Está en la página 1de 453

ig66-2ooy

CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE

EDICIÓ N PREPARADA POR

EDUARDO VADILLO ROMERO

CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE

DOCUMENTOS

1966-2007

EDICIÓN PREPARADA POR

EDUARDO VADILLO ROMERO

PRESENTACIÓN DE

Card. ANTONIO CAÑIZARES LLOVERA

BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS

MADRID • MMVIII

Edición expresamente autorizada por la Congregación para la Doctrina de la Fe (prot. n.289/69-25968 y 289/6926200)

Ilustración de cubierta: Basílica de San Pedro (detalle, 1630), Viviano Codazzi

© del texto: Congregación para la Doctrina de la Fe

© de esta edición: Biblioteca de Autores Cristianos, 2008 Don Ramón de la Cruz, 57. 28001 Madrid Depósito legal: M. 7.051-2008 ISBN: 978-84-7914-923-9 Impreso en España. Printed in Spain

Reservados todos los derechos. Queda prohibida, total o parcialmente, cualquier forma de re- producción, distribución, comunicación pública y manipulación de esta obra sin previa auto- rización del editor, de acuerdo con lo establecido en el Código Penal en materia de derechos de la propiedad intelectual.

ÍNDICE

GENERAL

Págs.

PRESENTACIÓN DE LA EDICIÓN ESPAÑOLA, po r el Card . Antonio Ca-

ñizares

xi x

NOTA PREVIA A LA EDICIÓN ESPAÑOLA, por

Eduard o Vadillo

xx m

SIGLAS Y ABREVIATURAS

xxi x

RELACIÓN DE LOS DOCUMENTOS

XXXIIJ

DOCUMENTOS DE LA CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE (1966-2007)

PROEMIO, por el Card. William Levada

3

PRENOTANDOS, po r Mons . Angel o Amato , SDB

7

1. Instrucción sobre los matrimonios mixtos (Instructio de ma- trimoniis mixtis): Matritnonii sacramentum (18-3-1966)

20

2. Notificación [sobre la abolición del índice de Libros Pro- hibidos] (Notificatio [de Indicis librorum prohíbitorum conditíone]): Post Hueras apostólicas (14-6-1966) 26

3. Carta circular a los presidentes de las Conferencias episco- pales [sobre los abusos en la interpretación de los decretos del Concilio Vaticano II] (Epistula ad Venerabiles Praesu- les Conferentiarum Episcopalium [de abusibus in doctrina Concilii interpretanda invalescentibus]): Cum oecumenicum Concilium (24-7-1966)

28

4. Decreto [sobre la interpretación de la «Notificación» del 14 de junio 1966 acerca del «índice» de libros prohibidos] (Decretum [de interpretatione «Notificationis» diei 14 iunii 1966 circa «Indicem» librorum prohíbitorum]): Post edi- tan (15-11-1966)

32

5. Instrucción a los presidentes de las Conferencias Episcopa- les sobre la necesidad de establecer comisiones doctrinales (Instructio [ad venerabiles Praesules Conferentiarum Epis- copalium de Commissionibus doctrinalibus instituendis]):

Litteris apostolicis (23-2-1967)

33

6. Fórmula que se debe emplear para la Profesión de Fe en los casos en que lo prescribe el derecho en lugar de la fórmula Tridentina y del juramento antimodernista (Formula dein- ceps adhibenda in casibus in quibus iure praescribitur Pro- fessio Fidei loco formulae Tridentinae et iuramenti antimo- demistici): Ego N. (17-7-1967)

35

VIII

Índice general

 

Págs.

7.

Normas para proceder a la reducción al estado laical en las Curias diocesanas y religiosas (Normae ad apparandas in Curiis dioecesanis et religiosis causas reductionis ad statum laicalem cum dispensatione ab obligationibus cum sacra Or- dinatione conexis): Antequam causam (13-1-1971) 36

8.

Carta a los Ordinarios del lugar y Superiores Generales [sobre la reducción al estado laical] (Litterae circulares óm- nibus locorum Ordinariis et Moderatoribus Generalibus re- ligionum clericalium [de reductíone ad statum laicalem]):

Litteris Encyclicis (13-1-1971)

44

9.

Nuevo reglamento para el examen de las doctrinas (Nova agendi ratio in doctrinarum examine): Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei (15-1-1971)

-.

48

10.

Declaración para salvaguardar la fe de algunos errores re- cientes sobre los misterios de la Encarnación y la Trinidad (Declaratio ad fidem tuendam in mysteria Incarnationis et Sanctissimae Trinitatis a quibusdam recentibus erroribus):

Mysterium FiliiDei (21-2-1972)

52

11.

Declaración sobre los fragmentos de Hostias consagradas (Declaratio de fragmentis eucharisticis): Cum explanationes

(2-5-1972)

58

12.

Normas pastorales sobre la absolución general sacramental (Normae pastorales circa absolutionem sacramentalem ge- nerali modo impertiendam): Sacramentum Paenitentiae (16-

6-1972)

59

13.

Declaración sobre la interpretación de algunas disposi- ciones establecidas en 13 de enero de 1971 {relativas a la reducción al estado laical) (Declaratio quoad interpreta- tionem quarundam dispositionum, quae Normis, die XIII Ianuarii 1971 editis, statutae sunt): Die XIII lanuarii (26 de junio de 1972)

66

14.

Declaración sobre la tutela del sacramento de la Penitencia (Declaratio de tuenda Sacramenti Paenitentiae dignitate):

Sacra Congregatio (23-3-1973)

70

15.

Carta sobre la indisolubilidad del matrimonio y la admi- nistración de los Sacramentos a los fieles que viven en si- tuación irregular (Litterae circulares de indissolubilitate matrimonii et de admissione ad Sacramenta fidelium qui in unione irregulari vivunt): Haec Sacra Congregatio (11-4-

1973)

71

16.

Carta a los presidentes de las Conferencias episcopales so- bre la sepultura eclesiástica de los fieles en situación matri- monial irregular (Litterae circulares ad venerabiles Praesu- les Conferentiarum Episcopalium de sepultura ecclesiastica eorum fidelium, qui in condicione matrimoniali irregulari inveniuntur): Complures Conferentiae (29-5-1973)

73

índice general

^A

Págs.

17. Declaración sobre la doctrina católica acerca de la Iglesia para defenderla de algunos errores actuales (Declaratio cir- ca Catholicam Doctrinam de Ecclesia contra nonnullos erro- res hodiernos tuendam): Mysterium Ecclesíae (24-6-1973)

18. Decreto sobre la sepultura eclesiástica (Decretum de sepul- tura ecclesiastica): Paires Sacrae Congregationis (20-9-1973) . 90

19. Instrucción sobre la disolución del matrimonio en favor de la fe (Instructio pro solutione matrimonii in favorem fidei):

75

Ut notum est (6-12-1973)

91

20. Normas de procedimiento para el proceso de disolución del matrimonio en favor de la fe (Normae procedurales pro conficiendo processu dissolutionis vínculi matrimonialis in

favorem fidei): Processum (6-12-1973) 94

21. Declaración sobre el sentido de la aprobación a las traduc- ciones de las fórmulas sacramentales (Declaratio de sensu tribuendo adprobationi versionum formularum sacramen- talium): Instauratio litúrgica (25-1-1974)

99

22. Notificación [sobre las presuntas apariciones de la «Señora de todos los pueblos»] (Notificazione [in mérito alie prete- se apparizioni della «Signora di tutti i popoli»]): In mérito alie pretese apparizioni (25-5-1974)

100

23. Declaración sobre el aborto provocado (Declaratio de abor-

tu procurato): Quaestio de abortu

(18-11-1974)

101

24. Declaración sobre dos obras del profesor Hans Küng (De- claratio de duobus operibus professoris Ioannis Küng): Sa- cra Congregatio (15-2-1975)

116

25. Respuestas a las dudas propuestas por la Conferencia epis- copal de los Estados Unidos de América acerca de la este- rilización en los hospitales católicos (Responsa ad quaesita Conferentiae Episcopalis Americae Septentrionalis circa ste- rilizationem in nosocomiis catholicis): Haec Sacra Congrega- tio o Quaecumque sterelizatio (13-3-1975) 119

26. Decreto sobre la vigilancia de los Pastores de la Iglesia respecto a los libros (Decretum de Ecclesiae pastorum vi- gilantia circa libros): Ecclesiae pastorum (19-3-1975) 122

27. Declaración acerca de ciertas cuestiones de ética sexual (Declaratio de quibusdam quaestionibus ad sexualem ethi-

cam spectantibus): Persona humana (29-12-1975)

127

28. Decreto sobre la celebración pública de la Misa por difun- tos cristianos no católicos (Decretum de Missa publice ce- lebranda in Ecclesia Catholica pro aliis christianis defunc-

tis): Accidit in diversis regionibus (11-6-1976) 144

29. Decreto sobre algunas ordenaciones presbiterales y episco- pales ilegítimas (Decretum circa quasdam illegitimas ordi- nationes presbyterales et episcopales): Exc.mus et Rev.mus

(17-9-1976)

146

X

Índice general

índice general

XI

 

Págs.

Págs.

30.

Declaración sobre la cuestión de la admisión de las mujeres al sacerdocio ministerial (Declaratio circa quaestionem ad- missionis mulierum ad sacerdotium ministeriale): ínter in- signiores (15-10-1976)

148

40.

Carta a los Ordinarios del lugar y Superiores Generales sobre el procedimiento para el examen y resolución de las peticiones referentes a la dispensa del celibato (Ómnibus locorum Ordinariis et Moderatoribus generalibus religio-

31. Decreto sobre la impotencia que hace nulo el matrimonio (Decretum circa impotentiam quae matrimonium dirimit):

 

num clericalium de modo procedendi in examine et resolu- tione petitionum quae dispensationem a caelibatu respi-

 

Sacra Congregado (13-5-1977)

165

ciunt): Per Litteras ad universos (14-10-1980) 196

32. Respuesta a la duda sobre la absolución general sacra- mental (Responsum ad quaesitum circa absolutionem sa- cramentalem generali modo impertiendam): In the case (20-

 

41.

Normas de procedimiento para la dispensa del celibato sacerdotal (Normae procedurales de dispensatione a sacer- dotali caelibatu): Ordinarias competens (14-10-1980) 200

 

1-1978)

166

42.

Instrucción sobre el bautismo de los niños (Instructio de

Carta al P. E. Schillebeeckx (Lettera al P. E. Schillebeeckx):

33. Notificación [sobre la devoción a la Divina Misericordia en las formas propuestas por Sor Faustina Kowalska] (Noti-

43.

baptismo parvulorum): Pastoralis actio (20-10-1980) 205

ficazione [circa la devozione alia Divina Misericordia nelle

 

A seguito (20-11-1980)

223

forme proposte da Suor Faustina Kowalska]): Da diverse

 

44.

Declaración sobre la disciplina canónica que prohibe bajo

partí (15-4-1978)

168

pena de excomunión que los católicos se inscriban en la

34. Declaración sobre el libro del R.P. Jacques Pohier: «Quand je dis Dieu» (Declaratio circa librum R.P. Iacobi Pohier:

Masonería y otras asociaciones de ese tipo (Declaratio de canónica disciplina quae sub poena excommunicationis

 

«Quand

je dis Dieu»): Sacra Congregatio (3-4-1979)

169

vetat ne catholici nomen dent sectae Massonicae aliisque

35. Carta a los presidentes de las Conferencias episcopales sobre algunas cuestiones de escatología (Epistula ad Vene-

eiusdem generis associationibus): Sacra Congregatio pro Doc- trina Fidei (17-2-1981)

232

rabiles Praesules Conferentiarum Episcopalium de quibus-

 

45.

Declaración [sobre la admisión a la plena comunión con la

dam quaestionibus ad Eschatologiam spectantibus): Recen- tiores episcoporum (17-5-1979)

171

Iglesia Católica de algunos miembros del clero y del laicado pertenecientes a la Iglesia Episcopaliana (Anglicana)] (Di-

36. Carta a S.E. Mons. John R. Quinn, Presidente de la Con- ferencia episcopal Norteamericana con «Observaciones» sobre el libro «La sexualidad humana», estudio encargado por la «Catholic Theological Society of America» editado

 

chiarazione [in mérito aH'ammissione alia piena comunione con la Chiesa Cattolica di alcuni membri del clero e del laicato appartenenti alia Chiesa Episcopaliana (Anglica- na)]): Nelgiugno 1980 (1-4-1981)

234

por el Rev. Anthony Kosnik (Lettera a Sua Ecc.za Mons. John R. Quinn, Presidente della Conferenza Episcopale Americana, contenente «Osservazioni» sul libro «La ses-

46.

Carta del Prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el informe final de la «ARCIC» (Epistula Praefecti S. Congregationis pro Doctrina Fidei ob

sualitá umana», studio commissionato dalla «Catholic Theo- logical Society of America» a cura del Rev. Anthony Kos-

editam relationem finalem Quam Prefectus (27-3-1982)

a Commissione «ARCIC»):

236

nik): Del libro «Human Sexuality» (13-7-1979) 176

47.

Observaciones sobre el informe final de la «ARCIC» (Ani-

37. Declaración sobre algunos puntos de la doctrina teológica del profesor Hans Küng (Declaratio de quibusdam capiti- bus doctrinae theologicae professoris Ioannis Küng): Chris-

 

48.

madversiones super enuntiatis ultimis Commissionis vulgo «ARCIC» cognominatae): Animadversiones (27-3-1982) 238

ti ^celesta (15-12-1979)

182

Respuesta a las dudas propuestas [sobre la comunión del celebrante «por intinción» y la comunión de los fieles bajo

 

38. Declaración sobre la eutanasia (Declaratio de Euthanasia):

la sola especie del vino] (Responsa ad proposita dubia [de

 

lura et bona (5-5-1980)

186

celebrantis communione «per intinctionem» et fidelium

39. Respuesta a las dudas propuestas [acerca de la interpreta- ción del decreto «De Ecclesiae Pastorum vigilantia circa

communione sub sola specie vini]: Patres Sacrae Congrega- tionis (29-10-1982)

254

libros»] (Responsa ad proposita dubia [de interpretatione decreti «De Ecclesiae Pastorum vigilantia circa libros»]):

 

49.

Notificación por la que se declaran de nuevo las penas ca- nónicas en las que han incurrido los Obispos que ordenaron

 

Paires Sacrae Congregationis (25-6-1980)

195

ilícitamente a otros Obispos y los que han sido ordenados ilegítimamente (Notificatio qua poenae canonicae Episcopis

XII

Índice general

 

qui illicite alios Episcopos ordinaverunt illisque hoc modo illegitimo ordinatis denuo comminantur): Exc.mus Dominus

 

(12-3-1983)

256

50.

Notificación [sobre el Padre Georges de Nantes] (Notifi-

cation [au sujet de l'abbé Georges de Nantes]):

Monsieur

l'Abbé

Georges de Nantes (13-5-1983)

 

258

51.

Respuestas a las dudas propuestas sobre la interpretación del Decreto «Ecclesiae pastorum» (Responsa ad proposita dubia de interpretatione decreti «Ecclesiae Pastorum»): Con lettera in data (7-7-1983)

260

52.

Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre algunas

cuestiones relativas al ministro de la Eucaristía (Epistula ad Ecclesiae Catholicae Episcopos de quibusdam quaestioni-

bus ad Eucharistiae Ministrum spectantibus):

Sacerdotium

ministeriale (6-8-1983)

269

53.

Carta al Emmo. y Rvmo. Sr. Card. Joseph Hóffner, Arzo- bispo de Colonia: acerca del examen del «Opus Angelo- rum» (Epistula Em.mo ac Rev.mo Domino Iosepho Card.

Hóffner,

Archiepiscopo Colonien., missa: de peracto exa-

mine circa «Opus Angelorum»): Litteris

diei 1 decembris

(24-9-1983)

277

54.

Declaración sobre las asociaciones masónicas (Declarado de associationibus massonicis): Quaesitum est (26-11-1983) .

278

55.

Traducción al artículo «carnis resurrectionem» del Símbolo Apostólico (Traduzione dell'articolo «carnis resurrectio- nem» del Símbolo Apostólico): L'articolo «Carnis resurrec- tionem» (14 de diciembre de 1983)

279

56.

Carta enviada al R.P. E. Schillebeeckx,

OP (Epistula R.P.

Eduard o Schillebeeckx, OP, missa): La Congrégation pour Doctrine de la Foi (13-6-1984)

la

282

57.

Instrucción sobre algunos aspectos de la «Teología de la Liberación» (Instructio de quibusdam rationibus «Theolo- giae Liberationis»): Libertatis nuntius (6-8-1984) 286

58.

Notificación sobre el volumen del P. Leonardo Boff, OFM, «Iglesia: carisma y poder. Ensayo de Eclesiología militante» (Notificatio de scripto P. Leonardi Boff, OFM, «Chiesa: Ca- risma e Potere») [Notificazione circa il volume: «Chiesa:

 

Carisma e potere. Saggio di Ecclesiologia militante» del

P. Leonardo Boff, OFM]: // 12 febbraio (11-3-1985) 315

59.

Carta a los Ordinarios del lugar para recordar las normas

 

vigentes sobre los exorcismos (Epistula Ordinariis locorum missa: in mentem normae vigentes de exorcismis revocan-

 

tur): lnde

ab aliquot annis (29-9-1985)

323

60.

Instrucción sobre la libertad cristiana y la liberación (In- structio de libértate christiana et liberatione): Libertatis con- scientia (22 de marzo de 1986)

325

Índice general

XIII

Págs.

61. Carta al R.D. Charles Curran (Epistula R.D. Carolo Curran, Vasingtoniae degenti, missa): Questa Congregazione (25-7-

377

62. Carta a Gyórgy Bulányi sobre algunos escritos que se le atribuyen (Lettera a Gyórgy Bulányi circa alcuni scritti a lui attribuiti): Nel giugno 1984 (1-9-1986) 381

63. Notificación [sobre el libro «Pleidooi voor mensen in de Kerk» (Nelissen, Baarn 1985) del prof. Edward Schille- beeckx, OP] (Notificatio [sur le livre «Pleidooi voor men- sen in de Kerk» (Nelissen, Baarn 1985) du prof. Edward Schillebeeckx, OP]): Le Professeur Edward Schillebeeckx (15-

388

64. Carta a los obispos de la Iglesia sobre la atención pastoral a las personas homosexuales (Epistula ad universos catho- licae Ecclesiae Episcopos de pastorali personarum homose- xualium cura): Homosexualitatis problema (1-10-1986) 391

65. Instrucción sobre el respeto a la vida humana naciente y la dignidad de la procreación. Respuestas a algunas cuestiones suscitadas en nuestros días (Instructio de observantia erga vitam humanam nascentem deque procreationis dignitate tuenda. Responsiones ad quasdam quaestiones nostris tem-

404

66. Fórmula para la Profesión de fe y el juramento de fidelidad al asumir un oficio que se ejercita en nombre de la Iglesia (Professio fidei et Iusiurandum fidelitatis in suscipiendo officio nomine Ecclesiae exercendo): 1 fedeli chiamati (1-7-

439

67. Decreto [acerca de la tutela del sacramento de la penitencia] (Decretum [de sacramenti Paenitentiae dignitate tuenda]) [Decreto riguardante la difesa della dignitá del Sacramento dellaPenitenza]: Congregatio pro Doctrina Fidei (23-9-1988) 443

68. Observaciones

1986)

9-1986)

poribus agitatas): Donum vitae (22-2-1987)

1988)

sobre el documento de la ARCIC-II «La

salvación y la Iglesia»

(Osservazioni circa il

documento

dell'ARCIC-II «La salvezza e la Chiesa»): Le seguenti osser- vazioni (18-11-1988)

444

69. Rescripto de la audiencia

con el S. Padre por el que se

publican las fórmulas de la profesión de fe y del juramento

de fidelidad (Rescriptum ex audientia SS.mi formulas pro-

fessionis fidei et iuris iurandi fidelitatis datur): Quod attinet (19-9-1989)

contingens

foras

457

70. Carta a los obispos de la Iglesia Católica sobre algunos aspectos de la meditación cristiana (Epistula ad totius Ca- tholicae Ecclesiae Episcopos de quibusdam rationibus chris- tianae meditationis): Orationis formas (15-10-1989) 458

71. Instrucción sobre la vocación eclesial del teólogo (Instruc- tio de Ecclesiali Theologi vocatione): Donum veritatis (24-

478

5-1990)

XIV

índice general

índice general

XV

72.

Notificación [sobre la validez del bautismo en la ^<Christian Community» de Rudolf Steiner] (Notificatio [de validitate baptismatis apud «Christian Community» Rudolfi Steiner

81. Notificación sobre los escritos y las obras de la Sra. Vassu- lae Rydén (Notificatio de scriptis et operibus dominae Vassulae Rydén): Molti Vescovi (6-10-1995) 561

73.

confessionem]): Quaesitum est (9-3-1991) 501

82. Respuesta a la duda propuesta sobre la doctrina de la Carta Apostólica «Ordinatio sacerdotalis» (Responsum ad propo-

83. Notificación sobre la Obra «Mary and Human Liberation»

Nota sobre el libro de P. André Guindon, OMI, «The Sexual Creators. An Ethical Proposal for Concerned Christians» (University Press of America, Lanham-New York-London 1986) (Note on the Book by Fr. André Guindon, OMI, «The Sexual Creators. An Ethical Proposal for Concertied Chris- tians» [University Press of America, Lanham-New York-

 

situm dubium circa doctrinam in Epist. Ap. «Ordinatio Sa- cerdotalis» traditam): Utrum doctrina (28-10-1995) 563

del Padre Tissa Balasuriya, OMI (Notificazione sull'Opera «Mary and Human Liberation» del Padre Tissa Balasuriya,

London 1986]): The Congregation for the Doctrine of the

OMI): 115 giugno (2-1-1997)

564

Faith (31-1-1992)

502

84. Reglamento para el examen de las doctrinas (Agendi ratio

74.

Instrucción acerca de algunas cuestiones sobre el uso de los

in doctrinarum examine):

Congregatio pro Doctrina Fidei

medios de comunicación social en la promoción de la doc-

(30-5-1997)

570

trina de la fe (Istruzione circa alcuni aspetti dell'uso degli strumenti di comunicazione sociale nella promo^ione della

85. Notificación sobre los escritos del Padre Antony De Mello, si (Notificatio circa scripta Patris Antonii De Mello, si):

dottrina della fede): II Concilio Vaticano II (30-3-1992)

515

Pater Antonius

de Mello si

(24-6-1998)

576

75.

Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobfe algunos aspectos de la Iglesia considerada como comunión (Litterae ad Catholicae Ecclesiae episcopos de aliquibus aspectibus Ecclesiae prout est communio): Communionis nutio (28-5-

86. Fórmula para la Profesión de fe y el juramento de fidelidad al asumir un oficio que ejercita en nombre de la Iglesia con Nota doctrinal ilustrativa (Professio fidei et Iusiurandum fidelitatis in suscipiendo officio nomine Ecclesiae exercen-

 

1992)

527

do una cum nota doctrinali adnexa): Ego N. (29-6-1998) 579

76.

Decreto sobre la doctrina y los usos de la asociación «Opus Angelorum» (Decretum de doctrina et usibus particulari- bus consociationis cui nomen «Opus Angelorumi>): Litteris

87. El Primado del Sucesor de Pedro en el misterio de la Iglesia (II Primato del Successore di Pietro nel mistero della Chie- sa): Nell'attuale momento (31-10-1998) 591

diei

1 decemhris (6-6-1992)

541

88. Notificación sobre la Hermana Jeannine Gramick, SSND, y

 

77.

Algunas consideraciones acerca de la respuesta a propues-

 

tas legislativas sobre la no discriminación de las personas homosexuales (Some considerations concerning the respon-

 

el Padre Robert Nugent, SDS (Notification regarding Sister Jeannine Gramick, SSND, and Father Robert Nugent, SDS):

Sister jeannine Gramick, ssnd (31-5-1999) 602

se

to legislative proposals on the non-discrimination of ho-

89. Nota sobre la expresión «Iglesias hermanas» (Nota sull'es-

 

mosexual persons): Recently, legislation has beeti proposed

 

pressione «Chiese sorelle»): L'espressione Chiese sorelle (30-

(23-7-1992)

544

6-2000)

607

78.

Notificación sobre la validez del bautismo [administrado en «The New Church»] (Notificatio de validitate haptismatis [apud «The New Church» confessionem collati]): Quaeú-

90. Declaración sobre la unicidad y universalidad salvífica de Jesucristo y de la Iglesia (Declaratio de Iesu Christi atque Ecclesiae unicitate et universalitate salvifica): Dominus lesus

tum est (20-11-1992)

550

(6-8-2000)

612

79.

Respuesta a las dudas propuestas sobre el «aislamiento ute-

91. sobre las oraciones para obtener de Dios la

Instrucción

rino» y otras cuestiones (Responsa ad proposita dubia circa «interclusionem uteri» et alias quaestiones): Paires Congre-

curación (Instructio de orationibus ad obtinendam a Deo sanationem): Ardens felicitatis (14-9-2000)

640

gationis (31-7-1993)

551

92. Notificación sobre algunas publicaciones del Prof. Dr. Rein-

80.

Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la recepción

a

fidelibus qui post divortium novas inierunt nuptias):

hard

Messner

(Notificazione

su alcune publicazioni del

de la comunión eucarística por parte de los fieles divorcia- dos que se han vuelto a casar (Epistula ad Catholicae Ec-

Prof. Dr. Reinhard Messner): Professor Dr. Reinhard Mess- ner (30-11-2000)

655

clesiae Episcopos de receptione communionis eucharisticae

93. Notificación a propósito del libro de Jacques Dupuis, «Ver- so una teología cristiana del pluralismo religioso» (Ed. Que-

Annus Internationalis Familiae (14-9-1994)

554

riniana, Brescia 1997) (Notificazione a proposito del libro

XVI

índice general

94.

95.

96.

di Jacques Dupuis, «Verso una teología cristiana del plura- lismo religioso» [Ed. Queriniana, Brescia 1997]): In seguito

(24-1-2001)

66 7

Notificación sobre algunos escritos del R.P. Marciano Vidal CSSR (Notificazione riguardante alcuni scritti del R.P. Mar- ciano Vidal, CSSR): Uno dei compiti (22 de febrero 2001)

Normas para realizar el proceso para la disolución del vínculo matrimonial en favor de la fe (Normae de con- ficiendo processu pro solutione vinculi matrimonialis in

favorem fidei): Poleslas Ecclesiae (30-4-2001) 685

Carta a los obispos de la Iglesia Católica y a otros Ordina- rios y Jerarcas sobre los delitos más graves reservados a la Congregación para la Doctrina de la Fe (Epistula ad totius Catholicae Ecclesiae Episcopos aliosque Ordinarios et Hie- rarchas quorum interest: de delictis gravioribus eidem Con- gregationi pro Doctrina Fidei reservatis): Ad exsequendam ecclesiasticam legem (18-5-2001)

697

673

97.

Respuesta a la duda propuesta sobre la validez del bautis- mo [en la comunidad «The Church of Jesús Christ of Lat- ter-day Saints»] (Responsum ad propositum dubium de validitate baptismatis [apud communitatem «The Church of Jesús Christ of Latter-day Saints»]): Utrum Baptismus (5-

6-2001)

Nota sobre el valor de los Decretos doctrinales concernien- tes al pensamiento y a las obras del Rvdo. Sac. Antonio Rosmini Serbati (Nota sul valore dei Decreti dottrinali con- cernenti il pensiero e le opere del Rev.do Sacerdote Anto- nio Rosmini Serbati): IlMagistero della Chiesa (1-7-2001)

Decreto de excomunión [de algunas mujeres «ordenadas» por un obispo cismático] (Decreto di scomunica [di alcune donne «ordinate» da un Vescovo scismatico]): Alio scopo di dissipare (5-8-2002)

Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al com- promiso y la conducta de los católicos en la vida política (Nota dottrinale circa alcune questioni riguardanti l'im- pegno e il comportamento dei cattolici nella vita política):

L'impegno del cristiano (24-11-2002)

[Decreto por el que] se rechaza el recurso de algunas

excommu-

nicatarum mulierum reicitur): II 29 giugno (21 de diciem- bre 2002)

Consideraciones sobre los proyectos de reconocimiento

i \ legal de las uniones entre personas homosexuales (Consi-

p»A¿VYf7 derazioni circa i progetti di riconoscimento légale delle unioni tra persone omosessuali): Diverse questioni concer-

98.

99.

100.

101.

mujeres

excomulgadas

(Recursus quarundam

102.

nenti l'omosessualita (3-6-2003)

701

702

707

708

723

727

índice general

103. Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la colabo- ración del hombre y la mujer en la Iglesia y en el mundo (Lettera ai Vescovi della Chiesa Cattolica sulla collabora- zione dell'uomo e della donna nella Chiesa e nel mondo):

Esperta in umanitá (31-5-2004)

XVII

Págs.

737

104. Notificación sobre la obra «Jesús Symbol of God» del P. Roger Haight, si (Notificazione sul libro «Jesús Symbol of God» di Padre Roger Haight, Si): The Congregation for

the Doctrine ofthe Faith (13 de diciembre de 2004) 757

105. Nota sobre el ministro del sacramento de la Unción de los enfermos (Nota circa il Ministro del Sacramento dell'Un- zione degli Infermi): // Códice di Diritto Canónico (11-2-

2005)

767

106. Notificación sobre las obras del P. Jon Sobrino SI «Jesucris- to liberador. Lectura histórico-teológica de Jesús de Naza- ret (Madrid 1991)» y «La fe en Jesucristo. Ensayo desde las víctimas (San Salvador 1999)»: Después de un primer exa- men (26-11-2006)

768

107. Respuesta a algunas preguntas acerca de ciertos aspectos de la doctrina sobre la Iglesia (Responsa ad quaestiones de ali- quibus sententíis ad doctrinam de Ecclesia pertinentibus):

Ad catholicam profundius (29-6-2007) 784

108. Respuestas a algunas preguntas de la Conferencia Episco- pal Estadounidense sobre la alimentación e hidratación ar- tificiales (Responsa ad quaestiones ab Episcopali Conferen- tia Foederatorum Americae Statuum propositas circa cibum et potum artificialiter praebenda): Estne moralis obligatio

(1-8-2007).

790

109. Nota doctrinal acerca de algunos aspectos de la Evangeli- zación: Inviato dalPadre (3-12-2007)

791

APÉNDICE: Documentos pontificios sobre la Congregación para la Doctrina de la Fe

808

1. Integrae servandae, de Pablo VI

808

2. Regiminí Ecclesiae universae, de Pablo VI (n.29-40)

811

3. Pastor Bonus, de Juan Pablo II (n.48-55)

812

ÍNDICE DE CITAS

1. Bíblicas

817

2. Del Magisterio eclesiástico

827

3. De escritores eclesiásticos

852

4. Relacionadas

con el diálogo ecuménico

856

5. De obras sobre las que ha intervenido la Congregación

857

ÍNDICE ONOMÁSTICO

 

861

ÍNDICE DE MATERIAS

865

PRESENTACIÓN DE LA EDICIÓN ESPAÑOLA

Si la recepción de un documento de la Iglesia, antes que un hecho mediático o informativo, es un hecho eclesial y una oca-

sión para poner en práctica la Communio l , resulta evidente que

la publicación de esta colección de textos de la Congregación

para la Doctrina de la Fe en lengua española es un aconteci- miento eclesial gozoso. El lector tiene entre sus manos unos documentos mediante los cuales la Iglesia ha puesto de ma-

nifiesto elementos esenciales de la Revelación cristiana: se trata de unas páginas fundamentalmente positivas, aunque en no pocas ocasiones hayan sido errores o desviaciones de diversas personas los que hayan dado lugar a las clarificaciones que se contienen en este libro. En realidad, la tutela de la fe ante las desviaciones y la difusión de los planteamientos correctos son dos caras de la misma moneda y mientras el error aceche

la vida de los hombres, no pueden estar separadas. De hecho,

cuando se difunden entre los cristianos algunos planteamientos doctrinales erróneos es necesaria una palabra de orientación y discernimiento. Como hemos recordado hace algo más de un

año los obispos españoles en la instrucción pastoral Teología y secularización: «El anuncio del Evangelio será mediocre mien- tras pervivan y se propaguen enseñanzas que dañan la unidad

e integridad de la fe, la comunión de la Iglesia y proyecten

dudas y ambigüedades respecto a la vida cristiana» (n.3). Se podría pensar que ya el Catecismo de la Iglesia Católica ofrece una síntesis autorizada del mensaje cristiano, y que estas intervenciones de la Congregación responden a una serie de pro- blemas muy concretos y específicos, limitados a círculos teológi- cos especializados; conforme a tal interpretación, una publica- ción como la presente quedaría relegada a grupos de estudiosos que quieren seguir una línea teológica romana. Sin embargo, el mismo contacto con los textos que aquí se ofrecen convencerá al lector de lo contrario. Las diversas declaraciones, instrucciones,

1 Cf. JUAN

PABLO II , Discurso a la Asamblea plenaria de la Congregación para

XX Presentación

a la edición

española

notificaciones, etc., simplemente tratan de salvaguardar lo espe- cíficamente cristiano ante el subjetivismo y relativismo que carac- terizan amplios sectores de la cultura contemporánea; cuando esas modas culturales, u otras parecidas, se hacen presentes en la teología, el efecto invariable es la auto-secularización de la Igle- sia y la consiguiente atonía pastoral. Si la verdad sobre Dios n o brilla como una lámpara en medio de un lugar tenebroso (cf. 2 Pe 1,19), los fíeles acaban invariablemente zarandeados por cual- quier viento de doctrina (cf. Ef 4,14). Esta amplia serie de documentos será una referencia nece- saria para quien quiera conocer verdaderamente la teología católica, y en primer lugar, para los llamados a desempeñar el ministerio sacerdotal. La nueva Evangelización n o puede lle- varse a cabo sin una teología honda y sana, que brille po r su

espíritu

colección puede prestar una ayuda muy valiosa para los qu e estudian y profundizan en la teología, ya. que advierte de los errores y desviaciones que pueden lastrar su estudio y hacer infecunda una labor intelectual ardua y no siempre fácil. Recor- dar cuestiones esenciales y la correcta exposición de la fe de la Iglesia en modo alguno coarta la teología; al contrario, la ca- pacita para que proceda de una manera correcta, a partir de la fe de la Iglesia y contando con la recta razón. Personalmente he de decir que he asistido de cerca a la elaboración de algunos de los documentos que se contienen en esta obra y conozco la meticulosidad, el esfuerzo, las reflexiones y múltiples consultas que esconden unos textos aparentemente simples, pero en muchos casos dotados de una sorprendente profundidad.

Quizá se podría decir de estos textos algo semejante a lo que san Gregorio Nacianceno explicaba de san Basilio Magno:

todo en la vida del obispo de Cesárea se había realizado a favor de la recta doctrina, de la ortodoxia 2 ; sin embargo, se debe señalar que el Nacianceno emplea literalmente la expresión: a favor del Logos correcto. E n este término se acumulan los sig- nificados, ya que puede entenderse n o sólo de la ortodoxia o recta doctrina, sino también de un pensamiento o razón que es verdadero, sin excluir la confesión de la divinidad del Hijo de Dios, que es el Verbo eterno. E n realidad, la confesión de la persona de Cristo, origen de la misión de Pedro y sus sucesores, es la clave y piedra angular de la recta doctrina y no está sepa-

d e fe y po r su comunión

eclesial. Precisamente

esta

2 SAN GREGORIO NACIANCENO,

Orationes, 43 , 62,2 .

Presentación

a la edición

española

XXI

rada de u n uso correcto d e la razón, aunque desborda las po- sibilidades de la razón natural; además, lo que se opone a las verdades de fe, tarde o temprano se acabará oponiendo tam- bién a la verdad natural. Por último y dado que estas líneas se escriben en castellano,

la lengua de dos

Jesús y san Juan de la Cruz, es necesario evocarles en esta pre- sentación. La extraordinaria oración de estos santos estuvo siempre unida al misterio d e Cristo y de la Iglesia, porque eran conscientes de que Jesucristo es la única Palabra que pronunció el Padre en la que nos dijo todo 3 , y sabían que su revelación fue confiada a la Iglesia y en la Iglesia tenemos «buen camino» 4 . A ellos encomendamos la difusión y recepción de estos documen- tos entre los fieles d e lengua española.

grandes doctores de la Iglesia: santa Teresa d e

Toledo, 14

la Cruz.

de diciembre de 2007, festividad de san Juan d e

Card. ANTONIO CAÑIZARES LLOVERA

Arzobispo

de Toledo y Primado de España

3 Cf. SAN JUAN DE LA CRUZ, Subida al Monte Carmelo, II , 22,5 .

4 Cf.

SANTA TERESA DE JESÚS, Camino

de perfección, 36 (21), 6.

NOTA PREVIA A LA EDICIÓN ESPAÑOLA

Características de la edición española

La presente edición de los documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe obedece a un deseo tanto de la citada Congregación como de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe en la Conferencia Episcopal española. Esta edición,

pues, corresponde a una iniciativa de la Comisión Episcopal para

la Doctrina de la Fe, entre otras que se han ido tomando para

difundir las enseñanzas magisteriales. En este sentido, y ya desde

el principio, es un deber recordar aquí a Mons. Eugenio Romero

Pose, que presidió la Comisión doctrinal de la Conferencia Epis-

copal desde el 2002 hasta su muerte, el 25 de marzo de 2007,

y fue quien decidió la presente publicación que ahora ve la

luz. A su memoria, el que suscribe quiere dedicar esta edición como homenaje de gratitud por sus esfuerzos en la difusión de la doctrina de la Iglesia, entre los que destaco la ponencia del documento Teología y secularización, aprobado por la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal en marzo de 2006. Don Eu- genio quería que esta colección de documentos fuera un instru- mento para la formación teológica y difundiera unos textos que no siempre son fácilmente accesibles.

De hecho, no es la primera colección de Documentos que publica la Comisión doctrinal, pues ya en los años ochenta del pasado siglo se ofrecieron algunos', aunque dicha obra alcanzó escasa difusión. Posteriormente se vio necesaria una colección más amplia, y así en el año 2004 el que suscribe recibió el en- cargo de preparar una recopilación de Documentos de la Con- gregación para ser publicada en la Biblioteca de Autores Cris- lianos; la designación al año siguiente como teólogo asesor de la Comisión doctrinal confirmó y urgió más si cabe esta labor. Sin embargo, simultáneamente la misma Congregación estaba preparando una edición oficial de Documentos, de modo que

1

SECRETARIADO DE LA COMISIÓN EPISCOPAL PARA LA DOCTRINA DE LA FE

(ed.),

<kho Documentos Doctrinales de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe (Madrid 1981).

XXIV Nota previa a la edición

española

se abandonó el proyecto inicial de publicar todos los documen-

tos a nuestro alcance para seguir la edición oficial romana. Dicha edición apareció a finales del año 2006 y contiene 105 documentos; no son todos los que ha emanado la Congrega-

ción, pues se omitieron algunos de ámbito muy local y carácter secundario, cuyo contenido esencial quedaba recogido en otros.

A partir de este material, que fue transmitido por la Congre-

gación, con la que siempre se ha mantenido un fluido diálogo

y una colaboración cordial, se procedió a elaborar la presente

edición. Es importante notar que esta edición ha sido expresamente

autorizada por la misma Congregación para la Doctrina de la Fe, con la que se han consultado criterios y detalles, tal como hemos indicado antes, y se incluyen los documentos aparecidos después de que se publicara la edición romana. Sin embargo, nunca se puede olvidar que la edición propiamente oficial es la publicada con los documentos en las lenguas originales, sea latín, o en el idioma correspondiente, especialmente cuando dichos documen- tos han aparecido en Acta Apostolicae Sedis. Precisamente se han adoptado una serie de criterios para poder acceder con facilidad

a la edición original a partir de la presente edición: se ha mante-

nido la numeración de documentos, citas, etc., y en negrita se han ido incluyendo en el cuerpo del texto los números de página de

la edición romana.

El lector notará algunas diferencias en el modo de citar a pie de página que se ha regularizado con respecto a la edición

original; es evidente que dicha edición debía recoger las citas tal como se habían publicado en Acta Apostolicae Sedis o en los órganos oficiales, lo cual conlleva una cierta variedad. No obs- tante, cuando se han añadido nuevos datos en las citas aparecen siempre entr e llaves {}. Asimismo hay qu e señalar dos diferen- cias más: hemos numerado los párrafos en el margen exterior, para agilizar el uso de los índices, sin eliminar en ningún caso

la numeración interna original del documento, y también hay

novedades en los mismos índices. Se incluye un índice de textos citados, del que carece la edición romana, y en el que se indica

el número de documento y el número de párrafo. El índice de

materias ha quedado enriquecido y se ha añadido un índice de incipit para poder localizar un documento por sus palabras iniciales, como se suele citar. Finalmente debemos señalar que esta edición consta de un apéndice con tres textos pontificios sobre la Congregación para la Doctrina de la Fe: la constitución

Nota previa

a la edición

española

XXV

Integrae servandae y los párrafos correspondientes de las cons- tituciones Regimini Ecclesiae universae y Pastor Bonus. Todas estas pequeñas modificaciones creemos que servirán para faci- litar el uso de la presente edición. Por lo demás, nuestra traducción pretende ajustarse fiel- mente al texto original, de manera que se pueda cotejar con facilidad, aun con el riesgo de resultar demasiado literal; de hecho, casi siempre hemos respetado la división de frases y las partes dentro de cada frase. Muchos de estos documentos ha- bían aparecido ya traducidos en diversos lugares, especialmen- te en la edición española del L'Osservatore Romano, pero en muchos casos se trataba de traducciones mejorables; en otros casos, especialmente los documentos más recientes, la misma Congregación proporcionaba traducciones bastante más cui- dadas. En cualquier caso, todo se ha revisado para ofrecer la mayor fidelidad posible al original.

Unidad y coherencia de la colección de documentos

En los praenotanda que se pueden leer más adelante, el actual Arzobispo Secretario de la Congregación, Mons. Ange- lo Amato, SDB, subraya una serie de núcleos doctrinales im- portantes; sin embargo no quería dejar pasar la ocasión para recordar otro aspecto que, por mi parte, también considero relevante. El lector encontrará, además de una amplia serie de textos disciplinares, densos documentos doctrinales de temas bastante variados. Todos ellos, a pesar del lapso temporal trans- currido, presentan una profunda unidad porque ofrecen una explicación coherente de la Revelación cristiana: son una prue- ba de lo que afirma Mysterium Ecclesiae 5, haciéndose eco de los dos concilios del Vaticano sobre la permanencia en la Iglesia del mismo sentido de las verdades de fe en el decurso de los siglos. Se trata de una garantía para comprender mejor aspectos esenciales de la fe y una ayuda para profundizar en esa com- prensión. Sin embargo, no siempre la literatura teológica mantiene esos principios, y por ello han sido necesarias muchas de las intervenciones que aquí aparecen. Considero que hay un punto importante: ¿Cuáles son los presupuestos de muchas propues- tas teológicas a las que tiene que hacer frente la Congregación en estos documentos? Probablemente los que señaló el enton-

XXVI Nota previa a la edición

española

ees cardenal Ratzinger en una famosa conferencia en 1996 2 : en primer lugar, una filosofía que considera imposible captar la realidad y verdad última en sí misma, sino sólo su apariencia en nuestro modo de percibir; en segundo lugar, una exégesis in- adecuada, fruto de esa misma filosofía, y que se niega a aceptar la filiación divina de Cristo, en sentido ontológico, o los mila- gros, por aludir a dos ejemplos comunes. Es significativo que en una fecha tan temprana como 1966 una carta de la Congre- gación, a la hora de señalar los grandes problemas, indicara precisamente la negación del valor objetivo de las fórmulas de fe y un relativismo que ha renunciado a la verdad, con la con- siguiente repercusión en la confesión cristológica; casi treinta y cinco años después, la Dominus lesus, en su introducción, inci- dió de nuevo, con más amplitud, en estos mismos problemas. No está de más recordar que los que suelen rechazar estos documentos precisamente los acusan de ignorar la exégesis ac- tual y de mantenerse en un plano metafísico, ajeno a la reflexión filosófica contemporánea. Ha sido muy clara en ese sentido la crítica profundamente severa de P. Hünermann a la notificación sobre la Cristología de Jon Sobrino, si 3 . Para este autor alemán, la Congregación ignora el consenso ampliamente aceptado entre los exegetas católicos y se mueve dentro de categorías metafísicas, las cuales, aunque reconoce que las han empleado los grandes concilios ecuménicos, deberían ser reemplazadas por otras en las que aparezca el carácter de evento o de acontecimiento. Como ejemplo de una interpretación cristológica adecuada, Hüner- mann cita las reflexiones de B. Welte: para este autor, las expli- caciones de los grandes concilios no son vinculantes en nuestra época, porque el lenguaje metafísico ya ha llegado a su término y por ello deben ser reinterpretadas flexiblemente de modo que se muestre ese tono de evento o de aparecer. No hace falta ser muy inteligente para percibir que tal consenso exegético depende com- pletamente del esquema filosófico. Sin embargo, la enseñanza de Juan Pablo II, como la de sus predecesores, era muy clara en este sentido y sostenía lo contra- rio de lo que decían los autores aludidos antes: «Un gran reto que tenemos al final de este milenio es el de saber realizar el

2 Cf. J. RATZINGER, «Situación actual de la fe y de la teología», en J. VILLAGRA- SA (ed.), Joseph Ratzinger en «Ecclesia» (Pontificio Ateneo Regina Apostolorum, Roma 2006) 151-169, especialmente pp.164-168.

Cf. P . HÜNERMANN, «Qualitá della teología»: II Regno (Documenti 7/2007)

241-244.

3

XXVII

paso, tan necesario como urgente, del fenómeno A fundamento.

No es posible detenerse en la sola experiencia; incluso cuando ésta expresa y pone de manifiesto la interioridad del hombre

y su espiritualidad, es necesario que la reflexión especulativa

llegue hasta su naturaleza espiritual y el fundamento en que se apoya. Por lo cual, un pensamiento filosófico que rechazase cualquier apertura metafísica sería radicalmente inadecuado para desempeñar un papel de mediación en la comprensión de

la Revelación» 4

de una filosofía del ser es algo vinculado a una determinada

época simplemente indica cómo muchos profesores de teología

y filosofía en centros católicos se ven arrastrados por las modas

culturales del momento. Con mucha frecuencia se dejan de lado estudios absolutamente serios que presentan estas cuestiones metafísicas a la luz de la moderna teoría de los fundamentos en las ciencias 5 ; la filosofía del ser no es, pues, algo limitado a una determinada época ya cancelada como pretendería una menta- lidad historicista.

Por todas estas razones, la unidad de esta colección se apo-

o

. Considerar que el uso de conceptos metafísicos

Nota previa

a la edición

española

ya en la verdad de la Revelación, que el hombre puede conocer

y que la teología debe desarrollar. En modo alguno se cierran

puertas o se limita la creatividad teológica, más bien se abren perspectivas y se ofrecen amplios campos de trabajo para que

4 «Magna manet nos provocatio hoc exeunte millennio, ut nempe transitum faceré sciamus tam necessarium quam urgentem a phaenomeno ad fundamentum. Non ideo licet in sola experíentia consistere; etiam quotiens haec exprimit et osten- dit interiorem hominis naturam eiusque spiritalitatem, necesse est speculativa pon- derado spiritalem substantiam attingat nec non fundamentum cui innititur. Philo- sophica notio ideo quae omne metaphysicum spatium negaverit ex se prorsus inepta erit nec idónea ut officium congruum expleat mediationis ad Revelationem com- prehendendam» (JUAN PABLO II, Carta ene. Vides et ratio, 83: AAS 91 [1999] 70).

5 Considero que es muy importante destacar las amplias iniciativas que alienta el proyecto STOQ (Science Theology and the Ontological Quest), auspiciado y pro- movido por el Pontificio Consejo para la Cultura y que coordina diversas universi- dades pontificias en ámbitos de ciencias, filosofía y teología, así como otros grupos de estudio. Entre diversas obras se pueden citar algunas especialmente valiosas como G. BASTÍ - L. PERRONE, Le radiciforti del pensiero debole (II Polígrafo, Roma- Padua 1996); G. BASTÍ - C. A. TESTI (eds.), Analogía e autoreferenza (Marietti 1820, Genova-Milán 2004); A. STRUMIA (ed.), 1 fondamenti logia e ontologici della scienza (Cantagalli, Siena 2006), y A. STRUMIA (ed.) II problema dei fondamenti. Da Aristo- tele a Tommaso d'Aquino all'ontologia fórmale (Cantagalli, Siena 2007). En diversa manera estos autores ponen de manifiesto que relegar la analogía, la participación o la filosofía del ser a curiosidades medievales ajenas a una visión científica de la realidad, simplemente indica que se desconoce cuál es el estado actual de la mate- mática, lógica o física y se continúa prisionero del paradigma de la Ilustración que convirtió la revolución científica en ideología anticristiana.

XXVIII

Nota previa a la edición

española

el mensaje de Cristo pueda llegar a los hombres de nuestros días más allá de modas culturales marcadas por el relativismo

y la duda escéptica acerca de la verdad, especialmente respecto

a Dios. La difusión de este corpus documental, sin duda alguna, contribuirá a llevar a la práctica el deseo que los obispos espa- ñoles encomendaban a la Inmaculada Virgen María al final de la citada instrucción pastoral Teología y secularización: que los que han recibido el ministerio eclesial de profundizar en la fe contribuyan a su transmisión fiel desde el ámbito de la teología; de este modo su quehacer edificará al pueblo de Dios, dando razón de nuestra esperanza a todo el que nos la pida (cf. 1 Pe 3,5) y así la alegría de Cristo alcanzará en todos nosotros su plenitud (cf. Jn 15,11). Al terminar estas líneas no puedo omitir un recuerdo agrade- cido a mis alumnos, tanto en el Instituto Teológico de San Ilde- fonso, en Toledo, como en el Seminario de San José, en Moyo- bamba (Perú), con quienes he leído y estudiado, en asignaturas, tutorías y seminarios, muchos de estos textos que ahora se publi- can en castellano de forma unificada. A ellos y a la memoria de don Eugenio Romero Pose quiero dedicar esta edición.

EDUARDO VADILLO ROMERO

Profesor del Instituto

Teológico de San Ildefonso

(Toledo)

Teólogo asesor de la Comisión

Episcopal

para la Doctrina de la Te

SIGLAS Y ABREVIATURAS

AAS Acta Apostolicae

AG CONC. VATICANO II, Decreto Ad gentes

apost. VA

art.

ASS

Sedis (Roma 1909ss)

(1965)

apostólica artículo/s Acta Sanctae Sedis [antes Acta ex iis decreta, quae apud Sanctam Sedem geruntur] (Roma 1865ss) canon/cánones capítulo Catechismus Catholicae EcclesiaeICatecismo de la Iglesia Católica (LEV, Ciudad del Vaticano 1997) Codex Canonum Ecclesiarum Orientalium [Códi- go de cánones de las Iglesias orientales. Ed. bilin- güe comentada (BAC, 1994)] Corpus Christianorum, Series Latina, ed. E. Dek- kers (Turnhout 1955ss) Congregación para la Doctrina de la Fe confer/comparar, ver

Dominus

can.

cap.

CCE

CCEO

CCL

CDF

cf.

ChD CONC.

VATICANO

II, Decr.

Christus

(1965)

CIC Codex luris Canonici (LEV, 1983) [Código de de-

conc.

congr.

const.

CSCO

CSEL

decl.

decr.

DH

:,-<,\

L Wt -.

l)oc

Documenta

>Hr •

recho canónico.

Ed. bilingüe

comentada

(BAC,

4 2005)]

Concilio

Congregación

Constitución

Corpus

Scriptorum

Christianorum

Orientalium

(Lovaina-Washington 1903ss)

Corpus Scriptorum

Ecclesiasticorum

Latinorum

(Viena 1866ss)

 

Declaración

Decreto

CONC.

(1965)

VATICANO II, Decl.

Dignitatis

humanae

Documento (de la CDF de esta edición)

CONGREGATIO

inde

(1966-1985)

a Concilio

PRO

DOCTRINA

FIDEI,

Documenta

edita

Vaticano

(LEV, 1985)

secundo

expleto

XXX Siglas y

abreviaturas

Siglas y

abreviaturas

XXXI

dogm.

dogmática

pastoral

DS

DENZINGER-SCHÓNMETZER, Enchirídion Symbolo- rum, definitionum et declarationum de rebus fidei et morum (Herder, 1965)

Patrologiae Cursus completus. Series Graeca, ed. J.-P. Migne. 162 vols. (París 1857-1912) Patrologiae Cursus completus. Series Latina, ed.

DV

CONC. VATICANO II, Const. dogm. Dei Verbum

J.-P. Migne, 221 vols. (París 1844-1864)

(1965)

CONC. VATICANO II, Decr. Presbyterorum ordinis

ed.

edición/editorial

(1965)

EN

PABLO VI, Exhort. apost. Evangelii

nuntiandi

PABLO VI, Carta ene. Populorum progressio (1967)

(1975)

quaestio

ene.

encíclica

 

Quodlibetales

Ench.Vat.

Enchirídion Vaticanum (Bolonia 1979)

 

JUAN

PABLO

II,

Carta

ene.

Redemptor

hominis

epist.

Epístola

(1979)

 

ex. gr.

exempli gratia/por ejemplo

siguiente/s

exhort.

exhortación

 

saeculum/siglo

 

FC

Familiaris

consor-

CONC. VATICANO II, Const. Sacrosanctum

Conci-

JUAN PABLO II, Exhort. apost. tio (1981)

 

lium

(1963)

GCS

Die griechischen christlichen Schriftsteller (Leip-

Sources Chrétiennes

(París 1941ss)

 

zig-Berlín 1897)

sesión

 

GS

CONC. VATICANO II, Const. past. Gaudium et spes

CONC.

VATICANO II, Decr.

Unitatis

redintegratio

(1965)

(21-11-1964)

 

HV

PABLO VI, Ene. Humanae

vitae

(1968)

instr.

Instrucción

l.c.

locus citatus/lugar citado

LE

JUAN

PABLO

II,

Carta

ene.

Laborem

exercens

(1981)

LEV

Librería Editrice Vaticana (Ciudad del Vaticano)

 

LG

CONC. VATICANO II, Const. dogm. Lumen gen- tium (1964)

lib.

libro

lín.

línea

Mansi

IOH. DOMINICUS MANSI (ed.), Sacrorum Concilio- rum nova et amplissima collectio (Florencia 1759ss). Continuata et absoluta curantibus L. Petit et I. B. Martin (París 191 lss)

 

MM

JUAN XXIII, Carta ene. Mater et Magistra (1961)

n.

número/s

 

OE

CONC. VATICANO II, Decr. Orientalium Ecclesia- rum (1964)

 

OR

L'Osservatore Romano (Ciudad del Vaticano)

P-

página/s

 

PAe

CONC. VATICANO I, Const. dogm. Pastor aetemus

 

(1870)

RELACIÓN DE LOS DOCUMENTOS

A seguito, Carta (20-11-1980): Doc. 43

Accidit in diversis regionibus,

Ad catholicam profundius,

Ad exsequendam

Decreto (11-6-1976): Doc. 28

Respuesta (29-6-2007): Doc. 107

ecclesiasticam legem, Carta (18-5-2001): Doc.

96

Alio scopo di dissipare, Decreto (5-8-2002): Doc. 99

Animadversiones, Observaciones (27-3-1982): Doc. 47

Annus Internationalis

Antequam causam, Normas (13-1-1971): Doc. 7 Ardens felicitatis, Instrucción (14-9-2000): Doc. 91 Christi Ecclesia, Declaración (15-12-1979): Doc. 37 Communionis notio, Carta (28-5-1992): Doc. 75 Complures Conferentiae, Carta (29-5-1973): Doc. 16 Con lettera in data, Respuesta (7-7-1983): Doc. 51 Congregatio pro Doctrina Fidei, Decreto (23-9-1988): Doc. 67 Congregatio pro Doctrina Fidei, Reglamento (29-6-1997): Doc.

Familiae, Carta (14-9-1994): Doc. 80

84

Cum explanationes,

Declaración (2-5-1972): Doc. 11

Cum oecumenicum

Concilium,

Carta (24-7-1966): Doc. 3

Da diverse parti, Notificación

(15-4-1978): Doc. 33

Del libro «Human

Sexuality»,

Carta (13-7-1979): Doc. 36

Después de un primer examen,

Notificación (26-11-2006): Doc.

106

Die XIII

Diverse questioni concernenti l'omosessualitá, Observaciones (3 -

6-2003): Doc. 102 Dominus Iesus, Declaración (6-8-2000): Doc. 90 Donum veritatis, Instrucción (24-5-1990): Doc. 71 Donum vitae, Instrucción (22-2-1987): Doc. 65 Ecclesiae pastorum, Decreto (19-3-1975): Doc. 26 Ego N., Fórmula de fe (17-7-1967): Doc. 6 Ego N., Fórmula de fe y nota (29-6-1998): Doc. 86 Fsperta in umanita, Carta (31-5-2004): Doc. 103 listne moralis obligatio, Respuesta (1-8-2007): Doc. 108 lixc.mus Dominus, Notificación (12-3-1983): Doc. 49

ianuarii, Declaración (26-6-1972): Doc. 13

XXXIV Relación

de los

documentos

Exc.mus

Haec Sacra Congregatio, Carta (11-4-1973): Doc. 15

Haec Sacra Congregatio, Respuesta (13-3-1975): Doc. 25

Homosexualitatis

I fedeli

et Rev.mus,

Decreto (17-9-1976): Doc. 29

problema,

Carta (1-10-1986): Doc. 64

chiamati,

Fórmula de fe (1-7-1988): Doc. 66

II

Códice di Diritto

Canónico, Nota (11-2-2005): Doc. 105

II

Concilio Vaticano II, Instrucción (30-3-1992): Doc. 74

IlMagistero

della Chiesa, Nota (1-7-2001): Doc. 98

II

5 giugno, Notificación

(2-1-1997): Doc. 83

II

12 febbraio, Notificación (11-3-1985): Doc. 58

II

29 giugno, Decreto (21-12-2002): Doc. 101

In

mérito alie pretese apparizioni, Notificación (25-5-1974): Doc.

22

In seguito, Notificación (24-1-2001): Doc. 93 In the case, Respuesta (20-1-1978): Doc. 32 Inde ab aliquot annis, Carta (29-9-1985): Doc. 59 Instauratio litúrgica, Declaración (25-1-1974): Doc. 21 ínter insigniores, Declaración (15-10-1976): Doc. 30 lura et bona, Declaración (5-5-1980): Doc. 38 ha Congrégation pour la Doctrine de la Foi, Carta (13-6-1984):

Doc. 56 L'articolo «Carnis resurrectionem», Traducción (14-12-1983):

Doc. 55 L'impegno del cristiano, Nota (24-11-2002): Doc. 100 Le Professeur Edward Schillebeeckx, Notificación (15-9-1986):

Doc. 63 Le seguenti osservazioni, Observaciones (18-11-1988): Doc. 68 L'espressione Chiese sorelle, Nota (30-6-2000): Doc. 89 Libertatis conscientia, Instrucción (22-3-1986): Doc. 60 Libertatis nuntius, Instrucción (6-8-1984): Doc. 57 Litteris apostolicis, Instrucción (23-2-1967): Doc. 5 Litteris diei 1 decembris, Carta (24-9-1983): Doc. 53 Litteris diei 1 decembris, Decreto (6-6-1992): Doc. 76 Litteris Encyclicis, Carta (13-1-1971): Doc. 8 Matrimonii sacramentum, Instrucción (18-3-1966): Doc. 1 Molti Vescovi, Notificación (6-10-1995): Doc. 81 Monsieur l'Abbé Georges de Nantes, Notificación (13-5-1983):

Doc. 50

Mysterium

Ecclesiae, Declaración (24-6-1973): Doc. 17

Mysterium

Filii Dei, Declaración (21-2-1972): Doc. 10

Nell'attuale

momento,

Observaciones (31-10-1998): Doc. 87

Nel giugno

1980, Declaración (1-4-1981): Doc. 45

Relación

de los

documentos

XXXV

Nel giugno 1984, Carta (1-9-1986): Doc. 62 Orationis formas, Carta (15-10-1989): Doc. 70 Qrdinarius competens, Normas (14-10-1980): Doc. 41 Pastoralis actio, Instrucción (20-10-1980): Doc. 42 Pater Antonius de Mello, si, Notificación (24-6-1998): Doc. 85 Patres Congregationis, Respuesta (31-7-1993): Doc. 79 Paires Sacrae Congregationis, Decreto (20-9-1973): Doc. 18 Patres Sacrae Congregationis, Respuesta (25-6-1980): Doc. 39 Patres Sacrae Congregationis, Respuesta (29-10-1982): Doc. 48 Per Litteras ad universos, Carta (14-10-1980): Doc. 40 Persona humana, Declaración (29-12-1975): Doc. 27 Potestas Ecclesiae, Normas (30-4-2001): Doc. 95 Post editam, Decreto (15-11-1966): Doc. 4 Post litteras apostólicas, Notificación (14-6-1966): Doc. 2 Processum, Normas (6-12-1973): Doc. 20 Professor Dr. Reinhard Messner (30-11-2000): Doc. 92 Quaecumque sterelizatio (13-3-1975):Doc. 25 Quaesitum est, Declaración (26-11-1983): Doc. 54 Quaesitum est, Notificación (9-3-1991): Doc. 72 Quaesitum est, Notificación (20-11-1992): Doc. 78 Questa Congregazione, Carta (25-7-1986): Doc. 61 Quaestio de abortu, Declaración (18-11-1974): Doc. 23 Quam Pre/ectus, Carta (27-3-1982): Doc. 46 Quod attinet, Rescripto (19-9-1989): Doc. 69 Recentiores episcoporum, Carta (17-5-1979): Doc. 35 Kecently, legislation has been proposed, Observaciones (23-7- 1992): Doc. 77 Sacerdotium ministeriale, Carta (6-8-1983): Doc. 52 Sacra Congregatio, Declaración (23-3-1973): Doc. 14 Sacra Congregatio, Declaración (15-2-1975): Doc. 24 Sacra Congregatio, Decreto (13-5-1977): Doc. 31 Sacra Congregatio, Declaración (3-4-1979): Doc. 34 Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei, Reglamento (15-1-1971):

Doc. 9 Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei, Declaración (17-2-1981):

Doc. 44 Sacramentum Paenitentiae, Normas (16-6-1972): Doc. 12 Sister Jeannine Gramick, SSND, Notificación (31-5-1999): Doc.

88

l'he Congrégation for the Doctrine of the Faith, Nota (31-1-

1992): Doc. 73

XXXVI Relación

de los

documentos

The Congregation for the Doctrine of the Faith, Notificación (13-12-2004): Doc. 104 Uno dei compiti, Notificación (22-2-2001): Doc. 94 Ut notum est, Instrucción (6-12-1973): Doc. 19 Utrum Baptismus, Respuesta (5-6-2001): Doc. 97

Utrum doctrina, Respuesta (28-10-1995): Doc.

82

DOCUMENTOS

1966-2007

II

PROEMIO

En cada época la investigación teológica ha acompaña- do a la misión evangelizadora de la Iglesia como respuesta al designio divino, que quiere «que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad» (1 Tim 2,4). La profundización en la Palabra de Dios, contenida en la Escritura y transmitida por la Tradición viva de la Iglesia, enriquece a todo el pueblo de Dios, «sal de la tierra» y «luz del mundo» (Mt 5,13ss). La teología además resulta más importante en tiempos como los nuestros, de grandes cam- bios culturales y espirituales, que requieren respuestas ade- cuadas y nuevas soluciones. La investigación teológica, por otra parte, se cimienta en la acogida de la Revelación cristiana transmitida e inter- pretada por la Iglesia bajo la autoridad del Magisterio. La función del Magisterio no es algo extrínseco a la verdad cristiana y a la fe, sino un elemento constitutivo de la mis- ma misión profética de la Iglesia. A partir de esta perspectiva de colaboración, la Congre- gación para la Doctrina de la Fe, cuya misión propia es la de «promover y tutelar la doctrina sobre la fe y las costumbres en todo el mundo católico» (Pastor Bonus, art. 48), ha deci- dido recoger en un solo volumen todos los documentos más significativos desde 1966. Se trata de intervenciones magis- teriales que, rechazando objeciones y deformaciones de la fe, o proponiendo con autoridad nuevos desarrollos más pro- lundos de la doctrina revelada, acompañan y ayudan a la investigación teológica. Ante las nuevas cuestiones y propuestas teológicas es preciso no sólo prestar atención al conjunto de los proble- mas implicados, sino también ofrecer elementos útiles para superar las dificultades que aparecen al profundizar y anun- ciar la verdad divina. No basta denunciar el error; es nece- sario recurrir a los datos de la tradición y a otros elementos de la fe cristiana que puedan iluminar el camino. No se trata de sustituir a los teólogos, ni de proponer una teolo-

Proemio

Proemio

5

gía particular como única y normativa, sino de recordar elementos que se descuidan, pero son indispensables para elaborar una sana teología católica. Cuando se trata de ma- terias discutidas, las intervenciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe se limitan, por lo demás, a indicar lo que es incompatible con la fe católica y a exponer positiva y sucintamente los motivos que lo justifican. Los documentos tratan, pues, de facilitar el esfuerzo de los teólogos para dar las respuestas adecuadas a las cuestio- nes siempre nuevas que surgen en la cultura contemporánea. Son un servicio a la fe, sea para ponerla a salvo de errores y ambigüedades que la oscurecen o incluso alteran puntos esenciales, sea para promover una comprensión más pro- funda 121 con fidelidad y en continuidad con la Tradición eclesial. Este servicio abre la inteligencia de los creyentes, li- berándola del riesgo de desviaciones e interpretaciones par- ciales, para orientarla en la dirección correcta hacia la plena comprensión de la Revelación divina. En este sentido los documentos suponen también un servicio a la caridad, por- que la «salus animarum», fruto del amor sobreabundante de Dios Padre ofrecido a la familia humana por su Hijo Jesús, nuestro hermano, vale más para la Iglesia que cualquier otra cosa. Precisamente es la «salus animarum» la que requiere, como condición esencial, el anuncio y la defensa de la ver- dad revelada.

Al ser la Congregación para la Doctrina de la Fe el órga-

no auxiliar próximo del Romano Pontífice, con el mandato específico y único de promover y tutelar en todo el mundo católico la doctrina sobre la fe y las costumbres (cf. Pastor Bonus, art. 48), sus documentos expresamente aprobados por el Papa participan del magisterio ordinario del sucesor de Pedro (cf. Donum veritatis, 18).

En un contexto como el actual, caracterizado por una sociedad cada vez más plurirreligiosa y multicultural, la Igle- sia advierte con urgencia la necesidad de manifestar con con- vicción su fe inquebrantable en Jesucristo, fuente de vida y de salvación. Los presentes documentos, por tanto, preten- den reafirmar determinadas verdades de la fe y de la doctri- na católica precisando de este modo las bases doctrinales para conservar la integridad del depósito de la fe.

A la luz de lo dicho, el presente volumen quiere ofre-

cerse como un instrumento útil a cuantos, pastores, teólo-

gos, investigadores, estudiantes o simples fieles, quieran profundizar en el dato revelado y adherirse a la verdad que es Cristo mismo y que constituye el verdadero espacio de la libertad humana. Sólo Cristo es «el camino, la verdad y la vida» (Jn 14,6).

Roma, 14 de septiembre de 2006

t

WILLIAM JOSEPH Card. LEVADA

Prefecto de la Congregación para la Doctrina

de

la Fe

131

PRENOTANDOS

1. La serie de los 105 documentos de la Congregación

para la Doctrina de la Fe recogidos en este volumen ofrecen una singular guía teológico-pastoral para orientarse en los múltiples problemas doctrinales y disciplinares que han sur- gido en los cuarenta años posteriores al Concilio Vaticano II (1966-2005). Ha sido una época de la Iglesia viva y dinámica

que ha visto la sucesión de figuras y acontecimientos relevan- tes, como, por ejemplo, los pontificados de Pablo VI (1963- 1978) y de Juan Pablo II (1978-2005), y la elección como Sumo Pontífice, con el nombre de Benedicto XVI (19 de abril de 2005) del cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto de la

Congregación de 1981 a 2005

periodo dramático en el que, al recibir el Concilio Vatica- no II, se han enfrentado —como ha afirmado el Santo Padre Benedicto XVI— dos hermenéuticas conciliares no comple- mentarias, sino opuestas:

«Por una parte —dice el Papa—, existe una interpreta- don que podría llamar "hermenéutica de la discontinuidad y de la ruptura"; a menudo ha contado con la simpatía de los medios de comunicación y también de una parte de la teolo- gía moderna. Por otra parte, está la "hermenéutica de la re- forma", de la renovación dentro de la continuidad del único

sujeto-Iglesia, que el Señor nos ha dado; es un sujeto que crece en el tiempo y se desarrolla, pero permaneciendo siem-

sujeto del pueblo de Dios en camino» 2 .

pre el mismo, único

1

. Pero ha sido también un

1

2

1 Por lo que se refiere a la CDF en estos cuarenta años, al cardenal Alfre- do Ottaviani, que permaneció en el cargo hasta 1968, le sucedió como Prefec- to el cardenal Franjo Seper (1968-1981). El 25-11-1981 fue nombrado Pre- li'do el cardenal Joseph Ratzinger, que ha permanecido a la cabeza de la l iongregación hasta abril de 2005, en que ha sido elegido Papa. El 13-5-2005 rl papa Benedicto XVI nombró Prefecto de la CDF a S.E. William Joseph I .evada, Arzobispo de San Francisco. De 1965 a 2005 se han sucedido los siguientes Secretarios: Pietro Párente (1959-1967) Pierre-Paul Philippe OP 11967-1973), Jean-Jéróme Hamer OP (1973-1984), Alberto Bovone (1984- 1995), Tarcisi o Berton e SDB (1995-2002) , Angel o Amat o SDB (2002-) .

2 BENEDICTO XVI, Discurso a la Curia Romana con ocasión de la felicita- ción navideña (22-12-2005) (AAS 98 (2006) 46).

Prenotando!

Prenotandos

9

Si la hermenéutica de la discontinuidad se ha imaginado una ruptura entre la Iglesia preconciliar y la Iglesia poscon- ciliar, para la hermenéutica de la reforma, en cambio, el Concilio ha transmitido pura e íntegra la doctrina, sin ate- nuaciones ni desviaciones, profundizándola en plena conti- nuidad con la tradición. La CDF, en su esfuerzo por preservar y promover la doctrina de la fe, ha seguido la hermenéutica de la reforma en la continuidad, por una parte, indicando métodos y con- tenidos de propuestas teológicas incompatibles con la ver- dad de la fe, y por ello inadecuadas a las exigencias del anuncio y la comprensión del Evangelio para la humanidad de nuestros días, 141 y, por otra parte, animando los aspec- tos originales y tendencias teológicas innovadoras en armo- nía con la fe de la Iglesia.

2. Acogiendo una tradición multisecular, la CDF ha

desempeñado — y continúa desempeñando— esta labor de discernimiento, tanto en campo doctrinal como disciplinar, mediante un ponderado procedimiento de consulta y de diálogo con especialistas de todo el mundo, expertos en los diversos campos de la filosofía, de la teología, del derecho y de las ciencias humanas. El parecer meditado de los ex- pertos y de los consultores constituye la base para las orien- taciones oficiales que formulan después los cardenales y obispos miembros de la Congregación y que finalmente avala el Santo Padre en última instancia. Estas decisiones, apoyadas siempre en una referencia esencial a la verdad evangélica, están caracterizadas por un planteamiento de prudencia, de respeto y de comprensión respecto a las per- sonas y opiniones.

De esta manera la CDF realiza una triple misión: promo-

ver y tutelar la doctrina sobre la fe y las costumbres en todo el orbe católico; favorecer los estudios ordenados a aumen- tar la comprensión de la fe y a dar respuesta a los nuevos problemas nacidos con el progreso de las ciencias o el desa- rrollo de la sociedad; ayudar a los obispos en el ejercicio de su misión como maestros auténticos de la fe, obligados a cus-

todiar y fomentar la integridad de la misma fe

3. Para que la fe y las costumbres no se vean dañadas

por errores que se difunden, la CDF, en su servicio a la

3 Cf. Regolamento proprio della Congregazione per la Dottrina della Fede (Ciudad del Vaticano 1995) art. 1-3.

3

.

verdad evangélica, tiene como primera obligación examinar opiniones y escritos que aparecen contrarios a la recta fe, para salvaguardar el derecho del pueblo de Dios a recibir el mensaje del Evangelio en su pureza e integridad 4 . Para realizar esta tarea, la CDF ha intervenido en estos años bastantes veces ante los casos de algunos teólogos que, con sus doctrinas erróneas, causaban un gran escánda- lo a los fieles y turbaban a toda la Iglesia. Por ejemplo, en 1975 y 1980 se publicaron dos declaraciones referentes a obras de Hans Küng (n.24, 37) en las cuales se negaba el dogma de la infalibilidad del Papa, se oponía al munus autentice interpretandi la Palabra de Dios conferido única- mente al magisterio vivo de la Iglesia, y se abría la posibi- lidad, al menos en caso de necesidad, de que fieles carentes de la ordenación sacerdotal celebraran la Eucaristía. Otros pronunciamientos se han referido a Jacques Pohier (n.34), Edward Schillebeeckx (n.43, 56, 63), Leonardo Boff (n.58), Charles Curran (n.6l), Tissa Balasuriya (n.83), Anthony de Mello (n.85), Reinhard Messner (n.92), Jacques Dupuis (n.93), Marciano Vidal (n.94), Roger Haight (n.104). El valor doctrinal de los pronunciamientos de la CDF es diverso como se muestra por la terminología empleada: ins- trucción, 151 declaración, decreto, carta, notificación, consi- deraciones, observaciones, nota, norma, respuesta a duda, rescripto, reglamento. Además, son muchos y variados los argumentos de índole doctrinal y disciplinar que se han abordado: por ejemplo, abusos en la interpretación de los documentos del Concilio Vaticano II (n.3), disolución de matrimonio en favor de la fe (n.20, 95), ordenaciones ilícitas de presbíteros y Obispos (n.29, 49), cuestiones de escatología (n.35), prohibición de que los fieles católicos pertenezcan a asociaciones masónicas (n.44, 54), cuestio- nes ecuménicas (n.45-47, 68), atención pastoral a las perso- nas homosexuales (n.64, 77), reglamento para el examen de las doctrinas (n.84), oraciones de curación (n.91), excomu- nión de algunas mujeres ordenadas inválidamente (n.99, 101), ministro del sacramento de la unción de enfermos

excomu- nión de algunas mujeres ordenadas inválidamente (n.99, 101), ministro del sacramento de la unción de

8

9

(n.105). En esta gran cantidad de documentos se pueden

señalar algunas áreas más «sensibles»: cuestiones trinitarias y cristológicas; cuestiones eclesiológicas; cuestiones de antro-

4

Cf. ibíd., art. 4.

10

Prenotártelos

pología teológica; cuestiones morales; teología de la libera- ción; teología de las religiones.

10 4. Notamos también que, si bien los pronunciamien- tos de la CDF en los dos primeros decenios sucesivos al Concilio Vaticano II han sido reducidos, con la intención de señalar únicamente las teorías erróneas, en los decenios sucesivos —a partir de la mitad de los años ochenta— se han ampliado bastante. Esto ha sucedido por dos motivos:

ante todo, para ampliar los motivos que justifican las ver- dades de fe cuestionadas, y, en segundo lugar, para propo- ner orientaciones seguras ante los múltiples desafíos de la cultura contemporánea.

11 En esta óptica se entienden algunos de los documentos más significativos de los últimos veinte años que ahora re- cordaremos. Ante todo señalamos las dos instrucciones sobre la teología de la liberación (n.57, 60), que han cons- tituido un momento clave de discernimiento ejemplar y de valoración profunda de esta tendencia teológica.

12 En la primera instrucción 5 , si, por una parte, se reafirma la opción preferencial por los pobres, hecha por los Obis- pos latinoamericanos y reafirmada sin ambigüedades en el documento de Puebla, por otra, se procura discutir y refutar la corriente de pensamiento que, bajo el nombre de teología de a liberación, propone una nueva interpretación del con- tenido de la fe, llegando, mediante un uso acrítico de la ideo- logía marxista y de algunas tesis de hermenéutica bíblica marcadas por el racionalismo, a la negación de la misma identidad cristiana.

13 En la segunda instrucción 6 se ofrece un cuadro comple- to acerca del significado cristiano de libertad, como don inalienable de toda persona humana, y de liberación, como rescate radical del pecado mediante el misterio 161 pascual de Cristo y como posibilidad de vivir existencialmente el mandamiento nuevo de la caridad, plenitud de la ley di- vina. A partir de esta premisa teológica brota la misión liberadora de la Iglesia que, a través de la Palabra y los sacramentos, aparta al hombre del poder del pecado y del

5 CDF, Instrucción sobre algunos aspectos de la «Teología de la libera- ción» (6-8-1984) {Doc. 57}.

6 CDF, Instrucción sobre la libertad cristiana y la liberación (22-3-1986) {Doc. 60}.

Prenotandos

maligno, y lo introduce en la comunión de caridad con Dios. La Iglesia, además, difunde la luz evangélica también sobre las realidades terrenas, promoviendo la justicia, mos- trando una particular predilección por los pobres y elabo- rando una doctrina social propia y original para una autén- tica praxis cristiana de liberación.

5. Un documento que incluso veinte años después ha

confirmado toda su actualidad es la instrucción Donum vi- tae (n.65), sobre el respeto de la vida naciente y sobre la defensa de la dignidad de la procreación 7 . Gracias al pro- greso de las ciencias biológicas y médicas, el hombre puede hoy disponer de recursos terapéuticos cada vez más efica- ces, pero también puede estar expuesto a la tentación de sobrepasar los límites de un dominio razonable de la natu- raleza. La Iglesia, maestra en humanidad, interviene en este

campo no para limitar el progreso científico, sino para darle un marco ético, que respete la dignidad de la persona humana, su derecho fundamental y primario a la vida y su vocación integral a la comunión beatífica con Dios. Por esto, la instrucción presenta un principio antropológico in- negociable sobre la consideración debida al embrión hu- mano: «El ser humano debe ser respetado —como una persona— desde el primer instante de su existencia» («Vi- venti humano, uti personae, observantia debetur inde a

primo eius vitae momento»)

procedimientos de fecundación artificial y de programas científicos de experimentación con embriones humanos se propone una vez más la doctrina cierta y constante de la Iglesia, según la cual la vida, una vez concebida, debe ser protegida con el mayor cuidado. La instrucción trata después de la procreación o fecun- dación artificial, en relación con las diversas técnicas diri- gidas a conseguir una concepción humana de modo diverso de la unión sexual del hombre y la mujer. En este sentido se recuerda que sólo el acto conyugal, en el cual están inseparablemente unidos los significados unitivo y procrea- dor, es digno de poner las condiciones de la concepción de una nueva persona humana. El fruto de este acto no es lauto un producto biológico de los padres cuanto una gene-

. Ante la puesta en práctica de

8

CDF, Instrucción sobre el respeto a la vida humana naciente y la digni- ,l,i<l de la procreación (22-2-1987) (Doc. 65}. K Ibíd. , 1,1 (Doc . 65:85-92}.

'

12

Prenotártelos

ración humana: el hijo nacido del acto de amor de los pa- dres es sobre todo un don del amor creador de Dios.

16 El problema de fondo destapado por estas consideracio- nes se refiere a la autonomía de la ciencia, no tanto como

salvaguarda de su peculiaridad epistemológica cuanto, más bien, como independencia de la moral, de modo que se si- túa como un absoluto al cual se debe subordinar la dignidad

el misterio d e su vida, sobre tod o en

sus inicios. Desde este punto de vista, la valoración moral de

la Iglesia y su «no» a ciertas experimentaciones y a técnicas de reproducción son en realidad un «sí» a la dignidad de la persona humana, que se sustrae al dominio exclusivo de la biomedicina y de la biotecnología.

l7l del mismo hombr e

y

17 6. En la época posconciliar se ha dado una nueva situa- ción respecto a la figura del teólogo, convertido en un ele- mento notable en la elaboración de la doctrina católica y, con frecuencia, considerado un maestro incluso de los mis- mos obispos. Los medios de comunicación han encontrado en él un elemento sociocultural relevante, sobre todo si se opone al Magisterio de la Iglesia, considerado como una ins- tancia autoritaria superada y no científica. Era preciso, por tanto, repensar la misión del teólogo y poner armonía entre la razón y la fe y entre la teología y el magisterio.

18 De tal necesidad nació la instrucción Donum veritatis

sobre la vocación eclesial del teólogo 9 . Partiendo

de la consideración sobre la verdad como don de Dios, que tiene una fuerza unificadora y liberadora, la instrucción subraya que la vocación del teólogo conlleva la compren- sión cada vez más profunda de la Palabra de Dios, para ayudar a los fieles a dar razón de su propia esperanza, mediante una enseñanza que en modo alguno dañe la doc- trina de la fe. La libertad de investigación teológica se sitúa dentro de un saber racional, cuyo objeto viene dado por la Revelación, transmitida e interpretada en la Iglesia bajo la autoridad del Magisterio, y acogida en la fe. La luz su- perior de la fe, que fundamenta la autoridad del Magiste- rio, al que corresponde la decisión en última instancia, más que limitar la libertad de investigación, le proporciona su fundamento más sólido.

(n.71),

9 CDF, Instrucción {Doc. 71).

sobre la vocación eclesial del teólogo

(24-5-1990)

Prenotandos

Aunque con funciones y dones diversos, el Magisterio y

13

19

la

teología tienen el mismo fin: conservar al pueblo de Dios

en

la verdad que libera y hacer de él la luz de las naciones.

La especificidad de la teología, que es la de aclarar la en- señanza de la Revelación, dándole una forma orgánica y sistemática, se armoniza perfectamente con la labor del Magisterio, que, aprovechando la elaboración teológica, re- chaza las objeciones y las deformaciones de la fe, propo- niendo con autoridad nuevas profundizaciones, explicita- ciones y aplicaciones de la doctrina revelada.

En este contexto, la instrucción se plantea el problema del disenso teológico, que tiene su raíz en una mentalidad individualista, para la cual un juicio tendría valor en la

medida en que procede de individuo que se apoya sólo en las propias fuerzas. En realidad, la libertad del acto de fe

20

no

puede justificar el disenso. La libertad no es alejamiento

de

la verdad, sino la 181 autodeterminación consciente de la

persona en armonía con su obligación moral de acoger la

verdad.

7. A partir sobre todo del Sínodo extraordinario de

1985, la expresión eclesiología de comunión ha tratado re- capitular la eclesiología posconciliar, convirtiéndose no pocas veces en un eslogan cargado de horizontalismo. Pre- cisamente para aclarar este concepto, la Congregación para

la Doctrina de la Fe publicó en 1992 la carta Communionis

notio sobre algunos aspectos de la Iglesia entendida como

comunión (n.75)

. La communio incluye una dimensión

10

vertical, para indicar que es un don de Dios, y una dimen- sión horizontal, que connota la relación entre los fieles. Además, la comunión eclesial es al mismo tiempo invisible

y

visible 11 . El documento aclara también la relación que existe en-

tre

la Iglesia universal y la Iglesia particular. Las Iglesias par-

21

22

ticulares tienen una relación de mutua interioridad con la Iglesia universal, porque en toda Iglesia particular está pre- sente y actúa la Iglesia de Cristo, Una, Santa, Católica y Apostólica. Además, la Iglesia universal no puede ser enten- dida ni como la suma de las Iglesias particulares ni como una federación de Iglesias particulares. No es el resultado de la

10 CDF, Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre algunos aspectos

de la Iglesia considerada como comunión Ibíd. n.4 (Doc. 75:5s).

11

(28-5-1992) {Doc. 75).

14

Prenotártelos

comunión de las Iglesias particulares, sino, en su misterio esencial, es una realidad ontológica y temporalmente previa a cada Iglesia particular 12 .

23 8. Durante el gran jubileo del año 2000, la CDF pu- blicaba la declaración Dominus lesus (n.90) u , que presenta un marco de referencia esencial para la teología de las re- ligiones y para el diálogo interreligioso y ecuménico. Es un hecho que hoy como ayer la humanidad vive en una plura- lidad de religiones y también es un hecho que la Iglesia Católica no rechaza nada de lo que hay de verdadero y santo en las otras religiones. Por otra parte, sin embargo, el Señor Jesús, antes de ascender al cielo, encomendó a sus discípulos el mandato de anunciar el Evangelio al mundo entero y de bautizar a toda las naciones. Esta misión uni- versal de la Iglesia está todavía lejos de haberse cumplido. Sin embargo, por desgracia, en la práctica y en la profun- dización teórica acerca del diálogo entre la fe cristiana y las otras tradiciones religiosas, «el perenne anuncio misio- nero de la Iglesia es puesto hoy en peligro por teorías de tipo relativista, que tratan de justificar el pluralismo religio- so, no sólo de facto, sino también de ture (o de princi- pio)» 14 . A este planteamiento 191 relativista y pluralista se dirige la declaración Dominus lesus para contestar sus pre- supuestos y rechazar sus conclusiones.

24 Subrayando tanto el dato bíblico como el Magisterio de

la Iglesia, el documento se articula en dos partes. La prime-

ra, de contenido cristológico, trata de la plenitud y del ca-

rácter definitivo de la revelación de Jesucristo; de la unidad de la economía salvífica del Verbo encarnado y del Es- píritu Santo; de la unicidad y universalidad del misterio salvífico de Jesucristo. En este sentido se afirma que «la vo- luntad salvífica universal de Dios Uno y Trino es ofrecida

y cumplida una vez para siempre en el misterio de la encar-

nación, muerte

y resurrección del Hijo de Dios» l .

25 En continuidad con las afirmaciones cristológicas, la declaración reafirma algunos aspectos esenciales de la doc- trina eclesiológica. A partir de una conocida expresión con-

12 Ibíd. n.9 (Doc. 75:14-16}.

15 CDF, Declaración sobre la unicidad y universalidad salvífica de Jesucris- to y de la Iglesia (6-8-2000) (Doc. 90}.

14

Ibíd. n.4 (Doc. 90:7-9}.

15 Ibíd. n.14 (Doc. 90:42s}.

Prenotandos

ciliar (cf. LG 8), la declaración precisa que los fieles están obligados a profesar que la única Iglesia de Cristo «subsiste en la Iglesia Católica, gobernada por el Sucesor de Pedro

y por los Obispos en comunión con él» 16 . Por ello hay

continuidad histórica, radicada en la sucesión apostólica, entre la Iglesia fundada por Jesús y la Iglesia Católica. El subsistit in indica una doble realidad: ante todo, la perma- nencia en la historia, a pesar de las divisiones, de la única Iglesia de Cristo en toda su plenitud en la Iglesia Católica; en segundo lugar, tal plenitud no excluye la existencia, luera de ella, de elementos de santificación y de verdad, cuyo valor deriva de la plenitud de gracia y de verdad propia de la Iglesia Católica.

Además, la declaración reafirma la necesidad de la Igle- sia para la salvación de la humanidad. En el designio de Dios, la Iglesia, en cuanto «sacramento universal de salva- ción» (cf. LG 48) y en cuanto íntimamente unida a Cristo, su cabeza, tiene una relación ineludible con la salvación de cada hombre. Por ello, es contrario a la fe católica conside-

rar a la Iglesia como una vía de salvación junto a otras, cons- tituidas por otras religiones, las cuales serían complementa- rias a la Iglesia o sustancialmente equivalentes a la misma. Contra una mentalidad relativista que rebaja la originalidad de la fe cristiana, la declaración propone de nuevo a la Igle- sia como instrumento de salvación para toda la humani-

dad 1 '. Por esto también hoy conserva todo

su valor la missio

dd gentes, respetando la verdad de Dios y la plena libertad de cada hombre.

9. Un documento que resulta cada vez más actual en

el ambiente cultural de nuestros días es la Nota doctrinal

sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y condue-

los católicos en la vida política (n.100) 18 . También

aquí la CDF 1101 presenta un marco de referencia esencial de valores para no separar al hombre de Dios ni la políti- ca de la ética. Su finalidad es recordar algunos principios que deben inspirar y orientar el compromiso social y polí- lico de los católicos en las sociedades democráticas para contrarrestar un cierto relativismo ético según el cual no

la de

16 Ibíd. n.16 (Doc. 90:46-48).

17 Ibíd. n.22 (Doc. 90:62s}.

18 CDF, Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y Li conducta de los católicos en la vida política (24-11-2002) (Doc. 100}.

16

Prenotártelos

existiría una norma moral radicada en la misma naturaleza del ser humano. Ante proyectos legislativos que intentan destruir el carácter intangible de la vida humana, los cató- licos tienen el derecho y el deber de intervenir para llamar la atención sobre el sentido más profundo de la vida y a la responsabilidad que todos tienen respecto a ella.

e irrenunciables, los

creyentes deben saber que está en juego la esencia del or- den moral, que se refiere al bien integral de la persona. Y éste es el caso de las leyes en materia de aborto y de euta- nasia, y de los derechos del embrión humano, de la tutela y promoción de la familia —fundada sobre el matrimonio monógamo entre personas de distinto sexo y protegida en su unidad y estabilidad—, de la garantía de la libertad de

educación de los hijos. El documento precisa, además, el concepto de laicidad, que expresa la autonomía de la esfera civil y política respecto a la religiosa y eclesiástica, pero no

28 Ante exigencias éticas fundamentales

respecto a la moral

1

* 1 .

29 10. Asimismo son actuales dos recientes documentos de ética social. La nota que contiene algunas considera- ciones sobre los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales (n.102) y la carta so- bre la colaboración del hombre y la mujer en la Iglesia y en el mundo (n.103). La finalidad del primer documento 20 es doble: proteger la dignidad del matrimonio, fundamento de la familia e institución constitutiva de la sociedad; indi- car a los políticos católicos las líneas de conducta coheren- tes con la conciencia cristiana cuando se encuentran ante proyectos de ley referidos a esta cuestión.

30 Los puntos esenciales son tres. Ante todo se recuerdan las características esenciales del matrimonio, que se funda- menta en la complementariedad de los sexos. Se trata de una verdad natural confirmada por la revelación, según la cual el hombre y la mujer realizan la comunión de personas mediante la cual participan en la obra creadora de Dios, acogiendo y educando nuevas vidas.

31 El segundo punto del documento trata de las argumen- taciones de diverso tipo —de recta razón y de orden bio-

19 Ibíd. n.6 {Doc. 100:14-17}.
20

CDF, Consideraciones sobre los proyectos de reconocimiento legal de las

uniones entre personas homosexuales

(3-6-2003) {Doc. 102).

Prenotandos

17

antropológico, social y jurídico— que justifican el plantea- miento católico. La recta razón no puede avalar una ley civil que no sea conforme a la ley moral natural. El estado aban- donaría el deber de tutelar una institución esencial para el bien común, como es el matrimonio heterosexual, lili El último punto se refiere al comportamiento concreto que se debe adoptar. Ante un primer proyecto de ley favora- ble al reconocimiento legal o a la verdadera y propia equipa- ración de las uniones homosexuales con el matrimonio hete- rosexual, el parlamentario católico tiene el deber moral de manifestar clara y públicamente su descuerdo: un voto favo- rable sería un acto gravemente inmoral. En cambio, si se en- cuentra ante una ley ya en vigor podría actuar para apoyar propuestas que limiten los daños y disminuyan los efectos negativos en el plano de la cultura y de la moralidad públi- ca, con tal de que sea conocida por todos su oposición per- sonal a estas uniones y se evite el peligro de escándalo. El segundo documento, sobre la colaboración del hom- bre y la mujer en la Iglesia y en el mundo 21 , supone una no- vedad respecto a la Mulieris dignitatem (15 de agosto de 1988) y a la Carta a las mujeres (29 de junio de 1995) del Santo Padre Juan Pablo II. La novedad viene dada por la res- puesta a dos tendencias bien perfiladas en la cultura contem- poránea. La primera subraya fuertemente la condición de la mujer, que para ser ella misma debería presentarse como antagonista del hombre. Se pone una rivalidad radical entre los sexos de manera que la identidad y el papel de uno se realizaría en detrimento del otro. Para evitar esta contrapo- sición, una segunda corriente tiende a eliminar las diferencias éntrelos dos sexos. La diferencia corporal, denominada sexo, queda minimizada. Se subraya, en cambio, la dimensión es- i netamente cultural, denominada género. De aquí nace la contestación del carácter natural de la familia, compuesta de padre-madre la equiparación de la homosexualidad a la he- le rosexualidad, la propuesta de una sexualidad polimorfa. Esta perspectiva nace del presupuesto de que la natura- Icza humana no tendría en sí misma características que la de- terminaran de manera absoluta como hombre o mujer. Por dio toda persona, libre de cualquier predeterminación bio-

la de- terminaran de manera absoluta como hombre o mujer. Por dio toda persona, libre de
la de- terminaran de manera absoluta como hombre o mujer. Por dio toda persona, libre de

32

33

34

n CDF, Carta a los obispos de la Iglesia Católica sobre la colaboración del hombre y la mujer en la Iglesia y en el mundo (31-5-2004) {Doc. 103).

18

Prenotártelos

Prenotandos

lógica, podría modelarse a su gusto. Ante estas concepcio- nes erróneas, la Iglesia confirma algunos aspectos esenciales de la antropología cristiana fundamentados sobre el dato re- velado de la Sagrada Escritura.

35 La parte más amplia del documento está precisamente dedicada a una meditación sapiencial de los textos bíblicos sobre la creación del hombre y la mujer (Gen 1,1-2.4; 2,4- 25). El hombre es una persona, en igual medida el hombre

y la mujer: están en mutua relación. Además, el cuerpo

humano, marcado con el sello de la masculinidad y la femi- nidad, está llamado a permanecer en la comunión en el don recíproco. Para esto el matrimonio es la dimensión primera

y fundamental de esta vocación. Aunque turbadas y oscu-

recidas por el pecado, estas disposiciones originarias del Creador nunca podrán ser anuladas. 1121

36 La antropología bíblica, por lo tanto, sugiere afrontar con un planteamiento relacional positivo y no de confron- tación los problemas que en el ámbito público o privado conlleva la diferencia de sexo. El documento conlleva tanto un redescubrimiento de la dignidad común del hombre y la mujer, en el mutuo reconocimiento y colaboración, como una conversión del hombre y la mujer para acoger la propia identidad originaria de «imagen de Dios», cada uno según su propia gracia.

37 Muchos otros documentos merecerían una mención, porque proponen una hermenéutica teológica válida. Nos referimos, por ejemplo, a algunas notificaciones recientes que, corrigiendo planteamientos erróneos en el método y en el contenido, precisan la epistemología de una teología cristiana de las religiones (n.93) y el marco de referencia de una cristología moderna que no quiera perder su funda- mentación en la verdad (n.104). Dejamos a los estudiosos una profundización ulterior en esta preciosa documenta- ción magisterial.

sámente porque está anclada en la verdad y sostenida por ella, conserva intacto su valor intrínseco, a pesar de los cambios de tendencias y modas culturales. Y esto para de- mostrar el hecho de que un enfoque doctrinal correcto es ya, por sí mismo, una sólida garantía para una acción pas- toral válida. La mayor parte de estos documentos llevan la firma del cardenal Joseph Ratzinger, de 1981 a 2005 Prefecto del Dicasterio. En ellos está presente su alto nivel teológico, fuertemente enraizado en la gran Tradición de la Iglesia y, al mismo tiempo, abierto a la escucha atenta del novum cultural, mirado con simpatía y a la vez con sano espíritu crítico. A él, que por la gracia de Dios ha llegado a ser el papa Benedicto XVI, la CDF le ofrece esta colección en señal de inmensa gratitud.

17 de septiembre de 2006 Memoria litúrgica de san Roberto Belarmino

t

ANGELO AMATO, SDB

Arzobispo titular de Sila Secretario

1291

,v*fti9i '

1

INSTRUCCIÓN SOBRE LOS MATRIMONIOS MIXTOS

(18 de marzo de 1966)

[Matrimonii

sacramentum:

AAS 58 (1966) 235-239]

El sacramento del matrimonio, que nuestro Señor Jesu- cristo ha instituido como símbolo de su unión con la Iglesia

para poder desarrollar plenamente su fuerza santificadora y para realizar de hecho, para los cónyuges, ese gran mis- terio (cf. Ef 5,32), en virtud del cual su íntima comunión de vida representa el amor con que Cristo se ofreció para la salvación de los hombres, exige más que otra cosa la con- cordia plena y perfecta de los cónyuges, especialmente con respecto a la religión: «pues la unión de los espíritus suele diluirse, o por lo menos retardarse, cuando en torno a los máximos valores, que son para el hombre objeto de vene- ración, es decir, en torno a las verdades y sentimientos religiosos, hay disparidad de convicciones y oposición de

voluntades»

. Por estas razones la Iglesia entiende que

tiene el gravísimo deber de salvaguardar y custodiar el don

de la fe tanto en los cónyuges como en los hijos. Por ello procura con gran cuidado y solicitud que los católicos se unan en matrimonio con católicos.

Prueba evidente de esta atenta preocupación de la Igle- sia es la disciplina eclesiástica sobre los matrimonios mixtos, sancionada con las disposiciones del Código de Derecho canónico, que se concreta en el doble impedimento de mix- ta religión y de disparidad de cultos; el primero de ellos pro- hibe las nupcias de los católicos con acatólicos bautizados, quedando a salvo, sin embargo, la validez del matrimonio 2 ; el segundo, sin embargo, hace inválido el matrimonio con-

1

traído por un católico con una persona

Otra prueba evidente de esta preocupación de la Iglesia por preservar la santidad del matrimonio cristiano es la misma forma jurídicamente definida de la manifestación del consentimiento, pues aunque en el pasado existieron

no bautizada 3 .

1 Pió XI, Ene. Casti connubii

2 Can. 1060-1064. Can. 1070-1071.

'

{AAS 22 (1930) 571).

1.

Matrimonii

sacramentum

(18-3-1966)

21

lormas distintas a este respecto, sin embargo, siempre se procuró que no se permitieran las nupcias clandestinas. Guiados por la misma solicitud, todos los Pastores pro-

4

curen formar a los fieles sobre la importancia y valor religio- so de este sacramento; amonéstenles sobre los peligros ane- jos al matrimonio de un católico con un cristiano no católico, y con mayor razón en el matrimonio con un no cristiano; con medidas oportunas esfuércense en que los jóvenes contrai- gan matrimonio con parte católica. No se puede negar, sin embargo, que las condiciones

5

características de nuestro tiempo, que rápidamente han determinado radicales transformaciones de la vida social y familiar, hacen más difíciles que en tiempos pasados la observancia de la disciplina canónica referente al matrimo- nio mixto. En realidad, en las circunstancias actuales las relaciones

6

entre católicos y no católicos son mucho más frecuentes, las costumbres son semejantes, y hay un mayor trato, de forma que 1301 fácilmente nace entre ellos la amistad, que, como enseña la experiencia, da lugar a ocasiones más frecuentes de matrimonios mixtos. Por tanto, la solicitud pastoral de la Iglesia exige hoy,

7

más que nunca, que queden a salvo la santidad del matrimo- nio, de conformidad con la doctrina católica, y la fe del cón- yuge católico en las nupcias mixtas, y que se asegure con la máxima diligencia posible la educación católica de la prole.

8

Esta preocupación pastoral es tanto más necesaria cuan- to que, como es sabido, se han difundido entre los católicos opiniones distintas de las de la doctrina católica, tanto sobre la esencia del matrimonio como sobre sus propiedades, especialmente en lo que se refiere a la indisolubilidad y, consiguientemente, al divorcio y a las nuevas nupcias des- pués del divorcio (civil). Por ello, la Iglesia se cree en el deber de proteger a sus

9

fieles para que no corran peligro en la fe o sufran

daños,

tanto de orden espiritual como material. Póngase, por ello, todo cuidado en instruir a quienes

10

pretenden contraer matrimonio sobre la naturaleza, propie- dades y obligaciones del matrimonio mismo y sobre los peligros que deben evitarse. Además, tampoco se puede ignorar a este respecto la línea de conducta que los católicos deben mantener con los

11

Documentos

de la Congregación para la Doctrina

de

la Fe

hermanos separados de la Iglesia Católica, solemnemente establecida en el Concilio Ecuménico Vaticano II mediante el decreto sobre el ecumenismo. Esta nueva disciplina su- giere que se atenúe el rigor de la legislación vigente respec- to al matrimonio mixto, no ciertamente en lo que se refiere al derecho divino, sino en lo relativo a algunas normas de derecho eclesiástico, por las cuales con frecuencia se sien- ten ofendidos los hermanos separados. Es fácil comprender que este gravísimo problema no ha escapado a la atención del Concilio Ecuménico Vaticano II, que fue convocado por el Sumo Pontífice, de venerable memoria, Juan XXIII, precisamente para salir al paso de las actuales necesidades del pueblo cristiano. Y en verdad los Padres conciliares han expresado diversos pareceres a este respecto, que han sido ponderados atentamente, como era justo. Por tanto, después de haber consultado a los sagrados Pastores a los que afecta esta materia, y después de haber sopesado atentamente todas las circunstancias, permane- ciendo firmes los dos impedimentos de mixta religión y de disparidad de cultos —aunque se concede a los Ordinarios locales la facultad de dispensar de ellos, según las disposi- ciones contenidas en la carta apostólica Pastorale munus,

91, cuando existan graves causas y

con tal que se observen las prescripciones de la ley— y a salvo la legislación propia de la Iglesia oriental, por auto- ridad de su Santidad Pablo VI, se establecen las siguientes disposiciones, que, si son refrendadas positivamente por la experiencia, pasarán definitivamente al Código de Derecho canónico, cuya revisión está actualmente en curso.

I.-l. Téngase siempre presente el criterio de que es necesario alejar del cónyuge católico el peligro para su fe y que se debe proveer diligentemente a la educación católica de la prole 4 .

2. El Ordinario del lugar o el párroco de la parte ca-

tólica cuide de inculcar en términos graves la obligación de proveer al bautismo católico y a la educación católica de la prole; se asegurará el cumplimiento de esta obligación por medio de una promesa explícita por parte del cónyuge católico, es decir, mediante unas garantías. 1311

n. 19-20 {AAS 56 (1964)

4

Cf. can. 1060.

1.

Matrimonii

sacramentum

(18-3-1966)

23

 

3.

La parte acatólica, con la debida delicadeza pero

15

en términos claros, debe ser informada sobre la dignidad del matrimonio, y especialmente respecto a sus princi- pales propiedades, como son la unidad y la indisolubi- lidad. A esta misma parte acatólica se le debe hacer presente la obligación que tiene el cónyuge católico de tutelar, con- servar y profesar su propia fe y de hacer bautizar y educar en ella a la prole que pueda nacer.

16

 

Dado que se ha de garantizar esta obligación, invítese

17

también al cónyuge acatólico a prometer, abierta y sincera- mente, que no creará obstáculo alguno en el cumplimiento de este deber. Si la parte acatólica opinara que no podría lormular esta promesa sin herir su propia conciencia, el Ordinario debe referir el caso con todas sus circunstancias

¿i

la Santa Sede.

 

4.

Aunque ordinariamente haya que realizar estas pro-

18

mesas por escrito, sin embargo puede el Ordinario, tanto de forma general como en cada caso, establecer si estas promesas de la parte católica o de la acatólica, o de ambas, se deben dar por escrito o no, como también determinar cómo se ha de hacer mención de ello en los expedientes matrimoniales.

 

II.

En los casos en que, como a veces sucede en cier-

19

tas regiones, es imposible la educación católica de la prole,

no tanto por voluntad deliberada de los cónyuges cuanto por las leyes y costumbres de los pueblos, a las que las partes no se pueden sustraer, el Ordinario del lugar, ha- biendo estudiado bien el caso, podrá dispensar de este im-

pedimento, con tal que la parte católica esté dispuesta, en cuanto sepa y pueda, a hacer todo lo posible para que toda la prole que nazca sea bautizada y educada católicamente,

igualmente haya garantía de la buena voluntad de la parte acatólica.

e

Al conceder estas mitigaciones, la Iglesia está también animada por la esperanza de qué se deroguen las leyes civiles contrarias a la libertad humana, como son las que impiden la educación católica de la prole o el ejercicio de la religión católica, y que, por tanto, en estas materias se reconozca la fuerza del derecho natural.

20

 

III.

En la celebración de los matrimonios mixtos se

21

debe observar la forma canónica, según la disposición del

24 Documentos

de la Congregación para la Doctrina

de la Ve

can. 1094, lo cual se requiere para la misma validez del matrimonio.

22 Pero si surgieran dificultades, el Ordinario debe referir

el caso con todas sus circunstancias a la Santa Sede.

23

1102 §2, 1109 §3 y se concede a los Ordinarios del lugar

la facultad de permitir en la celebración de los matrimonios

mixtos el uso de los ritos sagrados, con la acostumbrada bendición y homilía.

24 V. Se debe absolutamente evitar cualquier celebración en presencia de un sacerdote católico y de un ministro acatólico realizando simultáneamente su rito respectivo. Sin embargo, no se prohibe que, terminada la ceremonia reli- giosa, el ministro acatólico dirija algunas palabras de feli- citación y exhortación y 1321 se reciten en común algunas oraciones con los acatólicos. Todo esto se puede realizar con el consentimiento del Ordinario del lugar y con las cautelas debidas para evitar el peligro de que cause extra- ñeza.

25 VI. Los Ordinarios del lugar y los párrocos vigilen atentamente que las familias originadas de un matrimonio mixto lleven una vida santa, de conformidad con las pro- mesas realizadas, especialmente en cuanto se refiere a la instrucción y educación católica de la prole.

En cuanto a la forma litúrgica, se derogan los can.

IV.

26 VIL La excomunión prevista en el canon 2319 §1 n.l, para quienes celebren el matrimonio ante ministro acatóli- co, queda abrogada. Los efectos de esta abrogación son re- troactivos.

27 Al establecer estas normas es propósito e intención de la Iglesia, como arriba se ha dicho, proveer a las actuales necesidades de los fieles y favorecer un más ferviente sen- timiento de caridad en las relaciones mutuas entre católicos

y acatólicos.

28 Deben trabajar en esto con todo ánimo y esfuerzo cons- tante quienes tienen la tarea de enseñar a los fieles la doc- trina católica, sobre todo los párrocos.

29 Se esforzarán en hacerlo empleando con los fieles la mayor caridad, salvando siempre el respeto debido a los demás, es decir, a los acatólicos en sus convicciones de buena fe.

1.

Matrimonii

sacramentum

(18-3-1966)

25

una vida familiar informada por las virtudes cristianas; pre- ocúpense por ofrecer continuamente también a la parte acatólica y a los hijos un luminoso ejemplo.

Dado en Roma,

en la Sede de la Sagrada Congregación

para la Doctrina de la Fe, el 18 de marzo de 1966.

t ALFREDO Cardenal

OTTAVIANI,

Pro-Prefecto

t

PIETRO PÁRENTE,

Secretario

Esta instrucción, publicada ya el 18 de marzo de este año, insertada en estas Actas, se promulga ahora y entra en vigor desde el 19 de mayo de 1966, en la fiesta de la Ascensión de nuestro Señor Jesucristo.

1331

2

NOTIFICACIÓN {SOBRE LA ABOLICIÓN DEL ÍNDICE DE LIBROS PROHIBIDOS} (14 de junio de 1966) [Post lateras apostólicas: AAS 58 (1966) 445]

Después de la carta apostólica Integrae servandae, dada motu proprio el 7 de diciembre de 1965, han llegado a la Santa Sede no pocas consultas sobre la situación del índice de los libros prohibidos que ha venido empleándose en la Iglesia para custodiar la integridad de la fe y las costum- bres, de acuerdo con el mandato divino. Para responder a las citadas peticiones, esta Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, después de tratar

la cuestión con el Santo Padre, declara que el índice con-

serva su vigor moral, en cuanto que orienta la conciencia de los fieles, para que, por exigencias del mismo derecho natural, tengan precaución ante los escritos que puedan poner en peligro la fe y las buenas costumbres; sin embar- go, deja de tener la fuerza de ley eclesiástica con las censu- ras anejas.

Por lo cual, la Iglesia confía en la madura conciencia de

los fieles, especialmente de los autores y editores católicos

y de quienes se dedican a la instrucción de la juventud.

Pone una firme esperanza en la vigilante solicitud de los Ordinarios y de las Conferencias Episcopales, que tienen como oficio y derecho inspeccionar, prevenir y, si llegara el caso, condenar y reprobar los libros que hacen daño.

La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, de acuerdo con el pensamiento de la carta apostólica Integrae servandae y de los decretos del Concilio Ecuménico Vati- cano II, se pondrá en contacto, en caso necesario, con los Ordinarios de todo el mundo católico para facilitarles ayu- da en el juicio de las obras publicadas, en la promoción de una sana cultura, uniendo sus fuerzas con los institutos de estudios y universidades. En el caso de que se publicaran doctrinas y opiniones

contrarias a la fe y a las costumbres, y sus autores, una vez invitados con delicadeza a corregir sus errores, se negaran

a hacerlo, la Santa Sede hará uso de su derecho y obliga-

2.

Post litteras

apostólicas

(14-6-1966)

ción de condenar públicamente estos escritos, con el fin de ayudar al bien de las almas. Finalmente se proveerá debidamente para que el juicio de la Iglesia sobre las obras publicadas llegue al conoci- miento de los fieles.

Dado en Roma, junio de 1966.

en la Sede

del Santo

Oficio,

el

14 de

t ALFREDO Card. OTTAVIANI, Pro-Prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe

Secretario

t

PIETRO PÁRENTE,

27

6

1341

3

CARTA A LOS PRESIDENTES DE LAS CONFERENCIAS EPISCOPALES 1 {SOBRE LOS ABUSOS EN LA INTERPRETACIÓN DE LOS DECRETOS DEL CONCILIO VATICANO II} (24 de julio de 1966) [Cum oecumenicum Concilium: AAS 58 (1966) 659-661]

Una vez que el Concilio Vaticano II, recientemente concluido, ha promulgado documentos muy valiosos, tanto en los aspectos doctrinales como en los disciplinares, para promover de manera más eficaz la vida de la Iglesia, el pueblo de Dios tiene la grave obligación de esforzarse para llevar a la práctica todo lo que, bajo la inspiración del Espíritu Santo, ha sido solemnemente propuesto o decidi- do en aquella amplísima asamblea de Obispos presidida por el Sumo Pontífice. A la jerarquía, sin embargo, corresponde el derecho y el deber de vigilar, de dirigir y promover el movimiento de renovación iniciado por el Concilio, de manera que los documentos y decretos del mismo Concilio sean rec- tamente interpretados y se lleven a la práctica según la importancia de cada uno de ellos y manteniendo su in- tención. Esta doctrina debe ser defendida por los Obispos, que bajo Pedro, como cabeza, tienen la misión de ense- ñar de manera autorizada. De hecho, muchos pastores ya han comenzado a explicar loablemente la enseñanza del Concilio. Sin embargo, hay que lamentar que de diversas partes han llegado noticias desagradables acerca de abusos come- tidos en la interpretación de la doctrina del Concilio, así como de opiniones extrañas y atrevidas, que aparecen aquí y allá, y que perturban no poco el espíritu de muchos fieles. Hay que alabar los esfuerzos y las iniciativas para investigar

1 Se ha concedido el permiso para publicar esta carta, aunque la natura- leza de la misma pidiera una absoluta discreción, para que quedara claro su contenido, porque algunos periódicos no dudaron en publicar ciertas partes del texto, sin que apareciera el carácter propio del mismo. Se ha actuado de este modo para que no haya dudas sobre el contenido de la carta ni sobre el fin que pretende con ella la Santa Sede.

3.

Cum oecumenicum

Concilium

(24-7-1966)

29

más profundamente la verdad, distinguiendo adecuadamen- le entre lo que debe ser creído y lo que es opinable; sin embargo, a partir de documentos examinados por esta Sagrada Congregación, consta que en no pocas sentencias parece que se han traspasado los límites de una simple opinión o hipótesis y en cierto modo ha quedado afectado el dogma y los fundamentos de la fe.

Es preciso señalar algunas de estas sentencias y errores, a modo de ejemplo, tal como consta por los informes de los expertos así como por diversas publicaciones.

4

1.

Ante todo está la misma Revelación sagrada: hay al-

5

gunos que recurren a la Escritura dejando de lado volunta- riamente la Tradición, y además reducen el ámbito y la fuer- za de la inspiración y la inerrancia, y no piensan de manera correcta acerca del valor histórico de los textos. 1351

2.

Por lo que se refiere a la doctrina de

la fe, se dice

6

que las fórmulas dogmáticas están sometidas a una evolu- ción histórica, hasta el punto que el sentido objetivo de las mismas sufre un cambio.

3.

El magisterio ordinario de la Iglesia, sobre todo el

del Romano Pontífice, a veces hasta tal punto se olvida y desprecia, que prácticamente se relega al ámbito de lo opi- nable.

4.

Algunos casi no reconocen la verdad objetiva, ab-

8

soluta, firme e inmutable, y someten todo a cierto relativis- mo, y esto conforme a esa razón entenebrecida según la cual la verdad sigue necesariamente el ritmo de la evolu- ción de la conciencia y de la historia.

5.

La misma adorable persona de nuestro Señor JesU-

9

cristo se ve afectada, pues al abordar la crístología se em- plean tales conceptos de naturaleza y de persona, que difí- cilmente pueden ser compatibles con las definiciones dogmáticas. Además serpentea un humanismo cristológico para el que Cristo se reduce a la condición de un simple hombre, que adquirió poco a poco conciencia de su filia- ción divina. Su concepción virginal, los milagros y la misma Resurrección se conceden verbalmente, pero en realidad quedan reducidos al mero orden natural.

6.

Asimismo, en el tratado teológico de los sacramen-

10

los, algunos elementos o son ignorados o no son considera- dos de manera suficiente, sobre todo en lo referente a la San-

tísima Eucaristía. Acerca de la presencia real de Cristo bajo

30 Documentos

de la Congregación para la Doctrina de la Ve

las especies de pan y de vino no faltan los que tratan la cues- tión favoreciendo un simbolismo exagerado, como si el pan y el vino no se convirtieran por la transustanciación en el Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo, sino mera- mente pasaran a significar otra cosa. Hay también quienes, respecto a la Misa, insisten más de la cuenta en el concepto de banquete (ágape), antes que en la idea de Sacrificio.

11 7. Algunos prefieren explicar el sacramento de la Pe- nitencia como el medio de reconciliación con la Iglesia, sin expresar de manera suficiente la reconciliación con el mis- mo Dios ofendido. Pretenden que para celebrar este sacra- mento no es necesaria la confesión personal de los pecados, sino que sólo procuran expresar la función social de recon- ciliación con la Iglesia.

12 8. No faltan quienes desprecian la doctrina del Con- cilio de Trento sobre el pecado original, o la explican de tal manera que la culpa original de Adán y la transmisión del pecado al menos quedan oscurecidas.

13 9. Tampoco son menores los errores en el ámbito de la teología moral. No pocos se atreven a rechazar la razón objetiva de la moralidad; otros no aceptan la ley natural, sino que afirman la legitimidad de la denominada moral de situación. Se propagan opiniones perniciosas acerca de la moralidad y la responsabilidad en materia sexual y matri- monial. 1361

14 10. A todo esto hay que añadir alguna cuestión sobre el ecumenismo. La Sede Apostólica alaba a aquellos que, conforme al espíritu del decreto conciliar sobre el ecume- nismo, promueven iniciativas para fomentar la caridad con los hermanos separados, y atraerlos a la unidad de la Igle- sia, pero lamenta que algunos interpreten a su modo el decreto conciliar, y se empeñen en una acción ecuménica que, opuesta a la verdad de la fe y a la unidad de la Iglesia, favorece un peligroso irenismo e indiferentismo, que es completamente ajeno a la mente del Concilio.

15 Este tipo de errores y peligros, que van esparciendo aquí y allá, se muestran como en un sumario o síntesis recogida en esta carta a los Ordinarios del lugar, para que cada uno, conforme a su misión y obligación, trate de so- lucionarlos o prevenirlos.

3.

Cum oecumenicum

Concilium

(24-7-1966)

episcopales, traten de estas cuestiones y refieran oportuna- mente a la Santa Sede sus determinaciones antes de la fiesta de la Navidad de nuestro Señor Jesucristo del presente año. Esta carta, que evidentes motivos de prudencia impiden hacer pública, los Ordinarios y otros a los que éstos con- sideren oportuno comunicarla, deben mantenerla en estríe- lo secreto.

Roma,

24 de julio

de 1966.

t

ALFREDO Card. OTTAVIANI

31

15

1371

4

DECRETO {SOBRE LA INTERPRETACIÓN DE LA «NOTIFICACIÓN» DEL 14 DE JUNIO DE 1966 ACERCA DEL «ÍNDICE» DE LIBROS PROHIBIDOS)

(15 de noviembre de 1966) [Post editam: AAS 58 (1966)

1186]

1 Después de editar la «Notificación» del día 14 de junio del año en curso sobre el «índice» de libros prohibidos {cf. Doc. 2), se preguntó a esta Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe si permanecen en vigor el can. 1399, por el cual se prohiben ipso iure ciertos libros, y el can. 2318, por el que se imponen las penas a los violadores de las leyes sobre la censura y la prohibición de libros.

2 Propuestas estas cuestiones en la reunión plenaria del miércoles 12 de octubre de 1966, los eminentísimos Padres de la Congregación para la Doctrina de la Fe decretaron que se ha de responder:

3 1. Negativamente a ambas cuestiones, en lo referente a la ley eclesiástica; sin embargo, se debe recordar de nuevo el valor de la ley moral que prohibe absolutamente poner en peligro la fe y las buenas costumbres.

4 2. Aquellos que hayan incurrido en las censuras de las que se trata en el can. 2318 se deben considerar absueltos de dichas censuras por el mismo hecho de la abrogación del canon.

Cardenal Pro-Prefecto de la

Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, concedida el 14 del mismo mes y año, el sumo pontífice Pablo VI se dignó aprobar el citado decreto y mandó hacerlo público.

en la sede de la Sagrada Congregación

para la Doctrina de la Ve, el 15 de noviembre

Y en la audiencia del Emmo.

Dado en Poma,

de 1966.

t ALFREDO Card. OTTAVIANI, Pro-Prefecto

Secretario

t

PIETRO PÁRENTE,

U8l

5

INSTRUCCIÓN A LOS PRESIDENTES DE LAS CONFERENCIAS EPISCOPALES SOBRE LA NECESIDAD

DE ESTABLECER COMISIONES DOCTRINALES (23 de febrero de 1967)

[Litteris apostolicis: Documenta,

12-13]

En la carta apostólica en forma de motu proprio del

1

7 de diciembre de 1965, titulada lntegrae servandae, el sumo pontífice Pablo VI cambió el nombre de este Sagrado Di- casterio y lo renovó para que, en las actuales circunstan- cias, pueda realizar con mayor fruto su misión propia, esto es, la defensa y la promoción de la doctrina de la fe y costumbres. Es preciso que los Obispos, que han recibido con el

2

Romano Pontífice como cabeza el oficio apostólico, colabo- ren en esta solicitud para bien de la Iglesia universal. Hoy los progresos de las ciencias y el desarrollo de la

3

enseñanza proceden de la colaboración de los esfuerzos de muchos. Asimismo, como muestra la experiencia, suele su- ceder que las ideas y aportaciones de cualquier disciplina, realizadas en cualquier lugar, se difunden por todo el mundo, amplificadas en nuestros tiempos por los medios de comunicación social. Esto es especialmente verdadero respecto a los problemas religiosos, que, en nuestros días, no se quedan encerrados entre las paredes de un templo o de una escuela, sino que se presentan cada vez más a las mentes de los fieles y de los hombres cultos, pues Dios no deja sin su testimonio al género humano. Por lo cual, en este tema, es preciso que los episcopa-

4

dos de todos los pueblos concuerden entre sí, y todos con la Sede Apostólica, de la que «nace la unidad del Sacerdo- cio»: para conseguir esto, será una decisión muy adecuada establecer en las Conferencias de Obispos una comisión doctrinal que vigile los escritos, favorezca la verdadera cien- cia religiosa y ayude a los Obispos a juzgar acerca de los libros. La Santa Sede reconoce y alaba que esto ya se haya hecho en algunas Conferencias. Sin embargo, en aquellas en las que todavía no exista este tipo de comisión, esta

5

Documentos

de la Congregación para la Doctrina

de

la Fe

Sagrada Congregación, con la gozosa aprobación del Sumo Pontífice, exhorta a que cuanto antes se constituya. Con espíritu de fraterna comunión católica, este Sagra- do Dicasterio desea que, ante todo, los mismos Obispos por sí, ya de manera individual, ya reunidos en asamblea, se esfuercen conforme a su derecho y obligación en custo- diar la fe, de modo que aquello que juzgaran importante en relación a la doctrina de la fe y las costumbres, lo comuni- quen a esta Sagrada Congregación, sugiriendo también los remedios que les parezca, en el Señor, que se deben aplicar para destruir los errores: será precisa la colaboración prin- cipalmente de las citadas comisiones para llevar a cabo esta tarea. 1391 No hay duda de que puede ayudar mucho para cumplir esta misión el consultar a los doctores de las universidades católicas y a otros hombres doctos que los Obispos pueden asociar a su labor. Finalmente, esta Sagrada Congregación ruega a aquellos Obispos en cuyo territorio hay editoriales, que se dignen en- viar aquí las principales publicaciones de las que se puede prever un amplio y notable influjo, tanto bueno como malo, en lo referente a la doctrina católica y a las opiniones rela- cionadas con la misma.

Dado en Roma,

23 de febrero

de 1967.

t ALFREDO Card. OTTAVIANI, Pro-Prefecto

1401

6

FÓRMULA QUE SE DEBE EMPLEAR

PARA LA PROFESIÓN DE FE EN LOS CASOS EN QUE LO PRESCRIBE EL DERECHO

EN LUGAR DE LA FÓRMULA

TRIDENTINA

Y DEL JURAMENTO

ANTIMODERNISTA

(17 de julio de 1967) [Ego N.: AAS 59 (1967) 1058]

PROFESIÓN DE FE

Yo, N., creo con fe firme y profeso todas y cada una de las cosas que se contienen en el Símbolo de la fe, a saber:

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del

cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucifi- cado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado,

y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo,

y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que proce- de del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro.

También acepto y retengo firmemente todas y cada una de las cosas sobre la doctrina de la fe y las costumbres, propuestas por la Iglesia, sea definidas por un juicio solem- ne, sea afirmadas y declaradas por el magisterio ordinario, tal como son propuestas por la misma, en especial las que se refieren al misterio de la santa Iglesia de Cristo, sus sacramentos, el sacrificio de la Misa y el Primado del Ro- mano Pontífice.

1411

7

NORMAS PARA PROCEDER A LA REDUCCIÓN AL ESTADO LAICAL EN LAS CURIAS

DIOCESANAS Y RELIGIOSAS

[Antequam

(13 de enero de 1971) causam: AAS 63 (1971) 303-308]

 

I.

Sobre lo que debe intentarse para que rectifique quien tiene el propósito de abandonar el sacerdocio antes de proponer casos a la Santa Sede

1

1. Antes de que propongan a la Sagrada Congrega- ción para la Doctrina de la Fe la causa de reducción al estado laical con la dispensa de las obligaciones relaciona- das con la ordenación sagrada, los Ordinarios afectados, en concreto, los Ordinarios diocesanos para los sacerdotes seculares, y los superiores mayores para los religiosos, de- ben hacer todo lo posible durante un tiempo adecuado para ayudar al peticionario (orator) a superar las dificulta- des que tiene (cf. PABLO VI, Ene. Sacerdotalis coelibatus, 87 {AAS 59 (1967) 691}), como, por ejemplo, mediante el tras- lado a otro lugar donde esté libre de peligros, con la ayuda, según los casos, de compañeros y amigos del peticionario, familiares, médicos y psicólogos.

2

2. Si todo esto no resultara, y el peticionario insiste en solicitar la dispensa, se deberán recopilar las informaciones necesarias para la cuestión.

II.

Sobre la naturaleza de la investigación para recopilar las informaciones

3

1. Para que la Sagrada Congregación para la Doctrina de la fe juzgue con conocimiento de causa si una reducción al estado laical con dispensa de las obligaciones puede ser propuesta al Sumo Pontífice, ño basta la solicitud del peti- cionario, sino que es absolutamente necesario que dicha so- licitud esté apoyada por las informaciones recogidas por la autoridad eclesiástica competente, conforme se indica más adelante en el n.III. Esta investigación se establece para que aparezcan de verdad los argumentos por los cuales el peti- cionario solicita la reducción al estado laical con la dispensa

7.

Antequam

causam

(13-1-1971)

de las obligaciones, de manera que mediante interrogatorios, documentos, deposiciones de testigos, juicio de los médicos y otos testimonios de este tipo se descubra si la solicitud del peticionario se apoya en la verdad. 1421

2. Sin embargo, esta investigación no tiene las caracte-

rísticas de un proceso judicial. No se ordena a demostrar, conforme a los can. 1993-1998, la invalidez de la ordenación sacerdotal o de la asunción de las obligaciones, sino sólo a conceder la dispensa de las obligaciones, si fuera el caso, del sacerdote, que a la vez es reducido al estado laical. Por esta causa, la autoridad competente no debe constituir un tribu- nal propiamente dicho, sino que, por sí misma, o por un sacerdote delegado, debe realizar una investigación que co- rresponde más bien a la misión pastoral. Pero esta investiga- ción se ha de realizar conforme a unas normas definidas, esto es, mediante preguntas determinadas, y recibiendo respues- tas concretas, y es necesario un voto final de la misma auto- ridad según la verdad del asunto.

3.

La investigación se refiere, especialmente, a lo que

sigue:

a)

Aspectos generales del peticionario: tiempo y lugar

de nacimiento, antecedentes o «anamnesis», y circunstan- cias de la familia en la que ha nacido el peticionario, cos- tumbres, estudios, escrutinios sobre él en la recepción de las órdenes, y si el peticionario es religioso, también en la emisión de los votos, tiempo y lugar de la ordenación sa- grada, curriculum del ministerio sacerdotal, condición jurí- dica en la que se encuentra, tanto en el derecho canónico como en el civil, y asuntos semejantes.

b) Causas y circunstancias de las dificultades que su-

fre el peticionario, o de la defección, antes de la ordena- ción: como enfermedades, inmadurez, en el orden físico o psíquico, caídas respecto al sexto mandamiento del decálo- go en el tiempo de formación del seminario o en instituto religioso, presiones por parte de la familia, errores de los superiores, tanto en el fuero interno (con tal de que haya licencia del peticionario) como en el fuero externo, al juz- gar sobre la vocación; después de la ordenación: defectos de adaptación al ministerio sagrado, angustias o crisis en la vida espiritual, o en la misma fe, errores acerca del celibato y del sacerdocio, costumbres disolutas, y otras cuestiones tle este tipo.

38 Documentos

de la Congregación para la Doctrina

de

la Fe

8

c) Confianza que merece el peticionario: si lo que apa- rece en la solicitud responde a la verdad.

9

d) Interrogatorio de los testigos que hacen al caso, como son los padres, hermanos y hermanas, superiores y compañeros de seminario o noviciado, superiores y compa- ñeros en el ministerio, en la medida en que sea preciso.

10

e) Según la naturaleza de los casos, y en la medida en que afecte, examen de expertos de oficio en medicina, psicología y psiquiatría. La autoridad a la que corresponde el deber de realizar la investigación puede añadir todo lo que considere útil para una mejor comprensión del caso. Todo lo anterior debe ser hecho bajo juramento, en la medida de la posible, y debe permanecer secreto.

11

4. Al peticionario, después de haber cursado la solici- tud a su Ordinario, y hasta que llegue la respuesta de la Sagrada Congregación, se le debe prohibir de manera cau- telar el ejercicio de las órdenes (cf. can. 1997). 1431

III.

Sobre la autoridad competente a la que corresponde realizar la investigación

12

1. La obligación de proponer al Sumo Pontífice, me- diante la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, el caso de reducción al estado laical con la dispensa de las obligaciones corresponde, per se, al propio prelado del peticionario, esto es, al Ordinario del lugar de incardina- ción para los sacerdotes diocesanos, y al superior mayor para los religiosos.

13

2. El Ordinario de incardinación o el superior mayor religioso no necesita, conforme a las presentes normas, una licencia previa de la Sagrada Congregación para la Doctri- na de la Fe para realizar la investigación, sino que la realiza, en general, por propio derecho y obligación. Una vez ter- minada la investigación, la autoridad competente enviará las actas a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. Este Sagrado Dicasterio examinará cuanto antes el caso y, si decidiera que se debe aceptar la petición, la propondrá al Santo Padre, que es el único al que corresponde decidir si se debe conceder o no la reducción con la dispensa.

14

3.

Cuando el sacerdote peticionario está lejos de la

7.

Antequam

causam

(13-1-1971)

39

 

a)

Si recurriera al propio Ordinario, sea diocesano,

15

sea religioso, se ocupará el mismo Ordinario de rogar al Ordinario del lugar en el que vive habitualmente el peticio- nario, para que realice la investigación, y para esto comu- nicará a este Ordinario todo lo que considere que es útil conocer sobre el caso.

 

b)

Si recurriera al Ordinario del lugar en el que habi-

16

tualmente vive, se ocupará este Ordinario de informar al prelado propio del peticionario, sea diocesano, sea religio- so, y de pedirle lo necesario para realizar la investigación. En ambos casos, el Ordinario del lugar en el que vive habitualmente el peticionario, transmitirá las actas del inte- rrogatorio al prelado propio del peticionario, sea diocesa- no, sea religioso, con su propio voto.

17

 

4.

Por una causa proporcionada, el sacerdote peticio-

18

nario puede pedir a la Sagrada Congregación para la Doctri- na de la Fe que el caso, como excepción a la regla señalada,

sea encomendado a otra autoridad que no es el propio Or- dinario, ni diocesano ni religioso. Pero, incluso en este caso,

el

Ordinario al que la Sagrada Congregación para la Doctri-

na de la Fe encomendara realizar la investigación, debe pe- dir, bajo secreto, al Ordinario diocesano o religioso propio del peticionario las oportunas informaciones y el voto; sin embargo, las actas en este caso se enviarán directamente a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe.

 

5.

Siempre que se trate de un peticionario religioso y

19

cuando el peticionario sacerdote secular no viva en la pro- pia diócesis, el Ordinario del lugar en el que vive será consultado por la autoridad competente sobre si hay que temer o no escándalo por la concesión de la dispensa y por

el

matrimonio canónico del peticionario. 1441

IV.

Actas que se deben enviar a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe

 

Una vez terminada la investigación, el Ordinario propio

20

del peticionario, sea diocesano, sea religioso, debe enviar a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe lo que

a

continuación se indica:

 

1)

solicitud por escrito del peticionario;

21

40 Documentos

de la Congregación para la Doctrina

de

la Fe

23

3) su voto, en el que debe tratar también de lo que ha intentado para ayudar al peticionario a superar las dificul- tades y de lo que pretende realizar para evitar el escándalo que probablemente se originará entre los fieles por la con- cesión de la dispensa;

24

4) en los casos señalados en III, 5.°, el voto del Ordi- nario del lugar de residencia del peticionario sobre si se ha de temer o no el escándalo en dicho lugar.

25

Procurarán con todo empeño las autoridades compe- tentes que se envíen las actas completas: de esta manera las causas se resolverán rápidamente; si falta algún documento necesario, la solución del caso se prolongará.

V.

Rescripto de reducción al estado laical con dispensa de las obligaciones conexas con la ordenación sagrada

26

1. El rescripto comprende inseparablemente la reduc- ción al estado laical y la dispensa de las obligaciones que provienen de ía ordenación sagrada. Nunca será lícito al peticionario separar los dos elementos, es decir, aceptar el segundo y rechazar el primero. Si el peticionario es religio- so, el rescripto también contiene la dispensa de los votos.

21

Además, cuando haga falta, llevará consigo la absolu- ción de las censuras en las que ha incurrido y la legitima- ción de la prole.

28

El rescripto entrará en vigor desde el momento de la notificación hecha al peticionario por el prelado compe- tente.

29

2. El rescripto es enviado al prelado propio del peti- cionario, esto es, al Ordinario diocesano para los sacerdo- tes seculares, al superior mayor para los religiosos, de modo que se lo comunique al peticionario, excepto en el caso del que se trata en III,

30

3. Si el peticionario es un sacerdote diocesano que está fuera de la propia diócesis, o religioso, el Ordinario del lugar de incardinación, o el superior religioso mayor, informará al Ordinario del lugar de residencia habitual del peticionario sobre la dispensa pontificia, y, si es el caso, le pedirá que comunique el rescripto al peticionario y conce-

14

da la delegación necesaria para la celebración del matrimo-

Sí nio canónico. Si las circunstancias particulares sugieren otra

7.

Antequam

causam (13-1-1971)

cosa, el citado Ordinario recurra a la Sagrada Congrega-

ción. 1451

4. En los libros de bautismo de la parroquia, sea del

orador o de la pareja, debe anotarse que hay que consultar

al Ordinario del lugar cuando se pidan partidas o docu- mentos.

VI. Condiciones que debe cumplir el sacerdote dispensado

1. De por sí, el sacerdote reducido al estado laical y

dispensado de las obligaciones conexas con el sacerdocio,

y especialmente el sacerdote unido en matrimonio, debe

alejarse de aquellos lugares en los que es conocido su esta- do sacerdotal. El Ordinario del lugar de residencia del peticionario, de común acuerdo, en cuanto sea necesario, con el Ordinario propio de incardinación, o con el superior mayor religioso, podría dispensar de esta cláusula que con- tiene el rescripto, si no se prevé que la presencia del peti- cionario vaya a dar lugar a escándalo.

2. Por lo que se refiere a la celebración de matrimonio

canónico, el Ordinario procure que se evite cualquier tipo de ostentación y ante un sacerdote probado o, si hiciera falta, ante dos testigos, celebre el matrimonio, del cual se guardará el acta en el archivo secreto de la curia.

Al Ordinario del lugar de residencia junto con el pre-

lado propio del peticionario, sea diocesano, sea religioso, le corresponde determinar si la dispensa y, de manera similar,

la celebración del matrimonio deba ser mantenida en secre-

to, o se pueda comunicar, con las debidas precauciones a los allegados del peticionario, amigos y patronos, para que

se mantenga la buena fama del mismo peticionario y los derechos económicos y sociales que brotan de su nuevo estado de laico casado.

3. En cambio, si el sacerdote reducido al estado laical

y dispensado de las obligaciones conexas con la sagrada

ordenación no mantiene la promesa de evitar el escándalo,

o incluso hace público su caso para provocar el escándalo

(empleando la prensa, los medios radiotelevisivos y otros semejantes), haciendo presión con mala voluntad para des- preciar el sagrado celibato, será preciso que los Ordinarios

42 Documentos

de la Congregación para la Doctrina

de

la Fe

a los que afecta, y también el superior religioso en caso de los religiosos, divulguen que ese sacerdote ha sido reducido

al estado laical y dispensado de los compromisos asumidos

porque la Iglesia ha considerado que no es idóneo para el ejercicio del sacerdocio.

36 4. El Ordinario, al que corresponde comunicar el res- cripto al peticionario, le debe exhortar intensamente para que participe en la vida del pueblo de Dios de modo con- gruente con su nueva condición de vida, contribuya a la

edificación y se muestre como un hijo amante de la Iglesia.

A la vez, le debe comunicar que a todo sacerdote reduci-

do al estado laical y dispensado de las obligaciones le está prohibido:

37 a) realizar cualquier función del orden sagrado, salvo

lo que se determina

en los can.

882 y 892

§2; 1461

38 b) realizar acción litúrgica alguna en las celebraciones con el pueblo, donde es conocida su condición, y nunca pronuncie una homilía;

39 c) desempeñar cualquier oficio pastoral;

40 d)

la misión de Rector (u otro ministerio directivo), de

Director espiritual y profesor en seminarios, facultades teo- lógicas e instituciones semejantes;

41 e) asimismo no desempeñe la labor de director de una escuela católica, ni de maestro de religión en cualquier escuela, sea católica o no. Sin embargo, el Ordinario del lugar, según su prudente juicio, puede, en casos particula- res, permitir que el sacerdote reducido al estado laical y dispensado de las obligaciones conexas con la ordenación sagrada enseñe religión en las escuelas públicas, siempre con la excepción de las escuelas católicas, con tal de que no se haya de temer escándalo o extrañeza.

42 5. Los Ordinarios afectados, entre los que está el su- perior mayor religioso, acompañen a los sacerdotes reduci- dos al estado laical y dispensados de las obligaciones co- nexas con la sagrada ordenación, y si es posible ayúdenles en lo necesario para llevar una vida honesta.

VIL

Sobre los casos en los que se debe actuar de oficio

7.

Antequam

causam

(13-1-1971)

43

espontáneamente la reducción al estado laical con la dis- pensa de las obligaciones que brotan de la ordenación sa- grada, se debe aplicar también a los casos en los que algún sacerdote, por su vida depravada, o por los errores doctri- nales, o por otra causa grave, parece, después de una ne- cesaria investigación, que debe ser reducido al estado lai- cal, y a la vez dispensado por misericordia, para que no caiga en el peligro de la eterna condenación.

1471

8

CARTA A LOS ORDINARIOS DEL LUGAR

Y SUPERIORES GENERALES

{SOBRE LA REDUCCIÓN AL ESTADO LAICAL} (13 de enero de 1971)

[Littens

Encyclicis: AAS 63 (1971) 309-312]

1 En la encíclica Sacerdotalis coelibatus {n.83} del 24 de

junio de 1967, el sumo pontífice Pablo VI se dirigía «con

a aquellos infelices

hermanos en el sacerdocio, aunque siempre muy que-

ridos y amados, que, teniendo impreso en su espíritu el signo sagrado conferido por el orden del presbiterado, sin embargo han abandonado lamentablemente los deberes asumidos en la consagración sacerdotal».

amor paterno, gran temor y dolor [

]

[ ]

2 En este mismo documento, el Sumo Pontífice, tras re- cordar las razones por las cuales la Iglesia decide conceder

la reducción al estado laical con la dispensa de mantener la obligación del celibato, advierte que «no se debe dejar de intentar, por todos los medios, que el hermano que vacila

y cae, sea conducido de nuevo a la tranquilidad de espíritu,

a la confianza, a la penitencia y a retomar el entusiasmo

primero. Y entonces, sólo cuando se haya visto que no puede ser movido como sacerdote a una labor fructífera, el

infeliz ministro de Dios debe ser eximido del cumplimiento de su ministerio» ¡n.87). Con todo, añade el Santo Padre, «aunque a veces sucede que, si no puede volver de nuevo

a retomar la misión sacerdotal, sin embargo muestra una

buena y sincera voluntad de llevar una vida cristiana, como corresponde a un seglar, a veces la Sede Apostólica, con más amor que dolor, concede la dispensa solicitada, una vez ponderadas todas las circunstancias con diligencia y habiendo consultado con el Ordinario del lugar o con el superior religioso» {n.88| (AAS 59 [1967]).

3 Los sumos pontífices Pío XII y Juan XXIII, de feliz memoria, y Pablo VI, habían encomendado a la entonces Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio el exa- men de las peticiones para la reducción al estado laical, con la dispensa de mantener el celibato, para que mostrara a la audiencia pontificia los casos dignos de una decisión fa- vorable.

8.

Litteris

Encyclicis

(13-1-1971)

Por lo cual, este Sagrado Dicasterio, el 2 de febrero de 1964, envió una carta «a todos los eminentísimos y excelen- tísimos Ordinarios de lugar y a los superiores generales de las familias religiosas», en la que se anunciaba la constitu- ción de una comisión especial en la misma Sagrada Congre- gación, a la que le correspondería sopesar las peticiones para la reducción al estado laical con 1481 la dispensa de mantener el celibato. A esta carta se adjuntaban unas «Nor- mas para preparar las causas sobre la sagrada ordenación y sus obligaciones», según las cuales el Ordinario del lugar habitual de residencia del peticionario (que también era llamado «actor») debía constituir un tribunal que constara de juez, defensor del vínculo de la ordenación sagrada, y de notario, para celebrar un proceso judicial. El interrogato- rio del peticionario contiene 27 artículos, mientras que el «examen judicial» de los padres y testigos 22 y 32 respec- tivamente. Después de un tiempo prolongado, muchos eminentísi- mos y excelentísimo obispos y superiores generales de los religiosos pidieron que el reglamento se simplificara, y con- siguientemente se redujera el tiempo para dar solución a estas causas, tanto en las curias diocesanas como en esta Sagrada Congregación. Considerando todo esto, la plenaria de esta Sagrada Con- gregación, reunida el 3 de diciembre de 1969, decretó abro- gar las normas citadas y proporcionar otras más sencillas. El Santo Padre aprobó la citada decisión de los eminentísimos y excelentísimos padres. Así pues, esta Sagrada Congregación compendió lo que habían sugerido los obispos y superiores generales, y lo comparó con las conclusiones que había sacado de la expe- riencia de miles de casos tratados de todas las partes del mundo. Así se confeccionaron estas nuevas normas que, ivas ser presentadas al Santo Padre, se dignó aprobar el 14 ile diciembre de 1970. Con esta carta se comunican las nuevas normas a cada ( kdinario de lugar y superior general de institutos religiosos clericales; se ruega que los superiores generales las comuni- quen a todos los superiores mayores de su congregación (provinciales y los que les están asimilados). Esta carta y las mismas normas sólo deben ser conocidas por los que están litados aquí, y por ello se prohibe que se hagan públicas.

46 Documentos

de la Congregación para la Doctrina

de

la Fe

9 La diferencia principal con las normas del año 1964 se explica a continuación:

10 1. En lugar de «proceso judicial» instruido en un tri- bunal, ahora se trata de una simple investigación, cuyo pro- pósito es descubrir si los motivos en la petición de la dis- pensa de la obligación del celibato son válidos y si lo que alega el peticionario se apoya en la verdad. Este tipo de investigación tiene menos de rigor jurídico, se guía más por razones pastorales y procede de una manera más sencilla:

sin embargo, es algo sagrado el que la investigación lleve al conocimiento de la verdad objetiva.

11 2. Las normas del año 1964 encomendaban todo el proceso al Ordinario del lugar de residencia habitual del peticionario, el cual podía no ser el Ordinario propio del sacerdote secular peticionario, y nunca era el superior mayor propio del peticionario religioso. Las nuevas normas encomiendan la obligación de realizar 1491 la investigación al propio Ordinario del peticionario, sea diocesano, sea re- ligioso.

12 Si el peticionario desde hace tiempo está ausente de la propia diócesis o de la sede de su superior mayor religioso, las normas mandan a las citadas autoridades competentes, o prelados, que pidan por escrito al Ordinario de lugar en el que vive el peticionario que haga la investigación.

13 3. En esta Sagrada Congregación el examen de las actas enviadas por el prelado competente se hará de una manera más sencilla. Supuesta la integridad de las actas, el examen y la tramitación del caso se realizaran en un tiempo breve. Si el voto del prelado competente es favorable, y el voto de esta Sagrada Congregación considera rato dicho primer voto, inmediatamente será pedida al Santo Padre la dispensa de la obligación del celibato; si fuera concedida se enviará en breve el rescripto de la misma al prelado que propuso el caso.

14 4. Hasta ahora el rescripto de la reducción al estado laical con la dispensa de la obligación del celibato era en- viado como anexo a la carta al Ordinario del lugar de re- sidencia del peticionario, mientras que la misma Sagrada Congregación informaba al Ordinario propio de incardi- nación del peticionario, o al propio superior religioso. Sin embargo, ahora, el mismo prelado al que, en razón de la incardinación o de la profesión religiosa estaba sometido el

8.

Litteris

Encyclicis

(13-1-1971)

peticionario, y que realizó la investigación, comunicará el rescripto al peticionario, o por sí mismo, o por el Ordinario del lugar de residencia del mismo peticionario.

5. Las nuevas normas conceden al prelado competente

(el Ordinario de incardinación, el superior mayor religioso, el Ordinario del lugar en el que vive el peticionario), la fa- cultad de dispensar, conforme a su prudencia y en la medi- da que sea necesario, al peticionario de la obligación, hasta ahora muy estricta, de mantener el secreto sobre la dispensa y la celebración canónica del matrimonio.

6. Se ha llegado a las normas del n.VI después de

intensas consultas y un examen muy cuidadoso realizado en una asamblea mixta de esta Sagrada Congregación y de otros Dicasterios competentes; han sido especialmente aprobadas por el Santo Padre. Esto es lo que esencialmente cambian y completan las normas ahora editadas con respecto a las del año 1964. Pero a las mismas normas se debe presuponer, y debe di- rigir el uso de estas normas, el gravísimo deber de todos los obispos y superiores religiosos, que obliga también a esta Sagrada Congregación, y que quiere cumplir en primer lugar el Sumo Pontífice, de hacer todo lo posible (antes de que se recurra a la suprema autoridad de la Iglesia para resolver aquellos casos dignos de misericordia de los que hablaba la encíclica Sacerdotalis coelibatus), para que los sacerdotes que sufren la tentación de abandonar venzan sus dificultades. 1501

Por lo demás, esta carta y las normas anejas atestiguan el vivo y firme deseo de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe de ayudar a los obispos y a los superiores mayores religiosos para que los sacerdotes en peligro sean conducidos de nuevo al buen camino. Al comunicarte esto, conforme a nuestra obligación, con gusto te presentamos nuestra más distinguida considera- ción, y nos mostramos, en el Señor, afectísimo a ti.

Roma,

13 de enero de 1971.

t FRANJO Card. SEPER, Prefecto

Secretario

t

PAUL PHILIPPE,

151

9

NUEVO REGLAMENTO PARA EL EXAMEN DE LAS DOCTRINAS (15 de enero de 1971) [Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei: AAS 63 (1971)

234-236]

La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, conforme a la norma n.12 de la carta apostólica en forma de motu proprio Integrae servandae del 7 de diciembre de 1965, estableció e hizo público el siguiente reglamento.

1. Los libros y demás publicaciones o conferencias

cuyo contenido corresponde a la competencia de la Sagra- da Congregación para la Doctrina de la Fe son enviados al Congreso, integrado por los superiores y oficiales, que se reúne todos los sábados. Si la opinión sometida a examen es, con claridad y seguridad, errónea y al mismo tiempo se prevé que de su divulgación pueda producirse o se produ- ce ya un daño real a los fieles, el Congreso puede decidir que se adopte el procedimiento extraordinario, es decir, que el caso se ponga, de inmediato, en conocimiento del Ordinario o de los Ordinarios interesados, y el autor, por medio de su Ordinario, sea invitado a corregir el error. Obtenida la respuesta del Ordinario o de los Ordinarios, la Congregación Ordinaria adoptará las oportunas providen- cias, de acuerdo con los artículos 16, 17 y 18, que más abajo se indican.

2. El Congreso decide igualmente si ciertas publica-

ciones o conferencias deben ser examinadas con mayor atención que la empleada en el procedimiento ordinario; si se decide en tal sentido, el mismo Congreso