P. 1
Exégesis del capítulo 12 de Apocalipsis

Exégesis del capítulo 12 de Apocalipsis

5.0

|Views: 8.351|Likes:
Publicado porkid_latigo
Exegesis del capitulo 12 del libro de Apocalipsis
Exegesis del capitulo 12 del libro de Apocalipsis

More info:

Published by: kid_latigo on Jan 15, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC or read online from Scribd
See more
See less

07/16/2013

LA MUJER Y EL DRAGÓN: SIMBOLOGÍA Y MENSAJE DEL CAPÍTULO DOCE DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

A.

Introducción Los signos e imágenes del Apocalipsis han influido y siguen influyendo en nuestra cultura

Occidental. Muchos hemos oído hablar de las trompetas, los sellos, los jinetes, el cordero degollado, el dragón y la mujer etc... Muchas películas de Hollywood utilizan su trama y simbología para realizar películas que no neceriamente logran comunicar el mensaje de este libro cristiano. Además su simbología, para muchos incomprensible, dificulta un correcto juicio sobre el valor del libro. Muchos los han utilizado para hablar del fin del mundo, de catástrofes, de terremotos, de pestes que tienen como fin el castigo de la humanidad. Sin embargo, este libro es un libro gozoso, pues comunica un mensaje esperanzador sobre el futuro del hombre, sobre el fin de su historia. Este mensaje es religioso, cristiano, se fundamenta en la fe en Jesús, Hijo de Dios. Da una visión cristiana de la historia, de la vida, de los acontecimientos... para ello utiliza un género literario, propio de la cultura judía, la apocalipsis. Teniendo encuenta este género podemos hacer una recta interpretación del libro. Este trabajo he querido hacerlo sobre una parte del capítulo doce del libro de Apocalipsis. El capítulo doce es el centro del libro, constituye su núcleo, de ahí que me llamó la antención descubrir cuál es el mensaje del corazón del libro. Este capítulo contiene tres partes, tres escenas, cada una es una unidad con un mensaje, si bien, son interdependientes. Debido a las limitaciones de tiempo no analizaré las tres escenas, sino solamente la primera. Mi intención es buscar cuál es el origen de los símbolos más importantes de la escena y, a partir de ahí, interpretar qué es lo que los cristianos destinatarios del libro entendieron. Cumplir con este objetivo me parece importante dar ciertas notas sobre el autor del libro y los destinatarios, sobre el género literario apocalíptico y sobre la estructura general de la obra. Luego analizaré el capítulo y expondré mis conclusiones.

1

LA MUJER Y EL DRAGÓN: SIMBOLOGÍA Y MENSAJE DEL CAPÍTULO DOCE DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

II. 1.

Desarrollo Autor y destinatarios Parece que el autor del Apocalipsis era un judeocristiano que emigró de Palestina en los

años de guerra y convulsiones del 67 al 73 d.C., integrándose en una comunidad cristiana de Asia. Fue profeta y guía de profetas (cf. Ap19,10; 22,9) y aceptó la herencia de Pablo, fundador o promotor principal de la iglesia efesina (del 52 al 55 d.C). Pero al mismo tiempo, se mantuvo fiel a su herencia apocalíptica jedeocristiana.1 Dos problemas lo movieron a escribir la obra: el estado interno de las comunidades y su amenaza externa por parte del Imperio romano. Fue escrito en una época sentida como hostil al cristianismo. El lugar del drama es la provincia de Asia (conocida como Asia Menor, actual Turquía), donde se encontraban las siete iglesias que se mencionan en la obra (cap.2-3) y la isla de Patmos.2 Parece que lo escribió en torno al 96 d.C. en tiempo de Domiciano, sin embargo, es muy difícil precisar la fecha exacta de la persecución que se supone. La hostilidad se debe a que el Imperio romano exaltaba al emperador como señor del mundo y de la historia, esta exaltación se expresaba cultualmente. Así la participación en el culto oficial era un deber ciudadano, pues era una expresión de lealtad, y el no hacerlo, un crimen de lesa majestad. La no participación de los cristianos en el culto imperial, trajo como consecuencia una actitud hostil hacia ellos por parte de las autoridades. Por eso es que encontramos en el Apocalipsis repetidas referencias a persecuciones. 2. Género literario El Apocalipsis es una obra literaria que tiene un género apocalíptico. Este tipo de

literatura es una herencia de la literatura judía (Ciclo de Henoc, Jubileos, Daniel ...) que utiliza un lenguaje predominantemente figurado, lleno de metáforas, símbolos e imágenes, tomadas en su
1 2

Pikaza, Xavier Apocalipsis Editorial Verbo Divino, 1999. p. 19 Kucherlkorn, Eduardo y otros Apocalipsis, en AAVV, Comentario Bíblico Internacional Editorial Verbo Divino, Estella (Navarra), 1999, p 1683 2

LA MUJER Y EL DRAGÓN: SIMBOLOGÍA Y MENSAJE DEL CAPÍTULO DOCE DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

mayoría de la naturaleza, la numerología, la astrología y de la Biblia misma. Los apocalipsis, además, entretejen mitos.3 Las imágenes y símbolos usados eran conocidos por los destinatarios de la obra de su tiempo, pues pertenecían a su mundo, principalmente a su tradición religiosa. Por medio de estos símbolos el autor desea interpretar los acontecimientos de la historia para comunicar un mensaje esperanzador sobre el futuro, a fin de vivir con mayor fidelidad el presente. El mensaje que se desea comunicar por una parte, puede sacarse desde las fuentes que integran la obra, pues encontramos diversos cuadros que en sí forman una unidad semántica. Por otra parte el mensaje se presenta por la totalidad del cuadro pintado por el autor. Por lo tanto, cada perícopa debe ser entendida como parte de la obra total. El sentido y mensaje fundamental se obtienen de la consideración de la obra como totalidad.4 3. Estructura general del libro A fin de ayudar a comprender y situar el contenido del libro, la exposición de su estructura ofrece una visión de conjunto. Sin embargo, los exegetas no han llegado a un acuerdo sobre la estructura global de la obra. Boismard distingue varios estratos redaccionales. Basándose en numerosos duplicados en la sección apocalíptica, concluye que el libro en su forma actual está integrado por tres unidades literarias anteriores: dos apocalipsis, completos y coherentes, y las cartas a las siete iglesias. Actualmente se tiende más a afirmar la unidad literaria de la obra.5 Xavier Pikaza tomando en cuenta la correspondencia entre trompetas (8,2-11,19) y copas (15,5-16,21), ha situado en el centro de un esquema circular las visiones del Dragón, Mujer y Bestias (12,1-13,18), que marcan el sentido de la historia. Según su visión el Apocalipsis ha sido construido en forma circular, de manera que hay una vinculación entre (1,1-11,19) y (15,15-

3 4

Ibid. p. 1680 Ibid. p.1682 5 D’Aragon, Jean-Louis Apocalipsis en: AAVV Comentario Bíblico San Jerónimo, Tomo IV Ediciones Cristiandad, Madrid. 1971. p.537 3

LA MUJER Y EL DRAGÓN: SIMBOLOGÍA Y MENSAJE DEL CAPÍTULO DOCE DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

22,11). Pero más que un circulo perfecto el libro forma una espiral, que nos va llevando en círculos a las Bodas del Cordero.6 Aunque puede ser discutido el esquema que propone, no hay duda que el centro del libro lo constituye las visiones del Dragón, la Mujer y las Bestias (11,15-13,18). Es importante anotar esto ya que pretendo analizar el capítulo doce de la obra. 4. Estudio del capítulo doce del Apocalipsis 4.1 Antecedentes literarios

Para comprender la importancia del capítulo doce dentro de la trama narrativa aquí voy a resaltar ciertas notas que ayuden a ordenar los acontecimientos. El material propiamente apocalíptico empieza en el capítulo cuarto del libro con la visión del trono en el cielo y del Cordero. El Cordero es hallado digno de abrir el libro con siete sellos escrito por el anverso y el reverso (Ap 5,5) que está en la mano derecha del que está sentado en el trono. Poco a poco el Cordero va rompiendo los sellos y empiezan a darse acontecimientos sobre la tierra (cf. Ap 6,1-8,1). La imagen de un libro sellado evoca el misterio de la historia y la revelación de Dios7. Abrir los sellos y leer el libro significa tener acceso al misterio de la historia. Esta forma de presentación concuerda con la mentalidad apocalíptica que concibe la historia como predeterminada por Dios y dividida en períodos que se siguen sucesivamente8. La historia avanza irremediablemente hacia un fin, hacia el cumplimiento de las promesas de Dios. Con la apertura del séptimo sello se esperaría el juicio de Dios anunciado (Ap 6,17). Mas bien el séptimo sello anuncia la siguiente septena, su contenido está repartido entre los siete toques de trompeta. La estructura de esta segunda septena se parece a la de los sellos. Las
6 7

Pikaza, Xavier Op.cit. p.30-31 Ibid. P.85 8 Kucherlkorn, Eduardo y otros Op.cit. p.1680 4

LA MUJER Y EL DRAGÓN: SIMBOLOGÍA Y MENSAJE DEL CAPÍTULO DOCE DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

trompetas, que solían usarse para anunciar acontecimientos importantes para el pueblo, sirven como signos escatológicos. Ellas anuncian los acontecimientos que precipitan la venida del día del Señor, de su reinado (Ap 8,2-11,9). Un ángel anuncia que con la séptima trompeta se habrá cumplido el misterio de Dios (Ap 10,7). Finalmente suena la séptima trompeta ( 11,15), ha llegado el reinado sobre el mundo del Señor y de su Mesías. Este es el punto final de la historia de la salvación, el objeto esencial de las promesas de Dios.9 Estamos en el tiempo escatológico y mesiánico. 4.2 Análisis del capítulo partir de ahí, tres veces se dice

La escena del capítulo empieza en Ap 11,19 y a “apareció” (Ap 11,19; 12, 1.3). La continuidad es manifiesta.

Lo primero en aparecer en el cielo es el arca de la alianza en su templo. El arca de la alianza estaba en el lugar santísimo en el Templo, era pues el símbolo por excelencia de la presencia de Dios en medio de su pueblo y de la alianza entre Yahvé e Israel.10 Su aparición no es fortuita, pues según una tradición judía, Jeremías durante el asedio de Jerusalén la habría librado de la profanación escondiéndola en una caverna del monte Sinaí, en donde habría de permanecer hasta la restauración de Israel (cf. 2Mac 2, 4-8).11 La aparición del arca en el templo celestial indica que a ha llegado el tiempo mesiánico de la restauración. Inmediatamente aparece otra señal en el cielo. Estamos en el capítulo 12. En el capítulo encontramos tres cuadros o tres escenas: la Mujer da a luz un Niño (Ap 12,1-6); Miguel combate contra el Dragón y lo arroja del cielo (12,7-12), la Mujer en el desierto (Ap 12,12-18). Me centraré en analizar el primer cuadro:

9

D’Aragon, Jean-Louis Op. Cit. p.565 Salguero, José Biblia comentada VII: Epístolas católicas. Apocalipsis BAC, Madrid. 1965 p.424 11 Vanni, Ugo Apocalipsis 3ª ed. Editorial Verbo Divino, España. 1989. p.63-64
10

5

LA MUJER Y EL DRAGÓN: SIMBOLOGÍA Y MENSAJE DEL CAPÍTULO DOCE DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

Aparece en el cielo una Mujer en cinta a punto de dar a luz, está vestida de sol, con una luna bajo sus pies y sobre su cabeza hay una corona de doce estrellas (cf. Ap 1-2). Finalmente, da a luz un hijo varón (cf. Ap 12,5). Este hijo, se dice, “regirá con vara de hierro todas las naciones” ; el hijo fue arrebatado hasta Dios y su trono. Al mismo tiempo aparece otra señal en el cielo, un Dragón rojo con siete cabezas y diez cuernos, que con su cola arrastró la tercera parte de las estrellas a la tierra (cf. Ap 12,3-4). Este Dragón espera devorar al hijo de la mujer, pero no lo logra. La Mujer ante la amenaza del Dragón huye al desierto a un lugar preparado por Dios. Este es el contenido de la escena. Pero, ¿quién es esta Mujer y su hijo, quién es este Dragón? ¿Cuál es el mensaje de la señal? ¿Qué entendieron los destinatarios del Apocalipsis con estas imágenes? Voy a tratar de responder estas preguntas, analizando el origen de estos símbolos. Algunos símbolos tienen una clara tradición bíblica, pero también podemos encontrar fuentes extrabíblicas en mitos o leyendas populares que pudieron tomarse como referencia. 4.3 El símbolo de la Mujer en la tradición bíblica

Hay dos tradiciones bíblicas sobre la mujer que pueden ser de nuestro interés. Por un lado, la mujer puede ser una representación de Israel. Dejando aparte la esposa del Cantar de los Cantares, podemos descubrir esta personificación de Israel en Oseas (Os 2,19-20), en Jeremías (Jer 3,6-10), en Ezequiel (Ez 16,22). La imagen de Sión en dolores de parto no era desconocida en le Antiguo Testamento12. Por ejemplo, Isaías 26,17 dice: «Como la mujer en cinta cuando llega al parto se retuerce y grita de dolores, así estábamos lejos de ti, ¡oh Yahvé!» Y en otro lugar, el mismo profeta nos habla de la multiplicación de la nueva Jerusalén en estos términos: «Antes de ponerse de parto ha parido; antes de sentir los dolores dio a luz un hijo.¿Quién oyó cosa semejante?¿Quién vio nunca tal? ¿Nace un pueblo en un día? Una nación, ¿nace toda de una vez? Pues Sión ha parido a sus hijos antes de sentir los dolores13». Los libros apócrifos aceptan esta tradición como lo podemos notar en el libro 4Esdras 9,38 -10,59. En el Nuevo Testamento encontramos estas mismas personificaciones (Gál 4,26s; Heb 11,10; 12,22; 13,14).

12 13

Salguero, José Op.cit. p.427 Is 66,7-8 6

LA MUJER Y EL DRAGÓN: SIMBOLOGÍA Y MENSAJE DEL CAPÍTULO DOCE DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

Hay otros datos del relato del Apocalipsis que nos hacen pensar en la personificación de Israel como la Mujer. Se nos dice que la Mujer huyó al desierto, en donde fue alimentada por Dios hasta que desapareció el peligro de parte de sus enemigos. Por el libro del Éxodo sabemos que Israel huyó de Egipto al desierto del Sinaí, en donde fue alimentado por Dios con el maná caído del cielo hasta que se convirtió en un puelo bien consituido, capaz de enfrentarse y resisitir a los pueblos enemigos. El desierto es el refugio tradicional de los oprimidos de Israel (1Re,3s; 1Mac 2,29s)14. La corona de doce estrellas puede ser una alusión a las doce tribus de Israel (Gn 37,9-11), confirmando la personifiación de la cual hablabamos. El nacimiento del Niño arrebatado al cielo es un elemento que también merece ser analizado. Es caracterizado empleando unas palabras del salmo 2,9: "Parió un varón, que ha de apacentar a todas las naciones con vara de hierro". Esta cita de un salmo mesiánico indica claramente que el autor identifica este Niño con el Mesías esperado por Israel. El Mesías,según el Antiguo Testamento, había de apacentar, como soberano y dominador, a Israel y a todas la naciones. Sería como un lugarteniente de Yahvé, que trataría con cetro autoritario y poderoso a los que se sublevasen contra él15. Su origen sería desconocido, pero se sabía que sería descendiente de la casa de David, miembro del pueblo elegido. Este dato es coherente con lo que hemos dicho anteriormente sobre la Mujer: representa a Israel del cual proviene el Mesías. La segunda tradición bíblica sobre la Mujer es el papel de ella y su descendencia en el plan de Dios para actuar en la historia a favor de su pueblo. El primer ejemplo lo encontramos en Sara, esposa de Abraham. Dios cumple en su hijo Isaac la promesa hecha de una descendencia que será numerosa como las estrellas del cielo (cf. Gn 12,1-3 ; 21,1-7) a pesar de la esterilidad de Sara. Luego tenemos la historia de Ana y Samuel. Ana no tiene hijos y ora al Señor (1Sam 1,911) quien le da un hijo, ella en agradecimiento lo consagra a Dios. Samuel será uno de los grandes Jueces de Israel, fiel a la voluntad de Yahvé. En tiempos de amenaza por parte de Asiria sobre Israel y Judá, Isaías anuncia una señal de parte de Dios. «He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel» (Is 7,14). Por medio de este hijo, Dios cuidará de su pueblo pues asegurará la dinastía davídica y las promesas hechas a ella.
14 15

D’Aragon, Jean-Louis Op.cit. p.568 Salguero, José Op.cit. p.432 7

LA MUJER Y EL DRAGÓN: SIMBOLOGÍA Y MENSAJE DEL CAPÍTULO DOCE DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

Es comprensible que los cristianos desde su fe vieran en la Mujer a la madre de Jesús. El simbolísmo tiene la riqueza de no tener un significado unívoco. Pues ellos profesaban la fe de Jesús como Mesías, nacido de una mujer, María, israelita. Sin embargo, esta interpretación no está en primer plano y el Apocalipsis no habla de una persecución histórica de la madre de Jesús o de una huida de esta al desierto. No tenemos datos que corroboren la historicidad de este hecho. 4.4 El símbolo de la Mujer en fuentes extrabíblicas

La Mujer y el dragón forman una pareja simbólica en muchos mitos. Suele hablarse de una mujer buena, perseguida por un dragón perverso, pero liberada por un héroe que la protege para casarse con ella16. Es muy posible que ese mito esté en el fondo de nuestro texto, como indica el fin feliz (se casan mujer y salvador); pero aquí ese salvador es el mismo hijo de la mujer, amenazado anter por el Dragón. Tal como es presentada la Mujer “vestida de sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza” (Ap12,1), es figura del cielo con sus signos principales. Tales señales recuerdan a Virgo, un signo del zodíaco. Una diosa celestial (de tipo helenista). 17 Sin embargo las diosas celestiales giran sin cesar en su cielo, nunca se angustian y no deben dar a luz. Esta Mujer, en cambio, es maternidad adolorida. 4.5 El símbolo del Dragón en la tradición bíblica

En el Antiguo Testamento se habla frecuentemente de un monstruo marino (Is 27,1; Jer 51,34; Ez 29,3-6; Job 3,8; 7,12; Sal 74,14; 104,26) que es designado con los nombres de Leviatán, Behemot y Rahab, el cual simboliza las fuerzas enemigas de Dios. Según una tradición que recoge la Biblia (Is 27,1) Dios había derrotado a este monstruo en el momento de la creación, pero su hundimiento final se diferiría hasta el fin de los tiempos.18

16 17

Pikaza, Xavier Op.cit. p.141 Ibidem 18 D’Aragon, Jean-Louis Op.cit. p.567 8

LA MUJER Y EL DRAGÓN: SIMBOLOGÍA Y MENSAJE DEL CAPÍTULO DOCE DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

Otra tradición bíblica 51,34).

utiliza el símbolo de dragón para

representar el imperio

amenazante y opresor; el del faraón y su imperio (Is 51,9; Ez 29,3) o el de Nabucondonosor (Jer

Este Dragón se nos caracteriza por ser rojo, con siete cabezas, siete coronas y diez cuernos. Esta decripción no es literal , sino simbólica. El origen de estos símbolos son bíblicos. El rojo es una expresión de sangre y muerte. Los demás elementos están tomados del libro de Daniel (Dn 7,7; 8,9-10), en donde los diez cuernos designan a diez reyes de la dinastía seleúcida19. Las siete cabezas, como las de la hidra de la fábula y las del basilisco de siete cabezas, significan su resistencia a la muerte. Las coronas simbolizan la gloria en sus cabezas. 4.6 El símbolo del Dragón en fuentes extrabíblicas

El dragón es símbolo del enemigo mitológico de Dios en muchos pueblos. 20 Varias culturas y religiones conocían la simbología del dragón para representar fuerzas oscuras y hostiles al hombre. Lo original de la tradición bíblica y de nuestro autor es historizar el mito. En la literatura apocalíptica apócrifa también se mencionan monstruos como Leviatán y Behemot, creados para hacer efectivo el castigo de Dios sobre los hombres (cf. 1 de Henoc, Libro de las revelaciones y parábolas 60,10). La acción del Dragón de arrastrar con su cola la tercera parte de las estrellas y arrojarlas a la tierra, recuerdan un tema tratado en la literatura apocaliptica apócrifa: la caída de los ángeles origen del mal en la tierra.

III.

Conclusiones Luego de haber analizado el origen de los símbolos de la Mujer y su hijo y el Dragón,

trataré de explicitar qué es lo que pudieron entender los destinatarios de este escrito, quienes
19 20

Salguero, José Op.cit. p.430 Pikaza, Xavier Op.cit. p.141

9

LA MUJER Y EL DRAGÓN: SIMBOLOGÍA Y MENSAJE DEL CAPÍTULO DOCE DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

como hemos mencionado fueron cristianos de Asia Menor que vivían en un ambiente hostil a su fe. Teniendo en cuenta la trama narrativa de la obra podemos decir que esta escena sucede el tiempo final de la historia, en el tiempo escatológico. Ha llegado el momento de la actuación definitiva de Dios quien ha decidido establecer su reino en la tierra. Se han abierto los sellos y ya han sonado las siete trompetas. Este es el antecedente a la escena de la Mujer y el Dragón. Dios realiza su reinado por medio del cumplimiento de la promesa del Mesías, nacido de Israel. Esto es lo que seguramente entendieron los oyentes en el simbolismo de la Mujer con una corona de doce estrellas que da a luz al niño. Además debido a la fe de estos cristianos en Jesús el Mesías o Cristo, está claro que este niño es Jesús, nacido de María. Su arrebato al cielo hacia Dios y hacia su trono, era comprensible para ellos, pues, creían firmente que está resucitado y sentado a la derecha del Dios. En todo el Nuevo Testamento encontramos esta profesión de fe. Así, pues, Jesús el Mesías está reinando en el cielo y ha empezado su dominio sobre todo. El Dragón como enemigo del pueblo de Dios y del Mesías, se identificó con Satanás (Ap 12,9). Quien en los evangelios es presentado como el tentador de Jesús en el desierto y el que entró en Judas para entregarlo a las autoridades. Es el claro enemigo de la obra de Jesús. Mientras tanto la Mujer huye al desierto donde tiene un lugar preparado por Dios, él mismo cuida de ella alimentándola (Ap 12,6). Los cristianos es muy seguro que se identificaran con ella, pues, se consiraban el nuevo pueblo de Israel, el nuevo pueblo de Dios (cf. 1Pe 2,9-10; Ef 1,14). Ellos mismos se encontraban en una situación de amenaza, de persecusión como esta mujer que huye al desierto. El simbolismo del desierto como tiempo de prueba y de fidelidad era muy conocido entre los judíos. Era a la vez un momento de gracia de parte de Dios, como lo atestigua la tradición del Éxodo. Por tanto, también ellos consideraban que a pesar de la persecusión Dios los ayudaba y velaba por ellos. En fin, toda esta escena era un mensaje esperanzador, pues el autor del Apocalipsis quería comunicar esto: Dios ya empezó su reinado sobre el mundo por medio de la pasión de Jesucristo, quien está a la derecha de Dios; mientras tanto, por un corto tiempo, el pueblo de

10

LA MUJER Y EL DRAGÓN: SIMBOLOGÍA Y MENSAJE DEL CAPÍTULO DOCE DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

Dios (los cristianos) debe padecer la prueba, la persecución por parte de Satanás , pero no faltará al pueblo el auxilio divino.

Bibliografía ♦ D’Aragon, Jean-Louis Apocalipsis en: AAVV Comentario Bíblico San Jerónimo, Tomo IV Ediciones Cristiandad, Madrid. 1971 ♦ Biblia de Jerusalén Desclée de Brouwer, Bilbao. 1998 ♦ Kucherlkorn, Eduardo y otros Apocalipsis, en AAVV, Comentario Bíblico Internacional Editorial Verbo Divino, Estella (Navarra), 1999 ♦ Pikaza, Xavier Apocalipsis Editorial Verbo Divino, 1999

Salguero, José Biblia comentada VII: Epístolas católicas. Apocalipsis BAC, Madrid. 1965

♦ Vanni, Ugo Apocalipsis 3ª ed. Editorial Verbo Divino, España. 1989

11

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->