Está en la página 1de 1

EL HOMBRE PARA SOCRATES, PLATON Y ARISTOTELES

Scrates, busca poner al hombre en claro consigo mismo. Pretende hacerlo solidario y justo con los dems. Su filosofa es un examen constante de uno mismo. Concete a ti mismo es el lema con el cual el pretende ensear que el nico hombre sabio es el que reconoce que nada sabe, y aquel que nada sabe procura aprender. Su mtodo llamado Irona era utilizado por el para hacer que el hombre descubra su ignorancia. El vicio, la culpa y el error proceden de la ignorancia. Scrates busca, en general, al hombre virtuoso. Platn, discpulo de Scrates. Sostiene que existen dos mundos uno inmaterial, donde moran las ideas puras, y, el mundo en que vivimos, que es un mundo concreto sensible, donde todo lo que existe es una copia de lo que existe en el mundo ideal. El hombre al venir a este mundo material tiene dos sustancias una inmaterial ( el alma) y una fsica ( el cuerpo). El alma vive accidentalmente en el cuerpo. Pero es el alma quien gobierna y manda sobre este. Lo real y verdaderamente humano se encontraba en el alma. Para l el alma es la esencia humana y el cuerpo un instrumento a su servicio. Entonces para Platn el ser humano es un alma racional encadenada a un cuerpo material y sensible, que busca salir de l para retornar a un estado original de perfeccin a travs de una continua lucha por el logro de mayores y ms perfectos conocimientos y evitando caer en los apetitos de su ser sensible y material. A diferencia de Platn, para quien la unin entre alma y cuerpo era un simple accidente, y era tambin indeseable Aristteles, crea, que la unin entre estos dos elementos era fundamental Aristteles, igual que Platn, pensaba que el alma posea varias facultaes ( nutricin, apetito, sensibilidad, locomocin y pensamiento) La capacidad de sentir tiene una caracterstica principal. Al percibir un objeto, el sujeto no debe partir a buscar las caractersticas de este. La capacidad intelectiva es exclusiva del hombre, el ser humano es un compuesto natural, en donde la relacin entre el alma y el cuepo esta representada por un lazo fuertsimo e indisoluble de necesidad mutua.