Incineración de residuos y generación de escoria

Lunes, 15 de Febrero de 2010 - Actualizado a las 07:33h.
No resulta fácil debatir sobre aspectos concretos de la gestión de residuos una vez que se avivado la polémica que lo mezcla todo: hábitos, horarios, olores, estética, contaminación, dinero, política... Se corre el riesgo de hartar a la ciudadanía, y lo sentimos. Pero no podemos dejar pasar por alto algunas opiniones que no se corresponden con la verdad. Se nos ha preguntado en la calle, no sin razón: "¿Y qué pasa con ese 20% de residuos que no logra aprovechar el PaP?". Tema interesante, porque nuestro objetivo es conseguir cero residuos. Sin embargo, también hemos oído y leído otra objeción que se puede resumir así: "El PaP siempre dejará un resto que habrá que depositar en algún sitio, pero la incineración es un tratamiento finalista que no deja residuos". Esto no es cierto, y la gente lo debe saber. La quema de residuos en una incineradora produce gran cantidad de residuos. Algunos se esparcen por el aire: son los gases y micropartículas, muy nocivos para la salud, que se dispersan por la zona. Pero es que a la vez genera gran cantidad de residuos sólidos: cenizas y escorias, también tóxicas. ¿Que cuántas cenizas y escorias produce una incineradora? El diputado señor Ormazabal declaró ante las Juntas Generales de Gipuzkoa que las 263.000 toneladas de residuos que prevén incinerar en la planta de Zubieta generarían 63.000 toneladas de cenizas y escorias. Es decir, el 24%... ¡La cuarta parte del peso de los residuos llevados a incinerar! Esas cenizas y escorias, que pesan la cuarta parte de todos los residuos, se deberán almacenar en vertederos especiales, debido su toxicidad. Durante algún tiempo se habló de que se usarían para la fabricación de ladrillos, para asfalto, para el suelo de las pistas forestales... pero hace tiempo que en los sitios donde funcionan las incineradoras se constató que esas cenizas y escorias son tóxicos. He ahí una ventaja más del PaP. El resto no aprovechable del PaP es inerte porque se le ha separado toda la materia orgánica y requiere de un vertedero controlado sencillo y barato; además de que aún ese 20% se puede y se debe reducir más. Por contra, las cenizas y escorias salidas de la incineradora rebosan de tóxicos y precisan de vertederos especiales y caros. Bien al lado de la incineradora o un poco más lejos... si se le puede vender o "regalar" a alguien más ignorante o necesitado. Esa es la verdad. Joseba Iurramendi Hernanin Zero Zabor