P. 1
Plan de Desarrollo Participativo Del Corregimiento de San Antonio de Prado

Plan de Desarrollo Participativo Del Corregimiento de San Antonio de Prado

|Views: 664|Likes:
Uploaded from Google Docs
Uploaded from Google Docs

More info:

Published by: San Antonio de Prado on Jul 29, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/29/2012

pdf

text

original

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Iniciativa presentada al Programa de Presupuesto Participativo por la Junta Administradora Local

CORPORACIÓN ECOLÓGICA Y CULTURAL

Convenio de cooperación Departamento Administrativo de Planeación Corporación Ecológica y Cultura Penca de Sábila

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado 2007-2017 Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila Carrera 50 N˚ 59-27 Teléfono: 284 6868 corpenca@une.net.co Medellín – Colombia Departamento Administrativo de Planeación Municipal Calle 44 N˚ 52-165 Centro Administrativo La Alpujarra Palacio Municipal. Piso 8 Teléfono: 385 6564 webmaster@medellin.gov.co Medellín - Colombia Diseño e impresión DIVEGRAFICAS Ltda. PBX: 511 76 16 divegraficas@gmail.com Medellín Publicación sólo con fines educativos Medellín, diciembre de 2007

Sergio Fajardo Valderrama Alcalde Carlos H. Jaramillo Arango Director Departamento Administrativo de Planeación Ana María Arango Arango Subdirectora Planeación Social y Económica Jorge Luis Oliveros Villar Interventor del Convenio Amalia Cuervo Taffur Directora General Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila John Jairo Correa Vargas Paula Andrea Londoño Hincapié Martín Humberto Román Cárdenas Diana Marcela López Rivera Grupo de trabajo

CORPORACIÓN ECOLÓGICA Y CULTURAL

“ESTE PROYECTO SE EJECUTA CON DINEROS PÚBLICOS PRIORIZADOS POR LAS Y LOS CIUDADANOS DE LA COMUNA # 80, CON RECURSOS DEL PROGRAMA DE PLANEACIÓN Y PRESUPUESTO PARTICIPATIVO DE LA ALCALDÍA DE MEDELLÍN, COMPROMISO DE TODA LA CIUDADANÍA”

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Presentación

L

a elaboración del Plan de Desarrollo Participativo del corregimiento de San Antonio de Prado 2007–2017, se logra mediante el convenio de cooperación entre el Departamento Administrativo de Planeación Municipal de Medellín y la Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila. La iniciativa para su realización fue presentada al programa de Presupuesto Participativo por la Junta Administradora Local —JAL— de San Antonio de Prado. Participaron en la elaboración del Plan 145 organizaciones y 1.028 personas, 656 mujeres y 372 hombres, representantes de organizaciones comunitarias y diferentes sectores sociales del corregimiento, quienes deliberaron y reflexionaron durante el año 2007 en las asambleas corregimentales, los encuentros zonales y los encuentros veredales, en un ambiente solidario, afectuoso y democrático, lo que permitió llegar a este pacto social, político y ambiental por el desarrollo humano sostenible del corregimiento. Este Plan de Desarrollo Participativo es el producto de los esfuerzos compartidos entre la comunidad, el Departamento Administrativo de Planeación del Municipio de Medellín, y la Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, la cual contó con el apoyo de la organización no gubernamental suiza Genève Tiers-Monde. La participación activa del equipo de gobierno del corregimiento y la Junta Administradora Local, permitió una amplia e incluyente convocatoria en este proceso de construcción colectiva. La Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila agradece especialmente a la Corporación Ecológica y Cultural Ciudad Rural, organización social de San Antonio de Prado, la cual se encargó del apoyo logístico y la convocatoria exitosa a hombres y mujeres, organizaciones e instituciones, para la formulación de este Plan de Desarrollo Participativo. 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Contenido
Pág. Introducción 1. El corregimiento de San Antonio de Prado En la cuenca de la quebrada Doña María Abundancia de aguas, variedad de climas y de zonas de vida Servicios ambientales y de esparcimiento y valores patrimoniales para el valle de Aburrá y el sur del Área Metropolitana De pueblo tradicional antioqueño a poblamiento urbano e hibridación cultural Población urbana y territorio rural Población campesina, cultura agrícola Lo rur-urbano, o la nueva ruralidad 2. Proceso de consulta para la elaboración del Plan Un plan participativo Lineamientos metodológicos La metodología y los(as) actores(as) 3. El Plan de Acción Línea estratégica uno: Vida digna Línea estratégica dos: Habitabilidad urbana y rural Línea estratégica tres: Ambiental Línea estratégica cuatro: Ruralidad Línea estratégica cinco: Tejido social y diversidad cultural Línea estratégica seis: Gobernabilidad 4. Gestión del Plan de Desarrollo Sistema municipal de planeación La política de desarrollo rural para la ciudad de Medellín El nuevo Plan de Desarrollo Municipal Fuentes de recursos 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Lista de figuras
Pág. Figura 1. Figura 2. Figura 3. Figura 4. Figura 5. Figura 6. Figura 7. Figura 8. Figura 9. Crecimiento poblacional 1986-2004 Concentración poblacional en las áreas urbana y rural Distribución de la población en San Antonio de Prado por sexo Distribución de la población según grupos de edad. Esquema de la plataforma estratégica Ruta del Plan de Desarrollo Participativo Índice de Desarrollo Humano. Último nivel de estudio alcanzado. Distribución de las personas según afiliación al sistema de seguridad social

Figura 10. Distribución de consultas por servicios de urgencia. Figura 11. Fuerza laboral en los corregimientos Figura 12. Distribución de viviendas según estratificación Figura 13. Distribución de los hogares según la tenencia de la vivienda Figura 14. Modalidad de comercialización de productos agrícolas Figura 15. Evolución en la cobertura del suelo (1998-2004) Figura 16. Preferencias artísticas de la población Figura 17. Evolución de los homicidios en los corregimientos 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Lista de mapas
Pág. Mapa 1. Localización general Mapa 2. División veredal corregimiento San Antonio de Prado Mapa 3. Sistema de espacio público y ambiental rural Mapa 4. Captaciones de agua y cobertura de alcantarillado Mapa 5. Mapa de intervención POT de preservación ambiental Mapa 6. Uso actual del suelo Mapa 7. Unidades territoriales de intervención propuestas por el Plan de Ordenamiento Territorial Mapa 8. Estructura predial en el corregimiento 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Lista de tablas
Pág. Tabla 1. Tabla 2. Tabla 3. Tabla 4. Tabla 5. Tabla 6. Tabla 7. Tabla 8. Tabla 9. Relación de urbanizaciones en San Antonio de Prado construidas después de 1990 Proyección de construcción de vivienda en San Antonio de Prado Población rural distribuida por veredas Valores y principios guía del Plan de Desarrollo Organizaciones participantes en la construcción del Plan de Desarrollo del Corregimiento de San Antonio de Prado 2007–2017 Oferta de equipamientos declarados por las IPS (2006) Medios de transporte y distribución de personas Situación laboral en San Antonio de Prado Tipo de ocupación de las personas con empleo

Tabla 10. Rango de ingresos económicos Tabla 11. Distribución de los gastos (2005) Tabla 12. Iniciativas económicas presentadas a presupuesto participativo (2006) Tabla 13. Situación de la dimensión físico-espacial del corregimiento de San Antonio Tabla 14. Calidad de la vivienda en el corregimiento de San Antonio Tabla 15. Cálculo de incremento de población en San Antonio de Prado Tabla 16. Equipamiento de propiedad pública y uso colectivo en el corregimiento de San Antonio Tabla 17. Planes parciales de construcción de vivienda urbana Tabla 18. Indicadores de la calidad del agua y estado de las orillas Tabla 19. Distribución de la configuración predial Tabla 20. Organizaciones y grupos culturales en San Antonio de Prado Tabla 21. Equipamientos de uso colectivo en San Antonio de Prado Tabla 22. Inversión de Presupuesto Participativo por Comisiones Temáticas en San Antonio de Prado Tabla 23. Inversión de Empresas Públicas de Medellín en el corregimiento Tabla 24. Formas de organización comunitaria en el corregimiento

10

Introducción

Foto 1: Parque central corregimiento San Antonio de Prado (Autor: Santiago Vergara)

El proceso de planeación participativa en Medellín ya ha hecho un largo
camino, desde la década del noventa, con los procesos de planeación local realizados por iniciativa propia de las comunidades, y con la creación del Acuerdo Municipal 043 de 1996, que reglamentó el Sistema Municipal de Planeación para el Municipio de Medellín, y en cuyo capítulo quinto se aprueba la planeación zonal participativa.

En el periodo de gobierno de 2004 a 2007, el alcalde Sergio Fajardo da un impulso decidido a la Planeación Participativa desde el Plan de Desarrollo Municipal, “Medellín, compromiso de toda la ciudadanía”, que incluyó en su primera línea estratégica el “Programa de Planeación y Presupuesto Participativo”. Con este compromiso político, a finales del año 2007, se lograron avances importantes para la ciudad: la elaboración de los planes de desarrollo en los corregimientos y comunas del municipio; el desarrollo de la política de Presupuestos Participativos en tres años consecutivos, y al finalizar el periodo de gobierno, mediante el Acuerdo Municipal 043 de 2007, se crea e institucionaliza la planeación local y el presupuesto participativo en el marco del Sistema de Planeación Municipal y se modifican algunos de sus artículos. 11

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Este acuerdo municipal crea los mecanismos para afianzar la dinámica de la planeación y los presupuestos participativos, al declararlos de obligatorio cumplimiento para las administraciones municipales futuras, e instituye así un instrumento fundamental para la construcción de la capacidad local de desarrollo con la participación de las organizaciones sociales y la comunidad, única vía para integrar, en programas y proyectos, las condiciones socioculturales, políticas, económicas y ambientales que caracterizan las localidades, así como los respectivos niveles de vulnerabilidad de sus territorios. En este contexto, la Junta Administradora Local de San Antonio de Prado define la necesidad de elaborar el Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento, y le asigna una partida en el presupuesto participativo del año 2005. La construcción participativa de este Plan de Desarrollo se formula en momentos de alta complejidad para el corregimiento, por los múltiples conflictos y tensiones que genera la fuerte expansión urbana a que está siendo sometido para suplir el déficit de vivienda de la ciudad de Medellín. El crecimiento acelerado de su población lleva aparejado el incremento de déficit de equipamientos para satisfacer las necesidades de vida digna y de espacio público y, al mismo tiempo, la pérdida de calidad del hábitat por el incumplimiento de los estándares de calidad y la ausencia de control a los proyectos de intervención urbana, y problemas ambientales que se generan por los nuevos índices de densidad urbana, los proyectos urbanos en desarrollo y la inadecuada planificación del territorio. Esto acarrea desintegración en tres ámbitos territoriales: el urbano, el rur-urbano y el de conservación ambiental. Además, la confluencia desordenada de subjetividades e identidades culturales, que caracterizan al pueblo tradicional antioqueño, con el barrio, las veredas y las urbanizaciones que conforman el corregimiento, profundiza las dificultades de integración social, al tiempo que la capacidad local de gobierno no ha sido eficiente para atender las tensiones y los conflictos sociales que se presentan, y la consolidación territorial que se requiere. Son estos, entre otros, los problemas que se describen en el capítulo 1, y como situación actual en cada línea estratégica, y que argumentan la necesidad de los programas y proyectos que la comunidad ha propuesto en las seis líneas estratégicas. Las seis líneas estratégicas propuestas para el Plan de Desarrollo Participativo del corregimiento de San Antonio de Prado 2007–2017, se obtuvieron mediante un proceso participativo que garantizó la inclusión de la población rural y urbana, y tuvo en cuenta para sus programas y proyectos la diversidad cultural del corregimiento y la inclusión de principios de equidad de género, generaciones y culturas. Para su elaboración, se llevaron a cabo encuentros y se abrieron espacios de participación, donde confluyeron todos los sectores de la población: la Asamblea corregimental 12

Introducción
del Plan de Desarrollo, los encuentros veredales y zonales, la asamblea campesina y reuniones interinstitucionales, con una metodología de trabajo que hizo posible la deliberación colectiva y la construcción de acuerdos, la formación, el análisis y la concertación de conocimientos y saberes, y la definición de problemas y alternativas que permitieron, en interacción con el grupo facilitador, la elaboración de los resultados. La intervención del Plan, en sus seis líneas estratégicas, se resume de la siguiente manera: 1. San Antonio de Prado, corregimiento para la vida digna En el corregimiento de San Antonio de Prado se han obtenido, con equidad de género y generaciones, las condiciones que satisfacen el mínimo vital y las condiciones básicas de bienestar de la mayoría de la población, a través de una intervención integral y permanente a hogares urbanos y rurales con programas de seguridad alimentaria, salud y vivienda, el ofrecimiento de programas de mejoramiento de transporte, de educación contextualizada en lo rural y lo corregimental, y la creación de una economía rur-urbana que consolida las formas de asociación solidarias, el mercado local, la capacidad de producción agrícola, de transformación de alimentos y de manufactura de productos de consumo, el comercio, y el emprendimiento de innovaciones en la venta de servicios, la producción cultural, el ecoturismo, el esparcimiento y la recreación. 2. San Antonio de Prado, habitable en lo urbano y lo rural, con calidad espacial, equipamientos colectivos y espacio público para una vida digna En el Corregimiento de San Antonio de Prado se están asegurando las condiciones de habitabilidad digna para los habitantes en su espacio urbano y rur-urbano, aportando a la calidad ambiental de la ciudad y a la sostenibilidad social, cultural y ambiental del corregimiento, gracias a la reorientación y el control estricto de las formas de intervención y de su crecimiento urbano, y a la construcción de un sistema de espacio público rural y urbano con riqueza ambiental, que afianza las relaciones entre lo urbano y lo rural y proyecta el uso social del espacio público natural y construido. 3. San Antonio de Prado, con calidad ambiental y oferta natural para el corregimiento, el municipio de Medellín y el sur del valle de Aburrá San Antonio de Prado conserva, cuida, visibiliza y promociona, con fines de recreación y esparcimiento, el uso social de la biodiversidad y sus recursos naturales, considerando las necesidades de su población actual y futura, y constituyendo sus ecosistemas estratégicos como valor ambiental, cultural y de uso, lo que permite mayor sustentabilidad ambiental del corregimiento, el municipio de Medellín y el valle de Aburrá. La educación y la cultura ambientales contribuyen a la acción social y política por la defensa y preservación de sus recursos naturales como bienes públicos. 13

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
4. San Antonio de Prado protege y conserva su ruralidad, fortalece integralmente la economía campesina e impulsa el Distrito Rural del municipio de Medellín San Antonio de Prado preserva y aprovecha en forma sostenible su ruralidad, fortaleciendo integralmente la economía campesina en articulación con la economía urbana y la generación de empresas productivas individuales y solidarias, e innovando en el uso de sus riquezas naturales como fuente de servicios ambientales y ecoturísticos para el municipio de Medellín, el sur del Área Metropolitana y el valle de Aburrá. 5. San Antonio de Prado fortalece su tejido social y cultural con la recuperación y socialización de las memorias colectivas, el disfrute social de las expresiones culturales, el esparcimiento, la recreación y los deportes El corregimiento San Antonio de Prado se ha enriquecido gracias a su diversidad cultural y natural, por rescatar sus valores patrimoniales, promover el uso social de los equipamientos y las riquezas naturales con fines de recreación, esparcimiento y deportes, e incluir a la mayoría de la población y de las localidades en sus programas de producción cultural y de comunicación alternativa y comunitaria. 6. San Antonio de Prado con capacidad de gobierno local consolida sus procesos sociales y territoriales La capacidad de gobierno local, descentralizado y participativo en el corregimiento, permite consolidar un territorio habitable, con calidad espacial y ambiental y procesos sociales justos, equitativos y democráticos, acordes con las necesidades y perspectivas de vida de su población urbana y rural. Esta publicación presenta los resultados del proceso participativo para la elaboración del Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado 2007–2017, en cuatro capítulos: en el primero se hace una reseña sobre la situación actual del corregimiento de San Antonio de Prado; el segundo da cuenta de cómo fue el proceso de consulta para la elaboración del Plan de Desarrollo Participativo; el tercero expone el plan de acción, desglosado en las seis líneas estratégicas y, por último, el cuarto capítulo presenta la gestión del plan. Las conclusiones finales del Plan de Desarrollo trazan una ruta para conseguir condiciones de vida digna, habitabilidad y sostenibilidad en el corregimiento. Para su concreción, según se expresa en los resultados, se deben agrupar los esfuerzos de sus organizaciones comunitarias, los líderes y las lideresas y la comunidad en general, promover la participación de todos los sectores sociales, económicos y políticos, y vincular a los diferentes sectores de la administración municipal. Sus beneficios y desarrollos consideran, con equidad de género y generaciones, la diversidad cultural de su población, la articulación de la nueva ruralidad y a los nuevos pobladores de barrios y urbanizaciones. 14

1. El Corregimiento de San Antonio de Prado
En la cuenca de la quebrada Doña María San Antonio de Prado es un corregimiento del municipio de Medellín, localizado en el suroccidente de la ciudad. Limita con los corregimientos de San Cristóbal, Palmitas y Altavista y con los municipios de Itagüí, La Estrella, Heliconia y Angelópolis. Tiene un relativo aislamiento de Medellín, en el sentido de que no hace parte del continuo de la periferia urbana, puesto que se interpone entre él y la ciudad el corregimiento de Altavista (véase mapa 1). Está compuesto por nueve veredas: Potrerito, La Florida, Yarumalito, El Salado, Astillero, Montañita, La Verde, San José y San Antonio (Parte central) (véase mapa 2). San Antonio de Prado tiene 60,4 km2 de extensión. Geográficamente se halla inscrito en la cuenca de la quebrada Doña María, sobre el ramal occidental de la Cordillera Central. Su topografía es quebrada, con una fisiográfica de altas pendientes y profundos cañones, caracterizada por alturas que oscilan entre 2.300 y 3.100 msnm Entre las mayores alturas se encuentran el cerro de Padre Amaya, que comparte con el corregimiento de San Cristóbal, la cuchilla de las Baldías y el alto de Urquita; otros de menor altura son la Peña de don Félix, el alto de La Frisola y el morro La Portrera. A San Antonio de Prado se puede acceder por dos vías. La vía que intercomunica con el municipio de La Estrella y fluye a la autopista sur, a la altura de Ancón, y la vía tradicional, cuyo acceso es por el municipio de Itagüí, una vía estrecha, con especificaciones limitadas en la calzada y peatonales, y que soporta una alta congestión vehicular. San Antonio es además un paso obligado a los municipios de Armenia Mantequilla, Heliconia y Ebéjico. Abundancia de aguas, variedad de climas y de zonas de vida La diferencia de alturas que tiene el corregimiento, desde los 1.700 msnm en las partes más bajas, en los límites con Itagüí, hasta los 3.100 msnm, en los lugares más altos, como los altos de El Silencio y La Sierra, lo hacen poseedor de una escala amplia de temperaturas que van de los 12º C a los 21º C, como temperatura multimodal. A su vez estas condiciones climáticas propician que sea un territorio con cuatro zonas de vida: Bosque Húmedo Premontano (bh-P), Bosque muy Húmedo Premontano (bmh-P), Bosque Húmedo Montanobajo (bh-MB) y Bosque muy Húmedo Montanobajo (bmh-MB). Las características climáticas y geológicas dan formación a la cuchilla El Romeral, que junto con el alto del Padre Amaya conforman un ecosistema estratégico que, según Corantioquia, mide 5.171 ha y se extiende desde el municipio de Caldas hasta el municipio de Medellín. Se considera estratégico porque es una estrella fluvial donde nacen abundantes quebradas de las cuales se abastecen los acueductos de los municipios de Caldas, Angelópolis, Armenia Mantequilla, La Estrella, Titiribí, el corregimiento de San Antonio de Prado (que usa estas aguas por parte de las Empresas Públicas de Medellín), gran cantidad de acueductos comunitarios, y muchas tomas de agua para uso doméstico y agropecuario de los(as) campesinos(as) de la región.

Servicios ambientales y de esparcimiento y valores patrimoniales para el valle de Aburrá y el sur del Área Metropolitana
La cuchilla El Romeral, un corredor biológico que se extiende al sur del departamento de Antioquia, y el cerro del Padre Amaya, son ecosistemas estratégicos ricos en biodiversidad y reservorios de aguas, en ellos nace la quebrada Doña María, la más importante tributaria del río Medellín. Los bienes naturales que posee el corregimiento no han sido apreciados verdaderamente en sus dimensiones ambiental, social, económica, cultural y físico–biótica, y en lo que representan para el futuro de la población que habita y habitará el sur del valle de Aburrá. Estos bienes naturales sólo han sido mirados desde la posibilidad de su uso con fines productivos y de apropiación para beneficio particular y no desde los servicios ambientales que albergan. Bienes como el agua, la flora y la fauna, y el patrimonio de

1

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Mapa 1. Localización general corregimiento San Antonio de Prado Fuente: Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007.

16

El Corregimiento de San Antonio de Prado
la biodiversidad que aún queda en estos relictos de bosques, son recursos paisajísticos, de recreación y esparcimiento, y de espacio público ambiental para la ciudad y el sur del Área Metropolitana. Por estas razones, se hace obligatorio tomar conciencia de ellos, ponerlos en evidencia, y agregarles valores de uso cultural, ambiental y de esparcimiento, difundiéndolos en los mismos corregimientos, entre la población de la ciudad y ante la administración municipal. Las riquezas naturales y culturales presentes en el extenso territorio rural del municipio de Medellín son importantes como alternativa para compensar el déficit de espacio público y de esparcimiento del corregimiento y la ciudad, como oportunidad para lograr la permanencia de la cultura campesina en el corregimiento, y para conservarlas como patrimonio natural y cultural. En la medida en que se diseñe una política de manejo de los ecosistemas adecuada a las condiciones requeridas para su conservación, se proyecte el saber acumulado de los campesinos y las campesinas que habitan en estos territorios, y se potencien sus valores patrimoniales, se podrán generar alternativas ecoturísticas que favorezcan el uso social del territorio con fines de recreación y esparcimiento, y oportunidades para mejorar las condiciones económicas de las comunidades campesinas. dejaron su legado cultural y social en los materiales de alfarería, instrumentos líticos y caminos que dan muestras de su tránsito por estos territorios y su vida en ellos. Durante la Colonia, la señora doña María de Quezada, viuda del capitán Juan Daza, recibió en 1616 de parte del señor Francisco Herrera Campusano unas tierras que iban desde Ancón hasta Itagüí, y que incluían la cuenca de la quebrada Doña María. De esta señora proviene el nombre de la quebrada más importante del sur del valle de Aburrá. En la segunda mitad del siglo XIX, San Antonio de Prado estaba adscrito al municipio de Itagüí, anteriormente pertenecía a Santa Fe de Antioquia. En 1887 se crea la parroquia que le da relevancia en el contexto del valle de Aburrá. En el año 1869 se realizó un censo que presenta las características sociales y económicas de los pobladores del corregimiento. El censo registra una población de 246 habitantes, distribuidos así: 171 habitantes menores de 25 años, de ambos sexos; 67 personas, mayores de 25 años y menores de 60 años, y 8 personas mayores de 60 años.1 Según el Plan Cultural, [...] la población, mayoritariamente, se dedica a oficios domésticos, el 30,49%, que en el censo aparecen en la categoría de Administración Doméstica. El alto porcentaje se debe a que en esta categoría se agrupan muchas mujeres solteras y otras casadas a cargo del hogar. La siguiente categoría con mayor cantidad de población agrupada es aquella sin oficio, el 27,64%. En ella figuran los menores de ocho años aún no integrados formalmente al sistema productivo. La próxima categoría con mayor población es la agricultura, en la cual figura el 23,98% de los habitantes, esencialmente hombres. La preeminencia de este oficio constata el hecho de tratarse de una población eminentemente rural y ligada a las actividades agrarias. Muy notable en la clasificación del censo se encuentra la categoría de comerciante, con el 9,35%, en la que figuran mayormente mujeres. Este hecho se suma a la importante cantidad de población dedicada tanto a la artesanía
Foto 2. Afluente de quebrada Doña María, vereda El Salado (Autor: Santiago Vergara)
Alcaldía de Medellín, Secretaría de Cultura Ciudadana – Unión Temporal Plan de Desarrollo Cultural San Antonio de Prado, Diagnóstico Cultural San Antonio de Prado, Medellín, 2006, p. 156.
1

De pueblo tradicional antioqueño a poblamiento urbano e hibridación cultural
El territorio de San Antonio de Prado fue habitado en la época prehispánica por comunidades nativas que

1

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Fuente: Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007

Mapa 2. División veredal corregimiento San Antonio de Prado

1

El Corregimiento de San Antonio de Prado

Foto 3. Izquierda, vereda El Salado. Derecha, Urbanización Compartir (Autor: Santiago Vergara, 2007)

como a la arriería, cada una con 3,66% de población. Al parecer, basándose en el censo, San Antonio de Prado posiblemente era sitio de tránsito e intercambio de productos entre el Valle de Aburrá y otras poblaciones del occidente antioqueño cercano. Finalmente, el último oficio registrado en el censo es el de servicios domésticos, desempeñado sólo por el 1,63% de los habitantes, y en este caso, mujeres.2 Los caminos viejos de profundos canalones, labrados por las herraduras de la arriería, dan cuenta de San Antonio como lugar de paso de las relaciones comerciales entre los municipios de Heliconia y Armenia Mantequilla con Itagüí y el valle de Aburrá. La arriería consolidó la economía de Prado con el comercio del tabaco y el aguardiente y una extensa actividad de extracción de madera de los bosques de la cuenca media y alta de la quebrada Doña María. San Antonio de Prado fue municipio por Ordenanza del 2 de abril de 1903, categoría que mantuvo durante un corto periodo, puesto que mediante acuerdo municipal expedido en 1909 se derogó dicha Ordenanza y San Antonio fue incorporado definitivamente a Medellín. En 1963, mediante el Acuerdo 052, se definió la sectorización del municipio de Medellín y se establecieron los límites del corregimiento. En la década de los cincuenta, a causa de la violencia política, el corregimiento recibió una amplia migración de población proveniente de Armenia, Ebéjico y Heliconia. Este fenómeno trajo como consecuencia el fraccionamiento de la propiedad rural y el incremento de la mano de obra para abastecer el sector industrial y comercial asentado en el sur de Medellín e Itagüí. La historia más reciente del corregimiento, después de la década de los ochenta, se ha visto dinamizada por el proceso de la urbanización que el municipio de

Medellín le ha impuesto. El corregimiento se ha visto obligado a usar sus zonas de frontera con la ciudad para enfrentar el acelerado proceso de urbanización vivido desde la década del cincuenta, y fragmentos del territorio han sido incluidos como zonas de expansión urbana. El proceso de urbanización se inició con la construcción de las urbanizaciones Aragón y Rosaleda, en la década del ochenta, en la vereda San José, en los límites con el municipio de Itagüí. Este proceso fue subiendo hacia la cabecera del corregimiento, y para ello se crearon mecanismos jurídicos, con el Acuerdo Nº. 018 de 1983, mediante el cual se amplió el perímetro urbano de San Antonio de Prado, y se incorporaron los nuevos núcleos poblados de Pradito y El Vergel. En los años noventa, San Antonio de Prado recibe la urbanización El Limonar con 2.670 viviendas,3 y pone en evidencia su realidad como destino de expansión urbana, y de soporte de vivienda para el municipio de Medellín, especialmente de estrato tres y de interés social. La urbanización El Limonar fue construida con dineros públicos por CORVIDE (institución descentralizada del municipio), posteriormente el grueso del desarrollo urbanístico se realizó con inversión privada. Este proyecto fue concebido como un plan piloto de reubicación de familias que habitan en zonas de alto riesgo, en el marco de la aplicación de la reforma urbana. El Decreto 498 del 6 de agosto de 1990 determina que las primeras familias para trasladar son aquellas localizadas en Villatina Torcoroma, Villatina San Antonio y Pinar la Arenera.
Ibid., pp. 158-162. Se considera que este número de viviendas se puede haber duplicado a la fecha de hoy, puesto que posteriormente se implementó un plan terrazas, mediante el cual se le compraba la terraza al propietario y se construía otra vivienda en la segunda planta. También se ha dado que por autoconstrucción los embriones de vivienda iniciales se han convertido en edificaciones de tres plantas.
2 3

1

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Inicialmente, el proyecto estaba dirigido a familias procedentes del barrio Villatina, directamente afectadas por tragedias de deslizamientos o asentadas en zonas de alto riesgo y por lo cual debían ser desalojadas. Así se concibió la primera etapa. Sin embargo, más adelante se incluyó a familias procedentes de sectores aledaños y de otros barrios de la ciudad, como La Iguaná, y de otras regiones de Antioquia desplazadas por la violencia; una manzana del barrio, por ejemplo, se destina a las viudas de la violencia política. Posteriormente esta finalidad, de reubicación de familias que viven en zonas de alto riesgo, se cambió y se ofrecieron viviendas en El Limonar para quienes quisieran adquirirlas, sin importar su proveniencia y condiciones, permitiendo así que por medios “clientelistas” se utilizaran otras formas de adjudicación de las viviendas distintas a las concebidas originalmente. Las condiciones de la comunidad, al trasladarse al nuevo barrio, cambian en cuanto a lo organizativo, lo cultural y lo productivo. Muchas de las familias pierden su arraigo con el territorio en el que habían logrado establecer su vivienda y sus formas de rebusque económico, interrumpen sus relaciones vecinales y de convivencia, se interfieren sus procesos tradicionales de organización y, sobre todo, se termina abruptamente el proceso colectivo de transformación de sus condiciones de vida. A esto se suma la estrechez de las viviendas embrión, con un salón colectivo, una cocineta, un baño, un patio y un espacio para la construcción de una habitación futura. En las comunidades aledañas de Itagüí y San Antonio de Prado se genera un impacto negativo ante esta gran urbanización, que aún prevalece, y que se expresa en hostilidad hacia la gente de El Limonar.4 El problema de la expansión urbana en el corregimiento de San Antonio de Prado es complejo, ya que está ligado a una situación externa a su propio territorio, la necesidad de expansión de la ciudad, con el agravante de que Medellín tiene muy pocas áreas disponibles para proyectos de vivienda, solamente cuenta con las zonas de los corregimientos de Altavista, San Cristóbal y San Antonio, y con algunas menores, como las de altos de Calazans, Belén Rincón y otras. Este proceso acelerado de urbanismo se manifiesta en los proyectos de vivienda que se han construido en el corregimiento en los últimos 17 años, y en los que se proyectan (véanse las tablas 1 y 2).
Tabla 1. Relación de urbanizaciones en San Antonio de Prado construidas después de 1990
Nombre de la urbanización El Limonar Prados del Este Villa Loma Campiñas de San Antonio Dulazar Plaza del Sol Compartir Campiñas de San Antonio Flores y Colores (primera etapa) Aires de Prado Brisas de San Antonio Vegas de Alcalá Flores y Colores (segunda etapa) Portón de El Limonar Guayacanes del Sur Providencia Prados del Duque Portal del Prado Pallavecini Los Prados Hechizo de Luna Prados de María Ciudadela Prado número uno Ciudadela Prado número dos Ciudadela Prado número tres Ciudadela Prado número cuatro Prados del Campo Altos de Barichara Barichara Serranías Subtotal En proceso de entrega El Remanso Serranías Poblado de San Antonio Subtotal 320 300 220 840 Número de viviendas 2.670 170 364 136 57 60 600 275 127 70 104 132 132 120 80 84 108 108 170 124 102 56 114 229 102 229 337 229 2.047 600 6.008

Fuente: Municipio de Medellín, Coordinación de Desarrollo Social Corregimental, 2007. Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, Sistematización del proceso de gestión ambiental comunitaria de El Limonar, documento en proceso de edición, 2007.
4

20

El Corregimiento de San Antonio de Prado
Tabla 2. Proyección de construcción de vivienda en San Antonio de Prado
Urbanizaciones en proyecto de construcción Santa Inés Ilusión de Vivir El Manantial Villa Ángel Villa Eloísa Plan parcial Vergel y la Florida Subtotal Número de viviendas 2.100 90 200 1.200 560 12.000 16.150

Fuente: Municipio de Medellín, Coordinación de Desarrollo Social Corregimental, 2007.

Para la población que recién llega, la unidad territorial político administrativa del corregimiento sólo se hace realidad cuando se trata de cumplir las obligaciones con el Estado, y cuando es necesario acceder a los servicios básicos como salud, educación, etc. Las nuevas comunidades no tienen lazos de integración que las unan en un sueño común, y, por el contrario, se presentan desencuentros, especialmente entre los “recién llegados” y la comunidad tradicional, lo que crea dificultades para realizar proyectos comunes que les permitan lograr un desarrollo local que cambie las precarias condiciones de vida con que llegan los nuevos habitantes. A esto se suma el deterioro de las condiciones de vida de los antiguos pobladores por el desmejoramiento de los servicios básicos (agua, movilidad, infraestructura educativa, salud, etc.), que tienen que compartir con sus nuevos vecinos, pues el ritmo de actualización y crecimiento de la capacidad de equipamientos es muchísimo más lento que el ritmo de crecimiento urbano, y los nuevos proyectos de intervención urbana exigen nuevas condiciones para el equipamiento público de uso colectivo: mayor capacidad de cobertura de los servicios existentes, nuevos equipamientos para salud, educación, cultura y esparcimiento, mayor capacidad de vías, movilidad y transporte, etc. En la perspectiva de este nuevo siglo, tal y como se dan las cosas para el corregimiento de San Antonio de Prado, con un mundo rural que aún conserva la tradición y la cultura campesinas, donde todavía se conservan las costumbres pueblerinas, y se añoran los tiempos de calma y silencio en el parque central, y con el ingreso de la cultura urbana, con los ritmos de velocidad que imponen la tecnología y las nuevas culturas y tradiciones que traen las comunidades que recién llegan, tiene el reto inmenso, en su acelerada hibridación cultural, de armonizar el proceso de socialización para sus pobladores, lograr una convivencia que permita la coexistencia de la diversidad cultural, y construir participativamente un territorio que albergue a los que recién llegan, a la comunidad tradicional, y a la comunidad campesina en condiciones de vida digna, habitabilidad, y con capacidad de proyectar el uso social con fines de esparcimiento y recreación, de toda su riqueza natural y patrimonial.

Los nuevos asentamientos cambian la configuración espacial y se generan otras centralidades; se recrean nuevas identidades con los pobladores de reciente establecimiento, y la identidad tradicional, que aglutinaba el sentir cultural, social y local de los habitantes rurales y urbanos, se ve afectada por las diversas interacciones con los grupos poblacionales que llegan. Esta situación ha conducido a la configuración de una nueva diversidad socio-territorial en el corregimiento. A grosso modo, se han configurado cuatro desarrollos identitarios y culturales diferenciados: el mundo de lo rural, el de la centralidad tradicional, los barrios tradicionales, y los y las “recién llegados(as) o nuevos(as) pobladores”, que habitan las nuevas urbanizaciones, con los matices que representan los procesos urbanísticos más antiguos, como las urbanizaciones Rosaleda, Aragón y El Limonar, que empiezan a entablar relaciones de integración y de concertación en los espacios de participación del corregimiento. La situación de diversidad social que se vivencia en el corregimiento implica grandes dificultades, pero también oportunidades para construir los sueños y planear el futuro. Después de 16 años de asentada la urbanización El Limonar, apenas se empiezan a dar pasos de integración entre esta comunidad y la tradicional. La población rural es apenas identificada como parte de una unidad territorial a la que pertenece de conjunto, y se ha mantenido distante y relegada tanto por el municipio como por los liderazgos urbanos del mismo corregimiento.

21

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Población urbana y territorio rural Aunque existen varios estudios demográficos para el municipio de Medellín y sus corregimientos,5 la población que se referencia en el presente documento se basa en la Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, según la cual la población para el corregimiento de San Antonio de Prado es de 72.590 habitantes, equivalente al 3,04% del total de la población del municipio de Medellín, que tiene 2.384.721 habitantes. Para la población rural, el dato se fundamenta en el Censo Agropecuario de 2000, que reporta 4.252 habitantes.6 El corregimiento ha sufrido fuertes presiones poblacionales durante los últimos años, tanto en la zona urbana como en la rural, debido a la fuerte expansión urbana que ha recibido para cubrir los déficit de vivienda de la ciudad de Medellín. Su población ha crecido en grandes proporciones en los últimos 10 años, casi hasta duplicarse (véase la figura 1).

Figura 1. Crecimiento poblacional 1986-2005
80.000 70.000 62.776 72.590

Número de habitantes

60.000 50.000 40.000 30.000 20.000 10.000 1986 1988 1995-1999 2000-2004 2005 20.616 22.023 46.744

Período

Fuente: Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación, Subdirección Metroinformación, 2005; Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida para Medellín 2005.

La expansión urbana ha traído como consecuencia la disminución de la población rural, por la presión que se ejerce sobre la franja productiva agraria. Según estudios realizados por Corantioquia, el 93,4% de la población se localiza en el área central y posee características típicas urbanas, el porcentaje restante, 6,6% (4.252 habitantes), se localiza en la zona rural. Con respecto a la ocupación del territorio, la población rural ocupa el 89,4%, en contraste con el 10,6% que ocupa la población urbana (ver figura 2). Población adulta y de mujeres: en San Antonio de Prado, la población de mujeres (38.599) es ligeramente superior a la de los hombres (33.991), 53% y 47% respectivamente (ver figura 3). Los(as) niños(as) menores de nueve años constituyen el 16,5% de la población, las y los jóvenes el 30,9%, los(as) adultos(as) el 43,9%, representando el mayor grupo poblacional, y los(as) adultos(as) mayores el 8,8% (ver figura 4).

El grupo de los y las jóvenes es uno de los más vulnerables, por el limitado acceso al mercado laboral o al estudio. Los y las jóvenes, principalmente del sector rural, están emigrando hacia la ciudad en busca de nuevas oportunidades laborales y de educación. Los(as) adultos(as) mayores tienen una alta dependencia económica de familiares, vecinos y del Estado, ya que el porcentaje de esta población que recibe ingresos mensuales por su trabajo es muy bajo.
Entre ellos el censo realizado por el Departamento Administrativo de Planeación Municipal, en la Subdirección Metroinformación 2003, y el Censo Agropecuario 2000.
5

Estos datos de población para el corregimiento son demasiado imprecisos y desactualizados, puesto que cada entidad presenta una información distinta. Por ejemplo el censo que presenta el Departamento Administrativo de Planeación de Medellín, y con el cual se asigna el presupuesto local, es de 59.119 habitantes, distinto al presentado en la Encuesta de Calidad de Vida 2005.
6

22

El Corregimiento de San Antonio de Prado
Figura 2. Concentración poblacional en las áreas urbana y rural

Figura 3. Distribución de la población en San Antonio de Prado por sexo

Fuente: Corporación Autónoma Regional Corantioquia, Sensibilización y capacitación ambiental a mujeres rurales de los corregimientos de Medellín, Medellín, 2000.

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p.11

Figura 4. Distribución de la población según grupos de edad
50% 45% 46,8% 40,6% 32,6%

Porcentaje de la población

40% 35% 30% 25% 20% 15% 10% 5% 0% Hasta 9 años De 10 hasta 24 años 17,8% 15,3% 29,4%

9,1%

8,6%

De 25 hasta 59 años

De 60 años en adelante

Rango de edad
Hombres Mujeres

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005.

Población campesina, cultura agrícola Como ya se dijo, el porcentaje de la población rural del corregimiento, en proporción con su población urbana, es bajo, el 6,6%, pero en relación con la población rural de la ciudad de Medellín, es de 15,5%, sobre un total de 27.465 habitantes rurales que tiene el municipio.

El Censo Agropecuario de 2000, el censo más reciente que analiza con detalle la población rural del corregimiento, presenta la distribución de la población rural por veredas (véase la tabla 3). Llama la atención la baja población de las veredas Yarumalito y Astillero, donde predomina el uso del suelo en silvicultura y ganadería, y la alta población en la vereda La Verde,

23

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Tabla 3. Población rural distribuida por veredas
Vereda Sector central La Florida Potrerito La Verde El Salado Astillero Yarumalito San José La Montañita Total Sexo Femenino 241 218 285 536 198 124 167 158 246 2.173 Masculino 255 186 259 531 181 113 154 135 265 2.079 Total 496 404 544 1.067 379 237 321 293 511 4.252

por la Escuela del Hábitat de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia – Sede Medellín, se produce una primera mirada de los corregimientos desde el punto de vista de sus propios protagonistas. El POT resultante, si bien presentó avances en el reconocimiento del escenario rural, como el hecho de destacar la importancia de los ecosistemas estratégicos para el futuro de la ciudad, y haber realizado una descripción, calificación y registro cartográfico de los componentes físico-espaciales del espacio rural, se queda corto en la comprensión integral de la complejidad de la ruralidad, en cuanto no integra todas sus dimensiones (económica, cultural, social, físico-espacial y política). Posteriores estudios, como el Censo Rural del año 2000, el Plan Eco desarrollado por la Escuela del Hábitat, y más recientemente los planes corregimentales elaborados por diferentes organizaciones sociales mediante procesos participativos con las comunidades locales, así como la aprobación de los acuerdos municipales,7 constituyen el contexto de la discusión que se adelanta en la ciudad para definir el futuro de su ruralidad, en concordancia con su transformación urbana en los ámbitos metropolitano y regional. En este marco normativo y de reconocimiento de la ruralidad, San Antonio de Prado ha vivido, en las dos últimas décadas, un proceso de urbanización intenso con desarrollos de vivienda de interés social en la parte baja del casco urbano hasta su límite con el municipio de Itagüí, que ha terminado por desdibujar su carácter de cabecera corregimental, y lo asimila cada vez más a una comuna de la ciudad. Este crecimiento acelerado de la urbanización, antes que haber significado una mejoría en términos de desarrollo humano, económico y físico-espacial, se ha traducido en la producción de un hábitat cada vez más desequilibrado en cuanto a la oferta de servicios y equipamientos sociales, la movilidad, el espacio público, el empleo y las oportunidades para su población. En contraste, su área rural presenta un paisaje marcadamente campesino, acentuado en sus

Fuente: Censo Agropecuario de 2000

donde se asienta la mayoría de la población rural, un importante sector de agricultores(as) con producción diversificada. Lo rur-urbano, o la nueva ruralidad San Antonio de Prado, como los demás corregimientos de Medellín y, en general, la mayoría de las áreas rurales del país que se encuentran próximas a grandes concentraciones urbanas, ha sufrido por décadas la ausencia de políticas públicas encaminadas a orientar su desarrollo económico, social y cultural. El territorio que hoy vemos en San Antonio es el resultado de un proceso incontrolado de urbanización y de un deterioro progresivo de la economía rural y de los ecosistemas estratégicos representados en los reductos de bosques aún existentes, la fauna, la flora y las fuentes de agua. Este proceso de descomposición de la ruralidad próxima a Medellín, acompañado de un poblamiento desordenado, en buena medida ha sido producto de la inconciencia de los gobiernos locales y la sociedad en general, en relación con la importancia de una ruralidad estable, en cuanto proveedora de alimentos, y componente clave de la sostenibilidad ambiental y el paisaje para la ciudad y la región. A raíz de la formulación del Plan de Ordenamiento Territorial —POT— de la ciudad (Acuerdo 62 de 1999), el tema de la ruralidad comenzó a tener una mayor significación. Con el estudio previo a este plan, “Visión de zonas y Corregimientos en el POT”, desarrollado

Como el Acuerdo 038 de 2005, por el cual se establece la política pública de seguridad y soberanía alimentaria y nutricional, y el Acuerdo 16 de 2007, por el cual se establecen los lineamientos de política de desarrollo rural y creación del Distrito Rural de Medellín.
7

24

El Corregimiento de San Antonio de Prado
partes altas por la presencia dominante de grandes propiedades dedicadas en parte a la ganadería y al cultivo de bosque de cipreses, y que dejan otras áreas inactivas en pastos y rastrojo; en la zona media baja, en veredas como La Verde, Potrerito, Montañita y en parte de El Salado, existe una estructura predial de pequeñas fincas familiares en donde subsisten las actividades agrícolas que en el pasado tuvieron una gran importancia en el corregimiento.8 Asociada a esta estructura predial de pequeñas propiedades, hay un grupo de cerca de 500 predios con áreas inferiores a una hectárea que se encuentran sometidos a una fuerte presión hacia la subdivisión, debido al costo creciente de la tierra y al proceso mencionado de deterioro de la actividad agrícola. Esta tendencia es preciso contrarrestarla mediante una clara política de apoyo integral a la economía campesina que trata de supervivir. Por su parte, el continuo crecimiento del tejido urbano, que se ha venido extendiendo en el intersticio entre su zona urbana y los límites con Itagüí, se verá reforzado aún más en los próximos años con el desarrollo de los planes parciales y la ocupación de los suelos de expansión urbana que dejó previstos el Plan de Ordenamiento Territorial. Hay que resaltar que tal desarrollo ocupará los suelos del corregimiento con mejores características para la agricultura. Este componente de urbanización intensiva y la pérdida de identidad de la cabecera corregimental seguirán reforzando la disociación que se viene presentando entre lo urbano y lo rural, hacia un escenario en el que el tema urbanístico, con todos los problemas de movilidad, espacio público, equipamientos sociales, etc., se tomará cada vez más el protagonismo, acentuándose el abandono de la problemática rural, en la cual se combinan hoy el decaimiento progresivo de la pequeña unidad productiva campesina con la incertidumbre en torno al futuro que puedan tener las grandes fincas, 9 ubicadas a media hora de la ciudad, y en donde se localizan en buena medida los principales escenarios de valor ambiental del corregimiento. El poco peso que tiene en la vida del corregimiento la problemática rural, por su escasa población propiamente campesina, es una tendencia que cada vez será más grave debido a que el peso de los problemas inherentes a la urbanización será cada vez mayor, mientras que el poder de gestión y de representación del campesinado local tenderá a ser cada vez menor en las esferas de decisión. En estas condiciones, las decisiones que se deben tomar para definir el futuro rural del corregimiento, el control de la urbanización precaria que allí se presenta, la preservación ambiental y paisajística, el futuro turístico, etc., en ausencia de una comunidad de campesinos deliberantes y con un liderazgo corregimental históricamente ocupado en atender las urgencias que plantea la urbanización, corren el riesgo de no ser las más adecuadas en la perspectiva de lograr salvar una ruralidad estable y activa para la ciudad. Esta dualidad de problemáticas que presenta el corregimiento exige un liderazgo capaz de orientar a la comunidad rural en la tarea de gestionar ante el gobierno local la reconfiguración del espacio rural y, simultáneamente, ser vigilantes del cumplimiento de los compromisos de los planes parciales (El Vergel, La Florida y los demás), para que éstos sean factores de desarrollo para el corregimiento y no se traduzcan en una carga, como ha ocurrido en el pasado reciente con procesos similares.

Campesinos mayores cuentan que en el pasado bajaban a la plaza de mercado de Medellín entre 7 y 8 toneladas de verduras provenientes del corregimiento. Aún está por escribirse la historia agrícola del corregimiento. 9 Grandes fincas que al estar tan próximas a la ciudad, cuando su lógica económica ya no las haga viables, tenderán a ceder ante la presión de los precios del suelo, para dar lugar a eventuales parcelaciones de recreo o fraccionamientos irregulares, lo cual generará sobre estos suelos, que no son apropiados para soportar procesos de ocupación intensiva, formas de urbanización que serán una pesada carga para la ciudad.
8

2

2. Proceso de consulta para la elaboración del Plan

Foto 4. Encuentro de mujeres (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

Un plan participativo Para la elaboración del Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado 2007– 2017, se retoma la ley 152 de 1994 de la ley orgánica del Plan de Desarrollo, la cual se materializa para el municipio de Medellín en el Acuerdo Municipal 043 de 1996, que crea el Sistema Municipal de Planeación y el complementario (Proyecto de Acuerdo N.º 283 de 2006) por el cual se crea el subsistema de planeación y presupuesto participativo. En el acuerdo N.º 043, en el Artículo 49, se reglamenta qué componentes debe contener un Plan de Desarrollo: un diagnóstico de la zona, que identifique y priorice las necesidades y problemas más relevantes, unos objetivos, unas estrategias y un plan de inversiones”.1 En Medellín, en el presente gobierno, se ha dado un gran impulso a la construcción política de la ciudad para las organizaciones y las comunidades, lo cual se configura en la formulación de la política pública, que se presenta así:

Los Presupuestos Participativos y los Planes de Desarrollo Locales (Comunal y Corregimental) responden al mandato del Acuerdo N.º 043 de 1996 y al proyecto de acuerdo N.º 283 de 2006. En el Acuerdo N.º 043 se determina la estructuración del Sistema Municipal de Planeación y en el Proyecto de Acuerdo N.º 283 se crea el Subsistema de Planeación Local y Presupuestación Participativa. Estos dos instrumentos permiten la formalización de la participación ciudadana en el desarrollo de sus localidades.2 En el mismo sentido de la apuesta por la presupuestación participativa dice: “El Gobierno Municipal, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, pone en marcha, en el marco del Proyecto Estratégico ‘Medellín

Alcaldía de Medellín, Acuerdo 043 de 1996, por el cual se crea el sistema municipal de Medellín, Medellín, 1996, Artículo 49. 2 Alcaldía de Medellín, Secretaría de Desarrollo Social, Boletín Informativo del Programa de Planeación y Presupuesto Participativo de Medellín, Edición N.º 10, octubre de 2007, p. 6.
1

2

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Gobernable y Participativa’, el proceso a través del cual en las Comunas y los Corregimientos se impulsa la participación en los Presupuestos Participativos”3, y con posterioridad la construcción de los Planes de Desarrollo Local. El proceso persigue fomentar la corresponsabilidad y profundizar la democracia por la vía de afianzar la ciudadanía participativa. En esta coyuntura se formula el Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento San Antonio de Prado, mediante el cual se busca que las organizaciones incidan en la inclusión del corregimiento en el sistema de planeación municipal, teniendo en cuenta las particularidades locales, y que el proceso se legitime en las instancias sociales comprometidas con la planeación: Consejo Municipal de Planeación, Consejo Municipal y Consejo Local de Desarrollo Rural, Consejo Corregimental de Presupuesto Participativo, Red de Planes Zonales, espacios intercorregimentales, y otros de la ciudad y la región que estén relacionados con las definiciones políticas sobre la vida del corregimiento. El Plan de Desarrollo se orientó bajo los conceptos y supuestos políticos de la planeación participativa que se resumen a continuación: La planeación participativa es un proceso de construcción social de lo público En la construcción social de lo público, el proceso no se limita a la esfera de lo institucional estatal, sino que asume un sentido complejo y abierto donde se intensifica la democracia como proceso de toma de decisiones sobre todo aquello que afecta la vida de las personas y las comunidades, entendiendo que la participación ciudadana se ha reducido a la representatividad, y los espacios de carácter decisorio a ser órganos consultivos. Por lo tanto, este proceso de construcción convoca al conjunto de la población a reflexionar sobre su presente y su futuro, en pos de la defensa del territorio y sus bienes comunes; el agua, los bosques, las semillas y el aire limpio se vuelven maneras de comprender lo público, lo común, el interés general y los derechos colectivos. La planeación participativa es un escenario de construcción colectiva y de formación política El proceso para la elaboración del Plan de Desarrollo Participativo de San Antonio de Prado se desarrolló partiendo de considerar que la planeación participativa es […] un escenario estratégico para las comunidades y organizaciones sociales, donde convergen diversos intereses y motivaciones, hace que en ella concurran miradas y expectativas variadas; a lo que se le suma la compleja realidad de las comunidades y zonas con sus problemáticas estructurales y contextuales del desarrollo y a la vez elementos potenciadores del mismo.4 La elaboración del Plan de Desarrollo del Corregimiento de San Antonio de Prado es un proceso que construye y cualifica sujetos políticos —hombres y mujeres— conscientes de sus derechos y responsabilidades. Dicho proceso se configura como una forma de intervención social que les permite a las personas reconocerse como actores(as), en la medida en que al compartir un territorio y una situación determinada tienen la oportunidad de identificarse en torno a intereses, expectativas y demandas comunes, los cuales están en capacidad de traducir en formas de actuación colectiva con cierta autonomía frente a otros actores(as) sociales y políticos(as). La planeación participativa es un proceso de construcción y gestión social del territorio La planeación zonal participativa contribuye a la construcción social del territorio porque les da juego a los intereses y deseos locales. En esa medida, el plan constituye un instrumento de negociación política local y regional de las comunidades, ya que orienta el futuro deseado e integra dinámicas políticas, sociales, culturales y naturales. La gestión social parte de un fortalecimiento de la organización comunitaria y de su articulación a las redes sociales, como se hizo en las asambleas corregimentales que forman parte del proceso. En cada momento de deliberación y trabajo colectivo, se insiste en la organización y la participación política, ciudadana y comunitaria en las decisiones que afectan la vida común en el territorio, como los únicos

Ibíd. Obando Eraso, Álvaro Samuel y otros, La planeación participativa. Una apuesta de ciudad, Medellín, 2003, p. 13.
3 4

2

Proceso de consulta para la elaboración del Plan
mecanismos que aportan posibilidades de éxito para solucionar las necesidades de la comunidad y cumplir sus aspiraciones, y en tal sentido se trabaja con base en lo solidario, lo colectivo y lo común. Lineamientos metodológicos Se partió también de la condición actual del corregimiento, de ser el gran receptor de urbanismo para cubrir el déficit de vivienda del municipio de Medellín. Desde la década de los ochenta, se inició el proceso de construcción de urbanizaciones en su territorio, a tal punto de llegar a duplicar la población en los últimos diez años. Esta situación condiciona y crea una multiplicidad de factores sociales, políticos y administrativos, y de problemas de identidad y de sentido de pertenencia que hacen del corregimiento un territorio complejo, de diversidad cultural, con una realidad urbana y rural diferenciada, y una población con intereses y memoria culturales disímiles, que un plan de desarrollo debe contener para que pueda ser orientador del futuro deseado por los hombres y las mujeres que habitan este espacio.

El proceso se orienta hacia un enfoque “centrado en la gente”, el cual se concreta en un conjunto de procedimientos que recogen los puntos de vista que expresan las personas participantes en representación de sus organizaciones y comunidades, en las fases del proceso metodológico de selección, acopio y Foto 5. Cartografìa social. Parte central (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007) sistematización de información, análisis y jerarquización de problemas, selección de alternativas de solución, y programación, A lo largo del proceso de elaboración del Plan, implementación, seguimiento y evaluación de acciones propuestas. la idea de sostenibilidad y la situación de la crisis ambiental local, nacional e internacional sirvieron de Para el dinámico proceso de construcción colectiva de referentes y apoyo conceptual, lo cual implica hacer la identificación de los problemas y de las propuestas conciencia sobre los valores y servicios ambientales del plan, se obtuvo la información de fuentes que el corregimiento de San Antonio de Prado ofrece secundarias, y de la percepción directa del campo y a la ciudad mediante la socialización de conceptos de la comunidad por los mecanismos de participación básicos y definiciones contenidas en el Plan ECO, el creados para el proceso. En la interacción con el Plan de Ordenamiento Territorial y el Plan de Desarrollo grupo interdisciplinario de la Corporación Ecológica y de Medellín, y de modo básico sobre la base del Cultural Penca de Sábila, que acompañó el proceso reconocimiento del entorno, su paisaje y ecosistemas de formulación del plan, se priorizaron y tomaron estratégicos, el valor de la producción agropecuaria decisiones sobre los problemas y propuestas que se y la conservación de las cuencas y los manantiales, incluyen en este plan. y la necesidad de pactar hacia la transformación de las prácticas agrícolas, forestales y, en general, de producción y prestación de servicios, para hacer de San Antonio de Prado un territorio valorado por su oferta ambiental para la ciudad. Sobre estos lineamientos y la metodología propuesta, se deliberan y deciden en la Primera Asamblea Corregimental los valores y principios que serán guía del Plan de Desarrollo y que se presentan en la tabla 4.

2

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Tabla 4. Valores y principios guía del Plan de Desarrollo
Propuestas de valores Propuestas de principios Respeto a la palabra de todos y todas Respeto al medio ambiente RESPETO Respeto a la autonomía y las decisiones del corregimiento por parte de la administración municipal Respeto por las ideas de todos y todas EMPODERAMIENTO HONESTIDAD RESPONSABILIDAD PARTICIPACIÓN Incidencia en la toma de dediciones por parte de las mujeres y los hombres Ser recto y honesto en la toma de decisiones Ser consecuente con lo que pensamos y hablamos Participación activa en la elaboración y gestión del Plan de Desarrollo desde el inicio hasta el fin Valorar el tiempo de todos y todas en los espacios de construcción, deliberación y determinación Inclusión de los diferentes grupos generacionales, de género, culturales y de minorías del corregimiento Respeto y reconocimiento de las diferencias de géneros y de generaciones Actitud positiva y responsable con los acuerdos como generador de cambio Todos y todas tienen que aportar a la consecución de la visión de futuro del corregimiento, y trabajaremos por que se logre Alianza para el trabajo por un bien común, son fundamentales para que prime el interés colectivo sobre lo individual. Lograr los objetivos a través del esfuerzo mancomunado. Ser abierto a las ideas Estructurar para la efectividad Reconocer la necesidad del(a) otro(a) Reconocimiento de la diversidad, del trato diferenciado de unos, unas y otros, otras, pero que no es desigual, para que se dé la verdadera igualdad Sentido de corregimiento pertenencia por el LIBERTAD DEMOCRACIA PERSEVERANCIA LEALTAD CONVIVENCIA Se privilegiará un espacio donde todas y todos puedan expresar sus diferentes puntos de vista. Y se respetará y se pondrá siempre en el debate hasta llegar a consensos, y de igual manera se visibilizará el discenso. Luchar con fuerza para seguir adelante Lealtad con los demás demostrando que queremos hacer las cosas bien Realizar los procesos de construcción y gestión del plan democráticamente participativo donde las(os) ciudadanas(os) tengan una mayor participación en la toma de decisiones Los hombres y las mujeres tienen la capacidad propia para elegir empleando su inteligencia y su voluntad

La metodología y los(as) actores(as) Desde el enfoque de la planeación participativa, y en una conjugación con la planeación estratégica participativa, se construye una metodología para abordar el proceso de construcción del Plan de Desarrollo, que se apoya en técnicas e instrumentos adaptados a las condiciones de las personas participantes. La elaboración del Plan se orienta sobre el desarrollo de la plataforma estratégica compuesta por los siguientes componentes: diagnóstico, definición de visión y misión, valores y principios, líneas estratégicas y programas y proyectos. En la figura 5 se representan las relaciones entre estos elementos.
Figura 5. Esquema de la plataforma estratégica

PUNTUALIDAD

INCLUSIÓN PLURICULTURALIDAD TOLERANCIA COMPROMISO

TRABAJO EN EQUIPO

UNIÓN COOPERACIÓN CREATIVIDAD PLANIFICACIÓN SOLIDARIDAD IGUALDAD SENTIDO DE COMUNIDAD SENTIDO DE PERTENENCIA IDENTIDAD

VALORES Compartidos

MISIÓN Objetivo central

VISIÓN Construcción colectiva de futuro

LÍNEAS ESTRATÉGICAS Objetivos, programas, subprogramas y proyectos

Se reconoce las diferentes identidades del corregimiento Equidad en la asignación de proyectos Equidad con todas y cada una de nuestras comunidades Ser trasparentes en nuestro actuar de manera que no se afecte la comunidad

EQUIDAD

TRANSPARENCIA

Para abordar el Plan de Desarrollo, el corregimiento se dividió en tres zonas de acuerdo a la división político administrativa, teniendo en cuenta las características particulares de identidad y cultura de cada una, y para garantizar la inclusión de toda la población. Las zonas son: la vereda San José (barrio El Limonar), la vereda San Antonio (casco urbano) y la zona rural, que está

30

Proceso de consulta para la elaboración del Plan
integrada por siete veredas (Yarumalito, Astillero, El Salado, Montañita, Potrerito, La Florida, La Verde y El Vergel). En la zona rural se trabajó el proceso de participación en cada vereda, dada la dificultad de realizar encuentros entre varias veredas por las limitantes de movilidad. Se hizo una asamblea campesina corregimental para poner en común los diferentes problemas y propuestas que surgieron en los encuentros veredales y que se deberían acoger en el Plan de Desarrollo. En la zona urbana se realizaron encuentros en los diferentes sectores, de acuerdo con las posibilidades de agrupación de la comunidad, considerando las facilidades del desplazamiento y las afinidades territoriales. En cada zona y en cada vereda se trabajó con los siguientes sectores: jóvenes, mujeres, adultos(as) mayores, campesinos(as), productivo–comercial, institucional, educativo, deportes y recreación, cultural y artístico, de la tercera edad, personas en situación de discapacidad y ambientalista. Para la construcción participativa del Plan de Desarrollo del Corregimiento se definieron unos espacios de confluencia de la población para la deliberación colectiva y la construcción de acuerdos, formación, análisis, concertación de conocimientos y saberes, definición de problemas y alternativas que, en interacción con el grupo facilitador, permitieron la elaboración de los resultados obtenidos en el proceso. Se diseñaron los espacios de participación teniendo en cuenta las condiciones territoriales que definen el corregimiento, y a partir de la necesidad de incluir a todos los sectores sociales, económicos, culturales y políticos en la participación y en las decisiones del Plan de Desarrollo. Los espacios de participación fueron los siguientes: Asamblea Corregimental del Plan de Desarrollo, encuentros con sectores de la población, encuentros veredales y zonales, Asamblea campesina y reuniones. Estos espacios siempre se realizaron en instituciones educativas y sedes comunitarias, y se entienden de la siguiente manera: Asamblea corregimental: Es el encuentro de todas las organizaciones del corregimiento y las instituciones de gestión pública. Se caracteriza por ser un espacio político de deliberación y decisión. Por ella debe pasar toda la información que permite debatir y acordar el enfoque y los conceptos guía del Plan de Desarrollo, la construcción de visión diagnóstica y la formulación paso a paso de la plataforma estratégica. Es el espacio de las definiciones teóricas, metodológicas y políticas, en ella se acuerda el modo de hacer las cosas y la agenda del proceso. Encuentros con sectores de la población: se definen como lugares de encuentro para que cada sector de población exprese sus problemas y alternativas desde sus singularidades de género y generación, necesidades e intereses. Son también espacios de socialización de los avances del proceso y de formación política e información sobre el enfoque, los conceptos y el diagnóstico. Se definen encuentros por sector de población así: jóvenes, mujeres, adultos(as) mayores, campesinos(as), productivo–comercial, institucional, educativo, deportes y recreación, cultural y artístico, de la tercera edad, personas en situación de discapacidad y ambientalistas. Encuentros veredales y zonales: se definen como un modo de involucrar de manera más profunda en la construcción del Plan de Desarrollo a las comunidades locales desde su territorio más cercano, sea la localidad veredal o la agrupación de barrios. Este espacio garantiza la deliberación desde cada vereda o grupo de barrios y permite recoger de manera directa la percepción comunitaria de las problemáticas y las alternativas. En estos espacios se socializan los avances del proceso en su conjunto y se contrastan con las realidades locales. La ruta de elaboración y construcción colectiva del Plan se realizó por todo el sector urbano y el rural, por todas las veredas, convocando a la población mediante visitas domiciliarias, a través de las acciones comunales, perifoneo, pega de afiches, volantes, carta personal y telemercadeo telefónico, y se contó con el apoyo de los(as) educadores(as) de las escuelas y colegios (véase la figura 6).
Figura 6. Ruta del Plan de Desarrollo Participativo

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento San Antonio de Prado 2007 - 2017
1. Análisis, diagnósticos y síntesis 4. Encuentros veredales y zonales 2. Promoción y sensibilización 3. Asamblea de instalación del proceso

5. Encuentros con sectores de la población

6. Asambleas corregimentales

7. Publicación del Plan de Desarrollo

8. Gestión, evaluación y seguimiento

31

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
El logro final del proceso es el Plan de Desarrollo, resultado de tres asambleas corregimentales y una asamblea con campesinos y campesinas, dos encuentros con el sector educativo, dos con las mujeres, dos con los y las jóvenes, once encuentros por zonas urbanas y veredas, ocho con otros sectores y tres encuentros institucionales con la participación de representantes de Junta Administradora Local, Asociación de Juntas de Acción Comunal — ASOCOMUNAL—, la Corregidora, el Corregidor Auxiliar del barrio El Limonar, el coordinador de desarrollo social, la técnica social de gobierno y el representante de la Comisaría de Familia. En el proceso participaron 1.028 personas, de las cuales 656 fueron mujeres y 372 hombres de las diferentes organizaciones sociales y comunitarias (véase la tabla 5).

Tabla 5. Organizaciones participantes en la construcción del Plan de Desarrollo del Corregimiento de San Antonio de Prado 2007–2017

Alegría de Vivir Siempre Arte Ambigua Acción Comunal Campiñas Acción Comunal Vereda Yarumalito Acompañando a los que sufren Acueducto Veredal La Verde Acueducto El Vergel Amigos de Corazón Amigos en Acción AMMUR AMUR Grupo de la Tercera Edad Años Dorados Aragón Arkeros Armonía por la Paz ASOCEC Asociación Comunal La Verde Asociación de Venteros Asociación de Juntas de Acción comunal —ASOCOMUNAL— ASODEP BIOSUR Centro de Promoción Juvenil —CPJ— Cabildo Mayor Medellín Casa de la Cultura Casa Municipal J.A.M.B CDJ Campiñas Centro Educativo Astillero Círculos Pro-Cultura del Agua Corporación Ecológica y Cultural Ciudad Rural Ciudadela Etapa 4 Colegio Empresarial Colegio UCC. Subsede Pradito Colegio Fe y Alegría Corvide Comisaría Comité Cívico Comité de Deportes Comité Elicultura Comité Prados Campo Comité Pro-Romeral Compartir

Institución Educativa El Limonar Institución Educativa Fe y Alegría El Limonar Institución Educativa Manuel J. Betancur Institución Educativa San Antonio De Prado Institución Educativa San José Obrero Institución Educativa Yarumalito Institución Monseñor Víctor Wiedemann Inter. Play JAA La Sorbertana Junta Acción Comunal Cantarrana Junta Acción Comunal Acueducto Junta Acción Comunal Astilleros Junta Acción Comunal Barrio El Limonar Junta Acción Comunal El Salado Junta Acción Comunal La Florida Junta Acción Comunal La Verde Junta Acción Comunal Los Halcones Junta Acción Comunal Los Salinas Junta Acción Comunal Naranjitos Junta Acción Comunal Pradito Junta Acción Comunal Pradito Parte Baja Junta Acción Comunal Prados del Este Junta Acción Comunal Rosaleda Junta Acción Comunal Vergel Sur Junta Acción Comunal Vergel Centro Junta Acción Comunal Yarumalito Junta Acción Comunal Aragón Junta Acción Comunal La Loma Junta Acción Comunal La Oculta Junta Acción Comunal Mujeres Junta Acción Comunal Parte Central Junta Acción Comunal Prados del Este Junta Acción Comunal Villaloma Junta Acción Comunal La Loma Lazos de Esperanza Limonar Comité AMMUR Grupo de la Tercera Edad los Abuelos Los Cisnes Luceritos de Colores Ludoteca Inder

32

Proceso de consulta para la elaboración del Plan
COMPROVIDA Concejo de Medellín Consejo Consultivo Consejo de Padres Fe y Alegría Corvide COOPARAL Coorural COOTRASANA Corazón de Amigos CORCASAP Corporación Arte San Antonio de Prado Arcoiris Corporación Montañita Corporación Mujeres Unidas Corporación P Humano . Corporación Semillero Juvenil CORPRADO Corregiduría Edufami El Despertar Del Abuelo Escuela Rural La Verde Fábrica de Sueños Feyalim Flores y Colores Frutos de mis años Fundación Funtradys Grupo Danzas Estampas Pradeñas Grupo de Mujeres Jóvenes Crisálidas Grupo Ecológico El Salado Grupo Juvenil Limonar Grupo de la Tercera Edad Hilos de Plata Pro- Romeral Provincia del Limonar Proyecto Mujeres Puerta Abierta Manantial de Energía Medellín Convivencial Mercado Campesino Mesa Barrial Metro juventud Mi Casita Microempresas Mujeres UNIDAS Limonar Núcleo Educativo Paz y Vida Paz, Amor y Voluntad Policía Nacional Presencia Colombo Suiza Consejo Consultivo de Presupuesto Participativo Pro-Limitados Físicos Recuerdos del Limonar Red de Mujeres Red Nucleadora Registraduría Salsipuedes Secretaría de Gobierno Secretaría General Semillero Juvenil Teatro Callejero Culme Tienda de Pacho Vegas de Alcalá Vida a los Años Villa Esperanza Villa Nazareth Grupo de la Tercera Edad Yo También Tuve 20 Años

33

3. Plan de Acción
Visión San Antonio de Prado, democrático, participativo y sostenible, será en el 2017 un corregimiento del municipio de Medellín habitable en lo urbano y lo rural que asegura, con equidad, inclusión y justicia, la vida digna de sus hombres y mujeres y aporta a la calidad ambiental de la ciudad. Misión Las organizaciones sociales y comunitarias, los hombres y las mujeres del corregimiento, las instituciones públicas y privadas del municipio de Medellín y la capacidad local de gobierno gestionan alternativas locales, nacionales e internacionales que garantizan el bienestar integral y permanente a hogares urbanos y rurales, el conocimiento y la recreación de la cultura, el control estricto al crecimiento y a las intervenciones urbanas, la conservación de sus ecosistemas y el uso social de su patrimonio cultural y natural, la construcción de un sistema de espacio público rural y urbano, el Distrito Rural, y el fortalecimiento de la economía local y campesina, en un proceso transparente y de movilización social que incluye la diversidad cultural presente en urbanizaciones, barrios y veredas del corregimiento de San Antonio de Prado.

Foto 6. Izquierda, vivienda urbana. Derecha, Festival de la diversidad parte central. Abajo, en los límites de las veredas La Florida y Protrerito (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila)

3

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Línea estratégica uno: Vida digna
San Antonio de Prado, corregimiento para la vida digna

Foto 7. Izquierda, vida campesina. Derecha, vida urbana. Abajo, vida juvenil (Autor Santiago Vergara, 2007)

Presentación La línea está encaminada a asegurar el acceso pleno a las condiciones que constituyen lo que la Corte Constitucional ha denominado el “Mínimo Vital”1, haciendo referencia a las condiciones con las que todo ser humano debe contar como requisito indispensable, imprescriptible e inalienable para el desarrollo de cualquier actividad, y que hacen parte de los derechos humanos fundamentales, cuya falta se convierte en un riesgo de existencia, por lo tanto son tutelables, ya que el Estado, según la Constitución Nacional,2 tiene la obligación de garantizarlos. Estas condiciones consideradas como mínimo vital se refieren al acceso a los alimentos, el agua, la salud y la vivienda. Su necesidad se establece por nuestra circunstancia, como los demás seres de la naturaleza, de pertenecer al ciclo de la vida. En segundo lugar, la línea estratégica se propone alcanzar para la población del corregimiento las

condiciones básicas de bienestar, es decir, las que garantizan que hombres y mujeres se puedan desempeñar creativa y productivamente en la sociedad. Para ello contempla el acceso pleno a la educación básica, técnica y universitaria, al transporte y la movilidad y, por último, a ingresos dignos y permanentes que generen poder adquisitivo de los hogares con el fin de adquirir los bienes y servicios que ofrece la sociedad. En tercer lugar, la línea se propone la generación de alternativas para la construcción de economía
Sentencia de la Corte Constitucional T – 1001 de 1999, El mínimo vital ha sido definido como aquella porción de ingresos indispensable e insustituible para atender las necesidades básicas y permitir así una subsistencia digna de la persona y de su familia; sin un ingreso adecuado a ese mínimo no es posible asumir los gastos más elementales, como los correspondientes a alimentación, salud, educación o vestuario, en forma tal que su ausencia atenta en forma grave y directa contra la dignidad humana. 2 En la Constitución Nacional, en el capitulo 2: de los derechos sociales, económicos y culturales, se menciona los deberes del Estado.
1

36

Plan de Acción
rur-urbana en el corregimiento. Si se parte de que no hay sólo una manera de actuar para resolver los problemas económicos y sociales, pues la sociedad en su conjunto y las comunidades en su localidad encuentran diferentes razones para valorar la existencia, ello implica que pueden tomar la iniciativa y recrear formas diversas para hacer economía desde sus realidades locales. A partir del ofrecimiento de oportunidades, el reconocimiento y el ejercicio con libertad de las capacidades de hombres y mujeres, se pueden generar iniciativas para el corregimiento: la producción y transformación de alimentos, la manufactura de productos básicos de consumo y artesanales, la producción agrícola y la venta de servicios; y entre otras alternativas se cuentan la recreación y el esparcimiento, el ecoturismo y la promoción de la cultura. Estas alternativas, ligadas a formas de asociación solidaria y con enfoques democráticos, de beneficio social y transparencia, permiten proponer la generación de proyectos productivos y solidarios, potenciar perspectivas de comercialización, consolidar un mercado rur-urbano, y buscar el apoyo técnico y con créditos blandos para estas iniciativas. Los programas que se proponen para lograrlo son los siguientes: San Antonio de Prado, corregimiento para la vida digna 1. Aseguramiento del mínimo vital para toda la población 2. Procurar el acceso a condiciones de bienestar 3. Garantizar condiciones para la sustentabilidad de la calidad de vida Situación actual La población3 Como se afirmó en el capítulo 1, según la información consignada en la Encuesta Calidad de Vida de Medellín (2005), en la ciudad viven 1.083.027 hombres y 1.301.694 mujeres, para un total de 2.384.721
Las cifras sobre población (por sexo y edad, y población urbana y rural) se incluyen en el capítulo 1. 4 Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 11. 5 Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, Sosteniblidad… es otra cosa, vol. 1, Medellín, 2004, p. 8. Necesidades humanas son las condiciones necesarias para garantizar o asegurar la vida humana en un territorio.
3

personas. En el corregimiento de San Antonio de Prado habitan 72.590 personas, que representan el 3,04% de ese total.4 Se puede afirmar que el corregimiento, como espacio de frontera de la ciudad, ha sufrido fuertes presiones poblacionales durante los últimos 20 años, tanto en la zona urbana como en la rural. La construcción de la urbanización El Limonar, ubicada en la vereda San José, es un buen ejemplo de ello. Fue construida en 1991 con el fin de reubicar a los damnificados de Villatina y pobladores del barrio La Iguaná, y en ella se concentra el 20,18% de la población total del corregimiento, y es clasificada como población urbana. El desarrollo El desarrollo de un territorio se ha asociado a la forma como evolucionan los modelos económicos en pos del mejoramiento de las condiciones de vida de las personas, de ahí que sea necesario interpretar las relaciones que se establecen en la tríada: sociedad (personas con necesidades5), naturaleza (proveedora de recursos), e instrumentos económicos (medios para utilizar los recursos en función de la satisfacción de las necesidades humanas). Pero, independientemente de cómo se conciban los modelos de desarrollo y los instrumentos para hacerles seguimiento y evaluación, es innegable que los Estados tienen el deber de propender por el desarrollo de la sociedad, y por esta razón es imperativo medir el impacto de sus acciones. Para las políticas públicas, el reto fundamental está en resolver la creciente desigualdad social en la satisfacción de las necesidades básicas, pues la perspectiva democrática advierte acerca del riesgo que genera la lógica del mercado al crear condiciones de inequidad y exclusión social. La actual administración municipal, en el marco de su Plan de Desarrollo 2004–2007, establece que el

3

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
impacto de la ejecución de sus políticas públicas se mida en la evolución anual del Índice de Desarrollo Humano —IDH—, el cual permite medir diferentes aspectos de dicho desarrollo al integrar la esperanza de vida, el logro educativo y el PIB per cápita de la población evaluada. Con base en la información suministrada por la Encuesta Calidad de Vida, la situación del IDH se presenta en la figura 7.

Figura 7. Índice de Desarrollo Humano
82 80 78 76 74 72 70 68 66 64 62

80,68 75,13 69,46 74,64 71,62

80,58

Valor del IDH

72,68

Medellín Urbano

San San Sebastián Cristóbal de Palmitas

Altavista

San Antonio de Prado

Santa Elena

Total Medellín

Zona político administrativa
Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 246.

San Antonio de Prado tiene el segundo mayor valor (74,64) del IDH para los corregimientos, sin embargo, este último se encuentra por debajo de los hallados en el promedio de la ciudad (80,58) y en la zona urbana (80,68). Desde la valoración del IDH, la situación del corregimiento es la siguiente6:
l

Producto Interno Bruto de la ciudad. Este valor es inferior al promedio de 6.869 dólares/persona/ mes para Medellín. Aunque el IDH de la ciudad mide la capacidad de distribución del desarrollo en grupos de población, y por eso se puede cuantificar por barrios, comunas y corregimientos, no refleja las reales condiciones de las personas, puesto que los beneficios se ofrecen en términos promedio a grandes grupos poblacionales, y las cifras de esta distribución varían notablemente con las cifras que miden el acceso de la misma población a los mismos beneficios. Por lo tanto, es necesario valorar, para los hombres y las mujeres que habitan en el corregimiento, el acceso real a los beneficios ofrecidos por el modelo de desarrollo. Desde esta perspectiva, describiremos las actuales condiciones de acceso. Acceso a la alimentación Aunque no se cuenta con información específica para el corregimiento, en el perfil alimentario del valle de

Se espera que cada niño y niña del corregimiento en el momento de nacer viva 79 años, cifra superior al promedio de la ciudad, que es de 75 años. 18.666 hombres y mujeres, cuya edad se encuentra entre 5 y 24 años, estaban estudiando en el 2005. Este valor representa el 65,43% del total de 28.527 personas en este rango de edad. El porcentaje se encuentra por debajo del hallado para la ciudad, que es de 66,93%. El 96,96% de los hombres y las mujeres mayores de 15 años (50.409 de 51.992) saben leer y escribir. No obstante, la cifra se halla por debajo del promedio de la ciudad, que es de 97,75%. Un hombre y una mujer que vivan en el corregimiento reciben en promedio 3.951 dólares mensuales, resultado de la distribución del

l

l

l

Información en medio digital facilitada por Municipio de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación, Subdirección Metroinformación, 2005.
6

3

Plan de Acción
Aburrá7 llama la atención que el 70,5% de los hogares rurales se percibieron en condiciones de inseguridad alimentaria, es decir que en algún momento no comieron las tres comidas diarias necesarias para asegurar una adecuada nutrición. Según la situación de salud en Medellín, en el corregimiento se registró en el año 2005 una muerte infantil por enfermedad diarreica aguda,8 la cual está relacionada con condiciones inadecuadas de nutrición; sin embargo no hubo reporte de ninguna muerte por desnutrición. Acceso a la educación En el año 2005, según la Encuesta Calidad de Vida, se reportó que 9.835 hombres y 9.794 mujeres (un total de 19.630 personas) estudiaban en el corregimiento durante ese año. En la figura 8 se muestra el comportamiento del nivel de educación, de acuerdo con el último nivel de estudio alcanzado.

Figura 8. Último nivel de estudio alcanzado
16.000 14.000 12.000 10.000 8.000 6.000 4.000 2.000 Ninguno Preescolar Primaria Secundaria Media académica Media técnica Normalista Técnico Tecnológico Universidad Universidad Postgrado sin título con título sin título Postgrado con título

Población

Nivel educativo alcanzado
Hombres Mujeres

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 151.

Según el diagnóstico que realizó la Alcaldía de Medellín para formular su Plan de Desarrollo Municipal, la situación crítica de la desigualdad de oportunidades en el municipio para el acceso a la educación, con relación a los ingresos percibidos, se expresa así: para el año 2000, de un 10% de la población más pobre, sólo el 1,2% tenía esperanzas de culminar una carrera universitaria, en cambio de un 10% de la población más rica, un 29% tenía esperanzas de culminarla. Es decir, se tienen 30 veces más oportunidades de educación universitaria para los sectores de altos ingresos que para los bajos.9 En San Antonio de Prado esta realidad se aprecia en las estadísticas acumuladas sobre los niveles de educación superior alcanzados por su población, según se presenta en la figura 8. Sólo 341 hombres y 343 mujeres han culminado en totalidad su carrera universitaria, y 7.543 mujeres terminan la secundaria y no pueden continuar en formación universitaria, ya

que se dedican a actividades domésticas y el cuidado de la familia. Acceso a la salud La Constitución Política de Colombia consagra el derecho a la Seguridad Social y el acceso a los servicios de salud. Para hacer uso de estos servicios, se establecieron los regímenes contributivo y subsidiado, este último con vistas a dar cobertura a los niveles 1 y 2 del SISBEN (personas sin capacidad de pago

Gobernación de Antioquia, Dirección Seccional de Salud – Universidad de Antioquia, Escuela de Nutrición y dietética, Perfil alimentario y nutricional de los hogares de la región del valle de Aburrá antioqueño, 2004, p. 127. 8 Alcaldía de Medellín, Indicadores básicos de salud en Medellín, 2006, p. 20. 9 Alcaldía de Medellín, Plan de Desarrollo Municipal 2004–2007, “Medellín, compromiso de toda la ciudadanía”, 2004, p. 7.
7

3

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
y poblaciones especiales). El 92% de la población de San Antonio se encuentra afiliada al sistema de seguridad social, lo que muestra una buena cobertura de salud. Sin embargo, la cobertura no garantiza el buen servicio y las posibilidades de acceder a los servicios (véase la figura 9). El 89,87% de la población no está afiliada al sistema de pensiones, y el 92,12% no tiene ninguna afiliación al sistema de riesgos profesionales,10 datos que dejan ver la desprotección social en que se encuentra la mayoría de la población del corregimiento.

Figura 9. Distribución de las personas según afiliación al sistema de seguridad social
50% 45%
45,50%

43,67%

Porcentaje de población

40% 35% 30% 25% 20% 15% 10% 5% 0%
No está afiliado (a) EPS SISBEN Régimen especial No sabe 7,35% 2,74% 0,74%

Tipo de afiliación al sistema de seguridad social

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 206.

En cuanto a la población rural, en las Estrategias Corregimentales para Medellín, se menciona que el 31,79% está subsidiada, el 23,40% paga algún sistema de salud y el 44,78% no tiene ninguna cobertura, porcentaje lo cual es un simple reflejo del precario nivel de cubrimiento de salud que tienen los pobladores de las zonas rurales.11 Las veredas La Florida y Yarumalito presentan el mayor número de habitantes sin ninguna afiliación al sistema de salud. Mientras que en las veredas San José y La Verde y en Parte central se cuenta con mayor vinculación al régimen contributivo, lo que indica un mayor porcentaje de personas vinculadas a actividades laborales. Los principales motivos de consultas médicas en el corregimiento se deben a enfermedades como la diarrea y las infecciones respiratorias, que afectan principalmente a la población menor de 5 años. En el año 2005, la Encuesta de la Situación de Salud de Medellín reportó que en el corregimiento 3 de cada 100 adolescentes mujeres entre 10 y 19 años están en embarazo, por debajo del promedio para Medellín, el cual corresponde a 4 de cada 100 adolescentes. El 2,36% de las mujeres del corregimiento han acudido al

medico a consultar por embarazo. En relación con las consultas por servicios de urgencia, la distribución se muestra en la figura 10. La tasa de mortalidad general de San Antonio de Prado es del 2,84%, índice inferior al general del municipio de Medellín (5,24).12 El principal factor de mortalidad está relacionado con homicidios o agresiones que afectan principalmente a la población masculina joven. Otras causas de muerte son las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, las enfermedades isquémicas del corazón y cáncer de pulmón, tráquea y bronquios. En San Antonio la tasa de mortalidad infantil es de 14,66%, y representa la más alta de todos los
Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, pp. 208, 210. 11 Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación. Estrategias Corregimentales para Medellín. 2005, p. 62. 12 Alcaldía de Medellín, Indicadores básicos de salud en Medellín, 2006, p. 20. 13 Ibid., p. 14.
10

40

Plan de Acción
Figura 10. Distribución de consultas por servicios de urgencia.
0,30% 0,15%

Caídas o accidentes

Heridas con arma de fuego

0,23% 0,11%

Causa

Accidentes de tránsito

0,21% 0,07%

Envenenamiento

0,21% 0,03% 0,05% 0,10% 0,15% 0,20% 0,25% 0,30% 0,35%

0,00%

Porcentaje de casos
San Antonio de Prado Municipio

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, pp. 219 -233.

corregimientos. Una de sus principales causas son las enfermedades respiratorias agudas, y las enfermedades diarreicas agudas en menores de 5 años. Respecto a los(as) profesionales del área de la salud independientes, el corregimiento cuenta con 15: siete médicos(as), seis odontólogos(as), un profesional independiente de laboratorio y un optómetra.13 Los equipamientos con los que cuentan las Instituciones Prestadoras de Salud I.P .S. del corregimiento se describen en la tabla 6. Al hacer una relación entre los equipamientos disponibles y el número de habitantes en el corregimiento, se encuentra que existe una cama pediátrica por cada 1.568 niños(as), una cama obstétrica por 7.489 mujeres, una cama por 3.155 adultos(as) y adultos(as) mayores, una sala de parto para 37.449 mujeres, y sólo un transporte asistencial terrestre básico para cubrir urgencias presentadas por accidentes violentos, embarazos, envenenamientos y otras enfermedades. La Encuesta Calidad de Vida menciona que 701 personas (el 0,96%) presentan discapacidades físicas, 479 personas (el 0,66%), discapacidades mentales, 797 personas (el 1,10%), discapacidades visuales,

y 348 personas (el 0,48%) tienen discapacidades auditivas.14 En relación con el consumo de drogas psicoactivas, alcohol y tabaco en el corregimiento, 458 personas (el 0,63%) manifestaron haber consumido drogas psicoactivas, 6.500 personas (8,95%) consumen alcohol, y tabaco 9.229 (12,71%).15 Con respecto a otros factores de salud, se reporta que 449 personas (0,62%) son adictas al juego, 2.420 personas (el 3,33%) tienen problemas depresivos, 3.827 (el 5,27%) padecen de estrés, 107 (el 0,15%) tienen problemas de anorexia, 27 (el 0,04%) de bulimia, y 590 (el 0,81%) de obesidad.16 Acceso a la vivienda De acuerdo con la Encuesta Calidad de Vida, se concluye que en la actualidad 6.994 hogares no tienen vivienda propia, es decir, el déficit cuantitativo de vivienda para las personas que viven en el corregimiento es del 39,47%.

Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 234. 15 Ibid., p. 236.
14

41

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Tabla 6. Oferta de equipamientos declarados por las IPS (2006) Equipamiento Tipo Pediátricas Camas Adultos/as Obstétricas Farmacodependencia Salas Consultorios Partos Médicos Odontológicos Otros Transporte asistencial Básico terrestre Número 10 11 05 40 01 12 07 09 01 A pie Bicicleta Moto Bus o buseta Transporte informal Taxi o colectivo Vehículo particular Metro Otros No sabe, no responde No aplica Total 50.424 72.589 Tabla 7. Medios de transporte y distribución de personas Medio Personas 6.042 346 1.091 12.203 214 1.005 652 214 398 Porcentaje 8,32% 0,48% 1,50% 16,81% 0,29% 1,38% 0,90% 0,29% 0,55% 0,00% 69,47% 100,00%

Acceso al transporte Según la Encuesta Calidad de Vida, en el corregimiento el medio más usual para desplazarse al trabajo es el transporte masivo, como bus o buseta, transporte informal, taxi o colectivo y el metro. La tabla 7 presenta los principales medios de transporte empleados para ir al trabajo y el número de personas que lo usan.

Fuente: Alcaldía de Medellín, Indicadores básicos de salud en Medellín, 2006, p. 13.

Según la misma encuesta, 7.078 viviendas (40%) requieren mejoramiento, es decir que hay un déficit cualitativo de viviendas, y en las Estrategias Corregimentales para Medellín se llama la atención por la situación crítica que tienen las veredas El Salado, Astillero, Yarumalito, La Verde, Potrerito y la Montañita.17 En relación con la situación de los servicios públicos domiciliarios, se menciona lo siguiente:
l

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 202.

El 13,82% de las viviendas (2.446) se surten de agua de nacimiento, lo cual no garantiza la calidad de agua para el consumo humano. El 17,4% (3.079 viviendas) no cuenta con servicio de alcantarillado. Al 9,82% (1.737 viviendas) no les recogen sus residuos sólidos una empresa que ofrezca estos servicios. El 2,41% (427 viviendas) no cuenta con línea telefónica. El 64,59% (11.429 viviendas) no cuentan con servicio de gas natural. El 99,41% (17.591 viviendas) no tiene servicio de internet.

Acceso a ingresos A lo largo de la última década, la desigualdad social ha crecido. Los ingresos se concentran en sectores minoritarios mientras grandes sectores de la población se empobrecen. Actualmente, la comuna de mayor ingreso per cápita de la ciudad percibe cinco veces más que las comunas de menores ingresos per cápita. Si se incluyen los corregimientos, la relación es de 37 a 1.18

l

l

l

l

l

Ibid., pp. 238, 240. Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación, Estrategias Corregimentales para Medellín, 2005, p. 44. 18 Basado en una comparación establecida entre el Diagnóstico Social de Medellín, un estudio realizado por el INER de la U. de A. y la Corporación Región para la entonces Secretaría de Bienestar Social (1996), y datos de la Revista Observar (varios números).
16 17

42

Plan de Acción
La tasa de desempleo en San Antonio de Prado equivale al 16,32%,19 cifra superior comparada con la del municipio de Medellín (11,84%) y con los demás corregimientos, como se puede observar en la figura 11.

Figura 11. Fuerza laboral en los corregimientos
Porcentaje de población desempleada

18 16 14 12 10 8 6 4 2 0 Palmitas 5,46

16,12

16,32

15,51 12,32

2,16

San Cristóbal

Altavista

San Antonio Santa Elena de Prado

Total Medellín

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta calidad de vida Medellín, 2005, p. 252.

La Encuesta Calidad de Vida, realizada por la Alcaldía de Medellín en el año 2005, menciona que la población en el corregimiento en edad de trabajar era de 57.499 personas (que representan el 79,2% de la población total). Pero al observar la situación laboral del corregimiento, que se resume en la tabla 8, se concluye que el 38,6% (22.166 personas) de la población estaba trabajando y que el 19,3% (11.100 personas) no estaba laborando, este último valor supera al del promedio de la ciudad, que era de 18,3%.

En la información relacionada con la situación de la mujer, se lee que 11.281 mujeres en edad laboral se dedican a tareas relacionadas con el hogar y el cuidado de los hijos, lo que representa el 50,6% del total (22.273 mujeres) que están en este rango.

Tabla 8. Situación laboral en San Antonio de Prado Actividad habitual Sin actividad Trabajando Buscando trabajo Estudiando Oficios del hogar Rentista Jubilado/a - pensionado/a Discapacitado/a Total Número de personas 6.776 22.166 4.324 10.180 11.281 26 2.507 239 57.499 Porcentaje 11,8% 38,6% 7,5% 17,7% 19,6% 0,0% 4,4% 0,4% 100%
La tasa de desempleo se basa en datos otorgados por la Encuesta de Calidad de Vida 2005 y se calcula de la siguiente manera: Tasa de Desempleo = Población Desocupada Población Económicamente Activa (PEA) Población Económicamente Activa (PEA): Personas en edad de trabajar o están buscando trabajo. Población en edad de trabajar (PET): Personas mayores de 12 años.
19

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 160.

43

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
En la tabla 9 se muestran los resultados de la Encuesta de Calidad de Vida en relación con las ocupaciones:
Tabla 9. Tipo de ocupación de las personas con empleo Posición ocupacional Empleado(a) particular u obrero(a) Número de personas 13.693 1.237 261 6.012 26 937 22.166 sin Porcentaje 61,8% 5,6% 1,2% 27,1% 0,1% 4,2% 100% Tabla 11. Distribución de los gastos (2005) Descripción del gasto Pensiones escolares Transporte escolar Alimentos, bebidas y tabaco Prendas de vestir y calzado Alquileres y combustibles Muebles y accesorios Servicios médicos Transporte y comunicaciones Esparcimiento y diversión Otros bienes y servicios Financieros y otros Total Monto (en pesos) 137.761 125.591 242.473 92.490 144.145 57.500 69.288 83.464 82.319 100.305 120.842 1.256.178 Porcentaje con relación a ingresos 32,8% 29,9% 57,6% 22,0% 34,3% 13,7% 16,5% 19,8% 19,6% 23,8% 28,7% 298,7%

Empleado(a) u obrero(a) del gobierno Patrón(a) o empleador(a) Trabajador(a) por cuenta propia Trabajador(a) renumeración Total familiar

Empleado(a) doméstico(a)

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 162.

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, pp. 180, 182, 184, 186, 188, 190, 192, 194, 196, 198, 200.

Vale la pena resaltar que 6.012 personas (el 27,1% de la población en edad laboral) trabajan por su propia cuenta, situación que se refleja en la precariedad de los ingresos. En promedio la población del corregimiento recibe $420.598 mensuales, valor inferior al valor municipal que es $603.155 mensuales.20 La situación de ingresos mensuales para el corregimiento se presenta en la tabla 10.
Tabla 10. Rango de ingresos económicos Rango de ingresos De $ 0 a $ 250.000 De $ 250.001 a $ 350.000 De $ 350.001 a $ 400.000 De $ 400.001 a $ 999.999 De $ 1.000.000 a $ 2.500.000 De $ 2.500.001 a $ 5.000.000 Mayores a $ 5.000.001 No reciben ingresos No saben, no responden Total Número de personas 3.026 1.414 9.083 3.628 241 106 3.645 923 22.066 Porcentaje 13,7% 6,4% 41,2% 16,4% 1,1% 0,5% 0,0% 16,5% 4,2% 100%

Se concluye que, en promedio, un hogar localizado en el corregimiento gasta tres veces más del ingreso promedio derivado del trabajo, razón por la cual el hogar tiene que recurrir a otro tipo de ingresos no formales, es decir, aquellos que no provienen de una renumeración digna por el trabajo. Llama la atención en los gastos el alto porcentaje que significan los rubros de alimentación, las pensiones escolares y los derivados por alquiler o pago de la vivienda. Economía urbana La economía en el espacio urbano del corregimiento se fundamenta en el comercio de los productos de venta directa al público y de las actividades de prestación de servicios de consumo para la vida cotidiana de los pobladores. Estas actividades se realizan en el 77,2% de los negocios, cada uno de los cuales ocupa a una o dos personas durante todo el año para desarrollar su actividad. Las oportunidades para acceder al empleo son muy escasas puesto que se limitan a dos empresas en el área rural (Porcicarnes y la Reforestadora Doña María), y en el sector urbano a la prestación del servicio del transporte, liderada por la

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 164.

En el año 2005, los ingresos promedios, derivados del trabajo, eran de $420.598 mensuales, la situación de los gastos es la que se describe en la tabla 11.

Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 164.
20

44

Plan de Acción
Cooperativa Cotrasana; las demás actividades están definidas por la economía de negocios independientes y la informal. En el estudio elaborado por el Municipio de Medellín, Secretaría de Desarrollo Social, y el Comitato Internazionale per lo Sviluppo dei Sopoli —CISP— en 2006, se encontró que de 425 establecimientos destinados a actividades económicas, el 62,6% se dedica a actividades comerciales de productos no elaborados por la misma empresa, el 10,9% se dedica a actividades de servicios mutuales, de corte y cepillado del cabello, de fotografía, de parqueadero, entre otros; un 10,1% se ocupa en la venta de productos elaborados o transformados por la misma empresa; un 9% presta servicios de mantenimiento y reparación, telecomunicaciones, expendio de comidas, construcción, discoteca y actividades culturales o de recreación; el 4,2% comercializa licores (bares), y el 3,6% de los establecimientos encuestadas trabaja en el área de la salud.21 Las actividades de comercialización estudiadas por el CISP en 2006, dejan ver que en San Antonio de , Prado la venta al público en general es la manera más común de comercializar los productos del sector comercial, sólo 1% de las organizaciones del corregimiento venden sus productos a minoristas y mayoristas (Antioqueña de Porcinos P y C Ltda., Porcícola Tribilandia, Industrias Castor Ltda.). Entre los productos más comercializados se encuentran: los alimenticios como pollo, carne, helados, frutas, granos, víveres, abarrotes y legumbres (29,8%), tienda mixta y variedades (11,8%), ropa y accesorios (11,1%), licor y mecato (7,2%), papelería, tarjetas y juguetería (3,6%), calzado (3,3%), medicamentos (3,3%), panadería (3%), comidas rápidas y típicas (2,6%), materiales para construcción (2,6%), repuestos (automotores, eléctricos, industriales, computadores) (2,6%), electrodomésticos (2,3%), de belleza (2,3%), artículos para el hogar, lentes, chance, gasolina y aceite, textiles, viajes turísticos, madera, entre otros (14,5%). La mayoría de estos productos se venden nuevos. La industria en San Antonio de Prado se reduce a la presencia de Porcicarnes y la agroindustria de la Reforestadora Doña María, que están asentadas en la zona rural; en el sector urbano la economía la dinamizan básicamente el sector comercial y el de servicios. Un gran grupo de población residente y los nuevos que llegan no encuentran trabajo en el territorio, y se ven obligados a desplazarse a laborar en los municipios del sur del Área Metropolitana y a la ciudad de Medellín. Por esta razón San Antonio ha ido acuñándose como “corregimiento dormitorio”. Recientemente se ha desarrollado el sector turístico con la implementación del cultivo de la trucha en fincas que ofrecen el servicio de restaurante y pesca deportiva. Existen seis trucheras ubicadas en el sector rural. Este renglón de la economía está siendo impulsado por la Secretaría de Cultura Ciudadana del Municipio de Medellín, para ello se ha elaborado un plan de desarrollo turístico y unos instrumentos de publicidad mediante los cuales se promocionan los diversos sitios de interés que existen. Con respecto a la ocupación de personal, el estudio mencionado halló que “el 77,2% de empresas del corregimiento, normalmente trabajan con una o dos personas; y menos del 1% de las empresas llegan a emplear más de 100 personas. El 50% de las organizaciones no requieren aumentar su personal en el transcurso del año”. Esto da un indicador muy bajo de la ocupación del personal en el ramo empresarial de la producción de la manufactura y el comercio. En el área rural la industria forestal y la ganadería de leche son actividades que ocupan poco personal en sus actividades de operación. Esta situación, en parte, explica que la economía del “rebusque” tenga alta presencia. El sector informal, denominado popularmente del “rebusque”, agrupa a los trabajadores que no tienen contrato ni seguridad pública, o que no cuentan con prestaciones. En esta economía se ocupan los(as) vendedores(as) ambulantes, los(as) trabajadores(as) a domicilio, los(as) vendedores(as) en la vía pública, los(as) recicladores(as), etc. La economía que mueve este grupo humano y su condición social no

Alcaldía de Medellín, Secretaría de Desarrollo Social - El Comitato Internazionale per lo Sviluppo dei Sopoli CISP Resultados diagnóstico . e inventario socioeconómico de las organizaciones existentes en el Corregimiento San Antonio de Prado del Municipio de Medellín. Convenio de cooperación N.º 4800000952 de 2005, Medellín, 2006, p. 53.
21

4

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
se han diagnosticado. Es un importante número de trabajadores(as) que está en proceso de incrementarse con la flexibilización del trabajo que impone la economía neoliberal. Emprendimientos individuales, colectivos solidarios para la obtención de ingresos y sustento. En el año 2006 se presentaron a presupuesto participativo iniciativas de formación, capacitación y fomento para emprender iniciativas económicas por valor de $269.200.000, según se muestran en la tabla 12, distribuidos por proyectos para diversos sectores poblacionales. Estas iniciativas no tienen la adecuada articulación entre ellas ni la perspectiva de construcción de un proyecto económico a mediano y largo plazo que potencie el mejoramiento de las condiciones de vida de estas comunidades.

En San Antonio de Prado es un sentir generalizado la necesidad de buscar alguna forma de ingreso para el

Tabla 12. Iniciativas económicas presentadas a presupuesto participativo (2006) Título de la iniciativa Objetivo Monto asignado $ 29.800.000 $ 52.300.000 $ 29.800.000

Formación para el trabajo a mujeres cabeza Formar para el trabajo a 55 mujeres cabeza de hogar del de hogar mayores de 29 años corregimiento de San Antonio de Prado Formación para el trabajo en jóvenes del Formar para el trabajo a jóvenes pertenecientes al corregimiento San Antonio de Prado corregimiento de San Antonio de Prado Fortalecimiento productivo en la línea del Fortalecer el proceso de reciclaje mediante la reciclaje tecnificación del proceso Fortalecimiento agropecuario en corregimiento San Antonio de Prado. el Fortalecimiento agropecuario en el corregimiento San Antonio de Prado, para el mejoramiento de los ingresos de las familias y la calidad de vida.

$ 52.300.000

Fomento del empresarismo social en la Crear un centro de mantenimiento vehicular con la prestación de servicios de mantenimiento compra y venta de partes automotrices, prestación de vehicular, con venta de repuestos, mecánica, servicios en mecánica, ajuste, pintura y alineación. ajuste, pintura, alineación, balanceo y distribución. Empresarismo social para jóvenes de procesos organizativos de las corporaciones de artesanías y huerta agro ecológica, comodato en el barrio El Limonar Formulación y puesta en marcha de un programa de capacitación, promoción y apoyo para la adecuación o reconversión de las practicas agropecuarias con impactos ambientales negativos en San Antonio de Prado El fortalecimiento de proyectos productivos juveniles, en la creación de microempresas de artesanías en guadua, semillas, barro y tejidos, y establecimiento de proyecto agroecológico de autoconsumo y comercialización local de producción agrícola. Mejorar las condiciones ambientales de las aguas y prevenir la erosión en las microcuencas, mediante el mejoramiento en los procesos productivos y los sistemas de manejo agrotecnológicos en San Antonio de Prado. Total de las iniciativas

$ 20.000.000

$ 25.000.000

$ 60.000.000

$ 269.200.000

Fuente: Alcaldía de Medellín, Decreto 2449 de 2006, por medio del cual se liquida el presupuesto general del municipio de Medellín para la vigencia fiscal 2007, 2006, p. 195.

El Municipio de Medellín ha establecido en el último periodo de gobierno la estrategia denominada Cultura E, que significa “la capacidad de una sociedad para transformar el conocimiento en actividad productiva,

un programa promovido y financiado por la Alcaldía de Medellín que busca masificar la cultura del emprendimiento, la constitución y desarrollo de nuevas empresas que respondan a las necesidades del

46

Plan de Acción
mercado y a las dinámicas de las cadenas productivas regionales con mayores potencialidades económicas, valiéndose de la capacidad de innovación de sus emprendedores y emprendedoras”. 22 El programa de la Cultura E., los subsidiarios como el Banco de las Oportunidades, y con ellos el empresario social, no han llegado realmente al corregimiento, y sorprende ante todo el desconocimiento de la población rural sobre estas ofertas, así como el poco acompañamiento que se ofrece por parte del Estado a la comunidad campesina para buscar alternativas solidarias, individuales o colectivas que den salida a sus precarias condiciones de vida, que logran paliar con los escasos ingresos que obtienen de su trabajo en las parcelas agrícolas. Plan de acción de la línea estratégica Imagen objetivo En el corregimiento San Antonio de Prado se han obtenido, con equidad de género y generaciones, las condiciones que satisfacen el mínimo vital y las condiciones básicas de bienestar de la mayoría de la población, a través de una intervención integral y permanente a hogares urbanos y rurales con programas de seguridad alimentaria, salud y vivienda, el ofrecimiento de programas de mejoramiento de transporte, de educación contextualizada en lo rural y lo corregimental y la creación de una economía rur-urbana que consolida las formas de asociación solidarias, el mercado local, la capacidad de producción agrícola, de transformación de alimentos y de manufactura de productos de consumo, el comercio, y el emprendimiento de innovaciones en la venta de servicios, la producción cultural, el ecoturismo, el esparcimiento y la recreación. Programas, subprogramas y proyectos 1. Aseguramiento del mínimo vital para toda la población Asegurar el acceso pleno de toda la población al mínimo vital: la seguridad alimentaria y nutricional, la salud integral, y la vivienda digna. PROGRAMA 1. Aseguramiento del mínimo vital para toda la población

Subprogramas 1.1 Seguridad alimentaria y nutricional con justicia de género y generacional 1.2 Cobertura universal a la salud integral en condiciones dignas 1.3 Acceso pleno a una vivienda digna urbana y rural

Subprogramas 1.1 Seguridad alimentaria y nutricional con justicia de género y generacional Asegurar el derecho humano, con justicia de género y generacional, a la alimentación sana, suficiente y nutritiva de hombres y mujeres del corregimiento. 1.2 Cobertura universal a la salud integral en condiciones dignas Asegurar el derecho humano, con justicia de género y generacional, a la salud integral, con calidad y atención personalizada, para hombres y mujeres del corregimiento. 1.3 Acceso pleno a una vivienda digna urbana y rural Asegurar el acceso pleno a la vivienda digna, al mejoramiento de las existentes, y a la vivienda digna de interés social para las familias de estratos 1 y 2, las que viven en zonas de alto riesgo, las desplazadas y las campesinas.

Alcaldía de Medellín, disponible en: http://www.medellin.gov.co/ alcaldia/index.jsp. Fecha de consulta: 6 de diciembre de 2007.
22

4

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Iniciativas - Proyectos de la comunidad23
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Disminución de la desnutrición infantil en especial a aquellas personas de bajos recursos Creación de restaurantes comunitarios que garanticen la alimentación de niños y niñas por sectores Seguridad alimentaria y nutricional con justicia de género y generacional. Restaurantes para los niños y las niñas Acceso a la nutrición adecuada para población en edad escolar Mejorar la cobertura de la alimentación escolar Otorgar a los(as) adultos(as) mayores refrigerios en las horas de la tarde Cobertura de alimentación para el(la) adulto(a) mayor de estratos uno y dos. Atención a mujeres cabeza de hogar en seguridad alimentaria Dar acceso a créditos en salud Revisión de la estratificación del SISBEN Cobertura universal a la salud integral en condiciones dignas. Dotación y capacitación de primeros auxilios Disminución en los costos de salud Centros de salud cerca Acciones de rehabilitación de drogadictos Tercera edad de El Limonar Tercera edad de El Limonar Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Jóvenes de El Limonar, Parte central Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Vereda Montañita

Mujeres de El Limonar Campiñas de San Antonio Tercera edad El Limonar Sector educativo Tercera edad de El Limonar Mesa Institucional Tercera asamblea Vereda La Verde

Tercera asamblea Jóvenes de El Limonar Tercera edad de El Limonar

Veredas Montañita, Potrerito, La Verde y El Salado Veredas Montañita y Yarumalito Vereda Potrerito Vereda La Verde Vereda El Salado

En las tablas se describen las iniciativas comunitarias propuestas en el proceso de formulación del Plan de Desarrollo Participativo. Se presenta un código mediante tramas que valoran la prioridad de cada iniciativa:
23

Nivel alto de prioridad, requiere atención inmediata ya que se está afectando las condiciones básicas de las personas. Nivel medio alto de prioridad, es muy importante realizar esta acción, ya que se está afectando las condiciones de bienestar de las personas. Nivel medio de prioridad, es necesario realizar esta acción para garantizar su permanencia en el tiempo.

4

Plan de Acción
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Salud para el(la) adulto(a) mayor y para todas las clases sociales Los limitados(as) físicos(as) deben ingresar al SISBEN nivel 0 Salud preventiva para hombres y mujeres Acciones sexual en reproducción Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Tercera edad de El Limonar Personas en situación de discapacidad Asamblea campesina, veredas La Verde y El Salado Vereda La Verde Vereda El Salado, Asamblea campesina Tercera edad de El Limonar Tercera edad de El Limonar Mesa educativa, Asamblea de mujeres, Mujeres de El Limonar, Parte central, Sector educativo Jóvenes y Tercera edad de El Limonar Vereda Potrerito Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Establecimiento de brigadas de salud, médicos familiares y enfermeras de casa en casa Buen servicio de salud y de odontología Mejoramiento del hospital Mejorar los programas en los centros de salud

Vereda Astillero

Dar acceso a créditos de vivienda de acuerdo con la capacidad de pago y a personas desplazadas Subsidios para el mejoramiento de viviendas Viviendas propias Acceso pleno a una vivienda digna urbana y rural. Terminación a cabalidad de los proyectos urbanísticos Residencias estudiantiles para aquellos que viven en la zona rural Reubicar las desplazadas familias

Vereda Astillero Vereda La Verde Urbanización Barichara Sector educativo

Vereda La Verde, Asamblea campesina Tierra Alta, Asamblea campesina

Reubicar viviendas ubicadas en zonas de alto riesgo

Conclusiones sobre aseguramiento del mínimo vital para toda la población Conclusión 1. Seguridad alimentaria y nutricional. En el tema de seguridad alimentaria, la comunidad

expresa una gran problemática frente al acceso a la alimentación en especial para niños, niñas, adultos y adultas mayores, y mujeres cabeza de hogar. La situación es más crítica para personas y familias con bajos recursos económicos.

4

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Conclusión 2. Cobertura universal a la salud integral. Se reflejan las bajas condiciones de cobertura y accesibilidad a los servicios de salud que se ofrecen en el corregimiento. Conclusión 3. Acceso pleno a una vivienda digna. Se establece como acción prioritaria facilitar el acceso a viviendas urbanas y rurales mediante el ofrecimiento de líneas crediticias acordes con la capacidad de pago de familias y hogares. Así mismo, como acciones urgentes, se proponen: el acceso a créditos para el mejoramiento de viviendas rurales, la terminación del proyecto urbanístico de Barichara, el establecimiento de residencias estudiantiles, y la reubicación de viviendas rurales que se encuentren en zonas de alto riesgo. 2. Procurar el acceso a condiciones de bienestar PROGRAMA 2. Procurar el acceso a condiciones de bienestar

Subprogramas 2.1 Garantizar el acceso a la educación básica, técnica y universitaria con calidad y justicia de género y generacional. 2.2 Garantizar el acceso al transporte y la movilidad con equidad de género y generaciones. 2.3 Mejorar el poder adquisitivo del hogar. Subprogramas 2.1 Garantizar el acceso a la educación básica, técnica y universitaria con calidad y justicia de género y generacional Garantizar el acceso de la población a la educación con calidad, contextualizada en lo rural para las veredas y en lo corregimental para barrios, urbanizaciones y unidades residenciales, que promueva el intercambio y el diálogo intercultural e intergeneracional, el reconocimiento de la biodiversidad y de los valores ecológicos y ambientales de la riqueza natural, y que aporte al tratamiento de problemáticas como la exclusión, la discriminación y las violencias sexuales, de género, familiares y sociales.

Foto 8. Población infantil, perspectiva de futuro. (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

2.2 Garantizar el acceso al transporte y la movilidad con equidad de género y generaciones Asegurar el acceso, con equidad y justicia de género y generaciones, al desplazamiento digno y ágil de hombres y mujeres del corregimiento, y con preferencias para mujeres gestantes, la tercera edad, estudiantes, y personas en situación de discapacidad. 2.3 Mejorar el poder adquisitivo del hogar Propender por el mejoramiento de las condiciones de ingresos dignos y permanentes de los hogares del corregimiento.

Incrementar el estado de bienestar de la población garantizando su acceso pleno a la educación básica, técnica y universitaria, a buenas condiciones de movilidad y transporte, y a un ingreso digno y permanente para que los hogares tengan capacidad de acceder a bienes y servicios. 

0

Plan de Acción
Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Acceso a la educación gratuita para niños y niñas de escasos recursos Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Jóvenes de El Limonar, Urbanización Barichara, sector educativo Sector cultural de El Limonar, Parte central, Jóvenes del Colegio Empresarial, y sector educativo Tercera edad de El Limonar y sector educativo Mujeres de El Limonar, Campiñas de San Antonio Sector educativo Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Vereda La Verde

Creación de una universidad

Vereda La Verde

Educación para el(la) adulto(a) mayor Crear centros de cuidados infantiles Se requiere una educación más personalizada, que exista una profesora por grupo Garantizar el acceso a la educación básica técnica y universitaria con calidad y justicia de género y generacional. Ampliación de cobertura educativa en primaria y secundaria Establecer becas para el estudio Educación de tipo culturaleducativo Educar a los padres y madres en términos de paternidad y maternidad responsables Promoción de derechos humanos en el corregimiento Crear en las instituciones educativas comités defensores de derechos humanos Formación para el empleo Dotación de material didáctico en las escuelas Programas académicos especiales para limitados(as) físicos(as) y con personal capacitado Formación en equidad de género

Veredas Potrerito, La Verde y Yarumalito Vereda Yarumalito Veredas Potrerito y Astillero Veredas La Verde, El Salado y Yarumalito Vereda La Florida

Sector educativo Sector educativo Sector cultural de El Limonar, y sector educativo Sector educativo de El Limonar Mujeres de El Limonar y sector educativo Mujeres de El Limonar

Sector educativo Sector educativo Asamblea de personas en situación de discapacidad

Vereda Astillero y Asamblea campesina Vereda Yarumalito

Mujeres del corregimiento 

1

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Nuevas tecnologías en el aula con sensibilización a los maestros y las maestras sobre su importancia Capacitación en asistencia técnica para producción limpia Sector cultural y Tercera edad de El Limonar, Parte central, Mesa institucional, y Urbanización Barichara Parte central Asamblea de personas en situación de discapacidad Veredas Montañita, El Salado y Astillero Tercera edad de El Limonar y sector económico Tercera edad de El Limonar Asamblea de personas en situación de discapacidad Asamblea campesina Veredas Montañita, La Verde y La Florida Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Sector educativo Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Asamblea campesina

Buen acceso de transporte Garantizar el acceso al transporte y la movilidad con equidad de género y generaciones

Veredas Montañita y La Verde Veredas El Salado y Yarumailito

Disminución de los costos del transporte Establecer un transporte especial para las personas en situación de discapacidad Subsidios de transporte para los estudiantes Disminución y regulación de los precios de la canasta familiar Revisión de las tarifas de los servicios públicos Subsidio para los limitados(as) físicos(as)

Mejorar el poder adquisitivo del hogar

Incentivo para los campesinos y las campesinas a fin de favorecer su estabilidad y mejorar sus condiciones de vida Fuentes de empleo especiales para el(la) adulto(a) mayor Generación de empleo Circuito escolar productivo Tercera edad de El Limonar Parte central y Urbanización Barichara Sector educativo

Veredas Montañita y La Verde, Asamblea campesina 

2

Plan de Acción
Conclusiones sobre procurar el acceso a condiciones de bienestar Conclusión 1. Garantizar el acceso a la educación básica, técnica y universitaria. En relación con la educación, se plantea como un tema urgente la cobertura educativa, en especial se solicita el acceso gratuito a la educación básica de niños y niñas. También se llama la atención por la educación de adultos y adultas y el acceso a la educación superior. Y se solicita acciones de mejoramiento de la calidad, lo anterior es válido tanto para la zona urbana como para la rural. Conclusión 2. Garantizar el acceso al transporte y la movilidad. Es urgente mejorar el servicio de transporte público urbano y rural en relación con la ampliación de rutas y frecuencias. Igualmente se propone establecer instrumentos económicos que propendan por la disminución de costos, en especial para estudiantes y personas con situación de discapacidad. Conclusión 3. Mejorar el poder adquisitivo del hogar. Es prioritario establecer mecanismos que regulen y disminuyan el precio de la canasta alimentaria, e instrumentos para mejorar la calidad de vida de las familias campesinas. En segundo orden de prioridad, revisar las tarifas de los servicios públicos y el ofrecimiento de oportunidades para la generación de ingresos. 3. Garantizar condiciones para la sustentabilidad de la calidad de vida Construir economía local a partir de alternativas de mercado local rur-urbano, producción y transformación de alimentos, manufactura de productos básicos de consumo y artesanales, producción agrícola, venta de servicios, y otras alternativas como la recreación y el esparcimiento, el ecoturismo y la promoción de la cultura, y que estas alternativas, desde un enfoque empresarial y de economía solidaria, se articulen a circuitos económicos locales y se conecten con mercados de la ciudad y la región.

PROGRAMA 3. Garantizar condiciones para la sustentabilidad de la calidad de vida

Subprogramas 3.1 Generar proyectos productivos y solidarios 3.2 Potenciar alternativas para la comercialización de la producción corregimental, que articulen un mercado local entre lo rural y lo urbano, y se conecten con la ciudad y la región. 3.3 Asistencia técnica y créditos blandos para las iniciativas productivas. 3.4 Apoyar iniciativas de agricultura urbana y huertas caseras, como alternativas ambientales, paisajísticas y de autoconsumo.

Subprogramas 3.1 Generar proyectos productivos y solidarios Promover iniciativas productivas y solidarias, integradas en circuitos económicos, que construyan economía local y generen ingresos para la población urbana y rural del corregimiento. 3.2 Potenciar alternativas para la comercialización de la producción, que articulen un mercado local entre lo rural y lo urbano, y se conecten con la ciudad y la región Promover una comercialización de la producción agrícola y manufacturada del corregimiento, que articule un mercado local entre lo rural y lo urbano,

Foto 9. Sustentabilidad urbana. Huerta en barrio El Limonar (Autor: Santiago Vergara, 2007) 

3

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
se conecte con la ciudad y la región, evite costos de intermediarios, y contribuya a la integración social y económica de su población. 3.3 Asistencia técnica y créditos blandos para las iniciativas productivas Ofrecer oportuna y eficientemente los servicios de asistencia técnica y créditos blandos, con vistas a fortalecer la producción agrícola y otras iniciativas de proyectos productivos, empresariales y económicos en las zonas rural y urbana. Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Generar microempresas que se puedan unir en circuitos económicos, de artesanías, restaurantes, talleres sobre arte, cultura, deportes y tecnología Promover la creación de panaderías Fomentar la producción de hongos Constituir redes de maquilas y confecciones, artesanías, manufacturas, y comerciantes Generar proyectos productivos y solidarios Crear una empresa (supermercado) de la comunidad Fortalecer los circuitos económicos solidarios Establecer bancos de semillas Relaciones de economía solidaria entre empresas de comunicación local Apoyar la capacitación en el SENA y universidades Capacitación en residuos sólidos para formar una empresa Capacitación para el desarrollo de proyectos productivos Potenciar alternativas para la comercialización de la producción, que articulen un mercado local entre lo rural y lo urbano, y se conecten con la ciudad y la región Asistencia técnica y créditos blandos para las iniciativas productivas Establecer centros logísticos para la distribución comercial Promover mercados de artesanías Promover los productos en eventos departamentales y municipales como “Antójate Antioquia” Establecer centros de asesorías y de asistencia técnica agropecuaria Establecer centros de asesorías y de asistencia técnica agropecuaria Buscar alternativas solidarias de financiación y cofinanciación Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Jóvenes de El Limonar Adultos(as) mayores Sector mujeres Sector económico Jóvenes de El Limonar, adultos(as) mayores Sector económico y cultural. Sector económico Sector cultural Sector económico Jóvenes de El Limonar Sector económico Sector económico Sector económico Sector económico Sector económico Sector económico Sector económico

3.4 Apoyar iniciativas de agricultura urbana y huertas caseras, como alternativas ambientales, paisajísticas y de autoconsumo Promover la agricultura urbana y las huertas caseras como alternativas de mejoramiento ambiental y paisajístico, de aprovechamiento de residuos orgánicos domiciliarios, de autoconsumo y complemento alimentario, a través del apoyo con insumos agroecológicos, asesoría técnica, y el acompañamiento de promotores(as) agrícolas. 

4

Plan de Acción
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Otorgar pequeños capitales para iniciar actividades económicas Apoyar iniciativas de agricultura urbana y huertas caseras, como alternativas ambientales, paisajísticas y de autoconsumo Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Sector económico

Sector económico, jóvenes de El Limonar

Conclusiones sobre garantizar condiciones para la sustentabilidad de la calidad de vida Conclusión 1. Generar proyectos productivos y solidarios. Se propone como importante el establecimiento de circuitos económicos solidarios y la generación de oportunidades económicas. Igualmente se propone acciones de formación y capacitación para el empleo. Conclusión 2. Potenciar alternativas para la comercialización de la producción. De acuerdo con la comunidad, en el Plan de Desarrollo se debe considerar el establecimiento de circuitos logísticos para la distribución de productos alimenticios y de

artesanías. También se sugiere la promoción de los productos locales en los mercados municipal y regional. Conclusión 3. Asistencia técnica y créditos blandos. Se propone el establecimiento de una asistencia técnica apropiada para la economía campesina, así como la promoción de alternativas de financiación para proyectos productivos y el acceso a ellas. Conclusión 4. Apoyar iniciativas de agricultura urbana y huertas caseras. Se plantea la necesidad de establecer acciones de promoción y difusión de la agricultura urbana. 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Línea estratégica dos: habitabilidad urbana y rural
San Antonio de Prado, habitable en lo urbano y lo rural, con calidad espacial, equipamientos colectivos y espacio público para una vida digna.

Foto 10. Izquierda, Urbanización Barichara (Autor: Santiago Vergara, 2007). Derecha, vereda La Florida (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

Presentación La línea se encamina a mejorar las condiciones generales del hábitat urbano y rur-urbano del corregimiento y a orientar su crecimiento, de tal manera que se superen los desequilibrios que el inadecuado proceso de urbanización y expansión ha ocasionado, para crearle condiciones de permanencia a su población actual y futura con adecuados niveles de calidad de vida, mejoramiento de la calidad espacial y cubrimiento del déficit de equipamientos colectivos, y superar la dicotomía entre ciudad y campo que ha acompañado su historia de conurbación reciente. En sus propuestas de intervención, esta línea se propone generar tendencias que favorezcan la construcción social del territorio en las nuevas perspectivas de justicia social, equidad de géneros, y generaciones y culturas, sobre la base de la coexistencia de ambos escenarios —rural y urbano— y el uso social del espacio público con fines de recreación y esparcimiento, el aprovechamiento de sus potencialidades, y el respeto a los límites que impone el medio natural en que se soporta. Esta prospectiva de intervención implica, además, una proyección sobre la base de la cohabitación de la diversidad de identidades culturales y de subjetividades de hombres y mujeres que imponen los escenarios rurales y urbanos, pues es evidente

que en las localidades del corregimiento (parte central, veredas, barrios y urbanizaciones) se expresan identidades culturales y territoriales constituidas en un proceso histórico de larga duración, simultáneamente con procesos identitarios que empiezan a constituirse, en razón de los nuevos barrios y urbanizaciones que el Estado y las empresas constructoras han implementado recientemente. La propuesta de intervención ha definido los siguientes programas: San Antonio de Prado, habitable en lo urbano y lo rural, con calidad espacial, equipamientos colectivos y espacio público para una vida digna 1. Equipamientos públicos para la vida digna 2. Equipamiento para la gobernabilidad, la participación y la recreación cultural 3. Espacio público para la diversidad natural y cultural 4. Tener vivienda digna 5. Conectividad y movilidad 6. Equipamiento privado de uso colectivo 

6

Plan de Acción
Situación actual y prospectiva Situación del hábitat y la vivienda En las últimas dos décadas, a partir de la construcción del barrio El Limonar por parte de la desaparecida entidad Corporación de Vivienda y Desarrollo del Municipio de Medellín —CORVIDE—, el tema del hábitat urbano en el corregimiento ha estado gravitando en torno a los impactos negativos que ha traído la urbanización acelerada de sus áreas bajas entre el casco urbano tradicional y los límites con el municipio de Itagüí, en donde ha tenido lugar la construcción intensiva de urbanizaciones de vivienda de interés social pública y privada, con la consecuente incorporación de población venida de otras zonas de la ciudad y municipios vecinos del área metropolitana. Dicho impacto se manifiesta en déficit críticos de espacio público y equipamientos sociales adecuados a las nuevas demandas creadas por la urbanización, así como en serios conflictos ambientales, escasez de vías y sistemas de transporte para la movilidad vehicular y peatonal, falta de equipamientos para la cobertura de servicios sociales y recreativos, incipiente desarrollo de equipamientos comerciales, etc. En cuanto al hábitat rural, se mantiene la tendencia dominante en los últimos años, común para todos los corregimientos, que consiste en un deterioro progresivo de los componentes de hábitat, asociado al decaimiento de la economía campesina, el mal estado de la vivienda rural, la utilización de tecnologías inadecuadas con respecto a la sostenibilidad del medio ambiente y el paisaje rural, el deterioro de los recursos naturales, el fraccionamiento y la venta de predios, y la consecuente urbanización espontánea del suelo rural. Esta situación del hábitat rural se resume de la siguiente manera:1
l l l

l

Sistema de centralidades incompleto y desarticulado, concentración de la oferta de servicios en los cascos urbanos y amplias zonas aisladas no cubiertas. Inexistente conectividad rural. Gravitación o atracción del casco urbano a las veredas y la ciudad como única opción de movilidad. Espacio público deficitario en el casco urbano, y aquel asociado con ecosistemas estratégicos y con el paisaje es inaccesible o está privatizado.

La tabla 13 muestra la situación de hábitat respecto a la vivienda y su entorno en el área rural:
Tabla 13. Situación de la dimensión físico-espacial del corregimiento de San Antonio

Componente Viviendas rurales Viviendas que requieren mejoramiento con entorno* Viviendas que requieren sistema de aguas servidas Viviendas sin agua potable Viviendas no propias o por legalizar tenencia Calidad del hábitat: Incluye dotación y estado de las infraestructuras de servicios domiciliarios, estado y tenencia de las viviendas**

Número 2.127 289 (13%) 520 (24%) 21,5% 278 (13%) Crítica, en el 33% de las veredas El Salado, Astillero y Yarumalito, y en el 50% de las veredas La Verde, Potrerito y Montañita 36,28 22,8

Porcentaje de población que demanda vivienda nueva Porcentaje de desocupadas o diferente viviendas con uso

l

Un inadecuado patrón de hábitat: mezcla de tecnologías constructivas y tipologías espaciales rurales–urbanas, que configuran un híbrido costoso, vulnerable, de difícil operación y mantenimiento. El sistema vial […] fomenta la urbanización del campo mediante formaciones lineales o corredores de suburbanización.

* El Plan ECO llama la atención por la situación crítica que tienen las veredas: El Salado, Astillero, Yarumalito, La Verde, Potrerito y la Montañita. ** En general, con el corregimiento de Altavista, San Antonio presenta los más bajos niveles de calidad del hábitat.

Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación y Universidad Nacional – Sede Medellín, Plan ECO, Medellín, 2003.
1 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
En prospectiva, y siguiendo las recomendaciones del Plan ECO, la construcción de un hábitat rururbano estable y sostenible en el corregimiento debe hacerse con cambios en el patrón tecnológico que acompañe los procesos de construcción, operación y mantenimiento de las infraestructuras físicas que soportan el poblamiento de su espacio rural y rururbano:
l l l l

Saneamiento básico con tecnologías adecuadas o blandas. Creación de empresas asociativas de campesinos para el mantenimiento de los sistemas ambientales estratégicos y los servicios públicos rurales.

En este sentido deben actuar todos los entes públicos y privados con responsabilidades en el espacio rural y rur-urbano del corregimiento. La vivienda Según información consignada en la encuesta de calidad de vida para Medellín, en el año 2005 existen 17.695 viviendas en el corregimiento, cuya estratificación socioeconómica se presenta en la figura 12.

l l

Evitar sistemas interconectados de servicios públicos, fomentando sistemas locales. Movilidad rural alternativa (sistemas de cables, caminos, etc.) para evitar desestabilización de suelos. Programas de vivienda rural (30 viviendas/ha) anexos a las centralidades. Concentración de viviendas a cambio de la fragmentación de predios.

Figura 12. Distribución de viviendas según estratificación
12.000 10.000 8.000 6.000 4.000 2.000 -

9892

Viviendas

6628

1065 110 Estrato 1: bajo - bajo Estrato 2: bajo Estrato 3: medio bajo Estrato 4: medio

Estratificación socioeconómica
Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 24.

De éstas, el 93,36% (16.520 viviendas) se clasifican en los estratos 2 y 3, lo cual evidencia la situación de bajas condiciones de vida de los hombres y las mujeres que habitan el corregimiento.

En esta misma encuesta se reportan 17.722 hogares, de los cuales 17.668 viven en una vivienda y 27 la comparten.2 Su distribución con relación a la tenencia de la vivienda se presenta en la figura 13.

El DANE define hogar como: “Persona o grupo de personas, parientes o no, que viven en la totalidad o en parte de una vivienda y comparten generalmente al menos una comida” (DANE, 2003).
2 

Plan de Acción
Figura 13. Distribución de los hogares según la tenencia de la vivienda
Anticresis * Ocupante de hecho En usufructo En arriendo o subarriendo Propia, la están pagando Propia, totalmente pagada 1.000 2.000 3.000 4.000 5.000 6.000 7.000 8.000
2.240 8.488 188 295 972 5.539

Tenencia de la vivienda

9.000

Número de hogares
* Anticresis: es un convenio donde una parte entrega una suma de dinero al dueño de la vivienda por el derecho a ocuparla por un período determinado y la otra se compromete a devolver el dinero al ocupante del inmueble, previa entrega de la vivienda. Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 64.

Según el comportamiento presentado en la figura 13, se concluye que en la actualidad 6.994 hogares no tienen vivienda propia, es decir, el déficit cuantitativo de vivienda para las personas que viven en el corregimiento es del 39,47%. Por otro lado, en relación con el déficit cualitativo de vivienda, y según la encuesta de calidad de vida para Medellín, 7.078 viviendas (40%) requieren mejoramiento. La tabla 14 muestra la situación general de calidad de la vivienda en el corregimiento de San Antonio.
Tabla 14. Calidad de la vivienda en el corregimiento de San Antonio Componente Usan agua de nacimiento No cuentan con servicio de alcantarillado No les recogen sus residuos sólidos No cuentan con línea telefónica No cuentan con servicio de gas natural No tienen servicio de internet Número de viviendas 2.446 3.079 1.737 427 11.429 17.591 Porcentaje 13,82 17,4 9,82 2,41 64,59 99,41

Espacio público El Plan de Ordenamiento Territorial de la ciudad de Medellín define el espacio público como el elemento estructurante territorial principal, factor clave del equilibrio ambiental y principal escenario de integración social y de construcción de ciudadanía, y lo clasifica en espacio público natural y construido. En relación con el estado actual del espacio público natural (los cerro tutelares, quebradas y sitios de interés ambiental como las zonas de reserva El Romeral y del Padre Amaya, que configuran el sistema de ecosistemas estratégicos del corregimiento), el plan ECO señala que existe un “abandono de cuencas y caminos antiguos, privatización de sitios de interés paisajístico (oteros, escenarios naturales, etc.), inaccesibilidad a los sistemas ambientales estratégicos como bosques, naturales y artificiales”.3 En cuanto a la situación del espacio público construido o artificial, el estudio, que da cuenta de la formulación de la agenda ambiental local para el corregimiento de San Antonio de Prado y las bases para la implementación del sistema de gestión ambiental corregimental, menciona lo siguiente:

Fuente: Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida Medellín 2005, 2005, p. 64.

Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación y Universidad Nacional – Sede Medellín, Plan ECO, 2003, p. 5.
3 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Tal vez el más representativo sea el parque central, lugar de encuentro y de disfrute que por falta de regulación se encuentra saturado de actividades comerciales y de un alto flujo vehicular y parqueo de carros que no permite un mayor aprovechamiento por parte de la comunidad. En diferentes barrios y veredas los espacios públicos son los mismos que brinda la escuela o la sede comunal, existen algunas placas polideportivas y parques lineales totalmente abandonados (parque lineal La Jacinta, áreas de retiro de la Manguala en El Chispero, zonas verdes de Campiñas y Compartir, entre algunas otras). En términos generales, los espacios públicos son pocos en comparación con las necesidades de la población, barrios como Naranjitos, Pradito, Paloblanco, El Vergel, carecen de lugares para el disfrute de la naturaleza y la integración social, y en aquellos lugares donde existen están descuidados o sub-utilizados.4 Esta última afirmación es válida en cuanto el espacio dedicado a la recreación y el deporte en el área urbana del corregimiento corresponde a 7,46 hectáreas, que para una población de 67.799 habitantes5 representa un índice crítico e insuficiente de 1,1 m2 por habitante,6 que coincide con lo que se referencia en el documento “Directrices Metropolitanas de Ordenamiento Territorial” elaborado por el Área Metropolitana en el 2006.7 El índice establecido como meta por el POT para espacio y equipamiento públicos urbanos es de 10 m2/persona.8 Sobre esta base, el corregimiento requeriría 67,72 ha para este propósito, y su déficit actual sería de 61,72 ha. Con la incorporación de las nuevas viviendas previstas en los planes parciales9 que definió el POT para el corregimiento, se calcula la llegada de una población urbana adicional de 61.725 personas (ver tabla 15), lo cual conlleva un nuevo requerimiento de áreas para espacio y equipamiento públicos, según la meta del POT, de 60,34 ha. Esto implica que el corregimiento disponga a futuro de un área total de 122,06 ha, con el fin de subsanar el déficit actual y contar con áreas suficientes para suplir la demanda. Según las disposiciones del mismo POT, se espera que los Planes Parciales incorporen 4,4 m2 por habitante para espacio y equipamiento públicos, lo que garantizaría la integración de 27,16 ha con este fin. Así quedaría un déficit para el corregimiento de 94,9 ha y un área disponible total de 34,62 ha, lo que incrementaría el índice de espacio público a 2,7 m2/hab10
Tabla 15. Cálculo de incremento de población en San Antonio de Prado* Población nueva Población urbana Población rural Población total 61.725 247 61.972 Población total 129.524 5.038 134.562

* Para los cálculos se considera que en una vivienda habitan 4.1 personas según información consignada en la Encuesta Calidad de Vida para Medellín. Fuente: Proyección realizada por el equipo de trabajo de la Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007.

Ahora bien, si se trata de producir un cambio significativo en las condiciones de espacio público, se debe pensar en incorporar el potencial que ofrece la zona rural del corregimiento,11 mediante la creación de parques temáticos, ecológicos y ambientales que prestarían servicio ya no sólo a los habitantes del corregimiento sino también a toda la población de la ciudad.

Alcaldía de Medellín, Secretaría del Medio Ambiente – Unión Temporal SADEP Consultoría para la formulación de la agenda ambiental local para , el corregimiento San Antonio de Prado, y bases para la implementación del sistema de gestión ambiental corregimental, 2007, 88. 5 Alcaldía de Medellín, Encuesta Calidad de Vida para Medellín 2005, 2005. 6 Según cálculos realizados en el 2005 por la Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila en el Sistema de Información Geográfica implementado para el ajuste y revisión del Plan de Ordenamiento Territorial. 7 Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Directrices Metropolitanas de Ordenamiento Territorial. “Hacia una región de Ciudades”. Acuerdo Metropolitano N.º 15/noviembre 2006, 2007, p. 133. 8 Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación, Memoria Justificativa Plan de Ordenamiento Territorial. Ajuste al Acuerdo 062 de 1999, 2006, p. 479. 9 Si se cumple la norma prevista de 4,4 m2 de espacio público que se debe ceder por habitante, POT, p. 501. 10 Para alcanzar el nivel medio de espacio público de la ciudad (4,5 m2 por hab.) se requerirían 22,38 hectáreas adicionales para alcanzar un total de 57 hectáreas. 11 El POT propone un índice ideal de 20 m2/habitante (10 urbanos y 10 rurales), acogiendo el concepto de espacio público ambiental, lo cual supone incorporar a la ciudad espacios rurales debidamente equipados para el uso ambiental y recreativo de sus habitantes
4

60

Plan de Acción
En tal sentido, y para aprovechar su potencial ambiental y paisajístico, se propone la creación del “Sistema de espacio público rural de San Antonio de Prado”, el cual permitiría consolidar corredores bióticos, preservar estratégicamente los sistemas ambientales (en grave riesgo de degradación), definir una vocación a largo plazo para suelos ociosos y con riesgo de subdivisiones y poblamientos irregulares, y potenciar el uso social del espacio rural con fines de recreación y esparcimiento por parte de los pobladores del corregimiento. Este sistema de espacio público rural (ver mapa 3) estaría constituido por un tejido verde que articularía:
l l l

l

Franjas ambientales a lo largo de las principales cuencas y nacimientos. Parques lineales creados a lo largo de los caminos y lugares de interés paisajístico. Parques ecológicos de reserva ambiental en las áreas en las cuales se preservan aún bosques y fauna nativos. Parques temáticos y recreativos en zonas que son actualmente ociosas o están destinadas a la ganadería extensiva.

Foto 11. (Autor: Santiago Vergara, 2007)

61

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Mapa 3. Sistema de espacio público y ambiental rural
Fuente: Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila

62

Plan de Acción
Una vez se desarrollen los planes parciales, y acogiéndonos a la recomendación del POT de 20 m2/hab de espacio público, incluido el ambiental, si tenemos en cuenta el potencial de alojamiento del corregimiento de 134.562 habitantes, se requeriría habilitar en la zona rural un área de 212 ha de espacio público rural (a razón de 10 m2/hab), aparte de las 57 ha que se deben alcanzar en el área urbana.12 Equipamientos públicos y centralidades En San Antonio de Prado, la situación de déficit de espacio público y de equipamientos públicos para el uso colectivo ha sido generada por la implementación de formas de desarrollo urbano predio a predio, o de planes parciales para tratamientos de consolidación, renovación y desarrollo, con el mínimo cumplimiento o el incumplimiento de los aprovechamientos establecidos en el Acuerdo 38 de 1990, y que, según el Acuerdo 23 de 2000 del Concejo Municipal, se pueden pactar en dinero. Estas formas de desarrollo urbano han implicado el auge de proyectos habitacionales sin el requerimiento de espacio público, zonas verdes y zonas de recreación y esparcimiento, y sin el equipamiento necesario para cubrir las necesidades de educación, salud, servicios asociados a la vivienda, movilidad y aseo, etc. Para el corregimiento de San Antonio, así como para los demás corregimientos y algunas zonas de Medellín, la vivienda se ha “convertido en un tema del sector privado, que sólo presta atención a la construcción de unidades habitacionales, [conduciendo] a la ciudad, desde el crecimiento residencial, en dirección de la ciudad compacta y densa. El municipio desde sus planes de inversión suministra vías y movilidad para la conexión, equipamientos para la prestación de servicios, protección al suelo rural para la producción de bienes y servicios ambientales […]”,13 y desarrollos estratégicos para que las diferentes zonas sean atractivas para la inversión. Estos atributos a su vez son capturados por las empresas constructoras en el desarrollo de los Planes Parciales y las edificaciones en las alturas, sin aportar a su consolidación o renovación. Esta tendencia a la densificación y a compactar el desarrollo urbano en los corregimientos, sin aportar a la renovación y consolidación de equipamientos, trae como consecuencia el crecimiento residencial y la consiguiente presión de sus habitantes para que, con cargo al presupuesto municipal, se compensen los inmensos faltantes de equipamientos y servicios. Además, presenta un desfase entre el ritmo de urbanización y el ritmo de construcción, para compensar el déficit de equipamiento y espacio público requeridos por los nuevos residentes. Esta situación se agrava por las “exoneraciones a las obligaciones urbanísticas14 [que] se dan en general para los desarrollos de menos de 2.000 m2 y en polígonos de consolidación nivel 2 y de desarrollo. Para algunos casos, las obligaciones urbanísticas se pagan en dinero, desde que el proyecto de plan parcial lo defina de esa manera”.15 Lo anterior implica para la ciudadanía y las comunidades del corregimiento el seguimiento y control de los desarrollos urbanos, con el fin de garantizar las mejores condiciones de negociación del Estado con las empresas constructoras en el caso de los Planes Parciales, así como la exigencia de la revisión y el ajuste del POT para que se incorporen nuevos estándares de calidad, se revisen los índices de ocupación (IO) y de construcción (IC), y se integren nuevos requerimientos de número, área y tipología de viviendas, locales y oficinas por proyecto, con el fin de garantizar que los desarrollos urbanos, sean del sector privado o del Estado, se implementen con mediana o baja densificación, con el espacio público requerido y el equipamiento colectivo interior y exterior necesarios (incluyendo los parqueaderos), y aporten al mejoramiento de la infraestructura y la movilidad del sector, el corregimiento y la ciudad.

Esto sin contar la demanda que la ciudad le haría al corregimiento en caso de optarse por una política integral de espacio público ambiental. 13 Mejía Escalante Mónica, Del discurso de vivienda al espacio de residencia. El caso de vivienda en altura en sistema de vivienda en cajón, Medellín, Universidad Nacional de Colombia – Sede Medellín, Escuela del Hábitat, Colección Maestría en Hábitat, 2007, p. 50. 14 Ibid., p. 55. “Las obligaciones urbanísticas son las cesiones de zonas verdes públicas y privadas, los procedimientos, las exigencias de parqueo, los estándares, áreas mínimas y retiros para espacio público y las áreas de servicios colectivos”. 15 Ibid., p. 55.
12

63

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
y con criterios de calidad espacial, ambiental y equidad entre géneros, generaciones y culturas. Por esta razón, el Plan de Ordenamiento Territorial propone desarrollar la centralidad Potrerito – La Florida, y consolidar las centralidades de El Limonar, La Verde y el Sector Barrial de Pradito. Por su parte, el Plan ECO propuso crear dos nuevas centralidades en las veredas Astillero y Yarumalito. Movilidad y conectividad El corregimiento cuenta con dos vías de acceso: la que conecta a Itagüí con San Antonio de Prado por San Gabriel, y la interconexión vial La Estrella-Itagüí-San Antonio de Prado. Del perímetro urbano salen varias carreteras, las principales son: El Vergel, Montañita, El Salado, Naranjito, Pradito, La Verde y La Manguala. También se encuentra la vía a Potreritos, que tiene un acceso a la vía que de San Antonio de Prado conduce a Heliconia. Para el lado occidental se encuentra la vía a El Chuscal, de ésta se desprende un carreteable hacia Montañita, y en La Cabaña la vía que va hacia Yarumalito (ver mapa 3) La conectividad con las áreas urbanas de Medellín, Itagüí y demás municipios del área metropolitana presenta múltiples dificultades, como congestión, mal estado de vías, carencia de andenes, riesgo de accidentalidad, etc. Esta situación tiende a empeorar con la llegada de nuevos habitantes a los territorios de expansión y los planes parciales. Así mismo se presentan serios problemas de conectividad, regularidad y calidad del transporte entre la cabecera y la parte rural del corregimiento, y en la conectividad intra corregimental. El transporte público está principalmente atendido por la empresa cooperativa Cotrasana, la cual cubre la parte urbana del corregimiento, y por los servicios de “colectivos” que transportan desde el parque central hacia las veredas. Las áreas de expansión urbana y la perspectiva de los planes parciales En San Antonio de Prado, al igual que en San Cristóbal, se localizan los últimos suelos de expansión con que cuenta la ciudad para vivienda de interés social. En lo sucesivo, la ciudad deberá orientar su modelo de crecimiento hacia su interior, para optimizar áreas edificadas con deficiente desarrollo; una tarea que apenas comienza y en la que aún falta mucho por aprender. Debido a la presión que se ejerce sobre

Foto 12. Urbanización Prados del Campo (Autor: Santiago Vergara, 2007).

La tabla 16 muestra la situación de déficit de equipamiento de propiedad pública y de uso colectivo presente en San Antonio de Prado, pues es claro que el equipamiento que se describe se hace insuficiente para una población de 67.799 habitantes, y aún más para una población proyectada de 129.524, y además está mal ubicado, por el desarrollo descentralizado que se proyecta para el corregimiento.
Tabla 16. Equipamiento de propiedad pública y uso colectivo en el corregimiento de San Antonio Equipamiento Casa de gobierno Unidad Hospitalaria Diego Echavarría Misas Cinco instituciones prestadoras de servicios de salud Casa de la Cultura Celina Escobar Betancur* Una estación de policía y una registraduría auxiliar Una corregiduría auxiliar Localización Parque central Parque central Parque central

Parque central Parque central Barrio El Limonar

* Incluye la biblioteca, adscrita a la Biblioteca Pública Piloto, la ludoteca del Inder, el programa Red de Bandas y un Punto Común de EPM.

Como es de esperarse, a causa del desarrollo tradicional de los poblados en el valle de Aburrá (estructurados a partir de y en torno a un parque central), el equipamiento tradicional, además de insuficiente, ha perdido eficacia por su localización, lo que implica un replanteamiento de formación policéntrica, con nuevas construcciones polifuncionales y de mayor capacidad,

64

Plan de Acción
expansión destinadas a la vivienda, y del diseño y cumplimiento de los planes parciales y el régimen de cargas y beneficios que éstos establezcan, puesto que a este territorio se le estarán incorporando más de 60.000 nuevos habitantes, en su mayoría de estratos 1, 2 y 3, quienes entrarán demandando condiciones de habitabilidad, equipamientos sociales, espacio público, movilidad y demás beneficios urbanos. Se debe evitar a toda costa que, como ha venido ocurriendo en las últimas dos décadas, el cubrimiento de las nuevas demandas se haga a expensas de los equipamientos y servicios existentes, los cuales ya presentan graves déficit. La experiencia indica que si estas áreas de expansión, con destino a vivienda de interés social como uso predominante, se edifican bajo la modalidad bien conocida de desarrollos lote a lote y mediante operaciones desconectadas en espacio y tiempo,16 se convierten en una carga adicional para el corregimiento y la ciudad, toda vez que no se cumplirían los objetivos y metas que en materia de equipamientos e infraestructuras se propongan los planes parciales. La existencia de planes parciales en gran escala, como los de El Vergel y La Florida,17 es sin duda una ventaja y una posibilidad para incorporar ordenadamente nueva población y nuevo tejido urbano al corregimiento, e, igualmente, sus implicaciones para el equilibrio social, funcional y ambiental de la zona rural son enormes. Se espera que estos planes no sólo garanticen los servicios y equipamientos que requerirá la población nueva proveniente de diferentes sitios y estratos de la ciudad de Medellín y municipios vecinos, sino que aporten beneficios urbanos a las áreas desarrolladas del corregimiento en aquellos componentes en los que, como se ha señalado, existe déficit. La tabla 17 muestra la proyección de nueva vivienda urbana.

Foto 13. Calles parte central (Autor: Santiago Vergara, 2007)

ellos como despensas de suelo, estos corregimientos enfrentan un reto particularmente difícil. En estas condiciones, proveer a San Antonio de Prado de adecuadas condiciones de desarrollo humano, calidad espacial, funcional, ambiental y de gobernabilidad, depende en gran medida del tipo de manejo que finalmente se les dé a las áreas de

Tabla 17. Planes parciales de construcción de vivienda urbana

Polígono o unidad de actuación urbanística SA – D – 11 SA - CN1 SA – D – 13 SA – DE – 5 Total de viviendas nuevas

Área (ha) 5,28 6,00 20,25 86,78

Densidad (viviendas/ha)* 120 260 120 120

Número de viviendas por construir 634 1.560 2.430 10.414 15.037

* El dato sobre densidad de viviendas fue tomado de: Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación, Memoria Justificativa Plan de Ordenamiento Territorial. Ajuste al Acuerdo 062 de 1999, Medellín, 2006, p. 501.
16 17

Estrategia bien conocida del sector inmobiliario constructor para soslayar las obligaciones y sólo obtener los beneficios. Actualmente en proceso de formulación.

6

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
El éxito de los planes parciales, más que en su formulación misma, está en la capacidad institucional para hacerlos cumplir y negociar aprovechamientos, y en el papel que cumplan las comunidades locales y sus líderes como veedores permanentes durante todo el tiempo de ejecución del plan, para velar por su estricto cumplimiento. Por tanto se requiere el apoyo decidido del gobierno local y de los organismos de control a las iniciativas comunitarias que se adelanten con este propósito. En cuanto a las áreas definidas para la expansión urbana, que no están incluidas en planes parciales, se debe ejercer control sobre la forma como se desarrollen, pues, al depender sólo de normas generales, son las más vulnerables a este tipo de operaciones inmobiliarias que consumen recursos locales sin aportar nada al entorno preexistente. Idealmente, estas áreas no reguladas deberían ser objeto también de planes parciales o, en su defecto, de una clara política de control por parte de la oficina de Planeación Municipal y las curadurías, e involucrar a las respectivas instancias representativas de la comunidad. 3. Plan de acción de la línea estratégica Imagen objetivo En el corregimiento de San Antonio de Prado se están asegurando las condiciones de habitabilidad digna para los habitantes en su espacio urbano y rur-urbano, aportando a la calidad ambiental de la ciudad y a la sostenibilidad social, cultural y ambiental del corregimiento, gracias a la reorientación y el control estricto de las formas de intervención y de su crecimiento urbano, y a la construcción de un sistema de espacio público rural y urbano con riqueza ambiental, que afianza las relaciones entre lo urbano y lo rural y proyecta el uso social del espacio público natural y construido. Programas, subprogramas y proyectos 1. Equipamientos públicos para la vida digna Garantizar el equipamiento y el espacio públicos necesarios y según estándares de calidad definidos por el POT, con el fin de que niños y niñas, jóvenes, hombres y mujeres, adultos y adultas mayores, y personas en situación de discapacidad, cuenten con el equipamiento necesario para la vida digna: salud, saneamiento, educación, servicios para la vivienda, seguridad, y la socialización y el crecimiento de niñas y niños, con criterios ambientales y de justicia social. PROGRAMA 1. Equipamientos públicos para la vida digna

Subprogramas 1.1 Equipamiento para la salud básica y hospitalaria 1.2 Equipamiento educativo de calidad y con buena dotación 1.3 Agua potable y saneamiento básico 1.4 Cobertura de servicios asociados a la vivienda 1.5 Equipamiento para la seguridad de la población 1.6 Equipamientos para la socialización y el crecimiento de niños y niñas menores Subprogramas 1.1 Equipamiento para la salud básica y hospitalaria Mejorar las condiciones del equipamiento para la salud básica, de prevención, hospitalaria y de urgencias teniendo en cuenta las necesidades de la población, y garantizar cobertura, accesibilidad y atención de salud básica en las urbanizaciones, los barrios y las veredas. 1.2 Equipamiento educativo de calidad y con buena dotación Construir nuevos equipamientos educativos para garantizar la cobertura y el acceso a la educación: básica, bachillerato y universitaria, teniendo en cuenta las necesidades de las nuevas urbanizaciones, los barrios y las veredas. 1.3 Agua potable y saneamiento básico Garantizar el derecho humano de acceso al agua potable, construir el alcantarillado en las veredas y mejorar el sistema de alcantarillado.

66

Plan de Acción
1.4 Cobertura de servicios asociados a la vivienda Garantizar el acceso al gas de consumo doméstico en las actuales y las nuevas urbanizaciones, y el acceso de las veredas a la comunicación básica: teléfono y televisión. 1.5 Equipamiento para la seguridad de la población Implementar el equipamiento necesario para establecer inspecciones de policía que garanticen la seguridad en las veredas. 1.6 Equipamientos para la socialización y el crecimiento de niños y niñas menores Garantizar la cobertura de guarderías infantiles y restaurantes escolares, teniendo en cuenta las necesidades de las mujeres y las familias de urbanizaciones, barrios y veredas.

Iniciativas - Proyectos de la comunidad18
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Accesibilidad Servicio 24 horas Equipamiento para la salud básica y hospitalaria Salud básica y primeros auxilios. Puestos de salud en veredas Cobertura El Limonar y San José, Prados del Campo, Barichara Barichara Parque central Barichara La Verde y El Salado La Verde y El Salado Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: El Limonar El Limonar Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: San José San José Todas las veredas La Verde, El Salado, Yarumito

Atención drogadicción Construcción centro de salud Acceso a los establecimientos existentes y a los nuevos Equipamiento educativo de calidad y con buena dotación Cobertura con equipamiento básica primaria y bachillerato Accesibilidad básica primaria y bachillerato Ampliación de aulas y construcción nuevos espacios didácticos: bibliotecas, espacios lúdicos, salas de informática, laboratorios

Todos los sectores

Todas las veredas

En las tablas se describen las iniciativas comunitarias propuestas en el proceso de formulación del Plan de Desarrollo Participativo. Se presenta un código mediante tramas que valoran la prioridad de cada iniciativa:
18

Nivel alto de prioridad, requiere atención inmediata ya que se está afectando las condiciones básicas de las personas. Nivel medio alto de prioridad, es muy importante realizar esta acción, ya que se está afectando las condiciones de bienestar de las personas. Nivel medio de prioridad, es necesario realizar esta acción para garantizar su permanencia en el tiempo.

6

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Construcción placas polideportivas Sede universitaria pública Agua potable y saneamiento básico Cobertura de servicios asociados a la vivienda Mejorar alcantarillado Mejorar saneamiento básico y agua potable en veredas Cobertura de gas Teléfono y televisión Barichara Todas las veredas El Salado Prados del Campo y Campiñas de San Antonio Campiñas de San Antonio Todas las veredas Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Todos los sectores Sector educativo Área central Todas las veredas Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Todas las veredas

Equipamiento Estación de policía para la seguridad de la población Equipamientos para la socialización y el crecimiento de niños y niñas menores Cobertura guarderías

Restaurante infantil

Conclusiones sobre equipamientos para la vida digna Salud. En el tema de salud se presentan problemas graves de accesibilidad y cobertura para todo el corregimiento, especialmente graves en las veredas por las distancias, los altos costos y la irregularidad del servicio del transporte. Es igualmente delicada la ausencia de servicio en las unidades de salud las 24 horas. Se plantea la necesidad de adelantar programas contra la drogadicción en barrios densos como Barichara y El Limonar. Educación. Las situaciones más críticas tienen que ver con la cobertura y accesibilidad a la básica primaria y el bachillerato para las veredas. Se requieren nuevas construcciones escolares y ampliación de las existentes, tanto en la parte urbana como en la rural. Es también una prioridad la construcción de aulas de apoyo y de placas polideportivas en los centros educativos. En la parte urbana se demanda mejorar la accesibilidad a la infraestructura escolar existente. Menos crítico, aunque relevante, es la propuesta de

creación de una sede de educación universitaria pública en el corregimiento. Agua potable y saneamiento. La principal deficiencia se presenta en el manejo de las aguas servidas y en la cobertura plena del servicio de agua potable en las veredas. También se señala la necesidad de reponer redes de alcantarillado en la parte central sometida a procesos de densificación. Servicios asociados a la vivienda. Es crítica la carencia de servicios telefónicos y de televisión en las veredas, y cuestionable la construcción de nuevas urbanizaciones sin el servicio de gas para el consumo doméstico. Seguridad. Crítica la falta de estaciones de policía en las veredas. Socialización y crecimiento de niños y niñas menores. Crítica la falta de guarderías en urbanizaciones, barrios y veredas. Así mismo, llama la atención la falta de restaurantes infantiles en algunos establecimientos educativos de la zona urbana.

6

Plan de Acción
2. Equipamiento para la gobernabilidad, la participación y la recreación cultural Subprogramas 2.1 Equipamientos para fortalecer la dinámica y la recreación cultural Incrementar el equipamiento para las actividades culturales por medio de la construcción de sedes, casas o lugares de la cultura, con el fin de que las organizaciones y grupos culturales (de la tercera edad, de jóvenes, de mujeres, de limitados(as) físicos(as), niños y niñas) de los barrios y las veredas puedan formarse y proyectarse a la comunidad, desde las expresiones artísticas, la implementación de proyectos educativos y la consolidación de las organizaciones y grupos culturales.
Foto 14. Casa de Gobierno (Autor: Santiago Vergara, 2007).

Incrementar y readecuar el equipamiento para la gobernabilidad, la participación y las actividades culturales del corregimiento, por medio del desarrollo de nuevas centralidades y la construcción y el mejoramiento de sedes, casas o lugares de la cultura, con el fin de que las organizaciones comunitarias y los grupos culturales de la parte central, los barrios, urbanizaciones y veredas fortalezcan sus procesos de organización y participación, al tiempo que consolidan sus procesos de formación y su capacidad de proyección a la comunidad y la ciudad desde las artes y las expresiones culturales.

2.2 Equipamientos para fortalecer la presencia del gobierno municipal y la participación comunitaria Garantizar los equipamientos suficientes para el ejercicio del gobierno municipal en el corregimiento y de la democracia participativa (sedes comunales, sedes sociales y sedes de acciones comunales), en barrios, urbanizaciones y veredas. 2.3 Potenciar el desarrollo de nuevas centralidades para el corregimiento Desarrollar nuevas centralidades, en especial en las veredas más apartadas.

PROGRAMA 2 Equipamiento para la gobernabilidad, la participación y la recreación cultural

Subprogramas 2.1 Equipamientos para fortalecer la dinámica y la recreación cultural 2.2 Equipamientos para fortalecer la presencia del gobierno municipal y la participación comunitaria 2.3 Potenciar el desarrollo de nuevas centralidades para el corregimiento

6

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Sede cultural Espacios para la cultura Red de espacios públicos para la cultura Sede para el adulto mayor Equipamientos para fortalecer la dinámica y la recreación culturales Sede para mujeres Mantenimiento a los espacios que existen Salón de exposiciones (galería y actividades culturales) Bibliotecas Readecuar biblioteca central a nuevas necesidades Equipamientos para fortalecer la presencia del gobierno municipal y la participación comunitaria Potenciar el desarrollo de nuevas centralidades para el corregimiento Sede comunal nueva Todo el corregimiento El Limonar, San José El Limonar, San José El Limonar, San José Parque central Todas las veredas Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: El Limonar Todas las veredas Todo el corregimiento Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Parte central y barrios Parte central Prados del Campo, El Limonar

San José La Verde, El Salado y La Florida

Reparar y construir sedes comunales

Todos los sectores. Tercera asamblea

Conclusiones sobre equipamientos para la gobernabilidad, la participación y la recreación cultural Cultura. Crítica la ausencia de espacios para la cultura en las áreas rurales; en el área urbana, la casa de la cultura de El Limonar es una aspiración por años aplazada. Igualmente crítica es la ausencia de mantenimiento a las instalaciones culturales existentes. En un segundo plano de urgencia están las sedes para la tercera edad, que se demandan tanto en el área urbana como en la rural, y la aspiración a tener en barrios y veredas servicio y equipamientos para bibliotecas.

Gobernabilidad y participación. Es crítica la carencia de sedes comunitarias en veredas y es escaso el mantenimiento en las existentes en la zona urbana y la rural. Nuevas centralidades. Es crítica la ausencia de desarrollo de nuevas centralidades en el corregimiento. 3. Espacio público para la diversidad natural y cultural Implementar la política de espacio público según las directrices del POT: estructurar la calidad territorial y 

0

Plan de Acción
ambiental del corregimiento, favorecer la constitución de valores patrimoniales, económicos y de uso social de sus ecosistemas estratégicos, riqueza natural y tradición campesina, y garantizar el equipamiento necesario con criterios ambientales, de equidad y de justicia social en veredas, barrios y urbanizaciones, para la recreación y el intercambio de las diversidades culturales; la recreación, el esparcimiento y la socialización de niños y niñas; y la recreación y los deportes de hombres y mujeres del corregimiento. PROGRAMA 3. Espacio público para la diversidad natural y cultural. Subprogramas 3.1 Equipamientos socialización para la recreación y

Construir y adecuar espacios para las actividades sociales en las urbanizaciones y unidades residenciales. 3.2 Equipamientos para la recreación y los deportes Construir, adecuar y dar mantenimiento a espacios para la recreación y el deporte en urbanizaciones, barrios y veredas. 3.3 Equipamientos para la recreación, el esparcimiento y la socialización de niños y niñas Garantizar el equipamiento necesario para la recreación, el esparcimiento y la socialización de niños y niñas en las urbanizaciones, los barrios y las veredas. 3.4 Desarrollar zonas de protección ambiental Garantizar las zonas verdes de protección ambiental en las localidades (parte central, urbanizaciones y barrios), hasta cumplir con el estándar de calidad exigido por el POT, potenciando su uso social para la recreación y el esparcimiento (asociando el concepto de protección ambiental al de recreación y esparcimiento).

Subprogramas 3.1 Equipamientos para la recreación y socialización 3.2 Equipamientos para la recreación y los deportes 3.3 Equipamientos para la recreación, esparcimiento y socialización de niños y niñas 3.4 Desarrollar zonas de protección ambiental

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Crear espacios de recreación y esparcimiento Piscinas, parques recreativos Ludotecas y viejotecas Recreación y socialización Mantenimiento a los espacios públicos existentes Parques para turistas Construcción de sedes sociales Adecuar parque central Recreación y deportes Nuevos espacios deportivos Limonar, Prados del Campo El Limonar Discapacitados del corregimiento Barichara Asamblea de mujeres Barrios y urbanizaciones Todas las veredas Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: El Limonar Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Todas las veredas Todas las veredas La Verde, San José, Astillero, El Salado San José 

1

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Crear nuevas placas polideportivas Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: La Verde, El Salado, Yarumito. Niños y niñas de la vereda El Salado Prados del Campo, El Limonar, Barichara Barrio Salinas Parte central Sector educativo Barichara Sector educativo San José, El Salado, Yarumalito y Montañita

Recreación, esparcimiento y socialización de niños y niñas

Espacios para la recreación infantil y de la tercera edad Terminar parquecito

Desarrollar zonas Parques lineales de protección Parque ecológico ambiental Mantenimiento quebrada

Conclusiones sobre espacio público para la diversidad natural y cultural Recreación y socialización. La situación más crítica se presenta con la carencia de espacios de recreación y esparcimiento tanto rurales como urbanos, en especial los que presten atención a la población infantil y de la tercera edad. Igualmente crítica es la ausencia de sedes sociales en la urbanización Barichara y las veredas. En un segundo nivel de criticidad está la carencia de sedes sociales, ludotecas y viejotecas en barrios y veredas, así como el mantenimiento de las existentes. La comunidad plantea la urgencia de abrir una oferta de recreación para el turismo, que incluya la construcción de parques recreativos rurales con piscinas. También merece atención el mantenimiento de las instalaciones existentes. Recreación y deportes. La situación más crítica se presenta por la ausencia de escenarios deportivos en las veredas. En segundo nivel, la insuficiencia de escenarios deportivos en establecimientos educativos y en diferentes localidades del corregimiento. Recreación, esparcimiento y socialización de niños y niñas. La situación más crítica se da en las urbanizaciones y veredas que no poseen espacio público adecuado para la recreación, la socialización y el esparcimiento de niños y niñas. Zonas de protección ambiental. La gran aspiración del sector educativo es la creación de un parque ecológico en el corregimiento.

4. Tener vivienda digna Garantizar la construcción y el acceso de la población a vivienda digna, según estándares de calidad y de equipamientos de uso colectivo asociados a la vivienda (vida digna; cultura; participación; movilidad; recreación, esparcimiento, socialización y deportes; protección ambiental, comercio y cultos religiosos). PROGRAMA 4. Tener vivienda digna Subprogramas 4.1 Regulación y control de la calidad de la vivienda 4.2 Asignación de vivienda digna para familias desplazadas 4.3 Asignación de vivienda digna para familias que viven en zonas de alto riesgo 4.4 Implementar programas para el mejoramiento de vivienda 4.5 Implementar políticas de subsidio y crédito para el acceso a vivienda digna Subprogramas 4.1 Regulación y control de la calidad de la vivienda Regulación y control de la calidad de la vivienda, la densidad habitacional urbana y rural, y la capacidad del 

2

Plan de Acción
equipamiento de uso colectivo asociado a la vivienda, por medio de la revisión del POT, la implementación de planes parciales, las licencias de construcción y la revisión de la estratificación en la zona rural. 4.2 Asignación de vivienda digna para familias desplazadas Implementar un programa de asignación de vivienda digna a familias desplazadas. 4.3 Asignación de vivienda digna para familias que viven en zonas de alto riesgo Implementar un programa de asignación de vivienda digna a familias que viven en zonas de alto riesgo. 4.4 Implementar programas para el mejoramiento de vivienda Implementar un programa para el mejoramiento de viviendas en las veredas y la zona urbana. 4.5 Implementar políticas de subsidio y crédito para el acceso a vivienda digna Garantizar el acceso a la vivienda digna y de interés social.

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Equipamientos colectivos suficientes en los actuales y nuevos proyectos de vivienda Control a la expansión urbana Revisar estratificación para impuestos y costos de servicios en la zona rural Control de licencias de construcción Vigilar a través de veedurías la ejecución de planes parciales para garantizar el cumplimiento de obligaciones Definir cota de densificación Asignación de vivienda digna para familias desplazadas Asignación de vivienda digna para familias que viven en zonas de alto riesgo Planes de vivienda digna para familias desplazadas Parte central Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

El Limonar

Vereda San José

Jóvenes y mujeres. El Limonar

Todas las veredas

Regulación y control de la calidad de la vivienda

Todas las veredas

Todas las veredas

El Limonar, Parte central

Mujeres, El Limonar, Parte central Jóvenes. El Limonar, Parte central Vereda San José

Reubicar familias en alto riesgo

Parte central

Montañita, La Verde, La Florida 

3

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Subprograma Implementar una política para el mejoramiento de vivienda Iniciativa - Proyecto de la comunidad Mejoramiento de vivienda Terminar Barichara Garantizar acceso a la vivienda (subsidio) Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: El Limonar, San José Barichara San José, Montañita, La Verde, La Florida, Astillero Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Santa Rita, La Pradera, La Verde

Implementar políticas de subsidio y crédito Vivienda digna para la para el acceso a tercera edad vivienda digna Programa de vivienda comunitaria

El Limonar

El Limonar El Limonar

Conclusiones sobre tener vivienda digna Aquí se presentan cuatro tipos de situaciones todas igualmente críticas: 1) La necesidad de un programa de mejoramiento de viviendas rurales y de reubicación de las viviendas en alto riesgo que tiene el corregimiento. 2) El control de la expansión urbana formal (control de licencias) e informal (venta de terrenos). 3) Cumplimiento (con veedurías) de las obligaciones en materia de espacio público y equipamientos de uso colectivo en los nuevos desarrollos inmobiliarios de vivienda, y subsanar las carencias dejadas por los desarrollos inmobiliarios del pasado en materia de equipamientos sociales. 4) Garantizar a la población, tanto urbana como rural del corregimiento, el acceso a los subsidios así como a los programas de vivienda que se desarrollen en él. En un segundo nivel está la

revisión de la estratificación y una política de vivienda digna para la tercera edad. 5. Conectividad y movilidad Mejorar la conectividad y la movilidad automotriz y peatonal, con criterios de equidad, ambientales y de justicia social.

PROGRAMA 5. Conectividad y movilidad
Foto 15. (Autor: Santiago Vergara, 2007).

Subprogramas 5.1 Mejorar la malla vial en el corregimiento 5.2 Mejorar la Conectividad interveredal 5.3 Ampliar la cobertura del transporte urbano y rural 5.4 Implementar proyectos de transporte alternativo 5.5 Mejorar la movilidad de peatones y de personas en situación de discapacidad 5.6 Descongestión del Parque central 5.1 Mejorar la malla vial en el corregimiento Mejorar la red vial procurando el acceso a la parte central, la ampliación de las vías, y el acceso a las veredas. 5.2 Mejorar la conectividad interveredal Mejorar la Conectividad interveredal, con construcción de vías de acceso y el mejoramiento de vías. 

4

Plan de Acción
5.3 Ampliar la cobertura del transporte urbano y rural Ampliación de cobertura, de rutas y de acceso al sistema de transporte. 5.4 Implementar alternativo proyectos de transporte 5.5 Mejorar la movilidad de peatones y de personas en situación de discapacidad Mejorar la movilidad de peatones y de las personas en situaciones de discapacidad. 5.6 Descongestión del Parque central Descongestionar el Parque central. Implementar otras alternativas de movilidad para el corregimiento. Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - proyecto de la comunidad Ampliación, mejoramiento y restauración de la malla vial del corregimiento Adecuación vías de acceso a veredas Mejorar transporte Construir variante Demarcar zonas escolares El Limonar Sector educativo Jóvenes pertenecientes al Colegio Empresarial, sector educativo Sector educativo, El Limonar, veredas San José, Montañita y El Salado Sector educativo, El Limonar – Vereda San José Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Parte central, sector educativo, El Limonar, Jóvenes Colegio Empresarial Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

San José

Mejorar la malla vial en el corregimiento

Veredas Montañita y Astillero Todas las veredas Sector educativo

Mejorar la conectividad interveredal

Mejoramiento de la conectividad interveredal con construcción de vías de acceso a Prado y Barcino Adecuar el sistema de transporte

El Limonar

Ampliar la cobertura del transporte urbano y rural

Asamblea Sector educativo Sector educativo Asamblea Sector educativo, El Limonar Parte central Parte central

Ruta intermedia para sector educativo Cuadradero en El Limonar Crear eco ruta San Antonio - Pueblo Viejo - La Estrella. Ciclorutas urbanas y rurales

Implementar proyectos de transporte alternativo

Todas las veredas 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Subprograma Iniciativa - proyecto de la comunidad Andenes en unidades residenciales, áreas escolares y vías de alto tráfico Construcción de puentes peatonales sobre quebradas Mejorar movilidad peatonal para limitados físicos Construir paradero cubierto parte Central Puente peatonal junto al puente Aragón Mejorar movilidad peatonal entorno al puente peatonal sobre la quebrada y facilitar el acceso de limitados físicos a sus viviendas Organizar ocupación espacio público sector comercial Descongestión del Parque Central Despejar parque central y prohibir paso vehículos pesados Construir zona de parqueo para liberar parque central El Limonar San José Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Parte central Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Parte central y barrios Personas en situación de discapacidad

Todas las veredas

Mejorar la movilidad de peatones y de personas en situación de discapacidad

Barichara

Sector productivo económico Parte central

Parte central

Conclusiones sobre conectividad y movilidad Conectividad y movilidad. Las situaciones más críticas se refieren a la ampliación y el mejoramiento de la malla vial, el mejoramiento de la conectividad interveredal, la adecuación de las vías de acceso a las veredas, y el mejoramiento del transporte a las veredas. La demarcación de zonas escolares también se presenta como crítica. En un segundo nivel está el mejoramiento de los circuitos de transporte para la población escolar, y crear eco-ruta San Antonio–Pueblo Viejo–La Estrella–Parte Central. Movilidad de peatones y de personas en situación de discapacidad. Es crítica la carencia de andenes en urbanizaciones y zonas escolares, así como de

puentes sobre quebradas en la zona rural y el área urbana. También es urgente mejorar la movilidad de los limitados físicos en el área urbana y liberar el parque de vehículos pesados. En general, se debe mejorar la movilidad peatonal en el corregimiento. Igualmente es crítica la situación de Barichara, en cuanto a movilidad, transporte y falta de adecuaciones para facilitar el acceso de personas en situación de discapacidad. 6. Equipamiento privado de uso colectivo Potenciar la construcción de equipamientos de propiedad privada y uso colectivo para establecer actividades comerciales, de esparcimiento y recreación, y lugares para el ejercicio de prácticas religiosas. 

6

Plan de Acción
PROGRAMA 6. Equipamiento privado de uso colectivo 6.1 Equipamiento de propiedad privada para actividades comerciales y de esparcimiento Potenciar el desarrollo de zonas comerciales adecuadas en las diferentes centralidades (centro urbano, barrios, unidades residenciales y veredas), con el fin de garantizar la accesibilidad al consumo de productos, actividades de esparcimiento y servicios de primera necesidad. 6.2 Equipamiento de propiedad privada para el culto y las prácticas religiosas Favorecer la construcción de lugares para el ejercicio de prácticas religiosas en las veredas, barrios y urbanizaciones

Subprogramas 6.1 Equipamiento de propiedad privada para actividades comerciales y de esparcimiento. 6.2 Equipamiento de propiedad privada para el culto y las prácticas religiosas

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Zonas comerciales en barrios Comercios de primera necesidad Construcción de equipamientos comerciales (tipo mall) en las nuevas urbanizaciones, y la parte central del corregimiento Centro de acopio para cultivadores Plaza de mercado Quioscos adecuados para ventas ambulantes Hotel Sala de cine Banco Iglesia Equipamiento de propiedad privada para el culto y las prácticas religiosas Rampa para tener acceso a la Iglesia de San Antonio de Padua Espacio para celebrar misa Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: El Limonar y San José Todas las veredas Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Equipamiento de propiedad privada para actividades comerciales y de esparcimiento

Red de vecinos y amigos, Barichara, Sector Institucional

Red de vecinos y amigos, Sector Institucional Red de vecinos y amigos, Institucional Sector Institucional Sector Institucional Sector Institucional Sector Institucional Prados del Campo Personas en situación de discapacidad

Todas las veredas

Veredas Potrerito, La Verde, El Salado, Astillero y La Florida 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Conclusiones sobre equipamiento privado de uso colectivo La situación más crítica se presenta en la ausencia de comercios de primera necesidad en barrios y veredas, así como en un centro de acopio para los agricultores de la zona rural. La zona urbana presenta serias carencias en materia de equipamientos como teatro, hotel, banco y plaza de mercado. Síntesis de las conclusiones sobre los requerimientos expresados en la participación comunitaria Área rural Las áreas rurales acusan un abandono crítico en las condiciones generales de su hábitat. Esta situación está empeorando aceleradamente la calidad de vida de la población rural, con graves consecuencias para su sostenibilidad socioeconómica y cultural, y las consecuencias negativas que ello conlleva en términos del favorecimiento de la urbanización irregular y la problemática del área rural. Esta situación además puede llegar a agravarse si no se garantiza un cambio de esta tendencia en el desarrollo de las áreas de expansión definidas por el POT para el corregimiento, y si no se cumplen a cabalidad el régimen de cargas y beneficios y los aprovechamientos y las obligaciones urbanísticas que se prevean para los planes parciales que estas áreas contienen, que, ojalá, contribuyan al mejoramiento general de su parte urbana, y que además cubran las necesidades generadas por la nueva población que habrán de incorporar. Área urbana Las principales situaciones críticas de hábitat se refieren a la acumulación de déficit, generado por el proceso de densificación acelerada y profundamente desequilibrada que ha tenido lugar en la parte baja del corregimiento con la construcción de desarrollos habitacionales en los últimos 20 años, dirigidos a estratos 1 y 2, sin los correspondientes equipamientos y espacios públicos requeridos para el desarrollo equilibrado y digno de la vida de su población residente, lo que a su vez se ha reflejado en la congestión y saturación de los servicios y equipamientos existentes en la parte central. 

Plan de Acción

Línea estratégica tres: Ambiental
San Antonio de Prado, con calidad ambiental y oferta natural para el corregimiento, el municipio de Medellín y el sur del valle de Aburrá

Foto 16. Izquierda, quebrada Doña María. Derecha, El Romeral (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

Presentación Esta línea estratégica desarrolla el propósito de promover la valoración, visibilización y conocimiento a fondo de las potencialidades y los límites de los bienes naturales de San Antonio de Prado, como aporte a la sostenibilidad ambiental, social y económica del corregimiento, el municipio de Medellín y el sur del valle de Aburrá. Su punto de partida está en el reconocimiento social e institucional de su importancia estratégica como bienes ambientales, pues de ello depende su conservación y su permanencia como bienes comunes de la población que habita los territorios que reciben su influencia. Se considera desde la actuación ambiental que para disfrutar de un corregimiento sano, como lo designa la Constitución Nacional, es necesario reestablecer los niveles adecuados de calidad ambiental, que se han deteriorado de manera paulatina a causa de la declaración como zona de expansión urbana, cuyos proyectos de construcción densifican sin aportar valores ambientales; la degradación ambiental de los recursos naturales (agua, suelo y aire); la escasa cultura ambiental de la población, y el deterioro ambiental por el mal manejo de los residuos sólidos y su transporte al Relleno Sanitario El Guacal.

Para avanzar en el mejoramiento de la calidad ambiental y en la constitución de valores ambientales, económicos y de uso social de los recursos naturales, se han formulado los siguientes programas:

San Antonio de Prado, ambientalmente sano y con oferta natural para el municipio de Medellín 1. Conservación y uso social, con fines de recreación y esparcimiento, de los ecosistemas estratégicos, el patrimonio natural, y las cuencas y microcuencas del corregimiento 2. Manejo sostenible del recurso suelo 3. Reconocimiento y control de los estándares de calidad y de la normatividad ambientales 4. Manejo integral de residuos sólidos 5. Cultura y educación ambientales 6. Gestión y política ambientales 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Situación actual Riqueza y potencialidades ambientales Muchos son los factores que constituyen la riqueza ambiental del corregimiento: el agua que circula por la cuenca de la quebrada Doña María y las 91 microcuencas que la tributan, una gran red hídrica que ha abastecido históricamente de agua a su población, a los sistemas de riego para sus parcelas agropecuarias, a los acueductos comunitarios y veredales, a las Empresas Públicas de Medellín, y a las empresas privadas. Todo este potencial de agua, favorecido por la diversidad del relieve y la alta humedad que posee el territorio, se convierte en un recurso estratégico tanto para el corregimiento como para el municipio de Medellín y la región, sobre todo en el momento actual, cuando se registra un aumento acelerado del consumo de agua potable y de la degradación de los sistemas hídricos, y las tendencias de privatización en el orden nacional y mundial de este bien común. En el mapa 4 de servicios ambientales se aprecian las captaciones de agua que se toman de la quebrada Doña María y sus afluentes. De otro lado, en San Antonio de Prado se encuentran ubicadas dos de las cinco zonas de reserva ecológicas más importantes que posee el municipio de Medellín:1 la Reserva Forestal El Romeral (5.375 hectáreas) y el Distrito de Manejo Integrado Cerro del Padre Amaya (4.200 hectáreas). Ambas reservas son portadoras de bienes y servicios para sus habitantes, el municipio y el sur del Área Metropolitana, ya que abastecen acueductos comunitarios, regulan el clima, controlan procesos de erosión, participan en la formación de suelo, conservan recursos genéticos, poseen sitios de interés arqueológico, cuentan con lugares para la adecuación de parques, jardines zoológicos y botánicos y actividades ecoturísticas, y son refugio de especies endémicas, y fuente para la investigación de la biodiversidad que aún conservan. De la reserva del cerro del Padre Amaya hace parte la formación Barcino, que constituye la divisoria de aguas de la cuenca de la Doña María. Esta formación, junto con las dos reservas mencionadas, constituye un ecosistema estratégico de gran importancia que debe ser valorado y reconocido en sus dimensiones socioambiental, económica, cultural, histórica y de la diversidad ecológica que aún permanece, y que debe Estas ofertas ambientales han sido poco valoradas por la ciudad, que ha desestimado tal servicio, a pesar de la abundante riqueza de recursos con que cuenta la región. Hoy en día, sin embargo, al agravarse la situación ambiental local y regional, después de que la ciudad pequeña de hace 50 años se convirtiera en metrópoli, integrara en su dinámica urbana a los municipios del valle, y urbanizara aceleradamente los mejores territorios rurales de sus corregimientos, se hace necesario reconsiderar las políticas para el manejo de esta riqueza, y visualizar estos bienes ambientales desde su importancia para la sustentabilidad del municipio de Medellín y del valle de Aburrá en su conjunto. La presencia de comunidad campesina es un potencial para la conservación de estos recursos, pero su población ha disminuido por el escaso apoyo del Estado para vivir con dignidad en el campo y para mantener las condiciones de productividad de sus parcelas. Según el Censo Agropecuario de 2000,2 el área rural tiene 4.252 habitantes, una población aparentemente muy pequeña con respecto a la de la ciudad, pero de suma importancia, desde la perspectiva ambiental, para la acción estratégica del manejo, la protección, la restauración y la conservación de estos ecosistemas vitales y estratégicos. La franja donde se encuentra localizada la población campesina, con sus sistemas tradicionales de producción agrícola en pequeñas parcelas, hace de ésta la alternativa para establecer una “franja viva”, el gran cinturón de amortiguación protector de los ecosistemas, y a la vez para cuidar y manejar estos recursos. Esta comunidad posee los saberes ancestrales que le permitirían adquirir conciencia de la conservación de estos ecosistemas y la capacidad técnica y humana para mantenerlos. En el mapa 5 se aprecia la gran riqueza natural que posee el corregimiento. ser conservada para que las generaciones presentes y futuras puedan hacer uso y disfrutar de ellas.

El Municipio de Medellín posee áreas en cinco zonas de importancia para la conservación de los recursos naturales: El Parque Regional ARVÍ, la Reserva Forestal de El Romeral, el bosque Pico Manzanillo, el Distrito de Manejo Integrado Cerro del Padre Amaya y la Serranía de Las Baldías. Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación, Memoria Justificativa Plan de Ordenamiento Territorial. Ajuste al Acuerdo 062 de 1999. 2006, pp. 50–53. 2 Alcaldía de Medellín, Secretaría de Desarrollo Social, Censo agropecuario 2000, p. 25.
1 

0

Plan de Acción
Mapa 4. Captaciones de agua y cobertura de alcantarillado
821000 824000 827000

Municipio de Corregimiento Ebéjico Palmitas

1186000

Corregimiento San Cristóbal

a

El Astillero

aM
ar í

Gu

D

a

ap

an

t

C aj o

ne s

Q. Doña Maria

Yarumalito

Corregimiento Altavista

1180000

Ya

r um

ali to

H-MECUCO-1426
Que

l arg

a

El Salado

Municipio de Heliconia

H-METECO-1223 Q. Larga (Margen derecha) Q. El Caratejo Q. La Chata

H-METECO-1053

1177000

La Montañita
C a nde l a

H-MESECO-1054

H-ITTECO-1884

H-METECO-1009 H-METECO-960 Q. La Despensa M acan a

Q. Barro Azul

P La

op

a la

S I (pico de Manzanillo)

H-MECUCO-782

Potrerito
uala Man g Q. La Manguala L a Q. La Manguala

Zona Urbana
C ab uya la

d Pie

ra

Parque

go

r

da

La María

El Rosario

Q. La Manguala

Zona de Expansión
L a Lim on a

Municipio de Angelópolis
1174000

Olivares

La Florida
H-METECO-1897 H-ESCUCO-594 H-ITCUSO-451

San Antonio de Prado

Municipio de Itagüí

San José

0

500

1,000

2,000
821000

3,000

4,000 Km
824000

Municipio de La Estrella
827000

PLAN DE DESARROLLO PARTICIPATIVO DEL CORREGIMIENTO SAN ANTONIO DE PRADO - MUNICIPIO DE MEDELLÍN
Mapa de captaciones de agua y cobertura de alcantarillado
Acueductos EPM Acueductos veredales Juntas de Acción Comunal (Agua) Asociaciones de usuarios Cobertura de alcantarillado
Información cartográfica
Proyección Cartográfica: Medellín Local Sistema de proyección: Azimutal Equidistante Elipsoide: Internacional 1924, Datum Bogotá

Red hídrica División predial División veredal División corregimental Zona de expansión urbana
Fuentes y Escala de información
Cartografía Base: Mapa Digital de Medellín Proyecto SIGAME, 1998, formato DGN. Escala 1:2.000 para área urbana y 1:5.000 para área rural

Caminos rurales Vía existente urbana Vía existente rural Vía proyectada urbana Vía proyectada rural

Elaboración
Ing. Alejandro Becerra Romero Diciembre de 2007

Fuente: Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila.

1174000

1177000

La Verde

Q. La Isabela H-METECO-1008

1180000

Zona Rural

1183000

1183000

Fr iso l

Q. Aguapante

e

1186000
La

a br

da 

1

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
La contaminación del agua inadecuado de las quebradas y el manejo En el estudio mencionado de la Agenda Ambiental se realizó la investigación sobre el estado de los retiros en las orillas y la calidad de las aguas de las quebradas La Despensa, La Sorbetana, La Zorrita, La Manguala y La Limona; una muestra importante de la red hídrica del corregimiento, ya que son tributarias de acueductos comunitarios y de las Empresas Públicas de Medellín. La situación de las orillas y de la calidad del agua que se describe en la tabla 18, muestra que la mayoría de ellas se encuentran en estado entre regular y malo. Los retiros de las orillas se hallan muy deteriorados (con excepción en la cuenca alta), pues son invadidos por viviendas e infraestructura, potreros, cultivos y plantaciones y se presentan socavamientos y derrumbes en las orillas del cauce. El deterioro de este recurso vital es necesario considerarlo en “alerta alta”, porque su manejo y conservación son estratégicos para garantizar el suministro de agua de un buen número de usuarios que se abastecen de los acueductos comunitarios, de los de Empresas Públicas, y de las abundantes captaciones privadas que toman el agua de la red hídrica que forma la quebrada Doña María. Manejo inadecuado de los residuos sólidos El deterioro de la calidad del agua se ve avanzar con bastante rapidez, tal y como lo constatan los estudios recientes de la Agenda Ambiental Corregimental, al encontrar que la calidad del agua en la quebrada La Despensa había cambiado en muy corto tiempo: “En la parte media de La Despensa en el año 2005 se presentaban cangrejos y anfibios; en 2007 en el mismo sitio ahora estas especies han desaparecido y fueron reemplazadas por Tubifex, indicador de alta contaminación por materia orgánica”.3 Este indicador manifiesta que en dos años la quebrada ha perdido su vida acuática y pasó a ser una quebrada “muy contaminada”, calificación que se obtiene al encontrar este microorganismo Tubifex en un cuerpo de agua. El problema del manejo inadecuado de los residuos sólidos se presenta tanto en el sector urbano como en el rural. En el rural, porque la recolección sólo se hace por las vías principales, y queda buena parte de la población sin la cobertura de la recogida: en el urbano, por la existencia de botaderos de residuos a campo abierto, en lugares como orillas de quebradas y zonas verdes, lo que genera un problema sanitario y de deterioro del paisaje urbano. Además, los recipientes públicos para depositar las basuras, como canecas y contenedores, son insuficientes, y no opera la separación en la fuente de los residuos orgánicos e inorgánicos.

La contaminación del agua y el manejo inadecuado de las quebradas y los nacimientos es un sentir general de la comunidad rural y urbana que participó en la elaboración del Plan de Desarrollo Participativo. Esta realidad es evidente, y certificada por los diferentes estudios que se han realizado sobre la calidad del agua, como el de Hidramsa en el año 2001, y el de la Agenda Ambiental Corregimental en el año 2007. El agua se contamina por múltiples factores que continúan sin control sanitario, relacionados con las actividades agropecuarias e industriales: las excretas de los cerdos, utilizadas sin tratamiento para abonar los potreros, y que terminan en las corrientes de agua debido a la escorrentía de las aguas lluvias; los residuos de la agroindustria de lácteos; las descargas directas de aguas residuales domésticas de viviendas aisladas y de urbanizaciones; los residuos sólidos depositados en las orillas y en los cauces; las actividades de extracción de material de playa de las quebradas y los depósitos de escombros en sus orillas, y líquidos residuales del lavado de carros.

Alcaldía de Medellín, Secretaría del Medio Ambiente – Unión Temporal SADEP Consultoría para la formulación de la agenda ambiental local para el , corregimiento de San Antonio de Prado y bases para la implementación del sistema de gestión ambiental corregimental, 2007, p. 424.
3 

2

Plan de Acción
Mapa 5. Mapa de intervención POT de preservación ambiental.

Fuente: Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila. (Cartografía base: Mapa digital de Medellín. Proyecto SIGAME, 1996, formato DGN) 

3

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Tabla 18. Indicadores de la calidad del agua y estado de las orillas

Quebrada La Despensa - Alta La Despensa - Media La Despensa - Baja La Sorbetana - Alta La Sorbetana - Media La Sorbetana - Baja La Manguala - Alta La Manguala - Media A La Manguala - Media B La Manguala – Baja La Limona Alta La Limona – Media La Limona – Baja La Zorrita – Alta La Zorrita – Media La Zorrita – Baja

Calidad de la orilla Bueno Malo Malo Bueno Bueno Malo Bueno Regular Malo Malo Bueno Regular Malo Regular Regular Regular

Índice 3 1 1 3 3 1 3 2 1 1 3 2 1 2 2 2

Calidad del agua Buena Regular Regular Regular Regular Regular Buena Regular Regular Mala Regular Regular Regular Regular Regular Mala

Índice 3 2 2 2 2 2 3 2 2 1 2 2 2 2 2 1

Fuente: Alcaldía de Medellín, Secretaría del Medio Ambiente – Unión Temporal SADEP Consultoría para la , formulación de la agenda ambiental local para el corregimiento de San Antonio de Prado y bases para la implementación del sistema de gestión ambiental corregimental, 2007, pp. 443, 453.

El problema de la inadecuada disposición de escombros y residuos sólidos, que son tirados en las vías rurales, los potreros y zonas verdes, se identifica como un problema ambiental muy significativo, según el diagnóstico realizado en los recorridos de campo para la elaboración de la Agenda Ambiental Corregimental de 2007. Se han realizado varios proyectos para la implementación del Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos, sin que hasta ahora se logren buenos resultados, lo cual se atribuye a la discontinuidad de los procesos educativos y a la poca participación de la población en la identificación y gestión del problema del manejo de los residuos.

El Relleno Sanitario El Guacal funciona desde el año 2005, la operación está a cargo de la empresa Enviambientales, EVAS S. A., y se destina para depositar los residuos sólidos de los municipios del sur del valle de Aburrá. El problema ambiental de esta obra es que los vehículos que transportan los residuos pasan por las vías principales y el parque central de San Antonio de Prado, generan ruido y malos olores, riegan líquidos lixiviados provenientes de la carga que transportan, y ocasionan, además, altas y permanentes congestiones en las vías por la alta frecuencia de tránsito de los vehículos. 

4

Plan de Acción

Foto 17. Vereda Astillero (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

Deterioro de los recursos naturales y la biodiversidad Los usos del suelo que predominan en la parte alta de la cuenca de la quebrada Doña María son de plantaciones forestales, rastrojos altos y potreros en pastos mejorados; en su parte media las explotaciones pecuarias, constituidas por porcícolas tecnificadas y galpones para la producción de huevos y pollos, y en su parte media y baja predominan los asentamientos humanos, con alta densificación de vivienda y fincas de recreo. Las actividades agrícolas son un factor de deterioro ambiental. Las tecnologías inapropiadas empobrecen los suelos y propician procesos de erosión y contaminación de aguas por los vertimientos directos de residuos domésticos y el uso de agroquímicos, que llegan indirectamente a las quebradas por las escorrentías de las aguas lluvias. Los bienes y servicios ambientales que ofrecen los ecosistemas estratégicos del corregimiento se ven cada vez más amenazados a causa de la expansión de la frontera forestal y ganadera hacia las zonas de amortiguamiento y las prácticas agrícolas inapropiadas sobre el suelo. También se presenta en San Antonio de Prado un alto consumo de madera y productos del bosque por encima del promedio rural en Medellín, por los altos precios de la energía eléctrica y los bajos ingresos de los pobladores rurales, quienes se ven obligados a extraer leña de los bosques para cocinar alimentos. El crecimiento acelerado del urbanismo en San Antonio de Prado es un riesgo constante para la protección y conservación de los recursos naturales y la permanencia de la comunidad campesina, puesto que las mejores tierras para la agricultura son igualmente muy aptas para la construcción de vivienda. También se presenta que estas urbanizaciones no cumplen estrictamente con los planes que exige la normatividad ambiental. Es un reto importante para la comunidad pradeña crear los mecanismos e instrumentos necesarios para garantizar que los nuevos proyectos de construcción cumplan con la reglamentación ambiental y urbanística vigente, y así evitar que continúe el deterioro de los recursos naturales del corregimiento. La educación y la cultura ambientales A la naturaleza se la ha considerado ilimitada para su explotación y degradación y sin reconocer que es esencial para mantener la vida de todos los seres humanos y la vida en el planeta. La construcción de una cultura ambiental y la implementación de programas 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
de educación ambiental en los ámbitos escolar y comunitario, son las alternativas fundamentales para cambiar la relación de dominio que ha existido de los seres humanos con la naturaleza. En San Antonio de Prado se han dado pasos para construir los procesos de educación ambiental con la implementación en los colegios y escuelas de los Proyectos Ambientales Escolares —PRAES—, pero es necesario fortalecer estos procesos con apoyo económico y formación, para mejorar la calidad de la educación ambiental que se imparte si se pretende crear la conciencia del cuidado y respeto por el medio ambiente. Existe la preocupación por el cuidado y la conservación del entorno ambiental por parte de organizaciones de la sociedad civil, como la Corporación Comité Pro Romeral, la Corporación Ciudad Rural, y la Mesa Ambiental (en la que participan juntas de acción comunal y juntas administradoras de acueductos veredales), que mantienen una dinámica de trabajo mediante la cual se promueve la sensibilización y la educación por la protección, restauración y conservación de los recursos naturales. Estas organizaciones hacen un esfuerzo importante, pues son pocos los recursos económicos y técnicos que ofrece el Estado para cubrir estas necesidades de promoción y construcción de la cultura ambiental. Plan de acción de la línea estratégica Imagen objetivo San Antonio de Prado conserva, cuida, visibiliza y promociona, con fines de recreación y esparcimiento, el uso social de la biodiversidad y sus recursos naturales, considerando las necesidades de su población actual y futura, y constituyendo sus ecosistemas estratégicos como valor ambiental, cultural y de uso, lo que permite mayor sustentabilidad ambiental del corregimiento, el municipio de Medellín y el valle de Aburrá. La educación y la cultura ambientales contribuyen a la acción social y política por la defensa y preservación de sus recursos naturales como bienes públicos. Programas, subprogramas y proyectos 1. Conservación y uso social, con fines de recreación y esparcimiento, de los ecosistemas estratégicos, el patrimonio natural, y las cuencas y microcuencas Conservar, proteger y potenciar el uso social, con fines de recreación y esparcimiento, de los ecosistemas estratégicos, las cuencas y microcuencas hidrográficas y los nacimientos de agua, mediante la reforestación con plantas nativas, el manejo adecuado de regeneración controlada para restituir la biodiversidad típica de los ecosistemas, el manejo adecuado del retiro de orillas de quebradas, la conservación de la vegetación en los nacimientos, la reconversión agroecológica de los sistemas de producción agropecuarios, el establecimiento de prácticas y tecnologías respetuosas del medio ambiente, la permanencia de la cultura campesina, el aprovechamiento de la riqueza natural teniendo en cuenta las necesidades de la población presente y futura, y la implementación de programas educativos y de recreación que apoyen esta conversión cultural y tecnológica.

PROGRAMA 1. Conservación y uso social, con fines de recreación y esparcimiento, de los ecosistemas estratégicos, el patrimonio natural, y las cuencas y microcuencas Subprogramas 1.1 Conservar, proteger y potenciar el uso, con fines de recreación y esparcimiento, de cuencas hidrográficas, quebradas y nacimientos 1.2 Conservar, proteger y potenciar el uso, con fines de recreación y esparcimiento, de los ecosistemas estratégicos y la biodiversidad

Subprogramas 1.1 Conservar, proteger y potenciar el uso, con fines de recreación y esparcimiento, de cuencas hidrográficas, quebradas y nacimientos Manejar sosteniblemente las cuencas hidrográficas, las orillas de las quebradas y los nacimientos de agua mediante procesos de regeneración controlada, restitución de la biodiversidad característica y establecimiento de prácticas de conservación y protección como la reforestación con plantas nativas, 

6

Plan de Acción
el manejo adecuado de los retiros de las quebradas, la agroecología y la producción limpia en las agroindustrias. 1.2. Conservar, proteger y potenciar el uso, con fines de recreación y esparcimiento, de los ecosistemas estratégicos y la biodiversidad Conservar, proteger, restaurar y potenciar el uso, con fines de recreación y esparcimiento, de los ecosistemas estratégicos y la biodiversidad que poseen las franjas y espacios verdes urbanos y rurales, estableciendo un sistema de corredores biológicos entre las diferentes coberturas vegetales de protección y conservación, de tal manera que se mantenga la riqueza ambiental y se contribuya a la sustentabilidad ambiental del corregimiento, el sur del Área Metropolitana y el valle de Aburrá. Iniciativas - Proyectos de la comunidad4
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Reforestar los bordes de las cuencas hidrográficas con especies nativas Cuencas hidrográficas, quebradas y nacimientos Siembra de árboles medicinales en los bordes de las quebradas Proteger y recuperar los nacimientos de agua Mejorar y cuidar las quebradas La Isabela, La Dispensa y La Trinidad Conservación de los ecosistemas estratégicos y la biodiversidad Manejo sostenible de la biodiversidad ambiental Conservación de fronteras verdes Protección y recuperación de espacios naturales Parte central Parte central Jóvenes de El Limonar Sector educativo Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Veredas Montañita, El Salado, Yarumalito y La Florida Vereda La Verde Veredas Yarumalito y Potrerito Veredas La Verde y Montañita

Foto 18. Quebrada Doña María (Autor: Santiago Vergara, 2007)

En las tablas se describen las iniciativas comunitarias propuestas en el proceso de formulación del Plan de Desarrollo Participativo. Se presenta un código mediante tramas que valoran la prioridad de cada iniciativa:
4

Nivel alto de prioridad, requiere atención inmediata ya que se está afectando las condiciones básicas de las personas. Nivel medio alto de prioridad, es muy importante realizar esta acción, ya que se está afectando las condiciones de bienestar de las personas. Nivel medio de prioridad, es necesario realizar esta acción para garantizar su permanencia en el tiempo. 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Protección de espacios ambientales como la huerta agroecológica de El Limonar Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Jóvenes de El Limonar Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Conclusión sobre conservación y uso social La comunidad considera que es muy importante actuar sobre la reforestación de los bordes de quebradas y cuencas hidrográficas con especies nativas y árboles medicinales, la protección y recuperación de los nacimientos de agua y de las quebradas en general, y la protección de espacios ambientales como la huerta agroecológica de El Limonar. En un segundo nivel, se propone el manejo sostenible de la biodiversidad ambiental, la conservación de fronteras verdes y la protección y recuperación de otros espacios naturales. Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Recuperación y manejo sostenible del suelo Iniciativa - Proyecto de la comunidad Recuperación de las zonas degradas del suelo

2. Manejo sostenible del recurso suelo Manejar y recuperar el suelo degradado mediante prácticas y tecnologías forestales y agroecológicas adecuadas, ajustar los conflictos presentados entre los usos potenciales y los usos actuales del suelo en la zona rural, respetar sus usos potenciales y de soporte para las actividades productivas agropecuarias y agroindustriales, e incidir políticamente para que el Estado apoye esta iniciativa mediante programas que incentiven la conservación de los suelos.

Nivel de prioridad

Sector urbano. Expresado por: Parte central y sector cultural

Nivel de prioridad

Sector rural. Expresado por:

Conclusión sobre manejo sostenible del suelo El suelo del corregimiento es frágil y presenta varios tipos de erosión. Se considera importante actuar sobre las zonas degradas y manejar los suelos con las técnicas agroecológicas para garantizar su conservación. 3. Reconocimiento y control de los estándares de calidad y la normatividad ambientales Exigir, controlar y promover el cumplimiento de los estándares de calidad ambiental y la normatividad ambiental existente, con el fin de evitar la contaminación por vertimientos de aguas a las quebradas, emisiones de gases contaminantes al aire, impedir los botaderos a campo abierto de los residuos sólidos; domésticos y de escombros, y controlar y hacer seguimiento al cumplimiento de requerimientos ambientales, de calidad y espacio público a los Planes Parciales y otros desarrollos urbanos.

PROGRAMA 3. Reconocimiento y control de los estándares de calidad y la normatividad ambientales

Subprogramas 3.1 Cumplimiento de la normatividad ambiental y educación sobre ella 3.2 Control de la contaminación del agua y el aire

3.1 Cumplimiento de la normatividad ambiental y educación sobre ella Dotar con los recursos humanos y técnicos necesarios para hacer cumplir los estándares de calidad y la 

Plan de Acción
normatividad ambientales y educar a la comunidad sobre ellos, con el fin de controlar los diferentes problemas ambientales que se presentan. 3.2 Control de la contaminación del agua y el aire Controlar por vía normativa y educativa, y de acuerdo con las normas establecidas en la reglamentación ambiental, la contaminación de las quebradas por los vertimientos de residuos de estiércol de cerdos, residuos sólidos y líquidos domiciliares, y aceites; del aire por la emisión de gases de fuentes fijas y móviles, y por las emisiones de ruido.

Foto 19. Urbanización Compartir. (Autor: Santiago Vergara, 2007)

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Fortalecer la normatividad ambiental, darla a conocer y ampliarla Multas y sanciones a las personas que arrojan escombros y basuras a las quebradas Controlar la contaminación de las quebradas por residuos sólidos y otros Control de la contaminación del agua Crear un acopio para lavado de carros, ya que están lavando en las calles y hay derrames de aceites Controlar el manejo del estiércol de las marraneras porque contaminan las aguas y presentan olores Control a las marraneras porque huelen muy mal Control de la contaminación del aire Control de emisión de gases en los vehículos Control en la producción de arepas para evitar la contaminación del aire Controlar el ruido y hacer cumplir las normativas de control para el funcionamiento de los locales comerciales Encuentro Institucional Parte central Vereda La Florida Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Parte central Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Normatividad ambiental

Adultos(as) mayores

Mujeres y jóvenes de El Limonar

Vereda La Verde

Vereda Montañita

Vereda Montañita

Control de ruido 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Conclusión sobre reconocimiento y control de los estándares de calidad y la normatividad ambientales Se manifiesta con mucha fuerza la necesidad del control de la contaminación del agua y de la emisión de olores por el uso de los estiércoles crudos para el abonamiento de los potreros. También se sugiere que se debe promocionar y sensibilizar sobre el cumplimiento de la normatividad ambiental, tanto en el sector urbano como en el rural. 4. Manejo integral de residuos sólidos Mejorar el programa de manejo integral de residuos sólidos con participación comunitaria, ampliando la cobertura de recolección, implementando la separación en la fuente, el reciclaje, la dotación de nuevos recipientes públicos, y la educación en la participación y el manejo de los residuos a la comunidad. Subprogramas 4.1 Cobertura de recolección y dotación de recipientes 4.2 Sensibilización y educación en el manejo de residuos 4.1 Cobertura de recolección y dotación de recipientes Mejorar la cobertura de recolección de residuos llegando a lugares donde aún no se llega, y aumentar la dotación pública de recipientes de acopio de los residuos en calles, veredas, barrios, urbanizaciones y unidades residenciales. 4.2 Sensibilización y educación en el manejo de residuos Promover la sensibilización y educación para el buen manejo de los residuos sólidos mediante el fortalecimiento de los PRAES en los centros educativos, y campañas públicas permanentes de reciclaje y separación en la fuente, con seguimiento adecuado para evaluar los cambios actitudinales en la población en relación con la apropiación del manejo de los residuos.

PROGRAMA 4. Manejo integral de residuos sólidos

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa – Proyecto de la comunidad Mejorar la recolección de los residuos Aumentar los recipientes como canecas y contenedores en sitios adecuados para depositar las basuras Educar a la gente en cuanto al horario de sacar las basuras para evitar los moscos y gallinazos Llevar a cabo un buen manejo de los residuos orgánicos en el punto de reciclaje Promover campañas para el adecuado manejo de los residuos sólidos Sensibilizar a las personas que viven cerca de las quebradas para que no tiren basuras a ellas. Sector educativo Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Adultos(as) mayores Jóvenes del Colegio Empresarial, Jóvenes de El Limonar, Sector educativo Adultos(as) mayores Vereda La Verde Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Vereda Montañita

Mejorar la cobertura de recolección de residuos y la dotación de recipientes de acopio públicos

Vereda La Florida

Promover la sensibilización y educación para el buen manejo de los residuos sólidos

Vereda La Verde

Asociación campesina 

0

Plan de Acción
Subprograma Iniciativa – Proyecto de la comunidad Campaña para mantener limpio de residuos el parque Capacitar a las instituciones educativas en el manejo de los residuos sólidos Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Jóvenes del Colegio Empresarial Sector educativo Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Conclusión sobre manejo integral de residuos sólidos La comunidad solicita que se sensibilice y eduque a empresarios, instituciones y población en general sobre el manejo de los residuos sólidos. Se insiste especialmente en que las personas saquen los residuos domésticos en el horario establecido para ser recogidos por los carros recolectores y así evitar residuos regados en las aceras. También se solicita mejorar la cobertura de recolección de los residuos y la dotación de recipientes de acopio público. 5. Cultura y educación ambientales Promover la educación ambiental, la construcción de una cultura ambiental, y el reconocimiento de Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Promover campañas sensibilización Sensibilizar y concientizar sobre la importancia estratégica de conservar y proteger la biodiversidad y los recursos naturales de Nivel de prioridad

los valores patrimoniales, culturales y de uso de las riquezas naturales del corregimiento a través de prácticas culturales, campañas de sensibilización y programas de educación en empresas, organizaciones comunitarias e instituciones y con los diferentes grupos poblacionales de niños(as), hombres y mujeres urbanos(as) y rurales, con vistas a garantizar cambios de comportamiento, imaginarios y representaciones de la naturaleza; promover el uso social, con fines de recreación y esparcimiento, de las riquezas natural y ambiental; e incluir el contexto corregimental y rural en los Proyectos Escolares Institucionales —PEI—y en el aula escolar.

Sector urbano. Expresado por: Sector cultural Jóvenes de El Limonar, sector mujeres, personas en situación de discapacidad Sector cultural Sector cultural Sector educativo

Nivel de prioridad

Sector rural. Expresado por: Vereda La Verde

Llevar a cabo brigadas ecológicas, festivales, premio a la cuadra más limpia y campañas y excursiones Reconocer y valorar nuestras especies nativas Promover la cultura ambiental Fortalecer los Proyectos Ambiéntales Educativos — PRAE—, con capacitación y presupuesto

Conclusión ambientales

sobre

cultura

y

educación

Se considera que la educación es una estrategia clave para lograr el cambio actitudinal de las personas

con respecto al cuidado del medio ambiente y la conservación de su riqueza natural. Se propone con insistencia promover y realizar acciones educativas en las zonas urbanas y rurales, como campañas de sensibilización, brigadas ecológicas, festivales, premio 

1

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
a la cuadra más limpia y y excursiones; también se propone reconocer y valorar nuestras especies nativas, promover la cultura ambiental, y fortalecer los Proyectos Ambientales Educativos —PRAE—, con capacitación y presupuesto. 6. Gestión y política ambientales Promover el proceso de formación de actores locales para la gestión y la política ambientales, con el fin de fortalecer la participación y la gestión ambiental en la implementación de las políticas municipales sobre ambiente y la agenda ambiental local, promover campañas por la construcción de una cultura ambiental y crear instrumentos de la sociedad civil, como la veeduría ciudadana, para el seguimiento y control de los impactos ambientales generados en el territorio, y la interacción con los entes municipales y regionales en la conservación, protección y valoración de sus recursos. PROGRAMA 6. Gestión y política ambientales Subprogramas 6.1 Fortalecer y gestionar el apoyo para los actores ambientales 6.2. Formación en gestión y política ambientales 6.1 Fortalecer y gestionar el apoyo para los actores ambientales Gestionar y fortalecer el apoyo técnico y económico para la Mesa Ambiental y los grupos y organizaciones ambientales locales, y gestionar los recursos para la realización de la Agenda Ambiental Corregimental elaborada en el año 2007. 6.2 Formación en gestión y política ambientales Promover procesos de formación en gestión y política ambientales con actores y agentes del corregimiento, con el fin de construir bases conceptuales, herramientas teóricas y tejido social y comunitario con capacidad de acción social y política, y de relacionamiento local, municipal y regional para la protección, conservación y valoración de los ecosistemas estratégicos y los recursos naturales.

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Fortalecer y gestionar el apoyo para los actores ambientales Iniciativa - Proyecto de la comunidad Gestionar el apoyo de organizaciones ambientales para establecer programas ambientales en las veredas Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Segunda Asamblea

Conclusión sobre gestión y política ambientales La capacidad organizativa y el reconocimiento de las políticas e instrumentos de gestión ambiental son sustanciales para lograr la capacidad local de negociación con las entidades estatales y privadas. 

2

Plan de Acción

Línea estratégica cuatro: Ruralidad
San Antonio de Prado, protege y conserva su ruralidad, fortalece integralmente la economía campesina e impulsa el Distrito rural del municipio de Medellín

Foto 20. Izquierda, Vereda El Salado (Autor: Santiago Vergara, 2007) Derecha, Unidad familiar agrícola (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

Presentación Este línea estratégica busca mostrar en su complejidad el universo rural del corregimiento, que comprende tanto la “franja viva” de actividad agropecuaria como los sistemas ambientales estratégicos que ésta posee, con el propósito de visibilizar sus problemáticas y formular en consecuencia los programas y proyectos que permitan reorientar su desarrollo hacia una construcción social del territorio más equilibrada y equitativa, con la población campesina como principal protagonista, y en alianza y cooperación con los(as) habitantes urbanos(as), para que comprendan el rol estratégico del espacio rural por tantos años olvidado. El contexto del debate sobre el futuro de la ruralidad en Medellín El cordón verde De acuerdo con este modelo teórico de borde urbano, la ciudad debe rodearse de una franja de paisaje natural concebida idealmente como bosque,1 fuertemente protegida, y cuyo papel es el de establecerle un límite a la expansión urbana, configurando un paisaje natural en torno a la ciudad que provea beneficios ambientales: adecuadas condiciones bioclimáticas, mejoramiento de la calidad del aire, y protección de las fuentes de agua, los suelos, la fauna y la flora nativas.

Este modelo de control territorial y manejo ambientad, expresión de un idealismo ambientalista en contraste con la ciudad hostil de cemento y congestión, fue divulgado por el urbanismo moderno, especialmente a través de los planes directores con los que se pretendió visionar el futuro de las ciudades latinoamericanas en la década de los cincuenta, cuando ya se avizoraba el advenimiento de un proceso de urbanización acelerado. La creación de cordones verdes en torno a las ciudades ha sido una historia de fracasos.2 En Medellín, el Plan de Wisner y Sert, diseñado a comienzos de los años cincuenta, propuso la creación de un cordón verde a lo largo de la franja media de las laderas occidental y oriental de la ciudad, en donde hoy habitan cientos de miles de medellinenses. Esta idea se reeditó en diferentes momentos a lo largo de los años, y siempre sobre un borde urbano que se subía sobre las montañas, con programas de reforestación, de inserción de granjas agrícolas, establecimiento de cotas de servicios y toda suerte de acciones de

Es difícil encontrar bosques nativos (primarios o secundarios) en los bordes de las grandes ciudades. 2 En Caracas se ha logrado mantener una reserva natural preexistente sobre una zona montañosa próxima, declarada parque nacional. En Río de Janeiro algunas áreas de bosques nativos y plantados a principios del siglo XX en el pie de monte de las colinas que rodean la ciudad han logrado resistir la presión de las favelas que disputan estos territorios para destinarlos como áreas de habitación para los más pobres de la ciudad.
1 

3

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
prevención de invasiones y loteamientos irregulares. El balance es que, a la fecha, el cordón verde imaginado por las sucesivas administraciones y equipos técnicos no existe. Milagrosamente, el cerro El Volador se ha mantenido como espacio verde (aunque no han faltado los intentos de invasión), gracias a que se ejerce sobre él una vigilancia estrecha contra invasores y toda suerte de acciones depredadoras o incendiarias. No obstante, esta historia de fracasos no ha impedido que persista como modelo en el imaginario de las tecnocracias locales la idea de la creación de un “cordón verde” en torno a la ciudad. Un claro ejemplo de ello es el énfasis que pone el Plan de Ordenamiento Territorial en hacer de la reforestación el uso dominante del suelo en los corregimientos. Tanto en el Plan Estratégico Corregimental —ECO—, como en los más recientes planes de desarrollo de los corregimientos, elaborados con participación de las comunidades locales, se ha insistido en que el “cordón verde” que por tantos años ha buscado construir la ciudad, siempre ha existido, y no es otro que la franja productiva agrícola o el espacio rururbano definido por el ECO, donde habita y produce la población campesina. Este “cordón verde” real se localiza entre la ciudad y los reductos de bosques y de biota nativa que perviven en las partes altas de los corregimientos, en donde además nacen las quebradas que irrigan la ciudad por sus costados oriental y occidental. Es una franja viva, habitada por campesinos(as) que demandan con urgencia ser reconocidos y apoyados con políticas integrales de fomento a la economía campesina, abandonada a su suerte por décadas. La franja viva es el único freno posible al desbordamiento de la urbanización precaria sobre el suelo rural, y única garantía real para la preservación de los sistemas ambientales. Campesinos(as) o empresarios(as) Detrás del aparente consenso sobre la importancia estratégica de los corregimientos para garantizar la calidad ambiental, y las condiciones bioclimáticas y de manejo de riesgos naturales en la ciudad, se esconde una discusión importante que debe ser abordada, en torno al tipo de actores e intereses que deben protagonizar la definición del futuro desarrollo de los
La intención expresada en planes, programas y proyectos de proteger los derechos constitucionales de la población campesina, el reciente leve incremento de los presupuestos e inversiones en los corregimientos tradicionalmente bajos, el mantenimiento en el ajuste del POT de la categoría de restitución de actividades agrícolas en el uso del suelo, algunas acciones de mejoramiento de vivienda, así como la aprobación de proyectos de acuerdo que apuntan a fortalecer asuntos claves como el de la seguridad alimentaria, el crédito a los pequeños productores, etc., parecieran ir en esta dirección.
3

corregimientos, respetando de paso este supuesto consenso preservacionista de las riquezas naturales que aún poseen. Se trata de aclarar de una vez por todas sí el énfasis se debe poner en el salvamento de la economía y la cultura campesinas, hoy gravemente golpeadas, con todo lo que ello significa en términos del futuro ambiental y alimentario de la ciudad, o si, por el contrario, se opta por entregarle gradualmente el destino de los corregimientos al empresarismo privado a través de los proyectos forestales, la floricultura, la producción pecuaria, la minería de extracción o la prestación de servicios ambientales como el agua, el turismo, los megaproyectos, etc. En la política pública reciente respecto a los corregimientos,3 existen directrices aparentemente encaminadas a la protección de la población y la economía campesinas. No obstante, estas directrices, aunque bienvenidas, no alcanzan a configurarse como una política rural integral que garantice un futuro cierto para las comunidades campesinas y defina su papel con respecto al desarrollo de los corregimientos. Por otra parte, hay signos evidentes de que existen intereses, bien agenciados, orientados a redireccionar la política de la ciudad respecto a su ruralidad, y que ponen el énfasis en la combinación de megaproyectos e iniciativas empresariales privadas. Es hora de poner sobre la mesa estas distintas posturas sobre el futuro de la ruralidad de la ciudad, ahora que el tema comienza a ganar protagonismo y se ha hecho visible, en alguna medida, el importante papel que le corresponde desempeñar al espacio rural como escenario de decisiones sobre el futuro ambiental y el equilibrio territorial de la ciudad, e incluso como componente de la seguridad y la soberanía alimentarias. 

4

Plan de Acción

Foto 21. Izquierda, predio campesino. Derecha, producción industrial rural (Autor: Santiago Vergara, 2007)

Algunas de las posturas que ven con recelo el futuro de la actual estructura y producción campesinas en los corregimientos argumentan que:
l

Las áreas destinadas a la agricultura terminan necesariamente en procesos de subdivisión del suelo, que dan lugar a la urbanización precaria. La preservación de los sistemas ambientales estratégicos es incompatible con la presencia de gente, y por ende de población campesina. Es una agricultura de baja productividad y no competitiva

de pequeñas o medianas empresas agrícolas, pues, factores como las dificultades que estas economías deben afrontar y el alto costo de la tierra estimulan la subdivisión predial, por lo tanto resulta más favorable la agricultura comercial y el manejo empresarial del territorio. En el Plan Eco, como en los planes de desarrollo corregimentales que se han formulado desde y con las comunidades, se ha defendido la tesis de que la subdivisión de predios tiene su principal causa en el proceso de empobrecimiento de la economía campesina, el cual se explica por la concurrencia de varios factores que vienen actuando a lo largo del tiempo en contra del(a) campesino(a) y su empresa familiar, tradicionalmente asociada a la agricultura y a actividades pecuarias en pequeña escala. Veamos algunos factores entre otros:
l

l

l

De otro lado, aunque no se presenta en forma expresa como política, existen acciones y orientaciones de la política pública local directamente orientadas a darle el protagonismo en los corregimientos al empresarismo privado, como principal factor de desarrollo. Quienes desde el sector público y privado abogan por esta orientación plantean entre otros los siguientes argumentos:
l

Incorporación de técnicas agrícolas dependientes de agroquímicos y pérdida de sistemas de cultivo y semillas tradicionales. Falta de acompañamiento y asesoría pertinente y oportuna. Condiciones de mercadeo a favor de los intermediarios y altos costos de transporte. Ausencia de capacitación y educación contextualizadas, que propicien la permanencia de los jóvenes en el trabajo del campo. Carencia de una política de vivienda rural que evite la subdivisión de las fincas para proveer vivienda a familias que la requieren.

l

Los suelos de los corregimientos son de mala calidad para propósitos agrícolas, lo que hace que esta actividad sea de baja productividad y poco competitiva. El uso forestal es más indicado para este tipo de suelos y ofrece mayor garantía que la agricultura minifundista para la preservación del uso rural. El uso del suelo clasificado como de restauración de actividades agrícolas, no necesariamente se refiere a la actividad de la agricultura familiar,

l

l

l

l

l 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
l

Carencia de equipamientos básicos en salud y de otros servicios sociales de fácil acceso para la población campesina. Altos costos de los servicios públicos y catastrales. Altos costos de transporte e intermediación de productos. Ausencia de créditos y de asesoría técnica pertinente. Ausencia de una política catastral que no atente contra la seguridad de tenencia.

l

la producción agrícola que allí se da, por sus “bajos” niveles de productividad, calidad y precios, estará necesariamente fuera de toda posibilidad de competir con el mismo tipo de productos agrícolas traídos de sitios cuyas condiciones para la producción son mejores. Esta verdad, si se mira el tema de la sostenibilidad corregimental a largo plazo y sólo desde la óptica escueta de la libertad del mercado, comienza a desvanecerse cuando se tienen en cuenta otros factores estructurantes de las funciones territorial, social y ambiental de los corregimientos, y, como ya se ha señalado, el papel que cumple la población de campesinos tradicionales y de nuevo tipo5 que los habita. Iniciativas como la producción agroecológica ofrecen, en perspectiva, todas las posibilidades de desarrollo, si se considera el cambio de los hábitos de la población urbana hacia el consumo de productos libres de agroquímicos.6 Existe además un gran potencial de oferta turística en las áreas rurales de los corregimientos para ofrecerle a la población de la ciudad en los fines de semana. En este ámbito la población del campo puede tener un papel trascendental, si a cambio de grandes empresas turísticas se promueve (como ocurre en muchos países desarrollados) el turismo social apoyado en redes de pequeños y medianos propietarios y trabajadores rurales. Igualmente, como ha sido reiterado en los planes de desarrollo corregimentales participativos, la población campesina está en mora de organizarse en cooperativas o asociaciones que presten servicios ambientales, desde los servicios de guardabosques y el cuidado de fuentes de agua y micro cuencas, hasta la administración, operación y mantenimiento de acueductos, sistemas de aguas servidas y residuos orgánicos que produce y desperdicia la ciudad al arrojarlos a los rellenos sanitarios.
Las mejores tierras de los corregimientos ya han sido urbanizadas o, como en el caso de San Antonio de Prado, están definidas como zonas de expansión. 5 Se refiere a las personas de la ciudad que en las últimas décadas se han vinculado a la vida de los corregimientos con proyectos agrícolas y pecuarios innovadores y ecológicamente sostenibles. 6 De esto dan cuenta experiencias exitosas de agricultura agroecológica adelantadas por entidades como la Corporación Penca de Sábila en la vereda Boquerón del corregimiento de San Cristóbal.
4

l

l

l

Si bien los suelos de los corregimientos no son los mejores para la agricultura,4 esta actividad es un hecho social, económico y cultural objetivo, que con mayor o menor fortaleza se da en todos los corregimientos. Allí, como ocurre en muchas regiones de Antioquia, en donde los suelos son también de mala calidad, la agricultura ha sido importante en la estrategia alimentaria de la población a lo largo de los años. Es además un hecho demostrable, en el caso de San Cristóbal y Palmitas y muchos lugares del departamento, que esta vocación, debidamente encausada y ajustada a los tiempos actuales, tiene la posibilidad de convertirse en una oportunidad, si se saben aprovechar ventajas comparativas como la proximidad de los mercados urbanos o la tradición agrícola de los habitantes. Por otra parte, se ha sostenido la tesis de que la ciudad debe pagar a la población campesina, organizada en cooperativas o asociaciones que presten servicios ambientales, por el trabajo que desarrolle en las tareas de recuperación, manejo, mantenimiento y vigilancia de las áreas de valor ambiental estratégico. Hay que entender que los corregimientos son “la finca de la ciudad”, y por tanto es responsabilidad de sus habitantes mantenerla, cuidarla y vigilar que no sea depredada. La agricultura de los corregimientos no es competitiva Este punto de vista, que tiene adeptos dentro y fuera de las entidades municipales con responsabilidades y competencias en los destinos de los corregimientos, parte de la evidencia según la cual, en perspectiva, bajo condiciones de mercado cada vez más globalizadas, 

6

Plan de Acción
Este debate sobre las diferentes posturas, preconceptos e intereses que gravitan en torno a la definición de una política rural para la ciudad, apenas comienza, y debe desarrollarse a fondo en momentos en que la ciudad empieza a visibilizar sus corregimientos y se abre camino la conciencia de su papel estratégico. Es momento de que la voz de la población campesina, la principal protagonista de estos territorios y que ha sido relegada por mucho tiempo, sea escuchada. Es en este contexto de desarrollo teórico, conceptual y político que se enmarca el presente Plan de Desarrollo de San Antonio de Prado con respecto a la ruralidad. Los programas que se contemplan en esta línea son: San Antonio de Prado protege y conserva su ruralidad, fortalece integralmente la economía campesina e impulsa el distrito rural del municipio de Medellín. 1. Generar solidarios proyectos productivos y La economía rural se fundamenta en la ganadería de leche y la silvicultura (en la parte alta de las veredas Astillero y Yarumalito y, en menor proporción, en las veredas El Salado, Potrerito y La Florida); la cría de cerdos (cuyos principales criadores son las empresas Porcicarnes y Tribilandia), y la agricultura, con la producción en pequeñas parcelas de productos como café, plátano, tomate de árbol, mora, fríjol y hortalizas. Los renglones de la economía en el sector rural se basan en la ganadería y la silvicultura, 33,4% y 25,33% del territorio rural respectivamente. La pequeña agricultura, que antaño era el primer renglón de la producción, ha sido desplazada al tercer lugar, distribuida en cilantro, fríjol, maíz, cebolla junca, tomate de árbol y plátano, y ocupa el 17,27%. Esta tendencia a la desaparición de la agricultura es de esperar que continúe, si no se hace una intervención por parte del Estado que proteja la economía campesina, la cual ha permanecido sin apoyo para mantener una producción adecuada a la oferta del suelo y en unas condiciones de vida dignas para la comunidad campesina (véase mapa 6). En el municipio de Medellín, San Antonio de Prado es el que tiene el mayor nivel de especialización de la producción pecuaria, la cual está orientada hacia la ganadería de leche, y explotaciones avícolas y porcícolas. Los excedentes de las actividades y de la silvicultura circulan por fuera del corregimiento.8 Comercialización La comercialización de productos agrícolas en San Antonio de Prado se caracteriza por la presencia de intermediarios y pocas cooperativas, lo que afecta notoriamente la economía campesina. Los corregimientos tienen una baja participación en la comercialización de productos en la Central Mayorista, con un aproximado de 0,5%. En cuanto al porcentaje de participación de los corregimientos, el de San Antonio de Prado es mínimo (4,16%), en comparación con los de San Cristóbal (79%) y San Sebastián de Palmitas (12%). El comportamiento anterior se visualiza en la figura 14.

2 . Comercialización 3. Asistencia técnica y créditos 4. Subsidios para la compra de tierras y educación 5. Valoración del trabajo reproductivo y doméstico de las mujeres 6. Regulación de precios y fortalecimiento de la economía campesina Situación actual Producción y comercialización Producción La franja rural del corregimiento representa el 89,4% del total de su territorio y alberga 4.252 habitantes. Esta configuración deriva en “[…] precarias conectividad, movilidad, dotaciones en equipamiento colectivo y especialidades públicas”.7 El área urbana representa el 10,6% del territorio con fuerte tendencia a la densificación.

Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación, Estrategias Corregimentales para Medellín, 2005, p. 43. 8 Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación, Universidad Nacional – Sede Medellín, Plan ECO, 2003, p. 14.
7 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Mapa 6. Uso actual del suelo.

Fuente: Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila (Cartografía base: Mapa digital de Medellín. Proyecto SIGAME, 1996, formato DGN). 

Plan de Acción
Figura 14. Modalidad de comercialización de productos agrícolas

Modalidad de comercialización

Postcosecha Autoconsumo Cooperativas Comercialización directa Plazas de mercado Comercialización con intermediarios

0

10

20

30

40

50

60

Porcentaje Cultivos Transitorios Cultivos permanentes

Fuente: Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación, Estrategias Corregimentales para Medellín, 2005, p. 56.

Los usos del suelo Evolución de los usos del suelo Como se observa en la figura 15, la evolución de la cobertura en el uso del suelo, desde1988 (año de la expedición del Plan de Ordenamiento Territorial) hasta el año 2004 se ha presentado un leve incremento en el área dedicada a los bosques plantados, a los

pastos mejorados, lo que habla de una tendencia de sostenibilidad de las actividades de silvicultura y ganadería. En cuanto a las áreas de cultivo, por el contrario, se muestra una leve disminución del área dedicada a esta actividad, lo que se explica por el fenómeno ya mencionado del debilitamiento de la economía campesina. Igualmente llama la atención el aumento en las áreas erosionadas (pasaron del 0,1 al 0,3%).

Figura 15. Evolución en la cobertura del suelo (1998-2004)
35,00 30,00
25,33 21,46 14,86 10,32 5,3 4,95 3,72 2,79 3,53 3,7 0,13 0,29 29,65 26,89 20,32

Porcentaje

25,00 20,00 15,00 10,00 5,00 -

24,64

0,44 0,43

0,58 0,6

(C nn cp )

(R a)

(B p)

(R b)

Pn )

(C nd )

(P m

(S e)

(C

pl an ta do

na tu ra l(

di sp er sa s

Ra st ro jo

Pa st o

Bo sq ue

Pa st o

po bl ad os

Ra st ro jo

Tipo de cobertura
Cobertura en 1998 Cobertura en 2004

Fuente: hecho con base en información suministrada por Alcaldía de Medellín, Secretaría del Medio Ambiente – Unión Temporal SADEP “Consultoría para la formulación de la agenda ambiental local para el corregimiento de San Antonio de Prado y bases para , la implementación del sistema de gestión ambiental corregimental”, 2007, p. 149.

Co ns tru

Ce nt ro s

cc io

Su el o

ne s

er os io na do

an ej ad o

m

Cu l

Ur ba no

al to

ba jo

tiv

os

(U )

)

) 

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Las unidades de tratamiento en los usos del suelo según el POT A continuación se describen los usos del suelo rural para el corregimiento, según el Plan de Ordenamiento Territorial de la ciudad de Medellín:9
l

una proporción de territorio mayor para la preservación activa con producción primaria y la restauración de actividades agrícolas, y menor para la preservación estricta hacia las partes altas, definen la vocación que se le busca dar al territorio rural. La orientación que pretende inducir el POT en cuanto a los tratamientos del suelo rural, con la delimitación de una parte significativa del territorio destinada a la “restitución de actividades agrícolas”, significa una oportunidad importante para la puesta en práctica de la política que plantea el presente Plan de Desarrollo Corregimental, en relación con el rescate y mejoramiento de la economía campesina, hoy en proceso de decaimiento, y la consolidación de la franja viva protectora o “cordón verde”. Esto en tanto el área afectada por este tratamiento coincide con el área en donde se concentra la mayor parte de la población campesina con sus actividades agrícolas y pecuarias asociadas, las mismas que una vez fortalecidas, en perspectiva, se buscará convertirlas en soporte de la política de seguridad y soberanía alimentarias que demanda la ciudad. El otro uso dominante de “preservación activa con producción primaria”, si se respeta el espíritu de la norma, que indica que “el tipo de intervención de estas zonas se orientará al objetivo general de mantener ‘activamente’ la explotación de los recursos naturales o los usos tradicionales, con aprovechamientos sostenibles que garanticen la preservación de sus valores y recursos”, es un horizonte factible para el buen manejo del territorio en su parte alta, en donde se propone hacer compatibles la preservación de recursos ambientales y las actividades antrópicas productivas y de ofertas turísticas y recreativas. En cuanto a las partes del territorio definidas como de preservación estricta, se propone adoptar esta vocación como necesidad estratégica del corregimiento y la ciudad, al tiempo que se insiste en la necesidad de viabilizar la política de pago por servicios ambientales, a las empresas asociativas de campesinos que se constituyan con este fin, con parte de los recursos de la tasa ambiental que pagan los habitantes de la ciudad. En el mapa 7 se presentan las unidades territoriales de intervención propuestas en el Plan de Ordenamiento Territorial.

Preservación activa con producción primaria Se aplica a las unidades de producción agrícola, forestal o pecuaria que, acumulando altos valores ecológicos, paisajísticos o cientifico-culturales, son de origen antrópico.

l

Restauración de actividades rurales Intervención dirigida a zonas de desarrollo heterogéneo que presentan conflictos por mezcla de usos de tipo urbano y rural. Las actuaciones en estas áreas estarán orientadas a la restauración de las condiciones rurales iniciales y al control estricto de los usos y actividades que originan el desplazamiento de las actividades propias del suelo rural y de protección; igualmente, a la mitigación de los impactos negativos ocasionados por macroproyectos, infraestructuras y obras de magnitud considerables. Usos principales en esta categoría son la agricultura, la producción pecuaria menor, la producción pecuaria mayor y la silvicultura.

• Preservación estricta Este tipo de intervención se aplica a aquellas zonas con altos valores geográficos, paisajísticos, ambientales o arqueológicos; a zonas muy frágiles desde el punto de vista de la ecología y a zonas requeridas de protección de sus valores científicos y culturales o del paisaje. El criterio general de actuación en este tipo de intervención consiste en la reducción al mínimo de la intervención antrópica, limitándose ésta a mantener la situación preexistente. Este tipo de intervención sólo admite las actividades que se consideren compatibles con el propósito de la protección ambiental. Como se puede observar en el mapa de Unidades del Tratamiento del POT, estos tres tratamientos, con

9

Ver artículo 248 del Acuerdo 62 de 1999.

100

Plan de Acción
Mapa 7. Unidades territoriales de intervención propuestas por el Plan de Ordenamiento Territorial.

Fuente: Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila (Cartografía base: Mapa digital de Medellín. Proyecto SIGAME, 1996, formato DGN).

101

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Mapa 8. Estructura predial en el corregimiento.

Fuente: Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila (Cartografía base: Mapa digital de Medellín. Proyecto SIGAME, 1996, formato DGN).

102

Plan de Acción
Estructura predial La estructura predial rural está configurada por una alta concentración de la propiedad, especialmente hacia el norte, con una fuerte presencia de agroindustria de reforestación y ganadería, según se visualiza en el mapa 8. En la tabla 19 se presenta la configuración por área de los predios en el corregimiento.

Tabla 19. Distribución de la configuración predial

Tamaño del predio Número de predios en hectáreas 0 a 0,2 0,2 a 1,0 1,0 a 3,0 3,0 a 5,0 5,0 a 10,0 10,0 a 20,0 20,0 a 30,0 Mayores de 30,0 Total 9.964 496 199 58 68 47 10 46 10.888

Carácter Periurbano Rur-urbano

% 91,5 6,4

Áreas en ha (estimadas)* 996 248 299 232 510 705 250 2.800 6.040

Área del corregimiento 16% 9% 4% 24% 47% 100%

Rural

1,6

0,5 100

*Se estimaron los promedios en cada franja, menos en las mayores de 30 ha. Fuente: tomado de Plan ECO

El corregimiento tiene un total de 6.040 hectáreas, el segundo después de Santa Elena (7.046 ha),10 de las cuales aproximadamente el 47% (2.800 ha) corresponden a 46 predios mayores de 30 ha, mientras que la franja rur-urbana,11 que se identifica con el área de habitación de la mayor parte de la población campesina local, sólo representa un 9% del territorio (547 ha), y si se incluyen los predios de hasta 5 ha llega tan solo al 13% del territorio, lo cual muestra el bajo peso que tiene la franja agrícola. Como se señaló anteriormente, los casi 500 predios que se caracterizan por estar en la zona rur-urbana son los que tienen un mayor riesgo de subdivisión por vía de la parcelación y venta, o por reparto a los herederos de los predios parentales, situación que también afecta los 257 predios entre 1 y 5 hectáreas. Es aquí donde tendría un gran efecto positivo una política de apoyo integral a la economía campesina. La franja de las grandes fincas, por su localización, la configuración topográfica y paisajística, y la baja calidad de sus suelos desde el punto de vista agrícola, representa hacia el futuro, como se ha dicho, el gran interrogante en la definición de la vocación rural. A pesar de esta incertidumbre, se puede afirmar que estas grandes propiedades en las zonas altas tienen ante todo un compromiso irrenunciable con la ciudad, y es el de garantizar la preservación ambiental

y paisajística, y en tal sentido se deben orientar las políticas y acciones futuras para estos territorios. Frente al riesgo de un fraccionamiento inadecuado, planificado o espontáneo, deben definirse las condiciones para la creación del sistema de espacio público rural en estas partes altas, lo que implica la sana coexistencia de las actividades productivas actuales (ganadería, porcicultura, silvicultura), la producción agropecuaria en pequeñas fincas, y la creación de la reserva ambiental asociada al Parque de Occidente, que abarque las zonas de bosque nativo, nacimientos, corredores bióticos, sitios de interés paisajístico y cuencas de quebradas, complementado con la creación de parques recreativos y temáticos dispuestos para el servicio de la población de la ciudad, como propuesta para dinamizar el potencial eco-turístico del corregimiento. Plan de acción de la línea estratégica Imagen objetivo San Antonio de Prado preserva y aprovecha en forma sostenible su ruralidad, fortaleciendo integralmente la economía campesina en articulación con la economía
San Cristóbal 4.954 ha, Altavista 2.741 y Palmitas 5.734 ha. Alcaldía de Medellín, Departamento Administrativo de Planeación, Estrategias Corregimentales para Medellín, 2005, p. 38.
10 11

103

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
urbana y la generación de empresas productivas individuales y solidarias, e innovando en el uso de sus riquezas naturales como fuente de servicios ambientales y ecoturísticos para el municipio de Medellín, el sur del Área Metropolitana y el valle de Aburrá. Programas, subprogramas y proyectos 1. Generar proyectos productivos y solidarios Promover iniciativas económicas que se encadenen en circuitos económicos (microempresas, negocios de transformación de alimentos, artesanías, arte, cultura, deportes, tecnología), para fortalecer la economía local, generar nuevas fuentes de ingreso y mejorar la calidad de vida de la población rural. PROGRAMA 1. Generar proyectos solidarios productivos y Subprogramas 1.1 Generación de empresas y negocios Establecer iniciativas productivas rurales acordes con la realidad corregimental, con equidad de género y generacional, que generen ingresos para hombres y mujeres. 1.2 Generación de proyectos de economía solidaria Establecer iniciativas solidarias con vistas a la comercialización de los productos agrícolas y otros artículos producidos en la zona rural. 1.3 Formación y capacitación para desarrollar emprendimientos productivos y negocios Establecer procesos de formación y capacitación para desarrollar emprendimientos productivos rurales con equidad de género y generacional. 1.4 Apoyar la construcción de equipamientos productivos Construir equipamientos productivos en la zona rural.

Subprogramas 1.1 Generación de empresas y negocios 1.2 Generación de proyectos de economía solidaria 1.3 Formación y capacitación para desarrollar emprendimientos productivos y negocios 1.4 Apoyar la construcción de equipamientos productivos Iniciativas - Proyectos de la comunidad12
Subprograma

Iniciativa - Proyecto de la comunidad Apoyar proyectos agrícolas (café, fríjol, maíz, plátano, cebolla y frutales) Microempresas en las veredas

Nivel de prioridad

Sector rural. Expresado por: Vereda Montañita Veredas Astilleros y La Verde Todas las veredas Vereda El Salado, Asamblea campesina

Generación de empresas y negocios

Apoyar iniciativas económicas: empresa de arepas, conservas y panadería, modistería como fuente de empleo para las mujeres cabezas de familia y adultos(as) mayores Promover el potencial turístico

En las tablas se describen las iniciativas comunitarias propuestas en el proceso de formulación del Plan de Desarrollo Participativo. Se presenta un código mediante tramas que valoran la prioridad de cada iniciativa:
12

Nivel alto de prioridad, requiere atención inmediata ya que se está afectando las condiciones básicas de las personas. Nivel medio alto de prioridad, es muy importante realizar esta acción, ya que se está afectando las condiciones de bienestar de las personas. Nivel medio de prioridad, es necesario realizar esta acción para garantizar su permanencia en el tiempo.

104

Plan de Acción
Subprograma Generación de proyectos de economía solidaria Formación y capacitación para emprendimientos productivos Construcción de equipamientos productivos Iniciativa - Proyecto de la comunidad Crear una cooperativa para comercializar productos agrícolas y artículos producidos en el campo Capacitar a las mujeres en manualidades y artesanías para después comercializar Capacitar en planes de negocios Capacitación en artes y oficios Establecer invernaderos para la producción de legumbres Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Veredas La Montañita y La Verde, y Asamblea Campesina Vereda Yarumalito Vereda La Verde Vereda La Verde Vereda Potrerito

Conclusión sobre generación de proyectos productivos y solidarios La comunidad establece como asuntos muy prioritarios, en primer lugar, el diseño y la puesta en práctica de una política de fomento y apoyo a proyectos productivos e iniciativas económicas de la población campesina, y a la creación de formas asociativas de comercialización y procesamiento de productos agropecuarios y artículos diversos producidos en el campo. En segundo lugar de prioridad, la capacitación en planes de negocios y para el trabajo a la población femenina. En tercer lugar, la capacitación en artes y oficios, y la instalación de invernaderos para producción de hortalizas. 2. Comercialización Promover la comercialización de la producción agrícola y manufacturada obtenida en el marco local y regional, para evitar los altos costos de los intermediarios y contribuir a la integración social de la población corregimental.
Foto 22. Comercialización campesina (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

Subprogramas 2.1 Promover y desarrollar centros de acopio y de distribución para la producción local Establecer un centro de acopio de los(as) cultivadores(as) de la zona rural con el fin de dinamizar la economía rural y contribuir al mejoramiento de las condiciones de seguridad alimentaria. 2.2 Promoción y mercadeo de los productos del corregimiento en el marco local y regional Establecer mercados campesinos en la zona urbana del corregimiento con el fin de dinamizar la economía rural y propiciar la participación de la economía campesina en los eventos de la ciudad y el departamento.

PROGRAMA 2. Comercialización

Subprogramas 2.1. Promover y desarrollar centros de acopio y de distribución para la producción local 2.2. Promoción y mercadeo de los productos del corregimiento en el marco local y regional

10

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Promover y desarrollar centros de acopio y de distribución Promoción y mercadeo de los productos del corregimiento a nivel local y regional Iniciativa - Proyecto de la comunidad Crear un centro de acopio de los(as) cultivadores(as) del corregimiento Mercados campesinos en otros lugares del corregimiento y quiosco para los mercados campesinos en el parque central Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Asamblea campesina, vereda La Verde

Vereda Yarumalito

Conclusión sobre comercialización Para la comunidad rural es prioritario establecer mecanismos para la comercialización de sus productos en el corregimiento. 3. Asistencia técnica y créditos Ofrecer de manera oportuna y eficiente los servicios de asistencia técnica y créditos para el proceso de conversión agroecológica, fortalecer la producción agrícola, y apoyar iniciativas de proyectos económicos urbanos y rurales. PROGRAMA 3. Asistencia técnica y créditos

Subprogramas 3.1 Acceso a una asistencia técnica apropiada y oportuna Desarrollar programas de asistencia técnica para fortalecer las actividades productivas del campo y las iniciativas económicas en el corregimiento. 3.2 Acceso a créditos acordes con la capacidad de pago Apoyar con capital semilla y créditos blandos las iniciativas productivas urbanas y rurales.

Subprogramas 3.1 Acceso a una asistencia técnica apropiada y oportuna 3.2 Acceso a créditos acordes con la capacidad de pago

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Mejorar la asistencia técnica a las actividades productivas del campo y las iniciativas económicas Iniciativa - Proyecto de la comunidad Brindar acompañamiento y mejorar la asistencia técnica agropecuaria y en producción limpia a los(as) campesinos(as) Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Veredas Montañita y Potrerito, Asamblea campesina.

Apoyar con capital semilla y créditos de bajos Acceder a créditos de bajo costo para intereses las iniciativas iniciativas productivas productivas rurales

Vereda Potrerito

106

Plan de Acción
Conclusión sobre asistencia técnica y créditos Es prioritario para la comunidad rural tener acceso a asistencia técnica y créditos. 4. Subsidios para comprar tierras y compensar pérdidas ante el riesgo por desastres naturales Ofrecer subsidios a las familias campesinas para adquisición de tierras y acceso a insumos y compensar pérdidas de cultivos por desastres naturales, con el fin de optimizar sus sistemas productivos y mejorar sus condiciones de vida. PROGRAMA 4. Subsidios para comprar tierras y compensar pérdidas ante el riesgo por desastres naturales Subprogramas 4.1 Acceso a subsidios económicos con justicia de género y generacional 4.2 Acceso de la población rural a subsidios para compra de tierras y a insumos para la producción agrícola Apoyar a las familias campesinas con subsidios para la adquisición de tierras y de insumos agrícolas y pecuarios, con el fin de optimizar la producción de sus parcelas y brindar oportunidades para que hombres y mujeres campesinos(as) accedan a una vida digna. Subprogramas 4.1 Acceso a subsidios económicos con justicia de género y generacional Apoyar con subsidios económicos cuando se presentan pérdidas de los cultivos por desastres naturales y eventos de cambio climático. 4.2 Acceso de la población rural a subsidios para compra de tierras y a insumos para la producción agrícola

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Accesibilidad a subsidios económicos con justicia de género y generacional Iniciativa - Proyecto de la comunidad Subsidios para trabajar en actividades agrícolas y apoyo con insumos Crear subsidios para agricultores(as) cuando se presenten desastres naturales como las granizadas Comprar tierras para campesinos y campesinas para trabajar en actividades agropecuarias Crear incentivos para que los(as) campesinos(as) conserven las tierras y que no sean desplazados(as) por nuevos residentes. Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Veredas Astilleros y Potrerito Asamblea Campesina Veredas Astilleros, La Verde y Potrerito

Accesibilidad a subsidios e insumos para la población rural

Vereda Montañita

Conclusión sobre subsidios para comprar tierras y compensar pérdidas La comunidad rural considera prioritario que se creen subsidios con el fin de cubrir pérdidas cuando se presenten desastres naturales como las granizadas, comprar tierras para campesinos y campesinas para

trabajar en actividades agropecuarias, y crear incentivos para que las familias conserven la propiedad de las tierras y que no sean desplazados(as) por nuevos residentes. En un segundo nivel, se solicita apoyo con insumos y subsidios para trabajar en actividades agrícolas.

10

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
5. Capacitación y formación con perspectiva de género Realizar programas de formación y capacitación con las mujeres de los sectores rural y urbano del corregimiento y la población en general, con perspectiva de género, a fin de contribuir a la dignificación, el reconocimiento y la valoración social y económica del trabajo doméstico y del rol de las mujeres en la reproducción de la sociedad; a potenciar sus capacidades para acceder a bienes, recursos y servicios; a su empoderamiento y participación en la toma de decisiones, y a la transformación de su condición en lo subjetivo, lo social, lo económico, lo político y lo cultural.

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Valoración del trabajo reproductivo y doméstico de las mujeres Iniciativa - Proyecto de la comunidad Hacer visible y valorar económicamente el trabajo reproductivo y doméstico de la mujer Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Mujeres del corregimiento

Conclusión sobre capacitación y formación con perspectiva de género Para las mujeres rurales y de la zona urbana es prioritario hacer visible y valorar económicamente su trabajo reproductivo y doméstico.

6. Regulación de precios y fortalecimiento de la economía campesina Proyectar un centro de acopio y distribución de los productos agrícolas que permita la comercialización directa a los(as) consumidores(as) del corregimiento, la disminución de costos en la distribución y la regulación de precios de los productos.

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Centro de acopio y distribución de los productos agrícolas Iniciativa - Proyecto de la comunidad Centro de acopio y distribución de los productos agrícolas que permita la regulación de los precios de compra de la producción Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Asamblea campesina, Mesa institucional

Conclusión sobre regulación de precios y fortalecimiento de la economía campesina Para las familias campesinas es prioritario establecer un centro de acopio y de distribución de los productos agrícolas, que permita la regulación de los precios de compra de la producción.

10

Plan de Acción

Línea estratégica cinco: Tejido social y diversidad cultural
San Antonio de Prado fortalece su tejido social y cultural con la recuperación y socialización de las memorias colectivas, el disfrute social de las expresiones culturales, el esparcimiento, la recreación y los deportes.

Foto 23. Izquierda, casa colonial (Autor: Santiago Vergara, 2007). Derecha, casa campesina, vereda Montañita (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

Presentación La línea está encaminada a rescatar y promover la conservación y socialización de los valores culturales, históricos y patrimoniales presentes en el corregimiento, y que forman parte de las memorias colectivas que evidencian procesos de más larga duración de la historia de poblamiento del valle de Aburrá. La constitución de valor social y económico de este patrimonio es reconocida en el Plan de Desarrollo Cultural del corregimiento, el cual hace referencia a diferentes valores culturales y patrimoniales: los arqueológicos, que dan cuenta de eventos vinculados con la Colonia, la Republica y la historia contemporánea; los caminos antiguos; los referentes territoriales; los valores ambientales, de paisaje y esparcimiento; su demografía, tradiciones culturales, y sus derivas en la conformación de formas de gobierno y territorialidad desde antes de ser erigido como parroquia en 1887, sus vínculos con el municipio de Itagüí, la vida corta como municipio, y su posterior declaración como corregimiento del municipio de Medellín, en 1963. Para su proyección, se parte de considerar que, en los últimos 25 años, el Municipio de Medellín le ha impuesto al corregimiento una dinámica de entramados socio–culturales en la medida en que los desarrollos urbanos en barrios, urbanizaciones y unidades residenciales se mezclan con formaciones del pueblo tradicional antioqueño, y sus nuevas manifestaciones

rur-urbanas de veredas en procesos de densificación. Se trata de un proceso de hibridación cultural que puede manifestarse en tensión y conflicto entre la identidad tradicional y campesina, más territorial, las identidades barriales en proceso de constitución, y las nuevas subjetividades urbanas que se constituyen en las urbanizaciones, los apartamentos y las propuestas de edificación de vivienda en alturas, pues estos procesos identitarios requieren, además de formas de organización, participación y representación ante la unidad local, político-administrativa corregimental, igualdad de oportunidades para la negociación de recursos y programas que garanticen el mejoramiento de sus condiciones de vida. Por esta razón la línea estratégica: reconoce la existencia de la diversidad cultural, y se propone realizar programas que transformen las tensiones culturales en potencialidades y oportunidades para fortalecer el tejido social, de manera que renueve pactos y formas de ejercer el derecho a la organización, la participación y el intercambio cultural; impulsa el uso social del espacio público con fines de recreación, socialización y esparcimiento, procurando que la calidad y el diseño de parques, zonas urbanas y equipamientos de uso colectivo favorezcan el encuentro e intercambio entre hombres y mujeres del corregimiento; propone la incorporación de valores de uso, con fines de recreación y esparcimiento, del patrimonio cultural y natural, de tal manera que la diversidad y singularidad de lugares y

10

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
paisajes atraigan a la población y compensen el déficit de espacios públicos que tiene el corregimiento, y promueve la innovación en la recreación y los deportes a partir de conceptos renovados de socialización, formación y autocuidado, a cambio de la tradicional y reducida forma de los deportes sobre la base de la competencia y las placas polideportivas. Igualmente, impulsa el apoyo económico y el acompañamiento profesional a grupos que trabajan las artes y las expresiones culturales, con el fin de recrear la cultura, conservar el patrimonio cultural, y socializar su producción y conocimiento en el corregimiento, la ciudad y el país. Para ello promueve la implementación de un proyecto de Red de Sedes Culturales, que incluye la renovación de la Casa de la Cultura, de tal manera que las localidades puedan acceder a programas que dinamicen la producción y el intercambio cultural, y participen del agenciamiento descentralizado de la cultura en el corregimiento. Con estos fines la línea estratégica se propone: San Antonio de Prado fortalece su tejido social y cultural con la recuperación y socialización de las memorias colectivas, y el disfrute social de las expresiones culturales, el esparcimiento, la recreación y los deportes. 1. Rescatar, afirmar y socializar el patrimonio cultural y arquitectónico 2. Recrear la diversidad cultural 3. Uso social del espacio y los equipamientos culturales 4. Incluir, reconstruir y fortalecer el tejido social y cultural 5. Gestión y administración de la diversidad cultural Situación actual y prospectiva El Plan de Desarrollo Cultural de San Antonio de Prado 2007-2017, identifica varios problemas relacionados con el área cultural del corregimiento, y que en general están relacionados con la falta de integración de las organizaciones, el desconocimiento de las potencialidades culturales, la falta de apoyo a proyectos creativos y la pérdida del patrimonio cultural. La falta de integración social de las organizaciones genera dificultades de convivencia, poca participación, falta de compromiso y apatía hacia los diferentes procesos de desarrollo que se llevan a cabo en el corregimiento. La falta de apoyo a las actividades culturales y la desarticulación de los procesos comunitarios relacionados con la cultura, conducen a un aislamiento de las organizaciones involucradas, dificultan el establecimiento de una agenda cultural constante y los proyectos que se elaboran son cortos y de poco impacto. De este modo, se desperdicia el potencial creativo y se limita el disfrute de actividades culturales para la comunidad. Por lo tanto, para el apoyo, la protección y la promoción de la cultura corregimental, la generación de espacios de integración social y la conservación del patrimonio cultural, se requiere la creación de mecanismos diferentes al Presupuesto Participativo. En función de los resultados del proceso de consulta para el presente Plan Participativo de Desarrollo, se pretende que hombres y mujeres construyan un territorio más sostenible, justo y equitativo, donde se garanticen las condiciones de habitabilidad, y donde las organizaciones y agentes culturales, que se expresan en las actuales dinámicas urbanas y rurales del corregimiento, trabajen de forma articulada. Con relación a su expresión cultural, se reconoce la publicación reciente del Plan de Desarrollo Cultural San Antonio de Prado 2007–2017, con un horizonte de diez años, que propone, entre otros, el fortalecimiento de la educación y la proyección cultural, el establecimiento del sistema de gestión e investigación del patrimonio, y la construcción de equipamientos públicos de uso colectivo, necesarios para la recreación y el intercambio cultural. Sin embargo, en este proceso de consulta para la formulación del Plan Participativo de Desarrollo, se llama la atención sobre la necesidad de replantear la cultura referida a lo histórico y lo patrimonial únicamente, y a cambio se propone integrar la dimensión de la recreación, la socialización y el intercambio cultural, como alternativa para fortalecer el tejido social en un ámbito de mezclas e hibridaciones culturales que requieren opciones para afianzar procesos identitarios y de actualización cultural.

110

Plan de Acción
Espacios y producción cultural En relación con los procesos de producción de las artes y expresiones culturales, así como con los espacios existentes para ello, se resalta el hecho de que en el corregimiento de San Antonio de Prado se cuenta con un gran potencial para la producción artística y diversidad de repertorios de expresiones culturales, gracias a los saberes, prácticas e intercambios que se pueden realizar entre las expresiones tradicionales campesinas y de moradores tradicionales, y las expresiones culturales de los nuevos moradores de barrios y urbanizaciones. Sin embargo, sobresalen el déficit de equipamientos colectivos con fines culturales, la falta de capacidad de la Casa de la Cultura para cubrir las necesidades de la población, y la insuficiencia de recursos económicos para brindar apoyo económico y profesional a los agentes culturales. En el diagnóstico elaborado para el proceso de formulación del Plan Participativo de Desarrollo, se identificaron varias organizaciones y grupos dedicados al fomento cultural (véase la tabla 20), legalmente constituidos, y cuyo objeto social o su accionar se relacionan directamente con las prácticas culturales:
Tabla 20. Organizaciones y grupos culturales en San Antonio de Prado Nombre de la organización y grupo Asociación Deportiva San Antonio de Prado Asociación Egresados San José Obrero CIBROSAP - Centro de Integración Barrial Rosaleda Ciudad Rural Corporación Ecológica y Cultural Corporación Casa de la Cultura San Antonio de Prado Corporación Comité Pro-Romeral para la Recuperación Ambiental Corporación Comunicaciones Puerta Abierta Corporación Danzares Corporación Semillero Juvenil San Antonio de Prado Culme - Grupo de Teatro Callejero Fundación José Hernando Montoya Grupo Teatral Arlequín y Los Juglares Proyecto Círculos Pro-cultura del Agua Telesur Canal Comunitario
Fuente: Alcaldía de Medellín, Secretaría de Cultura Ciudadana – Unión Temporal Plan de Desarrollo Cultural San Antonio de Prado, Diagnóstico Cultural San Antonio de Prado, Medellín, 2006, p. 77.

El corregimiento cuenta con 75 equipamientos culturales, entre ellos se incluye la Casa de la Cultura, la cual funciona desde el año 2000 en una antigua planta física que fue utilizada como hospital, y que actualmente es insuficiente para brindar programas de formación y extensión cultural, debido al crecimiento de la población. La Casa de la Cultura se ha dedicado al desarrollo de actividades culturales y artísticas, y se prestan los servicios de la Biblioteca Pública Piloto, la Ludoteca (administrada por el Inder), el programa Punto Común de EPM y el proyecto Red de Escuelas de Bandas. La tabla 21 muestra las entidades privadas y públicas responsables de otros equipamientos de uso colectivo en el corregimiento de San Antonio.

Foto 24. Casa de la Cultura (Autor: Santiago Vergara, 2007).

Como se evidencia en la tabla 21, no se cuenta con programas y equipamientos colectivos para la recreación y el esparcimiento culturales; la recreación, socialización y esparcimiento de niños(as) y adultos(as); eventos culturales; museos; parques en las áreas urbanas, y sitios de esparcimientos, contemplación y contacto con la naturaleza, como parques ecológicos, senderos, parques temáticos, parques lineales, etc. En relación con otros espacios de significación cultural y patrimonial, la comunidad reconoce la función del parque principal de San Antonio de Prado, como centralidad de la localidad y como el espacio público de mayor significación e identificación socio-cultural. Sin embargo, se resalta su deterioro y congestión debido al tráfico vehicular, el tránsito de los carros de recolección de basuras, la abundancia de establecimientos comerciales, institucionales y administrativos, y la falta de un replanteamiento del uso del suelo en sus alrededores

111

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Tabla 21. Equipamientos de uso colectivo en San Antonio de Prado Entidad responsable Inder Secretaría de Educación Secretaría de Desarrollo Social Secretaría de Cultura Ciudadana Parroquias católicas Cootrasana Coomulsap Secretaría Público de Gobierno Espacio Descripción equipamiento Placas deportivas, sede comunal Centros educativos Sedes comunales, Media torta Casa de la Cultura, Centro de Integración barrial Rosaleda Iglesia, capilla Auditorio Colegio Parque principal Auditorio Auditorio Parques vía nueva Parque Lineal La Jacinta Total 24 24 16 2 2 1 1 1 1 1 1 1 75

Secretaría General Secretaría de Salud Área Metropolitana Secretaría de Medio Ambiente Total equipamientos

Fuente: Alcaldía de Medellín, Secretaría de Cultura Ciudadana – Unión Temporal Plan de Desarrollo Cultural San Antonio de Prado, Diagnóstico Cultural San Antonio de Prado, Medellín, 2006, p. 79.

En cuanto a los equipamientos religiosos, San Antonio de Prado cuenta con tres iglesias: La Trinidad, San José del Limonar, y Santos Ángeles, y el Seminario Claretiano.1 Recreación, esparcimiento y deportes El Instituto para el Deporte y la Recreación —Inder— es el encargado de ofrecer prácticas deportivas

y recreativas para el aprovechamiento del tiempo libre en el corregimiento. De los 29 programas que ofrece en el ámbito municipal, sólo 10 de ellos se realizan en San Antonio de Prado: baloncesto, fútbol de salón, judo, porrismo, voleibol e iniciación deportiva, formación deportiva y la escuela de familia, esta última brinda a los “cuidadores”, acudientes y jóvenes espacios de aprendizaje y práctica de valores para mejorar las relaciones. El Inder cuenta con una ludoteca ubicada en la Casa de la Cultura, que atiende a diario aproximadamente 75 niños y niñas, proporcionándoles un espacio para la recreación y la ocupación del tiempo libre. Y, por último, implementa el proyecto Estilos de Vida Saludable, que consiste en las siguientes actividades:
l l l

l

Aeróbicos barriales Nocturnos y madrugadores saludables Deporte sin límites: en este programa se atiende la discapacidad auditiva y la discapacidad cognitiva de adultos Programa canas al aire: se realiza en la Casa de la Cultura con los clubes de vida Abuelas de San Antonio y los Cisnes

Foto 25. Parque central (Autor: Santiago Vergara, 2007)

Plan de Emergencia-Corregimiento de San Antonio de Prado, Medellín, marzo de 2006.
1

112

Plan de Acción
Manguala–La Chusca, San Cristóbal–Ebéjico; lugares para el esparcimiento y de gran valor ambiental, como La laguna en el Alto del Silencio, y lugares de valor paisajístico y uso social como Cristo Rey, El Alto del Silencio, el Alto del Coco, el Alto de Montañuela, la Piedra Galana, El Encanto, El Barcino, entre otros.2 Durante el proceso de ajuste y revisión del Plan de Ordenamiento Territorial de la ciudad de Medellín, se identifican como elementos de patrimonio cultural, entre otras riquezas patrimoniales, la Granja Taller, el monumento de Cristo Rey y el Alto de las cruces. Eventos y celebraciones culturales
Foto 26. Piscina en balcón (Autor: Santiago Vergara, 2007)

Medios de comunicación En la actualidad, la Corporación Ecológica y Cultural Ciudad Rural publica con periodicidad mensual el periódico Ciudad Rural, dedicado a aspectos de la vida social y cultural del corregimiento y a hacer visible la ruralidad de la ciudad de Medellín. Emite semanalmente el programa radial “En clave de ciudad”, con cobertura en la zona sur del valle de Aburrá. La Corporación Casa de la Cultura cuenta con una emisora local y la Corporación Comunicaciones Puerta Abierta produce un programa televisivo llamado “Prado ando”, el cual se emite en algunos de los canales comunitarios de los sistemas de televisión parabólica y por cable. Patrimonio histórico, cultural y natural Según el diagnóstico para la formulación del Plan de Desarrollo Cultural 2007–2017, el corregimiento cuenta con riquezas arqueológicas, culturales y naturales de alta significación y gran valor patrimonial, que requieren programas de rescate y salvaguarda, proyectos de investigación, y programas de difusión, promoción y educación, para integrarlas a los procesos de socialización y de conservación de la memoria colectiva en el valle de Aburrá. En general, la comunidad insiste en la falta de programas de esta naturaleza, y en el desconocimiento de la riqueza natural del corregimiento, de referentes territoriales como el Alto del Padre Amaya, El Barcino y el Alto de Romeral; caminos antiguos como La

Entre las celebraciones religiosas católicas que existen se encuentra la Semana Santa, las fiestas de San Antonio, el Remate de San Isidro, los coros de villancicos y las navidades comunitarias. También se celebra la Semana Cultural y la Semana del Medio Ambiente y del Campesino, se organiza el festival de rock, muestra de arte religioso en la capilla de Nuestra Señora de los Dolores, y muestra de artes plásticas conjuntamente con talleres de sensibilización artística. Los habitantes de mayor edad recuerdan las fiestas de “Romerías y Verbenas”, en las que se combinaba la diversión con actividades religiosas.

Foto 27. Festival de la diversidad (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

Si bien es cierto que durante todo el año se realizan actividades culturales, no se cuenta con una agenda
2

Para mayor información, ver el Plan de Desarrollo Cultural San Antonio de Prado, Diagnóstico Cultural San Antonio de Prado, elaborado por la Alcaldía de Medellín, Secretaría de Cultura Ciudadana – Unión Temporal Plan de Desarrollo Cultural San Antonio de Prado, Medellín, 2006.

113

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
cultural de carácter permanente, descentralizada y estructurada, a fin de convocar a la mayoría de la población y las diferentes localidades del corregimiento, pues, además de las actividades religiosas, son pocos los eventos, exposiciones y espacios para la socialización de las diversas expresiones artísticas, repertorios y sentidos culturales. Igualmente, es notoria la ausencia de programaciones culturales descentralizadas, que generen oportunidades de intercambio entre los agentes culturales de las localidades y otras expresiones del valle de Aburrá, el departamento y el país. Por esta razón, se hace necesario institucionalizar programas y eventos de carácter incluyente y democrático, con equidad de género, generaciones y culturas, que convoquen a la mayoría de la población y las localidades, que adquieran continuidad a lo largo de los años, y que cuenten con la asignación de recursos en los planes de desarrollo municipal, para fortalecer el tejido social, mediante el encuentro y el intercambio, y los procesos identitarios y de integración entre la población del corregimiento. Preferencias artísticas de la población Como parte del diagnóstico para la realización del Plan Cultural, hecho por la Unión Temporal Plan de Desarrollo Cultural de San Antonio de Prado, se hizo una encuesta a 82 hombres y 97 mujeres (179 en total) sobre los gustos y preferencias artísticas, cuyos resultados se muestran en la figura 16.

Figura 16. Preferencias artísticas de la población
Otras preferencias

6% 2% 9% 11% 14% 14% 15% 29%
0% 5% 10% 15% 20% 25% 30% 35%

Preferencias artísticas

Escultura Literatura Cine Danza Teatro Pintura Música

Frecuencia (%)

Fuente: Alcaldía de Medellín, Secretaría de Cultura Ciudadana – Unión Temporal Plan de Desarrollo Cultural San Antonio de Prado, Diagnóstico Cultural San Antonio de Prado, Medellín, 2006, p. 80.

De acuerdo con los resultados, se concluye que las personas encuestadas se inclinan principalmente por la música, la pintura, el teatro y la danza. Este resultado coincide con la dinámica de conformación de grupos, agentes culturales y formas de expresión artística que se registran actualmente para el corregimiento. Plan de acción de la línea estratégica Imagen objetivo El corregimiento de San Antonio de Prado se ha enriquecido gracias a su diversidad cultural y natural, por rescatar sus valores patrimoniales, promover el uso social de los equipamientos y las riquezas naturales con fines de recreación, esparcimiento y

deportes, e incluir a la mayoría de la población y de las localidades en sus programas de producción cultural y de comunicación alternativa y comunitaria. Programas, subprogramas y proyectos 1. Rescatar, afirmar y socializar el patrimonio cultural, natural y arquitectónico Recuperar el patrimonio cultural, natural y arquitectónico mediante la constitución de nuevos valores de uso, económicos y de socialización, que favorezcan su disfrute por parte de hombres y mujeres de veredas, barrios y urbanizaciones de San Antonio de Prado y del valle de Aburrá.

114

Plan de Acción
Subprogramas PROGRAMA 1. Rescatar, afirmar y socializar el patrimonio cultural, natural y arquitectónico 1.1 Recuperación histórica del patrimonio cultural y natural del corregimiento Ejecutar los lineamientos del Plan de Desarrollo Cultural que hacen referencia a la recuperación histórica del patrimonio cultural. 1.2 Rescate y restauración de los patrimonios culturales y naturales Fomentar y apoyar el rescate y la restauración de los patrimonios culturales y naturales. 1.3 Socialización y constitución del económico y cultural de los patrimonios valor

Subprogramas 1.1 Recuperación histórica del patrimonio cultural y natural del corregimiento 1.2 Rescate y restauración de los patrimonios culturales y naturales 1.3 Socialización y constitución de valor económico y cultural de los patrimonios

Establecer un programa de incentivos económicos, socialización y promoción de las riquezas patrimoniales (arquitectónicas, naturales y culturales), con el fin de generar ingresos económicos y, además, reconstruir el tejido social entre las comunidades urbanas y rurales. Iniciativas - Proyectos de la comunidad3
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Investigar acerca de la etnografía y etnología de las etnias del corregimiento Recuperación histórica del patrimonio cultural y natural del corregimiento. Investigar sobre la diversidad cultural del corregimiento Investigar y promover las expresiones artísticas relacionadas con el medio ambiente Investigar el conocimiento etnobiótico tradicional y la gastronomía tradicional rural Rescate y restauración de los patrimonios culturales y naturales Proteger y valorar las construcciones en piedra, tapia y bareque Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Sector cultural y parte central El Limonar Asamblea de campesinos y campesinas Asamblea de campesinos y campesinas Asamblea de campesinos y campesinas Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Parte central

Parte central

Parte central y mujeres del corregimiento

En las tablas se describen las iniciativas comunitarias propuestas en el proceso de formulación del Plan de Desarrollo Participativo. Se presenta un código mediante tramas que valoran la prioridad de cada iniciativa:
3

Nivel alto de prioridad, requiere atención inmediata ya que se está afectando las condiciones básicas de las personas. Nivel medio alto de prioridad, es muy importante realizar esta acción, ya que se está afectando las condiciones de bienestar de las personas. Nivel medio de prioridad, es necesario realizar esta acción para garantizar su permanencia en el tiempo.

11

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Recuperar los caminos tradicionales y realizarles mantenimiento Divulgación del archivo fotográfico del corregimiento Realizar inventarios patrimoniales Realizar una agenda de caminatas turísticas remuneradas Reconocimiento y apropiación de patrimonios: casas construidas en piedra, bareque o tapia Reconocimiento y apropiación de patrimonios ecológicos Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Parte central y mujeres del corregimiento Parte central y mujeres del corregimiento Parte central y mujeres del corregimiento El Limonar Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Asamblea de campesinos y campesinas Asamblea de campesinos y campesinas Asamblea de campesinos y campesinas Asamblea de campesinos y campesinas Asamblea de campesinos y campesinas Asamblea de campesinos y campesinas

Socialización y constitución del valor económico y cultural de los patrimonios

El Limonar

El Limonar

Conclusión sobre rescate, afirmación y socialización del patrimonio cultural, natural y arquitectónico Las situaciones más críticas y prioritarias están dirigidas a investigar, rescatar y recuperar los patrimonios arqueológicos, culturales, naturales y arquitectónicos, pues de esto depende que se puedan proyectar los demás intereses comunitarios de instituir nuevos valores de uso, culturales, económicos y de socialización para las y los habitantes de veredas, barrios y urbanizaciones, y para la población del valle de Aburrá. De la misma manera, se han priorizado las intervenciones en el Plan de Desarrollo Cultural. 2. Recrear la diversidad cultural Recrear, fortalecer y diversificar las expresiones culturales y artísticas, incluyendo a la población tradicional y campesina y a las nuevas comunidades de barrios y urbanizaciones.

Subprogramas 2.1 Promoción del uso de los equipamientos por parte de los agentes culturales. 2.2 Fomento de las expresiones culturales del corregimiento, urbanas y rurales, con criterio de equidad de género y generaciones. 2.3 Apoyo y formación para la producción de expresiones culturales y artísticas. Programas y subprogramas 2.1 Promoción del uso de los equipamientos por parte de los agentes culturales Establecer mecanismos e instrumentos de gestión comunitaria de las sedes y de los equipamientos culturales, mediante la asignación de recursos económicos y dotaciones adecuadas para facilitar su uso por los agentes culturales y su proyección social. 2.2 Fomento de las expresiones culturales del corregimiento, urbanas y rurales, con criterios de equidad de género y generaciones Implementar una agenda cultural corregimental a través de las sedes culturales, que proyecte y promueva la

PROGRAMA 2. Recrear la diversidad cultural

116

Plan de Acción
diversidad de expresiones culturales presentes en veredas, barrios y urbanizaciones. 2.3 Apoyo y formación para la producción de expresiones culturales y artísticas Establecer un programa de apoyo y acompañamiento profesional para la creación artística y cultural en las diferentes localidades del corregimiento.

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Promover la participación y apropiación de los espacios de cultura del corregimiento Promoción del uso de los equipamientos por parte de los agentes culturales Flexibilidad de los horarios de las sedes culturales y la Casa de la Cultura Realizar campañas de apropiación de los espacios públicos para la cultura y el esparcimiento Diversificar e implementar otras actividades en las placas polideportivas Promover y fomentar los talentos y las expresiones culturales del corregimiento Institucionalizar eventos culturales que promuevan, afirmen y recreen las tradiciones, las expresiones artísticas, y las identidades culturales Fomento de las expresiones culturales del corregimiento, urbanas y rurales, con criterios de equidad de géneros y generaciones Realización de actividades públicas en urbanizaciones, barrios y veredas, que promuevan las diversas expresiones culturales y la historia cultural del corregimiento Promover nuestras identidades culturales y religiosas a través de la investigación y la realización de eventos Rescatar la cultura de nuestros abuelos Consolidar la capacidad de producción artística de las organizaciones culturales Crear “viejotecas” El Limonar Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: El Limonar y parte central El Limonar y parte central Mujeres del corregimiento Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Vereda Montañita

Vereda San José

Sector cultural

Vereda La Verde

Parte central

Adultos y adultas mayores

Parte central El Limonar Adultos y adultas mayores Vereda San José

11

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Fomentar los encuentros para socializar y conocer nuestra propia identidad Crear talleres permanentes sobre baile, teatro y música para los grupos y organizaciones culturales Realizar talleres de danzas para la tercera edad Crear talleres permanentes de pintura, danza, baile y música, para personas en situación de discapacidad Formar a las y los agentes culturales sobre la diversidad cultural del corregimiento Realizar talleres de manualidades en las veredas Formación sobre la cultura de la vereda y el corregimiento Crear talleres permanentes en diversas expresiones culturales: baile, danza y música Asamblea corregimental Parte central, Asamblea corregimental y El Limonar Parte central y Asamblea corregimental Personas en situación de discapacidad Parte central y adultos y adultas mayores Vereda La Verde Vereda La Verde Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Vereda La Verde

Vereda San José

Apoyo y formación para la producción de expresiones culturales y artísticas.

Conclusión sobre recrear la diversidad cultural Según las propuestas presentadas por la comunidad, es prioritario el fomento del uso social de los equipamientos y el espacio público con fines de recreación y esparcimiento, y en segunda instancia promover y fomentar los talentos y las expresiones culturales, institucionalizar eventos culturales que promuevan, afirmen y recreen las tradiciones, las expresiones artísticas y las identidades culturales, y crear talleres permanentes sobre baile, teatro y música, para los grupos y organizaciones culturales del corregimiento en los territorios rurales y urbanos. 3. Uso social del espacio y los equipamientos culturales Potenciar el uso social del espacio público y los equipamientos culturales con fines de recreación y socialización, recreación y esparcimiento, y recreación y deportes, con criterios de inclusión social y de equidad de géneros, generaciones y culturas.

PROGRAMA 3. Uso social del espacio y los equipamientos culturales

Subprogramas 3.1 Recreación y socialización 3.2 Recreación y esparcimiento 3.3 Recreación y deportes

Subprogramas 3.1 Recreación y socialización Potenciar el uso social del equipamiento colectivo del corregimiento, con el fin de facilitar la socialización y el intercambio, de niños y niñas, tercera edad, jóvenes, adultas y adultos de las diferentes localidades.

11

Plan de Acción

Foto 28. Izquierda, vereda Astillero. Derecha, sector Pradito (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

3.2 Recreación y esparcimiento Potenciar el uso social para la recreación y el esparcimiento de los espacios que integran valores ambientales y ecológicos. Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Fomentar los encuentros de recreación entre generaciones. Realizar recorridos a centros de recreación como: Comfama, el zoológico, el Parque de las aguas y otros sitios turísticos locales, regionales y nacionales. Realizar actividades lúdicas y recreativas, en todo el corregimiento. Realizar actividades recreativas con payasos e inflables para niños y niñas. Implementar las vacaciones recreativas en todas las veredas. Establecimiento de una ludoteca. Establecer lugares de encuentro propios para las mujeres. Crear una galería para exponer la cultura corregimental. Proyectar un cine en el corregimiento. Nivel de prioridad

3.3 Recreación y deportes Potenciar y recrear el uso y la construcción del equipamiento colectivo para la recreación y los deportes, considerando la diversidad cultural y la equidad entre géneros, generaciones y culturas.

Sector urbano. Expresado por: Adultos y adultas mayores y parte central

Nivel de prioridad

Sector rural. Expresado por:

Personas en situación de discapacidad

Recreación y socialización

Asamblea corregimental

Veredas La Verde y Yarumalito Veredas El Salado y Montañita Vereda La Florida Vereda La Verde Vereda La Verde

Recreación y esparcimiento

Parte central Jóvenes del corregimiento

11

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Competencias deportivas y culturales en las cuales se brinden incentivos a sus participantes. Realizar y programar torneos deportivos de: fútbol, baloncesto y voleibol, entre otros, en el corregimiento. Programas culturales y deportivos para los y las jóvenes. Realizar torneos deportivos de personas en situación de discapacidad del corregimiento. Realizar y promover actividades de aeróbicos en las veredas. Promover la realización de campeonatos deportivos y juegos tradicionales en las veredas. Crear la escuela de iniciación deportiva en la vereda El Salado. Realizar una programación en la cancha de la vereda Potrerito, en la que se respete e incluya a los(as) campesinos(as) de la vereda. Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: El Limonar Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Sector educativo

Vereda Yarumalito

Asamblea corregimental. Personas en situación de discapacidad Veredas Montañita, La Verde y La Florida Vereda Montañita

Recreación y deportes

Vereda El Salado

Vereda Potrerito

Conclusión sobre uso social del espacio y los equipamientos culturales La propuesta de la comunidad se encamina a priorizar que se les brinden alternativas de recreación y esparcimiento tanto a las personas en condición de discapacidad, como a los niños y las niñas. Igualmente, que se realicen torneos deportivos de fútbol, baloncesto y voleibol, en barrios, veredas y urbanizaciones. 4. Incluir, reconstruir y fortalecer el tejido social y cultural Fortalecer el tejido social y cultural a través de la promoción del encuentro y el intercambio cultural entre veredas, barrios y urbanizaciones, el fortalecimiento de las redes y organizaciones sociales y comunitarias, y la democratización para la producción de radio y televisión comunitarias.

PROGRAMA 4. Incluir, reconstruir y fortalecer el tejido social y cultural

Subprogramas 4.1 Socialización e intercambio cultural 4.2 Fortalecimiento de espacios interorganizativos corregimentales, de las redes sociales y la organización comunitaria 4.3 Crear acceso a la proyección de medios masivos y alternativos de comunicación

120

Plan de Acción
Subprogramas 4.1 Socialización e intercambio cultural Promover el intercambio cultural de la diversidad de expresiones artísticas y culturales, por medio de eventos, ferias, museos, exposiciones, fiestas, etc., que convoquen y atraigan a hombres y mujeres de las diferentes localidades del corregimiento. 4.2 Fortalecimiento de espacios interorganizativos corregimentales, de las redes sociales y la organización comunitaria Desarrollar un programa para fortalecer las organizaciones sociales y comunitarias, su participación, proyección e incidencia en el desarrollo Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Realizar encuentros culturales para posibilitar la integración de los(as) pobladores(as) nuevos(as) y viejos(as) de San Antonio de Prado Promover encuentros de intercambio cultural con el sector de afrodescendientes del corregimiento. Realizar encuentros entre corregimientos de reconocimiento de la cultura campesina en el municipio Socialización, visibilización e intercambio cultural Difusión de la diversidad de manifestaciones culturales en todo el corregimiento Crear encuentros de intercambios de expresiones culturales de personas en situación de discapacidad Realizar la celebración de fiestas comunales en la vereda Montañita Fortalecer las vitrinas campesinas y descentralizarlas. Realizar tertulias para compartir e intercambiar ideas y fomentar el diálogo de hombres y mujeres del corregimiento Parte central Sector cultural y adultos y adultas mayores Personas en situación de discapacidad Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Urbanización Barichara Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

local, y su capacidad administrativa, con recursos económicos y apoyo profesional. 4.3 Crear acceso a proyección de medios masivos y alternativos de comunicación Crear las condiciones para implementar y desarrollar el Decreto 1981 del 2003 sobre comunicación comunitaria (televisión, radio y prensa), y favorecer su agenciamiento por parte de las organizaciones del corregimiento y la divulgación de la diversidad de expresiones culturales presentes en él.

Mujeres del corregimiento

Vereda El Salado

Vereda Montañita

Vereda El Salado

Parte central

121

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Realizar funciones de teatro en la vereda Montañita Incluir en la agenda cultural actividades para las veredas Organizar noches de cine, para niños(as), jóvenes y adultos(as) en la vereda Potrerito Fomentar el encuentro de las mujeres para el intercambio y las expresiones culturales en las veredas. Creación y fomento de grupos culturales: musicales y danzas, pinturas y artesanías, etc., en el corregimiento Apoyo para la socialización, visibilización e intercambio cultural en las localidades urbanas y rurales. Reconocimiento y apoyo a los hombres y las mujeres del corregimiento con talentos, destrezas y capacidades artísticas. Apoyar grupos juveniles que realicen expresiones culturales Fortalecimiento de las redes culturales, sociales y comunitarias que se han creado en el corregimiento Creación de danzas y teatro en las veredas. Crear medios de comunicación: periódicos, canales y emisoras comunitarios Crear acceso a la proyección de medios masivos y alternativos de comunicación Campañas en los medios de comunicación con mensajes no machistas, no sexistas Crear la página web del corregimiento Promover e impulsar los medios de comunicación existentes en el corregimiento Sector cultural y parte central Mujeres del corregimiento Jóvenes del corregimiento Vereda La Florida Mujeres del corregimiento Parte central Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por: Vereda Montañita Vereda Yarumalito

Vereda Potrerito

Vereda Potrerito

El Limonar, adultos y adultas mayores

Vereda San José

Sector educativo y El Limonar

Vereda San José

Fortalecimiento de la organización y las redes sociales y comunitarias culturales.

Adultos y adultas mayores

Jóvenes del corregimiento

Vereda La Florida

Sector cultural Veredas La Verde y Montañita Vereda La Florida

122

Plan de Acción
Conclusión sobre incluir, reconstruir y fortalecer el tejido social y cultural La prioridad es incluir las veredas en la agenda cultural, difundir la diversidad de expresiones culturales y aprovechar el Decreto 1981 del 2003 para potenciar la creación de medios de comunicación (TV, radio y prensa), para las localidades. En segundo lugar se propone fomentar encuentros de mujeres para el intercambio cultural, fomentar y crear grupos culturales, y apoyar a grupos juveniles para la producción artística y cultural. 5. Gestión y administración de la diversidad cultural Generar instrumentos político–administrativos integrados al sistema nacional de la cultura, y capacidad de gestión cultural en el corregimiento, con el fin de responder a las necesidades sobre el patrimonio arquitectónico, cultural y natural, y a las necesidades culturales, de recreación, esparcimiento y deportes de los(as) pobladores(as) tradicionales y campesinos(as), y de los(as) habitantes de barrios y urbanizaciones. PROGRAMA 5. Gestión y administración de la diversidad cultural

Subprogramas 5.1 Actualizar y proyectar la Casa de la Cultura 5.2 Sistema de sedes culturales 5.3 Gestión participativa de la cultura 5.4 Gestión y seguimiento del Plan de Desarrollo Cultural de San Antonio de Prado

Foto 29. (Autor: Santiago Vergara, 2007)

Subprogramas 5.1 Actualizar y proyectar la Casa de la Cultura Proyectar la Casa de la Cultura como un centro de gestión cultural para el corregimiento, que responda a las necesidades de intercambio con la región y el país, y a las necesidades patrimoniales, sociales y culturales de la diversidad cultural que se expresa en las localidades urbanas y rurales. 5.2 Sistema de sedes culturales Establecer un sistema de sedes culturales con el fin de fortalecer la agenda cultural y artística, y de generar

capacidad local para la gestión y la implementación de agendas culturales. 5.3 Gestión participativa de la cultura Generar mecanismos e instrumentos de participación para la gestión cultural del corregimiento. 5.4 Gestión y seguimiento del Plan de Desarrollo Cultural de San Antonio de Prado Crear una veeduría para el seguimiento a la implementación del Plan de Desarrollo Cultural.

123

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Realizar encuentros académicos en torno a diferentes conceptos culturales Ampliar la cobertura de los Actualizar y programas y servicios que proyectar la Casa presta la Casa de la Cultura de la Cultura Consolidar la Casa de la Cultura Generar un espacio para las personas en situación de discapacidad Programas de integración juvenil, como talleres de música, pintura y deportes Establecer una sede cultural en El Limonar Implementación de bibliotecas en el corregimiento que faciliten la consulta e investigación Instalación de salas de internet Dotación de instrumentos Sistema de sedes musicales a los grupos del culturales corregimiento Dotación de materiales a los centros culturales Dotación de materiales para la realización de las actividades de recreación Dotación de implementos deportivos para el corregimiento Compra de pantalla, video beam y computador para la proyección de películas Realización de mesas de trabajo por minorías étnicas y sexuales (negros[as], homosexuales, lesbianas, entre otros) Preparación participativa de las fiestas patronales Mujeres del corregimiento El Limonar Sector cultural El Limonar y Parte central Parte central Veredas La Florida y Potrerito Vereda San José Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Parte central y jóvenes del corregimiento Asamblea de campesinos y campesinas Vereda Astillero Personas en situación de discapacidad Parte central El Limonar Vereda San José Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

Sector educativo

Sector educativo

Vereda La Verde

Gestión participativa de la cultura

Parte central

124

Plan de Acción
Subprograma Iniciativa - Proyecto de la comunidad Ajustar el Plan de Desarrollo Cultural, incluir diferentes organizaciones y actores(as) en él y redefinir el concepto de “cultura” Articular el Plan de Desarrollo Cultural e incluir en él a todos los grupos del corregimiento que realizan actividades culturales Nivel de prioridad Sector urbano. Expresado por: Nivel de prioridad Sector rural. Expresado por:

El Limonar

Vereda San José

Gestión y seguimiento del Plan de Socializar y promover en todo Desarrollo el corregimiento el Plan de Cultural de San Desarrollo Cultural. Antonio de Prado Garantizar la continuidad en las acciones del Plan de Desarrollo Cultural Reconocimiento económico a los grupos que realicen actividades culturales: transporte, implementos y formación

Jóvenes del corregimiento

Sector cultural

Sector cultural

El Limonar y Parte central

Vereda San José

Conclusión sobre gestión y administración de la diversidad cultural Nuevamente la prioridad se encamina, en primera instancia, a ampliar la capacidad física de la Casa de la Cultura y la cobertura de sus programas, y a la instalación de una biblioteca en la parte central. En segunda instancia, al establecimiento de sedes culturales en

diferentes localidades, a la dotación de los diferentes centros culturales con instrumentos y materiales, y con implementos deportivos al corregimiento. Igualmente se requiere que los diferentes agentes culturales; organizaciones y grupos, así como organizaciones comunitarias y sociales, sean convocados a participar en la implementación del Plan de Desarrollo Cultural.

12

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado

Línea estratégica seis: Gobernabilidad
San Antonio de Prado con capacidad de gobierno local consolida sus procesos sociales y territoriales

Foto 30. Proceso de participación Plan de Desarrollo (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

San Antonio de Prado con gobierno local consolida sus procesos sociales y territoriales. Aumenta y fortalece las organizaciones comunitarias y sociales, y su participación en las diferentes instancias de toma de decisiones en los niveles corregimental, municipal y nacional. Presentación Esta línea se encamina a fortalecer la capacidad de gobierno local con el fin de obtener igualdad de oportunidades en la toma de decisiones, la planeación, el presupuesto y las políticas de desarrollo del corregimiento y la ciudad de Medellín. Para esto se proponen estrategias de fomento a la democracia participativa, la descentralización político-administrativa y presupuestal, la construcción de instancias de participación para el ejercicio del gobierno local, y la implementación de acciones que garanticen la convivencia social, comunitaria y familiar. Se espera que el fomento a la movilización ciudadana y a la participación activa en las instancias de formulación, ejecución y control de políticas públicas, de los diferentes sectores sociales y las organizaciones comunitarias, permita avanzar en la consolidación de unidades de gobierno y administración local e impulse el proceso de descentralización administrativa y presupuestal del municipio de Medellín contemplado en la Constitución Nacional. De este modo se busca crear mecanismos e instrumentos políticos, jurídicos y administrativos que

aseguren el bienestar de la mayoría de la población; compensen el déficit actual de equipamientos, y que se dispongan los necesarios según el crecimiento urbano que se proyecte para el corregimiento; garanticen las condiciones de convivencia, seguridad, protección y formación para el disfrute de la vida digna, la convivencia, el espacio público y la vida familiar; y mediante los cuales se haga efectiva la política de distrito rural, a fin de afianzar la permanencia y la calidad de vida de la comunidad campesina en las veredas, impulsar alternativas de fomento a su actividad productiva, crear incentivos económicos y disminución de impuestos, implementar una educación contextualizada, y agregar valores sociales, ambientales y de uso público a su territorio y sus patrimonios culturales y naturales. Para conseguirlo se han propuesto los siguientes programas:

San Antonio de Prado con capacidad de gobierno local consolida sus procesos sociales y territoriales PROGRAMAS 1. Convivencia y seguridad para la participación, el encuentro ciudadano y la vida familiar

126

Plan de Acción
2. Comunidad comprometida concierta, se moviliza y participa en la definición y ejecución de políticas 3. Capacidad de administrativa y corregimiento gestión pública, presupuestal en el VIII la participación ciudadana y, específicamente en el artículo 141, que las organizaciones comunitarias, cívicas, profesionales, juveniles, sindicales, benéficas o de utilidad común no gubernamentales, sin ánimo de lucro y constituidas con arreglo a la ley, podrán vincularse al desarrollo y mejoramiento municipales. En la ciudad de Medellín se recoge el “espíritu” propuesto en la Ley 136 de 1994, en relación con asegurar la participación ciudadana en la planeación del desarrollo del municipio, y se promulga en 1996 el Acuerdo 043, por el cual se crea el Sistema de Planeación, en el que se propone como un principio fundamental de las actuaciones de las autoridades e instancias municipales, garantizar que haya un proceso de divulgación, discusión y concertación comunitaria. En la actualidad, el Sistema Municipal de Planeación se fortalece con el programa de presupuesto participativo creado en el Plan de Desarrollo Municipal 2004–2007: Medellín, compromiso de toda la ciudadanía. Este programa es una herramienta de gestión participativa de los recursos de inversión asignados a las comunas y corregimientos en el presupuesto anual del municipio. La unidad territorial denominada corregimiento En el Título XI de la Constitución Nacional de Colombia se propone que son entidades territoriales: departamentos, distritos, municipios y territorios indígenas.2 Más adelante, en el Artículo 311, configura el municipio como la unidad fundamental de la división político-administrativa del Estado, y por lo tanto “le corresponde prestar los servicios públicos que determine la ley, construir las obras que demande el avance local, ordenar el desarrollo de su territorio, promover la participación comunitaria, el mejoramiento social y cultural de sus habitantes y cumplir las demás funciones que le asignen la Constitución y las leyes”.3 La Ley 136 de 1994 define en el artículo 117 la “forma” de división de la unidad fundamental que es el Municipio:

4. Garantizar la calidad espacial, territorial y ambiental del corregimiento y hacerles seguimiento 5. Estabilidad y permanencia de la comunidad campesina en las veredas Situación actual Son fines esenciales del Estado: servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución; facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación; defender la independencia nacional, mantener la integridad territorial y asegurar la convivencia pacífica y la vigencia de un orden justo.1 De acuerdo con la Constitución Política de Colombia los hombres y las mujeres cuentan con el derecho pleno y el deber de incidir en las decisiones gubernamentales que afectan sus condiciones de vida. Para garantizarlo se debe fomentar, con espacios, instrumentos, mecanismos, recursos y formación, el ejercicio de la democracia y la planeación participativa, única forma de generar capacidad local de gobierno y de acceso por parte de los pobladores al desarrollo. La planeación y el gobierno participativos son oportunidades para emprender el desarrollo como una construcción social que incluye la diversidad y reconoce las diferentes dimensiones humanas, que resignifica y actualiza la organización social, la cultura, el espacio habitado, la economía y los procesos de crecimiento y formación de hombres y mujeres, incorporando valor, dignidad y calidad. La Ley 136 del 2 de junio de1994, por la cual se dictan normas tendientes a modernizar la organización y el funcionamiento de los municipios, propone en el Capítulo

República de Colombia, Constitución Política de Colombia, Artículo 2. Ibíd., Artículo 286. 3 Ibíd., Artículo 311.
1 2

12

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Con el fin de mejorar la prestación de los servicios y asegurar la participación de la ciudadanía en el manejo de los asuntos públicos de carácter local, los concejos podrán dividir sus municipios en comunas cuando se trate de áreas urbanas y en corregimientos en el caso de las zonas rurales.4 En el caso de Medellín, su división municipal define que en su zona urbana existen 16 comunas, las cuales tiene 249 barrios, y en su zona rural tiene 5 corregimientos.5 El corregimiento de San Antonio de Prado tiene ocho veredas: Potrerito, La Florida, Yarumalito, El Salado, Astillero, Montañita, La Verde y San José, y una zona urbana central. La gestión administrativa A nivel municipal, la Ley 136 de 1994 propone que exista una corporación administrativa denominada Concejo Municipal (capítulo III), cuyos(as) miembros(as) son elegidos(as) por voto popular. En la ciudad de Medellín, el Concejo se compone de 21 representantes mujeres y hombres concejales(as). La misma ley igualmente dispone, en el artículo 84, que cada municipio tendrá un alcalde o una alcaldesa quien ejerce la autoridad política, es el jefe o la jefa de la administración local y representante legal de la entidad territorial. El alcalde o la alcaldesa también es elegido(a) popularmente, y al igual que los(as) concejales(as) su período de mandato es de cuatro años. En la ciudad, la Alcaldía tiene las siguientes secretarías: Departamento Administrativo de Planeación, Secretaría de Bienestar Social , Secretaría de Cultura Ciudadana, Secretaría de Desarrollo Social, Secretaría de Educación, Secretaría de Evaluación y Control, Secretaría de Gobierno, Secretaría de Hacienda, Secretaría de Obras Públicas, Secretaría de Salud, Secretaría de Servicios Administrativos, Secretaría del Medio Ambiente, Secretaría General, Secretaría Privada, Secretaría de Transportes y Tránsito y Secretaría de las Mujeres; y las siguientes entidades descentralizadas: Aeropuerto Olaya Herrera, Universidad Colegio Mayor de Antioquia, Empresa de Desarrollo Urbano —EDU—, Empresas Públicas de Medellín —EPM—, Empresas Varias de Medellín — EVM—, Empresa de Terminales de Transporte, E.S.E. Hospital General de Medellín, E.S.E. Metrosalud, Instituto de Deportes y Recreación—, INDER—, Instituto Tecnológico Metropolitano —ITM—, Metro de Medellín, Metroparques, Metroseguridad y Telemedellín. Para los corregimientos, en la Ley 136 de 1994 se establece una figura para administrarlos, se trata de los(as) corregidores(as): Artículo 118. Administración de los corregimientos. Para el adecuado e inmediato desarrollo de los corregimientos, éstos tendrán corregidores como autoridades administrativas, quienes coordinadamente con la participación de la comunidad, cumplirán, en el área de su jurisdicción, las funciones que les asignen los acuerdos y les deleguen los alcaldes, con sujeción a las leyes vigentes. Los corregidores cumplirán también las funciones asignadas por las disposiciones vigentes a las actuales inspecciones de policía. En los corregimientos donde se designe corregidor, no podrá haber inspectores departamentales ni municipales de policía. Los alcaldes designarán a los corregidores de ternas presentadas por la respectiva Junta Administradora Local, con quienes coordinarán sus tareas de desarrollo comunitario. La citada ley establece además la figura de las Juntas Administradoras Locales, compuesta en el corregimiento de San Antonio de Prado por siete ediles hombres y mujeres, elegidos(as) popularmente para un período de cuatro años. Las funciones de los y las ediles son las que les asigna el Artículo 318 de la Constitución Política. Finalmente, como parte de la gestión administrativa para el corregimiento, en el Acuerdo municipal 043 de 1996, se establecen los Comités Comunitarios de Desarrollo Integral —CCDI— 6 los cuales, para los corregimientos, están compuestos por:
República de Colombia. Ley 136 de 1994, por la cual se dictan normas tendientes a modernizar la organización y el funcionamiento de los municipios, Bogotá, art. 117. 5 Información disponible en: http://www.medellin.gov.co/alcaldia/index. jsp Fecha de consulta: 6 de diciembre de 2007. 6 Alcaldía de Medellín, Acuerdo 043 de 1996, por el cual se crea el sistema municipal de Medellín, Medellín, 1996, art. 50.
4

12

Plan de Acción
l l l

l l

l

l

Gerente social de la zona Corregidor o corregidora Promotores(as) comunitarios(as) de las dependencias municipales del área social (Desarrollo Social, Bienestar Social, INDER, Educación y Cultura, Gobierno, Metro-salud y otras) Representante del Departamento Administrativo de Planeación Representante de las juntas administradoras locales por cada comuna o corregimiento que haga parte de la zona de cobertura del Plan Representante de las juntas de acción comunal por cada comuna o corregimiento que haga parte de la zona de cobertura del Plan Hasta siete (7) representantes de otras formas de organización pública y privada existentes en la zona

l

l

l

zonal, en lo correspondiente a recursos del sector público y debidamente aprobados por las juntas administradoras locales, por lo menos dos (2) meses antes de la fecha en la cual la administración deba radicar en el Concejo Municipal su Plan Operativo Anual de Inversiones para el año siguiente. Elaborar y divulgar planes de acción, con metas anuales, acciones concretas y responsabilidades definidas, para la ejecución de las inversiones correspondientes a recursos no provenientes del sector público. Impulsar la conformación de veedurías cívicas y apoyar su trabajo de seguimiento y evaluación de los planes zonales. Reglamentar y aprobar la administración y la ejecución de los recursos no provenientes del sector público.7

Las responsabilidades de este Comité son:
l

l

l

l

l

l

l

Identificar, analizar y priorizar, de manera concertada, las necesidades y problemas específicos de la zona y las respectivas alternativas de solución. Presentar las alternativas de solución a las dependencias ejecutoras de la administración municipal, para que éstas elaboren y evalúen los proyectos y los inscriban en el Banco Municipal de Proyectos de Inversión. Preparar el diagnóstico, definir los objetivos y estrategias del plan zonal y elaborar los planes de inversiones, teniendo en cuenta que las acciones y obras que se ejecutarán con recursos públicos correspondan a proyectos debidamente inscritos en el Banco de Proyectos. Elaborar y evaluar proyectos que se ejecutarán con recursos diferentes a los del sector público, en caso de no corresponder a proyectos inscritos en el Banco de Proyectos. Presentar a la comunidad, para su discusión, el Proyecto de Plan Zonal, a más tardar un mes después de aprobado el Plan de Desarrollo Municipal. Para este propósito se organizarán reuniones en los Cerca o Casas de Gobierno. Presentar a las juntas administradoras locales, para su aprobación, el proyecto ajustado del plan, a más tardar dos (2) meses después de aprobado el Plan de Desarrollo Municipal. Presentar al Departamento Administrativo de Planeación los planes anuales de inversión

En esta perspectiva, el Comité Comunitario de Desarrollo Integral se configura como una instancia para la gobernabilidad del corregimiento. No obstante, esta figura ha sido inoperante, ya que depende en gran proporción de la voluntad del alcalde o la alcaldesa. En general los corregimientos han quedado sumidos en algunas ambigüedades administrativas y de gobierno, debido a la ausencia de desarrollos normativos que concreten la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial para el territorio nacional y armonicen el marco legislativo y normativo dado por la Ley 99 del 22 de diciembre de 1993 o Ley del Medio Ambiente, la Ley 128 del 23 de febrero de 1994, por la cual se expide la Ley Orgánica de las Áreas Metropolitanas, la Ley 152 del 15 de julio de 1994, por la cual se establece la Ley Orgánica del Plan de Desarrollo, y la Ley 388 del 18 de julio de 1997 (con marcado énfasis urbano), por la cual se modifican las leyes 9.ª de 1989 y 3.ª de 1991 y se dictan otras disposiciones. En estas normas se mantiene la dicotomía entre el ordenamiento territorial y la planeación del desarrollo (Ley 128 y Ley 152), la ambigüedad en las competencias administrativas (que se trataron de subsanar con el Artículo 7.º de la Ley 388 de 1997 y que la Corte Constitucional declaró inexequible por considerar que era un asunto de ley orgánica), y el énfasis urbano, pues los instrumentos de intervención y de gestión del ordenamiento territorial son predominantemente para suelo urbano y de expansión urbana.
7

Ibíd., art. 51.

12

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Al definir los corregimientos como zonas rurales, éstos deben sortear las dificultades que se presentan frente a la tensión de tres zonas territoriales: la zona de expansión urbana, la zona rur-urbana y la zona de protección ambiental. Administrativa y presupuestalmente, desde los niveles municipal y nacional, estas tres zonas son atendidas por instancias diferentes, lo que genera ambigüedades y tensiones entre las competencias administrativas encargadas de garantizar su consolidación territorial. En el caso de la política ambiental, por ejemplo, las Corporaciones Autónomas Regionales y las Áreas Metropolitanas se sobreponen a los niveles municipales y corregimentales; además, no hay dependencias municipales que atiendan específicamente el ámbito de lo rur-urbano, pues ninguna de las entidades descentralizadas y de las secretarías del municipio se define desde un interés específico en lo rural (sólo las UMATAS, adscritas a la Secretaría de Desarrollo Social, atienden este ámbito de lo rural). Así mismo, no existe capacidad local en el corregimiento para hacer el control y seguimiento al ordenamiento territorial y a la intervención urbana, pues los corregimientos son zonas privilegiadas para la expansión urbana, y esto los convierte en bordes de ciudad y en una de las zonas de más alta conflictividad, dado que el ritmo de crecimiento urbano supera el ritmo de capacidad de gobierno local y de construcción del equipamiento colectivo para garantizar la vida digna de sus actuales y nuevos pobladores. Por último, la ambivalencia al momento de especificar las instancias para ejercer la autoridad local del Estado, pues el(la) corregidor(a) es definido(a) como autoridad administrativa con función predominantemente de inspector(a) de policía, y al ejercer el control sobre el ordenamiento territorial y la intervención urbana, se generan conflictos por competencias de las diferentes instancias administrativas, ya que el corregimiento se considera rural aunque las intervenciones en sus zonas de frontera sean principalmente urbanas y, en contraste, su extensión territorial sea sobre todo de vocación ambiental y rur-urbana. Con el fin de adelantar en el ámbito local políticas que atiendan esta conflictividad de intereses, de ambigüedad en los marcos legislativos y normativos y de tensiones en las competencias administrativas, el Concejo y la administración municipales 2004-2007, en el marco

Foto 31. Vereda Astillero (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

de su programa de gobierno “Medellín, compromiso de toda la ciudadanía”, generan dos alternativas de alta significación para los corregimientos: el Programa de Presupuestos Participativos, y el Acuerdo Municipal 016 del 16 de julio de 2007, por medio del cual se establecen los lineamientos para la construcción de la Política de Desarrollo Rural y se crea el Distrito Rural en los corregimientos de Medellín. Con el establecimiento del programa de presupuesto participativo, se instituye una figura denominada Consejo Corregimental, que se define como: Es el máximo orientador de la planeación participativa en cada una de las comunas y corregimientos. Lo preside la Junta Administradora Local, para su constitución será convocado por el Departamento Administrativo de Planeación conjuntamente con las JAL. Es el encargado de legitimar y adoptar el plan de desarrollo de comuna o de corregimiento, y de priorizar y aprobar las inversiones de Presupuesto Participativo que harán parte del Presupuesto Anual del Municipio. El CC podrá crear las comisiones temáticas necesarias para el cabal cumplimiento de sus objetivos.8

Concejo Municipal de Medellín, Ponencia para el segundo debate del proyecto de acuerdo N.º 283 de 2006, por medio del cual se crea el subsistema de planeación local y presupuesto participativo en el Municipio de Medellín, en el sistema de planeación del Acuerdo 43 de 1996, Medellín, 2007, 43.
8

130

Plan de Acción
El Comité Corregimental es la forma social que actualmente funciona en San Antonio, y es garante de la gestión financiera en este territorio. La inversión municipal en el corregimiento Según el Informe de Gestión realizado por la Alcaldía de Medellín, el corregimiento de San Antonio de Prado recibió entre 2004 y 2005 un total de $55.668 millones, cuya inversión fue distribuida de la siguiente manera: educación (45%), apoyo a grupos vulnerables (5%), medio ambiente (3%), obras públicas e infraestructura (4%), educación y deporte (3%), salud (21%) y otros sectores (19%). De esta manera, se convierte en el corregimiento con mayor inversión por parte de la administración municipal. En la parte de educación se realizaron inversiones para el mejoramiento de la cobertura educativa, adecuación y mantenimiento de plantas físicas, formación técnica y tecnológica en convenio con el SENA e instituciones de educación superior para estudiantes de bachillerato. En salud, se amplió la cobertura de acceso al régimen subsidiado y se hicieron campañas de promoción y prevención de la enfermedad. En obras públicas e infraestructura se invirtió en adecuación de la red vial rural, intervención de parques (Parque El Limonar y Parque Lineal de La Jacinta) y adquisición de predios para el futuro bulevar (calle 9). En medio ambiente, se realizaron programas para la protección de ecosistemas estratégicos y áreas verdes, manejo integral de residuos sólidos y prevención y atención de desastres. En recreación y deporte se apoyaron escuelas populares de deporte, los juegos corregimentales y el programa Estilos de Vida Saludable, organizado por el Inder. También se invirtió en programas para las personas de la tercera edad, familias vulnerables y niños en situación de desprotección. Cabe anotar que dentro de estas inversiones no hay ninguna relacionada con el desarrollo rural. Se requiere una mayor descentralización, para que la Corregiduría cuente con más autonomía e independencia presupuestal que le permita el control sobre los recursos asignados, con el fin de que éstos cubran las necesidades prioritarias de la población. Es necesario mayor apoyo a la comunidad rural, ya que la inversión y la acción institucional del Municipio no consideran la actividad agropecuaria de la zona rural como objeto de planificación, y sólo es tenida en cuenta en la medida en que se requiere reglamentar el territorio para la expansión urbana. En relación con el Programa de Planeación y Presupuesto Participativo, los recursos asignados por la Alcaldía de Medellín para este Programa fueron de 62.000 millones para el 2006. San Antonio de Prado participó con 76 proyectos por un valor de 2.472 millones (véase la tabla 22), que corresponden al 4% del total.

Tabla 22. Inversión de Presupuesto Participativo por Comisiones Temáticas en San Antonio de Prado

Áreas de inversión Bienestar social Educación Recreación y deporte (INDER) Desarrollo social Comunicación Gobierno Medio ambiente Cultura ciudadana Obras públicas Salud Total

Número de proyectos 7 2 6 11 1 1 6 6 34 2 76

Valor 219.000.000 101.000.000 225.000.000 651.000.000 41.000.000 25.000.000 270.000.000 335.000.000 549.000.000 56.000.000 $2’472.000.000

Fuente: Alcaldía de Medellín, Programa de Planeación y Presupuesto Participativo 2006.

131

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Democracia y participación ciudadana Se puede afirmar que las dinámicas socio-organizativas en San Antonio de Prado son muy marcadas y conducen a una fuerte diferenciación de las zonas del territorio (rural, urbano y el sector de El Limonar). Esto lleva a que los procesos participativos se basen en intereses partidistas e individualistas, dificultando la posibilidad de realizar procesos de desarrollo que orienten la búsqueda colectiva de soluciones a los problemas corregimentales. No obstante, actualmente se valora el esfuerzo de la unión comunitaria alrededor de la Red Nucleadora, que se define como una instancia que aglutina las diferentes organizaciones sociales en pos del mejoramiento de las condiciones de calidad de vida de los hombres y las mujeres que lo habitan. Existen diversos grupos sociales, entre los que se encuentran las juntas de acción comunal y los relacionados con las expresiones culturales de danza, teatro, deporte y recreación, sin embargo se considera que el porcentaje de participación de sus habitantes es bajo. También se cuenta con presencia significativa de líderes deportivos y de comunidades religiosas. En la tabla 24 se presenta un inventario de las diferentes formas de organización.

Foto 32. (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

Los proyectos apoyados por el Programa de Presupuesto Participativo abarcaron diferentes áreas, entre ellas mantenimiento de vías, dotación de áreas educativas y deportivas, estudios de gestión ambiental a microcuencas, recuperación de la memoria histórica, asistencia a la población más vulnerable (adultos y adultas mayores, niños y niñas, mujeres y personas en situación de discapacidad) mediante programas de capacitación, acompañamiento empresarial, apoyo a asociaciones y grupos de participación. Se realizó una inversión muy alta en obras públicas, que es la comisión temática a la que se le asignó mayor presupuesto, según la selección de los problemas priorizados en las asambleas barriales y veredales. Igualmente, según el Informe de Gestión de la Alcaldía 2005, San Antonio de Prado es el corregimiento con mayor inversión por parte de Empresas Públicas de Medellín por un valor de $1.070.4 millones. Esta inversión cubre diferentes sectores, y entre ellos la distribución de energía y la red de alcantarillado son los que reciben el mayor porcentaje (véase la tabla 23).
Tabla 23. Inversión de Empresas Públicas de Medellín en el corregimiento

Tabla 24. Formas de organización comunitaria en el corregimiento

Organizaciones Juntas de acción comunal Organizaciones dedicadas a la cultura Juntas de vivienda y transporte público Organizaciones del sector del medio ambiente Asociaciones Grupos relacionados con medios de comunicación Grupos culturales Comunidades religiosas

Número 33 13 9 10 11 9 20 28

Sectores Distribución energía Red de alcantarillado Alumbrado público Red de acueducto Gas Telecomunicaciones

Valor de la inversión (millones) 346,3 336,5 126,1 125,0 89,6 46,9

Fuente: Elaborado por Equipo de Trabajo con base en archivo digital suministrado por la Casa de Gobierno del Corregimiento.

Fuente: Alcaldía de Medellín, Informe de Gestión 2005 “Inversión Localizada por comuna”, CD ROM.

132

Plan de Acción
En lo que se refiere a la población rural, el nivel de participación es muy bajo, sólo el 2,5% de los pobladores pertenecen a alguna organización social, siendo las más significativas: las Juntas de Acción Comunal, grupos de tercera edad, grupos juveniles y deportivos. La participación es muy poca en grupos ecológicos y en organizaciones encargadas del manejo y uso de los recursos naturales, a pesar del gran potencial natural que tiene el corregimiento. Convivencia y seguridad
l

Ante la magnitud de estos factores y con el fin de reducir su impacto, la Alcaldía ha implementado los siguientes escenarios:
l

En materia de seguridad y convivencia ciudadana es necesario partir de la situación que se presenta para la ciudad de Medellín, pues en ella confluyen varios factores que inciden de manera general en sus comunas y corregimientos: el narcotráfico como un hecho social y cultural; la presencia de actores armados no legales; la marginalización social, y la fragilidad del Estado como regulador social.

Consejo de Convivencia Ciudadana: es un escenario de participación conformado por rectores y rectoras de escuelas y colegios, hombres y mujeres que laboran en la casa de Gobierno, los y las ediles y líderes y lideresas sociales, comunitarios(as) y religiosos(as). Su función principal es la de analizar los problemas de seguridad y convivencia y plantear soluciones. Justicia cercana al ciudadano: compuesto por jueces de paz y conciliadores(as) en equidad.

La implementación de estos instrumentos se refleja en la disminución de los homicidios a 49 en el periodo 2004–2006, no obstante es la cifra más alta de los cinco corregimientos, según información suministrada por la Secretaría de Gobierno y que se presenta en la figura 17.

Figura 17. Evolución de los homicidios en los corregimientos
180 153

Número de homicidios

160 140 120 100 80 60 40 20 0 San Sabastián de Palmitas 32 11

151

77 49 29 18 25 9 San Antonio de Prado Santa Helena

San Cristóbal

Altavista

Corregimientos

Años 2001 -2003

Años 2004 - 2006

Fuente: Alcaldía de Medellín, Secretaría de Gobierno. Ruralidad, convivencia y seguridad ciudadana. Presentación realizada en el primer Encuentro Académico Corregimental Medellín ciudad y campo a la vez, Medellín, 1.º de junio de 2007.

Finalmente, aunque no se cuenta con información para San Antonio de Prado, la Secretaría de Gobierno llama la atención sobre los altos índices, expresados como números de casos por cada cien mil habitantes, de delitos catalogados como conflictos familiares, asuntos de conciliación (Ley 640), menores en situación irregular y violencia intrafamiliar, ya que superan notablemente los valores promedio hallados para la ciudad.

Plan de acción de la línea estratégica Imagen objetivo La capacidad de gobierno local, descentralizado y participativo en el corregimiento, permite consolidar un territorio habitable, con calidad espacial y ambiental y procesos sociales justos, equitativos y democráticos, acordes con las necesidades y perspectivas de vida de su población urbana y rural.

133

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Programas y subprogramas 1. Convivencia y seguridad para la participación, el encuentro ciudadano y la vida familiar Garantizar las condiciones de convivencia, seguridad, protección y formación necesarias para que la población ejerza, sin exclusión ni violencias, el derecho a la participación, el disfrute del espacio público y la vida familiar. PROGRAMA 1. Convivencia y seguridad para la participación, el encuentro ciudadano y la vida familiar Programas y subprogramas 1.1 Formación, socialización y orientación para la convivencia ciudadana, comunitaria y familiar Implementar proyectos y acciones de formación, socialización y orientación profesional y jurídica, que prevengan las violencias en todas sus manifestaciones, aporten a la convivencia ciudadana, comunitaria y familiar, y favorezcan las relaciones equitativas entre géneros, generaciones y culturas. 1.2 Barrios y veredas seguros Garantizar la aplicación de los instrumentos y mecanismos jurídicos, de seguimiento y control y de orden público, y la presencia local de entidades como defensoría, personería, derechos humanos, entre otras, con el fin de prevenir, proteger y hacer justicia ante las violencias a las mujeres y a la población en general.

Subprogramas 1.1 Formación, socialización y orientación para la convivencia ciudadana, comunitaria y familiar 1.2 Barrios y veredas seguros

Iniciativas - Proyectos de la comunidad9
Subprograma Iniciativa – Proyecto de la comunidad Formar y sensibilizar a géneros, generaciones y familias en la no-violencia Realizar encuentros para el diálogo generacional Realizar encuentros para la construcción de valores y respeto desde la diferencia. Encuentros para la libre expresión Prioridad Zona urbana. Expresado por Jóvenes del corregimiento y El Limonar Sector cultural y jóvenes del corregimiento Personas en situación de discapacidad Veredas La Verde y El Salado Vereda La Verde Prioridad Zona rural. Expresado por Veredas Potrerito, La Verde y La Florida

Formación, socialización y orientación para la convivencia ciudadana, comunitaria y familiar

En las tablas se describen las iniciativas comunitarias propuestas en el proceso de formulación del Plan de Desarrollo Participativo Se presenta un código mediante tramas que valoran la prioridad de cada iniciativa:
9

Nivel alto de prioridad, requiere atención inmediata ya que se está afectando las condiciones básicas de las personas. Nivel medio alto de prioridad, es muy importante realizar esta acción, ya que se está afectando las condiciones de bienestar de las personas. Nivel medio de prioridad, es necesario realizar esta acción para garantizar su permanencia en el tiempo.

134

Plan de Acción
Subprograma Iniciativa – Proyecto de la comunidad Implementar programas de formación en convivencia para la comunidad educativa Acompañamiento a las familias sobre prevención de la violencia intrafamiliar y resolución de conflictos Socializar e implementar el Manual de convivencia ciudadana de Medellín Formación en prevención de la violencia y la discriminación de las mujeres Encuentros para la concertación equitativa entre hombres y mujeres Encuentros para la concertación entre barrios Fortalecer el comité local de gobierno y los consejos de convivencia Implementar las casas de justicia Acciones de prevención, justicia y protección ante crímenes, violencias y violaciones a las mujeres Realizar encuentros de Barrios y veredas denuncia de diferentes seguras violencias en el corregimiento Crear dos centros de denuncia y acompañamiento Incrementar la fuerza pública Fortalecer las relaciones vecinales, para garantizar la seguridad Mujeres del corregimiento, jóvenes El Limonar, Parte central, Red de vecinos y amigos y Sector educativo Todos los sectores poblacionales y territoriales Mujeres del corregimiento Mujeres del corregimiento Sector educativo y Parte central Sector institucional y Parte central Sector institucional y Parte central Mujeres del corregimiento Parte central y Jóvenes del corregimiento Mujeres del corregimiento y barrio El Limonar Adultos y adultas mayores, y Parte central Red de vecinos y amigos Vereda La Florida Prioridad Zona urbana. Expresado por Prioridad Zona rural. Expresado por Vereda La Florida

Veredas Montañita y La Verde

Todas las veredas

Conclusión sobre convivencia y seguridad para la participación, el encuentro ciudadano y la vida familiar La situación más crítica se da en la violencia intrafamiliar y en la falta de acciones de prevención, justicia y protección ante crímenes, violencias y violaciones

contra las mujeres. Es prioridad formar y sensibilizar a la población y la familia en programas de convivencia, prevención de la violencia e inclusión de género y generaciones, realizar encuentros para la construcción de valores y respeto desde la diferencia y socializar e implementar el Manual de convivencia ciudadana de Medellín.

13

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
2. Comunidad comprometida que concierta, se moviliza y participa en la definición y ejecución de políticas Fomentar la participación activa en las instancias de formulación, ejecución y control de políticas públicas, y la movilización ciudadana para la exigibilidad de los derechos de la población que habita barrios, urbanizaciones y veredas. Programas y subprogramas 2.1 Fortalecer las instancias de participación Establecer las condiciones necesarias en cuanto a instancias, mecanismos y promoción para que sectores sociales, organizaciones comunitarias y la ciudadanía de urbanizaciones, barrios y veredas participen en la definición, ejecución y seguimiento de políticas públicas 2.2 Información para la participación Socializar, con claridad y transparencia, entre las organizaciones sociales y comunitarias y la ciudadanía en general, sobre las inversiones, contratos, planes, programas y proyectos que se adelantan. 2.3 Fortalecimiento de las organizaciones sociales y comunitarias Asignar recursos económicos para dar soporte a las necesidades básicas administrativas y legales de las organizaciones comunitarias, favorecer su participación, y desarrollar programas de formación y acompañamiento a sus bases sociales, líderes y lideresas, en función de sus objetivos e intereses. 2.4 Gestión participativa del plan Establecer la asamblea corregimental de sectores y organizaciones que concierte, gestione y haga seguimiento a la ejecución del Plan de Desarrollo Participativo, creando los mecanismos e instrumentos necesarios para la articulación con los procesos participativos y las diferentes instancias que se desarrollan en el corregimiento y el municipio 2.5 Las organizaciones sociales y comunitarias ejercen el control social a la gestión pública y privada Impulsar las veedurías ciudadanas para el seguimiento y control de la intervención estatal y privada en el corregimiento.
Foto 33. (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

PROGRAMA Comunidad comprometida que concierta, se moviliza y participa en la definición y ejecución de políticas Subprogramas 2.1 Fortalecer las instancias de participación 2.2 Información para la participación 2.3 Fortalecimiento de las organizaciones sociales y comunitarias 2.4 Gestión participativa del Plan de Desarrollo 2.5 Las organizaciones sociales y comunitarias ejercen el control social a la gestión pública y privada en el corregimiento

136

Plan de Acción
Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa – Proyecto de la comunidad Sensibilizar a jóvenes, niños y niñas, adultos y adultas para que participen Incrementar estrategias participativas, incluyentes y respetuosas de los procesos de gestión social Formación en participación ciudadana a partir de derechos y deberes constitucionales y acciones de protección Promover y consolidar el consejo consultivo Promover las asambleas barriales y veredales Fortalecer la mesa ambiental corregimental. Fortalecimiento de la red cultural y las mesas de comunicación del corregimiento. Consolidar la red nucleadora y la red de vecinos y amigos. Incidir en la defensa y exigibilidad de la planeación, la participación y el presupuesto participativo. Consolidar y socializar los resultados de los procesos de planeación participativa Fortalecer la planeación participativa Nivel de prioridad Zona urbana. Expresado por Parte central y Adultos y adultas mayores Nivel de prioridad Zona rural. Expresado por

Parte central

Parte central

Parte central y El Limonar Parte central y El Limonar Mesa ambiental y sector cultural de El Limonar Mesa ambiental y sector cultural Parte central y El Limonar Red de vecinos y amigos

Todas las veredas Todas las veredas

Fortalecer las instancias de participación en el corregimiento

Vereda Potrerito

Encuentro Institucional Adultos y adultas mayores Mujeres del corregimiento, Jóvenes de El Limonar, Parte central, Red de vecinos y amigos y Sector educativo

Fortalecer la incidencia de las Juntas de Acción Comunal

Todas las veredas

Fomentar actividades participativas Dinamizar y fortalecer el comité local de emergencias Información para la participación Establecimiento de un sistema de información local con libre acceso. Parte central Parte central y Encuentro institucional

Vereda La Florida Veredas Potrerito y La Verde

13

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Subprograma Iniciativa – Proyecto de la comunidad Difundir los programas y actividades que realiza la fundación Pro-limitados en las zonas rurales Socializar la información a las Juntas de Acción Comunal Crear escuelas de formación política con equidad de género y generaciones Fortalecer y acompañar a todas las organizaciones Fortalecimiento de las organizaciones sociales y comunitarias del corregimiento Fomentar la participación y la renovación de nuevos liderazgos con equidad de género Fortalecer y acompañar la red juvenil Fomentar la autogestión de las organizaciones Fortalecer y acompañar las Juntas de Acción Comunal Promover las asambleas y encuentros barriales y veredales Identificar las instancias y dependencias que aportan a la gestión del plan Crear un comité de gestión, evaluación y seguimiento al Plan de Desarrollo Gestión participativa del plan Fomentar la participación en las instancias de gestión del Plan de Desarrollo Participativo Participación en el Comité Municipal de Desarrollo Rural —CMDR Participar en el cabildeo en el Concejo Municipal para la aprobación de políticas y asignación de recursos Socializar, difundir y articular los procesos participativos del corregimiento Parte central Adultos y adultas mayores Red de vecinos y amigos Nivel de prioridad Zona urbana. Expresado por Personas en situación de discapacidad Parte central Parte central Red de vecinos y amigos y Adultos y adultas mayores Red de vecinos y amigos Jóvenes del corregimiento Red de vecinos y amigos Vereda El Salado Vereda La Verde Vereda El Salado Nivel de prioridad Zona rural. Expresado por

Encuentro institucional

Encuentro institucional

Encuentro institucional

Encuentro institucional

13

Plan de Acción
Subprograma Iniciativa – Proyecto de la comunidad Crear los mecanismos administrativos y de participación que articulen el Plan de Desarrollo del Corregimiento al Sistema Municipal de Planeación del territorio y del desarrollo del municipio Inclusión en la prestación de los servicios que la administración lleva a cabo en todo el territorio Realización de convites comunitarios como aporte al desarrollo comunitario Conformar una veeduría corregimental que realice seguimiento a la inversión del Presupuesto Participativo Crear los mecanismos de control y vigilancia para que las urbanizaciones cumplan con la normatividad de intervención urbana. Llevar a cabo acciones de cumplimiento de normas que deban cumplir las constructoras Es necesario crear un comité que defienda los derechos de la salud de las mujeres del corregimiento Promover procesos de rendición de cuentas en audiencias públicas Instalar en el corregimiento capacidad de seguimiento y control a la calidad urbana y los requerimientos del POT Parte central Nivel de prioridad Zona urbana. Expresado por Nivel de prioridad Zona rural. Expresado por

Encuentro Institucional

Vereda Montañita Veredas Montañita y La Florida

Las organizaciones sociales y comunitarias ejercen el control social a la gestión pública y privada en el corregimiento

Parte central, institucional y Urbanización Barichara

Encuentro institucional

Mujeres del corregimiento Adultos y adultas mayores Adultos y adultas mayores

Conclusión sobre comunidad comprometida que concierta, se moviliza y participa en la definición y ejecución de políticas La situación crítica se presenta en el Comité local de emergencia, por eso se propone fortalecerlo y ampliar su cobertura para todo el corregimiento. Es también prioridad la participación en todos los espacios locales y municipales, especialmente los que tengan que ver con la ruralidad y con la vigilancia y control de políticas, programas y proyectos que se realizan en el corregimiento.

3. Capacidad de gestión pública, administrativa y presupuestal Generar capacidad de gobierno local con participación de sectores sociales y organizaciones comunitarias, mediante la consolidación de unidades de gobierno y administración local y el impulso al proceso de descentralización administrativa y presupuestal del Municipio de Medellín.

13

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Programas y subprogramas PROGRAMA 3. Capacidad de gestión administrativa y presupuestal pública, 3.1 Incidir en políticas que redefinan la estructura de gobierno, de administración y de presupuestos para el corregimiento Impulsar la reestructuración de la casa de gobierno, asignar funciones y presupuesto que le den mayor capacidad de decisión y ejecución de políticas, programas y proyectos. 3.2 Fortalecer la gestión cultural Generar capacidad de gestión pública por parte de la Secretaría de Cultura para la implementación de políticas, planes, programas y proyectos que potencien el desarrollo de la cultura y las sedes culturales.

Subprogramas 3.1 Incidir en políticas que redefinan la estructura de gobierno, de administración y de presupuestos para el corregimiento. 3.2 Fortalecer la gestión cultural

Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa – Proyecto de la comunidad Fortalecer e incrementar la inversión presupuestal en el corregimiento, privada y pública Redefinir los procesos y procedimientos que realiza la casa de gobierno y otorgarle más autonomía Instalar capacidad del sistema judicial en el corregimiento Formación para jóvenes, niños y niñas sobre las características de su territorio Fortalecer la gestión cultural en el corregimiento Generar capacidad de gestión pública en el corregimiento por parte de la Secretaría de Cultura Encuentro Institucional Nivel de prioridad Zona urbana. Expresado por Red de vecinos y amigos Mujeres del corregimiento y Encuentro Institucional Adultos y adultas mayores Vereda La Verde Nivel de prioridad Zona rural. Expresado por

Incidir en políticas que redefinan la estructura de gobierno, de administración y de presupuestos para el corregimiento

Vereda El Salado

Conclusión sobre capacidad de gestión pública, administrativa y presupuestal Es prioridad para el corregimiento poder garantizar sus condiciones de bienestar, fortalecer e incrementar la inversión presupuestal privada y pública, redefinir los procesos y procedimientos que realiza la casa de gobierno y asignarle más autonomía, e instalar capacidad del sistema judicial.

4. Garantizar la calidad espacial, territorial y ambiental del corregimiento y hacerles seguimiento Crear mecanismos e instrumentos políticos, jurídicos y administrativos que compensen el déficit actual de equipamientos, y garanticen los suficientes para una vida digna de los habitantes, según estándares de calidad espacial, habitacional y ambiental y densidades

140

Plan de Acción
de vivienda, definidos en el Plan de Ordenamiento Territorial y en el Plan de Desarrollo Participativo Corregimental. PROGRAMA 4. Garantizar la calidad espacial, territorial y ambiental del corregimiento y hacerles seguimiento Programas y subprogramas 4.1 Regulación y control del desarrollo urbano con acceso a las condiciones de bienestar humano Garantizar, por medio de la regulación y el control del crecimiento urbano, la cobertura y el acceso a las condiciones de bienestar humano de la población actual del corregimiento y de la nueva que llegue a él, en vivienda, salud, educación, saneamiento básico, nutrición, transporte, etc. 4.2 Mejorar la calidad urbana, espacial y de habitabilidad Crear mecanismos administrativos, políticos y jurídicos que garanticen el cumplimiento de los estándares de espacio público y calidad urbana definidos por el Plan de Ordenamiento Territorial para el desarrollo urbano: planes parciales y nuevos proyectos de vivienda (espacio público, parques lineales, parques urbanos, zonas de retiro de vías, retiros de quebradas, ecosistemas estratégicos). 4.3 Control ciudadano y comunitario a la intervención en el territorio Incentivar la conformación de veedurías ciudadanas para el control de la calidad urbana, planes parciales y nuevos proyectos de vivienda. 4.4 Revisar y ajustar participativamente el Plan de Ordenamiento Territorial Revisar y ajustar participativamente el Plan de Ordenamiento Territorial según las necesidades y características de la zona urbana, la zona rural-urbana y los atributos ambientales y territoriales.

Subprogramas 4.1 Regulación y control del desarrollo urbano con acceso a las condiciones de bienestar humano 4.2 Mejorar la calidad urbana, espacial y de habitabilidad 4.3 Control ciudadano y comunitario a la intervención en el territorio 4.4 Revisar y ajustar participativamente el Plan de Ordenamiento Territorial

Foto 34. Calle barrio El Limonar (Autor: Santiago Vergara, 2007)

141

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Iniciativa – Proyecto de la comunidad Implementar una política de vivienda para la reubicación de las familias en zona de alto riesgo Asignación de vivienda de interés social para familias campesinas y desplazadas Mejoramiento de vivienda en las veredas y en los estratos 1y2 Definir y controlar la cota y zonas de expansión urbana que garanticen las densidades de vivienda en la zona urbana y protejan la zona rural-urbana Programa de reordenamiento de la zona central Promover los derechos, el uso y el cuidado de los espacios públicos Establecer una política de trato preferencial con la tasa de aseo, como compensación al corregimiento por el paso de los vehículos de basuras de Evas Incidir en una política que regule y frene la construcción masiva de urbanizaciones Garantizar la priorización de una renta social que garantice a los y las jóvenes estudiar y recrearse Revisar y ajustar participativamente el Plan de Ordenamiento Territorial Nivel de prioridad Zona urbana. Expresado por Nivel de prioridad Zona rural. Expresado por Asamblea campesina Asamblea campesina

Subprograma

Regulación y control del desarrollo urbano con acceso a las condiciones de bienestar humano

Parte central

Parte central

Parte central

Parte central

Mejorar la calidad urbana, espacial y de habitabilidad del corregimiento

Parte central y Sector económico Jóvenes de El Limonar Vereda San José

Sector económico

Control ciudadano y comunitario a la intervención en el territorio

El Limonar

Vereda San José

Jóvenes del corregimiento

Sector institucional

Conclusión sobre garantizar la calidad espacial, territorial y ambiental del corregimiento y hacerles seguimiento La situación más crítica se presenta en la no existencia de programas de viviendas que les garanticen a los

pobladores(as), de estratos 1 y 2, y a las familias campesinas el acceso fácil y digno. Es también prioritario realizar un control ciudadano a la alta densificación de vivienda que se presenta y promover el uso y el cuidado de los espacios públicos existentes.

142

Plan de Acción
5. Estabilidad y permanencia de la comunidad campesina en las veredas Implementar la política de Desarrollo Rural y el distrito rural, para garantizar la permanencia y calidad de vida de la comunidad campesina en las veredas, que integre alternativas de fomento a su actividad productiva, disminución de impuestos, incentivos económicos, educación contextualizada, y que agregue valores sociales, ambientales y de uso público a su patrimonio y territorio. PROGRAMA Estabilidad y permanencia de la comunidad campesina en las veredas Subprograma 5.1 Fomentar y fortalecer la participación campesina 5.2 Implementar y consolidar el Distrito Rural Programas y subprogramas 5.1 Fomentar campesina y fortalecer la participación

Promover la organización de sectores y familias campesinas en las veredas, y su participación en el Comité Local de Desarrollo Rural, Consejo Municipal de Desarrollo Rural, Consejos Consultivos del subsistema de planeación y presupuesto participativo, instancias de participación corregimental y asamblea campesina corregimental. 5.2 Implementar y consolidar el Distrito Rural Incidir en la elaboración, ejecución y control de los instrumentos que implementan la política de desarrollo rural y la creación del Distrito Rural de los corregimientos del municipio, según el Acuerdo Municipal N.º 16 de 2007.

Foto 35. (Autor: Santiago Vergara, 2007)

143

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
Iniciativas - Proyectos de la comunidad
Subprograma Iniciativa – Proyecto de la comunidad Consolidar y promover la participación del comité local en el Consejo Municipal de Desarrollo Rural Nivel de prioridad Zona urbana. Expresado por Nivel de prioridad Zona rural. Expresado por Parte central y vereda Astillero Vereda La Florida, Asamblea Corregimental de campesinos y campesinas Veredas La Verde y Potrerito Vereda Potrerito Veredas La Florida, El Salado y La Verde Vereda Astillero Veredas Montañita, La Florida y Potrerito Vereda La Verde y Mujeres del corregimiento

Fomentar y fortalecer la participación campesina en el corregimiento

Crear una organización de familias campesinas

Conformar grupos y asociaciones de mujeres en las veredas Fortalecer la organización y la unidad entre de las familias campesinas de las veredas Promover y fortalecer las organizaciones comunitarias y sociales de las veredas Seguimiento y control al Distrito Rural Generar una política de incentivos económicos, profesionales, técnicos y materiales para el campesinado Implementar una política para la asignación de viviendas a las familias campesinas

Implementar y consolidar el Distrito Rural

Conclusión sobre estabilidad y permanencia de la comunidad campesina en las veredas La situación más crítica se presenta en el hecho de no existir una política que favorezca la permanencia de la

vida campesina en el corregimiento, específicamente en cuanto a la vivienda. Es prioritario además ofrecer incentivos económicos, profesionales, técnicos y materiales para el campesinado y realizar seguimiento y control al Distrito Rural de Medellín.

144

4. Gestión del Plan de Desarrollo
El Plan de Desarrollo Participativo Corregimental de San Antonio de Prado 2007–2017, tiene un sentido más estratégico que coyuntural, pues su vigencia de diez años trasciende el propio programa de gobierno y su consecuente plan de desarrollo, que es de cuatro años. El proceso de formulación participativo estableció unos problemas y definió unas propuestas para la búsqueda de sus soluciones que es necesario pensar en el corto, mediano y largo plazos. Por eso el Plan se convierte en un instrumento que orienta a los líderes y las lideresas y a la propia administración municipal en el momento de priorizar y definir los planes anuales y proyectos de inversión y de actuación para el corregimiento. organizaciones comunitarias y sus representaciones emprendieron el camino del acuerdo y el consenso alrededor de sus sueños y propósitos comunes, sus necesidades y propuestas, y comprendieron que se trata de un instrumento de negociación política del desarrollo local en el contexto de la ciudad, la región y el país, y en relación con la situación global que reclama la construcción colectiva de ciudadanos y ciudadanas informados(as), formados(as) y conscientes de sus derechos y deberes, activos(as) artífices de la construcción cultural, social, política y ambiental de sus territorios. Para la gestión política del Plan, es necesario establecer las ofertas que la administración municipal y otras entidades disponen para los corregimientos del municipio de Medellín, tanto desde su presupuesto anual general como de los recursos del presupuesto participativo; también se deben conocer los recursos provenientes de la Nación, la cooperación internacional y el sector privado. Pero la mayor incidencia de la gestión política del Plan está en la aceptación por parte de las comunidades corregimentales y su compromiso para promoverlo y hacerlo conocer en las diferentes instancias de gobierno y de la propia población, como instrumento colectivo que orienta el desarrollo local. Veamos a continuación cuáles son las instancias de gobierno donde se debe hacer la gestión del Plan de Desarrollo Participativo Corregimental. Sistema municipal de planeación Los procesos de planeación en el país están regidos por la Ley 152 de 1994. En Medellín se creó el Sistema Municipal de Planeación mediante el Acuerdo 043 de 1996 y el proyecto de Acuerdo N.º 283 de 2006, aprobado en 2007,1 por el cual se crea e institucionaliza

Foto 36. Vereda Yarumito (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

La gestión del Plan de Desarrollo es la fase posterior a la de su formulación. De su apropiación social y política por parte de la comunidad y de su gestión y promoción depende que el plan se convierta en un referente del desarrollo local. El Plan es un instrumento en consulta permanente, un proceso que es necesario ajustar y concertar, según las condiciones y cambios que se presentan en el territorio y en el espacio social urbano y rural del corregimiento. La gestión política de este Plan de Desarrollo comenzó desde el mismo momento en que las

El proyecto de acuerdo 283 de 2006, por el cual se proponía crear el Subsistema de Planeación Local y presupuesto Participativo, fue aprobado en segundo debate en el Concejo Municipal a finales del año 2007.
1

14

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
la planeación local y el Presupuesto Participativo en el marco del Sistema Municipal de Planeación. La complementación entre el Sistema de Planeación Municipal y el Presupuesto Participativo asegura la planeación participativa, y garantiza que ésta pueda acceder a un presupuesto que se decide en los Consejos Comunitarios Corregimentales de Presupuesto Participativo. En relación con los planes corregimentales, el Acuerdo 043 de 1996 dispone lo siguiente:2
l

La Planeación local y el presupuesto participativo son el conjunto de autoridades, órganos, instrumentos y mecanismos de control, orientados al logro de los objetivos del desarrollo de Comunas y Corregimientos, en el marco de la planeación municipal, y son parte constitutiva del Sistema Municipal de Planeación.3 La gestión para el Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento se establece en el subsistema de la siguiente manera: “Las Juntas Administradoras Locales como voceros del Consejo Comunal o Corregimental, designados para esta función, serán encargados de la gestión del Plan de Desarrollo Local en los distintos espacios públicos y privados del orden municipal, regional, nacional e internacional”.4 El subsistema también crea una instancia comunitaria denominada Consejo Corregimental, que es el máximo orientador de la planeación participativa en el corregimiento, es presidido por la Junta Administradora Local, y para su constitución será convocado por el Departamento Administrativo de Planeación conjuntamente con las JAL. Este Consejo es el encargado de legitimar y adoptar el plan de desarrollo del corregimiento, y de priorizar y aprobar las inversiones de presupuesto participativo que harán parte del Presupuesto Anual del Municipio. Podrá, además, crear las comisiones temáticas necesarias para el cabal cumplimiento de sus objetivos. Las personas que integrarán el Consejo Corregimental son:5
l l l

Se propone que el plan de desarrollo municipal sea el eje central de los planes locales, lo cual posibilita la articulación de la planeación para el desarrollo en la ciudad (art. 4). Las Juntas Administradoras Locales son una instancia de planeación, y por lo tanto es deber de la Administración Municipal apoyar a los y las ediles en el proceso de divulgación, discusión y concertación comunitarias para la elaboración del Plan de Desarrollo Municipal y el Plan Operativo Anual de Inversiones (arts. 9 y 41). Los planes locales de desarrollo hacen parte del Sistema Municipal de Planeación, por lo tanto en los Planes Operativos Anuales de Inversión se deberá asignar recursos específicos para su ejecución (arts. 48 y 52).

l

l

El subsistema de Planeación Local y Presupuesto Participativo

Todos los(as) miembros(as) de la Junta Administradora Local por derecho propio. Los(as) delegados(as) elegidos(as) en las asambleas barriales y veredales. Los(as) delegados(as) de las organizaciones sociales, comunitarias y solidarias, a razón de uno(a) por cada organización elegida por junta directiva o asamblea.

Foto 37. Proceso de participación Plan de Desarrollo (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

Alcaldía de Medellín, Acuerdo 043 de 1996, por el cual se crea el sistema municipal de Medellín, 1996. Municipio de Medellín, Concejo Municipal, Ponencia para el segundo debate del proyecto de acuerdo N.º 283 de 2006, por medio del cual se crea el Subsistema de Planeación Local y Presupuestación Participativa en el Municipio de Medellín, en el Sistema de Planeación del Acuerdo 043 de 1996, Medellín, 2007. 3 Municipio de Medellín, Concejo Municipal, Ponencia para el segundo debate del proyecto de acuerdo N.º 283 de 2006, p. 42. 4 Ibid. 5 Ibid.
2

146

Gestión del Plan de Desarrollo
l

l l

l

Un(a) representante por cada uno de los consejos de grupo de poblaciones específicos o sectoriales reconocidos por la ley, con presencia en la comuna o corregimiento (consejo municipal de juventudes, cabildo mayor, mujeres, negritudes, minorías, desplazados, entre otros). El Alcalde o su delegado(a) con voz y sin voto. Los equipos zonales conformados por el personal técnico de la administración municipal, que participarán con voz y sin voto. Un(a) delegado(a) del Concejo como observador del proceso.

l l

l

La política de desarrollo rural para la ciudad de Medellín La actual administración municipal, desde la formulación del Plan de Desarrollo 2004–2007, ha mostrado interés en hacer del territorio rural, en sus dimensiones de espacio público y de vivienda, un hábitat que dignifique a quienes desarrollan su vida diaria en él y de asegurar la sostenibilidad de los recursos naturales del territorio rural, como factores que inciden en la calidad de vida de quienes ahora habitan la ciudad y de las generaciones por venir. Fruto de lo anterior, el Concejo de Medellín aprueba el 16 de julio de 2007 el Acuerdo Municipal 016, por medio del cual se establecen los lineamientos para la construcción de la política de desarrollo rural y se crea el distrito rural en los corregimientos de Medellín. En el Acuerdo se faculta a la administración municipal, a través del Departamento Administrativo de Planeación, la Secretaría de Desarrollo y la Secretaría del Medio Ambiente, para formular en seis (6) meses, contados desde la fecha de vigencia del Acuerdo 016 de 2007, la política de desarrollo rural y reglamentar el distrito rural.6 La política de desarrollo rural se convertirá en un escenario importante para la gestión del Plan de Desarrollo Corregimental, ya que el Acuerdo 016 y el borrador de su decreto reglamentario (ad portas de ser firmado por el alcalde de la ciudad) establecen que se orientará en los siguientes principios:7
6

l

l

l

l

dado por su aporte a la supervivencia y calidad de vida de la población, a la integración territorial y regional, a la cohesión económica y social, y a la sostenibilidad del desarrollo. La economía rural debe basarse en la equidad y la protección del ambiente. La ruralidad comprende cuatro dimensiones esenciales complementarias, relacionadas con el ambiente, los procesos económicos, la dinámica sociocultural y lo político, las cuales se construyen continuamente desde la democracia y la participación ciudadana. La población debe participar activa, consciente, oportuna y libremente en las decisiones que la afecten, y la Administración deberá hacer todos los esfuerzos posibles para garantizar dicha participación. En virtud del principio de participación, la Administración propenderá por la organización de los ciudadanos rurales para elevar los niveles de interrelación y poder, tomar parte en los asuntos públicos y construir ruralidad, a partir del ejercicio pleno de la ciudadanía activa. En cumplimiento del principio de equidad, se dará prioridad a las actividades de mayor beneficio social y en favor de los sectores más vulnerables de la población rural, de conformidad con principios constitucionales y legales. En virtud del principio de sostenibilidad ambiental, se fomentará la generación y validación de tecnologías limpias que incrementen la productividad, protejan la biodiversidad y garanticen el derecho de las generaciones futuras a disfrutar de un ambiente sano. No se permitirá la realización de ningún proceso que ponga en peligro la sostenibilidad del ambiente. La solidaridad es un valor esencial para la convivencia y un requisito para el desarrollo sostenible. La Administración Municipal y las comunidades deben contribuir de manera solidaria a superar la adversidad de la población rural que se encuentra en situación de pobreza y vulnerabilidad. La autogestión es requisito y expresión del desarrollo; la Administración Municipal propenderá por generar un desarrollo endógeno

l l

El ser humano es el centro del desarrollo sostenible y sustentable. Los recursos humanos y ambientales del territorio rural tienen un valor estratégico para la ciudad,

A la fecha de elaboración del Plan no se ha emitido el decreto reglamentario de la Política de Desarrollo Rural. 7 Municipio de Medellín, Concejo Municipal, Acuerdo 016 de 2007, por medio del cual se establecen los lineamientos para la construcción de la política de desarrollo rural y se crea el distrito rural en los Corregimientos de Medellín, artículo 3, 2007.

14

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
de los territorios rurales mediante la creación de tejidos sociales y cadenas interdependientes de producción, distribución y consumo, el fortalecimiento de organizaciones comunitarias competentes para participar en la construcción colectiva de lo público y la focalización de políticas en poblaciones que legítimamente demandan su participación en la construcción de su región. Los habitantes de los territorios rurales tendrán derecho a que se reconozca la diversidad de sujetos, intereses, culturas y generaciones que deben estar presentes en los procesos de acuerdo y concertación, para la puesta en marcha de la visión colectiva de ruralidad. La ciudad debe entenderse como un todo fundamentado en la cohesión social y territorial. En virtud del principio de integridad territorial, la gestión de los territorios rurales tendrá en cuenta el ordenamiento de la ocupación del suelo, la conciliación de intereses, y la retribución del impacto de la ciudad sobre el territorio rural, enmarcado en el enfoque de reconocimiento y garantía de derechos. El nuevo Plan de Desarrollo Municipal

l

l

Foto 38. Urbanización Campiñas (Autor Santiago Vergara, 2007)

En octubre de 2007 se realizaron las elecciones municipales para el cuatrienio de gobierno 2008– 2012, en las cuales salió favorecido el señor Alonso Salazar Jaramillo, por la elección popular para regir los destinos de la Alcaldía de Medellín. En el programa de gobierno propuesto, el cual es de obligatorio cumplimiento en el desarrollo de sus funciones por el periodo elegido, se plantearon estrategias y componentes para los corregimientos. De esta manera, el Plan de Desarrollo de Medellín se convierte en fuente importante para la gestión del Plan de Desarrollo Participativo Corregimental. Los siguientes son los elementos sobre la ruralidad del municipio que contiene el programa del Alcalde Alonso Salazar Jaramillo “Medellín tiene un rumbo y esto tiene que seguir”:9 Para los campesina corregimientos y población

En esta perspectiva, la Política de Desarrollo Rural es un marco regulatorio que orienta la manera de proceder de la Administración Municipal, el sector privado y la población, frente a las dinámicas de la ciudad que involucran a los territorios rurales, y cuyo objetivo será garantizar el desarrollo humano sostenible del municipio de Medellín mediante la realización de acciones de protección, promoción, aprovechamiento y control de los territorios rurales, sus habitantes y su patrimonio ecológico, con base en una adecuada articulación entre la población, la empresa privada y las entidades del municipio. Por lo tanto, esta política contará con instrumentos, mecanismos y acciones fiscales, económicas, tributarias y administrativas para lograr el objetivo que proponga. Un instrumento propuesto es el Distrito Rural de Medellín, creado por el Acuerdo 16 de 2007, que se configurará como una herramienta de gestión territorial. Adscrito al Departamento Administrativo de Planeación, estará dirigido a coordinar la ejecución de la Política de Desarrollo Rural, asegurando el desarrollo armónico, equitativo y sostenible de los territorios rurales, y de los parques laterales de la ciudad y del área metropolitana y la región, mediante una estrategia de atención integral a los hogares rurales de los corregimientos, a fin de garantizar que dicha población fortalezca su aporte a la producción rural y a la conservación ambiental.8

Medellín es campo y urbe a la vez. Nuestra ciudad no sólo es área urbana, también está integrada por cinco corregimientos que constituyen el 72% de nuestro territorio municipal, y que a la vez le sirven como zona de protección ambiental, diversidad cultural, despensa agrícola y campo de esparcimiento.

Ibid., artículo 4. Salazar Jaramillo Alonso, Programa de gobierno 2008–2011. “Medellín tiene un rumbo y lo tiene que seguir”, 2007, p. 30.
8 9

14

Gestión del Plan de Desarrollo
Objetivo fundamental: Articular el desarrollo rural sostenible, económico y social, con la conservación de nuestros ecosistemas localizados en los corregimientos. Acciones y estrategias principales:
l l

Fomentar el desarrollo y actualización de la cultura popular campesina de acuerdo a las exigencias de un proyecto de ciudad fundamentado en la diversidad y la equidad.

En relación con la descentralización administrativa y la gobernabilidad, propone:10
l

Crear una unidad de trabajo en el marco de la Subdirección de Planeación Metropolitana, dedicada al estudio y planeación de nuestro desarrollo rural. Establecer una gerencia que lidere la gestión del desarrollo integral de los corregimientos. Impulsar el Distrito Rural de Medellín para la protección de la economía y la cultura campesinas, el reconocimiento a su función en la conservación de los ecosistemas y el impulso a la producción y comercialización directa de sus productos. Articular el Distrito Rural de Medellín con los Parques Laterales del Área Metropolitana y la región, promoviendo el turismo ecológico como alternativa para mejorar el ingreso de los campesinos. Construir, con participación de las comunidades locales, parques ecológicos y campesinos, mediante los cuales se dé un uso sostenible a nuestra naturaleza y se genere empleo. Brindar atención humanitaria de emergencia a 3.200 hogares rurales que están en mayor deterioro de su condición, por encontrarse por debajo de los promedios del Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas. Construcción y sostenimiento de pozos sépticos y acueductos veredales de alta calidad y beneficio comunitario. Establecer una cuota de vivienda social para los corregimientos y sus campesinos, evitando el fraccionamiento de las unidades parentales productivas en las áreas rurales. Apoyar el mantenimiento vial y la construcción de modos de transporte de bajo impacto ambiental que realmente beneficien la comunidad campesina.

Se impulsarán en las comunas las Casas de Gobierno, utilizando para ello los Cercas, como instancias de administración cercana a los ciudadanos. Fortalecer los comités locales de gobierno y los comités de convivencia ciudadana. Se creará la figura de coordinación de planeación y desarrollo local para cada zona de la ciudad, y una gerencia para el desarrollo de los corregimientos, para que con el apoyo de los Equipos Zonales de Planeación y Presupuesto Participativo agilicen la intervención del Municipio en cada zona o corregimiento, en correspondencia y sincronía con los procesos y agendas de participación ciudadana.

l

l

l

l

l

l

Para el impulso económico y mejoramiento de las condiciones de vida de la comunidad corregimental, también propone:
l

l

Consolidar los Centros de Desarrollo Zonal (Cedezo) como incubadoras de empresas y centros de articulación de los circuitos y cadenas productivas locales de nuestras comunas y corregimientos. Articular los corregimientos, y en especial las organizaciones campesinas, a proyectos ecoturísticos y culturales, en los cuales se reivindique, conserve y actualice nuestra cultura tradicional. Apoyar técnica y financieramente los acueductos veredales y vecinales, promoviendo su integración como actores de primer orden al desarrollo económico y ambiental de los corregimientos .

l

l

l

l

l

10

Ibid., p. 48.

14

Plan de Desarrollo Participativo del Corregimiento de San Antonio de Prado
En relación con la participación ciudadana el programa propone:11 La Participación democracia local Ciudadana: sostén de la
l

proyecto de ciudad, tanto desde el lado de la administración municipal como desde los otros agentes del desarrollo, privados, sociales y comunitarios. Continuar con el proceso de fortalecimiento estratégico, técnico y administrativo de las organizaciones sociales y comunitarias, de cara a mejorar y mantener la calidad técnica, humana y social en su quehacer cotidiano, y como un importante componente de la gestión transparente y democrática del desarrollo local. Adecuar los procesos de formación ciudadana para fortalecer y consolidar una participación cívica y política creativa y responsable con los procesos de organización social y desarrollo territorial de nuestro municipio. Establecer un programa de profesionalización y formación continua de los liderazgos sociales y comunitarios, en coordinación con el Instituto Tecnológico Metropolitano y los mejores centros de formación y educación para el desarrollo local y la participación ciudadana existentes en la ciudad y el país.

l

l

Foto 39. Proceso de participación Plan de Desarrollo (Archivo fotográfico Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, 2007)

Acciones y estrategias principales:
l

Consolidar la participación ciudadana en la gestión pública municipal a partir de fortalecer y mejorar la planeación local y el presupuesto participativo, incorporándolos a los procesos de planeación y desarrollo municipal. Apoyar logística y socialmente a las Juntas Administradoras Locales, para que puedan cumplir de manera adecuada su papel como instancias de representación política, seguimiento y control a la planeación e intervención municipales en su respectiva comuna o corregimiento. Garantizar la transparencia y el acceso a la información sobre el desarrollo local mediante la georreferenciación y puesta en internet del sistema de monitoreo y seguimiento a la contratación e inversión municipal, así como de apoyo a los procesos locales de planeación y presupuestación participativa. Fortalecer las Asambleas Temáticas Municipales como espacios de encuentro y construcción de ciudad, que permitan la evaluación y concertación de las políticas públicas y el desarrollo de nuestro

l

En su programa de gobierno, la nueva administración municipal ofrece acciones estratégicas que se articulan perfectamente con el Plan de Desarrollo Corregimental, y que tienen toda la factibilidad de convertirse en proyectos en el Plan de Desarrollo Municipal 2008–2011. El avance en la formulación y concreción de esta política pública en el período 2003–2007, deja sentadas unas bases concretas para su consolidación y profundización con el compromiso programático del Alcalde Alonso Salazar Jaramillo. Fuentes de recursos Con base en el panorama anterior, puede verse claramente cómo es posible, con un norte común plasmado en un Plan de Desarrollo Corregimental, gestionar y optimizar las posibilidades de lograr recursos para su implementación. Las fuentes son diversas: el presupuesto del Plan de Desarrollo Municipal, y sus planes anuales de inversiones la inversión anual obligatoria del municipio
11

l

l

Ibid., p. 46.

10

Gestión del Plan de Desarrollo
en educación, salud, seguridad, Casa de Gobierno, producción y promoción de economías en el territorio; las regalías, y la inversión que se establece a través del Subsistema de Planeación Local y Presupuesto Participativo. También se cuenta con la inversión territorial, proveniente de otros sectores como el ambiental, la prevención de desastres, las convocatorias culturales, y los recursos para el sector agropecuario, que proceden de otras escalas diferentes a la municipal, y que suman recursos de inversión en el corregimiento, correspondientes a los niveles departamental, nacional e internacional. Se pueden identificar fuentes de recursos en el sector privado, un actor que desde su responsabilidad social, local y municipal puede aportar a diferentes iniciativas vinculantes al Plan de Desarrollo. Igualmente, se puede explorar con la economía solidaria y el sector cooperativo, cuyo papel en la construcción de procesos e iniciativas sociales y comunitarias es significativo. Las universidades también son una alternativa para tener en cuenta, por la capacidad de producir información sobre el corregimiento, pues las investigaciones, los trabajos de campo y las tesis proporcionan apoyos argumentativos y de conocimiento para contribuir a orientar las iniciativas sobre el desarrollo local. Es necesario, finalmente, estimar y valorar los recursos propios que se aportan en diferentes procesos por los actores sociales, políticos y comunitarios del corregimiento que sin ellos sería imposible emprender el reto de hacer del Plan de Desarrollo una realidad para mejorar las condiciones de vida de todos(as) sus habitantes, aceptando su diversidad cultural, la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, conservando sus bienes naturales y culturales para las generaciones presentes y futuras.

11

Grupo de facilitadores y asesores
Facilitadores Catalina Ospina Gómez Katherine Higuita Alzate Carlos Henry Gallego Zapata Manuel Guillermo Gallo Mesa Asesores Gilberto Arango Escobar (Asesor principal) Héctor Manuel Lugo Agudelo Javier Márquez Valderrama Cartografía digital Alejandro Becerra Romero Corrección de estilo Juan Carlos Márquez Valderrama Apoyo logístico Corporación Ecológica y Cultural Ciudad Rural de San Antonio de Prado

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->