Ghirardi, M. (2004). Matrimonios y familias en Córdoba. Prácticas y representaciones. Córdoba: Centro de Estudios Avanzados, Universidad Nacional de Córdoba.

M. Mónica Ghirardi

MATRIMONIOS Y FAMILIAS EN CÓRDOBA 1700 – 1850 PRÁCTICAS Y REPRESENTACIONES

A Raúl, Natalia y Ana Carolina

1

ADVERTENCIA PRELIMINAR Y AGRADECIMIENTOS
“...una historia que deje de lado la vida privada, doméstica y familiar, está condenada a ignorar la realidad vital de casi todos los seres humanos durante casi toda su vida” 1 Pilar Gonzalbo realiza esta afirmación en la introducción de una de las obras de la cual es compiladora interrogándose acerca del por qué de una Historia de la Familia cuya razón fundamental explica por la necesidad del historiador de penetrar las motivaciones profundas del comportamiento de individuos y sociedades. La autora enfatiza en la necesidad de trasponer lo que denomina “el difuso límite” de lo público y lo privado en la búsqueda del resquebrajamiento o la persistencia de antiguas normas y tradiciones2. El objetivo fundamental de este trabajo fue establecer la correlación existente entre la visión social modélica acerca del matrimonio y la familia y las prácticas asociadas a la formación de la pareja y vida familiar de la sociedad cordobesa en el siglo XVIII y primera mitad del XIX. En el Concilio de Trento se había reafirmado la doctrina clásica de la Iglesia en materia matrimonial consagrándose un ideal de matrimonio y a partir de éste de familia legítima, cuyas características fundamentales consistían en su carácter religioso, sacramental, monogámico, heterosexual e indisoluble. Espejo de la autoridad monárquica en la sociedad, la autoridad del padre reproducía en el interior de la familia la estructura jerárquica que caracterizaba a la sociedad patriarcal, asentándose su potestad sobre dos pilares fundamentales, la autoridad marital y la patria potestad. La reproducción era el objetivo primordial del casamiento y el que le daba sentido a la fundación de la familia; era en su seno en donde debían ser concebidos legítimamente los hijos, la sexualidad sólo era tolerable con
GONZALBO AIZPURU, P. (1993:10) compiladora, Historia de la Familia, Instituto Mora, Universidad Autónoma Metropolitana, México. 2 Ibídem.
1

2

vistas a la procreación, y por consiguiente las prácticas carnales debían limitarse al ámbito de la intimidad conyugal. ¿Era coherente el modelo familiar planteado desde la religión, la moral y las leyes con las prácticas de la sociedad, o existía una dualidad moral a partir de lo consuetudinario? Se buscó contrastar el modelo de matrimonio consagrado en Trento y la familia legítima emergente de esa concepción, con las prácticas sociales rastreadas en la documentación; el deber ser con el ser; la teoría, el ideal, con la realidad observada en los comportamientos; las representaciones mentales que la gente tenía sobre el casamiento y la familia; los discursos construidos sobre la base del paradigma ortodoxo católico en materia matrimonial, y las prácticas sociales. La posibilidad de la coexistencia de diversos patrones de comportamiento -el

coherente con la ética católica y el transgresor- nos llevaron a introducirnos en aspectos de la dinámica interna de la organización familiar de distintos sectores de la sociedad cordobesa a fin de aproximarnos al conocimiento de aquello que los contemporáneos denominaban “la vida maridable”3. Si bien el corpus fundamental de la investigación consiste en documentación judicial eclesiástica y civil, creemos que no se trata de una historia abordada exclusivamente desde “lo excepcional” ya que a través de una variedad de fuentes utilizadas y de la riqueza de la información contenida en las mismas se ha procurado contrabalancear un manejo unilateral de la documentación. En ese sentido, debe tenerse presente además el juicio de Michel Perrot cuando afirma refiriéndose a las relaciones familiares que “Los casos extremos proclaman a veces la verdad de las cosas”4, el autor considera también respecto a la insistencia en los conflictos que la utilización de fuentes judiciales entraña, que la misma no deja de ser “un antídoto frente a imágenes de extremada tranquilidad y equilibrio” con la que suele vincularse a las sociedades denominadas “tradicionales” proporcionando de ellas una visión de inmovilismo y quietismo que se contrapone al dinamismo emergente de la consulta documental5. No fue la intención por lo tanto intentar construir una historia de la “normalidad”, pero tampoco de la “anormalidad” del comportamiento matrimonial y familiar sino mas bien buscar reunir fragmentos indicativos de lo que los actores decían acerca de la vida conyugal y familiar, de lo que hacían en sus prácticas según las huellas que dejaron, de lo que decían
3 4

CICERCHIA R. (1998: 50) Historia de la vida privada en la Argentina, Troquel, Buenos Aires. PERROT, M. (2001:171) “Figuras y funciones” en Historia de la Vida Privada, 4. De la Revolución Francesa a la Primera Guerra Mundial dirigida por Philippe ARIÈS y Georges DUBY, pp. 125 – 183. 5 Ibídem. pág. 123.

3

que hacían y cómo juzgaban lo que los otros hacían. Aproximarse en definitiva a lo que Bernard Lavallé ha denominado el “trasfondo social y mental de la sociedad”6. No se pierde de vista que los casos estudiados -a pesar del dilatado número de documentos consultados y de la voluminosidad de los expedientes analizados- representan a una mínima proporción de la sociedad y que por lo tanto no es posible pensar que las conductas observadas puedan generalizarse a la totalidad de la misma7, sin embargo permiten aproximarse a las representaciones mentales que acerca de las situaciones planteadas tenían los actores actuantes así como a las prácticas sociales. Se ha tenido especialmente en cuenta que en los litigios la voz de los protagonistas de los hechos tratados se halla tamizada por las intervenciones de procuradores, asesores y otros funcionarios de la justicia ante la cual fueron presentadas las querellas. En ese sentido, se entiende que el “discurso” utilizado por los litigantes perseguía una finalidad específica8, tal la de convencer a la autoridad en función de las necesidades e intereses de los involucrados. Pensamos que esta intencionalidad no impide sin embargo al investigador, a través del análisis de dicha documentación, adentrarse en el conocimiento de considerables aspectos del universo familiar y de su lógica. Reconocer la finalidad pretendida por los actores, por otra parte, proporciona nuevas aristas a la observación y enriquece dicho análisis.

Constituye éste el trabajo de tesis doctoral por el cual accedí al título de Doctora en Historia con calificación “Sobresaliente”en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba. Mi principal agradecimiento está dirigido a la mencionada casa de altos estudios, por otorgarme la oportunidad de búsqueda de excelencia académica. Deseo agradecer a la SECyT por la beca de formación superior de dedicación exclusiva que me otorgó, la cual me permitió consagrarme por entero a la labor de investigación durante su vigencia; también manifiesto mi reconocimiento al apoyo económico acordado para la participación en encuentros científicos internacionales. Deseo mencionar a CONICOR, institución que hace unos años financió otra investigación que realicé sobre la temática de la

LAVALLÉ , B. (1986: 62 ) “Divorcio y nulidad de matrimonio en Lima (1650 – 1700)” en Revista Andina, Año 4, N°2, dic. 7 En ese sentido, los valores relativos que se presentan a lo largo del trabajo deben ser considerados sólo a modo de aproximación al fenómeno que se trata de interpretar. La inclusión de dichos valores porcentuales persigue por lo tanto la finalidad de ilustrar la problemática abordada siendo conscientes de que el reducido universo de análisis plantea grandes limitaciones. 8 Al respecto adherimos a las reflexiones de FARGE, A. (1989) en La atracción del Archivo, Alfonso el Magnánimo, Valencia, cap. 6. De la misma autora y en relación con la especificidad de las fuentes judiciales y su tratamiento, se ha consultado (1994) La vida frágil. Violencia, poderes y solidaridades en el París del siglo XVIII, “Introducción” Instituto Mora, México.

6

4

familia, la cual constituyó un punto de inflexión en mi aproximación a las cuestiones familiares. Numerosas son las personas que me brindaron su colaboración durante la elaboración de este trabajo, en primer lugar mi Directora de tesis, Dora Celton, a quien agradezco su estímulo constante a todas mis iniciativas académicas, su confianza y aliento, su apoyo indeclinable. A mi co-Director Ricardo Cicerchia, quien con generoso respeto realizó minuciosas lecturas de los borradores aportando ideas, realizando sugerencias e indicando lecturas fundamentales. Agradezco a Alejandro Moyano Aliaga y a María del Carmen Ferreyra porque

siempre contestaron a todas mis preguntas facilitándome importantes datos documentales y procurándome libros de reciente aparición; a Sonia Colantonio por su generoso apoyo. Deseo recordar también a Nilda Duje, quien hoy no se encuentra ya materialmente entre nosotros pero cuya mirada serena continuará siempre presente en mi memoria. Agradezco al padre Nelson Dellaferrera, quien con generosidad puso a mi disposición sus minuciosos catálogos de causas matrimoniales, -uno de ellos aún sin editar al momento de proporcionarme su consulta-, facilitándome además indispensables lecturas. Mi

reconocimiento a Silvia Palomeque por su preocupación por indicarme sugerente material bibliográfico de su base de datos personal. Al grupo de investigación de Ana Inés Punta expreso mi agradecimiento por prestarme un índice documental temático de las Escribanías, el cual me facilitó parte de la búsqueda de información archivística. Mi reconocimiento al personal del Archivo del Arzobispado, especialmente a su Directora Celina Audisio, también a Daniel Ríos y a Dorita Bustamante, quienes me

brindaron solícita atención en la búsqueda de material documental durante varios años de consulta diaria en los repositorios de ese archivo. En la consulta de sala del Archivo Histórico de la Provincia de Córdoba deseo mencionar en particular a Eduardo Gould, a quien respeto por sus conocimientos desde mis años de alumna de grado de la Escuela de Historia; también a Raquel Maggi, quien con amable disposición favoreció la localización de la documentación necesaria, también expreso mi gratitud al resto del personal de ese archivo por la diligencia con que pusieron a mi disposición el material que necesitaba consultar. En la biblioteca de la Facultad de Filosofía de la UNC mi reconocimiento especialmente a Miguel Candia, quien cada vez que me atendió se molestó especialmente en búsquedas bibliográficas finas del material que me era necesario. Por último, pero no por ello menos importante, mi gratitud hacia mi familia. A mi esposo y a mis hijas por su generosa comprensión hacia mi vocación, por el sostén espiritual 5

que me brindaron; mi reconocimiento a mi padre, Olsen Ghirardi, estímulo inquebrantable de mis inquietudes académicas.

6

METODOLOGÍA
Este trabajo constituye el resultado de años de investigación. Una beca de formación superior otorgada por la SECyT de la Universidad Nacional de Córdoba proporcionó los medios para una dedicación exclusiva a cuestiones relacionadas con el trabajo de investigación durante dos años, lo cual posibilitó cristalizar el esfuerzo de la culminación de esta tesis doctoral. El mencionado financiamiento hizo posible una participación intensiva en jornadas y congresos locales, nacionales y de carácter internacional sobre temas de la especialidad tratada en donde se trabó relacionamiento con reconocidos investigadores del país y del exterior posibilitando el acceso a material científico édito e inédito de reciente aparición que se agregó al ya disponible.

En total se han consultado más de 680 documentos. El corpus documental fundamental de este trabajo está conformado por fuentes primarias eclesiásticas y civiles que en conjunto suman 470 causas judiciales. Las fuentes eclesiásticas fueron consultadas en el Archivo del Arzobispado de Córdoba (en adelante AAC). La documentación analizada está constituida por expedientes guardados en cajas que reúnen las Causas Matrimoniales y Juicios por Esponsales; los mismos contienen más de 7.000 fojas escritas casi siempre de ambos lados. Se trata de una valiosísima masa documental que ha sido muy poco trabajada en Córdoba hasta el momento. Los juicios de disenso matrimonial se encuentran en su mayoría en el Archivo Histórico de la Provincia de Córdoba (en adelante AHPC) -dispersos en diversas colecciones documentales que se detallan en la sección fuentes- y completan el cuerpo central del trabajo. Disponer de catálogos para ambas fuentes, a lo que se sumó una dilatada experiencia de trabajo de archivo, documental. Otras fuentes primarias accesorias utilizadas, conforman secciones de Escribanías, una muestra en las facilitó la consulta del abultado material

Registros notariales, Gobierno y Crimen, consultadas en los muestra -que reunió algo más de 210

repositorios del AHPC. La selección de dicha

documentos- se efectuó en base a criterios cronológicos y temáticos, localizándose la observación especialmente en los últimos cien años del período analizado9 a partir de la
9

La masa documental de las fuentes secundarias contienen expedientes correspondientes a Escribanías, Gobierno, Sección del Crimen y Registros; la consulta se centró especialmente en la segunda mitad del siglo XVIII, y primera del siguiente siglo -época de mayor intensidad de las reformas borbónicas durante la cual se sancionó la legislación matrimonial tratada- la cual vió justificada su observación en la facilitación de la

7

consulta de escrituras de dotes y testamentos seleccionados en los registros notariales, a los que se sumaron documentos sobre diversos aspectos de la vida familiar que aparecían en las Escribanías y en la sección Criminal, tales como pleitos sucesorios, entrega de niños,

cuestiones de filiación, adulterios, pleitos por alimentos entre cónyuges; infanticidios, abusos incestuosos, entre los principales. En el archivo de Gobierno se ficharon disposiciones regias relacionadas con cuestiones de parentesco relativas a funcionarios de la ciudad, solicitudes de socorrro de viudas, notas de filiación, cuestiones sobre aranceles eclesiásticos, denuncias de criados, cuestiones varias sobre casamientos. La idea consistió en, sin intención alguna de exhaustividad, complementar la visión acerca de la vida matrimonial y familiar proporcionada por las fuentes eclesiásticas citadas, a través de la confrontación de la

problemática abordada desde la óptica de las fuentes civiles a fin enriquecer el análisis evitando la unilateralidad del enfoque documental, ya que temíamos que la utilización de una sola variedad de fuentes (exclusivamente eclesiásticas o exclusivamente civiles y dentro de éstas últimas, sólo expedientes judiciales) pudiera introducir distorsiones en la observación de los fenómenos estudiados, de ahí que el esfuerzo se enfocó en la pluralidad y consistencia del material escogido. Además de las señaladas, otras fuentes primarias eclesiásticas accesorias también fueron utilizadas cuando fue necesario; se disponía de material relevado correspondiente a registros vitales e informaciones de soltería de españoles para un amplio período, como se detalla en fuentes; el mismo había sido fichado para trabajos anteriores, lo cual proporcionó un satisfactorio respaldo para el análisis que permitió ejemplificar desde esta fuente algunos aspectos que fueron surgiendo en el curso de la investigación. También fueron utilizadas fuentes documentales éditas consistentes en legislación castellana, castellano-indiana, y la perteneciente al período patrio; censos de población de la provincia de Córdoba, una publicación documental del padre Grenón que contiene cartas de mujeres correspondientes a los siglos XVII, XVIII y XIX, entre las principales; las mismas han sido citadas a lo largo del trabajo y especificadas en el apartado correspondiente.

Metodológicamente, una vez finalizado el proceso de fichaje de los datos primarios se procedió a volcar la información obtenida en una base de datos de tipo relacional para cada una de las fuentes abordadas: nulidades, separaciones, disensos, esponsales, posibilitando la posterior sistematización de la información. El diseño de las bases informáticas se efectuó en
consulta documental a partir de la utilización de un índice de Escribanías I y III para el período 1760-1800 que gentilmente nos proporcionó el grupo de investigación dirigido por Ana Inés Punta.

8

función de los interrogantes que proponían las distintas fuentes. Si bien por lo tanto cada una de ellas tiene características propias, la información básica que se consignó en la medida en que la misma estuvo disponible fue aproximadamente la siguiente : identificación del n° de caso, referencia documental, fecha de matrimonio, fecha de iniciación de la causa, lugar donde se produjo el conflicto, nombre y apellido, sexo, edad, condición, estado, ocupación e instrucción de accionantes y demandados; relación existente entre las partes enfrentadas; razones del conflicto, autoridad ante quien se entabló la demanda, fallo, apelación y síntesis del expediente. El carácter relacional de las bases de datos confeccionadas permitió realizar cruces transversales de la información. El análisis crítico se desarrolló en dos sentidos, uno de carácter longitudinal en el cual se trabajaron los temas específicos derivados de las fuentes propuestas tales como la separación de cuerpos, la nulidad matrimonial, la ruptura de la promesa matrimonial, la selección matrimonial y otros; entre los aspectos de carácter transversal tratados pueden citarse: la violencia doméstica, las relaciones de poder en la pareja, la cuestión del honor, aspectos referidos a la infancia, cuestiones de género, sexualidad matrimonial y extramatrimonial, ideología familiar, entre otros. La lectura crítica de bibliografía de carácter general y específica acompañó todo el proceso de la investigación. La participación en encuentros científicos permitió recoger las observaciones recibidas de especialistas a las ponencias presentadas sobre temas que se articulaban con la tesis, incluyéndose las sugerencias recibidas a la investigación en marcha. La extensión temporal del análisis efectuado fue definida en un amplio período de 150 años, desde el inicio del siglo XVIII hasta mediados del XIX (1700 – 1850). En la definición cronológica influyeron algunas de las fuentes primarias fundamentales con las que se trabajó ya que dos de las mismas se inician en años anteriores pero muy cercanos al 1700 y otra comienza en 1702. La evaluación de posibles cambios en las prácticas y representaciones sociales a través del tiempo hacían necesario un abordaje lo suficientemente amplio por lo que se extendió la observación hasta la década en que fue sancionada la Constitución Nacional, donde se estableció el corte. El trabajo se estructuró en una introducción y cuatro partes. Cada una de las partes fue dividida en temas centrales identificados correlativamente con números romanos los cuales se desarrollan subdividiéndose a la vez en temas y sub-temas; los mismos corresponden a capítulos de la tesis aunque no les hemos dado formalmente tal denominación. En la introducción se realizó una aproximación al objeto de análisis a partir de interrogantes e hipótesis desde las que se partió, se esbozó un panorama de la familia como 9

campo de estudio historiográfico. El contexto histórico de la época en la que se centra el análisis se definió a partir de una caracterización de la situación de la realidad socio-política de España en el siglo XVIII, poniendo especial énfasis en el modo en que las reformas borbónicas impactaron sobre la dinámica familiar iberoamericana; la atención se focalizó luego en la sociedad cordobesa a partir del delineamiento de algunos de los rasgos de su población. Finalmente, la reflexión se orientó acerca de si es posible considerar a la problemática social posteriormente inmediata a 1810, como un verdadero quiebre respecto de la mentalidad social correspondiente al período hispánico o, más bien como una época plena de continuidades y contradicciones; por último se dejó planteada la cuestión respecto de la “utilidad” del matrimonio y la familia para la Iglesia y el Estado, en tanto agentes de orden y control social. La primera parte –Las lógicas del matrimonio y la dinámica de las decisiones familiares- tiene como puntos centrales del análisis la cuestión de los disensos al matrimonio de los hijos de familia y los pleitos originados en las rupturas de promesa matrimonial. La segunda parte es la más extensa del trabajo –El divorcio eclesiástico en una dimensión histórica- donde se enfoca el análisis de la nulidad matrimonial y la separación de cuerpos y problemáticas con ello relacionadas, tal la cuestión de la violencia doméstica como expresión de la violencia social en las sociedades del Antiguo Régimen. Se procuró establecer comparaciones de los fenómenos estudiados con problemáticas similares correspondientes a otras sociedades a fin de enriquecer y redimensionar el análisis. En la tercera parte, desde un enfoque de género se analizó el carácter dicotómico de las representaciones acerca de la feminidad y masculinidad existentes en la sociedad, se procuró bucear en los aspectos ideológicos de la asimetría en la valoración del hombre y la mujer percibida en la sociedad; se abordó el análisis de las relaciones de poder entre los sexos en las parejas, y de los discursos relacionados con cuestiones de género que aparecían en las fuentes en una multiplicidad de situaciones planteadas. En otro acápite se realizó un análisis de las prácticas sexuales extramatrimoniales que surgía de la consulta documental poniendo énfasis en la fractura observada entre éstas y el modelo de sexualidad propuesto desde la ética católica.

10

Mientras en los pleitos de nulidad matrimonial, separación de cuerpos, esponsales10 y disensos se realizó un análisis cuantitativo y cualitativo de la información por haber abordado la totalidad de la documentación disponible para el período, en la Cuarta parte del trabajo, que lleva como título “Entre la sangre y las alianzas. Familias y parientes” el análisis se centró en aspectos cualitativos ya que el material documental utilizado correspondía a fuentes accesorias y consistía en una muestra y no en la totalidad de la documentación existente, como se lleva explicitado. El objetivo fue sopesar cuáles eran las cuestiones familiares que aparecían en estas fuentes accesorias, delinear las figuras parentales y abordar numerosos aspectos relacionados con la problemática familiar que las fuentes proponían tales como el abandono de los niños, la cuestión de la adopción, restituciones de menores, estado de servidumbre, trabajo infantil, derechos de los hijos naturales, que posibilitasen ser retomados en investigaciones futuras.

Cada una de las partes en que se divide el trabajo consta de reflexiones de cierre que sintetizan algunas de las principales conclusiones específicas del análisis efectuado en esa parte. Se advierte que las conclusiones están desprovistas de aparato erudito cuando el origen de lo que se afirma ya ha sido oportunamente detallado a través de la referencia documental o bibliográfica correspondiente en el desarrollo del capítulo y sólo se realizan citas cuando se mencionan aspectos u opiniones de autores o extractos documentales que no aparecían en el desarrollo central.

Córdoba formó parte primero del Obispado del Tucumán –fundado en 1570- con sede en Santiago del Estero. En 1699 la sede fue trasladada a esa ciudad y el Obispado de Córdoba fue erigido recién en 1806 cuando tomó la configuración de la Gobernación Intendencia de ese nombre, abarcando desde entonces a Córdoba, San Juan, Mendoza, San Luis y La Rioja. Como el centro de observación en esta investigación es Córdoba -ciudad y campaña- a la cual corresponden por otra parte la mayoría de los expedientes estudiados, y el resto de los territorios que componían tanto el Obispado del Tucumán primero como el de Córdoba después fueron incorporados al análisis sólo como elementos complementarios, se ha utilizado en los cuadros y gráficos la denominación genérica de “Obispado de Córdoba” para todo el período, dado que estimamos resulta más clara a los fines del análisis, por otra parte, como se ha dicho, Córdoba fue cabecera de Obispado desde fines del siglo XVII y es en el Archivo de esta ciudad donde se halla depositada en la actualidad el total de la documentación eclesiástica consultada, se deja no obstante constancia del empleo de dicha licencia.

10

11

INTRODUCCIÓN

Construyendo el objeto....
¿Qué era el matrimonio para los hombres y mujeres cordobesas del setecientos? ¿A qué realidad aludían cuando se expresaban en relación a la familia? ¿Existía un “modelo” de familia cordobesa? ¿Había cambiado el concepto de familia en los umbrales del dictado de la Constitución Nacional? Éstos fueron algunos de los interrogantes desde los cuales partimos al iniciar esta investigación no sin ciertos recaudos ya que adentrarse en la exploración del territorio del matrimonio y la familia suponía lo que interpretamos un verdadero desafío. En efecto, la fuerte carga ideológica derivada de su conocimiento empírico en la sociedad, -como advierte Martine Segalen11- convierte a la familia en territorio privilegiado para las más diversas observaciones y juicios. Entronizada en algunos momentos, fue

responsabilizada del origen de toda suerte de patologías sociales en otros. Apocalípticos anuncios acerca de su crisis, desintegración y extinción coexisten en la actualidad con otros discursos que la consideran el único refugio posible para el hombre en el nuevo milenio. Penetrar en el escenario familiar supone pues, adentrarse en el dominio de la subjetividad, en el mundo íntimo de decisiones de los actores, de sus estrategias de acción. En ese sentido, el territorio familiar constituye un ámbito privilegiado de observación donde se imbrican las persistencias y los cambios sociales, las tradiciones, los rasgos de continuidad y las innovaciones. Fue en la convicción de que introducirse en las tramas internas del matrimonio y la familia - una realidad cuya organización ocupó un papel clave en la construcción del orden social- aportaría valiosos elementos para el conocimiento de la sociedad cordobesa, que se emprendió este trabajo.

Al abordar las fuentes en relación con la problemática familiar se plantearon nuevas preguntas, esta vez referidas a la orientación que debía darse al análisis. ¿Debíamos concentrarnos en la sexualidad “autorizada” entre cónyuges, aquella permitida por las leyes y la moral cristiana o había que abordar también la relacionada con la procreación

11

Cfr. SEGALEN, M. (1992: 20) Antropología histórica de la familia, Taurus, Madrid.

12

a recién nacidos abandonados en las puertas de las casas al amparo de la obscuridad. a la vida de hijas consagradas al cuidado de padres enfermos. a varones y mujeres rivalizando por el control del poder doméstico. adherimos a la opinión de la autora. del aborto. El resultado. a conductas referidas a maridos y esposas alcohólicos. Pilar GONZALBO plantea para el caso mexicano la existencia de un orden social paralelo al que la Corona española había pretendido imponer.. a mujeres solas a cargo del hogar. ¿Cuál era el parámetro de “normalidad” familiar desde el que debían enfocarse los fenómenos estudiados? Había que centrarse en “el orden” o incluir aquello que más bien parecía “el desorden” de la vida doméstica? Los expedientes proponían aproximarse a problemáticas familiares vinculadas a la violencia doméstica. a jóvenes embarazadas burladas por sus novios. a progenitores negándose a reconocer a los hijos extramatrimoniales. parricidios. en el extremo de los comportamientos aceptables. fratricidios. Sin embargo. a padres que en su postrer deseo brindaban recomendaciones a sus hijos. a padres ausentes del hogar.. de las prácticas carnales de los padres de familia con las esclavas domésticas?. a hombres y mujeres viudos que apostaban a nuevos matrimonios ante la Iglesia. a abuelas que se hacían cargo de los nietos huérfanos. en palabras de Pilar Gonzalbo Aizpuru12?. expresión ésta última que sirve de título a la primera parte del mencionado libro.. México. 13 . a casos de infanticidios. a jóvenes que contribuían al sostén de su hogar. 12 En su obra Familia y Orden Colonial (1998) El Colegio de México.. a conflictos entre hermanos por bienes hereditarios. a progenitores empeñados en elevar el destino social de sus hijos. el mismo estaría asociado al incumplimiento cotidiano de las normas lo cual la lleva a inferir que en la sociedad existía un “orden social diferente” en respuesta al “orden intolerable” pretendido. a la solidaridad de los parientes y vecinos. a uniones no consagradas por la Iglesia. y finalmente. a la abnegación del esclavo familiar. a la entrega de hijos. conviviendo. a maridos que desamparaban materialmente a la esposa y a los hijos. a parejas desunidas. a esposas desobedientes. ¿el estudio de la familia y de una “contra-familia”? de las “conductas arregladas” y de un “orden paralelo” al que se había pretendido imponer desde el Poder. a familias trabajando.extramatrimonial? ¿Se debían tratar u obviar los temas del incesto. al joven a cargo del sostenimiento del hijo natural a la muerte del padre. la documentación nos permitía también explorar aspectos de las vidas de hombres y mujeres que a la hora de sentar la última voluntad expresaban su gratitud al cónyuge por los años de vida en común. a progenitores que defendían con fervor los derechos de sus vástagos frente a lo que consideraban el quebrantamiento de los mismos.

El enfoque apuntó a la tensión entre el “ser” y el “deber ser”. ambas definiciones han sido consultadas en CHARTIER. sin necesidad de que sea explícito” participando también del mismo sistema de valores. es lo que escapa a los sujetos individuales de la historia al ser revelador del contenido impersonal de su pensamiento”. son en realidad los condicionamientos no conocidos e interiorizados que un grupo o una sociedad comparte. y que en esa dirección debía orientarse el análisis. Desde una perspectiva de género se tendió a desentrañar cuál era la función atribuida a los roles sexuales en la preservación del orden en la sociedad. en ese sentido. rasgos de ese pensamiento colectivo. En ese afán nos propusimos explorar la dinámica interna de las familias. Se buscó profundizar en el valor atribuido al matrimonio según diferenciales socio-raciales de los actores. En términos de Jacques LE GOFF. entre las “prácticas sociales” y las “representaciones mentales colectivas”13 acerca de las cuestiones familiares. Se analizó la fricción Iglesia -Estado por el dominio de la cuestión matrimonial. aunque se enuncien en el modo individual. El concepto de “representación” está utilizado en el sentido de construcción mental que individuos de una misma sociedad y época comparten acerca de algo. sin formularlo explícitamente. Este autor utiliza la expresión “sistema de representaciones” para referirse a los. La idea fue establecer la correlación existente entre la visión tradicional de familia patriarcal según el modelo matrimonial tridentino y las prácticas sociales. en ese sentido se buscó identificar el papel de la mujer en la familia. Se buscó localizar el umbral de lo privado y lo público de los comportamientos domésticos. R. es justamente aquello que tiene en común con otros hombres de su época”. En el capítulo sobre “Propuestas historiográficas” del libro de CHARTIER. las fuentes documentales constituirían el material de acceso a prácticas sociales que pondrían de manifiesto. su relación con el honor familiar. el mismo autor afirma también “el nivel de la historia de las mentalidades es el de lo cotidiano y de lo automático. (1999: 23) El mundo como representación. “la mentalidad de un individuo. entre otros temas. la importancia del casamiento como instrumento de control social. México. Algunos de los núcleos temáticos que surgieron de las fuentes y el tiempo de análisis tienen que ver con el juego de representaciones sociales acerca de lo que “debía ser“ el matrimonio. las imágenes propuestas desde la moral cristiana acerca de los esposos. el papel de la esposa como garante de la estabilidad del hogar. (2000:266) El juego de las reglas: lecturas .La complejidad del universo abordado ponía de manifiesto que estábamos ante familias de hombres y mujeres de carne y hueso. Gedisa. el autor se refiere al concepto de “representaciones mentales” aludiendo a ideas no firmadas que “constituyen la base compartida de una conciencia colectiva”. 13 14 . aunque se trate de un gran hombre. Fondo de Cultura Económica. R. “esquemas o contenidos del pensamiento que. Se enfocó el análisis en el juego de relaciones de poder en el territorio de la domesticidad. la visión en torno a cómo debían conducirse. evaluar la importancia del vecindario en tanto agente de control familiar. el valor asignado a la integridad sexual femenina. Barcelona. aquello que los actores denominaban en la época la “vida maridable”.

Si bien estos términos no se contraponen entre sí. padrinazgo y otras relaciones que implican deberes y obligaciones recíprocas 17. dificultando una visión totalizadora y de conjunto de la sociedad analizada. il Mulino. políticos. Parentesco y Linaje . Su abordaje implica la consideración de interpretaciones múltiples que van del grupo consanguíneo a los miembros co-residentes de los núcleos domésticos. Universidad de Murcia. legal. J. En tanto categoría de análisis. amistad. El rasgo que le es propio. pues. 16 SARACENO. el acento está puesto en la co-residencia o co-habitación de un grupo de personas. La Historia de la familia como campo historiográfico Con una trayectoria de más de medio siglo. por otra parte y siguiendo a Magnus Morner14 es de resaltar la importancia que supone el abordaje del período de transición entre lo que el autor denomina el paso del “Régimen colonial” al “Régimen nacional” en el camino de la “Organización” o “Modernización” del país ya que los procesos que siguen a 1810 suelen encararse como un espacio histórico virgen de relaciones sociales. El autor destaca la necesidad de descartar los períodos entendidos como “eras geológicas” que inician los relatos como si partieran de un “punto cero” del análisis. de vecindad. (1997:13) “Linaje y Parentesco” en Familia. rituales. moral. (1996: 11) Sociologia della famiglia. ordenamientos legales. en la actualidad los estudios sobre historia de la familia constituyen un área de conocimiento con personalidad propia. Espacio físico. El concepto de familia hace referencia a vínculos de sangre existentes entre los miembros que la componen. La larga extensión temporal tiene que ver con la convicción de que. Bologna. costumbres. 13 – 16. 15 CASEY. uno y otro aluden a realidades diversas. pp. es el de consanguinidad. En el caso del hogar. El estudio del hogar 14 15 . la familia es definida desde una variedad de discursos: religioso. El parentesco amplía los límites de la consanguinidad y abarca lazos espirituales.El tiempo de análisis propuesto coincide con el último siglo de dominación colonial y los primeros cuarenta años de vida post-revolucionaria. M. 17 Una de las distinciones que se imponen desde el punto de vista metodológico a los fines de la investigación consiste en la diferenciación entre hogar y familia. (1992) “La problemática de la periodización de la Historia Latinoamericana de los siglos XVIII – XX” en Anuario del Instituto de Estudios Históricos y Sociales VII. tradiciones culturales. relacional y simbólico. Aproximarse a su comprensión aparece hoy como una de las claves para entender la historia de las sociedades. en primer lugar sólo observaciones de largo plazo permiten comprender y observar cambios o registrar permanencias en aspectos relacionados con la subjetividad del eje analítico encarado. Ch. de la tradición cultural16 . MORNER. sin estar necesariamente unidas por vínculos de parentesco. Tandil. la “familia” constituye un concepto plástico15 ya que no existe una definición unívoca de sus alcances conceptuales. pp. las cuales. Murcia. 31 – 37. comparten un espacio vital común.

se presenta hoy al investigador. (1998: 105) “Familia y diferenciales sociales en Chile durante el siglo XIX” en Cambios demográficos en América Latina: la experiencia de cinco siglos coorg. R. pasado y presente. (1998: 2) Aproximaciones a la Historia de la Familia Occidental 1500 – 1914. populares o principales. La necesidad de considerar a la familia como una realidad flexible de análisis. D. Siglo XXI Editores. las conclusiones de los investigadores coinciden en la actualidad en que no existe una sola “historia de la familia occidental” ni en el espacio ni en el tiempo. M. México. En efecto. 16 . según destacara Tamara Hareven20. como tampoco nunca existió un sistema familiar único sino que éste ha cambiado según épocas y regiones19. (1996: 21) La Familia en España. campesinas. pertenecientes a grandes hacendados o a pequeños propietarios constituyen expresiones de una realidad compleja que amerita explicaciones18. Finalmente también existe consenso en la necesidad de estudiar los fenómenos familiares a largo plazo a fin de observar posibles cambios. 20 HAREVEN. constituye un enfoque “espacial” de la familia. (1995) “Historia Familia y la complejidad del cambio social” en Boletín de la Asocicción de Demografía Histórica. La diversidad constituye pues uno de sus rasgos más significativos sobre el cual existe consenso. T rad. no estática sino dinámica. XIII. 21 REHER. 18 SALINAS MEZA. Número Monográfico: Historia de la Familia. la familia interactúa con factores económicos. por Universidad Nacional de Córdoba y Unión para el Estudio Científico de la Población. Influída y a la vez capaz de ejercer influencia. I. Alianza.104-117. relacionada con el curso de vida de sus miembros. A los efectos del análisis demográfico la unidad de observación suele ser el hogar. sociales. 19 ANDERSON. La necesidad de contextualización constituye otro de los imperativos en el camino hacia su comprensión. como “institución modelada por las mareas de la historia”21 la familia aparece también como agente activo de los procesos de cambio histórico. Los nuevos estudios tienden a recalcar la importancia de barrer con estereotipos rígidos y plantean la necesidad de insistir en los estudios regionales. como una realidad incuestionable. entre otros. En ese sentido. Madrid. culturales. La propuesta de los especialistas en este sentido coincide en la necesidad de derribar las barreras entre las áreas de conocimiento desde las cuales se aborda su estudio. por David Reher. pp.Las familias aparecen con características disímiles no sólo de una sociedad a otra sino de un grupo a otro en una misma sociedad: familias urbanas. ambientales. T. demográficos.

como clientes. En la década siguiente Philippe Ariès. cultural y de comunidad.aquellas que constituían el “gran hogar” abierto en el que estaban incluídas personas no necesariamente vinculadas por sangre. En ambos casos. . a través del Método de Reconstitución de Familias diseñado en Francia a mediados de la década del cincuenta por Louis Henry y Michel Fleury22 . con su obra “L’ Enfant et la Vie Familiale sous l’Ancien Régime”23 realizó un invalorable aporte a su comprensión llegando su obra a ser considerada por toda una línea de investigadores como el primer trabajo sobre historia de la familia. La edición consultada corresponde a 1987: El niño y la vida familiar bajo el Antiguo Régimen. Mientras el primer tipo de hogar era propio de sociedades en donde no había sitio para la privacidad familiar. Ariès distinguía a las familias premodernas de Francia e Inglaterra. 22 17 . según esta interpretación. en ese mismo país. Desde una aproximación a la historia de la familia desde lo cultural y los sentimientos. una continuando con el análisis demográfico reconstruyendo patrones de fecundidad. protegidos. Ph. otra ligando variables de tipo social. (1983) Manual de Demografía Histórica.El mapa geográfico de los estudios con eje en la familia se fue delineando centrándose en los comienzos en el norte de Europa y Estados Unidos y más recientemente en Italia. Estudiosos de la talla de Flandrin. la antigüedad del apellido. Taurus. los estudiosos revisaban modos de vida de la “gente común”. con “mentalidad” . de la estirpe. Técnica de Análisis. considerándola sujeto activo y pasivo del proceso de cambio social.. España y Portugal. Fue a partir de las investigaciones de Henry y Ariès que se abrieron en Francia dos ramas en el estudio de la familia. L.del “hogar conyugal” contemporáneo. Crítica. En 1964 el Grupo Cambridge adoptó el Método de Reconstitución de Familias y relacionó los comportamientos demográficos con condiciones sociales y económicas asociando variables tales como nupcialidad y fecundidad con sistemas de tenencia de la tierra El método ha sido consultado en HENRY. Barcelona. nupcialidad y mortalidad de generaciones enteras. 23 ARIÈS. o Lawrence Stone en Inglaterra constituyen exponentes de esa última orientación que definió rumbos. Madrid. donde las relaciones privadas e íntimas entre padres e hijos prevalecían sobre la idea del honor. aunque con centros de atención diferentes. el segundo era una manifestación de la relevancia que el sentimiento y la intimidad irían cobrando en épocas posteriores. etc. El estudio de la familia desde una perspectiva histórica recibió una importantísima contribución a mediados del siglo XX desde la demografía. (1960) L’ Enfant et la vie familiale sous l’ Ancien Régime. la integridad de la herencia.

LASLETT. P. regla de residencia patrilocal y sistema de herencia troncal entre las principales. más cerrada a la sociedadcuyo nacimiento se asociaba al proceso fabril en el advenimiento del capitalismo industrial. (1983) The World we have Lost-futther explored. Frente a esta tesis tradicional las investigaciones de Laslett se convirtieron a partir de sus demostraciones. Alianza Universidad. John Hajnal realizó un importante aporte al relacionar la edad avanzada del y no sufrió cambios a raíz del proceso de matrimonio con la nuclearidad del hogar. Este tipo de análisis barrió con varios de los mitos aceptados incuestionablemente hasta el momento. Madrid. en ese sentido Frédérick Le Play había explicado el paso desde el “gran hogar” extenso abierto a la sociedad -en el cual existía poco espacio para la intimidad y escasa afectividad. (1982) “Two kinds of pre-industrial household formation systems” en Population and Development Review.hacia la familia nuclear -de escasos miembros y de características encorsetadas. propuesto desde la sociología explicaba los cambios desde una perspectiva evolucionista. J.8. pp. que sirvieron como modelo básico para el análisis hasta hace poco. proponiendo en términos de contraste las características que presentaban en el área oriental tales como una estructura compleja. 24 18 . 27 HAJNAL. sistema de herencia igualitaria.y sistemas de herencia. una edad al matrimonio más temprana. Uno de ellos. nuclearidad del hogar. pp. donde coexistían hasta tres generaciones de parientes. en la nueva ortodoxia26. Esta construcción de formas familiares diferenciadas entre el oriente y occidente europeo fue complejizada luego por otros estudiosos de la familia en base a la construcción de toda una geografía de formas y tipologías de comportamientos familiares según las áreas de su localización en Europa. regla de residencia neolocal. 145 – 155. La edición consultada corresponde a 1987. n°21. 25 MUÑOZ LÓPEZ (1995: 148) “La Historia de la familia en la reciente bibliografía europea” en Historia Social. 449 – 494. 26 Ibídem. El mundo que hemos perdido explorado de nuevo. En una de sus obras más conocidas :”-The World We Have Lost-”24 Peter Laslett concluyó defendiendo la autonomía de la familia respecto del contexto socio económico negando que ésta cambiara con el capitalismo ya que según Laslett la familia inglesa era nuclear desde la Edad Media protoindustrialización25. El mismo proponía una división del mapa europeo a partir del trazado de una línea imaginaria que corría desde Leningrado hasta Trieste caracterizando a la Europa occidental por una edad al matrimonio tardía. Este autor desarrolló sus “Pautas de Matrimonio de Europa Occidental”27.

a la vez.que favorecían la acumulación de tierras en las familias debilitando de ese modo los vínculos del parentesco en la sociedad. el matrimonio tardío. la Iglesia habría promovido la desarticulación de los patrimonios familiares. el modelo familiar había cambiado ya en el siglo IV. los cambios introducidos con el cristianismo. Editorial Herder. la acumulación del capital. las formas de tenencia de la tierra y el grupo de co-residencia doméstica. en tanto un mayor ahorro previo al casamiento que habría retrasado la edad al matrimonio en la pareja habría favorecido. remarcando la mutua influencia entre producción y familia. el proceso de afianzamiento del Estado. En ese sentido se destacó la relación observada entre el modelo nor-occidental de familia y el desarrollo del capitalismo industrial. el énfasis estaba puesto en la legislación.con los grandes acontecimientos de Occidente de comienzos de la Edad Moderna. 19 .y propuso indagar en épocas anteriores pues para él. Barcelona. J. otras aproximaciones a los estudios de familia se hicieron desde la economía. relacionando las leyes y costumbres que habían gobernado las alianzas matrimoniales a lo largo de la historia desde la antigua Roma.Además de las nombradas. Así por ejemplo. el ahorro o la tendencia al individualismo. En la obra de reciente aparición “La familia Europea” el historiador y antropólogo inglés encuentra el espacio para refutar algunas de las más importantes críticas que se habían formulado acerca de su teoría “antievolucionista” del desarrollo familiar enfatizando en los aspectos más relevantes de su interpretación en torno a la presunta influencia del fenómeno de “la modernización” en la familia. desde un enfoque históricoantropológico. al estudiar la evolución de la familia y el matrimonio en Europa. Jack Goody28 criticó la tendencia a asociar ciertos fenómenos observables en la familia – tales como la separación de la producción. Llegó a poner en duda la singularidad respecto de rasgos familiares que se han considerado privativos de Occidente como el individualismo. entre otros fenómenos. vinculando a ésta con el mercado de trabajo. En efecto. En otra línea de investigación. la secularización. del grupo doméstico. Estos modelos señeros de análisis han sido revisados por la historiografía de la familia más reciente con nuevos aportes y propuestas. el control alcanzado en las reglas del matrimonio y en la transmisión de los bienes materiales le habría permitido penetrar las tramas del parentesco condenando prácticas hasta ese momento aceptadas -como los casamientos entre parientes. entre ellos la Reforma y el Capitalismo industrial. Rechazando las visiones idealizadas y esquemáticas acerca de 28 GOODY. (1986) La evolución de la familia y del matrimonio en Europa. Tras el objetivo de acumulación de tierras.

Con el paso del tiempo los lazos parentales habrían perdido espacio social y la familia se habría ido contrayendo en un proceso de concentración de relaciones de parentesco que desembocaría en la familia conyugal. J. así como varones que se negaban a contribuir al mantenimiento de los hijos. (2001:162. Crítica. Paidós. Goody rechaza de plano la apocalíptica visión acerca del fin de la familia. 47 – 75 y “La individualidad de las unidades domésticas” pp. habiendo ocupado el parentesco un lugar preponderante en las sociedades tradicionales delineando las relaciones sociales e interviniendo en las políticas locales. Según este enfoque evolucionista.no era posible en esas sociedades.las sociedades del pasado y de un evolucionismo simplista. con sus característica tendencia al aislamiento del grupo conyugal y a la individualización personal. Por otra parte algunos fenómenos como la violencia y los abusos en el seno de la vida doméstica –los cuales suelen ser presentados como característicos de la época contemporánea. 30 BESTARD. sí existían separaciones como resultado del abandono de las esposas. (1992) Parentesco y Modernidad. 20 . 79 – 105. Desde aquel enfoque estos cambios habrían coincidido con el advenimiento de la modernidad 29 GOODY. asociando la fuerza de la vigencia de los lazos de parentesco a estadios sociales elementales en un proceso histórico de disolución de esos vínculos hacia las relaciones entre individuos. del matrimonio o del parentesco prefiriendo el análisis empírico al enfoque teoricista con relación a la familia moderna29.4) “La familia europea” en La construcción de Europa dirigida por LE GOFF. Joan Bestard30 por su parte había retomado la cuestión de la dicotomía entre las características de las familias “tradicionales” y las familias “modernas” al plantear la relación entre modernidad y parentesco ya que observó que en los estudios de sociología clásicos la tendencia era pensar la historia en términos de un desarrollo desde formas más primitivas a otras más complejas.eran antaño también frecuentes en el territorio de la intimidad familiar aunque menos publicitados que en la actualidad. En un enfoque profundo y contrario a entender los cambios históricos como transformaciones revolucionarias sino mas bien como un encadenamiento de actitudes y comportamientos de largo alcance. una esperanza de vida más baja hacía que la vida conyugal durase períodos más cortos y que no pocas viudas y viudos volvieran a casarse constituyendo formas familiares complejas en el seno de las cuales convivían hijos del matrimonio anterior con los de la reciente unión moldeando formas que se asemejaban bastante a los hogares resultantes de la era divorcista de hoy. La síntesis del desarrollo del pensamiento de Bestard expuesto en el texto se basa fundamentalmente en los capítulos 1 y 2 de la mencionada obra titulados: “Sobre la naturaleza del parentesco” pp. Por otra parte. J. Barcelona. Si bien el divorcio vincular –tal como hoy se entiende. J. negó por ejemplo que el afecto y el individualismo constituyan novedades de la modernidad y que las familias complejas constituyan rasgos exclusivos de la contemporaneidad.

Bestard observó como en la concepción cristiana de matrimonio religioso la pareja conyugal se ubicaba en el epicentro de las relaciones de parentesco y como el mutuo consentimiento de la pareja era el fundamento de la unión. la nuclearidad del hogar. a pensar la historia de la familia en términos de continuidad. sin cambios y a concentrarse en el diseño y análisis de toda una geografias de formas familiares. Bestard identificó en la ideología religiosa las raíces del modelo de familia individualista. con un régimen matrimonial no automático ni necesariamente temprano detectado ya en las tribus germánicas descriptas por Tácito. frente a la lógica social de los parientes. Macfarlane. como reacción. el reconocimiento de la infancia entre otros.y el avance del capitalismo ya que la industrialización y las consiguientes transformaciones económicas habrían sido las causantes de la limitación del grupo de parentesco y del énfasis alcanzado por la vida conyugal substituyéndose la familia tradicional por la nuclear. Según el mencionado autor. la explosión de los sentimientos y del amor en las relaciones conyugales. Esta doctrina de la Iglesia ya había sido aceptada a comienzos del siglo XII. En su búsqueda del origen del modelo familiar occidental europeo y apoyándose en trabajos de autores como Laslett. En opinión de Bestard la contundencia de los trabajos de Laslett y su grupo -que mostraron que la familia nuclear había existido desde épocas mucho más lejanas de las que se creíaobligaron a replantear la tesis que asociaba en Occidente fenómenos tales como la pérdida de fuerza de los lazos de parentesco. con el advenimiento de la modernidad en esa búsqueda de contrastes y oposiciones entre sociedad tradicional y sociedad industrializada.conformase la clave de la reproducción del sistema social. sumado a la doctrina de la Iglesia que sacralizaba el celibato y exaltaba la 21 . Goody. Así Bestard propuso insistir en la idea de familia no como simple receptora de los cambios sociales sino como agente motorizador de los mismos e invirtió los términos del análisis concluyendo que la singularidad de la familia nuclear del noroeste europeo era la que había hecho posible el desarrollo del capitalismo. la ruptura con el modelo funcionalista y su característica linealidad del planteo dicotómico que pensaba los cambios en función de una adaptación a imposiciones económicas y demográficas llevó. estáticos. en el entendimiento de que la homogamia habría de ser uno de los rasgos característicos de una estructura matrimonial fundada en la libre elección de la pareja. Brooke. A través de la imposición de una sexualidad domesticada por un severo código de proscripciones y de la exaltación del celibato pudo permitirse que el amor. y de tipologías. -entendido como fuerza favorable a la alianza matrimonial. El autor concluyó que el “matrimonio voluntario” -basado en la libre elección conyugalimpidió el refuerzo de parentelas compactas lo que.

SAMARA. abordando la organización familiar con relación a las redes mercantiles a fines del siglo XVIII y durante el siglo XIX. 2002. además de la bibliografía citada. rasgos de la familia en Latinoamérica ya existían en las sociedades europeas consideradas tradicionales. el modelo de las tres generaciones proponía ampliar el marco cronológico del análisis de la configuración de redes de familias de elite a través de estrategias de reproducción endogámicas asociadas al poder político. 32 31 22 . matrimonios y defunciones así como en las fuentes censales. como en el caso europeo. estrategias y cambio social” dictado por Ricardo CICERCHIA en el Doctorado en Demografía. los conceptos desarrollados en el curso de postgrado “Modelos Históricos de las formas familiares. Córdoba. En ese sentido. pp. cap. otro enfoque planteaba cuestiones acerca de las características que tenían y cómo se modificaban las estructuras de poder en el mundo doméstico a través del tiempo. 33 Para el análisis de la familia como objeto de estudio historiográfico se han consultado.. de M. Universidad Nacional de Córdoba. E. En esta región las primeras investigaciones que ubicaron a la familia como sujeto de observación datan de la década del 7033. Otra aproximación a la historia de la familia consiste en el enfoque demográfico basado en los datos proporcionados por los registros parroquiales de bautismos. Facultad de Ciencias Económicas. delineando la configuración de estrategias familiares de las elites vinculadas a espacios de poder ideológicos y políticos. En los años 80 y 90 es posible definir varias líneas características de los estudios de familia latinoamericanos: una de ellas apuntaba a desentrañar las relaciones entre familia y economía.el cual centraba el análisis en los regímenes Ibídem. Para el caso latinoamericano los estudios de familia también han sido considerados como una pieza clave en la conformación del panorama histórico de conjunto por su riqueza de abordajes y contenidos32. en 1978 y 1985 aparecieron números especiales en la publicación que fue luego considerada como fundamental en los estudios de familia: el Journal of Family History. (1998:23) “Familia y cambios sociales” en en Cambios demográficos en América Latina: la experiencia de cinco siglos coorg. Redes.16 – 23. Dos influencias fundamentales influyeron en su desarrollo. por una parte la visión crítica desde una perspectiva de género y por la otra la nueva forma de entender la historia social. otra centrada en la relación entre familia y política.virginidad y el ascetismo habría permitido a esta sociedad dedicarse con más facilidad a las actividades productivas31. En esta línea. interpretando a la independencia de España como una crisis de crecimiento en una estructura económica fundada en base a la acumulación mercantil y no aún en la producción. I y II. enfatizando en el análisis las cuestiones de género. Por Universidad Nacional de Córdoba y Unión para el Estudio Científico de la Población. El énfasis de los primeros estudios se orientó a desentrañar si.

Córdoba. Cambridge University Press.) (1976) Buenos Aires 1800 – 1830. fecundidad. Para el caso del Río de la Plata los trabajos sobre matrimonio y familia han alcanzado importancia creciente en las últimas décadas. la cual nuclea investigadores de distintas provincias. Salta. económicas y culturales. Daisy Rípodas Ardanaz (1977) El matrimonio en Indias. Szuchman. Argentina y Perú por sus producciones. Santa Fé y Córdoba. Su gente. Stanford. Los aportes realizado desde la Demografía Histórica a la Historia de la Familia en la Argentina son significativos: estudios sobre mestizaje. Los dos países pioneros sobre los que se realizaron estudios de historia de la familia en Latinoamérica fueron México y Brasil.abordadas para distintas épocas y regiones aportan valiosos análisis para la comprensión de la realidad de la cual son reflejo. tesis doctoral. Cambridge. Realidad social y regulación jurídica. Mark (1988) Order. 1778 – 1810. Santa Fé. Buenos Aires. 23 . nupcialidad. En ese sentido debe destacarse la contribución del Grupo de Trabajo sobre Historia de la Población creado en 1990 en el seno de la Academia Nacional de la Historia dirigido por César García Belsunce y Ernesto Maeder con equipos conformados en Buenos Aires. Es de destacar que las aproximaciones a los estudios de la familia latinoamericana señaladas más arriba hallan representación en grupos de trabajo que abarcan distintas regiones de nuestro país en provincias como Jujuy. Cicerchia. Fundación para la Educación. Buenos Aires. 1776 – 1850. Mendoza. Family. tomo I. entre ellos pueden mencionarse: César García Belsunce (dir. En los últimos años se ha organizado una Red de Estudios de Familia coordinada por Ana María Presta y Ricardo Cicerchia. and Community in Buenos Aires. Family and Commerce. ilegitimidad. Stanford University Press. San Juan. Susan Socolw (1978) The Merchants of Buenos Aires. Buenos Aires. Hoy las investigaciones se han multiplicado destacándose también Chile. Buenos Aires.de la nupcialidad y comportamiento reproductivo de las familias así como en la estructura y tipología de los hogares aplicando técnicas analíticas tomadas de las ciencias duras al conocimiento histórico inter-relacionando los resultados con variables de tipo social. económico. Columbia University. Tucumán. la Ciencia y la Cultura. Ricardo (1995) La vida maridable: Ordinary Families. Debe agregarse que los estudios de los fenómenos migratorios y sus efectos en la vida familiar se inter-relacionan con las mencionadas líneas de investigación. social y de las mentalidades. 1810 – 1860. estructura de los hogares -en sus distintas relaciones con variables de tipo geográfico.

Universidad Nacional de Córdoba. 35 CELTON. PUEYRREDÓN. E. Junta Provincial de Historia de Córdoba. 36 MOYANO ALIAGA. (1962) Aporte documental al estudio del Mestizaje en el Río de la Plata. Enrique Martínez Paz) Universidad Nacional de Córdoba”.125-147. Unión Internacional para el estudio científico de la población. Dirección de Publicaciones de la Universidad de Córdoba. S. (1997) “Fuentes documentales útiles para estudios de población siglos XVII – XVIII Fondo documental y Biblioteca “Monseñor Pablo Cabrera” (ex Instituto de Estudios Americanistas.abarcan amplios aspectos relacionados con la problemática familiar tales como nupcialidad. Actas de las Cuartas Jornadas Argentinas de Estudios de la Población. ARCONDO. pp. D. siglo XVIII y principios del XIX Publicación del Instituto de Estudios Americanistas. Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba. Desde la genealogía. (1993) “La población de la provincia de Córdoba a fines del siglo XVIII”. María del Carmen Ferreyra. S. D. Córdoba entre 1700 y 1760. Buenos Aires. E. . Córdoba. (1966) El mestizaje en Córdoba. en Academia Nacional de la Historia. E. Universidad Nacional de Córdoba. (1997) “El matrimonio de las castas en Córdoba. Siglo XVIII. A. fecundidad. Córdoba. económico y cultural de la población cordobesa en un amplio período. FERREYRA.E. A. (1967) El mestizaje en el Tucumán. (1973) “Hijos y nietos de fundadores de Córdoba” en Centro de Estudios Genealógicos de Córdoba. 379 – 401. -quien aplicó por primera vez en el país el método de reconstitución de familias de Louis Henry. Publicación del Instituto de Estudios Americanistas. M. Sonia Colantonio35. ENDREK. merece especial mención la labor de Alejandro Moyano Aliaga36 por su contribución al conocimiento de la familia cordobesa en la época colonial. Dr. Demografía comparada. DUJE. Córdoba. mortalidad. 205 . del C. (1997)” Selección matrimonial y mestizaje en Córdoba” en III Jornadas de Historia de Córdoba. FERREYRA. estructura y tipología de los hogares vinculados con variables de tipo social. (1992)” Fecundidad e ilegitimidad en Córdoba. 34 24 . Serie A. en 49° Congreso Internacional de Americanistas Quito-Ecuador. pp. (1992) “La ciudad como un crisol” en El ocaso de una sociedad estamental. Dora Celton y María del Carmen Ferreyra sobre la cuestión del mestizaje34. Las investigaciones de Celton. Córdoba. pp. CELTON Fuentes útiles para los estudios de la población Americana. República Argentina 1780 – 1840” en Programa de Demografía Histórica.. Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba. E. Argentina” en Cambios demográficos en América Latina: la experiencia de cinco siglos Universidad Nacional de Córdoba. XVIII y XIX en Córdoba. han realizado significativos aportes para la comprensión de las pautas de comportamiento matrimonial y reproductivo de los sectores blanco y de castas para los siglos XVII. lo cual torna su consulta imprescindible en relación al tema. DUJE. 1700 – 1779” en III Jornadas de Historia de Córdoba. Córdoba. ENDREK. (1999) Características matrimoniales en el Valle de Traslasierra durante el siglo XVIII. Aníbal Arcondo.COLANTONIO. Alfredo Pueyrredón. Junta Provincial de Historia de Córdoba. pp. del C. Asociación de Estudios de Población de Argentina-Instituto de Investigaciones Geohistóricas (CONICET). . A. N. también desde la Demografía Histórica otras autoras cordobesas como Nilda Duje. 67 – 96. Córdoba.228 CELTON. COLANTONIO.N°2. CIFFyH. Córdoba. M. COLANTONIO S. (1998) “Evolución de las pautas de filiación en una zona rural de la provincia de Córdoba. N.Para Córdoba en particular se destacan los trabajos de Emiliano Endrek. Universidad Nacional de Córdoba. Simposio coordinado por Dora.

(1982) La crítica ilustrada de la realidad. Este racionalismo fue acompañado por una actitud crítica orientada al cuestionamiento de los valores tradicionales. la precaria situación del arrendatario.logró articular la ortodoxia católica de su pensamiento con una labor significativa contra la persistencia de la mentalidad medieval española contra la cual luchó38. pág. (1959: 47) Los orígenes de la España contemporánea. I. calculándose que para mediados del siglo. constituían algunas de las características del panorama que ofrecía el campo español. La revisión de verdades tenidas por incuestionables puso sobre el tapete aspectos de la realidad del país que aparecían como irreconciliables con el espíritu pragmático característico de la época. Así. 37 25 . al iniciarse el siglo XVIII la fisonomía de España continuaba siendo esencialmente rural tanto desde el punto de vista de la distribución de la población como del origen de los ingresos de sus habitantes. Los proyectos de reforma agraria. Fin de la sociedad española del Antiguo Régimen . M. consultado en ARTOLA. La riqueza amortizada que sustraía de la circulación mercantil los bienes vinculados inmovilizando la riqueza. J. aportaba el soporte material para el sostenimiento de los estamentos privilegiados de la sociedad. se aplicaron con moderación y sin audacias adaptándose a las particularidades de la tradición de la vieja monarquía española y del catolicismo de su pueblo37. Instituto de Estudios Políticos. (1992: 281) “La España Ilustrada y la implementación del virreinato del Río de la Plata” en Historia Argentina. C. J. Economía y sociedad en el pensamiento argentino e iberoamericano del siglo XVIII. a la Nobleza o a la Iglesia39. vol. En ese sentido el sacerdote benedictino Benito Feijóo (1676 – 1764) -considerado como el introductor de la filosofía ilustrada en ese país. En efecto. un instrumento para transformar la sociedad en algo mejor y más perfecto. C. 39 PALACIO ATARD. 38 CHIARAMONTE.El siglo XVIII Español: entre la tradición y el progreso La razón constituía para la Ilustración una fuerza. Madrid. alrededor del 80% de la misma pertenecía al Rey. Centro Editor de América Latina. V. sin conseguirlo. la inestabilidad de la mano de obra jornalera. lo cual se traducía en el escaso rendimiento agrícola que afectaba al reino. Los arcaicos métodos de explotación. rediseñar el mapa de la propiedad rural del reino. Paidós. Buenos Aires. Se ha afirmado que en el caso español las “nuevas ideas” penetraron con retraso. Buenos Aires. la nobleza española se ubicó durante la mencionada centuria En esos términos son explicados los alcances de la Ilustración en España según CHIARAMONTE. De la conquista a la independencia. la falta de inversión. la labor de las Sociedades Económicas de Amigos del País intentaron durante el siglo XVIII. la mentalidad fuertemente rentística de los propietarios. el absentismo. Entre los principales problemas que afectaban a la sociedad cabe mencionar el desigual reparto de la propiedad de la tierra. 15.

El fomento a la producción a través del desarrollo de una incipiente burguesía que alentara el movimiento de la riqueza: la banca. el fortalecimiento de la autoridad monárquica40 constituyeron los supuestos necesarios en que se asentaron los proyectos reformistas borbónicos cuya base era la racionalización del Estado. el inmovilismo. la industria. en una acción orientada a la recuperación de un pasado de poderío a través de la implementación de reformas destinadas a devolver a España el rango de gran potencia europea. la profesionalización política constituyó uno de los medios para alcanzar ese objetivo. La centralización del poder. el exceso de regulares. el desmesurado gasto público. la falta de sinceridad de las vocaciones y fundamentalmente con el acaparamiento de enorme extensiones de tierra de la mejor calidad que poseía la Iglesia. la falta de iniciativa. La crisis agraria. la identificación de la sociedad con el ideal de vida nobiliario. la ignorancia y la superstición componían el panorama general del reino. los oficios “útiles” buscaba neutralizar la vetustez de la riqueza estática de las grandes propiedades vinculadas. la insuficiente formación intelectual y moral de no pocos de sus miembros. 40 26 . El En materia eclesiástica. Una marcada religiosidad fuertemente enraizada en el modo de ser español coexistió con los principios ilustrados que en esta materia proponían un deísmo que sin negar a Dios le asignaba un papel secundario en sus preocupaciones constituyendo la razón humana el epicentro fundamental de sus reflexiones. En ese sentido. De allí que la Ilustración en España alcanzase particularidades propias adaptadas a la singularidad de su carácter. Amplias propuestas se orientaron en torno a la liquidación de sus propiedades y de sus señoríos jurisdiccionales. los monarcas de la nueva dinastía extendieron a ésta el absoluto patronato que ejercían sobre la de Las Indias. el comercio. no fue víctima sin embargo durante el Siglo de las Luces de medidas de fondo que modificasen en lo substancial su situación de sector favorecido en la sociedad. el quietismo.en el epicentro de fuertes críticas por parte de los simpatizantes de las ideas ilustradas que no encontraban justificativo ni razón de ser a la pervivencia de privilegios de un sector al cual calificaban de inútil y ocioso desde una postura pragmática. El estamento eclesiástico recibió también severos cuestionamientos relacionados con el diezmo. el desprecio por los oficios manuales. el regalismo constituyó la manifestación del absolutismo borbónico en relación con la Iglesia española. la rigidez de las estructuras socioeconómicas. la expulsión de los Jesuitas constituye una manifestación del ataque regio a la inmunidad eclesiástica. la inercia de la industria entorpecida en su crecimiento en buena parte por la acción de los gremios. habiéndose desdibujado ya la función que había fundamentado el origen de sus prerrogativas. Fue sobre estas bases que los pensadores ilustrados debieron operar. En efecto. Desplazada salvo en contados casos de las decisiones políticas del reino y receptora de punzantes cuestionamientos. aunque los resultados de su aplicación fueron magros.

. La abolición del feudalismo en el mundo occidental.” ya que en la segunda mitad del siglo XVIII la tendencia alcista de los precios había revalorizado su aspecto económico predominando el interés de la propiedad sobre los beneficios que aparejaba el disfrute de la jurisdicción. las iniciativas de renovación y de lucha contra la ignorancia y el privilegio chocaron en la práctica con una férrea resistencia de los sectores más poderosos aferrados a la tradición ya que estos grupos interpretaban cualquier innovación como potencial peligro para el sostenimiento de sus prerrogativas. B. 72 . apogeo y crisis de la Ilustración” en BENASSAR. para la caracterización de la España del siglo XVIII se ha consultado: AMALRIC. Según DOMÍNGUEZ ORTÍZ. “El fin del Régimen Señorial en España”. En efecto.AA. la transformación del agro. en VV. constituyen algunos rasgos mentales de una sociedad en transición42.frente a otras posibilidades de inversión y generación de riqueza más acordes a los cambios socioeconómicos que se pretendía alentar desde el ideal reformista. (1979: 74) a fines del Antiguo Régimen el deseo de acceder a la nobleza había disminuído en España y el honor que traía aparejado la adjudicación de un señorío “. A pesar del entusiasmo reformista. Madrid. J. aunque quizás más atenuada hacia fines del siglo. la repoblación de áreas potencialmente productivas. Es de destacar sin embargo y en base a la misma opinión del autor la persistencia en la preferencia por la posesión de tierras como fuente de enriquecimiento – que había constituído durante siglos uno de los pilares materiales del poderío de los sectores privilegiados. (1989) “Las élites: génesis. la conformación de una aristocracia basada en el mérito y no en el nacimiento. de los proyectos presentados y de las innumerables propuestas innovadoras calurosamente discutidas por las minorías simpatizantes de las “nuevas ideas” puede decirse que en verdad los resultados de dicha política fueron modestos en España ya que los cambios de fondo no se realizaron. del ideal de vida nobiliario41.P. 42 Además de las obras y autores ya citados. Desde el punto de vista de las mentalidades resulta por lo tanto difícil establecer los alcances de los cambios operados en España y la repercusión de los mismos en Hispanoamérica.. con otros valores más “arcaicos” como la obsesión por el origen del nacimiento y la persistencia.77. cfr... la prosperidad económica. los ideales de progreso material e intelectual.principio de revalorización del trabajo propuesto por la minoría ilustrada frente al axioma de la deshonra legal de los oficios manuales fue sostenido a lo largo del siglo. constituyeron algunos de los principales temas de preocupación hacia los cuales enfocaron la atención los ministros de Carlos III. 41 27 . La educación. A. La coexistencia de una nueva valoración social acordada al dinero y a la laboriosidad.atraía cada vez menos. el control del déficit fiscal. pp. La declaración de hereje de Pablo de Olavide por el Santo Oficio de la Inquisición en 1778 -quien se destacara como activo propulsor de la acción repobladora tendente a la recuperación al sector productivo de amplias zonas casi deshabitadas del paísbasta como ejemplo de las innumerables dificultades que debieron sobrellevar en España los sectores comprometidos con una política renovadora y progresista.

ARTOLA . IM HOF. los hábitos culturales de los habitantes y las posibilidades concretas de aprovechamiento de las riquezas de la región. Madrid. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Aguilar. y también CELTON. El despliegue de la nueva política tuvo como resultado un enfrentamiento de las nuevas instituciones con los cabildos y consulados americanos que constituían las expresiones del poder local concentrado en una élite conformada por familias de grandes comerciantes. M. 3. S. J. Estas redes de familias de notables eran generadoras de estrategias de reproducción endogámica formuladas en alianzas matrimoniales entre grandes comerciantes que garantizaban la conservación y el acrecentamiento de la empresa económica asociada al poder político43. En ese sentido. M. sociedad y poder en Córdoba. Consultar también ROMANO. En ese sentido la creación de nuevos virreinatos. Ariel. Madrid. pp. S. Aguilar. D. (1997) Ob.714. ARTOLA. 43 Susan SOCOLOW ha estudiado el fenómeno para Buenos Aires (1991) Los mercaderes del Buenos Aires virreinal: familia y comercio. 28 . (1990) “Parejas bien constituídas: la elección matrimonial en la Argentina colonial. U. Alianza. Félix (1993) “La lenta formación de capitales. R. Barcelona. (1993) La Europa de la Ilustración. G. (1952) “Campillo y las reformas de Carlos III” en Revista de Indias. Barcelona. sobre el tema consultar SOCOLOW. Año XII. Tras la independencia algunos linajes mercantiles coloniales que constituían las oligarquías locales sucumbieron. Buenos Aires. y continuaron siendo los actores dominantes de la sociedad post-revolucionaria americana hasta mediados del siglo XIX. Crítica.. La Flor.A. Familias. HERR. Primera mitad del siglo XIX. Cit. (1964) España y la Revolución del siglo XVIII . SARRAILH. Madrid. Tandil. otros se adaptaron alcanzando mayor poder político en un proceso de reconstitución estatal signado por enfrentamientos civiles. Ferreyra editor. (1986) Historia de la teoría política. Para el caso de Córdoba la problemática ha sido abordada por CONVERSO. (1983) Antiguo Régimen y Revolución Liberal. comercio y poder en Córdoba 1850 – 1880 en Junta Provincial de Historia de Córdoba. 99 . tomo II. (1975) “El Antiguo Régimen: Los Borbones” en Historia de España Alfaguara . ANES.Efectos de la política borbónica en la dinámica familiar Iberoamericana La reformulación de la política colonial formaba parte del objetivo de configuración del Estado racional español perseguido por la monarquía ilustrada. el Historia de los españoles.134 . Fondo de Cultura Económica. Barcelona. Madrid. S. Los empadronamientos oficiales de población que la monarquía mandó efectuar en América en la segunda mitad del siglo estaban orientados a procurar al sector dirigente español el mapa poblacional del continente. Córdoba. el Régimen de Intendencias y los cambios en la política comercial destacan por el impacto regional que trajeron aparejados.pp. Madrid. (1964) La España Ilustrada de la segunda mitad del siglo XVIII. 1778 – 1810” en Anuario del Instituto de Estudios Históricos y Sociales de Tandil. cap. Los efectos que tuvo la política borbónica en la vida doméstica de las familias44 presentan singular importancia socio-demográfica. Córdoba. 44 Para el caso de Córdoba los efectos de la política borbónica han sido muy poco analizados desde el punto de vista estrictamente social. cuaderno N° 12. V. SABINE. 685 . G. Crítica. N° 5. (2002) Economía.

cómo estaban distribuídos. (1996) “La hipótesis represiva” en Historia de la Sexualidad Vol. del modo de ocupar hombres y mujeres. Conocer cuántos habitantes había. constituyéndose en su garante principal a través del apoyo otorgado desde las altas esferas del poder. como resultado de la política de freno al obscurecimiento del continente.se tomará la razón más puntual que se pueda de la población de cada distrito. estado así como las costumbres e inclinaciones que tenían se tornó un interés prioritario para el direccionamiento de la política española 45: “. El disciplinamiento propuesto halla relación con el reforzamiento de algunos valores sociales que –como se ha dichopodrían considerarse arcaicos y más propios de una mentalidad medieval. de las fábricas que hay en ambos reinos. propiciando casamientos entre miembros pertenecientes al mismo grupo social con miras a atenuar el creciente proceso de mestizaje – y consiguiente debilitamiento del sector blanco privilegiado. Así se emprendió la titánica tarea del recuento de la población de los vastísimos territorios coloniales americanos. de las gentes que se surten con ellos y del precio a que se vende cada especie. de la inclinación de los habitantes. condición. I.que venía operándose en las colonias y acentuándose con el correr del tiempo. Siglo XXI Editores. del modo de aumentar y perfeccionar los que tienen despacho en Europa. en el cual el poder temporal iría asumiendo funciones tradicionalmente reservadas a la esfera espiritual. de los frutos propios de cada provincia. al tiempo que ignoraba principios fundamentales consagrados en el Concilio de Trento. Cit. Una política de disciplinamiento social tendente a garantizar las jerarquías sociales fue coincidente con un conflicto entre Estado e Iglesia dando lugar a un largo y lento proceso de secularización de la sociedad que se extenderá hasta mediados del siglo XIX. M. de la manera de vestir y vestirse de su disposición y repugnancia a la industria. (1952: 698) “Campillo y las reformas de Carlos III” en Revista de Indias. qué edades. implicó una negociación entre la monarquía y la autoridad parental en el seno de las familias. El paterfamilias vió reforzado su papel de vigía del orden social... M. del número de telares. como la acentuación de la obsesión por la pureza de sangre que arreció en América a fines del siglo XVIII. de los géneros que trabajan. Ello se tradujo en una profundización de las diferencias entre los distintos El interés por la construcción desde el poder de una sexualidad “económicamente útil y políticamente conservadora en beneficio del interés público” ha sido resaltada por FOUCAULT..padrón mandado levantar en 1778-9 fue coincidente con la época de mayor empuje reformista.. raza. Se buscaba garantizar la pervivencia del sector social blanco. 46 Consultado en ARTOLA. 45 29 .” rezaban las instrucciones del ministro Campillo46. México.. La legislación sobre matrimonios. Ob.

los cuales fueron excepción incluso antes de la sanción de la Pragmática sobre matrimonios de 1778. Junta Provincial de Historia de Córdoba. E. G. Nova. Por otra parte. Desde este punto de vista y a pesar de los beneficios materiales que fundamentalmente para algunas regiones americanas trajeron aparejadas las reformas borbónicas no puede obviarse el impacto que paralelamente tuvieron en ciertos aspectos del devenir vital de sus habitantes. Cit. como consecuencia de las medidas dictadas por la monarquía ilustrada en aras de la consecución de intereses socio-políticos. El ordenamiento remarcó por lo tanto el espíritu corporativo de la sociedad. (1997) Ob. (1992) Ob. en lo que parecería contradecir las banderas de libertad. I y II. Relacionado con ello. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. (2002) “Matrimonios interétnicos de europeos en la Córdoba de fines del siglo XVI y durante el XVII” EN IV Jornadas de Historia de Córdoba. M. Año VII N° 23 – 24. Córdoba. anteriormente bajo exclusivo control de la Iglesia incorporó la exigencia del consentimiento paterno para la celebración del Sobre el proceso de mestizaje en Iberoamérica destaca la clásica obra de KONETZKE. (1997) Ob. Buenos Aires. La nueva legislación recalcó los privilegios del nacimiento sobre las virtudes personales. igualdad y fraternidad enarboladas por los revolucionarios franceses en la época. Cit. del C. R. Instituto Fernández de Oviedo. A. y GOULD. IV Jornadas Municipales de Historia de Córdoba. la elite urbana local especialmente se había caracterizado por una mentalidad aferrada a las prerrogativas tradicionales que la sociedad estamental acordaba al estrato blanco mostrándose muy renuente a los casamientos entre miembros de la elite con los sectores de castas. En efecto. R. viéronse afianzadas distinciones atentatorias contra la tolerancia y el aliento a la iniciativa individual. CELTON. Cit. Vol.. E.. A. (1954) ”La población indígena y el mestizaje en América” . acentuándose las actitudes racistas y discriminatorias contra los individuos que presentaban signos exteriores de mezcla de sangre o que fueran reputados de origen “vil” o pertenecientes a la “baja esfera”de la sociedad . Cit. trajo aparejada en la práctica una mayor desprotección de sectores vulnerables de la sociedad. (1966 y 1967) Ob. (1946) “El mestizaje y su importancia en el desarrollo de la población hispanoamericana durante la época colonial” en Revista de Indias.. 47 30 . Como se verá en el desarrollo de este trabajo en el caso de Córdoba del Tucumán en particular. que si bien se hallaba en la base de su organización estamental no había impedido en la práctica un acercamiento entre los distintos grupos lo cual se evidenciaba en un creciente proceso de mestizaje de la población47. base del progreso material en la nueva concepción económica. la penetración del Estado laico en una jurisdicción como la matrimonial. H. promovió el resentimiento y exaltó rivalidades enfrentando a las familias y frustrando en algunas de ellas la expectativa de promoción social encarada a través del casamiento de los hijos.estratos en que se dividía la sociedad americana del Antiguo Régimen ampliándose el abismo entre los grupos sociales. Para el caso de Córdoba del Tucumán sobresalen los estudios ya citados de ENDREK. el trabajo de ROSENBLAT. ARCONDO. LOBOS. Madrid. el desmantelamiento de ciertas instituciones como la esponsalicia. y FERREYRA. D.

(1979:93) Historia de Córdoba. Salta. la libre voluntad de los contrayentes. Córdoba había integrado desde su fundación en 1573. Además de Córdoba. Jujuy. San Luis y La Rioja que como se ha visto. por el oeste hacia Chile y por el este hacia Buenos Aires. 48 31 . la esencia del matrimonio religioso. cfr. integrando las provincias de Córdoba. VI. Tucumán. Plus Ultra. Producidos los acontecimientos de 1810 se inauguró un BISCHOFF. la jurisdicción del Virreinato del Perú y dentro de éste formaba parte de la gobernación de Salta del Tucumán. Córdoba en el siglo XVIII y primera mitad del XIX La estratégica ubicación geográfica de Córdoba del Tucumán en el centro de una extensa región favorecía el desplazamiento desde y hacia ella de hombres y mercancías en la articulación de los principales caminos existentes. dejó de constituir como lo había sido durante siglos. integraban también la jurisdicción de la Gobernación Intendencia de Córdoba. San Juan y Mendoza. Después de la creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776 Córdoba siguió dependiendo políticamente del gobernador de Salta del Tucumán y judicialmente de la Audiencia de Charcas hasta 1785. Mendoza. E. En el año 1806 nació el Obispado de Córdoba por Bula del Papa Pío VII. cap. y de los resultados de los pleitos. San Luis. En materia eclesiástica Córdoba comprendía la jurisdicción del Obispado del Tucumán. vigente ya en la doctrina clásica de la Iglesia y defendida con fervor en el Concilio de Trento. Desde el punto de vista político-administrativo y hasta la implementación de las reformas borbónicas. en 1820 la provincia de Córdoba se erigió en una entidad autónoma. ya que la aceptación paterna pasó a conformar requisito necesario para la autorización de la consagración de la unión legítima. comprendía aproximadamente los territorios de Tarija (actual Bolivia). Con el establecimiento del Régimen de Intendencias en 1782. Córdoba. por el norte hacia el Alto Perú. San Juan. Tras la Independencia de España. Fue en el año 1699 que la misma fue trasladada a Córdoba a instancias de fray Manuel Mercadillo48.casamiento en los menores de edad. Recién en 1934 Córdoba fue elevada a la jerarquía de arquidiócesis. La sede original de dicho Obispado. Córdoba se transformó en capital de la Intendencia de ese nombre de la cual dependían La Rioja. Santiago del Estero. sufragáneo de la Arquidiócesis de Lima estaba ubicada en Santiago del Estero. el cual abarcaba un amplio territorio. La Rioja. Más allá del recurso que se otorgó a los novios de asistir a la justicia cuando los padres se oponían al casamiento. El mismo había sido creado en el año 1570 por el Papa Pío V a solicitud del rey Felipe II.

Esta ciudad de Córdoba. Como era característica de las ciudades iberoamericanas.. en la primera mitad del siglo XIX” en Anuario del IEHS. p. 50 CELTON. estimo que sea la más miserable de cuantas hay en Europa y en América. Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires..período de marcada inestabilidad. la conformación del Obispado persistió después de la emancipación de España. la ciudad había sido planificada alrededor de una Plaza Mayor contando con una extensión de diez cuadras de este a oeste y siete de norte a sur50. A. A pesar de la situación de crisis político-administrativa como consecuencia de la guerra. (1992: 230) El ocaso de una sociedad estamental. Córdoba.. Facultad de Ciencias Humanas. en la que ahora me encuentro. 51 La descripción responde a diversos testimonios de la época consultados en ARCONDO. casas destartaladas y semiderruídas parece haber conformado el panorama general de la ciudad en las primeras décadas del siglo XVIII. en ese sentido. de un piso]. En la primera mitad del siglo XVIII diversos testimonios insisten en el aspecto de deterioro que ofrecía la ciudad evidenciado en el mal estado de sus construcciones. en el cual sólo las construcciones religiosas habrían contrarrestado el aspecto general de abandono y miseria respecto la opinión emitida en 1729 por el jesuita Gervasoni quien afirmaba: 51 . Córdoba entre 1700 y 1760. ese año el Obispo Rodrigo de Orellana formó parte de la sublevación contra-revolucionaria que enfrentó a la Junta de Buenos Aires que finalizaría en un fracaso. la carencia de la acequia habría resentido la AYROLO. abundancia de sitios baldíos. D (1993: 22) “La población de Córdoba a fines del siglo XVIII” en Academia Nacional de la Historia. 421 – 442. En efecto. pp. edificios demolidos.”52. apariencia de despoblación. Las casas son [excepto algunas pocas de ladrillo. Tandil. 233. debido tanto a periódicas inundaciones como a una situación general de empobrecimiento de sus vecinos. ubicándose los conventos en las cercanías. porque lo que se ve es muy mezquino. era también en torno a la plaza que se localizaban el Cabildo y la Catedral. Aproximación al clero secular de la Diócesis de Córdoba del Tucumán. de tierra cruda. Buenos Aires. (2001: 421-2) “Cura de Almas. 49 32 . En 1820 con la disolución del gobierno central tanto la cabecera como las provincias que conformaban el Obispado declararon su independencia ejerciendo el Gobernador de la Provincia el patronato sobre la Iglesia de Córdoba49. 52 Ibídem.. Las viviendas de sus habitantes se concentraban en torno a aquella disminuyendo su número hacia la periferia. Baste al “. La acequia que proveía de agua a la ciudad había dejado de funcionar a comienzos de siglo por efecto de las crecientes como consecuencia de las inundaciones recurrentes acaecidas en la época de lluvias. Dirección de Publicaciones de la Universidad Nacionald de Córdoba. V.

(1993: 21-25) Ob. la realización de obras de empedramiento de las calles. I. Pestes. en el período 1770 y 1801 la población de Córdoba había aumentado casi un 60%. En efecto. fenómeno al que en el plano local contribuyó la reactivación del comercio. la construcción de cañerías y fuentes. Cambios y permanencias” en Estudios 13. sequías. en plena época de reformas borbónicas55. plagas. D. así como por variadas medidas de higiene y profilaxis pública. el período de la Gobernación Intendencia del Marqués de Sobremonte (1784 – 1797) representante de las “nuevas ideas” ilustradas cuando la ciudad vió realzar su fisonomía por la variedad de obras ejecutadas bajo su iniciativa. Ibídem. a través de la promoción del encierro de ganado y aves del corral impidiendo su circulación por las calles. (2000) “La sociedad cordobesa en 1750 y 1810. habrían contribuído a un mejoramiento en las condiciones de vida de los vecinos que se reflejaba en viviendas reedificadas. Córdoba. A. 33 – 39. carestías y epidemias que afectaron a Córdoba desde 1700 a 1760 período durante el cual se detectan diecinueve años con epidemias. como la nueva puesta en funcionamiento de la acequia que encauzaba el agua del Río Primero hasta el centro de la ciudad. Destaca por la abundancia de sus realizaciones. Cit: Según datos estimados por la autora . La información corresponde a datos extraídos del Archivo de la Municipalidad de Córdoba y fue proporcionada al autor según él hace constar por PUNTA.higiene y obligado a los vecinos a proveerse de agua en el río53. constituyeron algunos de los padecimientos que afectaron a la población de Córdoba a lo largo de los primeros cincuenta años del siglo XVIII54. Universidad Nacional de Córdoba. la mayor parte concentrada en las dos primeras décadas del mencionado lapso. Otro era el panorama que ofrecía la ciudad en la segunda mitad de la centuria. 56 CELTON. los puentes sobre la Cañada que comunicaba el paseo de la Alameda con el área central de la ciudad. granizos.ordenando la construcción de sumideros en el interior de las viviendas. En el plano cultural sobresalió en esta época la creación de la Cátedra de Instituta en la antigua Universidad de Córdoba fundada en 1613. el mejoramiento operado en la red de alumbrado público. p. la vivificación del comercio. Revista del Centro de Estudios Avanzados. A. de amplias habitaciones hechas de cal piedra y ladrillo con techos altos recubiertos de tejas. I. la abundancia de alimentos. plagas. la ausencia de epidemias de significación. la prohibición de arrojar basura y aguas servidas a la vía pública -según era costumbre. 55 Una amena descripción de la fisonomía que ofrecía la ciudad de Córdoba en 1750 y 1810 puede consultarse en forma de recreación literaria en PUNTA. Dicho crecimiento se inscribiría en un proceso general de expansión económica y demográfica observada en la América Hispana. 53 54 Ibídem. en las páginas 293 y 294 de la obra citada puede consultarse en el Apéndice 4 un cuadro anual completo de las sequías. pp. crisis agrícolas. desaliento del comercio. la superación de las crisis de subsistencia y la política profiláctica 33 . 239. La política progresista de Sobremonte se vió complementada por su preocupación por los habitantes de la campaña a través de la fundación de nuevas poblaciones e instalación de fortines para el reforzamiento de las fronteras56.

identificación utilizada desde la Colonia para referirse -en general .2% de varones y 54. el 86. Como en la provincia.5% de esclavos.320 pobladores. FERREYRA. Un 16.La gente de Córdoba Globalmente. El 83. 34 . Cit.como resultado de la intensificación del fenómeno de mestizaje. la cual contaba en ese año 7.7% de mujeres. plagas de langosta fueron detectadas en 1786 y una gran sequía en 1789 y otras al finalizar el siglo así como algunos picos importantes de mortalidad infantil: cfr. Córdoba.a las personas pertenecientes al estrato blanco. la misma tenía una fuerte connotación clasista. (1982)” La Población de Córdoba en 1840”. M.8% de castas distribuídas en 29. la población de Córdoba reunía según el censo de 177857 la cantidad de 43.3% de indios. En 1813 la Asamblea abolió los títulos de nobleza -si bien la expresión no aludía a la ostentación de títulos.5% de la población. La población de castas se agrupaba en la ciudad en las siguientes proporciones: 29. 13% de esclavos y 11. Para 1840 -casi al final del período analizado en este trabajo.9% de pardos libres y sólo 1.7%.6% que vivía en la ciudad.3% se concentraba en el área rural frente a sólo un 13.652 habitantes. La esperanza de vida de la población cordobesa en la época era de treinta y dos años. (1994) “Estudio demográfico de la ciudad de Córdoba durante la Gobernación Intendencia” en Cuadernos CIFFyH Universidad Nacional de Cordoba. D. (2001: 8 –10) “La muerte entre las castas en el siglo XVIII cordobés”. El segmento blanco reunía un 23. 57 En la descripción de las características demográficas de Córdoba a fines del siglo XVIII seguimos a CELTON. Otro modo de identificar a la población blanca en el censo es la calificación de “don” y “doña”.4% de libres. en Junta Provincial de Historia de Córdoba. con lo cual puede observarse que ésta concentraba proporcionalmente menos cantidad de pobladores que en las postrimerías de la dominación colonial.4% de indios. Las zonas sobremontista. La distribución de los sexos correspondía a un 45. también en la ciudad era el sector de castas el que constituía el sector predominante en la sociedad cordobesa -63. Libro 9 y CELTON. Neuquén. considerando ciudad y campaña. Respecto de las crisis epidémicas en la segunda mitad del siglo XVIII Ferreyra señala viruela entre 1764-5 observando otros picos de mortalidad en 1773 sin observarse hasta fines de siglo grandes estragos como los observados para períodos anteriores. la población comprendía un 46. ponencia presentada en las Jornadas de la Asociación de Estudios de Población Argentina. Tomada en conjunto con los departamentos del Norte cordobés.-. franca minoría en relación con los libres. 32. (1993) Ob.1% de la población vivía en el campo.2% de blancos frente a un 53.511 habitantes. Desde el punto de vista del asentamiento poblacional. D. la ciudad constituía el área que concentraba proporcionalmente el mayor número de pobladores. Córdoba. del C.la población total de la provincia de Córdoba había aumentado a 100. En relación a la población a fines del período abordado se sigue a CELTON D. Desde el punto de vista de su composición social.8% del total de los habitantes estaba establecido en la ciudad.

Punilla y Calamuchita por el Oeste y Río Seco. 60 CELTON D. un 45.7% de la población total de Córdoba-. Este y Sur –el sur reunía sólo el 8. La composición social de Córdoba en 1840 continuó presentando una organización jerarquizada. la misma tenía una fuerte connotación clasista. (1982 : 18.más pobladas de la provincia se ubicaban en el oeste y norte cordobés58 reuniendo el 33. El área que comprendía el Oeste y Norte cordobés correspondía a los departamentos de Pocho. probablemente se trataría de representantes del fenómeno de “blanqueamiento” de la población operado en la época. En el total provincial la clasificación social estaría dada por un 51.2% de blancos frente a un 48. sirva como ejemplo la calificación de “pardo libre” o simplemente “libre”. El sector de libres constituía mayoría dentro del conjunto de habitantes –59. 59 Si bien la expresión no aludía a la ostentación de títulos. y Tulumba por el Norte. El número de esclavos en la ciudad era sin embargo ya insignificante –3.8%. Resulta sorprendente la denominación utilizada para designar al segmento de los habitantes identificados durante el “Antiguo Régimen” como “españoles europeos” o españoles americanos” ya que para referirase a ellos era utilizada en fecha tan tardía como 1840 la denominación de “noble” lo cual pareciera una incongruencia si se considera que en 1813 en uno de sus artículos la Asamblea había abolido los títulos de nobleza59. Respecto de la distribución por sexos.5% de habitantes pertenecientes a las antiguas castas60.5% observado en 1778. Pero la identificación de los grupos sociales en base al color de la piel y a la condición jurídica de la persona se mantuvo después de 1810.3% estaba integrado por “no especificados” que corresponderían a personas blancas de medianos o escasos recursos y condición social a los cuales los censistas habrían tenido dificultades para clasificar. En tal expresión se advierten claros resabios de una concepción racista de la sociedad.8% eran varones y 54.9 y 68) Ob.1% mujeres constituyendo el índice de masculinidad general del 84.5% de la población global provincial respectivamente lo cual se asocia a la riqueza de esas zonas desde el punto de vista del comercio de mulas y la confección de tejidos ya que los malones indígenas impedían el asentamiento permanente de pobladores en zonas del noreste.como resultado de diversos factores. la diferencia a favor del sexo femenino era tradicional en Córdoba pero el incremento de la brecha inter-sexos se originaría en las levas de soldados debido a la situación de guerra civil. utilizadas en el recuento. El segmento identificado como blanco reunía en la ciudad sólo una franca minoría en relación a los libres. Ischilín.1% del total-. 58 35 .01% en comparación con el 29. Cit. un 14. San Javier.4% y el 23.

si bien el color de la piel era determinante para la identificación de la persona no se trataba de una concepción racista extrema ya que la pertenencia al sector de blancos o de castas era en cierto modo flexible61. del mismo modo. una significativa proporción de dichas uniones tenían lugar fuera del matrimonio. Cit. 61 36 . En la caracterizacion de la organización social Hispanoamericana seguimos a ROSENBLAT. a la milicia. resultante de ello fue que el panorama social Iberoamericano fue complejizándose por efectos de las mezclas producto de la unión de blancos con indios y negros y de todos ellos entre sí. la sociedad Hispanoamericana se caracterizó por un comportamiento particular. a diferentes trabajos. El régimen social resultante separaba los distintos grupos en capas diferenciadas según el origen racial. Las posibilidades de acceso a las funciones de gobierno.fue factible por ejemplo a través de la influencia ejercida por un padrino poderoso o mediante algún oculto soborno al párroco actuante en el momento del bautismo. un dictamen judicial resolviendo“que se tenga por blanco” a un indiviudo cuya extracción socio-racial estaba puesta en duda fue posible en ciertas circunstancias y épocas. el sector blanco venía disminuyendo en el número de sus efectivos con relación al de castas cada vez más numeroso fruto de un proceso de miscigenación racial como consecuencia de uniones entre blancos e individuos racialmente tenidos como inferiores. Como se verá. Sin embargo. De esta manera. En el caso de Córdoba. Si bien España había concebido su diseño en base a la conformacion de una “República de los indios” diferenciada de la “República de los españoles”. en la práctica una multiplicidad de factores coadyuvaron para que se produjeran íntimos intercambios entre ambos mundos. a la instrucción. el cual constituía la base de un ordenamiento en el cual el estrato blanco ocupaba la cúspide de la jerarquía reconociéndosele el derecho a diversos privilegios. A diferencia de lo sucedido en otras sociedades coloniales en las cuales los grupos sociales mantuvieron una rígida distancia. estaba condicionada por el sector socio-racial de pertenencia. A. en Iberoamérica el concepto de blancura no implicaba absoluta pureza de sangre ya que se consideraba español a quien tenía 1/8 de sangre indígena y 1/16 de sangre negra.Referirse al fenómeno del mestizaje en una sociedad estamental parece resultar contradictorio ya que el concepto de estamento puede asociarse a inmovilidad desde el punto de vista socio-racial. una duda formulada públicamente acerca de la pureza racial de una persona repercutía negativamente sobre la honra del sujeto tendiendo además un cono de sombra sobre la reputación de la familia de pertenencia. En efecto. la factibilidad de la inscripción de un recién nacido en el libro de españoles -definiendo un status de privilegio independientemente de la tonalidad más o menos obscura de la piel. (1954: 134-7) Ob. por el contrario.

¿Crisis del “Orden colonial”? Crisis. en el período de emancipación la legislación española continuó en vigencia coexistiendo con las leyes y decretos de sanción Patria. Si en el aspecto político los sucesos de Mayo de 1810 marcaron un hito decisivo en dicho proceso. Dicho fenómeno de “blanqueamiento” al que se refiere la autora explicaría el incremento del número de los efectivos de este grupo y la disminución en el sector de castas en los empadronamientos de 1813 y 1822. Sin embargo. el fenómeno es ENDREK. en ese sentido la exigencia de informaciones de limpieza de sangre constituyen una manifestación de las estrategias de diferenciación utilizadas por los blancos. de los servicios personales. En datos de la autora la proporción de uno y otro grupo social en la ciudad 62 37 . (1966: 6-7) Ob. desde comienzos del siglo XVIII la sociedad experimentó un prejuicio creciente por parte de los blancos hacia los otros miembros de la sociedad. Cit. manifestándose en una tendencia segregacionista. resulta más difícil en cambio establecer los alcances de la Revolución a corto y mediano plazo en los imaginarios y hábitos sociales. D. CELTON. Una somera aproximación al análisis del nivel de “democratización” alcanzado durante las décadas posteriores al estallido de Mayo pone de relieve las limitaciones que en la práctica acompañaron a las iniciativas promotoras de cambios y la lentitud con que éstos fueron instalándose en la sociedad. dicho fenómeno se intensificó hacia el último cuarto del siglo XVIII62 ya que el obscurecimiento operado en la sociedad era interpretado por el sector privilegiado como una amenaza para su supervivencia como grupo. ruptura.. la derogación de la encomienda. la supresión del tributo indígena. quiebra del Régimen colonial constituyen algunas de las expresiones utilizadas por la historiografía para caracterizar la época cercana al estallido revolucionario. la libertad de vientres. Por otra parte. La abolición de los títulos de nobleza. según el mencionado autor.Como resultado de esta profundización del mestizaje. El fenómeno de “blanqueamiento” que se ha señalado ocurrió en la población en las décadas posteriores a la Revolución pareciera consituir el resultado de una tendencia a la homogeneización originada en una percepción social más flexible que permitía a más individuos de sangre mezclada ser aceptados como blancos63. Cit. E. (1994: 33-34) Ob. 63 Cfr. constituyen algunas de las medidas de claro contenido social dictadas durante el proceso emancipatorio tendentes a promover la igualdad en la sociedad. desarticulación. dicho prejuicio se tornó reclacitrante hacia fines del siglo XVIII. lo cual no contribuyó a la promoción de un orden diferente y generó en la vida práctica no pocas incongruencias.

demostrativo al mismo tiempo de la persistencia de una concepción de la sociedad basada en las diferencias y el consiguiente mantenimiento de la situación de superioridad social y legal detentado por los “españoles” característico del régimen tradicional.3%. Cit. el cual en sí mismo constituye a nuestro parecer.(1966:3) Ob. De haberse producido una efectiva tendencia de uniformización social traducido en un igualamiento en las oportunidades de los distintos sectores no hubiera sido necesario el “blanqueamiento”. Cit. E.”. E. Entendemos que después de 1810 se habría producido en la sociedad una “ampliación del concepto de blancura” pero que continuaría existiendo la denominación alusiva al factor racial como elemento significativo de distinciones sociales. 38 . Por otra parte.64 Se ha calificado de “discordancia irreductible”65 la que existió entre los principios jurídico-políticos emanados de los ideales revolucionarios de Mayo y la realidad social de la época.6%. autor citado. el “patriciado” urbano.3 % y castas 63. 64 ENDREK. donde las barreras de las relaciones sociales no eran tan infranqueables como en la ciudad habiendo aumentado la población blanca en más de un 20% entre 1778 y 1813.. Ob. Rosario.. en la ciudad. En las observaciones de ENDREK. donde estaba mucho más acentuada la jerarquización social no sería tan marcado este proceso de blanqueamiento que sí sería en cambio más sensible en la campaña. 65 En la situación social de los sectores humildes de la sociedad posterior a la Revolución de Mayo seguimos a CARRACEDO. pp. (1960: 184) “El Régimen de castas. pág. 18 y 19.7%. cabe preguntarse. pone de manifiesto la percepción de un hombre de la época del fenómeno del mestizaje. Porque. la turbulencia político de Córdoba varió de 1778 a 1813 y 1822 de la siguiente forma: blancos: 36. tal el caso del sueco Jean Adam Graaner quien en 1816 afirmaba a su paso por el antiguo Virreinato: “Los criollos o descendientes americanos de los españoles de Europa forman la casta dominante de esta población si bien más o menos confundida con la raza india o los africanos [.. al que continuaban aspirando a incorporarse los miembros de otros grupos. ¿había cambiado radicalmente la situación de los sectores sociales más desprotegidos después de la Revolución? Se ha afirmado que su situación no diferiría demasiado del anterior estado de servidumbre66. sería por tanto en la campaña en donde no pocas familias consideradas pardas habrían devenido en blancas independientemente del tono más o menos obscuro de su piel . 157 – 186. El testimonio de algunos viajeros que recorrieron parte del territorio de las Provincias Unidas del Río de la Plata. O. celoso de la preservación de sus intereses de grupo se mostraría en cambio mucho más reticente a esta tendencia. 66 Ibídem. 41.] En Córdoba el color de los habitantes comienza a oscurecerse visiblemente y el número de mulatos y mestizos aumenta a medida que se penetra en su interior.7% respectivamente. expresión de la superioridad que los “blancos” continuaron manteniendo.. cfr. a sabiendas de que a través de su inclusión en ese sector verían favorecidas las posibilidades de medro socio-económico que el nacimiento les había dificultado. el trabajo y la Revolución de Mayo” en Anuario del Instituto de Investigaciones Históricas Universidad Nacional del Litoral. 58.4% y 55. 44.

militar y sus saldos de muerte y miseria aparejarían el empobrecimiento general y castigarían con especial crueldad a los grupos más desvalidos. Tomo I. a la Registro Oficial de la República Argentina. el tráfico negrero habría persistido aún después de 1839 en que Gran Bretaña y nuestro país firmaron un tratado para su abolición. otro recurso consistía en extrañar a los niños que nacían libres cuando se hallaban en edad próxima a emanciparse tras haber cumplido los años de servicio obligatorio en casa de sus amos. 390. Por otra parte la situación de los naturales en su conjunto en el antiguo virreinato tampoco habría cambiado. la esclavitud persistió en las Provincias Unidas durante muchos años hasta su definitiva abolición. 68 Ibídem. Tomo II. pone de manifiesto la continuidad que el comercio de mercancía humana mantuvo por décadas68. N° 2765. resultado primero de la lucha de emancipación y luego de las guerras civiles por efecto de las dificultades atravesadas para la definitiva organización del país agravaría la situación de los sectores más desprotegidos. Por otra parte. si es que habían sobrevivido a la lucha en el frente de batalla. pág. Según el mencionado autor. en la práctica. La normativa emanada de Pueyrredón67 en 1816 respecto de la prohibición de extraer esclavos del territorio de las Provincias Unidas se relacionaría con las estrategias utilizadas por los propietarios que los sacaban del país para luego reingresarlos a fin de evitar que les correspondiesen los beneficios de la nueva legislación social. en lo fundamental. una de las prácticas ideadas para evadirla consistía en llevarse a las madres esclavas embarazadas esquivando el decreto sobre libertad de vientres. 67 39 . En efecto. En efecto. p. 69 Ibídem. La situación de conflicto bélico permanente que atravesó el país en los años posteriores a la Revolución. Registro Oficial de la República Argentina. 173.. Las medidas contra los esclavos que se introducían como pretendidos sirvientes al territorio del Río de la Plata cuando la comercialización de personas ya había sido prohibida. decretos sobre vagancia y exigencia de certificación de conchabo arrastrarían a miles de pobladores a la guerra. la indigencia. O. (1960) Ob. pp. Cit. Levas militares forzosas y compulsivas. 164. según se pone de manifiesto en las campañas organizadas contra ellos hasta fines del siglo XIX69. los indiviudos de castas habrían continuado ocupando un orden subalterno en la sociedad. consultado en CARRACEDO. cfr. N°1017. Independientemente de los ideales de igualitarismo y medidas democratizantes proclamadas por los revolucionarios. el desamparo material mas extremo serían la tónica de la vida mísera que llevarían grandes masas de población que lograban apenas subsistir. También solían ser alejados del país los esclavos varones a fin de evitar que se acogiesen al servicio del ejército que les prometía la libertad tras dos años de servicio en sus filas. efectuada recién en 1853. p. 406/13.

operándose desde fines de la centuria una penetración del poder civil en las cuestiones relacionadas con el matrimonio por causas fundamentalmente de orden político. Hasta fines del siglo XVIII el casamiento correspondía como se ha dicho a la jurisdicción eclesiástica. El matrimonio y la familia como vehículos de orden y control social El matrimonio71 y la familia fueron centro de interés de la Iglesia y el Estado desde épocas tempranas72. a la adscripción obligatoria como mano de obra de las grandes estancias. Resulta de significación destacar que las normas establecidas en Trento rigieron en España no solamente como Derecho eclesiástico sino como leyes generales del Reino habiendo sido promulgadas como tales por el Rey Felipe II en 1564.. realizando algunas aclaraciones y profundizaciones dejando claramente establecido entre otras cuestiones que el matrimonio era un sacramento de institución divina.en épocas tan tardías como los años 1848 y 1850 y aún uno que data de 1880. A través de una exaltación del estado de virignidad y castidad quedó confirmado el celibato eclesiástico y se dejó claramente definida la posición de la Iglesia respecto de la diferencia entre los casamientos clandestinos y aquellos celebrados sin el consentimiento de los padres. el Concilio de Trento había abordado frontalmente la cuestión matrimonial confirmando la Doctina clásica de la Iglesia en dicha materia. un año antes. por una parte de la dificultad para el desplazamiento del Derecho hispánico en los usos de la sociedad. como por los padres de familia que se aferraban a ellos para imponer su autoridad sobre los hijos. Finalmente. 71 Desde un punto de vista estrictamente jurídico el matrimonio es una institución mixta ya que el mismo está regulado tanto por el Derecho canónico como por el secular en una medida variable según las épocas. Dicho fenómeno es demostrativo. Otras fuentes seculares fueron las recopilaciones castellanas y legislación indiana sobre la materia. indisoluble. cuestión que se desarrollará oportunamente. en 1563 en su sesión del 11 de noviembre.en su elaboración abrevaron en las Decretales nutriéndose de la legislación eclesiástica contribuyendo al fenómeno de identificación de ambos Derechos en la justicia de la época. lo cual aparejó no pocos roces y 70 40 . El Archivo del Arzobispado de Córdoba: breve guía para el conocimiento de la documentación existente. Cfr. se confirma en la recepción por parte de los tribunales de Córdoba de juicios de disenso matrimonial -motivados como se verá en cuestiones socio-raciales. de jurisdicción exclusiva de la Iglesia. pp. Córdoba.defensa de la frontera como castigo de los delitos. especialmente la Partida IV que se ocupa específicamente de la cuestión matrimonial. corresponde remarcar que las Leyes de Partidas -también del siglo XIII . de carácter monogámico. En efecto. cfr. La costumbre de algunas parroquias de llevar libros diferentes para el registro de los bautismos de “españoles” y “naturales” en los libros correspondientes a la Iglesia Catedral en la ciudad de Córdoba hasta 187370 contribuye a corroborar lo afirmado. 13 y 14. tanto por los jueces que continuaban aceptando causas fundamentadas en esos principios legales. I. el mantenimiento de ciertas persistencias en la sociedad cordobesa. Por otra parte también se constata a través de dichas prácticas la vigencia del prejucio socio-racial persistente en la sociedad. Las fuentes históricas más importantes del Derecho matrimonial canónico consisten en las Decretales del Papa Gregorio IX que datan del siglo XIII y los Cánones del Concilio de Trento correspondientes al siglo XVI. características de un orden social “tradicional” renuente a una democratización de las prácticas sociales a lo largo de todo el período comprendido en este trabajo. TEJERINA CARRERAS. Entre las fuentes seculares del derecho matrimonial en la época tratada destacan las Partidas.

y contra el divorcio pues sucesivos matrimonios de las mismas parejas proporcionaban nuevos herederos en las familias entrando por lo tanto en fricción con los intereses eclesiásticos de acumulación de bienes hereditarios familiares.consistía en exigir estado de casado para acceder a determinadas funciones del Estado. J. unido a la búsqueda de la Iglesia de incremento de su patrimonio material a expensas de las familias y de los grupos de parentesco. madres ocupadas en engendrar. Una forma de alentar el casamiento de los solteros entre otros fines para promover el poblamiento de las áreas descubiertas. espiritual y secular. El asentamiento de grupos familiares en tanto factor de “estabilización” y arraigo de la población en tierras americanas resultaba de singular importancia para la Corona. La Iglesia apoyaba de hecho esta política ordenando a los obispos se llevase estricto control en las parroquias levantando nóminas conteniendo los nombres de los individuos casados. –tanto con consanguíneos como con los afines y más tarde también con los espirituales derivados del padrinazgo.contra la adopción -ya que ésta suponía una estrategia hereditaria de las parejas sin hijos para mantener la continuidad de sus propiedades. (2001:25) La familia europea. actuaban mancomunadamente en la prosecución de un objetivo común: el mantenimiento del orden en la sociedad. a fin de promover tras un cierto tiempo. Su opinión fue refutada en parte por BRUNDAGE. como prueba cita al V Concilio de Letrán (1514) Constitution Supernae dispositionis donde quedó prohibido el concubinato de los laicos.Desde los primeros tiempos de la colonización americana la Corona había alentado el establecimiento de familias en el Nuevo Mundo y por el contrario. México. Profusa legislación emanada de la Corona durante todo el período colonial -aunque de difícil aplicación. GOODY. este último autor contradice la idea de Goody respecto de que un 40% de familias de cualquier generación se quedaron sin herederos varones legítimos por efecto de la política matrimonial encarada por la Iglesia en la Edad Media. ya fuere a través de la instalación de esas familias en América ya a través del regreso del padre a su país de origen. Motivo de especial preocupación resultaba para las autoridades la desintegración de los grupos familiares en la Península al producirse la emigración del jefe hacia Las Indias. Hombres encargados de proporcionar el sustento de su prole. de allí las prohibiciones que alentó contra los casamientos entre parientes próximos. Brundage sostiene además que los perjuicios hacia los hijos ilegítimos con relación a las herencias se originaron más en el derecho secular que en la normativa eclesiástica. si bien acepta la incidencia de la normativa sobre las herencias. conflictos entre ambos sectores de poder. J.Brundage difiere en que fuera continuada y efectiva. no concuerda con los altos porcentajes propuestos por aquél autor.tendió a la reunión de dichos grupos. Cit. (2000:598) La ley.I y II) Ob. parir. el sexo y la sociedad cristiana en la Europa medieval. cfr. 41 . 72 Con relación a la Iglesia. Respecto de la oposición de la Iglesia al concubinato laico y eclesiástico –la cual considera era perjudicial a los intereses económicos de la Iglesia. Cit. Dicha tesis ya había sido enunciada en anteriores producciones del autor como La evolución de la familia y del matrimonio en Europa (1986:cap. había instado a los solteros a casarse. criar y educar a los hijos de legítimo matrimonio eran garantes del aumento de las poblaciones y promoción de riqueza del Reino. Jacques Goody ha relacionado el interés del Poder eclesiástico en el control sobre los matrimonios y su penetración en la familia con la necesidad de lograr una mayor distribución del mismo en la sociedad. Ob. su regreso a España. sosteniendo que antes del siglo XVI no habría existido prohibición formal al concubinato de los laicos y que los cánones si bien combatían esa práctica no la prohibieron categóricamente. Entendiendo al Derecho como una construcción social y teniendo presente las raíces comunes de la legislación secular y eclesiástica vigente en la época tratada corresponde resaltar la identificación existente entre “delito” y “pecado” en las sociedades del Antiguo Régimen. sin embargo y en líneas generales puede decirse que ambos Derechos. Fondo de Cultura Económica.

La importancia acordada a la organización familiar respondía a factores múltiples. fue indelegable.En cierto modo. y. los usos y costumbres. Ejemplo de la acción correctiva de las costumbres atribuída a la familia constituye la legislación matrimonial aplicada por la Corona a fines del siglo XVIII. las tradiciones de la sociedad. en lo posible con una buena dote. En efecto. desde la óptica del poder el grupo familiar aseguraba el crecimiento demográfico del Reino y constituía un instrumento importantísimo de control del orden social. hijos y abundantes dependientes libres o esclavos y otros agregados era interpretado como un símbolo de status para un individuo del estrato blanco. y no accedía a ello quien simplemente lo deseaba sino quien efectivamente conseguía los medios para lograrlo. Constituía además un agente esencial de socialización del individuo por lo cual su importancia desde una perspectiva cultural. complejo en su composición. Poseer casa poblada. El carácter disciplinador atribuído al paterfamilias lo convirtió en instrumento de la centralización del poder monárquico y constituyó el fundamento de la negociación que en la época borbónica se selló entre el ámbito de lo doméstico y el poder público. reproductora material de la sociedad desde el punto de vista biológico. pedagógica y moral resultaban notables. El valor social asignado a la familia contribuye a explicar que cada aspecto que regía las relaciones de las parejas legítimas estuviera en el marco legal estrictamente controlado y prescrito tanto por la Iglesia como por el Estado. por ende. como la niñez y la ancianidad hasta el momento en que el Estado comenzó a desplegar su acción de política social. Constituirse pues en cabeza y sostén de un hogar abundantemente poblado. en el aspecto económico la familia constituía la unidad básica de tributación y primer factor de producción y consumo. El papel desempeñado por la familia respecto de la protección de los grupos más vulnerables. En efecto. el matrimonio constituía en la América española un indicio de éxito social. presumiéndose que la directa intervención 42 . Era en su seno donde se consideraba que los individuos aprehendían los valores vigentes. con numeroso servicio doméstico no era tarea fácil. para los pertenecientes a los otros grupos de la sociedad. acceder a un casamiento con una joven criolla de buen linaje. ser padre de una abundante progenie que asegurase la continuidad del apellido y de los negocios familiares. En efecto la Pragmática sobre Hijos de Familia y legislación complementaria sancionada en España y puesta en vigor en América en 1778 y años sucesivos reforzaba la intervención de los padres en la selección de la pareja de los hijos menores. ejercer la potestad sobre la esposa. a través de la herencia se veía posibilitada la transmisión del patrimonio material de la sociedad. fundamento de la dominación colonial en el Nuevo Mundo.

Otro ejemplo de normativa emanada desde el Estado con miras políticas que impactaron en la familia constituye la prohibición de los casamientos de españoles con jóvenes americanas sancionada en 1817 durante el directorio de Juan Martín de Pueyrredón. innecesaria. la proliferación de las castas había puesto en jaque la preservación del grupo privilegiado. en un período crucial de la guerra por la independencia. La misma tuvo vigencia hasta 1821 y se fundaba en el temor de una nefasta influencia en la formación de jóvenes patriotas atribuído a los padres peninsulares casados con criollas. El ejercicio de una sexualidad no regulada era interpretada como una distracción a los roles sociales desempeñados por el 43 . Engendrar hijos legítimos. ya en el período republicano. la sexualidad sólo era posible en el ámbito específico de la relación conyugal. era peligrosa. De acuerdo a esta interpretación. tanto para la Iglesia como para el Estado el único espacio aceptado para la reproducción. y la herramienta utilizada como factor de corrección de las conductas de los súbditos se remitía a los jefes de familia. al tiempo que irrumpía en ella avanzaba sobre un ámbito de tradicional jurisdicción de la Iglesia. La vida privada de las personas se transformaba en centro de atención de un Estado el cual. El matrimonio religioso constituía. Se confirma aquí una vez más el ascendiente adjudicado al pater en el seno del hogar y el de la familia como factor de control sociopolítico. a través de sucesivas aproximaciones terminó prohibiendo el casamiento entre blancos e individuos de castas en 1805. criarlos y educarlos en el santo temor de Dios constituía el mandato asignado a los cónyuges. El paterfamilias interpretado como factor de poder constituyó el instrumento utilizado para intentar el mantenimiento de la “limpieza de sangre” del sector blanco controlando un proceso de mestizaje de consecuencias harto peligrosas para una sociedad cuyos principios estaban basados en la estratificación. Un afianzamiento del poder patriarcal y una mengua en la autoridad eclesiástica sobre el matrimonio fueron algunos de los efectos de una legislación la cual. pecaminosa y por lo tanto estaba prohibida. la sexualidad extramatrimonial resultaba inútil. Así. a las relaciones entre esposos. El modelo de matrimonio monógamo. Como se ha visto.de aquéllos en la decisión de contraer nupcias contribuiría a garantizar la efectivización de uniones consideradas “convenientes” al orden social. indisoluble y heterosexual consagrado en Trento y la familia de él resultante constituía una construcción que debía ser custodiada y preservada. La importancia asignada a la familia como remedio a la concupiscencia se asociaba a la concepción moral del catolicismo que limitaba la procreación y por ende la sexualidad.

la esposa en su papel de madre y factor estabilizador del hogar.hombre y la mujer. 44 . el varón como sostén material de la familia.

culturales. Taurus. 73 45 . En cada casamiento se ponía en juego la preservación del status del grupo familiar.PRIMERA PARTE Las lógicas del matrimonio y la dinámica de las decisiones familiares I. 74 Ibídem. P. En el juego de posibilidades. 75 Ibídem.) El sentido Práctico . ¿Cómo funcionaban. La concertación de cada una de las uniones afectaba el destino de los demás hijos y del grupo parental en su conjunto75. Las estrategias de selección de la pareja La tendencia de los linajes se orientaba a evitar la dispersión de los bienes favoreciendo la endogamia de grupo social en el matrimonio. Madrid. Un “buen matrimonio” equivalía a la maximización de los beneficios que pudieran extraerse de la alianza. qué margen de libre juego tenían en la selección matrimonial los grupos familiares dentro de una sociedad jerarquizada como lo era la del Antiguo Régimen?. Por su parte la regulación canónica del matrimonio prohibía el incesto y proscribía el casamiento dentro del grupo de filiación de origen73. tanto el “capital material” –valor En las consideraciones acerca de los mecanismos utilizados por las familias con relación al matrimonio desarrolladas en el texto. mayores eran los riesgos que se corrían y más necesarios los recaudos a tomar. (1991: 245 y sig. mientras más significativos fueran los bienes a preservar. es decir. seguimos a BOURDIEU. La nueva unión podía constituir un motivo de medro o bien una amenaza para el grupo de parientes. el casamiento de la prole con hijos de familias pertenecientes a una extracción social similar. El matrimonio de cada uno de los hijos constituía un momento de interés fundamental para la sociedad conyugal ya que equivalía a constituir una nuevo vínculo o alianza e implicaba un intercambio en el cual se jugaban distintos valores: sociales. económicos. Sobra precisar que. aparecían como esenciales las relaciones entre las unidades conyugales tendentes a generar mecanismos que contribuyesen a garantizar el camino hacia la preeminencia social y supusiesen una reducción de su vulnerabilidad74. En esa interpretación.

Algunos especialistas como Lawrence Stone y Eduard Shorter han puesto énfasis en que los criterios en la selección de pareja han cambiado a través del tiempo79. P. la afirmación pertenece a don Juan Antonio Caballero. “capital material” y “capital simbólico” están tomados de BOURDIEU. Si bien el “principio de preeminencia masculina”77 influía a favor del hombre en el control de las decisiones en la pareja y por ende.. las hijas eran vistas como una carga económica. 77 Ibídem.igualmente.muy pobre. el interés paterno se habría orientado a casarlas con mayor prontitud que a los varones. Años 1790 – 92. 2ª edición. nada hermosa pero de buen linaje”. 66. 76 46 . 78 Un español de reciente inserción en la sociedad cordobesa de fines del siglo XVIII emitía el siguiente juicio respecto de la futura esposa afirmando que se trataba de una joven criolla “ . Serie Expedientes Matrimoniales. Era el jefe de familia el depositario de la responsabilidad de salvaguardar los intereses de la familia. Leg.. La valoración de los sexos en las sociedades patriarcales del Antiguo Régimen traía aparejada una asimetría a favor del hijo varón. Según el primero el interés. el monto del capital introducido por el novio incidía también en la distribución de fuerzas. Cit.el romance y la atracción fueron elementos cuya importancia relativa varió a través del tiempo aunque sin desaparecer ninguno de estos factores totalmente como que de hecho en la actualidad sigue constituyendo un elemento apreciable al momento de elegir pareja. Otros elementos de considerable significación poseían un valor simbólico como un impecable linaje y reconocida pureza de sangre en los miembros de la pareja. Exp. en el juego de fuerzas entre marido y mujer por el control del poder doméstico intervenían además otros factores que equilibraban o inclinaban el platillo de la balanza del poder conyugal a favor de uno u otro miembro de la pareja. M. México. cfr. (1998:51-55) Aproximaciones a la historia de la familia occidental 1500 – 1914. En ese sentido. en ese sentido la autoridad paterna aparecía como fundamental para la perpetuación del linaje. 79 En la opinión de dichos autores se sigue aquí a ANDERSON. 74. asociada en parte a su potencial valor productivo. Siglo XXI editores.como “simbólico”76 –posición social. A pesar de su valor como medio para conseguir alianzas de interés. en la concentración de la autoridad en el matrimonio. el afecto mutuo –entendido como amistad y compañerismo. AAC.económico del patrimonio.constituían piezas claves para su concreción. factores que contribuían al prestigio social de la familia compensando otras carencias como la falta de belleza en la novia o una situación material depresiva78. El factor económico por ejemplo incidía en función del valor del monto de la dote aportado por la mujer para la contribución a las cargas del matrimonio –una esposa con una dote importante habría sido más valorada por su marido y por ende habría tenido más capacidad de decisión en el matrimonio. (1991:247) Ob. Asimismo dicho autor Ambos conceptos.

A través del concepto de “habitus”81 Bourdieu explicó el mecanismo por el cual un individuo consentía en someterse espontáneamente al propio destino social. encargada de inculcar al joven desde pequeño sus responsabilidades como integrante del grupo de pertenencia tenía una significativa importancia. (1995) The prospect before Her: a history of women in Western Europe. Vol. J.1800 . 1500 .constituyó para las familias una significativa estrategia de contención especialmente en sistemas de distribución igualitario del haber hereditario como en el régimen castellano trasladado a América. (2000:106) Ob. La desobediencia a esos principios entrañaba el riesgo de la pérdida de los derechos patrimoniales y el posible alejamiento de la residencia paterna. La acción pedagógica ejercida en la vida familiar.se inclinó por suponer que. sentimientos e interés no tenían por qué presentarse en términos contrapuestos y que tanto padres como jóvenes atendían mutuamente sus preferencias80. por efecto del resquebrajamiento de la instituciones reguladoras del noviazgo a fines del siglo XVIII se habría producido una “revolución romántica” en los sectores trabajadores. así los terratenientes habrían tenido mayor peso en las decisiones de sus vástagos y su autoridad se habría hecho sentir hasta bien avanzado el siglo XIX mientras que en sectores más bajos esta influencia habría sido menor que en la de los grupos en los que los progenitores controlaban los medios económicos que decidían el nivel de vida de los hijos y habría menguado siglos antes. La idea de que el matrimonio concertado y socialmente conveniente debía constituir necesariamente el opuesto del casamiento “por amor” ha sido cuestionada por diversos especialistas. 47 . Cit. 81 (1991:264 ) Ob. En efecto. la homogamia matrimonial – entendida como la unión entre miembros de origen social semejante. (1992:102) Ob. Cit 82 En el análisis de los mecanismos tendentes a evitar la dispersión patrimonial seguimos a BESTARD. en la que los sentimientos habrían reemplazado a consideraciones utilitaristas en la selección del cónyuge. han explicado como. Ante el fantasma de la dispersión del patrimonio82. O.destacó que habrían existido cambios temporales respecto a la mayor o menor influencia de los padres en las decisiones de los hijos la cual habría variado también en función del grupo social de pertenencia. autores como Goody siguiendo a Hufton. I. Londres. De ese modo los hijos habrían aceptado las uniones concertadas por sus mayores. el quinto y el tercio si bien podían contrarrestar en parte los efectos de la disgregación 80 HOUFTON. consultado en GOODY. Shorter por su parte -según señala Anderson. ya que la decisión matrimonial estaba subordinada a los intereses del linaje. J. Cit.

7%) y esclavas prescripción de la homogamia 83 SEED. entre 1640 y 1699 un 2.de los bienes. Seed83 ha señalado como la expansión económica producida desde la segunda década de 1720 había coincidido con un significativo incremento de los matrimonios interétnicos. en la diferenciación estamental. P. (1991) Amar.2%). mestizas (0. La legislación matrimonial de la época borbónica aplicada en América a partir de 1778 constituye el ejemplo paradigmático del esfuerzo realizado por la monarquía para poner coto al descontrol socio-político que podía resultar del fenómeno de obscurecimiento de la población que afectaba a las colonias americanas por efecto de la generalización de las cruzas inter-raciales. de allí la importancia de procurar casamientos entre familias de semejante o superior situación socio-económica. México 48 . el casamiento entre semejantes era fundamental para asegurar el orden social. En ese sentido. Indias (1. honrar y obedecer en el México colonial. la generalización de uniones entre personas de status socio-racial diferente eran interpretadas desde el poder como una amenaza que la matrimonial podía controlar. Un comercio más libre y mercados urbanos en expansión habrían influído en el fenómeno de movilidad social favoreciendo nuevos elementos de diferenciación social fundados en la posición económica de los individuos. no alcanzaban a remediar los efectos de la partición a través de varias generaciones. Así.5% de las uniones legítimas de varones españoles en toda la provincia se efectuó con mujeres no blancas. especialmente teniendo en cuenta que la raza constituía un fundamento central. aunque no único. Otro mecanismo de contención constituía el matrimonio consanguíneo tendente a mantener el patrimonio en el grupo de parientes lo que permitía controlar las pérdidas por transmisión. Estudios sobre matrimonios disponibles para Córdoba permiten conocer la tendencia histórica de los casamientos mixtos entre españoles y otros grupos socio-raciales desde mediados del siglo XVII hasta promediar el XIX. Alianza. Así. el número de casamientos de varones españoles con mujeres de castas se habría duplicado y mujeres blancas también habían comenzado a casarse fuera de su grupo étnico (30%) con varones no españoles que habían amasado una posición material conveniente apoyados por la favorable coyuntura económica. En el caso mexicano por ejemplo. En sociedades estratificadas como la analizada. En ese sentido la promoción del casamiento entre iguales se presentaba como un resorte de dominación política.

en ese sentido la legislación matrimonial lo que hizo fue proporcionar el marco legal a esas actitudes. Córdoba. reduciéndose además entre los blancos el número de hijos ilegítimos. V. (1997: 13) “Selección matrimonial y mestizaje en Córdoba” en III Jornadas de Historia de Córdoba Junta Provincial de Historia de Córdoba. cuando efectuaron uniones mixtas lo hicieron en un 50% con indios85. M. 5 – 23. (1994:18) “El matrimonio en Córdoba durante el siglo XVII.(0.6%)84. pp. pp. Entre 1780 y 1840 -época durante la cual estaba en vigor la Pragmática sobre matrimonios y legislación complementariasólo un 0. Junta Provincial de Historia de Córdoba. Contribución a “las cargas del matrimonio” Si bien la Ley canónica no contemplaba la dote. quienes. 1700 – 1779” en III Jornadas de Historia de Córdoba. -63. Algunas referencias demográficas” en Cuadernos de Historia Serie Población Centro de Investigaciones Facultad de Filosofía y Humanidades Universidad Nacional de Córdoba. Habría sido en la ciudad. Con el correr del tiempo estos casamientos habrían ido disminuyendo afianzándose la tendencia homogámica de las uniones de blancos. 285 . Córdoba.a las jovencitas casaderas menores de edad si aprobaban el matrimonio y aún si lo desaprobaren siendo la novia mayor FERREYRA. del C. a dotar -dentro de sus posibilidades. D. Córdoba . 87 STOLCKE.65% de matrimonios mixtos. Así. 85 FERREYRA.319 86 CELTON. entre 1700 y 1779 en la ciudad de Córdoba sólo hubo un 1. del C. ha afirmado que el prejuicio social hacia los matrimonios mixtos en realidad era pre-existente a la normativa de 1805.con relación a las mujeres españolas. la legislación civil obligaba a quien tuviese la patria potestad. cfr. Madrid.7% del total de habitantes en 1778donde el fenómeno endogámico del grupo de blancos más se habría intensificado afianzando la barrera social entre uno y otro sector. Si bien la tendencia muestra que al menos para el área urbana cordobesa no se habría justificado la sanción de normativa matrimonial prescriptiva ya que los niveles de exogamia social en blancos se habían mantenido bajos desde temprano. fueron los varones quienes con mayor frecuencia mostraron tendencia exogámica -casando el 60% de ellos con esclavas. a lo largo del siglo XVIII. en (1992:42) Racismo y sexualidad en la Cuba colonial. Alianza América. M. autora cit. donde el sector blanco se hallaba más francamente jaqueado por el sostenido crecimiento del sector de castas.35% del total de uniones correspondieron a casamientos de blancos con castas86. (1997:315) “El matrimonio de las Castas en Córdoba. 84 49 . la intervención del Estado habría contribuído a proteger a las élites de compromisos indeseables socialmente haciendo que se mantuviera la endogamia87.

la legislación establecía que la misma debía volver íntegramente a su poder permitiéndole enfrentar la vida habiendo perdido ya la protección de la pareja89. Muerto el marido o en caso de separación de cuerpos de la pareja. Editorial Depalma. cfr. Del mismo modo. 92 Ello contribuiría a explicar que en los pleitos de divorcio analizados en este trabajo. Resulta evidente que la posibilidad de dotar a una hija y la importancia del monto dotal se relacionaba estrechamente con el grupo social de pertenencia. la monogamia y la indisolubilidad del vínculo se asocian a la conformación de este fondo conyugal que aportan ambos miembros de la pareja de acuerdo con lo pactado por los padres respectivos. Buenos Aires. A.de edad88. quien lo administraba pero no podía consumirlo 91. los padres que contaban con medios suficientes procuraron atraer un candidato interesante como marido de sus hijas utilizando la dote como señuelo. como una impecable tradición de pureza de sangre. P. Desde la perspectiva patrimonial. RIZO PATRÓN. En España la dote fue introducida a la legislación sobre la familia en las Leyes de Toro. no recibidos de donación o herencia-92. los candidatos a casarse destacaban sus virtudes a fin de mostrar los méritos suficientes para hacerse acreedores de una buena dote. México. al capital introducido por el esposo al matrimonio se unía la dote de la mujer constituyéndose un fondo conyugal90. la esposa recuperaba su posesión salvo que fuese probada su culpa en el delito de adulterio. P (2000: 130). Cuando la dote era estimada. Sólo las hijas del sector de élite estaban en condiciones de ser favorecidas con una dote significativa. de una disolución matrimonial o de una separación de cuerpos. el aporte de la esposa era usufructuado por aquel. (1987: 141) Manual de Derecho Argentino. circunstancia en la que perdía los derechos sobre la dote e incluso sobre los bienes gananciales -aquellos adquiridos durante el matrimonio por alguno de los miembros de la pareja. J. o bien de coaccionarlas para que desisitieran del pleito ante el temor de perder los derechos sobre sus bienes. tomo II. algunos maridos. Desde el punto de vista legal. 91 Si la dote estaba estimada en dinero el marido podía enajenarla pero cuando era inestimada no podía venderla. Así pues. Otros haberes que eran considerados bienes 88 89 GONZALBO AIZPURU. o bien para despojarlas 50 . Así. cuando era inestimada: ello implicaba la devolución de los mismos efectos que se habían recibido. ésta consistía en un adelanto de herencia que a la muerte de los padres era descontado de la hijuela hereditaria. aunque las ganancias obtenidas de su aprovechamiento le correspondían. (1992:103) Ob. al verse víctimas de la demanda de divorcio accionada por la esposa arremetieran con contra acusaciones de adulterio contra ellas con la intención presumible de. El Colegio de México. Cit: Según este autor. LEVAGGI. como veremos. el marido o sus herederos quedaban obligados a devolver el valor de lo recibido. Las familias distinguidas venidas a menos y que no disponían de bienes suficientes tenían la posibilidad de conseguir matrimonios ventajosos a través de los capitales simbólicos con los que contaba la familia. 90 BESTARD. la dote constituía un mecanismo que contribuía a evitar la dispersión de los bienes familiares y era un dispositivo de protección para la mujer viuda o divorciada ya que al interrumpirse la convivencia por efecto de la muerte del marido. (1998:71) Familia y Orden Colonial.

que el novio ofrendaba a la futura esposa en premio a su virginidad y pureza. efectivamente de ellos. leg. 94 Los bienes propios declarados por el capitán don Joseph de Allende -los cuales ascendían a la suma expresada en el texto. leg. 93 RIZO PATRON (2000:131) Ob.propios de la mujer al igual que la dote constituían las arras –cuyo valor teórico equivalía al 10% de sus bienes.no tienen intención de exhaustividad sino que constituyen elementos ilustrativos de los capitales introducidos al matrimonio en familias acomodadas de Córdoba. aunque en casos excepcionales. El caudal de don Francisco de Armesto ascendía al momento de su casamiento a $15. cfr. Años 1815 – 1819.500. otras donaciones que tomaban la forma de regalos que se hacían los novios al momento del compromiso consistían en las propter nupcias o las esponsalicias y los bienes parafernales que eran aquellos que la mujer poseía antes de entrar a la vida de casada.en la proximidad de contraer matrimonio con doña Isidora de Ascasubi. (2001:101) Ob. 9. y de doña Rosalía Casas –difunta. f.. 51 . aunque los costos que suponía la educación superior en los varones relativiza dicha hipótesis. 200. equipo de montar y esclavos. Don Ambrosio Funes ofreció en arras $600 a su futura esposa. Registro III. Don Antonio Arredondo casado con Bentura de la Corte declaró haber introducido $20.329 vto. al igual que en México. De fallecer la mujer antes que el varón. I. dotes. Cit. el marido debía entregar la dote a sus herederos. Cit. Año 1745. J. dinero en efectivo. hija legítima del maestre de campo don Marcos de Ascasubi. ricas prendas de vestir. (2000:139) afirma que. 3 vto. 95 La edad media al primer matrimonio en Córdoba para la mujer blanca era de 21.000 al matrimonio. otros considerablemente más bajos y otros que apenas lograron introducir unos pocos pesos94. era costumbre en las familias de menos recursos que los mismas hijos acumulasen con el producto de su trabajo los caudales que les habrían de ser destinados96.se observaron en Córdoba capitales apreciables dentro de las parejas de élite como el que superó los $32. I. f.7 años a fines del siglo XVIII y la de los varones se ubicaba en más de 27 con lo cual parecería más inmediata la necesidad de ahorrar para las hijas mujeres en primer término. leg. especialmente en la región septentrional. f. arras. 183. Registro III. Los montos relativos a la constitución del fondo conyugal que se presentan en el texto –bienes propios. La edad al matrimonio de la mujer se vincula a la posibilidad de los padres de ahorrar para constituir los fondos de la dote. Respecto de los caudales introducidos por los hombres al matrimonio -los cuales solían ser detallados en un documento público denominado “carta de capital” en donde quedaba constancia de su importe y una vez reconocidos como bienes propios de él por la familia de la novia.consistían en mulas. para el caso peruano RIZO PATRÓN. cfr. o bien que había recibido de alguna herencia93. Se podrá ver también como. En Europa. En ese sentido. cfr. regidor decano. ésta se comprometía a no contradecirla. hubo algunos en los cuales la esposa logró arrancar al marido la administración de la dote cuando logró probar la dilapidación de los bienes efectuada por el esposo. Reg.000 ofreciendo en arras la suma de $1. Año 1772. el monto de la dote de las hijas parece haber sido no pocas veces equivalente a los gastos de la educación de los hijos varones. P. una edad relativamente temprana incidiría negativamente en ese sentido95. 96 GOODY. y haber donado en arras $200.217 y cuatro reales.

Para el caso de la nobleza mexicana.000.214 con 5 reales. S. 183. 200. cfr.” . Leyes de Toro. y para se decir la tal dote inoficiosa. leg.500 . AHPC. 1745 – 1810” en Colonial Latin American Historical Review Vol 9. P. doña María Josefa Agustina Torre. ley XXIX: “. cfr. doña Ángela de Arredondo.. alcanzando un promedio de $12. Años 1815 – 1819.300. hija de don Antonio Arredondo recibió según su padre al casarse con don Juan Andrés Pueyrredón la cantidad de $10. 98 Los montos de las dotes han sido consultados en RIZO PATRÓN. el promedio calculado era aún superior.tornar a los otros herederos del Testador aquello en que son inoficiosas.. hija de don José Matías Torres y de doña Manuela de la Quintana recibió una dote por valor de $9. Año 1772. el deseo de aumentar el prestigio y lustre del linaje llevaban a algunas familias a utilizar ciertos recursos como el de la “dote simulada y confidencial” o “la dote de pompa y honorificencia” . aunque no frecuentes.000..cfr.120 para las esposas e hijas de los mercaderes más exitosos de la ciudad de México. cfr. La decisión de la cantidad asignada a una hija debía contemplar la situación de los otros vástagos solteros. 9.00098 lo cual es indicativo del volumen alcanzado por algunas fortunas familiares en áreas de colonización central de la Hispanoamérica colonial.000 o $4. consultados en RIZO PATRÓN. Sobre el monto de la dote conventual FRASCHINA afirma que consistía en una suma de dinero en efectivo que la aspirante debía efectuar al convento durante el noviciado. tesis de licenciatura. 1700 – 1714” . pp. la ley 29 de Toro declaró inoficiosas a las dotes superiores a la mejora del tercio y quinto de los bienes del padre97. en ciertos casos dichos recursos habrían desembocado en juicios entre las partes implicadas. las sumas se hayan elevado a cifras superiores a los $200. Universidad Nacional de Luján.845 y de $28.211. AHPC. 655. f..765. BIROCCO.. f. Registro I. Ob. consultado en FRASCHINA A. leg. (2000: 75) “Comían de la mesa del Señor: El Espíritu de pobreza en el Monasterio de las Monjas Capuchinas de Buenos Aires (1749 – 1810) en Archivo IberoAmericano 60. f. 69 – 86. y tercio y quinto de mejoría. (2000:84) “La dote canónica en el Buenos Aires tardo-colonial:monasterios Santa Catalina de Sena y Nuestra Señora del Pilar.000. Hubo mujeres en Córdoba con dotes matrimoniales que superaron los $10.591 en esposas e hijas de mercaderes porteños99. Según el autor. para que lo partan entre si.1810. cfr. 8. Si bien se considera que en no pocos casos los montos dotales presentados podían estar “inflados” por los padres con la intención de asegurar casamientos ventajosos para las hijas. leg. En ese sentido. las catalinas debían aportar $1. Registro IV Año 1808 . y no pocas que aportaron sólo algunos pequeños efectos o nada100. Carta de dote labrada ante escribano público el 16 de diciembre de 1772 AHPC. resulta notable que en algunos casos.Con relación al monto de las dotes puede advertirse que eran muy variables y dependían del nivel de solvencia de la familia. doña María Ignacia de Allende recibió en dote de sus padres don Thomás Allende y su esposa doña Bernardina de la Rosa y Carranza un caudal de $9. 99 En datos de SOCOLOW. N°1. Registro III. otras rondaron los $5. 329 97 52 .854. Según Carlos Birocco el monto promedio de dotes matrimoniales en Buenos Aires para el período 1700 – 1709 fue de $6. El monto promedio de las dotes de miembros de la elite limeña ha sido calculado en $38. 100 Algunos ejemplos acerca de los montos alcanzados por las dotes en Córdoba en familias acomodadas constituyen: la dote de María Mercedes Fragueiro y Corro superaba los $10. Cit. ya que favorecer demasiado a uno suponía restar posibilidades de lograr un buen matrimonio a otro. para el caso del Río de la Plata el valor de las dotes era significativamente menor. (2000:149). P. En ciertos casos se observó Cfr. ascendiendo a $83. C (1996:125) “Sociedad y política en Buenos Aires durante la guerra de Sucesión Española. se mire á lo que excede de su legitima. otras que recibieron contribuciones muchísimo más modestas.

Registro I.199. RIZO PATRÓN.. vto. cfr. La suma del valor de los mismos componía el monto total de la dote.238.400 recibiendo en arras de su futuro marido $300. Consecuentemente. 103 FRASCHINA A... FERREYRA. 170 –10/3. Año 1789. IV. para el caso de Buenos Aires estudios realizados ponen de manifiesto que habría sido más fácil en general para las familias lograr que una hija ingresara al convento que casarla bien103. cfr. Registro I. doña Josefa Piñero aportó en dote $2. 171. inédito. leg. 101 Alrededor de $1. 80. f. f. Asimismo observa que algunas jóvenes pobres sobrepasaron el ámbito familiar para formar su dote canónica logrando cooperación de las autoridades para ello. del C. 670. ambas de la casa de Tejeda como dote matrimonial para la primera y conventual a la segunda: AHPC. María del Rosario Allende recibió una dote de sus padres equivalente a $5. leg. leg. Registro I. anterior a la firma del cual y tras el nombramiento de tasador correspondiente a la familia de la novia y del novio. 142. leg.que la cantidad asignada a la hija que se casaba era similar a la otorgada a la religiosa para ser aceptada en la comunidad religiosa101 pero ello variaba según la extracción social y el grado de prosperidad de los habitantes de una región ya que en ciertas sociedades el destino conventual podría asociarse más bien con situaciones en las que la familia no alcanzaba a reunir la cantidad suficiente para la dote matrimonial –siendo su importe varias veces superior al requerido para el ingreso a las Órdenes102-. AHPC.no obligarlos. vto. seis reales. f. P.consistía en un documento público celebrado ante escribano. Año 1795.. Año 1808 – 1810. N°1. 8.253 con siete reales. 3 vto. I. 177. 1808 –10. 248 vto. M. doña María de Allende aportó una dote por la suma de $4. se procedía a la enumeración y apreciación de los efectos en ella comprendidos. Años 1787 – 88. (2000:101) “La dote canónica en el Buenos Aires tardo-colonial:monasterios Santa Catalina de Sena y Nuestra Señora del Pilar. Registro IV. Reg. Año 1754. leg. Doña Viviana Yedros por su parte recibió en dote $273 y 4 reales. (2001: 8 –10) “La muerte entre las castas en el siglo XVIII cordobés”. (2000:130). 53 . hipotecarlos ni enajenarlos por deuda suya ni ajena sin espreso consentimiento de la susodicha [.] los que siempre han de gosar el pribilegio de bienes dotales y a bolberlos integramente los existentes y por los que no en plata sellada. cfr. 254. Registro III. cfr. cada y quando dicho matrimonio se disuelba (qual Dios no lo permita) por qualquiera de los casos prevenidos por derecho para cuia seguridad firmesa y cumplimiento obligó su persona y vienes muebles y rayces presentes y futuros y dio poder a las justicias y juezes de su Magestad para que a ello le compelan y apremien por todo rigor de derecho”104. ponencia presentada en las Jornadas de la AEPA en Neuquén. f. Registro I. 177. La autora señala que en ciertos casos la familia nuclear recurrió a la ayuda de los parientes para conseguir que una hija ingresara al convento. 1745 – 1810” en Colonial Latin American Historical Review Vol 9. Doña Damiana Gigena aportó en dote la suma de $2. 8.000 fueron asignados a doña María Ignacia y a doña Josefa. Doña Catalina Figueroa casó en segundas nupcias con una dote de $ 2015. leg. 102 Así ocurría en Lima entre las clases adineradas. f. 104 AHPC. leg. f. f.469. Era posible que la entrega se hiciese en ese mismo acto en el cual el novio debía darse “por recibido y entregado” de la cantidad y se comprometía a: “. cfr. La “carta de dote” –como la ya mencionada “carta de capital” en el hombre.

f. mobiliario.670. prendas de vestir. Según algunos autores los montos de las arras solían ser superiores a los de las dotes de las novias108. esclavos. virginidad.”105.”. 108 SOCOLOW. Cit. Así. 109 GOODY.000 y 10. (2001: 102 . plata sellada. el monto entregado por el varón debía teóricamente“caber” en la décima parte del total de los caudales del marido.. según Bourdieu. P. p. Registro IV. si el valor de la misma había sido muy alto. ya que en general una parte se gastaba. Se ha destacado la importancia de la homogamia matrimonial como práctica esperable tendente a mantener la posición de la familia en la sociedad.000 en promedio.3) Ob. 260. el monto ideal de dote para el marido era aquel que. AHPC. Cit. alhajas y otros bienes suntuarios. f.. permitiendo dotar a los hijos sin partir el patrimonio no tornase imposible su restitución en caso necesario107. Por otra parte. bienes inmuebles. RIZO PATRÓN. Registro III. Por su parte don José Manuel de Robles expresaba que entregaba en arras a doña Damiana Gigena hija de don Pablo Ygnacio Gigena y de doña Teresa de Espinosa la cantidad de $300 “por consideración a su honrado linage.. 105 54 . (1991:257) Ob. P. Como se lleva expresado. en Córdoba la composición de la dote variaba de caso en caso pudiendo estar constituida por dinero. En Europa del norte la tendencia de dotar a las hijas habría ido cediendo a medida que fue cobrando fuerza en los padres la convicción acerca de la importancia de proporcionar a los hijos la educación y capacitación necesaria para trabajar.(1991:41) para el caso de Buenos Aires. En Perú los montos en concepto de arras fluctuaban entre $6.. sin embargo ello fue un proceso muy lento que se extendió hasta épocas recientes en algunos países109. S. cfr. nobleza y limpieza y otras causas que a ello le mueben.Como en otras sociedades. 8. buena conducta y demás circunstancias. (2000:132) para el peruano. J. Cfr. una dote demasiado alta podía significar un riesgo para la posición del hombre en la estructura del poder doméstico106.. las arras consistían en una donación efectuada por el varón a la mujer en premio a su “. 106 BOURDIEU. 107 Ob. Cit. Año 1772. Si un casamiento con alguien superior era una deshonra. objetos de culto. El valor de la dote incidía no solamente desde el punto de vista material en la vida de la nueva pareja sino que constituía el fundamento de la ditribución de la autoridad en la nueva familia.. La costumbre de “premiar” el marido a la mujer con una contribución pecuniaria es reveladora de los valores familiares que permitían compatibilizar un matrimonio. leg. 9. resultaría muy difícil al hombre restituirla a la mujer en caso de ser necesario. leg. Año 1808 – 1810. 329 vto. En ese sentido.

El Código Civil suprimió la inalienabilidad e inmutabilidad que los bienes de la mujer tenían en independencia de la suerte que corría el patrimonio del marido a lo largo de la vida matrimonial. 1600 – 1900. J. families. 110 NAZZARI. 55 .En el caso brasilero. Women. el concepto de la misma varió con relación al derecho castellano-indiano ya que utilizó dicho nombre para referirse a todos los bienes que la mujer introducía al matrimonio más aquellos que adquiría durante el mismo a título gratuito. Stanford. De cualquier modo. 111 GOODY. (2001:103-8) Ob. Stanford University Press. Nazzari relacionó la declinación de la dote con una menor injerencia de los padres en las decisiones matrimoniales de los hijos a medida que la economía de mercado proporcionó a éstos nuevas oportunidades de independencia material110. (1991) Disappearance of the dowry. Cit. Brazil. dicho autor resalta la importancia de dicho mecanismo. al mismo tiempo observó que eliminar al marido podía constituir una estrategia femenina para recuperar sus bienes como resultado de una intensa frustración experimentada ante la impotencia de su dilapidación en las manos de aquel. M. este régimen patrimonial subsistió en nuestro país hasta la codificación. después de su puesta en vigor la esposa habría quedado en situación más desguarnecida que antaño. Desde la letra de la norma civil. Goody ha identificado una relación entre la desaparición de la dote y el aumento de casos de mujeres víctimas de violencia doméstica en Europa. and social change in Sao Paulo. así como de otras formas de transferencia de bienes como atenuante de la situación de opresión sufrida por la mujer111. Si bien el Código mantuvo el término de “dote”. En ese sentido.

(1990) “Parejas bien constituídas. Brazil. 1776 – 1850. y LIPSET –RIVERA. CAA R. la selección matrimonial. Se ha consultado también de PUEYRREDÓN. Gobierno y Copiadores de Gobierno en el Archivo Histórico de Córdoba así como algunos juicios conservados en el Archivo del Arzobispado de Córdoba. Buenos Aires.(comps) (1998) The faces of Honor. P. JOHNSON. families. 5. También fue consultado BUSCHGES. Carlos Mayo. Para la consideración de los juicios de disenso matrimonial en Córdoba se ha consultado el Catálogo de Juicios de Disenso Matrimonial 1776 – 1853 elaborado por MOYANO. 193 – 229 y también “Extrañamientos y depósitos en los juicios de disenso” en Revista de Historia del Derecho. Archivo Histórico de Córdoba “Monseñor Pablo Cabrera”. honrar y obedecer en el México colonial. 20. 1600 – 1900. (1989) (editora) Sexuality and marriage in colonial Latin America. L. Academia Nacional de la Historia. Chaco. 75 – 101. TANDETER. Se consultó también SEED. Facultad de Humanidades IV Jornadas Argentinas de Estudios de Población. vol. Buenos Aires.Los Juicios de Disenso Matrimonial. El mismo fue realizado con la supervisión del Director del Archivo Histórico de la Provincia de Córdoba. 23. Otros trabajos consultados respecto de la concepción del honor en Hispanoamérica. Realidad social y regulación jurídica. D. En dicho trabajo se contabilizan 147 juicios de disenso matrimonial tomados especialmente de las secciones documentales existentes en el mencionado Centro. Albuquerque. Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho. Buenos Aires. sex. 361 – 393. Stanford University Press. A.(1988) To love. 29 –52. Se consultó también 112 56 . Antologías Universitarias. (1993) “Sexualidad y Sociedad en la Colonia Marginal. (1991) Amar. C. (1997) El matrimonio en Indias. Conicet. SEED. Época patria 1810 – 1869” en Revista de Historia del Derecho. (1999) “Elección matrimonial en Salta a fines del período colonial” en Instituto de Investigaciones Geohistóricas. 123 – 150. Honor y estratificación social en el distrito de la Audiencia de Quito (Siglo XVIII)” en Revista de Indias . Resistencia. Ch. núm. y de las mismas autoras (1995) “Los disensos matrimoniales en Mendoza. Lincoln & London. Córdoba. de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata. LAVRIN. University of Nebraska Press. D. (1980) “Conflictos sociales y tensiones familiares en la sociedad virreinal rioplatense a través de los juicios de disenso” en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana. Para el caso de Mendoza se consultó BISTUE. Algo más que conflictos domésticos entre hijos enamorados y padres autoritarios Los juicios de disenso matrimonial ponen al descubierto los conflictos familiares resultantes de las tensiones ante el régimen de prescripción matrimonial homogámico 112. Women. La elección matrimonial en la Argentina colonial. del C. Alfredo (1962) “Aporte documental al estudio del Mestizaje en el Río de la Plata” en Universidad Nacional de Córdoba. pp. (1992) Racismo y sexualidad en la Cuba colonial. Se consultó además de MOYANO H. Tandil. (1997)” Selección matrimonial y mestizaje en Córdoba” en III jornadas de Historia de Córdoba. 1778 – 1810” en Anuario del Instituto de Estudios Históricos y Sociales. Crimen. N. Buenos Aires. 1680-1780”. 209. Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho. Stanford University Press. Santa Fe. 37 – 63. pp. pp. Córdoba. (1997) “Las Leyes del Honor”. V. Director: Dr. 1788 – 1790” en GONZALBO. Hugo (1993) Dirección General de Archivos. Conicet. University of New mexico Press. T. CELTON. (1999) “Una villa colonial: Potosí en el siglo XVIII” en Historia de la vida privada en la Argentina pp. 26. Alejandro MOYANO ALIAGA. correspondientes a Escribanías. clase y matrimonio en el México colonial: el caso de Parral. SOCOLOW. pp. 7. Stanford. Buenos Aires. las condiciones de constitución de las uniones fueron: SUAREZ. S.. PORRO. (1991) Disppearance of the dowry. (1993) Historia de la Familia. RÍPODAS ARDANAZ. Conflicts over marriage choice 1574 – 1821. Córdoba. Alianza América. este trabajo fue realizado en base a 103 pleitos por disenso matrimonial contenidos en la sección Escribanías del Archivo de la Provincia de Córdoba hasta 1826.Tesis presentada al Programa de Doctorado en Historia de la Fac. P. M. (2000) “Los Juicios de disenso matrimonial en la ciudad de Córdoba en el lapso 1810 – 1820” en Sexto Congreso Nacional y Regional de Historia Argentina celebrado en Río IV en 1987. E. honor. y MARIGLIANO. and social change in Sao Paulo. pp. En base a esta y otras fuentes. Ricardo (1995) La vida maridable: Ordinary Families. CICERCHIA. I. Alianza. Con referencia a los disensos en Salta se consultó de ZACCA de CABEZAS. (1992) “ Los disensos matrimoniales en la Mendoza Virreinal 1778 – 1810” en Revista de Historia del Derecho. (1993) “Calidad. cfr. Junta Provincial de Historia de Córdoba. N. vol. S. Susan SOCOLOW realizó en 1990 un análisis comparativo sobre la elección matrimonial en la Argentina Colonial en el período 1778 – 1810 para las áreas urbanas de Córdoba y Buenos Aires. Stanford. Columbia University. México. Tesis doctoral. Shame and Violence in Colonial Latin America. de la misma autora ”Los juicios de disenso en el Río de la Plata: Nuevos aportes sobre la aplicación de la Pragmática de hijos de familia” en (1980) Anuario Histórico y Jurídico Ecuatoriano . México y STOLCKE. and obey in colonial Mexico. pp. 148 – 165. LVII. vol. P. Madrid y MC. NAZZARI.

.. 118 Ibídem. Año 1798. La frecuencia de los matrimonios “desiguales”. 8. pasionales. Buenos Aires. M. 117 AHPC. Privación de los derechos civiles e inhabilitación era la pena impuesta a quienes contravinieran el mandato del Rey conservando los hijos transgresores sólo el derecho a continuar siendo alimentados por sus mayores. UBA.abuso tan frecuente [que era menester] refrenar. Leg. Leg. 57 .siempre los ha detestado y prohivido como opuestos al honor. respeto y obediencia que deben los hijos prestar a sus padres”115.. los hijos de familia menores de edad debían requerir el consentimiento familiar para poder casarse116.. 114 Ibídem. a olvidar las obligaciones y responsabilidades inherentes a la clase. En ese sentido. desordenados. 97. Escribanía 2.. correspondiente a personas pertenecientes a grupos socio-raciales diferentes era considerada como una ofensa al Estado y un “. E. según rezaba la mencionada disposición. SARGIOTTO. Año 1798. FERNÁNDEZ. 8. Escribanía 2. Cédula Real del 7 de abril de 1778113 y legislación complementaria tenían por finalidad evitar tanto los contratos de esponsales como los matrimonios ejecutados por menores sin consejo de los mayores. la Real Pragmática del 23 de marzo de 1776. Núm. (1994) “Matrimonio y sexualidad en Hispanoamérica colonial Tesis historiográficas recientes en los Estados Unidos” en Páginas sobre Hispanoamérica Colonial Sociedad y Cultura. 20.Destinada a mantener el orden estamental en la sociedad. 116 Tanto el Estado como padres y parientes eran conscientes del peligro que el amor romántico en las parejas implicaba para el orden social. 97. Irreflexivos. PRHISCO – CONICET Buenos Aires. la letra de la Pragmática aclaraba que aunque la Iglesia no anulaba ni dirimía los matrimonios entre personas de distinta calidad “.A. Emilio Ravignani . (1999) “Familias en conflicto: entre el honor y la deshonra” en Boletín del Instituto de Historia Argentina Dr. ya que llevaba a los individuos. Un orden social jerárquico en el cual los españoles ocupaban un sitial de privilegio acorde a la raza dominante era concebido como intrínseco a la naturaleza e interpretada su alteración como una ofensa a Dios. A pesar de tales prescripciones la ley civil reconocía sin embargo derecho a resistir los hijos la arbitrariedad paterna y parental cuando les impedía celebrar una unión “justa y honesta”117 admitiendo que el casamiento debía suponer libre consentimiento de los contrayentes.”114. exp.. 115 Ibídem. recíproco afecto y administrarse sin violencia ni repugnancia de los interesados y no debía responder a intereses privados y temporales apartándose de los “.. atentatoria del honor y tranquilidad de las familias y gravísima inconveniencia moral y política. exp.altos fines para los que fue instituído el Santo Sacramento del matrimonio”118. 113 AHPC. especialmente a los jóvenes.. considerados como carentes de discernimiento.

Se establecía que sobre el dictamen sólo se podía dar certificación de si había sido favorable o adverso sin otros detalles. Metropolitanos. Obispos jerarquía eclesiásticas y Prelados en sus Diócesis quedaban encargados de que las ateniéndose a su inferiores fueran instruídos de la Pragmática observancia y cumplimiento encargándoseles aconsejasen y apartasen a los hijos de familia del cumplimiento de los esponsales cuando por desigual. la Iglesia Católica había confirmado la validez de los casamientos celebrados sin el consentimiento de los padres. entre otros efectos. tutores y curadores. Por otra parte. Al mismo tiempo. prohibiendo se dispensasen119. sus Provisores y Vicarios eran compelidos a poner el mayor celo. el casamiento redundaba en descrédito de los padres. los menores de edad y los mayores de veinticinco años tenían derecho a que se les admitiese recurso sumario a la Justicia Real Ordinaria debiéndose resolver la causa en el término de ocho días y por recurso el Consejo. no por ello se los tenía por nulos e inválidos. promoviendo 119 120 Ibídem. al resquebrajamiento de la institución esponsalicia en aras de un “orden” y “tranquilidad” de las familias y del Estado. en ese sentido la imposición del cumplimiento de la palabra de casamiento significaba una importante protección brindada a las mujeres y a los hijos resultantes de relaciones ilícitas mantenidas bajo promesa de matrimonio futuro de sus padres. Chancillería o Audiencia del respectivo territorio en el de treinta. evitando difamaciones de personas o familias. tras prolongados debates y férreas oposiciones de algunos sectores. cuidado y vigilancia en no admitir esponsales y demandas por sus efectos cuando no estuviesen solemnizados con el correspondiente consentimiento de los mayores. abuelos. la justicia eclesiástica venía empeñada desde hacía siglos en hacer cumplir a los fieles la normativa matrimonial. Puede observarse como. los Ordinarios Eclesiásticos. parientes. También se ordenaba observar “inviolablemente” lo dispuesto en el Concilio de Trento respecto de las proclamas. Las nuevas disposiciones tenderían. ya que si bien estas uniones eran consideradas pecado grave y estaban prohibidas. Arzobispos. manteniendo una apariencia de sujeción a las normas canónicas y en uso de una supuesta “protección” que “la potestad Real debía dispensar al exacto cumplimiento de las reglas canónicas”120 el poder civil desconocía la jurisdicción exclusiva que sobre las cuestiones matrimoniales había tenido la Justicia Eclesiástica y parecía ignorar que en Trento. Ibídem.Contra el disenso irracional de los padres. 58 . Las exposiciones verbales o escritas de las partes debían efectuarse a puertas cerradas debiendo quedar los procesos custodiados en Archivo secreto. no debiendo dilatarse la celebración de los matrimonios “racionales y justos”. Los jefes de la Iglesia.

Legajo 15. 59 . a remota distancia de sus mayores se otorgó facultad a las Audiencias para resolver su situación sin necesidad de recurrir a los padres y parientes121. Si bien la Real Orden de 1803122 hizo descender las edades de los vástagos para poder casarse sin el requerimiento de autorización paterna en función de su sexo y potestad bajo la cual se hallaban. Que los esponsales debían ser celebrados por personas habilitadas o en su defecto que contasen con el requisito de escritura pública de la palabra dada. En los indios tributarios sí se estableció en cambio la obligatoriedad del permiso paterno para el casamiento disponiéndose que en caso de desconocerse la identidad de los padres fueren sus curas o doctrineros quienes. aun quando uno y otros sean de mayor edad. Años 1701 – 1820. AAC. negros. era contradictoria del recurso de juicio contra la irracionalidad del disenso que la misma Pragmática acordaba. fueron nuevas exigencias impuestas para que se considerasen válidas judicialmente las demandas por incumplimiento de promesa matrimonial. 123 AAC. Años 1701 – 1820. sin percibir derecho alguno. La legislación matrimonial posterior vendría a acentuar las prescripciones normativas acerca del casamiento de los Hijos de Familia. La Real Cédula del 27 de mayo de 1805 desnudó ya sin tapujos la “verdadera inteligencia “ que debia darse al tratamiento de la cuestión referida a los casamientos desiguales de los súbditos estableciendo con claridad que: “.no se podrán efectuar los matrimonios de personas de conocida nobleza o notoria limpieza de sangre con la de negros. En el caso de los españoles peninsulares afincados en las Indias. acordasen el permiso. la posibilidad que se dió a los mayores de poder oponerse al casamiento de los menores sin obligación de explicar la causa..un mayor desamparo de las madres solteras que hasta el momento habrían encontrado en la posibilidad de presentar recurso ante el tribunal eclesiástico. mulatos y demas castas. una esperanza de reparación del honor a través del casamiento. coyotes e individuos de castas por lo que no se los comprendía en las exigencias de la misma aunque se los instaba a honrar y venerar la opinión de padres y mayores. procediéndose en estos casos como puramente civiles. o una ayuda material para contribuir a su subsistencia La Pragmática otorgaba especial consideración hacia las dificultades que pudiesen encontrar para obtener el permiso para contraer matrimonio los grupos de condición social subalterna como mulatos.” 123 121 122 Ibídem. Legajo 15..

¿Pero. Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho. desempeñado funciones en la burocracia estatal.69 – 71. K (1998) “O significado da honra: Um processo por calúnia no Río Grande do Sul do século XIX” en XXI International Congress of the Latin American Studies Association. 55 – 83. (1997:58) “Las Leyes del Honor. en altas jerarquías del ejército era considerado como indicador de un status principal como así también lo eran el acceso a la educación superior. MONSMA. En ese sentido el honor constituía un capital simbólico y formaba parte de la identidad social de la persona . V. Vol. 126 FERNÁNDEZ Ma. Ch. pp. N°20. pp. poder dar cuenta de que los ascendientes habían sido merecedores de dignidades religiosas. (1999: 9) resalta la naturaleza polisémica del concepto del honor y advierte que su significado puede presentar variaciones espaciales y temporales. Entre los valores que constituían la expresión de ese honor pueden mencionarse profesiones. Virreinato del Río de la Plata (1785 – 1812) en Revista de Historia del Dercho. 124 60 .El disenso en la selección del cónyuge como expresión de la búsqueda de preservación del honor familiar Los matrimonios desiguales eran presentados por la normativa civil sobre matrimonios sancionada en el atardecer de la dominación colonial. como aún dentro de la misma extracción social. si bien era especialmente la nobleza quien reclamó su posesión también lo hicieron todos aquéllos que buscaron identificarse con ese sector. sin necesidad de escritos de los cuales incluso desconfiaban. Respecto de los deberes y derechos entre padres e hijos puede consultarse de KLUGER. cfr. 125 El concepto de “honor estamental” está tomado de BÜSCHGES. Buenos Aires. cómo era entendido el sentido del honor en la época? Las sociedades del Antiguo Régimen se habrían caracterizado por la vigencia de un concepto de honor estamental125 basado fundamentalmente en la reputación de una persona en tanto miembro de un determinado grupo social o estamento más que en las virtudes individuales126. Emilio Ravignani. Así. al respeto y a la obediencia124 que los hijos debían guardar a sus familias. Madrid. “Familias en conflicto: entre el honor y la deshonra” en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Dr. la honra encontraba elementos de diferenciación según la actividad económica desempeñada por el individuo. Chicago. Honor y estratificación social en el distrito de la Audiencia de Quito (siglo XVIII)” en Revista de Indias. 127 Se ha destacado para el caso de Brasil. como opuestos al honor. A. Así entre los miembros de la elite pertenecientes al sector mercantil el respeto a la palabra escrita era interpretado como evidencia de la honra personal. 25. Buenos Aires. también dentro del sector blanco pero entre los proietarios rurales de Río Grande do Sul eran considerados por el contrario hombres de honra quienes eran fieles a su palabra oral. oficios u ocupaciones que determinaban la preeminencia social o la “naturaleza vil” de una persona o familia127. (1997) “Los deberes y derechos paterno-filiales a través de los Juicios de Disenso. 365 – 390. cfr. el ingreso en órdenes religiosas. En el desarrollo de los valores sociales acerca del honor estamental presentados en el texto se sigue al autor. Al mismo tiempo destaca la diversidad de sus significados en relación a la clase. sexo y raza de que se trate. pp. cfr. Vol LVII N°209.

la honra femenina se vinculaba además con la conducta sexual. Como consecuencia de la legislación matrimonial restrictiva de los “matrimonios desiguales” proliferaron en Hispanoamérica las informaciones de linaje y limpieza de sangre y se acentuaron los prejuicios socio-raciales. Año 1796. A través de sus testimonios José Domingo y Francisco obtuvieron la certificación de la referida limpieza de sangre. Leg. en especial los trabajos manuales como carnicero. la asociación a ocupaciones consideradas “bajas y viles”. exp.] pudiendo en consequencia obtener los empleos y disfrutar de los fueros.. documento en el cual se afirmaba que pertenecían a la calidad de hijos legítimos: “ ..En contraste. El mismo se efectuó a través de la exigencia de la presentación de ocho testigos “superiores a toda excepción por la calidad y estado de sus personas”128 . pulpero.] han estado en posesión del concepto publico de españoles limpios..siempre reputados de toda mala raza y de la casta de mulatos. hilandera y de servicio doméstico eran indicadores de la pertenencia a una “baja esfera”. barbero. tejedor. el valor fundamental para la determinación de la categoría social. el cual justificó privilegios y tratamientos especiales. El 14 de julio de 1796 don José Domingo Mercado concurrió con su esposa Francisca Baigorrí al cabildo solicitando al Alcalde de 2° Voto se labre información de su limpieza. 51. 61 .a la que se le agregó el ingrediente racial que caracterizó ese concepto en toda el área colonial. 3. honrados y de buenas costumbres [.. Escribanía III.] con derecho a seguir en esta reputacion vajo el amparo de la competente declaratoria para los efectos que pudiere convenir [.. constituyó un valor primordial en la asignación del status de blanco o “español” americano o europeo. En la tradición hispánica. privilegios exempciones que corresponden a los que en españoles nobles y limpios de toda mala raza sin que nadie pueda perturbarles dicha posicion ni ponerles obvise alguno en parte alguna a este concepto que han merecido en el publico de la ciudad de Cordova para lo que convenga y haya lugar. Ibídem. planchadora. han tenido el concepto de españoles nobles y de buenas costumbres [.. En el caso de la mujer.. Pero era sin duda el nacimiento. de la cual dependía su reputación. lavandera.”129.. la “limpieza de sangre” en su acepción peninsular –individuo sin mezcla de sangre moro o judío en sus venas.. la cual se hacía extensiva a su familia. así como la conducta y el ejercicio de determinados hábitos sociales constituían también importantes indicadores de la adscripción social de la persona. La forma de vestirse. 128 129 AHPC.

En los datos que presentamos se mantendría un mayor nivel de oposiciones correspondiente al caso cordobés respecto del porteño aumque de manifestaciones más atenuadas. Cit. tendiendo aquéllos con el tiempo a disminuir. cfr. Dichos valores corresponden a los casos de pleitos que fueron llevados ante la justicia.Esta documentación habría de constituir en la época un importantísimo capital simbólico para esa familia. Considerar el volumen de pleitos de disenso en los que el accionante era residente en la ciudad de Córdoba durante el período 1780 – 1839 en relación a los casamientos formalizados durante esos años permite establecer que el nivel de conflictividad familiar en relación a la selección del cónyuge de hijos de familia rondaría en el 2.de los matrimonios de blancos en esos años. el total de los juicios de disenso radicados en la ciudad pero cuyos demandantes residían también fuera de la ciudad.4% -20 juicios de disenso de la ciudad / 1376 casamientos de blancos-130. -el cual ascendía a 2. En su trabajo correspondiente al período 1778 – 1810 SOCOLOW.permite evaluar el peso de la conflictividad por elección matrimonial en dicho espectro temporal lo cual pone de manifiesto que sobre el total de casamientos efectuados en ese lapso. Nivel de conflictividad familiar en la ciudad de Córdoba motivada en la selección del cónyuge Se ha visto como la ciudad de Córdoba se erigió tradicionalmente como férrea defensora de los intereses de clase del sector privilegiado ante el aumento de la población de castas.3%. cfr. Estimo que la diferencia en uno y otro resultado estaría dada en que la autora ha incluído en la relación. la cual propiciaría en sus habitantes una” mejor predisposición a pasar por alto antecedentes raciales dudosos”. un 2. es de suponer que la mayoría de las veces las familias intentarían resolver sus problemas de manera extra – judicial con acuerdo de las partes evitando el engorro de la tramitación judicial En efecto disponer del número de matrimonios de españoles en la ciudad de Córdoba correspondiente al período 1780 – 1839. desalentando los matrimonios mixtos entre sus miembros. Ob. S. (1990) obtiene para Córdoba un nivel de conflictividad del 10% y para Buenos Aires uno muy inferior que no alcanza al 1%. Ob. respecto de una mayor frecuencia de oposiciones por motivos económicos observable en Buenos Aires la razón se fundaría en la prosperidad económica por la que atravesaba su población .9% de los casamientos –32 juicios de accionantes residentes de la ciudad / 820 casamientos de blancos.y después de esa fecha sólo a 1. y autor Cit.196 uniones. La autora ha efectuado una diferenciación entre Córdoba y Buenos Aires respecto de la conflictividad en la selección del cónyuge tanto por los niveles de intensidad de la conflictividad como respecto de las razones de la misma.196 matrimonios de blancos en la ciudad-.3% de los mismos derivaban en pleitos por disentimiento –52 juicios cuyo accionante residía en la ciudad de Córdoba sobre 2. Entre las causas que explicarían mayor cantidad de oposiciones en una sociedad respecto de la otra se ha dicho que en Córdoba existirían más conflictos por ser ésta una sociedad ”mas vieja y tradicional”. 130 62 . Dividiendo el espacio temporal en dos períodos se obtendría que hasta 1810 los pleitos de disenso afectarían a un 3.

S. lo cual redundaría en un incremento de los nacimientos ilegítimos. nos inclinamos a pensar que en la ciudad el descenso de pleitos de disenso se vincularía más bien a una mayor concientización en los “nobles” acerca de la inconveniencia de incurrir en uniones desiguales legítimas y aún en las ilegítimas frente al crecimiento del sector de castas131. teniendo en cuenta el vigor de la legislación matrimonial hispánica durante todo el período y las manifestaciones de una mentalidad marcadamente apegada a valores tradicionales vinculados al nacimiento que surge del análisis de las causas de los disensos.9% de los casamientos.9% en 1840 en datos de CELTON. Cit. D. la percepción social acerca de las familias.4 % del total de uniones de la ciudad-. eran debatidos en el escenario judicial de la ciudad derivando en la solicitud de informaciones de limpieza de sangre y molestas averiguaciones acerca de los antecedentes que daban pie a las oposiciones. 131 63 . (1990) Ob. En el caso de Buenos Aires por el contrario la disminución del número de matrimonios mixtos por efecto de la Pragmática habría tenido como consecuencia un aumento de las uniones ilegítimas como válvula de escape a una legislación muy rígida. SOCOLOW. la moralidad. Es dable observar que las cuestiones matrimoniales derivadas en conflicto llevadas a la justicia eran superiores en el período colonial -32 disensos sobre 820 casamientos: 3. Los nacimientos ilegítimos de blancos en Córdoba habrían descendido del 45. la situación económica.que en el posterior a la Revolución -20 disensos sobre 1.1% entre 1778 y 1784 al 12. Aquéllos que habían aparentado pertenecer a la elite amparándose en un fenotipo que los asimilaba al sector blanco podían terminar así difamados al verse impedidos de sostener con pruebas la pertenencia al sector que pretendían. Aspectos relacionados con el origen socio-racial. Sin embargo.cuando en el juicio se terminaba comprobando la semejanza socioracial con aquéllos a quienes se había despreciado por inferiores. (1997) Ob. cfr. el linaje.376 casamientos lo que equivalía al 1. Comprometerse en un juicio de disenso soteniendo un motivo de oposición no dejaba de entrañar riesgos también para quienes expresaban el disentimiento -y no sólo para los que eran objeto de la objeción.de las acciones y de la ventilación pública de una cantidad de cuestiones de la vida familiar que salían a la luz durante la instrucción de las informaciones sumarias. La disminución porcentual de la conflictividad familiar podría relacionarse especialmente con el incremento del número de matrimonios consagrados en esos años aunque en términos absolutos la merma de pleitos podría explicarse también quizás con una tendencia a una mayor tolerancia hacia las elecciones matrimoniales a medida que transcurre el tiempo. aumentando del 19% al 32% en la década de 1780. Cit.

Más información referente al mismo así como su exacta ubicación documental puede consultarse en el capítulo de este mismo trabajo referido a la cuestión esponsalicia.1789 1790 . y el año 1793 con 8 pleitos. 1781 – 1850132 Etapa colonial Período 1781 . si bien hemos constatado la existencia de otro pleito del mismo género aún en 1880 conservado entre los juicios por esponsales en el Archivo del Arzobispado de Córdoba.y dentro de ésta el año 1794 destaca por la cantidad de pleitos iniciados en su transcurso –12. 132 64 . Cuadro N° 1 Número y distribución temporal de los pleitos de disenso matrimonial en Córdoba.1849 1850 Época republicana N° causas 16 19 10 7 1 Total 94 Total 53 Total general: 147 pleitos de disenso matrimonial Es notable la pervivencia de la admisión de estos juicios en la justicia en Córdoba virtualmente hasta la sanción de la Constitución Nacional en 1853 y aún después.1819 1820 . El mismo no ha sido incluído en el cuadro por exceder el período temporal de análisis del presente estudio.1809 N° causas 9 66 19 Período 1810 .1839 1840 . La fecha 1781 corresponde al año en el que habría tenido lugar el primer juicio de disenso matrimonial en Córdoba como consecuencia de la aplicación de la Real Pragmática sobre matrimonios de Hijos de Familia sancionada por Carlos III en 1776 y puesta en vigor en América a partir de 1778. 96 y 97 con 9 enfrentamientos familiares dirimidos ante la ley cada uno de ellos.1829 1830 .seguido de los años 1795.1799 1800 . Por su parte 1850 correspondería al año en que tuvo lugar uno de los últimos juicios de disenso.Cronología de los pleitos de disenso Como puede observarse en el cuadro N° 1 habría sido la década del 90. a fines del siglo XVIIII la que acumuló la mayor cantidad de causas –66 juicios de disenso. la persistencia de prácticas aferradas a normas y usos del pasado. lo cual pone de manifiesto la continuidad de la vigencia de la antigua legislación hispánica aún a las puertas de la Organización Nacional y consiguientemente.

17. En un 52. contra ambos o contra algún otro familiar como hermano o tía en un 82. padrastro de aquélla y aún el hijo. exp.asumiendo por lo general el novio la iniciativa de la acción judicial en defensa del casamiento.6% de los juicios de disenso analizados134. la misma ha sido consultada en SOCOLOW. 135 No debe dejar de considerarse sin embargo que hubo ocasiones en que las jóvenes defendieron encendidamente su casamiento. fueron los candidatos a unirse quienes más solicitaron licencia oficial sin intermediación.5% de los casos las novias enfrentaron a sus suegros u otro familiar de su pareja en los pleitos por disenso matrimonial analizados.6 % de los mencionados casos. Madrid. Año 1793. 82. Estas intervenciones tienen connotaciones de género ya que se observa que era por lo general el varón el que enfrentaba también a los parientes de la prometida136 litigando casi indistitnamente contra el padre o la madre de su novia o contra algún otro familiar que podía ser una tía. como en el caso de doña Hipólita Rosales quien a pesar de la oposición de su madre concurrió ante el Gobernador afirmando tener igual sangre que su novio sospechado de “mala raza” cfr. La autora resalta que el otro miembro de la pareja sólo habría tenido derecho a intervenir en el juicio si existía también oposición de su familia a la unión. Era factible también. Escribanía 2. Ob. Leg. la observación de la variable “relación entre accionante y demandado” considerada en el análisis de los pleitos por disenso muestra que los novios se enfrentaban a alguno de sus padres o miembro de la propia familia que tuviera el ejercicio de la patria potestad cuando éstos se oponían a su casamiento en un 31. Racismo y sexualidad en la Cuba colonial. En efecto. cfr. 134 Para el caso cubano STOLCKE. 4 137 Sólo en un 12. El hijo varón aparece pleiteando contra su padre o su madre indistintamente. como el caso de Manuela Matos quien se querelló contra el padre de su novio Antonio González: cfr. V.¿Quiénes se enfrentaron en los juicios de disenso? Si bien normativa accesoria a la Real Pragmática establecía que sólo los hijos podían intervenir en un pleito de disenso contra los propios padres o familiares que se oponían a su casamiento no debiendo por tanto intervenir judicialmente el otro miembro de la pareja133. S. 133 65 . Leg. que la hija mujer litigase contra sus padres135 –17.3% de los juicios en los que el enfrentamiento se produjo entre hijos y mayores de la misma familia. 85. Alianza América. Cit. AHPC. En una proporción muy inferior fueron las novias las que enfrentaron a sus posibles suegros137 por lo que se advertiría una marcada tendencia en las mujeres jóvenes a abstenerse de pleitear contra sus propios parientes Cfr. aunque mucho menos frecuente. Real Cédula del 18 de septiembre de 1788. Año 1795. tío. en el caso de una viuda. hermano. un análisis pormenorizado de los juicios permite establecer que en la práctica se daban situaciones variadas. 136 Aunque menos numerosos también se dieron algunos casos de mujeres que pleitearon contra parientes de su pretendido. Escribanía 2. (1992:41) destaca que con el paso del tiempo. exp.9 % de los pleitos advertimos la intromisión del otro miembro de la pareja en defensa de la unión a la que los progenitores de la novia/o resistían.

141 Así por ejemplo don Manuel Villada. exp. no social a una identidad impuesta y construída socialmente en una lucha por lograr la asimilación que expresaría ciertas semejanzas a las actitudes de los solicitantes de “dispensas de color” o de “gracias al sacar”. en esos casos no dudaron en exponer su disenso oponiéndose incluso al casamiento cuando había sido otorgada palabra de casamiento a la novia138. Año 1793. potenciales consuegros aparecen participando en fuertes disputas que enfrentaron tanto al padre de uno de los jóvenes contra el del otro. ayer y hoy Quinto Encuentro Debate. como a las madre entre sí o a enfrentamientos mixtos de padres de uno contra madres de la familia en conflicto. Estos casos desnudan crudas disputas sociales que exceden ampliamente el marco de la reyerta doméstica entre padres autoritarios e hijos desobedientes ya que ponen al descubieto una lucha por el ascenso social en una realidad en la cual las diferencias entre los diversos grupos se fundaban predominantemente en el nacimiento de las personas. Leg. Universidad de Barcelona. 81. en representación de su madre. Escribanía 1. hermano del novio José Segundo Villada. Año 1785. así como a reyertas en las que se aprecia la participación conjunta de ambos progenitores de uno de los novios e incluso la intervención de grupos de parientes141. América Latina. Cfr. Los disensos permiten atisbar la desesperada búsqueda de mimetización de los sectores mestizos con los grupos tenidos por blancos en el esfuerzo por alcanzar las oportunidades que la sociedad negaba a las familias conocidas como de sangre mezclada140. Escribanía 2.por representantes de las familias de los novios sin intervención directa de éstos. unos presionando por lograr franquear con el matrimonio la barrera social que una ascendencia dudosa les había impuesto. 138 66 . Los juicios ponen al descubierto la disputa entre los grupos familiares. 139 Se contabilizaron al menos 21 pleitos en los cuales el juicio era protagonizado –tanto en la parte accionante como demandada. En un número considerable de juicios por disenso139 es dable observar no ya la intervención directa de los pretendientes al casamiento como accionantes de los mismos sino la de sus parientes enfrentados al grupo familiar contrario que resistía a la efectivización de la alianza. 1: don Bartolomé Gallardo. en la defensa de los intereses de los suyos cuando entendían que éstos podían verse afectados por un casamiento que denigrase la situación social familiar. (1996:328) “Las dispensas de color. sí puede comprobarse la participación activa de mujeres adultas en su rol de madres. Así. 20. tías. Un discurso sobre la desigualdad. exp. madre de la novia Marina Quinteros afirmando existía “notoria desigualdad de sangre” en la pareja . E. M.o los de su novio en defensa de una unión que no contase con el aval de las respectivas familias. doña Gerónima Bustamante debió enfrentarse a Mercedes Jaime. hermanas casadas. 403. Estas observaciones llevan pues a constatar que los pleitos de disenso ponen de manifiesto tensiones sociales bastante más Así por ejemplo detectamos 27 casos de madres de novias que se opusieron al casamiento de sus hijas cuando consideraron que la unión no era conveniente para su familia. cfr. Leg. Caracas. siglo XVIII” en Las raíces de la memoria. padre de la novia se enfrentó a la madre del novio Catalina Montenegro en razón de la existencia de una supuesta diferencia de sangre entre las familias. 140 La búsqueda por alcanzar un casamiento con blancos en individuos de sangre mezclada podría interpretarse como una forma de resistencia individual. Por el contrario. MORALES. los otros resistiendo a uniones que pudieran afectar un status de mayor privilegio.

habrían tenido que ver con aspectos relacionados con diferencias sociales identificadas como de “sangre” y/o de “linaje” de alguno de los novios 144. 85. concretamente. Año 1793. madre de la novia doña Hipólita Rosales sospechaba que el novio don Juan Roldán tuviera mala raza. linaje. especialmente hacia individuos que ostentasen sangre negra en sus venas. como resultado de lo cual. Año 1795. Razones del disenso Pero. Sobremonte autorizó el casamiento. ordenándose sigilo. Resulta notable que tras el disenso concurriese la novia ante el juzgado a expresar que con su novio tenían igualdad de sangre. en otros las razones se presentan de manera ambigua y en ocasiones son varias entremezcladas en los argumentos expuestos lo cual no favorece el análisis cuantitativo. 17: doña Susana Ladrón Niño de Guevara. en la medida en que los trabajos lo permiten. Año 1784 . 79. Escribanía I. Año 1786. Leg. entre los contrayentes. exp. 3: doña Lorenza Gaete. 143 Los porcentajes de las causales señaladas deben tomarse sólo como elementos ilustrativos del peso de las razones expuestas. Puede advertirse que durante la época colonial los motivos predominantemente expresados –cuando se dieron las razones del disenso143. Escribanía 2. exp. relacionadas con la diferenica de linaje y otras. ¿cuáles fueron las causas que ocasionaron las oposiciones familiares a los casamientos?142. Int.85. Leg. 18: don Antonio Ramos padre de la novia solicitaba información de limpieza de sangre del pretendiente de su hija para autorizar la unión. 144 Ejemplos pueden consultarse en : AHPC. el Gob. tal el prejucio socio-racial. Leg. se autorizó el casamiento por probarse que no existían diferencias sociales entre los contrayentes 142 67 . de nombre don Bernardino Iriarte fuese descendiente de indios¸ Escribanía 2. Año 1783. 402. II. 4: en este caso la hermana y cuñado de la novia se oponían al casamiento por ser la joven española y el novio José Felipe esclavo. 20 “notoria desigualdad de sangre” era el motivo del disenso esgrimido por don Manuel Villada. 61. lo que sí se observa. causales de índole moral. mulato o indio. Leg. Leg. 19: doña María Avalos madre de doña Serafina Martínez sospechaba que el novio de su hija. es una diferencia en el peso numérico de unas razones sobre otras en las distintas sociedades y en los dictámenes de las causas. Año 1793.complejas que solas riñas entre hijos enamorados y padres poco complacientes con la pareja elegida por los jóvenes. hermano del pretendiente quien actuaba en el juicio en nombre de su madre. 81. ya que la ambigüedad de utilización de los distintos términos resulta manifiesta en ciertos casos. Escribanía 2.24: el hijo José Guevara enfrentó a su padre quien le impedía casarse con una joven en razón de ser ella mulata.81. resulta difícil establecer con certeza a qué se referían exactamente los actores de la época cuando invocaban diferencias de sangre y raza. Escribanía 2. Raza y linaje se confunden en Respecto de la especificidad de los pleitos de disenso en el caso cordobés puede decirse que en no pocos aspectos los causales así como otras características revelan prejuicios y valores que se constatan también como existentes en otras sociedades como Mendoza. exp. exp. el muchacho alegaba ser él también mulato. La priorización de una razón sobre otra en el análisis no estaría exenta de subjetividad en ciertos casos. social. madre de la novia Bartolina Juarez expresaba su disenso en razón de la obscuridad linaje del novio afirmando conocer por “pública voz” el “vil nacimiento" de su potencial yerno Dionisio Montoya. t. Año 1792. Escribanía 2. Buenos Aires. Leg. Salta. En ese sentido. exp. aunque también hacia descendientes de indios. exp. Si bien en algunos juicios la causa del disenso está claramente explicitada. exp. Escribanía 2. por lo cual se enfrentaron con el amo de éste que deseaba se efectuase el casamiento. Queda claro que al menos en las tres primeras la razón esgrimida apuntaba a cuestiones que tenían que ver con el nacimiento de la persona. el cual se prohibió por notoria desigualdad.

exp. 46. Escribanía 2. AHPC. lo cual pondría de manifiesto que en esta etapa tan tardía de dominación colonial y de comienzos de vida independiente. AHPC. AHPC. Leg. exp. STOLCKE. mulato que habría cambiado de nombre para ocultar su verdadera calidad. 84. Año 1789. Escribanía 2. 145 68 . cfr. también conocidos por mulatos. 28. Cit. AHPC. Año 1794. Año 1813. cfr. 73. la confusión cromática existente en la sociedad. 85. sin lograrse establecer diferenciación acerca de la identificación de uno u otro origen. 98. cfr. la ostentación de mezcla de sangre india estaba desacreditada socialmente y equiparada a la de mulato. A través de la declaración de testigos se comprobó que Juan Antonio Peralta tenía sangre mulata. 147 El motivo por el cual se habría considerado un deshonor el matrimonio con individuos de color se relacionaría con la ascendencia esclava de los mismos en el caso de los negros. V. cfr. Leg. exp.. cfr. cfr. Año 1793. cfr. AHPC. AHPC. Leg. como se observará para la documentación eclesiástica en este mismo trabajo. 79. a Joseph Lino Bernal se le reprochó la condición de mulato. el de Cayetano Rosas. Año 1813. El proceso de mestizaje estaba a esa altura tan afianzado que esta fuente confirma una vez más. padre de la novia. cfr. exp.una causa al afirmarse en relación a la calidad de la novia que: “el linage esta afecto a raza de mulato”145. Escribanía 2. Leg. cfr. Cit. Año 1799. 53. Año 1795. Escribanía 2. Escribanía 2. V.. Año 1804. AHPC. Escribanía 4. alférez de las milicias arregladas. AHPC. Rosa Carreras fue observada por su potencial suegro don Agustín Arraigada por ser descendiente de mulatos. 24. (1992:44) ob. 14 . cfr. 146 Para el caso cubano. así por ejemplo en 1792 don Juan Roldán era cuestionado por su potencial suegra por su mala raza de “mulato o indio”148. AHPC. 84. Escribanía 2. Leg. Escribanía 2. padre del novio. AHPC. 1. Leg. Escribanía 4. 31. Escribanía 2. Leg. Año 1788. cfr. 71. fueron las familias de blancos. 81. Orígenes reprochados fueron por ejemplo el de Mathías Robledo quien era tenido por hijo de una india y un esclavocfr. cfr. las que objetaron el casamiento con individuos de raza mezclada. 19. Año 1794. exp. Año 1794. el de don José Hermenegildo López quien no era tenido por auténtico español . AHPC. STOLCKE. Escribanía 4. Año 1819. cfr. exp. a María Casilda Albarracín se le objetó que su bisabuelo hubiese sido pardo. 10. contra don Pedro Quinteros.106.. AHPC. exp. 62. Que el prejuicio contra la calidad de la persona era social y no solamente racial se comprueba en el pleito entablado entre don José Domingo Baigorrí contra su hermano Manuel Cfr. exp. AHPC. cfr. Leg. Leg. exp. 79. sin excepción. 1. 10. Escribanía 2. Leg. Año 1792. 39. el hermano de María Zabala presentó disenso ante las intenciones de la joven de casarse con Mateo Castillo por ser conocida su calidad de mulato. 10. 13: Se trata de un pleito del año 1819 acaecido en Santa Rosa entre don José Ignacio Pucheta. (1992:43) Ob. Leg. a Pedro Salinas se le atribuyó origen pardo. También se objetó el casamiento con sujetos descendientes de indios o tenidos por tales. Escribanía 2. exp. 3. Escribanía 2. la madre viuda doña Magdalena López negó a su hijo Ramón Romero el permiso para casarse con María Mercedes Ferreyra alegando era nieta de mulato chileno José Amigó y nieta de los Borgues. exp. Escribanía 2. Año 1794. cfr. AHPC. Leg. Escribanía 3. 5. exp. Leg. el de Dionisio Montoya a quien se le endilgaba obscuridad de linaje y pública voz de vil nacimiento. 84. 148 Cfr. Leg. Año 1810 . exp. Para el caso cordobés podría agregarse que quienes se opusieron a esas situaciones fueron las familias de blancos o los que “pretendían tenerse por tales”. o el de María Magdalena Funes considerada en la opinión pública como mulata o india. Año 1792. exp. AHPC. Escribanía 2. el de Bernanrdino Rearte a quien se tenía por indio. Fue la ostentación de mezcla con sangre negra la más cuestionada al momento de realizar oposiciones de carácter racial146. 84. 75. exp. 18. Año 1790. exp. 12. 2. Manuela Arrieta fue impugnada por su potencial cuñado en nombre de la madre de ambos para casarse con don José Domingo Baigorrí. 17. cfr. así la adscripción al sector mulato o pardo fueron frecuentemente presentadas como incompatibles para unirse con individuos de ascendencia española147. exp. Leg. se ha afirmado que. AHPC. AHPC. Leg. Silvestre Getán se opuso a que su hija casase con José Gabriel Pavón reputado como pardo libre. dado que aquélla era conocida por mulata. Leg.

exp. en otras se acordó el permiso para contraer por desestimiento del accionante del disenso al comprobarse que no existía diferencia racial entre los aspirantes o porque el autor del disenso no logró demostrar en tiempo y forma la veracidad de su imputación respecto al origen del demandado153. Tomo N° 296. f. AHPC. 151 Ejemplos se proporcionan en este mismo capítulo al analizar los dictámenes judiciales. Gobierno. en 1818. fs.por pretender éste último casarse con Manuela Arrieta tachada de mulata. Gobierno. Leg. Tomo 154. Tomo 211. Leg. 10. 57. N° 219. 1819. Leg. La resolución del Gobernador Viana declaró irracional el disenso al comprobarse que la novia descendía de “indios nobles”149. Tomo IV. Tomo III. AHPC. La condición jurídica de la persona en el caso de los esclavos sirvió también como motivo de oposición de las familias cuando aspiraron a unirse a individuos libres151. 17. 5. 22. Respecto del linaje de la persona en algunos casos se reprochó al novio descender de padres no conocidos y la condición de ilegítimo cuando la novia era presentada como nacida de legítimo matrimonio y de padres notoriamente conocidos150. Año 1842. 53. Leg. Leg. exp. 393. Crimen. Años 1844 – 1875 y AHPC. 550 a 552 y AAC Leg. Gobierno. 154 Notoria desigualdad de sangre fue la razón del disenso que finalizó con prohibición del casamiento en 1814. 64. exp. Año 1850. Cfr. Es muy posible que al invocarse diferencia de linaje entre los novios se aludiera no sólo a la legitimidad de origen de la persona sino también a cuestiones relacionadas con la sangre de sus antepasados. C. exp. 152 Cfr. 207. En efecto. El dictamen no deja de resultar paradojal ya que fue emitido en 1813. C. f. Leg. 125. Desigualdad de condiciones que concurren en las dos personas y por no poder los hijos casarse sin permiso de los padres fue el motivo de dictamen prohibiendo el casamiento AHPC. Cuaderno 28 y Gobierno. indios y mulatos. 26. Escribanía 2. Cfr. Leg. AHPC. 351 y 352: Años 1848 a 1850. Escribanía 4. N°58. 670. Leg. Tomo N°295. 1837. Copiadores de Gobierno. ello justificaría que en ciertos casos en los que se dio esa razón para oponerse al casamiento finalizó con dictamen favorable a la oposición. Años 1848 – 49. Año 1848. Escribanía 4. Años 1819 – 1884. Escribanía 4. 39. 18. Escribanía 4. cfr. Año 1814. exp. Año 1818. 79. Escribanía 4. f. 150 149 69 . Leg. exp. Copiadores de Gobierno. 2. Año 1819. AAC. Leg. 1825. Año 1825. Algunas de estas causas permanecieron incompletas no pudiendo conocerse el fallo judicial. Al menos en dos ocasiones después de 1810 se dictaminó la racionalidad del disenso fundada en desigualdad de sangre cuando se confirmó que en efecto dicha diferencia existía. 89. Razones para el disenso relacionadas con la asignación socio-racial del individuo fueron esgrimidas y reconocidas judicialmente como motivo de oposición al casamiento incluso después de la labor democratizante de la Asamblea del Año XIII. 1848 y aún 1850152 se presentaron disensos por matrimonios de blancos con individuos tenidos específicamente por pardos. exp. 3. Año 1821. C. 34. Año 1837. por ejemplo AHPC. 153 Cfr. 46.. año en el que la Asamblea Soberana abolió en el Río de la Plata los títulos de nobleza. N° 279. Año 1818/19. Año 1813. durante los años 1814 y 1842154. 13 y AHPC.respectivamente: AHPC. Año 1792. fs.

Leg. En la opinión de la mujer. S. la autoridad autorizó el casamiento “con el sigilo encargado para estas actuaciones”. 158 Como parece haber ocurrido también en Buenos Aires la acusación por inmoralidad acerca de las costumbres sexuales en Córdoba se orientó contra mujeres de las clases inferiores. tres años después -presumiblemente ya en edad que no requería por ley el consentimiento de la madre para contraer. Crimen Año 1790. 82. exp. Algunos casos en los que se adujo razones morales como causa del disenso en Córdoba pueden consultarse en : Escribanía 2.” 156. contra los hombres. Reproches relacionados con la situación 155 156 Cfr. 8..: don Teodoro López debió enfrentarse contra sus padres el capitán don Pedro Teodoro López y doña Francisca Freytes en 1793 quienes se oponían a su casamiento por considerar que la novia era “pública ramera” alegando que existía además entre ellos consanguinidad en grado no dispensable. En otro caso AHPC. la vagancia. (1990) Ob.. En una causa perteneciente a habitantes del Río de los Reartes. exp. exp. 81. 8. Año 1793. 4. fácil. 7 y AAC Leg.. para el caso porteño. Por su parte en 1792 doña Susana Ladrón Niño de Guevara opinaba respecto del pretendiente de su hija doña Hipólita Rosales : “. cfr.. los argumentos relacionados con la moralidad tenían que ver con el juego. Leg. 83. afirmaba el potencial suegro. Así parece haber opinado en 1790 Felipe Ysea natural de Paraguay y padre de María Mercedes. 24. 39. Leg. Cuestiones relativas a la calidad moral de uno de los contrayentes se plantearon aunque en menor medida que las anteriores158. exp. 11. 11. Escribanía 2. Si bien el disenso se consideró racional en el dictamen judicial. padre de la novia acusaba a su posible yerno de de vicios infames y de persuadir a su hija de mantener con él ilícita amistad. el disenso al casamiento de la hija con el individuo en cuestión se justificaba en que dichos antecedentes raciales del muchacho harían “. Año 1790. la deshonestidad. 50. tomo I Años 1760-1828: el capitán de milicias don Mateo Gutiérrez se oponía al casamiento de su hija con don José Liendo en razón de ser éste jugador "no tiene segura en su cuerpo prenda alguna”. exp.infeliz el matrimonio y deshonraría su familia. 10 y Año 1798. 17. Leg. Escribanía 2.la hija concurrió ante el Gobernador de la Provincia expresando su voluntad de casarse con el joven alegando similar nacimiento con el novio.. exp. AHPC Escribanía 2. Leg. AHPC. Año 1797. Cit.. Escribanía 2. exp. el padre se opuso. 75.. Escribanía 4. Leg.”157. Año 1794. 85. Año 1793. 157 Ibídem. Si bien la madre de la jovencita se había inclinado a autorizar el casamiento a fin de salvar el honor de la hija. En 1810 Pablo Avila se oponía al casamiento de su hijo con Dolores Ordoñez por tratarse de “una muchacha sin sugeción a sus 70 . AHPC. la justicia declaró justo el disenso paterno desterrando al novio por cuatro años a doce leguas del partido de residencia155.El valor atribuído a la conservación de la limpieza de sangre en la estirpe habría sido tenido como un valor superior incluso a la virginidad de una joven soltera en algunos casos. Leg. cfr.es un cholo conocido confirmandolo su mismo aspecto y no solo tendrá una mala raza sino muchas de mulato o indio. Leg. exp. de nombre don Leonardo Garay acusaba a Felipa Avendaño de ser mulata y “tan perdida y disoluta que ha tenido en diversos tiempos cinco hijos de diverso amacío” el causal esgrimido no fue considerado suficiente para considerar racional el disenso. 4 manuela Matos era acusada por el padre de su novio de ser una “mujer común. don Juan Álvarez. la joven había mantenido “ilícito trato” con Luis José Rosas del Río de Córdoba y Paso de Quiroga. SOCOLOW.. cfr. Curato de Calamuchita el padre del pretendiente. Año 1795. cfr. AHPC. de baja esfera”.

amparándose en la Real Orden del 10 de abril de ese año. cuestiones de consanguinidad160. Escribanía 2. 9. 162 PORRO. Escribanía 4. Tomo XVI N° 26. Año 1819. exp. 159 Se constató que. Año 1793. Escribanía 4 Año 1803. 160 Así por ejemplo doña Mauricia Carmona. Año 178. 35. pp. frecuentes no solo en esta centuria” refiriéndose al siglo XVIII. Año 1793. 163 Tómese por ejemplo el caso de don Antonio Amaviscar quien expresaba que sus razones para oponerse al casamiento no habían sido suficientes para retraer a la pareja de su intención. AHPC. Leg.económica del contrayente159. hubo padres que negaron el consentimiento sin aclarar la causa162.. Buenos Aires. exp. Año 1803. Escribanía 4. exp. el casamiento fue autorizado por “no existir obstáculos” cfr. Leg. No en todos los casos el motivo de la oposición fue expresado. Leg. Escribanía 2. exp. a la razón puramente económica se agregaban también otros motivos de disenso. leg. algunos incluso reconocieron no tener razones legales que oponer. Escribanía 3. 361 – 392. 82. 16. en Córdoba en todo el período. padres. Año 1783. 14. Leg.21. Año XVI. bandolera. Leg. 11:El novio fue considerado por los familiares como insolvente. en otros casos en los que se invocó la minoría de edad del hijo dicho argumento sirvió para justificar el derecho paterno a conceder o negar el permiso para el casamiento a los hijos menores que las leyes concedían a los progenitores hasta la edad establecida según el caso. exp. Como puede observarse. 164 AHPC.Más allá de el mencionado ejemplo que puede considerarse dentro de lo excepcional respecto a la edad al matrimonio de la pareja en la sociedad analizada. también fueron esgrimidos como causales de disenso familiar al matrimonio. como señalara SOCOLOW.a la actitud paterna de oponerse en algunos casos “sin motivo alguno” al casamiento de sus hijos. S. 61. exp.” la causa permaneció inconclusa. expresó que no estaba obligada a dar la causa de su disenso164.. madre de María del Espíritu Santo Pucheta afirmaba que su hija tenía parentesco dentro del cuarto grado con su pretendido don José Felipe Mansilla. 21. sin abstenerse jamás de andar en ancas de unos y otros. (1990) Ob. 6.1810. 53. para el período 1778 . voluntariosa. 81. Escribanía 2. En otro pleito del mismo año el motivo esgrimido por una progenitora para oponer reparos al casamiento de su hija fueron los “desaires y desatenciones” de la familia del novio165. 13. 71 . el peso del factor económico fue menor qu valores vinculados al nacimiento de las personas. ha interpretado como “casos patentes de autoritarismo. cfr. 165 AHPC. 10. exp. (1980:364) “Conflictos sociales y tensiones familiares en la sociedad virreinal rioplatense a través de los Juicios de Disenso” en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Doctor Emilio Ravignani . Cit. moroso con el Estado. haber pretendido casarse con una mulata y tener engañada e influída a su hija eran las razones expuestas por el teniente coronel José Bejaramo para oponerse al casamiento de su hija con don Isidoro Matorras. N. Un ejemplo de oposición por motivos económicos en Córdoba puede consultarse en: AHPC. cfr. cfr. 161 La potencial suegra Narcisa Villagra negaba que su hijo preso hubiese dado palabra de casamiento a su novia María del Tránsito Ferreyra y aludía la marcada diferencia de edad en la pareja ya que la novia tenía 40 años y sólo 18 el pretendiente. en un pleito de 1803 la madre del novio. pero expresaron que “no eran gustosos”163. Leg. así como el factor edad161. a diferencia de lo que ocurría en Buenos Aires. cfr.

en los mismos nuevamente el linaje volvió a presentarse como razón de 72 .1850 12% 25% 15% sangre / raza minoridad linaje social 15% 15% 18% moral condición En no pocos casos no fueron una sino varias las razones invocadas para negar el permiso a la unión.Gráfico N° 1 Causas de disenso matrimonial según motivo invocado Córdoba 1781 .1809 1% 3% 3% 3% 6% sangre/raza linaje moral edad 13% 45% social parentesco económica condición 26% Gráfico N° 2 Causas de disenso matrimonial según motivo invocado Córdoba 1810 .

Para la presente comparación se ha consultado para el 167 166 73 . por ejemplo: AHPC. de parentesco y económicas las aducidas como causa. Como puede observarse en los gráficos N° 1. no se asentó el motivo del disenso. simplemente se anotó que “no es la voluntad” del padre o de la madre que su hijo o hija se case. específicamente el hecho de poseer sangre negra. social. pero mientras en Mendoza después de la Revolución ninguno de los disensos interpuestos por causa de diferencias de sangre fue declarado racional. Ob. Con posterioridad a 1810. Mientras que en Mendoza las razones morales se ubicaron en segundo lugar como causal. la minoridad y el nivel de educación. seguido de causas de orden moral. Cit. se ha visto como en Córdoba sí lo fue en ciertos casos. un aumento del número de juicios en los cuales no se especificó la razón de la oposición. a diferencia del período anterior no fueran siempre desnudados abiertamente. Año 1837. algunas veces el hecho fue presentado como motivo suficiente para justificar el disenso al matrimonio. aunque en un solo caso este último factor. los oficios viles y la enfermedad contagiosa como argumentación del disenso hasta 1810. En un caso la razón esgrimida tuvo que ver con que el novio tenía palabra de casamiento dada a otra mujer167. como segunda razón del disenso en la época republicana pueden mencionarse la diferencia del linaje. seguido de la diferencia social y la ilegitimidad. de dif. en el período 1778 –1810 el 50% de los juicios de disenso obedeció a motivos de desigualdad racial. Igual que en Mendoza se observó también en el caso de Córdoba una mayor predisposición a partir de 1810 a no manifestar las causas del disenso. f. de edad. La diferencia más notable respecto de las dos sociedades consistiría en que si en Mendoza sería comprobable un cambio palpable en las actitudes de los jueces respecto a los causales fundados en la raza después de 1810 en Córdoba no podría confirmarse tal modificación de actitud ya que si bien el número de casos en que el disenso fue declarado racional descendió abruptamente. En otra causa fue el albacea y tutor de la novia quien negó a la joven el permiso para que se casase. el linaje y las diferencias sociales tomados en su conjunto como los más frecuentemente invocados. sin embargo es muy posible que el robo de la mujer fuese más bien consecuencia y no causa de la oposición al casamiento habida cuenta de que en ocasiones ese recurso era empleado como elemento disuasor de la resistencia paterna a autorizar una unión.oposición. Es posible que tras los casos en los que el disenso se fundamentaba en la minoridad de los jóvenes se ocultasen una vez más factores relacionados con la limpieza de sangre los cuales. Aspectos morales también fueron causa de oposición. Sumada a las primeras consideradas en el gráfico N°2. Menciones a raptos aparecen en una decena de las causas analizadas en igual cantidad de casos en el período colonial e independiente. En palabras de Verena STOLCKE (1992:171) “El rapto fue concebido como un instrumento institucionalizado para conseguir casarse venciendo el disenso paterno”. en los pleitos en los cuales se expresó con claridad el motivo del disenso cabe mencionar nuevamente a los factores ligados con la raza. N° 2 y como se constata también para otras provincias como Mendoza168 es de resaltar la importancia de las causas de disenso Cfr. 393. de consanguinidad y edad. cfr. t. en Córdoba fue el linaje el segundo motivo invocado seguido de razones morales. ello parece haberse debido mas bien al notable incremento de causas inconclusas. así como relativas a la condición jurídica de la persona cuando uno de los aspirantes a contraer matrimonio era esclavo167. también podría relacionarse con dicha actitud. En algunos pleitos los interesados alegaron que existía “notabilísima desigualdad”166 entre los contrayentes sin precisar en qué razones fundaban su afirmación. 154. 168 En el caso de Mendoza. Gobierno. también en esta fue el motivo racial el principal aducido para la oposición. económicas. si bien se dejó constancia de que existía oposición paterna. igual que en aquélla sociedad. evidenciándose la pervivencia de dicho prejuicio socio-racial después de 1810 y hasta 1869. En la etapa posterior a la Revolución parece haber aumentado la cantidad de casos en los que.

Las argumentaciones del autotitulado ciudadano federal Anastacio Arellano -mayor de 25 años. C. la autoridad civil habría contribuído a impedir un cambio de actitud. pp. Buenos Aires. en ese sentido se advierte que hasta 1810. cfr. Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho. vol. El potencial futuro yerno arremetía contra las ideas de nobleza “tradicionales” del suegro a las que identificaba como propias de la época de dominación colonial y no acordes con un gobierno republicano caso de Mendoza BISTUE. autor citado Ob. 74 . o sea en los antepasados frente a una “nobleza de virtud”169. el mismo sorprende por las características de los argumentos presentados y da prueba de la tensión entre las ideas acerca del “honor estamental” basadas en los privilegios del nacimiento y una concepción del honor fundada en las virtudes y valores individuales. Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho. Época patria 1810 – 1869” en Revista de Historia del Derecho. 23. pp. 20. Tómese como paradigmático respecto de los valores sociales cordobeses de mediados del siglo XIX un juicio de disenso por desigualdad de linaje entre los novios que data del año 1842. del C. un 28. 169 Al estilo de las críticas contra el concepto de honor social señaladas por Christian BÚSCHGES para el caso del distrito de la Audiencia de Quito.2% mientras la cantidad de causas inconclusas alcanzó el 57. y de las mismas autoras (1995) “Los disensos matrimoniales en Mendoza. N. quien se oponía a la unión por desigualdad de linaje. 37 – 63.pueden considerarse como modelo de una crítica inherente al discurso social acerca del honor basado exclusivamente en la sangre. pp. el empeño y la honestidad personal. hija de don Alejo Peralta.5 %. Cit. el linaje y la condición social de los contrayentes tomadas en su conjunto durante todo el período. y MARIGLIANO. 75 – 101. La documentación parece confirmar que aún a fines del período observado continuarían prevaleciendo en la sociedad cordobesa valores propios de una sociedad estamental relacionados con el origen socio-racial de las personas como factor tenido por decisivo en las familias a la hora de elegir pareja. Sin embargo y con el transcurso del tiempo se apreciaría también una tendencia al aumento de la importancia en la consideración social de cualidades individuales relacionadas con la laboriosidad. un 48 % de las mismas finalizó con la autorización para contraer. Después de 1810 los casos de esa naturaleza en que se autorizó el casamiento constituyeron el 31. Buenos Aires. quien aspiraba a contraer enlace con doña Adelaida Peralta.75-6. el volumen de prohibiciones descendió rotundamente constituyendo el 5.originadas en la sangre. vol.8% permaneció inconclusa y en un 23% de los pleitos se declaró racional el disenso prohibiéndose el casamiento.8%. En ese sentido. (1992) “ Los disensos matrimoniales en la Mendoza Virreinal 1778 – 1810” en Revista de Historia del Derecho.

Escribanía 4.. y todavia hay hombres entre nosotros que separando su vista de tan augustos objetos consagra en el corazon de su hija la desigualdad y nobleza de nacimiento? [. Año 1842. 18 Dicho pleito es muy valioso ya que sería el último en el cual se dirime una cuestión de disenso por desigualdad entre los novios que tuvo resolución.] Livertad.. 89..restos de ignominiosa desigualdad que aun existen entre nosotros desde aquel tiempo desgraciado del cetro español. propiedad fueron los gritos de las primeras victimas que con ilustre sangre y preciosas vidas levantaron señor en este suelo de America el brillante monumento de Nuestra Yndependencia y soberania: hoy una voz tan sagrada como la de Federacion llena de honor y credito nuestra historia. ygualdad. Junin y otros sitios por la Libertad e Independencia Americana? No es verdad evidente que todos los patriotas.el olvida [se refiere al suegro] en un momento que estamos en America y reglamenta sus ideas con la mas honrosa norma de los despotas [.] basta presentar ante el Supremo Tribunal patriota que me escucha los solemnes juramentos que hemos rendido ante Dios y el Mundo de ser libres patriotas y decididos amantes a los sagrados principios del Derecho Natural.. iguales por Naturaleza y poseidos del electrico juego de emancipacion politica arrostramos los peligros y oblaron nuestros padres sus vidas y fortunas a tan alto y precioso fin? Baste Señor el recuerdo de nuestra historia llena de heroes y victimas sacrificadas exclusivamente al grande y justo intento de ser republicanos: baste decir que hoy mismo en el benemerito pueblo de Buenos Aires resueltos estubieron todos y todas las claces a morir primero que dejar entronizar un poder europeo: baste aclamar ante Vuestra Excelencia la voz nacional de Federacion [. No señor.”170 Si bien el padre de la pretendida reconocía la “muy bien reputada conducta” y el “aneloso empeño” del trabajo del pretendiente no consideraba estas cualidades suficientes para autorizarlo al enlace con su hija lo que llevaba a Anastacio a expresar en su escrito ante el Gobernador: “...] todavia existe quien despreciando estos principios que tanta sangre nos cuesta quiera aun fomentar ideas opuestas y contrarias a Nuestro Ser a Nuestra forma y a Nuestra Libertad Soberana? Son acaso solamente los nobles quienes dejando el reposo de sus familias corrieron a morir gustosos en Ayacucho. Así. Leg.... exp... AHPC. se manifestaba indignado contra lo que consideraba: “.. 170 75 .que reconocía a todos los hombres iguales por naturaleza. desigualdad y Federacion no puede ser: Federacion y privilegios de nacimiento no es lo que aspiramos ni a lo que los Padres de la República han Cfr.

tanto menos cuanto que es notoria mi arreglada conducta y buen proceder [. mantenimiento de los privilegios intrínsecos al Dictámenes judiciales en los pleitos de disenso matrimonial Si la razón esgrimida por los parientes para la oposición a la realización de un casamiento permite aproximarse a las representaciones colectivas acerca del honor familiar y valores de la sociedad estudiada en los cuales se ha visto cómo los aspectos relacionados con el nacimiento de los novios gozaban de significativa importancia a lo largo de todo el período estudiado.dirigido sus importantes conatos. pido que penetrado del Supremos Gobierno de la injusticia con que Peralta se opone a mi casamiento declare su Excelencia que tal motivo no obsta a nuestro fin. cuento con credito en esta Capital capaz de subvenir a las obligaiones que deseo imponerme de un modo decente y regular.más completa del fenómeno. En fuerza de tales concideraciones y de que entre los hijos del Nuevo Mundo la virtud es la sola y unica nobleza en fuerza repito de las graves vaces en que se afianza nuestra existencia politica y ultimamente señor en cocequencia con ese rol que la Confederacion Argentina majestuosamente hace a la presencia de las naciones de la tierra. En plena época de gobierno republicano y federal. el análisis del dictamen. Por tanto a Vuestra Excelencia pido y suplico asi lo provea por ser justicia que imploro y para ello Señor [ firmado] Anastacio Arellano171.] Yo con la industria de mi trabajo manejo y poseo un pequeño capital en lo que me prometo hacer la suerte de mi pretendida. en Delegación Suprema estaba fue negativo a la solicitud del permiso de fechado el 2 de marzo de 1842.. 171 Ibídem. proporciona una visión -esta vez desde la perspectiva de la oficialidad civil. el mismo casamiento en razón de la desigualdad. 76 .. el pesado engranaje de la justicia continuaba fiel al cumplimiento de legislación hispánica sancionada con más de sesenta años de anterioridad resistiéndose aún a promover cambios de una mentalidad social aferrada a consideraciones jerárquicas y discriminatorias que servían de sustento a la argumentación de sectores que se beneficiaban con el nacimiento. avalando o prohibiendo la efectivización de las uniones. pero si aun este no bastase Señor. El dictamen del Alcalde Pedro Antonio de Nis.

durante el cual se desarrolló desde la primera causa en 1781 hasta aquélla iniciada en 1850. prohibiciones y que permanecieron inconclusos para favorecer la consideración de dichos resultados.4 15 43.4 %-. los valores correspondieron a 24. 11.3 % se prohibió la efectivización del casamiento y un 31.2 % de causas inconclusas. una correspondiente a las causas correspondientes a los años de dominación colonial –1781-1809. de dividirse el espectro temporal estudiado en dos etapas.6 100.3 % de prohibiciones y 64. considerando todo el período temporal de análisis.y la otra comprendida dentro del período republicano –1810-1850puede apreciarse que aquéllos pleitos comprendidos en la primera etapa que finalizaron en autorización para contraer alcanzaron un 51. a partir de 1810. puede apreciarse que la prohibición matrimonial alcanzó sólo al 15 % de las parejas analizadas. Las causas restantes que no han sido detalladas en el cuadro N° 3 corresponden a pleitos en los cuales la novia desistió de su demanda o cuyo cuya presentación se anuló por no haberse presentado ante jurisdicción competente o que tuvieron resultado ambiguo. Si bien el número total de pleitos de disenso analizados en este trabajo suman 147 se consideran en el cuadro sólo aquéllos que finalizaron en autorizaciones.Como puede observarse en el cuadro N° 2.5 %seguidas de las que finalizaron en autorización para contraer casamiento –41. Cuadro N° 2 Resultados Juicios de disenso matrimonial Córdoba 1781 – 1850 Resultado 172 Autorizaciones Prohibiciones Inconclusas Total 1781 .0 % permanecieron inconclusas. en un 17.1850 V. absoluto 58 21 61 140 % 41. puede observarse que las causas inconclusas fueron las más abundantes –43. En el segundo período. 172 77 .5 % de autorizaciones.0 Como puede observarse en el cuadro N° 3.7%.

Si bien en los años de dominación colonial la proporción de causas inconclusas.0%lo cual revelaría falencias estructurales en el funcionamiento judicial.6 de disminución 34. aunque menor.0 % 51. absoluto 45 15 27 87 1810 .Cuadro N° 3 Resultado de los Juicios de disenso matrimonial Análisis comparativo según períodos Resultado Autorizaciones Prohibiciones Inconclusas Total 1781 .1809 V.3 de disminución 106.1850 V. el dramático aumento de la cantidad de Juicios de disenso no resueltos del período independiente podría asociarse también a una actitud de la justicia más ambigua respecto del fenómeno de la exogamia socio78 . Puede advertirse que los valores se ven muy influídos por el gran aumento experimentado por las causas que no se resolvieron. que vería seriamente comprometido su funcionamiento. mientras las causas inconclusas aumentaron más de un 100%.7 17. absoluto % 13 24.0 100. El cuadro N° 4 nos brinda información al respecto. este gran incremento de juicios truncos sería expresión de los efectos provocados por la crisis político militar sobre el funcionamiento institucional. Cuadro N° 4 Resultados de los Juicios de disenso matrimonial Variación periódica correspondiente a 1810 –1850 respecto de 1781 –1809 Resultado Autorizaciones Prohibiciones Inconclusas % Variación 52.7de aumento Como puede apreciarse.1 100.5 6 34 53 11. las autorizaciones y las prohibiciones disminuyeron significativamente.3 64.3 31. no careció de significación según se ha visto –31.0 Cabe interrogarse entonces acerca de las variaciones experimentadas en los resultados de los juicios según el resultado obtenido.

principalmente. trabaría los casamientos y fomentaría situaciones marginales a la ley en aquéllas parejas que. “ser tenido” en la comunidad de origen y residencia como de “mala raza” o “mala sangre”. en los que se comprobó una notoria desigualdad social. iniciarían su vida en común sin ver su situación legitimada ni por sus familiares ni por el Estado. en el resto la denegación del permiso no se explicitó o se fundó en la menor edad de los contrayentes. el linaje y la condición de la persona tomadas en su conjunto. ilegitimidad de nacimiento de uno de los novios. Hubo causas en las que existió desestimiento de una de las partes durante el proceso. La parte cuestionada era investigada permitiéndosele acreditar los antecedentes raciales y/o sociales de su familia a través de la presentación de testigos conocidos que diesen fé acerca de su origen y nacimiento. de “nacimiento vil” comprometía seriamente la situación del pretendiente.racial en el matrimonio. Lo más probable es que con el paso del tiempo se incrementasen los arreglos extrajudiciales a medida que los prejuicios iban disminuyendo.7 % de las causas el motivo del disenso se relacionaba con la sangre. La justicia negó el permiso para contraer enlace en casos en los que se ventilaban cuestiones relativas a diferencias de sangre entre los contrayentes. Entre los juicios que finalizaron con prohibición para contraer hasta 1810. que afectaría su capacidad resolutiva. libradas a su suerte. por ejemplo casos de novias accionantes de demandas contra el novio o contra los familiares 79 . En ciertos casos el tribunal dejó constancia de que no era necesaria la manifestación del motivo del disenso para prohibir el casamiento amparándose en las Real Órdenes de 1803 y 1805. en un 86. La consideración social y reputación familiar o de la “casa” de un individuo era fundamental en estas circunstancias. “sangre mezclada”. Ser conocido de “pública voz y fama”. las razones de la oposición al matrimonio esgrimiendo desigualdad debían ser consideradas “justas y legales”. La firmeza manifestada por los jueces al prohibir la concreción de uniones matrimoniales por razones fundadas en la desigualdad de los contrayentes en fecha tan tardía como 1842. Para conseguir que la justicia civil dictaminase la racionalidad del disenso. sin duda ello contribuiría a promover el desorden social. contradeciría sin embargo esta última hipótesis. a partir de esa fecha las prohibiciones para el casamiento causadas por esas razones fueron del 50%. de “baja esfera”. según establecía la normativa matrimonial. Cabe interrogarse acerca de los efectos que la inoperancia judicial aparejaría en la existencia de la gente. en los que existió ocultamiento de la verdadera calidad de la persona.

La mujer había emprendido acción judicial contra Juan Crisóstomo Ceballos con quien tenía un hijo y a quien el progenitor negaba el permiso para el casamiento aludiendo “desigualdad de sangre” en la pareja.de éste que se apartaron del pleito a cambio de recibir una compensación monetaria. Así ocurrió por ejemplo en el caso de don Francisco Javier Casas. Leg. luego de recepcionada la causa ante la justicia civil. por desconocimiento o resistencia a las nuevas disposiciones algunos curas casaban a parejas que no contaban con permiso de sus progenitores. las actuaciones eran derivadas al tribunal eclesiástico cuando existía también pleito de incumplimiento de palabra de matrimonio175. si uno de los novios menor de edad no contaba con la autorización de sus mayores. Puesto el hecho en conocimiento de la autoridad civil. exp. En ese sentido. Tras recibir la cantidad de $12 la mujer terminaría apartándose del pleito173. Leg. terminaran deponiendo la actitud contraria al casamiento posiblemente en la presunción de que no lograrían dar prueba de las razones de su oposición o bien que las mismas no serían consideradas suficientes para justificar la racionalidad del disenso174. 175 Confrontar por ejemplo AHPC. 81. AHPC Escribanía 2. en efecto. de Gobernador Nicolás Pérez del Viso responsabilizó al Obispo don Angel Mariano Moscoso por lo acaecido. 13. También acaeció que fueran los mismos familiares. Año 1793. En algunos casos. Como se ha visto. 174 173 80 . los cuales negando al comienzo el permiso. Año 1798. Escribanía 2. Más de un conflicto habría de desatarse entre los dos brazos de la justicia como consecuencia de tal situación. La madre de la novia se oponía a la unión en razón de que lo consideraba un salteador. 16. más tarde se apartó de su disentimiento quedando la hija en libertad para actuar según su voluntad.se vió entorpecido por las cuestiones de disenso paterno ya que según la nueva legislación. puede observarse que a partir de la sanción de la legislación sobre matrimonios puesta en vigor a fines del siglo XVIII el desenvolvimiento de los juicios por esponsales -de tradicional jurisdicción de la Iglesia. padre de Petrona. Un ejemplo de tal circunstancia se advierte en 1794 en Río II cuando el cura ayudante don Pedro Isidoro Vieyra casó a Juan Pablo Ludueña con Juana Ríos. parda libre. exp. aunque se demostrase que había existido promesa matrimonial en la pareja. así ocurrió con Josefa Ochoa. 97. el mandato del Rey era que el casamiento no debía efectuarse. el Tte. la normativa regia establecía que las autoridades eclesiásticas se abstuvieran de admitir causas de esponsales o de autorizar la celebración de casamientos que no contasen con el aval paterno. elevando Cfr. quien se opuso al comienzo a que su hija se casase con Bernardo Navarro por considerar que era bastardo y “calavera de primera clase”.

178 En los siguientes casos se ha constatado la utilización del recurso de apelación: Escribanía 2. 46 exp. Escribanía 2. 46. Escribanía 4. 8. Como consecuencia de ello el Gobernador Intendente Rafael de Sobremonte dictaminó que el contrayente fuera desheredado respondiendo a la solicitud del hermano y exigió al Obispo la aplicación al cura del castigo que correspondiera177. 8. 1exp. AHPC. Un caso semejante se produjo en Río de los Sauces.debiéndose pagar sólo las costas de papelería inherentes al pleito. Como se observa en este trabajo en el análisis de la distribución espacial de los juicios de disenso –como ocurría también en los casos de esponsales y divorcios quoad thorum. los cordobeses utilizaron poco ese recurso. De los casos Cfr. Curato de Río IV en 1795 cuando el cura Vicente Peñaloza casó a don Pedro Domingo Devia con María de la Paz Estrada. 4. Cit. Año 1799. Año 1795. Crimen. y dar valor a su jurisdicción. 84. 177 176 81 . exp. en los casos de apelación a ello se sumaban otros derechos especiales que encarecían considerablemente su gestión. Escribanía 2.correspondiente informe al Rey interpretando que la autoridad eclesiástica “manifiestamente pretende extender. a diferencia de la facilidad con que apelaban los porteños desde la instalación de la Audiencia en esa ciudad. Leg. Año 1795.. Escribanía 4. Año 1795. Escribanía 4. (1990) Ob. consecuentemente con ello. Leg. Leg. 98. exp. Año 1797. Año 1813. Respecto de las apelaciones de los dictámenes cordobeses ante el tribunal superior de Buenos Aires178 la documentación permite suponer que se trataría de un recurso bastante extraordinario179. Tomo II. Año 1794. Ello reforzaría una vez más la idea de una sociedad de arraigados prejuicios sociales.en el territorio provincial cordobés. Escribanía 2. exp. exp. como se verá. Leg.. 25. mayoritariamente a accionantes residentes de la ciudad capital. 8 exp10 y Año 98 Leg. Año 1813. 34. exp. 85. Leg. 179 Según ya señalara SOCOLOW. 31. Leg. 86. Si bien la Corona había establecido la gratuidad de derechos y emolumentos en los Juicios de disenso -a fin de garantizar a todos los sectores la posibilidad de tratamiento de los disensos irracionales. los juicios llevados a revisión hasta Buenos Aires fueron mucho más raros. 19 y AAC Leg. 77. 42. Serían por lo tanto aquéllos sectores más pudientes los que tendrían capacidad para enfrentar estos desembolsos. 10. 31. a pesar de que el hermano del novio negaba su consentimiento para dicho casamiento por considerar que la mujer era mulata y su hermano español. Es notable como en la totalidad de los casos de apelación detectados la razón del disenso se había centrado en cuestiones relativas principalemente a cuestiones de desigualdad de sangre y social complementadas con reproches a la moralidad de las mujeres. Escribanía 2. Año 1791. exp. a los cuales se agregaban los gastos y engorros del traslado y estadía en la ciudad puerto. 46. 67. con menoscabo y resistencia de la Real”176. exp. los pleitos llevados ante la autoridad local corresponden en forma proporcional. S. Leg. AHPC. Escribanía 4. exp. 4. Leg. Año 1813. Tomo II. Leg. Leg. Años 1795 – 1804.

Leg. Año 1813.”182. exp. 42. se advertiría al menos cierta resistencia en el acatamiento de la referida norma en alguna de las partes involucradas en los pleitos después de 1810. 98. 10. más allá del accionar un tanto dubitativo de algunos funcionarios terminó reconociendo y disponiendo el acatamiento a dicha legislación fallando a favor del disenso cuando lo consideró pertinente. exp. aunque también hubo hijos que lo consiguieron alcanzado el objetivo buscado180. hubo padres que obtuvieron la revocatoria del auto a su favor. apelaban la sentencia lo cual concordaría con las mayores dificultades que tendrían los hijos para conseguir los medios para hacerse oír ante una instancia superior tan alejada geográficamente de su lugar de residencia. A partir de los sucesos revolucionarios de Mayo se advierte en algunos casos cierta confusión acerca de la jurisdicción del ejercicio judicial y del respeto que debía darse a la norma hispánica sobre matrimonios. Leg. En el pleito se advierte además de lo expuesto. exp. Año 1813. Consultar a modo de ejemplo los siguientes casos en donde se confirma la irracionalidad del disenso paterno: Escribanía 2. Leg. en ese sentido la justicia. la renuencia de la autoridad eclesiástica en reconocer el tratamiento del caso que.de apelación analizados se observa que eran en general los padres quienes. Un caso de disenso materno de una familia mendocina que tuvo tratamiento en Córdoba en 1813 es claro en este sentido. 77. 31. Consúltese por ejemplo el caso ubicado en Escribanía 2. Si bien se advierte una tendencia del Tribunal Superior a confirmar las sentencias emitidas por las autoridades del interior181. 181 180 82 . como se ha visto. Escribanía 4. hasta mediados del siglo XIX. 46. 46. Si bien en los pleitos analizados se termina reconociendo la vigencia del derecho hispánico en materia matrimonial. Año 1791. Año 1799.. Año 1813. exp. Escribanía 4. Leg. Leg. 182 AHPC. previo al casamiento debía dar la justicia civil. ante el dictamen de irracionalidad del disenso. del mismo modo sobre quién debía entender en los recursos de apelación una vez desaparecida la Audiencia. exp.. el apoderado de la madre se quejaba ante el Gobernador Intendente de Córdoba de que el Teniente Gobernador de la provincia no hubiese pasado el conocimiento de la causa : “ al Supremo Poder Executivo de la Nación en quien han recaído las facultades de los antiguos Birreyes o a la Cámara de Apelaciones que ha subcedido a las Audiencias a quien pribativamente se cometía por aquel rescripto el conocimiento sobre el permiso o disenso paterno. Por otra parte. Escribanía 4. 46. 8. 8.

Deseando contraer matrimonio con Felipa Avendaño -cuya madre era reputada de india y su padre de mulato. Patricio afirmaba: “. se equiparaba socialmente a su novia en razón de la gratitud. gobernadores intendentes y gobernadores de la Provincia o sus delegados a partir de 1820. Perfil social de los actores de los juicios Respecto del status social de las familias que se resistían a verse perjudicadas con la nota infamante que implicaba una alianza matrimonial con representantes de las “bajas esferas” con daño de una “noble estirpe” no hallarían en la práctica -algunas de ellasdemasiados medios de diferenciación con los sectores que repudiaban por viles. sale suspendiendo estas una que dice ser [mi tía] por prima de mi finado padre llamada Petrona Casas184. basado en la nobleza de su origen. Leg. Año 1799. 14. Queriendo expresar su identificación con la extracción social de su prometida.en toda mi infancia aviendome criado huérfano rodante y mendicante así entre la ciudad como fuera de ella: y ahora que llevado del agradecimiento que les debo a los padres de mi pretendida y el mucho afecto que a esta le profeso tenía corrida una proclama para selebrar las bodas.Respecto de las autoridades que entendieron en los disensos se observa que lo fueron alcaldes ordinarios de 1° y 2° Voto. V. Entre las razones para el matrimonio inter-racial “la gratitud” hacia la novia o su familia era expresada a través de un casamiento en el cual “la blancura” era utilizada como instrumento intercambiable por favores recibidos. Parece evidente por otra parte que serían denodados los esfuerzos desplegados por gentes de baja extracción social para promover la frecuentación de los hijos en edades Patricio. Cit.Patricio Álvarez se vió impedido de casarse por declararse racional el disenso interpuesto por su tía Petrona Casas. exp. más allá de una pretendida limpieza de sangre que esgrimían como cierta. 184 AHPC. cfr. (1992:108) Ob.. Escribanía 2. 98. STOLCKE. el novio arguyó “no ser tenido” por diferente a ella en la consideración de las gentes183. Sabido es que blancos pobres alternaban en sus actividades con individuos de sangre mezclada brindando múltiples ocasiones de encuentros románticos entre sus jóvenes con la posible derivación de relaciones cuya formalización ponía en verdadero riesgo el capital simbólico de la familia.. 183 83 . aparentemente blanco pobre.

accionante de un juicio en el cual actuaba como apoderado de su madre. madre de don Ramón Alday. Amarantes. Así por ejemplo doña Magdalena Villafañe. 6. don José Lino Romero se oponía al casamiento de su hija con don Tomás Antonio Martínez188. rechazando que un individuo reputado de pardo pretendiese casarse con su hija187. Leg. exp. su propósito era impedir que su hermano Manuel tomase estado matrimonial con una viuda llamada Manuela Arrieta a quien identificaba de mulata.. Año 1793. 81. “viuda noble y principal” de la Ciudad de Mendoza. 188 AHPC. los mayores de los linajes nobles frente a estos intentos que podían aparejar la deshonra propia y de los parientes. 187 AHPC. Temiendo lo peor. Muy atentos debían estar pues. Leg. Del análisis de la acción judicial probatoria de la desigualdad que doña Villafañe logró hacer reconocer surge que en el interrogatorio de los testigos las preguntas de la investigación ponían énfasis en dilucidar tanto los ascendientes paternos y maternos de la Díaz como su “aspecto y color”. 31. exp. Escribanía 2. 42. exp. AHPC. 46. Don José Domingo Baigorrí. exp. El Sargento Mayor y Alcalde de la Santa Hermandad. contraria a la buena” por vía materna ya que dos tías de la pretendidas reconociendo su “obscuro linaje” habían casado con esclavos186. Año 1790. don Pedro Tomás López era Capitán y negaba permiso al casamiento de 185 186 AHPC. 46. Leg. 410. Escribanía 4. Finalmente logró demostrarse a través de las declaraciones testimoniales que la familia cuestionada recibía en la sociedad el tratamiento de “gente de baxa esfera” y que una abuela de la chica era reputada por mulata soltera criada al servicio de las Sras. En 1813 don Olegario Martínez era accionante de un disenso en nombre de doña Mercedes Conil. ostentaba el título de Doctor.” 185. Leg. la madre del comerciante se valió de una denuncia ante el Alcalde de Primer Voto a fin de que se les prohibiese frecuentar el local comercial en el que se encontraba el hijo ya que: “ hera una desvergüenza que semejante gente bulgar pretendiese por aquellos modos ilisitos mesclarse con los nobles.. mostrábase indignada por las repetidas visitas que la esposa e hija de Joaquín Díaz hacían a la tienda de su hijo. Escribanía 1. Año 1813. 12 84 . En su percepción la mujer tenía “mala sangre. Año 1813.casaderas con individuos de linaje noble a fin de favorecer la materialización de alianzas matrimoniales con claros objetivos de medro social para sus familias. y si su trato era “noble o común”. Otros actores intervinientes en los juicios de disenso desempeñaban funciones militares de mediana y baja gradación en no pocos casos. Escribanía 4.

201. Gobierno Año 1835. 34. 194 AHPC. 25. 197 AHPC. se oponía a que su hija de condición libre casase con el esclavo Hilarión Moyano lo cual no consiguió199. 7. Escribanía 2. Gobierno. 49. Leg. 32. 66. 520 y 521. 85 . 193 AHPC. 196 AHPC. Año 1803. Escribanía 4. 195 AHPC. Escribanía 2. 198 AHPC. recuérdese que. 21. El esclavo Maestro Juan del Prado Véliz. Leg. 199 AHPC. don Juan Bernardo de Santa María y Oro. Leg. Tomo 141.su hijo con una mujer por razones morales189. Año 1794. negaba que el linaje de su hija estuviese “afecto a la raza de mulato”197. 95. padre de María se oponía al casamiento de su hija con don José Liendo por ser éste jugador público191. doña Juana Lazcano se oponía a que su hija casase con don Benigno Álvarez Sargento Mayor del Regimiento de Milicias de Calamuchita194. exp. 19. 81. El Cabo del Cuartel N° 4 don Juan Ayllón querelló a su padre por no autorizarlo a casarse con la mujer elegida alegando desigualdad social entre ellos198. 13. la madre de doña Faustina Guayanes se oponía al casamiento de su hija con el soldado Juan José Toledo aludiendo diferencias de linaje entre los novios193. 7. el hermano de Norberta. Año 1826. exp. exp. desigualdad social190. fs. 192 AHPC. Año 1819. aunque los hijos naciesen libres. 83. Alférez de las Milicias Arregladas. Leg. exp. Leg. Escribanía 2. virtualmente caer en la misma situación del esposo al tener que permanecer ella a su lado. 191 AHPC. Tomo 136. Escribanía 4. exp. Asimismo el pardo libre Esteban Fonseca 189 190 AHPC. Año 1835. exp. Leg. Escribanía 4. 84.53. Año 1848. exp. Capitán de Milicias. Por su parte el padre de doña Matilde. era Capitán Reformado de Caballería y se oponía al casamiento de su hijo con María Correa con quien aquél mantenía ilícita amistad por mediar entre ellos según el padre. Asimismo don Justo Ramallo. Capitán de Caballería de Cívicos195. Puede observarse cómo representantes del sector de castas de condición libre o esclava resistían a la unión de sus hijas con individuos de condición esclava. Año 1834. Gobierno. Manuel Corvera era Capitán de las Milicias de Pardos de la ciudad y accionaba a favor de su hermana contra la madre de Ermenegildo Gaetán alegando diferencias de linaje con la familia del pretendiente192. El Sargento Primero don José Contreras negaba autorización a su hija para casarse con Pedro Abrego por supuesta falta de calidad moral del pretendiente196. Año 1794. don Mateo Gutiérrez. 21 a 23. 8. Año 1816. Tomo 142. Escribanía 4. exp. dado que las leyes canónicas y civiles promovían la unidad de domicilio de los esposos el casamiento de una mujer con un hombre esclavo implicaba. Escribanía 4. Leg. de nombre don José Ignacio Pucheta. fs. Leg. f. AHPC. padre de doña Catalina negaba su consentimiento a la unión de su hija con Femián Sosa. Año 1793.

71. 10 y Escribanía 4. Debe recordarse según se ha señalado que en 1778 el 83. coherente con una mentalidad más aferrada a valores asociados a los beneficios de un buen nacimiento que la existente en los habitantes de Los mismos pueden consultarse en AHPC. El primero correspondiente al lugar de Navarrete terminó con el desestimiento de la novia en el enfrentamiento entre Matías Robledo (pretendiente) y Victorio Cornejo(padre de la pretendida) quien dudaba de la nobleza del potencial yerno. 25. exp.8% lo hacía en la ciudad y que para 1840 la población rural había aumentado todavía más respecto de la asentada en el área urbana. En términos proporcionales al número de habitantes.que la campaña de Córdoba –58.oponía resistencia a que su hija también parda libre casase con el esclavo de don Tomás Inocencio Vázquez. Año 1800. Leg.6% de los pleitos. Año 1788. Escribanía 2.2% de la población cordobesa vivía en el campo y sólo el 16. concentrando el 86. 200 86 . pueblo o villa de asentamiento hasta la ciudad con la consiguiente desatención de las actividades personales. Escribanía 4.6%. Leg.Mendoza201 –1 pleito. Tomo II. Año 1813. cfr. En el segundo la madre de la novia se oponía al casamiento arguyendo diferencia de sangre y que el pretendiente no tenía con qué sostenerse y era jugador de naipes. la causa permaneció sin resolverse. 84. Año 1794. El 2. cfr.y San Juan202 – 1 pleito-. 46 exp42. la ciudad de Córdoba reunió un número superior de acciones judiciales de disenso –38. 202 Consiste en una oposición del padre de la novia. Leg.3% del total de la provincia frente a la que residía en la ciudad que sólo representaba el 13.7% de las acciones se vincularon a pleitos en los cuales una de las partes eran habitantes de otras provincias: Catamarca –2 pleitos200. Distribución espacial de los Juicios de disenso matrimonial Se dispone de información acerca del origen geográfico de los accionantes de las causas en un 98. 15. 201 El caso corresponde a una apelación por un pleito de disenso fundamentado en diferencias de nacimiento y de educación notorias. exp. la justicia dictaminó la autorización del casamiento ya que el varón presentó certificación de su limpieza de sangre.6% del total. En el dictamen se admiten recursos a la Real Audiencia. al casamiento de su hija por diferencia de sangre con el novio.14. Escribanía 2.6% de juicios-. don Bernardo Santamaría y Oro. Por otra parte una mayor presencia proporcional de acciones originadas en el área urbana confirmaría el mayor empeño del sector blanco de la ciudad en relación a la preservación de sus privilegios frente a la probabilidad de casamientos “inconvenientes” para los hijos de familia. exp. La proximidad de los tribunales de justicia favorecería en los habitantes de la capital cordobesa la posibilidad de presentar recursos judiciales abaratando costos y disminuyendo los inconvenientes del traslado que enfrentaban los pobladores de la campaña que debían trasladarse desde el paraje. Leg. se aconsejó la vía judicial para el arreglo de la conducta del novio.

Río Seco.5% respectivamente. Calamuchita y Anejos –10. La falta de mayores precisiones en la notación del origen del accionante hace que no sea posible establecer para el caso de Santa Rosa si se trataba de Calamuchita o de Santa Rosa del Río I. Una mayor participación de un curato respecto de otro podría asociarse a la densidad de población de cada región.8% respectivamente.la campaña donde las características del trabajo rural. Tulumba y Santa Rosa203 –5.7% -. curato de Ischilín –8. Punilla. las grandes distancias.. seguido del curato de Río III –16. San Javier. Menor peso proporcional tuvieron acciones judiciales de disenso de habitantes de Río IV –4.2% del total cada uno de ellos-..1850 Distribución espacial de los juicios de disenso matrimonial 1781 -1850 3% 39% Ciudad de Córdoba Campaña cordobesa 58% Otras Provincias En el área de la campaña puede observarse que los centros de mayor conflictividad correspondieron principalmente al curato de Río II en primer lugar que concentró el 29. Gráfico N° 3 Distribución espacial de los juicios de disenso matrimonial 1781 .4% del total. 203 87 .3%-. curato de Traslasierra –1.3%-. Río I. la inaccesibilidad de ciertos lugares contribuirían a licuar susceptibilidades.4%.seguidos de Pocho –2.

. Depalma. I. En teoría. Losada. Cuando se celebraban entre ausentes debían realizarse por medio de un procurador o de carta. cfr. cfr. VIII. en el mismo se obtuvo autorización de la autoridad civil para obtener la nulidad. Los esponsales contraídos creaban un impedimento de unión legítima con otras personas para los contrayentes. Juicios por Esponsales. OTS CAPDEQUI. L1. su desarticulación. 1.M. (1945: 90 -91) Manual de Historia del Derecho Español en las Indias y del derecho propiamente indiano. J. natural y vecina de Córdoba y Cipriano Argüello.o simples. R. desde la monarquía se advirtió el peligro que significaba la vigencia de una institución como la esponsalicia que encadenaba a los jóvenes a la obligación de la verificación de uniones realizadas en ocasiones sin control de los mayores e insatisfactorias a los intereses del orden social previsto desde las altas esferas del Poder. quien presentó recurso en 1817 ante el Director Supremo fundamentado en no haber alcanzado la edad para formalizar esponsales. exp. si se limitaban a la promesa. Su incumplimiento era considerado un delito y un pecado mortal. Años 1812 – 1880. (1978: 184) Historia del Derecho Argentino. Buenos Aires. época caracterizada por una profunda centralización del poder. t. 204 En las explicaciones acerca de la regulación jurídica de los esponsales seguimos a LEVAGGI.. según rezaban Las Partidas. la vida íntima. P. tít. 205 LAS SIETE PARTIDAS DEL REY DON ALFONSO EL SABIO. t. Perrot. el padre no podía prometer a las hijas sin su consentimiento y sin estar ellas presentes. Entre la pasión y la deshonra. A ( 1987: 116 – 19) Manual del Derecho Argentino. el caso de Tomasa Álvarez. La violación del juramento configuraba el delito de perjurio y convertía a su autor en reo de ambos Derechos. las cuales. 193. 4. ZORRAQUÍN BECÚ. 88 . Consistían en una promesa de futuro matrimonio cuya importancia se fundamentaba en la necesidad de una adecuada planificación de alianzas beneficiosas por la familia. Durante el siglo XVIII. Los esponsales podían ser calificados -cuando existía juramento o si a continuación la pareja se unía carnalmente con lo cual quedaba reforzado el compromiso. El Derecho castellano posterior a las Partidas prohibió los esponsales “de presente” admitidos por el mencionado Código ya que éste los equiparaba con el matrimonio llevando a la confusión a las parejas.o “prometimiento que hacen de palabra hombre y muger cuando quieren casarse”205 constituían un paso previo a la celebración del casamiento. Buenos Aires. t.II . 8. AAC. de allí la urgencia por propender desde el cuerpo legal como se verá. 206 La falta de edad suficiente podía constituir una causa de nulidad de los esponsales. prometer204. cotejadas con varios códices antiguos por la Real Academia de la Historia y glosadas por el Lic. París. Sólo los compromisos “de futuro” matrimonio fueron permitidos. La edad requerida para la celebración de los esponsales era de siete años206. al creerse casadas iniciaban la convivencia y por ende. aunque no eran un requisito indispensable para su realización. Noviazgos y rupturas Los esponsales -de spondere. Buenos Aires.II. Leg. Gregorio López (1861) Librería de Rosa y Bouret.

En otro pleito del mismo año era invocada la Real Cédula de 1803 que establecía que no fueran admitidas las demandas de esponsales si no habían sido contraídas por personas hábiles y con requisito de escritura pública208. en un importante porcentaje de casos las mujeres quedaban en un práctico desamparo legal cuando el novio negaba haber prometido casamiento..que las promesas fueran formuladas oralmente. que las partes no cumplían los requisitos para promover la causa. Juicios por Esponsales. Años 1798 – 1807. no existiendo más constancia de la formulación de los esponsales que la propia afirmación de la mujer y de sus allegados. con el correr del tiempo se asistió a una situación de mayor vulnerabilidad de la mujer y de la prole nacida de uniones prematrimoniales dado 207 208 el AAC.”207 . en base a la normativa de reciente aplicación. Si bien la práctica esponsalicia continuó. En ocasiones la promesa esponsalicia se otorgaba en presencia de testigos y se realizaba ante los padres de la novia. Ello significaría en la práctica el rechazo de la admisión de nuevas acciones originadas en demandas por incumplimiento de promesa matrimonial por considerar los jueces. también.no se admitan en los tribunales los esponsales contraídos sin el asenso paterno o de los que deban darle. En una causa iniciada en 1803 se hacía alusión a la Real Cédula de 1784 que establecía que “. Leg.. exp. 193. especialmente cuando había existido en la pareja conocimiento carnal. 89 . tras el dictado de la legislación de referencia y bajo su imperio. Juicios por Esponsales. 13.De la consulta de los expedientes que contienen los Juicios por Esponsales surge. AAC. Cada vez. en otras el compromiso se efectuaba en un momento de intimidad de la pareja. Como se verá. se aprecia una mayor influencia de las disposiciones estatales sobre el fuero eclesiástico. 193. 12. t. se acordaba mayor peso a la cuestión del consentimiento paterno como derivación de la Real Pragmática sobre Hijos de Familia de 1778 y legislación complementaria. cada vez resultaba más difícil probar que había sido dada palabra de casamiento si no existían pruebas escritas que la confirmasen.VI. exp. sin más formalidades que la confirmación gestual del compromiso asumido a través de la mano del varón puesta sobre su pecho y la señal de la cruz como toda ceremonia. que con el paso del tiempo y por presión de nuevas disposiciones legales existían mayores exigencias por parte de los tribunales eclesiásticos a la hora de considerar los conflictos derivados de la promesa matrimonial. t. Simultáneamente.VI.. De este modo. aunque sin constancia de aprobación de los progenitores del pretendiente. a medida que se avanza en el período de estudio.. Leg. Era relativamente frecuente –como se desprende del análisis documental. entre menores de edad y sin el consentimiento de los padres. Años 1798 – 1807.

210 Según la Real Cédula de 1796 en las causas de estupro los reos podían dar fianza y no ser molestados con arresto o prisión. tal fenómeno se confirma en un pleito iniciado en el año 1803 en el cual la demanda presentada invocaba como causal una promesa de matrimonio no cumplida. el recurso de defensa de la joven ultrajada ante semejante atentado contra la honra familiar -a la cual afectaba en su conjuntoconsistía en presentarse ante la justicia eclesiástica reclamando el cumplimiento de la promesa matrimonial. se agregó el requisito de escritura pública para la validez de la promesa de esponsales. A medida que el Estado. atentó contra la libre elección del cónyuge a través de la sanción de una legislación más restrictiva y discriminatoria. la vía legal para defender a las jóvenes deshonradas que habían cedido a los requerimientos sexuales de los novios bajo supuesta promesa matrimonial se intensificaría por la senda de la acusación de estupro ante la justicia civil. la exigencia del consentimiento paterno en los menores de edad para poder casarse. intereses económicos. preservación de la endogamia socio-racial de las uniones. En efecto. (1998)“Conflictos. leyes y administración de justicia en la 209 90 .debilitamiento en que fue cayendo la figura jurídica de la palabra de casamiento. En 1784 una Real Cédula exige el consentimiento de los padres o tutores para considerar la validez de la palabra y en 1803. paradójicamente. consultada en CASTAÑEDA. Al mismo tiempo. C. fue exigiendo requisitos más complejos a los tribunales eclesiásticos para considerar la validez de la demanda209. a fines del siglo XVIII y comienzos del XIX. Se había advertido la inconveniencia que tenía para la general política del Reino y para los intereses de las familias de la elite que jóvenes incautos quedasen presos en la institución matrimonial por causa de juramentos irreflexivos que no atendían a alianzas. en una época en la cual. en algunos países iban teniendo mayor acogida ideas de corte individualista y la exaltación de la libertad personal. el juez eclesiástico procedió a solicitar a la defensa de la accionante explicitase con claridad si la acusación era “de simples esponsales” o implicaba también estupro210. Desde esta óptica se hacía necesaria una corrección de ciertas prácticas sociales en aras de la preservación de la jerarquización social y consiguiente reaseguro del control político del continente. Estupro e incumplimiento de promesa matrimonial Cuando en una pareja de jóvenes solteros existía contacto carnal con su posible derivado de embarazo y el novio se negaba a casarse. como la parte acusada insistía al provisor que la demanda debía ser rechazada fundándose en la exigencia de la Real Cédula del 31 de agosto de 1784 sobre el consenso paterno en la contratación de esponsales. De ese modo.

t. Leg. citado en HERNÁNDEZ FRANCO J.IV. Leg.6¸Leg.97.1793. Mujeres.. 193. Según la definición proporcionada por el Diccionario de Autoridades de 1732 el estupro212 consistía en “. 193.no tenía cabida211. III. Madrid. Chicago. 660. Sin embargo cabe destacar que la importancia acordada a la virginidad en sectores no privilegiados de la sociedad ha sido relativizada por algunos autores fundándose en que según las circunstancias en grupos de baja extracción social la posesión de algún valor material podría suplir en la mirada de los novios la honestidad sexual de una joven. En la demanda por estupro en cambio. Único. el requisito de consenso paterno -exigido para la ratificación de la validez de los esponsales. ( 1999:126) ha afirmado que para que la violación fuera considerada en la Europa Moderna y en la América Latina colonial una grave transgresión criminal de la propiedad sexual y el decoro social dependía de las circunstancias que rodearan el acto tales como la “calidad” de las personas implicadas. La seducción y el engaño aparecen como ingredientes intrínsecos a la figura del estupro. 215 Según afirmaciones de HERNÁNDEZ FRANCO J.ayuntamiento ilícito y forzado con virgen doncella”213.respecto a que a más de la enunciada palabra concurre a fabor de la demandante el estupro a que fue inducida por Nueva España. 193. 213 Tomo II. el despojo de la inocencia conllevaba la pérdida de valoración social especialmente en los sectores más altos de la sociedad y comprometía seriamente las posibilidades de contraer nupcias afectando la vida material y afectiva de la joven. cfr.. y MERIÑÁN SORIANO E. Año 1797 . 12. 15. 1732. VI. Universidad de Murcia. La seriedad de la calificación del delito se fundaba fundamentalmente en las consecuencias de dicho acto ya que privaba a la mujer de la castidad.. virtud consistente en su pureza e integridad sexual. 214 STERN. exp. Murcia. Cit. y MERIÑÁN SORIANO E. p. exp. El estupro sobrepasaba en gravedad a la violación214 de mujer mayor de edad y sólo era equiparado por su gravedad al delito carnal perpetrado contra persona religiosa. (1997: 133) “Notas sobre sexualidad no permitida y honor en Lorca (1575 – 1615) Historia de la mujer e historia del matrimonio. Años 1794 . t. Años 1787 .exp. 91 . exp. AAC. Leg.t.tácitamente el juez eclesiástico orientaba a la accionante en el camino a seguir a través de la vía civil por denuncia de estupro dado que la demanda por causal de cumplimiento de esponsales tradicional se veía constreñida por los requerimientos establecidos en las leyes respectivas de reciente sanción. de estupro. 193. 193 Años 1798 – 1807. Años 1798 – 1807. Legislación y justicia en casos de violación y estupro en la Nueva Galicia” en Meeting of the Latin American Studies Association. los mismos corresponden tanto a casos de jóvenes pertenecientes a grupos sociales acomodados como a las clases populares: Leg. (1997: 133-4) Ob. 12. 193. exp. en una causa el texto de la sentencia era esclarecedor en este sentido: “.I. 211 Cfr. 212 En los Juicios de Esponsales (AAC) hemos detectado los siguientes expedientes en los cuales se acusa al demandado por incumplimiento de promesa. exp.La Historia secreta del género. S. Illinois. de significativa importancia en una mujer para acceder a su primer matrimonio215. t.1798.7. 1702 .V. VI.1765. Leg. t. hombres y poder en México en las postrimerías del período colonial . El término doncella designaba al ciclo de vida femenino que abarcaba desde los diez años hasta el momento en que contraía matrimonio.. Juicios por Esponsales. que existiese o no parentesco en el hecho. t.

”219 actos de semejante naturaleza eran entendidos como una afrenta a la honra personal de la mujer. t. C.. la misma destacaba la necesidad de aplicación de penas “. 6.pribándola de su buena fama. exp. t. a la de su familia y a la sociedad en su conjunto. DAUPHIN. exp. 9. 193.”216. credito y opinion en que a vivido y estado reputada [siendo sometida además ] a peligro inminente de vida.. Cronología de los pleitos por promesa de esponsales no cumplida Se han contabilizado 109 litigios por esponsales en los repositorios del Archivo del Arzobispado de Córdoba. Dauphin y Farge piensan a la seducción como “un acto social ordinario”.I. 219 Ibídem. Leg.” 218 ya que su padre había expresado su intención de matarla como consecuencia de los hechos acaecidos. fundamentalmente cuando se trataba de en los representantes de la clase acomodada.. La sentencia pone de manifiesto la severidad con que la Iglesia juzgaba al estupro.que satisfagan condignamente a la referida doña Ana y a la vindicta pública y escándalo tan grave que a causado. París. II. La defensa de una joven de la ciudad de Córdoba perteneciente “. 217 AAC. dado que puede tener lugar en cualquier lugar y en todo momento.. cfr. 218 AAC. la virginidad y honrada conducta de una muger la cual se presume solo pudo ser bencida por continuos ruegos en que consiste la seduccion y por consiguiente la obligacion de dotarla: es en estos casos en que asientan los Doctores en casos de buena conducta de la muger que el varon debe probar que ella consintio en la desfloracion”217..hasta 1880 en que se halla datada la última causa.. Años 1794 – 1797.. 193 (1770 – 1786). éstos se hallan distribuídos en los 181 años que van desde 1699 fecha del pleito por esponsales más antiguo conservado. y FARGE. (2001) Séductions et sociétés.t. Si bien el período de observación en este trabajo está comprendido entre 1700 y 1850.. Leg... Approches historiques..a las principales familias de la Provincia” acusaba al demandado de haberla estuprado con preñez infamatoria habiendo procedido en forma deshonesta. 193. Juicios por Esponsales Leg.engaño y seducción en cuya birtud le asiste el derecho para reparar su daño.7. (1702 – 1765) . exp. Juicios por Esponsales. 216 92 .. En otra causa se definía la responsabilidad de los actores intervinientes en el proceso siguientes términos : “. “. Seuil.. A. IV. en la intención de obtener un panorama globalizador de las causas por esponsales existentes se ha completado la consulta de los ocho tomos existentes incorporando al análisis Se trataba e una joven huérfana natural del Pago de San Vicente que había resultado embarazada y con quien el novio se negaba a cumplir palabra de matrimonio: Cfr..

1849 1850 . Como el centro de observación en esta investigación es Córdoba.. abarcando desde entonces a Córdoba. En 1699 la sede fue trasladada a esa ciudad y el Obispado de Córdoba fue erigido recién en 1806 cuando tomó la configuración de la Gobernación Intendencia de ese nombre. 220 Época republicana N° Causas Años por esponsales 1810 .1869 1870 .1859 1860 .1829 1830 . el total de la documentación eclesiástica consultada.a la cual corresponden por otra parte la mayoría de los expedientes estudiados. y el resto de los territorios que componían tanto el Obispado del Tucumán primero como el de Córdoba después fueron incorporados al análisis sólo como elementos complementarios.1819 16 1820 . San Luis y La Rioja.descendiendo abruptamente su número a partir de 1829. Mendoza. dado que estimamos resulta más clara y es donde se halla depositada por otra parte en la acutalidad.dos juicios que exceden ese lapso: el más antiguo y el último.1889 11 1 2 0 0 0 1 0 0 4 0 0 3 8 12 32 16 78 Total 31 93 . el resto de las actuaciones se ubica entre 1702 y 1840. se ha utilizado en los cuadros y gráficos la denominación genérica de “Obispado de Córdoba” para todo el período. se deja no obstante constancia del empleo de dicha licencia. -ciudad y campaña.evidenciándose una mayor concentración de juicios en la segunda mitad del mencionado siglo y década pre-revolucionaria –71 causas.1839 1840 .con sede en Santiago del Estero. San Juan.1879 1880 . Córdoba formó parte primero del Obispado del Tucumán –fundado en 1570. 109 La distribución temporal de los conflictos por esponsales pone de manifiesto que el período se inició con escaso número de litigios en la primera mitad del siglo XVIII –7 causas. Cuadro N° 5 Distribución temporal de las causas por esponsales en la jurisdicción del Obispado de Córdoba220 Época colonial N° Causas Años por esponsales 1699 – 1709 3 1710 – 1719 1720 – 1729 1730 – 1739 1740 – 1749 1750 – 1759 1760 – 1769 1770 – 1779 1780 – 1789 1790 – 1799 1800 – 1809 Total Total Gral.

221 94 . que aumentasen las demandas de reclamo que irían disminuyendo a medida que la legislación se tornó más estricta exigiendo a los tribunales eclesiásticos condiciones más rigurosas para la admisión de las demandas esponsalicias. Junta Provincial de Historia de Córdoba Córdoba. El incremento de la intervención de los padres en la elección del cónyuge de los hijos habría sido el detonante para la multiplicación de procesos reclamando el cumplimiento de los compromisos otorgados por los novios. 222 Entre 1780 y 1839 el matrimonio entre españoles y castas no alcanzó al 1% del total . cfr. por ende. período durante el cual la autoridad paterna se vio fortalecida y su rol de partícipe activa en los acuerdos matrimoniales acrecentado. de ello resultaría que se multiplicasen los incumplimientos de las promesas otorgadas por los jóvenes fundadas en su libre decisión y. a medida que los padres intervinieron más en la elección del cónyuge de los hijos. De resultas de tal política la marginación de los sectores de castas se afianzó y la distancia con la población blanca se incrementó. en estos casos la aprobación de los padres aparece no pocas veces como condicionante de la palabra dada. Promesas de matrimonios inconvenientes efectuadas durante momentos de fogosa pasión amorosa serían susceptibles de verse seriamente objetadas por los progenitores de los novios221 . cuyo casamiento sus padres se habrían negado luego a consentir. hasta su virtual desaparición en la década iniciada en 1830. nos presentan la cara de la presión paterna sobre los jóvenes del sexo masculino especialmente. Paralela a la influencia creciente de las disposiciones estatales sobre el fuero eclesiástico se observa también una mayor intromisión de la esfera pública en el dominio privado. haciéndolos desistir de casamientos considerados inadecuados.Tal incremento de conflictos por esponsales en la segunda mitad del siglo XVIII se asocia a la puesta en vigor en América de la Pragmática sobre Hijos de Familia y legislación complementaria en relación al consentimiento de los padres o tutores respecto del matrimonio de hijos menores de edad. (1997: 338) “Selección matrimonial y mestizaje en Córdoba” en III Jornadas de Historia de Córdoba. y la injerencia de los padres y/o tutores en la selección del cónyuge de los hijos se afirmó. D. Con el paso del tiempo las presentaciones de recursos ante la justicia a fin de conseguir el cumplimiento de la palabra de matrimonio fueron diluyéndose a medida que la institución de los esponsales fue perdiendo fuerza. CELTON. Los Juicios por Esponsales. 327 – 344. Existiría una relación directa entre la legislación matrimonial impulsada por el Estado desde fines del siglo XVIII y el incremento y posterior disminución del número de juicios por esponsales. En ese marco la autoridad patriarcal se vio robustecida. iniciados en la generalidad de los casos por mujeres. fundamentalmente en los comportamientos legítimos222. pp.

el incumplimiento de la misma afectaba en forma desigual a los pactantes. No se observa. COUTURIER. GONZALBO AIZPURU. Coincidentemente. embarazo. trascendiendo raza y status socioeconómico224. para el caso mexicano se ha afirmado que las conductas de los actores en los juicios esponsalicios era similar en todos los grupos sociales. mientras para el varón retirarse de una relación no involucraba deshonra alguna. E. Eran los hombres quienes faltaban a la palabra empeñada. Otras voces en la historia colonial de México” en Historia de la Familia. P (comp. México. es la presencia femenina la que predomina en su iniciativa de recurrir al socorro tribunalicio en defensa de los derechos que considera vulnerados. Consultar en este mismo trabajo el punto correspondiente a “Liberación del compromiso de esponsales en mujeres”. pp. relaciones sexuales pre – matrimoniales con la consiguiente derivación de embarazo ilegítimo parece afectar al conjunto de la sociedad. (1993:231) “Las mujeres tienen la palabra. Sólo excepcionalmente el varón concurría a la justicia a reclamar el cumplimiento de la palabra esponsalicia por parte de su pareja223. el accionante de la demanda por promesa de matrimonio no cumplida pertenecía al sexo femenino en casi la totalidad de los casos –108-. Acerca del status social de los novios Los registros de los juicios esponsalicios llevados por la Iglesia conservados en el Archivo del Arzobispado de Córdoba reúnen pleitos correspondientes a individuos representantes de los diversos estratos de la sociedad. desde familias blancas de alto rango hasta los sectores serviles.) Instituto Mora. la novia y su familia experimentaban la situación como una afrenta injuriante resultando perjudicados. como en los libros de bautismos. Universidad Autónoma Metropolitana. 224 LAVRIN. matrimonios y defunciones de la Parroquia la Asunción de Nuestra Señora de la ciudad de Córdoba (Catedral) una separación entre españoles y naturales. A. Como puede observarse. incluso hasta bien avanzado el siglo XIX.Perfil del accionante en los Juicios por Esponsales De las causas correspondientes a juicios clasificados como de esponsales. 218 – 250 223 95 . La problemática acerca de novias abandonadas por sus parejas. al igual que en el caso de los divorcios. especialmente si se comprobaba que durante el noviazgo había existido conocimiento carnal y como derivación.

t. t. Otros ejemplos de individuos pardos intervinientes en los juicios por esponsales pueden encontrarse en t. Tres causas corresponden a pleitos de esclavos. 4.1765.1793. I. al igual que Ildefonso Villafañe.2. IV exp.1793. la condición servil en estos casos está claramente señalada229. en el interior del expediente recibe dicho mote de los testigos de la causa Leg. t.. II. los mismos aparecen identificados como pardos o mulatos226. Años 1702 – 1765. María Francisca Orihuela por ejemplo era reputada por blanca pero “de baja esfera”.o de individuos de dudosa clasificación.4. t. 8. exp. 10. exp. 10 t. 193.t. III. 193. criada mestiza de alrededor de veinticuatro años. 193. t. una de las cuestiones que se debate con relativa frecuencia se relaciona justamente con el cuestionamiento de la limpieza de sangre y el linaje familiar de uno de los novios. 193. 225 96 . Años 1787 . 226 Hilaria Galarza era parda libre al igual que su novio. Manuela Matos era de ocupación lavandera y su novio carpintero Leg. en la práctica sólo los españoles de acomodada situación se diferenciaban claramente del resto del conjunto tiznado por una maraña de intrincados grises. t. exp. En los litigios en donde existe disenso de los padres para la celebración de los esponsales. el caso de la esclava Pabla Torres. exp.1793.La existencia de expedientes conteniendo acusaciones de mujeres de diversa extracción social pone de manifiesto por otra parte la voluntad de la Iglesia por receptar demandas independientemente de la calidad socio-racial de la persona. Si bien en teoría los límites entre los diversos grupos estaban establecidos con nitidez en la paleta social.1786. 228 Se refiere al caso de Josefa Ordóñez . t. II. 193. VI. 3. VIII. cfr. exp.t III exp. años 1702 . I. Años 1787 . exp. su novio era nacido en España. exp. Leg. Indicio de la confusión observada por los contemporáneos respecto de la cuestión étnica resulta por ejemplo que en ocasiones se utilizase indistintamente la denominaciones de indio y de mestizo para designar a la misma persona. En abundantes causas no se hace mención expresa al origen étnico de los actores intervinientes. 6. 3. exp.193.193. exp. exp. pobre pero noble Leg. 227 Josefa Quispi está identificada como india. María Marquesa Avendaño era identificada como hija legítima. t. III. Se observa la existencia de litigios que enfrentaba a individuos de castas. Leg. su novio era identificado por ella como mulato portugués Leg. es posible que en su mayoría se tratase de blancos de modesta condición –ya que los de más alto nivel resaltan con presteza su status haciendo gala de los cargos que detentan y encumbrada posición social. 4. t. la defensa acalorada de la “nobleza de origen” de algunos de ellos pone de manifiesto el afán de medro social de ciertos grupos y la consciencia existente en la sociedad de la época acerca de la importancia de lograr la inclusión dentro del sector de blancos225 así como el temor de quienes se incluían en el sector dominante por relacionarse con individuos de discutible extracción. 229 María Teresa de Jesús era viuda y esclava del monasterio de Santa Teresa. Años 1787 . 12. dos expedientes corresponden a individuos identificados como indios227 y en un caso una joven es calificada de “mestisita”228 (sic). III.9. 1770 . indio tributario del pueblo de La Toma.II. de oficio sastre Leg. t. 14.

y al soldado desertor natural de Río de Janeiro José Pesoa de Barros denunciado de estar casado en Santa Cathalina. 6 y el de Juliana Freytes.. otro ejemplo constituye María Josefa Chiclana y Cuenca. exp. En los casos de las mujeres la referencia a la filiación legítima aparece con una connotación de género apuntalando la imagen de moralidad femenina frecuentemente cuestionada por novios renuentes a reconocer paternidades indeseadas. 193. Se identificó la presencia de algunas mujeres viudas querellando a hombres por causa de esponsales no cumplidos233. cfr. tildada por el demandado de “mujer pública”. exp. t. Leg. V. 232 Además de los nombrados más arriba puede citarse como provenientes de los Reynos de España a Felipe Gaspar de Salcedo querellado por incumplimiento de promesa con embarazo y parto de la novia. 193. I. en el expediente se menciona que estaba concurriendo a aprender a leer y escribir a la casa de una dama vecina de la ciudad. vecino de Córdoba. cfr. 230 Ejemplo de una pareja acomodada constituye el de Juana de las Casas . 11 y el de la viuda parda esclava calificada de “vieja canuda” por el demandado. III. exp.193. único. las palabras se hallan cortadas en sílabas.4. II. exp. Leg. cfr. exp. La voluminosa magnitud de algunos expedientes revelan la capacidad económica de los querellantes para continuarla y la importancia de los intereses en juego en los conflictos231. II. Otro ejemplo es el de María Rosa Sotomayor y Toledo y Juan Nicolás Herrera Avila. Brasil. Leg. Juicios por Esponsales. Años 1770 – 1786. En el caso de Ana de Deza de alrededor de dieciséis o diecisiete años al momento del pleito.193. Años 1702 – 1765. 1702 . natural de laos Reynos de España Leg. t. I. IV. era autora de cartas enviadas a su novio. exp.Leg. Leg.. I.tI.t. exp. 193. 4. 16 y el del esclavo Genaro Ramallo. Años 1770 – 1785.193. t. Leg. Contrasta con ello la denominación de “huérfana” utilizada en ocasiones presumiblemente para reforzar la imagen de desprotección de la víctima y su vulnerabilidad ante situaciones de engaño y seducción. 4.1765.1765. La viuda Juliana Freytes utilizaba 97 . 9. t. otro ejemplo es el de la esclava de don Fermín Luque quien deseaba casarse con oposición de su amo. 17. 193. exp. Leg. o el caso de Francisca Salinas de Ischilín. recogida huérfana pobre de solemnidad. exp. Años 1787 – 1793. ambos naturales y vecina de La Rioja Leg. exp. t. t. 233 Es el caso de la viuda Valeriana Gutiérrez. 1. 234 María Mercedes Aguirre. t. exp.193 1702 – 1765. 8. quien entabla demanda contra Juan Gutierrez de Hoyos. 5. exp. 7.5. t. V. I. Leg. exp.Familias autoidentificadas como pertenecientes a las “principales de la ciudad”230 desnudan las intimidades de doncellas de alcurnia que parecen acatar con dificultad los ideales de recato y continencia sexual exigidos por la sociedad. Respecto del grado de alfabetización de las jóvenes acomodadas de la época se observó en el caso de Isabel Gigena que sabía escribir. La viuda de vecino feudatario Mariana de Mercado Ferreyra quien actuaba como tutora y curadora de sus hijos menores firmaba con destreza los escritos y era autora de epístolas. no obstante la caligrafía de las mismas revela escasa pericia en la costumbre de escribir. españoles especialmente232. t. lo mismo puede decirse en algunos casos de la connotación que acompaña a la mención de la situación de viudez234. cfr. 193. t. AAC. Años 1797 – 1798. 6. Años 1794 – 1797. Años 1797 – 1798. exp.I. único. exp. Entre los novios en conflicto se observa la presencia de individuos procedentes de Europa . exp. era presentada como una “huérfana seducida y engañada” por Pedro Pascual Lescano. cfr. y al cabo de dragones Juan José Pérez denunciado por abandonar a la novia embarazada. el cuerpo de la causa consta de más de 500 folios escritos casi siempre de ambos lados.193. 231 Tómese como paradigmático el expediente que tiene como parte accionante a Isabel Gigena en una querella por estupro e incumplimiento de esponsales contra Francisco Vázquez Maceda. II.1. proveniente de Potugal al pardo libre Ignacio Núñez. exp. natural del Pago de San Vicente por ejemplo.natural y vecina de la ciudad de Córdoba. y Jose Ruiz de Zeballos Neto -cuyo procurador era el Alguacil Mayor y Regidor Propietario. vecina de Buenos Aires. t. Años 1812 – 1880. Años 1702 .

frente a un 33. el resto de las causas -5.3 % de casos referidos a la ciudad. No puede asegurarse que en los otros casos en donde no se advierte mención expresa al fenómeno no hubiese existido también relación carnal entre los novios. eximisión en el pago de aranceles judiciales.5% en la campaña de Córdoba. especialmente la época estival por lo cual no podría argumentarse la existencia de pautas de moralidad diferente en la ciudad o en el campo.se hace mención a que en la pareja existió trato ilícito con conocimiento carnal. En no pocos pleitos relacionados con la promesa esponsalicia –44. era relativamente frecuente que familias vecinas de la ciudad también tuvieran un establecimiento en la campaña donde pasaban varios meses del año. Leg. III. 11. liberación de costas y de protección respecto de los embargos de bienes.Relativamente frecuentes eran las declaraciones de pobreza de los involucrados en los litigios.5% de las causas entabladas por ese motivo ante la Audiencia Episcopal de Córdoba del antiguo Tucumán existentes en el actual Archivo del Arzobispado de Córdoba correspondían a la provincia de ese nombre. hijos. un 23. su estado de viudez para brindar al tribunal una imagen de mayor desvalimiento autocalificándose de “pobre. Años 1787 – 1793. y dentro de ésta un 66. cfr. La Rioja y Mendoza. Los valores correspondientes a Córdoba se hallan asociados a la proporción de habitantes existente en la campaña y en la ciudad por lo cual no puede concluírse que los habitantes de la campaña practicasen necesariamente una sexualidad prematrimonial más o menos libre asociado a las costumbres de la vida en el campo y a un menor control social traducido en una menor presencia de representantes de la autoridad tanto eclesiástica como civil. Distribución espacial de los conflictos por esponsales El reparto espacial de los litigios por esponsales analizados muestra que en el período estudiado el 94. posiblemente con la intención de lograr asistencia judicial gratuita. se distribuye de la siguiente manera: un 68.7% correspondía a la campaña.7% en la ciudad y un 5. El domicilio de las parejas en las cuales se constató la existencia de relaciones sexuales prematrimoniales. 98 . desvalida. sin los respetos de Padres ni bienes de fortuna”. que la novia resultó embarazada o bien que de la unión nacieron hijos. Debe tenerse presente que en los sectores preeminentes. embarazos.2%. exp. 193.6%comprendía a pleitos iniciados en Salta.2% en otras provincias. t. Catamarca.

En ese sentido la Iglesia sólo toleraba el ejercicio de la sexualidad con finalidad procreativa y exclusivamente en el ámbito de la institución sacramental consistente en el matrimonio religioso. A. Los datos disponibles con relación a los niveles de ilegitimidad de los nacimientos en el territorio cordobés nos informan que los mismos eran excepcionalmente altos a fines del siglo XVIII236 con tendencia a descender en el el siglo XIX en el sector de blancos especialmente.1880 Distribución espacial de los conflictos prematrimoniales en la jurisdicción del Obispado de Córdoba 1702 . pp. 235 99 . con ejemplos para los diferentes grupos sociales. es de suponer que una porción de esas parejas de LAVRIN. impulsados por la lujuria.) Instituto Mora. P (comp. Para el caso mexicano se ha resaltado una profunda sexualidad que corría bajo la superficie de las relaciones formales dictadas por la Iglesia y la facilidad con la que hombres y mujeres. GONZALBO AIZPURU. (1993:226) “Las mujeres tienen la palabra. México. COUTURIER. E. 218 – 250.1880 Noviazgo y relaciones prematrimoniales El análisis de los juicios originados en incumplimiento de promesa matrimonial introducen necesariamente en la cuestión de la práctica de relaciones sexuales pre- matrimoniales en una sociedad tradicional y cristiana como la analizada. entraban en ese tipo de relaciones 235. Universidad Autónoma Metropolitana. el amor o la pasión. Otras voces en la historia colonial de México” en Historia de la Familia. en este mismo trabajo el capítulo referido a sexualidad extramatrimonial.Gráfico N° 4 Distribución espacial de los conflictos prematrimoniales en la jurisdicción del Obispado de Córdoba 1702 . La lectura de los expedientes correspondientes a la jurisdicción del Obispado de Córdoba pone de manifiesto la transgresión de la población a las normas establecidas. 236 Consultar. Se desconoce qué porcentaje de dichos nacimientos se originaban en relaciones prematrimoniales.

no consideraba a la maternidad ilegítima como estigma en los sectores medios citadinos. Vrtud sumisa. Leg. I. t. emparentada con las principales familias de la ciudad y el muchacho también había nacido en la ciudad. proporciona elementos acerca de la sexualidad prematrimonial de una pareja perteneciente a familias acomodadas de la época. Juicios por Esponsales.cuya unión informal nacían niños se casarían más tarde y que un número de ellos en cambio no legalizarían nunca su situación. María Emma MANNARELLI identifica el desarrollo de una cultura que si bien discriminaba el fenómeno de la ilegitimidad en mujeres y niños.La sentencia del juicio fue favorable para la joven a quien se le dió por bien probada su demanda por esponsales. SALINAS ÁLVAREZ. Fue durante esa estadía que en una oportunidad . Los juicios por incumplimiento de promesa esponsalicia ilustran acerca de la prática de la sexualidad anterior al casamiento y plantean un contraste entre dicha costumbre y el valor asignado a la virginidad de la mujer soltera en la misma sociedad237..000 de plata corriente. la Curia lo sentenció a cumplir su palabra y a dotar además a la joven por el monto de $3. de 26 años. cfr. amor rebelde (1994:63) Lom. Santiago de Chile. el capitán logró apartar a Ana de la gente por la fuerza y dándole palabra de casamiento la hechó al suelo detrás de la capilla rasgándole las ropas hasta que una de las hermanas de él intervino reprendiéndole. C. Años 1702 – 1765. Es posible que. fundamentalmente si se tenía el cuidado de evitar que los comportamientos inconvenientes tomasen estado público. estando la familia reunida en la capilla de la propiedad rezando el rosario. AAC. de 17 años de edad al iniciarse el juicio. Las chilenas de la colonia. El capitán Arrascaeta fugó de la Real Cárcel de la ciudad de Córdoba hacia Buenos Aires según testigos. vestuario del efecto del estupro y preñez de que fue autor. meses antes Ana había sido invitada a la estancia de la familia del joven a pasar unos días con el consentimiento de sus progenitores quienes “la habían confiado” a la madre y hermanas del demandado. domiciliada en la “Calle Real”. La acción ante los tribunales eclesiásticos se inició durante el mes de julio del año 1739. por ello fue excomulgado. 193. El caso de la joven Ana de Deza.. condenándolo además a hacerse cargo de su manutención: alimentos. Fundamenta tal hipótesis en ciertos casos en donde comprueba que mujeres de clase alta en el siglo XVIII no fueron rechazadas por ser madres solteras. sustento. 238 Cfr. con la intención de escapar a España.] cursó escuelas” . y del capitán José de Arrascaeta238. vecino próximo de la vivienda de la accionante. 237 100 . sin oficio según sus propios dichos ya que vivía a expensas de su madre. “criado en colegios [. -siempre según testimonio de la parte accionante-. la autora observa que según estudios para el Perú de la misma época. Vueltos a la ciudad. exp. frente al rígido modelo de virtud femenina propuesto desde el Poder existiesen mecanismos de tolerancia en la vida práctica que actuasen como reguladores de actitudes discriminatorias ante jóvenes que hubiesen incurrido en ciertas incontinencias sexuales. ediciones. como ha sido observado para otras poblaciones. 7: la joven era natural y vecina de Córdoba. José la visitaba de día y de noche en la casa de ella y cuatro meses después logró introducirse una noche en la habitación de la joven abriendo la puerta con una llave maestra con la complicidad de un esclavo de la casa y se la llevó a su domicilio donde tuvieron contacto carnal de cuyas resultas En sus reflexiones acerca de la importancia acordada a la virginidad por la sociedad chilena en la época colonial Cecilia SALINAS ÁLVAREZ se interroga acerca de la posibilidad de que el modelo de la mujer virgen constituya parte de un estereotipo propuesto desde la Iglesia y los sectores más tradicionales de la sociedad.

”241. la parte actora resaltaba la inocencia y el recato de la niña convocando a conocidos de la familia para que diesen prueba de su buena fama y reputación asegurando era la niña: “. 241 Ibídem. Juicios por Esponsales. 193. La estrategia de la defensa del demandado consistió en cubrir con un manto de sospecha la honestidad de Ana cuestionando su virginidad. En contraste.. la mujer se quejaba de que Francisco Palacios. AAC. 243 Coincidentemente con lo observado para el área de la jurisdicción del Obispado de Córdoba. exp. III. En el caso de las argumentaciones más frecuentes de los 101 . hecho promesa de 239 240 Ibídem. Leg.”240. las oportunidades de unión legítima con otras personas se dejaban pasar en el convencimiento de que un día se efectuaría el matrimonio hasta que inesperadamente la mujer tomaba conocimiento de que quien ella consideraba su potencial marido se hallaba pronto a contraer nupcias con otra persona242 ante lo cual interponía demanda por incumplimiento de esponsales e intentaba probar que se le había casamiento243. f. t. 3. se producía la concepción. Años 1787 – 1793.. estimada y reputada publica y notoriamente en buena fama y opinion de integridad y virginidad. negando el capitán Arrascaeta haberla “desflorado” dudando de que existiesen “. con frecuencia existía entre ellos unión carnal. dolores y engaños con que se ha de casar con ella privándola de tomar estado con otras personas”. vecina de Calamuchita quien en 1788 contaba ya con treinta años. 27 Ibídem. Incumplimiento de palabra de casamiento El incumplimiento de la palabra dada constituía el motivo central de un pleito por esponsales. 242 Es el caso de Jerónima Irusta . otras.. el tiempo transcurría.muy honesta y recogida apartada y retirada en su quarto sin salir a las visitas de la sala y que siempre a estado tenida.. con quien tenía una relación desde hacía doce años la tenía con “entretenidas.se casasen con otras. a veces años. 35. Ocurría. en ocasiones la pareja cohabitaba largos períodos de tiempo. f..otras causas naturales por donde se pueda perder la estreches natural sin conocimiento viril y que de aquí infiero necesariamente corrupcion pecaminosa. f.la joven quedó embarazada239. le prometía casamiento. el nacimiento de hijos nacidos fuera de matrimonio. En algunos casos no había existido convivencia sino un noviazgo indefinido.. que un hombre entablaba una relación con una mujer.. para el caso chileno Cavieres y Salinas sostienen que las demandas por incumplimiento se fundamentaban especialmente en los reclamos de las mujeres que se negaban a aceptar que sus novios -de quienes se hallaban embarazadas o con quienes habían tenido hijos. 64. como se verá.. cfr. el contacto era de carácter más ocasional.

SALINAS R. 4. El objetivo perseguido por la interesada y/o su familia consistía en la reparación del daño perpetrado. procuraba impedirlo recurriendo a la justicia 244. I. 245 AAC. otros reconocían haberla otorgado en un momento de debilidad pero se negaban a cumplirla. sexo. Cit. sexo y matrimonio en Chile tradicional. (1991:95 ) Amor.. 244 Del análisis resultante del estudio de ochenta juicios de esponsales en Chile entre mediados de los siglos XVIII y XIX Cavieres y Salinas concluyen que en la mayoría de los casos las rupturas de las promesas matrimoniales tanto en el campo como en la ciudad fueron provocadas por los novios y por los padres. Ejemplo de dicho proceder constiuye el caso de Gutierrrez Hoyos quien recién casado en Córdoba afrontaba una demanda de una mujer de Buenos Aires quien le reclamaba el reconocimiento de la paternidad de un hijo de más de tres años245. algunos negaban lisa y llanamente la palabra. SALINAS R... o que la palabra dada no había sido firme... 102 . (1991: 95) Amor. o pecuniario con una compensación económica. Cfr. t. terminó varones chilenos para justificar el incumplimiento de la promesa se cuentan la desigualdad social y la vida licenciosa de las mujeres. 246 Ibídem. otros se defendían expresando que la promesa otorgada había tenido carácter condicional al consentimiento de sus padres que luego había sido denegado. E . 193Ibídem. cuando la promesa había sido efectuada ante autoridad o en prisión. si hasta ese momento la mujer se había resignado a una convivencia no formalizada con la esperanza de algún día regularizarla. fuere un resarcimiento moral a través del casamiento. El hombre reconocía que “por la fragilidad de ambos”246 y luego de resistir la tentación de las provocaciones de ella por creerla “doncella intacta”247 ya que había ido sola a su casa en horas de la noche. uno de los más empleados consistía en la descalificación de la reputación sexual femenina. CAVIERES. Ob. cfr. Años 1702 – 1765. podía argumentarse su falta de validez derivada de una posible aplicación de violencia. Los recursos masculinos empleados para sustraerse de la responsabilidad abarcaban una amplia gama de argumentos. Leg. Juicios por Esponsales. CAVIERES. al advertir el propósito del hombre de abandonarla a ella y a los hijos a su suerte. Por otra parte. Universidad Católica de Valparaíso. otros se resistían a cumplir la obligación asumida so pretexto de la edad avanzada de la mujer a quien ellos mismos habían cortejado inicialmente. b) estado de corrupción de la joven al momento del primer coito y c) auto exaltación del sentido del honor de hombre de sangre hidalga. La estrategia utilizada por la defensa masculina a fin de impactar positivamente en el concepto del juez eclesiástico solía girar en torno a tres pilares básicos: a) negación de haber otorgado palabra de casamiento -previo reconocimiento del trato ilícito atribuído a la “debilidad de la carne” propia de la fogosidad natural masculina.En efecto.. 247 Ibídem. E . exp..

. 2. y de sangre ydalga ubiese de dar palabra de casamiento ni quisiese casarse con una mujer producida de ylícito aiuntamiento. y la desflorase se case con ella.. Sin respetar la presunción de virginidad que correspondía a una joven soltera y como resultaba imposible para la parte querellante demostrar el estado de pureza anterior al coito. 103 .en el tiempo que yo era soltero procediendo como hombre de bien y honrrado suplí las necesidades de la susodicha y que me hallo casado y velado y en estado de grasia por la misericordia de Dios y aprtado de tan ilícito tropiezo no solo no debo continuar la correspondencia o compensación. Años 1794 – 1797. El hombre negaba haberle dado palabra de casamiento y afirmaba que al conocerla él.. Como se ha expresado.. la defensa de Marcelino González si bien reconocía que: “Es verdad que en el derecho Divino. Leg. o dote á muger con quien se aya copulado. opinión y fama con ympostura impropia de mis honrados procedimientos.. A fin de deslindar responsabilidad acerca de una supuesta acusación de adulterio por su joven esposa. t. IV..ha procurado tiznar mi buen crédito. 193. aceptaba hacerse cargo de la crianza del hijo a partir de ese momento mandándolo a buscar con persona de confianza a la ciudad de Buenos Aires y se manifestaba injuriado por el daño que a su buen crédito resultaban los dichos de la mujer respecto de su comportamiento en los siguientes términos: “. y faltando ella falta todo. que no sea virgen.teniendo “tratos menos honestos”248 con ella. 251 AAC.”251... por que esta circunstancia es la bas[e] de á quella óbligacion.”250. y en el canonico y Real se manda que el que sedugese alguna muger. Juicios por Esponsales.”249. ó la dote [arguía en su favor que] no se encuentra en ambos [derechos] que se mande al hombre que se case.. el hombre expresaba que el trato ilícito lo había tenido: “. ella era ya corrupta. exp.. Ibídem.. Así.. una cuestión central en la argumentación de la defensa masculina en los jucios entablados por incumplimiento de promesa y/o estupro consistía en cuestionar la pureza sexual femenina anterior a la relación a fin de sustraerse de toda responsabilidad. la 248 249 250 Ibídem.] que como era dable que un hombre honrrado. y sangre faltando a la verdad [.

Así por ejemplo Hilaria Galarza. el hombre expresaba en un escrito los graves perjuicios que en razón de su prisión sufrían los créditos y negocios de él. En otros casos se consentía en asignar el recinto de la ciudad por cárcel. expresaba al respecto de los temores por una posible liberación de su novio Felipe Bustos que éste partiese: AAC: Juicios por Esponsales. a sabiendas de que si escapaban.. Por otro lado. AAC. 193.mujer debía reposar su defensa en el juicio público del vecindario de cuyas aseveraciones testimoniales dependía la sentencia. parda libre. t. 12. En ese sentido. La fuga constituía para no pocos individuos un recurso utilizado para sustraerse de toda responsabilidad. si bien originalmente había iniciado los trámites para casarse con otra mujer. Era frecuente que la prisión del demandado se prolongase. Tómese a modo de ejemplo el caso de Enrique Gómez de veinticinco años. II.. 253 252 104 . Años 1770 – 1786. vecino del Río Segundo preso en 1773 por causa de un pleito por incumplimiento de esponsales. 2. cfr. especialmente cuando el individuo no tenía otro medio de subsistencia que su trabajo personal. Por su parte las novias insistían en la necesidad de que los inculpados estuviesen sujetos. Juicios por Esponsales. exp. el brazo secular procedía a tomarlo prisionero y depositarlo en la cárcel pública de la ciudad hasta la substanciación del proceso como medida cautelar A veces era necesario reforzar al sujeto con grillos dentro de la prisión para impedir que escapara. t. de no concurrir prestamente el denunciado al llamado de la justicia eclesiástica.cargado de prisiones con el mayor vigor cual delincuente de la mayor grabedad”252. II. incluso llevándose los autos de la causa consigo. Leg. los presos argumentaban que faltos de libertad no podían aportar pruebas a su favor y así continuar la defensa. bajo “fianza de carcelería” la cual podía ser declarada sin efecto en cualquier momento debiendo teóricamente volver el demandado a la prisión estrecha si su comportamiento resultaba sospechoso. con ellos se evadían sus esperanzas de resarcimiento por los daños que se les había ocasionado. Leg. La reiteración de menciones a huídas y las medidas de seguridad adoptadas al prender a los demandados ponen en evidencia la frecuencia con que intentaban huir a caballo o a pie. debido a las circunstancias en que se encontraba expresaba su aceptación a casarse “de una ves” a los fines de impedir que sus intereses continuaran sufriendo daño. de allí que en ocasiones permanecieran presos por más de un año. 193. Años 1770 –1786. el caso permaneció trunco. derivada de la relativa lentitud de los procedimientos judiciales. exp. un demandado por incumplimiento de palabra de casamiento se quejaba de su situación ante el Obispo presentándose a sí mismo como “. de modo tal que. en una causa por incumplimiento de esponsales derivado de una relación donde había existido embarazo y parto. de allí que efectuada la denuncia femenina. de la prisión se dedujeran graves perjuicios para su persona y para aquéllos que vivían a su costa253.

. III. Juicios por Esponsales Leg.. I.a otras distantes tierras dejandome burlada saliendose con la suya y mas teniendo oficio que con él en cualquiera parte puede bien permanecer y sostenerse e igualmente contraer matrimonio ocultando la palabra y sucedido.193 (1702 . expresaba que por su oficio ganaba $18 mensuales y que dado el tiempo en prisión grandes eran sus padecimientos y los de su madre AAC.1798. por lo que se le solicita fianza hasta la conclusión del pleito. Se trata de la querella formulada por la familia de Ana de Deza contra José de Arrascaeta. exp. 7. El ocultamiento podía constituir otro ardid para liberarse del brazo de la justicia ante reclamos de las novias traicionadas.1765) t. II.. Juicios por Esponsales Leg. t. 256 AAC.” 254. oficial sastre del gremio de la ciudad de Córdoba. exp. 257 Es el caso de Paulino Avila quien se ocultó para no enfrentar la denuncia de estupro de que era objeto ordenándose prisión en la Real Cárcel y luego dándosele por cárcel la ciudad. habitante a veinte leguas de distancia del demandado.del ningún arraigo del demandado a la ciudad lo que hace fundado sospecha de fuga. 259 AAC. Juicios por Esponsales. la Iglesia solicitaba la captura de sus personas257. Ejemplo constituye el caso de Felipe Bustos. Si bien el muchacho reconoció haber dado palabra de matrimonio a María Luisa Guevara –calificada de vieja por el padre del novio. pardo libre quien afirmaba estar en prisión desde hacía más de trece meses por una causa de esponsales. Juicios por Esponsales. Año 1797 . AAC. A la fuga para evitar el casamiento recurrió también José Victorio Álvarez tras el careo al que fue sometido con su prometida por el vicario del Río Segundo a instancias del provisor del Obispado. exp. 12 La mujer se se autoidentificaba en el juicio como pobre pero noble. recién después de transcurrir un lapso preso tras el dictado de la sentencia terminó aceptando los mandatos de la justicia. Único. 193. Así por ejemplo Manuel Saravia vecino de Santa Rosa. Juicios por Esponsales.”255. como cuando escapaban. Se comprueba el uso de la estratagema de la fuga aún en individuos de elevado status social acusados de burlar a novias de familias influyentes de la ciudad256. 12. IV. 258 AAC. t. t. en cuyo caso. se negaba a cumplir la sentencia eclesiástica de casamiento o dote correspondiente a la mujer.. III. 193 1787 – 1793 t.1765) t. exp.I. vecina de Santa Rosa. Años 1787 – 1793...y haber vivido con ella.“. el demandado decía no ser gustoso de casarse con ella. cfr. 255 AAC. el hombre huyó de la cárcel el nueve de octubre de 1739 alrededor de un mes después del nacimiento del hijo ocurrido el diecisiete de septiembre del mismo año. exp. Su padre lo apoyaba259. la joven embarazada fue llevada a parir al campo. tras haber mantenido cuatro años de trato ilícito con María Marquesa Avendaño258 y habiendo nacido de la unión de la pareja dos hijos. Años 1794 – 1797.. Se suponía que los rigores de la prisión servían para hacer reflexionar a hombres inflexibles en el reconocimiento de las consecuencias de sus acciones. No deseando hacerse cargo de sus actos. 193. Leg. En otro pleito resuelto a favor del reconocimiento de existencia de promesa esponsalicia durante el proceso se dejaba expresa constancia “.V.. Leg. Leg. Juicios por Esponsales.2. 254 105 . Leg. 193. exp.193 (1702 .

La anuencia de la familia en estos casos era de singular importancia en su respaldo. su padre. Mientras María Rosa Ledesma. el capitán don Agustín Quiroga se excusaba de que su hijo no compareciese en razón de estar en cama desde hacía dos meses. 15. Juicios por Esponsales. Años 1787 – 1793.que también lo había asegurado a su madre verbalmente. ante la solicitud de comparencia de Felipe Santiago Quiroga por el cura y vicario de Río Segundo a raíz de una denuncia femenina.en caso que dicho deba palabra á alguna muger haviendola hecho caer se quede dicho riéndose sino que la qcubra con la palabra que le dio (en caso que assi sea) [sic] y es mi gusto de que el expresado mi hijo la pague mas antes en esta vida que no en la otra. Así por ejemplo. III. Existen testimonios de casos en los cuales el hombre. 193.ya que mientras se excusaba por la no comparencia del hijo afirmaba: “. t. El novio por su parte negaba el compromiso y afirmaba que ella no se había resistido al acceso Tal el caso de Pedro Díaz. t. La solicitud de dispensa por enfermedad ante una citación judicial derivada de una demanda de incumplimiento de promesa de esponsales era otro de los supuestos artilugios utilizados por el varón.. Años 1770 – 1786. 262 Ibídem.. exp. Resulta de interés remarcar el doble discurso del progenitor -quien luego iba a actuar como procurador del demandado en su defensa durante el juicio por esponsales.”261 Sus palabras contrastaban con la encendida defensa que encabezaría luego acerca de la inocencia de Felipe acusado de haber embarazado a María Cuevas negándose a efectuar el casamiento262. 260 106 . quien se autocalificaba de “doncella burlada”263 aseguraba que él le había prometido casamiento haciendo la señal de la cruz. 1.Una alternativa para acceder a la libertad consistía en el recurso de fianza de un tercero a los fines de ejercitar la defensa260.. II. español. 193. Leg. Juicios por Esponsales. la causa permaneció incompleta. vecina del Frayle Muerto. 261 AAC. “siempre que consiguiese su intento”264 -es decir tuviese relaciones sexuales con ella.. Leg. 263 AAC. exp.dejarme bulnerada e inepta para contraer con otro hombre de honra”265. quien cuando había efectuado la testificación de libertad y soltería a los fines de efectuar matrimonio con Paulina Rodríguez y estando ya corriendo las proclamas. 264 Ibídem. después de haber tenido relaciones íntimas con una mujer negaba lisa y llanamente haberle prometido que se casaría con ella. 265 Ibídem. y que con su accionar José había conseguido “.. vecino de Córdoba.. El caso de Don José Arroyos resulta ejemplificativo de dicha postura. fue denunciado por María Petrona Maidana. vecina del Río Segundo.

así como que la preñez de la accionante del pleito procedía de otro individuo.1786. AAC. 268 Ibídem. Años 1787 – 1793. a ello recurría el joven de veinte años Eugenio Martínez. Es importante destacarlo porque la mayoría de los novios se aferraban a la falta de honestidad de la joven para desembarazarse de la responsabilidad del compromiso. quien se autocalificaba de “muy pobre”. curiosamente en otras exposiciones aceptaba haberle prometido casamiento varios años atrás bajo la condición del “gusto de su padre”267. Más frecuente que negarla era efectuar la promesa de matrimonio y luego hallar justificativos para desobligarse de ella. 270 Nótese que con tal enunciación en este caso. 1770 . Los argumentos utilizados por la defensa del demandado se basaban en la afirmación de que existían sólo tres maneras de obligabar al hombre a contraer matrimonio o dotar a la mujer que había conocido carnalmente. Juicios por Esponsales.2.II.carnal. al cuestionamiento de la fama moral de la mujer de por sí harto vulnerable en una sociedad patriarcal como la analizada. Años 1770 – 1786. b) por cohabitación con doncella no habiendo ella consentido en su desfloramiento. Juicios por Esponsales. los cuales presentaba: a) por estupro o fuerza hecha a una virgen o viuda honesta. exp. se reiteran con relativa frecuencia269. En ocasiones. t. La joven lo acusaba de haberla “desflorado pribándola de su birginidad” resarcimiento por ello. 193. Leg. tal el caso de Enrique Gómez de Río Segundo. III.exp. 193. 193. t. cfr. 269 Consultar como ejemplo: AAC. Otro testimonio que solicitaba a la curia eclesiástica lo liberase de la obligación de casarse o dotar a la mujer por alegar infidelidad de la misma constituye el del vecino del Río Segundo Francisco Javier Carrizo. también negaba ser el padre del niño que ella había parido y estaba criando y tenía planificado casarse con otra mujer de Río Tercero. En otros pleitos los dichos de los novios resultaban contradictorios. t. No considerándose incluído en algunas de las posibilidades señaladas. 267 266 268 y solicitaba un 107 . En efecto acusaciones de “vida licenciosa” “desenboltura a manifestarse á muchos sujetos”. para nada frecuente. existe un reconocimiento por parte del varón de los derechos que le cabían a una mujer aún no siendo virgen cuando el hombre reconocía haber prometido casamiento. II. Alegar inconveniencias en el comportamiento femenino constituía una constante del discurso masculino al que se acudía una y otra vez. quien negaba en un escrito haber otorgado palabra de casamiento a Margarita Zabala reconociendo sin embargo haber sido el primer hombre que había tenido trato ilícito con ella. se sumaba también la negación de haber efectuado la promesa. c) por promesa o palabra de casamiento otorgada a la mujer y aceptada aunque ésta no fuese virgen si eso constaba al varón270. sometiéndose a cópula ilícita “a la primera y leve insinuación que le hizo”266. 2. Leg.3. Eugenio negaba haber Ibídem. Leg. exp.

se debe estar a la confesion del varon y no a la de la mujer porque semejantes mujeres desprecian fácilmente la religión del juramento”271. AAC. Años 1770 – 1786. 193.. Como puede apreciarse en estos ejemplos la defensa masculina interpretaba según su conveniencia la normativa vigente y mientras unos sostenían en el argumento de que la mujer corrupta -es decir que ya estaba iniciada sexualmente al iniciar la relación con un hombre. Contrariando el principio legal de que no probándose lo contrario se presumía en primera instancia la pureza del estado femenino.. II. 9. notaviliten mutatis promitio. Nótese como en el texto citado los vocables madre y padre están inicialados con mayúsculas. non obligat. Leg. Tomo II. la defensa del hombre pretendía que ante la falta de coincidencia entre las declaraciones de la pareja. Como se advierte. Mas adelante se analizará cual era el punto de vista de la defensa femenina sobre estos aspectos. Juicios por Esponsales. a que se agrega la desigualdad notable entre uno y otro de no tener Padre conocido por no haver sido su Madre dicha Geronima Ferreyra jamas casada. 12. Juan Enrique Gómez. 272 271 108 . exp. al argumento de corrupción se sumaba en este caso el de desigualdad de linaje como justificativo para desobligar la palabra. era la mujer quien debía demostrar que el conocimiento carnal se había hecho bajo palabra de casamiento debido a su mala reputación y de no lograrlo se le debía considerar a él libre:“. otros como en el último caso le reconocían derecho a indemnización aún no siendo virgen si había mediado palabra de casamiento entre los novios.. De aquí es que si alguno huviese prometido casarse.dado palabra de casamiento y adjudicaba la preñez a otro hombre. f. AAC Juicios por Esponsales. con una muger desigual a su linage. como el de que la mujer había sido inducida a la demanda por un enemigo o el recurso de la desigualdad de linaje. de aquella obligacion quando sobrevino algun inconbeniente tan grave que si huviese existido antes no se huviese hecho la promesa. quia rebus.. Así procedió José Tomás Baigorrí ansioso de libertad para contraer nupcias con otra mujer : “Del mismo modo se livertan los contrayentes. 8 y 8 vto. Leg. 193 (1770 – 1786). Como puede advertirse solía recurrirse a otros argumentos a fin de liberar al varón de responsabilidad por los hechos acaecidos.no merecía resarcimiento alguno tras ser abandonada aunque existiesen hijos de la pareja. exp. en épocas posteriores a la puesta en vigencia en América de la Real Pragmática sobre Hijos de Familia.” 272. del Río Segundo en un escrito en su defensa ante una demanda por incumplimiento de promesa matrimonial aseveraba: “no se atreve a asegurar a que yo le quitase su virginidad o desflorase por injustificable. t.

Juicios de Esponsales. En otro caso se recurría a un discurso semejante con la siguiente afirmación: ”. 193.. 9. lo que era motivo de que en él entrasen “otros hombres. que en semejante estado hice cegado de la pacion. exp. 17. despues de la publicacion de la Novisima Real Pragmatica Sanción. 193.siendo cierto que el acto de la copula no se debe conciderar al hombre. 274 AAC. exp. y de ningun valor la promesa. en la zason que e dispertado de aquel letargo lo conozco no me corresponde portarme de otra manera que la de rendir la dicha mi boluntad a la de mis Padres. es cierto. no menos que la eterna suerte del hombre. incluso indios y mulatos” 276 durmiendo todos juntos . y tan grave que enbuelbe en si. Leg. En la justificación de su falta de cumplimiento a la promesa matrimonial la defensa de los jóvenes demandados también recurría como justificativo de la palabra dada a la naturaleza fogosa masculina a fin de atenuar la validez de los dichos pronunciados en circunstancias en las cuales no cabía espacio a la reflexión : “. 276 AAC.. 193. que huvie[se] hecho una promesa con cuio cumplimiento. En un expediente.. Años 1794 – 1797. Nótese como en el documento el vocablo familia está escrito con mayúscula. Leg.. Tomo II. Años 1794 – 1797. Leg. t.. que se debe tener por nula. 275 AAC. IV..ahora sereno de la tormenta que afligio a mi corazon apacionado que apreso la boluntad al entendimiento a efecto que no conociese lo que me combenia. se sugetava a sus sentimientos y a guardar privado de sus porciones ereditarias. exp. IV.II. Leg.. Años 1770 – 1786. exp. t. pues no es creíble. agraviaba su Familia.. 14 109 . se justificaba al negarse a cumplirla en el hecho de que el rancho de la familia de la mujer con quien había tenido relaciones íntimas tenía agujeros y permanecía sin llave..no quedava obligado a verificarlo. que es el movil de las acciones humanas dignas de premio o castigo. Años 1770 – 1786. 193. Juicios de Esponsales. Del mismo modo..”275 La cuestión de la promiscuidad en las formas de cohabitación es un tema que se repite en las fuentes analizadas como explicación de los yerros sexuales de los individuos.”273. t. Juicios por Esponsales. y olvidado enteramente de la razon. un novio demandado por incumplimiento de palabra de casamiento tras haber “desflorado” a una joven. 6. con la plenitud de entendimiento y libertad perfecta necessaria para obligarse a un contrato tan cerio.”274. otro individuo de sexo masculino se 273 AAC Juicios por Esponsales.

Otras descripciones se refieren a hombres y mujeres compartiendo el mismo espacio para dormir y al hecho de “.. exp. t. un impedimento para el matrimonio con persona distinta. la proximidad de las camas. 282 Ibídem. Juicios por Esponsales. o que me dé y asigne el dote que el arbitrio de Vuestra Señoría atendidas las calidades de uno y otro regulase suficiente para sobre llebar las miserias de una solitaria vida a que quedo expuesta por su ingratitud pues asi es de derecho. Años 1770 – 1786.. relación no formalizada. t. Juicios por Esponsales. utilizándose entre otros los siguientes términos: ”preñada”.. Años 1770 – 1786. 281 AAC. 193. Juicios por Esponsales. t.IV... Juicios por Esponsales. “gravada”283.. Años 1794 – 1797. 193. Infalibles testigos de ocultos pecados: los hijos prematrimoniales Las denominaciones utilizadas para designar a la mujer que esperaba un hijo son frecuentes en la documentación y variadas... exp. 193. 277 278 AAC.. t.no tienen en la casa mas que una havitación por lo que no pude resistirme a mi apetito. 280 Ibídem. 110 . Leg. Así por ejemplo Isidora Lencinas concurría a la curia a fin de que José Tomás Baigorrí “. La manifiesta intención de un hombre de casarse con otra mujer era interpretado como un serio agravio al honor-virtud de aquélla con quien había tenido o mantenía en ese momento aún. II.. tener celebrados esponsales con una persona constituía. aún entre parientes. tomo II. 283 Conforntar por ejemplo AAC.. 8 AAC..”277. “cargada”. 281 al haber dado “su cuerpo bajo presisa condicion de la palabra” asegurando que hasta entonces no 1. Leg. al mismo tiempo era común la expresión “hallarse embarasada” o estar “embarasada de preñez” o “encinta”284.280” Las mujeres se lamentaban por la “irremediable perdida de su honor” habían “conocido hombre”282. II. Leg. Juicios por Esponsales.los verifique contraiendo el matrimonio vajo de cuya palabra y condicion triunfo de mi honor.” 278 lo cual es de imaginar favorecía el ejercicio de la libertad sexual. Años 1770 – 1786.. Como se ha expresado. el recurso se orientaba a lograr que: “. 193. exp. t. 14. Años 1787 – 1793. 17. Juicios por Esponsales.no pueda contraher matrimonio con otra perzona que conmigo por los esponsales que tenemos celebrados . 10. III. 8 279 AAC. Años 1787 – 1793. Leg.III.. exp. 9.. exp. 193.” 279 . según el Derecho canónico.amparaba en el hecho de que en el domicilio de la demandante “. 284 Consultar al respecto AAC. Leg. exp. 193. Leg.

el mismo también se refirió a favor de la respetabilidad de la conducta de la mujer y de su familia ya que la reputación de una joven estaba estrechamente unida a la de su familia de la cual dependía en gran parte 286 . que mas o menos al mismo tiempo comensaron a criar en casa de ella una criatura que aun esta con ellos que todo[s] lo saben por el becindario que asi se los ha referido [.. natural y vecina de la ciudad de Córdoba quien residía en el barrio de San Roque no crió a ninguno de los dos hijos que tuvo de soltera con el carpintero Félix González ya que “. estos niños solían ser dados a criar muriendo no pocos de ellos como resultado del traslado y deficiente atención.. Ibídem.III.. 111 . t. t.. ya que a mayor respetabilidad de la persona mayor credibilidad de sus dichos .. 18 vto. Leg. Leg. Del expediente surge que la joven no sabía firmar. aún entre la gente de campo. Juicios por Esponsales. II . quien declaraba que: “. 193 Años 1770 – 1786. por ejemplo. que una lavandera de nombre Manuela Matos..”287.”285. la defensa de María Ventura Zelis (sic) propuso que se le tomase declaración al cura rector Dr. Por declaraciones de testigos surge en un pleito. exp. Resalta la calidad de los testigos presentados en algunas causas funcionarios públicos y religiosos. solían ser enviadas a la campaña a fin de que el parto pasase desapercibido a la curiosidad pública.a uno lo crió una mulata que vivía tras de la Ranchería de San Francisco y al otro [a] la mujer de José Zamudio.A los fines de ocultar un embarazo prematrimonial las jóvenes de la ciudad cuyas familias contaban con recursos. exp. Don Josef Xavier (sic) Sarmiento quien atestiguó a favor de la accionante. 9. No sucedió así con Manuela Antonia Ferreyra.. como también al Regidor Don Joseph Allende quien había tenido a Ventura y a otra hermana de ella en su casa “de limosna”. por las partes.] que ha bibido en la [sic] o ciudad sin sujecion saliendo muchas veces sola acompañada solamente por sus hermanas que tambien son solteras. entre las pruebas aportadas por un demandado con el fin de demostrar la mala reputación de una joven con quien había tenido “trato ilícito”se presentaba la prespicaz declaración de un primo de él. En un caso de negación de promesa matrimonial en el cual existía embarazo de la mujer. residente en el Río Segundo quien declaraba que su novio Juan Enrique Gómez al nacer la hija de ambos le había ordenado que 285 286 AAC. 14. Juicios por Esponsales.hace varios años a la Ventura la sacaron un tiempo de la ciudad que la llevaron para Rio Segundo para ebitar el deshonor. f.... 287 AAC. 193 1787 – 1793.

En un pleito entre naturales y vecinos de Santa Rosa. f. En el expediente la demandante relataba también como fue que debió dar cuenta a su padre sobre los hijos habidos de soltera y como el demandado los había reconocido como suyos y se encargaba de alimentarlos: “Estimulado mi padre de la conciencia despues de haberme reprehendido y confesadole yo de quien eran hijos [..”... es claro que una actitud exhibicionista en relación a sus proezas sexuales –del que en otras circunstancias su alarde posiblemente hubiera dado satisfacción al orgullo masculino. 291 Ibídem. En la demanda por incumplimiento de promesa la joven se manifestaba huérfana en su defensa..290. f. 193 (1770 – 1786). Ibídem. Leg. f. precisándole a que cumpliese con lo estipulado cuya sentencia no tuvo efecto por haver recibido la contratienda.”288. La demandante expresaba haber cedido a los requerimientos de su “novio” [sic] “.1... En contraste con estas afirmaciones el varón proporcionó en un escrito los nombres de diferentes hombres con los que afirmaba que ella se hallaba relacionada negando enfáticamente ser el autor de la pérdida de su inocencia292. t.. 292 Ibídem.“... Juicios por Esponsales. exp.1. Manuela había accionado un pleito contra Juan porque éste.con el aliciente de la promesa de esponsales que abrrogó su voluntad. surge una referencia al tema de la crianza del hijo resultado de las relaciones ilícitas mantenidas.. 112 . Mientras el hombre había asignado una mujer llamada doña Isidora Sánchez para dicha tarea el padre de la joven rechazó a la mujer entregando el vástago a una hermana del accionante. 12. 290 Ibídem.. quien promovió el caso solo con el fin de indemnisar su honor. 16. ya había engañado a otras mujeres: ”...la criase públicamente sin empacho alguno supuesto que havía de casarse conmigo.no convenía a su defensa ante el tribunal eclesiástico en un pleito en donde estaba cuestionada la integridad de su comportamiento..] se fue mi padre a preguntarle si era cierto para ver modo como 288 289 AAC. víctima de la actitud desaprensiva de un hombre que como a ella ahora. Con claridad aludía a la lactancia materna que había prodigado a su hija a pedido de él con la siguiente expresión : “me mandó criar a mis pechos”289. II.como debe constar por un proceso eclesiástico que corrió ante el anteceso de Su Señoría Ilustrísima saliendole definitiva en contra. aún confesando el conocimiento carnal que había habido entre ambos se negaba a casarse bajo pretexto de no haber otorgado palabra y a raíz de la infidelidad de ella.”291 Manuela aseguraba que el reiterado proceder del demandado era público y notorio en el vecindario.

susceptible de caer víctima de engaños.”296. exp. Leg. en un hijo que conosiendole el portal lo recogio y en su poder murio sin querer despues ejecutar su palabra para limpiar el feo vorron que sin compasion echo en mi casa. reincidía en la relación y de la unión nacía otro hijo. El caso de la madre soltera doña Isidora Lencinas resulta representativo del de otras mujeres que manifestaban el coraje de concurrir a los tribunales en reclamo de su dignidad ultrajada presentando demanda 293 294 contra un hombre cuyo comportamiento consideraban AAC.III. Juicios por Esponsales. ya por el padre ya por el marido. 12 Ibídem. t.. 113 . IV.remediarme.. t.. La imagen de fragilidad atribuida a la naturaleza femenina en la sociedad de la época. Si bien en el momento de dar cuentas a su padre la había protegido de un seguro castigo.. y su tendencia a cometer extravíos sino era convenientemente vigilada y correctamente encauzado su comportamiento. testigo infalible del oculto pecado. Juicios por Esponsales.”295 Transcurrido un tiempo desde tales hechos..”293. 193 1787 – 1793. servía a la defensa para conseguir la benignidad de los jueces. Una manifestación de solidaridad de géneros puede advertirse en la defensa acalorada de algunas madres de las damnificadas luchando en pro del reconocimiento de los derechos de las hijas al considerarlos avasallados Con contundentes expresiones se refería doña Petrona Rodríguez en 1794 a la actitud de Marcelino González quien después de haber tenido dos niños con su hija estaba tramitando un casamiento con otra mujer. 193 Años 1794 – 1797. palabras formales de Sarabia. y respondio planamente que eran suyos y que estos los habia tenido en muy con palabra de casamiento y que asi le suplicaba no pusiese mano en ella pues el se iba a remediar con ella. el demandado rechazó luego la paternidad que se le endilgaba294.. 2: se trata de una pareja de Río Segundo. ella denunciaba que el hombre había actuado con: “.bolbió a su antigua amistad renobandole con mas eficasia la palabra esponsalisia de cuyas resultas volvio a tener otro hijo el que aun todabia bibe.... 295 AAC. exp..astucia y engaño de un rapas lobo llamado don Marcelino González me le robó con la mas lastimosa crueldad todos sus vienes [se refiere al honor y reputación de ella] atropello el debil conosimiento de esta mi pobresita hija de que resultó el fatal efecto. 296 Ibídem. de lo cual la mujer responsabilizaba a su potencial yerno”. Leg.

Juicios por Esponsales.... Leg..defender mi honor y buena reputacion de la que me ha privado con falsas promesas: pongo impedimento en devida forma por deverme palabra de casamiento vajo la cual tuvimos un hijo del que se hizo cargo desde el dia en que nacio y lo mantiene en poder de una parda llamada Felipa. Juicios por Esponsales. 11: Ana Felipa Avendaño..que tambien le hechó agua de bautizo. también Isidora resultó víctima de su propia acusación ya que su reputación fue cuestionada por su ex pareja y su sus comportamientos puestos en la mira de los testigos de la parte demandada.”299.. 298 Ibídem. en ese sentido. el hombre no dudó en arremeter contra ella recurriendo al argumento legal de “cambio en la reputación de la persona” para invalidar los esponsales tratando de demostrar que después de la promesa que él había hecho ella había sido “fornicaria” ya que había tenido otra relación de la cual había nacido otro hijo.iba a lo de la partera tía Anita a parir [. exp.desaprensivo. 114 . La existencia de hijos.. IV. 17. exp..] que iba de tal modo que parecía que se le caía tierra de la cara y que estaba llovisnando cuando la vio. identificada como doña Gerónima (sic)Godoy de alrededor de cuarenta años relataba que efectivamente la había asistido en el parto de una criatura: “. 299 Ibídem.. En su escrito Isidora explicaba al provisor que su intención con la demanda consistía en: “. Por su parte. 300 Ibídem. Leg. Como otras.. una partera. Un clérigo llamado a declarar ratificaba que Isidora había tenido otro hijo hacía unos meses ”. en pleito contra don Esteban Baigorrí..”297. 301 AAC. 1.. el vecino Don Joseph Padilla confirmaba los dichos del anterior testimonio afirmando haber visto a la susodicha unos meses atrás cuando: “... 193 (1794 .”300. La causa permaneció inconclusa. f.. II. se trata de Isidora Lencinas hija legítima de don Miguel Lencinas y de doña María Zeballos.. Si bien en la acusación la accionante reconocía que el hombre cumplía con sus deberes de alimentación del hijo extramatrimonial. la honorabilidad sexual de la mujer constituía un elemento 297 AAC. natural del Río de los Reartes en el curato de Calamuchita inició acción judicial contra Juan Agustín Garay del mismo domicilio. no constituía para el hombre argumento suficiente para obligarse a efectuar un casamiento301 ya que la exhibición de los mismos no era probatorio ni de la paternidad ni de la promesa de matrimonio en una relación no sacramentada. t.”298.. luego la llevó la declarante a bautizar por tener la que declaraba algun escrupulo. aún siendo varios. 193 Años 1770 – 1786.y que lo dio a criar a una mulata Rosalía Soria. En relación al parto del hijo fruto de la relación con el demandado. En el expediente hay mención a prole consistente en cuatro hijos..1797) t.

t. exp..es notorio en esta ciudad mi buen procedimiento aunque parda libre y mi conducta de mejor arreglo y recogimiento .las repetidas caídas [de Lorenza Galván] con varios sugetos.. tómense como demostrativas las palabras de Hilaria Galarza cuando expresaba: “. El cuestionamiento del comportamiento de la mujer comprendía inexorablemente a toda su familia. de allí la importancia acordada a las declaraciones de los testigos: el entorno de la pareja. constituía un factor de poder significativo que intervenía en la dilucidación de las cuestiones judiciales.. ello concuerda con la consideración otorgada a “la reputación” y a la “apariencia de honorabilidad” que las personas se interesaban por preservar. Juicios por Esponsales. AAC. el vecindario. 2.clave a ser considerado por el tribunal de justicia a la hora de atribuir una filiación..livertad para confabular y hablar a solas y a qualesquiera ora con pasajeros que llegaban a su casa. ejemplo constituyen los dichos de Juan Acosta al justificar su negación a casarse en “..III. 193 (1787 – 1793).III. La credibilidad de la persona estaba en relación directa a su status socio-racial.que si ha ido al medico fue por enfermedades graves que ha tenido y no por preñez... 115 . por sí mismo en un elemento de acusación masculina sobre un embarazo oculto. 193 (1787 – 1793). Juicios por Esponsales. ello obligaba a explicaciones tales como “.... exp. Leg.” afirmando que la misma nunca había tenido recato alguno302. t.. 304 Ibídem.” 303 [el subrayado es nuestro]. El recurso de argumentación varonil sobre la inmoralidad femenina para sustraerse de una promesa de casamiento se reitera en uno tras otro expediente. estando allí algunos días gentes de todos los calibres durmiendo en el corto resinto de un 302 303 AAC. 5.. Leg. especialmente a los padres de la novia a quienes solía responsabilizárseles de no haber procedido con suficiente esmero en el cuidado de la honra de sus hijas atribuyéndoseles “descuidos” y falta de sujeción sobre las jóvenes otorgándoles: “.. A tal punto el proceder femenino era sujeto a observación y juicio que la concurrencia al médico o a una mujer conocida como partera podía transformarse..” 304. La estrategia consistente en tender un manto de sospecha sobre la honra femenina para justificar la negativa al cumplimiento de esponsales cobraba mayor fuerza en mujeres de baja extracción socio-racial.

la causa permaneció incompleta.. así comenzaban a frecuentar la casa. vecina de la Tegua. II.” 307. 193 (1787 – 1793). Leg. Leg. t. t. 116 . ella era vecina de la Punilla y su padre don Damasio Basconcellos (sic) se lamentaba de lo sucedido: ”. de veintiuno. Juicios por Esponsales. así relataba la defensa de Juana Manuela Yañez. algunos individuos se ganaban la confianza de la familia solicitando a los padres una de sus hijas en matrimonio. 7. 14. A fin de lograr sus propósitos. IV.rancho todos quantos paraban de noche en donde dormían juntamente las citadas niñas. sin presentarse personalmente ni concurrir luego a efectuarlo. quien había resultado embarazada. exp. 193 1770 – 1786..”305. Tal parece ser el caso de lo ocurrido a Manuela Melchora Basconcelos (sic)en 1795. Como en tantos otros casos. Un procedimiento utilizado por algunos hombres consistía en solicitar permiso para contraer matrimonio a los padres de la novia a través de interpósita persona. 10. 308 AAC. de veintidós años su resistencia a casarse con Rosa Alcántara... Juicios por Esponsales. luego de las primeras actuaciones caían en el vacío por lo cual 305 306 AAC. vecina del Río Primero quien se refería al proceder de José Ignacio Cueba (sic) en los siguientes términos: “.] determinaron denunciarlo 308. negando incluso que hubiese existido conocimiento carnal entre ellos306. respondió que a la vuelta de su viaje a Catamarca lo efectuaría.. Ibídem.III. exp.... cuando se producía el embarazo y los progenitores solicitaban el cumplimiento de lo pactado solían retirarse con la excusa de algún viaje a cuyo regreso cumplimentarían el compromiso.al cabo de algunos meces viéndola dicho Cueba encinta o embarazada. t. Así justificaba José Marcos Molina. 1794 – 1797. Juicios por Esponsales. 307 AAC.. para descuidar mas a los Padres de la que suplica se valió de Thomas Araya rogandole le hiciese el favor de verse con dichos y les pidiese en su nombre á su hija Manuela por esposa: los padres expresaron consentimiento pero viendo luego que la preñez era de meses mayores y que el delinquente no parecia cumplir la palabra [.enterado del retiro que hacía Sosa de mi casa despues de conseguir saciar su apetito le requirió por mano del Pedáneo cumpla lo pactado. es de suponer que muchas de dichas denuncias. Como el número de causas por esponsales incompletas es elevado. exp.. Leg.

. torcido. viciar. estragar. efectuado el mismo no pocas veces a escondidas. quien no firmaba. La mujer solicitaba alguna satisfacción por tantos daños que se le había causado311. As. Tal el caso de Josefa Gómez. enterada de que el hombre se había casado con otra concurría a efectuar su reclamo ante la Curia Eclesiástica explicando que el hombre le había dado palabra de casamiento cuatro años atrás. En los casos en los cuales se pretendía ocultar un alumbramiento. Jackson editores. 4.. el niño era incorporado al hogar sin especial mención a su origen. 193. perverso. así se autocalificaba una parda de condición libre que había Lorenza Galván. Años 1794 – 1797. 1955. Bs. o expuesto. natural del partido de Santa Rosa. profundizada en estas situaciones contribuiría al fenómeno309. 311 Ibídem. pervertir.de los cuatro hijos que me dejó uno es muerto y los otros tres me viven sin que tenga absolutamente medios con que poderlos mantener y mas quando ellos por ser todavia tan pequeños no me pueden ayudar con su trabajo y procurarme algun alivio ni yo puedo tampoco trabajar a lo menos por ahora por sentirme tan quebrantada en mi salud y haver quedado tan enferma de resulta del último parto que me asaltó en la inclemencia del monte adonde me había llevado este hombre.”310. el reclamo de matrimonio quedaba sin efecto y los hijos nacidos de la relación indefensos. como fugitiva y apartada de las gentes solo con el intento de tenerme mas a su salvo y dar entera rienda á sus pasiones. Leg. exp.. dicha promesa había sido ratificada después.esas mujeres deberían depender del solo amparo de su familia para llevar adelante el embarazo. quien afirmaba tener cuatro hijos de Martín Lescano (sic) del mismo origen y domicilio. de 28 años. vecina de Córdoba tenía entablado pleito por esponsales contra Juan Acosta. IV. 312 Según el diccionario Hispánico Universal el vocablo corrupto en su acepción figurativa significa: dañado. La mujer. La mujer expresaba haber tenido un hijo de él que había fallecido a los siete meses. al menos en la práctica.. 309 117 . no pocas veces los recién nacidos morirían ya que la falta de asistencia adecuada. Corromper: pervertir o seducir a una mujer. también solía ser entregado a criar una vez nacido. Juicios por Esponsales. En ocasiones la noticia del inminente casamiento del considerado novio llegaba tarde a oídos de aquélla con quien tenía ilícita amistad y si al presentar ésta demanda por esponsales no cumplidos el hombre se había desposado ya con otra. El término empleado para identificar a una mujer que había tenido trato carnal con un hombre era el de “corrupta”312. t. que había existido mutuo consentimiento entre ellos y de la unión habían nacido cuatro hijos. la mujer relataba su trágica versión del siguiente modo: “. 310 AAC.

193. 17.. exp. Leg. la accionante presentaba un listado de una suma de alrededor de cincuenta y dos pesos con catorce reales. VI. 316 Ibídem... ni el mismo conseguiria vajo de otro pretexto [. Leg. t.. el fracaso de otras propuestas de matrimonio a la joven servían para reforzar la idea de una moral intacta víctima de la injusticia del capricho de un hombre: “. Es posible que.solo el ha sido dueño de mi honor solo el con su falsa promesa ha conseguido lo que ningun otro. Con enérgica determinación.”315. 4.no habia llegado a la pubertad quando inicio su pretencion y el no es inocente para no conocer el estado de virginidad en que me hallaba y si no fue assi por que permaneció tantos años en la misma correspondencia vajo de la misma palabra por que me la reiteró tantas veces estorbando otro casamiento que me proporcionaron mis Padres?.accionado juicio contra un hombre que se negaba a cumplir su promesa. Juicios por Esponsales. II. La solicitud de consideración de dichos gastos fue derivada por el Provisor a la justicia civil por ser incompetente el juzgado eclesiástico en su tratamiento. 315 AAC.”316 ... 193. exp.] diga la dilatada solicitud . Leg. en virtud de la cual me ha tratado ilícitamente en todo este tiempo y aun me ha causado algunos gastos así en su manutencion como en su bestuario. exp. Juicios por Esponsales. en la percepción de la pareja.. Años 1798 – 1807. y años que le costó el vencimiento. Así en otra causa en la cual el hombre utilizaba el reiterado recurso de acusar a la mujer de haber mantenido relaciones con otro hombre a fin de que se declarasen nulos los esponsales. 193 Años 1770 – 1786.en la inteligencia y concepto que era muger corrupta como que ya me conocía con un hijo que públicamentehe criado a mi lado. Diga los pasos que dio y los ofrecimientos que me hizo. 4. la defensa de la mujer buscaba acallar la acusación verbal de “fornicaria” atribuída a la misma: 313 314 AAC.. t.. Años 1798 – 1807.. ella describía su relación con el demandado en los siguientes términos: “. Juicios por Esponsales. AAC. El argumento de la temprana edad y de haber promovido con su conducta el novio.. VI.”313 En efecto.. hasta que cansada de resistir. consenti solo bajo palabra de espozo.. la misma se defendía expresando que: “.. el aporte material de la mujer compensase la deficiencia derivada de la carencia de integridad sexual femenina314. 118 . t.

Mire que estoi satisfecha de mi inocencia .cumpla esa parte con la palabra que me tiene dada. t.] jamas fui denunciada a Juez alguno hasta que la publicidad de mi trato ilicito con él dio motibo á este bochorno que experimenté. 318 317 119 .jamas se me noto en las vecindades de mi havitacion con ellos [se refiere a otros hombres] siendo él solamente [el demandado] que en mi fragilidad nombraban las gentes del Partido [. En los hechos. En “ The negotiation of honor. ó que dela contrario salga desterrado á donde la prudencia de V..”317.. sin embargo tanta determinación se veía frecuentemente frustrada.) Ann TWINAM sostiene la tesis de que el honor no exigía absoluta coherencia entre los actos privados y la imagen pública ya que las faltas cometidas privadamente no afectaban necesariamente la honra pública. 320 Ibídem. Elites. Juicios por Esponsales. and Illegitimacy in Eighteenth-Century Spanish America” publicado en The faces of honor. no pretenda constituirme en clase de prostituta. cedida generalmente a los hombres de su familia se ve desmentido en la demanda de Manuela al solicitar enfáticamente al provisor que el demandado: “. Juan Carlos GARAVAGLIA se refiere a la primacía de la forma sobre el fondo propia del alma de los tiempos barrocos. y pretende burlarme... tensiones y conflictos en el estado colonial” en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Dr.. University of New Mexico Press. JOHNSON L. En su trabajo “El teatro del poder: ceremonias.. (comp. En la denominada por algunos autores “cultura de la apariencia” propia de la sociedad y época tratada318 puede advertirse la convicción de que sólo la publicidad convertía a un acto privado en deshonroso.“Calle Don Thomas y ya que me ha quitado el honor. ejemplo constituye dicho pleito que permaneció inconcluso. 321 Ibídem. y LIPSET RIVERA S. II. Emilio Ravignani. La defensa aducía en resguardo de los derechos de la mujer que aunque no hubiese existido acción violenta en el estupro se presumía seducción y engaño por parte del ofensor Ibídem.pág. 319 AAC.. 2° Semestre. Sex.... 193 Años 1770 – 1786.S..”319. 12..”320 El carácter pasivo en la defensa de su honor atribuído tradicionalmente a la mujer. Leg. La mujer justificaba haber cedido a los requerimientos carnales del hombre expresando: “La di. como digo. y creiendo que había de ser hombre para cumplir lo que en esta y otras muchas ocaciones me tenia prometido de cubrir mi honor. exp. 10. Señor [se refiere a la virginidad] lo confieso pero fue engañada. así Manuela Antonia Ferreyra refutaba las acusaciones de infidelidad de que la hacía objeto su novio con los siguientes argumentos: “..” 321. Sexuality. (1996: 7-30). shame and violence in Colonial Latin America (1998) Albuquerque.. hallase conveniente por ser ami de derecho.

193. Leg. Igual que en el caso anterior. Esta causa presenta aristas complicadas. el novio argumentaba quedar eximido de deuda alguna para con la joven debido a su falta de inocencia y recato. a pesar de no existir constancia escrita de esponsales. 1.”322. t. quando a esta acompaña el candor natural. II. t. de modo que haviendo sido Doña Isabel de vida contraria. V. opinan comunmente que a favor de la muger esta la presuncion de ser seducida bajo palabra matrimonial. y protesta bajo de juramento que por iguales promesas condesendio en el acto carnal. En su afán de liberarse de la responsabilidad de la acusación de estupro derivada de las relaciones íntimas mantenidas durante varios meses por la pareja... el juicio concluye con sentencia favorable a la parte accionante. Juicios por Esponsales.el contrario usó carnalment[e] el cuerpo de Doña Magdalena: comision de estupro violento y cuando no se concidere haver havido fuerza ni violencia en ello y que mi parte abino voluntariamente con todo siempre procede y tiene lugar la disposición canónica [. Años 1797 – 1798. 193. 329 r – 330 vto. El litigio entablado en marzo de 1797 entre Isabel Gigena. Se impone al demandado la obligación de contraer matrimonio o dotar a la novia en $3000 por haberla estuprado bajo palabra de casamiento (f. exp.). en relación al tema expresaba: “Los tratadistas mas selebres en la materia. blasfemas inauditas despechos terribles a que han acompañado el poco cuydado de sus Padres en preservarla de muchos riesgos a que por el estilo de vida de su casa se ha visto situada permitiendole tratarse libre e independientemente con todo genero de personas. exp.. único. así lo expresaba el defensor de una joven burlada: ”.] por que la mujer en tal caso se presume haver sido seducta y engañada y es la razon porque quando alguno sufre el que se le infiera ofenza en el cuerpo el consenso del ofendido y ofendida no excusa al delincuente por causa de que ninguno es señor ni dueño de sus miembros y cuerpo. cuyos motivos se sustraen del contexto de vida inocente y sencilla... Años 1770 – 1786. y demas demostraciones y signos de su inocencia.” 323. y Francisco Vásquez Maceda constituye otro caso de jóvenes solteros provenientes de familias acomodadas involucrados en situaciones no acordes a las pautas morales teóricas sostenidas desde el discurso oficial vigente. AAC. el tribunal falla haciendo constar que se demostró la promesa de matrimonio.por lo cual no quedaba libre de responsabilidad. opuesta a su inocencia por averse criado entre palabras ocenas. 323 322 120 . AAC.. Leg. Juicios por Esponsales.. la misma conforma un solo expediente de más de 500 fojas escritas por ambos lados. por esto es que á ella le corresponde la prueba de que el estupro obrado por mi no fue voluntario.. pero quando essta doctrina la contrahen respecto de la muger inhonesta asientan lo contrario.

La mención a prácticas abortivas en miembros del grupo privilegiado de la sociedad no deja de resultar sorprendente y de confirmarse los hechos se contradeciría la idea de régimen de fecundidad natural sostenido para el caso de Córdoba325.”326. lleno de cierta agua. Estado y vida cotidiana en comportamientos de familias de élite en Córdoba. En efecto. y ponen de manifiesto hábitos de una sociedad cuyos usos y costumbres ofrecen fuertes contrastes. Brasil. Juicios por Esponsales..aparecen como entorno de intereses más terrenales que espirituales. y dentrándose en la sala bieja donde estaba la declarante con otras criadas rezando el rosario. 5. (1989) “Nupcialidad y fecundidad en Córdoba – siglo XVII” ponencia presentada en el Congreso Internacional sobre historia de la población en América Latina... que según tiene especie era colorada. CELTON. 54 vto. Años 1794 – 1797..expresaba en su favor en un escrito en su defensa: “.. un frasquito de cristal.Don Francisco Maceda llevó a casa de la declarante. un día miercoles.. con el agravante de haber mención a intento de aborto.. Juicios por Esponsales. IV. Córdoba t. Leg.. el acusado: “.y es la razon por que rarísimos son los casos en que la muger incita al hombre al acceso venéreo por ser este un acto de su naturaleza bergonsoso [y lo que es mas] ablativo del onor joya la mas estimable en el sexo mugeril [. Como en otros casos. 326 AAC.. (2000 : 326) Iglesia. Mientras la mujer afirmaba que el hombre la había desflorado bajo promesa matrimonial. exp. la vecina de Calamuchita Petrona Iriarte – acusada de haber seducido a un hombre con propósito de engaño. enbuelto en un pañuelo.] y le entregó dicho frasco a vista de la declarante. mediano.De la relación se produjo un embarazo y posterior parto. M del C. V. t. Véase FERREYRA. f. M. en el caso tratado. también GHIRARDI. IV. Años 1797 – 1798. t. Leg.. (1993 : 160) “La población de la provincia de Córdoba a fines del siglo XVIII” en Academia Nacional de la Historia. esperó allí dicho Maceda que entrase su señorita Doña Isabel que estaba con su madre en la sala prinsipal [.] por eso el derecho establece que es el hombre el que debe probar que la muger no era virgen ya que se presume su inocencia. Ouro Preto.. según el testimonio de una esclava de los Gigena.. en éste también las prácticas religiosas -tal la costumbre de rezar el rosario. 193.” 324. A fin de intentar reafirmar su cuestionado honor. 325 324 121 . relatando en su personal visión de los hechos que la madre y la hija AAC. en una de las noches de Nabidad último. exp. D. Buenos Aires. único. 193. en la época del extrañamiento de la Compañía de Jesús” en Congreso Internacional Jesuitas 400 años en Córdoba . Cfr. el hombre negaba haber efectuado tal compromiso y expresaba que no se casaría con una corrupta.

Ibídem. Resulta de interés. la accionante ya debía hallarse encinta cuando tuvieron acceso carnal.es una prueba la mayor que se puede dar de la iniquidad de su demanda [y que] en el Pais de su residencia ninguno de los vecinos ignora el mal estado en que se halla y lo que es mas que ya ella há sacado su preñez al teatro forense. exp. De allí que el mismo acusado promoviese una pericia médica a fin de constatar por el tiempo transcurrido si ella ya había parido pues según él....que se hizo el infante su hijo. 331 AAC.habían urdido un plan “para cubrir a mi costa su credito”327.. en su opinión. en ocasión de haber sido invitado por el tío de las mujeres a la casa de éstas.. el relato de la mujer en cuya casa habría parido la accionante al relatar que: “.”329 . el denunciado se refería a que. t. Leg..si ella había parido en su casa. a quien lo dieron ó expusieron á criar y quien fue la partera... 193. se habían comenzado a frecuentar desde hacía sólo cuatro meses y si el parto ya se había producido en tan corto tiempo : “. 5. es interesante observar. meses atrás. 122 . Santos Bazán –a quien acusaba de haber mantenido relaciones incestuosas con una hermana de la accionante. El demandado solicitaba también al Provisor a fin de interrogar al pardo libre Culantro y a su mujer Rosa –quienes decía habitaban en la parte poniente del Convento Santo Domingo. Años 1794 – 1797.” 331.. continuando las visitas a la casa en otras oporunidades pero sin dar palabra de casamiento porque además la muchacha tampoco se la había pedido...”330. que en ocasiones las mujeres eran objeto de 327 328 Ibídem.. 330 Ibídem.convidado a comer luego de lo cual la joven le había sido ofrecida frente a una cama con lo cual él “cayó por debilidad” 328 esa vez. en casos aislados donde se hace referencia a tales hechos. en caso afirmativo: “.la oyó quejarse de dolores de vientre en la iglesia de Predicadores [y al interrogarla] si no se le había antojado algo que de eso podía dimanar el dolor a lo que contestó que no recordaba se le hubiera antojado nada. Juicios por Esponsales. 329 Ibídem. como ejemplo de las creencias populares vigentes en la época en relación al embarazo. Desde el punto de vista del procedimiento judicial. IV. y se les interrogase..

especialmente cuando pertenecían a condición social humilde. t. J. faltas de higiene y en situación general de miseria. ó con cassamiento ó con que las doten. y me demandó ante el Cura del partido Don Vicente Ferreyra. Murcia. Sorprende en tal incidente la actitud resuelta de la mujer al denunciar el episodio. La promesa de esponsales. llevaron al Provisor a exigir según consta en el expediente que los mismos fuesen justificados por dichos funcionarios. Juicios por Esponsales. pariendo no pocas veces a escondidas.. Universidad de Murcia. invisibles en sus padecimientos. la firmeza de su carácter queda evidenciada también en la misma causa al entablar queja porque habían sido presentados escritos en su nombre sin su consentimiento332. parecen constituir algunos de los rasgos del panorama de no pocas de las mujeres de los sectores carecientes.. así expresaba el hombre en relación a lo que consideraba un ardid voluntariamente tramado: “. Leg. 334 AAC.. IV.”334. el candor perdido. Quando ya se conocen perdidas se prostituyen á qualesquiera para remediarse. exp. ¿una estrategia de supervivencia femenina? Es factible imaginar que en ciertos casos la relación sexual -pretendidamente bajo promesa. Traicionadas por sus hombres.XIX) en Familia y Mentalidades . 2.III. 2. ambos residentes en el Río Segundo. propensas a presiones para ocasionar el retiro de las denuncias que habían efectuado.era utilizada por ciertas mujeres como estrategia a los fines de asegurarse marido o bien de acceder a una suma de dinero que supliese a la vista de un hombre la falta de virtud sexual a la hora del casamiento333.. t.como muchas mugeres principmte. Juicios por Esponsales. (1997: 93-104) “Una aproximación a las actitudes de las criadas jóvenes sobre la sexualidad y el matrimonio a través de las querellas por estupro en Vizcaya (siglos XVIII. Años 1787 – 1793. con la maternidad frustrada por hijos que morían por desatención. víctimas del silencio general ante el abandono. Referencias a insultos inferidos por el notario y el Dr. 193. la susodicha uso de este trillado advitrio. Sobre el tema véase GRACIA CÁRCAMO. exp. autoras de denuncias que finalizaban en pleitos inconclusos. AAC. 333 332 123 . Pedro Arredondo a la accionante de una causa por esponsales no cumplidos mientras se hallaba depositada en la casa del Chantre. huérfanas de recursos materiales. expuestas al juicio del público. 193. Años 1794 – 1797.trato denigratorio durante el proceso por parte de los mismos funcionarios de la justicia eclesiástica. Leg. De utilizar el argumento de la ”honra perdida bajo supuesta promesa de esponsales” con el fin de obtener dinero acusaba Marcelino González a Damacia Medina.

es posible pues que se tratase de una artimaña estratégica de subsistencia aquélla de concurrir en procura de dinero tras los individuos con los que hubiese existido relación extramatrimonial. como monto dotal de resarcimiento por violación de promesa de casamiento o estupro dicha suma parece resultar insignificante para una doncella engañada que ha perdido definitiva e inexorablemente su máximo don –la virginidad.” 335. especialmente en una época en la que la institución esponsalicia estaba perdiendo fuerza. Ibídem. Años 1787 – 1793. Leg. t. Aparentemente por falta de pruebas fue liberado ante lo cual la accionante y su madre no se habían dado por satisfechas y habían procedido a intentar resolver privadamente la cuestión como denunciaba el demandado: “.. Según el querellado. Pedro Rodrigez.quando por esto devian quedar desengañadas mis adversas hicieron esa tentatiba siempre en busca de dinero.] y resivio el dinero expresado. no de marido.si se tiene en cuenta que un oficial sastre ganaba en la época aproximadamente la suma de $18 por mes337. III. hermano de Da.. 193. Maria Nuñes.. 2. 124 . Petrona la que me demanda para que viece a mi Madre Da. a fin de “evitar pleitos y vivir en paz”336 la madre les había entregado la suma de doce pesos que las mujeres reclamaban como compensación de la relación frustrada y exhibía el recibo que por dicha suma había sido entregado. ya se compuso [.. que niego..aun quando tuviera derecho para pedir algun dote. la causa permaneció inconclusa.. es posible también que la aceptación de la escasa suma se relacionase con una manifestación de necesidad material y escepticismo hacia el recurso judicial iniciado. que tiene á hora que pedir? sino es que quiera que continuamente le esten pagando para prostituirse a otros. y para su efecto se balieron de D... exp. No conforme la damnificada había continuado la querella judicial solicitando más dinero ante lo cual el acusado manifestaba su indignación exclamando irónicamente: “. Juicios por Esponsales. de hecho.. y formar de muchos un mayorazgo?. 337 AAC. y demostrativo de que la joven no era doncella sino corrupta.El hombre había sido puesto en prisión a raíz de la denuncia de incumplimiento de esponsales y careado con la mujer en presencia del cura. por otra parte el mismo acusado consideraba bajo ese importe. 335 336 Ibídem. Es cierto que..

Como no pocas veces el casamiento no era efectuado por distintos motivos relacionados con la o imposibilidad para realizarlo por existir algún impedimento canónico o secular simplemente porque el novio o ambos se negaban a contraer nupcias por mutua animadversión o tener tratado futuro casamiento con otro. 193.. Buenos Aires. pureza.. de no poseer bienes raíces y tener solo unos cortos muebles 340... Monto del requerimiento dotal como expresión del valor social de la persona La dote consistía en un pago hecho al novio como contribución de la mujer a las cargas del matrimonio338. Leg. la variedad de valores de la suma monetaria ofrecida y/o pretendida. cfr. se recurría al resarcimiento material a los fines de proveer a la mujer de un fondo de reemplazo de su virtud que la hiciese mas atractiva a un futuro pretendiente. en el caso de no haver perdido la virginidad como lo asientan nuestros Rey Nicolas. 340 Ibídem. Antonio Gomez y Murillo. exp. natural y vecina de Calamuchita en un pleito por incumplimiento de esponsales contra Bartolomé Noriega solicitaba casamiento o en su defecto: “. La Flor. II. t.” 339. SOCOLOW.. Por su parte el novio a la defensiva dejaba constancia de ser pobre de solemnidad. (1991: 57) Los mercaderes del Buenos Aires virreinal: familia y comercio . 13. Cuando se comprobaba que un hombre había tenido contacto carnal con una doncella bajo promesa de matrimonio sin efectuar luego el casamiento. 125 . Años 1770 – 1786. Sorprende en la consideración del monto dotal de resarcimiento a la mujer seducida que tenía como propósito “cubrir su honor” dañado. Según la documentación consultada en los juicios por 338 En el caso de las arras se trataba de una ofrenda que el varón entregaba a la mujer en obsequio a su virginidad. Como forma de compensación impuesta al hombre la justicia sentenciaba a aquéllos a un resarcimiento que consistía en casarse con ella o dotarla.] por rason de la defloracion para encontrar varon idoneo para casarme. 339 AAC. se consideraba que el daño inferido era muy grande debido a que se la había privado de uno de los atributos teóricamente más preciados en una mujer.El precio de una mujer 1. virtud y buena crianza. S... Así por ejemplo Juana Rosa González. y es conforme a practica de que atestiguan Gutierrez. Juicios por Esponsales. dote con cantidad competente [. La reparación del honor. qual encontraria.

esponsales la misma fluctuaba entre los $ 12 y los $ 10.000, aunque la cantidad mayor a la que se sentenció a pagar a los demandados en casos de jóvenes deshonradas pertenecientes a familias preeminentes de la ciudad no superó los $ 3.000341. Se entiende que la magnitud de la dote en los casos de estupro e incumplimiento de promesa se relacionaba con la “calidad” de la persona ofendida y también con la capacidad económica del burlador. Algunas comparaciones pueden resultar útiles a los fines de sopesar las cantidades pactadas por las partes. Así por ejemplo, para ingresar a la vida conventual se ha visto como la dote que recibía una monja era obligatoria y consistía en dinero en efectivo que debía ser entregado a la orden religiosa. La suma, aunque con variaciones rondaba los $ 1.500; lo significativo del monto tendía a limitar la entrada a las órdenes sólo a las hijas de los más ricos 342. En el caso de los matrimonios, la dote consistía en una porción de herencia de la mujer y su cuantía estaba en función de la riqueza del padre de la novia y se entiende que las jóvenes mejor dotadas eran las que tendrían mayores posibilidades de efectuar matrimonios con representantes de los grupos mejor posicionados socialmente. Como se verá, algunos demandados reclamaban que el criterio para fijar el valor de la indemnización radicaba en que debía existir relación entre aquél y la dote que el padre de la joven mancillada estaría en condiciones de otorgar a su hija al momento de un potencial casamiento. Es de suponer que una joven perteneciente a una familia adinerada y de buen linaje sería resarcida con montos de mayor significación que una joven también virgen pero de sangre mezclada, huérfana, pobre y desvalida, sin bienes de fortuna ni el respaldo de parientes. Es que el valor material de valuación de la honra se relacionaba con el status social de la persona; por otra parte la pureza sexual femenina era utilizada por las familias

En los casos de jóvenes pertenecientes a familias principales la suma máxima detectada que pagaron los varones como precio a la virginidad que éstas habían perdido no habría superado según los datos disponibles los $3.000 a pesar de habérseles llegado a solicitar $10.000, monto que en cambio sí alcanzaron y aún superaron algunas dotes de jóvenes cordobesas casaderas de alcurnia supuestamente intactas, que sus padres pagaron. Los $3.000 abonados en concepto de dote-compensatoria según los casos estudiados equivalían a fines del siglo XVIII aproximadamente al valor de 2.000 cabezas de ganado mular, cfr. respecto de los precios del ganado en la época PUNTA, A.I. (1997:57) Córdoba borbónica, Universidad Nacional de Córdoba, Córdoba, Cuadro Nº III. El monto de la dote compensatoria que fueron abonados también eran equivalentes al valor promedio que en Córdoba tenían 11 esclavos varones de entre 25 y 29 años entre 1750 – 1845, dicho valor ha sido calculado en base a datos de CELTON, D. (2000:13) “La venta de esclavos en Córdoba, Argentina. Entre 1750 y 1850” en Cuadernos de Historia, Serie Población Nº 2 Centro de Investigaciones Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad Nacional de Córdoba, pp. 5 – 21,Tabla 4. 342 Dicho monto fue entregado por María Eusebia de Gainza, hija de José Blas Gainza al entrar a la Orden de Santa Catalina en Buenos Aires en 1795, cfr. SOCOLOW, S. (1991: 57) Ob. Cit.

341

126

acomodadas como significativa mercancía de alto valor de cambio en el juego de interés que suponían algunas alianzas matrimoniales. Como se verá también, en sus escritos algunos demandados reclamaban que el valor de la dote debía relacionarse con la calidad moral de la mujer.

Un

juicio por esponsales que enfrentó

a

integrantes

de la elite cordobesa

proporciona interesantes elementos de interés respecto de la cuestión dotal en casos de seducción a doncella de lustre social. En la demanda por estupro e incumplimiento de promesa matrimonial entablada por doña Isabel Gigena contra Francisco Vázquez Maceda343, el monto de indemnización solicitado como reparación por la pureza perdida, como

consecuencia de lo cual se había producido además embarazo y parto, ascendía a una suma que oscilaba entre 8.000 y los 10.000 pesos. La joven pertenecía a una de las familias principales de la ciudad de Córdoba, según la autocalificación de la misma interesada, y era hija de doña Teresa Espinosa y de don Pablo Gigena, sobrina de un Regidor del Cabildo y prima de varios doctores religiosos de las Órdenes de San Francisco y Santo Domingo. Por su parte el novio era comerciante nacido en España y residente en Córdoba. La parte accionante expresaba en relación a su distinguido origen que era: “...público y notorio que la Providecia me hizo nacer en una familia de las primeras de esta ciudad, y demas Padres distinguidos y honrados, conozerá por consiguiente que dichos ocho o diez mil pesos, no son desproporcionados a mi nacimiento, ni aun son suficientes para reparar el daño, que me ha causado Maceda ...”344. La interesada menospreciaba la suma que había solicitado al hombre expresando que la misma no alcanzaba para reparar el daño que se le había inferido, así afirmaba “lo que estimo en menos que el honor del que me ha privado...”345. A juicio del novio dicha cantidad en cambio era estimada como excesiva solicitando a la autoridad que se le declarase libre de la:

AAC. Juicios por Esponsales, Leg. 193, Años 1797 – 1798- t. V, exp. único. Paralelamente al pleito eclesiástico se desarrollaba otro ante los tribunales civiles con relación a aspectos materiales de la demanda de incumplimiento de la promesa matrimonial. En la práctica también en los tribunales eclesiásticos se trataban cuestiones relativas a montos dotales y cuestiones alimentarias que complementaban y guiaban la instancia judicial civil. Sobre la causa civil concerniente a los mencionados actores, consúltese AHPC, Escribanía IV, Año 1798, Leg. 10, exp. 3. 344 AAC. Juicios por Esponsales, Leg. 193, Años 1797 – 1798- t. V, exp. único. 345 Ibídem.

343

127

“...obligacion de casarme, ni menos resulta merito alguno para dotar a dicha Madama, no digo en cantidad tan exsorvitante como es en la que regula su honor leso, pero ni aun en la exhigua de medio real [...] dicho monto [el solicitado por la defensa de la joven] apenas seria equibalente para cubrir el honor de otra persona de primera gerarquia, no puedo menos que poniendo fin a mi silencio y dicimulo extrechamente obserbado hasta el presente, dar lugar a mis justas quejas...”346. Y tras arremeter contra la honestidad de Isabel se explayaba en críticas contra su familia en la intención de denostar también la integridad moral de sus progenitores

acusándolos de descuido con relación a las hijas solteras, prácticas escandalosas de juegos fuertes y prohibidos y otras. Como contraoferta del monto dotal que se le requería ofrecía el desembolso de la cantidad de quinientos pesos que fueron rechazados de plano por la contraparte. Francisco centraba su cuestionamiento para eximirse al pago de la dote en que no había usado fuerza para acceder al cuerpo de la mujer, sino que había existido entrega voluntaria del mismo y de la virginidad por la misma dueña que consintió en perderla lo cual a su juicio “...vorra toda obligacion respecto del estuprador...”347 . La retórica del demandado giraba en torno al argumento de que existiendo libertad en el trato ilícito mantenido no existía responsabilidad de su parte. El procedimiento de la justicia durante el juicio consistió, a fin de impedir la impunidad del posible delito en exigir fianza al

demandado para garantizar que no se fugaría, al respecto notificó a don Juan Raurel -deudor de Maceda en la suma de más de cinco mil pesos- que a pesar de estar vencido el plazo de una deuda que tenía con él no se los devolviese sino que los retuviese en su poder a disposición del juzgado hasta la finalización del juicio. Paralelamente a la fianza se procedió al embargo de los bienes del demandado en la suma de la dote solicitada retenida en poder de Raurel con el auxilio del Alcalde de segundo voto Por su parte el novio, como hombre de negocios precavido, previendo desde el comienzo de su relación con Isabel la posibilidad de una demanda de esa naturaleza y sin intención de casarse había tomado ciertos recaudos traspasando a manos de terceros parte de su patrimonio a fin de ponerlo a recaudo lo cual era denunciado por la novia traicionada: “...desde que me sintió embarazada ha dividido su tienda y una pulpería que manejaba, por agena mano...”348.

346 347

Ibídem. Ibídem. 348 Ibídem.

128

La sentencia del provisor del Obispado fue clara fallando a favor de la novia obligando a Maceda a reparar el daño mediante el casamiento o el pago de $ 3.000. Como se ve, la justicia optó por una medida de mesura en relación a los montos pretendidos por una y otra parte. En respuesta de dicho fallo el demandado apeló a Charcas en la causa de esponsales y ante la Real Audiencia en cuanto al estupro y la cantidad de la dote ya que en la fecha –1798las cuestiones de índole patrimonial relacionadas con el matrimonio eran teóricamente de exclusiva jurisdicción del Estado, finalmente la apelación fue declarada desierta y pasada en autoridad de cosa juzgada librándose ejecución de la sentencia349. Otra causa tenía como protagonistas del conflicto a familias de militares del Río Segundo, el padre de la novia era Maestre de Campo y según se desprende de los autos desplegaba singular autoridad entre las gentes de la región; el progenitor del muchacho también profesaba la carrera de las armas, era Sargento Mayor350. Tras la apelación a al primera sentencia la familia de la novia logró un resultado a su favor fijándose en 1.000 pesos el monto de la dote, liberando a las partes de la obligación del casamiento por “la mala boluntad que uno a otro se profesan...”. El plazo acordado para el cumplimiento se fijó en quince días “...y de no ejecutarlo se procederá al embargo de sus bienes [del demandado] hasta la concurrente cantidad, décima y costas...”351. La suma mencionada resulta relativamente abultada en el contexto de otras dotes más modestas. Como la sentencia estipulaba que la misma debía ser entregada en efectivo, motivó la queja del demandado con el argumento de que: ”...según el derecho canónico la dote suele ser fijada en caballos, vacas y ganados de ovejas y cabras...”352. A ello se agregaba el argumento de que tal monto era desproporcionado a la riqueza de la familia de la novia ya que se esgrimía que el padre de la novia no hubiera podido alcanzar a dotarla en mas de doscientos pesos a lo que se agregaba que la niña había vivido “con soltura y con toda incontinencia publicamente”353.

Paralelamente a la indemnización, cuando había prole, debían ser satisfechos los costos de alimentación y crianza de los hijos, mas las costas del juicio que solían pagarse a

349 350

Ibídem. AAC. Juicios por Esponsales, Legajo 193, Años 1770 – 1786, t. II, exp. 1. 351 Ibídem. 352 Ibídem. 353 Ibídem.

129

medias por las partes aunque en ocasiones éstas corrían a cargo de aquél a quien la sentencia había sido adversa. Así por ejemplo doña María Josefa Chiclana y Cuenca, vecina de Buenos Aires de más de veinticinco años, había quedado embarazada y parido un hijo como resultado de esa relación, con el capitán español Juan Gutiérrez de Hoyos quien se había casado con otra mujer la parte accionante solicitaba al provisor se sentenciase al hombre a que “...me pague la cantidad de dos mil pesos para poder tomar estado y alimentar y educar al hijo que me ha dejado”354. En la sentencia el Obispo hizo lugar a la solicitud de la madre soltera respecto del sostén material de la criatura a partir de ese momento, encargando al demandado la crianza y educación del hijo efectivizando un pago retroactivo por los gastos que la mujer afrontó sola desde el nacimiento del niño: “...el dicho Juan Gutierrez de Hoyos, crie alimente y eduque a sus propias expensas al que se supone su hijo que parió la dicha doña María Josefa, entregandoselo la referida para dicho efecto y dando providencia competente al dicho don Juan para traerlo a esta ciudad, habiendo cumplido los tres años de edad en cuyo tiempo corre su nutrición y crianza por la cuenta y obligacion de la madre; pero atendiendo a los gastos de mantillas y otros que se pueden ofrecer condenaba y condenó al dicho Don Juan a que de y pague por la referida razon a la dicha Doña María Josefa cincuenta pesos por cada uno de los dichos tres años, absolviendosele y declarandosele por libre de todo lo demas deducido en la demanda ...”355. Como se advierte de la lectura de la sentencia, se le reconocieron a la madre los gastos derivados de la maternidad pero no se mencionó suma en concepto de la injuria sufrida. En ese sentido, Gutiérrez de Hoyos expresaba en su demanda que “...haviendola mantenido todo el tiempo que tuve trato con ella como ella misma reconoce no tengo ya obligacion de mantenerla en adelante...”356.

Cuestión central en la determinación del monto de la indemnización dotal era, en la argumentación de la defensa de Marcelino González, la moralidad de la mujer. En su escrito se refería crudamente al “precio de una muger corrompida [...] según explican barios doctos

AAC. Juicios por Esponsales, Legajo 193, Años 1702 – 1765, t. I, exp. 4. Ibídem. De lo expuesto se desprende la potestad que sobre cuestiones atinentes a aspectos alimentarios de los pleitos matrimoniales y prematrimoniales ejercía la autoridad eclesiástica, especialmente en épocas anteriores a la penetración del poder civil en temas relativas al matrimonio. 356 Ibídem.
355

354

130

expocitores , es el alimento de un dia...”

357

en ello basaba su argumento para considerar

suficiente como compensación pecuniaria hacia la mujer con quien había engendrado dos hijos la suma de 12 pesos.

En el análisis documental se evidencia la distancia existente entre la suma pretendida por la parte querellante, el monto al que se avenía el demandado, lo que materialmente estaba en condiciones de pagar y lo que fijaba la sentencia.

Si bien no es siempre posible conocer como se resolvieron los conflictos de parejas que discutían los montos de resarcimiento dotal, ya que no pocas causas permanecieron incompletas, es factible observar fuertes diferencias en los montos económicos que

pretendían fijar las partes. En un pleito iniciado en 1781 por una vecina de Córdoba llamada Isabel Galindo, contra Pedro Ignacio Colasso (sic), residente en Impira y próximo a casarse con otra tras tener trato ilícito con la accionante, ésta solicitaba que se le entregasen 100 pesos ofreciendo el varón otorgar sólo 10358. Los relativamente “bajos” montos que se fijan en algunos casos en relación a otros más altos que hemos observado en otras sentencias constituyen en general el resultado de arreglos entre las partes, así por ejemplo Polonia Bazán accedía a un acuerdo con Pablo Beliz (sic) conviniendo una transacción en un juicio por incumplimiento de esponsales donde existían hijos de la pareja, aceptando desistir de la acción judicial a cambio de que el demandado se hiciese cargo de las costas del juicio y le entregase 25 pesos en carácter de dote; la modestia de la cifra convenida hace suponer que los pactantes pertenecían a familias de extracción modesta de la campaña cordobesa359. Mas allá de la cuestión del monto de la dote y de los criterios para establecerlos se plantea la cuestión de si efectivamente se cumplía la entrega de la cantidad establecida en la sentencia, en algunos casos, como se ha mostrado, consta en el expediente que la cantidad fue deducida de los bienes del demandado y que la entrega se realizó en presencia de la autoridad, en otros no hay más información que lo establecido en la sentencia. El incumplimiento del fallo judicial daba origen a pleito de carácter civil, con la consiguiente inversión en costas, tiempo insumido y subsiguiente dilación del la

efectivización del cumplimiento de la sentencia.
AAC. Juicios por Esponsales, Legajo 193, Años 1794 – 1797, t. IV, exp. 2. AAC. Juicios por Esponsales, Legajo 193, Años 1770 – 1786, t. II, exp. 11. 359 La pareja en disputa era natural y vecina de Santa Rosa de Calamuchita., cfr. AAC. Juicios por Esponsales, Legajo 193, Años 1798 – 1807, t. VI, exp. 10.
358 357

131

Excusas diversas presentadas por la parte querellada para dilatar el cumplimiento de la sentencia podían extender las causas indefinidamente sin contar la alta proporción de pleitos que permanecían sin resolver. Así por ejemplo en el caso de una viuda que afirmaba tener dos hijos como resultado de ilícita amistad mantenida por espacio de mas de seis años con un hombre de veintidós años residente en Río IV, luego de obtener fallo favorable de reconocimiento de promesa matrimonial que debía ser cumplida, fue planteada por la parte demandada una acusación de existencia de impedimento de afinidad en la pareja que imposibilitaba la realización del casamiento. Mientras se estudiaba la cuestión el novio logró casarse con otra mujer y la viuda terminó prometiendo apartarse del pleito bajo condición de que sus hijos fueran dotados en la suma de 500 pesos. Ya casado el demandado, informado de la solicitud de dote se dirigió a la autoridad expresando hallarse gravemente enfermo solicitando se le exceptuase de comparecer ante el Sr. Provisor del Obispado hasta su restablecimiento. No quedó constancia en el expediente de que hayan proseguido las actuaciones360. Es de presumir que la viuda no percibió dote. No todos los padres de jóvenes burladas consideraban una oferta material como suficiente resarcimiento por la pérdida de la pureza de la hija, prefiriendo claramente el casamiento a la solución dotal, así expresaba don Marcos Acuña al expresar: “...no es el mejor remedio en muchos casos pues mas estimable es para los hombres cuerdos la virginidad que el dote crecido por que eso liberta el peligro de la infidelidad del propio consorte con el dotante ...” 361. Del mismo parecer era doña María del Rosario Calderón quien tenía entablada

querella contra don Francisco Solano de la Vega por falta de cumplimiento a la promesa esponsalicia existiendo una hija de la pareja362. Hasta la finalización del juicio la joven luchó por lograr que el hombre se casase con ella negándose a recibir dote. Aparentemente la familia de la novia se había negado a que la beba dada a luz fuese expuesta en la esperanza de que sería legitimada con el matrimonio de la pareja, así el padre de María del Rosario denunciaba que su hija había sido seducida dando a luz una hija “...la que no e querido que

AAC. Juicios por Esponsales, Legajo 193, Años 1787 – 1793, t. III, exp. 16. Se trata del pleito entre María Juliana Freytes y Teodoro López. 361 Se trataba del padre de María de los Santos Acuña quien tenía entablada causa por esponsales contra el teniente de blandengues del Fuerte de las Tunas Vicente Correa, cfr. AAC. Juicios por Esponsales, Legajo 193, Años 1787 – 1793, t. III, exp. 15. 362 AAC. Juicios por Esponsales, Leg. 193, Años 1794 – 1797, t. IV, exp. 9.

360

132

expuciese para que se legitimase por el subsecuente matrimonio ...”( subrayado en el documento). A fojas cuarenta y uno la interesada expresaba su opinión al respecto: “... por que no casandose conmigo abandona totalmente a su hija. En estas sircunstancias me era mas favorable el que don Solano me dotase y que no se casase conmigo, pero no puedo aseptar ningun dote y si solo el que don Solano se case conmigo como llevo pidiendo porque no puedo en conciencia permitir que quede nuestra hija en clase de espurea sin padre que la atienda ni le de criansa y escluida de erencia paterna y materna en el caso de casarme con otro. Y a la verdad aavandonando a su hija [él] se hecha de condenacion eterna ...”363. Hasta el final del expediente la mujer lucha por alcanzar el casamiento que a su entender: “... era el unico remedio de su seduccion y ruina se le podía dar porque con el dote siempre queda una muger perdida; pero sin embargo teniendo precente que si se efectuase el matrimonio sería tal vez para mayor desgracia de mi parte, por la indole y mala consiensia que a demostrado de la Vega ...”364. Resignada finalmente se acogió a recibir la dote que el demandado accedíó a entregar, preso en la cárcel pagó la cantidad de $150365. En la posición contraria a los ejemplos proporcionados en relación a la preferencia por la unión sacramentada con la parte demandada, puede ubicarse a Margarita Zabala (sic) del Río Segundo quien en su demanda iniciada en 1773 afirmaba preferir la dote por sentir “total horror por Enrique Gómez”366. Según la información que se desprende de los casos tratados, la suma superior con la cual se dotó a una mujer de encumbrada posición social en juicios por incumplimiento de palabra matrimonial fue de 3.000 pesos, habiéndose pretendido 10.000. En ningún caso se alcanzaron montos como los señalados para dotes matrimoniales de hijas de comerciantes acaudalados de Buenos Aires o Córdoba. ¿Por qué las sumas compensatorias de la pérdida de la virginidad prematrimonial se valuaban en montos inferiores a las dotes matrimoniales?. Los intereses puestos en juego en las alianzas matrimoniales al pactar los casamientos los padres o tutores voluntariamente, comprometían sumas que los novios arrepentidos no

363 364

Ibídem. Ibídem. 365 Ibídem. 366 AAC, Juicios por Esponsales, Años 1770 – 1786, t. II, exp. 2.

133

estaban dispuestos a asumir, es que

lograr un “buen casamiento” para una hija era

considerado una inversión para el grupo familiar . Los varones que desertaban de una relación ilícita mantenida durante la soltería debían procurar conservar su patrimonio con vías al otro casamiento que pretendían realizar. Debe considerarse además que en los casos estudiados, buena parte de los actores involucrados pertenecían a una extracción más modesta que los correspondientes a familias preeminentes. Finalmente, cabe preguntarse, ¿funcionaban los mecanismos aludidos como reparadores eficaces del honor-virtud femenina? El ejemplo de doña Ana de Deza –hija del Capitán don Melchor de Deza y de doña Rosa de Carranza y Luna- en 1739 proporciona un interesante ejemplo en ese sentido, a los dieciséis años había tenido una relación prematrimonial con el Capitán don José de Arrascaeta. La misma tuvo como saldo un embarazo; el novio fue demandado por estupro e incumplimiento de promesa matrimonial y condenado al pago de $3.000 en concepto de reparación del honor burlado de una niña de familia acomodada de la ciudad de Córdoba. Cuatro años después, el 21 de febrero de 1743 Ana casó con Bartolomé de Sosa Echavarría367.

Liberación del compromiso esponsalicio en mujeres Si bien eran por lo general los hombres, según lo que surge de la documentación quienes buscaban con mayor frecuencia zafar de una promesa matrimonial, también existían, aunque excepcionales, situaciones en que representantes del sexo femenino quisieran sustraerse del compromiso asumido. Es que cuando el mismo había tomado estado público y no se formalizaba, la novia quedaba en una situación de desprestigio en el entorno social de pertenencia y la posibilidad de acordar casamiento nuevamente un futuro comprometida. Cabe interrogarse pues sobre las causas que podían llevar a una mujer a romper el contrato esponsalicio viéndose objeto de una demanda judicial por parte de su pareja y de una posible condena de la sociedad hacia su persona. Aún existiendo efectivo contrato, una mujer podía negarse a mantener la palabra dada en circunstancias por ejemplo de malos tratos recibidos por parte del hombre o conducta indecorosa del mismo tal la de jugador, afecto al robo, entre otras. En estos casos la defensa femenina invocaba el derecho de palabra esponsalicia “condicional” a un cambio de actitud seriamente

367

AAC, Libro 1 Matrimonios, Años 1642 – 1757.

134

del hombre368. En los expedientes consultados hemos encontrado un solo jucio de estas características. Es de presumir que en la sociedad fuesen numerosos los casos de mujeres que se negaban a contraer matrimonio por situaciones semejantes a la expuesta, en los cuales posiblemente fuesen objeto de presiones “más directas” que el recurso judicial sobre su persona por parte de los sujetos masculinos. Conocemos lo poco afecto que era el hombre a concurrir ante los tribunales por cuestiones de índole privada como la relacionada con el matrimonio, tal como certifican las causas de divorcio y las mismas por cuestiones esponsalicias. Por otra parte es factible imaginar que el compromiso contraído con individuos indeseables constituiría para ciertas mujeres un recurso de supervivencia obligado, el cual acarrearía con el tiempo situaciones extremas como testimonian aquéllas analizadas en no pocos expedientes de divorcio. La falta de libertad para contraer de la pareja daba lugar a la nulidad del compromiso, era el caso de mujeres solteras que sellaban una promesa matrimonial con un hombre y luego se enteraban de que éste era casado, con lo cual la palabra carecía de validez369.

Nulidad de la promesa En tanto instancia previa al matrimonio canónico in fascie eclesia, para la celebración de la promesa esponsalicia existían impedimentos establecidos por la Iglesia y el Estado, al igual que para la celebración de los casamientos, y por lo tanto cuando existían, éstos suponían un obstáculo para la legitimidad de los esponsales.

1. El consentimiento de los padres y los esponsales En función de la legislación regia sobre matrimonio de hijos de familia, para la celebración de esponsales en menores de edad se exigió el consenso de los padres a partir de 1778370.

Cfr. el caso de Elena Ramallo querellada por Francisco Gómez por incumplimiento de la palabra matrimonial, ambos eran naturales y vecinos del Río Segundo, la causa permaneció inconclusa. Leg. 193, Años 1798 - 1807, t.VI, exp.5. 369 Cfr. El caso de Antonia Pereyra, vecina de Mendoza solicitando al Provisor en 1815 se la libere de los esponsales contraídos con Domingo Pavón quien se hallaba casado en el Salado con Florentina Salto.: AAC., Juicios por Esponsales, Leg. 193, Años 1812 – 1880, t. VIII, exp. 6. 370 En torno a los límites de la autoridad paterna en relación al matrimonio en el Nuevo Mundo colonial tradicional en Nueva España, véase SEED, P. (1985: 283 – 292) “The Curch and the patriarchal family: marriage

368

135

Como se ha visto, según lo establecido por el Derecho canónico, para la Iglesia la unión sacramental de un hombre y una mujer en matrimonio se fundamentaba en el libre consentimiento de la pareja, cuyos miembros por libre y explícita voluntad, decidían casarse. El concilio de Trento ratificó el principio por el cual los casamientos de hijos menores de edad que se unían sin el consentimiento de los padres -si bien eran severamente reprochados y estaban prohibidoseran considerados válidos, por el contrario los casamientos

denominados clandestinos, aquéllos que no cumplían con los requisitos de publicidad de bandos y presencia de testigos ni intervención del cura según exigía declarados nulos e inválidos371. El celo con que los párrocos cumplieron con las disposiciones eclesiásticas habría permitido en el caso americano que se sacramentasen uniones “desiguales” desde el punto de vista socio-racial y económico con el consiguiente aumento del mestizaje372. Como consecuencia de la legislación secular sobre matrimonios se reforzó la autoridad de los progenitores en la elección de la pareja de los hijos menores. En ese sentido, cabría pensar que a fines del siglo XVIII se se habría producido un retroceso en la libertad de los jóvenes para elegir esposa/a según sus preferencias373. En el caso de Córdoba, los expedientes civiles y eclesiásticos que contienen casos de disenso existentes en el Archivo de la Provincia y en el del Arzobispado de Córdoba ponen de manifiesto la aplicación de la Real Pragmática de 1778, de las Reales Cédulas de 1784374, de 1803 y del Real Rescripto de 1805, y la Novísima Real Cédula de 1807. A partir de la consulta de la documentación hemos constatado la extensión de tales querellas en Córdoba tiempo después de la Revolución de Mayo. Sorprende por la extemporaneidad de la fecha de una causa de disenso paterno del año 1880 incluída en los
conflicts in sixteenth and seventh – century New Spain “ en Journal of Family History Studies in family, Kinship and Demography, vol 10, n°3, Fall, 1985, published by the National Council on family relations. 371 Cfr. BRUNDAGE, J.A. La ley, el sexo y la sociedad cristiana en la Europa medieval (2000-553-54) Fondo de Cultura Económica, México. Se ha consultado también sobre la política matrimonial tridentina a : DUPAQUIER J. (director) “Le mariage et la famille” en Histoire de la Population Francaise 2. De la Renaissance a 1789, Presses Universitaires de France, cap. VII, p.294. 372 SAGUIER, E. (1984) “Church and State in Buenos Aires in the seventeenth century” en Journal of Church and State, t. 26, n°26 373 El equívoco acerca de que con el transcurso del tiempo los comportamientos se fueron distendiendo y existió más libertad de conductas ha sido remarcado por Silvia Mallo quien afirma que, por el contrario, en períodos más cercanos a la actualidad hay preceptos morales que se hicieron más estrictos que en el mismo período colonial, cfr. MALLO , S.(1990: 117 –8) “La mujer rioplatense a fines del siglo XVIII. Ideales y realidad” en Anuario del IEHS, V, Tandil. 374 La Real Cédula de 1784 es citada en un expediente en torno a la prohibición de admitir demandas por esponsales no cumplidos en los tribunales sin el requisito de la aprobación paterna; la Cédula de 1803 se refiere en una de sus cláusulas a la obligatoridad de escritura pública para iniciar causa esponsalicia.La Novísima Real Cédula del 17 de julio de 1807 es invocada en lo que respecta a la exigencia de contraer esponsales por “personas hábiles” y con el requisito de escritura pública.

la Iglesia, eran

136

expedientes

que contienen los pleitos por Esponsales existente en el Archivo del oposición paterna al casamiento de una

Arzobispado375, la misma se refiere a un caso de

hija. El recurso, aunque declarado improcedente y culminando con la autorización a los novios para contraer matrimonio, pone de manifiesto la persistencia en el tiempo, de comportamientos relacionados con el modelo de familia patriarcal tradicional. En los pleitos que contienen cuestiones asociadas al consentimiento de los padres a la realización de esponsales y casamientos, cabría distinguir entre los casos en los cuales, teniendo voluntad de unirse, los novios no obtenían la aprobación de los padres y recurrían a la vía judicial para la resolución del caso; de aquéllos en que mutuamente concedida la promesa matrimonial, un miembro de la pareja, generalmente el hombre, se apartaba del compromiso alegando que su cumplimiento estaba condicionado a una aprobación que posteriormente no habría sido otorgada.

Ilustrativa del ejercicio de una férrea autoridad ejercida por el padre sobre los hijos, a fines del período colonial –año 1793- resultan las expresiones de un indiviudo demandado por incumplimiento de esponsales, quien afirmaba que su padre le tenía prohibido visitar la vivienda de su novia -pues se oponía a la relación que los jóvenes mantenían- por lo que al encontrar al muchacho visitando a su pretendida lo castigó con singular dureza: “...me encontró mi padre en ella me corrió a coses y bofetones, me sacó arrastrando y me puso en un sepo...”376. Otro pleito por promesa de matrimonio no cumplida asociada a disenso paterno que data del año 1828 reafirma la idea de una sociedad autoritaria en su núcleo de agrupación básica como es la familia377. Una característica de algunas promesas matrimoniales resaltada en los juicios era la “condicionalidad de la palabra al consentimiento de los padres”, teóricamente cuando los progenitores fallecían cesaba dicho carácter tornándose ésta en

La causa de disenso paterno correspondiente a 1880 puede consultarse en AAC, Juicios por Esponsales, Leg. 193, Años 1812 – 1880, t. VIII, exp. 27. En la carátula de dicha causa se lee: “Año 1880. Copia. Auto declarando improcedente el disenso de Don Agustín Ysleño. Escribano D. del Campillo”, La resolución lleva fecha del 18 de agosto de 1880 y la causa consiste en un proceso de disenso a solicitud de Don Juan Vexenat contra Don Agustín Ysleño por impedirle casarse con su hija Doña Juana Ysleño. Del expediente surge que el padre no se ha presentado judicialmente a probar la causa de su disenso y que el mismo guarda bienes pertenecientes a su hija. 376 Cfr. AAC, Juicios por Esponsales, Leg. 193, Años 1787 – 1793, t. III, exp. 16, la novia era residente en el Río IV y en el expediente consta que era viuda reciente, al parecer era de oficio costurera, el novio era vecino de de Córdoba. 377 AAC, Juicios por Esponsales, Leg. 193, Años 1812 – 1880, t. VIII, exp. 23: se trata del caso de la pareja integrada por María Teresa Pereyra, natural y vecina de Las Palmas, curato de Pocho y Casimiro Véliz, natural de Buenos Aires y también residente en Pocho.

375

137

la madre de la joven aparecía como su tutora y curadora. 1. se trataba de doña Mariana de Mercado Ferreyra. Juicios por Esponsales. el General y Maestre de Campo don Enrique de Zevallos. una de las condiciones del cumplimiento de la palabra de futuro era su secreto ya que un tío del novio. AAC. con el consiguiente perjuicio a las economías del muchacho al verse privado de efectuarlo. I. 138 . 378 379 AAC. de veinticinco años.“absoluta”378. Al poco tiempo de firmar el contrato esponsalicio el joven quiso rescindirlo aduciendo falta de consentimiento de su tío y grave daño económico que se había producido en sus intereses la futura suegra al dar publicidad del pacto. Años 1787 – 1793. Caballero de la Orden de Santiago. vecina distinguida de Córdoba.que le había encargado. se oponía al matrimonio. Alguacil Mayor y Regidor Propietario de la ciudad de Córdoba. y el capitán don José Ruiz de Zevallos Neto Estrada. Tanto la madre como la hija sabían. sin embargo. el iracundo tío le privó del préstamo de mil mulas que le había prometido fiadas para dicho viaje. Según la parte demandada. 14. Años 1702 – 1765. En una causa analizada accionada en el año 1702 por ejemplo. en el presente caso. exp. al tomar conocimiento el tío del noviazgo le privó de realizar un viaje al Perú –relacionado con la comercialización de mulas. Fundamentándose en principios legales. viuda del Capitán don Antonio de las Casas. Leg. En efecto. Cfr. En la demanda. más otras cuatrocientas más que también le entregaría. podía suceder que el curador del menor persistiese en la negativa respecto de la autorización en cuyo caso la prohibición se mantenía hasta la mayoría de edad del pretendiente. vecino feudatario de la ciudad. Juicios por Esponsales. también acomodado vecino de la ciudad quien contaba veinticuatro años en ese momento379. el novio se negaba a cumplir con su palabra matrimonial a pesar de las ofertas de la madre de la novia en relación a otorgarle ella misma fianza sobre idéntica cantidad de animales por un plazo de tres años. 380 Ibídem. Existía en esta singular disputa carta promesa de casamiento escrita firmada por los novios y testigos. En efecto. firmar lo cual constituye un elemento ilustrativo de su elevado status social. José Ruiz consideraba factible la caducidad del contrato por cuanto mediaba grave daño material en una de las partes380. III. Leg. El compromiso había sido firmado entre doña Juana de las Casas. exp. El novio se hallaba representado por uno de sus tíos: don Manuel de Zevallos Neto Estrada. t. t. surge esta cuestión referida a la condicionalidad del contrato esponsalicio sujeto a confirmación de los adultos. 193. Arruinado su proyecto comercial. 193.

1765 t. Juicios por Esponsales. Juicios por Esponsales. t. Años 1812 – 1880.193 1702 . exp. Por “notoria desigualdad” entre los novios el Virrey resolvía en 1809 desautorizar el casamiento entre Mateo Rosas y Francisca Fernández. sin numerar. Leg. rostreo ni asiento entre las personas de conocida nobleza [siendo su familia] pobre de solemnidad y constituida en misera fortuna.. sin numerar. 15: causa que data del año 1821. 193. Juicios por Esponsales. para acreditar orígenes de blancura Cfr. AAC..”384. Ello ocurría por ejemplo en la causa entablada entre María Francisca Orihuela. VIII. VIII. Numerosos fueron los testigos de la ciudad convocados a declarar sobre el linaje de la familia demandante en relación a la cual el demandado solicitaba se les interrogase sobre: “.. exp. VII. 3. Leg. en una época en la cual la exigencia de la igualdad de sangre entre los contrayentes arreciaba. en el año 1823 por ejemplo la familia Mugas se enfrentaba a la familia Sueldo haciéndose ambas mutuas acusaciones acerca de la presencia infamante de sangre mulata en sus venas. La mujer con la cual el prometido aspiraba desposarse era Doña Antonia Cavanillas. exp. intentar denigrar los orígenes de la parte accionante reputándolos “de baja esfera” podía constituir una interesante estrategia susceptible de encontrar acogida ante la justicia. de casarse con otra mujer383. cfr. 384 Ibídem. t. el argumento en relación a la diferencia de sangre y consiguiente menor jerarquía de una de las familias consistía un recurso eventualmente utilizado para sustraerse del cumplimiento de compromiso matrimonial. Así. y el natural de España Felipe Gaspar Salcedo en una causa entablada por la novia ante la pretensión de quien ella consideraba su prometido y con quien tenía un hijo. AAC. En su afán de hacer manifestación de nobleza. exp. 9.Entre los causales invocados por los padres para oponerse al casamiento de sus hijos cabe mencionar la carencia de limpieza de sangre aún en épocas posteriores a la Revolución de Mayo381. 193. Juicios por Esponsales Leg. I. Leg. resolución refrendada por el Provisor Francisco Javier Eusebio de Mendiolaza. En efecto. uno de los contendientes que se empeñaba en lograr para su hija un casamiento que le permitiese ascender socialmente. 193.si los testigos saben que Ramon Fernando Origuela [el padre] y el abuelo [de la novia] fue havido y tenido comunmente en esta ciudad como un mero ombre ordinario y que jamas tubo lugar. la madre de la novia Luisa Colasos se opone porque el muchacho José Urán es hijo natural y el padre parece ser mulato. Juicios por Esponsales. AAC. puede observarse que el prejuicio socio-racial era aún fuerte en Córdoba muchos años después de la inauguración de la época republicana. VIII. 383 Cfr. 381 139 . exp. t. Años 1812 – 1880. era sospechado de haber fraguado un documento falso irreales. AAC. Años 1812 – 1880. Años 1807 – 1811. Leg.. Así. juicio inconcluso. por la parte accionante. la causa corresponde a un caso de limpieza de sangre del año 1823. 382 AAC. soborno al notario eclesiástico mediante382. t. en efecto. los padres de la demandante no tienen sino un inferior rancho en que viven en los extramuros de esta ciudad. aún en la campaña. 193.

no hay duda de que no es casa principal pero si lo suficiente para poder vivir una familia honrada y excusarse de pagar alquileres y que también tienen en Río Segundo tierras 386 propietarias .. en ese sentido. En cuanto a la modestia de la vivienda de la familia Orihuela presentada por la parte contraria como manifestación de la diferencia social entre las partes. ésta se defendía expresando que: “. sin existir impedimentos de los prevenidos por el Derecho. En algunos casos los padres se oponían sin manifestar la causa de su actitud expresando que el motivo de su disenso no se originaba en otro motivo mas que “..el de una simple negación sin recapacitar... de mulatos.” . Debe tenerse presente que el casamiento suponía la emancipación del hijo.] o por otros fines nobles no han regentado sus individuos tales puestos que dicen honoríficos”385.. lo que les había impedido desempeñarse en cargos honoríficos en la ciudad... En sus sentencia el Obispo falló a favor de la novia en cuanto a reconocer como probada la existencia entre ambos de promesa matrimonial. Liberando al novio de su obligación de casarse con la accionante -posiblemente porque éste deseaba hacerlo con otra y en función de la posible desigualdad de sangre existente.Ante los dichos acerca de la identificación de la familia Orihuela como de “baja esfera”. De mayor peso contra la posición de la familia era la declaración de un testigo acerca de que cuando iban a la escuela a los Orihuela los ponían en bancos separados de los niños nobles. los Orihuela expresaban “... 387 Ibídem. judíos. Ibídem..] no se ha encontrado canon sagrado Lei civil ni real que diga que con probar que una familia no regentó cargos de republica quede probada la ruindad de su ascendencia [.. Al casarse éstos 385 386 Ibídem..”. moros [.. tras proceder a careo juramentado entre las partes en el despacho privado del mitrado del cual resultó la confesión del varón acerca del conocimiento carnal y existencia de un hijo de la pareja..] en esta misma ciudad existen muchas familias novilísimas que ia por pobres [. algunos padres no desearían ver menguado el poder que como paterfamilias venían detentando desde su propio matrimonio antes del nacimiento de sus hijos.. 140 .ello no hace presumir vileza de la familia ni ruindad en la sangre servil...Se condenó al demandado a pagar 200 pesos a la accionante387.

7.. bajo el influjo de ideas revolucionarias que enarbolaban como estandarte principios de equidad y libertad reflejados en las medidas de tinte democratizante aprobadas por la Asamblea del Año XIII. AAC. 388 141 . Años 1812 – 1880. t. 5. 390 AAC. escrita en 1806 y representada en Buenos Aires años después. en ella se cuestiona el ejercicio de la autoridad paterna ejercida en forma tiránica. 193. aún cuando la sentencia reconocía la existencia y validez de la palabra matrimonial.que no tienen otra causa para impedir a su hija se case con Oliva que el no haberle dado parte para ejecutarlo por dar gusto a otros extraños. tiempo después del comienzo de la representación en Buenos Aires de la comedia moratiniana cuestionando la rígida educación femenina que privaba a las niñas de la posibilidad de elegir marido según su propia inclinación389. En ocasiones inclusive finalizado el pleito por incumplimiento de esponsales que una de las partes había iniciado. En el pleito por disenso paterno por el matrimonio de María Juana Almada con Bartolo Oliva el padre de la novia afirmaba en su declaración: “. si bien en términos muy discretos el autor promueve en sus obras la idea de una educación más libre y contempla la libre elección de la pareja. y porque con voluntad de ella le tenía tratado otro casamiento y que no tiene que expresar nada contra el dicho Oliva.. el casamiento no se efectuaba. No figura en el expediente el resultado de las gestiones.sin fundamentar el motivo de su disenso. el cura del lugar declaraba que hacía entre dos y tres años que el padre postergaba su permiso y que la misma resistencia había opuesto al casamiento de sus otras hijas390. cfr.formaban una comunidad con iguales prerrogativas a las que habían gozado sus progenitores. exp. ello podía inducir a los padres a cuestionar una imprevista pretensión de unión propuesta por los hijos388.. Leg. la falta de cumplimiento a un casamiento pre.. t. Años 1770 – 1786. 193. también podía suceder que el padre hubiese previsto con antelación otro matrimonio para la hija . Leg. Don Barela retaceaba en el curato de Santa Rosa el consentimiento para la realización de los esponsales y el matrimonio de su hija María Antonia con don José María Ardiles . en pleno proceso de emancipación de España. II. Conocedor de sus feligreses. El hombre se excusaba de no otorgar su aprobación en el hecho de “no encontrar la partida de bautismo” de su hija no recordando su edad exacta.”. Juicios por Esponsales. Aún no existiendo una razón en particular de disgusto para la efectivización de la unión. En ocasiones el disenso se originaba en motivos que desde una perspectiva contemporánea pueden resultar fútiles como razones relacionadas con el orgullo personal cuando faltos de diplomacia los novios pactaban informalmente el casamiento excluyendo la consulta paterna. exp.pactado entre familias podía interferir en el destino de alianzas futuras o ya existentes. Aún en 1815. VIII.. Las conflictivas relaciones entre las familias debido a variados intereses materiales puestos en juego interferían también en la libre iniciativa de los jóvenes para contraer nupcias. 389 Se refiere a la comedia de Leandro Fernández de Moratín autor de la comedia en prosa “El sí de las niñas”.

III.acusaba a su novio y vecino Francisco Ignacio Palacios -quien pretendía en ese momento tomar estado matrimonial con otra mujer. se mostraban indiferentes al destino y bienestar personal de aquéllas cuyos intereses parecían custodiar. 193. según el demandado al “entrar de estanciero a una estancia lindante” (de la del padre de él) hizo todo lo posible para despojarlo de su propiedad (al acusado y a sus tíos)” alegando ser suyas” a pesar de haberlas tenido en posesión su familia por más de cien años.III.193 (1702 . 392 391 142 . víctimas de una lucha despiadada librada entre el marido y la familia. una viuda viuda. privándola de tomar estado con otras personas. al amparo de la legislación sobre hijos de familia que exigía la aprobación de aquéllos para efectuar el casamiento de hijos menores. bajo el pretexto de no haber obtenido el consentimiento de los padres.de haber tenido trato ilícito con ella y de “entretenerla” por más de doce años con engaños prometiéndole futuro casamiento. El argumento de palabra de matrimonio condicionada al consentimiento de los padres se transformó en una estrategia harto utilizada por los novios rehacios a casarse. En efecto.1765) t. en su afán de alcanzarlos. Leg.193 (1702 . ¿se trataba en todos los casos de jóvenes enamoradas burladas por su pretendiente y defendidas a ultranza por la familia propia.1765) t. Juicios por Esponsales Leg.Así ocurrió en una compleja causa entre familias de Calamuchita cuyas estancias eran vecinas mediando una legua de distancia entre una y otra391. llevan a reflexionar acerca del papel de algunas de estas hijas de familia accionantes de los juicios. padres. los jóvenes se comprometían y luego. así por ejemplo. tíos. eran enemigos suyos propios y de toda su familia. presas en una maraña de intereses diversos. Durante la causa el acusado presentaba queja en relación a las identidades de los testigos presentados contra él por la parte demandante afirmando que dichas personas. A AC. t. AAC. exp. Tales entretelones que sólo aparecen a la luz a partir de una minuciosa lectura de decenas de declaraciones..en algunos juicios por esponsales se ve reiterada dicha imagen. interesada en reparar su dignidad?. Juicios por Esponsales Leg. -en donde ciertas esposas aparecían tironeadas. AAC. llamada Francisca Ignacia Rodríguez. La accionante. Juan Acosta reconocía haber otorgado palabra de matrimonio a Lorenza Galván siempre que la madre de él consintiera y que posteriormente había solicitado el consentimiento sin poder conseguirlo.. hermanos quienes. Una vez más algunas hijas aparecen como víctimas de la búsqueda de satisfacción de derminados objetivos por parte de sus parientes. 3. Como se ha observado para algunos casos de divorcios quoad thorum. Años 1787 – 1793. III. De las declaraciones testimoniales surge información acerca de la existencia de conflictos de tierras entre las partes392. Jerónima Irusta. Cfr. Juicios por Esponsales. evadían su compromiso393. 5. Juan Acosta reconocía haber otorgado palabra de matrimonio a Lorenza Galván Cfr. exp. exp. como se verá. 393 Así por ejemplo. Tal el caso de uno de los testigos quien. hija legítima de treinta años –como se aprecia la novia era mayor de edad. 3.

Años 1794 – 1797. En ocasiones. por consiguiente en bano es el recombenirme con ella mientras que nose exije del dicho mi Padre su consentimiento. 193. así por ejemplo según la parte accionante José Marcos Molina de veintidos años se veía impedido de casarse con Rosa Alcántara debido a la oposición del hermano de él. exp. cfr. y no soy capaz de relecionar en los incombenientes que pueden resultar de executarlo sin embargo de su resistencia a mi bienestar que por ahora no alcanzo a penetrar. Años 1787 – 1793. II. AAC. el casamiento de aquél restaría autoridad al otro joven en el gobierno de la propiedad397. 395 394 143 . 193.] pues yo nunca he negado la espuesta palabra pero con el adictamento de la relacionada condicion. a los intereses de los padres se sumaba la de otros parientes que influían en relación a la inconveniencia de la unión según sus propias necesidades. oponiéndose luego los padres del muchacho al casamiento de la pareja. cuando consideraban que un casamiento era inconveniente a sus intereses. 5. en el noviazgo habían existido relaciones sexuales en la pareja y luego los padres no permitían el casamiento.. ya que. 16 397 AAC. amén de su familia que también quedaba desprestigiada y que había inutilizado la oportunidad de una alianza beneficiosa396. la que es inseparable de lo principal. Resulta notable la resolución con la que algunas madres intervenían en los pleitos de esponsales a favor del hijo varón acusado de incumplimiento de promesa matrimonial.”395.. Años 1770 – 1786. habitando ambos hermanos en la misma estancia. existiendo hijos en la pareja. t. AAC. t.. ejemplo constituye la madre del vecino de Calamuchita Bartolomé Noriega quien Cfr. Años 1770 – 1786.siempre que la madre de él consintiera y que posteriormente había solicitado el consentimiento sin poder conseguirlo394. t. exp. Leg.. como se ha visto más arriba. y anuencia que lo reconozco inexorable en esta parte por los justos motibos que tendra [. Leg.y mui conforme a la sumicion y respeto debido por los hijos a los Padres en razon de la patria potestad según afirman los sabios escritores [. t. 396 Tal el caso de Jacinta Arias de dieciseis años quien según su madre había mantenido con el novio “anticipada copula y acceso carnal”. II. IV. Juicios por Esponsales. Juicios por Esponsales . Leg.. exp.. AAC. Cuando. El disenso del padre a la efectivización del casamiento de su hijo en ejercicio del derecho de patria potestad era invocado por un joven como excusa a su negativa a contraer matrimonio con una joven al recalcar que su palabra había sido condicional: “. 193. exp. las víctimas del perjuicio moral y material inferido eran.. III. Juicios por Esponsales.] porque mi yntencion y serio animo es el sugetar mi boluntad a la suya que sabra mejor que yo dicernir lo que me combiene. como era relativamente frecuente según los testimonios analizados. 9.. 193. indudablemente la joven y la descendencia. Leg. 13.

t. 193. Juicios por Esponsales. Se ha observado la interferencia paterna en el casamiento de las hijas mujeres399 encontrándose también abundantes ejemplos de oposición a vástagos varones en los casos de promesa de matrimonio no cumplida400. 1. Las cartas fueron reconocidas por el autor como propias y escritas por el joven cuando ya había recibido orden de sus progenitores de cesar el contacto con la mujer. Leg. Su autor fue sentenciado por el Provisor del Obispado de Córdoba al matrimonio con la madre de una niña nacida de la relación. sin numerar. seducción. Años 1770 – 1786. exp. t. y a asumir las costas del proceso401.1. 27.Ya preso en la Real cárcel de la ciudad y esgrimiendo como causal de su negativa a unirse en matrimonio la oposición de su padre. 7. VIII. en función de las pruebas presentadas por las partes. Amor. Algunos ejemplos pueden consultarse en AAC. 15. Dichas epístolas fueron presentadas por la parte querellante como testimonio probatorio del compromiso amoroso existente entre los jóvenes: [Carta1] Señora Doña Maria del Rosario Calderon: AAC. 14. exp. 193. posiblemente el muchacho sufrió severas presiones psico-físicas por parte de sus padres para desistir de la relación viéndose obligado por ellos a mudar radicalmente su actitud con la destinataria del afecto que evidenciaba en sus misivas. exp. exp. Juicios por Esponsales. disenso paterno e incumplimiento de la palabra matrimonial A continuación se transcriben tres cartas de un joven demandado por faltar a una promesa matrimonial.intervino activamente en el pleito que la novia había iniciado contra su hijo haciéndose cargo de los autos por negligencia del procurador y a través de un poder otorgado por el marido”398. se resistió tenazmente a obedecer las órdenes de la autoridad eclesiástica en desagravio de la parte ofendida debiendo estrechársele la prisión con grillos en sus pies a fin de que se aviniese a acatar lo dispuesto por la sentencia favorable al reconocimiento de la promesa. exp. II. Juicios por Esponsales. exp. t. 9. 401 Dichas cartas pueden consultarse en AAC. 13. 400 Consultar casos de incumplimiento de promesa matrimonial. 193. Leg. IV. 399 398 144 . Es posible también que la relación con la joven sólo se tratara para él de un episodio de momentánea pasión que no tardó en ceder ante el imperativo de intereses más concretos que lo llevaron a excudarse en la oposición paterna para liberarse de la responsabilidad que se le requería. exp. Leg. Años 1770 – 1786. Años 1812 – 1880. Años 1794 – 1797. La profundidad de los sentimientos que expresaba hacia la joven en las misivas contrastaría fuertemente con la actitud de indiferencia que manifestó con posterioridad hacia ella. II. 1. t.

se le rompiera el corazon en llanto al ver mis angustias pero todo lo dejo al tiempo que con la vida todo se consige. pero yo cada dia estoy aumentando mas el amor que le tengo. yo me ayo en esta ciudad del Balle de San Fernando y Catamarca. y mas en aquellas oras tan señaladas que Usted no y[g]nora el papel que usted me mando para que fuese.] y a mi para serbirle dará muchas espresiones a todas aquellas personas que de mi recuerdan.. pero assi que todo mi pensamiento lo tengo en Usted que es lo que mas me atormenta. afin de alibiarte con algo y quisiera tener como yo deseo para lograr mis intentos. pero no ostante cada dia te tengo mas presente y asi no pienso el olbidarte jamás. mandeme como a hijo de su corazon que are con todo mi corazon aquello que usted me mandare la respuesta no deje de mandarme con el portador y mandeme a desir todo lo que pasa aunque usted me dijo que no me acordase de nada. Catamarca y diciembre 2. [Carta 2] Señora Doña Maria del Rosario Calderon: Hija de mi corazon conmovido del mucho amor que te tengo me obliga a solicitar tu apreciable correspondencia la que no pongo duda alguna no me la negareys por verme tan distante de bos. passe los maiores trabajos que se puedan imaginarse. ya si es enbano que me ayga dicho eso por que lo are. y assi hija mia pienso que vos aras lo mismo y te estimare m[e] abises como te allas o como te va de tus trabajos los que te pido de fabor me los comuniqe[s] para desde aquí socorerte con aqello que mis fuerzas alcansen aunque sea poco. solamente por el mucho afecto que y conosido en bos para conmigo y asi hija mia no te olbidare 145 . de 93 años su afectisimo servidor en ausencia y presensia. aunque. lo i de dar por bien empleados solo por no olbidarte jamas. de los animales que trayamos se murieron tres y yo estoi en el [¿convencimiento?] me abra hechado la maldision que me dixo lo que estimare a Usted que no tenga semejantes pensamientos por que si Usted supiera de la suerte que yo lo pazo ygualando a Usted en sus trabajos. y usted las resevira de lo y mismo del corazon. ni menos faltar a lo que te tengo prometido como siempre bos estes en lo mismo que yo. si acazo se le ofrese algo. ya usted sabe como se firma. se me perdio en la trabesía que fue un día que quasi morimos todos los que beniamos desde que para satisfacer la sed fue presiso marcar penca y solamente con eso escapamos.. de lo contrario no siendo dable que yo me olbide de una persona que tanto la y querido y la quiero y ando padesiendo por ella y padese por mi y asi usted no se escusse el contestarme mis cartas fabor que pido a usted y ruego a Dios le conserbe la vida [.Muy Señora mia contemplando a usted en las mayores fatigas que Mi Amor la [ha] puesto y tomado la pluma mas con lagrimas de mis ojos que con lo que tinta la pluma solo por berme tan distante de su bista.

quando me quiera escribir puede mandar la carta a lo de Julián o sino a Felipe se la puede dar para que la entrege a Julian. puedes mandar por la carta aunque el te a de solisitar a bos para entregarte la respuesta no deges de mandarla que son muchos los deseos que tengo de saber de bos. Ahí remito esas desimas por que me an paresiendo aparentes sobre el asunto que yo padesco y estimare a Usted me aga el bien de mandarme los bersos que me tiene ofresido.. ya uste[d] sabe como se firma. Usted no se desconsuele que yo siempre estoy en mi palabra y solo aguardo que yege el dia en que baje a esa ciudad para lograr su comunicasion de usted. la que no pongo duda algun[a] me la manifestara lo mas breve que pueda pues no i[g]nora la mucha boluntad que le y profesado y le profeso asta la ocasión presente y pienso que aunque padesca los maiores trabajos n[o] me o[l]vidare de quien e conosido que me a tenido mucha boluntad.jamas con otros que ban para esa ciudad tambien te escribo comunicandote mis trabajos. a Felipe mande una carta para que le entregara[a] usted y espero tener respuesta de una y otra que ya son tres las que tengo escritas austed dara muchas espresiones aq[u]eyas personas que preguntasen por mi.. aunqe estoy distante pero mi boluntad esta presente y asi contemplo estava la suya pues no ignorar los trabajos que asta aquí y pasado y estoy pasando solo por no olvidarme de usted. [¿me ama?]. y di toda esa tu casa yo quando bueno a Dios gracias para que me mandes y solo deseo que bos lo pases sin la menor nobedad y con esto quando rogando a Dios [.B [sic] y verle desea. 146 . a. su afectísimo servidor que sus M. tuve por bien de benirme aesta ciudad asta ver en que resultan sus amenasas que me q[u]erian aser. y solo quisiera que los tuyos pasaran a mi poder para berte libre de ellos a bos a casa del ermano de Julian. pero todo eso son regalos. y es quanto por ahora se me ofrese el molestar a Usted y solo quando rogando a Dios que a usted m.] Catamarca y disiembre 15 de 93 tu affectisimo servidor que berte desea [firmado] Francisco Solano de la Vega. y asi usted me puede manifestar en el estado en que esta para venir por algun camino podemos dar algun alibio. [Carta 3] Muy Señora mia: con motivo de la mucha ingratitud qe usa conmigo en no responderme a dos cartas que tengo escritas a usted solicito ahora de nuebo su muy importante salu[d] la que deseo el saber desde el dia que sali de esa ciudad. Catamarca y enero 30 de 94. el motibo de averme ausentado de su vista fue por que mis padres quisieron aserme padecer a vista de usted y por que no fuese maior su sentir. Con el portador que yeba la carta puede mandar respuesta.

1702 . o fingida para deslumbrar a la persona amada [. t. al menos en teoría de ser penado con la pérdida del derecho a la herencia paterna403.. xii. La demanda judicial fue iniciada el once de febrero de 1795 siendo pronunciada la sentencia el veintidos de julio del mismo año.. Juicios por Esponsales. Debe tenerse presente que según establecía la legislación. 2. exp. Leg. Ley 49 de Toro. o bien estaba amenazado por la familia. pero ahora sereno de la tormenta que afligio a mi corazon apacionado. AAC. 193. hacendado viudo de María Ordoñez quien fue objeto de una denuncia anónima al pretender contraer matrimonio con Josefa Ordoñez.] el tiempo que es el que sosiega las cosas y mudando de semblante. el hombre pretendía tomar estado matrimonial con una mujer con quien vivía amancebado y con quien tenía impedimento por haber mantenido trato ilícito con una prima hermana de ella. 5.. 402 147 . IV. a efecto que no conociese lo que me conbenia. Juicios por Esponsales. criada por su difunta esposa.Cuando durante el juicio se intorrogó a Francisco acerca de sus afirmaciones en dichas cartas. Cuando todo estaba listo para la boda. En tales casos los aspirantes El autor de las cartas era Don Francisco Solano de la Vega. mestiza huérfana aparentemente hija de padres no conocidos.ciega pasion amorosa o tal vez figurada.. que apreso la boluntad al entendimiento. sin numerar. Se intenta probar que la joven era hija del hermano de la difunta. Es evidente que. exp. 9.I. La destinataria era Doña María del Rosario Calderón del mismo origen y residencia. fuere por consanguinidad o espiritual. un matrimonio realizado sin el consentimiento de los padres era susceptible. Años 1812 – 1880. cfr.sus palabras afectuosas y amorosas como el resultado de una: “. en la zason que e dispertado de aquel letargo conozco no me corresponde portarme de otra manera que la de rendir la dicha mi boluntad a la de mis Padres. entre los miembros de la pareja que habría de unirse en matrimonio404. el joven se haya mantenido en la postura de negarse al casamiento. cfr. Sorprende el hecho de que no habiendo el Gobernador Intendente dado lugar al disenso de los padres. mayordomo. Consultar también el caso de Pantaleón Peralta de la Villa del Rosario quien solicitaba una dispensa de segundo grado de afinidad ex cópula ilícita.6. natural y vecino de Córdoba.. Años 1794 – 1797. aún bajo la carga de los grillos en prisión. 193. VIII.1765. t. El parentesco como causa de nulidad de la promesa esponsalicia Entre las posibles causas de invalidez de la palabra de matrimonio cabe mencionar aquéllas relacionadas con el parentesco. t. AAC. obligado a traicionar sus verdaderos sentimientos o bien se escudaba en una supuesta oposición de sus padres para desobligarse de una conducta irreflexiva. 193. Leg. Cfr. 404 Consultar el caso de José Etura y Urrutia. Solano de la Vega explicó -en marzo de 1795. exp..” 402. Leg. dicha denuncia revela que los pretendientes están vinculados por impedimento de afinidad en primer grado colateral. De la pareja ya había nacido una niña Cfr. vecino de Córdoba y tesorero de la Santa Cruzada. 403 Novísima Recopilación X.

aparentemente exisitió un desestimiento por parte de la accionante quien fue disuadida de su pretensión de exigir casamiento por el Cura y Vicario de La Rioja. exp. indio no bautizado demandado por una joven india llamada Josefa Quispi de la doctrina de Yaspi: El demandado había tenido cópula ilícita en dos ocasiones con la hermana (por parte de madre) de la accionante.” . la causa permaneció incompleta. VI. 193.en que las dispensas para la celebración de esponsales entre consanguíneos y afines serían concedidas. El significativo número de juicios inconclusos pone de manifiesto que en no pocos casos estas situaciones quedaban sin resolución legal y por lo tanto los casos semejantes propagándose406. En los escritos de la parte actora la mujer expresaba verse “. AAC. 16.) el niega mi birginidad que me quitó con la palabra que me dio de el a mi que de otro modo no se hubiera vendido mi fragilidad”407. AAC. en estas circunstancias la autoridad eclesiástica amonestaba. 10. Es posible que algunos individuos malintencionados. a sabiendas de la existencia de impedimento dirimente. 193. 406 Cfr... Y si la pareja había tenido contactos carnales y/o existían hijos prematrimoniales las consecuencias se traducían en la deshonra de la mujer y su familia. el no quererme casar (como ni jamas lo hare con la susodicha a quien la benero por tía) es unicamente por no ser mi boluntad respecto que jamas tal palabra se la tengo dada y si se la hubiera dado era nula porque caía moralmente sobre materia nula por el impedimento natural de carne y sangre. luego de tal desestimiento ella se lamentaba en unas cartas enviadas desde Chilingasta al Provisor y Vicario General de Córdoba clamando se castigase al sacerdote.1786. y la desprotección material y espiritual de ella y de las criaturas ya que la Iglesia establecía la separación de estas parejas hasta su purificación luego de la cual y obtenida la dispensa el matrimonio era autorizado. El demandado se esmeraba en argumentar justificativos a su negativa a casarse explicando: “. el capitán don Juan Nicolás de Herrera Ávila. Tómese como ejemplo el caso del capitán de milicias Pedro Gonzálvez quien había contraído esponsales de futuro matrimonio con doña Mónica España. la causa permaneció inconclusa: cfr. 5. t. resulta ilustrativo al respecto. Juicios por Esponsales. Si bien existirían situaciones -de acuerdo al grado de parentesco planteado. el caso de Manuel Merlo. el compromiso esponsalicio podía ser objeto de nulidad. Años 1770 . Leg. Leg 193. Juicios por Esponsales.. I.Iniciándose en 1781. estableciendo que la pareja quedaba en plena libertad de aspirar a enlaces matrimoniales con otras personas con quienes no existiesen tales obstáculos.: Leg.debían obtener la dispensa correspondiente405. El litigio fue ventilado ante la Audiencia Episcopal de Córdoba del Tucumán: la demanda fue presentada en enero de 1735 por promesa de matrimonio no cumplida. en casos de impedimento dirimente en grado no dispensable la Iglesia se mostraba inconmovible considerando como írrito y de ningún valor ni efecto los compromisos esponsalicios que hubieren sido contraídos. Años 1702 – 1765. aprovechasen tal circunstancia para mantener relaciones con una pariente bajo una supuesta promesa cuya efectivización estaba dificultada por las razones legales expresadas407 .. t. perteneciente a las principales familias de esa ciudad. Exp.. Cuando ésta no era tramitada o la misma era denegada.. 405 148 . t.. bajo la condición de solicitar dispensa por parentesco espiritual.5: La litigante era natural y vecina de La Rioja. cfr. f. exp..desonrada públicamente en esta ciudad por don Juan de Herrera y Gusman quien siendo yo bien nacida y una de las principales en esta dicha ciudad con palabra de casamiento fue motibo de perder mi onestidad creyendo que como cristiano y temeroso de Dios no faltase a ello con pretexto de impedimento dirimente de consanguinidad que tenemos (. II. 407 El caso de doña María Rosa Sotomayor y Toledo contra su sobrino.. Años 1798 – 1807. Nicolás de Herrera casó con otra mujer.

exp. Sobre otros casos de Juicios por Esponsales relacionados con cuestiones de parentesco y enredos familiares consultar AAC. t.Leg 193. Constituían las cuestiones de impedimento por consanguinidad o afinidad casos extremadamente delicados ya que en ocasiones la cuestión del impedimento se presentaba a veces con posterioridad a la cohabitación. Leg. Juicios por Esponsales .1793. exp. Año 1770 . accionante de la denuncia del impedimento. Río Tercero Arriba. Leg. cfr. cfr. Años 1798 – 1807. vecinos de la ciudad de Córdoba quienes fueron objeto de una denuncia ante la autoridad eclesiástica en 1837. El vecindario no sería ajeno al conocimiento de casos semejantes411 actuando en ocasiones como denunciante y en otras manifestando prudente tolerancia hacia estos casos. t.II.: AAC. El documento se halla fechado el 9 de junio de 1823 en Yuca.II. Años 1812 – 1880. III. viuda. Gabriel Caballero. iniciada bajo promesa de matrimonio409 y como se verá.8 412 Tal el caso de José Ignacio Salcedo quien expresaba ante la autoridad eclesiástica haber otorgado palabra a la joven de apellido Caballero bajo el temor de las amenazas del padre de aquélla. en donde a la pobreza y falta de instrucción que actuaba como factor intensificador de la promiscuidad. VIII. Cfr. habiendo sido informado del parentesco espiritual que unía a Manuel Rodríguez con Rosa Pérez -con quien había tenido cópula ilícita. 19. AAC. Juicios por Esponsales Leg.VIII. 9. 410 El Provisor del Obispado de Córdoba. 193. Juicios por Esponsales. exp. en 1778. t. AAC. VI.24. exp. 193. Años 1812 . Años 1787 . 1. t. AAC. Juicios por Esponsales. Impedimento por consanguinidad en tercer grado colateral. y de Don Teodor López quienes reconocieron haber tenido comercio ilícito de cuyas resultas nació un hijo varón. cfr.estando aquél pronto a casarse con Eugenia Ferreyra parienta de la citada Rosa en tercer grado. exp. 408 149 . Años 1770 – 1786. VIII. Este tipo de hechos proliferarían en la ciudad pero también en la campaña. t. 11. 193. Al hecho de ser los demandados primos hermanos se sumaba que la madre de la novia. 411 Tal el caso producido en la Capilla de Rodríguez.1880. Juicios por Esponsales Leg. La pareja estaba formada por Calixto Mansilla y Eusebia Cabrera. AAC. t. el interesado debía concurrir ante el provisor del Obispado a presentar su situación a fin de que aquél se expidiese. Consultar el caso de María del Moral y Cayetano de la Presa. Nulidad de la palabra otorgada bajo temor Como en el caso de los matrimonios efectuados bajo el ejercicio de fuerza o temor reverencial412 los esponsales celebrados en tales condiciones carecían de validez.aconsejaba y encargaba a los novios que evitasen toda comunicación que pudiese comprometer su honor exponiéndose a consecuencias desagradables 408. 193.193 Año1812 . AAC. exp. Juicios por Esponsales Leg. se sumaban las grandes distancias que dificultaban el control de la autoridad y la vigilancia de ambas justicias. 193. Leg. t. 193. 3. exp. t. Años 1794 – 1796. solicitó al párroco del lugar hiciera las averiguaciones pertinentes.IV. exp.sin numerar 409 Es el caso en Río Cuarto que se plantea en Juliana Freytes.1880. no pocas de estas situaciones permanecían sin resolverse en la práctica410. había tenido relaciones ilícitas con el aspirante.1786. Juicios por Esponsales Leg. Salcedo manifestaba además su deseo de contraer nupcias con otra mujer llamada Telésfora Rojo. 13.

.es miedosa. Perrot. Los impedimentos aducidos por el accionante ante la Iglesia se centraban en aspectos atinentes al Derecho canónico: que la pareja no consentía en el casamiento. exp. en la práctica se planteaban inconvenientes diversos. no se les permitía abandonar sus pueblos y se establecían turnos para que fueran a trabajar a las ciudades413. vecino feudatario de La Rioja.”414 . el casamiento religioso en los indios era objeto de especial atención por parte de las autoridades. Buenos Aires.Los Indios. En teoría los indios tenían libertad para contraer matrimonio y por ende. alférez real propietario. 193. natural del pueblo de Pisopanaco (sic). sin embargo las limitaciones establecidas por el derecho secular en su capacidad jurídica y libertades. agregaba además que el indio no estaba bautizado ni tenía edad para casarse. la manifestación de la voluntad de ésta de unirse en matrimonio con hombre ajeno a la propiedad solía provocar la franca resistencia del patrón. por acciones del cura de naturales de San Fernando se demostró que Joseph tenía edad para contraer. con lo cual argumentaba la existencia de impedimento grave para la unión ya que por su propio sexo y naturaleza la mujer “. 2. india de la encomienda del capitán don Santos de Toledo Pimentel. R.. para celebrar esponsales. 150 . Como la mujer india casada y sus hijos pasaban al pueblo y la encomienda del marido. los esclavos y la libertad para contratar esponsales De relaciones de sujeción y servidumbre derivaban en la práctica atropellos a la libertad de las personas para contraer matrimonio. Ejemplificativo de esta situación constituye el caso de Petrona. libiana y se aterra. Juicios por Esponsales. también indio del valle de Catamarca.. t. Al poco tiempo una denuncia del varón dió a conocer que estando ya casados en la chacra de su encomendero llegó Toledo Pimentel el 4 de 413 414 ZORRAQUÍN BECÚ. Años 1702 – 1765. quien en octubre de 1701 presentó demanda ante la justicia eclesiástica a fin de impedir el matrimonio entre Petrona y Joseph. I. tomo I. (1978: 173 –174) Historia del Derecho Argentino. nacido en la estancia de Chumbicha y perteneciente a la encomienda del capitán don Manuel de Villafañe y Guzman. Mientras el provisor cordobés mandaba a la india a casa de un maestre de campo dando orden de que no se le permitiese hablar con nadie de una u otra parte. que era bautizado y que ambos daban su consentimiento para el matrimonio. sumada a la subordinación a los españoles en que se encontraban. AAC. Leg. provocaban situaciones conflictivas ya que carecían de libertad de locomoción. Si bien en el régimen colonial hispano. Comprobada la inexistencia de impedimentos los jóvenes fueron unidos sacramentalmente.

amandándolo tasar. Juicios por Esponsales. y si fuere en un precio excesivo que no pueda hallar comprador. t. Leg. quien concurría en dicembre de 1777 a los tribunales eclesiásticos a solicitar cumplimiento de palabra matrimonial dada por Ignacio Núñez. Juicios por Esponsales. que el amo le busque comprador y proporcione la venta. la falta de resolución de la causa muestra el escaso logro alcanzado en la misma: ni casamiento ni compensación dotal 417. La causa permaneció incompleta. mulato portugués. 193. AAC.”418. 16. Años 1812 – 1880. es posible entrever en el mismo el apoyo del Monasterio al concretar la denuncia. AAC. -según el testimonio masculino.. en ese sentido el provisor del Obispado de Córdoba se expedía en los siguientes términos: “. ofreciéndole paga ante lo cual: “ sin violencia ella cayó” no mediando ofrecimiento de palabra. No deja de llamar la atención el recurso judicial interpuesto ante el hecho. puede dar el papel de venta de su esclavo. en este caso al ser el pretendiente soldado solicitó consejo a su superior el comandante del fuerte del Tío y a través de él consiguió ser oído por los jueces eclesiásticos. t. 418 Se trata del caso del soldado Dionisio Gallardo quien quería casarse con una esclava de Fermín Luque. Juicios por Esponsales. quien si no quiere. cfr. si así no se encuentra. Es interesante observar que en el expediente se utiliza con respecto a Petrona en primer lugar la calificación de india y luego en varias ocasiones la de mestiza. VIII. exp. 416 AAC. t. Años 1770 . parda esclava del Monasterio de Santa Teresa y viuda de Francisco Barrios. Años 1702 – 1765. y no del amo. La oposición del amo al compromiso esponsalicio o matrimonio de los esclavos no constituía en teoría un impedimento para efectivizar la unión. 193. En condición de extrema vulnerabilidad se hallaban también las mujeres esclavas a la hora de exigir el cumplimiento de palabra dada por el varón con el fin de acceder a un encuentro carnal : un ejemplo constituye el caso de María Teresa de Jesús. no se consigue.. exp. con oposición del amo. I. cfr. o del juez a falta de aquéllos. de condición libre: el trato ilícito se había producido aparentemente en forma fortuita en ocasión en que el varón había concurrido al convento a reparar una caldera tras lo cual.enero a las cuatro de la tarde y se llevaron a su esposa mestiza415 sin motivo alguno. exp. 4. Leg.él y sus compañeros le hablaron a la susodicha a fin de “comunicarse carnalmente”416 con ella.. y si con todo esto.Soy del sentir que el consentimiento de los esclavos menores de edad debe ser de sus padres o abuelos. sin embargo. que se efectue el matrimonio señalándole día de reunión y habitación. ocurrir al juez que lo modere. 415 151 . 2. Leg.. 193.1786. 417 Ibídem.II.

Años 1787 – 1793. sus esfuerzos quedaban mediatizados en la práctica por las acciones de avasallamiento de sectores poderosos. El empeño con el que algunas de ellas defendían sus derechos confirma la valentía y firmeza con la que luchaban sin resignarse a un papel sumiso y pasivo que la sociedad pretendía acordarles.5 % del Ibídem. 193. AAC. en no pocos casos como consecuencia de dicha oposición las uniones legítimas quedarían frustradas y los hijos de éstas perjudicados y sólo en aquéllos en los cuales los sirvientes lograban hacer oír su voz ante la autoridad eclesiástica o civil tenían alguna posibilidad de casarse a su gusto y no según los intereses del amo419.En la práctica muchas veces los amos se oponían al casamiento de sus esclavos. ello se debe en parte al elevado porcentaje de causas que no se resolvieron421 –38. de las actuaciones que no prosperaron desde un comienzo o que se limitaron 420 419 152 . aún después de la Revolución y de que la Asamblea del Año XIII hubiese declarado la libertad de vientres. para liberarse de una promesa de casamiento420. Análisis de los resultados de los juicios por esponsales De los expedientes analizados sólo en un 46.5%-.7 % de los casos fue emitida sentencia. En este marco ideológico se explican los reiterados recursos de argumentación masculina en torno de la deshonestidad sexual de mujeres que reclamaban cumplimiento de palabra dada. Leg.III. t. en una sociedad en la cual la virginidad de la mujer condicionaba seriamente su inserción en el mercado matrimonial. 6: consúltese en relación a incumplimiento de palabra de casamiento y acusación de mujer pública. Juicios por Esponsales. Si bien la justicia muestra una actitud de apoyo a los derechos de los mas indefensos. El rechazo inspirado al varón para una unión sacramentada con féminas promiscuas contribuía a condenar a las mismas a mantener relaciones sexuales fuera del casamiento y a los hijos nacidos de esas uniones. exp. Las mujeres públicas y la promesa esponsalicia El caso de las mujeres públicas en relación a la promesa matrimonial ofrece connotaciones particulares dada la desvalorización de la condición femenina producida en estos casos resultante del comercio efectuado con el cuerpo. a la condición de ilegítimos. 421 Hemos diferenciado dentro de las causas que no tuvieron sentencia a las que hemos denominado “inconclusas” en las cuales se cumplimentaron las distintas etapas procesales del pleito permaneciendo el expediente sin sentencia –38.

Si se consideran los altos porcentajes de causas incompletas observados también en los juicios de disenso.7%-. consultas al juez eclesiástico. la transacción o acuerdo entre las partes –8%entre los principales. 153 .7%. existió apelación.. En un 15. -41%. y en aquéllos de nulidad matrimonial se observa que la justicia eclesiástica funcionaba con eficacia relativa. arreglos extra-judiciales. o bien quedaba simplemente absuelto de la causa y en libertad para casarse en un futuro-. excesiva burocracia. pedido de informes judiciales relacionados con la cuestión esponsalicia -13.6% de los pleitos resueltos.ante lo cual el novio era sentenciado a dotar a la mujer o a casarse con ella-. Descontados los casos en que la interrupción de los juicios se debió a deserción de una o ambas partes por desestimiento.3%. falta de eclesiásticos. situación de guerra y otros.–cuando según criterio del tribunal no constaban pruebas de la existencia de la palabra otorgada con lo cual el demandado podía proceder a contraer las nupcias que pretendía con otra mujer. inestabilidad política. El resto de las actuaciones consultadas que no finalizaron en la emisión de sentencia. a diligencias en relación a trámites matrimoniales. otros litigios se resolvían con el desestimiento de la acción por la parte damnificada –18 %. los resultados de las causas analizadas muestran que los fallos de los jueces en este tipo de causas variaban entre la sentencia favorable a la parte accionante -cuando el juez consideraba que la existencia de la promesa había sido debidamente probada. en los que existe sentencia. Según se indica en el gráfico N° 5. o la desfavorable –33.total-. o bien no prosperaron o se limitaron a presentaciones cuyas derivaciones se desconocen – 13. pueden apreciarse dificultades en el ejercicio de la justicia atribuíbles a no pocos motivos: sobrecarga de funciones de la Iglesia..

cabe suponer que se interpretaba al recurso judicial de reconocimiento de la promesa esponsalicia como parte de un combate en ocasiones definitorio de la ubicación social del clan. Resulta notable en estos litigios también observar que se trataba de una lucha encarnizada entre las partes enfrentadas. hermanos. tíos u otros parientes actuando como tutores y curadores de los jóvenes menores de edad o bien apareciendo en alguna instancia del juicio en defensa de los derechos de su familia . Acción Transacción 33% Cabe destacar como característica propia de los juicios por esponsales que los individuos involucrados en tales pleitos eran en general hombres y mujeres jóvenes ya que se trata en general de pleitos originados en noviazgos previos a las primeras nupcias. la familia del novio por su parte resistía a las pretensiones de la contraparte con semejante vigor a fin de preservarlo de un casamiento considerado inconveniente para el destino familiar. 154 . De ahí que sea relativamente frecuente observar la intervención activa en estas causas de familiares de los directamente interesados: padres. probada No consta exist. Mientras el grupo familiar de la joven burlada arremetía empeñosamente en los tribunales a fin de probar el engaño inferido a la mujer burlando “la frágil inocencia femenina” -pobres eran las posibilidades de una nueva concertación matrimonial para una joven desflorada y sin dinero-. de promesa Desestim. Considerando el peso de la institución matrimonial en los intereses familiares en la época tratada y conociendo la importancia asignada a la virginidad de la doncella como factor decisivo en su posicionamiento en el mercado matrimonial.Gráfico N° 5 Resultados de los pleitos por promesa esponsalicia Resultados de los pleitos por promesa esponsalicia 8% 18% 41% Promesa de esp.

Favo rable al reconocim. esto es. Gráfico N° 6 Evolución temporal del resultado de los pleitos por Esponsales Evolución temporal del resultado de los pleitos por Esponsales Result. No se evidenciaría -al menos en el caso de la justicia eclesiástica. Es de suponer que el deterioro en la validez de la figura jurídica de la promesa de casamiento. Promesa Resul. No se observaría por lo tanto una relación marcada entre el resultado de la causa y el año de la sentencia en el sentido de que mas causas pudieran ser falladas en contra de la accionante de la demanda a medida que la institución esponsalicia fue perdiendo fuerza. 422 155 . Desfavorabl e al reconocim.una tendencia creciente de fallos negativos hacia las mujeres que reclamaban por su honestidad burlada a medida que pasaba el tiempo y la institución perdía vigor.y el año en que la resolución fue emitida se observa que uno y otro resultado se concentra en su mayoría en los períodos de superior concentración de litigios422. alentado desde la legislación civil pudo influir mas bien en una mayor renuencia de los jueces en dar curso legal a las demandas presentadas. Promesa 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 Se observa sin embargo en los jucios de sentencia favorable a la parte demandante una distribución más pareja de las causas a lo largo de todo el siglo XVIII mientras que en las de resolución desfavorable a la mujer la concentración a fines de ese siglo y comienzos del siguiente es mas pronunciada ya que no se observan fallos en contra del reconocimiento de la promesa en la primera mitad del siglo de las luces. entre el último tercio del siglo XVIII y la primera década decimonónica.En la relación entre resultado de la causa –favorable o desfavorable al reclamo. que en el resultado mismo de las causas.

En la órbita secular podía utilizarse el Recurso de fuerza ante la Real Audiencia en lo referente a acusaciones de estupro. exp. Fallo favorable a la novia De los porcentajes obtenidos en el análisis del fallo en los pleitos por incumplimiento de promesa matrimonial puede observarse un mayor peso de sentencias favorables a las demandas femeninas.1. sobrino del también Capitán Manuel de Zevallos Nesto Estrada. mayores también eran las posibilidades de éxito en una acción de demanda de esponsales. t. AAC. I. siempre existía para la contraparte el recurso de apelación ante el juez metropolitano de Charcas dentro de la jurisdicción eclesiástica. 423 156 .1. A ello debe agregarse en la reflexión los casos de jóvenes burladas –es de suponer la mayoría. se advierte que en realidad el peso cuantitativo de los litigios en donde se hizo lugar al reclamo femenino es significativamente inferior a aquéllos en los que logró que le sean reconocidos sus derechos.que a mayor status social. exp. iniciado en 1701 y de los pocos según nuestros registros en el cual se observa la existencia de testimonio documental escrito de la promesa matrimonial conservado en el expediente. lo cual es coherente con una sociedad que asociaba a la blancura y mas tarde también al éxito económico con credibilidad. honradez 423.1765. AAC. de lo cual puede deducirse –habida cuenta de la inferioridad numérica de este sector en el conjunto de la población.1798. Año 1797 .que no acudían a solicitar justicia a los tribunales. respetabilidad. Único. 193. Alguacil Mayor y Regidor Propietario de la ciudad de Córdoba. si a los casos en donde no se hace lugar al reclamo de efectivización de los esponsales se agregan los expedientes no resueltos. Leg. Relacionando la variable “sentencia” con “condición” y “etnia” de accionante y demandado se ha constatado que alrededor del 50% de los expedientes de fallo favorable al reconocimiento de existencia de compromiso esponsalicio. también en cuestiones relativas al al monto de la dote por ser privativos del conocimiento del juez Real424. Años 1702 . Incluso con sentencia favorable a la novia. Aún en los casos de mujeres pertenecientes a familias de encumbrada posición no resultaba fácil para las accionantes lograr pleno resarcimiento por el daño recibido. El novio era el español y Capitán José Ruiz de Zevallos Neto Estrada. 424 Cfr.V. mas aquéllos en los que la accionante desistió de la causa. Ejemplo de fallo favorable a una joven perteneciente a la clase acomodada de la ciudad de Córdoba –aunque sujeto a apelación por la parte demandadaconstituye la causa por esponsales entablada entre Juana de las Casas hija de Mariana de Mercado Ferreyra. Juicios por Esponsales. tutora y curadora de sus hijos y viuda del Capitán Antonio de las Casas quien fuere vecino feudatario. Juicios por Esponsales. Sin embargo. pertenecían a parejas de blancos. Se trata del primer juicio de esponsales existente en los repositorios del Archivo del Arzobispado de Córdoba. Leg.193. t. el juicio data del año 1702 y corresponde a la ciudad de Córdoba Por sus características es un caso que puede considerarse modelo para el conocimiento de los pormenores acerca de la promesa esponsalicia entre familias de elevado status social.

así como la intervención de otros familiares lo cual confirma. como se ha dicho. como por la parte accionante cuando la misma no hacía lugar a sus requerimientos. Si bien la palabra verbal de presente se había otorgada en presencia del párroco. donde el futuro suegro se desempeñaba como Maestre de Campo425.El derecho de apelación era utilizado tanto por el demandado. los intereses puestos en juego por el grupo familiar en el casamiento de sus jóvenes.. fue interpuesto en Charcas el recurso de apelación alrededor de seis meses después.. 425 157 . la niña estaba conceptuada “de poseer buena fama y reputacion en el becindario”. cuando la sentencia le era adversa. unos tres meses después de interpuesto el recurso. Así ocurrió por ejemplo en un juicio en el que se alegaba miedo grave e injusto inferido contra el novio por el padre de la joven durante la celebración de los esponsales en el vecindario de Río Segundo. habiendo sido criada “al lado de sus padres. Dominga Peralta. dándosele luego la ciudad por cárcel.. los padres de la mujer trataban de mostrar su honradez y buena crianza. como se ha expresado. Siendo contrario en primera instancia a la parte accionante. II. la otra expresaba que habían sido efectuados bajo presión. La accionante era Magdalena López.193 (1702 . del padre de la novia y de mucha gente. Juicios por Esponsales Leg. procurándosele evitar “las seducciones que suceden en el mundo con los muchachos”426. Tras el comparecimiento de decenas de testigos.] por que la muger en tal caso se presume haver sido seducta y engañada y es la razon porque cuando alguno sufre el que se le infiera ofenza en el cuerpo el consenso del ofendido y ofendida no excusa al delincuente por causa de que ninguno es señor ni dueño de sus miembros y cuerpo. hicieron su presentación sendas madres de los novios defendiendo cada cual a su hijo/a y mientras una afirmaba que los esponsales habían sido libres y espontáneos.” 426 Ibídem. pudiendo de ese modo revertir el resultado desfavorable de la causa. reconociéndose los esponsales contraídos y revocándose en todas sus partes la sentencia pronunciada por el Provisor y AAC. Así también la parte demandada declaraba que la chica había tenido relaciones con otro varón quien podía ser el autor de su embarazo. en las obligaciones de cristiana”. el fallo emitido el diecinueve de mayo de 1772. A la vez. instruídas en primera y en segunda instancia. la parte demandada denunciaba que los testigos que habían presenciado la promesa se hallaban subordinados al funcionario. El joven fue puesto en prisión por orden eclesiástica por ocultamiento de su persona. Según la madre de la contrayente. La causa cuenta de 223 fojas constando de dos partes. hijo legítimo del Sargento Mayor Don Juan José Ávila. un día feriado. vecina del Río Segundo y el demandado Paulino Ávila vecino del mismo lugar. resultando esa vez la sentencia favorable a la parte demandante el veinte de febrero de 1773.Es de destacar en ciertos juicios la intervención activa de los cuatro padres de los novios actuando como procuradores en defensa de sus hijos.1765) t.. I. por temor. exp. La defensa de la accionante expresaba en los siguientes términos la acusación: “el contrario uso carnalmente el cuerpo de Doña Magdalena: comision de estupro violento y cuando no se concidere haver havido fuerza ni violencia en ello y que mi parte abino voluntariamente con todo siempre procede y tiene lugar la disposición canónica [.

193 (1702 . Cabe interrogarse acerca de cómo afectarían situaciones como ésta al matrimonio recién efectuado por la parte demandada. mandándose debiese cumplir el demandado su promesa. es posible que la recién casada ignorase la relación anterior que su marido seguramente había procurado ocultar a la familia de su novia ya que de trascender la información. aunque no llegase a cubrirse el monto total exigido en dote. El demandado casó con Ana María Benítez el 17 de Agosto de 1733. anterior a la sagrada vida en matrimonio. la ilegitimidad habría comenzado a resultar un factor socialmente reprochable a diferencia de épocas pretéritas en la cual los niños nacidos de legítimo matrimonio se criaban con mas naturalidad junto a los habidos fuera de él. la autoridad eclesiástica absolvía al novio y lo declaraba libre de todo lo demás deducido en la demanda. si bien constituía un uso frecuente. Sin embargo. ésta hubiese podido interferir en el contrato nupcial de la pareja. 427 AAC. quien enterada en Buenos Aires que su prometido estaba pronto a casarse en Córdoba recurrió a la justicia en aquélla provincia consiguiendo se librase exhorto a la docta ciudad para que se impidiese el casamiento de la parte demandada. Ejemplo constituye el caso de María Josefa Chiclana y Cuenca. la esposa por tanto no debía haber resultado gratamente sorprendida al tomar conocimiento de los hechos. ello no pudo conseguirse ya que el instrumento legal llegó un mes después que el demandado había contraído matrimonio427. sobre todo porque el reconocimiento por el marido de un hijo extramatrimonial afectaba los derechos de los futuros herederos legítimos en una época en la cual. -ante la formal denuncia efectuada por la mujer quien tenía un hijo con el recién desposado español de Montañas de Burgos don Juan Gutierrez de Dios de Barsenilla.4. exp. Juicios por Esponsales Leg.1765) t. 158 . Desde el punto de vista formal. alimentase y educase a sus expensas al hijo entregándoselo la madre tras haber cumplido tres años de atención de nutrición y crianza. La relativa lentitud del desarrollo de las acciones legales atentaba contra las posibilidades de la parte demandante. no todo estaba perdido para la actora ya que en este caso el Obispo. especialmente por consistir en una aventura pretendidamente inconsistente.I. Respecto de la suerte de doña María Josefa se observa que la justicia le acordó credibilidad a la afirmación femenina en cuanto a la paternidad del niño.mandó que el demandado criase. Es de suponer sin embargo que la indulgencia con la que la sociedad juzgaba los actos varoniles en materia de sexualidad contribuyese a predisponer favorablemente a la esposa a prodigar al marido el perdón por la falta atribuída.Vicario General de la ciudad de Córdoba.

A AC.... Con lo cual.” 430 Tal solicitud permitía al acusado efectuar el matrimonio que tenía pactado con la otra mujer cuya autorización solicitaba tildando de intempestiva la solicitud de destierro solicitada por Jerónima alegando: “. t. exp.193 1702 – 1765 t.431 Al respecto la autoridad eclesiástica dispuso que no podía entender en la causa por no ser la solicitud de destierro facultativo de ese juzgado tal asunto. Juicios por Esponsales Leg. En otro pleito favorable a la accionante. Leg.. continuó rehacio a someterse oponiéndose “.conociendo que no era conveniente a su honra el que el suplicante Palacios [se refiere al demandado] la dotasse ni menos se casase según el tenor de la sentencia que se pronuncio contra el sitado Palacios existente en la Curia Provisoral. 3. remachándosele un par de grillos.. 430 Cfr. Luego de un intento de apelación de la sentencia ante el Illmo. 159 . ejemplo constituye Don Francisco Solano de la Vega. 9.no ser ya tiempo de reclamar de la sentencia pronunciada como también por que de este modo se harian los pleytos interminables.III. Jerónima Irusta.1797. compareció tiempo después ante la Curia Eclesiástica desistiendo del casamiento y de la dote que por derecho le correspondía expresando: “.” 428. por via de castigo. Juicios por Esponsales . luego de lograr sentencia de reconocimiento de la promesa matrimonial a su favor. y que esto solo pretendia y no otra cossa declarando en virtud de su juramento que a esta sircunstancia no havia sido inducida ni violentada por persona alguna que lo referido nace de su espontanea voluntad. 193.. y daria fomento a la veleydad de los litigantes para que de año en año abriesen los juicios ya sentenciados y concluidos. Años 1794 . conociendo los daños y perjuicios que a su buen [nombre?] habia causad éstee suplicaba se convirtiesse la dicha sentencia en destierro de su persona.. aunque la 428 429 AAC.. se resignó al pago de la dote429. natural y vecino de Córdoba.IV.No parece haber constituído tarea sencilla para las autoridades judiciales lograr que los novios acatasen lo dispuesto en las sentencias cuando éstas les eran desfavorables a su voluntad. presa y engrillada. 431 Ibídem. también natural y vecina del lugar..”. Señor Arzobispo de La Plata del que después desistió. condenado a costas y a casarse con Doña María del Rosario Calderón.. Finalmente la parte demandada. Ibídem.tenazmente a cumplir la sentecia pronunciada en autos contra él [por lo cual el Provisor resolvió] mandamos que a dicho Vega se le ponga en prisión más estrecha de la que tiene. exp.

Dicha causa es ejemplificatoria de una actitud de coordinación y coherencia entre los jueces actuantes en Mendoza y Córdoba. Sin embargo ello no ocurría en todos los casos. por el contrario. El resultado de la apelación reiteró la legitimidad del contrato no haciendo lugar al intento de revocación de la sentencia. A partir del análisis casuístico puede concluírse que aún con fallo favorable para la mujer. tampoco el tribunal eclesiástico hizo lugar a su solicitud de extrañamiento del demandado por considerar no ser de su atribución tal solicitud. la satisfactoria resolución de la causa no garantizaba necesariamente la reivindicación en la práctica de los derechos vulnerados que habían originado la presentación judicial. Un ejemplo paradigmático en ese sentido constituye la causa iniciada en Mendoza en enero de 1807 extendida hasta 1812. ni matrimonio ni dote. Cinco días después de tal dictamen el acusado intentó infructuosamente le fueran entregados los autos a fin de entablar recurso de fuerza ante la justicia secular en el Tribunal de la Real Audiencia Territorial sin lograr lugar a ello reconociéndosele solo el derecho de apelación ante el Obispo de la Diócesis con lo cual se instruyó en Córdoba un proceso en segunda instancia reconociéndose la validez de lo actuado y confirmando lo dispuesto. la parte actora no alcanzó resarcimiento alguno en su persona. a pesar de la distancia geográfica y de la 160 . La sentencia de primer grado emitida por el vicario de Mendoza resultó favorable a la actora declarando la validez de la celebración del contrato y estableciendo un plazo de treinta días desde la notificación de la sentencia para efectuar el matrimonio. El comportamiento del acusado quedó impune. el mismo fue absuelto por la justicia y pudo contraer matrimonio según su conveniencia. Las acciones se originaron en la denuncia de Dorotea González contra Sebastián Baldor de la Portilla por incumplimiento de promesa matrimonial con existencia de hijos y contrato esponsalicio escrito. A pesar de la intención aparente de ecuanimidad que parece observarse en la intención de los procedimientos legales del tribunal eclesiástico resolviendo el pleito en función de las pruebas presentadas. existen testimonios de pleitos en donde se reconoció la plena validez del contrato esponsalicio en los cuales la justicia mostró particular firmeza ante infructuosos y reiterados intentos de la parte acusada por cambiar un resultado adverso. es innegable que en pleitos como el anterior ciertos litigios finalizaban en los hechos con un desenlace inesperado sin lograrse justicia para la parte damnificada lo que contribuía a crear antecedentes que desalentarían otras presentaciones de novias defraudadas en su confianza.promesa esponsalicia había sido considerada probada según el fallo judicial.

Años 1702 . luego se arrepentirían o no podrían cumplir la palabra dada por diversos motivos. exp. 2. aunque sinceros en su momento. 193.1797. t. exp. Juicios por Esponsales Leg.3 161 . Años 1798 . al 432 433 Cfr. A AC. Leg. algo no muy frecuente en la documentación relativa a pleitos por esponsales disponible. la joven quedaba librada a su suerte. Años 1787 .1. En la consideración del tribunal acerca de la respetabilidad femenina un elemento harto importante consistía en las declaraciones de los testigos que ofrecían las partes. exp. Exp. en forma oral sin presencia de testigos en momentos de pasión entre los novios.1797.1807. IV. VI. 193. resultaba mucho más sencillo a la parte actora demostrar la veracidad de su reclamo. 193.insistencia de la parte demandada para sustraerse del cumplimiento del compromiso asumido con la accionante432. Leg.IV.193. exp. exp. así aguardaban años reservándose para el momento de un supuesto casamiento que no habría de realizarse nunca. otros. 193. Los varones. Juicios por Esponsales.III. En una sociedad en la cual. Es de destacar sin embargo que al existir promesa escrita. 16. desde el discurso oficial el cuerpo de la mujer era interpretado como la potencial encarnación del pecado y su conducta por tanto sospechosa. si la parte damnificada no generaba estrategias de defensa eficaces. es de suponer recurrirían con frecuencia a la argucia consistente en la expresión de una intención de casamiento para lograr el acceso carnal a la mujer. 193. aunque no existiese en sus mentes la mas remota intención de efectivizarlo. Años 1794 . la promesa era formulada informalmente. Leg. Leg. de existir.6. algunas mujeres incluso. 8. T. t. y a los jueces otorgar su reconocimiento433. la más de las veces. Independientemente de la existencia de hijos. Ello resulta particularmente notable en una época en la cual la fuerza de la institución esponsalicia iba en franco retroceso a causa de las mayores exigencias requeridas para el reconocimiento de su validez. 1. t.VII.97. interpretaban la relación sexual como la expresión de un compromiso tácito de futuro casamiento.1765 t. t. ingenua o maliciosamente. humillada ante la expectación pública y posiblemente con cargo del pago de las costas del juicio. Años 1794 .IV.1793. Algunos otros ejemplos de causas en las cuales la sentencia resultó favorable a la solicitud de reconocimiento de la promesa esponsalicia constituyen: AAC. Años 1794 . pronto la situación se invertía y la víctima se tornaba en delincuente y el acusado de usurpar la honra aparecía inocente. Leg. Fallo desfavorable a la novia Los pleitos en donde no se logró fallo a favor del reconocimiento de la promesa esponsalicia hallan su razón en que.

1793.1793.vecindario cabía una vez más la certificación de la reputación de la accionante. t. Al abandonar la Villa de las Tunas con destino a La Carlota el teniente en cuestión le había dejado encargado al militar que lo sucedió en su puesto que asistiese a la joven y a su familia –todo según el testimonio de la parte demandante. 437 Ibídem.. Ejemplificativo de situaciones equívocas de compromiso matrimonial para la interesada y su familia.. t.1765. sin especial condenación de costas y se le autorizaba a desposarse según su gusto434. a través de su padre Marcos Acuña y de su madre Jacinta Oliva.. Leg. exp. El demandado deseaba casarse con Gregoria Canelo. 15.4 en este último caso la madre de la accionante se presentaba "a voz y nombre de mi hija Casimira Quintero”. Años 1798 . t... Cuando el juez eclesiástico consideraba que la parte accionante no había producido pruebas fehacientes de que había existido palabra de casamiento. 193. la accionante presentó impedimento al casamiento de él que fue resuelta en forma negativa pudiendo él desposarse. 162 . exp. la justicia le autorizó a ello. 434 Ejemplos de casos en los cuales la sentencia fue negativa al reconocimiento de existencia de palabra constituyen: AAC. 193. AAC. y Leg.11. 14.1807. Si bien en principio se atribuía la presunción de virginidad en la doncella. las posibilidades de probar la atribución de una paternidad y la credibilidad acerca de la existencia de la promesa se desvanecían.VI..1793.fue haberla seducido y gravidado una hija soltera llamada María de los Santos la que crie y eduque con mi maior esmero.1793.1793. III. Años 1702 . t.. Citado a comparecer en juicio.10: El demandado quería casarse con otra mujer en la Villa de Potosí. el demandado expresaba que “. Años 1787 .. Otra causa de fallo negativo al reconocimiento de promesa matrimonial puede consultarse en: Leg. Juicios por Esponsales Leg. 436 Ibídem. exp. exp.193 Años 1787 . el demandado quedaba libre de responsabilidad. tomo III exp. Años 1787 . 193. durante o después de la relación con él. exp.sin volver por más de un año ni contestar las cartas. o que su familia gozaba de fama dudosa entre los vecinos. En otro caso de amenazas del hermano de la accionante al demandado no se hizo lugar a la instancia.jamás penso en casarse con ella. Años 1787 . 193.1.”437. Juicios por Esponsales.I. 435 Cfr. en los cuales el tribunal falló contra la parte accionante constituye el caso de María de los Santos Acuña435. estando el imputado en dicha Villa adoleció de un accidente. Según la parte accionante. t. 193.III. declarándose al mismo libre para contraer: Leg. también parda libre. Otro caso de sentencia adversa a la parte accionante puede consultarse en Leg. exp. cuando el demandado lograba demostrar que la denunciante había llevado una vida licenciosa antes. accionó un reclamo en noviembre de 1793 contra el Teniente de Blandengues del Fuerte de las Tunas de nombre Vicente Correa.III. vecina de la Villa y Fuerte del Saladillo del Río II quien. parda libre y notoriamente pobre. La acusación del padre consitía en el estupro de la susodicha expresando ante la Curia su reproche respecto de que el pago de su generoso tratamiento “. 6. Años 1787 . 3. por lo que a solicitud de éste fue llevado a casa de la familia de la joven donde fue atendido por ella con esmero hasta su restablecimiento. ver también Leg.”436. t. 193.

”439 . exp. AAC. t. Ibídem. Finalmente en el fallo se estableció que: “María de los Santos Acuña no ha probado bien la palabra de esponsales ni el estupro no habiéndose ratificado los testigos del sumario. De resultas de ello la madre de la accionante debió aceptar la obligación del pago de costas en el término de cuatro meses asumiendo sola tal responsabilidad pues su esposo había fallecido durante el pleito. 193. en el cual las preguntas giraban en torno a la mala fama de la familia Acuña. 441 Cfr. sobre una acusación de destierro de los mismos al Saladillo así como sobre su desarreglada conducta perjudicial al vecindario. mientras los padres se esmeraban en resaltar las virtudes de la hija. sin embargo. los argumentos del demandado cuestionaban su decoro y su reputación .”438.A partir de allí toda la causa giraba en torno a la acción probatoria de la honestidad de la joven y la respetabilidad de la familia.no se le ve assistir jamas a missa. 440 Ibídem.. su porte juiciozo. Como puede advertirse. Leg. 438 439 Ibídem.. Como en tantos otros casos semejantes. Años 1794-1797. ante la duda acerca de la virginidad de la misma derivada de la turbia fama de su entorno familiar en el vecindario. y la educación christiana que le he dado io y su Madre... Juicios por Esponsales. así ocurrió por ejemplo en el caso de una feligresa del Río Segundo de nombre Petrona Arévalo a quien en el pleito441 iniciado en febrero de 1797 contra Martín Ladrón de Guevara de cuya relación decía tener dos hijos. Como en los casos de apelación a una sentencia desfavorable para la parte demandada -generalmente hombres-. El demandado a su vez presentaba un cuestionario para el interrogatorio de los testigos de su parte. le reconvenía por esto el cura por la anual comunión. Una posible falta de pericia y determinación en la defensa pudo influir en que la querella de nulidad de la sentencia quedase desierta al vencerse los plazos legales establecidos. se reprochaba además a los padres que varios días habían dejado a su hija sola o con una cuñada.. La sentencia no había hecho lugar a su demanda.15. 163 .IV. decretando la absolución del inculpado.”440.. no pudo atribuírsele al soldado la paternidad del niño. que Acuña era hombre dañino de poca cristiandad: “. en ocasiones las mujeres accionantes también utilizaban el recurso de apelación en el intento de declarar nulo un fallo que las dejaba indefensas. por su parte el progenitor se refería a “la honestidad de mi hija. al resultar dudosa la honorabilidad de la familia el acusado escapó de toda responsabilidad a pesar de no haber negado que se había unido carnalmente a la joven...

aunque muy poco frecuentes. como se verá.. 444 Ibídem. intento de homicidio. t. momentánea o permanente. No siempre las razones de su apartamiento del pleito resultan explicitadas en el expediente442 . exp. el arrepentimiento. material o moral inferidas contra la querellante y su prole –amenazas. soborno. a desistir de la causa.presumiblemente en especial de la parte contraria. una de ellas encabezada con la frase: “Esposa querida mía”443. Los consejos del confesor podían influir también en la decisión de la joven. No debe descartarse que en ocasiones el desestimiento se originase en la reconciliación de la pareja. la falta de confianza en la obtención del logro perseguido.tal decisión se asocia en primer lugar a presiones de diversa índole. allegados . Micaela Suárez.5. natural de los reinos de España y vecino de Córdoba. iniciaba demanda por incumplimiento de promesa de casamiento. En el acta de desestimiento puede leerse: “En este estado comparecieron las partes.. en dicha causa.. aunque también de su propia familia.1770 . a lo que se avino el demandado. Al enterarse de que el demandado deseaba tomar estado matrimonial con una mujer en Río Cuarto. 442 164 . tras venir con su pequeña desde Buenos Aires buscándolo sin encontrarlo.193. VI. según sus dichos. es a saber. Años 1798 – 1807. y reputaba a la mujer de “mundana y de mantenerse públicamente de su cuerpo “444. Leg. entre otros posibles motivos cabe considerar la vergüenza derivada de la exposición pública. doña María Juana Rivero y don Juan Manuel de Castro ante su Señoría el Señor Provisor. 193. 12. exp. El desestimiento de la accionante un mes después de iniciada la causa puso fin al pleito sin dar Consúltese por ejemplo: AAC. El cabo por su parte negaba haber otorgado su palabra. II. AAC. la mujer se aparta de la causa.” 443 Cfr. la accionante.1786. aunque resulta difícil establecerlo. Fundamentaba sus derechos en dos cartas que decía haber recibido de Pérez. el causal del desestimiento fue motivado porque la parte demandada accedió a la solicitud de casamiento o dote. dos meses después de interponer demanda por incumplimiento de promesa matrimonial. existiendo hijos de la pareja.t.mandando dicho Señor Provisor sobreseer en esta causa. con quien afirmaba haber tenido una hija. engaños. de las cuales la dicha Señora dijo que se separaba de la demanda que tenía puesta contra el mencionado Castro por motivos y razones que en sí reservaba. Juicios por Esponsales Leg. adulación. en casa de Don Félix Juárez desde hacía mas de un año y medio. En ciertos casos. Juicios por Esponsales. quien se hallaba residiendo por compasión. Desestimiento de la acción y transacción de partes Cabe interrogarse acerca de las causas que llevaban a una mujer que había iniciado acción legal contra un hombre que desconocía las responsabilidades derivadas de su relación con ella. natural de Buenos Aires había entablado demanda en noviembre de 1777 contra el Cabo de Dragones Juan José Pérez.3. Como se observa para los casos de desestimiento en los juicios de divorcio quoad thorum –como oportunamente se verá.

193.. Micaela haya decidido apartarse de la causa. resultado de una acusación frontal en un careo verbal entre las partes pudiese constituir el fundamento del apartamiento de la causa por la accionante del pleito. IV. 193. Años 1794 – 1797... la convivencia entre ambos.y en este estado.1786. esto dio por su respuesta la que no firmó por no saber..que ella se hallaba viviendo amancebada con otro hombre. Es posible suponer que la decisión asumida fuera el resultado de la convicción de la parte querellante. Juicios por Esponsales Leg. el varón declaró : ”. de la misma procedencia..” 446 El resultado del desestimiento de la acción fue la libertad del acusado para efectuar el casamiento con otra mujer aunque sin perder el derecho la accionante al reclamo de la dote.II. Es factible que la vergüenza. ésta terminase desistiendo de la causa según constancia del notario eclesiástico: “. y que por lo mismo. AAC. de que la animadversión existente en la pareja haría imposible.. no quería contestar a cosa alguna. en atención a que ella no queria casarse con él. 447 Cfr. Así pudo haber sucedido en el juicio entablado por Teresa Ibarra. cuando la pillé y preguntandole yo al referido hombre si tenia algo con esta muger ella [respondió] que si que me importa va a mi de esso por lo que llo desistí de todas mis pretenciones asi por esto como por saber que en el hospital de mugeres havia estado qurandose de enfermedad contagiosa sin esperansas de remedio hasta el presente. Es posible que ante el convencimiento de la imposibilidad de dar prueba de una vida ajustada a las normas morales exigidas a la mujer en la época. Sorprenden casos en que aún con expresa manifestación de existencia de hijos de la pareja y luego de una esmerada defensa de los derechos de la parte accionante por más de dos años. 3. t. Años 1770 . aún con fallo favorable al casamiento.. 445 446 Ibídem. exp. 165 . La causa no llegó a los dos meses de duración entre su iniciación y su interrupción.. natural y residente de Córdoba por incumplimiento de promesa matrimonial contra Matías Ruarte. que hiciesen lo que quisiesen. t.razones por ello445. exp. A la acusación de la mujer por falta de acatamiento a los esponsales prometidos. Juicios por Esponsales Leg. AAC. dijo que no queria admitir los autos para responder al escrito de bien provado. Cfr. tras años de litigio.” 447. 17.

VI.. Juicios por Esponsales. luego de un año y tres meses de iniciado el pleito y tras largas presentaciones de testigos de una y otra parte.. también pardo libre del mismo origen.” 448.. provocó la pronta separación de la causa de la demandante ya que la enfermedad contagioso era un motivo para el reconocimiento de la disolución de los esponsales. Es factible que existiera un acuerdo pre. y a fin de “evitar pleitos” Romo se comprometía a su vez al pago de las costas derivadas del juicio. el Doctor Don Vicente Peñaloza.pactado entre las partes y posiblemente un arreglo informal o una acción coercitiva hacia la parte más vulnerable. 450 AAC. Por su parte.450. Ejemplo constituye la querella existente entre los vecinos de Calamuchita. incluso cuando expresaban que existían hijos nacidos o prontos a nacer de esas uniones malogradas. pudo comprobarse que el motivo del apartamiento del pleito por parte de algunas mujeres se fundamentaba en que finalizaban los motivos que habían dado lugar a la acción... AAC. parda libre. 166 ...pareja. Leg.. exp.IV. Tres casos analizados fueron resueltos con transacción formal entre las partes. y prinicpalmente de mi cura. Años 1794 . transcurridos menos de dos meses después de iniciado el pleito la accionante de los autos daba su conformidad a la presente declaración: “.que mis padecimientos se an originado solo de un arrebato de sangre que me causso dolores de cavesa cuya curacion la hizo Fr. 193. En efecto. exp. ejemplo constituye el caso de Isabel Agüero. Petrona Iriarte y Juan José Romo en la cual el demandado decía haber sido objeto de una trampa para endilgarle un hijo que no le pertenecía. En una causa. Leg. 4. t. 193. Domingo del Sacramento y Don Miguel Marmol. Como se ha expresado mas arriba y si bien en casos excepcionales. el litigio concluyó con la comparencia de la pareja ante la 448 449 Ibídem.” 449. Con modestas sumas parecían conformarse algunas mujeres cuando sus novios se negaban a cumplir la palabra matrimonial. Cierta o mentirosa la acusación de la ex .5. e resuelto separarme de la demanda de esponsales que tenia iniciada en el Jusgado de Vuestra Señoría contra el dicho Romo como de facto me separo contentandome con que Romo pague las costas procesales hasta aquí causadas. t.1797.Si bien la accionante se apresuró a contradecir los dichos del hombre afirmando “.que yo la dicha Petrona aconsejada de personas de timorata conciencia. Juicios por Esponsales. Años 1798 – 1807. natural y vecina de Córdoba quien entabló querella por incumplimiento de promesa esponsalicia en mayo de 1799 contra José María Sabedra (sic).

9 AAC. para la validación de las promesas de esponsales. 453 AAC. Años 1770 . la transacción estaría indicando en el caso desarrollado en el texto la acción de transigir: consentir en parte con lo que no se cree justo . El demandado se hacía cargo de las costas causadas y de la dote a la mujer. VI. 10. Años 1812 – 1880. evitar algún mal o por mero espíritu de condescendencia y no implicaría la idea de trato o convenio. La causa concluyó en transacción cinco meses después de iniciado el juicio. en relación al ejercicio de un derecho implica la acción de abdicarlo o abandonarlo. de nada valía la mención al “mucho amor”453 expresado por el joven en el documento ni la “benevolencia entre ambos” ni el “acierto en la felicidad de este matrimonio” y el juramento de cumplir lo pactado bajo “palabra de honor”454. dejándosele en libertad para casarse con Bernardina Allende. La causa finalizó con la absolución del demandado don Argüello de su compromiso con doña Tomasa Alvarez.” 451. Años 1798 – 1807. y que por tanto se apartaban de el y lo firmaron con Su Señoria. Sorprende que no conste en autos que tal acuerdo fue complementado con algún resarcimiento material o moral a la novia abandonada. a fin de llegar a un ajuste o concordia. VIII. t. Juicios por Esponsales. natural y vecina de Santa Rosa de Calamuchita y Pablo Beliz (sic) del mismo origen. 455 Ibídem.1786. El pleito se originaba en que la familia del varón tenía por nulo el contrato por minoridad del hijo al momento de la celebración.II. Juicios por Esponsales Leg. tanto de la libre decisión de los jóvenes para contraer Cfr. en presencia de la madre y de la novia. por ende es de presumir que el resultado de transacción en ciertos casos conllevaría para una de las partes –posiblemente la más débilla acción de transigir 455 . Según se desprende de la consulta del DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA (1984) Madrid. Teniendo como fundamento de tal nulidad la Pragmática sobre Hijos de Familia y legislación complementaria que exigía en hijos menores el consenso paterno para la celebración de casamiento y por ende. cumpliendo como puede presumirse la decisión de su familia. El mismo había sido efectuado por escrito. conforme con ello.. en los vocablos correspondientes.Audiencia Episcopal expresando que “se hallaban comprometidos sobre el litis que han seguido. Tal resultado pone en evidencia la decadencia del vigor de la promesa esponsalicia y la plena vigencia de la legislación regia en cuestiones relacionadas con el matrimonio en detrimento. exp. Otro acuerdo de partes resultó de un pleito iniciado por promesa de matrimonio no cumplida entre Polonia Bazán. Un claro caso de disenso paterno a un compromiso de esponsales concluyó en 1818 con la denominada “transacción entre partes” quince meses después de haber sido interpuesta la demanda por la novia. 193. 454 Ibídem. 452 451 167 . sobre todo por existir escritura pública de compromiso. el desestimiento.. razonable o verdadero. la accionante acordaba apartarse del pleito452. exp. AAC. exp. de testigos y ante el escribano público de cabildos e hipotecas. 10. t. Juicios por Esponsales. t.

ya por impedírseles casarse según su gusto. AAC. Es muy posible que informalmente se haya efectuado algún resarcimiento a la parte femenina afectada de la cual no quedó constancia.si no sabe que en cuanto a casarse los esclabos son libres y tienen libre boluntad sin que sus amos ni amas lo puedan estorbar ni impedir. Expedientes Matrimoniales. es posible que avanzada la segunda década republicana se tomase con más naturalidad un rompimiento de esta naturaleza sobre todo si no existía constancia de trato ilícito en la pareja456. como se ha visto en los ejemplos analizados.. Al mismo tiempo.”cfr. La justicia eclesiástica era clara en su posición acerca de la libertad de contraer en indios y esclavos aún contra la voluntad de sus amos procurando proteger la unidad de domicilio de sus familias457.. Catedral.en el epicentro de despiadadas burlas por parte de la comunidad. resulta posible confirmar la crudeza de las críticas de las que fue objeto la pareja centrándose el más débil –en este caso Susana dada su doble situación de vulnerabilidad. En el caso particular de los esclavos si bien la Iglesia procuró preservar su derecho de libre elección de la pareja. como mujer y como esclava. para casarse con la esclava Susana Luján en el año 1738. las denuncias por situaciones violatorias al derecho ponen de Ibídem. la esclava expresó que lo estaba siempre y cuando su ama fuese gustosa por lo que debió interrogársele acerca de “. natural de Jerez de la Frontera en los Reinos de España.. Leg. exp.nupcias como de la autoridad eclesiástica en las cuestiones matrimoniales. Casos de existencia de oposición de amos Como el casamiento de individuos que vivían en situación de dependencia personal –como los indios en encomienda y esclavos. de dicha documentación surge información respecto del escaso conocimiento del personal subalterno sobre ciertos derechos que les correspondían: interrogada por el notario eclesiástico sobre su disposición para contraer nupcias con el referido Francisco. ya por obligárselos a contraer sin su consentimiento. 70.. Resultado de los pleitos con existencia de impedimento civil o canónico para la celebración de esponsales En los casos de existencia de impedimento para la celebración de esponsales que ya se han señalado. los jueces dictaminaban en función de la especificidad del impedimento y de las características propias de cada caso. 457 456 168 . En el expediente matrimonial iniciado por el español de nombre Francisco Toro. 4. 65. 4. en los hechos la sociedad se manifestó muy reticente a aceptar tales principios y con más razón cuando la unión contrariaba las prácticas matrimoniales convencionales. los resultados de los esfuerzos de protección que brindaba la justicia eran muy limitados.1. Se desconoce en qué medida el honor de la joven y su familia quedó afectado al declararse nula la escritura de esponsales. Así el caso de una pareja integrada por español peninsular y una esclava constituye un ejemplo ilustrativo tanto de la relativa libertad de que gozaban en los hechos para casarse como de la repulsión que inspiraba un casamiento entre blanco y persona sujeta a servidumbre.afectaban directamente los intereses de patrones y amos.

Juicios por Esponsales.1880. Ramallo y la joven lo era del ministro Juan Ignacio Becerra. t. también vecino. 4.1880. Años 1812 . aunque sea fuera de esta ciudad. ni las leyes exigen el consentimiento de los amos.. Dr. Leg. Juicios por Esponsales. alentada por el cura de San Javier. en la práctica y a la hora de ver involucrado el propio interés. Otra causa relacionada con conflictos por autorizaciones por cuestiones matrimoniales de esclavos puede consultarse en : AAA.VIII. cuando los grados eran no dispensables algunos jueces eclesiásticos se expedían con firmeza en la negativa de autorización de esponsales y casamiento. tuvo permanencia en el tiempo459. En la sentencia puede leerse: Leg.1880. Años 1812 . en caso de no hallar amo en ella. exp. t. t. El tribunal constató la existencia de impedimento de consanguinidad en primer grado de línea colateral. no ha lugar a la solicitud de esta parte en cuanto a que se embarace el casamiento de su esclavo Marcos Gutiérrez con Pabla Torres y en cuanto a la compra de dicho esclavo por el alcalde que concurra al juzgado que corresponda”458. El notario interroga a la novia y ella enterada dijo que era su voluntad desposarse aunque resultare esclavo el novio y se lo vendiese para otra parte fuera de esta ciudad.. ni del derecho del monasterio. exp. ejemplo constituye el caso iniciado en 1837 por María del Carmen del Moral.17.12 Cfr.2.VIII. Resulta difícil establecer hasta que punto el acuerdo entre partes que consta en el expediente. 459 458 169 . baste como ejemplo un matrimonio de esclavos tironeados entre sus amos. Se otorga venia para el casamiento . Leg. y no resultando impedimento sin perjuicio de la causa de libertad. Sin embargo. exp. 193.respecto a la esclavitud no es un impedimento canónico para la contracción de los matrimonios.VIII. para venderlo a justa tasación. si es que se declara ser su esclavo. El esposo se quejaba de que el amo de su mujer no les permitía hacer vida maridable. y a pesar de tan firmes convencimientos. Casos de existencia de parentesco En los casos de impedimento por parentesco.manifiesto la conflictividad que despertaban tales casos en la vida corriente en los sectores involucrados y la impotencia de la autoridad judicial para solucionarlos. El muchacho era sirviente del cura y vicario de Piedra Blanca. ni siquiera los miembros de la Iglesia estaban dispuestos a ceder en lo que consideraban sus derechos. y Cayetano de la Presa. 193. ambos sacerdotes.2. 193 1812 . lo que se hará saber a la futura esposa y lo que convenga. El Provisor pasa aviso al cura de semana para que pueda verificar el matrimonio estando corridas las proclamas. La respuesta del Deán Don Gregorio Funes respecto de una consulta sobre consentimiento del amo al casamiento de esclavos expresa: ”. vecina de Córdoba. AAA.

según testigos dormían en camas próximas.1880. en uso del oficio de nuestra autoridad eclesiástica y del amor pastoral con que deseamos su felicidad espiritual.8 170 . Lo más grave radicaba en que la madre de la novia había tenido trato ilícito con su sobrino. que aun en aquellas cosas que el testimonio de un solo testigo. Y por nuestra parte. Otro ejemplo de prohibición de casamiento consiste en el de dos demandados primos directos461.24. Año 1770 .VIII. Años 1812 .3. ante esto el provisor solicitó a la 460 461 Cfr. t. la parte demandada sostenía que el provisor debía haber rechazado “in limine” la demanda de la accionante según lo dispuesto por la Real Cédula del 31 de agosto de 1784 que establecía que “.] de consiguiente írrito y de ningún valor ni efecto o cualesquiera compromisos esponsalicios que hubieren contraído con este objeto.1786. Impedimento de acción judicial Como consecuencia de la política de centralización del poder del Estado la injerencia de la jurisdicción civil sobre la eclesiástica fue profundizándose con el tiempo. por asegurar las conciencias y ebitar los pecados. AAA.no se admitan en los tribunales los esponsales contraídos sin el asenso paterno o de los que deban darle”..II. Así. 4. debemos seguir en tal caso lo que prudentemente estimamos y juzgamos por mas cierto. Leg. 193.”460. A la Real Pragmática sobre hijos de familia y sus modificatorias de 1803 y 1805 se fueron agregando otras disposiciones que afectaron a la institución esponsalicia. y. como en términos se expresan los textos canónicos de la materia y doctrina de los doctores. exp.... por el impedimento para el matrimonio las hace dudosas. exp. los amonestamos aconsejamos y encargamos seria y eficazmente quieran en lo posible evitar en adelante toda comunicación que pueda comprometer su honor sin exponerse a los peligros de perderlo con el resultado de consecuencias desagradables. t.. declaramos que existe berdadero y legitimo permanente impedimento canónico dirimente. ambos eran hijos de dos hermanas. 193. Juicios por Esponsales Leg. en una causa iniciada en septiembre de 1803 por incumplimiento de promesa matrimonial con existencia de hijos. en grado de consanguinidad indispensable [. uno y otro en plena libertad de aspirar a enlaces matrimoniales con personas en quienes no concurran impedimentos dirimentes como en el caso presente.“..y considerando al mismo tiempo. lo vestía. AAA... a la familia. fenómeno que se advierte en las resoluciones de los jueces de la Iglesia evidenciándose el impacto de la legislación civil sobre el ejercicio de la justicia eclesiástica en materia matrimonial otrora regida exclusivamente por el Derecho canónico. al matrimonio y por ende. Juicios por Esponsales.. era “público y notorio” en el vecindario que le daba dinero.

la Iglesia falló a favor de la unión. mandamos se suspenda y archive. del mismo origen y residencia. Como puede advertirse. en el dictamen de la sentencia se estableció que la causa fuese archivada por falta de acción de las partes para promoverla fundamentado en: “. La causa fue rechazada por el provisor de Córdoba464. se halla prevenido no se admitan demandas de esponsales.17 171 . Juicios por Esponsales.193. La aplicación de la Real Cédula del diecisiete de julio de 1803 mandando no admitir las demandas de esponsales que no contasen con escritura pública y fuesen celebradas por personas inhábiles se constata en la causa iniciada el dos de octubre de 1807 en la que accionaba María del Señor Oliva. si no se han contraído por personas hábiles. 1798 – 1807. y con el requisito de escritura pública y que los que abraza esta causa... AAA. independientemente de que el novio acordase o no con el matrimonio. natural y vecina de Villa Real del Rosario contra Francisco Navarro. 12.4. salvo casos excepcionales. Juicios por Esponsales. 464 AAA. 12. de cuia clase es el presente. exp. t.. las crecientes exigencias alentadas desde el poder secular iban minando seriamente la institución esponsalicia y privando a las víctimas de comportamientos desaprensivos por parte de sus parejas del tradicional resguardo de la Iglesia.Años1798 1807. según resulta de autos. VI. y en atencion asimismo a que en la expresada Real Cédula se ordena rija el mencionado Decreto para solo los negocios de esponsales que se suscitaren despues de la fecha de el. Leg. Fallos desfavorables al disenso de los padres Puede decirse que. por haverse inisiado el cuatro de junio del presente. t.la novísima Real Cédula de 17 de julio del presente año.193. insertando un Real Decreto de 10 de abril del mismo año. VI.accionante se expidiese acerca de si su demanda se fundaba en “meros esponsales” o en “estupro” por no quedar claro en la demanda462. cuando menos este ultimo requisito.” 463. Juicios por Esponsales. en los juicios por esponsales analizados en los que por diversos motivos existía desautorización de los padres para el casamiento de la pareja. exp. En ese sentido y a lo largo de todo el período se observa en la justicia eclesiástica una acentuada voluntad por promover la santificación de uniones y por ende por asegurar la legitimación de la prole nacida de las 462 463 AAA. Leg. En otra causa por falta de cumplimiento al compromiso esponsalicio iniciada en junio de 1803. 1798 – 1807. contra la opinión de los progenitores. 4.VI.. exp. t. Leg.

si bien el demandado reconocía haber dado la promesa. exp. exp.VIII. Leg.. 465 466 AAC. t.. el casamiento se efectuó por poder. Años 1770 .1786. En otra causa en que se declaró irracional el disenso disenso paterno. Como se ha visto.el provisor porteño sentenció: ". Juicios de Esponsales. 193. La instancia pasó a la justicia civil: el Alcalde de Segundo voto. por lo que el casamiento fue autorizado466. por la partida de bautismo se descubrió que el padre se equivocaba o mentía y que al momento tenía veintisiete años. Juicios de Esponsales .III. “ 469 .1.VII. t. Leg. Leg.7. El progenitor alegaba además desigualdad de linaje aunque luego terminó por dar la venia para que se efectuase el casamiento ante lo cual el provisor del obispado autorizó la boda468. Leg. AAC.193. el padre de él le negaba al menor la autorización para casarse . Cumplidas estas penitencias y corridas las proclamas conciliares.4.. 467 AAC. Ambrosio Funes declaró insuficientes las causas alegadas por el padre ya que no existía desigualdad de sangre ni otros motivos para que el casamiento ofendiese el honor de la familia.II. exp. II. Año 1770 . En un pleito en el cual el padre del aspirante a contraer radicaba su oposición en la menor edad del joven. exp. 172 . se revalida el matrimonio ad cautelam Sentenciandos a ayunar por un mes todos los viernes confesando y comulgando en este tiempo dos veces: al fin del cual les mandamos entrar a ejercicios.1811. En un juicio el padre de la novia le tenía tratado otro casamiento y ella no lo consultó para esta unión que pretendía hacer.. La sentencia señaló que no resultando motivo suficiente para que el padre de la solicitante disintiera de la efectivización del matrimonio. con el tiempo la normativa estatal concerniente a matrimonios y esponsales dificultó esta tendencia. En otro caso iniciado en 1812 consistente en un matrimonio clandestino entre menores motivado en el disenso del curador -el cual fue traspasado para su tratamiento a Buenos Aires por orden de la Junta de Gobierno. t. 193 1812 – 1880. En un caso de conflicto entre primos. años 1787 . exp. Años 1807 . mandamos se proceda a revalidar el matrimonio ad cautelam ante el mismo Párroco o con autorización de éste y del Provisor de Córdoba.parejas informales. t.7. representando un hermano de la esposa al futuro cuñado ya que el prometido residía en el Reino de Chile467.1. 193. 468 AAC. en precaución de la nulidad del expresado matrimonio. Juicios de Esponsales. Juicios de Esponsales. 469 Leg. se autorizase el casamiento465. t.1793. 193.no consta la validez del consentimiento.1786.

Leg. Como se ha afirmado más arriba no pocos expedientes que contenían causas esponsalicias permanecieron inconclusos y otros consistían simplemente en una exposición de los hechos. sin número. Por otra parte. Duración de los pleitos por esponsales Por la misma naturaleza de las causas por esponsales en las cuales estaban en juego intereses importantes tanto desde el punto de vista material como simbólico. El promedio de duración de los pleitos por esponsales desde el momento de su iniciación hasta su resolución se estableció en cinco meses. interesaba especialmente a la parte damnificada una pronta resolución.Otras querellas consultadas en las que existía oposición de los padres al casamiento de los hijos a las que la justicia no hizo lugar. 1880470. en función de ello el Provisor del Obispado otorgaba licencia para que la pareja contrajese matrimonio. 471 Ejemplo constituye el caso de disenso por el casamiento entre Eustaquio Sueldo y Josefa Mugas. 193. cfr. Leg. t. Juicios por Esponsales. también AAC. exp. Juicios por Esponsales. autorizando el casamiento de los jóvenes corresponden a los años 1819. mientras más se prolongase un litigio. t. exp. t.VIII. 193. Leg. Años 1812 .13: Dicha causa corresponde a la pareja integrada por Mariano Cabrera y Solana Martínez Lores. Las razones invocadas para rechazar la justicia civil la oposición del padre de la novia José Antonio Martínez Lores se fundababa en la Real Cédula de 1803 que permitía a una joven de veintitres años como la de referencia casarse sin el consentimiento ni licencia del padre. El juicio de mayor duración se extendió a diecinueve meses y el menor se resolvió en tan sólo cinco días. Años 1812 1880. Juicios por Esponsales. en no pocos casos les privaba también de su libertad física debido a la prisión de que eran objeto.VIII. 27: Don Juan Vexenat entablaba proceso contra Don Agustín Ysleño por impedirle casarse con su hija Doña Juana Ysleño. VIII. Como se ha visto. exp. cfr. más altas resultaban las costas procesales que las partes debían abonar. ambos naturales y vecinos de Córdoba. 193. Era en un caso en donde existía acusación de “mujer pública” contra la accionante de la demanda que la causa finalizó más rápidamente al no hacerse lugar a la instancia y Cfr: AAC. muchos de ellos se hallaban prestos a contraer un matrimonio cuya efectivización dependía del resultado del pleito. 470 173 . denuncias o notas entre el provisor y los curas de campaña relacionados con cuestiones de disenso471. el expediente consiste en un folio conteniendo una nota entre el cura y vicario de la Villa del Rosario contestando un oficio del provisor del Obispado. Si bien puede pensarse que los demandados podían especular con la dilación del pleito como estrategia de su defensa. AAC.1880. en general estaban muy interesados en poner fin a una situación que los distraía de sus obligaciones habituales y que. Años 1812 – 1880.

1786. Años 1787 . existía también sobre la esclava accionante. Juicios por Esponsales.II. Según las afirmaciones del demandado el contacto se había producido en forma circunstancial sin existir entre ellos relación de otra naturaleza. Juicios por EsponsalesLeg. y el demandado de nombre Marcos Sarmiento.193. una considerable proporción de causas permaneció inconclusa.193. para tener una idea más aproximada de los tiempos de funcionamiento de la justicia en la cuestión esponsalicia se agregaron a la observación también los casos inconclusos.1786. el juicio por esponsales de mayor extensión temporal registrado –diecinueve mesescorrespondía a un pleito entre vecinos de Río Segundo. 475 AAC. 474 La novia era hija legítima de don Juan José Pérez y de doña Antonio Villarroel . Como en el caso del pleito más rápidamente resuelto según se explicó más arriba en este. Juicios por Esponsales.1. T. ello pudo influir en la prolongación del mismo473 . t. coincidentemente.t. exp.declararse libre al imputado para contraer matrimonio con otra mujer472.II. conviene destacar que es uno de los casos en donde el pleito entre los novios parece constituir la excusa para dirimir viejos conflictos entre vecinos rivales. Así se obtuvo que el promedio de duración entre el momento de presentación de la demanda y el momento de paralización de la causa era de alrededor de dos meses y medio.6. El demandado solicitaba se lo declarase libre y se lo desobligase de toda responsabilidad. Leg.III. vecina de Córdoba. Como no existía fecha de finalización de éstos se consideró la de inicio del juicio cotejándola en relación a la de la última actuación.1797. hijo de un Sargento Mayor. 473 AAC. la fecha de la última actuación correspondía al nueve de mayo de 1797 con resultado favorable a la accionante al reconocer el tribunal la validez de las pruebas referidas a la existencia de promesa matrimonial474. Se observan algunos casos de demandas que murieron el mismo día de su recepción. Dado que. como se ha visto. en el mismo se observaba activa participación de los padres de ambas partes y de otros parientes. AAC. t. también en el Río Segundo. exp. El brazo secular de la justicia trajo preso a la ciudad al demandado. 193. tal la acusación presentada por una esclava del monasterio de Santa Teresa475 solicitando cumplimiento de palabra de matrimonio contra un individuo pardo de origen portugués con el que había tenido contacto sexual en una oportunidad. 193. El mismo “andaba enredado” con otra mujer con quien tenía relación de parentesco en segundo grado a la que había raptado. Años 1794 . Leg.1793. la causa consta de 223 fojas. cfr. El mismo fue iniciado el veintidós de septiembre de 1794 por Andrea Pérez contra Nicolás Machado por incumplimiento de promesa matrimonial con agravante de embarazo. 1770 . Juicios por Esponsales. cfr.4 472 174 . Como contrapartida. Uno de los pleitos inconclusos más prolongados y que finalmente se interrumpió consistía en una demanda correspondiente a vecinos del interior de la provincia de Córdoba. Leg.1770 . acusación de ligereza La accionante era Valeriana Gutiérrez. AAC.1: La accionante era Magdalena López querellando contra Paulino Ávila. exp. exp. IV.

193.7. 175 . grado de compromiso en la causa y sensibilidad ante los reclamos de los débiles diferían significativamente entre el juez civil y el cura. Años 1702 . AAC. el abultado expediente de mas de quinientas fojas se resolvió en alrededor de un año iniciándose un catorce de marzo de 1797 y dictándose sentencia el primero de marzo del año siguiente476. el cual en apariencia se presenta como un caso más de los tantos de mujeres engañadas resulta muy valioso en muchos sentidos. Leg. Juicios por Esponsales. Leg. En ese sentido de la experiencia de análisis surge la hipótesis de que la jerarquía de la persona incidía en la mayor trascendencia atribuída por la justicia a la causa y por ende.1765.193. El juez civil. así.V. Otros pleitos por esponsales entre vecinos “distinguidos” fluctuaron en su duración entre los dos 477 y los cinco meses478. Se intentó establecer una relación entre tiempo de duración del juicio y status social de las parejas implicadas. exp. AAC.t. la época republicana no implicó un cambio en ese sentido y la jurisdicción otrora privativa de la Curia eclesial continuó en manos del Estado en no pocos aspectos. Año 1797 .1798.tI. Juicios por Esponsales. el cura y la novia burlada a mediados del siglo XIX Se ha remarcado la injerencia creciente y sostenida de la justicia secular sobre el dominio de la Iglesia en las cuestiones relacionadas con el matrimonio y la familia desde fines del siglo XVIII en Hispanoamérica. exp. Si bien la autoridad eclesiástica se mantuvo en una postura renuente al respecto y trató de preservar sus atribuciones sobre la materia. Leg. al menos según el pleito de referencia. Único. 193.moral ya que el demandado aseguraba haberle ofrecido paga por los “servicios” prestados. Un estudio de caso derivado de la praxis judicial pone de manifiesto que la pugna entre los brazos de la justicia continuaba aún a comienzos de la cuarta década decimonónica. y que el tratamiento de los hechos. tanto por la fecha de 476 477 478 Cfr. t. AAC.1765. 1702 .1.I. cuando. Al mismo tiempo. En efecto.exp. las demandas por promesa de matrimonio no cumplida seguían efectuándose. Puede por ejemplo que en un delicado caso en donde existía demanda por incumplimiento de promesa. actuaciones mas rigurosas y complejas. dada la importancia de los individuos implicados existiría una relativa presión para su presta definición. la causa se inició e interrumpió sin proseguir un veinticuatro de diciembre del año 1777. el pleito en cuestión. si bien infrecuentes. Juicios por Esponsales. acusación de estupro y mención a aborto el cual correspondía a una pareja de jóvenes de elevado status socio-racial.

cfr.. anexión o conexión en los casos temporales y temporales sobre alimentos. sólo deben entender en las causas de divorcio que es espiritual y privativo del fuero de la Iglesia. S.mediando en la pareja impedimento de cuarto grado de consanguinidad. o restitución de dotes. las cuestiones sobre alimentos. Como es de suponer. en torno a las prácticas desaprensivas de sujetos quienes.iniciación. El expediente fue promovido por Cipriano Aguirre. De dicho En efecto. de modo que. vecino del curato de Santa Rosa quien deseaba tomar estado matrimonial con Sinforosa Pérez Castillo -huérfana por fallecimiento de los padres. de deducir la suma de su patrimonio. AHPBA Real Cédula de 1785: 7-4-41 consultado en MALLO. Ante ello. 479 176 . Por falta de atribución respecto de la dote. correspondiente al 19 de agosto de 1840. El cura no se conformó con la resolución emanada del tribunal temporal haciendo lugar a la negativa de la parte demandada de deducir el monto de la dote de la cuenta hereditaria del padre. el padre del novio aducía que. a cargo exclusivo de los hijos engendrados y al escaso reparo de una justicia que parecía juzgar sus actos con relativa benevolencia. como propias y privativas de los magistrados seculares a quienes incumbe la formación de sus respectivos procesos. Silvestre Ceballos dirigió un escrito al provisor y gobernador del Obispado de Córdoba dándole a conocer su punto de vista sobre los hechos y los fundamentos sobre los cuales había emitido sentencia sobre los alimentos que le correspondían al futuro hijo de la joven madre. litis expensas... como por las cuestiones tratadas. se le efectivizase el pago de todo el haber hereditario que correspondiese a Cipriano.. sin mezclarse bajo el pretexto de incidencia. el padre del demandado presentó nuevo reclamo por calificar tal orden de temeraria e ilegal y amenazó con interponer recurso de apelación. Cit. desde los mecanismos de poder. Durante el tratamiento de dicha cuestión. el cura resolvió que de no efectuarse la entrega del monto reclamado a la expresada Fabiana.” . los de los sectores sociales más vulnerablesEl pensamiento expresado por el religioso parece traslucir una mayor conciencia sobre la necesidad de acción. luego de relacionarse íntimamente con mujeres las abandonaban para casarse con otras. estnao pendiente el pleito . dicha mengua sobre el caudal implicaría un perjuicio para los demás hijos. época en la cual los pleitos por esponsales conservados son prácticamente inexistentes. hizo su presentación Fabiana Díaz ante la curia eclesiástica exigiendo al hombre el cumplimiento de la palabra de casamiento por el trato ilícito mantenido con ella de cuyas resultas se hallaba en ese momento encinta. dejándolas en total desamparo moral y material. el cura y vicario interino de Santa Rosa pasó oficio al juez civil de primera instancia479. y porque pone al desnudo el pensamiento de un simple cura de campaña en torno a la cuestión de los derechos de la mujer – y a través de ésta. Con fecha 19 de agosto. litis expensas y dotes eran privativas del fuero civil como lo señalara la Real Cédula de 1785 la cual privaba a los jueces eclesiásticos de inmiscuirse en dichos temas en los siguientes términos: “. el cura y vicario interino de Santa Rosa Dr. (1990) Ob. En efecto.

El ladron de bienes no solo sufre pena aflictiva.. aun quando halla sido sin violencia.. y tambien perjurar. y voluntariamente. y el que quita el honor a una persona no se quedará sin castigo. y que cesen tantos clamores de infelices que tendrá Vuestra Señoría que estar oyendo. y quedarse sin castigo por concideraciones. estoy seguro que no tendriamos que llorar en lo intimo de nuestro corazon muchos males. sino que paga el perjuicio. a éstos que tratan de desfogar sus pasiones.. pues no há respetado a la misma parienta con quien trata de casarse 177 . siendo esto una cantidad tan de ningun valor.. y hacer á otros para salir con sus intentos depravados. y oficié al juez no estar en orden que teniendo mas bienes saliese con solo esto. y el lugar propio será el precidio de Santa Catalina pues mis providencias producirán buen efecto.. no sin razon y fundamento digo esto cuando estoy casi continuamente descubriendo la perversidad de esta clase de personas [. no conviene en un Curato. aun quando te quedes burlada.] ella [se refiere a la accionante] pidio la cantidad de cinquenta pesos para alimentos de la futura prole. tal ha sido el terror que hán tomado muchos. pues no intervinieron esponsales firmados y autorizados por el Juez del lugar.informe del cura al provisor se transcriben a continuación los párrafos que sobre el tema tratado resultan de mayor interés: “. sin padres.] Si el cura informante hubierase desentendido del reclamo de la pobre Diaz quando ella pidió se casase ó en caso de no verificarse se le diesen alimentos en este caso de haberse mirado con indiferencia habriase abierto una puerta á los mayores desordenes.] y quando ella no se contenta [se refiere a la accionante] por quererle el juez dar dos bacas. y con hijos. cuatro ovejas y un toro.. y tal vez algunos sin remedio [. El se pensó que por ser ella una pobre. Una persona que asi vive solo en dar pabulo á sus pasiones y sale sin castigo de sus delitos. él ha sido [se refiere al demandado] el que ha puesto encinta á la miserable diciendo solo no haberse portado como debia [.] Imponiendoseles una pena semejante Señor Provisor. y ha sido oído [se refiere al demandado] [. que dicen es necesario vivir en delante de otro modo. no há sido como se dice infundada. y sin razones se habia de quedar impune de sus delitos. castigueseme pues me sugeto en todo a Vuestra Señoría pero él ha ido con imposturas... y que se casara con quien quisiera. hé obrado mal. ó dotandote. podria cualquiera burlarse de cualquiera joven.. ó por ser pobre la presente reclamante. la persona maliciosa es capaz Señor Provisor de imponer delitos donde no los hay. Si por querer castigar al criminal y atajar a otros sus extraviados pasos por llevar en el mejor orden al Curato. ó casandome . y sintiéndolos. El es una persona que no tiene escrupulo en hacer una de estas. y con solo decir me caso con otra.que la sentencia que ha dado sobre los alimentos de futura prole de Doña Fabiana Diaz. no me obligarán a que te cubra en honor.. ban a exponer a Vuestra Señoría contra mí las mas negras calumnias.

VIII. Creo haber dicho lo suficiente sobre el particular. 26. un mayor control paterno se traduciría en una profundización del incumplimiento de los compromisos matrimoniales. Así. que opinaba a partir de la experiencia de la práctica judicial y no dudaba en actuar procurando enderezar lo que consideraba torcido en el funcionamiento de la labor tribunalicia haciendo caso omiso de jurisdicciones. Ibídem. Algunas conclusiones Los juicios de disenso constituyen un reflejo del reforzamiento acordado a la autoridad patriarcal en cuestiones matrimoniales en el último tercio del siglo XVIII y permiten observar entre otros aspectos. Ambas fuentes están estrechamente relacionadas. Al Señor Provisor no sería tan pesado este oficio si los curas fuesemos ayudados por los jueces. A la vez. las características de la injerencia de los padres en las elecciones matrimoniales de sus hijos. Juicios por Esponsales. personificados en este proceso en la figura de Fabiana Díaz. dejando su resolucion á la sabia penetracion de Vuestra Señoría y sometiendome como tengo dicho al castigo que le paresca si hé obrado mal en atajar el mal causado. Leg. exp. 193. t. Su testimonio constituye una crítica a la justicia de la época -en particular a las crecientes exigencias para la consideración de la validez de la promesa esponsalicia y a la indiferencia que algunos jueces civiles manifestaban en relación a la situación de la parte damnificada en los procesos. los pleitos por esponsales quebrantados ponen al desnudo relaciones de parejas en las que existía incumplimiento de palabra de casamiento. ya que el aumento del control de los padres sobre la elección matrimonial de los hijos afectó la efectivización de las promesas de matrimonio realizadas por los hijos cuando éstas no cumplían sus expectativas.con la cual há vivido mucho tiempo. Se desconoce el resultado de la causa ya que la misma permaneció inconclusa481.y una encendida defensa de los derechos de los pobres y desamparados. 178 . y otros como lo hé indicado. rosa y Agosto 22 de 1840 Dios Guarde á Vuestra Señoría muchos Años [firmado] Doctor J. Sta. y otros con toda indiferencia. unos miran como deben las cosas. Años 1812 – 1880. Silvestre Ceballos480 El escrito del cura de campaña deja translucir el pensamiento de un hombre riguroso y a la vez sensible a los derechos de los desvalidos. 480 481 AAC.

M. ni a nuevas sanciones a prácticas antes permitidas sino a “un aparato legal que se puso en funcionamiento para otorgarle un marco institucional al castigo”.El análisis comparativo de las cronologías de los juicios de disenso y de los pleitos esponsalicios cordobeses en su relación con la puesta en vigor en Hispanoamérica de la Pragmática sobre matrimonios de 1778 y legislación complementaria evidencia que el período de mayor concentración de conflictos de disenso se inició. N° 4.pone de manifiesto la incidencia de la nueva legislación sobre matrimonios en las prácticas sociales y judiciales de la época. En efecto. 11 . El notable aumento de juicios de uno y otro tipo –disensos y esponsales. Centro de Investigaciones Facultad de Filosofía y Humanidades. entre ellas la inauguración del sistema de Intendencias a partir de 1782. (2001:14. así como el socavamiento de la institución esponsalicia de jurisdicción de la Iglesia a partir de la injerencia de la justicia civil en las cuestiones inherentes al matrimonio.E. Cuadernos de Historia. Córdoba. Las autoras interpretan que tal incremento no se debería a una intensificación del número de delitos. Ello permite visualizar el impacto que el reforzamiento de la autoridad patriarcal significó en el cumplimiento de la promesa matrimonial entre las parejas. Llamativamente. El período 1770 – 1830 es el que reúne mayor número de causas de esponsales. comenzando a disminuir las acciones desde 1800 hasta aproximadamente 1830. y por ende las instituciones de su competencia. El aumento de procesos judiciales observado en este trabajo en la mencionada época tanto en las esferas eclesiástica como civil en Córdoba. es coincidente con lo que en otros trabajos ha sido identificado como un “aumento francamente repentino” de causas judiciales observada a partir de 1785. las causas por incumplimiento de promesa matrimonial se multiplicaron desde que la nueva legislación sobre casamientos comenzó a regir. Universidad Nacional de Córdoba. RUSTÁN. década en que su número decayó notoriamente. año este último a partir del cual casi desaparecieron. Serie Economía y Sociedad. pp. G. Córdoba. reguladoras del matrimonio.en la mencionada década – durante los años 1790 –1799.15)“La aplicación de la justicia en la campaña. 1785 – 1790 . presumiblemente a partir de 1781 -fecha de la primera causa disponible. la normativa regia sobre matrimonios sancionada en el atardecer de la dominación colonial española estaba dirigida a modificar las prácticas matrimoniales de los súbditos afectando la multisecular autoridad de la Iglesia católica en cuestiones concernientes al casamiento.en un número in crescendo de juicios hasta alcanzar su punto álgido en la década de 1790 con un incremento significativo de pleitos en esa época482. En sus orígenes la promesa de esponsales había tenido como fundamento propender a una planificación adecuada de los casamientos de los hijos de familia –de hecho los padres El inicio del incremento de causas es coincidente en el plano político con un período de fuerte centralización del poder borbónico durante la época de las reformas. desde el comienzo de la aplicación de dicha ley en Córdoba. ALESSANDRONI.39 . 482 179 . cfr.

Una edad relativamente tardía al primer matrimonio. al hacer del consentimiento paterno un requisito que lo condicionaba.podían comprometerlos desde la temprana edad de siete años-. especialmente en los varones –en Córdoba la edad media al casamiento en los blancos era superior a los 27 años a fines del siglo XVIII.con quienes habían mantenido relaciones ilícitas.hallaría su expresión en la sanción de una legislación fuertemente prescriptiva y aún proscriptiva en materia matrimonial haciendo descansar en el pater la responsabilidad de constituírse en vigía de un orden que se deseaba preservar. la infamia de una unión socialmente degradante opuesta a los intereses del muchacho y al honor de su familia pecuniaria. trayendo no pocas veces como corolario la resolución. -fundamento del control político para el primero y de la honra y resguardo del patrimonio para las segundas. Además de penetrar de plano en la jurisdicción exclusiva que la Iglesia había tenido sobre el matrimonio. Si bien el tema de la exigencia del permiso paterno para celebrar el casamiento había dado pie a largos debates. no pocos de sus jóvenes quedaban atrapados en la figura jurídica del delito de perjurio como consecuencia de demandas interpuestas por mujeres – no pocas veces de extracción social inferior. quien con auxilio del brazo de la justicia secular procuraba que se mantuviera el respeto a la palabra dada. o el perjuicio material ocasionado al tener que enfrentar la satisfacción La conjunción de los intereses del Estado y de las familias de la elite en una coyuntura en la que estaba en riesgo la jerarquización social. Tales demandas eran interpuestas ante la autoridad eclesiástica encargada de las cuestiones inherentes al matrimonio. la libre voluntad de los esposos como única exigencia de la unión legítima había sido confirmada en Trento por la Iglesia de la Contrareforma católica. como resultado de estas aventuras. La alianza resultante de preocupaciones comunes habría de significar una mengua en la autoridad eclesiástica respecto de la cuestión matrimonial. base del casamiento en la Doctrina clásica de la Iglesia.conspiraba contra la materialización de uniones ventajosas al sujetarlos a experiencias amorosas tempranas cuya santificación resultaba incompatible con la honorabilidad de la familia de pertenencia. La legislación regia sobre matrimonios contradecía de plano el principio fundamental de libre consentimiento de los contrayentes. Dote o casamiento eran las alternativas que debían enfrentar los demandados cuando se comprobaba que había existido compromiso. 180 . Las familias preeminentes presenciaban que. la nueva normativa buscaba un aparente alineamiento con el Derecho canónico del casamiento a pesar de constituir la letra su flagrante violación.

Si algún resguardo había significado para la situación femenina la posibilidad de utilización del recurso legal al que podían acudir al ser desechadas por su pareja. Alianza. invocando la figura de perjurio483. 483 181 . El desmantelamiento del recurso judicial eclesiástico ante incumplimiento de promesa esponsalicia –resultado de requerimientos formales cada vez mayores para la consideración de la validez de las demandas con la finalidad presumible de desalentar los compromisos de parejas “desiguales”. la vía judicial que reemplazaría la acusación de perjurio cuando no se pudiere probar que había existido promesa formal de matrimonio y hubiese existido desfloración de doncella sería la de estupro ante la justicia ordinaria.permite elaborar al menos dos hipótesis: o bien la importancia de la defensa del honor de la mujer por ese medio había sido muy relativa al menos desde el período de observación. pero sólo en casos de que las uniones que fueran consideradas por la autoridad como “justas y honestas”.La creación de un recurso judicial que defendía a los hijos contra el disenso “irracional” de los mayores se basaba en un supuesto respeto a la libre voluntad de contraer de los novios. en efecto. ¿En qué medida puede considerarse un síntoma de pérdida del valor social asignado a la virginidad de la mujer soltera el resquebrajamiento del recurso institucional de defensa del honor-virtud femenino que ofrecían los tribunales eclesiásticos de Córdoba?484. este amparo se desdibujaba promoviendo una profundización de la impunidad ante el incumplimiento de la promesa. México. lo cual habría influído en la firmeza de los tribunales eclesiásticos para hacer cumplir la palabra dada. P. difícilmente podría arribarse a establecer si el disenso se fundaba o no en motivos considerados válidos. honrar y obedecer en el México colonial. (1991) Amar. La autora considera que a partir del siglo XVII el valor social del honor-virtud de la mujer disminuyó en México. de no expresarse la causa. El relativamente escaso número de pleitos por incumplimiento de esponsales observado en la época anterior a la puesta en vigor de la pragmática –7 causas en la primera mitad del siglo XVIII frente a 55 de la segunda mitad. se contradecía lisa y llanamente el recurso del juicio de este nombre ya que su principal objetivo era la defensa de los hijos contra negativas irracionales de los progenitores. al establecerse a partir de 1803 que no era necesaria la exposición de las razones del disenso.impactaría negativamente en la situación de los más afectados en caso de ruptura de la palabra matrimonial: concubinas y madres solteras. Por otra parte. y encuentra evidencia de ello en el debilitamiento que observa en el cumplimiento de las promesas matrimoniales en la pareja. dada la escasa cantidad de acciones presentadas hasta mediados del siglo ¿o era posible que el temor que había inspirado la posibilidad de una acusación por perjurio hubiera llevado a la mayoría de los novios a cumplir con la palabra dada Según lo que sugieren las fuentes consultadas. 484 SEED.

a una identidad socialmente impuesta. de la que ellos renegaban. solas o representadas por 182 . y quienes pugnaban por ascender. la más rica. además de promover una profundización de las tensiones sociales generales como consecuencia de la obsesión cromática desatada -como confirma la proliferación de las informaciones de limpieza de sangre en el fin de siglointerparentales en las familias cuya integridad decía proteger. así como la diversa extracción social de los actores involucrados en los juicios.renegando de los ascendientes menos favorecidos. Y da cuenta además de la resistencia opuesta por ciertas familias o por algunos de sus miembros. Los conflictos enfrentaron a aspirantes a contraer enlace con su propia familia –31.6 %.. Como corolario. Si en los pleitos por esponsales y separación de cuerpos eran la mujeres quienes en una mayoría apalastante accionaron la defensa de su honor mancillado. Habida cuenta de la reactivación comercial experimentada en Córdoba desde la segunda mitad del siglo XVIII. No debe descartarse que como consecuencia de la convulsión ocasionada por la implantación de la mencionada normativa dando lugar a pleitos de disenso que debieron constituir la comidilla de vastos sectores de la ciudad -a pesar del pretendido secreto que alentaba el Estado en el tratamiento de estos juiciosmás gente se atreviese a concurrir a los tribunales a presentar sus fallidos intentos matrimoniales. ello explicaría la variada gama de situaciones planteadas en las demandas.y a las familias entre sí sin intervención directa de los novios–14%.pero mayoritariamente con la de la pareja –53 %. Es posible imaginar que la lucha individual por escalar posiciones llevaría a algunos de sus miembros a buscar identificarse con aquella rama de la familia mejor posicionada socialmente –la más blanca. la Pragmática acarrearía fisuras El análisis documental pone en evidencia el empeño con el que familias de blancos –o tenidas por blancos.de situación económica diversa. trataban de impedir casamientos de sus hijos con miembros de sectores socialmente inferiores. las favorables circunstancias económicas habrían favorecido el fenómeno de movilidad social. En ese sentido.hasta bien avanzada la mencionada centuria y sólo como consecuencia de la nueva legislación los hijos hubieran comenzado a deshacerse de compromisos a instancias de sus familias provocando el substancial aumento de acciones judiciales?. los disensos constituirían la expresión de la tensión de fuerzas entre sectores que defendían una acomodada posición familiar que un matrimonio deshonroso podía hacer peligrar.

se mantuvo en todo el período durante el cual se accionaron pleitos de disenso. de linaje y sociales en general. En las diferencias de color el componente de sangre negra fue el más cuestionado lo cual se relacionaría con el estigma de la esclavitud que afectaba a la raza negra.6% de acciones femeninas frente a un 82. Ello relativiza la idea de total sujeción que en la práctica tenía la mujer. también los individuos con sangre india fueron impugnados aunque las expresiones discriminatorias en relación a etnia y raza serían reveladoras de una percepción social confusa de las mezclas y colores que caracterizaban a la población socialmente inferior. como en aquéllos en que eran abandonadas luego de perder la virginidad. la defensa de la relación. la mujer estaba jurídicamente asimilada a la condición de un menorla firme decisión manifestada por las mujeres que llegaron a la esfera pública luchando por sus convicciones. si bien en proporciones y matices diferentes. El análisis de los motivos que llevaban a las familias a oponerse a las parejas elegidas por los contrayentes pone de manifiesto que los cuestionamientos más frecuentes se habrían relacionado con diferencias de sangre. o existía riesgo de la vida propia y de los vástagos. La importancia atribuída a la limpieza de sangre en la sociedad. tanto para enfrentar a su propia familia – 17. El caso de un padre que en 183 . en los disensos las jóvenes novias parecen haber dejado en manos de sus parejas con preferencia. Su participación fue mayor en cambio en el rol materno expresando el disenso –al menos en un 18% de los casos la oposición fue sostenida por una mujer-.también es factible que sólo se decidiera a acudir a la justicia –eclesiástica o civil.contra la imposición de casamientos con esclavos para sus hijas –una causa permanecería inconclusa y la otra habría tenido resultado adverso para el accionante-. resulta notable en términos absolutos que en una sociedad de arraigados valores patriarcales -en la cual excepto la viuda. incluso en humildes individuos libres que lucharon -aunque con magros resultados.en casos desesperados extremos que afectaban gravemente su situación presente y futura. Si bien con un grado de participación muy diferente se observa la utilización del recurso de disenso por todos los grupos sociales. Es posible que el recurso eclesiástico hubiera inspirado en la mujer una mayor confianza para intentar una defensa –debe recordarse que la Iglesia había tenido durante siglos la jurisdicción exclusiva del tratamiento de cuestiones inherentes al matrimonio.como a la del novio –sólo en alrededor de un 12% de casos las novias accionaron contra la familia contraria-.3 % masculinas.algún pariente. existentes entre los novios. Más allá de los valores porcentuales. o habían quedado con la carga de hijos que mantener.

especialmente después de 1810. o bien en el cuestionamiento de valores tradicionales por el pretendiente rechazado. El alto índice de causas inconclusas –43.6% en todo el período- relativiza la efectividad del recurso otorgado a los hijos cuando los padres se oponían “irracionalmente” a la pareja elegida. En todo el lapso analizado la proporción de casos en los cuales se autorizó el casamiento al que que las familias se oponían se acerca bastante a la mencionada para las causas que no tuvieron resolución –alrededor del 40%. a través de la exaltación de otras consideraciones relacionadas con la laboriosidad. un peso significativo a la hora de elegir pareja. la preservación de la limpieza de sangre se habría ubicado aún por encima de la defensa del honor-virtud femenina en la familia. al menos para algunos. asociando la importancia asignada al nacimiento con la época de dominación española.y sólo en una proporción mucho menor –cercana al 15%. Es muy posible además que el elevado número de casos no resueltos se explique al menos en parte por la relativa frecuencia con la que las partes concretaban arreglos extra-judiciales buscando soluciones prácticas más económicas con beneficio. Aunque en la época republicana factores asociados a la raza. La discriminación racial hacia los grupos inferiores importaría connotaciones sociales con el resultado de que algunas personas o familias fueran “más mestizas” o “más ilegítimas” que otras. cuando el porcentaje de causas con este resultado alcanzaría visos estremecedores presumiblemente asociado a las duras circunstancias político-militares que atravesaba el país. al menos aparente. sin embargo. de ambas partes. sin embargo que serían los sectores mejor posicionados desde el punto de vista económico y social quienes sacarían mayor provecho de estos acuerdos informales. el empeño. la relativa ineficacia observada en el funcionamiento judicial -dado el 184 . en efecto. Parecería que en líneas generales la justicia tendía más bien a favorecer las uniones frente a las oposiciones de las familias. en su conjunto.1790 se negó a la reparación del honor de su hija negándole el permiso para casarse con el individuo con quien había tenido “ilícita amistad” realza la valoración del nacimiento existente en la sociedad en la coyuntura temporal de aplicación de la Pragmática sobre matrimonios cuando los prejuicios de sangre arreciaban. la honestidad personal.se prohibió la celebración del matrimonio. de más está decir. el linaje y la diferencia social habrían continuado teniendo. indicios de cambio podrían asociarse a un aumento de juicios en los que no se expresó la causa del disenso o en los que la misma se fundó en el derecho a oponerse basado en la minoridad del hijo.

5% del total en los años analizados-.contradeciría en la práctica tal propósito. pondría en situación de vulnerabilidad a las parejas que no veían reconocida su situación ni por sus familias ni por el Estado ni la Iglesia. Como en los disensos.elevado número de pelitos interrumpidos. tanto de la aplicación de Derecho hispánico hasta épocas tardías. todavía en la década de 1840 hubo un caso de prohibición de casamiento por razones relacionadas con la “desigualdad” de los contrayentes. Por otra parte. unos cuantos años después de ocurrido el desliz prematrimonial 185 en los que los sectores más . cuestiones relativas a relaciones prematrimoniales de parejas de blancos miembros de familias principales fueron tratadas en los tribunales eclesiásticos cordobeses. de acuerdo al nivel socio-económico de la familia de pertenencia. un joven fue desheredado por su hermano debido a que insistió en la iniciativa de desposar una mujer identificada como mulata. Pudo comprobarse que las dificultades observadas en el funcionamiento de la justicia civil se habrían manifestado también en el brazo judicial eclesiástico en los distintos tipos de pleitos analizados. Si bien no pocas de las rupturas esponsalicias se relacionaban directa o indirectamente con oposiciones paternas al matrimonio. El casamiento de alguna de las jóvenes afectadas. en los juicios de esponsales estaban en juego significativas conveniencias familiares. alentaría la conformación de uniones irregulares. En efecto. el análisis crítico de la documentación permite descubrir una muy variada problemática en las relaciones de pareja malogradas. La magnitud de esos intereses variaba por cierto. aún en 1880 se localizó un pleito de disenso matrimonial lo cual evidencia la persistencia en Córdoba. tanto materiales como simbólicas. No siempre fue posible conciliar en un matrimonio los intereses de las partes por lo que también hubo que buscar la salida de la reparación pecuniaria. el restablecimiento del orden social contrariado por la “anormalidad” de las situaciones planteadas. en efecto. En un disenso correspondiente al año 1795 existe constancia de que se aplicó la letra de la normativa matrimonial referente a la pérdida de los derechos hereditarios de los hijos que casaren sin autorización paterna. como de una mentalidad aferrada a usos y costumbres patriarcales. Es posible pensar que el considerable volumen de causas no resueltas favorecería el desorden social. el empeño en la reparación del honor-virtud de las jóvenes queda expresado en el abultado número de fojas alcanzadas por algunos de estos expedientes en los cuales Familia e Iglesia coincidían en general en un objetivo común. Aunque aislados. Así por ejemplo también en los juicios por incumplimiento de esponsales las causas inconclusas alcanzaron altos porcentajes -38. y promovería la concreción de soluciones informales desprotegidos llevarían las de perder.

siempre rehacios a aceptar inclinaciones matrimoniales que no coincidieren con sus intereses.pinta en la gama de los grises el horizonte de conjunto de éstas mujeres.la cantidad de causas inconclusas. Como la mujer gozaba de la presunción de seducción bajo palabra en la condición de doncella intacta. aún en épocas tardías. Una vez mancillada la imagen de virtud femenina rechazaban el casamiento con ellas 186 . algunas de ellas incluso viudas.constituye el indicio de que intereses. indias. y posteriores a la obra legislativa de la Asamblea del año XIII. en épocas pacíficas y en algunos años de extrema inestabilidad política. y es demostrativa de la resistencia de la Iglesia en ceder posiciones en un ámbito hasta el momento de su injerencia exclusiva. pardas y esclavas concurrieron a los tribunales tratando de hacer oír su voz ante una justicia sobrecargada de funciones. También mujeres de modesta extracción social. quienes reclamaban que debía observarse mayor dureza contra novios desprensivos. acusando a la justicia civil de actuar con excesiva benevolencia hacia aquéllos y fomentar esas situaciones. los hombres de la Iglesia. En el caso de las mujeres sujetas a servidumbre. los demandados se esmeraban en probar que las accionantes no eran vírgenes al momento de la primera relación carnal con ellas y arremetían contra su reputación comprometiendo con acusaciones deshonrosas a la moral de toda la familia de la mujer. podían conjugarse haciendo desviar la vista del juvenil tropiezo femenino a un nuevo pretendiente.3%. la mayoría madres solteras. la relación positiva entre accionantes de elevado status y proporción de juicios que se resolvieron favorablemente harían pensar en una tendencia de un uso discrecional de la justicia coherente con la vigencia de un Derecho que consideraba la situación de las personas y su relación con los hechos en función de su calidad y status social. La tensión entre ambos brazos de la justicia sobre la competencia en cuestiones matrimoniales es observable a partir de la penetración del Estado en el área de jurisdicción eclesiástica. El discurso masculino acerca de la moralidad femenina queda representado en las voces de los acusados y en los otros interlocutores de los juicios. afecto.y los fallos contrarios al reconocimiento de la existencia de promesa matrimonial que ellas reivindicaban –33. a los eventuales conflictos con sus pares masculinos las esclavas debían sumar las arbitrariedades del tratamiento de sus amos. mestizas. y si los fallos fueron no pocas veces favorables a las accionantes –44%. caridad. blancas. que deberían enfrentar la vida sin el apoyo de los hombres que tras relacionarse con ellas. habida cuenta de la encendida defensa de las mujeres pobres y desvalidas que hacían algunos jueces eclesiásticos. sumadas a los desestimientos –18 % para el último resultado. les habían vuelto la espalda. Por otra parte. Sin embargo no puede generalizarse.

se reiteran en las causas analizadas. Así. Las mujeres por su parte presentaban a la virginidad perdida como la joya más estimable que les había sido arrebatada y acudían al apoyo de su entorno de parientes y vecinos para apuntalar su cuestionada virtud. una unión con otra mujer. de maternidad frustrada. 187 .argumentando que en tanto “hombres de honra” no podían unirse sacramentalmente a una mujer sexualmente iniciada. según se ha visto. de un espacio formal de negociación de su situación de desprotección. sumada al elevado porcentaje de causas de esponsales que no se resolvieron y a los que finalizaron con la negativa de reconocimiento de la promesa. relativiza en la práctica la eficacia que había tenido el recurso institucional de los esponsales a través del tiempo como medio para apuntalar la defensa de la virginidad femenina y aliviar situaciones de desvalimiento como las planteadas tendiendo un cono de sombra sobre la “validez de los espacios de cuestionamiento que las mismas fuerzas de cohesión social proponían”485. a los fines de alcanzar un paliativo a su desgraciada situación. Historias de orfandad material. Cuzco. La palabra de los sectores subalternos no habría gozado de la autoridad que tenía la perteneciente a los sectores de la elite. decían la verdad. de candor perdido. lo mismo ocurriría a aquéllas mujeres que habían convivido durante años y engendrado hijos con hombres a quienes poco podrían reclamarles si éstos decidían formalizar ante el altar. El retroceso de la Iglesia en la jurisdicción matrimonial como consecuencia del proceso de secularización constituye un ejemplo acerca de la relatividad de la idea de que los cambios sociales se traducen necesariamente en un mejoramiento de las condiciones de vida de la población. más aquéllos en los que exisistió desestimiento de la demanda por las accionantes. conscientes de ello. La desestructuración del recurso de interposición de demanda ante la justicia eclesiástica ante incumplimiento de promesa matrimonial constituye un ejemplo de ello ya que habría privado a las madres solteras abandonadas por sus novios una vez perdida la doncellez. a despecho de su color y pobreza. Sus posibilidades de ser socialmente creíbles variaban en función de la calidad de los testimonios que lograsen reunir. de silencio social ante el abandono. dic. mujeres de sangre mezclada se apresuraban a manifestar en sus declaraciones que. 485 LAVALLÉ (1986:462) “Divorcio y nulidad de matrimonio en Lima (1650 – 1700” en Revista Andina. N°2. En opinión del autor la acción de las fuerzas de cohersión social habrían contribuído a la presión de los individuos y al encasillamiento de los roles sociales . Año 4. La relativamente escasa cantidad de pleitos receptados a lo largo del período estudiado en un área tan amplia como la comprendida en la jurisdicción del obispado.

Asociamos más bien por lo tanto a razones socio. la aplicación de miedo para contraer matrimonio.. 188 .. En ese sentido. su socavación es de imaginar contribuiría a la sensación de impunidad social . si bien dicho recurso podría no haber constituído históricamente un dispositivo de singular efectividad. el concubinato. la exaltación de su posesión. la reducción a la servidumbre de niños dados en crianza. el abuso sexual de menores. al menos desde el discurso.Como ante tantos otros fenómenos sociales -como la violencia doméstica. la vulneración del honor . Ello no implicaría necesariamente a nuestro entender una actitud de indiferencia o menosprecio hacia dicho valor social ya que a lo largo de todo el período surge con insistencia en la documentación de origen eclesiástico. si bien en la práctica su pérdida podría ser contrarrestada a partir de otras compensaciones materiales o simbólicas.políticas originadas en el aumento del mestizaje la sanción de exigente legislación que terminaría quebrantando el recurso institucional de demanda por incumplimiento de esponsales. el adulterio.frente a los cuales las autoridades se veían en dificultades para establecer el control.virtud femenino habría constituído otra problemática difícil de ser revertida.

Así. (2000:549) La ley.se confirmó entre los católicos como requisito indispensable para la conformación de la pareja conyugal486. Fondo de Cultura Económica. con las implicancias políticas. BRUNDAGE. sino la regulación de las formas de celebración y las decisiones acerca de su disolución. Considerada esencial en la iniciación de la vida conyugal. La irrupción del cristianismo en el mundo euroasiático iniciaría un proceso en el cual la Iglesia iría perfilándose como organización principal de la sociedad. J. México. En ese marco. En efecto. aún en los países católicos. demográficas. el consentimiento de los esposos fue defendido tenazmente y corroborado en el Concilio de Trento a pesar de las duras críticas que recibió desde distintos sectores. culturales y religiosas que de él se derivan. la decisión de la pareja no fue sin embargo tenida en consideración por el Derecho canónico del matrimonio para su Entre los protestantes se exigió en cambio la autorización paterna para la celebración de la unión. el sexo y la sociedad cristiana en la Europa medieval . estuvo bajo la esfera del poder eclesiástico hasta que el proceso de secularización de la sociedad supuso la retirada de la Iglesia y consiguiente desplazamiento del poder espiritual por el temporal en funciones tradicionalmente comprendidas en aquélla jurisdicción. Su potestad en materia matrimonial llegó a abarcar no sólo el reconocimiento de la validez de las uniones contraídas. cfr. La naturaleza consensual del matrimonio constituyó para la Iglesia de la Contrarreforma el fundamento de la unión sacramental institucionalizada. sociales. otra diferencia con la interpretación católica acerca de la cuestión matrimonial consistía en que para la Iglesia Reformada el divorcio era autorizado en la convicción de que en ocasiones éste era inevitable y que incluso debía favorecerse un nuevo casamiento ya que el deseo sexual de la pareja hacía muy improbable que pudieran vivir en castidad tras la separación. 486 189 . económicas. en el siglo XVI la libre voluntad de los contrayentes -independientemente de la decisión de los parientes. su influencia en el matrimonio y la familia fue creciente a través de los siglos.SEGUNDA PARTE El divorcio en una dimensión histórica Marco conceptual Antes de la sanción de la ley de matrimonio civil -que en nuestro país data recién del último tercio del siglo XIXel casamiento.

488 487 190 . Las causas por las cuales la Iglesia sostuvo la imposibilidad de disolución del lazo conyugal continúan siendo motivo de discusión entre los estudiosos. J. 7) La evolución de la familia y el matrimonio en Europa. En casos excepcionales se contemplaba la nulidad del vínculo matrimonial con la consiguiente posibilidad de un nuevo casamiento. 25. 490 GOODY. cfr. lo cual fue muy difícil de alcanzar. 491 Ibídem. 489 En las reflexiones acerca de la indisolubilidad del vínculo matrimonial en el Derecho canónico seguimos a GOODY. 7) La familia europea. 47. Su proscripción ha sido explicada por algunos autores en el marco de la supresión de prácticas que proporcionasen nuevos herederos a las familias. Barcelona. pág. Barcelona. la prohibición del matrimonio entre parientes próximos. opuestas a prácticas predominantes hasta ese momento permitieron a la Iglesia acumular propiedades a expensas de las familias y de los grupos de parentesco mas extensos. Herder. se apreciaría en la acumulación de bienes alcanzada por aquélla. la Reforma- GOODY.mantenimiento487. En ambos casos determinación de la nulidad o separación de cuerpos. Barcelona. En ese sentido. En el caso de la prohibición del divorcio la intención se centraría en evitar la reducción de las propiedades de un hombre entre varias esposas ya que nuevos matrimonios proporcionaban nuevos herederos en detrimento de posibles donaciones a la Iglesia. también puede aplicarse al caso judío entre quienes era posible sin embargo la ruptura del matrimonio. aumentando las posibilidades de la Iglesia de ser beneficiada con donaciones y legados familiares de sus fieles 491. los resultados prácticos de los cambios introducidos por la Iglesia cristiana en la distribución de la riqueza en la herencia al prohibir la adopción. Crítica. Cit. la imposibilidad de divorciarse prevendría la realización de nuevos matrimonios y el nacimiento de otros candidatos a heredar. o la separación de lecho y mesa en la cual si bien el vínculo pervivía los cónyuges eran liberados por un tiempo o perpetuamente de la convivencia. En efecto. En otra corriente historiográfica que asocia las transformaciones en la pareja y la familia a los grandes cambios sociales.era imprescindible la intervención del juez eclesiástico. J. obsérvese el contraste con el acto matrimonial en el cual son los esposos quienes mutuamente se unen asignándosele al sacerdote y a los testigos un plano de intervención complementario. autor citado en Ob. el divorcio constituía la estrategia que permitía a los hombres separarse de una esposa estéril a los fines de asegurar a través de una nueva unión. de la adopción y del divorcio constituyeron los cambios más significativos introducidos por el cristianismo en las sociedades euroasiáticas en la familia. simbolizado en la frase del celebrante: “Lo que Dios ha unido no lo desunan los hombres”. El argumento explicativo de que el matrimonio constituye un sacramento bendecido por Dios. económicos y políticos introducidos por la Modernidad -el desarrollo del capitalismo de mercado. Se ha sostenido que la prohibición del divorcio por la Iglesia podría relacionarse con la pretensión de garantizar que los casamientos se realizasen dentro de la misma comunidad cristiana evitando que algunos de sus miembros contrajesen nuevos casamientos con extraños a esa fé490. Es que en las sociedades monógamas. establecer el padrinazgo e incorporándose a las prácticas familiares a través de donaciones y legados de los fieles. (1986:46. un heredero489. (1986: 47) La evolución de la familia y del matrimonio en Europa. la Revolución Industrial. Este autor sostiene que muchas de las normas introducidas en Eurasia por el cristianimso. Editorial Herder. (2001: 36. J. Según Goody. la proclamada indisolubilidad del vínculo matrimonial prohibía a los esposos quebrar por mutua iniciativa la unión sacramental488.

de la secularización y de una liberación de los sentimientos en la pareja conyugal burguesa contrapuesta a valores sociales que él denomina arcaicos y jerárquicos492. University of Nebrask Press. Cendoc. (1991) Amor. D. Troquel. cfr.. Buenos Aires. pp. pp. and the politics of Marriage” y NIZZA da SILVA. Investigaciones y Ensayos n° 42. XVI: Divorcio pp.B “divorce in Colonial Brazil: The Case of Sao Paulo” en LAVRIN. 1530 – 1987. La violencia “Puertas adentro” en la aldea chilena tradicional (siglo XIX) en Meeting of the Latin American Studies Association. Familia popular y justicia en la ciudad de Buenos Aires. (1984: 406 –407) “Las cargas del Sacramento” en Revista Andina. la Ciencia y la Cultura. Año 3. 383 – 395. año N°2. R... A. N° 11. (1990: 10) Catálogo de Causas Matrimoniales – Obispado de Córdoba 1688 – 1810. alimentos y malos tratos en el Río de la Plata. (1989) (editora) Sexuality and Marriage in Colonial Latin America. GONZÁLEZ del RIEGO ESPINOSA. divorcio. sexo y matrimonio en Chile tradicional Universidad Católica de Valparaíso SALINAS MEZA. y CHOCANO. P. ( 1977) “El matrimonio en Indias: Realidad social y regulación jurídica” Fundación para la educación. L.Stone presenta la tendencia divorcista creciente como parte de las transformaciones de la sociedad patriarcal –la cual se había caracterizado por relaciones de tipo comunitario que impedían el desarrollo de lazos afectivos y la libre elección de la pareja. R. (2002) “Conflicto y Violencia familiar en el Río de la Plata. MALLO. El divorcio493 o quiebra del estado matrimonial estaba autorizado por las leyes españolas En Inglaterra la prohibición del divorcio se mantuvo hasta 1857 en que fue autorizado. (1998) Familia y orden colonial. (1976) “La mujer mejicana ante el divorcio eclesiástico 1800 – 1857”. D. Clases populares en una ciudad colonial. P. 141 – 167. Buenos Aires. (1984 )Divorcio y familia tradicional. diciembre. CICERCHIA. en el período analizado “divorcio” y “separación” eran expresiones equivalentes. Ravignani” Buenos Aires. Nebraska. (2000) ”La violencia y el miedo como causa de nulidad matrimonial en la Audiencia Episcopal del Antiguo Tucumán (1697 – 1804)” en Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba. J. M. “Women. cap. México “Los conflictos familiares”. cfr. El Colegio de México. Un estudio sobre los pleitos en la época de la Segunda Audiencia de Buenos Aires 1785 – 1812”. 493 Como señala el padre Nelson Dellaferrera. R. 1770 – 1810” en Taller de Discusión sobre La Familia. CICERCHIA. (1986) “Divorcio y nulidad de matrimonio en Lima 1650 – 1700” en Revista Andina. L. cap. en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana “Dr. M. N°43. (1992: 23) Road to divorce. Buenos Aires. KLUGER. N. Buenos Aires. R. núm2. en Familia y Orden Colonial. 183 – 213. 131 –139. 1800 – 1810”. (1992) La Familia porteña en los siglos XVII y XVIII. A. CICERCHIA. la Mala Vida. 18. 403 – 421. varones y jueces. Fuentes Históricas y Genealógicas Argentinas. vol. Buenos Aires. En Francia el divorcio se admitió provisionalmente en 1792 con la Revolución. S. V. (1990) “Los alimentos entre cónyuges. (1999: 132)“El divorcio en la sociedad colonial limeña” en Mujeres y Género en la Historia del Perú. E. FLORES GALINDO. en Revista de Historia del Derecho Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho. México. Buenos Aires. Tercera Serie. N°10. LAVALLÉ. Buenos Aires. R. Historia de los Divorcios en el período hispánico. aunque en forma restrictiva buscando el desplazamiento de los tribunales eclesiásticos y del Parlamento en los litigios matrimoniales para concentrarlos en la Corte Suprema de Londres. B. Oxford. R. (1990) “Vida familiar y prácticas conyugales. Washington dc. pp. Relaciones de género desde la perspectiva Amerindia. (1992) “Justicia. Universidad de Quilmes. 30 – 57. Centro Editor de América Latina. Abril 2002. S. GONZALBO AIZPURU. Otros trabajos que se han ocupado de la temática del divorcio y violencia familiar en Hispanoamérica constituyen: GRENON. Inglaterra. Margarita Zegarra editora pp. 492 191 . 9. diciembre. Cuzco.impulsadas por el avance del individualismo. A. pp. SALINAS. RODRÍGUEZ MOLAS. Centro de Documentación sobre la mujer. Biblioteca Abya-Yala. Córdoba. Cuzco. DELLAFERRERA. México. figura central del modelo de familia victoriana. pp. Año 4. pero sin intención de popularizarlo. pp 91 – 109. MORENO. Mujer. MOLINA R. 373 – 400. 1777 – 1850” en Complementariedad entre hombre y mujer. RÍPODAS ARDANAZ. ARROM. sólo de favorecerlo entre los sectores acomodados a fin de limitar el adulterio mejorando la situación de la esposa burguesa. R. N°143. (1997) “De mujeres. CAVIERES E. semestre. STONE. (2001) “Del maltrato al uxoricidio. Quito. 1er. (1998) Historia de la vida privada en la Argentina. 1766 – 1857” en Academia Nacional de la Historia. N°2. Cuadernos de Historia. DELLAFERRERA N. BOYER. University Press. (1958) “Nuestros Divorcios Históricos” en Historia . El Colegio de México.

el riesgo de vida.un 31. Del total de causas matrimoniales iniciadas en la jurisdicción del Obispado de Córdoba entre 1688494 y 1850 –214. según los datos disponibles.lo cual es coherente con la gravedad que implicaba para la Iglesia el cuestionamiento de la validez del sacramento matrimonial y de las dudas por las que los posibles denunciantes de irregularidades en cuestiones relativas a la vida privada del matrimonio atravesarían para decidirse a instalar una cuestión de tan escandalosa naturaleza en el escenario judicial cordobés. Córdoba. permitiendo un nuevo matrimonio a la pareja. el abandono prolongado del domicilio conyugal.eran sumamente difíciles de alcanzar y su autorización estaba permitida sólo en casos excepcionales. M. por defectos de forma canónica.si bien las mismas exceden el período considerado en esta investigación. en caso de impotencia. Ello pone de relieve la excepcionalidad de los recursos de nulidad presentados – inmersos en el ya excepcional universo del divorcio legal.7% -68. Las posibilidades económicas que permitiesen la concurrencia para la iniciación del trámite judicial desde alguno de los amplísimos territorios que integraban el obispado. El divorcio en una dimensión histórica. Justificaba la separación temporal o perpetua según la gravedad del caso. Cuadernos de Historia. y la separación de cuerpos. (2002) “Inconstancia de las uniones conyugales . el necesario asesoramiento para emprender las acciones. Los conflictos domésticos como fuente para el conocimiento de la dinámica familiar interna” ponencia presenada en VIII Jornadas Interescuelas. se habrían iniciado un volumen superior al cien por ciento más de demandas de divorcio quoad thorum que de solicitudes de nulidad. N°63. por haber sido efectuado bajo el ejercicio de la violencia o el miedo aplicado a uno o a ambos contrayentes. la búsqueda de algún provecho a través del entablamiento de las BUSTOS ARGAÑARAZ. M. CEA. (2002) “Dos sonados casos de divorcio en Córdoba del Tucumán” en Junta Provincial de Historia de Córdoba. M. 494 Hemos incorporado a la investigación cuatro causas matrimoniales correspondientes a las últimas dos décadas del siglo XVII –la primera data del año 1688 y es la causa matrimonial más antigua que se conserva en el Archivo del Arzobispado de Córdoba. (2001) “Convivencia familiar en la ciudad de Córdoba: entre el ideal y la realidad. de probada bigamia. o por el contrario. entre las principales razones. el temor a represalias de alguna de las partes afectadas. Un casamiento podía ser declarado nulo por impubertad de los contrayentes.M. P. Salta. Universidad Nacional de Córdoba. cuando existía parentesco en grado no dispensable. 1688 – 1850” en Actas de Primeras Jornadas de Estudio de la Población y Sociedad en Córdoba. Siglos XVIII y XIX. es de suponer que su inclusión aportará solidez al análisis. Vale decir que. 192 . el adulterio reiterado. también conocida como de lecho y mesa o divorcio quoad thorum et mutuam cohabitationem. en cuyo caso el vínculo entre los esposos persistía estando interdicto contraer nuevas nupcias.2% -146-fueron separaciones de cuerpos. Universidad Nacional de Salta. Ambos -nulidad y separación.sólo en dos modalidades. GHIRARDI. como nulidad o divorcio quoad vinculum. GHIRARDI.consistieron en recursos de nulidad y un 68. cuando se establecía la disolución del lazo sagrado o se demostraba que éste no había existido. Córdoba.-según disponía el Derecho canónico.

Consecuente con esta visión. aproximarse a su conocimiento desde la vía del conflicto pareciera resultar contradictorio. como se ha expresado más arriba. la separación de cuerpos de jurisdicción eclesiástica. la quietud. La separación amigable AAC. podía ser acordada en casos excepcionales en los cuales la desunión de la pareja era contemplada. especialmente si la desigualdad de edad entre los contrayentes era muy pronunciada. Cfr. los principales ingredientes de la vida maridable en el discurso de los actores intervinientes en los expedientes judiciales analizados.. son invocados en los juicios. la representación de la existencia en matrimonio aparece en la construcción del imaginario social de la época como el “estado ideal” para el hombre y la mujer. La decisión acerca de la existencia o no de causas suficientes para acordar la separación era dejada al arbitrio del juez. desde un “estado de Derecho” a la separación de los esposos cuando su unión había sido sacramentada por la Iglesia497. Ibídem. Presses Universitaires de France. En efecto. VII. constituyen sólo algunos ejemplos de situaciones que podrían implicar tales determinaciones. (1988: 315 –316) (director) “Le mariage et la famille” en Histoire de la Population Francaise 2. no respondiendo a la opinión emitida al respecto por los moralistas de la época. pareciera resultar paradojal referirse. como los casamientos con individuos de región extraña. DUPAQUIER J. Constituyendo la paz. exp. Tal situación era interpretada. Sin embargo. cencerradas o “charivaris” en la expresión francesa. Grupos de personas se reunían frente a la vivienda donde se hallaba la flamante pareja y expresaban su desagrado arrojando piedras y profieriendo fuertes voces. la apasibilidad. 497 Hubo tiempos en los cuales la Iglesia miraba con reserva las segundas nupcias. Legajo 201. y la de bienes. A diferencia de otras prácticas privadas como la contracepción o el aborto. la tranquilidad doméstica. Años 1811 – 1814. una esposa definía al casamiento como uno de los más bellos vínculos de la sociedad. consistía en la indisolubilidad del vínculo. el divorcio institucionalizado constituía un acto público que implicaba la presentación ante los tribunales eclesiásticos y la exposición al juicio de la sociedad en su conjunto. 496 495 193 . el sosiego y la fidelidad. como una “traición” a la comunidad de pertenencia. Ello podía manifestarse entre los miembros de la sociedad local con violentos jaleos. Considerando. De la Renaissance a 1789. cap.mismas. Juicios de Divorcio. Causas Matrimoniales.. 2. A tal punto estaba arraigado el concepto de indisolubilidad del vínculo en la ortodoxia católica que un segundo o tercer vínculo podía ser visto con reprobación. que una de las características fundamentales del matrimonio católico según el modelo establecido en el Concilio de Trento. de competencia civil. consistentes en el repudio a la pareja unida en nuevo matrimonio. Otros ingredientes de la vida de casados que tienen que ver con el universo de los sentimientos también se hacían presentes en las declaraciones de los cónyuges como ingredientes constitutivos de la relación matrimonial tales como el amor y la ternura: “el amor conyugal que antes de sus delitos se lo hice sentir en todo su ardor”495 “la ternura” 496 del trato entre marido y mujer. la estabilidad.

estaba prohibida en principio excepto en los casos en que ambos cónyuges decidieran de común acuerdo entrar en las órdenes religiosas. la separación de residencia de los esposos Ibídem. Cit. Cit. Cit. el abandono prolongado del domicilio conyugal constituía una violación flagrante a la misma razón de ser del sacramento. La ley canónica. De su análisis se desprende que el marido gozaba de mayores licencias sexuales extramaritales que la esposa dado que. La separación de bienes era la consecuencia de una resolución judicial de separación de cuerpos aunque aquélla podía ser pronunciada por sí misma sin implicar separación de cuerpos. 501 En el tratamiento acerca del adulterio en el Derecho canónico seguimos a RODRIGUEZ MOLAS. 500 DUPAQUIER J. 499 498 194 .. abrazos. (1984: 61-66) Ob. R (1992) Ob. la finalidad específica del matrimonio. (1988: 314 –315) Ob. La idea del patrimonio en peligro constituiría el justificativo reiterado para mantener disciplinada a la mujer501. (1990) Ob. Manuales de teólogos y moralistas desarrollaban prolijas descripciones acerca del pecado adulterino y establecían asimismo aquellos casos en que el mismo era considerado causal suficiente para solicitar el divorcio. era considerado falta gravísima entre los esposos dado que el mismo entrañaba la “desunión de la carne” de marido y mujer. Cit. La separación de cuerpos podía ser solicitada por el marido en caso de adulterio de la mujer. Sobre las obligaciones entre los cónyuges consultar KLUGER. p. considerado como una violación a la fé del matrimonio. En el fundamento de esta concepción puede advertirse una finalidad práctica. Obligaciones fundamentales que los cónyuges se debían recíprocamente constituían la unidad de domicilio. El adulterio. fidelidad y respeto mutuo499. El derecho secular consideraba a la infidelidad femenina más grave que el adulterio efectuado por el marido. reconocía a cada uno de ellos el derecho de formular una demanda por infidelidad de la pareja500. besos u otros contactos en la esposa eran causa suficiente de separación. la ley civil no contemplaba la reciprocidad de derechos de ambos cónyuges por lo que la esposa no podía solicitar la separación por infidelidad del marido. Cap. pudiendo ser solicitada por la mujer por causa de demencia del marido o bien si éste disipara los bienes de la comunidad conyugal o cometiera delitos que pudiesen implicar condenas pecuniarias498. Constituyendo la procreación para el Derecho canónico. R. 315. ya que un embarazo ilegítimo suponía grave daño a los herederos legítimos. V. Cit. como se consideraba que el cuerpo de la mujer pertenecía al marido. también MOLINA. excepto si él mismo era el causante de su prostitución o si a su vez él era adúltero. cuya unidad resultaba del matrimonio canónico. En ese sentido. fundada en principios más igualitarios en este aspecto entre el hombre y la mujer.

contribuía por otra parte. En la mitad inferior se consideran las separaciones producto de situaciones espontáneas sin intervención de autoridad legal que dictamine sobre la materia y. Los divorcios quoad vinculum y quoad thorum serán objeto de tratamiento en forma específica. En la parte superior del cuadro N° 6 se presentan formas de divorcio surgidas desde el Derecho: nulidad o divorcio quoad vinculum y divorcio quoad thorum et mutuam cohabitationem. Otros causales. para ello debía probarse ante el tribunal eclesiástico que había existido sevicia o crueldad de tratamiento. a crear las condiciones para el adulterio en uno o ambos miembros de la pareja. una situación de ambivalencia entre el estado de derecho y la práctica. 195 . Cuadro N° 6 La quiebra del estado matrimonial. el diseño del cuadro es de elaboración propia. Un enfoque desde la historia NULIDAD quoad vinculum DE DERECHO SEPARACIÓN DE CUERPOS quoad thorum et mutuam cohabitationem DIVORCIOS DE HECHO CASADOS PRESENTES CASADOS AUSENTES SITUACIÓN INTERMEDIA INICIACIÓN DEL PLEITO SIN PROSEGUIRLO Fuente: La conceptualización ha sido extraída de Rípodas Ardanaz ( 1977 ) Ob. El peligro de vida de alguno de los cónyuges constituía un justificativo para solicitar la separación. Cit. tales como la impotencia y las enfermedades venéreas por ejemplo -las cuales por sus consecuencias afectaban la finalidad del casamientoeran consideradas también causas posibles de separación de los esposos. conocido mas comúnmente como “de lecho y mesa” -preferimos la primera denominación por encontrarla así expresada en las fuentes eclesiásticas consultadas-. finalmente.

Una posible renuencia a entablar formalmente un juicio de divorcio se fundamenta en más de una razón. aún gozando de libertad las dificultades económicas derivadas de la interrupción de las actividades laborales al tener que comparecer ante los tribunales y cumplir las differentes instancias del juicio. La esposa era colocada “en depósito” por el tiempo que duraba el litigio. los hijos. si eran muy pequeños solían permanecer al lado de la madre. Si los padres debían desplazarse a la ciudad de Córdoba habría de recurrirse a algún pariente o vecino para que velase por los niños durante la ausencia de los mismos. Era posible también que los cónyuges morasen en 502 503 Consultado en RÍPODAS ARDANAZ. Aquella del esposo presente en cambio aludiría a los casos de las parejas que no querían asumir los costos sociales y económicos de un divorcio quoad thorum y preferían mantener una apariencia de convivencia doméstica manteniendo la unidad de domicilio sin existir en la práctica unidad de lecho y mesa pudiendo incluso estar perfectamente definidas dentro de una misma vivienda las áreas de frecuentación de cada esposo503. generalmente el hombre. Es posible que el fin de la convivencia pasase desapercibido durante cierto tiempo y oculto tras la apariencia de viajes por cuestiones laborales los cuales solían reiterarse en las actividades masculinas y las ausencias prolongarse por años. en las separaciones de hecho esquematizadas en el cuadro n° 6. unido a la probable irritación causada por la exteriorización de intimidades del universo íntimo familiar que eran interpretadas por los maridos como una afrenta a su honor. Los procesos solían extenderse a veces indefinidamente. aunque no es posible una cuantificación sistemática. Cit. ante situaciones conyugales de tensión. Al abandono del hogar correspondería la figura del esposo ausente. D. si se hallaba en prisión ello no le era posible si vivía de su trabajo cotidiano. El marido debía teóricamente proveer lo necesario para el sostén de la esposa e hijos durante el proceso. hazte pleito eclesiástico”502 . Ibídem. lo que ha llevado a Solórzano Pereyra a expresar en relación a ello: “Si quieres alcanzar la eternidad. 196 . Se explica entonces el por qué resultaba más simple el abandono liso y llano del hogar conyugal por uno de los esposos. por otra parte. Si eran denunicados malos tratos el marido era puesto en prisión. (1977) Ob.Las separaciones de hecho e intermedias de cuya utilización sólo han quedado indicios en los expedientes que confirman su importancia como forma espontánea de resolución de conflictos. La iniciación de un litigio formalmente implicaba de hecho la desarticulación de la familia y la interrupción de no pocas de las actividades cotidianas. desembocaban en una gran renuencia a satisfacer dichas cargas.

habría 1500 divorcios (15 por 100) . Cit. En Lima se observa un total de 2251 casos de divorcio contabilizados para 99 años.000 en vísperas del siglo XIX . Río de la Plata y al caso francés 504 505 . Con ello la pareja lograba la ansiada libertad tras una panatalla de legalidad que justificaba la interrupción de la cohabitación. interpretadas como ofensivas a la moral pública..Para el caso del Río de la Plata el promedio fue establecido en 3. P.71 divorcios para el período colonial 197 . siendo aceptadas con tolerancia y/o relativa indiferencia por el vecindario. era factible la intervención de la justicia. en datos de Arrom – consultados en MALLO. 506 Comparando la cantidad de divorcios observada para otras regiones se observa por ejemplo que en Lima el promedio de conflictos por año ascendía a 31.000 habitantes. Al parecer el abuso de este recurso habría provocado que las autoridades decidieran establecer que pasado cierto lapso y de no haber sido activada la demanda. contabilizó un caso promedio por año en las primeras décadas del siglo XVIII aumentando luego a seis anuales en promedio en el último tercio de la misma centuria. México. sin embargo que la población de Lima capital ascendía a 36. El Colegio de México. Los datos han sido elaborados en base a información extraída de LAVALLÉ. Dicho resultado surge de dividir el total de expedientes existentes –214. GONZALBO AIZPURU.. 431) Ob. México. corridas.asciende a 1. Según los ejemplos proporcionados por la historiografía sobre divorcios 506 correspondiente a Lima. y de FLORES GALINDO-CHOCANO.000 pobladores lo cual la equiparaba en volumen de población al existente en ciertas urbes españolas en ascenso en el siglo XVIII tales los casos de Barcelona y Sevilla. Cuando en cambio se producían situaciones escandalosas derivadas del fracaso de la convivencia conyugal tales como reyertas públicas. En cien años. A fines del siglo XVIII México contaba con un número de habitantes que duplicaba el de la ciudad de Lima ascendiendo su población a 120.se observa un promedio de 15 divorcios por año a fines del siglo XVIII constituyendo éstos el 1% de los matrimonios legales. El Colegio de México. Cit. Debe tenerse presente.000 habitantes a comienzos del setecientos contando con 60. el fiscal pudiese mandar la reanudación de la convivencia de los cónyuges504. (1986: 428. Si se mantenía una conducta discreta sin exhibiciones de liberalidad consideradas impúdicas era posible que dichas situaciones de separación se mantuviesen por años sin ser denunciadas.3 entre 1760 y 1810. B. con un total final de 120.2 divorcios por año (1532 casos de divorcio y nulidad para los cuarenta y nueve años comprendidos en el período 1651 – 1700) y a 14. Una estrategia intermedia entre la separación de hecho y la de derecho consistía en presentar la demanda de divorcio ante la aceptación de la cual se dejaba estacionar la causa. exhibición indecorosa de mancebas o semejantes. (1998) Familia y orden colonial. Cit. por lo tanto. (1987:405 ) Ob. (1992: 378) Ob. esquivas a medidas judiciales. el Obispado de Ibídem. Se consideran entonces dos períodos: 50 casos en cincuenta años y 300 en los segundos cincuenta años conformando un total de 350 casos en 100 años.viviendas colindantes o bien residiesen en hogares alejados aunque en la misma ciudad. Consideraciones cuantitativas acerca de los expedientes de divorcio conservados El promedio de pleitos de divorcio entablados por año para el caso estudiado -según los expedientes de divorcio disponibles.con el período de años comprendidos en el presente análisis –162. Análisis historiográficos presentan promedios de divorcios en México.3505 . S.

: Cfr. En el período independiente en cambio se observa un promedio de 0. Se ha observado como un fenómeno generalizado en la América española el aumento de casos de divorcio hacia fines de la octava centuria y durante la primera mitad del siglo XIX – como veremos más adelante.7 divorcios promedio observados para el Río de la Plata. En ese sentido. como reflejo del número de conflictos conyugales en la época.000 separaciones por año. PERROT. podrían haber provocado dispersión de parte del material documental.Córdoba se presenta como el de menor cantidad promedio de demandas de divorcio iniciadas en los tribunales. M.6%cfr. Los valores mencionados resultan bajos en comparación con los 32 divorcios promedio por año de Lima correspondientes a la segunda mitad del siglo XVII y aún con los 14 contabilizados entre 1760 y 1810 en la misma ciudad. correspondientes a la justicia civil y criminal de Córdoba consistentes en reclamos de alimentos. que contenía los expedientes correspondientes al período 1790 – 95. Se acerca más sin embargo a 1 caso promedio observado en México para el siglo XVIII temprano507. el promedio de divorcios tramitados en Córdoba aumenta. (1989:283) Ob. no acorde a la imagen de armonía y buen entendimiento sostenida en la representación modélica del matrimonio. lo cual se acerca más a los 3.3. comprendidos entre 1770 y 1850. En el caso francés los divorcios han sido definidos como una práctica marginal: que alcanzaba al 13 % de los matrimonios. 507 Ibídem. Así se tiene por ejemplo que en los 40 años transcurridos entre 1780 y 1820 -durante los cuales se conservan 90 pleitos de divorcio tramitados. -en años de singular concentración de juicios. El traslado del Archivo Eclesiástico desde Santiago del Estero a la ciudad de Córdoba en 1699 y los sucesivos cambios de domicilio del mismo en esta ciudad hasta su establecimiento definitivo.. (1992: 378) Ob. 198 . La consulta de fuentes complementarias consultadas. Una débil institucionalización de los divorcios se relacionaría posiblemente con una preponderancia de casos de separación informal que no pasaban por los tribunales por sobre los tramitados ante la justicia eclesiástica. Cit..la cantidad promedio de juicios iniciados por año es de 2. ello concordaría con una actitud renuente a la exteriorización pública de situaciones conflictivas de la vida privada de las parejas. S. denuncias por intento de tramitados por año.resulta indispensable observar un necesario recaudo en la consideración del peso cuantitativo de los expedientes conservados. contabilizándose 4. Cit. si tomamos los años que concentran mayor cantidad de ellos. : MALLO. Teniendo en cuenta además el faltante en el Archivo del Arzobispado del Legajo 197. Controles menos rígidos propios de áreas de colonización periférica posibilitarían dicho fenómeno.lo cual se confirma en el caso del Obispado cordobés.

el abandono de la esposa fue la forma preferida de separación entre los ingleses. cfr.. STONE. cfr. que en áreas de colonización central. 6. adulterio. son reveladores de matrimonios en situación de riesgo de disolución. Escribanía III. existiría un drama familiar y un conflicto matrimonial. entre otros. Cit. ésta no se ha encontrado. L. Escribanía IV. como se lleva dicho. juegos de azar. 435. En efecto. Escribanía I Año 1782.constituirían la vía de escape más simple y menos costosa moral y materialmente de los matrimonios malogrados. Coherente con ello es posible pensar . tanto desde el punto de vista del patrimonio material como simbólico.que no alcanzan a evidenciarse a partir de la sola consulta de las fuentes eclesiásticas. el ojo vigilante de la justicia hubiera contribuído a formalizar el fenómeno de la conflictividad conyugal en contraste con áreas marginales como Córdoba. prisión por deudas. del Paraje de San Antonio. otro ejemplo de conflicto conyugal que no halla su correlato en los tribunales eclesiásticos constituye el pleito por alimentos entre Manuel Villarrica y María del Carmen Barandan y Bustillo iniciado en 1807 ante el Alcalde de segundo Voto. la denuncia de adulterio o la acusación de sevicia ante los tribunales seculares. Otro caso de adulterio presentado ante la justicia civil del que no encontramos noticias en la documentación de la justicia eclesiástica constituye el proceso por amancebamiento adulterino contra don Antonio Gaitan. asesinato. 399. (1992:142-8) Ob. iniciado el 18 de noviembre de 1763. Legajo 33. Año 1808. constituyen indicio de un universo mucho más amplio de conflictividad conyugal e inestabilidad familiar –aunque no de divorcios formales. Es de suponer que los arreglos extra-judiciales y el abandono liso y llano del hogar conyugal -de los que no se poseen datos susceptibles de cuantificación. leg. cfr. AHPC. exp. Año 1763. si bien en el expediente se menciona demanda ante el tribunal eclesiástico.constituye por ejemplo la querella civil y criminal presentada por doña Francisca Villafañe. sino noticias indirectas. de crisis familiar extrema. acuerdos privados las parejas acomodadas recurrirían a encontrando un modo menos perjudicial de solucionar sus dramas conyugales. Tómese como ejemplo el pleito iniciado el 16 de marzo de 1752 y reactivado en 1782 por María Ignacia Méndez contra su marido por alimentos: cfr. AHPC. 17. Legajo 5.asesinato entre cónyuges. vecina del Paraje de Luyava (sic) contra doña Dolores Tablada por vivir escandalosamente con su marido por el tiempo de diez o doce años sin enmienda. El costo de los procesos llevaría a los sectores mas modestos a hacer sus propios arreglos509 del mismo modo. 508 199 . acusaciones de sevicia. destierro. en las cuales las presentaciones formales de los casos se harían más excepcionales. de hogares desmembrados. 8. exp. 509 Hasta mediados del siglo XIX. 9. no entrañando en sí mismas una solicitud de separación. vulnerables. alcoholismo. trabajos forzados en la frontera. Tras cada expediente ocasionado en una acusación de incesto. leg. Ejemplo de denuncia por adulterio ante los tribunales civiles carente de demanda de divorcio eclesiástica –según los datos disponibles. cfr. como constituían los casos mexicano o peruano. privados del sostén material del jefe de familia. relativizan una imagen general de armonía conyugal que podría resultar de la simple consideración del número absoluto de pleitos de divorcio conservados. exp. Del mismo modo. los fallos judiciales resultantes de los delitos mencionados disponiendo azotes. que no hallan un correlato necesario en los casos de divorcio tramitados ante los tribunales de la Iglesia508. exp. Escribanía I Año 1808.

Este aumento observado es coincidente con un incremento general de la conflictividad familiar observada en la época. N°1. en la primera mitad del siglo XVIII los índices de divorcio bajaron drásticamente en relación a la segunda mitad del XVII.lo cual desalentaría los casamientos desestabilizando también el equilibrio del mercado matrimonial por las bajas de la población masculina. institución en la sociedad 510.3. Tasas de nupcialidad de la ciudad de Córdoba contribuyen a brindar una idea de la valoración del matrimonio en el seno de la población cordobesa: Totales: 1776 – 80: 8. 511 habida cuenta del prestigio que poseía dicha . (directores). la persona estaría menos dispuesta a aceptar la coacción de los intereses del grupo y más atenta a la búsqueda de la propia satisfacción personal. paradójicamente. pp. 1811 –15:10.4. D. vol. Universidad Nacional de Córdoba. Debe tenerse en cuenta especialmente el impacto de esos acontecimientos en el funcionamiento de los tribunales y las posibilidades reales de recepción de demandas en algunos meses y/o años. M. Brasil y México.5. se observa una mayor concentración de demandas –a finales de la dominación colonial y en las décadas posteriores a la Revolución-. 510 200 . Serie Población. los costos materiales y morales que suponían exponerse a la ignominia de la ventilación pública del fracaso de la relación matrimonial. Cfr. G.surge que la cantidad de parejas que se casaban aumentó en más del 22 % en relación al período anterior.En la evaluación cuantitativa en el tiempo de análisis debe considerarse además la inestabilidad político militar existente durante los años en que. De la consulta de las tasas de nupcialidad correspondientes a la ciudad de Córdoba en el período 1811 – 1815 -el cual interpretamos se caracterizaba por constiuir una época de optimismo por la persectiva de independencia de España. 511 Cfr. correspondiente a los años 1776 – 1780 y luego decayó casi el 8% en el período posterior conformado por los años 1820 – 1824 -época signada por las convulsiones político-militares emergentes tanto de la guerra internacional contra España como de las guerras civiles desarrolladas en el interior del país. Un incremento en el número de causas podría relacionarse también con cambios en la política de la Iglesia.(1989: 283) “Dramas y conflictos familiares” en Historia de la vida privada. Como se constató para el caso cordobés. la escasa representatividad de las áreas correspondientes a los otros territorios que conformaban con Córdoba la jurisdicción del Obispado de ese nombre –especialmente en los casos de separaciones quoad thorum-. más flexible en algunas épocas que en otras. para aceptar la recepción de demandas como ocurría en Lima donde. (1994) “Estudio demográfico de la ciudad de Córdoba durante la Gobernación Intendencia” en Cuadernos de Historia.269 – 291. y DUBY. Centro de Investigaciones de la Faucltad de Filosofía y Humanidades. el aumento del número de divorcios a fines del siglo XVIII y comienzos del XIX se confirma también para áreas de Perú. PERROT. 1820 – 24: 9.La Revolución Francesa y el asentamiento de la sociedad burguesa ARIES Ph. Córdoba. que podría estar relacionada con el avance de las ideas individualistas como resultado de lo cual. CELTON. 7. Madrid. Taurus.

sólo la muerte ponía fin al vínculo sagrado que se había establecido entre los miembros de la pareja. R. III. cfr. la aplicación de dicho criterio En concordancia con la ausencia de casos anteriores a 1688 observada en Córdoba. en la nulidad el mismo quedaba disuelto.. MOLINA.II. A diferencia de la separación de cuerpos en la cual el lazo entre los esposos persistía. Los conflictos llevados a la justicia eclesiástica estudiados parecen constituir pues sólo la punta del iceberg de un universo más amplio de parejas desavenidas. t. 513 “Nulo”: falto de valor y fuerza para obligar o tener efecto. En efecto. según el Diccionario de la Real Academia Española (1984) Madrid. Como es de suponer. Es de imaginar que las solicitudes de divorcio que lograron trasponer el débil umbral de lo privado para tomar estado público corresponderían especialmente a casos de acciones desesperadas de mujeres desprotegidas que luchaban por conservar su vida y la de sus hijos habiendo agotado otras instancias informales y cuando su situación personal no les ofrecía otro remedio. dado la relativa frecuencia de la práctica de la poligamia entre numerosas tribus. la Iglesia española debió convalidar dentro de las normas canónicas a los casamientos ya contraídos entre los indios infieles según su propio rito. el Derecho canónico contemplaba casos excepcionales en los cuales el vínculo era considerado inexistente o bien el mismo era disuelto. De difícil resolución se presentó sin embargo la cuestión.dicha disminución también sería observable en Córdoba aunque con reservas por la escasa cantidad de información disponible para ese período512. 20 ed. Convalidación canónica y nulidad del casamiento en indios infieles Considerado el matrimonio como de derecho natural. ¿Cuál de las esposas debía considerarse como legítima a fin de efectivizar la convalidación de una sola unión? ¿qué lazos en cambio debían ser declarados nulos? El Pontífice Pablo III estipuló que debía considerarse legítima mujer a aquélla con la que primero hubiese existido acceso carnal reservando al marido la facultad de elegir. por ser contrario a las leyes o por carecer de las solemnidades que se requieren en la substancia o en el modo. Sin embargo. 512 201 . Cit. (1992:309) Ob. una vez efectuado el casamiento. los esposos quedaban unidos de por vida en matrimonio. en Buenos Aires tampoco existieron divorcios hasta muy avanzado el siglo XVII según datos referidos a la documentación contenida en el Archivo del Arzobispado de Buenos Aires antes de su desaparición. El divorcio quoad vinculum o nulidad del matrimonio La cuestión de la nulidad matrimonial513 está estrechamente relacionada con la indisolubilidad de la unión sacramental según quedara confirmado en el Concilio de Trento. según las normas establecidas por la Iglesia cuando había existido mutuo consentimiento y consumación.

Es de suponer que estas soluciones acordes a la mentalidad europea occidental inducirían por otra parte a las parejas que no deseaban separarse.de pie a todo tipo de confusiones. Cabe preguntarse por una parte si la dote era efectivamente entregada a estas mujeres. Cit. (1945: 410 . y reconvenido por tres veces por el cónyuge a rectificarse no lo hiciere. luego de haber escuchado a los interesados. Si el infiel actuase sacrílegamente. En el resto de los casos de divorcio total o nulidad en América correspondió su fundamentación a la existencia de impedimentos dirimentes en el momento de la celebración del matrimonio.M. cuando ambos cónyuges decidían convertirse al cristianismo. deberían no pocas veces hacerse cargo del sostén material y espiritual de los hijos de la disuelta unión. tras la conversión al cristianismo. Cfr. Los hijos de las uniones no favorecidas quedaban a cargo de la madre. Todo hace suponer una situación de extrema vulnerabilidad para estas mujeres quienes. Para intentar poner coto a tales situaciones se encomendó la misión a los indios más viejos de cada parroquia quienes eran los que decidían. Indiano. cuál era la mujer que debía considerarse legítima514.. los indígenas quedaban sometidos a las leyes de la Iglesia en matrimonial correspondiéndoles acatar las normativas relativas a los impedimentos matrimoniales y demás cánones establecidos en el derecho canónico en la materia.. el resto de las uniones eran anuladas debiendo dotarse teóricamente a estas mujeres que no habían resultado favorecidas con la ratificación del vínculo. Se trataba pues de casos en los que no existió disolución del vínculo sino de declaración de que el mismo no se había establecido. despojadas de sus esposos.M. Losada. 514 202 . se declara que deben quedar así”. se convalidaba la unión matrimonial de la pareja. los aborígenes designaban a una de las esposas ante la autoridad como la primera. constituiría la la misma suficiente reparación de la situación femenina en su sociedad como para volver a posicionarse satisfactoriamente en el mercado matrimonial?. en caso de que la dote fuese efectivamente recibida. se les compelía a ratificar el casamiento bajo las normas establecidas por la Iglesia. En el tratamiento de la convalidación canónica del casamiento de indios seguimos a OTS CAPDEQUI. tíos y otros parientes con arreglo a los ritos y costumbres de cada pueblo dichos casamientos eran confirmados y no anulados por considerar que “las leyes de los fieles no obligan a los que están fuera de la Iglesia. con actitudes injuriosas a la fé cristiana. (1945:411) Ob. por otro lado resulta difícil establecer los alcances del daño social sufrido por estas ex esposas que aparecían a los ojos de sus iguales como repudiadas.413) Manual de Historia del Derecho Español en las Indias y del derecho prop. al sostenimiento de relaciones marginales a la ley515. En los casos de casamientos de indios entre hermanos. la unión matrimonial era disuelta quedando el fiel libre para contraer nuevamente. al respecto OTS CAPDEQUI. al tiempo concurrían nuevamente manifestando que se habían equivocado y que la que debía considerarse legítima no era esa sino aquélla. 515 En los casos de indios infieles casados. si uno se convertía y el otro no lo deseaba. correspondientes al período y espacio tratados en este trabajo. debía permitirse que continuasen casados siempre y cuando el no bautizado no indujese al pecado al convertido. A esta especie corresponden los analizados en este capítulo. Buenos Aires. Seleccionada así quien había de ser considerada como única mujer del contrayente. J. J.

1819 1820 .1739 1740 . aunque en las separaciones de lecho y mesa dicha diferencia resultó –como se verá.1759 1760 . con lo cual es posible reconocer que 203 .1769 1770 .1839 1840 .1729 1730 .1829 1830 . los años de la época republicana en cambio que adicionaron sólo cuarenta años a la observación comprendieron la admisión 31 causas.coherente con la gravedad implícita en cuestiones que supusiesen la disolución del lazo consagrado lo cual desalentaría tanto las presentaciones de solicitud así como la aceptación de la recepción de las demandas por el tribunal de justicia de la Iglesia.1749 1750 .1789 1790 . 9 14 9 6 2 Subtotal 40 Como puede observarse en el cuadro N° 7 el período correspondiente a la dominación colonial suma la totalidad de ciento veintiún años para los cuales correspondieron 37 causas de nulidad. 1 1 0 1 3 3 0 1 4 5 9 28 Total general 68 Años 1800 .1849 nulidad matrim.1799 Subtotal nulidad matrim.en relación a aquéllas que entrañaban disolución del vínculo –68 causas.1699 1700 . Cuadro N° 7 Distribución temporal Causas de nulidad matrimonial en la jurisdicción del Obispado de Córdoba 1688 – 1850 N° Causas de N° Causas de Años 1688 . De la comparación de la evolución cuantitativa de las causas de divorcio quoad vinculum y quoad thorum puede establecerse que en ambos casos es mayor la proporción de procesos se acumuló en la primera mitad del siglo XIX .Distribución temporal de las causas de nulidad matrimonial Resulta notable la mayor cantidad de causas quoad thorum – 146.1709 1710 .1779 1780 .más marcada.1719 1720 .1809 1810 .

Es factible pensar también que una disposición más favorable a la recepción de recursos de nulidad por parte del tribunal eclesiástico sería aprovechado por las parejas desavenidas para intentar la presentación de un recurso de nulidad como parte de una estrategia tendiente a recuperar la ansiada libertad.pone de manifiesto el carácter excepcional de la consideración de cuestiones de nulidad por la justicia eclesiástica en la jurisdicción del Obispado de Córdoba. esponsales e incluso de divorcios quoad thorum observada a partir del último tercio del siglo XVIII. Un aumento general de juicios de nulidades.en un período total de 162 años se advierte claramente una mayor acumulación de solicitudes de nulidad de casamientos en la primera mitad del siglo XIX. por una parte con el aumento de población operado en esta época y especialmente con el impacto producido en la justicia por la aplicación de la Pragmática sobre matrimonios en Córdoba lo cual habría dado origen a una multiplicación de causas. Es posible que tras el movimiento revolucionario de Mayo hubiérase creado una atmósfera de mayor permeabilidad a la admisión de solicitudes originadas en irregularidades acaecidas en la celebración de los casamientos en tiempos de confusión social. El pico de solicitudes de nulidad corresponde sintomáticamente al comprendido en la primera década revolucionaria para descender a partir del advenimiento de la denominada era provincial a partir de 1820.no pocos curas habrían continuado casando parejas independientemente del requisito de consentimiento paterno. lo cual habría producido tanto una necesidad de defender áreas de su competencia y un mayor celo en la recepción y conveniente consignación de las cuestiones relacionadas con el matrimonio presentadas para su tratamiento por los fieles. La escasa recepción de causas que se aprecia en la primera mitad del siglo XVIII – sólo 9 expedientes. En efecto. diluyéndose drásticamente en la época de la crisis civil desatada en 1840. lo cual es demostrativo de la ortodoxia de sus procedimientos en la época. por efecto de las presiones familiares deducidas del incremento de la autoridad parental en cuestiones del matrimonio habrían aumentado los casos de ejercicio de violencia y temor reverencial en alguno de los miembros de las parejas que resistían a las uniones impuestas contra su voluntad. 204 .ello podría relacionarse. pareciera mostrar una activación en el funcionamiento judicial eclesiástico que habría despertado de su letargo con la penetración del fuero civil en cuestiones de su jurisdicción. La segunda mitad de la centuria concentra en cambio un número evidentemente superior en relación a la primera -19 causas . anormalidades que podrían haberse multiplicado por la situación generada durante las guerras de emancipación. continuando con la tradición de la Iglesia –y a espaldas de las nuevas disposiciones. por otra parte.

sexo y matrimonio en Chile tradicional. Universidad Católica de Valparaíso. así. impedimentos por afinidad entre los novios y otros. doce de los 29 varones accionantes eran curas516. En los casos de los varones denunciantes. tales los casos de nulidad de casamiento por defecto de forma canónica . figuran dos juicios de imposibilidad de consumación del débito conyugal por excesivo tamaño del miembro viril del marido. en 20 oportunidades la accionante del juicio pertenecía al sexo femenino y en 29 al masculino. matrimonios clandestinos. por ejemplo en acciones de acusación de bigamia de la esposa. en las causas de nulidad la iniciativa de concurrir a la justicia se halla más repartida entre varones y mujeres. Como puede observarse en el gráfico N° 8. de no considerarse los casos en los que los individuos de sexo masculino accionantes eran sacerdotes. R. A partir del análisis de cien casos de nulidad matrimonial Cavieres y Salinas identificaron para el caso chileno la presentación de casi idéntica proporción de demandas masculinas y femeninas. de error en la persona. denuncias de ejercicio de violencia para obtener el consentimiento en la mujer para realizar el casamiento. En ocasiones eran los padres de uno de los novios quien accionaba. oponiéndose al casamiento de su hijo/a o bien era el cónyuge interesado en conseguir la anulación del vínculo quien tomaba la iniciativa. de violencia. el sexo femenino vuelve a predominar como demandante – 54% de mujeres accionantes frente a 46% de iniciativas masculinas de concurrir a la justicia-. 516 205 . cfr. SALINAS. era relativamente frecuente que fueran sacerdotes quienes iniciaron la acción judicial. defectos de consentimiento. Dentro de los casos de demanda iniciada por las esposas o de madres de éstas en su representación. impedimentos de consanguinidad o afinidad. Es notable el interés de los sacerdotes en intervenir en situaciones de uniones irregulares en materia sacramental. en el resto de las ocasiones se trató de denuncias anónimas o bien el nombre de la persona que recurrió a la justicia a iniciar el trámite no quedó consignado. acusaciones de bigamia de varones. CAVIERES E. (1991:97) Amor.Perfil del accionante de las Causas de Nulidad A diferencia de lo observado en los Juicios por Esponsales y en los casos de separación de cuerpos propiamente dichos en los cuales el accionante correspondía en forma predominante al sexo femenino.

1850 46% 54% Varones excluídos sacerdotes Mujeres Las actuaciones por acusaciones anónimas también eran variadas: casamiento ante párroco extraño a la jurisdicción de los novios. solía suceder que alguna persona tuviese 206 . En efecto.Gráfico N° 7 Perfil del accionante en las causas de Nulidad jurisdicción del Obispado de Córdoba 1688 . Anónimas 29% Gráfico N° 8 Perfil del accionante en las causas de Nulidad 1688 .1850 Perfil accionante causas de nulidad matrimonial Período 1688 . uniones clandestinas y especialmente.1850 28% 43% Varones Mujeres Den.1850 Perfil del accionante en las causas de nulidad matrimonial jurisdicción de la Audiencia Episcopal de Córdoba 1688 . abundaban las acusaciones por bigamia.

t. civil y eclesiástico. t. o supiese que habían existido relaciones carnales de uno de los miembros de la pareja con parientes del otro. Santiago de Chile. 7. 19. la Iglesia conminaba a los fieles a denunciar uniones defectuosas para las normas canónicas. Leg. Leg. Años 1811 – 1814. ante lo cual concurría prestamente ante la justicia eclesiástica a dar cuenta de los antecedentes que obraban en su conocimiento. 10. 201. exp. 15. V. 198. 196. Años 1815 – 1825. 10. SALINAS ALVAREZ. 199. 48. 4. 9. t. o tuviese información acerca del estado anterior de uno de ellos sea en la región de residencia o en otras extrañas.I.X. 3. t. Años 1786 – 1790. 3. 202. exp. C. exp. exp. puede decirse que ambos brazos de la justicia. Años 1800 – 1802.III.VI. El estudio de la causalidad de las nulidades matrimoniales lleva a la reflexión acerca de los motivos por los cuales los casamientos efectuados podían ser cuestionados Las causas podían suponer vicios relativos a la sacramentación del matrimonio. virtud sumisa. al consentimiento o a la consumación. Cfr. atendiendo a que la Iglesia no consideraba esa razón como suficiente para establecer una nulidad. Lom Ediciones. t. exp. exp. Leg. Leg. Leg. 517 207 .noticia de un casamiento realizado en secreto. 518 Salinas Alvarez considera que los interesados en alcanzar la nulidad de su matrimonio se vieron siempre obligados a utilizar ante la Iglesia argumentos sofísticos. exp. Leg. 203. los esposos debían recurrir a otros argumentos para validar sus presentaciones518. actuaban conjuntamente en pro de la conservación del orden social deseado. Leg. que el interés por alcanzar la disolución del vínculo en algunas parejas haya tenido que ver con el deseo de poner fin a una relación insatisfactoria pero. (1994: 65) Las chilenas de la colonia. t.17. 6.VIII. 13. Años 1688 – 1745. 3. como veremos. Causas de Nulidad entabladas en el Juzgado Eclesiástico a partir de presentaciones presumiblemente anónimas donde el denunciante no está especificado: AAC. Años 1795 – 1799. o de lazos consanguíneos existentes entre los novios.IX. 39. debe tenerse presente que era considerado falta grave no denunciar estas situaciones. en ese sentido. 5. Causas de nulidad matrimonial. 194. amor rebelde. Años 1826 – 1849. t. Es de destacar que en dicha tarea “el vecindario” actuaba también eficacia 517 como órgano de control de significativa Estudio de la Causalidad de las Nulidades Matrimoniales Es posible. 24.

exp. Leg. se ha debido establecer un criterio selectivo a fin de determinar cual era el considerado como de mayor significación. 194. se trata de una denuncia efectuada por el cura de Sumampa.4 % 18 % 15 % 10. exhaustivo.4 % 3 % 1. Lo que ha parecido fundamental en el análisis fue en cambio la identificación de todas las causas de nulidad que aparecían en los juicios tratados519 y su tratamiento sistemático y en lo posible. Juicios de Nulidad .4 % 7. en cada caso. de aparición en términos absolutos 17 12 10 7 6 5 5 2 1 1 1 Términos relativos 25. (1990) Catálogo de Causas Matrimoniales – Obispado de Córdoba 1688 – 1810. El delito de bigamia como causal de nulidad matrimonial Como puede observarse en el Cuadro N° 8. la bigamia o matrimonio doble era la falta que más frecuentemente aparece como causal invocado para la denuncia o solicitud de nulidad – 25.4 % Es necesario destacar que en algunos juicios no es uno sino son varios causales los invocados para solicitar la nulidad de un matrimonio.4% de los casos – en los expedientes analizados520.. Santiago del 208 . El delito de bigamia ha sido 519 La clasificación de las causales de nulidad ha sido tomada de DELLAFERRERA N. 10.4 % 1. Causas Matrimoniales. Córdoba 520 Se han detectado los siguientes casos de nulidad matrimonial por causa de bigamia en la documentación consultada correspondiente al período 1688 – 1850: AAC. I.4 % 9 % 7.Cuadro N° 8 Distribución de las Causas de los Juicios de Nulidad Obispado de Córdoba 1688 – 1850 Big Impedimento de afinidad Defecto de forma canónica Violencia y miedo Matrimonio por sorpresa Impedimento de consanguinidad Sin especificar Impotencia Error en la persona Impedimento por crimen Disenso paterno Causal amia Frec. Años (1688 – 1745). De lo expuesto surge que los porcentajes acerca del peso de las causas en el conjunto deben considerarse como simples aproximaciones al fenómeno en estudio. 1.4 % 1. t.

17: consiste en otro caso de bigamia femenina. 8. el marido la amenazó de muerte por que no quería hacer vida maridable con él. 33: Otro caso de nulidad constituye el de Manuel Trillo. oriundo de la Banda Oriental.II. se la capturó en Pocho. no hay más datos. participa el Juez de Alzada. nacida en el curato del Río Seco.identificado como un fenómeno específicamente americano y colonial favorecido por la inmensidad de los espacios. el reo se había marchado del valle de Calamuchita dejando abandonada a su segunda mujer. Exp. exp.7: caso de nulidad accionado en 1817 de Vicente Silpituela de Maligasta. natural del Paraguay era denunciado anónimamente en 1742 de haber efectuado un primer matrimonio en Montevideo. Rosa Funes Olivera solicita nulidad matrimonial ante la curia episcopal. del mismo origen. el 18 de octubre de 1728. 199. exp. 201. Años 1746 – 1785. 16: El primer matrimonio de Juan Francisco Castaño. se presumía que el acusado había estado casado en Santiago del Estero con María Mercedes Espíndola.Hay orden de prisión para la pareja.17: Antonio Gómez. y uno segundo en Calamuchita con Rosa Ledesma. X.exp. María del Tránsito Montenegro e Islas.t. el segundo en San Juan de la Frontera . Buenos Aires. Años 1826 – 1849. le dijo que no estaba casada. y en Córdoba habría usado el apellido de la primera mujer. mulato libre y habitante en el Río Segundo quien no firmaba por no saber se había celebrado en la estancia de Jesús María en la época de los Jesuitas. Los presos son remitidos desde Tulumba. 15: Juana Aurelia Perulero era acusada de bigamia tras haberse casado con Pedro Tomás Tablada. jurisdicción y presidio de esta ciudad. t. exp. 13: caso de bigamia femenina. de Paracuarí. cit. Mendoza. luego se fue a Buenos Aires donde estuvo cinco o seis años viviendo como agregada en un cuarto separado en lo de Don José Nieto sustentándose con el trabajo de sus manos (f. ambos del curato del Rectoral.1802. luego murió de resultas de una refriega en una pulpería de una puñalada. con esta se casó por soltero. luego casó con María Teresa Baca. dos años después del primero con Ana María Jaimes. 209 . zapatero de oficio. cfr. 13: Felipe Santiago Quintero de más de 30 años. viudo. Exp. luego al paraje de Los Corrales (San Luis). quien no firmaba por no saber.16: José Domingo Pabón oriundo de Santiago del Estero había estado casado en esa jurisdicción. . exp. Leg. de 30 años El primer matrimonio y velación había transcurrido en Sumampa. Años 1811 – 1814. Exp. 6. Se declara nulo el segundo matrimonio. se descubrió eso luego. Años 1800 . t. la esposa logró que su matrimonio con el acusado fuera declarado nulo.. natural y vecino de San Miguel. luego regresó a Las Salinas.2 vto) de allí se fue a San Juan con un hombre natural de Catamarca. Se estudia la nulidad o validez del matrimonio porque parece que al momento del casamiento el marido aún vivía. natural y vecina de Traslasierra. con Margarita Zelis (f.3: caso del español. tomo IX. 19: Rosa Funes Olivera solicitaba nulidad matrimonial ante la curia episcopal. estuvo un año agregada en otra casa. acusado de bigamia por Luisa Juárez Colazo en 1825 quien deseaba desposarse con Manuel Cortés Ludueña. Leg. casó primero con María Estefanía Molina de la ciudad de Córdoba. exp. la esposa entabló la acción judicial.As. quien no firmaba por no saber era denunciado por el cura y vicario de Traslasierra del delito de bigamia . 8) el cual habíase realizado alrededor de 1760 y el segundo matrimonio con Antonia Casas se celebró en Río Segundo realizada la sumaria por la justicia eclesiástica el caso pasó a la Inquisición. no hay más datos. donde le dijeron que murió (f.VI. en efecto. Se les da la ciudad por cárcel y que permanezcan separados hasta esclarecimiento. alias Juan Muchila. Leg. de más de 30 años. según su testimonio. Exp. exp. Años 1815 . esclava de Don José Espíndola habiendo contraído segundas nupcias con María Lucía Quintero. 203. creyó que ella había muerto. 39: el reo Andrés Farías era confeso probado de doble matrimonio en una causa del año 1836. 202. allí conoció a Don Gaspar Sánchez . se escapó a casa de una prima donde estuvo tres o cuatro años. 66: Causa criminal por doble matrimonio.1825. Vivió con la primera esposa un tiempo. el reo declaraba que vivió con la primera mujer unos años en Río Segundo y que habiéndose hacía como 18 años ido el declarantre al Tío. exp. 195. exp. La rea explicaba que al morir su madre el padre la llevó a los siete años a Tucumán a casa de la abuela paterna. El segundo casamiento lo contrajo en la ciudad de Mendoza. jurisdicción de La Rioja con Teodora Casiba. El primer marido viviría en Bs. José Tomás Acuña. ni siquiera por viudo.El hombre estaría casado en Chile. la debilidad de la cobertura administrativa y la fluidez de los Estero. cfr. esclava. Exp. denunciada por el cura de San Javier. relataba de este modo las peripecias de su existencia : estuvo casada con Pedro Campos y García en Salta procediendo a fugarse. después viajó 7 años por Chile. nota 10. natural de Santiago del Estero. no quiso su mujer seguirle yéndose a Buenos Aires. El reo estaba casado en la Provincia de Buenos Aires en el curato de San Isidro. español. española de la Provincia de Cuyo en el Reino de Chile. el demandado era Ignacio de la Torre.natural del Paraguay. natural de Santiago del Estero. casó a los 14 años con un vecino de Tucumán contra su voluntad a instancias de la abuela. quedando libre para contraer nupcias.8r).Casado con una vecina de Santiago del Estero. Leg. carpintero. del Paraje La Dormida. Leg. Exp. absolviéndose al reo de penas canónicas dándose por purgado el delito con la prisión. 48 Casusa criminal de matrimonio doble.

Años 1800 . por otra parte. la bigamia satisfacía la necesidad de una movilidad incesante. más preocupados por asegurar su integración a la sociedad americana colonial de recepción.VI. a a desplazamientos voluntarios o forzosos de la población. cfr. 521 210 . LAVRIN. para evitar los trámites de exhibición del acta de defunción en el expediente de soltería había declarado pertenecer al estado de soltero522. Lo que se pretendía evitar era la desintegración de las familias en el país de origen. Universidad Autónoma Metropolitana. en el cruce de los caminos hacia el norte y el oeste y vaso comunicante de esas áreas con el litoral. COUTURIER. tanto en cuanto a las personas que siendo originarias de su territorio. C y GRUZINSKI S. P (comp.desplazamientos de pobladores ávidos por ganar nuevos polos de desarrollo hacia minas. viéndose ésta obligada a través de legislación diversa. Al tiempo de establecerse en Córdoba unos paisanos le informaron que había enviudado en su tierra natal ante lo cual el peninsular de referencia. quien había emigrado a América en busca de fortuna. especialmente de sexo masculino a emprender viaje a destinos lejanos523. el hombre se ausentaba por largos períodos del hogar y no pocas veces no regresaba nunca. ciudades.t. E. se casó nuevamente en 1801 con Juana Díaz . y Otros. Cap. a conminar a los ya desposados a reunirse con sus cónyuges. Otras voces en la historia colonial de México” en Historia de la Familia. intentando prevenir. El abandono marital era frecuente en la sociedad colonial. GONZALBO AIZPURU. puertos. La ubicación geográfica de Córdoba. III.3 523 Las mujeres también se desplazaban notablemente como se desprende de la lectura de las fuentes. (1993:231) “Las mujeres tienen la palabra. como a las que desde otras partes atravesaban sus fronteras internándose en sus valles y montañas. Como el concubinato. en Cataluña. Ilustrativa de la confusa situación en que se encontraban los migrantes europeos respecto de su situación familiar resulta el caso del español casado en Europa con Teresa Boter. natural y vecina del Tucumán. Juicios de Nulidad.( 1986)”Les enfants de l’ Apocalypse: la famille en Méso – Amérique et dans les Andes” en Histoire de la Famille sous la direction de BURGUIERE. Causas Matrimoniales. El cura interviniente en esta causa debió interceder por el feligrés ante el Obispo porque el español. que uno de los deberes de la esposa era seguir al marido por los derroteros que éste escogiese. Leg.) Instituto Mora. Ejemplificativo del ir y venir de los pobladores de la época es el caso de BERNARD. México. 522 AAC. se trasladaban fuera de sus límites. intensificaba esas tendencias. pp. Innumerables motivos llevaban a los individuos.exp. no debe olvidarse por otra parte. La situación de los españoles peninsulares casados que viajaban al Reino de Las Indias sin sus esposas preocupó desde épocas tempranas a la Corona. un nuevo casamiento en Indias en maridos desmemoriados. tras lo cual otro paisano recién llegado de España le comunicó que en realidad su primera mujer vivía. A.1802. Juan José Bitar natural del Matarol. 218 – 250. 199. fronteras móviles y otros destinos521. que en recordar los compromisos asumidos antaño en la Península. A.

Por otra parte. generalmente las segundas o terceras.Antonio Gómez. de esposas que huían de sus maridos golpeadores o que habían sido abandonadas por éstos. t. Arzobispado de Córdoba. de una provincia hacia regiones distantes eran relativamente frecuentes. (1990: 19) Catálogo de Causas matrimoniales Obispado de Córdoba (1688-1810). en la jurisdicción de Córdoba524. En los casos de bigamia entendía la Inquisición por la presunción de herejía525. DELLAFERRERA. es de suponer que en la práctica los mismos quedaban junto con sus madres en una situación de desventaja en la consideración social en relación a los hijos de la unión considerada como legítima. de “buscar la vida” en la procura de sustento incentivaba también dichas movilizaciones. y en aquéllos de casamientos indeseados. el bígamo. exp. Los desplazamientos de la población de un lugar a otro. la misma sería indicio a nuestro entender de la importancia que el matrimonio canónico tenía para los individuos en la época tratada ya que quienes se casaban por segunda o tercera vez. Juicios de Nulidad . las mismas se veían favorecidas en cambio en lugares extraños al de residencia habitual. Años (1688 – 1745). La intención de alcanzar la libertad para escapar de situaciones de servidumbre y esclavitud llevaba a no pocos individuos a buscar ganar el campo o el escenario de ciudades extrañas procurando alcanzar una existencia anónima donde reiniciar la vida cambiando de identidad y también de esposa. fuere hombre o mujer. La necesidad de los pobladores más pobres. en vida de sus cónyuges anteriores sabían que se estaban exponiendo a que la mano de la justicia les alcanzase. el control que ejercía el vecindario dificultaba las posibilidades de uniones dobles. Leg. la arriería. 211 . una unión paralela podía significar un alivio para el espíritu y un remedio a la soledad y el desamparo material. En los lugares de naturaleza o vecindad. 194. si bien estos niños eran considerados legítimos por proceder de matrimonios putativos que en el momento de su realización eran tenidos como válidos. aún contra la voluntad de los interesados: ¿desearía el cónyuge incurso en bigamia volver al lado de la primitiva pareja de la cual pudo estar 524 AAC. era conminado a regresar al lado de la pareja validada.17. realizadas bajo el rigor de la presión social. natural del Paraguay quien se había casado en Montevideo y era acusado de una segunda unión en Calamuchita. también en casos de prófugos de la justicia que se veían impedidos de regresar a sus domicilios de naturaleza por temor a ser apresados. 525 Cfr. Causas Matrimoniales. Córdoba. el ejército. especialmente en ocupaciones como el comercio. En los casos de uniones malogradas. Identificamos la práctica de la bigamia con situaciones asociadas a la búsqueda de sostén material y afectivo más que con el desafío intencional a la autoridad constituída. N. Cabe interrogarse acerca de la situación de los hijos de las uniones consideradas nulas. I.

ella se defendía afirmado que el primer marido había muerto pero reconocía no saber si el segundo había fallecido. María Petrona Quintero. por ejemplo. Los impedimentos por afinidad y consanguinidad como causales de nulidad En el cuadro N° 8 puede observarse que el parentesco por afinidad y la consanguinidad entre los contrayentes. Por otra parte. y desde la otra perspectiva ¿ estaría su anterior cónyuge dispuesto a recibir en el hogar a un hombre –y más difícil aún si se trataba de una mujer. En un 18 % de los casos analizados se invocaba como causa de la nulidad al impedimento de afinidad. el desamparo. Domiciano pudiera probar que su mujer era libre para contraer 2.que la había abandonado sin procurarle no pocas veces ni a ella ni a los hijos el más mínimo sustento?. Se consideraba entre ascendientes y descendientes en línea recta hasta el 526 AAC. se resignaría la pareja conminada a separarse. Leg. la unión se caracterizaba por una gran inestabilidad especialmente si el cónyuge decidía establecerse en otro lugar. Juicios de Nulidad .II. Años 1746 – 1785. lo que impedía la cohabitación.195. El impedimento de consanguinidad. Causas Matrimoniales. considerado como natural derivaba del nacimiento. natural del Río Segundo era denunciada en 1775 al pretender casarse con Domiciano Monsalve indio del Pueblo de La Toma. No solamente los varones eran acusados del delito que tratamos. de tener en su historia dos matrimonios previos. 212 . El caso de José Tomás Acuña. El cacique de la Toma Don José Antonio Deiqui salía en defensa de la recta conducta del hombre de su pueblo y prestaba fianza para que puesto en libertad matrimonio526. al de consanguinidad. la tragedia. acusado de estar casado en primeras nupcias con una esclava en Santiago del Estero y de haberse vuelto a casar en Traslasierra es demostrativo de la dificultad que en la práctica atravesaban los libres que contraían matrimonio con personas de distinta condición jurídica ya que al no poder abandonar el servicio del amo para seguir a la pareja.separado por años. Es factible imaginar que el estado público de la situación delictiva agravaría la tensión existente en la pareja que debía volver a convivir. y en un 6 % de los mismos. a obedecer la normativa judicial? es posible que no pocas de estas situaciones finalizasen en la huída. exp. 13. parda. podían convertir un matrimonio en susceptible de ser anulado. en la convicción incluso de que había muerto? . t.

las alianzas entre afines y consanguíneos. Cit. Su tramitación resulta casi inimaginable en personas sin instrucción alguna y habitantes de lugares alejados de los centros más poblados. sin embargo. en este caso el impedimento no se extendía a la familia528. los padres no dejaban de recurrir a tales impedimentos cuando su interés era liberar a un hijo de una unión insatisfactoria: tal pareciera ser el causal de nulidad entablado ante la Curia de Córdoba en septiembre de 1746 invocando como razón un impedimento por afinidad por cópula ilícita en segundo grado puro. Obscuras historias familiares llevaba en ocasiones al ocultamiento que unía a los hijos de familia con vecinos o incluso con individuos que moraban en la casa en calidad de agregados o sirvientes. Según el Papa Pío V el impedimento dirimente por afinidad llegaba al cuarto grado en la cópula lícita o procedente del casamiento y hasta el segundo en la ilícita. (1991: 131 . vecino de Mendoza. En la conceptualización de los impedimentos seguimos a MOLINA. La endogamia geográfica de muchos matrimonios. Otros impedimentos consistían en el legal que provenía de la adopción y el que nacía con los esponsales o matrimonios de futuro. al mismo tiempo. 132) Ob. se efectuasen uniones en grados prohibidos sin solicitar dispensa. viudo. eran factores que contribuían al fenómeno del casamiento entre parientes. sólo se extendía al primer grado. Por otra parte.infinito y por línea colateral hasta el segundo grado527 en que por Derecho Natural o Divino constituía un impedimento dirimente y hasta el cuarto grado por Derecho Positivo o Humano. alguien que conocía el verdadero vínculo entre los contrayentes hacía pública ante la autoridad la información. R. 213 . Ello hacía que. es decir cuando había existido simple unión carnal sin sacramentación de la unión. El marido demandado era Manuel Romero natural de Santa Fé. a veces por desconocimiento de la verdad y otras por picardía. El impedimento por afinidad derivaba de la cópula carnal lícita o ilícita contándose sus grados como en el caso de impedimento de consanguinidad. No debe dejar de considerarse que la solicitud de licencia para contraer nupcias con consanguíneo o afín implicaba la realización de un trámite de cierta complejidad y lentitud y que por otra parte entrañaba un costo. estallaba el conflicto. En espacios reducidos resultaba difícil que no existiese algún tipo de parentesco que uniese a los pobladores entre sí. era perpetuo e imposibilitaba al novio a desposar a la madre o a la hija de la contrayente. aprovechando la enmarañada trama de impedimentos matrimoniales que la Iglesia Católica había establecido y que ya los reformadores protestantes habían criticado. Cuando por algún motivo. El parentesco espiritual o ritual derivaba de la relación que surgía entre el padrino o madrina con el bautizado o confirmado y con sus padres. de treinta y seis años de 527 528 Los grados de los impedimentos se contaban desde la raíz común hasta el pariente más próximo.

edad. Legajo 195. Años 1746 – 1785. Según el fiscal actuante en la causa había existido un impedimento dirimente por cópula ilícita en segundo grado puro para realizar el matrimonio. 1.. reconocía haber estado ausente del hogar conyugal lapsos prolongados debido a su oficio relacionado con “el trajín de las carretas” y alegaba que el causal de nulidad invocado consitía en una excusa ideada por la familia de su esposa para que ésta no le siguiese a Mendoza donde se proponía fijar domicilio. 1. la joven pasó finalmente a ser depositada en el Monasterio de Santa Catalina de Sena. Juicios de Nulidad. El varón negaba haber maltratado a su mujer durante el tiempo que estuvieron casados. y si bien no parece haber sido tarea sencilla lograr la aprobación de la nulidad de un casamiento. donde tenía hacienda y otros hijos de un matrimonio anterior. por lo cual la unión debía anularse. exp.. mandándosele a la Madre Priora la guardase en clausura hasta finalizar la causa.. quien decía saber firmar. En efecto. y entabló apelación ante el Metropolitano fugándose del lugar donde se hallaba en depósito incurriendo en grave desacato. el acusado era denunciado por la madre de la esposa de haber tenido “trato ilícito” con una joven llamada Isabel Albornoz. Causas Matrimoniales. La niña mestiza había sido entregada al nacer. ignorando. que la dicha mujer fuera parienta de su cónyuge. los familiares interesados en evitar el alejamiento material de la hija del hogar paterno hacia una alejada ciudad. En efecto. según él. teniendo cópula carnal con ella. se empeñaban en intentar la disolución de la 529 AAC. El demandado reconocía que había tenido “mala amistad” con la prima de la esposa. Como puede apreciarse. El juicio concluyó con la negativa de concesión de nulidad matrimonial entregándosele la esposa al marido. la madre de una y el padre de la otra eran los hermanos Valeriano y Margarita Albornoz. permaneciendo oculta con la aparente complicidad de sus padres. prima hermana de la esposa accionante de la demanda. 214 . a su tía quien “.la resivió y crio como a una sobrina hija de su hermano y como a su hija alimentándola y reconociéndola por tal. quien fuera criada por su tía. f.”529. el marido se esforzaba en demostrar la validez de su matrimonio contraído en el año 1740 y expresaba su intención de llevarse a su mujer a Mendoza junto con el hijo de ambos. más allá de que hubiese existido en verdad impedimento o no. En su defensa. Siendo sentenciada la mujer a seguir a su marido.. no quiso ésta reconciliarse. y tras haber sido apresada. Se trataba de una mujer mestiza. casado con Isabel Martínez hacía más de seis años al iniciarse el juicio. debiendo éste enfrentar las costas del juicio de nulidad en la suma de $66 y 4 reales.

15 vto. el cura acusaba a la novia de haber tenido cópula ilícita con el padre del novio Florentino y también con el hermano de éste. Causas Matrimoniales. el cura de Salsacate se dirigía al Obispado de Córdoba diciendo que ya no sabía como reconciliar a este matrimonio ya que por tres veces la mujer se había escapado de su hogar pidiéndole auxilio al juez por maltrato propinado por el marido. Juicios de Nulidad. 28. 215 . La promiscuidad en los modos de cohabitación caracterizaba la situación de numerosos habitantes de la ciudad pero especialmente de la campaña. 31. Apresada la pareja. Años 1826 . de cuyas resultas nació un hijo. Si bien los novios habían solicitado dispensa al Ilustrísimo Sr. La lectura de los expedientes permite introducirse en la trama de complejas situaciones las cuales. 11 vto 14. 1. Dr. el Dr. también se hicieron denuncias de tratos con otra parienta. al trascender por azar a los juzgados eclesiásticos –ya que es de suponer que la mayor parte de las veces escapaban a la autoridad. 2 vto. Don Angel Mariano Moscoso. 15. donde se asentaba el grueso de la población. de treinta años. exp. la pretendiente había convivido con el padre y con los dos hijos. Funes oía la confesión de la mujer quien negaba haber tenido cópula ni comercio ilícito con los 530 AAC. El juicio se inició por sevicia. Luego surge en el expediente la cuestión del impedimento dirimente por afinidad acusando Teresa a Faustino de haber tenido relaciones con la prima hermana de ella antes del casamiento. Al parecer. natural y vecina de ese lugar. Otro caso en el que el impedimento por afinidad parece ser utilizado como instrumento para conseguir la liberación en una unión insatisfactoria constituye el de Teresa Agüero de Salsacate en 1840 quien venía haciendo exposiciones ante la justicia en reiteradas oportunidades contra su marido Faustino José Maza. Juicios de Nulidad.1849. Juana era denunciada por el Dr.. cura y vicario de Tulumba. Un caso de afinidad en primer grado originado en Tulumba en 1795 permite ejemplificar lo anteriormente expresado: Juana Medina. exp. pretendía casarse con Florentino Luna.49. 27. al pasar éste de visita por su poblado. f. El cura del lugar intentó revalidar el consentimiento de la esposa al matrimonio y ella se negó expresando que prefería la cárcel antes que consentir unirse a él. 11. 4. 1. la misma promovía el ejercicio de prácticas sexuales que estaban muy lejos de cumplir con la normativa establecida por el derecho civil y canónico. La causa permaneció inconclusa531. 531 Cfr. quien no firmaba por no saber.X. Causas Matrimoniales. 20. no lograron obtenerla. Legajo 195.AAC. del mismo origen. En efecto.. 7. t. José Francisco Echenique. Leg.planteaban verdaderos desafíos de conciencia a los jueces actuantes. llamado Francisco.203. Obispo de Córdoba.unión consumada desde hacía años y a pesar de la existencia de un hijo nacido de la unión de la pareja530. Años 1746 – 1785.

. t. y manifestaba sentirse agraviado por los términos de la misiva recibida: ”. 532 533 AAC. El casamiento fue celebrado en Sumampa donde no conocían a la novia. exp 2: Victoriana Moyano.. t. V. 13: caso de nulidad matrimonial de afinidad por cópula ilícita: entre Josefa Molina y José Baigorrí. por afinidad en primer grado por cópula ilícita por relación existente entre el esposo con la hermana de la mujer. Legajo 200. Juicios de Nulidad. 534 Otros causas de Nulidad Matrimonial en la época tratada constituyen: AAC. Con fecha 13/05/1811 el marido demandado pidió al Presidente y Vocales de la Junta Gubernativa se le diese traslado de un escrito de su mujer. V. natural y vecino de Los Talas en San Javier y Mercedes Abrego. natural de Sumampa y habitante en el Río Seco y Manuela Ulloa. pidiendo la devolución del hijo de ella. teniente de cura de la Doctrina de Los Llanos y el esposo Juan Esteban Peñaloza. El Obispo concedió finalmente la dispensa.A estos hechos se sumaba la violencia inferida a la mujer por el cura para lograr el consentimiento para el casamiento ”me hiso llamar al otro lado de la Cañada”. 8: Causa de nulidad por afinidad por cópula ilícita en segundo grado entre José Delgado. natural y vecino de Los Llanos. natural y vecina del Río Seco. Josefa Molina. exp. Exp. molesto por el tono del escrito expresaba en su descargo que quien debió poner en conocimiento a la Curia no era el Superior Gobierno sino el cura de Tulumba. 18: En una causa iniciada en Malanzán. en cuya virtud la expresada Doña Josefa se unirá a su marido y llenará las obligaciones del matrimonio”.. hermana de la declarante. en lugar de haber informado inmediatamente a la Curia Eclesiástica a fin de obrar sumaria información . Años 1795 – 1799. solicitaba en 1795 la disolución del matrimonio que había contraído con Francisco Ayala. vecino de Soconcho. Así el Vicario Funes reconvenía en nota al Gobernador por haber dejado libres a los reos cuando los recibió provenientes del Cura de Tulumba. el disenso del padre fue rechazado por no exponer éste los motivos de su oposición. Exp. VII.no pudiendo menos de notar que es disonante a las regalías de este Gobierno y sus representaciones el tono que se advierte en el oficio de Vuestra Ylustrísima para reconvenirle”533. el accionante era el padre del esposo Nicolás Pedernera. natural y vecino de Malanzán. Juicios de Nulidad Legajo 196. quien parece haber sido la verdadera interesada de que el casamiento de su hija con dicho sujeto se llevase a cabo.”532 La comprobación de hechos considerados incestuosos y de considerable gravedad resultaban irritantes a las justicias civil y eclesiástica y provocaban tensiones entre ambas originando mutuos reproches en relación a los procedimientos aplicados para garantizar el castigo e impedir la fuga de los acusados. del mismo origen. El día 216 .. Causas Matrimoniales. De Cura de los Anejos Ministro Don Alexandro Ramis. El matrimonio fue convalidado tras conseguir la dispensa. pardo libre. Los impedimentos de afinidad y consanguinidad fueron dispensados por el Obispo en marzo de 1799. José Gabriel Vázquez resuelvió que "para mayor seguridad dispensamos ad cautelam el impedimento de primer grado de afinidad ex copula ilicita en linea transversal y habilitamos a ambos ad petendum debitum. 7: Fray Santiago Valdivieso de la Capilla de la Punilla en 1796 denunciaba la nulidad del matrimonio celebrado entre Marceliano Palacios . Años 1795 – 1799. t. La Rioja en 1799 existió ocultamiento de la afinidad entre los contrayentes por cópula ilícita en 1° grado colateral. exp. exp. Con fecha 29/01/1811 la esposa accionante desistió de la instancia y el Provisor Dr. Según una testigo el novio era viudo y “viejito” y según ese mismo testimonio la demandante tenía además algún parentesco con la primera mujer del mismo. a este causal de nulidad se le sumaron el disenso paterno y consanguinidad en 4° grado de línea colateral desigual. Causas Matrimoniales. resistiéndose durante cinco horas a dar el sí a la unión. Legajo 198.mencionados. El Gobernador de Córdoba Marqués de Sobremonte. Años 1803 – 1810. La causa terminó con el marido en fuga y la mujer presa liberada de la Cárcel Pública condenada a diez ayunos eclesiásticos534. aunque reconocía que Florentino sí tuvo “cópula ilícita con María Laurencia Medina. parda libre. los demandados fueron el Ministro Juan Antonio de Villafañe.La esposa manifestaba que entre ambos existía impedimento dirimente ya que tenía noticias de que el dicho Ayala tuvo durante mucho tiempo ilícita amistad con la madre de ella. 4 y 4 vto Ibídem. Legajo 198. 3. f. también pardo libre ante el Tte. viuda de Lorenzo Astrada.

Otra causa resulta igualmente ejemplificativa que la anterior en relación a la promiscuidad sexual y sus consiguientes derivaciones incestuosas entre pobladores de la campaña de Córdoba, en el curato de Calamuchita en los albores del período independiente. Se trata del proceso de nulidad matrimonial correspondiente a José Gregorio Medina

Alfonso -pardo libre, viudo de María Mercedes Quiñones- y a María Mercedes Torres –de 30 años, hija natural de María Teodora González y de padre desconocido-, la causa se iniciaba en febrero de 1812. La madre de la joven confesó haber vivido amancebada con Gregorio Medina otorgando luego su consentimiento para que aquél se casase con su hija. La cuestión de nulidad derivaba del impedimento dirimente de afinidad en primer grado por cópula ilícita del esposo con la madre de la novia. La preocupación subyacente consistía en el riesgo de que la joven pudiese haber nacido de aquélla relación, en cuyo caso sería la hija de su propio marido; todas las acciones judiciales se orientaban a dilucidar tal cuestión a fin de descartar esa posibilidad. Llamado a declarar, Medina Alonso explicaba que su relación con la madre había tenido lugar hacía ya muchos años, cuando él no tendría mas de 15 o 16 años, se excusaba diciendo haber creído que ya no existía impedimento dado el prolongado tiempo transcurrido . Por su parte, la madre, de 55 años quien declaraba no saber firmar expresaba que su hija tenía ya dos años de vida cuando había entablado relación con quien hoy era el marido, negaba por lo tanto que la joven fuese el fruto de su unión con él. La causa concluyó con el otorgamiento de una dispensa y la revalidación del matrimonio535. La abundancia de causas de nulidad matrimonial originadas en impedimentos de afnidad entre uno de los cónyuges con los parientes del otro lleva a reflexionar acerca de la preocupación de la Iglesia por prevenir situaciones incestuosas, entendemos que dicha
27/06/1811 fue interrogada la mujer de acuerdo con el pliego de preguntas presentado por el marido y respondió "que lo parió despues de casada, como el mismo Baigorrí no lo ignora y lo dijo públicamente que no era dicho niño hijo suyo, sino de su mujer". En su último escrito el marido dice que "para evitar pues el que Doña Josefa Molina deje de burlarse de tan sagrado tribunal, andando vestida de hombre en fandangos de mulatos" Cfr. DELLAFERRERA, N. (1990: 90) Ob. Cit. Otro caso de afinidad constituye: Leg. 201, Años 1811 – 1814, t.VIII, exp. 6: se trata de una denuncia del indio José Vicente Díaz contra su esposa Teodora Cassiba iniciado en Nonogasta en enero de 1812. El esposo indio no sabía firmar y era originario del pueblo de Malligasta, del proceso surge que él había tenido cópula con una tía carnal de la esposa, frente a ello Díaz puntualizaba que se había enterado después del casamiento del impedimento dirimente por afinidad nacido de cópula ilícita existente, con lo cual su matrimonio era considerado nulo, debido a ello relataba que la justicia le había quitado a la esposa poniéndola en depósito en casa del cura donde estuvo como tres años, el marido acusaba al cura y vicario ministro Don Josef Nicolás Ocampo, curato de Anquinan de tener relaciones con su mujer durante ese tiempo; dicha acusación, si bien constituía el fundamento de origen de la iniciación de la causa, en realidad corresponde a otra cuestión que escapa a la cuestión específica relativa a impedimentos matrimoniales que se desarrolla aquí, la cual será tratada oportunamente. Leg. 202, Años 1815 - 1825, t.IX, exp. 24: se trata de una causa de amancebamiento del marido con la hermana de la mujer en tiempos anteriores al casamiento de la pareja por lo cual entre los esposos existía un impedimento de 1°grado de afinidad ilícita lateral., el casamiento había sido efectuado sin dispensa; el marido se llamaba Francisco Suárez y la esposa Petrona Sánchez del Partido del Molle, la causa se inició en 1823 y resultó inconclusa. 535 AAC, Causas Matrimoniales, Juicios de Nulidad, Leg. 201, Años 1811 – 1814, t.VIII, exp. 4.

217

inquietud constituía el fundamento de las prohibiciones de casamientos en casos de afinidad y consanguinidad. De las causas de nulidad analizadas se desprende que las prácticas sociales desbordaban profusamente los límites de la restrictiva normativa en vigor y que la aplicación estricta de la misma entrañaba en ocasiones efectos contrarios a los esperados introduciendo situaciones de riesgo en la estabilidad de las parejas al separar a los esposos durante el juicio promoviendo ocasiones para la infidelidad, generando también cuestiones enojosas entre los cónyuges provocando episodios de conflicitividad, especialmente cuando la acción no se originaba en acusaciones surgidas del seno mismo de la pareja sino en denuncias anónimas que desenterraban y daban a publicidad situaciones posiblemente irritantes para las familias. Cuestionar la legitimidad de uniones ya realizadas implicaba por otra parte, la vulneración en la práctica de la situación de los hijos nacidos de las mismas, lo cual se agravaba cuando las causas permanecían inconclusas, sin resolución. Como se ha visto, no pocas cuestiones de nulidad por afinidad surgían de relaciones pretéritas; por otra parte las denuncias invocando causales de nulidad surgían en ocasiones según se explicó, transcurrido considerable tiempo después de celebrados los casamientos y, como muestran los ejemplos presentados, por causas no siempre relacionadas con la preocupación eclesiástica sino,

posiblemente en procura de satisfacción de fines particulares. Como se ha remarcado, pretender la inexistencia de impedimentos de afínidad en cónyuges miembros de pequeñas y apartadas comunidades caracterizadas por la abundancia de lazos de parentesco aparece como una pretensión que no carece de ingenuidad, ya que en ellas las relaciones de consanguinidad y/o afinidad alcanzarían a casi todos los habitantes. Recuérdese que la edad media al casamiento de los varones cordobeses rondaba los 27 años a fines del siglo XVIII; es difícil imaginar que éstos permanecerían castos hasta el momento del matrimonio. Cuando, por el contrario, los pretendientes eran extraños al lugar de asentamiento, el riesgo implícito de los casamientos era el de las uniones múltiples. Así las cosas, las justicias civil y eclesiástica hallábanse jaqueadas por una realidad que superaba sus intentos de matrimonio; asociamos aplicación efectiva de la legislación que regulaba el a una búsqueda de la

el incumplimiento a las normas, mas

satisfacción de los requerimientos vitales de la población

que a intentos conscientes de

desafío al poder instituído –sobre todo considerando la cristianización relativa que debía caracterizar al menos a una parte de la población de la campaña- .

218

La tramitación de dispensas para la convalidación de uniones viciadas a los ojos de la Iglesia, como se lleva expresado, requería inversión de tiempo personal, dinero y asesoramiento procesal, de lo cual se carecería en la generalidad de los casos. Como en las situaciones de bigamia, era frecuente en los casos de consanguinidad y afinidad que al momento del matrimonio uno de los esposos ignorase la existencia del impedimento536. En unos y otros ejemplos impresiona la voluntad, el empeño de acceder al sacramento matrimonial de ciertos novios, aún en circunstancias prohibidas para el derecho canónico, lo cual sería indicio de la importancia acordada entre los fieles, a la unión sacramentada. Los casos de consanguinidad existentes en los expedientes de nulidad que contienen las Causas Matrimoniales537 en el período observado corresponden al siglo XIX, años 1807, 1813, 1816 y 1827, los mismos se relacionan con hechos sucedidos en Santiago del Estero, Provincia de Córdoba: Ischilín, San Roque, curato del Totoral, paraje de la Punilla y

Obispado de Salta. La autoridad eclesiástica solicitaba ayuda al brazo secular a fin de tomar prisionera a la pareja cuestionada, separarla y encarcelarla hasta la revalidación o anulación de la unión. Un argumento utilizado para justificar el casamiento solía ser la promesa de esponsales otorgada mutuamente de buena fé aduciendo ignorarse el impedimento. Las pretensiones de enlaces entre consanguíneos no se limitaban por otra parte a uniones entre miembros de la sociedad local, era corriente la llegada a estas tierras de individuos de regiones extrañas, entre otros, migrantes europeos, especialmente en la segunda mitad del siglo XVIII que se unían a jóvenes descendientes de españoles arribados más temprano existiendo corrientemente entre los aspirantes a contraer matrimonio lazos de sangre de diversa intensidad. Verdaderas redes de intereses basadas en el parentesco se concretaron a través de los casamientos de miembros de las familias mercantiles los cuales constituyen un ejemplo de la utilización del matrimonio como vía de conformación y consolidación de alianzas estratégicas de significativa funcionalidad. En relación a la importancia de los vínculos de parentesco en la sociedad se ha afirmado que las relaciones con los antepasados y

Así ocurrió en el caso de María de la Cruz Ríos de Villa del Rosario en 1834, quien accionó judicialmente contra su marido al enterarse que había tenido comercio carnal con la hermana de ella. Si bien se pretendió revalidar el casamiento la mujer se opuso permaneciendo la causa inconclusa, cfr.AAC, Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg. 203, Años 1826 – 1849, t. X, exp. 29. 537 AAC, Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg. 200, Años 1803 – 1810, t.VII, exp. 10. Leg. 201, Años 1811 - 1814, exp.10: en estos casos se trata de consanguinidad en 3° y 4° grado ¸ Leg. 202, Años 1815 - 1825, t.IX, exp.4 : caso de impedimento doble de consanguinidad en 4° grado colateral¸ Leg.203 Años 1826 - 1849, t.X, exp.6: caso de impedimento en 2° grado de consanguinidad.

536

219

los parientes constituyen un aspecto clave del sistema social y que difícilmente una sociedad ha podido transcurrir sin un mínimo de relaciones sociales basadas en la conexión parental538. La convicción existente en Hispanoamérica durante los años de la Colonia acerca de la favorable disposición para el trabajo de los migrantes españoles de reciente instalación en tierras americanas favorecía las uniones de jóvenes criollas -hijas de americanos

descendientes de españoles llegados con anterioridad o de padres de aquélla nacionalidadcon individuos también españoles europeos. En efecto, la preocupación de los progenitores por mantener e incrementar el patrimonio familiar favorecía los casamientos con estos jóvenes emprendedores llegados no pocas veces años antes en calidad de aprendices al seno de familias locales parientes de otras residentes en la Península. Relatos de la época describen el afanoso desempeño de estos españoles de reciente arribo quienes, deseosos de labrarse una fortuna transcurrían ascéticamente jornadas completas tras el mostrador del comercio de la familia interrumpiendo su labor solamente para ingerir alimentos, rezar el rosario o leer el catecismo al finalizar el día. Estos jóvenes se transformaban así en

estrechos colaboradores del jefe de la empresa familiar capacitándose en el conocimiento de la conducción del negocio durante años y terminando no pocas veces al frente del mismo tras el fallecimiento de aquéllos y casándose con sus hijas. El vínculo de sangre existente entre los novios implicaba en muchos casos la necesidad de dispensa matrimonial otorgada por la autoridad eclesiástica. Un documento confirma la realidad descripta acerca de la existencia de verdaderas redes de parentesco y solidaridad entre españoles migrantes y sus familiares establecidos en Córdoba aún después de producirse la Revolución. En efecto, se transcribe a continuación el extracto de una solicitud de dispensa matrimonial entablada en virtud de un impedimento matrimonial de consanguinidad en segundo grado. Se trata de Don Rosendo de la Lastra y Fragueiro, natural de Villa de Marín en Galicia, hijo legítimo de Don José de la Lastra y Da. María Benita Fragueiro quien deseaba contraer nupcias con Da. María Mercedes Fragueiro y Corro, hija legítima de Don Benito Antonio Fragueiro -fallecido en 1812- y de Da. Agustina Corro. El padre de la novia era hermano legítimo y natural de la madre de Rosendo por lo tanto éste era primo hermano de la joven Fragueiro con quien deseaba desposarse originando un voluminosos expediente. En efecto, a pesar de recurrir Don José María Fragueiro, hermano de la aspirante y apoderado de la misma, a diversos argumentos para convencer al tribunal

Conceptos tratados en FOX, R., (1985) Sistemas de parentesco y matrimonio, Madrid y en BUCHLER, I. (1982) Estudios de parentesco, Barcelona, consultados en CONVERSO, F. (1993:11) “La lenta formación de capitales. Familias, comercio y poder en Córdoba, 1850 – 1880” en Junta Provincial de Historia de Córdoba, 12.

538

220

eclesiástico de la necesidad de autorizar la unión de los primos, éste no hizo lugar a la solicitud. Entre los fundamentos presentados por la parte solicitante se destacaba: el peligro de lesión en la honra de la joven dada la cohabitación en la misma casa con el primo; la falta de otros pretendientes en Córdoba de cuya unión pudiera obtenerse la misma ventaja; el desconocimiento y falta de aptitud del mismo José María en la conducción del negocio familiar; la minoridad y consiguiente situación de desvalimiento de los otros hermanos Fragueiro : “Don Joseph María Fragueiro ante Vuestra Señoría Ylustrísima con el mayor respeto, y con el derecho a que haya lugar, parezco y digo : que deseando mi primo Dn. Rosendo Lastra, hijo legítimo de Don Manuel Lastra y de Don Benito Fragueiro, natural de la Villa de Marin en el Reyno de Galicia, unirse en matrimonio con mi hermana Doña María Mercedes Fragueiro y Corro, hija legítima de Dn. Benito Antonio Fragueiro y de Agustina Corro, y mediando entre ambos como deja verse, el impedimento de consanguinidad de 2° grado por ser mi finado Padre hermano legítimo y natural de la Madre de aquél, recurro a la acreditada benignidad de Vuestra Señoría Ylustrísima para que en vista de las causales que expongo se digne conceder la dispensa de dicho grado, para que libremente y según lo establecido en el Santo Concilio de Trento, puedan contraer el Matrimonio que solicitan. Con motivo de haber habitado dicho mi Primo en n[ue]stra. casa desde que vino de España y llegó a esta ciudad de Cordova fue engendrandose entre ellos cierto cariño y afecto, que sin traspasar jamas los limites de la decencia, vino a terminar en la presente solicitud : este es un motivo que bien considerado debe inclinar la benignidad de la Iglesia, y benevolencia de Vuestra Señoría Ylustrísima para acceder a sus honestos deseos [...] el 2° grado de consanguinidad con que se hallan ligados. Es bien sabido, y Vuestra Señoría Ylustrísima no puede ignorarlo que semejantes inclinaciones por una fatalidad de la miseria humana, no logrando su fin por los medios decentes que prescribe la Iglesia, se abanzan algunas veces aun a los ilicitos, y prohibidos. Yo estoy muy lexos de presumir semejante atentado de mi primo y hermana ; pero con todo la comun condicion de la flaquesa humana y reiterados exemplos de ésta especie fundan un prudente recelo para temerlo, y cuidar de evitarlo, y entre los muchos medios que pueden adoptarse al efecto, ninguno a la verdad mas seguro que el del matrimonio, porque semejantes inclinaciones ya arraigadas no es facil contenerlas y menos disiparlas por ningun otro. A mas desto hay otra causa muy urgente, que debe numerarse entre las extraordinarias que citan y alegan los autores en favor de la dispensa de grados prohibidos : esta es la de que con semejante enlace se aseguran los intereses de mis hermanos menores, y se consulta mejor su buena educacion, de cuya tutela me hallo encargado por nombramiento de mi difunto Padre. Somos nuebe 221

hermanos quatro varones, y cinco mugeres, de los quales yo que soy el mayor aun no he cumplido los 21 años de edad, y aunque estoy proximo a concluir mis estudios, ni tengo genio, y menos experiencia para manejar , y adelantar, o conservar los bienes que nos han cabido por herencia. Por otra parte una constante experiencia acredita que puestos aquellos en manos extrañas rara y muy rara ves no se manejan como agenos procurando tan solo la propiedad, utilidad y conveniencia de que resulta ordinariamente el abandono e indigencia de muchos infelices Menores, que por desgracia perdieron a sus Padres en la temprana y desvalida edad de su infancia, y minoridad. De que se infiere, que nuestra casa necesita indispensablemente a un hombre que haciendose cargo de sus intereses, que como es notorio son de alguna consideracion, trabaje con ellos, y procure su conservacion con un interes que en algun modo le sea propio por el enlaze del Matrimonio ; y ninguno a la verdad mejor que la persona de mi primo Dn. Rosendo, que ha corrido con todos ellos aun en tiempos de mi finado Padre ;que esta impuesto de todas las correspondencias mercantiles de la casa ; que en su manejo probó siempre la mejor conducta, y por cuya consideracion merecio lo nombrara de Alvacea en 2° lugar.” [...] ” hasta el dia no se ha presentado otro de quien pudieran esperarse iguales ventajas, y aun lo jusgo muy dificil por la penuria de los tiempos y circunstancias del dia ...”539. Finalmente el casamiento no se llevó a cabo dado que la dispensa no fue otorgada.

3. Nulidad matrimonial por defecto de forma canónica Un 15 % de las causas de nulidad analizadas se fundan en casamientos que adolecían de defectos de forma canónica. Un casamiento padecía de defecto de forma por ejemplo, cuando no se celebraba por el párroco en el partido de naturaleza o residencia de los contrayentes
540

, correspondía a aquél velar por el cumplimiento de tales normas ya que

A.A.C. Expedientes Matrimoniales, Año 1815, Leg. 94, Exp. 3. Cfr. AAC, , Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg. 194, Años 1688 – 1745, t. I, exp. 4 : se trata del caso de Manuel de Villafañe y Tejeda quien entabló demanda contra el cura de San Blas de los Sauces por temor a que su matrimonio sea nulo ya que ninguno de los contrayentes era natural ni residente en el lugar "sin tener gana ni intencion de habitar en dicho partido, si estaban allí, puntualizaba el accionante, era él por negocios, ella por acompañar a su madre, en realidad la pareja era de la ciudad de La Rioja. El esposo fundamenta su iniciativa contra el celebrante en el temor de que su unión fuera considerada como matrimonio clandestino - Resultado causa: convalidación del matrimonio entre Baltasar Torres y Gerónima Carrión, naturales y habitantes de la ciudad de La Rioja, ante el cura y vicario de esa ciudad. Los autos se transmiten al Obispo, no consta se tomara resolución alguna respecto al cura y vicario de San Blas de los Sauces - El cura que los casó se defiendía diciendo que Gerónima Carrión, la novia era su feligresa, porque en un anejo de su curato tiene casa y bienes raíces. El cura era denunciado en otro expediente por el Cacique Bartolomé Caliba quien lo acusaba de muerte de cuatro personas sin confesión por su ausencia.
540

539

222

transgredirlas conllevaba el riesgo de que la unión fuera nula541. En efecto, que los novios fueran de la zona, conocidos por el vecindario, que cumplieran los trámites de manifestación de libertad y soltería; que se respetase la debida publicidad del enlace a través de bandos y proclamas, contrarrestaba entre otros, el peligro de que se efectuasen casamientos sin el consentimiento de los padres de menores, que se incurriese en uniones múltiples, casamientos clandestinos, y otros. Si bien existían casos en que alguno de estos requisitos era dispensado, la Iglesia trataba de observar en general celo respecto de su cumplimiento. Sin embargo, ocurría en ocasiones que algunos curas poco escrupulosos, ya por desidia, ya en virtud de favores recibidos pasaban por alto las disposiciones, especialmente en zonas de la campaña, alejadas del control oficial. Es posible también que en ciertas circunstancias, como ocurría con los casamientos por sorpresa, los párrocos fueran objeto de engaños. Ocurría además que existían términos para el cumplimiento de ciertas funciones eclesiásticas, si el casamiento se celebraba fuera del tiempo de funciones del religioso actuante, el mismo carecía de valor: así ocurrió en el caso de la pareja integrada por Juana Rosa Aguirre y José Ges, habitantes de Los Llanos de La Rioja ambos y natural de la ciudad de Metz en el Ducado de Lorena, Reino de Francia el marido, quienes iniciaron demanda verbal en Córdoba en 1782 contra el teniente cura de Los Llanos, Silvestre Zalazar, por resultar nulo su casamiento celebrado dos meses antes, por defecto de forma. En el expediente correspondiente consta como el Obispo del Tucumán José Antonio de San Alberto se informaba acerca de las causas por las que el teniente cura reemplazante del Sr. Magistral

estaba aún en funciones en el momento de celebrar el casamiento; del mismo modo pedía explicaciones acerca de las causas por las que “... pasó a casar a un extranjero sin dar parte al Prelado, ni recivir información sobre su livertad y si la recivio de palabra por qué no la archivó?542” El cura demandado se justificaba en el hecho de que no le constaba haber expirado su facultad cuando casó a la pareja. Casos como éste son ilustrativos del pesado funcionamiento de la burocracia eclesiástica y del estricto sistema de sus jerarquías y potestades, las cuales en la práctica, obrarían en ocasiones en detrimento de los feligreses al quedar su enlace, como en el mencionado caso, en situación irregular. No consta en el expediente como se dirimió el conflicto.
“ Y si el párroco, u otro sacerdote, ya sea regular ya secular; se atreviere a unir en matrimonio, o dar las bendiciones a desposados de otra parroquia sin licencia del párroco de los consortes; quede suspenso ipso iure, aunque alegue que tiene licencia para ello o privilegio o costumbre inmemorial, hasta que sea absuelto por el Ordinario del párroco que debía asistir al matrimonio” Concilio de Trento, ses. XXIV, de ref. matrim. cap. 1., consultado en DELLAFERRERA, N. (2000) Ob. Cit. 542 Cfr. AAC, , Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg.195, Años 1746 – 1785, t.II, exp. 17.
541

223

Cuando los contrayentes pertenecían a condición esclava, y habían existido en el casamiento vicios acerca de la potestad necesaria del celebrante del matrimonio, la cuestión se tornaba muy delicada, como ocurrió en el caso del esclavo Athanasio de la Cruz, de 24 años, identificado como negro esclavo perteneciente al Convento de San Francisco de la ciudad de Córdoba y de María de la Cruz Cabrera, de 20 años, parda libre natural de la misma ciudad. Según los contrayentes, el casamiento se había producido el domingo 11 de noviembre de 1787 a las seis de la mañana en el templo de San Francisco. El problema se planteó porque se desconocía oficialmente en el convento si la ceremonia había sido autorizada así como el autor de la celebración. Ante el hecho denunciado el promotor fiscal solicitó la separación de los desposados hasta la ratificación del matrimonio; la acusación de la irregularidad se produjo cuatro días después del hecho. Según los contrayentes y el padrino de la boda, el

casamiento y velación habían sido celebrados por el Padre Lector fray Pantaleón García en la Iglesia de su convento con licencia y facultad concedida por el Dr. Don Joseph Gabriel Echenique teniente de cura del Dr. Don Joseph Antonio Moyano. Como éste negaba haberle otorgado a su teniente otra facultad que la de administrar los sacramentos por sí, sin delegar sus funciones en terceros, el fiscal requería a Echenique explicase en qué términos, orales o escritos, el cura rector le había conferido facultad para comisionar a otro, o conceder la facultad de administrar sacramentos... Como puede observarse, la delegación en cadena de funciones entre los religiosos había perjudicado a la pareja, ya de por sí sus acciones sospechosas por su misma condición jurídica. La unión fue considerada nula, “...por defecto de la jurisdicción necesaria en el misnistro que asistió a su celebración en calidad de Párroco [...] siendo circunstancia digna de reparo que el referido Padre Lector no debio estar en materia tan grave a sola la relación y dicho de los contraientes, maxime quando por ser personas viles y esclavas de su mismo convento, se debian tener por sospechosos, y por tanto debio asegurarse con la firma del Rector o su theniente, o al menos cerciorarse inmediatamente por su Persona o por otro medio equivalente para proceder a aquel acto.543” Doce días después la causa se resolvía con la convalidación del matrimonio “...para evitar la ruyna espiritual de los contrayentes.”544 . Es posible suponer que situaciones como la descripta desalentarían las uniones legítimas entre personas de condición subalterna, si

543 544

AAC, Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg 196 Años 1786 - 1790, t.III, exp.3, f. 10, 10 vto, 12. Ibídem.

224

bien la causa se resolvió favorablemente, los contrayentes fueron sospechados y recibieron el tratamiento de delincuentes durante las actuaciones judiciales545. La noticia acerca de los casamientos efectuados ante párroco extraño llegaban en ocasiones al conocimiento de la autoridad debido a que los curas eran muy celosos respecto del cobro de los derechos que les correspondían en virtud del Beneficio que habían obtenido haciendo oposiciones546 . Así por ejemplo el Ministro José Patricio Tagle, cura y vicario de Pocho denunciaba en 1802 a sus feligreses Manuel Barrios y Calixta Cejas, vecinos de Mogigasta quienes habían sido casados por el cura de San Javier547. Frecuentemente, el origen de la decisión de una pareja en partir de su lugar de domicilio para casarse en otra parroquia estaba fundado en que en la zona de su residencia existía algún obstáculo que les impidiese llevar adelante su matrimonio: es el caso por ejemplo de los jóvenes que huían porque alguna de las familias se oponían al casamiento, así ocurrió por ejemplo a Luciano Carranza Abaca Calderón y a María Benavidez Salazar quienes huían porque los padres del novio disentían de la unión, no obstante ellos se casaron en marzo de 1812 y cinco meses después se vieron envueltos en una causa por la nulidad de su matrimonio, la pareja era de Río IV y se fugó a Río III Abajo en el Fraylemuerto; mudaron de apellido y al contraer expresaron que sus padres habían muerto. Como era habitual, el cura y

Otros casos de casamientos nulos por defecto de forma canónica constituyen: AAC, Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg 198, Años 1795 – 1799, t.V, exp. 4: el matrimonio de la pareja integrada por Cornelia, esclava de JoaquÍn Ocampo y Ramón Díaz de Soria, naturales y vecinos de Capayán en La Rioja había sido celebrado ante párroco extraño, el cura de Belén porque el propio les negaba el casamiento por notoria desigualdad y disenso de sus padres. Los esposos acudieron al Visitador quien convalidó el matrimonio y ordenó al cura de Belén que los tuviese por casados y no los moleste. Leg. 198, Años 1795 - 1799, t.V, exp. 5 : una denuncia en 1796 en Salta acusaba al Dr. Juan Francisco Aramburu, cura interino de San Carlos (Partido de Calchaquí) de haber celebrado el matrimonio de Bernardino Chavez, vecino de Santa María, con Luisa Solórzano, natural de Tucumán y vecina de Santa María, sin corresponder la pareja a su jurisdicción. Leg.200 Años 1803 - 1810,t.VII,exp.s/n entr.14 y 15: el cura y vicario de Santa Rosa del Río Primero denunció en 1810 a Manuel Rodríguez Quinteros , pardo libre, natural y vecino de Capilla del Rosario en Santa Rosa del Río Primero y a Petrona Gonzalez Taborda, natural y vecina de Santa Rosa del Río Primero por haberse casado ante párroco extraño, con lo cual su matrimonio resultó nulo por defecto de forma canónica; en efecto, domiciliándose ambos en Río Primero la pareja fue a casarse a Córdoba debido a que, según ellos, el cura del lugar se negaba a unirlos porque vivían en condición de mancebos; para conseguir su propósitos los novios mudaron de apellido y fingieron ser vecinos de la ciudad. Otro caso de nulidad de matrimonio por defecto de forma canónica constituye el de: Santiago Saavedra Cabrera, pardo libre, natural y vecino en Capilla del Rosario en Santa Rosa del Río Primero y María Mercedes Banegas, natural y vecina del Río Primero, la denuncia fue efectuada por el cura y vicario de Santa Rosa y por Domingo González, Juez Pedáneo de Capilla del Rosario, la causa permaneció sin resolver. 546 Respecto del respeto exigido por los curas a acceder a los derechos de su Beneficio seguimos a DELLAFERRERA, Ob. Cit. (1990: 73 y 74). 547 AAC, Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg . 199, Años 1800 –1802, t.VI, exp.7: se trata de otro caso de matrimonio ante párroco extraño, los miembros de la pareja eran Manuel Barrios , natural de La Aguadita y vecino de Mogigasta, curato de Pocho y Calixta Cejas, natural de Mogigasta, residente en el curato de Pocho, el denunciante era el Ministro José Patricio Tagle, cura y vicario de Pocho, el matrimonio era considerado nulo por haber sido desposada la pareja por el cura de San Javier, Dr. José Agustín Alvarez quien no tenía jurisdicción.

545

225

vicario exigió al párroco de Río III explicaciones por haber autorizado el casamiento. La unión se convalidó finalmente a pesar de las falsedades y en consideración a la larga prisión que sufrieron548. 4. Nulidad matrimonial por defecto de consentimiento: la violencia y el miedo549

El 10.4% de los Juicios de Nulidad analizados se relacionan con esta causa. El consentimiento se hallaba en el fundamento mismo del matrimonio canónico; la existencia de vicios en la aceptación en alguno de los esposos invalidaba la unión y el casamiento era considerado nulo. Desde un punto de vista práctico, el matrimonio constituía una alianza entre familias y sus alcances sobrepasaban el interés individual de quienes habían de casarse; los hijos debían someterse a los designios de padres y parientes cuyos intereses se buscaba garantizar, a veces la decisición del grupo coincidía con la del contrayente, sin embargo existía la posibilidad de que éste, por alguna razón se manifestase rebelde a los designios de la familia, es allí cuando se planteaba el problema. Funcionarios eclesiásticos tomaban el recaudo de solicitar el consentimiento de las jóvenes novias en privado, sin los padres ni parientes a la vista a los fines de garantizar que su decisión no fuese el resultado de imposición forzosa o temor reverencial. Los miembros de los grupos más ricos eran en general los más

presionados para atenerse a los mandatos del linaje de pertenencia ya que existía en esas familias patrimonios de significación que debían protegerse; los más pobres, en situación de dependencia económica, recibían presiones por los intereses de las personas a cuyas órdenes se encontraban. Representantes de los sectores más vulnerables de la sociedad estaban

especialmente expuestos a que se ejerciera violencia sobre ellos. Es posible imaginar especialmente a las mujeres, los menores, los indios550, los esclavos551, los sirvientes y peones, como víctimas de acciones intimidatorias para obligarlos a obrar en determinado

AAC, Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg . 201, Años 1811 - 1814, t.VIII, exp.9. Sobre aspectos histórico – jurídicos de la violencia y el miedo como causa de nulidad matrimonial en la Audiencia Episcopal del Tucumán para el período 1697 – 1804, consúltese el trabajo de DELLAFERRERA, N. Ob.Cit. (2000: 71 – 95). 550 Un ejemplo de indio obligado a casarse por la fuerza constituye el de Vicente Sopeña, natural de los Reinos del Perú, residente en La Rioja, el mismo explicaba en su demanda que había sido preso, puesto en el cepo arguyendose como causal que había dado palabra de casamiento a una mujer: Cfr. AAC, Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg . 195, Años 1746 – 1785, t.II, exp.2 (f.1) 551 En febrero de 1787 Doña María Lorenza Ulloa denunciaba haber sido casada con violencia por el Cura y Vicario Mtro. Don Juan José Espinosa con su esclavo José Ángel: Cfr. AAC, Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg . 196, Años 1786 – 1790, t. III, exp. 4. Cfr. otro caso de casamiento con violencia y miedo inferido a esclavo en: AAC, Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg. 200, Años 1803 – 1810, t. VII, exp. 5.s/f.
549

548

226

sentido, a casarse según la voluntad de alguien más poderoso, para quien la unión significase un provecho. La presión ejercida podía ser de carácter material o psicológica a través de golpes, amenazas, insultos. En ocasiones eran los propios padres quienes aplicaban coacción sobre los hijos por diversos motivos, cuando se trataba de personas de modesta extracción social, a veces ellos mismos sufrían el acoso de sus amos para que casasen a sus hijos con habitantes de la misma propiedad donde trabajaban, de este modo los patrones se aseguraban un mayor control y permanencia de la mano de obra bajo su dominio552. Un aspecto clave en relación a la consideración de la nulidad del casamiento era el de la consumación del mismo, con lo cual éste alcanzaba su carácter de indisoluble, una vez que los cónyuges habían realizado el acto sexual, momento en el cual la unión era definida como ”matrimonio perfecto”553, sin embargo, si la violencia ejercida sobre uno o ambos contrayentes para efectuar el casamiento era convenientemente probada, la consumación no era considerada motivo por sí mismo suficiente para impedir deseada554. En ese sentido, un matrimonio defectuoso era susceptible de anulación aunque hubiese sido consumado y existiesen inclusive hijos nacidos de la unión. Los niños eran considerados como legítimos ya que habían sido fruto de un matrimonio considerado en aquél momento válido o matrimonio putativo. El sentimiento de rechazo de una joven hacia un marido impuesto por los parientes podía obedecer a diversas causas, influiría en ello la edad, sus modales, la reputación de la persona, la consideración dispensada a la futura consorte, su apariencia: así lo manifestaba Juana de Cabrera, hija del Capitán Don Juan de Cabrera y sobrina de Don Joseph de
Cfr. el caso de Juana de la Masa, natural y vecina de la Doctrina de Belén hija natural del Maestre de Campo Marcos de la Masa y de Josefa La Torre, quien fue forzada a casarse con Nicolás Cuello, natural de Coquimbo en Chile y habitante en Belén, el 9 de mayo de 1726. Tras accionar la joven la anulación de su matrimonio, la madre, mujer de 50 años, quien afirmó no saber firmar, terminó confesando que ella había obligado a la hija a casarse “...temerosa de su amo porque vino su hijo y le dijo que estaba enojado porque no quería casarse su hija, le pidió que se casase y que era su voluntad...” (f.4 vto.) ante lo cual ella se había comprometido a que su hija se casaría. La noche del casamiento poco antes de que le fuere tomado el consentimiento viendo que la hija no quería se lo rogó “puesta de rodillas” (f.3) “... se lo pidio por Dios por estar todo el pueblo ya junto, y que no echase en verguensa a su padre...” (f. 4vto.) La joven había sido amenazada además por el futuro esposo de que le cortaría la cara, cosa que él mismo reconoció. 553 RODRÍGUEZ MOLAS, R. (1984: 58) Debate nacional. Divorcio y familia tradicional, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires: Se considera perfecto el matrimonio cuando, a diferencia del matrimonio rato en el que no se llega a concretar la unión carnal- se ha practicado cópula completa y apta para la procreación; se destaca que dicha unión física debe seguir a la sacramentación del lazo nupcial ya que la relación habida antes del matrimonio no se considera suficiente para entender que el mismo ha sido consumado subsecuuto. 554 A pesar de que el varón afirmó en su declaración “...que sí avía consumado dicho matrimonio...” f.4; el Obispo Juan de Sarricolea y Olea resolvió la nulidad del mismo f.20 r. – 22.
552

del Obispo la nulidad

227

Cabrera555, Alcalde Provincial en 1697 al referirse a Don Phelipe Díaz de León, español natural de Sevilla residente en Río IV con quien había sido desposada según sus declaraciones, sin su consentimiento, obligada por su padre y su tío: “no tengo intención de cohabitar con el susodicho, como lo he executtado, por las notisias que adquirí de los malos prosedimientos del dicho Felippe de Leon y aborrecimiento natural que le tuve y tengo556”. La joven se refería seguramente a un rumor recogido por los testigos de la causa en sus declaraciones sobre los intentos efectuados por de León de casarse con otra mujer en Santiago del Estero. Para explicar las causas de la mala voluntad que la joven aseguraba tener hacia el novio que le había sido destinado, se refería a su natural descortesía hacia ella, lo cual encontraba no era: “...de personas [es ] mirada ni attenta, contra su mesma muger, trayendo en sus conversaciones, ser yo hija de una india pampa, y otras cosas yndignas, que por serlo no las refiero...”557. Evidentemente, en una sociedad rígidamente jerarquizada como la cordobesa, en la cual la limpieza de sangre ocupaba un lugar determinante en la ubicación social de la persona, la alusión étnica del origen de la joven le resultaba injuriante, por lo cual se había molestado profundamente, sobre todo por haber sido criada en casa de personas de

significación social y política en la comunidad cordobesa, lo cual la llevaba a aspirar a un tratamiento superior al que sus obscuros orígenes pretendían condenarla. Claudia Díaz558, natural y vecina de Córdoba también denunciaba haber sido objeto de fuerza impuesta por su madre y hermano quienes la obligaron a casarse con el Capitán Antonio Solórzano, también natural de Córdoba, hijo legítimo del Maestre de Campo Don Juan de Solórzano. Si bien la accionante de la causa de nulidad reconocía que el esposo y su padre eran personas “mui calificadas en sangre”, ella expresaba que “...no me nasía de corason ni era mi gusto casarme con el susodicho...”559, en su escrito la accionante relataba como la madre junto con uno de sus hermanos también capitán como el novio, la había perseguido, maldecido y forzado a través de diversos maltratos y amenazas, para que se casase.

555 556

AAC, Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg . 194, Años 1688 – 1745, t. I, exp. 3. f.1, 1vto. Ibídem. 557 Ibídem. 558 AAC, Causas matrimoniales, Juicios de nulidad, Leg.194, Años 1688 – 1745, t.I, exp. 15. 559 Ibídem.

228

562” La declarante negaba que hubiese existido violencia en el hecho pero sí reconocía que a la madre de la novia dicho casamiento le había repugnado “. que además le había hecho “gestos” para que se diese cuenta de su situación.... 6 y 8 vto. en efecto. Sabedores los parientes de la importancia de la consumación para la validez del matrimonio. 564 Ibídem... pero que el cura no se había dado por aludido. Ibídem. 1 vto.. 561 560 229 . Ministro Juan José Espinosa la obligó a casarse con su mulato esclavo Josef Angel.”560. 4. se había intentado convencer a la madre de la conveniencia de la unión ya que ella misma estaba casada con un esclavo hermano del que ahora casaría con la hija y tal matrimonio le permitiría a la progenitora “. 563 Ibídem.. lo acusaba de haberla agraviado aprovechándose de su situación desvalida “.. En otras ocasiones era precisamente el cura el acusado de haber forzado a una mujer a contraer nupcias. Años 1786 – 1790.] pero que todo repugnaba a la madre”564. 562 Ibídem. Causas matrimoniales. t. en febrero del año 1787 María Lorenza Ulloa561. tenerla a la vista [a la hija] lo que talbes no conseguiría si la casaba con algún libre [. Leg.... vecina y asistente en la frontera de Sumampa.. Juicios de nulidad. Claudia Díaz puntualizaba acerca del particular que antes de la ceremonia había solicitado al párroco entrase al rancho a confesarla en privado para expresarle su disentimiento al casamiento. jurisdicción de Santiago iniciaba acción legal ante la justicia eclesiástica alegando que el Cura y Vicario. exp.inmediatamente llego la ora de acostarse echaronme con el suso dicho y no pudiendo sufrir el horror que le tube me aparte de su lado. apresuráronse a promoverlo.III. sin conseguirlo según testimonio de la interesada: “..por ser una pobre mujer inbalida de todo ausilio”... El episodio se había originado según el testimonio de una madrina del casamiento: ”. Como la causa permaneció inconclusa no podemos saber que desenlace tuvo la misma.En estas situaciones los curas celebrantes ya fuere porque recibirían algún soborno o para evitar malquistarse con los familiares de los novios optaban a veces por fingir ignorancia acerca de la falta de consentimiento. AAC.sin otro fundamento que el ser esclabo”563. en el hecho de que el cura la mandó a llamar a la accionante “para que le sirbiera de labandera y estando en su casa le trató casamiento con el esclabo. 196. En el caso anterior. Según el mismo testimonio. f 1...

como ella no aceptó el cura la amenazó varias veces con que la haría encarcelar y luego la casaría auque ella se negase. La unión adolecía de otros defectos ya que no había existido publicación de proclamas para su celebración y AAC. 2. por lo cual cuando fue forzada a casarse habría existido entre ellos impedimento dirimente.1. parda libre. lo que revelaba la diferencia de edad con la accionante. la accionante declaró haber sido llamada por el cura “al otro lado de la Cañada” para proponerle casamiento con Ayala. exp. Interpretamos que el casamiento de personal libre con esclavos era una significativa vía hacia el logro de tal fin. residente en la Cañada. “ilícita amistad con su madre”. expresaba tener noticias de que el dicho Ayala había tenido hacía mucho tiempo. (1991: 97 – 110) “Un caso de nulidad matrimonial en el siglo XVIII” en Teología . 198. 4. también pardo libre. según la sentencia violentó a la mujer por más de cinco horas para lograr arrancarle el consentimiento. Habiendo sospechas de impedimentos canónicos sorprende más la actitud del cura quien. 12 vto. fue el protagonizado por Victoriana Moyano565. Ministro Don Alexandro Ramis. 5 vto. Sin embargo. contribuye a explicar el por qué de la decisión del juez eclesiástico a su favor. la pareja se había mostrado gustosa de palabra y semblante en unirse. Otro caso aún más impresionante aunque con un final más felíz porque esta vez el tribunal falló a favor de la anulación del matrimonio. 28. de condición libre en teoría pero que en la práctica eran sometidas a verdadera situación de servidumbre. Sorprende que la Iglesia contribuyese a cercenar en este caso el derecho de su feligresa defendido por su madre. quien solicitó la disolución del casamiento que contrajo con Francisco Ayala. Leg. consultar. 565 230 . DELLAFERRERA. Causas matrimoniales. el testimonio de la madrina es revelador de la manipulación de las personas pobres y de servicio. expresaba además que creía que existía algún parentesco entre Victoriana y la primera esposa de aquél. 11 vto.V. Un testimonio de otra mujer parda de cuarenta años. quien quería evitar quizás a su hija la experiencia padecida en carne propia de hallarse unida de por vida a un hombre esclavo. Además. La mujer afirmaba no haberle dado nunca su palabra al hombre ni tampoco haber cohabitado con él por lo cual no veía la causa de semejante tratamiento. Para una consulta más detallada de esta causa. Buenos Aires. Juicios de nulidad. t.El casamiento fue declarado válido por el tribunal ya que otros testigos opinaron que durante la celebración y aún después de ella. f. extramuros de la Ciudad. ante el Teniente de Cura de los Anejos. 2. y más allá de la expresión facial de la contrayente en el momento del casamiento. se trata de una causa entablada en el año 1795. Años 1795 – 1799. t. se refería al pretendiente como “el viejito”.. El hecho de que haya sido justamente un sacerdote el ejecutor de la violencia. N.

t. en razón. t. s/f. que la india Josefa mantenía también relaciones con otros hombres.II. VII. la madre de la contrayente. Leg. Años 1746 – 1785. Aparentemente. Dr. la causa permaneció inconclusa . Dr. Años 1803 – 1810. f. Como en tantos otros casos. Como se deduce del análisis de esta causa. Juicios de nulidad. El tío de la joven burlada refería en defensa de la sobrina que el indio convivía con la familia en la casa “siendo tenido como hijo” en función de la palabra empeñada y que transcurrido cierto tiempo como había comenzado a dilatar el casamiento con excusas de un viaje a Córdoba y a su regreso después de alrededor de cuatro meses no cumplió su promesa alegando hallarse enfermo de “yncordios”. 9 vto. alrededor de diez años después del casamiento. 5. violentamente casó a una hija mía llamada María del Tránsito Albornoz por fuerza que nos hizo el cura y vicario que fue del Beneficio de Pocho. en este caso de habitantes de Traslasierra. 567 AAC. 200. Don Domingo Coarasa. encarcelado en el convento de Santo Domingo y privado de la ayudantía de cura del Partido de San Vicente. a la devolución del dinero recibido. 3. Tal parece haber sido el caso del indio Vicente Sopeña residente en La Rioja quien inició querella en Córdoba en octubre de 1746 por nulidad de su casamiento567. En otra causa iniciada en Salsacate en 1804. 2. Don Domingo Ignacio Coarasa.hace tiempo de diez años a que el cura y vicario de aquel partido. la principal amenaza al desempeño de su misión evangelizadora566. La causa permaneció incompleta: cfr. Tal indefinición había llevado al tío José Mercado a tomar la iniciativa de forzar el casamiento. éste los llevó al Rollo e hizo colgar al varón Jose Domingo Avila. 3vto. pardo esclavo. Juicios de nulidad. con pena aflictiva de azotes. María del Tránsito Albornoz expresaba ". 566 231 . En sus escritos afirmaba haber sido encarcelado y violentado para que diese el consentimiento del matrimonio a una mujer también identificada como india con quien tuvo una relación ilícita de cuyo resultado nació un hijo. la validez del mismo era cuestionada por el esposo. el cura amedrentador condenado a costas. Causas matrimoniales. quien además dudaba de la paternidad del hijo que se le atribuía. la Iglesia soportaba en los casos de corrupción de sus brazos ejecutores.1. según y como consta de dicha sumaria". AAC.los contrayentes habían sido conducidos fuera de la ciudad. Leg 195. a un rancho donde el mismo fue efectuado. exp. La falta de cumplimiento al compromiso de esponsales podía constituir un motivo valedero para que los parientes de la víctima tomasen la iniciativa de acción compulsiva hacia el pretendido ofensor obligándole a cumplir la palabra aún contra su voluntad. la pareja había sido encontrada acostada en un cuartito siendo entregados al juez quien a su vez los remitió al cura. expresaba haber sido amenazado con ser quemado vivo en presencia del juez eclesiástico y secular si no se casaba. Después por miedo aceptó. según testigos de su parte. relataba que en el proceso había carecido de defensor de pobres a pesar de habérsele prometido que le sería proporcionado. 14 vto. luego le preguntó si se quería casar con la dicha Albornoz y Avila se negó.. Sin consumarse el casamiento fue declarado nulo.. exp. Causas matrimoniales.

consumación del matrimonio. casamientos clandestinos568 Un 9 % de las causas de nulidad matrimonial analizadas se originaban en la falta de publicidad exigida a dicho sacramento. una vez efectuada la unión. El objetivo de tales recaudos era impedir que parejas inhabilitadas para contraer matrimonio incurriesen en violación de principios sacramentales. La transgresión a las normas canónicas suponía incurrir en impedimento dirimente. En los expedientes analizados son varios los casos denunciados sobre matrimonios efectuados por sorpresa. sexo y matrimonio en Chile tradicional. Estos casamientos estaban prohibidos por las leyes.. Se desprende de la lectura del expediente que la mujer solo aceptó casarse con él para librarse del padrastro. París.III. cfr. 568 232 .Otro tipo de causa por falla de consentimiento se ejemplifica en un caso iniciado en noviembre de 1836 de habitantes del Río 3° Arriba: el marido solicitaba a la justicia eclesiástica la nulidad de la unión. Gregorio López (1861) Librería de Rosa y Bouret. no sabía firmar. (1991: 95) Amor. ley 1. tít. Las Partidas mandaban también que el clérigo debía nombrar por sus nombres a los contrayentes amonestando a quienes tuvieren conocimiento de embargo entre ellos a hacerlo público569. En el caso chileno se constata también el recurso del matrimonio clandestino a través de los casamientos efectuados sorprendiendo al cura. 5. La esposa se llamaba Fortunata Ferreyra. Es difícil estimar en casos como éste el verdadero motivo de la solicitud de la disolución de la unión. Matrimonios por sorpresa. Universidad Católica de Valparaíso. Proclamas y amonestaciones eran requisitos que debían cumplimentarse ante la proximidad de la celebración de un matrimonio según se había establecido en el Concilio de Trento. quien tuviera noticia de algún impedimento por el cual la boda no puediese ser efectuada. 569 LAS SIETE PARTIDAS DEL REY DON ALFONSO EL SABIO. CAVIERES. p. generalmente durante la misa del domingo. E .4 . así llamados porque la pareja con algún artilugio citaba al párroco y sin advertirle sobre su propósito. La acción finalizó decretándose la separación de la pareja por tiempo indeterminado. los novios se tomaban de las manos y en voz alta expresaban que se reconocían el uno al otro como esposos. no hubo según los interesados. en caso contrario se consideraba a la persona incursa en pecado mortal. cotejadas con varios códices antiguos por la Real Academia de la Historia y glosadas por el Lic.. estaba obligado a denunciarlo. SALINAS R. Las amonestaciones debían hacerse a través del párroco de donde los novios eran feligreses en tres días festivos. la misma se veía afectada del vicio inherente a su misma substancia.

.. Años 1746 – 1785.] reselandome algun malicioso impedimento que pudiese haber puesto mi hermano que había estado la tarde antes de la noche del mismo día ante el vicario para que no celebrase dicho matrimonio. exp. 5 y 5 vto. El Obispo mandaba apresar a los testigos y proceder al embargo de sus bienes.] a fin de dar alguna correspondiente satisfacción a la vindicta publica. para ello se dirigió a la casa de la contrayente a buscarla con sus tíos y dos testigos y de ahí fueron a lo del cura frente a quien se manifestaron en voz alta mutuamente la conformidad de unirse en matrimonio. 1 y 1 vto. t. del mismo origen: “.. Transcurridos unos meses de su prisión el supremo AAC. Causas matrimoniales. El esposo.] y mas quando las causales que la parte expone son manifiestamente fribolas”. y evitar el que en lo subcesibo se cometan con frecuencia semejantes perjudicialísimos atentados [. Juicios de nulidad. 571 El brazo de la justicia eclesiástica.. 571 Ibídem.. natural y vecino de Tulumba exponía ante los tribunales eclesiásticos los motivos del “violento matrimonio” efectuado en 1768 en aquel curato con María de la Cruz Barrera. El Obispo Manuel Abad Illana. teniendo io contratado contraer matrimonio y corridas dos amonestaciones por el cura vicario de dicho Partido [... Según Gerónimo su hermano actuaba “de malicia” y el impedimento aludido no existía por lo que según su testimonio decidió adelantarse a cualquier dificultad que le impidiese efectuarlo.Resulta de interés penetrar en la intimidad de esos episodios a fin de rastrear las posibles causas que fundamentaban el interés de los novios en eludir las prescripciones establecidas. f. apoyándose en el secular. Gerónimo Ponce de León. 6.. II. alcanzaba no solamente a los novios sino a los testigos a quienes se investigaba a fin de establecer si tenían conocimiento previo de la intención del novio. identificado en la documentación como “reo” negaba que hubiese existido rapto y decía conocer los riesgos derivados de su conducta en relación a pena pecuniaria y “sensura maior”impuestas en estos casos. Leg..” 570.. .. si creían que era válido dicho matrimonio y si alguien los había inducido a participar del hecho. 195. 570 233 . quien se refirió al hecho como “horrendo delito” intervino en la causa mandando encarcelar al reo y mostrando su preocupación por la posibilidad de la generalización de estos casos puntualizando la necesidad de escarmentarlos sobre todo porque el mismo: “..ha escandalizado a todo el pueblo [.

Leg.26. Es posible que la angustia que padeció de resultas del incidente contribuyeran a deteriorar aún más su quebrantada salud con el saldo mencionado. Los curas celebrantes de estos matrimonios efectuados en forma sorpresiva resultaban sumamente comprometidos al verse implicados en estos casos por la sospecha de complicidad que caía sobre ellos. 2 vto. En su favor concurrieron a declarar el médico español Don Miguel Mármol y otros religiosos como el Padre Fray Martín Torres de veintinueve años quien en su descargo testificó que : “.. 13. que hubiera dado las bendiciones como lo hizo sin estar amenazado. Así sucedió en el caso del Cura Rector de la Catedral. anciano y seriamente enfermo cuando ocurrió el casamiento sorpresivo en el que fuera incriminado. que se aprovechó la circunstancia de que el cura pasase por la calle frente a la morada para llamarle y hacerle pasar. después de oraciones y sin licencia del Sr.1. 15. 19 vto. hechando llave a la puerta para impedirle salir aunque sin amenazarlo ni violentarlo tras lo cual el cura había bendecido a la pareja: “sin darse cuenta y por costumbre de su ministerio”573.. 572 234 . 8 vto.. 19. f. Dr. exp. Provisor. sin intentar huir ni abrir la puerta ni manifestación de repugnancia. 42. Frecuentemente se veían obligados a denunciar el hecho inmediatamente de producido a fin de prevenir acusaciones inconvenientes contra su persona por irresponsable cumplimiento de las funciones propias de su investidura. solicitando penalización contra él y alegando que se había comportado de manera absolutamente despreciable ya que el argumento sobre su enfermedad no explicaba ni justificaba. como los contrayentes. Causas matrimoniales. 10. según su entender. 7. De las declaraciones de los inculpados y testigos del hecho y de las del mismo Cura Rector surge que el casamiento se realizó en una casa particular. 6 vto. t. Juicios de nulidad. 573 Ibídem. miedo y turbación que padece”574 El Fiscal eclesiástico se mostró no obstante muy duro con el cura durante todo el proceso. 4 vto. f. agregaba AAC. José Antonio Moyano en 1788572 quien.. falleció dos años después cuando la causa estaba aún inconclusa.III. de denuncias anónimas.mandatario autorizó a Ponce de León que tuviese la ciudad por cárcel dado que manifestaba hallarse enfermo. 574 Ibídem. El cura se defendía sosteniendo que los contrayentes lo habían seleccionado a él para perpetrar el hecho aprovechándose de sus achaques y de su pronunciada debilidad. Años 1786 – 1790. En algunas circunstancias eran objeto. f.padece habitualmente de obstrucciones scirrosas de hígado y vazo las que son causa de los movimientos de sorpresa. 6. 196.

los cuales entraron y sin saludarle se acercaron a la cama de la niña diciendo el reo en voz alta “nos ha de casar ahora” . los que requerían la concurrencia del cura al domicilio con alguna excusa de asistencia. natural y vecina de Córdoba.. sorpresas y espantos” no tenía motivo para actuar como lo hizo. AAC. de las principales de la ciudad. de pronto vió irrumpir en la habitación al pretendiente y a tres personas más. El Dr. es que las informaciones sobre su libertad y soltería que había traído del Perú habían sido halladas en Córdoba como insuficientes para la autorización del casamiento. de 33 años de edad. Don Bernabé Moyano le agarró deteniéndole y el novio dijo Señora. El novio era un limeño llamado Mariano de 26 años de edad según su declaración. II. 195. f.. Cfr. sospechándose que las firmas fuesen falsas. un hermano de la joven. exp. Así ocurrió en el caso de la pareja Vásquez – Moyano. f.además que tratándose las personas presentes en el lugar del hecho “notoriamente honradas” y que habían concurrido “de buen proceder” el cura no tenía por qué haberse sentido atemorizado y aunque conociendo que sufría habitualmente de “temores. alfabeto. Lo acusaba además de “ineptitud para el ministerio que exerse”. Maestre de Campo.conociendo la pérfida intención de Don Mariano y de sus asociados arremetió atropellando por el medio de ellos para salirse con presteza. Vuestra merced me recive por su esposo .. intento que Ibídem. alterada. Años 1746 – 1785. Leg . 1 vto. después de su intento ante el padre Las Casas de la Merced para que intercediese ante el Obispo a fin de que aceptase celebrar el casamiento. 10.. t. Juicios de nulidad. hijo legítimo de Don Joseph Vasquez. 576 575 235 . La muerte del cuestionado religioso interrumpió el proceso sin constar en el expediente que se hayan tomado medidas con los demás reos575. 7. Causas matrimoniales. escribano Mayor del Mar del Sur quien el 4 de 12 de 1770 se desposó con Antonia Moyano. El cura. 16. Cuando se trataba de familias de lustre. De resultas de la declaración tomada al novio surge información acerca de los motivos que lo llevaron a fraguar el engaño. ante ello el cura declaró que intentó salir. a su llegada ingresó a una recámara donde encontró a la joven en cama. “. 4. 49.3. les resultaría difícil a los religiosos negarse al llamado.. 1. dos de ellas también de apellido Moyano. le tomó el pulso sin sospechar ni imaginar el engaño y advirtió que no le parecía tan descompuesta como se le había informado que estaba. primo hermano de la contrayente explicaba que su prima lo mandó llamar a través de una criada con la excusa de hallarse muy enferma. Moyano quedó seriamente incriminado por dicho testimonio ya que según Vasquez fue el cura quien le había aconsejado el proceder seguido.” 576. hija de Don Gil Moyano. especialmente si existía con la misma algún vínculo de parentesco.

quedando la causa inconclusa aunque el acusado se daba por válidamente casado. el matrimonio debía darse por nulo y era posible que el varón desistiese del casamiento dados los costos involucrados en su tramitación. era sumamente delicada y entrañaba todo un desafío ya que...es de parecer del fiscal [se trataba del Dr. ni siquiera tratándose de las “familias principales y de mayor lustre de la ciudad”579 como se las calificaba en el mencionado expediente. las diligencias eran onerosas y lentas cuando no se contaba en poder del interesado la necesaria documentación. de asumirse una postura irreductible.. Si por el contrario no existía castigo ejemplificador que hiciese desistir a otros posibles transgresores de la tentación de evadir las normativas establecidas..hasta que estando buena se tome otra providencias”578. Ibídem. mirando al deshonor e infamia que le resulta a Doña Antonia Moyano hasta ahora figurada novia. así afirmaba: “. Ante los hechos consumados Manuel Abad Illana. y no todos los pretendientes estaban dispuestos. 580 Ibídem. y en casos como el expuesto. el trámite de habilitación correspondiente a la demostración de libertad para contraer matrimonio no era simple. Isabel Moyano afirmó tras casarse por sorpresa que una conocida suya se había casado así sin ser castigada...para hazer chasqui a Potosí.”577 para la comprobación de las firmas. 578 577 236 . que el novio había finalmente negado. o les era factible correr con los gastos que implicaban los trámites necesarios. Así se deduce de las palabras del mismo fiscal en el caso anterior al aconsejar tras un largo escrito que quizás no sería aconsejable exigirle al pretendiente mayor justificación de su libertad. José Javier Sarmiento] que dando Vuestra Señoría Ylustrísima por suficiente castigo la prisión en que ha estado [el reo] por más de cuatro meses le mande libertar de ella y procediendo con la equidad y piedad que acostumbra . 579 Ibídem. Ibídem. Obispo de Córdoba libró exhorto al Alcalde de Segundo Voto mandando poner presos en la cárcel a los testigos. Como puede observarse.había resultado el requerimiento del mismo de 100 pesos “. La flexibilidad y moderación de la conducta eclesiástica parece haber sido el camino escogido. en el cual uno de los contrayentes pertenecía a una región lejana. podía derivarse en serio daño social alentando a otros a cometer acciones semejantes580. al contrayente y al padre de la niña exceptuándola a ella y a su madre dándoles la casa por cárcel “. con lo cual el nombre de la joven quedaría seriamente lesionado... La resolución de la Iglesia de casos como éste.

Es de destacar el matíz jerarquizante en la consideración del sujeto de derecho estableciendo trato diferencial según la categoría social de pertenencia de la familia. En otra causa que involucraba también a un novio foráneo. un joben visoño. Llamada a declarar la acusada también invocaba el factor amoroso como impulsor del crimen reconociendo que sentía “. era utilizada en este caso como justificativo del incorrecto proceder del joven al solicitar: “. y a fin de reencauzar su vida espiritual 581 582 Cfr.se observe la calidad de su persona. El varón declaró saber firmar y la mujer no. pobre. de veinticinco años. mientras el hombre conservaba relativa libertad. la novia natural y vecina de Córdoba.”583.. forastero. de alrededor de veinticuatro años al momento del casamiento. Años 1746 – 1785. Llama la atención también la alusión al componente emotivo estando presente una vez más la distribución de roles en la pareja de acuerdo al sexo correspondiente. 7.un vehemente deseo de contraer este matrimonio. Causas matrimoniales.atendiendo a que esta es de una de las familias principales y de mayor lustre de esta ciudad.“581. 19. Una vez retirados de la prisión a la que eran sometidos los novios tras ser aprehendidos por el brazo secular de la justicia. Juicios de nulidad. Leg. II... lo cual es indicativo una vez más de la situación de asimetría de género establecida por la sociedad. Nótese que si bien.” 582....el castigo impuesto a los acusados tras el encarcelamiento al que fueron sometidos durante el tiempo de duración del proceso: ocho meses de separación de los contrayentes. t. exp. 237 . que le quería y serbía sinseramente. Causas matrimoniales.. 195. esta última era condenada al encierro. En el escrito del defensor del novio se solicitaba se reconociese la validez de la unión.. 48 v. el hombre tanto como la mujer resultaban penalizados.. 49 y sig. exp. el cual recurrió también a la estrategia del casamiento por sorpresa para acceder al casamiento con su novia puede conocerse -ya que la sentencia se halla completa.. con reclusión de la mujer en el Monasterio de Santa Catalina de Sena y el servicio obligado al varón en el Hospital de Hombres. es llamativo como la condición de foráneo. 8. 583 Ibídem.VI. vienes ni protección que no anelaba a otra cosa en el matrimonio que a tranquilisar su espíritu. satisfacer su pacion amorosa y fijar su susistencia. Juicios de nulidad. teniendo la ciudad por cárcel. AAC. t. Años 1800 – 1802. Leg. f. f. 199. comerciante. 31. en este caso español ultramarino. El acusado era de origen asturiano. casa y cuidado de ropa a expensas de una muger laboriosa. AAC. sin conocimiento ni apoyo alguno.. alimentos.

201. natural y vecina del Río Segundo en un caso de matrimonio clandestino. la obligación de oír misa de pie ciertos días durante varios meses y otros castigos de cierta espectacularidad como el mandato de que la pareja permanezca portando un "acha" encendida en la mano durante el oficio religioso en lugares predeterminados del templo585. el casamiento adolecía además de vicios formales porque fue efectuado en el Obispado de Salta. Es de presumir que el objetivo de ciertas penas canónicas tenía un fin más ejemplificador que punitivo orientadas a la búsqueda de desagravio de la comunidad por haber atentado contra las normas establecidas. 8: El padre de Andrés Maldonado. los esposos acusados de haber incurrido en casamiento clandestino debían cumplir penas canónicas diversas: eran conminados a tomar los sacramentos de penitencia y comunión y citados a la ciudad a realizar ejercicios espirituales a fin de purgar la mala acción cometida584. Leg. a ello respondía la publicidad acordada por la Iglesia a tales sanciones. ejercicios espirituales de hombres y mujeres en esta ciudad ( que vinieran expresamente a la ciudad cuando haya). Causas matrimoniales.1814. tanto como a la prevención de nuevos hechos de naturaleza semejante.3. que no estaban obligados a dar causal de oposición. la pareja ya manifiestaba voluntad de no seguir casada si se decretaba la nulidad. t. Años 1815 .después de la revalidación del casamiento. Mas tarde el novio solicitó conmutación de la pena canónica en razón de los dolores de cabeza y estómago alegados por la esposa que la obligaban a oir misa sentada ante gran "irreverencia y escándalo público". Los padres invocaban el decreto de 1803 complementario de la Real Pragmática sobre Hijos de Familia. considerado como “causa criminal” para la Iglesia (f. En 23 de diciembre de 1815 el gobernador José Javier Díaz puso en libertad de cárcel al reo y liberó el depósito de la rea para que cumpliesen penas canónicas “para ejemplo de los demás”. La causa corresponde a José Tomás Cabrera Argüello.t. vecino del Chañar del Río Seco quien deseaba contraer matrimonio con María Bustamante en el mes de enero de 1812 entabló demanda por matrimonio clandestino del hijo que se fugó de la casa para casarse. Confesión sacramental a ambos. el padre de la novia tenía 48 años y no sabía firmar. Los padres terminaron cesando en su oposición y solicitaron se pusiese fin al arresto que sufrían en la ciudad. de oficio relojero. Según testigos el padre de la novia "corre por español". haciendo valer sus derechos. especialmente en individuos que vivían apartados del ámbito urbano y cuando se trataba de personas humildes que se mantenían de su trabajo personal.27). el abuelo por parte de su madre corría por indio y la abuela por española. Según la madre del novio. es posible que estas penas que implicaban la concurrencia personal reiterada de los interesados a la ciudad para participar de diversas actividades religiosas no se cumpliesen en ciertos casos. quienes se verían imposibilitados de ausentarse de Cfr. que debían ser leídas a viva voz y durante las misas mayores. La causa finalizó sin embargo en revalidación ad cautelam del casamiento. AAC. Causas matrimoniales. AAC. se justificaba en que los acompañó a Santiago a los novios a fin de "buscar la vida". jurisdicción de Santiago sin licencia del párroco de donde eran feligreses. penitencia. 585 Cfr. El novio fue condenado además a abonar los derechos de información y casamiento y todas las costas del juicio junto con los testigos. era el novio un individuo identificado como pardo. Años 1811 . Juicios de nulidad. identificando nombres y apellidos de los transgresores. 584 238 .202. natural y vecino de Córdoba y María Natividad Acuña. también solicitaron que el padre de la novia se hiciere cargo de las costas del juicio ya que había encubierto a la pareja. El Provisor y Vicario finalizó conmutándoles todas las penas en abril de 1816. Leg. los padres del novio solicitaron nulidad y castigo al padre de la novia y testigos por encubrimiento y complicidad. Los ayunos.IX exp. VIII. Estos castigos solían alcanzar también a quienes habían actuado como testigos del casamiento. Juicios de nulidad. exp. En la práctica.1825. La falta de publicidad del casamiento obedecía a la ausencia de consentimiento de la madre de la novia a la unión. los ejercicios espirituales. procediéndose a la velación de los novios. expresaban.

Se ha consultado también sobre el tema BEAR . p. N° 1. la estrechez de la mujer y el maleficio587. 67 – 105. 587 586 239 . y otra aquélla proveniente de causas extrínsecas como la castración. Así los inquisidores y algunos testigos atribuían a las hechiceras el poder de causar enfermedades entre ellas la impotencia sexual. Y mientras algunos amantes acusaban a sus queridas de haberles causado impotencia. 146. julio. R. hechiceros y médicos. (1991: 212) Ob. en la cual se expresa una forma alternativa de poder femenino y un simbolismo de la lucha contra la opresión social de la mujer. R.Sexuality and Marriage in Colonial Latin America. (1989) “Sexual Witchcraft. R. Sobre prácticas mágicas y cultura popular en la sociedad del Tucumán en el siglo XVIII también puede consultarse: FARBERMAN. Causas de nulidad por imposibilidad de la consumación del matrimonio: la impotencia sexual Constituyendo la procreación la finalidad específica del matrimonio. Enrique de Villalobos definía dos formas de impotencia. cultura popular y sociedad colonial en el Tucumán del siglo XVIII” en Cuadernos de Historia Serie Economía y sociedad Area de Historia del CIFFy H Universidad Naiconal de Córdoba.E. (1985: 141 .154) “Inquisición y mujeres: Las hechiceras en el Perú durante el siglo XVII” en Revista Andina. una era la natural por frialdad del varón o casos de mujeres “muy apretadas”. (1991: 213) Ob. A. la imposibilidad de su consumación contradecía el espíritu mismo de la unión sacramental. a través de la figura de las hechiceras las mujeres buscaban atraer a los hombres que les interesaba aún contra la voluntad de éstos y sus demandas emergían de las reivindicaciones femeninas propias de la sociedad colonial. pp. Tomás Sánchez clasificaba en tres las causas de impotencia: la frigidez del varón. de neto corte autoritario Cfr. 212. and Women’s Power’s “ en LAVRIN. 149. J. la locura y la muerte. otras mujeres utilizaban sofisticadas recetas para incrementar la actividad sexual de los hombres de sus clientas a fin de lograr que fuera “manso. Por influencia española el tipo de hechizos más comúnmente usado con fines sexuales consistían en Perú los filtros eróticos. En definitiva. En procura de información acerca de la relación impotencia sexual y hechicería se ha consultado el trabajo de MANNARELLI.(1989) -edit. M. Ibídem. 588 MOLINA. Cit. La impotencia era entendida como incapacidad material del hombre o la mujer para cumplir con la procreación. por lo cual se la declaró un impedimento dirimente. de engendrar hijos legítimos tenía singular importancia desde el punto de vista económico del matrimonio y la transmisión de los bienes materiales. Prácticas mágicas. Esta imposibilidad de completar la unión carnal y por ende. lelo. 6. el mismo matrimonio era nulo ya que no podrían cumplimentar el deudo carnal con la esposa588. Colonialism. maleficio o hechicería586. 151. (2001) “Sobre brujos. aquellos sujetos que por alguna razón careciesen de los miembros necesarios para engendrar no podían casarse y si lo hacían. Nebraska. En dicha investigación la autora afirma que la acción de las hechiceras en Hispanoamérica recaía generalmente en individuos del sexo masculino a diferencia de lo acontecido en Norteamérica colonial e Inglaterra. University of Nebraska Press. Cit. abrasado y encendido (y que diera) tantas vueltas en el lecho como vigas tiene el techo”. Cuzco.sus obligaciones así como de enfrentar los costos de su subsistencia durante su estadía en la ciudad. Como en el artículo anterior en éste la autora también encuentra en la brujería sexual femenina de la época colonial connotaciones de género. Según Las Partidas. Consultado en : MOLINA. pp. según la ética católica.

Juicios de nulidad. posiblemente por desestimiento de la parte accionante. Años 1826 – 1849.462) en su trabajo titulado “Divorcio y nulidad de matrimonio en Lima (1650 – 1700” en Revista Andina. 461). exp. y llamativamente. 5. Un cirujano fue convocado a labrar pericia de la cual resultó que no existía impotencia absoluta. Otro esposo a quien separaba de la edad de su mujer una considerable diferencia de años. 590 589 240 . de ellos se deduce que las causas o efectos de la imposibilidad sexual podía tener alcances inesperados en la vida de la pareja como demuestran casos acaecidos en el Perú colonial. a pesar del “gran esfuerzo realizado”. exasperado por su impotencia “terminaba siempre pegandole”. t. exp. 8: Se entabló litigio verbal entre los cónyuges Silvestre Ricarte y Josefa Romero debido a que la esposa acusaba al marido de gran desproporción del miembro viril. Causas matrimoniales. Por otra parte. N°2. refiere varios casos de impotencia sexual en la documentación presentada. Cuzco. AAC. se procedió a consultar a otros facultativos. (1986:427 . Nos preguntamos si. Causas matrimoniales. no he podido tener con ella cópula carnal ni corromperla y así no es defecto para la nulidad que yntenta pues con el tiempo y cobrando fuercas tendrá lugar. es factible que finalmente la unión haya podido efectuarse o que la esposa haya sido inducida a retirar su queja. t. no pudo ser completado . LAVALLÉ. Leg 203. si bien en un caso existió consumación del matrimonio. los únicos expedientes en los que se recurre al argumento de la imposibilidad sexual para cumplimentar el débito conyugal como causal de nulidad del matrimonio en el largo período analizado corresponden al primer tercio del siglo XIX. uno corresponde al año 1801589 y el otro al de 1827590. dic. f. la certeza acerca de la importancia acordada por la Iglesia al cumplimiento de “los fines del matrimonio” en una comunidad fuertemente inclinada a las manifestaciones de cumplimiento de los preceptos religiosos. B. Ambos casos se hallan truncos. en el que una esposa se quejaba por ejemplo de que el marido. no puede conocerse el desenlace del caso ya que la causa quedó inconclusa. negándose a “usar del matrimonio”. en una sociedad caracterizada por un marcado autoritarismo del padre de familia y formal subordinación de la mujer al varón no haya sido posible que la única forma socialmente tolerable que se les presentó a estas mujeres para “ventilar” los problemas sexuales de su pareja haya consistido en el “desmesurado tamaño del órgano masculino” a sabiendas que hubiera resultado indigno al hombre hacer públicas otras formas de disfunción sexual originada en ellos.. Años 1800 – 1802.”(pág. pudo influir en la decisión de utilizar la excusa de la dificultad en la consumación de la unión para intentar de la autoridad eclesiástica una ansiada liberación de una unión fracasada.. X. VI. En el primer caso el recurso de nulidad matrimonial fue utilizado por Isidora Zamudio en el primer año del siglo XIX. 10 vto. Año 4. en el otro el acto conyugal no pudo efectuarse. solicitaba la esposa querellante que le brindase tiempo para que él pudiese realizar la cópula ya que él consideraba corto el plazo de un mes de casados y se justificaba “sólo lo que pasa de verdad es que como la susodicha es donzella. La acción fue iniciada ocho meses después de realizado el AAC. Juicios de nulidad. en ambas ocasiones las mujeres se quejaban de la “anormalidad o gran desproporción del miembro viril”. Leg 199. 10.Hemos identificado dos litigios por impotencia sexual en los juicios de nulidad matrimonial en el período analizado. el día del desposorio. El Provisor mandó que los esposos queden separados hasta la conclusión del juicio.

1802. t. Tildaba la demanda de la esposa de falsa.A. La accionante de la causa era viuda del Alcalde Provincial don Domingo Garay.. tutora y curadora de su hijo don José Justo Garay592. casada en segundas nupcias con el español Don Juan Fermín Gordon. de cuyas declaraciones se había deducido la inexactitud de la acusación de la mujer. fisiológicas y explicación de diversas patologías ginecológicas proporcionadas por un médico de la época. La extemporaneidad del plazo para presentar querella por impotencia contra el marido. 593 A. f. que no debía superar el mes de casados según establecían Las Leyes de Partidas era utilizado por aquél para invalidar el reclamo femenino. 595 Ibídem. Por otra parte. residente en Córdoba y médico cirujano de la Real Armada de su Majestad. Años 1800 – 1801.. legajo 199. sus escritos aportan interesantísimos datos acerca de los conocimientos alcanzados por la medicina de la época. Causas matrimoniales de divorcios y nulidades. Si bien no debe perderse de vista que su testimonio no debió ser objetivo ya que el parte profesional mencionado era el marido de la accionante de la causa y como tal. 591 241 .. exp. Burlonamente calificaba el juicio de su mujer en torno a sus características viriles como a un “fantasmon de la deformidad y corpulencia”595. No contamos con dicho expediente del cual no han quedado rastros documentales. 9. de la causa surgen interesantes elementos de análisis para un estudiio de género en relación al tema de la sexualidad y el placer físico. -natural de Toro.VI.debido a los testimonios de los testigos citados. interesada en los asuntos tratados. 592 AHPC. Escribanía I.] no podía verificarse este [el coito] sin lesion del vaso femenino al paso que aquel no surtia su devido efecto”594. El fundamento de la esposa para su solicitud de nulidad del casamiento radicaba en una seria “deformidad en la constitución orgánica”593 del marido que impedía la copulación carnal sin serio riesgo de daño físico en su salud e incluso peligro de muerte por efectos de excesiva “corpulentia virilum” ya que debido a dicha: “constitución orgánica [del hombre] y miembros destinados por naturaleza para la generacion y uso del matrimonio [. 429. 5 .. 1. Indignado por considerarse difamado solicitaba a la autoridad eclesiástica se conminase a su cónyuge a volver a la cohabitación imponiéndosele “perpetuo silencio” respecto del tema y se la condenase a hacerse cargo de las costas resultantes del juicio. exp. Leg. El esposo explicaba que al comienzo de la convivencia la mujer había manifestado satisfacción en los contactos íntimos Dicha solicitud de divorcio por sevicia había fracasado –en opinión del marido. ilegal e inadmisible.casamiento tras una solicitud de divorcio por sevicia también presentada por la esposa591 y constituye una fuente invalorable por la riqueza de detalles brindados respecto de diversos temas relacionados con la historia de la medicina: descripciones anatómicas. Año 1800 . 10: 594 Ibídem.C.

. ni mas abundancia que la de un hombre regular : ella no se presume tan consisa.27) Divorcio y familia. En la concepción de la sociedad cristiana occidental toda práctica sexual que se apartase de la intención reproductiva era considerada perversión.] Nos dira desde luego. en una intención de clara defensa del matrimonio trataba de demostrar que los dolores y enfermedades de los cuales la mujer se quejaba no guardaban relación con la cohabitación.. que se ha verificado un carnal ayuntamiento y que el impedimento que resulta no es mas que una dificultad para aquél.. 596 242 . En este marco ideológico toda sensación placentera se hallaba culpabilizada y condenada aún entre los cónyuges. Ob. acusándola de haber padecido al momento del casamiento “. y que no ha parido de que es evidente ser las causas de sus molestias otras muy diversas [. RODRÍGUEZ MOLAS.. Zamudio.18. En sus argumentaciones el español citaba y reproducía extractos de legislación tanto civil como canónica para contradecir las supuestas injurias de Da.] yo no demuestro en el aspecto de mi textura tal deformidad como la alegada.. Obsérvese el tono irónico y la nota ofensiva en relación a las demostraciones de placer experimentado por la mujer en el acto sexual. Cit. así como también recurría a amplia jurisprudencia y a argumentos médicos para convencer al Tribunal de la inexistencia de impedimento físico alguno para consumar el matrimonio. Así expresaba en relación a ello: “. un pecado que debía ser condenado y reprimido por las normas seculares y religiosas: Cfr. Diagnosticaba la enfermedad de la esposa como “nefralgia hematúrica” o “miccion sanguina”. que advirtio esta deformidad de mis organos por la sensacion dolorosa. a no ser que tambien quiera decirnos que aun es virgen. 597 Ibídem.. ( 1984 : 26. existiendo en la pareja conformidad en la copulación carnal. y no una invencion arbitraria de un corazon acostumbrado a no dejar piedra por mover...ya que según él. que experimento en el acto de todas nuestras commissiones. un verdadero furor uterino”597. para llebar por delante sus designios ?” 596..no puede conciliarse esta demanda con las expresiones de que aba su desaogado genio al recivir los placemes del nuevo enlace : entonces protestaba y aseguraba placentera me havia desempeñado a su satisfaccion en el uso de las funciones matrimoniales. ¿Y que es esto sino querer ser creida sobre su palabra ? Quien podra asegurarnos que esta es una verdad religuiosa. aun mas demostrativas e indicantes de la conveniencia y conformidad que havia entre ambos para la copulación carnal [. f. En un largo escrito el esposo. R.] hemos tenido un verdadero comercio. de que queda ofendida en su cuerpo [. Ibídem.. y otras especies que ruborisa el estamparlas.. impropia de la actitud recatada propia de los valores femeninos vigentes en la época del cual se deduce una intencionalidad vergonzante. en los primeros tiempos de casados ella se había mostrado “muy satisfecha” con su desempeño en las funciones matrimoniales..

. Es pues ebidente que se propuso este enlaze. la importancia acordada por los peninsulares a la concreción de “un buen matrimonio”.un millon de personas de uno y otro sexo le aconsejaron [se refiere a la esposa] que desistiese del intentado matrimonio. Al respecto resulta llamativa la confesión del peninsular al afirmar que: “. También se vale de la argumentación en torno a la “maliciosidad” en la forma de proceder de la esposa. propia de la “naturaleza mujeril”. hasta que lo realizo debio estar esta señora en un grado de acaloramiento y ajitacion indecible ! y que estraño seria que de esta fermentacion de sus líquidos se siguiese la acumulacion aumentada de la sangre al riñon y su desprendimiento a los ureteres.. como tales tenían posibilitadas las vías de acceso hacia el progreso socio-económico. en la convicción de la época. y sin rubor. resultan interesantes en cuanto al mensaje implícito que encierran en torno a la percepción social de la época acerca del matrimonio entre personas de diferente status socio-económico.. hasta causar la enfermedad descrita. que nada abentajaba con unirse a mi. En el análisis del presente documento se reafirma. Recuérdese que de los migrantes a América en la segunda mitad del siglo XVIII un importante número declaraba al embarcarse su calidad de sirviente. Como grupo considerado en su conjunto. Nunca sabremos 598 Ibídem. 243 ..como medio hacia una conveniente inserción en la comunidad cordobesa. como se ha señalado también más arriba. El empeño utilizado en sus argumentos para evitar que la justicia declare nulo el casamiento es demostrativo del interés del hombre por continuar casado con una mujer de posición material desahogada.” 598. Tales expresiones del natural de Toro. y aun con mas libres expresiones : hombre quiero y no plata. Resulta sin embargo evidente que existían diferencias de status dentro del mismo grupo blanco en general y por lo tanto también entre los españoles de reciente arribo. Por otra parte los dichos del marido médico enfatizan su intento de desvalorización de la figura femenina a través de una descripción que ridiculiza y denigra un comportamiento e intencionalidad de proceder en la mujer nada acorde con el esperable en una dama respetable.en este caso una viuda criolla y solvente. con estas. los españoles gozaban de una situación social preeminente en la sociedad cordobesa en virtud de su raza y condición de originarios de la nación metropolitana. y a estas. cuya pobreza era manifiesta.El presente documento aporta también importantes datos respecto del criterio de selección de la pareja entre una criolla acomodada y un español pobre. y otras mil invectivas contestaba desembarazadamente.

16.afectaba la legitimidad del matrimonio599 constituyendo un impedimento dirimente. mencionados especialmente en casos de uniones viciadas por defecto de consentimiento en la celebración del matrimonio. El mencionado accionante era un muchacho muy joven. Juicios de nulidad. tal situación entrañaba la nulidad de la unión sacramental. sumisa. 1. t. Es destacable como Isidora defendió su derecho a la salud. . Causa de nulidad por error en la condición de la persona El error en la condición de la persona –por ejemplo cuando un individuo libre ignoraba que su pareja pertenecía a la condición esclava.. Cit. la demanda fue entablada por el accionante Francisco Rodríguez en Córdoba600. Según testimonio del querellante. exp. El casamiento de la pareja de la causa en cuestión se había realizado en Jujuy en el año 1702. Hemos identificado un único caso de esta naturaleza expresamente tratado en los ciento cincuenta años que abarca la observación de este trabajo. Leg 194. Causas matrimoniales. 601 Ibídem. 4 vto. la mujer demandada se llamaba Juana. f. natural y a servicio en Jujuy de Doña Mariana Gonzalez de Mena. 32. 26. de quien era esclava. AAC. el cual expresaba haber salido del poder de sus padres a los catorce años por ser estos “muy povres aunque gente honrada y españoles legítimos”601. el mismo era natural y habitante de esta ciudad.había sentido fuerte atracción sexual al inicio de la relación. sentimientos propios de una naturaleza que no conoce tiempos ni espacios.qué motivaciones reales llevaron a la esposa a decidir enfáticamente la solicitud de separación de un hombre por el cual –si tienen algo de veracidad los dichos del marido. pudorosa e insípida que proponía el modelo femenino según el discurso oficial. Años 1688 – 1745. I. más allá de la intencionalidad con que fueron escritos. 120. R. alejada de la figura recatada. habiendo permanecido un tiempo en las 599 600 MOLINA. El cuerpo femenino es objeto de defensa de la interesada en contradicción con la imagen del mismo como simple apéndice del marido. 244 . con deseos. instrumento de placer masculino y procreación. 7. 5. 1vto. 32 vto y 37. Los relatos del esposo. la concepción autónoma de su persona que se desprende de los escritos. aunque se han encontrado menciones implícitas referidas a la obligatoriedad existente entre los contrayentes de dar a conocer la verdadera condición de la persona. nos brindan una imagen de una mujer profundamente humana.. 26 vto. desprovistos de todo encorsetamiento. Ob. 5. p. 32. pasiones y empeñada en el logro de sus objetivos con verdadero afán.

. Su demanda se fundamentaba en el derecho de toda persona libre de conocer la condición jurídica de aquél a quien se escogiese como esposo. mientras el accionante expresaba “tener” a la mujer con quien se casó “por mestiza libre”. pasó de vuelta por la ciudad de Jujuy donde se quedó dos semanas.] con persona esclava. llegado a ésta concurrió a la justicia eclesiástica a fin de que su matrimonio fuera declarado nulo. esclava y no libre” siendo que él la tenía “por mestisa libre” tratándose en cambio de una esclava. por lo cual. por temor y hallándose “solo y forastero” se casó. el procurador de la demandada se refería a ella como “esclava mulata”.. si bien la sangre negra gozaba en la sociedad de un mayor sentido estigmatizante de la persona. (1997: 5) “Selección matrimonial y mestizaje en Córdoba” en III Jornadas de Historia de Córdoba. reflejo de la situación que existía en la sociedad en el siglo XVIII.. 605 CELTON. manifestándose horrorizado luego al verse unido a una mujer esclava y con mezcla de sangre negra.. D.luego llego a mí noticia ser la dicha Juana con quien me casaron por fuerza. lo había bencido la fuersa de la carne” 602 cayendo con una mujer que asistía una casa en esa ciudad. Obsérvese que el accionante había prestado sus favores a una mujer a la que creía libre pero también mestiza. Relataba que “como mozo y hombre que era. Ibídem. quienes le compelieron a casarse con ella por fuerza y amenazas de que si no lo hacía “me avian de castigar en el rollo”603. Explicaba que una noche en que había entrado a dormir con ella a la vivienda los sorprendió infraganti la Justicia Real y el Vicario y Juez Eclesiástico. ello confirmaría que la acepción de mestizo a fines del período colonial habría cambiado no restringiendo su definición al exclusivo producto de la mezcla de grupos puros de indios y españoles sino a la designación de personas con algun lejano ancestro español pero con varias generaciones de individuos conocidos por no ser indios puros. el muchacho confesó haber hecho fuga de aquella ciudad a la primera oportunidad..”604. se sumaba la emergente de la identidad racial de la misma. En efecto. ello es lo que provocaba las confusiones con los descendientes de africanos. Interesa resaltar en la presente causa que. 245 . derivada posiblemente de la inexperiencia del muchacho dada su juventud.. utilizándose en ocasiones indistintamente la denominación en mestizos que en mulatos605. Ello concuerda con la principal causa de disenso presentado por los padres 602 603 Ibídem. cuando las mezclas de razas habían dado origen a variadas composiciones. 604 Ibídem. Enterado de esto. manifestaba sentirse agraviado por la situación y se consideraba vícitma de “fraude y dolo por haser casar a un hombre libre [. a la confusión en relación a la condición jurídica de la mujer. Junta Provincial de Historia de Córdoba. y “. Córdoba.Provincias del Perú.

.si la Juana pareze mulata o mestiza [. vendedores. que consistía para el caso de Córdoba y de otras regiones de la Gobernación Intendencia del mismo nombre como el caso de Mendoza..a cada paso muda de dictamen dise lo que dixo primero no es así. había reconocido también que el casamiento era nulo ya que había sido realizado bajo fuerza y amenaza armada.] y si anda como libre y si la tal casa en que me coxieron y en donde estube con ella el tiempo que estube en esta ciudad era caza de sus amos o caza sola independiente y aparte.. t. Algunas reflexiones se desprenden en relación a la parte demandada en función de su condición de mujer y de esclava. sirvientes y esclavos” en HOBERMAN . ( 1987: 287 -331) “Proveedores. M..”609. Fondo de Cultura Económica...cocinava para sus amos y assía chicha para con essa grangería se sustentava su ama....”.. en una primera declaración ella había expresado que había ocultado su situación de servidumbre al accionante . que su relación se había limitado a unos pocos días y que cuando los encontraron juntos ella había dispuesto “. En efecto. Causas matrimoniales. 609 Ibídem. Juicios de nulidad.. quien posiblemente vendería la bebida por ella elaborada en el mercado o en forma ambulante por las calles de la ciudad610 podrían haber confundido al joven en relación a su condición. quien según los testigos “.la materia de suerte que los cogiese la justicia infraganti.. exp.ante casamientos o esponsales celebrados por hijos menores sin su permiso.” 608 el muchacho no hubiese advertido la situación servil de su novia. basadas en la cuestión racial y dentro de ella el marcado rechazo hacia los mulatos. 246 . Más tarde la acusada negó estas afirmaciones denunciando haber sido “inducida”..” por lo cual se le nombró nuevo curador a fin de que la esclava “no quede indefensa”607 mencionándose una posible pena de excomunión para Juana si continuaba cambiando sus dichos. I. L y SOCOLOW. .. cinco a continuar defendiéndola debido a que “. Dicha confusión se refuerza en la solicitud del accionante a los testigos cuando en el cuestionario que presenta para el interrogatorio a los testigos solicita se les interrogue acerca de : “.. 608 Ibídem. S. sin 606 607 AAC. compiladoras Ciudades y sociedad en Latinoamérica colonial..”606.. pero que si el joven revalidaba el matrimonio ella “seria mui gustosa”. 610 Acerca de las actividades desarrolladas en la ciudad por sirvientes y esclavos en la sociedad latinoamericana colonial consultar KARASH... una situación de relativa independencia en la movilidad de la esclava. Ibídem. Años 1688 – 1745. en ese sentido resulta llamativo que habiendo permanecido “. 5. Leg 194.mas tiempo de cinco meses en un lugar tan corto como es este de Jujuy.. susceptible de una mayor exposición a ser amedrentada y presionada en sus declaraciones testimoniales: El Alférez procurador de Juana renunció a fs...

A. Buenos Aires. A ( 1987:106) Manual del Derecho Argentino. Ello explicaría el interés de la joven esclava por ocultar su verdadera situación jurídica en el caso comentado. t. Córdoba.. Finalmente. el cual. (1997: 304. . la causa permaneció inconclusa. de no revalidarse la unión.. Consultar en : ARCONDO. Las esclavas presentaron como rasgos diferenciales sus matrimonios exogámicos con indios durante la mayor parte del período y al final del mismo endogámica y como segunda opción con libres. del C.319. su posibilidad de libertad. los frutos de tales unión gozarían de libertad.305. De trabajos realizados sobre los comportamientos matrimoniales de esclavos en el período 1700 – 1779 surge que sus uniones se caracterizaron por conductas exógamas casándose especialmente con indias y libres –pardas. zambas. M. 611 247 .” en: Memorial del Procurador Provincial Manuel Querini para el Rector del Colegio Convictorio de Nuestra Señora de Monserrat en 10 de diciembre de 1747. Cfr. ello explicaría el interés por verificar enlaces de tal e características613. La concepción vigente en la época acerca de la volubilidad del temperamento femenino derivada de su propia naturaleza necesitada de consejo y guía sobre todo teniéndose en cuenta que se trataba de una persona de baja condición. etc. Por otra parte los esclavos que solicitaban permiso para casarse con libres estaban mal vistos entre no pocos amos por considerar inconvenientes tales pretensiones611 que promovían situaciones de conflicto y desorden. (1992: 295) El ocaso de una sociedad estamental. 1700-1779” en Junta Provincial de Historia de Córdoba. Dirección General de publicaciones de la Universidad Nacional de Córdoba. por temor a que su conocimiento desalentara la posibilidad de casamiento y por ende. Ni conviene tampoco tenerlo soltero.612 Las ventajas que obtenía un hombre de condición esclava al contraer unión con una mujer jurídicamente libre de deducen de la circunstancia de que los hijos heredeban la condición de la madre –ley del vientre.-. por otra parte. mulatas. es posible que de la relación de la pareja hubiese sido engendrado un hijo el cual. LEVAGGI. pasaría a constituir de hecho entera responsabilidad de la madre teniendo en cuenta que el padre no se mostraba gustoso de la relación con la mujer que consideraba desmerecedora de su condición de blanco. Depalma. al ser natural de Córdoba seguramente regresaría a esa ciudad viéndose dificultada la posibilidad de seguirlo por la joven mulata.por tanto. dada su situación de sujeción a esclavitud. habría sido aprovechada una vez más por el discurso masculino contra la situación de la mujer cuando la joven se rectificó de su primera declaración. a fin de tornar más endebles sus afirmaciones. difícilmente hubiera podido ella ocultar su situación verdadera durante meses como él pretendía que había hecho. II. Córdoba entre 1700 y 1760. Los hijos de “ al esclavo que pide casarse con libre lo venderá usted para no abrir la puerta a semejantes pretensiones. 612 FERREYRA. III Jornadas de Historia de Córdoba.321“El matrimonio de las castas en Córdoba. 285 – 321 613 Entre los causales de manumisión reconocidos por el derecho castellano-indiano se ha mencionado al casamiento consentido por el amo con una persona libre. pp.embargo.

248 . la Iglesia especialmente se preocupó por crear conciencia acerca de la necesidad de no separar a los esclavos una vez casados a fin de no impedirles la convivencia conyugal. .X. Desde la perspectiva del varón libre tales uniones no resultaban beneficiosas. La causa se inició el 1° de noviembre de 1828. exp. así el hombre explicaba que se mantenía de su trabajo personal y que 614 Cfr. si bien las autoridades civiles y eclesiástica promovían la endogamia entre esclavos. como según los preceptos establecidos por la Iglesia los esposos debían convivir y por tanto seguir la mujer al marido donde éste fuera. si bien la esclava continuaba a pesar de su matrimonio con hombre libre sujeta a su amo. Leg . sin embargo. además sólo podría engendrar descendientes de su misma condición. teniendo en cuenta la inequidad de géneros característica de la sociedad analizada y la prescripción de las normas acerca de la cohabitación de marido y mujer. quien se negaba a casar al soldado José María Arébalo614 del mismo departamento. En ese sentido interpretamos que las uniones con hombre libre eran deseadas por las esclavas. 9. Años 1826 – 1849. El demandado manifestaba ante el Provisor que la justicia no lo molestaba por ello. 8. 203. parece haber existido cierta confusión acerca de las derivaciones del matrimonio de esclavo con persona libre.una mujer de condición esclava casada con hombre libre continuarían en la situación de la madre. Causas matrimoniales. Aún peor era la situación de una mujer libre que contrajese matrimonio con esclavo la cual quedaría en la práctica en una situación de sujección de hecho a la casa del amo del cónyuge en esclavitud. que era público y notoria en el Partido la justa causa y motivo por la cual debió cometer el hecho. El soldado atribuía como causa de la denuncia del cura su situación de extrema pobreza. por una demanda del cura y vicario de Santa Rosa Juan José Espinosa. que la propia madre del muerto le dio por escrito el” perdón”. AAC. Juicios de nulidad. en el caso analizado hemos comprobado el rechazo que en jóvenes libres aparejaba la posibilidad de unir la vida a una mujer sujeta a servidumbre quien. Causa de impedimento matrimonial por crimen Una causa proporciona elementos para el conocimiento de aquellos casos de individuos que tenían deudas con la justicia por delitos cometidos quienes no podían contraer matrimonio hasta la normalización de su situación. t. por una muerte que había hecho cinco años atrás. El cura exigía del soldado la obtención de un indulto para proceder a efectuarlo.

“Le pretre. Sorprende la resolución de la actitud del joven soldado en su recurso a la autoridad eclesiástica para resolver su problema. 249 . En relación a los clandestinos en cambio no dudó en establecer la nulidad e invalidez de todo matrimonio realizado fuera de la presencia del cura y de otros testigos617.había debido “dejar el hacha para venir a pedir protección”615 ante el Provisor y Vicario General. eran distinguidos por la Iglesia de los considerados clandestinos propiamente dichos. Por otra parte se confirma nuevamente aquí la asociación entre “pobreza” y “delito” en la representación mental de la época que surge de la causa analizada. y Otros. 617 En relación a la distinción entre casamientos de hijos de familia y uniones clandestinas consultar LEBRUN. Es posible que en esta causa la verdadera razón por la cual el cura de Santa Rosa dilataba el casamiento consistía en la dificultad de la pareja de efectivizar el pago de los aranceles correspondientes. F. debiendo volver a trabajar para poder sobrevivir. En menos de diez días el Provisor se expedía manifestando su apoyo al novio. Nulidad de matrimonio y consentimiento paterno Los casamientos de menores sin el consentimiento paterno si bien conllevaban una significativa cuota de clandestinidad. cabe resaltar que la mayoría de los hijos de familia que se casaban sin permiso de los padres lo hacían por dicha razón a escondidas. Ibídem. ante lo cual. por ello la distinción entre los matrimonios realizados careciendo del permiso de los padres y aquéllos efectuados la clandestinamente era más bien de orden formal. mandando al cura y vicario de Santa Rosa que los casase “ a menos que por el homicidio cometido tuviese impedimento de crimen”616 recriminánole que en dicho caso no debió exigirle indulto sino dispensa del impedimento y que si es cierto que vivió cuatro años tranquilo sin demanda de jueces ni de denegarle el permiso. En verdad. Cabe suponer que el espíritu de 615 616 Ibídem. así como la importancia acordada a la unión sacramental que se trasluce del empeño puesto por lograr su efectivización aún en individuos pertenecientes al sector popular de modesta posición. El Concilio de Trento prohibió los primeros pero se negó a declararlos inválidos. afirmaba que en lugar de ser fundamento de mayor consideración. su condición humilde lo hacía susceptible del capricho de la superioridad. la misma parte ofendida no había motivo para 9. le prince et la famille” en Histoire de la Famille dirigido por BURGUIERE. A. el sacerdote recurría a argumentos como el expresado como forma de presión. Vol II.

las causas de disenso paterno podían llegar también a los tribunales eclesiásticos. Extendida a América en 1778 la Prágmática sobre Hijos de Familia. como se adelantó. defectos de consentimiento en uno o ambos cónyuges y otros. comenzaron a denunciarse situaciones de casamientos celebrados por jóvenes que no contaban con el consentimiento de los padres para realizarlo. la unión adolecía también de Para el Chile tradicional. Los casamientos clandestinos propiamente dichos basaban la negativa de publicidad de la boda en la pretensión muchas veces de evadir impedimentos establecidos por la normativa canónica. ya que de haberse efectuado la unión sin permiso. (1991: 99) Amor. la existencia de lazos de parentesco prohibidos entre los novios sin mediación de dispensa. los autores destacan el predominio de los casos que involucraban a oposiciones a hijos varones en relación a las prohibiciones formuladas a las mujeres CAVIERES. defectos de forma canónica en la celebración del casamiento u otras cuestiones privativas de jurisdicción de la Iglesia. su legitimidad era susceptible de cuestionamiento para la ley civil. En ocasiones. Como se vió el disenso paterno efectuado la a las promesas esponsalicias realizadas por los novios también se dirimían en los tribunales eclesiásticos por constituir la promesa de futuro matrimonio un dominio de decisión correspondiente a Iglesia. de otros vicios en relación a la reglamentación canónica tales como cuestiones de parentesco entre los esposos. Universidad Católica de Valparaíso 618 250 . las uniones de menores también adolecían de otros impedimentos establecidos por la Iglesia. Los mismos eran tramitados ante los juzgados ordinarios en virtud de que la legislación que regulaba dicho recurso procedía de la autoridad civil. tales como el ocultamiento de un matrimonio anterior. sexo y matrimonio en Chile tradicional. SALINAS R.diferenciación efectuada en Trento por la Iglesia Católica entre unas y otras uniones se fundaba en la intención de garantizar a los jóvenes contrayentes que no contaban con el apoyo de los progenitores. Sin embargo. en principio los juicios de disenso618 constituían para los novios una alternativa ante la negativa de la familia de proporcionar autorización para el matrimonio. En uno de los casos de disenso paterno consultados en las fuentes documentales eclesiásticas la pareja había contraído nupcias sin conocimiento de los padres. por otra parte porque dichos casamientos adolecían en ocasiones. Como se ha visto. por una parte por el hecho de que la denuncia paterna del casamiento de menores sin su autorización entrañaba de hecho una cuestión de nulidad matrimonial. Cavieres y Salinas examinaron sesenta juicios de disenso tramitados en el período 1760 – 1895. E . en ese sentido se ha insistido en este trabajo que el mutuo consentimiento de los esposos se hallaba en el fundamento del sacramento matrimonial según la concepción de la Iglesia. el ejercicio de la libre voluntad para escoger pareja. la novia contaba con quince años.. como veremos.

El dictamen del asesor letrado. a otra donde no eran conocidos a fin de alcanzar el objetivo propuesto. Del mismo modo solía acontecer que los novios se fugaran de la jurisdicción parroquial correspondiente. como se ha ido señalando en el AAC. objeto de presiones del grupo de parientes podían resolver retornar a su situación de libertad anterior a la boda. invocando razones substanciales de forma en lo obrado en la causa. No puede saberse que aconteció con los jóvenes desposados. los jóvenes solían regresar a su lugar de pertenencia. José Antonio Moyano. como se ha visto. natural de Córdoba. 619 251 . exp. natural de Montevideo y residente en Córdoba y María Antonia Farías. ausencia de permiso de los padres para contraer y fallas de forma canónica. aconseja declarar nulo todo lo obrado y ponerla en estado de sumaria. En la causa se hallaban denunciados como cómplices Teresa Luisa Zarco de diecisiete años y el Cura rector de la Catedral Dr.III. Leg. De tales actitudes podían derivarse graves daños fundamentalmente para la mujer y su familia. es de presumir que el número de casamientos celebrados susceptibles de padecer vicios que entrañasen la nulidad por falta de consentimiento paterno haya sido significativo por lo que consideramos subestimado el peso relativo de este tipo de cuestiones en el estudio de la causalidad de la nulidad matrimonial ya que por otra parte. Dichas fallas contribuían a tornar más vulnerable una conducta de hecho violatoria de la normativa vigente. No consta se haya observado el dictamen del asesor letrado. t. 196. La causa finaliza con el fallecimiento del cura. Juicios de nulidad. Cuando luego de tomar estado público el casamiento cuestionado la joven pareja no concurría a la parroquia correspondiente revalidándose prestamente el casamiento. Es de suponer que era relativamente frecuente este tipo de vicios formales en la celebración de matrimonios realizados a escondidas de los progenitores. La presente se trata de una causa en la cual se ha incurrido en celebración de matrimonio clandestino. además con el consentimiento de los padres.falta de información de soltería y por lo tanto de licencia eclesiástica619. el casamiento había sido efectuado “sorprendiendo” al cura el 24 de noviembre de 1788 sin contar. Causas matrimoniales. sobre todo si ya había transcurrido cierto tiempo desde el casamiento y la pasión entre los jóvenes había ya menguado por efecto de la convivencia. ya que la misma había estado centrada en el comportamiento del cura celebrante. Una vez casados. como es sabido la nulidad de una unión sólo podía ser decidida por la autoridad correspondiente-. alusiones a la problemática vinculada a la oposición paterna aparecen en otras causas de nulidad. Años 1786 – 1790. 6. En ciertas circunstancias los padres opositores se encontraban ante los hechos consumados del pretendido casamiento el cual ya había sido efectuado y a pesar de ello se esmeraban en convencer a su hijo/a de la inconveniencia que para la familia entrañaba la unión. ya que su reputación podía resultar seriamente dañada si la unión carnal había sido ya efectuada. Dada la conflictividad familiar desatada como resultado de la aplicación de la Pragmática sobre matrimonios a partir de su aplicación. considerando de hecho que la misma no había tenido valor –cuando. es el caso planteado en 1788 a través de una denuncia celebrada pocos días después de realizarse el matrimonio entre José Fabián Pérez. alguno de los novios.

Juicios de Nulidad. La causa había sido iniciada en La Rioja el 16 de febrero del año anterior y es demostrativa de las dificultades que debían atravesar algunas parejas para casarse cuando alguno de sus mayores les negaba el permiso. Fernández Cabezas el 2 de junio de 1804. en líneas generales puede decirse que para los casos de nulidad matrimonial analizados en este trabajo. enfermedad del notario y otros inconvenientes que había padecido para enviar la causa620. 2. año N°2. hija del Maestre de Campo don Gil Moyano. existe coincidencia con las aseveraciones realizadas en la investigación de GALINDO-CHOCANO para el Perú quienes distinguen tres tipos de conflictos matrimoniales: litigios. por lo que consideramos el siguiente caso como simple ilustración de la mencionada cuestión presentada formalmente. Cuzco. Legajo 200. y CHOCANO. A. lo que no impoediría que mantuviesen relaciones paralelas a las legítimas. El hermano del novio se negaba a conceder la autorización para la realización del mismo que el Obispo Moscoso finalmente autorizó. Si bien la duración de un pleito de disenso estaba establecida por la Norma civil en una duración que no superase los ocho días. diciembre. lo que habría coadyuvado a una menor conflictividad aparente. cfr. en una causa de matrimonio efectuado por sorpresa. el contrayente era Mariano Vázquez. vecino de La Rioja. En todo ese tiempo transcurrido. terminó efectuando en la ciudad de Córdoba con María de la O. Causas matrimoniales. según los datos disponibles. hijo legítimo de Don Joseph Vásquez.tratamiento de las mismas. aún en casos de individuos blancos621. Promedio de edad de los contrayentes Del análisis de las variables relativas a la condición jurídica. nulidades y divorcios. Si bien se han detectado casos de individuos pertenecientes a grupos privilegiados de la sociedad. 622 En contados casos los indiviuos blancos implicados en casos de nulidad en los expedientes analizados parecen haber pertenecido a estratos calificados de la sociedad. En un proceso por matrimonio clandestino una mujer blanca era identificada como perteneciente a una de “las principales familias de la ciudad y de mayor lustre”: se trataba de Antonia Moyano. no haciendo lugar a la oposición fraterna. Se trata de la oposición al casamiento y velación que don Francisco Villafañe. 403 – 421. se advierte el predominio de sujetos pertenecientes a los estratos populares de los niveles medios y bajos. Ejemplo de ello AAC. oficio y nivel de instrucción de los individuos involucrados en acciones de nulidades de casamiento puede decirse que.. los autos no habían llegado a Córdoba por lo que el ministro de La Rioja se excusaba ante el Obispo alegando la falta de cabalgaduras. pp. aunque mezcladas con otras problemáticas. M. Perfil socio-racial de las parejas involucradas en causas de nulidad matrimonial. donde los autores resaltan que observan una mayor frecuencia de las clases populares de la ciudad en los expedientes analizados atribuyendo una menor presencia de la aristocracia a que ésta habría conservado mayor estabilidad matrimonial debido a que decisiones económicas o de linaje predominaban en sus elecciones constituyendo los aspectos emotivos una faceta postergada en sus decisiones. los novios venían luchando para ejecutar el casamiento desde hacía “dos para tres años”. (1984: 406 –407) “Las cargas del Sacramento” en Revista Andina. Años 1803 – 1810. FLORES GALINDO. Si bien no conformaban la mayoría. etnia. exp. no se excluyen procesos de nulidad relativos a familias acomodadas inmersas en un conflicto de estas características622. escribano mayor del 621 620 252 .

Juicios de Nulidad Leg..exp. 199. Mariano Olmos y María del Señor Castillo Bustos eran identificados como blancos del Totoral. su marido y padre de él eran “personas muy calificadas en sangre”.Años 1800 . El casamiento de una de las hijas del jefe de familia fue celebrado en la Lagunilla. 202. aunque ya se iba advirtiendo a medida que avanzaba la centuria una consolidación del menoscabo social hacia los mestizos. exp.t.1785.1802.10. 7. Juicios de Nulidad Leg. AAC. Natural y vecina del Río Cuarto había sido obligada por su padre y tío a desposarse con el español de Sevilla Felipe Díaz de León. El novio permaneció más de cuatro meses preso en atención al deshonor e infamia que le produjo el hecho a la familia de la novia. Que la valoración del mestizo no se basaba tanto en componentes biológicos como socio-económicos y culturales. Causas matrimoniales. Juicios de Nulidad Leg. en ningún folio del expediente aparece el nombre de la madre. de Córdoba.. natural de la ciudad de Metz. II. D. natural y vecino de Córdoba. 253 .cfr.1802. 195. la causa permaneció inconclusa. la causa fue iniciada en el año 1770. t. especialmente tratándose de mujeres hijas de familia. Otro ejemplo de individuo blanco constituye el del penisnular inmigrante en “busca de fortuna”Juan José Bitar. por los que de los de holgada situación e intensamente españolizados fueran más fácilmente asimilados623 al sector blanco. t.17. Ana María Jaimes: AAC. 199.VI. el hermano también pertenecía a la institución militar. t. AAC. cfr. Causas matrimoniales. Causas matrimoniales. se confirma en este casamiento entre un español europeo y una joven con mezcla de sangre india pero de acomodada situación. estancia de los Cabrera. La repulsión experimentada por la joven mestiza hacia el español que se refería en Mar del Sur.195 Años 1746 . próxima a Alta Gracia. médico. Juicios de Nulidad Leg.3. Bernardo de la Llera. t. (1973: 19 –20) Ob. habitante de La Rioja. t. de que los individuos de este origen pagasen tributo como los indios. Juicios de Nulidad. Causas matrimoniales.VI.I.5.constituye la familia Cabrera.: AAC. El documento data del año 1697. Años 1800 .4. Leg.II. de 27 años natural de Lima. natural de Matarol en Cataluña AAC.y de don Juan de Cabrera y sobrina del capitán don Joseph de Cabrera.VI.Años 1800-1802.exp. había venido a estas tierras en el barco Mayor del Mar del Sur. AAC.1. cfr. se trataba de Antonio Solórzano. su nombre era Juana de Cabrera. Juicios de Nulidad. Juicios de Nulidad. cfr. Juicios de Nulidad Leg. Causas matrimoniales. Ejemplos de individuos pertenecientes al estrato blanco involucrados en juicios de nulidad matrimonial constituyen: José Ges. 623 En el aspecto referido a la consideración social del mestizo en el siglo XVII seguimos a RÍPODAS ARDANAZ.8 En otra causa un “capitán “ se reconocía “hijo legítimo del Maestre de Campo. Cit. Años 1815 . Causas matrimoniales. a la que designaba como “ la ciudad de los Reyes”. alcalde de la Prov.IX. Reino de Francia. Leg. en una causa de nulidad donde se aducía no consumación del matrimonio y aplicación de violencia y miedo. Años 1746 – 1785.según su esposa.194.1825. la novia era Claudia Díaz. Causas matrimoniales. El español Ignacio de la Torre era acusado de bigamia por haber contraído matrimonio en primeras nupcias con la española Margarita Bustamante y en segundas nupcias con otra mujer identificada como española. exp. ducado de Lorena.t. AAC. exp. En efecto. alias “la Mangacha” constituye otro ejemplo de blanco comerciante de mediana condición individualizado en un juicio de nulidad matrimonial. aunque malograda. cfr. natural de las Montañas de Asturias. cfr. exp.t. casado en secreto con Isabel Moyano. Leg. también habitante en el Río IV. Años 1688 1745. 199. Dicho caso no carece de complejidad ya que la contrayente era mestiza. Don Juan Solorzano” . Matrimonio de blancos integrado por doña Isidora Zamudio y Juan Fermín Gordon.194 Años1688-1745. Causas matrimoniales.15. exp. en un época en la cual la barrera cromática no ofrecería los acusados perfiles característicos de fines del siglo XVIII. fecha en que se inició la causa. AAC. en el siglo XVII existió una iniciativa. finalmente la unión fue revalidada. exp.

En efecto.cfr. durante las pláticas había hecho alusión a sus orígenes... t. Los mismos consistían en que se había sentido seriamente injuriada cuando el novio.exp.1. Causas matrimoniales.exp. Causas matrimoniales. natural de Coquimbo.17. AAC.exp.exp.10. 3.VII.14 y15.t.5.194 Años1688-1745.1802. Causas matrimoniales. 625 624 254 . Juicios de Nulidad Leg. En otra causa un “capitán “ se reconocía “hijo legítimo del Maestre de Campo. Causas matrimoniales. Leg.Años 1800-1802. Juicios de Nulidad Leg. Años 1688 1745. cfr.201.194.exp. exp. Juicios de Nulidad.exp. Años 1688. AAC. AAC. Años 1815 . blanco quien casó con joven de sangre híbrida. el hermano también pertenecía a la institución militar.Años 1800 .t. Ana María Jaimes: AAC. Juicios de Nulidad. Matrimonio de blancos integrado por doña Isidora Zamudio y Juan Fermín Gordon. aunque no era suficientemente fuerte como para desalentar en el europeo el interés por la efectivización del casamiento.t.t. exp. Causas matrimoniales. No resulta sorprendente la presencia de españoles europeos en los ámbitos judiciales por cuestiones relacionadas con cuestiones matrimoniales.II. Dentro del sector de individuos identificados como blancos en los procesos625 se encuentran varios casos de españoles europeos –los mismos se hallan detallados en notas-.15. Juicios de Nulidad Leg.exp. casado en secreto con Isabel Moyano. natural de las Montañas de Asturias. AAC. Años 1811 .194. cfr.según su esposa su marido y padre de él eran “personas muy calificadas en sangre”. Leg.3.I. 199.194.VI. natural y vecino de Córdoba. Bernardo de la Llera. de impedimentos de consanguinidad y afinidad derivados de las redes familiares existentes entre AAC. Otro ejemplo de individuo blanco constituye el del penisnular inmigrante en “busca de fortuna”Juan José Bitar. casado con una mujer de sangre híbrida.VI. Victoriano Olmos. Nicolás Cuello. Juicios de Nulidad Leg. AAC. cfr.t.IX.195 Años 1746 . Causas matrimoniales. natural de Matarol en Cataluña AAC. cfr. Juicios de Nulidad Leg.IX. 199. AAC. Años 1800 . habitante en la doctrina de Belén. El español Ignacio de la Torre era acusado de bigamia por haber contraído matrimonio en primeras nupcias con la española Margarita Bustamante y en segundas nupcias con otra mujer identificada como española. 1. exp. cfr.”624. Reino de Francia. Ilustran lo expuesto los motivos expresados por Juana para justificar su rechazo hacia el sevillano. la joven explicaba el hecho de la siguiente manera: “. Causas matrimoniales. Causas matrimoniales. frecuentemente en España. Tales dichos ponen de manifiesto la vergüenza en relación a su nacimiento experimentada por una joven criada como blanca en círculos influyentes de la sociedad local. cfr.s/n entr.. t.t. en una causa de nulidad donde se aducía no consumación del matrimonio y aplicación de violencia y miedo.4. Sus casamientos adolecían no pocas veces de defectos tales como la existencia de un casamiento anterior. Leg. t. Causas matrimoniales. Juicios de Nulidad.1745. la causa permaneció inconclusa. AAC. Juicios de Nulidad. Juan Esteban Astrada. la novia era Claudia Díaz. Petrona González Taborda casada con un pardo mulato. alias “la Mangacha” constituye otro ejemplo de blanco comerciante de mediana condición individualizado en un juicio de nulidad matrimonial. Leg. Causas matrimoniales. Mariano Olmos y María del Señor Castillo Bustos eran identificados como blancos del Totoral. t.1825.trayendo [el español] en las conversaciones ser yo hija de una india pampa. Años 1815 . Leg.VI.1 exp. Juicios de Nulidad. natural de la ciudad de Metz.1814.1825.. Causas matrimoniales.4. del Totoral. Ejemplos de individuos pertenecientes al estrato blanco involucrados en juicios de nulidad matrimonial constituyen: José Ges.. Juicios de Nulidad Leg. y otras cosas yndignas. Chile.. Leg. habitante de La Rioja. t.1802. 202. Años 1688 -1745.9.1810. exp.8. médico.10. ducado de Lorena. cfr. se ha resaltado que el casamiento con jóvenes acomodadas de la sociedad local consistía para éstos una estrategia de inserción en la región y la posibilidad de concreción de alianzas cooperativas con familias de la comunidad donde se establecían. se trataba de Antonio Solórzano.. Causas matrimoniales. 199. AAC. Juicios de Nulidad.200 Años 1803 . que por serlo no las refiero.1785. Don Juan Solorzano” . AAC. 202.tono burlón a sus antecedentes indígenas resulta demostrativo de que el prejuicio racial existía.

4. 196. AAC. AAC.13.1790. t. 196 Años 1786 . 5. AAC.5. 4) José Domingo Ávila. María Petrona Quintero . 2) Otro esclavo era Atanasio de la Cruz de veinticuatro años. Años 1803 .17. tomo VIII.1814. Juicios de nulidad . cfr. Leg.202.exp. tales cuestiones que constituían motivos de seria prohibición para la Iglesia llevaban a estos individuos en ocasiones a celebrar sus casamientos en forma clandestina. natural de Córdoba. El caso de Córdoba” en Centro de investigaciones Facultad de Filosofía y Humanidades Universidad Nacional de Córdoba.1785. Leg. 201.4. t. cfr.IX exp. Leg. f. casado con María Lorenza Ulloa de Sumampa.los españoles recién llegados y los parientes de la novia ya establecidos en América. Causas matrimoniales. t. AAC. 627 Se trata de los siguientes individuos de condición esclava:1) Juana González de Mena.VII. Año 1688 -1745. 5. demandado en un juicio de nulidad por defecto de forma canónica. cfr. natural y a servicio en Jujuy. exp. Resulta de franco interés remarcar la confusión existente en la sociedad en relación a la identificación del origen racial de la persona evidenciada en las fuentes.III. 200. M.VII.exp.1. José Domingo Ávila residente en San Javier. 195 Años 1746 .194.202.194. VIII. Juicios de nulidad. Año 1688 -1745.1799. exp. José Gregorio Medina Alfonso. Juan Felipe Saavedra de la parroquia de Soconcho. la acción judicial permaneció inconclusa. Leg. AAC.II. Causas matrimoniales. Años 1815 .3. AAC. exp.exp.3. natural de Sumampa. especialmente cuando se trataba de Sobre comportamientos matrimoniales de españoles en Córdoba consultar GHIRARDI. t.1825. exp. t.exp. Años 1795 . Era éste otro de los causales de nulidad del matrimonio que se planteaba cuando la autoridad eclesiástica tomaba conocimiento de los mismos626. Causas matrimoniales. AAC. Juicios de nulidad. cfr.cfr. 3) José Ángel Espinosa. Años 1811 . exp.1810. Juicios de Nulidad. Leg. Causas matrimoniales.V. llamado Francisco Rodríguez. Santiago Saavedra Cabrera.s/n entr.200 Años 1803 . Leg.1810. Causas matrimoniales.14 y 15. residente en el partido de San Javier. natural y a servicio en Jujuy. el novio era blanco y de condición libre. parda – mulata. José Delgado. Causas matrimoniales. cfr. se trata de un caso de error en la condición de la persona. era esclava de Doña Mariana González de Mena. El análisis de la condición de la persona de los individuos que aparecen implicados en juicios de nulidad.19. exp. Juicios de Nulidad. IX. Leg.13 . leg. habitante en el Río Seco. María de la Cruz Cabrera. t. exp. t.201. Leg. Años 1811 – 1814. Causas matrimoniales. Años 1786 . natural de Córdoba. III. 196 Años 1786 . Juicios de nulidad. 31. Causas matrimoniales. identificada como huérfana . t. Leg. cfr. natural de Córdoba. exp. jurisdicción de Santiago del Estero en un caso por defecto de consentimiento que culminó con la revalidación de la unión.1790. Años 1815 . la pareja integrada por Victoriana Moyano y Francisco Ayala.1. Causas matrimoniales. Juicios de nulidad. cfr. (2001) “Formación de la familia española en América. Leg .1. Causas matrimoniales. 31. 626 255 . Causas matrimoniales. Años 1803 . AAC.exp. en una causa por violencia en el consentimiento al contraer y cópula ilícita. cfr. AAC. José Tomás Cabrera Argüello. pardo esclavo.VII. Causas matrimoniales. Juicios de Nulidad. natural del Río Segundo. cfr. AAC. casado el 11 de noviembre de 1787 con la parda libre María de la Cruz Cabrera de 20 años. esclavo del convento de San Francisco. exp.t. t. AAC. Juicios de nulidad. 196 Años 1786 .2. t. la causa permaneció inconclusa. Felipe Santiago Quintero. Causas matrimoniales. AAC.II. Juicios de nulidad. Cambios y pervivencias. AAC. t. cfr. Juicios de nulidad Leg. Leg. Córdoba. exp. AAC. 628 Entre los individuos identificados como pardos involucrados en juicios de nulidad matrimonial pueden mencionarse a modo de ejemplo: Juana Gonzalez de Mena. Causas matrimoniales. Juicios de nulidad . Leg. M. Con relación al color puede decirse que se identificaron abundantes individuos de sangre mezclada nombrados en los expedientes preferentemente como pardos628. f. Manuel Rodríguez Quinteros.1790. el matrimonio fue revalidado. es posible afirmar que conformaban franca mayoría las parejas integradas por libres comprobándose la condición de esclavo en sólo cuatro casos627. Juicios de nulidad.200.1810.t. Leg. 5. Leg.: AAC. Juicios de nulidad . cfr. cfr. Causas matrimoniales.194. natural y vecino de Córdoba. cfr.1790. casado en 1793 con María del Tránsito Albornoz. 198. Año 1688 -1745.3.t. naturales y vecinos de Córdoba. pardos ambos.1825.t. vecino del Curato de Santa Rosa. Juicios de nulidad. natural y vecino de la Capilla del Rosario. natural y vecino de Capilla del Rosario en Santa Rosa. cfr.8.III.

Ejemplificador al respecto constituye el caso de Manuel Rodríguez Quintero. lo cual es indicativo del intenso proceso de mestizaje operado y de que no existiría en la práctica en muchos casos rasgos diferenciales marcados que distinguiesen nítidamente a un grupo de otro por la simple apariencia dificultando una fácil identificación social y étnica de esta población entre los mismos contemporáneos. AAC. exp. Leg. 5.VII. siendo ésta mulata. En efecto. Cfr. f. 631 Cfr.exp. AAC. Años 1746 – 1785. 195. 11.1.. Causas matrimoniales. 195. Se comprueba el prejuicio observado en relación al componente étnico de la persona en cuanto a la “tacha” para testimoniar que el ingrediente racial implicaba. A los fines de justificar su error ante el tribunal eclesiástico solicitaba se interrogase a los testigos sobre la fisonomía de ésta630. Leg. quien en el expediente de nulidad recibe alternativamente la denominación de pardo y mulato629. 630 629 256 .s/n entr. f. 1. que depone el dicho impedimento? Una vieja de sesenta años. jurisdicción de La Rioja y Teodora Casiba de la misma jurisdicción. Años 1803 . según la conveniencia y necesidad. Juicios de nulidad. Del mismo modo en otro proceso comenzado a comienzos del siglo XVIII. Años 1746 – 1785. esclava de Doña Mariana González de Mena. a quien tomó por mestiza. t. II.1785.1825. como la edad así como un comportamiento moral dudoso según la moralidad ortodoxa. 5. en otro expediente se advierte incluso la dificultad en diferenciar una mulata de una india. Causas matrimoniales.194. argumento utilizado según el interés de las partes para mermar la credibilidad de la veracidad de los dichos de un testigo. así por ejemplo en un caso de nulidad por afinidad el demandado exclamaba en su escrito: “. exp. el cordobés Francisco Rodríguez. presentándose ante la casa del español Don Pedro Bazan el notario mayor de cámara y cabildo eclesiástico explicaba haber sido recibido por una criada del aludido peninsular. Causas matrimoniales. caratulado como de nulidad por error en la condición de la persona.exp. que por muchos años vivió como se sabe con Don Valeriano Albornoz. Juicios de nulidad. AAC. 16. mestiza o india. Leg.individuos que pertenecían a sub-tipos étnicos.200. exp. Asimismo. Tanto el sexo. 195 Años 1746 . t.. 632 AAC. Leg. tomo IX. Juicios de nulidad. y que muger es esta Señor. Aunque escasos.13¸ de la pareja integrada por Vicente Silpituela natural de Maligasta. blanco. t.. 202. 633 Domiciano Monsalve del pueblo de La Toma. t.1810.14 y 15. II. se constata la presencia de individuos de raza india cuyos casamientos sufrieron cuestionamientos sobre su validez en los expedientes de nulidad633. Leg.II. Leg. cfr.”632. “al parecer mulata o india” en el año 1769631. Año 1688 -1745. Causas matrimoniales. t.7. Cfr. en una causa iniciada en el año 1810.. expresaba haber experimentado una fuerte confusión respecto de Juana. exp. Años 1815 . Juicios de nulidad. podían constituir argumentos a los fines de desacreditar la voz de un testigo.

Existen constancias de que la causa se prolongó varios años. Años 1746 – 1785.201. Tiempo de duración del matrimonio hasta el inicio de la causa por nulidad A diferencia de lo que ocurría en los casos de separación de cuerpos –como se veráen donde el recurso ante la justicia para solicitar la separación era en muchas veces el resultado de toda una experiencia de vida en matrimonio y derivada de la convivencia. AAC. 635 Un ejemplo constituye el de el Dr. Años 1746 – 1785. la de matrimonio y la de inicio de la causa de nulidad en un 44. en el caso de las mujeres el promedio que surge es de 24. Causas matrimoniales. cfr. Causas matrimoniales. relojero. II. en los casos en donde se planteaba la nulidad de la unión. 7. perteneciente “a las principales familias de la ciudad”y al limeño Mariano Vazquez de casarse por sorpresa iniciandose la causa el mismo día del casamiento. cura interino de la Catedral quien denunció a su prima Antonia Moyano . Juicios de 257 . 201. siendo en general uno de los cónyuges el que. el 4 de diciembre de 1770 cfr. Mercedes Rodríguez Gómez de 28 años. José Moyano y Cabrera. t. 634 Ejemplos de viudas que contraen matrimonio en segundas nupcias según expedientes de nulidad: María del Pilar Borquez de 25 años cfr.1 años. Leg. Juicios de nulidad. comerciante. en base a los datos disponibles que en los varones el mismo era de 27. en el afán por recuperar la libertad. AAC. leg. quien fue denunciada por bigamia en los tribunales eclesiásticos al día siguiente del casamiento por un vecino de Córdoba llamado Francisco Fernández. 10. exp. bastante más elevada que la media al primer casamiento según el recuento de población de 1778. exp. Causas matrimoniales. II. Domiciano Monsalve. t. Leg. Juicios de nulidad. VIII. es posible que la edad observada en algunos casos de contrayentes en segundas nupcias634 contribuya a elevar dichos promedios. Leg . Se ha calculado el promedio de edades de los contrayentes observamos. médico y cirujano de la Real Armada de Su Majestad. quien casó el 1° de noviembre de 1775 con Petrona Quintero.9 años ligeramente superior aunque muy similar a la edad media a las primeras nupcias de los varones en Córdoba a fines del siglo XVIII establecida en 27. t. hasta 1778 pero permaneció inconclusa. 14.Entre los oficios y profesiones desempeñados por los individuos implicados en los procesos de nulidad se cuentan los de zapatero. Constituían franca mayoría los individuos que reconocían no saber firmar. exp. Juicios de nulidad. carpintero. 636 Un ejemplo constituye el del indio del pueblo de La Toma. AAC. El cacique de La Toma Don José Antonio Deiqui prestó fianza para que se pusiera en libertad al hombre a a fin de que en tal situación pudiera probar que su mujer estaba en condiciones de contraer nupcias. 195. AAC.4 años. militares con grados de capitán y soldado raso. Disponemos de información acerca de ambas fechas. En un 36. cfr.7 % de éstos el tiempo transcurrido entre el momento del casamiento y el del comienzo de la causa de nulidad era inferior a un mes pudiendo haberse iniciado el mismo día635 o al siguiente del casamiento636.8 % de los casos. acudía a los tribunales. Causas matrimoniales. la denuncia sobre alguna irregularidad relacionada con el casamiento solía efectuarse en fecha muy próxima a la realización de la boda proviniendo la iniciativa en no pocos casos del exterior de la pareja. 195. Años 1811 – 1814.

5. Se trataba de un matrimonio realizado por la fuerza que ejercieron las autoridades en una pareja descubierta “in fraganti cópula ilícita” según la esposa denunciante. El tiempo máximo observado desde la celebración de la boda hasta la iniciación de la causa de nulidad se ha establecido. Juicios de nulidad. exp.: AAC. Dr. Leg. la pareja habría sido encontrada acostada en un cuartito. quien a su vez los entregó al cura . de haberse casado “por sorpresa”. exp. la esposa por su parte afirmaba que su matrimonio había sido contraído quince o diecisiete años antes por ". el hombre la había devuelto a su madre yéndose para San Juan sin querer reconocer el matrimonio como cierto.. con pena aflictiva de azotes. según los datos disponibles.hace tiempo de diez años a que el cura y vicario de aquel partido.fuerza que nos hizo el cura y vicario que fue del Beneficio de Pocho. Don Domingo Ignacio Coarasa. Según el expediente consultado. 8. Dr. 258 . Don Domingo Coarasa. 200. el 15 de julio de 1802 iniciándose la acción judicial al día siguiente de la boda. Es posible que en los casos en que uno de los cónyuge sacaba a relucir algún impedimento existente con su misma pareja. t. VI. por ejemplo aquéllos de matrimonios realizados “por sorpresa”. Posiblemente la joven deseaba contraer nuevas nupcias con otra persona al momento de presentar el recurso de nulidad. Años 1800 – 1802. 199. También podía darse el caso de que la cuestión acerca de la nulidad de una unión se plantease habiendo transcurrido varios meses o incluso años después del enlace. por lo cual la denuncia se efectuaba inmediatamente o a las pocas horas de transcurrido el hecho. José Tristán quien acusó a la pareja integrada por el comerciante asturiano Bernardo de la Llera e Isabel Moyano. violentamente casó a una hija mía llamada María del Tránsito Albornoz”. del valle de Traslasierra La denunciante era madre de la esposa quien expresaba: ". éste los llevó al Rollo e hizo colgar al hombre al tiempo que le preguntaba si se quería casar con la dicha mujer y Avila se negó. Años 1803 – 1810. sin querer casarse con ella: cfr. en los que la acusación era efectuada en general por los mismos curas que habían participado del episodio existiendo en ellos urgencia por deslindar responsabilidades. Juicios de nulidad. Otro ejemplo de causa de nulidad iniciada al día siguiente del casamiento constituye la denunciada por el cura rector de la Iglesia Catedral . Producido el casamiento. los entregaron al juez. Años 1746 – 1785. exp. de allí su interés en asegurarse de que la unión anterior fuera considerada nula637.. en los once años después del casamiento. Después por miedo aceptó. 195.. ya que se trataba de una falta muy seria a la responsabilidad del ministerio sacerdotal pues implicaba una violación de las normativas establecidas por el Derecho Canónico del matrimonio. 13.Los típicos casos denunciados con expresa premura eran. la causa concluyó en mayo de 1803 con la separación temporal de los contrayentes: cfr AAC. Causas matrimoniales. Leg. 637 Se trata del caso de María del Tránsito Albornoz. planteando la invalidez de su matrimonio tiempo después del casamiento. Leg . alias “la Mangacha”natural y vecina de Córdoba. También podía ocurrir que uno de los cónyuges nulidad. Dr. t. según y como consta de dicha sumaria". Tras los hechos acaecidos El acusado había devuelto a la pretendida novia su madre partiendo para San Juan.. la intención consistiese en la voluntad de liberarse de una unión indeseada para poder contraer nuevo enlace. Causas matrimoniales.VII.

a una sobrecarga de funciones eclesiásticas especialmente la elevada proporción de causas sin resolución. 203. Atribuímos. Causas matrimoniales. En los casos de bigamia podía suceder que transcurriesen lapsos prolongados hasta que se descubriese la doble o triple unión. A pesar de los intentos de la Curia por revalidar el casamiento la mujer se opuso: cfr. exp.1850 Resultado de las Causas de Nulidad Matrimonial Período 1688 . Análisis del resultado de las causas de nulidad Como puede observarse en el gráfico N° 9. teniendo en cuenta las grandes distancias y la incesante movilidad de ciertos individuos. de Villa del Rosario quien accionó contra José Bazualdo (sic). fueran identificadas en otra provincia o región y al advertir la situación fuesen objeto de una denuncia. X. sin embargo podían transcurrir años hasta que ello sucediese y es de suponer. entre otras. su marido. Juicios de nulidad. Leg. efectuado mientras residía en otro lugar.hubiese ignorado de buena fé alguna relación “inadecuada” de su cónyuge con otra persona. 638 259 .es el peso de las causas inconclusas el que prevalece en detrimento de otros resultados. Años 1826 – 1849. AAC.1850 10% 3% inconclusas revalidacione s nulidades 25% 62% Separación temporal Un ejemplo constituye el de la acción iniciada en 1834 por María de la Cruz Ríos. Gráfico N° 9 Resultado de las Causas de Nulidad 1688 . t. 29. que no pocas veces dichas situaciones no serían descubiertas nunca. Era posible que por casualidad. personas que hubiesen conocido un matrimonio anterior de un individuo. y al enterarse reaccionase violentamente solicitando la nulidad del matrimonio638. quizás incluso con identidad diferente-. al igual que lo que sucedía en los juicios de divorcio quoad thorum entablados ante el tribunal eclesiástico de Córdoba -como se verá más adelante. La esposa solicitó el divorcio al enterarse que el cónyuge había tenido comercio carnal con la hermana de ella.

debe tenerse en cuenta que la unión contaba con más de cinco años de efectuada: cfr. Años 1786 . t. Fundaba esta iniciativa la preocupación por reencauzar la vida espiritual de los contrayentes a través de la legitimación de los casamientos cuando esto era posible. matrimonios efectuados por sorpresa. 196. impedimentos por afinidad y consanguinidad.8. Factores ligados a deficiencias en el funcionamiento judicial parecerían explicar estos resultados. de 109 fojas en original. la influencia negativa que debían deducirse de situaciones ambiguas en las cuales.1825. entre otras causas.7. cuestionado el vínculo matrimonial por defecto de forma o fondo. a transgresiones a las normas canónicas del matrimonio.1785. uniones celebradas bajo el imperio de la fuerza y el miedo. Cfr. casos de impotencia sexual.1799. Encontramos frecuentes ejemplos de causas sin resolver en juicios en donde se dirimían recursos de nulidad: casos de bigamia. una acentuada voluntad de la Iglesia por revalidar uniones cuestionadas debido. En dicho expediente existen menciones a la guerra contra España y sus implicancias en el normal desarrollo del ejercicio judicial. t. se destaca la incidencia negativa de la marcha de los acontecimientos político – militares a partir de 1810.V. Es posible imaginar que dicho fenómeno favorecería la tendencia transgresora observada en ciertos comportamientos.1790. Leg. III. t. así como el esmero por cobijar a los hijos nacidos de esas relaciones normalizando situaciones de manifiesta irregularidad. Otro caso constituye el correspondiente a una denuncia del cura y vicario del Río Seco contra José Delgado y Manuela Ulloa en el año 1790 por afinidad causada por cópula ilícita en segundo grado: Leg.6.II. Leg. Otra causa por consanguinidad revalidada 639 260 . exp.En casos en los cuales se planteaba la legitimidad del lazo matrimonial. exp. exp. exp. no existía resolución. Años 1815 .t. sin embargo el curso de las guerras por la emancipación y posteriores luchas civiles entorpecerían el normal funcionamiento de los tribunales judiciales639. causa por afinidad en 1° grado por cópula ilícita (con hermana de la esposa) el Obispo concedió la dispensa y mandó convalidar el matrimonio: Leg. A través del otorgamiento de dispensas y convalidaciones de los casamientos en los casos de impedimento por afinidad y consanguinidad se tendió a subsanar cuestiones originadas en uniones defectuosas640. a pesar de existir dos recursos de apelación ante el Metropolitano de La Plata accionados por la esposa. La consulta de los expedientes de nulidad pone de manifiesto. 202. de defecto de forma canónica. en líneas generales. 640 Ejemplos de causas de nulidad matrimonial por consanguinidad y afinidad revalidadas constituyen: un caso en que el marido había tenido relaciones previas al casamiento con una prima hermana de la esposa. Si bien la interrupción de los procesos es observable para todo el período.195 Años 1746 . el casamiento fue revalidado. una mestiza cuyo lazo sanguíneo era aparentemente ignorado por el cónyuge. Es de destacar por otra parte.IX. Otro caso de revalidación en una causa de afinidad constituye un exp.1. Es de presumir que un clima de progresiva democratización debió favorecer la iniciativa de los particulares en sus solicitudes ante la justicia. no es posible atribuir el elevado número de cuestiones no resueltas a arreglos extra-judiciales como es factible pensar para otro tipo de pleitos.198 Años 1795 .

Cuando los novios. cfr.10. nacida en el curato del Río Seco. por no pertenecer ninguno de los contrayentes al Partido donde los había casado. 12. Años 1800 -1802.Años 1795 .exp. vecino del valle de Capayán. Leg. se condenó a la pareja a penitencia de ayuno el 3°viernes a pan y agua Leg. En otro caso en La Rioja la pareja acudió a lugar distinto de la parroquia de residencia debido a que el párroco propio les negaba el casamiento por notoria desigualdad de sangre y disenso paterno.199. Leg. 201 Años. a sabiendas de que existían obstáculos que impedían su casamiento en la parroquia de origen. En general se propendió también a la convalidación de casamientos efectuados por sorpresa. 9. la Iglesia consideraba nulos y sin valor a aquéllos celebrados sin los requisitos de publicidad. víctima de una atribulada existencia.201. cfr. La pareja estaba integrada por jóvenes del Chañar del Río Seco .III. se trataba de Manuel Barrios y Calixta Cejas. t. curato:Leg. En la pareja existía impedimento de consanguinidad en tercer grado y afinidad en cuarto grado por ser el novio consanguíneo del marido difunto de la mujer. algunos de quienes incurrían en ese delito eran individuos marginales. un caso en el cual era una mujer la acusada de doble matrimonio fue revalidado643. exp. 198.194 Años 1688 1745.I. Si bien la mayoría de las causas por bigamia permanecieron inconclusas. 196 Años 1786 . t. cfr.VIII.202.1814. del curato de Pocho. Años 1815 .17.7. en Leg. cfr.1799. tal el caso de Baltasar de Torres quien entabló demanda contra el cura de San Blas de los Sauces en La Rioja. exp. En el mismo la Iglesia procedió a la revalidación “ad cautelam”. del complejo mecanismo de jurisdicciones y habilitaciones establecidas por la burocracia eclesiástica. que no cumplían con los correspondientes requisitos de publicidad consistentes en bandos y proclamas exigidos por la Iglesia.1814. y testigos exigidos 642. de Anguinan. Se cuenta además con constituye un recurso por nulidad y amancebamiento en 1813.V. Años 1811 . Otro caso de revalidación de matrimonio celebrado clandestinamente puede consultarse en : Leg. Leg. 8. sin residencia fija que deambulaban por distintos parajes con algún animal de cuyo trajín vivían.201.t. IX exp. Años 1811 . exp. t. víctimas en ocasiones. 643 Se trata del caso de María del Tránsito Montenegro e Islas.1790. a diferencia de los casamientos de hijos menores celebrados sin el consentimiento de los padres los cuales.3.Algunos casos de nulidad originados en matrimonios que presentaban defectos de forma canónica fueron resueltos contemplando la situación de los contrayentes. exp. ellos eran Andrés Maldonado y María Bustamante: cfr. 641 Ejemplos de casos de nulidad por defecto de forma canónica revalidados: Un caso frecuente era el de los feligreses que se casaban en parroquia ajena a la propia. En un caso de pareja casada sin debida habilitación en que se duda si existió efectivo matrimonio se revalidó el matrimonio para evitar “la ruina espiritual de los contrayentes” : se trataba del esclavo del convento de San Francisco Atanasio de la Cruz y de la parda María de la Cruz Cabrera. exp.4. 261 . El 13 de marzo de 1816 se revalidó el matrimonio por el Vicario. t.t.exp. Otra pareja de Mogigasta. VIII.1814.1811 . Famatina y de Ramón Díaz de Soria. t. como se ha explicado. 642 Un ejemplo constituye un caso de matrimonio clandestino realizado con oposición de los padres el cual contaba además con defectos de forma por no haber sido celebrado en la parroquia en donde los novios eran feligreses.201.VI.VIII. Otro caso de matrimonio ante párroco extraño constituye el de una pareja de Río IV que fue a casarse a Río III Abajo en el Fraylemuerto. exp. Años 1811 1814.3. Leg. acudían a otros lugares a efectuarlos no contemplaban que con tal proceder el matrimonio carecería de legalidad de acuerdo a la normativa de la Iglesia y que sería menester más tarde gestionar la reválida ante las autoridades a fin de que el mismo gozase de validez641.1825. Los mismos eran considerados casos “criminales”. éste les convalidó el casamiento: se trataba de la esclava Cornelia Ocampo. Pocho casada por el cura de San Javier sin jurisdicción debió convalidar su unión ante el cura y vicario de Pocho. se trataba de Luciano Carranza Abaca Calderón y María Benavidez Salazar: Leg. acudiendo al Visitador. t.y. aunque prohibidos eran tenidos por válidos.

Leg. exp. el parentesco y los defectuosos en el aspecto formal. si se descubría que el cónyuge anterior había muerto la segunda boda podía ser susceptible de revalidación. Juicios de Nulidad. La resolución de los casos donde existía acusación de matrimonio doble implicaba establecer. De los siete procesos de nulidad disponibles que finalizaron con ese resultado. la edad645. defecto de consentimiento. oriundo de la Banda Oriental647. 647 AAC. el orden sagrado. Leg. Tomo VIII. En un 10% de las causas analizadas los casamientos fueron declarados nulos. Causas matrimoniales. el matrimonio había sido aparentemente consumado. su segunda unión fue anulada646. quien ya había padecido en carne propia las miserias de estar unida a perpetuidad a un hombre en situación de servidumbre. 644 262 . cuál de las uniones celebradas era considerada válida. éste se aseguraba nueva mano de obra sujeta a él aunque supuestamente en condición de libre. 196. 33. la falta de licencia del ordinario. Juicios de Nulidad. La violación de los impedimentos dirimentes afectaba la validez del matrimonio. la impotencia.1825. a la india Teodora Casiba se le declaró nulo en 1817 su primer casamiento con Vicente Silpituela Se trata de la demanda presentada por Doña María Lorenza Ulloa por haber sido casada con violencia por el cura y vicario Ministro Don Juan José Espinosa con su esclavo José Ángel en el año 1787: cfr.con una mujer libre bajo la abierta oposición de la madre de ésta. error en la condición o calidad de la persona si una era libre y la otra esclava. el crimen en el adulterio. la poligamia. Años 1811 – 1814.13. exp. Años 1815 . Cit. Eran éstos: error en la persona. (1992:120) Ob.202. la consanguinidad. Fueron éstos referidos a la legitimidad del casamiento como la violencia y el miedo e involucraban vicios de consentimiento.201. También se declaró nulo el segundo casamiento de Manuel Trillo. Leg.un ejemplo de solicitud de nulidad de casamiento efectuado bajo supuesta aplicación de violencia en el que se resolvió también revalidar la unión644. Tomo IX. t. el rapto. declarando nula aquélla defectuosa. III. Causas matrimoniales. la afinidad. otros se relacionaban con el aspecto sacramental de la unión como los delitos de bigamia. el voto solemne. Años 1786 – 1790. Ello supuso unir a un esclavo –cuyo amo era precisamente un cura. 645 En el enunciado de los catorce impedimentos dirimentes seguimos a MOLINA. La invalidación no siempre recaía en el último matrimonio efectuado. Por el contrario. exp. investigación mediante. tres correspondían a casos de bigamia: un pardo casado en la jurisdicción de Mendoza volvió a contraer matrimonio con una esclava pretendidamente como soltero. el culto distinto. Podía suceder que se descubriese la ilegitimidad de unas primeras nupcias en cuyo caso la persona quedaba en libertad para contraer dado que se consideraba que la unión no había existido. 646 AAC. 4. Una vez desposada la joven con el esclavo y también al servicio del mismo amo como lavandera. R. pues se encontraba casada con un hermano del individuo con quien se casaría su hija.

Causas matrimoniales. éste último alcalde provincial. cinco años después del casamiento651. el cual adolecía además de defecto de forma canónica por ser realizada ante párroco extraño al de los novios habitantes del Río IV. 199. también pardo.exp. Habiéndose iniciado la causa en 1726. el varón colaborando en el hospital de varones y teniendo por cárcel la ciudad653.1. t. Años 1688. Años 1815 . Tomo V. 652 Leg. La sentencia correspondía al año 1796. Importa destacar que en este caso no había existido consumación649. exp. en un casamiento realizado en el año 1696 en la Lagunilla. 8. exp. Juicios de Nulidad. AAC. en el departamento Anejos que fuera forzada para que accediese a dar su consentimiento matrimonial a Francisco Ayala. al mismo tiempo.3. 651 Leg. Causas matrimoniales. La violencia y el miedo inducida a mujeres aparece como otro factor determinante de varios casos de nulidad estudiados: tal el de la parda Victoriana Moyano. Años 1795 – 1799.1825.1 exp. el varón habría incurrido en cópula ilícita con la hermana de la esposa652. De las actuaciones surgió acusación contra la novia de haber mantenido comercio carnal con el padre del contrayente así como con un hermano de éste.1745. mestiza violentada a instancias de su padre y de su tío. natural y vecina de la Doctrina de Belén en Catamarca. t. exp. t. Años 1800-1802. Otro testimonio de mujer casada bajo amenaza es el de Juana de la Masa. Juicios de Nulidad. hija natural del Maestre de Campo Marcos de la Masa.1799.194. con ello la mujer fue tenida por libre y dictándose orden al cura de Punilla para que realizara el nuevo casamiento que ella pretendía648. 3 653 Leg. 198. el tiempo se estipuló en ocho meses. 2. en la estancia de los Cabrera próxima a Alta Gracia.por existencia de impedimento de afinidad en segundo grado al que se le sumó defecto de consentimiento por violencia ejercida por la madre. 202. en éste tampoco habría existido consumación del matrimonio650. Leg. Leg. Causas matrimoniales.exp. la sentencia se dictó nueve meses después de iniciada la causa. Años 1688 -1745. 650 AAC. Leg. Juicios de Nulidad. La separación temporal de los cónyuges fue establecida en dos casos para una pareja habitante de la ciudad de Córdoba que había realizado la celebración de su matrimonio sorpresivamente.. Juana de Cabrera. la mujer recluída en un monasterio. Años 1795 . 198.VI.V. 9. 649 648 263 . t. El Obispo Orellana en su visita a La Rioja declaró la nulidad. la sentencia estableciendo la nulidad del casamiento fue dictada en 1731. Se identificó un caso de matrimonio anulado en 1796 por impedimento dirimente de afinidad en primer grado no dispensado en una pareja de Tulumba denunciada por el cura y vicario del partido de Guaysacate. Como en el anterior. obtuvo la sentencia que establecía la nulidad del casamiento el 7 de enero de 1700.194. Cabe suponer que la determinación de una separación temporal conllevaba la convalidación implícita de la AAC. tomo IX.7.

203. cuando las causas se prolongaban. exp.X. sobre todo teniendo en cuenta el elevado porcentaje de causas sin resolver –62 % aproximadamente.unión. La extensión temporal mínima de resolución rondó en un lapso inferior a una semana –tres o cuatro días-. Recursos de apelación a la sentencia Resulta de interés considerar cuál era el tiempo aproximado de duración de una causa de nulidad en la jurisdicción del Obispado de Córdoba en el período estudiado. Para no pocos incriminados en una causa. 655 654 264 . el marido solicitaba la nulidad del casamiento que se había realizado alrededor de cincuenta días atrás.se entiende que el desempeño de la justicia era bastante lento y la eficacia de funcionamiento del aparato judicial moderada. en su defecto. se tomó como referencia la fecha de la última acción judicial registrada antes de que la causa quedase interrumpida. También se determinó la distanciación en otro caso de difícil definición en donde habrían existido fallas en el consentimiento: la mujer afirmaba que sólo había aceptado casarse para liberarse de su padrastro. los cuales son presentados como aproximativos. Como duración máxima de los procesos se identificó un proceso de cinco años de extensión. cumplida la pena la pareja estaría en libertad de reunirse nuevamente. El reducido universo de observación lleva a insistir una vez más en la cautela con que deben ser tomados los valores relativos manejados. las costas procesales se La pareja era habitante del Río 3° Arriba: cfr. t. estar disponibles a fin de responder a los requerimientos de la justicia implicaba la parcial o total paralización de las actividades de subsistencia. matrimonios clandestinos. Leg. El criterio del tribunal eclesiástico fue establecer separación por tiempo indeterminado654. Años 1826 . Los cálculos fueron realizados en base a un 56.8 % de los casos sobre el total de jucios de nulidad en los cuales se poseía información exacta de día mes y año de iniciación y de finalización de la causa y/o fecha de la últims actuación.. Habida cuenta de que los casos de nulidad implicaban cuestiones muy delicadas –tanto como determinar en una matrimonio si el mismo era o no válido. El tiempo de duración promedio de las causas de nulidad según los datos disponibles655 se estableció en los ocho meses y medio. Debe tenerse en cuenta además que en no pocos casos uno o ambos contrayentes permanecían encarcelados. 36.1849. Duración de las causas de nulidad. mantenidos a su costa cuando se entendía que habían cometido un delito -ejemplo constituyen las cuestiones de individuos incursos en bigamia. lo cual se agravaba sobre todo si se trataba de individuos que vivían de su trabajo personal y residían fuera de la ciudad o en otras provincias.hasta la resolución del juicio. Por otra parte. se aclaraba que no había existido consumación del matrimonio. según se ha visto-. A fin de establecerlo se consideró el espacio temporal comprendido entre la fecha de iniciación del juicio y la correspondiente a la de la sentencia o. en caso de tratarse de una causa incompleta. etc.

Juicios de Nulidad . a qué tipo de causales correspondían los procesos más prolongados y a cuáles los de menor duración. t. Leg. la causa permaneció inconclusa658.1. Juicios de Nulidad. Otra de las causas de nulidad más largas conocida –dos años y siete meses de duración. I. Se trataba de Baltasar de Torres. Años 1811 . Años 1688 – 1745. en el expediente quedó constancia de que el Obispo Juan de Sarricolea ejecutó la sentencia al día siguiente de ser dictada656. Leg.194 Años 1688 .13 659 AAC. que había sido iniciada el primero de agosto de 1813 ante la justicia eclesiástica pasó luego al Alcalde de primer voto para que los reos fueran conducidos a sus expensas a la Real Cárcel de la ciudad concluyendo finalmente con la revalidación de la unión657. ambos habitantes de Belén. de Copacabana en el curato de Ischilín y Mercedes Rodríguez. En ese sentido se observó que la más larga –cinco años. Leg. exp. se trataba de la parda María Petrona Quintero. Leg.obedeció a una cuestión por impedimento de consanguinidad en tercer grado y afinidad en cuarto grado por ser el novio consanguíneo del difunto marido de la mujer y pariente de sangre de la novia.1814. Causas Matrimoniales. Entre los casos más breves puede señalarse por ejemplo uno que duró cuatro días y que se inició por defecto de forma canónica659. Los contrayentes eran Juan Esteban Astrada. 9. Causas Matrimoniales. reputado de vago. natural del Río Segundo.1785. AAC. Juicios de Nulidad. Juicios de Nulidad.10. exp. t. Causas Matrimoniales.correspondió a un proceso de nulidad del año 1826 entablado por una contrayente por defectos de consentimiento en la consagración de la unión. la causa culminó con la nulidad del matrimonio de Juana de la Masa y Nicolás Cuello. la misma culminó en la revalidación del casamiento. sin domicilio fijo. exp. en Catamarca. viuda de José Antonio Bracamonte.t. 657 656 265 . Cabe preguntarse. en base al análisis de algunos ejemplos. Otra causa prolongada –dos años y siete meses de duración. 12. AAC. hija legítima de Juan Rodríguez. exp. t. La causa. 658 AAC. La Rioja. Causas Matrimoniales. En este contexto puede decirse que la afirmación de Solórzano Pereyra en torno a la eternidad de los juicios eclesiásticos hallaría cabida en las querellas por nulidad.201. La causa se inició el 26 de agosto y finalizó el 30 del mismo mes del año 1736.II. 194. natural y habitante en La Rioja. 195 Años 1746 . quien entabló querella contra el cura de San Blas de los Sauces. quien se identificaba como de ocupación comerciante. VIII. cabe señalar que en dicha causa fueron los mismos contrayentes quienes iniciaron la demanda contra el párroco extraño que había celebrado el casamiento lo cual indica el interés de los mismos en la pronta resolución del trámite de convalidación del enlace. difunto.1745. lo que debió influir en su rápida solución.corresponde a una cuestión de poligamia de una mujer a la que se le imputaban tres matrimonios sin certeza de fallecimiento de los maridos anteriores a la última unión. y de Catalina Astrada.incrementaban.

23. 663 Ibídem. El demandado expresaba que había ".. Años 1815 . para la Iglesia vivían en amancebamiento. deducida de los datos del expediente. El matrimonio entre Victoriano Olmos y María del Señor Castillo Bustos se habría efectuado a comienzos de junio de 1815661. solamente en dos procesos se recurrió a la apelación de la sentencia. Fueron dos recursos presentados por representantes del sexo femenino En una causa por impedimento de afinidad por incursión en cópula ilícita en segundo grado puro. 28. Obsérvese como se AAC. Se trataba del matrimonio integrada por Isabel Martínez. se dispensó el impedimento y se los absolvió para que viviesen cristianamente.. Se presentó nueva apelación ante el dicho Metropolitano. negándose la mujer a seguirle.1. la causa se inició el primero de julio de 1816 y la sentencia fue dictada el primero de agosto del mismo año. natural y vecina de Córdoba y Manuel Romero. la esposa accionó a través de su madre quien intervino como su representante legal interponiendo un recurso de nulidad después de seis años de casada la pareja de cuya unión había nacido un hijo. Los individuos se hallaban casados hacía más de un año cuando se efectuó la denuncia anónima..se relaciona con una cuestión de nulidad matrimonial por impedimento doble de consanguinidad en cuarto grado lateral existente en la pareja. t. 195 Años 1746 .II. 6. t. Causas Matrimoniales. 661 660 266 . Según los datos disponibles. La fecha del matrimonio es estimativa. el mismo día el Provisor concedió la apelación pero solo en cuanto "al efecto devolutivo y no en cuanto al efecto suspensivo"663.1785. f. Leg. pero en consideración de que ya habían consumado el matrimonio y tenían hijos. Juicios de Nulidad .Otra causa originada en San Roque.”662. exp.IX. Leg. registrándose variada duración durante todo el período de estudio.1825. exp. cfr. La sentencia del juez eclesiástico resolvió la revalidación del enlace que se había efectuado el veinticinco de diciembre de 1740. Paraje del Totoral. habiéndose iniciado la causa el dos de septiembre de 1746. curato de la Punilla de relativa escasa duración660 -se resolvió dentro de los treinta días desde su iniciación.. No se ha constatado una relación evidente entre el año de iniciación de la causa y el tiempo de substanciación de la misma. 29 vto. Causas Matrimoniales. 23 vto. 202. El 15 de noviembre de ese año la accionante apeló la negativa de nulidad ante el Metropolitano de La Plata. Juicios de Nulidad . natural de Santa Fé y vecino de Córdoba. 662 AAC.4. en caso de que se denegase la misma se aclaraba que se solicitaba interposición del recurso de fuerza ante la Real Audiencia de Charcas. revalidándoseles la unión. Aparentemente entre ambos cónyuges surgió un grave conflicto al expresar el marido su pretensión de trasladarse con su familia a Mendoza de donde él era natural. f.estado en legítima y pacífica posesión de mi matrimonio por espacio de seis años. Del mismo modo tampoco se han percibido diferencias por la pertenencia de los implicados a un determinado grupo social.

donde permaneció incompleta en una época muy convulsionada por los acontecimientos políticomilitares por los que atravesaba el país en ese momento.intentó acción tanto ante la máxima autoridad de la justicia eclesiástica como de la civil en una causa que si bien era de jurisdicción eclesiástica. el 7 de diciembre de 1746664. IX. se expresaba la intención de evitar que dichas perturbaciones impidiesen el desenvolvimiento de la justicia. Ambas apelaciones fueron aceptadas solamente en “devolutivo”. El otro caso de apelación corresponde a un juicio de nulidad del período independiente. -los cuales en general también constituían atentados a las normas civiles. natural y vecina de Buenos Aires. en ninguno de ambos casos el tribunal eclesiástico falló a favor de las esposas.1825. Juicios de Nulidad. AAC. El proceso se había iniciado en Buenos Aires665. En el expediente hay menciones a la guerra que dificultaba las acciones judiciales.que la Iglesia solicitase auxilio al brazo secular de la justicia para conseguir el arresto de los reos prófugos y su encarcelamiento en la Real Cárcel de la ciudad. Obsérvese que ambos recursos de apelación fueron interpuestos por individuos pertenecientes al sexo femenino que deseaban que sus matrimonios fuesen anulados. Causas Matrimoniales.Años 1815 . se recurrió también al alto tribunal civil. La sentencia. En conclusión. a fin de procesarlos y juzgarlos por los delitos Ibídem. dada la época de franca penetración de la justicia secular en cuestiones otrora privativas de la Iglesia.6. fechada en la ciudad puerto y dictada por el Provisor y Gobernador del Obispado de aquella jurisdicción en 1813 mandaba a la pareja viviese “maridablemente”.t. No conforme con el resultado de la causa la mujer apeló la sentencia y la misma siguió. 665 664 267 . no comprobándose el causal de defecto de consentimiento en la consagración de la unión invocado por la esposa accionante Isabel Zorrilla. Penas Canónicas impuestas a los individuos incursos en delitos que entrañaban la nulidad del matrimonio Era frecuente en los casos de crímenes considerados de jurisdicción eclesiástica. los recursos de apelación presentados en este caso no lograron el efecto deseado para la parte accionante ya que el matrimonio se revalidó y la mujer “fue entregada” a su marido "a orillas de la ciudad donde esperaban para caminar las carretas de Manuel Romero" conminándosele a seguirlo hacia la ciudad de Mendoza. pasando al Obispado de Córdoba. exp. con escaso éxito. El nombre del marido era Juan Giménez. como se advierte. Leg. 202.

Leg..8. exp.195. en una causa por doble matrimonio del año 1828 la justicia civil le reprochaba a la eclesiástica no actuar con la debida eficacia ya que cierta pareja que vivía amancebada no había tenido el debido castigo666. Leg. la prisión de los reos podía ser dispensada.. 195. AAC."670. la inmediata liberación de la mujer ya que le encuentra síntomas de calentura peligrosa.1785. AAC.t. Los presos solían solicitar la excarcelación que no siempre era aprobada.. Juicios de Nulidad. Otro ejemplo es el del indio Domiciano Monsalve del pueblo de La Toma a quien su cacique le presta fianza para que puesto en libertad pueda probar que su mujer es libre para contraer matrimonio.II. así ocurrió en una causa de nulidad por bigamia en la cual la autoridad eclesiástica mandó se pusiese en libertad al reo “. eg. Años 1746 . no dejaban de existir roces entre ambas. la suprema autoridad eclesiástica autorizó la liberación del reo dándole por cárcel la ciudad 667. facultativo de la ciudad y de la Real Cárcel. 668 En el caso de José Tomás Acuña. Años 1746 . Esta disposición de mantener al incurso en delito dentro de los límites de la ciudad permitía al delincuente realizar las diligencias necesarias que le permitieran probar su inocencia. La prisión podía prolongarse durante meses.10. AAC. Leg. al mismo tiempo este sistema posibilitaba a la justicia tenerlo vigilado y a su alcance668.201. cfr. tomo X.. Años 1811 – 1814. Causas Matrimoniales.. Sin embargo en ciertos casos en que la prisión se extendía podía suceder que el reo fuera absuelto de penas canónicas dándose por satisfactoriamente purgado el delito con el encarcelamiento sufrido.195.1849. Años 1826 .para que se reúna en paz con su mujer bajo los más serios apercibimientos”669. Años 1746 . AAC.que se les atribuían. Causas Matrimoniales. 203. 670 Se trataba del médico Miguel Mármol. exp. t. zapatero de Santiago del Estero.13. cfr. 199. Si bien actuaban complementariamente una con otra en el ejercicio de la justicia. Causas Matrimoniales.13. exp.VIII.6. Juicios de Nulidad .8..VI.1785. Leg.tomo II. Juicios de Nulidad . exp. aunque las fugas no eran infrecuentes.exp. Por decisión del Obispo. en un caso de matrimonio efectuado tomando por sorpresa al párroco de Tulumba en el cual el varón se había entregado espontáneamente ante la autoridad.Años 1800-1802. acusado de bigamia y en prisión el reo pide la libertad y se le de la city como cárcel para justificar su conducta y probar que no se ha casado por segunda vez cfr. En caso de enfermedad del recluso se enviaba un perito médico para que estableciese la gravedad de la afección. 669 AAC.tomo II. así. diaria y continua que unida a la debilidad de su sexo y al profundo humor melancólico que padece provenido en la mayor parte de la prisión incomodidades de la cárcel. Causas Matrimoniales. exp. así ocurría por ejemplo en el caso de la presa Isabel Moyano quien había celebrado su matrimonio sorprendiendo la buena fé del cura rector de la Catedral. Juicios de Nulidad. Juicios de Nulidad Leg. t. 667 666 268 .1785. el facultativo en medicina de la ciudad y de la Real Cárcel era llamado para examinarla tras lo cual resolvía: “. Causas Matrimoniales.

671 ello llevó a que el Provisor y Vicario les conmutase en dicha causa a los reos todas las penas en abril de 1816. uno de los cónyuges acusados huía. 675 AAC. t. Causas Matrimoniales.Años 1800-1802."674 En otro caso de matrimonio clandestino por disenso paterno producido en 1812 la Iglesia realiza la revalidación ad cautelam del casamiento.. y Don Bernardo de la Llera a quien se le da esta Ciudad por cárcel. en razón de padecer ésta de dolores de cabeza y estómago lo cual la obligaba a oir misa sentada provocando una gran conmoción en la comunidad ante tamaña ". penitencia..tomo IX exp. Tras su liberación de la prisión por solicitud de los padres que cesaron en su oposición. 198. 269 . No desprovista de espectacularidad resultó la pena impuesta a otra pareja integrada por un pardo relojero vecino de Córdoba y una mujer originaria del Río Segundo acusados de casarse sorpresivamente: en efecto. Años 1815 .1799... Entre los castigos eclesiásticos más frecuentes aplicados a delitos que entrañaban la nulidad del lazo matrimonial pueden mencionarse el aplicado a una mujer acusada de casarse bajo impedimento de afinidad en primer grado no dispensado. f. durante ese triempo asistirá tarde y mañana a servir al hospital de hombres en todo aquello que lo ocupase el Superior de esa casa ..1814. Juicios de Nulidad Leg. Causas Matrimoniales. 674 AAC. Causas Matrimoniales. Leg. 3. se ordena la confesión sacramental a ambos. las enfermedades solían constituir un argumento utilizado a fin de lograr la dispensa de la aplicación de penas canónicas: ejemplo constituye una causa en la que el novio solicitaba conmutación de las mismas para su esposa. donde ejercerá los servicios a que le dezstinare la Madre Priora.8. procede a velar a la pareja.tomo V exp. Cuando acusado de haber cometido un delito contra la ley canónica.. 199. cuya pena consistió en diez ayunos eclesiásticos a partir de la Pascua673.202. Causas Matrimoniales.. y se manda a los esposos que cuando en la ciudad se realicen ejercicios espirituales de hombres y mujeres deberán venir a la ciudad desde su lugar de residencia en San Francisco del Chañar675. 673 Ibídem. el veintitres de diciembre de 1815 el gobernador José Javier Díaz ponía en libertad de cárcel al reo y liberaba el depósito de la mujer para que cumplieran las penas canónicas correspondientes 671 672 para ejemplo de los demás en desagravio AAC.1825. Juicios de Nulidad Leg. VIII.VI. Juicios de Nulidad.. 3. Años 1795 .201. Otra pareja que se había casado por sorpresa fue condenada a ocho meses de separación: “. 8. 48 r.irreverencia y escándalo público.exp.debiendo Doña Isabel Moyano estar reclusa en el Monasterio de Santa Catalina de Sena. t. exp. AAC. Juicios de Nulidad Leg.Como la prisión prolongada. la Iglesia podía dictaminar su excomunión672. Años 1811 .

alumbrar ambos con un "acha" encendida en la mano y ubicados en el último peldaño del presbiterio de la Iglesia Catedral al Santísimo Sacramento en las misas de los jueves por tres meses. t. se comprobó que el marido anterior había muerto. quien impuso a la pareja la pena canónica de penitencia consistente en ayuno cada tercer viernes a pan y agua677. Cuando se trataba de miembros de la Iglesia sospechados de haber participado de algún ilícito en materia matrimonial.1825.1811 . Causas Matrimoniales. VIII. AAC. t. exp. para garantizar que dicha sentencia fuera difundida convenientemente. 6. Causas Matrimoniales. se dispuso que la misma fuera leída en una de las misas mayores676. ayuno los viernes. 201 Años. En función de ello. Alejandro Ramis quien había utilizado el recurso violento y el miedo para obligar a una mujer parda a contraer 676 677 AAC. se la condenó a un año de servicios en el Hospital en la Sala de Mujeres en Córdoba y cien pesos de multa a favor del Hospital. Juicios de Nulidad Leg.IX exp. pero dada la mala fe con que había actuado la misma casándose sin saber si su primer cónyuge había fallecido. según la documentación consultada resultó una pena impuesta en 1827 a una pareja por casamiento clandestino en razón de existir un impedimento de consanguinidad entre ellos: en Chilecito el reo fue condenado a destierro perpetuo por violar leyes de la Iglesia679. Años 1815 . su nuevo marido678.X.203 Años 1826 .10. En un caso en el que una mujer era acusada de poligamia. 678 Leg. la Iglesia procedía a realizar la investigación correspondiente y a dictaminar en función de los resultados.1849.1814.VIII. exp. el Obispo Rodrigo procedió a autorizar la revalidación del nuevo matrimonio contraído por la rea. Más severa aunque excepcional.201. t.202. 679 Leg. En otra causa de nulidad entablada por impedimento de consanguinidad en tercer grado y afinidad en el cuarto. En un caso en donde se comprobó la resposabilidad del teniente cura de los Anejos. 17. por lo cual se le permutaron dichas penas en ejercicios espirituales y confesión oral. el compromiso de rezar el rosario diariamente por un año y esto último también a Don Gaspar Sánchez. Mtro. Sin embargo. terminaron conmutándosele ambos castigos por los padecimientos y enfermedades que había sufrido y por dar muestras de estar verdaderamente arrepentida.1814. Años 1811 . Juicios de Nulidad Leg. además deberían confesarse y comulgar una vez en cada uno de esos meses. por ser el novio consanguíneo del marido difunto de la mujer. El trece de marzo de 1816 se revalidó el matrimonio por el Vicario. t. la justicia eclesiástica libró orden de que la causa pasase al Alcalde de primer voto para que los reos fueran conducidos a sus expensas a la Real Cárcel de la ciudad. luego de proceder a una investigación en varias provincias. 270 . exp. 3.por injurias cometidas contra las leyes de la Iglesia deberían ayunar 7 viernes como solicitaba el fiscal.

asistencia a enfermos. en general manifestábase piadosa en los castigos utilizados. 34.matrimonio. Ejercicios espirituales.1814. a devolver el dinero mal habido del novio y penado a reclusión en el Colegio Seminario durante un año. el mismo fue condenado a costas.” 681..V. misas. 271 . multas. mientras se hallaba ésta en depósito separada de aquél durante una causa judicial seguida por existir en la pareja impedimento de afinidad.Años 1795 . Años 1811 . de haber tenido relaciones carnales con su mujer. t. Leg. rezos. 2. fundamentalmente si los delincuentes mostraban un sincero arrepentimiento o presentaban signos de enfermedad estableciendo abundantes conmutaciones. 198.. aunque finalmente el Obispo decidió darle como cárcel el convento de Santo Domingo. Distribución espacial de las causas de nulidad matrimonial 680 681 Leg. forman parte de la larga lista de sanciones aplicadas. Si bien en casos graves como la fuga de los reos la Iglesia no dudaba en decretar la excomunión. como puede apreciarse las penas canónicas más frecuentes impuestas a individuos incursos en delitos que involucraban la nulidad del matrimonio radicaban básicamente en tareas de bien público y castigos ejemplificadores tendientes a desagraviar la moral comunitaria al tiempo de desalentar la repetición de episodios semejantes. t. . por ser el mes de enero de vacaciones680. En otro incidente llevado ante la justicia en 1813 en el cual un marido indio del pueblo de Malingasta en La Rioja acusó al cura y vicario del lugar.. VIII exp. 6. ayunos. el Obispo Rodrigo mandó que el indio: “. exp. Ministro José Nicolás Ocampo. Es evidente en este caso la premura de la autoridad por reparar la reputación tanto del damnificado.1799. pida de rodillas al cura y suplique perdón y que se publique [dicha sentencia] en todas las capillas y oratorios públicos de la feligresía en día festivo antes o después de misa. como de la institución de la cual éste formaba parte. f. En la sentencia. El verdadero interés perseguido parece haber consistido más en allanar las vías para la legitimación del acto sacramental en la pareja que en infligirles un verdadero castigo. En síntesis. 201. descubriéndose finalmente por confesión del accionante que la acusación era falsa y la mentira fraguada a instancias de enemigos poderosos del cura..

jucios de esponsales para todo el período. hallan proporcionalmente escasa representación en el total de causas analizadas lo cual pone de manifiesto las dificultades derivadas del costo y del tiempo que debían superar los vecinos de las áreas del interior del Obispado que deseasen hacer oír su voz ante la sede central del Obispado. ante las cuales los individuos demandados se verían conminados con más fuerza a la obligación de comparecer. Gráfico N° 10 Distribución espacial de las causas de Nulidad DISTRIBUCIÓN ESPACIAL DE LAS CAUSAS DE NULIDAD MATRIMONIAL 18% 14% Campaña cordobesa Ciudad de Córdoba Otras Provincias 68% 272 . en los casos de nulidad hubo mayor presencia de otras provincias –18%. Otras regiones que formaban parte de la jurisdicción del Obispado de Córdoba. Es probable también que esta mayor representación del interior en estos casos se origine en que frecuentemente las acciones eran iniciadas por sacerdotes.que en otras clases de querellas lo cual evidencia los mayores esfuerzos efectuados por los pobladores del interior por alcanzar la vía judicial cuando se trataba de intentar la disolución de un casamiento. Sin embargo encontramos que comparativamente. ello se relaciona con los volúmenes de población existentes en una y otra área. en los casos de divorcios quoad thorum. Ello pudo comprobarse también. un 68% se concentraba en la campaña cordobesa y sólo un 14 % en la ciudad. como puede observarse en el gráfico N° 10. territorio que según se ha visto era muy amplio. frente a 6% en litigios de esponsales y divorcio de lecho y mesa.Respecto de la distribución de los lugares donde se originaron los hechos que dieron lugar a las causas de nulidad matrimonial.

por lo cual es de suponer deberían recurrir mayormente a soluciones de hecho en la resolución de sus conflictos. y Salta donde se constata mayor eco de la conflictividad matrimonial en los tribunales judiciales.1850 Causas de Nulidad procedentes de otras provincias substanciadas en el Obispado de La Rioja Córdoba. Resulta llamativa la presencia de un caso que corresponde a 273 . en general se observa una mayor desprotección judicial de las regiones alejadas de las sedes centrales de la justicia tanto civil como eclesiástica. es la Provincia de La Rioja donde se concentra el origen de la mayor cantidad de casos de nulidad gestionados en el Obispado de Córdoba.De cualquier manera. ello se atribuye a las dificultades materiales de acceso a las mismas derivadas de las grandes distancias lo cual suponía la inversión de considerable tiempo y recursos que la mayoría de los habitantes no dispondrían. siendo escasa su contribución en relación a los anteriormente señalados. fuera de la provincia del mismo nombre. puede concluírse que. Fé Santiago del Estero Salta 13% Como puede observarse en el Gráfico N° 11. Período 1688 . Catamarca es similar para los distintos casos.1850 7% 7% 7% 7% 7% 32% Tucumán Catamarca Jujuy Mendoza 20% Sta. Gráfico N° 11 Causas de Nulidad procedentes de otras provincias substanciadas en el Obispado de Córdoba 1688 . seguida de Santiago del Estero. antigua sede del Obispado. Tucumán. La presencia de otras regiones tales como Jujuy.

por otra parte integraba los territorios de la Gobernación Intendencia de Córdoba. Leg. exp.7 % de los litigios . tomo IX. 202. Conviene resaltar que. dado los costos. La causa permaneció inconclusa. Causas de Nulidad. El primer casamiento del demandado había tenido lugar en Santiago del Estero.3 % de los juicios -107 casoscorrespondían a la primera mitad del siglo XIX. por otra parte el mismo se hallaba unido a su primera esposa. IV. También se ha detectado una causa iniciada en Villa del Rosario de los Arroyos.se concentraron entre 1688 y 1799 y un 73. La causa se inició en Mendoza en septiembre de 1819 ya que el segundo casamiento había sido contraído en dicha ciudad. tomo IX. efectuado en Córdoba. Años 1815 – 1825. Cabe interrogarse acerca del significado de las fluctuaciones en la cantidad de solicitudes presentadas en los distintos períodos así como de la representatividad de la conflictividad matrimonial en relación al número de pleitos disponibles. 33 274 . en el año 1825. 202. La causa permaneció inconclusa. jurisdicción de Santa Fé683. oriundo de la Banda Oriental y Luisa Juárez Colazo. el tiempo que entrañaba comprometerse en un juicio de divorcio y la connotación socialmente negativa derivada de la exposición pública por cuestiones 682 683 AAC. disponibles para los ciento cincuenta años que corresponden al período de observación de este trabajo. de la ciudad de Córdoba. 16. cuando la segunda esposa tomó concocimiento de la anterior unión de su consorte entabló la acción judicial. Leg. Debido a tal situación se solicitaba que Luisa Juárez quedase expedita y libre para desposarse como lo pretendía con José Manuel Cortéz Ludueña. se pretendía que dicha unión fuera anulada ya que en la pareja no existía unidad de domicilio conyugal debido a que el marido residía en Buenos Aires y. Consultar en AAC. El divorcio quoad thorum et mutuam cohabitationem. oriundo de Santiago del Estero y Antonia Pereyra. por lo cual se trataba de un caso de bigamia. como en el anterior. se trataba de la nulidad del matrimonio de Manuel Trillo. La separación de cuerpos Cronología de los juicios de divorcio quoad thorum Como puede apreciarse en el cuadro N° 9. de los ciento cuarenta y seis juicios de divorcio quoad thorum correspondientes al Obispado de Córdoba. un 26. exp.39 casos. Causas Matrimoniales.Mendoza682 que en una época estuvo bajo la jurisdicción del Obispado cordobés y que. Causas Matrimoniales. Causas de Nulidad. Años 1815 – 1825. Consistía en un juicio criminal por doble matrimonio en el cual se solicitaba la nulidad de matrimonio entre José Domingo Pabon Peralta.

. Cit. (1984: 412) “Las cargas del Sacramento” en Revista Andina. Es posible que altibajos en el número de casos observados durante el período de estudio se relacione. seguidos de otros más laxos durante los cuales se observó una mayor flexibilidad al respecto. Cit. La intensificación de las desavenencias observadas en estos ejemplos coincide con un aumento de la conflictividad familiar en general operado en el siglo XIX689 según ha sido señalado para el caso francés.es probable que la mayoría de los conflictos matrimoniales se resolvieran de hecho. Cit. B. espontáneamente. Cit. En ese sentido. divorcio. San Pablo686. R. dicho fenómeno se relacionaría con un aumento del individualismo y la proclamación del igualitarismo propios de la época que llevaría al En Perú la gente solicitaba el divorcio con más facilidad en el siglo XVII que en el XVIII. cfr. En 1824 existió también un proyecto de ley sobre divorcios y separaciones voluntarias aunque el mismo no fue sancionado688. pp. 687 Sobre la aplicación de dicho decreto en Córdoba puede consultarse GHIRARDI. 688 CICERCHIA. tales los datos relativos a México. Lima.. 689 En el territorio rioplatense Mallo ha observado por el contrario una disminución drástica en los divorcios que es atribuído por la autora a un aumento de su tramitación por otras vías. como ha sido señalado para el caso peruano684. LAVALLÉ. Silvia (1992: 399) “Justicia.relacionadas con la serenidad del estado matrimonial interrumpida -interpretado por ambos brazos de la justicia como atentatorias del orden social deseable. MALLO. Un incremento de casos estaría indicando una actitud de mayor rebeldía de las mujeres ante dicho fenómeno ya que era el sector femenino el que mayoritariamente concurría a los tribunales a iniciar las demandas. Cfr. el divorcio ha sido interpretado como un cuestionamiento de hecho de la relación de dominación en su seno685. 686 Cfr. La Revolución de Mayo no entrañó modificaciones en materia legal en cuestiones de familia si bien se sancionó una ley en 1817 que regulaba los casamientos entre españoles europeos y americanas687. Ob. M. con períodos de mayor severidad de los jueces eclesiásticos. 684 275 . Se observa una disminución notable de casos en Lima en los años finales del siglo XVII y durante la centuria siguiente. MALLO. 403 – 422. 685 FLORES GALINDO. CHOCANO.. durante los cuales la autoridad se mostraba reacia a aceptar las demandas y consiguiente iniciación del juicio. Es de destacar que el aumento de casos registrado a fines del siglo XVIII y comienzos del XIX que comprobamos para el caso analizado en este trabajo es coincidente con el observado también para otras regiones. Silvia (1992: 374) Ob. (1997) Ob. Cuzco. los Obispos de Quito y Cuzco se quejaban de la excesiva facilidad con que las mujeres presentaban demandas de divorcio y nulidad en los últimos años del siglo XVI y comienzos del XVII. (1986: 430 – 431) Ob. Teniendo en cuenta que en las relaciones entre los cónyuges se planteaban cuestiones de poder. Cit. M. sin recurrir a los tribunales de justicia. A. (1998:74) Ob. en ese sentido. N° 2. las solicitudes de separación podrían interpretarse como un franco desafío a la autoridad detentada por el marido.

1739 1740 .1749 690 N° Causas de divorcio quoad Años 1800 . G. pp. las mujeres aparecerían afirmando la autonomía de sus cuerpos a pesar de que continuarían siendo una de las víctimas principales de los hechos de violencia familiar690.1839 1840 . padres contra hijos. Madrid. Es de suponer que la disminución en la libertad de elección de la pareja en los jóvenes pudo haberse traducido en casamientos menos satisfactorios en el orden personal aunque mas “convenientes”socialmente.269 – 291.1699 1700 . Cuadro N° 9 Distribución temporal Juicios de Divorcio quoad thorum en la jurisdicción del Obispado de Córdoba N° Causas de divorcio quoad Años 1688 .estallido de serios conflictos ya que los sujetos estarían menos dispuestos a soportar la coerción del grupo de parientes según era común en otras épocas.La Revolución Francesa y el asentamiento de la sociedad burguesa ARIES Ph. (directores).1849 thorum 18 18 23 31 17 thorum 3 2 0 0 2 5 PERROT.1719 1720 .1819 1820 .1829 1830 . hermanos entre sí.1809 1810 . Entendemos que el aumento de las desavenencias observadas en el siglo XIX pueden interpretarse también como el resultado de uniones insatisfactorias inducidas por padres y tutores como consecuencia del reforzamiento de la autoridad patriarcal en materia matrimonial en hijos menores por efecto de la normativa de origen civil sancionada en el último tercio del siglo XVIII en España y trasladada a América. 276 . en las primeras de la centuria siguiente. Taurus. ello se traduciría en choques no solamente entre esposos sino entre familiares en general. M. y otros.(1989: 283) “Dramas y conflictos familiares” en Historia de la vida privada.1729 1730 . vol. y DUBY.1709 1710 . 7. En ese contexto. de cuyas resultas los fracasos se harían sentir años después de la celebración de los casamientos realizados en las postrímeras décadas de aquel siglo.

Madrid. 9. Ello se confirma en el caso analizado resultando de sumo interés la coincidencia de este rasgo común con los GONZALBO AIZPURU. Taurus. P. El mayor número de expedientes observable para épocas más modernas puede relacionarse además con un mayor celo en la preservación documental así como en una mejor conservación de los mismos691. La Revolución Francesa y el asentamiento de la sociedad burguesa ARIÈS Ph. los porcentajes de contribución femenina oscilan entre el 86% y el 93 % de los casos. vol.1759 1760 . 691 277 . no en cambio tanto de mujeres engañadas. Solicitud de divorcio ¿un asunto femenino? Sexo del demandante Se ha afirmado que el divorcio es una institución femenina692. (directores). madres de familia. 7. M. por lo que el Gobernador Manuel López debió ser investido de facultades extraordinarias por la Legislatura en la lucha por la consolidación del poder en la Provincia de Córdoba. Perrot destaca que se trataba en general de mujeres mayores. contabilizándose un promedio de 3. y DUBY.el cual se cierra en plena época de crisis del Orden Rosista. En 1839 Córdoba sufrió ataques armados desde Santa Fé y las provincias del norte.269 – 291.( 1998:269) “Los conflictos familiares”. El Colegio de México. pp.1750 .1779 1780 . Según el autor en todos los períodos se destaca la predominancia de acciones judiciales de divorcio iniciadas por mujeres en el caso francés.1769 1770 . México.1799 0 2 5 5 15 Total 39 Total General: Total 146 107 Puede apreciarse en el cuadro N° 9 que el período 1830 – 1839 es el que registra un mayor número de querellas.(1989: 283) “Dramas y conflictos familiares” en Historia de la vida privada.4 juicios por año - coincidente con la época de las denominadas ”autonomías provinciales” inaugurada en 1820 tras la disolución del gobierno central durante el cual asumió el gobierno de la provincia de Córdoba Juan Bautista Bustos.1789 1790 . 692 PERROT. en Familia y Orden Colonial. G.en años de gran turbulencia política. abrumadas por los malos tratos. cap.

Margarita Zegarra editora pp. cfr. (1984: 409) Ob. En el 86% de los Juicios de Divorcio entablados ante la Audiencia Episcopal de Córdoba analizados para el período 1688 – 1850. cfr. Cit. el sujeto que concurría a la justicia para iniciar la demanda pertenecía al sexo femenino. 694 GHIRARDI. Por su parte. Salta. M. CICERCHIA. DUPAQUIER J. Silvia (1992: 377) “Justicia..observados en otras sociedades: algunas regiones de Francia. MALLO. 131 –139 en el 98% de los casos revisados por la autora la accionante pertenecía al sexo femenino. en el análisis de 622 casos de divorcio en Chile para los siglos XVIII y XIX. Cit. en tres sobre cuatro casos la demanda de divorcio era formulada por la mujer invocando la brutalidad del marido. durante el siglo XVIII. En el período 1750 – 1850 el porcentaje ascendía aún más. En el caso peruano Lavallé expresa que todo a lo largo de la segunda mitad del siglo XVIII el número de mujeres demandantes era incomparablemente superior al de los hombres al punto de considerar al divorcio un asunto exclusivamente femenino. Cit. Período 1750 – 1850: Los conflictos domésticos como fuente para el conocimiento de la dinámica familiar interna” en Actas VII Jornadas Inter – Escuelas y/o Departamentos de Historia. México. D. Centro de Documentación sobre la mujer. cfr. Santiago de Chile. Cit. (1991:86) Ob. las mujeres fueron autoras de las demandas de divorcio en un 75% frente a un 14% representado por los hombres según el estudio realizado por CAVIERES E. M. A. Troquel. 19 al 22 de septiembre de 2001. LAVALLÉ. En Cambrais. alimentos y malos tratos . Flores – Chocano afirman que si las curvas de juicios interpuestos por hombres y mujeres habían marchado casi paralelas en una parte del siglo XVIII. Cit. (2001: 6) “Convivencia familiar en Córdoba: entre el ideal y la realidad. R. Buenos Aires693. Cendoc. cfr. Francia. B. R.. SALINAS. Buenos Aires. (1998: 66) Historia de la vida privada en la Argentina. CHOCANO... Ob. ( 1986: 434) Ob. (1999: 132)“El divorcio en la sociedad colonial limeña” en Mujeres y Género en la Historia del Perú. Para el mismo caso peruano el predominio de las acciones femeninas se confirma también en el trabajo de GONZÁLEZ del RIEGO ESPINOSA. Lima.1 % de las acciones694.Período 1688 1850 Jurisdicción del Obispado de Córdoba 14% mujeres varones 86% Silvia Mallo destaca que en el Río de la Plata los hombres accionantes de demandas de divorcio eran exactamente la mitad de las mujeres que lo hacían. el adulterio o bien asuntos financieros: cfr. (315) (director) Ob. divorcio. Siete de cada diez acusados eran hombres. desde 1790 se separaron sin perder preponderancia en años posteriores. Gráfico N° 12 Sexo del accionante en causas de Divorcio quoad thorum en jurisdicción del Obispado de Córdoba 1688 – 1850 Sexo del accionante causas de divorcio quoad thorum . así de 927 expedientes que analiza sólo 35 fueron presentados por hombres. alcanzando el 87. Según Cicerchia de cada diez demandas al menos seis eran presentadas por mujeres.. Mujer.: FLORES GALINDO.. 693 278 .

pudorosa y recatada. como se analizará oportunamente. sin atreverse a poner al descubierto las desgracias de su vida familiar íntima. El predominio femenino en las demandas parece contradecir la imagen de obediencia y sumisión de la esposa. que se rebelaban contra el abandono material y afectivo. propia de la sociedad patriarcal tradicional. 279 . Como veremos. que reaccionaban defendiendo su vida y la de sus hijos frente al maltrato físico del hombre. CHOCANO. Es menester aclarar. CICERCHIA. Cit. paciente. El discurso oficial establecía que era propio de su sexo estar sujeta al marido. Una vía de aproximación a posibles respuestas a estos interrogantes puede derivar de sopesar el resultado de las demandas judiciales contra los maridos. Como veremos. la exposición pública contribuía a someterlas más a la autoridad de los maridos?. (1998: 71) Ob.Resulta sorprendente que en sociedades como las hispanoamericanas. Cit. En efecto. induce a pensar que la mayría de las mujeres callaban696. Cfr. por el contrario. que en la mayoría de los casos la esposa acudía a la defensa de los tribunales en situaciones extremas en las que existía serio peligro de vida y reiterados malos tratos. la importante proporción de causas inconclusas pone de relieve los limitados logros obtenidos 695 696 FLORES GALINDO. R. Cabe preguntarse sin embargo: ¿lograban a través del recurso desesperado de presentación ante los tribunales preservar y recuperar sus derechos como esposas y madres o. aquél según el cual constituyendo el marido -como cabeza de familia. los juicios nos ponen en contacto con mujeres de carne y hueso que acudían a los tribunales de justicia. que celaban a sus maridos y se manifiestaban injuriadas por el trato desconsiderado de éstos. (1984: 409) Ob. A. M. sin embargo. que hacían del silencio una de las virtudes más valoradas en la mujer695 hayan sido precisamente representantes de este sexo quienes tomaron la franca iniciativa de las acciones.la encarnación de la razón y atribuyéndosele a la esposa la identificación con los miembros de un cuerpo en el cual las extremidades debían acomodarse a la cabeza pensante. ser juiciosa. Fundamentalmente resulta paradojal en vigencia de una legislación que le impedía a la mujer casada comparecer en juicio sin el aval correspondiente del marido. tal presencia activa en las acciones judiciales no concuerda con la visión de natural pasividad que el rol tradicional le atribuía. Tales circunstancias explican que hayan encontrado el coraje de acusar a sus maridos aún a sabiendas de que sus graves acusaciones implicarían en la mayoría de los casos la cárcel de los cónyuges golpeadores y por ende la soledad y desprotección material para ellas y sus hijos. El relativo escaso peso de las solicitudes de divorcio por otra parte.

por el contrario. Poner distancia del hogar por un tiempo o indefinidamente podía constituir una solución. Cabe suponer sin embargo que no constituiría ésta la necesaria generalidad. o bien debía permanecer en clausura en alguna casa conventual o institución semejante o bien regresar al hogar paterno. y pensar que de la activa iniciativa resultaba quizás una mayor exposición pública lo cual podía traducirse en una intensificación de la situación de vulnerabilidad. Debería recurrirse a un hermano o familiar más lejano. Toda nota de deshonra que afectase la reputación del grupo repercutía fuertemente sobre su imagen social. sería interpretada como una nueva carga. De lo expuesto resulta observar cautela al momento de evaluar el significado de las proporciones de mujeres accionantes en las causas de divorcio canónico. quizás el resultado fuera la ubicación en algún hogar de conocidos en donde el destino de no pocas de estas mujeres y de los hijos que las acompañaban se asimilaría en la práctica a situaciones cercanas a la servidumbre. suponiendo que la esposa alcanzase una saludable separación en los casos de sevicia. cómo interpretar la escasa concurrencia del varón ante los tribunales eclesiásticos? Se ha explicitado más arriba que la separación implicaba cierta nota de descrédito social. Por otra parte. Por otra parte. el alejamiento de las hijas mujeres del hogar paterno significaba una boca menos que alimentar. ¿cómo sería recibida en él? En muchos casos es de imaginar que con alborozo de los progenitores -ello se desprende de frecuentes casos donde la presencia paterna se ve manifestada en los expedientes acompañando a la hija e interviniendo en las instancias judiciales en su nombre-. Continuos viajes que demandaban su presencia transportando el ganado. En tales ejemplos la recepción de estas mujeres no habría de significar una gran dicha. De haber fallecido uno o ambos padres de la mujer separada la situación de desprotección se agravaría. si bien la ponía al resguardo de las iras del cónyuge durante las instancias del juicio. En efecto. Debe recordarse que el hombre constituía el umbral entre la famila y la sociedad y que como jefe de familia representaba el rostro visible de la misma. compromisos de negocios en otras regiones. En ese sentido. En efecto. Desde la perspectiva opuesta. la figura del depósito judicial. constituía ello un camino hacia la esperada libertad de acción? La respuesta no parece presentarse en forma optimista. Por otra parte el hombre disponía de ciertos mecanismos que actuaban como válvula de escape ante la insatisfacción de un matrimonio desgraciado. Es posible que en algunas situaciones el casamiento de las hijas había sido previsto por la familia como una estrategia de supervivencia ya que en definitiva. también puede ser entendido como una forma de mantenerla encarcelada.no se le permitía vivir sola. el trajín del acarreo de mercaderías desde la campaña a la ciudad.ante los pedidos de auxilio. conchabos 280 . trabajando en el campo. a una mujer divorciada –al menos en teoría.

Del análisis surge. que en una necesaria adecuación de las conductas femeninas a las pautas morales vigentes. los más frecuentes se originaban en acusaciones de infidelidad. por otra parte. en respuesta a demandas de alimento. unos pocos expedientes hacen referencia a denuncias anónimas sobre pretendidas irregularidades observadas en ciertas parejas: denuncias de amancebamiento. en un 14. a veces de años enteros. que las consortes habían efectuado con anterioridad: con este 281 . solicitudes de averiguación de antecedentes. Es posible pues que el escaso volumen de quejas masculinas se fundamente más en la necesidad de los hombres en “tapar” los traspiés de las esposas para resguardar su propia imagen masculina ante la sociedad. Reconocer públicamente la falta de fidelidad de la consorte implicaba desacreditar la propia honra viril. que es probable también que en ciertos casos la iniciativa del marido de promover acción judicial contra su mujer haya sido utilizada por algunos de éstos como estrategia de su propia defensa. La actitud del varón ante la denuncia de la mujer consistía por lo general en negar las imputaciones femeninas. y otras. una buena tunda proporcionada a la esposa para corregir el comportamiento de ésta cuando el mismo no se adecuaba al modelo satisfactorio esperado constituía una acción socialmente aceptada y a la vez un eficaz medio de canalizar frustraciones. lo cual no siempre sería fácilmente aceptado.transitorios en lugares relativamente apartados del hogar. basada en parte en la pureza sexual de las mujeres de la familia. Por otra parte. pretendería ser reconocido y por ende obedecido como jefe natural del resto de la familia. infidelidad y otras. falta de asistencia al hombre en la enfermedad. de vida escandalosa de la esposa. Aunque un grupo minoritario. acusaciones de malos tratos.1% de los casos eran hombres quienes presentaban demanda de divorcio contra la esposa ante los tribunales eclesiásticos. Entre los motivos de las quejas masculinas. abandono del hogar conyugal. constituían modos de obtener el oxígeno deseado cuando las cargas de la vida matrimonial se tornaban asfixiantes. Es de suponer que luego de largas ausencias del cónyuge. los conflictos de las parejas se intensificarían al aflorar viejos rencores sumado a una situación de natural tensión como consecuencia de la readaptación del grupo a la inclusión del nuevo miembro el cual. defender la unión y reclamar la devolución de la esposa del depósito judicial al hogar conyugal. sin embargo. Los reclamos de los maridos en los escasos pleitos en que aparecen como accionantes revelan conductas bastante alejadas del ideal modélico de abnegación y fidelidad que eran esperables en las esposas según el mismo. convocatorias del ejército.

Juicios de Divorcio Leg. Años 1826 – 1849. 65: Causa entre Domingo Pereyra y María del Rosario Ochoa. Años 1826 – 1849. Un ejemplo constituye el caso de Isidro Helguero. Causas matrimoniales. Leg. denunciando ante la autoridad eclesiástica que. t. Años 1826 – 1849. “de suma necesidad” y explicaba que la familia se mantenía de los conchabos "de mi hijita mayor. t. 26. a su regreso a la ciudad de Córdoba tras un viaje con las tropas “encontró en su cama a un hombre”698. . t. el marido decidió entablar demanda contra ella. Juicios de Divorcio. Causas Matrimoniales Juicios de Divorcio. Años 1815 – 1825. "extraviada mi mujer de la marcha que señalan y ordenan la religión. 202. 203. 9 Francisco Fernández denuncia a su mujer María Florentina Lastarria. manchando con su conducta voluptuosa el tálamo nupcial y colmando [. vecino de Córdoba denuncia a su mujer Trinidad Ortega ” por mandarse a mudar al campo” abandonando el hogar conyugal. t. Leg. debilitando los reclamos de éstas ante la justicia697. según se expresó. 698 Cfr. Aniceta había comparecido ante la justicia denunciando a Isidro por malos tratos. Joaquín del Pino. acusaba además sevicia 699 al marido de . la causa comienza en 1804. exp. 203. t. Años 1815 – 1825. se trata en realidad de un expediente iniciado por Lastarria en respuesta a uno anterior de la esposa quien había presentado una demanda el año anterior contra él por causales semejantes a los invocados por él: las partes habían decidido separarse de común acuerdo ya en el año 1801 firmando un instrumento público en Córdoba tras lo cual. exp. éste expresaba que su esposa le reclamaba alimentos y lo acusaba de abandono del hogar. Leg.recurso los esposos aplicaban un cono de sombra sobre el comportamiento femenino. 18 y 19. de la Parroquia de Soconcho. la acción era iniciada por el marido ante la justicia eclesiástica en 1833. soldado. 203. declaraciones de testigos de la parte actora confirmaban los pretendidos padecimientos del hombre obligado por la persecución de su cónyuge a recluírse un tiempo en un convento700. demanda a su mujer Olegaria Arana en el año 1820 tras dos años de separación.IX. 700 Cfr. la esposa sin paradero conocido por lo que el Párroco de San Javier de los Talas llamaba a comparecer a la esposa ante el Obispado a fin de que se reconciliasen y volviesen a la unión matrimonial. X. el marido residente en Córdoba.. AAC. exp. exp. t.X. En la causa de Gregorio Ramón Álvarez contra Manuela Salgado. 199.] de ignominia y vergüenza mi persona y familia.. t. Leg." solicitaba se le ordenase a la mujer que le siguiese a San Luis. El mismo año.. 203. Urizar había abandonado el hogar por el adulterio del que acusaba a la cónyuge. exp. 24: Eugenio Oscaris. y la esposa en San Fernando del Valle de Catamarca. Cfr. exp. vecina de Buenos Aires por adulterio en 1821: tras siete años de juicio la Curia los intimó a una vida armónica.". Gregorio se presentaba a sí mismo como víctima de las acusaciones de su mujer. Años 1800 – 1802.. juez interviniente en la causa y Virrey del Río de la Plata declaró nula dicha escritura en 1803 y ordenó ese mismo año a la esposa que regresase al domicilio conyugal. de adulterio y vida disipada. Años 1826 – 1849. Leg.X. los siguientes casos de acción iniciada por los maridos: AAC. 202.IX..21: Andrés Martínez denunciaba a Dominga Reynoso. denunciaba a Petrona Vazquez de Novoa por adulterio. La mujer había manifestado en aquélla oportunidad su estado de “extrema pobreza”. Causas matrimoniales. quien entabló demanda de divorcio contra Aniceta Ponce en 1838 tras diecisiete años de casados. por no proveerle de recursos para el sustento de ella ni de los hijos de ambos.X. por lo cual acusó a su esposa de adulterio. Leg. Años 1826 – 1849. de la limosna de una abuelita tullida y de una criada fiel y anelosa. 699 Ibídem. 697 282 . exp. Leg. 203. se trata de una pareja originaria del Alto Perú. capataz y mayordomo de hacienda. AAC. el marido se hallaba enfermo.13: Francisco de Urizar del Curato de Las Palmas en Traslasierra.X. exp.. 28: Santiago Guevara. el marido acusa a la esposa de abusar del alcohol. VI. el honor y aún la conveniencia a las personas de su sexo y de su estado. al año siguiente.

V. cual era Jujuy en 1778. encontramos juicios en los cuales se vieron involucrados individuos pertenecientes a los estratos más altos de la sociedad. instrucción de los accionantes y demandados actuantes en los juicios de divorcio quoad thorum. aunque no constituyeron la mayoría. La acomodada posición social del marido se confirma también en el recurso de apelación interpuesto ante el Metropolitano de la Plata. Años 1746 – 1785. t. ante presuntas pretensiones del demandado a fin de resguardarse de la acción iniciada por la esposa. exp. B. 16 Nosotros lo hemos reunido como una sola causa. 283 . según el accionante sería la parte demandada la autora de la desaparición de los autos. AAC. Su esposa lo acusaba de estar amancebado con Ricarda Pérez en un juicio iniciado en 1805. Un ejemplo constituye Domingo Antonio Maurín. natural y vecino de San Miguel de Tucumán. Causas Matrimoniales.195. casado con doña Evarista García. Resulta muy interesante como. Años 1795 –1799. tropezamos con la dificultad de que resulta difícil encontrar abundancia de información respecto del sector social de pertenencia de las parejas ya que en los expedientes de divorcio no existe necesaria mención a ellos y menos de modo sistemático. Como en el caso de las querellas por nulidad. Perteneciente a sectores de la administración pública identificamos a don Santiago Maciel . sin resolución. etnia. quien ocupaba el cargo de “Veedor de tabacos”. exp. edad. en las solicitudes de separación de cuerpos también. la causa se extravía y luego reaparece en Jujuy. Cit. Es posible que la infortunada mujer haya continuado siendo víctima de dicho tratamiento por tiempo indefinido ya que la causa permaneció incompleta.10 y Leg. lo cual puede interpretarse como una manifestación de un cierto nivel económico. II. En este caso la mujer aparecía como un objeto tironeado a modo de pieza de caza por ambos bandos. el Juez de Comisión indicaba en un oficio al Alcalde de Segundo Voto que. vecino y Regidor de la ciudad de Jujuy quien inició querella contra los parientes y amigos del padre de la esposa Manuela Azevey por despojo "injusto y violento" de la legítima mujer ya que ésta le era retenida impidiendo aquéllos la convivencia del matrimonio. Se tratan de largos y engorrosos pleitos. Se trataba éste de un caso muy interesante para observar los enfrentamientos de grupos influyentes actuando como facciones rivales en una pequeña ciudad del Obispado. dado los costos y la relativa complejidad que entrañaba la realización de dicho trámite702. por lo que ha sido menester rastrear dichos datos a partir de la atenta lectura de los autos a fin de detectar menciones relacionadas con la condición jurídica. t. 198. Juicios de divorcio Leg. (1986:432) Ob. oficio. bajo apercibimiento de 701 702 La expresión “malcasados” ha sido tomada del trabajo de LAVALLÉ.Orígenes sociales de los malcasados701 Como en el caso de los juicios de nulidades.

En esta causa se advierte la existencia de una solicitud de divorcio anterior -lo cual comprueba las tensiones consecutivas que atravesaban ciertas parejas. t. 8.. Años 1815 – 1825. Leg. 7. VIII.. 2. VIII. Causas Matrimoniales. Juicios de divorcio. 703 704 AAC. II. exp. natural de San Juan y vecino de Córdoba.”703. Don Laureano Gauna.201. Causas Matrimoniales. El caso de don Alejo Gil. Leg. 284 . exp. se trataba de don Jacinto de Tilvez quien se dedicaba al comercio y contaba con una tienda en la ciudad708. t. Causas Matrimoniales. exp. 25. doña Francisca Patiño. Ello resulta indicio de la pretensión de inmunidad presentada por individuos que desarrollaban funciones de cierta relevancia en el aparato estatal. reclamaba el regreso del marido a la vida conyugal. 5. iniciado en 1812 habría de prolongarse alrededor de tres décadas-. apelando la accionante en 1769 ante el Metropolitano de la Plata solicitando divorcio perpetuo. vecinos de la ciudad de Córdoba. exp. Otro caso de divorcio de comerciante desavenido constituye el de don Francisco Hurtado de Mendoza. perteneciente a una de las “principales familias de la ciudad”706.. 707 AAC. la administración de sus bienes dotales704.. Juicios de divorcio. Ejemplo constituía el comerciante viudo español europeo natural de Valladolid don Pedro Bazán casado con la joven de veintiún años doña María de la Trinidad Ferreyra Abad. t. En un caso de separación de hecho a tras sólo seis meses del casamiento. por mal comportamiento. 200. “. era acusado por su mujer doña María del Rosario Calderón de serle infiel por más de cuatro años707. 198.en la que se concedió divorcio "ad tempus" en 1766. 708 AAC. casado con doña Antonia Mercado constituye otra querella entre miembros de parejas acomodadas involucradas en un juicio de divorcio -en este caso larguísimo ya que el mismo. Leg. exp. IX. Años 1803 – 1810.según el artículo 84 del Real Código no goza Maciel de fuero para el presente caso por veedor de tabacos. t. Leg. exp. recurriendo a la Justicia Real al ser éste denegado705. Causas Matrimoniales. t. Años 1795 – 1799. VII. quien se había desempeñado en diversas funciones y se identificaba a sí mismo como “Ex administrador de tabacos”. Causas Matrimoniales. 195. Años 1811 – 1814. Años 1746 – 1785. casado con doña María de la Concepción Moynos. AAC. Años 1811 – 1814. Causas Matrimoniales.V. Juicios de divorcio. Juicios de divorcio. aunque con diferentes grados de éxito alcanzado en la actividad. En este proceso se advierte la solvencia material femenina en el matrimonio logrando doña Antonia que la justicia secular arrancase al marido.prisión . Juicios de divorcio. Leg. 705 AAC. hija legítima del Capitán don Joseph de Ferreyra y de doñaTeresa de Olmos. Juicios de divorcio. aparecen involucrados generalmente por adulterio en querellas domésticas que desembocaban en el fracaso de su vida matrimonial. dueño de una tienda en la ciudad.202. Leg. t. quien habría sabido firmar. 706 AAC. Individuos pertenecientes a la actividad mercantil. 6. 201.

exp. se conservan en el expediente un sinnúmero de pequeños recibos certificando cada entrega de dinero a la esposa así como el concepto de cada desembolso709. Leg. exp. 712 AAC. exp. Juicios de divorcio. Capitán de Milicias.Otro ejemplo de marido comerciante perteneciente a una pareja de posición acomodada constituye el caso de don Miguel Carrera casado con doña Romana Sotomayor en una causa de divorcio iniciada en 1833. t. 194. una espada. 30. Leg. fue condenado a separación perpetua de su esposa Sabina Zelis (sic) de 709 710 AAC. Años 1826 – 1849. t. y como las puertas estaban abiertas -por lo que había mucho viento-. entablaba demanda contra su esposa por negarse Teodora Márquez a hacer vida maridable en 1705715. Constituyen ejemplos don Isidro Luna. Leg.1785. Juicios de divorcio.1745. exp. Años 1826 – 1849. Capitán y vecino feudatario de la ciudad de San Miguel de Tucumán era acusado por su esposa doña Catalina de las Casas en 1746 de intento de homicidio714. Causas Matrimoniales. Capitán. De su expediente de divorcio surge que don Francisco Arévalo y San Miguel poseía una tienda en la ciudad alrededor del año 1692712. 715 AAC. 203. alférez. La mujer reclamaba el valor de una hijuela que por dote introdujo al matrimonio por separarse él de hecho abandonándola a ella y a su hija713. Juicios de divorcio. Causas Matrimoniales. Juicios de divorcio. 27. t. X. 2. 195. 51. t. Leg. Francisco Lobatón y Bustos. El Capitán Luis de Toledo Pimentel. Sebastián Bustos de Albornoz. Causas Matrimoniales.6. Leg. Años 1746 . exp.I. Causas Matrimoniales. Juicios de divorcio. como detalle anecdótico de la minuciosa costumbre de anotar las cuentas en razón del oficio mercantil. t. dado que estando en su comercio "de balance en consecuencia con todo desordenado”710. 203. X. Ibídem. inadvertidamente había dejado los autos sobre una pipa cerca de un brasero. Causas Matrimoniales. 711 AAC. t. El sector perteneciente a las milicias se vió representado en diversos casos de maridos. Años 1688 . Juicios de divorcio. 194.II. 714 AAC. 713 AAC.I. Años 1826 – 1849. 285 . juraba no proceder de malicia711. Hay mención en dicho expediente a la dote de la esposa que el marido reclamaba debía serle reconocida en su favor. 3. una tropa con bueyes. Resulta harto ingenioso e ilustrativo de la cotidianeidad de la tarea mercantil el justificativo del comerciante don Mateo López por no responder en tiempo y forma el traslado en el juicio de divorcio que le había entablado su mujer doña Rita Farías en 1842. salió de la habitación y al volver se encontró con que se le habían quemado los escritos preparados. en razón de las demandas alimentarias de la esposa se dejó constancia de los bienes que el marido poseía en la ciudad: un par de estribos. Años 1688 . Leg. exp. padres o amantes de esposas en trámite de divorcio. X. Causas Matrimoniales. 203.1745.

Causas Matrimoniales. X. músico del ejército y de oficio platero. Leg. José Ignacio Serrano. 203. Juicios de divorcio. cien ovejas. 195. una manada de potros726. exp. t.1745. provincia de Córdoba727. exp. III. 57.1. t. Manuel de la Oliva. 727 AAC. Florentina Ferreyra718. de Calamuchita quien podríamos identificar como perteneciente a un sector de medianos propietarios de la campaña. II. Maestre de Campo repudiaba a su esposa Gregoria Miranda. 203. 47. diez vacas ¿serreras?. Causas Matrimoniales. Años 1786 – 1790. Juicios de divorcio. t. Juicios de divorcio. Causas Matrimoniales. 203. exp. Juicios de divorcio. 195. 15. exp. X. 716 717 AAC. 11. El Teniente primero de la cuarta Compañía del Batallón de Patricios de Córdoba Gervasio Barzola entabló querella en 1848 contra su mujer723. t. Leg. Leg. Años 1826 – 1849. 4. doña Micaela de Oscaris Beamonte y Navarra entablaba divorcio contra su esposo y declaraba que ella y sus hijas debían trabajar “para procurarse el sustento” . Leg. quien era autor de varias epístolas que constan en su expediente de divorcio. éstos consistían : nueve caballos. Leg. El europeo Antonio Delgado. Causas Matrimoniales. Juicios de divorcio. 18. Marcos Molina. en razón de los bienes embargados y en depósito hechos por la justicia mientras permanecía preso por maltratos reiterados hacia su mujer. No resulta tarea sencilla identificar el rango social de ciertos individuos.202. t. t. Causas Matrimoniales. el marido no cumplía con dicha obligación725.1745. Causas Matrimoniales. 196. Juicios de divorcio. Nicolás Rosendro era identificado como “sargento de la música”720. El ciudadano Sargento Mayor Lorenzo Romo. t. Años 1746 – 1785. Leg. 725 AAC. t.I. X. AAC. exp. 719 AAC. 194. 5. exp. IX. Causas Matrimoniales. 194 Años 1688 .1745. ejemplo constituyen aquéllos que de los autos procesales surge se dedicaban a tareas calificadas genéricamente como relacionadas con la ganadería: tal el caso de Félix Taborda. X. 721 AAC. Leg. Causas Matrimoniales. Años 1826 – 1849. Juicios de divorcio. Leg. Causas Matrimoniales. X. t. En 1688 la esposa del Capitán de milicias Fernando Amado. Causas Matrimoniales. por lo cual ella inició demanda ante la justicia eclesiástica y secular 724. Leg. Años 1826 – 1849. 12. t.I. exp. 12. por el marido de ésta717. 720 AAC. Años 1815 – 1825. 724 AAC. Juicios de divorcio. Años 1688 . 718 AAC. exp. Leg. y escribía correctamente. Causas Matrimoniales. cinco lecheras.Quiroga en 1701716. El Sargento Mayor Gerónimo Gaete era acusado de vivir en concubinato con su esclava. Leg. Causas Matrimoniales. 203. 63. casado con Justa Gutiérrez719. por hallarse enfermo de peste un hijo en 1840721. t. de graduación Capitán que se justificaba de no poder comparecer desde La Candelaria en presencia del Provisor. II. exp. 194 Años 1688 . 723 AAC. se negaba a pasar cuota alimentaria a su mujer.exp. 23. exp. Años 1826 – 1849. 286 . Años 1746 – 1785. era acusado de reincidente en 1845 en el maltrato físico y psicológico dispensado hacia su mujer Tomasa Balbuena722. Felipe Díaz era otro militar. t. 203. 726 AAC. exp. Juicios de divorcio. Juicios de divorcio. 722 AAC. Leg. Juicios de divorcio.I. Años 1826 – 1849. Juicios de divorcio. viudo. soldado natural y vecino de La Carlota. tenía a sus órdenes al menos a cuatro peones quienes colaboraban con él en sus tareas agrícolas en la localidad de Los Sauces.

732 AAC. casada con el indio Hipólito Ledesma.José Ramón Barbosa. t. Leg. exp. 199. ayudado por su mujer con tareas de hilado para mantener la casa Guasapampa. t. La expresión “se mantiene de su trabajo” parece indicar la situación de aquéllos individuos pertenecientes a sectores modestos. 728 729 era José de la Rosa Mercado. Pocho731. Causas Matrimoniales. vecino de San Javier declaraba que tenía “una finca para subsistir”728 . t. la costura y venta de telas especialmente. t. exp. Años 1800 – 1802. natural y vecina del Paraje de las Chácaras cercano a la ciudad de Córdoba734. Leg. Causas Matrimoniales. Juicios de divorcio. Leg. los cuales afirmaron que ella no tenía bien alguno732. Causas Matrimoniales. tal el caso del pardo Pascual Ponce. VI. Causas Matrimoniales. Años 1795 – 1799. 1. exp. Juicios de divorcio. sin conchabo conocido733. X. t. Los testigos por ella presentados eran individuos que no sabían firmar. Antonio Cuitiño. Juicios de divorcio. t. Juicios de divorcio. Oficios desempeñados por mujeres de humilde condición eran el tejido. Años 1826 – 1849. y que solo concurriría al finalizar dicha faena730. 198. V. Leg. 10. en ocasiones el de toda su familia como en el caso de María Ignacia Carranza. de Guasapampa en Pocho735. Años 1815 – 1825. en Ischilín. t. 1. Otro individuo habitante de la campaña ocupado en trabajos de chacra. exp. Causas Matrimoniales. Causas Matrimoniales. de AAC. carentes de bienes de renta. Leg. X. solicitaba se le tomase información de pobreza ante el Alcalde.202. 203. exp. 730 AAC. Años 1826 – 1849. 287 . Leg. 46. Leg. Juicios de divorcio. quienes. 733 AAC. exp. Petrona Ortiz declaraba en la ciudad de Córdoba en 1846 que se mantenía “de su trabajo personal” y a los efectos de ser asistida por el defensor de pobres en el juicio de divorcio que contra su marido Luis Burgúa había entablado. 11. Juicios de divorcio. 198. se tratase de tareas campestres u oficios urbanos. 9. AAC. X. se excusaba ante el juez eclesiástico de no poder concurrir a prestar declaración a la ciudad como consecuencia de la demanda de divorcio entablada por su mujer por “estar ocupado con la cosecha de trigo”. debían realizar indefectiblemente alguna actividad para sostenerse a sí mismos o a su familia. 734 AAC. María de Sequeira declaraba “vivir de sus granjerías”. Otra mujer habitante de la campaña que declaraba como ocupación el hilado y el tejido era María del Señor Farías. acusado por su esposa también parda Josefa Torre de maltratarla729. IX. Juicios de divorcio. V. Años 1795 – 1799. Causas Matrimoniales. 731 AAC. exp. 203. con cuya tarea procuraban el sustento propio y. 203. Años 1826 – 1849. La costura era otra actividad desempeñada por mujeres de modesta situación como María de la Candelaria Leyva. 61.

resulta harto frecuente y contribuye a brindar una imagen de la importancia desempeñada por las mujer en dicha actividad en donde desempeñaban todo tipo de tareas como lavanderas. exp. 737 AAC. Años 1826 – 1849. Alférez.. exp. Cit. a su yerno Juan Vicente Romero en una causa originada en el Río Segundo en 1775736. Causas Matrimoniales. Se corrobora que si bien se advirten en los juicios casos de parejas pertenecientes a sectores subalternos de la sociedad. 11. entre ellos. 195. Tenientes. vendedoras de licores y comestibles en el mercado para ayuda del mantenimiento del hogar propio o del amo. Años 1826 – 1849.. 203. t. t. blancos pobres y pardos especialmente. Francia durante el siglo XVIII todas las clases sociales se ven representadas en las demandas de divorcio. en ocasiones. Se observa a no pocas esposas participando activamente del sostenimiento del hogar. tareas de nodriza y colaboración con el funcionamiento del hogar. II. la realidad indica que cuando las relaciones de la pareja se deterioraba. Juicios de divorcio. Aún en casos de cónyuges de individuos de holgada posición como es el caso de algunos comerciantes. Por otra parte. Músicos del ejército y soldados raso.. al descuido de sus labores de sustento. de la limosna de una abuelita tullida y de una criada fiel y anelosa"737. 46. DUPAQUIER J. Leg. Causas Matrimoniales. (314 –315) (director) Ob. incluso los sectores populares pero fundamentalmente la nobleza y la burguesía. Son numerosos los individuos habitantes de la campaña de modesta condición que desarrollan actividades relacionadas con las tareas agropecuarias. especialmente en casos de adulterio en los cuales la relación paralela a la legítima llevaba a estos hombres a desatender al hogar oficialmente constituído y. X. Juicios de divorcio. X. ya que el marido no siempre cumplía con su teórico deber de mantenimiento de la casa. 18. 738 En Cambresis. cfr. comerciantes más o menos exitosos. Leg. Maestres de Campo. militares. de los conchabos de mi hijita mayor. en las causas analizadas hemos encontrado casos de parejas desavenidas738 pertenecientes a funcionarios públicos. 203. elaboración de dulces. no se advierte que concurrieran a solicitar auxilio de la justicia por desavenencias conyugales.De “.inútil e inhábil para buscar la vida” calificaba el suegro Maestre de Campo. la esposa no pocas veces debía procurarse sola su sustento. Sargentos. t. AAC. Aniceta Ponce solicitaba la separación del lado de su esposo Isidro Helguero declarando vivir en un estado de suma pobreza y necesidad reconociendo mantenerse la familia “. colaborando con ellas especialmente las hijas mujeres. la participación de mujeres de servicio doméstico de condición libre y esclava en las causas de divorcio y nulidad en calidad de testigos de los hechos. al menos de modo 735 736 AAC. Capitanes. En síntesis. exp. Años 1746 – 1785.. Causas Matrimoniales. Juicios de divorcio. Leg. 288 .

FLORES GALINDO. Cit. individuos de extrema marginalidad739. S. M. el resto de los individuos eran de condición libre. en general de sexo masculino. Cit. que marido o mujer concurrieran a prestar testimonio tomándoseles declaración ante el Sr. entre otros para el caso de Lima740. resulta complejo sopesar si las firmas que aparecen al pie de la documentación pertenece o no a los mismos y en caso afirmativo. La instrucción de las parejas en trámite de divorcio constituye una variable de difícil consideración dado que. sin embargo. No resultaba siempre frecuente.(1992: 376) Ob. en las mujeres interpretamos la capacidad de estampar la firma como una manifestación de pertenencia a un status social acomodado. el apelativo de “don” o “doña” tampoco aparecen como plenamente confiables como elementos aislados a la hora de definir el status de una persona. aunque muy aislados. por otra parte en algunos casos. hemos detectado alrededor de una veintena de individuos que sabían firmar. como es frecuente encontrar en los expedientes criminales. 741 Las clases altas aparecían poco en los juicios. se Coincidimos con Silvia Mallo que en relación a la pertenencia social de los sujetos involucrados en Juicios de Divorcio expresa que : “los sectores bajos que tienen acceso a la justicia no son en realidad aquéllos que se encuentran en los límites de la marginalidad y que aparecen en los expedientes vinculados al delito. al menos de modo sistemático. En relación a la condición jurídica de las parejas. MALLO. Como se ha observado. 739 289 . si la costumbre de firmar implicaba necesariamente conocimentos más amplios de lectura y escritura. consideramos que la conflictividad conyugal en el área de la jurisdicción del Obispado de Córdoba no pareciera corresponder a un status socioeconómico en particular ya que se han encontrado ejemplos de parejas pertenecientes a familias calificadas de “distinguidas” . porque en esos casos sí se les interrogaba acerca de su edad y si sabían o no firmar. en un caso. una joven veinteañera concurría a aprender a leer y escribir a la morada de su novio donde la madre de éste le enseñaba742. Provisor. como en general los esposos utilizaban un procurador que los representaba. ya que su uso varió a lo largo del tiempo y. Cit.significativo. A. y CHOCANO. (1984: 406 – 407) Ob. excepto en un solo caso de una esposa esclava acusada de adulterio por su marido. así como otras de extracción socio-racial no privilegiada. 742 Dichos casos son identificados en el capítulo referido a la promesa esponsalicia. (1999: 138) Ob. algunas jóvenes identificadas como pertenecientes a las “mejores familias de la ciudad” no sabían firmar. 740 GONZÁLEZ del RIEGO. si bien concordamos con el hecho de que los intereses materiales en juego existentes entre los miembros de las parejas acomodadas contribuirían a que sus integrantes disimulasen con mayor esmero sus reyertas en beneficio de su preservación como grupo741. D. cfr.” Cfr.. Por otra parte.

301. R. el segregacionismo. primera sección pp. designación socio-racial. 1770 – 1810” en Taller de Discusión sobre La Familia. Universidad de Quilmes. cabe destacar que la violencia constituía uno de los ingredientes que caracterizaron a la sociedad colonial y post-colonial744. Esta información ha sido consultada en: MOLINA. Buenos Aires. (2002) “Conflicto y Violencia familiar en el Río de la Plata. como instrumentos de aproximación a la observación de los perfiles sociales de los “mal casados” 743. La consulta documental pareciera mostrar que los blancos del sector acomodado no habrían sido necesariamente Si bien en sus orígenes en la Alta Edad Media el calificativo de “don” fue un distintivo honorífico que se agregó al nombre de los individuos pertenecientes a la más alta nobleza. J. 744 Sobre el tema de los conflictos y la violencia familiar consultar el trabajo reciente de MORENO. La imagen de una sociedad separada en distintos estratos sociales diferenciables unos de otros. en cambio se regateaba todavía en Portugal donde conservaba su importancia. condición e instrucción de la persona. La construcción de un orden establecido sobre bases autoritarias en el cual la intolerancia. 743 290 . 303) “Origen del Don” en Boletín de la Academia Nacional de la Historia. se repite en ciertas descripciones de la sociedad Hispanoamericana colonial. En la España de fines del siglo XVI y comienzos del XVII su uso se generalizó al punto de que era obligatorio en la mujer. a partir del siglo XVII en algún tiempo en Andalucía lo usaron hasta las rameras. la diferenciación de los grupos constituía un principio de verdad natural que el autor de la Creación había establecido. el prejuicio socio-racial conformaban algunas de sus características. y en escalones descendentes sucesivos se iban ubicando los otros grupos de sangre mezclada y en cuyo pie se instalaban los esclavos. Desde una concepción social que contemplaba la esclavitud. habría contribuído a tal fenómeno. Según Moreri en su Gran Diccionario Histórico.tropezó con que se había utilizado la expresión de don para identificar a individuos los cuales en otras partes del expediente figuraban como pardos. En ese sentido. En esta visión los individuos parecían actuar en perfecto orden y desenvolverse cómodamente dentro de una construcción en la cual cada uno “sabía el lugar que le correspondía” y actuaba en función de su pertenencia social. 297 – 304. XXXVIII. Análisis de la causalidad de los divorcios quoad thorum 1. L. En el fundamento de la conformación de la sociedad se hallaban instaladas “diferencias” entre sus miembros. t. (1965:297. representada en una pirámide en la cual los blancos ocupaban la cúspide. En América a fines del siglo XVII se solía titular a los dueños de estancias con el “don” pero consta que no lo usaban personalmente en su correspondencia ni en sus actuaciones oficiales. La violencia social como contexto de la violencia doméstica La aproximación al análisis de la causalidad de las querellas de divorcio obligan a poner sobre el tapete el tratamiento del tema de la violencia conyugal. es por ello que se ha enfatizado aquí en variables relacionadas con la ocupación.

368 747 En relación a la obra legislativa de la Asamblea del año XIII. (1997:115) sostiene para el caso de Córdoba que. entre otros aspectos. la élite colonial cordobesa no se habría caracterizado en términos generales por una gran cultura . Ello lleva a afirmar a Cayetano Bruno”Esta falta de originalidad y consiguiente afán de imitación servil regulan asimismo todas las disposiciones de carácter religioso. tomo VIII. Córdoba borbónica. la supresión del Tribunal de la Inquisición.. C. por el contrario. (1983) “Los rostros de la plebe” en Revista Andina. Universidad Nacional de Córdoba. uniones inter-raciales. 746 En la descripción de la violencia y la descripción de la tensión étnica como fenómeno social tomamos algunos interesantes aspectos desarrollados en FLORES GALINDO. en la pugna de ciertos grupos por lograr una inserción social ascendente resistida por otros. A. Tensiones entre los órdenes religioso y temporal. y al cual no estaban dispuestos a renunciar. cfr. I. Serie Economía y Sociedad. la intenión es simplemente reforzar la idea de la continuidad existente en la mentalidad cultural vigente tras los hechos de 745 291 . A. Persistencias coloniales en tiempo de reformas (1750 – 1800). pp. cfr. González demostraron que las leyes fundamentales por ella sancionadas reproduce idénticas leyes emanadas de las Cortes de Cádiz del 2 de abril de 1811 y 10 de enero de 1812. (1972: 42. Buenos Aires. 43) Historia de la Iglesia en la Argentina. advirtiéndose además al menos en las postrimerías de la dominación colonial una tensión originada. la supresión del tributo de los indios americanos. pp. que los blancos pobres estarían no pocas veces casi asimilados a otros sectores subalternos en la vida práctica y que la confusión de colores constituiría otro de los rasgos de esta sociedad en la que el ingrediente racial no conformaría el único factor de diferenciación social. La continuidad de la vigencia de las leyes españolas coexistiendo con el Derecho patrio hasta bien entrado el período independiente constituye un reflejo de la persistencia de una mentalidad que llevaría décadas modificar747. La inauguración de la época republicana no habría de cambiar tal panorama. resultado de la mezcla racial propia de la realidad hispanoamericana. cultura popular y sociedad colonial en el Tucumán del siglo XVIII”. Algunas de estas medidas se relacionan con la abolición de la esclavitud. quienes defendían el lugar que se les había acordado. Prácticas mágicas. Área de Historia del CIFFyH. N° 2. 315 . Se ha destacado que la presión étnica. Don Bosco.”Cfr. estudios realizados por Julio V. Cuzco. 67 – 105. “Sobre brujos.. hechiceros y médicos. En ese sentido. en Cuadernos de Historia. habría agudizado tensiones entre los distintos grupos contaminando las relaciones no solo entre sectores preeminentes y plebe sino del conjunto de la sociedad746. J. PUNTA. las luchas entre facciones durante las guerras civiles habrían de intensificar el fenómeno de la violencia social. parejas que vivían sin estar casadas. excluyendo a algunos clérigos.siempre “tan blancos” ni todos los individuos tenidos por “distinguidos”745 se diferenciarían culturalmente siempre tanto de grupos menos favorecidos socialmente. de la tortura. BRUNO. Córdoba. diciembre. el enfrentamiento entre criollos y españoles europeos. FARBERMAN (2001:95) señala que en la justicia tucumana no sería observable una gran distancia cultural entre reos y jueces. hijos que nacían fuera del matrimonio. la abolición de los mayorazgos. Universidad Nacional de Córdoba. choques resultantes de una concepción asimétrica entre los sexos en el marco de una ideología patriarcal. constiuían elementos desestabilizadores del orden social que desde los estratos más altos del poder se pretendía preservar. Sin pretender introducirse en una discusión sobre el grado de originalidad de la obra de los actores revolucionarios de Mayo que por otra parte escapa totalmente a los objetivos de esta investigación.

escasa conmiseración ante el dolor físico748 habrían constituído algunos de los rasgos culturales de la época en el contexto de una concepción de justicia en la cual los castigos se aplicaban sobre el cuerpo de las personas: azotes. (1983) Ob. Es posible pensar que en la medida en que el accionar del cónyuge se adecuara a la imagen social modélica. combate. la contradición al modelo contribuiría a producir.. A.M. Cit. sin olvidar la vigencia de la pena de muerte. en ese 1810 y la lentitud de los cambios sociales especialmente en la valoración del hombre/mujer común de aquéllos días. Cit. en cambio. 1990 : 94 y sig. véase ítem desarrollado en este mismo trabajo en Lazos Familiares. 752 Cfr. la confrontación. En el análisis del enfrentamiento entre esposos resulta pertinente interrogarse acerca de la visión imperante en el imaginario social de la época tratada en relación a las conductas y procederes “esperados” y considerados como “ideales” en el comportamiento masculino y femenino dentro del universo matrimonial. Fruto de un acuerdo entre Iglesia y Estado fue la incorporación a la legislación de los principios morales del cristianismo y el delineamiento de una ética familiar cristiana752. Córdoba. incertidumbre y una cuota de angustia751. 751 DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA. R. la generalización del modelo universal cristiano reforzó la legitimidad de la autoridad monárquica fundada en la naturaleza divina de los reyes. (1986) La campaña cordobesa a través de los procesos judiciales. La identificación entre leyes espirituales y terrenales conllevó la asociación de la idea de delito con la de pecado. lleva a plantear la existencia de conflictos en ciertas relaciones conyugales.Cierta insensibilidad en relación al sufrimiento corporal. Acerca de las variedad de penas corporales aplicadas a los reos en la pirmera época republicana véase GHIRARDI. seguimos a CICERCHIA. En relación a los principios ideológicos que dieron forma al modelo de familia tradicional. A la vez. el espectáculo público del castigo físico cumpliendo una acción ejemplificadora conformarían rasgos de la cotidianeidad social. cepo. grillos. 750 En torno a los hijos como testigos de la violencia conyugal. El conflicto conyugal y los fundamentos ideológicos del matrimonio La tensión que se desprende de los episodios de la vida matrimonial de las parejas en los casos de divorcio estudiados. 748 FLORES GALINDO. destierro. estigmatización física del delincuente749. Ob.40 Tapas. 749 Recuérdese por ejemplo la costumbre de colgar al delincuente un trozo de charqui al cuello. M. (1990) Madrid. resultarían dadas mejores condiciones para la convivencia pacífica de la pareja. Un marco de violencia que no sería característica exclusiva de las sociedades contemporáneas. En el concepto de “conflicto” se hallan subyacentes las ideas de lucha. antagonismo. 1835. 2. 292 . adversario. reclusión. constituiría el entorno de ciertos episodios de maltrato conyugal750. Cuarta Parte.

y cuando éste se durmió tomó una de sus costillas y cerró con carne el lugar vacío. por otra legitimaba la inferioridad femenina sumiéndola en una situación de subordinación.contexto. (1997 : 101) “Mujer y violencia conyugal en Navarra (s. la mujer era entendida como una propiedad del hombre 755. Antiguo Testamento. La opinión de la Iglesia en relación a la mujer no carecía de complejidad ya que si bien por una parte sus enseñazas enfatizaban la igualdad de condición y dignidad de todos los hijos de Dios. siendo el hombre como persona del sexo masculino el rey. En ese sentido. L. en la sociedad y específicamente dentro del matrimonio. Y el hombre exclamó: ¡esta si que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Se llamará Mujer. VALVERDE. XVI – XVII)” En Historia de la Mujer e Historia del Matrimonio.21. La unión matrimonial canónica. el Derecho Canónico y autores de la antigüedad clásica753. CAMPO GUINEA. con la costilla que había sacado del hombre. 755 Cfr. Génesis 2 . La concepción de una naturaleza femenina inferior en comparación con la del hombre parecía justificada en párrafos del Génesis en relación a la idea de que la mujer no habría sido creada como en el caso masculino. Luego. “Contexto social y situación de la mujer vasca en el Antiguo Régimen” en La Mujer en la Historia de Euskal Herria. sino en base a una parte de la materia carnal de éste: “Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un profundo sueño. el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre. J. 753 293 . paso primero y necesario hacia la constitución de la familia cristiana se constituyó en jurisdicción exclusiva de la Iglesia. El discurso ideológico del cristianismo en materia matrimonial llevaba implícito un mensaje de moralización de la sociedad el cual dio origen a variadas obras didácticas tendientes a suministrar consejos prácticos a los cónyuges utilizando como fuentes teóricas las Sagradas Escrituras. Universidad de Murcia. ya en los primeros siglos de la Era Cristiana los Padres de la Iglesia habían deliberado sobre la existencia de un alma en la mujer. su función preponderante radicaba precisamente en mantener y reproducir el orden existente. porque ha sido sacada del hombre”754. Así como en tiempos del descubrimiento de América. Elevada a la dignidad de persona humana permaneció sin embargo como un ser de segunda categoría. El Obispo de Segovia Pedro de Cuéllar incluía en 1325 a la mujer en el décimo mandamiento entre los Cfr. la familia constituyó un instrumento de significación en el control social. la Doctrina de los Padres de la Iglesia.12. 754 SAGRADAS ESCRITURAS. (1988 : 35). a partir de la naturaleza divina. amo y centro del mundo. M. juntas de teólogos y juristas dicutían sobre la naturaleza humana del aborigen. Langaiak.

Génesis 3. la propensión a corromperse y a corromper. a la sirvienta. equiparándola al siervo. Entonces se abrieron los ojos de los dos y descubrieron que estaban desnudos”757. Según esta concepción. J. inferior al hombre. año XI. SAGRADAS ESCRITURAS. sin influencia en la vida política y presencia marginal en los aspectos económicos y sociales. L “Matrimonio cristiano y sexualidad medieval”. por razón de la frialdad y humidad de su sexo. la mujer era considerada como una “menor” dependiente del padre durante su soltería y del marido una vez casada. 758 HUARTE DE SAN JUAN. debido a la recepción del Derecho común su condición jurídica siguió un notable retroceso. no disfrutando además de derechos políticos. La atribución de una cierta malicia propia de la condición femenina la convertían en un ser no exento de cierta peligrosidad para el varón. Antiguo Testamento. Si bien la Ley canónica castigaba igualmente la infidelidad del hombre como la de la mujer. el Derecho Castellano era más severo con la esposa que con el marid. agradable a la vista y deseable para adquirir discernimiento. la maliciosidad. necesitada de guía y consejo. por lo cual debía estar subordinada al sexo masculino759: Citado en: MARTÍN. persistió aún en el Código Civil. no pueden alcanzar ingenio profundo”758. la mujer aparecía como un ser débil. así sostenía que: “Las hembras.6. n°124. en Historia 16. Ya en el Derecho nacional la incapacidad jurídica relativa de la mujer casada especialmente. 759 Esta concepción en torno a la inferioridad femenina es muy antigua y se halla ya presente en el Derecho romano clásico donde se la consideraba de carácter ligero y expuesta al engaño (fragilitas sexus) por lo que se la sujetaba a tutela careciendo de toda potestad como madre de familia. En la Baja Edad Media en cambio. de voluntad lábil.Cit. constituían algunas de las pretendidas características femeninas que fueron perfilando su situación de inferioridad genérica y definiendo su ubicación en la sociedad y especialmente en la familia. en el derecho castellano. citado en VALVERDE L. Examen de ingenios para las ciencias Edición comparada de la príncipe (Baeza 1575) y la sub – príncipe (1594) por Rodrigo SANZ. adquiriendo su plena capacidad en esta materia recién en 1968 757 756 294 . por influencia del derecho visigodo que la favorecía su situación mejoró aún más durante la Alta Edad Media. características éstas patentizadas en el ejemplo del comportamiento de Eva en el Paraíso: “Cuando la mujer vió que el árbol era apetitoso para comer. tomó de su fruto y comió. El médico navarro Huarte de San Juan en el siglo XVI justificaba su hipótesis sobre la incapacidad intelectual de la mujer apoyándose en la teoría de los humores de Aristóteles. al buey y al asno756. La debilidad física y espiritual. En la época postclásica la situación cambió a su favor. luego se lo dio a su marido que estaba con ella y él también comió. Esta diferencia permaneció en el Derecho moderno y su situación se extendió a Indias. J. (1988:35) Ob.bienes muebles que el varón no debía codiciar de su vecino. Considerada inhábil por naturaleza.

estaba admitido que el marido “corrigiese” los comportamientos indeseables de la esposa a través de “castigos moderados” considerados como “convenientes” para el buen funcionamiento y la armonía de la vida en común. Roma. 1936 : l05. 762 Ibídem. II. Porque hay diversidad entre los maridos..Cit. en la cual a través del procurador expresaba: ”. obedescer. Cfr.116. constituyen algunas de las principales virtudes femeninas que debía poseer una esposa según el discurso ideológico del matrimonio cristiano.] ni le hablará con enojo.. Sumisión. Así advertía Vives en su Instrucción: “ .. p. M.. “Catecismo del Santo Concilio de Trento para los párrocos ordenado por disposición de San Pío V”. como en todas las otras cosas.. Depalma. t.”760. obediencia..] esto es verdadero amor de buena mujer”761. para que entendiese que no era señora sino súbdita del marido. y si por caso su marido riñere con ella. sometimiento. nunca ella le responderá [. M.711. LEVAGGI. 1761: 343 en CAMPO GUINEA.”762. esto es. acatar. mediados del siglo XIX.. la primera cosa que hicieres entrando en su casa has de conoscer sus costumbres y considerar su condición y tantear el estado en que vive y su fortuna. Madrid. subordinación. (1997: 102) Ob.J. En su “Instrucción a la mujer cristiana” Juan Luis Vives adoctrinaba a la esposa a fin de que aceptase dócilmente y de buen gusto su papel de sujeción y respeto al marido: “ Agora porque mejor puedas obedescer a tu marido y vivir en todo conforme con su voluntad. sujeción. 295 . Interesa destacar la comprobación de la vigencia del concepto de subordinación de la mujer al marido y de la legitimidad del ejercicio de su potestad sobre ella hasta el final del período de análisis. 761 Editorial Igno. más todos no son de tratar de una manera. bien que todos se deben amar.. que fue formada no solo de los pies sino del costado del marido: como también fue hecha no de la cabeza. por mucho que le diga y la maltrate.J. obteniendo la patria potestad conjunta sobre sus hijos en 1985. docilidad. ni llevarlos todos por un rasero [..crei asegurar mas mi futura suerte con este sagrado vinculo que contraje por el año proximo pasado y en vez de hallar en él un por la ley 17..103) Manual del Derecho Argentino. consultado en CAMPO GUINEA. Ello queda corroborado por ejemplo en un juicio de divorcio por sevicia y malos tratos entablado por una esposa en el año 1847 contra su marido. refiriéndose al matrimonio el discurso social de la Iglesia se hacía presente en la demanda de la esposa.. (1987 :102.Cit.. A. 760 Cfr.“ Y por esta razón enseñaron algunos de los Padres. acatamiento. Conductas contrarias a este modelo femenino en la vida conyugal acarreaban conflictos.(1997: 101) Ob.

Poco se había adelantado en ciento cincuenta años en relación a la dignidad de la condición femenina en el matrimonio y por ende. Causas matrimoniales. 764 MOLINA. tan vagos como a comienzos del mil setecientos.1. se trataba de Doña Tomasa Heredia quien entabló denuncia por crueldad manifiesta contra su esposo Roque Peredo. al inicio del período en análisis. Legajo 203. La esposa era vecina de la ciudad. Causa por sevicia y malos tratos. Como puede apreciarse. desde la práctica de los comportamientos. Esta aceptación social del castigo impuesto por el marido a la esposa tendría serias consecuencias y constituiría en muchos casos el fundamento de conductas violentas de maridos golpeadores. la fidelidad y el respeto mutuo. Encontré por la indiscreta sencillez de mi eleccion. 296 . según se desprende de este ejemplo. f. Si bien la indisolubilidad del vínculo era uno de los rasgos que caracterizaban a la unión sacramentada según el Derecho Canónico del matrimonio. la práctica conyugal presentaba en la realidad la más variada gama de situaciones imaginables. en Fuentes Históricas y Genealógicas Argentinas.yugo suave y saludable por la naturaleza misma y por el fin sagrado de su institucion. En sus presentaciones ante la Justicia Eclesiástica. R. las expresiones “yugo suave y saludable” unidas a la idea de “naturaleza” y al “fin sagrado del matrimonio” contenidas en la misma frase consienten y afirman la licitud de la situación de opresión de la mujer al varón cimentada en una verdad natural y vinculada al objeto mismo del casamiento. mujeres y varones aludían a las características de la vida matrimonial. en una indole cuya ferocidad no ha podido morigerar mi paciencia y mi silencio”763. la Iglesia establecía la intervención de la Justicia Eclesiástica en casos extremos de abandono del hogar. 62.) “ La familia porteña en los siglos XVII y XVIII – Historia de los divorcios en el período hispánico”. expresando el contraste entre la imagen ideal que tenían de la vida conyugal y la realidad de las situaciones planteadas en su convivencia marital. exp. en la sociedad. Juicios de divorcio. Los límites de tal sujeción continuaban. No establecidos nítidamente los límites entre lo que se consideraba una “reconvención adecuada” y una reprimenda más agresiva. existían casos extremos en los cuales la Iglesia autorizaba el divorcio entendido como “separación de cuerpos”. por lo tanto. un peso insoportable. Entre los ingredientes propios de la 763 vida conyugal ideal mencionados en los AAC. adulterio material y riesgo de pérdida de vida por maltratamiento764. Años 1826 – 1849. El sometimiento y la resignación no fueron siempre las respuestas adoptadas por las mujeres ante situaciones extremas planteadas en el seno de la pareja. (1991 – 296 y sig. Constituyendo obligaciones intrínsecas a la unión sagrada de la pareja la corresidencia. la interrupción de la cohabitación. La perduración del vínculo conllevaba la prohibición de contraer nuevas nupcias pero permitía la separación de mesa y lecho.

. 10. En concordancia con lo expuesto. 768 AAC.10 .” 769. 201. doña María del Rosario Calderón se refería al sacramento del matrimonio como “.para la estavilidad de los matrimonios [tanto como] la subordinacion y aún el amor conyugal.. exp. exp.necesaria . la “armonía general”. exp. 194. Juicios de Divorcio. Años 1811 – 1814. La realidad de la vida en común que se desprende de los relatos de los casos llevados a la justicia. 9: Causa por despojo de legítima mujer. Juicios de Divorcio.tan contra el fin del matrimonio que es la pas y union de los casados.”768. Causas matrimoniales. 195. los varones reclamaban sujeción. el sosiego y la armonía. f. f. Leg. de natural intrépido. Sabrina Selis (sic) de Quiroga se manifestaba contrariada describiendo su vida matrimonial como un continuo martirio: “. Y mientras las mujeres enfatizaban su derechos a ser asistidas junto con sus hijos en relación a la alimentación y al vestido especialmente... AAC. t.7. Leg. VIII. 195. t. Leg. El matrimonio aparecía según estos testimonios como una especie de ”estado de perfección” caracterizado por la paz. 201. Años 1746 – 1785. Años 1746 – 1785. Leg. Juicios de Divorcio.. t. Causas matrimoniales. Domingo Maurín por ejemplo juzgaba que la cohabitación era “. Causas matrimoniales. exp. Leg. t. Juicios de Divorcio.. 195.. II. y denunciaban -como veremos... Años 1746 – 1785. la autoridad eclesiástica recomendaba paternalmente al matrimonio Bazan – Ferreyra Abad: ”. t.. prudencia.”767. Causas matrimoniales. Causa por sevicias. fidelidad y respeto a sus esposas y se quejaban de que eran voluntariosas. t. 770 AAC.II.109..uno de los más bellos vínculos de la sociedad. Años 1688 – 1745. 2. alborotadoras. Juicios de Divorcio. Causas matrimoniales.actos de infidelidad y brutalidad por parte de sus cónyuges.. exp. I. Años 1811 – 1814. 769 AAC.7. era frecuentemente reclamado por los maridos frente a algunas esposas que se negaban a cumplir su deber de seguirlo donde ellos fuesen: así... 5. Causas matrimoniales. “la fidelidad matrimonial”. el “amor conyugal”765o el “tierno amor” 766. En la demanda entablada contra su marido. 766 765 297 . presentaba otro cariz.VIII.expedientes pueden mencionarse por ejemplo: “la tranquilidad doméstica”. f. Leg.II... ”770. f. 4. El requisito de la cohabitación de los casados. 72: Causa por sevicia y malos tratos. desobedientes. AAC. exp.que como buenos casados tengan paz y quietud haciendo para ello cada uno lo que estubiese a su alcance. impertinentes y atrevidas. Juicios de Divorcio. 767 AAC.

pp. PERRONE.Según GONZÁLEZ del RIEGO.. En el artículo que lleva el mismo nombre del mencionado libro. La autora insiste además en que dicho problema presenta en ese país matices de mayor virulencia que el terrorismo dado que en el año 2000 las víctimas del mismo ascendían a una veintena mientras que mas de sesenta mujeres habían muerto asesinadas por sus cónyuges. En la actualidad. el terrible problema que implica la aceptación social. es decir desigual según el sistema de creencias vigente en la sociedad. M. Tipificación de la violencia conyugal El acto violento en el ámbito familiar puede ser entendido como la expresión en ciertas personas de la rigidez de su sistema de creencias establecidas sobre modelos formales e idealizados. (1999:132) Ob. Quien ejerce la violencia se sitúa en una posición de superioridad con respecto al quien “se merece el castigo” y “debe aceptarlo sin rebelarse”772. 315. Al tratarse de una relación no igualitaria la violencia es unidireccional e íntima. Con el elocuente título de “Mi marido me pega lo normal”773 un médico forense español resumió con una frase que le fue dicha por una paciente.) Violencia y abusos sexuales en la familia: Un abordaje sistémico y comunicacional. correspondería a la clasificación de “violencia castigo” ya que tiene lugar entre personas vinculadas por una relación de tipo complementario. adulterio y cuestiones financieras. Cit. Paidós. y NANNINI.Ob. 772 Ibídem. (1998: 50 y sig. 33. En la mencionada obra el autor explica como en épocas anteriores la esposa malcasada en España debía resignarse a su suerte siendo apaleada sistemáticamente por el marido durante toda su vida sin otra alternativa que soportar o morir. 774 Para el caso de la Francia del Antiguo Régimen. como así también resaltar la relación entre prácticas culturales hispanas que cuentan con antecedentes centenarios y prácticas semejantes de la sociedad americana. M. pág.3. Dentro de los distintos tipos de violencia observados en los litigios de divorcio analizados.A. En el 89% de los juicios de divorcio analizados en este trabajo para el período 1688 – 1850 se posee información acerca de las causas que originaron las demandas de divorcio774. Interesa presentar estos datos tanto por las raíces históricas del fenómeno que asemeja notablemente la crueldad evidenciada en los casos estudiados en este trabajo para siglos pasados con los hechos narrados en dicha obra por el médico español. Barcelona. Cfr. (2001) La Voz del Interior domingo 24 de junio destaca la gravedad del fenómeno de violencia conyugal en España afirmando que en los cinco primeros meses del año 2001 las mujeres muertas a manos de sus maridos en España ascendían ya al número de veinticuatro. la escritora española MONTERO. la aplicada por el marido a la esposa. en la localidad de Cambrai las principales causas de divorcio eran: trato brutal del marido a la mujer. Entre los 771 298 . aún en tiempos contemporáneos de una realidad que ubica a la esposa en un rol de pasividad y aceptación y que la convierte no pocas veces en principal víctima de la ira del cónyuge en el seno del hogar. Según el agresor el castigo siempre está justificado. Cit. es moderado y merecido por la “falta” observada por el otro. DUPAQUIER J. R. 773 LORENTE ACOSTA. D. Crítica. R. el fenómeno de la violencia doméstica continúa teniendo plena vigencia. (2001) Mi marido me pega lo normal. encerrados en moldes de exigencias y expectativas a veces inalcanzables en el comportamiento del otro miembro de la pareja771. (director) “Le mariage et la famille.. 36. cfr.

en adelante utilizaremos: VCD. heridas. ocasionándose daño físico. la VCD aparece registrada como causal. difamación. M.Cit. tanto en hombre como en mujer. adulterio.(1997: 104) Ob. 775 La clasificación de los causales de divorcio utilizada en este trabajo está tomada de CAMPOS GUINEA. Por “violencia psicológica”777 – 24. 299 . colgamientos. 776 En adelante VCI. A los fines del análisis se procedió a seleccionar una de ellas considerada como determinante: se unificó el criterio estableciendo que siempre que existiesen descripciones de castigos corporales. a través del abandono de persona: falta de asistencia en la enfermedad. éste se produce de un modo indirecto.4 % de los casos . afectivo.se entienden actitudes que involucran un daño emocional. Gráfico N°13 Tipificación de la causalidad Divorcios quoad thorum en jurisdicción del Obispado de Córdoba 1688 . exposición a la intemperie. falta de satisfacción de necesidades primarias como alimentos. La “violencia corporal indirecta”776 se define como aquélla en donde. 777 En adelante VPS.5 % de los casos. tales los casos de denuncias de golpes. – denunciada en un 13 % de los casos estudiados-.J.En la gran mayoría de los casos existía no una. la sevicia y los malos tratamientos.1850 causales más importantes para solicitar el divorcio en Lima colonial además del “mutuo consentimiento” se destacaban el adulterio. ultraje oral. dicha causa sería entendida como principal. etc. ya que la misma involucraba riesgo de pérdida de vida. amenazas. Para referirnos a la “violencia corporal directa”. humillaciones. denominadas en este trabajo “violencia corporal directa”775 . En un 62. ejercido a través de insultos. amancebamiento. privación del contacto con el mundo exterior. injurias. vestido. sino varias razones asociadas en las que se fundaba la solicitud de divorcio.

de la ideología predominante en la sociedad acerca de la inferioridad femenina y de los usos y costumbres en el trato entre cónyuges que de ella se derivan. cuchillazos quemaduras. los resultados de las pericias médicas dando cuentas de las heridas en el cuerpo de las mujeres víctimas de la violencia resultan harto elocuentes. golpes..1. Coincidimos en que. puñaladas. Por otra parte pensamos que la similitud de los hechos narrados. sin embargo disentimos en la afirmación de que “Absolutamente todos (los relatos de maltrato) narran hechos exagerados de violencia” y en aquélla en donde expresa “no creemos que todos los hombres la hayan manifestado de la misma manera” (a la violencia). Causas matrimoniales... cfr.. Cit. patadas. al considerar las descripciones de los castigos debe tenerse presente que el objetivo de los escritos estaba destinado a conmover al juez. efectivamente.3. 2 y 2 vto. Legajo 203.” Ob. estocadas. peritajes médicos. armas. espacio físico donde se ejercían. -aunque la variedad de hechos descriptos es asombrosamente abundante. es posible que la semejanza de los hechos halle su fundamento más bien en la semejanza de modos de vida similares de la sociedad y la sevicia descripta constituya el resultado.1.1. No solían faltar componentes sádicos en los episodios de violencia tales como conducir a la víctima a lugares apartados de noche779. Formas de maltrato corporal. trompadas. Doña Tomasa Heredia relataba en 1847 como su marido Roque Peredo “. f. así como las exposiciones de las partes lastimadas de las mismas mujeres ante los tribunales.en medio de la tenebrosa obscuridad de 778 300 . En ese sentido. GONZÁLEZ del RIEGO. (1999:135) “El divorcio. La violencia corporal directa y el peligro de vida como causal de solicitud del divorcio 3. D.no justifica la convicción de que “todos” eran relatos exagerados. los testigos de la violencia familiar En la tipología de los castigos físicos inferidos por los maridos a sus esposas según las denuncias efectuadas por las mujeres por éstas cabe mencionar descripciones778 de colgamientos. entre otras. el por qué de los castigos. y por lo tanto los mismos insistían en aspectos que impactasen su sensibilidad. Años 1826 – 1849. quebraduras. 779 AAC. Juicios de divorcio. azotarla y abandonarla en Como se ha observado al realizar la valoración de las fuentes y sus limitaciones. leg. a nuestro entender. 62. algunos autores remarcan la exageración en los relatos señalando que éstos tenían mucho de ficción y constituían una “construcción“ de la defensa.

eran algunas de las señales presentadas por las esposas a fin de probar el peligro de vida que entrañaba la coexistencia con el cónyuge de la que deseaban escapar. El colgamiento del cuerpo femenino también era descrito en las escenas de agresión física. 436. Juicios de divorcio.. Cit.todas las noches al acostarse pone el cuchillo bajo la almoada aunque esten durmiendo a puerta serrada con deprabada malicia. también se otra noche. 1 vto. costillas quebradas. El rapto de la esposa por malvivientes como acto intimidatorio es descripto para el caso peruano781. el monte cercano. Los lugares más frecuentes en los cuales transcurrían los incidentes de fuerza eran en general aquéllos más cotidianos. se tendió allí y preguntándole el objeto de este viaje. lo seguí.37. en ese sentido. era un medio corrientemente utilizado a fin de evaluar la gravedad de las lesiones. subiendo y bajando a pié. heridas. donde tenía lugar la vida de la familia: el espacio donde se comía y donde se dormía.. (1986: 436) Ob. pp. sin saber yo cómo. Hematomas. 781 Ibídem. Las armas preferidas consistían en elementos de uso cotidiano preferentemente masculino tales como el lazo. despues de un largo silencio. a fin de doblegar voluntades.. Presentada la denuncia una vez que la causa era aceptada por el tribunal de justicia comenzaba el período de prueba judicial. y llevándome por los altos barrancos solitarios del matadero. sea atándolo de las vigas del techo de la vivienda. me mando salir en su compaña y con semblante airado y taciturno. 782 A modo de ejemplo valga la acusación de Doña Gabriela Cabrera quien declaraba en su demanda de divorcio que su marido le daba golpes y palos y que vivía un sobresalto permanente explicando que “. 16.”: cfr. 301 . esperando por oras que ejecute con ella su intento. el huerto. exp. las riendas u otros instrumentos de montar. manos cortadas. Causas matrimoniales. AAC. Años 1811 – 1814. volvimos luego en silencio a nuestra casa”.. La alcoba era escenario reiterado donde se aplicaban golpizas y los hechos guardaban en ocasiones frecuentes connotaciones sexuales. contestó me retirase y denegándome a ello en semejante soledad. La figura del médico adquiere singular importancia en estos juicios ya que solía solicitárseles su testimonio en las causas especialmente porque ellos conocían lo que podría denominarse la “ historia clínica del maltrato” cuando los castigos eran recurrentes en las parejas y habían concurrido a prestar atención a la víctima tras el episodio de violencia. por hallarme enteramente perdida. leg. arribamos en fin. al arenal del rio. f. la pericia médica consistente en la revisación de las señales físicas del castigo corporal. o introducir en el interior de las prendas de vestir objetos ardientes y obligar a la persona a soportar el dolor sin permitirle extraerlo. quemaduras. tomo VIII. LAVALLÉ. El relato acerca de un arma guardada bajo la almohada782 y oportunamente sacada a relucir en forma amenazante ante la negación de la mujer al cumplimiento del débito conyugal parece haber consistido un recurso varonil en personalidades agresivas. 201. fuere sujetándolo de los árboles del entorno.silencio en la soledad780. marcas de azotes. B. el rebenque. 780 Cfr.

tiendas. es de suponer que como adultos habrían de repetir conductas violentas semejantes. los vecinos solían intervenir en defensa de la víctima cuando el episodio trascendía los límites de la vivienda y adquiría visos de espectáculo público. por sospechas acerca de un diálogo que su mujer habría tenido con un hombre. por la misma mujer. Otros testigos corrientes de estos hechos constituían los criados y parientes de la casa. palos y especialmente armas blancas como cuchillos. de los castigos corporales aplicados a los esclavos de la casa. Absorbiendo desde pequeños el lenguaje de los golpes sobre el cuerpo de sus madres. Testimonios acerca de niños que nacían con la nariz quebrada u otras deformidades por efecto de los malos tratos recibidos por la madre aparecen relatados en los expedientes. Las causas invocadas para la aplicación del castigo solían hallar justificativo en los hechos más nimios hasta cuestiones de más envergadura que despertaban celos desenfrenados en el cónyuge: la comida fría. Denuncias de abortos producto de castigos propinados en el vientre se reiteraban incluso en más de una oportunidad. y de los suyos propios. En todo el expediente de referencia se recalcó lo ofensivo de resultas del escándalo producido por el 302 . Pero fundamentalmente. la espectacularidad de ciertas reyertas conyugales no deja de resultar sorprendente. la esposa que se negaba a lavar el cabello del marido en el río. natural y vecino feudatario de la ciudad de San Miguel de Tucumán: en efecto. debajo de su propia cama. En ese sentido ha sido señalado un espíritu de solidaridad de género en la ayuda brindada ya que generalmente eran mujeres las que socorrían a la esposa sufriente. los varones reprochaban a sus esposas su desobediencia e impertinencia. la mujer que ofrecía la mejor pieza de alimento al huésped de la casa. el marido corrió a la esposa por la calle y violó dos casas “honradas”. Los testigos naturales de los hechos de violencia eran en general. el marido metió medio cuerpo bajo del lecho dando estocadas hiriéndola en una mano. puñales. Se describen corridas por casas. Tal el caso de doña Catalina de las Casas quien demandó criminalmente a su marido por intento de homicidio en 1746. contestaciones irrespetuosas. plaza y mucho “alboroto de mugeres”. espadas. especialmente cuando se trataba de personas de reconocido status social. en sus propias familias. dagas. Otra de las características de estos castigos radicaba en su carácter consuetudinario y en su aparatosidad. al Capitán Luis de Toledo Pimentel. unos duraznos frescos que “aparecieron” sobre la mesa. calles. Según declaraciones de testigos la mujer se escondió en la casa de Don Francisco Xavier de Cabrera. de sus hermanos. en algunos pocos casos también se alude al uso de pistola. aún dentro del útero de la madre encarnaban a las primeras víctimas de la violencia.mencionaron piedras. los hijos. Como se ha dicho. Ya antes de su nacimiento.

Reiteradas eran las acusaciones por sevicia y maltrato físico que las esposas manifestaban haber recibido de sus maridos en las causas que hemos incluído dentro de las de violencia corporal directa.. por otra parte.”. en realidad encerraba la opinión de la Iglesia acerca de la condición femenina en la voz de sus representantes.” [subrayado en el manuscrito] 784. 6. al menos en el discurso teórico en los tribunales eclesiásticos. t. f. Tanto en la campaña como en la ciudad los casos de mujeres maltratadas o muertas. 8.el día once sabe que la saco al monte. II.. declaró haber observado que: “.”. el modelo inspiratorio de su formación como mujer. “me hallo sujeta a el desde. juez instructor en un caso de violencia 783 784 AAC. Leg. exp. Causas matrimoniales. 195. que no la desamparasen. ésta es presentada como un apéndice integrante de la figura masculina. f. que la muger del reo fue a pedir ayuda por que la iba a matar.. un vecino de la pareja en discordia. Juicios de Divorcio. que un amigo del reo le imploró que no la matase y el reo respondio: Usted baia a su negocio que io boi al mio. aún bien avanzado el siglo XIX. Años 1746 – 1785.. al final del período de análisis de nuestro trabajo.. 303 . Leg..2.hecho.. en relación a aceptar la influenciabilidad de la naturaleza femenina.se atenía en sus escritos al discurso oficial sin contradecirlo. aunque es de suponer que su eficacia era muy limitada: en un caso de intento de homicidio provocada por la sevicia del marido. 2 vto. 15. 195. aún en los de la defensa de la esposa. 5vto. así como de la necesidad de vengar a la opinión pública de tales situaciones consideradas vergonzantes783. En pleno campo también funcionaban ciertas redes de solidaridad. En el espíritu de los escritos judiciales. domiciliado a alrededor de cien metros de la vivienda de éstos. Las voces de las esposas tamizadas por el discurso oficial acerca del rol de la mujer. Años 1746 – 1785. ello se ejemplifica en las siguientes expresiones corrientemente utilizadas: “entré en poder de mi marido. quienes. II. t.. cuando trascendían eran notificados a las dos justicias secular y eclesiástica: en ese sentido el Alcalde Ordinario de la Santa Hermandad. eran hombres. También se evidencia que el matrimonio aparecía todavía para las mujeres como una garantía en relación a satisfacer los anhelos de seguridad femenina. dia domingo. El “modelo” y las prácticas Es llamativo también observar como la defensa de las esposas –que. 5. un bien de su pertenencia y posesión.. Causas matrimoniales. 3. AAC. y la religión continuaba siendo. 3. exp. Juicios de Divorcio.1.

...para ebitar qualesquiera fracaso que la amenasa cohabitando solos en su casa.Cfr.. se dirigía al Provisor del Obispado informándole que Félix Taborda habría matado a su mujer: “. El tribunal falló a favor de la mujer otorgando separación perpetua a la pareja. La esposa solicitaba el divorcio y describía de esta manera la violencia física de que era objeto: ”.ocurrido en Calamuchita. Juicios de Divorcio.. Leg.. Mas tarde la mujer aparece y la justicia procede a enviar a la esposa a casa de su madre “. apresado y engrillado fue interrogado acerca de las causas y la modalidad de los castigos aplicados a su mujer. El caso de Sabina Zelis (sic) de Quiroga resulta paradigmático en relación a brutales castigos físicos recibidos de su marido bajo el pretexto de comportamiento sospechoso de su conducta. la otra de cien azotes tambien colgada de Otros episodios de golpes son relatados por el acusado por diversos hechos relacionados con la suegra del marido..” 785. en una oportunidad indujo a la joven a irse de la casa y en otra en que debiendo viajar las dejó a ambas con la instrucción de que no se acercase a la vivienda un mulato con quien su suegra andaba “de mal vibir”. Durante el proceso.. quien según él. natural y vecino de Calamuchiota... 15..] resulta que se a perdido dicha muger sin saverze de ella.. Otra noche en la estancia [. exp....por el peligro de mi vida porque me ha amenasado con la muerte varias ocasiones ya con la espada ya con el puñal a los pechos especialmente en dos ocasiones : la una estando en casa de mi madre durmiendo en sana paz y quietud que serian las doce cuando mi marido entro de repente [. Causas Matrimoniales.” [ documento roto] . 785 304 .. t. De regreso lo vió en las inmediaciones y por esas causas castigó a la esposa con “.. no sabe firmar. AAC.una mordasa de sobar collundas tirandole con ella...”787. quien en otras ocasiones ya había fugado de su hogar respondió que: “le pego un lasaso colgada en el monte pero que fue sobre la ropa [debido a que] biniendo el que declara de lo de Don Silbestre Prado una noche bio que salia uno de su casa a caballo a lo que abiendo querido encontrar abrio el caballo y rompio de galope para otra parte de lo que entro en algun cuidado el que declara y biniendo a su casa pregunto a su muger que quie[n] hera el que salia de casa y haviendole respondido la muger que no savia la saco al dia siguiente al monte para ir a lasar y en el camino la colgo y le dijo que si le confesaba la verdad no la habia de castigar y haviendosela confesado al primer lasaso la dejo. 786 Ibídem.] comensó a dar estocadas [..] con animo de quitarme la mano.] cogio la daga... 787 Ibídem. de treinta y dos años.. “..”786..] la tagiado con el cuchillo toda ella [....] estando preñada de siete meses.. de donde se infiere se haiga muerto y el dicho haiga ocultado su cuerpo. II...”: Se trata de Felix Taborda.. 195 Años 1746 – 1785..el marido la llebo al monte y la castigó con la maior crueldad [. el reo.La una de cien azotes colgada de un arbol [..

tiene consigo un cuchillo vien afilado y este lo ha mostrado a varios diciendoles que lo tenía bien prebenido. la de mi prole pregnante. hecha un monstruo de una grabe apoplejía... I.. y el mismo cabo de dicha ronda mando llamar un confesor y a un medico. La joven expresaba también que el marido “.. de veintiún años. t. 791 Ibídem. y relataba en su demanda que una noche.... 194 Años 1688 – 1745. así la esposa expresaba: ”.el cabo de la ronda mandó abrir las puertas amenasando al dicho Bazan que se las aría echar al suelo y entrando me hallaron con la cara embotada. 305 .”788.no se aquieta con los lloros y gemidos y clamores de mi conocida conciencia. natural de Valladolid.tres vidas penden de mi personal existencia [de la esposa] la mia... el cabo de ronda de la ciudad había hallado a dos mujeres en la puerta de su domicilio conyugal quienes le habían informado a éste que ella se encontraba adentro gravemente enferma como resultado de malos tratos recibidos de su marido: “.”793. natural y vecina de Córdoba. 5 790 Ibídem.. Así por ejemplo. exp....] con mas razon y sin alguna dubiedad lo es el susto asociado a desaforados golpes y puñadas con inciciones grabes y atroces como las que executó en mí...accionaba contra su marido Pedro Bazan. II exp. Causas Matrimoniales. Como es sabido el riesgo de pérdida de vida era uno de los principales motivos en los cuales la ley aprobaba el divorcio temporal o perpetuo.. la mas principal de esta que es la vida de la gracia que espera conseguir con el santo Baptismo la referida prole [. 793 Ibídem. En la apelación al Metropolitano a fin de “salir del poder de mi marido” y volver con los padres se refería a la crueldad del esposo “. en un expediente de 110 fojas escritas íntegramente de ambos lados.] hasta haora tengo patentes las señales de dichos azotes en mi cuerpo .un arbol de la guerta [. 4. Juicios de Divorcio. España en una causa por sevicias. 792 Ibídem.”792.... Aducía como agravante de la inconducta del consorte su estado de gravidez lo cual le provocaba un gran temor por la vida física y espiritual de ella misma y por la del hijo que esperaba. y en alguno de mis parientes”791. María de la Trinidad Ferreyra Abad 789 -quien se autocalificaba persona “noble”. AAC.”790. 195 Años 1746 – 1785. Juicios de Divorcio... Leg.. t. 788 789 AAC.] si un susto basta para el aborto y muerte de una muger preñada [.. Leg. Causas Matrimoniales.

Leg. que consiste en la crianza y alimentos de los hijos no solamente ha pretendido de contrario no criarlos: sino aún quitarles la vida.. natural y vecina de Córdoba. parda libre. t. la mujer acusaba al marido de trato cruel de palabra y obra: “.pribandome de toda sociedad y comunicación con los mios y lo que es mas doloroso de mi propia madre a cuya presencia en meses pasados me dio golpes por hacerla partícipe de mis padecimientos”800. azotes aplicados en su cuerpo por su marido “de modo que la prole nacio muerta”796. crueldad. . Al momento de iniciar la demanda afirmaba estar nuevamente embarazada temiendo un aborto “como en tiempos pasados”798. V. palos. 798 Ibídem. Leg. 198 Años 1795 – 1799. condición y origen. Causas Matrimoniales... No el primero. La reiteración de los castigos recibidos se comprobaba en el relato de otra oportunidad en la cual Josefa manifestaba que había estado encinta cuando su consorte le había propinado “. inquietud. temeridad y demas causales con que se ha presentado extinguir por dicho mi marido este bien de tan alto sacramento. Causas Matrimoniales. t.”794 Como se lleva dicho. natural y vecina de Córdoba... la violencia inferida contra el cuerpo de la esposa aparejaba en ocasiones daño irremediable en el feto cuando ésta se hallaba embarazada. AAC.. hijo de padres no conocidos. Juicios de Divorcio. contra su marido Tadeo Gigena.Se preocupaba pues por la salud espiritual de sus hijos así como por la falta de cumplimiento del marido a lo que ella denominaba “deberes materiales de padre” . 198 Años 1795 – 1799. exp. maltrato con golpes. Juicios de Divorcio.12 800 Ibídem. 797 Ibídem.. con quien llevaba en 1798 sólo cinco meses de casada. Las acusaciones de Josefa se referían a la sevicia.exp. V.ser notoria la sebicia. 306 . privarles de la gracia bautismal y del eterno beneficio de la gloria para [lo] que Dios cria a las almas racionales. casada con Francisco Vázquez de las mismas características de raza. 794 795 Ibídem. 799 AAC.”797.. En la causa de divorcio por sevicia y malos tratos entablada por Concepción Gómez Ceballos 799 . así ocurrió en el caso de Josefa Ferreyra795. golpes con lazo pereciendo la prole en el vientre naciendo con las narices quebradas. así argumentaba: “. 6 796 Ibídem.

. en suma. 307 . natural y vecina de la ciudad. Expresaba hallarse “embarasada” y refería que sin consideración alguna a su estado el marido: “..desde que me casé fueron continuos mis padecimientos no tube mas caricias de su amor [documento deteriorado] desmedidos golpes.sin disgusto alguno mediante y por solo arrebato del frenesí que le ocasiona su depravada conciencia me dio vofetones y patadas jurando matarme.] queriendo según concibo peresca el feto que tengo en mi vientre y yo junto con el”801. 803 Ibídem. Es de destacar nuevamente en estos episodios de “violencia castigo” la presencia del componente de agresión psicológica que se sumaba al maltrato físico a través de humillaciones. quien relataba ante la justicia en 1795 los malos tratamientos asociados a adulterio recibidos de su marido Pascual Ponce también pardo.. t. AAC. de la propia identidad a la víctima. Causas Matrimoniales.Explicaba la esposa demandante que ya había concurrido por estas causas dos veces al juzgado habiendo el marido recibido reconvención..me asió fuertemente de los cabellos y votandome al suelo. cuando se cansaba salía al patio a descansar dejándome atada y luego volvía a castigarme. V. expresándose de la siguiente manera: “. habitante del Fuerte del Sauce: “.. privación de libertad de acción y frecuentación de personas. la noche de San Juan lo vi salir de la casa de su perdición que es la de una mulata viuda y me castigó [. negación... con ellos y mi rostro formó escoba del patio de la casa [.. palos y patadas. especialmente de familiares allegados. 1.. Otro de los tantos testimonios de singular crudeza en relación a incidentes de violencia constituye el de Josefa Torres..”803. Leg. En otra causa por sevicia y malos tratos iniciada en Córdoba el 2 de mayo de 1789 Eusebia Funes relataba en los siguientes términos su vida de casada con José Antonio González. luego mudó de instrumento con un lazo trenzado me castigó hasta perder el sentido . trato denigratorio...”802.] me ató las manos golpeandome con un chicote con mango de fierro.... La denunciante se preocupaba por dejar bien aclarado que no había dado motivos para semejante acciones del cónyuge y que tal conducta se había originado “. mas aprecio que desaires en publico y en 801 802 Ibídem. exp. 198 Años 1795 – 1799. parda libre. Juicios de Divorcio.

.1 vto y 2.. f. tras referir los episodios en los cuales las mujeres se identificaban como víctimas. la esposa expresaba que: 804 805 AAC. t. como en otro caso presentado más adelante se advierte claramente la asociación entre pobreza y falta de virtud atribuída a la mujer en el imaginario social de la época. Causas Matrimoniales. 196.secreto mi sufrimiento llegó al extremo de reñir con los mios de una vez por seguirle quando le conceptuaba arrepentido y enmendado. la correspondencia que merecio mi finesa fue darme tres puñaladas de cuias resultas estuve sacramentada y postrada mucho tiempo en la cama [. Leg. III.son sin fundamento [las sospechas] y banas porque conose que el dicho su hermano es de encaxe y que lo que se le puso en la emaxinasion es dificil disuadirle [y que ] es publica vos y fama la honrades de Doña Sabina [quien] conserbo su virtud honestidad y recoximiento en estado de donsella en medio de su pobresa y que despues de casada lo a conserbado con muchos creditos de virtud. en particular su propia responsabilidad en torno al mal comportamiento del cónyuge. Años 1786 – 1790. especialmente en los casos de adulterio. Leg.. Juicios de Divorcio.. exp..”804 .] En mi cuerpo aun permanecen las sicatrices de estas heridas de las que una fue en el vientre.”805. Resulta ilustrativa la argumentación de Tomasa Balbuena en sus acusaciones contra su marido el Sargento Mayor Lorenzo Romo en 1845 por “amancebamiento horroroso” con mujer casada. 308 . 6. Causas Matrimoniales. Juicios de Divorcio. En relación a las conjeturas de su hermano sobre el comportamiento sospechoso -según el marido. Años 1688 – 1745.de su mujer expresaba : “. 194. exp. f.. 4. las mismas se preocupaban por realizar su descargo en relación a conductas sospechosas derivadas de su propia condición femenina y de posibles faltas a los deberes de esposa.63. t.. AAC. Así se buscaba que los relatos de los testigos llamados a declarar a su favor confirmasen los dichos de las denunciantes. Y ello es observable para todo el período de análisis desde los comienzos del siglo XVIII hasta mediados del siguiente como se desprende de los ejemplos brindados a continuación: Un hermano de un alférez comparecía como testigo en 1701 en un juicio de divorcio entablado por intento de asesinato. Sorprende el esmero con que. y de tanta extención y profundidad que necesitó tres puntadas para su curación . I. En este.. apuntalasen la reputación que éstas tenían en el vecindario y remarcasen la dulzura y abnegación con la que las mujeres víctimas de las agresiones habían intentado enderezar la conducta desviada del marido.

a mí no me corresponde decirlo.X. no obstante la educación adecuada que al lado de mis padres recibi en ejemplos continuados de piedad y religion. las personas del vecindario podran calificarme. en realidad consistía en la voz de la Iglesia a través de sus representantes.. exp. Leg. recibiendo golpes con garrote .Cualquiera que oiga este cuadro que presenta mi desafortunado matrimonio. Juicios de Divorcio.. t. prohíbción de tomar los sacramentos y asistir a misa.”808. Ibídem. Juicios de Divorcio. mi esposo mismo en medio de sus descarrios no creo pueda acriminarme “ 807. 62 sf. aún bien avanzado el siglo XIX. Años 1826 – 1849. Ramona Sotomayor revelaba en la práctica de sus comportamientos 806 807 AAC. 57. Sin embargo.. en relación a aceptar la influenciabilidad de la naturaleza femenina. al final del período de análisis de nuestro trabajo.806 En la misma demanda refería también la mujer al Señor Provisor y Gobernador del Obispado: “. Causas Matrimoniales. el publico todo me conoce desde mí nacimiento. falta de provisión de alimentos. exp. al menos en el discurso teórico en los tribunales eclesiásticos.se atenía en sus escritos al discurso oficial sin contradecirlo. 203. t. mis lagrimas y cuanto resorte honesto estubo a mis alcances: pero el veneno del pecado estaba ya en el corazon y desde luego vanos fueron mis esfuerzos. Es llamativo también observar como la defensa de las esposas –que. encierros. También se evidencia que el matrimonio aparecía todavía para las mujeres como una garantía en relación a satisfacer los anhelos de seguridad femenina. Leg.en el año proximo pasado fui protegida por la divina Providencia con una corta subsistencia que poniéndome a sálvo de los peligros a que se espone en la miseria una muger. En una parte de su relato manifestaba: “. Causas Matrimoniales. el modelo inspiratorio de su formación como mujer. contrastando con las manifestaciones teóricas de sumisión. podria imaginarse que mi conducta seria la causa. al respecto Tomasa Heredia denunciaba en 1847 ser sometida a un tratamiento de especial crueldad por parte de su marido.. pero Señor. 808 AAC. y la religión continuaba siendo. de recato en las costumbres y respeto femenino a la autoridad del marido efectuadas por no pocas mujeres ante los tribunales. Crei asegurar mas mi futura suerte con este sagrado vinculo que contraje por el año próximo pasado.X. 309 .“A la presencia de este mal opuse mis humildes consejos. abandono por el cónyuge de noche cerca del río. 203... Años 1826 – 1849. despreciadas mis angustias”.

de disipar los bienes del matrimonio. 27. un facultativo fue enviado por el Provisor a revisar a la mujer a fin de confirmar otro embarazo que ella negaba ante lo cual. en no pocos casos el poder espiritual coadyuvó a la legitimación de roles asimétricos entre los sexos contribuyendo asimismo a la preservación de las jerarquías sociales tradicionales.actitudes desafiantes hacia las convenciones sociales vigentes. de posición acomodada según se desprende de la lectura del expediente.3. Ibídem. Juicios de Divorcio. las quejas de las víctimas de los castigos. B. ( 1986: 462) Ob. El marido la había acusado durante el litigio. 811 Dicha imagen sufriente y silenciosa de la mujer. t. exp. 9 810 809 310 . tras el relato de las víctimas de violencia de sexo femenino. Corregir a la esposa.. ( 1986: 462) Ob. Ramona resultó culpable del vicio de ebriedad en la sentencia de los jueces. f..no le daba la gana [que la examinasen y que ] nadie la mandaba excepto Dios y el Señor Alcalde. Causas Matrimoniales. lejos de someterse a dicho reconocimiento. Cit. comerciante de la ciudad de Córdoba. ¿Cuál era la reacción del hombre ante la demanda de divorcio iniciada por la mujer y la consiguiente “ventilación pública” de hechos correspondientes a su intimidad conyugal? ¿Cómo justificaban los maridos sus comportamientos agresivos? ¿Qué visión Cfr. Nos inclinamos a pensar que en efecto. 3. El discurso masculino acerca del matrimonio. A pedido de éste. cfr. un elefante” 813 Interesa conocer.”809 según el testimonio del esposo.en circunstancias de estar ebria por cuya razon lo estropeó y de sus resultas murió. t. la acusó además de filicidio. 811. ofrece una imagen de mujer sufrida identificable a la masa de los silenciados de la historia. exp. 198 Años 1795 – 1799. LAVALLÉ B. 812 La idea que aquí se retoma está planteada en LAVALLÉ. Años 1826 – 1849.”810..1. Leg. 203. presentando como prueba un listado de los gastos efectuados por ella sin su consentimiento.V. fueren éstos totalmente reales o sólo una aproximación a la verdad de la relación conyugal. por considerar era responsable del fallecimiento de un hijo del matrimonio llamado Justo Pastor quien falleció durante el parto el 9 de agosto de 1831”.. ella se resistió expresando que: “.. Como se ha observado en un estudio sobre el divorcio en el Perú. En ese contexto cabe preguntarse: La Iglesia. Cit. AAC. la voz de los esposos. que surge de los relatos de los expedientes de divorcio y que en su trabajo Lavallé caracteriza contrasta con otros retratos historiográficos de la condición femenina en la época colonial: cfr. 813 La expresión pertenece a un marido de la época en un caso de divorcio quoad thorum. así en el juicio de divorcio por ella entablado contra Miguel Carrera. como institución del perdón y de refugio de los débiles ¿contribuyó en la práctica a aliviar la situación de estos grupos o bien actuó como espacio de presión y encasillamiento?812. Causas Matrimoniales.. 12 y sig. tan difícil como “querer formar de una mosca. AAC.. Leg.. X.

En relación a la naturaleza e intensidad de los castigos. “tenues disgustos” para referirse a los episodios de violencia denunciados por las mujeres. cuyo cumplimiento las esposas reclamaban para sí y los suyos? ¿Respondían sus acciones al modelo de comportamiento familiar imperante? Los escritos de la defensa de los maridos acusados revelan aspectos de las concepciones sociales que no dejan de resultar contradictorios. en la generalidad de los casos. De todo lo cual resulta una mezcla que no hace sino reflejar aspectos paradojales de la construcción ideológica de las relaciones de género vigentes en la sociedad de la época. el argumento recurrente consistía. En efecto. educación de los hijos. Asociado a brutales golpizas propinadas por el marido a la mujer puede mencionarse el alcoholismo. impertinencia y cavilosidad de los comportamientos de las mujeres. alimento. y se destacaba que la misma había sido ejercida con piedad y conmiseración en atención a la “fragilidad de su sexo”. de la potestad inequívoca del marido respecto de la persona de la esposa. En ellos se entremezclan elementos que tienen que ver con la ideología imperante acerca de la subordinación del rol de la mujer y de su naturaleza inferior. el mantenimiento de relaciones de pareja paralelas con el consecuente enrarecimiento de la atmósfera de convivencia. La naturaleza influenciable 311 . la fuerza ejercida siempre era presentada como moderada en la interpretación masculina. oponiéndose a la separación de los casados. como se ha dicho. insubordinación. coexistiendo con ingredientes del cristianismo acerca del respeto a la dignidad de la persona humana. como padres y esposos tenían deberes tales como fidelidad en la pareja. Resulta llamativa.tenían de la vida familiar? ¿Qué opinaban acerca del comportamiento de las mujeres en el rol de madres y esposas? ¿Qué lugar ocupaban en sus testimonios los hijos de la pareja y el resto de los integrantes del entorno familiar? ¿Eran conscientes de que. Por lo general también negaban todos los cargos de los cuales se los acusaba. vestido. determinadas actitudes femeninas eran presentadas como desviaciones al modelo de mujer esperado y eran calificadas como reveladoras de terquedad. obstinación. en el rechazo de las acusaciones o bien en restarles importancia a las mismas recalcando como fundamento del maltrato la necesidad de la acción pedagógica que el marido debía ejercer sobre la esposa. No obstante. De la tensión resultaba la profundización de la irascibilidad de los hombres en el trato con las esposas e hijos. minimizando los conflictos y reclamando la remoción de la mujer en depósito y su restitución al domicilio conyugal. la acalorada defensa del matrimonio que hacían los defensores de los maridos. El varón utilizará calificativos tales como “leves riñas”.

No sorprende entonces que el Vicario del Obispado hubiese dispuesto en este caso divorcio perpetuo. Causas Matrimoniales. de haber querido efectivamente matar a la esposa lo hubiera hecho por otros medios mas eficaces. la interpretación de la acusación efectuada como injuriante para el hombre y como demostrativa de la falta de pudor de la esposa..817.atribuída a la mujer.”816... 4. alférez. unida a cierta maliciosidad de su temperamento la tornaba por ende. la inequidad de géneros en relación a los comportamientos aceptados en el hombre y la mujer. Juicios de Divorcio. Ibídem. constituyen algunos de los principales recursos estratégicos utilizados por la defensa masculina ante las denuncias efectuadas por las consortes. Leg.... 816 Ibídem. rechazaba las imputaciones de su mujer en relación a intento de asesinato perpetrado contra ella expresando que las denuncias interpuestas en su contra “son manifiestamente falsas y fingidas”814. 312 .la demasiada suabidad que e usado en la correcsion que a sido necesaria algunas beses por causas que por ahora con mejor acuerdo de lo que merece muger que a su marido le imputa tanta falsedad y testimonios.. la invocación a la falta de méritos suficientes para justificar la separación. la necesidad de ejercer una justicia correctiva sobre la esposa como un derecho e incluso un deber masculino. la solicitud de la devolución de la mujer al hogar.le di barias rasones diciendole que si intentaba matar a su muger perderia su casa y sus bienes y que el caso que imaxinaba y 814 815 AAC. en contraste presentaba su propio comportamiento como muy “. exp. sospechosa. es que en el escrito expresaba que. Don Sebastián Bustos de Albornoz. Más adelante se refería al trato que le prodigaba a la esposa: “. I. Sin embargo resulta impactante la declaración de un hermano varón del acusado quien refería al juez eclesiástico cómo había intentado disuadir a su hermano de matar a la mujer utilizando los siguientes argumentos: “.. Lo que resulta realmente sorprendente en la declaración de Albornoz. el recurso de inversión de la culpa haciendo recaer la responsabilidad de la fuerza ejercida por el hombre en fallas de la víctima.reglado y ajustado a las leies de la rason y de christiano”815. f. En síntesis. distintos a los que ella le imputaba. la acción pedagógica de los castigos.7. t.. la convivencia durante cuatro años se lo habría posibilitado. 817 Ibídem.. 194 Años 1688 – 1745.

. Causas Matrimoniales. en repetidas ocasiones ella actuaba: “.. 63 AAC.. El temor a perder los bienes personales constiuiría la razón que detenía al acusado del asesinato de la esposa..” [subrayado en la fuente]820. Así. En otro caso. transformándose de victimario en víctima. fuera del período correspondiente a este trabajo. conose ser mui amante de sus bienes y que por no perderlos [. nesessarias y muy lexítimas para ello. I. expresaba que.. Juicios de Divorcio. 821 Ibídem. Leg.sólo es lícito y permitido [el divorcio] quando preceden causas suficientes. ..] sufrí. estas no alega ni puede dicha mi mujer porque aunque dize lo primero que en mi compadecio malos tratamientos lo qual todo es supuesto y falzo no prueba ni puede que estos sean los suficientes y nessesarios para el efecto de dicho divorcio porque deven ser mui notables que incluyan mayor peligro y no qualesquiera [subrayado en la fuente] y si algunas leves riñas y tenues disgustos ayan passado entre nosotros ¿ por que se han de atribuir a mala condicion mia.... y trasladar la responsabilidad de los disgustos ocurridos en la pareja a su esposa. una perspectiva que no ofrece variantes significativas a lo largo de todo el tiempo de observación.. 820 Ibídem..] no exercitaria qualquiera seduccion que manifestaba en sus amenasas..] con esta y otras rasones al declarante le parecio que lo dejaba sosegado y quieto y que no correría riesgo la vida de Doña Sabina porque como su hermano. según opinión del hermano. callé y olvidé.” 818. Si bien se trata de una demanda de divorcio entablado en 1692.. f. la hemos incluído porque refleja claramente el punto de vista masculino en relación a la iniciativa de divorcio femenina. Mientras el marido calificaba a la mujer de “natural intrépido e impertinente”821. 194 Años 1688 – 1745. Francisco de Arévalo expresaba en un escrito en su defensa en relación al divorcio quoad thorum et mensam solicitado por su esposa: “.. “ [subrayado en la fuente] “Y yo atento a la paz maridable y al respeto del santo matrimonio que nos enlasa [. 62 vto.sospechaba [.?” 819 La estrategia de Francisco consistía en minimizar los hechos acaecidos. 819 818 313 .] no era de los que señalaba el Derecho para faboreserse [. t.. exp.. 2.alborotando hordinariamente con vozes indecentes y ofenzibas la quietud de mi cassa en concurrencia de muchas vicitas que la oyeron varias vezes. ella a la vez en otro escrito se presentaba como actuando con “prudencia y paciencia”822 en su Ibídem.

según el resultado. 825 AAC.si despues que me casse la han visto mendigar alguna cosa de las hordinarias y extraordinarias. Por otra parte se advierte resistencia hacia los trámites legales y hacia una posible dilación del litigio lo cual entrañaba.4 vto. exp. V.” y atribuía tales señales “a una enfermedad de la que se esta curando. a veces multados. Causas Matrimoniales. 827 AAC. t.33 828 Ibídem. ello se asociaría a la convicción acerca de la naturaleza influenciable de la condición femenina a la que ya se ha hecho referencia más arriba. Juicios de Divorcio.... Causas Matrimoniales. Juicios de Divorcio.”823. 822 823 Ibídem..17 314 . En relación a las marcas en el cuerpo que su mujer presentaba como evidencia del maltratamiento..195 Años 1746 – 1785. Leg. o bien la solicitud de que fuera ubicada en una casa que mereciese su confianza. el Notario Mayor de Cámara y Cabildo Eclesiástico dejaba asentado en el expediente: “.. ni otra relacion” 828 . un apéndice del varón que debía permanecer sujeto a él.”824.. 824 Ibídem. f.rol de esposa.. La solicitud de divorcio era interpretada como una “injuria atroz”825 por algunos maridos ya que conllevaba y hacía públicas serias acusaciones sobre sus personas por las que podían resultar reconvenidos por la justicia. 198 Años 1795 – 1799 . Ibídem. 826 Ibídem. 5. el pago de costas al marido y sobre todo inversión de tiempo y consiguiente descuido del trabajo diario y personal826.nunca ha sido gorda. Para tratar de probar que había cuidado del bienestar material de la consorte Francisco solicitaba durante el término de prueba se preguntase a sus testigos “.. En ese sentido. encarcelados o desterrados. II. se remueve el depocito de la espresada señora a casa mui independiente de parentesco. él deslindaba responsabilidades al expresar que “. El reclamo de restitución también puede asociarse a la idea de considerar a la esposa como una pertenencia personal del marido. f. Con relación al adulterio que ella le atribuía negaba también tal cargo. Leg.. 1. t.. Frecuentes eran los pedidos de los esposos en torno a la restitución de la mujer827 cuando ella se hallaba en depósito durante el tiempo del proceso de divorcio. exp.. respondiendo a los reclamos del consorte. f.

1 f. exp. exp. no es fácil reducirla a los deberes de su obligación ni a la unión y paz que deben los consortes observar”832. Leg. exp. así lo entendía cuando se refería al Provisor y Vicario del Obispado en relación al comportamiento de la mujer en estos términos: ”.. don Bazan. 195 Años 1746 – 1785. 5.En cuanto a algunas de las prácticas masculinas asociadas al comer y beber en exceso reprochadas por las mujeres. Causas Matrimoniales. Tal razonamiento tenía por finalidad justificar su comportamiento para con ella. Juicios de Divorcio. 62 vto. Juicios de Divorcio. Leg. II. Juicios de Divorcio. II. 831 AAC.. Juicios de Divorcio. t. 3. 195 Años 1746 – 1785. ya que la esposa se quejaba de terribles golpizas. 315 . 832 AAC. Causas Matrimoniales. Relacionamos estas estrategias de la defensa masculina con valores de una sociedad más indulgente con los procederes disipados del hombre que con los de la mujer.. . f.. En concordancia con el criterio de inequidad de comportamiento esperable entre hombres y mujeres. AAC. 5. t. beber hasta bomitar sino en caso de que la comida y bebida [. Se observa sin embargo una contradicción entre la aparente aceptación social informal de estas prácticas masculinas y el ideal de corrección deseable que establecía el orden moral formal evidenciado en la severidad de los jueces eclesiásticos al imponer multas y reconvenciones a aquellos actos masculinos considerados desde un “christiano proceder [como] indecorosos e indeseables”831 . II. Causas Matrimoniales. Leg. Indeseable también resultaba para el pardo Pascual Ponce la ventilación de sus asuntos conyugales ante los tribunales de la ciudad y lo interpretaba como una falta de pudor de su esposa.. 76 vto y 77. exp. respecto de una mujer después de abandonar la moderación y el pudor y después de perseguir y demandar a su marido en diversos tribunales eclesiásticos y reales. comerciante de origen español europeo. así lo tiene la común de los canonistas” 830 y distraía de sí la atención del tribunal achacándole a su esposa defectos y vicios tales como su pasión por el juego de naipes. t.] de esta ciudad y su jurisdicción y de todas las ciudades de esta Probincia y de las comarcanas y de los que se trasladan a las Europas que no practiquen lo que yo: porque no siendo proibido al hombre comer. Leg. f.] resulten grabes daños de la salud propia espiritual o temporal del proximo”829. aun hasta artarse. 9... se justificaba: ”. 195 Años 1746 – 1785.. 198 Años 1795 – 1799 t. negaba haberla lastimado afirmando: 829 830 AAC... V. Causas Matrimoniales. ante la acusación de adulterio la defensa de Joachin Machado expresaba en su descargo que dicha falta era más grave en la mujer que en el hombre porque “.mui pocos son los vezinos [.

. hombres robustos que quedaban destrozados ante tal castigo por lo cual su “devil mujer” hubiera debido estarlo aún más. f. aparecía como el justificativo de la aplicación de un castigo “ moderado” del todo compatible con los consejos de Juan Luis Vives en su Instrucción a la mujer cristiana que ya analizáramos. como se desprende del descargo que hacía el esposo ante la acusación de brutales golpes. me he condolido de su debilidad y la he tratado no como a esclaba si como a compañera. expresaba para justificarse que si hubiera sido cierto como ella afirmaba que entre cada tanda de golpes propinados él hubiera salido al patio a descansar: “. pero que debe estar sujeta al marido.“. así.. En su razonamiento ponía el ejemplo de los delincuentes que eran azotados.. Continuaba explicando que el castigo que le había aplicado no justificaba de ningún modo el divorcio: “. en este caso asociados al sexo extraconyugal y al placer.” 833. Ibídem f. “.la he reprendido pero tan modestamente que jamas han pasado de beinte golpes con instrumento flexible y por sobre la ropa [por lo que] la moderación de este castigo no puede dar merito suficiente para el divorcio. acorde a la concepción vigente sobre la posición subordinada de la esposa en el matrimonio.siempre la he estimado. 835 Ibídem..”835.”836 Una vez más está presente aquí la idea de aceptación social de ciertos comportamientos del hombre en la sociedad de la época... El recurso de invertir la culpa servía al pardo en el mismo caso 833 834 Ibídem. La intensidad que debía tener la reconvención era confusa.... jamas podría influir en el castigo pues todo el mundo sabe que la libertad del hombre le proporciona modos para cumplir sus deseos sin castigar a su legítima mujer que ama y estima.”834. 3 vto.4 316 ... Pascual negaba tal amistad y afirmaba que de existir.le huviera tenido que dar no menos de trecientos o quatrocientos golpes lo que la huviera dejado en cama por muchos dias.. relación que era conocida según testigos “por todo el barrio”. Sabedor de que podría achacársele ensañamiento con su mujer como resultado de su relación ilícita con una mulata que frecuentaba su casa. 836 Ibídem. Esta sujeción a la que hacía referencia Ponce.

exp... El derecho a esta acción pedagógica que la sociedad atribuía al marido en relación a moldear el comportamiento femenino hallaba en ocasiones serias dificultades en la práctica. lisencioso.. Causas Matrimoniales. que cumplía además un fin preventivo..V. Leg. ello provocaba gran resentimiento en el hombre y lo llevaba a justificar la aplicación de castigos corporales: “. atrevido y voluntarioso sin que jamás haya querido sujetarse al marido a obedecer” 838. que al fin es mi muger y la amo..para transformar en sospechosa la conducta femenina aludiendo a malas compañías y a préstamos de dinero que su mujer recibía de sujetos a veces a pedido de él mismo. 9 839 Ibídem... t. 317 .ella experimenta asco y un gran aborrecimiento y no quiere hacer vida maridable de tal suerte que para llegarme a su cuerpo me ha sido presiso balerme de la fuerza como un saltiador.términos moderados de una mera reprencion viendo que no han bastado mis oportunas recombenciones a contenerla en su desarreglada conducta.. hombres éstos con los que la esposa: “.. 198 Años 1795 – 1799. él resaltaba en su descargo que sus acciones habían sido efectuadas en: “. pero nadie dudaría que estos hechos repetidos y sin que la contuvieren mis continuados consejos y mandatos serían suficientes para legalizar los procedimientos que se me acusan.”839 Como ya había estado preso por proporcionar malos tratos a su esposa en otra oportunidad... 840 Ibídem.” Así acusaba a su mujer de “genio altivo y soberbio. La pasividad y sumisión deseables en la mujer en el trato hacia el marido estaba lejos de cumplirse en este caso también en el terreno sexual según el marido... lo mismo que querer formar de una mosca un elefante. así lo dejaba claro el pardo libre Martín García al afirmar que intentar educar a su mujer era: “.] yo no quiero hablar mucho en el particular.ha tenido tropiezos [..”837 Una supuesta finalidad moralizadora transformaba un feroz tratamiento del cónyuge en un encauzamiento de una conducta inadecuada.”840 Motivos fundados en celos eran justificativos para la aplicación de estos castigos correctivos y los mismos podían ocasionarse en el motivo más fortuito como el invocado por 837 838 Ibídem AAC.

..] siendo las facultades al marido el ordenar y disponer donde a de avitar su muger...”843.”841. pues necesitando yo alli su asistencia y presencia para el mas expedito manejo de dicha tarea [.con desprecio con palabras desbergonsadas. Causas Matrimoniales.. el marido insistía en recuperar a su esposa embarazada en el domicilio conyugal lo cual pretendía “. 844 Ibídem.. t.pocas beses la he reprendido con algunos vofetones para contener su audacia.”845..” Entre los motivos alegados por el hombre para requerir la presencia femenina en el hogar existía también un interés material expresado en los siguientes términos: “. 198 Años 1795 – 1799.. 841 842 Ibídem.el marido cuando su mujer tomó “. Leg.. Defectos que había intentado corregir a golpes descriptos por él de la siguiente manera: “ .en prosecución y veneficio a la hunion conyugal. Juicios de Divorcio.. V. ultrajantes. Actos como éstos eran interpretados desde el universo masculino como un verdadero desafío a su hombría y ponen de manifiesto reacciones femeninas bastante lejanas al modelo de sumisión y pasividad esperable tales las de responder a los excesos del marido con arañazos o concurrir a la justicia haciendo encarcelar al esposo durante el primer año de matrimonio como queda testimoniado en el expediente tratado. Los comportamientos de la esposa resultaban al marido irrespetuosos y ofensivos por lo que expresaba la sorpresa desagradable que había tenido “.fuera preciso se mudase de la casa de su madre y pasase a vivir en donde yo vivia y desde donde asiste a la tarea u ocupacion que ha ambos nos franqueava lo necesario para pasar nuestra vida.. Otra causa de divorcio iniciada en 1798.. a los cinco meses del casamiento de la pareja 842 en cuyo lapso la esposa ya había concurrido dos veces al juzgado a quejarse de malos tratos... injuriosas. 318 .... Depositada en casa de los padres por orden del Vicario con conocimiento del Juez Real. 846 Ibídem. AAC.. acusándola de haberle levantado la mano y de desobedecerlo “.en medio de aver descubierto a los pocos dias de casado su infleccible terquedad y con su mas obstinacion.de la fuente con el cuchillo la mejor presa para ofresesela a un hombre que estaba en la puerta.. muestra una decisión y carácter sorprendentes en el accionar femenino que llevaban al marido a referirse a la personalidad de la consorte como de “maliciosa cabilosidad” y expresaba su disgusto porque ella pretendía continuar conviviendo en trato y comunicación con sus padres a lo que él se negaba...” 844 .. 845 Ibídem.. exp.”846. 12 843 Ibídem..

.5. Juicios de Divorcio. sinos doblarle las obligasiones que quebranta. preservando el statu quo vigente. exp.. sera mui bien nasida. Como guardianes del orden social imperante. éste. no sería nuestra suerte tan corta en la estación presente y no sería tampoco necesario pedir alimentos. En estas expresiones se pone de manifiesto el concepto acerca de la existencia de una mayor presión social ejercida sobre los grupos más altos de la sociedad en relación al respeto que debían guardar al modelo familiar vigente. La contribución de las esposas al sostén de la casa. Juicios de Divorcio. Francisco Flores Hurtado de Mendoza. que nada ase al intento. t.. AAC. 8 849 Ibídem. AAC. Causas matrimoniales. 2. t. se esperaba que los linajes más destacados constituyesen el espejo ejemplificador de costumbres y prácticas en los cuales la sociedad se reflejase.”847. 848 847 319 . Francisco acusaba a su vez a su esposa de infidelidad refiriéndose a ella como: expresaba que “.. al menos en las clases populares.”849. V. él expresaba lo siguiente: “ . enfrentaba en 1796 una querella de divorcio entablada por su mujer después de diecisiete años de casado. la misma culminó en la concesión de divorcio perpetuo. La esposa se dirigía al Provisor y Vicario General del Obispado a fin de que interviniese en defensa de su vida y solicitaba se le proporcionasen alimentos y medios para saldar las deudas contraídas derivadas de la falta de cumplimiento de los deberes conyugales por parte del marido.. f. Leg.. Desvirtúa este testimonio en la práctica el modelo teórico de la provisión del sustento familiar a través del trabajo exclusivo del varón. especialmente la mujer..apenas nos casamos bi una sombra en casa que toda mi ynocencia no basto para dejar de Cfr.III. La esposa era María de la Concepción Moynos quien lo acusaba de adulterio848 .Estas palabras revelaban la importancia del aporte laboral femenino para el sostén de ese hogar que en este caso el esposo reconocía. 11 vto.. Causas Matrimoniales. f. de ocupación comerciante. 196 Años 1786 – 1790. Indignado por la acusación de concubinato que se le imputaba. natural de San Juan y vecino de Córdoba. también se ve reflejada en la la causa de divorcio entre Manuel Gómez y María Martínez. aceptada de buen grado y hasta reclamada por el hombre. en respuesta a estos reclamos negaba poseer bienes y expresaba : ” Si como buena consorte me ayudase a trabajar y buscar para entre ambos. Acerca del origen familiar de la mujer. sera y abra sido quanto quiera de correspondiente a esos conquistadores con que se onra y poco imita. exp. L 198 Años 1795 – 1799.

12 854 Ibídem..”851. 850 851 Ibídem........11vto y f..el resto de sus hijos que llama mios llegando a tal estado su desberguensa.”850.. Con respecto al criterio de asimetría en el proceder sexual del hombre y la mujer vigente en la época Francisco expresaba “. 856 Ibídem. f. f.2 857 Ibídem. expresada en la virginidad de la doncella y en la fidelidad dentro del matrimonio en el caso de la mujer casada y asociada al honor del esposo se ve ejemplificada también en la siguiente frase atribuida al marido: “...” 853.presumir la sospecha.. el marido no daba más explicación que “.. así afirmaba: “. f. don Francisco se reconocía a sí mismo como hombre de “christiano espiritu”857. 12 852 Ibídem...estaba acabando unas casas de campo que construía. la incontinencia de la mujer [.. abandonada del pudor y bergüensa [con sus actitudes hacía pesar sobre él] la carga de los negros lunares del desonor.podran jamas correr parejos los desaogos y lisencias de la livertad de el onbre con las prostituciones y abandonos de el pudor y berguensa mujeril. quien no tenia [se refiere a sí mismo] mas prinsipal que sudor. Finalmente.”856 lo que había motivado sus ausencia. afirmaba que “ ... 853 Ibídem.12 vto.92 855 Ibídem..”852.. 12 320 .. Se basaba en la sola sospecha para dudar acerca de la filiación de los hijos de la pareja. con la ausencia de mas de un año. f. ni mas fincas que el buen nombre que le daba la conducta de su Mujer. que pariendo uno a los tres meses y Dias de allarme en ésta.] es mas bochornosa al marido que la de este a la mujer y mas punible en lo civil por la incertidumbre de la prole [subrayado en la fuente] pues ella quiere en la actualidad que mi parte cargue con los hijos de sus incontinencias [agrega con relación a posibles hijos adulterinos habidos por el marido.. La importancia adjudicada por el hombre a la pureza sexual femenina como bien supremo. f. f. que la esposa] jamás podría conseguir ni idear que ella los tuviere por suyos”854...11 vto.. Ibídem.”855 En relación a la acusación sobre su ausencia en el domicilio conyugal en Córdoba al cual no concurría según la esposa ni siquiera cuando estaba en la ciudad negándose a hacer vida marital con ella pues él habitaba en San Juan en su estancia llamada “Alto de la Sierra” donde pretendía en ese momento trasladarla. no tubo enpacho de brindarme esta sensilla narrasion . Acerca de esta cuestión tan delicada sobre atribución de paternidad el abogado de Francisco Flores opinaba que “. f.

Y. Leg. 2. Causas Matrimoniales.II. 202. Causas Matrimoniales. trato denigratorio. Años 1811 – 1814. otros tienen connotaciones étnicas. Leg. 201.. En efecto no ya bajo la forma de un castigo físico.. y por extensión. f. t. Juicios de Divorcio. también por miembros de la familia de éstos. prohibición de frecuentar los sacramentos. adulterio e instigación al adulterio Otras de las manifestaciones de violencia conyugal denunciadas por las esposas en los expedientes analizados se relaciona con denuncias por actitudes de crueldad perpetradas contra ellas por el marido. exp. AAC. exp.. y que gosasen de ese derecho sagrado que la Iglesia le concedio sobre mi cuerpo. IX. Años 1746 – 1785. privación de la libertad física. t. 861 Cfr. 859 Citar acá con nombres y datos 860 Cfr. sino de agresión psicológica a través de infidelidades. “.tratándola de puta y desonrandola con terminos indecorosos no dignos y replicandole el declarante no able asi de su muger le respondio : muger de los Diablos será y no mia. prohibición del cumplimiento de devociones. 195.” Cfr.2. de alternar con familiares próximos. embriaguez. imprimiendo en ellas su desafecto marital: esos golpes que he sufrido de su brutalidad y esa determinacion licenciosa en la que proferia que solicitase hombres que me socorriesen.. t. Juicios de Divorcio. 858 321 .. 8 vto. Años 1815 – 1825. En otras ocasiones las injurias tenían connotaciones sexuales pudiendo las palabras insultantes expresarse también en forma escrita de mano propia o a través de terceros. exp. Leg. AAC.. injurias de palabra y gestos. Juicios de Divorcio.3. tal era la fidelidad de la mujer casada860. de un modo u otro. VIII. a modo de “cartas burlescas” como las definía en el año 1800 Rosario Calderón. Causas Matrimoniales. 3.” . trato denigratorio. 1. negación en suma de la identidad de la persona. falsas imputaciones. La expresión de “puta amancebada” era la utilizada por Don Eugenio Flores respecto de su noble esposa doña Bernabela Alday861 Testigos de un juicio de divorcio reconocieron que el marido había hablado muy mal de su mujer. Los insultos más frecuentes se relacionan con la filiación de la persona. ninguna mujer escapaba a las iras del marido cuando la intención de éste era ser hiriente. insultos. en otras ocasiones se refieren a la moralidad de la víctima858..2. ni la de más humilde procedencia ni aquélla de ilustre nacimiento. privación de libertad. como lo ejemplifica un actor social cuando se refería a su noble esposa llamándola “ ylustre embra de nacimiento mal apoiado”859. Tales expresiones eran demostrativas del grado de deterioro sufrido en la relación de pareja que llevaban al hombre a mofarse de uno de los valores más apreciados en la sociedad de la época. AAC. f. esposa de un marido infiel: “ Así han sido esas cartas burlescas que con letra agena me ha escrito. prohibición de ver a familiares. Violencia psicológica: injurias.

X.con la mayor acritud y desprecio [.. Juicios de Divorcio. tras celebrarse el matrimonio. a la paz y armonía que tenía que acompañar a la vida matrimonial según las propias afirmaciones de los querellantes. así lo confirma Doña Tomasa Heredia quien relataba que su marido Roque Peredo: “... al amor y lealtad que implicaba “la unión sacramentada entre católicos christianos” establecida por la Iglesia? 862.X. comenzando a tratarla él y toda su familia : “.] Esta animosidad general de la familia contra mi persona creció cada día mas y mas hasta el extremo de no llamarme de otro modo que con las injuriantes palabras de pobrete. 863 Cfr.... AAC. entrañaba abusos ejemplificados en casos como éstos..” 863. f. 203. Juicios de Divorcio.. Pero no constituye el presentado el único testimonio de maridos que mantenían a sus esposas privadas de su libertad física teniéndolas encarceladas y negándoles la proximidad de sus parientes. Años 1826 – 1849. poco después de nuestra llegada a dicha hacienda dio orden a sus sirvientas. 203. Años 1826 – 1849. Leg. 3 y 3vto.] no satisfecho con humillarme con tan reprensible conducta.. Causas Matrimoniales. La potestad que el marido tenía sobre su esposa. la obligación de ésta de vivir “sujeta a él”. El testimonio de doña Concepción Ríos. exp : corresponde a lo expresado en la conciliación del matrimonio Romo – Balbuena. En estas condiciones. el marido mantenía aislada a la esposa con especial prohibición de ser visitada por sus seres más queridos.. loca y cabrillona de Figueroa.despidió por primera y segunda vez a mi Madre de la casa de mi propiedad a fin de continuar ejerciendo a su salvo con migo sus crueldades: conseguido este objeto inventó encerrarme bajo llave siempre que salia a la calle: me privaba aun del necesario Cfr. su marido la condujo a su hacienda de Chinsacate en compañía de su suegra y entenadas. t. Causas Matrimoniales. madre e hijas de no permitirme comunicación con persona alguna que no fueran ellas mismas y que cualquiera estraño a su familia que intentare infringir este mandato no se le admitiese en la casa [. motivando la rebeldía femenina y la aspiración de la mujer a un trato acorde a la dignidad humana. y desde el humbral de la puerta de ella me los hacían rodar para adentro confundiendome con los irracionales ..¿Correspondía dicho tratamiento al respeto que debían prodigarse los cónyuges... era en donde los domésticos de Figueroa me llevaban los alimentos. Leg. en donde la ubicó en una cómoda habitación. natural de la ciudad de Córdoba quien en su demanda de divorcio contra Pedro Luis Figueroa relataba en 1848 que.” [. exp 64.] En este miserable estado. 862 322 . t.. o mejor dire prision. y que el derecho vigente respaldaba. AAC. según dicho testimonio.

el miedo a ver empañado el honor de la familia basado en la fidelidad de la esposa. Años 1811 – 1814.alimento puesto que por su mano debia suministrarseme. t. Relatos como los que acabamos de presentar o los hechos de violencia corporal directa del apartado anterior y aquellos en los que la mujer declaraba que el varón le negaba el permiso para cumplir con los preceptos de la Iglesia como confesar. Centro de Documentación sobre la mujer.. Doña Tomasa Heredia declaraba: “.Consiguiente a este proceder. Juicios de Divorcio. ¿qué llevaba a los hombres a mantener en aislamiento a sus mujeres? Los celos.”864. Cfr. 62. a nuestro entender. 203. quien.. VIII. Estos casos de encarcelamiento domiciliario adquieren particular crudeza en el aislamiento de la campaña. Causas Matrimoniales. Juicios de Divorcio. 62: en una causa por sevicia entablada por la esposa contra su marido. sin embargo. Años 1826 – 1849.. Causas Matrimoniales. 131 –139. asi como de todas las demas provisiones domesticas. comulgar oír misa y otras devociones 865. 865 864 323 . Cendoc. exp. a mas de esto concurre en el dicho la incristiandad de no haberse querido velar asta la presente desde el dilatado tiempo que hace se casaron. exp. Ahora bien. 201. Cfr. cuando esta privacion se extendia aun a los dias y ocasiones en que el precepto divino mi obligaba observar. aún siendo posibles. la frecuencia de los santos sacramentos de la penitencia y eucaristia con la brutal impiedad que le inspiraba su disolución.. Leg. las exageraciones argumentales pueden interpretarse como construcciones imaginarias edificadas sobre bases de verosimilitud a los fines del proceso. X. 16: Doña Gabriela Cabrera. Leg. exp. cuando el hombre dejaba tapiada a la mujer durante días enteros cuando debía ausentarse a la ciudad o atender algún asunto lejos de su vivienda. 203. 1 vto. Margarita Zegarra editora pp.X. AAC.. ello no quita pues. f. t. Causas Matrimoniales. (1999)“El divorcio en la sociedad colonial limeña” en Mujeres y Género en la Historia del Perú. fuerza de veracidad a tales descripciones. a través de una hendija de la puerta lograba hacer pasar un alimento conseguía mantenerla con vida. t. de otro modo no hubieran sido planteados como recursos convincentes. en esas ocasiones. Años 1826 – 1849. rambién AAC. a través del Regidor Defensor de Pobres expresaba en su demanda de divorcio contra su marido Don José Antonio Carrera: “. AAC.” 866 GONZÁLEZ del RIEGO ESPINOSA. el temor a ser engañados. sólo la generosidad de alguna vecina o parienta conocedora de la personalidad del hombre. desde una perspectiva contemporánea. D. la accionante..”. objetos de burla.desde el tiempo en que se caso solo dos veces la ha dejado confesar. Leg.. y en una de estas comulgar pribandole los mas de los días de fiesta ó todos el hoir misa y otras debociones que son de christiano. El horror a que les fuera atribuído un hijo ajeno. ¿Tales descripciones responderían a la realidad o constituirían simples fórmulas utilizadas en la estrategia judicial por las partes a fin de conmover la voluntad de los jueces actuantes? Se ha dicho para otras regiones que las denuncias femeninas eran muy exageradas y que la de todas las sociedades se asemejaban866. Mujer. llevan a reflexionar sobre la verosimilitud acerca de comportamientos vistos. como abominables. me ordenó omitiese la asistencia al sacrificio de la misa.. bajo el rudo consejo de estar primero la obligacion que la devocion. Juicios de Divorcio..

. Desde una perspectiva analítica sevicia y adulterio en la gran mayoría de los casos se hallan asociados: el varón que castiga a su mujer por atribuírle conductas sospechosas o que le pega como una forma de disuación preventiva poniendo en peligro su vida y creando un clima de discordia permanente en el seno del hogar. la opinión de teólogos y moralistas era más rígida con la infidelidad femenina que con la masculina por el peligro en ésta de la concepción estableciendo penas infamantes para las mujeres infieles.Nuevamente la idea del patrimonio en peligro. París. citado en RODRIGUEZ MOLAS.demente de publica voz y fama [provocando] suma inquietud. Gregorio López (1861) Librería de Rosa y Bouret. El fantasma de los celos constituye un fenómeno observable en ambos sexos. Partida VII . molestia y discordias y continuas sospechas que ha causado en casa dicho Sebastian Bustos en quatro años continuos. según Las Partidas el hombre engañado podía “acusar a su muger del adulterio [. mujeres disfrazadas de hombres que al amparo de las sombras atisbaban a sus hombres tras las ventanas de casas extrañas.. La Iglesia consideraba falta muy grave la infidelidad tanto del hombre como de la mujer: de comprobarse como comportamiento reiterado. Como desarrollaremos en el siguiente capítulo. los hijos extramatrimoniales. de la infidelidad. ley I. R. Todas estas cuestiones nos enfrentan al gran tema de la fidelidad y por ende. XVII. funcionario de la Inquisición del siglo XVI. sin mas fundamentos que pensar de mi cosas indesentes a mi calidad y estado [de lo cual] me ha resultado grande LAS SIETE PARTIDAS DEL REY DON ALFONSO EL SABIO. 867 324 . presente. el adulterio. sí en cambio en todos los casos en la esposa. y determinando que no en todos los casos en que existía contacto carnal podía considerarse a dicha falta como causal de divorcio en el caso del hombre.. comparándolo con el observado para otras regiones y sociedades. una de las causas que hemos relacionado con tal problemática es el adulterio. el mismo era causal de separación de cuerpos868. Cit. cotejadas con varios códices antiguos por la Real Academia de la Historia y glosadas por el Lic. Consultar en torno a las características del adulterio el Manual de confesores y penitentes de Martín de Azpilcueta. Para el derecho secular el adulterio masculino era considerado una falta mucho mas grave en la mujer que en el marido.. 868 Si bien en el Derecho canónico el adulterio era causal de divorcio para ambos sexos cuando éste se comprobaba.] e ella non a el”867 ya que la honra del hombre residía en la integridad sexual de las mujeres de la familia. tít. el fenómeno de ilegitimidad de los nacimientos en Córdoba se presenta particularmente alto. (1984: 57) Ob. el concubinato adulterino. una esposa al referirse al martirio experimentado por los celos que ha sufrido de su marido: “. Así lo ejemplifica en una causa por sevicia y malos tratos -la cual concluye con divorcio perpetuo-. maridos que aporreaban a la esposa al presentarse éstas con una cinta nueva en el pelo.

872 AAC. las relaciones extraconyugales de su marido eran calificadas como “pasiones delinquentes”872. exp. 4. de ahí que cuando el mismo alcanzaba visos “escandalosos” trascendiendo al conocimiento “público” la falta era considerada de mayor gravedad por sus posibles efectos. “Tropiezo”871 es el término escogido por la justicia para referirse al comportamiento masculino adúltero. Algunas explicaciones al fenómeno de la infidelidad en el matrimonio.11. “complice”870 son algunos de los términos utilizados en los expedientes de divorcio para aludir a la mujer que tiene relaciones ilícitas con el hombre casado..1. 3.descredito y deshonra en la fama y en el alma mayores daños espirituales . 873 AAC. f. 201. 2. 871 Ibídem. en una causa por adulterio del marido el juez interrogaba a los testigos en los siguientes términos: “. Aún cuando el cónyuge incurso en adulterio era el varón. “amasia”. Leg. y era natural y vecina de Córdoba y Sebastián Bustos de Albornoz. Leg. Leg.. Años 1811 – 1814.. Años 1811 – 1814. Años 1688 – 1745. exp. Juicios de Divorcio. 7..”873 El adulterio era considerado un mal socialmente peligroso y su publicidad debía ser evitada por la posibilidad de que pudiera extenderse dicho comportamiento al resto de la sociedad. tomo VIII. y el de la suavidad de su genio. 870 Estas tres últimas denominaciones de amaria. o ha oído que la muger de Don Laureano se halla comportado christianamente buscando por este medio.. Juicios de Divorcio. cfr.. Años 1811 – 1814. se esperaba que la esposa actuase en forma disuatoria tratando de encauzar el mal comportamiento del marido con lo cual puede advertirse que el pecado masculino devenía en una responsabilidad de la mujer. 1. 869 325 . Juicios de Divorcio. El término mancebo/a es de uso mucho mas frecuente en los expedientes. exp. AAC. Causas matrimoniales.”869. 194. 201. natural y vecino de Córdoba. Causas matrimoniales. ocasional o permanentemente . “Manceba”. El adulterio como violencia psicológica.”concubina”. Causas Matrimoniales. tomo VIII. I. concubina y complice son utilizadas en el expediente de divorcio de la pareja Calderón – Gauna correspondiente al año 1800. Leg. exp. 3. AAC. Causas matrimoniales. Desde la perspectiva de la esposa del marido adúltero. alferez. t. 2. 201. ganar a su marido y distraerlo de aquel tropiezo.2. sólo probando que la misma había tenido un debido comportamiento cristiano y que con suavidad y ternura había procurado reuperar al hombre de sus descarríos se consideraba liberada de la “culpa” de los extravíos masculinos: Así. 4: El matrimonio estaba integrado por Sabina Zelis de Quiroga. Juicios de Divorcio. quien sabía firmar.si sabe..

El nocivo ejemplo transmitido a los hijos puede constituir en estos casos un recurso de peso para convencer al juez eclesiástico que es necesario penalizar el comportamiento del padre. 3. En consecuencia. debido a la proximidad derivada de la convivencia con los progenitores están particularmente expuestos a sufrir dicha influencias y a reproducir tales conductas en el futuro : “Hacen quatro años que el expresado mi marido ha vivido sin guardar la fidelidad matrimonial estimulando con este exemplo deprabado y publico a otros para que si quieren este proseder destruidor de la tranquilidad domestica.Por ello la insistencia en los escritos del accionante del divorcio acentuando el argumento acerca del pernicioso ejemplo del comportamiento adulterino.. 326 . ya que los mismos. entendible al menos en parte por el aumento de uniones insatisfactorias desde el último tercio del mil setecientos. La restrictiva legislación podría haber contribuído a fomentar relaciones paralelas al matrimonio legítimo. resiben con fuerte impresión la idea del delito. lo cual constituiría un factor que incidiría en el incremento de la conflictividad conyugal que se habría operado. Su sanción proporcionó a partir de su sanción en América en 1778 un marco jurídico al disenso de los padres sobre la independencia de la determinación matrimonial de los novios y desde 1805 tal fenómeno se agravó aún más al prohibirse lisa y llanamente los casamientos entre individuos blancos y de castas. que la retienen y que estas lecciones del vicio los preparan en la posteridad a seguir la vida de su Padre.. La rigidez de la legislación como coadyuvante al adulterio Desde fines del siglo XVIII la Corona española sancionó una legislación que pretendía impactar fuertemente en la selección de la pareja. con el transcurso del tiempo los jóvenes habrían sufrido cada vez más condicionamientos en su elección.1.2. contribuyendo a limitar la libre decisión de los hijos al respecto. La Pragmática sobre Hijos de Familia y legislación complementaria invadió aspectos de la vida privada de los súbditos vinculados con la elección del cónyuge. en la que se halla establesida la armonia general [.1.. como se explicó. intensificando el fenómeno del adulterio.”874. en la primera mitad del siglo XIX. el hacia testigo de sus excesos a dos hijos frutos de nuestro matrimonio que tiene en su poder: no ha considerado que estas tiernas plantas que estan proximas a la pubertad.. 874 Ibídem.] En esta manera.

por lo cual aún casados. podría pensarse que eran los hijos de las familias preeminentes los que sufrían las mayores presiones para casarse en función de la selección paterna. En los casos de relaciones adulterinas entre amo y personas de servicio se advierte una clara situación de dominación. los grupos de extracción más modesta casarían más libremente permitiéndoseles escoger a voluntad su pareja.1. 875 327 . por el disgusto provocado por uniones insatisfactorias efectuadas bajo presión. Es cierto que en ocasiones las mujeres de servicio podrían mostrarse gustosas de vincularse sexualmente con el jefe del hogar.3. los esclavos y la libertad para contraer”. debía agregarse la situación de inferioridad femenina emergente de la situación servil. Situación servil y coacción para contraer matrimonio como factores favorecedores de la infidelidad en parejas casadas La preservación e incremento de los patrimonios materiales y simbólicos de las familias habrían favorecido la formación de alianzas por interés. En efecto. por un comportamiento aprendido fundamentado en la procura de satisfacción al superior y practicado por generaciones. Los amos ponían trabas a uniones con extraños y ejercían la fuerza de ser necesaria. Una de las principales características de estas relaciones consistía en la extrema tensión entre fuerzas muy dispares. o con los hijos de la familia. especialmente en los sectores acomodados donde había más bienes para preservar. aunque continuasen sujetas a sus amos. y que como contrapartida. relativiza la generalización de tales presunciones. Es de suponer que dichas presiones afectarían especialmente a las mujeres quienes. En estos casos. para asegurar la efectivización de los casamientos entre individuos sobre los que tenían potestad. según sus intereses. así como por los eventuales beneficios derivados de esas Consultar en la primera parte de este trabajo el punto referido a Juicios por esponsales: “Los indios. Sin embargo. individuos pertenecientes a sectores subalternos vivían separados de sus cónyuges lo cual favorecería la concreción de relaciones paralelas incentivadas. la manipulación de las uniones legítimas efectuadas por los amos en sus esclavos y aún en los sirvientes libres y peones a su servicio. Adulterio y poder. al desequilibrio de género existente en la sociedad que atribuía al varón el rol dominante y a la mujer el papel subordinado. por otra parte.2. En la práctica la cohabitación no siempre se cumplía. como se ha visto en los ejemplos presentados875. en ese sentido.2. los patrones solían promover el casamiento de sus trabajadores dentro de los límites de su propiedad a fin de retener la mano de obra y fomentar en ella la reproducción de la fuerza de trabajo. según la Ley canónica tenían que fijar domicilio conyugal con sus maridos.

la misma gozaba de una fuerte situación de inequidad entre las partes. por ejemplo una simple ropa que la mujer le había quitado a la criada manceba. En no pocos casos las relaciones entre los cónyuges alcanzaban momentos de severa tensión como consecuencia de los particulares lazos existentes entre el jefe de la casa y la subalterna que culminaban a veces en el maltrato físico a la esposa legítima. 201 Años 1811 – 1814.relaciones. separadas de sus hijos y/o maridos y otros parientes. Juicios de Divorcio. diciéndome que yo puciera la bela en el suelo. Cualquier excusa podía ser motivo de un golpe. exp.. víctimas de la burla y posiblemente del trato desdeñoso de sus pares y de los demás miembros de la familia del amo. en situaciones que consideraban impropias a la moral y a la condición de esposas.mi criada María de los Angeles salió.. Aún en casos de explícita aceptación de la relación. Es muy posible que las relaciones se iniciasen en ciertos casos como virtuales violaciones.. ahora años al barrio gritando que me mataba mi marido Don Alejo Gil. más de treinta años después de ocurrido el incidente. su hermana y su madre] y le encontraron estropeándome en el suelo porque no había mandado el candelero a su esclava Juliana que estaba de parto. La documentación consultada pone de manifiesto la indignación de las esposas frente a las infidelidades de los maridos. Una atención especial en estas relaciones merece aquélla existente entre el ama y la sirvienta manceba del marido. doña María Antonia Mercado relataba el 30 de marzo de 1842. otras permanecerían en el hogar. que ellas debían presenciar. 7. una afrenta padecida como consecuencia de los excesos sexuales del esposo : “. Causas Matrimoniales. en ese sentido resulta notable la solidaridad de género que se pone en evidencia -en este caso entre vecinas de noble condición. tales como un trato preferencial traducido en la adjudicación de tareas más ligeras.VIII. promesa de manumisión para la mujer y los hijos entre otras..” 876 [el hijo de la esclava por nacer habría sido de su marido] Sus dichos eran confirmados por Doña Almeyda quien por escrito ratificaba la declaración de doña Antonia. Leg. pequeños obsequios. 21 328 . y vinieron ustedes [se refería a las señoras María del Rosario Almeyda. Agraviada por actitudes del marido que ella consideraba denigrantes por efecto del trato preferencial por aquél prodigado a la criada de turno. Cabe interrogarse sobre la suerte de las mujeres deshechadas luego de un tiempo de utilización: algunas esclavas serían vendidas en el mercado local o en otros más lejanos. la ética cristiana prescribía moderación y 876 AAC. t.apoyándose mutuamente después de décadas de transcurrido el episodio.. mejor alimentación y lecho. especialmente entre las mujeres núbiles. En efecto. f.

De la lectura de la causa surge que aquél alquilaba la casa en donde habitaban la amante y la madre de ésta. posiblemente mujeres jóvenes de escasos recursos –en ocasiones entregadas con la connivencia de la propia familia.. Relatado del siguiente modo por un testigo: “. Desde otra perspectiva. la necesidad de garantizar la subsistencia actuarían como disuatorios de la denuncia en una realidad autoritaria configurada jerárquicamente en la cual la sumisión al poderoso constituía un comportamiento socialmente aprendido y esperable.que sabe y le consta el trato ilícito de los referidos Don Laureano y Ramona [obsérvese que el tratamiento de don utilizado para el hombre no se registra en el caso de la mujer.estando ella [una de las esclavas] hablando con Don Alexo en la puerta se enojó por esto su esclava Juliana que entró a la Sazón y los halló hablando y por este motivo entró en zelos y la peleó. El caso del comerciante don Laureano Gauna en juicio contra su esposa.. también casado o célibe. mientras algunos individuos se prestaban a sabiendas a dicha situación. Entre estas mujeres deben incluírse también parientas propias o de la esposa y otras co-residentes en situación de “agregadas” quienes debían su sustento al jefe de familia.austeridad en las costumbres del paterfamilias así como un comportamiento sobrio que constituyese guía y ejemplo para los criados de la casa. Al respecto la testigo doña Josefa Funes expresaba: “ . lo cual señala Ibídem..accederían a perder su doncellez a cambio de la seguridad material que podía ofrecer la relación con un hombre aunque no fuese éste soltero... en el cual existen referencias a fuertes escenas teñidas de agresiones físicas.”877. En efecto. En la práctica. quien había entablado una demanda de divorcio contra él por adulterios reiterados. y más allá de las mujeres que co-residían en la vivienda del cabeza de hogar878 nos preguntamos cuál sería el perfil de las eventuales amantes de los hombres casados en una sociedad que exaltaba como principio teórico la virginidad en la mujer doncella. el temor al castigo del amo. es ilustrativo al respecto. 878 877 329 . Se ha visto como reaccionaban en forma diferente los hombres casados de situación subalterna en relación al vínculo establecido entre sus esposas y el patrón. otros se rebelaban presentando los hechos ante la justicia. Los celos entre esclavas rivales en el empeño por ganarse los favores del amo quedan ejemplificados en el mismo caso. el que pagó Don Alexo[el amo] encargando el secreto de todo para que no fuese a la demanda ante el Señor Don Ambrosio como se amenazaba.. Es de imaginar que este último comportamiento sería excepcional. rompiéndole la camisa y el pañuelo.

. y que no tubo que dudar por las demostraciones que obserbó y la voz publica de este amancebamiento.lógico es suponer que como resultado de la unión naciesen hijos. lo cual alejaría cada vez más las posibilidades de estas mujeres de acceder a uniones legítimas al término de la relación.. asi que lo supo Don Laureano trató de estorbar dicho matrimonio diciendole a la declarante que no se habia de verificar aunque le costase docientos pesos. 3. 201.. Esta dependencia material podría bien haber constituído el origen de las atribuciones que el hombre se tomaba respecto de la persona de Ramona oponiéndose a su casamiento con otro hombre. La dependencia económica de la joven respecto del hombre casado era bien conocida por otros testigos. y alquilada por dicho Don Laureano quien pagaba los alquileres al mismo tiempo que costiaba y sostenia a la referida Ramona: que su entrada era bien escandalosa. Es posible que tales situaciones se prolongasen en el tiempo –en el caso señalado la relación llevaba mas de tres años. Causas matrimoniales. En casos como éste las jóvenes aparecen tironeadas entre los intereses familiares y la de sus supuestos benefactores para la satisfacción de las apetencias de las partes. Ibídem. Adulterio y convivencia matrimonial : formas de ocultamiento social 879 880 AAC.. teniendo en cuenta que ya no serían ni vírgenes.. su condición de mujeres y su juventud transformaba a estas jovencitas en seres muy vulnerables. 2..su inferior categoría social] con motivo de haber ella bibido con su madre habitando en la casa de la declarante tratada. 330 . La necesidad de dependencia de la relación con el amante es de suponer se acentuaría con el tiempo.”880.1.. una vecina expresaba al respecto “. en ese sentido. y el destino de estas mujeres se haría más incierto.. la madre del joven con quien había de contraer matrimonio aquélla explicaba al juez: “.”881 . Leg.”879. exp.2. y a deshoras . y que asi el dicho Don Laureano como la Madre de la muchacha le dixeron el trato ilicito que mediaba con ella y Don Laureano. 881 Ibídem. Juicios de Divorcio.habiendo tratado la Magdalena Madre de ella [de la amante Ramona] casarla con el hijo de la declarante. ni jóvenes y que cargaban con vástagos a su cargo.3. utilizadas como objetos de uso para la satisfacción de servicios intercambiables entre la familia y el amante.. Es posible que el intento de casar a la hija haya constituído una estrategia de la madre de ésta para obtener más dinero del hombre.que dicho Don Laureano la ha sostenido desde la sal hasta el agua a la citada concubina... Años 1811 – 1814. Aunque jurídicamente libres.

. viciada por el defecto de amancebamiento adulterino de sus mujeres con otros hombres más solventes consintieran a la aceptación de dicha situación como estrategia de supervivencia. 882 331 . En el caso señalado.. La mujer exponía que el acusado había traído a convivir a la nueva pareja a la propiedad del matrimonio edificándoles una vivienda y manteniéndolos a ambos cónyuges. 44 vto. Parece que enterado de dicha situación el ayudante de cura mandó al marido a hecharlos de la casa sin solución ya que se mudaron a cuatro cuadras de distancia “.”883. f.. 884 Ibídem.”884. siendo ellos mismos en ocasiones los instigadores del adulterio.en donde siguieron escandalisando a nuestros hijos y a todo aquel contorno.. Un ejemplo constituye el denunciado por María Rosa López. La esposa expresaba haber sufrido con paciencia “. efectuados a los fines de “tapar” relaciones adulterinas ponen de manifiesto la importancia acordada a la “apariencia de vida honorable” en una sociedad obsesionada por el “parecer” mas que por el “ser”. Partido del Río IV. 15... 10 vto.. Causas Matrimoniales. 198... En su demanda la mujer refería la ilícita amistad de su marido Gregorio Pereyra con Cecilia Alamis quien “para perpetuar su amistad se casó con Pedro Montiel [quien no ignoraba la situación y fue] consentidor y alcaguete” . entregada por el hermano de aquélla: “. Leg.... 1. 1 vto.. V.”882 ...hasta el extremo de servirle personalmente [. El encubrimiento del comportamiento que la percepción social condenaba como pecaminoso conducía en ciertos casos a individuos a utilizar el matrimonio como instrumento para apartar sospechas sobre relaciones prohibidas. exp.] de suerte que con ella comía siempre en la mesa y yo fuera. natural y vecina de El Saucesito.. AAC. t. despues prosiguio viviendo en casa hasta que un hermano suio la llebo. Juicios de Divorcio. 883 Ibídem. hasta que la gravidó y queriendola echar de la casa para que pariese me opuse yo [la esposa demandante] diciendole que por que avia de salir a padecer a otra parte y así pario en casa y yo me tube el trabajo de asistirle y cuidarle el hijo porque la misma Serafina me tenía confesado que mi Marido era el autor de su preñado. 16.. 48. la esposa accionante explicaba que al mismo tiempo que su marido mantenía ilícita amistad con Cecilia Alamis también lo tenía con otra mujer soltera llamada Serafina quien se hallaba como agregada en la estancia de Pereyra a cargo de éste. f.Menciones acerca de casamientos de uno de los miembros de la pareja. Es factible pensar que individuos que se casaban a sabiendas de que su unión se hallaba desde su consagración. Años 1795 – 1799.

no pocas veces la manceba convivía en la casa de la pareja y el marido obligaba a la mujer legítima a servirla o la maltrataba físicamente. como resultado de la relación paralela del marido. exp. 9: expediente sobre divorcio que solicitaba María Almada esposa de Joachin Machado. Solía suceder que. 195. estos comportamientos se hallaban cuestionados socialmente lo que explicaría la preocupación de ocultar o disfrazar tales relaciones a los ojos de la esposa y del conjunto de la sociedad. vecina de Córdoba. pero este es un típico caso en que. Leg. a sabiendas que los mismos aparecían como reprochables. con habilidad el marido adúltero invierte el curso del juicio convirtiendo a la demandante en demandada acusándola de “jugadora de mesa” y de dilapidación de bienes del matrimonio. en el año 1773. La causa se haya incompleta. Juicios de Divorcio. ni en su casa ni en la de la madre. Años 1746 – 1785. Completaban las acusaciones el mal ejemplo brindado a los hijos y la falta de de instrucción cristiana dada a los esclavos del hogar a quienes le acusaba de que “. expresando que había permitido las infidelidades del marido y había cocinado para la pareja adúltera y comido en la cocina mientras ellos lo hacían en el comedor. la mujer acusaba a su marido expresando tener que soportar “un continuo padecer fuera de mi morada y experimentar una segregacion y una total y continua infidelidad de parte suya”. Es lo que le ocurrió a la citada María Rosa López del Partido del Río IV. saliendo de la habitación en tales momentos. quien en su defensa utilizaba el conocido argumento de la natural desprotección de la mujer y de su necesidad de guía y consejo. t..no les da mas Doctrina que el ablarles mil desonestidades”885. soportaban por años una cohabitación obligada con las mancebas y al decidirse a denunciar los adulterios del marido se exponían al riesgo de ser acusadas por éstos de haber consentido dichas relaciones... Se observa que a fines del siglo XVIII –la causa fue iniciada en el año 1798-. por no saber como proceder en una situación semejante: “. AAC. Causas Matrimoniales. El marido le imputaba “.A estas acusaciones de adulterio de la esposa con éstas mujeres se sumaban otras relacionadas con la falta de religiosidad del demandado imputándosele su negativa a rezar el rosario en familia. pues a tenerlo aunque Ibídem.. zarcillos de oro y 40 varas de lienzo”. como hemos visto en el caso precedente y en otros que se presentarán. en lugar de huir.ser yo una muger ignorante cituada en un pais en donde no tenia director que advirtiere mi derecho.. Algunas esposas. Ante tales reproches el marido negó uno a uno sistemáticamente los cargos que se le imputaban.II. la esposa debiera abandonar el domicilio conyugal886 escapando de una situación denigrante a su persona ya que. 886 885 332 . unas cortinas .perder continuamente dinero y empeñando una pollera con galón de oro..

. En este pleito. Juicios de Divorcio. V. Causas matrimoniales. Causa por adulterio prolongado iniciada por Ignacio Gomez y Silva. 15.. a fin de enmascarar la relación que existía entre ellos.. esto es “sequedad de entendimiento y dureza del corazon”888. El deterioro de la relación entre los cónyuges se pone de manifiesto también en el testimonio de un vecino de la casa que compareció a declarar en la causa. denunciado por el marido de ésta constituye un caso arquetípico de las relaciones extramatrimoniales que ciertos amos mantenían con sus esclavas en el siglo XVIII. casado en primer matrimonio en Mendoza con Andrea Pucheta. 198. Relataba que habiéndola enviado el patrón a Santa Fé a vender maíz: “. 16. Amo y esclava eran viudos. 5. 195. el denunciante explicaba que había sido el mismo amo quien le había solicitado que contrajese casamiento con ella –a su entender. casados en segundas nupcias. V. II. casado en primer matrimonio en Mendoza con Andrea Pucheta...”887.. no huviera permitido el que traxese sus mancebas a casa. El amo denunciado era de nombre Gerónimo Gaete. Leg.”890. El argumento en torno al peligro de ser asesinada por el marido adúltero resulta muy interesante ya que en él se expresan los que se consideran efectos que produce en el hombre la sensualidad.. El hombre relataba que la mujer del amo los encontró en la cama y lo abandonó “. la causa culminaba en transacción. 7. Juicios de Divorcio. Juicios de Divorcio. Causas Matrimoniales. Años 1795 – 1799. f. 198.. t. Es factible pensar que en la campaña. 888 887 333 . el marido acudía a los tribunales a presentar el hecho ante la justicia eclesiástica. desterrado de la Colonia y habitante del Río Segundo. exp. y solo volvio a los ruegos a su casa comportandose como criada dandole un plato de comer de lo que sobra o nada. 12. 890 Ibídem. Leg. por no dejarla ir sola entre peones a los riesgos del camino y extraña jurisdicción me fui a acompañarle.. 15. 1. estas situaciones se multiplicasen. 889 AAC. a pesar de las graves imputaciones de reiterados amancebamientos adulterinos del marido y de que la esposa reclamaba también por el riesgo que decía correr su vida.. exp. Años 1746 – 1785... Años 1795 – 1799. AAC. f. Como fundamento de las sospechas acerca de la relación. habiendo él impedido que lo efectuase. t. El concubinato adulterino de la parda esclava Phelipa con su amo. t.peligrase mi vida. Sargento Mayor. Dos meses después de haber contraído matrimonio con la esclava. exp. Leg. 1 vto.”889. el cual expresó que había visto a la mujer munida de un cuchillo con el objetivo de matar a su marido. debido a la inmensidad de los territorios y consiguiente menor factibilidades de control social y escasez de curas. y el amo con el pretexto de acompañarlos una parte del camino siguió hasta el final [durante el viaje] repetidas noches no la encontré en la cama ni en la carreta. AAC. Causas Matrimoniales.. natural de Portugal .

por un abandono en luxuria que le degrada. La manipulación matrimonial del personal de servicio. esclavo y libre según la conveniencia del amo se pone de manifiesto una vez más en este caso. aunque llevado a un punto extremo.”892 parece confirmarlo. los derechos de los esclavos. 891 892 Ibídem.. a la Sociedad y a la fé del matrimonio.. La esposa accionante del divorcio calificaba el comportamiento de su marido adúltero en los siguientes términos: ”. prefiriendo en cambio Ignacio Gómez Silva -marido de la esclava Phelipa.sirviéndose Vuestra señoría mandar depositar ante todas las cosas la Ana Bolena causante de estas licencias. El hecho de que el marido haya desnudado los hechos revela hasta que punto tal proceder del amo le resultaba intolerable afrenta a su honra en este caso.”891.. a la Religión.vida lúbrica y voluctuosa con que tenía adulterado el tálamo nupcial entregandose a cuantas negras y pardas entraban a su servicio por compra.que no se explica tal respuesta en una esclava a menos que sea concubina. continuó por espacio de más de treinta años y que finalmente permaneció inconcluso. La conducta de Don Alexo Gil ante la demanda de divorcio por adulterio reiterado con esclavas presentada por su mujer.y los escuchó discutir llamándola el amo “puta” debido a los celos que tenía ante lo cual ella le había respondido “ser mal agradecido” lo que llevó a afirmar al denunciante “. Ibídem.. El mismo es muy rico en información sobre diversos aspectos de la mentalidad de la época y de los cambios que estaban operándose en relación a la manera de percibir distintos fenómenos relacionados con el universo de los sentimientos. la capacidad jurídica de la mujer...] La información se siguió y de ella resultó una comportación que ofende a la moral.. o por conchavo [.. a diferencia del caso anterior en el cual Pedro Montiel mantuvo en silencio la verdad acerca de la relación existente entre el dueño de la hacienda y su flamante esposa. hasta confundirle ignominiosamente.. ¿El recurso ante la justicia podría interpretarse como una estrategia perfilada por el subalterno contra el superior a fin de presionar para obtener alguna compensación de éste para retirar la denuncia y por ende la “ventilación pública” de la relación reprochable?. constituye. y otros.. Se trata de un divorcio que se inició en 1812 . 334 . un arquetipo de la situación de hombres jefes de familia que utilizaban a las mujeres de servicio de la casa como objetos de placer. La ironía que se desprende de su demanda sintetizada en la frase al Provisor “.desnudar la realidad aún a costa de perder su medio de subsistencia.

.... por cuyo motivo el dueño de casa “.. Mientras las esclavas amenazaban al hombre con referir los abusos sexuales de que eran objeto a la autoridad civil –lo cual es demostrativo del coraje de estas mujeres en su afán por hacerse oír ante la justicia..” 896. 201 Años 1811 – 1814. dos con Juliana.y que así mismo vió a Ascención la que entró una siesta a su quarto [subrayado en el documento] de quien habia oido decir que trataba ilicitamente con Don Gil. La esclava Josefa fue devuelta por el amo a su anitiguo dueño por negarse a continuar el trato ilícito.”894 derivó en una queja de la mencionada esclava al Gobernador Pueyrredón expresando que quería ser vendida. Otro episodio del amo con otra esclava de nombre Mercedes Bustamante de veinte años. quedando finalmente en poder del jefe de Estado.. Juicios de Divorcio. Resultado de estas relaciones eran los hijos que el amo tuvo con diversas criadas: un hijo con Josefa Narbaja. lo cual evidencia pleno conocimiento de los detalles de tales relaciones.VIII.. Las criadas comparecieron a prestar testimonio en el juicio revelando más entretelones en relación a las costumbres sexuales del amo: ”....] son además reputados de público y renotados hijos suyos. 896 Ibídem. Al referirse a ellos la esposa expresaba: ”. Causas Matrimoniales. quien una mañana se negó al llamado para tener contacto carnal resistiéndose. él les dio la libertad por escritura publica.895” . 895 Ibídem. Ibídem. t.. Todos estos hechos eran referidos por la esposa accionante –y luego ratificados por otros testigos-. 7. ya que la esposa se muestra escandalizada por esta pretención de venta de los propios hijos: 893 894 AAC... Ello se contradice con lo que expresa más adelante en su escrito en cuanto a un intento de venta anterior que había efectuado Gil. consciente del descrédito que su propia conducta le aparejaría. pluralidad.] le llaman por Padre y con él comían y dormían según Josefa [.aquél se afanaba por guardar el secreto de estos hechos. ni circunstancias que no haya atropellado. que les otorgó en medio de sus necesidades extremadas sin embargo de tener hijos legítimos... él los quiere mucho según Matheo [.. 335 .pues no ha reparado condición de personas.. Obsérvese el tono de reproche de la mujer en relación al perjuicio económico ocasionado a la familia al liberar el marido a dichos esclavos.”893.la fisonomía de los muchachos acusa la filiación procedente de mi marido.se levantó desnudo de la cama a correrla y ella se huyó. Leg. exp.

899 Ibídem.. por otra parte.. la esclava Josefa expresó: ”.”899.”900..”.. quien según la declaración de su esclavo Matheo: ”. En su declaración. el exelentísimo Señor General Quiroga bien informado lo llamó e increpó de muerte en Mendoza porque trataba de vender a sus propios hijos.Las esclavas declararon que don Alexo les había 897 898 Ibídem.” 897.... oyó en aquel tiempo una mañana yendo por la calle... Si bien en otras épocas pudo gozar la relación amo-esclava de mayor tolerancia social.. Evidentemente los hechos constituían la comodilla de la ciudad. Ibídem...no sabe si serán hijos de él aunque ve que los quiere mucho.. 336 .. el esclavo añadía que Gil había vendido a la esclava Juliana en Buenos Aires reteniendo a su lado dos hijos que había tenido con ella “. Y no queriendo seguir su amistad la debolvió a su primer amo Don Norverto Narbaja alegando ser enferma y habiendola echo reconocer con el Doctor Pablo Pastor dijo este que la enfermedad era del preñes por cuyo mitibo no la quería recibir su primer amo Don Norberto respecto de que cuando la entregó a Don Alexo sana y la enfermedad la había adquirido en su poder y por obra de él según el reconociemiento de dicho Doctor Pastor. 900 Ibídem...sabe que su amo reza siempre el rosario todas las noches y se confiesa y comulga a menudo. Se observa asimismo el interés de la parte demandada por dejar en claro en defensa de Gil las costumbres cristianas del mismo. a unas mugeres que hiban hablando de la corrida que le hiso Don Alexo a su esclava Mercedes. en 1812 dicha práctica parece resultar condenable o al menos cuestionable.. Y puesta la queja por su amo ante el señor Gobernador Don Juan Martín de Pueyrredón mandó su señoría quedase no obstante en poder de dicho su primer amo. Incluso la disposición del Gobernador mandando que la esclava quedase en poder del primer amo pareciera una forma de intentar preservar a la mujer del trato desaprensivo del que había sido objeto la mujer por Alexo Gil.que aún vive el hijo que ella tiene en su poder [refiriéndose a la esclava Asencia] y fue de Don Alexo por no haber tenido trato alguno con otro y que en veinte días solos que estubo en poder de Don Alexo se hizo embarasada. de intentar mantener sus aventuras en secreto aparece como ilusoria. como lo confirma un testimonio al expresar que:”...” .”898.. Independientemente de las referidas prácticas devotas. La pretención de éste.

lo cual fue motivo de enérgica reacción de las dueñas de casa quienes al percibir la situación “. Sexo. en la cuestión referida a su comportamiento sexual mientras que en el caso del varón.. ni le exoneraba de su obligación de procurarle sustento hasta que la falta estuviese comprobada.. -natural y vecina de Córdoba. después de alrededor de diecisiete años de casados.. delito-pecado gravísimo para ambos derechos. AAC. el comerciante don Francisco Flores Hurtado de Mendoza por causa del adulterio de éste. Leg. como se ha dicho.1. exp.” 901. t. como se verá.2.obtenía el divorcio perpetuo de su marido.si salía embarazada de su trato con él.4.. trato injuriante a la misma.VIII. En el presente pleito existían imputaciones mutuas entre los cónyuges en relación a adulterio por lo cual es posible comparar el tratamiento que la justicia daba en torno del comportamiento masculino y femenino en caso de infidelidad entre casados. Juicios de Divorcio. Un ejemplo de hombres casados que actuaban ocultando sus tratos ilícitos con mujeres constituye el de un comerciante de la ciudad de Córdoba quien en 1811 concurría a una casa bajo pretexto de visitar a una hija de familia encubriendo la verdadera intención de encontrarse con su amante quien ocupaba una casa dada en locación perteneciente a dicha familia . Causas Matrimoniales. El interrogatorio a la esposa se centró. honra y adulterio A pesar de constituir el adulterio femenino. Si bien la accionante de la demanda era la mujer por causa del 901 902 Ibídem. administración de la dote de la esposa. 3.. le daría libre a su hijo y a ella también. 2. las preguntas de la fiscalía se orientaron a establecer si existió cumplimiento de deberes conyugales en cuanto a la permanencia en el domicilio conyugal. Constituye éste uno de los escasos pleitos resueltos en donde el causal invocado para el divorcio era el adulterio. 201 Años 1811 – 1814. 337 . El 19 de abril de 1797 doña María de la Concepción Moynos. sostenimiento del hogar. la presunción del delito no autorizaba en teoría al esposo a expulsar a la mujer del hogar sin la intervención de la autoridad competente.prometido que”.echaron a la Ramona con su Madre de la casa alquilada” 902 por temor a ver enturbiada la reputación y buen nombre de la familia. por lo cual interesa analizar en detalle las argumentaciones utilizadas por una y otra de las partes para tratar de probar la inocencia de uno y la culpabilidad del otro..

89. El marido era comerciante operando tanto en San Juan como en Córdoba.. Años 1795 – 1799. el adulterio público en la ciudad de San Juan de donde el hombre era natural “con publico escandalo de todo aquel vecindario” haciendo “alarde de su mala vida” en continuo “. 52. 906 Ibídem. 91. 11 vto. 63.”905 .adulterio de su marido. 74 vto.. t. y firmaba. Causas Matrimoniales. remarcaba el abismo existente entre lo que ella imaginaba como un trato acorde a una esposa y la realidad del que recibía de su cónyuge: “. 92 vto. 5 vto. 904 Ibídem. V.. 903 338 . en los cuartos de alquiler de Doña Ignacia Puche. 90. 97 vto. 50 vto. Juicios de Divorcio. 71 vto... La sentencia fue favorable a la esposa.lexos de ser mimada y atendida de dicho mi esposo con aquel decoro que exije el estado.. 905 Ibídem. 8.. 907 Ibídem. 908 Ibídem.. 69. durante el pleito -cuyo expediente tiene una extensión de 109 fojas escritas íntegramente de ambos lados. en ella el Dr. 71.. Se destaca entre las imputaciones de la accionante al marido. 11.el hombre entabló a su vez acusación de infidelidad contra su mujer. los escritos. con un sacerdote. exp..”907 por lo cual se manifestaba injuriada. 92. Leg... por no querer aser vida maridable conmigo. Decía sentirse ofendida también porque cuando Flores venía a Córdoba “.. 198. Su edad era de cuarenta y cuatro años. 12. 91. Con referencia al status social de la pareja cabe mencionar que la accionante se identificaba como “muger onrrada y señora principal” “hija de buenos Padres”904. La casa en donde vivía era propia ya que la misma consistía en uno de sus bienes dotales. 1. he sido siempre el obgeto de sus velipendios de cuyos principios ha resultado una cadena de puros males que cada dia se hase mas insoportable que jamas aya logrado un instante de paz o quietud en mi estado [lo acusaba además de ] desprecios y bejamenes [de] falta de socorro con AAC.anda diciendo y bociferando por las calles hallarme etica o tísica. negándose a convivir con ella ni siquiera cuando se hallaba de paso por Córdoba con lo cual la esposa expresaba “me tiene desacreditada por no querer aser vida conmigo” 906. en apariencia. 73. 64. 2.. 73 vto.. Gregorio Funes expresaría que la mujer logró probar bien su acción y demanda mientras que el esposo no hizo lo mismo con sus alegatos por lo que declaró a la primera “en entera libertad para no hacer vida maridable”903.”908. 61.. f.mal vivir en aquella ciudad con muger soltera en quien tiene hijos y que a esta cauza no me hase caso ni menos socorre a sus hijos. En sus argumentaciones enfatiza en “el juicio del publico” de toda la ciudad de San Juan donde todos saben que la ha repudiado no queriendo parar en su casa sino en otra diferente: “. o Deza sin querer hir a dormir a su casa con su muger.

914 Ibídem.”911. Contratacando a las graves acusaciones. Evidentemente. a su falta de satisfacción de las necesidades mas elementales para con ella y para con los hijos.. 912 Ibídem. Ibídem.”910... la mujer manifestaba que en todo el tiempo en que habían estado separados de hecho ella se había mantenido “.. Entre los testigos presentados por la Moynos para declarar en su favor resulta particularmente conmovedor el testimonio del maestro de los hijos de la pareja. Sumado al adulterio . Allí fue invitada a un baile en ocasión de festejarse el día de Nuestra Señora de la Merced –por lo que infería que la concubina. sería de nombre Mercedes-. sin embargo. 911 Ibídem. la pérdida de más de $300 del mismo origen para satisfacer deudas de su amancebamiento y expresaba el temor a que vendiese : “. No todos llegaron a ser interrogados... Don Clemente Olmos Theniente de cura que fue de la Punilla”914. la mujer le imputaba además la dilapidación de sus bienes dotales.... En relación al sostén del hogar. lo cual ejemplificaba con la venta de una criadita que tenía ella en dote.. Dos testimonios en especial.] solo una pollera me tiene dada en cambio de una de terciopelo que le di para que vendiese en la ciudad de San Juan y que a sus hijos solo dos capingos de paño azul les tiene dado y los comestibles que ha traydo de su patria para darles a mis hijos le he comprado por manos de las vecinas”909.a la escasez de medios con que los niños fueron criados. resultaron comprometedores para la esposa: el de un esclavo del cura fallecido con 909 910 Ibídem. el marido arremetía contra la esposa negando la paternidad de algunos de los vástagos que se le imputaban como propios achacando a la mujer “repetidos adulterios con dos sugetos de la ciudad en especial con el finado Dr..a espensa de mis hermanos y de la misma suerte he dado estudios y estoy dando a dichos mis hijos. Doña Moynos había comprobado personalmente la infidelidad de su marido estando en San Juan. al trato injuriante del que lo acusaba.. y que oyó decir que Flores no quería dormir con ella por “vieja y calenturienta”913. vecino de Córdoba de 35 años el cual se refirió “. 339 . Joaquín de Escobar. 913 Ibídem. como la llamaba.. De las declaraciones no surgieron en general elementos probatorios de los graves hechos denunciados por el marido. Para intentar probar sus gravísimas acusaciones presentaba una nómina de veinticuatro testigos. que la mayor parte del tiempo han andado descalzos.algun dinero para mi manutencion o alimentos de sus hijos [.lo poco que le queda (a ella) para disfrutarlo con aquella y dejar mis hijos en la calle..”912.

Las informaciones acerca de amistades y viviendas que frecuentaba resultaron cruciales a la hora de sopesar el comportamiento femenino. Don Manuel Moynos. Barcelona. todos los testigos por ella presentados recalcan su “buena reputación”.”. amistades. Al respecto se interrogaba. de la mujer cuestionada : “las compañias de la demandante han sido muy correspondientes de su nacimiento”920 .”916. parda libre de cuarenta años..quien se le imputaba adulterio..] correspondientes todas a las de su nacimiento y de su misma familia”. Semestre.que las casas que ha visto frecuentar a Doña m. de cuarenta y siete años. Emilio Ravignani”. manifestaba un testigo de Ibídem. núm. Ibídem. Tercera serie. “tramposa y ladrona”. 917 Ibídem. de 29 años quien aparentemente sabía firmar expresaba “. Moynos han sido y son en su concepto las de mejor honor [. 2do. a quien debió mantener desde que su marido la abandonó. (1993) (comps) Honor y gracia..”915. visitas. expresando que : “..(1999: 11)“Familias en conflicto: entre el honor y la deshonra”Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana “Dr. También el hermano de la accionante fue interrogado al respecto de la honra de su hermana.. Cathalina Xigena. 919 La relación honra femenina y opinión del vecindario ha sido remarcada entre otros autores por PITT RIVERS (1979:104) Antropología del honor y política de los sexos Grijalbo.. Conviene resaltar. que ignora cuanta edad tenga pero sabe que su amo le pasaba asistencia. 920 Un testigo afirmaba refiriéndose a doña Moynos: “siempre la vido entrar en casas de honor” . citado en FERNANDEZ. lo cual era reafirmado por Jacoba de Sena.... J. malentretenida”.20. y PERISTIANY J. el cual declaró ser cierta la amistad de su amo con la accionante. independiente del vicio de esclavitud que trae consigo y de quererme mal por haberla castigado por sus iniquidades que aprendió en el servicio de su amo. 918 PITT RIVERS.. Los testigos de la accionante se afanaban en desacreditar el testimonio de la esclava calificándola de “viciosa. Sobre su testimonio la accionante emitió el siguiente juicio: “.que las entradas que ha notado en la dicha señora ha sido correspondiente a su nacimiento como que eran las casas de sus mismos parientes y hermanas. que a pesar de las imputaciones del marido contra la mujer. ello se deduce de las informaciones efectuadas en el juicio rondando siempre las mismas cuestiones: compañías. Madrid. La otra declaración adversa a la accionante correspondió a la esclava negra Martina quien había pertenecido al marido. pues..sabe y le consta que la accionante parió una criatura no sabe si embra o baron y sabe que la dio a su amo para que la criase Doña Melchora Arcos... Resulta notable una vez más la importancia acordada a la opinión del vecindario el cual se convertía en “tribunal de la reputación” de la esposa918 especialmente en lo referido a la honra-virtud femenina 919 . quien no firmó por no saber la cual decía también “. M. “ladrona y facinerosa” “haberse embiciado en trampas y raterias”917. quien 916 915 340 . en su declaración la esclava sembraba dudas acerca de la legitimidad de una de las hijas de Doña Moynos. tanto a personas nobles como a gentes del común: Da. su declaración no merece fé por ser o haber sido de él [del marido] queda tachada. Alianza.... salidas.A.

agregando ser el marido jugador. 1. 91. ni una sola ves encontró a su hermana fuera de casa. 921 Ibídem.. 50 vto. 61. 2. 5 vto. otros testigos a los que se les tomó declaración.. 73.. lo cual resulta de particular gravedad en casos de personas con influencia política como éstos. 63. ni en ella vicita de sospecha [. 91. natural y vecina de Catamarca acusó al marido de adulterios con varias mujeres y maltratos hacia ella por lo cual. María Gracia Díaz. ya que la mujer.. Juicios de Divorcio. 71 vto.. 11 vto. Más allá de la amistad que la esposa denunció existía entre esos hombres y su marido Domingo López Barreda.] que nunca advirtio en su hermana compañias desiguales a las de su nacimiento ni el que declara se las hubiera permitido [. Se reitera el recurso de inversión de prueba. Martín Eugenio Gardel ratificó los dichos de la mujer confirmando que conocía de los adulterios y malos tratos del varón hacia su esposa. siendo la mujer quien inicia la acción judicial contra el marido por adulterio de éste solicitando divorcio perpetuo y asignación de alimentos. de damnificada pasó a ser objeto de sospecha y acusación.jamas. 69. En otra causa iniciada en Córdoba. en este caso el hermano. 71. 90. Años 1795 – 1799. el varón se autoadjudicaba el rol de padre adoptivo y manifiesta el ejercicio de su potestad sobre su persona y el control sobre las relaciones que frecuenta. en reemplazo del padre o marido... Se manifiesta aquí la potestad sobre la persona de la mujer asumido por un familiar. Si bien el cura y vicario foráneo de Catamarca Dr. según declaración de la accionante ella debió abandonar el hogar conyugal fugándose a Córdoba con dos criadas huyendo de la sevicia masculina..la parte agraviada. Causas Matrimoniales. exp. 73 vto. Obsérvese cómo a pesar de que la diferencia de edad que separaba a los hermanos era escasa. se mostraron reacios a declarar contra el hombre. asegurando su impunidad. f. Leg. t.. 74 vto. se observa el mismo fenómeno del caso anterior en relación a que.. cuarenta y siete años él frente a cuarenta y cuatro declarados por ella.”. el esposo contraatacaba a su vez con similar acusación con respecto a ella. 198. En ese sentido uno de ellos refería que no sabía ni había oído decir nada de maltratos del marido a la firmó su declaración fue tajante en el juicio que profirió: “. 52. 8. aunque corresponde a hechos acaecidos en Catamarca. En efecto. 12. 92. V. aparentemente de profesión comerciante. cfr. si ante la denuncia de golpes recibidos por la esposa no tomaban ninguna iniciativa contra el marido. La defensa del marido en sus escritos insistía en el principio de inequidad de la gravedad del adulterio en hombre y mujer reafirmando el argumento de la mayor bochorno en lo civil de la falta de la mujer por “la incertidumbre de la prole” 921 ya que una mujer puede imputar hijos al marido que no sean propios mientras que el hombre no puede nunca hacer lo mismo. funcionarios de Catamarca de paso por Córdoba. 341 . 97 vto.pareciera confirmarse aquí una vez más una actitud de solidaridad de género entre hombres. AAC. 64. 11. 92 vto.] ni de muy lexos ha podido rastrear el mas leve y minimo motivo para hacerle bariar el concepto juicioso que ha tenido formado siempre del honrado modo de pensar de su hermana Doña María Moynos a quien por esta razon adoctandola como a su hija con un amor paternal le dio a ella y sus hijos todas las asistencias precisas y necesarias para la vida. 89.

Con la expresión de “celos irracionales” correspondientes a “un verdadero loco” 925 una mujer calificaba el comportamiento de su marido en un juicio de divorcio en el cual se 922 923 AAC. El caso de la esposa maltratada que recurría a la violencia para apoderarse de objetos sobre los cuales consideraba tener derecho. la decisión de huir acompañada de sus esclavas de una ciudad donde el marido ejercía influencias políticas. 924 Ibídem. VI. exp. L 198 Años 1795 – 1799..] trasteo la tienda y toda la casa dejandola enteramente saqueada “924.. 199.. exp. Estos hechos acerca de mujeres luchando por aquello que consideraban sus derechos desvirtúan la imagen de mujer subordinada. violentando la puerta de la tienda comercial del marido “. Juicio de Divorcio.”923. Causas Matrimoniales. Ibídem. además de dos esclavas negras.hacia Córdoba. sin que jamas cargase yo ni la mas pequeña llave de mis arcas. le habría dado un empujón a María Gracia Díaz en la iglesia de San Francisco por orden de su Señora por lo que debió reconvenirla. sede del Obispado donde se presentaría ante el Juez eclesiástico para pedir el divorcio perpetuo. 342 .”922. t. Por su parte... t. en su escrito el marido acusaba a su mujer de escandaloso amancebamiento y reconocía que la golpeó llevado de la cólera que tal hecho le provocó expresando que : “.antes de haver mi mujer delinquido en el feo borron y negro tisne del adulterio la ame y estime demaciadamente sin que jamas le tocase ni a el pelo una sola vez.. cariño y franquesa. Juicios de Divorcio. Relataba además que al fugarse a Córdoba la esposa se había llevado. -en donde tenía pocas oportunidades de hacer oír su voz solicitando auxilio. 925 AAC.. V.. ropa blanca. Leg. Del testimonio de otro de ellos surgió ser cierto sin embargo un episodio de interés. distintas pertenencias. Causas Matrimoniales. una carga de hilo y enseres de palta labrada.. 2.me escalo y aujerio el quarto de mi asistencia mias y ajenas [.. Años 1800 – 1802. sino: de un “trato [. 8. pasiva y obediente que emanaba incansablemente del discurso oficial sobre el rol femenino aún a comienzos del siglo XIX.. siendo ella Dueña de todos mis intereses para disfrutar de ellos como disfruto a su advitrio y gusto. .mujer.] con mucho agasajo. ya que una de las criadas de la amante. Sorprenden en las descripciones de los hechos la iniciativa observada en las acciones de las mujeres. utilizó a una esclava para agredir a la mujer legítima del hombre con quien tenía relaciones ilícitas. la mujer que ..

y que por haver sido de parecer que Flores demandaba injustamente la herencia que entonces pidio. el cual permaneció inconcluso. Don Jose Roque accedió con afectuosas suplicas al convite de la mesa.. se negó obstinadamente al del paseo”930. Don Roque. irreligioso.. El proceder de la esposa era calificado de ” terco.el público se cerciora de que ambos eran inocentes y de que el dicho Flores havia manchado sin prosederes... 930 Ibídem. Las argucias de las que acusaba a Doña Bernabela –según el testimonio de ésta. la defensa femenina en cambio se ocupaba en resaltar que el “capricho e inconstancia jamas han tenido influencia en mis pretensiones”928 y denunciaba al hombre por golpes a ella propinados. expresó que le havia de votar de su casa si no se conformaba con su solicitud. entró en el proyecto de acusarme de adultera con el expresado Dr.para imputarle infidelidad resultan llamativas. como la de recurrir a este argumento para vengar un fallo desfavorable en una herencia por él reclamada otorgado por el Presidente del Tribunal de la Concordia. Se observa como en este caso la esposa se había convertido en el objeto-instrumento del marido dispuesto a utilizarla para la consecución de sus fines y venganzas personales 926 927 Ibídem. nada mas que por un freneci que produxo un genio no acostumbrado a moderarlo: de modo que si el Dr. Se trata de los autos de divorcio de Doña Bernabela Alday y su marido Don Eugenio Flores.”929 La mujer agregaba que pasado un tiempo y para expresar su arrepentimiento por su anterior proceder el marido había invitado a comer al referido Dr. Don José Roque Savid.entremezclaban las acusaciones de adulterio entre ambos miembros de la pareja con las de maltrato del hombre hacia la mujer y de “disipador de bienes. 343 . 929 Ibídem. corrompido y sin sentimientos de moralidad”926 con que la esposa designaba el comportamiento del marido. lo que refería la mujer del siguiente modo: “. Roque Savid a la casa “en mesa extrahordinaria” y lo había instado a r