3

Resistencia al cortante

3.1 INTRODUCCION
La modelación o representación matemática del fenómeno de falla al cortante en un deslizamiento se realiza utilizando las teorías de la resistencia de materiales. Las rocas y los suelos al fallar al cortante se comportan de acuerdo a las teorías tradicionales de fricción y cohesión, según la ecuación generalizada de Coulomb: = c´ + ( ) Tan ´ (Para suelos saturados)

Donde: = Esfuerzo de resistencia al corte c´ = Cohesión o cementación efectiva = Esfuerzo normal total = Presión del agua intersticial o de poros El análisis de la ecuación de Coulomb requiere predefinir los parámetros, ángulo de fricción y cohesión, los cuales se consideran como propiedades intrínsecas del suelo. La presencia del agua reduce el valor de la resistencia del suelo dependiendo de las presiones internas o de poros de acuerdo a la ecuación de Coulomb, en la cual el factor u está restando al valor de la presión normal. La presión resultante se le conoce con el nombre de presión efectiva ´ ´ (Presión efectiva) = ´ = Angulo de fricción para presiones efectivas. c´ = Cohesión para presiones efectivas.

Angulo de Fricción
El ángulo de fricción es la representación matemática del coeficiente de rozamiento, el cual es un concepto básico de la física: Coeficiente de rozamiento = Tan El ángulo de fricción depende de varios factores (Bilz, 1995) entre ellos algunos de los más importantes son: a. Tamaño de los granos 81

Capítulo 3 b. Forma de los granos c. Distribución de los tamaños de granos d. Densidad

Esfuerzo y resistencia al cortante

82

Cohesión
La cohesión es una medida de la cementación o adherencia entre las partículas de suelo. La cohesión en mecánica de suelos es utilizada para representar la resistencia al cortante producida por la cementación, mientras que en la física este término se utiliza para representar la tensión. En suelos eminentemente granulares en los cuales no existe ningún tipo de cementante o material que pueda producir adherencia, la cohesión se supone igual a 0 y a estos suelos se les denomina Suelos no Cohesivos.

Cohesión aparente
En los suelos no saturados el agua en los poros produce un fenómeno de adherencia por presión negativa o fuerzas capilares. Esta cohesión aparente desaparece con la saturación. El fenómeno de cohesión aparente se estudia a profundidad en el capítulo 7. Desde el punto de vista de la relación esfuerzo – deformación, en estabilidad de taludes se deben tener en cuenta dos tipos de resistencia:

1. Resistencia máxima o resistencia pico
Es la resistencia al corte máxima que posee el material que no ha sido fallado previamente, la cual corresponde al punto más alto en la curva esfuerzo - deformación. La utilización de la resistencia pico en el análisis de estabilidad asume que la resistencia pico se obtiene simultáneamente a lo largo de toda la superficie de falla. Sin embargo, algunos puntos en la superficie de falla han alcanzado deformaciones mayores que otros, en un fenómeno de falla progresiva y asumir que la resistencia pico actúa simultáneamente en toda la superficie de falla puede producir errores en el análisis.

2. Resistencia residual
Es la resistencia al corte que posee el material después de haber ocurrido la falla (Figura 3.1). Figura 3.1 Resistencias Pico y residual y sus envolventes de falla. Skempton (1964) observó que en arcillas sobreconsolidadas, la resistencia calculada del análisis de deslizamientos después de ocurridos, correspondía al valor de la resistencia residual y recomendó utilizar para el cálculo de factores de seguridad, los valores de los parámetros obtenidos para la resistencia residual r y cr. Sin embargo, en los suelos residuales la resistencia pico tiende a ser generalmente, muy similar a la resistencia residual. Esto indica que los suelos residuales son generalmente dúctiles y poco frágiles. La diferencia entre la resistencia pico y la residual es un indicativo de la fragilidad de los materiales.(Figura 3A-01)

Capítulo 3

Esfuerzo y resistencia al cortante

83

Otro factor que determina las diferencias entre la resistencia pico y residual es la sensitividad, la cual está relacionada con la perdida de resistencia por el remoldeo o la reorientación de las partículas de arcilla. Figura (3 A 01) . Curvas esfuerzo de corte-desplazamiento en un ensayo de Corte directo (Duncan y Wright, 2005).

Condiciones drenadas y no-drenadas

Los conceptos de condiciones drenadas y no-drenadas son fundamentales para entender el comportamiento de los taludes especialmente en formaciones arcillosas. La condición drenada o no-drenada depende de la velocidad con que el agua puede moverse hacia adentro o hacia fuera en el suelo comparado con el tiempo en que el suelo soporta un cambio de carga. La clave es el determinar si la carga es capaz o no de producir presiones de poro. Se dice que una condición es drenada cuando el agua es capaz de fluir hacia afuera o hacia adentro de la masa de suelo cuando es sometida a una carga y no se producen presiones de poro debido a que el agua se puede mover libremente al aumentar o disminuir el volumen de vacíos como respuesta a un cambio en las condiciones de carga. Se dice que una condición es no-drenada cuando el agua no es capaz de fluir en el momento en el cual el suelo es sometido a una carga y se produce entonces, presión de poros; debido a que el agua no se puede mover libremente como respuesta a la tendencia al cambio del volumen de vacíos por acción de la carga. Si la carga se aplica muy rápidamente y la permeabilidad del suelo es baja, se puede producir una condición no-drenada. Si la carga se aplica lentamente o la permeabilidad del suelo es alta, generalmente se produce una condición drenada. Generalmente los taludes se comportan en condiciones drenadas. Sin embargo, en algunos casos como es el de la colocación de terraplenes sobre depósitos arcillosos saturados se puede producir una condición no-drenada. Esfuerzos totales y efectivos
Se define como esfuerzo a la fuerza por unidad de área. Una masa de suelo saturada consiste de dos fases distintas: el esqueleto de partículas y los poros entre partículas llenos de agua. Cualquier esfuerzo impuesto sobre el suelo es soportado por el esqueleto de partículas y también por la presión en el agua. Típicamente, el esqueleto puede transmitir esfuerzos normales y de corte por los puntos de contacto entre partículas y el agua a su vez puede ejercer una presión hidrostática, la cual es igual en todas las direcciones. Los esfuerzos ejercidos por el esqueleto solamente, se conocen como esfuerzos efectivos y los esfuerzos hidrostáticos del agua se les denomina presión de poros. El esfuerzo total es la suma de todas las fuerzas incluyendo aquellas transmitidas a través de contactos entre partículas y aquellas transmitidas a través de la presión de

Capítulo 3

Esfuerzo y resistencia al cortante

84

poros en el agua, divididas por el área total, incluyendo el área de sólidos y el área de vacíos. Esfuerzo total = esfuerzo efectivo + presión de poros Los esfuerzos efectivos son los que controlan el comportamiento del suelo y no los esfuerzos totales. En problemas prácticos el análisis con esfuerzos totales podría utilizarse en problemas de estabilidad a corto plazo y las presiones efectivas para analizar la estabilidad a largo plazo.

Tipos de resistencia al cortante
La resistencia al cortante se define como el máximo valor de esfuerzo cortante que el suelo puede soportar. La estabilidad de un talud no puede analizarse sin un conocimiento apropiado de los valores de resistencia al cortante independientemente del método de análisis que se utilice. Los dos tipos de resistencia al cortante utilizados en el análisis de estabilidad son: la resistencia no drenada, cu y la resistencia drenada, c’. La resistencia no drenada se utiliza en análisis con esfuerzos totales mientras la resistencia drenada se utiliza en análisis con esfuerzos efectivos. Resistencia no drenada La resistencia no-drenada es la resistencia del suelo cuando se carga hasta la falla en condiciones no-drenada o sea cuando las cargas que producen la falla se aplican sobre la masa de suelo a una velocidad superior a la del drenaje del suelo. El caso más común de resistencia no-drenada se presenta en los depósitos naturales de arcilla saturada cuando estos son cargados o descargados en forma relativamente rápida comparada con la rata a la cual puede ocurrir drenaje y/o consolidación. Cuando ocurre esta condición se asume que se presenta un fenómeno de resistencia no drenada. El contenido de agua y el volumen de la arcilla permanecen constantes durante la carga no drenada y se generan presiones de poro en exceso. El comportamiento no drenado de arcillas saturadas se analiza en términos de esfuerzos totales y la evaluación de las presiones de poro es innecesaria. Bajo esta situación se asume un método de análisis φ = 0 y la resistencia no drenada cu es igual al valor de cohesión en la envolvente de Mohr-Coulomb para esfuerzos totales. Bajo estas suposiciones la resistencia no drenada de una arcilla saturada no se afecta por los cambios en presión de confinamiento mientras el contenido de agua no cambie. La tendencia de las arcillas normalmente consolidadas o ligeramente sobre-consolidadas a comprimirse cuando está sometida a esfuerzos de cortante produce un incremento de la presión de poros en condiciones no-drenadas. La tendencia de las arcillas fuertemente consolidadas a dilatarse cuando son sometidas a cortante resulta en cambios negativos en la presión de poros en condiciones no drenadas. De acuerdo a lo anterior cuando una arcilla es sometida a corte en condiciones nodrenadas, el esfuerzo efectivo sobre el plano potencial de falla cambia haciéndose menor en arcillas normalmente consolidadas y mayor en arcillas sobre-consolidadas.

Igualmente la resistencia drenada se presenta cuando la carga ha estado aplicada por un periodo suficiente de tiempo en tal forma que el suelo ya haya drenado. Basados en el principio de esfuerzos efectivos la resistencia máxima drenada a la falla sobre cualquier plano en el suelo no es una función de los esfuerzos totales normales actuando sobre el plano sino de la diferencia entre los esfuerzos totales normales y la presión de poros. Si el agua en el suelo no es está movimiento se genera un fenómeno de presión hidrostática. exceso de presión de poros o deficiencia de presión de poros inducidas por las condiciones de carga. el cambio de presión de poros se denomina como Δu. Una condición nodrenada puede con el tiempo convertirse en una condición drenada. Para arcillas muy sobre-consolidadas ocurre lo contrario la resistencia no-drenada es mayor que la resistencia drenada. Resistencia drenada La resistencia drenada es la resistencia del suelo cuando se carga en forma lenta y no se producen presiones de poro en exceso debidas a la aplicación de la carga. En este caso la presión de poros se calcula por medio de la expresión: u = γw hu La superficie freática si se supone inclinada a un ángulo piezométrica es igual a: hu = hw cos2 Donde: con la horizontal la cabeza . debido a que la presión de poros disminuye y el esfuerzo efectivo aumenta durante el corte no drenado (Duncan y Wright.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 85 Generalmente para arcillas normalmente consolidadas la resistencia no drenada es menor que la resistencia drenada. la presión de poros consiste en la presión en el agua dentro de los poros del suelo y se identifica con la letra u. Presión de poros En general. u = γw zw Donde: γw = peso unitario del agua zw = profundidad vertical del punto por debajo del nivel freático Si el agua está en movimiento debe determinarse la presión hu por medio de un piezómetro o una red de flujo. 2005).

Para suelos saturados B se acerca a 1. Parámetros de presión de poros El análisis de esfuerzos efectivos requiere del conocimiento de las presiones de poro en el campo. densidad inicial y relación de consolidación del suelo y generalmente. Este cambio en presión de poros puede aumentar o disminuir con el tiempo dependiendo del tipo de suelo y del tipo de esfuerzos involucrados. Los valores de A permiten tener en cuenta el fenómeno según el cual los suelos normalmente consolidados tienden a generar excesos de presión de poros positivas durante el corte.0 0. Los valores del parámetro A varían con la magnitud de las deformaciones de cortante. y en contraste los suelos sobreconsolidados pueden esperarse que generen presiones en exceso negativas. Estas presiones de poro pueden ser estimadas si los cambios de Esfuerzo dentro del suelo se pueden determinar. Los parámetros A y B deben ser determinados de ensayos de laboratorio o seleccionados de la experiencia. utilizando los parámetros A y B.0 pero su valor disminuye drásticamente con la disminución en el grado de saturación.75 a 1. Bajo las condiciones completamente drenadas (Condición a largo plazo) u se disipa y se convierte en u = 0.1 muestra valores típicos de parámetro A en el momento de la falla.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 86 hu es la distancia vertical a la línea del nivel freático Figura.5 0. Cuando un suelo se carga o se descarga por la construcción de un terraplén o una excavación el cambio de volumen de suelo trae como resultado un cambio en la presión de poros u. A es negativo para aquellos suelos que tienden a dilatarse al cortarse por ejemplo arena densa y arcillas sobreconsolidadas. la evaluación de u depende en la rata relativa de carga comparada con la rata de drenaje del agua dentro del suelo. (b) Cálculo de la cabeza de presión de agua de una línea de nivel freático. (a) Medición de la presión de poros. A es positivo para aquellos suelos que tienden a comprimirse al cortarse. La magnitud del cambio de presión de poros que se desarrolla como un resultado del cambio de esfuerzos en suelos no drenantes fue propuesta por Skempton (1954). Para condiciones parcialmente drenadas o no drenadas.25 a 0. alcanzan valores máximos en el momento de la falla. La tabla 3.5 a 1. Tabla 3.1 Valores típicos del parámetro A Tipo de arcilla Altamente sensitiva Normalmente consolidada Arcilla arenosa compactada Valor del parámetro A de Skempton 0. por ejemplo arena suelta o arcilla normalmente consolidada.75 . u = B[ 3 + A( 13)] Donde: u = Exceso de presión de poros A = Parámetro de presión de poros A B = Parámetro de presión de poros B 1 = Cambio en el esfuerzo principal mayor 3 = Cambio en el esfuerzo principal menor. Los parámetros de presión de poros A y B propuestos por Skempton (1954) permiten calcular las presiones de poro en exceso.

conocidos como Esfuerzos principales.5 . El esfuerzo 1 es vertical en la parte superior de la falla y horizontal en la parte inferior (Figura 3. 3.0. 1969). La envolvente de falla Mohr . utilizando la envolvente de falla Mohr – Coulomb.2 Dirección de esfuerzos principales en la falla de un talud. el esfuerzo inicial del suelo..0 a 0.5 a 0.25 -0. En este círculo se definen los valores de máximo ( 1) y mínimo ( 3). y xy.25 a +0. tales como carga y descarga (Lambe y Whitman.Capítulo 3 Arcilla ligeramente sobreconsolidada Arcillas gravosas compactadas Arcillas muy sobreconsolidadas Esfuerzo y resistencia al cortante 0.0 87 El valor de A está muy influenciado por el nivel al cual el suelo ha sido previamente deformado. Envolventes de resistencia El círculo de Mohr se utiliza para representar o describir la resistencia al cortante de los suelos. y.2). El círculo de Mohr representa un ensayo triaxial y la envolvente de los círculos de Mohr representa el estado de esfuerzos en el momento de una falla al cortante. Figura 3. Si estos esfuerzos se dibujan en unas coordenadas . los esfuerzos en un punto pueden ser representados por un elemento infinitamente pequeño sometido a los esfuerzos x. se puede trazar el círculo de Esfuerzos de Mohr. En un análisis en dos dimensiones. lo cual equivale a que una combinación crítica de esfuerzos se ha alcanzado. Para interpretar correctamente el fenómeno de falla al cortante en un talud debe tenerse en cuenta cuál es la dirección de los esfuerzos principales en cada sitio de la superficie de falla. Los esfuerzos por encima de la envolvente de falla no pueden existir.Coulomb es generalmente una línea curva que puede representarse en la forma: s = A( ´)b Donde: s = Resistencia al cortante ´ = Esfuerzo normal efectivo A y b = Constantes .2 CIRCULO DE MOHR El diagrama de Mohr es el método más común para representar los resultados de los ensayos de corte en suelos. la historia de esfuerzos y la trayectoria de esfuerzos.

no existe un ángulo de fricción para esfuerzos normales bajos y es preferible utilizar todos los valores de la envolvente. A bajos esfuerzos de confinamiento la arcilla se comporta como sobre-consolidada y la envolvente de . debido a que la resistencia de la arcilla es controlada por los esfuerzos efectivos y por la densidad (Duncan y Wright.3 Envolvente de falla y círculo de Mohr. teniendo en cuenta las presiones en el agua y el aire en los vacíos (Fredlund 1978). los ensayos normales de resistencia al cortante no se realizan con suficientes puntos para determinar las características de la curva en el rango de esfuerzos bajos. En la mayoría de los suelos. La envolvente de esfuerzos totales refleja las presiones de poro que se producen durante el corte no-drenado como también el comportamiento en términos de esfuerzos efectivos. Por lo tanto. Donde: c´ = Intercepto del eje de resistencia (cohesión) y ´ = Pendiente de la envolvente (ángulo de fricción). Hawkins (1996) indica que es recomendable presentar los ángulos de fricción como una función de las presiones normales. La envolvente de esfuerzos efectivos representa el comportamiento fundamental de la arcilla. En la realidad. el esfuerzo efectivo es constante y la resistencia es también constante a pesar de que se cambie el esfuerzo total normal.3). la envolvente de falla para niveles de esfuerzos pequeños no es recta sino curva y el error de asumirla como recta puede modificar sustancialmente los resultados de un análisis. La envolvente de esfuerzos totales es horizontal o sea que la resistencia al cortante es constante y es independiente de la magnitud del esfuerzo total (Figura 3A-02). 2005). Sin embargo. Figura 3A-02 Envolventes de resistencia drenada y no-drenada para esfuerzos efectivos y totales en una arcilla saturada (Duncan y Wright.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 88 En la práctica normal de Ingeniería. La envolvente de esfuerzos efectivos para arcillas consiste de dos partes. El incremento o disminución del esfuerzo total normal resulta solamente en un cambio en la presión de poros. La resistencia al cortante es la misma para todos los valores de esfuerzo normal. A esfuerzos altos de confinamiento la arcilla se comporta como normalmente consolidada y la tendencia es a que la envolvente se extiende hacia el origen. en el cual s = c´ + ´ tan ´ Figura 3. debido a que la arcilla es saturada y no-drenada. el cual es igual al aumento de la carga y de signo opuesto. ´ = f( ´) y ´(ultimo) = pendiente de la parte recta de la envolvente El circulo de Mohr puede extenderse también al análisis de suelos parcialmente saturados. generalmente. 2005). esta curva se define como una recta aproximada dentro de un rango seleccionado de esfuerzos (Figura 3. Envolventes de esfuerzos totales y de esfuerzos efectivos Las envolventes de esfuerzos pueden representarse en términos de esfuerzos efectivos o de esfuerzos totales.

La carga que no se convierte en presión de poros es soportada por el esqueleto del suelo. Los valores de los parámetros de resistencia c’ y φ’ dependen de si la arcilla es sobre-consolidada o normalmente consolidada.4). Figura 3A-04 Envolventes de resistencia al cortante para esfuerzos efectivos para arenas. b. Trayectoria de esfuerzos El procedimiento y análisis utilizando la trayectoria de esfuerzos permite estudiar el comportamiento del suelo en el campo o el laboratorio. Trayectoria de esfuerzos efectivos.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 89 resistencia no se extiende hacia el origen. La trayectoria de esfuerzos muestra estados sucesivos de esfuerzos en un espacio de Esfuerzos p-q . Esto ocurre debido a que el aire presente en los poros se comprime durante la aplicación de la carga. . En el rango sobre-consolidado c’ es mayor de cero y φ’ es menor que para el caso normalmente consolidado (Figura 3A-03). la resistencia también aumenta debido a que los cambios de esfuerzo total no causan incrementos iguales en la presión de poros. 2005). 2005) Envolventes de falla para arcilla parcialmente saturada (Duncan y Envolvente para arcillas no-saturadas Si la arcilla es solo parcialmente saturada el envolvente de resistencia nodrenada no es horizontal sino inclinado. Figura 3. debida al nivel estático de aguas subterráneas. Esta trayectoria muestra el estado de esfuerzos en el suelo con un margen para la presión de poros en el agua. Esfuerzos totales menos presión de poros estática. Generalmente se considera que en un suelo con una saturación de menos de 70% no se genera presión de poros a la aplicación de una carga y la totalidad del aumento de carga se convierte en esfuerzo efectivo. 2005) Figura 3A-05 Wright. y solo se traza el diagrama de trayectoria de esfuerzos (Figura 3. donde p y q corresponden a los máximos esfuerzos normales y de cortante en el círculo de Mohr. Al aumentar el esfuerzo normal. Figura 3A-03 Envolventes de resistencia al cortante para esfuerzos efectivos para arcillas (Duncan y Wright. la cual pretende presentar el verdadero comportamiento de la muestra de suelo. Para claridad los círculos de Mohr no se trazan.4 Trayectoria de esfuerzos. gavas o enrocados (Duncan y Wright. resultando en un aumento de la presión efectiva. 1996): a. Se pueden trazar tres tipos diferentes de trayectorias así (Lee.

No problema alguno para hacer el análisis conjunto debido a que en el terraplén se trabaja con los parámetros de esfuerzos efectivos y la fundación con los parámetros de esfuerzos .Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 90 Si el nivel de agua no cambia. Por ejemplo. si se construye un terraplén de material arenoso sobre una fundación de arcilla en un tiempo de dos meses el análisis a corto plazo se refiere a estos dos meses. c. Durante este tiempo es razonable asumir que no ocurre drenaje en la fundación de arcilla pero si se presenta drenaje en el terraplén de material arenoso. Análisis en condiciones no-drenadas En condiciones no drenadas el cambio de las cargas ocurre más rápidamente que el flujo del agua. Figura 3A-06 Trayectoria de esfuerzos en un ensayo de Corte directo para condiciones drenadas y no-drenadas (Duncan y Wright. menos la presión de poros estática. En estas condiciones se debería utilizar análisis drenado para el terraplén y no-drenado para la cimentación de arcillas saturadas. 2005). De estas trayectorias de esfuerzos se puede ver el comportamiento típicos de los elementos de suelo. Esfuerzos totales. El análisis en condiciones drenadas se realiza utilizando los siguientes parámetros: Pesos unitarios totales Parámetros c y φ para esfuerzos totales Análisis a corto plazo En análisis a corto plazo se refiere a las condiciones durante la construcción o inmediatamente después de terminada la construcción. La figura 3A-06 muestra las trayectorias de esfuerzos en un ensayo de corte directo para condiciones drenadas y no drenadas. REQUERIMIENTOS BASICOS DE RESISTENCIA PARA LOS ANALISIS DE ESTABILIDAD DE TALUDES Análisis en condiciones drenadas El análisis en condiciones drenadas se realiza utilizando los siguientes parámetros: Pesos unitarios totales Parámetros de c’ y φ’ para esfuerzos efectivos Presiones de poro determinadas por niveles hidrostáticos de agua o análisis del movimiento del agua. En la condición drenada la trayectoria de esfuerzos es vertical correspondiente a un incremento en esfuerzo de cortante y una constante del esfuerzo normal efectivo sobre el plano horizontal. la cual muestra la trayectoria de las coordenadas de los esfuerzos totales solamente. Las presiones de poro son controladas por el comportamiento del suelo en respuesta a los cambios de las cargas externas. es la presión de poros en exceso generada a medida que el suelo experimenta deformaciones. la diferencia entre la trayectoria de esfuerzos efectivos y la de esfuerzos totales. La trayectoria de esfuerzos no drenados se dirige hacia la izquierda debido a que el incremento en el esfuerzo de cortante está acompañado de una disminución en el esfuerzo normal efectivo debido al incremento de la presión de poros.

Cuando se realiza una excavación en una arcilla fisurada o una lutita. Con el tiempo el talud continuará su rebote hacia el corte debido a una respuesta demorada al descargue debido a la excavación y posiblemente tambien debido a la expansión de la arcilla. No es que no ocurran las presiones de poro pero como la resistencia de la arcilla está relacionada con los esfuerzos totales es innecesario especificar las presiones de poro (Duncan y Wright. Los esfuerzos en el punto A van a disminuir al sobrepasar la . y C serán mayores. Falla progresiva Una suposición fundamental en el análisis de equilibrio límite es que la resistencia del suelo puede movilizarse en un gran rango de deformaciones o sea que el suelo es dúctil y no frágil.B. Análisis a largo plazo Después de un periodo prolongado de tiempo las arcillas cargadas alcanzan una condición drenada y el análisis a largo plazo puede realizarse en condiciones drenadas. La falla progresiva es una posibilidad muy fuerte en el caso de excavaciones de taludes en arcillas sobreconsolidadas y en lutitas. En el caso del ejemplo anterior de un terraplén arenoso sobre una fundación de arcilla. En el terraplén se especifican presiones de poro pero se especifican en la arcilla. Cuando un talud en arcilla es excavado las presiones de poro en la arcilla disminuyen como respuesta a la excavación del material. Figura 3A-07 Mecanismo de falla progresiva de un talud en corte en arcilla sobreconsolidada (Duncan y Wright. al aumentar el contenido de agua relacionada con la reducción de esfuerzos. las deformaciones en los puntos A. Como los programas de computador restan las presiones de poro sería un error especificarlos. Estos materiales tienen un comportamiento frágil o físil en el comportamiento esfuerzodeformación.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 91 totales. En algunos casos la falla no ocurre de esta manera sino que se presenta una falla progresiva. el talud de la excavación rebota horizontalmente como se muestra en la figura 3A-07. Se especificarían presiones de poro para los dos materiales. en ambos materiales se debe realizar el análisis en términos de esfuerzos efectivos y presiones de poro determinadas de acuerdo a los niveles hidrostáticos del agua o el análisis de corriente de agua. La estabilidad de taludes durante o al final del proceso de construcción se realiza analizando. empezando en el pie del talud y progresando hacia adentro. Después de un tiempo (t2). 2005) Estudios realizados por Duncan y Dunlop (1969-1970) muestran que los esfuerzos de cortante son muy altos en el pie del talud y que hay una tendencia a la ocurrencia de la falla. 2005). Con el tiempo estas presiones en exceso negativas se disipan y la presión de poros eventualmente puede regresar a su condición original. Inmediatamente después de la excavación del talud (al tiempo t1) los esfuerzos en el punto A pueden haber alcanzado la resistencia pico y los esfuerzos en los puntos B y C no han alcanzado la resistencia pico. Esta suposición se presenta porque el análisis de equilibrio límite no tiene en cuenta las deformaciones. La variación de las cargas y de la resistencia al cortante con el tiempo produce cambios en los factores de seguridad de los taludes. especialmente arcillas o lutitas fisuradas. bien sea condiciones drenadas o no-drenadas dependiendo de la permeabilidad del suelo. En suelos arcillosos posiblemente se requiere realizar el análisis con resistencia no drenada y en suelos arenosos con resistencia drenada.

Condiciones especiales de carga En ocasiones se requiere realizar análisis de condiciones especiales de carga. En el análisis seudoestático el efecto del sismo se representa simplemente aplicando una carga estática horizontal a la masa de falla potencial. pueden generar una falla a mediano o largo plazo. 1960). Si la reducción en la resistencia del suelo es más del 15% como resultado de las cargas cíclicas se recomienda realizar un análisis dinámico para estimar las deformaciones y la pérdida de resistencia. acercandose a la resistencia pico. Cargas sísmicas Los sismos afectan la estabilidad de los taludes en dos formas: la aceleración reducida por el movimiento de la tierra somete el suelo a un sistema variable de fuerzas ciclicas.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 92 resistencia pico y los esfuerzos en los puntos B y C. La posibilidad de falla progresiva depende del índice de fragilidad (Bishop. puede continuar en forma lenta o rápida. sin que se movilice la resistencia pico. y los esfuerzos cíclicos inducidos por las cargas del sismo pueden producir reducción en la resistencia al cortante del suelo. la posibilidad de falla progresiva aumenta. Para tener en cuenta la posibilidad de ocurrencia de falla progresiva en los suelos o rocas de comportamiento frágil (no dúctil) se recomienda utilizar los parámetros de resistencia residual. la estabilidad del terraplén puede mejorarse . Por ejemplo cuando la fundación de arcilla es muy débil. 1960). Las deformaciones producidas durante el sismo. 1967). la presión de poros y el factor de seguridad para un terraplén sobre una arcilla saturada (Bishop y Bjerrum. Variación con el tiempo de la presión de poros y del factor de seguridad durante y después de la excavación de un talud en arcilla (Bishop y Bjerrum. Adicionalmente al estudio del comportamiento de un talud en el momento de un sismo se puede requerir analizar la estabilidad del talud después del sismo. Al continuar el proceso de falla progresiva (t3). el desplazamiento en el punto B será de tal magnitud que habrá pasado también la resistencia pico y los esfuerzos en el punto C llegarían al valor de resistencia pico. Figura 3A-08. Variaciones con el tiempo del esfuerzo de cortante. s p − sr Ib = sp Donde: Ib = Indice de fragilidad sp = Resistencia pico sr = Resistencia residual Entre mayor sea el índice de fragilidad. Figura 3A-09. que es incapaz de soportar las cargas impuestas por un terraplén. simultáneamente en todos los puntos de superficie de falla. Una vez la falla progresiva se inicia. de acuerdo a las características del movimiento y la estructura de los materiales. Si la resistencia del suelo se reduce en menos del 15% por acción de la carga sísmica se puede hacer un análisis seudoestático de estabilidad del talud. o sea los parámetros del suelo después de que ha pasado la resistencia pico. En este proceso la superficie de falla se iría desplazando de abajo hacia arriba.

. su tamaño y el método de ensayo. Dependiendo de si la carga es temporal o permanente y si el suelo drena rápidamente o no.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 93 colocando solamente una porción del relleno planeado. se utilizarían en el análisis las resistencias drenadas o no drenadas. entre más grande la muestra. La diferencia entre la rata de carga aplicada en un ensayo de laboratorio y la situación real es sustancial. En este caso se puede realizar un análisis de consolidación para estimar el aumento en esfuerzos efectivos debido a la consolidación y el aumento en resistencia. esta podría ser de mejor calidad. de las cargas dinámicas que son aplicadas en periodos muy cortos de tiempo. Selección de las muestras La determinación precisa de resistencias al cortante son esenciales para un análisis de estabilidad de taludes. su tamaño y el método de análisis. Las envolventes de falla para suelos y rocas generalmente. ser realizados en el rango de esfuerzos correspondiente a la situación de diseño. Sin embargo. La resistencia al cortante depende del grado de saturación y se recomienda trabajar siempre con muestras saturadas. Por ejemplo. Generalmente. para deslizamientos poco profundos deben utilizarse esfuerzos normales pequeños y para fallas profundas esfuerzos normales mayores. se acostumbra trabajar con muestras saturadas. Por ejemplo. por esta razón los ensayos deben idealmente. aunque es posible en algunas circunstancias realizar ensayos in situ. la carga es permanente con excepción. lo más representativo posible del material “in situ”. por ejemplo. En presas de tierra puede requerirse realizar análisis con diferentes niveles de agua y el caso específico de descenso rápido del nivel del embalse. no son lineales para un rango amplio de esfuerzos y los ensayos deben realizarse cubriendo la gama de esfuerzos que sea relevante para cada caso en particular. Las envolventes de falla para suelos y rocas son generalmente. 3. en los ensayos triaxiales. La mayoría de los ensayos de laboratorio colocan la carga en unos minutos u horas pero para la mayoría de los taludes. Es muy importante que los ensayos sean realizados sobre muestras de suelo o roca preparadas de material inalterado.En ocasiones se requiere analizar la estabilidad de los taludes por acción de sobrecargas colocadas provisionalmente durante la construcción como depósitos de materiales y paso de maquinaria pesada. tales como la calidad de las muestras. los valores de la resistencia al cortante que se obtienen dependen de muchos factores. Esta situación dificulta la realización de ensayos representativos en muestras no saturadas y generalmente. La resistencia al cortante depende del grado de saturación y este varía con el tiempo. Sin embargo los valores de la resistencia al cortante determinados en ensayos de laboratorio dependen de factores. especialmente de la calidad de las muestras. la forma más común de obtener los parámetros de resistencia al corte son los ensayos de laboratorio. no lineales en un rango amplio de esfuerzos. muestras grandes en bloque de muy buena calidad o muestras tomadas con muestreadores delgados pueden estar relativamente inalteradas.3 MEDICION DE LA RESISTENCIA AL CORTANTE La determinación precisa de las resistencias de los materiales de un talud es esencial para un análisis de estabilidad representativo de sus condiciones reales. cuando las superficies potenciales de falla son poco profundas los niveles de esfuerzo normal son bajos y se pueden presentar errores de interpretación especialmente.

las partes más duras de la muestra. El espesor mínimo de la muestra en un ensayo de Corte Directo es de dos centímetros pero existen anillos de hasta 30 centímetros. deben ser tomadas lo más cercanamente posible a las probables superficies de falla y lo suficientemente grandes para eliminar efectos de borde. el ensayo puede realizarse para medir características de consolidación y permeabilidad. Las muestras para ensayo deben ser de calidad excelente.5 Efecto del tamaño de la muestra sobre la resistencia al cortante de una lava basáltica meteorizada ( Brenner y otros 1997). las muestras deben ser obtenidas a una profundidad correcta. Ensayo Triaxial El equipo de ensayo Triaxial es muy versátil y permite realizar ensayos en una variedad de procedimientos para determinar la resistencia al cortante. La celda se llena de un fluido especial. Las muestras para ensayos triaxiales deben ser de mínimo siete centímetros de diámetro y para ensayos de Corte Directo de seis a diez centímetros. 3. De otro lado. se aplica una presión determinada sobre el fluido ( 3). Figura 3. En el caso de suelos con presencia de grava.5. Muestras muy buenas pueden tener pérdidas de resistencia de hasta 50% (Ladd y Lambe 1964. Además. La .6). La dimensión mínima de la muestra a ensayar debe ser al menos seis veces el tamaño máximo de partícula contenido en ella.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 94 Una preocupación muy grande es el efecto de la alteración de la muestra sobre la resistencia al cortante. lo más representativas posible de la situación real en el campo. de acuerdo a las posibles superficies críticas de falla. la preparación de la muestra es difícil y puede ser no representativa de la realidad de la resistencia al suelo en el sitio y en ocasiones se deben realizar los ensayos con material de la matriz solamente. Adicionalmente. Se ensayan muestras cilíndricas dentro de una membrana delgada de caucho. El tamaño de la muestra es muy importante. En suelos residuales el tamaño de la muestra puede determinar el valor de la resistencia obtenida en el ensayo como puede observarse en la Figura 3. Los ensayos de laboratorio más comunes son los ensayos de Compresión triaxial y de Corte Directo. Clayton y Hight 1992). la rigidez y características de deformación de las muestras.4 ENSAYOS DE LABORATORIO Para obtener los parámetros de resistencia al cortante se pueden realizar ensayos de resistencia de laboratorio o de campo o se pueden utilizar correlaciones empíricas a partir de ensayos indirectos u otras propiedades de los suelos. Los esfuerzos de cortante se aplican mediante fuerzas de compresión verticales accionadas por los pistones (Figura 3. colocándolas dentro de una celda triaxial con dos tapas rígidas y pistones arriba y debajo de la muestra. lo cual conduce a obtener parámetros de resistencia mayores a los reales. la cual se transmite por éste a la muestra. la preparación de muestras de material muy frágil es difícil y en ocasiones existe la tendencia a utilizar para el ensayo.

Este ensayo se le utiliza para modelar. Puede tomar entre 2 horas a un día el proceso completo de saturación dependiendo del tipo de suelo. pero la muestra debe encontrarse saturada. Este ensayo se le conoce como ensayo rápido. si no se permite drenaje. No se coloca presión de confinamiento. Ensayo inconfinado no-drenado La muestra se coloca dentro de la cámara para ensayo triaxial sin membrana de caucho. Figura 3. En algunos países del mundo el ensayo Triaxial es el más utilizado especialmente. El drenaje de la muestra se realiza a través de las piedras porosas y el cambio de volumen de agua puede medirse. b. El comportamiento Esfuerzo–deformación es determinado por la presión de confinamiento. Una descripción detallada del procedimiento de ensayo y medición de presión de poros se presenta en manuales de laboratorio y textos de mecánica de suelos (Bowles –1986). Este ensayo solo es posible realizarlo para suelos arcillosos y se obtiene la resistencia al cortante no drenada inmediata (Su). Para cada presión de confinamiento se obtiene el esfuerzo desviador ( ) que se requiere para hacer fallar la muestra. Ensayo No consolidado . .Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 95 presión de poros dentro de la muestra puede medirse a través de un pequeño tubo o bureta en contacto con la muestra. La rata de deformación generalmente se trabaja al 2% de la longitud axial de la muestra por minuto. se puede medir la presión de poros. el caso de un terraplén o una carga colocada muy rápidamente sobre un manto de arcilla saturada.7).6 Detalle de la celda para el ensayo triaxial. Realizando varias pruebas se puede obtener la envolvente de Mohr para un suelo determinado. Durante la saturación se pueden requerir presiones de confinamiento para ayudar en el proceso. Generalmente se utiliza una presión de confinamiento igual a la presión geostática que actúa sobre el suelo en el campo. pero estas presiones se deben mantener a un nivel bajo para evitar preconsolidar la muestra. de muy baja permeabilidad. El ensayo también puede realizarse incrementando los esfuerzos radiales mientras se mantiene constante la fuerza axial (Figura 3. Se debe asegurar que el aire no se acumule entre la muestra y la membrana de caucho. por la posibilidad de modelar las condiciones de drenaje y la medición de presión de poros en suelos saturados. Este ensayo se realiza a una rata de deformación relativamente rápida. No es posible realizar el ensayo en arcillas fisuradas o con cohesión muy baja. Tipos de ensayo Triaxial Generalmente existen cuatro formas de realizar el ensayo Triaxial así: a. Pre-saturación de la muestra Es muy importante en los ensayos triaxiales y en general en los ensayos de resistencia al cortante el garantizar que la muestra se encuentre saturada durante la totalidad del ensayo.No drenado o ensayo rápido No se permite el drenaje durante la aplicación de la presión de confinamiento y el esfuerzo desviador. Alternativamente. la historia de esfuerzos y otros factores.

Ensayo Consolidado no drenado. En general. Las muestras tienden a deformarse como un barril. lo cual puede determinar una pérdida de resistencia.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 96 c. el ensayo consolidado drenado presenta ángulos de fricción mayores. 1979). Este concepto de resistencia no drenada debe ser utilizado para el análisis de estabilidad de problemas en suelos normalmente consolidados o poco sobreconsolidados. Los ensayos drenados son generalmente. la muestra tiende a alterarse por cambio de volumen. b. que las fluctuaciones en la presión de poros sean despreciables y en cualquier caso no superiores al 5% de la presión efectiva de confinamiento. con medición de presión de poros Se permite el drenaje durante la aplicación del esfuerzo de confinamiento colocándolo lentamente. Se le emplea para simular el caso de desembalse rápido de una represa o la colocación rápida de un terraplén sobre un talud. . En la interpretación de resultados de ensayos Triaxiales debe tenerse en cuenta las siguientes fuentes de error: a. Las condiciones de resistencia no drenada prevalecen inmediatamente después del cargue o descargue de arcillas blandas con muy baja permeabilidad. lo cual equivale a que la envolvente Mohr-Coulomb es horizontal. Por lo tanto. De acuerdo al tipo de ensayo se obtiene un valor diferente de ángulo de fricción. La velocidad de ensayo debe ser tal. lo cual conduce a sobreestimación de la resistencia al cortante. preferidos para ensayos rutinarios (Geotechnical Engineering Office. d. En el proceso de saturación.7 Diagrama del ensayo triaxial.No drenado da los valores mínimos de . Este ensayo se le conoce como ensayo S o ensayo lento. con el objeto de lograr una ecualización completa de la presión de poros a través de la muestra. Este ensayo se le conoce como ensayo R. Las lecturas se toman cada medio porcentaje de deformación o en forma continua. Los ensayos no drenados deben realizarse a una rata que no exceda una deformación unitaria del 2% por hora.8 Círculo de Mohr y envolvente de falla de un ensayo Triaxial. Figura 3. Ensayo Consolidado drenado El ensayo se realiza lentamente para permitir el drenaje del agua dentro de la muestra e impedir que se puedan generar presiones de poros. En qué casos utilizar la resistencia no drenada (UU) y la resistencia consolidada drenada (CD). mientras el ensayo No consolidado . (Winterkorn y Fang – 1991). Figura 3. pero se impide durante la aplicación del esfuerzo desviador. las arcillas poco consolidadas se comportan como si tuvieran un valor de φ = 0. debido a la facilidad de su ejecución y son los más utilizados para el análisis de laderas y taludes.

de acuerdo al tipo de ensayo que se realice. e. La respuesta de cambio de volumen al corte (ensayo drenado). Saturación incompleta Comúnmente. c. por lo tanto en este caso no se cumple la condición de resistencia no drenada y se recomienda utilizar la resistencia consolidada drenada. comparativamente con la resistencia real en campo. es importante que el ensayo Triaxial se realice al nivel de esfuerzos de confinamiento reales en el talud analizado. b. las resistencias se pueden sobreestimar hasta en un 300 %. Tamaño de la muestra Para ensayar suelos residuales. c. Algunas causas de error en el ensayo Triaxial Fell (1987) indica una serie de errores comunes que se cometen en el manejo del ensayo Triaxial: a. Módulos tangente y secante inicial o los correspondientes de descarga y recarga. para el caso saturado. las muestras inalteradas no son ensayadas con saturación total debido a que por gravedad es difícil obtener la saturación. La relación largo – diámetro no debe ser menor de 2 – 1. el diámetro no debe ser menor de 8 veces el tamaño máximo de la partícula. En suelos saturados (arcillas y limos) para una serie de ensayos a la misma profundidad.. el diámetro de la muestra no debe ser menor de 76 mm.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 97 Sin embargo. si la relación de sobreconsolidación es mayor de 4 el suelo tiende a incrementar su volumen durante el corte con una disminución en la presión de poros. b. Ensayo a un nivel muy alto de esfuerzos La envolvente del círculo de Mohr tiene una forma curva y si se trabaja con niveles altos de esfuerzos se puede sobreestimar la resistencia para el caso real de esfuerzos menores. d. con excepción de las arcillas fisuradas. la resistencia a la compresión para ensayos no consolidados no drenados se encontró que es independiente de la presión de la celda. Por lo tanto. para esfuerzos de confinamiento entre 100 y 400 kPa. Consolidación antes del Corte La muestra es consolidada o no consolidada. f. Las características de consolidación. Adicionalmente. por ejemplo. Ensayo triaxial cíclico o ensayo de licuación . La envolvente de falla con el ángulo de fricción y la cohesión pico. El resultado es un aumento en el valor de la resistencia de laboratorio. relacionados con las fisuras y juntas en el suelo. debido a que diámetros menores no se consideran representativos para tener en cuenta los efectos de escala. Ensayo a una rata muy alta de deformación Las ratas altas de deformación no permiten disipar la presión de poros en el ensayo consolidado drenado. La respuesta de presión de poros al corte (Ensayos no drenado). Variables del ensayo Triaxial Los resultados que pueden ser obtenidos del ensayo Triaxial dependen del tipo de ensayo y del equipo disponible y se pueden obtener los siguientes resultados: a. La permeabilidad a diferentes presiones de confinamiento.

y por esta razón los valores de resistencia obtenidos tienden a ser mayores que en los ensayos triaxiales. Datos típicos obtenidos de un ensayo triaxial cíclico (Cornforth. Aunque no existen equipos comercialmente disponibles para estos ensayos. Las ventajas de los ensayos de Corte Directo son su facilidad de ejecución. Después de realizar los ensayos cíclicos se realiza un ensayo triaxial convencional no-drenado. debe tenerse . Este ensayo es el más común para obtener la resistencia de los suelos en los estudios de deslizamientos.24 : Esquema del ensayo de superficie ancha plana. Las mediciones de carga axial se realizan mediante una celda electrónica y las presiones de poro se monitorean con un equipo de alta precisión capaz de medir variaciones de + 0. La muestra se coloca en una caja compuesta por dos anillos (Figura 3. Para realizar el ensayo una de las dos mitades se mueve con respecto a la otra mitad y el suelo se rompe a lo largo del plano entre los dos elementos de la caja. Ensayo de Corte Directo en caja En el ensayo de corte directo en caja se coloca una muestra dentro de una caja partida en dos mitades de forma rectangular. La frecuencia más común utilizada es de un ciclo por segundo. 2005). El equipo tiene que aplicar una carga uniforme sinusoidal a una frecuencia entre 0. En estos casos la falla ocurre por cortante en una superficie plana de deformaciones. cuadrada o circular. antes del ensayo. la dificultad para medir presiones de poro y algunos problemas inherentes a los mecanismos de las máquinas que realizan los ensayos.9 ). los cuales pueden desplazarse horizontalmente el uno con respecto al otro al aplicarse una fuerza de cortante. La superficie de falla es predefinida y no depende de las propiedades del suelo. la cual permite la realización de una cantidad grande de pruebas en poco tiempo y la posibilidad de realizar ensayos sobre superficies de discontinuidad. Ensayo de superficie ancha plana En deslizamientos en común que el ancho del deslizamiento sea mayor que su profundidad.25 psi. Figura 3A-22. algunos laboratorios en EEUU e Inglaterra disponen de estos equipos el cual fue desarrollado inicialmente por Bishop (figura 3A. En este ensayo la resistencia al cortante puede medirse en un plano predeterminado. 2005) recomiendan realizar ensayos en superficies anchas planas. Sin embargo. Este ensayo es simple y económico de realizar pero presenta los inconvenientes del poco control que se tiene sobre las condiciones de drenaje.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 98 El ensayo cíclico se ejecuta en una celda similar a la del ensayo triaxial con excepción de que la parte alta de la celda tiene un pistón más largo que puede transmitir cargas cíclicas sobre la parte superior de la muestra a ensayar. Por esta razón.24) Figura 3A. cortando la muestra con una determinada orientación. Las muestras no pueden saturarse completamente pero un grado de saturación relativamente alto se puede obtener sumergiendo la muestra en agua por un periodo largo de tiempo.1 y 2 ciclos por segundo (Hz) (figura 3A-22). uno superior y otro inferior. El ensayo de Corte Directo es de obligatorio uso cuando se trabaja a niveles bajos de esfuerzos o si se desea obtener la resistencia a lo largo de las discontinuidades. algunos autores (Cornforth. El objetivo principal de un programa de ensayo de triaxial cíclico es el determinar el potencial de licuación de los suelos.

Figura 3.6 mm por minuto. especialmente los suelos expansivos.10). La naturaleza del ensayo de Corte directo generalmente. 2005). Este tipo de ensayo no puede determinar el esfuerzo pico y la resistencia residual en forma precisa. Sin embargo. en la cual se determinan los valores de la resistencia máxima y la resistencia residual.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 99 mucho cuidado con los efectos de saturación sobre algunos materiales. no permite obtener una condición completamente drenada o completamente no drenada en un ensayo a una rata constante de corte. Se dibuja una curva esfuerzo-deformación para cada ensayo. La Normas ASTM D 3080 recomienda tf = 50 t50 Donde t50 corresponde al 50% de la Consolidación primaria. en la práctica es posible seleccionar una rata de deformación tal. Los ensayos de Esfuerzo controlado no son comúnes. que la desviación con las condiciones reales no es significativa.7 t100 Donde t100 es el tiempo correspondiente al 100% de la Consolidación primaria. Figura 3. sin embargo son convenientes en el caso de que se requiera una rata de desplazamiento muy baja y cuando se desea conocer el comportamiento de los suelos a la reptación.10 Esfuerzo de falla y envolvente de un ensayo de corte directo Ensayos con deformación controlada o con esfuerzo controlado El esfuerzo de corte puede ser aplicado incrementando los esfuerzos en forma gradual y midiendo la deformación producida (Esfuerzo controlado) o moviendo las partes del equipo a un desplazamiento dado y midiendo el esfuerzo resultante (deformación controlada). Se recomienda un mínimo de cinco pruebas para cada tipo de suelo. (Cornforth. Para suelos residuales de granito Cheung (1988) encontró que no había diferencias en los parámetros de resistencia obtenidos para ratas de deformación entre 0. Se realizan varias pruebas para el mismo tipo de suelo con diferentes presiones normales y se dibuja la envolvente de falla para obtener gráficamente los valores de cohesión y ángulo de fricción (Figura 3. Rata de Corte La rata de corte depende de las condiciones de drenaje a las cuales se requiere realizar el ensayo y por lo tanto a la permeabilidad de la muestra. El ensayo de deformación controlada es más fácil de efectuar y permite obtener la resistencia última y la resistencia residual.007 y 0. Una vez determinado el tf. . la rata de corte puede ser estimada conociendo aproximadamente el desplazamiento horizontal para la resistencia pico. Head (1982) recomienda un tiempo de falla para un ensayo de Corte drenado: tf = 12. Figura 3A-20. Movimiento de las dos mitades del ensayo de corte directo en caja.9 Detalle de la caja para ensayo de Corte Directo.

08 mm/minuto se considera apropiada para ensayos drenados de suelos residuales. una forma es realizar un ensayo devolviendo la muestra después de pasar por la resistencia pico. las curvas esfuerzo-deformación eran irregulares. Densidad de la muestra Cuando se realicen ensayos para analizar taludes de rellenos compactados. si se utilizaba una caja de 500 mm por 500 mm y altura de 290 mm. En las cajas cuadradas es más fácil tener en cuenta la reducción de área durante el ensayo.5 mm. La especificación China para ensayos geotécnicos recomienda un espesor de 4 a 8 veces el tamaño de grano y un diámetro 8 a 12 veces el tamaño máximo de grano. Si esta componente cohesiva es de importancia en la aplicación de ingeniería a analizar. un desplazamiento de 15 mm. en el rango de esfuerzos entre 50 y 350 kPa.11 Diagrama del ensayo de Corte Directo. . El espesor de la muestra debe ser al menos seis veces el tamaño máximo de los granos de suelo y no menos de 12. En ese caso. El diámetro de la muestra (o ancho) debe ser al menos dos veces el espesor. el ensayo puede detenerse después de pasar la resistencia pico pero en ningún momento menos de 10 mm. se debe definir lo más preciso posible la densidad a la cual se debe ensayar la muestra. b. de acuerdo a la densidad del relleno. la resistencia era 1.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 100 Una velocidad máxima de 0. es suficiente. Al menos. con máximo tamaño de grano de 8 mm. manejadas con mucho cuidado para evitar alteraciones. Al utilizar tamaños menores. Si el suelo no muestra resistencia pico por tratarse de un material muy blando. Desplazamiento máximo En ensayos con deformación controlada generalmente. Garga (1988) encontró que para un suelo residual de basalto denso fisurado. En las cajas circulares los tamaños comunes son 50 y 75 mm. Por ejemplo. pasa por el origen pero con suelos relativamente cementados debe haber un intercepto de cohesión. debe realizarse ensayos con cargas normales muy pequeñas sobre muestras inalteradas. De acuerdo a la Norma ASTM D3080 se deben tener en cuenta las siguientes indicaciones: a. El tamaño máximo de la partícula de suelo determina el espesor de la muestra (Cheung. Figura 3.5 a 3 veces menor que en un ensayo Triaxial de 36 mm de diámetro. El tamaño de la muestra es muy importante para el ensayo de suelos residuales. Si no se requiere obtener la resistenciar residual. Las dimensiones típicas para la caja cuadrada son 60 mm o 100 mm y en algunos casos hasta 300 mm o más. Cheung (1988) encontró que una muestra cuadrada de 100 mm y espesor de 44 mm era adecuada para ensayar un suelo residual de granito. 1988). Tamaño de la muestra Las cajas para corte son comúnmente cuadradas pero las hay también circulares. se requiere conocer la resistencia residual. Cargas normales Las cargas normales que se deben utilizar en el ensayo deben incluir los esfuerzos máximos que se suponen ocurren en el terreno. En suelos no cohesivos la envolvente de falla generalmente. deben realizarse ensayos con cuatro cargas diferentes para definir una envolvente de falla.

Este equipo no se encuentra disponible comercialmente. Este ensayo se puede realizar en el laboratorio o en el campo.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 101 Ensayo de corte directo en anillo Este ensayo consiste en la colocación de un esfuerzo de cortante hasta la falla de una muestra de suelo en forma de anillo.12 Ensayos de cortante Ensayos de Veleta El ensayo de veleta se utiliza para medir la resistencia al cortante no drenada en arcillas muy blandas o blandas. (Figura 3A-21). La mayor ventaja de este ensayo comparada con el ensayo tradicional de corte directo en caja es que el movimiento de cortante es continuo hasta llegar a la condición residual. En el ensayo de veleta se introduce una veleta en el suelo. debido a que no se mide ningún tipo de presión de poros y los ensayos en limos o arenas o materiales igurados no tienen ninguna validez. el valor de la resistencia no drenada se supone igual a la mitad del valor de la resistencia inconfinada. esta prueba de laboratorio solamente puede utilizarse como un estimado aproximado de la resistencia en el sitio. Debe tenerse en cuenta que los resultados son expresados en términos de esfuerzos totales. el muestreo y su preparación. se aplica un torque para producir la falla a lo largo de una superficie cilíndrica. 2005). debido a las incertidumbres asociadas con el ensayo. Figura 3A-21. (figura 3A-25). La resistencia al cortante se asume que es igual a la mitad de la resistencia a la compresión. Su = ½ qu En todos los casos. Este ensayo es utilizado con frecuencia para conocer la resistencia no drenada de suelos cohesivos. Ensayo de Compresión simple El ensayo de Compresión simple es un ensayo de compresión de una muestra cilíndrica con una relación diámetro longitud 1 : 2. La resistencia al cortante de una veleta de relación diámetro altura 1:2 está dada por la expresión: 6 ⎛ M ⎞ ⎟ ⎜ = 7 ⎜ π D3 ⎟ ⎝ ⎠ Donde: . Esquema del ensayo de corte directo en anillo (Cornforth. La fuerza que se aplica consiste en un torque y el desplazamiento es circular. El ensayo es solo aplicable a suelos cohesivos que no permiten la salida de agua durante el proceso de carga. Figura 3. La muestra es comprimida axialmente hasta que ocurre la falla. La resistencia al cortante se obtiene igualando el torque al momento producido por los esfuerzos de cortante sobre la superficie cilíndrica. Generalmente.

El torvane es más confiable para arcillas blandas que para arcillas duras debido a que al penetrar las veletas se puede romper la arcilla localmente.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 102 M = Torque D = Diámetro de la veleta Por ejemplo. se registra la resistencia al cortante no drenada del suelo. Blight(1970) ha utilizado una veleta de altura de 38 mm. se han realizado ensayos de veleta en suelos con resistencia pico hasta de 300 kPa (Blight 1969). puede ser utilizada para resistencias de 50 a 70 kPa. 2005). Figura 3A-25.. El torvane generalmente tiene dos cabezas diferentes. Este último procedimiento es muy difícil de realizar en suelos residuales. Como la arcilla de acuerdo a su resistencia resiste la penetración del pistón. El torque debe aplicarse muy lentamente. Las veletas del torvane se penetran dentro del suelo y se aplica un torque a través de un resorte calibrado hasta que la arcilla falla. Los penetrómetros de bolsillo pueden utilizarse tanto en el campo como en el laboratorio y se obtiene una medida relativamente “cruda” de la resistencia. Esquema del ensayo de veleta de laboratorio (Cornforth. una para arcillas duras y otra para arcillas blandas. De acuerdo a Andresen(1981). una veleta de altura de 100 mm. Sin embargo. . lo suficientemente blandos para permitir el hincado y rotación de la veleta. dependiendo en buena parte de la forma como el operador realice el ensayo. Los ensayos de veleta pueden realizarse en el fondo de excavaciones pre-perforadas o empujando la veleta en el suelo desde la superficie hasta la profundidad requerida. Los ensayos de veleta son muy imprecisos y aunque existen fórmulas de corrección sus resultados deben analizarse con prudencia. en el ensayo de veleta utilizado conjuntamente con otros ensayos puede ser una herramienta útil para diseño. diámetro de 50 mm. La penetración tiene que darse suavemente y es más confiable en arcillas medianamente duras. En arcillas muy duras o frágiles la penetración rompe el suelo y el resultado no es confiable. En arcillas blandas no hay suficiente resistencia para que se registre en el medidor del penetrómetro. para obtener la resistencia de suelos residuales duros. Ensayo de “Torvane” El torvane es una cabeza de forma circular con una serie de veletas organizadas radialmente alrededor de la circunferencia (figura 3A-23). este es el menor tamaño posible para determinar la resistencia al cortante de arcillas blandas. La lectura muestra la resistencia al cortante no-drenada.14 Detalle de un ensayo de veleta.. Generalmente. Sin embargo. la aplicación de estos ensayos es limitada a suelos saturados cohesivos en condiciones no drenadas. Figura 3. Los datos de penetrómetro de cono no es recomendable utilizarlos para cálculos de estabilidad sino solamente para describir los materiales. Algunos penetrómetros están calibrados para la resistencia de la compresión inconfinada equivalente a dos veces la resistencia al cortante C. Ensayo de penetrómetro de bolsillo El penetrómetro manual o penetrómetro de bolsillo es un pistón cargado por un resorte de ¼” de diámetro el cual se entierra ¼” dentro de la superficie de una arcilla. Sin embargo.

5 ENSAYOS IN SITU La utilización de ensayos in situ permite determinar la resistencia al cortante directamente en el campo. se deben analizar los diversos equipos y sistemas disponibles y las ventajas y desventajas de cada uno de los métodos. Presurómetro Utilizado para todo tipo de suelos. El ensayo generalmente. Los tipos de ensayo más utilizados se indican en la tabla 3. Veleta Recomendable para suelos finos solamente. Requiere de una excelente calidad del perímetro del sondeo. El ensayo de Corte directo de campo es particularmente útil para simular la condición de esfuerzos que existe sobre una superficie plana. Corte en sondeo El área de contacto es limitada y solo se recomienda para profundidades bajas.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 103 Figura 3A-23. Penetración de cono Para suelos blandos o sueltos a densidad mediana. Tabla 3.2. También permite el corte con cargas normales bajas. duras. Ensayo de Corte Directo in situ Es un ensayo muy poco utilizado por su costo relativamente alto. Se elimina la alteración por muestreo. 3. se realiza en apiques. potencial de deslizamiento en una ladera. 2005). b. incluyendo las discontinuidades heredadas. como es el caso de fallas poco profundas. Penetración estandar Utilizado principalmente para suelos granulares y arcillas secas. predominantemente suelos finos. debido a que no es posible determinar la resistencia de estos materiales heterogéneos o estratificados mediante ensayos de laboratorio. Cuando se planea un programa de investigación que requiere la determinación de los parámetros de resistencia al cortante. Esquema de un torvane (Cornforth. bien sea en forma directa o indirecta. Hay una gran variedad de ensayos disponibles para medir la resistencia al cortante in situ. a través de correlaciones empíricas o semiempíricas. teniendo en cuenta las necesidades del diseño y cómo la confiabilidad de esos parámetros van a influenciar el comportamiento de los diseños. Los ensayos de campo son muy útiles para determinar la resistencia al cortante en suelos residuales por las siguientes razones: a. utilizando ensayos sencillos o complejos. consume mucho campo tiempo y es costoso. La mayoría de los casos reportados en la literatura se refieren a ensayos en roca. El tamaño de la muestra es mayor y más representativo de la masa de suelo. Es difícil de utilizar en suelos rocosos. El principal proposito de este ensayo es determinar los valores de las resistencias pico y residual tanto en material intacto como en discontinuidades.2 Ensayos de resistencia in situ Ensayo Observaciones y limitaciones Corte directo en el Se realiza generalmente en apiques poco profundos. transporte y almacenamiento. La mayoría de los ensayos .

1974). El número de golpes requerido para enterrar el tubo 300 mm. Tamaños típicos son 300 x 300 mm y 500 x 500 mm para suelos o roca meteorizada.Esta relación no es muy precisa y debe utilizarse con cuidado. se denomina N de penetración estándar. 1996). aplicando golpes con un martillo de 63 Kg. Las resistencias no-drenadas de las arcillas pueden ser estimadas en forma general con base en los resultados de los ensayos de penetración estándar. La resistencia al cortante es obtenida por la relación: KQ qc = h2 Donde: h = Altura del cono K = Constante que depende de y de Q . Con el número de golpes se puede estimar el valor del ángulo de fricción interna ´ para arenas (Peck. Stroud (1974) desarrolló una correlación muy útil del valor de N para arcillas duras y rocas blandas. antes de iniciar el tallado de la muestra. cuando las profundidades del perfil de suelo no son mayores de 5 metros.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 104 se organizan en tal forma que el plano es horizontal e idealmente. apoyos y gatos hidráulicos. Una vez se excava el pedestal debe protegerse de la exposición para evitar cambios de humedad. 1975). La relación de Stroud es la siguiente: cu = 5N kPa. Si se desea realizar el ensayo a lo largo de una discontinuidad. el N de penetración estándar y el índice plástico (Terzaghi y otros. Esta correlación es utilizada para obtener la resistencia de suelos residuales arcillosos. el plano de corte debe ser paralelo a un grupo mayor de discontinuidades o coincidir lo más preciso posible con una discontinuidad mayor. También se puede obtener la densidad relativa y con esa densidad relativa obtener el valor de ´ (Schmertmann. El equipo para realizar el ensayo de corte directo en campo consiste de pesos. Ensayo de penetración estandar En el ensayo de penetración estándar se entierra un tubo partido. En la figura 3A-16 se muestra la variación entre la resistencia no-drenada. utilizando una fuerza Q. la orientación espacial de la discontinuidad (Rumbo y buzamiento) deben identificarse muy claramente. Durante el ensayo el alineamiento de la carga vertical debe mantenerse a medida que avanza el desplazamiento de corte. La excavación del apique y del pedestal (muestra a ensayar) debe hacerse con un cuidado muy especial para evitar alterar las discontinuidades en la muestra. El ensayo de penetración estándar no es confiable para el análisis de la resistencia en arcillas saturadas. El ensayo de penetración estándar se desarrolló inicialmente para determinar la resistencia de suelos no cohesivos y la mayoría de las correlaciones que existen en la literatura son útiles solamente para gravas y arenas. El tamaño de las muestras debe ser al menos 10 veces el tamaño máximo de partícula. en el Reino Unido. Ensayo de penetración de cono En el ensayo de cono se introduce un cono con un ángulo . que cae de una altura de 750 mm.

1984).13). rata de corte. generalmente en el laboratorio. el cual puede variar con el tiempo. La orientación de las muestras es un factor muy importante en estabilidad de laderas. tamaño de muestra. en el campo. La relación entre la resistencia no-drenada y la resistencia de cono puede darse mediante la siguiente expresión: su = qc − σ uo * Nk Donde: Su = resistencia no-drenada al cortante σv = presión geostática a la profundidad de ensayo * N k = factor de cono (típicamente igual a 14 + 5 para la mayoría de las arcillas) La utilización del ensayo de cono en suelos residuales es muy limitada.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 105 Con el valor de la resistencia a la penetración del cono. Un desarrollo relativamente reciente es el piezocono. a los factores mencionados. Adicionalmente. 3. presentó resultados de muy buena co-relación entre el presurómetro y los ensayos triaxiales no consolidados no drenados. Debido a las dificultades en el análisis de datos de ensayo de muestras no saturadas. 1969). para lo cual existen diferentes correlaciones. ablandamiento después de remover la carga y falla progresiva. . Presurómetro El ensayo de Presurómetro también se le utiliza con algunas modificaciones para obtener la resistencia al cortante y las relaciones Esfuerzo – Deformación (Wroth. las muestras se saturan con el objeto de medir las resistencias mínimas de cortante. del grado de saturación. Pavlakis (1983).6 DIFERENCIAS ENTRE LAS RESISTENCIAS DE CAMPO Y DE LABORATORIO Hay por lo menos seis factores que influyen en el por qué la resistencia de las muestras medida en el laboratorio es diferente a la resistencia en el campo (Skempton y Hutchinson. debido a que generalmente. los estratos de suelo poseen discontinuidades o fisuras y las fallas ocurren a lo largo de estas discontinuidades o juntas heredadas y este factor es difícil de tener en cuenta para la realización de ensayos de laboratorio. Adicionalmente. se puede obtener el ángulo de fricción ´ o la cohesión. Figura 3. existen ensayos de cortante realizados directamente en los sondeos. debido a la dificultad de penetración. orientación de la muestra. Entre ellas se encuentra la técnica del muestreo. el cual mide la presión de poros. la resistencia al cortante de un suelo depende también. en la forma como se indica en el capítulo 2. además de la resistencia no drenada (Figura 3.13 Detalle de un piezocono (Brenner 1997).

crecimiento de bacterias. Almacenamiento Evite reacciones químicas. las muestras se obtienen utilizando tubos Shelby o muestreadores de pared delgada con pistón. muestras. la obtención de este tipo de muestras es compleja y generalmente. sin embargo. Procedimientos Transporte. causar deformaciones excesivas en extensión. Utilice un sistema adecuado de empaque y de manejo transporte. Incluso en el caso de que se obtengan muestras completamente inalteradas. relación recuperación. tubos. efecto de los paredes de la muestra y el espesor de la zona accesorios. etc. relación de vacíos y estructuras durante el muestreo y manejo de las muestras puede llevar a un estimativo pobre de la resistencia al cortante en el sitio. generalmente pequeñas. Tabla 3. longitud. Remoción del esfuerzo El resultado es el de unas deformaciones cortante in situ.3).Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 106 Las predicciones de estabilidad basadas en resistencias de laboratorio pueden no ser confiables en muchos casos debido a la dificultad de obtener muestras realmente representativas. Los cambios de humedad. Extrucción y tallado Minimice esfuerzos adicionales (hágalo con mucho cuidado). la adhesión a lo largo de las de áreas. Es mejor una presión continua que el hincado a golpe. Reducción del esfuerzo de Expansión de gas (burbujas) confinamiento Técnicas de Geometría de la muestra: Estas variables afectan el radio de muestreo diámetro. Evite golpes.3 Fuentes de deterioro de la muestra en suelos cohesivos ( Jamiolkowski –1985) Condición Detalle Observaciones Alivio de Cambio de esfuerzos debido La reducción de presión por el sondeo puede esfuerzos a la excavación o sondeo. cambios de volumen. remoldeada a lo largo del perímetro de las etc. La sobrepresión puede causar deformaciones de compresión. etc. el estado de esfuerzos de la muestra no corresponde al estado real en el campo. Para disminuir el efecto de succión en la parte baja de la muestra. cambios en temperatura. el efecto de la fisuración y la resistencia gradual de resistencia con el tiempo especialmente en arcillas sobreconsolidadas y en suelos residuales de lutitas. la medición de presiones reales de poros. es conveniente utilizar un rompedor de vacíos. Efecto de las técnicas de muestreo El mejor sistema de toma de muestras es el de los bloques de gran diámetro. Método de extracción. Anisotropía en la orientación de la muestra La mayoría de los depósitos de suelos naturales y materiales residuales poseen un comportamiento anisotrópico con relación a la resistencia. pistones. permeabilidad y otras . migración de agua debida al tiempo de almacenamiento. Método de avance. Jamiolkowski (1985) presenta una descripción de las fuentes de alteración de las muestras en suelos cohesivos (tabla 3.

El sistema puede medir succiones hasta de 12 psi. τ = c' + (σ n − u a )tan φ ' + (u a − u w )tan φ b Donde: σn = esfuerzo normal total ua = presión en el aire de los poros uw = presión en el agua de los poros φb = ángulo de fricción igual a la pendiente de la curva de succión matricial (ua – uw) contra resistencia al cortante cuando (σn – ua) se mantiene constante. Generalmente las arcillas pueden desarrollar presiones negativas de poro que exceden el rango de esfuerzos de un tensiómetro.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 107 propiedades. El ángulo de fricción efectiva φ’ permanece igual para todos los valores de succión. Para tensiones superiores se puede utilizar un sensor de conductividad térmica que para propósitos prácticos puede medir hasta 30 psi. los ensayos de laboratorio no tienen en cuenta esta Anisotropía y se miden las resistencias sobre determinados planos. En muchos casos si no se tiene en cuenta el efecto de las presiones de poro negativas. Criterios de falla para suelos no saturados Fredlund y otros (1978) propusieron una adición a la ecuación de Mohr-Coulomb con el objeto de tener en cuenta la resistencia de suelos no saturados. En la ecuación anterior cuando ua = uw la ecuación es idéntica a la ecuación original de Mohr-Coulomb para suelos saturados. Medición de la succión La succión es una medida de la presión negativa y esta puede medirse utilizando un tensiómetro. Los círculos de esfuerzos a la falla pueden dibujarse sobre un diagrama (figura 3A-27) ploteando (σn – ua) y (ua . . En general los valores de succión son difíciles de obtener a un nivel comercial debido a que se requieren técnicas relativamente sofisticadas. los factores de seguridad podrían calcularse con valores por debajo de 1.0. El problema con esta técnica es que se requiere un período largo de tiempo para que el sensor produzca una lectura estable.uw) en el eje horizontal y en la ordenada. El término (ua – uw) es la succión matricial y en la mayoría de las situaciones prácticas la presión en el aire puede asumirse igual a cero (presión atmosférica). En zonas tropicales es muy común que los taludes estén la mayor parte del año en condiciones no saturadas y la resistencia adicional debida a las tensiones negativas internas son muy importantes. Algunos programas de computador tienen en cuenta esta transición al modificarse las condiciones de saturación (Cornforth. 2005). Figura 3A-27. 1987). El tensor consiste en una punta porosa de cerámica conectada a un medidor de vacío. limos o arenas parcialmente saturadas generalmente poseen presiones de poro negativas. RESISTENCIA AL CORTANTE DE LOS SUELOS NO SATURADOS Las arcillas. Círculos de Mohr para la falla de un suelo no saturado (Fredlund. Generalmente. El criterio de falla tiene dos variables de esfuerzos (σn – ua) y (ua – uw).

1986). El ensayo se realiza en tres etapas y los valores de ua y uw se mantienen constantes en todo el ensayo o sea que los parámetros (ua – uw) y (σ3 – ua) se mantienen constantes.19 se muestran las resistencias al corte de algunos minerales. En la figura 3. 1981 y Mesri y Cepeda. 1987). El intercepto de la ordenada que según Fredlund equivale a la cohesión aumenta al aumentar la succión matricial (figura 3A-28). RESISTENCIA AL CORTANTE DE LOS MINERALES Los minerales masivos como el cuarzo. La relación entre la composición mineralógica y r´ hace posible correlacionar este valor con el índice de plasticidad (Lupini. Mientras los minerales arcillosos muestran diferencias muy importantes entre ´ y r´. Superficies de falla para un suelo no saturado vistas paralelamente al eje (ua – uw). en la cual r´ fue 10 grados menor que ´ pico. Medición de la resistencia al cortante no saturada Se pueden realizar ensayos de laboratorio específicos para suelos parcialmente saturados realizando algunas modificaciones a la celda del ensayo triaxial. Se observa que el esfuerzo desviador aumenta al aumentar (ua – uw) en las tres etapas del ensayo mientras (σ3 – ua) se mantiene constante. Después de esta primera etapa la muestra se descarga hasta cero y se coloca una nueva carga σ3 mayor. los Feldespatos y la calcita tienen altos valores de r´ muy cercanos a los valores de ´ pico. Con una tercer variable que es la succión matricial (ua – uw). se obtiene nuevamente la curva esfuerzo-deformación. (Fredlund. se descarga y el proceso se repite nuevamente para otro σ3 mayor.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 108 La ecuación de Fredlund puede visualizarse como un gráfico en dos dimensiones de contra (σn – ua). 1987). En los cálculos de estabilidad el suelo no saturado puede tratarse de una manera similar a la del suelo saturado colocándole como valor de cohesión el intercepto incluyendo el efecto de las tensiones negativas. Figura 3A-28. La curva esfuerzo-deformación se obtiene hasta el valor pico (figura 3A-30). Valor de la cohesión contra succión matricial (ua – uw) correspondiente a (σ – ua) igual a cero. Ensayo triaxial de tres etapas de un suelo residual parcialmente saturado (Fredlund. Este ensayo equivale a ensayar una muestra tres veces con tres valores diferentes de carga de presión de confinamiento. (Fredlund. Se supone que el ángulo de fricción φ’ es constante en el ensayo de las tres etapas. Figura 3A-30. En el pedestal inferior de la celda se le coloca un sistema para medir presiones negativas de agua y se realiza el ensayo de acuerdo al sistema descrito por Fredlund (1987). 1987). La mayor diferencia se ha encontrado en la Montmorillonita (Kenney. Figura 3A-29. 1967). .

gravas y enrocados) son muy similares. VALORES DE RESISTENCIA DE LOS SUELOS Toma de muestras y ensayo de suelos granulares La toma de muestras inalteradas de arenas limpias es prácticamente imposible y rara vez se intenta en un proyecto de consultoría.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 109 Figura 3. debido a que la aplicación en la carga es muy rápida comparada con la velocidad del drenaje. Resistencia al cortante de las arenas gravas y enrocados Las características de la resistencia de todos los tipos de material granular (arenas. Generalmente los suelos granulares son completamente drenados en el campo debido a que sus permeabilidades son altas.19 Resistencia al corte de diversos minerales. Angulo de reposo Los ensayos de ángulo de reposo consisten en la colocación del material seco utilizando un embudo cónico dejando caer el suelo de una altura de aproximadamente 3”. De acuerdo a Cornforth el sistema más utilizado es la correlación con el SPT. Sin embargo. 200). El ensayo de ángulo de reposo puede realizarse también en el campo para gravas y enrocado. Esquema del ensayo de ángulo de reposo. Igualmente en los eventos sísmicos se pueden generar presiones de poro y licuación tanto en arenas como en gravas. Como alternativa se utilizan ensayos en muestras alteradas a densidades relativas iguales que las tomadas en campo o la suposición de los ángulos de fricción de acuerdo a tablas en las cuales se correlaciona la resistencia con la densidad relativa o con el ensayo de penetración estándar SPT. En suelos con contenidos altos de finos. Este ensayo se debe realizar entre 10 y 20 veces y tomar el ángulo de reposo promedio. Las . Figura 3A-31. El ángulo que se forma entre el material granular y la horizontal es el ángulo de reposo. Por esta circunstancia es muy importante conocer el porcentaje de finos y las condiciones de carga para que el análisis sea confiable. Condiciones de drenaje Generalmente los suelos granulares se suponen que son drenados. las arenas drenan en forma lenta especialmente si los depósitos son de gran espesor y debe suponerse que se genera presión de poros en exceso cuando se coloca un terraplén sobre suelos granulares de gran espesor que contengan porcentajes altos de finos. si los suelos tienen más de 5 a 10% de finos (pasantes del tamiz No. Otra forma de ensayo es el cálculo del ángulo de reposo. no es completamente válido suponer que el drenaje es libre. (figura 3A-31). La medición se realiza después de que el suelo se ha deslizado sobre el talud del cono conformado en la caída del material. colocando el material en forma suave con una volqueta y midiendo el ángulo que se forma con la horizontal.

1977). Aparentemente. dependiendo del tipo de ensayo que se realice. El efecto de la humedad es solamente de uno o dos grados (Lambe y Whitman. El valor de ´ de un suelo bien gradado puede ser varios grados mayor que la de un suelo uniforme del mismo tamaño y forma de partículas. σ’ es el esfuerzo normal efectivo sobre el plano de falla y φ’ es el ángulo de fricción interna para esfuerzos efectivos. y limos no plásticos tienen un envolvente de falla que pasa por el origen. tiende a ser curva al aumentar las presiones de confinamiento.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 110 partículas granulares no se adhieren la una a la otra y las envolventes de resistencia al cortante efectiva pasan por el origen del diagrama de esfuerzos de Mohr. 1982). su constitución. Además ´ es afectado por la distribución de partículas y su forma. mineralogía y densidad. Los suelos no cohesivos como la grava. 1969). Figura 3A-10. por ejemplo. Este factor es particularmente importante en arenas calcáreas (Datta. gravas y limos no plásticos que se denominan como suelos granulares. se desarrollan presiones grandes de poros. Lo mismo se puede decir para un suelo compuesto por partículas angulares en comparación con un suelo de partículas redondeadas. Otro factor importante es la diferencia en los valores de ´ para los diferentes tipos de ensayo. Por ejemplo. Curvatura de la envolvente de resistencia en suelos granulares La envolvente de falla para un suelo granular generalmente no es recta sino curva (figura 3A-10). esto equivale a que c´ = 0 Los valores de ´ varían de 27 a 45 grados. . Para un determinado suelo. las altas presiones de confinamiento causan rotura de los contactos entre los granos. Circulo de Mohr para esfuerzos de cortante a la falla y envolvente de falla para ensayos triaxiales en el material de la presa Oroville (Marachi y otros. La resistencia al cortante de estos materiales puede caracterizarse por la siguiente ecuación: s =σ ' tan φ ' Donde s es la resistencia al cortante. Holtz y Kovacs. Una arena o grava de las utilizadas en construcción puede considerarse que actúa en condición drenada. 1996). el ángulo de fricción en suelos granulares varía de 27o a 42o. 1981). En arenas. los ángulos de fricción en los ensayos Triaxiales tienden a ser 4 a 5 grados menores que en los ensayos de Corte Directo (Ladd. dependiendo de varios factores. en el caso de sismos. arena. La medición de las resistencias drenadas permiten estimar el valor de φ’. la cohesión es muy baja y puede en muchos casos considerarse de valor cero y el ángulo de fricción depende de la angulosidad y tamaño de las partículas. los cambios de volumen ocurren rápidamente y no se desarrolla presión de poros pero en arenas muy finas y limos. La envolvente de falla que es recta para presiones bajas. en un ensayo Triaxial drenado el ángulo de fricción es 4o a 5o menor que el medido en un ensayo de Corte Directo. lo cual resulta en un menor ángulo de fricción. el valor de ´ aumenta al aumentar la densidad relativa (Wu. las cuales pueden producir el fenómeno de licuefacción. 1969. Generalmente.

330 5. las envolventes de falla no son rectas sino curvas. σ’3 = presión de confinamiento Pa = presión atmosférica Es de gran importancia para los análisis de estabilidad de taludes el determinar el valor de Δφ y algunos programas de computador permiten la utilización de este parámetro en el cálculo de los factores de seguridad. El ángulo de fricción interna φ’ aumenta al aumentar la densidad. Tabla?? Esfuerzos de falla y ángulos de fricción para los cuatro ensayos triaxiales en el material correspondiente a la figura 3A-10.8 38. Φ0 = ángulo de fricción interna para σ’3 = 1 atmósfera Δφ = es la reducción del ángulo de fricción para un aumento de 10 veces en la presión del confinamiento.900 4. uno para cada ensayo triaxial A mayor presión de confinamiento el ángulo de fricción φ’ es menor. Los valores de Δφ también aumentan con la densidad variando desde 0 para suelos sueltos hasta 10° o más para el mismo material en estado muy denso. (Duncan y Wright. Cuando las fuerzas son pequeñas las partículas no se rompen en el momento de la falla y cuando las fuerzas son muy grandes hay mayores posibilidades de rotura de las partículas. Como resultado de la rotura de las partículas durante la falla. Para algunos materiales se obtienen aumentos de φ0 hasta de 15° desde su estado más suelto hasta su estado más denso.8 43.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 111 Si se analizan los cuatro círculos de Mohr de la figura se puede determinar cuatro valores de φ’. Factores que afectan la resistencia de los suelos granulares La resistencia de los suelos granulares (arenas. .200 19.200 13.4 39.480 σ'1 (kPa) 1.100 φ’ (grados) 46. la gradación o curva granulometríca y la densidad.2 La curvatura de la envolvente de falla y la disminución en el ángulo de fricción a medida de aumenta la presión de confinamiento se atribuye a que las partículas se rompen más fácilmente a mayores esfuerzos. 2005) Ensayo 1 2 3 4 σ'3 (kPa) 210 970 2. Los valores de φ’ se relacionan con las presiones de confinamiento de acuerdo a la siguiente expresión: φ ' = φ0 − Δφ log10 σ '3 Pa Donde φ’ es el ángulo de fricción interna. gravas y enrocados) es afectada principalmente por el tamaño de los granos.

. El diámetro de la muestra para ensayos triaxiales debe ser al menos de 6 veces el tamaño de la partícula más grande de suelo. Efecto de los niveles de saturación Cuando el suelo está parcialmente saturado se generan tensiones capilares. Los resultados de la resistencia al cortante de suelos granulares también es afectado por el tamaño de la muestra en los ensayos. 2005). La resistencia también es afectada por el tipo de ensayo que se utilice para obtener los parámetros en el laboratorio. Efecto de la presión de confinamiento en el ángulo de fricción φ’. los cuales pueden fallar al secarse o al saturase. las partículas más pequeñas llenan los espacios entre las partículas más grandes y esto permite una mayor resistencia al cortante (Duncan y Wright. 2005). las cuales colapsan con mucha facilidad si los niveles freáticos se encuentran altos. El sistema de bajar el nivel freático utilizando motobombas no ha sido efectivo para evitar problemas de estabilidad de las zanjas. Generalmente los suelos angulosos tienen menores densidades. para evitar resultados erróneos (Duncan y Wright. especialmente en depósitos aluviales. A mayor presión de confinamiento se pueden romper las puntas de las partículas y el efecto de la angulosidad es menor. especialmente en las excavaciones de zanjas. Al aumentar la fracción arcillosa el ángulo de fricción φ tiende a disminuir. la diferencia entre la resistencia pico y la resistencia residual es mayor. Otro factor muy importante es la cantidad y mineralogía de los minerales de arcilla presentes. En las excavaciones en suelos granulares saturados deben entibarse totalmente. mayores compresibilidades e igualmente mayores resistencias que los suelos con partículas redondeadas. (Duncan y Wright. A medida que la densidad relativa aumenta. las curvas esfuerzo-deformación presentan muy poca diferencia entre la resistencia pico y la resistencia residual. En suelos bien gradados. Becker y otros (1972) encontraron que el valor de φ’ era mayor 1° a 6° cuando se utilizaban ensayos de corte directo que en los ensayos triaxiales drenados. Es muy común la falla de excavaciones en suelos granulares saturados. las cuales se analizan como una cohesión aparente o aumento de la cohesión. Los suelos granulares saturados son especialmente peligrosos. La resistencia al cortante de arenas y gravas también es afectada por la angulosidad o redondez de las partículas.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 112 Si el suelo se encuentra bien gradado. 2005). Las partículas angulares producen resistencias mayores que las partículas redondeadas. el ángulo de fricción φ’ es mayor que para el mismo tipo de suelo en estado mal gradado o uniforme. La densidad relativa y la resistencia Cuando las densidades relativas son muy bajas (menores del 10%). Figura 3A-11. Esta cohesión permite en ocasiones taludes de alta pendiente en arenas húmedas. especialmente a presiones bajas de confinamiento.

Relación entre la penetración estándar SPT. (Robertson y Campanella. Tabla . 1969). Figura 3A-16. Debe tenerse en cuenta el estado de densidad de los materiales y su gradación como se indicó en los párrafos anteriores.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 113 Parámetros de resistencia de gravas y arenas Los valores de ángulo de fricción de suelos granulares varían generalmente de 26° hasta 48°. la presión geostática vertical y el ángulo de fricción φ’ para arenas. 1. como se observa en la tabla ¿?. (Wong y Duncan.974) Clasificación Porcentaje de Densidad (φ0) Δφ unificada densidad relativa % Angulo de Reducción del proctor fricción para ángulo de estandar % de 1 fricción para Pa atmosfera un aumento de (grados) 10 veces en la presión del confinamiento. Descripción Valores de φ en estado Suelto Medio Denso Limos no 26-30 28-32 30-34 plásticos Arena uniforme 26-30 30-34 32-36 fina a media Arena bien 30-40 34-40 38-46 gradada Arena y grava 32-36 36-42 40-48 No es posible obtener muestras inalteradas de suelos granulares naturales excepto utilizando procedimientos exóticos como el congelamiento del suelo antes de la toma de la muestra. Relacion entre la resistencia al cortante no-drenada. Relación entre la resistencia de cono CPT. . Debido a la situación anterior es muy común que la resistencia de los depósitos de suelos granulares se obtenga de ensayos de campo como el ensayo de penetración estándar (SPT) y el ensayo de cono (CPT). (Terzaghi y otros 1996). Tabla. Valores de φ0 y Δφ para arenas y gravas. 1975). (DeMello. En la tabla ¿? Se muestran valores típicos de φ0 y Δφ para arenas y gravas. 1983). 1971 y Schmertmann. la presión geostática vertical y el ángulo de fricción φ’ para arenas. Figura 3A-12. En las figuras ¿??? Se presentan gráficos para determinar el valor del ángulo de fricción interna para arenas partiendo de los resultados de los ensayos SPT y CPT. el número de golpes N de penetración estándar SPT y el índice plástico para arcillas. Figura 3A-13. Angulo de fricción interna de algunos suelos granulares (adaptado de Hough. 1969 y Lambe y Whitman.

SP SM 105 100 95 90 105 100 95 90 100 95 90 85 100 75 50 25 100 75 50 25 ----- 46 43 40 37 42 39 36 33 36 34 32 30 10 8 6 4 9 7 5 3 8 6 4 2 Resistencia al cortante de los limos Los limos tienen un comportamiento a la resistencia variable. (1990) reportan pérdidas de resistencia hasta del 40% en los ensayos consolidados-no drenados. Figura 3A-26. lo cual tiene gran influencia en su comportamiento. Fleming y Duncan. por lo tanto es importante diferenciar los limos no plásticos. Los limos no plásticos aunque tienen un comportamiento similar al de las arenas poseen una permeabilidad más baja. debido a que su comportamiento real no es fácil de predecir. En todos los casos es importante que los diseños se hagan en forma conservadora en el caso de limos. Indice de cohesión IC = IP (índice de plasticidad) / LP (límite plástico) Si el índice de cohesión es igual a cero se trata de un limo y las arcillas tienen un índice de cohesión mayor de 1.8 se supone que el suelo tiene un comportamiento principalmente arcilloso y si el índice de cohesión es de 0. Para los limos el ensayo más común es el triaxial consolidado no-drenado. Es muy difícil muestrear limos no plásticos.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante (grados) 114 GW. En la figura 3A-26 se muestra una serie de curvas para diferenciar los limos de las arcillas con base en el índice de plasticidad y el límite plástico. Si el índice de cohesión es por ejemplo de 0. .2 se supone que el suelo tiene un comportamiento principalmente limoso. Indice de Cohesión Los suelos finos plásticos se comportan en forma diferente que los suelos finos no plásticos. SW GP. Ejemplo de diferenciación entre limos y arcillas utilizando el índice de plasticidad y el límite plástico o sea el índice de cohesión. Para tener en cuenta esta diferencia de comportamiento se ha propuesto (Cornforth. 2005) la clasificación de los suelos cohesivos utilizando el índice de cohesión. Es difícil determinar en los limos si el comportamiento es drenado o no-drenado y se recomienda considerar las dos posibilidades. Este parámetro permite diferenciar entre limos y arcillas. En un extremo se comportan como arenas finas y en otro extremo se comportan como arcillas. los cuales se comportan como arena de los limos plásticos los cuales se comportan como arcillas. los cuales aunque no son sensitivos propiamente si se disturben muy fácilmente.

Los limos son muy variables en lo relacionado con consistencia y no es común encontrar limos duros. Cuando se realiza una serie de ensayos drenados en arcillas normalmente consolidadas. Si se realizan ensayos consolidados no drenados. Pérdida de resistencia debido a carga sostenida con el tiempo. La alteración durante el muestreo puede reducir notablemente la resistencia. las condiciones no drenadas o parcialmente drenadas son comunes. Sin embargo. Como se observa en la figura 3A-15. Indice plástico Φ (grados) . Efecto de la orientación de la superficie de falla y la anisotropía en la resistencia no-drenada de arcillas y lutitas. En la tabla ¿? Se muestran valores típicos de los ángulos de fricción pico para arcillas normalmente consolidadas. Un suelo arcilloso es considerado normalmente consolidado. 2005). La resistencia puede cambiar con el tiempo y es importante analizar tanto las condiciones a corto plazo como las condiciones a largo plazo. la envolvente de falla pasa por el origen o sea que c´ = 0. 1960). Tabla ¿?? Valores típicos de ángulo de fricción pico φ´ para arcillas normalmente consolidadas (Bjerrum y Simons. (Duncan y Wright. se desarrolla presión de poros y como resultado la resistencia al corte no drenado su = ½ ( 1 3) será menor que la resistencia drenada. Esta anisotropía puede ser inherente a la formación de la arcilla como también inducida por el sistema de esfuerzos. Otro problema importante en el análisis de la resistencia de las arcillas es la disminución de la resistencia con el tiempo relacionada con la fatiga (Creep). Arcillas normalmente consolidadas o ligeramente consolidadas Debido a la baja permeabilidad de los suelos no granulares. Los ángulos de fricción pico para arcillas normalmente consolidadas se obtienen generalmente utilizando ensayos triaxiales midiendo presión de poros para determinar c’ y φ´ o ensayos de corte directo drenados. Resistencia al cortante de las arcillas El comportamiento de las arcillas en presencia del agua es muy complejo y las arcillas están relacionadas con un gran porcentaje de los problemas de la estabilidad de taludes. (Duncan y Wright. no existe un criterio universalmente aceptado para definir los valores precisos de resistencia para el caso de arcillas blandas y/o arcillas duras. 2005). Debido a esta anisotropía la resistencia de la arcilla varía de punto a punto a lo largo de la superficie de falla.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 115 Consistencia de los limos y arcillas Las arcillas pueden diferenciarse entre duras y blandas. si la presión de consolidación en el momento de la falla es igual o mayor que la presión de pre-consolidación. Figura 3A-15. Figura 3A-14. La anisotropía de la arcilla hace que la resistencia varíe con la orientación de la superficie de falla.

debido a que la estructura se destruye poco después de iniciada la deformación.Capítulo 3 10 20 30 40 60 80 Esfuerzo y resistencia al cortante 33 + 5 31 + 5 29 + 5 27 + 5 24 + 5 22 + 5 116 Arcillas sobreconsolidadas La resistencia pico de una serie de ensayos sobre arcillas sobreconsolidadas da un envolvente de falla con una cohesión relativamente alta. Cuando se carga una arcilla sobreconsolidada en la condición drenada. es curva en la región de bajos esfuerzos y pasa por el origen. para la resistencia pico en arcillas sobreconsolidadas. la arcilla absorbe agua. esto produce altas presiones de poro que disminuyen la resistencia en la envolvente de falla. Los ensayos de laboratorio deben realizarse con presiones normales muy cercanas a las verdaderas. Las arcillas sensitivas se les conoce como arcillas rápidas. Las envolventes de fallas para arcillas sensitivas varían en forma sustancial con las de los suelos arcillosos sueltos saturados. En las arcillas sobreconsolidadas al igual que en las lutitas blandas. Resistencia no-drenada de arcillas Resistencia drenada de arcillas Resistencia al cortante de arcillas duras-fisuradas Las arcillas sobre-consolidadas son generalmente duras y con mucha frecuencia contienen gran cantidad de fisuras o grietas. lo cual produce un ablandamiento del material. las fisuras y otras discontinuidades tienen gran influencia en la resistencia Arcillas muy sensitivas o rápidas. Estas arcillas se les denomina arcillas duras fisuradas. debido a que la experiencia muestra que la envolvente de falla. Skempton (1985) y Bjerrum (1967) explican que esta diferencia en la resistencia se debe al ablandamiento de las arcillas y su expansión con el tiempo y adicionalmente a que las fisuras o grietas no están debidamente representadas en las muestras de laboratorio. La sensitividad se define entre la resistencia pico de un suelo inalterado a la resistencia pico del mismo suelo remoldeado a una misma humedad. Terzaghi (1936) anotó que las resistencias de las arcillas fisuradas en el campo es muy inferior a la resistencia de ese mismo material en el laboratorio. las cuales se encuentran especialmente en los países Escandinavos y la parte norte de Norteamérica. Generalmente el tamaño de la muestra es muy inferior al espaciamiento de . La envolvente de falla es una línea aproximadamente recta.

Consistencia de la Resistencia a la Detalles para arcilla Compresión simple (tsf) identificación de campo Muy blanda 0. la penetración con cono y los ensayos de veleta.5-1.25-0. De los ensayos de laboratorio los más comunmente empleados son los triaxiales no consolidados no drenados y los ensayos de Corte directo.0 Se puede enterrar la uña Extraordinariamente dura >4. aún dentro del mismo nivel del perfil estratigráfico. utilizando formas diferentes para determinar la resistencia en planos diferentes. Esta característica es muy acentuada en formaciones residuales tropicales.0 Se moldea con presión fuerte de los dedos Dura 1. Bjerrum (1967) indica que aún así las resistencias obtenidas son muy altas. Los . De los ensayos de campo los más utilizados son el ensayo de penetración estándar. consolidarla en el equipo de ensayos de corte directo y luego ensayarlas. las propiedades de los materiales son diferentes de un sitio a otro. Como resultado tanto la resistencia no-drenada como la resistencia drenada obtenida en el laboratorio tienen valores demasiado altos comparados con las resistencias reales. donde el proceso de meteorización es intenso.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 117 las fisuras. y por lo tanto no es recomendable utilizar estos valores para analizar la estabilidad de taludes en el campo.7 RESISTENCIA AL CORTANTE DE SUELOS RESIDUALES Y SAPROLITOS Los suelos residuales poseen un comportamiento complejo al cortante y es difícil obtener unos parámetros de resistencia que sean confiables para los análisis de estabilidad.25 Se sale entre los dedos al apretarla Blanda 0. Lo ideal es realizar ensayos de campo a escala grande. heterogéneo y desigual. los cuales se pueden obtener tanto en muestras inalteradas como en muestras remoldeadas. Una forma utilizada por algunos autores para resolver el problema anterior es el de remoldear y mezclar la arcilla. El método más recomendable de análisis es el de utilizar los valores de resistencia residual y no los de resistencia pico.0 Se puede enterrar el pulgar Muy dura 2. Valores aproximados de compresión simple de suelos arcillosos (adaptado de Terzaghi y Peck. cuya resistencia se puede considerar como una propiedad del material.5 Se moldea con presión suave de los dedos Media 0.0 Muy difícil enterrar la uña 3. en tal forma que la escala del ensayo sea representativa de la del prototipo o en su defecto ejecutar un gran número de ensayos a pequeña escala en el campo y el laboratorio. La resistencia pico obtenida por este método es generalmente inferior a la resistencia real en el campo. Sin embargo. 1967).0-4. A diferencia de los materiales homogéneos. Tabla. en un suelo residual o un saprolito.0-2.

15 a 3. En topografía plana el suelo residual permanece en el sitio y en las áreas de pendiente se producen depósitos de coluvión. En las etapas iniciales de la meteorización se producen fragmentos de gran tamaño y en el proceso final se producen arcillas y entre estos dos extremos se van a encontrar en un mismo manto. Figura 3.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 118 parámetros de resistencia obtenidos en los ensayos son diferentes para diferentes tipos de roca y dependen además. predominan las mezclas de partículas granulares y arcillosas y el ángulo de fricción depende de la proporción grava-arena-limo y arcilla y de las características de cada tipo de partícula presente Figura 3. . una composición de mezclas de diferentes tamaños de grano.17). En suelos residuales generalmente.15 Angulo de fricción en materiales residuales de areniscas.16 Angulo de fricción en materiales residuales de lutitas. de la fracturación y meteorización (Figuras 3.

Es evidente que la resistencia de un suelo duro fisurado puede ser sobreestimado por factores hasta de cinco. El tamaño de las muestras debe ser tal que debe contener varias veces la misma discontinuidad.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 119 Figura 3. si se escoge una muestra pequeña para ensayo.18). aunque la resistencia obtenida en los ensayos es hasta cierto nivel. La roca puede ser intacta o fracturada. Efecto de las discontinuidades Debe tenerse en cuenta que. debido a que la resistencia a lo largo del material intacto es superior a la resistencia a lo largo de las discontinuidades. Figura 3. O’Rourke y Crespo 1988). Otros análisis muestran que la resistencia medida de una muestra en un suelo duro fisurado como la arcilla de Londres se vuelve menos realista al disminuir su tamaño. Para ensayos de roca intacta se utiliza comúnmente el ensayo de Compresión Simple o inconfinada. en suelos residuales es común encontrar suelos parcialmente saturados.18 Resistencia de un suelo residual a varias profundidades de una lutita meteorizada (Blight. Los ensayos en suelos residuales pueden presentar errores. El análisis de la información muestra las características dispersas de los resultados. por esta razón es muy importante que los ensayos de resistencia al cortante en el laboratorio se realicen a lo largo de las discontinuidades. Efecto de la humedad Adicionalmente. Una solución a este problema es realizar una cantidad grande de ensayos y utilizar los valores más bajos obtenidos.9 RESISTENCIA AL CORTANTE DE ROCAS La resistencia al cortante de macizos rocosos se analiza asumiendo que la roca se comporta de acuerdo a Mohr-Coulomb. aunque existen formas de determinar el ángulo de fricción y cohesión de las rocas. en el cual se obtiene un valor de la cementación o cohesión. La resistencia al cortante en términos de esfuerzos totales es influenciada en forma muy importante por el contenido de agua (Foss 1977. . pero la estabilidad al deslizamiento puede depender de la resistencia a lo largo de las discontinuidades. 1969). determinada por la resistencia interna de la roca meteorizada o suelo residual. tanto en los suelos residuales como en los saprolitos y rocas. los cuales generalmente. corresponden a la resistencia de las discontinuidades. La comparación entre los diversos valores obtenidos muestra la evidencia de que la resistencia real está enteramente controlada por las discontinuidades.17 Angulo de fricción en materiales de origen volcánico. Aún en un suelo residual muy meteorizado existen juntas o discontinuidades heredadas. Esta resistencia está representada por el límite menor de resistencia medido en los ensayos. 3. debido a que tienen alta porosidad y alta permeabilidad y pueden ocurrir cambios muy grandes de humedad entre las épocas seca y de lluvia. Blight (1969) muestra una comparación de las resistencias medidas de varias muestras de suelos en una lutita residual (Figura 3.

la estabilidad de los taludes en roca fracturada o saprolito depende generalmente. las características de resistencia dependen del nivel de fuerza normal. Como puede observarse. 17-23 limolitas. neiss. el ensayo más apropiado para la caracterización de rocas ígneas intactas. Tabla 3.4 Valores típicos de parámetros de resistencia para rocas (Hoek y Bray. 25-28 Rocas sedimentarias duras: caliza. Sin embargo. La compresión uniaxial es quizás. lutitas. Existen normas de la Sociedad Internacional de Mecánica de Rocas para el ensayo sobre discontinuidades. juntas o planos de estratificación. 23-28 dolomita. de la resistencia a lo largo de las discontinuidades y por lo tanto se debe hacer esfuerzos por ensayar muestras a lo largo de las fracturas. Tabla 3. Otro ensayo utilizado en algunos casos es el de Compresión Triaxial.5 Resistencias típicas de rocas en N /mm 2 Tipo de roca Cohesión (Mpa) 35-55 20-40 10-30 1-20 Angulo de fricción (o) 35-45 30-40 35-45 25-35 Roca Granito Diorita Dolerita Gabro Basalto Arenisca Lutita Caliza Dolomita Carbón Cuarcita Neiss Marmol Pizarra Compresión 100-250 150-300 100-350 150-300 150-300 20-170 5-100 30-250 30-250 5-50 150-300 50-200 100-250 100-200 Tensión 7-25 15-30 15-35 15-30 10-30 4-25 2-10 5-25 15-25 2-5 10-30 5-20 7-20 7-20 Cortante 14-50 25-60 20-60 8-40 3-30 10-50 20-60 15-30 Tabla 3. 1981) Peso unitario seco kN/m3 Rocas ígneas duras: granito basalto 25-30 Rocas metamórficas: cuarcita.arenisca.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 120 Como la resistencia al cortante de la roca intacta no es lineal. Compresión uniaxial en N mm-2 5 a 20 20 a 40 40 a 80 80 a 160 160 a 320 Competencia de la roca Muy débil Débil Resistencia mediana Dura Muy dura .6 Competencia de la roca de acuerdo al ensayo de Compresion uniaxial. Existen anillos de corte diseñados específicamente para determinar la resistencia a lo largo de discontinuidades. el carbón es una de las rocas que presenta menor resistencia a la compresión. Rocas sedimentarias blandas: arenisca. pizarras.

Los perfiles de aspereza son muy importantes. en la cual también se puede observar cómo las Asperitas pueden cortarse con una subsecuente reducción del ángulo de fricción a altos niveles de esfuerzo de compresión. granito. pizarras Basalto. así estos no se utilicen en los cálculos de estabilidad. conglomerado Grados 40-42 40-42 34-36 30-38 26-36 21-23 34-35 38-40 28-30 39-41 28-39 20-30 Tabla 3.7 Angulos de fricción típicos de rocas (Wyllie 1996) Fricción Baja Media Alta Angulo de fricción(grados) 20 a 27 27 a 34 34 a 40 Roca Roca Esquistos con alto contenido de mica y Lutitas Areniscas.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 121 Tabla 3. como se muestra en la figura 3.20. 1992) Basalto Calcita Arenisca compacta Caliza dolomita Esquisto filitico Esquisto grafitoso Yeso Cuarcita micácea Esquisto micáceo Neiss Lutita Esquisto talco Para la correcta interpretación de los ensayos. entre 25 y 30 grados. Estas irregularidades de la superficie que se les llama Asperitas producen un entrelace entre las superficies de las fracturas que incrementa la resistencia al deslizamiento. es importante que se realice una descripción muy clara de la discontinuidad antes y después de la falla. caliza. Neiss.8 Angulos de fricción obtenidos en rocas en Italia (Giani. Aspereza La aspereza de las superficies de roca tiene un efecto significativo sobre el ángulo de fricción. . limolitas. a un ángulo de fricción residual. La resistencia al cortante puede considerarse: τ = σ ' tan (φ + i ) Donde i es la inclinación de los dientes de sierra. Se sugiere tomar fotografías utilizando luz reflectora de bajo ángulo para enfatizar la aspereza y se debe indicar la naturaleza y mineralogía de las superficies y materiales dentro de la discontinuidad. disminuye su ángulo de fricción. Cuando las paredes de la discontinuidad se encuentran inalteradas el ángulo de fricción residual es igual al ángulo de fricción pico. Una fractura rugosa que inicialmente tiene un ángulo de fricción + i conocida como resistencia pico. El ángulo de fricción residual r para la mayoría de las rocas varía generalmente. Las Asperitas pueden ser consideradas en su forma más simple como una serie de dientes de sierra.

el ángulo i es no mayor de 10 o 15 grados. Una componente geométrica. El término JRC log10 ( j / ´) equivale al ángulo i. para taludes no reforzados. La rugosidad de la fractura JRC se puede obtener por medio de ensayos de Corte Directo. Las asperitas con longitudes de onda de 50 a 100 milímetros. b. las asperitas de segundo orden van a contribuir en forma importante a la resistencia al cortante del macizo rocoso. se les llama Asperitas secundarias y pueden tener un ángulo i tan alto como 20 o 30 grados. controlada por la rugosidad JRC. . la resistencia de la roca y la presión normal Barton (1976) definió la siguiente ecuación empírica: τ = σ tan ⎢φ + JRC log10 ⎜ ⎜ ⎣ Donde: ⎡ ⎛ σ j ⎞⎤ ⎟⎥ ⎟ ⎝ σ ' ⎠⎦ JRC = Coeficiente de rugosidad de la junta (Figura 3.20 Efecto de la rugosidad en el ángulo de fricción. el ángulo i disminuye y es así como para una longitud de onda de 500 mm o mayor. conocidas como asperitas de primer orden. Barton consideró que la resistencia la cortante de las discontinuidades son la suma de tres componentes: a.21 ) j = Resistencia a la compresión de la roca en la superficie de la fractura ´ = Esfuerzo normal efectivo. Un componente de fricción básico dado por r . La ventaja de utilizar el criterio de Barton es la facilidad para determinar los parámetros que controlan la ecuación. Cuando se tienen altos niveles de esfuerzos normales. es necesario decidir cual es la longitud de onda de las Asperitas. La suma de + i no debe exceder 70 grados y el rango de j / ´ generalmente. Generalmente. c. Una componente de la falla de las asperitas. controlada por j / ´. varía entre 3 y 100. la estabilidad debe analizarse considerando solamente las asperitas de primer orden pero en los casos de rocas ancladas con tendones de acero o pernos. Figura 3. este ángulo tiende a cero. Con el aumento de la longitud de onda de las asperitas. Para cuantificar la relación entre el ángulo de fricción total ( + i).Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 122 Cuando se mide el ángulo de la rugosidad.

Gradación y tamaño de las partículas. Diorita. las milonitas son fracturas que fueron originalmente áreas de arcilla y a lo largo de la cual ocurrieron procesos de deslizamiento o bandeamiento. i.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 123 Relleno de las fracturas Cuando las fracturas están rellenas de materiales. formando capas de arcilla. la presencia de arcilla de baja resistencia dentro de los planos de estratificación de las lutitas. Basalto o Caliza. El efecto del relleno sobre la resistencia al cortante depende de la resistencia y del espesor del material del relleno. por ejemplo en el deslizamiento del Vaiont en Italia que produjo la muerte de más de 2. 1970). Otros casos son las intercalaciones de arcillolitas y areniscas. Potencial de expansión del relleno. g. este relleno tiene un efecto significativo en la estabilidad. Contenido de agua y permeabilidad.22). e. por ejemplo. Mineralogía del material del relleno. En las fallas el relleno se forma por el mismo proceso de corte y puede incluir partículas del tamaño de arcilla y otra serie de partículas mayores. en contraste. d.21 Coeficientes de rugosidad JRC (Barton 1976). la resistencia al cortante es muy cercana a la resistencia residual (Figura 3. 1974). h. Las resistencias residuales en todos los casos tienden a ser menores que los valores indicados. si el espesor es más del 25% de la amplitud de las asperitas no habrá contacto roca a roca y la resistencia al cortante de la fractura es igual a la del relleno (Goodman. Las fracturas en los granitos tienden a tener ángulos de fricción más altos que aquellos de rocas granulares finas como las calizas. zonas de corte y milonitas. Rugosidad de las paredes. Alteraciones hidrotérmicas y otros procesos pueden formar rellenos que pueden incluir materiales de . Figura 3. por ejemplo. En el caso de rellenos de arcillas tales como Montmorillonita y Bentonita. c. Las fracturas recientemente desplazadas incluyen fallas. Ancho. los ángulos de fricción pueden ser tan bajos como 8 grados y las cohesiones de cero a 20 kPa. En fracturas que no han tenido movimiento previo se incluyen rocas ígneas y metamórficas meteorizadas a lo largo de las fracturas. f. dependiendo si ha habido o no desplazamiento previo de la fractura (Barton. adicionalmente a la Arcilla se presentan fragmentos granulares que pueden producir ángulos de fricción entre 25 y 45 grados y cohesiones de cero a 100 kPa. La resistencia del relleno de las fracturas depende de los siguientes elementos: a.000 personas. como podría ser calcita o arcilla. En el caso de fallas o fracturas en rocas tales como Granito. Para estos tipos de fractura. Movimientos anteriores. Las fracturas rellenas pueden dividirse en dos categorías generales. Fracturación de las paredes. fue un factor decisivo en el movimiento. la diabasa se meteoriza a Anfibolita y eventualmente a arcilla. b. Grado de meteorización.

la cual depende de la relación entre la resistencia de la roca y la presión normal. Hoek desarrolló un equipo de Corte Directo de laboratorio para determinar la resistencia de las discontinuidades (Hoek. los cuales tienen diferencias significativas en los valores de resistencia pico. las asperezas son progresivamente cortadas y el ángulo de fricción disminuye. 1983). Fractura rugosa La fractura rugosa limpia no tiene cohesión y la fricción posee dos componentes: Una debida a la aspereza ( i ) y otra debida a la fricción propiamente dicha. Ensayos de laboratorio El ángulo de fricción de una fractura de roca puede ser determinado en el laboratorio utilizando un ensayo de Corte Directo. ensayada tres o cuatro veces con cargas normales mayores. A presiones bajas de confinamiento los fragmentos de roca pueden moverse y rotar. Condiciones de resistencia La resistencia al cortante depende de las condiciones geológicas. Esfuerzo y resistencia al cortante 124 Montmorillonita o materiales de resistencia mayor tales como Los rellenos de fracturas no desplazadas pueden dividirse en materiales NC y OC. 4. Figura 3.22 Clasificación de discontinuidades rellenas. expansión. 3. Roca dura fracturada En este caso la superficie de corte queda parcialmente en roca relativamente intacta y parcialmente en discontinuidades y la resistencia al cortante posee una superficie curva. A presiones normales altas los fragmentos de roca se pueden desmoronar y el ángulo de fricción . Las descargas ocurren cuando se excava roca para un talud o fundación. Fractura lisa Una fractura lisa y limpia no posee cohesión y la fricción depende de las características de la superficie de la roca. Estas pérdidas de material también ocurren por desplazamiento en materiales frágiles como es la Calcita. En los rellenos OC la resistencia puede ser alta pero puede existir una disminución fuerte por ablandamiento. Fractura rellena Si el relleno es de arcilla el ángulo de fricción tiende ha ser bajo pero puede existir alguna cohesión si el material es inalterado. Cada muestra es generalmente. siendo generalmente baja en rocas de grano fino y alta en rocas de grano grueso. Al aumentar la presión normal. pero si el relleno es Calcita u otro material cementado. De acuerdo a Wyllie y Norrish(1996) existen cinco condiciones así: 1.Capítulo 3 baja resistencia como cuarzo o calcita. presentándose una cohesión baja pero una fricción relativamente alta. 2. Los datos más confiables son los obtenidos con muestras que tienen superficie plana y poco irregular que permite una fácil interpretación de los resultados. cambios de presión de poros al descargarse. la resistencia a la cohesión puede ser alta.

A.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 125 disminuye. Norwegian geotechnical Institute.W. Report TE-72-3. pero al no presentar fracturas poseen una cohesión alta. Office of Research Services. “Strength and Deformation Chacaracterístics of Rockfill Materials in plane Strain and Triaxial Compression Test.Wiley & Sons. En la figuras 3A-17 y 3A-18 se muestran los valores o rangos de valores de la resistencia de basuras como resultado de ensayos de corte directo en campo.R. 2001).M. Boyce G. 38 p. Aunque la basura trata de descomponerse o degradarse con el tiempo. similar a la de una roca dura fracturada.A. N.. En rocas los ángulos de fricción pueden alcanzar valores de hasta 70o para las discontinuidades cerradas rugosas pero puede tener valores tan bajos como 5o en juntas lisas rellenas de arcilla.R. Oslo. Barton. y otros materiales que ayudan a reforzar la masa de basura y proporcionar resistencia a la tensión (Eid y otros. Proceedings of the ASCE Research Conference on the Shear Strength of Cohesive Soils. Bishop.. 13. Vol. Envolvente de resistencia al cortante para basuras tomado de ensayos de corte directo (Kavanzanjian y otros. 241-308. el porcentaje de arcilla y el ángulo de fricción residual (Stark y Eid. y Bjerrum L. el valor de la fricción de la masa rocosa baja considerablemente. (2002). La forma de la envolvente de falla depende del grado de fracturación y de la resistencia de la roca intacta. Barton. Lee T. 255-279. In E. Correlación entre el límite líquido. y Seed H. pp. 2000). “A Review of the shear strength of filled discontinuities in rock”.000 kilogramos por centímetro cuadrado dependiendo de la calidad de la roca. Rango de envolvente de resistencia al cortante para basuras basados en ensayos de corte directo (Eid y otros. REFERENCIAS Abramson L. “Slope Stability and Stabilization Methods”. Figura 3A-18. E. 1995). Boulder. A. la resistencia de la basura es mayor. fibras. Chan C. 2000). (1960). La cohesión de la roca intacta varía generalmente de 1 a 1. N. La resistencia de los materiales de basuras varían dependiendo de las cantidades de suelo y de basura comparadas con las cantidades de plásticos. Soft Clay Engineering. University of California. Amsterdam: Elsevier.W. 1994). Figura 3A-17. International Journal of rock mechanics and mining sciences & Geomechanics abstracts. Roca intacta débil Algunas rocas están compuestas por materiales débiles. pp. . CO. (1972)...P. la resistencia después de la degradación es similar a la resistencia antes de la descomposición (Kavazanjian. Al existir una fracturación demasiado extensiva.K.. J. Sharma S. Figura 3A-19. Entre mayor sea la cantidad de plástico y de fibras. Resistencia al cortante de las basuras La resistencia al cortante de las basuras es muy similar a la de los suelos en la concepción del análisis. (1976). Becker. (1974). (1981) “Exploration. Publication 105. sampling and in situ testing of soft clay”. Andresen. Berkeley C.B. 5. Brand & R. “The shear strength of rock and rock joints”. Brenner (eds). “The relevance of the triaxial test to the solution of stability problems.W.S.

2nd Int. 358 p. “Engineering Behaviour of carbonate soils of India and some observations on classification of such soils”. (1995). Wright S. 187 . V. “Soil Strength and Slope Stability” . pp. Canadá.. (1992) "Rock slope stability analysis".223. Cheung. Philadelphia. Canadian Geotechnical Journal 25: pp. Foss. Brackley. Journal of the Soil Mechanics and Foundation Division. E... C. (2001). Vol.” Foundation failures of four rockfill slopes. Permeability. DeMello. 313-321. Hoek E. . Duncan J. 53-70. Clayton. Ladd. “Progressive failure in slopes of overconsolidated plastic clay and shales. (1971). Vol. New York. pp.A. In Geotechnical properties. and performance of calcareous soils. Geotechnical conference on shear strength properties of natural soils and rocks.J. 113-140. Head.. (1969) “Journal of Soil Mechanics and Foundation Engineering Div. No. 596. Puerto Rico. B. Widger A. C. . “The strength of “Undisturbe” Clay determined from undrained tests”. T. Geotechnical Special Publication 46. “Basic soils engineering”.H. Vol. (1987) “Determination of drained shear strength for slope stability analysis”. (2005)..2. . and Matasovic. “Shear strength of unsaturated soils”. Van Heerden.P.B. (1996) “Observation and analysis of the ground conditions in the Jurassic landslip terrain of southern Britain”. “The deformability of joints. (1988) “Effect of sample size on shear strength of basaltic residual soils”.W. Conf. pp. ASCE. Pa. pp..W. The civil Engineer in South Africa. C.K. vol. Hoek E. Evans W. Walker & Fell (eds). 123-129. Special Technical Publication 777. “Progressive restructuring of bothkennar clay: Implications for sampling and reconsolidation procedures”. 1-49. Geomechanics in Tropical Soils. G. Pp.. Pp.R.. 8th International Waste Management and Landfilling Symposium.E. P. pp. Eighth international conference on soil mechanics and foundation engineering. (2005). ASCE 95 (SM3): Pp. H. pp. pp.W. Proccedings of the 4th Panamerican Conf. Massey. Garga.J.K. Special Technical Publication 477. “Municipal solid wate slope failure. Bowles. John Wiley & Sons Inc. 73-80. (2000).H. Rao G. Slope Stability: Geotechnical Engineering and Geomorphology.. Hawkins. ASTM..I. 219-240. 415-424. pp. 342-371. (1992). 42. Pa. V.P. Engineering. D. Hoboken New Jersey. . No. Proceedings of the seventh International Symposium on landslides. 15. T. Oslo. N..E. Vol.(1997) . (1978). “Shear Strength behaviour and the measurement of shear strength in Residual Soils. ASCE.E. (1983) "Strength of jointed masses. IMM.155-220.. 1967 “Progressive failure – with special reference to the mechanism causing it”. Journal of Geotechnical and Geoenvironmental Engineerging. Behaviour.K.E. Editor .W. .. ASTM. Geoenvironment 2000. Blight. A.. Goodman.K. pp 1-86. 2. . 174-196. Ottawa. 93(5). 113-144.2. Canadian geotechnical Journal. G. Balkema.Blight G.R.R. I.C. pp. John Wiley and Sons... 152 Bjerrum L. Eid. Proc. Morgenstern N. pp. 478-487. (1988) “Direct shear testing of a completely decomposed granite”. Moscow. ASTM. A. Fredlund. D. 391-407. pp. Geotechnical Engineering Office.. 2.E. In determination of the in situ modulus of deformation of rock”. Symposium on laboratory shear Testing of soils. Cornforth. and Sherry. 33 (3). A.G. Datta. Giani G. Stark. I. 3er..Bligth G. Hight D. “The influence of mineral composition on the residual strenght of natural soils”. (1982) “Manual of soils laboratory testing” Vol. R. VA. Osla. G.. Hoboken. Kavazanjian. J. “Red soil from Kenya as a foundation material”. shear strength and compressibility tests.C.. 747 p. (1981) “Rock slope engineering”. ASCE. Brenner R. waste and foundation soil properties. Proceeding geotechnical conference. (1979) “Geotechnical manual for slopes”. A. Civil engineering department Hong Kong. 1. Pa.. Bray J. D. Soil Slope instability and stabilisation. Philadelphia. Mechanics of Residual Soils . Philadelphia. on Soil Mechanids and Foundation. 126(5).E. (1970).P.3.743-767. p. “The standard penetration test-a state-of-the-art report. Trondheim. Kenney. D. (1967). Jeffery R. New York. (1967).Balkema.T.V. Jr. McGraw Hill Book Co.M..D. “Landslides in practice” Investigation. (1986) “Engineering properties of soils and their measurement” . (1977). J. (1970) “Landslides at Amsterdamhoek and Bethlehen – an examination of the mechanics of stiff fissured clays”.. pp. Balkema.B. Hopper R. 361 p.. pp. and remedial/preventative options in soils. Lambe T. Special Technical Publication 361. “Seismic analysis of solid waste landfills.G.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 126 Bishop. Singapore 1: 119-126. 306 p. Pentech Press. (1982). In Proc. Cagliari (Sardinia). M. John Wiley & Sons. (1969). In Proc. Edic. In Proc. Geotechnique. Blight. “Slope Stability Analysis Incorporating the Effect of Soil Solution”. London. (1964). Fredlund. Reston. K. June: 129-140. Gulhati S.Garga V. Panel discussion.E. . Hough. “Mechanical properties of municipal solid waste. analysis.D. Ronald Press.Inc. Proceedings of Sardinia 2001.K. Jr. Italy. New Jersey 297p. Kavazanjian E.. Greenway. 316. 1066-1080. Fell R. Geotechnique.

“Stability of Natural slopes and Embankment foundations. 2.W. (1969).G.Van Nostrand Reinhold. Wroth. K. pp 57-138.. Hoboken. “Foundation engineering”.A. 20 No. (1985). A. 114. 221-242.336. New York. Journal of Geotechnical Engineering.E. J. Wong. Mexico City. Ninth international conference on soil mechanics and foundation engineering. Terzaghi.F.. 15 (3). 549 pages. MA. G. Lupini. K. Vaughan P. 3rd. Geotechnique.V. Office of Research Services. “Stress Deformation and strength characteristics”. 2nd. Wiley. WileyInterscience. T. Vol. V.C. T. Proceedings of the First International Conference on Soil Mechanics and Foundation Engineering.. (1996). Chan. 36. R.S..319. ASCE. y Duncan. pp. T. Crespo E. “Soil Mechanics in Engineering Practice. North Carolina State University.B. K. On Penetration Testing (ESOPT) Stockholm 2(2): 367-375. 10. (1983). Office of Research Services. C. John Wiley & Sons. Vol. (1996) “Laboratory testing an interpretation”. Slope stability and stabilization methods.K. H. flooded strata and the laboratory. “Soil strength properties and theris measurement”. M. Berkeley.S. Foott R.R. 291-340. 4. Ed. 2. International conference on soil mechanics and foundation engineering.. New York.. Cambridge.D. pp. Ishihara K. pp. New York pp. 514 p. 373-390. Geotechnical Engineering Report TE 74-3 to the National Science Foundation.A. Geotechnique. New York: Wiley.M. R. 1126-1147. Skempton A. Skinner A.. Report TE 69-5. Vol. 4. pp.E. (1974). “The drained residual strength of cohesive soils”. 421-494.P. (1975). K Peck. pp.” 7th. Terzaghi. Marachi N. University of California. Geotechnique.. volumen. vol. pp. European Symp. Witwatersrand University. C. Vol. No. y Eid. 269-274. (1991). (1974) “The Standard Penetration Test in insensitive clays and soft rocks”. “Geotechnical properties of cemented volcanic soil”. Schmertmann.. Lambe. Geotechnique. John Wiley & Sons.Capítulo 3 Esfuerzo y resistencia al cortante 127 Ladd. “The interpretation of in situ soil tests”.449-489. pp. 31.. No.B. “Drained residual strength of cohesive soils.C. Landslides Investigation and mitigation Special Report 247 Transportation research Board Washington. ed. N.J. Poulos H. (1996) Norrish N. J. Mesri.2. Proc. 1. 34. “Soil Mechanics in Engineering Practice”. (1988). 253-336. C. 161-165. In Proc. pp.I. Skempton A. (1969). Interpretation of cone penetration test. (1986). C. No. PhD Thesis. Fang H.M. (1983) “Prediction of foundation behaviour in residual soils from pressuremeter tests”. vol. P. (1981). O’Rourke.T. Soil mechanics. vol. University of California. J..F.. Terzaghi.D. “Residual strength of clays in landslides. and Peck R. “Measurement of in-situ shear strength-state of the art review. ASCE.H. 181-214. Stark. (1969). (1936).. pp. Winterkorn H. Berkeley C.H. No..H. Thornburn TH. Robertson. Proceedings of a conference on in-situ measurement of soil properties. Wu T.N.. J. Stroud. Canadian. B. T.. (1996).W.D.W. Cepeda-Díaz. Lee. Vol.A. y Campanella. Seed H. Tokyo. (1974) Hyperbolic Stress – Strain Parameters of Nonlinear Finite Element Analyses of Stresses and Movements in soil Masses. Hutchinson J.G. 120. (1967). . K. 553 pp. “Stability of slopes of natural clay. (1984). (1994). (1977). R. pp. pp. “Soil Technology and Engineering properties of soils” Foundation Engineering Handbook . Whitman R. Schloseer F. Journal of geotechnical engineering. Geotechnical Journal.B. y Mesri G. 856-871. Strength and deformation Characteristics of Rockfill Materials. y Duncan.. 2. M. Peck.. State of the Art. Johannesburg. 718-733.. 88-143. Pavlakis. Wyllie D. Hanson W. “Residual Shear strength of Clays and shales”. “Rock Strength properties and their measurement” Landslides Investigation and mitigation Special Report 247 Transportation research Board Washington.F. 1: sand.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful