Está en la página 1de 8

La Carta de la Tierra: Gobierno

Mundial y Religión Universal


Recopilación tomada de NoticiasGlobales.org
Autor: Juan C. Sanahuja

La Carta de la Tierra 2007. México, Brasil, Argentina, España. El Consejo del


Futuro Mundial

Los últimos meses -según su propia información- han sido tiempos de éxitos y festejos
para la iniciativa panteísta de la Carta de la Tierra, el documento expresamente
elaborado para sustituir al Decálogo, y llegar a ser el nuevo paradigma ético del
milenio, como declaró en 1992 uno de sus promotores el ruso Mikhail Gorbachov.

La Carta es un instrumento de la “nueva ética planetaria” o “nueva ética universal de


vida sostenible”. Procura imponer el relativismo moral y al menos el igualitarismo
cuando no el indiferentismo religioso; niega la trascendencia de los seres humanos, a los
que no les reconoce su dignidad, sino que los equipara al resto de las criaturas:
animales, plantas…Es uno de los instrumentos más dañinos de la reingeniería social
anticristiana, sobre todo por parecer inocuo y hasta positivo a los poco alertados. Adopta
la perversa interpretación de los “nuevos” derechos humanos. La defensa de “toda vida”
que dice sostener no le impide justificar el aborto, la esterilización forzosa, la eutanasia,
etc. Su indigenismo es cristofóbico y promueve la vuelta al paganismo, incluso
rescribiendo la Biblia en clave panteísta.

México

En México, el 22 de abril pasado, para conmemorar el Día de la Tierra, el presidente de


la República, Felipe Calderón Hinojosa, y los Ministerios del Medio Ambiente y de
Educación firmaron un “acuerdo formal” para colaborar en la inserción de los principios
la Carta de la Tierra en todo el sistema educativo mexicano. El acuerdo también
representó la adopción formal del Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para
el Desarrollo Sostenible, que promueve Carta de la Tierra Internacional en alianza con
la UNESCO, (1)

Firmaron el convenio el Secretario del Medio Ambiente, Juan Rafael Elvira Quesada, y
la Secretaria de Educación, Josefina Vázquez Mota. Estuvo presente el co-presidente de
Consejo Internacional de la Carta de la Tierra, Steven Rockefeller. La principal
conexión del gobierno mexicano con la Carta es Mateo Castillo Ceja -miembro del
Consejo Internacional-, director de la Unidad Coordinador de Participación Social y
Transparencia del gobierno de ese país.

En marzo el Foro Universal de las Culturas de Monterrey la adoptó como guía y firmó
el convenio definitivo el 4 julio. El 22 de abril firmó la adhesión a la Carta la
municipalidad de Morelia.

Brasil
También para el llamado Día de la Tierra (22 de abril), hubo una serie de “reuniones de
alto nivel en Brasil”, que incluyó la firma de un acuerdo formal entre la Ministra del
Medio Ambiente, Marina Silva; el Centro de Petrópolis para la Defensa de los Derechos
Humanos de Leonardo Boff y Carta de la Tierra Internacional (CTI). Además CTI firmó
otro “compromiso formal” con el alcalde de Sao Paulo, Gilberto Kassab.

A principios de mayo en el Centro de Capacitación AmanaKey (Sao Paulo) -un centro


de formación empresarial ligado al Consejo de la Carta de la Tierra-, los miembros de
ese Consejo tuvieron su reunión anual del 2007 “para ampliar la Iniciativa de la Carta
de la Tierra”.

Fijaron como objetivo incluir la visión integral de la Carta de la Tierra en varias


actividades internacionales: la Asamblea Mundial de Civicus en Glasgow (mayo del
2007), el Congreso Mundial de Educación Ambiental en Durban (julio del 2007), los
conciertos "Live Earth" (Tierra Viva) sobre el cambio climático (julio del 2007), el
Congreso "Tblisi+30" sobre Educación para la Sostenibilidad, en Ahmedabad, India
(noviembre del 2007), bajo el patrocinio de la UNESCO y el Centro para la Educación
Ambiental (CEE) de India, organización afiliada a la CTI; y el Congreso Mundial de la
Unión Mundial para la Naturaleza en Barcelona (2008).

Argentina

Como consecuencia de la celebración del Día Mundial de Medio Ambiente -5 de junio-


tres municipios se adhirieron a la Carta de la Tierra. El de Resistencia (Chaco), donde
firmó el acuerdo al intendente municipal Aída Beatriz Ayala; el de Rosario (Santa Fe),
cuyo intendente es Roberto Miguel Lifschitz; y el de Bahía Blanca (Pcia de Buenos
Aires), cuyo intendente Cristian Breitenstein refrendó el acuerdo.

Decía la información oficial. “En el marco del cierre de las jornadas, el intendente
Breitenstein rubricará el aval de la comuna a la Carta de la Tierra, respaldando
formalmente este ejemplo de integración de principios relacionados a los pilares
sociales, económicos y ambientales del desarrollo sostenible. Entre esos principios, se
destaca la intención de respetar la Tierra y la vida en toda su diversidad, cuidar la
comunidad de vida con entendimiento, compasión y amor, y construir sociedades
democráticas que sean justas, participativas, sostenibles y pacíficas”.

Las buenas palabras visten al ateísmo militante de la Carta y junto con él al implícito
relativismo moral y confunden a los ingenuos ya que no se trata de plantar 200 millones
de árboles como pretende el presidente de México o reciclar los residuos, sino de
imponer un nuevo modo de pensar y actuar que excluya a Dios.

Cabe señalar por ejemplo que el intendente de Rosario, Roberto Miguel Lifschitz,
inconstitucionalmente legalizó el aborto a mediados de junio pasado en su ciudad, a la
que con sucesivas medidas legislativas la ha convertido en un “paraíso” de los
homosexuales. (Por otra parte llama la atención que en el mismo mes Lifschitz haya
sido uno de los dos intendentes de toda Argentina invitados a disertar en la Semana
Social de Mar del Plata organizada por la Comisión de Pastoral Social de la Conferencia
Episcopal Argentina).
Volviendo a la Carta de la Tierra señalemos que en el reciente entredicho entre vecinos
de Palermo en la Ciudad de Buenos Aires y los grupos de homosexuales travestidos que
se prostituyen en la zona, para mediar entre las partes participa en una perversa “mesa
de diálogo” la organización internacional Green Cross (Cruz Verde Internacional) de
Mikhail Gorbachov, una de las dos organizaciones “madres” de la Carta de la Tierra,
(vid. Página 12, 25-07-07). La Cruz Verde desde hace tiempo recibe fondos del
gobierno argentino (vid. La Nación, 11-07-99; NG 123, 127). (Continúa)

La Carta de la Tierra: El retorno de los brujos. El gobierno mundial.

Así como a finales de los 90 surgió a instancias de Mikhail Gorbachev (1) el Foro del
Estado del Mundo (NG 242, 275, 285), entre otras cosas universalizar su proyecto Carta
de la Tierra, aparece ahora el Consejo para el Futuro Mundial, en declarada alianza
estratégica con ese proyecto panteísta paradigma de la reingeniería social anticristiana.

El Consejo para Futuro Mundial (siglas en inglés: WFC) fue presentado oficialmente en
Hamburgo, Alemania, el 10 de mayo de 2007. Según la información oficial, “su
finalidad es buscar soluciones políticas al problema del cambio climático”.

El WFC fue fundado por el sueco Jakob von Uexküll. Uexküll es el creador del Right
Livelihood Award, el llamado premio Nobel de Paz alternativo. Fue miembro del
Parlamento Europeo, miembro de la New Economics Foundation, director de la
organización internacional Amigos de la Tierra (Friends of the Earth International),
miembro de la Global Commission to Fund de la ONU, fue directivo de Greenpeace y
del Consejo de gobierno de Transparency International.

La idea se gestó en Londres entre el 2000 y el 2006. Según la información oficial


representa a 8.000 organizaciones repartidas esparcidas por 200 países. Está formado al
estilo masónico por distintos consejos concéntricos que confluyen en el “Consejo de
Conciliarios".

La Carta de la Tierra

Al día siguiente de la presentación -11 de mayo-, uno de los primeros actos oficiales del
nuevo Consejo fue la adopción y la incorporación formal de la Carta de la Tierra como
un marco de guía ética.

Aunque la información insiste en que los proyectos Carta de la Tierra y del Consejo
para el Futuro Mundial son distintos, también aclaran que se complementan. Por eso las
dos organizaciones comparten directivos: El Director Ejecutivo de la Iniciativa Carta de
la Tierra, Alan Atkisson, pertenece a Junta de Consejeros del WFC; Bianca Jagger,
electa Presidente del Comité Ejecutivo del WFC; es también Consejera de la Earth
Charter International, así como Herbert Girardot, Director de Investigación del WFC.
La Comisionada de la Carta de la Tierra, Pauline Tangiora, una lider Maorí, es también
miembro del World Future Council.

Hacia el sincretismo universal: El retorno de los brujos


“El cambio del cambio climático podrá ser superado solamente compartiendo el acceso
a recursos vitales y a tecnologías, asegurando energía limpia, agua, nutrición y
educación para todos”.

“El deber del cuidado de nuestro medio ambiente y el futuro, es parte todas las creencias
humanas. De tiempo en tiempo nuestros ancestros crearon instituciones, a veces
llamadas Consejos de Profetas-Videntes del Futuro, para guiar sus decisiones. Hoy
necesitamos de nuevo estos consejos en todos los niveles”. Chamanes, ancianos,
iniciados en los misterios, etc. ¿Buscar soluciones al cambio climático o imponer un
paganismo universal?

“Ampliamente relacionado con gobiernos, parlamentos, la sociedad civil, los negocios,


la ciencia y las artes, el Consejo para el Futuro Mundial será una voz global resaltando
nuestras responsabilidades como ciudadanos de la tierra y apoyando las crecientes
iniciativas que trabajan apoyando el planeta”.

Una de las finalidades del Foro es “reformar el gobierno mundial con un fortalecido,
democratizado y revitalizado sistema de Naciones Unidas”. (Textos del Documento
fundacional del Consejo para el Futuro del Mundo dado en Hamburgo, Alemania, entre
el 9 y el 13 de Mayo de 2007).

Pertenecen al Foro, entre cientos de personas:

Jim Garrison, presidente del Foro del Estado del Mundo (USA) (vid. NG 242); James
D. Wolfensohn, ex-presidente del Banco Mundial; Boutros Boutros-Ghali, ex-Secretario
General de la ONU, vid. NG 278; Príncipe El Hassan bin Talal (Club de Roma, Carta de
la Tierra) vid. NG 470, 471; Dennis Meadows; Ricardo Toledo-Leyva, Oficina para
Estudios de Riesgos Catastróficos, (México), Theo van Boven, ex-director de la
División de Derechos Humanos de la ONU (Holanda). FIN, 14-08-07

La religión universal.

Religión y Sustentabilidad. El festival de Colonia. La Objetivos del Milenio: nuevos


preceptos. (Continúa de NG 848 y 850)

La Iniciativa Carta de la Tierra ha lanzado el programa “Religión y Sustentabilidad”,


para sistematizar -dentro de lo que cabe en su intrínseco caos new age los principios
básicos de la nueva religión universal o, por decirlo de otra manera, para facilitar la
imposición de los mandatos a los que todas las confesiones religiosas han de someterse
aboliendo los preceptos inmutables y las verdades permanentes -como por ejemplo, el
orden natural- y olvidándose de cualquier deseo o intención proselitista, (NG 337, 338,
341). Se trata de nuevos dogmas dictados por los organismos e instituciones
internacionales, (NG 772).

La Carta de la Tierra para Mikhail Gorbachev, uno de sus creadores, es "el manifiesto de
una nueva ética para el nuevo mundo", un verdadero "Decálogo de la Nueva Era", base
para un código de conducta universal que deberá regir al mundo desde el año 2000.
"Estos nuevos conceptos -dijo el ex premier soviético y antiguo jefe de la KGB-, se
deberán aplicar a todo el sistema de ideas, a la moral y a la ética y constituirán un nuevo
modo de vida. El mecanismo que usaremos, será el reemplazo de los Diez
Mandamientos, por los principios contenidos en esta Carta o Constitución de la Tierra",
(cfr. S. Arguedas, La Cumbre de la Tierra, AICA-DOC 2106, Buenos Aires, 30-04-97)
(NG 82)

Por eso la Carta de la Tierra, “como dice el arzobispo Javier Lozano, se trata de ‘una
nueva religión secular, una religión sin Dios, o, si lo prefiere, de un nuevo Dios que es
la misma Tierra, con el nombre de Gaia’. En apoyo de esta interpretación, cito las
siguientes palabras de Gorbachev y de Maurice Strong: ‘mi esperanza es que esta Carta
se convierta en un nuevo Decálogo, en una especie de Sermón de la Montaña que
proporcione una guía para el comportamiento de los seres humanos con relación al
medio ambiente en el próximo siglo’, (M. Gorbachev, Los Angeles Times, 8 de mayo de
1997); ‘el Cosmos es mi Dios, la Naturaleza es mi Dios’, (Gorbachev, en el Show PBS
Charlie Rose, 23 de octubre de 1996); ‘la verdadera meta de la Carta de la Tierra es
convertirse de hecho en algo como los Diez Mandamientos’ (M. Strong). Se comprende,
entonces, que el Arzobispo Lozano estime que ‘la finalidad de este programa es sustituir
los valores cristianos con una 'ética global’", (cfr. Morris Polanco, La Hora, Guatemala,
14-01-05, La Carta de la Tierra V)

Hace pocos días Leonardo Boff, uno de los más activos “profetas” de la Carta decía: “Si
no aprendemos a sentir a la Tierra como Gaia, si no la amamos como amamos a nuestra
madre y no cuidamos de ella como cuidamos de nuestros hijos e hijas, difícilmente la
salvaremos”. (cfr. L. Boff, Rescatar el corazón, 03-08-07).

El festival de Colonia

Del 6 al 10 de junio se celebró en Colonia el Kirchentag, un gran jolgorio de oración,


reflexiones, diálogo, conciertos, bailes y cánticos que organizan las iglesias protestantes
alemanas desde 1949.

En la edición de este año, en un escenario montado de espaldas a la Catedral de Colonia,


dirigió una de las ponencias centrales el rabino Awraham Soetendorp, miembro del
Consejo de la Carta de la Tierra

En su alocución el rabino interpretó el pasaje evangélico de Mateo 4, 1-11 -las


tentaciones de Jesús en el desierto-, no sabemos en base a qué martingalas exegéticas,
Soetendorp concluyó que el mandato obligatorio para terminar con los desafíos globales
del hambre y de la pobreza, era intensificar la puesta en práctica de los Objetivos del
Milenio para el Desarrollo de las Naciones Unidas y los principios de la Carta de la
Tierra. “Debemos vencer las fuerzas que nos tientan interiormente para ponerlos en
práctica, para proporcionar el acceso al agua potable a mil millones personas que no lo
tienen actualmente”, dijo el rabbi Awraham. Para Soetendorp los Objetivos del Milenio
son nuevos principios religiosos.

Escucharon el sermón del rabino con verdadero entusiasmo -según la crónica oficial- el
arzobispo protestante y premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, para quien no
reconocer jurídica y socialmente el homosexualismo es un ‘crimen contra la humanidad’
y ‘tan injusto’ como el apartheid (NG 772); Chico Whitaker Ferreira, co-fundador del
Foro Social Mundial y el obispo Wolfgang Huber, presidente de la iglesia evangélica
alemana.
La Objetivos del Milenio: nuevos preceptos

Los Objetivos o Metas del Milenio para el Desarrollo, como informamos, disfrazados
de buenas palabras imponen las políticas de salud sexual y reproductiva (aborto, aborto
encubierto, homosexualismo, esterilización), que atentan contra la ley natural: el recto
uso del sexo, el matrimonio, los derechos de los padres, etc. (vid. entre otros, NG 732,
736, 739, 765, 836).

Sólo como ejemplo, recientemente el grupo de ONG’s abortistas que conforman la Red
Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos, dio a conocer el plan de acción
2007, “El aborto seguro salva la vida de las mujeres” que cuenta con el aval de la
Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF, el Programa para el Desarrollo de
la ONU y el Fondo para la Población de la ONU, en el que dicen:

“Los Objetivos del Milenio para el Desarrollo (ODM’s), son metas acordadas durante
conferencias mundiales en los ’90 como parte de la Declaración del Milenio. Estas
metas, a alcanzarse para el 2015, promueven los derechos humanos, la educación, el
desarrollo sustentable, la igualdad social y la eliminación de la pobreza, y pueden usarse
como una herramienta para calificar el progreso de los gobiernos en estos problemas”.

“Un ODM en particular toca el tema del aborto:

“ODM 5: Mejorar la salud materna. Indicador 6: Reducir la tasa de mortalidad materna


en tres cuartas partes. Entre las recomendaciones realizadas para alcanzar este objetivo
se encuentran:

“-Garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva,


información y educación”. (…)

“-Asegurar el acceso a atención post aborto calificada, incluyendo el tratamiento para


aquellas complicaciones de abortos inseguros (n. de la r.: esto se concreta en manuales
para realizar abortos y prácticas para hacerlos), y servicios de consejería post aborto y
planificación familiar”.

“-Entrenar y equipar a los proveedores/as de servicios de salud para asegurar que el


aborto sea seguro y accesible”. FIN, 20-08-07

El Parlamento Catalán de las Religiones: Carta de la Tierra y el compromiso de las


religiones. para una única religión universal.

Según informamos en NG 798, “tras dos ediciones del Parlamento Catalán de las
Religiones, celebradas en Barcelona y Manresa con el espíritu del Parlamento de las
Religiones del Mundo, cuya última edición se celebró en Barcelona el año 2004, la
siguiente edición tendrá lugar en el campus de la Universidad de Alicante el 12 y 13 de
mayo de 2007 y tendrá como tema: ‘Cuidar la tierra, abrazar la vida; la Carta de la
Tierra y el compromiso de las religiones”. Esa crónica también daba cuenta que la
presentación se hizo en el obispado de Orihuela. La reunión fue organizada por la Mesa
Interreligiosa de Alicante (MIA), asociada a la red catalana-valenciana de entidades de
diálogo interreligioso con apoyo de la UNESCO que patrocina todos estos encuentros.
El evento se realizó como estaba previsto con la colaboración de Carta de la Tierra
Internacional; del Ayuntamiento Alicante; de la Diputación Alicante; de la Fundación
Valores; de la Universidad Alicante; de la Caja de Ahorros del Mediterráneo y de la
llamada Escuela de Valores

El compromiso para una única religión universal.

Del compromiso trascribimos tres de sus párrafos:

“II. Proclamamos que ‘la protección de la vitalidad, la diversidad y la belleza de la


Tierra son un deber sagrado’. Otro mundo será posible si los seres humanos somos
capaces de manifestar plenamente a Dios, la Realidad Última, el Todo del que
formamos parte. Impulsados por la fe, la esperanza y el amor que brotan de la
espiritualidad y vivencia religiosa particular, queremos profundizar en un diálogo
interreligioso, intercultural e interinstitucional sincero y responsable sobre el destino de
la Tierra y la humanidad. Es urgente e insustituible, por lo tanto, promover ‘la
educación moral y espiritual para una vida sostenible’”.

“III. Por todo eso, nos comprometemos a ‘cuidar la Tierra y abrazar la vida’ por medio
del estudio, la difusión y la aplicación efectiva de los principios de la Carta de la Tierra;
propiciar un ‘cambio de mentalidad y de corazón’, empezando por cada uno de
nosotros, revisando actitudes, prejuicios, pensamientos y comportamientos, y
comprometiéndonos en la mejora de nuestro contexto más concreto y, a la vez, global;
reforzar nuestra propia espiritualidad y el sentido de lo Sagrado, sabiendo que ahí radica
la reforma moral de las personas y de las colectividades; defender y promover el pleno
respeto a la libertad religiosa como parte esencial del bien común, así como el diálogo
interreligioso ‘puesto que tenemos mucho que aprender en la búsqueda colaboradora de
la verdad y la sabiduría'; ejercer un ‘liderazgo creativo’ entre las distintas personas y
comunidades religiosas y cívicas de cara a la superación de los retos medioambientales
y sociales contemporáneos; ‘unirnos para crear una sociedad global sostenible fundada
en el respecto a la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y
la cultura de paz’; finalmente, urgir a los poderes públicos que legislen y actúen,
cumpliendo los denominados Objetivos de Desarrollo del Milenio”.

“IV. En esta tarea, ‘todo individuo, familia, organización y comunidad, tiene un papel
vital que cumplir’. Queremos alentar y colaborar con todas las instituciones públicas,
empresas, organizaciones y personas de buena voluntad para que ‘el nuestro sea un
tiempo que se recuerde por el despertar de una nueva reverencia ante la vida; por la
firme resolución de alcanzar la sostenibilidad; por el aceleramiento en la lucha por la
justicia y la paz y por la alegre celebración de la vida’. (vid. Compromiso final del III
Parlament de les Religions, Xarxa Catalano-Valenciana d’Entitats de Diàleg
Interreligiós. Alicante, 13 de mayo de 2007).

Algunos comentarios

La declaración panteísta: “Dios, la Realidad Última, el Todo del que formamos parte”,
excluye a Dios Creador y su trascendencia de todo lo creado. En el caso del hombre,
“única creatura que Dios amó por sí misma”, descarta la creación a su imagen y
semejanza; y justamente es esa paternidad divina la razón última en la que se basan los
derechos humanos. Es decir, los seres humanos tenemos derechos y obligaciones (la ley
divina, el orden natural inmutable) que se asientan en la dignidad de ser hijos de Dios, y
no porque lo declare la ONU o el Parlamento de las Religiones. Por eso esta declaración
falla por su base y es inaceptable.

A la vez si no se reconoce la diferencia esencial que existe entre un ser humano y un


molusco, un chimpancé, o una ballena, el respeto a la “vida” que contiene el
compromiso del parlamento de las religiones, no tiene nada que ver con la defensa de la
sacralidad de la vida humana. (“Defender y promover, respetar y amar la vida es una
tarea que Dios confía a cada hombre, llamándolo, como imagen palpitante suya, a
participar de la soberanía que El tiene sobre el mundo.: ‘Y Dios los bendijo, y les dijo
Dios: ‘Sed fecundos y multiplicaos, y henchid la tierra y sometedla; mandad en los
peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra’”,
Gn 1,28, Juan Pablo II, Evangelium vitae, 42).

La mención en este contexto de la libertad religiosa no es sino una manifestación del


igualitarismo religioso, plataforma de la llamada nueva ética de principios relativos, uno
de los paradigmas en los que se asienta la Carta de la Tierra y que conduce
indefectiblemente al indiferentismo religioso, a la disolución de la fe. (“Para el
relativismo imperante, dialogar significa colocar las propias convicciones al mismo
nivel que las de los otros, sin reconocerle por principio más verdad que la que se
atribuye a la opinión. Así el diálogo se convierte en un intercambio de actitudes que
tienen fundamentalmente el mismo rango y por tanto, son mutuamente relativas. Para el
cristiano este tipo de diálogo lleva sin más a la disolución de la propia fe”. (vid.
Ratzinger, J., La situación actual de la fe y la teología, cit en El Desarrollo Sustentable.
La nueva ética internacional, Vórtice, Buenos Aires 2003)

Fueron los protagonistas de la reunión de Alicante: Federico Mayor Zaragoza, Leonardo


Boff; Juan José Tamayo, sectas anticristianas.

(1) "Otra vez aparece Mikhail Gorbachev reuniendo a capitalistas, indigenistas,


panteístas, mujeres -filántropas, funcionarias de la ONU y activistas del feminismo-,
jefes de rarísimas etnias, científicos y sacerdotes de una nueva religión universal sin
dogmas ni preceptos, en un intento de dar al relativismo ético el carácter de nueva
religión del mundo globalizado. No podían faltar los funcionarios y los capitales
holandeses, lo mismo que los impulsores de la Carta de la Tierra, que según el mismo
Gorbachev será impuesta al mundo por el Consejo de la Tierra para sustituir a los Diez
Mandamientos. Noticias Globales ha dedicado varios servicios a estos proyectos, ahora
damos a conocer la información oficial del Foro del Estado del Mundo y parte de un
artículo de The Christian Science Monitor, que no oculta sus simpatías por los proyectos
de Gorbachev” (cfr. NG 242, 04-10-99).

Fuentes: World Future Council, The Hamburg call to action, 9/13-05-07; WFC, Policies
to Changes the World; 15-05-06; WFC, Jakob von Uexküll y Herbert Girardet, Shaping
our future, (published by Green Books, 2006). Vid. NG 848 y sus referencias.