P. 1
¿Qué es el Derecho Agrario?

¿Qué es el Derecho Agrario?

|Views: 17|Likes:
Publicado porCristian Bustamante
Trabajo de investigación publicado en revista "La ley on line" respecto de los principios del derecho agrario.
Trabajo de investigación publicado en revista "La ley on line" respecto de los principios del derecho agrario.

More info:

Categories:Types, Research, Law
Published by: Cristian Bustamante on Aug 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

¿Que es el derecho Agrario?

Comenzaremos diciendo, que si bien la respuesta a la pregunta efectuada - que es el título de este trabajo-, requiere la realización de todo un tratado en la materia, el cual debería incluir todos los puntos de vista de quienes se dedicaron a su estudio y elaboración; se busca a partir de la formulación de esta pregunta así efectuada, que nos interroguemos respecto de las premisas que fundamentan la existencia de este derecho, e incursionar sin ánimo de dar una respuesta definitiva, en la problemática de los principios del derecho agrario, que son los que lo definen como tal y que resulta una cuestión íntimamente ligada con el carácter de rama jurídica autónoma del derecho agrario. Sabemos que el derecho Agrario surge a partir de los estudios de Carroza, él comienza a llenar ese vacío legislativo, que había sido dejado en manos de los grupos políticos y a la consideración de la Economía política, cuando ya se había cristalizado y consensuado culturalmente la forma de acceder a la propiedad y el campo requería de una atención especial. Ahora bien: ¿Cuándo estamos en presencia de un hecho o un acto agrario?Los distintos tratadistas han definido al derecho agrario poniendo el acento en distintas características o elemento de lo agrario, así lo encontramos definido o vinculado a: a) b) c) d) e) f) El derecho de la agricultura La propiedad La empresa agraria La actividad agraria Los bienes del derecho agrario Los sujetos del derecho agrario.

Habiéndose inclinado la actual doctrina mayormente hacia su definición como el quehacer de la empresa agraria y ésta concebida como una actividad profesional organizada, se identifica entonces al derecho agrario, como el derecho de la empresa agraria. En una definición más tradicional Vivanco sostiene que el derecho agrario, es el orden jurídico que rige las relaciones sociales y económicas que surgen entre los sujetos intervinientes en la actividad agraria. La falta de un elemento aglutinante, genera divisiones entre los doctrinarios, habiéndose llegado, utilizando el método de Carroza y con base en la Doctrina Agraria Argentina, a depositar el peso de la autonomía de la materia y erigir como un principio meta jurídico rector, al necesario ciclo biológico, vegetal o animal, ligado directa o indirectamente al disfrute de las fuerzas y de los recursos naturales que se resuelve económicamente en la obtención de frutos, vegetales o animales, destinados al consumo directo, o bien previa una o múltiples transformaciones, que es uno de los aspectos más caracterizantes de la materia. No obstante, es claro que el derecho agrario se halla en una encrucijada, toda vez que las demás materias en que pedagógicamente se divide al derecho, tratan de incluir en ellas su

objeto, y ni que hablar de las nuevas disciplinas que aún no tienen un objeto absolutamente definido como del Derecho Ambiental. Brebbia nos dice que “no debemos obligarnos a demostrar en el Derecho Agrario, lo que en otras ramas más consolidadas del derecho en general no han podido demostrar aún…” (22) y agrego, tampoco lo han podido demostrar otras ramas de la ciencia distintas del derecho, es el caso de la Unidad de la Geografía. No obstante es posible siguiendo los argumentos expuestos por los estudiosos de esa materia encontrar la clave que nos permita un abordaje distinto de la materia, observándola en su complejidad. Es que el estudio de la materia agraria, ha sido abordado teniendo en cuenta su naturaleza dual de Derecho privado y público a la vez. Si bien esta es una característica importante desde el punto de vista juspositivo, no la define, toda vez que el elemento natural y propio queda relegado. Es por ello que creemos que el Derecho Agrario, al igual que la Geografía, se encuentra, no en los límites de dos ramas del derecho, sino en los límites de dos ciencias. El derecho agrario se sostiene en dos premisas fundamentales, una es su carácter eminentemente biológico y otro su contenido social. Es pues una materia del derecho que se encuentra en el contorno de esta ciencia y allí se encuentra con las ciencias de la naturaleza. Su esencia es dual, natural y social. Es pues como decíamos al comienzo de este trabajo una materia de naturaleza compleja. Esto no significa caer en una concepción que entienda que el contenido del derecho agrario es múltiple en cuanto a objetos y contenidos. Sino que se intenta definir esta parcela de la realidad que corresponde a lo agrario, sin sujeción a un derecho positivo vigente y a partir de allí organizar los principios que le corresponden. El primer problema que se presenta para llegar al objeto propio de lo agrario, consiste en analizar las relaciones existentes entre los distintos elementos que lo integran. Seguimos a Alain Reynaud y su estudio “El mito de la Unidad de la Geografía”. (23) “Los estudiosos de disciplinas que, como la historia y la geografía, recurren a conocimientos de origen muy diverso, sienten la necesidad de justificarse insistiendo en que su objetivo es poner de manifiesto una serie de relaciones o de ligazones. En su intento de definir la manera cómo trabaja el geógrafo, Gilles Sautter observa que "la primera (forma de proceder) consiste en poner directamente en relación mutua a los elementos de que se dispone". Cuando uno se encuentra ante dos elementos A y B (o dos conjuntos A y B, compuestos ambos de elementos), existen tres posibilidades: A | B (1) A à B (2) A ß B (3)

(1) La primera relación A B: consiste en estudiar cada uno de los dos elementos por sí mismo; pero el hecho de colocar ambos estudios uno detrás de otro en la misma obra, con algunas páginas de intervalo, no basta para crear vínculos entre ellos. La segunda posibilidad consiste en averiguar en qué influye el elemento A sobre el elemento B o en qué le modifica de cualquier modo. La tercera posibilidad se reduce a invertir el sentido de la relación y a averiguar en qué influye el elemento B sobre el elemento A. En otras palabras, siempre que uno se interese realmente por problemas de relaciones o de ligazones, se verá obligado a precisar el sentido de la relación considerada, sin lo cual caerá inevitablemente en la yuxtaposición pura y simple.” A los fines de traspasar la metodología de trabajo de la geografía a la materia agraria, diremos que para nosotros y siguiendo el desarrollo conceptual que es esbozado, el conjunto “A” es igual (=) a la naturaleza o realidad material propia de lo agrario y elemento “B” es igual (=) a la ciencia del derecho. “Wilian Koelsch precisa que "el concepto, naturalmente, puede operar, ya sea desde el hombre hacia la tierra, ya en sentido contrario. Jacqueline Beaujeu-Garnier ofrece ejemplos de ello inspirándose en los trabajos de Jean Tricart. Georges Bertrand insiste en la necesidad de una inversión del sentido habitual de la relación: "La geografía no podrá construir su teoría sin introducir en ella una cierta dimensión ecológica. Para conseguirlo, hay que invertir el problema de las relaciones tradicionales entre las estructuras naturales y las estructuras humanas del espacio geográfico. Como ya hemos puesto de manifiesto en otras ocasiones, debe considerarse el estudio del medio físico, de forma imprescindible, a continuación de las ciencias humanas y de los problemas de la ordenación”. (24) De la misma manera, no se podrá construir una teoría del derecho agrario, sin introducir en ella una cierta conversión de las relaciones tradicionales, entre las estructuras naturales y las estructuras conceptuales del derecho común. “El problema sería sencillo si A y B se compusieran siempre de un solo elemento (en el sentido matemático del término). Pero, por lo general, A y B son conjuntos compuestos por un gran número de elementos ¿Cuáles son los elementos de los dos conjuntos afectados por cada estudio de la relación, y qué es lo que permite que se le relacione? Es éste un problema que se acerca a lo que en matemáticas se llama estudio de las relaciones binarias…. Consideremos dos conjuntos geográficos, clima e industria. Tenemos: Un conjunto de origen {A}, el clima, que comprende un gran número de elementos {temperatura, pluviosidad, humedad, viento, nebulosidad, etc... } Un conjunto de llegada {B}, la industria, que también comprende un considerable número de elementos {inversiones, mano de obra, localización, gestión, tecnología, desperdicios, etc....”(25) Desde la perspectiva del ámbito de lo agrario, también consideraremos dos conjuntos, ambos compuestos por múltiples elementos.

“El problema consiste en establecer una relación R entre determinados elementos de A y determinados elementos B, pero no entre todos ellos. So pena de caer en el mecanismo mental de la explicaciones deterministas simples, no se aprecia muy bien qué relación podría existir entre la nebulosidad y la gestión empresarial”. (26) Del mismo modo en el ámbito del derecho agrario no se aprecia muy bien qué relación podrá existir entre la lluvia que cae sobre el ganado y los contratos celebrados para el nacimiento de una empresa agraria. “Por ejemplo, el heliotropismo es una relación R que permite establecer una ligazón entre determinados elementos de A y determinados elementos de B. Cuando la temperatura, la pluviosidad, etc., se encuentran por encima (o por debajo) de ciertos umbrales, pueden producirse consecuencias para la localización de las industrias.” (27) Del mismo modo y utilizando el mismo ejemplo, el heliotropismo es una relación R que permite establecer una ligazón entre determinados elementos de “A” y determinados elementos de “B”. Y de la misma forma, cuando la temperatura, la pluviosidad, etc..., se encuentran por encima (o por debajo) de ciertos umbrales, pueden producirse consecuencias para la localización de la empresa agraria. “Aquí se imponen algunas observaciones de forma inmediata: - R no es elemento de A ni elemento de B. Simplemente, R representa la manera cómo los elementos del clima son percibidos por una población (o por una clase social), en un momento dado y en un determinado contexto mental. Algunos caracteres del clima son valorizados, otros menospreciados. No es que los elementos de A estén dotados de una eficacia cualquiera y que así actúen sobre B. No tienen significación concreta más que por relación a R. Sin R, no sucedería nada. - Para comprender R, en este caso el heliotropismo, no serviría de nada estudiar A”. O para nosotros “A”, la naturaleza o realidad material propia de lo agrario. “En este ejemplo, el geógrafo se vería tentado fácilmente de hacer un estudio del clima mediterráneo. Pero el intento de desmontar el mecanismo para comprender el heliotropismo no llevaría muy lejos. Basta con estudiar el heliotropismo, que no corresponde precisamente a la climatología sino a la psicosociología.” (28) -Del mismo modo en nuestra materia, de nada serviría estudiar el clima, o en su caso las enfermedades de las plantas o de los animales, bastaría con estudiar Agronomía, Botánica o Veterinaria. “- El sentido de la relación A à B indica que el objeto de estudio es el conjunto de llegada B, en este caso la industria. Pero el conjunto {industria} se compone de numerosos elementos distintos sobre los cuales no actúan en modo alguno los elementos de A, puesto que no están en relación con B a través de R. Por el contrario, el elemento localización {industria} tiene vínculos con los demás elementos del conjunto al que pertenece.” (30)

Del mismo modo que en la ciencia del derecho existen numerosos institutos y conceptos distintos, sobre los cuales, no actúan de modo alguno los elementos que componen la naturaleza o realidad material propia de lo agrario. Y por el contrario, el elemento empresa agraria, tiene vínculos con los demás elementos del conjunto al que pertenece. “En otras palabras, la relación B es necesaria para establecer una ligazón entre elementos de A y un elemento de B, aunque no sea suficiente para crearla. Para que se instalen fábricas en una zona que se juzga agradable, también se precisa, por ejemplo, que las posibilidades de inversiones de las empresas industriales sean suficientes, que no plantee problemas el reclutamiento de mano de obra ni cuantitativa ni cualitativamente, que la posición respecto a los medios de transporte y al mercado sea favorable, etc... - Si el sentido de la relación se invierte, la cuestión planteada será entonces la influencia de la industria (B) sobre el clima (A). Por ejemplo, la relación R es la noción de contaminación (definida de acuerdo con ciertos criterios), que pone en relación a un elemento del conjunto {industria}, como los desechos de la producción, con algunos elementos del conjunto {clima}, como la nebulosidad por ejemplo. Consideremos otro ejemplo, el de las relaciones entre {demografía} y {política}. También en este caso hay que tener en cuenta el sentido de la relación. Por un lado, la influencia de la política (A) sobre la demografía (B): decisiones legislativas destinadas a favorecer los nacimientos (prestaciones familiares, impuestos elevados para los solteros y los matrimonios sin hijos, prohibición del aborto, etc...) o, por el contrario, destinadas a limitarlos (ausencia de ayuda a las familias numerosas, retraso de la edad mínima para contraer matrimonio, legalización y ayuda para el aborto, etc... ). Para que A pueda ejercer una influencia sobre B, hace falta una relación R (nacionalismo en el primer caso, miedo de quedarse sin recursos en el segundo), relación que no existe de modo permanente; cuando no existe, el poder político se desinteresa por completo de la demografía. Por otro lado, la influencia de la demografía (B) sobre la política (A) se traduce en la gerontocracia o, por el contrario, en la voluntad de situar a personas jóvenes en los puestos de responsabilidad, en el voto orientado más a la derecha de los viejos o más a la izquierda de los jóvenes, etc... Lo cual supone el estudio de la influencia de la estructura de la población por grupos de edad y una relación R, el conservadurismo -real o supuesto- de las personas de edad o la voluntad de innovación -real o supuesta- de las personas jóvenes.”(31) -En nuestra disciplina será la influencia de la ciencia del derecho sobre los elementos naturales ó porción material de la realidad que corresponde a lo agrario. Por ejemplo la relación R, es la noción de contrato de arrendamiento rural (definido de acuerdo con ciertos criterios), pone en relación a un elemento del conjunto {ciencia del derecho}, como los contratos de arrendamiento rural, con algunos elementos del conjunto {naturaleza o elementos materiales de lo agrario}, como el terreno, los cercos y mejoras existentes. “Siempre que se estudien las relaciones entre dos conjuntos aparecerán dos posibilidades, igualmente interesantes ambas. Pero también hay que precisar qué ligazón se estudia. En El espíritu de las leyes, Montesquieu presentaba tres ideas sobre las relaciones entre el medio y los hombres que se resumen en las tres frases siguientes: "las leyes son relativas a la naturaleza física del país; al clima helado, templado o cálido; a la calidad del terreno, a su

extensión; …los países no son cultivados en razón de su fertilidad sino en razón de su libertad; y si se dividiera la tierra por el pensamiento, uno quedaría asombrado de ver casi siempre desiertos en sus partes más fértiles y grandes pueblos allí donde la tierra parece negarlo todo"; "la esterilidad de las tierras convierte a los hombres en seres industriosos, sobrios, endurecidos por el trabajo, valerosos, hábiles para la guerra”. Sucesivamente aparecen las relaciones sufridas, las relaciones queridas y las relaciones soñadas, tal como fueron presentadas en la primera parte de nuestro libro. Pero los conjuntos de origen y de llegada no están definidos en ningún momento, así como tampoco lo están las relaciones que permiten ligar a unos u otros de sus elementos. ¿Es Montesquieu un determinista o, por el contrario, defensor de una posición mucho más matizada? Vana cuestión ésta puesto que, en un principio, la ausencia de rigor en los razonamientos permite encontrar en su obra argumentos para justificar cualquier posición. …Colocar ante nuestros ojos el conjunto de rasgos que caracterizan un lugar a fin de que el espíritu pueda establecer una relación. En esta relación consiste efectivamente la explicación geográfica de un lugar. Considerados por separado, los rasgos de que se compone la fisonomía de un país tienen el valor de un hecho; pero no adquieren el valor de noción científica sino cuando se les sitúa en el encadenamiento de que forman parte" (Vidal de la Blanche). ¿Esta relación o estas relaciones? Ya que el geógrafo se interesa por "el conjunto de los rasgos", los hechos pertenecen a múltiples conjuntos compuestos asimismo por numerosos elementos. De un problema de relación binaria, es decir, entre dos elementos o dos conjuntos, se pasa a un problema más general de combinatoria en el que intervienen numerosos conjuntos.” (32)

De igual modo ocurre entre la ciencia del derecho y la realidad rural que trata de describir, falta pues encontrar “la relación o relaciones” que nos permite alcanzar la noción de valor científico y si el contexto en que la misma se da es solo binario o corresponde considerar atento a la naturaleza de la ciencia del derecho, otro aspecto.

LA COMBINATORIA COMO BASE:
Si bien hemos de tomar como base los estudios científicos efectuados por estudiosos de la geografía, al adaptarlo o transportarlo al ámbito del derecho agrario, observamos la necesidad de introducir otro elemento, siguiendo la teoría trialista del derecho. En principio seguiremos la combinatoria y al no ser este nuestro estudio, no queda más remedio que incluirlo tal cual el mismo se presenta, para luego sí efectuar nuestro aporte. Así Alain Reynaud en su obra la Epistemologie de la Géomorphologie nos dice: “Consideremos que la geografía forma un conjunto y que las diferentes ramas -tal como el uso las ha fijadoson los subconjuntos. Dispongamos estos subconjuntos en una tabla en la que las filas y las columnas están constituidas sucesivamente por los subconjuntos del conjunto geografía, que se suceden en el orden más frecuente. La puesta en relación sistemática de los subconjuntos entre sí consiste en hacer el producto cartesiano de un conjunto por sí mismo.

.
De acuerdo con el razonamiento precedente, es fácil establecer relaciones entre dos subconjuntos, por ejemplo, entre el clima y la agricultura. Según el sentido de la relación -las columnas, escritas con mayúsculas, representan los objetos de estudio, es decir, los conjuntos de llegada definidos más arriba, y las filas, escritas con minúsculas, los conjuntos de origen susceptibles de modificarlas- se observa que el resultado no es el mismo ya que no se sitúa en la misma casilla. En efecto, en los productos cartesianos -al igual que, de forma general, en el álgebra matricial- y, al contrario de lo que sucede en aritmética, la multiplicación no es una operación conmutativa. La agricultura puede provocar una modificación eventual (aunque rara) del CLIMA (por ejemplo, la tala en gran escala de los bosques y el destino a cultivo de grandes extensiones de terreno en Castilla provocaron una ligera disminución de las lluvias), mientras que el clima favorece más o menos el CULTIVO de tal o cual planta. Ampliemos el razonamiento estudiando todas las relaciones posibles de un SUBCONJUNTO de A con el conjunto de los subconjuntos de A. Tomemos el TURISMO indicando brevemente para cada relación algunos de los centros de interés, teniendo en cuenta que ninguno de ellos adquiere significación sino en función del tipo de turismo y de los deseos suscitados o espontáneos de la clientela: Geomorfología à TURISMO: pendientes susceptibles de convertirse en buenas pistas de esquí en las estaciones de invierno; granulometría más o menos fina de la arena de las playas. Climatología à TURISMO: horas de sol, pluviosidad. Lo que cuenta no son las medias climáticas sino, en la mayoría de casos, la situación a lo largo de tal o cual estación del año; así, durante el verano, las playas del Báltico atraen a los turistas tanto como las de la Costa Brava o la Costa Azul, mientras que, en invierno, sólo las dos últimas regiones tienen interés para el turismo. Edafología à TURISMO: ? Biogeografía à TURISMO: atracción que ejercen ciertos paisajes vegetales. Hidrología à TURISMO: lagos y ríos favorables para el deporte del remo o la vela.

Población à TURISMO: problema de reclutamiento y formación de la mano de obra. Agricultura à TURISMO: ?. Industria à TURISMO: efecto repulsivo de las grandes regiones industriales sobre los turistas. Transportes à TURISMO: rapidez y coste de los medios de transporte (ejemplo típico son las autopistas, los vuelos chárter). Ciudades à TURISMO: capacidad de atracción de las ciudades, en función sobretodo de su patrimonio cultural. He aquí un conjunto de relaciones, muy fuertes a veces, débiles otras, que permiten comprender mejor el desarrollo y los caracteres del turismo. Hagamos ahora, de forma exhaustiva, el producto cartesiano del conjunto A {Geografía} por el conjunto A {GEOGRAFIA}. Obtenemos el conjunto de todos los pares constituidos por un elemento x de A (que comprende i elementos) y por un elemento X de A (que comprende j elementos), o sea, i-j pares menos el cardinal de A, ya que se trata del producto de un conjunto por sí mismo, siendo nulo el producto de dos elementos parecidos en el ejemplo escogido:

AxA = i · j -|A| = (11 x 11) - 11 = 110 (t,G) (v,G) (t,G) (i,G) (a,G) (p,G) (h,G) (b,G) (e,G) (c,G) (t,C) (v,C) (t,C) (i,C) (a,C) (p,C) (h,C) (b,C) (e,C) (g,C) (t,P) (v,P) (t,P) (i,P) (a,P) (p,P) (h,P) (b,P) (c,P) (g,P) (t B) (v,B) (t,B) (i,B) (a,B) (p,B) (h,B) (e,B) (c,B) (g,B) (t,H) (v,H) (t,H) (i H) (a,H) (p,H) (b,H) (e, H) (c,H) (q,H) (t,P) (v,P) (t,P) (1,P) (a,P) (h,P) (b,P) (e,P) (c,P) (g,P) (t,A) (v,A) (t,A) (i,A) (p,A) (h,A) (b,A) (e,A) (c,A) (g,A) (t,I) (v,I) (t,I) (a,I) (p,I) (h,I) (b,l) (e,I) ('C,I) (g,i) (t,T) (v,T) (i,T) (a,T) (p,T) (h,T) (b,T) (e,T) (c,T) (g,T) (t V) (t,V) (i V) (a,V) (p,V) (h,V) (b,V) (e,V) (c,V) (g,V) (v,T) (t,T) (í,T) (a,T) (p,T) (h,T) (b,T) (e,T) (c,T) (g,T)

En la disposición escogida, la misma letra mayúscula se encuentra en toda la columna. La letra mayúscula representa el objeto de estudio, y las diferentes letras minúsculas los elementos que contribuyen a modificarlo. En otras palabras, cada rama de la geografía, tomada sucesivamente, puede servir como dominante, susceptible de organizar en beneficio propio un cierto número de conocimientos (de hechos) extraídos de las otras ramas de la geografía. Existen, pues, múltiples posibilidades de organizar los mismos elementos, idea que ya entrevió Vidal de la Blanche: "En la complejidad de los fenómenos que se entrecruzan en la naturaleza, no debe haber una única manera de abordar el estudio de los hechos; es útil considerarlos desde ángulos diferentes". Por la misma época, es decir, a comienzos del siglo

XX, Emmanuel de Martonne escribía en el prólogo de su tesis: "Las ciencias se diferencian por sus métodos. Por su método es cómo el geógrafo debe presentarse al estudiar hechos que interesan igualmente al geólogo, al botánico, al zoólogo, al economista, al estadístico, al etnógrafo". Pero ¿no habría aquí ambigüedad en el término método? Hechos que igualmente interesan al geólogo, al botánico, etc... corresponden a las itálicas de la tabla anterior. Adquieren su significación con respecto a la DOMINANTE que los organiza, es decir, finalmente respecto al objeto de estudio. Por consiguiente, los métodos de una ciencia, aunque le sean propios, contribuyen igualmente a definir su objeto. Una vez más nos encontramos con la paradoja de una ciencia que pretende tener su método sin tener objeto, siendo así que las demás ciencias tienen uno y otro a la vez, pudiendo cada uno de ellos contribuir a modificar el otro. Si se admiten las ideas de dominante y de combinatoria, en cualquier estudio de geografía regional se planteará entonces un problema de plan. ¿En qué habrá que insistir y cómo habrá que disponer los múltiples datos de que se dispone? Es el mismo Emmanuel de Martonne quien decía que "es imposible pensar en la ejecución de un trabajo de geografía regional sin tropezar con un problema de plan, que hace como vacilar y temblar la mano". Los muchos autores que adoptan el plan por archivadores no se plantean la cuestión a primera vista. Afortunadamente en cierto sentido, ya que ello contribuye a dar a las obras de geografía regional un aire de familia que las distingue claramente de los trabajos que adoptan igualmente como base de estudio un Estado o una región (estudios de ciencia política, de economía del espacio, de contabilidad regional, etc ... ). "(33) Resulta también relevante incorporar para una clara comprensión de la metodología utilizada estas reflexiones que el mismo autor efectúa en otra parte de su exposición y nos habla de las dos formas en que la ciencia se presenta en su evolución y la posición que adopta. Así nos habla de ciencia cerrada y ciencia abierta: “Una ciencia cerrada es una ciencia que se contenta con estudiar su objeto sin intentar ver las relaciones que puedan existir entre ese objeto y otros objetos estudiados por otras ciencias. Así, una ciencia política "cerrada" sería aquella que se contentara con estudiar únicamente los partidos políticos, las elecciones, los hombres políticos importantes, los militantes, las controversias que dividen a los diferentes partidos, las leyes votadas, haciendo abstracción del contexto económico, social, demográfico, cultural en el que se desarrolla toda vida política. Por oposición, una ciencia abierta es una ciencia que incorpora datos procedentes de otras ciencias en función de sus preocupaciones propias y con objeto de conocer mejor su objeto. Este objeto constituye evidentemente la dominante, lo cual permite ordenar conocimientos de origen muy diverso en una combinación lógica en lugar de presentarlos sin orden ni concierto y sin establecer lazos entre ellos. Se observa que una ciencia, exacta o humana, pasa frecuentemente del estadio de ciencia cerrada característico de sus comienzos, es decir, del momento en que los investigadores concentran sus esfuerzos en la definición de su objeto, al estadio de ciencia abierta, a medida que los investigadores toman conciencia de la complejidad de los lazos existentes entre su ciencia y las ciencias vecinas, o incluso muy alejadas. Los ejemplos no faltan.” Ejemplifica entre otros con: “…la edafología ha conocido una transformación muy sensible en la manera de

considerar su objeto, tal como indica Philippe Duchaufour : "La ciencia del suelo ya no considera al suelo como un medio estable, inerte, limitado a algunos centímetros de tierra vegetal, que ofrece determinadas propiedades físicas y químicas, determinado por completo por la roca subyacente. La pedología considera el suelo como un complejo dinámico. En efecto, el suelo es un medio complejo, caracterizado por una atmósfera interna, una economía del agua particular, una flora y una fauna determinadas, elementos minerales: Mattson ha podido decir que el suelo se formaba en el punto de intersección de la atmósfera, la hidrosfera y la biosfera". (34) Este autor en la obra ya citada, también ejemplifica con la sociología y la economía: “…La sociología necesita, igualmente, "abrirse" para mejor comprender la sociedad. "El pensamiento dialéctico insiste en el carácter total de la vida social. Afirma la imposibilidad de separar su aspecto material de su aspecto espiritual. Desde hace tiempo se plantea en historia el mismo problema que en geografía: la voluntad de no descuidar ningún elemento del pasado ha conducido a los historiadores a yuxtaponer capítulos perfectamente independientes entre sí. Actualmente, algunos historiadores sienten la necesidad de ordenar esos conocimientos dispares en función de una dominante. Algunos proponen una dominante social, como Albert Soboul, quien justifica su posición mostrando cómo su dominante permite integrar hechos muy variados: "Todo el campo de la historia, comprendido el más tradicional, pertenece a la historia social... Lo mismo ocurre con la historia del acontecimiento tan criticada por cierta escuela: recobra toda su legitimidad si se la considera desde la perspectiva de la historia social... Al reencontrar su dimensión social, el acontecimiento o lo individual toman toda su significación histórica". Pero la adopción de una dominante implica opciones en la utilización de los datos de las ciencias anexas: "Más que los datos brutos, descarnados, (la historia social) prefiere los datos diferenciales con resonancia social. Más que por las tasas brutas de natalidad o de mortalidad, se interesa por las tasas diferenciales". “La misma necesidad de abertura se encuentra entre los economistas. Rodolfo Stavenhagen observa que "no basta con el desarrollo presente de los aspectos sociales. Se considera el proceso más bien como la combinación de factores económicos, sociales y políticos". Claro que, en esta combinación, el papel de dominante lo desempeña lo económico.”

La combinatoria y la dominante en el ámbito del derecho agrario
Decimos pues, que debería analizarse en profundidad al derecho agrario desde el punto de vista de su estructura. El método seguido por la geografía, el de la combinatoria, nos propone explicitar en un mismo plano todas las variables que integran el campo de lo agrario. Así en primer lugar hemos de explicitar ese campo, otorgándole a los elementos plurales, o que pueden resumirse en un concepto, un ámbito especial, los nombraremos y los incorporaremos al campo en situación de paridad y veremos el alcance de este método. Expondremos los elementos naturales y de derecho que lo integran. Estos elementos por un lado son claramente definidos, por otras materias propias de las ciencias naturales (agronomía, botánica, veterinaria), sobre las cuales existe convención en cuanto su significado. Por otro lado, los restantes elementos que acompañan a los anteriores, son ya definidos por la ciencia del derecho y en clara consonancia con los principios fundantes del sistema jurídico

(constitución Nacional, Ley…), o si se quiere fuentes formales del derecho ( aquí tiene importancia clarificar el tema de las fuentes del derecho y en especial desde la óptica trialista del derecho, toda vez que se emparenta con la visión de estructura que ponemos de resalto en este trabajo) así en primer lugar tenemos:

ESQUEMA Nº 1:
Aquí encontramos los dos conjuntos de lo “agrario” (que denominamos conjunto A y A), en cada uno se repiten los elementos que conforman la realidad agraria y al igual que en el esquema que corresponde a la geografía, los elementos en minúsculas son los elementos de partida y los que se encuentran en mayúscula los elementos de llegada.

trabajo producción suelo ciclo biológico animales plantas agua clima hacienda contratos estado

ecología
empresa

AXA

He aquí un conjunto de relaciones, muy fuertes a veces, débiles otras, que permiten comprender mejor el desarrollo y los caracteres del derecho agrario. Hagamos ahora, de forma exhaustiva, el producto cartesiano del conjunto A {lo agrario} por el conjunto A {lo agrario}. Obtenemos el conjunto de todos los pares constituidos por un elemento x de A (que comprende i elementos) y por un elemento X de A (que comprende j elementos), o sea, i-j pares menos el cardinal de A, ya que se trata del producto de un

empresa

TRABAJO PRODUCCION SUELO CICLO BIOLÓGICO ANIMALES PLANTAS AGUA CLIMA HACIENDA CONTRATOS ESTADO EMPRESA ECOLOGÍA

conjunto por sí mismo, siendo nulo el producto de dos elementos parecidos en el ejemplo escogido:

AxA = i · j -|A| = (13 x 13) - 13 = 156 ESQUEMA Nº 2:
En la disposición escogida, la misma letra mayúscula se encuentra en toda la columna. La letra mayúscula representa el objeto de estudio, y las diferentes letras minúsculas los elementos que contribuyen a modificarlo. En otras palabras, cada elemento natural o de derecho agrario, tomado sucesivamente, puede servir como dominante, susceptible de organizar en beneficio propio un cierto número de conocimientos (de hechos) extraídos de los otros elementos.

(t,EC) (p,EC)

(t,E) (p,E)

(t,ES) (p,ES)

(t,C) (p,C)

(t,H) (p,H)

(t,CL) (p,CL)

(t,A) (p,A)

(t,Pl) (p,Pl)

(t,AN) (p,AN)

(t,CB) (p,CB)

(t,S) (p,S)

(t,P) (p,P)

(t,T) (p,T)

(cb,EC) (cb,E) (cb,ES) (cb,C) (cb,H) (cb,CL) (cb,A) (cb,Pl) (cb,AN) (cb,CB) (cb,S) (cb,P) (cb,T) (an,EC) (an,E) (an,ES) (an,C) (an,H) (an,CL) (an,A) (an,Pl) (an,AN) (an,CB) (an,S) (an,P) (an,T) (pl,EC) (pl,E) (pl,ES) (pl,C) (pl,H) (pl,CL) (pl,A) (pl,Pl) (pl,AN) (pl,CB) (pl,S) (pl,P) (pl,T) (a,EC) (cl,EC) (h,EC) (c,EC) (a,E) (a,ES) (a,C) (a, H) (a,CL) (a,A) (a,Pl) (a,AN) (a,CB) (a,S) (a,P) (a,T)

(cl,E) (cl,ES) (cl,C) (cl,H) (cl,CL) (cl,A) (cl,Pl) (cl,AN) (cl,CB) (cl,S) (cl,P) (cl,T) (h,E) (c,E) (h,ES) (c,ES) (h,C) (c,C) (h, H) (h,CL) (c, H) (c,CL) (h,A) (c,A) (h,Pl) (c,Pl) (h,AN) (c,AN) (h,CB) (c,CB) (h,S) (c,S) (h,P) (c,P) (h,T) (c,T)

(es,EC) (es,E) (es,ES) (es,C) (es,H) (es,CL) (es,A) (es,Pl) (es,AN) (es,CB) (es,S) (es,P) (es,T) (ec,EC) (ec,E) (ec,ES) (ec,C) (ec,H) (ec,CL) (ec,A) (ec,Pl) (ec,AN) (ec,CB) (ec,S) (ec,P) (t,T) (e,EC) (e,E) (e,ES) (e,C) (e, H) (e,CL) (e,A) (e,Pl) (e,AN) (e,CB) (e,S) (e,P) (t,T)

Así expuesto el derecho agrario, podemos ver con claridad las fuentes materiales y formales de las cuales dimana, no obstante este derecho agrario así considerado, deja de lado el carácter dinámico propio de la actividad, con lo cual no podemos dejar de interrogarnos, al igual que Reynaud, si el método escogido es adecuado para el derecho agrario. Siguiendo la teoría trialista del derecho, Miguel Angel Ciuro Caldani, nos enseña en su trabajo “Las fuentes del derecho”, que “El derecho es una realidad tridimensional constituida por hechos, normas y valores, cuya captación se obtiene a nuestro parecer de la manera más satisfactoria, cuando se la estudia a la luz de la teoría trialista del mundo jurídico. La teoría trialista reconoce en el derecho un conjunto de repartos (dimensión sociológica) captados por normas (dimensión normológica) y valorados, los repartos y las normas, por la justicia

(dimensión dikeológica). El derecho es una realidad compleja en sus dimensiones sociológica y normológica, puesta por los hombres y en la dimensión dikeológica surgida del deber de perfección humana. Esto significa que puede reconocer un derecho positivo y un derecho natural y que en consecuencia, las fuentes del derecho se refieren de manera diversa a uno y a otro”. (34) Como nos dice este autor, 1) el derecho es una realidad compleja y 2) sus dimensiones sociológica y normológica, es puesta por los hombres. En consecuencia en el esquema que venimos desarrollando, debemos poner de resalto estas observaciones, para comprender acabadamente el fenómeno jurídico agrario. Ello tiene lugar entonces cuando LA ACCIÓN adquiere su significación respecto a la DOMINANTE que organiza los elementos, es decir, finalmente respecto al objeto de estudio. Y es entonces la voluntad del sujeto la que coordina los elementos que se encuentran en el campo de lo agrario, bajo el paraguas de la dominante. Siendo la acción que expresa la dominante un elemento común a los demás elementos que encontramos en el campo de lo agrario, la representamos a través de una línea, la que pasando por los distintos elementos y en una perspectiva diferente, dará nacimiento a la realidad del derecho agrario. Nace así un derecho agrario que traduce la “relación entre el hombre y la naturaleza”, entre “el hombre, el ámbito social rural, la norma, la tierra y la vida”. Es decir, que no obstante el esclarecimiento que nos brinda la geografía, la mirada desde el punto de vista jurídico no estaría completa si no tenemos en cuenta la situación del sujeto agrario y entre ellos del llamado “empresario agrario”. A través de los ejes cartesianos espaciales, es como damos ingreso a las dimensiones restantes mencionadas, la sociológica y la normológica, que permiten completar el sistema combinatorio expuesto como base y así aprehender la realidad jurídica que se combina con los elementos mencionados. Estas tres líneas, dividen el espacio en ocho cuadrantes en los que, como en el caso anterior, los signos de las coordenadas pueden ser positivos o negativos.

trabajo producción suelo ciclo biológico animales plantas agua clima hacienda contratos estado

ecología
empresa

AXA

TRABAJO PRODUCCION SUELO CICLO BIOLÓGICO ANIMALES PLANTAS AGUA CLIMA HACIENDA CONTRATOS ESTADO EMPRESA ECOLOGÍA

Sujeto agrario: combina en la acción, los elemento de lo agrario con la dominante.

La dominante en el derecho agrario, el objeto de estudio
El derecho agrario al igual que la geografía es ambicioso, dice Reynaud: “Ambiciosa, y cuánto, puesto que "el objeto no consiste únicamente en construir una disciplina analítica autónoma, sino en intentar utilizar varias formas analíticas nuevas para construir una síntesis integral (Anne Buttimer)”.

La palabra exacta es integral ya que se trata de la tierra toda ella y de todo cuanto se encuentra encima de ella: "El carácter original de la geografía francesa, o más bien, la insistencia que pone en su obra, es el intentar presentar una descripción sintética de la faz de la tierra en la que concurren los aspectos físicos y las actividades humanas". (35) Lo mismo ocurre con el derecho agrario, su objeto reúne ambos aspectos (el físico y el de las actividades humanas) y su objetivo no consiste únicamente en construir una disciplina autónoma dentro de la ciencia del derecho, sino en intentar para ello utilizar variados elementos que para su conocimiento requieren de formas analíticas distintas y apropiadas para cada una de ellas, para luego erigirse como una síntesis integral desde la perspectiva de lo normativo.“En estas condiciones, cualquier tentativa por limitar el campo de las preocupaciones de la geografía se convierte en un verdadero sacrilegio: "algunos geógrafos, sobretodo después de la segunda guerra mundial, han intentado delimitar la geografía reduciendo la amplitud de su objeto, cada vez más desmesurado por la precisión y la variedad crecientes de los métodos de investigación, la extensión cada vez mayor de la documentación necesaria. Pero hay muchas maneras, peligrosas todas ellas, de limitar el objeto de la geografía" (Jean Dresch). Una conclusión se impone: "La geografía abarca forzosamente todas las ramas del saber" (Marc Boyé)”. (36) Igualmente no se puede limitar el campo de las preocupaciones de lo agrario, el cual abarca forzosamente elementos de distintas ramas del saber. Sin embargo no debemos confundir la apertura de una ciencia con la pluridisciplinariedad. Deben tomarse los elementos o métodos de otras ciencias, para conocerse mejor el objeto de estudio propio. Ello no puede conducir a pensar que la ciencia investigada es un capítulo atrapado en la propia ciencia que se investiga ni a la inversa. Es decir debemos ir de una pluridiciplinariedad pasando a una interdisciplinaridad, sin por ello renunciar a una transdisciplinariedad. “La pluridisciplinariedad consiste en el estudio del objeto de una sola y misma disciplina por medio de varias disciplinas a la vez. Por ejemplo, un cuadro de Giotto puede estudiarse por la historia del arte alternando con la física, la química, la historia de las religiones, la historia de Europa y la geometría… El objeto saldrá así enriquecido por la convergencia de varias disciplinas. El conocimiento del objeto dentro de su propia disciplina se profundiza con la aportación pluridisciplinaria fecunda. La investigación pluridisciplinaria en consecuencia aporta un "más" a la disciplina en cuestión/la historia del arte o la filosofía en nuestros ejemplos/, pero ese "más" está al servicio exclusivo de esa misma disciplina. Dicho de otro modo, la gestión pluridisciplinaria sobrepasa las disciplinas pero su finalidad queda inscrita en el marco de la investigación disciplinaria. La interdisciplinariedad tiene una mirada diferente. Concierne a la transferencia de métodos de una disciplina a otra. Se pueden distinguir tres grados de interdisciplinariedad: a) un grado de aplicación. Por ejemplo, los métodos de la física nuclear transferidos a la medicina conducen a la aparición de nuevos tratamientos del cáncer; b) un grado epistemológico. Por ejemplo, la

transferencia de los métodos de la lógica formal en el campo del derecho genera análisis interesantes en la epistemología del derecho; c) un grado de concepción de nuevas disciplinas. Por ejemplo, la transferencia de los métodos de la matemática en el campo de la física ha engendrado la físico-matemática, de la física de las partículas a la astrofísica -la cosmología cuántica, de la matemática a los fenómenos meteorológicos o los de la bolsa -la teoría del caos, de la informática en el arte- el arte informático. Como la pluridisciplinariedad, la interdisciplinariedad sobrepasa las disciplinas pero su finalidad queda inscrita en la investigación disciplinaria. Por su tercer grado, la interdisciplinariedad contribuye al gran "bang" disciplinario. La transdisciplinariedad por su parte concierne, como lo indica el prefijo "trans", a lo que simultáneamente es entre las disciplinas a través de las diferentes disciplinas y más allá de toda disciplina. Su finalidad es la comprensión del mundo presente, uno de cuyos imperativos es la unidad del conocimiento. ¿Hay algo entre y a través de las disciplinas y más allá de toda disciplina? Desde el punto de vista del pensamiento clásico no hay nada, estrictamente nada. El espacio en cuestión está vacío, como el vacío de la física clásica. Aún cuando renuncia a la visión piramidal del conocimiento, el pensamiento clásico considera que cada fragmento de la pirámide por el gran "bang" disciplinario es una pirámide entera; cada disciplina pretende que el campo que le pertenece es inagotable. Para el pensamiento clásico la transdisciplinariedad es un absurdo porque no tiene objeto. En cambio para la transdisciplinariedad el pensamiento clásico no es absurdo pero su campo de aplicación es considerado restringido. La estructura discontinua de los niveles de Realidad determina la estructura discontinua del espacio transdisciplinario que, a su vez, explica por qué la investigación transdisciplinaria es radicalmente distinta a la investigación disciplinaria, siéndole sin embargo complementaria. La investigación disciplinaria concierne más o menos a un solo y mismo nivel de Realidad, por otra parte, en la mayoría de los casos no concierne más que a los fragmentos de un solo y mismo nivel de Realidad. En cambio la transdisciplinariedad se interesa en la dinámica que se engendra por la acción simultánea de varios niveles de Realidad. El descubrimiento de dicha dinámica pasa necesariamente por el conocimiento disciplinario. La transdisciplinariedad, aunque no siendo una nueva disciplina o una nueva hiperdisciplina se nutre de la investigación disciplinaria la cual a su vez se aclara de una manera nueva y fecunda por medio del conocimiento transdisciplinario. En ese sentido las investigaciones disciplinarias y transdisciplinarias no son antagónicas, son complementarias. Los tres pilares de la transdiciplinariedad -los niveles de Realidad, la lógica del tercero incluido y la complejidad- determinan la metodología de la investigación transdisciplinaria. … Igualmente, el tomar en cuenta de manera más o menos completa los tres pilares metodológicos de la investigación engendra diferentes grados de transdisciplinariedad . La investigación transdisciplinaria correspondiente a un cierto grado de transdisciplinariedad se aproxima más bien a la multidisciplinariedad (como es el caso de la ética); a la de otro grado el de la interdisciplinariedad (como en el caso de la epistemología)-; y aún a otro grado el de la disciplinariedad.

La disciplinariedad, la pluridisciplinariedad, la interdisciplinariedad y la transdisciplinariedad son las cuatro flechas de un solo y mismo arco: el del conocimiento.” (37) Han existido siempre tentativas de reagrupamiento de los contenidos de lo agrario, desde cada teoría se trató de dar un objeto a lo agrario (de la hacienda agraria, de la actividad agraria, de la empresa agraria), logrando solamente una pretensión ideológica de universalidad, que si se las mira bien constituyen una justificación de la idea de dominante, pues en cada caso se trata de llegar a la síntesis total de la materia. Así, si pusiéramos con respeto a cada teoría, todos los elementos que las constituyen en un plano de igualdad y simplemente como unidades yuxtapuestas, como “conjunto mayor o total”, - dado que para nosotros los elementos también constituyen conjuntos- nos encontraríamos siempre con la misma ciencia, pues los elementos o conjuntos de conocimientos de origen son siempre los mismos. Por ello, el elemento que ideológicamente se erige universal para cada teoría, no existe como tal y todas las tentativas, justificadas como conocimientos parciales, no generan nada constructivo cuando se presentan organizando lo agrario como elementos totales. Aclara Reynaud su concepto de apertura de la ciencia y nos dice: “O sea, que el término dé globalidad es sinónimo casi siempre de "apertura" y simplemente significa integración de un gran número de conocimientos en función de una dominante, es decir, de un fin determinado y de un objeto definido…Sea A el conjunto de los conocimientos. Llamemos R a la relación que representa una dominante: nos permitirá reunir un cierto número de conocimientos, mientras que otros quedarán fuera del campo acaparado por la dominante. Así habremos determinado una parte GR de A x A (producto cartesiano del conjunto de los conocimientos por sí mismo), el grafo de R que representa al subconjunto de los conocimientos estructurado por una dominante. El grafo de R corresponde a una ciencia "abierta". (38) Pero ¿Cuál es la dominante en el derecho agrario? Así como la geografía se consolidará, como una disciplina con un objeto propio: la relación hombre-medio; al derecho agrario corresponde una relación “Hombre – Naturaleza”, pero así expresada en forma general, no definiríamos específicamente cual es la dominante propia que corresponde al derecho agrario, toda vez que el Derecho Minero, el Derecho Ambiental y el Derecho llamado “de los recursos naturales”, cabrían o tendrían lugar en dicho objeto. Decimos pues, que el derecho agrario tiene un campo propio y autónomo, que si bien se define dentro del amplio espectro de la relación hombre - naturaleza, posee una relación que lo caracteriza, una relación especial y específica, la relación “HOMBRE SOCIAL – NATURALEZA ECOLÓGICA”. De esta manera, a través de un objeto propio y una metodología científica propia, le aseguramos al derecho agrario, un lugar entre las ciencias del derecho y de las ciencias en general. Cabe aclarar que: “La ecología es la rama de la Biología que estudia las interacciones de los seres vivos con su medio. Esto incluye factores abióticos, esto es, condiciones ambientales tales como: climatológicas, edáficas, etc.; pero también incluye factores bióticos, esto es, condiciones derivadas de las relaciones que se establecen con otros seres vivos. Mientras que otras ramas se ocupan de niveles de organización inferiores (desde la bioquímica y la biología molecular pasando por la biología celular, la histología y la fisiología hasta la sistemática), la ecología se ocupa del nivel superior a éstas, ocupándose de las poblaciones, las comunidades,

los ecosistemas y la biosfera. Por esta razón, y por ocuparse de las interacciones entre los individuos y su ambiente, la ecología es una ciencia multidisciplinaria que utiliza herramientas de otras ramas de la ciencia, especialmente Geología, Meteorología, Geografía, Física, Química y Matemática.” Este punto de vista no significa dejar de lado el ya mencionado ciclo biológico vegetal o animal que integra la definición de Carroza, sino que, por el contrario se busca complementarlo adecuadamente con una visión más completa, por ello se ha de incorporar como elemento caracterizante de la materia, junto con aquel al denominado ciclo biogeoquímico, el que consiste en el: “movimiento de cantidades masivas de carbono, nitrógeno, oxígeno, hidrógeno, calcio, sodio, sulfuro, fósforo y otros elementos entre los seres vivos y el ambiente (atmósfera y sistemas acuáticos), mediante una serie de procesos de producción y descomposición. En la biosfera la materia no es ilimitada de manera que su reciclaje es un punto clave en el mantenimiento de la vida en la Tierra; de otro modo, los nutrientes se agotarían y la vida desaparecería”. (39) El ciclo de los nutrientes desde el biotopo (en la atmósfera, la hidrosfera y la corteza de la tierra) hasta la biota, y viceversa, tiene lugar en los ciclos biogeoquímicos (de bio: vida, geo: en la tierra), ciclos, activados directa o indirectamente por la energía solar, incluyen los del carbono, oxígeno, nitrógeno, fósforo, azufre y del agua (hidrológico). Así, una sustancia química puede ser parte de un organismo en un momento y parte del ambiente del organismo en otro momento. Por ejemplo, una molécula de agua ingresada a un vegetal, puede ser la misma que pasó por el organismo de un dinosaurio hace millones de años….Sin estos ciclos los seres vivos se extinguirían por esto son muy importantes….El término ciclo biogeoquímico se deriva del movimiento cíclico de los elementos que forman los organismos biológicos (bio) y el ambiente geológico (geo) e intervienen en un cambio químico”. Se ha de destacar que los tres tipos de ciclos biogeoquímicos, están interconectados.-

Podemos a partir del análisis cartesiano y de la definición de su objeto, teniendo en cuenta esta dimensión ecológica, establecer: 1) Que hay acto agrario, cuando la conducta del sujeto se dirige hacia la combinación de los elementos que conforman el universo de lo agrario. 2) Que el derecho agrario se presentan entonces como la actividad del hombre orientada a la utilización conjunta de bienes materiales, físicos naturales e intelectuales para la producción de bienes de consumo o destinados a ser materia prima (producto no elaborado que se

incorpora en la primera fase del proceso de producción para su posterior transformación)(40) , es decir, el derecho agrario se presenta como formando parte de la ciencia humana, pero integrada por la ciencia natural y 3)Los principios del derecho agrario surgen de las aportaciones estructurales de ambos campos del saber (el de las ciencias humanas y naturales), que desde un punto de vista pluridisciplinar y transdisciplinar se funden en él. Así decimos que en el derecho agrario encontramos los siguientes principios: I.- Principio de DESCRIPCIÓN O CARACTERIZACIÓN Nos indica que todo acto, hecho, o fenómeno agrario, debe ser caracterizado es decir, descrito para poder conocerlo a detalle y así ser incluido y categorizado como fenómeno agrario, teniendo en cuenta las partes, los elementos componentes y su finalidad. II.-Principio de ANALOGIA, COMPARACIÓN O COORDINACION: La determinación y estudio de un hecho o fenómeno como agrario, implica la preocupación constante por los fenómenos análogos que pudieran presentarse en otros puntos del planeta. lll.- Principio de CAUSALIDAD O EXPLICACIÓN Establece que en el análisis de los fenómenos, actos o hechos agrarios, deben ser investigadas las causas ecológicas y sociales que determinan su existencia, afín de encontrar sus efectos o consecuencias de carácter físico, humano, ecológico y económico de su aparición, por ejemplo la situación, la configuración o el clima de una comarca puede contribuir a explicar la celebración de un determinado tipo de contrario agrario. El derecho agrario debe tener en cuenta las causas y cuando son múltiples establecer una jerarquía de las mismas. Todo estudio agrario debe remontarse a sus causas generatrices e indagar sus efectos y consecuencias. IV. Principio de CONEXIÓN O RELACIÓN: Los hechos, actos o fenómenos de la realidad agraria están íntimamente relacionados entre si y deben estudiarse en sus múltiples conexiones. La idea de conexión debe dominar en todo estudio completo de los hechos, actos o fenómenos agrarios, no hay que limitarse a observar un evento en si mismo o una serie aislada de eventos, tras esta observación inicial debe restituirse la serie, el conjunto complejo de los hechos o actos en medio de los cuales se ha producido o desarrollado, es preciso averiguar como se relaciona con la serie de hechos o actos que lo rodean, en que medida los ha determinado, y en que medida han sufrido su influencia. Con este principio, el derecho agrario no solo se preocupa por localizar y señalar la extensión y límites de los hechos o actos sino de buscar sus interrelaciones dentro de la complejidad de los fenómenos físicos, actos o hechos agrarios y económicos. VI.- Principio de ACTIVIDAD, DINÁMICA O EVOLUCIÓN: Las entidades físicas y humanas, están en constante cambio, evolución y transformación, todo se transforma, todo disminuye o crece. Nada está verdaderamente inmóvil. La Tierra como un sistema, así como cada uno de sus elementos o entidades está sufriendo

modificaciones, varios contrastes debido a la acción de agentes físicos-químicos-biológicos y antrópicos. Lo mismo pasa con la economía y en especial con la economía agraria, sujeta a los efectos del clima o a los resultados del mercado. Asimismo, la actividad agraria recibe el aporte permanente de la evolución científica tecnológica e investigativa aplicada en el campo de la producción. Conectado a este encontramos: VII.- El Principio de la CONTINUIDAD DE SU EVOLUCIÓN. El origen de la evolución del espacio agrario es el resultado del encuentro de numerosas tendencias contradictorias que se encuentran unidas a ella. Ciclo biogeoquimico y biológico: ejemplo: la acción recíproca de los suelos y las plantas. El permanente avance tecnológico aplicado a la producción, desde el arado romano hasta las modernas cosechadoras, que generaron mayor cantidad de bienes para la satisfacción de las necesidades primarias, pero también la generaron una menor necesidad de mano de obra (la expulsión del campesinado). VIII .- PRINCIPIO CENTRAL DEL EMPRESARIO AGRICOLA Todo el derecho agrario gira en torno a la acción que despliega el empresario agrícola. Éste combina los elementos necesarios para el surgimiento de la empresa agraria, asumiendo el resultado de la explotación. Este principio tiene un alcance primordial y centralizador ya que todos los elementos que integran el derecho agrario son combinados en la actividad agraria que éste despliega en la realidad social. Él es el generador del acto agrario.

VIII.- Principio de SUSTENTABILIDAD O RACIONALIDAD DE LA EXPLOTACIÓN.
El derecho agrario como todo ámbito del derecho contiene una escala de valores, los cuales se hallan impregnados en la legislación. Estos valores surgen de la Carta Magna y son propio del derecho agrario los nuevos derechos consagrados en el art. 41 de la C.N. que le son aplicables. Así: “-Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tiene el deber de preservarlo. En conexidad con éste encontramos: IX.- Principio de protección: cuya observancia está primordialmente en manos del estado, quien debe disponer la utilización racional de los recursos naturales y la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica y la información y educación ambientales, dictando las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección.

X.- Principio de SANIDAD
Vinculado al art. 42 de la CN y en directa relación con los derechos de los consumidores. El derecho agrario debe en la relación de consumo, velar por la salud de los consumidores, por su seguridad e intereses económicos. Recayendo en el estado la protección de esos derechos

XI.- Principio de PRIMACIA DE LA REALIDAD.
Como consecuencia de la buena fe negocial, del repudio al fraude y a la simulación de ilícitos y a la interpretación racional de la voluntad de las partes en orden a cual es el negocio jurídico agrario que concertaron, se configura el principio de primacía de la realidad. Este principio significa que en caso de discordancia entre lo que ocurre en la práctica agraria y lo que surge de documentos o acuerdos, debe darse preferencia a lo primero, es decir a lo que sucede en el

terreno de los hechos. Comprobada la inadecuación documental o contractual a la realidad de la relación agraria de que se trate, son de aplicación las normas imperativas que la rigen, a despecho de la que se aparentó. XII.- El principio de CONSERVACIÓN CONTRACTUAL: Este principio no es exclusivo del contrato agrario, sino que se lo encuentra como principio general de derecho contractual, para que surjan los efectos queridos por las partes y por el ordenamiento jurídico. Se orienta a preservar hasta donde sea posible lo pactado entre las partes. XIII.- Principio de INTEGRIDAD Explica que el derecho agrario, es un todo integrado tanto por relaciones físicas, como por relaciones simplemente humanas o con relevancia jurídica. El espacio agrario, objeto de estudio del derecho agrario, es un todo, una integridad, compuesto por una serie de elementos que no se encuentran aislados uno del otro, por el contrario mantienen una relación muy estrecha directa o indirectamente. En este espacio se integran las normas que gobiernan lo estrictamente agrario, con normas que corresponden a otras disciplinas complementando aquellas. Cualquier cambio, transformación o alteración en uno de los elementos constituyentes originará un desfasaje o desequilibrio en el sistema del derecho agrario, planteando una nueva realidad.

XIV.- Principio del PROCESO DE INTERCAMBIO La realidad agraria esta en constante proceso de intercambio de materia y energía con su entorno o exterior, como ejemplo podemos señalar el ciclo del agua, ciclo del oxígeno, el aporte de energía del trabajador agrario, del empresario agrícola, etc... XV.- Principio de la RITMICIDAD o PERIODICIDAD Consiste en la repetición continua de los hechos o fenómenos que ocurren en el espacio agrario a través del tiempo. Se podría afirmar que los hechos o fenómenos que ocurren en el espacio son recurrentes, ya que ocurren una y otra vez, no necesariamente con la misma intensidad que el anterior, pero es frecuente la ocurrencia de tal evento. Por ejemplo, la ocurrencia periódica de la cosecha, la siembra, el destete etc. XVI.- Principio de la DIFERENCIACIÓN TERRITORIAL Explica la existencia de diferentes clases de cultivos, cría de animales y bosques en distintas partes del planeta. Lo que deviene de la diferente ubicación de los predios en la tierra, en virtud de su ubicación geográfica (latitud, altitud, características ecológicas y biológicas, presencia de factores geológicos, geomorfológicos, la situación y propiedades de las aguas subterráneas, las variaciones altimétricas y el diverso carácter de la distribución de los océanos y los continentes). Creo que al expresar estos principios como resultado de un planteo diferente de la cuestión agraria, no solo podemos decir que el derecho es conducta normada, sino que al menos en sus

contornos con otras ciencias es también conducta integrada. De esta manera creemos haber descripto el derecho agrario no solo en su esencia, sino también en su sustancia.

Dr. Cristian Dante Bustamante Friggeri DNI 22.215.475 - Procurador

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->