos- Clodoveo
aceptaba
e invitaba el
apoyo
que
la
iglesia, y
sobre todo sus
obispos, podI-
an
prestar
a sus
propósitos politicos.
Es necesario seflalar
que,
aun sinel aconte-
cimiento notable del bautismode Clodoveo,
los francos, como los demás
pueblos
bé rba-
5 9
Las misiones medievales

ros
que
habIan invadido el
Imperio,
hubie-
ran acabado
por aceptar
el cristianismo co-
mo
parte
de la cultura romana a
que
tendlan
a conformarse.
Por otra
parte,
sin
embargo,
el bautismo de
Clodoveo es
importante porque
seflala el co-
mienzo del
gran
Reino Franco,
que liegarla
aconstituir un nuevo
imperio.
En ese
impe-
rioel
siglo
IX
creyó
ver un nuevo
despertar
del
desaparecido Imperio
Romano de Occi-
dente,
y
fue através de su influencia
que
el
cristianismo
logró algunos
de sus más
gran-
des avances
geográficos.
La historia de ese
Imperio
Franco
y
de su
importancia para
la
expansion
del cristianismo
pertenece
aotra
sección de este
capItulo.
c) L conversion de los arrianos.
Aunque
esta-
ba destinado a
desaparecer,
el arrianismo se
mostró más resistente ante la fe ortodoxa
que
los
viejos
cultos
paganos.Aparte
de los
vándalos,
que pronto
atravesaron el estre-
chode Gibraltar
y
se establecieron en el nor-
te de Africa,
ycuya persuasion
arriana con-
tinuó hasta las
conquistas
musulmanas, los
principales pueblos
arrianos
que
se estable-
cieron en los
antiguos
territorios del
Imperio
Occidental fueron los
ostrogodos,
los lom-
bardos
y
los
visigodos.
Los
ostrogodos
de-
jaron
de ser un reto
para
los cristianos orto-
doxoscuando cedieron la
hegemonla
de Ita-
ha a los lombardos. Estos,
por
su
parte,
pronto
comenzaron a recibir la influencia
de sus vecinos católicos
y
de las
princesas
católicas
que
se casaban con sus
reyes, y
acabaron
aceptando
la fe nicena. Esto nos
recuerda unavezmás
que
através de toda la
historia los vInculos familiares, con los in-
tercambios culturales
y religiosas que
aye-
ces acarrean, han sido un
importante
méto-
do de
evangelizacion.
En cuanto a los visi-
godos que
se establecieron en
Espana,
al
principio
fueron tolerantes con los catOli-
cos.Los
ostrogodos
también lo habIan sido,
aunque
no
pot
ello
dejó
de haber
persecu-
ciones
ypresión
de diversas formas
para
in-

ducir alos ortodoxos ahacerse arrianos.Sin
embargo,
todo esto terminó cuando, en el
aflo 589, el
rey
Recaredo
-cuyo
difunto
pa-
dre habIa
perseguido
a los ortodoxos-
abrazó la fe nicena.Aun entonces el arria-
nismo no
desapareció
en
Espana,
sino
que
perduró
hasta
que
la invasion musulmanale
puso
fin al reino
godo
en la Peninsula.
Este
proceso
de conversion de los arrianos,
que ya
se consideraban cristianos,
plantea
una
problemática que
veremos
repetirse
en
el curso de esta historia: la
evangelización
que
se lleva a cabo entre
quienes ya
se lla-
man cristianos.Los católicos creIan
que
los
arrianos,
para
ser verdaderos cnstianos, de-
Wanabandonar el arrianismo,
y por
esobus-
caron su conversion.
Siglos
más tarde, en el
MedioOriente, los católicos romanos trata-
nan de convertir a los ortodoxos orientales,
y
en AmericaLatina los
protestantes
se de-
dicarlan ala conversiOn de los católicos ro-
manos.

2. Las misiones en la Islas Británicas
El
Imperio
Romano habIa alcanzado sola-
menteala
porción
sur de la Gran Bretafla- lo
que hoy
ilamamos
Inglaterra.
Ahora, sin em-
bargo,
ese territorio estaba en
posesión
de Va-
rios
reyes anglos.
Ymás al norte
y
al oeste, lo
que boy
es Escocia, Gales e Irlanda estaba to-
davIa habitado
por antiguos pueblos
celtas, cu-
ya religion
era
muy parecida
a la
que
hemos
descrito al hablar de los
germanos.Empero
las
misiones en las Islas Británicas durante este
perlodo
merecendiscusiónaparte, pues
en esas
islas se fundó una
iglesia puj
ante
que pronto
servirIa de
punto
de
partida para empresas
mi-
sioneras al Continente. Además, en las Islas
Británicas se dan cuatro fenómenos
dignos
de
menciOn:
(1)
La
conquistapara
el cristianismo
de territorios ahlende las fronteras del
viejo
Tm-
perio,
con la obra de Patricio
y
otros.
(2)
La ex-
pansión
del cristianismo a
partir
de Irlanda a
través de instituciones monásticas como la de
lona.
(3)
La
primera
misión
organizada por
la

60
HIsT0RIAGENERALDELASMIsloNEs
sede romanade
que
tenemosnoticias -lami-
sion de
AgustIn
a
Inglaterra. (4) El desarrollo
de una
metodologIa
misionera sancionada
por
Roma
que
toma
muy
en serio el contextoreli-
gioso y
cultural de las
personasevangelizadas
-pues
fue en este contexto
que Gregorio
escri-
bió la carta sobre los
templospaganosque
he-
moscitado anteriormente.
a) Patricio. Este misionero, a
quien
la
posteri-
dad conoce como San Patricio,
yquien
es
hasta el dIa de
boy
el santo
patron
de Irlan-
da, nació afines del
siglo
IVen lo
que
es
boyInglaterra.
Su
padre,
undecurión roma-
no, era de fe cristiana, come, lo habIa sido
también su abuelo. Para el
joven
Patricio,
sin
embargo,
su fe noera cosa de
gran
im-
portancia
hasta
que
su
propio
infortunio le
hizovolverse a ella.
Siendo todavIa adolescente, Patricio fue
arrebatado de su
hogar y
ilevado aIrlanda
por
un
grupo
de asaltantesde esaisla. EnIr-
landa,
y
comoesciavo,
paso
varios aflos
pas-
toreando
ganado.
Haciendo
arreglos
con el
capitán
de unbarco,
logró escapar
hacia el
Continente. Peroaun allá tuvodificultades
para
librarse, no
ya
de sus
antiguos
amos, si-
noahorade
quienes
le habIan
ayudado
aes-
capar.
Porfin,
y
tras
largos viajes que
le lie-
varon hasta el Meditenáneo, Patricio
regre-
soa su
hogar,
lievandoen el ardor de su fe
el resultado de sus muchosinfortunios.
De
regreso
en la GranBretafla, Patricio re-
cibió en suefios el ilamamiento a ir como
misioneroa latiena de su cautiverio:
Vi, enunavisiOn nocturna, un hom-
bre
que
venIa comode Irlanda, cu-
yo
nombre era Victórico, con mu-
chas cartas. Yme diouna. Ylel el
principio
de una carta
que
declaser
la <<voz de los irlandeses>>,
y
mien-
tras leIael
principio
de la carta me
pareció que
ola las vocesde
quie-
nesvivian
junto
a mlen el
bosque
de Focluth,
que
está
junto
al mar
occidental;
y
clamaban, como con

unasolaboca: <<Te
rogamos,
santo
joven, que vengasy
de nuevoandes
entre nosotros>>. Ymi corazón se
conmovió;
y
no
pude
leer más;
y
desperté.
EnIrlanda, Patricio
parece
haber
empleado
diversos medios
para lograr
conversiones.
For lo
general,
se acercaba
primero
alos di-
rigentes
de las comunidadesyluego,
a tra-
yesde lainfluenciade éstos,
lograba
lacon-
version, oalmenosel bautismo, de las ma-
sas. En esto Patricio tomaba en cuenta la
tradición celta, donde habla un
profundo
sentido de unidad en la comunidad, de mo-
do
que
las decisiones
importantes,
una vez
tomadas
por
los
jefes,
eran decision de todo
el
grupo.
En el
campo
de la
religion,
esto
querla
decir
que,
silos
jefes decidlan abra-
zar el cristianismo, el resto de la
población
les
seguirla.
Por tanto, fue a esos
jefes que
Patricio se
dirigio principalmente.
Afin de
ilegar
a los
reyes y
demás
personas
de in-
fluencia, novacilabaenhacerles
presentes.
En ocasiones, ni
siquiera
eSto le valia
para
ser bien recibido,
y
entonces Patricio vela
peligrar
su vida con el
gozo
de
quien
ye en
elmartirio la coronade su fe.
Por estos medios Patricio bautizó a milla-
res de
personas, y
es de
suponerse que
la
fe de tales conversosdebe haber sido bar-
to
superficial.
Sin
embargo,
esnotable
que
fue
precisamente
la Irlandarecién conver-
tida la
que
sirvió de centroaun
gran
mo-
vimiento misionero
que
habria de exten-
derse
por
casi todo el norte de
Europa.
Quizá
esto se deba a
que,
al mismotiem-
P0 que
se dedicaba abautizar las multitu-
des, Patricio ordenaba sacerdotes irlande-
ses
que
se
ocupasen
ennutrirlas en la fe.
Al
principio
estos
pastores
debenhaber si-
do casi tan
ignorantes
comosu
grey, pero
pronto
se hizo sentir la influencia de los
monasterios
que
iban resultandode la obra
de Patricio
yque
eran verdaderos centros
de estudio
y
devoción. Estonos señala el
6 1
Las misiones medievales

hecho, frecuentemente olvidado, de
que
muchas veces el reto más
grande
a la mi-
sión de la
iglesia
no es la
expansion
de la
fe, sino su
profundizacion.
Hacer
discIpu-
los es mucho más
que ganar
conversos.
Através de la obra de Patricio
-y
sin duda
de muchos otros
cuyos
nombresla histona ha
olvidado-se estableció en Irlanda una
igle-
sia autóctona
que
vino a formar
parte
de la
sangre
misma del
pueblo
irlandés. De
algün
modo
que
los historiadores no han
podido
descifrar del todo,
pero quesonreflejo
de al-
gunos
elementos de la antigua
cultura celta,
esta
iglesia llegó
atener ciertas caracterIsticas
peculiares
en cuanto asu
organización,
la fe-
chaen
que
celebraba la Pascua de Resurrec-
ción
y
otras cosas
semejantes.
AsI,
por ejem-
plo,
la autoridad eclesiástica vino a radicar,
no en
obispos
a
cargo
de unadiócesis, sino en
los abades de monasterios,
cuya
autoridad
era
semejante
ala de los
antiguos
bardos cel-
tas. Más adelante, todo esto serla motivo de
conflictos entre los misioneros irlandeses
y
los
que seguIan
las costumbres de Roma
y
del
resto del cristianismo occidental.
b) Columbayla comunidadde lona. Poco des-
pués
de los
primeros
esfuerzos misioneros
de Patricio, la isla de Irlanda era
ya
un cen-
tromisionero de
importancia. Peregrinos
ir-
landeses se
paseaban por
toda Europa, pre-
dicando
y
liamando alos cristianos aunavi-
da másde acuerdo alos
principios
del evan-
gelio.
Casi
siempre
iban de un sitio a otro
estableciendo monastenos
que luego
aban-
donaban
para proseguir
su camino.Amenu-
do su costumbres e intereses entraban en
conflicto conlos de
lajerarquIa
eclesiástica
del
lugar, y
entonces
proseguIan
su camino
en busca de un
lugar
más adecuado a sus
propósitos.
Por lo
general
estos
peregrinos
no eran lleva-
dos de un ideal misionero, sino
que
veIanen
sus
peregrinaciones
un modo de hacer más
estricta su vida monástica.
Quienes
habIan
abandonado sus
posesiones y
ambiciones
pa-

ra dedicarse a la vida ascética
emprendIan
largas peregrinaciones
como un modo más
de renunciar alo
que
más amaban:su
patria
y
sus seres
queridos.
Amenudo sus
peregri-
naciones tenIan
lugar
en temtorios
ya
cristia-
nos,
y
entonces los
problemasque
causaban
hacfan
que
las autoridades eclesiásticas les
mirasenconrecelo. Esto nos recuerda
que
la
actividad misionera,
por
estar en la frontera
de la
iglesia
con otros
pueblos y
culturas, en
ocasiones reta las estructuras de las
iglesias
que
se acostumbran asu
lugar
cultural -ra-
zón
por
la cual muchas de las historias de la
iglesia
escritas <<desde el centro>> le
prestan
escasa atención al tema de la misión. Ade-
más, en el caso de estos misioneros irlande-
ses, como en tantos otros, se vuelve a
plan-
tear la difIcil cuestión de la
evangelizacion
de los
pueblos que ya
se ilaman cnstianos.
En otras ocasiones sus
viajes
les llevaban a
lugares
en
que
la
población
no eracnstiana,
y
entonces la
peregrinación
nacida de
propó-
sitos ascéticos culminabaen labor
evangeli-
zadora. Comoen otros casos, el
discipulado
llevO al testimonio,
y
vice versa.
Entreestos
peregrinos
irlandeses, el másdes-
tacado es sin
lugar
adudasColumba.
Hijo
de
la aristocracia irlandesa, Columbaseeducó en
el ambiente monástico
que
habIa conservado
algo
de la erudición de la
antigtiedad.
En fr-
landa,
ya
antes de
partir
en sus
viajes
misione-
ros, Columbafundó varios monasterios. Alos
cuarenta
y
dos afios de edad,
acompanado
de
doce discipulos,
atravesó el mar
y
fue aesta-
blecerse en la isla de lona,
junto
ala costa de
Escocia. Erauna
pequefia
isla de
pocas
millas
de extension
y
en la
que, segUn
un
antiguo
his-
toriador, solo habitabancinco familias. EnJo-
na, Columba fundó un monasterio
que
más
tarde seria de enorme
importancia para
la ex-
pansión
del cnstianismo.
Desde lona, Columba hizo
repetidos viajes
a Escocia, donde, a través de la conversion
del
rey
Bndio, hizo mucho
por
la conversion
de los
pictos
del forte.

62
HIsT0RIA GENERALDE LAS MIsloNEs

Sin
embargo,
la influencia de lona
y
de Co-
lumba no se limitó aEscocia
y
asu
genera-
ción, sino
que
se extendió muchomásallá.
Fuea
partir
de lona
que
el cristianismo echo
sus más
profundas
raIces en Northumbria.
Cuando el
rey
Osvaldo,
que
durante su exi-
ho habIa recibido el bautismo,
pidió
a lona
que
le enviase un
obispoque pudiera
instruir
a sus sñbditos en la fe cristiana, comenzó un
movimiento de
grandes
consecuencias
para
toda
Inglaterra.
El
segundoobispo que
lona
envió fue Aidán,
digno representante
deles-
pIritu
de Columba.
Siguiendo
el
ejemplo
del
fundador de Jona, Aidán estableció un mo-
nasterio en la isla de Lindisfarne. A
partir
de
aill, el
propio
Aidán
y
sus
acompafiantes
ha-
clan
viajes
en los
quepredicaban,
enseflaban
y
administraban los sacramentos. Debido a
esta obra, cuando Osvaldo murió
y siguió
una reacción
pagana,
ésta no
logró
desarrai-
gar
el cristianismo del corazón de los nuevos
creyentes.
Aidán murió nueve años
después,
pero
su sucesor Finán continuó su obra, de
modo
que
a
partir
de Lindisfarne el cristia-
nismo se extendió a los reinos de Mercia,
Essex
y
Wessex.
En la obra de Columba
y
de sus sucesores
-tanto en lona como en Lindisfarne
y
mu-
chos otros
lugares semejantes-
tenemos
un
tipo
de obra misionera
que
no hablamos
encontrado antesen nuestra historia. En los
siglos
anteriores hemosvisto cómo el ens-
tianismo se
propagaba
de diversas mane-
ras.
Algunas
veces las
iglesias
enviaban
misioneros;otras, el
propio obispo
se ocu-
paba
de visitar las comarcas cercanas a su
ciudad; otras, la nueva Ic se
propagaba
a
travds de
personas que viajaban por
las más
variadas razones, tales como comerciantes,
esclavos, etc.;y
otras el intercambiocultu-
ral entre naciones
y
los nuevosvinculos fa-
miliares
que
se formaban
produclan
con-
versos. Por otra
parte,
en el
siglo
cuarto
habian
aparecido
centrosde vida comunita-
na y
monástica
cuyos
miembros se dedica-

ban a cultivar su fe cristiana. Ahora, en Jo-
na, vemos una union fructIfera del ideal
monástico con la tarea misionera. La co-
munidad de lona es de carácter monástico,
si;
pero
es tambidn una comunidad misio-
nera. Através del estudio, la
disciplina y
ha
oración, los residentes de monasterios co-
mU lona
y
Lindisfarne no
procuran
solo
fortalecer su
propia
vida
espiritual,
sino
que
además llevan a cabo tarea misionera.
A
partir
de este momento la misión de la
iglesia
cobra una dimension nueva: lo me-
jor
del ideal monástico
y
su
bdsqueda
de
fortalecer la fe se vuelven
parte
de ha tarea
misionera. Másadehante veremos diversos
modosen
que
los cristianos medievales in-
tentaron
poner
lo
mejor
del ideal monásti-
co al servicio de ha obra misionera. Ybas-
tante
después,
al
llegar
al siglo XVI, vere-
mos
que
al rechazar el
monaquismo
el
pro-
testantismo se deshizo de un importante
instrumento misionero, y que
ésa fue una
de las
principales
razonespor
las
que
tardó
siglos
en
equipararse
al catolicismo en su
labor misionera.
c) AgustIn
de Canterbury. Cuenta ha leyenda
que, aproximadamente
en ha misma época
en
que
Columba
trabajaba
entre los pictos
de Escocia
y
echaba lasbases de ho que
hhe-
garla
a ser Un
gran
movimiento misionero,
un
joven
a
quien
mástarde la historia dana
el nombre de
Gregorio
el Grande se
pasea-
ba
por
el mercado de eschavos de Roma
cuando unos mancebosrubios queestaban a
ha yenta
atrajeron
su atención. <<,A
qué
na-
ción
pertenecen
estos
jóvenes?>> preguntó
Gregorio, y
cuando
oyó que
eran anglos co-
mentó:
<<Anglos
han de sen en verdad, pues
tienen rostro de
angeles. j,De qué provincia
son?>> -<<Son de ha
provincia
llamada Dci-
ri>>, le contestaron. -<<De ira son en verdad,
pues
han sido hlamados de la ira a la miseri-
cordia de Dios. ,Quién es su rey?
-<<Aella>>
-<<jAleluya!
Es necesario que
en su tierra
se ahabe a Dios el Creador. >>

63

L.
Las misiones medievales

Gregorio
intentó
partir
como misionero al
pals
de los
anglos, pero
la enfurecida
plebe
no se lo
permitió, y
tuvo
quepermanecer
en
Roma.En el año590
llego
a ser
papa, ynue-
ye años más tarde
plasmaba
en acción su
viejo
interés
por Inglaterra.
De entre los
miembros del monasterio
que
él mismo ha-
bIa fundado,
Gregorio escogió
un námero
de
monjes
a
quienes
encomendó la tarea de
evangelizar
a los
anglos.
Para
dirigirles,
nombrO aun
monje
liamado
AgustIn, quien
habla sido abad del convento.
AgustIny
los
suyos desembarcaronen el rei-
node Kent, dondefueron bien recibidos
por
el
rey Etelberto,
cuya esposa
era cristiana.
Durante
algén tiempo, aunque
Etelberto les
permitIa predicar y
enseflar con toda libertad,
Agustlny
sus
companeros
no vieron muchas
conversiones. Por fin
llego
el dIa en
que
el
propio Rey -y
buena
parte
de su reino tras
él-recibió las
aguas
del bautismo.A
partir
de entonces los esfuerzos misioneros
pro-
gresaron rápidamente.
El
propio AgustIn,
que
habIa recibido
ya
el tItulo de
Arzobispo
de
Canterbury
-la
capital
de Kent- nom-
bró
y consagró
varios
obispos que
contribu-
yeron
a
propagar
el
Evangelio
en distintas
partes
del reino.A su muerte, menosde diez
años
después
de su
liegada
a Kent, la inmen-
sa
mayorIa
del
pals
era cristiana.
Fue en relación a esta misión
que Gregorio
escribió la carta a Etelberto, diciéndole
que
los
templos paganos
debIan ser destruidos,
y
luego
la otra
que
hemoscitado extensamen-
te, dándoles instrucciones contrarias a
AgustIn y
sus
ayudantes.
Aunque
a la muerte de Etelberto se
produjo
unabreve reacción
pagana, pronto
el nuevo
rey
se convirtió al cristianismo,
y
esto
puso
fin adicha reacción.
A
partir
de ese momento, el cristianismo
continuó
propagándose por
todo el sur de la
isla, extendiéndose a Northumbria a
partir
de Kent,
y luego
a
Anglia Oriental a través
de Northumbria.

Naturalmente, no fueron
AgustIny
lo
suyos
los ünicos
que
laboraron en
pro
de la con-
version de los
anglos, y
es hasta
probable
que
la comunidad de lona
haya
sido más
fructIfera en su obra misionera.Sin embar-
go,
la misión de
AgustlndejO
una huella in-
deleble en el cristianismo
inglés
a! introdu-
cir en éI las costumbres romanas
y
estable-
cer la autoridad de
lajerarquIa
romana, fren-
te alo
que
hemos visto
que
eran las caracte-
rIsticas de las
iglesias
de
origen
celta. Por
ello, hasta el dIa de
hoy
el
principal prelado
de la
Iglesia
de
Inglaterra
es el
Arzobispo
de
Canterbury.
Por otra
parte,
la misión de
Agustmn
a
Ingla-
terra fue la
primera
ocasión en
que
un
papa
envió directa
y
oficialmente una misión a
algén pals lejano.
Hasta este momento, la
mayor parte
de la extensiondel cristianismo
se habIa ilevado a cabo
por
razón de cir-
cunstancias
ajenas
a una
< < estrategia> >
misio-
nera o alos intereses o mandatos de
lajerar-
qula
eclesiástica. En el caso de
AgustIn y
Gregorio
tenemos
algo
nuevo. Ahora la ta-
rea misionera es asunto
que
concierne a la
iglesia
toda,
y muy especial
mente asu
jerar-
qula, que
se
responsabiliza por
su
planifica-
ción
y estrategia.
En cierta medida, esto se
relaciona con la crisis
por
la
que pasaba
la
iglesia
en el resto de
Europa, que
hacIa
que
la
expansion geográfica
a través de las mi-
siones se viera como un
punto
de
esperanza
en un horizonte
cargado
de incertidumbres.
Como es de todos sabido, las Islas Británi-
cas continuaron siendo un centro misione-
ro
por largos siglos.
Incluso
después
de la
ReformaProtestante, fue en
Inglaterra y
Es-
cocia
que
se inició buena
parte
de la
expan-
sión del cristianismo
protestante.
Lo
que
muchas veces olvidamos es hasta
qué pun-
to ese cristianismo británico conservó ele-
mentos heredados de las
viejas
tradiciones
celtas. AsI,
por ejemplo,
Ia fiesta
que hoy
ilaman de < < Halloween> > , o dla de los
brujos,
no es sino la continuación de
antiguas prác-

64
HIsT0RIA GENERALDELAS MIsI0NES

ticas de los celtas,
que
enesa noche se en-
cerraban en sus casas
pensando que
los de-
monios estaban sueltos. Yen esos mismos
paIses, y
entre cristianos, se conservan to-
davIa ancestrales costumbres de celebrar
losfiestas de
primavera
con
conejosy
hue-
vos,
y
las deinvierno con ramasde mudrda-
go, planta sagrada
a los
antiguos
cultos cel-
tas.

3 . Lasmisiones orientales
a) El cristianismo ortodoxo. Durante el
perlodo
que
va desde la caIda de Roma hasta el avan-
ce del islam, el
Imperio
Romano de Oriente,
conocido ahora como el
Imperio
Bizantino,
es una de las
grandes potencias
del mundo,
sinmásrival verdaderamente temible
que
la
vecina Persia. Este
imperio incluye
buena
parte
del norte de Africa, el Mediterráneo
oriental
y
la
porcion
sudoriental del conti-
nente
europeo, y
es el
principal
foco de acti-
vidad misionera en el Medio Onente.
Fue durante el reinado de Justiniano
que
el
Imperio
recobró los territorios del norte de
Africa
que
habIansido
conquistadospor
los
vándalos. Inmediatamente comenzó la tarea
dereconstruir la comunidadortodoxa de esa
region que
habfa
quedado
sofocada debido a
la fe arriana delosinvasores vándalos. Tam-
bidn durante el reinado deJustiniano, el cris-
tianismo se extendiO hacia el sur de
Egipto,
en la
region
de Nubia, donde laboraron va-
riosmisioneros tanto ortodoxoscomo mono-
fisitas. Ensus fronterashacia el norte, Justi-
niano
logrO
la conversion de
algunos pue-
blos del Cáucaso
y
de numerosos hdrulos.
Por Oltimo,
y siguiendo
en ello la
politica
establecida
por
sus
predecesores,
Justiniano
promulgO
ehizo
aplicar leyes
contra los
pa-
ganos,
con to cual
provocd
numerosas
pero
superficiales
conversiones a la fe cristiana.
b)
Los nestorianos
y monofisitas. Aunque
la
expansion
del cristianismo hacia el Orien-
te vio el establecimiento de
algunas
comu-
nidades ortodoxas en territorio
persa,
los

grupos
másextendidosfuera delas fronte-
ras del
Imperio
Romano eran los nestoria-
nos
y
los monofisitas-dos
grupossurgi-
dos de las controversias
cristolOgicas
del
siglo
IV.
Los nestorianos derivaban ese nombre de
Nestorio, el
patriarca
de
Constantinopla que
fue condenado
por
el Concilio de Efeso en
el aflo 43 1. InsistIanenla distinción entre la
naturaleza divina de Jesucristo
y
su natura-
leza humana,
pues
temIan
que
deotro modo
la humanidad del Salvador
quedara eclipsa-
da. Por eso, en
lugar
dela fOrmula ortodoxa,
que
declaraba
que
Jesucristo existe <<endos
naturalezas-la divina
y
la humana-
y
una
persona>>,
los monofisitas
preferIan
hablar
de <<dos naturalezas
y
dos
personas>>.
Desde
la
perspectiva
ortodoxa, esto
parecIa
dividir
a Jesus en dos,
ypor
tanto
negar
la verdade-
ra encarnacióndeDios. Trasla condenación
deNestorio, sus
seguidores
marcharon hacia
el
Imperio
Persa, donde
pronto
se hicieron
numerosos. En el dIa de
hoy
son un
grupo
relativamente
pequefio cuya principal
con-
centración se encuentra en Irak e Iran.
Losmonofisitas,
por
su
parte,
rechazabanla
formula <<dos naturalezas
y
una
persona>>,
establecida
por
el Concilio de Calcedonia
enel 451,
y preferIan
decir <<una naturaleza
y
una
persona>>.
Deese modo
subrayaban
la
unidad de la divinidad
y
la humanidad en
Jesucristo.
Empero
desde el
punto
de vista
de los ortodoxosesto
parecIa negar
la ver-
dadera humanidad de Jesds,
que quedaba
absorbida
yeclipsada por
sudivinidad. Los
monofisitas eran
particularmente
numero-
SOS
-ysiguen
sidndolo- en
Egipto,
Etio-
pla y
Siria.
El cristianismo nestoriano se extendió
prin-
cipalmente
entre
personas
de
lengua
sirIaca
que
se hallabandiseminadas
por
el territorio
persa y
allende sus lImites, en el Asia Cen-
tral, India
y
Arabia. Debido a las relaciones
históricas entre la
teologIa antioquefia y
su
exponente
Nestorio de una
parte y
la cultu-

65
L
Wi

Las misiones medievales

ra sirIaca de otra, era de
esperarse que
bue-
na
parte
del cristianismo sirIaco
siguiese
el
camino del nestorianismo. Atravs de estos
nestorianos de
lengua
sirIaca, el cristianis-
mo continuó extendiéndose,
y
hubo también
algunas
conversiones entre los
persas.
Entre
estos, el más notable es
quizá
Mar Aba,
quien llegó
a ser <<Cathólicos>> de Seleucia-
Ctesifón,
y por
tanto cabeza de la
iglesia
nestoriana en toda Persia.
También los monofisitas se extendieron
por
el Oriente durante este
perlodo.
Ya hemos
hablado de la fundación de la
Iglesia Copta
en
Egipto, y
de la
Iglesia
de
EtiopIa
-am-
has monofisitas.
Empero
los monofisitas
que
más se
expandieron
durante los
prime-
ros aflos de la EdadMedia fueron los llama-
dos
<<jacobitas>>. Aunque
decfan derivar su
nombre de Jacobo el hermano del Señor, el
mismo les fue dado
especialmente despus
de la activIsima labor misionera de Jacobo
Baradeo,
quien
durante el
siglo
VI recorrió
el Oriente, de Nisibis a
AlejandrIa,
fortale-
ciendo,
organizando y propagando
el cristia-
nismo monofisita. Antes del avance delis-
lam, los
jacobitas
eran numerosos en Siria,
Mesopotamia,
Persia
yEgipto.
En todo caso, la más notable
y
distante ex-
pansión
misionera de este
perlodo
fue la lie-
gada
del cristianismo nestoriano a la China
en la
persona
del misionero
Alopdn, proce-
dente de Siria. Suobra se describe en el ila-
mado <<monumento nestoriano>>, una ins-
cripción
del año 781
que
dice 1
siguiente
acerca de la
ilegada
de
Alopén
a China en el
año 635:
Cuando el ilustre
emperador
T'ai-
tsung inauguró
su
magnIfica
carre-
ra en
gloria y esplendor...
he
aquI
que
habIa en el Reino de Ta-chin
un hombre de
gran
virtud ilamado
Alopén.
Lievado
por augurios
en el
azul del cielo, decidió ilevar consi-
go
los verdaderos oráculos,
y
oh-
servando las corrientes de los vien-

tos
llegó
tras
grandes
dificultades a
Changan.
El
Emperador
envió a su
Ministro, el
Duque
Fahn Hsuan-
ling,
a ese suburbio occidental con
una
guardia
de honor,
para
encon-
trarse con el visitante
y
ilevarle al
Palacio. Los oráculos fueron tradu-
cidos en la Biblioteca
Imperial.
Su
Majestad investigó
'<el Camino>> en
sus
propios apartamentos privados,
y
tras convencerse de su verdad
y
veracidad dio órdenes
especiales
para que
fuera anunciado...
Alopén llegó
a China
bajo
la dinastla
Tang
en el aflo 635,
siguiendo
el
antiguo
camino
del tráfico de la seda,
que
llevaba desde Chi-
na hasta
Europa.
Los nestorianos, conocidos
por
su destrezas mercantiles,
viajaban
a la
China
y
transmitIan la fe.
Hay
referencias
que
indican
que
la
primera iglesia
nestoriana
fue fundada
por
una familia
inmigrante
ha-
mada Mar
Sergis.
Es
importante
recalcar
que
para
esta fecha, la dinastla
Tang
comenzaba
una
dpoca
de tolerancia
religiosa y
revitaliza-
ción educativa
que permitió
la
apertura
al zo-
roastrismo
y
al cristianismo. Enel 638, fecha
en
que
se
presenta
un edicto de tolerancia, la
primera iglesia
cristiana fue construida en la
China con el
auspicio
del
Emperador.
66

Huella
que
la tradicián dice ser de Ma-
homa. Palacio
delopkapi,
Estambul.

HIsT0RIA GENERALDELASMIsIoNEs
Alopdn
fue bien recibido
por
la casa reman-
te
y
se dedicó a traducir las Escrituras
y
a
fundar monasterios.
Aunque
el cristianismo
introducido
por Alopénprontoconstituyó
un
grupo
notable, es casi
seguro que
la
mayor
parte
de los miembrosde ese
grupohaya
si-
do
extranjera -posiblemente
comerciantes
nestorianos-
y que
la influencia cristiana
haya penetrado
solo
muy superficialmente
en
algunos
de lo cIrculos intelectuales de la
China. Si bien esto
pertenece
a otro
perlodo
de la historia, debemos señalar
aquI que
el
cristianismo nestoriano de China no
logró
resistir la
persecuciOn
resultante de un cam-
bio de dinastIa,
y por
tanto
desapareció.

4 . Elavance delislam
Los
siglos
VI
y
VIIImarcan unodelos
pe-
rIodosmástristes enla historia delcristianismo
en el Oriente Medio
y
el norte de Africa. Du-
rante ellos se
produjeron grandes pérdidas
te-
rritoriales,
y
muchasde las más
antiguas
e im-
portantes iglesias
cristianas
desaparecieron
o
quedaronenquistadas.

En el año 622 se
produjo
la
Hegira
oco-
mienzode la era musulmana. Ala muerte de
Mahoma en el auio 632, sus
seguidores ocupa-
ban una zona limitada en la costa occidental de
Arabia,
y
no habIan
logrado
extender su in-
fluencia allende los lImitesde dicha
peninsula.
Su sucesor Omar
(634 -64 4 ),
conla
ayuda
de su
habilIsimo
general
Calid
y
de la debilidad de
los
imperios
bizantino
y persa, guió
la
conquis-
ta de Siria,
Mesopotamia, Egiptoy
buena
par-
te de Media
y
Persia.
La
conquista
de Siria fue facilitada
por
las
disensiones
producidaspor
la division
teológi-
ca entre monofisitas
y
ortodoxos. Además, el
pueblo
sirfaco era de
ongen
semita
y por
tanto
novio con demasiado
disgusto
la
llegada
de los
árabes. Enelaho634 dstos invadieron a Siria,
y
enel 636toda la
regiOn
estaba en sus manos
-excepto
las ciudades de Jerusalén
y
Cesa-
rea,
que capitularon
enlos aflos 638
y
64 0, res-
pectivamente.
Comoconsecuencia de la con-
quista
de Siria, la
porción
romana de
Mesopo-
tamia,
separada
de la
capital
bizantina, notar-
doencaer. Enel aho634 los árabes invadieron

Losárabes
conquistaron
buena
parte
del
lmperio
Romano
y
del
Imperio
Persa.Las
espadas
de los
primeros
califas,
palacio deTopkapi,
Estambul.
LII$

67

Las misiones medievales
( ,

;---7r

-

-4

1 1
_Kd~~
:--:4

Los moros invaderon
y conquista
o casi toda EspanaTapiz en e Alcázarde Sevilla.

la
Mesopotamia persa y, aunque
sufrieron
algu-
nas derrotas iniciales, en el año 637Ctesifón
capituló
ante ellos. De allI continuaron hacia el
oriente e invadieron
primero
a Media
y
des-
pus
a Persia,
pero
la
conquista
de estos tern-
torios no se
completó
sino en el año 64 9, des-
pués
de la muerte de Omar. Aun entonces, la
vieja
cultura irania continuó existiendo
y logró
imprimir
sobre la
religion
islámica de la
regiOn
su sello
particular.
En el aflo 64 0las
tropas
de
Omar,
bajo
el mandodel
general
Anir, invadie-
ron el
Egipto.
La resistencia fue leve,
pues
el
patriarca
Ciro, a
quien
el
Emperador
de Cons-
tantinopla
habI ahecho
patriarca y gobernador,
mostró carecerde firmeza de carácter
y
de vo-
luntad de resistir. En el año 64 2, al rendirse
AlejandrI a,
todo
Egipto quedó
en manos mu-
sulmanas.
El califa Otman ( 64 4 -655) no resultó ser
buen sucesorde Oman. Su
nepotismo y
sus
polfticas
fiscales
pronto
sembraron el descon-
tento,
y
las Onicas
conquistas
notables de su
califato fueron la del este de Persia
y
la de
Chipre.

Tras el asesinato de Otman le sucedió All,
pero
dste no
pudo
retenerel
podery pronto
es-
talló la
guerra
civil. Se sucedieron numerosos
pretendientes
a! califato hasta
que
en el año
692 se estableció el califato de Damasco en la
persona
de Abd-al-Malil.
A
pesar
de la disensión interna, el islam
continuó avanzando,
y
en el aflo 698 todo el
nonedeAfrica estaba en su
poder.
La
conquis-
ta de esta
region
fue dificil debido ala resisten-
cia de los bereberes. Sin
embargo, pronto
stos
adoptaron
la
religiOn
de los
conquistadores,
de
modo
que
en el aflo 71 1 la fuerza musulmana
que
invadió a
Espana
estaba formada
mayor-
mente
por
moros. La
conquista
de
Espafla
fue
fácil. Toda la Peninsula I bérica,
excepto
Astu-
rias,
quedO
en
poder
de los musulmanes. En el
aflo 720,
y luego
en el 725, las fuerzas islámi-
cas invadieron el reino franco, avanzando
por
ci oeste hasta cerca de la ciudad de Tours,
y por
el Ródanohasta más al norte de
Lyon.
La batalla de Tours en el aflo 732, cuando
Carlos Martel
logró
unavictoria sobre los mu-
sulmanes, detuvo el avance del islam en el oc-
68

HISTORIA GENERALDELAS MIsloNEs

cidente de
Europa.
Mientras
que algunos
histo-
riadorescristianos
presentan
esta victoria como
el fin del avance del islam
y
el comienzo de la
ideologla
de las cruzadas, otros historiadores
musulmanesle restan importancia
a la derrota.
Ambas
perspectivas apuntan
a lo crItico de la
batalla en relación a las dosreligiones.
Aunque
en el Oriente los musulmanes ata-
caron
repetidamente
diversas provincias
de
Anatolia,
y
hasta ilegaron
a amenazar la ciudad
de Constantinopla
en los años 716
y
717, la
frontera entre el islam y
los diversos reinos
cristianos
quedó fijada
alrededor del año720.
En esa fecha los musulmanesdominaban todo
el
antiguo Imperio
Persa, Armenia,
Mesopota-
mia, Siria, Arabia, todo el norte de Africa
y
la
casi totalidad de la Peninsula Ibdrica.
El aflo 650 marcael advenimiento del cali-
fato Abasida,
cuya capital luego
fue
Bagdad,
fundada en el aflo 762. El califato Abasida no
realizó
grandes conquistas
militares,
pero
silo-
gró
desarrollar una civilización heredera al
mismo
tiempo
de la ciencia
y
la filosofIa occi-
dentales
y
de la religion
musulmana. Con esto

culmina el
perfodo
del
primer impulso expan-
sionista del islam.
En los
paIses conquistados por
los musul-
manesel cristianismo continuó existiendo. Du-
rante el liderato de Mahoma, loscristianos
pa-
gaban
un tributo
ypodian seguir profesando
la
fe cristiana,
pero algunos
abrazaron la musul-
mana. ElCorán concedia cierta
categorIa espe-
cial al cristianismo comounode los
<<pueblos
del Libro>>
-junto
al
judaismo.
Esto evitó
que
los musulmanes
pretendiesen obligar
alocris-
tianos a convertirse,
y
hasta bubo cristianos
que participaron
en asuntos del
gobierno
mu-
sulmán. De hecho, muchosde los cristianos no
calcedonences -es decir, nestorianos
y
mo-
nofisitas-
aceptaron
el orden de sus nuevos
conquistadores proclamando
el fin de la
injus-
ticia
y
la
corrupción
anteriores. No
pocos
escri-
tores monofisitas en el
siglo
siete vieron en la
fuerza del islamseñaldel
juicio
de Diossobre
las
iglesias
ortodoxas. Por
regla general,
aun-
que
con serias
excepciones,
nohubo
persecu-
ción contra los cristianos en los territorios mu-
sulmanes.

Aunque
mucha de su
expansián
fue de orden militar, el slam inclu-
ye
tambidn una
profunda espiHtualidad.
Derviche en
Konya,Turquia.

I
I

69

Las misiones medievales

Por otra
parte,
si se colocaba al cristianismo
ysus
seguidores
en condiciones
desventajosas.
Aunque
existIa la tolerancia
religiosa, los cris-
tianos eran considerados ciudadanos de
segun-
da clase. Inclusive, aun los conversos a! islam
eran considerados inferiores a los
conquista-
dores rabes. Tambin habIa
obligaciones y
restricciones tales comovestir ciertas
ropas
Ca-
racteristicas
y
evitar toda señal externa
quepu-
dieseservir de
propaganda para
el cristianismo
-desde tocar las
campanas
de la
iglesia
hasta
criar cerdos a la vista de los musulmanes. Si
bien no se
perseguIa
de muerte a
quienes
ha-
Wan sido cristianos en
tiempos
de la
conquista
musulmana, ni
tampoco
asusdescendientes, si
existIan
penas
severas -hasta la de muerte-
para los musulmanes
que
se convirtiesen a!
cristianismo.
Uncaso en extremo interesante es el de Juan
de Damasco, el
hijo
de Mansur ibn
Sarjur,
un
cristiano siriaco
(jacobita) quesirvió comoad-
ministrador
bajo
la dinastIa
Umayyaden el
pri-
mer centro musulmán fuera de Meca en 661.
Juan de Damasco se hizo cristiano ortodoxo,
y
es famoso
por
su
gran
obra De
lafe ortodoxa.
Pero no menos
importante
es su
Dialogo
entre
un sarraceno y un cristiano. En este tratado
Juan de Damasco escribe una
apologia que
Ca-
racteriza la
misiologia
cristiana del
siglo
ocho
en el contexto musulmán. Al mismo
tiempo
que considera
que
la fe musulmana es una he-
rejia,
Juan de Damasco
provee
un modelo
pa-
ra
comprender
los mdtodos
yentendimiento de
los musulmanes
y capacitar
a los cristianos a
argumentar
con ellos sobre la fe. Los asuntos
queplantea
en este tratado
reflejan las
preocu-
paciones y
confrontaciones entre cristianos
y
musulmanes
que perduran
aün
después
de do-
ce
siglos.
En Persia, Siria
yEgipto
el cristianismo si-
guió existiendo, tanto en su rama ortodoxa co-
mo en la nestoriana
y
la monofisita. Sinembar-
go, ninguna de estas
iglesias
mostró una vitali-
dad
capaz
de
reconquistar
el terreno
perdido,
aunque
si continuaron su labor misionera cob-

cando
obispados
en el Tibet, India, China,
y
otras
regiones del centro
y
sudeste de Asia.
Con la
conquista
de
Egipto,
las
regiones
de
Nubia
yEtiopia quedaron separadas
del resto
del cristianismo,
y por
esta razón la
igiesia
en
dicha zona tendió tambidn avolverse conserva-
dora
y
a
perder su
empuje
misionero.
En el norte de Africa el cristianismo conti-
nuó existiendo durante
algüntiempo, pero
unos
pocos siglos después
de la
conquista
musul-
mana habIa
desaparecido por completo. Quizá
esto se deba a
que
el cristianismo nunca
logro
conquistar
el corazón de los más
antiguos
ha-
bitantes de la zona,
y
tambin a
que
buena
par-
te de los cristianos
emigraron
hacia Italia
y
Francia.
En la Peninsula Ibérica el cristianismo con-
tinuó existiendo, no solo en Asturias, sino tam-
bién en los territorios dominados
por
los mu-
sulmanes. Comoes bien sabido, ésta fuela más
importante regiOn que
el cristianismo
logró
re-
cobrar de manos del islam,
y
ello
por
fuerza de
armas.
Empero
la historia de esta
reconquista
pertenece
a otra
porción
del
presente capItulo.

B. Desde ci
impuiso
misionero británico
hasta las cruzadas
El avance del islam
y
la conversion de las Is-
las Británicas,
que
hemos narrado en una sec-
cion anterior, cambiaron totalmente el cuadro
de la distribución
y expansion geográficas
del
cristianismo. Hasta entonces, éste habiaencon-
trado su
eje central en la cuenca del Mediterrá-
neo, en una ancha
faja que
se extendIa desde
Constantinopla, Antioquia yAlejandria
al este
hasta Roma
yCartago
en el oeste. Con las con-
quistas musulmanas,
Antioqula, Alejandria y
Cartago perdieron
su
preponderancia como
centros misioneros,
yConstantinopla quedo
li-
mitada a extender sus esfuerzos hacia el forte,
pues
al sur
y
al este la
flanqueaba
el islam. Por
otra
parte,
la conversion de las Islas Británicas
fuetan
completa quepronto
éstas se volvieron
un centro de misiones. Con el advenimiento a!
poder
de los
carolingios y
el
consiguiente fib-

70
HI5T0RIA GENERALDELAS MIsIoNEs

recimientodel reino franco, quedó
establecido
un nuevo
eje
de vitalidad cristiana en el Occi-
dente,
que
iba desde Inglaterra
al forte hasta
Roma a! sur,
incluyendo
en su centro el reino
franco. Por otra
parte, Constantinopla
conti-
nuó existiendo como otro centro de misiones
cristianas. Este
eje europeo y
el nUcleo cons-
tantinopolitano
serán los focosdel
impulso
mi-
sionero durante el resto de la Edad Media.

1 . Las misionesen el norte de
Europa
a) Las
primeras
misiones en los Palses
Bajos
y
Alemania.
Aunque
los primeros
intentos
de ilevar el
Evangelio
a los Paises
Bajos
partieron
del reinofranco, fueron los misio-
neros
ingleses quienes lograron
establecer
firmemente el cristianismo en dichos
pal-
ses. El
primero
de estos misioneros fue Wil-
frido,
que
visitó la region
en dos ocasiones
y
bautizó a numerosos paganos
converti-
dos. Poco
después,
en el aflo 690, le
siguió
Wilibrordo, también ingls, quien llegó
a
Frisia con once compañeros
a la manera de
los
viejos grupos
irlandeses. Al tener difi-
cultadescon el
rey
frisón Radbod, Wilibror-
do se
dirigió
a
Pipino
de Heristal,
quien
le
presto
su
apoyo.
De allI
siguió
a Roma,
donde obtuvo la bendición del
Papa.
Debi-
doa los avances de Pipino
frente a Radbod,
Wilibrordo
logrO llegar
a los PaIses
Bajos y
establecerse en la ciudad de Utrecht, desde
donde
dirigió
la
expansion
del cristianismo
por
todoel sur de losPalses Bajos. Aunque
a la muerte de
Pipino
de Heristal se
siguie-
ron desórdenes en el reino franco
que
le
permitieron
a Radbod reconquistar algo
del
terreno
perdido, pronto
Carlos Martel lo-
gró
unificar el
poderlo
franco
y obligar
a
Radbod a retirase.
El más
importante
de los misioneros
ingle-
ses
que
se dedicaron a la conversion de los
frisones fue Bonifacio, cuyo
verdadero
nombre era Winfrido,
y
en quien
se
conjuga-
ban el
espIritu
aventurero caracterIstico de
los
monjes
británicos de su
época y
una as-

diente
pasión por
la conversion de los
paga-
nos. Su
primera
visita a los PaIses
Bajos
tu-
vo
poco
éxito debido a que
coincidiócon el
perIodo
de inestabilidad que siguiO
a la
muerte de
Pipino
de Heristal;
pero
Bonifa-
cio no
cejó
en sus empefios
misioneros,
y
pronto regresO
a! continente europeo.
En es-
ta ocasión fue directamente a Roma donde,
tras
algunas
vacilaciones, el
papa Gregorio
TIle dio subendición
y
lo dotó de
reliquias
que
habrian de acompaflarle
en su misión
y
fortalecerle al realizarla. Esta misión, sin
embargo,
no consistIa tanto en la
predica-
ción a los
paganos
como en la
organización
y
reforma de
iglesias ya
existentes -tarea
dsta
que
no se
ajustaba
del todo a losintere-
ses de Bonifacio. De Roma, Bonifacio
paso
a
Turingia,
donde se dedicó a la tarea
que
le
habla sidoencomendada por
el
Papa.
Pero al
saber de la muerte de Radbod, decidió re-
gresar
a Frisia,
y
allI
trabajó
durante
algunos
años
bajo
la dirección de Wilibrordo.
Luego
paso
de nuevo a Alemania,
pals
en
que
transcurrirfa la
mayor parte
de su vida. En
ese
pals,
al
igual que
en Frisia, habla habi-
doantesmisioneros francos e irlandeses,
pe-
ro
parece
ser
que
Bonifacio fue
quien
más
hizo
por
la conversion de la
region.
Tras la-
borar
por algdn tiempo
en Baviera,
paso
a
Hesse,
y luegoregresó
a Roma
para
ser con-
sagrado obispo
antes de volver a
Turingia.
En esta
region
los
antiguos
misioneros irlan-
deses hablan establecido el mismo
tipo
de
cristianismo distinto del romano
que
hemos
visto
ya
al tratar de la conversion de las Is-
las Bntánicas. La obra principal
de Bonifa-
cio entonces fue establecer la uniformidad
entre la
iglesia
de esa
region y
el resto de las
iglesias
relacionadascon Roma. Trasun ter-
cer
viaje
a Roma, Bonifacio se dedicó a re-
formar la
iglesia
en el reino franco, con el
apoyo
de las autoridades. Por Oltimo,
para
coronar una vida de
largas y
fructiferas la-
bores,
regresó
a su
primer
amor en Frisia,
donde en el año 754, teniendo unos ochen-
71
Las misiones medievales

ta de edad, murió victima de un
ataque por
parte
de un
grupo
de
paganos.
Sin
embargo,
ya
el cristianismo estaba firmemente afian-
zado en los Palses
Bajos, y
su avance no se
detuvo tras la muerte de Bonifacio.
b) Carlomagno y
la conversion de los
sajones.
Aunque
sus antecesores habIan utilizado la
fuerza de las armas
para apoyar
el
trabajo
misionero,
Carlomagno
lo hizo en un
grado
y
de unamaneranunca antes vistos. Sus ar-
mas
contribuyeron
a
completar
la conver-
sión de los frisones
despuds
de la muerte de
Bonifacio. Pero fue sobretodo en el caso de
los
sajones queCarlomagno
utilizó el
poder
de la
espada despiadadamente.
Las luchas
de
Carlomagno
con los
saj
ones
ocupan
todo
el
perlodo que
vadesdesu accesión al trono
en el año 771 hasta su muerte en el 814.
Mediante
repetidas campañas, Carlomagno
logró
establecer su
poderIoy
su
religion
en
el territorio de los
sajones.
Las rebeliones
fueron muchas, frecuentes
y sangrientas, y
Carlomagno
las
aplastó
violentamente. Tras
cada
campafia
entre los
saj
ones,
Carlomag-
no
obligaba
a los rendidos a
aceptar
el bau-
tismo, conlo cual hacIade la fe cristiana un
instrumento de sus
propOsitos politicos, y
de su
politica
un instrumento
para
la
expan-
sión del cristianismo. Acada victoria de
Carlomagno seguIan
los misioneros,
que
se
establecIan en la
region
con el
apoyo
de las
autoridades francas
y
allI se dedicaban ains-
truir en la fe alosrecién bautizados.
Si bien los
sajones aceptaron
el bautismo a
la fuerza
y
no
puede
decirse
que haya
habi-
do en ellos una
genuina
conversion antesde
bautizarse, es interesante notar
que pronto
se contaron entre losmásdecididos adalides
de la fe cristiana.
Algunos
de los
sajones
que aceptaron
el bautismo
bajo
la amenaza
de lasarmas
llegaron
a ser cristianos decidi-
dos,
ycontribuyeron después
ala
expansion
de su nuevafe entre sus
compaheros
de ra-
za. Posiblemente esto se deba, en
parte
al
menos, a un fenómeno
que
encontraremos

.;
' y
(
repetidamente
en la historia de la
expansiOn
del cristianismo. Los
sajones,
aun siendo
paganos,
creian
que
habIacierto poder
en el
bautismo, de tal modo
que
unavez que
eran
bautizados
quedaban
abandonados
por
sus
dioses
y
no les
quedaba
otra alternativa
que
ser fieles
seguidores
de Jesucristo, tal como
ellos entendlan lo
que
esto significaba.
En
todo caso, tenemos
aqui
una
prueba sorpren-
dente del hechode
que
no
siempre
el usode
lasarmas llevaauna
aceptación
efImeradel
cristianismo. Ytenemos también un
ejem-
p1o
del modo en
que
ese mismo cristianis-
mo,
adaptado
aculturas
y tiempos
violentos,
es
capaz
de
adoptar
la violencia como méto-
do misionero.
72
Estatua ecues:re de
Cadomagno.
Catedral de San Pedro, Roma
L
HIsT0RIA GENERALDELAS MIsIoNEs

Por otra
parte, hayque
recalcar
que
los me-
todos
empleados
en la misión
impactan
ci
contenidomismodel
mensaje que
se comu-
nica. En el casode los
sajones,
los mdtodos
violentos de
Carlomagno y
sus
ejércitos
francos se combinaron con las tradiciones
Micasde los
sajones
mismos
para producir
una version del
mensaje
cristiano
cargada
de
imágenes
violentas. Esto
puede
verse en
ci
poema
anónimoHeliand, una
larga poesIa
de casi seis mil lIneas, escrita
por
un bardo
sajón pocos
años
despuds
de la conversion
del
pals por
la fuerza de las armasfrancas.
En ese
poema,
Jesus es el
guerrero por
exce-
lencia,
jefe
de una banda de doce valientes
aventureros. En la historia de su nacimiento,
en
lugar
de
ovejas ypastores, hay
caballos
de bataila
y
sus
guardias.
Dada tal lectura
del
mensaje
cristiano, no ha de extrañarnos
ci
que
bien
pronto
los mismos
sajones
se
lanzaran a la tarea de convertir a sus vecinos
por
fuerza de las armas.
c)
La ,nisión a los escandinavos:
Ansgar.
Po-
co
despuCs
de la muerte de
Carlomagno,
aparece
en la historia
europea
el fenómeno
de una nueva serie de invasiones
que
otra
vez amenazaban la civilización existente. Se
trataba de lasinvasiones de los normandos o
escandinavos, un
pueblo guerrero
de raza
germánica que
acostumbraba atacar lascos-
tas de los
palses
vecinos a fin de
apoderarse
de sus
riquezas.
Su cosmovisión
religiosa,
por
ser Un
grupo germánico,
era
muy
simi-
lar a la
que
hemos
explicado
arriba
pam
otros
pueblos
de
semejante
tradición. Al
principio,
estos normandos se limitaban a
ataques
momentáneosen los
que saqueaban
ci territorio invadido,
y especialmente
sus
iglesias y
monasterios,
para
retirarse inme-
diatamente . Más tarde comenzaron a esta-
blecer colonias en
algunos
de los
palses que
acostumbraban invadir,
y
asi
liegaron
a esta-
blecerse en el este de
Inglaterra,
en Irlanda,
en Islandia
y
en Groenlandia. Al establecer-
se en
paises
cristianos, los normandos

tralan la ruina de las
iglesias que
aili exis-
tian,
pero
a la
larga aceptaban
la fe del
pue-
blo
conquistado y
recibian ci bautismo.
Puesto
que
las invasiones de los normandos
coincidieron con el ocaso del
poderlo
caro-
lingio,
nofue
posible
realizar entre elios una
misión
semej
ante a la
que
anteshabla ileva-
do a cabo Bonifacio entre los frisones. Al
principio,
losilnicos cristianos
que liegaban
a Escandinavia eran los cautivos de los vi-
kingos
-aventureros
y
saiteadores norman-
dos-o
aiguno
u otro normando
que
habIa
aceptado
la fe cristiana en unode sus
viajes.
A
principios
del
siglo
IX
aparece
en escena
la
figura
de
Ansgar
o Askar,
monje sajón
que
dedicó toda su vida al
trabajo
misione-
ro entre los escandinavos. Debidoa circuns-
tancias
polIticas,
un
rey
danés
y luego
uno
sueco
pidieron
misioneros a la corte del
rey
franco LudovicoPlo. Tras
aigunos
esfuerzos
infructuosos
para conseguir personas
intere-
sadas en esa labor, Ludovico decidió enviar
a
Ansgar, monje que pertenecla
a un mo-
nasterio de la
vieja
tradición de lona.
Ansgar
estabieció su centro de
operaciones
en la
ciudad de
Hamburgo, y
de alll
viajó repeti-
damente a Dinamarca
y
Suecia. Atravds de
la influencia de Ludovico Plo, Roma esta-
bieciO un
arzobispado
en
Hamburgo y
cob-
có a
Ansgar
en dicha sede. Además de via-
jar personaimente
a los territorios de su mi-
sión,
Ansgar
envió sacerdotes a
que predica-
sen entre los escandinavos,
y
al ver nifios
daneses
expuestos
a la yenta como escla-
vos, los
compró para
adiestrarios en el traba-
jo
misionero. Al
presentar
ci
evangeiio,
Ansgar predicaba
a Cristo comoun dios
po-
deroso
capaz
de dar a sus
seguidores
Ia Vic-
toria en la batalla. Puesto
que
este
tipo
de
mensaje
era afin con la cosmovisión reii-
giosa y
cultural de los escandinavos, no fue-
ron
pocos
los
que
lo
aceptaron. Aunque
no
tenemos noticias de
que
las comunidades
cristianas estabiecidas
por Ansgar y
los su-
yos
en los
palses
escandinavos
hayan
conti-

73
Las misiones medievales

nuado
por largo tiempo,
no cabe duda de
que
através de ellas los escandinavos cono-
cieron
algo
del carácter del cristianismo, y
que
de este modose fue
preparando
el cami-
no
para
las misiones futuras. Porotra
parte,
la sede de
Hamburgo,
fundada
por Ansgar,
constituyó
unode los centros de
trabajo
mi-
sionero en Escandinavia en los años
por
ye-
nir,
y
su
papel
en la conversion de la
region
no fue
despreciable.
d) La conversion de Escandinavia: Dinamar-
Ca. De
igual
manera
que
el
poderIo
carolin-
gio jugó
un
papel preponderante
en la con-
versiOn de los
sajones,
asI tambiénel nuevo
poderlo sajón
fuede
primordial importancia
para
la conversion de Escandinavia. A
prin-
cipios
del
siglo X, con
Enrique
el Halcone-
ro, comenzó un
perIodo
de
expansion sajo-
na
que
más tarde darIa
lugar
al Sacro
Impe-
rio Romano Germánico,
cuyo primer
em-
perador
fue Otón I,
hijo
de
Enrique
el Hal-
conero. Debido al
prestigio
de este naciente
imperio, ya
convertido al cristianismo
y
en
proceso
de hacerse cada vez más
germánico
y
menos latino, sus vecinos daneses,
y
más
tarde el resto de los escandinavos, comenza-
ron a sentir el
impacto
del cristianismo so-
bre sus fronteras.
Repetidamente encontra-
remos
reyes
escandinavos
que, por razones
de afinidad cultural conel cristianismo
ger-
mánico
ypor
otras
que
no resultan del todo
claras,
aceptan
la fe cristiana
y
tratan de im-
plantarla
en sus dominios.
El
primero
de estos
reyes
fue Harald Blaa-
tand (Haroldo Dienteazul),
poderoso rey
de
Dinamarca
y
también de
Noruega, que
hizo
todo lo
posible por
establecer el cristianismo
en sus dominios. Sin
embargo,
su
hijo
SvendI se
opuso
al
gobierno y
alas medidas
religiosas
de su
padreydirigió
unarebeliOn
en la
que
le dio muerte
y
se
apoderó
de su
trono. Como era de
esperarse,
a esto
siguió
una reacción
pagana.
Fue el nieto de Harald Blaatand e
hijo
de
Svend, llamado KnudoCanuto,
quien logró

74

restablecer el cristianismo en Dinamarca.
Primero Knud
logró
hacerse dueflo de la
parte
de
Inglaterra que
estaba en manos da-
nesas,
y
más tarde
llegó
a
gobernar
a Dma-
marca,
Inglaterra yNoruega.
Knuderacris-
tiano convencido, e hizo todo cuanto estuvo
a su alcance
para lograr
el establecimiento
de su fe en sus dominios,
aunque
no tene-
mos noticias de
que haya pretendido impo-
ner el bautismo asus siibditos
por
la fuerza
de las armas. Su
profunda
fe le
impulsó
a
hacer un
peregrinaje
aRoma, a
pedirle
al ar-
zobispo
de
Canterbury que consagrase
tres
obispos para
Dinamarca -lo cual natural-
mente
disgusto
al
arzobispo
de
Hamburgo-
y
ainteresarse
por
la instrucciOn cristiana de
sus siibditos. Menos de setenta años des-
pués
de la muerte de Knud, Dinamarca lie-
go
a tener su
jerarquIa
eclesiástica
propia,
con un
arzobispo
en la ciudad de Lund
-
que hoypertenece
aSuecia.
e)
La conversiOn de Escandinavia:
Noruega.
Aunque
antes hubo cristianos en
Noruega,
la conversiOn de ese
pals
tuvo
lugar
median-
te la
presión que ejercieron algunos
de sus
reyes cristianos. El
primero
de éstos fue
Haakon el Bueno,
hijo
del fundador del rei-
no
noruego, quien
habIa sido bautizado en
Inglaterra.
Haakon hizo todo lo
posible por
lograr
la conversion de los
noruegos, pero
la
mayorIa
se
negó
a
aceptar
el bautismo e in-
sistió en
que
su
rey
deberfa
participar
de los
viejos sacrificios
paganos.
Por fin, Haakon
sucumbió a esta
petición y participó
de la
came
y
la bebida del sacrificio. Se dice
que
mástarde,
poco
antes de morir, diomuestras
de
arrepentimiento por
su
apostasIa.
Tras la muerte de Haakon el Bueno se si-
guieron disturbios internos durante los cua-
les Harald Blaatand de Dinamarca
logró
ha-
cerse dueflo de
Noruega.
Sin
embargo,
los
esfuerzos de Harald
por lograr
el estableci-
rniento de su fe no resultaron fructIferos.
Los dos
reyes noruegos que lograron
im-
plantar
definitivamente el cristianismo en
HISTORIA GENERALDELASMISIONES

sus territorios fueron Olaf
Tryggvason y
Olaf Haraldson.
Olaf Tryggvason, quien
habla nacido en el
exilio
y cuya juventud
transcurrió en Rusia
e
Inglaterra,
trató de
implantar
el cristianis-
mo cuando, a fines del
siglo
décimo,
logró
hacerse dueflo del reino
noruego, que
habIa
sido fundado
por
su bisabuelo, Harald Haar-
fager.
Sus mdtodos fueron violentos,
y
no
vacilO en hacer uso del destierro
y
aun del
castigo
fIsico. En otras ocasiones, median-
te diversas clases de concesiones,
compra-
ha el favor de la asamblea de
dirigentes
de
una
region y
hacIa
que
éstos decidiesen
que
la
region
se hiciera cristiana. Fue
por
sus es-
fuerzos
que
el cristianismo se extendió a la
colonia escandinava de Islandia
y luego
a la
de Groenlandia, para por
fin
ilegar
conLeif
Ericson a las costas de Amrica del Norte
-ala
region que
Leif llamOVinland o tie-
rra del vino. Sin
embargo,
no tardó en sur-
gir
un fuerte movimiento de
oposición
a la
polItica
de Olaf. Este movimiento contaba
con el
apoyo
de Svend I de Dinamarca, y
culminó en una batalla en la
que
Olaf
per-
dió la vida
y
el reino.
Noruega paso
a ma-
nos de Svend
y
de la reacción
pagana.
Diecinueve afios más tarde, Olaf Haraldson
logró reconquistar
la
independencia
de Nor-
uegay
se dedicó a continuar la obrade con-
version iniciada
por
Olaf
Tryggvason.
Sus
métodos no eran tan violentos como los de
su homónimo, aunque
no vacilaba en usar la
fuerza cuando le
parecIa
necesario. Sus es-
fuerzos cesaron cuando de nuevo
apareció
un movimiento de
oposición y
Olaf
perdió
su trono
y
la
independencia
de su
pals,
esta
vez en provecho
del
rey
Knud de Dinamar-
ca. Pero
ya
la obra de Olaf estaba hecha
y,
además del hecho de
que
el
propio
Knud
era tambidn cristiano, la conversion de los
paganos que quedaban
en
Noruega
conti-
nuarla sin detenerse.
f)
La conversion de Escandinavia: Suecia. Al
igual que
en los casos de Dinamarca
y
Nor-

uega,
la conversion de Suecia tuvo
lugar
me-
diante la adhesion de ciertos
reyes
a la fe
cristiana. El
primer rey
cristiano acerca del
cual tenemos noticias
fidedignas
es Olov
Skotkonung, quien gobernó
a
principios
del
siglo
XI. Por otra
parte,
no debemos olvidar
que
mucho antes
Ansgar
habIa realizado sus
viajes
misioneros a la
region y que
alll ha-
Wan
quedado
comunidades cristianas de las
cuales no tenemos más noticias,
pero cuya
influencia debe haber
persistido.
Entodo ca-
so, los sucesores de Olovfueron en su mayo-
nacristianos
quienes
trataron de llevar a sus
slbditos a
aceptar
su fe. Rara vez se utilizó
la fuerza fisica
para lograr
este propósito.
Puesto
que
la conversion de Suecia fue unos
den aflos más tarde
que
la de Dinamarca
y
Noruega,
se vio favorecida
por
un movi-
miento de
despertar religioso que
existIa en
todo el cristianismo occidental
ycuyos prin-
cipales exponentes
fueron, primero,
el mon-
je
Hildebrando,
que llegó
a ocupar
el trono
papal bajo
el nombre de Gregorio
VII,
y
lue-
go
el
monaquismo
cisterciense. Debido a es-
to, la conversion de Suecia fue en cierto sen-
tido más
rápida y
más profunda.
Es
importante
señalar
que
en la conversion
de los
palses
escandinavos se siguió
un m&
todo
que
se
ajustaba
a las estructuras socio-
logicas,
culturales
y polIticas
de dichos
pa-
Ises. Era costumbre de los escandinavos lie-
var todas las decisiones de importancia
a
una asamblea de los principales personajes
de una
region.
En esta asamblea,
que
lleva-
bael nombre de Thing, se tomaban decisio-
nes
que luego
serIan
adoptadas por
todos.
En
repetidas
ocasiones
-y
sobre todo en el
caso de la conversion de Islandia,
que
no
hemos discutido
aqul, pero que
tuvo
lugar
mediante una decision de la asamblea
gene-
ral o
Aithing-
los
reyes
o los misioneros
que pretendlan lograr
la conversion de una
comunidad
planteaban
la cuestión ante el
Thing, y
éste debatIa
y
decidIa
por
todos si
deblan o no
aceptar
el cristianismo.
Aqul

75
Las misiones medievales

tenemos un
ejemplo
de un método misione-
ro
que
se ha
seguido
en muchas
partes
del
mundo y en distintos momentos de la histo-
na,
y
en el
que
no se buscan conversiones
individuales entre
quienes
no
piensan
en tér-
minos individualistas, sino
que
se
acepta
la
estructura
sociológica,
cultural
y poiltica
co-
lectivista del pueblo cuya
conversion se bus-
Ca,
y se plantea el
Evangelio,
no a indivi-
duos
particulares,
sino ala comunidad como
un todo.

2. Lasmisiones en
Europa
Central
Al
aceptar
los escandinavos la fe cristiana,
quedaba prácticamentecompletada
la conver-
sión de los
pueblos germánicos que
desde fi-
nesde la Edad
Antigua
invadieron el occiden-
te de
Europa.
Sin
embargo,
habia en
Europa
central otros
grupos
no
germánicos que
habf-
an
Ilegado
allI como
pante
de la
gnan migra-
ción
que empujó
a los
germánicos
hacia ]as
frontenas romanas. Casi todos estos
grupos
eran eslavos,
aunque
habIa otros de
importan-
cia tales como los ávaros
y
los
magiares
o
hüngaros.
Dunanteel
penIodoque
estamoses-
tudiando el cristianismo occidental comienza
a extenderse hacia los territonios
ocupados por
estos pueblos. Comoera de
esperarse,
esta ex-
pansion geográfica fue algo posterior y
más
lenta
que
Ia
expansion
en los territorios ocu-
pados por los germanos, que
estaban máscer-
ca de la
Europa occidental cristiana, tanto
ge-
ográfica como culturalmente.
Luego
la con-
version de estos
pueblos
no
llegó, durante el
perlodo que
estamos estudiando, al nivel a
que llego la conversion de los
pueblos germá-
nicos. Por otra
pante,
las fronteras en la Euro-
pa central enan mucho más fluidas
que
las de
Europa
occidental,
y esto dificulta el
que
ha-
gamos
un estudio detenido de la
expansion
de
la fe cristiana en esos palses. Además, el
pro-
ceso de conversion en ]as distintas
regiones
de
Europa
central
repite
de tal manera las mis-
mas caracterIsticas
que basta con
que haga-
mos
algunos comentanios generales y diga-

mos
algo
acerca de los más
importantes
mi-
sioneros
que
fueron a la
regiOn.
Las
primeras
misiones cristianas a los
pue-
blos establecidos en
Europa
central tienen
lugar
aproximadamente
durante el
gran
florecimien-
to del
poderlo carolingio.
Más tarde, el crecien-
te
poder
de
Sajonia y
de su
vástago,
el Sacro
Imperio
Romano Germánico, vino a
ocupar
el
vacIo
politico que
habla
dejado
el desmem-
bramiento del
Impenio Carolingio.
Por otra
parte,
debido a su
posición
entre Roma
y
Constantinopla,
esta zona fue centro de ten-
sión entre ambas sedes,
que
se
disputaban
la
autonidad sobre los nuevos
campos
misione-
ros. Por esta razón, al estudiar la
expansion
del cristianismo en el centro de
Europa,
es ne-
cesanio tener en cuenta tres factores: la
presión
polftica
e
imperialista, primero carolingia y
luego
del Sacro
Impenio
Romano Germánico;
la sede romana
y
su rival en
Constantinopla; y
los intereses
imperialistas pero
limitados del
Imperio
Bizantino.
Detodos los
pueblos
establecidos en el cen-
tro de
Europa
el más
importante
era el de los
eslavos. Los
primeros
cnistianos entre los esla-
vos
aparecieron por
razOndelcontacto con sus
vecinos cristianos -los
sajones
al occidente
y
el
Imperio
Bizantino al sur.
Empero,
el más
notable esfuerzo misionero es el
que
lievaron a
cabo dos hermanos, de nombre Constantino
y
Metodio, en el
siglo
IX. Estos hermanos fueron
originalmente
misioneros del cristianismo bi-
zantino,
aunque
su
trabajo
culminO
bajo
los
auspicios
de Roma. Debido asu
importancia, y
debido tambiénal hecho de
que
en ella se des-
cubren los diversos factores
que
hemos
apunta-
do más arniba, narraremos la historia de estos
dos hermanos. Antes de
partir para
Moravia,
dondecomenzarIan su misión entre los eslavos,
Constantino -a
quien
la histonia conoce como
Cirilo-
y
Metodio tenfan
ya
cierta
experiencia
como misioneros. Constantino habIa sostenido
disputas
con los musulmanes,
y
tanto él como
Metodio habIan
participado
de una misión en
Crimea. Por otra
parte,
es
posible que
ambos

76
HI5T0RIA GENERALDE LAS MIsIoNEs

conociesen
algo
del idioma eslavo antes de
par-
tir
para
Moravia,
pues
se criaron en Tesalónica,
donde habla un fuerte nümero de habitantes de
origen
eslavo.
La misión de Constantino
y
Metodio co-
menzó cuando el
prIncipe
moravo Ratislao
pi-
dió al
emperador
de Bizancio,
Miguel
III,
que
le enviase misioneros cristianos. Es difIcil sa-
ber las verdaderas razones de esta
peticion.
Quizá
Ratislao
querIa
contrarrestar la influen-
cia occidental
que
se hacIa sentir a través de la
union entre el cristianismo
y
el
imperialismo
politico que
era caracterIstica de sus vecinos
occidentales. Quizáse
dejó
ilevar sencillamen-
te
por
el
prestigio
del
patriarca
Focio, uno de
loshombres mássabios
que hayajamásocupa-
do la sede
constantinopolitana.
En todocaso, el
Emperador Miguel
III decidió enviar a losdos
hermanos, Constantino
y
Metodio, en
respues-
ta a la
petición
de Ratislao.
Aunque
estos dos misioneros se dedicaron
arduamente a la conversion e instrucción del
pueblo
al
que
habian sido enviados, el
aspecto
más
importante
de su obra está en la confec-
ción de un alfabeto mediante el cual fue
posi-
ble reducir el idioma eslavo a la escritura
y
tra-
ducir los
primeros
libros cristianos a ese idio-
ma. Al
parecer, ya
antesde
partir
en su misión,
Constantino habia comenzado su version de la
Biblia al eslavo. Una vez en Moravia, tanto
Constantinocomo Metodio se dedicaron a esa
labor. Este es un
ejemplo
másde los muchos
casos en
que
el interds misionero llevó a os
cristianos a crear los medios necesarios
para
re-
ducir un idioma a la escritura
y
a establecer
una dinámica intercultural
cuyos
efectos sobre
la contextualización de la fe cristiana estamos
apenas
comenzando a entender mejor.
Además de la Biblia, Cirilo
y
Metodio tra-
dujeron
al eslavo la
liturgia
de la Iglesia, y
es-
to es
importante por
el modo en que
ilustra la
tensiOn existente entre las fuerzas misioneras
occidentales
y
las
que provenIan
del Oriente.
En Oriente era costumbre celebrar la liturgia
en
el idioma vernáculo de cada
población.
En el

Occidente,
por
el contrario, se habia acostum-
bradocelebrar la
liturgia
solamente en
griego y
más tarde en latin. Por esta razón, además de
por
celos
politicos,
los
obispos germánicosque
ya
comenzaban a
trabajar
entre los eslavos se
opusieron
decididamente a la obra de Cirilo
y
Metodio
-y
esto a
pesar
de
que
la
propia
Ro-
ma autorizó el uso de la
liturgia
traducida. De-
bido a esta tension
siguió
una serie de vicisitu-
des
que
no es necesario relatar
aquI, pero que
muestran cómo la vida toda de Cirilo
y
Meto-
diotranscurre en mediode un torbellino de ce-
los entre Roma
y Constantinopla, y
entre los
poderes politicos
de Bizancio
y
del
Imperio
Romano Germánico. En cuantoa los hermanos
en cuestión, hicieron todo lo
posible por
resol-
ver esta tension
viajando repetidamente
a Ro-
ma
y logrando
el
apoyopapal para
una misión
que
en sus
orIgenes
era oriental. Sin embargo,
esto sirvió de
poco y
los
obispos germánicos
continuaron
oponiéndose
a la misión de Cirilo
y
Metodio, no solo abiertamente, sino tambidn
con
intrigas polIticas.
Como era de
esperarse
debido no solo a la
division entre los
propios
misioneros, sino tam-
bién a la
magnitud
de la obra, Cirilo primeroy
Metodio
despuds
murieron sin ver completada
la tarea de la conversion de los eslavos. Sin
embargo,
sus traducciones,
y
sobre todo el al-
fabeto eslavo
que
habian
preparado,
fueron a la
postre
el
gran
instrumento
que
sirvió para
lle-
var el cristianismo a los
pueblos que
hablaban
esa
lengua -y
es todavia el alfabeto
que
utili-
zan varias
lenguas
de
origen
eslavo, como el
ruso.
Tras la muerte de Cinlo
y
Metodio, el cam-
p0
misionero entre los eslavos
siguió
dividido
entre la
iglesia
bizantina
y
la occidental. Fue
sobre todo en Rusia
que
la
iglesia
oriental ile-
vó a cabo su labor misionera
-pero
esa histo-
na
corresponde
a otra sección del
presente
ca-
pitulo.
En la
parte
occidental del territorio es-
lavo -lo
que
es
boy
Polonia, Estonia, Lituania
y
Latvia- fue el Occidente, mediante el poder
de ] as armas del
Imperio
Romano Germánico,

77
Las misiones medievales

el
que
llevó a cabo la conversion formal de la
población.
Es interesante notar
que
los
sajones, quienes
un
siglo antes hablan sido ilevados al cristianis-
mo
por
la fuerza de las armas de
Carlomagno,
ahora
aplicaban
el mismo mtodopara ilevar el
cristianismo a sus vecinos orientales los esla-
vos. Ya desde
tiempos
de
Enrique
el Halcone-
ro,
y
sobre todo con el
gran floreciniiento del
poderfo sajón bajo Otón I , los distintos
pueblos
eslavos se vieron uno tras otro
impelidos
a
aceptar
el cristianismo
por
la fuerza
superior
de
las armas
germánicas.
En diversas
regiones, y
especialmente
en las costas del Báltico, la con-
version se llevó a cabo de unamanera
que
era
una
simple repetición de la conversion de los
sajones bajo Carlomagno.

Hubo, sin
embargo, otro factor
que
contri-
buyó
a la conversion de los eslavos. Este fue
la uniOn del sentimiento nacionalista con el
cristianismo. Un caso
tI pico
de esto es el de
Polonia, en
cuya unificaciOn el cristianismo
jugó
un
papel preponderante.
Lo mismo
pue-
de decirse acerca de los
hOngaros, aunque
s-
tos no son un
pueblo
eslavo. En la cristaliza-
ción del sentimiento nacional
hOngaro, y
so-
bre todo en la obra de sus
reyes Geisa y
Este-
ban, el cristianismo
jugO
un
papel
de
primera
magnitud.

3 . La
Expansion
del cristianismo bizantino
Debido al avance del islam, el cristianismo
bizantino se vio limitado a extenderse hacia
el noroeste, en la Peninsula Balcánica,
y
ha-
cia el norte, es decir, lo
que es hoyRusia.
a) La conversiOn de
Bulgaria. El primer epi-
sodio notable en la
expansion
del cristia-
nismo bizantino en el
perI odo que nos ocu-
pa
fue la conversion de
Bulgaria. Aunque
antes habia habido en ese
pais misioneros
tanto latinos como bizantinos, el cristianis-
mo en
Bulgaria
recibió su
mayor impulso
cuando el
rey
Boris
acepto
el bautismo.
Tanto el cristianismo occidental como el
bizantino buscaban la alianza de
Bulgaria,

que
se encontraba en la frontera entre am-
bos. Cuando en cierta ocasiOn las
tropas
bülgaras
se encontraban luchando
junto
a
las
germánicas,
los bizantinos
aprovecha-
ron
para
invadir a
Bulgaria yexigir que
el
rey
Boris
aceptase
el bautismo
y
se decla-
rase siibdito del
emperador
bizantino Mi-
guel
I I I . Boris
aceptó y
desde entonces se
dedicó a
propagar
la fe cristiana en sus te-
rritorios. Quiza
lo
que
le llevó aesto fue el
interés de utilizar el cristianismo como un
medio
para quebrantar
el
poder
de los no-
bles,
que
se
oponfan
a la centralizaciOn
monárquica yque
al mismo
tiempo
defen-
dian las
viejas
costumbres
paganas.
Como
era de
esperarse, surgió
una reacción entre
los nobles
paganos, pero
Boris la
aplastó
definitivamente. A
partir
de entonces, los
bautismos se
multiplicaron,
al mismo tiem-
P0que
Bizancio
y
Roma se
disputaban
la
hegemonia
sobre el nuevo territorio cris-
tiano. Tras
largas
idas
y
venidas, Boris se
decidió
por
el cristianismo oriental
y
éste
correspondió
asus favores
consagrando
un
arzobispo bOlgaro,
con lo cual
quedó fija-
da una relación estrecha entre
Bulgaria y
Constantinopla.
Cuando Boris renunció al trono
para
retirar-
se a un monasterio, le sucedió su
hijo
Sime-
on.
Aunque
éste tuvo al
principio algunas
dificultades con una
guerra
civil,
logró
con-
tinuar la obra de la conversion de
Bulgaria.
Debido a
que
SimeOn habI a sido
monje y
tenI a una
profunda comprensión
del carác-
ter del cristianismo, la conversion de
Bulga-
ria fue más
profunda que
la de otros
pue-
blos en los
que
hubo también una conver-
sión en masa. SimeOn se
ocupó
de
que
se
tradujesen
al
bOlgaro
libros cristianos,
y
uti-
lizó a
algunos
de los
discI pulos
de Cirilo
y
Metodio
para ayudar
en la obra de conver-
sión e instrucciOn de sus stibditos eslavos.
Además, Simeón se
ocupó
de establecer
y
defender la
independencia
de
Bulgaria
to-
mando
para
si el titulo de
Emperador y
ha-

78
HISTORIA GENERALDELASMIsIoNEs

ciendo nombrar un
patriarca bdlgaro,
de
modo
que
la
iglesia
en ese
pals
fuese auto-
cefálica -es decir,
que
tuviera su
propia
cabeza.
b)
La conversion de Rusia. La más notable
expansion
bizantinadurante el
perIodo que
nos
ocupa
fue la
que
tuvo
lugar
hacia el
norte, en lo
que boy
es Rusia. Estazona es-
taba habitada
por
eslavos,
pero
sobre ellos
dominaban invasores escandinavos
que
se
hablan establecido
primero
en la ciudad de
Novgorod y luego
en la de Kiev. Al mismo
tiempo que
sus
parientes
en Escandinavia
aceptaban
la fe cristiana, los señores de
Kiev
aceptaban
esamismafe,
aunque
en su
forma bizantina.
Nosabemoscómo
llegó
el cristianismo por
primera
vez a! reino de Kiev. Flabia en
Constantinopla
soldados rusos
que
servIan
bajo
el
Emperador, y
es
probale que algunos
de éstos
hayan aceptado
el cristianismo en
dicha ciudad
y hayan regresado
a su
pals
natal llevando
consigo
su nuevafe. Tambidn
el patriarca
Focio
y
mástarde el
emperador
Basilo I enviaron misioneros a! reinoescan-
dinavo
que
se extendIa hacia el forte.
En todo caso, sabemos
que
a mediados del
siglo
Xla reina
Olga
se convirtióa! cristia-
nismo e hizotodocuantoestuvo asu alcan-
ce
por
extender su fe entre sus sdbditos. Re-
alizóla
mayor parte
de sus contactos conel
Occidente,
especialmente
através del em-
perador
Otón I,
y
no
parece que
susesfuer-
zos
hayan
tenido
mayores
consecuencias
directas.
Fue un nieto de
Olga,
Vladimir,
quien
ver-
daderamente hizodel reino de Kiev un rei-
no cristiano. Esto fue a fines del
siglo X,
pero
no sabemos
qué
razones lievaron a
Vladimir a
aceptar
la fe cristiana y
mucho
menos
qué
le hizo inclinarse haciaBizancio
msbien
que
hacia Roma.
Tampoco
sabe-
mos aciencia cierta
qué
hizo Vladimir en
favor de la conversion de sus sübditos a!
cristianismo.
Segiin algunas
fuentes, Vladi-

mir, al
igual que
los
reyes
escandinavos de
Noruega,
hizouso de la fuerza
para obligar
asus stibditos a
aceptar
el bautismo.
Segdn
otras versiones, su obrafue más
pacIfica, y
consistiósobre todoen fundar monasterios,
establecer cortes eclesiásticas,
importar
reli-
quias
e iconos
y
estimular la obra misione-
ra. Se narra
que
Vladimir bizo
que
la estatua
del DiosPenin en el
tope
de la montanamás
alta de Kiev, con su cabeza de
plata y bigo-
tes de oro, fueradestruida. Mástarde suhi-
jo
Yaroslav continuOsuobra, tomando
espe-
cial interds en la
producción
de literatura
cristiana en
lengua
eslava. Desde entonces
la tradición ortodoxa se convirtiO en la reli-
giOn
de Rusia,
y gozó
del
apoyo
del estado
hastael 1917.
Los
<<monjes
colonos>> también participaron
en la
evangelizaciOn
de las tribus finlandesas
en Rusia. Unavez más, el monaquismo
se
convierte en un vehIculo de
evangelización
y
simultáneamente comunicala civi!ización
rusa de su
época. A!gunos
historiadores or-
todoxos señalan
que
en estos <<monjes
cob-
nos>> se manifiesta una
espiritualidad
en la
que
se abandonan los
placeres
el mundo
pa-
ra
luego
volver aese mismomundoa lievar
el
Evangelio.
Finalmente, merece menciOn la obra de un
laico, TrIfono,
quien trabajóy llevóen evan-
gelio
a los
lapones
en la regiones
norteñas
de Rusia.
Aunque
la conversiOn de Rusiaparece
haber
sido
muy superficial,
es notable que
el ens-
tianismo en ese
pals
resistió las invasiones
de los
mongoles
en el
siglo
XIII, pues yapa-
ra esafechaera uno de los
pilares
de la cre-
ciente identidad naciona! rusa,
y que
salió
de esas dificultades aun más pujante
de lo
que
antes hablasido.
Conel correr del
tiempo,
el cristianismo ru-
so
llegarIa
a tener tanta o más
importancia
que
su
iglesia
madre en Bizancio, atal extre-
mo
que
MoscUha sido considerada la <<ter-
cera Roma del cristianismo.>>

79
Las misiones medievales

'

f

1

Pronto
surgió
a
Ieyenda
de
que Santiago
descendla del cielo a combatir en
pro
de
Ids crstianos
Representación
de
<Santlago
Matamoros> en la catedral de Granada.

4. El cristianismo en el Oriente
Durante el
perIodo que
estamos estudiando,
el cristianismo en las
regiones conquistadas
por
el islam no
logró escapar
a!
enquistamien-
to en
que
habIacaIdo. Sabemos, sin
embargo,
que
el cristianismo nestoriano continuó exten-
diéndose lentamente hacia el norte del Asia
central. Tenemos noticias de cierto
rey
turco
que
afines del
siglo
VIII
acepto
la fe cristiana,
y
tambidn de la
expansion
de esafe a
principios
del
siglo
XIentre los
pueblos
nómadasdel Tur-
questán
chino.
En la China un
emperadorque
favorecia el
taoIsmo ordenó una
persecución que destruyó
las
pequeñas
comunidades cristianas
que
ha-
Man
aparecido
a través de la obra de
Alopén y
quizá
otros misioneros.
En todo caso, la escasez de datos concretos
acerca de la
expansion
cristiana en estas
regio-
nes muestra
que,
si hubo tal
expansion,
sta no
fue lo suficientemente duradera como
para
de-
jar
testimonio de su existencia.

5. La
ofensiva
contra el islam
Durante el
perlodo que
nos
ocupa,
los cris-
tianos hicieron
pocos
intentos de
lograr
la con-
version de los musulmanes
por
medios
pacIfi-
cos
y por
la
persuasion
verbal. Hubo, sin em-
bargo,
tres intentos notables de
reconquistar
militarmente la tierra
que
habIa sido tomada
por
los musulmanes. Estos tres son: la Recon-
quista
de
Espafla,
el establecimiento del reino
normando de Sicilia
y
las Cruzadas.
a) La
Reconquista
de
España.Aunque
las hor-
dasmusulmanas
lograron conquistar
la casi
totalidad de la Peninsula Ibérica,
siempre
quedaron
ciertos focos de resistencia en los
montes Cantábricos
y
en los Pirineos.El
pri-
mero de estos dos locos de resistencia esta-
ba formado
por
cristianos descendientes de
] as
antiguos visigodos.
De hecho, solo diez
aflos
después
de la invasion, Asturias
apare-
ce en la historia como centro de resistencia
a!
poderIo
musulmán.En los Pirineos, la
oposición
a los musulmanes se debió sobre

80
HIsT0RIA GENERALDE LAS MISI0NES

todo a la influencia del cercano reino franco.
De las montañas asturianas, los cristianos
descendieron a Leon, donde establecieron
un nuevo centro de resistencia. Mástarde, al
separarse
Castilla de la
monarquIa
leonesa,
aparecerIa
ci más
importante
estado
espa-
no! . En las laderasde losPirineos, el
origen
de Navarra,
Aragon y
Cataluña muestra la
influencia franca.
Las
primeras
batallas de la
Reconquista
tuvie-
ron
lugar
al norte del rIo Duero. Al
parecer,
todas estas batallas fueron de mucha menor
importancia
de to
que podrIan
hacemos
supo-
ner los cronistascristianos. La
primera
fue la
batalta de
Covadonga, que
tuvo
lugar
a
prin-
cipios
del
siglo
Vifi
y
de la
que
los cronistas
árabes hacen caso omiso. Poco
después
co-
menzaron lasdisensiones entre losmusulma-
nes,
y
los cristianos
aprovecharon
esta
coyun-
tura
para
avanzar hacia el sur. Por su
parte,
impulsados por
razones
poilticas comptejas,
los francos atravesaron losPirineos en la cam-
pana que
la historia recuerda acausa de la te-
rrible matanza de Roncesvalles, en
que
los
franceses
cayeron
en unaemboscada vasca.

Es a
partir
del
siglo
XI
que
comienzan las
más
importantes
batallas de la
Reconquista.
En el año 1085 loscristianos tomaron la vie-
ja capital
de Toledo. Tras este desastre, los
musulmanes fueron reforzados
por
los al-
moravides,
procedentes
de Africa,
que
de-
rrotaron
repetidamente
a los
ejércitos
cris-
tianos. Pero sus
propias
disensionesinternas
les
impidieron
detener definitivamente la
Reconquista
de
Espafla.
Cuando, afines del
siglo
XII, la nueva invasiOn africana de los
almohades
puso
en
peligro
la
independencia
de los reinos cristianos, el
rey
Alfonso VII
de Castilla
respondió organizando
una
gran
cruzada contra el
poderIo
musulmán. Aun-
que
fueron
pocos
los caballeros
extranjeros
que
acudieron al llamado de Alfonso, dste
logrO
la alianza de los reinos de Castilla,
Navarra
yAragón para
enfrentarse a la ame-
naza musuimana. El 16 de
julio
de 1212, en
la batalla de las Navas de Tolosa, los musul-
manes fueron
completamente
derrotados.
De entonces en adelante las victorias se Se-
guirIan
una a otra,
interrumpidas
solo
por
lasdesavenencias interiores entre los cristia-

RendiciOn deloledo en el
1085.Azulejos
en a Plaza de España, Sevilla
.

(

41

81
Las misiones medievales

lgesia
deViva ciudad natal dcl Gd.
nos.Córdoba fue tomada
por
el
rey
San Fer-
nando en el aflo 1236,
y
Sevilla en ci 1248.
Empero
no fue hasta ci 2 de enero de 1492
que
Granada
capitulO
ante las fuerzas de los
reyes
Isabel
y
Fernando, con lo cual
quedó
terminada la
Reconquista
de la Peninsula
Ibdrica.
Tal es la historia
segOn
la narración oficial
y
tradicional.
Empero,
lo cierto es
que
la ha-
mada
<<Reconquista>>
no fue tan lineal ni tan
directa como frecuentemente se describe.Al
contrario, en la
mayoria
de las
guerras
ibd-
ricas la
religion ocupó
un
lugar
secundario,
y
las alianzas entre cristianos
y musulmanes
fueron frecuentes -a veces
para
hacerle la
guerra
a
algtmn
vecino cristiano.El Cid mis-
mo, hdroe
legendario
de la
Reconquista,
en
ocasiOn tomó las armas
junto
a los musul-
manes,
para pelear
contra cristianos.
Aunque
más tarde
Espafia
se hizo famosa
por
la intolerancia
religiosa
de sus
gober-
nantes
y
ciudadanos, durante el
perlodo
de la
Reconquista
tanto cristianos como musul-
manes mostraron unatolerancia asombrosa.
Habia cristianos
que
vivian entre los mOros
-los mozdrabes-asi como moros
que
Vi-Wan entre cristianos -los
muddjares.
En la
mayorparte
de los territorios
que
los cristia-
nos
reconquistaron
se
permitió
a los musul-
manes conservar sus
mezquitas y
sus anti-
guas costumbres.Con
respecto
a los
judios

se
siguió
una
politica semejante.
A
pesar
de
tales concesiones,
repetidamente
se
presio-
nO a los
judios y musulmanes
para que
se
convirtieran,
y cada vez fue
mayor
el mime-
ro de moros
y judios que
abandonaban su
antigua
fe
y aceptaban
el bautismo.Fue a fi-
nes del
siglo
XV, en
época
de los
Reyes
Ca-
tOlicos
y
del cardenal Jimdnez de Cisneros,
que Espafla
se volviO intolerante en materia
de
religion y que
se decretó la
expulsion
de
moros
y judios.Ya
para
esa fecha buena
parte
de los musulmanes
que
habian
acep-
tado el bautismo -los ilamados moris-
cos-habia
quedado
asimilada en la
pobla-
ciOn
espaflola y habia venido a ser uno de
los elementos
constituyentes
de la misma.
Lo
que
es más, adn
despuds
de la
expulsion

110 7 ~~
t.
.
.
I\V
iiua
Estatua del Cid en Vivar
82

r

HIsT0RIA GENERALDELASMIsIoNEs

Castilla her e una
gr anada,
en
r epr esenta-
cián simbóica de fin de a
Reconquista
con
la capitulación
de Gr anada.Detalle de a
tumba de Colonen la catedr al de Sevilla.

de los mor os
yjudIos -y
hasta el dIa de
hoy-quedar on
muchosindiciosdesuim-
pacto
en la cultur a,
ar quitectur a y lengua
espanolas.
b)
El r eino nor mando de Sicilia. Dur ante la
pr imer a
mitad del
siglo
IXSicilia habIa ca-
Ido en manos de musulmanes pr ocedentes
deTunisia.Enel
siglo
XIfue r econquistada
par a
el cr istianismo,
aunque
ése no fue el
pr opósito
de
quienes
llevar on a cabotal r e-
conquista.
El
impulso
de
explor aciónycon-
quista
delos nor mandosles habIa ilevado a
establecer se enel sur de Italia, enla r egion
de Calabr ia, donde habIan establecido un
condado escandinavo. Dur ante el siglo
XI
los emir es musulmanes de Sicilia estaban
divididos entr e si,
y
el condenor mandoRo-
gelio
I
apr ovechó
la
opor tunidad par a
inva-
dir desde Calabr ia la vecina isla de Sicilia.

Luego
dela
campafia, que
dur ó once aflos
y
culminóconla caIda de Paler mo,
Rogelio
se
hizodueflode la isla. Susucesor
Rogelio
II,
apr ovechando
uncisma
papal,
se hizocor o-
nar
r eypor
unodelos
pr etendientes
a la se-
de r omana. Deeste modo
quedó
constituido
el Reinode las Dos Sicilias,
que
subsistir la
hasta la Edad Moder na. Losnor mandos no
invadier on a Sicilia conel
pr oposito
de im-
poner
enella el cr istianismo,
y
dur ante más
decienañosconvivier on enella, enr elativa
ar monIa, cr istianos occidentales
y
bizanti-
nos, ademásde musulmanes
yjudIos.
Enel
siglo
XIII, Sicilia
quedó
enmanosdel em-
per ador
Feder icoII deAlemania,
y
conello
comenzóla intoler ancia
r eligiosa y
la deca-
dencia
polItica.
Poco más de un
siglo
des-
pués,
el cr istianismor omanohabIa
quedado
implantado
comola
r eligion
de la
poblaciOn
siciliana.
c)
Las Cr uzadas. Detodos los intentos de r e-
conquistar
mediante las ar mas el ter r itor io
conquistadopor
losmusulmanes, el másno-
table fueel de las Cr uzadas,
aunque
notan-
to
por
sus r esultados dir ectos,
que
fuer on
efimer os, como
por
la
per manencia
de sus
ideales a tr avsde los
siglos, y
sobr e todo
por
su indeleble
impacto
en las r elaciones
entr e cr istianos
y
musulmanes.
Si bien muchos otr os incidentes
y
tenden-
cias de la
época constituyen
el tr asfondo de
las Cr uzadas,
por
lo
gener al
se da como
punto
de
par tida
deestenuevofenOmenoel
liamamiento
que
enla ciudad de Cler mont
hizoel
papa
Ur banoII
par a que
unejér cito
cr istiano mar chase hacia el Or iente conel
fin de ar r ebatar de los musulmaneslos san-
tos
lugar es:
<<Lo
digo
a los
pr esentes;
lo ha-
go
decir a lo ausentes: Cr isto manda.a Este
elocuente ilamamientotuvolugar en el aflo
1095.
Llegaba
comola culminacióndeuna
ser iedeacontecimientos
y
movimientos
que
habIan
desper tado
el inter és de la
Eur opa
occidental hacia el Or iente. Losper egr inos
se deleitaban
tr ayendo
histor ias y r eliquias

83

Las misiones medievales

4

TodavIa
quedan
en
Espana bellos monumentos de la c ivili-
zac ión musulmana
que
all florec ió, Aihambra, Granada.

de los
lugares
santos. La devoc ión se inc h-
naba hac ia la
c ontemplac ión
de la humani-
dad de Cristo, humanidad
que
habIa vivido
en Tierra Santa.
Constantinopla,
el
viejo
ba-
luarte c ristiano en el Oriente, se haliaba
amenazada
por
los turc os
selytic idas.
En el
Oc c idente, los
jóvenes desahogaban
su
espI-
ritu
guerrero
en
pequeñas guenas
intestinas.
,Por qué
no voic ar ese
impulso y
esa mIsti-
c a hac ia el Oriente? En todo esto, el verda-
dero
impulso
misionero estaba totalmente
ausente.
El liamamiento de Urbano
parec ió
c onfir-
mado
por
una multitud de seflaies maravillo-
sas,
y pronto
c i
fuego
de las Cruzadas inc en-
dió a
Europa.
Hubo
primero
una serie de
c ruzadas
populares
en ]as
que
multitudes sin
organizac ión
ni otro
propósito que
el de lie-
gar
a Jerusaldn
partieron
hac ia el Oriente.
De c amino, c ometieron
tropelIas
c ontra la
poblac ión loc al,
y
en
partic ular
c ontra los
ju-
dIos. La
mayor parte
de estos
grupos
des-
aparec ió
antes de
llegar
a
Constantinopla,

vIc tima de su
propio
desorden
y
de las difi-
c ultades del terreno
que
deblan atravesar. El
residuo de este
primer impulso
se unió a la
Primera Cruzada,
que partio algo despuds y
que c ontaba c on la direc c ión de varios no-
bles
europeos.
Noes nec esario
repetir aquf
la historia de las
Cruzadas. Baste dec ir
que
la Primera Cruza-
da reunió sus fuerzas en
Constantinopla,
donde atravesó c i Bósforo
para
tomar la ye-
c ina c iudad de Nic ea,
que
se rindió tras un
sitio de seis semanas. Durante c i
largo
c ami-
no a través de Asia Menor, las diversas am-
bic iones de los nobles
que dirigIan
las Cm-
zadas se hic ieron c ada vez más
patentes,
hasta
que por
fin Balduino se
separó
del
grueso
de la
expedic ión y
marc hó sobre
Edesa, donde fundó un estado c ristiano en c i
aflo 1098. En ese mismo año, tras un difIc il
sitio
y mediante la traic ión de un armenio
residente de la c iudad,
AntioquIa c ayó
en
manos de los c ruzados. Un aflo
despuds
lie-
garon
a Jerusaldn,
que c ayó
tras un sitio de
84

HIsT0RIA GENERALDELAS MisloNEs
poco
más de un mes. Conla toma de esta
ciudad
y
el
consiguiente
establecimientodel
ReinoCristianode Jerusalén
bajo
ci
gobier-
no de Godofredo de Bouillon, la Primera
Cruzada lograba
su
proposito.
Enel camino
que
habIa
seguido, quedaron
establecidos
estaclos cristianoscomolosde Edesa, Antio-
quIa yTripoli.
El éxito de la Primera Cruzada se debió en
parte
a la debilidad interna de losturcos sd-
yticidas y
en
parte
a la rivalidad
que
existIa
entre éstos
y
los árabesfatimitas. Sinembar-
go,
la cristiandad
quedó
convencida de
que
era
posible conquistar
elterritorio
perdido
al
poderio
musulmánmediante la fuerza de las
armas. Esta fue la razón
por
la
que
el con-
cepto
de la cruzada
ejerció granpoder
sobre
la mentalidad medieval. Ytambién
por
esta
razón Europa
continuó enviando nuevasex-
pediciones
hacia elOriente,
aunque ninguna
de ellas tuvo el éxito de la
primera.
La cal-
da de Edesa en ci aflo 1144 fue la ocasiOn
deliniciodelasCruzadas
Segunda y
Terce-
ra. La
Segunda
terminó enundesastre total.
La Tercera solo
logró reconquistar
a Acre.
La Cuarta Cruzada fue desastrosa,
pries
en

lugar
de luchar contra los musulmanes
(su
propósito
inicial habIa sido atacar a Saladi-
noen sus cuarteles generales
en
Egipto)
se
dedicó a la
conquista y
el
saqueo
de la ciu-
dad cristiana de Constantinopla.
Puesto
que
la Cuarta Cruzada
implantó
un
emperador y
un
patriarca
occidentales en
Constantinopla,
con esto
pareció
haber
que-
dado subsanado ci cisma entre Roma
y
Constantinopla.
Peroenrealidad solo se lo-
gró
debilitar aun másal
Imperio
Bizantino,
baluarte de
Europa
frente a las invasiones
onentales. CuandoConstantinopla logró
re-
conquistar
su
independencia
de Roma, la
distancia
que
la
separaba
de la sede
papal
se
habIa hechoaun
mayor, y
su
poderio politi-
co, econOmico
y
militar habia sufrido una
pdrdida irreparable cuya
consecuencia final
seria la
desaparición
del
Imperio
Bizantino.
Aunque
el ideal de las Cruzadas continuó
ejerciendo
una fuerte atracción sobre la
mente medieval, solo la Primera Cruzada,
y
en cierta medida la Tercera,
lograron
susob-
jetivos.
Por otra
paste,
comomedios
para
la
expansion
delcristianismoen territorio mu-
sulmán, las Cruzadas fracasaron rotunda-

En tomb a las Cruzadas se
organizaron
órdenes
que
combinaban la vida
monástica con la vocación militar. La isla de Malta fue su ültimo refugio.

.1/
1T

01

:&41sl
I -r

; Trf
.
." _ c
.

8 5
r l

Las misiones medieval es

L
San Fr ancisco l e
pidid
autonzacián al
Papa
Fr esco en Asis.
mente. Todos l os estados establ ecidos en el
Or iente
por
l as Cr uzadas sucumbier on ante
el
poder Io
del isl am.
Tampoco
se
l ogr ó
l a
conver sion de l os musul manes sino
que, por
el contr ar io, el odio de éstos hacia el cr istia-
nismo se hizo más viol ento. Hasta el dIa de
hoy
l a memor ia de l as Cr uzadas continda
enconando l as r el aciones entr e musul manes
y
cr istianos.
Sin
embar go,
en otr as
r egiones
del
gl obo
el
ideal de l as Cr uzadas
contr ibuyó
en buena
medida a l a cr istianización de ter r itor ios an-
tes
paganos.
Tal es fuer on l os casos de Fin-
l andia,
España y,
en cier ta medida, nuestr a
Amer ica. Per o estos acontecimientos
per te-
necen a otr as secciones de nuestr a histor ia.
C.Desdeel r enacimiento del
sigl o
XII
hastafines de [a Edad Media
1. La
Eur opa
occidental
Por r azones
que
no es necesar io ni
posibl e
discutir
aquI,
el
sigl o
XII vio un r enacimiento
en l a cul tur a
y
l a vida toda de l a
Eur opa
occi-
dental . Ir ónicamente, l os contactos con l os
musul manes de
España y
del Or iente a tr avés
86

de l as Cr uzadas abr ier on nuevos hor izontes a
l os cr istianos occidental es. El comer cio au-
mentó,
y
con ei l as
gr andes
ciudades
y
l a mo-
vil idad de l a
pobl ación.
Nuevas cor r ientes de
pensamiento penetr aban
enel mundo cr istiano
-sobr e todo l a fil osofIa de Ar istótel es, al
pr incipio
a tr avés de tr aducciones hechas en
España.
Er a l a
época
del fl or ecimiento de l a
ar quitectur a gótica y
del os
pr imer os
escol ás-
ticos. El
poder Io
del
Papa
iba en aumento. Ya
esto se unIa l a
piedad pr ofunda que
encontr a-
mos en una
per sona
como San Ber nar do de
Car aval .
La cul minación de todo esto
Il ego
en el si-
gb
XIII, el
sigl o
de or o de l a Edad Media. Es
l a
época
del os
gr andes
escol ásticos
y
de mo-
cencio III. Es Ia
época
del fl or ecimiento de l as
univer sidades dePar is, Oxfor d
y
Bol onia. Pe-
r o sobr e todo es l a
época
de l as Or denes Men-
dicantes de San Fr ancisco de AsIs
y
de Santo
Domingo
de Guzmán.
a) San Fr ancisco
y
l a Or den de l os Her manos
Menor es. San Fr ancisco,
cuyo
ver dader o
nombr e er a Juan, nació a fines del
sigl o
XII
en l a
pobl ación
ital iana de AsIs. Desde su

1 0
HI5T0RIA GENERALDE LAS MIsIoNEs

juventud
Francisco mostrO su sensibilidad
religiosa.
Su devoción se
dirigIa principal-
mente hacia la
contemplación
de los sufri-
mientos deJesucristo. Fue cuandotenIa Ca-
si treinta años
que
Francisco se sintiO llama-
doa contraer matrimoniocon< < la señora
po-
breza>>
y
a dedicarse a la
predicación
de in-
gar
en
lugar.
En su
propio pueblo
de AsIs
comenzóSanFrancisco su tarea,
y
esintere-
sante
que
en su casono se
cumplió
el dicho
segli'm
el cual nadie es
profeta
en su tierra,
pues pronto algunos
de sus
companeros
de
infancia se unieron a dl. Estos tambidn yen-
dIan todo cuantotenIan
y
lo daban a los
po-
bres a fin de estar libres
para
la tarea de la
predicación que
estaba
por
delante. Poco
despuds
Francisco
y
un
grupo
de los
suyos
fueron a Roma, donde obtuvieron la
aproba-
ción de Inocencio III
y
con ello
quedaron
constituidos en la Orden de Hermanos Me-
nores.
EnIa nueva situación
europea
del
siglo
XIII,
con ciudades
cuyo
crecimiento hacIa
perder
eficacia al
antiguo
sistema eclesiástico de
division
parroquial,
la Orden de Hermanos
Menores vino a llenar una verdadera necesi-
dad. Su flexibilidad
y
su celo le
permitIan
ilenar necesidades
que
la estructura
jerár-
quica y
territorial de la
iglesia
no
podia
sa-
tisfacer. Alos
quince
añosde su fundación,
la nueva orden habia alcanzado a todas las
regiones
de
Europa y
aun más allá de los 1 1 -
mites de dicho continente. Además, es im-
portante
señalar
que
sus
propios
votos de
pobreza
les
permitieron
a los franciscanos
trabajar
entre los
pobres y
los ddbiles,
y
en-
tender
algo
de sus
penurias y
tristezas. Es
por
esto
que
bien
pronto algunos
francisca-
nos,
y luego
dominicos también, se constitu-
yeron
en defensores de los
pobres y
los
opri-
midos. Esto se veria más claramente
siglos
despuds,
en
tiempos
de la
conquista
de
America.
La
predicación
a losno cristianos fue siem-
pre
una de las
principales preocupaciones

de SanFrancisco. El mismo visitó
repetida-
mente los territorios musulmanes,
y
se en-
trevistó con sus
jefes, particularmente
el
Sultan de Damieta en
Egipto, Ayyubid
saul-
tan al-Kamil, en 1 21 9. Por su fe y
sencillez
fue escuchado con
respetopor
los musulma-
nes. Con
igual respeto, luegodesu encuen-
tro personal
con losmusulmanes, Francisco
propuso
un mdtodo
pacifico
de acercarse a
ellos, en la
llamadaRegla
del 1 221 ,
cuyo
dl-
timo
capitulo
trata acerca de < < los
que
van
entre los sarracenos
y
otros infieles>>.
En unos
pocos
años habia misioneros fran-
ciscanos desde Marruecos en el occidente
hasta PekIn en el oriente. Entre los musul-
manes, los franciscanos se
ocuparon
de con-
tinuar el
trabajo
misionero en Tierra Santa
aun
despuds
del fracasode las Cruzadas. En
esta obra ha habido a travds de los
siglos
más de dos mil mártires. También en Ma-
rruecos
y
en el sur de
Espana, que
en esa
dpoca
era territorio musulmán, fueron mu-
chos los franciscanos
que
derramaron su
sangre
dandotestimoniodesu Señor. Hacia
el Oriente marcharon franciscanos como
Juan de Plano
Carpino,
OdoricodeUdine
y,
sobre todo, Juan de Montecorvino.
En el aflo 1 275 Juan de Montecorvino co-
menzó una vida de misiones en el Oriente
que
continuarIa hasta su muerte. Fue
delega-
do
papal
ante el sultan de Persia,
que
des-
puds
de la invasion
mongOlica gobernaba
los territorios
que
antes habIan
pertenecido
a los califas abasidas de
Bagdad, y
ante el
emperador
de
Etiopia.
Mástarde fue a la In-
dia, dondeen la
region
de Madras
logró
fun-
Jar una comunidad cristiana.
Siguió
camino
hacia PekIn, en la China,
que
fue el escena-
rio del resto de su vida como misionero.
En Pekin Juan de Montecorvino
logrO
cier-
ta libertad de acción
y
cierto
respeto por par-
te de los funcionarios civiles de la
pobla-
ción. Suobra tuvotal dxito
que pronto
otros
le
siguieron
-entre ellos Amoldo de Cob-
nia-
y
el
propioPapa
fundó un
Arzobispa-
87
Las misiones medievales

77

Los misione os
que iban al Onente
segulan
la famosa eruta de la
seda>xAquIvemos
un caravasa o
lugar
de
repose
en esa ruta.

do de Pekin en el cual colocó a Juan de
Montecorvino.
Luego llegaron
otros misio-
neros, la
mayorparte
de ellos franciscanos
con la
categoria
de
obispos, y
Juan extendió
su
trabajo
a otras
regiones
de la China. Su
ohra llevó tal sello de amor
y
de
respeto que
a sumuerte fue venerado tanto
por
los cris-
tianos como
por quienes
no lo eran.
Aunque
no
pertenecia
a la Orden de los Her-
manos Menores, es dste el sitio donde debe-
mos seflalar la obra
y
ci interds misioneros
de Ramón Lull, conocido tambidn como
Raimundo Lulio. Lull nunca
llegO
a ser
franciscano,
pero
el
esplritu
de San Francis-
co fue uno de los
principales
motivos
pro-
pulsores
de suvida.
Separando
la
leyenda
de
la realidad históriCa,
podemos
decir
que
Ra-
mon Lull naCió en Mallorca alrededor del
aflo 1235. Su
juventud
transcurriO entre la
aristocracia del
pals.
Cuando tenla
poco
más
de veinte aflos
contrajo
matrimonio. Mn
despuds
de casarse, Ramón Lull continuO
Ilevando una vida disoluta en lo
que
a amo-

res se refiere,
segiin
dl mismo cuenta en su
Liberde
contemplació
en Déu, hasta
que
a
los treinta aflos de edad se
produjo
sucon-
versiOn: Estaba escribiendo ciertos versos
amorosos cuando
repetidamente
tuvo una
vision del Cristo crucificado. Esto le hizo
arrepentirse
de sus caminos
y emprender
una nueva vida
cuyos propOsitos
serlan el
trabajo misionero entre los no
creyentes,
la
producciOn
de libros rebatiendo sus errores,
y
la fundacion de monasterios donde se
pre-
pararlan misioneros
para
ir a ellos. Durante
nueve aflos estuvo estudiando latin
y
árabe,
preparándose para
sumisión.
Despuds
fue al
monte Randa, donde se dice
que
recibió
por
iluminaciOn directa buena
parte
de susabi-
durla -razón
por
la cual se le dael tftulo de
Doctor Iluminado. Aesto
siguieron repeti-
dos
viajes por
las
principales capitales
de
Europa, especialmente Paris
y
Roma, tra-
tando de
que
las autoridades estableciesen
centros de estudios de
lenguas
orientales
donde
pudieran prepararse quienes
habrlan
88

HIsT0RRGENERALDELAS MIsIoNEs
de ser misioneros. Todoel resto de su vida
transcurrió en
gestiones
deeste
tipo,
con
pa-
rdntesis durante l os cual es visitó distintas
regiones
del norte de Africa
para predicar
a
l osmusul manes. En dos ocasiones fue ex-
pul sado, y
l a tercera fue
apedreado
antesde
enviarl e de
regreso
a Mal l orca. Se dice
que
murió a consecuencia de susheridas en el
barco
que
l e il evaba a su
patria. Aunque
Lul l
no
l l egO
a ver ci establ ecimientode l oscen-
trosde estudio
que
fueron su
principal
inte-
rés, su obra no
dej
aria de dar frutos,
ypron-
to se fundaron en
Europa
centrosde estudio
de
l enguas
comoel árabe
y
el hebreo.
b) Santo
Domingoy
l a Orden dePredicadores.
Aunque
durante el
perIodo que
estamoses-
tudiando fue l a orden de San Francisco l a
que
más extension
geográfica
al canzó, l a
Orden de Predicadores, fundada
por
Santo
Domingo
de Guzmán, hizo tambidn una
gran
contribución al trabajo
misionero.
Santo
Domingo
era castel l anodenacimiento,
y
fue
agustino
antesdesentirse il amadoafun-
dar l a orden
que
comentemente se conoce
por
su nombre. Santo
Domingo
sintió este l l ama-
miento cuando, en
compafl Ia
de su
obispo
Don
Diego
de Acevedo, atravesaba el sur de
Francia. La
herejIa
de l oscátarosfl orecIa en
l a
region, ypara
detenerl a l a
igl esia y
l oses-
tadosdel norte habl an decretadouna cruzada.
La cruel dad de l oscruzados,
cuyos
motivos
eran más
pol Iticosque rel igiosos,
hacl a
poco
para l ograr
l a conversion del oscátaros. En es-
ta situación, Don
Diegoy Domingo
se
perca-
taron de
que
el dnicomodode enfrentarse efi-
cazmente a l a
herejIa
era el de l a
persuasion,
y que
dsta debIa ser
emprendida por monjes
detotal dedicación
y ampl ia
erudición. Cuan-
doDon
Diegoregresó
a su diócesisen
Espa-
ña,
Domingoquedó
a
cargo
de esta obra
y
se
dedicó a
organizarl a y
extenderl a hasta
que,
en el año1215, el
papa
Inocencio III l a reco-
noció comouna orden
l egItima
del a
Igl esia.
Adiferencia de l os franciscanos, l osdomi-
nicos
-que
asI se l l ama corrientemente a

l os miembrosde l a Orden de Predicadores
de Santo
Domingo- subrayaron
desdesus
mismoscomienzosl a necesidad del estudio
profundo para
Il evar a cabo su misión. Por
esta razón, se
distinguieron
en ci
trabajo que
l l evaron a caboen l asuniversidades-aun-
que
esnecesario notar
que
tambidn l osfran-
ciscanos se establ ecieron desde
muy
tern-
prano
en dichoscentros de estudios. Aesta
orden
pertenecieron al gunos
del osmásdis-
tinguidosteol ogos
del
sigl o
XIII, comoAl -
berto el Grande
y
SantoTomdsde
Aquino.
Sin
embargo,
a
pesar
desu interésen l a eru-
dición, l osdominicosno
perdieron
de vista
su
proposito
misionero. AsI,
por ejempl o,
se dice
que
l a Suma contra Gentil esdeSan-
to Tomásde
Aquino
fue escrita con el
pro-
pósito
de servir de manual de
teol ogIa
a l os
misionerosen tierrasmusul manas.
Losdominicosse destacaron sobre todo
por
su
trabajo
misionero entre
judl osy
musul -

Estatua de Santo
Domingo
en
Cal eruega,
donde naciá.

89
L

r

Las misiones medievales
,
' j f
F f

La
lnquaicidn
se utilizd en ocasión
par a asegur ar se
de
que
los
conver sos del
j udaIsmo abandonasen todo
vestigio
de esa f e.

manes. Como es de
suponer se,
este
tipo
de
tr abaj o r equer Ia
una
pr epar ación intelectual
mucho más
amplia que
la
que r equer la
el
que
se llevaba a cabo entr e
paganos.
En la
obr a de conver sion de los musulmanes, se
distinguio Guiller mo de
Tr Ipoli, quien
en
esa ciudad, e indudablemente
ayudado por
la
pr esencia
de los cr uzados,
logr ó
la con-
ver sion de
gr an nOmer o de musulmanes.
F ue entr e los
j udIos, y par ticular mente
en
España, que
los dominicos
logr ar on
sus más
espectacular es conver siones. Dentr o de este
contexto debemos mencionar a Raimundo
de Pef iaf or te,
y sobr e todo a San Vicente F e-
r r er . Vicente nació en Valencia en el año
1350,
y
se unió a la Or den de Pr edicador es
cuando tenIa
apenas dieciocho años. Pr onto
se destacó
por
sus dotes de
pr edicador y
de
estudioso,
yen
el af lo 1385
llegó
a
ocupar la
cátedr a del Cabildo Centr al de Valencia. Su
gr an tr abaj o
de
pr edicación
a los
j udlos
co-
menzó en el af lo 1390 cuando el car denal
Pedr o de Luna,
que
más tar de
ilegar f a
a ser

papa,
le llevó
consigo
en un r ecor r ido
por
la
Peninsula. Desde entonces se dedicó San
Vicente a una obr a de
pr edicación
en la
que
logr o
la conver sion de miles de
j udIos,
in-
cluso un r abino
que
más tar de
llegó
a ser
obispo.
La vida toda de San Vicente estuvo llena de
visiones
que
le hacIan sentir nuevos llama-
mientos de Dios. Por el af lo 1398 tuvo una
vision en la cual Jesucr isto le or denaba
que
se dedicase a
pr edicar
la
pr oximidad
del
j ui-
cio f inal. Esta visiOn le llevO
por
toda Eur o-
pa
hasta su muer te, en el af io 1419. F ue Ca-
nonizado
poco después, ypor
su labor entr e
los
j udIos
se le conoce como < < el
Apóstol
de
los JudIos>>.
c) Las
muj er es
como
agentes
de misión. La im-
por tante
contr ibución de las
muj er es
a la mi-
siOn de la
iglesia
dur ante este
per lodo
mer e-
ce r econocimiento
par ticular . F r ecuente-
mente se desconoce tal contr ibución,
por -
que
se entiende la misiOn en tdr minos de ir
a
lugar es lej anos,
cosa
que
les estaba
gene-
90
HISTORIA GENERALDE LAS MisloNEs

ralmente vedada a la
mayorIa
de las
muje-
res.
Empero
si entendemos la misiOn tam-
bién en el sentido de vivir el
Evangelio
a
plenitud,
sobre todo manifestando ci amor
deJesucristo entre las
personas marginadas
y desposeIdas,
las mujeres
medievalesocu-
paron
Un
lugar importantIsimo
en esa mi-
Sion.
Como
ejemplo
de ello
pueden
mencionarse
las
<<beguinas>>, mujeres que,
sin sanción
eclesiástica oficial, se reunfan
para
ilevar
unavida comdn de pobreza
voluntaria, de-
voción,
disciplina
ascdtica, y
servicio a los
necesitados. Susconventos extraoficiales, o
<<beguinajes>>,
se volvieron frecuentemente
centros de alimentación para
los hambrien-
tos,
lugares
de asistencia médica,
hospitales
para leprosos,
etc.
Los
primeros beguinajes
datan de antes de
San Francisco
y
SantoDomingo.
Lo
que
es
más,
hay
fuertes indicios de
que
la
practica
de la
pobreza,
la vida sencilla
y
elservicioa
los necesitadosimpactaron
tantoa San Fran-
cisco comoa Santa Clara, fundadora de la
ramafemenina de los franciscanos.
Paulatinamente, lasbeguinas
fueron
logran-
do sanción oficial
por parte
de la
jerarquIa
eclesiástica, hasta
queGregorio
IX, en elsi-
gb
XIII, lasreconoció oficialmente.
Empe-
ro, esa misma sanción fue limitando la on-
ginalidad y
flexibilidad que
anteslas carac-
tenizó.
Una
mujer quesiguió
elcaminotrazado
por
las
beguinas, y profundamente
influida
por
el
espIritu
franciscano
y por
Santa Clara,
fue Santa Isabel de HungrIa (1207-1231),
hija
del
rey
de ese
pals, y esposa
del Land-
grave
de
Tuningia.
Susactosdecaridadfue-
ron tales
que
a la muerte de su
esposo
el
nuevo
Landgrave
la
expulsó
de la corte, di-
ciendo
que
sus
gastos
en obras de canidad
eran excesivos. Serefugió
entonces en Mar-
burgo,
donde
traspaso
todas sus
posesiones
a los
pobres y
se dedicó al cuidado de los
enfermos
y
los
pobres.
Varias de las
organi-

zaciones femeninas de servicios sociales
y
medicosyen en ella a su
precursora
ofunda-
dora.
Aun
aparte
de tales casosfamosos,
hay
cen-
tenares de otros
ejemplos
de
mujeres que,
mediante su
compromiso
a vivir el
Evange-
ho a plenitud,
se hicieron
participes
de la
misión en mediode sus comunidades.
d) La continuación del idealde la cruzada. El
idealde la Cruzada
siguió ocupando
un lu-
gar
de
importancia
en la vida
europea
atra-
yes de todoel resto de la EdadMedia
y
has-
tabien entrada la EdadModerna. Delasver-
daderas Cruzadas, esdecir, las
dirigidas
ha-
cia la
conquista
de la Tierra Santa, solo la
primera logró
un dxito notable. Pero ci
ideal de las Cruzadas habia
quedado
sem-
bradoenel
espiritu
medieval
y
renacerla en
diversas ocasiones. Yahemosvisto cómoen
Espafla
se le dioel carácter de cruzada a la

Losdominicos
persiguieron
a herejIa.Quema
de libros. Pintura en el museode Caleruega.

91
Las misiones medievales

guerra
de
reconquista, aunque
ésta era ante-
rior a las
expediciones
aTierra Santa. Tam-
bién en Francia se
promulgó
una cruzada,
no
ya
contra los musulmanes, sino contra
los cátaros o
albigenses
del sur del
pals.
Du-
rante el
perlodo que
estamos estudiando, el
métodode las cruzadas se usó
especialmen-
te
para
extender el cristianismo hacia la re-
gión
del centro de
Europa,
sobretodo en las
costas del Báltico
y
en lo
que hoy
es Finlan-
dia. Mediante cruzadas fueron
conquistadas
Livonia
y luego
Prusia, Lituania
y parte
de
Estonia. Para estas cruzadas se utilizó la or-
den monástica
y
militar de los Caballeros
Teutónicos.
Aunque
esta orden tenla ciertas
caracterIsticas monásticas, estaba formada
por soldados
que
invadIan una
region,
la
conquistaban
en el nombre de Cristo
y
lue-
go
la
gobernaban y explotaban
ensu
propio
provecho y
sin
prestar gran
atención a los
intereses de los habitantes. HaciaFinlandia,
el
rey
Eric el Bueno de Suecia llevó otra
cruzada
quesubyugo
la
regiOn.
Además, hu-
bo cruzadas
que
fueron
dirigidas
contra
otros cristianos, unas sin
premeditación,
co-
mo en el caso de la
que
tomó aConstantino-
pla, y
otras con toda intención, como la
que
fue
dirigida
contra Federico II.

2. La
expansion
del cristianismo oriental
Como era de
esperarse,
la toma de Cons-
tantinopla por
los cruzados,
y despuds
la cons-
tante
presión
de los turcos, no le
permitieron
a
esa
antigua metrOpoli
cristiana hacer una am-
plia
tarea misionera. Además,
Constantinopla
habla
quedado rodeada
por
los musulmanes a
un lado
y por otros cristianos al otro. Por lo tan-
to,
correspondió
a la
Iglesia
Rusa la tarea de
continuar extendiendo el cristianismo orto-
doxo.
Aunque
al
principio
la conversion de Ru-
sia fue bastante
superficial, poco
a
poco
fue
hacidndose más
profunda y liegando
a
penetrar
en la vida del
pueblo. Cuando en el
siglo
XIII
los
mongoles
invadieron la
regiOn,
el cristianis-
mo vino a ser slmbolo de unidad nacional
pa-

ra los rusos. Puesto
que
los
mongoles
eran to-
lerantes con el cristianismo, dste
pudo
exten-
derse
bajo
el ala de la relativa calma
que
los
nuevos
conquistadores
habIan
impuesto
en la
region circundante. Hacia el oriente, el cristia-
nismo ruso se extendió hasta la ciudad de Sa-
rai,
capital de los
mongoles.
Además, hacia el
norte se extendió entre los finlandeses
y lapo-
nes. Al
principio
esta
expansion
nofue el resul-
tado de un
impulso
misionero. Se trataba sen-
cillamente de
algunos
cristianos rusos
que, por
no vivir
bajo
el dominiodelos
mongoles,
emi-
graban hacia el norte
y
allI establecfan ermitas
que luego
se convertlan en monasterios
y por
Oltimo daban
lugar
a
pequefias poblaciones.
Esto
puso
alos rusos en contacto con
pueblos
no cristianos,
ypor
esta razónles dio un nuevo
impulso
misionero.
El más
importante
de los misioneros entre
los finlandeses fueSanEsteban de Pema. Este-
ban era unerudito
que
abandonó sus libros con
el
propósito
de ir a Ilevar las nuevas del Evan-
gelio
a los finlandeses
que
vivian al norte de
Rusia. Al
igual que
tantos otros antes
y
des-
puds,
Esteban
redujo
ala escritura el idioma de
aquéllos
entre
quienes trabajaba.
Además se
dedicó a la obra social entre su rebaflo, defen-
didndole frente a los invasores
extranjeros y
ayudándole
a obtener el alimento en
tiempo
de
escasez. Su
prestigio
aumentO a travds de
algu-
nos
milagros, y pronto logró
bautizar a buen
nOmero de finlandeses, entre
quienes
fundO
monastenos
y
se dedicó a adiestrar
y
establecer
un clero nativo. Asu muerte, sus
discfpulos
San JerOnimo
y
San Pitirim continuaron su
obra,
que
sellaron conel martirio. Pero el cris-
tianismo
siguió
extendidndoseen la
region gra-
cias al recuerdo
y
al
impulso
de Ia obra de Es-
teban.
También entre los
lapones y
hacia el Mar
Blanco se extendió la obra misionera del cris-
tianismo ruso, mas no tenemos noticias exactas
yfidedignas
acerca de esta obra. EnLituania se
estableció el cristianismo ortodoxo atravds de
las
conquistas
rusas de los
siglos
XIII
y
XIV,

92
HIsT0RIA GENERALDE LAS MISI0NES
pero cuando los lituanos vinieron aformar
par-
te del Reino de Polonia la
iglesia ortodoxa
que
allI existIa se unió al cristianismo romano.

0. Consideraciones
generales
Al terminar nuestro estudio de la
expansion
del cristianismo durante la Edad Media, debe-
mos detenernos a hacer
algunas consideracio-
nes
generales
acerca de esa
expansion. Fue du-
rante la Edad Media
que
el cristianismo
logro
arraigarse en el norte de
Europa, yque
se ex-
tendió además hacia la China
y
Rusia. Por otra
parte, fue también durante este
perIodo que
el
cristianismo sufrió ante el islam
algunas
de sus
pérdidas territoriales másnotables. Todo esto
da testimonio del carácter
complejo
de los mil
aflos
que
reciben el nombre de Medioevo,
y
que no conviene
simplificar
como si se tratase
de una realidad monolItica, sin variaciones
y
vacilaciones de
ninguna
clase.
Sin
embargo,
es
posible
extraer de las
pági-
nas
que
anteceden ciertas
generalidades que
pueden ayudarnos
a
comprender
el carácter de
la
expansion
del cristianismo durante la Had
Media.
En
primer lugar,
resulta interesante notar
que
la conversion en masa de todo un
pueblo
o
una nación,
lejos
de ser un fenómeno fuera de
lo comdn, fue durante toda la Had Media el
modo de conversion más frecuente. Natural-
mente, esto redundaba casi
siempre
en
perjui-
cio de la
comprensión
del
Evangelio por parte
de los nuevos conversos,
ypara hacerles corn-
prender algo
del carácter de su nueva fe era ne-
cesario un
largo proceso
de educación
que
a
menudo no se
siguió.
La mente moderna, acos-
tumbrada como está a
pensar
en términosmdi-
vidualistas, siente cierta
repugnancia
haciata-
les conversiones en las
que
no se le
permitfa
a!
individuo decidir acerca de su
propia religion.
Pero es necesario recordar
que
en la sociedad
medieval se acostumbraba hacer las decisiones
colectivamente
yque
hubiera sido
poco
realis-
ta
esperar
la conversion de
personas individua-
les
aparte
de sus comunidades.

En
segundo lugar,
estas conversiones en ma-
sa ocurrfan a menudo mediante la acción de
un
rey, que
bien
podia
serb de Ia
propia
nación
-como en el caso de los
reyes
de
Inglaterra-
o bien
podia
ser un invasor
que
veIa en el cris-
tianismo un
apoyo para
su
politica expansionis-
ta -como en el caso de
Carlomagno ylos sa-
jones.
Las más de las veces la función del
rey
en la conversion se limitaba a
prestar
el
patro-
cinio de su
prestigio
ala nueva fe,
pero
fueron
frecuentes los casos en
que
el
rey apeló
a la
fuerza
para
llevar a sus stibditos a las
aguas
bautismales. Además hubo ocasiones en ]as
que,
conel fin de
proteger
sus fronteras, un
go-
bernante envió misioneros alos
paIses vecinos
-como en el caso de la
protección prestada
a
Bonifacio
por parte
de Carlos Martel.
En tercer
lugar,
ha de señalarse la
impor-
tancia del
monaquismo
en la
expansion
de la fe
cristiana. Son frecuentes los casos de
monies
que abandonaban sus
antiguos
lares en busca
de soledad
yresultaban ser, sin ellos
proponér-
selo,
precursores yfundadores del cristianismo
en
regiones
a donde éste no habla
llegado
aim.
En otros casos, como en el de muchos
monjes
irlandeses,
quienes
se lanzaban atierras de
pa-
ganos
lo haclan conscientes de su
responsabi-
lidad misionera,
pero
con el
propósito primor-
dial de hacer de su obra entre los
paganos un
acto másde renunciación. Por otra
parte,
aun
en casos como el de los franciscanos
ydomini-
cos,
para quienes la tarea misionera constituIa
el
primer interims, la
disciplina
monástica fue
uno de los
pilares
de su obra.
En cuarto
lugar, conviene notar
que
los
pa-
pas y
la
jerarquIa
romana no tuvieron en la
expansion del cristianismo medieval la
pre-
ponderancia que podrIa suponerse.
De hecho,
antes de la misión de
AgustIn
a
Inglaterra,
no tenemos noticias
fidedignas
de caso
algu-
no en
que
el
Papa se
haya ocupado
de enviar
misioneros,
yluego
de
dirigirles
en su labor.
Mástarde Bonifacio
y
Wilibrordo establecie-
ron relaciones con Roma,
pero
no fue ésta la
que
los enviim en
primera
instancia. Si bien las

93
Las misiones medievales

Cruzadas recibieron de Roma
parte
de su im-
pulso
inicial, no
puede
decirse
que
su
propó-
sito
haya
sido misionero en el sentido estric-
to. Las órdenes de San Francisco
y
Santo Do-
mingo tampoco surgieron por
iniciativa
pa-
pal, aunque
si se colocaron a las órdenes de la
sede romana,
y
consideraron
que
un
aspecto
fundamental de su misión consistIaen traer a
todala humanidad a la obediencia de esa se-
de. Esto no
quiere
decir
que
Roma no
haya
gozado
de
gran prestigio,
influencia
y
autori-
dad,
especialmente
durante los
mejores
Si-
glos
de la Edad Media;
pero
Si señala al he-
cho de
que,
a
pesar
de esa
preponderancia,
su
papel
en la
expansion
del cristianismo no fue
tan central como lo serla más tarde. De he-
cho, no fue sino en la Had Moderna
que se
comenzOa
organizar
el
trabajo
misionero ca-
tólico de tal modo
que
todo fuese
supervisa-
do
y dirigido
desde Roma.
En
quinto lugar, aunque es
imposible
me-
dir tales cosas, no cabe duda de
que
las acti-
tudes de los cristianos y de
lajerarquIa
ecle-
siástica ante las necesidades fIsicas de la
p0-
blación
influyeron notablemente sobre las
conversiones
y
sobreel
prestigio
de la
iglesia.
Ya hemos mencionado las
beguinas y otras
mujeres cuyo
servicio alos necesitados hicie-
ron mucho
por
mostrar el carácter
práctico
del amor cristiano. Unode los elementos del
cristianismo
que
máshabIan
impactado
alos
paganos
en la
antigUedad
era su atención a
los enfermos durante
tiempos
de
epidemia.
AsI lo hicieron constatar en la
antiguedad
tanto Constantino,
quien
declaró
que
antes de
hacerse cristiano esto le
impresionó profun-
damente, como el
emperador pagano
Julia-
no,
quien
declaró
que
el contraste entre cris-
tianos
y paganos
en este sentido era una ver-
guenza para
el
paganismo. Empero
lo con-
trario sucedió hacia fines de la Edad Media,
cuando se desató la
peste
bubónica
y
muchos
de los
preladosy
sacerdotes
huyeron
delcon-
tagio.
Esto fueunade las muchas causas
que
contribuyeron
al
desprestigio
de la
iglesia
en

los illtimos años de la Edad
Media, y que pre-
pararfan
el camino para
la Reforma del
siglo
XVI.
Sexto, la
presencia
del islam, mucho más
que
antesla
presencia
de otras religiones y
tra-
diciones, comenzó a
obligar
a los cristianos a
enfrentarse a la variedad de contextos en los
que
la misiOn tiene
lugar.
Como resultado de
ello, comenzaron a
aparecer
diversos modos
de entender
y
de estructurar la misión.
Por Oltimo, debemos decir algo
acerca del
mensajede losmisioneros medievales. El
pun-
to de
partida
de la
mayorIa
de los sermones
misioneros de la Edad Media
que
se conservan
es un
ataque
alos dioses
paganos.
Unas veces
se les acusa de
impotencia y
otras se dice
que
en ellos habita el diablo o
alguno
de sus
repre-
sentantes. Pero siempre se invita a los
oyentes
aabandonarles eir en
pos
delsolo Diosverda-
dero. Este haenviado asu
Hijo
Jesucristo
para
salvar al mundo,
y quien
no le
siga
sufnrá los
tormentos del
fuego
eterno. Por otra
parte,
al-
gunos
misioneros
apuntaban
a la
prosperidad
de los
paIses
cristianos,
y
les
prometlan
asus
oyentes
bendiciones
semejantes.
Si el
rey
hade
presentar
batalla al
enemigo,
o si hay peligro
de
que
la cosecha se
pierda,
el misionero
pro-
mete que su Dios ha de
ayudar
a sus
seguido-
res. EnOltima instancia, si esto no basta,
algu-
nos misioneros recurren a las amenazas
y
has-
ta a la fuerza.
Talera el mensajey tales los mdtodos de los
misioneros cristianos de la Had Media. Por
muy errados
que puedan parecer
en el dIa de
boy,
nadie
puede negar que
tuvieron buen dxi-
to, y quelos
pueblos que
atravds de ellos
acep-
taron el cristianismo fueron fieles a su fe du-
rante
siglos.
En más de una ocasión los
pueblos
convertidos
por
los mdtodos menosadecuados
dieron
origen
afuertes movimientos misione-
ros, si bien es necesario notar
que algunos
de
ellos -como las
sajones-pronto
comenzaron
autilizar mdtodos tan
poco
cristianos comolos
que
habIan sido
empleadospara
su
propia
con-
version.

94
\
---------------------------

;o Granada
--------------------
---------------------------

j
i12233
j
548C)
ArcEfli
UuindO

Desashc
iz:t:)ii

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - ------

capItulo

5

Las misiones
enlaEdadModerna

La
segunda
mitaddel
siglo
XV
y
la
prime-
radelXVI se caracterizan
por
una serie
de cambios que
venIan
gestándose
desde si-
glos
antes, pero que
culminan todos en este
perlodo
de tal manera
que puede
decirse
que
comienzaentonces unanueva
etapa
enla his-
toria de
Europa.
En el aflo 1453los turcos
otomanos tomaronlaciudadde Constantino-
play
conello dieronfin ala
larga
historia del
Imperio
Bizantino.
Aunque
desde
algunos
si-
glos antes Constantinopla
habIaido
perdiendo
suimportancia
como centro misionero, a
par-
tir de estafechaesa
importancia
será casinu-
la. Almismo tiempo,
los
exploradores
deEu-
ropaoccidental, sobre todo de
Españay
Por-
tugal,
comienzanadescubrirnuevas tierras
y
nuevos caminos aterritorios
ya
conocidos. En
elaflo 1492CristóbalColon
llega
ala Amen-
Ca. En1497
y
1498Vasco daGamarodeael
Africa
yliega
hastalaIndia. Solo veinticuatro
años más tarde
Magallanes y
su sucesor El
Cano le dan la vueltaa! mundo.Estos
viajes
abrennuevos horizontes alcnistianismo euro-
peo, y muyespecialmente
alde
Españay
Por-
tugal.
Estos nuevos horizontes
y
la caIda de
Constantinopla
se conjugan para
cambiarto-
talmente elcuadro
geográfico
de la
expansiOn
del cristianismo,
que
ahora
partirá principal-
mentedelextremo occidentalde
Europa
hacia
la AmOricapor
una
parte, y
haciael Oriente
por
otra.

Enla
propiaEuropa, aparecen
eneste
perlo-
do
y
en los
siglos
inmediatamente anteriores
movimientos
y
situaciones
quepudieran
haber
hecho
suponerque
elcnistianismo no estarlaen
condiciones de
emprender
lavastalabormisio-
nera
que
estos nuevos territorios colocaban
frente a é l. La
antigua
unidad
polItica
se iba
perdiendo
debido al creciente nacionalismo.
Launidadfilosóficadelaalta escolástica habIa
desaparecido
ante los embates del nominalis-
mo. La
propia
unidadeclesiástica habIasufri-
do las consecuencias de una serie de hechos
que
tendlan adebilitar la autoridad del
Papa.
Primero fue el
perlodo
del
papado
en
Avignon,
luego
elGranCismadeOccidente
ypor
Oltimo
el movimiento conciliarista. Lamoral de los
altos
dirigentes
de la
Iglesia
eradudosa, como
lo hacIanentenderlas muchas voces
que
enel
siglo
XVse alzaron
paraprotestar
contraella.
Además habIa
quienes
enlas universidades
y
demás centros de estudio se
preguntaban
sila
iglesia
estaba siento verdaderamente fiel al
Evangelio,
0Sisu
teologIa
lo habla
pervertido.
Todo esto culminó enla Reformadel
siglo
XVI, cuando
personajes
como Lutero
y
mu-
chos otros
protestaronendrgicamente
contrala
teologIa y
las
prácticas
de la
Iglesia
Romaria.
Ladivision
que
se
siguiO
es de todos conocida,
y podemos preguntamos
Sino debilitó elim-
pulso
misionero delcristianismo
europeo
hacia
los nuevos horizontes
geográficos.

95

ii
Las misiones en la Edad Moderna

I

Monumento a los descubridores.Belem.

Erala
época
del Renacimiento en Italia
y
del
desarrollo del humanismo en el forte de Euro-
pa.
El Renacimiento italiano,
muyespecial-
mente, tendIa a centrar su interés en la anti-
gtiedad
clásica, de tal modo
que
el
penlodo
cris-
tiano de la historia de
Europa
era visto con
cierto
desprecio.
Por su
parte,
el humanismo
mostraba cómo a travds de la historia los anti-
guos
documentos cristianos, ymuyespecial-
mente las Escrituras, habIan sido
tergiversados
y
mal
interpretados.
Conla invención de la im-
prenta
de
tipos
movibles, era fácil hacer
llegar
estas ideas a cIrculos donde antes no hubiesen
penetrado.
Todos estos cambios en la condición euro-
peaplanteaban
un
gran
reto
para
el cristianis-
mo.Desde el
punto
de vista de nuestra histo-
na,
planteaban
la
pregunta
de si éste serla Ca-
paz
de enfrentarse a las
oportunidades que
los
nuevos descubnimientos
y
horizontes
geografi-
cos abrIan 0S sencillamente
quedarIa estanca-
do en el
viejo
continente
europeo.
Durante la
primera parte
del
perlodo que
nos
ocupa,
casi todas las misiones cristianas

fueron lievadas a cabo
por
católicos romanos.
Mástarde
aparecen
en escena las misiones
pro-
testanteS. Pero no es inexacto decir
que
el
pe-
riodo
que
va del
siglo
XVI al XVIII se carac-
teriza
por
la
expansion geografica y
la
riqueza
en la reflexión
teologica
misional católica.En
cuanto al cnistianismo oriental, éste continuó
existiendo en los mismos
lugares
donde antes
hablaestado
representado, y
fue solo el cristia-
nismo ruso el
que logro
extenderse hacia flue-
vas
regiones.

A.Las misiones católicas
1. LasRazonesde la
preponderancia
de las misiones católicas
y
las limitaciones
en las misiones
protestantes

La tarea misionera se realiza dentro de la
realidad histórica de los
pueblos.
Las situacio-
nes
geopolIticas,
económicas, culturales
y
reli-
giosas
en un determinado contexto condicio-
nan las
oportunidades y
limitaciones en esa la-
bor.En el caso de las misiones católicas,
pode-
mos seflalar las
siguientes razones
que
hicieron
que
el catolicismo romano se extendiera más

96
HIsT0RIA GENERALDE LAS MisloNEs
que
el cristianismo
protestante
durante el
perlo-
do
que
nos
ocupa:
a) La ventaja geográfica
del catolicismo. El
catolicismo romano
logró conquistar para
si
a
Espafla yPortugal, que
eran
por
ese enton-
ces las dos grandes potencias
marItimas.
Cuando estos
paIses
comenzaron a
perder
importancia,
su lugar
en el avance misione-
ro católico fue
ocupadopor
Francia. Como
era de esperarse,
en los
paIses que
tenIan
comercio constante con las distantes
regio-
nes de America
y
del
Lejano
Oriente serla
mucho más vivo el interés misionero, ade-
más de
que
esos paIses
contribuirIan a ex-
tender el cristianismo romano mediante sus
conquistas
militates
y
económicas. El
pro-
testantismo,
por
el contrario, naciO en el
centro de Europa,
en
regiones
carentes de
costas oal menosde
gran poderfo
marItimo.
Cuando
logró conquistar
naciones como
Holanda,
Inglaterra y
los
paIses
escandina-
vos, éstasnoeran
potencias
navales. La
gran
época
de
expansion
marItima de los escan-
dinavos habIa
pasado, y
la de los
ingleses y
holandeses no habIa
llegado
adn.
b) La ventaja
militar
ypolitica.
El
siglo
XVI
fue el comienzo de la
gran expansion
colo-
nial de Espana yPortugal, que
se
enrique-
cieron con el oro
y
otros
productos proce-
dentes de sus nuevas colonias,
yque
en ba-
se a esa
riqueza lograron
cierta
hegemonIa
en Europa. Luego, aunque
la
empresa
colo-
nial ciertamente
requirió grandes
recursos
humanos, estas dos
potencias
católicas
siempre
tuvieron suficientes recursos
para
enfrentarse a las
guerras
de
religion
sin
que
su
propia
existencia se viese amenazada. Pa-
ra España yPortugal,
tales
guerras
nunca
fueron cuestiOn de
supervivencia.
Además,
en el casode
Espana,
la unidad nacional re-
cidn alcanzada tenla una fuerte dosis de sen-
tido de misión, de destino históricounido a
la empresa
de la
Reconquista y
Ia defensa
y
expansion
de la fe católica. La otra
gran po-
tencia europea que
habla alcanzado unidad

nacional
yque
se
disputaba
con Espafla
la
hegemonIa
sobre el continente era Francia,
también católica.
En contraste, durante sus primeros
años el
protestantismo
se vio amenazadode muerte
por
la
presión
militar
ypolItica que ejercIan
sobre l las
grandes potencias
de
Europa.
Alemania
y
Suiza, que
fueron los dos focos
iniciales del movimiento protestante,
no
eran adn naciones unificadas,
y
al
principio
de la Reforma el
emperador que gobernaba
los territorios donde el nuevo movimiento
nació era Su Majestad
Católica Carlos I de
Espafla,
Carlos Vde Alemania. Holanda
pertenecla
a la corona espaflola.
Los
paIses
escandinavos estaban demasiado
lejos para
intervenir activamente en la contienda,
y
só-
lo Suecia, bajo
el
rey
Gustavo Vasa,
logró
hacer sentir su poderfo
militar de una mane-
ra decisiva. En cuanto a
Inglaterra,
la
super-
vivencia del
protestantismo
en ella estuvo en
duda durante
algtmn tiempo, y
en todo caso,
durante los
primeros
años del
perIodo que
nos
ocupa,
noera adn una de las
grandespo-
tencias europeas.
Debido a estas razones, el
protestantismo
se vio
repetidamente
ame-
nazadopor
las
guerras
de
religion,
mientras
que
el catolicismo
siempre
tuvofuerzas
que
utilizar para
el
trabajo
misionero
y
las con-
quistas
en tierras
lejanas.
c)
La unidad católica. No cabe duda de
que
otra de las
ventajas
de
que gozó
la
Iglesia
Romana frente al
protestantismo
en lo
que
a
las misiones concierne fue su
propia
unidad
interna. El catolicismo,
aunque
no era la ma-
sa monolItica
que
a menudo
algunos pro-
testantes suponerl,
si tenIa cierta
capacidad
de coordinar su acción. AsI,
por ejemplo,
en diversas ocasiones Roma sirvió de árbitro
entre distintas
potencias
católicas
que pre-
tendIan establecerse en
algunos
de los nue-
vos territorios. Además,
aunque
la
expan-
sión misionera se llevO a caboa través de las
diversas órdenes
religiosas y
de las
conquis-
tas de los
palses
católicos, Roma
pudo
ofre-

97
Las misiones en l a Edad Moderna

cerciertas directrices
general es y
establ ecer
instituciones como l a Sacra Con
gregatio
de
Propaganda
Fide. La
Propaganda, cuya
se-
de estaba en Roma
y que continda existien-
do hasta el
presente,
fue fundada en el año
1622. Su función era servir de instrumento
para
l a
preparación y supervision
del traba-
jo misionero, no sol o entre no cristianos, si-
no también entre
protestantes y
otros no Ca-
tól icos. Pronto contd con un
col egio
en el
que
se educaban
jóvenes
de distintas nacio-
nal idades,
y
con una
magnIfica imprenta
en
l a
que
se
producIan
l ibros en diversos idio-
mas. Como es de
suponerse,
esta
organiza-
ción
contribuyó grandemente
al
trabajo
mi-
sionero de l a
Igl esia
Romana.
Por otro l ado, durante
sigl os
l as divisiones
internas del
protestantismo
l e
impidieron
enfrentarse coordinadamente al reto misio-
nero. Además, l os
protestantes entendIan
que
su l abor misionera era l a reforma de l a
igl esia, concentrando l a
mayorIa
de sus es-
fuerzos a combatir a l a
Igl esia
Romana o
l uchando entre sI
por
descubrir
y
establ ecer

l a reforma
l egItima
de l a
igl esia
de Jesu-
cristo.
d) La continuación de un
viejo impul so.
Para l a
Igl esia
Romana, el
trabajo
misionero era l a
continuación de un
viejo impul so que
habIa
existido a través de toda su histona
yque
ha-
bIa cobrado una
preponderancia
notabl e a
partir
de l a fundación de l as órdenes mendi-
cantes en el
sigl o
XIII. Habl a
ampl ios
trata-
dos
que
mostraban l a necesidad del
trabajo
misionero,
y al gunos que versaban sobre sus
métodos. El
protestantismo,por
el contrario,
en su afán
porregresar
a l a Bibl ia, se vel a a
menudo
obl igado
a
poner
en tel a de
juicio
cuanto habl a recibido de l a tradición
y
a
construir de nuevo toda su
teol ogIa
desde
sus
propias
bases. Como consecuencia de
esto, l os
viejos argumentos
en
pro
de l a ta-
rea misionera fueron
puestos
en duda,
y
el
propio
Lutero
l l egó
a afirmar
que
el manda-
miento de Jesds enviando a sus
discfpul os
a
ir
por
todo el mundo
y predicar
el
Evange-
ho se l imitaba a l os
apóstol es, que ya
l o ha-
Wan
cumpl ido (aunque
en l a medida en
que

98

La misión de os monasterios
incl uyá
tambidn l os servcios a a comuni-
dad.
Aqul vemos l a farmacia del monasterio de Santo
Domingo
de Sil os,

HI5T0RIA GENERALDE LAS MisloNEs

Alemania se fue solidificando polIticamen-
te, Lutero desarrolló una
inquietud
misio-
nal
por
los no cristianos en su
region geo-
gráfica,
es decir, los turcos
yalgunos ju-
dIos). Por tanto,
segdn
Lutero, no era nece-
sario
que
los cristianos continuasen toman-
do la Gran Comisión como una obligación.
Comoes de
suponerse,
esto detuvo en
gran
manera el avance misionerodel protestantis-
mo, hasta
que
la situación polItica yreligio-
sa de los
protestantes
comenzó acambiar,
y
se
percataron
del error de esta
interpreta-
ción.
e)
Las órdenesmonásticas. Lutero
y
la inmen-
sa mayorIa
de los
protestantes
rechazaron
el
monaquismo
como una perversion
del
Evangelio.
Naturalmente, lesllevaban aello
los muchos abusos
ytergiversaciones que
del ideal monástico se habIan hecho, ade-
másde los
conceptos
errados de lajustifica-
ción
que
habIan cristalizado en el idealmo-
nástico mismo. Sin
embargo,
al rechazar de
plano
el
monaquismo,
la Reformase deshi-

zo de unode los mdsOtiles
y antiguos
ins-
trumentos misioneros. A través de toda la
historia de la iglesia, y
sobre todo en la Edad
Media, los monjes
eran
quienes
másse ha-
bIan
distinguido
en la
expansion
del Evan-
gelio.
Aun cuandoel cristianismo se
impo-
nIa en
alguna
zona por
la fuerza de las ar-
mas,
siempre
eran los
monjes quienes
se-
guIan
a los soldados,
y
con su labor de ins-
trucción
ypredicación
hacIan sincera la con-
version
que
antes habIa sido forzada. Aldes-
hacerse del monaquismo,
el
protestantismo
quedó obligado
a descubrir
y
crear nuevos
instrumentos misioneros,
algunos
de los
cuales tendrian afinidades conel
monaquis-
mo,
y
era de esperarse que
esto tomarIa si-
glos.

2. Las misiones españolas
a) La
unificación religiosa
de
España.
Si bien
el dltimo foco
que escapaba
a la domina-
ción
polItica por parte
de los cristianos en
Espaila desapareció
en el año 1492 con la

La
principal
orden militar en
España
fue la de Calatrava.El Sa-
cro Convento de Calatrava as también una fortaleza militar

- --
i.
-"
:
.

.,

99
Las misiones en la Edad Moderna

rendición de Granada, esto no
quiere
decir
que
a
partir
de esa fecha toda la
población
española haya
sido cristiana. Al contrario,
quedaban
fuertes minorIas
judlas y
musul-
manas. En el mismo aflo de 1492 los
Reyes
CatOlicos ordenaron
que
todo
judIo que
re-
chazase el bautismo tendrIa
que
abandonar
España. Aunque
fueron muchos los
que
aceptaron
el bautismo, se
planteaba la cues-
tión de la sinceridad de su conversion. Esto
a su vez hacIa necesarios los oficios de la In-
quisición,
fundada
por
un
proceso gradual
que
culminó en el
siglo
XIII,
ycuya
función
en
España y
en la
época que
nos
ocupa
era
en
parte
la de descubrir entre los <<nuevos

Memorial a la
empresa
colombina en La Rbida
100

cristianos>> a
aquellos que
en realidad conti-
nuaban siendo
judlos.
El odio del
pueblo
es-
pañol
a los <<marranos>>
-que
asI ilamaban
a los
judIos
conversos en señal de
despre-
cio-se hizo cada vez
mayor, y
fueron mu-
chos los
que emigraron
hacia otros
palses
de
Europa
o hacia el norte de Africa.
Los musulmanes se encontraban sobre todo
en el sur del
pals. Segdn
los términos de la
capitulación
de Granada en el aflo 1492, se
tolerarla la
religion
de los musulmanes. Du-
rante
algdn tiempo
este
principio
se
aplicó,
pero
el cardenal Jiménez de Cisneros,
pen-
sando
que
esto
reflejaba una debilidad im-
perdonable,
trató de
exigir
la conversion de
los musulmanes. Hubo rebeliones
que
fue-
ron
aplastadas
sin misericordia. Por fin, en
el año 1524, Carlos V
expulsó
de
Espafla
a
todo musulmán
que
no estuviese
dispuesto
a
aceptar
el bautismo. Aun asI, los <<moris-
cos>> -como se llamaba a los musulmanes
convertidos-
plantearon
el mismo
proble-
ma
que
los
judIos conversos,
ypronto
la In-
quisición
comenzó a vérselas con ellos. En
el ano 1567
Felipe
II
prohibió que
los moris-
cos conservasen sus costumbres, vestimen-
tas
y lengua peculiares y
les ordenó
que
se
adaptasen
a las costumbres
españolas.
Ade-
más, la Corona
Española
estableció
leyes
que
les
prohiblan viajar
a America a los con-
versos
que
hablan sido
judlos
o musulma-
nes. Tras las
consiguientes
rebeliones
y
ma-
tanzas, en el aflo 1609 los moriscos
que
aUn
conservaban sus costumbres fueron
expulsa-
dos de
Espafla.
De este modo
quedaba
uni-
ficado el reino,
aunque
la influencia tanto
judla
como musulmana continuarIa sintién-
dose en las
expresiones
culturales,
arquitec-
tónicas
yreligiosas
del
pueblo espafiol y
Se-
ra razón de
sospecha ypersecución por par-
te de la
Inquisicion.
b) La America. Es
sorprendente
el hecho de
que,
aun antes de
lograr
la total asimilaciOn
de los residuos musulmanes
yjudlos que
en
ella
quedaban, Espana
se lanzO a llevar su

HIsT0RIA GENERALDELAS MIsIoNEs

i

WHOM NRI100"
PUEjj mum ct4PI.

Tt;JpR ELpD
'r'fnn'c!PEEL

-

I
A 3!1a
COJo RALIRA
NO
1ANTECOr
.
i
i

F
411-
,
rfl IIITI11 r41l1-td e 1 __ Afflif
pod e rIo,
su fe
y
su cultura a te rritorios mu-
chasve ce smáse xte nsos
que
e lla misma. La
prime ra
mitad d e l
siglo
XVIfue
te stigo
d e
un d e sbord amie nto sin
pre ce d e nte s
e n e l
que Espafla
se d e rramó sobre e l Nue vo
Mund o. Lasrazone s
que
d ie ron
lugar
a e se
fe nOme no son
obje to
d e
conje turas y e spe -
culación,
pe ro pod e mos
d e ciral me nos
que
Espafla
se lanzó a! Nue voMund o
impulsa-
d a
por
tre s móvile s
e ntre te jid os y capace s
d e
unir e n una ave ntura comün a los
e spfritus
másd isImile s: la
gloria,
e l oro
y
la
re ligion.
Para
aque lios cuya
ambición e ra alcanzar
gloria y
re nombre , e l Nue voMund o
pre sta-
ba la ocasiónd e
conquistar
tie rras nunca an-
te s soflad as. Para
quie ne s
solod e se abane n-
rique ce rse ,
las <<Ind ias>> ofre cIan sus
ie ye n-
d as d e
grand e s
te soros,
que algunas
ve ce s
re sultaron se r cie rtas. Poriiitimo, la e xiste n-
cia d e
amplios
te rritorios no
e vange lizad os
atraIa a
quie ne s
haclan d e la
re ligion
e l mo-
tivo ce ntral d e sus vid as,
y
sobre tod o a los
mie mbrosd e las órd e ne s
re gulare s
-fran-
ciscanos, d ominicos,
y
otros.

La
e xpansion
d e
Espafla
e n e l Nue voMun-
d od urarite e l
siglo
XVIe s
sorpre nd e nte .
En
e l aflo 1492 Colon
lle gó por prime ra
ve z a
e stas tie rras. Ene l 1496 fund ó la ciud ad d e
Santo
Domingo
d e Guzmán e n la isia a
que
d ioci nombre d e La
Española.
Ya e n e l aflo
1500Juan d e la Cosa d aba a conoce re l
pri-
me r
mapa
d e las nue vastie rras. Por la mis-
ma
época
se
e xploraba
la costa norte d e
Sud américa
y
bue na
parte
d e la Ame rica d e l
Norte . Enci año 1508 Se bastian d e Ocam-
P0boje ó
la isla d e Cuba,
y
con e llo
probó
que
no formaba
parte
d e un contine nte . La
e xpe d ición
d e VascoNOfle z d e Balboa, e n
los aflos 1509 a 1515, d e scubrió ci océano
PacIfico. En e l 1513 Juan Ponce d e Le on
d e se mbarcó e n la Florid a,
y
d os afios más
tard e Juan DIaz d e Solfs
lle gó
al RIod e la
Plata. Las
e xpe d icione s
a las costas d e Nor-
te américa
y
a través d e l contine nte fue ron
muchIsimas,
pe ro
e ntre e llas se d e staca la d e
AlvarNOfle z Cabe za d e Vaca,
quie n
e n los
años 1527 a 1536 atrave só e l contine nte d e s-
d e la Florid a hasta Me xico. He rnand o d e
101

En Ame rica, las actftud e s hacia a
e mpre sa colombina no son
sie npre positi-
vas. Carte l
colgad o
e n a cate d rat d e Me xico d urante una
prote sta ind ige na.

Las misiones en l a Edad Moderna

Soto
l l egó
desde l a Fl orida hasta el
Misisipí
en l os años 1539 a 1541. Al mismo
tiempo,
Francisco de Orel l ana
expl oraba
l a cuenca
del Amazonas. El
propósito principal
de es-
tos
viajes
era buscar un camino hacia el
Oriente
y
descubrir l os ricos tesoros
que
se
suponía
l os indios tenían. Además, no cabe
duda de
que
tal es
expl oraciones
se debie-
ron también al
espíritu
de aventura
que
se
adueñó del al ma
español a
durante el
sigl o
XVI.
La ironía de l os comienzos de esta
expl ora-
ción se cristal iza en l a
persona y obra de
Cristóbal Col ón,
quien creyó
haber
l l egado
a l as «Indias». El
suyo
es un «descubrimien-

to»
por equivocación.
De ahí
que
el conti-
nente americano no l l eve sunombre, sino el
de Americo
Vespucio, quien propuso que
estas tierras eran un nuevo continente, l o
cual
produjo
un cambio en l a
geopol ítica
de
aquel entonces.
Al os
expl oradores siguieron
l os
conquista-
dores. Las Antil l as Mayores
no ofrecieron
gran
resistencia al
impul so español , y pron-
to todos l os
aborígenes quedaron
sometidos
a sus nuevos amos,
y
final mente fueron el i-
minados. Como centros de
operaciones pa-
ra
viajes y conquistas futuras, l os
español es
fundaron ciudades
que perduran
hasta el día
de
hoy:Además de Santo
Domingo, que ya
hemos mencionado, fundaron en el año
1508 l a ciudad de Puerto Rico
(hoy
San
Juan), ene! 1514
Santiago
de Cuba,
y
en el
1515 La Habana. En 1519 Hernán Cortés
desembarcó en México,
y
dos años más tar-
de l a
conquista
del
Imperio
Azteca
(hoy
también conocido como e!
imperio
«Mexi-
ca»)
quedó compl etada.
Tras
al gunos
inten-
tos fal l idos, Francisco Pizarro
y Diego
de
Al magro emprendieron
l a
conquista
defini-
tiva del Peru. Dos años más tarde, l os
espa-
ñol es se adueñaban de Cuzco.
Aunque pron-
to
siguió
l a
guerra
civil entre l os bandos de
Pizarro
y Al magro,
l a
conquista
del
Imperio
Inca se había real izado. A
partir
de este mo-
mento l os
principal es
centros de l a cul tura
y
civil ización
precol ombinas, excepto
Yuca-
tán,
quedaron
en manos
español as.
La con-
quista
de l a América Central
y
Yucatán co-
menzó en el año 1523
y
tomó menos de
veinte años. Con esto,
y
con otras
conquis-
tas menores en el Río de l a Pl ata, el Para-
guay y
Norteamérica, se
compl etan
l as
gran-
des
conquistas español as
en el continente
americano. No obstante, estas
conquistas
no
se real izaron sin resistencia de
parte
de l os
indígenas,
o sin debates fil osóficos y rel igio-
sos
que
discutiremos más adel ante.
Como era de
esperarse,
tras l os descubrido-
res
y conquistadores
vinieron l os col oniza-
102

Cristóbal Col án,
según
eLao
en el Museo Marítimo de Bel em.

HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
dores. El
principal propósito
de éstos no era
descubrir nuevas tierras, sino establecerse
en centros de
población
donde
pudieran
lo-
grar
ciertas
ganancias
con el comercio, la
agricultura y
sobre todo la
explotación
de
las minas. Fue la colonización
española
lo
que
le dio
permanencia
a las
grandes
con-
quistas
del
siglo
XVI. Si a Hernán Cortés o
Francisco Pizarro no hubiesen
seguidos
nu-
merosos hombres
-y
más tarde
por muje-
res-
que
estaban
dispuestos
a establecerse
permanentemente
en las tierras
conquista-
das, es de
suponerse que
bien
pronto
los in-
dígenas,
sobre todo los de alta civilización
como los aztecas, los
mayas y
los
quechuas,
hubieran
logrado arrojar
el
yugo español.
La colonización del Nuevo Mundo
por par-
te de los
españoles
fue uno de los aconteci-
mientos de
mayor importancia
en toda la
historia de la
expansión
del cristianismo.
Ya en el
segundo viaje
de Colón la
Iglesia
estaba
representada.
Desde entonces -co-
mo era de
esperarse
dado el carácter reli-
gioso
de la corona
y
el
pueblo españoles-

hubo
siempre
sacerdotes en las
expediciones
de
exploración y
de
conquista,
así como en
las nuevas colonias.
Algunos
de estos sacer-
dotes
-especialmente
los seculares- con-
sideraban
que
su misión se limitaba a minis-
trar a las necesidades
espirituales
de los co-
lonizadores.
Algunos
hasta
llegaban
a
pre-
guntarse
si era
posible
convertir a los indios.
Pero bien
temprano aparecieron
otros
que
contestaban a esta
pregunta
diciendo
que
no
sólo era
posible,
sino
que
era la
obligación
de la
iglesia y
la corona
españolas, y que
el
principal propósito
de la
conquista y
coloni-
zación del Nuevo Mundo era
precisamente
la conversión de los
indígenas.
Para llevar a cabo su tarea,
España
contaba
ante todo con un
profundo espíritu religioso
mesiánico
surgido
de la
Reconquista y que,
combinado con el afán de
conquista y
aven-
tura de la
época,
se
prestaba para
la obra
misionera. A
principios
del
siglo
XVI, flore-
cían en
España
las órdenes mendicantes, so-
bre todo la de los franciscanos y
la de los
dominicos. Ademas,
España
era la cuna de

103
Colón discute sus teor'as en La Rábida, Fresco en La R5ida.

Las misiones en l a Edad Moderna

":

-.

.
. .

: U . . i 1Ç 4.

Al
l l egar
al hemisferio Occidental , l os
europeos
encontraron civil izaciones avanzadas.
Ignacio
de
Loyol a y, por
esa razón
y
muchas
otras, l a Sociedad de Jesús había
l ogrado
gran arraigo y
al cance en el
país.
Estas órde-
nes
-y
l os mercedarios- serían el
princi-
pal
instrumento del
trabajo
misionero en el
Nuevo Mundo.
Porotra
parte,
desde l os comienzos mismos
de l a
conquista
l a corona
español a
contó con
el
poder
de dominio casi absol uto sobre l a
igl esia
en l os nuevos territorios
que
se cono-
ce como el Patronato Real . En una serie de
cinco bul as, Inter caetera,l a
primera y
l a se-
gunda,
Eximiae devotionis, Pus
fidel ium y
Duum
siquidem,
todas del año 1493,
Al ejan-
dro VI concedió a l os
reyes
de
España
auto-
ridad
pol ítica yrel igiosa
sobre todas l as tie-
rras descubiertas o
por
descubrir más al l á de
una l ínea de demarcación cien
l enguas
al
oeste de l as Azores,
y siempre que
se nave-
gara
hacia el occidente
y que
l os territorios
en cuestión no
perteneciesen
a
al gún
otro
príncipe
cristiano. Esto no era sol o un
privi-
l egio que
se concedía a l os
Reyes
Catól icos
-y,
natural mente, a l os
reyes
de
Portugal ,
siempre que
se
navegara
hacia el oriente-

sino
que
era ademas una
obl igación
misio-
nera
junto
a una
gestión y responsabil idad
de
conquista que
se col ocaba sobre el l os.
De hecho, era el modo fácil mediante el cual
l os
papas
del Renacimiento, más interesados
en l a
pol ítica y
en l as artes
que
en l a rel i-
gión, descargaban
su
responsabil idad
sobre
l os
reyes
de
España y Portugal .
A
partir
del 1501, esta nueva
configuración
pol ítica yrel igiosa
l e
permitía
a l a corona re-
cibir el beneficio de l os diezmos de l as nue-
vas
igl esias, pero
al mismo
tiempo
l e daba l a
responsabil idad
de
sufragar
todos l os
gastos
de l a
empresa
misionera. Cuando se establ e-
cieron l as
primeras
sedes
episcopal es,
el
pa-
pa
Jul io II concedió a l os
reyes
de
España
el
derecho de
proponer
l os nombres de l as
per-
sonas
que
a su
juicio
debían
ocupar
esos
y
otros
cargos
ecl esiásticos.
Aunque
l as bul as
pontificias
l imitaban a un
patronato
l a fun-
ción de l a corona
español a, pronto
se des-
arrol l ó entre l os
teól ogos español es,
tanto en
América como en l a Penínsul a, l a teoría del
Vicariato
Regio, según
l a cual el
Rey
era el
vicario del
Papa
en el Nuevo Mundo.
104

HISTORIA GENERALDELAS MISIONES

La reina Isabel autorizó la
empresa
colombina.Escultura en Granada.

1
1 1 Y&
Tampoco
debemos olvidar los debates
y
conflictos
que
los
reyes
enfrentaron en la
evangelización
de los
pueblos indígenas.
En
muchas ocasiones la corona defendió los de-
rechos de los
pueblos
nativos frente a inten-
tos de
explotarles y
esclavizarles. Si tales
intentos tuvieron
poco
éxito,
y
si hubo ma-
tanzas de
indígenas que quedaron
sin casti-
go,
esto se debió a la
compleja
relación del
imperio español
con sus colonias al otro la-
do del mundo
y
a la enorme distancia
que
les
impedía
alos
reyes
hacer
que
esa volun-
tad de
justicia yprotección
a los
indígenas
se
cumpliese
a cabalidad.
En términos
generales,
muchos de los frai-
les dominicos, franciscanos,
jesuitas y
otros
se
opusieron
alas
explotaciones
de
que los
españoles
hacían objeto
a los
indígenas, y
buscaron el
apoyo
de la corona en busca de
mayor justicia.
Frecuentemente era el clero
secular o diocesano el
queprestaba apoyo
a
las
prácticas
inhumanas de los
conquistado-
res. Estas aserciones
quedarán comproba-
das al estudiar más adelante la vida
y
obra
de
personas
tales como
Fray
Bartolomé de
las Casas
yFray
Antonio Montesinos.

1 05
Esta unión entre los intereses del Estado
y
los de la
expansión
del cristianismo ha sido
compleja y
funesta en ciertos
aspectos y
ocasiones. Las misiones fueron utilizadas
como un medio de extender la cultura
y
el
poderío españoles.
En más de una ocasión,
el
propósito
de la fundación de
alguna
mi-
Sión no fue tanto la conversión de los indí-
genas
como la
prevención
del estableci-
miento en la
región
de
alguna
otra
potencia
europea.
A
pesar
de todo esto es necesario recordar
que
la
propia
corona
española
veía con tal
naturalidad esta unión entre la
iglesia y
el
estado
que
no tendía a
pensar,
como la men-
talidad moderna a veces se
imagina
la si-
tuación, en términos de un estado haciendo
uso de la
iglesia,
o viceversa.Para los
Reyes
Católicos
y para
sus
seguidores
la cultura
europea -especialmente
la
española-
era
sinónimo de la fe cristiana.
Luego,
la
espa-
ñolización de los
indígenas
americanos era
para
ellos lo mismo
que
su cristianización.

Bartolomé de Las Casas, defensor de los
indígenas.

-I

Las misiones en la Edad Moderna

Algunos
de los más
grandes
abusos fueron
cometidos contra los
indígenas
de cultura
primitiva que
habitaban las Antillas
Mayo-
res. Los
españoles
no venían a estas tierra
con el
propósito
de cultivarlas o
explotarlas
con sus
propias
manos,
ypor
ello era nece-
sario haceruso del
trabajo
de los
indígenas.
Esto se hacía difícil
por
medios
pacíficos,
pues
los
indígenas
de las Antillas
Mayores
no estaban acostumbrados al
trabajo
conti-
nuo
y organizado que
los
españoles exigían
de ellos.
Luego,
el nuevo
régimen
resultó
para
ellos una esclavitud. Todo esto se cu-
bría con el manto del
propósito
misionero,
y
los
indígenas
se «encomendaban» alos co-
lonizadores con el
propósito
de
que,
al tiem-
po que trabajaban para
ellos, se les
instruye-
se en la fe cristiana. La institución resultan-
te, llamada «encomienda», era una forma

106

velada de esclavitud, con el
agravante
de
que
los «encomenderos» no tenían
siquiera
una inversión económica
que
les estimulase
a cuidar de
quienes
les eran «encomenda-
dos». Naturalmente, lo
que
de hecho suce-
día era
que
los encomenderos ni
siquiera
se
ocupaban
de
aprender
los dialectos
indíge-
nas,
y
sí se dedicaban con denuedo a
obligar
a los indios a
producir
el máximo.
Aunque
las encomiendas se hacían con el
beneplácito
de la corte
española,
no
dejaron
de crear
grandes
debates
y
dilemas sobre el
carácter de la
evangelización,
sobre la hu-
manidadde los
indígenas, y
sobre la libertad
de estos
pueblos. Desgraciadamente,
la co-
rona no
siempre
estaba al tanto del uso
que
de las encomiendas se hacía. Hasta donde
sabenos, el
primero
en
protestar
contra ellas
fue el Padre Antonio Montesinos, de la Or-
den de Santo
Domingo.
Al ver
que
su
predi-
cación en el Nuevo Mundono hacía efecto,
Montesinos hizo
llegar
sus
quejas
a la corte
misma. El resultado fue
que
en el año 1512
se
proclamó
la llamada
Ley
de
Burgos, que
pretendía garantizar
el
justo
trato de los in-
dígenas. Según
esta
ley,
no se
permitía
es-
clavizar a los
indígenas,
los
que quedaban
encomendados a un colono
español
no
po-
dían servendidos ni
traspasados, y
su traba-
jo
debía serles
pagado
aun
precio justo.
Como era de
esperarse,
la
Ley
de
Burgos
nunca se
aplicó
fielmente en América. Con
todo
y
eso, sirve de testimonio del
apoyo
que
la corona
prestaba
alos esfuerzos de los
frailes
por
la humanización del
régimen
co-
lonial,
y
no
dejó
de tener
algún
efecto en el
Nuevo Mundo. Por otro lado, todo esto nos
recuerda la
compleja
relación
que
existía en-
tre la
evangelización y
la
conquista,
donde
los intereses de los
conquistadores,
los colo-
nizadores
yalgunos
en la
metrópoli españo-
la
sobrepujaban
el intento de una
evangeli-
zación
justa.
Esto nos advierte
que
la tarea
misionera
puede
estar
impregnada
de ideo-
logías
destructivas.
Francisco de Vitoria se destacó
por
sus traba-
jos sobre el «derecho de las Indias». Estatua
frente a la
Iglesia de San Esteban, Salamanca.

fr.

La violencia de la
conquista.
Detalle de un fresco de
Diego
Rivera.

Otro defensor de los indios, mucho mas co-
nocido
que
el Padre Montesinos, fue
Fray
Bartoloméde Las Casas. Tras renunciarasu
encomienda, vendió sus
propiedades
en
América
y regresó
a
España
con el
propósi-
to de
lograrleyes
más
justas
en favorde los
indígenas.
En
España
se le dio el título de
ProtectorGeneral de los Indios,
y
con él re-
gresó
a las Antillas. Allí se le trató como un
iluso
que
creía
que
los
indígenas
eran
perso-
nas como las demás
y que podían
ser
paci-
ficados con solo el amor. Debido a la
impo-
sibilidad de hacer
cumplir
las
leyes
en favor
de los indios, Las Casas
regresó
a
España, y
con ello comenzóunavidade idas
y
venidas
con breves
paréntesis
en el Nuevo Mundo
durante los cuales trataba de hacermás lle-
vadera la condición de los
indígenas.
Sus
viajes
en Américale llevaron desde México
al Perú,
siempre
interviniendo en favor de
los
pueblos
nativos. Por fin, en el año 1542,
sus esfuerzos se vieron
recompensados
con
las «Nuevas
Leyes»,
con las
que
el
Consejo
de las Indias
otorgóygarantizó algunos
de-
rechos a los
indígenas.
Su labor, no obstan-

HISTORIA GENERAL DE LAS MISIONES

(
\ \
///

te, no carece de conflictos,
particularmente
cuando Las Casas, en un momento dado,
sugirió que
se
trajesen
como esclavos ne-
gros
africanos
para
así
poder
darles libertad
a los
indígenas.
Tras ser
consagrado Obispo
de
Chiapas,
donde llevó acabo un ministe-
rio
ejemplar,
Las Casas
regresó
a
España,
donde se retractó de su
sugerencia
en rela-
ción a los esclavos africanos
y
escribió su
testamento con reflexiones críticas
y
teoló-
gicas
acerca de la
evangelización y
coloni-
zación de América,
para
morir en su tierra
natal en el año 1576.
El caso de Las Casas no es único en la his-
toria de América, sino
que
es más bien
típi-
co. En la ciudad de México, el
obispo
Zu-
márraga,
hombre de unaextensacultura hu-
manista, se
distinguió por
su
trabajo
en
pro
de la educación e instrucción
religiosa
de
los
indígenas.
Gracias a su interés, se esta-
bleció la
primera imprenta
en el Nuevo
Mundo. Además, los nombres de Bartolomé
de Olmedo, de Eusebio Kino, de Luis Can-
cer, de Luis Beltrán
y
de Francisco Solano
no son sino unos
pocos que
nos han
llega-
F

' ,

-,

107
Las misiones en l a Edad Moderna

-
-
-
J
_j
I

oftá
_J-J,

N

Al gunas
de l as misiones de l os
jesuitas
en l a
provincia
del
Paraguay
eran verdaderas ciudades.

do de entre l os cientos
y
cientos de hom-
bres
que
se dedicaron a hacer más l l evade-
ra l a condición de l os
puebl os
nativos.
Además,es necesario señal ar
que
hubo
también autoridades civil es
que
tomaron
muy
a
pecho
el bienestar de l os
indígenas
-entre el l os,el cél ebre Cabeza de Vaca.
Aunque
l as encomiendas continuaron sien-
do util izadas en el Nuevo Mundo,el
princi-
pal
método
para
l a
expansión
del cristianis-
mo entre l os
indígenas
de tradiciones menos
urbanas fue el de l as l l amadas «reduccio-
nes». En
al gunas regiones
l a
pobl ación
indí-
gena
vivía
esparcida por
l os
campos y
l as
sel vas en
pequeñas
comunidades
que pocas
veces
pasaban
de ser una extensa famil ia.
Tal condición hacía difícil
evangel izarl es,y
mucho más difícil
regul ar y supervisar
sus
costumbres. Por estas razones,
y
con el
apo-
yo
de l a corona,l os frail es tendían a reunir
a estas famil ias
dispersas
en una comuni-
dad
al go mayor,
a l a
que
daban el nombre de
«reducción» o «misión ».
La reduccion era una
pequeña
al dea
cuyo
centro era l a
igl esia y
l a
pl aza que junto
a

el l a había. El
trabajo
cotidiano estaba su-
pervisado por
l os frail es,
que
enseñaban a
l os
indígenas nuevos métodos de cul tivo
y
artesanía. Al mismo
tiempo,
se l es instruía
en l a fe cristiana
y
se
supervisaba
sus cos-
tumbres
para
hacerl as más acordes a l as
que
l os frail e tenían
por
cristianas. Estas misio-
nes eran indudabl emente
mejores que
l as
encomiendas,
cuyo
único resul tado verdade-
ro era l a
expl otación.
Pero l as misiones tam-
bién tenían sus defectos,
especial mente
el
de su excesivo
paternal ismo y
el
proceso
de
civil ización o
español ización que,
tras arran-
car a l as
gentes
de sus
viejos
medios de vi-
da, no l es
preparaba
verdaderamente
para
val erse
por
sí mismos en l a nueva civil iza-
ción
y
costumbres
que
habían
adoptado.
Es-
to l es
dejaba
en un vacío cul tural ,
rel igioso
y
existencial
que progresivamente
también
fue una forma de
genocidio para
l os
indíge-
nas. Por esta razón,muchas de l as misiones
desaparecieron
cuando
por
uno u otro moti-
vo l os frail es tuvieron
que
abandonarl as. Es-
to sucedió sobre todo en el
Paraguay,
donde
l os
jesuitas
habían establ ecido una red ex-
108

HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
tensísima de misiones
que
alcanzaba desde
el norte de
Argentina
hasta
algunos
estados
del sur de Brasil. Cuando en el año 1567 los
jesuitas
fueron
expulsados
de todos los terri-
torios españoles
- una vez más ilustrando la
compleja
relación entre la monarquía,
las
colonias y
la
iglesia
romana-
y
los francis-
canos, dominicos
y
demás frailes resultaron
insuficientes
para ocupar
el vacío
que
los
jesuitas dejaron,
la inmensa mayoría
de las
misiones del
Paraguay desapareció.
Además de hacerlo en el Paraguay,
los frai-
les de diversas órdenes - franciscanos, do-
minicos
yjesuitas-
establecieron misiones
en todos los territorios donde había indíge-
nas
cuya
cultura no era sedentaria. En oca-
siones, los misioneros iban escoltados por
pequeños
núcleos de soldados
que protegían
sus vidas. Pero en muchas otras ocasiones
iban allende las fronteras del poderío
militar
español,
al
que
servían de avanzada. Muchos
de tales misioneros murieron como márti-
res,
por
mano bien de los propios indígenas
a
quienes
trataban de servir, o bien de otros
que
invadían
y
tomaban sus misiones.
En teoría, una vez
que
las misiones
queda-
sen debidamente establecidas, el clero re-
gular
las
pasaría
a manos del clero secular,
yseguiría
más adelante, a fin de fundar nue-
vas misiones. En la
práctica
esto sucedió só-
lo en raras ocasiones,
pues
los
regulares
no
estaban
dispuestos
a abandonar sus misio-
nes,
y
los seculares no se sentían inclinados
a
ocupar parroquias cuyos
beneficios mate-
riales eran
pequeñísimos.
Al
conquistar países
de alta civilización co-
mo México
y
el Perú, los españoles seguían
una
política
misionera
algo
diferente. La
conquista
consistía en
suplantar
a los
viejos
amos del territorio
- quienes,
al
igual que
los
españoles,
eran
conquistadores que opri-
mían
y explotaban
a otras poblaciones y
hasta a sus mismos
pueblos- y seguir
ad-
ministrando el
imperio
de manera
semejan-
te a la
que
habían
seguido
sus antiguos
due-

ños. Para los
propósitos políticos y
econó-
micos, este
tipo
de
conquista
tenía la inmen-
sa
ventaja
de no
perturbar
los medios de
producción y
administración
que
los
pro-
pios indígenas
habían establecido. Para los
propósitos
misioneros, tenía también la ven-
taja - quizás superficial yengañosa-
de
que
los
pueblos conquistados,
acostumbra-
dos como estaban a
seguir
las órdenes de
sus
superiores,
se mostraban
dispuestos
a
recibir el bautismo sin
grandes
dificultades.
Primero en México,
yluego
en el Perú, fue-
ron cientos de miles los
indígenas que
reci-
bieron el bautismo sin tener una noción, si-
quiera ligera,
del sentido de ese rito. Al
prin-
cipio pocos españoles
se interesaron
por
aprender
los idiomas de estos
pueblos.
Pero
a
partir
de la obra del
obispo Zumárraga
en
México
y
del
obispo
Toribio Alfonso de
Mogrovejo
en Lima, el cristianismo comen-
zó a echar raíces más
profundas
entre los
viejos
habitantes de estos dos
grandes impe-
rios. En la
imprenta
de
Zumánaga
se
publi-
caron libros en las
lenguas
maternas de los
indígenas para
de este modo hacerles cono-
cer
algo
más del sentido del cristianismo.
También se fundaron universidades en Lima
y
México, además de varios seminarios
pa-
ra
preparar
obreros entre los nativos.
Pero todo esto no
pudo
hacer
que desapare-
cieran del todo los
vestigios
de las
antiguas
religiones, que
subsistirían
y
se revitaliza-
rían en nuestro
siglo.
De hecho, como discu-
tiremos en el último
capítulo
de esta histo-
ria,
hoy
resulta evidente la
riqueza y
com-
plejidad
de la interacción entre las
religiones
indígenas y
la fe cristiana, tanto en su
expre-
sión católica como en la
protestante ypen-
tecostal. Esta riqueza ycomplejidad
ha obli-
gado
a historiadores
ymisiólogos
a revaluar
la historia de la
evangelización
de los
pue-
blos nativos en América Latina. En esta re-
valuación se descubre
que
el
proceso
de
evangelización y
civilización fue también
un
proceso
de intercambio
religioso y
cultu-

109
Las misiones en l a Edad Moderna

ral. Esto
incl uye
actos de resistencia
que
han
resul tado,
por
un l ado, en l a creación de
nuevos símbol os tanto cristianos como indí-
genas; y por
otro, en una refl exión crítica so-
bre el sincretismo
rel igioso y
l a identidad
cristiana
indígena.
Además de l os
indígenas pronto
hubo en
América
negros procedentes
del Africa. Es-
tos eran traídos al Nuevo Mundo como es-
cl avos a fin de
proveer
l a mano de obra
que
l os
propios español es
no estaban
dispuestos
a
prestar.
No es necesario señal ar
aquí
l a
tragedia que impl icaba
esta vida en escl avi-
tud
para
hombres
y mujeres que
habían sido
arrancados de sus
propias
tierras
y
l l evados
al l ende l os mares a condiciones
que
l es eran
total mente extrañas,
para
al l í
trabajar según
el
capricho
de sus nuevos amos. Es notabl e
el hecho de
que,
a
pesar
del creciente núme-
ro de escl avos africanos traídos al Nuevo
Mundo, l a
igl esia
no
parece
haberse
perca-
tado de l a
importancia
del
trabajo
misione-
ro entre el l os. Rara vez hubo
quien
se dedi-
có a
predicarl es
el
Evangel io. Quizá
esto se
deba al
concepto puramente geográfico
de
l as misiones
que
se tenía entonces
y que
ha-
cía
que
se
pensara
en el
trabajo
misionero en
términos de ir a tierras aún no
evangel iza-
das. En todo caso, hubo
al gunos
cristianos
que por
motivo de su fe
trabajaron especial -
mente entre l os escl avos
negros.
En este
sentido merecen citarse Al fonso de Sando-
val ,
quien
escribiera un extenso l ibro sobre
l os métodos,
probl emas y
retos de l a evan-
gel ización
de l os
negros
titul ado Instauran-
da Aethi
opium
Sal ute
y, muy especial mente,
Pedro Cl aver.
Este úl timo era un
jesuita
de
origen
catal án
que
en l a ciudad de
Cartagena
de Indias se
dedicó a visitar a l os escl avos
que l l egaban
del Africa. Su
trabajo,
además de l a
predica-
ción e instrucción, incl uía el cuidado físico
y
l a al imentación de l os escl avos recién l l e-
gados, que
a menudo venían enfermos
por
razón del
viaje y
l as
angustias.
Es notabl e,

particul armente
en su l abor
catequética y
otros
trabajos
de
evangel ización
a l os ne-
gros,
el hecho de
que
su
trabajo
no
partía
de
un sentimiento de condescendencia hacia
seres inferiores, sino
que
estaba convencido
de
que
l os
negros
debían ser considerados
como
personas
en todo sentido
igual es
a l os
bl ancos,
y capaces
de
ocupar
en l a
Igl esia
el
mismo
l ugarque
l os bl ancos
ocupaban.
No
cabe duda de
que
su obra
mitigó
muchos
sufrimientos. Pero
tampoco
cabe duda de
que
él
y
el
puñado
de hombres
que
se inte-
resaron en l a suerte de l os escl avos africanos
se encontraban aisl ados en un mar de fal ta
de interés
y comprensión por
un l ado,
y
de
confl ictos
pol íticos y
económicos rel acio-
nados a l a l abor
y
beneficio
que producían
l os escl avos,
por
otro. Si a l a
l arga
l os des-
cendientes de l os escl avos
aceptaron
l a fe
cristiana, esto se debió, no a un interés mi-
sionero marcado, sino al a tendencia de l os
escl avos a
adoptar
l as costumbres
y
l a fe de
sus amos. No obstante, tal como menciona-
mos arriba en rel ación a l os
indígenas, hoy
en día l a fe cristiana en muchas comunida-
des
negras
tiene
vestigios
de l os
viejos y
nuevos cul tos africanos, demostrando el in-
tercambio
rel igioso y
cul tural entre el cris-
tianismo
y
l as
rel igiones
africanas
y
crean-
do un nuevo contexto donde l a fe cristiana
busca su identidad en l as cul turas afrol atino-
americanas.
Si bien
ya
hemos resumido l o
principal
de
l os métodos misioneros
que
l os
español es
apl icaron
en el Nuevo Mundo,
parece
acon-
sejabl e
hacer ahora un breve recuento del
desarrol l o del cristianismo en cada una de
l as
principal es regiones
de América Latina
y
el Caribe en el
período que
nos
ocupa.
Esto nos
obl igará
sin duda a
repetir
mucho
de l o
que
acabamos de decir,
pero por
razo-
nes de cl aridad de
exposición
nos
parece
necesario incl uir en esta historia, además
de l a discusión
general
de l os métodos mi-
sioneros
que
se
apl icaron
en nuestra Amé-

-1 1

1 1 0
HISTORIA GENERALDELASMISIONES
r i c a , un br eve
bosquejo
di vi di do en zona s
geogr áfi c a s.
La s Anti lla s fuer on la s
pr i mer a s
ti er r a s a me-
r i c a na s desc ubi er ta s
por
Colón,
ypor
ta nto
fue ta mbi én en ella s
que
c omenzó la c oloni -
za c i ón
y
la
eva ngeli za c i ón
de nuestr o he-
mi sfer i o. La c onsec uenc i a na tur a l de ta les
c i r c unsta nc i a s fue
que
los
i ndígena s
de la s
Anti lla s sufr i er on los desma nes de los c on-
qui sta dor es
en
ma yor gr a do que
los del r es-
to del Conti nente,
yque
fue en la s Anti lla s
que pr i mer o y
más c r uda mente se
i mpla ntó
el
r égi men
de enc omi enda s. Puesto
que
los
pueblos
na ti vos de la s Anti lla s no esta ba n
a c ostumbr a dos a ta l vi da ,
ypuesto que
los
c oloni za dor es hi c i er on
poc o por
ha c ér sela
más lleva der a , el r esulta do fue la c a si tota l
exti nc i ón de la r a za
i ndígena , que
sobr evi vi ó
de ma ner a c a si exc lusi va en los
hi jos
mesti -
zos de los
espa ñoles y
la s i ndi a s c on
que
se
a ma nc eba ba n. Por esta s r a zones, la obr a de
los
espa ñoles
en la s Anti lla s, más
que
en
c ua lqui er a
otr a
pa r te
de Amér i c a , fue de c o-
loni za c i ón másbi en
que
de
eva ngeli za c i ón y
enc ultur a c i ón. En tér mi nos
gener a les,
los
esc la vos a fr i c a nos
que
c omenza r on a
llega r
ta n
pr onto
c omenzó a di smi nui r la
pobla -
c i ón
i ndígena pla ntea r on
un
pr oblema
mu-
c ho
ma yor que
el de la c onver si ón de los i n-
di os. Per o
ya pa r a
entonc es el domi ni o de
la s i sla s
por pa r te
de los
espa ñoles
er a ta l
que
los métodos de
eva ngeli za c i ón
c a mbi a -
r on
y
los esc la vos se c onvi r ti er on a tr a vés de
un
pr oc eso
de
a da pta c i ón
a la fe c r i sti a na a l
ti empo que
c onser va ba n muc hos elementos
de la s
r eli gi ones
a fr i c a na s.
En un ter r i tor i o ta n tota lmente c oloni za do
c omo lo fuer on la s Anti lla s
Ma yor es,
la
je-
r a r quía
ec lesi ásti c a
pudo
esta blec er se bi en
pr onto.
En el a ño 1508 se funda r on la s
pr i -
mer a s tr es di óc esi s en La
Espa ñola .
En el
1511 se esta blec i ó la
jer a r quía
de Puer to Ri -
c o,
yenel
1517 la de Cuba .
Desde la s Anti lla s, los
c onqui sta dor es -y
c on ellos los mi si oner os-
pa sa r on
a la Flo-

r i da , «desc ubi er ta »
por
Ponc e de Leónen el
a ño 1513.Los
pr i mer os
i ntentos de
c onqui s-
ta r esulta r on i nfr uc tuosos,
y
no fue si no
ya
bi en a va nza do el
si glo,
c ua ndo la
pr esenc i a
de los fr a nc eses en la Flor i da llevó a los es-
pa ñoles
de Méxi c o a a c tua r ,
que
se c omen-
zó la
c onqui sta
efec ti va de la
r egi ón.
En el
entr eta nto,
y
a ún
después,
fuer on muc hos
los fr a i les, ta nto domi ni c os c omo
jesui ta s y
fr a nc i sc a nos,
que
i ntenta r on
penetr a r
en la
r egi ón por
medi os
pa c ífi c os y c uya
osa día
c ulmi nó en el ma r ti r i o. A
pa r ti r
de la Flor i -
da ,
y
c omo
pa r te
de la mi sma mi si ón, los
fr a i les
penetr a r on
en lo
que hoy
es
Geor gi a
yVi r gi ni a .
En todos estos ter r i tor i os el tr a -
ba jo
mi si oner o fue di fíc i l,
y
ter mi nó c ua ndo
en el a ño 1763 la Flor i da
pa só
a ma nos de
los
i ngleses.
Ta mbi én a tr a vés de la s Anti lla s
llegó
el
c r i sti a ni smo a Méxi c o. Cor tés, el
c onqui sta -
dor de Méxi c o, er a un hombr e de
pr ofunda
c onvi c c i ón c r i sti a na -c omo entendía n el
c r i sti a ni smo los
espa ñoles
de su
ti empo.
En
su
expedi c i ón
le
a c ompa ña ba n
va r i os c lér i -
gos y r eli gi osos que
ta n
pr onto
se
logr ó
la
vi c tor i a mi li ta r se dedi c a r on a ba uti za r a los
i ndi os
por
mi lla r es.
Los
pr i mer os
mi si oner os a c ti vos en Nueva
Espa ña
fuer on los fr a nc i sc a nos,
que
desde el
a ño 1524 se esta blec i er on enMéxi c o
y
Pue-
bla. A
pa r ti r
de estos dos c entr os,
y
dur a nte
los
pr óxi mos
c ua r enta a ños, la s mi si ones
fr a nc i sc a na s se extendi er on ha c i a el oeste
y
luego
ha c i a el nor te,
llega ndo
ha sta
Dur a ngo.
Los domi ni c os
llega r on
en el a ño 1526
y
se
esta blec i er on ta mbi én enMéxi c o
y
Puebla ,
per o
de a llí tendi er on a extender se ha c i a el
sur , a lr ededor de Oa xa c a .
Los
a gusti nos llega r on
si ete a ños
después
que
los domi ni c os (1533), y
se esta blec i er on
en Méxi c o, a
pa r ti r
de donde se extendi er on
ha c i a el nor te
y
el oeste,
empla zándose
so-
br e todo en los enor mes
espa c i os
va c íos
que
queda ba n
entr e los di sti ntos esta blec i mi en-
tos fr a nc i sc a nos
y
domi ni c os.

111
Las misiones en l a Edad Moderna

Los
jesuitas, que
fueron l a otra
gran
orden
que
establ eció
trabajo
misionero en México,
no
l l egaron
hasta el año 1572.Entonces se
distinguieron por
l a fundación de institucio-
nes educativas
y por
sus misiones en el nor-
te del
país.
Al
igual que
en otras
partes
del
mundo, l os
jesuitas
fueron
expul sados
en el
sigl o
XVIII.
La
jerarquía mejicana
se
constituyó
cuando,
en el año 1530,
Fray
Juan de
Zumárraga
fue
nombrado
primer obispo
de México. En el
1534 se fundó l a sede de
Antequera (Oaxa-
ca),
y poco después
l as de Michoacán, Chia-
pas, Guadal ajara y
Cozumel .
Para
compl etar
el
traspl ante
de l a
igl esia
es-
pañol a
a l a Nueva
España,
en el año 1569,
y
por
Real Cédul a, se establ eció en México
y
Perú el Santo Oficio de l a
Inquisición.
Aun-
que
desde antes había habido
procesos inqui-
sitorial es, el establ ecimiento del Santo Ofi-
cio
trajo consigo
una nueva
época
de
repre-
sión, tanto
para
l os
indígenas
como
para
l os
español es, y muy especial mente para
l os ex-
tranjeros.
Tres años
después
de su establ eci-
miento, el Santo Oficio tenía
bajo proceso
a
más de cuatrocientas
personas.
Pero a
pesar
de l a
Inquisición, y
a veces con l a anuencia
de l as autoridades ecl esiásticas, l os
viejos
cul tos
indígenas
subsistieron
bajo
el manto
del cristianismo. El caso más notabl e de es-
to es el cul to de l a
Virgen
de
Guadal upe,
cu-
yos orígenes
se confunden con el cul to a l a
antigua diosa de l a fertil idad Tonantzin.
A
partir
de México,
y
sól o dos años
después
de l a
conquista
del
imperio
de Moctezuma,
l os
español es, bajo
el mando de Don Pedro
de Al varado,
emprendieron
l a
conquista
de
l a América Central . Esta se
organizó
en una
Capitanía General con sede en Guatemal a
y
de l a que dependían
l as
provincias
de Chia-
pas, Sal vador, Honduras,
Nicaragua y
Cos-
ta Rica, además de l a
propia
Guatemal a.En
esta región l aboraron l os franciscanos, do-
minicos, mercedarios
y jesuitas.
Los
prime-
ros
obispados
fueron l os de Guatemal a, Ni-
112

caragua, Comayagua,
San Sal vador
y
Vera-
paz.
En l a América Central , l a
Inquisición
funcionó
bajo
l a
jurisdicción
del Santo Ofi-
cio de México,
bajo
el cual existían numero-
sos comisarios en l os
principal es pobl ados
de Centroamérica. En términos
general es,
l a conversión de l os
indígenas
marchó
muy
l entamente,
y
aún
hoy
un
antropól ogo pue-
de encontrar en Guatemal a comunidades en
l as
que
se continúa
practicando
l a
antigua
rel igión y
se
sigue
el cal endario
maya.
Las
primeras regiones conquistadas
de l o
que después l l egó
a ser el Virreinato de Nue-
va Granada fueron Darién
-hoy
Panamá-
y
Urabá. Ya l as
expediciones
de
Ojeda y
Ni-
cuesa l l evaban
consigo
frail es franciscanos.
La
primera
col onia fue l a de San Sebastián
de Urabá,
que l uego
se trasl adó al Darién,
donde en el año 1513 se fundó l a sede
epis-
copal
de Santa María del Darién.A
partir
de
al l í, se
procedió
a l a l abor misionera entre l os
indígenas, que
a veces consistía sencil l amen-
te en
que
l os sol dados
conquistadores,
sin
esperar siquiera
l a
l l egada
de l os sacerdotes,
bautizaran a l os «conversos».Através de to-
do el
período
col onial
trabajaron
en el Da-
rién
y Urabá l os misioneros catól icos, tanto
franciscanos, como dominicos, recol etos, ca-
puchinos, y jesuitas.
Sin
embargo,
aun en el
sigl o
XXI
quedaba por
hacer un extenso tra-
bajo misionero en Urabá.
Col ombia fue el centro del Virreinato de
Nueva Granada.Además de Urabá, l os es-
pañol es
se establ ecieron en l a zona de Car-
tagena, conquistada por
el Adel antado Don
Pedro de Heredia en el 1533. En el año
1534, l l egó
a
Cartagena
el dominico
Fray
Tomás del Toro,
primer obispo
de l a ciudad.
A
partir
de entonces,
y
con el
apoyo
del
obispo
Don Tomás
y
sus sucesores, se co-
menzó una intensa actividad misionera en l a
que
se destacaron l os dominicos
y
l os fran-
ciscanos. Los
jesuitas no
l l egaron
hasta el
año 1598,
pero
entonces comenzaron un ex-
tenso
trabajo
misionero.
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
A
partir
de
Cartagena,
los
españoles
se diri-
gieron
hacia el su r, donde fu ndaron la ciu -
dad de Santa Fe de
Bogotá,
ciu dad
qu e
en el
año 1562 vino a ser sede
episcopal, y
cabe-
cera de
arqu idiócesis en el 1564. Desde
mu y
temprano,
la
iglesia
colombiana comenzó a
produ cir
su
propio
clero, con lo cu al daba fe
de la
profu ndidad
de su
arraigo
en la
región.
Sin
embargo,
este clero se reclu taba sólo en-
tre los criollos
y
mestizos,
ypasaron largos
años antes de
qu e
fu ese ordenado el
primer
indígena .
También Venezu ela formaba
parte
de Nu e-
va Granada. En esta
región,
los
primeros
in-
tentos de establecer misiones cu lminaron en
martirios. Fu e en el
siglo
XVII,
gracias
a la
osadía de Francisco de
Pamplona, qu e
los
capu chinos lograron
establecerse en Vene-
zu ela. Seis años más tarde se establecieron
los observantes, al
tiempo qu e por
la
región
adyacente
a Colombia
penetraban
los
jesu i-
tas. Estos últimos tu vieron
gran
éxito,
pero
cu ando fu eron
expu lsados
de la
región
los
demás
religiosos
no tu vieron los recu rsos
necesarios
para
continu ar su obra . En el
1530 se
erigió
la sede
episcopal
de Caracas.
Au nqu e
el Ecu ador formaba también
parte
de Nu eva Granada, su
conqu ista
fu e em-
prendida
a
partir
de Gu atemala
por
Pedro de
Alvarado,
y
del Perú
por Diego
de
Almagro.
Au nqu e
al
principio
hu bo rivalidades entre
ambos
gru pos por
ver
qu ién
se
posesionaba
de los soñados tesoros de
Qu ito,
a la
postre
se reconciliaron
y
entre ambos tomaron la
ciu dad. Desde ese momento se estableció
en
Qu ito
u n convento franciscano,
y
en el
año 1537 otro mercedario. Cu atro años más
tarde se establecieron también los domini-
cos. Como en toda la América
hispana,
los
sacerdotes secu lares
acompañaron
también
a los
conqu istadores y
desde
mu ytemprano
establecieron
parroqu ias, pero
estos cléri-
gos
no se
ocu paban
del
trabajo
misionero
como lo hacían lo mendicantes. En el Reino
de
Qu ito,
como en todo el
antigu o Imperio

Inca, el
trabajo
misionero se vio obstacu li-
zado
por
la condu cta de los
conqu istadores
en más alto
grado qu e
en el resto de Améri-
ca . La destru cción del
Imperio
Inca median-
te la mentira
y
la traición,
segu ida
de las
gu erras
civiles entre
españoles,
sembró en
los indios u n
profu ndo
odio
ydesprecio
ha-
cia todo lo
qu e
se relacionase con los inva-
sores. Este sentimiento existía
especialmen-
te en la nobleza del
viejo Imperio, pu es
los
súbditos eran en su
mayoría pu eblos
con-
qu istados por
los incas antes de la
llegada
de
los
españoles, ypara
los cu ales este último
acontecimiento era
poco
más
qu e
u n nu evo
cambio de amos. En esta situ ación, las órde-
nes mendicantes hicieron mu cho
por
llevar
el cristianismo a los
indígenas
del interior
del
país.
Uno de los mas notables de estos
esfu erzos misioneros fu e el de los
jesu itas
en la
región
de Mamas,
qu eperdu ró
a través
de
siglos.
En cu anto a su
organización
ecle-
siástica,
Qu ito dependió originalmente
del
Perú, hasta
qu e
en el año 1545 se estableció
el
Obispado
de
Qu ito.
Al
igu al qu e
en el
resto de las colonias
españolas,
la
Iglesia
erigió hospitales y
escu elas
qu e,
si bien eran
insu ficientes, eran el único intento de asis-
tencia social
qu e
existía.
La
conqu ista
del Pera es u na de las
páginas
más nefastas en la historia de la coloniza-
ción de América. La destru cción
por parte
de
España
del
viejo Imperio
Inca
y
de su
elevadísima civilización no tiene
ju stifica-
ción
posible.
Francisco Pizarro, el extreme-
ño criador de cerdos convertido en caballe-
ro
y conqu istador,
ha de llevar bu ena
parte
de la
responsabilidad.
Pero no
poca
corres-
ponde
también a la
iglesia, y mu yespecial-
mente a su
representante
Valverde,
cu ya
fa-
mosa lectu ra del
«Requ erimiento»
a Ata-
hu alpa
en
Cajamarca
ha
qu edado
en la his-
toria como u n
ejemplo
notable, si no de trai-
ción, al menos de fanatismo
religioso.
Ya la
traición de
Cajamarca
se añade
aqu ella
otra
por
la
qu e
Pizarro, tras haber
prometido
la

113
Las misiones en l a Edad Moderna

l ibertad de
Atahual pa,
l e hizo matar. ¡Aun-
que por
razón de haber
aceptado el bautismo
l e concedió l a
gracia de
estrangul arl e
en vez
de
quemarl e
vivo! A l a muerte de Atahual -
pa siguió
l a
guerra
civil entre l os
español es,
que
no se contentaban con l os tesoros roba-
dos a l os
indígenas y querían
ahora
despo-
jarse
mutuamente de su
poder y
sus
rique-
zas. Por tanto, no ha de
sorprendemos que
en medio de todo esto,
y
hasta en el
sigl o
XVIII
-bajo Túpac
Amaru-l os
indígenas
se rebel aran contra l os
español es, y por
en-
de contra el cristianismo
que representaban.
A
pesar
de l as dificul tades
surgidas
a causa
de l a conducta de l os
conquistadores, y
a
pesar
también de l a actuación del
primer
do-
minico en el Perú
-Fray
Vicente Val ver-
de- l as órdenes mendicantes hicieron en
el Perú un
trabajo
misionero
sorprendente.
La
primera
orden en establ ecerse en el Perú
fue l a de Santo
Domingo, que l l egó
con l os
conquistadores y que
en el año 1539 se
constituía
ya
en una
provincia independien-
te de l a de México
bajo
el títul o de Provin-
cia de San Juan Bautista del Perú. Poco des-

pués
de l os dominicos l l egaron l os francis-
canos y mercedarios;
y
en el año 1567, l os
jesuitas.
Al
principio
estos misioneros se l i-
mitaron a l a
evangel ización
de l os antiguos
territorios del
Imperio
Inca,
pero ya
a
prin-
cipios del sigl o XVIIl os misioneros españo-
l es comenzaron a cruzar l as fronteras de
aquel antiguo imperio. Entre l os misioneros
que
en l os
sigl os XVIIyXVIII contribuye-
ron a esta
expansión
del cristianismo hacia
l as sel vas oriental es, son
dignos
de mención
Fray Francisco de San José,
Fray Pedro
Gonzál ez de
Agüero, Fray Manuel de So-
breviel a
y Fray Narciso Girbal y Barcel ó.
La
primera sede episcopal establ ecida en el
Perú fue l a de Túmbez, cuya erección esta-
ba
estipul ada
en l a
Capitul aciones
de Tol e-
do,
ypoco después
se establ eció l a de Cuz-
co. No fue hasta el año 1543
que
Lima reci-
bió su
primer obispo, y
tres años más tarde
se hacía de el l a sede
metropol itana.
El más
il ustre
arzobispo
de Lima en el
sigl o
XVI
fue Toribio de
Mogrovejo.
La
Inquisición
fue introducida en el Perúen
el año 1529,
y
continuó
operando
hasta
114

Estatua ecuestre de Pizarro en su ciudad
nataiTrujil l o.

HISTORIAGENERALDELAS MISIONES

1820, unaño antes de
que
se
jurase
la inde-
pendencia
del
país.
La
conquista
de Chile, en la
que Almagro
fracasó y
Valdivia
perdió
la vida, fue mucho
más lenta
que
la del Perú,
pues
el valor de
los araucanos
obligó
a los
españoles
acon-
formarse con la
región
al norte del río Bío-
Bío. Nofue sino en el
siglo
XVIII, tras ha-
ber sido
precedido por
los misioneros,
que
el
poderío español
se extendió hacia el sur
del
país.
Enel entretanto, enel año 1561, se
erigió
lasede
episcopal
de
Santiago
de Chi-
le,
que
en el
siglo
XIX vendría a ser sede
metropolitana, y
la de La
Imperial
enel año
1567. También se establecieronen la
región
conventos de dominicos, franciscanos
y
mercedarios. Fueron
empero
los
jesuitas
quienes
más arduamente se
ocuparon
de
pe-
netrar en el territorio de los araucanos
y
de
aprender
su
lengua y
establecer misiones

El tribunal de la Inquisición se estableció tam-
bién enAmérica. Museo de la
Inquisición.
Lima.
± 4

:

/

Y
/

r

I

:

Aunque repetidamente
se intentó, la colo-
nización
pacífica
ala postre
dio en
conquis-
ta y
colonización.
Bajorrelieve
enAsunción.

entre ellos. Tambiénen Chile se
implantó
la
Inquisición, que
no fue abolida sino en el
año 1820.
El
primer
establecimiento
permanente
de
los
españoles
enlo
que después
vino aser el
Virreinato de la Platafue el de Asunción, en
el año 1537. A
partir
de esta
plaza,
así como
del Perú, tendría
lugar
la
conquista
del res-
to del futuro virreinato. Durante la
segunda
mitaddel
siglo
XVIfuerzas
procedentes
del
Perú
y
de Asunción fundaron las ciudades
de
Santiago
del Estero, Tucumán, Córdoba
y
Buenos Aires, esta última
por segunda
vez.
Aunque
hubo otras órdenes
que
laboraron
enla
región, quienes
más se
distinguieron
en
el
trabajo
misionero en el
Paraguay
fueron
los
jesuitas.
Estos se
constituyeron
en Pro-
vinciadel
Paraguay
enel año 1607,
y
en esa

115

Las misiones en la Edad Moderna

fecha estaban
presentes,
además de en
Asunción, en
Santiago
del Estero, en Tucu-
mán
y
Córdoba. Su obra consistió
princi-
palmente
-además del
trabajo
de escuelas
que siempre
les ha caracterizado-en el es-
tablecimiento de «reducciones» de
indíge-
nas,
ymuyespecialmente
de
guaraníes.
Es-
tas reducciones eran
semejantes
a las
que
se
organizaron
en otras
regiones
del continen-
te, con la salvedad de
que
no se encontraban
en ellas guarniciones
de soldados
españoles,
sino
que
los
propios indígenas, y
hasta los
sacerdotes, se armaban
para
defenderlas. Su
número se estima en 57 reducciones, en las
que
había alrededor de 113,000
indígenas.
Por su número
ypor
su
grado
de
indepen-
dencia, estas misiones resultaban sermotivo
de recelos
porparte
de los funcionarios civi-
les,
cuya suspicacia
era alentada
por
los co-
lonizadores
que
veían en los
jesuitas
un obs-
táculo a sus intereses económicos
y
de ex-
pansión.
Esta
oposición llegó
a su
punto
máximo cuando, tras la firma del Tratado
de Límites entre
España y Portugal
en el
año 1750, los
indígenas
se sublevaron en
oposición
al
desplazamiento
a
que
dicho tra-
tado les
obligaba.
Hubo
quien, culpando
a lo
jesuitas
de la rebelión, le llamó la
«guerra
de
los
jesuitas», contribuyendo
así a la
campa-
ña
que
desde hacía años se libraba en Euro-
pa
contra la Sociedad de Jesús. En el año
1761 se anuló el Tratado de Límites
y
los in-
dígenas pudieron regresar
a sus
antiguas
re-
ducciones. Pero el mal
ya
estaba hecho. To-
davía estaban los
indígenas
tratando de re-
parar
los males causados en las reducciones
durante su ausencia cuando
llegó
la orden de
expulsión
de los misioneros
jesuitas
-año
1767.
Aunque religiosos
de otras órdenes
trataron de llenar el vacío
dejado por
los
je-
suitas, la obra era demasiado
grande para
sus fuerzas,
y
la decadencia no
pudo
dete-
nerse. Así
desapareció aquel experimento
misionero
que,
a
pesar
de su paternalismo
-que
no fue
peorque
el tratamiento de
que

otros «cristianos» hacían
objeto
alos
indíge-
nas- fue el intento más serio
y
duradero
por parte
de los misioneros católicos en
América de
organizar
a los
indígenas
en co-
munidades cristianas.
En Bolivia se establecieron conventos en las
principales
ciudades casi al
tiempo
de su
fundación, y
se
organizaron
reducciones, no
sólo
por
los
jesuitas
del
Paraguay,
sino tam-
bién
por
los franciscanos. La diócesis de
Charcas
-hoy
Sucre-se estableció en el
año 1551.
El cristianismo penetró
en el Río de la Pla-
ta tanto
por
marcomo
por
el norte. Los
pri-
meros intentos de establecerse directamen-
te en las orillas del estuario fracasaron,
y
los colonizadores
que
habían venido
por
mar
para
fundar a Buenos Aires se vieron
obligados
a unirse a los de Asunción. A
par-
tir del Perú,
llegaron
a Tucumán los
prime-
ros misioneros franciscanos, entre los cuales
se cuentan
Fray
Juan de
Rivadeneyra y
San
Francisco Solano, a
quien ya
nos hemosre-
ferido,
y que
fue el
primer gran
misionero
entre los
indígenas
del norte de
Argentina.
Los mercedarios
contribuyeron
también en
la obra misionera, llevando a cabo un traba-
jo
de tal índole
que
varios de ellos fueron
muertos
por
los
indígenas.
El
trabajo
de los
dominicos
dependía
de Chile,
y
su
progreso
no
parece
haber sido tan
rápido
como el de
los franciscanos. Los
jesuitas llegaron
en el
año 1585,
y
en el 1587 otro
contingente
lle-

a Buenos Aires
procedente
del Brasil,
pero
su
trabajo
más
permanente
tuvo
lugar
en el norte del
país,
en las misiones
que ya
hemos estudiado
ycuyo
centro estaba en el
Paraguay.
En el año 1570 se estableció la se-
de de Tucumán,
y
en 1620 la de Buenos Ai-
res.
En resumen,
podemos
decir
que
la
conquis-
ta de la América Latina
por parte
del catoli-
cismo romano se debió a una combinación
de factores
y
circunstancias. Debido a la
multiplicidad
de tales factores, la
evangeli-

116
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
zación de América fue ala vez una historia
de abusos,
inj usticias,
envidias
y
ambiciones
desmedidas
y
una historia de
grandes
aven-
turas
y
retos de fe
que
no
pocas
veces resul-
taron en el martirio. La
presencia
de los co-
lonizadores fue
siempre
una amenaza
para
el bienestar de los
indígenas.
Junto a los co-
lonizadores,
y
a veces antes
que
ellos, vinie-
ron los misioneros,
quienes
en muchas oca-
siones combatieron los abusos
por parte
de
los colonizadores. Porotro lado, en
algunos
casos la fuerza de las armas se
empleó para
proteger
a los misioneros
y
hasta
para
obli-
gar
a los
indígenas
a
aceptar
el bautismo.
Pero en la
mayoría
de los casos la distinción
entre el misionero
y
el soldado se mantuvo
más claramente
que
en los últimos
siglos
de
la Edad Media
europea.
También es necesario señalar
que
la cristiani-
zación de la América Latina
y
el Caribe
que-

incompleta,
no sólo en lo
que
a su exten-
sión
geográfica
se refiere, sino también
y
so-
bre todo en cuanto a la
penetración yprofun-
dización
porparte
del cristianismo en la tota-
lidad de las costumbres
y
las creencias del
pueblo . Aquí
también
hay que
reconocer
que
esto es lo mismo
que
sucedió desde los
pri-
meros
siglos
de la historia de la
iglesia,
cuan-
do las estructuras
y teologías
de misión
y
evangelización esperaban
de los nuevos con-
versos un abandono total de las
antiguas
reli-
giones y
una discontinuidad radical con sus
culturas. Quizáen el caso de la América La-
tina y el Caribe esto sucedió con más fre-
cuencia
y
alcance
que
en otros
países, pero
no
se trata en modo
alguno
deun fenómeno nue-
vo en la historia de las misiones cristianas .
c) Las Islas
Filipinas .
Estas islas,
que
reciben
su nombre en honor de
Felipe
II de
España,
fueron visitadas
por Magallanes
en el año
1521. Como es sabido, el gran navegante
portugués, que viaj aba baj o órdenes de Es-
paña, perdió la vida en ellas. Fue medio si-
glo
más tarde
que
se comenzó la
conquista
de las
Filipinas.
A
partir
de entonces fueron

muchas las
personas que, procedentes
de
México,
llegaban
a estas islas. La
mayor
parte
no venía con los mismos
propósitos
con
que
los
conquistadores y colonizadores
habían
llegado
aAmérica. Las
Filipinas
es-
taban demasiado
lej os
de
España
-a la
que
se
viaj aba siguiendo
la ruta del Pacífico,
México
y
el Atlántico-
para llamar la
atención como centro de comercio. Para los
españoles
en las
Filipinas,
éstas fueron du-
rante mucho
tiempo punto
de
partida para
el
establecimiento de colonias
y
misiones en
el Oriente. Poresa razón los misioneros
j u-
garon
allí un
papel
mucho más
preponde-
rante
que
en América. Ytambién
por
ello
no se dieron los mismos abusos, ni en el
mismo
grado, que
se habían dado en dicho
continente. Puesto
que
los habitantes de es-
tas islas estaban
poco
urbanizados, se
siguió
en ellas el
viej o procedimiento
de las enco-
miendas,
que
no
parecen
habersido tan abu-
sivas como en el continente americano. Afi-
nes del
siglo
XVIlos
agustinos,
francisca-
nos, dominicos,
j esuitas y
recoletos
llegaron
en
grandes
números. Al
igual que
en la
América, estos frailes se dedicaron sobre to-
do a establecer «misiones» o centros comu-
nitarios en los cuales se enseñaba la fe cris-
tiana
y algunas
de las costumbres
europeas .
Estas misiones alcanzaron cierto éxito,
y
a
fines del
período que
estudiamos la inmen-
sa
mayoría
de la
población filipina
se consi-
deraba cristiana.
El
trabaj o
misionero en las
Filipinas trope-
zó con varios inconvenientes . El
primero
de
ellos fue la
presencia
de los musulmanes en
la
región
del sur. Entre ellos los misioneros
españoles
sólo
pudieron lograr
unos
pocos
conversos. Había además
j aponeses y
chinos
que
habían
llegado
antes
que
los
españoles,
y aunque
no
parecen
haber
opuesto gran
re-
sistencia a la
predicación
de los frailes
y
muchos hasta la
aceptaron gustosos,
los es-
pañoles temían su número creciente, lo cual
dio lugar atristes episodios de matanzas de

117
Las misiones en l a Edad Moderna

chinos. Los hol andeses
disputaban
el dere-
cho de
España
a
gobernar
en
Fil ipinas.
En l a
segunda mitad del
sigl o
XVIIIl a
expul sión
de l os
jesuitas causó
graves
daños a l as mi-
siones
que
habían
emprendido.
Pero no hubo obstácul o
mayor
al
trabajo
misionero en estas isl as
que
el de l as divi-
siones entre l os
propios
cristianos. Las au-
toridades civil es
pugnaban
con l as ecl e-
siásticas. El cl ero secul ar trataba de hacer-
se
cargo
de l as misiones fundadas
por
l os
regul ares, y
éstos se resistían a el l o. Las
diversas órdenes
competían
entre sí a
pesar
de ordenanzas real es
que prohibían que
dos órdenes
trabajasen
en l a misma
pro-
vincia. Esto, combinado con el carácter
paternal ista y condescendiente de l os diri-
gentes
ecl esiásticos
y
civil es
para
con l os
fil ipinos,
evitó
que
l as
Fil ipinas
se convir-
tiesen verdaderamente en un centro de mi-
siones hacia el
Lejano Oriente, con una
igl esia
autóctona
capaz
de contribuir a ese
trabajo
misionero.
d) Otras misiones
español as.
A
partir
de l as Fi-
l ipinas,
l os
español es emprendieron trabajo
misionero hacia el continente asiático. Aun-
que
hubo misioneros
español es
en l as Indias
Oriental es, en el
Japón,
en el Asia sudorien-
tal
y
en China, su obra no tuvo l a
profundidad
ni l a
permanencia que
tuvo l a de sus
compa-
triotas en l a América
y
en l as
Fil ipinas.

3. La
expansión
misionera a
partir
de
Portugal
Limitado como estaba en su
expansión
en l a
Penínsul a Ibérica
por
su vecina
España,
Portu-
gal
comenzó su
expansión
marítima antes
que
l a
propia España. Bajo Enrique
el
Navegante
(13 94-1460) l a
navegación
vino a ser una de
l as
principal es ocupaciones
del reino
portu-
gués. En l a
primera
mitaddel
sigl o
XVfueron
descubiertas l as Azores
y
l as Isl as de Cabo
Verde. Cuando a
partir
de 1453 , con l a caída
de
Constantinopl a,
se hicieron cada vez más
difícil es l as comunicaciones con el Oriente a

118

V

y.

V

1.
ç

4

En
Portugal , Enrique
el
Navegante
fomen-
to l a
expl oración marítima. Estatua en el
Museo Marítimo de Bel em, Portugal .

través de esa ruta, era natural
que
l os
portu-
gueses
se l anzasen a buscar un camino hacia
l as Indias bordeando el Africa. En el año 1486
Bartol omé Díaz
l l egó
al cabo de Buena
Espe-
ranza,
y
once años más tarde Vasco da Gama
l l egaba
a l a India. Sobre l a base de estos des-
cubrimientos, l os soberanos
portugueses
l o-
graron que
en
repetidas
bul as
pontificias
se l es
concediese l a soberanía de todas l as tierras
por
descubrir. Cuando l os
viajes
de Col ón introdu-
jeron
a
España
en l a l id en
pos
de nuevas tie-
rras, el Sumo Pontífice se vio en l a
obl igación
de determinar
qué
territorios
corresponderían
acada uno de l os dos reinos. Al a sazón, ocu-
paba
l a sede romana el
papa
de triste memoria
Al ejandro
VI,
español.
Tras
l argas negocia-
ciones
y repetidas protestas por parte
de l os
portugueses,
el
Papa
dividió l a tierra median-
te una l ínea
imaginaria que
corría 3 70
l eguas
al oeste de l as Isl as de Cabo Verde. De esta
manera, tocaban a
Portugal
territorios
que
in-

] ¡ ¡ l

HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
cluían el extremo oriental de la América del
Sur, todo el continente africano,
y
el Oriente.
A
España
le
correspondía
el resto de América
y
la casi totalidad del Océano Pacífico. Aun-
que
las
Filipinas quedaban
en territorio
portu-
gués,
más tarde se
llegó
a un acuerdo
por
el
cual
pasaron
a manos de
España.
Tras los
viajes
de
exploración, y
a veces
jun-
to a ellos,
surgió
el intento de colonizar los
nuevos territorios. La base de la colonización
del Oriente fue establecida
por
Alfonso de Al-
buquerque
en los años
que
van del 1510 al
1516. Afin de dominar el comercio con la In-
dias,
Albuquerque
se adueñó de
puntos
estraté-
gicos
en las rutas marítimas. En el Mar de Ara-
bia, los
portugueses ocuparon
Socotra, Ormuz
y
Adén, con lo cual se hacían dueños de las ru-
tas hacia el noroeste . En la India tomaron
y
fortificaron la
plaza
de Goa,
y
en Ceilán la de
Colombo. Haciéndose dueños de Malaca, ce-
rraron el
paso
hacia el
Lejano
Oriente a todas
las demás naciones, al
tiempo que
ellos mis-
mos se establecían en Macao
y
otros
puntos
de
China. Puesto
que
en esos
países
existían vas-
tas
poblaciones que
no era
posible
someter to-
talmente, los
portugueses
se contentaron con
tomar esos
puntos estratégicos que
les
permi-
tían obtener el beneficio del comercio del
Oriente sin la necesidad de
conquistar
todo el
territorio.
En la América del Sur
y
Africa,
por
el con-
trario, la
población aborigen
era escasa
y
su
civilización rudimentaria; de modo
que
les fue
posible
a los
portugueses seguir
una
política
semejante
a la
que adoptaron
los
españoles
en
la colonización de América
y
las
Filipinas.
A
pesar
de
que
las bulas
papales
le conferían
un territorio tan extenso como el
que
conferían
a
España, Portugal
nunca
logró
el éxito coloni-
zador
que
tuvo esa otra nación. Esto se debió,
por
una
parte,
a
que
muchos de los territorios
que
debían ser colonizados y evangelizados por
Portugal
estaban
ocupados por poblaciones
de
un alto desarrollo cultural cuyas religiones
ofrecían más resistencia al cristianismo que las

religiones
más
primitivas
de los
pueblos colo-
nizados
por
los
españoles. Porotra
parte, en las
regiones
de América
y Africa que tocaron en
suerte a los
portugueses y
donde había
pobla-
ciones
cuya
cultura
y religión primitivas les
hacía
susceptibles
a una colonización
semejan-
te a la
que
llevaba a cabo
España,
las dificulta-
desdel clima, la
vegetación y
las comunicacio-
nes eran
mayores que
en buena
parte
de la
América
hispana.
a) La colonización portuguesa
en América. Si
bien las bulas
papales, yluego
el Tratado de
Tordesillas, conferían a
Portugal
una
peque-
ña
porción
del extremo oriental de la costa
sudamericana,
pronto
la
expansión
de los
colonos
que
allí se establecieron
conquistó
para
la civilización
portuguesa
un área mu-
cho más extensa
que
la
que legalmente
le
correspondía.
Aesta zona se le dio el nom-
bre de «Brasil»
por
razón de un árbol de ese
nombre
que
allí crecía
y que
era codiciado
como fuente
para
un tinte
que
se utilizaba en
la industria textil.
La colonización definitiva del Brasil fue em-
prendida
sin
gran prisa, pues
la
monarquía
portuguesa
estaba muchomásinteresada en
sus territorios en el Oriente. En todo caso, se
establecieron en el Brasil
«capitanías» que
no eran más
que
un
trasplante
al Nuevo
Mundo del
viejo
sistema feudal. Dichas ca-
pitanías
eran
puestas
en manos de
algún
hi-
dalgopobre
de
Portugal que
buscaba tierras
que
colonizar. Por lo
general, comprendían
unas cincuenta o cien
leguas
de costas,
y
su
posesión
era hereditaria. De las doce
capita-
nías
que
fueron establecidas
originalmente,
sólo dos tuvieron buen éxito. Por esta razón
en el año 1549, sólo
quince
años
después
del
establecimiento de la
primera capitanía,
el
Rey
de
Portugal
decidió establecer una «ca-
pitanía general»
en la ciudad de Bahía.
Las
poblaciones indígenas que
los
portu-
gueses
encontraron en las costas de Brasil
fueron sometidas a la esclavitud, a veces
bajo un
subterfugio semejante al de las en-

4

119
Las misiones en l a Edad Moderna

Tratado de Tordesil l as.
Museo Marítimo de Bel em.

comiendas
español as, y
a veces sin subter-
fugio al guno. Según
l as
l eyes,
l os indios
aprehendidos
en
«guerra
santa»
podían
ser
hechos escl avos. Hacia el interior, l os frai-
l es,
y
sobre todo l os
jesuitas y
francisca-
nos, establ ecieron
al gunas
misiones seme-
jantes
a l as de l os
español es,
a l as
que
da-
ban el nombre de «doutrinas». Estas misio-
nes se vieron a menudo atacadas
por
l os
propios
col onizadores bl ancos
que
busca-
ban escl avos
para
sus
pl antaciones.
A
pesar
de l as l abores de misioneros tal es como Jo-
sé de Anchieta
y
Antonio Vieira,
que
dedi-
caron sus vidas a
mejorar
l as condiciones de
l os
indígenas,
no fue sino en el año 1755
que
se
prohibió
escl avizar a l os
indígenas
americanos.
Aunque
l a corona
portuguesa
no estaba en favor del mal trato de l os natu-

ral es,
tampoco
se
ocupó
de evitarl o,
siquie-
ra en el
grado
l imitado en
que
l o hizo l a co-
rona
español a.
En términos
general es,
el
trabajo
misionero
en el Brasil no
l l egó
a tener el mismo des-
arrol l o
que
tuvo en l a América
español a.
Si
bien l os
jesuitas
fundaron escuel as,
siempre
hubo necesidad de una universidad,
y quie-
nes
querían seguir
estudios
superiores
se ve-
ían
obl igados
a ir a l a de Coimbra en Euro-
pa. Tampoco
hubo en Brasil
quien
se ocupa-
se de traer l a
imprenta
desde una fecha tem-
prana,
como l o había hecho en México el
obispo Zumárraga.
En mucho
mayor grado
que
en l a América
español a,
en el Brasil l a
Igl esia
Catól ica fracasó en l a total asimil a-
ción de l a
pobl ación negra que
fue traída
del Africa cuando comenzaron a escasear
l os brazos
indígenas,
de modo
que
l as
viejas
rel igiones
africanas
persistieron. Quizá
esto
se deba, en
parte
al menos, al hecho de
que
Portugal
tenía otras col onias
que
atraían a l o
mejor
de sus aventureros
y
misioneros, de
manera
que
l os
que l l egaron
al Brasil no re-
presentaban
l o
mejor
de l a
gran expansión
portuguesa.
En el año 1551 6 1552 se
erigió
el
primer
episcopado
del Brasil ,
que
fue el de San Sal -
vadorde Bahía. En 1575 se hizo de San Se-
bastián de Río de Janeiro un vicariato
apos-
tól ico,
y
en el año 1676 se l e dio el títul o de
diócesis
bajo
l a sede metropol itana
de Ba-
hía. La sede de Pernambuco, también
bajo
l a
jurisdicción
de Bahía, fue creada en el mis-
mo año
que
l a de Río de Janeiro. Al año si-
guiente
se
erigió
el
episcopado
de San Luis
de Marañón,
y
en el
sigl o
XVIII l os de Be-
l én, São Paul o
y
Mariana.
b) La expansión portuguesa
en el
Africa.
Co-
mo
ya
hemos señal ado,
Portugal
había co-
menzado a
expl orar
l as costas del continen-
te africano mucho antes de l os
viajes
de
Cristóbal Col ón. Durante el
sigl o
XV l os
portugueses
se habían establ ecido en varias
120

HISTORIAGENERALDELAS MISIONES
de l a s is l a s del l a do occidenta l de Africa ,
es pecia l mente
l a s de Ca bo Verde
y
l a de
Ferna ndo Poo. A
pa rtir
de es ta s is l a s s e hi-
zo
a l gún tra ba jo
mis ionero en l a tierra firme
a frica na . Pero fue en el
s igl o
XVI
que
co-
menzó l a verda dera
expa ns ión portugues a
en l a cos ta de Africa . El
primer
interés de
l os
portugues es
era es ta bl ecer a l l í centros
que
l es s irvies en, como ba s e en s u ca mino
ha cia l a s India s . Pero a l os col oniza dores
que
s e es ta bl ecí a n en dicha s ba s es
s eguí a n
l os s a cerdotes ,
ypronto
s e comenza ba el tra -
ba jo
mis ionero. Es te
tra ba jo
s e extendió
pri-
mero
por
l a cos ta occidenta l de Africa , s o-
bre todo en l a
región
de
Angol a y
en el rei-

'--

Va s co de Ga ma . Es ta tua en s u ciuda d na ta l .
no del
Congo, cuya ca pita l , Ba ji,
s e encon-
tra ba a unos
pocos
kil ómetros de l a des em-
boca dura de rí o del mis mo nombre. En es ta
úl tima zona el
tra ba jo
mis ionero
l ogró
éxi-
tos nota bl es ,
a unque
efí meros . Se dice
que
un
rey
del
Congo,
a
quien
l os
portugues es
l l a ma ba n Al fons o,
a ceptó
el ba utis mo,
yque
de es a ma nera s e
introdujo
el cris tia nis mo
en es a
región.
Poco
des pués
un
hijo
de Al -
fons o fue
cons a gra do obis po
de
Ba ji,
con l o
cua l l e
cupo
l a dis tinción de s er el
primer
obis po
de ra za
negra cons a gra do por
l a
Igl e-
s ia Roma na . Al
pa recer, a l gunos
a ños des -
pués
l a s condiciones ca mbia ron,
y
l a
igl es ia
del
Congo des a pa reció.
La de
Angol a
con-
tinuó exis tiendo ha s ta nues tros dí a s .
Tra s l a col oniza ción de l a cos ta occidenta l
de Africa , l os
portugues es
s e dedica ron a
es ta bl ecer ba s es en l a cos ta orienta l . El Is -
l a m ha bí a
penetra do
en es a
región a l gún
tiempo
a ntes ,
ypor
ta nto el
tra ba jo
mis ione-
ro s e hizo más difí cil . A
pes a r
de es to l os
portugues es , y
con el l os l a
igl es ia que repre-

121
Los
expl ora dores portugues es
recorrieron
l a cos ta a frica na , recl a ma ndo tierra s
pa ra
s u
igl es ia y
s u
Rey.
Mus eo Ma rftimo de Bel em.

Las misiones en l a Edad Moderna

La escueta de
navegación
de
Enrique
el
Navegante,
donde se ve
l a rosa de l os vientos
que
se util izaba en l a instrucción marítima.

sentaban,
l ograron
fuerte
arraigo
en
l ugares
como
Mozambique y Mombasa.
Las misiones en el Africa fueron l as más
pobres
de todas l as
portuguesas. Esto se de-
be en
parte
a
que
el interés de
Portugal
se
centraba en el Oriente,
y
no en el continen-
te africano,
que
venía a ser
para
el l os un
obstácul o másbien
que
una
oportunidad
mi-
sionera. Además,l os
portugueses
se dedica-
ron a l l evar escl avos del Africa al continen-
te americano
y,
como era de
esperarse,
esto
hizo mucho daño al
trabajo
misionero. Por
úl timo, antes de
que
l os
portugueses
tuvie-
ran l a ocasión de
penetrar
hasta el interior de
Africa,
aparecieron
otras
potencias europe-
as
que
se
disputaban
con el l os el derecho a
conquistar y
col onizar ese continente. El re-
sul tado de todo esto fue
que,
al final del
pe-
ríodo
que
estudiamos, Africa
seguía
siendo
para
l os
europeos
un continente desconoci-
do,
y para
l a
igl esia
un vasto
campo
misio-
nero
apenas
l abrado.
e) El Oriente. Como hemos dicho anterior-
mente, buena
parte
del territorio
que
el Pa~

122

pa
había col ocado
bajo
l a
responsabil idad
de
l a corona
y
misiones
portuguesas pertenecía
al Oriente asiático. Fue en esta
región que
Portugal
se mostró más
incapaz
de real izar
l a tarea
que
l e había sido encomendada. Es
fácil
comprender
esto si se tiene en cuenta
que
se trataba de l a
región
más densamente
pobl ada
del
gl obo y que
existían en el l a l as
más
antiguas
cul turas. Como es de
suponer-
se, l a
viejas
cul turas oriental es, con sus rel i-
giones
al tamente desarrol l adas,
opondrían
a
l a cul tura
europea y
al cristianismo
que
con
el l a venía unaresistencia mucho más tenaz
que
l a
que podían
haberofrecido l as cul tu-
ras americanas
y
africanas. Como veremos
más adel ante, tal es cul turas
requerían
un
método misionero
al go
distinto del
que
se
empl eaba
en l as demás col onias
español as y
portuguesas.
En el Oriente,
Portugal
nunca
pudo
hacer
más
que
establ ecer
pequeñas
col onias coste-
ras
que
l e servían
para l ograr
el dominio de
l os mares
y
del comercio,
pero
no de l a to-
tal idad de l os
países
en
que
se establ ecían.

HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
Haciéndose fuertes en la costa occidental de
la India
(especialmente
en Goa), en Ceilán
y
en el estrecho de Malaca, los portugueses
te-
nían en sus manos las
principales
rutas de
acceso al comercio del Oriente. En China, la
pequeña
factoría de Macao les permitía
co-
merciar con ese inmenso
país.
Naturalmente, las
primeras iglesias
cristia-
nas establecidas
por
los portugueses
en el
Oriente coincidían con estas pequeñas
colo-
nias
que
allí habían fundado. Su ministerio
se
ocupaba principalmente
de los
portugue-
ses mismos,
aunque
se buscaba también la
conversión de los nativos del lugar que que-
daban
bajo
el dominio ola influencia de los
colonizadores. En tales casos, se confundía
el cristianismo con la cultura de
Portugal, y
se
obligaba
al converso a aceptar, junto
con
el bautismo, todos los modos de vida
y
has-
ta el nombre de un
portugués.
Como es de
suponerse,
este método no
lograba
sino en-
ajenar
a
aquellos
asiáticos que
amaban su
cultura
yque
creían que
era necesario aban-
donarla
para aceptar
la fe cristiana.
Debido a limitaciones de
espacio,
no
pode-
mos narrar
aquí
la maneraen
que
el cristianis-
mo fue extendiéndose en los distintos
países
del Oriente. Nos limitaremos por
tanto ana-
rrar la obra del más grande
de los misioneros
portugueses
del siglo
XVI, San Francisco Ja-
vier,
y
amostrar cómo los misioneros de la se-
gunda generación,
tales como Roberto de No-
bili
y
Mateo Ricci, intentaron métodos más
atrevidos
que
los de sus antecesores.
San Francisco Javier nació en Navarra en el
año 1506. Cuando aún no tenía veinte años
pasó
a la Universidad de París, donde estu-
dió hasta el año 1530. Poco después
estable-
ció amistad con
Ignacio
de
Loyola.
Francis-
co,
Ignacio y
un
grupo
de cinco
compañeros
más fueron el núcleo que
dio
origen
a la
Compañía
de Jesús,
que
fue
aprobada por
el
papa
Paulo III en el año 1539.
Desde sus
orígenes,
la
Compañía
de Jesús
estuvo interesada en el
trabajo
misionero.

Unode los
primeros
en
emprender
esta obra
fue el
propio
Francisco Javier,
quien partió
en el año 1541 rumbo a la India, llevando
consigo
cartas de recomendación del
rey
de
Portugal
Juan II, así como el título de Nun-
cio de la India Oriental . Comenzabaasí una
vida de idas
y
venidas
por
el Oriente,
predi-
cando el Evangelio, organizando y
fortale-
ciendo
iglesias
e
instruyendo
a
portugueses
e indígenas.
Tras
pasar
unos cuatro meses en Goa, San
Francisco Javier se
dirigió
al sur de la India,
a la zona corrientemente llamada
Pesque-
ría, donde unos seis osiete años antes se ha-
bían bautizado más de veinte mil
personas.
Allí centró su esfuerzo misionero hasta el
año 1545,
aunque
esto no le
impidió
hacer
otros
viajes
aGoa
y
Cochín. Fue en el año
1544
que,
mediante su intervención en una
pequeña guerra
local, Javier
logró que
diez
mil
personas aceptasen
el bautismo. Su tra-
bajo
misionero fue
principalmente
con ni-
ños, enseñándoles oraciones
y
catecismos
(en
latín)
para proveer
un fundamento de fe
entre
aquellos que
a
temprana
edad eran
par-
te de la comunidad cristiana.
En el año 1545 Francisco Javier emprendió
viaje
haciaMalaca, donde
permaneció
unos
pocos
meses antes de
pasar
a la ciudad de
Amboina, en las Molucas. En esas islas en-
contró siete aldeas
que
habían recibido el
bautismo
algún tiempo
antes,
pero
en las
que ningún
sacerdote
trabajaba.
Allí tam-
bién se dedicó adar a estos cristianos la ins-
trucción
y
el cuidado de
que
carecían. Cua-
tro meses
después siguió
hacia la
capital
de
las Molucas, Temate, donde continuó su la-
bor de
evangelismo ycatequesis, y
donde
además escribió cartas
pidiendo que
vinie-
sen a
trabajar
en las Molucas otros miem-
bros de la
Compañía
de Jesús.
En el año 1547 Javier
partió
de las islas Mo-
lucas con el
propósito
de
regresar
a la India,
donde su
presencia
era necesaria
para
su-
pervisar yorganizar
el
trabajo
de los
jesui-

123
Las misiones en l a Edad Moderna

t as en l a
región.
Al det enerse en Mal aca,co-
noció a t res
japoneses, y
comenzó así a so-
ñarcon l a
posibil idad
de
emprendert rabajo
misionero en el
Japón.
Sin
embargo,
cont i-
nuó su
viaje
al a India, donde visit ó de nue-
vo l as zonas de Cochín,
Pesquería y
l a
pro-
pia
Goa. En t odos est os
l ugares
se dedicó a
reorganizar
el
t rabajo
de l os
jesuit as, que
es-
t aba a su
cargo.
En el año 1549 l os misione-
ros
que t rabajaban bajo
l a dirección de Fran-
cisco Javier eran
ya
más de t reint a.
Por f in Javier se sint ió l ibre
para emprender
l a misión
que
había soñado en el
Japón.
Acompañado
de l os t res
japoneses que
había
conocido en Mal aca
y
de dos
jesuit as,
em-
prendió
l a misión al
Japón, y
est uvo en ese
país
durant e más de dos años. Al ret irarse, t o-
do
parecía
indicar
que
l a nacient e
igl esia
l l e-
garía
aseruna de l as más not abl es en t odo el
Orient e. No
podía suponer
Javier
que poco
t iempo después
de su muert e,
por
razones
que
no son del t odo cl aras, habría de desat ar-
se en ese
país
una
persecución
t al
que
el cris-
t ianismo
desaparecería
casi
por compl et o.
Al
regresar
a Mal aca, Javier recibió not icias
de
que
había sido f undada una nueva
provin-
cia de l a
Compañía
de Jesús,
que
est a
pro-
vincia
comprendía
t odo cuant o se encont ra-
ba al est e del Cabo de Buena
Esperanza
ex-
cept o Et iopía, yque
él había sido nombrado
su
Superior.
Est o int errumpió por al gún
t iempo
el sueño de Javier de
emprender
l a
evangel ización
de l a China,
pues
t uvo
que
dedicarse a l a reorganización y supervisión
del
t rabajo
misionero en t odos l os
l ugares
donde ést e est aba en manos de l os
jesuit as.
De nuevo sus
viajes
l e l l evaron a Cochín
y
a
Goa, de donde
part ió
rumbo a China en el
año 1552. Pero el
gobierno
chino se
oponía
a l a ent rada de el ement os f oráneos,
ypor
esa razón Javier t uvo
que permanecer
en l a
isl a de Sanchón esperando
l a ocasión
opor-
t una
para
t rasl adarse al cont inent e. Fue al l í,
soñando aún con l a misión a l a China,
que
l e
encont ró l a muert e en el año 1552.

Los mét odos misioneros de San Francisco
Javier
dejan
mucho
que
desear. Su cost um-
bre
-que
f ue t ambién l a de muchos ot ros
je-
suit as- de baut izar en masa a l os adul t os
convert idos sin
apenas
darl es inst rucción
crist iana,
except o
al os
pequeños,
se
opone
a
l as
práct icas yregl as
est abl ecidas en t odas
l as
igl esias.
Su int erés en
viajar siempre
ha-
cia nuevos t errit orios l e
impidió
est abl ecer
verdaderos cont act os con l as cul t uras en l as
cual es
t rabajaba,
de modo
que
casi
siempre
se veía
obl igado
a
depender
de
int érpret es
para
su
t rabajo
misionero. Est e mét odo,
acept abl e quizá
cuando se
apl ica
ent re
quie-
nes t ienen unaaf inidad
ydisposición
a
adap-
t arse a l a cul t ura
europea,
es del t odo erróneo
cuant o se
apl ica
en medio de cul t uras
cuyo
desarrol l o es
por
l o menost an el evado como
el de l a
europea.
Sin
embargo,
a f in de hacer-
l e
just icia
a Francisco Javier, debemos decir
que
est o no era una caract eríst ica
suya
sino
que
era l o corrient e en su
t iempo.
Para l os
misioneros
port ugueses,
l a conversión de un
pagano cual quiera quería
decir
que
se hacía
súbdit o de l a corona
port uguesa;
se l e daba
un nombre
port ugués y
se
esperaba que
se
vist iese
y
se
comport ase
de
igual
manera
que
sus nuevos conciudadanos.
Fueron l os misioneros
jesuit as
de f ines del
sigl o
XVI
yprincipios
del XVII
quienes pri-
mero comenzaron at omaren serio l as cul t u-
ras dent ro de l as
que t rabajaban, y
a int ent ar
hacer
surgir
un crist ianismo
que
no f uese
ajeno
asu
propio
medio ambient e usando un
proceso
de
adapt ación
cul t ural . Ent re est os
misioneros se dest acan, en l a India, Rober-
t o de Nobil i
y,
en China, Mat eo Ricci.
El caso de de Nobil i
y
de Ricci,
junt o
a
aque-
l l os
que
de
al guna
manera t uvieron
que
ver
con est e
t rabajo
misionero, señal a l a
impor-
t ancia
que
t ienen en el
t rabajo
misionero l a
f ormación cul t ural
y
social
y
el cont ext o de
l os misioneros. Ambosde Nobil i
y
Rice¡, de
origen
it al iano, viven en un
t iempo y
un con-
t ext o donde
hay
unaef ervescencia
por
l a cul -

124
HISTORIA GENERALDELASMISIONES

t u r a . Est os misioner os se edu ca n con u n a pr e-
cio
y
r econocimient o de la belleza
y
fu nción
de la cu lt u r a de u na comu nida d. Además, su
cont ext o no est a ba
liga do
a los
pr oyect os
im-
per ia list a s qu e
comúnment e va n u nidos a a c-
t it u des
pa t er na list a s y
de
su per ior ida d
cu lt u -
r a l
qu e,
como hemos vist o, no son los mejo-
r es a lia dos en el
t r a ba jo
misioner o.
Au nqu e
de
or igen
it a lia no, Rober t o de No-
bili fu e envia do a la India
por
la Compa ñía
de Jesús con la
a pr oba ción
de la cor ona
por -
t u gu esa .
Tr a s
a lgu na s exper iencia s
en Pes-
qu er ía , pa só
a Ma du r a , donde empr endió
su
exper iment o
en el
t r a ba jo
misioner o. De
Nobili hizo t odo lo
posible por a da pt a r se
a
la s cost u mbr es de la India . Se dedicó a est u -
dia r los idioma s de la
r egión, y
t a mbién el
sánscr it o, en el
qu e pensó qu e
debía cele-
br a r se la
lit u r gia
cr ist ia na . Adopt ó
la diet a
veget a r ia na
de los hindúes,'
y
t omó pa r a

el t ít u lo de «Ma est r o». Su a da pt a ción
a la
cu lt u r a de la India llegó
a t a l
pu nt o qu e
a cept ó
la
pr áct ica
de la sepa r a ción
de ca st a s
como u n fenómeno de ca r áct er sociológico
más bien
qu e r eligioso, y qu e por
t a nt o
po-
día ser
a cept a do por
los cr ist ia nos. En su
pr opia iglesia
sólo
podía n
ent r a r la s
per so-
na s de la s ca st a s
su per ior es.
Pa r a la s demás,
cr eía de Nobili
qu e
debía n est a blecer se
igle-
sia s
especia les.
En ba se a su s
consejos,
los
jesu it a s sigu ier on
la
pr áct ica
de u t iliza r mi-
sioner os dist int os
pa r a t r a ba ja r
ent r e la s di-
ver sa s ca st a s. Ju nt o a la a cept a ción
de la s
ca st a s como fenómeno sociológico,
de No-
bili t a mbién
a cept ó
la
pr áct ica
del sa ht i, la
inciner a ción de la viu da de u n hindúde ca s-
t a a lt a
ju nt o
a l ca dáver de su esposo.
Como er a de
esper a r se,
los mét odos de de
Nobili fu er on du r a ment e cr it ica dos. De es-
t a s cr it ica s
su r gió
la lla ma da «Cont r over sia
de los r it os ma la ba r es». Más a dela nt e ver e-
mos
qu e
en la China , Ma t eo Rice¡
sigu ió
u n

mét odo
semeja nt e, yqu e
est o t a mbién
pr o-
vocó u na cont r over sia a u n más a ca lor a da
qu e
la
qu e gir a ba
a lr ededor de de Nobili. En
el a ño 1704, t r a s
la r ga s
va cila ciones, Roma
se decla r ó en cont r a de la s pr áct ica s
de los
jesu it a s.
Al
pa r ecer ,
est a decisión fu e t oma -
da en ba se a infor ma ción poco
exa ct a . En
t odo ca so, la
dispu t a
cont inu ó du r a nt e cu a -
r ent a a ños más, ha st a qu e
u na bu la
pa pa l
pr ohibió
la cont inu a ción de los mét odos in-
t r odu cidos
por
de Nobili. Como es de
su po-
ner se, t oda est a cont r over sia le hizo mu cho
da ño a la la bor misioner a en la India .
Au n más not a ble
qu e
Rober t o de Nobili es
Ma t eo Ricci. Como hemos dicho a nt er ior -
ment e, Sa n Fr a ncisco Ja vier mu r ió bu sca ndo
a cceso a la China . Algu nos
a ños
despu és
u n
espa ñol
a fir ma ba
qu e
«con o sin solda dos,
qu er er
ent r a r en la China es
qu er er
a lca nza r
la Lu na », Alessa ndr o Va ligna no, qu ien
a
pa r t ir
del a no 1573 fu e
Su per ior
de la s misio-
nes
jesu ít ica s
en la s India s Or ient a les,
pa r e-
ce ha ber sido el
pr imer o
en
per ca t a r se
de la
necesida d de u n nu evo mét odo misioner o a
fin de
poder penet r a r
en la China . Fu e
Va lig-
na no
qu ien
le or denó a Michele
Ru ggier i qu e
se dedica se a l est u dio del chino a fin de a l-
gún
día
poder
lleva r a ca bo el
t r a ba jo
misio-
ner o en ese
pa ís. Compr endiendo
exa ct a -
ment e la int ención de
Va ligna no, Ru ggier i
se
dedicó a est u dia r , no sólo el idioma , sino
t a mbién la s cost u mbr es de la China . Su co-
nocimient o det a les cost u mbr es hizo
qu e
los
chinos de Ca nt ón, y lu ego
los de la
ca pit a l
pr ovincia l
de Cha ochín, le t u viesen en a lt a
est ima . Tr a s u n pr imer
int ent o
qu e qu edó
t r u nco debido a u n ca mbio
polít ico, Ru ggie-
r i
logr ó
est a blecer se en la ciu da d de Cha o-
chIn, donde le fu e
a signa do pa r a a compa -
ña r le el sa cer dot e jesu it a
Ma t eo Ricci.
Al
igu a l qu e
de Nobili,
Va ligna no yRu ggie-
r i, Ricci er a de
or igen
it a lia no. En el a ño

Usa mos el t ér mino «indio» pa r a
r efer imos a
qu ien
es na t u r a l de la India , e «hindú»
pa r a qu ien pr ofesa
la
r eligión
de ese nombr e.

125
Las misiones en la Edad Moderna

1571 había
ingresado
ala
Compañía
de Je-
sú s. Tras hacerestudios en la Universidad de
Coimbra,
partió
hacia el Oriente, con la
aprobación
de la corona
portuguesa,
en
1578. Sus
primeras experiencias
en Goahi-
cieron
que Valignano pensase
en é l como el
acompañante
adecuado
para Ruggieri.
Una
vez dedicado a las misiones en la China,
Ricci hizo todo lo
posible porcomprender y
apreciar
la civilización en la cual debería
trabajar.
Ala sazón la China estaba
gobernada por
una casta de eruditos. Convencido de
que
le
sería
imposible
llevar a cabo un
trabajo per-
manente entre las clases
bajas,
Ricci se de-
dicó ahacertodo lo
posible por penetrar
las
f ilas de estos eruditos. Para esto le f ueron
utilísimos los conocimientos de matemáti-
cas, astronomía
y geograf ía que
había obte-
nido en
Europa.
Los
relojes europeos
eran
motivo de admiración
por parte
de los visi-
tantes
que
Ricci recibía en su casa. Su ma-
pa
del mundo
pronto logró gran
renombre
en toda China, con mucho
provecho para
su
autor
ypara
la causa
que representaba.
Ade-
más, el
respeto
e interé s con
que
Ricci se
acercaba ala cultura china le sirvieron
para

El
mapa
del mundo
presentado por
Nlatteo Ricci al
Emperador
chino.

1 t
» '

I Z . 9 1v

E]
trabajo
de tos
jesuitas
en la China se carac-
terizó
por compartir
el conocimiento cientí-
f ico con los intelectuales de la China.
(Foto
de los instrumentos
para
estudiar el univer-
so
que
los
jesuitas trajeron
a la China).

que
otras
personas
tambié n se acercasen aé l
y
asu
mensaje
con el mismo
respeto
e inte-
ré s. Ricci se dedicó a estudiar los clásicos
chinos,
y
escribió en chino un Tratado acer-
ca de la amistad
que pronto
circuló entre
los f ilósof os del
país, probándoles que
tam-
bié n en el Occidente
y
entre cristianos se
admiraba esta virtud
que ocupaba
un
lugar
tan
especial
en el
pensamiento
chino. No
obstante, es
importante
destacar
que
Ricci,
con todo
y
su
aprecio por
la cultura conf u-
cionista de la China, tuvo un
gran desprecio
por
las tradiciones
religiosas
del
país,
tales
como el budismo
y
el taoísmo. Así como
las é lites chinas de su
é poca
tenían conf lic-
tos con estas
expresiones religiosas, Ricci
tambié n desarrolló la misma sospecha de
sus aliados chinos hacia esas
expresiones
culturales.
Ricci nunca estableció
iglesias
abiertas en
territorio chino. Esto se debió en
parte
a la
cautela
que
era necesario tener
para
no des-
pertar
la
sospecha
de las autoridades,
y
tam-
bié n en
parte
al temor
que
tenía Ricci de
que
el
populacho siguiera la costumbre que
se
aplicaba
a los
templos
budistas tomán-
dolos como centros de diversiones
y
de ban-
quetes pú blicos. Tampoco
intentó Rice¡ lo-
grar
un
gran
nú mero de conversiones, sino
que se limitó aun
trabajo personal
entre los

126
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES

-
ke
I
C
-
L
:rt
--
1
Mapa
del mundodiseñado
por
los
jesuitas
enel
5gb
XVI,
eruditos
quegobernaban
el
país.
Él mismo
no
pretendía
serotracosa
que
unsabiodel
Occidente
ypor
tantocolega
delos sabios
con
quienes
trataba.
El éxitodeRicciestuvoenlamaneraen
que
logró
introducirseenun
país
totalmentece-
nadocomola China. DeChaochín, Ricci
pasó
aNankín,
y
deallí aPekín, dondelabo-
ró durantenueveaños,hastasumuerteenel
1 61 5.
Aunque
Rice¡ nologró
un
gran
númerode
conversos, encadalugar
dondeestuvoesta-
blecido
dejó
aotros misioneros
jesuitasque
continuaronsulabor, y
enlaciudad dePe-
kín
logró
tal respetopara
los miembros de
suorden
que
seles colocó a
cargo
delas in-
vestigación
astronómicas.
Cuando, amediados del siglo
XVII, ladi-
nastía
Ming
sevioobligada
a
replegarse
ha-
ciael surdebidoal crecientepoderío
manchú,
los
jesuitas gozaban
detal
prestigioque
les
fue
posible
continuarsutrabajo
misionero
tantoenla corteMing
comoenlamanchú.
Tambiénentonces susconocimientoscientí-
ficos les resultaron útiles,
pues
los
jesuitas
lograrongran
influenciaentrelos manchúes

gracias
ala
ayudaque
les
prestaron
enlafun-
dicióndecánones
para
la
guerra
contraladi-
nastía
Ming
-demodo
quetrabajaron
como
aliadosdeambosbandosenlacontienda.
Pocomenosdeun
siglodespués
delamuer-
tedeRicci los cristianos enlaChinasecon-
taban
por
cientosdemiles.
Al
igual que
enel casodedeNobili enlaIn-
dia, la obradeRicci
y
sus sucesores enla
Chinaseviodebilitada
por
la
oposición
de
otros misioneros católicos
-especialmente
franciscanos
y
dominicos-
que
se
oponían
alas
prácticas
acomodaticiasdeRicci
y
los
suyos.
Los
jesuitas
decían
que
laveneración
deConfucio
y
delos
antepasados
noerade
carácter
religioso,
sinosocial,
yquepor
tan-
to
podría
continuarseaun
después
del bau-
tismo. Además,los términos chinos
que
uti-
lizaban
para
referirseaDios teníanciertas
connotaciones
quepodían
hacer
pensarque
setratabadeunser
impersonal y
nodel Dios
bíblico. Lacontroversiacon
respecto
aestas
prácticas
fuemuchomásacalorada
que
la
controversia
semejantequeya
hemosdis-
cutidoconrelaciónala India. Ala larga,
Romatomó lamisma
posiciónque
enel ca-

1 27
Las misiones en la Edad Moderna

so de la India,
prohibiendo
la veneración a
los
antepasados y
a Confucio
y
declarando
que
el término
que
se estaba
empleando pa-
ra referirse a Dios no era adecuado.Como
era de
esperarse,
tal
gesto provocó
la ira de
los chinos
que
se interesaban en la cuestión,
y
sobre todo del
Emperador, que
se
pregun-
tó cómo un «bárbaro»
que
no tenía la más
mínima idea del idioma chino se atrevía a
juzgar
acerca de si una
palabra
era o no ade-
cuada.A
partir
de entonces las dificultades
para
el
trabajo
misionero en China se hicie-
ron cada vez
mayores.
La historia de las misiones
portuguesas
en el
Oriente sirve
para plantearnos
uno de los
másserios
problemas
del
trabajo
misionero:
¿Cómo
ha de determinarse el
justo grado y
los medios adecuados de
adaptación
a una
cultura dada? Dos cosas resultan claras:
por
una
parte,
el intento de llevar el mensaje mi-
sionero sin
adaptación alguna resulta en una
confusión indeseable entre el
mensaje
cris-
tiano
y
la cultura de
quienes
lo
proclaman;
por
otra
parte,
se corre siempre
el
riesgo
de
que
en el intento de adaptarse a una nueva
cultura se pierda algo que
sea esencial al
mensaje
cristiano. Además resulta interesan-
te notar
que
no fueron los
portugueses,
sino
los misioneros italianos
bajo auspicios portu-
gueses, quienes
más
rápidamente
se
percata-
ron de la necesidad de establecer la distin-
ción entre la cultura
y
el
poderío portugueses
y
la fe cristiana.
Quizá
su carácter de no
por-
tugueses
les hacía ver
algo
de la sinrazón del
intento de
«portugalizar»
a los conversos.

4. Las misiones
francesas
Aunque
no en la misma medida en
que
lo
hicieron
España y Portugal,
Francia también
contribuyó
a la
expansión
del catolicismo ro-
mano durante el
período que
nos
ocupa.
Una
parte
de esta obra fue llevada a cabo
por
la sim-
ple conquista y
colonización, mientras
que
otra
fue el resultado de la Société des Missions
Étrangères
de París.

128

a) La
expansión geográfica
de Francia. Al
igual que España yPortugal,
Francia se lan-
zó durante la Edad Moderna a la
conquista
y
colonización de nuevas tierras. En esta
empresa
se vio obstaculizada por
las condi-
ciones internas del
país y
además
por
las
bulas papales que
distribuían los nuevos te~
mtorios a descubrirse entre
Españay
Portu-
gal.
Sin embargo,
durante la Edad Moderna
Francia logró
establecer colonias en la Amé-
rica del Norte (donde ocupó
buena
parte
de
la costa oriental de lo
que hoy
es Canadá,
además de la cuenca del
Misisipí),
en
algu-
nas de las islas del mar Caribe,
y
en el nor-
te de Sudamérica (en
lo
que
se conoció co-
mo la
Guayana
Francesa o
Cayenne).
En to-
dos estos territorios la
población indígena
era escasa
y
su civilización
poco reglamen-
tada. Por esa razón los franceses no
pudie-
ron llevar acabo entre ellos un
trabajo
seme-
jante
al
que
realizaron los
españoles
en los
viejos imperios
azteca e inca. El más im-
portante trabajo
misionero
que
en este
pe-
ríodo realizaron los franceses en América
fue el
que
se llevó a cabo entre lo indios hu-
rones en la cuenca del San Lorenzo.
Aunque
dio buenos resultado, este
trabajo desapare-
ció cuando, a mediados del
siglo
XVII, la
coalición de los indios
iroqueses
invadió
y
destruyó
a los hurones.
Desde el
punto
de vista de nuestra historia, lo
que
más nos interesa es el establecimiento
en la América de nuevas comunidades cris-
tianas, formadas en su
mayorparte por
inmi-
grantes europeos ypor
africanos
que
a la
pos-
tre se convertían al cristianismo. Puesto
que
en el
siglo
XVIII Francia se vio
obligada
a
ceder a
Inglaterra y España
buena
parte
de
sus territorios en Norteamérica, su estableci-
miento
permanente
en dicho continente se li-
mitaría a la
región
de
Quebec. Aunque
este
territorio
pasó después
a manos británicas, la
influencia del catolicismo francés no
desapa-
reció, sino
que
se hizo aun más marcada.En
cuanto ala cuenca del
Misisipí,
la influencia
HISTORIAGENERALDELASMISIONES
francesa
siguió
haciéndose sentir cerca de la
desembocadura de este rí o,
especialmente
en
la ciudad de Nueva Orleáns. En las Antillas
y
en la Guayana
Francesa se añadió a la
pobla-
ción de origen europeo
un fuerte contingen-
te de esclavos traí dos del Africa. Puesto
que
la
iglesia
francesa,
especialmente
el clero re-
gular,
estaba profundamente
interesada en la
conversión de estas
personas,
se
logró
esta-
blecer comunidades
permanentes
de cristia-
nos católicos romanos.
b) La Sociétédes Missions
Étrangè
res de Paris.
Esta sociedad tení a el
propósito
de hacer sur-
gir
en tierras misioneras un clero nativo. Se-
gún
los fundadores de esta sociedad, mien-
tras las
iglesias
fundadas en tierras de
paga-
nos tuviesen que
continuar recibiendo la to-
talidad de su clero de
Europa
carecerí an de
vida
propia, y
no
podrí an
ellas mismas em-
prender
nuevo trabajo
misionero. Por esta
razón la Société des Missions Étrangères se
interesaba sobre todo en el enví o de clérigos
seculares a tierras de misiones
para
allí con-
tribuir a la
preparación
de un clero secular
nativo. Entre sus
dirigentes y
fundadores se
contaban misioneros
y clérigos distingui-
dos, tales como François
Pallu
y François
Xavier de Laval-Montmorency, quien
fue
obispo
de Quebec y
en el año 1668 fundó en
dicha ciudad un seminario
para
la
prepara-
ción del clero secular
según
los
principios
de la Société.
Buena
parte
del trabajo
de esta sociedad de
misiones extranjeras
tuvo
lugar
en el Orien-
te,
especialmente
en la India, el Asia sud-
oriental
y
China. En esos territorios, la
pre-
sencia de la Société resultó en extremo va-
liosa,
especialmente después
de la
expul-
sion de los
jesuitas
de todos los territorios
portugueses
en el año 1759. El desastre
que
esto
significó para
el
trabajo
misionero
pu-
do haber sido mayor
de no haber interveni-
do el clero secular enviado
por
la Société de
Parí s. En el año 1662 se estableció en Siam
el francés La Motte Lambert, a
quien
dos

años más tarde se unió el
propio
Pallu. Des-
de allí se dedicaron a la
preparación
de un
clero secular
indí gena para
la Cochinchina y
otras
regiones
del Asia sudoriental. Más tar-
de este centro de
preparación
de sacerdotes
se trasladó a la India.
La
participación
de la Société des Missions
Étrangères
en el
trabajo
misionero del
Oriente
trajo
ciertas fricciones con las auto-
ridades
portuguesas yespañolas, que
creí an
que
las bulas
papales
les concedí an el mono-
polio
del
trabajo
misionero en esas
regio-
nes. Además, los
representantes
de los im-
perios portugués y español
temí an
que
los
misioneros franceses sirviesen de
punto
de
apoyo para
la
expansión
colonial francesa.
De hecho, esto fue lo
que
sucedió,
aunque
también es necesario señalar
que,
de no ha-
ber sido
por
los misioneros franceses, el tra-
bajo
católico romano en buena
parte
del
Oriente habrí a
desaparecido juntamente
con
el
poderí o portugués yespañol.

5. Los comienzos de la misiologí a
católica
El
gran auge
de las misiones del catolicismo
romano durante la Edad Moderna
provocó
en
los cí rculos
teológicos
de esa confesión un nue-
vo interés
misiológico.
Este interés se
reflejó
tanto entre los
teólogos que permanecí an
en
Europa
como entre los misioneros. El domini-
co
español
Francisco de Vitoria,
que
estableció
las bases del derecho internacional moderno, se
dedicó al estudio del Derecho de Indias,
y
cri-
ticó fuertemente las
polí ticas
de sus
compa-
triotas en América. El carmelita Tomás de Je-
sús, también
español, que
al
principio
se
opu-
so a la
participación
de su orden en el
trabajo
misionero, a la
postre
escribió su De
procu-
randa salute omnium
gentium, que
intentaba
reunir en una obra lo
principal
de la ciencia
misiológica
de su
época.
Pero, a
pesar
de
que
muchos colocan a Tomás de Jesús por
encima
de él, lo cierto
parece
ser
que
el
gran teólogo
de
las misiones durante el
perí odo que
estudia-
mos es el
jesuita español
José de Acosta.

129

1
L.
Las misiones en l a Edad Moderna

José de Acosta combinaba en su
experiencia
l argos
años de l abor académica
y
docente con
un conocimiento directo de l as misiones entre
l os habitantes de América
-especial mente
del
Perú, donde l aboró durante dieciséis años. Su
principal
obra es De
procuranda
Indorum sal u-
te,
publ icada
en 1588. En esta obra en seis l i-
bros, Acosta trata de
justificar
el
trabajo
de
evangel ización
entre l os
indígenas, pero
ofrece
también abundantes consideraciones de carác-
ter
metodol ógico general ,
así como de carácter
teol ógico.
Para Acosta l a razón de l as misiones es l a
vol untad sal vífica de Dios,
que
no desea
que
l os
indígenas
se
pierdan.
Su
propósito
es l a
pre-
dicación del
Evangel io y
l a sal vación de l as al -
mas -a diferencia de muchos
teól ogos
catól i-
cos romanos del
sigl o
XX,
para quienes
el ob-
jeto
de l as misiones era el establ ecimiento de l a
igl esia
en diversas
regiones,
o l o
que
l l amaban
l a
pl antatio
eccl esiae.
Por otra
parte, aunque
Acosta
procura
l a
conversión de l os natural es de América, l os
considera seres inferiores,
que por
deficiencias
intel ectual es
y
moral es no deben
ocupar
el sa-
cerdocio.

B.La
expansión
del cristianismo
ortodoxo
Durante el
período que
estamos estudian-
do, el cristianismo ortodoxo no
pudo l ograr
gran expansión
a
partir
de su centro en Cons-
tantinopl a
debido a l a constante
presión
de
l os turcos. Sin
embargo,
el cristianismo orto-
doxo ruso sí
l ogró
extenderse hacia el este al
mismo
tiempo que
el
imperio
ruso se
expan-
día en esa dirección. En el
sigl o
XVI, Rusia
se extendió hacia el este de l os Ural es,
y ya
en el XVII sus fronteras
l l egaban
hasta el
Océano Pacífico. Durante l os comienzos del
sigl o
XVIIIl os rusos comenzaron a col onizar
l as Isl as Al eutinas
y
Al aska. Esta
expansión
pol ítica por parte
de Rusia iba
acompañada
de una
expansión rel igiosa por parte
de l a
igl esia que
estaba unida al estado ruso. No to-

da esta
expansión
se l imitó a l a
pobl ación
ru-
sa
que emigraba
hacia el este, sino
que
hubo
también misioneros
que
se dedicaron a l l evar
el
Evangel io
a l os nuevos
puebl os que queda-
ban
bajo
el dominio del zar. Entre estos mi-
sioneros es necesario mencionar a Fil oteo
Leszcynskij, metropol itano
de Tobol sk,
quien
dedicó buena
parte
de su vida a
organizar
el
trabajo
misionero en l as nuevas
regiones
adonde se extendía el
imperio
ruso. Además,
poco después
de l a muerte de
Leszcynskij,
se
fundó en l a ciudad de Irkutsk un seminario
para
l a
preparación
de misioneros, en el cual
se enseñaban l os idiomas de
al gunos
de l os
puebl os subyugados,
así como también el
chino. También durante este
período
existió
una misión rusa en Pekín,
aunque
su
trabajo
se l imitó al cuidado ecl esiástico de l a
peque-
ñísima col onia rusa
y
a l a
representación
di-
pl omática
de l os intereses rusos.
Además de l a
predicación
de sacerdotes
y
monjes,
el
principal
instrumento
que
util iza-
ban l os misioneros rusos
para l ograr que
l os
pa-
ganos aceptasen
el bautismo era el ofrecimien-
to
porparte
del
gobierno
de eximir de
impues-
tos a
quienes
se convirtiesen al cristianismo.
Buen número de l os conversos así
l ogrados
no
tenían una idea
muy
cl ara ni una convicción
muyprofunda
acerca del sentido del
paso que
daban. Sin
embargo,
es notabl e el hecho de
que, excepto
en l os territorios rusos de l a Amé-
rica del Norte, l a
Igl esia
Ortodoxa Rusa
l ogró
echar raíces
que perdurarían por
l o menos has-
ta el
sigl o
XXI.

C. Los comienzos de l as misiones
protestantes
La
oposición
de l a ortodoxia
protestante
a
l as misiones entre
paganos
Ya hemos dicho
que
durante el
período que
estamos estudiando, l a
expansión
catól ica
ecl ipsa
a l a
protestante.
Esto se debe a una
conjunción
de factores
pol íticos yteol ógi-
cos. Era de
esperarse que
l os
primeros
refor-
madores,
que
vivían en
países
carentes de

130
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
contacto con l as tierras recién des cubiertas ,
no s inties en el mis mo interés mis ionero
que
s entían l os cris tianos de
Es paña yPortugal .
Además , l os reformadores de l as
primeras
generaciones jus tificaron
con
argumentos
teol ógicos
s u fal ta de interés mis ionero,
ypor
es ta razón muchos de s us s uces ores s e s intie-
ron
obl igados
a tomar l a mis ma
pos ición.
a) Martín Lutero. El interés de Lutero en l as
mis iones fue
s iempre marginal .
Es to no s e
debía a una
opos ición
al
trabajo
mis ionero,
s ino más bien al hecho de
que
l a tarea de re-
formar l a
Igl es ia y
convertir a l os
«paganos »
que s eguían
l as
viejas
cos tumbres
y
doctri-
nas
ocupaba
todo s u
tiempo y
atención. Ll e-
vado
por
el
impul s o
de l a controvers ia, Lute-
ro l l egó
a afirmar
que
l a comis ión de ir
por
todo el mundo
predicando
el
Evangel io
fue
dada s ol amente a l os
após tol es , yque
l os
cris tianos de
hoy
no tienen
s emejante
man-
damiento, s ino más bien el de
permanecer
cada uno en el
l ugar
donde ha s ido col ocado
para trabajar por
l a caus a del Evangel io.
En
todo cas o, s os tiene el Reformador,
s iempre
hay
cris tianos
que
s on l l evados a tierras de
paganos
en cautiverio u otra condición s eme-
jante, y
tal es
pers onas
s on util izadas
por
Dios para
al l í dar tes timonio de s u fe.
Es to no
quiere
decir, s in
embargo, que
Lute-
ro rechazas e de
pl ano
el
trabajo
mis ionero.
Por el contrario,
hay
entre s us obras abun-
dantes textos
que
s e refieren a l a
es peranza
de l a convers ión de l os
paganos y
l os mus ul -
manes. Además , en
al gunos
de es tos textos
Lutero da indicios de una actitud rel ativa-
mente pos itiva
hacia l os
judíos y
mus ul ma-
nes , aunque
con el correr del
tiempo
s us
pos turas
manifies tan,
por
un l ado, l a
es pe-
ranza de l a convers ión de és tos
y, por
otro,
un s entido de des precio.
Además , debemos
s eñal ar que
ciertos
as pectos
de l a
teol ogía
de
Lutero, es pecial mente
l a doctrina del s acer-
docio de todos l os
creyentes , pos teriormen-
te darían un
gran empuje
mis ionero al
pro-
tes tantis mo.

b)
Mel anchthon.
Fel ipe
Mel anchthon toma
frente a l as mis iones una
pos ición s emejan-
te a l a de Lutero. Para él , l a Gran Comis ión
fue dada s ol amente a l os
após tol es , que ya
l a
han
cumpl ido.
Por es ta razón l a
igl es ia
no ha
de
ocupars e
del
trabajo
mis ionero. Por otra
parte,
Mel anchthon s í
piens a que
l as autori-
dades civil es han de
ocupars e
de l a
propaga-
ción del
mens aje
cris tiano.
e) Zwingl io,
Cal vino
y
Bucero. Es tos tres refor-
madores toman una
pos ición s emejante
a l a
de Lutero
y
Mel anchthon,
aunque
es tán dis -
pues tos
a
aceptar
el hecho de
que
l a
propa-
gación
del
Evangel io
no s e ha
cumpl ido
aún. Cal vino
piens a que
el
apos tol ado
fue
un oficio extraordinario confiado s ol amente
a l os
primeros dis cípul os
del Señor,
yque
l a
expans ión
del
Evangel io
ha de l l evars e a ca-
bo ahora mediante l a intervención de l as au-
toridades civil es. Bucero
yZwingl io, por
otra
parte,
s í
piens an que
el oficio
apos tól i-
co continúa a través de l a his toria de l a
igl e-
s ia. Dios l l ama a
pers onas
a l as
que
envía a
dis tintas
partes
del mundo a fin de
que
el
Evangel io
s ea
predicado.
Pero es te l l ama-
miento es dado s ól o a un es cas ís imo núme-
ro de
pers onas , yquien pretenda cumpl ir
el
oficio
apos tól ico
debe
primeramente as egu-
rars e de
que
ha s ido l l amado
por
Dios
para
el l o. En cuanto a l a
res pons abil idad
de l a
igl es ia y
l a neces idad de
proyectar yorgani-
zar un
programa
mis ionero,
ninguno
de es -
tos reformadores tiene
pal abra al guna que
decir.
d)
Adrián Saravia
y
l a
res pues ta
de Teodoro
Beza. De entre l os
teól ogos protes tantes
del
s igl o
XVI, s ól o Adrián Saravia hizo una de-
fens a abierta
y
decis iva del es fuerzo mis io-
nero. Aunque
de
origen
hol andés , Saravia
pas ó
buena parte
de s u vida en
Ingl aterra,
donde en el año 1590
publ icó
una obra en l a
que,
entre otras cos as , trataba acerca de l as
mis iones
y
el minis terio
apos tól ico:
De di-
vers is minis tro rum
gradibus ,
s ic ut a Domi-
nofuerunt
ins tituti.

131
Las misiones en la Edad Moderna

En esta obra Saravia afirma
que,
de
igual
manera
que
la
promesa
«He
aquí yo estoy
con vosotros todos los días hasta el fin del
mundo»fue dada no sólo a los
apóstoles,
si-
no a toda la
iglesia,
así también el mandato
de ir
por
todo el mundo
ypredicar
el Evan-
gelio
ha sido dado a todos los cristianos.
Además, los
propios apóstoles,
al nombrar
compañeros y
sucesores, dieron a entender
que
su obra debía ser continuada
después
de su muerte,
y
así lo ha hecho la
iglesia
a
través de toda su historia. Finalmente, sería
absurdo
pensar que
la
gran
obra de
evange-
lización del mundo
pudiera
serrealizada
por
el
pequeño
número de
apóstoles
durante los
pocos
años de su ministerio. Porestas razo-
nes es necesario
que
la
iglesia
se
ocupe
de la
proclamación
del
Evangelio
en todo el mun-
do,
pues
es
para
esto
que
le ha sido dado el
poder
de las llaves del Reino.
Aesto
respondió
en el año 1592 Teodoro
Beza, el sucesorde Calvino en Ginebra, con
el tratado Ad tractationem de ministrorum
evangelii gradibus
ab Hadriano Saravia. En
esta obra, Beza refuta las diversas doctrinas
de Saravia,
especialmente
en lo
que
se refie-
re alas órdenes eclesiásticas. En lo
que
con-
cierne alas misiones, toma una
posición
se-
mejante
a la de Calvino,
aunque
establece
una distinción entre dos
aspectos
del manda-
to «Id
por
todo el mundo
y predicad
el
Evangelio». Según
Beza, la
primera parte
de este mandato -la
que
se refiere a ir
por
todo el mundo- se
aplica
únicamente a los
apóstoles,
mientras
que
la
segunda parte
-
la
obligación
de
predicar
el
Evangelio-
ha
de tomarse como referente a toda la
iglesia
através de todos los
tiempos.
Sin
embargo,
es necesario decir en toda
justicia que
Beza
acepta
el
principio
de Saravia
según
el cual
las
iglesias
tienen la
obligación
de laborar
por
la
expansión
del Reino de Dios,
aunque
no ofrece
proyecto alguno
al
respecto y
el
lector recibe la
impresión
de
que
no se trata
de enviar misioneros a tierras de
paganos.

132

e) Johan Gerhard. Este famoso
teólogo
de Jena
publicó
a
principios
del
siglo
XVII sus Loci
theologici,
en los
que
desarrolla toda una
dogmática evangélica.
Su
posición
ante la ta-
rea misionera es la mismade los reformado-
res.
Según
Gerhard, los
apóstoles predicaron
a todas las naciones,
aunque algunas
no reci-
bieron el
mensaje que
se les
predicó.
De las
naciones a
que predicaron
los
apóstoles
des-
cienden todas las demás naciones de la tierra,
ypor
tanto el hecho de
que algunos
no conoz-
can el
Evangelio
en el día de
hoy
se debe, no
a la
negligencia
de la
iglesia
ni a una
injusti-
cia
porparte
de Dios, sino al hecho de
que
en
tiempos antiguos
los antecesores de
quienes
viven
hoy
no
aceptaron
la
predicación apos-
tólica. Esto es cierto,
según
Gerhard, no sólo
de las naciones de la cuenca del Mediterrá-
neo, sino aun de los
indígenas
de América,
puesto que
tanto en México como en Brasil
y
Perú los colonizadores
europeos
han encon-
trado
vestigios
de un cristianismo
desapareci-
do. Lo mismo afirma este ilustre
teólogo
con
respecto
a las
viejas
culturas orientales.
En cuanto al ministerio
apostólico,
afirma
Gerhard
que
los ministros de la
iglesia
tie-
nen autoridad
para
la
predicación
del Evan-
gelio y
la administración de los sacramen-
tos,
pero que
su ministerio difiere del
apos-
tólico
porque
no tienen un llamamiento di-
recto,
porque
no
pueden
hacer
milagros,
porque
no son infalibles,
porque
no han vis-
to a Cristo en la carne
yporque
su ministe-
rio está
restringido
a un
lugar
determinado.
Aesto
sigue
una refutación detallada de to-
das las razones
que parecen
militaren favor
de la tesis
según
la cual la
iglesia
tiene siem-
pre
una
obligación
misionera. Estas seccio-
nes están dedicadas
especialmente
a refutar
la obra de Saravia.
t) Justiniano von Weltz. En la
segunda
mitad
del
siglo
XVII este notable noble austriaco
tomó sobre sí la tarea de hacerle ver a la
Iglesia
Luterana su
obligación
misionera.
En el año 1664
publicó
su
primer
tratado en
HISTORIAGENERALDELAS MISIONES
defensa de l as misiones,
y
a éste
pronto
si-
guieron
otros dos. En estos tratados von
Wel tz es el
primero
en tomar seriamente l a
acusación de
que
l os catól icos romanos ha-
cían
objeto
al
protestantismo
al
argüir que
l a
fal ta de interés en l as misiones
por parte
de
éste
probaba que
no se trataba de una
igl e-
sia catól ica
y apostól ica.
Los
teól ogos pro-
testantes anteriores a von Wel tz acostum-
braban
responder
a esta acusación refutando
l a idea de
que
l as misiones fuesen
parte
de
l a tarea de l a
igl esia.
Von Wel tz,
por
su
par-
te, ve l a
justicia
de l a acusación
que
se hace
al
protestantismo y
se
propone responder
a
el l a, no mediante
simpl es argumentos
en
contra de l a necesidad de l as misiones, sino
l l amando a «todos l os cristianos de recta fe
de l a Confesión de
Augsburgo»
a formar
una sociedad
para
l l evar a cabo l a obra mi-
sionera. Esta sociedad estaría formada
por
un
grupo
de
personas cuya
tarea sería reco-
l ectar l os fondos necesarios
para
el
trabajo
misionero, otras
que
se dedicarían a l a direc-
ción de l a sociedad,
y
otras final mente
que
irían a l os no
creyentes para predicarl es
el
Evangel io.
Para
preparar
a estas úl timas de-
bería instituirse un
Col l egium
de
propagan-
da
fide, puesto que, según
von Wel tz, era
necesario
que
l os misioneros conociesen de-
bidamente el
l enguaje y
l as costumbres de
l os
países
adonde irían a
trabajar.
El l l amado de von Wel tz no fue bien recibi-
do
por
l as autoridades ecl esiásticas. Pero él
mismo sel l ó sus enseñanzas con su vida
dando esta úl tima como misionero en l a
Guayana
Hol andesa
(Surinam).
Como
ejempl o
de l a reacción del
protestan-
tismo ortodoxo a l as
propuestas
de von
Wel tz,
podemos
citar l as
siguientes pal abras
del
teól ogo
de Ratisbona Ursinus,
según
el
cual ,
para
real izar el
proyecto
de von Wel tz,
Sería necesario
que
l os
paganos
no
fuesen
positivamente sal vajes,
ca-
rentes de toda característica huma-
na. Además, sería necesario
que
no

fuesen feroces
ytrágicos, personas
que
no
permiten que
viva entre
el l os
extranjero al guno.
En tercer
l ugar
sería necesario
que
no fuesen
bl asfemos obstinados,
persecutores
de l os cristianos, destructores de l a
rel igión
cristiana
que
sus anteceso-
res
perdieron por
razón de su odio-
sa
ingratitud...
Las cosas santas de
Dios no han de echarse a tal es
pe-
nos
y
cerdos.

2. La
expansión
del
protestantismo
a través de
l a
expansión pol ítica
de l as naciones
protes-
tantes
Como hemos visto, l a
mayor parte
de l os
pri-
meros
teól ogos protestantes
afirmaba
que
l a ta-
rea misionera debía
quedar
en manos de l a auto-
ridad civil. Sin
embargo,
es de consignar el he-
cho de
que,
sal vo notabl es
excepciones,
l a ma-
yor parte
de l os
gobiernos protestantes
tomó me-
nos interés en l a
expansión
del Evangel io que
l os
gobiernos
catól icos. En todo caso, l os co-
mienzos de l a
expansión
de l as naciones
protes-
tantes fueron una de l as causas
principal es
de
que surgiesen
dentro de l as
igl esias
de l a Refor-
ma movimientos
que
tenían en cuenta l a exis-
tencia de
puebl os
fuera del ámbito de l a cris-
tiandad a l os cual es era necesario l l evar el Evan-
gel io. Aparte
el intento fal l ido
por parte
de l os
hugonotes
de establ ecer una col onia en el Bra-
sil
bajo
l a dirección de Vil l egaignon, y
de l a
obra del
rey
de Suecia Gustavo Vasa en
pro
del
establ ecimiento
y
l a reforma de l a
igl esia
entre
l os
l apones,
l a
expansión
col onial
protestante
tuvo
l ugar
a través del
poderío
de Ingl aterra,
Hol anda
y
Dinamarca. Esto sucedió especial -
mente en l os
sigl os
XVII
y
XVIII, al mismo
tiempo que
decaía el
poderío español yportu-
gués.
En el año 1588, con l a destrucción de l a
Armada Invencibl e de
Fel ipe
IIpor l os el emen-
tos
ypor Ingl aterra,
ésta,
juntamente
con l as
otras
potencias protestantes,
comenzó a
dispu-
tar seriamente el
poderío
marítimo
que
hasta
entonces había
pertenecido
sól o a
España y
Por-

133
Las misiones en la Edad Moderna

tugal. De esta manera se iba
gestando
la
gran
expansión protestante
de los
siglos
XIX
y
XX.
a) La expansión
holandesa. Tan
pronto
como
logró independizarse
de la corona
española,
Holanda
apareció
en la escena
europea
como
una
pujante potencia
marítima. Sus marinos
comenzaron a surcar los mares
compitiendo
por
el comercio
que
antes habíaestado exclu-
sivamente en manos
portuguesas yespañolas.
Esto dio
origen
a la
Compañía
de las Indias
Orientales. La
Compañía
de las Indias Orien-
tales tuvo desde el
principio
un
propósito
mi-
sionero. Siguiendo
las
antiguas
teorías de los
reformadores, las misiones debían estar acar-
go
del
poder
civil,
ypor
esta razón fue la
Compañía y
no la
iglesia
la
que
se
ocupó
de
organizar
el
trabajo
misionero.
Aunque
era la
iglesia quien
ordenaba a los misioneros, su
trabajo
era
dirigido y
contratado
por
la Com-
pañía
de las Indias. Debido a la escasez de
personas preparadas para
este
tipo
de
trabajo,
se fundó en la ciudad de Leiden, en el año
1622, un Seminarium Indicum
que
se dedicó
a la
preparación
de misioneros
para
las In-
dias;
pero
esta institución no tuvo másdeuna
docena de años de vida. La
mayoría
de los
misioneros contratados
por
la
Compañía
de
Indias no se dedicaba tanto ala
predicación
a
los no
creyentes
como a la edificación
y
el
cuidado
espiritual
de los colonos holandeses.
Pero aun así hubo
lugares
en los
que
los mi-
sioneros holandeses
lograron gran
número de
conversos.
La zona del
globo
donde las misiones holan-
desas tuvieron
mayor permanencia
fue el
Oriente. En Java, Ceilán, las Molucas
y
For-
mosa los misioneros holandeses
lograron
es-
tablecer fuertes comunidades
evangélicas.
En estos
lugares
se
siguió
el
procedimiento
de conversiones en masa
que
hemos encon-
trado
repetidamente
en nuestra historia. Se
cuenta,
porejemplo, que
un
rey
de Timor se
unió ala
iglesia
con todos sus súbditos. Ade-
más, se
pagaba
alos misioneros unacantidad
por
cada
baptismo
realizado,
ypor
esa razón

algunos
de los menos
escrupulosos
tendían a
administrar el bautismo sin
preparar
en mo-
do
alguno
a
quienes
lo recibían. Es
impor-
tante tener en cuenta este hecho
para perca-
tarse de
que,
en sus
orígenes,
las misiones
protestantes
no buscaban
siempre
la conver-
sion de individuos, ni insistían en la instruc-
ción
catequética
antes del bautismo.
Los holandeses también se establecieron en
la Américadel Sur. Ademásde unabreve in-
cursión a Bahía, establecieron en el año
1630 una colonia en Pernambuco
que
duró
poco
más de treinta años. En
ninguno
de es-
tos dos casos hubo resultados
permanentes
en lo
que
a misiones se refiere. En cuanto a
la colonia holandesa de Surinam, los
pro-
pios
holandeses no
parecen
haberle
prestado
gran importancia
al
trabajo
misionero entre
los
indígenas y
los esclavos
negros, y
fue
necesario el
impulso
moravo
para que
se co-
menzaran misiones
vigorosas
entre ellos. La
obra de Justiniano von Weltz en la
región
no
parece
habertenido
gran
éxito.
En la Américadel Norte, las colonias holan-
desas tuvieron
repercusiones
mucho más
amplias.
Fueron los holandeses
quienes
fun-
daron Nueva Holanda,
que
vino
después
a
serla colonia
inglesa
de NuevaYork. El
pro-
pósito
de la misma fue más bien comercial
que religioso, ypor
esta razón no se hizo en
ella un
trabajo
misionero
amplio.
El más
destacado misionero en esta colonia holan-
desa fue Johannes
Megapolensis, quien
en el
año 1643 comenzó a
trabajar
entre los mo-
hawks,
cuyo
idioma
aprendió
afin de
poder
predicarles. Aunque
la
mayoría
de los colo-
nosde NuevaHolanda
pertenecía
ala
Iglesia
Reformada Holandesa, hubo casi
siempre
un
alto
grado
de tolerancia
religiosa que permi-
tió
que
se estableciesen allí
protestantes
de
diversas confesiones. Cuando NuevaHolan-
da
pasó
amanos
inglesas,
la influencia de los
holandeses comenzó a declinar.
Quizá
lo más
importante
en esta
expansión
colonial
por parte
de Holanda fue el hecho

134
HISTORIA.GENERALDELAS MISIONES
de
que
comenzó a
aparecer
en ese
país
un
verdadero interés misionero, tal como se ve
en l a obra de Justus Heurnius De
l egatione
evangel ica
ad Indos
capessenda
admonitio.
Esta obra
pronto
fue
seguida por
otras de
diversos escritores hol andeses enl as
que
se
ve l a infl uencia del contacto con el
Lejano
Oriente
y
América.Este nuevointerés daría
frutos en el
sigl o
XIX, conel
gran despertar
misionero
protestante.
b)
La
expansión ingl esa.
Al mismo
tiempoque
Hol anda,
y
también a
expensas
de
España y
Portugal , Ingl aterra
comenzó a desarrol l ar
su
poderío
marítimo
y
a fundar col onias, es-
pecial mente
en l a América del Norte. Afi-
nes del
sigl o
XVIse dieron l os
primeros
in-
tentos
por parte
de l os
ingl eses
de establ e-
cerse en dichocontinente,
y
desde el
princi-
pio
uno de l os
propósitos expl ícitos
de tal es
intentos fue l a
propagación
de l a fe cristia-
na,
aunque
enreal idad otros motivos econó-
micos
ypol íticos jugaron
un
papel
mucho
más
importante que
el interés misionero.En
todo caso, cuanto Sir Wal ter
Ral eigh
esta-
bl eció l a col onia de
Virginia,
se comenzó
en el l a l a
predicación
del
Evangel io
a l os
natural es de l a comarca,
y
se dice
que
en el
año 1587 recibió el bautismo
quien
fue con
toda
probabil idad
el
primer
nativo america-
no convertido al
protestantismo.
El
propio
Sir Wal ter
Ral eigh proveyó
fondos
para que
l a
organización
comercial conocida como
«Compañía
de
Virginia»
se
ocupase
de l a
predicación
del
Evangel io
a l os nativos.
En el año 1607 l a
Compañía
de
Virginia
fun-
dó l a ciudad de Jamestown, en
cuya
carta
patente aparece
como uno de l os
principal es
propósitos
de l a
Compañía
l a
propagación
de l a
rel igión
cristiana a
quienes
«todavía vi-
venen l a oscuridad
y
enuna
ignorancia
mi-
serabl e del verdadero conocimiento
y
adora-
ciónde Dios».El más
importante
misionero
en esta col onia fue Al exander Whitaker,
quien
se dedicó a
predicar
el
Evangel io y
a
instruir a l os natural es de l a
región
-entre

el l os l a famosa Pocahontas.Su
trabajo que-
dó deshecho cuando en el ano 1622 se
pro-
dujo
una matanza de
indígenas.Más tarde se
continuó el esfuerzo de
evangel izar yeducar
a l os habitantes de
Virginia
conl a fundación
del Wil l iamandMary Col l ege, cuyopropó-
sito era educar tanto a indígenas como a
bl ancos.Sin
embargo,
fueron
pocos
l os indí-
genas que
estudiaronen dicha institución.
Entre l os
peregrinos
de Nueva
Ingl aterra
hu-
bo tambiénunvivo interés misionero.Estos
peregrinos
habían abandonado
Ingl aterra y
habían marchado a Hol anda enbusca de al i-
vio a l a
persecución
de
que
eran
objeto por
no someterse a l as normas ecl esiásticas
que
regían
en
Ingl aterra.
Más tarde, l as mismas
razones l os l l evaron a abandonar Hol anda e
ir aestabl ecerse enel NuevoMundo.El
pro-
pósito
misionero de convertir a l os habitan-
tes en sus nuevas tierras no
jugaba
un
papel
predominante
en su
pensamiento, pero
sí es-
taba
presente.
Entre estos
peregrinos
se dis-
tinguió Roger
Wil l iams, uno se l os
primeros
protestantes
en
predicar
el
Evangel io
a l os
nativos. Además, l os sucesivos
pastores
de
l a
congregación
de
Pl ymouth
se
ocuparon
de
predicar
al os
indígenas y
de fundar con-
gregaciones
entre el l os.
El más conocido de entre l os misioneros de
Nueva Ingl aterra
fue JohnEl iot,
quien
en el
año 1646 y bajo
l os
auspicios
de l a Massa-
chusetts
BayCompany
comenzó a
trabajar
entre l os mohicanos.Su l abor misionera se
extendió durante un
período
de casi mediosi-
gl o,
durante el cual El iot se dedicó, no sól o a
predicar
el
Evangel io
a l o mohicanos, sino
también a traducir l a Bibl ia a su idioma
y
a
enseñarl es a l eer. Su motivación
teol ógica
te-
nía una dimensión
escatol ógica, pues
El iot
pensaba que quizá
l os nativos de América
fuesen l as diez tribus
perdidas
de Israel ,
y
su
conversión sería entonces un
cumpl imiento
de l as
antiguas profecías. Quizá
fue también
esta
conjetura
l o
que
l e l l evó a
apl icar
l a
l ey
mosaica entre
quienes
recibían el
Evangel io.

135
Las misiones en la Edad Moderna

Sus conversos vivían en catorce aldeas en las
que
se seguía
esa
ley, y
en
cuyo
centro había
un edificio común
que
servía tanto de escue-
la como de
iglesia.
Además de la enseñanza
religiosa,
se
impartían
conocimientos de
agri-
cultura
y
otros medios de subsistencia.
Aunque
los esfuerzos de Eliot resultaron fú-
tiles debido a los
estragos
de la
guerra,
die-
ron fruto en el modo en
que despertaron
en
Inglaterra
un nuevo interés hacia las misio-
nes. Las noticias
que llegaban
a
Inglaterra
acerca del trabajo
de Eliot fueron una de las
principales
razones
que
llevaron al Parla-
mento a crear en el año 1649 la
Society for
the Propagation of
the
Gospel
in NewEn-
gland.Esta sociedad tuvo una
larga
historia
de servicio misionero,
y
fue
precursora
de
otras instituciones semejantes,
a las
que
he-
mos de referirnos más adelante.
Otro
experimento
interesante fue el de los
Mayhew,
en la isla de Nueva
Inglaterra
co-
nocida como Martha's
Vineyard.
A
partir
del año 1642 estas tierras fueron concedidas
a la familia Mayhew, que
tomó
especial
in-
terés en la evangelización y
educación de
los indígenas que
vivían en sus territorios.
Este trabajo pasó
de
padres
a
hijos
durante
cinco generaciones,
hasta
que
en el año
1806 murióZacarías
Mayhew,
el último de
esta ilustre familia.
Como señal del interés misionero de los
pri-
meros colonizadores,
podemos
señalar el
hecho de
que
la Universidad de Harvard,
fundada en el año 1650, contaba entre sus
propósitos
«la educación de los
jóvenes
in-
gleses
e indios del
país
en el conocimiento
y
la
piedad».
Através de las noticias
que
iban
llegando
del Nuevo Mundo,
y muy especialmente
de
la obra del Dr. Thomas
Bray,
comisario
eclesiástico de
Maryland
a
partir
del año
1696,
surgió
entre los
anglicanos
de
Inglate-
rra un nuevo interés misionero. Esto se re-
flejó
en la fundación de varias sociedades
para apoyar
el
trabajo
misionero. En el año
136

1698 se fundó la
Society for Promoting
Christian Knowledge;
en el 1701 la
Society
for
the Propagation of
the
Gospel
in
Foreign
Parts;
y
en el 1723 la
agrupación
de «Socios
del Dr. Bray».
Todos estos
grupos, especial-
mente el segundo,
se dedicaron a
apoyar
las
misiones entre los indígenas y
entre los ne-
gros
de América. Sin
embargo, por
razón
de
que
muchos de los colonizadores blancos
en el Nuevo Mundo temían
que
el
trabajo
de
los misioneros enviados o
apoyados por
es-
tas sociedades anglicanas
sirviese
para
for-
talecer a la
iglesia
oficial de
Inglaterra
en
América, el
trabajo
de tales misioneros re-
sultó ser en extremo difícil
y
a menudo
po-
co fructífero.
Fue en el año 1709
que
se fundóla
Society
in Scotland
forPropagating
Christian Kno-
wledge.
Esta sociedad era
semejante
a las
que
en
Inglaterra
habían fundado los
angli-
canos,
pero
tenía la
ventaja
de
que
la
iglesia
escocesa
gozaba
de más
simpatía
entre los
colonos del Nuevo Mundo. La sociedad es-
cocesa
organizójuntas
de corresponsales
en
la América, entre ellas una en la ciudad de
Nueva York
que
fue de
gran importancia pa-
ra el desarrollo misionero en las colonias de
Nueva York, Nueva Jersey y Pennsylvania.
El más notable de los misioneros
que
traba-
jaron bajo
la dirección de la sociedad esco-
cesa fue DavidBrainerd,
quien trabajó
entre
los
indígenas
en diversas colonias. Brainerd
contócon
muy pocos
años de servicio mi-
sionero,
pues
murió a la edad de 29 años a
causa de su incesante
trabajo por
la
expan-
sión del
Evangelio.
Su método consistía so-
bre todo en fundar escuelas
y
en
agrupar
a
los
indígenas
en lugares
donde era
posible
darles instrucción
religiosa.
La
principal
ra-
zón de la
importancia
de Brainerd está en
que
en el año 1749 Jonathan Edwards
publi-
cóuna «Vida de Brainerdx',
que
se basaba en
el diario del fallecido misionero. El
impac-
to de esta obra fue enorme,
y
es
posible
des-
cubrirlo en
personas
de tanta
importancia
4ii
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
para
l a historia misionera como Guil l ermo
Carey y
Francisco
Asbury.
Nos hemos referido sól o a unos
pocos
de
l os muchos misioneros
que trabajaron
entre
l os nativos
y
l os
negros
en l a América ingl e-
sa,
pero
bastan
para
mostrar
que
hubo des-
de l os comienzos de l a col onización británi-
ca en América un verdadero interés
por
l a
conversión de l os
aborígenes
en l as regiones
col onizadas
-aunque por
l o
general
ese in-
terés no fue tanto de l a
igl esia
en su total i-
dad como de
grupos
de cristianos individua-
l es
que
de una manera uotra se
organizaban
para
el
trabajo
misionero.
Además de l as trece col onias
que
dieron
origen
a l os Estados Unidos de Norteamé-
rica y
de l os territorios de Canadá,
Ingl ate-
rra ocupó
varias isl as del Atl ántico
y espe-
cial mente del Caribe, así como también
parte
de l a costa oriental de l a América
Central -en l as
regiones
de Honduras
y
Mosquitia.
En estos territorios l os
ingl eses
se dedicaron al cul tivo de l a caña de azúcar,
para
l o cual
trajeron gran
número de escl a-
vos africanos. En casi todas estas col onias
l os indígenas l l egaron
a formar sól o una
pe-
queña parte
de l a
pobl ación.Luego,
el
prin-
cipal
reto misionero era el de l a
evangel iza-
ción de l os escl avos
-y,
cuando l a igl esia
cobró conciencia de el l o, su
emancipación.
La mayor parte
de este
trabajo
fue l l evado a
cabo al principio por
l a
Igl esia Angl icana,
aunque
con l a
oposición
tenaz de l os col o-
nos, que
temían l as consecuencias de l a
evangel ización y
sobre todo de l a educa-
ción de l os escl avos .Una de l as sol uciones
que
l a Society for
the
Propagation of
the
Gospel
in Foreign
Parts trató de util izar fue
l a de adquirir pl antaciones
con escl avos
y
dedicarse a l a
evangel ización
de l os
que
quedaban bajo
su
propiedad.
Entre otras
desventajas,
este método
presentaba
el
gran
obstácul o de ser
practicabl e
sól o
para
l a
evangel ización
de una
pequeñísima porción
de l a total idad de l os escl avos,
y
sobre todo,

de hacer de l a
igl esia
dueña de escl avos.No
fue sino con l a
l l egada
de l os moravos
y
metodistas, en l a
segunda
mitad del
sigl o
XVIII,
que
se comenzó verdaderamente un
intenso
trabajo
de
evangel ización
en l as co-
l onias
ingl esas
del Caribe.También l os cuá-
queros y
l os «Hermanos de Schwenkfel d»
se establ ecieron en l a
región.
En términos
general es,
l a col onización bri-
tánica en América dio
origen
a comunidades
cristianas de
inmigrantes
tanto
europeos
co-
mo africanos,
pero
en sus territorios l a
po-
bl ación
indígena
tendió a
desaparecer
en
mucho
mayor grado que
en l os col onizados
por
l os
español es.
Esto
parece
deberse en
parte
a
que
en l os territorios británicos l a
pobl ación indígena
fue
siempre
más escasa,
a
que
su carácter seminómada hacía
que
su-
frieran mucho más al
perder grandes
exten-
siones de terreno, a
que
l os bl ancos codicia-
ban l as tierras de l os
indígenas
más
que
su
trabajo, y
a
que
l a
igl esia
no tenía
para
dete-
ner l os abusos de l os bl ancos el mismo
po-
der con
que
contaba l a
Igl esia
Catól ica,
apo-
yada por
l a corona
español a.
Por úl timo, es necesario señal ar
que
l os in-
gl eses
se dedicaron también a
viajes
de ex-
pl oración y
comercio hacia el Oriente, aun-
que
en esa
región
del
gl obo y
durante el
pe-
ríodo
que
estamos estudiando su infl uencia
no fue tan
ampl ia
ni tan
permanente
como
en el Nuevo Mundo.
c) La
expansión
danesa. A
principios
del
sigl o
XVIIDinamarca comenzó su
expansión
co-
l onial hacia el Oriente,
y
en l a
segunda
mi-
tad del mismo
sigl o
se instal ó en l as Indias
Occidental es y
en Africa.Los col onos dane-
ses mostraron aun menos interés
por
l a tarea
misionera
que
l os hol andeses e
ingl eses.
Fue
el Rey
de Dinamarca, Federico IV,
quien
por primera
vez se
ocupó
de l a
evangel iza-
ción de l os
puebl os
no cristianos en l as co-
l onias danesas.Sin
embargo,
aun entonces,
cuando el
Rey
l e
pidió
al
predicador
de l a
corte
que
buscase
personas
a
quienes
enviar

137
L
Las misiones en la Edad Moderna

como misioneros alas colonias danesas, és-
te no
pudo
encontraren toda Dinamarca al-
guien
a
quien
recomendar
y por
tanto se vio
obligado
a recurrir al naciente movimiento
pietista
de Alemania.Este fue el
origen
de la
famosa misión de
Tranquebar,
en la India.
Esta misión,
aunque
sostenida económica-
mente
por
la corona danesa, fue llevada a
cabo
por
misioneros
pietistas
alemanes,
y
por
ello la discutiremos al estudiar ese mo-
vimiento.Además, es necesario señalar
que,
a
pesar
de la falta de interés de los
primeros
colonos daneses en la obra misionera, sus
establecimientos fueron más tarde utiliza-
dos
por
misioneros moravos
ypietistas para
la
expansión
del
Evangelio.
3. Nuevos movimientos dentro del
protestan-
tismo
y
su
importanciapara
las misiones
A fines del
siglo
XVII
y
a través de todo el
XVIII
aparece
en la historia del
protestantismo
un
despertar
de la
religiosidad
individual
que
va
apareado
a un nuevo interés en las misiones.
Los
dirigentes
de este nuevo
despertar protes-
taban contra la
rigidez
de la
vieja
ortodoxia
protestante, y aunque
ellos mismos eran
por
lo
general teólogos
debidamente adiestrados, ten-
dían a
subrayar por
encima de las fórmulas te-
ológicas
la
importancia
de la vida cristiana
práctica.
Esta vida cristiana se entendía
por
lo
general
en términos individualistas, de modo
que
se
subrayaba
la
experiencia personal
del
cristiano
y
su obediencia como individuo ante
los mandatos divinos. En términos
generales,
estos movimientos no
pretendían
constituirse
en nuevas sectas o
iglesias,
sino
que
su
propó-
sito era más bien servir de levadura dentro de
las
iglesias ya
existentes.Si en
algunas
ocasio-
nes éste no fue el resultado de tales movimien-
tos, ello no se debió tanto al
espíritu
cismático
de sus fundadores como a la
rigidez
de las
igle-
sias dentro de las cuales
surgieron.
a) El
pietismo y
la Universidad de Halle. El
primero
de estos movimientos,
que
a veces
da su nombre a los demás, es el
pietismo

13 8

alemán.El
padre
del mismo es
Philipp
Ja-
kob
Spener, quien
en el año 1675
expuso
en
su obra Pia desideria los
principios
del
pie-
tismo alemán.
Spener
se
oponía especial-
mente a la fría
y rígida
ortodoxia de la
Igle-
sia Luterana de su
tiempo.
El motivo de es-
ta
oposición
no era tanto doctrinal como
práctico, pues Spener
no se
oponía
a las
doctrinas mismas de su
iglesia,
sino al mo-
do en
que
la insistencia en esas doctrinas
tendía a oscurecerla necesidadde una vida
cristiana
personal .
Tras
largos
años de labo-
res tanto
pastorales
como docentes,
Spener
fundó en el año 1694 la Universidad de Ha-
lle,
que
tendría
gran importancia para
la his-
toria futura de las misiones. Su obra no ca-
reció de la
oposición
de los
teólogos
más
distinguidos
de su
época, que
a menudo le
acusaron -a él
y
sus
compañeros-
de
errores
dogmáticos.
El
compañero y después
sucesorde
Spener
en la dirección del naciente movimiento
pie-
tista fue
August
Hermann Francke,
quien
fue
profesor
de
teología
en la Universidad
de Halle
y
además fundó en esa mismaciu-
dad un asilo
para
huérfanos en el
que
estu-
diaban niños necesitados.Al
igual que Spe-
ner, Francke se interesó en la obra misione-
ra, e hizo de la Universidad de Halle un cen-
tro de misiones.
Fue a esta Universidad
que
se
dirigió
la corte
danesa cuando su
rey
Federico IVdecidió co-
menzar
trabajo
misionero en el Oriente
y
no
encontró en todo su reino
personas capaces y
dispuestas
a llevar a cabo esa obra. Fue así
que
comenzó la Misión Danesa de
Tranque-
bar, en la
que trabajaron
en un
principio
Bar-
tholomaeus
Ziegenbaig y
Heinrich Plütschau.
Ziegenbalg y
Plütschau tuvieron dificulta-
des en los inicios de su
trabajo
misionero,
pues primero
las autoridades eclesiásticas
en Dinamarca
y luego
las autoridades colo-
niales en la India se
opusieron
a ellos
por
ser
pietistas.
Esto no detuvo su obra,
y
a
parir
del año 1706 se establecieron en

~lig,ti
HISTORIAGENERALDELAS MISIONES

Tranquebar,
en la India. Plütschau
regresó
a
Europa
cinco años más tarde,
pero
Zie-
genbalg
continuó viendo en
Tranquebar
hasta el fin de sus días. El
trabajo
de estos
misioneros fue variado,
pues
además de
ministrar a los colonos daneses
y
alemanes
trabajaban
entre los católicos de habla
por-
tuguesa y
entre los indios. La
mayorparte
desu obra entre éstos fue llevada acaboen
tamil, idioma al
que tradujeron
el
Pequeño
catecismo de Lutero. Enel año 1711
apare-
ció la traducción del Nuevo Testamento al
tamil.
Lamisión de Tranquebar logró amplioapo-
yo
en diversos círculos europeos, pues,
al
tiempoque
la mayorparte
de los misioneros
venía del
pietismo que
se centraba en la
Universidad deHalle, los fondos
procedían
de Dinamarca
y, poco después,
también de
la Society for Promoting
Christian Know-
ledge
de Inglaterra.
Ziegenbalg
tuvo una serie de sucesores
dig-
nos
que
fueron
ampliando
cada vez más el
alcance del
trabajo
misionero alrededor de
Tranquebar,
de modo
que pronto
hubo lite-
ratura cristiana no sóloen tamil, notambién
en
telegu
e hindostano.
Entre todos estos sucesores de
Ziegenbalg
sobresale Christian Friedrich Schwartz,
quien
comenzó su
trabajo
misionero en la
India en el año 1750
y
lo continuó hasta su
muerte, cuarenta
y
ocho años más tarde. Su
espíritu
sencillo
pero
firme le
ganó
el
respe-
to tanto de
ingleses
comode indios, de mo-
do
que
en más de unaocasión su mediación
evitó odetuvo un encuentrobélico.
Aunque
el
pietismo
alemán es un movi-
miento tan
general y
al mismo
tiempo
tan
difuso
que
es
imposible
descubrir todas sus
ramificaciones, es
posible
relacionarlo, no
sólo con la misión de
Tranquebar y
las
que
de ella
surgieron,
sino también con el cole-
gio
de misiones
que
se fundó en
Copenha-
gue y
del cual
partieron
misiones a
Laponia
y
Groenlandia. Estas últimas notuvieron un

resultado tan ablentador como la de Tran-
quebar, pero
la misión deGroenlandia tiene
importancia por
la manera en
que impactó
al
conde Zinzendorf.
b) Zinzendorf y
los moravos. El conde Nico-
laus
Ludwig
von Zinzendorf se educó en la
Universidad de Halle, donde recibió la in-
fluencia de sus fundadores. Debidoen
par-
te a esta influencia
pietista y
en
parte
a su
propio
carácter, Zinzendorf era un hombre
de sincera religiosidad
cristiana. Cuando
en el año 1722 los Hermanos Moravos, cu-
yos orígenes
se remontan
por
lo menos
hasta los
tiempos
de Juan Huss, buscaban
un
lugar
donde establecerse sin
que
se les
persiguiese,
el conde Zinzendorf les ofre-
ció la
posibilidad
de establecerse en sus te-
rritorios en
Sajonia.
Allí fundaron la aldea
de Herrnhut, conocida en la historia de las
misiones
por
el
gran
movimiento
que
de
ella
surgió.
Zinzendorf había tenido siem-
pre
un
profundo
interés en las misiones,

139
HConde Zinzendorf .

Las misiones en la Edad Moderna

pero
este interés fue
despertado
cuando, en
el año 1731, en una visita a
Copenhague,
conoció a dos
esquimales
oriundos de Gro-
enlandia
que
habían sido bautizados
por
el
misionero Hans
Egede.
Esto animó en él el
interés misionero,
y
al
regresar
a sus esta-
dos se dedicó a hacer de la comunidad de
Herrnhut un centro de misiones. Debido al
contagio
de su entusiasmo
y
a la
profundi-
dad de su sentimiento
religioso,
Zinzen-
dorf no tuvo dificultades en hacerse
seguir
por
los Hermanos Moravos,
que pronto
se
esparcieron por
buena
parte
del mundo lle-
vando el
Evangelio.
Como era de
esperarse,
las
primeras
misio-
nes moravas se
dirigieron
hacia Groenlania,
pero
en el mismo año de 1732
penetraron
en
el mar Caribe, estableciéndose en la isla de
Saint Thomas,
y
tres años
después
en la
Guayana
Holandesa
(Surinam).
Poco más
tarde se
dirigieron
hacia el Oriente, donde
trabajaron
en la India
y
Ceilán,
y
hacia el
Africa, donde se establecieron en el Cabo de
Buena
Esperanza.
La
expansión
misionera de los moravos no
fue de
larga
duración. Su número limitado
les
impidió
establecer muchas misiones
amplias y
duraderas. Pero su
impulso
no
había de
perderse,
sino
que,
con su llama-
do hacia una nueva
responsabilidad
misio-
nera,
influyó
en buena
parte
de la
iglesia
europea.
c) Los hermanos
Wesleyy
el metodismo.En-
tre las muchas
personas y
movimientos so-
bre los cuales se hizo sentir la influencia de
Zinzendorf
y
los moravos,
ninguno
es de
tanta
importancia para
la historia de las mi-
siones como Juan
Wesley y
el movimiento
metodista
que surgió
de su obra. Juan Wes-
ley
era un ministro de la
Iglesia Anglicana
que
se sentía
decepcionado
con su
propia
fe
y
con su labor como misionero en Geor-
gia.
Durante su
viaje
hacia América, cuan-
do el barco en
que viajaba
estuvo a
punto
de zozobrar,
Wesley
se había sentido hon-
140

damente
impresionado por
la fe inconmo-
vible
que
mostraban los moravos
que
le
acompañaban.
Esta
experiencia
lo llevó a
interesarse en el movimiento moravo
y
a
establecer contacto con Zinzendorf. Porlo
general,
se señala la
experiencia
de la calle
de
Aldersgate,
cuando
Wesley
sintió en su
corazón «un ardor extraño», como el
pun-
to de
partida
del metodismo. Pero no cabe
duda de
que
Zinzendorf
y
sus
compañeros
contribuyeron grandemente
a determinar el
carácter del nuevo movimiento.
En sus
orígenes,
el metodismo no
pretendía
constituirse en una nueva
iglesia,
sino
que
era sólo un
despertar
de la
religiosidad
in-
dividual dentro de la
Iglesia Anglicana y
entre el resto de la
población protestante
de
Inglaterra.
A través de toda su vida tanto
Wesley
como sus
primeros seguidores
con-
tinuaron siendo miembros de la
Iglesia
An-
glicana y participando
de su culto. Fueron
sólo los acontecimientos
posteriores
los
que
llevaron a la fundación de la
Iglesia
Metodista.
En todo caso, el metodismo fue un nuevo
despertar religioso
tanto en las Islas Britá-
nicas como en la América del Norte,
y
es-
to tendría
amplias
consecuencias
para
el
movimiento misionero. La
primera
socie-
dad metodista fue fundada en Londres en el
año 1739,
yya
en el año 1766 existía una
en América.Es en el año 1771, con la lle-
gada
de Francisco
Asbury, que
comienza la
gran expansión
del metodismo en América.
Pronto el movimiento sería mucho más nu-
meroso en el Nuevo Mundo
que
en el Vie-
jo. Aunque
fueron muchos los
predicado-
res metodistas
que contribuyeron
al enor-
me crecimiento de ese movimiento en
América, el más
distinguido
de todos ellos
fue sin
lugar
a dudas
Asbury, quien predi-
có más de 16,500 sermones, ordenó a
por
lo menos 4,000
predicadores yviajó
medio
millón de kilómetros. La
mayor parte
de
este
trabajo
tuvo
lugar
en la frontera occi-
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
dental de las colonias británicas en Norte-
américa,
que
se movía hacia el oeste más
rápidamente
de lo que
las
viejas iglesias
podían
hacerlo. De esta manera los meto-
distas
-juntamente
con los bautistas,
que
en este
período experimentaron
también un
despertar- contribuyeron grandemente
al
mantenimiento de la fe cristiana entre los
colonos.
Los métodos del metodismo consistían en
la
predicación pública y
sencilla
y
en la or-
ganización
de
pequeños grupos
o «clases»
para
la alimentación de la vida
espiritual
de
sus miembros. Con el correr de los años, el
metodismo fue haciéndose una
iglesia
esta-
blecida,
y
el sistema de clases,
y
en cierta
medida la
predicación pública
al aire libre,
fueron
perdiendo
la preponderancia que
habían tenido al
principio.
Aunque
al
principio
el metodismo
trabajó
especialmente
en la Gran Bretaña
y
sus co-
lonias, su
expansión
en esos territorios fue
tal
que
en el siglo
XIX
llegó
a ser una de
las
principales
fuentes del movimiento mi-
sionero
protestante.
d)
El «Great Awakening»
en la América del
Norte. Amediados del
siglo
XVIII,
y
des-
pués
a fines del mismo siglo y principios
del
siguiente,
se produjeron
en la América
británica una serie de movimientos de ca-
rácter
religioso que
es difícil clasificar o
explicar.
Se trata de un despertar general
en la reli-
giosidad
de los colonos
que
era
paralelo
al
pietismo europeo.
Las
figuras principales
de la
primera etapa
de este despertar
fueron
Jonathan Edwards
y George
Whitefield. A
través de las relaciones de este último con
Juan
Wesley
es
posible
descubrir la in-
fluencia del metodismo en este movimien-
to,
que
también se caracterizó por
la
predi-
cación al aire libre
y por
la
profundización
de la vida cristiana individual. Cuando, a
fines del
siglo
XVIII
y principios
del XIX,
se
produjo
un nuevo
despertar religioso
co-

nocido como el Second Great Awakening,
también en él
pudo
notarse la influencia
metodista,
especialmente
a través de la
obra de
Asbury
en la zona de Nueva Ingla-
terra.
Aunque
estos movimientos no cristaliza-
ron en instituciones
religiosas, y por
tanto
es difícil
seguir
su historia, no cabe duda de
que
la
profundización
de la vida religiosa
que
fue su resultado contribuyó
al
gran
mo-
vimiento misionero
que
comenzaría a
prin-
cipios
del
siglo
XIX.
Es notable cómo la influencia del pietismo
alemán,
y especialmente
de
Spener y
Francke,
puede seguirse
a través de Zin-
zerdorf,
Wesley y
el Gran
Despertar
en la
América del Norte. Puesto
que
es a través
de estos movimientos
que
comenzó la
gran
expansión
misionera
protestante
del
siglo
XIX, no ha de
sorprendernos
el
que
esa ex-
pansión haya
tenido
algunas
de las caracte-
rísticas del
pietismo y
los demás movi-
mientos
que
de él surgieron.
Así,
por ejem-
plo,
los misioneros
protestantes
del
siglo
XIXtendían a subrayar la necesidad de una
decisión individual
por parte
de los con-
versos mucho más de lo
que
antes lo habí-
an hecho los misioneros católicos
y
aun los
primeros
misioneros
protestantes.
No cabe
duda de
que
esto se debe en buena medida
al énfasis del
pietismo
en la necesidad de
una
religión personal.
Por otra
parte,
es necesario señalar
que,
a
pesar
de lo mucho
que
se ha dicho acerca
de la tendencia del
pietismo
a
apartarse
de
las realidades del mundo, fue este movi-
miento el
que
dio
origen
al interés de la
iglesia
en la totalidad
geográfica
del mun-
do. Si en ocasiones las misiones
que surgí-
an del movimiento
pietista
tendían a
sepa-
rar a sus conversos del mundo
y
la cultura
en
que
vivían, también es cierto
que
el
pie-
tismo en
general
sirvió
para
hacer ver a los
protestantes que
el mundo era mucho más
amplio que
la
vieja Europa.

141
Las misiones en la EdadModerna

D. Consideraciones
generales
El
período que
acabarnos de estudiarmar-
ca la más
amplia expansión
territorial en toda
la historia del cristianismo. Fue durante él
que
la fe de Jesucristo
dejó
de ser la de un
peque-
ño rincón del mundo
para
extenderse
por
todo
el
globo.
Hasta entonces el alcance
geográfi-
co del cristianismo se había limitado a Euro-
pa,
el nortede Africa, el Cercano Oriente
y
al-
gunas pequeñas porciones
del ExtremoOrien-
te. Durante estos doscientos años se extendió
por
toda América,
y
comenzó a
penetrar
en
casi todos lo
países
del Extremo Oriente, ade-
más de establecerse en diversos
puntos
en la
costa de Africa.
La
mayorparte
de esta
gran expansión
del
cristianismo tuvo
lugar
através de las
conquis-
tas
y
la colonización
por
naciones
europeas,
especialmente España y Portugal . España
se
dedicó a la
conquista y
colonización de Amé-
rica,
y
de allí
pasó
a las
Filipinas. Portugal
de-
dicó sus
principales
esfuerzos al Extremo
Oriente,
pero
se estableció tambiénen Africa
y
en la América del Sur. En términos
generales,
ypor
razones
que
no es necesario
repetiraquí,
España logró dejar
en sus colonias un sello cul-
tural
y religioso
mucho más
profundo que
el
que dejó Portugal .
También Francia e
Inglate-
rra establecieron colonias
que contribuyeron
a
la
expansión
del cristianismo, la
primera
en su
forma católica,
y
la
segunda
en su forma
pro-
testante.

142

Las misiones
españolas y portuguesas
no
estaban
bajo
la
jurisdicción
directa del
Papa,
si-
no
que
eran
dirigidas por
la Corona en virtud
del derecho de
patronato que
la sede romana
había concedido alos
reyes
de
España y
Portu-
gal.
Si bien este
patronato
fue ú til durante los
comienzos de las
conquistas, ya queobligaba
a
las
potencias
colonizadoras a dedicar
algo
de
su esfuerzo ala obra eclesiástica, más tarde, al
producirse
la decadencia de esas
potencias,
ese
mismo sistema vendría a ser una
espina
en la
carnede la
Iglesia
Romana.
En su obra misionera, la
Iglesia
Católicacon-
tó conel valiosísimo recurso
que
eran los frailes.
Tanto franciscanos como dominicos,
jesuitas y
mercedarios, se lanzaron alas nuevas tierras en
una avalancha misionera nunca antes vista. Si
bien hubo entre ellos
quienes
resultaron ser un
obstáculo más bien
que
una
ayuda,
la inmensa
mayoría
se dedicó con ahínco a su tarea. Por
otra
parte,
los frailes
jugaron
un
papel importan-
tísimo en su interés
por
hacermás llevadera la
situación de los
pueblos conquistados.
Por ú ltimo, debemos señalar
que
la
mayor
parte
de las conversiones de este
período
tuvo
lugar
no individualmente, sino en masa. Sinem-
bargo,
en el Extremo Oriente, dondelos misio-
neros comenzaron a
trabajar
entre civilizaciones
y
estructuras
políticas que
no se derrumbaron
con la
llegada
de los
europeos,
comenzaron a
darse situaciones en las
que
no era
posible
bau-
tizarmás
que
a
algunos
conversos individuales.
capítulo
6

Las misiones en la
Epoca Contemporánea

Introducción
general
El
siglo
XIX
presentó para
las misiones cris-
tianas el más
grande
reto yla másamplia
oportunidad.
Las nuevas condiciones del mun-
do eran tales
que podría suponerse que
el im-
pulso
misionero del cristianismo, unido como
estaba a
algunas
de las
viejas
condiciones, no
lograría
sobrevivir. Afines del
siglo
XVIII
y
principios
del XIXaparece
en la historia de Oc-
cidente unaserie de movimientosque
tendían a
debilitarel
apoyo que
desdela época
de Cons-
tantino el estado le había
prestado
a la
iglesia.
La Revolución Francesa se caracterizó por
su
anticlericalismo,
y
todo indicaba que
uno de
sus resultados sería la
pérdida
de vitalidad
por
parte
de toda la
iglesia europea, especialmente
la Católica Romana. Las guerras napoleónicas
desangraron
a
Europa y
debilitaron grandemen-
te alasdos naciones
que
hasta entonces habían
sido la
principal
fuente del impulso
misionero:
España yPortugal.
En Norteamérica, los
forja-
doresde la nueva nación abogaban por
la sepa-
ración entre la
iglesia y
el estado.
En el
campo
del intelecto, las señales tam-
poco parecían
ser favorables
para
la
iglesia
cristiana. Los nuevos descubrimientos históri-
cos,
biológicos y
astronómicos hacían
surgir
dudas acerca de la veracidad de la Biblia. La
historia de la creación del Génesisparecía que-
dar desmentida
por
la teoría de la evolución.
Toda la
cosmología
bíblica quedaba
en entredi-

cho ante las nuevas teorías astronómicas. La
propia
existencia de Jesús
pronto
sería dudada,
o al menos se intentaría reconstruir la realidad
histórica
que
se encontraba detrás del Nuevo
Testamento. En las
principales
universidades
de
Europa, y
aunen las cátedras
teológicas,
se
daba la
impresión
de
que
el cristianismo esta-
ba a
punto
de
llegar
a sersólo un recuerdo his-
tórico,
dejado
detrás
por
los nuevos descubri-
mientos.
Porotro lado,
algunosteólogos reinterpreta-
ban los
principios
de la fe a la luz de los
gran-
des cambios en las ciencias naturales
y
socia-
les.
Algunos
de estas
reinterpretaciones
mante-
nían ala
iglesia
en conversación con la
época,
pero
no sin creardisturbios
y
contiendas sobre
el
significado
de la fe en un contexto de tanto
cambio.
En buena
parte
del mundo, las
iglesias, y
especialmente
la Católica Romana, se habían
aliado a la fuerzas
que
se
oponían
alos movi-
mientos revolucionarios
que
buscaban un nue-
vo orden. Conel triunfo de las revoluciones en
Francia
y
en Norte
y
SurAmérica, era de
supo-
nerse
que
el cristianismo
perdería
buena
parte
de su fuerza.
Porúltimo, dentro de la misma
iglesia
cris-
tiana habíadivisiones
y
contiendas
que
debili-
taban la eficacia de su testimonio. Estas con-
tiendas, como indicamos antes, existían no só-
lo entre las diversas confesiones, sino aunden-

143
L.
Las misiones en l a
Época Contemporánea

tro de cada denominación,
ygiraban
a menudo
al rededor de l a manera en
que
l os cristianos
debían ver l os nuevos descubrimientos
y
l as
nuevas teorías científicas.
La
expansión
del cristianismo en el
sigl o
XIXes
compl eja.
Si tal
expansión
del cristia-
nismo hubiese
dependido
únicamente de l a
unidad interna de l a
igl esia,
el
sigl o
XIXhubie-
ra visto el fin del avance misionero. No obstan-
te, el
sigl o
XIX, con su
impul so imperial ista
desde
Europa
occidental
yposteriormente
des-
de l os Estados Unidos, incide de manera com-
pl eja
en l a tarea misional . Veremos
que
en oca-
siones el
imperial ismo europeo
sirve de al iado
para
l a tarea misionera, en otras l os misioneros
se convierten en fuertes
enemigos
de l a
pol íti-
ca
imperial ista, y
en otras l os misioneros tienen
un
papel ambiguo y
confuso entre l os naciona-
l es
y
l a
pol ítica imperial ista.
Contra l o
que podría esperarse,
el
sigl o
XIX
es uno de l os
puntos
cul minantes en l a historia
de l as misiones cristianas euroatl ánticas. Dada
l a
ambigüedad
de l as misiones en rel ación a l as
autoridades civil es, l a
igl esia
descubrió en l a
fal ta de
apoyo porparte
de l os
gobiernos
un re-
to
cuyo
resul tado final fue l a
divul gación
del
interés misionero entre una
proporción mayor
del
puebl o
cristiano. Las
preguntas que
el
sigl o
XIX
pl anteó
acerca de l a veracidad de l a Bibl ia
y
del cristianismo sirvieron
para que
l os
pro-
pios
cristianos se
pl antearan
de nuevo
pregun-
tas fundamental es acerca del carácter de su fe,
y
así se l anzaran
por
nuevos caminos de obe-
diencia a Dios. Además, l os movimientos de
carácter
pietista que
hemos mencionado en el
capítul o
anterior continuaron creciendo
yjuga-
ron un
papel
de suma
importancia.
En términos
general es podemos
decir
que
el
sigl o
XIXes el
sigl o
de l a
expansión protestan-
te euroatl ántica. Tanto l a
Igl esia
Catól ica Ro-
mana como l a Ortodoxa Rusa continuaron su
trabajo
misionero. Pero el
protestantismo, por
su rel ación directa con l os
países europeos que
se l evantaban como nuevas
potencias
mundia-
l es
y por
l os cambios
pol íticos y
económicos

144

dentro de esos
países
mostró una
capacidad
mayor para adaptarse
a l as nuevas circunstan-
cias
y
también más vital idad
para penetrar
en
tierras hasta entonces
vírgenes
de
predicación
misionera. En todo caso, discutiremos
primera-
mente l as misiones catól icas romanas,
para
l ue-
go pasar
a l a ortodoxas
ypor
úl timo
l l egar
al
movimiento misionero
protestante.
Antes de
seguir
adel ante, sin
embargo,
con-
viene señal ar
que
el
presente capítul o
es sól o
una introducción
general
a l a historia del avan-
ce misionero durante l os
sigl os
XIX
y
XX. En
efecto, l a
expansión
del cristianismo durante
este
período
es tal
que
sería fútil tratar de dis-
cutirl a en un sol o
capítul o.
Poresta razón, tras
l a introducción
presente, pasaremos
a discutir
por separado
l as distintas
regiones
del
gl obo.
Puesto
que
l a historia del cristianismo en Euro-
pa y
l os Estados Unidos durante este
período
se
estudia usual mente en l os cursos
general es
de
historia ecl esiástica, sól o l a discutiremos
aquí
en cuanto se rel aciona conl a obra misionera en
otras
regiones.

A. La
Igl esia
Catól ica Romana
Para l as misiones catól icas romanas, el si-
gl o
XIXno
representa
un nuevo
punto
de
par-
tida en el mismo sentido en
que
l o es
para
l as
misiones
protestantes.
Los catól icos -a dife-
rencia de l os
protestantes-
habían tenido
desde
sigl os
antes un
profundo
interés misio-
nero. Sin embargo,
el
sigl o
XIX
presentaba
para
el l os,
y
en ocasiones en
mayorgrado que
para
el
protestantismo,
l os mismos retos
que
para
el resto de l a
igl esia.
Diversos aconteci-
mientos históricos, cul minando en l a Revol u-
ción Francesa, l as
guerras napol eónicas y
l as
guerras
de l a
independencia
de América, ha-
bían hecho decl inar el
poderío
col onial
ypo-
l ítico de
España yPortugal , que
durante
sigl os
habían sido l os centros de l as misiones cató-
l icas. El otro
gran país
de fe catól ica, Francia,
no había
prestado gran
atención a l a obra mi-
sionera aun en
tiempos
de su
auge pol ítico, y
no era de
suponerse que
tras l a revol ución ese
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
país
fuese
capaz
de servir de centro a un
gran
movimiento misionero.
A
pesar
de tales circunstancias, el
siglo
XIX
vio el desarrollo de diversos
aspectos
del cato-
licismo romano
que
a la
larga
fortalecerían su
obra misionera.
El
primer
hecho notable en la historia del
catolicismo romano del
siglo
XIXes la unifi-
cación de la
iglesia bajo
un
poder papal
con-
solidado. Los diversos estados
europeos y
americanos, al insistir en la
separación
entre
la
iglesia y
el estado,
pretendían
evitar la in-
gerencia
de
aquélla
en éste último,
pero
tam-
bién renunciaban a la autoridad
que algunos
estados habían ejercido
sobre la
iglesia
en
sus dominios. Aunen el caso de los
países
en
que siguió
existiendo una unión estrecha en-
tre la
iglesia y
el estado, éste último estaba
por
lo
general
tan debilitado
que
no
podía
oponerse
al dominio directo de la
iglesia por
parte
de la sede romana. Este movimiento fue
apareado.
a otro de carácter
muy opuesto
den-
tro de la
Iglesia
Romana
pero cuya
conse-
cuencia
práctica
era la misma:el ultramonta-
nismo,
que abogaba por
el acrecentamiento
de la autoridad pontificia.
La culminación de
todo esto fue el Primer Concilio Vaticano
(1869-1870), que promulgó
oficialmente la
doctrina de la infalibilidad
papal.
Otro
aspecto importante
de la vida de la
Iglesia
Católica Romana en el
siglo
XIX
que
habría de afectar su
trabajo
misionero fue la
revitalización de
algunos
de los
viejos
instru-
mentos de las misiones católicas,
y muy espe-
cialmente de la Compañía
de Jesús
y
de la Sa-
cra
Congregatio
de Propaganda
Fide. La
pri-
mera había sido disuelta
por
el
Papa
en el año
1773,
y
a
partir
de 1801 se comenzó a autori-
zar su existencia hasta
que
en 1814 se le con-
cedieron de nuevo sus antiguos
derechos. La
Con
gregatio
de Propaganda
Fide fue usada
por Napoleón
como un instrumento de su
po-
lítica,
pero después
volvió a comenzar su obra
con nuevos bríos. Cada vezmás esta
organiza-
ción vino a ser el foco de todo el
trabajo
mi-

sionero católico, hasta
que
en el 1938 cambia-
ron sus funciones
legislativas y
la
Congrega-
tio tomó
responsabilidades
administrativas
para
fomentar el desarrollo de un clero autóc-
tono
y
la contextualización de la fe católica en
distintas
partes
del mundo.
La tercera característica de la
Iglesia
Ro-
mana durante este
período
está en el desarro-
llo de nuevos medios
para sufragar
los
gastos
misioneros
que
antes corrían
por
cuenta de
los estados coloniales . Cuando las
potencias
coloniales católicas se mostraron incapaces
o
poco
deseosas de sostener económicamente
el
trabajo
misionero en sus colonias, la
iglesia
se vio en la necesidad de buscar nuevas fuen-
tes de
apoyo
económico. Estas fuentes fueron
principalmente
las numerosas sociedades
pa-
ra el
apoyo
a las misiones
que aparecieron
en
toda
Europa, muy especialmente
en Francia.
Algunas
de ellas, como la Asociación de la
Propagación
de la Fe, reunían dinero
para
el
trabajo
misionero. Otras reunían
ropa
u otros
medios físicos necesarios en las misiones. El
resultado neto de todo esto fue
que
el interés
misionero dentro del catolicismo romano se
hizo cada vez más
amplio,
extendiéndose en-
tre los laicos.
Sin
embargo,
en términos
generales
el
siglo
XIXno es
para
las misiones católicas un nuevo
comienzo del mismo modo en
que
lo es
para
las
protestantes.
La
mayor parte
de los instrumen-
tos católicos
que
se
emplearon
en el
siglo
XIX
era sólo continuación de los
que
se habían em-
pleado
anteriormente. Si bien las
guerras napo-
leónicas
y
la
independencia
de las naciones de
América fueron
para
el catolicismo un
parénte-
sis durante el cual su
empresa
misionera
perdió
mucho de su
ímpetu,
una vezcerrado ese
parén-
tesis la
teología y
los métodos misioneros de la
Iglesia
Católica Romana
siguieron
siendo los
mismos
que
anteriormente se habían
empleado.
De hecho, en el caso de la
Iglesia
Católica Ro-
mana, los
primeros
años del
siglo
XXmarcan
un
punto
de
partida
mucho más
significativo
que
el
principio
del
siglo
XIX.

145
Las misiones en la
Época Contemporánea

B. Las
iglesias ortodoxas
Aunque
en el
sigloXIXexistían en el orien-
te
y
centro de
Europa varias
iglesias
ortodoxas,
fuela
Iglesia Ortodoxa Rusa la
que
hizo más
por
la
expansión
del cristianismo,
y
aun ésta hizo
poco
fuera de las fronteras del
Imperio
Ruso.
Las másnotables misiones rusas duranteel
siglo
XIXtuvieron
lugar
en Siberia, donde aún había
habitantes no cristianos. Entre todas las misio-
nesrusas en esta
región
la
que
más se destaca es
la de Alta¡, en el occidente siberiano,
que
se ha-
lla indisolublemente unidaal nombre de Maka-
ru Glucharev. Hubo también misiones notables
en Tobolsk, Irkutsk
y
el Transbaikal.
En el
extranjero,
la
principal
misión orto-
doxa rusa fue la del
Japón, que
floreció
bajo
el
Padre Nicolai
y
a la
quehemosdereferimos en
otro
capítulo. Además hubo misiones ortodo-
xas en la China, enCorea
y
en el Cáucaso.Por
último, la
Iglesia Ortodoxa Rusa se extendió
hacia el continente americano, donde su más
amplia empresa
fue en Alaska,
aunque
ésta se
detuvo cuando en el año 1887 Rusia vendió la
península
alos Estados Unidos. Hubo buen nú-
mero de
inmigrantes rusos a la América del
Norte
y algunos
a la América del Sur, a las re-
giones
de SãoPaulo
yBuenos Aires. La
prime-
ra
iglesia
ortodoxa rusa en la AméricaLatina se
organizó
en Buenos Aires a fines del
siglo
XIX,
y
la
primera
sede
episcopal
fue la deSão
Paulo, establecida en el año 1934.
Como era de
esperarse,
la Revolución Rusa
trajo
unnuevo
período
en la historia dela
igle-
sia del
país.
Puesto
que
ésta
perdió
el
apoyo
económico
ypolítico
de
que
habían
dependido
sus misiones, las mismas sufrieron
grandemen-
te, sobre todo en los
primeros años
después
de
la revolución. Además, fuera del territorio do-
minado
por
los
bolcheviques,
se
produjeron
cismas
que reflejaban
diversas actitudes hacia
la situación
política
de Rusia.

C. Las misiones
protestantes
El
siglo
XIXse caracteriza
por
la
expansión
colonial
y
misionera
protestante. Varios
países

146

protestantes, pero muy especialmente
la Gran
Bretaña, extendieron su
poder
económico
ypo-
lítico a distintas
regiones
del
globo.
El
imperio
que
la Gran Bretaña
construyó llegó
a ser el
más
amplio que
la historia
haya jamás
conoci-
do, con millones de súbditos e
incluyendo
den-
tro de sí diversas culturas
antiquísimas.
Porsu
parte,
los Estados Unidos continuaban su labor
de
expansión
hacia el oeste, unas veces
por
la
colonización, otras mediante
compras
de terri-
torio,
y
otras mediante la
conquista
armada.
Los descubrimientos del
capitán
Cooken sus
viajes por
el sur del Pacífico le abrieron al
mundo,
ymuyespecialmente
a
Inglaterra, que
entonces
gozaba
de la
hegemonía
marítima,
nuevos horizontes. Era de
esperarse que
todo
esto hiciera
despertar
un nuevo interés misione-
ro en
Inglaterra y
los demás
países protestan-
tes. Esto fue en efecto lo
que
sucedió,
pero
es
necesario señalar
que
la
expansión protestante
del
siglo XIX,
particularmente
la
que partió
de
los Estados Unidos, fue mucho más
indepen-
diente de la colonización
política y
económica
que
la
expansión
católica romana delos
siglos
anteriores. Si bien hubo misioneros
ingleses y
holandeses en los territorios en
que
esos
países
establecieron intereses coloniales, tambiénhu-
bo
grandes empresas
misioneras en
países
en
que
los intereses
políticos y
económicos de In-
glaterra,
los EstadosUnidos
y
las demás
poten-
cias
protestantes
aúnno asomaban. Un
ejemplo
notable de esto es la misión de Adinoram Jud-
sonen Birmania,
que
estudiaremos en el
próxi-
mo
capítulo.
Otro factor
importante
enel desarrollo de la
misiones
protestantes
fueron las
agencias
de
misión,
quetomaron el carácterdelo
que Spe-
ner hubiera llamado unaecciesiola in ecciesia
-unacomunidad
particularmente comprome-
tida dentro de la
iglesia
en
general.
El movi-
miento misionero
europeo
del
siglo
XIXse ca-
racterizó
porgrupos
de cristianos con un
gran
fervor misionero
que
laboraronal
margen(y
en
ocasiones a
pesar)
de las denominaciones
pro-
testantes. En los EstadosUnidos, el movimien-
HISTORIAGENERALDELAS MISIONES
to misionero cobró vigor
con el
espíritu
del tra-
bajo
voluntario o el voluntarismo, un
aspecto
importante
de la
ideología
del individualismo
que
marcó tanto a
Europa
como a Estados Uni-
dos durante el final del
siglo
XIX
yprincipios
del XX.

1 . El precursor:
Guillermo
Carey
Uno de los más
grandes
misioneros de los
tiempos, y
el principal precursor
del movi-
miento misionero moderno, es Guillermo Ca-
rey. Carey
nació en
Inglaterra
en el año 1 761 ,
de una familia de baja
clase media íntimamen-
te relacionada con la
Iglesia
de
Inglaterra.
Cuando tenía seis años de edad su
padre
vino a
ser maestro de escuela,
y
esto colocó al
joven
Guillermo en una
posición que
le
permitió
lo-
grar
cierto
grado
de educación a
pesar
de los
recursos limitados de su familia.
Leyendo
un
periódico que
su padre
recibía
como maestro de escuela, Carey supo por pri-
mera vez de los
viajes
del capitán
Cook,
que
despertaron
su interés en las tierras
lejanas y
todo lo
que
se relacionase con la
geografía.
También desde su niñez Guillermo Carey
ma-
nifestó hacia las ciencias naturales un vivo in-
terés
que
continuaría a través de toda su vida.
Cuando
apenas
contaba dieciséis años, su
padre
le envió a un
poblado
cercano a
aprender
el oficio de
zapatero .
Allí, a través de su con-
tacto con otro
aprendiz que
era algo mayor que
él, Carey
descubrió en la vida cristiana
profun-
didades
que
antes no había conocido,
y
decidió
hacerse bautista.
Cuando su matrimonio le obligó
a buscar
una base económica más
amplia, emprendió
nuevas actividades
y
se dedicó a la enseñanza
y
al ministerio,
aunque
sin abandonar su oficio
de zapatero .
Durante este
período,
con el fin de
enseñar
geografía
a sus
discípulos, preparó
un
globo terráqueo
hecho de cuero en el cual seña-
ló las distintas tierras conocidas.Además hizo
para
su estudio
personal
un mapa
más detalla-
do en el
que aparecían
los nombres de diversas
regiones,
así como el carácter y
la
religión
de

sus habitantes. Todo esto fue dándole una vi-
sión mundial
que
más tarde sería
importante
para
su carrera misionera.Al mismo
tiempo
se
dedicó a estudiar latín, griego,
hebreo, holan-
dés e italiano, con lo cual dio muestras de una
habilidad
lingüística que luego
le sería
muy
ú til .
Mediante el estudio de la Biblia
ybajo
lain-
fluencia de sus conocimientos de
geografía,
Careyllegó
a la conclusión de
que
la tarea mi-
sionera era obligación
de los cristianos, no só-
lo del
período apostólico,
sino de todas las
épo-
cas.Fue esta convicción la
que
le llevó a
publi-
car su tratado An Enquiry
into the
Obligations
of
Christians to Use Means
for
the Convension
of
the Heathens (Un
estudio acerca de las obli-
gaciones
de los cristianos de
emplear
medios
para
la conversión de los
paganos).
En el mes
de
mayo
del año 1 792
predicó
ante la Asocia-
ción de Ministros Bautistas su famoso sermón
sobre Isaías 54:2-3,
cuyos
dos
puntos principa-
les eran: «Esperad grandes
cosas de Dios»
y
«Emprended grandes
cosas
por
Dios».En el
mes de octubre del mismo año,
y
como conse-
cuencia de los esfuerzos de
Carey, quedaba
constituida la Particular
Baptist Society for
Propagating
the Gospel among
the Heathen
(Sociedad Bautista Particular
para Propagar
el
Evangelio
entre los
Paganos).
Al
principio,
es-
ta sociedad estaba formada
por
un nú mero re-
ducidísimo de ministros
y amigos
de
Carey, y
su
presupuesto
anual era
insignificante
-me-
nos de catorce libras esterlinas. A
pesar
de lo li-
mitado de esa suma, Carey
comenzó a
prepa-
rarse
para partir
hacia la India con el médico
John Thomas,
quien
había estado antes en ese
país.
Al
principio
las dificultades
parecieron
in-
salvables. La
esposa
de
Carey
se
negó
a se-
guirle
a la India,
y
sólo accedió a
permitir que
partiera
con él el
hijo mayor
de ambos.La res-
puesta
de
Carey
fue
que,
si él
poseyese
todo el
mundo,
gustoso
lo daría
para
estar con ella
y
con sus
hijos, pero que
no
podía
abandonar su
obligación
misionera
por
esta razón.Otra difi-

1 47
Las misiones en la
Época Contemporánea

cultad
apareció
cuando se descubrió
que
el
doctor Thomas tenía deudas
que impedían
su
partida
de
Inglaterra.
Porúltimo, era de todos
sabido
que
la
Compañía
Británica de las In-
dias Orientales no miraba con
simpatía
la
llega-
da de misioneros asus colonias,
yque
haría to-
do lo
posible por
ev itarla.
A
pesar
de todas estas dificultades,
Carey
continuó firmeen su
propósito.
Su
esposa
ac-
cedió
por
fin a
acompañarle y,
tras
largas ges-
tiones, se hicieron los
arreglos
necesarios
para
que
el Dr. Thomas
y
su
esposa
hicieran lo
pro-
pio.
Afines del año 1793 Guillermo
Careyy
sus
acompañantes
desembarcaron en la ciudad de
Calcuta,
aunque
sin notificar a las autoridades
de su
llegada, pues
de hacerloasí hubieran co-
rrido el
riesgo
de ser env iados de
regreso
aIn-
glaterra.
El
plan
de
Carey
consistía esencial-
menteen
ganar
su
propio
sustento
y
el de su fa-
milia,
para
de ese modo no tener
que depender
económicamente dela sociedad
que
había
que-
dado en
Inglaterra yque
habíacosteado su v ia-
je.
Para esto contaba conla
ayuda
del Dr. Tho-
mas. Pero
pronto quedó
demostrado
que
éste,
si bien era un cristiano sincero
y
un buen mé-
dico, resultaba totalmente
incapaz
de
manejar
sus
propios
asuntos económicos. El dinero
que
habían traído conellos de
Inglaterra pronto
re-
sultó ser insuficiente,
y
el Dr. Thomas contra-
ía deudas sobredeudas,
queponían
en entredi-
cho el carácter de los misioneros. Atodo esto
se añadía la dificultad de
que Carey y
sus
acompañantes
no
podían
tomarel título oficial
de misioneros, lo cual les hubiera v alido la ex-
pulsión
de la India
porparte
delas autoridades
de la
Compañía.
Dicha dificultad ilustra la si-
tuación
compleja
de muchos misioneros de la
época, pues
tienen
que
v iv ir disfrutando de
ciertos beneficios
y legitimación porparte
del
imperio y
reteniendo a la v ez cierta autonomía
para
realizar el
trabajo misionerodeseado. Ca-

rey, por
tanto, intentó establecerse en distintos
lugares, trabajando
en cuanta
ocupación pare-
ció ofrecer la
posibilidad
de un
ingreso
mo-
desto. Al mismo
tiempo,
se
ocupaba
de estu-
diarel
bengalí y
de
predicar
alos indios. ' Pues-
to
que
este
período
duró v arios años, lo
aprov e-
chó
para aprender
también el sánscrito
ypara
comenzara traducirla Biblia al
bengalí.
Cuan-
do todas las circunstancias
parecían
estarcon-
tra su
empresa, Carey
escribió a
Inglaterra
las
siguientes
líneas memorables:«Mi
posición
re-
sulta
ya
insostenible.. ,
hay
dificultades
por
to-
das
partes, y
muchas más
por
delante. Porlo
tanto, tenemos
que seguir
adelante».
Su
espíritu
indomable le llev ó a
pedir que
fuesen env iados de
Inglaterra
otros misioneros
quepudieran participar
dela
gran
tarea
que
ha-
bía
que
realizar en la India. El
plan
de
Carey
consistía en reunir un número de familias en
una
pequeña
comunidad en la cual todos com-
partieran
los
gastos, y
tanto hombres como mu-
jeres participaran
de div ersos
aspectos
de la
obra misionera. En
respuesta
a sus
peticiones,
llegaron
a la India otros misioneros acolaborar
con él.
La
llegada
de este
contingente
de refuerzos
fue la ocasión
que
llev ó a
Carey
aestablecerse
en
Serampore,
territorio
que pertenecía
a los
daneses. Cuandosusnuev os
compañeros llega-
ron, las autoridades británicas noles
permitie-
ron desembarcaren Calcuta,
y por
esa razón
pasaron
a
Serampore, que
se encontraba al otro
lado de la bahía, frente a la colonia británica.
Tras
largas gestiones, y
v iendo
que
el
goberna-
dordanés de
Serampore
se mostraba fav orable
al
trabajo
misionero,
Carey
decidió trasladar
su cuartel
general
a ese
lugar.
Allí tuv ieron lu-
gar
las más
grandes empresas
de
Carey y
sus
acompañantes.
El
trabajoque
realizaron los misioneros bri-
tánicos en
Serampore
fue
sorprendente.
Uno
de los recién
llegados,
Ward, era
impresor
de
1. De
aquí
en adelante usaremos el término «indio»
para
referirnos a una
persona
nativ a de la India,
y
el tér-
mino «hindú»
para referirnos a una
persona cuya
fe es el hinduismo.

148

Ii
HISTORIAGENERALDELASMISIONES
o f i c i o , y se dedi c ó a
i mpri mi r
las Bi bli as
que
Carey
traduc ía. Otro , Marshman, mo stró ser
ho mbre de tanto
temple
c o mo el
pro pi o Carey,
y
se dedi c ó a la o bra do c ente. El
pro pi o Carey
c o nti nuó ampli ando
c ada vezmás sus ac ti vi da-
des li ngüísti c as,
de manera
que pro nto llegó
a
do mi nar vari o s i di o mas de la Indi a,
para
lo s
c uales esc ri bi ó gramáti c as y
di c c i o nari o s . Asu
muerte, Carey
había traduc i do la Bi bli a o
po r-
c i o nes de ella a
po r
lo meno s trei nta
y
c i nc o
i di o mas
y
di alec to s de la Indi a.
Ho y
sabemo s
que alguno s
de sus
trabajo s
c arec en del
ri go r
li ngüísti c o
nec esari o
para pro duc i r
traduc c i o -
nes
ac eptables y c o mprensi bles.
Si n
embargo ,
lo
que

queda
marc ado
para
la hi sto ri a es la
pasi ón
de Carey po r
traduc i r la Bi bli a
y
hac er-
la ac c esi ble a las c o muni dades de la Indi a en
sus
pro pi o s
i di o mas.
Unc ambi o enel
go bi erno
bri táni c o lo c al c o -
lo c o enel
po der
a unnuevo
go bernado r que
ve-
ía c o n si mpatía
la o bra de
Carey.
Co nel
pro pó-
si to de
preparar
adec uadamente a lo s
emplea-
do s de la Co mpañía
de las Indi as, este
go berna-
do r establec i ó un
c o legi o
en el c ual se enseña-
ban, entre o tras c o sas, lo s i di o mas de la
regi ón.
Carey
f ue i nvi tado a la c átedra de
bengalí.
Tras
c o nsultar c o n sus c o legas,
dec i di ó
ac eptar
di -
c ha i nvi tac i ón, aunque si empre entregó
al f o n-
do c o múnde la mi si ónel di nero
que
rec i bía en
pago
de sus labo res do c entes . Esta ac ti vi dad le
f ac i li tó lo s c o ntac to s c o ni ndi o s de di versas re-
gi o nes
del
país que po r
tanto
po díanayudarle
a
traduc i r
po rc i o nes
bíbli c as
y
o tra li teratura a
sus
respec ti vo s
i di o mas
y
di alec to s. De esta
manera, la
i mprenta
de
Serampo re llegó
a
pro -
duc i r li teratura c ri sti ana en 42 i di o mas.
El
trabajo
mi si o nero de
Carey
en la Indi a era
c o mplejo .
Al
pri nc i pi o
no
parec ía que
la mi -
si ón de
Serampo re lo graría gran
número de
c o nverso s. Pero en el año 1800 bauti zaro n al
pri mer
c o nverso , unc arpi ntero que
antes había
esc uc hado el Evangeli o
de labi o s de lo s mo ra-

vo s. Aesta c o nversi ón se si gui ero n
mo ti nes
públi c o s, y
una nueva o la de ani madversi ón
po r parte
de las auto ri dades c o lo ni ales,
que
te-
mían
que
la labo r de lo s mi si o nero s despertara
rebeldías entre la
po blac i ón
del
país,
no sólo
c o ntra el
trabajo
mi si o nero , si no c o ntra to do el
régi men
c o lo ni al. A
pesar
de esto , lo s mi si o ne-
ro s c o nti nuaro n su o bra,
y
tres año s más tarde
bauti zaro n al
pri mer
brahmín2 c o nverti do al
c ri sti ani smo . Supo líti c a
de
o po si c i ón
ala di s-
ti nc i ón de c astas
que
era tradi c i o nal en la c ul-
tura de la Indi a les trajo
seri as di f i c ultades,
pe-
ro se mantuvi ero nf i rmes enella, hasta tal
pun-
to
que
en el mi smo año de 1803 un brahmín
c o nverso se c asó c o n la
hi ja
de un
c arpi ntero .
La
o po si c i ón
al
trabajo
mi si o nero c o nti nuó
hac i éndo se senti r,
y
en repeti das
o c asi o nes la
llegada
de un nuevo go bernado r que prestaba
o ído s a lo s enemi go s de las mi si o nes
puso
en
peli gro
la
empresa
to da. Esta si tuac i ón c o nti -
nuó hasta
que,
en el año 1813,
y muy espec i al-
mente debi do a las gesti o nes
de Lo rd Wi lber-
f o rc e
y
de la so c i edad
que
en
Inglaterra apo ya-
ba a
Carey,
el Parlamento exi gi ó que
en la c ar-
ta
patente
de la Co mpañía
de Indi as se i ntro du-
jese
una c láusula enla
que
se establec ía
que
las
c o lo ni as bri táni c as debían
quedar
abi ertas al
trabajo
mi si o nero. Esta dec i si ón,
po r
un lado ,
trajo
benef i c i o
para
la o bra mi si o nera. Po r o tro ,
no o bstante, servi rá de esto rbo , en o c asi o nes le-
gi ti mando
la
i mpo si c i ón
de la f e c ri sti ana a lo s
hi ndúes. Más adelante, esta c arta
patente
sería
i nterpretada po r alguno s
hi ndúes c o mo una
versi ón
reli gi o sa
del
i mperi ali smo i nglés .
Desde el c o mi enzo de su o bra,
Carey y
sus
c o mpañero s
habíanestado c o nvenc i do s de
que
en últi ma i nstanc i a el
trabajo
de la
predi c ac i ón
del
Evangeli o
en la Indi a debía ser llevado a
c abo
po r
lo s mi smo s i ndi o s . Po r esta razón,
pro nto
c o menzaro n a establec er avanzadas de
la mi si ónde Serampo re
en o tro s
punto s
c erc a-
no s, do nde c o lo c aban a un
grupo
de c o nverso s
2. Un «brahmín» es un ho mbre
que pertenec e
a la c asta alta en la so c i edad Indi a
y que prac ti c a
el hi n-
dui smo .

149
Las misiones en l a Época Contemporánea

que
vivían con sus famil ias en unacomunidad
semejante
a l a
que
tenían l os misioneros de Se-
rampore -aunque
con l a
supervisión, por
al -
gún tiempo
al menos, de un misionero. El
pro-
pósito
de este
pl an
de acción era
que
al a
l arga
se establ eciese en toda l a comarca una red de
centros de
evangel ización que
estuviese en ma-
nos de l os indios cristianos.
Para l l evar a cabo este
proyecto,
así como
también
para
contribuir ahacer a l a India
par-
tícipe
de l os beneficios técnicos de l a cul tura
occidental ,
Carey y
Marshman
proyectaron
e
hicieron real idad un centro de estudios
superio-
res
que
sería model o de muchos centros seme-
jantes
establ ecidos en otros
campos
misione-
ros. Esta escuel a tenía estudiantes de diversas
rel igiones.
Su
propósito
era l l evar a todos sus
discípul os
un conocimiento
ampl io,
no sól o de
al gunos
de l os adel antos técnicos occidental es,
sino también de su
propia
cul tura. En el caso de
l os
discípul os
cristianos, el
propósito
era darl es
un conocimiento tal del cristianismo
por
una
parte y
de l os l ibros
sagrados y
l as
rel igiones
de
l a India
por
otra,
que
l es fuese
posibl e presen-
tar el
Evangel io
a sus
compatriotas pertene-
cientes a esas
rel igiones, y
discutir, no como
extranjeros,
sino como cristianos indios. Con
respecto
a l os
discípul os
no cristianos, el col e-
gio
de
Serampore
buscaba natural mente su
conversión,
pero
aun si ésta no tenía
l ugar
se
consideraba satisfecho
por
haber
mejorado
su
educación. Para
poder
l evar a cabo su l abor
educativa, el
col egio
comenzó a reunir una vas-
ta bibl ioteca de l ibros tanto
impresos
como ma-
nuscritos,
y
tanto occidental es como indios.
Como
parte
fundamental de l a
pol ítica
del co-
l egio,
l a educación se
impartía
en sánscrito
y
en
árabe,
y
el
ingl és
se reservaba
para
l os al umnos
más
aventajados. Desgraciadamente,
l o
que pa-
recía ser un esfuerzo
por
dara l a fe cristiana en
India un carácter nacional ,
provocó
en muchos
casos un aisl amiento cul tural
y
actitudes
apol o-
géticas
de
superioridad
en
al gunos
cristianos
indios
que
se
instruyeron y
eran
parte
de estas
comunidades cristianas. Sin duda, l a tarea mi-

sionera de
Carey refl eja
l o difícil
que
es desa-
rrol l ar una comunidadde fe en un contexto
que
tiene el ementos cul tural es
y rel igiosos
tan com-
pl ejos
como l os de l a India.
Además de estas actividades, l os misioneros
de
Serampore
se dedicaron aatacar
al gunos
de
l os mal es más serios de l a sociedad india. Los
que
más
atrajeron
su atención
y
su esfuerzo fue-
ron dos: l a costumbre de sacrificar niños
y
l a de
quemar
l as viudas en l as
piras
fúnebres de sus
esposos
-el sahti,
práctica que
Roberto de No-
bil i había
aceptado
en su
trabajo
misionero.
Cuando el
gobernador Wel l esl ey supo
acerca
de l a
práctica
de sacrificar niños en el río Gan-
ges,
comisionó a
Carey para que
estudiara l os
antiguos
l ibros
sagrados
de l a India con el
pro-
pósito
de ver si tal es
prácticas
se basaban en
el l os.
Carey l l egó
a l a concl usión de
que
en l os
l ibros
sagrados
de l a India no se ordenaba el sa-
crificio de niños. Fortal ecido
por
este
argumen-
to, Lord
Wel l esl ey
ordenó
que
dicha
práctica
cesase inmediatamente
y
establ eció medios de
vigil ancia para
evitar
que
se continuase. Al os
pocos
años,
y
con l a contribución de
Carey jun-
to a otros hindúes
que
también estaban en des-
acuerdo con l os sacrificios de niños, l os hindú-
es de l a
región
habían
dejado
de sacrificar niños.
Al go semejante
sucedió en el caso de l as viudas
-aunque
l a costumbre de ofrecerl as en sacrifi-
cio en l a
pira
fúnebre de sus
esposos
estaba tan
arraigada que
fue mucho más difícil hacerl a
desaparecer.
También en este caso,
Carey
de-
mostró
que
l a costumbre
que
se decía ser rel i-
giosa
no se basaba en mandamiento
al guno
de
l os l ibros
sagrados.
Tras un
l argo período
de
vacil ación, l as autoridades
ingl esas
decidieron
prohibir que
se
quemase
a l as viudas
junto
con
l os cadáveres de sus
esposos.
Cuando
Carey
re-
cibió el edicto, corrió a traducirl o al
bengal í, pa-
ra
asegurarse
de
que
ni una sol a viuda
perecie-
ra
por
causa de su
negl igencia.
La obra de
Carey y
de sus
acompañantes
tu-
vo
ampl ias repercusiones.
Los
hijos
del
propio
Carey
fueron también misioneros, el uno en
Birmania, donde no tuvo l a
perseverancia
de su

150
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
padre, y
el otro en Java. En
Ingl aterra,
l as no-
ti c i as de l a obra
que
s e real i zaba en
Serampo-
re hi c i eron
des pertar
un nuevo i nterés en c i en-
tos de c ri s ti anos . La Soc i edad Bauti s ta Parti c u-
l ar
para Propagar
el
Evangel i o
envi ó a Seram-
pore
otros mi s i oneros más
jóvenes
-l o c ual no
dejó
de c rear c onfl i c tos
y
has ta un c i s ma. En
Ingl aterra s urgi eron
numeros as s oc i edades mi -
s i oneras , además de l a Bri ti s h and
Forei gn
Bi -
bl i c al
Soc i ety (Soc i edad
Bíbl i c a Bri táni c a
y
Extranjera)
en
c uyo ori gen
fue
grande
l a i n-
fl uenc i a de l as noti c i as
que l l egaban
des de Se-
rampore, yque
des de el
pri nc i pi o
l e
pi di ó
al
grupo que
al l í
trabajaba que
c ol aboras e c on
el l a en l a traduc c i ón
y
di s tri buc i ón de l a Bi bl i a.
Pronto el entus i as mo mi s i onero al c anzaría a
todos l os ri nc ones de l a
Igl es i a
en
Ingl aterra y
has ta en l os Es tados Uni dos .
Debemos s eñal ar
que
l a moti vac i ón
teol ógi -
c a del
trabajo
de
Carey
no s e enc ontraba en un
s enti do de l ás ti ma o
c ompas i ón
hac i a l os
paga-
nos
que
s e es taban
perdi endo,
c omo s uc edía
en el c as o de l os moravos.
Carey
s í c reía
que
l os
paganos que
no c onoc ían a Jes uc ri s to es ta-
ban
perdi dos , pero
el moti vo
que
l e
i mpul s aba
no era tanto un s enti do de
c ompas i ón
hac i a
es as
pers onas
c omo l a
obl i gac i ón
en
que
s entía
l e c ol oc aba el mandami ento de Jes uc ri s to de i r
por
todo el mundo
ypredi c ar
el
Evangel i o.
Pa-
ra
Carey,
l as mi s i ones s on un ac to de obedi en-
c i a más
que
de
c ompas i ón.
La
c ompas i ón jue-
ga
un
papel i mportante, pero
es s ól o el res ul ta-
do de l a obedi enc i a.
Por úl ti mo, es i nteres ante notar
que,
a
pe-
s ar de
que
l as c i rc uns tanc i as de l a
époc a
no l e
permi ti eron
real i zar es e s ueño,
Carey pens ó
s i empre que
l a obra mi s i onera debía s er em-
prendi da
s i n
es píri tu
s ec tari o,
y que
l as di vi -
s i ones de l a
i gl es i a
en l os
país es
de
ori gen
de
l a mi s i ón no deberían l l evars e al
c ampo
mi -
s i onero. Más de c i en años antes de
que
tuvi e-
s e
l ugar
l a hi s tóri c a Conferenc i a Mi s i onera
Mundi al de
Edi mburgo
de 1910,
Carey
s oña-
ba c on una
gran
as ambl ea mundi al en
que
s e
reuni rían en l a Ci udad del Cabo l os mi s i one-

ros de di s ti ntas
partes
del mundo c on l os re-
pres entantes
de l as s oc i edades
que
l es envi a-
ban. Con es te s ueño,
Carey
s e
anti c i paba
a l a
hi s tori a,
que
mos traba
que
el
es píri tu
ec umé-
ni c o, nec es ari o en todas l as fas es de l a vi da de
l a
i gl es i a, res ul ta
i mpres c i ndi bl e
en el
trabajo
mi s i onero.

2 . Los c entros mi s i oneros durante es te
período
En
gran
medi da c omo c ons ec uenc i a de l a
obra de
Careyy
s us
c ompañeros ,
l os úl ti mos
años del
s i gl o
XVIII
y
l os
pri meros
del XIX
vi eron un
des pertar
del i nterés mi s i onero en l a
Gran Bretaña. Ya hemos menc i onado
al gunas
de l as s oc i edades
que s urgi eron
c omo res ul ta-
do di rec to de l a obra de
Carey.
Sus c artas
y
l as
demás noti c i as que l l egaban
de l a Indi a hac ían
que
muc has
pers onas para qui enes
l a fe c ri s ti a-
na era el c entro de s us vi das c omenzaran a
pre-
guntars e
s i no debían
parti c i par
de una manera
o de otra en el es fuerzo mi s i onero. En el año
1795 s e fundó l a London Mi s s i onarySoc i ety, y
c uatro años mas tarde l a Churc h
Mi s s i onary
Soc i ety.
La
pri mera
reunía a
pers onas
de di s ti n-
tas denomi nac i ones
-es pec i al mente c ongre-
gac i onal es ypres bi teri anos -
mi entras
que
l a
s egunda c omprendía
s ól o a
angl i c anos
del al a
evangél i c a .
Como c ons ec uenc i a de es te des -
pertar, ytambi én a c aus a de un
vi ejo
i nterés
que ya
hemos menc i onado, l os metodi s tas or-
gani zaron
una s oc i edad mi s i onera,
y
l o mi s mo
s uc edi ó c on otros
grupos
menos numeros os.
Es de notars e
que
es tas s oc i edades tenían un al -
c anc e mundi al ,
y
no l i mi taban s u ac c i ón a l as
pos es i ones
bri táni c as , c omo l o hac ían l as s o-
c i edades
que
habían
aparec i do
antes de Carey.
No c abe duda de
que
buena
parte
de es ta vi s i ón
mundi al s e debe a l a obra del mi s i onero de Se-
rampore.
Con l a fundac i ón de es tas s oc i edades
apare-
c e en l a hi s tori a de l as mi s i ones
protes tantes
un
fenómeno
que
no había exi s ti do anteri ormente,
y
en el
que
s e
ampl ía
el al c anc e de es as mi s i o-
nes , no s ól o en s u s enti do
geográfi c o,
s i no tam-
bi én en l a
ampl i tud
del
apoyo
fi nanc i ero, que

151
L
Las misiones en la
Época Contemporánea

viene de un número de
personas
cada vez ma-
yor.
Además, estas sociedades son el
primer
intento
protestante
de
organizar
el
trabajo
mi-
sionero de tal manera
que tenga,
además de la
misión
propiamente
dicha, una
organización
que
sirva
para
mantener vivo el interés en el
país
de
origen.
La existencia de tales sociedades misione-
ras, no como
parte
oficial de las denominacio-
nes, sino como eclesiolas dentro de la
iglesia,
creó una distancia entre
«iglesia» y
«misión»
que
más tarde seríanecesario salvar.
Porotra
parte,
la distancia entre estas
orga-
nizaciones misioneras
y
las denominaciones
proveyó
cierto
espacio para
una reflexión mi-
siológica que contribuyó
ala contextualización
de las nuevas
iglesias
en el suelo misionero.
Por
ejemplo,
la
misiología
de
Henry
Venn
(de
la Church
Missionary Society) y luego
la de
Rufus Anderson
(American
Board
of
Commis-
sioners
for Foreign
Missions), fueron
posibles
en
parte porque
tales
misiólogos
no tenían
que
sujetarse por completo
a los intereses de sus
iglesias
de
origen.
La
principal
contribución
de Anderson en este sentido es el
principio
de
las tres
autogestiones (three-selfprinciple)
se-
gún
el cual las
iglesias
fundadas
por
las socie-
dades misioneras debían
llegar
al
punto
de au-
togobernarse,
autosostenerse
y autopropagarse.
Esto en sí es unacontribución
importante
alas
eclesiologías
mástradicionales.
Durantetodo el
siglo
XIX,
y
aconsecuencia
tanto de su creciente
poderío
marítimo
y
colo-
nial como de la obra de Guillermo
Carey y
los
muchos
que después
de él hicieron
trabajos
se-
mejantes,
la Gran Bretañafue la
principal
fuen-
te de misiones
protestantes.
Sin
embargo,
los
antiguos países protestantes
de
Europa,
así co-
mo los Estados Unidos, lanzaban también sus
empresas
misioneras. Ala
larga,
el
trabajo
mi-
sionero del
protestantismo
norteamericano se-
ría mucho más
amplio que
el de los demáscen-
tros
protestantes.
En el continente
europeo
los
principales
centros de misiones
protestantes
durante el si-

glo
XIXestuvieron en Alemania
y
Suiza, don-
de la influencia del movimiento misionero
británico se
conjugaba
con la
antigua
tradi-
ción
pietista para
dar
origen
a un
genuino
in-
terés misionero. Unacaracterística notable del
trabajo
de las misiones en estos
países
es
que,
siguiendo
el
ejemplo
de la
antigua
Universi-
dad de Halle, se
organizaron
escuelas
que
se
dedicaban
especialmente
a la
preparación
de
misioneros. De éstas las másnotables fueron
las de Berlín
y
Basilea. Además se fundaron
varias sociedades misioneras, muchas de las
cuales mástarde se fundieron
parapoder
rea-
lizar un
trabajo
más efectivo. En Holanda se
organizó
la Sociedad Misionera Holandesa,
estrechamente relacionada con la London
Missionary Society, y que trabajó especial-
mente en el surde Africa. Tambiénen los
pa-
íses escandinavos se
organizaron
sociedades
misioneras durante el
siglo
XIX. La Sociedad
Danesa se
distinguió por
su
trabajo
en Groen-
landia
y
la India, mientras
que
la de Suecia
dedicó más atención a las misiones en Lapo-
nia.
Durante el
siglo
XIX, y aun más en el XX,
los EstadosUnidosfueron unode los
principa-
les centrosde misiones
protestantes.
Yahemos
visto cómo desde
muy temprano
se comenza-
ron en las TreceColonias de Norteaméricami-
siones entre los indios. Afines del
siglo
XVIII
los moravos
organizaron
una sociedad misio-
nera
y
un
grupo
de cristianos de Nueva
Ingla-
terra fundó otra
cuyo propósito
era
preparar y
enviar
negros
norteamericanos como misione-
ros al Africa. Pero fue durante el
siglo
XIX
que
se fundaron la
grandes
sociedades misio-
neras norteamericanas. Uno de los
principales
impulsos que contribuyeron
al
despertar
mi-
sionero del
siglo
XIX en los Estados Unidos
fue el
gran
movimiento
religioso que
se cono-
ce comoel Second Great
Awakening y que
co-
menzó a
principios
del
siglo
XIX. Además de
esto, naturalmente,las noticias
quellegaban
de
la obra
evangelizadora
de
Inglaterra
en la India,
y muy especialmente
de la de
Carey y
sus

152
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
acompañantes,
contribuían a estimular el inte-
ré s misionero en los Estados Unidos.
La
principal
sociedad misionera de los Esta-
dos Unidos durante la
primera
mitad del siglo
XIXfue la American Board
of
Commissioners
for Foreign
Missions.Esta cautivó el interé s de
un grupo
de estudiantes del Seminario Teológi-
co de Andover,
muyespecialmente
de Adino-
ram Judson
y
Samuel J. Mills.Su centro estaba
en los estados de Connecticut
y
Massachusetts,
yrepresentaba
alos
congregacionalistas
de esa
región.
La American Board envió a Adinoram
Judson a la India,
pero
durante el viaje é ste de-
cidió unirse a los bautistas.En otro
capítulo
de
esta historia volveremos a encontrarle como el
más distinguido
de los misioneros
protestantes
en Birmania.Su
presencia
en el Oriente llevó a
los bautistas norteamericanos a
organizar
la So-
ciedad Bautista
para
la
Propagación
del Evan-
gelio
en la India
y
en Otras Tierras Extranjeras.
Por su parte,
Mills continuó la obra de
desper-
tar el interé s misionero en los Estados Unidos,
ygracias
a sus esfuerzos
y
a su cooperación
se
organizaron
varias nuevas sociedades misione-
ras, así como otras
para
la distribución de la Bi-
blia
y
de literatura cristiana.
Durante la
primera
mitad del
siglo
XIX, las
principales
denominaciones
protestantes
de los
Estados Unidos
organizaron
sociedades misio-
neras
y
enviaron representantes
a diversas
par-
tes del
globo, especialmente
al
Lejano
Oriente.
Puesto
que
a mediados de
siglo
casi todas las
denominaciones protestantes
se dividieron co-
mo consecuencia de los acontecimientos
que
llevaron a la Guerra Civil, las divisiones de
iglesias
en los Estados Unidos se
reflejaron
en
sus divisiones misioneras
y
así comenzó aha-
ber en distintas partes
del mundo bautistas, me-
todistas
ypresbiterianos
del Norte
y
del Sur.En
algunos
casos, fue en el
campo
misionero
que
primero
se vio la futilidad de tales divisiones
y
por
tanto se llegó
a la unión de las dos ramas de
una misma denominación.En más de una oca-
sión tales uniones en el
campo
misionero
plan-
tearon ante las
iglesias
madres la cuestión de si

se
justificaba
o no la continuación de divisiones
que
habían
surgido
en una
guerra ya pasada.
De esta manera,
y
aun inconscientemente, las
iglesias jóvenes
contribuían al desarrollo de
sus
iglesias
madres.
Puesto
que
cuando se
produjo
en los Esta-
dos Unidos la
gran
controversia entre funda-
mentalistas
y
liberales fueron los
primeros
quienes
más arduamente continuaron el traba-
jo
misionero,
ypuesto que
en todo caso el na-
cimiento del movimiento misionero en los Es-
tados Unidos había estado estrechamente uni-
do al Second Great Awakening, ypuesto que
ya
se había desarrollado en los Estados Unidos
un
espíritu
de tecnología y
eficiencia, no debe
sorprendernos que
el
tipo
de cristianismo
pro-
testante
que
los misioneros norteamericanos
llevaron alas
iglesias por
ellos fundadas
haya
sido individualista,
que subrayase
la necesidad
de una
experiencia
de conversión personal, que
a menudo se mostrara suspicaz
de todo cuanto
fuese estudio racional de la verdad revelada,
y
que
le concediese
especial
valor a lo
pragmáti-
co
y
eficiente. Unatriste consecuencia de estas
circunstancias fue el hecho de
que,
cuando
ya
en los Estados Unidos la cuestión entre libera-
les
y
fundamentalistas había
quedado
casi olvi-
dada en los círculos eclesiásticos, todavía con-
tinuaba
planteándose y
discutié ndose el mismo
problema
en las
iglesias jóvenes
fundadas
por
misioneros norteamericanos.Además, muchos
de estos
grupos
misioneros confundieron la ta-
rea misionera con la transmisión de los valores
de las sociedades occidentales
que
ellos mis-
mos
representaban.
Antes de
pasar
adelante, debemos señalar
por
un lado
que
el interé s misionero norteame-
ricano
precede
históricamente a los intereses
económicos
ypolíticos
de los Estados Unidos.
Durante todo el
siglo
XIXla inmensa
mayoría
de los misioneros norteamericanos fue a na-
ciones
que
tenían escasas relaciones con su
país
de
origen.
Cuando la
expansión
económi-
ca
ypolítica
de los Estados Unidos llevó a lo
representantes
de la
diplomacia,
la industria
y

153
Las misiones en la
Época Contemporánea

el comercio norteamericanos a las
lejanas
tie-
rras del Oriente, hacía décadas
que
los
prime-
ros misioneros de su
país
se habían establecido
en ellas. Por otro lado, no
podemos descartar
que para
finales del
siglo
XIXse consolidaba
en los Estados Unidos la
ideología
mesiánica
que entendía a la nación norteamericana como
una nueva Jerusalén, un
pueblo escogido para
llevar atodo el mundola verdad del
Evangelio
y
los valores de una cultura cristiana.
Por último, es
importante recordar
que
du-
rante el
siglo
XIXel
protestantismo se estable-
ció en
algunas regiones que pronto llegarían
a
ser nuevos centros de actividad misionera. En el
Pacífico del Sur, Australia
y Nueva Zelandia
pronto comenzaron a enviar misioneros a las
islas cercanas, así como al
Lejano Oriente. En
el Africa, los
ingleses y holandeses estableci-
dos en el sur del continente realizaron
trabajo
misionero entre sus vecinos,
aunque
éste
pron-
to se vio debilitado
por
la
política racista de los
colonos blancos. También en Africa, en las re-
giones de Sierra Leona
y
Liberia,
y
debido a
movimientos en
Inglaterra y
en los Estados
Unidos, se establecieron
negros libertos
proce-
dentes de esos dos
países.
Puesto
que
muchos
de los colonos
negros
de estos dos
países
eran
cristianos,
y puesto que
además sus estrechas
relaciones con
Inglaterra y
los Estados Unidos
abrían el camino a otros misioneros, estas dos
regiones fueron desde sus
orígenes centros de
actividad misionera. En el
siglo
XX, ciudada-
nos de Liberia
y
de Sierra Leona contribuirían
a la
evangelización
de sus hermanos de raza en
el Africa.

3 . Las misiones
y
el movimiento ecuménico
Ya hemos dicho
que Guillermo
Carey, que
puede
ser considerado como el
primer misione-
ro moderno, soñaba con hacerde las misiones
una
empresa
universal
y
no sectaria. Este sue-
fío de
Carey, que
no se llevó a la realidad
por
razón de su carácter
prematuro,
se basaba en
necesidades
muy
reales a
que
tenía
que
enfren-
tarse todo esfuerzo misionero.

La
primera
de estas necesidades era la de un
testimonio unido, de tal modo
que
los diversos
intereses misioneros, con sus celos
y luchas
entre sí, no vinieran a serobstáculo en el cami-
no de la fe
para
las
propias personas cuya
con-
versión se
esperaba.
El misionero
que
abando-
naba su tierra natal
para
ir a
trabajar
a la India
quería dedicarse a
presentar
a los indios el
mensaje
de Cristo,
y
no el de las diferencias
y
semejanzas entre un bautista
y
un
anglicano.
Y
sin
embargo,
muchaveces el indio en cuestión
pensaba que
era necesario
explicarle
la razón
de la existencia de diversos
grupos cristianos
antes de invitarle a abrazar esa fe.
La
segunda
de estas necesidades nace del
propio contexto,
particularmente
en la India.
Tanto el hinduismo como el islam
aparecen en
esta
época
como dos
bloques religiosos
sin di-
visiones internas dentro de las tradiciones, al
menos al nivel local. Muchos indios no habían
experimentado diversidad dentro de una tradi-
ción
religiosa.
Portanto, las divisiones denomi-
nacionales en el
protestantismo
se convierten
en un
impedimento para
crear un
espacio de le-
gitimidad en el contexto del subcontinente. De
hecho esto es también así con el budismo, con~
fucionismo y otras tradiciones
religiosas en
Asia.
Otra necesidad
que
llevó a muchos misione-
ros a buscar la
compañía
de sus
colegas de
otras denominaciones fue la de
compartir
sus
sueños
y frustraciones con otros cristianos con
semejantes intereses.
Otra razón
para
la
búsqueda
de la unidad en
el
trabajo
misionero fue la conciencia de
que
había labormisionera
duplicada muchas veces
en una misma comunidad. La
duplicación del
trabajo misionero no sólo se consideró una de-
ficiente
mayordomía
de los recursos, sino
que
produjo otros
problemas misiológicos como
los
que mencionamos arriba.
Hay
una necesidad, no obstante,
que no
surge
del contexto misionero sino del reto
que enfrentan los
ejecutivos
de las sociedades
misioneros en los territorios de
origen:
la co-

154
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
municación coherente del
trabajo misionero
en los
países
de origen. La ausencia de un
trabajo coordinado entre las diferentes socie-
dades misioneras también
produjo
informes
con diferentes interpretaciones
de la tarea mi-
sionera
que potencialmente podían
afectar de
forma
negativa
el
apoyo misionero. Por tanto,
se va desarrollando entre las sociedades mi-
sioneras una red de
apoyo y
coherencia en la
comunicación
que
influirá de forma marcada
en la unidad de las misiones desde los
países
de origen.
Todo esto hizo que
en el
campo
misionero
surgiera
un
espíritu
de
cooperación
entre cris-
tianos de diversas denominaciones. Este
espíri-
tu les llevó a
dejar
a un lado viejas discusiones
yprejuicios que
aún reinaban en las iglesias
de
Europa y
los Estados Unidos.
Por otra
parte,
muchas de las sociedades mi-
sioneras
que
se organizaron en Estados Unidos
y Europa
incluían en su seno miembros de di-
versas
iglesias, y
esto contribuyó
al acerca-
miento entre los cristianos.
Luego, puede
decirse que
el movimiento
ecuménico es
hijo
de las misiones.
Aunque
es-
te movimiento logró mucho mayor
desarrollo
en el
siglo
XX,
ya
desde el siglo
anterior
po-
dían verse sus
primeras
señales. Estas señales
aparecieron primero en la India, donde a
partir
del año 1825 se comenzó a celebrar conferen-
cias
regionales
a las
que asistían misioneros de
diversas denominaciones. Las
primeras
-co-
mo la de
Bombay
en el año 1825
y
la de Ma-
drás en el 1830- se limitaban a una ciudad
y
sus alrededores. Pero ya en el año 1855 co-
menzó una serie de asambleas con más alcan-
ce
geográfico,
tanto en el norte de la India co-
mo, tres años más tarde, en el sur. En el año
1872 se reunió en
Alajabad
la
primera
confe-
rencia misionera de toda la India,
y luego
con-
tinuaron celebrándose reuniones semejantes
cada diez anos. En
Japón y
China también se
celebraron conferencias misioneras,
pero
éstas
comenzaron más tarde que en la India: en el
año 1872 en
Japón y
en el 1877 en China. En

la América Latina, salvo raras excepciones co-
mo la de México en 1888, no se celebraron
conferencias misioneras interdenominaciona-
les sino en el siglo XX. Lo mismopuede decir-
se acerca de Africa, donde la
primera
tuvo lu-
gar
en el año 1904.
Al mismo tiempo que
se celebraban en el
campo
misionero las conferencias
que
hemos
señalado, tenían
lugar
en
Europa y Estados
Unidos otras en
que participaban
las personas
y organizaciones
interesadas en el
trabajo
mi-
sionero. Ya en el año 1837 se reunieron en
Basilea representantes
de varias sociedades
misioneras europeas. En 1846 se
organizó en
la Gran Bretaña la Alianza Evangélica, cuyo
propósito
era fomentar la
comprensión ycoo-
peración
entre evangélicos de diversas deno-
minaciones, y que
desde su fundación tuvo
un marcado interés misionero. Debido en
par-
te a esta Alianza, se celebraron varias confe-
rencias misioneras en el mundo
anglosajón:
en Nueva York
y
Londres en 1854, en Liver-
pool
en 1860, en Londres en 1878
y
1888,
y
otra vez en Nueva York en 1900. Además,
tanto en el mundo
anglosajón
como en el con-
tinente
europeo,
los
dirigentes
de la obra mi-
sionera comenzaron a reunirse
y
a tomar
acuerdos
para cooperar
entre sí
y para
evitar
conflictos en el
campo
misionero. Consecuen-
temente, estas conferencias buscaban discutir
los
problemas y
retos en el
campo
misionero,
Pero aún no se había desarrollado una teolo-
gía que
buscara
integrar
la tarea misionera con
la vida de la
iglesia, y por
ello en
gran
medi-
da estos
congresos reflejan
una tensión entre
la misión -tarea de las sociedades misione-
ras-
y
la iglesia
como se conoce en los
paí-
ses de
origen.
Sin embargo, es triste notar
que
estos prime-
ros
pasos
hacia la unidad,
muy especialmente
los del mundo anglosajón,
no tomaban en
cuenta la totalidad del
trabajo que
se estaba re-
alizando, sino sólo el de los
grupos y
movi-
mientos
representados
en cada conferencia o
reunión.

155
Las misiones en l a
Época Contemporánea

Por úl timo, entre l os
precursores
del movi-
miento ecuménico del
sigl o
XXdebernos men-
cionar el Movimiento Estudiantil Cristiano. No
podemos
rel atar
aquí
l a historia de este movi-
miento hasta l a fundación de l a Federación
Mundial de Estudiantes Cristianos. Baste decir
que
desde sus
orígenes
todo el movimiento es-
tudiantil
-ymuyespecial mente
el Student Vo-
l unteer Movement-fue animado
por
un
pro-
fundo interés misionero. Además, fue de él
que
surgieron
l as
principal es figuras que
durante l a
primera
mitad del
sigl o
XX
dirigieron
el movi-
miento ecuménico.
Si bien durante todo el
sigl o
XIX
puede
ver-
se un creciente
espíritu
de unidad, es en el
sigl o
XX
que
ese
espíritu
cobra
ímpetu
de fuerza uni-
versal en l o
que
se ha dado en l l amar «el movi-
miento ecuménico». Pero también entonces l a
obra
y
el interés misioneros se encuentran en l a
raíz misma del
espíritu
de unidad,
ya que
el
principal precursor
del
Consejo
Internacional
Misionero
y
del
Consejo
Mundial de
Igl esias
fue l a Conferencia Mundial Misionera cel ebra-
da en
Edimburgo,
Escocia, en el año 1910.
En l a Conferencia de
Edimburgo
estaban re-
presentados
l os
principal es cuerpos protestan-
tes. Sin
embargo,
de más de mil
del egados,
só-
l o diecisiete
pertenecían
a l as
igl esias
nacidas
del
trabajo
misionero de Occidente. Los demás
eran todos
europeos
o norteamericanos. Por
otra
parte,
a fin de incl uir a l os
angl icanos,
fue
necesario excl uir de l a
agenda
todo l o
que
se
refiriese a cuestiones de fe
y
constitución, así
como l a cuestión de l as misiones
protestantes
en l a América Latina. Estas fueron l as dos
grandes
omisiones,
pero
aun en esto l a Confe-
rencia tuvo resul tados
positivos, pues
l a omi-
sión de estos dos temas de
primera importancia
l l evó a l a fundación,
por parte
de
personas que
habían estado
presentes
en
Edimburgo,
de mo-
vimientos dedicados
especial mente
a estos dos
asuntos. Fue así
que
de
Edimburgo surgieron
el
movimiento de Fe
y
Constitución (o de Fe
y
Orden)
y,
en el año 1912, el Comité de
Coope-
ración en l a América Latina. Este a su vez l l e-

vó al
gran Congreso
de Panamáde 1916, don-
de el Comité de
Cooperación
en l a América
Latina fue ratificado.
Aun cuando l a Conferencia de
Edimburgo
abrió el camino al movimiento ecuménico del
sigl o
XX, es necesario señal ar en el l a una l imi-
tación
teol ógica que
afectó todos sus estudios.
Ya hemos dicho
que sól o haba diecisiete re-
presentantes
de l as
«igl esias jóvenes».
Esto se
debía, no sól o a cierto prejuicio o fal ta de inte-
rés, sino también
ymuyespecial mente
a una
fal sa
perspectiva teol ógica,
mencionada arri-
ba, en l a
que
no se había
l l egado
aún a l a inte-
gración
entre igl esia ymisión. Se
pensaba que
el
trabajo misionero
correspondía
a l as
igl e-
sias,
ysobre todo a l as sociedades misioneras
occidental es;
pero
no se tomaba en cuenta el
hecho de
que,
si l as nuevas
igl esias
l o eran de
veras, tenían
que
ser también misioneras,
pues
l a misión
pertenece
a l a esencia misma de l a
Igl esia. Luego,
l a Conferencia trató acerca de
l a
responsabil idad y
l os
probl emas
misioneros
de l as
igl esias
occidental es,
pero
omitió esa
misma
responsabil idad y
esos
probl emas
en l o
que se refiere a l as
igl esias surgidas
de l a obra
misionera reciente.
A
pesar de l as l imitaciones
que
eran de es-
perarse
en una conferencia como l a de Edim-
burgo,
a
partir de
aquel l a gran
asambl ea el
movimiento ecuménico al canzó un
ímpetu
in-
esperado.
La
propia
Conferencia de Edim-
burgo nombró un Comité de Continuación
cuya obra cul minó en l a formación del Con-
sejo Internacional Misionero en el año 1921.
Ya
para
esta fecha habían
surgido organis-
mos de
cooperación
misionera en
Europa,
Es-
tados Unidos, Canadá
y
Austral ia,
y
éstos
formaron el núcl eo de l a membresía del Con-
sejo. Además, se establ eció
que
l as
«igl esias
jóvenes»
de Africa, el Oriente
y
l a América
Latina tendrían su
representación
en el Con-
sejo.
El
propósito
de éste -al
igual que
el de
l as diversas conferencias
regional es
cel ebra-
das anteriormente, así como de l a Conferen-
cia de
Edimburgo- no era establ ecer nor-

1

156
HISTORIAGENERALDELAS MISIONES

mas
para
la obra misionera de las iglesias, si-
no servir de
lugar
de encuentro entre los di-
versos intereses misioneros.
El
Consejo
Internacional Misionero celebró
conferencias en Jerusalén (1928), Madrás
(1938), Whitby,
Canadá (1947), Willingen,
Alemania (1952) y
Ghana(1957-1958). Enel
año 1961, en Nueva Delhi, se fundió con el
Consejo
Mundial de
Iglesias, que habíasido
fundado en Amsterdam en 1948 y que había
venido a ser el
principal exponente
del movi-
miento ecuménico.
La Asamblea de Jerusalén del año 1928 se
reunió en el Monte de los Olivos. Casi lacuar-
ta
parte
de sus miembros
pertenecía
alas
«igle-
sias
jóvenes», y ya
esto era un
paso
de avance
con
respecto
a la Conferencia de
Edimburgo.
Enel entretanto, en el año 1927, el movimien-
to de Fe
y
Constitución, nacido también de
Edimburgo,
había celebrado en Lausanasu
pri-
mera conferencia. Muchos de los
delegados
a
Jerusalén habían estado
presentes
en Lausana,
y
lainfluencia de éstaúltima se hizo sentir en
el modo en
que
los delegados
aJerusalén se en-
frentaron a la cuestión
teológica
fundamental
de la naturaleza
y
el contenido del
mensaje
cristiano.
A
partir
de Jerusalén,
y
cada vez más, el
Consejo
Internacional Misionero comenzó a
percatarse
de launión indisoluble entre
iglesia
y
misión. EnMadrás, la
iglesia
vino a
ocupar
un
lugar
céntrico en la discusión,
pero
el
impacto
de estaasamblease vio debilitado
por
la
Segun-
da GuerraMundial. Buena
parte
de laobrade la
asamblea de
Whitby,
en el año 1947, consistió
en restablecer los vínculos
que
habían sido in-
terrumpidos por
el conflicto bélico,
y
en reco-
brar los
logros que
se habían alcanzado antes
de lacatástrofe. En
Willingen
en el año 1952
y
en Ghana, cinco años mástarde, continuó des-
arrollándose la conciencia de la unión entre
iglesiay
misión. El resultado de esto fue lafu-
sión del
Consejo
Internacional Misionero con
el
Consejo
Mundial de
Iglesias (Nueva Delhi,
1961), pues
no
parecía justificarse,
desde el

punto de vista
teológico,
la existencia de dos
organismos
diversos. A
partir
de entonces la
mayorparte de los antiguos intereses
y preocu-
paciones
del Consejo Internacional Misionero
pasaron
a la División de Misión Mundial
y
Evangelismo del Consejo Mundial deIglesias.
Esta división continuó celebrando asambleas
que pueden llamarse herederas de a tradición
de Edimburgo, talescomo laque tuvo lugar en
México en el año 1963 -y luego
otras en
Bangkok, 1973; Melbourne, 1980; San Anto-
nio, EE.UU., 1989; Salvador, Bahía, 1996; y
Atenas, 2005.
El
impacto
de esta reuniones también tuvo
un efecto
importante
en AméricaLatina, deján-
dose sentir primordialmente en las Conferen-
ciasEvangélicasLatinoamericanas, el desarro-
llo de agencias ecuménicas tales como Iglesia
y Sociedad en AméricaLatina
(ISAL),
la Co-
misión Evangélica Latinoamericana de Educa-
ción Cristiana
(CELADEC) y
en
posteriormen-
te lacreación del
Consejo
Latinoamericano de
Iglesias
en el 1979.Estahistoriaserá discutida
en el
capítulo
nueve.
Ninguno
de los
organismos
ecuménicos
que
hemos mencionado
-y hay
muchos otros-
tiene poderes
sobre sus miembros,
que siempre
conservan su autonomía
y
derecho atomarde-
cisiones
propias.
Pero la
oportunidad
de discu-
tir
y plantearse juntamente problemas
tanto de
teología
como de
estrategia
ha fortalecido
grandemente
la obra misionera
protestante.
Notodas las sociedades misioneras
y
líderes
misioneros abrazaron el
ímpetu
de las confe-
renciasmundiales misioneras
y
del
Consejo
In-
ternacional Misionero.Algunas,
en
gran
medi-
dainformadas por una urgencia
misionera da-
dasu
expectativa
de la inminente
segunda
ve-
nidadeCristo ypor
lascontroversias entre fun-
damentalistas y modernistas, formaron sus
pro-
pias organizaciones
«interdenominacionales»
(pues muchos rechazaban el término «ecumé-
nico»)
para
discutir
y planificar
el
trabajo
mi-
sionero.La
organización
más
importante
entre
estos grupos
misioneros lo fue la Interdenomi-

157
Las misiones en la Época Contemporánea

national
Foreign
Mission Association, fundada
en 1917. Esta asociación misionera
agrupó
a
sociedades misioneras evangélicas,
muchas de
ellas conocidas comofaith
missions omisiones
de
fe.
Un
ejemplo
de estas sociedades lo fue la
Misión Centroamericana fundada
porCyrus
I.
Scofield a mediados del
siglo
XI X.
Muchas de estas sociedades criticaban las
estrategias,
ideas y propuestas que
los
congre-
sos misioneros mundiales producían.
No obs-
tante, el carácter ecuménico
y
el
espíritu
de
unidad en la misión, tal como la había
propues-
to
Carey,
era evidente aun entre estas socieda-
des
y
misiones de fe.
Estas
organizaciones
de tono másconserva-
dor
y
a veces fundamentalista también han con-
tribuido a la creación de organismos
«ecuméni-
cos» en América Latina -aunque
en tales cír-
culos se
prefiere
decir «interdenominaciona-
les» másbien
que
«ecuménicos»-tales como
la Fraternidad
Teológica
Latinoamericana
(1969) y
la Confraternidad Evangélica
de
I gle-
sias Latinoamericanas (CONELA)
afinales de
la década de los 70. Esta historia también será
discutida en el
capítulo
nueve.
Puesto
que
este libro trata acerca de la his-
toria de las misiones,
y
no de la historia del mo-
vimiento ecuménico, no podemos
relatar
aquí
cómo en la
segunda
mitad del
siglo
XXdicho
movimiento, nacido entre protestantes,
se ex-
tendió a las
iglesias
ortodoxas y
al catolicismo
romano. Baste
aquí
señalar el hecho,
que
en el
futuro ha de influir sin duda en la obra misio-
nera, aun cuando hasta el presente
no sea
posi-
ble decir cómo.

D. Consideraciones generales
El
siglo
XI Xha sido llamado ' El Gran Si-
glo"
de la historia de las misiones. En él se
combina la más
grande expansión que
civiliza-
ción
alguna haya
conocido con el más
genuino
interés misionero. El
gran
avance
geográfico
del cristianismo durante ese
siglo
se debió sin
lugar
a dudas, en parte
al menos, al
auge polí-
tico
y
económico de Europa -y
más tarde, de

158

Norteamérica. Pero los misioneros del
siglo
XI X
y
del XXfueron más
independientes
de
los intereses políticos y
económicos de sus na-
ciones
que
los de
cualquier
otra
época
desde
los inicios de la Edad Media. No faltaron mi-
sioneros
que
se sirvieron del
poder y prestigio
de las naciones de su
procedencia para
llevar su
mensaje
a
quienes
estaban
bajo
el
influjo
de ese
poder
o ese
prestigio.
Pero aun entre ellos la
mayoría
no lo hacía con un
espíritu pragmáti-
co,
queriendo aprovecharse
de su
posición pri-
vilegiada,
sino
que
lo hacía con la sincera con-
vicción de
que
los intereses occidentales, aun
en manos de políticos algo corruptos
o de co-
merciantes con el solo interés del dinero, eran
una fuerza civilizadora.
Lo
que
caracteriza al movimiento misione-
ro de esta
época
no es tanto el
que haya
sido
instrumento de la
expansión
de Occidente
-
pues
esa
expansión
tenía
que
venir debido al
desarrollo tecnológico que
el Occidente había
alcanzado-como el espíritu
de
superioridad y
de condescendencia
por parte
de las culturas
occidentales hacia sus congéneres
de otra raza,
cultura
y religión.
En círculos misioneros occi-
dentales se hablaba del white man' s burden
-
la
responsabilidad porparte
de las culturas oc-
cidentales, encamadas en el hombre blanco, de
llevar a los demás su civilización
y, junto
con
ella, su fe. Esta actitud no fue del todo univer-
sal,
y
en los capítulos que siguen
encontrare-
mos
repetidos ejemplos
de misioneros
que
to-
maron otra actitud. Pero sí fue bastante
general,
y
se
reflejó
en el modo en
que
se concebían las
misiones, no como un
aspecto
fundamental de
la vida de la
I glesia
del
que
todas las
iglesias
debían
participar,
sino como la
responsabili-
dad exclusiva de las iglesias
occidentales.
Debido a su relación estrecha con la
expan-
sión de Occidente, la obra misionera de los
siglos
XI X
y
XXha estado
sujeta
a las vicisitudes de
esa
expansión.
Durante casi todo el
siglo
XI X,
las
potencias
occidentales
penetraron
cada vez
más en el resto del mundo.
Aunque
hubo
países
que,
como China
y Japón,
durante
algún tiempo
HISTORIA GENERALDELASMISIONES
se
negaron
a
permitir
esa influencia, sus esfuer-
zos fueron vanos. Por ello, el
siglo
XIX
trajo
una
expansión
misionera casi
ininterrumpida.
En el
siglo
XX,
por
el contrario, comenzó a
hacerse sentir una reacción nacionalista en la
que
las
viejas
culturas,
religiones y
tradiciones
servían de instrumento
y
símbolo de
oposición
a las culturas occidentales . Aun cuando
repu-
diaba toda influencia occidental, esta reacción
se veía
obligada
a hacer uso de la
tecnología
que
le había sido
legada por
los
poderes
colo-
niales
y
los misioneros . Se intentaba, sin em-
bargo, separar
los adelantos técnicos del resto
de la civilización occidental,
y
hacer uso de
ellos sin
dejarse
envolver
por
el resto de la cul-
tura en
que
tuvieron su
origen.
Esto hizo más
difícil el
trabajo
misionero,
pues pronto
las
nuevas naciones comenzaron a hacer uso
por

mismas de
algunos
de los adelantos técnicos
-
por ejemplo,
en la medicina, la educación
y
la
agricultura- que
antes habían servido a los
misioneros
para
hacerse escuchar.
Por otra
parte,
en el
siglo
XXcomenzaron
los cristianos a
pensar
en términos, no de una
iglesia
occidental con misiones en el resto del
mundo, sino más bien de una
iglesia represen-
tada en todas las naciones de la tierra
y
con
una misión en cada una de ellas. De este modo,
el cristianismo comenzó a ser verdaderamente
una fe universal,
y
no la
posesión
del hombre

blanco. Esto
puede
verse,
por ejemplo, en el
mundo en
que
ha ido aumentando la
participa-
ción de las antes llamadas
«iglesias jóvenes»
-hoy
llamadas
preferentemente «iglesias
del
Hemisferio Sur»-en el movimiento ecuméni-
co internacional.
Por ultimo, conviene señalar
que, debido a
que
la
mayoría
de los misioneros
protestantes
del
siglo
XIX
pertenecía
a la tradición
pietista,
su
mensaje
en el
campo
misionero fue de ca-
rácter individualista. Esto no
quiere
decir
que
no se
ocupasen
del bienestar físico de las
per-
sonas
(que
sí lo hicieron), sino sólo
que no in-
tentaron descubrir la
implicaciones
del Evan-
gelio para
la totalidad de la sociedad en
que tra-
bajaban.
Aun esto no ha de
exagerarse, pues
hubo
algunos
casos, como el de
Careyen la In-
dia, en
que
los misioneros hicieron todo lo po-
sible
por lograr leyes
más
justas .
Pero aun en-
tonces no comunicaron a las
iglesias por ellos
fundadas el sentido de su
propia responsabili-
dad dentro de la situación en
que
estaban colo-
cadas. En el
siglo
XX, con los nuevos estudios
bíblicos
y
la renovación
teológica que
de ellos
surgió,
las
«iglesias jóvenes»
comenzaron a
pensar
más en términos de su
propia responsa-
bilidad social,
aunque
daban aveces la
impre-
sión de no estar del todo
preparadas para
des-
cubrir
por
sí mismas lo
que
esa
responsabilidad
implicaba
en su situación concreta.

159
capítulo
7
Las misiones en el
Lejano
Oriente
y
el Sur del Pacífico

Puesto
que
en el
capítulo
anterior señala-
mos
que
uno de los
grandes
factores
que
dieron
origen
al movimiento misionero del si-
glo
XIXfue la
gran
cantidad de descubrimien-
tos
que
se hicieron en el sur del Pacífico,
y
puesto que
también señalamos
que
Guillermo
Carey, quien
fue misionero en la India,
puede
considerarse como el
precursor
de ese
gran
movimiento, resulta natural
que
comencemos
nuestro estudio de las misiones modernas
pre-
cisamente en la
región
en
que
él laboró
y
don-
de tuvieron
lugar
los
grandes
descubrimientos
del
siglo
XVIII.
En la
región
del
globo cuyo
estudio ahora
comenzamos existían a
principios
del
siglo
XIX
pueblos
de
muy
diversas culturas
y
condi-
ciones. En
lugares
como la India
y
la China
había
antiquísimas
civilizaciones unidas areli-
giones
de alto nivel moral
y que por
tanto resul-
taban de difícil
penetración para
el cristianis-
mo. En
regiones
como el
Japón
esas
antiguas
culturas todavía habían tenido
muy
escaso con-
tacto con el Occidente,
y
sus tradiciones ances-
trales servirían de resistencia al
trabajo
misio-
nero. Por último, había
regiones
recién descu-
biertas
por
el Occidente en las
que
habitaban
aborígenes
de culturas
yreligiosidad
animistas,
cuya recepción
al
evangelio, ya
fuera
por
la
conquista
o
por
otras fuerzas históricas, resul-
taría mucho más
positiva,
facilitando la obra
misionera.

160

Como el
período que
estamos estudiando es
el del
imperioy
extensión británica, resulta na-
tural
que repetidamente
encontremos
que
los
ingleses y
escoceses han tenido un
lugar pre-
ponderante
en la historia de diversas
regiones,
así como en la historia del
trabajo
misionero en
ellas.
En cuanto al orden de nuestra
exposición,
comenzaremos
por
la India, uno de losterrito-
rios más conocidos
por
los occidentales al co-
mienzo del
siglo
XIX,
para
de allí
pasar
aCei-
lán, el Asia sudoriental, Indonesia, las
Filipi-
nas, el
Japón,
China
y, por
último, alos territo-
rios recién descubiertos en las islas del Pacífi-
co, además de Australia
y
Nueva Zelandia.

A.Lasmisiones en la India
La India fue
siempre
uno de los territorios
preferidos por
los misioneros cristianos.
Según
una
antiquísima
tradición, fue el
apóstol
Tomás
el
primer
cristiano en
predicar
en la India. Se di-
ce
que
en el
siglo
II el maestro
alejandrino
Pan-
teno también visitó la
península.
Mástarde, los
persas y
los
jacobitas
sirios se establecieron en
ella. Con la
llegada
de los
jesuitas portugueses,
los católicos comenzaron a llevar a cabo traba-
jo
misionero entre los indios. De entonces en
adelante, allí tuvieron
lugar algunos
de los ex-
perimentos
más fructíferos en la obra misione-
ra -entre ellos la misión danesa de
Tranquebar
y
la obra de
Carey y
sus
acompañantes.

1:
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
Af i n de hacer
justi ci a
a los di sti n tos grupos
cri sti an os
que
exi stían en la In di a, comen zare-
mos haci en do ref eren ci a a ellos en orden de
an ti güedad,
comen zan do
por
los llamados
«cri sti an os de San to Tomás»
y
de allí
pasan do
al catoli ci smo roman o,
para
termi n ar con el
protestan ti smo.

1. Los Cri sti an os de San to Tomás
duran te los
Si glos
XIX
y
XX
Los últi mos años del
si glo
XVIII
y
los
pri -
meros del XIXvi eron el estableci mi en to del
poderío
bri tán i co en las
regi on es
don de eran
más n umerosos los «cri sti an os de San to To-
más» es deci r, en Travan core
y
Cochín . Los
dos pri meros represen tan tes
del
gobi ern o
bri tá-
n i co en esta zon a, los coron eles Macaulay y
Mun ro, eran
person as
de
prof un da
con vi cci ón
cri sti an a que
se i n teresaron si n ceramen te en
los jacobi tas.
Através de sus esf uerzos
y
con la
presen ci a
de la Soci edad Mi si on era de la
Igle-
si a
(Church Mi ssi on ary Soci ety, CMS, órgan o
mi si on ero de la
Iglesi a An gli can a) y
los servi -
ci os de vari os mi si on eros, se comen zó a esta-
blecer relaci on es en tre las an ti guas i glesi as
de
la In di a
y
la
Iglesi a
de
In glaterra.
En las i n s-
trucci on es
que
se daban a estos mi si on eros se
esti pulaba
claramen te
que
su trabajo
n o era ha-
cer an gli can os
de los cri sti an os jacobi tas.
Su
f un ci ón con si stía en servi r a la Iglesi a
Jacobi -
ta de la man era como ésta lo soli ci tase,
y
en de-
di carse a en señar
y,
de ser
posi ble, predi car
la
verdad bíbli ca en tre ellos. El
propósi to
de estos
mi si on eros era
que
sus en señan zas si rvi esen
como «levadura
que
leuda toda la masa», un a
acci ón mi si on era
que ayudaría
a la Iglesi a
Ja-
cobi ta aprof un di zar
en la verdad del evan geli o.
Este trabajo
comen zó en el año 1 81 6,
y
al pri n -
ci pi o
tuvo gran
éxi to. La
jerarquía jacobi ta
se
mostró di spuesta
a reci bi r la
ayuda
de los mi -
si on eros an gli can os -aun que
n o si n ci ertas re-
servas-y
éstos comen zaron un
ampli o
traba-
jo
de traducci ón
y
de
i mpresi ón
de li bros, de
organ i zaci ón
de escuelas en las parroqui as
si ríacas y
hasta de educaci ón teológi ca, pues

un o de los mi si on eros f ue hecho di rector del
semi n ari o en
que
se
preparaban
los sacerdotes
jacobi tas.
En el año 1 825 comen zaron las di f i culta-
des.
Aun que
éstas se relaci on aban con cuesti o-
n es ci rcun stan ci ales, en reali dad el
problema
ten ía vari as di men si on es. Un a de ellas era la
ten si ón en tre la «tradi ci ón », a
que
los
jacobi tas
estaban tan
apegados, y
las «i n n ovaci on es» de
los
an gli can os .
Otra era la acti tud de
superi ori -
dad
por parte
de
aquellos
mi si on eros
para qui e-
n es los
jacobi tas
i n di os represen taban
un a tra-
di ci ón def i ci en te. Cuan do en el año 1 827 los
pri meros
mi si on eros
an gli can os
f ueron susti -
tui dos
por
hombres más
jóven es, que
n o com-
pren dían
las suti lezas de la si tuaci ón , las rela-
ci on es
empeoraron rápi damen te, y
en el 1 836
se
produjo
la
ruptura
def i n i ti va.
Aún
después
de esta
ruptura
los mi si on eros
con ti n uaron su
trabajo, aun que di ri gi én dose
ahora
pri n ci palmen te
alos n o cri sti an os. Esto
n o f ue obstáculo
para que
un n úmero de con -
gregaci on es
aban don ase la
an ti gua Iglesi a
Si -
ríaca
y
se hi ci esen an gli can as .
Estas
i glesi as
f orman ahora
parte
de la
Iglesi a
del Sur de la
In di a (Church of
South In di a), de
que
tratare-
mos más adelan te.
Por otra
parte,
den tro de la
propi a i glesi a
jacobi ta persi sti ó algo
de la semi lla sembra-
da
por
los mi si on eros bri tán i cos,
pues
la ma-
yoría
de los
jacobi tas que
habían f avoreci do
las ref ormas
por
las
que
los
an gli can os
labo-
raban n o aban don ó su vi eja i glesi a.
Duran te
algún ti empo pareci ó que
el
parti do
ref orma-
dor
lograría
llevar
con si go
a la
mayoría
de la
i glesi a, especi almen te puesto que
el
gobi ern o
lo
apoyaba, pero
un a vi si ta del
patri arca
de
An ti oquía
tuvo
por
resultado la debi li taci ón
del
parti do
ref ormador. Esto n o f ue suf i ci en -
te
para
evi tar el ci sma,
surgi do
a raíz de lo
que
se con oce como «el caso del Semi n ari o».
De ese ci sma
surgi ó
en el 1 889, con al
apoyo
de la CMS, la
Iglesi a
de MarThoma,
pri me-
ro
bajo
el li derato de Tomás Mar Atan asi o
y
luego bajo
Ti to II.

1 61
Las misiones en el
Lejano
Oriente
y
el Sur del Pacífico

La
Iglesia
de Mar Thoma era al
principio
una
pequeña
minoría de los cristianos
jacobitas,
pero
su celo
evangelizador pronto
le
ganó
un si-
tio entre las
principales iglesias
de la India. En
el año 1889 se fundó la Asociación
Evangelis-
ta de Mar Thoma,
que
ha
logrado
numerosas
conversiones
y cuyo trabajo
misionero se ex-
tiende
hoy
hasta muchos
grupos inmigrantes
en
el Occidente. A
partir
de 1895, la
Iglesia
de
Mar Thoma ha
patrocinado
reuniones anuales
en las
que
se
congregan
miles de cristianos
pa-
ra escuchar a
predicadores
de diversas denomi-
naciones cristianas. Actualmente su membre-
sía en la India es de más de 900. 000
personas,
con once diócesis;
y
en otras
partes
del mundo,
unas 200. 000
personas.
Su
teología
se acerca a
la del
protestantismo
occidental,
pero
su
liturgia
guarda
aún el sello oriental .
La otra rama de la
iglesia jacobita
también
sufrió un cismaen el año 1910,
aunque
notan-
to
por
cuestiones
teológicas
como
por proble-
mas de autoridad en la
jerarquía.
Amediados
del
siglo
XX, diversas circunstancias
parecían
indicar
que
este cisma sería subsanado -lo
cual aún no ha ocurrido.
Hay
además un
pequeño
número de nesto-
rianos en la
región
de Cochin.

2. El catolicismo romano
En la India, al
igual que
en otras
parte
del
globo,
los
primeros
años del
período que
esta-
mos estudiando
constituyen
un momento tris-
te en la historia de la
Iglesia
Católica Romana.
Allí también la decadencia del
poderío portu-
gués,
las
guerras napoleónicas y
la disolución
de la Sociedad de Jesús habían afectado el tra-
bajo
misionero. Además, la decadencia
portu-
guesacomplicó
la situación dela
Iglesia
Cató-
lica Romana en la India con una
prolongada
disputa
entre los vicarios
apostólicos que
eran
enviados directamente
por
Roma,
y
las autori-
dades eclesiásticas
que
aún
dependían
del
pa-
droado
portugués.
La
disputa
entre los católicos romanos
que
se consideraban
bajo
el
padroado portugués y

los
que procedían
directamente de Roma co-
menzó cuando enel año 1831 el
papa Gregorio
XVI,
que
antes había sido
prefecto
de De Pro-
paganda
Fide,
llegó
al trono
pontificio.
En
1833 el
gobierno portugués,
deseoso de afirmar
su autoridad frente al
Papa, rompió
con Roma.
La
respuesta
de esta última fue abolir
algunas
de las
antiguas
sedes
que quedaban bajo
la
ju-
risdicción
portuguesa
e intensificar su
trabajo
misionero directo en la India. Puesto
que ya
en esa fecha había sido
reorganizada
la Socie-
dad de Jesús, numerosos
jesuitas
de todos los
países
católicos de
Europa llegaron
a la India.
La
disputa
se hizo cadavez más
agria,
ylos mi-
sioneros
que
venían enviados directamente
por
Roma acusaban de cismáticos a los
que
soste-
nían el
padroado portugués,
mientras
que
estos
últimos afirmaban
que
nolo eran,
puesto que
el
Papa
había cedido anteriormente al
Rey
dePor-
tugal
su autoridad en la India. Tras
largas
con-
troversias, se hizo unaserie de concordatos
-
el
primero
en el año 1857-
que
fueron resol-
viendo la cuestión. Pero aún
después
de la in-
dependencia
de la India, en los años 1950
-
1953, Roma
y Portugal
continuaban tratando
de resolver su
vieja disputa.
Comoes de
supo-
nerse, todo esto debilitó el
trabajo
misionero
católico romano.
A
pesar
de la
profunda y prolongada dispu-
ta entre Roma
y Portugal
acerca de su
jurisdic-
ción sobre la India, las misiones católicas en
esta
región lograron
cierto
progreso.
De hecho,
fue el avance de las misiones no
portuguesas
lo
que inspiró
el conflicto con
quienes
defendían
la
permanencia
del
viejo padroado portugués.
Uno de los más notables misioneros católicos
durante este
período
fue el
jesuita
flamenco
Constant Lievens,
que por
razones desalud só-
lo
pudo permanecer
en la India unos seis años,
pero que
a
pesar
de ello
logró
comenzar un
movimiento de conversión en masa. Lievens
se estableció en la zona de Ranchi, donde se hi-
zo
campeón
de los
oprimidos
frente a los terra-
tenientes
y
a los usureros. Frecuentemente, lle-
vando los casos a las cortes,
logróque
se
respe-
162
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
tasen los derechos de las
personas
más
pobres .
De esta manera comenzó un movimiento de
numerosas conversiones, primero
entre los
cristianos
protestantes
de la
región y luego
también entre los hindúes. Treinta
y
cinco años
después
de
que
la tuberculosis
obligó
a Lie-
vens a
partir para
América, se estableció la dió-
cesis de Ranchi,
que
contaba a la sazón con
190.000 miembros
y que
ahora
sobrepasa
un
millón .
Si bien no
podemos
señalar
aquí
todos los
trabajos
misioneros que
la
Iglesia
Católica ha
llevado a cabo en la India durante los últimos
doscientos años, sí
podemos
decir
algo
acerca
de su
trabajo
en la educación, en la medicina,
en el
diálogo interreligioso y
con
respecto
a
las castas . La
Iglesia
Católica en la India se ha
distinguido por
su labor educativa, establecien-
do escuelas en todos los niveles. Estas escuelas
reciben
apoyo
del
gobierno,
de
igual
manera
que
todos los centros educativos del
país .
Ade-
más, existen las universidades católicas de San
José en
Trichinopoly,
de
Loyola
en Madrás y
de San Francisco Javier en
Bombay y
Calcuta.
En el
campo
de la medicina, lo más notable
del
trabajo
católico ha sido la obra de las mon-
jas, que
en una
época
en
que
sus
antiguas
tra-
diciones
impedían
a las
mujeres
hindúes dedi-
carse a enfermeras, sirvieron como tales no só-
lo en
hospitales
católicos, sino también en los
del
gobierno.
El
trabajo
misionero católico
también se destaca
por
el desarrollo
temprano
del
diálogo inteneligioso y
de
grupos
monásti-
cos
cuya
misión es la continua intercesión
por
personas
de otras tradiciones
religiosas.
Con
respecto
a las castas, la
Iglesia
Católi-
ca no ha tomado una actitud tan firme como la
mayoría
de los
cuerpos protestantes .
El lector
recordará
que
desde
tiempos
de Nobili había
misioneros católicos romanos
que
considera-
ban
que
las castas eran un
aspecto
de la cultu-
ra de la India
y que por
tanto no eran
algo que
los conversos debían abandonar antes de reci-
bir el bautismo. En términos
generales,
ésta
continuó siendo la
política
de la
Iglesia
Católi-

A

ca a través de todo el siglo
XIX,
aunque
se ha-
cía todo lo
posible por que
dentro de la
iglesia
se evitasen las distinciones de castas . Al
prin-
cipio
existían divisiones dentro de los
templos
para separar
a los
creyentes
de distintas castas .
Poco a
poco,
estas divisiones han ido
disipán-
dose,
aunque
tienden a
resurgir
en medio del
fervor
religioso
de este
siglo.
Últimamente se
ha comenzado a
preparar para
el sacerdocio a
indios de las castas inferiores, cosa
que
anti-
guamente
resultaba imposible.
Aun así, en mu-
chas
regiones
las
personas que
se encuentran

163
El encuentro
y diálogo interreiigioso
con
antiguas
tradiciones
religiosas
en Asia
y
en
el norte de Africa cabrá
gran importancia .

Las misiones en el
Lejano Oriente
y
el Sur del Pacífico

fuera de la
iglesia
consideran a los cristianos
como una casta
aparte.
En cuanto a los
antiguos
cristianos del rito
siromalabar
que
se habían unido a Roma en
épocas
anteriores, continuaron su existencia.
Pero se vieron divididos
por
un cisma
que
dio
lugar
ala
iglesia que
se conoce comoSiro-Ma-
lankara. Estas dos comunidades continuarían
existiendo hasta el día de
hoy,
cada una con su
propia jerarquía,
ambas
sujetas
a Roma.

3. Las misiones
protestantes
Las misiones
protestantes
en la India se vie-
ron
ayudadas por
el cambio de
política que
el
Parlamento
inglés obligó
a
adoptar
a la
Compa-
ñía
Inglesa
de las Indias Orientales. Comohe-
mos visto en el
capítulo
anterior, la
Compañía
de las Indias se
oponía
al
trabajo misionero o,
en el
mejor
de los casos, lo
aceptaba comomal
necesario. En el año 1813
expiraba
la cédula
por
la
que
el Parlamento concedía su autoridad
a esta
Compañía, y
varias
personas
en
Inglate-
rra,
preocupadas por
los
impedimentos que
la
Compañía
colocaba en el camino de los misio-
neros, decidieron actuar
para que
el Parlamen-
to la
obligase
a tomaruna actitud más
positiva
hacia el
trabajo
misionero. Entreestas
personas
se
distinguió
Wilberforce, el
gran
reformador
social británico de
profunda
motivación cristia-
na. En el ano 1813 el Parlamento
inglés
reno-
vó la cedula de la
Compañía
de Indias,
aunque
estipulando que
dicha
compañía
debería ofre-
certodas las facilidades necesarias a las
perso-
nas
que quisieran
ir a la India conel
propósito
de llevar conocimientos técnicos
y religiosos.
Esta acción del Parlamento
impulsó
un
gran
movimiento
que
llevó a numerosos súbditos
británicos ala India,
yque
se extendió cuando
en el año 1833 el Parlamento eliminó las res-
tricciones
que
antes habían obstaculizado la
obra de las sociedades misioneras de otros
paí-
ses. A
partir
de esa fecha, las sociedades misio-
neras del continente
europeo y
de los Estados
Unidos comenzaron a enviar a la India
gran
número de misioneros.

164

El
trabajo
misionero
protestante
en la India
se llevó a cabo de diversas maneras. Entre és-
tas, es necesario señalar el
trabajo
educativo,
las misiones médicas, el
trabajo
entre las
muje-
res
y
la conversión en masa de ciertas tribus o
castas.
Puededecirse
que
el
trabajo
misionero
pro-
testante através de la educación comenzó con
la
llegada
a Calcuta del misionero escocés
Alexander Duff. En el año 1817 se había fun-
dado en Calcuta el Hindu
College, pero
éste
habíasido
dirigido porpersonas
embebidas en
el racionalismo
europeo
de la
época y que por
tanto tendían a llevar asusalumnos hacia el es-
cepticismo religioso.
Esto hizo
que
tanto los
hindúes comolos cristianos comenzasen adu-
dar de la conveniencia de ofrecer en la India
una educación de
tipo
occidental . Duff se
per-
cató de esta situación
y
decidió establecer una
escuela en la
que
se ofreciese una educación li-
beral
semejante
a la
que podía
obtenerseen In-
glaterra
o en el Hindu
College, pero
estrecha-
menteunidaala fe cristiana. Al
igual quealgu-
nos de los
antiguos
Padres de la
Iglesia,
Ale-
xander Duff creía
que
la educación secular era
una
preparación para
recibir el
Evangelio
-
una
preparatio evangelica- y
como tal
pro-
yectó
ofrecerla en su escuela. Esta comenzó
con sólo cinco
discípulos, pero pronto llegaron
a ser casi 200,
y
al final del
primer
año Duff
pudo sorprender
a la ciudad ofreciendo exá-
menes orales
públicos
en los
que
sus estudian-
tes mostraron cuánto habían
aprendido,
tanto
de las materias escolares como del cristianis-
mo. A
partir
de esafecha, la escuela de Dufflo-
gró
un
apoyo
cada vez más
amplio.
Además,
Duff se dedicó a establecer relaciones con los
alumnos del Hindu
College que
a través de sus
estudios en dicha institución habían abando-
nado el hinduismo
y
no tenían
religión alguna.
Mediante
largas
sesiones de franca discusión,
logró
la conversión de
algunos
de ellos.
La obra de Duff se
reflejó
tanto en el resto
de las misiones
protestantes
como en la
políti-
ca educativadel
gobierno, ya quepromovía
un
HISTORIA GENERALDE LAS MISIONES

tipo
de misión «civilizadora» . El
gobierno
de-
cretó en el año 1835
que
la
mayor parte
de los
fondos
gubernamentales
destinados a la educa-
ción debía utilizarse
para
dar a los
discípulos
un conocimiento de la
lengua,
cultura
y
ciencia
inglesas.
En cuanto al
trabajo
misionero, a
par-
tir de 1832 se fundaron numerosas escuelas
queseguían
la misma
política
de la establecida
por
Duff. En esa fecha se fundó la escuela de
Bombay, y pocos
años más tarde la de Madrás
y
la de
Nagpur,
además de otras en
Agra y
otros
lugares.
Todas estas escuelas
lograron
conversos de
entre las clases más elevadas dela India. Estos
eran
pocos, y
cada conversión se
seguía
de un
tumulto
popular y
de amenazas
por parte
de la
población
hindú contra la escuela. Los conver-
sos sufrían
persecución por parte
de sus vecinos
y
casi
siempre
sus
propias
familias les echaban
fuera, además de
que
existían
leyes que
les co-
locaban en
desventaja,
como la
que impedía
que
un converso al cristianismo recibiese heren-
cia
alguna.
A
pesar
de todo esto, durantetodo el
siglo
XIXcontinuó habiendo un número limita-
do de conversiones al cristianismo de entre las
clases más elevadas
y
las
personas
educadas.
Eran años en los
que
el hinduismo no
parecía
responder
a las necesidades de las
personas
más
cultas. Esto se combinaba con la
presencia
bri-
tánica,
que
mostraba el
poderío superior
de la
civilización occidental. Como era de
suponerse
estas conversiones entre las
personas
de clase
más elevada
disminuyeron
con el florecimien-
to del sentimiento nacionalista
que
culminó en
la
independencia
de la India,
y
con el renaci-
miento del hinduismo,
que
se mostró
capaz
de
reaccionar
y
cobrar nueva vitalidad
por
el im-
pacto
del cristianismo . La
segunda
mitad del
siglo
XIX
y
los
primeros
años del XXvieron el
florecimiento de numerosos movimientos den-
tro del hinduismo
que
hacían más fácil a las
personas
cultas continuar viviendo dentro del
marco de su
religión
ancestral.
Otro
aspecto
notable de las misiones en la
India durante los
siglos
XIX
y
XXes la
presen-

cia de las misiones médicas.
Aunque
las empre-
sas anteriores, tanto la de
Tranquebar
como la
de
Carey,
habían incluido médicos en su traba-
jo,
no fuesino
ya
avanzado el
siglo
XIXque se
comenzó a
organizar
adecuadamenteel trabajo
médico misionero en la India. A
partir
del año
1836, la American Boardcomenzó a enviar a la
India médicos ordenados
que
servían a la vez en
el
campo
de la medicina
y
en el de la evange-
lización. En la
segunda
mitad del siglo
XIX
las sociedades misioneras comenzaron a intere-
sarse más en el
trabajo
médico,
y
casi todas
ellas enviaron doctores a la India. Es notableel
hecho de
que
en el año 1858 había sólo siete
misioneros médicos en la India
y
Pakistán,
y
que
en el año 1905 había 280.
Los médicos misioneros se dedicaron sobre
todo al
trabajo
con los niños
y
las
mujeres,
así
como al establecimiento de sanatorios
para
tu-
berculosos
y
de lazaretos
para leprosos.
Ade-
más se fundaron centros cristianos
para
el
adiestramiento de enfermeras y de otras
perso-
nas necesarias
para
llevar a cabo el trabajo
mé-
dico . Esta labor continuó a través de todo el si-
glo
XIX
y
la
primera
mitaddel XX, cuando el
creciente
trabajo
médico
por parte
del estado
hacía
que algunos
cristianos se preguntasen
acerca de la verdadera función de las misiones
médicas. Sin
embargo,
todavía los recursos del
estado resultaban insuficientes
para
llenar las
necesidades de la nación
ypor
ello la
pregun-
ta acerca de la
justificación
de las misiones mé-
dicas no se
planteaba
con toda urgencia.
Otra de las características del trabajo
misio-
nero en la India es la conversión en masa de al-
gunas
aldeas
y
hasta tribus, sobre todo entre
las
antiguas
tribus
aborígenes que
habitaban la
península
antes dela
llegada
de los arios. Tam-
bién en varios casos se han dado conversiones
en masa de
algunas
de las castas inferiores de
la sociedad hindú. La
primera
conversión en
masa comenzó cuando, en el año 1846, una
sociedad misionera luterana alemana comenzó
a
trabajar
entre las tribus aborígenes
de la re-
gión
de
Nagpur que
se conocen
bajo
el nombre

165

1
L,
Las misiones en el
Lejano
Oriente
y
el Sur del Pacífico

de Kol s. Tras diez años de
trabajo,
esta mi-
Sión había
l ogrado poco
menos de un mil l ar de
conversos,
pero
este número fue creciendo rá-
pidamente
de tal manera
que
a
principios
del
sigl o XXl os cristianos de l a
región
eran
apro-
ximadamente 60.000.
Aunque al gunos
de l os
conversos de l a
región
han
pasado
a l a
Igl esia
Angl icana y
otros a l a
Igl esia
Catól ica Roma-
na, l a inmensa
mayoría
ha continuado en l a
tradición l uterana,
y
se ha
organizado
en una
igl esia
autónoma. Este es sól o uno de l os mu-
chos casos
que pueden
citarse en distintas re-
giones
de l a India, sobre todo en el sur del
pa-
ís. Estos movimientos de conversión en masa
se vieron facil itados cuando en el año 1876
comenzó un
período
de escasez durante el cual
l os misioneros cristianos hicieron mucho
por
al iviar l a difícil situación de l as cl ases más
po-
bres. Por esta razón fueron muchos l os hindú-
es
que
se acercaron al os misioneros
pidiendo
ser bautizados. En
al gunas
ocasiones l os mi-
sioneros vacil aron ante tal
petición, pero
a l a
l arga juzgaron
sabio administrar el bautismo a
quienes
así l o
pedían.
Un
ejempl o
de esto l o
tenemos en l a
persona
del misionero bautista J.
E.
Cl ough, quien,
debido a ciertos contratos
con el
gobierno,
tenía
posibil idades
de
empl e-
ar anumerosos
trabajadores, y por
el l o
pronto
comenzó a recibir
pedidos
de
personas que
creían
que sol icitando el bautismo obtendrían
trabajo
con más facil idad. Al
principio Cl ough
se
negó
a bautizar a tal es
personas, pero
acce-
dió ael l o cuando
supo que
l os catól icos roma-
nos habrían de hacerl o si é l
persistía
en su
opo-
sición. Como es de
suponerse,
muchas de es-
tas «conversiones» eran en extremo
superfi-
cial es
y
hasta
fingidas, pero
es necesario notar
que
continuaron aún
despué s
de
pasados
l os
tiempos
de escasez,
y que
cuatro años mástar-
de l a comunidad cristiana en l a
región
donde
trabajaba Cl ough
al canzó l a cifra de 20.000
miembros.
Además de estas conversiones en masa de
ciertas al deas o tribus
aborígenes,
se dieron
tambié n durante el
sigl o
XIXconversiones en

masa de
al gunas
castas hindúes. Por l o
general ,
se trataba de castas inferiores
que
veían en el
cristianismo l a
emancipación
de su condición.
Es
imposibl e
criticar l a conversión en
grupos
de
personas
acostumbradas a
pensar
en té rmi-
nos col ectivos.
Exigir
una decisión individual
por parte
de tal es
personas prácticamente equi-
val dría a
exigir
un
desajuste
social antes de
aceptarl as
en l a
igl esia
cristiana.
Otro
aspecto
notabl e de l as misiones
protes-
tantes en l a India en el
sigl o
XIXfue su contri-
bución a l a
emancipación
de l as
mujeres.
En l a
antigua
India, se consideraba a l as
mujeres
in-
dignas
de recibir educación,
y
el infanticidio
femenino
y
l a costumbre de
quemar
a l as viu-
das
juntamente
con l os cadáveres de sus
espo-
sos
persistían
aún. Dentro de este contexto, no
cabe duda de
que
el
trabajo
de l as
primeras
es-
posas
de misioneros
que
se dedicaron al a edu-
cación de niñas era revol ucionario. Al
principio
este
trabajo
tuvo
l ugar
en l os
hogares, pero
en
el año 1857 Al exander Duff fundó l a
primera
escuel a diaria
para
niñas. Aé sta siguieron nu-
merosas escuel as fundadas
por
l as diversas so-
ciedades misioneras.
Fue l a india cristiana Ramabai l a
mujer más
notabl e en l a obra de
emancipación
de su sexo.
Su madre -cosa rara entre l os hindúes de l a
é poca-
l e había enseñado el sánscrito. Tras
muchas
y l argas
vicisitudes
que incl uyeron
l a
muerte de buena
parte
de su famil ia, Ramabai
decidió dedicar su vida a
ayudar
a l as niñas
y
jóvenes que quedaban
viudas a
muy temprana
edad debido a l a costumbre de
prometerl as y
casarl as desde l a infancia. Por fin establ eció
contacto con
al gunos misioneros cristianos,
que
l a enviaron a
Ingl aterra para que
al l í se
preparase para
l a tarea a
que había decidido
dedicarse. En
Ingl aterra
se convirtió al cristia-
nismo.
Luego pasó
al os Estados Unidos, don-
de
l ogró apoyo para
el
trabajo que pensaba rea-
l izar en l a India. De
regreso
a su tierra nativa,
Ramabai fundó un
hogar para viudas y, aunque
é se no era su
propósito
inicial ,
pronto hubo al -
gunas
conversiones entre sus
protegidas.
Esto

166
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES

I

le costó el
apoyo
de
algunos
hindúes
que
antes
habían visto el
hogar
con
simpatía, pero
Rama-
ha¡ llevó adelante su
trabajo.
En el año 1896,
tras una
larga
escasez
que
sacudió todo el cen-
tro de la India, Ramabai
recogió gran
número
de huérfanas a las
que
estableció en
hogares
misioneros en distintos sitios. Pero cuando des-
cubrió
que
no había suficientes
hogares
donde
establecer a las niñas
que
había
recogido,
fun-
dó un
hogar para
huérfanas
que llegó
a tener
más de mil niñas
y que
continúa existiendo
hasta el día de
hoy.
Es necesario mencionar el
trabajo que
las
misiones han realizado en el
campo
de la in-
dustria
y
la
agricultura.
Tanto con el
propósito
de
mejorar
la condición económica de
algunas
comunidades como con el de servir de medio
para
el desarrollo del carácter, los misioneros
protestantes
de los
siglos
XIX
y
XXestablecie-
ron en la India industrias diversas
y
varios
pro-
yectos agrícolas.
La
mayor parte
de las indus-
trias establecidas
por
las misiones ha sido de
carácter manual, afin de
poderemplear
a
gran
número de
personas
con
poco capital.
En cuan-

to al
trabajo agrícola,
los misioneros cristianos
han establecido tantos centros en los
que
se
trabaja
directamente con la
ganadería
o la avi-
cultura como escuelas de
ingeniería agronómi-
ca tales como la
que
se halla relacionada con la
Universidad de
Alajabad.
Laobra misionerade
grupos pentecostales y
carismáticos,
particularmente
afinales del
siglo
XX, es de
gran importancia.
Esta se caracteri-
za
por
el
trabajo
misionero de los nacionales, lo
que
hace difícil identificar los nombres de mu-
chos líderes
que
comienzan
pequeños grupos
de oración
y
estudio bíblico en el centro de las
grandes
ciudades de la India. Por otro lado,
y
en la medida
que
el
proyecto político
de la In-
dia
preserva
la libertad de
religión, grupos
ca-
rismáticos de las castas
bajas,
sobre todo de
los dalits, celebran
grandes campañas
de evan-
gelización y
sanidad
que
continúan
promovien-
do la conversión en masa. No
hay
la menordu-
da
que
el cristianismo está
logrando
una inser-
ción novedosa entre las castas
bajas,
tales como
los dalits,
por
medio de la
experiencia
carismá-
tica
pentecostal.

167

láá
Las
mujeres
en el mundo asiático han
apoyado proyectos
locales de desarrollo económico.

Las misiones en el
Lejano
Oriente
y
el Sur del Pacífico

Estos
grupos
carismáticos
y pentecostal es
también desarrol l an proyectos
educativos no-
vedosos. Mientras
que gran parte
de l os
pro-
yectos
de educación en el
sigl o
XIX
promovía
unaeducación civil izadora occidental , muchos
de estos
proyectos auspiciados y generados por
nacional es
pentecostal es y
carismáticos afir-
man l os val ores de l a sociedad y
cul turas de l a
India e incl uyen al cristianismo como una de
l as tradiciones rel igiosas l egítimas
en l a India.
Hay
escuel as cristianas
que
ofrecen un nivel
de educación
superior
al sistema públ ico
e in-
sertan tradiciones cristianas
junto
a l as hin-
dúes
y
musul manas. Interesantemente, estos
proyectos
nacional es cristianos carismáticos
promueven
l a coexistencia
pacífica
de l as tra-
diciones
rel igiosas,
notando sus semejanzas
y
sus diferencias,
y
al mismo
tiempo
fomen-
tando l a mutuaconvivencia dentro de un mar-
co cristiano educativo.
Otro novedoso desarrol l o misionero en l a
India es el fenómeno de l os «cristianos sin
igl esia».
Un número
significativo
de hindúes
de castas al tas
aceptan
el evangel io, pero no
k .

l as estructuras ecl esial es tradicional es. Este
movimiento, fuertemente
impul sado por
hin-
dúes cristianos de castas al tas, reta al cristia-
nismo tradicional ,
ya que aparenta
ser un sin-
cretismo entre l as
prácticas
hindúes de con-
templ ación y
un cristianismo centrado en l a
persona
de Jesús.
Por úl timo, en l a medida
que
l a
gl obal iza-
ción continúa
ejerciendo
una fuerza
poderosa
en l as cul turas
y rel igiones
de l a India,
surgen
nuevos model os de
trabajo
misionero
dirigido
por
nacional es
y,
en muchos casos,
apoyado
por
sociedades misioneras en el Occidente.
Evitando l os confl ictos entre l as tradiciones re-
l igiosas-tal es
como el cristianismo con el is-
l am o con
grupos
fundamental istas hindúes-
cristianos indios están comenzando a crear ne-
gocios-restaurantes, «coffee
houses», etc-
para presentar
el
Evangel io
sin l as estructuras
tradicional es del
trabajo
misionero. En muchos
de estos
l ugares surge
un
tipo
de misión
apol o-
gética,
un
diál ogo rel igioso,
donde
hay
una de-
fensa del
evangel io
frente a otras tradiciones
rel igiosas.
La cobertura
que
ofrece el mercado

.-

168

El
trabajo
misionero en l a India se ha caracterizado por pro-
yectos
de educación
para personas
de distintas
rel igiones.

HISTORIAGENERALDELAS MISIONES
I

.
I

A
principios
del siglo
XXIel
trabajo
misicnero recalca la evangehzacián
en
grupos pequeños
o casas-cultos.
capitalista y
el desarrollo económico en los
centros urbanos
ayuda
al desarrollo de este mo-
delo de misión
que, paradójicamente,
es ecléc-
tico encuanto
trabaja
dentro del marcodel en-
cuentro
ydiálogo interreligioso,
dela
apología
cristiana
y
deldesarrollo económiconacional
y
local,
y
además está fuertemente
dirigido por
nacionales.
Haciendo un breve recuento del resultado
de laobramisionera
protestante
en la Indiaen
los
siglos
XIX
y
XX,
podemos
decir
que
halo-
grado
numerosos conversos, sobre todo entre
las tribus aborígenes y
las castas más
bajas, pe-
ro también entre las castas
privilegiadas y
las
personas
más cultas. Además, las misiones
cristianas han contribuido
y
continúan contri-
buyendo
al desarrollo educativo, social
y
eco-
nómico de la India. La vitalidad de la fe cristia-
na
y
el
trabajo
misionero
ejecutadopor
los na-
cionales muestran
que
la obra misionera no es
exclusiva de misioneros
extranjeros, y
son
ejemplo
de lacreatividad de los
grupos
cristia-
nos menos tradicionales. En términos
genera-
les, es necesario aceptar
el hecho de
que
las mi-
siones cristianas en la India han
dejado
un re-

sultado
positivo yque ya
comienza a desarro-
llarse unanuevo
capítulo
en las misiones en la
Indiadondelos nacionales tienen un
papel pre-
dominante
y
novedoso.
4. El movimiento ecuménico
y
las
iglesias
unidas de la India
Como era de
esperarse,
la
presencia
de nu-
merosas
y
diversas misiones enla India dificul-
taba el
trabajo
misionero. Para los
europeos
que
allí
trabajaban,
la existencia de distintas
denominaciones
y
sociedades misioneras no
constituía
problema alguno.
No así
para
los no
cristianos, a
quienes
ladiversidad de nombres
y
costumbres entrelos cristianos llevaba acon-
fusión,
yque
a veces se interesaban más
por
conocer las razones de las divisiones entre los
cristianos
que por
enterarse del contenidoesen-
cial de su fe. Además, los
propios
misioneros,
que
en sus
países
de
origen
no establecían am-
plios
contactoscon miembros de otrasdenomi-
naciones, enla Indiatendían aconsultarse mu-
tuamente debido a
que
eran una
pequeña
mino-
ría
y
a
que
se veían en la necesidad de
depen-
derde la sabiduría
y
los
consejos
de sus cole-

169
L

Las misiones en el
Lejano
Oriente
y el Sur del Pacífico

gas.
El resultado de todo esto fue el desarrollo
de un sentido de unidad cristiana más
profun-
do
que
el
que existía en
Europa
o en los Esta-
dos Unidos. Así tenemos un
ejemplo
más de un
hecho
que ya hemos señalado
y que
nuestra
historia
probará repetidamente:
el movimiento
ecuménico es
hijo de las misiones
y
de las cir-
cunstancias misioneras.
Tras la Conferencia Misionera Mundial
que
se celebró en
Edimburgo
en el año 1910, las
iglesias y
misiones de la India se
organizaron
en el
Consejo Nacional Misionero de la India,
que
a
partir
del año 1923 se conoce como el
Consejo
Nacional Cristiano. Este
consejo
in-
cluye
a la
mayor parte
de los cristianos no ca-
tólicos de la India.
Además, en la India, como en otras
partes
del mundo, el
siglo
XXfue
testigo
de numero-
sas uniones
orgánicas entre distintas
iglesias.
Al
principio
se trató de uniones entre
iglesias
pertenecientes
a la mismatradición, comola de
los diversos
grupos presbiterianos
del sur de la
India en el año 1901,
y
su fusión con los
pres-
biterianos del norte del
país
en el año 1904.
Pronto se extendió el alcance de estos acuer-
dos, de tal manera
que
trascendieron las barre-
ras confesionales. Así se fundó en el año 1908
la
Iglesia
Unida del Sur de la India, formada
por presbiterianos y congregacionales.
En el
año 1924,
y
también mediante la unión de
pres-
biterianos
y congregacionales, se fundó la
Igle-
sia Unidadel Norte de la India. Pero la más no-
table de todas las uniones entre
iglesias
fue la
que
se
propuso
en
Tranquebar
en el año 1919
y
que
veintiocho añosmás tarde, en el 1947, dio
como resultado la
Iglesia del Sur de la India.
Esta unión
comprendía
a la
Iglesia
Unida del
Sur de la India -formada, como
ya
hemosdi-
cho,
por presbiterianos y congregacionales-
a
la
Iglesia Anglicanay
ala
Iglesia
Metodista. El
éxito de este
plan
de unión fue tal
que pronto
sirvió de
ejemplo y norma
para
otros
planes
semejantes, especialmente para
el de la
Iglesia
del Norte de la India,
que incluye
a la
Iglesia
Unidadel Norte de la India
-presbiterianos y

congregacionales-
a los
anglicanos,
los meto-
distas, tanto de
origen americano comode ori-
gen
británico, los bautistas, los hermanos
y
los
Discípulos
de Cristo.
Por todo esto, además de
por
el modo en
que
ha
logrado
enfrentarse a la nueva situación
que
ha
surgido
tras la
independencia
de su
pa-
ís, la
iglesia
de la India es un
ejemplo
de lo
que
estásucediendo
y puede suceder en
algunos
de
los más
antiguos campos
misioneros del cris-
tianismo. Además, este
proyecto
ecuménico no
solo ha contribuido ala unidad de la
iglesia,
si-
no
que
también ha fomentado
y
creado
espa-
cios
para
el
diálogo interreligioso y para
asun-
tos de
iglesia y
sociedad, de formación
y
edu-
cación
teológica y
de desarrollo económico.
Actualmente, este histórico movimiento ecu-
ménico en la India enfrenta los retos de la
pre-
sencia
pentecostal, grupos
carismáticos
y
tra-
bajo
misionero del
extranjero
desde el tercer
mundo, indicando
que
la vida de la
iglesia
con-
tinúa con
gran
vitalidad. Es
por
esta razón
que
le hemos dedicado más
espacio
del
que podría
parecer justo
al lector
que desde fuera exami-
ne la historia de las misiones.
B.El cristianismo en Ceilán
Afines del
siglo
XVIII los
ingleses
tomaron
las
posesiones
holandesas en Ceilán
y
en 1815
se adueñaron de la totalidad de la isla
(hoy
Sri
Lanka). Los
primeros
años de
gobierno
británi-
co mostraron la
superficialidad
de las conver-
siones al
protestantismo que habían tenido lu-
gar bajo
los holandeses. Muchosde los
supues-
tos conversos habían
aceptado
la fe de sus
amos sólo
por
las
ventajas que esto
implicaba,
y no habían abandonado sus
antiguas religio-
nes
y
costumbres. Un
testigo
ocular nana la
siguiente
entrevista entre un
gobernador inglés
y uno de los habitantes de la isla:
-,Cuál es tu
religión?- preguntó
el
go-
bernador.
-Soy
cristiano.
-Cristiano, sí,
pero ¿de qué secta?
-Soy
cristiano holandés.
170
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
-Entonces adoras al Buda.
-¡Naturalmente
que
lo adoro!
Esta situación resultó ser ventajosa para
los
católicos,
que
recibieron en sus
iglesias
a buen
número de los
protestantes
convertidos
por
los
holandeses. Las
leyes
contra el catolicismo
que
habían sido
promulgadas por
el
gobierno
ho-
landés fueron abolidas
por
los británicos enun
edicto del año 1806 enel
que
se concedía a los
católicos libertad de culto e
igualdad
de dere-
chos civiles. Al
amparo
deeste edicto
y
de una
ley
del Parlamento
inglés que siguió pocos
años
después,
la
Iglesia
Católica Romana cre-
ció
rápidamente. Aunque
la controversia sobre
el
padroado portugués
detuvo en
algo
su avan-
ce, a
principios
del
siglo
XXcontaba con un
tercio de millón demiembros,
y
enel año 1933
había
pasado
de los 400.000.
Enla
segunda
década del
siglo
XIXcomen-
zaron a
llegar
misioneros protestantes proce-
dentes de la Gran Bretaña, entre los cuales los
de más éxitofueron los
wesleyanosy
los
angli-
canos. Al
igual que
en otros
países,
estos mi-
sioneros se
distinguieron
fundando escuelas
y
diseminando el conocimiento a través dela le-
tra
impresa.
Los
wesleyanos lograron
desarro-
llar hábiles ministros de entre su membresía
nativa. Peroel
protestantismo
nunca
llegó
a te-
ner el númerode
adeptosque
tenía el catolicis-
mo romano,
y
en el año 1936 los
protestantes
de la isla no
llegaban
aún a 40.000,
aunque
su
númeroestaba creciendomás
rápidamente que
el de los católicos.
Al
igual que
enla India, el
siglo
XX
trajo
un
incremento del sentimiento nacionalista enCei-
lán. Tras
largas
conversaciones y gestiones,
Ceilán fuehecho
independiente
enel año 1948.
Juntamente con el sentimiento nacionalista,
apareció
enescena un
despertar
de la
vieja
reli-
gión
budista. Buena
parte
deeste
despertar
con-
sista en la imitación de métodos cristianos, ta-
les como escuelas dominicales y
cierto interés
misionero. Los católicos se
quejan
de
que
la
constitución de Ceilán no ofrece suficientes
ga-
rantías
para
las minorías,
y que
la
Iglesia
Cató-

lica se halla en
desventaja.
Por su
parte,
el
pro-
testantismo continúa creciendo. Esecrecimien-
to se nota más recientemente entre
grupos pen-
tecostales
y
carismáticos, loscuales crecen, no
sólo en número, sino también en su
capacidad
dedar untestimonio efectivo dentro delasnue-
vas situaciones
que
van
apareciendo
enel
país.
Como sucedió en la India, la situación mi-
sionera delas
pequeñas
comunidades cristianas
de Ceilán les llevó desde
muy temprano
a un
profundo
sentido ecuménico
que
resultó enuna
iglesia que
une varias denominaciones
protes-
tantes. En el
presente,
no obstante, este
espíri-
tu ecuménicoenfrenta el nuevo reto de
grupos
independientes pentecostales y
carismáticos y
el cambio
que
estos
grupos generan
en rela-
ción al cristianismo en la sociedad en
general.

C.El cristianismo en el Asia sudoriental
Como en todo el resto del mundo, el
siglo
XIXenel Asia sudoriental se caracterizaba
por
el avance continuo de la dominación
europea.
De todos los numerosos reinos de la
región,
solo el deSiam
logró
conservar la
independen-
cia. Al oeste de Siam
(hoy
Tailandia), el Asia
sudoriental
quedó
en
posesión
de los
ingleses,
mientras
que
al este losfranceses hicieron sen-
tir su
poderío
durante todo el
siglo
XIX. En
términos
generales,
la
conquista inglesa
fue
más
completa, pues
losfrancesesno
llegaron
al
máximode su
poderío
en el Asia sudoriental si-
no bien avanzado el
siglo
XIX. En toda la re-
gión,
el catolicismo romano se vio debilitado
por
la
antigua
controversia acerca del
padroa-
do
portugués,
además de
por
frecuentes
perse-
cuciones en
algunas
de las
regiones
en
que
su
trabajo
misioneroera más extenso. En la Indo-
china Francesa el
siglo
XIXse caracterizó
por
las
persecuciones
constantes de
que
los
reyes
de Cochinchina
y
Anam hicieron
objeto
a los
católicosromanos
que
allí se habían estableci-
do. Enestas
regiones,
losmisioneros cristianos
-todos ellos católicos-habían
precedido
al
poderío
francés,
y por
tanto carecían de la
pro-
tección deun
gobierno
al menos nominalmen-

171
Las misiones en el
Lejano Oriente y
el Sur del Pacífico

te cristiano. El resul tado de estas
persecuciones
fue
que
l os catól icos
pidieron
a Francia
que
actuase en su defensa,
y
esta nación, tras
l argas
guerras,
se adueñó de l a Cochinchina. Al
pare-
cer, en toda l a Indochina Francesa no hubo mi-
sionero
protestante al guno
antes de l os comien-
zos del
sigl o
XX.
En Siam el
gobierno
l ocal se mostró abier-
to hacia el
trabajo
misionero. Fue sobre todo
bajo
el
gobierno
del
rey Monghut, quien ocupó
el trono a
partir
del año 1851
y
se mostró ávi-
do de introducir en su
país
l os adel antos técni-
cos de Occidente,
que
el cristianismo, tanto ca-
tól ico como
protestante, l ogró
sus
primeros
triunfos. Desde mucho antes el catol icismo ro-
mano había estado
representado
en el
país, pe-
ro
bajo
el reinado de
Monghut l l egaron
nume-
rosos misioneros
y
se establ ecieron escuel as,
hospital es y
seminarios. Amenudo l os conver-
sos cristianos se
agrupaban
en al deas en l as
que
todos eran catól icos,
bajo
l a conducción di-
recta de l a
jerarquía
ecl esiástica,
yque frecuen-
temente resul taban ser más
prósperas que
l as
otras al deas, debido sobre todo a l as innovacio-
nes introducidas
por
l os misioneros. Como es
de
suponerse,
esto
contribuyó
a l a conversión
de muchas
personas, pero
también hizo aumen-
tar l a animadversión
que al gunos
sentían hacia
el cristianismo. Lo mismo sucedió en l a Indo-
china Francesa, a
pesar
de
que
l as
repetidas
persecuciones
en esa
región
dificul taron el tra-
bajo
de l os misioneros.
Los
primeros protestantes
en interesarse en
el
trabajo
misionero en Siam fueron Adinoram
Judson
y
su señora,
cuya
vida estudiaremos
más adel ante. Pero su interés no
pasó
de l a tra-
ducción de
al gunas pequeñas porciones
bíbl i-
cas al idioma del
país.
Fueron l os
presbiteria-
nos de l os Estados Unidos
quienes tuvieron
mayor
éxito en el
trabajo
misionero en Siam.
Al
principio
su
trabajo
se centró en l a ciudad de
Bangkokpero pronto
se
dirigieron
hacia el nor-
te donde encontraron
campos
más fructíferos
en l a
región
de Laos. Como consecuencia de
esto, l a
pobl ación protestante
de Tail andia se

172

hal l a concentrada en el norte del
país.
Eso no
quiere
decir,
por
otra
parte, que
l os
presbiteria-
nos
hayan
abandonado l a
capital , ya que
conti-
nuaron
trabajando
al l í,
y
su infl uencia fue tal
que l l egaron
a
ocupar
al tas
posiciones
en el
go-
bierno. En el año 1934, mediante l a unión de
presbiterianos y
bautistas, se
instituyó
l a
Igl e-
sia de Cristo en Siam
-hoy Igl esia
de Cristo
en Tail andia.
En cuanto a l os territorios británicos, l a zo-
na donde mas se extendió el cristianismo fue
Birmania
(hoy
Mianmar). Durante todo el
sigl o
XIX,
y especial mente
en su
primera
mitad, l a
Igl esia
Catól ica Romana no se extendió tanto
en esta
región
como el
protestantismo.
Esto se
debió
especial mente
a l as razones
que ya
he-
mos visto en otros contextos: l a Revol ución
Francesa, l a
guerras napol eónicas y
l a contro-
versia acerca del
padroado portugués.
Fue so-
l o
después que
en el año 1856 l a Sociedad de
Misiones
Extranjeras
de París fue hecha res-
ponsabl e
del
trabajo
en Birmania
que
l a
igl esia
Catól ica Romana comenzó a crecer en dicha
región.
Afines del
sigl o
XIXcontaba con dos
seminarios, varias escuel as
y
una
imprenta pa-
ra el
trabajo
misionero.
Aunque
l os
primeros
misioneros
protestan-
tes
que l l egaron
a Birmania
procedían
del im-
pul so
de
Carey y
sus
compañeros,
el más nota-
bl e
y
el
primero cuya
obra tuvo resul tados
per-
manentes fue Adinoram Judson. Desde
muy
joven,
cuando estudiaba en l a Universidad de
Brown en l os Estados Unidos, Judson se había
interesado en el
trabajo
misionero en el Orien-
te. Fue
por
razón de su interés
que
l os
congre-
gacional es
de Massachusetts decidieron
orga-
nizar l a American Board
of
Commissioners
for
Foreign
Missions. Esta
junta
l e envió a
Ingl ate-
rra a establ ecer contacto con l a London Missio-
nary Society para proyectar trabajo conjunto.
El
proyecto
no
agradó
a l a sociedad de Lon-
dres,
y por
el l o Judson, ante l a
perspectiva
de
no
poder
l l evar a cabo su
trabajo,
decidió
po-
nerse al servicio de l os británicos
y
no conti-
nuar
trabajando
con l a
junta
norteamericana.

s1
HISTORIA GENERALDE LAS MISIONES

Comenzóentonces una
larga
serie de vicisitu-
des
que
le llevaron de
regreso
a los Estados
Unidos yluego
a
Inglaterra
tras haber sido he-
cho
prisionero
de un corsario francés,
parapor
fin
llegar
ala India, dondeestableció contacto
con Guillermo
Carey y sus
compañeros.
Enla
travesía, Judson y
su
esposa
se habían dedica-
do a estudiar el Nuevo Testamento
y
habían
llegado
a la conclusión de
que
el bautismo de
niños se
oponía
alas enseñanzas neotestamen-
tarjas, locual les llevó a hacerse bautistas asu
llegada
aCalcuta. Comenzóentonces unanue-
va serie de dificultades,
pues
las autoridades
británicas del
lugar deseaban deshacerse de
Judson
y sus
acompañantes
norteamericanos,
mientras
que
nose veían
posibilidades
claras
de
emprender trabajo
en sitio
alguno.
Por fin,
más
por razón de las circunstancias
que por
una decisión
pensada,
Judson ysu
esposa
em-
barcaron hacia Birmania. Denuevoel
viaje
se
mostró lleno de dificultades
que
culminaron
conel nacimiento
prematuroy
sinvidadel
pri-
merode sus
hijos.
Los misioneros
esperaban
que
en
Rangúntendrían el
apoyo
del Dr. Félix
Carey, hijo
del famoso misionero, yque
seha-
bía establecido años antes en Birmania. Pero el
joven Carey
estaba demasiado
ocupado
sir-
viendo al
gobierno con sus habilidades médi-
cas
para poder prestar apoyo
al
trabajo
misio-
nero. Además, cuando su
esposa
murió
ahoga-
da en un
naufragio, Félix Carey decidió aban-
donar Birmania. Ental situación
podría
decir-
se
que
la misión de Judson ysu
esposa
note-
níafuturo
alguno.
Los Judson no eran personas capaces
de
rendirse ante las dificultades. Mientras servían
ala
pequeña congregación
dehabla
inglesa
en
la
que
antes había
trabajado
Félix
Carey,
se de-
dicaron a estudiar el birmano, idioma
que
lo-
graron dominar a
pesar
desus inmensas difi-
cultades. Mientras Judson
trabajaba
en dicha
lenguay
en el
antiguo
idioma
pali,
en
que
es-
taban escritos los libros
sagrados
de los budis-
tas, su señora estudiaba, además del birmano,
el idioma tai,
que
había llamado su atención a

través de unos
prisioneros
de Tailandia
que
ha-
bían sido llevados aBirmania. Pocos años des-
pués
de su
llegada
al
país,
se
organizó
en los
Estados Unidos la American
Baptist Mission,
en
gran
medidadebido al interés
queJudson
y
sus
compañeros
habían
despertado
en Nortea-
mérica. Esta
organización
envió a Birmania a
un
impresor quetrabajójunto
alos Judson, de
manera
quepronto
comenzaron a
aparecer
los
primeros
libros
impresos
en birmano. Enel año
1817 se
publicó
la traducción del
Evangelio
según
SanMateohecha
por
Judson. Al mismo
tiempo
se reuníanenla casa de los misioneros
algunos
budistas
que
venían a discutir asuntos
religiosos.
Pero las conversiones
que Judson
había
esperado lograr
no
aparecían
en el hori-
zonte. Fueen el ano 1819
que
Judson bautizó
al
primer
birmano convertido al cristianismo
protestante.
Enel año 1834 terminóla traduc-
cióndela Biblia al birmano.
Quizá
debido a las
dificultades de la vida en Birmania, enviudó
dos veces
ypor
esta razóntuvo tres
compañe-
ras distintas en su
trabajo
misionero. Al
pare-
cer, en las tres ocasiones
supo escoger
sabia-
menteala
compañera
ideal
para
el
trabajoque
había
emprendido.
CuandoJudsonmurióenel
año 1850
dejó
tras sí una naciente literatura
cristiana enbirmano
y
el comienzo de la obra
misioneraentre la tribude los karens, entre los
cuales los años venideros traerían más fruto
que
entre los birmanos
propiamente
dichos.
Fuea través de la obra deJudson y de su
compañeroGeorge
D. Boardman
que
seconvir-
tió el karen KoTha
Byu.
KoTha
Byu trabajó
ardientemente entre sus
compañeros
deraza
y
logró
numerosas conversiones, hasta tal
punto
que
asu muerte, en el año1840, había comen-
zadouna conversión enmasa entre los karens.
A través de ellos, se abrió
luego trabajo entre
los chins
y
otras de las tribus de Birmania.
Al
igual que
en todo el resto de Asia, el si-
glo
XX
trajo
un
despertar religioso
unido al
crecimientodel sentimiento nacionalista. Toda
el Asiasudoriental seviosacudida
por
los mo-
vimientos
independentistas, que
veían enel bu-
173
L
r

Las misiones en el
Lejano
Or iente
y
el Sur del Pacífico

dismo la
expr esión r eligiosa
de su nacionali-
dad. La situación er a tanto más difícil
por
cuanto en cada uno de los
países
nacientes
existían diver sas tr ibus o
gr upos lingüísticos
que
tr ataban de
logr ar
la
hegemonía
sobr e los
demás. Paulatinamente, los
poder es eur opeos
se fuer on r etir ando de la escena.
Algo semejan-
te fue sucediendo en el
tr abajo
misioner o, en el
que
se fe
entr egando
cada vezmás
r esponsabi-
lidad
y
autor idad a los
dir igentes
nacionales.
La
Segunda
Guer r a Mundial, con la invasión
por par te
del
Japón,
debilitó
gr andemente
la
autor idad
eur opea
en el Asia sudor iental. Poco
después
de ter minada dicha
guer r a
los
pr inci-
pales países
de la
r egión
er an
independientes.
Sin
embar go,
subsistían dos factor es
políticos
que
er a necesar iotener en cuenta:
por
una
par -
te, en la
mayor ía
de los nuevos
países
existían
fuer tes minor ías
cuyos or ígenes
nacionales
y
cuyos
idiomas er an distintos de los de
quienes
for maban el
gobier no, y que
er an
por
tanto un
factor de
oposición
al
gobier no
establecido;
por otr a
par te,
la vecindad de la China comu-
nista hacía más inestable la situación
política.
En
algunas r egiones,
como en el Vietnam, los
cr istianos, sobr e todo los católicos r omanos,
se
agr upaban
en aldeas cr istianas. Esto hacía
más clar a
y
violenta la tensión existente entr e
la
mayor ía
budista
y
la minor ía cr istiana
que,
con todo
y
ser una minor ía, er aconsider able.
A
par tir
del año 1959 las
iglesias
no católi-
cas del Asia sudor iental se hallan unidas en el
EastAsia Chr istian
Confer ence.
Esta
or ganiza-
ción ecuménica ha fomentado el
tr abajo
mi-
sioner o en distintas ár eas tales como el
diálogo
inter r eligioso,
asuntos de
iglesia y
sociedad, la
identidad cultur al
y
la identidad cr istiana, el
desar r ollo económico, el abuso a la
mujer y
a la
niñez, el
pr oblema
de la
pr ostitución,
la
migr a-
ción, la r ealidad ur bana, la contextualización
del
evangelio y
la
pobr eza.
Afinales del
siglo
XX
y pr incipios
del XXI,
gr upos
cr istianos
independientes, pentecostales
y
car ismáticos hacen su inser ción en estas r e-
giones. Dir igidos pr imor dialmente por
nacio-

nales, su
tr abajo
misioner o se concentr a
pr i-
mor dialmente en desar r ollar nuevas
iglesias.
Además,
hay que
r esaltar el cr ecimiento del
cr istianismo entr e
algunos gr upos y
tr ibus de r e-
giones apar tadas.
Debido a los
gr andes
movi-
mientos hacia los centr os ur banos
por par te
de
estos
gr upos
tr ibales en las montañas,
hay
un
cr ecimiento
complejo
del cr istianismo en las
ciudades. Par te de la
complejidad
es ver a
algu-
nos de estos
gr upos
cr istianos acudir a
or gani-
zaciones ecuménicas en busca de
ayuda y apo-
yo
económico, social
y
cultur al,
per o
sin
par ti-
cipar
activamente en el movimiento ecuménico.

D.El cr istianismo en el
Ar chipiélago
Malayo
Debido a su
posición
en la
esquina
sudor ien-
tal del continente asiático, el
Ar chipiélago
Mala-
yo
fue desde
muy tempr ano objeto
de las ambi-
ciones coloniales de las
pr incipales potencias
eu-
r opeas.
Dur ante el
siglo
XIXla
mayor par te
del
ar chipiélago
estuvo en manos de los holandeses,
per o
había tambiénen él colonias
por tuguesas ( al
este de la isla de Timor ),
inglesas ( par te
de Nue-
va Guinea
y
de Bor neo)
y
alemanas
( en
la
por -
ción or iental de Nueva Guinea). Además, había
ter r itor ios
independientes
o
que
casi lo er an, co-
mo el
que
tuvo
por r ajá
al aventur er o
inglés
Ja-
mes Br ooke en el nor te de Bor neo,
y
el sultana-
to de Br unei en la mismaisla. Lainmensa
mayo-
r íade la
población
del
ar chipiélago
se concentr a-
ba
-y
se concentr a aún- en la isla de Java,
que
er a
pr edominantemente
musulmana. El islamlle-

aeste
ar chipiélago
antes
que
el cr istianismo
y
logr ó posesionar se
de buena
par te
de él,
aunque
siempr e quedar on r egiones
habitadas
por
anti-
guas
tr ibus
abor ígenes
de
r eligión
animista, los
cuales tendr ían un
lugar impor tante
en el des-
ar r ollo del cr istianismo en el
siglo
XIX,
yposte-
r ior menteen el XX.
Quedar on
también
algunos
vestigios
del br ahmanismo,
que
había sido la r e-
ligión pr edominante
de buena
par te
del
ar chipié-
lago
antes de la
llegada
del islam.
Debido a
que
la inmensa
mayor ía
del ter r i-
tor io del
ar chipiélago
estaba en manos de
po-

174
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES

$\
deres coloniales
protestantes,
la
mayor parte
de las conversiones al cristianismo
que
tuvie-
ron
lugar
durante el
siglo
XIXfueron conver-
siones al
protestantismo.
En las colonias ho-
landesas la
Compañía
Holandesa de las Indias
Orientales no tenía
gran
interés en el
trabajo
misionero,
y
en ocasiones hasta se
oponía
a él
por
temor a
que pudiesen surgir
dificultades
con la
población
musulmana. Sin
embargo, ya
avanzado el
siglo
XIXcomenzó un
despertar
religioso
en Holanda
que
se
reflejó
en un reno-
vado celo misionero. La Sociedad Misionera
de los Países
Bajos,
fundada en el 1797, reci-
bió un nuevo
impulso
del
despertar religioso
del
siglo
XIX,
y
además se fundaron nuevas
sociedades misioneras. El resultado de todo
esto fue
que
se intensificaron las misiones en
el
Archipiélago Malayo.
La
mayor parte
del
trabajo
misionero en dicho
archipiélago
tuvo
lugar
entre la
población
de
religión
animista,
y
de esta manera comenzó la conversión en ma-
sa de varias tribus. En la
región
de Sarawak, al
norte de Borneo, el aventurero
inglés
James
Brooke había
logrado
establecerse como
rajá

de la comarca. Su interés en el bienestar de sus
súbditos le llevó a buscar medios
por
los cua-
les
pudiesen llegar
a Sarawak misioneros
pro-
testantes. Además de los misioneros
proceden-
tes de Holanda, Brooke hizo los
arreglos
nece-
sarios
para que
toda una colonia de chinos me-
todistas se trasladase a sus dominios, creando
un
trabajo
misionero
particular.
Pronto más de
la tercera
parte
de los habitantes de Sarawak
abrazó el cristianismo.
Amediados del
siglo
XIXla corona holan-
desa, tratando de fortalecer su
posición
en las
colonias, decretó
que
todas las
iglesias protes-
tantes en las Indias Orientales Holandesas de-
berían unirse en una sola. Esto se hizo en el año
1854,
y
dio
origen
a la
Iglesia
Protestante en las
Indias Holandesas.
Aunque
esta
iglesia
incluía
a la
mayor parte
de los
protestantes
de la re-
gión,
su celo misionero no era
comparable
al
de las sociedades misioneras de
Europa y
los
Estados Unidos.
La
mayor parte
de los conversos en las In-
dias Orientales
procedía
de las
religiones
ani-
mistas,
pero
es necesario señalar
que
se
logró

175
Aunque
la
guerra obligó
a muchos misioneros a hur, el desastre fue mucho
mayor para
las
poblaciones
nativas.
Aquí
una misionera
protestante provee
asilo a cientos de refu-
giados
durante la invasión
japonesa
en la China.
(Foto
cortesía de
G.Thompson
Browm).

Las misiones en el
Lejano
Oriente y el Sur del Pacífico

un número de conversos del islam
que, aunque
reducido, era
mayor que
el alcanzado en todo
el resto del mundo musulmán.
Al
igual que
en todo el resto del Asia, el si-
glo
XX
trajo
a las Indias Orientales un renova-
do sentimiento nacionalista,
que
iba unidoala
vieja religión
islámica. Afin de
poder compe-
tir con el cristianismo, el islam
adoptó algunos
de los instrumentos
y
medios introducidos
por
los misioneros cristianos. Por su
parte,
la
igle-
sia,
penetradapor
el mismo sentimiento nacio-
nalista, tendió a
depender
más de sí misma
y
a
desarrollar un ministerio nativo, creando un es-
pacio legítimo para
el cristianismo en el suelo
malayo.
La
mayor parte
de los misioneros se
vio
obligada
a retirarse ante las
conquistas ja-
ponesas
de la
Segunda
Guerra Mundial. Des-
pués,
la constitución de la
República Indepen-
diente de Indonesia,
que
incluía buena
parte
del
archipiélago ycuya política
se hizo marca-
damente anti-occidental, colocó el
trabajo
mi-
sionero
extranjero (y
en ocasionesel nacional)
en situaciones difíciles. A
pesar
de todo esto, el
cristianismo,
protestante,
católico,
pentecostal
y
carismático,
sigue
creciendo durante el
siglo
XX
y
hasta el
presente,
viniendo la
mayoría
de sus conversos de entre las tribus de
religión
animista.
En la isla de Nueva Guinea,
que
no forma-
ba
parte
de la
República
de Indonesia,
aunque
sí era
objeto
de la ambición de los
gobernantes
del nuevo estado, continuaba una
sorprenden-
te conversión en masa
que
habíacomenzadoen
el
siglo
XIX
yque
se debía
principalmente
ala
obra de misioneros británicos
y
australianos.

E.El cristianismo en las
Filipinas
Durante los
primeros
años del
sigo
XIXlas
Filipinas
no
experimentaron
las mismas sacu-
didas
que
sufrió buena
parte
del mundo acau-
sa de las
guerras napoleónicas.
Comoera de es-
perarse,
la
independencia
de México, a través
del cual se mantenían los contactos entre Espa-
ña
yFilipinas,
hizo másdifícil el comercio con
la
metrópoli.
Mástarde el canal de Suez contri-

buyó
alas relaciones entre
España y
las
Filipi-
nas. Pero
España
estaba
ya
en su ocaso
y
se
mostraba
incapaz
de hacer
llegar
alas
Filipinas
las
ventajas
técnicas
ypolíticas
del
siglo
XIX.
Por otros caminos fueron
llegando
las ideas
que
se asocian
generalmente
con la Revolu-
ción Francesa. Al mismo
tiempo
la administra-
ción
española, que
al
principio
había servido
para
hacer a los
filipinos partícipes
de
algunos
de los adelantos de Occidente, se volvía cada
vez más una estructura recia
que
evitaba
que
las
Filipinas
entraran en el concierto de las na-
ciones modernas. Cada vez más se escuchaban
en las
Filipinas
críticas hacia la administración
española y muy especialmente
hacia la
Igle-
sia. Los frailes, tanto
por patriotismo
como
por
fidelidad a su
iglesia,
tendían a
oponerse
a es-
tas críticas
y
a
pretender que
carecían de funda-
mento. Cuando comenzaron las
conspiracio-
nes
y
las revueltas en contra de
España,
los
frailes,
creyendo que
conello
cumplían
con su
deber, se
opusieron
alos
conspiradores y
revo-
lucionarios. Prueba de esta actitud son las si-
guientes
líneas de un autor anónimo
quepocos
años
después pretendía defenderlos:
Viviendo el
párroco
en trato conti-
nuo con sus
feligreses,
sabía, más
pronto
omástarde, cómo
opinaban
en
política y
si había
alguno que
hi-
ciera
propaganda
en sentido
separa-
tista. Si tal sucedía, hechas las ave-
riguaciones oportunas, y
convenci-
do del
peligro que
a
España
amena-
zaba, se avistaba con la autoridad
española y
denunciaba al revoltoso
para que
hiciera con él lo
que
fuera
procedente.
Pues bien, esta conduc-
ta o
proceder
del
párroco, que
nin-
gúnpatriota
se atreverá a
reprobar,
ha sido la verdadera yúnica causa
de la animosidad de los
filipinos
contra sus curas
párrocos.
Por descuido unas veces,
por
im-
prudencia
otras y por
malicia en
ocasiones de las autoridades a
quie-

176
HISTORIAGENERALDELAS MISIONES
nes se confiara el párroco,
es lo
cierto
que
cuantos filipinos
fueron
presos
o
deportados, supieron
tarde
o
temprano quién
fue el descubri-
dor de sus maquinaciones. ¿Yqué
había de suceder? Lo
que
hemos
estado viendo desdehace una vein-
tena de años:
que
los
anti-españoles
emprendieron
una campaña
de di-
famación contra los frailes, hacién-
doles
pasar
ante el
público por
ene-
migos
de todo progreso, por opre-
sores de los
pueblos, por
mons-
truos, en fin, cargados
de vicios, a
quienes por
deber de humanidad
había
que
destruir.
Y,ioh ceguedad
de los
españoles!
Por interés unos, por
odio de secta
otros
y por
falta de
patriotismo
to-
dos, hicieron coro a las calumnias
de los
separatistas y
volvieron las
espaldas
al fraile
y despreciaron
sus
avisos
patrióticos y
leales, dando
lugar
a los conspiradores para pre-
parar
la insurrección.
El resultado de todo esto fue
que
los
princi-
pales dirigentes separatistas, siguiendo
el con-
sejo
de
Aguinaldo,
comenzaron a insistir en la
necesidad de
que
se nombrasen
obispos filipi-
nos. Cuando
Aguinaldo
se vio en condiciones
para
hacerlo, nombró al sacerdote
filipino
Gre-
gorio Aglipay
como cabeza de la
iglesia
de las
islas
y
envió a Isabelo de los
Reyes
a
España y
Roma
para lograr
el apoyo pontificio.
Cuando
de los
Reyes regresó
a las
Filipinas
tras haber
fracasado en su misión, su
consejo
a
Aguinal-
do
y
a
Aglipay
fue la formación de una
iglesia
independiente.
Tras
algunas
demoras, esta
igle-
sia se
constituyó y rompió
con Roma, toman-
do el nombre de
Iglesia Filipina Independien-
te. Al
principio
sus doctrinas eran
muy
seme-
jantes
a las de la
Iglesia
Romana,
pero
el
pro-
pio
de los
Reyes, que
en Europa
había tenido
contacto conel
protestantismo,
comenzó a ha-
cer sentir la influencia
protestante
en las
Filipi-

nas. Con la
llegada
del
régimen
norteamerica-
no
y
de los misioneros
que
conél vinieron, la
Iglesia Filipina Independiente
se inclinó cada
vezmáshacia las doctrinas
protestantes.
Debi-
do en
parte
a una falta de vitalidad interna
que
se reflejaba
en la escasez de ministros adecua-
damente preparados, y
en
parte
a la labor de
proselitismo que
entre sus miembros hicieron
los protestantes,
la
feligresía
de esta
iglesia
ha
disminuido paulatinamente.
Cuando fue creada
contaba conel 25%de la
población,
mientras a
principios
del
siglo
XXIesa cifra había dismi-
nuido al 10%
(según
estadísticas de la
iglesia,
pues
las del censo oficial señalan un 2.6%).
El año 1898
trajo consigo
la
guerra
entre los
EstadosUnidos
y España,
una de
cuyas
conse-
cuencias fue el
traspaso
de las
Filipinas
a ma-
nos norteamericanas. Esto ocasionó cambios
profundos
en la vida de las
Filipinas.
Desdeun
principio,
los Estados Unidos declararon que
su propósito
era
prepararlas para
la
indepen-
dencia,
pero
esto no evitó
que
su
régimen
fue-
se
paternalista yque
muchas
personas
relacio-
nadas con él se dedicasen a una
explotación
semejante
a la
que
antes habían practicado
los
españoles.
En el
campo
de la
religión,
el tras-
paso
de las
Filipinas
a los EstadosUnidos tuvo
por
consecuencia el establecimiento de la liber-
tad
religiosa, que
hasta entonces
España
se ha-
bía
negado
a conceder. En las
iglesias
nortea-
mericanas hubo muchos
que
vieron en la nue-
va situación un llamado de Dios
que
les hacía
responsables por
la
evangelización
de dichas
islas. Por esta razón los
primeros
años del
siglo
XXvieron la introducción en las
Filipinas
de
gran
número de movimientos religiosos pro-
cedentes de los Estados Unidos. Deentre éstos,
las iglesias protestantes
más
antiguas y
con
más experiencia
en el
trabajo
misionero hicie-
ron todo lo
posible por aplicar
desde sus
pro-
pios
comienzos
algo
de la
experiencia que
ha-
bían adquirido
en otros
campos
misioneros,
muy especialmente
en lo
que
se refiere a la co-
operación
entre distintas
iglesias.
Así,
por
ejemplo,
el
Consejo
Educativo de la Sociedad

177
Las misiones en el
Lejano
Oriente
y
el Sur del Pacífico

Misionera Presbiteriana afirmaba
ya
en el año
1898
que. . . .
. . . el
puebl o cristiano de América de-
bería considerar inmediatamente
y
en oración el deber de entrar
por
l a
puerta que
Dios en su
providencia
nos está abriendo. Hasta donde
po-
demos ver, éste
parece
ser el senti-
miento de l a
Igl esia
Presbiteriana. . . .
Sin
embargo,
es
justo
dar
por
senta-
do
que este sentimiento no se l imita
a l os
presbiterianos.
De hecho,
hay
rumores de
que
l as
juntas
de misio-
nes
extranjeras
de otras
igl esias
están
dispuestas a tomar en consideración
l a rel ación de sus
juntas
con estos
campos que
ahora se abren. . . . Cree-
mos
que
l a nueva situación
que
así se
nos
impone providencial mente
nos
provee
una
oportunidad
excel ente,
no sól o
para
comenzar esta obra, si-
no
para
comenzarl a correctamente
desde el
punto
de vista de l a fraterni-
dad cristiana
y
del uso sabio de l os
recursos humanos
y
económicos.
Con esto en mente, recomendamos
que
el
Consejo Ejecutivo
reciba ins-
trucciones
para que pronto
se
tenga
una conferenciacon l os
representan-
tes de l a Junta Americana, l a Unión
Bautista Misionera, l a Sociedad Mi-
sionera de l a
Igl esia
Metodista
Epis-
copal ,
l a Junta de Misiones Domés-
ticas
Extranjeras
de l a
Igl esia
Pro-
testante
Episcopal , y
l a Junta de Mi-
siones
Extranjeras
de l a
Igl esia
Re-
formada en América con el
propósi-
to de
l l egar
a un entendimiento fran-
co
y
mutuo acerca de l as
responsabi-
l idades de l os cristianos norteameri-
canos
para
el
puebl o de Cuba, Puer-
to Rico
y
l as Isl as
Fil ipinas, y
a un
acuerdo en cuanto a l a distribución
más efectiva de l a obra entre l as dis-
tintas
juntas.

El resul tado de esta recomendación fue
que
se cel ebró una conferencia en l a
que
el territo-
rio se
distribuyó
entre metodistas,
presbiteria-
nos, hermanos unidos,
discípul os,
bautistas,
congregacional es y
l a Al ianza Cristiana
y
Mi-
sionera. La ciudad de Manil a
quedó
abierta a
l as distintas misiones.
Este mismo
espíritu
de
cooperación
entre
diversas denominaciones ha caracterizado el
trabajo evangél ico
en l as
Fil ipinas
a través de
todo el
sigl o
XX. En el año 1900 se fundó una
Al ianza Ministerial ,
y
en el año
siguiente
se
organizó
l a Unión
Evangél ica
de l as
Fil ipinas.
Dos denominaciones a l as
que después
se unie-
ron otras, fundaron en l a ciudad de Manil a el
Seminario
Teol ógico
Unido. En el año 1929 se
organizó
el Concil io Nacional Cristiano,
que
diez años más tarde tomó el nombre de Fede-
ración
Fil ipina
de
Igl esias Cristianas. Quizá el
l ogro
más notabl e con esta
cooperación fue l a
unión de once denominaciones distintas
que
en el año 1932 se fundieron en l a
Igl esia
Evan-
gél ica
Unida en Isl as
Fil ipinas.
Esta se unió a
otra en el año 1948
y
dio
origen
a l a
Igl esia
Unida de Cristo en l as
Fil ipinas.
No debemos terminar nuestras referencias al
protestantismo
en l as
Fil ipinas
sin mencionar al
famoso misionero FrankC. Laubach, conocido
en todo el mundo
por
sus l abores en contra del
anal fabetismo. Fue en l as
Fil ipinas, ycomo un
medio de al canzar a l os musul manes
que
Lau-
bach desarrol l ó su método
para
l a enseñanza de
l a l ectura. En años
posteriores,
el
propio
Lau-
bach
y
sus
seguidores
han
adaptado
su método
a docenas de idiomas. Esto ha contribuido a
ampl iar
el
trabajo
misionero de l a
igl esia
en
todo el mundo,
por
una
parte
dándol e una nue-
va dimensión de servicio,
y por
otra haciendo
más fácil l a
penetración
de l as Escrituras
y
de
l a l iteratura cristiana
que
ha sido a través de l os
sigl os
uno de l os
principal es y
más efectivos
métodos misioneros.
Después
de l os
primeros
reveses ocasiona-
dos
por
l a rebel ión de
Aguinal do y por
l a Gue-
rra
Hispanoamericana,
l a
Igl esia
Catól ica Ro-
178
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
manaha
experimentado
un
despertar
en l as Fi-
l ipinas. Quizá debido al a dura l ección
que
fue
el
surgimiento
de l a
Igl esia Fil ipina Indepen-
diente, l a
Igl esia
Romana comenzó a col ocar
más
responsabil idad
en manos de l os
fil ipinos
y
a
consagrar al gunos obispos
de entre el l os.
Enel ano 1934,
y porprimera
vez en l a histo-
ria, l a
arquidiócesis
de Manil a fue confiada a
un
fil ipino.
Debido aestos cambios, muchos de
l os
creyentes que
al
principio siguieron
a
Agl i-
pay y
al a
Igl esiaFil ipina Independiente
hanre-
gresado al a
Igl esia
Catól ica Romana.
Lainvasión
japonesa
enel año 1941 no afec-
tó al cristianismo
fil ipino
en l a medida en
que
afectó al cristianismo del Asia sudoriental. Esto
se debe a
que
l os
japoneses
no
queríanexcitar el
odio de l os
fil ipinos,
en su
mayoríacristianos.
Por esta razón fueron
excepcional mente tol e-
rantes, no sól o conl os cristianos
fil ipinos, sino
hastaconmuchos de l os misioneros
extranjeros.
La
independencia
de l as
Fil ipinas, aunque
trajo
unanuevasituación, no sacudió
profunda-
menteal as
igl esias cristianas. Lainmensama-
yoría
de l a
pobl ación
es catól ica romana,
pero
no se handado en l as
Fil ipinas
l os extremos de
dominación
pol íticaporparte
de l a
Igl esiaque
se han dado en
al gunos países
de l a América
hispana. Luego
de l a
independencia,
como en
otros casos mencionados arriba, l as tradicio-
nes
pentecostal es,
carismáticas e
independien-
tes comienzansus
trabajos
en l as
Fil ipinas.
Al -
gunos
de l os
proyectos
misioneros de estas tra-
diciones se concentranen l a
evangel ización
de
l os musul manes,
y
otros
trabajan para
recl utar
miembros de entre l as
igl esias ya
establ ecidas.

F. El cristianismo en el
Japón
y en Corea
De l as
Fil ipinas, y siguiendo
el l itoral asiá-
tico,
pasamos
al as isl as del
Japóny
al a
penín-
sul a de Corea,
cuya
historiase hal l a indisol ubl e
y trágicamente
unidaal a del
Japón.

1. El cristianismo en el
Japón
El
Japónde l a
primera
mitad del
sigl o
XIX

presentaba
un cuadro
semejante
al de l a China
de l os
sigl os
XVI
y XVII. El
régimen
de l os
Tokugawa
se
oponía
atodainfl uencia
extranje-
ra,
muy especial mente
l a occidental . Esto se
debía al temor de
quesucediese en el
Japón
l o
que
había acontecido en otros
l ugares
donde l as
potencias
cristianas habían comenzado esta-
bl eciendo
puestos comercial es
para
al a
postre
adueñarse del
país.
Frente aeste
pel igro, y apo-
yándose
en un nacional ismo
que
se mezcl aba
conl a
rel igión
nacional , l os
Tokugawa
decidie-
roncerrar el
país
a toda infl uencia
extranjera.
En
repetidas ocasiones l as naciones occidenta-
l es intentaron establ ecer rel aciones conel
go-
bierno
nipón, pero todas fracasaron. Aun l os
ciudadanos
japoneses que eran arrastrados de
l as costas de su
país mientras
pescaban
e iban
adaraun territorio
bajo
otrabandera, no
podí-
an
regresarjamás
asu
país nativo. De este mo-
do
l l egó
a haber una
pequeña col onia
nipona
esparcidapor
l as isl as vecinas al
Japóny
en l a
cual se comenzó
al gúntrabajo misionero,
pero
que
no
podía
ser util izada como
punto
de
par-
tida
para
l as misiones en el
Japón.
Adiferencia de l a China-donde,
según
re-
cordará el l ector, el cristianismo
penetró
atra-
vés de su
adaptación
intel ectual
y cul tural
gra-
cias al a obrade MateoRicci
y
sus
acompañan-
tes-en el
Japón
el cristianismo
l ogró
entrada
por
razónde l a
pujanzaeconómicay mil itar de
l as
potencias que
l o
apoyaban.
En el año 1854
l os Estados Unidos
l ograron que
el
Japón
fir-
mara conel l os su
primer
tratado conl os occi-
dental es. Cuatro años más tarde, firmabaotro
tratado conFrancia. Al
parecer,
l a razón
por
l a
cual el
gobierno
se decidió afirmar estos trata-
dos comercial es fueel temor de
que,
de no ha-
cerl o, l e serían arrancados
por
l a fuerza. Ento-
do caso, el establ ecimiento de rel aciones co-
mercial es
y dipl omáticas
conl os
países occi-
dental es fue l a ocasión
para
l a entrada de l os
misioneros cristianos.
Aunque
este no es un
orden estrictamente
cronol ógico, seguiremos
aquí
el
que
hemos
seguido
en otras secciones
de este l ibro, discutiendo
primero
l as misiones

179
i r
j ~ l

Las mi si ones en el
Lej ano
Or i ente
y
el Sur del Pacífi co

catól i cas r omanas,
l uego
l as or todoxas
ypor
úl ti mo l as
pr otestantes ypentecostal es.
a) Las mi si ones catól i cas. Como er a de
espe-
r ar se debi do al hecho de
que
l as mi si ones
catól i cas comenzar on a tr avés de un tr atado
entr e
Japóny
Fr anci a, estas mi si ones fuer on
col ocadas
baj o
l a
super vi si ón
de l a Soci e-
dad de Mi si ones
Extr anj er as
de Par ís. Enel
año 1859
l l egar on
l os
pr i mer os
mi si oner os,
que
se establ eci er on en l o
quehoy
es l a ci u-
dad de Toki o.Pocos años
después
descubr i e-
r on
que
aún
quedaban
más de 100.000 cr i s-
ti anos en l a
r egi ón
de
Nagasaki que par ecen
haber si do el r esul tadode l as
anti guas
mi si o-
nescatól i cas en
ti empos
de Fr anci sco Javi er .
Los mi si oner os fr anceses establ eci er on con-
tacto con el l os
yl ogr ar on que apr oxi mada-
mentel a déci ma
par te pudi er a
establ ecer r e-
l aci ones conl a
Igl esi a
Catól i ca. El r esto con-
ti nuó
apar tado
de toda conexi ón conl as
i gl e-
si as occi dental es hasta
que
más tar de se fue
uni endo a l as di ver sas
i gl esi as que
entr aban
en l a
r egi ón, al gunas
de el l as
pr otestantes.
El catol i ci smo, al
i gual que
todas l as r amas
del cr i sti ani smo en el
Japón, l ogr ó
su
mayor
avance en l a al ta cl ase medi a. Esto
par ece
haber se debi do a l a
i nsegur i dad
en
que
se
encontr aba esta cl ase
por
r azón de l os cam-
bi os i nter nos del
país, y
tambi én a l a consi -
gui ente
avi dez con
que
l as
per sonas
de l a al -
ta cl ase medi atr ataban de absor ber l a cul tu-
r a occi dental . En todo caso, fue l a
Igl esi a
Catól i ca Romana l a
que
más
pr onto
tuvo
mi si ones extensas entr e l as cl ases más
baj as
de l a
pobl aci ón.
En el año 1891 se
or gani zó
l a
j er ar quía
ca-
tól i ca del
Japón,
con una sede
ar zobi spal
en
Toki o. Esta sede estuvo
ocupada
desde el
pr i nci pi o por
mi si oner os
extr anj er os, y
no
fue si no en el año 1937
que
el
pr i mer j apo-
nésfuenombr ado
ar zobi spo
de Tokío, debi -
do a l a
pr esi ón
del cr eci ente naci onal i smo
que
tuvo
por
consecuenci a l a
Segunda
Gue-
r r a Mundi al . Dur ante este confl i ctoel cato-
l i ci smo no sufr i ó tanto como el pr otestanti s-

180

mo,
especi al mente por que
l a
mayor ía
de sus
mi si oner os venía de
países que
no estaban
en
guer r a
con el
Japón,
mi entr as
que
l os más
de l os mi si oner os
pr otestantes pr ocedan
de
l os Estados Uni dos e
Ingl ater r a.
Per o aun
así, dur ante l a
pr i mer a
mi tad del
si gl o
XXel
númer o de catól i cos no al canzó al de l os
pr otestantes.
Luego
del
Segundo
Conci l i o Vati cano l os
catól i cos en el
Japón, ya
si endo una
i gl esi a
con
obi spos y
estr uctur a
j aponesa, y
sufr i en-
do l os embatesde fal ta de
cl ér i gos y
de l i de-
r ato mi si onal naci onal , se
pr eguntan
si nece-
si tan de mi si oner os del
extr anj er o par a
con-
ti nuar su
tr abaj o
de
pr opagaci ón
del
evange-
l i o. La Confer enci a de
Obi spos Japoneses
afi r ma l a necesi dad del
tr abaj o
mi si oner o
extr anj er o
dado el contexto de l a
i gl esi a
en
un
país pr edomi nantemente
no cr i sti ano
y
con una
pobl aci ón
de
qui zás
medi o mi l l ón
de catól i cos en medi o de 108 mi l l ones de
habi tantes.
b)
La mi si ón or todoxa r usa. En el año 1861 l a
Igl esi a
Or todoxa Rusa establ eci ó una mi -
Si ón en el
Japón
atr avés del
padr e
Ni col ai .
Este
l l egó
al
Japón
como
capel l án
del con-
sul ado r uso,
per o
se dedi có a enseñar su fe
a l os
j aponeses que
entr aban en contacto con
él .
Si gui endo
l a mi sma tr adi ci ón de l as mi -
si ones or todoxas, Ni col ai hi zo todo l o
posi -
bl e
par a quesur gi er a
en el
Japón
una
i gl esi a
ver dader amente
j aponesa.
Su
tr abaj o
con-
si sti ó sobr e todo en
pr epar ar per sonas capa-
ces de contr i bui r al a di fusi ón del cr i sti ani s-
mo,
y
en l a
super vi si ón gener al
de l a
i gl esi a.
Cuando en el año 1904 estal l ó l a
guer r a
r u-
soj aponesa,
Ni col ai , fi el al os
pr i nci pi os
or -
todoxos, i nsi sti ó en
que
l os cr i sti anos
j apo-
neses debían ser l eal es a su
patr i a.
Ni col ai
establ eci ó su centr o de
tr abaj o
mi si oner o en
l o
quehoy
es l a Catedr al de l a Santa Resu-
r r ecci ón. Su
tr abaj o
consi sti ó de tr aducci o-
nes de l a Bi bl i a
y
de
l i tur gi a y
el establ eci -
mi ento de semi nar i os
par a
l a for maci ón del
cl er o naci onal . Asu muer te, en el año 1912,
HISTORIA GENERALDE LS MISIONES

siendo
arzobispo
de Tokio, Nicolai
dejó
tras
de sí una comunidad de más de 30.000 cris-
tianos ortodoxos. Su sucesor,
Sergio,
tam-
bién ruso,
gobernó
la
Iglesia
Ortodoxa del
país
hasta
que
en 1941 el
primer arzobispo
japonés
fue
consagrado.
Pero esta
iglesia
nunca volvió a crecer con la misma
rapidez
que bajo
la dirección de Nicolai.
No fue hasta el 1970
que
esta
iglesia
recibió
lo
que
se conoce como la autonomía dentro
de la comunión ortodoxa,
y
el
metropolita-
no Teodosio tomó
responsabilidades que
trajeron
a la
iglesia
ortodoxa un nuevo
espí-
ritu de renovación.
e) Las misiones
protestantes.
Las
primeras
mi-
siones
protestantes
en el
Japón procedían
de
los Estados Unidos. En el año 1854 esa na-
ción firmó su
primer
tratado comercial con
el
Japón, y
cuatro años más tarde se firmó
otro convenio,
por
el
que
se
permitía
a los
norteamericanos
ejercer
libremente su reli-
gión y
construir
iglesias.
Este nuevo tratado,
aunque
no constituía un
permiso para
el tra-
bajo
misionero, sirvió sin
embargo para
des-
pertar
en los Estados Unidos un
gran
interés
en el envío de misioneros al
Japón.
Ade-
más,
reflejaba
una nueva actitud
por parte
del
gobierno japonés que, aunque
no estaba
dispuesto
a
apoyar
las misiones,
por
lo me-
nos las
permitiría.
Los
primeros protestantes
en
llegar
al
Japón
como misioneros
procedían
de la
Iglesia
Episcopal,
la
Iglesia
Presbiteriana
y
la
Igle-
sia Reformada Holandesa de los Estados
Unidos. Poco más tarde
llegaron
los bautis-
tas libres. Como en otros casos en la histo-
ria de las misiones, buena
parte
del
trabajo
de estos
primeros
misioneros consistió en
traducir la Biblia
y alguna
literatura cristia-
na fundamental. Los
presbiterianos
estable-
cieron
trabajo
médico
y
educativo,
y muy
especialmente
una escuela
para
niñas,
que
era una novedad en el
Japón, y
una escuela
de medicina en la
que
se educaron los
pri-
meros
japoneses
conocedores de la técnica

médica occidental. A
pesar
de todo esto,
hasta el año 1872 sólo doce
japoneses
ha-
bían sido bautizados
por
los
protestantes.
Después
del año 1870 la tendencia del
Japón
a
adoptar
la cultura occidental con una avidez
sorprendente
se
reflejó
en el
trabajo
misione-
ro. Si bien el
Japón
había demorado más
que
cualquiera
otro de los
países
orientales en
abrir sus
puertas
a la influencia occidental,
cuando lo hizo esa influencia
penetró
mucho
más
rápidamente que
en las naciones veci-
nas. Los
japoneses
se mostraban ávidos de
aprender
la técnica occidental,
y
muchos de
entre ellos creían
que
la misma estaba indiso-
lublemente unida a la fe cristiana. Poresta ra-
zón,
yporque
los
protestantes
se caracteriza-
ron
por
la introducción en el
Japón
de muchos
de los adelantos occidentales, el
protestantis-
mo
experimentó
un
gran
crecimiento en la
penúltima
década del
siglo
XIX. Este creci-
miento
llegó
a tal
punto que
no fueron
pocos
los
que pensaron que
el
Japón llegaría
a ser un
país
totalmente cristiano,
y
hasta hubo
japone-
ses
que,
sin ser ellos mismos cristianos, abo-
garon por que
el
Japón adoptase
oficialmente
esa fe. Durante este
período
muchas socieda-
des misioneras
y
muchas denominaciones,
tanto norteamericanas como
inglesas,
atraí-
das
por
las circunstancias favorables, comen-
zaron a
trabajar
en el
Japón.
Pronto hubo do-
cenas de denominaciones
representadas
en el
archipiélago,
lo cual
contribuyó
al crecimien-
to numérico inmediato del cristianismo,
pero
comenzó a sembrar dudas en las mentes
japo-
nesas acerca de la validez de un cristianismo
de tal manera dividido.
Puesto
que
la
mayor parte
de los conversos
protestantes
se
allegaba
al cristianismo
por
razones de
inquietud
intelectual, el
protes-
tantismo
logró
en los círculos académicos e
intelectuales del
Japón
una influencia mu-
cho
mayor que
la
que
el número de sus ad-
herentes llevaría a
suponer.
En la última década del
siglo
comenzó una
reacción nacionalista. Según
se iban intro-

181
Las misiones en el Lejano
Oriente
y
el Sur del Pacífico

duciendo más
profundamente
en la cultura
occidental, los
japoneses
se percataban
de
algunas
de sus debilidades,
y por
esa razón
tendían a
adoptar
frente aella unaactitud al-
go
más crítica
que
anteriormente. Esto,
jun-
to a la confusa cantidad de movimientos
cristianos, contribuyó
a hacer más lento el
avance del cristianismo. A
partir
de esa
épo-
ca,
aunque
el cristianismo ha continuado lo-
grando
cierto número de conversos, su cre-
cimiento no ha sido tan
sorprendente
como
en la
penúltima
década del
siglo
XIX.
El nacionalismo,
que
a fines del
siglo
XIX
comenzó aobstaculizar el alcance del cris-
tianismo, continuó creciendo durante la
pri-
mera mitad del
siglo
XX. Enel año 1904 es-
talló la
guerra
conRusia,
y
no faltaron
quie-
nes
pretendieron
hacer de ella un conflicto
de carácter religioso.
Esto hizo
que
en cier-
tos círculos se desconfiase de los cristianos.
En la Primera Guerra Mundial el
Japón
in-
vadió la Siberia
y permaneció
en ella hasta
el año 1922. Durante toda la
primera
mitad
del
siglo
las relaciones entre el
Japón y
la
Chinafueron tensas,
y
a menudo dieron en
el conflicto armado. Todo esto
contribuyó
a
un creciente sentimiento nacionalista
y
mi-
litarista,
cuya
culminación fue la
participa-
ción del
Japón
en la
Segunda
Guerra Mun-
dial. Los intereses
expansionistas
del
Japón
se
justificaban
mediante todo un sistema
ideológico que prometía
un nuevo orden de
cosas en el Asia oriental . Debido a esta ra-
zón, la inmensa
mayoría
de los
dirigentes
protestantes japoneses apoyó
al
gobierno
en
sus intereses
expansionistas, y
no comenzó
a retirar su
apoyo
sino cuando los aconteci-
mientos
posteriores probaron que
la ideolo-
gíajaponesa
no era más
que
una excusa
pa-
ra los intereses
expansionistas
del
Japón.
En
el entretanto, el
gobierno
había hecho de
muchos cristianos instrumentos de su
políti-
ca
expansionista, y
había utilizado su su-
puesta justificación ideológica para adoptar
medidas
persecutorias
contra los cristianos

que
no se
doblegaban.
Fue sólo cuando el
gobierno quiso exigirles que
eliminaran de
su credo el artículo referente a la resurrec-
ción de Cristo
que
las
iglesias
cristianas de-
cidieron
que
había
llegado
la hora de en-
frentarse ala
persecución.
Si bien no
hay
es-
tadísticas
fidedignas
acerca de los mártires
japoneses
durante este
período,
es
posible
percatarse
de la violencia de la
persecución
por
el hecho de
que
al final de la
guerra
só-
lo
quedaban
en
pie
483 de los 1.468
templos
que
antes había.
Unacaracterística de las misiones cristianas
en el
Japón, que
fue
quizá
lo
que
más
ayu-
dó a los cristianos ahacerfrente al crecien-
te sentimiento nacionalista, fue
que
desde
muy temprano
los misioneros se dedicaron
a
preparar dirigentes
nacionales
y
ahacerles
responsables
de buena
parte
del
trabajo
de la
iglesia.
Esto fue tanto más
posible por
cuan-
to muchos de los
primeros
conversos al cris-
tianismo
pertenecían
ala alta clase media,
y
eran
personas
educadas. Además, el nivel
de educación de las masas
japonesas
fue
siempre
alto. Los
dirigentes
nacionales
que
iban
surgiendo
contribuían por
un lado a
apartar
de la
iglesia
la
sospecha
de
que
era
una entidad al servicio de las
potencias
ex-
tranjeras, ypor
otro, a hacer más efectivo el
testimonio cristiano en mediode la sociedad
japonesa.
Como
ejemplos
notables de es-
to-y
del
trabajo
misionero
que
los naciona-
les realizan- debemos señalar la obra de
Toyohiko Kagawa y
el desarrollo del ecu-
menismo en el
Japón.
Toyohiko Kagawa
era
hijo ilegítimo
de un
japonés
de la alta clase media,
aunque
más
tarde fue reconocido. La muerte de su
padre
le colocó al cuidado de familiares
que
no
contribuyeron
ahacerde suniñez una
expe-
riencia
grata.
Desde
muy joven
entró en
contacto con misioneros cristianos
y
abrazó
su fe, lo
que
le llevó a estudiar
teología y
a
ser ordenado. Sin
embargo,
en
lugar
de se-
guir
el camino corriente de la
mayoría
de los

182
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
pastores
del
país, Kagawa
se dedicó a traba-
jar
entre las
personas
necesitadas. Se insta-
ló en uno de los barrios
bajos, y
allí hizo to-
do lo
posible por
llevar el
mensaje
cristiano
y
cierto bienestar social a las
personas
con
quienes
vivía. Por
hospedar
en su casa a un
enfermo de tracoma
contrajo
esa enferme-
dad,
que
más tarde le costó la vista. Ade-
más, su
trabajo
fue más allá de los límites
del barrio en
que
vivía,
y
se dedicó a
orga-
nizar
cooperativas
de consumo
y
sindicatos
obreros, lo
que
le hizo
perder
la
simpatía
de
las autoridades
y
hasta su
propia
libertad.
Por otra
parte,
su
profunda
conciencia social
no le
impidió
sentirse
responsable por
la
continua
evangelización
en el
Japón. Kaga-
wa fue uno de los
principales dirigentes
del
llamado «movimiento del Reino de Dios»,
cuyo propósito
era la
evangelización
del Ja-
pón
unida a la
aplicación
de los
principios
cristianos a la vida social. En el año 1938,
en
vísperas
de la entrada de su
país
en la Se-
gunda
Guerra Mundial,
emprendió
una
campaña
nacional de
evangelización que

duró dos años
y
en el curso de la cual nume-
rosas
personas
abrazaron el cristianismo.
Por sus libros,
por
su obra social,
por
su ce-
lo en el testimonio cristiano
y
sobre todo
por
su amor
para
su
prójimo, Kagawa
ha
llegado
a ser tenido
por
uno de los
principa-
les
exponentes
en el
siglo
XXde lo
que
el
Evangelio
es
capaz
de hacer en una
persona.
Desde los comienzos mismos del
trabajo
misionero en el
Japón,
hubo cristianos
japo-
neses
que
insistieron en la necesidad de un
testimonio unido,
por
lo menos entre los
protestantes.
En el año 1911 un
grupo
de
ja-
poneses
se
organizó
con el
propósito
de tra-
bajar
en
pro
de la unión de las
iglesias
cris-
tianas. En el 1923 se
organizó
el
Consejo
Nacional Cristiano del
Japón, que
al
princi-
pio
sólo incluía a los
protestantes, pero
del
que
los católicos romanos entraron a formar
parte
en el año 1943. La
presión guberna-
mental hizo
que
durante la
Segunda
Guerra
Mundial todas las
iglesias
cristianas se unie-
sen en una, formando la
Nipon
Kirisuto
Kyôdan
o la
Iglesia
Unida de Cristo en Ja-

183

~ láá
Una
iglesia <yodan
en
Japón,

F i f

Las mi si ones en el
Lejano Ori ente
y
el Sur del Pacíf i co

pón, organi zada
en
juni o
del 1941.
Al gunas
denomi naci ones se
apartaron
de esta
i gl esi a
uni da unavez
que termi nó el conf l i cto bél i -
co,
pero
a
pesar
de el l o esta
i gl esi a si gue
si endo el
cuerpo protestante
más
grande
en
el
Japón.
Debemos cui darnos, si n
embargo,
de
pensar que
l a uni ón de l as
i gl esi as
en el
Japón
es sól o consecuenci a de l a
presi ón
gubernamental , ya que aparte
de esa
presi ón
había numerosos
di ri gentes
cri sti anos
japo-
neses
que
desde mucho antes estaban traba-
jando
en
pro
de unauni ón
semejante.
La
i gl esi a japonesa,
tras
surgi r
del movi -
mi ento mi si onero, vi no a ser el l a mi sma
punto
de
parti da para
una extensi ón mi si o-
nera. A
parti r
del año 1931 se f undaron di -
versas soci edades
cuyo propósi to
era sobre
todo l a
evangel i zaci ón
de l as i sl as del Pací-
f i co
y
de l a Chi na
y
Manchuri a.Además, l as
i gl esi as japonesas
comenzaron
trabajo
mi -
si onero en l as comuni dades
ni ponas
de l as
F i l i pi nas,
el Brasi l
y
el Perú.Tenemos
aquí
otro
ejempl o
del f enómeno
que
hemos vi s-
to
repeti damente
en l a hi stori a del movi -
mi ento cri sti ano, en el
que
un
país que pocas
décadas antes
apenas
conocía l a exi stenci a
del cri sti ani smo, ahora
contri buye
a su ex-
pansi ón
en otras
regi ones
del
gl obo.
Por úl ti mo, en el
si gl o
XX
y pri nci pi os
de
nuestro
si gl o
el
trabajo
mi si onero
pentecos-
tal comenzó en el
Japón.
Muchos erudi tos
af i rman l o di f íci l
que
es rel atar el
trabajo
mi si onero
pentecostal
debi do al carácter no
i nsti tuci onal de l a obra mi si onera
pentecos-
tal . Reci entemente, l a
Igl esi a
Asambl ea de
Di os en
Japón publ i có
una hi stori a de l os
pri meros
50 años de
trabajo
mi si onero.Es-
te recurso señal a
que
l as raíces
pentecosta-
l es en el
Japón
se remontan al 1913.
La hi stori a de mi si ones
pentecostal es
en Ja-
pón
se caracteri za
por
un
trabajo mi si onero
vol untari o
y por
una
prof unda
convi cci ón
y
vocaci ón mi si oneras. Movi mi entos e
i gl e-
si as tal es como el Movi mi ento
Apostól i co,
l a
Igl esi a
Asambl ea de Di os
y,
desde Euro-

pa,
l a Uni ón Mi si onera Pentecostal , ti enen
presenci a
en
Japón temprano
en el
si gl o
XX.
Nombres tal es como M.L.
Ryan,
C.F . Juer-
gensuen,
Estel l a Bernauer, Tani moto Yos-
hi o -un
japonés que
se convi erte en mi si o-
nero en su
país
natal -
y
Wi l l i am
y Mary
Tayl or
resuenan en esta hi stori a
que
se re-
construye
con mucha di f i cul tad.
Los
pentecostal es, junto
a l os nuevos
grupos
cari smáti cos, ti enen ci erto creci mi ento en
Japón.
En rel aci ón a l os
grupos
cari smáti cos
e
i ndependi entes, parece que
l a rel aci ón en-
tre l a
gl obal i zaci ón y
el desarrol l o sof i sti ca-
do del
capi tal i smo
en
Japón, junto
a
al gunos
de estos movi mi entos
que promueven
una
rel i gi osi dad
cri sti ana de
prosperi dad,
tocan
de cerca al
japonés,
creando un creci mi ento
l ento
pero
establ e en estos
grupos.

2. El cri sti ani smo en l a Penínsul a de Corea
Durante l os
si gl os
XIX
y
XXel cri sti ani smo
se enf rentó en Corea adi f i cul tades mucho ma-
yores que
l as
que
tuvo
que
vencer en el
Japón.
Durante casi todo el
si gl o
XIXel
gobi erno
de
Corea tuvo
prohi bi da
l a entrada de
extranje-
ros,
muy especi al mente
de occi dental es, en l a
Penínsul a.En el año 1876 el
Japón
f orzó a Co-
rea a f i rmar un tratado comerci al . A
parti r
de
esa f echa se f i rmaron tratados comerci al es con
l os Estados Uni dos
y
con l as
pri nci pal es poten-
ci as
europeas, y
éstos abri eron cami no a l a
pe-
netraci ón de l a
penínsul a por parte
de mi si one-
ros cri sti anos.
Aun antes de
que
el
gobi erno
coreano
per-
mi ti ese l a entrada de mi si oneros
extranjeros, ya
exi stía al l í una comuni dad cri sti ana. A f i nes
del
si gl o
XVIII hubo vari os coreanos
que
me-
di ante l a l ectura de l i bros cri sti anos escri tos en
chi no
l l egaron
a l a convi cci ón de
que
debían
abrazar esa f e.
Aunque
con
grandes
di f i cul ta-
des,
al gunos
de el l os
l ograron
establ ecer con-
tacto con el
obi spo
catól i co de Pekín,
qui en
l es
di o
al gunas
i nstrucci ones. Durante un
ti empo
se
organi zaron
como
i gl esi a,
con un
obi spo
propi o y
vari os sacerdotes,
pero
cuando el obi s-

184
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
po
de Pekín les informó
que
no
podían
hacer t al
cosa sin un obispo
debidament e
consagrado,
limit aron sus act ividades a las
que
la
Iglesia
Cat ólica consideraba
legít imas porpart e
de los
crist ianos laicos. Tant o la
Iglesia
Cat ólica des-
de fuera como los crist ianos
que
exist ían den-
t ro de la Península t rat aron
repet idament e
de
lograr que
hubiese misioneros cat ólicos en Co-
rea. Algunos lograron penet rar
la
península,
pero
casi t odos fueron descubiert os
y ejecut a-
dos. Durant e t oda la
primera
mit ad del
siglo
XIXlos misioneros cat ólicos en Corea, así co-
mo los
propios
coreanos, escribieron con
heroísmo
y
con su
propia sangre
una de las
pá-
ginas
más not ables en la hist oria de la
iglesia
crist iana. En ocasiones había breves
períodos
de relat iva t olerancia,
pero
eran
seguidos
de
violent as
persecuciones
en las
que
moría
gran
número de crist ianos. En los dos años
que
van
del 1866 al 1868 murieron como márt ires dos
mil crist ianos.
En la
penúlt ima
década del
siglo
XIXCorea
comenzó aabrir sus
puert as
a las
pot encias
oc-
cident ales,
y
la Iglesia
Cat ólica creció
rápida-
ment e. Llegaron
nuevos
cont ingent es
de mi-
sioneros, sobre t odo de Francia. Cuandolos
ja-
poneses
se anexaron a Corea en el año 1910,
ya
los cat ólicos romanos en la Península eran más
de 77.000. Puest o que
en el
Japón
la
Iglesia
Ca-
t ólica
seguía
la
polít ica
de
permit ir
a sus miem-
bros
part icipar
en las ceremonias
que
se cele-
braban en los sant uarios del sint oísmo,
expli-
cando
que
no se t rat aba de ceremonias
religio-
sas, sino sólo de gest os
de afirmación
y
dedica-
ción
pat riót ica,
en Corea se
siguió
la misma
polít ica, y
est o evit ó que
el
régimen japonés
t rat ara a los cat ólicos romanos con la misma
dureza con
que
t rat aba alos
prot est ant es.
También la
Iglesia
Ort odoxa Rusa comenzó
t rabajo
misionero en Corea a fines del
siglo
XIX
y principios
del XX,
aunque
est e
t rabajo
parece
haber sido más bien un int ent o de abrir
el camino a la dominación rusa. Como es de
suponerse,
t ras la
guerra i-usojaponesa
de los
años 1904 y 1905, las aut oridades
japonesas

vieron est a misión en Corea comouna
agencia
del gobierno
ruso. En el año 1910 el
Japón
se
anexó oficialment e la Península de Corea,
y
la
misión ort odoxa rusa comenzó a
pasar por
se-
rias dificult ades . Est as se hicieron aun
mayores
cuando en 1917 la Revolución Rusa hizo
que
se suspendieran
los subsidios
que
ant es habían
apoyado
la misión en Corea. Además, el
go-
bierno comunist a hizo cerrar las
iglesias que
se
habían est ablecido ent re los coreanos
que
ha-
bían emigrado
hacia t errit orio ruso.
Las misiones
que
más éxit ot uvieron en Co-
rea fueron las
prot est ant es, y especialment e
las
de los presbit erianos y
las de los met odist as .
Est as dos denominaciones
llegaron
en el año
1884. Tant o los
primeros
misioneros
presbit e-
rianos como los met odist as
procedían
de las
iglesias
del nort e de los Est ados Unidos
y pres-
t aron especial
int erés al
t rabajo
médico. Tant o
fue así que
el
primer
misionero
presbit eriano
fue hecho médico de la cort e de Corea
y
direc-
t or del
primer hospit al
del
gobierno
coreano.
Ot ro not able misionero
presbit eriano
en Corea
fue Underwood,
cuyo
hermano se int eresó en
el crist ianismo de la
península
a t ravés de él
y
cont ribuyó
a la obra misionera buena
part e
de
la fort una
que
comenzaba aamasar mediant e la
fabricación y
vent a de
máquinas
de escribir.
Tras los
primeros presbit erianos procedent es
del nort e de los Est ados Unidos,
siguieron
ot ros miembros de la misma t radición, no sólo
del sur de los Est ados Unidos, sino t ambién
del Canadá y
de Aust ralia.
Algo semejant e
su-
cedió con la
Iglesia
Met odist a,
que pront o
se
vioacompañada por
su hermana
iglesia
del sur
de los Est ados Unidos.
No obst ant e,
algunos
hist oriadores coreanos
afirman que
el crist ianismo
llega
aCorea con la
conversión del
primer prot est ant e
coreano, Yi
Ungchan, quien
fue baut izado
por
el misione-
ro John Maclnt yre,
en 1876. Es ent onces
que
comienza la t raducción de la Biblia al coreano,
siendo Lee
Su-jong,
un coreano refugiado
en el
Japón, quien cont ribuye
de manera significat i-
va a la t raducción del Evangelio
de Marcos.

185
Las misiones en el
Lejano Oriente
y
el Sur del Pacífico
0

Por el l o, l os
primeros
misioneros ordenados
que l l egan
aCorea vía
Japón
tienen
ya
el Evan-
gel io
de Marcos en coreano.
En el 1893 l os misioneros
adoptan
l os
que
se conoce como el «método Nevius», del fisió-
l ogo
John L. Nevius, el cual
promueve,
entre
otros, l os
siguientes principios: (1) concentrar
l os esfuerzos
evangel izadores
entre l a cl ase tra-
bajadora; (2) l a conversión de l as
mujeres y
l a
educación
y
formación de niñas
y
señoritas es
de vital
importancia; (3)
el sostenimiento de
escuel as
primarias
en l as áreas rural es;
(4) l a
traducción de l a Bibl ia
y
l iteratura cristiana al
idioma del
l ugar; y (5)
el
rápido desarrol l o de
l íderes nacional es
y
del autosostén económico
de l as
igl esias.
A
principios
del
sigl o
XX, l as diversas ra-
mas
presbiterianas
se unieron en una
Igl esia
Presbiteriana de Corea,
y
l o
propio
hicieron al -
go
más tarde l as diversas ramas metodistas.
Como sucedió en casi todos l os demás cam-
pos
misioneros, tras l as
primeras
tres denomi-
naciones vinieron otras en
gran
número, aun-
que
l a
mul tipl icidad
de
agencias misioneras se
vio l imitada debido al a dominación
japonesa.
Por otra
parte,
l a dominación
japonesa trajo
al
protestantismo
dificul tades
mayores que
al
catol icismo. Muchos de l os
protestantes
se ne-
gaban
a
participar
de l as ceremonias
que
se ce-
l ebraban en l os santuarios del sintoísmo, afir-
mando
que
se trataba de ritos
rel igiosos y
no de
simpl es
actos de afirmación
patriótica.
Ya
que
el
gobierno nipón
veía en estas ceremonias el
fundamento de su
expansión imperial ista, era
de
esperarse que
l as
igl esias protestantes su-
frieran l as consecuencias. Además, el senti-
miento de aversión hacia l a dominación
japo-
nesa se hacía más notabl e entre l os coreanos
protestantes que
entre l os catól icos. Por úl timo,
l a inmensa
mayoría
de l os misioneros
protes-
tantes
procedía
de l os Estados Unidos
y
Gran
Bretaña,
países
con l os
que Japón pronto
estu-
vo en
guerra.
Puesto
que
esto no sucedía con
l os catól icos romanos, l as
igl esias protestantes
sufrieron más
que
l as catól icas durante el
pe-

ríodo
que
cul minó con l a derrota del
Japón
en
l a
Segunda
Guerra Mundial . Era cl aro
que
el
protestantismo
coreano desarrol l aba un
espíri-
tu revol ucionario ante l a
ocupación japonesa y,
posteriormente,
una afinidad con el
protestan-
tismo estadounidense.
Como l a
expansión protestante
había sido
mucho más
ampl ia
en el norte de Corea
que
en
el sur, el establ ecimiento del
régimen
comunis-
ta en el norte de l a Penínsul a afectó
grande-
mente al
protestantismo
el
país.
Es necesario
recordar
que
tras l a
Segunda
Guerra Mundial
Corea se vio sacudida
por
otra
guerra prol onga-
da
que
también hizo sufrir, no sól o a l as
igl e-
sias, sino a toda l a
región.
Muchos de l os co-
reanos del norte
que
durante el confl icto busca-
ron
refugio
en el sur eran cristianos.
Entre el 1960
y
el
presente
l a obra misione-
ra en Corea tiene ciertos distintivos
que
mere-
cen nuestra atención. Entre l a obra misionera
metodista se destaca l a Misión Industrial Urba-
na
cuyo propósito,
durante l a dictadura corea-
na, era
apoyar
a l os
trabajadores
en busca de
sus derechos
y protegerl es
de l a
expl otación
por parte
del
gobierno.
Para este entonces, el
Consejo
Nacional de
Igl esias
Coreanas tam-
bién había redactado un documento a favor de
l os derechos humanos
y
l a
emancipación pol í-
tica
que
nos recuerda l a resistencia de l os cris-
tianos coreanos a l a dominación
japonesa.
Es
decir, l a l abor tanto de l os misioneros
extranje-
ros como de l os coreanos
refl eja
un
espíritu
de
dedicación, nacional ismo, e identidad cul tural
que
no es
típico
en muchos movimientos cris-
tianos en l a
región.
Muchas de l as
prácticas
misional es van formando l o
que
en l os años
1970
y
1980se l l amará l a
teol ogía Minjung,
o
l a
teol ogía
de l os
que
sufren
y
buscan l ibera-
ción.
Final mente, durante l as úl timas décadas del
sigl o
XXha habido un
despertar carismático y
contempl ativo
en l as
igl esias
coreanas. La in-
fl uencia de l os
grupos
misioneros
pentecosta-
l es
y
carismáticos ha sido de
gran infl uencia en
el carácter del cristianismo coreano en su
espí-

186
HISTORIAGENERALDELAS MISIONES
r i t u mi si oner o. En los
pr óxi mos capít u los
har e-
mos r efer enci a al
t r abajo
mi si oner o desde Co-
r ea, r econoci endo
qu e
est a
penínsu la, ypar t i cu -
lar ment e Cor ea del Su r , se ha t r ansfor mado en
las últ i mas décadas, de modo
qu e ya
no es «t e-
r r i t or i o mi si oner o», si no
«i glesi a
mi si oner a».

G.El cr i st i ani smo en Chi na
El cu r so del cr i st i ani smo en Chi na es u no de
los
capít u los
más
t r ági cos ycomplejos
en t oda
la hi st or i a mi si oner a cr i st i ana. Los
pr i mer os
en
llevar el nombr e de Jesu cr i st o a la
gr an
naci ón
or i ent al fu er on los nest or i anos,
cu yos vest i gi os
desapar ecen
de la hi st or i a en el
si glo
noveno.
Más t ar de, en el
apogeo
de la Edad Medi a, los
fr anci scanos r ei nt r odu jer on
la fe cr i st i ana en
la Chi na;
per o desapar eci ó
de nu evo, víct i ma
de las ci r cu nst anci as polít i cas y
de la enor me
di st anci a
qu e
la
separ aba
de su cent r o
geogr á-
fi co en
Eu r opa.
A
pr i nci pi os
de la Edad Moder -
na, fu er on Mat t eo Ri cci
y
su s
acompañant es
qu i enes logr ar on
sembr ar fi r mement e la semi -
lla cr i st i ana en la Chi na,
per o
au n su
empr esa
t ar dó
si glos
en dar fr u t os. La hi st or i a del cr i s-
t i ani smo en Chi na du r ant e el
si glo
XIXes se-
mejant e
a su hi st or i a en el
vi ejo Imper i o
Roma-
no, cu ando los
pr eju i ci os popu lar es y
la act i t u d
del
gobi er no,
i ndi fer ent e cu ando no host i l,
pr o-
du jer on r epet i das per secu ci ones
locales. Ave-
ces ést as alcanzar on i nmensas
pr opor ci ones, y
los már t i r es cr i st i anos se cont ar on
por
decenas
de mi llar es. En el
si glo
XX, el cu r so del cr i st i a-
ni smo en la Chi na se vi o
i nt er r u mpi do por
las
dos
gu er r as
mu ndi ales,
y
sobr e t odo
por
la se-
gu nda
cu ando el
Japón
i nvadi ó bu ena
par t e
del
t er r i t or i o del
país.
Como consecu enci a de esa
i nvasi ón
japonesa,
no bi en había t er mi nado la
gu er r a
mu ndi al cu ando el comu ni smo chi no
t omó cont r ol del
país,
est ableci endo u n
r égi -
men
qu e
se car act er i zó
por
su
ant i pat ía
haci a el
cr i st i ani smo. Aún en el
si glo
XXIcu ando ese
gobi er no
comu ni st a en or den
polít i co per o
ne-
ocapi t ali st a
en el desar r ollo económi co t i ende
a ser
ambi gu o
e i nconsi st ent e en r elaci ón a la fe
cr i st i ana.

La
polít i ca
de Chi na du r ant e bu ena par t e
del
si glo
XIXfu e mant ener su s
pu er t as
cer r adas a
t odo
i nflu jo ext r anjer o.
Ya hemos vi st o
qu e és-
t a fu e t ambi én la
polít i ca
de ot r as naci ones en
la
per i fer i a
del
gr an Imper i o
Chi no,
y
no cabe
du da de
qu e
esas ot r as naci ones t omaban como
pu nt o
de
par t i da
el
ejemplo
chi no. El si st ema
de vi da chi no er a de u na u ni dad
y
coher enci a
t al
qu e cu alqu i er i nger enci a ext r anjer a,
o cu al-
qu i er
i dea occi dent al,
podr ía par ecer
u na ame-
naza al si st ema est ableci do. El
Imper i o
Chi no,
qu e
exi st ía desde
t i empos
ant er i or es a Jesu cr i s-
t o, veía en t odo cu ant o
pr ovenía
del Occi dent e
u na i nnovaci ón
qu e
no le er a necesar i a
y

qu i -

per ju di ci al.
Fr ent e a est a act i t u d, las naci ones
eu r opeas,
así como el
Japón,
veían en la Chi na ampli as
opor t u ni dades
comer ci ales. Est o llevó a u na se-
r i e de
gu er r as
ent r e la Chi na
y
di ver sas
pot enci as
ext r anjer as, qu e conclu yer on
en t r at ados me-
di ant e los cu ales se per mi t ía
el est ableci mi ent o
de comer ci ant es
y
mi si oner os
ext r anjer os
en al-
gu nos pu er t os específi cos
en la cost a chi na. La
pr i mer a
de est as gu er r as
fu e la
qu e
sost u vi er on
poco
ant es de medi ados de
si glo Inglat er r a y
Chi na,
y qu e
se conoce como la Gu er r a del
Opi o.
Su r esu lt ado fu e u n t r at ado con la Gr an
Br et aña, al
qu e si gu i er on
ot r os con los Est ados
Uni dos, Fr anci a
y
ot r as
pot enci as ext r anjer as.
Tr as u na nu eva
gu er r a
ent r e
Inglat er r a y
Fr anci a
por
u na
par t e y
Chi na
por
la ot r a, est a últ i ma se
vi o obli gada
a fi r mar t r at ados
(1858 y1860)
en
los
qu e
se
per mi t ía
a los
ext r anjer os vi ajar por
el
i nt er i or del país y
además se t oler aba el cr i st i a-
ni smo. Fu e a base de est os t r at ados
qu e
el cr i s-
t i ani smo se ext endi ó en la Chi na du r ant e la se-
gu nda
mi t ad del si glo
XIX.
Afi nes del si glo
XIX, la
gu er r a
ent r e Chi na
yJapón,
en la
qu e
ést e últ i mo u t i li zó los r ecu r -
sos de la t écni ca occi dent al
par a logr ar
la vi c-
t or i a, convenci ó a las pot enci as eu r opeas
de la
posi bi li dad
de conqu i st ar
la Chi na
yr epar t i r se
los
despojos.
Est o t r ajo
u n
per íodo
de cr eci en-
t e
i nger enci a ext r anjer a
en la Chi na,
qu e
cu lmi -
nó con la r ebeli ón de los «boxer s» en el últ i mo

187
Las misiones en el
Lejano
Oriente
y
el Sur del Pacífico

año del
siglo.
Esta rebelión se extendió
por
buena
parte
del norte de China,
y aunque
su
propósito
era
expulsar
alos
extranjeros
del
pa-
ís, su consecuencia directa fue
que
las
poten-
cias
extranjeras, cuyos ejércitos
la
aplastaron,
aumentaran su influencia en la China.
El resultado de todo esto fue un creciente
sentimiento entre los chinos de
que
la
vieja
cul-
tura, asícomo la estructura
política que
iba uni-
da a ella, carecía de dinamismo
para
enfrentar-
se a las situaciones modernas. A
principios
del
siglo
XXcomenzó a crecer el sentimiento re-
publicano, que
llevó en el año 1911 al estable-
cimiento de la
República
de la China. Sin em-
bargo,
esta
república
no
logró
la estabilidad
política
del
país, que
se encontraba dividido en
diversos territorios
cuyos gobiernos abogaban
por
soluciones distintas
y contradictorias. Por
último,
y
tras
largas
batallas
ypenosos esfuer-
zos, el
Kuomintang,
de
Chiang-Kai-Shek, lo-
gró
establecer su autoridad en la casi totalidad
del territorio nacional. El
principal foco de re-
sistencia entonces,
y
el
que resultaría ser el
destructor del
régimen nacionalista, era el
go-
bierno comunista de Chensi. Pero el
partido de
Chiang-Kai-Shek parecía
en
aquel entonces
cristalizar las
aspiraciones
de la inmensa
mayo-
ría del
pueblo
chino,
y
el
régimen
comunista no
parecía por
tanto ser verdaderamente temible.
Fuela invasión de los
japoneses, primero
en
Manchuria en el año 1931,
yluego
en la
propia
China en el año 1937, lo
que destruyó
la
posi-
ción
política
de
Chiang-Kai-Shek.
Su
gobierno
se vio
obligado
a
replegarse
hacia el occidente
ante la invasión
nipona, y
a
pesar
de su valien-
te resistencia, la
impresión
del
pueblo
chino
y
de buena
parte
del mundofue
que
el Kuomin-
tang
había mostrado ser
incapaz
de
gobernar.
Al
mismo
tiempo,
el otro foco de resistencia alos
japoneses,
el
gobierno
comunista de Chensi,
compartió
con el
gobierno
de
Chiang-Kai-Shek
la
gloria
de la resistencia,
pero
no se vio
culpa-
do
por
la invasión. Además, la
corrupción
admi-
nistrativa minaba el
gobierno
nacionalista,
y
le
impedía
reconstruir el
país,
asolado
por
la
gue-

rra. El resultado de todo esto fue
que,
con el
apoyo
de Rusia
y
en mediode la vacilación de
los aliados occidentales
que
no sabían si debí-
an
apoyar
o no a
Chiang
Kai-Shek, los comu-
nistas se adueñaronde todo el
antiguo imperio
chino
excepto
Formosa. Como era de
esperarse,
esto comenzó un nuevo
período
en la historia
del cristianismo en la China.

1. Las misiones católicas romanas
Durante el
período que
estarnos estudian-
do, las misiones católicas romanas guardanre-
lación de continuidad con las
que
hemos estu-
diadoanteriormente. La
antigua
misión
jesuita
-continuada
luego por
los lazaristas-
y
la
obra de los
portugueses
enMacao habían teni-
dopor resultado el inicio deuna comunidad ca-
tólica
que
a
principios
del
siglo
XIXcontaba
con varios millares de miembros.
Aunque
en
China, como en la India, Ceilán
y
otras
regio-
nes del Oriente, los
portugueses pretendieron
hacer valer su derecho de
padroado
aun cuan-
do habían
perdido
su
poderío político,
en la
China la
disputa que surgió
de esto no fue tan
seria como la
que
tuvo
lugar
enotras
regiones.
Quizá esto se deba a
que Portugal
nunca tuvo
un dominio efectivo sobre la China, ni
tampo-
co misiones dentro de ella.
Durante toda la
segunda
mitad del
siglo
XIX
Francia se
erigió
en
protectora
de las misiones
católicas en China. Esta
protección
sirvió a los
misioneros católicos romanos
para lograr gran
número de conversos, sobretodo
por
cuanto la
protección
francesa en cierto modo se extendía
a los cristianos chinos. Esto sucedía
especial-
mente con
respecto
a los tribunales, en los
que
era fácil hacer de un caso civil un caso de
per-
secución
religiosa
e invocar el
apoyo
delas au-
toridades francesas. Tal situación
legal
hizo
que
muchos se
quisieran
bautizar
por
las
ventajas
que
esto
implicaba, e hizo también
que
se des-
pertara una
profunda
animadversión hacia los
cristianos en ciertos círculos de la China.
Junto a los franceses, laborabanen la China
misioneros dé Italia, Alemania,
España y
otros

188
HISTORIA GENERALDELAS MISIONES
países
de
Europa, además de -durante el
siglo
XX-norteamericanos ycanadienses. La ma-
yor parte
de estos misioneros
pertenecía
a órde-
nes
religiosas
tales como los
jesuitas, lazaris-
tas, franciscanos
y
dominicos. Pero muchos
eran seculares
que llegaban
a la China
bajo
los
auspicios
de la Société des Missions Etrangè-
res de Paris,
que
estaba a
cargo
de
amplios
te-
rritorios en la China
y
además del Tibet
y
Man-
churia.
Los métodos misioneros de los católicos en
la China fueron a veces cuestionables,
yya
he-
mos visto cómo eran muchos los conversos que
se acercaban al catolicismo buscando sólo ven-
tajas legales. Además de esto, en
algunas
mi-
siones se acostumbraba pagar
a las
personas
que asistían a las lecciones catequéticas, yen
ocasiónse hacían préstamos
a
personas necesi-
tadas a condición de
que
diesen a los misione-
ros la oportunidad
de enseñarles la
religión
cristiana.
Hubo, sin
embargo,
otros métodos menos
dudosos. Así,
por ejemplo,
las misiones católi-
cas se
distinguieron por
la fundación de
gran
número de
hogares para
huérfanos en un
país
en el
que
la muerte de
gran
número de niños
desamparados
era ocurrencia frecuente. Ade-
más de esto los misioneros establecieron es-
cuelas,
dispensarios y
centros
para
la rehabili-
tación de los adictos al uso del
opio.
En térmi-
nos generales,
la vida de los misioneros en la
China estuvo llena de sacrificios
y
de ardua la-
bor, sobre todo
viajando
de un
lugar
a otro. A
menudo los misioneros hacían todo lo
posible
por que los cristianos se estableciesen en co-
munidades o aldeas
separadas
en las
que
les
fuera más fácil vivir según
los
principios cató-
licos. Casi
siempre
trataban de buscar la con-
versión de familias o de
grupos
más bien
que
de individuos, pues la experiencia
les decía que
era mucho más difícil para
unindividuo aisla-
do enfrentarse a los obstáculos
que
la sociedad
colocaba frente a los conversos
que para
una
familia otoda una comunidad. Durante el
siglo
XXhubo misioneros que
se dedicaron a la re-

construcción rural,
y
sobre todo en
Mongolia
hicieron mucho
por
resolver los
problemas que
planteaban los
largos períodos
de
sequía.
Enel
campo
de la educación la
Iglesia
Ca-
tólica no hizo tanto como los
protestantes.
Su
interés estuvo
principalmente
en la
preparación
de católicos chinos
que pudieran dirigir
la
Igle-
sia en el futuro, yno tanto en influir en la tota-
lidad de la futura clase
gobernante
de la China.
Por esta razón buena
parte
del sistema educa-
tivo de las misiones católicas iba
dirigido
hacia
el sacerdocio, o
por
lo menos hacia el
cargo
de
catequista
o de hermano laico. De esta manera
la Iglesia Católica Romana en la China
llegó
a
tener gran número de sacerdotes del
país, pero
pocos laicos en
posiciones
de
importancia
den-
tro de la comunidad. A
principios
del
siglo
XX,
con la fundación de tres
importantes
universi-
dades, la Iglesia Católica Romana
pareció
co-
menzar a prestar mas interés a la educación
ge-
neral del
país.
A
pesar
del interés de los misioneros en el
adiestramiento de un clero nacional, durante
todo el
siglo
XIXni un solo chino fue consa-
grado obispo.
Esto es tanto mas notable
por
cuanto dos
siglos
antes un chino había ocupa-
do el
episcopado.
Lo
que sucedía era que se re-
flejaba
en la
Iglesia Católica la actitud de toda
la
Europa
del
siglo
XIX,
que
tendía a ver los
países
en
que
se establecían colonias ymisio-
nes como
poblados por
seres inferiores e inca-
paces
de llevar las mismas
responsabilidades
que
los
europeos .
No fue hasta el año 1926, en
la catedral de San Pedro, en Roma,
que
fueron
consagrados
los
primeros seis obispos chinos .
La Iglesia Católica en China continuó cre-
ciendo durante todo el siglo XIXyla
primera
mitad del XX. Sin embargo, la situación
bajo
el
gobierno
comunista
complicó
la vida de la
igle-
sia. Porun lado, hubo obispos ysacerdotes que
apoyaron
el
régimen comunista, incluso des-
pués
de
grandes persecuciones
durante la «Re-
volución Cultural» de Mao Tse Dung.
Ya
para
la década del 1970 la
Iglesia Católica estaba di-
vidida-tal como la
protestante.
De una
parte

189
Las misiones en el
Lejano
Oriente
y
el Sur del Pacífico

estaba l a
Igl esia
oficial -el catol icismo iden-
tificado
y
tol erado
por
el
gobierno
comunista
como una
rel igión.
Frente a el l a estaban l as
igl esias
«subterráneas» o «subversivas», no re-
conocidas
por
el
gobierno
comunista. Roma
tuvo
que ejercer
una
dipl omacia
cuidadosa
pa-
ra
equil ibrar
su discurso
y
actitudes en rel a-
ción a estas dos
igl esias,
cuando l as dos se de-
cl araban catól icas.
Enmedio de
grandes
debates
y compl ejida-
des
pol íticas,
l as
igl esias
catól icas romanas en
l a China l l evaron
y
continúan l l evando a cabo
un ministerio misional hermoso
protegiendo y
nutriendo al l aicado
y
nunca descansando fren-
te a l a l ucha
por
crear un
espacio
-con o sin
apoyo gubernamental -para que
l a
igl esia
vi-
va su fidel idad. Por otro l ado, l a situación
po-
l ítica a l a cual estas
igl esias
se enfrentaron fo-
mentó l a creación de l íderes chinos
que hoy
dan dirección
y guía pastoral
a mil l ones de ca-
tól icos romanos en l a China.
Final mente, con l os cambios en el
gobierno
de l a China en l a úl tima década del
sigl o
XX
y
el
principio
del XXI, se ha hecho
posibl e
cier-
to intercambio de misioneros. Esto ha
ayudado,
particul armente
a l a
igl esia
catól ica oficial , a
tener
mejores
contactos con l a
Igl esia
Catól ica
Romana en el mundo. En consecuencia, esa
igl esia experimenta
cierta revital ización misio-
nal en l a
l iturgia,
l a
teol ogía,
l a formación mi-
nisterial
y
el
apoyo
económico a
proyectos
de
desarrol l o en l as área rural es.

2 . Las misiones ortodoxas
Desde el
sigl o
XVII había existido en Pekín
una
pequeña
comunidad ortodoxa rusa. Duran-
te todo el
sigl o
XIXesta comunidad
siguió
sien-
do
pequeñísima, pues
no hizo esfuerzo misione-
ro
al guno
hasta
que
en el año 1858 un tratado
entre Rusia
y
China
garantizó
l a tol erancia re-
l igiosa para
l os cristianos. A
partir
de esa fecha
comenzaron
al gunos
débil es esfuerzos misione-
ros,
pero no fue sino hasta
que
l a rebel ión de l os
«boxers» dio muerte a casi l a mitad de l os orto-
doxos rusos en l a China
que
comenzó un verda-

dero intento de al canzar a l os habitantes del
pa-
ís. Entonces l a comunidad ortodoxa comenzó a
crecer,
y
a
principios
de l a Primera Guerra
Mundial contaba con
poco
más de cinco mil
miembros chinos. La Revol ución Rusa en el
año 1917 l a
privó
de su sostén económico,
pe-
ro el
infl ujo
de l os
refugiados
rusos
que
venían
huyendo
del
régimen
comunista l e dio nuevas
fuerzas. Antes del establ ecimiento del
régimen
comunista en l a China l a
Igl esia
Ortodoxa Ru-
sa contaba con un
arzobispo
en Pekín
y
buen
número de
parroquias
en Manchuria, donde se
refugió
l a
mayoría
de l os exil iados rusos. Du-
rante el
régimen
comunista en l a China, l a
pe-
queña igl esia
ortodoxa fue casi destruida
y
el i-
minada. No obstante, en l a década de 1980 l a
igl esia
«La Protección de Nuestra Señora» fue
abierta
para
oración,
y
un
pequeño grupo
de re-
fugiados
rusos
junto
a
al gunos
chinos oraron.
Recientemente, l a visita del Patriarca de l a
Igl e-
sia Ortodoxa
y
l os
pl anes
de remodel ar esta
igl esia
en Harbin son
signos pequeños
de un
renacer de l a
Igl esia Ortodoxa en l a China.

3 . Las misiones
protestantes
El
principal
centro de interés de l as misiones
protes