Índice Capítulo 1 1 ¿Qué es una onda electromagnética? 1.1 Propagación de onda 1.2 Ecuación de onda 1.3 Características de onda 1.

4 Fase y longitud de onda 1.5 Intensidad de campo 1.6 Polarización de una onda 1.7 Atenuación 1.8 Reflexión, refracción y difracción Capítulo 2 2 ¿Qué es una antena? 2 .1 Parámetros de una antena 2.2 Ancho de banda 2.3 Directividad 2.4 Diagrama de radiación 2.5Ganancia 2.6 Impedancia de entrada 2.7. Impedancia de la antena 2.8 Resistencia y radiación de perdidas 2.9 Angulo de radiación 2.10 Distribución de voltaje y corriente 2.11 Tamaño del conductor

2.12 Eficiencia 2.13 Reactancia de la antena 2.14 Antenas resonantes 2.15 Anchura del haz 2.16 Polarización 2.17 Elementos parásitos 2.18 Tipos de antenas 2.18.1 Antena parabólica 2.18.2 Antenas de foco primario 2.18.3 Antenas resonantes 2.18.4 Antenas de media onda o “Hertz” 2.18.5 Antena dipolo 2.18.6 Antena “V” invertida 2.18.7 Antena de ¼ de onda o Marconi 2.18.8 Antenas multibanda 2.18.9 Antenas de hilo largo 2.18.10 Antenas de longitud aleatoria 2.18.11 Antenas con trampas 2.18.12 Antenas logarítmicas 2.18.13 Antenas acortadas 2.18.14 Antena direccional Yagi-Uda 2.18.15 Antena direccional Quad 2.19 Clasificación de antenas por su estructura lobular 2.20 Los diferentes tipos de antenas y su radiación

2.21 Antena receptora 2.22 Selección de una antena 2.23 Influencia de la tierra 2.24 Propagación de ondas en el medio ambiente 2.24.1 Ondas de tierra 2.24.2 Ondas de superficie 2.24.3 La onda de espacio 2.24.4 Propagación en línea de vista Capítulo 3 3 Propuesta de construcción de una antena fractal 3.1 Teoría fractal 3.2 Antena compuesta 3.3 Composición lineal 3.4 Condición para una distribución optima 3.5 Distribución plana, regular, aleatoria y fractal. 3.6 Comparación del lóbulo lateral 3.7 Bucles pequeños 3.8 Antenas fractales en bucle 3.9 Resultado de análisis de antena ya hechas 3.10Análisis 3.11 Resultados 3.12 Dipolos fractales 3.13 Monopolo de koch 3.14 Escala de iteración

3.15 Antenas fractales multibanda 3.16 Antena Sierpinski

Capítulo 4 4 Pruebas realizadas a la antena fractal hecha en la facultad Conclusiones Bibliografía

Introducción.
En esta tesis se vera todo lo relacionado con las antenas, desde que es una onda, hasta la influencia del medio ambiente en una comunicación de antenas. En la primera parte veremos que es una onda, ecuación de onda, fase y longitud de onda, en la segunda parte, intensidad de campo y polarización de onda, atenuación reflexión y difracción, analizaremos lo que es una antena, parámetros de una antena y ancho de banda, directividad diagramas de radiación y ganancia. También veremos una amplia gama de tipos de antena y como se clasifican las antenas por su estructura lobular y tipos de antenas por fu forma de radiación. Se ve también la forma de elegir una antena y también se hará énfasis de cómo influye el medio ambiente en la comunicación de antenas y como la geografía del terreno puede influir en el envió de señales. El tema central de esta tesis es la construcción de una antena fractal y así que se resaltara las ventajas de una antena fractal, como es el gran ancho de banda que tiene, la ganancia considerable, y la estabilidad de la antena. Y por ultimo analizaremos la antena fabricada en la facultad con sus análisis realizados.

Capítulo 1
1 ¿Que es una onda electromagnética? Una onda electromagnética es la forma de propagación de la radiación electromagnética a través del espacio, y sus aspectos teóricos están relacionados con la solución en forma de onda que admiten las ecuaciones de Maxwell. A diferencia de las ondas mecánicas, las ondas electromagnéticas no necesitan de un medio material para propagarse. Historia del descubrimiento El campo electromagnético variable en un medio se manifiesta siempre en forma de onda atenuada, aunque puede propagarse por el espacio en una forma de onda auto sostenida que no necesita de medio para propagarse. Esta idea de propagación en el vacío resultó extraña en su momento, y en su tiempo se supuso la existencia del éter que sostenía a estas ondas, hipótesis que tuvo que descartarse tras el experimento Michelson-Morley. 1.1 Propagación de onda Un campo eléctrico que varía en el tiempo producirá una corriente de desplazamiento que, según la ley de Ampere-Maxwell, será fuente de un campo magnético. A su vez éste último, al ser variante, producirá un campo eléctrico, de acuerdo a la ley de Faraday. De este modo ambos campos se sostienen uno al otro. Este proceso de propagación fue teorizado por James Clerk Maxwell en 1865, y en 1885 Heinrich Rudolf Hertz detectó experimentalmente las ondas electromagnéticas.

1.2 Ecuación de onda En un medio isotrópico, homogéneo y constante; simbolizando la conductividad con σ, el campo eléctrico con E y el magnético con B:

Las ecuaciones anteriores describen una onda con factores de atenuación dependientes de . Cuando la onda se propaga en el vacío σ que se propaga a una velocidad σ = 0 y la ecuación se reduce a la ecuación de ondas común:

Dado que la comunicación de radio es transportada por ondas electromagnéticas viajando a través de la atmósfera terrestre, es conveniente saber algo sobre las características de las ondas y la forma en la cual su comportamiento es influenciado por las condiciones del medio ambiente durante su viaje desde el transmisor hasta el receptor. Mientras que el conocimiento de la propagación no es del todo esencial para aquel que desea instalar una antena efectiva, unos cuantos detalles deben de ser comprendidos antes que los principios de diseño de antenas sean correctamente aplicados. Aunque una antena radia la potencia aplicada con un alto grado de eficiencia, si esa potencia no viaja al punto receptor deseado pero va a algún otro lugar, la antena está fallando.

1.3 Características de Onda Una onda de radio es una combinación de campos eléctricos y magnéticos, con la energía dividida entre los dos. Si las ondas pudieran originarse en un punto en el espacio libre, lo cual ocurre, y para efectos prácticos, en las extensiones interplanetarias e interestelares del universo, ellas se extenderían en esferas con fuentes como centro. La velocidad a la cual las esferas se expanden sería a la misma velocidad de la luz, ya que la luz es también una onda electromagnética. En el espacio libre, esta velocidad es 300,000,000 metros por segundo. La trayectoria de un rayo desde la fuente a cualquier punto de la superficie esférica es siempre una línea recta (el radio de la esfera). Es obvio que en un tiempo relativamente corto una esfera creciendo hacia afuera desde el centro sería larga sin duda. Un observador en dicha superficie esférica debería concluir, si el pudiera "ver" la onda en su vecindad, que no pareciera ser esférica del todo, pero en vez de esto parecería como una superficie plana. Justamente como la tierra es vista plana por los seres humanos en vez de esférica. Una onda que está lo suficientemente retirada de la fuente para parecer plana es llamada una onda plana. Las ondas de radio con las que tratamos en comunicaciones siempre alcanzan esta condición, al menos después que ha viajado una distancia corta de la antena transmisora. Una representación típica de las líneas de fuerza eléctrica y magnética en una onda plana es mostrada en la figura siguiente. La naturaleza de la propagación de la onda es tal que las líneas eléctricas y magnéticas son mutuamente perpendiculares, como se muestra en el dibujo Fig. 1. El plano que contiene el juego de líneas cruzadas representa el frente de la onda (wave front). La dirección de viaje de la onda es siempre perpendicular al frente de la onda, pero la dirección es hacia adelante o hacia atrás y es determinada por la dirección relativa de las fuerzas eléctrica y magnética.

Figura 1. Líneas de fuerza elétrica y magnética.

Representación de los campos magnético y eléctrico de una onda plana polarizada verticalmente viajando a lo largo de la tierra. Las flechas indican la dirección instantánea de los campos para una onda viajando perpendicularmente hacia el lector. Si la onda esta viajando a través de cualquier medio que no es el espacio libre, su velocidad no es 300,000 Kilómetros por segundo si no un poco menor. El que tanto menor depende de la sustancia o medio a través de la cual la onda está viajando. Sí el medio es aire en lugar del espacio vació, la reducción en la velocidad es tan pequeña que puede ser despreciada en la mayoría de los cálculos. En materiales sólidos aislantes la velocidad es en general mucho menor; por ejemplo, en agua destilada (la cual es un buen aislante) las ondas viajan solamente a un noveno de la velocidad en el espacio. En buenos conductores como los metales la velocidad es tan baja como los campos opuestos (los cuales son generados por corrientes inducidas en el conductor por la misma onda) ocupan prácticamente el mismo espacio como la onda original y esto casi siempre la cancela. Esta es la razón por la cual el efecto pelicular (effect skin) en los conductores a altas frecuencias y también la razón por la cual cajas metálicas delgadas forman buenos protectores (shields) para circuitos eléctricos en radiofrecuencia. 1.4 Fase y longitud de onda Debido a que la velocidad a la cual las ondas de radio viajan es alta, caemos en el hábito de ignorar el tiempo que transcurre entre el instante en el que la onda deja la antena trasmisora y el instante al cual la onda llega a la antena receptora. Es verdad que toma solamente un séptimo de segundo viajar alrededor de la tierra, pero existen otros factores que hacen el factor de tiempo extremadamente importante. La onda es generada por el flujo de una corriente alterna en un conductor (usualmente una antena) la cual produce campos eléctricos y magnéticos. La corriente alterna usada para trabajar en radio puede tener cualquier frecuencia desde unos cientos de miles hasta billones de ciclos por segundo. Supongamos una frecuencia de 30 Mhz, esto es 30,000,000 de ciclos por segundo. Uno de estos ciclos se completa en 1/30,000,00 de segundo, y dado a que la onda está viajando a una velocidad de 300,000 Kilómetros por segundo, se habrá movido solamente 10 metros durante el tiempo en el cual la corriente ha recorrido un ciclo completo. Dicho de otra manera, el campo electromagnético a diez metros de distancia de la antena es causado por la corriente que estuvo fluyendo en la antena un ciclo anterior en el tiempo; el campo a 20 metros es causado por la corriente que ha estado fluyendo dos ciclos anteriores, y así sucesivamente. Ahora si cada ciclo de corriente es simplemente una repetición de ciclo que le precede, la corriente al instante correspondiente en cada ciclo será idéntico, y el campo causado por esas corrientes idénticas también serán iguales. Como los campos se mueven hacia fuera estos se vuelven más delgados en superficies largas, por lo que la amplitud decrece con la distancia de la antena. Pero estos no pierden su identidad con respecto al instante del ciclo al cual fue generado. Esto es, la fase del movimiento aparente de la superficie permanece constante. Este

continua, y entonces a intervalos de 10 metros medidos desde la antena la fase de las ondas en cualquier instante dado es idéntica. Con este hecho tenemos la manera para hacer dos definiciones; onda frontal (wave front) y longitud de onda. La onda frontal es simplemente una superficie en cada parte en la cual la onda está en la misma fase. La longitud de onda es la distancia entre dos ondas frontales teniendo fase idéntica en cualquier instante dado. En el ejemplo que mencione anteriormente, la longitud es 10 metros porque la distancia entre dos ondas frontales teniendo la misma fase es de 10 metros. Esta distancia, por cierto, siempre debe ser medida perpendicularmente a la onda frontal; en otras palabras, a lo largo de la misma línea que representa la dirección en la cual la onda está viajando. Mediciones hechas en cualquier otra dirección podrían generar conclusiones erróneas. Expresada en una fórmula, la longitud de onda es: l = v/ f Donde: l = longitud de onda v = velocidad de la onda f = frecuencia La longitud de onda será expresada en la misma unidad de longitud que la velocidad siempre y cuando la frecuencia se exprese en la misma unidad de tiempo que la velocidad. Para una onda viajando en el espacio libre (y lo suficientemente cercano para que las ondas viajen a través del aire) la longitud de onda es: l (metros) = 300 / f (MHz) En la figura los puntos A, B y C están todos en la misma fase porque estos corresponden a instantes en cada ciclo. Esta es una ilustración convencional de una onda senoidal de corriente alterna con tiempo progresivo a la derecha. También representa un punto de la distribución de intensidad de los campos viajando, si la distancia es substituida por tiempo en el eje horizontal. En este caso la distancia entre A y B o entre B y C representa una longitud de onda. Esto muestra que la distribución de intensidad de campo sigue la curva senoidal, la amplitud y polaridad, corresponden exactamente a las variaciones de tiempo en corriente que producen los campos. Debe recordarse que es una foto instantánea; donde la onda actual viaja al igual que una ola de agua.

Figura 2. Longitud de onda

La amplitud instantánea de ambos campos (eléctrico y magnético) varía senoidalmente con el tiempo como se muestra en la figura 2. Dado que los campos viajan a velocidad constante, la gráfica también representa la distribución instantánea de la intensidad de campo a lo largo de la trayectoria de la onda. La distancia entre dos puntos iguales en fase, como A-B y B-C, es la longitud de onda.

1.5 Intensidad de Campo La fuerza de una onda es medida en términos de voltaje entre dos puntos de una línea de fuerza eléctrica en el plano de la onda frontal. La unidad de longitud es el metro, y dado que el voltaje en una onda es usualmente bajo, la medición es hecha en microvolts por metro. El voltaje medido sigue las variaciones del tiempo tal como la corriente original que causó la onda, y por tal es medida como cualquier otro voltaje de corriente alterna, esto es, en términos de valor efectivo, o algunas veces, el valor pico.

1.6 Polarización de una onda La polarización de una antena es la polarización de la onda radiada por dicha antena en una dirección dada. La polarización de una onda es la figura geométrica determinada por el extremo del vector que representa al campo eléctrico en función del tiempo, en una posición dada. Para ondas con variación sinusoidal dicha figura es en general una elipse. Hay una serie de casos particulares. Si la figura trazada es una recta, la onda se denomina linealmente polarizada, si es un círculo circularmente polarizada. El sentido de giro del campo eléctrico, para una onda que se aleja del observador, determina si la onda está polarizada circularmente a derechas o a izquierda. Si el sentido de giro coincide con las agujas del reloj, la polarización es circular a derechas. Si el sentido de giro es contrario a las agujas del reloj, la polarización es circular a izquierdas. El mismo convenio aplica a las ondas con polarización elíptica.

1.7 Atenuación En el espacio libre la intensidad de campo de una onda, decrece directamente con la distancia desde la fuente. Esto es, si la intensidad de campo a 1 Km. de la fuente tiene un valor de 100 microvolt por metro, la intensidad a 2 Km. será 50 microvolt por metro, y a 100Km. será de 1 microvolt por metro, y así sucesivamente. El decremento de la intensidad de campo es causado por el hecho de que la energía de la onda tiene que dispersarse a lo largo de las esferas conforme la distancia de la fuente se incrementa. En la comunicación por radio la atenuación de la onda puede ser más grande que lo que indica la ley de distancia-inversa. Por una parte, la onda no está viajando en el espacio libre.

Por otra, la antena receptora rara vez está situada en un lugar libre y en línea de vista entre la antena receptora y trasmisora. Dado que la tierra es esférica y las ondas no pueden penetrar su superficie hasta un punto considerable, la comunicación tiene que ser de tal manera que doble la onda alrededor de la curvatura de la tierra. Este medio existe, pero usualmente involucra pérdida de energía que incrementa la atenuación de la onda con la distancia.

1.8 Reflexión, refracción y difracción Se ha mencionado que las ondas de radio y la luz son del mismo tipo de onda; la única diferencia es la longitud de onda. Todos estamos familiarizados con la reflexión de la luz; las ondas de radio son reflejadas en la misma forma. Frecuentemente, sin embargo, la superficie de reflexión es pequeña (en términos de longitud de onda) comparada con la superficie en la cual las ondas de luz son reflejadas. Un objeto del tamaño de un automóvil, por ejemplo, no reflejará mucha energía en una onda de 80 metros. Por otro lado, este será un buen reflector de una onda de 2 metros en longitud. El espesor de un objeto tiene alguna importancia porque las ondas penetran hasta cierto punto dependiendo de sus características. En un material de una conductividad dada, por ejemplo, ondas largas penetrarán más rápido que las cortas por lo que se requiere de mayor espesor para una buena reflexión. Un metal delgado es un buen reflector aún en longitudes de onda un poco grandes, pero en conductores pobres como la tierra, la cual cumple con el requerimiento de tener una gran superficie, las ondas de longitud larga pueden penetrar hasta un metro o más. La reflexión siempre tiene lugar en cualquier superficie que represente un cambio en la constante dieléctrica o del medio en la cual la onda se esté moviendo. Cuando es visto de cierto ángulo, es prácticamente imposible ver a través de un espejo porque la luz es reflejada. Otro fenómeno que es bastante familiar en óptica es la refracción, o el doblez que tiene lugar cuando la onda entra (en ángulo) a un medio que tiene diferente constante dieléctrica. Este doblez es causado por el hecho de que la onda viaja a diferente velocidad cuando se cambia de constante dieléctrica. La parte de la onda en un medio nuevo es primeramente desacelerada o acelerada (dependiendo de la constante dieléctrica relativa). El efecto es el cambio de dirección en el cual la onda se mueva. El ejemplo clásico en óptica es el lápiz que está parcialmente dentro de un vaso de agua. En trasmisiones de radio es frecuente el caso en el que el límite entre dos áreas tiene diferente constante dieléctrica; la constante dieléctrica simplemente cambia gradualmente a lo largo de la distancia de la trayectoria de la onda. Esto causa un doblamiento de la onda en forma también gradual, y la trayectoria de la onda viene a ser curva. El fenómeno óptico menos familiar es la difracción. Un examen profundo demuestra que la luz se dobla en la orilla de un objeto en algún punto, dependiendo del grosor de la orilla. Este efecto viene a ser mayor conforme la longitud de onda se incrementa, y puede ser de importancia en radiofrecuencia. Por ejemplo, en ondas viajando en línea recta uno esperaría

que una señal no se escuchara detrás de una montaña, pero el doblez causado por la difracción produce una señal en el "área obscura”. En radiofrecuencia la señal difractada es débil comparada con el rayo directo, y frecuentemente es enmascarada por señales fuertes que alcanzan el mismo punto por otros medios como reflexión o refracción en la atmósfera. La reflexión y refracción tienen lugar en varias partes de la atmósfera, y el mecanismo por el cual ocurre es variado. La resultante es que las ondas de radio son "esparcidas" al igual como la luz lo es en la atmósfera.

CAPÍTULO 2
2 ¿Qué es una antena? Una antena es un dispositivo capaz de emitir o recibir ondas de radio. Está constituida por un conjunto de conductores diseñados para radiar (transmitir) un campo electromagnético cuando se le aplica una fuerza electromotriz alterna. De manera inversa, en recepción, si una antena se coloca en un campo electromagnético, genera como respuesta a éste una fuerza electromotriz alterna. El tamaño de las antenas está relacionado con la longitud de onda de la señal de radiofrecuencia transmitida o recibida, debiendo ser, en general, un múltiplo o submúltiplo exacto de esta longitud de onda. Por eso, a medida que se van utilizando frecuencias mayores, las antenas disminuyen su tamaño. Asimismo, dependiendo de su forma y orientación, pueden captar diferentes frecuencias, así como niveles de intensidad. 2.1 Parámetros de una antena Las antenas se caracterizan eléctricamente por una serie de parámetros, estando los más habituales descritos a continuación. 2.2 Ancho de banda Es el margen de frecuencias en el cual los parámetros de la antena cumplen unas determinadas características. Se puede definir un ancho de banda de impedancia, de polarización, de ganancia o de otros parámetros. También podemos decir que ancho de banda de la antena se define como el rango de frecuencias sobre las cuales la operación de la antena es "satisfactoria". Esto, por lo general se toma entre los puntos de media potencia, pero a veces se refiere a las variaciones en la impedancia de entrada de la antena. Otra definición que podemos incluir seria la diferencia entre dos frecuencias dadas. Rango de frecuencias ocupado por una señal. En conclusión, el ancho de banda es el rango de frecuencias en que tiene capacidad o aptitud para funcionar de acuerdo a lo esperado. 2.3 Directividad Es la relación entre la densidad de potencia radiada en la dirección de máxima radiación, a una cierta distancia r y la potencia total radiada dividida por el área de la esfera de radio r. La directividad se puede calcular a partir del diagrama de radiación. La ganancia de una antena es igual a la directividad multiplicada por la eficiencia.

Las antenas no irradian energía igualmente en todas las direcciones, entonces es muy importante comprender que hay que hacer todo lo necesario para que la energía disponible se irradie en las direcciones (tanto horizontales como verticales) que garanticen su llegada a las zonas de interés. Esta distribución, geométrica, de la energía recibe el nombre de "diagrama de radiación" o directividad de la antena. Todas las antenas tienen alguna directividad y, cuando la diferencia no radica en su rendimiento de conversión de la energía, cualquier otra ventaja o desventaja en su capacidad de comunicación estará asociada principalmente a sus características directivas. La directividad horizontal (acimutal) de una antena se aprovecha en muchas antenas para concentrar la energía disponible como haría el reflector de la luz delantera de un automóvil. También se emplean para mejorar la recepción de señales provenientes de una determinada dirección del mismo modo que utilizan los animales sus orejas móviles para recibir los sonidos. La directividad vertical que posea una antena es muy importante para las comunicaciones en la ionosferas pues ellas dependen del ángulo con que las señales alcanzan a la ionosfera, por ello preferimos diagramas de radiación vertical con ángulos bajos para comunicación a larga distancia. La directividad vertical de las antenas comunes depende fundamentalmente de la altura sobre el suelo de las mismas, aunque suele creerse erróneamente que en las FE/HF la altura de la antena no es importante porque las señales llegan a su destino mediante los reflejos, no es del todo cierto porque los ángulos de radiación bajos se logran solamente con buena altura en las antenas sencillas.

2.4 Diagrama de radiación Es la representación gráfica de las características de radiación de una antena. Es habitual representar el módulo del campo eléctrico o la densidad de potencia radiada, aunque también se pueden encontrar diagramas de polarización o de fase.

Figura 3. Diagrama de radiación en 3d 2.5 Ganancia Es la relación entre la densidad de potencia radiada en la dirección del máximo a una distancia r y la potencia total entregada a la antena dividida por el área de una esfera de radio

r. La eficiencia de una antena es la relación entre la ganancia y la directividad. Dicha relación coincide con la relación entre la potencia total radiada y la potencia entregada a la antena. La ganancia de las antenas siempre está asociada a alguna forma de directividad, Las antenas son elementos pasivos que no pueden amplificar señales, lo más que pueden hacer es tratar de recoger la mayor cantidad de energía posible de su espacio circundante (algo similar a recoger agua de lluvia), y esto solo es posible aumentando su directividad. Las ventajas que una antena pueda tener por sobre otra (si no es debida a una mayor eficiencia, tal como la hemos definido), se deberá a una mayor concentración de la energía disponible en cierta dirección, sea intencional o no; “no hay ganancia sin directividad” por eso siempre que una antena provea "ganancia" lo hará hacia ciertas direcciones en detrimento de otras. Existen antenas que poseen directividad mas no ganancia, algunas inclusive presentan gran atenuación, pero igualmente pueden resultar muy útiles para discriminar ruidos provenientes de ciertas zonas o favorecer la recepción de estaciones que se hallen en cierta dirección, separándolas de otras que podrían ocasionar interferencias, también son útiles para fines goniométricos, etc. Repase varias veces la siguiente definición hasta estar seguro de comprenderla: La ganancia de una antena se define como "el cociente entre la energía que habría que aplicarle a un radiador isotrópico y la que realmente se aplica sobre la antena que se está midiendo, para lograr la misma intensidad de señal en una dirección dada”. En esta definición de ganancia no se toma en cuenta el rendimiento eléctrico de la antena (a la que se supone sin pérdidas, lo cual es bastante cierto para antenas que no son acortadas y se montan alejadas de objetos absorbentes). En rigor esta es una definición de directividad, la de ganancia es idéntica pero toma en cuenta las posibles pérdidas de la antena real. Si a un radiador isotrópico hay que aplicarle 10 watts para que produzca en dirección Norte la misma intensidad de señal que la antena directiva marca ACME coloca allí con solo1 watt, entonces la antena ACME tiene una ganancia de 10 (veces) respecto de la isotrópica que en decibeles también es 10 dBi. Los decibeles son unidades logarítmicas de uso muy frecuente en electrónica. También hay que destacar que si bien en el ejemplo se tomó la dirección Norte, en rigor, la dirección que ha de considerarse es tanto en el sentido horizontal (acimutal) como vertical.

2.6 Impedancia de entrada Es la impedancia de la antena en sus terminales. Es la relación entre la tensión y la . La impedancia es compleja. La parte real de la impedancia se corriente de entrada. denomina resistencia de antena y la parte imaginaria es la reactancia. La resistencia de antena es la suma de la resistencia de radiación y la resistencia de pérdidas. Las antenas se denominan resonantes cuando se anula su reactancia de entrada.

2.7 Impedancia de la antena El punto de conexión de la antena a la línea de transmisión, presenta propiedades eléctricas que pueden caracterizarse mediante una impedancia; la llamaremos "impedancia del punto de alimentación" será pues, en general, una combinación de resistencia y reactancia, simbolizadas mediante un resistor y un inductor o capacitor que pueden representarse en serie o en paralelo según convenga. Debemos tener presente que estos componentes no existen realmente, sino que únicamente simbolizan el comportamiento eléctrico de la antena (son constantes "distribuidas"). Decimos "del punto de alimentación" porque su valor sería distinto si cambiamos el punto de alimentación a otra parte de la antena (por ejemplo del centro al extremo). Esa impedancia dependerá, entre otras cosas, de la frecuencia de operación, del tipo de antena, de su realización práctica, del lugar de emplazamiento, etc. Como vemos, la línea de alimentación puede conectarse en diferentes puntos de la antena, según convenga. Por ejemplo, una antena de media onda puede tener en el centro valores cercanos a 50 ohms, mientras que en el extremo fácilmente alcanza varios miles de ohms. Esta propiedad se emplea frecuentemente para hallar un punto en que se produzca una buena adaptación entre la impedancia de la antena y la impedancia característica de la línea. Cuando eso no sucede, aparecen ondas estacionarias en la línea (recuerde que esto no es necesariamente perjudicial).

Figura 4. Muestra la gráficamente la impedancia del circuito

2.8 Resistencia de radiación y de pérdidas Una antena ideal irradiaría toda la energía en forma de ondas electromagnéticas, en la frecuencia que recibe la energía radiofrecuente. En las antenas reales parte de la energía se pierde en forma de calor que también es una forma de electromagnetismo, aunque situada en otra región del espectro; por eso destacamos que estamos interesados en que la energía se irradie en la "frecuencia en la cual se ha generado". Aunque la parte resistiva de la impedancia puede tener cualquier valor, podemos representarla mediante dos resistencias ficticias que si fueran colocadas en lugar de la antena permitirían representar el proceso. A.- Una resistencia asociada a la energía que se ha irradiado al éter en la frecuencia de operación, conocida como "Resistencia de radiación" B.- Una resistencia asociada a energía no irradiada, que se pierde o disipa en forma de calor. Esta es la "Resistencia de pérdidas". En general la resistencia de pérdidas resulta de: • • Pérdidas en la resistencia propia de los conductores y/o bobinas que eventualmente pudieran formar parte de la antena. Pérdidas en sus materiales aisladores (normalmente muy pequeñas con materiales modernos).

Pérdidas originadas por la absorción de energía en objetos cercanos que afectan la antena por acoplamiento mutuo.

2.9 Angulo de radiación El ángulo vertical de radiación máxima es de primera importancia, especialmente a mayores frecuencias. Esto es ventajoso, por lo que, para instalar una antena a una altura que pueda tomar ventaja de la reflexión de la tierra para que mejore la radiación al espacio con el mejor ángulo deseado. Dado que bajos ángulos son más efectivos. Esto significa que la antena debe de estar alta. La altura debe de ser al menos un medio de la longitud de onda a 14 MHZ., y de preferencia 3/4 ó 1 longitud de onda. Para 28 Mhz. la altura debe de ser al menos una longitud de onda, o mayor. La altura física para alturas en longitudes de onda dadas decrece conforme la frecuencia se incrementa, por lo que las alturas aceptables no son imprácticas; una media longitud de onda para 14 Mhz. requiere de 10.66 metros, mientras que esa altura representa una onda completa a 28 Mhz. A 10 Mhz. o menos, los ángulos de radiación altos son efectivos, por lo que una altura de antena no es difícil de lograr.

Pero alturas mayores son importantes a 10 Mhz y menores cuando se desea lograr comunicados a gran distancia (DX). Alturas de 10.66 y 21.33 metros son buenas para las bandas altas. Es bueno recordar que la mayoría de las antenas polarizadas horizontalmente no muestran una directividad, a menos que estas tengan media longitud de onda o más sobre la tierra. Por lo que con una antena tipo dipolo no es necesario instalarla un una dirección determinada, a menos que se encuentre a una altura mayor a media longitud de onda.

2.10 Distribución de voltaje y corriente: Cuando la potencia es alimentada a una antena, la corriente y voltaje varían a lo largo de su conductor. La corriente es máxima al centro y casi cero en los extremos. Lo opuesto sucede para el voltaje. La corriente no alcanza el cero en el nodo de corriente, debido al efecto de terminación. Similarmente, el voltaje no es cero en su nodo debido a la resistencia de antena, la cual consta de la resistencia de RF del alambre (resistencia Óhmica) y la resistencia de radiación. La resistencia de radiación es la resistencia equivalente capaz de disipar la potencia que la antena radia, con una corriente fluyendo por ella igual a la corriente de antena en el lazo de corriente (máximo). La resistencia Óhmica de una antena de media onda es lo suficientemente pequeña comparada con la resistencia de radiación y puede ser despreciada para efectos prácticos.

2.11 Tamaño del conductor La impedancia de la antena también depende del tamaño del conductor, en relación con su longitud de onda. Sí el diámetro del conductor se incrementa, la capacitancia por unidad de longitud se incrementa y la inductancia por unidad de longitud disminuye. Por lo que la resistencia de radiación es afectada muy poco, la disminución en la relación L/C provoca que el Q de la antena disminuya por lo que la curva de resonancia viene a ser menos aguda. De aquí que la antena puede trabajar sobre un rango mayor de frecuencia. Este efecto es mayor a medida que el diámetro aumenta, y esto es muy importante a frecuencias muy altas donde la longitud de onda es muy pequeña

2.12 Eficiencia Estas dos resistencias (la de radiación y la de pérdidas) se relacionan directamente con un parámetro importantísimo de la antena: que representa su capacidad para convertir la energía que recibe del trasmisor, en energía electromagnética irradiada en la frecuencia de operación, este parámetro es la "eficiencia de la antena". La eficiencia será más alta cuanto más baja sea la resistencia de pérdidas en relación con la resistencia de radiación. La eficiencia depende de esta relación, así, una antena con 40 ohms de resistencia de radiación y 10 ohms de pérdidas, será tan eficiente como otra que posea 400 ohms de resistencia de radiación y 100 ohms de pérdidas.

Cuando se proyecta una antena o bien su instalación, hay que intentar obtener la máxima eficiencia posible. La eficiencia tiende a disminuir rápidamente cuando el largo de la antena es menor que media longitud de onda ya que la resistencia de radiación disminuye bastante rápido cuando se acorta la longitud de la antena, mientras que la resistencia de pérdidas casi no cambia. 2.13 Reactancia de la antena La impedancia del punto de alimentación puede presentar reactancia inductiva o capacitiva. Las reactancias por definición, no producen ninguna pérdida de energía. Si la antena presenta reactancia de cualquier signo, no significa que no funcionará bien (a menos que resulte de una falla imprevista), por eso no es importante que la reactancia sea nula o próxima a cero (resonancia). La reactancia puede tener cualquier valor sin que ello afecte el rendimiento de la antena. Frecuentemente será necesario cancelar esa reactancia con otra igual y opuesta para presentarle a la línea de transmisión un valor puramente resistivo (que además debería ser igual al de su impedancia característica), más aún si la línea produce pérdidas importantes en presencia de ondas estacionarias. Hay que procurar que el componente usado para lograr la cancelación de la reactancia no produzca pérdidas adicionales. Si la línea tiene bajas pérdidas tampoco es imprescindible cancelar la reactancia sobre la antena misma, pudiendo hacerse donde resulte más conveniente, por ejemplo, cerca del trasmisor. La reactancia de la antena depende de sus dimensiones en relación con la longitud de onda, pero también está bastante influida por el acoplamiento mutuo con objetos o conductores cercanos, a veces colocados intencionalmente para lograr algún resultado esperado, como los directores o reflectores en una antena direccional. 2.14 Antenas resonantes (autoresonantes) Se denominan antenas resonantes a aquellas que presentan en su punto de alimentación una impedancia puramente resistiva a ciertas frecuencias, es decir que su reactancia es nula o casi nula; ello sucede, en las más sencillas, cuando su longitud es próxima a múltiplos enteros de media longitud de onda. Esta condición facilita la transferencia de la energía entre la línea y la antena sobre todo cuando la impedancia característica de la línea es similar a la resistencia del punto de alimentación de la antena. Contrariamente a lo que popularmente se cree, no hay nada especial en la resonancia de una antena que la haga imprescindible o tan siquiera necesaria. La eficacia de una antena no depende en absoluto de que sea o no "resonante"; su auto resonancia es solo una característica que puede ser útil en ciertas circunstancias y nada más. 2.15 Anchura de haz Es un parámetro de radiación, ligado al diagrama de radiación. Se puede definir el ancho de haz a -3dB, que es el intervalo angular en el que la densidad de potencia radiada es igual a la mitad de la máxima. También se puede definir el ancho de haz entre ceros, que es el intervalo

angular del haz principal del diagrama de radiación, entre los dos ceros adyacentes al máximo. También podemos definir la anchura del haz como: solo la separación angular entre los dos puntos de media potencia (-3 dB) en el lóbulo principal del patrón de radiación del plano de la antena, por lo general tomado de uno de los planos "principales". 2.16 Polarización La polarización de una onda es el ángulo que forma con el horizonte la componente eléctrica de la señal. Que el campo sea paralelo o perpendicular al suelo influye mucho en el desempeño de las antenas que se hallan en sus cercanías. En la práctica los aficionados emplean varios tipos de polarización: horizontal, vertical, doble, circular, elíptica. Generalmente será horizontal o vertical. En las antenas simples la polarización coincide con la orientación del elemento irradiante, entonces, un dipolo horizontal irradiará con polarización horizontal y una antena vertical lo hará con polarización vertical. Las antenas que irradian con polarización horizontal tienen pobre rendimiento cuando están a baja altura, mientras que las verticales se desempeñan mejor. Esta particularidad hace que se obtengan mucho mejores resultados en el mar con polarización vertical que con horizontal. El efecto está relacionado con la longitud de onda, de este modo, cuando la longitud de onda es pequeña (frecuencias más elevadas), pueden permitirse alturas menores en las antenas horizontales. La polarización de las señales una vez que han sido irradiadas, puede variar a medida que atraviesan diferentes medios o sufren reflexiones; la polarización con la cual la señal arribará a destino en un determinado instante puede ser imprevisible. Suelen emplearse en transmisión o recepción sistemas de polarización doble o circular para evitar el desvanecimiento por cambio en la misma. 2.17 Elementos parásitos El nombre deriva de que ellos son conductores que se interponen en el campo eléctrico y magnético del conductor principal de la antena al cual está conectado, la razón por la cual se inducen en ellos corrientes eléctricas. En los comienzo de la electricidad a las corrientes inducidas se las llamaba "parásitas". Porque producían pérdidas, por ejemplo, las corrientes de Foucault en los transformadores. Estas corrientes inducidas hacen que los elementos parásitos reirradien, a su vez, energía radiofrecuente de tal manera, que su campo se combina armoniosamente produciendo un refuerzo en cierta dirección y sentido, a expensas de las demás, produciendo la directividad buscada. El elemento que recibe la energía directamente del trasmisor, recibe el nombre de "Elemento Excitado. Los elementos parásitos, son dipolos abiertos realizados mediante un simple conductor recto.

A los elementos parásitos que se hallan en la dirección de máxima radiación se los denomina "Directores", porque de algún modo dirigen la energía hacia esa dirección. Al elemento situado inmediatamente al lado del excitado, pero en la dirección opuesta (decimos que está detrás) se lo llama "Reflector" y su función es evitar que se emita energía hacia la parte posterior (puede haber más de un reflector).

2.18 Tipos de antenas 2.18.1 Antena Parabólica Tipos de antenas parabólicas

Figura 5. Antena parabólica.

Hay varios tipos de antenas parabólicas, los más extendidos son los siguientes: • La antena parabólica de foco primario, que se caracteriza por tener el reflector parabólico centrado respecto del foco. • La antena parabólica offset, que se caracteriza por tener el reflector parabólico desplazado respecto del foco. Son más eficientes que las parabólicas de foco primario. • La antena parabólica Cassegrain, que se caracteriza por llevar un segundo reflector cerca de su foco, el cual refleja la onda radiada desde el dispositivo radiante hacia el reflector en las antenas transmisoras, o refleja la onda recibida desde el reflector hacia el dispositivo detector en las antenas receptoras. Sistemas que utilizan antenas parabólicas Entre los sistemas que utilizan antenas parabólicas destacan los siguientes: • Satélites de comunicaciones. • Radar de apertura sintética (SAR), de uso militar y para radar meteorológico • Receptores de televisión vía satélite. • Radioenlaces. • Estaciones de radioaficionado. • Sondas espaciales. • Estaciones de seguimiento de sondas espaciales. • Radiotelescopios.

2.18.2 Antenas de foco primario Estas antenas también son llamadas antenas paraboidales. La superficie de la antena es una parábola de revolución con el alimentador en el foco. Estas antenas tienen un rendimiento máximo del 60%(aproximadamente).

2.18.3 Antenas resonantes (autoresonantes) Se denominan antenas resonantes a aquellas que presentan en su punto de alimentación una impedancia puramente resistiva a ciertas frecuencias, es decir que su reactancia es nula o casi nula; ello sucede, en las más sencillas, cuando su longitud es próxima a múltiplos enteros de media longitud de onda. Esta condición facilita la transferencia de la energía entre la línea y la antena sobre todo cuando la impedancia característica de la línea es similar a la resistencia del punto de alimentación de la antena. Contrariamente a lo que popularmente se cree, no hay nada especial en la resonancia de una antena que la haga imprescindible o tan siquiera necesaria. La eficacia de una antena no depende en absoluto de que sea o no "resonante"; su autoresonancia es solo una característica que puede ser útil en ciertas circunstancias y nada más (no encontrará en la literatura profesional ninguna referencia a que una antena autoresonante posea una eficiencia de radiación mayor a otras longitudes, mientras estas no sean pequeñas en relación a la media longitud de onda). Existen muchos ejemplos de excelentes antenas no resonantes, pudiendo citarse, por ejemplo, la antena de 5/8 de onda, las de hilo largo o las rómbicas. La mayoría de las antenas de broadcasting donde la eficiencia es un tema prácticamente obligado no son resonantes. Esto no significa que la autoresonancia no tenga ventajas, una típica antena resonante es el dipolo de media onda que ofrece en su centro una resistencia próxima a los 70 ohms resistivos (cuando se opera en su frecuencia de resonancia y está alejado de tierra); puesto que las líneas coaxiales comunes tienen valores similares, se ve claramente la ventaja de utilizarlas en este modo. Al mismo tiempo los dipolos resonantes alimentados al centro con líneas coaxiales estándar, facilitan la adaptación a los equipos modernos que esperan una impedancia de carga, próxima a los 50 ohms

2.18.4 La antena de media onda o "Hertz" La antena más básica y sencilla quizás sea la antena de media onda o "antena Hertz". Consiste de un simple trozo de tubo o alambre cuya longitud es justamente muy próxima a la media onda. Es, sin duda, la antena más popular en las bandas de HF y la más fácil de realizar y poner a punto. Puede alimentarse por un extremo, en este caso se la llama Hertz "Zeppelin", porque así la alimentaban en los dirigibles; puede alimentarse fuera de centro Alimentada en el centro es la configuración más usual, pues se adapta muy bien a un cable coaxial común. A diferencia de la antena tipo Marconi, no depende de una conexión a tierra para funcionar, actualmente, para recibir el nombre de antena Hertz se acepta que, debe operar de manera

que su longitud sea media onda a la frecuencia de trabajo (pues en los primeros experimentos de Hertz, la oscilación se producía en la frecuencia de auto resonancia de su antena). Si se opera en un múltiplo de esa frecuencia (o cualquier otra) y está alimentado al centro, cambia su nombre por el de "doblete" o "dipolo", aunque se trate del mismo objeto físico. Si queremos ser precisos podemos decir: "se trata de un antena Hertz para tal banda, operando en armónicos". La antena Hertz, puede montarse en cualquier posición, horizontal, vertical, inclinada, etc. La longitud en metros de un dipolo de media onda en HF se calcula mediante la fórmula 150/f`[MHz]. A este resultado habrá que quitarle de 1 a 5 % de la longitud dependiendo de: la altura de la antena sobre el terreno, el diámetro del conductor empleado, si posee o no balun y si el alambre es desnudo o aislado. Nota: la fórmula 142,5/f es una regla que casi siempre le dará una antena corta (cuando hay balun), utilice un número mayor en el numerador pues siempre será más fácil acortar una antena larga que tener que añadirle cable o tubo a una que ha quedado corta... Si el dipolo no tiene balun puede suceder que parezca más largo (resuena por debajo de la frecuencia calculada), esto sucede porque la malla del cable coaxial pasa a formar parte de la antena. 2.18.5 Las antena dipolo Es una antena que debe tener ambos extremos a un mismo potencial absoluto (es decir sin importar su signo) respecto del punto central (tiene dos polos), es decir que debe respetar esta simetría. Ello se logra muy fácilmente alimentándola al centro pero no es imprescindible (también será un "dipolo" si se alimenta fuera de centro o al extremo). Aunque el término doblete es sinónimo de dipolo, tiende a aplicarse más frecuentemente a antenas alimentadas al centro por razones históricas. Habitualmente el término no está asociado a una longitud particular (decimos dipolo "de media onda", cuando es necesario aclarar que tiene esta longitud particular). Frecuentemente la longitud del doblete será menor que media onda y podrá encontrarla con el nombre de "dipolo acortado". Una antena de Hertz alimentada al centro es un caso particular del doblete. De todas maneras, en la literatura técnica no está totalmente unificada la nomenclatura y encontrará diferentes definiciones al respecto. Nota: En física, con el término "dipolo" también se alude a un par de cargas (eléctricas o magnéticas) separadas cierta distancia. Un dipolo de cargas, oscilante, irradia energía electromagnética. Una antena dipolo, es al mismo tiempo un "dipolo" en este otro sentido, pero el dipolo oscilante no necesariamente es idéntico a una antena dipolo, como por ejemplo el que se menciona en el punto siguiente. Este doble uso del término "dipolo" suele conducir a confusiones.

Figura 6. Antena dipolo.

2.18.6 La V invertida Una variante común del dipolo de media onda es la llamada "V invertida" recibe este nombre porque su forma es similar a esa letra Ve "puesta de cabeza". Es una de las favoritas porque basta un soporte más o menos elevado para montarla convenientemente, (la Hertz convencional requiere dos, uno en cada extremo). En la práctica hay muy poca diferencia en los resultados del dipolo horizontal y la V invertida, no es necesario preocuparse demasiado por la elección de una u otra. La antena en V invertida presenta polarización vertical y horizontal, pero la mayor intensidad de campo en una polarización está rotada noventa grados respecto de la otra. (Dibujo modificado de flashwebhost.com)

Fugura 7. Antena V invertida.

2.18.7 La antena de cuarto de onda o "Marconi" (antena vertical) La antena de cuarto de onda también es una antena fácil de acoplar al equipo, de polarización vertical, sencilla y de buenas características. Se llama Marconi pues es semejante a una de las que empleaba el célebre inventor en sus comienzos. Consiste de un conductor vertical cuya longitud es aproximadamente un cuarto de onda, separado algunos centímetros del suelo sobre el cual se conecta un terminal de la línea de trasmisión; el otro, (habitualmente la malla de un cable coaxial) se conecta a la tierra mediante una jabalina hincada en el terreno. Su característica distintiva es emplear a la tierra como conductor para "cerrar el circuito". Marconi recurría a este expediente con un concepto similar al utilizado hasta hoy en la distribución de energía eléctrica y durante mucho tiempo en la telegrafía alámbrica, consistente en emplear a la tierra como conductor y así ahorrar un cable.

Figura8. Antena Marconi

2.18.8 Antenas multibanda La antena multibanda más común en la estación suele ser una direccional de FE (HF) que comúnmente opera en las tres bandas más populares, 20, 15 y 10 m. También es común ver dipolos provistos de elementos que permiten alargar o acortar su longitud eléctrica automáticamente, aprovechando los efectos de los circuitos resonantes paralelos, estos dispositivos se conocen como "trampas". Hay muchas maneras de realizar antenas multibanda que se describirán en las secciones constructivas que eventualmente podrán acompañar a este manual. Una antena monobanda puede producir resultados inferiores a una multibanda bien concebida. Existen antenas multibanda que superan ampliamente a antenas monobanda, puede citarse un caso típico en la conocida antena rómbica. El desempeño de la antena depende únicamente de su rendimiento eléctrico y su directividad, estos parámetros nada tienen que ver con su capacidad para operar en una o más bandas.

2.18.9 Antenas de hilo largo (long wire) La antena de hilo largo suele alimentarse en un extremo y habitualmente requerirá de algún dispositivo de adaptación de impedancias para acoplarla cómodamente al trasmisor. El diagrama de radiación de una antena de este tipo produce una directividad bastante acentuada en direcciones simétricamente dispuestas a ambos lados de la dirección del hilo. Vale la pena destacar que esta directividad produce ganancia de potencia. Como contrapartida, se trata de una antena desbalanceada que no puede alejarse de las fuentes de ruido domésticas, lo que le da cierta desventaja frente a un dipolo bien montado, correctamente balanceado instalado a buena altura.

2.18.10 Antenas de longitud aleatoria (random wire) Cualquier alambre de dimensiones arbitrarias que puedan acercarse (o superar, desde luego) la media onda en la frecuencia de trasmisión o recepción será un muy eficiente radiador o recolector de energía, siempre que se tomen precauciones para evitar pérdidas por la cercanía de objetos o de la misma tierra (como con cualquier otra antena).

Estas antenas pueden operar en cualquier frecuencia (si el adaptador de impedancia lo permite) y generalmente son fáciles de instalar por lo cual son favoritas en las salidas casuales. Es posible que un alambre cualquiera, por su longitud, en las bandas más altas se comporte como "hilo largo", presentando alguna directividad indeseada, conviene arbitrar medios para variar la longitud en cada caso, eso, además, facilitará la tarea de los sintonizadores. 2.18.11 Antenas con trampas En algunas antenas multibanda (que pueden ser direccionales u omnidireccionales, horizontales o verticales, etc.), se utilizan circuitos sintonizados en paralelo intercalados en serie con los conductores de la antena. Estos circuitos sintonizados llamados "trampas", funcionan como interruptores automáticos, desconectando secciones de la misma que no son necesarias a la frecuencia de trabajo. Esta solución aprovecha la propiedad que poseen los circuitos sintonizados en paralelo de impedir el paso de corriente en su frecuencia de resonancia. Una de las ventajas de esta disposición en las antenas horizontales es que el irradiante se comportará como un dipolo de media onda en cada banda, con lo cual el diagrama de radiación será el correspondiente a un dipolo monobanda en cada frecuencia (bastante omnidireccional). Las antenas de hilo largo, las antenas doblete operando en armónicos o las multibanda tipo G5RV o similares producen diagramas de radiación diferentes en cada banda con puntos ciegos notables que resultan bastante perjudiciales a la hora de realizar comunicaciones en ciertas direcciones. Otra ventaja de este sistema es que permite sintonizar automáticamente el irradiante y los elementos parásitos de una direccional multibanda tipo Yagi o similar.
Figura 9. La figura muestra un dipolo multibanda con trampas realizadas mediante cable coaxial.

2.18.12 logarítmicas

Antenas

Hay distintas clase de antenas logarítmicas. Las más conocidas son las del tipo direccional que han sido empleadas durante años en los receptores de TV hogareños. Su propiedad principal es la de operar sobre un amplio rango de frecuencias sin ajustes ni interruptores de ninguna clase. Esta capacidad ha permitido cubrir la gran porción de espectro asignada a los canales de TV con dos o tres antenas, una para los canales del 2 al 6, otra para 8 a 13 y otra para todos los de UHF. Algunos aficionados han empleado con éxito estas antenas en HF, pero el tamaño de estas estructuras generalmente es prohibitivo para la mayoría, sobre todo porque las antenas multibanda normales superan en ganancia a las logarítmicas típicas. También existen antenas logarítmicas no direccionales, tales como las del tipo espiral y otras

Figura 10. Antena logarítmica

2.18.13 Antenas acortadas Por razones de espacio o conveniencia muchas veces no es posible utilizar antenas con la longitud ideal, por lo tanto se recurre a diversos métodos para acortarlas. Cuando un doblete de media o una Marconi de cuarto de onda se acortan, su resistencia de radiación disminuye y eso tiende a disminuir rápidamente la eficiencia, además, la antena comienza a presentar en su punto de alimentación una reactancia capacitiva muy importante que dificulta su acoplamiento a las líneas de alimentación normales; para cancelar esta reactancia se intercala una reactancia inductiva para cancelarla. Estas reactancias son conocidas colectivamente como "bobinas de carga"; con este procedimiento se consiguen buenos resultados. También se emplean otras formas para "alargar" eléctricamente a la antena, por ejemplo superficies que producen cargas capacitivas sobre sus extremos conocidos como "sombreros" porque se utilizan comúnmente a tope de las antenas verticales, o plegamientos de los conductores de la antena llamados cargas lineales. También se están experimentando disposiciones de los conductores basadas en ciertas leyes matemáticas conocidos como "antenas fractales".

Figura 11. Antena acortada.

2.18.14 La antena direccional Yagi - Uda Recibe el nombre de sus inventores japoneses, los señores Hidetsugu Yagi y Shintaro Uda, quienes la describieron en 1926. Las antenas tipo Yagi son las antenas direccionales más populares, se emplean en rangos de frecuencia que van desde los pocos MHz hasta pocos GHz. Son confiables livianas y sus características directivas han sido muy bien estudiadas por lo cual son muy conocidas. Hay muchos diseños prácticos y programas de diseño asistido para lograr de ellas sus mejores características

Figura 12. antena yagui

2.18.15 La antena direccional "Quad" Es una antena muy apreciada por los radioaficionados. El funcionamiento se basa en el mismo principio que la Yagi; también consta de un elemento excitado y de elementos parásitos. La diferencia radica en que tanto el elemento excitado como los parásitos están hechos con conductores que forman un cuadrado o diamante. Puede alimentarse para producir ondas polarizadas vertical u horizontalmente. Sus virtudes parecen ser: menor radio de giro, mejor relación frente espalda y menor peso.

Figura 13. Antena quad.

2.19 Clasificación de antenas por su estructura lobular

Antena omnidireccional (ΩH=2π·BWv)

Antena directiva de pincel (pencil beam) (ΩH=BWH·BWv)

Haz contorneado

Multihaz

2.20 Los diferentes tipos de antenas y su irradiación.

Trombón

Rómbica

Antena V

Yagi

Helicoidal

Flujo de energía

Flujo de energía

Log-periódica

Cantena/antena de lata

Deflector parabólico

Ground plane/ plano de tierra

2.21 Antena Receptora Una ANTENA RECEPTORA realiza el proceso inverso, permitiendo la transición de la energía electromagnética desde el exterior hacia un receptor. Las antenas, ya sean receptoras o emisoras, funcionan con las mismas características. Así, las propiedades direccionales de la recepción en una antena receptora son las mismas que si funcionara como emisora. Además, una antena receptora absorbe la máxima potencia cuando su longitud es igual a la mitad de la longitud de onda que tiene la onda incidente. El campo eléctrico de una onda electromagnética induce una tensión en cada pequeño segmento del conductor de una antena. La corriente que circula en la antena tiene que atravesar la impedancia de la antena. Utilizando el teorema de reciprocidad se puede demostrar que el circuito equivalente de Thevenin de una antena en recepción es el siguiente:

Figura 14. Ejemplo de un circuito de una antena receptora

• • • • • • •

es la tensión del circuito equivalente de Thevenin. es la impedancia del circuito equivalente de Thevenin y es igual a la impedancia de la antena. es la resistencia en serie de la impedancia de la antena. es la ganancia de la antena (la misma que en emisión) en la dirección de donde vienen las ondas electromagnéticas. es la longitud de onda. es el campo eléctrico de la onda electromagnética incidente. es el ángulo que mide el desalineado del campo eléctrico con la antena. Por ejemplo, en el caso de una antena formada por un dipolo, la tensión inducida es máxima cuando el dipolo y el campo eléctrico incidente están alineados. Si no lo están, y que . forman un ángulo la tensión inducida estará multiplicada por

El circuito equivalente y la fórmula de la derecha son válidos para todo tipo de antena: que sea un dipolo simple, una antena parabólica, una antena Yagi-Uda o una red de antenas. He aquí tres definiciones que se explican solas:

El corolario de estas definiciones es que la potencia máxima que una antena puede extraer de una onda electromagnética solo depende de la ganancia de la antena y del cuadrado de 2.22 Selección de antena La cantidad de espacio disponible podría ser uno de los factores más importantes a considerar cuando se selecciona una antena. Para aquellos que viven en áreas urbanas frecuentemente deben aceptar un compromiso con el tipo de antena para las bandas de HF porque los espacios en la ciudad no se acomodan al tamaño de un dipolo completo, y al soporte de grandes estructuras. Otras restricciones son impuestas por la cantidad de dinero disponible para el sistema de antena (incluyendo el soporte estructural), el número de bandas a ser trabajadas y los reglamentos de la zona. 2.23 Influencia de la Tierra La conductividad del terreno es un factor determinante en la influencia de la tierra sobre la propagación de las ondas electromagnéticas. La conductividad de la superficie de la tierra depende de la frecuencia de las ondas electromagnéticas que inciden sobre ella y del material por la que esté compuesta, comportándose como un buen conductor a bajas frecuencias y reduciendo su conductividad a frecuencias mayores. El coeficiente de reflexión del suelo es un parámetro relacionado con la conductividad e informa acerca de como se reflejan las ondas en él. Su valor depende del ángulo de incidencia y del material que conforma el suelo: tierra húmeda, tierra seca, lagos, mares, zona urbana, etc. Para un determinado coeficiente de reflexión, la energía reflejada por el suelo aumenta a medida que aumenta el ángulo de incidencia respecto de la normal, siendo la mayor parte de la energía reflejada cuando la incidencia es rasante, y teniendo los campos eléctrico y magnético de la onda reflejada casi la misma amplitud que los de la onda incidente.

En el caso de las antenas, tratándose habitualmente de emisión o recepción a grandes distancias, casi siempre existe una incidencia rasante.

Figura 15. Reflexión de un rayo

El rayo reflejado por la tierra puede modelarse, desde el punto de vista de la antena receptora, como el rayo transmitido por una antena imagen de la antena transmisora, situada bajo el suelo. El rayo reflejado recorre más distancia que el rayo directo. La apariencia de la antena imagen es una imagen especular de la apariencia de la antena transmisora real. En algunos casos se puede considerar que la onda transmitida desde la antena real y la onda transmitida desde la antena imagen tienen aproximadamente la misma amplitud, en otros casos, por ejemplo cuando el suelo tiene irregularidades de dimensiones similares o mayores que la longitud de onda, la reflexión del rayo incidente no será neta. La distancia recorrida por el rayo reflejado por la tierra desde la antena transmisora hasta la antena receptora es mayor que la distancia recorrida por el rayo directo. Esa diferencia de distancia recorrida introduce un desfase entre las dos ondas. La figura de la derecha representa un ángulo de incidencia respecto de la horizontal muy grande cuando, en la realidad, el ángulo suele ser muy pequeño. La distancia entre la antena y su imagen es . La reflexión de las ondas electromagnéticas depende de la polarización. Cuando la polarización es horizontal, la reflexión produce un desfase de radianes, mientras que cuando la polarización es vertical, la reflexión no produce desfase.

Figura 16. Onda polarizada

La componente vertical de la corriente se refleja sin cambiar de signo, en cambio, la componente horizontal cambia de signo. En el caso de una antena que emite con polarización vertical (campo eléctrico vertical) el cálculo del campo eléctrico resultante es el mismo que en radiación de un par de antenas. El resultado es:

La inversión de signo para el campo paralelo solo cambia un coseno en un seno:

En estas dos fórmulas:
• • • •

es el campo eléctrico de la onda electromagnética radiado por la antena si no hubiese la tierra. es el número de onda. es la longitud de onda. Distancia

2.24 Propagación de ondas en el medio ambiente 2.24.1 Onda de Tierra Las ondas viajan cercanas a la tierra en diferentes formas, algunas de las cuales están relativamente en poco contacto con la tierra. La selección de la nomenclatura apropiada viene a ser algo confuso, pero más o menos por acuerdo común el término onda de tierra (ground wave) es aplicado a ondas que están cerca de la tierra y no alcanzan el punto del receptor por reflexión o refracción de la más alta región de la atmósfera conocida como ionósfera. Las ondas de tierra por lo tanto pueden ser una onda viajando en contacto con la tierra, o puede ser una onda que va directamente de la antena transmisora a la antena receptora cuando las dos antenas están lo suficientemente altas de tal manera que puedan verse la una a la otra. También puede ser una onda que es refractada o reflejada en la atmósfera cerca de la tierra (Tropósfera). 2.24.2 Onda de superficie Una onda que viaja en contacto con la superficie terrestre es llamada onda de superficie. Es del tipo de onda que provee recepción a cientos de kilómetros o más en la banda de radiodifusión estándar durante el día. La atenuación de este tipo de onda es más bien alta, por lo que la intensidad decrece rápidamente con la distancia. Las antenas transmisoras y receptoras por consiguiente deben generar y recibir ondas polarizadas verticalmente, si la

onda de superficie va ha ser utilizada adecuadamente. En términos generales significa que ambas antenas deben estar verticales. 2.24.3 La onda de espacio (space wave) Las condiciones que existen cuando las antenas transmisora y receptora están en línea de vista como se muestra en la figura. Un rayo viaja directamente y consecuentemente es atenuada a igual que una onda en el espacio libre. Sin embargo, la antena transmisora también toca la tierra entre las dos antenas, y el rayo con el ángulo adecuado también alcanza la antena receptora (el ángulo de incidencia viene a ser igual al ángulo de reflexión como en óptica) combinándose con el rayo directo para producir la señal actual en la antena receptora. En el caso cuando la comunicación es entre dos estaciones terrenas, el ángulo al cual el rayo es reflejado por la tierra es muy bajo. Esto es, el rayo apenas roza la tierra. Esto produce una inversión de fase en la onda, por lo que si la distancia que recorre el rayo directo es igual a la distancia que recorre el rayo reflejado, y los dos rayos llegan fuera de fase se cancelarán el uno al otro. Actualmente el rayo reflejado tiene que viajar un poco más rápido, y la diferencia en fase entre los dos rayos depende de la longitud de la trayectoria medida en términos de longitud de onda. Si la diferencia en longitud es de 3 metros, por ejemplo, la diferencia en fase por esta causa será de 3 grados si la onda es de 360 metros de largo. Este es un corrimiento en fase despreciable comparado con los 180 grados producidos por la reflexión, por lo que la intensidad de la señal será pequeña. Por otro lado, si la longitud es de 6 metros el corrimiento en fase causado por la misma diferencia en la longitud de la trayectoria será de 180 grados, lo que será suficiente para estar 180 grados fuera de fase causados por la reflexión, por lo que los dos rayos se sumarán en la antena. En pocas palabras, la onda de espacio es un factor despreciable en las comunicaciones en frecuencias bajas. Pero conforme la frecuencia aumente (reducción en la longitud de onda) la onda de espacio viene a ser importante. Esto es un factor importante en VHF y UHF.

Figura 17. Transmisión de una señal y su reflejo entre la comunicación de dos antenas

El rayo viajando directamente desde el transmisor a la antena receptora se combina con el rayo reflejado por la tierra. La onda de espacio representada en la figura anterior, es un esquema simplificado, hay complicaciones prácticas que la modifican. Hay pérdida de energía cuando la señal es reflejada en la tierra, por lo que la señal reflejada no llega con la misma intensidad a la antena receptora que la señal que viaja en línea recta. Debido a que las pérdidas de fase de la señal reflejada no son exactamente 180 grados. Por estas dos razones las dos señales nunca se cancelarán completamente en la antena receptora. También, en frecuencias en la región de UHF es posible formar un as, parecido a un as de luz. Ese as concentra la energía en un rayo directo y reduce la cantidad que toca la tierra, particularmente cuando ambas antenas se encuentran a grandes elevaciones. Por lo que el efecto del reflejo de tierra resulta despreciable.

Hablando estrictamente, la descripción anterior aplica solamente a ondas polarizadas horizontalmente y un terreno perfectamente conductivo. Prácticamente, la polarización no hace mucha diferencia porque la tierra no es un conductor o un dieléctrico perfecto. La resultante es que a frecuencias bajas, digamos, 20 MHz, la onda de espacio no es trascendente. Pero en VHF es posible trasmitir al horizonte por medio de la onda espacial (space wave). 2.24.4 Propagación en línea de vista Se usa la onda espacial para comunicaciones entre dos puntos los cuales tienen línea de vista. Esto no es literalmente cierto, La estructura de la atmósfera cerca de la tierra es tal que bajo condiciones "normales" (teóricamente) las ondas son modificadas a una trayectoria curva manteniéndola cerca de la tierra. Este efecto puede ser aproximado por el hecho de que las ondas viajan en línea recta pero el radio terrestre incrementa la dimensión en un tercio. Sobre este supuesto, la distancia de la antena trasmisora al horizonte está dada por la siguiente fórmula: D (millas) = 1.41 H (pies)

Figura 18. Muestra la curvatura de la tierra y la distancia y la altura en la que debe de ir las antenas para una buena comunicación según la formula

La máxima distancia de línea de vista entre las dos antenas elevadas, es igual a la suma de sus distancias en el horizonte como se muestra en la figura. Donde H es la altura de la antena como se muestra en la figura. La fórmula asume que la tierra está perfectamente pareja sobre el horizonte; por supuesto, cualquier obstrucción de una elevación en la trayectoria dada debe ser tomada en consideración. El punto al que el horizonte es asumido a estar sobre la tierra. Si la antena receptora está también elevada, la máxima línea de vista entre las dos antenas es igual a D + D1; esto es, la suma de la distancia sobre el horizonte entre antenas. Las distancias están dadas en la gráfica de la figura. Dos estaciones sobre un terreno plano, una teniendo una antena sobre una torre de 60 pies de altura y la otra teniendo una antena soportada en el aire a 40 pies de altura, pudieran estar separadas a 20 millas sobre la línea de vista de comunicación. Distancia al horizonte desde una altura dada. La línea sólida indica el efecto de la refracción atmosférica. La línea punteada muestra la línea de vista óptica. En suma, la refracción o doblez "normal", las ondas son también difractadas alrededor de la curvatura de la tierra, por lo que la distancia actual que puede ser cubierta excede la distancia de la línea de vista. Sin embargo, la cantidad de difracción en VHF y UHF, donde la onda

aérea (space wave) es de vital importancia, es más bien pequeña y la intensidad de la señal decrece rápidamente en una distancia muy corta más allá de la "sombra" de la tierra. Para maximizar el uso de la onda ordinaria es necesario que la antena esté tan alta como sea posible sobre el terreno donde sea instalada. Una montaña que este justo arriba en el terreno adyacente es usualmente un sitio excelente. Sin embargo, el pico de la montaña no es necesariamente el mejor punto, particularmente si es un altiplano. Las ondas que llegan tendrán que ser difractadas sobre el frente de la montaña para alcanzar la antena a menos que esta sea puesta sobre un mástil o una torre; en otras palabras, el frente de la montaña puede aislar la antena de las ondas que llegan de una determinada dirección. También, es desventajoso tener un barranco cerca de la antena, porque esto frecuentemente evita que el rayo o señal reflejada en la tierra llegue a la antena. Generalmente hablando, un punto justo abajo de la cima de la montaña es el lugar óptimo para la trasmisión y recepción de determinada dirección como se indica en la figura 19. Las condiciones de propagación son generalmente mejores cuando la antena esta localizada ligeramente abajo de la cima de la montaña en dirección hacia la estación distante. La comunicación es pobre cuando existen barrancos cercanos a la antena en la dirección de la Comunicación.

Figura 19. El dibujo muestra el lugar óptimo para la ubicación de una antena en una montaña

Partiendo de que la onda espacial va esencialmente en línea recta, desde el trasmisor hasta el receptor, la antena usada para radiar debe concentrar la energía a través del horizonte. Esto es, la antena debe tener un ángulo de radiación bajo, porque la energía es radiada en ángulos sobre el horizonte y obviamente pasa sobre la antena receptora. Similarmente, la antena receptora deberá tener una mejor respuesta para las ondas que llegan horizontalmente. En general, la polarización de la onda espacial permanece constante durante su viaje. Por lo que la antena receptora debe de ser diseñada para tener una máxima respuesta a la polarización a la que la antena trasmisora esté colocada. Las antenas en VHF son usualmente polarizadas en cualquiera de la polaridad que se desee (horizontalmente o verticalmente).

En la actualidad, existe un especial interés en la polarización circular. La dirección de la rotación con este tipo de polarización depende del diseño de la antena, y pude ser en el sentido de las manecillas del reloj o contrarias a este. Esta particularidad pude ser usada

como ventaja, porque la rotación de la onda reflejada en la tierra es contraria en reflexión. Por lo que una antena diseñada correctamente responderá principalmente al rayo directo y discriminará la del rayo reflejado.

CAPÍTULO 3
3 PROPUESTA DE CONSTRUCCION DE UNA ANTENA FRACTAL

3.1 TEORIA FRACTAL El matemático polaco Waclaw Sierpinski introdujo este fractal en 1919. Partamos (iteración n=0) de la superficie de un triángulo equilátero de lado unidad. Seguidamente (iteración n=1) tomemos los puntos medios de cada lado y construyamos a partir de ellos un triángulo equilátero invertido de lado 1/2. Lo recortamos. Ahora (iteración n=2) repetimos el proceso con cada uno de los tres triángulos de lado 1/2 que nos quedan. Así que recortamos,

esta vez, tres triángulos invertidos de lado 1/4. En la figura observamos hasta cinco iteraciones sucesivas. Si repetimos infinitamente el proceso obtendremos una figura fractal denominada triángulo de Sierpinski.

Figura 20. Triangulo de sierpinski.

Sierpinski diseñó este monstruo para demostrar, entre otras cosas, que era posible construir una curva que se "cruzaba" consigo misma en todos sus puntos. Podemos hacer construcciones semejantes al triángulo de Sierpinski en 3 dimensiones con tetraedros.

Figura 21. Triángulos de sierpinski en 3d

El triángulo de Sierpinski se puede descomponer en tres figuras congruentes. Cada una de ellas con exactamente la mitad de tamaño de la original. Si doblamos el tamaño de una de las partes recuperamos el triángulo inicial. El triángulo de Sierpinski está formado por tres copias autosimilares de él mismo. Decimos que es autosimilar.

Figura 22. Descomposición de el triangulo fractal en fracciones idénticas y proporcionales.

En realidad la autosimilaridad es más profunda. Cada una de las copias puede descomponerse a su vez de tres copias autosimilares (un total de nueve). Y a partir de cualquiera de ellas, aumentando su tamaño en un factor 4 recuperamos el original. En general, podemos dividir el triángulo en 3n piezas autosimilares que aumentadas en un factor 2n nos devuelven la figura inicial. Este tipo de autosimilaridad a todas las escalas es el sello identificativo de un fractal. Esta propiedad ha sido utilizada con astucia en ingeniería. Un ejemplo reciente son las antenas fractales. El diseño de antenas se ejecuta en gran medida por tanteo. Muchas antenas están compuestas por una distribución de pequeñas antenas. Si la distribución es regular, la antena presenta alto rendimiento y si es aleatoria ofrece robustez. Parece que un diseño fractal como el de la figura combina ambas propiedades. En el caso de un solo hilo, siguiendo una forma fractal, al doblar se consigue empaquetar más hilo en el mismo espacio y la forma dentada genera capacitancia e inductancia extra.

Figura 23. Ejemplo de antena fractal

Los objetos fractales se han convertido en uno de los principios unificadores de la ciencia, pero las aplicaciones técnicas de estas formas geométricas no se han apresurado, salvo en el grafismo informático. Los investigadores empezaron a aplicarlos hace diez años a un problema particularmente espinoso: el diseño de antenas. Las antenas son objetos sencillos en apariencia, pero la teoría subyacente, basada en las ecuaciones de Maxwell para el electromagnetismo, es casi impenetrable. Por esta razón los diseñadores de antenas se ven obligados a proceder por tanteos, por prueba y error. Incluso los receptores técnicamente más avanzados dependen con frecuencia de un simple hilo colgante, que no se diferencia en nada de los utilizados hace un siglo por G. Marconi en sus primeras pruebas de transmisión por radio. Los fractales mejoran el diseño de antenas básicamente por dos motivos. En primer lugar, pueden aumentar el rendimiento de las antenas compuestas. Muchas antenas que en apariencia parecen constituir una sola unidad –gran parte de las antenas de radar, entre ellasestán en realidad compuestas por una formación de hasta un millar de pequeñas antenas. Su

disposición suele ser o perfectamente regular o, por el contrario, aleatoria. Dwight Jaggard y Douglas Werner han descubierto que una distribución fractal puede combinar la robustez de los sistemas aleatoriamente dispuestos con el rendimiento de los regulares, todo ello utilizando la cuarta parte de elementos. Los fractales pueden ofrecer desorden a pequeña escala y orden a gran escala. En segundo término, la forma fractal puede ser beneficiosa incluso para antenas aisladas. Nathan Cohen y un equipo de ingenieros de la Universidad Politécnica de Cataluña, han experimentado, de forma independiente, con hilos doblados siguiendo la forma de las curvas de Koch, o de los triángulos de Sierpinski. Al replegar así la antena se consigue no sólo alojar la misma longitud en un espacio seis veces menor, sino que su forma dentada genera capacitancia e inductancia adicionales, haciendo innecesarios elementos externos para su sintonización o para aumentar la anchura de la banda de frecuencias que pueda recibir. Cohen, que fundó Fractal Antena Systems en 1995, trabaja en la actualidad con T&M Antenas, fabricante de antenas para los teléfonos móviles de Motorola. Uno de los ingenieros de T&M afirma que el rendimiento de las antenas fractales es un 25 por ciento mayor que el de las habituales antenas romas, revestidas de goma, con que van equipadas muchos teléfonos móviles o inalámbricos. Amén de ser más baratas de fabricar, operan en múltiples bandas, lo que permite incorporar un receptor GPS al teléfono, al tiempo que la antena puede quedar oculta en el interior del aparato. Cohen y su colega Robert Honfeld han demostrado matemáticamente que para que una antena ofrezca un comportamiento uniforme en todas las frecuencias ha de satisfacer dos criterios. Primero, ha de presentar simetría respecto a un punto. Y segundo, ha de ser autosemejante, ofrecer básicamente el mismo aspecto a todas las escalas. Los fractales vienen a pelo.

3.2 ANTENAS COMPUESTAS Las antenas compuestas se utilizan en transmisión de imágenes y comunicaciones. Un diseño típico consiste en una serie de emisores, situados sobre un llano, distribuidos de forma periódica o aleatoria. Estos dos esquemas de organización ofrecen una variada gama de propiedades en la radiación. Una distribución periódica ofrece niveles muy bajos de radiación en los lóbulos laterales, a costa de implementar un muy elevado número de elementos. Por el contrario, una distribución aleatoria presenta mayores lóbulos laterales, pero no necesita de tantos elementos. Además tienen la ventaja de ser más robusta: si uno de los elementos falla, la antena continúa funcionando prácticamente igual.

3.3 Composición lineal Cuando se diseñan antenas, se analizan las peculiaridades de los distintos patrones de radiación con el fin de optimizar su uso. Veamos como primer ejemplo de antena compuesta

una distribución en línea con un total de 10 elementos, que aparecen como puntos amarillos en la figura. Si asumimos una serie de simplificaciones: igual carga en cada antena y un espaciado uniforme de un cuarto de longitud de onda entre ellas, nos encontramos con un lóbulo principal -producto de la interferencia constructiva- así como una serie de pequeños lóbulos laterales. En la figura aparecen señalados en azul.

Figura 24. Muestra una antena compuesta con lóbulos laterales reducidos

3.4 Condición para una configuración óptima:

Figura 25, la fugura de la derecha muestra una antena común con lóbulos laterales, y la de la izquierda representa una antena ideal sin lóbulos laterales

Una antena óptima no debería presentar lóbulos laterales. La ventaja de poseer un solo haz es vital en lugares como los aeropuertos. Como se ve a la derecha, si usáramos la misma configuración de la figura 1, los lóbulos secundarios podrían desorientar al controlador aéreo confundiendo una aeronave de grandes dimensiones orientada según el haz lateral con un pequeño aeroplano en el extremo del haz principal. Otra característica a destacar en una configuración óptima es la necesidad de un haz principal muy estrecho. A la izquierda se aprecia la catástrofe que supondría confundir dos aeronaves pequeñas con una de gran dimensión debido a un lóbulo demasiado ancho. 3.5 Distribución plana regular, aleatoria y fractal Una distribución bidimensional de antenas permite una mayor flexibilidad y variedad. Existen dos formas estándar de distribuir las antenas: ordenándolas regularmente formando una matriz o esparciéndolas al azar sobre una cierta área. Aunque ambos métodos dan lugar a formación de lóbulos laterales indeseados, presentan ciertas ventajas. Una configuración plana, en donde las antenas se distribuyen formando una matriz, tiene tendencia a producir haces principales y laterales de las mismas dimensiones.
Figura 26. En la figura (derecha) se muestran 324 elementos situados en una matriz de 1.5 x 2 unidades cuadradas. La figura (izquierda) muestra el campo radiado en un mapa de colores: el azul representa el punto donde el campo es menos intenso y el rojo donde más.

Una distribución plana aleatoria presenta características más deseables. Esparciendo 324 elementos al azar en el mismo rectángulo que antes, observamos en la figura cómo los lóbulos laterales son, en general, menores. Además se produce una simetría rotacional alrededor de un centro.

Figura 27. la imagen de la derecha muestra los elementos esparcidos aleatoriamente y en la imagen de la izquierda representa el campo irradiado el azul representa el punto donde el campo es menos intenso y el rojo donde más.

Generemos una antena fractal. Vamos a hacer uso de un sistema de funciones iteradas para ir rellenando, de forma aleatoria, un triángulo de Sierpinski. Para comparar con los ejemplos anteriores, situamos el mismo número de antenas individuales (324) en la misma área, como muestra la figura.

Figura28. Muestra los elementos esparcidos en un triangulo de Sierpinski

La siguiente figura muestra el campo radiado por la distribución fractal de la figura anterior. La teoría de composición de antenas explica las líneas que se extienden desde el punto central. Por cada "línea" formada por las antenas, la radiación tendrá mayores lóbulos laterales en la recta perpendicular a dicha línea. Ya vimos esta propiedad con elementos dispuestos en líneas rectas Esta es la razón por la que una distribución al azar es tan efectiva a la hora de disminuir los haces laterales; no existen líneas de antenas individuales.

Figura 29. Muestra un campo irradiado por la distribución fractal de un triangulo Sierpinski.

Las ventajas de una distribución de antenas óptima se hacen patentes principalmente en la mejora del haz principal y el nivel de los lóbulos laterales. Como se vio en la distribución periódica, el haz principal era bueno en tanto en cuanto no se producían interferencias con lóbulos laterales más pequeños. Esta degradación del lóbulo principal puede verse en la composición aleatoria.

Figura 30. Muestra las los lóbulos laterales degradados

3.6 Comparación del lóbulo lateral Los haces secundarios laterales en distribuciones periódicas son mayores aún debido al elevado número de elementos presentes. Las configuraciones aleatorias aportan lóbulos laterales menores con una notable reducción en el número de elementos. Como en éste último, el fractal presenta menores haces secundarios. Las figuras 1.8 y 1.9 comparan los niveles en los lóbulos laterales de ambas composiciones.

Figura 31. Muestra la comparación de los lóbulos laterales

Se aprecia cómo la distribución al azar trabaja mejor que la fractal. Según todo lo visto, se produce un punto de intersección donde el número de elementos hace que una de las composiciones funcione mejor que la otra. Las antenas en bucle (tambien llamadas de lazo) se conocen bien y han sido estudiadas usando gran variedad de geometrías euclídeas. Aun así, presentan distintas limitaciones insalvables. Las antenas en bucle necesitan una cantidad importante de espacio; además, la resistencia de entrada en los bucles pequeños es muy baja, situación molesta si queremos conectar una línea de alimentación. En este sentido, una "isla" fractal puede salvar estos inconvenientes.

Los bucles fractales tienen la ventaja de incrementar el perímetro hasta el "infinito" manteniendo constante el volumen ocupado. Este incremento de longitud disminuye el volumen ocupado por la antena en resonancia. Además, en bucles pequeños aumenta la resistencia de entrada.

3.7 Bucles pequeños Se sabe que las antenas pequeñas en forma de bucle tienen una resistencia de entrada pequeña, por lo que conectar a una línea de alimentación de 50 Ohmios puede crear cierta dificultad. Una isla de Koch encajada en una pequeño bucle circular aumenta de forma notable la resistencia de entrada. 3.8 Antenas fractales en bucle Para utilizar un fractal como antena parece obvio que debemos trabajar con una aproximación. Un verdadero fractal, con un perímetro infinito, es imposible de fabricar. Esto no debe preocuparnos porque ya con unas pocas iteraciones se aprecian las buenas propiedades de esta geometría. Para mostrar estas mejoras, comparemos la cuarta iteración de una isla de Koch con una antena circular. El tamaño relativo de ambas antenas se muestra en la figura siguiente. Obsérvese cómo la antena circular circunscribe al fractal. El área ocupada por la antena circular es bastante mayor.

Figura 32. Antena circular.

El área encerrada por la cuarta iteración de la curva fractal, parámetro clave en el estudio de pequeñas antenas en bucle, con un radio r, viene dada por: Área curva Koch = (1 * 3/9 * 12/81 * 48/729 * 192/6561) * 3/2 * Ö 3/2 * r 2 = 2.05 r2 El área de un círculo es: Área Bucle circular = p r2 Al comparar las dos áreas obtendremos:

Área curva Koch / Área Bucle circular = 0.65 Cálculos análogos nos llevan a una relación de perímetros: Perímetrocurva Koch / PerímetroBucle circular = 2.614 Al estudiar las antenas en un rango de frecuencias normalizado con la longitud del perímetro del bucle circular, encontramos que ésta se mueve entre unos valores de 0.05l a 0.26l. El perímetro del fractal queda entre 0.13l y 0.68l.

3.9 Resultados de antenas fractales ya hechas La resistencia de entrada de ambas antenas frente al perímetro de la antena circular – en longitudes de onda- se compara en la figura 2.2. Una antena circular con un perímetro de 0.05l tiene una resistencia de entrada de 0.000004 W, incrementándose a sólo 1.17W cuando el perímetro es de 0.26l. Por el contrario, aun cuando la resistencia de entrada es de sólo 0.000015W para el valor más bajo de frecuencia en la antena fractal, éste alcanza el valor de 26.65W en el extremo de las frecuencias altas. Este valor mejora notablemente la conexión a una línea de transmisión de 50W.

Figura 31. A continuación se comparan los patrones de radiación para ambas antenas. A la izquierda se muestran los cortes con los planos xz y yz. A la derecha se muestra el patrón en el plano donde descansan las antenas, el xy.

Figura 32. Directividad de una antena fractal contrastada con una antena circular respondiendo a una señal a 90 y 0 grados

Cuanto más se aproxima el perímetro de una antena en bucle a una longitud de onda, más dependen sus características de la forma de la antena. Una forma fractal puede usarse para reducir el tamaño de la antena, incrementando la eficiencia con la que se rellena el volumen con conductores eléctricos. Vamos a analizar aquí un fractal de Minkowski con un perímetro cercano a una longitud de onda. Se comparan varias iteraciones de esta curva con una antena cuadrada clásica, ilustrando los beneficios que ello aporta. En el apartado anterior, cada segmento del generador (la curva de Koch) tenía la misma longitud, un tercio de la longitud original. En esta sección, la longitud del segmento es variable. Los dos segmentos extremos, así como el central miden un tercio de la longitud inicial. Los otros dos segmentos son variables, con el fin de ajustar el perímetro total. Esta longitud variable recibe el nombre de "ancho de mella" (indentation width). La variación en el ancho de mella afecta a la dimensión del fractal. Cuanto mayor es este ancho, mayor es la dimensión.

Figura 33. Ancho de mella.

3.10 Análisis Vamos a estudiar cómo varían las características de la antena a medida que el número de iteraciones crece. Tomemos seis anchos de mella representativos, por ejemplo: 1/5, 1/3, 1/2, 2/3, 4/5 y 9/10. Para que todas ellas sean resonantes a la misma frecuencia, cada una debe tener un tamaño concreto, distinto al de las demás. Como se observa en la figura, a medida que crece el ancho de mella, mayor miniaturización se consigue. Matemáticamente se demuestra que un mayor ancho de mella supone mayor dimensión por lo que podemos suponer que a mayor dimensión fractal, mayor miniaturización de las antenas en bucle.

Figura 34. A mayor ancho de mella, mayor miniaturización.

3.11 Resultados En la figura se muestra el tamaño relativo de dos antenas con igual ancho de mella y frecuencia de resonancia. Obsérvese cómo la segunda iteración es mucho más pequeña que el cuadrado original. Es más, aunque la directividad de las antenas decrece a medida que aumenta el número de iteraciones o el ancho de mella, la eficiencia en la apertura del campo radiado aumenta espectacularmente. El área física ocupada por un fractal con un alto número de iteraciones y un profundo ancho de mella es mucho más pequeña que en una antena cuadrada. Así, mientras el coeficiente de apertura en el cuadrado es de sólo 2.254, para la segunda iteración del fractal con un ancho de mella de 0.9, resulta ser de 11.59. Una pérdida en la directividad de 1.28 dB se compensa con un decremento del 38% en el área ocupada, lo que se traduce en una antena 7 veces más pequeña

Figura 35. Comparación de tamaños de dos antenas, obsérvese como ocupa menos espacio la segunda antena.

3.12 Dipolos Fractales La sección anterior mostraba las buenas propiedades de las antenas fractales en bucle. Los dipolos pueden también beneficiarse de esta geometría, consiguiendo una miniaturización en la longitud total de la antena cuando ésta se encuentra en resonancia. En las próximas secciones se estudian tres tipos de dipolos fractales: Dos estructuras planas, como son la curva de Koch y los árboles fractales, y una tridimensional, también en árbol. En estas antenas, la frecuencia de resonancia disminuye a medida que aumenta el número de iteraciones. Este decremento en la frecuencia está íntimamente relacionando con la

miniaturización de la antena. Veremos sus ventajas e inconvenientes con respecto a un dipolo clásico. 3.13 Monopolo de Koch El primer fractal estudiado es la curva de Koch. Cómo esta antena puede ser utilizada como dipolo se muestra en la figura. Este fractal trabaja como dipolo con dos curvas de Koch dispuestas de forma simétrica, alimentadas en su centro geométrico.

Analizamos aquí las primeras cinco iteraciones de la curva. Es interesante observar cómo en estas antenas, los beneficios de la geometría fractal comienzan a disminuir si el número de iteraciones se incrementa más allá de unas pocas. Comparemos, por tanto, las primeras cinco iteraciones con un dipolo recto clásico (iteración 0).

Figura 36. Antena Dipolo con dos curvas de Koch.

La figura anterior muestra la impedancia de entrada de los dipolos frente a la frecuencia. Se observa cómo la frecuencia de resonancia cae a medida que el número de iteraciones del fractal crece. La frecuencia de resonancia se aproxima a un límite de forma asintótica. Este límite representa la frecuencia que presentaría una curva de Koch ideal, si es que ésta pudiese fabricarse. Las curvas de impedancia de entrada se muestran en la siguiente figura.

Figura 37. muestra la impedancia de entrada de los dipolos frente a la frecuencia. Se observa cómo la frecuencia de resonancia cae a medida que el número de iteraciones del fractal crece.

Figura 38. Impedancia de la antena.

3.14 Escala de iteración La capacidad de miniaturización de las antenas fractales se hace realmente patente al representar varias iteraciones, todas ellas resonantes a la misma frecuencia. Sin embargo, esta miniaturización muestra un alto grado de efectividad sólo para las primeras iteraciones. Se ha comprobado que la longitud total del fractal crece sin límites mientras que la reducción de tamaño tiende a un límite finito. Conclusión, un incremento desmesurado en la complejidad de la antena no resulta ventajoso.

Figura 39. Iteraciones fractales

3.15 Antenas fractales multibanda Hasta ahora, solo nos hemos preocupado de las posibilidades que ofrece la geometría fractal a la hora de miniaturizar las antenas. Sin embargo, existe otra característica en los fractales que produce efectos muy beneficiosos: la autosemejanza.

Figura 40. Diagramas de radiación fractales.

Las antenas son esencialmente dispositivos de banda estrecha. Este comportamiento es altamente dependiente del tamaño de la antena y de la longitud de onda en la que opere. Esto significa que, para un tamaño fijo, los parámetros principales de una antena (ganancia, impedancia de entrada, forma del campo radiado y distribución de lóbulos secundarios) sufren grandes variaciones al modificar la frecuencia de trabajo. Por ejemplo, en esta figura se muestra la evolución en los patrones de radiación de una antena clásica -un dipolo lineal-. Cada vez que se dobla la frecuencia aparecen más lóbulos afilados, deformando la emisión ideal de potencia en el espacio. Además, las antenas no pueden exceder de un tamaño mínimo -relativo a la longitud de onda- para operar de forma eficiente. Esto es, dada una frecuencia concreta, la antena no puede ser construida arbitrariamente pequeña: ha de mantener un tamaño mínimo, típicamente del orden de un cuarto de longitud de onda. Estos resultados, tan bien conocidos, han dificultado durante décadas el desarrollo de sistemas en telecomunicaciones, y han sido objeto de estudio intensivo con sólo algunos resultados exitosos. Existen dos razones por las que el diseño fractal de antenas aparece tan atractivo. Primero: se espera que una antena autosemejante opere de forma similar en varias longitudes de onda, es decir, la antena debería mantener sus parámetros de radiación similares en diversas bandas. Segundo: debido a las buenas propiedades que poseen algunos fractales para rellenar el espacio, es previsible, como ya hemos visto en los capítulos anteriores, disponer de antenas (multibanda) más pequeñas.

3.16 La Antena de Sierpinski

Figura 41. Antena Sierpinski hecga en la Universidad de Cataluña, España.

Para estudiar este dispositivo tomaremos un ejemplo concreto, desarrollado por un equipo de investigación de la Universidad Politécnica de Cataluña. Se trata de la quinta iteración de un triángulo de Sierpinski, de 8.9 cm de altura, impreso sobre una placa de material dieléctrico. Esta configuración del monopolo fue elegida por lo simple que resultaba.

La antena fue montada ortogonal a un cuadrado de 80x80 cm y alimentada a través de un cable coaxial. Atendiendo a la geometría tan particular de esta antena, uno espera observar la corriente fluyendo desde el vértice de alimentación hacia las puntas, donde se radia la potencia, dando lugar a una longitud de onda concreta.

Lo curioso del asunto es que estas puntas no se encuentran únicamente en los vértices del triángulo inicial. Como la antena contiene cinco iteraciones (cinco escalas diferentes) con un factor de escala de 2 entre ellas, parece razonable esperar que la antena trabaje de la misma forma en cinco longitudes de onda (cinco bandas) diferentes, espaciadas entre ellas en un factor de dos.

Figura 42. Antena fractal de 8.9 cm de altura

Figura 43. Perdida de retorno, resistencia y reactancia.

Los parámetros de entrada (pérdidas de retorno, resistencia y reactancia) frente a la frecuencia se muestran en la figura. El eje de frecuencias se representa en escala logarítmica para enfatizar el comportamiento log-periódico de la antena.

La figura representa claramente 5 bandas equiespaciadas en esta escala logarítmica. Este espaciado conserva, como se esperaba, el factor de dos, es decir, se mantiene el mismo factor de escala con el que se define el fractal. Las diferencias en la posición de la primera banda son debidas al efecto de truncado (al carecer la estructura de un mayor número de iteraciones, se pierde la simetría con respecto a las otras bandas).

En cuanto a los patrones de radiación, la figura muestra, de izquierda a derecha y de arriba abajo, los patrones tridimensionales a 2 GHz, 4 GHz, 8 GHz y 16 GHz, i.e. cada una de las cuatro bandas más altas. Llama la atención la profunda semejanza que existe entre estos patrones. El comportamiento es radicalmente opuesto al de las antenas monobanda clásicas.

En definitiva, la antena de Sierpinski es el primer ejemplo documentado de antena en forma fractal con un comportamiento multibanda. Una antena que posee características similares (patrones de radiación y parámetros de entrada) en varias frecuencias. El número de bandas y su posición está íntimamente relacionado con la geometría de la antena, lo que

corrobora la profunda relación entre la naturaleza fractal de la antena y su comportamiento electromagnético.

Figura 44. Bandas que puede manejar una antena Sierpinski.

CAPÍTULO 4
4 Pruebas Realizadas a la Antena Fractal hecha en la facultad de Ciencias

1.-Antena Fractal construida, de 6cm, equivalente a una antena de 80cm dipolo

Figura 45. Antena sierpinski hecha en el laboratorio

2.- Sincronización con cable coaxial del Analizador de Espectro

Figura 46. Sincronización del analizador de espectro

Se sincroniza el Analizador de Espectro con una frecuencia central de 250Mhz a 50Mhz por división, lo mismo con la potencia a 10 dBm por división.

3.-Barrido realizado con la antena propia al analizador de espectro

Figura 47. Pruebas con la antena de el equipo propio actividad en 843, 866, 874 MHZ .

Se encuentra actividad en 843, 866, 871, con una potencia promedio de 68 dBm

Figura 48. Pruebas realizadas en con la antena de el equipo Se encuentra actividad en este rango de frecuencias de 539 a 139 mhz encontrándose señales significativas en 389, 439, 539, 189, 177, 165, 153, 139 y se encuentra las potencias mas significativas de 60dBm y 74 dBm

Figura 49. Pruebas realizadas en con la antena de el equipo con actividad en 62, 84, 90 MHZ.

Las últimas Frecuencias encontradas fueron a 62, 84, 90Mhz con una potencia de 50 dBm 65dBm. Las fotos siguientes fueron obtenidas conectando la antena fractal al Analizador de Espectro, notándose una baja en la recepción de la señal

Figura 50. se conecta la antena fractal en el analizador de espectro y se analizan los resultados obtenidos.

Figura 51. se encuentra actividad en 55, 96, 166 y 386 Mhz

Se captaron frecuencias en 55, 96, 100, 166 y 386 Mhz, las frecuencias de 100 y 386 con una potencia de 56 dBm

Figura 52. frecuencias encontradas en 919, 879, 869y 849.

Se puede captar las frecuencias anteriores pero con diferencia como 919, 879, 869, 849 y con una potencia promedio de 56 dBm

Figura53. Frecuencias mas notables.

Las frecuencias más notables es la Fc propia del el aparato, 51, 91, 100, 110, 175, 210, 225 Mhz, con una potencias promedio de 54dBs y 70 dBs

Figura 54. Frecuencia central.

Como se aprecia en la gráfica tenemos una frecuencia central a 472 Mhz y existe actividad en 372, 430, 525 Mhz, con una potencia de 56, 64, 66 dBm

CONCLUSIONES El auge y crecimiento de las telecomunicaciones abren cada vez más las puertas de la exploración de nuevas alternativas tanto en forma teórica como de forma experimental. Por ejemplo, en diseños que cubran las exigencias en ancho de banda, eficiencia, rapidez, economía, etc. En la última década, una nueva y revolucionaria teoría de los sistemas dinámicos combinada con la geometría. Denominada geometría fractal, provee una representación y un modelo matemático para las formas aparentemente complicadas de la naturaleza. Esta geometría esta revolucionando diferentes áreas de la ciencia, desde la física, medicina, el procesamiento digital de señales hasta el diseño de antenas para las telecomunicaciones. Los fractales, se han abierto paso, proponiendo modelos para el diseño de antenas permitiendo la implementación de nuevos y mejores servicios en los sistemas móviles, circuitos RFID, dispositivos de micro onda y otros. Las propiedades de los fractales, se aprovechan en la construcción de antenas que pueden obtener anchos de banda de 10 a 40% de la frecuencia central superiores a las antenas clásicas (de 10% a 20% de fc,), patrones de radiación estables y gran número de bandas determinado por el número de iteraciones del fractal. Las primeras antenas diseñadas, fueron arreglos planos y lineales tipo fractales delgados, organizando los elementos en un patrón Fractal para reducir el número de elementos en el arreglo y obtener antenas de banda ancha o desempeño en múltiples bandas. Por ejemplo las antenas Log-periódica y Espiral. Actualmente se está trabajando con curvas y objetos fractales como los triángulos de Sierpinski, árboles fractales, curvas e islas de Kock, entre otras (Ver Fig. 1, 2 y 3) que minimicen el área de la antena, aprovechando su capacidad natural multibanda. Podemos decir que una antena fractal posee estas 3 principales características especiales: • Un gran ancho de banda y comportamiento multibanda. El rango de frecuencia se especifica por el tamaño más pequeño y más grande presente en la antena. • En la mayoría de los casos tienen una ganancia considerable, por encima de una antena dipolo normal, y esta ganancia depende muy poco de la frecuencia en un rango de frecuencias grande. • Poseen un patrón de radiación estable para un rango amplio de frecuencias. Los típicos inconvenientes de baja resistencia de radiación en el diseño de antenas cortas (small antennas) que operan a una longitud de onda mayor que su tamaño, pueden ser resueltos con curvas fractales que aumentan el perímetro de la antena conservando o minimizando su área. Los diseños y aplicaciones de las antenas fractales son muchos, dado que el avance de los sistemas de comunicaciones y el importante incremento de otras aplicaciones de los sistemas inalámbricos, las antenas de banda ancha y de bajo contorno, tienen gran demanda tanto para aplicaciones comerciales como militares. Estas aplicaciones pueden ser: Celulares, trunking, beepers, pequeñas terminales satelitales, vehículos aéreos tipo UAV, encubridores, radares de

apertura sintética, indicadores de blancos en movimiento, algunas aplicaciones también requieren antenas embebidas en la estructura exterior de vehículos. Se pueden resumir las aplicaciones actuales así: • Sistemas Móviles Celulares: Antenas en estaciones base y antenas en teléfonos receptores • Dispositivos de Micro ondas: Circuitos microcinta detectores de radio frecuencia (RFID), antenas micro cinta • Otras: Aeronáutica, sector automotor, comunicaciones marítimas y aplicaciones militares Actualmente existen empresas como Fractal Antenna System Inc2. o FRACTUS S.A que desarrollan antenas de estación base y de microteléfonos para sistemas móviles 2G y 3G, redes LAN, Bluetooth, dispositivos miniatura microonda, productos de identificación de radiofrecuencia (RFID), la industria del semiconductor y el mercado automotor. Se están obteniendo buenos resultados con las antenas para las bandas GSM (900 MHz) y DCS (1.800 MHz) que permiten cubrir ambas bandas y esto evita la necesidad de duplicar, en cada celda o territorio, la red de antenas móviles urbanas reduciendo el gasto y el impacto visual de las estaciones. En este trabajo se desarrollo y se puso a prueba una antena fractal de tipo serpinski con la cual comprobamos la teoría anteriormente mencionada.

BIBLIOGRAFÍA: http://www.todoantenas.cl/ http://es.wikipedia.org/wiki/Antena http://www.com.uvigo.es/ant/linea01.htm http://www.upv.es/satelite/trabajos/sat_tv/tipoant.htm http://www.dmae.upm.es/cursofractales/capitulo1/3_1.html http://electronica.udea.edu.co/gita/Documentos/antenas_fractales.pdf

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful