P. 1
DISCRIMINACIÓN POR EL COLOR DE PIEL

DISCRIMINACIÓN POR EL COLOR DE PIEL

|Views: 93|Likes:
Publicado porViky Perez Garcia

More info:

Published by: Viky Perez Garcia on Aug 20, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/20/2012

pdf

text

original

DISCRIMINACIÓN POR EL COLOR DE PIEL (racial

)
En México, lo mismo que en otros países de América Latina, prevalece un indignante déficit de oportunidades educativas para la población indígena. En los sistemas educativos latinoamericanos, la educación enfocada a grupos etnolingüísticos originales es casi inexistente y, dentro de las modalidades educativas convencionales, se advierten generalizados síntomas de racismo y discriminación. Aunque se ha experimentado una variedad de programas de educación indígena, el predominio del enfoque monocultural en los contenidos de la educación básica, media y superior de los países latinoamericanos es innegable. Para comprender este entorno, Observatorio presenta en esta entrega un análisis sobre el ángulo de la discriminación educativa que entraña el tema de la interculturalidad, así como los resultados del I Foro Latinoamericano de Educación, Ciudadanía e Interculturalidad, organizado los días 10, 11 y 12 de noviembre del año pasado en Cuetzalan, Puebla, por el Foro Latinoamericano de Políticas Educativas en México La discriminación racial (por el color de piel) La discriminación, de acuerdo con la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial de la ONU, se convierte en la “…exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza color, linaje u origen nacional o étnico que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública.” La discriminación es parte de la cultura escolar de muchos maestros y es una constante general en varios sectores y planteles de nuestro país, pero opera de diferente manera y es implacable con los grupos indígenas. De forma lamentable, la práctica segregatoria que sufren los grupos etnolingüísticos minoritarios de América Latina se genera, voluntaria o involuntariamente, en la misma vida cotidiana de las propias escuelas. Es sabido, por ejemplo, que muchos niños aún tienen la prohibición de hablar su lengua en las escuelas; de hecho, algunas lenguas de México están en franco proceso de desaparición y/o silenciamiento. El pasado mes de mayo se conocieron en México los datos de la Primera encuesta nacional sobre discriminación, realizada por la Secretaría de Desarrollo Social y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, con resultados desalentadores para todos. El 34 por ciento de los entrevistados expresa que para que los indígenas salgan de la pobreza “lo único que tienen que hacer…es no

comportarse como indígenas.” Un 43 por ciento de los encuestados opina que “los indígenas tendrán siempre una limitación social por sus características raciales.” Y un doloroso 40 por ciento de ciudadanos estaría dispuesto a organizarse para impedir que un grupo de indígenas se estableciera para vivir cerca de su casa. El triste escenario de amenaza, persecución y extinción, en el que por igual viven y mueren comunidades negras y lenguas indígenas, Los datos muestran la marginación que el sistema educativo tradicional, de herencia colonial, ejerce injustamente contra los niños y estudiantes universitarios afrodescendientes, no obstante, los profesores reivindiquen los derechos lingüísticos como punto de partida para mejorar el acto educativo. La Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, cuyo texto garantiza a los pueblos interesados “...la posibilidad de adquirir una educación a todos los niveles, por lo menos en pie de igualdad con el resto de la comunidad nacional,” están lejos de ser una realidad en América Latina cuando en las escuelas indígenas florece la deserción y la reprobación, además de que se niega el derecho a los alumnos de nombrar libremente, en su dialecto, el mundo de sus ancestros. En el ciclo escolar 2003-2004, según la Dirección General de Educación Indígena, la educación inicial ofreció atención en 43 lenguas indígenas y el preescolar en 45, mientras la educación primaria indígena cubrió 50 lenguas (oficialmente existen 62 lenguas). Por estructura de organización, las escuelas primarias indígenas informaron que cerca del 51 por ciento son escuelas incompletas: atendidas por un docente (27.8 por ciento) o por dos profesores (22.8 por ciento). En otras palabras, en el 51 por ciento de las escuelas indígenas uno o dos profesores atienden los seis grados de primaria. Cabe destacar que la deserción escolar promedio a nivel nacional ocurre casi tres veces más en las escuelas indígenas (3.05 por ciento) que en las generales (1.3 por ciento). En la educación primaria la reprobación promedio nacional alcanza el 5 por ciento, mientras que la reprobación promedio de las escuelas indígenas es de 9.8 por ciento, casi el doble. De cada cien niños indígenas que entran a primaria terminan 81.4 por ciento, en tanto que la primaria nacional arroja un promedio de 89 por ciento. El Instituto Nacional de Evaluación Educativa informa que los aprovechamientos más altos en matemáticas y español descienden de las escuelas particulares a las urbanas, de aquí a las rurales y, otra vez, donde menos se alcanzan las competencias altas o medias es en las escuelas primarias indígenas. Lo que causa preocupación, de acuerdo con algunas investigaciones recientes, es que muy probablemente el sistema escolar no esté preparado para atender en forma pedagógicamente eficiente a los alumnos que pertenecen a las poblaciones indígenas.

Solución
Creo que la mejor solución seria hacer valer los derechos de cada persona sin importar el color de piel ya que en nuestro país esta este problema creo que seria bueno empezar por la educación en las escuelas; que la convivencia con nuestros compañeros que tienen diferente color de piel a la de nosotros los respetemos y valoremos como a nosotros mismos Creo que ante todo esto es la educación que recibimos en las escuelas y nuestras casas que hemos perdido la cultura de convivir con personas diferentes a nosotras.

Conclusión
¿Es una forma de separar a otro y considerarlo de inferior condición humana por el color de piel? Vemos en el mundo reacciones inhumanas hacia las personas de diferente color de piel o de raza: violencia, asesinatos, violaciones, tratos crueles, torturas, etc. ¡Qué triste es ver al hombre contra el mismo hombre! El color de piel, es un detalle, una cualidad, una variante en las personas; pero no hace más personas el ser blanco, o de menor dignidad por ser africano. Es más nadie puede elegir el color de piel o a que raza pertenecer; pero sí todos somos personas. Si analizamos minuciosamente las actitudes discriminativas hacia quienes tienen diferente color de piel nos damos cuenta que son infundadas y necias. Una simple pregunta pede despejar la mente de los que odian, segregan y separan: "Si todos somos iguales, si todos tenemos sentimientos, si todos podemos brindar lo mejor ¿por qué separar asi?"

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->