P. 1
Gestación y parto en cabras

Gestación y parto en cabras

|Views: 1.608|Likes:

More info:

Published by: CAPRINOS BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO on Aug 23, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/21/2013

pdf

text

original

MANEJO DE LAS CABRAS Y LOS CABRITOS DURANTE LA GESTACION, EL PARTO Y EL DESTETE. Texto revisado por M en C.

Arturo Ángel Trejo González. aatrejo@yahoo.com Gestación temprana El efecto principal de la subnutrición en esta etapa son las pérdidas embrionarias, de ahí la importancia de mantener la condición corporal de las cabras. La pérdida de ovocitos fertilizados, se presenta en cabras con baja o alta condición corporal al inicio del empadre o debido a una severa desnutrición, que se manifiesta por una alta incidencia de ciclos estrales o bien a una disminución en el porcentaje de pariciones. La suplementación alimenticia antes y durante el empadre, evita en cierta medida que la mayor parte de las cabras no presenten problemas de subalimentación durante este período, debido a que al mes de iniciado el empadre, alrededor del 85% de las cabras deben de estar cargadas, ocasionalmente se recomienda alargar la suplementación un mes después de finalizado el empadre. Revisión e identificación de las cabras Se debe aprovechar el manejo de desparasitación al menos un mes antes de iniciar el empadre, o algún otro momento para realizar otras prácticas de manejo, sin provocar una incomodidad extra a los animales. Tales como: una inspección cuidadosa del animal para verificar posibles daños o defectos corporales que puedan ameritar su eliminación como reproductora, aretar o poner marcas en las orejas de aquellas cabras que no las tengan para llevar un mejor control productivo dentro del rebaño. Mitad de la gestación. El inicio y mitad de la gestación comprende un período aproximado de 15 semanas, en las cuales las cabras se pueden alimentar incluso a bajo de sus requerimientos de mantenimiento (aproximadamente 2.5 %/peso vivo) con una pérdida de 0.5 de unidad de condición corporal, lo que representa aproximadamente el 6 % de su peso vivo, sin menoscabo de sus actividades productivas. Siendo este el período menos critico de las cabras gestantes en aspectos de nutrición, se les puede suministrar alimentos de menor calidad pero sin llegar a una subnutrición. Durante esta época es recomendable mantener a las cabras alejadas de otro tipo de animales que pudieran provocarles daños físicos y por lo tanto el aborto. También es importante preparar los corrales y el equipo que se tenga disponible para su uso en las pariciones.

Diagnóstico de gestación La comprobación de la gestación en las cabras después de terminado el período de empadre, es necesaria para volver a empadrar lo más pronto posible aquellas cabras que lo ameritan o bien separarlas para su venta. Para tal fin, se utilizan diferentes métodos, aunque algunos tienen limitantes económicas y otros limitantes prácticas a nivel de campo. Indicaremos solamente aquellos que tienen más factibilidad de usarse en forma práctica. Se pueden utilizar métodos de ultrasonido para el diagnóstico a partir de los 60 días de gestación, con una efectividad del 90-95 %. Los aparatos que se utilizan son el Doppler y el Sonascopio, o bien desde los 30 días de gestación con el ultrasonido de tiempo real. Gestación avanzada. Suplementación alimenticia Durante todo el período de gestación una cabra debe de ganar de 6 a 10 kg, de los cuales 3 a 8 kg los obtendrá durante las últimas 6 semanas de gestación, por lo tanto la cabra durante los tres primeros meses debe de ganar entre 46 a 68 g/d y durante las últimas 6 semanas debe de ganar entre 75 a 80 g/día mientras que su condición corporal debe de pasar de 5 a 7 en una escala de 10 al momento del parto, de ahí que una buena alimentación a partir de la sexta semana antes de parto, sea de vital importancia con el fin de favorecer el crecimiento del feto (70% del peso total), para obtener cabritos vigorosos, así como para ayudar la producción inicial de leche. Es importante también para prevenir el aborto y ocasionalmente la toxemia de la preñez en las cabras. Aspecto que se puede presentar en las cabras con partos múltiples y cuya condición corporal es alta (> 7) o baja (<4). En esta etapa, como regla general, las cabras con un solo feto deberán incrementar su peso en un 10% y las cabras con dos fetos en un 18%, durante las últimas semanas de gestación. En las cabras primalas con una cría deberán incrementar en un 12 %. Agrupación de cabras considerando fechas de parición Es de gran ayuda tener lugar suficiente para realizar una agrupación de las cabras de acuerdo a la fecha esperada de parición, con esto se puede evitar tanto la sobrealimentación como la subalimentación de las cabras y realizar más adecuadamente las técnicas de manejo en esta etapa. En sistema extensivo, un procedimiento de gran ayuda es la separación de grupos de cabras próximas al parto, y pastorearlas cerca de las instalaciones que se van a destinar para el ahijadero, de manera que puedan observarse continuamente.

Esto puede llevarse a cabo con una revisión de los rebaños cada 10 días, tomando como criterio de proximidad de parto, el tamaño de la ubre y la tensión de la base de los pezones. Regularmente la ubre empieza a desarrollarse a las 4 a 6 semanas antes del parto. Tanto en las cabras primeriza como las menos productoras de leche se retarda un poco el desarrollo de las ubres. Manejo Sanitario de las Cabras En nuestro medio es común no realizar ninguna clase de actividad en las cabras próximas al parto, debido al riesgo de aborto a causa de los productos utilizados o al manejo propio de la actividad. Sin embargo, es importante considerar, que las cabras al parto, desechan una gran cantidad de huevos que sirven como fuente de parasitosis tanto para los cabritos como para el medio en que viven (praderas o pastos), de ahí, que tomando las precauciones debidas para evitar el aborto, sería recomendable el desparasitar a las cabras previo a un examen coproparasitoscopico dependiendo del sistema de producción entre 2 a 4 semanas antes del parto para controlar los problemas de parasitosis. De acuerdo al tipo de explotación, pudiera ser conveniente la aplicación de vacunas contra tétanos y enterotoxemia, a las 2 a 4 semanas antes del parto, protegiendo así a las crías durante 5 a 6 semanas después de nacidas. Manejo de las cabras durante el parto. Es importante conocer en que momento se inicia el proceso del parto, para intervenir adecuadamente en aquellos casos que así lo requieran. En el aspecto físico; al aproximarse el parto, la cabra se vuelve menos activa, presenta la ubre llena y los pezones distendidos, mientras a los lados de las caderas y encima de la cola presentan un aspecto hundido En el comportamiento; pocas horas antes del parto, la cabra se muestra inquieta, voltea hacia sus costados y se separa del rebaño, se hecha y se levanta continuamente, escarbando la tierra y balando, además de orinar frecuentemente, esto puede suceder hasta tres horas antes del parto, hay que mencionar que por la conducta de las cabras, estas tienden a esconderse durante el parto. Otro signo que puede indicar el inicio del parto, consiste en el intento que hacen algunas cabras por quitarles el cabrito a las cabras recién paridas, provocando con ello el desahije de las crías. Esto puede suceder cuando una gran cantidad de cabras paren casi al mismo tiempo o existen una gran cantidad de cabras en un área pequeña. Cuidados de las cabras al parto Bajo condiciones adecuadas, las cabras paren normalmente sin asistencia de ninguna clase. Sin embargo, para evitar problemas mayores, se recomienda vigilar en

especial, las cabras primerizas; pues es frecuente el abandono de las crías después de un parto laborioso. Es aconsejable que durante las primeras fases del parto, guardar cierta distancia para no perturbar a la cabra y permitir que el parto se desarrolle normalmente. En ocasiones es necesario intervenir en ayuda de las cabras aún cuando la posición de los cabritos sea la correcta. Esto suele suceder en las cabras primerizas, (por ser estrechas), en cabras subnutridas antes del parto (se cansan rápidamente e interrumpen las contracciones) quedando los cabritos en el canal pélvico, en cabras adultas muy gordas (sobre todo con cabritos muy grandes). La presentación normal de los cabritos al parto es con la cabeza en medio de las patas delanteras, apareciendo éstas primero y luego la punta de la nariz. El nacimiento normal de los cabritos ocurre dentro de los 30-45 minutos después de la ruptura de la bolsa amniótica, en cabras con partos dobles pueden necesitar hasta una hora. En caso contrario, se debe examinar la cabra, para tal caso es adecuado lavarse las manos con agua jabonosa y ponerse algún lubricante, así como lavar la parte posterior de la cabra. Lo primero es determinar la dilatación del cervix, se introduce suave y lentamente los dedos pulgar, índice y medio para abrir lentamente el cervix, hasta poder introducir la mano completa y de ser necesario parte del brazo. Posteriormente es necesario verificar la posición del cabrito y la parte del cuerpo que se presenta por delante (cabeza, cola, patas delanteras o patas traseras). En posición normal se jalan las patas una a la vez, conservando la posición de la cabeza sobre ellas, luego se jala la cabeza, una vez colocados, patas y cabeza en el canal, se puede jalar parejo, en ocasiones es necesario retraer la parte superior de los labios vulvares para que la cabeza pueda salir, en caso contrario, es necesario hacer unas incisiones en forma de V en los labios vulvares, sin comprometer la cercanía del recto lo que conduce a fistulas recto-vaginales y sin lesionar el clítoris. Al final se jala el cabrito hacia fuera y abajo en dirección de los corvejones de la cabra para evitarle cualquier daño a la cabra. Debido a la exhaustiva labor del parto, la cabra se encuentra bastante adolorida y su recuperación se retarda, por lo cual tiende a desocuparse de la cría, provocando el abandono total. Para evitarlo, es conveniente untar a la cabra (nariz y boca) de los líquidos de la cría y permanecer cerca de la cabra y su cría, sin perturbarlas, durante aproximadamente 20 minutos, no permitiendo la separación de ambas, y de preferencia que no se le acerquen ningún otro animal, a fin de que la cabra se acostumbre a su presencia y empiece a limpiarla y pueda llegar a aceptar a la cría. Problemas al parto Si después de media hora de iniciado el parto, con presencia de esfuerzo extremos de contracciones, echándose y parándose continuamente, la cabra no manifiesta ningún avance en el parto, entonces lo más seguro que el feto venga en posición anormal.

Aun cuando se pueden presentar diferentes posiciones anormales de los fetos, en el caso de las cabras, las presentaciones anormales más frecuentes y su manejo son las que se describen a continuación. a) Presentación de la cabeza, con una o las dos patas dobladas hacia atrás En primera instancia, es necesario empujar la cabeza hacia atrás del arco pélvico y localizar las patas. Se introduce la mano algo arqueada por el lado del cuello hasta llegar al hombro y de ahí a la pezuña de la cría. Con la palma de la mano ahuecada se toma el pie y se flexiona la articulación del menudillo, el hombro, la rodilla y luego el codo, se trae el pie hacia el cuello del cabrito, hasta que la pierna este colocada correctamente y recta. A partir de esto, el parto se realiza normalmente. En ocasiones, es recomendable, antes de empezar a empujar la cabeza hacia atrás, pasar una cuerda por detrás de las orejas y hacer un nudo en el hocico para evitar que el cuello se vuelva hacia atrás. En las patas delanteras, las articulaciones del menudillo y de la rodilla se encuentran en la misma dirección. b) Presentación de las patas y cabeza doblada hacia atrás Primeramente se empujan las patas suavemente hacia atrás, se introduce la mano y se coge la cabeza por la boca, girándola hacia la cavidad pélvica. Una vez corregida la posición de la cabeza, se colocan en las orbitas los dedos medio y pulgar en forma de tenazas, levantando la cabeza y extendiendo el cuello. Posteriormente, se coge el maxilar inferior con los dedos pulgar e índice y se tira de la cabeza hacia el conducto pélvico. Esta acción también se puede realizar con una cuerda colocada en el maxilar inferior. c) Presentación posterior con retención de las patas. Cuando los corvejones del cabrito están encajados contra la pelvis de la cabra, el cabrito necesita ser empujado hacia adentro para desencajar las patas. Los pies se manipulan, tomando la pezuña sobre la palma de la mano y se mueve el pie hacia la panza del cabrito, lo cual permite la flexión de las articulaciones de la cadera, rodilla y corvejón. Los pies luego son movidos hacia afuera del lado del cabrito, enderezando el corvejón y colocando los pies en el canal pélvico. Una vez que los pies están reposicionados, una pierna puede ser suavemente enderezada, lo mismo que la otra y a través de una tracción suave sobre ambas piernas se liberará al cabrito. En esta posición, es de vital importancia que la liberación del cabrito sea lo más rápido posible, antes de que el cabrito aspire el líquido amniótico y muera por asfixia. En las patas traseras, las articulaciones del menudillo y del corvejón se encuentran en dirección opuesta una de la otra.

Manejo del cabrito al nacer Verifique que el cabrito respire al nacer El cabrito al nacer, inmediatamente empieza a respirar, en caso contrario, se pueden realizar varias acciones para ayudarlo a respirar. Se agarrar la cría de las patas traseras, y se mueve o se sacude para librarlo de la mucosidad. También, se puede golpear las costillas con la mano abierta para estimular al sistema respiratorio, o bien, dar masaje en la tráquea y el corazón. La respiración boca a boca con un pequeño cono, puede dar resultado. Ponga atención a que la cabra limpie a su cabrito Después de un parto normal, la cabra se levanta e inmediatamente limpia a la cría de los residuos del parto, iniciando con la punta de la nariz y boca, luego la cabeza y por último el cuerpo. Cuando la cabra tiene un parto muy laborioso, la fatiga le impide levantarse prontamente y atender a la cría. Bajo estas circunstancias, para evitar una posible asfixia de la cría, es necesario, quitar las mucosa o membranas que estén alrededor de la boca y nariz para ayudarle a respirar mejor, utilizando solamente el dedo índice y medio para no imprimirle un olor diferente y sufra el rechazo de la cabra. Luego, cogiendo a la cría de las patas delanteras se le pone cerca de la cabra, para que pueda olerla y la limpie. En caso de que la cabra rechace a la cría, se cogen las mucosa que envuelven al cabrito y se le impregnan a la cabra en la nariz y boca en varias ocasiones, luego se le impide que se separe de la cría (sobre todo si hay varias cabras pariendo a la vez), para que se mantengan juntas durante aproximadamente 20 minutos, tiempo que tarda en reconocerla y permite que se amamante. No siempre es necesario aislarla completamente del rebaño en ese momento. Amamantamiento de las crías débiles El calostro es muy valioso para los cabritos recién nacidos, de ahí la importancia de que la cría lo consuma dentro de las primeras 3 horas después del parto para que sea efectivo. Un cabrito fuerte no tiene dificultad para iniciar el amamantamiento, pero uno débil, puede morir si no se atiende a tiempo. Los cabritos tardan entre 15 a 20 minutos en pararse y otros 10 a 15 minutos en empezar a mamar, dependiendo de la condición del cabrito y de las condiciones ambientales. Cuando la cría no se amamanta inmediatamente después de nacer, se le observa extremadamente débil y regularmente emite un gemido leve, además, en la cabra, se pueden observar los pezones aún sucios, indicativo de que el cabrito no ha mamado. En caso de cabritos muy débiles, se puede utilizar una sonda esofágica para administrar el calostro o la leche directamente en el estómago. Para tal efecto, se suministran 50 ml de calostro de tres a cinco veces por día y una vez que se reanime se le puede suministrar durante 48 horas con biberón, o bien directamente de la madre. Usualmente, la cantidad de calostro suministrada, debe ser del 5 % de su

cuerpo a las seis horas de nacidos. Después de las 12 horas de nacidos, debe ser del 8 o 10 % del peso vivo del cabrito. Proporcione protección a las crías La nacencia de los cabritos en la época de lluvias, predispone a problemas de neumonía, principalmente a las crías que nacen con bajo peso, provocándoles la muerte, debido a las escasas reservas corporales de energía para contrarrestar los efectos del clima. Lo recomendable para una adecuada protección de los cabritos recién nacidos contra el frío, la lluvia y corrientes de aire, son las jaulas o parideros con cama. Sin embargo, no siempre es posible contar con este tipo de instalaciones. Los cabritos débiles que nacen en días fríos o con lluvia, se les puede reanimar estimulando su circulación, secando y frotando su cuerpo con un trapo limpio. O bien, en caso extremo, el cabrito se baña en agua caliente, hasta que aumente su temperatura corporal, luego se le seca y cubre con un saco limpio. La suministración de calostro tibio o una solución de electrolitos ayudarán a estabilizar la temperatura corporal del cabrito. Adopción de cabritos La adopción de cabritos no es una tarea fácil, requiere de tiempo y mucho trabajo. Independientemente de la técnica que se utilice, se requiere aislar a la cabra con la cría durante el tiempo necesario. Una forma de adopción, sería rociar alguna sustancia (talco, leche) en la nariz de la cabra y en la cabeza, piernas y cola de la cría, durante 1 a 2 días. Puede darse el caso, que una cabra haya perdido a su cría y por otro lado exista una cría huérfana, aquí la opción consiste en colocar la piel del cabrito muerto al cabrito que se necesita adoptar o también, cubrirlo con los líquidos del cabrito muerto, o bien se le puede frotar con la placenta de la cabra nodriza Para facilitar la adopción, la cabra se coloca dentro de una jaula sujetando su cabeza, impidiendo que vea a la cría, y a la vez se le inmovilizan las patas atravesando un palo entre ellas, para evitar que golpee a la cría, al cabo de 3 a 5 días, la técnica puede dar resultado. Algunas veces, es necesario quitar el tapón de cera que trae el pezón y extraer algunas gotas de leche. Acercando la cría al pezón, será la mejor enseñanza o bien la cabra se coloca sobre su costado, de manera que el cabrito tenga menos dificultad para encontrar la ubre. En estas condiciones, debe evitarse que la leche se vaya a los pulmones, para lo cual, al ponerle el pezón en su boca, de preferencia la cría es la que debe de succionar la leche.

Desinfección del ombligo. La desinfección del ombligo es una práctica general señalada en muchos textos de cría caprina, sin embargo es probable que solamente se requiera cuando en los parideros exista demasiada humedad. Al desinfectar el obligo de una cría recién nacida, procure hacerlo, una vez que la cría ha sido aceptada por las cabras, es decir, después de que haya mamado. Uno de los productos más usados para este fin, es el azul piotanico, el cual se aplica desde la base del ombligo, permitiendo que deslice a todo lo largo. Cabe indicar, que no es completamente necesario recortar el ombligo, éste se cae al secarse. Identificación de cabritos Para evitar confusiones entre las crías y sus madres al momento del parto, es necesario marcar a la cría con un número que la identifique con su respectiva madre. Los medios de identificación más comunes en los rebaños en nuestro país, son utilizando aretes metálicos o de plástico, el tatuaje o pintura de aceite. Esta práctica es recomendable efectuarla después de que la cría sea aceptada por la cabra. La identificación permanente de los animales (aretes, tatuaje) es conveniente cuando las crías van a permanecer durante mucho tiempo en la explotación, en cambio para aquéllos que van a ser engordados o eliminados tempranamente, es preferible utilizar la pintura de aceite. Se pueden utilizar los aretes de plástico de diferentes colores para identificar animales de diferentes edades y sexos. La pintura se puede aplicar en el anca, en parte dorsal del cuerpo o en el hombro. La localización de la marca puede servir para identificar la edad de la madre. Fortalezca la salud de los cabritos Recientemente se ha estado realizando en los cabritos recién nacidos, una práctica muy común en las explotaciones porcinas, que consiste en la aplicación dentro de las 48 horas posteriores al parto, de hierro-dextrán (dosis: 1 ml, vía intramuscular), como dosis única, con la finalidad de proporcionarle a los cabritos mayor resistencia a las condiciones adversas. En lugares con problemas de deficiencias de selenio, se pueden aplicar a los cabritos recién nacido 0.25 mg de selenito de sodio o bien 1 mg para cabritos de dos o más semanas de edad.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->