P. 1
Introducción a la antropología social y cultural

Introducción a la antropología social y cultural

|Views: 662|Likes:
Documento que introduce al lector a la antropología socio-cultural.
Documento que introduce al lector a la antropología socio-cultural.

More info:

Published by: Maribel Herrera Lorca on Aug 03, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/07/2014

pdf

text

original

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL

Eloy Gómez Pellón


 
 
 


Tema
1.
La
antropología
socio
cultural
y
sus
métodos


 






Dibujos
de
grupos
humanos.
Diccionario
Enciclopédico
Brockhaus
and
Efron,
Moscú.
(1890‐1907).
 



Licencia:
Dominio
Público
 
 
 


1.1


La
antropología
sociocultural:
concepto
y
ámbito
de
estudio
 1.2


El
desarrollo
teórico
 1.3


Dos
perspectivas
diferentes:
emic
y
etic
 1.4.

El
método
en
la
antropología
 1.5


La
observación
participante
 1.6


Las
técnicas
de
observación
 1.7


El
cambio
en
la
etnografía
 1.8


La
antropología
aplicada
 
 
 
 

Este
capítulo
se
publica
bajo
licencia:
Creative
Commons
3.0
BY‐NC‐SA


1

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

1.1
La
antropología
socio‐cultural:
concepto
y
ámbito
de
estudio.
 La
 antropología
 hace
 referencia
 a
 un
 vasto
 campo
 de
 estudio
 que,
 tomando
 como
 referencia
 al
 ser
 humano,
trata
de
acercarse
a
éste
en
su
compleja
realidad
biológica
y
cultural.
La
propia
denominación
 de
esta
ciencia,
compuesta
por
un
prefijo
y
un
sufijo
griegos,
lo
está

sugiriendo.
No
hay
duda
de
que,
 con
 esta
 denominación,
 la
 antropología
 cumple
 con
 el
 requisito
 de
 poseer
 un
 objeto
 de
 estudio
 concreto
y
bien
definido:
el
ser
humano.
Sin
embargo,
se
trata
de
un
objeto
tan
amplio
que
resultaría
 inabordable.
Así
se
explica
que
existan
distintos
sectores
dentro
de
la
antropología
general,
cada
uno
 de
los
cuales
adjetivado
de
manera
diferente.
 Cuando
nos
referimos
a
la
antropología
sociocultural,
así
adjetivada,
estamos
aludiendo
al
ser
humano
 estudiado
como
miembro
de
un
grupo
social
y
como
integrante
de
una
cultura.
En
realidad,
estamos
 haciendo
 mención
 de
 realidades
 similares
 puesto
 que,
 como
 veremos
 en
 el
 desarrollo
 de
 los
 temas
 que
siguen,
los
grupos
humanos
poseen
una
cultura
que
les
proporciona
una
imagen
o,
si
se
quiere,
 una
identidad,
gracias
a
la
cultura
que
los
caracteriza.
 Puede
 decirse,
 por
 tanto,
 que
 la
 antropología
 sociocultural
 estudia
 las
 sociedades
 y
 las
 culturas
 humanas,
 tratando
 de
 descubrir,
 prioritariamente,
 los
 elementos
 compartidos
 y
 las
 diferencias,
 con
 una
 estrategia
 holista,
 esto
 es,
 enfocada
 a
 la
 globalidad.
 Para
 lograrlo,
 se
 vale
 de
 una
 metodología
 sistemáticamente
comparativa.
Por
tanto,
no
es
una
ciencia
de
lo
exótico
y
de
lo
singular.
 "Antropología
 cultural"
 ha
 sido
 la
 denominación
 al
 uso
 en
 los
 Estados
 Unidos
 desde
 la
 época
 de
 F.
 Boas.
De
hecho,
él
y
sus
discípulos
son
clasificados
como
culturalistas.
El
hecho
de
que
algunos
de
sus
 discípulos
concedieran
a
la
cultura
un
carácter
superorgánico
(A.
L.
Kroeber
y
E.
Sapir,
especialmente),
 hizo
que
éste
fuera
el
adjetivo
característico
de
la
antropología
norteamericana.
En
el
Reino
Unido
la
 denominación
habitual
desde
la
época
de
A.
R.
Radcliffe‐Brown
ha
sido
la
de
antropología
social.
 Mientras
que
en
la
primera
denominación
se
enfatiza
el
hecho
productivo
del
ser
humano,
la
cultura,
 en
el
caso
de
la
antropología
inglesa
se
hace
lo
propio
con
el
hecho
de
que
el
ser
humano
integre
una
 sociedad.
Nótese
que
la
denominación
norteamericana
concede
a
la
antropología
un
amplísimo
campo
 de
estudio.
De
hecho,
la
misma,
también
desde
la
época
de
Boas,
integró
en
su
seno
a
la
antropología
 física,
la
arqueología,
la
lingüística
y
la
antropología
sociocultural.
 Por
 el
 contrario,
 la
 antropología
 inglesa
 atribuyó
 a
 ésta
 un
 campo
 más
 limitado
 y
 especializado
 de
 estudio,
 aunque
 sin
 negar
 el
 estrecho
 parentesco
 de
 esta
 antropología
 con
 otras
 ciencias
 sociales
 y
 humanas.
De
hecho,
también
en
la
antropología
norteamericana
es
frecuente
la
especialización
en
la
 antropología
 social.
 Lo
 más
 importante,
 y
 sea
 como
 fuere,
 es
 que,
 llámese
 antropología
 social
 o
 antropología
 cultural,
 una
 y
 otra
 comparten
 un
 mismo
 tipo
 de
 problemas,
 de
 preocupaciones,
 de
 métodos
 y
 de
 orientaciones
 teóricas.
 Este
 hecho
 justifica
 que
 esta
 asignatura
 se
 denomine
 Antropología
sociocultural.
 En
 la
 Europa
 continental
 es
 bien
 sabido
 que
 han
 existido
 otras
 denominaciones
 como
 etnología,
 etnografía,
 etc.
 A
 mediados
 del
 siglo
 XX,
 C.
 Lévi‐Strauss
 se
 esforzó
 en
 hacer
 célebre
 una
 unificación
 conceptual
que
reserva
a
la
descripción
de
una
cultura
el
nombre
de
etnografía,
a
la
fase
comparativa
 el
de
etnología,
y
a
la
elaboración
teórica
final
el
de
antropología,
que
en
este
caso
será
sociocultural.
 La
propuesta
de
Lévi‐Strauss,
admitida
plenamente,
forma
hoy
parte
de
la
esencia
de
la
antropología.
 No
 hace
 falta
 añadir
 que
 la
 antropología
 física
 también
 está
 presente
 en
 las
 universidades
 europeas
 desde
el
siglo
XIX,
compartiendo
su
denominación
con
el
de
antropología
biológica
posteriormente,
y
 siempre
 dedicada
 a
 estudiar
 al
 ser
 humano
 como
 organismo
 físico‐biológico.
 Más
 antigua
 es
 aún
 la
 denominación
 de
 antropología
 filosófica,
 dedicada
 a
 reflexionar
 acerca
 del
 ser
 humano
 en
 cuanto
 psique
o
espíritu
pensante.
 La
antropología
social
o
cultural
se
encuadra
en
las
ciencias
sociales
(cuando
se
adjetiva
como
social,
lo
 es

 por
 definición),
 y
 es
 una
 ciencia
 empírica
 que
 formula
 deducciones
 verificables
 acerca
 de
 las


2

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

sociedades
y
de
las
culturas
de
los
seres
humanos,
a
partir,
no
de
las
suposiciones
abstractas,
sino
de
 las
observaciones
sistemáticas
llevadas
a
cabo
entre
las
sociedades
de
todo
el
mundo,
valiéndose
para
 ello
de
métodos
y
técnicas
específicos.
 La
 antropología
 social
 o
 cultural
 nació
 de
 la
 necesidad
 de
 estudiar
 las
 culturas
 humanas
 de
 forma
 directa,
superando
las
especulaciones
acerca
de
las
mismas,
con
una
metodología
característicamente
 cualitativa.
 El
 repertorio
 de
 sociedades
 o
 culturas
 estudiadas
 en
 todo
 el
 mundo
 desde
 mediados
 del
 siglo
 XIX
 es
 muy
 amplio,
 y
 ello
 ha
 permitido
 a
 esta
 ciencia
 afinar
 progresivamente
 la
 comparación
 intercultural.
 Las
 aportaciones
 científicas
 de
 la
 antropología
 sociocultural
 han
 abocado
 al
 conocimiento
 de
 conceptos
 que
 hoy
 resulta
 indispensables
 en
 cualquier
 análisis:
 etnocentrismo,
 relativismo
 cultural,
 identidad
 cultural,
 conflicto
 interétnico,
 etc.
 Algunos
 temas
 fundamentales
 de
 nuestro
 tiempo
 nacieron
 al
 tiempo
 que
 se
 desarrollaba
 la
 antropología.
 Pensemos
 en
 el
 de
 los
 estudios
 de
 género
 y
 Margaret
 Mead,
 en
 el
 de
 la
 distinción
 entre
 magia
 y
 religión
 a
 propósito
 de
 la
 obra
 de
 Bronislaw
 Malinowski,
 o
 en
 el
 de
 la
 prohibición
 del
 incesto
 y
 Claude
 Lévi‐Strauss,
 por
 poner
 algunos
 sencillos
 ejemplos.
 La
posición
que
se
adopta
al
denominar
a
esta
disciplina
antropología
sociocultural
concuerda
con
las
 dos
denominaciones
más
extendidas
(antropología
social
y
antropología
cultural)
y,
sobre
todo,
remite
 a
una
elaboración
teórica
y
metodológica
que
es
común.
Una
y
otra,
la
social
y
la
cultural,
coinciden
en
 buena
parte
de
su
objeto
y
remiten
a
problemas
y
a
soluciones
que
pertenecen
tanto
a
una
como
a
 otra.
 Eso
 explica
 que,
 en
 contextos
 académicos,
 la
 denominación
 de
 antropología
 social
 y
 la
 de
 antropología
cultural
participen
de
una
aceptada
sinonimia.
 Después
de
todo,
se
entenderá
mejor
que,
cuando
hablamos
de
la
antropología
sociocultural,
estemos
 haciendo
 mención
 de
 una
 ciencia
 fronteriza
 con
 otras
 ciencias
 sociales,
 especialmente
 con
 la
 sociología,
así
como
con
el
derecho,
la
ciencia
política
y
la
psicología
social
entre
otras.
Ya
hemos
dicho
 que
 la
 antropología
 social
 es
 una
 ciencia
 social
 por
 definición.
 Pero
 también
 comparte
 frontera
 con
 otras
disciplinas
que
pertenecen
a
las
ciencias
sociales
y
a
las
humanidades,
tales
como
la
historia,
la
 geografía
 y
 la
 filosofía,
 entre
 otras,
 debido
 a
 su
 interés
 tanto
 en
 el
 conocimiento
 de
 las
 sociedades
 como
en
el
de
las
culturas.
 Una
rápida
mirada
a
la
formación
de
los
antropólogos
que
han
cultivado
la
antropología
en
el
pasado
y
 en
el
presente
nos
permite
descubrir
que
esta
ciencia
se
ha
nutrido
en
su
evolución,
de
manera
muy
 intensa,
de
la
teoría
de
muchas
de
las

ciencias
enunciadas,
al
tiempo
que
se
ha
producido
un
trasvase
 inverso,
 lo
 cual
 se
 ha
 convertido
 en
 una
 extraordinaria
 fuente
 de
 fortaleza
 para
 la
 antropología
 sociocultural.
 
 1.2
El
desarrollo
teórico.
 1.2.1
Los
orígenes
 Con
 anterioridad
 a
 la
 segunda
 mitad
 del
 siglo
 XIX
 en
 que
 nace
 la
 antropología,
 no
 puede
 hablarse
 propiamente
de
un
desarrollo
teórico.
Lo
que
existe
antes
de
este
momento
es
una
curiosidad
que
va
 creciendo,
 sobre
 todo,
 en
 momentos
 en
 los
 que
 se
 producen
 choques
 culturales.
 Uno
 de
 los
 más
 trascendentales
es
el
que
tiene
lugar
en
el
siglo
XV,
coincidiendo
con
el
descubrimiento
de
América.
 Las
gentes
del
Nuevo
Mundo
atraen
poderosamente
la
atención
de
los
españoles
primero
y
del
resto
 de
los
europeos
después.
El
P.
Sahagún
o
el
P.
Las
Casas
serán
dos
claros
ejemplos
de
este
interés
por
 el
conocimiento
de
otras
culturas.
 Los
siglos
siguientes,
XVI
y
XVII
son
tiempos
de
descubrimientos
geográficos
y,
por
tanto,
de
incesante
 curiosidad.
El
encuentro
con
otros
pueblos
fomenta
y
estimula
la
creación
de
una
literatura
interesada


3

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

por
 las
 diferencias
 entre
 las
 gentes
 y
 los
 pueblos
 que,
 a
 la
 postre,
 prepara
 el
 nacimiento
 de
 la
 antropología
social.
 Para
 que
 eso
 sea
 posible
 es
 necesario
 que
 se
 produzca
 un
 movimiento
 intelectual
 que
 sistematice
 y
 ordene
los
conocimientos
reunidos
a
través
de
la
Historia.
Esto
es
lo
que
sucede
con
la
Ilustración.
Los
 ilustrados
franceses
y
escoceses
realizaron
una
labor
filosófica
que
alimentó
la
preocupación
científica
 posterior.
 Adam
 Smith,
 Adam
 Ferguson,
 Denis
 Diderot
 y
 otros
 muchos
 serían
 los
 artífices
 de
 este
 movimiento.
El
nacimiento
decimonónico
de
las
modernas
ciencias
sociales
no
habría
sido
posible
sin
 la
tarea
ilustrada.
 
 1.2.2
Del
evolucionismo
al
difusionismo
 El
nacimiento
de
la
antropología
social
se
produce
bajo
el
signo
del
evolucionismo
y
del
de
las
teorías
 que
 precedieron
 a
 éste.
 De
 hecho,
 la
 teoría
 antropológica
 en
 sus
 inicios
 se
 nutrió
 del
 pensamiento
 evolucionista
 y,
 al
 igual
 que
 sucede
 en
 otras
 ciencias,
 ella

 misma,
 la
 antropología
 contribuyó
 a
 fomentar
 el
 evolucionismo.
 Así
 se
 entiende
 que
 influyera
 inmediatamente
 sobre
 el
 pensamiento
 de
 muchos
intelectuales.
Por
otro
lado,
en
el
momento
de
la
publicación
de
los
trabajos
de
Darwin
sobre
 la
evolución,
latía
en
la
filosofía
y
en
la
sociología
la
idea
evolucionista.
Por
tanto,
la
teoría
de
Darwin
 fue
 la
 consecuencia
 de
 un
 ambiente
 intelectual
 y
 científico
 muy
 propicio
 para
 su
 nacimiento
 y,
 al
 mismo
tiempo,
dicha
teoría
fue
la
causa
del
desarrollo
de
numerosas
ciencias,
entre
las
cuales
se
halla
 la
antropología
social
y
cultural.
 Si
 ya
 A.
 Comte
 teorizó
 acerca
 de
 los
 tres
 estadios
 de
 progreso
 que,
 partiendo
 del
 pensamiento
 teológico
se
substanciaban
en
el
pensamiento
metafísico
y
en
el
científico,
otros
autores
posteriores
 muestran
su
convencimiento
de
la
existencia
de
una
evolución
cultural
que,
por
lo
general,
enuncian
 por
 medio
 de
 un
 esquema
 tripartito,
 análogo
 al
 de
 Comte.
 Uno
 de
 éstos
 es
 el
 del
 primer
 gran
 antropólogo
 norteamericano,
 L.
 H.
 Morgan
 (1818‐1881),
 y
 otro
 es
 el
 de
 uno
 de
 los
 primeros
 antropólogos
ingleses,
E.
B.
Tylor
(1832‐1917).
Ambos
coinciden
en
el
hecho
de
que,
en
su
evolución,
 las
sociedades
pasan
por
tres
fases
sucesivas:
salvajismo,
barbarie
y
civilización.
El
desarrollo
de
cada
 una
de
las
fases
presenta
diferencias,
sin
embargo.
 La
teoría
inicial
del
evolucionismo
era
de
carácter
unilineal.
Las
sociedades
en
su
camino
hacia
lo
que
 ellos
 llaman
 civilización
 han
 de
 atravesar
 forzosamente
 las
 dos
 etapas
 previas.
 Observando
 las
 sociedades
occidentales,
las
sitúan
en
el
culmen
de
la
evolución
cultural,
mientras
que,
en
el
extremo
 contario
estarían
las
sociedades
"primitivas".
 A
 finales
 del
 siglo
XIX
ya
hay
serias
dudas
de
la
validez
de
este
esquema.
El
primer
ataque
al
mismo
 llegó
 del
 lado
 del
 particularismo
 histórico
 norteamericano
 liderado
 por
 Franz
 Boas
 (1858‐1942),
 formado
 en
 Alemania
 y,
 seguidamente,
 de
 sus
 numerosos
 discípulos,
 tales
 como
 M.
 Herkovits,
 P.
 Radin,
A.
Goldenweiser,
A.
Kroeber,
M.
Mead,
R.
Benedict,
etc.,
de
modo
que
en
el
primer
cuarto
del
 siglo
XX
el
evolucionismo
cae
en
el
desprestigio
en
Norteamérica,
y
en
Europa
sucederá
algo
parecido.
 Boas
 achaca
 al
 evolucionismo
 importantes
 deficiencias
 en
 el
 acopio
 de
 datos
 necesarios
 para
 la
 elaboración
de
la
teoría.
 Pero
en
Europa
sucederá
algo
parecido.
Primero,
los
difusionistas
ingleses,
G.
E.
Smith,
W.
J.
Perry
y
 otros
como
W.
Rivers
(1864‐1922),
especialmente,
sugirieron
a
principios
del
siglo
XX
que
el
verdadero
 motor
 de
 la
 historia
 había
 sido
 la
 difusión.
 Unas
 pocas
 culturas
 habían
 alcanzado
 extraordinarios
 desarrollos
 culturales
 y,
 a
 partir
 de
 las
 mismas,
 sus
 rasgos
 culturales
 habrían
 irradiado
 por
 todo
 el
 mundo.
 Los
 difusionistas
 alemanes,
 tales
 como
 F.
 Graebner
 (1877‐1934),
 W.
 Schmidt
 (1868‐1954)
 y
 otros,
posteriormente,
insistieron
en
la
teoría,
aunque
con
algunas
variantes.
Estos
últimos
enfatizaron
 la
idea
de
los
llamados
“círculos
culturales”
(Kultureller
Kreiser),
señalando
que
las
culturas
se
habían
 definido
a
partir
de
unos
pocos
núcleos,
coincidentes
con
las
grandes
civilizaciones
históricas.


4

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón


 1.2.3
El
funcionalismo
 Entre
la
segunda
y
la
tercera
década
del
siglo
XX,
los
acontecimientos
estaban
abocando
al
nacimiento
 de
 una
 de
 las
 escuelas
 más
 clásicas
 de
 la
 antropología:
 la
 funcionalista,
 análoga
 a
 la
 que
 se
 desarrollaría
 en
 el
 contexto
 sociológico
 y
 en
 los
 de
 otras
 ciencias
 sociales.
 El
 funcionalismo
 es
 un
 movimiento
típicamente
inglés
y
tiene,
entre
otros,
dos
sobresalientes
representantes:
A.
R.
Radcliffe‐ Brown
(1881‐1955)
y
B.
Malinowski
(1884‐1942).
 Según
los
funcionalistas
ingleses,
no
eran
tan
importantes
las
diferencias
entre
las
culturas,
como
las
 semejanzas
entre
las
mismas,
consecuentes
estas
últimas
con
la
atribución
a
la
cultura
de
las
funciones
 que
 demandan
 las
 múltiples
 necesidades
 humanas.
 En
 realidad,
 el
 funcionalista
 típico
 es
 B.
 Malinowski,
 mientras
 que
 A.
 R.
 Radcliffe‐Brown
 es
 clasificado,
 generalmente,
 como
 estructural‐ funcionalista.
Ambos,
y
muy
especialmente
el
primero,
asentaron
sus
estudios
sobre
el
estudio
de
las
 funciones
asociadas
a
las
instituciones.
Uno
y
otro
son
herederos
de
la
escuela
sociológica
francesa
y
 deudores
de
la
obra
de
E.
Durkheim
(1858‐1917).
 Con
el
funcionalismo
se
inaugura
un
tiempo
nuevo
en
los
estudios
antropológicos
en
Europa.
A
partir
 de
este
momento,
los
análisis
culturales
estarán
precedidos
de
largos
trabajos
de
campo,
uno
de
cuyos
 mejores
 ejemplos
 es
 el
 de
 Malinowski
 en
 las
 islas
 Trobiand
 a
 partir
 de
 1915,
 mientras
 preparaba
 su
 estudio
 sobre
 Los
 argonautas
 del
 Pacífico
 Occidental
 (1922).
 Justamente,
 con
 Malinowski
 queda
 diseñado
 el
 método
 antropológico,
 cuya
 características
 fundamental
 es
 el
 de
 ser
 cualitativo.
 Es
 Malinowski
quien
sistematiza
las
técnicas
asociadas
al
trabajo
de
campo.
 Con
 diferente
 intensidad
 según
 los
 antropólogos,
 el
 funcionalismo
 constituye
 una
 notable
 aproximación
a
la
sociología.
De
hecho,
el
análisis
de
la
cultura
es
inseparable
de
la
estructura
social.
 Los
cultivadores
del
funcionalismo
tratan
de
captar
las
acciones
e
interacciones
que
se
producen
en
el
 seno
 de
 una
 sociedad
 con
 el
 fin
 de
 desvelar
 el
 funcionamiento
 de
 las
 instituciones.

 Sus
 análisis
 son
 profundamente
 sincrónicos,
 tanto
 entre
 los
 funcionalistas
 puros
 como
 entre
 los
 funcional‐ estructuralistas.
 El
 funcionalismo,
 sin
 embargo,
 no
 despreció
 la
 perspectiva
 diacrónica
 y,
 en
 su
 seno
 anidaron
 tendencias
explícitas
que
defendieron
la
importancia
de
la
aportación
histórica
para
el
conocimiento
 de
la
sociedad.
Esta
preocupación
por
la
elección
entre
la
perspectiva
sincrónica
y
la
diacrónica
es
bien
 perceptible
 en
 E.
 E.
 Evans‐Pritchard
 (1902‐1973),
 a
 partir
 de
 su
 visión
 dominada
 por
 el
 estructural‐ funcionalismo.
 
 1.2.4
El
culturalismo
 En
lo
que
respecta
a
América,
la
revuelta
iniciada
contra
el
evolucionismo
por
parte
del
particularismo
 histórico
boasiano
iba
a
tener
notoria
continuidad
en
los
discípulos
de
Boas
y
en
otros
antropólogos.
 Se
puede
decir
que,
a
partir
de
Boas
la
antropología
de
los
Estados
Unidos
va
a
adquirir
un
fuerte
peso
 específico,
 dando
 vida
 a
 un
 movimiento
 característicamente
 norteamericano
 que
 se
 denomina
 culturalismo,
 a
 cuya
 cabeza
 se
 va
 a
 situar,
 precisamente,
 el
 particularismo
 histórico,
 con
 fuerza
 suficiente
 para
 influir
 en
 el
 resto
 del
 mundo.
 La
 alternativa
 europea,
 como
 se
 ha
 dicho,
 será
 el
 funcionalismo.
 Una
 de
 las
 primeras
 hijuelas
 del
 particularismo
 es
 una
 escuela
 que
 se
 denominó
 Cultura
 y
 Personalidad,
cuya
impronta
sería
tan
grande
que
aún
hoy
en
día
en
muchos
países
del
mundo
existen
 materias
 de
 las
 enseñanzas
 académicas
 que
 se
 denominan
 con
 el
 nombre
 de
 esta
 escuela.
 Es
 el
 resultado
de
la
recepción
en
el
movimiento
boasiano
de
las
teorías
de
Freud
y,
por
tanto,
constituye
 un
 intento
 para
 encontrar
 explicaciones
 psicológicas
 en
 la
 conformación
 de
 la
 cultura.
 Podemos


5

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

considerar
a
la
escuela
como
defensora
de
un
funcionalismo
de
corte
psicológico.
 La
escuela
nace
con
dos
de
las
discípulas
de
Boas:
Ruth
Benedict
(1887‐1948)
y
Margaret
Mead
(1901‐ 1978).
Se
intenta
explicar
la
personalidad
del
individuo
a
través
de
la
influencia
de
la
cultura
en
la
que
 se
inserta,
la
cual,
a
su
vez,
se
halla
modelada
por
los
propios
individuos
que
participan
de
ella.
Tanto
 el
carácter
del
individuo
como
la
personalidad
cultural
colectiva
(incluida
la
nacional)
son
consecuencia
 del
aprendizaje
de
una
serie
de
pautas,
de
valores
y
de
creencias.

 Otra
parte
de
la
antropología
ligada
a
Boas
adopta
posiciones
materialistas.
El
origen
se
encuentra
en
 la
perspectiva
que
introduce
L.
White
(1900‐1974),
al
intentar
corregir
los
excesos
del
evolucionismo
y
 adoptar
 posiciones
 neoevolucionistas.
 En
 relación
 con
 su
 teoría,
 fue
 J.
 Steward
 (1902‐1972)
 el
 que
 alentó
la
llamada
ecología
cultural,
de
profundas
repercusiones
en
el
corpus
antropológico,
al
explicar
 la
cultura
por
la
interacción
con
el
medio
natural.
Para
poder
verificar
la
teoría,
Steward
convirtió
el
 Continente
americano
en
un
objeto
de
conocimiento
de
la
antropología
cultural,
prestando
atención
 por
igual
a
los
aspectos
históricos
de
las
viejas
civilizaciones
prehispánicas
y
a
las
culturas
indígenas
y
 campesinas
 de
 su
 tiempo.
 La
 conclusión
 de
 J.
 Steward

 fue
 que
 era
 posible
 adoptar
 un
 enfoque
 evolucionista,
pero
no
tradicional
o
unilineal,
sino
multilineal.
 Ciertamente,
 a
 partir
 de
 J.
 Steward,
 se
 produjo
 una
 divergencia
 en
 la
 postura
 neoevolucionista,
 naciendo,
 por
 un
 lado,
 una
 orientación
 dialéctico‐crítica
 y,
 por
 otro
 lado,
 otra
 más
 propia
 del
 materialismo
cultural.
Si
Marx
e
Engels
habían
tenido
una
aceptación
muy
atenuada
antes
de
los
años
 60
del
siglo
XX,
los
antropólogos
dialéctico‐críticos
adoptan
una
postura
sustanciada
en
una
influencia
 más
directa
de
la
teoría
marxista.
La
antropología
dialéctico‐crítica
supuso
un
paradigma
que
gozó
de
 aceptación
a
partir
de
los
años
sesenta.
 El
caso
de
Stanley
Diamond,
a
propósito
de
la
antropología
dialéctico‐crítica,
es
significativo.
Su
talante
 crítico
y
un
deseo
de
transformación
de
la
sociedad,
le
orientó
al
estudio
de
sociedades
primitivas
que
 pudiera
 mostrarle
 las
 deficiencias
 de
 las
 sociedades
 complejas.
 La
 herencia
 ilustrada
 de
 pensadores
 como
Rousseau
y
su
interés
por
el
enfoque
marxista
le
conducen
a
elaborar
a
elaborar
y
defender
su
 paradigma
dialéctico‐crítico.
 También
en
Europa
prende
esta
antropología
dialéctico‐crítica
a
partir
de
este
mismo
momento.
Ello
 se
evidencia
especialmente
en
el
caso
de
Francias,
donde
se
configura
una
antropología
enraizada
en
 el
 marxismo
 pero
 metida
 por
 la
 savia
 estructuralista.
 En
 este
 sentido,
 resulta
 bien
 expresiva
 la
 antropología
 de
 M.
 Godelier,
 cuyo
 trabajo
 sobe
 los
 Baruya
 de
 Nueva
 Guinea
 desde
 1967
 ha
 estado
 orientado
por
estos
principios.
 Sin
 embargo,
 a
 partir
 de
 la
 ecología
 cultural
 nació
 un
 enfoque
 que,
 reconsiderando
 la
 teoría
 neoevolucionista
 de
 White,
 la
 de
 la
 ecología
 cultural
 de
 Steward
 y
 la
 del
 materialismo
 marxista,
 comporta
una
nueva
teoría
conocida
con
el
nombre
de
materialismo
cultural,
cuyo
éxito
fue
notable
a
 partir
de
los
años
setenta
del
siglo
XX.

Así,
el
materialismo
cultural
representa
un
nuevo
paradigma,
 defendido
 por
 autores
 como
 M.
 Harris
 (1927‐2001),
 que
 valora
 sustantivamente
 las
 condiciones
 materiales
 de
 la
 cultura,
 pero
 rebajando
 sustancialmente
 la
 influencia
 dialéctica,
 sin
 renunciar
 a
 la
 actitud
crítica.
Este
paradigma
del
materialismo
cultural
se
resume
en
el
llamado
determinismo
tecno‐ ambiental.
 Es
 esta
 idea
 la
 que
 explica
 el
 hecho
 de
 que
 la
 estrategia
 de
 investigación
 que
 lleva
 aparejada
le
conceda
prioridad
a
las
condiciones
materiales
de
la
vida
sociocultural.
 La
teoría
del
materialismo
cultural
está
anclada
no
sólo
en
el
materialismo
marxista,
de
forma
un
tanto
 atenuada,
sino
en
la
tradición
intelectual
europea
que
arranca
de
la
Ilustración.
La
esencia
es
que
el
 ser
 humano
 trata
 de
 solventar
 las
 necesidades
 materiales
 antes
 que
 otras,
 aunque
 estas
 últimas
 condicionen
también
sus
decisiones.
Hay
algo
que
separa
a
la
antropología
dialéctica
del
materialismo
 cultural
de
forma
muy
clara,
y
es
que
en
el
caso
de
éste,
la
antropología
no
es
el
medio
que
contribuye
 a
favor
de
la
causa
política.


6

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

En
 el
 materialismo
 cultural,
 la
 cultura
 se
 percibe
 en
 el
 estudio
 de
 una
 sociedad
 a
 través
 de
 una
 estructura
compuesta
por
tres
partes:
la
infraestructura,
que
integra
la
producción
y
la
reproducción,
 muy
 variables
 según
 las
 condiciones
 del
 medio
 y
 las
 tecnológicas;
 la
 estructura,
 que
 incluye
 la
 economía
doméstica
y
la
política;
y
la
superestructura,
que
se
refiere
al
pensamiento
y
la
conducta.
 Aún
hay
otra
perspectiva
teórica
ligada
al
culturalismo
que,
sin
embargo,
difiere
considerablemente
de
 las
demás.
Se
la
designa
con
el
nombre
de
simbolismo,
o
también
con
el
de
sociosimbolismo.
A
pesar
 de
que
entre
sus
cultivadores
hay
diferencias
notables,
hay
coincidencia
en
estudiar
la
cultura
como
 conjunto
de
símbolos
y
significados
compartidos.
Cada
cultura
se
compone
de
un
sistema
de
unidades
 o,
 si
 se
 prefiere,
 de
 constructos.
 Los
 representantes
 típicos
 de
 este
 paradigma
 son
 C.
 Geertz,
 D.
 Schneder
y
V.
Turner.
 Efectivamente,
 los
 trabajos
 de
 Geertz
 (1926‐2006)
 constituyen
 un
 ejemplo
 de
 este
 tipo
 de
 análisis
 basados
en
los
aspectos
simbólicos.
Su
técnica
consiste
en
localizar
documentos
o
textos
expresivos
de
 una
cultura
y
analizarlos
con
la
mayor
precisión
posible.
En
el
caso
del
las
peleas
de
gallos
analizadas
 por
 este
 antropólogo
 en
 La
 interpretación
 de
 las
 culturas
 (1973),
 arquetípicas
 de
 Bali,
 descubre
 una
 serie
de
elementos
o
unidades
culturales,
tales
como
el
narcisismo
masculino,
la
competitividad
de
los
 hombres,
la
importancia
del
juego,
etc,
que
muestran
el
auténtico
retrato
de
la
sociedad
que
estudia.
 
 1.2.5
El
estructuralismo
y
el
postestrcuturalismo
 Frente
 al
 culturalismo
 norteamericano,
 con
 todas
 sus
 ramificaciones,
 materialistas
 y
 simbólicas,
 florecería
en
Europa
un
sólido
movimiento
teórico
en
el
seno
de
la
antropología,
aunque
trascienda
a
 esta
última,
e
incluso
aunque
tenga
sus
orígenes
fuera
de
la
propia
ciencia
antropológica,
que
recibe
el
 nombre
de
estructuralismo
y
cuyo
desarrollo
se
produce,
básicamente,
en
los
años
cincuenta
y
sesenta
 del
siglo
XX.
Es
importante
señalar
que
se
halla
conectado
con
la
tradición
intelectual
francesa
y,
más
 concretamente
con
la
escuela
sociológica.
El
representante
más
sobresaliente
del
estructuralismo
es
C.
 Lévi‐Strauss
(1908‐2009).
 Si
 el
 funcionalismo
 inglés
 es
 un
 movimiento
 conectado
 con
 la
 escuela
 sociológica
 francesa,
 el
 estructuralismo
francés
retoma
la
herencia
francesa
de
Durkheim
y
Mauss
para
dar
lugar
a
este
nuevo
 marco
 teórico.
 
El
 Ensayo
 sobre
 el
 don
 (1925)
de
 M.
 Mauss
 (1872‐1950)
 se
 convierte
 en
 referencia
 inexcusable
 del
 estructuralismo
 y,
 sobre
 todo,
 de
 los
 trabajos
 de
 Lévi‐Strauss.
 Sin
 embargo,
 no
 es
 la
 influencia
de
la
escuela
francesa
la
única
porque
la
teoría
lingüística
encarnada
en
Jakobson
y
en
otros
 es
de
una
importancia
singular.
 En
 el
 estructuralismo,
el
objetivo
fundamental
es
la
búsqueda
de
regularidades
culturales.
Partiendo
 de
 un
 cerebro
 humano
 común
 para
 todas
 las
 culturas,
 el
 estructuralismo
 está
 interesado
 en
 los
 procesos
de
elaboración
de
dicotomías
de
la
mente,
a
partir
de
las
oposiciones
binarias
que
canalizan
 la
reflexión
en
cualquier
cultura.
El
estructuralismo
defiende
la
idea
de
que
un
parecido
extremo
une
 en
 lo
 sustancial
 a
 todas
 las
 culturas,
 lo
 cual
 explica
 que
 esta
 orientación
 teórica
 se
 ocupe
 de
 las
 semejanzas
de
las
culturas
antes
que
de
las
diferencias.
 A
partir
del
tronco
común
de
los
orígenes
del
estructuralismo,
y
siguiendo
la
senda
de
C.
Lévi‐Strauss
y
 de
 otros
 antropólogos,
 han
 florecido
 nuevos
 estructuralismos.
 Uno
 de
 éstos
 ha
 tenido
 un
 carácter
 sociocognitivo
y
ha
sido
liderado
por
M.
Douglass
(1921‐2007),
siguiendo
también
en
alguna
medida
 las
orientaciones
de
la
escuela
inglesa,
y
en
especial
las
del
funcionalismo
de
E.
E.
Evans‐Pritchard,
así
 como
la
teoría
de
la
construcción
social
de
la
realidad
de
Berger
y
Luckman.
 La
 antropología
 de
 M.
 Douglas
 nos
 muestra
 cómo
 lo
 natural
 está
 modulado
 por
 lo
 cultural.
 El
 conocimiento
 de
 los
 individuos
 está
 condicionado
 por
 la
 cultura.
 El
 conocimiento
 es,
 por
 decirlo
 de
 alguna
 manera,
 una
 creación
 social
 que
 cambia
 con
 las
 culturas.
 Es
 así
 que
 las
 sociedades
 poseen
 cosmovisiones
 en
 las
 que
 se
 expresa
 una
 percepción
 de
 la
 naturaleza
 tamizada
 por
 los
 procesos
 de


7

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

socialización.
 Una
expresión
más
del
estructuralismo
es
la
llamada
etnociencia,
etnosemántica
o
nueva
etnografía.
 Berlin,
Goodenough,
Tyler
y
otros
son
los
autores
de
trabajos
que
muestran
el
resultado
de
esta
teoría
 antropológica.
Muy
cercana
al
estructuralismo
de
Lévi‐Strauss

y
al
estructuralismo
sociocognitivo
que
 se
 acaba
 de
 mostrar,
 la
 etnociencia
 nos
 muestra
 cómo
 crean
 cultura
 las
 sociedades
 por
 medio
 de
 reglas
finitas
y
de
una
lógica
inconsciente.
Sus
estudios
nos
revelan
una
preferencia
por
los
estudios
 trasculturales
de
la
cognición.
 Entre
los
movimientos
postestructurales,
el
que
más
atención
ha
concitado
es
el
que
se
conoce
como
 posmodernismo,
 surgido
 en
 el
 último
 cuarto
 del
 siglo
 XX,
 y
 que
 se
 halla
 en
 sintonía
 con
 todos
 los
 posmodernismos
 artísticos
 y
 humanísticos
 en
 general.
 Si
 cabe
 la
 expresión,
 representa
 una
 contracultura
que
pretende
romper
en
los
aspectos
teóricos
y
metodológicos
con
la
teoría
clásica
de
la
 antropología.
Su
característica
más
llamativa
es
la
de
la
narratividad
que
la
preside.
Los
trabajos
son
 obras
literarias
que
huyen
del
positivismo
para
convertirse
en
metarrelatos
de
mayor
o
menor
fortuna
 que
 han
 erosionado
 los
 bordes
 del
 quehacer
 etnográfico,
 tal
 como
 se
 desprende
 de
 las
 obras
 de
 P.
 Rabinow,
J.
Clifford,
G.
E.
Marcus
y
de
otros.
 
 1.3
Dos
perspectivas
distintas:
etic
y
emic
 El
caso
de
la
antropología
no
es
distinto,
básicamente,
de
los
de
otras
ciencias
sociales.
Por
lo
que
se
 refiere
a
la
antropología,
el
problema
fundamental
radica
en
el
riesgo
de
que
el
antropólogo
no
pueda
 separar
 adecuadamente
 sus
 valoraciones
 personales
 de
 las
 que
 son
 propias
 de
 los
 actores
 que
 él
 estudia.
 El
 antropólogo
 debe
 recorrer
 un
 camino
 en
 el
 que
 resplandezca
 su
 rigor
 desde
 el
 punto
 de
 vista
científico.
 Nada
 más
 superarse
 el
 evolucionismo
 empezó
 a
 discutirse
 este
 problema
 en
 la
 antropología,
 y
 muy
 pronto
se
hizo
mención
de
la
doble
mirada
del
antropólogo,
es
decir,
de
la
compartida
con
los
nativos
 y
de
la
suya
propia.
Mientras
F.
Boas
teorizaba
sobre
este
asunto
en
Estados
Unidos,
los
funcionalistas
 ingleses
se
planteaban
idéntico
problema.
Malinowski
lo
expresa
muy
claramente
a
propósito
de
sus
 reflexiones
sobre
el
trabajo
de
campo
en
Los
argonautas
del
Pacífico
occidental
(1922).
 Es
cierto,
sin
embargo,
que
fue
un
lingüista,
K.
Pike
(1967),
quien
se
refirió
a
estas
dos
perspectivas
del
 trabajo
científico
de
una
forma
que
pronto
adquirió
éxito
por
su
fuerza
didáctica.
Se
trata
de
la
división
 entre
la
perspectiva
emic
y
la
perspectiva
etic.
 Ambas
son
sufijos
de
las
expresiones
phonemic
y
phonetic.
Mientras
que
la
primera
hace
referencia
a
 la
 ciencia
 de
 los
 significados,
 la
 segunda
 la
 hace
 a
 la
 ciencia
 de
 la
 pronunciación.
 Esta
 última
 es
 una
 ciencia
en
la
que
lo
formal
predomina
sobre
lo
sustantivo,
al
revés
de
lo
que
sucede
con
aquélla.
 En
efecto,
el
antropólogo
tienen
dos
formas
de
ver
las
cosas.
Una
de
ellas
es
la
que
logra
proyectando
 su
 mirada
 desde
 el
 interior
 del
 sistema,
 es
 decir,
 adoptando
 temporalmente
 los
 valores
 y
 las
 apreciaciones
de
los
estudiados,
a
la
cual
denominamos
emic.
La
otra
perspectiva,
llamada
etic,
es
la
 que
 logra
 mirando
 al
 sistema
 desde
 fuera,
 es
 decir,
 como
 si
 el
 antropólogo
 estuviera
 fuera
 de
 la
 sociedad
que
estudia.
La
mirada
emic
es
el
resultado
de
la
progresión
científica
de
la
antropología
y
es
 el
resultado
de
una
distinción
fina
y
precisa
que
resulta
inseparable
de
la
ciencia
antropológica
en
la
 actualidad.
 La
perspectiva
emic
es
la
gran
aportación
de
la
antropología,
la
que
brota
de
ese
método
de
trabajo
 que
denominamos
con
el
nombre
de
observación
participante.
El
antropólogo
se
integra
en
el
seno
de
 la
cultura
que
pretende
captar
y
se
convierte
en
uno
más
de
cuantos
participan
de
la
misma.
De
esta
 manera
evita
la
distorsión
de
analizar
los
valores
ajenos
con
parámetros
propios.
 Sin
 embargo,
 el
 antropólogo,
 una
 vez
 que
 ha
 realizado
 su
 trabajo
 de
 campo,
 ha
 de
 llevar
 a
 cabo
 las


8

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

imprescindibles
comparaciones.
Debe
establecer
analogías
entre
la
cultura
que
ha
estudiado
y
la
suya
 propia.
 Y,
 además,
 entre
 estas
 dos
 culturas
 y
 las
 que
 conoce
 a
 través
 de
 la
 información
 que
 proporcionan
otros
antropólogos.
Entonces,
las
visiones
emic,
suyas
o
tomadas
en
préstamo
de
otros
 científicos,
 deben
 ser
 conjugadas
 con
 algunas
 apreciaciones.
 El
 relativismo
 del
 que
 se
 ha
 valido
 el
 antropólogo
 para
 captar
 el
 punto
 de
 vista
 de
 los
 estudiados
 no
 debe
 ni
 puede
 ser
 absoluto.
 En
 definitiva,
siendo
imprescindible
el
punto
de
vista
emic,
el
antropólogo
no
prescinde
por
entero
de
las
 observaciones
etic
acerca
de
una
cultura.
 Los
 trabajos
 antropológicos
 remarcan
 en
 mayor
 o
 menor
 medida
 la
 diferencia
 entre
 estas
 dos
 perspectivas,
especialmente
a
partir
de
los
años
veinte
del
siglo
XX.
Desde
entonces,
los
antropólogos
 se
han
preocupado
de
captar
el
ethos
de
la
cultura
estudiada,
esto
es,
el
sentimiento
emocional
que
la
 gente
 tiene
 acerca
 de
 su
 mundo
 y
 la
 evaluación
 que
 realiza
 en
 términos
 morales
 de
 todo
 lo
 que
 le
 rodea.
Este
umbral
de
captación
emic
sólo
empezó
a
ser
posible
cuando
los
antropólogos
hicieron
de
 las
largas
estancias
entre
los
estudiados
el
soporte
certero
de
su
trabajo.
 Puede
 servir
 como
 ejemplo
 del
 juego
 de
 perspectivas
 que
 está
 explicando
 el
 caso
 de
 M.
 Harris
 en
 Vacas,
 cerdos,
 guerras
 y
 brujas
 (1975),
 cuando
 se
 refiere
 al
 tabú
 de
 la
 vaca
 sagrada
 (capítulo
 de
 “La
 madre
vaca”).
El
autor
capta
con
singular
intensidad
la
diferencia
entre
un
punto
de
vista
emic
y
otro
 punto
 de
 vista
 etic.
 
La
 primera
 nos
 permite
 entender
 la
 cultura
 local
 y
 el
 juego
 de
 las
 dos
 nos
 sitúa
 ante
una
captación
excelente
de
la
realidad:
el
“amor
a
las
vacas”
constituye
una
auténtica
necesidad
 adaptativa
 para
 la
 vida
 en
 un
 ecosistema
 de
 bajo
 consumo
 energético.
 Puede
 verse
 esto
 mismo
 en
 Bueno
para
comer
(1985),
del
mismo
autor.
 Algunas
orientaciones
antropológicas
enfatizan
aún
más,
si
cabe,
la
orientación
emic
para
percibir
una
 cultura.
 Bien
 conocido
 es
 el
 caso
 de
 la
 etnociencia,
 en
 tanto
 que
 estudio
 de
 los
 significados
 que
 las
 cosas
 tienen
 en
 un
 determinado
 sistema.
 Las
 culturas
 poseen
 sistemas
 clasificatorios
 que
 están
 presentes
 en
 el
 lenguaje
 y
 que
 el
 antropólogo
 intenta
 captar.
 En
 un
 trabajo
 ya
 clásico
 de
 W.
 H.
 Goodenough,
 uno
 de
 los
 más
 célebres
 cultivadores
 de
 la
 etnociencia
 hallamos
 estas
 observaciones,
 gracias
a
la
edición
que
D.
Hymes
hizo
de
su
texto
“Cultural
anthropology
and
linguistics”
en
Language
 in
Culture
and
Society,
1964).
 Por
 tanto,
 aunque
 para
 los
 antropólogos
 resulta
 sustantivo
 captar
 la
 perspectiva
 emic,
 algunas
 orientaciones
 la
 acentúan
 especialmente.
 Sin
 embargo,
 en
 algunas
 de
 las
 modernas
 orientaciones
 antropológicas
actuales,
de
tipo
experimental,
como
la
de
la
etnografía
reflexiva,
el
punto
de
vista
etic,
 esto
es,
el
punto
de
vista
externo,
consecuente
con
el
protagonismo
que
adquiere
el
antropólogo,
se
 remarca
con
especial
fuerza.

 
 1.4
El
método
en
antropología
 Desde
 el
 punto
 de
 vista
 epistemológico,
 la
 antropología
 sociocultural
 es
 la
 disciplina
 encargada
 del
 estudio
de
la
cultura
y
se
halla
integrada,
a
su
vez,
en
el
sistema
de
las
ciencias
humanas
y
sociales.
 Para
construir
el
conocimiento
la
antropología
social
y
cultural
se
sirve
de
una
metodología
que
se
ha
 ido
perfeccionando
desde
el
siglo
XIX.
 El
 método
 de
 la
 antropología
 sigue
 los
 procedimientos
 del
 método
 científico
 general,
 es
 decir,
 del
 inaugurado
 por
 la
 física,
 consistente
 en
 observar,
 elaborar
 hipótesis,
 verificar
 y
 concluir.
 La
 antropología
es
una
ciencia
social
y
la
verificación
se
realiza
mediante
el
trabajo
de
campo,
a
partir
de
 una
 observación
 que
 sea
 lo
 más
 participante
 posible,
 para
 llegar
 a
 una
 conclusión
 basada
 en
 la
 comparación
 sistemática.
 La
 metodología
 de
 la
 antropología
 es
 dependiente
 del
 propósito
 comparativo
y
cualitativo
que
persigue.
 No
hace
falta
señalar
que,
a
pesar
de
su
rigor,
los
resultados
no
son
de
la
misma
precisión
que
los
de
 las
ciencias
experimentales.
Son,
forzosamente,
más
flexibles.
Sin
embargo,
dado
que
la
observación


9

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

se
 refiere
 a
 fenómenos
 que
 son
 relativamente
 estables
 y
 constantes,
 las
 conclusiones
 tienen
 un
 aceptable
grado
de
verosimilitud.
 Ha
 pasado
 alrededor
 de
 un
 siglo
 y
 medio
 desde
 que
 naciera
 científica
 y
 académicamente
 la
 antropología,
 y
 tenemos
 la
 certeza
 de
 que
 la
 metodología
 se
 ha
 perfeccionado
 hasta
 el
 extremo
 de
 ofrecer
 conclusiones
 contrastables
 en
 sus
 trabajos.
 Otras
 ciencias
 sociales,
 como
 la

 sociología,
 han
 recorrido
 caminos
 similares.
 El
 resultado
 final
 es
 que
 las
 ciencias
 sociales
 se
 han
 constituido
 en
 auténticas
ciencias,
un
tanto
alejadas
de
la
especulación
filosófica
de
los
fenómenos
humanos,
aunque
 esta
última
sea
la
fuente
de
muchas
de
las
hipótesis
constituidas
en
la
investigación
antropológica.
 Cualquiera
 de
 estas
 ciencias
 sociales,
 con
 metodologías
 diferentes
 entre
 sí,
 al
 menos
 en
 lo
 fundamental,
 está
 en
 condiciones
 de
 anticipar
 lo
 que
 puede
 suceder
 en
 el
 seno
 de
 los
 grupos
 humanos,
 cuando
 se
 dan
 determinadas
 circunstancias,
 de
 forma
 razonablemente
 flexible,
 sin
 duda
 debido
al
rigor
que
albergan
sus
métodos.
Por
otro
lado,
muchos
de
los
grandes
problemas
de
nuestro
 tiempo
son
culturales
o
sociales,
de
lo
que
se
deduce
la
aplicabilidad
de
dichas
ciencias.
 La
utilización
del
método
comparativo
en
antropología
se
halla
íntimamente
unida
a
la
evolución
de
la
 disciplina.
 La
 teoría
 antropológica
 se
 elabora
 inductivamente,
 aunque
 complementariamente
 la
 deducción
 resulte
 imprescindible,
 a
 partir
 de
 unos
 hechos
 etnográficos
 observables,
 al
 amparo
 de
 la
 comparación
intercultural.
Esta
relación
deberá
establecerse
forzosamente
entre
hechos
comparables,
 intentando
 que
 exista
 una
 cierta
 homogeneidad,
 pero
 contando
 con
 que
 esta
 última
 no
 existe
 en
 términos
absolutos,
por
lo
que
su
resultado
es
siempre
discutible.
 Pero
 el
 antropólogo
 social
 se
 ve
 obligado
 a
 efectuar
 comparaciones
 desde
 los
 mismos
 inicios
 de
 la
 investigación,
cuando
establece
analogías
entre
las
conductas
individuales
o
entre
los
hechos
sociales.
 La
 comparación
 intercultural
 es
 el
 último
 eslabón
 de
 una
 larga
 cadena
 que
 permite
 al
 antropólogo
 elevar
la
particularidad
inicial
de
su
observación
a
la
condición
de
generalidad,
que
es
justamente
el
 objetivo
último
del
método
comparativo.
 Por
tanto,
la
comparación
permite,
por
un
lado,
el
establecimiento
de
correlaciones
en
el
interior
de
 una
cultura
y,
por
otro
lado,
la
elaboración
de
correlaciones
entre
culturas
distintas.
Las
segundas,
las
 interculturales,
contribuyen
a
definir
la
gama
de
variaciones
de
algunos
fenómenos,
o
a
demostrar
las
 relaciones
existentes
entre
diferentes
aspectos
de
la
organización
social
o
cultural.
Ha
sido
un
debate
 duradero
 el
 que
 se
 refiere
 a
 la
 legitimidad
 de
 las
 comparaciones
 interculturales,
 por
 cuanto
 el
 antropólogo
 social
 realiza
 generalizaciones
 en
 un
 nivel
 superior
 al
 de
 su
 propia
 investigación
 por
 las
 razones
que
se
han
señalado.
Ciertamente,
esto
que
es
así,
no
es
distinto
de
lo
que
sucede
en
otras
 ciencias,
 las
 cuales
 procede
 de
 manera
 análoga,
 como
 explica
 T.
 Kuhn
 en
 La
 estructura
 de
 las
 revoluciones
científicas,
1962.
 La
 generalización
 más
 sencilla
 se
 obtiene
 describiendo
 una
 pauta
 o
 regularidad
 entre
 un
 grupo
 de
 personas
 que
 puede
 ser
 muy
 reducido,
 esto
 es,
 una
 manifestación
 no
 fortuita
 en
 el
 contexto
 sociocultural
 de
 la
 experiencia
 humana.
 Por
 el
 contrario,
 el
 nivel
 más
 complejo
 es
 el
 que
 se
 alcanza
 cuando
 se
 comparan
 sociedades
 correspondientes
 a
 tradiciones
 culturales
 distintas,
 en
 cuyo
 caso
 la
 comparación
se
aleja
relativamente
de
la
que
se
efectúa
en
las
ciencias
naturales.
En
este
último
caso,
 la
 comparación
 debe
 realizarse
 con
 las
 precauciones
 debidas,
 las
 cuales
 han
 de
 estar
 incluidas
 en
 el
 rigor
del
método.
 La
 compración
 transcultural
 es
 útil
 cuando
 se
 utiliza
 en
 virtud
 de
 observaciones
 operacionalmente
 equivalentes.
En
resumen,
la
homogeneidad
de
la
comparación
se
halla
limitada
por
la
heterogeneidad
 de
 la
 diversidad
 cultural.
 Sin
 embargo,
 y
 a
 pesar
 de
 estas
 dificultades,
 los
 frutos
 de
 la
 aplicación
 del
 método
 comparativo
 en
 antropología
 social
 resultan
 indiscutibles
 y
 explican
 el
 avance
 que
 se
 ha
 producido
en
el
conocimiento
de
las
instituciones
de
la
vida
social
a
nivel
general.
 
Ahora
bien,
la
utilización
del
método
comparativo
ha
pasado
por
diversas
fases
desde
que
comenzara


10

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

a
 ser
 empleado
 por
 los
 fundadores
 de
 la
 antropología
 social,
 es
 decir,
 por
 los
 evolucionistas.
 Así
 se
 entiende
 que
 el
 método
 comparativo
 haya
 sido
 visto
 e
 interpretado
 de
 maneras
 bien
 distintas
 en
 la
 historia
de
la
ciencia
antropológica,
ciertamente
que
con
un
trasfondo
común.
 Los
 funcionalistas
 confirieron
 extraordinaria
 importancia
 al
 método
 comparativo,
 tras
 rechazar
 decididamente
 el
 uso
 que
 hicieron
 de
 él
 los
 evolucionistas
 unilineales,
 aduciendo
 que
 el
 enfoque
 histórico
 no
 resultaba
 plenamente
 satisfactorio.
 A.
 R.
 Radcliffe‐Brown,
 que
 fue
 particularmente
 explícito
 refiriéndose
 al
 método
 compartivo,
 coincidió
 con
 B.
 Malinowski
 en
 la
 preferencia

 por
 el
 enfoque
sincrónico

en
la
aplicación
del
método
comparativo.
 La
 necesidad
 de
 hallar
 el
 mayor
 rigor
 posible
 en
 el
 uso
 del
 método
 comparativo
 condujo
 a
 una
 progresiva
aplicación
de
los
modelos
estadísticos,
tratando
de
desarrollar
la
vieja
idea
propuesta
por
E.
 B.
Tylor.
La
manifestación
más
palmaria
de
esta
insistencia

ha
sido
hasta
el
presente
la
nacida
a
partir
 de
 los
 trabajos
 de
 G.
 P.
 Murdock
 en
 los
 años
 treinta
 del
 siglo
 XX
 en
 la
 Universidad
 de
 Yale,
 tras
 emprender
el
Cross‐Cultural
Survey
(1937).
 Dichos
trabajos
se
concretaron
fundamentalmente
en
los
Ficheros
de
Relaciones
Humanas
(H.
R.
A.
F.),
 que
 comportan
 el
 banco
 de
 datos
 más
 elaborado
 y
 utilizado
 en
 la
 antropología
 social
 Constituido
 a
 partir
 de
 un
 amplio
 muestreo
 de
 sociedades
 de
 todo
 tipo
 y
 de
 todas
 las
 partes
 del
 mundo,
 y
 sistematizado
racionalmente,
este
inventario
cultural
ha
permitido
la
elaboración
de
las
más
rigurosas
 comparaciones
 interculturales.
 Los
 H.
 R.
 A.
 F.
 han
 contribuido
 a
 la
 comprobación
 de
 hipótesis
 antropológicas
 en
 condiciones
 de
 objetividad
 y
 se
 han
 configurado
 como
 la
 esencia
 de
 las
 comparaciones
transculturales.
 G.
 P.
 Murdock
 es,
 asimismo,
 el
 autor
 de
 un
 denso
 trabajo
 derivado
 de
 la
 aplicación
 del
 método
 comparativo
 en
 antropología
 social,
 que

 es
 Social
 Structure
 (1949),
 donde
 se
 tomaron
 como
 referencia
 las
 instituciones
 del
 parentesco
 y
 otros
 aspectos
 de
 la
 organización
 social.
 Por
 otro
 lado,
 Murdock
 fue
 el
 promotor
 inicial
 del
 World
 Ethnographic
 Sample,
 en
 el
 que
 se
 comparan
 orgánicamente
 585
 sociedades,
 pertenecientes
 a
 sesenta
 áreas
 culturales,
 mediante
 una
 serie
 de
 criterios
 que
 incluyen
 su
 tipo
 de
 producción,
 su
 forma
 de
 parentesco
 y
 de
 matrimonio,
 su
 clase
 de
 residencia,
su
organización
política,
etc.
 No
obstante,
la
gran
obra
de
Murdock
ha
sido
la
elaboración
del
Ethnographic
Atlas
(1967),
publicado
 inicialmente
 en
 fascículos
 a
 partir
 de
 1962.
 En
 la
 obra
 se
 presenta
 una
 elaborada
 muestra
 de
 863
 sociedades,
correspondientes
a
los
últimos
cinco
siglos,
y
clasificadas
en
412
grupos.
 Los
estructuralistas
sostienen
que
la
generalización
en
antropología
social
sólo
puede
provenir
de
un
 uso
del
método
comparativo
que
parta
de
las
reglas
subyacentes
a
las
diversas
culturas.
Cada
una
de
 éstas
se
corresponde
con
una
forma
de
elaborar
las
experiencias
humanas.
Un
ejemplo
del
empleo
del
 método
 comparativo
 propuesto
 por
 los
 estructuralistas
 lo
 encontramos
 en
 C.
 Lévi‐Strauss
 cuando
 estudia,
 por
 ejemplo,
 la
 mitología
 en
 "Estructura
 de
 los
 mitos",
 publicado
 inicialmente
 en
 1955
 (capítulo
XI
de
la
Antropología
estructural,
1958).
 
 1.5
La
observación
participante
 Los
 primerizos
 trabajos
 de
 campo
 serían
 llevados
 a
 cabo
 por
 los
 antropólogos
 que
 estaban
 contestando
 los
 postulados
 evolucionistas.
 No
 sería
 casualidad
 que
 los
 primeros
 observadores
 sistemáticos
 de
 los
 hechos
 sociales
 que
 estudiaban,
 y
 que
 se
 hallaban
 en
 las
 filas
 del
 particularismo
 histórico
 y
 del
 difusionismo,
 provinieran
 de
 los
 campos
 de
 las
 ciencias
 naturales
 o
 de
 las
 ciencias
 experimentales.
 Éste
 es
 el
 caso
 de
 F.
 Boas,
 formado
 en
 la
 física,
 o
 el
 de
 G.
 Elliot‐Smith
 en
 la
 medicina.
 Otros
 difusionistas
como
W.
H.
Rivers,
médico,
también
habían
optado
por
el
uso
sistemático
del
trabajo
de


11

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

campo.
Era
la
evidencia
de
que
la
disociación
entre
el
trabajo
teórico
y
el
empírico
que
se
percibía
en
 la
 mayor
 parte
 de
 los
 textos
 evolucionistas,
 comenzaba
 a
 ser
 historia.
 Y
 lo
 sería
 definitivamente
 a
 partir
 de
 B.
 Malinowski
 (1922),
 con
 quien
 se
 inaugura
 la
 técnica
 antropológica
 de
 la
 observación
 participante
con
la
solidez
que
la
conocemos
en
la
actualidad.
 Con
B.
Malinowski
y
A.
R.
Radcliffe‐Brown,
en
la
década
de
los
años
veinte,
cristaliza
un
proceso
que
se
 había
 iniciado
 décadas
 atrás,
 de
 modo
 que
 a
 partir
 de
 este
 momento
 la
 técnica
 se
 hará
 operativa.
 Frente
a
la
relación
breve,
casi
fugaz
en
ocasiones,
que
se
produce
en
el
resto
de
las
ciencias
sociales
 entre
 el
 entrevistador
 y
 el
 entrevistado,
 la
 observación
 participante
 introduce
 al
 investigador
 plenamente
 en
 el
 seno
 del
 grupo
 humano
 que
 estudia.
 Esta
 introducción
 permite,
 por
 un
 lado,
 la
 observación
 directa
 y,
 por
 otro,
 la
 convivencia
 que
 lleva
 al
 investigador
 a
 participar
 de
 la
 actividad
 cotidiana
de
los
estudiados.
 Con
la
observación
participante,
el
investigador
se
inviste
de
la
doble
condición
de
observador
y
actor,
 como
estrategia
más
adecuada
para
penetrar
en
la
alteridad
que
constituye
su
objeto
de
investigación.
 Su
 éxito
 radica
 en
 que
 la
 observación
 participante
 logre
 la
 captación
 del
 objeto
 de
 estudio
 con
 la
 mayor
fidelidad.
 Se
trata
de
una
observación
sistemática
y
estructurada
que
permite
una
minuciosa
exploración
de
los
 acontecimientos
que
persigue.
Y
se
trata
de
una
observación
continuada
que
se
halla
incardinada
en
la
 teoría,
en
tanto
que
es
ésta
la
que
proporciona
los
conceptos
y
la
trama
de
referencia,
como
explica
R.
 Sanmartín
en
Observar,
escuchar,
comparar,
escribir.
La
práctica
de
la
investigación
cualitativa,
1983.
 El
 investigador
 trata
 durante
 el
 tiempo
 de
 convivencia
 participativa
 de
 observar
 con
 detalle
 los
 distintos
rasgos
que
componen
la
cultura
del
grupo
humano
que
estudia.
Se
trata
con
ello
de
examinar
 conceptos
y
categorías,
que
de
otra
manera,
podrían
resultar
ajenos
al
observador,
y
que
dan
vida
a
 instituciones
sociales,
lo
cual
acentúa
su
complejidad.
La
bondad
de
esta
estrategia
se
deduce
de
que
 dichos
elementos
se
desarrollan
temporalmente
en
largos
ciclos,
de
modo
recurrente,
con
lo
cual
no
 podrían
ser
observados
instantáneamente.
 De
todo
ello
se
deduce
que
la
duración
del
trabajo
de
campo
de
un
antropólogo
no
puede
venir
dada
a
 priori,
 pero
 en
 todo
 caso
 ha
 de
 abarcar
 un
 arco
 temporal
 que,
 cuando
 menos,
 supondrá
 un
 año
 de
 duración,
especialmente
cuando
se
trata
de
una
comunidad
rural,
al
objeto
de
poder
observar
un
ciclo
 natural
 completo.
 Por
 supuesto,
 este
 tiempo
 se
 alarga
 considerablemente
 dependiendo
 de
 las
 necesidades
de
adaptación
del
investigador
a
las
condiciones
de
vida
del
grupo
estudiado.
 Antes
 de
 acometer
 la
 observación
 participante
 el
 antropólogo
 habrá
 reunido
 toda
 la
 información
 posible
 sobre
 el
 área
 donde
 va
 a
 desarrollar
 la
 investigación.
 Por
 eso,
 no
 es
 raro
 que
 si
 las
 circunstancias
 lo
 permiten,
 el
 antropólogo
 lleve
 a
 cabo
 alguna
 visita
 anticipada,
 al
 objeto
 de
 ir
 preparando
su
trabajo.
 La
comparación
participante
debe
estar
acompañada
de
una
absoluta
integración
en
la
vida
del
grupo.
 Esta
 integración
 es,
 justamente,
 la
 que
 asegura
 la
 plena
 objetividad
 de
 la
 información
 recogida.
 Una
 larga
convivencia
con
personas
de
todos
los
sexos
y
edades,
inmersos
en
diversas
ocupaciones,
otorga
 una
extremada
fidelidad
a
la
observación.
De
otra
parte,
y
ello
aumenta
la
garantía,
la
total
integración
 del
observador
en
el
mundo
de
los
actores
sociales,
hace
que
las
experiencias
sean
multidireccionales,
 y
que
no
queden
enmarcadas
en
una
parte
del
grupo
debido
a
algún
tipo
de
preferencia.

 Es
importante
señalar
que
la
observación
participante,
con
ser
una
técnica
minuciosa
desarrollada
por
 la
 antropología
 social,
 no
 está
 exenta
 de
 la
 crítica
 del
 empirismo
 positivista,
 ante
 el
 recelo
 que
 le
 produce
cualquier
acercamiento
hermeneútico
del
observador
a
los
actores.
 Se
 puede
 replicar
 que
 la
 integración
 del
 antropólogo
 durante
 la
 observación
 participante
 no
 debe
 implicar
la
pérdida
de
una
necesaria
distancia
del
objeto,
tanto
en
su
conjunto
como
individualmente,
 a
fin
de
alcanzar
una
neutralidad
y
una
libertad
que
velen
por
la
precisión
de
las
observaciones.


12

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

Por
 supuesto,
 el
 antropólogo
 social
 es
 un
 científico
 que
 observa,
 contrasta
 y
 verifica
 los
 datos
 repetidamente,
 de
 lo
 que
 se
 sigue
 la
 fiabilidad
 de
 la
 estrategia
 que
 le
 suministra
 la
 observación
 participante
en
aras
del
rigor
científico
que
persigue.
Pero,
además,
el
antropólogo
social
dispone
de
 otras
técnicas
de
campo
que
aseguran
el
principio
del
acercamiento
holístico
al
objeto.
 
 1.6
Las
técnicas
de
observación
 Para
lograr
sus
propósitos,
la
antropología
social
cuenta
con
unas
técnicas
de
observación,
similares
o
 comparables
 a
 las
 que
 son
 propias
 de
 otras
 ciencias
 sociales.
 Por
 supuesto,
 predominan
 las
 técnicas
 que
 se
 hallan
 al
 servicio
 de
 la
 investigación
 cualitativa,
 lo
 cual
 marca
 una
 cierta
 diferencia
 con
 otras
 ciencias
 sociales.
 No
 obstante,
 las
 técnicas
 propias
 de
 la
 investigación
 cuantitativa
 también
 forman
 parte
del
repertorio
utilizado
en
la
investigación
antropológica.
 Para
el
antropólogo
resulta
fundamental
la
consulta
de
la
cartografía
existente
del
lugar
o
lugares
que
 pretende
 estudiar,
 porque
 a
 través
 de
 la
 misma
 va
 a
 conocer
 la
 distribución
 de
 las
 comunidades
 humanas
en
el
medio
natural,
el
carácter
del
poblamiento,
los
espacios
de
la
interacción
humana,
las
 vías
de
comunicación
que
unen
a
las
comunidades,
etc.
 Además
de
la
información
gráfica
que
le
proporcionan
los
mapas,
también
le
resulta
imprescindible
la
 información
cuantitativa
contenida
en
los
censos,
sobre
todo
porque
le
proporcionan
la
magnitud
de
 las
comunidades
humanas
que
pretende
estudiar,
pero
también
pueden
informarle
de
la
composición
 de
las
unidades
familiares
y
de
otros
detalles
estadísticos.
 La
 primera
 técnica
 propiamente
 antropológica
 se
 resume
 en
 las
 notas
 de
 campo
 recogidas
 por
 el
 antropólogo.
 Al
 tratarse
 de
 una
 observación
 realizada
 básicamente
 de
 forma
 directa,
 las
 notas
 de
 campo
 adquieren
 una
 gran
 importancia.
 El
 antropólogo
 debe
 recoger
 en
 las
 mismas
 todas
 las
 impresiones
y
experiencias
que
surgen
de
la
interacción
con
la
comunidad
que
estudia,
y
lo
debe
hacer
 de
la
manera
más
precisa
posible.
 Estas
 notas
 incluyen
 la
 elaboración
 de
 esquemas
 genealógicos
 que
 le
 permitan
 conocer
 el
 funcionamiento
 de
 la
 familia
 y
 del
 parentesco.
 La
 antropología
 social
 ha
 ido
 perfeccionando
 esta
 técnica
en
el
transcurso
del
tiempo,
de
modo
que
el
antropólogo
debe
ser
un
experto
conocedor
de
la
 misma.
 En
 su
 quehacer
 el
 antropólogo
 se
 vale
 de
 medios
 audiovisuales,
 empezando
 por
 la
 fotografía,
 los
 instrumentos
de
grabación
sonora,
el
vídeo,
etc.
Todos
ellos
le
proporcionan
visiones
temporalmente
 localizadas,
 que
 contienen
 una
 abundante
 información
 personal
 y
 colectiva.
 Aunque
 se
 trata
 de
 fragmentos
 de
 la
 cultura
 de
 la
 sociedad
 que
 se
 estudia,
 éstos
 son
 de
 gran
 utilidad
 práctica
 para
 el
 antropólogo.
 En
su
interacción
con
los
individuos
que
forman
parte
del
grupo
que
estudia,
el
antropólogo
se
vale
de
 las
encuestas,
de
los
cuestionarios
y
de
otras
técnicas
complementarias.
Utilizadas
con
rigor
le
aportan
 información
sobre
las
actitudes
relativas
a
la
edad
y
al
género,
por
ejemplo.
También
le
proporcionan
 un
gran
arsenal
de
información
acerca
de
la
socialización,
los
valores,
las
creencias,
etc.
 Los
antropólogos
usan
con
gran
destreza
la
técnica
del
estudio
de
casos,
es
decir,
el
análisis
de
hechos
 o
acontecimientos
que
resultan
claves
para
entender
la
vida
de
la
comunidad
que
se
estudia,
una
vez
 que
 van
 siendo
 localizados
 en
 el
 transcurso
 del
 trabajo
 de
 campo.
 Esta
 técnica
 del
 estudio
 de
 casos
 trata
de
focalizar
el
acontecimiento
completo
con
la
mayor
minuciosidad
posible.
 Otra
de
estas
técnicas
indispensables
es
la
que
conocemos
con
el
nombre
"historia
de
vida".
Ahora
el
 foco
se
dirige
a
un
individuo
que,
de
alguna
manera,
resume
las
actitudes
culturales
de
la
sociedad
que
 se
 estudia.
 Su
 vida
 se
 constituye
 en
 una
 especie
 de
 muestra
 de
 todo
 lo
 que
 ha
 acontecido
 en
 la


13

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

comunidad.
No
se
trata
de
casos
excepcionales
sino,
al
contrario,
de
casos
significativos,
referenciales
 o
típicos.
 
 1.7
El
cambio
en
la
etnografía
 Los
primeros
tiempos
de
la
construcción
etnográfica
se
caracterizan
por
estar
disociados
del
trabajo
de
 campo.
 Ello
 es
 bien
 evidente
 en
 el
 evolucionismo.
 Aunque
 con
 algunos
 de
 los
 antropólogos
 evolucionistas
se
inicia
el
trabajo
de
campo,
la
antropología
que
construyen
es
más
bien
de
gabinete,
 profundamente
 especulativa.
 Cuando
 leemos
 las
 monografías
 de
 los
 evolucionistas
 descubrimos
 una
 insuficiente
 base
 empírica
 y,
 por
 el
 contrario,
 un
 gran
 contenido
 destinado
 a
 filosofar
 acerca
 de
 sus
 hipótesis.
 Se
 imaginan
 sociedades
 en
 evolución
 y
 concluyen
 explicando
 cuál
 ha
 podido
 ser
 el
 mecanismo
de
la
evolución.
 Algunos
antropólogos
evolucionistas
reunen
auténticos
arsenales
de
datos,
pero
carentes
del
amparo
 de
una
metodología
rigurosa,
lo
cual
se
traduce
en
una
pérdida
de
crédito.
Un
ejemplo
lo
hallamos
en
 J.G.
Frazer
y
su
célebre
The
Golden
Bough
(1890),
cuyo
notable
acopio
de
información
se
halla
carente
 de
sustento
metodológico
adecuado.
 Poco
 a
 poco,
 según
 va
 pasando
 el
 tiempo,
 algunos
 difusionistas
 ingleses
 y
 los
 particularistas
 norteamericanos
 van
 haciendo
 del
 trabajo
 de
 campo
 el
 centro
 de
 sus
 investigaciones.
 W.
 Rivers
 realizando
 su
 trabajo
 de
 campo
 en
 la
 India
 y
 en
 el
 Estrecho
 de
 Torres,
 y
 F.
 Boas,
 haciendo
 lo
 propio
 entre
 los
 amerindios
 norteamericanos,
 constituyen
 dos
 excelentes
 ejemplos
 de
 este
 giro,
 casi
 copernicano,
como
exponentes
respectivos
del
difusionismo
y
del
particularismo.
En
los
últimos
años
 del
siglo
XIX
el
cambio
en
la
construcción
de
la
etnografía
es
ya
un
hecho.
 Estos
 antropólogos
 que
 recurren
 a
 la
 metodología
 del
 trabajo
 de
 campo
 se
 valen
 a
 menudo
 de
 intermediarios
 o,
 si
 se
 quiere,
 de
 consultores.
 Realmente,
 eligen
 a
 los
 informantes
 adecuados
 en
 las
 comunidades
que
estudian,
y
ellos
son
los
que
les
proporcionan
la
información
que
precisan.
Algunas
 veces
 se
 ha
 llamado
 a
 los
 primeros
 antropólogos
 que
 realizan
 trabajo
 de
 campo
 antropólogos
 de
 veranda,
dado
que,
más
que
integrarse
en
la
comunidad,
reducen
su
quehacer
a
la
información
que
les
 proporcionan
los
consultores.
 En
 la
 segunda
 década
 del
 siglo
 XX
 se
 produce
 un
 nuevo
 cambio,
 y
 es
 el
 que
 se
 lleva
 a
 cabo
 cuando
 Malinowski
 y
 otros,
 siguiendo
 en
 alguna
 medida
 la
 senda
 abierta
 por
 sus
 maestros
 ingleses,
 proporciona
un
profundo
contenido
científico
a
la
observación
participante
(sustituyendo
a
la
realizada
 mediante
 informantes
 previamente
 escogidos).
 El
 antropólogo
 pasará
 un
 largo
 tiempo
 con
 la
 comunidad
estudiada,
conociendo
su
lengua,
sus
normas,
sus
creencias
y
sus
valores.
El
ejemplo
de
su
 trabajo
 en
 las
 Islas
 Trobiand
 ilustra
 cuanto
 se
 acaba
 de
 decir.
 Los
 argonautas
 del
 Pacífico
 occidental
 (1922)
contiene
una
minuciosa
descripción
de
la
técnica
antropológica
del
trabajo
de
campo.
 La
 etnografía
 de
 los
 funcionalistas
 es
 profundamente
 sincrónica,
 sin
 apenas
 contemplaciones
 diacrónicas.
Eso
explica
que
la
redacción
esté
realizada
en
lo
que
se
denomina
presente
etnográfico.
 Las
obras
rezuman
intemporalidad,
lo
cual
se
explica,
en
parte,
porque
las
estudiadas
son
“sociedades
 frías”,
 siguiendo
 con
 la
 denominación
 que
 emplearía
 Lévi‐Strauss
 para
 referirse
 a
 las
 sociedades
 “arcaicas”.
Las
obras
de
los
funcionalistas,
en
las
cuales
a
menudo
la
cultura
se
disuelve
en
parte
en
la
 estructura
social,
son
minuciosas
monografías
que
han
pasado
a
formar
parte
de
uno
de
los
modelos
 clásicos
de
la
antropología.
 En
 el
 último
 tercio
 del
 siglo
 XX
 el
 interpretativismo

 adquiere
 importancia
 progresiva.
 La
 etnografía
 trata
de
interpretar
o
descifrar
el
“texto”
de
la
cultura
de
los
nativos
oestudiados.
El
antropólogo
se
 convierte
en
un
intermediario
entre
los
nativos
y
los
lectores:
es
un
traductor
o
un
interprete.
Se
suele
 citar
 a
 Geertz,
 La
 intepretación
 de
 las
 culturas
 (1973),
 como
 un
 maestro
 del
 interpretativismo,
 comparable
con
Malinowski
cuando
se
habla
del
realismo
etnográfico.


14

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

En
su
posición
más
extrema
esta
etnografía
es
contestataria
con
la
etnografía
más
clásica.
Poco
a
poco,
 parte
 de
 la
 nueva
 etnografía
 se
 vuelve
 experimental
 y
 halla
 en
 la
 literatura
 el
 mecanismo
 que
 la
 permite
 adaptarse
 a
 la
 cultura
 que
 estudia.
 Clifford
 y
 otros
 son
 sus
 representantes.
 La
 rigurosa
 metodología
de
la
etnografía
clásica
se
disuelve
ahora
en
la
fuerza
del
texto.
 Una
expresión
bien
conocida
de
esta
antropología
que
se
hizo
poderosa

en
los
años
ochenta
del
siglo
 pasado
es
la
llamada
etnografía
dialogística.
El
arte
literario
de
mostrar
el
diálogo
del
antropólogo
con
 los
 informantes
 nativos
 se
 convierte
 en
 el
 hilo
 conductor
 de
 innumerables
 obras
 antropológicas,
 a
 modo
de
exponentes
de
la
nueva
etnografía.
La
etnografía,
desde
este
punto
de
vista,
es
arte
o
no
es
 nada.
 Pero
la
antropología
experimental

que
se
abrió
camino
en
los
últimos
lustros
del
siglo
XX
tuvo
otras
 expresiones.
Una
de
éstas
es
la
etnografía
reflexiva.
El
antropólogo,
que
era
uno
más
en
la
observación
 participante
 del
 realismo
 etnográfico
 clásico,
 ocupará
 ahora
 un
 lugar
 central
 en
 la
 escena,
 de
 forma
 más
notoria
aún
que
en
la
etnografía
dialogística.
Ahora
el
antropólogo
reflexiona
en
voz
alta
acerca
 de
 la
 cultura
 que
 estudia.
 La
 impronta
 literaria
 y
 el
 protagonismo
 del
 antropólogo
 son
 las
 características
fundamentales
de
la
etnografía
reflexiva.
 Ahora
el
modelo
paradigmático
de
la
metodología
etnográfica,
el
propio
del
realismo
etnográfico,
es
 tildado
 de
 romántico.

 El
 antropólogo
 ha
 dejado
 de
 creer
 en
 la
 existencia
 de
 islas
 culturales,
 en
 aquéllas
 que
 todavía,
 en
 alguna
 medida,
 existían
 en
 los
 tiempos
 de
 Malinowski.
 Un
 mundo
 cada
 vez
 más
globalizado
ha
hecho
que
todas
las
culturas
estén
interconectadas,
si
es
que,
ya
con
anterioridad,
 no
lo
estaban
en
buen
grado.
 
 1.8
La
antropología
aplicada
 La
antropología
aplicada
es
el
resultado
del
uso
de
los
contenidos
teóricos
de
la
antropología
y
de
su
 metodología
 a
la
resolución
de
problemas
sociales
y
culturales.
Aunque
la
antropología
sociocultural
 comporta
 implícitamente
 su
 aplicación,
 al
 igual
 que
 sucede
 con
 otras
 ciencias
 sociales,
 esta
 otra
 antropología
 defiende
 una
 aplicación
 explícita.
 Es,
 por
 tanto,
 una
 antropología
 práctica
 que,
 no
 en
 vano,
se
denomina
tanto
aplicada
como
práctica.
 En
 realidad,
 la
 antropología
 adquirió
 muy
 pronto
 una
 vertiente
 aplicada.
 La
 antropología
 nace
 como
 disciplina
 científica
 y
 académica
 porque
 los
 gobiernos
 coloniales
 requieren
 los
 servicios
 de
 especialistas
 en
 culturas
 exóticas
 para
 contribuir
 a
 la
 gestión
 de
 los
 intereses
 gubernamentales
 en
 distintas
 partes
 del
 mundo.
 En
 Europa,
 las
 metrópolis
 coloniales
 de
 Gran
 Bretaña,
 de
 Francia,
 de
 Holanda,
de
Alemania
y
de
otros
países
necesitaban
la
asesoría
de
estos
especialistas.
 En
 los
 Estados
 Unidos
 los
 antropólogos
 cumplieron
 desde
 el
 principio
 con
 labores,
 asimismo,
 de
 asesoría
en
las
relaciones
gubernamentales
con
las
sociedades
amerindias
y
con
todo
tipo
de
grupos
 étnicos.
 Además,
 al
 mismo
 tiempo
 que
 Estados
 Unidos
 se
 convierte
 en
 una
 potencia
 colonial
 y
 mundial,
sus
gobiernos
necesitan
la
ayuda
de
los
mejores
conocedores
de
culturas
repartidas
por
todo
 el
 mundo.
 La
 antropología
 se
 ve,
 de
 esta
 manera,
 impulsada
 académica
 y
 científicamente,
 explicándose
así
el
auge
que
adquiere
esta
ciencia
en
todos
los
países
con
intereses
coloniales
o
que
 participan
de
realidades
pluriculturales.
 Quizá
los
primeros
ejemplos
de
la
existencia
de
una
antropología
aplicada
los
encontramos
en
los
años
 treinta
 del
 siglo
 XX
 en
 Estados
 Unidos,
 cuando
 el
 Bureau
 of
 Indian
 Affairs
 solicitó
 distintos
 informes
 antropológicos
 sobre
 la
 situación
 de
 algunas
 minorías.
 También
 el
 Department
 of
 Agriculture
 hizo
 lo
 propio
a
propósito
de
los
programas
que
estaba
implantando.
 En
el
período
de
entreguerras,
el
papel
de
la
antropología
sociocultural
se
hace
muy
relevante
en
los
 países
 con
 mayores
 intereses
 en
 el
 exterior.
 La
 antropología
 está
 abandonando
 algunos
 de
 sus


15

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

problemas
iniciales
y
se
está
centrando
en
el
estudio
de
la
psicología
de
las
sociedades
tradicionales,
 entre
 otras
 razones
 porque
 estos
 estudios
 contaban
 con
 una
 notable
 financiación
 por
 parte
 de
 los
 países
 interesados.
 En
 1941
 ya
 había
 nacido
 en
 los
 Estados
 Unidos
 un
 órgano
 de
 referencia
 de
 la
 antropología
 aplicada,
 que
 se
 concretó
 en
 la
 revista
 Applied
 Anthropology
 (posteriormente
 titulada
 Human
Organization).
 Poco
a
poco,
y
más
aún
en
el
transcurso
de
la
Segunda
Guerra
Mundial,
la
antropología
fue
cada
vez
 más
 demandada.
 Pero,
 lo
 verdaderamente
 importante
 es
 que
 la
 antropología
 sociocultural
 estaba
 perfeccionando
su
metodología
para
hacerla
útil,
como
ciencia
aplicada,
a
la
resolución
de
problemas
 muy
diversos,
que
trascendían
con
mucho
los
característicamente
interétnicos.
Puede
decirse
que
las
 vicisitudes
históricas
y
políticas
tuvieron
una
influencia
decisiva
en
esta
evolución
de
la
antropología.
 En
la
segunda
mitad
del
siglo
XX,
y
al
tiempo
que
la
antropología
se
libera
definitivamente
de
su
papel
 colonial,
 se
 impone
 en
 el
 plano
 académico
 la
 vía
 de
 una
 progresiva
 especialización
 en
 el
 campo
 aplicado.
 La
 sensibilidad
 por
 parte
 de
 la
 antropología
 hacia
 los
 grandes
 problemas
 del
 hambre
 y
 la
 pobreza
 en
 el
 Tercer
 Mundo,
 se
 ve
 correspondida
 con
 el
 interés
 que
 muestran
 algunos
 gobiernos
 occidentales
 y
 también
 las
 organizaciones
 internacionales,
 tales
 como
 la
 ONU
 y
 sus
 organizaciones
 dependientes.
El
mejor
ejemplo
de
estas
últimas
es
el
de
la
FAO,
aunque
también
habría
que
señalar
el
 de
la
OMS
y
otros.
 Un
caso
singular
en
la
antropología
aplicada
lo
encontramos
en
un
proyecto
puesto
en
marcha
fuera
 de
 los
 Estados
 Unidos,
 en
 Perú,
 por
 parte
 de
 la
 Universidad
 de
 Cornell
 en
 1952.
 A
 sugerencia
 de
 los
 antropólogos,
 esta
 universidad
 americana
 procedió
 al
 arrendamiento
 de
 la
 hacienda
 Vicos,
 con
 la
 propuesta
de
forzar
un
cambio
social
y
cultural
que
beneficiase
a
una
población
local
de
373
familias
 que
vivían
un
oneroso
régimen
de
servidumbre.
 Para
hacer
realidad
el
propósito,
la
Universidad
de
Cornell
creó
diversas
líneas
de
intervención,
muy
 favorables
para
las
poblaciones
locales,
que
afectaban
a
la
educación,
la
salud,
la
sanidad,
etc.
y
que,
 en
 última
 instancia,
 perseguían
 un
 rápido
 desarrollo.
 Los
 antropólogos
 se
 comprometieron
 con
 los
 objetivos
 de
 lograr
 una
 sociedad
 lo
 más
 igualitaria
 y
 democrática
 posible.
 Se
 trató
 que
 la
 población
 local
 tuviera
 una
 participación
 intensa
 y
 que
 conociera
 todos
 y
 cada
 uno
 de
 los
 propósitos
 predeterminados.
La
dirección
del
proyecto
Vicos
corrió
a
cargo
del
antropólogo
Allen
Holmberg.
 El
 caso
 de
 la
 hacienda
 Vicos,
 sin
 embargo,
 no
 dejó
 de
 ser
 el
 de
 una
 intervención
 participativa
 que
 suscitó
 discusiones
 y
 recelos
 en
 la
 antropología.
 Ni
 la
 intervención
 exterior
 ni
 la
 elección
 de
 una
 comunidad,
entre
otras,
se
justifican
fácilmente,
como
tampoco
la
creación
de
una
isla
cultural
en
un
 panorama
desolador.
 Desde
 finales
 de
 los
 años
 cincuenta
 ha
 habido
 otros
 proyectos
 relacionados
 con
 la
 antropología
 aplicada,
 tales
 como
 las
 llamadas
 “revoluciones
 verdes”
 (conocidas
 en
 antropología
 con
 la
 denominación
de
“no
tan
verdes”)
de
México,
Filipinas,
Indonesia,
India
y
Pakistán,
muy
cuestionados
 y
 discutidos
 en
 todos
 los
 casos,
 cuyo
 común
 denominador
 ha
 sido
 la
 generación
 de
 cambios
 socioculturales
inducidos
desde
el
exterior
mediante
plantas
modificadas
genéticamente.
 La
publicación
de
algunas
obras
pioneras
sobre
la
antropología
aplicada
en
los
años
setenta,
como
la
 de
 R.
 Bastide
 (Antropología
 aplicada,
 1971)
 por
 ejemplo,
 no
 fue
 casualidad.
 Se
 daban
 todas
 las
 condiciones
para
que
el
interés
por
este
ámbito
de
la
antropología
aflorara.
A
ésta
la
sucedieron
otras,
 de
 manera
 cada
 vez
 más
 insistente,
 hasta
 alcanzar
 un
 repertorio
 bibliográfico
 que
 hoy
 es
 verdaderamente
abundante
en
la
antropología.
 En
la
actualidad
la
antropología
aplicada
se
desborda
sobre
ámbitos
muy
diferentes:
la
educación,
la
 salud
y
la
sanidad,
el
desarrollo
y
la
cooperación,
los
conflictos
interétnicos,
los
problemas
urbanos
de
 marginalidad
 y
 pobreza,
 los
 movimientos
 sociales,
 los
 problemas
 ligados
 al
 funcionamiento
 de
 las
 organizaciones,
 etc.
 Las
 experiencias
 previas,
 con
 sus
 aciertos
 y
 sus
 errores,
 han
 condicionado
 las


16

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

decisiones
en
cualquier
materia
que
tenga
relación
con
la
antropología
aplicada.
 Se
sabe
con
certeza
que
uno
de
los
problemas
fundamentales
de
la
antropología
aplicada
reside
en
la
 dificultad
 de
 evaluar
 a
priori
los
resultados
de
una
intervención
desde
el
exterior
en
una
comunidad
 dada.
 Esto
 es
 así
 debido
 a
 la
 gran
 cantidad
 de
 variables
 que
 intervienen.
 La
 experiencia
 dice
 que
 el
 control
de
todas
ellas
es
de
una
gran
dificultad.
Dice
acertadamente
R.
Bastide
que
la
introducción
de
 una
variable
provoca
la
modificación
del
resto
de
los
elementos
del
sistema.
 También
 es
 discutible
 la
 evaluación
 a
 posteriori,
 sobre
 todo
 cuando
 la
 misma
 se
 hace
 de
 manera
 inmediata.
 Los
 efectos
 se
 perciben
 mejor
 a
 largo
 plazo
 y,
 entonces,
 puede
 verse,
 tal
 vez,
 que
 las
 mejoras
 introducidas
 no
 fueron
 tal,
 o
 que,
 aunque
 lo
 fueron,
 produjeron
 daños
 colaterales
 inesperados.
Los
ejemplos,
en
este
sentido,
también
son
muy
numerosos.
 La
Sociedad
de
Antropología
Aplicada
de
los
Estados
Unidos
creó
un
comité,
ya
en
los
años
cuarenta
 del
 siglo
 XX,
 para
 elaborar
 un
 código
 ético
 destinado
 a
 los
 antropólogos,
 cuya
 última
 revisión
 se
 produjo
 en
 1983.
 Dicho
 código
 compromete
 al
 antropólogo
 a
 lograr
 que
 la
 comunidad
 objeto
 de
 un
 programa
 de
 antropología
 aplicada
 participe
 en
 el
 mismo
 cuanto
 sea
 posible.
 Por
 otro
 lado,
 los
 antropólogos
que
colaboran
activamente
en
estos
programas
adquieren
el
compromiso
inviolable
de
 no
realizar
acciones
que
perjudique
los
intereses
de
las
comunidades
involucradas.
 La
antropología
sociocultural
ha
perfeccionado
su
teoría
y
su
método
en
el
transcurso
del
tiempo
y
es
 éste
 progreso
 el
 que
 guía
 el
 avance
 de
 la
 antropología
 aplicada.
 El
 hecho
 de
 que
 estemos
 ante
 una
 ciencia
 holista
 y
 comparativa
 comporta
 la
 mejor
 garantía
 de
 las
 posibles
 aplicaciones.
 En
 cualquier
 caso,
es
fácil
advertir
que
muchos
de
los
grandes
problemas
humanos
son,
antes
que
nada,
sociales
o
 culturales,
 de
 modo
 que
 son
 las
 ciencias
 sociales
 en
 general,
 y
 la
 antropología
 en
 particular,
 las
 que
 tienen
en
sus
manos
algunas
de
las
posibles
soluciones,
si
bien
teniendo
en
cuenta
que
la
aplicación
no
 ha
 de
 ser
 necesariamente
 explícita,
 sino
 que
 se
 halla
 implícita
 en
 el
 contenido
 de
 la
 antropología
 sociocultural
y
de
otras
ciencias
sociales.
 
 
 Bibliografía
del
Tema
1
 Evans‐Pritchard,
E.
E.
[1962].
(1974).
Ensayos
de
antropología
social.

Madrid:
Siglo
XXI.
 Geertz,
C.
[1973].
(1989).
El
antropólogo
como
autor.
Barcelona:
Paidós.
 Geertz,
C.,
J.
Clifford
et
al.
[1991].
(1992).
El
surgimiento
de
la
antropología
postmoderna,
Barcelona:
 Gedisa.
 Giddens,
A.
y
Turner,
J.
(eds.).
[1987].
(1992).
La
teoría
social
hoy,
Madrid:
Alianza
Editorial.
 Harriss,
 M.
 [1968].
 (1978).
 El
 desarrollo
 de
 la
 teoría
 antropológica.
 Una
 historia
 de
 las
 teorías
 de
 la
 cultura.

Madrid:
Siglo
XXI.
 Kaplan,
D.
y
Manners,
R.
A.
[1972].
(1979).
Introducción
crítica
a
la
teoría
antropológica.
Madrid:
Siglo
 XXI.
 Kuper,
A.
(1973).
Antropología
y
antropólogos.
La
escuela
británica,
1922‐1972,
Barcelona:
Anagrama.
 Layton,
R.
(1998).
An
introduction
to
theory
in
anthropology.
Cambridge:
Cambridge
University
Press.
 Leclerc,
G.
[1972].
(1973).
Antropología
y
colonialismo.
Madrid:
A.
Corazón
Ed.
 Lisón
Tolosana,
C.
(1983).
Antropología
social
y
hermenéutica.

Madrid:
Siglo
XXI.
 Llobera,
J.
R.
(ed.).
(1975).
La
antropología
como
ciencia,
1975.
Barcelona:
Anagrama.
 Llobera,
J.
R.
(1991).
La
identidad
de
la
antropología.
Barcelona:
Anagrama.



 Peacock,
J.
[1986],
(1989).
El
enfoque
de
la
antropología.
Luz
intensa,
foco
difuso.
Barcelona:
Herder.
 Rabinow,
P.
[1980].
(1992).
Reflexiones
sobre
un
trabajo
de
campo
en
Marruecos.
Madrid:
Júcar
 Radcliffe‐Brown,
A.
R.
[1958].
(1975).
El
método
de
la
antropología
social.
Barcelona:
Anagrama.


17

INTRODUCCIÓN A LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
Eloy Gómez Pellón

Sanmartín
 Arce,
 R.
 (2003).
 Observar,
 escuchar,
 comparar,
 escribir.
 La
 práctica
 de
 la
 investigación
 cualitativa.
Barcelona:
Ariel.


18

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->