P. 1
Sabiduria de Dios - Principio

Sabiduria de Dios - Principio

|Views: 4.125|Likes:
Publicado porfaridaranazea

More info:

Published by: faridaranazea on Sep 06, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/18/2014

pdf

text

original

SABIDURIA DE DIOS

VERSICULOS A MEMORIZAR.
1. Isaías 11:2 Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová. Proverbios 13:20 El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado.

2.

DEFINICIÓN: La Ley expone los mandamientos y exigencias del Señor. La Profecía juzga el comportamiento
de los hombres a la luz de la voluntad de Dios, y revela el desarrollo de su plan eterno. Por lo que respecta a la sabiduría, ella se esfuerza, mediante la observación, experiencia y reflexión, en llegar a conocer a los hombres y a Dios. La sabiduría es un don de Dios e implica la reverencia hacia el Señor y la obediencia a sus mandamientos. Consiste básicamente en aplicar bien lo que uno sabe a lo que uno hace, a fin de lograr un buen vivir. Deriva en ocasiones de la tradición de los padres y se desarrolla por la enseñanza (especialmente de la Ley de Dios) o por la experiencia. En el A.T. el término es traducción de la voz hebrea “khama”, que tiene varios significados. Significa destreza técnica (Ex.31:3,6; Ez 27:8), aptitud en el arte o sagacidad en los negocios, habilidad en asuntos seculares (Ez 27:8,9), discernimiento para aconsejar (2 S 13:3), prudencia para gobernar (1 R 3:28; 4:29-34), cordura en la vida diaria y decisiones éticas. La sabiduría tiene aspectos morales y espirituales y se presenta como lo opuesto a la maldad y necedad, y se extiende a toda actividad, pues el A.T. no le separa de lo secular, es decir, debe aplicarse a todas las áreas y actividades de nuestras vidas. En el N.T. la palabra sabiduría usualmente es traducción de la voz griega “Sofía” y tiene el mismo significado que en el A.T. Se usa para describir la prudencia práctica en la vida (Lc 2:40,52; Stg 1:5), la habilidad administrativa (Hch 6:3), y la habilidad para enseñar (Col 1:28; 3:16). Definitivamente tanto Antiguo como Nuevo Testamento establecen la sabiduría como un don de Dios necesaria para los líderes de la iglesia y para todos los creyentes (pueblo de Dios). Pablo contrapone la sabiduría del mundo con la sabiduría de Dios en Cristo. Critica la sabiduría del mundo por su orgullo, su prejuicio contra Dios y su oposición a la revelación divina (1 Cr 3:18ss). Los que basan su vida en esta supuesta sabiduría fracasan a nivel espiritual (Ro 1:22; 1 Co 1:19-22) pues la mera especulación no da base firme para la fe. Solo el Espíritu y el poder de Dios pueden dar tal base como lo describe en la siguiente cita bíblica. 1 CORINTIOS 2 2:1 Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 2:2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 2:3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 2:4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 2:5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios. 2:6 Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. 2:7 Más hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria,

2:8 la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria. 2:9 Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. 2:10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. 2:11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. 2:12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, 2:13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. 2:14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 2:15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. 2:16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Más nosotros tenemos la mente de Cristo. La sabiduría de Dios proveyó una salvación gloriosa. Esta, que parece a los hombres locura, es realmente la cumbre de la sabiduría de Dios. Así que Cristo es la sabiduría de Dios y llega a ser la fuente de verdadera sabiduría para el creyente a fin de que entendamos la voluntad de Dios, alcancemos la madurez espiritual y consigamos la dirección práctica para la vida.

1 CORINTIOS 1:18-31 1:18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. 1:19 Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos. 1:20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? 1:21 Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. 1:22 Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; 1:23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; 1:24 mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. 1:25 Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. 1:26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 1:27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 1:28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 1:29 a fin de que nadie se jacte en su presencia. 1:30 Más por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; 1:31 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.

ALGUNOS OBJETIVOS DE LA SABIDURÍA EN EL CREYENTE
De acuerdo a lo anterior, algunos de los objetivos o propósitos de la sabiduría en nuestras vidas son: 1. Entender la voluntad de Dios Colosenses 1:9 Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual 2. Alcanzar madurez espiritual 1 Corintios 2:6 Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez 3. Conseguir dirección práctica para la vida Efesios 5:15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios

SABIDURIA NO ES ACUMULACIÓN DE CONOCIMIENTO
¿No eran acaso los fariseos unos diestros en conocimiento de la ley y tradiciones? El asunto sobre la sabiduría entonces no es la acumulación de conocimiento, sino la aplicación del conocimiento de la Palabra de Dios bajo la guía del Espíritu. ESPIRITU DE DIOS
Conocimiento de la Palabra El espíritu del hombre

El estudio o lectura de la Palabra no debe hacerse con el ánimo de adquirir mayor conocimiento ni tratar de razonar humanamente los planes o designios de Dios, sino con el profundo deseo de alinearnos con los planes y propósitos de Dios y aprender a llevar una vida dichosa y agradable ante nuestro Creador. Usualmente se consideraba hombre sabio a aquel que poseía una combinación de astucia, experiencia, discernimiento moral, conocimientos enciclopédicos, cierta habilidad literaria y capacidad para gobernar o juzgar. El término sabiduría adquiere una connotación especial en la historia de Israel por el desarrollo de un pensamiento que unía todas esas cosas con el Temor de Dios. En tiempos de la monarquía era muy común que los reyes tuviesen consejeros con mucha sabiduría, aunque la aplicación de pesta no fuese siempre la mejor, como en el caso de Ahitofel y el consejo dado a Salomón para acostarse con las concubinas de su padre. 2 SAMUEL 16:20-23 16:20 Entonces dijo Absalón a Ahitofel: Dad vuestro consejo sobre lo que debemos hacer. 16:21 Y Ahitofel dijo a Absalón: Llégate a las concubinas de tu padre, que él dejó para guardar la casa; y todo el pueblo de Israel oirá que te has hecho aborrecible a tu padre, y así se fortalecerán las manos de todos los que están contigo. 16:22 Entonces pusieron para Absalón una tienda sobre el terrado, y se llegó Absalón a las concubinas de su padre, ante los ojos de todo Israel. 16:23 Y el consejo que daba Ahitofel en aquellos días, era como si se consultase la palabra de Dios. Así era todo consejo de Ahitofel, tanto con David como con Absalón.

LITERATURA SAPIENCIAL
Todas esta características de la sabiduría conformaban una forma de pensar, una actitud frente a la vida, que se muestra especialmente en lo que se llama la “literatura sapiencial”. Algunos de sus ejemplos bíblicos los encontramos en Proverbios a manera de dichos y consejos; Eclesiastés como un monologo, y el libro de Job, como profundas anotaciones acerca de la vida. Igualmente existen libros apócrifos considerados sapienciales como “Sabiduría”, “Eclesiástico” y “Tobías”.

EL PELIGRO DE ADQUIRIR SABIDURIA SOLAMENTE CON EL RAZONAMIENTO HUMANO
La Palabra de Dios compara a la sabiduría (que en ocasiones está personificada) con la miel, la cual es dulce y placentera (Pr 24:13,14), pero también advierte que comer mucha miel no es bueno, si se trata de buscar la gloria propia por el aumento del saber (Pr 25:27). Proverbios 24:13,14 Come, hijo mío, de la miel, porque es buena, Y el panal es dulce a tu paladar. Así será a tu alma el conocimiento de la sabiduría; Si la hallares tendrás recompensa, Y al fin tu esperanza no será cortada. Proverbios 25:27 Comer mucha miel no es bueno, Ni el buscar la propia gloria es gloria. Entonces, ¿cómo debemos tomar de la dulzura del conocimiento de la Palabra? La misma Biblia nos responde a esto, tal como lo enseña el siguiente pasaje. Proverbios 25:16 ¿Hallaste miel? Come lo que te basta, No sea que hastiado de ella la vomites. Podemos recordar en este sentido el mandato de Dios de no tomar más maná del que iban a consumir, de igual forma, es recomendable no ocuparnos en adquirir más conocimiento del que podamos procesar. Sobre esto el apóstol Pablo advierte que la mucha “letra” puede producir muerte, cuando es solo vista de esa forma: simple letra que aumenta el saber. Por eso puede verse grandes hombres de Dios que al intentar acumular mucho conocimiento bíblico más allá de sus capacidades de asimilarlo, llegan al punto de muerte espiritual, promoviendo falsas doctrinas y cayendo en toda clase de argumentos humanos y altivez. 2 CORINTIOS 3:6 el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica. Cuando la mucha letra (simple conocimiento sin Espíritu) empieza a dominar al hombre, puede llegar a considerar locura las manifestaciones del poder de Dios. Es así como ministros empiezan a decir y predicar que el hablar en lenguas resulta “bochornoso” o “fanatismo”, la liberación de espíritus inmundos resulta algo innecesario y demasiado “religioso”, las revelaciones, visiones, sueños, profecías son explicados bajo conceptos científicos y netamente humanos. Este es el peligro de adquirir simplemente conocimiento o pretender ser sabios bajo la sabiduría humana. El mismo Salomón, sabio por excelencia parece haber tropezado con la mucha sabiduría y su aplicación empezó en un momento de su vida a alejarse de la dirección del Espíritu y fue guiado solo por su afán de conocimiento. En el libro de Eclesiastés parece hacer referencia a esto. Eclesiastés 7:23-26 7:23 Todas estas cosas probé con sabiduría, diciendo: Seré sabio; pero la sabiduría se alejó de mí. 7:24 Lejos está lo que fue; y lo muy profundo, ¿quién lo hallará? 7:25 Me volví y fijé mi corazón para saber y examinar e inquirir la sabiduría y la razón, y para conocer la maldad de la insensatez y el desvarío del error. 7:26 Y he hallado más amarga que la muerte a la mujer cuyo corazón es lazos y redes, y sus manos ligaduras. El que agrada a Dios escapará de ella; mas el pecador quedará en ella preso. Suele ser común hacerse la pregunta ¿por qué si Salomón era tan sabio empezó a tener problemas con las mujeres, los dioses de éstas y demás conflictos que alguien tan sabio debía prever fácilmente? Parece darnos pistas en el texto anterior (Ec 7:23-26) donde manifiesta su intención de ser cada vez más sabio, como con un

ingrediente de altivez y arrogancia en su deseo, y entonces, alejando su sabiduría de Dios y haciéndola cada vez más humana, empezó a tener problemas, y luego menciona el dolor de permitir que las mujeres le fuesen por atadura. La sabiduría nace del temor de Dios, pero una actitud arrogante y orgullosa está lejos de la verdadera reverencia y respeto al Altísimo; el creer que todo lo sabemos y despreciar los consejos de vida no es muestra de ser temerosos de Dios, por lo tanto, Salomón tropezó pretendiendo ser más “sabio”. 1 CORINTIOS 3:18 Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio. La actitud arrogante, altiva y llena de orgullo lamentablemente se está permeando en el medio ministerial de hoy día y se hace cada vez más fácil encontrar ministros de altar llenos de vanagloria y endiosándose a sí mismos, por lo cual no reciben ni aceptan autoridad y mucho menos consejo o guía de tipo espiritual. No en vano el principio de la caída del hombre nace con la tentación de ser semejantes a Dios, en cuanto a su capacidad de saber del bien y del mal, por lo que la serpiente supo vender la idea a Eva para que comiese del árbol de la ciencia del bien y del mal (Gen 3:5). El exceso de sabiduría, entendida como el deseo de conocer mas y mas sin Espíritu ni guía de Dios puede traer destrucción, y el mismo Salomón lo experimentó. Eclesiastés 7:16 No seas demasiado justo, ni seas sabio con exceso; ¿por qué habrás de destruirte? Proverbios 3:7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; De igual forma el apóstol Santiago (Stg 3:13-18) rechaza todo intento de sabiduría humana explicando que esta es terrenal, animal, diabólica, toda vez que 1) está limitada a la tierra, 2) se caracteriza por un corazón no santificado y un espíritu no redimido que solo desea satisfacer necesidades y apetitos, y 3) es generada por las fuerzas de Satanás. Este tipo de sabiduría sigue diciendo Santiago en el versículo 16 que genera perturbación, por el desorden que resulta de la inestabilidad y el caos de la sabiduría humana, que al fin y al cabo no hace más que contradecirse a sí misma. SANTIAGO 3:13-18 3:13 ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. 3:14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; 3:15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. 3:16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. 3:17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. 3:18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

CARACTERÍSTICAS DE LA SABIDURÍA DE DIOS
De acuerdo al texto de Santiago 3:17, las características de la sabiduría que viene de lo alto son:  Es pura: integridad moral y espiritual  Pacifica: amante de la paz o promotor de la paz  Amable: carácter dulce y razonable de una persona que está dispuesta a someterse a toda clase de prueba y dificultad con una actitud de humildad sin pensamiento de odio o venganza.  Benigna: obediencia a los parámetros de Dios de una persona dispuesta a someterse a la disciplina del Espíritu.  Llena de misericordia: don de mostrar interés y preocupación por los que sufren dolor y penalidades, así como la capacidad para perdonar con rapidez.

 

Sin incertidumbre: una persona que es coherente e invariable, que mantiene sus compromisos y su convicción, y que no hace distinciones injustificadas. Sin hipocresía: persona honesta, transparente, sin máscaras.

¿DONDE SE UBICA LA SABIDURIA?
Al contrario de lo que muchos intelectuales piensan con relación a que la sabiduría y la inteligencia son iguales, la sabiduría de Dios se encuentra en el corazón, por lo tanto no se limita al razonamiento humano, sino que utiliza echa mano también del espíritu del hombre, alimentado por supuesto del Espíritu santo. JOB 38:36 ¿Quién puso la sabiduría en el corazón? Proverbios 2:10 Cuando la sabiduría entrare en tu corazón, Y la ciencia fuere grata a tu alma. Según esta cita bíblica la sabiduría y la ciencia se ubican en espacios diferentes. La sabiduría se aloja en el corazón, mientras que la ciencia busca el alma, pues es ésta la que la recibe y experimenta el placer del saber.

CONSEJOS CUANDO FALTA SABIDURIA
 Quedarse callados. JOB 13:5 Ojalá callarais por completo, Porque esto os fuera sabiduría. Dice un viejo y algo grosero refrán: “mejor es callar y parecer tonto que hablar y no dejar ninguna duda de ello”. Proverbios 17:27-28 El que ahorra sus palabras tiene sabiduría; De espíritu prudente es el hombre entendido. Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido. Pedirla a Dios. Santiago 1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Mantener una actitud humilde. Proverbios 11:2 Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; Mas con los humildes está la sabiduría.
Oirá el sabio, y aumentará el saber, Y el entendido adquirirá consejo, Para entender proverbio y declaración, Palabras de sabios, y sus dichos profundos. El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. Proverbios 1:5-7

 

TALLER No 1
Lee el material anterior e investiga para responder a las siguientes preguntas. 1. ¿Qué es sabiduría y cuáles son sus características? 2. ¿Qué es literatura sapiencial? Da ejemplos de libros bíblicos y apócrifos. 3. Menciona los objetivos de la sabiduría descritos en el texto y piensa en uno más según creas te puede ayudar la sabiduría. 4. ¿Por qué la sabiduría no se puede obtener únicamente acumulando conocimiento? 5. ¿Qué peligros genera el pretender obtener sabiduría bajo el razonamiento humano? 6. Estudia la vida de Salomón. Menciona y describe brevemente los aciertos de su reinado cuando utilizaba la sabiduría recibida por Dios. Menciona y describe los desaciertos en su reinado y vida cuando pretendió utilizar la sabiduría de forma humana. 7. ¿Qué crees que signifique que la sabiduría se encuentra en el corazón y no en la mente o cerebro? Trata de meditar sobre ello y escribe tu pensamiento. 8. Luego de haber estudiado el material de Temor de Dios y conocer que éste es el principio de la sabiduría, escribe con tus propias palabras cómo se relacionan ambos. 9. ¿Qué puede hacer alguien que tenga falta de sabiduría? ¿Qué consejos le darías? ¿Cómo te consideras tu al respecto? Es decir, piensas que tienes mucha sabiduría o debes pedirle a Dios, explica.

TALLER No 2
Proverbios 13:20 El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado. 1) Lee los siguientes pasajes bíblicos y el artículo que le sigue llamado “Escogiendo la compañía correcta de poder” y reflexiona sobre la sabiduría en relación a la escogencia de amistades, las bendiciones de escoger bien y los peligros de seleccionar amistades insensatas o necias, y luego reflexiona en el mismo sentido pero con relación al enamoramiento o atracción hacia personas sin temor de Dios. 2) Lee sobre la vida de Jefté en el libro de Jueces, su conflicto de familia, las amistades que tuvo y describe con tus palabras cómo pudo haber afectado su vida con las amistades. Proverbios 1:10-33 Proverbios 5:1-14 Proverbios 9:7-10; 13-18 Proverbios 14:7,14 Proverbios 18:24 Proverbios 2:11-22 Proverbios 6:23-26 Proverbios 11:19-22 Proverbios 15:5, 10, 12 Proverbios 19:4; 26-27 Proverbios 4:14-27 Proverbios 7 Proverbios 13:1; 18-20 Proverbios 16:27-30 Salmo 1

Escogiendo la Compañía Correcta de Poder
La influencia de amigos santos
Por David Jeremiah

Somos conocidos por la compañía que tenemos. Por eso resulta tan importante escoger la compañía correcta. Sin importar nuestra edad, nuestra personalidad es afectada por nuestros amigos. En la reunión de la Asociación Psicológica Americana en San Francisco en el 2001, los investigadores de la Universidad Pública de Louisiana informaron que el asistir a la iglesia aumenta la autoestima de los niños. Un estudio de 1.261 alumnos del octavo grado encontró que entre más "religiosamente involucrados" se encontraban los jóvenes, era más fuerte la imagen de sí mismos. ¿Por qué? Alguna de las razones era, que se desarrollan en un ambiente más positivo entre ellos. Todos nosotros necesitamos de un ambiente más positivo. Tener a los amigos correctos es como rodearse con docenas de hermosas lámparas deslumbrantes. Los buenos amigos iluminan nuestras vidas y nos permiten "andar en la luz." Pero amigos insalubres son como bombillas de bajo voltaje o inclusive fundidas que nos pueden dejar, tarde o temprano, en la oscuridad. Como dice en Proverbios 13:20: “El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado”. Andar con el Sabio, el arte de escoger a los amigos correctos es una de las habilidades más grandes de la vida. ¿Alguna vez usted ha notado el invaluable papel que las amistades jugaron en la vida de nuestros personajes favoritos de la Biblia? Moisés, a pesar de tener ochenta años de experiencia en vida, sintió que no podría encarar a Faraón sin su amigo y hermano, Aarón, a su lado. Noemí necesitó la amistad de Ruth para reedificar su vida después de la muerte de su marido e hijos. David pudo no haber sobrevivido sus crisis tempranas sin el apoyo de Jonathan. El solitario Elías, siguiendo su travesía en primera de Reyes 19, se dio cuenta de la necesidad que tenía de un amigo, y por esto el Señor le dio a Eliseo. Cuándo Daniel encaró la ejecución de los hombres sabios de Babilonia, reunió a sus tres amigos más cercanos "para que pidiesen misericordias del Dios del cielo" (Daniel 2:18). El melancólico Jeremías habría estado en grandes apuros para completar su ministerio sin la ayuda de su socio, Baruc. En el Nuevo testamento, nosotros encontramos que aunque nuestro Señor Jesús a veces se retiró a lugares solitarios, El también fue inclinado socialmente, demostrando gran capacidad para la confraternidad. El dijo a Sus discípulos: "Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya que no es llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos,

porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer" (Juan 15:13-15). ¿Alguna vez ha echado usted un vistazo dentro de la agenda del apóstol Pablo? Sus escrituras están llenas de amistades. El mandó saludos a sus amigos, recordándolos por nombre, viajando con ellos, orando con y por ellos, los amó, y tomó fuerza de ellos. Cuando él comenzó su traslado de prisión a Roma, el centurión, Julio, "tratando humanamente a Pablo, le permitió que fuese a los amigos, para ser atendido por ellos" (Hechos 27:3). Habiendo llegado a Italia después de un horroroso viaje, encontró a otros amigos en el Foro de Apio. Cuándo él los vio, él "dio gracias a Dios y cobró aliento" (Hechos 28:15). Este es un rasgo común de los líderes. En su libro El Humorístico Sr. Lincoln, W. de Keith Jennison nos cuenta acerca de un tendero llamado Billy Brown de Springfield, Illinois, quien decidió visitar a Abraham Lincoln durante los peores días de la Guerra civil. Cuando Llegó a la Casa Blanca, se le preguntó que si tenía una cita. "No, señor," dijo Billy. "No la tengo, y no es necesaria. Quizá está bien y sea bueno tener las citas, pero considero que los viejos amigos del Sr. Lincoln no las necesitan, así que vaya y dígale que Billy Brown esta aquí, y vea lo que él dice." Unos pocos minutos más tarde, la puerta fue abierta y salió el Sr. Lincoln. "Billy", dijo el, sacudiendo la mano de su amigo, "estoy contento verte. Ven pasa. Te quedarás a cenar con Mary y conmigo." Los dos hombres fueron a la parte trasera de la casa y se sentaron en la escalinata. Como Billy después lo dijo, "hablamos y hablamos. El me preguntó acerca de todos en Springfield. Yo solamente me relaje y le conté de las bodas y los nacimientos y acerca de los funerales y los edificios, y yo supongo que no hubo ni un hilo del que yo hubiese oído en los tres y medio años que él había estado lejos del que no le haya contado. Ríase—usted debería oír como se ríe—le hizo apenas bien al corazón, porque podía ver lo que ellos habían estado haciéndole. Siempre fue un hombre delgado, pero ahora estaba más delgado que nunca, y su cara estaba como jalada y grisácea—era suficiente para hacerle llorar." Más tarde esa noche, Billy se despidió. El Presidente trató de hacerlo permanecer la noche, pero Billly, no dispuesto a quedarse, se rehusó. Cuando ellos se despedían, Lincoln preguntó ¿Billy, a que has venido?" "Vine a verle, Sr. Lincoln." "Pero si no me has pedido nada Billy." "No, Sr. Lincoln, sólo quise verle." Lincoln miró en los ojos de su amigo. "¿Significa entonces que vienes desde Springfield, Illinois, solamente para verme; que no traes las quejas en tus bolsillos ni consejos sobre la manga?" (es un dicho, como traer la torta bajo el brazo o algo así) "Sí, señor. De eso se trata." Las lágrimas corrieron bajo las mejillas de Lincoln. "Estoy nostálgico, Billy, completamente nostálgico, y parece que esta guerra nunca terminará. Más de una noche puedo ver a los chicos que mueren en los campos y puedo oír a sus madres que lloran por ellos en casa, y no puedo ayudar, Billy.… Nunca sabrás cuanto bien me has hecho." Las personas sabias cultivan las amistades, eso "les hará bien." Pero en Proverbios 13:20 también nos advierte sobre andar con necios, "… Mas el que se junta con necios será quebrantado." Cabe remarcar que tanto Salmos como Proverbios empiezan con un énfasis semejante—el peligro de escoger a amigos inapropiados. En el Salmo 1, David advierte acerca de los que "siguen el consejo de malos, o el camino de pecadores, o se unen con los escarnecedores" (Salmos 1:1) Años más tarde, Salomón hijo de David, empezó su libro de Proverbios en la misma nota: ¡Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, no consientas, si dijere: ven con nosotros, aparta tu pie de sus veredas! (Proverbios 1:10-15). Muchos padres de jóvenes adolescentes se preocupan por las amistades que sus hijos están haciendo, la clase de chicos con los que ellos pasan su tiempo. Lo cual está muy bien hecho. "Las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres" (1 Corintios 15:33). Todos los jóvenes deberían considerar las siguientes preguntas: ¿"Cómo reaccionarían mis amigos si viniera a la escuela con una Biblia en la mano? ¿Estoy yendo con ellos a lugares que mis padres no aprobarían? ¿Me molesta la conciencia? ¿Soy más fuerte o más débil después de pasar tiempo con mis amigos?". Pero también es posible que los adultos cultiven amistades necias. ¿Es una amistad platónica en la oficina con un miembro del otro sexo que crece demasiado familiar? ¿Le dice cosas que no le dice a su marido o a su esposa? ¿Ha entrado en el hábito de beber con los amigos después del trabajo? ¿Los bares y los clubes han llegado a ser más

agradables que la Escuela del domingo y la iglesia? ¿Se sumerge en salas de charla en el Internet? ¿Desarrolla usted una ciber-relación con alguien con quien sus amigos más cercanos le desaconsejarían? ¿Ha estado evitando las reuniones del grupo de responsabilidad porque siente necesidad de esconder algo? No le estoy diciendo que solo tenga amigos cristianos, porque entonces nunca seríamos capaces de ganar a otros para Cristo. Jesús mismo fue amigo de "publicanos y pecadores." Pero asegúrese de que sus amigos más cercanos, los que influyen más en usted, son del tipo que lo impulsan hacia arriba y no de los que lo jalarían hacia bajo. ¿Cómo Desarrollar las Amistades Sabias? ¿Cómo hacer para desarrollar las amistades santas? Esto le puede sorprender, pero quiero decirle que esta es la pregunta equivocada. No diga, "¿Cómo puedo encontrar un buen amigo?" En su lugar pregúntese, "¿Cómo puedo ser un buen amigo?" Proverbios 18:24 dice, "El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo." Ralph Waldo Emerson lo puso sucintamente: "La única manera de tener a un amigo es siendo uno." O como Dale Carnegie dijo, "Puede hacer más amigos en dos meses, si se interesa en otras personas, que en dos años tratando de hacer que se interesen en usted." Imite al Señor Jesús quien siempre toma la iniciativa amándonos a nosotros. Identifique las necesidades en las vidas de los demás a su alrededor, y busque satisfacer calladamente esas necesidades. Busque al solitario y ámelo. Pídale a Dios un puñado de personas por quienes orar. Recuerde los cumpleaños. Haga llamadas. Mande notas. Esté allí en tiempos difíciles. Ríase con los que ríen, y llore con los que lloran. Encuentre las maneras de servir en su iglesia. Sea un amigo, construya buenas amistades, entonces mantenga esas amistades en buen estado — y usted será la persona más rica en la cuadra. Para quienquiera que anda con el sabio llegará a ser sabio; quienquiera que los necios será quebrantado. El arte de escoger a los amigos correctos es una de las habilidades más grandes de esta vida. El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado. Proverbios 13:20

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->