P. 1
Mapa de Doble Entrada i

Mapa de Doble Entrada i

|Views: 92|Likes:
Publicado porJeffry Muñoz

More info:

Published by: Jeffry Muñoz on Aug 22, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/13/2013

pdf

text

original

Grupo de trabajo-grupo de supuesto básico Diana Kordon El imaginario Grupal.

Marcelo Luis Cao Marta L´Hoste Tesis centrales Bion genera elaboraciones conceptuales fundamentales, tales como los dos niveles de funcionamiento en los grupos (grupo de trabajogrupo de supuesto básico), la relación dialéctica entre lo progresivo y lo regresivo.

Universidad Independiente de Costa Rica. Maestría Profesional en Psicología Énfasis en Psicología Organizacional. Procesos Grupales y Comunicacionales. Prof. Dra. Sonia Abarca Mora. Mapa de doble entrada I. Jeffry Muñoz Hernández Comentarios Wilfred Bion, a partir de sus experiencias clínicas y terapéuticas grupales en escenarios psiquiátricos principalmente, conceptualiza aspecto más profundos para la comprensión de los grupos, básicamente concluye con que, en el grupo se posibilita el avance a través del desarrollo de tareas, y al mismo tiempo se sucede una regresión en un psíquico, en el que los individuos retornan a sus orígenes objetales (El pensamiento de Bion se inscribe en la corriente kleiniana).

Con cierto forzamiento respecto de Freud, y retomando la formulación de que toda psicología individual es siempre simultáneamente social, sostiene que la psicología individual y la grupal no pueden diferenciarse, en tanto la psicología individual es una función de la relación de una persona con otra.

El ser individuo implica una construcción grupal, el otro me define, o al menos, me posibilita la diferenciación. Asimismo, mi constitución como individuo depende de otros en el pasado, el presente y en el futuro. Siempre estamos formando parte de algún grupo, a pesar de que la participación no sea visible.

La reunión de un grupo sólo es necesaria para que las características del mismo se revelen, pero no para la producción del fenómeno de grupo, no está sino esbozando dos cuestiones que retomará la Escuela Francesa a posteriori, a saber, la problemática de las representaciones psíquicas de grupo y la importancia del dispositivo para la investigación de los fenómenos grupales. Bion no cree en la disminución de la capacidad intelectual en grupo; más aún, afirma la existencia de un plus de posibilidades en la grupalidad.

En el individuo se representa el grupo. La reunión facilita la comprensión de la grupalidad. No obstante, dicha reunión posibilita el estudio de lo psíquicamente se moviliza en lo colectivos, y de los efectos que eso produzca en los miembros.

Contradice la postura freudiana de que, en grupo, el individuo disminuye sus capacidades cognitivas; más bien en el grupo se posibilita la construcción de conocimiento, y retomando a Vygotsky, la promoción de zonas de desarrollo próximo.

Bion considera la situación de grupo como un movimiento permanente entre una actividad transformadora de la realidad y una tendencia a la regresión al servicio del principio del placer.

Considerando que Freud defiende la existencia de un sujeto previo al grupo, Bion, apoyándose en una teoría realista de las relaciones objétales, considera que el sujeto se constituye en el proceso de sus relaciones de objeto.

A través del trabajo, las personas hemos transformado nuestra realidad, no obstante, aceptamos esa tarea como una necesidad inherente a la búsqueda del placer, propio de nuestros primeros momentos de vida. Esta regresión no es en tiempo, es el retorno a un supuesto estado placentero. El sujeto es gracias a una preexistencia en el grupo, siendo objeto del deseo de otros, el individuo inicia el proceso de constitución de su identidad.

Se pueden discernir dos tipos de tendencias: una dirigida a la realización de la tarea propuesta, y otra que parece oponerse a ella. La actividad de trabajo es obstruida, diversificada o asistida por una actividad más regresiva y primaria.

La necesidad de resolver el desarrollo humano, conduce a la ejecución de tareas en los grupos, no obstante, ese proceso se ve interferido por el proceso regresivo ya descrito.

Al estar en grupo, el adulto experimenta una La obstrucción o interferencia producida por la regresión; vive la sensación de pérdida de su regresión, es para Bion, producto de lo vivido en el grupo, más apegado ahora a las ideas particularidad. freudianas, en las que la identidad yoica sucumbe, por una identidad de masa.

El grupo de trabajo que tolera la frustración, En la grupalidad se da de forma automática la construcción de ideas, de aportes requeridas permite la evolución de ideas nuevas. para la resolución de crisis. El individuo, dentro del grupo de trabajo, en tanto sujeto simultáneamente participante y diferenciado, experimenta el placer de la pertenencia discriminada y de la gratificación de la autoestima por sus aportes a la tarea grupal, pero se ve expuesto al inevitable componente de soledad asociado al crecimiento y la diferenciación. En el grupo, el individuo tiene la posibilidad de desarrollarse, autorregularse y renovarse. Claro está, ello depende de sus posibilidades de adaptación.

Los individuos que participan en la actividad de supuesto básico lo hacen en forma automática e inevitable, no necesitando para ello ningún entrenamiento especial.

Lo objetal, y su relación con el devenimiento de nuestra identidad, nos predisponen para ese supuesto básico. De aquí emerge una de mis preguntas.

Supuesto de dependencia: vinculado a los sentimientos de culpa y depresión. Supuesto de ataque y fuga: Implica la existencia de un enemigo. Supuesto mesiánico o de apareamiento: La expectativa mesiánica.

La situación psíquica primaria preestablece, a través de la carencia, la necesidad de conseguir en la situación grupal, la resolución de estas necesidades básicas. Estos supuestos se evidencian en la situación grupal.

El supuesto básico es un producto de fantasías subyacentes, fantasías grupales de tipo omnipotente y mágico acerca del modo de satisfacer los deseos.

Las fantasías subyacentes revelan las condiciones narcisistas de los individuos en el grupo, así como del colectivo mismo. Esas fantasías siguen estando vinculadas a las carencias propias de los golpes narcisistas primarios. Los supuestos básicos ponen de manifiesto, comportamientos de características sintomáticas complejas, que en la escena grupal se traducen en luchas de poder, instigaciones, agresiones y malos entendidos.

Básicamente, Bion considera a los supuestos básicos como formaciones secundarias de una escena primaria muy primitiva, elaborada en el nivel de objetos parciales, asociada con ansiedades psicóticas y en la que están presentes los mecanismos de escisión, introyección e identificación proyectiva.

Todo grupo funcionando bajo el predominio de El líder, aparece como la figura idealizada para un supuesto básico incluye la existencia de un “rescatar” al grupo. Se reedita en cierta forma líder. la situación edípica.

Para poder cumplir con la demanda grupal, ese El líder pierde características distintivas de sí líder termina sacrificando su identidad. mismo, goza de igual libertad para ser él mismo que cualquier otro miembro del grupo; en realidad es más prisionero aún del grupo que los otros. La mentalidad grupal no es nunca, sinónimo de la mentalidad individual, y ese desacuerdo no implica una ruptura, sin embargo la emocionalidad individual presiona, y establece a partir de cada miembro, características específicas para una cultura grupal.

La mentalidad grupal puede estar en conflicto con los deseos u opiniones racionales y conscientes de los individuos, produciéndoles molestia, enojo u otras reacciones. "(...) la cultura del grupo es una función del conflicto entre los deseos del individuo y la mentalidad grupal". (Bion, W. ídem; pág. 58).

Aludiendo en particular a la iglesia, el ejército y la aristocracia, señala que estas instituciones, que implementan grupos de trabajo frecuentemente con alto nivel de eficacia, utilizan simultáneamente un determinado supuesto básico que les garantiza el reconocimiento social (supuesto de dependencia, ataque y fuga y apareamiento, respectivamente). Este fenómeno puede en realidad ser comprendido para diferentes situaciones institucionales.

Esas instituciones (de manera consciente o no), han desarrollado estrategias muy bien dirigidas para que las personas que las integran desarrollen un sentimiento de lealtad, y sobretodo compromiso para la consecución de los resultados. Lamentablemente, muchas veces esas estrategias son planteadas desde un atmósfera de manipulación y condicionamiento, que al final pretenden el desarrollo de comportamientos disfuncionales.

Preguntas.

1. ¿Necesariamente es el grupo de supuesto básico el que interfiere en el desarrollo del grupo de trabajo; o esa necesidad de trabajo y de reformulación de la realidad inherente al grupo, es producto de esa situación regresiva permanente e inherente a la condición humana? 2. ¿La persona del líder, se ubica en dicha posición por ser dentro del grupo el menos regresivo y así tener posibilidades de sacrificarse; o más bien es el más carente, siendo que toma ese estandarte de supuesto sacrificio para que, apoyándose en el grupo no sea absorbido por el supuesto básico? 3. Siendo que el supuesto básico se sustenta en fantasías primitivas inconscientes y relacionadas a la consecución de supuestos idealizados, ¿cuál debería ser la tarea del psicólogo de las organizaciones: potenciar el grupo de trabajo, o atender el grupo de supuesto básico?

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->