P. 1
EL NOMBRE- DERECHO CIVIL

EL NOMBRE- DERECHO CIVIL

|Views: 3.102|Likes:
Publicado porFernanda Paz Ayala

More info:

Published by: Fernanda Paz Ayala on Aug 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/22/2013

pdf

text

original

UBO

Departamento Derecho Catedra Derecho Civil Profesora: Alejandra Gormaz Alumna: Fernanda Ayala Sánchez

EL NOMBRE

a. Definición: Es la designación que sirve para individualizar a una persona, tanto en la vida social, como jurídica.

b. Elementos: Los elementos del nombre son básicamente dos.

-

Nombre propiamente tal o nombre de pila o pronombre o nombre propio Es aquel que sirve para individualizar a la persona dentro del grupo familiar.

Los nombres propios o de pila (llamado así porque se impone precisamente en la pila bautismal) tienen un carácter individual y, en consecuencia, arbitrario. El niño lleva él o los nombres propios que le han sido dados en la inscripción de nacimiento. Se designa al inscrito por el nombre que señala la persona que

requiere la inscripción. Pueden darse a una persona todos los nombres propios que se quieran: uno, dos, tres o más y su elección, en Chile, es enteramente libre. La única limitación que impone la ley, es que el nombre no sea extravagante, ridículo, impropio de persona, equívoco respecto del sexo o contrario al buen lenguaje. Si de hecho, se pretende inscribir a un recién nacido con un nombre que tenga una o más de estas características, el oficial de Registro Civil podrá oponerse a dicha inscripción; y si el interesado insistiere, deberán enviarse, de

inmediato, los antecedentes al juez de letras correspondiente, quién resolverá sin forma de juicio, con audiencia de las partes y en el menor tiempo posible.

-

Nombre patronímico o de familia, conocido regularmente como apellido El apellido es el que nos revela, en definitiva, a las personas que

pertenecen a un mismo grupo familiar, y consecuentemente, sus orígenes. El nombre patronímico o apellido se halla subordinado a la filiación, debiéndose distinguir entre: filiación matrimonial, no matrimonial y adoptiva. a. Filiación matrimonial: Tratándose de los hijos matrimoniales, las partidas

de nacimiento de ellos, deben contener, además del nombre propio que indique la persona que requiere la inscripción, el apellido del padre y seguidamente el de la madre. b. Filiación no matrimonial: De conformidad con el artículo 126 del

Reglamento Orgánico del Registro Civil, si el hijo es de filiación no matrimonial se le pondrá como nombre de pila aquel que señale el que requiere la inscripción, poniéndole a continuación el apellido del padre o el de la madre que hubiere solicitado la inscripción. Y si ambos la hubieren solicitado deberá procederse como en el caso del hijo de filiación matrimonial. Esta norma debe entenderse relacionada con el artículo 188 del Código Civil: "el hecho de consignarse el nombre del padre o de la madre, a petición de cualquiera de ellos, al momento de practicarse la inscripción del nacimiento, es suficiente reconocimiento de filiación".

c. El cambio de nombre patronímico por vía de consecuencias y por vía principal o directa: Entendemos que el nombre no tiene un carácter inmutable; definitivo, en principio, puede, sin embargo, modificarse en el curso de la existencia de una persona.

-

El cambio por vía de consecuencia o indirecta: Es el que se produce como consecuencia de un cambio en la situación

jurídica de la persona.

Ejemplo: el hijo natural reconocido por la madre es

legitimado por el matrimonio posterior de sus padres. En consecuencia, pasa a llevar el apellido paterno y materno en lugar de sólo éste que antes tenía. Se refiere a este cambio de nombre por vía consecuencial el inciso segundo del artículo 1 de la Ley N°17.344 al referirse a: "... los casos en que las leyes autorizan la rectificación de inscripciones del Registro Civil, o el uso de nombres o apellidos distintos de los originarios a consecuencia de una legitimación, legitimación adoptiva o adopción..." Entre los diversos actos que determinan indirectamente el cambio de nombre se mencionan: 1. El reconocimiento de un hijo, si figuraba con otro nombre que el del padre que reconocio. 2. Cuando el padre del menor cambia su apellido, variando,

consecuencialmente, también, el apellido del menor. 3. Tratándose de la adopción el adoptado pierde su filiación anterior y debe tomar necesariamente el nombre de los padres adoptivos.

-

El cambio de nombre por vía principal o directa:

El cambio de nombre por vía principal o directa está constituido por el procedimiento que tiende única y exclusivamente a obtener la mutación del nombre. La ley contempla excepcionalmente la

autorización para cambiar de nombres, apellidos o ambos a través de la ley N° 17.344 de 1970.

Esta ley comienza por declarar que: "toda persona tiene derecho a usar los nombres y apellidos con que haya sido individualizada en su respectiva inscripción de nacimiento."

d. Naturaleza jurídica del nombre:

Para entender la naturaleza jurídica del

nombre, debemos conocer las diversas teorías al respecto:

1. Teoría de la marca distintiva de la filiación:

según esta teoría, el nombre

sólo serviría para reflejar la filiación, el origen de la persona. Si bien, esta teoría es, en principio, verdadera, ello no ocurre siempre, porque hay casos en que el nombre (nos referimos a él en forma global: nombre y apellido), no refleja a filiación de la persona. Por ejemplo: el niño abandonado

adquiere el nombre que ha bien tienen darle, con prescindencia de toda relación de filiación; la mujer casada, cuando toma el nombre de su marido, perdiendo o no el suyo, según las legislaciones; el hijo que es adoptado bajo el régimen de adopción plena, adoptando los apellidos de los adoptantes.

2. Teoría de la institución de policía civil:

Según esta teoría, el nombre sólo

sería una reglamentación administrativa para procurar la identificación de los individuos.

3. Teoría de la propiedad: según esta teoría, el nombre constituye un derecho de propiedad. Señalan que el nombre patronímico, constituye, para el que legítimamente lo lleva, una propiedad, de la cual le es permitido, gozar y disponer de la manera más absoluta. Esta teoría es rechazada por nuestra legislación.

4. Teoría del nombre atributo de la personalidad: esta teoría, ve en el nombre el signo distintivo y revelador de la personalidad; es uno de sus elementos constitutivos, junto a la capacidad de goce, el domicilio, el estado civil. Esta teoría plantea que tendríamos un derecho subjetivo sobre el nombre, pero extrapatrimonial. El nombre pertenecería a aquel grupo de derechos

denominados derechos de la personalidad, y que son esencialmente extrapatrimoniales.

En conclusión, debemos señalar que el nombre tiene por finalidad identificar a las personas. Desde este punto de vista, es una institución de la policía civil. Pero, además, no cabe duda de que el nombre es un

atributo de la personalidad, y, también, un derecho subjetivo de la personalidad extrapatrimonial.

e. Características del nombre:

- Es inembargable, por cuanto no está en el patrimonio. - Es imprescriptible, no se pierde por el transcurso del tiempo. - Es intransferible, no se puede transferir por acto entre vivos. - Es intransmisible, salvo el nombre patronímico o apellido. - Es indivisible, razón por la cual, las sentencias que se dictan en esta materia producen efectos "erga homnes", es decir, respecto de todos. - Es inmutable, salvo la posibilidad de pedir su cambio en los casos expresamente señalados en la ley.

El legislador, en materia penal, también se preocupa del nombre. Así, por ejemplo, en el artículo 214 del Código Penal se castiga la usurpación del nombre con presidio menor en su grado mínimo, sin perjuicio de la pena que pudiere corresponderle a consecuencia del daño que, en su fama o intereses, ocasionare a la persona cuyo nombre se ha usurpado.

LA NACIONALIDAD a. Como atributo de la personalidad, características: La nacionalidad es el vínculo jurídico que une a un individuo con un estado determinado. - Características de la nacionalidad: a. Constituye un atributo de la personalidad, inherente a toda persona por el sólo hecho de ser persona. b. Como consecuencia de la característica anterior, toda persona debe tener una nacionalidad. Se rechazan los apátridas, es decir, los individuos que

legalmente carecen de patria, como por ejemplo, los que han perdido su nacionalidad primitiva sin adquirir una nueva. c. Lo normal es que las personas tengan una nacionalidad, sin embargo, puede ocurrir que una persona tenga dos o más nacionalidades. En efecto, por las diferencias de las legislaciones una misma persona puede tener más de una nacionalidad. d. La nacionalidad no puede ser impuesta. Esto en el sentido de que el

Estado no puede impedir o prohibir que un nacional renuncie a su nacionalidad para optar por otra.

EL PATRIMONIO a. Concepto patrimonio: es el conjunto de derechos y obligaciones de una persona avaluables en dinero. Esta concepción corresponde a la noción clásica del patrimonio desarrollada por la doctrina francesa vigente a la época de la dictación del Código Civil francés. Esta concepción del patrimonio es totalmente distinta a la concepción de patrimonio que tenían los romanos. En efecto, en Roma, el patrimonio estaba vinculado a la idea de un conjunto de bienes, y no a la idea de obligaciones, pues, en Roma, el deudor respondía de sus deudas incluso con su persona.

En consecuencia, en el patrimonio no sólo entran los derechos, los bienes, los créditos, sino también las deudas. Cuando estas últimas, en un momento dado, son más que las relaciones activas, se dice que el patrimonio tiene un pasivo mayor que el activo.

En el patrimonio sólo entran los derechos que pueden apreciarse económicamente; los que no admiten semejante estimación quedan fuera, y por eso se llaman extrapatrimoniales. Tienen este carácter, por

ejemplo, los derechos políticos, los derechos de la personalidad (derecho a la vida, al honor), los derechos de familia, etc. Todos ellos en sí mismos carecen de valor pecuniario, sin perjuicio de que el daño que derive de su violación sea indemnizable en dinero.

Nuestro Código Civil no reglamenta en forma orgánica el patrimonio, pero si se refiere a él en numerosas disposiciones (aunque en pocas utiliza la expresión patrimonio). Así, por ejemplo, el artículo 85 inciso 2, que establece que: "El patrimonio en que se presume que suceden, comprenderá los bienes, derechos y acciones del desaparecido, cuales eran a la fecha de la muerte presunta."

b. Características del patrimonio:

a. Es una institución de orden pecuniario. Ingresan al patrimonio sólo los derechos y obligaciones avaluables en dinero. No ingresan al patrimonio los derechos extrapatrimoniales.

b. Constituye una universalidad jurídica (no es una universalidad de hecho). Lo anterior, es sin perjuicio de que para algunos autores, como el profesor Rozas Vial, el patrimonio no es una universalidad, por cuanto dice que no es una unidad compleja, y sólo tiene este carácter, cuando se transforma en herencia. señalado sobre el patrimonio cuando se Aquí, vale todo lo estudiaron las

universalidades en el Capítulo "De los Bienes."

En virtud de esta característica, de que el patrimonio sea una universalidad jurídica, se generan importantes consecuencias:

-

Explica el llamado "derecho de prenda general de los acreedores", según el cual, todos los bienes raíces o muebles del deudor, sean presentes o futuros, exceptuándose solamente los no embargables, pueden servir para que sobre ellos persiga el acreedor la ejecución de su crédito no satisfecho (artículo 2465). Esta garantía permite al acreedor expropiar los bienes del deudor, mediante el procedimiento de ejecución establecido por la ley, y hacerlos vender en pública subasta para pagarse con el dinero obtenido.

-

El patrimonio no termina por la muerte de su titular sino que pasa a sus herederos en virtud del principio de la "inmortalidad jurídica". En otras

palabras, el patrimonio permite comprender cabalmente cómo a la muerte de una persona todo el conjunto de sus derechos y obligaciones transmisibles pasa unitariamente a los herederos en el estado en que se encuentre.

-

El patrimonio, dada su naturaleza, sirve también para explicar el fenómeno de la subrogación real. La subrogación es la sustitución de una persona o cosa por otra persona o cosa, que pasa a ocupar el mismo lugar jurídico que la anterior. De esta manera, la sustitución puede ser real o personal.

Será personal cuando se sustituya una persona a otra, como ocurre, por ejemplo, a propósito de la sucesión por causa de muerte.

Será real cuando se sustituya una cosa por otra. La cosa que se sustituye queda colocada en la misma situación jurídica que tenía la cosa sustituida. Por ejemplo, si un bien raíz se incendia, pasa a ser reemplazado en el patrimonio por la indemnización que pague la compañía aseguradora.

Ahora bien, la subrogación se explica por el carácter de universalidad jurídica que, según la teoría clásica, tiene el patrimonio y que permite la

mutación de los elementos constitutivos de éste, sin que por ello se altere el conjunto unitario formado por los mismos.

Un adagio expresa que en las universalidades jurídicas el precio toma el lugar de la cosa vendida y la cosa comprada el del precio pagado. El que la cosa sustitutiva tome la posición jurídica de la sustituida sólo puede producirse en las universalidades de derecho o jurídicas y no en las de hecho, como un rebaño o una biblioteca.

-

Constituye un atributo de la personalidad, sin perjuicio de que algunos señalan que no lo es. consecuencias importantes. Así, nadie puede tener más de un patrimonio. Esto es lo que se ha denominado "teoría unitaria del patrimonio". Sin embargo, hay ciertas De esta característica, emanan también

excepciones, que son mas bien aparentes que reales, en que la persona aparece con más de un patrimonio.

El ejemplo más ilustrativo es el matrimonio contraído bajo el régimen de sociedad conyugal, en que el marido y la mujer parecieren tener más de un patrimonio. La sociedad conyugal es la sociedad de bienes que se forma entre los cónyuges por el hecho del matrimonio, salvo que haya pacto en contrario. En la sociedad conyugal se distinguen: a) los bienes propios de cada cónyuge, que son aquellos aportados al matrimonio o adquiridos durante su vigencia a título gratuito; b) Los bienes sociales, que son

aquellos adquiridos a título oneroso durante la vigencia de la sociedad; c) los bienes reservados de la mujer casada, que son aquellos que la mujer adquiere con el producto de su empleo, oficio, profesión o industria separados de su marido.

En este caso, parecieren existir varios patrimonios. Sin embargo, subsiste la teoría unitaria del patrimonio, por cuanto sólo existen derechos y obligaciones sujetos a estatutos jurídicos distintos, es decir, cada cónyuge tiene un solo patrimonio integrado por bienes y obligaciones que están sujetos a estatutos jurídicos distintos. Se trata de masas o núcleos patrimoniales que la ley crea (y no los particulares) para someterlos a un régimen jurídico propio que esa misma ley juzga adecuado o conveniente.

Otro ejemplo, es el beneficio de separación, regulado por los artículos 1378 y siguientes. En virtud de este beneficio, los acreedores hereditarios y

testamentarios pueden pedir que no se confundan los bienes del difunto con los del heredero, para que de esta manera se les cumplan las obligaciones hereditarias o testamentarias con preferencia a las deudas propias del heredero. Esta también es una excepción aparente, que no implica que el heredero tenga dos patrimonios. Sólo tiene un patrimonio, en el cual se distinguen diversos bienes que están sujetos a estatutos jurídicos especiales.

Otro ejemplo, es el caso del hijo de familia menor adulto sometido a patria potestad, que tiene un patrimonio general administrado por su padre, y que tiene además, un peculio profesional o industrial, masa de bienes que se forma con los adquiridos por el hijo con su trabajo y cuyo goce y administración le corresponde por disposición de la ley.

-

El patrimonio como atributo de la personalidad, es inseparable de la persona. De ahí, que sea inalienable, es decir, intransferible. Es así, como el artículo 1811 establece que es nula la venta del patrimonio: "Es nula la venta de todos los bienes presentes o futuros, o de unos y otros, ya se venda el total o una cuota ..."

Por su parte, el artículo 1407 prohibe donar el patrimonio irrevocablemente. El artículo 2056, por su parte, prohibe las sociedades a título universal, sea de bienes presentes o futuros, o de unos y otros.

Si se transgreden las normas de los artículos 1811, 1406 y 2056, la sanción será la nulidad absoluta. El patrimonio es imprescriptible e inembargable (lo que es embargable es el contenido del patrimonio, es decir, los bienes que lo integran). El patrimonio es transmisible en virtud del principio de que los herederos son continuadores de la personalidad del causante (inmortalidad jurídica)

Frente a la teoría clásica del patrimonio, que considera al patrimonio como un atributo de la personalidad, existe la denominada "teoría del patrimonio final o patrimonio de afectación".

De acuerdo con esta teoría, el patrimonio es sólo una masa de bienes que no se encuentra indisolublemente unido a la personalidad. La cohesión y unidad de los elementos del patrimonio no arranca de la voluntad de la persona sino del fin o destino a que está afecto el conjunto de bienes. La afectación a determinado fin justifica la existencia y razón de ser del patrimonio. De esta idea central, se sigue la posibilidad de patrimonios sin titulares (herencia yacente y caso del artículo 963 inciso 2) y la de que una sola persona pueda tener varios patrimonios.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->