P. 1
la practica entre varios Antonio Di Ciaccia

la practica entre varios Antonio Di Ciaccia

5.0

|Views: 1.787|Likes:
Publicado portagonet
conferencia de antonio ciaccia donde aborda la práctica entre varios
conferencia de antonio ciaccia donde aborda la práctica entre varios

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: tagonet on Sep 02, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/05/2016

pdf

text

original

Presentamos, con el permiso del Autor, un texto básico sobre el método con el que están estructuradas las actividades

en la Clínica La Aurora; método deducido de la teoría lacaniana, de la forma como ha sido elucidada en las Escuelas del Campo Freudiano. Se trata de una intervención pronunciada en la “Rencontre PIPOL” del 20 junio 2003 en París, en la sección RI3. Titulo original: “A propos de la pratique á plusieurs”. Jornadas de estudio sobre el psicoanálisis aplicado promovida por la Fondation du Champ Freudien y de la Ecole de la cause freudienne, por el Programme International de recherche sur la Psychanalyse appliquée d´Orientation Lacanienne (PIPOL). —————————————————————————————————

Antonio Di Ciaccia
A propósito de la práctica entre varios En 1992, Jacques-Alain Miller ha llamado práctica entre varios a una cierta práctica iniciada en 1974 en una institución. Esta primera institución y las otras que han seguido se ocupaban – y se ocupan aún – de situaciones muy graves: casos de autismo y de psicosis en niños y en adolescentes. Es a partir de un objetivo preciso – probar o refutar la afirmación de Lacan de que también el niño autista está en el lenguaje – que ha sido desarrollada esta práctica psicoanalítica sin utilizar el setting del dispositivo analítico como tal. Lacan ha dado los instrumentos para esta empresa: en efecto existe una diferencia entre el psicoanálisis como saber sobre la estructura, que concierne a cada ser hablante, y el psicoanálisis como dispositivo que permite acceder a la que se llama una experiencia analítica, y que requiere del ser hablante algunas condiciones precisas. Lo que yo querría subrayar hoy es el punto siguiente: las razones de la elección de recurrir a la práctica entre varios – es decir de no utilizar el dispositivo analítico como tal, sino de utilizar las enseñanzas del psicoanálisis para crear un lugar de vida, una atmósfera vivible para estos niños – no eran debidas a problemas institucionales, es decir problemas de equipo, sino a partir de la clínica. En la práctica entre varios el punto de partida no es buscando desde el lado de la institución o del lado equipo, sobre la llamada cura, sino buscar del lado del paciente. La práctica entre varios responde a una exigencia clínica, a una exigencia que parte del paciente. En nuestro caso específico parte del niño autista o psicótico.

1

En otros términos, sabemos todos que el ser humano tiene que habérselas con el significante. Pero no todos de la misma manera. Para algunos sujetos, la posición subjetiva, el Otro con O mayúscula, el otro con o minúscula, y al final el objeto que complementaría el sujeto, no se cocinan de la misma manera. Nuestra práctica corresponde entonces a un funcionamiento que implica un dulce forzamiento a través del cual el niño autista o psicótico habría podido tener la oportunidad de trocar el real por el semblante. La práctica entre varios yo la veo estructurada sobre cuatro ejes que se articulan y forman un punto de almohadillado que vale como significante amo. Se trata de un punto de almohadillado en función no de los niños autistas o psicóticos, sino de la estructuración del trabajo en la institución. Estos cuatro ejes son: el partnership de cada miembro del equipo con el niño que sufre, la reunión del equipo, la función del director terapéutico y la referencia teórico-clínica. El primer eje es el partnership de cada miembro del equipo. Ese partnership resume la responsabilidad de cada miembro del equipo. Aunque eso puede parecer paradójico, se trata de un aspecto esencial en una práctica llamada “entre varios”. Cada uno vale, para el niño en cuestión, como partenaire, no a partir de su especialidad – educador, psicólogo, psiquiatra, hasta psicoanalista u otras – sino a partir de su propia posición subjetiva, donde su propia presencia es al servicio de un deseo, deseo de un encuentro, deseo de utilizar todo lo que la estructura significante ofrece. Es necesario subrayar que este partnership tiene como prerrogativa el intercambio entre los miembros del equipo. Intercambiabilidad que no es relativa al necesario funcionamiento institucional, sino que es relativa a las exigencias de la estructura en lo que concierne esos niños en cuestión. La reunión del equipo es el segundo eje. La función de la reunión no se limita a ser el lugar de la comunicación de las información o a una reunión de trabajo. Según mi sentido, las funciones fundamentales de la reunión son cuatro. Primo: ella tiene la función de crear un lugar donde se hable del niño. No para objetivarlo o para hacer la lista de los dichos sobre él, sino por sostener un discurso sobre él a partir de los decires de los miembros, cada miembro del equipo debería consonar más con la palabra que hay que decir y más en la medida de saber hacerse entender. Segundo, la reunión tiene la función de operar una separación para cada uno de los miembros del equipo en relación al saber que se cree 2

de haber obtenido a través de la frecuentación de esos niños. Esta separación conduce a una diferenciación entre el saber obtenido, que caduca en relación al niño, aunque puede ser ordenado como un saber adquirido, y un otro saber, que queda siempre en espera de ser verificado y que concierne directamente a la posición subjetiva del niño. Tercero. La reunión tiene la función de ser el único lugar donde los dichos de cada miembro del equipo son tomados en consideración. Todo lo que queda dicho fuera de la reunión, no debería ser considerado válido. Porque, fuera de su contexto, no se trata de palabras en libertad al servicio de un goce que hace blablabla. Mientras la palabra tiene oportunidad de devenir en acto solo si se trata de un decir responsable. Cuarto. La reunión tiene una función en relación a la elaboración de un saber. El tercer eje es la función del responsable terapéutico. Este titulo dice mal de que se trata. Llegamos a su función: el responsable terapéutico no es el único responsable ni el que aplica o hace aplicar una terapia u otra. No es el que sabe o que sabría más que otro. No es el que dirige las curas ni dirige a los colegas. En cambio él es el que se aplica para que todo marche, y que marche en relación a un objetivo preciso. Ese objetivo no concierne el funcionamiento de la institución, carga ocupada por otros. El objetivo en cuestión es el de validar o invalidar el axioma de Lacan – que el niño autista está en el lenguaje, pero no está en el discurso -, para medir su precisión, las oportunidades reales de un trabajo con él, y de indicar sus límites. La función del responsable terapéutico no es la de saber, ni de saber por los otros. Sino es la función que se esfuerza por preservar un vacío central, - vacío de saber- , que pueda permitir, para cada niño, la verificación clínica del axioma de Lacan y de sus consecuencias. Este vacío de saber es esencial para permitir, a cada miembro del equipo, destituirse en relación con un saber totalizante y que objetiva bien que cada uno es plenamente responsable del acto que el trabajo comporta. El lugar del responsable terapéutico, lejos de ser el de un amo de poder o un amo de saber se acerca a este lugar que Lacan asigna al Más-uno en la elaboración del saber en un cartel. O aún a la de Al-menos-uno que se abstiene de una toma de poder. El responsable terapéutico debería saber que no es desde el lugar del sujeto supuesto saber que podrá permitir que exista elaboración de saber. El cuarto eje es la referencia teórica-clínica. Se trata de un eje claro y lineal: es el psicoanálisis freudiano según la enseñanza de Lacan en la orientación de Jacques-Alain Miller. Este trabajo teórico sobre la práctica clínica se elabora en cada equipo y entre las distintas instituciones, sin instituir ni una persona ni una institución a un pretendido lugar de supuesto saber. El saber que es 3

aquí gestionando no es del orden de la suposición sino de la exposición. Se trata entonces de un campo donde el saber está expuesto y no supuesto. Venimos ahora a otro punto. Jacques-Alain Miller ha hecho valer a partir de Lacan la diferencia entre el psicoanálisis puro y el psicoanálisis aplicado. Es en el psicoanálisis aplicado donde podemos colocar la práctica entre varios, aun que en esta práctica no es utilizado el dispositivo clásico del psicoanálisis, la práctica entre varios se inscribe en las diversas formas de prácticas clínicas que se inspiran en el psicoanálisis. Varias observaciones es necesario hacer sobre esto. La práctica entre varios es un modalidad del psicoanálisis aplicado. Al contrario, el psicoanálisis aplicado no se reduce ni a la práctica en institución ni a la práctica entre varios. No toda la práctica en institución evidencia de la práctica entre varios: Es necesario entonces distinguir varias modalidades de practicas en institución, de las cuales la práctica entre varios es una. De fondo, la especificidad de la práctica entre varios es la intercambiabilidad de los miembros del equipo como partenaire del sujeto que sufre. Esa intercambiabilidad es estrictamente en función de la clínica del sujeto en cuestión. Si el psicoanálisis aplicado no se reduce a la práctica entre varios y la práctica entre varios es solamente una variante del psicoanálisis aplicado, actualizado en un contexto institucional, podemos examinar entonces otras formas de psicoanálisis aplicado. Desde luego, la primera forma de psicoanálisis aplicado es la utilizada comúnmente por analistas en una cura donde el síntoma está en primer plano y que se efectúa, clásicamente, en casa de un analista. Luego, por otro lado se podría decir, tenemos la práctica entre varios. Entre estas dos es necesario considerar otras formas de práctica que se podrán llamar de psicoanálisis aplicado: por ejemplo el trabajo que se cumple en una práctica en equipo, sea en una institución sea fuera de una institución. En la práctica entre varios, es por causa de los callejones sin salida del paciente frente al Otro, por ejemplo, por lo que nosotros hemos fragmentado la relación del sujeto en cuestión, con un juego donde sus partenaires devienen intercambiables. En cambio, al contrario en una práctica en equipo es exactamente la especificidad de cada uno que debe ser sostenida y desarrollada. No será para nada la misma cosa si el paciente en cuestión se dirige por ejemplo a su psiquiatra, u a su psicoanalista, hasta aún a su asistente social. En este caso, seria totalmente dañina la ínter cambiabilidad de los diversos partenaires del paciente. Necesita, al contrario, que cada uno 4

de sus partenaires pueda saber sostenerse en un lugar definido, sin hacer obstáculo a que otros pueden ocupar otros lugares igualmente definidos y que serían estructurados según líneas de transferencias precisas. De fondo, lo que estoy delineando es una práctica más común de lo que se cree. Es una práctica común, por lo menos en los casos, por ejemplo, de psicóticos adultos, capaces de hablar y de tener un mínimo de lazo social. Ahora, esta práctica en equipo se desarrolla frecuentemente fuera de los muros institucionales, provocada por los pacientes mismos. Aunque estos pacientes deban, de vez en cuando, encontrar refugio en amparos institucionalmente determinados. Lo que podría ser nuevo, sería delinear claramente una práctica en equipo capaz de desarrollarse enteramente en una institución definida, por lo menos el tiempo necesario para un sujeto. En este punto veo dos obstáculos. Primo: un obstáculo relativo a los miembros del equipo. No se trata, de fondo, del mismo obstáculo que hemos encontrado también en la práctica entre varios y que concierne el lugar del saber y del supuesto saber en el seno de los miembros del equipo y en el seno de la institución. Llegar a trabajar en una práctica en equipo requiere tanto trabajo personal que no pueden encontrar solución en el psicoanálisis puro. Segundo obstáculo: ¿cómo hacer para evaluar la posición de cada sujeto que sufre en relación con la práctica a utilizar para él? No puedo más que hacer referencia a ese pasaje de Lacan donde él pone al sujeto, a cada sujeto, en relación a coordenadas cartesianas. Estas coordenadas son la base del esquema R. La coordenada que es la que él llama el eje del símbolo y la abscisa que es la que él llama el eje de la realidad. En efecto, a través de esas dos coordenadas cartesianas, el sujeto es colocado sobre las dos laderas, la una relativa a su relación al significante, y la otra relativa a su relación con su posición de objeto atrapada en el deseo del Otro. Ahora, me parece que se puede utilizar el principio de las coordenadas cartesianas para indicar la posición del sujeto en relación a la cura analítica y a sus impedimentos, hasta a sus indicaciones y a las contraindicaciones de la cura analítica y también de las prácticas que en ella se inspiren: práctica en equipo, practica entre varios, etc. Según mi sentido es la modalidad de la relación del sujeto al significante la que debería guiarnos para intervenir y eventualmente inventar prácticas adecuadas a la posición subjetiva, permaneciendo aún en la ética freudiana.

5

Por ejemplo la práctica en equipo se rinde posible si el paciente en cuestión se sostiene por una relación a la palabra tal, que él pueda desarrollar no sólo una relación transferencial en la ladera afectiva, sino una relación transferencial en la ladera de la suposición de saber y de poner en música su propia relación con el síntoma que lo aplasta. En cambio la práctica entre varios podría revelarse adecuada si esta relación del sujeto con el encadenamiento significante es demasiado floja y si el sujeto está demasiado agarrado a un goce mortífero indecible. La práctica entre varios en efecto revela tener una cierta pertinencia cuando el goce neutraliza en un sujeto su posibilidad misma de demandar al simbólico sustraerlo de la pulsión de muerte. Traducción del francés: Miriam Gutiérrez y Antonino Bori

APOL, A.C. – Asociación Psicoanalítica de Orientación Lacaniana, A.C. Cda. Chamilpa 13 – Sto. Domingo – Coyoacán – 04369 México D.F. tel. 54 21 34 51– correo: apol@apol.org.mx

6

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->