Está en la página 1de 2

El Retablo

El retablo ayacuchano surge como una evolucin de los cajones San Marcos que, como se menciono lneas atrs, tienen sus races en los retablos europeos medievales. Aunque, paradjicamente, el uso de este trmino, aplicado a este tipo de expresiones populares, es de fecha reciente, pues se remonta a principios de 1900, sealndose, por otro lado, el nombre de Alicia Bustamante como su principal difusora. En cuanto concepto, como refiere Pablo Macera (2009), este nombre suele generalizar objetos muy diferenciados: I) el retablo ayacuchano ms reciente que incluye escenas cotidianas; II) los viejos cajones san marcos destinados a la fiesta de herranza; III) los altares o capillas porttiles que contienen, encierran, muestran, guardan o pasean a un protector religioso (pag. 177). La idea que encierra el trmino, aplicado a este tipo de expresiones populares, excluye a los verdaderos retablos, los que forman parte de los altares interiores de las iglesias. Sobre el origen formal, se recurre a Francisco Stastny quien desvincula el retablo de su antecesor, el san marcos, desde el momento en que este empieza a incluir temas costumbristas de la vida cotidiana como bailes, corridas de toros, peleas de gallos, sombrereros, entre otros.

Retablo Danzantes de Tijeras. 1994 Jess Urbano Rojas Pasta modelada y madera policromada

Retablo Taller de sombrera. 1985. Jess Urbano Rojas Pasta modelada y madera policromada

En cuanto al material usado para su realizacin, en un principio los retablos fueron hechos a base de productos naturales y minerales, como la plata y el oro para su decoracin; el maguey para su estructura; la arcilla para las figuras; la cochinilla y el palillo para las pinturas, la cola de pezua de vaca como pegamento, etc. Por otro lado, la aplicacin de esta clase de materiales, estuvo destinada a dos tipos de clientes, los cuales, a la vez, determinaron el tema o imaginera representada. Macera (2009) dice al respecto:
Hubo as retablos criollos hechos en ricos materiales, plata u oro, que reproducan que reproducan lo ms fielmente posible a la imaginera peninsular. Los hubo tambin para una clientela pobre de campesinos y poblanos, en madera, maguey, arcilla, latn, cuero, yeso o pastas varias (pag. 179)

Actualmente, existen piezas elaboradas con productos industriales como las colas y las pinturas sintticas.