Está en la página 1de 7

2

ue

Fren
ltse{
POR TÉMORIs GRECKO / MUMBAI, INOIA

I rlil0 ill¡
TONOIIMIENTO ¡.IBERADOR EI

sistema de castas hindú es uno de


los más opresores para la muier. No
obstante, hag chicas que encontrar0n
en los estudios g el desarrollo
profesional la manera de superarlo g

sentirse liberadas.

Cuanclo la vi llegar me pareció más glrapa, moderna e interesante


de 1o ql-te me habían dicho. Alta, esbelta, lucía Lrn hermoso vestido
punjabi de brillantes colores violetas y rosas combinado con una
mascada amarilla, y traía el pelo suelto, abunclante, negro y liso,
a media espalda. Me reconoció en seguida, caminó hacia mi mesa
con paso segllro, me dio la mano con elegancia y una sonrisa
natural, tomó asiento y se quitó las gafas oscuras con reprodllctor
de MP3 integrado en Lrna de las patillas. Apagó el teléfono móvil
antes de presentarse, pero con Lrn gesto impidió ql-le yo dijera
mi nombre: buscó en la agenda de sll computadora cle mano y 1o
pronllnció con acento extraño y grave voz mltsical. Era un ángel.

Les pedí a Llnos amigos qlre rne ayndalan a entrevistar a una en las manufactnras y le roba a Occidente puestos de trabajo en
atrténtica chica /:i tech delndia y me enviaron a Savita Panerjee, las 1íneas de prodr-rcción, Inclia atlae inversiones en investigación
ingeniera informática egresada del Instituto Indio de Tecnología y desarrollo en áreas corlo software, medicina, aviación y pro-
cie Ahn.redabad y del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Es cesos de negocios; los enropeos )' estadouuidenses qlle se quejan
jefa de departamento en Wipro, una de las mayores errpresas porqLre slrs eÍnpleos "se l-ran ido a Bangalore" (la cir,rdad emblemática
indias proveedoras de servicios de tecnología de la información. del despegr-re tecr-rológico indio) no son obreros, sino iugenieros,
Con trato sencillo y encantador, me habló de los claroscr-rros de 1a contadores, abogados, médicos y administradores cle etlpresas.
vida de nna princesa tecno y, con la fijeza cle sus profundos ojos Los atractivos de India son que el país está abierto a las inversiones
oscllros, confesó que a slrs 32 años no está casada ni cree llegar a extranjeras, respeta la propiedad intelectual (1o que ofrece seguridad
estarlo. A1 nenos no en India, su país querido, qlre por esa y mu- a lasmultinacionales de qne no sufrirán abusos con 1os secretos que
chas otras cosas le abre tantas oportunidades profesionales como compartan con las emplesas indias que subcontratan) y tiene r-rua
le cierra pnertas en su vida íntima y social. gran cantidad de personas capacitadas que hablan inglés.
El impacto de estos sectores en la econollía del paÍs parece
REVorUflÓN TErN0rÚ6rCA segr-rir siendo limitado: genel'an entre 2 y 30ó del Producto Interno
Quien haya dejado de observar e1 desarroilo de India por haber'- Bruto y emplean a la centésima palte de la población económica-
se obsesionado con China, se perdió la mitad cle la pe1ícula. Tal nente activa (un mil1ón cie empleados directos y tres millones de
vez la llás interesante. Las economías de estos dos países gigan- indirectos, entre 4OO millones de indios en situación de trabajar).
tescos, con poblaciones de 1,1OO y 1,30O millones de habitantes, Pero en las mayores ciuclacles del país, como Mnmbai (antes
respectivamente, van a cfecer hasta desplazar a casi todas las Bombay), Bangalore, Pune, Hyderabad, Kolkata (ar.rtes Calcr-rta),
demás, y en poco más de 30 años se colocarán en los lr,rgares ter- y
Delhi Chennai (antes Madr'ás) se están registrando importautes
cero y primero del mundo, de acuerdo con las proyecciones más cambios sociales clne algr,rnos llaman revolución.
usadas por los analistas. Estados Unidos quedará encajonado en
el segundo sitio y Japón caerá al cuarto. TA NOCHE DE MUMBAI
China seguirá arriba. Pero el modelo indio es más relevante pol sll
En la edición mumbaikar de la revista Tinte Out se dice qlie,
para países como México, porqlle se basa en el desarrollo de una vida nocturua, "Mumbai es la ciudad qlre nlrnca duerme". Des-
población qne se vuelve competitiva por su educación y creativi- pnés inclul'e listas de bares y clubes noctttrnos en las que 1os sitios
dad, y que se convierte en rnotor del crecimiento pol stt propia más atlerridos annncian que 1a hora de cierre es a 1a 1:15 a.m. Y
capacidad de consllmo, en tanto qr,re los orientales siguen apostando 1o cnmplc'n sin excepción, allnqlre la pista esté llena y los beodos

a ofi'ecer tan sólo mano de obra barata. Mientras China se enfoca tengan mttchas botellas por destapar.
Pero eso es ganancia, me dijelon Nan y
Prem, un matrirnonio de mercadólogos que t,

:ifi"T1,::",':*l1i:.';11:?,;1"ifi::ff ll 5ü E1{[Elt
l$tJfilil'::::"'.'ff:;:!liT,'ilL1il;{
de un tráfico que hace pensar que la Ciudad de
t0ll 3
,!,
México es una pista de patinaje. Parece difícil
de creer, pero el caos de autoricksbaws (moto-
taxis de tres ruedas), autobuses envejecidos, coches Ambassador de que produce más películas que Hollywood), los zales :i'-. -
los años cincuenta, infinidad de motos y algunas camionetas 4x4, ware, los ejecutivos extranjeros y los profesionales nti. r\:: - :
más 1o que añaden el ruido (aquí se maneja con el claxon, no con el se han ido a vivir. Las avenidas principales de Bandr:i. -' -
espejo retrovisor), el smog (no hay verificación de contaminantes) Linking Road, parecen tan sucias, ruidosas l, llenas dr 1, r :'
y el calor (3O grados cuando refresca), hace extrañar un embotella- corno las del resto clel país, pero las calles del interiol d.-l r .,:.::
miento del D.F. en viernes de manifestación. son algo más tranquilas, bonitas y vivibles.
Nan y Prem van ahora al Hawaiian Shack, donde los conocí. Mis interlocutores, gllapos y vestidos a la moda. sc)n LL: .. tr : :
Es uno de los bales que han abierto en Bandra y otros pocos sll- entusiastas de las nuevas opciones de consur.llo: r'an rr l,': i- -
burbios donde los actores de Bollywood (la meca del cine indio, des centros comerciales recién abiertos, compran en r icr, : .. - )
tEMINIDAD BEUGI0SA t]e todos
los estados indios es Pune en donde
las muieres han conseguido magores
derechos. Y aunque ahí varias han
obtenido títulos universitarios, muchas
de ellas no dirán que no cuando su
familia les presente a su futuro marido.

con nombres europeos y ven películas en


cines multipantalla con salas vrp. Son parte
de la nueva India hi. tech.
"Pero no es nada fácil", interrumpe Nan.
"Su familia se mete en todo". Se refiere a la de
I
Prem, claro, que recibió una generosa dote
que pagaron los padres de Nan: 5,OOO dóla-
res y un coche deportivo. Los dos admiran las
libertades de Occidente, en especial las que
gozan las mujeres, y se quejan de las limita-
ciones que hay aquí. Nan dijo que me mos-
traría unas fotos que tenía en el coche y trató
de levantarse para ir por ellas, pero un gesto
brusco de Prem bastó para hacer que se sen-
tara. La conversación continuó con normali-
dad hasta que Nan quiso ir al baño. "Siénta-
te", dijo Prem con ojos amenazantes. "No me
gusta que vayas sola". Ella sonrió.

ET INTORTUNIfl OE 5ER MUJER


Todo en India tiene un lugar que es par-
te del orden divino. La religión hinduista,
que es practicada por BO% de los habitantes, afirma que existe La consecuencia es que nadie quiere tener hijas. La ley prohibe
la reencarnación y que nuestras acciones generan un karma. a los médicos revelar a los padres el sexo del feto, pero abundan los
Si actuamos bien y cumplimos con nuestras obligaciones en esta coyotes con aparatos de ultrasonido que 1o hacen a cambio de dinero.

vida, nuestro karma será positivo y reencarnaremos en un nivel Lo que sigue es el aborto de las niñas: por lo menos 1O millones de
superior, tal vez en la casta privilegiada, la de los brahmanes fetos femeninos en los últimos 20 años, según un informe publicado
(sacerdotes). Lo contrario es reencarnar en una casta inferior, la en enero. En 2OO1, por cada I,OOO niños menores de seis años, sólo
de los sudras (trabajadores manuales), o en la más baja, la de los había927 niñas. Es más grave en ciudades como Delhi (854 niñas),
dalits o intocables. O en un animal. O en una mujer. Ahmedabad (B2l) y Surat, donde hay cuatro nenas por cada cinco
Ser mujer no sólo es un perjuicio para ella, sino para la familia. chicos (BO4): han desaparecido a2Oo/o de la población femenina.
En muchas sociedades tradicionales, cuando las chicas se casan Esto da una idea del papel que tiene la mujer en la sociedad
se convierten en parte de otra familia, con 1o que la que tuvieron india, a pesar de que la legislación del país tuvo a una fa-
-que
al principio pierde a un miembro, a alguien que además de querer mosa primera ministra, Indira Gandhi, y tiene a una poderosa
tuvieron que cuidar, educar y alimentar por años. Por eso, en otras jefa del partido en e1 poder, Sonia Gandhi- es progresista,
culturas, los padres del novio dan una dote a los de la novia como prohíbe las dotes y la discriminación de casta y promueve 1os
compensación. En India ocurre al revés: la familia de la novia, ade- derechos femeninos. El país sigue siendo 7Oo/o rural y tan reli-
más de perderla a ella, tiene que pagar 1o que el novio exija, como si gioso que el feticidio se practica sobre todo en las clases altas, a
en lugar de una esposa le estuvieran traspasando un problema. pesar de que tienen acceso a mejor educación.
Una dote normal entre familias pobres es de un lakh (IOOOOO ru-
pias,2,3OO dólares), que es una fortuna para un padre que gana 3,OOO OE IlETHI AI. DE5IERTO
rupias al mes (7O dólares). Lo común es que vendan las muy escasas po- El sari es la vestimenta femenina más hermosa y elegante del mundo.
sesiones para reunirla, que pidan prestado (lo que da lugar a una forma Consta de dos piezas: una blusa ajustada que cubre los hombros y el
de trabajo esclavo para cubrir el crédito) o que 1o queden a deber al no- busto, y deja el vientre al descubierto, y una tela recta de entre seis y
vio. Cuando casos como este último se complican porque no se cumple ocho metros de largo y uno de ancho. Se coloca de la cintura para aba-
el pago, la esposa recibe presiones muy fuertes por parte del novio y sus jo, se le dan unas vueltas, después unos pliegues para darlejuego y 1o
familiares, que pueden pasar por el repudio e incluso el asesinato de la que resta se pasa sobre el hombro para que cuelgue por detrás. Este
chica. No es nada raro leer historias como ésta en la prensa india. extremo también se puede poner sobre la cabeza para cubrir el pelo.
Así estaba vcstida Trupti cuarrclo la conocinros, cn el rcstau- raro porqlle lto Lrsalt tlapos ltcgros, sino nlascadas cle colores mn¡,
rantc de la terraza dc nn hotcl de Jodhpur, er-r Rajastár-r. Se acercó vir¡os, y adcmás se rristcn de manera l-rllry coqlleta, unas con tladi-
a platicar a nuestra mcsa mancjándosc cor-l una scguridad )¡ en ull cionales punjabrs y otras con blusitas y jeans.
inglés envidiablcs. Con bncr-t humol nos platicó clue cs de Delhi, Surnitra, qr-re también lo hace, me dijo que sólo sc ponen los
donde telminó la calrcra y trabajó cr-rtlenando a cmpleados dc cal/ pañuelos cuando viajan en moto, para protegerse dc la contami-
centcrs (centros tclefónicos dc glandcs eÍnprcsas qne atienden las nación y cl polvo, pero estábamos dcntlo dc nn centro cor-ncrcial
llarnadas de personas del Reino Unido) cn estilo de vida britáriico, y lc señalé a varias mnchachas con el rostro tapado. "Es qne tam-
para qlle pueclan entendersc rnejol con los clientcs. biin nos sirve para evitar la luz solar"', adr-nitió. En India hly la-
Tlr-rpti dejó su independcncia y su carrera en Delhi para mu- cisr-no y la gentc evita el bronceado para llal'ecel'más blanca. Pero
darse a esa polvorienta ciudad desértica en una de las zonas más ahí no daba el sol. "Está bien, ¡es la moda!", clijo finalmente.
atrasadas (aunque n-ruy bor-rita) del país. Sns padres lc buscaron Estas jóvenes marathis son tan librcs de escoger la moda clue
r-rovio mccliantc annncios dcl periódico, se pusicron de acucrclo quieran como cie carnbiar dc rnotoneta o gastar en lo que sc les
con la otla familia y sc lo plcsentaron Lrna tarclc a la chica, que antoje el buen dinero qlle ganan con'lo llrograÍrladoras dc soft-
nunca lo volvió a ver hasta la boda. ware, Llna situación que no vivió la generación anterior'.
Entonces ella se fuc a Jodhpur a ayudar en el hotel, dondc la Pero no puedcr-r elegir marido.
sllegra es toda nna "mamma" siciliar-ra quc contlola las vidas cie Sumitra, qtte cs soltera, está tan dispr-resta a clcjar su inclcpen-
parientes )¡ enrpleados. Cuando estuvo frcnte a la mujer, Trupti, dcncia y casarsc con el descorrocido que elijan sus padres como
quc a solas con nosotros se mostró risueña y conversadora, se plrso antes 1o estuvo Triptu. "Ellos rne trajeron al r-nundo v nle autan.
el cxtremo del sali como velo sobrc la cala, al estilo tradicional Sabrán qr-ré es lo mejor para mí."
rajastaní, y guardó un rcspetuoso silencio. Pero cste razonamiento sencillo tiene atrás uno mncho más
ominoso. "No rechazaría a quien escoja rli mamá. No le haría cso a
TA CAJA FUERIE OET HINOUISMO ella". No se reficre a lastimar los sentimientos dc la scrior'¿-r, sino

¿Cómo pudo dcjar su vida libre pala vivir ), dornir con ttn tipo al a causalle un daño in'cparal¡le a su karma. Una dc las obligaciones
qne ni sicluiera conocía? Algo parccido lc cuestionó a Surnitra de cualqr-rier madre hindúr, si aspira a tencr Llna bnen¿-r Lccncalna-
Kachari, pero al respecto de quien vaya a scr sll futuro r-narido. Ella ción, es asegllrar qlre todos sns hijos queden bien casados. =.+
es r"rna chica de Pune, una ciudad de cuatro
millones de habitantes en Maharashtra, el
estado indio donde 1as muchachas han al- iltE t0lrotEn I lllr rlril0
canzado r-nayor indepcndencia. Un ejernplo
de cllo es que se transportan ctt motottetas: no
dependen de ningirn homblc para rnoversc. Y
tnilllfiR
!llla cosa extraña: todas se cubren el rostlo, uo
dejan ver los ojos. Al ¡rrincipio pensé quc se-
I llltl 0llt ll0 5E
rían musulmanas ortodoxas, pero resultaba POR 5Ü ETITO.

.:':j:
i; '+l:*
rE_,ii:;
": 'i.ia-
.!F
-il N0 A LA MUIER ii,ilrl¡ ;'r;' ¡ ,rr¡,r
ir,ii[rii] uI ltt,l]| ; i,t;r¡; ¡i¡.,,¡¡; ¡,¡
r,rp \rj¡ ,,,iji!r lli, I r|¡ r, ¡ i, :ir:,,r
IFE
'1t
'l ir ,
r:r!¡h¡c p¡,¡lbiliii¡ri¡r Ll;: ltL r.l:,.
¡iriirrt rcr. i.lr ¡ ,rL¡lr¡r ir,' rr..il'l
F,tt' it,tl,.iiLt¡ t-¡ rq:,q i -,.: ,:

F.: ,

',.-: conll)r'o noVio, lri lr('colilllf itlt" I sL'


irtlr'\'io ir .lc( ir' r'luc lo tolltl'ít cl lllc
lliclo dc su csposo.
"t)t'nr:rsilclo pirl'ir L'stos honrblcs".
Slvit:r clicc no c()nocol rr rLn solo inclio
,ltt, s, l,:r \ill,,l:lt :r l:t trrtt.j, r' , (,ltl,, :t

ttll:t igtLll. [luc' ll(] s(' sicntrr clisnrintri-


ut T RA$OUI*S clri ni lltclrtzit(lo llol str tlrito, clrrt
cs(ó clislrLLcsto u lcspetll sus iiltclllr-
clt's v c¡rrc st'l brrt'n lnrtntt.
"1Y c¡Lrt1 trl sotr |t¡s lttlit¡ lr¡trrs?".
p|cgtt1ltci ircllliciir)tla) r'l clo|so clc nri
nrilno cc)n sus dc(los. r'ctoc:rclos c'O]l
r¡r rlisr.lio clc flrit'cs clt ltcl¡tl. 1\ul-
l}t
cl hilrcluisnro. r'isto (l0 nl:rtt(,tit arrilsct VlcL¡lt. rIt0 llt t's lil¡r't' ilrL('sclllí pic¡nctilos rrr l:r rtrclt. nlittttt'¿ts tt ¡tt¡rlt¿r clc nt¿Utlc1lt,l |tc
clt'c:rltltilu clc clsirl ri. si cs ntLr.jt'r', ck,rtsltit'lit l rut:t sjtLLr'rc.irirr lrcjot, ser'r'l() tlibLl.j(1 rrnu sollisrr lllof c'sionitl itccptrl)lc. (-t t'o. l.llll sollir
l)()r'aluc Lnro tit'rt'lo (luc lltll't'(r', lo c¡trc si'g-.enri ll lrt liclrr:lttt'l'iot. rurir ailfcr.jrrclr lrrr'y,-r: "Si tc lrlrsri 1iot l:t clltt'z:r, ;0lr ícl:r1O! Sor lri
ni sic¡rrit'r':r liclc clt't t'c lto :t I'cltil ii pt't rL'r' srr virlrr ¿rctLrrrl: ll /¿¿'lr. colrri clict's, pclo sigo siertrlo incli:r". ¿QLrt'rlu('r'íit [k'cil'('olr
'\clt'rrris,
lt't'ltcll rnciol clt'ios prrclles, t llrl vcz clc otlos (,('r'(.ll)()s. (lul'cllt t'rr ltcJi- cso? "Plll llí, s(ilo hlv sexo con ltricl:r."
gr'rt. El hilraillisr no l's ultit clj:t lLLt'r'tt'crrn tiiclos los c¿tlci:rclrs cct't:tclr rs.
¿Y c'onro lt'sLre lvc cntonc ls sLrs, t' nt, clig-lnto:;, ilc¡triciuclcs?
Costri lllb:rjo, llc,r'o ll('¿rttcr,í I ll'cg-rltlxl'. Blr.jri sLLs cc.jus lticn
,rF;' :qrrlirl Y l.il Tl[:H clclilrt'rtrlris \ l'r)tlc sLls l)('stlll¿ts clcns:rs t )ltlglts. ltt'tlctnristlo
P¡r':t rluchos. lrr tilic:r srrliclt es alrlrrclolll'csrr I i.ligirin. Ilrritrrslrltclr crr¿rltir lirsci\ il pLLcclt' cs.oltilt't srL llit lrcllt cle lit'gt.n. NIt,líri 1lr
Anrlrt'rllilr'. lrLclrriciol l)ot lrt il(1r,1)(,nik'lcirr ilcli¡r, colirLtor.rle l:r lllir)()r'n str bolsci t, ltizo clLrc rtJgo cnrpczrtll it \ il)r'lll'. "Sigo sit,lclo
llnrslitLrcio¡r \ ¡rii'ntl)to clc l:r casl:r illrc¡rlrlt'clr,lo-s rl:tlits. c¡rrs¡ incli:t... ¡pclo sov l,i ¡¿'rl,l" F
ttnlt ( olttnocirilt clultcL r cli.jo c¡Lrc
i'l rrn it o t t'ntt'clio c onlt :r cl sistt'ltr'r
ck' crstrts clt'l ltilcltrisntri cn vol
lt't sr'IrrLclistl. r tlcs ntiIloltrs clt'
r:l¡rlits sc f uclon con ó1.

I'lrl:l Sl¡r irlr. l:r l', lllr ilr--r'tti"l;r


lrLn'lrirriltrl (luo ll ('sr'ntó iti ini-
cio clc csic i't'lltto. t:rl vcz nti ltrcc
IliI trr lcnt,glil clcl hincltris¡no, srilo
no torrrrr'lo cn sclio. "¿O tri ntc lle
r rti'írts l llis¡t?", crrclLLe tt'o col ut tl'r
c:ríclr ck' lr.jos cscrlofi'iilll lc. ff&.¡.l.: ::.: :-:'::1]I- .--,-.
,li,!,].,! l:L. =.
''Hlr', , ilr,,, ;rtt,,\ ,l¡(. Iltir
llirrl lt's alc.íit I'ol rl r' ll t scrl'rrr' nr il-
L

liclo '. Ltl'tllr Slr it:t, e l plr ilrlcnrrr


r"rt l,'s lr"lrrl'l"r irr'1i,,.. l.rrrl,,
zo lt'c ltlz:rnclr) crltali(l:tIr)s. Colt
los ltrios. sLr f'lrrililt clc.jo clc ut-
,,,lttt ;rI l,,-. \Ii, Illl,Ls r.1,.,.i;rlI :U
crpct'icnc il ltlolt,siol:r1 t' str srt
l:r lio. Ios l slt ililt l cs I(' [l Ltcl¿t]lii l L

rti: r'lric'os. Iilll clcc lrl ri c¡ ut. :to


irr'i llllt íit r'1 |lt,go rlC cl0tcs "lli

iltnt0 r00[